Boku no Hero Academia She's Crazzy [Bakugo Katsuki]

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Brunchi, 23 Julio 2018.

Cargando...
  1.  
    Brunchi

    Brunchi Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    826
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    She's Crazzy [Bakugo Katsuki]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1102
    SHE'S_CRAZZY.jpg

    →°•°PRÓLOGO°•°←




    Desde varios años muchos de los maestro y héroes que han ido a estudiar en UA, han creído que por la práctica y esfuerzo se lograría desarrollar cada poder de manera equilibrada y justa, por el momento el Gran Torino había descubierto aquella manera total de manejarlo, dando para mejor manera de uso el One for All de Midorya. Pero lo que muchos no sabían era que aquella forma no había sido del todo descubierto a base de métodos reflexivos por aquel héroe si no más bien por ella, una mujer que había sido una visita fugaz en cada uno de los héroes menos conocidos.

    Aunque en la sociedad de los villanos se la desconocía aún, su papel en la vida de los villanes y héroes era solo un factor innecesario, es por ello que séptima sucesora de One for All la había rescatado, o intentado hacer que la vida de aquella alma vacía y solitaria diera un rumbo en su vida, dándole como una misión importante para ella, y ese era: "Sigue ayudando a mejor, protege a quienes tienen esa fuerza de seguir luchando por un mejor mundo". En ese entonces ella sólo lo veía como un desperdicio de tiempo, pero como no tenía que hacer, lo empezó a hacer solo que sin levantar una sospecha general, quedando en la oscuridad del anonimato.

    Aunque ella no fuera ni una villana ni héroe, muchas veces la confundían en cada bando, por lo que por un tiempo dejó de ayudar a los héroes quedando como un granito de misterio en cada persona que logró conocerla por cierto tiempo. Aquella mujer de cabello lacio de color blanco como la nieve, ojos del mismo color en su forma natural, y tez pálida.

    Nana Shimura, abuela del joven Tomura, había notado en aquel tiempo aquel cambio, pero al modo que el tiempo transcurría y al ser héroe empezaba a tener mas enemigos, se le dificultaba proteger a su familia, y en las ultimas instancias pidió que protegiese su descendencia, el último de la familia, convirtiéndose en la protectora de un niño que muchos temían, pero que por más que parecía afectar no surtía efecto en ella, luego de que One for All quisiera darles la mano ella había protegido al joven Tomura Shigaraki, pero al intentarlo un poder del cual ella ocultaba fue descubierto y empeorado, al ser tocada de manera directa por aquel hombre su poder empeoró casi al punto de terminar muerta en vida. Aunque para aquel hombre oscuro había sido como su primer bella joya realizada, había logrado hacer algo indestructible o eso se creía.

    Ya que el poder de Tomura no la afectaba, con solo un movimiento brusco aquella mujer de cabellos blancos cambiaba de apariencia a la de una totalmente diferente, una muerta en vida, una zombie con la capacidad de matar a montones y hacer que estos pudiesen convertirse en sus sirvientes. One for All sabía que si no la mantenía a su lado podría ser su fin, por lo que amenazó con acabar con el último linaje de los Shimura, que mantenía en el fondo de su ser aquella flama viva de Nana Shimura, aunque por la oscuridad que aquel hombre daba, era poco creíble de ver.

    —No seré nada que desees, mantened la calma, ni ataquéis porque si no, no lo ayudaré —habló firme aquella mujer sin mucho brillo en la mirada.

    —No lastimaré al Joven Tomura, si ayudas a la Liga de villanos, a destruir a All Might...—dice el misterioso hombre con sinismo.

    —No puedo ayudar de la manera que buscáis, más si puedo ayudar a mejorar sus singularidades...—habló mientras acariciaba de manera suave en rostro dormido de Tomura.

    Quién se encontraba dormitando en el hombro de la mujer, ella fue la única en quedarse a su lado, a pesar de ser una mujer bastante desagradable era la única quien no le temía, y protegía.

    —Hmp... me sirve, entonces tenemos un trato, Miss White Quinn —sonriendo con malicia.

    —Por el momento, y olvidese del Quinn, sólo digame Crazzy —finalizó el trato con una muesca de asco al saber que este hombre conocía su pasado.

    —Un placer Miss Crazzy, nos veremos pronto, cuida muy bien al Joven Tomura —dice de manera misteriosa, saliendo de aquel Bar.

    Cuando ya no se sentía ningún rastro del mismo, Tomura agarró bruscamente la mano de aquella mujer, despertando.

    —¿Cuántas veces te he dicho que no me toques?—dice seco y a la defensiva.
    —Como mil y una vez ya, con esta. No me agrada este hombre, ¿estás seguro de tu decisión? —preguntó, mientras sin dudar, lame la mano que la aprieta, ocasionando que este mismo se asquee y la suelte.

    —Estoy seguro, de esta manera terminaremos a All Might, ¡joder deja de lamerme, no soy un dulce!—gruñe mientras aquellas manos ocultaban su nerviosismo y sonrojo.
    —Bien, espero no te equivoques, sería una lástima comer cerebros tan brillantes —sonríe con una pizca de cinismo y locura.
    —Tks... —chasquea la lengua fastidiado, y se rasca un poco el cuello—...Kurogiri deja de espiarnos, y di lo que averiguaste.

    Crazzy se voltea curiosa del dato que pudiese tener aquel hombre de oscura niebla con ojos intimidantes. Vistiendo aquel típico traje elegante con botones, corbata y cinco placas de metal que van desde sus clavículas hasta su barbilla.

    —Investigando seriamente los aspirantes nuevos para este año asistir a la UA, de la Clase 1A son los más destacados aunque han sido bastante irrelevantes, no hablan mucho de sus singularidades, su seguridad sigue siendo alta pero con puntos ciegos interesantes, aun así no podemos bajar la guardia Joven Tomura —dice Kirigari.

    —Hmp... no me sirve esa información. —dice la mujer de cabellos blanquesinos, aburrida.

    Haciendo que aquellas palabras fastidiara aun más a Black Mist.
    Pero se reserva la molestia con un silencio ante aquel comentario.

    —Sal, una semana para investigar tienes, White —comenta Tomura mientras se voltea para ir a dormir.
    —Bien...—aceptó pero antes de salir por la puerta, deja un beso sonoro en la mejilla del peliazul, y huye.

    —¡ARG! ¡M-MALDITA TE MATARÉ CUANDO VUELVAS! —dice con nerviosismo y oculto en la sombra, no demostrando su sonrojo.

    Aquella era sin duda una de las diversiones que tenía Crazzy, fastidiar a Tomura hasta que suelte su mal carácter, es así como todo comenzó, marchándose con una leve sonrisa burlona, lista para su nuevo objetivo "Averiguar sobre la Clase 1A".

    Sólo era contar el tiempo real para que llegara a su verdadero objetivo, que podría llevarla a su muerte ansiada.
     
    Última edición: 23 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 1: No debí salir
     
    Brunchi

    Brunchi Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    826
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    She's Crazzy [Bakugo Katsuki]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1666
    El camino por los callejones oscuros eran bastantes cómodos y tranquilos, aunque ella sabía perfectamente que nada era tan tranquilo como aparentaba aquella noche, por lo que optó por ponerse su capucha oscura para refugiar su rostro de todos, caminando tan relajada, recordando las horas atrás, aquella salida triunfal que había dado. Aquel pequeñajo era bastante tierno cuando no se lo proponía, de cierta manera desde hace mucho que no se sentía ser capaz de tener sentimientos por alguien, aquel que pudiese impulsarte a querer proteger y cuidar de aquella persona importante. Tanto tiempo estar en anonimato, en la oscuridad de delincuencias mínimas por parte de ella, ir de aquí para allá la había vuelto insensible, pero alguien de admirar de entre la oscura manta de la noche.

    O eso era lo que pensaba Stain, el asesino de héroes, aquella mujer que parecía a primera vista inofensiva portaba tanta oscuridad que pocos podían escapar, por ello era uno de los tantos que mantenían su persona en anonimato.

    Aquella noche la vio escabullirse entre los edificios con la gran velocidad y agilidad, silenciosa y mortal, hasta quedar cerca de un edificio departamental, Stain la había seguido, la curiosidad de saber porque se dejaba observar nuevamente era lo suficiente intrigante después de tantos años sin verla.

    —Sigues siendo una mente brillante, pero aun te puedo escuchar...

    Aquella voz friolenta, seca y femenina había acariciado con sus palabras aquella suave manta de silencio que había entre ambos.

    —Tks... —se escucha un chasquido de lengua.—Detalles...

    La mujer de cabellos blancos, con un ligero movimiento había logrado inmovilizarlo, mediando un simple abrazo.

    —Si quisieras seguir mas fuerte contra este mundo tan decepcionante, deberías mejorar esos puntos, Stain —comenta bostezando con sueño, Crazzy.

    —Lo sé, aunque por el momento me sirva, ¿que haces fuera de la oscuridad?—pregunta intrigado, mientras intenta moverse.

    —Ni lo intentes, sabes que quedaras dormido si lo intentas, nuevo trabajo, nuevo objetivo...—cuenta vagamente, mientras logra sentir el roce de una mano en su mejilla— siempre desafiando —sonríe.

    —Al fin decidiste "vivir", o sigues trabajando para alguien. ¿Porque nunca te dignas decirme para quien?—vuelve a preguntar.
    —Simplemente para reservar el anonimato, no deseo estar de ningún lado. Aunque ya sabes como son los rumores. —resta importancia.

    Ocasionando que al escuchar aquello quiera indagar mas a una explicación directa, pero su vista se hace borrosa y su respiración lenta, observando aquella silueta femenina que sin mas, deja un suave beso en la frente.

    —Sigue con tu meta, no te desviéis, dulces sueños —escucha por última vez antes de caer en la inconsciencia.



    →°•°←

    Ella había dejado al temido Stain dormido y resguardado, no le gustaba ir explicando sus porque's de sus acciones. Era reservada con todo lo que era ella misma.
    Al amanecer pudo llegar sin mucho retraso a su primer investigación, Izuku Midoriya, aquel joven para ella no era mas que un niño sin singuridad, ella sentía que algo raro escondía. Siguió sigilosa y vigiló cada uno de sus movimientos desde una distancia prudente, tenía una madre bastante dulce, lástima que la pondría en riesgo cuando se convirtiera en Héroe. Eso podíamos usar como un trato de alianza, pero observándolo según los pensamientos analistas no llevaría a un buen desenlace, por lo que cuando rugió su estómago, decidió "tener contacto".

    Chocó sin querer con aquel joven, puesta la capucha no se le observaba el rostro.

    —Lo siento...—soltó lo más actuado posible, logrando un fingido arrepentimiento.

    —N-no hay problema, —tartamudeó Izuku Midoriya, nervioso ante el contacto cercano de una chica.— ¿es-estás bien?
    —Oh, si, gracias. ¿Disculpa te molestaría si te pido indicaciones? Es que soy nueva en la ciudad —dice White con toda la delicadeza que pudo.
    —¡C-claro! Si puedo ayudarte, lo haré —sonríe nervioso Izuku.

    White lo miraba escondida tras su capucha, para ella era triste observar como un joven con tan buen cerebro desperdiciaba su vida en pensar ser un Héroe algún día. Después de todo para que lo haría, todos terminan siendo víctimas de muertes por culpa de aquella voluntad de ser alguien para todos.

    —Desde hace una hora, voy perdida y tengo hambre, podrías enseñarme donde no es tan caro las comidas, es que... jeje...no tengo mucho presupuesto —comenta avergonzada.

    Claro, se había olvidado de aquel detalle, debía haber robado antes un poco de dinero para comer algo. Aunque si mal no recordaba había sacado la billetera de Tomura, por lo que metió sus manos en los bolsillos de su campera y al sentir el objeto, no pudo sonreír complacida.

    —Vamos, hay un lugar en el que los dangos y onigiris son baratos y deliciosos —propone el chico de cabello negro con verde.
    —¿Qué estamos esperando? ¡Vamos!—exclama hambrienta.


    Y así se trataba de la primera fase en marcha, socializar para averiguar datos sobre ellos, algunos eran muy ingenuos, con la apariencia de ella rápidamente confiaban. Mientras tanto del otro lado de aquel rincón...




    →°•°←

    —Kirigari... busca mi billetera y trae algo de comer...—pide pensativo Tomura, aun debía pensar en como hacer un buen ataque a la UA.

    —Eh... Disculpe creo que la mujer se lo llevó cuando se marchó, creí que se había dado cuenta, Joven Tomura...—contesta Black Mist.

    El chico de cabello azul claro escucha aquello y sin mas se rasca el cuello nervioso, aquella mujer lo había hecho de nuevo. Lo exasperaba, pero la necesitaba con él.

    —Definitivamente la mataré cuando vuelva, tengo hambre —exclama mientras escucha gruñir su estómago.
    —Iré a conseguir algo. No me tardaré —dice Kirigari desapareciendo entre su humo oscuro.

    Tomura se encontraba de un momento a otro pensando en como acabar con esa mujer, pero no pudo evitar recordar la primera vez en que la conoció.


    →→Flash Back→→

    Justo después de aquel incidente en cual nadie se dignaba a ayudarlo, quizás pensando que un héroe aparecería en su rescate, mas nunca llegó un héroe, sino que una joven de unos 18 años junto a él, con una cabellera larga blanca, ojos vacíos.

    —¿Que ocurrió? Los imbéciles de los héroes no hicieron nada ¿eh? —comentó sin emoción en su voz.
    —Snif...snif...—sollozaba cual niño era—...N-nadie vino...todo se volvió oscuro y me abandonaron...

    Aquel el dolor que agobiaba a su ser mismo, al haber dicho aquellas palabras pero era la verdad. Nadie se digno a acercarse para ayudar.
    Más ella, sólo se dedico a levantar el rostro agachado y secar las lágrimas.

    —Recuerda que muchas veces te menospreciarán, los héroes no son los mejores, ni los villanos, puedo curar las heridas que tienes mas no el dolor que ellos causaron —comenta suavemente—, levanta el rostro demuestra que se arrepentirán de no haberte ayudado, por que nadie mas que tu lo lograrás creyendo en ti...—terminó diciendo.

    Mientras ayudaba al joven chico de cabello azul claro, a levantarse con un rápido y ligero movimiento.

    —¿C-como lo haría? N-no tengo nada, t-todos me dejaron solo —dijo por lo bajo él.
    —Me tienes a mi, juntos lo haremos, ahora deja de llorar y vamos a comer...—dijo seca, mientras lo agarraba de la mano sin temor.

    Sin temor a su singularidad, sin temor a su poder, que increíblemente no la dañaba.

    —¿C-cómo?—preguntó asombrado.
    —Nunca esperes que diga todas las respuestas, sé todo y nada a la vez, pero eso... nunca me ha pasado —sonríe restando importancia.

    Aquella sonrisa y respuesta había sido el comienzo de una extraña amistad, un sentimiento fuerte que crecía al estar enlazado su mano con la de ella, y sintiendo por primera vez que podía contra el mundo. Desde ese momento la lucha contra todos no era tan malo, aunque nunca lo admitiría, la quería a pesar de demostrar lo contrario.

    Más un día, descubrió que ya tiempo atrás la había visto con su abuela Nana, pero no entendía bien la relación entre ambas, ninguna tenía un cierto afecto en especifico, no en el tiempo que él la vio.

    —¿Cómo conociste a mi Nana?—pregunta Tomura.
    —Esa mujer... con que te diste cuenta, ¿eh?
    —Dime, se supone que esto es importante, o te mataré —amenazó.

    Ocasionando que la mujer de cabellera blanca ría sin sentido aparente.

    —Intenta matarme pequeño, si lo logras serás tan feliz pero muy solitario, ¿no querrás eso o si?—suelta con cierta burla.
    —No, pero anda dime, te dejaré tener lo que quieras —suplica el pequeño Tomura.
    —Ella hizo un trato, darme vida a cambio de hacer el bien ajeno. Osea ayudar sin mirar a quién, pero en mi opinión aquella acción es innecesario, ¿para que ayudar si no lo harán ellos? Pero no me dio tiempo para negarme y bueno, terminé haciendo lo que quería por aburrimiento —se encogió en hombros.

    Más la joven peliblanca nunca diría la verdadera razón, no toda, pero si una parte. Ambos fueron creciendo y volviéndose unidos a pesar de ser como el agua y el aceite, peleándose pero al final teniendo una especie de paz/cariño estable.

    ←←Fin de Flash Back←←


    —Hmp... esa mujer, insoportable pero mía—suelta con cierta sonrisa lasciva y loca— a la próxima que me robe le cortaré su mano, no me interesa si se lo vuelve a tener —espeta al final.



    →°•°←

    Al fin el día había terminado, White vagaba sola y contenta, tenía el estomago lleno, e información del joven Izuku. Había podido saber que un tal Bakugo era su amigo de la infancia, que tenían ciertos choques, y pues le intriga ir por esa rama para saber cual era el poder de aquel chico. Que si bien también iría al instituto de UA.

    Más suerte imposible, pero lo malo no comenzó después de unos pasos mas adelante, cruzándose con el mismísimo Al Might en su forma normal. Al percibirla este hombre rubio y debilucho se sorprendió, y ella aceleró el paso.

    —¡Oye!..

    —Tks... no debí salir..









    °°°°°°
    ¡Wow! ¿que pasará?
    ¿White podrá escapar del héroe de One for All? Todo esto y mas en él próximo capítulo.
     
  3. Threadmarks: Capítulo 2: La suerte de mi lado
     
    Brunchi

    Brunchi Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    826
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    She's Crazzy [Bakugo Katsuki]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1375
    Más suerte imposible, pero lo malo no comenzó después de unos pasos mas adelante, cruzándose con el mismísimo Al Might en su forma normal. Al percibirla este hombre rubio y debilucho se sorprendió, y ella aceleró el paso.
    —¡Oye!..
    —Tks... no debí salir..
    La peliblanca intentó caminar más rápido, viendo un callejón como escape por lo qué, cuando tuvo oportunidad entró a él para luego dejarse consumir por la tierra siendo escondida por zombies muertos bajo el suelo.
    —¿Pero que...? ¡Coft! —tose Toshinori Yagi, extrañado al no encontrarla.
    Según el rubio era ella, la mujer que siempre estuvo cerca de Nana, pero luego desapareció, y sólo la última vez que la encontró fue yendo al funeral. Observando con cierto recelo, pero en ese momento sólo miraba de reojo a un pequeño niño. Ni él sabía quién era, pero podía entender algo.
    Al no encontrarla, tuvo que reanudar su camino, consternado. Se preguntaba cómo había escapado tan rápido.
    Crazzy suspira aliviada al ser sacada nuevamente como si fuera de la tierra sepultada, de entre los muertos salía, su cabello se había cubierto de tierra. Se desenpolva y se dirige nuevamente hacia otro hogar, según los papeles el siguiente alumno sería Fumikage Tokoyami, sólo debía fingir estar perdida nuevamente y listo.
    Según lo que sus muertos vivientes éste solía ir al bosque para practicar y liberar a Dark Shadow, que según investigación de Kurogiri, era una dominación sobre el espectro de sombra oscura. Se desequilibraba cuando permanecía mucho tiempo en la sombra. Y ello era muy interesante para Crazzy.
    °°°°
    Crazzy camino cerca de un parque de Tokyo, casi cerca a un bosque, por lo que empezó a escuchar algunas voces masculinas, por lo que se acercó, se sentó sobre una roca, y se dedicó a mirarlos hasta saber en dónde fallaban, en un día había conseguido dos chicos, según la lista que habían conseguido sus chicos, eran de al menos unos 20 alumnos, por lo que le restaba 18 alumnos, si mañana tenía suerte, terminaría antea de tiempo.
    —¿Quién eres? ¿Y que hace tan tarde por estos lugares? —pregunta el joven con cabeza de cuervo. No se le podía observar el rostro debido a la noche que los había acogido a ambos ese día. Por lo que ella sólo se dedicó a verlo.
    —¿Responderás o deberé saberlo a la fuerza? —pregunta nuevamente.
    —Solamente he venido a disfrutar el hermoso paisaje, aunque me entretetuve observándolos, les falta cambiar la estrategia de defensa. Lo óptimo es tener un plan de defensa para larga y corta distancia. Y debes hacer que tu quirk no te domine. —comenta ocasionando que esto tense por completo a Tokoyami.
    —Tks... Lo sé. Por lo que veo no me dirás tu identidad por lo que, gánate el derecho a verme entrenar en una batalla de práctica —comenta serio y desconfiado el chico cuervo.
    Crazzy se refugiaba en la sombra, ocultando una sonrisa siniestra, la mentalidad e inteligencia de este chico le causaba mucha hambre.
    —Bien.
    Y así comenzaron a entrenar, pero la condición para no estar en términos injustos, fue solo un combate cuerpo a cuerpo. Ocasionando que el chico se diera cuenta que los movimientos de la joven no eran para nada conocidos, sino una combinación de varios tipos de pelea. Por lo que cuando su cuerpo llegó al límite, fue derrotado por una llave, usando su peso contra él.
    —Eres...muy buena —comenta cansado.
    —Ajá, debes dejar de depender en tu quirk, de otra manera todos podrán contra ti —aconseja, pero sonríe al final. Pero no era una sincera. —Espero volvernos a ver cuervo-san.
    Más luego desaparece entre las sombras, dejando bastante pensativo al joven. Percibía que ella no tenía lado del bien o mal, por sus acciones. Pero... ¿Que ganaba con aconsejarle a un extraño todo eso?
    Y la respuesta era, no hacer ni el bien ni el mal. Si bien, notificaría sus avances a Tomura, pero tampoco daría todo de sí para que terminara tan rápido el juego de la culminación de la era de Héroes, por lo que aconsejaba para que ellos mismos pudieran reforzarse ya que su quirk era equilibrar los de los demás.
    °°°°
    Aquel día había logrado conocer a dos brillantes mentes, pero debido a la maduración de su realidad como ingenuidad del verdadero problema, ninguno sería un riesgo bastante grave para la Liga de villanos. Hasta el momento eso era lo que podía pensar. Una vez que consiguió un lugar dónde descansar, mañana esperaba tener más de un avance. Cansada se dedicó a comer algunos cerebros que había asesinado por el camino. No eran tan ricos pero estaban en buen estado, y sanos.
    °°°°
    A la mañana siguiente, había amanecido con un día bastante estable, su objetivo de hoy era investigar a algunas chicas, con suerte las encontraba en grupo y sería fácil investigar.
    Se dirigió al centro comercial, logrando ver algunos jóvenes, mas especificamente de acuerdo a los archivos, a una castaña, bastante dulce, conocida como Uraraka Ochaco; la otra era de cabello negro y atado en una alta coleta, sus expresiones eran moderadas y con bastante educación, dando a entender que era Yaoyorozu Momo, y otras tres jóvenes chicas, Tsuyu Asui, una chica de cabello negro con cierto complejo de rana, una que obviamente su Quirk dejaba a saber cual era, ya que sólo se veía la ropa flotante siendo así identificada como Toru Hagakure y por último a una joven de piel rosada con ojos casi terrícola, con cuernos en su cabellera rosa, identificada como Ashido Mina. Al parecer tenía la suerte a sus pies. Por lo que sólo debía fingir ser una fan de alguna. Y la verdad, no bastó mucho para charlar con la más inocente en el grupo, Uraraka-san, ella había caído en su truco, dejandose ver como una niña con problemas mentales, qué con curiosidad se había acercado a las aspirantes a Héroe. Quiénes por su "situación", fueron comprensivas y le hablaron de sus quirks, Uraraka tenía el quirk Zero Gravity, Yaoyorozu tenía el quirk de creación, Tsuyu desconfiada había comentado sobre su quirk de Frog-form, Ashido con el quirk Acid, podía lanzar Ácido sin dañarse a si misma. Y por último Hagakure, con el quirk de transparency. Y no hubo falta de pregunta por otra compañera, ya que en último momento llegó la última que sin duda la atrajo más, Kyoka Jiro, con su quirk Earphone Jack, manipulación de las ondas sonoras a través de la vibración. Sin duda alguna sus quirks eran bastante diferente a muchos, pero aún no eran muy para meter pero si para tener cuidado y no subestimarlas. Con amabilidad actuada, y paciencia se retiró encantada. Seis alumnos descartados de la lista.
    Así fue pasando el tiempo, y antes de cumplirse una semana ya había culminado, pero se tuvo que atrasar ya que cierto roedor la había observado con curiosidad, y ese era nada más y menos que el Director Nezu de la UA, logrando que por varias horas lograse esconderse para luego ser comida por su tecnica de arena movediza, y poco tiempo después escapar, para así terminar llegando a la guarida. Si bien hace una noche atrás había escrito un informe para Tomura, escribiendo solamente a los chicos con los que serían una plaga en el plan. Para cuando había llegado se quedó bastante divertida al observa que el peliazul se encontraba mal dormido, por lo que no obvió la oportunidad, y con su dedo del medio e índice, hizo un movimiento agil, y lo golpeó justo en su frente. Ocasionando que por susto el individuo cayera al suelo. Tomura enseguida la había observado mal, pero no tuvo tiempo para quejarse ya que Crazzy le entregó los avances y fue directamente a dormir.
    —Hmp... Fastidiosa —comenta entre dientes.
    Para luego sorprenderse al ver la grata información, sin duda alguna ella era necesaria en sus planes y más teniéndola cerca, después de todo, aunque lo siguiera negando, sentía cierta atracción hacia esa vieja.
    Tomura dejó de pensar en ello, para ir por su cuenta y hablar con ella, pero la descubrió durmiendo, por lo que olvidó su infantil enojó y se acostó a su lado, obteniendo que la misma inconscientemente lo abrazara, y ambos durmieran, preparándose para el primer encuentro y comienzo del juego de Tomura Shigarashi.
     
Cargando...
Cargando...
Similar Threads - [Bakugo Katsuki]
  1. Hiyorin
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    677
  2. Insane
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    762

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso