de Inuyasha - Ser Padre (SangoxMiroku) One-Shot

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Blair, 31 Marzo 2008.

?

¿Que tal el One-Shot?

  1. Excelente

    83.3%
  2. Bueno

    16.7%
  3. Regular

    0 voto(s)
    0.0%
  4. Pesimo

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Blair

    Blair Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    26 Noviembre 2007
    Mensajes:
    85
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Ser Padre (SangoxMiroku) One-Shot
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2780
    Ser Padre (SangoxMiroku) One-Shot

    Miroku siempre ha deseado un hijo pero realmente esta preparado para asumir la paternidad?

    Miroku sujetaba la mano de Sango nunca la había visto de esta manera, las
    maquinas hacían pequeños sonidos mientras su amigo Inuyasha intentaba
    atender el parto, aun no lograba comprender como era que había conseguido
    lograr su objetivo de ser un medico ya que en algunas ocasiones podía
    llegar a ser extremadamente salvaje y poco ortodoxo, pero aun así estaba
    seguro de que podía confiar la vida de las dos personas que mas amaba en
    sus manos, Sango gritó de nuevo, Inuyasha le indicaba como debía ser su
    respiración y la manera en que debería pujar “y yo...” pensó Miroku “no
    puedo hacer nada para ayudarla... kuso” lo único que podía hacer era darle
    animo pero de cierta manera no podía evitar el pensar que su esposa lo
    mataría cuando recobrara sus fuerzas... y a decir verdad quien no, “si
    alguien me hiciera pasar por todo este dolor yo lo haría”, paso saliva ella
    era una de las personas con mas fuerza que conocía ya había vivenciado esta
    cualidad un sinnúmero de veces, a su mente vinieron esos recuerdos en los
    cuales lo que más recibía de Sango eran golpes por sus ‘manos inquietas’
    - vamos Sango solo una vez más- apretó con fuerza la mano de su esposo
    mientras sacaba fuerzas de donde no podía, y de repente el llanto de un
    bebe inundo la habitación, Miroku la miro con luz en los ojos mientras le
    decía al oído
    - es un niño, mi amor ya somos padres- ella lo miró llena de felicidad
    - te amo
    - yo también
    - ejem- la pareja salio de su ‘trance’ para mirar al joven que tenían en
    frente – creo que quieren verlo- dijo extendiendo los brazos y mostrando un
    pequeño bebe, Miroku lo recibió con mucha delicadeza y se lo mostró a su
    joven esposa
    - y como se va a llamar?- pregunto ella, sabia que lo que mas había querido
    Miroku era un hijo, el la miro con mucho cariño
    - Kohaku- ella lo miró sorprendida y lo abrazo con todas las fuerzas que le
    quedaban (que no eran muchas... que esperan tener un bebe debe ser
    agotador).... ahora todo era perfecto.
    ---------------------------------------------
    Inuyasha golpeó la puerta, ya hacia dos semanas que había sabido de su
    amigo y de su ahijado, Kagome recostó la cabeza en su hombro
    - Inuyasha no te parece romántico todo esto
    - de que hablas
    - de casarse y tener un bebe... es como el final de un cuento de hadas- las
    orejas de Inuyasha se movieron al oír estas palabras la parte inferior de
    su mente gritando lo que sus sentidos captaron ‘indirecta’ “quiere que le
    proponga o algo así?, kuso yo... yo” Kagome sintió como los músculos se
    tensionaban en la espalda del joven
    - que te sucede
    - na nada- la puerta se abrió
    - Kagome-chan, Inuyasha que bueno que han venido sigan dijo dándoles paso a
    la casa – lamento mucho el desorden pero no hemos tenido mucho tiempo de
    hacer aseo desde que el bebe nació- Inuyasha y Kagome asintieron mientras
    veían a Sango recoger un par de juguetes que había en el suelo antes de
    indicarles que tomaran asiento
    - cuéntame Sango-chan como te va con el bebe- Sango suspiró y sonrió
    - es algo complicado el adaptar tu vida a un cambio tan drástico, pero aun
    así Kohaku-chan me ha dado mas felicidad de la que puedo contar- los
    visitantes sonrieron – es bueno saber que las cosas no serian como Miroku
    dijo
    - a que te refieres Sango
    - es que me comento hace algunos días que no estaba seguro de haber hecho
    lo mejor cuando te nombro padrino de Kohaku... pero luego lo medito y dijo
    que Kagome-chan se encargaría de que estuvieras pendiente- la cara de
    Inuyasha se comenzó a poner roja
    - QUE DIJO QUE!- Kagome lo sostenía por el brazo y masajeaba suavemente sus
    espalda tratando de clamarlo
    - no te preocupes... lo dijo en un momento en que su humor no era el mejor...-
    “no debí haber dicho eso... el estar desvelándome tan seguido esta afectando
    mi mente” en ese momento un joven de cabello negro entro a la sala
    - por fin se durmió- miró a sus invitados – Srta. Kagome, Inuyasha es
    realmente un placer tenerlos por aquí
    - muchas gracias, es muy bueno el verlos
    - si claro...
    - Inuyasha veo que conservas tu humor
    - feh! Eso a ti no te incumbe yo solo vine a saber de Kohaku y veo que
    esta...- de repente el llanto de un bebe inundo la casa, las orejas de
    Inuyasha se movían al percibir un ruido tan alto
    - cállenlo! -Gritaba mientras se cubría la cabeza – mis oídos van a
    estallar!- Sango se apresuro a subir y de repente hubo silencio de nuevo
    Inuyasha dejó de gritar y se destapo las orejas mientras una mirada de
    terror se mostraba en su rostro
    - KAGOME ESTOY SORDO!
    - no estas sordo Inuyasha... no seas tan melodramático- dijo golpeando a su
    novio suavemente en la cabeza
    - Miroku creo que no tenia sueño- dijo Sango cargando un pequeño bebe en
    sus brazos
    - que lindo!- Kagome se acerco a verlo el bebe la miró con unos ojos
    grandes y azules, su cabello negro azabache despeinado con un pequeño
    gorrito color azul sobre el
    -es adorable- Inuyasha se acercó y lo vio de cerca, luego lo olfateo y al
    hacer esto recibió un codazo de Kagome
    - hay que admitirlo, este chiquillo se podría aproximar a lo que se diría
    tierno- el niño extendió su mano y atrapo un mechón de cabello de Inuyasha,
    al ver el color tan particular empezó a jugar con el, Inuyasha sonrió pero
    entonces Kohaku uso toda la fuerza que tenía y...
    - ITAI!!- y se retiró “ese chiquillo tiene tanta fuerza como su madre”
    -----------------------------------------
    Sango se sentó en la cama, el día de hoy había sido agotador, en si estas 4
    semanas la tenían completamente exhausta, bostezo y se dejó caer sobre la
    cama sintiendo como los músculos de su espalda se relajaban
    - cansada?- le escucho decir al joven que se había sentado a su lado
    - si... y tu?
    - hm, creo que sobreviviré... pero no puedo decir lo mismo de ti lo mejor es
    que descanses esta noche, y no te preocupes por el bebe yo me asegurare de
    que este bien...- le dio un beso en la frente y puso las cobijas sobre ella y
    casi inmediatamente se quedo profundamente dormida Miroku se sonrió y apago
    la luz del cuarto, se fue a la habitación del bebe en donde habían algunos
    móviles colgados, en la cuna el niño estaba inquieto con los ojos abiertos
    - bien Kohaku lo mejor es que te duermas- el bebe lo miró fijamente por
    unos instantes y luego miró en otra dirección haciendo caso omiso de lo que
    decía su padre, Miroku suspiró “tan terco como su madre”, lo sacó de la
    cuna y el bebe empezó a llorar
    - vamos cálmate- y empezó a tararear una canción de cuna sin ningún éxito –
    por favor Kohaku... hazlo por mi, o por tu mami - nada... lo único que se
    escuchaba eran los gritos del niño, Miroku empezó a balancearlo de arriba
    abajo, arriba abajo, el bebe se fue calmando Miroku se sonrió pero entonces
    - KUSO!- dijo alejando levemente el niño que había empezado a llorar de
    nuevo – creo que nadie menciono el hecho de que el niño estaba lleno... mi
    camisa- siguió meciendo el niño (esta vez con menos fuerza) y bajó las
    escaleras para buscar algo con que limpiar su camisa y de paso el bebe
    - quédate aquí- dijo recostándolo sobre el sofá, se fue a la cocina y
    empezó a limpiar su camisa de repente se escucho un golpe seguido por un
    grito “chikushou” salió corriendo en dirección al golpe y encontró al bebe
    llorando en el suelo
    - Kohaku-chan estas bien?- dijo levantándolo e inspeccionándolo se había
    golpeado la cabeza y ahora sobresalía un pequeño chichón, se mordió el
    labio “maldición”, salió de la casa y se subió al auto
    - no te preocupes Kohaku yo no voy a dejar que nada malo te pase- el bebe
    lo miró confundido olvidándose totalmente del llanto.

    El timbre sonó por décimo sexta vez, Inuyasha se resigno finalmente y abrió
    la puerta
    - Miroku que demonios quieres son las doce de la noche- dijo bostezando
    pero con una rudeza imposible de disimular
    - Kohaku se golpeó en la cabeza... quiero que lo examines- Inuyasha miró al
    niño por encima
    -esta bien ahora deja dormir- dijo intentando cerrar la puerta, Miroku puso
    el pie evitando que lo lograra
    - examínalo YA!- Inuyasha abrió la puerta y le hizo una seña para que
    siguiera
    - esto de ser padre te ha hecho perder la poca inteligencia que tenias
    Miroku- dijo mientras veía de cerca el bebe – lo único grave es el chichón
    y hasta donde yo sé nadie ha muerto por uno... por lo menos no de esta clase,
    no hay herida ni puntos que cocer... para mi que el que necesita ir a un
    medico eres tú, deja al chiquillo por fuera de esto- Miroku se sentía
    apenado por su falta de serenidad y coherencia
    - lo siento, aun así muchas gracias por todo
    - feh!... y a la próxima que de verdad haya pasado algo que valga la pena.
    Miroku llego a la casa, con suerte Sango no se habría percatado de su
    ausencia hizo el menor ruido posible no quería despertar a su esposa ni al
    niño que llevaba en los brazos, por fin se quedo dormido.

    **** 3 años más tarde***

    -papá... papá- Miroku se cubrió la cabeza con la almohada – papá!- el niño
    quito la almohada de la cabeza de su padre y vio un ojo entreabierto
    mirándolo
    - que pasa Kohaku- el niño lo miro con lagrimas en los ojos, Miroku levanto
    la cabeza creyendo saber que había sucedido
    - no...- el niño asintió y empezó a respirar aceleradamente intentando
    controlar sus lágrimas – mojaste la cama otra vez?-
    - hai
    - Kohaku que hemos hablado de esto
    - yo... yo... no guante- Miroku se llevo una mano a la cabeza
    - bueno vamos a cambiar las sabanas- levanto al niño del suelo y lo llevo
    en sus brazos hasta su cuarto
    - cando volve mami?
    - ella volverá en un par de días, y te traerá muchos regalos de donde fue...
    y por eso tu le darás la sorpresa de que ya no mojas la cama- el niño
    asintió mientras su padre lo bajaba “otro juego de sábanas para lavar...”
    suspiró entonces sintió unas pequeñas manos jalarle el pantalón
    - quelo hablal con mami- Miroku sonrió y se arrodilló para quedar mirando
    de frente a su hijo
    - la extrañas?- el niño asintió – yo también, que te parece si arreglamos
    este desorden y la llamamos- el niño sonrió y se dispuso a ‘arreglar’ lo
    que podía, Miroku vio muy entretenido la escena Kohaku avanzaba un par de
    pasos con una esquina de la sabana y sucumbía ante el peso de esta y su
    falta de practica caminando
    - cuidado!- muy tarde el niño se encontraba llorando en el piso de la
    habitación
    - itai!!- Miroku lo cargó recitando un par de frases ‘mágicas’ para que
    sanara más rápido, cuando dejo de llorar le dijo
    - que te parece si hoy duermes en mi cama
    - hai.

    Al día siguiente Miroku se despertó más temprano para alistar todo lo que
    su hijo llevaría al jardín pero...
    - Kohaku levántate
    - no!
    - levántate- dijo jalando las cobijas mientras el niño las tenia con fuerza
    (no mucha pero si la suficiente para oponerse), no hacia más fuerza por
    miedo a que el niño se cayera así que lo repitió una vez más – hay que ir
    al jardín-
    - no!- Miroku sintió como se le agotaba la paciencia pero hacia todo lo
    posible por permanecer calmado
    - ya
    - NO QUELO!!!- eso fue, lo cogió por el torso y lo cargo hasta el baño en
    donde la tina estaba lista, le quito la ropa con algo de esfuerzo y lo
    metió al agua
    - ELES MALO!- gritaba el niño mientras pequeñas lagrimas caían por sus
    mejillas, en ese momento un ligero olor a humo se sintió
    - KUSO!- y se precipito por las escaleras a salvar el desayuno o lo que
    quedaba de el “que mala suerte no alcance” pensó mientras subía las
    escaleras de nuevo solo para ver un rastro de agua saliendo del baño “no!”
    - Kohaku!- lo llamo por el lugar – no es hora de jugar tienes que ir a
    estudiar- aun no había respuesta, entonces escucho un pequeño estornudo
    debajo de la cama, se agacho y lo sacó de ahí –ahora si a estudiar- en ese
    momento se percato de un ligero color rojo en las mejillas del niño,
    instintivamente tocó su frente
    - tienes fiebre...- suspiró “no puedo creerlo”, recostó al niño en la cama y
    lo arropo
    - es por eso que el sabio refrán dice ‘no corras desnudo y mojado en
    invierno’
    - me sento mal papi
    - no te preocupes te voy a dar un medicamento y te sentirás mejor- dijo
    extendiendo una cuchara con jarabe, el niño sacó la lengua
    - no!
    - no?... como que no
    - no quelo
    - creo que no te lo estoy preguntando
    - mi mami me daba un lemedio de los magos- “remedio de los magos? De que
    ¡$%&¬?* esta hablando”
    - que?
    - aja... un lemedio mágico que el olejas de pelo le dio
    - y el es un mago?- dijo levantando una ceja, el niño asintió
    - si polque tene olejas
    - ya veo... pues este remedio me lo dio Inuyasha para este tipo de casos y es
    mejor que la otra
    - no te cleo
    - rayos Kohaku TOMATELA YA!.

    - Tadaima!- abrió la puerta entusiasmada por volver con su adorada familia,
    pero había mucho silencio “no estarán?” subió las escaleras y se dirigió al
    cuarto principal en donde había un gran desorden
    - Miroku?- dijo el nerviosismo notándose en su voz – hay alguien aquí?- de
    repente una mano le cubrió la boca, volteó a mirar con rapidez
    - maldición Miroku casi haces que me de un ataque cardiaco
    - lo siento- y la abrazo con mucho cariño – te extrañe
    - yo también dijo devolviendo el abrazo- el se separo ligeramente y le dio
    un profundo beso, al cabo de unos segundos ella lo miró a los ojos
    - como esta Kohaku
    - bien estuvo algo enfermo- al ver la cara de preocupación de su esposa
    agrego rápidamente – pero ahora esta mucho mejor, esta durmiendo... pero me
    sorprendiste se supone que regresabas en una semana no?- ella lo miró con
    un brillo en los ojos y le susurro al oído – Miroku estoy embarazada- el
    quedo en estado de Shock intentando organizar las voces en su cabeza,
    recordando las dificultades que había atravesado finalmente sonrió y le dio
    un gran beso a su esposa
    - solo prométeme que estarás ahí para guiarme- ella asintió y le abrazo de
    nuevo.
     
  2.  
    K_K_Rabbit

    K_K_Rabbit Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Diciembre 2006
    Mensajes:
    203
    Re: Ser Padre (SangoxMiroku) One-Shot

    Hola!
    Esta muy bonito, muy tierno de verdad. Hace algo de tiempo que no veía uno de Sango y Miroku sin ponerlos como pareja secundaria, me agradó la historia y la forma de redacción. Buen Trabajo, continúa así y, repitiendo lo dicho por Loreley: cuando hagas más me avisas.
    Bye
     
  3.  
    Mikura

    Mikura Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Diciembre 2006
    Mensajes:
    2,396
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Re: Ser Padre (SangoxMiroku) One-Shot

    hola....

    hooooo que lindo, es la primera vez que leo algo de miroku y sango, siempre leo sobre inu-kag

    este deverdad me gusto mucho, espero que sigas poniendo one-shot, ya que los haces muy bonitos!!!
     
Cargando...
Similar Threads - (SangoxMiroku)
  1. Circe
    Respuestas:
    6
    Vistas:
    1,037
  2. Blair
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    879

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso