Long-fic de Naruto - Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Hitomi-chan, 9 Marzo 2018.

Cargando...
Cargando...
  1. Threadmarks: ¿Qué es esto? [Capítulo 1]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3488
    — Pareja: NejiHina —
    NejiHina1.png
    Disclaimer:
    Naruto © Masashi Kishimoto.​
    Sentimiento mutuo © Hitomi-chan
    Aviso: El FanFic consta de 7 capítulos y en el último dejaré la advertencia de explícito xD, habrá otras parejitas pero no las desarrollarse tanto como la paring principal del fic.


    [​IMG]
    :::::¿Qué es esto?:::::
    [​IMG]

    Un estruendoso golpe seguido de un grito femenino se escuchó por toda la aldea de Konohana, unos cuantos pájaros volaron por el aire asustados, algunas personas detuvieron su marcha al escucharlo, y muchos otros se asustaron por el mismo.

    La responsable de tal grito era la Kunohichi encargada de hacer la guardia en el hospital ese día, una chica de cabello rosa y ojos verdes un poco histérica debido a un ninja rubio que ahora estaba inconsciente a sus pies.

    La joven ninja aún tenía un puño cerrado en el aire, y su respiración era sumamente agitada debido al esfuerzo de golpear a su amigo. Cuando noto cómo es que las personas en el lugar volteaban a mirarla, de inmediato recuperó la compostura y se arreglo un poco el cabello.

    —Ayúdenlo, por favor— le indico a una de las enfermeras que recogieran al rubio del suelo, mientras ella tomaba algunos papeles que momentos antes había dejado en el suelo por golpearlo.

    Al estar recogiendo todos los documentos, sintió como alguien se acercaba hasta ella para ayudarla, al levantar la vista para ver a la persona que recién llegaba, se encontró con una joven de ojos blancos y cabello negro con destellos azules que le sonreía mientras le daba algunos documentos.

    —No deberías de tratarlo así Sakura — las dos se pararon al mismo tiempo. —Él te ama— con la mirada señalo al rubio que estaba siendo atendido por la enfermera.

    —Si me amara, no diría idioteces— tomó los papeles que la chica le ofrecía y los guardó en una carpeta.

    —¿Qué te dijo?— desde algún tiempo eran buenas amigas, así que sentía la confianza de preguntarle esas cosas.

    —Me dijo que…— la cara de Sakura comenzó a tomar un tono rojizo mientras recordaba lo que el rubio le dijo. —...Me dijo que me estaba creciendo el busto— término por decirlo, mientras cerraba los ojos y apretaba fuertemente los papeles en sus manos. Alcanzó a escuchar como la chica frente a ella se reía por lo que le había pasado. —No es gracioso Hinata, todos escucharon— lo último lo dijo muy bajo ya que la vergüenza volvía a ella.

    —Perdón Sakura— paró de reírse y esta vez solo puso una sonrisa en su rostro. —Pero es muy gracioso que te dijera eso—

    —No dirías lo mismo si a ti te gritaran que tienes el busto muy grande— Sakura lo dijo en voz alta, para que su amiga experimentará lo mismo que ella, y al parecer funciono, ya que Hinata tenía la cara completamente roja a la vez que miraba de reojo como todos la miraban. —Lo ves— dibujó una sonrisa de triunfo en su rostro, mientras tomaba de la mano a la joven para llevarla a una habitación del hospital. —Cuando despierte, díganle que me espere— al pasar frente a Naruto le indico a la enfermera lo que debía hacer cuando él despertó, y siguió su camino junto a la otra joven.

    Cuando por fin llegaron a la habitación, Sakura entro para después indicarle a Hinata que hiciera lo mismo. La chica de cabello rosa se dirigió a la cama de hospital para revisar al paciente que estaba en ella, estaba conectado a una pequeña bolsa que goteaba algunas gotas de suero a su cuerpo, mientras algunas partes de sus brazos y cabeza estaban cubiertas por vendajes.

    —¿Cómo está?— una vez que nadie la miraba, Hinata volvió a tranquilizarse y así pudo preguntar por su primo.

    —Bien, solo necesita descansar— Sakura aplicó una inyección en el brazo del joven y camino hasta Hinata. —Debe cuidar esas heridas, podrían abrirse de nuevo— paso al lado de la chica y abrió la puerta. —Quédate con él todo el tiempo que quieras— le sonrió para salir de la habitación.

    —Arigato Sakura—Hinata hizo una leve inclinación con la cabeza para agradecerle a su amiga, antes de que ésta cerrara la puerta.

    Cuando Sakura salió, Hinata dirigió de nuevo su vista hasta la cama frente a ella. Neji siempre habías sido fuerte, pero esta vez se veía débil, capaz de ser herido por cualquiera, se acercó a él y acarició su frente para retirar algunos mechones de cabello de su rostro, mientras se sentaba a un lado de su cama.

    Con su mano delineo cada facción del rostro de su primo, dormido parecía un niño pequeño, pero aún así seguía siendo demasiado atractivo a sus ojos, tenía una mezcla de ternura y rudeza que lo hacían ver muy varonil y encantador a la vez.

    —¿Hinata?— la pronunciación de su nombre hizo que ella saltara un poco hacia atrás debido al susto, pensaba que él estaba dormido, y nunca imagino qué le hablaría. —¿Eres tu?— Neji fue abriendo poco a poco sus ojos para tratar de enfocar mejor a la persona frente a él.

    —S-si Neji, s-soy yo— no pudo evitar tartamudear debido a la impresión y el susto que él le había causado.

    —¿Qué pasó?— se tocó la frente a la vez que trataba de levantarse de su lugar. —Me duele la cabeza—

    —Atacaron a tu equipo en la misión— Hinata pronto lo ayudó a que pudiera sentarse en la cama. —¿No lo recuerdas?— acercó un vaso con agua hasta su primo para que tomara un poco.

    —Si… esos tipos eran fuertes— Neji tomó el vaso de las manos de su prima y lo llevó a su boca. —¿Cómo están TenTen y Lee?— después de tomar el agua, le devolvió el vaso a Hinata.

    —Bien, solo necesitan descanso— puso el vaso de donde lo había tomado para volver al lado de Neji. —Al igual que tú— su cara se torno seria, al saber que sería difícil que él se quedará en reposo el tiempo que le indicaron.

    —¿Cuándo puedo irme?— no tomó en cuenta las palabras dichas por Hinata y comenzó a pararse de su cama.

    —N-no lo sé— trato de que no se levantara de la cama, poniéndose frente a él. —N-no h-hagas eso, p-podrías lastimarte— puso sus manos sobre el pecho de Neji, y suavemente lo llevó de nuevo a la cama. —P-preguntare cuando te dan de alta— cuando lo vio de nuevo en su cama, se giró a la puerta y salió.

    Mientras tanto Neji se quedo observando el techo de su habitación, resignado un poco a ese lugar, sabía que Hinata no lo dejaría salir tan fácilmente si un medico no lo autorizaba antes. No le gustaban los hospitales, pero como Ninja que era los visitaba muy seguido, quería levantarse e irse de ese lugar, pero debía esperar a Hinata, siempre debía...esperarla a ella.


    Inconscientemente llevo una de sus manos a su frente, antes de despertar por completo sintió como algo cálido lo acariciaba, y estaba completamente seguro de que ese "algo" era la pequeña mano de Hinata. Una sonrisa se dibujó en sus labios de tan solo recordar los ojos de la morena al momento de que él despertó y los miró, a pesar de tener el mismo color, eran totalmente opuestos, ella transmitía calidez, amor, con ellos era capaz de desarmarlo por completo aunque ella no lo supiera.

    Una solo mirada de Hinata, podía hacer que Neji se volviera el más indefenso ser sobre la tierra, solo ella podría volverlo vulnerable… débil, pero para fortuna de él, ella no sabía que contaba con tal poder.

    Entre sus pensamientos, nunca escuchó cuando la puerta se abrió y entraron Hinata y Sakura, solo hasta que esta última puso su mano en su muñeca para tomarle el pulso.

    —Hinata me dijo que ya quieres irte— al hablarle, Sakura solo miraba el reloj en su muñeca para checar que el pulso de su paciente fuera correcto.

    —Así es— dirigió una mirada fugaz a su médico, para después clavar su mirada en Hinata.

    —Creo que ya puedes irte— soltó la muñeca de Neji y se dispuso a tomar algunos apuntes en su libreta.—Pero necesitas descansar, o tus heridas se abrirán de nuevo— dejó de lado su libreta y miró a su paciente. —Además de que deberás venir cada tercer día a que revise tus heridas—

    —Lo haré— se levantó de inmediato de la cama y comenzó a desconectarse el suero que tenía. Pero Sakura lo detuvo para hacerlo ella misma, no sin antes un regaño por su falta de paciencia.

    Después de algunos minutos en los que Neji tomó sus pertenecías y pudieron salir del hospital, los dos Hyuuga se dirigieron a la mansión de su clan, allí terminaría de recuperarse de todas las heridas provocadas por su misión, y abandonaría ese horrible lugar que olía a medicina, y cloro.

    En el camino ninguno de los dos dijo una sola palabra, solo se dirigían miradas furtivas que según ellos el otro no detectaba.

    Al llegar a la mansión, una joven Hanabi los estaba esperando junto con dos miembros del Bouke. Cuando estuvieron cerca de la entrada, la joven Hyuuga de 13 años corrió hasta ellos e hizo una reverencia ante Neji y su hermana mayor.

    —Neji, que bueno que ya estés bien— Levantó su blanca para ver a su primo y hermana —acabo de llegar de una misión, por eso no fui a verte— Se disculpó ante su primo por no visitarlo durante su estadía en el hospital.

    Hinata se acerco a su hermana y a los otros dos miembros Hyuuga mientras les daba las pertenencias del joven. —Por favor lleven esto a la habitación de Neji, estará en reposo algunos días— Le sonrió a los dos miembros del bouke y los miró marcharse con las pertenencias.

    —Vamos Neji— Hanabi se acercó al joven y lo tomó por el brazo para ayudarlo a caminar —Te ayudaré a llegar a tu habitación— La joven sentía algo de culpa, por no estar antes con su primo, eran familia y ella no estaba cuando él la necesitaba.

    —Gracias Hanabi san, pero yo puedo solo— retiro poco a poco su brazo de Hanabi, y miró a Hinata. —Además Hinata me cuidara este tiempo— Como primogénita, y el cómo genio Hyuuga, era lo menos que se esperaba. Siempre uno debía cuidar del otro cuando resultaran heridos.

    Un tono rojizo se apoderó de la cara de Hinata ante la mirada de su primo sobre ella, tragó un poco de saliva y afirmo con la cabeza mientras bajaba la vista de la de él.

    —Vamos— Neji comenzó a caminar para entrar por completo a la mansión y así poder descansar un poco, ya que aunque nunca lo admitiera, su cuerpo no soportaba estar de pie, y mucho menos caminando. Los dos miembros del Bouke que habían regresado ya lo ayudaron a caminar hasta la casa, aunque con algunos "yo puedo solo" "déjenme" de Neji para que no lo ayudaran.

    Cuando Hinata iba a comenzar a caminara para ir al lado de Neji, sintió como Hanabi la tomaba de la mano para que voltear a mirarla. No le dijo una sola palabra, solo la miro a los ojos, y con eso sabía que Hanabi estaba sumamente enfadada con ella.

    —Hanabi— en cuanto pronunció su nombre, la joven Hyuuga soltó a su hermana y camino a la mansión para perderse de la vista de su hermana.

    Aunque no sabia muy bien por que el enfado de Hanabi hacia ella, eso hizo que un pequeño nudo se formara en su garganta al ver la mirada que esta le dedico antes de irse, habían tenido muchas peleas antes, pero nunca la había mirada de esa manera antes.

    —Hinata— Neji la llamó desde adentro de la mansión para que ella despertara de su "mundo" y entrara junto con ellos. Al escucharlo parpadeo un poco y corrió para llevarlo hasta su habitación y ayudarlo a que se recostara y durmiera un poco.

    Una vez que estuvieron en la habitación de Neji, Hinata lo ayudó a entrar ayudada por los dos miembros del Bouke, lo llevaron hasta el futón donde siempre dormía y lo recostaron allí. El sonido de la puerta al volverse a abrir, llamó la atención de todos los que estaban dentro del cuarto, por lo que dirigieron su vista al recién llegado.

    —Hiashi san— Neji intentó levantarse para saludar al líder del clan como es debido, pero él mismo Hiashi le indico con la cabeza que no lo hiciera, así que de nuevo se recostó, tal y como estaba al inicio.

    —Salgan— con la voz autoritaria que lo caracterizaba, el líder Hyuuga ordenó que los miembros del Bouke abandonaran la habitación, y justo cuando Hinata iba a salir junto a ellos, su padre se lo impidió. —Tu quédate— aunque a Hinata le pareció un poco extraño que su padre no la dejara irse, lo obedeció y se quedó como él había ordenado.

    Hiashi Hyuuga camino hasta llegar al lado de su sobrino para poder mirarlo mejor, era increíble que después de una emboscada saliera vivo y solo con algunas heridas, el hijo de su hermano era muy fuerte, y digno de admiración.

    —Que bien que salieras vivo Neji— puso su mano sobre el hombro de su sobrino. —Pero ahora debes descansar—

    —Gracias Hiashi san, eso haré— hizo un movimiento con la cabeza a modo de afirmación ante él. Aunque por algún tiempo lo llego a odiar, la verdad es que en los últimos años había sido capaz de portarse como un padre.

    —Hinata se hará cargo de ayudarte en lo que necesites— desvió la mirada de su sobrino para mirar a su hija. —¿Te importaría hacerlo Hinata?— era raro que él preguntara la opinión de su hija para un asunto así, pero lo hizo.

    —No padre, con gusto cuidare de Neji— se acerco un poco hasta su padre y su primo. —Él ha sido mi guardián siempre, ahora yo seré su guardián— le dedicó una sonrisa a Neji que hizo que por unos segundos su rostro se tornara de un tono rojo, pero que disimulo volteando la cara para que ni su tío ni ella lo notaran.

    —En ese caso— el líder Hyuuga se alejó de ellos y de nuevo abrió la puerta para salir de ese lugar. —Lo dejo a tu cuidado hija— después de eso salió dejando solos a los dos Hyuuga.

    Hinata no apartó la mirada de la puerta por la cual había salido su padre, sabía perfectamente que él no era un hombre de muchas palabras, ni mucho menos de expresar alguna emoción o algo parecido, pero había algo en su mirada que le indicaba que había algo que le ocultaba, pero no sabía muy bien qué era ese "algo" que escondía su mirada.

    —Hinata— la voz de Neji de nuevo la hizo volver a la realidad. —¿Pasa algo?— tomó la mano de su prima entre las de él.

    —N-no— sonrió para él, y luego se sonrojo un poco al notar que la tenía tomada de la mano. –P-por qué no d-duermes un p-poco— intentó cubrirlo con los cobertores, pero él tomó su otra mano y no dejó que hiciera nada.

    Sin decir palabras, Neji mantuvo la mano de Hinata entre las de él, solo mirándola, contemplando ese rostro que tantas veces antes había contemplado en secreto.

    —¿N-neji?— Esa mirada clavada sobre ella la ponía demasiado nerviosa, no podía decir que le desagradaba, porque muy dentro de ella existía una sensación que le gustaba al sentir esa mirada de Neji en ella, pero también existía esa incomodidad al sentirse observada de esa forma, todo era muy..raro. —I-iré por a-algo de comer— se alejó rápidamente de su lugar y casi corrió a la puerta. —A-ahora vuelvo— salió rápido de esa habitación y dejó atrás al chico que hacía un par de segundo logro hacer latir con fuerza su corazón. —"¿Qué me está pasando?"— al estar fuera de la habitación, lo pronuncio como un susurro para ella misma, a la vez que llevaba sus manos a su pecho para tratar de controlar los latidos de su corazón, debía de tranquilizarse, no podía, no debía de sentirse de esa manera.

    Mientras tanto Neji clavó su blanca mirada en la puerta, sabía que Hinata aún estaba del otro lado, al menos por unos segundos antes de tomar su camino. Hace años descubrió en él mismo un sentimiento que iba más allá de un amor fraternal por esa chica, sus ojos siempre la buscaba y necesitaba verla para poder sentirse mejor. Le dolía verla llorar por los rincones por un amor no correspondido, pero le dolia más sentir esa rabia al saber que ella quería a otro.

    —¿Que diablos me pasa?— Sonrió para él mismo y toco su frente suavemente, como queriendo recordar el sello que llevaba en él y que no podía olvidar. —Creo que en verdad estoy loco— susurro al viento mientras cerraba los ojos y recordaba brevemente lo que había vivido en esa misión que casi le cuesta la vida.

    No era posible que justo en el momento que pensó iba a morir, solo pudiera recordar el rostro de Hinata, y sentir la nostalgia y tristeza de que tal vez jamás la volvería a ver, y jamás volvería a escuchar su nombre a través de los labios de ella.

    Era un hombre inteligente, sabía lo que eso significaba desde hace mucho tiempo, pero también sabía que ese sentimiento podía ser... impropio.


    Pasaron algunos minutos para que Hinata volviera a entrar a la habitación, pero esta vez con una bandeja llena de comida, entre jugo, pan, sopa caliente, gelatina, y algunas frutas frescas. Abrió con un pie la puerta, y al estar adentro, el cerro con el mismo pie.

    —E-espero te guste Neji— llegó hasta él y puso la bandeja frente a su primo, este a su vez se sentó en el Futón para estar en una posición más cómoda para poder comer.

    —¿Quieres que me coma todo esto?— miro la comida que Hinata le había llevado, para después mirarla a ella. —¿No creer que es mucho?— Debía olvidarse de todo lo que pasaba por su mente, debía concentrarse en su clan, solo en su clan. Y dejar de pensar en su prima de esa forma, aunque al verla le era más difícil.

    —N-necesitas f-fuerzas— le sonrió y le ofreció un poco de fruta para que comenzara a comer.

    Cuando Hinata le extendió la mano para que él tomara la fruta, Neji tomó su mano jalandola hacia él y haciendo que la joven cayera sobre su pecho. "¿Que diablos estas haciendo?" , aunque esa pregunta cruzó por la mente de Neji, la verdad era que algo dentro de él lo estaba obligando a actuar de esa forma. "¿Acaso estar a punto de morir te ha dejado loco?", de cierta forma era verdad lo que él mismo se preguntaba.

    —Hinata— susurro su nombre de forma delicada,haciendo que su aliento chocara contra los labios de ella. Él era un ninja de elite, en cualquier misión y en cualquier momento podría morir y ya la había comprobado al casi morir en su última misión. ¿Que más daba al menos una vez cumplirse un deseo?.

    Deseaba besar a esa mujer frente a él desde hace años atrás, pero siempre se controló por su posición, su clan, su...sangre.

    Eran primos, sus padres habían sido hermanos gemelos, y él simplemente no podía creer que sus ojos, su mente y su corazón se fueran a fijar en la primogénita de su clan, la chica a la cual se supone debe cuidar con su propia vida.

    Aunque su mente estaba echa un lío, su cuerpo lentamente se inclinó hacia Hinata hasta acortar toda la distancia entre ellos, rozó suavemente los labios de la chica con los suyos, esa sensación era increíble, nunca creyó que esos labios fueran tan tibios al contacto .

    Cerró sus ojos y los pensamientos que cruzaban por su mente se esfumaron rápidamente, solo podía dejarse llevar por esa sensación embriagadora de sentir por primera vez esos cálidos y suaves labios.

    Continuará…

    [​IMG]

    Bueno, el NejiHina es mi "placer culposo" >////< , me empezo a gustar a través de unos FanFics, FanArts, y algunos doujinshi hermosos de la pareja que me encontré. Aunque si me pega un poco eso de que sean primos @,@ [Como lo habran leido en el fic], pero con todo y todo no puedo hacer que esta pareja me deje de gustar, así que me decidí por escribir el fic y ya u////u

     
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido Maratonista Genin

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    830
    Pluma de
    Escritora
    OMGGG, este será el segundo NehiHina que siga.

    Nahi Shite Ama con su sangre a esta pareja, así que la invoco antes de que se me olvide.

    Me encanta la suavidad de ellos en conjunto, porque la timidez de Hinata hace un buen juego con la caballerosidad de Neji, y aunque se inclinan más a lo dulce, reservado, se puede jugar mucho con las miradas, timidez y osadía cuando uno de los dos decide dejarse llevar, que es lo que más espero, ver cómo arderan este par de primos ante el pecado mismo. Aunque, pueda que esté equivocada ya que no sé si es normal en el clan que estén entre familia (?)

    El secreto que guarda Hiashi me lleva a intuir que vendrá un compromiso, y ojalá sea para Neji (?) Me gustaría ver a Hinata con las agallas de detener tal cosa, sería impactante, aunque me llego a inclinar que será al revés, no sé.

    Empezaste con un Narusaku que me consumió, yo adoro con mi vida ese Shippeo, ojalá salga una que otra escena más de ellos, porque soy de gustar con las parejas explosivas (?) Masoquismo, le llaman.

    Esperaré el próximo capítulo Hibari, porque eran 3.000 y algo de palabras y me las leí tan rápido que mi consciencia me pide más, jajaja.

    Saludos <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    819
    Pluma de
    Escritora
    ¿Placer culposo? Ja, ja, ja, yo no tengo idea de lo que se siente la "culpa". Esto es demasiado delicioso como para dejar que ella me lo dañe, y como dijo Insane, amo con mi sangre esta pareja <3

    Me pareció muy lindo, aunque me quedó un mal sabor en la boca por el enojo de Hanabi. ¿Fue mi impresión o allí se están cocinando muchos celos? ¿ella tiene un enamoramiento con Neji? Ay, Dios, no, demasiado drama para mi débil corazón. Yo soy de las personas que creen que en el clan Hyüga se práctica la endogamia para mantener la pureza de la línea sanguínea; realmente era algo muy común en las épocas anteriores, y viendo los esfuerzos que ellos hacen por proteger los secretos del Byakugan (hasta Hizashi murió por ello), no me parece lógico que acepten matrimonios con gente externa al clan de buenas a primeras. Quizá lo hagan, pero para mí resulta más práctico pensar que organizan los matrimonios de tal forma que todo quede en familia.

    A diferencia de Insane, yo detesto el NaruSaku con todas las fuerzas de mi alma mortal, simplemente no los tolero juntos, pero dado que sé que no habrá mucha participación de parejas ajenas al NejiHina, estoy tranquila *-*

    ¡Espero mucho drama! Y romantiqueo, porque entre Neji y Hinata siempre es una hermosura <3 Estoy ansiosa por leer la reacción de Hinata ante el beso, y conocer la causa del misterio de Hiashi.

    Muchas, muchas gracias por atreverte a escribir de esta pareja. Ya me estaba sintiendo condenadamente sola.
     
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Pues lo único que puedo decirte es que no eres tan buena adivina...:quis: Y si, en verdad algo que me atrapó de esta pareja es esa personalidad de Neji junto a la timida de Hinata :aniblush:.

    Mis capitulos siempre suelen ser de 3000 o más palabras, así que espero todos se te vuelvan rápidos de leer :kuku:



    Yo también creo en conservar la pureza de sangre Hyuuga [Joderse a todos los segundo hijos con un sello, para perder a la primera de cambio su linaje, me parece estúpido ¬_¬, pero el dinero hace milagros (?) y Kishimoto más...], creo que por eso en un principio me pareció interesante esta parejita.

    Y en los próximos capítulos espero poder desarrollar como se debe el romance entre ellos, como dije; soy novata con ellos a la hora de escribir :shame:.

    Y no te sientas sola, siempre anda por algun lado alguien con los mismos gustos xD. Yo también me siento medio sola con mi parejita SasuHina, pero ya saldrá un fan de verdad de la pareja <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  5. Threadmarks: Cómplices y secretos a la luz [Capítulo 2]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2335
    Nejihia2.png
    Eran primos, sus padres habían sido hermanos gemelos, y él simplemente no podía creer que sus ojos, su mente y su corazón se fueran a fijar en la primogénita de su clan, la chica a la cual se supone debe cuidar con su propia vida.

    Aunque su mente estaba echa un lío, su cuerpo lentamente se inclinó hacia Hinata hasta acortar toda la distancia entre ellos, rozó suavemente los labios de la chica con los suyos, esa sensación era increíble, nunca creyó que esos labios fueran tan tibios al contacto .

    Cerró sus ojos y los pensamientos que cruzaban por su mente se esfumaron rápidamente, solo podía dejarse llevar por esa sensación embriagadora de sentir por primera vez esos cálidos y suaves labios.

    [​IMG]

    [​IMG]
    Cómplices y secretos a la luz
    [​IMG]


    La sensación de sentir los labios de Hinata sobre los de él, fue mucho mejor de lo que imaginaba, de lo que soñaba, la calidez de su cuerpo fue mucho mejor de lo que él mismo pensó. Poco a poco subió una de sus manos hasta tocar la mejilla de Hinata, mientras que la otra la utilizaba para poder tomarla del cuello y poder sentirla aún más cerca.

    Tanto tiempo esperando un contacto así con esa chica, que ahora que por fin lo estaba sintiendo tenía miedo de perderlo. los dedos de Neji se enredaron entre el cabello de Hinata como un intento de retenerla más tiempo junto a él.

    Hinata por su parte solo se dejó llevar, su pensamiento se nublo en el mismo instante en el que Neji había dicho su nombre y su aliento había chocado contra sus labios. Algo en su estómago estaba mal, se sentía raro, pero a la vez se sentía tan...bien. Lentamente subió una de sus manos hasta el rostro de Neji, lo hizo para alejarlo de ella, pero al sentir su piel en sus dedos no pudo hacerlo, solo pudo dejarse llevar por lo que estaba sucediendo.

    De pronto el estruendoso golpe de la puerta al ser golpeada para abrirse los hizo separarse de inmediato, por unos segundos ambos se miraron a los ojos, pero luego desviaron la mirada. Neji no podía creer lo que acababa de hacer y solo se ocurrio hacer como si nada hubiera pasado. Hinata en cambio llevo una mano a sus labios, y otra a su pecho para tratar de calmar los fuertes latidos de su corazón, mientras su rostro se tornaba roja, se negaba a mirar quien había entrado, ¿Qué tal si era su padre y había visto todo?

    —Hinata— por la puerta entró una muy enfadada Hanabi, que al pronunciar el nombre de su hermana mayor lo hizo de una manera un tanto "furiosa". —¡Qué están haciendo!— No fue una pregunta, fue más bien una afirmación a los dos jóvenes frente a ella, dirigió su mirada a ambos Hyuuga y comenzó a caminar. —No olviden que en esta casa hay muchos…Byakugan— esa última palabra fue directamente a Hinata, esta aún se negaba un poco a verla directamente, estaba avergonzada y no sabía muy bien qué debía decir, era seguro que Hanabi había visto ese beso.


    —Hanabi— por la misma puerta que la joven había entrado momentos antes, ahora lo hacía el gran Hiashi Hyuuga , Con tono firme y autoritario como siempre lo hacía llamó la atención de su hija menor —Ve al dojo y espera allí— Una orden de su padre no se puede desobedecer, y la menor solo pudo hacer una reverencia y un -Sí padre- antes de salir de la habitación, pero justo cuando pasaba al lado de su padre le susurró muy suavemente -Creo que es tiempo que Hinata se entere de lo que planeas hacerle- después de eso salió por completo del lugar, no sin antes volver a dirigirle una mirada a Hinata.

    Una vez que Hiashi se quedó a solas con su hija y su sobrino, miro como ella estaba con un tono rojizo en sus mejillas, jugueteando con sus dedos y no sabiendo si podía desaparecer en ese momento. Neji dirigía su vista a otra dirección para no mirarlo a los ojos, parecía tranquilo en su rostro, pero un leve sonrojo delataba que no está tan sereno como quería aparentar. Eso solo indicaba una cosa, cosa que hizo que una pequeña sonrisa apareciera en los labios del líder Hyuuga.

    —Hinata— Hiashi llamó a su hija para que ella volteara a mirarlo, pues desde que entró de nuevo a esa habitación no le había dirigido ni una sola mirada. Una vez que tuvo la atención de su hija confirmó en su mirada lo que ya sabía, o al menos estaba sospechando. —Tu equipo te espera en el jardín— El hombre pudo notar como la chica se paraba de inmediato de su lugar junto a Neji y corría hacia la puerta, tal parecía que su deseo de escapar cuanto antes del lugar se hacían realidad.

    Con rapidez Hinata hizo una reverencia a su padre y una a su primo antes de salir corriendo de esa habitación, una vez más su equipo la salvaba de una mala situación, solo que esta vez ellos ni lo sabían. Su corazón estaba latiendo tan fuerte que en cierto punto le estaba incomodando el pecho, se detuvo un momento cuando al fin se sintió lejos de aquel él y de esa habitación y llevo sus manos a su corazón. ¿Qué diablos había pasado? .

    —Neji— Cuando Hinata había salido de la habitación, Hiashi clavó su blanca mirada en el joven frente a él. Tal como Hinata parecía que no quería verlo a los ojos en ese momento.

    —¿Pasa algo Hiashi san?— No quería, no podía levantar su mirada y ver a su líder, no cuando momentos antes había robado un beso a la primogénita de ese hombre, pero tampoco podía dejarlo allí sin responderle, así que solo hablo, pero no lo miro.

    —Enamora a Hinata— Hiashi se giró y dio unos pasos hacia la salida de aquella habitación, le dio la espalda a Neji, pero podía sentir como esta vez si lo miraba, después de todo era una mirada Hyuuga la que ahora tenía sobre él —Hinata es una chica inocente, educada como una princesa, pero eso ya lo sabes — llevó una mano hasta su larga cabellera castaña y se acomodo un mechón rebelde que le caí por el rostro. —Y confío en que sabrás ganar el corazón de una chica así — hizo un pausa y cerró lentamente la puerta —Así como ella ganó el tuyo hace tiempo — cerró definitivamente la puerta y dejó a un Neji confundido por sus palabras.


    __________________________________________


    —Hasta que llegas Hinata— Kiba estaba recostado sobre el pasto mientras Akamaru le servía de almohada. —Tuvimos que soportar a tu hermana cuando nos recibió— se levantó de su lugar y sacudió un poco su ropa. —Es una chiquilla odiosa, además de que está demasiado amargada para su edad— hizo un gesto de desagrado y miró a su amiga recién llegada.

    —P-perdón por la d-demora— Hinata caminó hasta su compañero y luego enfocó su atención en el fiel compañero de Kiba, ese gran perro blanco con el que tantas misiones y tiempo habían compartido, acaricio su cabeza y se dedicó a mimarlo un poco.


    —Hanabi dijo que cuidabas de Neji— Shino salió de pronto de detrás de algunas plantas y flores que estaban en el lugar y caminó hacia sus dos amigos con algunos insectos en las manos. Tanto Kiba como Hinata estaba tan acostumbrados a que él apareciera de esa forma que ya no les sorprendía.

    —Si— Respondió a su amigo así de inmediato, estar acariciando a Akamaru la había hecho olvidarse un poco de lo vivido momentos antes, pero el nombre de su primo hizo que los recuerdos de aquel beso volvieran a su mente de golpe, sin que pudiera evitarlo un intenso color rojo se apoderó de su cara mientras trabaja de disimularlo un poco bajando su mirada.

    —Ya veo— el domador de insectos se acomodo las gafas oscuras a la vez que miraba la reacción de su compañera, se conocían desde niños y esa reacción significaba que algo vergonzoso había pasado con esa chica. —¿Y como esta?—

    —B-bien, s-solo necesita d-descanso— inconscientemente Hinata comenzó a jugar con sus dedos mientras hablaba de él. Acto que no pasó desapercibido por el joven de gafas oscuras.

    —Tenten y Lee dijeron que vendrían a verlo— Kiba por su parte comenzó a jugar con algunas mariposas que se acercaban a Shino, los sonrojos y timidez de Hinata eran algo normal, así que ya no se preocupaba tanto por eso.

    —Hinata san— un miembro del Bouke interrumpió la plática con sus amigos mientras que la llamaba desde una de las puertas de la mansión. Cuando Hinata fue hasta él, este le indico que había dos personas que deseaban ver a Neji, y las cuales decían ser parte de su equipo. Hinata le indicó que los dejara pasar y los llevará hasta la habitación de su primo.

    —Al parecer ya llegaron— Cuando Kiba logró atrapar una mariposa se disponía a dársela a Akamaru para que él la persiguiera, pero la mano de Shino se lo impidió.

    —¿No tenías que ir con tu hermana?— Shino le quitó de las manos la pequeña mariposa y la depositó en una hermosa flor roja cercana a él.

    —¡Es verdad!— al parecer se había olvidado de su compromiso con su hermana mayor, así que salió corriendo de la mansión Hyuuga seguido por su fiel amigo. —Nos veremos luego— desde la calle alcanzó a gritarles a sus amigos que los vería después, no podía dejar plantada a su hermana, o sería una muerte segura.

    —Tu amigo es muy escandaloso— Hanabi llamó la atención de Hinata, estaba sentada sobre el pasto en el que antes había estado Kiba. —Además huele a perro— frunció un poco la nariz y desvió la mirada a la vez que se levantaba de su lugar.

    —¿Hanabi?— Hinata no había visto llegar a su hermana menor, mucho menos había visto a qué hora se había puesto a su lado. —¿No estabas con papá?— le extrañó que ella estuviera allí en lugar de estar entrenando como siempre lo hacía, y sobretodo que se suponía el mismo Hiashi le había ordenado ir al dojo.

    —El Hokage lo mandó llamar— casi con la habilidad de un felino, Hanabi comenzó a rodear a su hermana, mientras sus ojos la revisaba de arriba a abajo. —¿Qué es lo que tienes?—se paró frente a Hinata y clavó su blanca mirada en los ojos de ella.

    —¿Y-yo…?— Aunque no sabía a qué se refería su hermana, un extraño nerviosismo se apoderó de Hinata antes la actitud de Hanabi.

    De pronto una hermosa mariposa se cruzó entre la mirada de las dos hermanas, lo cual hizo que ambas desviaron la mirada para ver como volaba hacia los rosales que su madre había plantado antes de morir. Por algunos segundos, las dos se olvidaron de la otra, y se quedaron con la vista en la hermosa imagen que el pequeño insecto y las flores les brindaba.

    —Toma— una flor blanca con una pequeña catarina en su interior apareció frente a los ojos de Hanabi. Cuando esta levanto la mirada para ver quien le estaba dando esa flor se encontró con el rostro casi cubierto por completo del amigo de su hermana. —Su significado es…pureza— Shino le extendió un poco más su mano para que Hanabi tomara la flor que él le ofrecía, y así lo hizo.

    Un pequeño sonrojo apareció en las mejillas de la menor al tener la flor y el insecto entre sus manos, alzó su mirada para ver a la persona que se lo había dado y por un momento creyó ver los ojos de ese chico a través de sus gafas oscuras. De inmediato se giro y entro a la mansión a pasos largos y rápidos, no sin antes murmurar un -idiota- al chico de los insectos.

    —¿Shino?— Hinata se quedó mirando a su amigo, era raro que él hiciera algo así, por lo general se queda apartado de cualquier discusión.

    —Lo hice para que ya no te molestara— se acomodo las gafas y metió las manos dentro de las bolsas de su gabardina. Al ver cómo es que su amiga lo seguía mirando, decidió cambiar de tema para que ya lo no hiciera, aunque ella no lo viera, un sonrojo se apodero de sus mejillas del joven. —Sabe lo de tú y Neji—

    Con esas simples palabras Shino hizo que Hinata lo miraba con cara de duda, luego de sorpresa, y después con miedo. ¿Cómo sabía él lo de Neji? , Solo había sido un beso y ya todos lo sabían ¿Acaso las paredes Hyuuga eran transparentes o algo similar?.

    —¿C-cómo es q-que…?— Hinata miraba fijamente a su amigo, era verdad que él siempre era el más observador, y el que siempre, aunque no dijera nada sabía casi todo, pero ¿por que le mencionaba eso ahora? . Además de su típica cara completamente roja, un tic nervioso se apoderó de Hinata al mover sus dedos de manera circular uno sobre otro. Al parecer el plan de Shino por hacer que ella se olvidara del asunto con su hermana funciono, ahora estaba más preocupada por saber como se había enterado de algo que en realidad él no sabía, pero que ... sospechaba.

    Continuará ….

    [​IMG]

    :8$:No pregunten qué pasa con Shino y Hanabi, ya lo saben.... :1313:. En el siguiente capítulo llega el romance Hyuuga :<3:. Espere este capítulo les gustara :quis:. nos vemos
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido Maratonista Genin

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    830
    Pluma de
    Escritora
    Jajajaja. Cuando la situación les gana y les hace perder la razón cosas como estas pasan. No lo hagan chicos, no cuando están dentro de las propiedades Hyüga (?)

    Neji es tan hermoso que me hace derretir, sin ni siquiera hacer mayor cosa, imagínate cuando lo haga.
    El actuar de Hiashi me parece extraño, quiero una explicación sobre las leyes de los Hyüga para entender (?) Jaja. Y más si es un hombre de la rama principal. Tal vez se tiró a que era su guardián y veía cómo la cuidaba, seleccionándolo como el indicado.

    Por otra parte, me agradó la participación de equipo 8, porque son tan compatibles y graciosos que uno se hace una idea de todo lo que sucede al alrededor. Y Shino; Dios, ya puso a dudar a la pobre Hinta sobre el beso.

    Imagínate como será cuando hagan las cosas importantes en la cama. No puede ser en esa casa, porque toda la aldea se va a enterar.

    Me gustó el capítulo. Fue gracioso.

    Nos vemos en el próximo, saludos~
     
    • Adorable Adorable x 1
  7. Threadmarks: Confesión [Capítulo 3]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2625
    Nejihia3.png

    Con esas simples palabras Shino hizo que Hinata lo miraba con cara de duda, luego de sorpresa, y después con miedo. ¿Cómo sabía él lo de Neji? , Solo había sido un beso y ya todos lo sabían ¿Acaso las paredes Hyuuga eran transparentes o algo similar?.

    —¿C-cómo es q-que…?— Hinata miraba fijamente a su amigo, era verdad que él siempre era el más observador, y el que siempre, aunque no dijera nada sabía casi todo, pero ¿por que le mencionaba eso ahora? . Además de su típica cara completamente roja, un tic nervioso se apoderó de Hinata al mover sus dedos de manera circular uno sobre otro. Al parecer el plan de Shino por hacer que ella se olvidara del asunto con su hermana funciono, ahora estaba más preocupada por saber como se había enterado de algo que en realidad él no sabía, pero que ... sospechaba.


    [​IMG]

    [​IMG]
    Confesión
    [​IMG]





    Durante toda la noche Neji no pudo pensar en nada más que no fueran las palabras de su tío, pero sobre todo en unas en especial "enamora a Hinata", ¿Acaso él sabía lo que paso con Hinata? ¿Acaso estaba de acuerdo con que Hinata estuviera con él?, la cabeza estaba comenzando a doler de solo pensar y darle vueltas a lo mismo. Él solo era un miembro del Boke, destinado a servir al Soke, no podía siquiera pensar en poner sus ojos sobre la primogénita que no fuera para cuidarla, pero ahora el líder le decía eso...

    Se levantó un poco del futón que utilizaba como cama y miro todo a su alrededor, se sentía cansado, pero el hecho de estar allí sin hacer nada lograba hacer que se sintiera un estorbo. Dio un suspiro de resignación y volvió a su anterior posición, solo podía ver el techo blanco de la habitación, odiaba admitirlo, pero no haría nada que hiciera que sus heridas volvieran a abrirse.

    Era un ninja de élite y estaba acostumbrado al dolor, pero no soportaría ver el dolor en los ojos de Hinata a causa de un descuido de su parte. Adoraba ver los ojos de su prima, para él eran únicos entre todos los Hyuuga. Inconscientemente llevo una de sus manos hasta sus labios, el recuerdo de ese beso volvía de nuevo, ¿por que no quería lastimar a Hinata? , en realidad sabía la respuesta a esa pregunta, pero le daba miedo la respuesta.

    De pronto una idea cruzó por su mente mientras que se levantaba de un solo salto de su lugar, sin importarle el pequeño dolor que sintió en su cuerpo. Si su tío sabía que entre él y Hinata había algo [O al menos esperaba hubiera algo...] y dio "indirectamente" su aprobación, él aprovecharía eso, antes de que alguien más se le adelantara. Al diablo con todo, al diablo con las leyes y con la... sangre. Esta vez actuaría egoístamente, dejaría salir ese deseo que hace años le quemaba el corazón, y que pasara lo que tuviera que pasar.

    Salió de su habitación sin que nadie lo notara, desde hace unas horas Hinata había salido con su equipo a entrenar, por lo que no tardaría en regresar, y lo primero que ella hacía al llegar era ir a verlo, por lo que esta vez él le tendría un pequeño "regalo".

    Camino hasta el jardín y buscó con la mirada algunas flores que le parecieron las más bellas del jardín. A pesar de que era Hinata la que las cuidaba, esperaba que no se enfadara con él por cortarlas, tomó una flor de cada color que se encontró y se encaminó de nuevo a su habitación. En su camino comenzó a quitarles algunas hojas y un par de rosas que llevaba trato de quitarles las espinas, pero se llevo un par de pinchazos antes de conseguirlos por completo.

    Llegó de nuevo a su habitación y busco entre los cajones de su alcoba algunos listones de los pergaminos que utilizaba para aprender técnicas, con ellos sujeto el ramillete de flores mientras trataba de que se acomodan lo mejor posible y se viera lindo.

    Cuando estaba a punto de terminar escucho como es que Hinata llegaba a la mansión y como saludo a su paso a todos los miembros del Boke, estaba a pocos pasos de su habitación, y Neji no sabía dónde esconder el ramo que tenia entre las manos, no quería que llegara y lo viera, al menos no aún, antes quería hablar un poco con ella. Se apresuró a entrar de nuevo en su cama, para que ella no viera se había levantado en su ausencia.

    La puerta se fue abriendo lentamente mientras que Hinata se dejaba ver del otro lado, su ropa y cara estaban un poco sucias, pero eso la hacía ver de una manera más infantil, cosa que le encantaba a Neji, siempre pensó que ella era linda, pero cada vez que saca su lado infantil, lo era aún más ¿Acaso era un pervertido? , esa idea pasó muchas veces por su cabeza al descubrirse mirando a Hinata cuando ella entrenaba o descansaba luego de un entrenamiento, le gustaba ver sus gestos infantiles.

    —H-Hola N-Neji— lo saludó tímidamente mientras terminaba de entrar por completo a la habitación. —¿C-cómo te s-sienes h-hoy?— caminó hasta él y se sentó a su lado. Los recuerdos de lo que había pasado antes en ese lugar no la dejan un segundo, pero tampoco podía olvidar sus responsabilidades hacia ese chico. Así que haciendo uso de todo su autocontrol, trato de controlar sus nervios y hacer como si nada pasara, tal vez así, todo sería más fácil.

    —Bien— en cuanto Neji notó que la puerta se abría, oculto el ramo entre el cobertor que tenía sobre él. —¿Qué tal el entrenamiento?— teniéndola más cerca, noto como también su cabello estaba revuelto y caía por su espalda de una manera muy desordenada, combinando así un gesto infantil, con unos salvaje.

    —Kiba kun m-me dejo muy a-agotada— al pronunciar el nombre de ese chico, Neji notó cómo es que la mirada de Hinata se ilumino un poco mientras que en su cara aparecía una sonrisa. —Él y Akamaru t-tienen mucha e-energía— inconscientemente las manos de Neji se tensaron ante la idea de que a Hinata le gustara ese chico perro, aunque sabía que en el pasado era Naruto quien robaba los suspiros de su prima.

    —¿Y Abúrame?— al menos saber que el chico insecto estaba con ellos, lo haría sentirse mejor.

    —Shino kun, no estuvo c-con nosotros— Hinata miro lo desordenado de la habitación de Neji, y comenzó a ordenarla un poco, tal vez así los nervios que sentía por estar sola con él pasarían más rápido. —T-tenía una misión con su clan— mientras levantaba algunos de los pergaminos que Neji dejó tirados, noto como no tenían la cinta que los mantenía cerrados. —N-Neji ¿Sabes dónde está la cinta de estos pergaminos?— dirigió su mirada hacía su primo con los pergaminos en la mano, y vio como él tenía la vista clavada en la puerta y como su cuerpo estaba sumamente tenso.

    Poco a poco Hinata se acercó hasta él, tenía miedo que alguna herida le estuviera causando dolor y por simple orgullo no dijera nada, pero también tenía miedo de preguntarle y acercarse más, tal vez estaba molesto y solo quería estar solo.

    Por la cabeza de Neji cruzaba la idea de salir de allí e ir directamente con ese chico perro y dejarle las cosas en claro .-No te acerques a Hinata o te mato-, pero sabía que ese chico era uno de los mejores amigos de la chica, y hacer eso no sería muy inteligente.

    -Maldito Inuzuka, me las pagara- sabía que Kiba no había hecha nada más que entrenar con ella, pero aún así no soportaba la idea de que ellos estuvieran solos. De pronto sintió como Hinata se acercaba hasta él a paso lento, de seguro preocupada al verlo en ese estado. O tal vez le hablaba, le pareció escuchar su voz momentos antes, pero en realidad le dejó de prestar atención en cuanto supo estaba sola con ese chico perro.

    Giro un poco sus ojos para verla, y en efecto ella tenía una mueca de angustia en su cara mientras lo veía. De los labios de Neji salió un pequeño suspiro mientras bajaba la mirada y poco a poco sacaba el arreglo floral. Era un maldito celoso que envidiaba el aire que acariciaba la cara de Hinata, sabía que esa rabia no era sana, pero tampoco era algo que pudiera evitar sentir, aunque sí podía evitar dejarse llevar por ese sentimiento.

    Cuando Neji sacó al fin esas flores noto como el arreglo estaba hecho un desastre, algunas flores estaban quebradas y algunas casi sin ningún pétalo, al haberlas metido tan rápidamente entre el cobertor las había dañado demasiado, se dio un golpe mental, mientras la furia llegaba a su ser de nuevo, siempre se caracterizó por hacer las cosas bien, pero ahora era un total fracaso.

    Cuando estaba a punto de tirar las flores a una esquina, la mano de Hinata se lo impidió, él volteo a mirarla y esta solo se dedico a quitarle suavemente las flores de las manos mientras las acomodaba un poco. En la mente de Hinata llegaba la respuesta del por que al llegar miro su jardín sin sus hermosas flores, pero no podía enfadarse con un enfermo por cortar unas flores, y menos con Neji. Al menos no dejaría que las tirará a la basura, bastante le había costado cuidarlas para luego perderlas así.

    —Eran para ti— Neji hizo que ella dejara su labor con las flores para mirarlo.

    —¿P-Para mi?— no podía creer que él se tomara ese detalle hacia ella, aunque en realidad no podía creer que cortara las flores que ella misma sembraba en vez de comprarle unas en la florería de Ino.

    —Si, pero las arruine— volteo su cara a otra dirección para que ella no notara su leve sonrojo en ese momento. —Soy un desastre en esto— Era un genio, maldita sea. ¿Por que no podía entregar un simple ramo de flores de forma correcta? una y otra vez se reprendió mentalmente.

    —¿En e-esto?— esta vez sí que no comprendía de qué hablaba el genio Hyuuga, y hasta olvidó el hecho de que arruinara su jardín con las palabras que salían de los labios de Neji .

    —En… conquistarte— apretó los puños sobre el cobertor que tenía en las piernas, era muy difícil poder hablar en ese momento. —No se como hacerlo bien— nunca pensó que algo tan fácil como decían todos los chicos de su edad, para él fuera tan difícil. Incluso estuvo a punto de tartamudear como lo hacía Hinata, pero para su fortuna logró controlarse.

    —¡N-Neji!— La joven no podía creer lo que su primo le acababa de decir, ¿Él quería conquistarla a ella?, la chica más torpe de toda la aldea. La chica a la cual en el pasado intentó matar y por la cual solo sentía odio en su infancia. Debía ser un error, si tal vez era un sueño el que estaba viviendo en ese momento, al menos eso fue lo que ella misma se dijo para explicarse esa situación.

    —Perdón, por arruinarlas— esta vez sí que se sentía un idiota.

    —Shino d-dijo que tú s-sentías algo por m-mi— cuando Neji giro su ojos para ver mejor a esa mujer frente a él, ella bajó la mirada y abrazo las flores sobre su pecho.

    —¿Él lo sabe?— ¿Cómo diablos se había enterado ese Abúrame?, esa pregunta fue la primera que pasó por la cabeza de Neji al escuchar eso de labios de Hinata. ¿Por que todo el mundo sabía? ¿Acaso no era discreto? o ¿Que diablos pasaba en esa aldea?.

    —S-si— abrazo un poco más fuerte las flores y junto el valor para levantar la mirada. —D-dijo que la m-manera en que s-siempre me ves, d-demuestra más que un a-amor fraternal— aunque le costó mucho decirlo, al final lo logró, pero no pudo evitar tartamudear en el proceso.

    Neji se quedó mirándola, ¿Acaso eran tan obvio? bueno, el Abúrame siempre había sido un genio para descifrar a las personas sin proponérselo, una sonrisa aparición en los labios de Neji, no solo Hiashi había notado lo que sentía por Hinata, sino también el campanero de equipo de ella. Valiente genio resultaba ser, cualquiera poder leer sus sentimientos por Hinata tan fácilmente, que se sintió patético en ese momento.

    Era capaz de ocultar perfectamente sus emociones, la tristeza, el odio, el rencor, todo, pero al parecer el amor por la chica frente a él era imposible de ocultar.

    —¿Y tu que sientes por mi?— con más delicadeza de la que él creyó tener, tomó la mano de Hinata y la jalo suavemente hasta él. La chica torpemente se sentó sobre el futón y presiono más las flores sobre su pecho. Nejo tomo la mejilla de Hinata con una de sus manos y clavó sus ojos en los de ella. —¿Me quieres más que un simple primo o protector?— El corazón de Neji latia fuertemente mientras estaba frente a esa mujer, pero necesitaba sacar ese sentimiento de su pecho, ya fuera aceptado o rechazado, no podía seguir viviendo un día más en su simple deseo. No podía morir sin saber que sentía Hinata por él, y no podía irse sin decirle a ella lo que siempre le había hecho sentir a él. era el momento de enfrentar todo de una vez.

    Hinata comenzó a ponerse sumamente nerviosa, si era posible ponerse más nerviosa de lo que ya estaba. Eso no parecía ser un sueño, la calidez en las manos de Neji y el dolor de su pecho por culpa de su corazón agitado le indican a Hinata que estaba despierta y que todo eso, era real. La cara de la chica comenzó a tomar un tono demasiado rojo para ser normal en un ser humano, sus manos temblaban y su labio inferior comenzó a moverse en contra de su voluntad. No creyó a Neji capaz de hacerle tal pregunta, y mucho menos tan directamente.

    —Y-Yo…-—en cualquier momento caería desmayada, y no sería capaz de contestarle, aunque lo quisiera hacer.

    —Hinata— Neji deslizó su otra mano tras la nuca de la chica sin dejar de tomar su mejilla. —Solo dime que sientes por mi— acerco su rostro al de la joven y su mirada fue a dar a esos labios que temblaban suavemente . —¿Te gusto?— dejo que su aliento chocara contra los labios de ella, rozó suavemente sus labios contra los de ella, sin llegar a tocarlos realmente.

    Ella tragó un poco de saliva, verlo así era demasiado para ella, y aunque ya se habían besado, ahora lo veía completamente diferente, sentía sus manos sobre su mejilla y nuca, su corazón le latía a mil por hora y hasta llegaba a dolerle, el roce de sus labios de esa forma tan provocativa, la hacía sentirse mareada, pero excitada a la vez.

    —N-Neji y-yo— cerró los ojos y juntó el valor para decírselo, necesitaba hablar o en verdad caería desmayada sobre ese chico.

    Continuará….

    [​IMG]

    Espero les guste este capitulo, ya casi llegamos a la mitad del fic...
     
    Última edición: 14 Marzo 2018
  8. Threadmarks: Titere [Capítulo 4]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2830

    Nejihia4.png

    [​IMG]

    [​IMG]

    ¿ Títere ?

    [​IMG]

    —N-Neji yo y-yo…— Hinata abrió los ojos y miro los de su primo frente a ella, se estremecía de sentir su aliento chocar contra sus labios, su cercanía la ponía mal, pero deseaba que ese contacto creciera más. —C-Creo q-que s-sí— Logró al fin responder, aunque era verdad que en algún tiempo creyó estar enamorada de cierto rubio, logró descubrir poco a poco que ese amor, era solo admiración, acompañada de un hermoso cariño de hermandad.

    —¿Crees?— esa respuesta lo lastimo un poco, no sabía si sentirse bien o mal por que ella creyera amarlo, él deseaba que ella estuviera segura, al menos tan segura como él lo estaba, o de lo contrario no se atrevía a hacer las estupideces que estaba haciendo ahora.

    —Y-yo... — La chica bajó un poco la vista, para no mirar esos ojos similares a los de ella, dejó el maltrecho ramo de flores a un lado y y cerró sus manos en puño sobre sus piernas mientras su cara se tornaba completamente roja, aún más de lo que ya estaba. —S-siento algo p-por ti, p-pero no se q-que es e-exactamente— con dificultan paso un poco de saliva y contuvo su deseo por llorar. –E-Estoy confundida— Y era verdad, sentía algo por Neji, pero no sabía muy bien que era. Cuando decía estar enamorada de Naruto era un sentimiento diferente al que le provocaba su primo, así que en verdad no sabía cómo nombrar lo que sentía por ese chico.

    Neji la miraba como quien mira a una niña pequeña cuando confiesa una travesura, en cierta manera eso era Hinata para él, una pequeña niña que nunca crecería. Un suave suspiro se escapó de sus labios mientras levantaba el rostro de Hinata para poder mirarla a los ojos.

    —¿Si sientes algo diferente por mí, a lo que sentías por Naruto?— se acerco aún más a su rostro, hasta rozar nuevamente sus labios con los de ella. —Tendré que ayudarte a que no estés confundida— suavemente hablo como un susurro sobre los labios de Hinata. —Déjame ayudarte a que descubras lo que sientes por mi— Una sonrisa se dibujó en los labios de Neji al ver como la chica cerraba tímidamente los ojos y entreabrió sus labios en espera de ese beso que tardaba tanto en llegar. —Después de todo, soy su guardián Hinata sama— .

    Los labios de Neji al fin se posaron sobre los de Hinata, en un beso más profundo que el anterior, sus lenguas al fin se encontraron. Pudieron probar el sabor del otro mientras sus cuerpos, mentes y corazones se dejaban embriagar por esas sensación de calidez y vergüenza que estaban sintiendo.

    Hinata estaba confundida sobre si lo que sentía por Neji era amor fraternal o no, pero siendo honesta con ella misma, disfruto tanto desde el primer beso que ... ¿amor fraternal?, claro que eso ya no era claramente, pero aún se quería negar a lo que en verdad sentía.

    Un extraño cosquilleo se apoderó del vientre de Hinata, era un poco incómodo, pero también lograba sentirse muy bien, parecia que el clima estaba cambiando, ya que un calor casi sofocante se apoderó del cuerpo de Hinata, sin ser muy consciente de lo que hacía, paso sus manos por el cuello de Neji y lo atrajo un poco más a ella, necesita sentirlo aún más, su cuerpo se lo estaba pidiendo.

    Al sentir como Hinata pasó sus manos por su cuello y nuca, una corriente muy extraña para Neji atravesó su columna vertebral provocando en él que su piel se eriza un poco. De un solo movimiento Neji paso una de sus manos por la nuca de Hinata y otra por su espalda y la tumbó sobre su futón.

    Sin interrumpir ese beso que estaba subiendo su temperatura, Neji se colocó sobre Hinata y tomó la cara de la chica con ambas manos mientras sentía como está ponía sus manos sobre su pecho, no parecía querer alejarlo de ella, tal parece sólo querer tocarlo un poco más.


    —Neji — Hinata dijo como un susurro su nombre mientras intentaba jalar un poco de aire, su cara estaba roja y sus ojos aún cerrados. Aunque fue ella la que interrumpió por unos segundos ese contacto entre ambos, fue ella misma la que retomo ese beso, pero esta vez sus manos estababan sobre la espalda de su primo, clavando levemente sus dedos en esa amplia espalda, mientras pedía inconscientemente más de eso. La lengua de Neji estaba recorriendo el interior de la boca de Hinata, pero no se sentía como una invasión, se sentía increíblemente bien, tanto como para nublar el pensamiento de la chica, y hacerla olvidar su timidez.


    Neji sonrió al escuchar su nombre de esa forma, la voz de Hinata había cambiando, ya no era la voz de esa dulce niña inocente.


    Ninguno de los dos sabía a ciencia cierta lo que hacían, solo se estaban dejando llevar por un impulso y un sentimiento mutuo que había nacido entre ambos primos.

    Las manos de Neji bajaron hasta llegar a la cadera de Hinata, tocó los glúteos de la chica y los alzó levemente hasta que sus sexos se tocaron. Ese leve contacto hizo que un leve gruñido de placer saliera de los labios del joven, Neji pudo sentir como Hinata se aferraba más a su espalda al sentirlo de esa forma, pero extrañamente ella no se alejaba o intentaba pararlo. ¿Que diablos estaba haciendo? , se cuestionó Neji al recobrar un poco su cordura. Estaba en la mansión Hyuuga, con decenas de Byuakugan a su alrededor, y él estaba.... Ni siquiera podía terminar su pensamiento antes de romper ese beso para esta vez poner su frente sobre la de Hinata.

    Le costaba un poco recobrar el aliento, su corazón latía fuertemente y no podía negar que esa chica le robaba el aliento
    literalmente.
    Podía ver como Hinata estaba tan sonrojada y excitada que sus ojos tenían un brillo que jamás había visto antes en ella, además de que ella aún no soltaba del todo su agarre, y él no podía alejarse más de ella.

    Hinata le había demostrado con ese beso que si sentia algo por él, ¿Amor? , no lo sabía exactamente, pero el descubrir que podía provocar esa reacción en una chica como Hinata hizo que su corazón se acelerara aún más, de haber sabido que podía tenerla de esa forma, desde hace tiempo atrás habría intentado pasar esa barrera de primo.

    —¿Aún tienes dudas?— esta vez su demonio interior ,obligó a Neji a jugar un poco con Hinata, quería escucharla decir que lo amaba, o al menos que él era más importante para ella que cualquier otro, y lo lograría costara lo costará, después de todo él era el genio Hyuuga, y debía sanar un poco su orgullo herido con ese -creo- que ella pronunció antes.


    Al escuchar de nuevo la voz de su primo, los sentidos de Hinata regresaron de golpe, miró como él estaba sobre ella y como es que ella lo tenía atrapado entre sus brazos. De un rápido movimiento alejó sus manos del chico y las juntó sobre su pecho, tratando de alejarlas lo más posible de Neji. Intentó moverse y levantarse, pero él no se movía, y ella no quería empujarlo, ¿que tal que lo lastima? , por que la única razón para que ella no lo lance lejos, era que Neji estaba herido...¿Verdad?


    —¿Ya no quiere seguir tocándome Hinata Sama?— Al ver como ella retiraba rápidamente sus manos de él una sonrisa se dibujó en sus labios, al parecer su prima volvia a recuperar también la cordura. —Si usted quiere puedo seguir despejando sus dudas, pero en otro lugar que no sea la mansión— Neji beso el cuello de Hinata mientras subía un poco hasta su oído, estaba tan excitado que por más que se repetía una y otra vez que se contuviera no podía hacerlo. —Aquí tenemos muchos ojos sobre nosotros— susurro en el oído de Hinata y paso suavemente su lengua por este.

    —¡Haaa!— Hinata dio un pequeño grito al escuchar lo que Neji le decía y casi de inmediato se desmayó.

    Al escucharla Neji de inmediato se levantó y con delicadeza movió un poco el cuerpo de Hinata mientras repetía su nombre he intentaba que ella reaccionara, aunque sabía perfectamente que eso no pasaría.

    —Kurome san— Neji gritó con fuerza para que una anciana del Boke lo escuchará y entrara a la habitación, por fortuna esa anciana era discreta y nunca usaba su byakugan, así que seguramente no había visto nada.

    Cuando la anciana entró, Neji le indico que llevará a Hinata a su habitación, ya que seguramente se había desmayado por el cansancio de su entrenamiento.

    La mujer obedeció a Neji sin cuestionarlo y con ayuda de otra chica más joven se llevaron a Hinata de esa habitación, dejando a Neji nuevamente solo.

    —C-creo que debo darme un baño— con un leve sonrojo en sus mejillas Neji bajó su mirada para ver como cierta parte de su cuerpo había despertado y no le era tan fácil de calmarse.


    Se maldijo mentalmente por ceder así a sus instintos y caminó a paso veloz hasta llegar a su bajo.


    ____________________________________________________________________________


    Hanabi estaba completamente agotada y tirada en el dojo de entrenamiento de la mansión, el entrenamiento la había dejado agotada, pero lo que verdaderamente la tenía sumida en la rabia y el coraje, eran su hermana mayor y Neji.

    Sabía perfectamente lo que había entre ellos, y sabía perfectamente lo que su padre deseaba de todo eso, no necesitaba ser un gran genio para notar las miradas cómplices entre Hinata y Neji, y más aún si esos dos se ponían a besarse en la mansión.

    Con el último rastro de sus fuerzas dio un último golpe a un pequeño muñeco de madera que utilizaba para entrenar, mientras caía de rodillas al suelo con su rostro completamente mojado por las lágrimas y la impotencia.

    —¿Por qué?— esa pregunta la repetía cientos de veces mientras golpeaba el suelo con sus puños y sus lágrimas mojaban el mismo. -¿Por qué Hinata?— en un intento por sentirse un poco mejor con ella misma salió corriendo sin rumbo fijo, solo quería escapar de ella y de sus sentimientos.

    Para su mala suerte, en su camino se cruzó con su hermana mayor. Después del desmayo que sufrió por culpa de Neji, al despertarse ya estaba en su recamara y recostada sobre su cama, se sentía aún un poco mareada por las emociones que él provocó en ella, pero nunca olvidaba sus obligaciones como Kunoichi, así que después de despejarse un poco la mente, decidió ir a entrenar un poco para así reflexionar sobre la pregunta de Neji ¿Me amas?, fue ahí donde se topó con Hanabi.

    Al ver a su pequeña hermana con el rostro mojado por las lágrimas y sus puños algo rojos y lastimados, corrió hasta ella y la abrazó en un gesto maternal que siempre tenía hacia ella.

    —¿Qué te pasó Hanabi?— se separó de ella y limpio un poco el rostro de la menor con sus manos. —¿Estás bien?— La reviso rápidamente con la mirada tratando de encontrar alguna herida, pero más allá de sus manos, Hanabi parecía estar bien.

    Por su parte Hanabi solo la miraba con un rencor acumulado dentro de ella, que no era capaz de contener. De un segundo a otro, Hinata tenía su mano sobre su mejilla para tratar de contener el ardor que tenia, Hanabi la había abofeteado mientras retrocedía de su lado.

    —Eres patética Hinata— ella misma se limpio las pocas lágrimas que aún quedaba en su rostro. —Siempre has sido y siempre serás un títere para el clan— adoptó la postura que todo Hyuuga tiene frente a un enemigo, la que su padre le heredo y de la cual ella hacía gala.—¿O me dirás que no lo sabes?—

    —¿S-Saber q-que?— el golpe en si no la lastimo, pero la actitud de su hermana hacia ella si lograba hacerle una profunda herida, nunca antes la había visto así.

    —Lo que el clan quiere que hagas— el ver el estado de su hermana la hizo sentirse bien, se suponía que Hinata era su hermana mayor, su ejemplo a seguir, pero a veces le fastidiaba lo idiota que esa chica podía ser —En definitiva tu no debiste de haber nacer primero, eres solo un títere de los Hyuuga—

    —¿Q-Que q-quieres d-decir?— sabía que el consejo Hyuuga nunca la reconocía como Líder, también sabia que la consideraban patéticamente débil como decía su hermana, pero no sabia que era su títere.

    —Si hermanita— Hanabi comenzó a caminar en círculos alrededor de Hinata.—El consejo quiere que te cases con Neji, dicen que así no serás una líder tan vergonzosa, así será Neji él líder y no tú— se paró frente a ella y lanzó su último golpe. —Neji y papá están de acuerdo, solo que querían que tu no te enteraras, eso es algo humillante para ti, ¿o no hermanita?— De cierta forma le molestaba que Hinata fuera tan ingenua, tal vez tratandola con la verdad sin rodeos, ella pudiera despertar.

    Los ojos de Hinata comenzaron a humedecerse, las palabras de Neji, sus besos, todo solo había sido para que ella cayera en su juego, otra vez la estaban menospreciando, otra vez le restregaba en la cara su vergüenza al ser la primogénita Hyuuga. Al parecer si no tenía a Neji a su lado como esposo no sería digna de su clan. Malditas reglas, maldito consejo. Las lágrimas se acumularon en los ojos de Hinata mientras esta intentaba contenerse en un intento por no caer más bajo.

    Cuando Hanabi vio el estado de Hinata, un nudo se formo en su garganta, quería verla sufrir y así tal vez ella cambiara, pero no creyó que sus palabras llegaran a herirla tanto. Hinata se veía como una muñeca sin vida, sus ojos totalmente carentes de emociones, su cara sin rastro alguno de emoción, parecía que solo era un adorno más de la mansión.

    —¿Hinata?— la voz de Hanabi tembló un poco al ver el estado de su hermana, al acercarse y tocar uno de sus brazos, miro como de los ojos de su hermana mayor corrían gruesa lagrimas que bajaban rápidamente hasta chocar con el suelo. Trato de hablar de nuevo, pero Hinata se alejó de ella y comenzó a correr lo más rápido que podía.

    Al atravesar la gran puerta de manera que se interponía entre la calle y la gran mansión Hyuuga, Hanabi miro a los dos compañeros de equipo de su hermana, que al verla en ese estado la llamaron, pero ella solo los ignoro y se perdió de su vista.

    Hanabi corrió tras ella para tratar de alcanzarla, ahora se arrepentía de haberle dicho esas palabras, sabía que Hinata era sensible, pero nunca creyó que por su culpa se pusiera de esa manera. Cuando estaba a punto de pasar a los compañeros de su hermana, uno de estos la detuvo.

    —¿Qué crees que haces?— al voltear a mirar quien la había detenido, se encontró con las gafas oscuras de Shino, el mismo que le había entregado la flor antes.

    —Deja que sea Kiba quien vaya con ella— en cuanto el Inuzuka escucho su nombre, él y Akamaru salieron corriendo en dirección hacia donde se había ido Hinata.

    —Pero yo soy su hermana— Hanabi se zafo del agarre del Abúrame y lo miró retadora.

    —También eres quien la lastimo— Shino se acomodo las gafas y miro como la castaña bajaba la mirada y cerraba sus puños con fuerza. —Ven— le extendió la mano para que ella la tomara. —Tenemos que hablar—

    Aunque dudosa, Hanabi tomó la mano de Shino, seguro y él le reclamará por tratar mal a Hinata, siempre se habían portado como hermanos con Hinata, aún más que ella misma que si era su hermana.

    Al sentir la fría mano de Shino tocar la suya, un involuntario y leve sonrojo se apodero de Hanabi, bajó la mirada y oculto su mirada tras su flequillo, era una doblemente tonta, primero hace sufrir a su hermana, y luego se sonroja por tomar la mano de un chico bicho.

    Continuará…..

    [​IMG]
    Bueno esta actualización va rapido por que me voy a poner a editar y tal vez me tarde en actualizar aquí *W*. Como les prometí esto será explícito y ahora solo les doy una probadita de lo que será el último capítulo :1313:, espero les guste esta continuación y nos vemos luego ;)
     
  9. Threadmarks: Necesitamos hablar [Capítulo 5]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1894
    Nejihia5.png [​IMG]

    [​IMG]
    TENEMOS QUE HABLAR
    [​IMG]

    —¡Hinata!— aunque Kiba no necesitaba grita para localizar a su amiga, lo hacia solo para saber si ella deseaba que él estuviera a su lado.

    —¡K-Kiba k-kun — El joven escuchó su nombre proveniente de algunos arbustos, Hinata salió corriendo para abrazarse de su amigo, el la recibió entre sus brazos mientras la apretaba con fuerza contra él, odiaba verla en ese estado, pero más odiaba no poder hacerla sentir mejor.

    Estuvieron así por largo rato, Hinata abrazada de Kiba y Akamaru al lado de ellos, solo podían escuchar llorar a Hinata y esperar que su amiga pudiera hablar y desahogarse aún más, su respiración era irregular por tanto llanto y la ropa del Inuzuka ya estaba mojada con esas lágrimas que su amiga no podía dejar de llorar.

    Poco a poco la respiración de Hinata así como sus sollozos se fueron calmando, aunque aún seguía fuertemente sujeta a la camisa de su amigo. Él y Shino eran como los hermanos que nunca tuvo, a pesar de tener a Hanabi en su vida, ella nunca se había portado como una hermana verdadera, tal vez por las reglas de su clan o sus personalidad, pero nunca habían podido tener una verdadera relación de hermanas.

    —¿Ya te encuentras mejor?— Kiba se separó un poco de ella para mirarla a los ojos. Con una de sus manos limpio las lágrimas que aún quedaban en el rostro de la morena. —Sabes que no me gusta verte llorar— con toda la delicadeza y ternura que poseía, Kiba limpio por completo el rostro de su amiga.

    —L-Lo sé, gracias Kiba kun— de nuevo se abrazó a su amigo, no era la primera vez que él la veía llorando, siempre había sabido cómo consolarla y hacerla sentir un poco mejor.

    —¿Me dirás que paso?— acaricio los largos cabellos de Hinata mientras la separaba de él y la tomaba de la mano para llevarla a un árbol cercano y sentarse juntos.

    Cuando llegaron, Hinata oculto su cabeza entre sus piernas, mientras Akamaru se recostaba a su lado y lamia una de sus manos. Al sentir el húmedo contacto de la lengua de su amigo peludo, Hinata levanto su mirada y acaricio un poco la cabeza del enorme perro.

    —S-Solo soy un objeto para todos— clavó su mirada en Akamaru mientras seguía acariciando su cabeza.

    —¡Claro que no!— Kiba se levantó de su lugar y se puso frente a ella. —Para Akamaru, Shino y yo, eres nuestra amiga y… hermana— le dedicó una gran sonrisa a la chica frente a él mientras un pequeño sonrojo apareció en sus mejillas. Tener una hermana con la personalidad de Hinata era refrescante, luego de vivir con su propia hermana.

    —L-Lo sé— miró a su amigo y un nudo se formo en su garganta, tal vez ellos eran las únicas personas que en verdad la estiman un poco.

    —Entonces...— de nuevo su cara se torno seria y la miró aún más fraternalmente que antes. —¿Me dirás qué te pasó?—

    Hinata bajo un poco la vista y llevo sus manos hasta su pecho para tratar de evitar que este le siguiera doliendo al recordar las palabras de Hanabi. Una lagrima corrió de nuevo por su rostro mientras que trataba de decir todo lo que le hacia tanto daño.

    _________________________________________________________________________________________

    —Hiashi san— desde el interior de su recamara, el patriarca Hyuuga escucho como lo llamaban a la vez que golpeaban un poco la puerta, por la voz, reconoció inmediatamente que se trataba de Neji.

    —Pasa Neji— dirigió su vista hacia la puerta de su habitación para poder mirar a su sobrino entrar.

    —Disculpe la molestia Hiashi san— Al entrar hizo una pequeña reverencia ante el mayor y se acercó a una distancia prudente de él. —Pero quería saber si sabe algo de Hinata san—

    —¿Qué pasa con ella?— terminó por acortar la distancia entre él y su sobrino y puso sus manos sobre sus hombros.

    —Salió desde temprano y no ha vuelto aún— En verdad comenzaba a preocuparse con ella, se suponía que lo acompañaría a su revisión médica, pero nunca llegó, ella no es así.

    —Ya veo— de nuevo el mayor se alejó de Neji y se sentó en una pequeña silla cerca de la entrada. —La vi discutiendo con Hanabi— bajo un poco la vista y parecía meditar un poco. —Parece que Hanabi lastimo a Hinata con sus palabras—

    —¡¿Qué?!— no era raro que Hanabi y Hinata en ocasiones pelearan, pero siempre eran cosas muy superficiales que solucionaban de inmediato. —¿Pero como?¿Que fue lo que le dijo?—

    —La verdad— levantó la mirada pero se notaba que ya no tenía el mismo semblante frío y calculador que lo caracterizaba.

    —¿Qué verdad?— Neji levantó una ceja y ahora él fue hasta su tío. —¿Qué pudo haber lastimado?—Necesitaba saberlo, necesitaba saber qué fue eso que la lastimó tanto.

    —Hanabi se enteró que el consejo quiere que tu y Hinata se casen— Hiashi tomo un poco de aire, nunca le había costado hablar y mucho menos decir las cosas, pero esta vez sí que le costaba. —Si tú y ella se casan, de inmediato será la líder, aunque solo sea…en apariencia—

    —No entiendo— de hecho Neji se perdió desde que su tío dijo tú y Hinata se casen, pero nunca le diría eso al hombre frente a él.

    —Al ser marido y mujer, tú serias el líder de este clan, tomarías las decisiones, y toda la responsabilidad, después de todo serias el marido de la líder, y tendrías el derecho de hacer esas cosas— El hombre miró el semblante de su sobrino, parecía confundido, pero no extrañado, de cierta forma era algo que se podía predecir. —Tu eres el genio de nuestro clan, pero eres de la rama secundaria, solo por el matrimonio con Hinata podrías ser líder—

    —¿Eso fue lo que lastimó a Hinata?— No sabía que podía haberla herido, ¿tal vez ella no quería que él actuará como líder?, igual eso ya no le importaba, así que si le pedían no meterse en asuntos del clan él sería feliz, siempre y cuando estuviera con Hinata a su lado.

    —Ella cree que solo la utilizamos, cree que solo es…un objeto para el clan y para ti—El Líder Hyuuga clavó su mirada en la de su sobrino para esperar la respuesta que este le daría.

    —Ella no es un objeto para mi— su voz sonaba tan segura que a Hiashi le apareció una sonrisa en el rostro sin darse cuenta. —Yo la amo— ¿Acaso le estaba diciendo al padre de Hinata y líder de su clan que él amaba a esa chica?, quiso morderse la lengua en ese momento, pero las palabras ya habían salido de sus labios

    —Lo sé— el líder Hyuuga noto como en el rostro de su sobrino aparecía el asombro por sus palabras. —Por eso te dije que la conquistaras— se levantó de su lugar y abrió la puerta. —Ahora ve y búscala— le hizo una seña con la cabeza para que saliera, la juventud solía ser lenta en sus acciones en esos días, era mejor ayudarlos a actuar.

    —Si— camino y salió rápidamente por la puerta, no sabía cómo, pero él debía de encontrar a Hinata y convencerla de que no sabía nada sobre lo que el consejo planeaba y que nunca la había considerado un objeto. Necesitaba aclararle todo a ella, necesitaba decirle claramente sus sentimientos.

    Activo su Byakugan y comenzó a buscar por toda la aldea, pero no tuvo demasiados resultados, parecía que Hinata no estaba por ningún lado. Salió de la aldea y se internó en el bosque para ver si ese era el lugar donde ella estaba y trataba de ocultarse.

    Después de algunos minutos, encontró a Hinata bajo un árbol, abrazada a Kiba, sentía que la sangre comenzaba a hervir en su interior. Ese maldito Inuzuka como él le llamaba estaba abrazado de Hinata, y más aún ella misma lo estaba abrazando a él.

    Sintió deseos de ir hasta ellos y golpear al castaño, partirle en mil pedazo la cara por estar cerca de Hinata, pero se contuvo, ese chico y el Aburame eran los únicos que podía hacer sentir mejor a Hinata, aun más que él. Si ella estaba triste no podía tener mejor compañía que a ese perro. Apretó los puños por la impotencia de no poder hacer nada y se dio la vuelta dispuesto a irse de ese lugar, dejaría que ella se tranquilizará junto a ese Inuzuka y luego hablaría con ella más calmadamente.

    —Hyuuga— una voz tras él lo hizo voltear para encontrarse con el rostro de Kiba a unos metros de distancia. —Si que eres un idiota— La mirada del castaño era todo menos amigable en ese momento.

    —¿Perdón?— Kiba puso una sonrisa en sus labios al ver la cara de Neji, este parecía enfadado, pero seguía con esa cortesía típica de su clan.

    —Eres un idiota— Kiba le repitió lo mismo una vez más a Neji, pero esta vez, el genio Hyuuga si se acercó a él y lo tomó por el cuello de su camisa.

    —No vuelvas a llamarme así— Activó su Byakugan y trató de intimidarlo, nadie le podía hablar así a él, pero no le funcionó su intimidación.

    —He visto el Byakugan un sinfín de veces, pero…— una sonrisa más grande se apoderó de Kiba. —No te ves tan hermosa como Hinata al usarlo—

    Kiba sintió como Neji apretaba aún más su camisa al escucharlo decir eso. En sus ojos aparecía un destello de furia y coraje que Kiba descifró cómo celos.

    Poco a poco Neji soltó a Kiba y desactivo su línea sucesoria, aunque aún seguía muy cerca de él y dispuesto a darle un buen golpe.

    —¿Pensabas dejar a Hinata así?— la sonrisa que por un momento Kiba tenía, se esfumó y solo quedo una inmensa seriedad en su rostro, poco común en él.

    —Tú estas con ella ¿No?— ya no soportaba estar más tiempo ahí , se dio media vuelta y comenzó a caminar, pero la mano de Kiba se lo impidió.

    —Pero eres tú, él que debe estar con ella— ese tono de voz de Kiba, Neji nunca lo había escuchado, por un momento le pareció estar escuchando hablar a su tío cuando algo en verdad le importaba.

    _____________________________________________________________________________________________


    Hinata no sabía lo que pasaba, ella y Kiba habían sentido a Neji cerca, y también sintieron su intención por irse, por eso Kiba fue tras él para impedir que se fuera y así fuera a hablar con ella. Pero de eso ya habían pasado más de 15 minutos y aún no veía a Neji ni a Kiba.

    —Hinata-sama— la voz de su primo la hizo asustarse un poco, pero de inmediato giró para verlo.

    —¡Neji!— ahí estaban frente a frente y ninguno de los dos sabía cómo comenzar, él quería explicarse, y ella quería escuchar que todo era mentira, pero ninguno de los dos se atrevía a hablar.

    Continuará…

    [​IMG]
     
    Última edición: 23 Marzo 2018
  10.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido Maratonista Genin

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    830
    Pluma de
    Escritora
    [​IMG]

    Me dio de todo un poco en el segundo capítulo, es decir, el cuarto. Jajaja.

    Hay claramente una atracción sentimental y sexual entre ellos, pero fue desarrollada de una, tal vez un poco de acecho no hubiera estado mal (?)
    Y Hanabi mujer, que envidiosaaaa. Yo quedé anonadada en cómo le habló a Hinata, que anda esparciendo amor y escarcha siempre para que le dijeran que todo era un plan de clan. Obvio va a sentirse utilizada.

    Pero Neji sabe lo que siente, y pone sus puntos claros, sin dejar avanzar más allá, eso me tranquiliza, por eso espero que él diga cómo son las cosas y que siempre ha sentido algo por ella muy especial <3333

    Kiba siempre da para escenas de celos, me encanta. Y para qué te digo que no, si sí; Aburame es bastante intuitivo.

    Oh, y me reí cuando casi los ve la anciana pero ella es de olas pocas que no activa su byakugan jajaja.

    Disculpa la tardanza pero la universidad me consumió como no tienes idea D:

    Esperaré la continuación <333
     
  11. Threadmarks: Propuesta y matrimonio [Capítulo 6]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    4187
    Nejihia6.png
    [​IMG]
    [​IMG]
    Propuesta y Matrimonio
    [​IMG]

    En un principio Hinata solo podía mirar los ojos del chico frente a ella, pero algo hizo que desviara su mirada hacia la comisura de los labios de Neji de donde un fino hilo de sangre salía de sus labios y corría hasta llegar a su barbilla.

    —¿Q-Que te p-paso?— con mucho cuidado la chicallavo una de sus manos hasta tocar el ya hinchado labio de Neji.

    —Me lo merecía— volteo su mirada a otro lado para que Hinata ya no lo viera a los ojos, se sentía sumamente nervioso de estar allí con ella en esos momentos, sobre todo después de saber que el consejo planeaba comprometerlos en matrimonio.

    —Fue Kiba, ¿Verdad? — Hinata ya sabía la respuesta, conocía tan bien a su amigo que estaba más que segura que él no se quedaría tan tranquilo si no golpeaba a Neji.

    De los labios de Neji no salió una sola palabra para negar o afirmar las dudas de Hinata, así que supo estaba en lo correcto. Una suave sonrisa se dibujó en sus labios, no le gustaba ver a Neji así, pero le gustaba saber que Kiba y Shino siempre estarían para ayudarla y protegerla, ellos serian siempre sus amigos incondicionales.

    Al ver la sonrisa de Hinata, El joven supo por qué era, ese Inuzuka la había logrado convencer de que hablara con él antes de juzgarlo, tal vez ese chico perro era una buena persona después de todo, y con esa acción comenzaba a ganarse su amistad.

    Tomó la mano que Hinata aún tenía en su labio y la beso tiernamente, mientras que ella abrió un poco sus ojos y se sonrojaba por la acción que él había hecho.

    —Yo no sabia nada— solo esas palabras salieron de sus labios mientras que clavaba sus ojos en los de Hinata. —Nunca haría algo para lastimarla— acarició una de las mejillas de Hinata mientras que en sus ojos tomaban un toque de miedo e intriga ante lo que Hinata pudiera pensar de él, tanto tiempo deseo estar al lado de esa mujer, que el pensar en perderla ahora le dolía demasiado.

    Los ojos de Hinata volvieron a tornarse llorosos ante la mirada y las palabras de Neji. Las palabras de Hanabi la habían dejado muy mal, pero también sabía que Neji nunca le ocultaría algo como eso, sabía que Neji nunca la lastimaría, si alguien podía confiar además de su equipo era en ese hombre frente a ella, ese chico que logró transformar ese odio que sentía de niño por un amor que fue creciendo con los años.

    Hinata bajó un poco la mirada y recordó las palabras de Kiba -Primero escucha a Neji y luego toma tu decisión- , aunque Kiba siempre había sido un chico hiperactivo y hasta escandaloso e infantil, sabia como debía de aconsejar a una amiga en problemas.

    —L-lo se— limpió algunas lágrimas que cayeron de sus ojos y encaró al chico. —Perdón por desconfiar de ti— no había tartamudeado al disculparse con él, después de todo era algo que decía su corazón, no su mente.

    Neji nunca había escuchado hablar a Hinata tan decidida y con tanta convicción en sus palabras, ella lo había escuchado y había confiado en él, ahora era su turno de hablar, y lo haría como nunca en su vida lo había hecho… hablaría su corazón. Sacaría esas palabras que le había querido decir desde hace tanto tiempo.

    —Hinata-san— juntó un poco más de valor antes de continuar. —Yo la amo— se vio reflejado en los ojo de ella y eso le dio el suficiente valor para seguir. —No me importa el clan, ni ninguna estúpida regla, pero quiero pedirte una algo muy importante para mí—

    —¿N-Neji? — La chica sintió como él poco a poco la tomaba de la mano y como la acariciaba dulcemente. —Y-yo t-también te amo— aunque su cara estaba algo roja, sintió una inmensa felicidad escucharlo decir algo así, y ella debía decir también lo que su corazón sentía, lo que hace poco había descubierto de sus sentimientos... su amor por su primo.

    —Si me amas— Neji apretó un poco más la mano de Hinata entre las de él y se arrodillo ante ella. —¿Te casarías conmigo?— por alguna razón no se atrevía a voltear y mirar a Hinata, temía la respuesta, aunque ella le dijera que lo amaba eso no garantiza que se quisiera casar con él, y menos después de creer que todo eso estaba supuestamente planeado por el clan, pero deseaba estar al lado de esa mujer, y tal vez no era el momento correcto, pero tenía que proponérselo a esa mujer, quería estar junto a ella.

    Durante algunos segundos no hubo una sola palabra que saliera de los labios de Hinata, para Neji esa espera era de años, no recibir una respuesta lo estaba volviendo loco, quería salir de la duda, un sí o un no era todo lo que necesitaba para vivir o morir.

    Una suave brisa llego hasta ellos y meció el largo cabello de ambos, de los ojos de Neji la tristeza y la desilusión se estaban apoderando, estaba seguro de que Hinata le daría un no por respuesta, así que se levantó lentamente de su lugar y aún sin mirarla, soltó su mano. No podía culparla de nada, él había sido impulsivo al pedirle matrimonio en ese momento, pero también era verdad que no podía evitar sentirse mal en ese momento.

    Neji se dio media vuelta para irse, no quería que esa mujer lo viera en ese estado en ese momento, pero antes de que pudiera dar un paso, o siquiera hablar para despedirse escuchó el suave sonido de la voz de Hinata, fue como si el aire llevara esa simple palabra hasta sus oídos, una palabra que hizo a su corazón latir a mil por hora, y que lo llevó del infierno al paraíso en un segundo.

    —Si— cuando Neji volteo a mirar a Hinata, su cara estaba completamente roja y su mirada clavada en el suelo, mientras jugaba nerviosamente con sus manos.

    —¿Es verdad?— aún creía que lo que escucho no era real, tal vez el viento le jugó una mala broma y ella en realidad había dicho un no.

    — S-si— esta vez Hinata fue capaz de mirarlo a los ojos y dejar de jugar con sus manos. —A-acepto casarme contigo N-neji— un sonrojo aún más fuerte se apoderó de ella. — Acepto s-ser tu e-esposa—, no sabía si estaba bien aceptar esa propuesta, pero escuchar a Neji proponerle matrimonio hizo que su corazón saltaba de emoción, no podía negarse a estar con él, no podría aunque lo intentará.

    Eso fue suficiente para que Neji la tomara entre sus brazos y besarla apasionadamente sus labios, pasaron así algunos minutos antes de que la falta de aire los hiciera separarse. Neji oculto su rostro entre el cuello de Hinata mientras que respiraba su aroma y acaba de asimilar la respuesta.

    Neji se separó un poco de Hinata y se dedicó a observar cada detalle del rostro que tenía enfrente, ella era un ángel, con la piel, ojos, nariz, y labios perfectos, era un ángel que ahora solo sería de él y de nadie más. Hinata sería su esposa y solo él tendría el derecho de tocarla, besarla…amarla.

    —Gracias— fue un susurro que Hinata escucho perfectamente y que logró poner una sonrisa en sus labios.​
    _________________________________________________

    Shino había llevado a Hanabi al jardín donde siempre veía a Hinata entrenar, conocía la mansión Hyuuga tan bien como cualquier integrante del clan, así que no le era difícil guiarse en ella. Cuando llegaron a ese lugar, Hanabi fue directo a un columpio que estaba en el lugar y se sentó en el, no estaba dispuesta a estar cerca de ese chico tan raro.

    El joven por su parte se quedó parado frente a ella a una distancia prudente y sin hacer un solo movimiento, metió sus manos en el bolsillo de su chamarra y no hizo un solo movimiento más.

    Para una siempre activa Hanabi estar en esa calma y sin decir una sola palabra era algo sumamente molesto y que ya no podía soportar. Se levantó de su lugar y encaró al amigo de su hermana.

    —Di algo o déjame ir— se cruzó de brazos y miró los ojos de Shino, o al menos las gafas oscuras que él siempre traía.

    —Yo no te obligo a estar aquí— su voz sonó como siempre, tranquila y serena.

    —Tú fuiste él que me trajo aquí— esa actitud la estaba desesperando.

    —Lo hice para que no siguieras a Hinata—

    —¿Y qué era eso de que querías hablar conmigo?— esta vez su voz estaba sonando casi como un grito.

    —Nada— Esa calma que tenía ese chico comenzaba a desesperar a Hanabi.

    —¿No piensas decirme nada por lo que le dije a Hinata?— Ella sabía perfectamente que ese equipo de Hinata era como una familia, y esos dos siempre se estaban metiendo a ayudar y proteger a su hermana.

    —No soy nadie para hacerlo— Se acomodo un poco las gafas y volvió a meter su mano en la chamarra.

    —¿No te importa Hinata?— arqueo una ceja y lo miró como si mirara algo sumamente raro.

    —Si, ella es mi amiga—

    —¿Entonces por qué no haces nada por ella?— manoteo un poco al aire mientras revolvía un poco sus cabellos.

    —Lo hago—

    —¿Quedándote ahí parado?— lo señalo de manera acusadora.

    —Dejándola pensar—

    Al escucharlo Hanabi se tranquilizo un poco y bajó su mirada, cualquiera era mejor con Hinata que ella. siempre vio en Hinata a la madre que no conoció, pero se sentía como una tonta al portarse amable con ella, su padre siempre dijo que ella era mejor que Hinata, por eso no debía de tratarla bien, debía ayudarla a formar un caracter más fuerte para cuando se volviera líder de clan, pero su hermana era tan amable, que todo lo que hiciera siempre resultaba agresivo.

    Sin quererlo una lagrima escapo de sus ojos y chocó contra el suelo, de inmediato limpio sus ojos y se giró para que Shino no notara el llanto que comenzaba a inundar sus blancos ojos.

    Shino ya la había visto llorar, pero no pensaba involucrarse, la dejaría así y que sola se las arreglara, pero un impulso que no pudo controlar lo obligó a tomarla del brazo y girarla para que quedara frente a él.

    Interiormente Shino se reprendió a él mismo, nunca en su vida había hecho algo que no planea o de lo que no estuviera consciente, pero ahora al estar frente a esa chica, su cerebro ya no le funcionaba.

    Ante la mirada incrédula de Hanabi, Shino se acercó lentamente a ella y roso sus labios con los de ella, era un roce suave, pero suficiente para que ambos sintieran la tibieza y suavidad de los labios del otro.

    Ese roce de labios duró solo algunos escasos segundos antes de que apareciera Hiashi Hyuuga al lado de ellos y como todo padre hiciera la pregunta tonta: -"¿Qué pasa aquí?"-. Pregunta que ninguno de los dos respondió y que al escucharlo únicamente se alejaron más de un metro de distancia.

    Hanabi, con un fuerte y muy raro sonrojo en ella y Shino por fortuna para él cubierto por su abrigo con el cual su rostro era imposible de ver.

    —¿Alguien piensa contestar a mi pregunta?— el padre de Hanabi camino hasta quedar en medio de ellos dos y así intercalar miradas entre ambos.

    —¡Padre!— el nerviosismo se apoderó de la pequeña Hyuuga impidiendo que pudiera coordinar sus palabras con claridad. —Nosotros solo estábamos…—

    —Besándose— su padre terminó la frase por ella, frase que la dejó más que congelada en su lugar, ella no lo había besado, fue él quién la beso y ahora no sabía que diría el gran líder Hyuuga.

    —Hiashi san— por primera vez desde que llegó el mayor, Shino abrió la boca para tratar de disculparse con "su suegro". —Yo no quería molestar— se acomodo un poco las gafas y trato de encararlo. —Yo solo…—

    —Antes de besar a mi hija, deberías de pedirle que sea tu novia— de nuevo el Hyuuga mayor no dejó terminar la frase que le querían decir antes de que él hablara.

    —¡¿Qué?!— tanto Hanabi como Shino hicieron la pregunta al mismo tiempo.

    —Uno no anda por la vida besando a chicas que no se quiere— Hiashi dirigió su mirada directo a Shino y logró por primera vez que éste expresara sorpresa en su rostro. —Al menos que no quieras a mi hija...—

    —Yo…— las palabras no salían de la boca de Shino, ¿Qué le decía?, ¿Qué debía hacer?, él solo fue a buscar a Hinata para entrenar y ahora se encontraba en esa situación tan difícil.

    —Padre él solo lo hizo por molestarme— Hanabi se adelantó a Shino y le habló a su padre mientras se ponía a su lado.

    —Yo no lo vi así, además…-—al líder Hyuuga le estaba gustando ver los colores y caras que ponía su hija menor, ya no recordaba la última vez que se había divertido y como ahora lo estaba haciendo no lo desaprovecharia . —Veo como te ve cuando viene a ver a Hinata, y veo cómo es que tú lo ves a él.—

    Los colores subieron al rostro de Hanabi de tal manera que si no fuera por el color de su cabello cualquiera juraría que se trataba de Hinata y no de la pequeña.

    Inconscientemente Hanabi se mordía su labio inferior como un intento por controlarse y no "delatarse" ante su padre. Shino por su parte se ocultó aún más en el grueso abrigo que llevaba, ¿que es lo que pensaba al querer engañar a un Hyuuga?, fue un tonto al pensar que nadie se daría cuenta, además se atrevió a besarla en plena mansión, donde abundan los ojos blancos que lo ven y saben todo.

    —Y bien...—Hiashi revolvió un poco el cabello de su hija. —¿Ya son novios?— Le agradaba ver como sus hijas al final de cuentas eran parecidas, ese tono rojo en la cara de Hanabi era tan...Hinata.

    —¡Padre!— en cierta forma Hanabi estaba más que extrañada que su padre se portara de esa forma, pero le gustaba verlo así, incluso podría haber jurado que él reía de la actitud de ella. —No— bajo la mirada y trato de volver a su característico semblante.

    —¿Y qué esperas para decírselo Shino?— dejo de mirar a Hanabi y miró al chico. —Seria bueno una unión entre el clan Abúrame y el Hyuuga, ¿No lo crees?— su voz sonaba tan tranquila que parecía la cosa y la pregunta más normal del mundo.

    El silencio reino entre los tres, Shino con la boca abierta y las gafas un poco caídas de sus ojos y Hanabi roja estilo Hinata e igual que Shino con la boca abierta. Hiashi solo se dedicó a observarlos, en definitiva esa era la diversión que él necesitaba, no hay nada mejor que avergonzar a una hija con su novio, al menos eso pensaba él.

    —Padre —la voz de su primogénita hizo que tanto él como Shino y Hanabi dirigieran su vista hacia ella y Neji.

    Cuando los ojos de los tres estuvieron puestos sobre Hinata, esta tuvo de nuevo un violento sonrojo que no pasó desapercibido por su padre, el cual esta vez sí rió al ver lo mucho que se parecían sus dos hijas.

    Hanabi en cuanto vio a su hermana, se olvido de la plática con su padre y corrió a abrazarla, Hinata la recibió en sus brazos y no dijeron una sola palabra en algunos minutos.

    —Perdóname— esa débil pero clara palabra llegó hasta los oídos de Hinata, que al escucharla no pudo más que sonreír y besar la frente de su hermana.

    —Claro Hanabi— le dio una sonrisa y se apartó un poco de ella, ese ya era un asunto olvidado.

    Ninguno de los presentes se atrevió a hablar cuando vieron a ambas Hyuuga en un momento tan emotivo. El único que se atrevió a acercarse y abrazar a ambas fue el gran líder Hyuuga. Otro punto más a favor sobre la actitud tan rara de Hiashi, pero no por eso dejaban de sentir que esa debió de ser la forma de ser padre.

    Neji estuvo a punto de irse y dejar a su tío y primas así, pero recordó que había un pequeño asunto que debían de tratar con Hiashi, así que debía de quedarse y afrontarlo al lado de Hinata. Era un asunto que no le molestaría para nada a Hiashi, si no que al contrario estaría feliz de oírlo, pero no todas maneras causaban nerviosismo en Neji.

    —Hiashi san— Neji rompió el encanto para que lo tomaran en cuenta, debía decir lo que él y Hinata planeaban cuanto antes. —Lamento interrumpir, pero necesito hablar con usted—

    —Si es para pedir la mano de Hinata, sabes que ya la tienes— solo miro a Neji de reojo y no soltó a sus hijas para acercarse a él. —Solo hazla feliz— por primera vez en años, una sonrisa franca y sincera apareció en el rostro de Hyuuga Hiashi.

    Neji no contesto nada, solo miro como la persona frente a él podía cambiar de actitud de esa manera, siempre había sido un hombre, frío, y calculador, pero ahora era todo lo contrario a eso.

    Hiashi dirigió su vista a Hinata y no pudo más que agrandar la sonrisa de su rostro, por fin ella sería su sucesora en el clan, por fin ella lograría un cambio en las leyes Hyuuga. Se acercó a ella y acarició un poco su mejilla.

    —Se feliz hija mía—

    —¡Padre!— aunque la actitud del hombre frente a ella le extrañó, no pudo más que abrazarlo y sentirse protegida entre sus brazos.

    —Mis dos hijas han crecido— acarició el largo cabello de Hinata y miró a Hanabi frente a él. —Tú te casas con Neji y Hanabi con Shino—

    Ante el comentario de su padre, Hinata enderezo su mirada para verlo a él y luego a Hanabi, la cual tenía la cara roja y la mirada en ningún punto fijo. Cuando miro a Shino, podría jurar que estaba tan rojo como Hanabi, aún a pesar de su abrigo era más que obvio que la situación lo incomodaba.

    Hinata sonrió y corrió al lado de Shino para abrazarlo.

    —Sabía que te gustaba mi hermana— le sonrió a su amigo, mientras que este aún seguía sin decir nada.


    —Quieres quedarte quieta Hinata— Hanabi trataba de que su hermana se tranquilizara y la dejara acabar de aplicar el maquillaje.

    —L-lo siento— a pesar de su nerviosismo una sonrisa adornaba su rostro, ahora sutilmente maquillado.

    —Lista— Hanabi se retiró de ella para mirar su trabajo final. —Eres una hermosa novia— le sonrió a su hermana para que se viera en el espejo.

    Cuando Hinata miró su reflejo en el espejo, aún era incapaz de asimilar que en algún par de horas estaría casada con Neji, sería su mujer hasta que la muerte los separara. Una pequeña risa escapó de sus labios mientras se ponía de pie y caminaba al lado de su hermana, donde su padre las esperaba.

    —¿Cuándo te casarás con Shino?— Hinata cambio un poco la platica para tratar de disminuir sus nervios, y poner mejor nerviosa a su hermana.

    —Él irá a hablar con nuestro padre pronto— Hanabi bajo un poco la mirada y el sonrojo se apoderó de ella.

    —¿Sabes?— la morena se giró para mirar a su hermana. —Nunca creí que estarías con él— le sonrió un poco y revolvió su cabello. —Pero me da gusto verte feliz—

    —Yo tampoco pensaba estar con él— la pequeña fue sincera con su hermana. —Yo quería a Neji—

    —Lo sé— tal parece que Hinata si conocía muy bien a su hermana.

    —Pero él siempre fue para ti y tú para él— le dio a Hinata un pequeño ramo de flores que ella misma había arreglado para ella. —Creo que me conformare con Shino—

    —¿Conformarte?— esa palabra no le gustaba, ella conocía a su amigo, y él sí amaba a su hermana.

    —Es una expresión, creo que…— un sonrojo aún más fuerte se apodero de ella mientras comenzaba a caminar delante de su hermana. —He llegado a amarlo—.

    ___________________________________________________________________________

    Por fin estaba al lado de la mujer que amaba frente al altar, donde unirían sus vidas para siempre, sus ojos no podían apartarse de la frágil figura que tenía al lado, las palabras dichas por el sacerdote que ofrecía la misa no llegaban a sus oídos, al menos hasta que escucho como de los labios de Hinata salía un -Aceptó- fue que Neji salió de su trance y escucho como la pregunta era formulada para él, -¿Aceptas a Hyuuga Hinata por esposa?-

    —Acepto— no tenía ni que pensarlo, eso era lo que deseaba desde hace años, y que por fin podía cumplir.

    Tanto él como Hinata se levantaron de su lugar para sellar su nueva unión con un beso que ambos estaban deseando desde que se aceptaron mutuamente.

    Neji atrajo a Hinata a su cuerpo de la manera más delicada que podía tener, antes de juntar sus labios con los de ella un suave -te amo-escapó de los labios de ambos. Por fin estaban juntos, por fin profesaban su amor sin ocultarse y sin que nadie se los impidiera.

    Todos los presentes se levantaron de su lugar mientras los ahora esposos terminaban su beso.

    Hiashi Hyuuga por primera vez se vio con mirada nostálgica, su orgullo y frialdad se había quebrado al ver a su primogénita en el altar.

    —Vamos Hinata, una gran fiesta te espera— Ino que era una de sus damas de honor le susurro débilmente al iodo para que solo ella escuchara. —Además recuerda que es tu noche de bodas— una sonrisa pícara apareció en el rostro de la rubia mientras miraba como Hinata se sonrojaba bruscamente por el comentario.

    De la mano de Neji, la morena camino hasta la salida de la iglesia, donde ya todos sus amigos estaban esperándolos. Después de abrazos y fotografías todos fueron a la gran mansión Hyuuga, lugar donde se llevaría a cabo la gran celebración por la boda de la primogénita del clan.

    —Ahora vuelvo Hinata— Neji se separó de ella con un sutil beso en los labios mientras caminaba en dirección de su tío y algunos miembros del consejo.

    —Hinata chan— Naruto llego hasta ella y la abrazo tan efusivamente que por poco la hace caer. —No puedo creer que seas una mujer casada dattebayo— el rubio rió mientras se rascaba la nuca.

    —No seas idiota Naruto— Sakura golpeó a su amigo mientras le sonreía a Hinata y la abrazaba más tranquilamente.

    Después de eso la chica peli rosa se llevó a su amigo rubio y dejó sola a la novia con todos los demás invitados. Uno por uno Hinata tuvo que saludarlos y sonreírles, era sumamente cansado y fastidioso, pero Neji ya estaba a su lado y eso lo hacía más fácil.

    La noche comenzó a caer sobre ellos y poco a poco todos los invitados fueron abandonando el lugar, en cuestión de minutos solo quedaban ella, Neji, Hanabi y Hiashi.

    —Hora de dejar solos a los esposos— Hiashi tomo de la mano a Hanabi y comenzaron a entrar a la mansión. —Nos vemos en una semana hija— se despidió de Hinata y se marchó.

    —Hasta luego hermana— Hanabi tuvo que gritar ya que su padre la llevaba a fuerza hasta la casa. —Diviértanse esta noche— les guiño un ojo mientras los dos se sonrojaron.

    Ninguno de los dos dijo nada después del comentario de la pequeña, solo tomaron sus cosas y se marcharon al lugar donde pasarían una semana en luna de miel.

    Era un pequeño pueblo no muy alejado de la aldea, pero sumamente tranquilo y acogedor, perfecto para pasar unos días en completa tranquilidad y paz. Al entrar a la pequeña casa que habían rentado, Hinata se dejó caer sobre un sillón y miró como Neji dejaba las maletas en un lado y llegaba hasta ella.

    —Ya eres mi esposa— cuando llegó hasta ella, se sentó a su lado y acaricio su rostro. —Ya eres mía— su voz sonó demasiado ronca y sensual a oídos de Hinata.

    —N-neji— Hinata sentía que las piernas se doblaban, por fortuna estaba sentada y ahora en brazos de Neji, era una sensación bochornosa pero muy agradable.

    Continuará….

    [​IMG]
    Ok, penúltimo capitulo , ahora solo puedo decir que estoy lista para cambiar este fanfic a Explícito :kuku:, primera vez que publico algo con este contenido en el foro, luego ya nadie me podrá parar :shani:.
     
    Última edición: 26 Marzo 2018
  12.  
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora

    :kuku: Espera a ver esa atracción sexual entre ambos en el final...:shani:. Y Hanabi es más rara que Hinata para comportarse "normal", no la juzguemos U.u.

    Gracias por leer y comentar :<3::<3::<3:
     
  13. Threadmarks: Consumación y amor [Capitulo 7]
     
    Hitomi-chan

    Hitomi-chan Líder de Editores

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Enero 2010
    Mensajes:
    1,152
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sentimiento Mutuo [Neji & Hinata]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    5609
    Nejihia7.png
    [​IMG]
    [​IMG]
    Consumación y amor
    [​IMG]
    Neji tomo con delicadeza el rostro de Hinata entre sus manos, poco a poco la acercaba más y más a él, de una manera tan lenta que por momentos parecía que el tiempo se detenía para los dos, el uno perdido en la blanca mirada del otro.

    Al unir sus labios, lo primero que ambos sintieron fue el calor que el otro desprendía, el dulce sabor de sus labios, la ternura con la que en ese momento se besaban y el amor por el cual unieron sus vidas.

    Neji se separó de ella y se puso de pie, le ofreció su mano para que ella la tomar y así ayudarla a levantarse. Cuando Hinata lo hizo un leve rubor se apoderó de ella al ver que su ahora esposo la llevaba a la habitación que compartían.

    Al entrar, Hinata miro como su alcoba estaba sutilmente decorada con algunas flores y velas, además de que sobre la cama esperaba un hermoso y grande arreglo de rosas, algo un poco cliché, pero no por eso dejaba de ser especial para ella.

    —Es para ti—Neji se acercó al arreglo y lo tomó entre sus manos para luego girarse y entregárselo a Hinata. —Esta vez esta perfecto— ante el recuerdo de la vez en que él intentó darle un arreglo y lo arruino, una sonrisa apareció en el rostro de ambos.

    Con cuidado Hinata tomo el arreglo de las manos de Neji mientras lo acercaba a su pecho y olía el dulce aroma que las flores desprendían.

    —Gracias— le sonrió a su esposo mientras contemplaba esas flores y luego al hombre frente a ella.

    Ante la sonrisa de Hinata, Neji estuvo tentado a abrazarla y besarla con toda la pasión que había estado guardando por mucho tiempo, pero sabía que al hacerlo ella podría asustarse, así que respiró varias veces antes de poder hablar de nuevo.

    —Cámbiate de ropa— camino a la salida de la habitación. —Yo iré a traer las maletas— después de eso salió y dejó a Hinata sola en la habitación.

    Cuando Hinata vio salir por la puerta a Neji, dirigió su mirada a todo lo que había a su alrededor, sabía perfectamente que todo lo había hecho Neji para ella, a pesar de estar algo mal decorada y hasta cierto punto con muy poco romanticismo, él creía que esa era la manera para decirle de nuevo un… "te amo".

    Dejo el arreglo en una pequeña mesa junto a la cama y fue al baño para quitarse el vestido de novia que aún llevaba puesto. Mientras lo hacía, las palabras de su amiga venían a su mente, -recuerda que es tu noche de bodas-, aunque al recordarlo se sonrojo, también le ilusionó estar de esa manera al lado de su amado por primera vez.

    Cuando por fin se liberó de ese gran vestido, abrió la llave de la ducha y se metió sin importarle que tan fría estuviera, lo que necesitaba era algo refrescante sobre su piel. Sentir el agua sobre su piel, hizo que se eriza un poco, estaba algo fría, pero a la vez la hacía sentir bien, mojo su cabellera y limpio de su rostro cualquier muestra de que estaba maquillada antes.

    Al salir, enredado su cuerpo en una toalla mientras miraba su reflejo en el espejo, ahora era una mujer casada y en su primera noche de bodas, tocó con sus dedos el contorno de su rostro mientras delineaba cada una de sus facciones, siempre se considero una chica ordinaria, incluso nunca creyó que alguien como Neji se fijara en ella.

    Pero ahora era la esposa de Hyuuga Neji, y esta sería la primera vez que estarían juntos, la primera noche en que ella estaría con un hombre, la primera noche en que haría el amor.

    Con algo de miedo fue a una pequeña caja que días antes ella e Ino llevaron a ese lugar, después de todo haber rentado esa casa con anticipación le ayudó a entrar y salir antes de que pasarán su luna de miel ahí. Abrió la caja y sacó lo que en ella estaba, entre las manos de Hinata estaba ahora un pequeño conjunto de lencería negro con encaje y transparencias, lo apretó con fuerza entre sus manos y recordó cómo es que la rubia se lo había dado y lo que le había dicho.

    Flashback*

    —Vamos Hinata— Ino jalo con fuerza de la mano a su amiga mientras caminaban por las calles de la aldea. —Vi una ropa hermosa, que de seguro a Neji le encantará—

    —¿Quieres q-que le compre ropa a N-Neji?— era raro, ya que él era muy especial con eso de su ropa y solo usaba lo que consideraba cómodo y acorde con él.

    —No seas tonta Hinata— se detuvo para mirar a su amiga. —Es para ti, pero le gustara a él— le sonrió mientras sus ojos adquirían un brillo extraño.

    —N-No te e-entiendo Ino-chan— sus ojos no se apartaban de los de la rubia para tratar de descubrir el por que del brillo en los ojos de su amiga.

    —Ya lo verás— de nuevo la rubia jalo de su mano, mientras la llevaba a un lugar que Hinata no sabia cual era.

    Caminaron un par de minutos antes de llegar a una tienda donde Ino entro rápidamente llevando consigo a Hinata, saludó cortésmente a la vendedora y le preguntó si aún tenían el conjunto por el que había preguntado antes, al parecer la conocía muy bien.

    La encargada le indico que si, y saco una caja que le entregó a la rubia mientras esta sonreía ampliamente y tomaba la caja entre sus manos para llevarla hasta Hinata.

    Con la misma sonrisa que puso al momento en que le entregaron la caja, fue la misma con la que llegó a Hinata y le entregó la caja para que ella la abriera. Hinata tomo la caja entre sus manos y miró a su amiga, aún no sabía muy bien qué era lo que ella tenía planeado, o lo que contenía esa dichosa caja.

    —Este es mi regalo de bodas— le señaló la caja. —Pero creo que el que lo disfrutara será Neji— le guiño un ojo y le indico que lo abriera.

    Al hacerlo, Hinata se topó con una tela en tono negro, pero no podía distinguir exactamente qué era, así que lo sacó de la caja y lo extendió ante sus ojos, al ver lo que era, un fuerte sonrojo se apodero de ella mientras intercambiaba miradas entre Ino y la prenda en sus manos.

    Era un diminuto conjunto de lencería negro con algunas transparencias en partes específicas de su anatomía, además de encaje en algunas partes que lo hacían ver sexy sin mostrarlo todo y mostrándolo todo a la vez, era una pieza muy elaborada y elegante, pero eso no quitaba el hecho de que fuera algo reveladora.

    —I-Ino...— guardó rápidamente el conjunto en su caja y se la entregó de nuevo a su amiga.—Y-Yo no p-puedo ponerme e-eso—comenzó a jugar con sus manos mientras desviaba la mirada de su amiga.

    Al ver la reacción de la morena, Ino se rió de ella mientras caminaba hacia la encargada de la tienda y pagaba la prenda, cuando volvió con su amiga, ya traía la caja en sus manos y una pequeña bolsa sobre ella.

    —Hinata— la llamó para que volteara a verla. —¿Dónde pasarán la luna de miel?— comenzó a salir de la tienda mientras que Hinata la seguía.

    —E-En el p-pueblo cerca de a-aquí— aún no se recuperaba de la vergüenza que su amiga le hizo pasar, y más al notar que Ino llevaba la caja en sus manos, eso era señal de que a pesar de su negativa, la rubia había comprado ese conjunto. —I-Ino...— intento llamarla, pero la rubia ya había comenzado a caminar, dejándola atrás.

    —¿Ya rentaron donde quedarse?— la miró de reojo, mientras la veía acercarse a ella.

    —S-Si, padre se encargo d-de e-eso— al estar a su lado, de nuevo intentó llamar su atención, pero de nuevo no lo consiguió.

    —Llévame— de inmediato y sin dar lugar a excusas, Ino comenzó a salir de la aldea, el pueblo quedaba cerca y solo necesita que Hinata le indicara cuál era la casa.

    Muy a su pesar, Hinata guió a Ino hasta la que sería su hogar por un par de semanas. Cuando entraron el lugar estaba algo lleno de polvo y los muebles apilados en un rincón, de inmediato Ino comenzo a buscar cual era la alcoba principal y por tanto la de Hinata y Neji.

    Hinata dejó escapar un suspiro de sus labios y siguió a Ino por toda la casa, en unos días los miembros del Bouke irían a arreglar la casa para cuando ellos fueran a vivir allí, por lo tanto no hallaba el sentido de que Ino estuviera allí con ella.

    —Ven Hinata— desde una de las habitaciones, Hinata escucho la voz de su amiga y fue a ver lo que quería, pero al entrar no la encontró. —Estoy en el baño— dentro de la habitación había una segunda puerta, así que la abrió y entró.

    Dentro estaba una Ino ocultando la caja tras el lavabo para evitar que se viera, o que alguien la encontrara. Cuando por fin logró ocultarla perfectamente se giró para mirar a Hinata y sonreírle.

    —Y-Yo no lo u-usare Ino c-chan— se giró para salir del baño, mientras Ino salía tras ella.

    —Debes dejar tu timidez Hinata— llego hasta ella y la abrazo por los hombros. —Neji será tu esposo y tú y él deberán hacer el amor— la giro para que la mirara a los ojos. —Veras que disfrutaras cuando él te…— la mano de Hinata cubrió la boca de Ino para que ya no siguiera.

    —Y-Ya vasta— se alejo de ella y se acercó a una de las ventanas mientras miraba el paisaje.

    Ino la comprendía hasta cierto punto, pero también comprendía a Neji y sus necesidades, así que si la pequeña y dulce Hyuuga, quería hacer feliz a Neji, debía de darle más que solo palabras dulces y besos tiernos.

    —El amor implica ser uno con la otra persona— la voz de la rubia hizo a Hinata girarse para mirarla. —Es sentirse como uno solo, respirar el aire que el otro respira, ser la piel del otro, ser…el otro— en los ojos de Ino había seriedad y sinceridad, lo cual hizo que Hinata le diera toda su atención. —Cuando se ama, se le entrega más que el corazón a la persona amada, se le entrega el cuerpo, la esencia, se le entrega todo lo que eres—

    —Ino— Hinata nunca había visto a su amiga hablar de esa manera, y mucho menos tan seria.

    —Tu harás el amor con el chico que amas— se acercó a ella y puso una mano sobre el hombro de la morena—No solo tendrás sexo con él, los dos se darán una muestra más de amor— le sonrió. —No debes avergonzarte por eso, al contrario, debes de disfrutarlo.—

    Las palabras de la rubia la hicieron pensar que era verdad lo que ella decía, debía dejar sus miedos atrás y demostrarle a Neji que ella también sabía expresar el amor que sentía por él de otra manera que solo con sus palabras y besos.

    Con un leve movimiento de cabeza le agradeció a Ino por sus palabras, era raro que una chica como ella fuera tan sabia y profunda para algo como eso, pero le agradeció profundamente por su ayuda.

    Hinata no pudo contenerse y abrazó a su amiga, mientras le susurraba un -gracias-, se alejó de ella y las dos se dedicaron una sonrisa una a la otra.

    —Te deje un regalo en la caja—

    —¿C-Creí que el c-conjunto era m-mi regalo?—

    —Hay Hinata, te falta tanto por aprender— se rió un poco y comenzó a salir de la casa. —Eres muy joven y no te quiero ver cambiando pañales, a menos que tu quieras— otra vez no sabía muy bien el significado de las palabras de su amiga, por lo que solo sonrió y negó con la cabeza para salir tras ella.

    Fin Flashback*

    Aún con algo de miedo y timidez, se puso la atrevida prenda que su amiga le había regalado, no sabía si a Neji le gustaría verla de esa manera, pero tenía que intentarlo, de lo contrario sería como haberle fallado de cierta forma a Ino.

    Al tenerlo puesto, le pareció aún más pequeño que antes, el cuerpo que siempre se empeñó en ocultar, ahora salía a la luz sin ningún tipo de pudor, sus piernas totalmente expuestas, su vientre solo cubierto por una fina capa transparente de tela que llegaba hasta sus muy voluptuoso y redondos senos, donde solo un poco de encaje cubría su centro.

    Trago un poco de saliva al verse en el espejo y notar como se veía con esa ropa, respiro dificultosamente y recordó que Ino dijo tener otro regalo para ella, se inclinó de nuevo hacia la caja y encontró la pequeña bolsa que había visto antes en manos de la rubia.

    Saco el contenido y de nuevo otro sonrojo se apodero de ella, dentro de la bolsa había una variedad de preservativos, que iban desde colores, texturas y sabores. En ese momento supo lo que era -no quiero verte cambiar pañales- devolvió el contenido a la bolsa y escucho como Neji entraba a la habitación, la hora de la verdad había llegado.

    Tomó la manija de la puerta entre una de sus manos mientras sostenía la bolsa en la otra, dio un último respiro y giró la manija para abrir a puerta. Cuando salió, Neji estaba de espaldas a ella y parecía estar sacando algo de ropa de una de las maletas, por lo que vio, aún no se quitaba su traje, solo llevaba su corbata un poco suelta.

    —Neji...— trato de no tartamudear al llamarlo, pero cuando este volteo y la miró, no pudo evitar sonrojarse de pies a cabeza.

    Los ojos de Neji casi salían de sus órbitas, la imagen de Hinata vestida con una prenda tan endemoniadamente provocativa lo dejaba sin aliento, nunca en su vida creyó verla así, sabía que tenía un lindo cuerpo, pero la imagen ante él supera cualquier expectativa que hubiera tenido.

    —¿T-Te g-gusta?— mientras trataba de que las palabras salieran de su garganta intentaba que las palabras de su amiga no se fueran de su mente, de otro modo no podría continuar.

    La mirada de Neji, la recorría una y otra vez, pero no decía una sola palabra, se acercó a esa mujer frente a él y pasó su brazo por detrás de la cintura de la chica y la atrajo violentamente a él mientras se apoderaba de sus labios, necesitaba sentirla, sentir ese cuerpo perfecto pegado al de él. Con su otro mano tomó la nuca de la chica y la obligó a pegarse más haciéndola que le diera libre acceso al interior de su boca, obligándola a dejarlo probar y saborear cada rincón de esa boca con su lengua.

    —N-neji...— La suave voz de Hinata apenas logró salir de sus labios en un intento por tomar aire, y por llamar la atención de su marido.

    —No me hagas esto...— Neji volvió a apoderarse de los labios de la morena , pero esta vez mordió levemente la comisura de los labios de esa mujer haciéndola dejar salir un suave quejido de dolor —...Me vuelves loco — Neji comenzó a caminar sin soltar a Hinata y logro hacer que la espalda de la chica pegará contra una de las paredes de aquella habitación, el contacto con la fría pared sumado a la brusquedad con la que chocó, hizo que el cuerpo de la mujer se estremeciera un poco arqueando su espalda y liberándose de los labios demandantes del hombre.

    Los labios de Neji dejaron los de Hinata y fueron a dar al cuello de esta, sus manos viajaron hasta las caderas de la chica y rozó los glúteos de la morena para bajar un poco más abajo y tomando sus piernas la obligó a alzarlas y rodear sus caderas con las finas piernas de Hinata. El cuello de la mujer era un manjar para ese hombre, dejando pequeñas marcas rojas mientras saboreaba el sabor de esa piel, el roce de sus sexos era cada vez más fuerte, él podía sentirla perfectamente, Hinata solo comenzaba con un pequeño temblor en su cuerpo mientras bajaba su cabeza y la apoyaba sobre uno de los hombros de Neji.

    —N-neji...— Él pudo escuchar perfectamente su nombre en los labios de Hinata, solo que esta vez era diferente, pudo escuchar... miedo.

    En un segundo Neji se separó bruscamente de Hinata y le dio la espalda mientras ponía su mano sobre su frente y trataba de controlar su respiración.

    —Cámbiate de ropa — mientras le hablaba no volteo a mirarla, no podía verla.

    —¿P-por que?— hasta cierto punto Hinata se sentía mal, parecía que a él no le agradaba como es que se veía, y eso derrumbaba un poco su autoestima. Aunque también era verdad que nunca había sentido lo que había sentido hace segundos junto a él. ¿A Neji no le había pasado lo mismo?.

    Neji caminó hasta la cama y se sentó, pero aún sin mirar a la mujer. —Te vez hermosa pero…— antes de seguir, guardó silencio unos segundos mientras tomaba su cabeza con ambas manos.

    —¿P-Pero?— con miedo, Hinata se acercó un poco a él.

    —El verte así...— En verdad tenía que hacer uso de todo su autocontrol para poder calmarse y hablar. —...Me pone mal— Al fin Neji miró a los ojos a Hinata sin detenerse a mirar nada más de la chica. —Te deseo desde hace años, siempre deseé este momento, temo no controlarme y hacerte daño— Había jurado en más de una ocasión nunca lastimar a la mujer que ahora tenía como esposa, pero él pudo sentir el miedo en ella, si seguía tal vez le haría daño y eso nunca se lo perdonaría si llegaba a suceder.

    Escuchar a Neji decir que la deseaba, le devolvió a Hinata su autoestima y con energías mejoradas, era una novata en eso, pero quería que él le enseñara lo que es hacer el amor, y saber si lo que ella sentía por él en esos momentos era lo que muchos decían se llamaba deseo.

    Se acercó a él y se arrodillo para estar a su altura, con sus manos tomo una mejilla de Neji y la acarició tiernamente mientras sus ojos se apoderaban de los de él.

    —Hazme tuya Neji— su voz sonó más suave y seductora de lo normal, una voz que Neji nunca había escuchado.

    —Temo lastimarte— apartó la mano de la chica de su mejilla y la beso tiernamente.

    Ante las palabras de su marido, Hinata sonrió un poco y alzó un poco su cabeza para besar suavemente los labios de Neji.

    —Solo, hazme el amor— Hinata sintió como Neji la tomaba de lo hombros y los dos se ponían de pie.

    —¿Y si no puedo controlarme y te lastimo?— acarició los brazos de Hinata mientras desviaba la mirada de sus ojos a sus labios. —Quiero ser tierno contigo, pero…— con una de sus manos acarició los labios de Hinata. —Tengo tanto tiempo deseándote, que no si pueda ser tierno, además— esta vez sí bajo un poco más la mirada. —Esa ropa no me ayuda mucho a ser tierno.

    El cuerpo de Hinata se tensó un poco, la mirada de Neji ya no era dulce y tierna, esta vez podía ver en sus ojos, lujuria y hambre, un hambre que solo ella podía saciar.

    Hinata se armó de valor y tomó el rostro de Neji entre sus manos mientras lo besaba con la misma intensidad que él la había besado antes, dejaría la timidez atrás por una maldita vez y se entregaría a ese hombre, los miedos y dudas esa noche no tendrían lugar para ella.

    Las manos de Neji rápidamente fueron a aprisionar la cintura de la chica para acercarla más.

    Era su primera vez, y aunque quería que él fuera delicado y tierno, también sabía del tiempo que llevaba mirándola con deseo, no se necesita ser una Hyuuga para mirar el deseo y la pasión en los ojos de un hombre. Confiaba en él y sabía que llegado el momento él sería cuidadoso, por lo que ahora solo se dejo guiar por las manos de su esposo.

    Con paso torpe, Neji giro a Hinata y la llevó hasta la cama, la recostó bajo él y dejó sus labios para besar su cuello y succionar un poco, sus manos subían y bajaban por el cuerpo de Hinata mientras la escuchaba dar pequeños suspiros ante sus caricias.

    Bajo de su cuello hasta el nacimiento de sus senos y los acaricio sobre la tela mientras sus manos intentaban quitar la molesta prenda del cuerpo de su amada. Hinata no podía controlar los suspiros que se escapaban de sus labios al sentir las manos de Neji sobre su cuerpo, y al notar como quería quitarle la ropa, se movió un poco para facilitarle la tarea. No era una prenda difícil de retirar, pero aún así ella creyó que duraría al menos un poco más con ella puesta.

    Cuando tuvo campo libre para quitarle la ropa a su esposa, Neji lo hizo de manera lenta, disfrutando cada milímetro de piel expuesta ante sus ojos, con un camino de besos logro ver los pechos que tanto lo enloquecía ante él, una imagen tan encantadora y a la vez tan seductora que lo volvía loco.

    Llevó su boca a acariciar esos pechos que nunca habían sido tocados por hombre alguno, con finos y suaves besos sintió su textura, su sabor. Las manos de Hinata se sujetaban fuertemente a las sabanas al sentir la húmeda boca de Neji sobre sus pechos, un que otro suspiro escapaba de sus labios pero intentaba contenerlos en su boca, luchaba por que no se escucharan, pero su esfuerzo fue en vano al sentir como Neji succionaba uno de sus pechos mientras acariciaba su intimidad con una mano.

    Ya no eran suspiros los que escapaban de los labios de Hinata, eran gemidos de placer, que aunque intentaba contener, era mucho más fuerte que ella y salían de su garganta. Intento buscar con sus manos el cuerpo de Neji, pero solo pudo alcanzar a tocar su cabeza antes de que este le quitara por completo el pequeño conjunto negro.

    Esta vez sí estaba completamente desnuda frente a los ojos de Neji, lo que la llevó a una repentina oleada de vergüenza, su rostro se coloreó por completo de rojo, mientras desviaba la mirada e intentaba cubrirse el cuerpo con sus manos.

    Neji se quedó más que hipnotizado con el cuerpo de su esposa, pero luego miro como ella se cubría y su rostro se tornaba rojo, sonrió un poco al mirarla, nunca cambiaría estaba a punto de hacer el amor con él y por que la vio desnuda se avergonzaba.

    Decidió ayudarla a que su vergüenza fuera menos, se desató por completo la corbata y la tiró a un lado, después fue desabotonando uno por uno los botones de su camisa mientras veía el cuerpo de Hinata una y otra vez, por más que lo intentara le era imposible desviar la mirada de esa obra de arte frente a él, pensó que cuando la tuviera así le sería imposible contenerse y la tomaría salvajemente, pero ahora que la tenía, quería hacerla disfrutarlo y él disfrutar cada parte de ese cuerpo.

    Hinata dejo de sentir el cuerpo y las manos de su marido sobre ella, abrió los ojos y miró frente a ella para saber qué había pasado, pero solo se topó con un Neji desabotonando su camisa y tirándola a un lado. El bien formado pecho de Neji quedo descubierto para Hinata, su respiración se pauso mientras sus ojos miraban a su marido, era más que un hombre, era un adonis.

    Los ojos de Hinata se abrieron más al ver como poco a poco se quitaba los pantalones para quedar en un muy discreto bóxer por el cual ya se dejaba ver el deseo de Neji por estar con ella. Iba a desviar la mirada antes de que él se quitara la única prenda que le quedaba, pero no pudo hacerlo, era como si algo en su interior le gritara que no lo hiciera.

    Una sonrisa se coló por los labios de Neji al ver la mirada de su esposa sobre él, su orgullo creció más al ver como ella se sorprendía cuando al fin se deshizo por completo de su ropa, una parte de su anatomía ya estaba despierta y deseando el cuerpo frente a él.

    De nuevo se colocó sobre Hinata mientras besaba su cuello y acariciaba sus senos, los suspiros y gemidos se hicieron presentes de nuevo al estar los dos cuerpos juntos, los senos de Hinata acariciaban el pecho de Neji y eso solo hacía que la excitación creciera más.

    Neji roso su intimidad con la de Hinata mientras le besaba el cuello y noto cómo es que ella se estremecía y acariciaba con más fuerza su espalda y bajaba hasta su cadera. De pronto Neji fue el que dejó escapar un grito de placer al sentir las frágiles y delicadas manos de Hinata sobre su miembro erecto.

    Con un suave movimiento Hinata acariciaba el rígido y excitado miembro de Neji mientras lo escuchaba gemir y cerrar los ojos por el placer. Aunque en un principio lo dudo, decidió tomar uno de los tantos consejos que leyó en una revista que le prestó Ino "Como satisfacer a un hombre", parecía que los consejos eran reales y que ahora podía hacer disfrutar a Neji, tanto como ella disfrutaba sus caricias.

    —N-Neji— sin dejar su labor, Hinata llamó la atención de su marido, ya que también recordó un consejo de su amiga rubia, además de su regalo. —U-Usa p-protección— sintió como él se alejaba un poco de ella y la miraba a los ojos. —P-Por favor— sabía que su cara estaba más que roja, pero aún así debía de pedírselo.

    —¿Quieres que me proteja?— clavó sus ojos en los de ella, deseaba sentirla al natural, pero si ella deseaba cuidarse, accedería a sus peticiones —¿Por qué?— aunque eso no significaba que no quisiera una explicación.

    —N-No q-quiero e-embarazarme a-aún— se sentía incómoda al hablar con Neji de eso, pero estando desnuda en la cama de su marido y con él encima, no le dejó de otra.

    La mirada de Neji se cerró un poco, no había pensado en hijos aún, pero en definitiva le gustaría tenerlos con Hinata, aunque si ella no los deseaba todavía, tendría que aceptarlo. Se inclinó hasta su oído mientras comenzaba a besarlo y morderlo suavemente.

    —Esta bien— fue un susurró, pero lo suficientemente fuerte para que ella lo escuchara.

    Al oírlo, Hinata busco con la mirada la bolsa que Ino le había dado, pero no recordaba dónde quedó después de que Neji la había besado la primera vez, se levantó un poco de su lugar y la miró tirada a un lado de la cama, no muy lejos de ella, se separó de Neji y la recogió sacando el primero que encontró.

    Al entregárselo a Neji, notó cómo es que él la miraba, ya que no solo noto el que ella le daba, si no todos los demás que había en la bolsa.

    —N-No p-preguntes— bajo la mirada y esperó a que él se lo pusiera.

    Al ver mejor el pequeño preservativo que Hinata le dio, noto que era de sabor fresa, y ultrasensible, según el empaque, se lo colocó bajo la atenta mirada de Hinata, nunca creyó que ella fuera así de pervertida, pero eso solo logro que él la deseara aún más.

    La tomó entre sus brazos y comenzó por besar sus senos mientras la acercaba a él y a su miembro, con suavidad rozaba la intimidad de Hinata para que ella estuviera lista para él. Con sus manos tocaba cada parte de Hinata, mientras su boca su concentraba en su pecho, cuando lo creyó oportuno, dejó que su miembro entrara poco a poco en Hinata, pero al llegar a la barrera que le impedía seguir su paso, levantó la mirada y trato de ver los ojos de la mujer, pero esta los tenia fuertemente cerrados mientras se sujetaba a las sabanas.

    Dejó un camino de besos desde sus pechos hasta llegar a sus labios. Cuando ella sintió que él la besaba, abrió sus ojos y le correspondió el beso, llevo sus manos al largo y castaño cabello de él mientras se entretenía con su lengua, fue en eso que sintió un fuerte y punzante dolor entre su entrepierna, dejo los labio de Neji y un grito salió de su garganta, pero de inmediato fue sellado por los labios del castaño.

    Neji había atravesado la barrera virginal de Hinata, y sabía que a ella eso le dolería, pero también sabia cuanto lo disfrutaría después. Cayó su grito con un beso mientras le daba tiempo a que se acostumbrara a tenerlo dentro de ella, no quería hacerle daño, pero sentía que no soportaría mucho tiempo inmóvil, la estrechez y calidez de Hinata lo hacían perder la cabeza.

    Dejó de besarla para tratar de concentrarse y no arruinar el momento, apretó sus dientes con fuerza mientras serraba los ojos y luchaba internamente por no moverse hasta que Hinata se lo indicará.

    Fue en eso que sintió como Hinata se movía levemente bajo él mientras era ahora ella quien le besaba el cuello y la barbilla, en ese momento toda señal de cordura o lucidez se fue para darle paso a la lujuria y el deseo.

    Comenzó a moverse en un vaivén lento en un principio, para seguir con uno mucho más fuerte y agresivo. Con sus manos tomo la cadera de Hinata y la subió un poco, mientras su cadera chocaba una y otra vez contra la de ella.

    —Hi…nata— la voz de Neji se volvió ronca y entrecortada, sus ojos cerrados y sus manos sobre el cuerpo de su mujer.

    Lo que ahora estaba experimentando, nunca en su vida lo había experimentado, los movimientos de Neji solo lograban que ella quisiera más, la tímida, callada y tierna Hyuuga, se murió en el momento en el que Neji la proclamó como su mujer.

    Siguió cada movimiento que Neji hacía como si fuera parte de una coreografía que sabía a la perfección, sus cuerpos parecían ser uno solos, el sudor que los cubría se mezclaba con el del otro mientras sus gritos se hacían uno mismo.

    El momento culminante estaba llegando para ambos, y eso se notaba en las contracciones que Hinata tenía sobre el miembro de Neji, así que se inclinó para quedar recostado sobre ella, beso una vez más sus labios mientras sentía como ella ya había llegado a su clímax, dio unas cuantas embestidas más y él llegó a su orgasmo, sin salir de ella se dio un tiempo a sentir de nuevo ese cuerpo que ahora era de él bajó sus manos, sentía la respiración de Hinata sobre su cuello, y sabía que ella sentía la de él, así que salió de ella y se recostó a su lado.

    Estaban agotados, pero no podían negar que les había gustado demasiado la experiencia de haber sido uno solo.

    —Te amo— esas dos palabras salieron de los labios de Hinata, mientras buscaba los brazos de su marido para refugiarse en ellos.

    —Yo también te amo— se deshizo del preservativo usado y acurruco a Hinata entre sus brazos, le gustaba sentir su cuerpo junto a él, el olor de su cabello en su nariz, en definitiva no podía pensar en otra mujer que no fuera la que tenía en brazos.

    Beso su cabeza mientras la cubría con una frazada y tapaba un poco la desnudez de ambos. La respiración de la chica comenzaba a hacerse más pausada y tranquila, señal de que pronto se dormiría.

    —Recuerda que aún tenemos que probar todos los demás— antes de que ella se durmiera, Neji decidió jugar un poco con su esposa, quería comprobar si era de nuevo la chica tímida, o la mujer que tuvo hace momentos entre sus brazos. —¿Te gusto la fresa?—

    Hinata no levantó la mirada para toparse con la Neji, pero sentía como los colores subían a su rostro, pero no podía negar que le gustaba la idea de probar todos los sabores y colores de preservativos con él.

    —Cuando quieras— se levanto y beso los labios de Neji, en definitiva la chica tímida, muere cuando la mujer sale.

    Con una sonrisa, Neji le correspondió el beso mientras volvían con el juego de caricias y besos que los llevaría de nuevo a "ser uno solo".

    Fin….
    [​IMG]
    Ok, Fanfic terminado xD, no se por que tarde tanto que actualizar @,@. Gracias a todos por leer y comentar <3
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso