Sentencia Dictada.

Tema en 'Relatos' iniciado por Bylen, 2 Octubre 2010.

  1.  
    Bylen

    Bylen Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Agosto 2009
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sentencia Dictada.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    647
    Sentencia Dictada.

    Escrito para el concurso de Historias de Desamor.
    Igual y quedó del asco :(, pero me gustó por alguna extraña razón.

    SENTENCIA DICTADA.

    Ese dolor en el pecho ya era tan usual que, prácticamente, ya había aprendido a lidiar con él. No era algo nuevo ni tampoco algo que me sorprendiera porque, siendo franco, ella es así: Un día podía llegar de lo más contenta y cariñosa, venía sólo a abrazarme y a darme amor; al siguiente, me ignorar y pasar de largo eran sus dos tareas. Era tan… ella.

    Varias veces pensé que, tal vez, podría tener esa enfermedad en la que cambias de un día al otro pero ella no… es así.

    A veces pasaban días, incluso meses en los que nuestra relación era casi perfecta: ella llegaba, me saludaba, platicaba conmigo y me escuchaba, atenta. A cada día que pasaba, a la hora de despedirnos, mi pecho latía muy fuerte y mis facciones se preocupaban porque sabía que, muy probablemente, ella no sería “ella” al amanecer.

    Más fría e insensible que nunca, así la sentí. Me preocupé y la llamé. Ella se acercó y se sentó a mi lado. Nos miramos hasta que ella apartó la mirada y entonces lo entendí: treinta, hoy es día treinta.

    Di un fuerte suspiro antes de levantarme y ser abrazado por la espalda. Elissa, mi pequeña mejor amiga sabía que hoy era “ese” día. Me giré y correspondí aquel abrazo. Cerré los ojos y dejé las lágrimas caer. Y es que ¿cómo olvidar esa fecha tan importante? ¿Cómo olvidar que es septiembre treinta? ¡¿Cómo?!

    Sus palabras de aliento y conforte me hicieron sentir un poco mejor, aunque también lograron que el dolor natural en mi pecho se hiciera de nuevo insoportable, agudo y penetrante. Mi panorama se tornó tan blanco como las nubes, e incapaz de sostenerme, caí sobre el pavimento, escuchando la naturalmente suave voz de mi mejor amiga.

    Cuando por fin me creí capaz de alzar los párpados, pestañé varias veces antes de notar que mí vista aún era blanca y, curiosamente, aparentaba ser esponjosa. De pronto, percibí un aroma frutal, a durazno. Y sólo conocía a una persona con ese perfume.

    En pocos minutos me descubrí sentado en la cama del hospital, sonriéndole a mi amiga, aunque ella se mantenía seria y un poco distante. No tardé mucho en preguntarle lo que le sucedía y, con temor, extendió una nota que ponía “Ricardo” con una perfecta ortografía. Bajé la mirada y dejé la carta sobre mi regazo, la verdad es que no tenía ánimos para leer algo de lo que ya conocía el desenlace.

    Con suerte, me mantuve sereno por un rato, hasta que mi única compañera tuvo que irse y me quedé completamente solo. Mis ojos rápidamente divisaron la nota y mis manos actuaron más rápido de lo pensado. Sabía que, sí leía esa bendita carta, mi presión volvería a dispararse y me daría un nuevo ataque pero, si ella ya se encontraba lejos —y con una memoria completamente vacía sobre lo que mi persona representaba para ella— no había necesidad en mantenerme vivo.

    Y, entonces, recordé aquella estúpida promesa que hice cuando aceptó ser mi novia… Aquella en la que había dictado que la fecha en la que ella perdiera su memoria de corto plazo, sería la de mi muerte.
     
Cargando...
Similar Threads - Sentencia Dictada
  1. Insane

    Erotismo Sentenciados.

    Insane, 27 Enero 2018, en el foro: Relatos
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    342
  2. Luncheon Ticket
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    385
  3. Lionflute
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    213
  4. Kei
    Respuestas:
    7
    Vistas:
    608

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso