Sede del Gran Campeonato

Tema en 'Rutas' iniciado por GalladeLucario, 20 Noviembre 2015.

  1.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    5,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lucas Diamond

    Mis ojos se abrieron como platos al ver finalmente a Amoonguss caer derrotado. Suspiré, aliviado, sin creerme aún que hubiera obtenido mi primer emblema del frente: el emblema de la pereza.

    Jodi parecía extasiada por la emoción del combate, el cansancio fue tal que acabó dormida. La presentadora acudió a por ella y la devolvió a su sala de juego. Luego, retomó su actitud de siempre, alegre y alocada. Me despedí, muy a su pesar; había pasado demasiado tiempo combatiendo en dobles, así que tocaba algo de individual. Iría a la torre desafío, donde tendría una batalla rápida, y luego volvería a Udan.

    ¿Cómo les estaría yendo a nuestros amigos?
     
  2.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~ Disaster Partners

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    8,998
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Una ola de emoción me recorrió al ser aceptada para entrar en el interior de la sede, y sin poder contener las ganas eché a correr hacia su interior, los ojos brillándome de la emoción y el corazón a punto de estallarme en el pecho. Todo nuestro esfuerzo, todas esas horas de arduo entrenamiento, de combates incesantes y de enfrentamientos contra los enemigos por salvar a Galeia y a Udan finalmente habían dado sus frutos. Finalmente estábamos aquí, y casi no podía llegar a creerlo.

    Tomé una gran bocanada de aire, y tras pensar detenidamente hacia dónde dirigiría mis pasos, con la mirada curiosa de Togekiss posada en mí, comencé a caminar en una dirección. La barbilla bien alta, la mirada decidida, y una sonrisa confiada en mis labios.

    Mis pasos me llevaron hacia el interior del edificio que rezaba las siguientes palabras:

    "Parque Batalla".
     
  3.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Confined fangirl Kitten ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    7,819
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Salí una vez más del Coliseo, pero aquella vez era muy diferente a la primera. ¡Estaba emocionada! Mi equipo había demostrado una gran fortaleza y habían mejorado mucho. ¡Y los pokémon de Udan, claro! Habían sido de gran ayuda.

    Me dirigí pues a un banco que había por la zona, sentándome mientras Espeon salía de su pokéball para hacerme compañía. Casi por instinto cogí mi holomisor y busqué el número de Mimi. No pulsé el botón de llamada por unos milímetros. Con un suspiro guardé el aparato de nuevo.

    Eché la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos. Pasaron minutos hasta que finalmente me puse en pie, enérgica, una vez más. ¡No había que perder los ánimos!

    Guardé a Espeon en su pokéball, explicándole que iría a Udan una vez más para completar una cosa que tenía pendiente. ¡Y quería ver que había sucedido con los isleños después de lo de los Ultraentes!

    Así que, escondida detrás de un edificio, abrí el portal hacia la isla.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Graecus

    Graecus uwu7 Acerosos Fan

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    1,632
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Drake Orestes

    Salí de la Jungla Batalla algo decepcionado conmigo mismo por mi derrota. Habia estado tan cerca del final...pero Rhyme era sin duda mas fuerte que yo, por ahora.

    Era hora de hacer lo que había pensado en hacer antes de que ocurriera el fin del mundo y nuestra muerte: era hora de regresar a Udan, a ver como se encontraba mi equipo luego de mi larga ausencia.

    Saque a Crobat de su pokeball, y nos dirigimos volando a la Pradera Arte.
     
  5.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    5,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lucas Diamond

    Volé a lomos de Latios hasta la sede para probar suerte de nuevo en el frente. De caminó vi un mensaje en el holomisor acerca de un torneo en acuarela... ¡Guau, definitivamente debía ir allí!

    Anoté la fecha en... Bueno, no tenía agenda, ¡pero podía memorizar la fecha!

    Eché un ojo a los edificios que había ante mí y finalmente opté por uno de gran dimensión. ¿Cuál sería?
     
  6.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    5,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lucas Diamond

    Latios sobrevoló la región de Galeia hasta llegar a la sede, donde se encontraban los edificios batalla.

    Devolví al Pokémon a su ball, sin decir nada, agradecido. Y tras ello, entré al edificio una vez más.
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Creativo Creativo x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  7.  
    Gold-Kun

    Gold-Kun Game Master

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,059
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    Una vez más llegamos rápido gracias a la sobresaliente velocidad de la Mosca Esmeralda. Por mucho que quisiese aterrizar en el edificio de inmediato, lo primero era sin duda alguna curar a mis pokémon y quizás una rápida ducha. Por eso mismo lo que hice fue adentrarme en el centro pokémon.

    En el edificio de techo rojo, dejé de inmediato a los chicos con Joy y tomé prestado uno de los cuartos. Subí la escalera y me adentré en el mismo antes de dirigirme hacia el baño y dejar que el agua caliente comenzase a correr por mi cuerpo.

    —Quizás... Sí estoy un poco flacucho.

    Revisaba partes de mi cuerpo en medio de todo, recordando las palabras de mi versión futura. Mis brazos tenían cierta masa y mis piernas se notaban con fuerza (gracias viaje pokémon), pero en comparación a mi versión futura estaba un poco débil... Vale, bastante. E incluso si me comparaba con un tipo que peleaba cara a cara contra pokémon él mismo... Debía entrenarme también.

    Seguí toqueteando un poco más mis músculos antes de acabar con el baño. Así, toalla como taparrabo, salí a la habitación.

    Y no pude evitar suspirar con cierto alivio. Esta vez no había nadie en ella y mi vida no pendía de las palabras que salieran de mi boca. Mimi se había ido a Sinnoh ayer, ¿no? U hoy... Ehm... El viaje en el tiempo es confuso. ¡No sé a qué punto llegamos!... ¡Volvimos, más bien! Pero el tema es que era bastante satisfactorio salir sin preocuparse... A-Aunque claro que eso podría haber salido peor. Si hubiese querido lo que yo pensaba...

    —¡Abajo!

    El rubor se subió a mi cabeza de inmediato. ¿Cómo se me había ocurrido una tontería así? Moví la cabeza de un lado al otro, intentando que esos pensamientos volasen de mi cabeza lo antes posible.

    —Pero... Si Mimi está en Sinnoh eso significa—Me llevé la mano al mentón, pensativo. Necesitaba conectar mis ideas rápido para saber qué era lo que quería. Una idea estaba a punto de salir, pero necesitaba excavar por ella. Así que.—... Mimi, Sinnoh. Volverá... No sé cuándo. ¿Qué hay en Sinnoh? Uhm... Montañas. No, gimnasios... Maylene es muy sexy, pero creo que eso no es lo que busco—Cerré los ojos con fuerza con tal de acelerar el proceso.—. Gimnasios en ciudades... Ciudad Corazón, Pradera, Jubileo, Canal... Ciudad Canal... Byron es un tío guay, aunque no tanto como Crasher Wake... Ciudad Canal....Biblioteca... Un momento, ¿biblioteca? ¡Eso!

    Como si una enorme revelación se plantease ante mí, inmediatamente me impulsé hasta mi bolso para abrirlo de golpe y comenzar a lanzar cosas fuera de este... ¡Mierda, la pokédex!... Nah, ni que sirviera de tanto. Pero... ¡Aquí está! ¡Holomisor!

    —Esto se prendía... ¿Así?

    Con mi dedo pude encender la máquina en pocos intentos. ¡Menos mal me acordaba! Pero ahora lo que tocaba era buscar el número y enviar un pequeño mensaje. Así que... Era hora de esforzarme.

    —Yo!—Saludé una vez pude encender el modo de grabación. En él podía observar a mi yo semidesnudo hablándole a la cámara. Era... Extraño e incómodo.—. Estoy muy perdido en el tiempo, pero quería pedirte algo, Mimi. Han pasado cosas, ¡así que estoy intentando entender mejor a Darkrai! Y como necesito hacerme más fuerte lo antes posible, me gustaría que me traigas algún libro que pueda tener información de él. ¡Esta cosa—Había recogido la pokédex.—tiene la misma información que yo! Que si solo causa pesadillas y tal. Así que... ¡Eso! ¡Te lo encargo!

    Sin saber más que decir, acerqué mi cuerpo hasta el ingenio y, tras unos segundos de búsqueda en los que mi torso estuvo frente a la cámara, pude enviar el vídeo hasta la chica.

    Con eso hecho, solo acabé de vestirme, tomé mis cosas, recuperé a mis compañeros y nos dirigimos a la Fábrica.
     
    Última edición: 5 Enero 2020
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  8.  
    Graecus

    Graecus uwu7 Acerosos Fan

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    1,632
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Drake Orestes

    Luego de un descanso, llegamos a la Sede. A pesar del mal comienzo que habiamos tenido, Lucario había demostrado ser un fuerte aliado y una buena adición a mi equipo.

    La última vez que había estado aquí había enfrentado a Rhyme en uno de los tramos finales de la Jungla Batalla y había perdido. Esperaba estar más listo esta vez para llevarme la victoria.

    —Muy bien chicos, vamos de nuevo.
     
  9.  
    Gold-Kun

    Gold-Kun Game Master

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,059
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    Una vez atravesé la puerta de la fábrica el ambiente de inmediato cambió. Una brisa helada me abofeteó como si fuese una bienvenida al mundo exterior y la luz del día me dejó aturdido por breves segundos. ¿Cuánto tiempo había pasado allí dentro? Casi dos días, según yo mismo. Dos días que realmente habían valido la pena y me habían hecho madurar como entrenador, al menos un poquito. No lo había pasado del todo bien, aunque debía admitir sin duda que el lugar estaba hecho para gente fuerte, muy fuerte. Supongo que ahora podría decir que soy mejor que el Alpha de hace unos días, ¿no? Eso... Eso realmente me emocionaba mucho.

    ¡Pero debía admitir que también se sentía excelente salir por no tener que estar ahí más tiempo! ¡Si tan solo hubiese derrotado a Bako en los primeros dos intentos habría podido salir antes y ahora me estaría dedicando al entrenamiento de mi equipo pokémon! ¡O también podría haber vuelto a Udan para entrenar a los chicos de allá porque tras conocer tantos pokémon peligrosos realmente me hacía ilusión! ¡Ugh, qué más da el cansancio! ¡Vamos ahora mismo a esforzarnos al máximo!

    Un par de pasos fuera del edificio y toda esa convicción se derrumbó... O más bien fue mi cuerpo el que lo había hecho. Las piernas dejaron de responderme y fue inevitable ver como el suelo se acercaba más y más a mi rostro antes de quedar a centímetros. Solo sentí como una garra me echaba al hombro y comenzaba a cargar conmigo.

    —Hey, lo estaba haciendo bien solo.

    Mi quejido simplemente fue aplacado por un refunfuño de Flame. Siempre podía confiar en que cuidase mis espaldas cuando no podía más, pero ahora sí que no era justo. ¿De verdad era tan débil para solo caer con esto? ¡Solo había estado un día y poco más sin descanso! ¿Era este mi límite? ¡Muy bajo! ¡Sin duda demasiado bajo! ¡Por cosas como esta Alpha me llamó flacucho, tché!

    —¡Venga, llévame al centro! ¡Con algún pastel o algo seguro recuperaré fuerza de inmediato!

    Mi petición fue escuchada. Las alas de Charizard batieron frente a mí una y otra vez en el corto periodo de tiempo que nos movimos, pero mis ojos no podían sino enfocarse en otra parte de su cuerpo: La cola, específicamente en la llama. Esa misma flama por la que recibía su nombre había cambiado a lo largo del tiempo. Después de todo, era normal para los de su especie que esta se volviese más grande tras tener combates rigurosos, y vaya que los habíamos tenido, pero ahora mismo... ¿Es idea mía o se había achicado un poco? Me llevé la mano al rostro pensando.

    Sin embargo, no tuve demasiado tiempo para encontrar la respuesta. Las puertas del CP se abrieron frente a nosotros y el lagarto me llevó, aún en su hombro, hasta la cafetería y simplemente me sentó en uno de los asientos. Cuando giré a observarlo solo pude ver una mirada reprobatoria contra mí y unas pequeñas ascuas escapar de su nariz.

    —Bien, bien. Comeré bien esta vez—Claro, después de solo alimentarme de las cosas que pescaba y bayas era normal que quisiera probar algún dulce, ¿no? ¡No era justo que no me dejase!—. Bien, regresa por ahora. Necesito a alguien que me traiga la comida sin romper los platos... O que me deje comer algo delicioso sin problemas.

    Mis manos seguían siendo rápidas al menos, eso me permitió evitar el manotazo del dragón al regresarle a su pokéball. ¡Pensaba que había sido discreto con mi susurro! Uff, al menos me libré del golpe sin problemas. Ahora... Hay que encargarse del otro.

    —Midoho, atrae esos platos de carne—El pequeño salió de la ball y quedó entre mis brazos. Me acerqué hasta él y murmuré de inmediato.—... El pastel igual, el con fresas.

    Mi petición fue completamente cumplida, incluso la última parte, y entonces simplemente empecé a comer. Tener comida con algo más que sal era realmente un placer. Lágrimas podían llegar a acumularse en mis ojos por el placer en mi boca. Era... Era casi tan bueno como ganar un combate. ¡Q-Quizás estuviese al mismo nivel! No dudé en llenarme con tanto como pudiese.

    Y después de tragar quise levantarme sin éxito. La panza me pesaba, incluso parecía haberse agrandado de tanto que le había metido, y las piernas no querían apoyarme del todo. Los ojos se me comenzaron a entrecerrar e inevitablemente comencé a cabecear en un esfuerzo por no perder la batalla contra el sueño. ¡No podía dormirme ahora mismo! Aún quedaba trabajo por hacer, ¡teníamos que mejorar todavía! ¡Tenía que-

    A mi cuerpo no le importó lo que quisiese. Sucumbí al cansancio con la cabeza apegada al mesón del comedor.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  10.  
    Gold-Kun

    Gold-Kun Game Master

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,059
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    Ni cuenta me di de la cantidad de tiempo que había pasado. Fue como si en un solo parpadeo el día hubiese pasado increíblemente rápido hasta el punto de que ya era de noche. Espera, ¿¡me dormí!? ¡Pero si dije que iba a entrenar! ¡Maldición!

    Me levanté de golpe de la silla. No me importó llamar la atención de los pocos tipos que estaban ahí porque ahora realmente la había cagado. ¿Cómo era eso de quedarse dormido cuando te tocaba entrenar? ¡No, no se puede! Ahora mismo tendría que suplir las horas aumentando la intensidad, aumentarla mucho porque realmente había perdido demasiado tiempo... ¿O no? ¡No sé, no tengo un reloj! ¡Pero ahora lo importante sería que los chicos recuperasen sus fuerzas antes de empezar a trabajar!

    —¡Enfermera, por favor cure a mis chicos!

    Ella simplemente se volteó cuando entregué la bandeja. Se rió.

    Por supuesto. Es nuestra especialidad regresarle la forma a los pokémon—Y sonrió amablemente como siempre lo hacía. Tomó la bandeja y los dejó en la máquina que se encargaba del asunto.—. Por cierto—Volvió a reírse mientras se volteaba hacia mí extendiéndome una llave.—, una cama es más cómoda que una silla de la cafetería, ¿no crees? Toda tuya.

    No pude evitar llevarme la mano a la nuca con un poco de nervios. Tenía mucho sentido que me hubiese visto, pero no dejaba de ser vergonzoso que se riese de ello. De todas formas, cogí la lleve y la guardé conmigo para usarla mucho más tarde. Ahora mismo solo esperaría a que me entregasen a mi equipo antes de irnos a los patios traseros del centro.

    ***

    Una vez salí al exterior no pude sino abrazarme con fuerza. Mi piel se erizó de inmediato y mis ojos contemplaron la nieve cayendo copo a copo sobre la pista de combates. ¡Así no podría entrenar a la mayoría de mi equipo! ¡De seguro Rook y Flame se negarían completamente! Aunque el primero por supuesto que tenía bien justificado eso, el segundo solo lo haría por flojera.

    —¿Flojera?—Me pregunté de manera inmediata antes de sentarme sobre una de las bancas del lugar. Estaba fría, pero era mejor que estar parado.—... Hm—Me llevé la mano bajo el mentón y cerré mis ojos intentando concentrarme. ¿Cuándo había comenzado a tener flojera? Fruncí el ceño intentando concentrarme totalmente, pero ninguna idea se me vino a la mente.—... Va. Flame, yo te elijo.

    No obstante, el pokémon se rehusó a salir de la esfera. Traté de llamarlo varias veces más antes de rendirme.

    —¡Muy bien, entonces encontraré a algún otro querrá ayudarme a entrenar, lagarto estúpido!—Grité esas palabras con notable frustración hacia la pokéball. Por supuesto que quería que fuese él con quien entrenase, pero ahora tendría que buscar otra manera de hacer las cosas.—. Ahora mismo creo que solo deberíamos practicar movimientos... No se me ocurre otro miembro al que quiera traer al equi-

    No, espera. ¡Sí que habían miembros que me gustaría traer! ¡Muchos miembros, de hecho! ¡Pokémon de Udan! ¡Desde Goodra al Salazzle que prometí conseguir en la fábrica! Después de todo, los que había enfrentado ahí no solo se veían geniales, sino que la fuerza y problemas que creaban eran muchos. Incluso diría que demasiados. Solo recordar al Keckleon de Bako provocaba que mi estómago se apretase.

    —¡Eso es! ¡Debo regresar a Udan con mis chicos!

    La palma de mi mano fue golpeada por mi puño como una firme muestra de decisión... De la cual me arrepentí inmediatamente porque el frío hizo que ello doliese mucho. No dudé en sacudirla con tal de intentar mermar el dolor. P-Pero bueno. Una vez acabé con eso, tomé mis cosas y me dispuse a partir hacia... Hacia... ¿Hacia dónde?

    Claro. No tenía ni la más mínima idea de cómo volver. Ni siquiera tenía la idea del agujero que me había tragado para regresar a Galeia. Encima de seguro el helicóptero no estaría todo el tiempo esperando ahí, ¿verdad? Esas cosas debían costar dinero, seguramente mucho. Entonces no podía volver hasta que el profesor tuviese el helicóptero de vuelta... O alguien más regresase. Quizás así podríamos compartir el gasto y podría pagarlo. Esto sin duda me dejaba con una sola opción: Entrenarme a mí mismo.

    Aunque ¿qué debería entrenar? ¿El cuerpo o mi mente? Claro que necesitaba ser mucho más listo, pero ser listo no me serviría de nada para recibir el golpe de un Ursaring o lo que fuese que el enemigo utilizase en nuestra contra. Por otro lado, ser más inteligente seguro podría ayudarme a evitar caer en ese tipo de situaciones, ¿no? Pero mi otro yo había dicho que estaba delgaducho... Esa es buena razón para elegir, ¿no?

    —Entonces desde ahora los entrenamientos serán también para mi cuerpo.—Golpeé de nuevo mi mano con la otra, pero ahora fui más suave con estas.
    >>¡Está decidido!
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  11.  
    Gold-Kun

    Gold-Kun Game Master

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,059
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    La idea de entrenarme a mí mismo había salido mucho más rápido de lo que pensaba. Comúnmente, por no decir siempre, ese era mi problema: Conseguir un plan. Luego de eso solía simplemente seguirlo al pie de la letra tal cual como lo había imaginado, pero ahora mismo eso era lo que más me acomplejaba.

    Claro, desde ese mismo día había comenzado a correr, hacer flexiones, abdominales, sentadillas, levantamientos de Squirtle (El resto de mis pokémon pesaban mucho) e incluso acudía a los interiores de la Calle Victoria para que mis compañeros no perdiesen forma y al mismo tiempo yo pudiese aprovechar las aguas para nadar a modo de ejercicio... Y también de relajo.

    Ninguna de esas cosas representaban problema. Era verdad que mi cuerpo estaba agotado por el poco sueño al iniciar y dolía bastante tras acabar de ejercitar, pero el gran problema era lo aburrido que se volvía al cabo de unas semanas. ¡Era prácticamente llevar la misma rutina a diario! Despertar con la noche aún en pie, ducha, comida y salir a ejercitar. Luego volver a comer de nuevo y continuar con ello hasta que la noche volviese a llegar. ¡Simplemente me aburría!

    Y ese mismo aburrimiento intenté llenarlo con pensamientos. Necesitaba hacer algo que fuese efectivo y a la vez divertido para hacer el tiempo que me mantuviese aquí.

    Sorprendentemente, la respuesta llegó a mí rápido nuevamente. ¡Parecía que realmente funcionaba mi cabeza en estos temas! Fue por eso mismo que me dirigí a los campos del centro pokémon. Aprovecharía que la nieve mantenía a muchos entrenadores lejos del entrenamiento a exteriores.

    —Muy bien. Estarás pensando en porqué te traje solo a ti y a nadie más que a ti, ¿eh?—Una sonrisa presumida posaba en mi rostro. Ahora sí que me había lucido pensando: Este plan de entrenamiento lograría arreglar más que mi aburrimiento. Aunque no estábamos tan solos pues Darkrai siempre me acompañaba en mi cinturón.—. Yo necesito entrenar y realmente me aburrí con tanto ejercicio; Mientras tanto tú no te esfuerzas lo suficiente cuando entrenamos, además de que llevo sin usarte en combate bastante tiempo. ¡Por eso pensé que deberías ser mi compañero de lucha!

    Alcé mis dos pulgares con bastante confianza en mi rostro, aunque del otro lado alguien realmente parecía no muy convencido. La cara de Flame realmente demostraba pereza, contrario a lo que yo estaba esperando. ¡Pero tío! ¡Con eso arreglaba todos los problemas que ambos teníamos! No solo yo me quitaría el aburrimiento, sino que él podría empezar a esforzarse un poco más al menos... O eso esperaba.

    —¡Vamos, tío! ¡Será como si tuviésemos un combate!—Reclamé de inmediato.—. ¡Siempre estamos en el mismo bando, así que pensé que sería genial enfrentarme a mi inicial!—Sin embargo, parecía no afectarle en nada. Ni siquiera se motivaba a ello.—¡Muy bien, si no quieres empezar, seré yo quien ataque!

    Sin decirle más, bajé la postura corporal y me lancé directamente hacia él. Quería coger sus piernas e inmediatamente derribarle, pero no pude ni siquiera levantar una de ellas. ¡Eran demasiado grandes como para siquiera moverlas! ¡Encima estaba poniendo resistencia a ello! Me rendí con eso de inmediato antes de saltar unos pasos hacia atrás. Su cara sin duda demostraba la poca importancia que me estaba dando.

    —¡Vamos! ¿No contraatacarás?—Mi pregunta obviamente fue ignorada. ¡Incluso había escupido una flama hacia un lado!—¡Muy bien, entonces probaré algo que no venga del Dojo!

    Planeaba golpearlo con la mano empuñada, pero cuando nuestras miradas se cruzaron solo me detuve. Me planté con firmeza ante él y simplemente observé hacia arriba. Era alto, mucho más alto que yo e incluso que un Charizard común. Era intimidante, sin dudas, pero mi plan no se detuvo por su tamaño, sino por la presión que ejercía sobre mí.

    El simple hecho de estar frente a frente como enemigos era distinto. Comúnmente me paraba frente a él para felicitarle, para presumirlo o para acariciarlo, pero esto era algo que jamás había hecho. Si bien ya había hecho cosas como con Tauros en Udan esto no se acercaba. Era excesivamente distinto el enfrentar a un pokémon con la ayuda de los tuyos a ser tú el que estuviese mano a mano contra él. Aun si Flame realmente no demostrase agresividad, podía sentir la diferencia entre nosotros. Incluso su cuerpo parecía más grande segundo a segundo.

    —¡D-Dame un segundo, ¿va?!

    Tartamudeé de inmediato. Hice mis dos manos hacia adelante como intentando detenerlo de cualquier cosa que pudiese pasar, incluso si él no se había movido un solo centímetro. Luego de ello solo me lancé varios pasos atrás. Sentí como temblaba. Desde mis dedos hasta las piernas me tiritaban. Mi respiración repentinamente se había acelerado y un escalofrío me recorrió la espalda. Solo pude dejarme caer sobre mi trasero.

    Era demasiado. Aun si no contraatacase, yo no podría moverlo de ninguna manera. Ni siquiera estaba seguro de que mis puños o cualquier cosa de mí mismo pudiese dañarle. Yo no era un Machamp. No podía usar algo como el Puño Certero o una Megapatada... Si acaso lo que hiciese sería un Puño Débil. Ahora mismo y quizás siempre sería más débil que uno de ellos... Quizás si los enemigos fuesen cosas pequeñas podría, pero todavía tenían cosas como movimientos a distancia. Podían lanzar fuego, hielo, rayos, veneno. No tenía chances de ganar. Entonces... ¿Qué podía hacer? ¿Qué haría si tomaban a todos mis compañeros? Solo quedaba una cosa: Morir.

    Me hice un ovillo en mi lugar. Por supuesto que no quería eso... No es que no me haya pasado, pero no podía permitirlo. Tenía que encargarme de pelear por el resto también... De ninguna manera podría dejar que les pasase lo mismo que a Hubert o a Bruno. Entonces, ¿qué debía hacer? ¿cómo los iba a ayudar si perdía a todos mis compañeros? Justo como dijo Alpha... Ahí no había un Hound. Solo quedaba Flame, ¿eh? No pude evitar dirigirle una mirada y abrir los ojos con sorpresa.

    —¡C-Calma, hombre! ¡Dije que me dieras un segundo, pero me refería a un segundo muy largo! ¡A-Algo así como un super segundo! ¡¡Un mega segundo!!

    Se había acercado cuando no le prestaba atención. Su cara realmente no parecía la de alguien contento, sino de alguien enfadado. Inmediatamente me vi tomado por la ropa y puesto de pie. Quedamos frente a frente nuevamente y antes de que pudiese decirle alguna palabra éste pasó su puño en llamas por el lado de mi rostro. No me alcanzó a tocar, ni siquiera a rozar, pero pude sentir todo su calor y la potencia que tenía. Inmediatamente después de eso el dragón solo se alejó de mí con rapidez.

    Por mi parte solo pude tragar saliva. No había entendido nada. Realmente nada de ello. ¿Qué había sido eso? ¡No entendía el motivo de fallar ese golpe a tan poca distancia! ¡Incluso un idiota podría haber conectado!

    —... No entendí—Le dije con total honestidad. Unos segundos pasaron desde su acto a mis palabras y había intentado entender, pero no podía.—. ¿Por qué lanzar un golpe que no atina? Me tenías a una distancia muy corta... Ni siquiera necesitabas algo como un Golpe Aéreo o así... ¡Si querías pelear, no te sirve un golpe que no acierta!

    Pareció estar feliz con esas palabras. Incluso alzó su pulgar en alto hacia mí y asintió con la cabeza; Solo logró confundirme más.

    —¿Cómo que sí? ¡Si lo sabías entonces solo debías no hacerlo! ¡Ni siquiera es como si hubiese podido esquivarlo! ¡Sabes perfectamente que algo así no tiene efecto!—Y nuevamente volvió a asentir.—¡No entiendo! ¿A qué le dices que sí? ¡Explícate!—Me estaba empezando a ofuscar. ¿Por qué no podía hablar con los pokémon? Directamente haría todo esto muchísimo más fácil, maldición.

    Aparentemente, pedirle explicaciones funcionó bastante bien. Mejor de lo que pensaba, de hecho. Él hizo todo el esfuerzo posible por representar con sus manos la parte en la que había acertado. Tardé más de diez minutos en entender el mensaje, pero una vez hecho solo pude golpearme la frente con la palma. No era algo que fuese propio de mí y no me gustaba... Pero tenía razón.

    —Será el último recurso, ¿bien? ¡Me niego a hacerlo bajo otras condiciones!—Me quejé de inmediato ante él.—... Pero entrenaré para poder utilizarlo, ¿vale?
    >>Gracias por la ayuda—Dije tras unos segundos.—. Y por siempre estar conmigo, Flame. Eres el mejor.

    Solo rugió con orgullo. Típico.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
  12.  
    Gold-Kun

    Gold-Kun Game Master

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,059
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    Ni cuenta me di del avance de los días.

    Repentinamente ya dos meses pasaron desde mi salida de la fábrica batalla. Ocho semanas en las que sin duda me vi tan inverso en el entrenamiento que todo tipo fecha o tiempo se borró completamente de mi mente. Pero es muy normal que eso pase, ¿vale? ¡Estaba esforzándome más que nunca! ¡Incluso se empezaba a marcar más mi cuerpo prueba de ello!

    —¡Mira esto!—Comentaba mientras flexionaba los músculos de mis brazos. No es que antes no hubiese nada ahí, pero ahora sí se notaba de mejor manera. ¡No lograba ser como Macho Man, pero empezaba a dejar de ser un flacucho!—No está nada mal, ¿eh, Manaphy?

    —¡Phy~!

    —Tú sí sabes.

    Choqué mi puño contra su manito a modo de agradecimiento y realmente pareció feliz. Bueno, más bien siempre parecía estarlo. Incluso desde que el huevo se rompió estaba sonriendo. No hubo llantos o cosas así y mucho menos problemas para alimentarle en ese entonces, a diferencia de lo que fueron los primeros días de Blaze; Un total desastre.

    —Te dejo solo un rato, ¿va?

    Con mi mano entregué un par de caricias sobre su cabeza antes de dejarle solo en el cuarto para adentrarme en el baño. Ya había acabado mi sesión matutina, así que realmente me tocaba una buena ducha porque el olor que tenía era más fuerte que un guantazo de Rook... Quizás un poco menos, ¡pero se entendía el punto! Así que era hora de asearme.

    Tras cerrar la puerta a mi espalda, terminé de quitar la ropa de mi cuerpo e inmediatamente me adentré bajo el chorro de agua caliente. Debía admitir que la mayoría del tiempo que pasaba dentro del baño era apoyando mi espalda contra la pared mientras el chorro aliviaba el cansancio de mi cuerpo. Quizás hacía que perdiese un poco de tiempo aquí, pero realmente se sentía bien.

    Planeaba que esta vez fuese igual, si no fuese por la repentina apertura de la puerta. Inmediatamente abrí los ojos con un pequeño sobresalto hasta que entre los vapores apareció la figura de Manaphy con algo entre sus manos.

    —¿Cómo abriste con tu altura?—Pregunté mientras me inclinaba hacia él, cogiéndolo en brazos junto al objeto que tenía en manos: Mi holomisor. Al atraerlos a ambos a mi cuerpo me quedé un instante mirando la pantalla que parecía tener un mensaje.—... Oh, llamada perdida de Mimi... Y mensaje de Joel y Mimi. ¿Joel?... ¿N-No será?

    ***

    Cuando acabé de leer y escuchar los mensajes solo aceleré. Ellos se iban a meter a uno de los edificios de este tipo Tyler Chance y eso no sonaba bien, de ninguna manera sonaba a que las cosas salían bien y mucho menos si era alguien como Adler. Solo esperaba que no hubiesen... Armas. Era realmente lo que menos quería que hubiese. Pero si llegaba a pasar... ¿Qué haríamos?

    —¡No te preocupes por eso ahora! ¡Primero tienes que llegar!

    Terminé de colar la manga media rota de mi desgastada sudadera por mi brazo antes de coger la mochila y colgarla a mis espalda para posteriormente cerrar de manera rápida la puerta de mi cuarto y salir disparado a la salida. Dejé la llave del cuarto en el mesón y agradecí con una palabra rápida mientras escapaba por las puertas del centro hasta quedar finalmente fuera del edificio.

    Solo soné el silbato que colgaba de mi cuello mientras esperaba impaciente. No sé cuánto tiempo fue, pero la espera pareció eterna. El cielo se abrió para dejar que la majestuosa figura del imponente protector del planeta se hiciera presente frente a mí. Como siempre atraíamos miradas, pero eso ahora mismo no importaba en lo más mínimo. ¡Necesitábamos darnos maldita prisa!

    —¡Shen, a Aerosol! ¡Lo siento por esto, pero hoy necesito que seamos más rápidos que nunca!

    Tras dos meses abandoné la Sede en rumbo a la acción, rodeado por el enorme halo de luz proveniente de mi alianza y el cuerpo de Mega Rayquaza.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  13.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    5,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lucas Diamond

    Allí, en los campos de miel, abrí un nuevo portal hacia Galeia, a la sede del gran campeonato una vez más. Esta vez sabía bien a dónde iba a ir.

    Esperaba que al fin... Pudiera cambiar mi suerte. Por no parecía estar teniendo mucha últimamente.
     
  14.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Confined fangirl Kitten ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    7,819
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Efectivamente, la Sede no quedaba lejos de Aerosol, y mucho menos volando. Unfezant y yo aterrizamos en la entrada, esperando que Salamance hiciera lo mismo con Ian. Por supuesto, el chico no tendría ningún problema para acceder pues tenía más de una medalla... pero era necesaria la comprobación por ser la primera vez.

    Tras ello, pudimos acceder al interior de la zona, en los jardines iniciales que había y que daban acceso a los diferentes Edificios Batalla y al Gran Campeonato. Cuando nos adentramos un par de metros, me adelanté a Ian unos pocos pasos con rapidez para finalmente girarme con cierta teatralidad, abriendo los brazos con una sonrisa.

    —¡Y esta es la Sede! ¿A qué mola~? —acabé por llevarme las manos tras la espalda, entrelazándolas, y miré al chico con curiosidad—. ¿Quieres entrar a algún Edifico Batalla entonces? ¿A cuál~?

    Juanjomaster hola bebé uwu<3
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  15.  
    Juanjomaster

    Juanjomaster Rey del colmillo

    Aries
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    3,792
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian Lockhart

    Mientras seguía a Emily Salamence y yo fuimos memorizando el camino hasta la Sede, así podríamos volver cuando lo necesitásemos. Y tal como la chica había dicho, llegamos pronto al lugar. Solté un ligero silbido cuando me bajé de Salamence y contemplé el panorama, llevándome las manos a la nuca. Ciertamente los edificios batalla lucían interesantes, pero lo que verdaderamente llamaba mi atención era el enorme edificio dorado que se alzaba imponente por encima de todo, y que intuía que era el edificio del Gran Campeonato.

    —Admito que no está nada mal—le respondí a la chica, dándole una última mirada al lugar—, han hecho un buen trabajo con este lugar.

    Medité un instante la siguiente pregunta de Emily; lo cierto es que sólo había venido a ver y a aprenderme el camino a vuelo de una buena vez; el plan original era agradecerle a Emi y marcharme inmediatamente a algún otro sitio, pero quizá podría sacarle algo de información a la chica.

    —Oh, no lo sé —me llevé la mano al mentón, fingiendo intriga—, ¿Cuál me recomiendas tú, Emily~? Pareces toda una experta en este lugar.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  16.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Confined fangirl Kitten ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    7,819
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    —Oh, no sé si una experta, solo he estado una vez aquí... —admití, rascándome la mejilla con cierta vergüenza.


    Seguramente cualquier otro entrenador podría darle mejor información que yo. Alpha mismo podría decirle mucho más, que había estado entrenando por aquí y estaba segura que había superado más de un edificio.

    A pesar de ello, recuperé la sonrisa después y volví a girarme, acercándome de nuevo al chico hasta quedar a su lado y comencé a señalarle los Edificios uno a uno mientras hablaba.

    >>Yo estuve en ese de ahí, el Coliseo, y bueno... —dirigí la vista hacia el castaño brevemente, encogiéndome de hombros con una leve expresión de decepción en mi rostro—. Ya sabes, tampoco soy la mejor entrenadora del mundo así que me resultó muy difícil y acabé perdiendo. Como sea~ Aquello es la Torre, ahí fue Effy, y eso de ahí es el Parque, ahí fue Mimi. En el Parque tienes que atrapar los pokémon que hay ahí, ¡es muy curioso! Y luego... creo que aquello es la Escalera, aquello la Jungla y eso la Fábrica... Creo que ahí tienes que luchar con pokémon prestados o algo así, ¡también tiene que molar!

    Bajé finalmente la mano, pero seguí mirando a los Edificios, la cabeza ladeada y sin perder la sonrisa.

    >>Todos parecen interesantes~ No creo que tengas problema en ninguno, la verdad... así que podrías ir al que más te llame la atención, o elegir al azar... —acabé por decir, con un tono más suave.
     
  17.  
    Juanjomaster

    Juanjomaster Rey del colmillo

    Aries
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    3,792
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian Lockhart

    Asentí. Ciertamente Emily no me había dado demasiada información, y no había en realidad ningún edificio que me llamase demasiado la atención. Quizá cuando quisiese hacerlos me preocuparía algo más por ellos, pero en ese momento aquello era poco importante.

    —Ya veo que de guía turístico te mueres de hambre Emi... —me reí, picándole uno de sus mofletes con mi dedo índice—, supongo que el anciano de témpera que daba tours tendrá que echarte una mano, eh, ¿Qué tal si te doy unas clases privadas de cómo perd- digo, de cómo guiar a la gente jovencita? —dije con mi voz de anciano que había usado aquella vez, mientras me reía un poco y la pillaba del brazo, arrastrándola por todo el lugar.

    Sí, sí, sí, tal como puedes observar —comenté pomposo—, esta es la Torre de batalla, y es muy aburrida, no tengo nada que comentar... ¡Siguiente!

    Volví a arrastrarla del brazo, llevándola al Parque.

    —Oh, cielos, este lugar solía ser una zona hermosa donde los entrenadores solían jugar con sus pokémon, ¡Pero los malditos adolescentes decidieron adueñarse del lugar, y dormir en las bancas y armar sus alborotos! Hay, la juventud de hoy, todo era mejor en mis años mozos.


    Tironeé de ella una vez más.

    Esta es la escalera batalla, ¿O quizá es la escalerilla batalla? Nunca he sabido cuál es la diferencia entre las dos. ¡Pero bueno! Aquí intentas subir la edificación con peldaños de nombre dudoso mientras otros entrenadores intentan hacerte caer. Si te caes, pierdes... ¡Y mueres!

    —Uh, ¿Era escalera o escalerilla...? Uh, digo, esta es mi favorita, ¡La jungla batalla! Mis antepasados vivían en la jungla pero llegaron los malditos adolescentes con sus máquinas voladoras y construyeron sus ciudades. No hace falta decir que la Jungla y la Torre son enemigos mortales y se enfrentan y chocan entre sí una y otra vez hasta que terminan agotados después de enfrentarse tantas rondas para ver quién completaba su edificio primero.

    Eh, ¿Qué significaba si quiera lo que acababa de decir? En fin, lo importante era no salirse del papel.

    Y por último, la fábrica de batalla. Dicen que está abandonada, pero que no te engañen, por dentro en realidad es el laboratorio secreto de un malvado científico político que quiere conquistar el mundo. ¡Y eso es todo por el tour de hoy jovencita!, ¿Alguna pregunta? —pero no pude contenerme más y comencé a reírme mucho.

    —Gracias por traerme Emily —le dije, revolviéndole el cabello ligeramente—, sólo quería aprenderme el camino hasta aquí, y ahora que ya lo hice, me voy. ¡Disfruta tu estancia aquí y sácale provecho al tour que te di! —grité, divertido, mientras me iba corriendo y liberaba a Salamence una vez más para emprender el vuelo. Habría que probar si realmente había aprendido el camino.

     
    Última edición: 22 Mayo 2020
    • Ganador Ganador x 2
  18.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Confined fangirl Kitten ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    7,819
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Inflé los mofletes cuando sentí su dedo sobre mi mejilla.

    —¡Hey! ¡Me hubiese preparado si lo hubiese sabido!


    Ian parecía tener una capacidad especial para hacerme enojar, aunque no fuese ninguna molestia grave ni me durase mucho tiempo. Y, también, la capacidad de cortarme las quejas sin darme tiempo a pensar. En aquella ocasión, cortó todas mis posibles quejas cogiéndome del brazo y comenzando a arrastrarme por la zona, "explicando" los diferentes edificios con su voz de viejo.

    Y lo recordaba, claro que lo recordaba. Aquella vez en Témpera... era uno de los recuerdos que mejor guardaba de toda mi aventura por Galeia.

    Pero en ese mismo instante lo único que podía hacer era reírme con cada explicación que Ian daba sobre los edificios, especialmente graciosa se me hizo la de la Torre y la Jungla. ¡Jo, imagina a esos dos edificios chocando una y otra vez! ¡Sería gracioso!

    Con la respiración agitada, finalmente paramos tras visitar todos los sitios posibles, y no pasó mucho hasta que noté su mano revolviéndome el pelo. Fue rápido, apenas tuve tiempo de quejarme o reaccionar más allá del típico sonrojo que siempre se me plantaba cuando hacía eso. ¡J-jo!

    Pero al final... daba igual. Porque sabía que todas aquellas formas de picarme eran solo una muestra de los cercanos que nos habíamos vuelto. Y tampoco podía mentir, me lo pasaba muy bien con todo aquello. Así que me despedí de él con la mano, sonriendo enternecida mientras lo veía volviendo a surcar los cielos con Salamance.

    Suspiré cuando se perdió de mi vista, bajando la mano. Nos habíamos encontrado varias veces desde lo del dojo y era extraño, teniendo en cuenta que hasta ese momento apenas lo había visto un par de veces en toda la aventura (¡mucho menos hablado con él!)... en cierto modo, se sentía un poco extraño ahora que se había ido.

    Negué rápidamente con la cabeza, y en ese momento me giré para llamar a mi pokémon, que como siempre, había dejado volando por la zona. Volví a montarme en el tipo volador y le pedí volver a Aerosol, aun podía aprovechar algo de día en esa ciudad.
     
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso