Sala de espera

Tema en 'Wonderland' iniciado por Insane, 17 Mayo 2019.

  1.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    4,018
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]
    Sala de espera

    La sala de espera es pequeña, con una ventilación decente y sillas cómodas. Maneja tonos carmín y de madera oscura. Además, la decoración consta de fotos de caramelos y muñecas antiguas sin extremidades del cuerpo. Está ambientada con música que no gusta de por sí a nadie, al mantener a la expectativa con su ritmo, denominándose estresante permanecer mucho tiempo ahí.

    ¿Cómo funciona la sala de espera?

    Pueden pasar inmediatamente al MP luego de postear aquí y hacer un post, no necesariamente largo sobre que entran a la oficina, y lo mismo al salir. Podrán entrar 2 prisioneros al mismo tiempo, es decir que se tomará como si fuesen atendidos en tiempo paralelo. Y luego podrán pasar 2 más y así sucesivamente hasta que pasen todos.

    Cada que Salgan su GM hará una pequeña nota del cómo salen de la oficina de Agnes Astaroth. (O le pedirá a ustedes que lo haga)

    Recomendaciones & aclaraciones.

    No esperar al tercer día para venir por un trato para acceder al caramelo. (En un rato abriré la guía de cómo funcionarán los días)
    Si el conseguir el caramelo es por concursos y juegos se dará por los altavoces de la prisión, y no tendrán necesidad de venir hasta acá. (Sweet Secrets)
    Pueden acceder hasta 2 tratos a la vez para conseguir mayor número de dulces. Para ti y tu dúo. (Depende de qué humor muestre Agnes)

     
    • Fangirl Fangirl x 5
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shade Mcartty.


    Si pensaba que su día de mierda no podía empeorar, no había contado con esto. Se llevó los dedos al cuello, donde sentía que la ardía la piel. Tenía un maldito chupón allí, no necesitaba un espejo para saber que tendría marcado todos sus dientes como si ella fuese un maldito tiburón en lugar de una mujer con tetas enormes.

    Se pasó la lengua por el labio roto saboreando el sabor metálico de su propia sangre, suspirando. Estaba cansado, física y emocionalmente. Al menos ahora tenía las manos libres y eso le daba un poco de comodidad, pero la forma en que su miembro erecto presionaba sus pantalones realmente lo estaba desesperando e incomodando como el infierno. Estaba a punto de sacárselo allí mismo y masturbarse hasta que volviese a su estado normal.

    Maldita mujer.

    Estaba jugando con su ment y él lo sabía, pero, ¿qué coño podía hacer? Realmente nunca había sido una buena persona ni había intentado serlo. Ser buena persona estaba sobrevalorado. Siempre había vivido bajo sus propias reglas y sus propios deseos. Y admitía que todo ese juego con ella lo excitaba a morir. Lo que no le gustaba es que sabía que al final del día, no era más que un juguete más en su gran harem de putas.

    Se rió de su propia ironía, nunca esperó ser la puta usada de nadie.
     
    • Gracioso Gracioso x 4
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
    • KHÉ? KHÉ? x 1
  3.  
    El Calabazo

    El Calabazo Y dime, ¿Quién soy yo?

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,715
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Franklin Maxwell

    — Oh yeah, motherfockers! — replicaba Maxwell mientras levantaba sus brazos al aire, ya no estaba encadenado, se sentía libre dentro de su nuevo hogar, se movió un poco por el pasillo de la sala deslizando sus pies sobre el suelo y meneando sus brazos de un lado a otro, era libre, estaba cómodo, esta relajado. Pero le faltaba algo de buen ritmo para recuperar su flow, el flow bueno.

    — Las ideas han sido grandiosas, espero que realicen las mejoras pertinentes para la próxima escena, diablos sera hermoso si siquiera lleva a cabo alguna de mis ideas al menos a la mitad de lo que yo deseo... espero que Agnes no lo arruine, luego se sentirá triste cuando este decepcionado...

    Maxwell al final fue y se sentó en uno de los puestos mas desocupados para estirar sus brazos a los asientos desocupados a ambos lados y estirar sus piernas, mas que sentado, parecía estar acostado en aquel sillón. La música no parecía mala, ese ritmo era curioso, debía formar parte de algún álbum de jazz... pero no había otra canción... una y otra y otra vez...
    .
    .
    .

    .
    .
    .
    Y así pasaron 5 horas, ahí metido escuchando esa jodida música, todavía no llegaba nadie, al menos no veia allí a nadie luego de que entro en esa sala horrible, estaba allí solo, él y esa música infernal.

    — CON UN DEMONIO, QUÉ CLASE DE TORTURA ES ESTA, SALVENME, LES DOY MI DEDITO CHIQUITO DEL PIE, CUALQUIER PIE, LES JURO QUE ES LINDO, PERO SAQUENME DE AQUÍ. PLEASE LET ME GO!

    Replicaba Maxwell mientras se arrastraba por el piso y giraba de un lado a otro buscando sacarse de la cabeza el ritmito de esa horrible música y se jalaba el pelo de su cabeza, saltaba encima de las sillas y gritaba: —AAAAAAAAAAAAAHHHH CIGUEÑAAAAA! AH NACIDO EL LEÓN!!! Mandando sus brazos al aire mientras se deslizaba por el suelo.


    Minutos después un guardia abría la puerta de salida de aquel lugar infernal mientras se le quedaba viendo perplejo a aquel tipo arrodillado levantando sus brazos al aire como si estuviera sujetando algo. — "... tu habitación ya esta lista, sígueme" replicaba el guardia incrédulo de la escena que acababa de ver. Ese tipo no quería quitarle el dedo del pie a Maxwell, eso era seguro, en su defensa, creo que no quería saber nada que ver con alguien como Maxwell, pero le había tocado llevarle a su nueva habitación.

    Maxwell se levanto, se peino hacia atrás, acomodo sus mangas y anudo sus zapatos, la apariencia mas pulcra posible, la mejor apariencia para su mejor compañera de cuarto. Procedió a dar pasos cortos para admirar la decoración de la sala de espera mientras tarareaba la canción del lugar, sujetando sus dos manos a sus espaldas, la figura recta y formal de un caballero.

    — Entonces, buen hombres, por favor llevame a mis nuevos aposentos, es momento de conocer a mi nueva compañera, anhelo pasar tiempo a su lado, en verdad, creo que todos anhelamos la compañía como personas... — Le dijo mientras se dirigía a su nueva habitación, totalmente calmado, sereno y silencioso.
     
    • Gracioso x 3
    • Ganador x 1
    • Reflexivo x 1
    • Impaktado x 1
    • Creativo x 1
    • Borrashooo x 1
  4.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,187
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Connie Dubois

    Lo primero que vio al salir de la sala fue a un hombre rodando en el suelo. Okey.

    Qué carajo.

    No pudo evitar soltar una carcajada al ver la escena, hasta que un guardia apareció y se lo llevó a su habitación. Luego lo identificó como el tipo de la máscara y todo tuvo sentido, pero vaya, al menos le había alegrado un poco el día.

    Terminado el show, recorrió el pasillo con la vista y sonrió enorme al ver a Shade, tal y como había ocurrido cuando los llevaron a las gradas. Fue correteando hasta sentarse junto a él y le señaló su parche.

    —¡Mira, mira! —dijo, emocionada—. ¿A que es genial?

    Reparó entonces en su labio lastimado, y su sonrisa se difuminó por un momento antes de recobrar su brillo infantil.

    —Anda, ¿qué anduviste haciendo con la abogada, travieso? —bromeó, aunque su voz sonaba ligeramente más grave de lo usual y veía a Shade con los ojos entornados.

    Le costaba muchísimo no odiar a esa mujer con cada poro de su ser.


    Admirad todos a Connie con su supah parche uwuwuwu

    [​IMG]
     
    • Fangirl Fangirl x 6
    • Adorable Adorable x 2
  5.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shade Mcartty.

    Okeeeeeeeeeeeey.

    Aquel tipo realmente era raro. Lo siguió con los ojos hasta que los guardias los sacaron de allí. No lo culpaba, aquella condenada música estaba matando sus oídos. Si tuviese las cornetas al alcance las desarmaría una por una y las haría pedazos hasta que no quedara nada de ellas. Era un pecado a la humanidad estar allí.

    Estaba tan concentrado en el tipo de la máscara, el tema de la música y su frustración sexual que la llegada de Connie lo tomó por sorpresa.

    Trató de suprimir su sonrisa ante su típica actitud. Aún con un ojo menos era demasiado fastidiosa.


    —No preguntes cosas que no queires saber, Connie —resopló irritado. Le tocó el parche con cuidado, curioso de aquel material. Era extraño verla así, pero tampoco le quedaba mal la verdad. Parecía un hada pirata de disney. Ese pensamiento le hizo reír, porque sinceramente, le sentaba bien. Físicamente y con su personalidad ambivalente.
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Gracioso Gracioso x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  6.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,187
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Connie Dubois

    —¿Eeeeh? ¡Qué aburrido! —Infló las mejillas, cruzándose de brazos, y desvió la mirada.

    Un guardia apareció por la puerta, entonces, y la miró. Connie comprendió el mensaje y apretó los labios. La verdad, quería quedarse con Shade. No quería estar sola, no ese día.

    Pero sabía que eso no era posible, y no le serviría de nada frustrarse. Ya había llorado demasiado, asquerosamente mucho.

    —¡Ah, ese es mi llamado! —Se incorporó casi de un brinco, haciendo un saludo militar al guardia, y se giró hacia Shade para sonreírle amplio y agitar su mano—. Nos vemos por ahí, Shady~ ¡Asegúrate de hacer las cuatro comidas! ¡Y no le ladres demasiado a las personas!

    Caminó hasta el guardia con tranquilidad, quien se encargó de escoltarla en silencio hacia la enfermería. Connie perdió la sonrisa luego de darse vuelta, cuando Shade ya no podía verla.
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Sad Sad x 3
    • Gracioso Gracioso x 1
  7.  
    Nekita

    Nekita Amo de FFL

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Marzo 2012
    Mensajes:
    8,440
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Catherine Whitman

    Después de que Agnes le hubiera suministrado el hierro y suero necesario volvía a sentirse como una persona completa, ya no tenía esos mareos, sus piernas no temblaban e incluso juraba que su piel volvía a ser la misma de antes, su cabello, ahora húmedo por la ducha que Agnes le había ofrecido olía innevitablemente a aquellos aromas dulces que tenía aquel baño, si era lo más positiva que podía, trataría de recordarlo como aquel momento de paz donde su cuerpo finalmente se había relajado.

    Su ropa nueva y claramente más limpia que como había llegado a aquella oficina era bastante suave a su piel, cosa que agradecía por los multiples cortes que había terminado teniendo a lo largo de su cuerpo y durante todo su camino se mantuvo dandose pequeños mimos en el área de sus brazos ahora que el lugar donde había estado la aguja ya no dolía tanto.

    Estaba viva.

    Y...había salido bien de aquella oficina, así que, sus cariños a si misma los sentía justificados.

    No tardó mucho en localizar la seña del guardia que la llevaría a su habitación como sabía que sucedería y allí, pronto podría reunirse con Noah.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  8.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shade Mcartty.

    Observó a los guardias y luego a su hermanastra levantarse. Todo aquel entusiasmo falso... No le dijo nada, pero obviamente no le compraba todo aquel teatro. Pero era mejor dejarlo ser por le momento.

    Ese cabello...

    Fulminó a aquella mujer con la mirada, pero se levantó demasiado tarde, se dio cuenta que los guardias se aproximaban a ella. Quería tenerla en aquel espacio, solos. Sabía que si Agnes había negado su petición en la oficina tampoco le sería permitido estrangularla aquí.

    Deseaba con todo su corazón que su nombre saliera nuevamente pero junto al suyo.
     
    • Sad Sad x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  9.  
    Ceci

    Ceci Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Mayo 2015
    Mensajes:
    744
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Noah Briggs ~

    Atravesó el humbral de la puerta con movimientos casi robóticos, como si estuviera sin vida, demasiado agotado como para hacer algún movimiento fuera de lo necesario. Quería dormir. Necesitaba dormir. Todos sus sentidos estaban confundidos; sus mejillas hervían al rojo vivo, su cabello estaba húmedo y frío, la nariz le ardía de tanto que había tenido que inhalar el perfume del ambiente de aquella cita con Agnes que se le había hecho larga como una eternidad, pero podía encontrar algo de consuelo en la suavidad de su ropa.

    Miró a su alrededor, como buscando a alguien, buscando a Cathy, pero no podía encontrarla. No había nadie más allí que unos guardias, y cuando uno de ellos emprendió marcha hacia él, pudo sentir un tirón en su oreja, como una puntada. Se llevó una mano hasta la misma, como acunándola con la palma de su mano, y así como uno dice escuchar los ruidos del mar y las olas cuando se acerca una concha de cangrejo a la oreja, Noah juró haber escuchado las últimas palabras de Agnes resonando en su oído.

    ¿Lo habría marcado y por eso le molestaba tanto?

    Si Cathy se daba cuenta nada bueno iba a salir de eso.
     
    • Sad Sad x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  10.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,188
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Laila Meyer.

    Salió de la oficina de aquella perra solo para ser recibida por una sala de espera con una molesta música que le retumbó en los oídos y le atravesó la cabeza adolorida como un dardo, mezclado con un rescoldo del olor empalagoso de aquel perfume.
    Se dejó caer en una de las sillas, sin siquiera molestarse en reacomodarse el cabello fuera de lugar debido al tirón que la maldita de Agnes le había dado; se llevó las manos a los ojos, enjuagándoselos con cierta fuerza, como si aquello fuese a desaparecer el dolor martillante de cabeza que tenía desde que la desgraciada se había llevado más de un cabello entre sus dedos.

    Buscó a Shawn con la mirada, sin éxito. Suspiró con pesadez y de repente aquel tipo de la máscara comenzó a revolcarse en el suelo, girando, para luego ponerse a saltar de una silla a otra. El dolor de cabeza que sentía se acentuó.

    Respiró aliviada cuando apareció un guardia para llevárselo. Estuvo por levantarse del asiento y seguir las indicaciones que había recibido para buscar su habitación, pero renunció a ello y se permitió seguir sentada, para que sus emociones se reorganizaran aunque fuese un poco.


    Puse la musiquita esa de ascensor para matizar y fuck ahora entiendo por qué Maxwell se revolcaba en el piso
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Gracioso Gracioso x 3
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  11.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,239
    Pluma de
    Escritor
    Balto Russo.

    Ah, maldición. Hasta cuándo. ¿Música de ascensor, en serio?

    Fue apenas cuando salió de la oficina de Agnes que todo el peso de la situación cayó sobre sus hombros. Estaba en una especie de prisión con complejo de circo; siendo el juguetito de una mujer tan psicótica como era atractiva; atrapado junto a otras nueve almas en desgracia que quizás eran tan inocentes como él en todo lo que había ocurrido. Espera, no. Tachen eso. Aimi no era inocente de nada. Había sido ella quien lo había puesto en este asqueroso lugar, con su maldita obsesión por él. No podía terminar de creer que una chiquilla de quince años lo había condenado a muerte, básicamente. O peor. Esto era definitivamente un destino peor que morir en la silla, o ahorcado, o ahogado, o como fuese. Porque al menos si el estado se hubiese encargado de su muerte Balto habría abandonado este mundo de porquería en considerable paz. ¿Ahora? Pues tenía que lidiar con desconocidos (y vaya que tenía que ponerse a formar alianzas si quería sobrevivir) y seguirle la corriente a Agnes.

    Tenía que acostumbrarse a ver a Aimi y no querer asesinarla en el proceso.

    Vio al sujeto dando vueltas en el piso y no se inmutó, solo le quitó la mirada de encima. Veía cosas similares o peores en los casinos, en los sótanos de sus amigos adictos. Esto era nada. La pelea de la jaula, sin embargo... mataría a Agnes si alguna vez pretendía arrancarle alguna parte de su perfecto cuerpo. That bloody bitch, pensó, lanzándole una mirada cargada de odio a la oficina, sin tocarse las muñecas aruñadas pero perfectamente al tanto de que el ardor estaba allí. La voy a matar.
     
    Última edición: 18 Mayo 2019
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Sad Sad x 1
  12.  
    Etihw

    Etihw ghost Comentarista empedernido

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    2,606
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Aimi Shiotani~

    Salió de la oficina de Agnes bastante tensa, apretando con fuerza sus labios. Su rostro se sentía fresco gracias a los pañitos húmedos, pero eso claramente no lograría tranquilizarla. No tras lo que Agnes quería que ella hiciera. O más bien, lo que le obligaba a hacer.

    Levantó la vista, queriendo que hubiese sido mentira, un pequeño engaño para mermar toda la calma que sentía. Pero para su mala suerte, sí, Balto estaba ahí. Estaba en aquella salita de espera con cara de perros.

    Y aquella maldita sabandija en verdad le ordenó hacerlo sabiendo mejor que nadie que no quería ni verla. ¿Se enteraría si tan solo lo ignoraba esperando a que se la llevasen?

    Sí, era obvio. Y el resultado de aquello no iba a ser tan agradable como los tratos de aquel momento.

    Tragando con nervios y hasta una pizca de miedo, se acercó con lentitud al muchacho. No alzó la vista en ningún momento del suelo ni de sus manos, que jugueteaban sin saber qué hacer.

    No iba a salir bien. Agnes lo sabía. Ella misma lo sabía.

    —Ba-Balto... —murmuró cuando llegó a su lado su nombre, sentía tantas ganas de largarse de una vez, porque su pecho ya le comenzaba a doler, latiendo desbocado entre tanto que sentía. No pudo evitar que sus ojos paseasen algo inseguros por la salita, que con aquella música de fondo no mejoraba nada la situación, y armándose de valor los posó en el muchacho, en sus fríos ojos—. Agnes me ha dicho... No, me ha obligado a saludarte de su parte.

    Se cruzó de brazos apartando nuevamente la mirada, mientras el ceño se le arrugaba en un gesto de molestia. Ahora que se daba cuenta, la que había sido su abogada mencionó demasiadas veces al chico que tenía frente a sí, diciendo que este había disfrutado hablar con ella y que se había interesado en su persona. Y aquella molestia incrementó ante la charla quizá demasiado invasiva en su vida, y por un momento se sintió ofendida con ciertas palabras.

    Ácido.

    Acidez era la que sentía poco a poco en su estómago, que comenzaba a dolerle de tanta tensión. No le gustaba esta situación entre ambos, odiaba que aquella mirada fría y furiosa fuesen para ella. Pero, ¿Aimi hizo algo para merecerlo? No le hizo nada, ella no tenía la culpa de nada. ¿Por qué actuaba así? ¿Por qué no dirigía todo aquel odio únicamente hacia Agnes, la que los metió a ambos allí?

    Eso le frustraba demasiado.

    —Me alegra verte de una sola pieza, te lo digo de verdad.

    heyo odio mi vida :'<
     
    Última edición: 18 Mayo 2019
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Sad Sad x 3
    • Adorable Adorable x 2
  13.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shade Mcartty.

    Estaba tan dristraído tratando de ver hacia donde se llevaban a la mujer que se sobresaltó cuando el guardia lo pinchó con el arma, listo para escoltarlo a donde fuese que los llevaban. Se dejó llevar sin oponer resistencia, ya llegaría el momento donde la tendría a su alcance.

    Y esperaba que estuviese preparada para ello.
     
    • Sad Sad x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  14.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    4,101
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Galen Rutonver

    Y llegó el momento... Salí al fin de la oficina de esa maniática... Tan sólo le sonreí una última vez a Agnes y cerré la puerta, me recargué en ella un momento para respirar y despejar mi mente, el aroma a dulces no ayudaba en lo absoluto. Analizaba lo que me dijo, lo que hice. Cómo reventó el vaso de agua en el suelo sólo porque apenas dije algo que no debía. Cambiando de una actitud amable y serena a una completamente fría y hasta que amenazante... No pude dejar dejar de respirar y soltar un par de lágrimas por lo acontecido, apenas salía y esas escenas de la batalla regresaban a mi mente. Comencé a temblar por la presión y el trauma que se estaba agravando. Tan sólo me separé al fin de la puerta y miré por el pasillo... Está desértico. Así que dí un par de vueltas, tal era lo que reflexionaba que ni prestaba atención a la música. Pronto, vi una de las sillas y no me senté si no... Me le quedé viendo.

    Callado, sin decir nada. Mudo, contemplando esa cosa. Recordando lo último que me dijo Agnes y la manera en como vio el vaso destruido. No dije nada, no hice nada, hasta que gruñí del coraje y le di unos cuantos golpes a esta abollandola a penas un poco y sangrandome los nudillos por los tremendos golpes que daba, no era fuerte. Nunca lo fui, siempre fui alguien débil. Y estar ahí, me provocaba una frustración e impotencia a tal grado que me hacia agresivo. Tan sólo lleve mi mano derecha a la cara, tembloroso. Retrocediendo torpemente un par de pasos, quería comprender lo que sucedía, quería averiguar el porqué de las cosas. Sé, que si lo descubro a tiempo podré salir pero... Nada, absolutamente nada parece mejorar. Tan sólo comencé a respirar alterado, temblando demasiado. Me estaba quebrando... Y aún Astaroth me escuchara, dije

    - Espero que tu famoso cuarto sea efectivo, Agnes... Si me vas a volver loco será mejor que lo hagas BIEN. Así por lo menos, podré planear mejores formas de masacrarte cuando tenga la oportunidad... Zorra... - Dije, profundamente serio y al fin quité mi mano de mi rostro, cuando un guardia llegó y me dijo que era hora de ir a mi cuarto, sitio que estaba bastante alejado de los otros y que ya habría alguien esperando... ¿Tan pronto? Como sea... Sin poder dejar de jadear agobiado y con una presión tal como si de un volcán se tratase, simplemente caminé hacia el guardia para evadirlo y dirigirme a la salida, esperando que me guiara de una buena vez por todas...
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  15.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,188
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Laila Meyer.

    Cruzó las piernas al reconocer el sonido de unos altavoces al ser activados. ¿Qué querría esa maldita ahora?

    ¿Segundo llamado?

    Sin darse cuenta, frunció el ceño. No permitiría que viese a Shawn, ¿cierto?
    Se comportaba como una niña caprichosa, es más, eso es lo que era. El problema era que en ese maldito lugar podía hacer lo que le diera la gana.

    —Como desee, mistress —murmuró mientras se ponía de pie, acomodándose el cabello por fin y se dirigió a la habitación que se le había asignado.
     
    • Gracioso x 3
    • Adorable x 1
    • Fangirl x 1
    • Zukulemtho x 1
    • Sad x 1
  16.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,239
    Pluma de
    Escritor
    Balto Russo

    —¿No sabes cuándo rendirte, verdad?

    Fue lo primero que salió de entre sus dientes cuando se percató que Aimi había tenido la santa vergüenza de acercársele. ¿Pretendiendo qué? ¿Disculparse? No podía disculparse. Su estúpida obsesión los había metido en ésto. ¿Qué mal le había hecho al mundo para que decidiera castigarlo de esta forma? Con una chiquilla de quince años pendiente de su cada paso... juraba que si se descuidaba le robaría la ropa interior, o peor.

    —¿Qué te parece si tomas tu pequeña personita y te alejas unos cuántos metros de mí, hm?

    Le dijo claramente furioso, doblando un poco las rodillas para estar a su altura y verla a sus grandes ojos, haciendo un gesto claro pero despectivo con su mano, apuntando al otro lado de la sala.

    —Porque déjame decirte que estoy a segundos de perder la paciencia. No quieres eso, créeme.

    Normalmente habría sentido algo de lástima por ella. Había una razón por la cual nunca se había tomado en serio la tarea de espantarla siendo más jóvenes; sólo la había dejado ser, pensando que en algún momento llegaría un chico de su edad, quizás más interesante que él (tsk, imposible) y Aimi dejaría de seguirlo cual perrito faldero... pero ahora mismo estaba tan molesto, tan enfadado que la presencia de los guardias que vinieron a llevárselo lo alivió en sobremanera.

    Podía hacer casi cualquier cosa; golpear a una niñita que se creía enamorada no iba a ser una de ellas.

    —Aléjate de mí si sabes lo que te conviene.

    Terminó de decirle por sobre su hombro, retirándose de la sala de espera.
     
    Última edición: 18 Mayo 2019
    • Fangirl Fangirl x 6
    • Sad Sad x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  17.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shawn Amery

    La puerta de la oficina se cerró con un golpe seco tras él, y Shawn aspiró el aire de aquella sala de espera con cierta urgencia, buscando desprender de sus fosas nasales aquel fuerte perfume que había comenzado a ahogarle. Por un momento permaneció allí, de pie, con la mirada perdida y el juicio nublado, incapaz de situarse. Las marcas rojizas de aquellas manos alrededor de su cuello aún palpitaban sobre su piel, incrementando la sensación de asfixia. Mientras caminaba no pudo dejar de acariciar la zona herida, buscando calmar su malestar y fallando estrepitosamente en el proceso.

    El nudo que se había formado en la boca de su estómago le producía verdaderas arcadas. Las últimas palabras de aquella mujer le habían dejado una sensación de peligro que no podía explicar con palabras. Y las constantes punzadas que sentía en su pecho solo le hacían recordar que todo aquello era culpa suya. Que su arraigada moralidad le había impedido acatar sus órdenes, y aquello conllevaría consecuencias nefastas... Dudaba que aquello se limitase únicamente a su persona, y era precisamente ese detalle el que le destrozaba. Se encontraba terriblemente asustado, y sus orbes no dejaban de buscar a través de la sala la figura de la persona que necesitaba en aquellos momentos.

    La sensación de desasosiego le estaba carcomiendo por dentro, derribando sus creencias para sustituirlas por fuertes inseguridades. Pasar aquel día en la prisión comenzaba a destripar todo aquello que defendía con firmeza, e ideas que jamás se hubiese replanteado comenzaban a tener cabida en su cabeza, desesperado por hallar respuestas. Caminó hacia su habitación asignada, acariciando su cabellera albina con demasiada fuerza, inconsciente de sus actos.

    La luz de quien alguna vez fue Shawn Amery comenzaba a perder su brillo.
     
    • Sad Sad x 8
  18.  
    Etihw

    Etihw ghost Comentarista empedernido

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    2,606
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Aimi Shiotani~

    Seguía con los brazos cruzados, mirándolo con un rostro que reflejaba cuán duro estaba intentando para que aquellas palabras no le afectasen. Que no le rompiesen el corazón más de lo que ya estaba. No quería que aquel intenso remolino de miedo y soledad acabasen por llevarse cada cacho que le quedaba de él.

    Respiró hondo mientras arrugaba su ceño desafiante, viendo cómo al final acabaron viniendo a por Balto para llevárselo a su habitación. Lejos de ella una vez más. Y por más que Aimi estuviese dolida y triste, lo que comenzaba a hervirle en la sangre no era más que indignación y frustración. ¡No tenía derecho a tratarla así! Balto se pasaba de la raya, y ni siquiera su pulso acelerado ante la cercanía podría evitar el sentirse decepcionada por la actitud que mostraba en aquella situación.

    El error más grande de su vida fue la de enamorarse precisamente de él, alguien tan mayor y frío. Su propio corazón la había metido en aquel enorme lío por más inocente que fuese aquel dulce sentimiento que experimentó por primera vez. Un dulce sentimiento como un bombón de caramelo, que se derretía dolorosamente, mostrando en su interior una pequeña y fea piedra. Así de insignificantes eran sus sentimientos para Balto.

    Sin poder pensar en nada más los guardias llegaron a por ella, llevándosela también. Recordó las palabras de Agnes cuando dijo que entre Balto y Shade habían ciertas similitudes, y no estaba realmente preparada para comprobarlo.

    Pero bueno, ¿qué podía hacer ella más que aguantar?

    Oh Bartolomeo Bartolomeo, ¿qué he de hacer para que te vayas a tomar por culeo?

    :'< perdón lo amodio me duele alfjña
     
    • Sad Sad x 4
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  19.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Alice Dumont

    "Adorado Sinsonte"

    Aquellas palabras se arrastraron como culebras, cayendo sumamente pesadas sobre la señorita Dumont. Se mantuvo con la espalda apoyada contra la puerta, las manos sosteniendo su preciado obsequio, aquel regalo conservado en vidrio. Aún sentía su piel arder. Delineó con sus dedos las rojizas marcas de sus uñas, fue consciente de como sus pulmones reclamanban aún oxígeno.

    Su mente aún se encontraba recuperándose del éxtasis efímero. Qué realidad tan cruel y tan... interesante al mismo tiempo.

    Había prometido mantener la calma bajo cualquier situación, ella sabía de sobra guardar las apariencias. Pero la idea del pequeño pajarillo entrometido la hacía sentirse especialmente... ¿rabiosa era la palabra? Curioso toparse con una persona que la hiciera sentir emociones tan intensas sin estar a punto de morir. La Reina de Corazones era una mujer ambiciosa. Cómo deseaba verla rota y retorcida en su propio dolor. Cómo deseaba que le hiciera lo mismo a ella. Pero su idea no era la venganza. Nacía de una admiración profunda, visceral. La Reina no era ni mucho menos una pieza más en su tablero de juego.

    —Ah...—una sonrisa torcida se dibujó en sus labios bajo su rostro ensombrecido. Dejó escapar una risita encantada—. Qué espléndido.

    Holaaaa <33
    Os presento a mi hermosa niña uvu <3 Cuidado con ella que está muy mal (?)
     
    • Fangirl Fangirl x 5
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  20.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,187
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Connie Dubois

    Sus pasos se sentían pesados, como plomo atado en la suela de sus botas. El repiqueteo de los tacos se clavaba en sus oídos, esforzándose por desintegrar la máscara de compostura que se había obligado a cargar encima. Allí estaba de vuelta, frente a esa jodida puerta. Ignoró los cuadros de muñecos desmembrados, la insoportable música, la esencia sofocante de la habitación. Ignoró todo y giró el pomo, preparándose para lo peor. Pero ¿sería suficiente?

    Claro que no.
     
    • Sad Sad x 4

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso