Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

Tema en 'Prince of Tennis' iniciado por SAKUSTARS, 14 Agosto 2009.

Cargando...
  1.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    1668
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Mmmm...¿Hola? ¡HOLAAAA!!!

    Jajaja, holas mis queridisimas lectoras, que siempre aguantan mis demoras eternas para poner conti*verguenza*

    Es que he estado tratando de pulirlo, y pulirlo...espero les agrade...

    CAPITULO 15: ¡HORA DE JUGAR! (SEGUNDA PARTE)

    — ¡Partido entre Ryoma Echizen y Momoshiro Takeshi! ¡Echizen al servicio!—.


    Todas las miradas estaban puestas sobre el chico de la gorra. La tarde, enmarcada por un calor intenso, hacia que todos sudaran copiosamente; Ryoma no era la excepción, con desespero trataba de quitarse algo de sudor con su muñequera, mientras realizaba el saque. El ambarino hizo rebotar un poco la pelota, se puso en posición...y realizó un saque twist... Increíblemente rápido...Tal vez sólo Eiji podría verlo...


    La gente en las bancas, los chicos (a excepción de cierto ex-buchou) y Momo, quedaron sorprendidos. Este ultimo trató de contener la sorpresa, mientras Ryoma, muy serenito y confiado, se alistaba para sacar otra vez.


    —¡Nada mal, Echizen!—.


    El enano repitió el saque. Uno, dos, tres y pronto el primer juego era del ambarino. Pero, los espectadores notaron algo extraño, ambos se veían muy felices. A fin de cuentas, hace muchísimo tiempo no jugaban un partido, y querían ver cuanto habían mejorado, en todo este tiempo separados.


    — ¡Vaya, el servicio de Echizen se volvió casi invisible! Momo-chan sempai apenas puede ver la pelota en el fondo de la red...— La opinión de Horio era compartida por sus amigos Kachiro y Katsuo, hasta que Kaidoh les habló.


    — Shhh...eso no es cierto del todo...Tal parece que el idiota está midiendo la fuerza del servicio de Echizen...Él—se interrumpió— También ha entrenado...— Los chicos asintieron, al tiempo que dirigieron la mirada a la cancha.


    En efecto, Momoshiro estaba estudiando el servicio de Ryoma, el chiquitin medio sonreia porque ya se lo esperaba; a partir del segundo set, una feroz lucha se llevó a cabo entre estos dos mejores amigos. Incluso Tezuka y Fuji llegaron, movidos por el rumor que corria de que el bajito y su amigo jugaban como nunca.


    En la banqueta, Tezuka estaba muy atento al que se convertiría en el próximo pilar de Seigaku.


    —Echizen...¿Cuanto habrás mejorado en América?—Se cuestionaba el ex-buchou.


    Iban cuatro sets iguales. Secándose otra vez el sudor con la muñequera, Ryoma trataba de mantenerse impasible, de concentrarse, y no pensar en nada. Par su fortuna, el juez concedió un pequeño descanso para que tomaran algo.


    Sin embargo, Ryoma por poco y se devuelve...¿ Qué cosa les estaba ofreciendo Fuji a Momo y a él? ¿Ese jugo infecto de nuevo, no se había librado ya de él?


    Momo y Echizen se miraron, horrorizados...Todos los demás ( a excepción de ya saben quienes) los veian muy sonrientes, tratando de evitar las risas...Incluso Fuji abrió los ojos, esperando a que recibieran los vasos, ¿o es que lo harían esperar?


    —Inui dijo que les trajera...¿se llama Super Sexy Inui Juice, verdad? Vamos, tomen, es...delicioso—. Una chispita brilló en sus ojos, mientras los dos jugadores, tragaban hondo. No había remedio. El juez estaba impaciente, y además...No hay nada bueno en hacer enojar a Fuji. Tezuka permanecía impasible, con los brazos cruzados.


    —Bueno...¡A la una, las dos....!—Ambos chicos se tomaron de un sorbo el contenido de los vasos,mientras una sonora carcajada, se escuchaba en las canchas.


    —Jajaja, eso no tiene nada de chistoso...—Bufaba molestó Momo, mientras Ryoma trataba de serenarse.


    Fuji les jugó una broma, después de todo, los vasos solo tenían agua, nada más.


    —Fuji... están en medio de un partido...—replicó Tezuka.


    —Je...sólo quería verlos sufrir un poco—Rió Syusuke—Pero, la verdad, Inui me dió...esto—dijo mientras sacaba una gran jarra con un liquido amarillo.


    Los dos chicos, regresaron a la cancha, con la ira subida hasta los pelos de la cabeza. Ryoma sólo pensaba en vengarse, pero rápidamente otro recuerdo comenzó a atormentarlo...


    Después de habersele confesado a Ryuzaki, no le había pedido que fuera su novia...¿Eso era lo que seguía no? Si te gustaba alguien, y esa persona te correspondía, y mas aún , si la besas...¿Que había de malo en decirle: Ryuzaki, quieres ser mi novia?


    Eso era, después del partido, saldría corriendo y no importa que estaba haciendo la chica, se lo diría.


    Momoshiro lo volvio a la realidad.


    —Echizen...¡Echizen! ¿ Listo?—.


    El ambarino se volvió a concentrar...puso su mente en blanco...y activaba el Pináculo del trabajo duro (Hyaku-Ren Jitoku no Kiwami)...


    —Ahora sí... esto se ha puesto más serio...—Dijo Fuji mientras observaba detenidamente, al igual que Tezuka.


    La fuerza de los golpes de Echizen iba incrementando, mientras que Momo utilizó una técnica poderosisima: el Jack Nife, con la cual devolvía el golpe con una fuerza y velocidad superiores a cualquier revés. Eran golpes increíbles; obviamente ambos demostraban que no por nada habían llevado al Seigaku a ganar las Nacionales; sin embargo, en el momento en que Momoshiro realizó una dejada, Echizen avanzó desde el fondo de la cancha hacia la red y con un potente remate acabó el partido.


    —¡Siete juegos a cinco, el ganador, Ryoma Echizen!—.


    La gran ovación y la cantidad de aplausos de los espectadores y fans, confirmó que era un partido que difícilmente olvidarían. Sudorosos pero muy alegres, Ryoma y Momoshiro se dieron la mano en señal de franca amistad.


    —¿Hace cuanto no jugabamos asi?— Preguntó Momo.


    —Mmmm...no recuerdo, pero no será la ultima vez—señaló Echizen, mientras chocaban sus manos.


    En la banca, todos los felicitaron. Incluso Ukiyo, aunque A Ryoma aún no le convencia esa falsa sonrisa.


    —Buen trabajo, Echizen...—Sólo atinó a decir Tezuka, mientras Ryoma asentia afirmativamente.


    —De acuerdo, entonces los escogidos para los partidos de mañana son Ukiyo, Kotabe, Tanigaki y Echizen— Anotó Kaidoh en la carpeta—Iré a entregarle esto a la profesora...¡Ukiyo! Tu serás quien juegue mañana...—.


    —Entendido, buchou— musitó el chico.


    —Bien, el entrenamiento y los partidos han acabado, ahora ¡esfumense!—gritó Kaidoh.


    Y en menos de un minuto, las canchas estaban vacias, sólo quedaron Tezuka, Fuji, Momo, Kaidoh y Echizen.


    Y Echizen muriendose de ganas por ir a ver a Ryuzaki. Su desespero debia ser obvio porque tanto Momo como Fuji, se percataron de ello y trataron de ayudarle un poco.


    —Eh...¿porque no vamos a ver a las chicas? Tal vez encontremos más información allá—Sugirió el ex integrante del Seishun.


    Todos asintieron. Ryoma salió disparado hacia los camerinos, se cambió lo mas rapido que pudo y luego volvio a salir corriendo, ahora dirigido hacia las cancha de las chicas.


    —¡Yo me adelanto!—Gritó.


    —Je... Echizen ha reconocido, que está muy enamorado de la nieta de la entrenadora— dijo Fuji.


    —Hai...—Asintieron los otros chicos, para luego verse con asombro.


    En las canchas del equipo femenino, de los cuatro partidos programados, dos ya se habian cumplido. Atobe ( Rini) y Runo, fueron las ganadoras. La capitana Arikawa y la entrenadora estaban muy pendientes, anotando todo y vigilando.


    Cuando Ryoma llegó a las canchas, se encontró a Tomoka, junto al trio de Horio y compañia, rápidamente preguntó por la castaña.


    —¡Ryoma-sama! ¡Te vi en el partido, estuviste increible—.


    —¿La has visto o no?—preguntó Ryoma impaciente.


    Todos los chicos pusieron cara picarona, mientras le decian al unisono...


    —¿Nee, y porque tanto afán?—.


    Ryoma se puso de cien mil colores, mientras se alejaba molesto, al tiempo que los chicos se reian a carcajada limpia. Aún rojo, se dirigió a los camerinos, pero en el camino, alguien se interpuso...Eran Shiraishi y Kintarou, que se encaminaban hacia las banquetas.


    Los esfuerzos de Echizen por esconderse, fueron en vano. En menos de un minuto Kin-chan ya lo estaba atosigando con preguntas.


    —¡Koshimae!¿Entonces, has ganado o no? ¡Anda, dime, dime!—.


    —Yip, jugaremos pasado mañana...—Contestó fríamente el ambarino, mientras miraba hacia los camerinos. Pero algo le empezó a provocar fastidio.


    Ryuzaki ya salia para el partido, pero alguien se le adelantó para desearle buena suerte.


    —¡Hola preciosa...Te deseo muchísima suerte!—Shiraishi besó la mano de Sakuno, mientras ésta se quedaba sorprendida—Pero no la necesitarás...eres increíble...Extasy...—Susurró su peculiar frase, mientras Sakuno le sonreía con una gotita en la cabeza y soltaba su mano.


    A su lado pasó Miyazaki, que no dejaba de verla con cierto fastidio, pero un tono carmín adornó las mejillas de la chica cuando vio que se acercaba el ambarino.


    —Echizen-san...—Pronunció levemente Miyazaki. Ryoma sólo la vio de reojo, mientras trataba de llevarse a Sakuno. Esto la hizo enojar, así que de un tirón, separó a los dos chicos, llevando a Ryuzaki muy impresionada hacia las canchas,el capitán del Shitenhouji fue llamado por sus compañeros y el enano se quedó como una estatua.


    —Miyazaki-sempai...—Sakuno interrogó a su compañera, mientras la chica la soltó con brusquedad a la entrada de las canchas.


    —Ryuzaki, ¿Qué acaso no estas concentrada en el partido? ¡Deja esa actitud tan infantil!—Le gritó Hikari, mientras se alejaba al otro lado de la cancha. Sakuno tan sólo se limitó a imitarla, y comenzaron a calentar.


    Mientras tanto, Ryoma estaba en shock. Era increíble, este día lo habían hecho enfurecer cómo nunca. Kintarou, que se había quedado atrás viendo la escena, se acercó sin poder evitar una gran sonrisa, mientras posaba una mano en el hombro de Ryoma y le preguntaba:


    —Jaja,¿entonces esa chica que cocina tan bien, te gusta?—el pelirrojo puso ambas manos en la cintura mientras decía muy decidido—¡Ok, te voy a ayudar para que hables con ella!—.


    CONTINUARÁ...


    Me matarán por no poner Ryosaku...Pero denme algo de tiempo, en este momento acabo de empezar la universidad y no saben la cantidad de trabajo que tengo, así que les pido un poquito de paciencia.

    Avances...el próximo capitulo será tan romanticón, dulzón y fresa que ni se imaginan (bueno, supongo que ya extrañarán un cap así, jeje)

    PD: Oh, Kirameki, tu comentario me halagó mucho, quisiera ver los dibujos!!! ok, chauuu
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Reyko

    Reyko Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2009
    Mensajes:
    84
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Muy bueno el capi :)
    el partido de Ryoma y Momo
    me gusto muchísimo de verdad espero conti

    —Jaja,¿entonces esa chica que cocina tan bien te gusta—el pelirrojo puso ambas manos en la cintura mientras decía muy decidido—¡Ok, te voy a ayudar para que hables con ella!—.


    y ese KIntarou jajaja... me dio risa esa parte bueno espero con ancias conti conti!!

    No tardes ¿si? porfis

    Atte.Reyko
     
  3.  
    Ladykagura

    Ladykagura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2009
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    hola amix, me facino, y la ultima parte me dejo con ganas de mas, ya quiero ver ryosaku!!!!! me muero de emocion, estoy segura que ha de estar genial, estare esperando con muchas ancias, y espero saber como ayudara kintarou a ryoma, a de estar super divertido, te me cuidas amix, un beso bye..
     
  4.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Bueno chicas, estudio, un trabajo de medio tiempo, mis practicas, me han quitado muchisimo tiempo para subir mi fic. Sin embargo, mañana haré un esfuerzo sobre humano para subir el siguiente capitulo, ya que tengo varios listos, y quiero continuar esta historia.

    Su apoyo siempre será mi aliciente.

    Chauuu
     
  5.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    1336
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    CAPITULO 16: UN DÍA ACCIDENTADO Y…


    La castaña y Miyazaki comenzaron el partido. La chica de cabello negro (Miyazaki) fue la primera en sacar. Sakuno, simplemente no pudo hacer nada, el primer juego fue para su adversaria.

    Ryoma mientras tanto, seguía hablando con Kintarou.

    — ¿Nee, que dices? ¿Por qué me ayudarías? ¿Es más, que te hace pensar que...?—.

    Kin-chan lo interrumpió —Jaja, bueno es que desde que los vi en los nacionales, se notaba algo entre ustedes— Ryoma se tapó con la gorra— Y pues es que ¡Te quiero ayudar, Koshimae! ¿Quién más lo hará?—.

    — ¡Nya, nya, nosotros, nosotros también te ayudaremos!—Gritó una voz a la distancia.

    —Ay no…—Ryoma tragó hondo mientras volteaba lentamente a mirar al efusivo emisor.

    Pero su rostro de preocupación se convirtió poco a poco en uno de alegría (Al estilo Echizen) al ver tan añorada estampa. Todo su equipo Seigaku reunido: Eiji, brincando como loco, Oishi tratando de alcanzarlo, Kawamura ondeando una gran bandera del Seishun, Inui, anotando quien sabe qué en su libreta, Fuji, conversando con Momoshiro, y finalmente Tezuka y Kaidoh, quienes venían charlando seriamente.

    — Que bueno ver…— Con mucho gusto el ambarino habría terminado la frase, de no ser por el abrazo asfixiante del neko.

    —Aghh…Sem…pai… ¡Suel…ta…me!— Le suplicó Echizen mientras Kikumaru lo soltó y se rascaba el cuello, al tiempo que le sonreía.

    — Nya…perdóname O`chibi, pero ¡Es que estaba emocionado! ¿Le vas a pedir a Sakuno-chan que sea tu novia?— Preguntó muy picaronamente el pelirrojo, mientras sus ojitos brillaban esperanzadoramente.

    — ¿Q- Quien les dijo eso?—bufó Ryoma, no pudiendo evitar sentirse avergonzado.

    — Jajá, eres muy obvio, Echizen—Momo se burló de su amigo, mientras los demás reían. El chico de la gorra se limitó a ignorarlos.

    —Mada nada dane…— espetó.

    — Kintarou…que bueno volver a verte— Tezuka saludó a Kin-chan, que durante este tiempo sólo se dedicó a observar con los brazos tras su espalda, y riéndose por lo distraído que era el Koshimae.

    — ¡Si hace tiempo no los veía! Oi Tezuka ¿Como te ha ido en Alemania? — Preguntó el pelirrojo salvaje.

    — Mmm…Después de recuperarme totalmente de mi lesión con terapia extra, he participado en varios torneos del país, solo que debí pedirle una semana libre a mi entrenador para arreglar varios asuntos— En esas el ex - buchou miró con mas seriedad al pelirrojo y a Ryoma. El primero puso cara de espanto, mientras el segundo tan solo hacia una mueca de desagrado.

    — Mmm…entonces ustedes también lo saben— Suspiró Ryoma.

    — Eh…Hablando de eso…— De repente Kintarou empezó a comportarse extraño— Tengo, tengo que atender unos asuntos, ¡nos vemos!— Y sin dar tiempo a despedidas, el chico salió corriendo, sin que Ryoma pudiese alcanzarlo, ni mucho menos se podía imaginar de que forma le ayudaría.

    Mientras tanto, el chico de lentes gruesos, termino de escribir lo que sea que estaba escribiendo y se situó en el centro del grupo. Volvió a abrir su libreta, y acomodándose los lentes, empezó a hablar.

    — Así es, este asunto del sake nos ha preocupado muchísimo…— Comenzó Sadaharu— Desde que ocurrió ese incidente, me he encargado de contarle hasta el mas mínimo detalle a los demás…—.

    — ¿Hasta el mas mínimo detalle?— Inquirió Ryoma.

    — En efecto…— Afirmó Inui, mientras se componía los lentes y estos brillaban por el reflejo del sol.

    Ryoma por un segundo sintió deseos de ahorcar a Sadaharu…ya se lo imaginaba, pegado todo el día del teléfono, narrándole a los sempais que no habían estado todo el escándalo que había armado… de pronto le volvió esa maldita jaqueca.

    — Como iba diciendo— Prosiguió Inui— Especialmente Tezuka se preocupó del asunto…es inaudito que alguien se atreva a cometer algo así, y llegaremos al fondo de esto—.

    Los chicos permanecieron un rato en silencio, hasta que Momoshiro se animó a hablar— Bueno, pues yo creo que tenemos una sospechosa, ¿no es así, Echizen?— Dijo esto, aludiendo al peliverde.

    — Ah? Ah si…esa chica fastidiosa, hoy vino y me trajo una canasta— Ryoma miró a todos lados, pero la había olvidado.

    — Aquí está…— le entregó Momo.

    —Exacto, creo que esa chica fue la culpable…—.

    — Pero Ryoma, ¿en que te basa para decir eso?— Preguntó Oishi.

    Mientras tanto, un chico de la Shitenhouji corría muy agitado sin parar por toda la santa escuela, mientras hacia la lista en su mente de las cosas que necesitaría para llevar a cabo su plan: el uniforme que logró sacar del vestidor de las chicas (aunque le costó unos cuantos jabonazos y todo lo que le pudieron lanzar), una peluca castaña (porque sabia que a su capitán le gustaban las chicas con ese color de cabello), y por ultimo, un estuche de maquillaje que solo Dios sabrá de donde lo habría sacado. Rápidamente fue a un cuarto de aseo, se cambió, y al verse en un espejo que tenía el cuarto, no pudo evitar reírse.

    —Jajaja, a ver si el capitán no cae con mis encantos…— Susurró el chico, con la voz más femenina que pudo, mientras salía a buscar a Shiraishi.

    En efecto, Shiraishi se encontraba camino a las canchas. De pronto, se encontró con esta “chica” que se le hizo muy, demasiado familiar….

    — Sempai!— Saludó muy efusivamente la chica (según Kintarou, se veía muy linda) — Verá, es que quisiera invitarlo a almorzar…please?— Y le puso la cara mas coqueta que pudo.

    Kuranosuke estaba verde de la ira, mientras Kenya y los demás chicos los vieron. Chitose, no pudo evitar soltar la risa, seguido de los demás, al tiempo de que el pelirrojo no entendía nada.

    — Cuando será… ¡Cuando será el día en que dejes de hacer tantas estupideces, Kintarou!— Al final el capitán del Shitenhouji no pudo controlar su ira, mientras le quitaba de un tirón la peluca a Tooyama.

    —¡Ah, ah, sempai! Pero pensé que había quedado preciosa!— el chico lloraba a litros mientras se quitaba el labial.

    — Vaya, ¿pero por que hiciste todo esto?— le preguntó la estrella de Naniwa.

    —Ya me lo sospecho…ven aquí— Shiraishi se llevó a rastras a Kintarou, hacia las canchas masculinas, dándole de paso el peor sermón de toda su vida.

    En las afueras de las canchas masculinas, seguían discutiendo.

    — ¿Entonces creen que la chica que les dio la canasta es la culpable?— Preguntó Eiji.

    — Vaya, parecía una buena chica…—susurró Kawamura.

    —Nada es lo que parece— Dijo Fuji muy seriamente, mientras abría sus ojos azul mar.

    Decían todo esto, debido a que Ryoma, les mostró una botellita que estaba en la canasta, y el recordaba que la botellita era igualita a la que le había ofrecido Kintarou. En eso, apareció Kuranosuke, junto a…junto ¿Kintarou en un uniforme femenino?

    — ¿Se refieren a esta botella?— De pronto el recién llagado les mostró la botella que tenia Kintarou— Es una tontería, las han regalado en toda el festival, esta no es prueba concluyente—.

    —Pe-pero…—Kaidoh señalaba a Kintarou y no podía dejar de tartamudear del asombro— ¿ese chico, qué le ha pasado?— Pudo al fin articular.

    —Jum, no tengo ni idea, pero seguro esto lo planeo con ese enano—Respondió Kuranosuke, muy furibundo.

    — ¿A quien llamaste enano?— Le respondió desafiante Echizen.

    —Ya cálmense— dijo Tezuka seriamente— En este momento, lo ultimo que podemos hacer es pelear, debemos reunir pruebas, iré a investigar en la sede administrativa— Dicho esto el ex-buchou se encaminó en dirección a las oficinas.

    — ¿Lo van a dejar ir solo?— Preguntó Oishi.

    — No, creo que Fuji, tú y yo debemos acompañarlo…—Propuso Kaidoh, mientras se disponía a alcanzar a Tezuka

    —Ah y Echizen, no te metas en problemas, o ya verás…—.

    El ambiente se sentía muy tenso, el ambarino y el chico de la mano vendada podian enfrentarse en cualquier momento, mientras en las canchas femeninas, otra chica tenia un desafio en su recta final.

    CONTINUARÁ...

    Bueno, no tengo mucho tiempo, pero les dejo esta pequeña parte, espero se hayan divertido un poco con Kin-chan y sus tonterias. Espero sus coments.

    BYE.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Hola Sakustars!!!

    Me gustó mucho la continuación de tu fic, la verdad estuve esperando por ella mucho tiempo, porque tu fic me encanta.

    No puedo esperar a ver que pasa en el siguiente capítulo, quien sería el malvado o malvada que les dio la botella de sake a los pobres de Ryoma y Kintarou, pero estoy segura que con la ayuda de Inui y sus datos y también de Tezuka y los demás, lograran descubrir al culpable.

    Lo de Ryoma y Shiraishi, queriendo matarse, me encantó, espero que haya pelea:P, no no es cierto.

    Y que pasará con la pobre de Sakuno, ganara su partido o que pasará con ella.
    La verdad estoy impaciente.

    Saludos y hasta pronto...:D
     
  7.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Holas...Siento que me van a querer ahorcar...

    Resulta que he tenido muy poco tiempo. La universidad debe ser primordial para mi y eso causa que descuide el fic. Lo lamento.

    Sin embargo, espero que para mañana, pueda subir el siguiente capitulo. Tengo un montón de ideas, y quedan algunas más por desarrollar.

    Siento mucho por aquellas lectoras que desistieron de seguir mi fic por su falta de consistencia, sólo pido que a quien le guste sea paciente, debo cumplir con otras obligaciones.

    ¡Me trae mucha nostalgia ver sus comentarios!

    Bye
     
  8.  
    Ladykagura

    Ladykagura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2009
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    No te preocupes amix, yo seguire esperando, por q me gusta mucho tu fic, y lamento si no te deje un post, o cielos q descuidada he sido, pero bueno, yo tambien queiro ver pelea entre Shiraishi y Ryoma que way, me facino la idea de que Kintarou le ayude a Ryoma, es tan lindo ojala y todo resulte. pero bueno, seguire en estado de espera de tu fic amix, y espero y te vaya bien en la U, q de eso todos dependemos al final jejeje n//n.
     
  9.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Mmm...aqui un mensaje rapidisimo...

    Como sabrán (o tal vez no) todos los fanfics de cemzoo se van a mudar a otra página, y segun leí, lo mejor es no subir continuaciones hasta nuevo aviso. Asi que por el momento no subiré el capitulo, pero muy atentas a cualquier novedad.

    Nos vemos!
     
  10.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Ok. Sakustars, todas tus seguidoras esperamos nuevo aviso, de la continuación de tu fic, que por cierto me encanta muchísimo...

    Saludos...
     
  11.  
    EliOtaku

    EliOtaku Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    22 Julio 2010
    Mensajes:
    57
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    hola!! me facina tu fic espero q le pongas conti!!!
    estuvo muy bueno y kintaro tan.... kintaro komo siempre!!
    un besoteeeee!!!
     
  12.  
    dayanna

    dayanna Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    18 Noviembre 2007
    Mensajes:
    84
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    hola!!
    esta muy bueno tu fic =D
    kintaro es muy ocurrente jajaja vestirse de chica!
    a el no mas le ocurriria algo asi U_U
    espero pongas la continuacion pronto
    me muero x saber que sigue
    esta re-interesante
     
  13.  
    aliceryosaku

    aliceryosaku Guest

    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    hola
    tu historia es muy buena e interesante me gusto
    muxxo sigue asi
    sayonara!!!!
     
  14.  
    mariinaa

    mariinaa Guest

    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Holaa soy nueva en esto muyy buena la historiaa quieroo la contii!!;)

    espero verla prontoooo!

    y dentroo de pocoo mi historiaaa!



    Contiii Contiii Contiii Contiii Contiii PLISSS! :)
     
  15.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2565
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    *Se aclara la garganta*

    HOLA!!!!

    Chicas, lo lamento!!! Me demoré demasiado para este capitulo, pero pues la uni...No me deja demasiado espacio, sin embargo, mi hermana acaba de comprarse un portatil...¡Si! Entonces, agradezcanle a ella, sin su compu no estaria el capi aqui xD....Muchos saludos y abrazos a todos...

    CAPITULO 17: CUÁN DIFICIL PUEDE SER…


    — Cá-Cápitan…Koshima...e…—El pelirrojo veía muy asustado como el chico de mirada ámbar empuñaba cada vez más su raqueta, mientras su buchou se llevaba la mano a su brazo vendado. Era una situación tensa, y el resto de los chicos no sabían que hacer.

    —Echizen, ya deja esa actitud ¿quieres?— Momoshiro trató de persuadirlo.

    — ¿No es mejor arreglar las cosas de una buena vez?— Refunfuñó el chico.

    Kawamura habló esta ocasión—Pero ¡tienen un torneo justo ahora!—.

    —Supongo que éste enano puede con ello, por mí no hay problema, éxtasis…—.

    Lo único que lograba Shiraishi con su actitud era empeorar las cosas. La mirada de Ryoma aparte de enojo, mostraba un cierto despecho. Si algo no ocurría en ese momento, que acabase la tensión que había, las cosas no terminarían bien.

    Los ex integrantes de Seigaku, y Kintarou, no sabían qué hacer. Se miraban unos a otros ¿Será que es conveniente ser participes de este embrollo? ¿Y, sobre qué era exactamente?

    — ¿Todo, todo esto es por la nieta de la entrenadora?— Preguntó Kawamura.

    —Verás— Inquirió Shiraishi—Creo que Sakuno—Recalcó su nombre—No merece a un niño como él…—Señaló finalmente a Ryoma.

    Ryuzaki…—. Ryoma sin saber cómo, se había alejado demasiado de las canchas del club femenino. Con todas las preguntas de Tooyama, además de la llegada de los demás, la había olvidado por completo.

    Qué tonto era.

    — ¡Nya! ¡El partido de Sakuno-chan!—Eiji los miró enojado— ¡Ven, por sus tontas peleas no sabremos quién ganó!—Y rápidamente fue corriendo hacia las canchas.

    Ambos contendientes se lanzaron una mirada rápida. Esto no iba a quedarse así. Los demás simplemente los siguieron confundidos.

    —No pensé que todo estuviera tan emocionante—Confesó Kawamura—Han cambiado mucho las cosas aquí en Seigaku—.

    —Dímelo a mí…—Le dijo Momo mientras corría.

    Eiji que era quién corría más rápido, extrañamente al llegar a las canchas, mas exactamente a la reja, se quedó estático. Totalmente inmóvil, mientras su rostro adquiría un matiz triste. Echizen lo vio, y sin embargo siguió corriendo hacia a las canchas, viendo algo que no supo cómo asimilar.

    Sakuno, se encontraba cerca de la red, agachada, completamente bañada en sudor. Finas gotas caían de su delicada faz, mientras trataba de apoyarse inútilmente en su raqueta. Miyazaki, también visiblemente cansada, pero con una mirada llena de orgullo, sólo atinó a hacer una leve reverencia, mientras se dirigía lentamente a las canchas. Observó que el chico de la gorra se encontraba en el pequeño muro que separa el campo de los vestidores, así que trató de saludarlo al menos. Pero el chico no le prestó la menor atención y vio como se adentraba en la cancha. Esa niñita siempre era la causa de sus problemas.

    Jum, bien merecida se tiene esa derrota, Ryuzaki—.

    Echizen empezó a caminar hacia la chica, cuando Tomoka al parecer llegaría primero. Sacando fuerza de la flaqueza, y para no quedar como un bastardo, la tomó delicadamente del brazo, deteniéndola.

    —No, espera, iré yo…—Le susurró, mientras Tomoka, tan sólo guardaba silencio. Trató de decirle algo, pero se abstuvo, regresando a las bancas.

    Se acercó despacio hasta la castaña, y se agachó junto a ella, que seguía jadeando; al parecer no se había percatado de su presencia.

    —Ryuzaki… ¿Cómo te fue?—No sabia que más preguntar. Lo mas obvio, ¿no debería ser así?

    —Yo…Yo…Perdí—La dulce voz de la ojicarmin comenzó a quebrarse un poco—No merezco…Soy un desastre—Hizo una pausa, trataba de contener el llanto—Quizá es verdad y… no soy buena para esto—Musitó, clavando su mirada en el suelo. Ryoma la observaba impasible.

    —Si es así como piensas…Mada mada dane—espetó Echizen, como siempre, frio y de forma tajante—Pero…No creo que seas tan mala para el tenis—Dijo, mientras ponía una mano en la cabeza de Sakuno. Ella levantó la mirada, mientras el chico le ayudaba a levantarse. Despacio llegaron a las bancas, donde las demás chicas la veían preocupadas.

    — ¿Estas bien, Sakuno?—Le preguntó Rini Atobe, que al igual que Haruma le veían muy preocupadas. Yuki le pasó una botella con agua.

    —Gracias…No-no se preocupen, de-de verdad, estoy bien—Sonrió, para luego tomar un sorbo del liquido—Sigue el partido de Haruma-san y Suki-san…Ahora, debemos concentrarnos en él—.

    —Yuki-san es muy formal—Le regañó la chica—Pero, ¡Daremos nuestro mayor esfuerzo!, ¿verdad Haruma-chan?—.

    — ¡Hai!— Y ambas jovencitas se dirigieron a la cancha, para cumplir con el último partido.

    La capitana la felicitó y le recomendó que siguiera con su entrenamiento, a pesar de que seguía a prueba, no podía darse el lujo de dejar ir a una jugadora como ella, a lo que la chica respondía afirmativamente, y en su interior, sabia que debía mejorar mucho más. De repente, se dio cuenta que alguien seguía al lado de ella. Ryoma no había pronunciado una sola palabra, y se había limitado a sentarse al lado de la castaña.

    —Ryoma-kun…—No sabía porqué, pero sentía que lo había decepcionado. El ambarino entonces, la miró confundido. ¿Por qué lo miraba así?

    — ¿Ah?...—.

    Un verdadero escándalo irrumpió en las canchas. Eiji llegó junto con Tomoka y los demás, hasta las bancas, mientras le daban frases de apoyo a la chica, que les sonreía con una gotita en la cabeza. Ya la cosa estaba mal, porque el ruido distraía a quienes estaban jugando.

    —Ryuzaki… ¿Por qué mejor no te cambias y hablas con tus compañeros? Si se quedan aquí, será un lio—Le ordenó la capitana.

    — ¡Ahhh! S-si, no se preocupe—Miró a los chicos, que ya sabían que estorbaban allí—No me demoro…—.

    — ¡Sakuno-chan! Pero no te demores, hay mucho de qué hablar…—Le recordó su amiga. Sakuno notó la indirecta, sonrojándose—Si, Tomo-chan—La chica tomó su raquetero y se dirigió a las duchas, mientras los demás, la esperaban a las afueras de las canchas.

    — ¡Ryoma-sama!—Tomoka por fin podía hablar con el chico— ¿Y como te fue en América? ¿Ganaste algún torneo? ¿Nos extrañaste? ¿Eh, eh?—Ryoma la miraba algo aburrido, esa chica nunca cambiaria—Nee, no me fui tanto tiempo—Fue lo único que contestó.

    —Sólo seis meses y no lo dejas en paz, Osakada, ja—Horio tuvo que esconderse detrás de sus dos amigos, porque sino, la chica de coletas lo golpearía— ¡Qué mujer tan agresiva, ah!—.

    La aludida simplemente bufó molesta y se dirigió al resto de chicos, que conversaban muy animados, ya que no podían verse muy seguido. Echizen escuchaba realmente muy poco sobre lo que hablaba el trío de chicos de séptimo. Estaba pensando en esa rara chica que le había regalado la canasta, hace un buen rato no la veía y sospechaba mucho de ella, era extraño.

    De repente, algo lo sacó de sus pensamientos; Sakuno, Tezuka y el resto de los chicos que lo acompañaban habían llegado al mismo tiempo. Siendo advertidos previamente por Inui vía mensaje de texto, felicitaron a la chica por su esfuerzo en el partido.

    —Sigue trabajando duro—Sentenció Tezuka.

    —S-si, muchas gracias, Tezuka-san—Sakuno hizo una reverencia, visiblemente apenada.

    Al parecer, habían llegado con nueva información. Alguien de la Hyotei (No quisieron revelar quién) había grabado todo el evento, y vio movimientos sospechosos al revisar la cinta. Unos chicos, vestidos con overoles oscuros, le entregaban la botella a alguien…

    — ¿Pero a quién?—Preguntó impaciente Momoshiro.

    —He ahí el problema—Fuji se tornó muy sospechoso—La imagen…—De repente se quedó callado.

    Alguien le pasó una raqueta a Kawamura— ¡Yeah, c´mon, digan por fin quién fue!—gritó molesto.

    —No hagas eso, Echizen—Bufó molesto Kaidoh. Ryoma se limitó a encogerse de hombros.

    —Como sea, la imagen…se veía muy borrosa, no se puede reconocer a nadie—concluyó.

    — ¡Nya, otra vez un punto muerto!—Los quejidos del neko no se hicieron esperar— ¿Y ahora?—.

    Oishi, que había permanecido callado todo el tiempo, se acerco más al centro del grupo. Y vaya grupo; contando a los ex - chicos del Seigaku, el trío de séptimo, Momo, Ryoma, Kaidoh, Sakuno, Tomoka, Kintarou, y Shiraishi; debía hacerse notar. Sacó algo de sus bolsillos que llamó poderosamente la atención del ambarino.

    —Sabes de quién son… ¿Verdad, Echizen?—Le preguntó Tezuka, mientras Oishi sacaba unos lentes de sol. Ryoma no pudo evitar poner una cara de asombro, mientras los demás lo veían y no lo podían creer.

    —Él… ¿Qué hace él aquí?—Musitó el chico.

    Sakuno mientras tanto, no entendía nada. Tanto ella como Tomoka se sentían demasiado perdidas. Más bien hablaban sobre otros temas, cuando, de repente, vieron como el bajito se quedaba pasmado. Justo en ese momento, la castaña quería que la tierra se abriese y la tragara… ¡Los papeles, su abuela la va a matar!

    — ¿Sakuno, qué te pasa, por que ese cambio?—Tomoka la miraba preocupada—Debo…mmmm— La chica calló, exasperando a su amiga. Al final, decidió hablar con los demás chicos; la conocía muy bien y sabía que era imposible que le dijera algo más.

    Lentamente, Sakuno se acercó hacia donde se hallaba el ambarino, viéndolo muy impactado. Algo lo había hecho quedarse estático, con unos lentes en sus manos…

    —Pero…él y yo, quedamos en buenos términos, no lo entiendo—Musitó.

    ¿Qué ocurría? Sus amigos tan solo lo veían preocupados, ensimismados en sus pensamientos. Vio que era ahora o nunca.

    Lo jaló suavemente de la chaqueta, sorprendiéndolo— Ryoma-kun, ¡acompáñame!— Y sin darle más oportunidad, la castaña se alejó con el chico, lo mas rápido que le era posible. El resto del grupo se quedó pasmado.

    —Vaya, la pequeña Sakuno ahora toma la iniciativa…—concluyó Momoshiro, mientras Tomoka lo fulminaba con la mirada.

    Mientras tanto, Sakuno y Ryoma se dirigieron hacia la oficina de Sumire. Ambos jadeaban, pero no pronunciaban palabra alguna. La castaña se adelantó y muy despacio, abrió la puerta de la oficina, saludando a su abuela.

    — ¿Qué tal Sakuno? Discúlpame por no poder ver tu partido, pero, tengo muchísimo trabajo…—La ojicarmin miró, tristemente al suelo, algo que notó su abuela—No te preocupes, Sakuno…De las victorias aprendes, pero es de las derrotas donde además de aprender sabes que no volverás a cometer los mismos errores, estoy muy orgullosa de ti, hija—El rostro de Sakuno recuperó su compostura, mucho más sonriente. De pronto, la chica centró su atención en la puerta. Al preguntarle de que se trataba, la chica tuvo que jalar a Ryoma, hasta la oficina, ya que no tenía la más mínima intención de entrar. Ryuzaki-sensei lo miró con una gotita en su cabeza; qué testarudo podía ser este chico.

    —Ryoma, bienvenido otra vez al Seigaku…—.

    —Eh, si—.

    —Jaja, recuerda, el equipo está pasando por una etapa de transición decisiva para todos. De ahora en adelante el esfuerzo de los miembros originales es continuar y superar el nivel que poseían, en los nacionales—sentenció la vieja.

    —Eh…si, ya olvidé cuantas veces me lo han dicho—Suspiró cansado, mientras Sakuno no podía evitar verle divertida—Ah, y otra cosa—Sumire puso una cara de maldad pura, o eso supuso el de la gorra—Cuida mucho de Sakuno—.

    El último comentario, sonrojó a los dos muchachos de forma súbita. Ryoma se despidió rápidamente, por supuesto cargando con el enorme paquete que le había entregado la vieja. ¿Cómo pretendía que su nieta cargara con eso? O no, quizá…

    Lo tenía todo planeado…—murmuró enojado.

    La castaña se despidió rápidamente de su abuela, no sin antes escuchar las últimas recomendaciones que le daba. Tuvo que caminar rápidamente ya que el peliverde se había alejado bastante.

    Poco a poco el día moría, y aun así la cantidad de alumnos era impresionante; los anfitriones se habían acostumbrado casi a la fuerza con toda la multitud, y eso que solo era el segundo día.

    Una corriente fría se iba apoderando poco a poco de la ciudad, obligando a sus ciudadanos a arroparse un poco para contener la molesta sensación. La escuela, a pesar de haber sufrido el incidente de la fiesta, pudo continuar celebrando la semana deportiva; “hechos aislados atribuidos a algunas bandas juveniles que irremediablemente irrumpen en las actividades académicas” fue lo único que pronunciaron las directivas a los preocupados padres de familia.


    Atobe Keigo, se libró así de alguna sanción, pero tuvo que soportar los regaños de su ex entrenador; acordó finalmente con el capitán del Seigaku que, en la reunión de clausura, que se celebraría en la prestigiosa escuela Hyotei, sus integrantes deberían ayudar como meseros, o “waiters”, lo cual sonaba más sofisticado para el joven de cabello violeta. Nunca quedaría en ridículo y nadie más volvió a mencionar del tema.

    Por supuesto, los chicos y los ex integrantes del grupo no pensaban lo mismo, todo lo ocurrido, les preocupaba, y les preocupaba mucho; justo ahora, que al parecer habían hallado una pista importante, el principal perjudicado por tan cruel broma no estaba. ¿A dónde se habían ido Echizen y Ryuzaki?

    El chico en cuestión caminaba lo más rápido posible hacia la salida. No era necesario adivinar que los estaban esperando allí. La castaña lo seguía sin pronunciar palabra, no sabía porque, pero sentía que algo no estaba bien. Ése silencio molesto no estaba para nada bien. De repente el ambarino dejó de andar, algo qué preocupó a la chica sobremanera. Al acercarse a él, lo vio muy diferente, como distraído.

    — ¿Ryuzaki, quieres algo de tomar?—Sakuno se sorprendió al ver su cambio, pero algo apenada le respondió afirmativamente.

    Se dirigieron hacia unas bancas de la escuela, donde no pasaba mucha gente; el chico le acercó una lata del refresco mientras que él se sentaba, y destapando la Ponta, daba un suave sorbo del líquido. La chica seguía callada, pero se decidió a hablar.

    — Etto, Ryoma-kun…Pe-perdón por mi actitud…Yo…mmm…Me sentí terrible, creo que te defraudé ¿no es así?— dijo, mientras le dedicaba una sonrisa melancólica. Echizen se limitó a terminar su lata, mientras la encestaba en un basurero cercano. Suspiró, y acomodando su gorra, habló, mirando al cielo.

    — No pude ver tu partido, pero estoy seguro… de que hiciste lo mejor, Ryuzaki… — el comentario aturdió un poco a la chica —Mada mada dane...— Le susurró esbozando una sonrisa arrogante. Ahora la ojicarmin veía perpleja, como esa sonrisa poco a poco se borraba de su rostro.

    Ryoma estaba nerviosísimo. No sabia que decirle…Ser su novia…Acaso ¿No era muy pronto? Mejor le preguntaba, para salir de dudas…

    Se armó de valor y se acercó aun más a ella, hasta el punto donde sus hombros se tocaban. Sakuno sintió que su cara le ardía como nunca, y cómo no, si su príncipe tenía un ligero pero encantador sonrojo en su rostro; adoraba verlo así. De improviso, el chico tomó el rostro de ella, besándolo, con algo de nervios, pero siempre con toda la dulzura que esa niña le infundía. Ambos se quedaron viendo…

    —Ryuzaki…tú…yo….ya sabes…— alcanzó a musitar.

    — ¿Qué?...—.

    — ¡Ah, Koshimae, así que aquí estaban!—.

    Al parecer, el destino jugaba demasiadas bromas malas…

    CONTINUARÁ…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    dayanna

    dayanna Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    18 Noviembre 2007
    Mensajes:
    84
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    nooooooooooooo!!!
    kintaro!! xq te tuviste q meter!!! ò.ó
    tan buena q estaba la cosa
    ashh q colera, estaba a punto de decirle...
    ryoma estaba nervioso jijiji...ay lo q hace el amor <3
    espero con inpaciencia la continuacion =D
    no t demores muxo si?? xD
     
  17.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Ayyyy!!!! Esto se está poniendo cada vez mejor!!!!!!!
    Quien es el sospechoso, ese de las gafas que puso helado a Ryoma,
    no soporto la incertidumbre...
    y como no era suficiente con eso, viene el Kintaro a interrumpir a Ryoma cuando estoy casi segura estaba a punto de pedirle a Sakuno que fuera su novia, aunque a su modo claro esta...

    Gracias por la conti Sakustars, y por favor pon la otra pronto
    porque ya quiero saber que va a pasar con todo esto...

    Saludos...
     
  18.  
    Acero

    Acero Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    28 Noviembre 2006
    Mensajes:
    418
    Pluma de
    Escritor
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Vengo a suscribirme más que nada.

    Había comenzado a leer esta historia poco antes de que se creara FFL, y no dejé comentario porque quería leerla toda xD
    Acabé hace un tiempo ya, y la verdad es que me resultó bastante interesante. Espero poder seguir leyendo más capítulos.
     
  19.  
    SAKUSTARS

    SAKUSTARS Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Julio 2009
    Mensajes:
    45
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2662
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    CAPITULO 18: CUIDADO CON LA CASTAÑA



    En el momento más crucial para Ryoma Echizen, Kintarou Tooyama parecía enviado por el destino para arruinar la pregunta definitiva. Sakuno estaba muy avergonzada, preguntándose cuanto había visto el chico pelirrojo; por su parte el ambarino trataba de calmarse, antes de agarrar a golpes al alegre chico, el cual los veía divertido.

    — ¿Pero, qué hacen por aquí tan solitos?— miró pícaramente a Ryoma— Jeje, te encanta estar a solas con ella, ¿verdad?—. Rápidamente el pelirrojo debió esconderse tras la ojicarmin, para evitar ser molido a pelotazos.

    —¡Ah, Kintarou-san, me asustaste!— exclamó Sakuno, apenada.

    — Mmm, lo siento mucho… ¿Cuál es tu nombre?— le preguntó Tooyama, riendo nerviosamente.

    La castaña se levantó, y quedando al frente de él, se presentó con toda propiedad— Lo siento mucho, mi nombre es Sakuno Ryuzaki— terminó haciendo una reverencia. Kintarou hizo otra reverencia también, aunque no pudo evitar las risitas.

    — ¿Qué es lo gracioso?— Le preguntó Ryoma, que se levantó finalmente, algo molesto todavía.

    —Bueno, es que, jajaja…—El chico del Shitenhouji trataba de contener la risa— ahora comprendo a mi capitán…jeje—.

    Lo último desconcertó tanto a Sakuno como a Ryoma, éste último mirando algo sospechoso al pelirrojo… ¿A qué se refería con que lo comprendía?

    —Recuerdo mucho esos deliciosos onigiris que preparaste, Sakuno chan—El chico de cabello rojo no podía evitar saborearse, al recordarlos— Espero, si no te molesta…—

    — ¿Te mandaron por nosotros, verdad?— Ryoma lo interrumpió— Mejor vámonos ya…—sentenció, mientras comenzaba a dirigirse hacia la salida.

    Kin-chan lo miró algo enojado— Aguafiestas—musitó— ¡Ven, vamos Sakuno—chan!— La sorprendió, tomándola de la mano.

    — ¿Eh?— Sakuno lo miraba muy sorprendida al tiempo que debía correr para seguirle el paso al pelirrojo, que la llevo a la salida en menos de dos minutos; mientras Ryoma, bueno, Ryoma…

    P.O.V. Ryoma

    ¿Pero, qué?...A ver, ¿Qué rayos pasa aquí? ¿Por qué el cambio tan repentino de ese tipo? En un principio me dice que va a ayudarme…Si, claro “supuestamente” a ayudarme con Ryuzaki, y ahora, dice un montón de cosas raras, y la toma de la mano, ¿qué se cree?

    Debo dejar de pensar tonterías…No creo que…ese loco…

    Ryuzaki…

    Fin P.O.V. Ryoma

    Al llegar a la salida, se encontró con otra sorpresa. No solamente estaba el equipo y los ex integrantes del Seigaku, además de los jugadores de séptimo, la amiga de Ryuzaki, y los dos, miembros del Shitenhouji…Había otro grupo con ellos: el equipo femenino de Seigaku.

    Ryoma se limitó a suspirar, sólo eso…suspirar, porque no habría otra cosa que pudiera hacer. En este poco tiempo luego de arribar de América, había notado que la mayoría de esas jovencitas eran muy ruidosas y se mantenían espiándolos en los entrenamientos, hasta que su entrenadora o la capitana las reprendía. No quería imaginárselas en el sushi de Kawamura…

    —Es… ¡Ryoma!—Gritó como poseída Ritzuko Jin mientras se acercaba con Haruma, muy feliz a saludarlo. Él tan solo respondía escuetamente mientras el resto del grupo femenino, lo atosigaban de preguntas. Miyazaki se mantenía a distancia, no quería ser tan obvia.

    Sakuno al lado de Kintarou, miraba con los ojos muy abiertos la forma en que le coqueteaban a Echizen. El pelirrojo lo notó, así que trató de subirle el ánimo— ¡Sakuno—chan, te felicito por tu partido, estuviste increíble!— la castaña le respondió con una gran sonrisa, que lo perturbó un poco—Muchas gracias, Kintarou—san…—.

    —No, no, no…—Kintarou movió el dedo índice negativamente— San suena tremendamente formal, me puedes decir Kintarou-kun, ¡A poco no suena mejor! ¿Eh?— Sakuno comenzó a reír, mientras Kintarou se rascaba la cabeza, sonriendo también.

    — Kintarou-kun…—.

    El tono de voz hizo palidecer al muchacho, era inconfundible. Justo en frente de su rostro, pudo ver como una delgada venda se iba haciendo cada vez más extensa.

    — ¿Por qué te demoraste tanto?— el dueño de la venda preguntó seriamente.

    —Bu—bueno— Tooyama respondía mirando a Sakuno, que lo veía algo confundida, ya que no tenía valor para mirar a su capitán—Resulta que, cuando iba camino hacia donde me dijeron que estaban, me encontré con…¡Un trío de tenistas ninjas súper peligrosos!— Sakuno lo miraba mas perdida que gallina en hotel, la mirada de Shiraishi se tornaba oscura— Tenían raquetas con shurikens integradas y todo…Tuve que combatirlos con…fie-re-za…—Lentamente giró encontrándose con un capitán a punto de perder los estribos, al escuchar una historia tan, pero tan idiota.

    — ¡Nya, yo adoro los ninjas…! ¿Dónde dijiste qué estaban?— preguntó Eiji, curioso. Al parecer la historia había captado a más espectadores.

    Shiraishi se tocó la cabeza, ya le dolía bastante – Ki-Kintarou…mejor ve rápido al autobús, debemos descansar— el pelirrojo asintió— ¡Sa-Sakuno-chan, nos vemos mañana, chau!—Se despidió mientras corría al automotor, donde lo esperaban los demás.

    —Si— la muchacha de trenzas agitó su mano, que delicadamente tomó el capitán de cabello beige—Princesa, nos veremos mañana— se despidió, besando delicadamente el dorso de la mano de ella—Ah….S-si— respondió, muy apenada, mientras veía como el autobús partía hacia la zona hotelera.

    —Vaya…te has vuelto muy popular, Sakuno—chan…—dijo una voz al lado de la castaña.

    — ¡Yo quería saber donde estaban esos ninjas!— se quejaba otra voz al lado de ella.

    La ojicarmin se sobresaltó, al ver como sus amigos la miraban de forma inquisitoria.

    — Yo…yo… ¡Shiraishi-sempai es solo un amigo, no me interesa para nada!—Esto último impresiono a Tomoka y Eiji, quienes no se esperaban esa respuesta— Quizá…deba…dejárselo en claro… ¿Cierto?—Eiji respondió afirmativamente al igual que su amiga.

    —Sobre todo…por el O´chibi— sentenció el neko que se alejó lentamente hacia sus amigos.

    Tomoka volvió a mirar a su amiga.

    — ¿Saku, qué pasó? ¡Cuéntame!—.

    —Mejor vámonos o no llegaremos nunca— Kawamura fue el primero en comenzar a dirigirse hacia el restaurante, seguido por el colosal grupo. Sakuno iba hablando con Tomoka, contándole sobre lo sucedido, bajo un exagerado juramento de no comentarle nada a nadie; Echizen iba por su parte, conversando con Momo y los ex integrantes de la escuela sobre la situación actual, era por la última prueba.

    Las jovencitas del grupo se enamoraron automáticamente de Fuji, que muy amablemente, seguía con atención sus conversaciones y respondía con infinita amabilidad a la gran cantidad de preguntas que le hacían. Tezuka a su lado, hablaba con Oishi, para visitar a su tío para una revisión.

    — ¿Ocurre algo malo, Tezuka?—.

    —Sólo será un examen de rutina— respondió el joven de lentes.

    Y así, sin darse cuenta, llegaron al tan famoso sushi de Kawamura.

    —Juro no cansarme de este lugar—. Afirmó Momo mientras ingresaban al establecimiento.

    El padre de Kawamura casi se cae al suelo al ver a tanta gente tratando de buscar un lugar para sentarse; su hijo no le había dicho exactamente cuanta gente iría, solo que se trataba de una reunión de agasajo para Tezuka, que había regresado de un largo viaje a Alemania. Rápidamente, su hijo le explicó que…había un error de cálculo…Pero él se encargaría de atenderlos.

    La chica de coletas y Sakuno miraban donde podrían sentarse, Tomoka rápidamente se ubicó en la mesa donde estaban Momoshiro, Fuji, Eiji y Echizen; cuando la iba a llamar vio como Ryoma jalaba suavemente a Sakuno, al parecer con su raquetero le había apartado un lugar. Sonrió pícaramente y se dispuso a probar el plato de sushi que tenia frente a ella, el cual se veía delicioso.

    —Gracias, Ryoma-kun…— Le agradeció Sakuno. Ryoma asintió mientras, como siempre, echaba todo a perder—Como eres tan distraída, tuve que guardarte un lugar…O sino…—La miró divertido—Tendrías que haber ido a casa— concluyó muy sereno, y tomando sus palillos se dispuso a comer.

    Sakuno bufó molesta, pero su enojo se disipó al contemplar el plato que le servía Takeshi— ¡buen provecho!— dijeron los dueños del sitio, a lo que todos respondieron con un fuerte:

    — Ittadakimasu!—.

    Pronto retomaron el hilo de la conversación, volviendo al problema de la fiesta.

    —Kevin…— susurró Ryoma seriamente— ¿Han sabido algo de Kevin?— Preguntó esta vez en voz alta. Tezuka, que se encontraba en una mesa aledaña, se decidió a hablar.

    —Echizen, por lo poco que sabemos, la llegada del equipo americano nos sorprendió tanto a nosotros como al resto del comité organizador— Todos lo escuchaban atentamente— ¿Equipo americano?— Inquirió la capitana Suzuna— ¿Porqué nadie se enteró?— Su duda era compartida por los demás.

    —El equipo de Norte América, al parecer fue invitado por…Uno de los entrenadores que dirigen las escuelas participantes del torneo…—.

    — ¿Qué?— Gritaron al unísono, sin poder creer lo que Inui había dicho. Pronto empezaron a preguntar de quien se trataba, a lo que el ex capitán respondió:

    —Ryuzaki…Sumire—Sentenció.

    Todas las miradas inevitablemente se dirigieron a la nieta de la susodicha, que no podía creerlo. Su expresión denotaba sorpresa; sus ojos estaban abiertos desmesuradamendente, y peligrosamente comenzaban a desbordarlos las lágrimas, Ryoma pudo ver como una de las manos de ella comenzaba a temblar.

    — ¿Por…qué?— susurró— ¿Qué tiene…que ver?—su tono voz se tornó más grave, exigía respuestas.

    El joven de lentes, se acercó a la mesa donde se encontraba, ahora mirándola directamente— Todo parece haber sido planeado. El padre de Echizen y la profesora se pusieron de acuerdo con el padre de Kevin, para venir todos aquí— Ryoma fue el sorprendido esta vez— Pero es más que obvio que ellos no tienen nada que ver con esto—finalizó.

    —Eso crees…—El ambarino no aguantó más. Esta era la cereza para ponerle fin a la poca paciencia que tenia. Se levantó molesto, y sin despedirse de nadie salió del restaurante, sin rumbo fijo. Sakuno, que acababa de tomar un sorbo de un vaso que le ofreció Inui, fue tras él.

    Pero otra chica ya la había aventajado.

    — ¿Te encuentras bien?—Miyazaki trataba de acercarse al muchacho, el cual se recostó en un poste—¿Por qué te fuiste tan enojado?— Le recriminó.

    — ¿Qué haces aquí?—Visiblemente malhumorado, no quería ver a nadie— No sabes nada de esto—.

    —Pero… ¡Tus amigos! Ellos…—.

    — ¡Regresa!— le ordenó, esta vez con un tono de voz un poco mas fuerte—Hazme un favor, y dile a los demás que me voy a casa, debo descansar para el partido—.

    Ryuzaki se hallaba espiándolos, sintiéndose mal por su compañera. Era como si Ryoma no pudiera ser amable con las demás personas. Rápidamente volvió a esconderse al ver como la joven de su equipo, regresaba corriendo hacia el local. Por un instante se quedó observando a su príncipe avanzar entre la noche oscura y fría de Tokyo. Un fuerte impulso la obligó a seguirlo; apretó con fuerza ambas, mochila y raqueta, y caminó tras él.

    El joven de mirada ámbar iba pensativo, cuando de repente volteó para encontrarse con ella. Al verse descubierta, no pudo evitar sonrojarse, pero Sakuno sentía que después de haber tomado lo que sea que le haya ofrecido Sadaharu, tenía mucho coraje, que podría decir sin problemas lo que sentía.

    Ryoma en cambio, veía que el rostro de la joven estaba muy sonrojado, como si tuviera fiebre…genial, era lo último que le faltaba…

    — ¡Ryoma-kun!— Avanzó rápidamente hacia él, y mirándolo fijamente, excesivamente cerca a su rostro, la jovencita le reprochó— ¡Tú….!—Echizen no podía ocultar su sonrojo, al verla tan cerca, y sobre todo, viéndole así— ¿Qué te pasa?— De un segundo a otro, el reproche pasó a ser una pregunta cariñosa, avergonzando a Ryoma todavía más, no dejándole más remedio que seguirle el juego a ella, que estaba obviamente mareada. Suspiró cansadamente y continuó su camino.

    —Te acompaño a casa, ven te lo contaré— La ojicarmín lo siguió, pero de improviso se asió del brazo de Echizen, provocando que él se detuviera y la viera un instante; si embargo siguieron caminando al ver que ella no decía nada.

    —Qué rayos…—Pensó el peliverde con una mueca— Verás, sospecho que ése desconsiderado tiene que ver en todo esto—sus palabras tenían cierto dejo de despecho, al preguntarle Ryuzaki de quien se trataba, el ambarino respondió escuetamente que se trataba de su padre.

    —Pero, ¿cómo?— inquirió ella.

    —Cuando llegué a casa lo llamaré, y mañana…No veo la hora de encontrarme con Kevin— finalizó molesto. Sakuno lo miraba sorprendida.

    —Ryoma-kun…—él aludido la miró— Últimamente…Hablas mucho—Echizen se limitó a mirar otro lado, tratando de ignorar el comentario.

    La noche iba avanzando lentamente, y fue así que a las nueve en punto habían arribado a la casa de Sakuno. Todas las luces estaban apagadas.

    Claro, había olvidado que no habría nadie. De un momento a otro, sintió un fuerte tirón en su brazo. La chica se esforzaba por mantenerse en pie, lo cual parecía imposible; Ryoma sin pensarlo le ayudó, tomándola en brazos. ¿Pero que había comido que le hizo tanto daño? ¿O era una simple gripe? Como sea, Echizen le preguntó por la llave, a lo que Sakuno le extendió su brazo, débilmente con el brillante objeto.

    Abrió la puerta con algo de dificultad, y al cerrarla tras de sí, pudo contemplar la residencia Ryuzaki. Era realmente sencillo pero acogedor. La sala estaba decorada con tres muebles blancos, mas adelante se encontraba un enorme ventanal que daba al patio. En un extremo de la sala se hallaba la cocina, que era inmensa, al lado del cual se encontraban las escaleras hacia el segundo piso. Se dirigió hacia allí con Sakuno en sus brazos, que al parecer se había dormido. Aun así, la despertó preguntándole si podía caminar, lo que ella negó, pero su repuesta fue lo dejó sin habla.

    —Llévame así…Hasta mi cama…—Le susurró al oído, dejándolo mudo, obedeciendo como un autómata. Giró lentamente el picaporte, con la sutileza que tienen los ladrones para evitar ser descubiertos por los dueños de casa, y entró despacio contemplando la habitación de Sakuno Ryuzaki. Paredes con un color amarillo pálido, una mesa el librero, un gran espejo y finalmente su cama, componían la habitación de la jovencita. Nada ostentoso o exagerado, se podía sentir la tranquilidad en el lugar.

    Muy despacio la recostó sobre el lecho, pero al parecer ella no quería dejarlo ir todavía. No se soltó de él, así que de forma inevitable Ryoma terminó encima de Sakuno. No dejaba de mirarlo, en especial sus ojos, esos orbes dorados que le habían hipnotizado desde el primer instante, mientras acariciaba el cabello de Echizen. Él se hallaba inmóvil sobre ella, no se atrevía a tocarla, como si de una pieza de cristal se tratase, que al más mínimo roce podía romperse en mil pedazos.

    No era de piedra, también sentía; que injusto era Ryuzaki con él, al parecer no se daba cuenta de las consecuencias de su cercanía. Volvió a repetirse qué pudo haberle dado Inui, quizá…Podría pedirle la receta…

    Sacudió su cabeza, olvidando tal absurdo, y se limitó a besarla. Eso si creía tener permitido. Un beso, dos o los que fueran, siempre, aunque no lo revelara, ése era el secreto para que Ryuzaki influyera tanto en él…Que tonto, quizá sí, pero la lejanía lo había hecho madurar un poco, al menos si de ella se trataba.

    Sakuno respondía al movimiento de sus labios como nunca, haciéndole sentir que era urgente que se marchara al instante. Separándose de a poco, le deseo unas buenas noches, mientras se quedaba dormida, cubierta por su chaqueta del Seigaku Tennis Club. No la necesitaba, luego de un beso así, menos.

    Mañana, a primera hora, llamaría al viejo, aunque fuese a una hora inoportuna. Tenía muchas dudas qué aclarar…

    CONTINUARÁ…

    Bueno, luego de mucho tiempo, la continuación. Quiero agradecerles mucho por su apoyo, de verdad, sin eso no creo que hubiese podido seguir con la historia. Me quedé asustada al ver el post de Acero xD...Te agradezco mucho, a ti y al resto de chicas del foro, son muy amables conmigo...Nos vemos hasta el próximo capitulo!
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  20.  
    Ladykagura

    Ladykagura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2009
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    Re: Sè que aun nos falta mucho ( RyoSaku)

    Hola amix!!!!! uf, me lei los dos caps en una sola, que super te quedaron!!! >//< me facino lo del beso *o*
    como amo esta pareja!!!! los adoro, y me encanta como escribes, santo cielo, me atrapo completamente, estoy anciosa por el enfrentamiento de Ryoma y Kevin. *o*

    pues bueno, estare esperando, te me cuidas amix, besos...bye.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso