Rosette Project

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Fenix Parker, 28 Mayo 2012.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1718
    Despues de varias semanas con imaginacion a medias , les traigo una historia nueva, claro para los lectores que leen mis otras aportaciones sepan que no las descuidare y muy pronto estaran sus respectivas continuaciones tambien mientras que lo disfruten.

    Capitulo 1: Este nuevo mundo


    Levemente comenzó abrir sus ojos para ella era la primera vez que lo hacía, sus parpados se resistían a un brillo azuloso que emanaba de aquel lugar, un leve zumbido agudo llegaba a sus oídos mientras que leves imágenes de extraños sucesos la hacían sentir entre un sueño y la realidad, con cierta debilidad buscó levantarse y con una de sus manos logró aferrarse a la plancha donde se encontraba recostada, una extraña sensación en el pecho le obligo a tomar una fuerte bocanada de aire y la somnolencia desapareció en su totalidad. Un leve tintineo le provoco voltear hacia por debajo de su cabeza y se dio cuenta que su cuerpo se encontraba envuelta de una especie de material suave pero resbaladizo, de su cuello colgaba una placa militar aunque ella desconocía de que se trataba, observo su pelo color rojo que caía graciosamente a través de su cuello, permaneció unos sentada unos momentos mientras intentaba razonar que pasaba, quien era o porque estaba en ese lugar, tenía la sensación de tener todas esas respuestas y mas, pero en su interior existía algo que le impedía obtenerlas. La puerta de la habitación se abría y detrás del umbral de luz se dibujaba una silueta que se apresuro a entrar al verla consciente.
    — No tengas miedo, hola yo soy un amigo sabes, tu… tu puedes confiar en mí.
    Un hombre con barba y bigote que portaba una bata blanca le hablaba a la chica mostrándole una sonrisa nerviosa, su nombre era Gregory, el doctor Gregory, que a pesar de que intentaba tranquilizarla con esto, ella no entendía sus palabras y lo veía este gesto con cierta incertidumbre.
    —Te acuerdas de mí, yo… yo te cuide todo este tiempo, lo prometí. —Exclamó con una voz casi paternal.
    Algo en esa frase había llamado a atención de la chica una palabra que vagamente venia a su cabeza como un leve recuerdo e intento reproducirla.
    — Poumeti, proome..sa. —Dijo la muchacha forzadamente en forma de murmullo.
    El hombre que era un doctor, se sintió en ese momento más tranquilo pues presentía que comenzaba a entenderlo, sigilosamente fue acercándose a ella y ya frente a frente le ofreció una leve sonrisa que la chica respondió.
    Fuerte golpeteo interrumpió este instante e hizo volver a ambos a su estado de alerta anterior, el hombre se apresuro a la puerta para dirigirse a la entrada.
    — Todo está bien, volveré pronto y podremos hablar, estate tranquila. — dijo sonriendo.
    El hombre se despidió con estas palabras con la cara más serena que pudo fingir, pues en el fondo sabia que mentía. Después de unos cuantos minutos llego hasta puerta de aluminio casi semi-derrumbada que estaba a punto de ceder ante los violentos e insistentes golpes de los visitantes, al hombre le temblaban las manos pero intentaba verse fuerte ante estas personas, tragando saliva abrió la puerta. Cuatro hombres fornidos se apresuraron a entrar empujando al tembloroso sujeto que les abría la puerta, abriéndole paso a un hombre de baja estatura y bigote así como otro que media casi dos metros con cara de idiota.
    — Cuanto tiempo, ¿crees que podrías esconderte?, ya tienes nuestro pequeño designio listo.
    —Yo…
    Sin darle tiempo de contestar el hombre de bigote se abalanzo contra él con la intención de golpearlo; en este momento desde el pasillo que iba había la entrada se encontraba la chica que lo había seguido fuera de sus advertencias y escuchaba la conversación, al ver esto sintió un fuerte impulso de ayudarlo, pero algo le indicaba que aun no era el momento.
    — ¡Vamos!, ¡dime!, ¿lo tienes?
    Insistía la pequeña alimaña mientras que su acompañante se reía burlonamente, el hombre se resignaba a quedarse callado con la esperanza de que algo sucediera que le ayudara a proteger lo que con tanto esmero y dedicación había cuidado.
    — ¡¡Respóndeme!! —Grito furioso.
    Había olvidado que su atacante perdía sus estribos con facilidad y con silencio solo lograría que lo mataran y a ella se la llevaran.
    — Ya hace tiempo deje ese proyecto, no tenía suficientes recursos ni el material suficiente para llevarlo a cabo, además de que muchos de mis apuntes no pude sacarlos de aquel incidente. —Se justifico.
    El hombre alto había dejado de reír y lo miraba incrédulo.
    — Tengo proyectos de robótica nanobots,yo… yo supongo que podría fabricarte un arma si así lo deseas, pero no aquí, aquí no hay nada de importancia solo es una bodega donde guardo mis cosas.
    — ¿En serio? —Le contesto en modo sarcástico el hombre que un lo sostenía de la playera.— …Está bien serias muy estupido al intentar mentirme, es un trato.
    — Los veré mañana, aquí tengo que poner solo unas cosas en orden y…
    Antes de que pudiera terminar lo interrumpió.
    — Hoy, vendrás con nosotros ahora mismo o morirás.
    La chica que de una manera inexplicable había ido entendiendo cada vez con mayor facilidad lo que decían, sintió un temor por esta última frase y estuvo a punto de salir, al hacer esto el doctor pudo verla de reojo y con señas le indico que se quedara hay, tenía que hacer algo pronto su presencia complicaría mucho todo y aunque sabía que sus intenciones eran buenas no pudo evitar lamentarse.
    — ¡¡¡Entendiste verdad!!! —Exclamo el mastodonte con aquella molesta voz nasal.
    — Si…Si…por supuesto. —Tartamudeo el hombre acomodando su ropa.
    Imploraba que todo saliera bien de alguna manera pensó podría salir e intentar explicar a la muchacha todo lo que pasaba para luego ponerla en un lugar seguro y luego el buscaría la forma de volverse a escapar de ellos. Parecía que todo había resultado bien los cuatro gorilas guardaespaldas se retiraban y aunque él no contaba con buena suerte, sintió cierta tranquilidad pues él era custodiado por lo últimos dos sujetos, estaban a punto de subir a una camioneta y partir de allí, pero el más alto de los dos se detuvo frente al lugar, el maldito infeliz termino por decir unas palabras que cambiaron todo en ese momento.
    — ¡Que vuelen el lugar!
    Ante esta orden dos de los guardaespaldas tomaron lo que parecían ser unas escopetas, pero de un tamaño y grosor mayor, con un solo disparo volaron la puerta y una especie de cartucho cuadrado quedo suspendido en la pared del fondo, el mismo hombre que había dado la orden sacaba de su bolsillo un detonador y con una sonrisa siniestra se dirigía a hacerlo explotar. El Doctor no supo en qué momento ni con qué fuerza había llegado hasta él y había logrado envestirlo provocando que el detonador cayera 3 metros lejos de él, apenas pudo esquivar una lluvia de balas que le propinaba el hombre de bigote con una metralleta, aunque 3 de estas le rozaron su pierna, su espalda y su brazo izquierdo lo que lo dejo fuera de combate, intentando desesperadamente encontrar fuerzas que le ayudaran a levantarse, una segunda ráfaga caía sobre él sin que ya nada pudiera hacer y cerraba los ojos esperando lo peor.
    Uno a uno los castillos fueron cayendo frente a él, desintegrándose como polvo. Detrás de él se encontraba la chica que le ofrecía su mano para poderse levantar. Con lágrimas en los ojos le tomo la mano y con ciertas fuerzas renovadas por este prodigio se levanto.
    — Todo se va poner bien. —Le decía la chica, mientras volteaba hacia su atacante y dirigiendo su mano hasta él produjo el ataque produjo una especie de detonación en su arma que la destrozo en varias piezas.
    Los otros hombres por el impacto de estos hechos se quedaron congelados, pero su codicia e insensatez los obligaron a seguir a la muchacha y al doctor que se habían ido a refugiar adentro con el detonador en mano.
    — Tienes que irte de aquí, por favor. — Suplicaba el doctor mientras rompía parte de su bata para detener la hemorragia de su pierna.
    — No puedo dejarte aquí así. —Decía la chica entre pucheros
    — Yo estaré bien, te buscan a ti, se que aun no entiendes muchas cosas pero te buscan a ti y si te atrapan cosas terribles pasaran, en este mundo el poder siempre va perseguido por la malicia para unirlo a sus filas.
    —Pero…pero yo puedo enfrentarlos.
    —No es así, aun no controlas tus habilidades, eso de hace un rato lo cual te agradezco infinitamente fue solo suerte, el forzar tu organismo a realizarlo otra vez con la poca experiencia que cuentas, te podría matar.
    — Yo debo intentar.
    — No, por favor, debes irte, yo buscare la forma de escapar, estaré… estaré bien.
    Aun no deducía mucha cosas aquella muchacha, como el hecho de porque al despedirse lloraba si él estaría bien, porque le costaba tanto despedirse si confiaba en él y él en ella. Antes de irse el doctor le entrego un pequeño libro envuelto en el mismo material con el que ella vestía, donde él le dijo encontraría todas las respuestas, salto por las ventanas que daban al mar justo después de que la puerta del laboratorio voló por los aires en una ráfaga de fuego, al caer vio por primera vez la luna que con su luz triste y melancólica le mostraba a lo lejos siluetas de este mundo nuevo que debía de enfrentarse a partir de hoy, al caer al agua ve a desaparecer el laboratorio entre llamas.
     
    • Me gusta Me gusta x 20
  2.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    494
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por los creditos, antes que nada y por invitarme.
    Mmmm...¿Para que fue creada la chica?¿Estara realmente bien su creador?¿Encontrará las respuestas adecuadas?
    ¿Que le deparará la historia?
    Sólo ví un pequeño error:
    Al inicio de
    — tienes que irte de aquí, por favor. — Suplicaba el doctor mientras rompía parte de su bata para detener la hemorragia de su pierna
    La primera letra va con mayúsculas aunque hayas puesto el guión, cielo.
    Dejando a un lado lo técnico ¡Me encanto! Invitame a el segundo capitulo ¿si?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Marcy

    Marcy Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Marzo 2012
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Eh... claro pues tu cielo. Na... ves te digo que son bien copias... bueno eso es otra cosa... Muy bien Mario creo que Sheccid ya te dijo en donde tenías el error, redactaste muy bien. Me gusto. :D ... Muy genial tu historia.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    hmp hmp:(. Las lagrimas me saltaron, cuando lei que el doctor se despedia de ella y en el ultimo parrafo..: Aun no deducía mucha cosas aquella muchacha, como el hecho de porque al despedirse lloraba si él estaría bien, porque le costaba tanto despedirse si confiaba en él y él en ella. Antes de irse el doctor le entrego un pequeño libro envuelto en el mismo material con el que ella vestía, donde él le dijo encontraría todas las respuestas, salto por las ventanas que daban al mar justo después de que la puerta del laboratorio voló por los aires en una ráfaga de fuego, al caer vio por primera vez la luna que con su luz triste y melancólica le mostraba a lo lejos siluetas de este mundo nuevo que debía de enfrentarse a partir de hoy, al caer al agua ve a desaparecer el laboratorio entre llamas.

    Me gusto tu historia:D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1882
    Capitulo 2: Luz y Oscuridad.

    Omar llevaba tiempo haciendo esto, desde que su madre había optado por salir con aquel sujeto que el repudiaba a causa de esa carácter prepotente y esa gangosa forma de hablar, su vida jamás había sido gran cosa, por lo que no le importaba mucho lo que pasara con ella; al cruzar la esquina de la calle que llevaba al puerto de la ciudad se encontró con otro grupo de jóvenes que vestían con ropa holgada y pantalones caídos al igual que él, se saludaron con ademán con las manos propio de su banda.
    — Al fin te decidiste por venir inútil, pensé que te mantendrías llorando en tu casa como lo haces todos los días, tienes que ir dejando atrás esa actitud que no va con lo que hacemos —Exclamó secamente el que parecía ser el líder.
    Se dirigió al muchacho el que parecía ser el líder, un chico de pelos de punta con un pircing atravesado en la nariz, con una playera sin mangas y unas bermudas rotas, portando en su mano derecha una navaja.
    — Ahora que “el príncipe” se digno a venir creo que sería momento de trabajar.
    Otros dos chavos, un hombre y una mujer salieron detrás de unos botes y se les unieron, así el grupo se componía de diez personas, incluyendo al recién llegado.
    Omar iba temeroso pues su conciencia agonizante le indicaba que lo que haría no estaba bien, pero una voz más grande y con mayor intensidad la callaba al instante, empuñaba tembloroso un tubo semi-oxidado mientras intentaba presumir de valentía a la única mujer del grupo que solo le respondía con una mirada despectiva y continuaba su camino.
    Un mini supermercado que se encontraba en a primera y St. Kristen se disponía a cerrar, era un barrio peligroso esa zona y más valdría tomar precauciones pensaba el tendero, apenas pudo reaccionar cuando ya encontraba rodeado por Omar y sus nuevos amigos maleantes que lo amenazaban con sus armas, el líder al que todos conocían como “La Hiena” dada su naturaleza rapaz, se puso frente a él.
    — Te mueves y algo muy malo te va suceder, ¡Muerto, Zambrano!, ¡vigílenlo! los demás, vamos a vaciar el lugar.
    Los dos maleantes que había nombrado, gemelos de pelo negro y chino, esperaron afuera como les indico, mientras los otros se abalanzaron contra la mercancía y el dinero como una fiera a su presa.
    — ¡Esto es genial! Víctor
    Le decía la chica al ladrón que portaba un gorro casi tanto tiempo como andaba tras ella.
    — ¡Maldición! Este es el tercer lugar donde no tienen esa maldita golosina. —Vociferaba un joven gordo y alto que parecía más un hombre que un niño.
    — Concentrarte en el maldito dinero…
    Mientras le reclamaba el llamado la “hiena” fue por un fuerte golpazo en el cristal.
    — ¿Qué fue eso? —Dijo Víctor algo nervioso.
    —No lo sé tarado, Omar eres él nuevo, así que ve al ver. —Ordeno imponente el líder.
    Omar salió de la tienda sigilosamente por temor a que la policía lo estuviera esperando afuera, por un momento se tranquilizo pues al final de la calle se miraba “el muerto” parado viendo hacia el cielo, por lo menos eso creía, había caído pronto la noche y en el lúgubre paisaje que proporcionaban las lámparas de luz amarilla era difícil distinguir algo con precisión a esa distancia.
    — ¡Muerto! —Le grito mientras se acercaba corriendo, el chico siempre algo lento para contestar de allí su apodo y volvió a intentarlo una segunda y tercera vez.
    — Oye deja de estar payaseando, nos meterás en problemas los dos, ¿Qué paso con el tendero?, ya mal…
    Estando casi frente a él, se dio cuenta de algo que lo lleno de un profundo terror, los pies del muchacho no tocaban el piso, alguien o algo de lo que solo se podía distinguir la silueta, lo sostenía del cuello mientras succionaba la vida, segundos después la criatura lo dejo caer, toco el suelo con una ligereza que lo haría una bolsa de papel delgado y débil, el miedo lo tenía congelado por lo que Omar aunque le rogó a sus pies no se pudo mover y la criatura se le echo encima.
    Varias horas después.
    Playa Blue Sea.
    Melisa, Yuri y Jessica, tres chicas festejaban en la playa el fin de sus cursos escolares, Melisa que siempre actuaba como la mayor del grupo venia de ponerse el traje de baño, pues no fue a cambiarse hasta que se aseguro que todo estuviera en orden, Yuri una chica de piel clara y rubia jugaba con Jessica una mujer de piel oscura y pelo chino voleibol con una pelota, bromeando de vez en cuando arrojándole agua a su amiga.
    Una pareja y su hija observaban la escena pues Jessica que tenía un talento único para llevarse con los niños le había simpatizado desde el primer momento, la otra joven buscaba de entre sus cosas una tabla de surf pues ya era momento de tener una práctica real después de tanta práctica, según pensaba ella.
    Las dos chicas al verla dirigirse al mar suspendieron su juego y empezaron a aplaudirle de manera efusiva.
    — ¡Tu puede hacerlo amiga! ¡Vamos!
    — ¡Eres la mejor, atrapa esas olas!
    La chica respondió con un tímido saludo ya dentro del mar mientras remaba con sus manos hacia más adentro.
    La primera ola surgió y ella se subió a la tabla para remontarla vacilo un poco al principio, pero lo logro estabilizarse, poco a poco adquirió confianza y comenzó a realizar piruetas cada vez de mayor dificultad.
    Esta era su tercera ola y con plena confianza dado sus resultados anteriores se impulso hacia ella, parecía que todo saldría bien, pero algo distrajo su atención parecía que a lo lejos algo flotaba en el agua y si su vista lo le fallaba, era un cuerpo. A causa de esto perdió completamente el equilibrio y cayó al agua, tomo sin querer una fuerte boqueada de agua salada y busco salir flote rumbo a la dirección que había visto el cuerpo.
    Sus amigas y la familia acudieron en su ayuda por temor que algo le hubiera pasado algo en su desafortunado incidente pues se dirigía a una dirección inversa a donde estaban.
    — ¡Vengan rápido! — Exclamo la muchacha.
    Esta voz de alarma apresuro a los que acudían en su auxilio, pues de cierta manera confirmaba sus sospechas, al llegar, detrás de unas rocas que dividían la playa se encontraba su compañera con una doncella de pelo rojo con un traje similar a un bañador con una cadena que colgaba de su cuello y en la mano un paquete.
    — Creo que está viva— Dijo Melisa mientras se acercaba a su pecho para escuchar su corazón. —escucho latir su corazón, es débil pero puedo escucharlo. —Agregó.
    El hombre de la familia mientras tanto se apresuro a llamar por teléfono para pedir ayuda.
    — Si bueno, necesito una ambulancia por favor, hay una chica inconsciente en la playa, esta viva pero esta algo débil… ok si esperaremos por favor dense prisa,… si muchas gracias.
    Aproximadamente una hora después las tres escolares y la familia estaban en la sala esperando impacientes el estado de la joven.
    — Si mama, puedes venir para acá si quieres, te juro que no estoy con Raúl… ya lo sé mama, que eso lo he dicho muchas veces, pero él es un patán y no lo he vuelto a ver desde que lo encontré con esa cualquiera, si mama te lo juro, ok, te espero aquí, a mama dile por favor también los padres de Jessy y Yuri, nos vemos. —Decía la chica por el celular.
    — ¿Te creyó? —Pregunto impaciente Jessica.
    —Creo que si
    —Oigan niñas espero que este bien. —Interrumpió Yuri que solía ser muy sensible para este tipo de situaciones. — ¿Porque estaría allí? ¿La habrán atacado?
    —Seguro que se podrá bien, cuando despierte estará muy agradecida con que la hayan ayudado — Decía la madre mientras acariciaba a su hija en su regazo.
    De cierta manera estas palabras hicieron sentir un poco mejor a las tres. Tardo unos instantes en atravesar la puerta de la sala de espera el señor Rodríguez y el doctor en turno. Los Dos venían con una sonrisa pasiva y satisfecha que todo había salido bien.
    — La niña está en perfectas condiciones, sorprendentemente no presenta agua en los pulmones ni nada que indique hipoxemia. Además de que no tiene ningún tipo de contusión o traumatismo.
    —Gracias, gracias —Se apresuro Yuri hacia el doctor.
    — ¿Ustedes la conocen? Buscamos algún tipo de identificación y solo encontramos esta placa que dice Rosette 020, creo que ese es su nombre.
    —No solo la encontré yo en la playa, cuando surfeaba. —Explico Melissa.
    — El asunto es que dice no recordar mucho quien es, habla de un laboratorio y una explosión pero creo que solo es el estrés.
    —Tal vez nosotras podríamos hablar con ella. —Propuso Jessica.
    — Si somos como de su edad, tal vez a nosotras nos pueda decir algo.
    — Esta bien, lo permitiré porque es un caso especial, síganme.
    Al llegar al segundo piso pudieron ver desde la ventana a la chica, ahora llamada Rosette totalmente repuesta, leía intrigantemente el libro que venía envuelto en el paquete pues apenas había despertado pregunto por él y no se tranquilizo hasta que lo tuvo con ella de nuevo.
    — ¿Te llamas Rosette, verdad? —Pregunto Melissa.
    —Supongo que sí, aunque aun entiendo muy poco de varias cosas que pasan aquí, sabes no sabía por ejemplo que aquí hubiera otras como yo.
    — ¿Cómo tu? —Intervino Yuri.
    — Si ustedes, ustedes son lo mismo que yo, las otras personas que había conocido eran totalmente distintas.
    — Ósea chicas
    —Aaah, así nos se nombra, vez por eso es confuso para mí esto.
    — Ok, ¿Qué es ese libro? —Indago Yuri, pues sabía que el otro tema no tenía sentido darle vueltas.
    — Me lo dio un doctor, que hasta antes de esto había cuidado de mi, ahora no sé donde este, me dijo que lo dejara atrás pues las personas que iban tras de mi me querían por mis habilidades, por cierto – dijo entusiasmada- significa que ustedes también tienen ya que son muy similares a mí.
    — ¿Qué clase de habilidades? Te refieres a cosas que haces que nadie más puede, no sé yo sé cantar muy bien. —Le respondió Jessica entendiendo que se refería a aptitudes.
    — Si creo que si —Contesto ingenuamente, Rosette.
    — Bueno aquí lo que cuenta, es que ya te encuentres bien. —Repuso Melisa.
    — Si gracias a ustedes, en un principio creí que solo había gente mala como la que nos atacaron aquella vez al doctor y a mí, pero ahora sé que no.
    — Si en eso tienes razón —Le dijo Jessica ya sentada a un lado de ella.
    — Saben una cosa, lo escrito en este libro tiene razón, creo que lo escribieron para mí.

    Todo este mundo debe parecerte confuso pues tu apenas en estos momentos comienzas a formar parte de él, nos gustaría decirte que tu vida será feliz y plena y siempre veras tus sueños cumplidos; pero esa no es la realidad pues si lo fuera estaríamos a tu lado, en este mundo encontraras gentes cuya vida es regida por la codicia y la maldad que te buscaran por cualquier medio. Pero mi niña no temas por que donde hay oscuridad siempre existirá también la luz.”
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  6.  
    heart daly

    heart daly Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2011
    Mensajes:
    116
    Pluma de
    Escritora
    :D hola tanto tiempo! no me pase por aca antes ya que he estado muy ausente con el tema del tiempo entre muchas otras cosas! bueno en fin wow! muy bueno! exelente :). nuevo-asombrante- profundo- con un tono de tristesa, "Pero mi niña no temas por que donde hay oscuridad siempre existirá también la luz.” que lindo me gusto esta frase... segui escribiendo asi, que lo haces mas que exelente. no soy buena en eso de marcar los errores simplemente disfruto de leer y nada mas. ;) y desde ya muchas gracias por averme invitado a leer, tarde pero seguro.

    ¡suerte!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    kyaaa, Kawaiii... Me gusto mucho, que le pasara a Omar y que sera de la vida de rosette...:D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    494
    Pluma de
    Escritora
    Estoy casi segura de que Rosette se encontará con Omar,
    no se de que forma, pero lo intuyo.
    Por favor, invitame a la continuacion,
    quiero saber que le pasa a Rossete y quien es su enemigo
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1373
    Capitulo 3: Promesa del destino- parte 1

    8: 45 de la noche

    Habían pasado apenas de dos días desde que su vida había dado inicio, hace unas cuantas horas se disponía salir del hospital, Melissa una de las chicas que la habían rescatado, había arreglado que se quedara con ella en la casa de sus padres mientras se reponía.
    No sabía en qué momento todo se había salido de control. Como es que en ese momento aun en la bata del hospital se encontraba herida de una de sus piernas intentado forzadamente llevar a quien había sido su rescatadora ahora inconsciente en sus brazos.
    Llovía intensamente y todo se encontraba en una inmensa oscuridad, recorría el pasillo principal que daba rumbo a la calle, en las habitaciones todo era destrucción, vidrios rotos, puertas quebradas, y cientos de cuerpos inertes, cascarones huecos sin vida, victimas de esas extrañas criaturas que al caer la noche habían atacado el hospital; se sentía agotada y aunque intento levantar su pie termino encajándose parte de los vidrios que habían pertenecido a un laboratorio del lugar, en un profundo y espectral silencio pensó en escuchar una llamada auxilio que provenía de un piso posterior, pero sabía que ya no podía hacer nada pues no le quedaban fuerzas para esto, después de unos momentos la voz se ceso, Rosette se lamentaba por no haber acudido a ella, pero un golpe de sensatez le indico que debía salir de allí y tal vez con algo de suerte alcanzaría a pedir ayuda.
    Con extremo cuidado empujo la puerta con la mano que tenia libre intentando no emitir ni el más mínimo sonido que alertara a esas cosas, pero en ese momento la suerte no estaba de su lado, un extintor que ya solo se sostenía en un débil alambre había cedido al peso por un leve empujón de la puerta marcando el destino de la chica para siempre, pasaron apenas unos segundos cuando la primera criatura le dio un fuerte empujón que la obligo a soltar a Melissa cayendo ambas al piso, una segunda criatura la tomo de los hombros y la estrello contra la pared, las fuerzas la abandonaban todo parecía perdido cuando….

    — Déjala tranquila, siento no haber llegado antes pero aun no controlo bien esto. — dice una voz masculina desde las sombras.

    6: 00 de la tarde. 2 horas antes.

    Despertaba, apenas había logrado dormir dos horas la noche anterior y no precisamente de la manera mas cómoda pues al llegar del último caso se había tirado en el sillón y su cabeza había estado con la cabeza contra el descansa-brazo, se sobaba el cuello con su mano derecha y casi de manera instintiva recorría el pasillo hacia la cocina, puso la cafetera y se acerco al reloj que colgaba de la pared, al ver la hora sus ojos de abrieron de golpe, 15 minutos solamente, reviso su celular y tenia 30 llamadas perdidas se puso nervioso sin saber que hacer, acomodo su portafolio y se acomodo el traje que llevaba puesto lo mejor que pudo.

    — Bien hecho Terry ahora si te correrán, llegaras tarde una vez mas esta semana. —Se replicaba a si mismo.

    Mientras tomaba de una pequeña cochera una motoneta color azul algo usada y subía en el ella rumbo al lugar de los hechos. Atendiendo a lo que decía cada uno de los mensajes de su celular.

    “Ataque misterioso, 7 jóvenes caen heridos de manera inexplicable en tentativa de robo, ven pronto, hospital St. Kristen”.

    — Debo aplicarme esta vez — Susurró, dio suspiro, encendió la motocicleta y partió hacia el hospital.

    Mientras tanto

    En el hospital, Rosette se esta levantando después de terminar las ultimas pruebas de rutina podrá ir a casa, después de hablarlo un poco los padres de Melissa han decidido ofrecerle su hogar, de las tres chicas esta chica le había tomando demasiado aprecio, siendo hija única pronto la había adoptado como su hermana pequeña y la quería como si llevara con ella toda la vida, además de que ya se comportaban como familia.

    — Rosette ¿te quedo mi ropa?, si no es así, tengo que ver tu talla, para poderte comprar otra. — Dijo Melissa afuera del baño de la habitación.

    — Ya casi termino One-san, espera solo un poco…— Contestó la chica desde adentro— Listo, ya esta, me puedo vestir sola — Concluyó la chica orgullosa abriendo la puerta.

    Su camisa se encontraba inversa, teniendo lo que iba en la espalda hacia delante y no traía lo calcetas. Melissa no pudo evitar sonreír un poco a tan pintoresca escena.

    — ¿Hice algo? —Preguntó inocentemente la chica pelirroja.

    — Te lo has puesto al revés. —Dijo aun riendo.

    — Oh…amm…Lo siento — Murmuró sonrojada.

    —No ahí problema ahora te ayudo — Respondió Melissa sonriendo.

    Se disponían a entrar de nuevo al baño, cuando se escucho una especie de altercado, entre varias enfermeras y doctores intentaban mantener a un muchacho aferrado a una camilla, pero este se resistía a toda costa, manoteando y gritando desesperadamente, la inocente Rosette al ver esto se asusto un poco y se refugio en brazos de su nueva hermana que precisamente no se encontraba muy bien, había algo en esa persona que les causaba cierta incertidumbre.

    — ¡Ellos me están siguiendo, ¡ustedes no vieron lo que yo vi!¡ Nos encontraran! —Exclamaba eufórico y asustado el hombre.

    Melissa tomo a Rosette y la guió al baño, en un intento por que lo olvidara.

    Ingreso con toda rapidez al hospital, no volvería a llegar tarde, se encontraba a prueba y una ocasión mas lo llevarían a ser despedido apenas unos meses mas tarde de haber conseguido esa plaza y desde el momento en el que ingreso a la agencia se había esforzado al máximo y cada día daba lo mejor de si, no había resuelto nada por propia cuenta pero varios indicios que el había recabado habían sido cruciales para la resolución de casos, pero a pesar de esto el comúnmente era desplazado y menospreciado.

    — ¿Qué fue lo que sucedió aquí? — Cuestionó en tono serio Terry, quería que se lo empezaran a respetar.

    Por momentos lo ignoraron y de mala gana uno de los oficiales se acerco para contestarle.

    — Me extraña que hayas podido llegar al hospital indicado, con tu mente es una suerte que hayas salido de casa — Dijo burlonamente.

    — Me pregunto, sabes, como es que entonces yo soy detective y tu solo un oficial—Respondió el muchacho decidido — ¿Dónde esta el testigo?.—Concluyó mirándolo a los ojos.

    — Esta en la habitación algo sedado pues estaba muy alterado, intenta sacarle algo de infamación si puedes — Respondió el oficial cabizbajo y serio — Otra cosa la parecer grabo el ataque intenta obtener su celular.

    Terry se dispuso a entrar a la habitación, después de hacer algunas cuantas preguntas al doctor averiguo que los únicos dos testigos del crimen estaban en esa habitación, Omar un muchacho pandillero que intentaba junto con otros robar una tienda a abarrotes y un estudiante, con aspiraciones a reportero aficionado, que vio esto como una gran oportunidad arrepintiéndose segundos después.

    El detective aficionado se acerco primero al muchacho que había sufrido el ataque, lucia bastante pálido y escuálido, sobre de él yacían varios aparatos que supuso lo mantenían con vida, sintió en el cuerpo una extraña sensación al aproximarse a el un poco mas, como una especie de sobresalto en su interior, y le pareció extraño, pues no le sucedía desde aquella ocasión donde conoció a aquella chica.

    Flash Back

    Entonces tenia 8 años, era el día de su cumpleaños y se encontraba en el parque con sus padres comprando un helado.

    — Papa, mama ¿A dónde más iremos el día de hoy? —Exclamo el pequeño sonriente.

    — Es una sorpresa amiguito no comas ansias— Dijo su padre acariciándole la cabeza.

    — Esta bien, me la estoy pasando grandioso con ustedes, que bueno que hoy no decidiste ir a trabajar papa.

    La pareja sonríe y se abrazan, el niño se queda observando a un pequeña niña que se encuentra sentada en una de las bancas. La niña lo observa y le sonríe, corre hacia él.
    — Hola, ¿que es eso que comes? —Pregunta curiosa.

    El niño algo apenado se mantiene por segundos cabizbajo.

    — ¿Esto?… es un helado…

    — ¿Son así? — Cuestiono la pequeña maravillada.

    — Pues si

    — Me llamo Rosette — Sonrió.

    — Mucho gusto mi nombre es Terry.

    Fin del Flash Back.

    Continuara.
     
    • Me gusta Me gusta x 11
  10.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,697
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ne, hermoso...antes que se me olvide...a quien me paresco a esta historia? bueno dejame decirte que esto queda exactamente a tu talla, detectives aww eso te encanta.
    La chica es un robot lol o eso dedusco...me ire a leer holmes *sale corriendo* ne, de verdad me gusta mucho como tu historia esta avanzando de una gran manera. Osea que el policia conocia a la chica :O o era otra? ne de todas maneras esto es ingenioso, de verdad.
    Solo note algunas faltas de ortografia ._. si se que no eres bueno en ellas y tampoco yo pero bueno...
    Los benditos y odiados acentos, recuerda que van acentos cuando los verbos son el pasado, susurró, subió, leyó, blabla.
    A pesar de eso, todo me parecio tan bien explicado con ese don tuyo que me encanta :B de verdad.
    Bueno espero la continuacion cariño awww estoy ansiosa en ver que paso, quien es la chica, porque no recuerda nada y todo eso *o*
    Besos, te quiero

    Pire-chan<3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    Wow, no me esperaba que rosette la hubiera visto alguien hace años...:confused:.... Me pregunto si rosette lo reconocerá a el o viceversa...:)... Espero con ansias el siguiente capitulo :p
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1103
    Promesa del destino- Parte 2

    Perdón por la demora, examenes ^^U, ojala les guste

    Reaparecieron. Lo primero que vio después del destello de luz que se producía con cada salto era el sol agonizante en el horizonte. Se encontraban a varios metros de un edificio, ya de por si algo si permita que cayeran sería el fin. Con las pocas fuerzas que le quedaban logró transportarnos de nuevo. Consiguió hacerlo, terminando por caer de bruces unos metros más abajo. Agitado respiró un poco, observando que las dos chicas que traía consigo aun siguieran con vida. Notó que sus manos le temblaban cuando, con los dedos índice y medio, palpaba la vena aorta para encontrar su pulso. Sintió su presencia de nuevo, a pesar de encontrarse del otro lado de la ciudad había logrado hallarlos.
    Era inevitable, una gota cayó sobre su rostro cuando volteó hacia él para enfrentarlo. La lluvia se precipitó de pronto sobre ellos mientras que la retorcida criatura le observaba con ojos de depredador inyectados de sangre y voracidad. No pudo evitar sentir algo de melancolía y un nudo en la garganta sin saber por qué exactamente. Respiró profundo y se preparó en lo que creyó que era una posición de pelea. Alguna vez observada en alguno de sus compañeros policías, la criatura corrió burdamente hacia él, emitiendo un chirrido desagradable.

    7: 00 de la tarde. 13 horas antes.

    Su nombre era Angélica Venegas. Después de varios meses trabajando en la televisora realizando el trabajo sucio de los reporteros, comentaristas y demás; como invadir la intimidad de otros, conseguir fotografías exclusivas, entre otras cosas. Mientras otros se llevaban la fama de sus méritos logró posesionarse como una reportera oficial y no solo eso, lo sería en el horario con el mayor ranking, por lo que si jugaba bien sus cartas lograría un gran prestigio en poco tiempo. Las piernas le temblaban un poco, lo cierto es que sí se encontraba bastante nerviosa, pero buscaba disimular. Mientras que su rostro era retocado con maquillaje, ella revisaba los últimos detalles de su vestuario y peinado mientras repasaba de manera mental la introducción.

    — Buenos días queridos televidentes nos encontramos aquí en la inauguración del ala de este del hospital la cual, alojara un laboratorio de investigación para enfermedades venee…. — Se repetía a si misma con la intención de aprendérselo.

    —En treinta segundos entramos al aire…—Anunció alguien entre la producción.

    El camarógrafo se acerca a ella y ella se acomoda frente a la cámara, aclarando su voz.

    —Buenas tardes queridos televidentes, me encuentro aquí afuera del hospital de la calle central en la inauguración del ala este del lugar, lo que sin duda hará que éste pueda atender con una mejor calidad a…..

    Una intensa explosión ocurre en el edificio. Una camilla ha roto la pared y cae desde varios metros, estrellándose violentamente contra el piso. Desde el lente de la cámara se ve una figura tosca y lejanamente humana, que porta un camisón del hospital, al parecer era unos de los pacientes, pero donde debería estar su rostro ya no hay más que una piel blanquecina y casi transparente. Por el contrario, desde su pecho, sobresale una grotesca boca que emite un chillido al cielo.

    —¡¡Qué diablos es eso!! —Exclamó aterrada una de las personas.

    La criatura salta desde donde se encuentra y ataca a uno de los espectadores. Es entonces cuando la multitud entera comienza a correr en un intento de salvar su vida..

    —¡¡Corran!! , ¡¡Corran!! , ¡¡Corran!! —Gritó una mujer.

    —¡ Moriremos!, ¡Huyan o moriremos! —Exclamó otro hombre.

    —¡ Que rayos es esa cosa! ¡Es un monstruo! ¡Es el fin! —Agregó otro mientras toma, a rastras, a otros espectadores.

    El caos crecía, la gente corría, en un intento desesperado por sobrevivir se empujaban unos a otros. Aunque de manera inevitable caían víctimas de la criatura y en pocos instantes se levantaban infectados por ella como monstruos.

    —Ni se te ocurra dejar de grabar, ¡esta es una gran exclusiva! —Ordenó ambiciosamente la reportera.

    El operante de la cámara mantiene la toma, tembloroso, observando la tétrica escena donde la víctima poco a poco se le ve perdiendo vitalidad. No es hasta que se ven rodeados que entienden que debieron huir aun cuando había tiempo.

    6: 40 pm, dentro del hospital.

    Terry decidió sentarse, se sentía un poco mareado después de realizarle algunas preguntas a aquel muchacho. Había algo extraño en él, seguía pensándolo. Recordó que en bolsillo aún mantenía guardada una barra de chocolate que había comprado el día anterior y la desenvolvió. Cortó un trozo para comerla e introducirlo a su boca cuando escucho una voz….

    —Hola —Dijo Rosette.

    —Hola, ¿vienes a recoger a alguien? —Preguntó el investigador ofreciendo el asiento de aun lado de él.

    —No, estoy saliendo yo del hospital, mi Onee-chan está arreglando las últimas cosas para irnos.

    —Ya veo, me alegro que te encuentres mejor —Contestó Terry corriendo.

    —¿Y tú, que haces aquí?, ¿Estabas herido también? —Cuestionó la chica observándolo, curiosa.

    —No, jeje, yo vine para investigar algunas cosas sobre un caso, pero no he logrado mucho…—Contestó sonriente.

    —Ya veo, wow, disculpa, ¿Pero qué es eso que tienes en tu mano? —Preguntó la chica pelirroja sonriendo y acercándose demasiado a él.

    —Esto, es chocolate —Respondió algo sonrojado.

    —Vaya ¿es así? —Exclamó la chica entusiasmada.

    Se dispuso a responder, pero al instante vino a él esa sensación de “esto ya lo había vivido antes”…

    —¿Rosette? ¿Te llamas Rosette? —Preguntó el muchacho atónito.


    —Si —Contestó la chica un poco confundida

    —¿ No te acuerdas de mi? — Dijo el muchacho aun intentando reponerse de la sorpresa.

    —Esto…—observándolo— Pues yo….

    En la habitación circundante se escucha un estruendo, varios instrumentos médicos habían caído al piso, el paciente sobre la cama, el desafortunado muchacho que hacia de reportero y termino en este estado, pataleaba de manera descontrolada como si algo le atormentara, una enfermera y un medico entraron con la intención de auxiliarlo,

    —Te pondrás bien — Dijo la enfermera

    —Administre 500 ml de anestesia. —Indicó el doctor

    Pero en ese momento éste se liberó y antes de que pudiesen hacer algo produjo una inmensa explosión que los lanzó fuera, al igual que la cama.

    De manera instintiva y de acuerdo con su entrenamiento, Terry empuja a la chica hacia atrás y, realizando una maniobra, desenfunda un calibre 22 de su tobillo.

    —¡Ve por tu hermana y huyan! —Exclamó el detective.

    La chica duda un poco, ya alguna vez ha tenido que hacer esto. Tiene miedo pero no quiere abandonar a nadie más, algo en su corazón le indica que se quede. Con una mirada decidida se pone a un lado del muchacho.

    —Tú también lo sientes verdad, él es como nosotros….

    Continuara
     
    • Me gusta Me gusta x 11
  13.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,697
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Querido mira que lindo *-* de verdad, esto cada ves se pone de lo mas interesante de verdad :3. Eso de los horarios y todo fue ingenioso de tu parte para observar las cosas desde una pespectiva diferente y viendo todo por los angulos posibles.
    Eso es lo que esperaba :) cuando el detetive daba con la chica awww mira que lindo, quisiera ver mas afondo su historia y se que tu me brindaras ese placer :D.
    Esa reportera es sumamente torpe, mira que ariesgar una vida por una nota es algo tonto. Lo unico que medio me confundio es el principio ya que no lo entendi del todo, es algo raro y confuso porque no ubique de que personaje estabas hablando a menos que es es lo que planeabas xD.
    Bueno, terreno peligroso... ortografia...
    Medico lleva acento en la e
    Al final de este mismo párrafo pusiste una coma cuando realmente quisiste poner un punto.

    Bueno a mi punto de vista y por lo que tengo entendido, luego del guión largo la palabra que sigue debe ser en minuscula por ejemplo:

    Se que hay una sola excepción y es la de la palabra Dijo que esa va en mayuscula.

    Y otra ultima cosita, me encantaria que podrias un poco mas de descripción ya que he mirado que te basas mas de los diálogos y no esta mal, sino que simplemente en una historia debe haber mas descripción que comentarios.

    Eso es todo lo que percibi hermoso D: y no quiero que te tomes a mal mi crítica y si es asi podrias decirme si?
    Gracias por invitarme, me encanta esa forma de narrar tuya, tan de detective xD realmente tienes ese don, narrar tan misteriosamente y con tranquiladad que eso me fasina! lol
    Te quiero ^^ besos, espero la conti.

    Pire-chan<3
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  14.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    Wait a minute.... ¡¿QUE?!... Rosette, tas algo loca... Pero primero lo primero... Esa reportera esta loca, como se va a quedar ahi cuando e que todo el mundo esta muriendo, yo que ella huyo pero sin hacer el menor ruido... Segundo... Que le sucedera a aquello chicos que estaban entrevistando... Tercero... Rosette... Por lo que mas quieras, haz lo que quieras pero no vayas a morir:p... Esperen que a cabo de escribir... *Leyendo*:eek: . . . (Mejor lo dejo asi :D)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  15.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    494
    Pluma de
    Escritora
    Me quede como Raven, por favor ¡Que no le pase nada a ella ni a Terry! Una cosa que no entiendo es cómo Rosette conoció a Terry si se supone que tine relativamente poco tiempo de haber sido creada, pero sé que me corregiras o explicaras debidamente con los siguientes capitulos.
    Hasta luego Fenix, espero el sig, capi con ansias.
    Sayonara
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    2145
    Capitulo 5: Promesa del destimo-ultima parte.

    7: 15 pm, en el hospital:

    En la sala de urgencias, se encuentra sentado un niño de un promedio de 8 años, ha acudido con su madre a recibir una vacuna contra el tétanos, que por lo que sus amigos le han contado que es la peor de todas. Con un nudo en la garganta se encuentra ensimismado y con los ojos cerrados, solo esperando solo el pinchazo.

    — Mami, prometes que no me dolerá, tengo miedo — Expresó el pequeño haciendo un puchero.

    — Tranquilo, Victor, ya verás que se te pasara rápido, luego te comprare dulces, ¿Te parece? — Respondió la mujer sonriendo maternalmente, mientras acariciaba su cabeza.

    La enfermera se acerco a él, para eventualidad del pequeño la enfermera se encontraba en su primera semana ejerciendo y esta seria la primera inyección que aplicaría a una persona, se lamió los labios nerviosa y jaló la parte superior de la jeringa para verter el liquido en su interior, observó que no quedara aire dentro de ella y aplicando una torunda de alcohol se preparo para emplearla.

    — Descuida amiguito, en este hospital no tienes nada que temer— Dijo la muchacha, sonriendo en un intento por tranquilizarlo.

    Un crujir la pared, anunciaba su ruptura, dando paso a una jovencita de pelo rojo, envuelta por completo en una energía púrpura intentando reponerse al impacto, derrapando hacia atrás varios centímetros por la fuerza de éste. Detrás de ella entraba la misma criatura vampiresca de energía vital. Ella y el otro muchacho habían intentado que no llegaran a pisos inferiores, pero el número de personas infectadas por esta lo habían hecho imposible y ellos dos inevitablemente se habían terminado separados.

    El niño observa a la enfermera irónicamente como diciendo, “ ¿Y decías que era seguro?...”.

    — Debe de sacarlos de aquí, ¿Existe alguna especie de salida de emergencia? — Preguntó Rosette poniéndose en guardia.

    La enfermera asistió con la cabeza sin hablar mientras apresuradamente se dirigió a la puerta, la mujer tomo al niño y salieron de allí.

    Rosette sentía que cada vez que sus habilidades surgían algo cambiaba en ella, un poco su personalidad y carácter, algunas partes de su memoria, era inexplicable.

    — Escúchame se que dentro de ti ahí un humano puedo sentirlo, ¿por qué lastimas a esta gente? — Exclamó la chica pelirroja a la criatura.

    El monstruo emite una especie de chillido y la ataca, ella intenta repelerlo con un escudo creado con energía metal, pero este logra sobrepasarlo y entonces queda atrapada entre la pared y sus garras infectas. Deteniéndolo apenas, con sus manos evitando un destino fatal, pero las fuerzas la abandonan y esta apunto de ceder, lo suelta, la criatura se dispone a atacarla, cuando por alguna razón emite un rugido de dolor y volteando su cara al techo. La muchacha aprovecha esto para contraatacar y lo expulsa contra la pared, creando una especie de esfera psíquica. Al voltear a su lado ve al niño que se encontraba ahí, hace poco con una jeringa en las manos viéndola atónito.

    — ¡En serio, si dolía!, que bueno que no me la pusieron.

    Del otro lado del hospital Terry, yace aun lado de unos de sus compañeros, protegiéndolo, no es que sean amigos, de hecho ambos se han llevado terrible, desde que ingreso a la fuerza. El puesto que Terry obtuvo iba hacer asignado a este oficial y por eso el elemento no lo podía tolerar. Durante toda su trascendencia, presento denuncias falsas contra el detective con la intención que lo terminaran expulsando de la fuerza y creo rumores de él que lo hicieron la burla de toda la unidad. A pesar de eso él no era alguien que dejara a nadie atrás hubiese hecho esto o algo peor. Cargó su ultimo cartucho en su calibre 24, las balas eran para las criaturas como bolas de papel pero lo que podía hacer con ellas era otra cosa. Había dejado a dos de ellas fuera de combate haciendo detonar un tanque de oxigeno y a una mas detonando a un pequeño extintor, habían descubierto dos cosas, el frío y el calor les afectaban.

    — ¿Rodrigo, te encuentras bien? — Preguntó el investigador mientras introducía el dedo en el gatillo.

    — Comienza a dolerme cada vez mas, tal vez deberías dejarme aquí…— Exclamó, el oficial caminando mientras cojeaba.

    Minutos atrás, en contra del propio instinto había tenido que dispararse a mismo, para quitarse de encima la garra de una de las criaturas, lo cual no había servido de nada pero que iba saber.

    — Si me conoces entiendes que no lo haré. ¿Sabes?, me tiemblan las manos, ojala encontraremos una silla de ruedas así avanzaríamos y ya estaría todo mejor, ¡como no puede haber ninguna en un hospital!... — Le ofreció apoyarse en su hombro y comienzan a avanzar.

    — Es la primera vez que disparas a alguien ¿no es así?, me paso lo mismo, ojala hubiéramos sabido que se ese muchacho era una amenaza, ve todo lo que provocamos.

    — ¿Y como se supone que lo sabrían?, nadie sabe que son esas cosas — Lo justificó Terry.

    Al otro lado del pasillo que se disponían a cruzar, había cuatro de aquellos monstruos reptando en busca de más comida, los dos oficiales iban a huir de allí cuando vieron a una persona tabaléate dirigirse a ellos. Arrastraba sus pasos cargando aún consigo el suero que permanecía pegado a su brazo, dirigiendo su mano colgante hacia ellos.

    — ¿Pero que rayos se propone ese muchacho? —Susurró Terry.

    — Tenemos que hacer algo — Agregó Rodrigo.

    Al pasar cerca de los vidrios que protegían un extintor, les revelo su identidad. Era Omar, el chico pandillero que había formado parte del accidente inicial, mantenía los ojos cerrados como si estuviese inconciente, pero continuaba acercándose a los monstruos, que como era de esperarse se dieron cuenta, Terry disponía ha utilizar ya sus últimos tiros en un intento de salvarlo pero, algo sucedió.

    — ¿Acaso tiembla? o la herida me comienza a afectar — Dijo Rodrigo, tomando su hombro.

    Una especie de fuerza aplastante arremetió contra las tres criaturas en cuento trataron abalanzarse contra Omar, al parecer esa energía la emanaba él. Al final el piso termino cediendo y el chico cayó de espaldas.

    8: 25 pm. En las afueras del hospital.

    Dos figuras se ven surgir de este, dos de estas se apoyan entre si, mientras el primero arrastra sobre una camilla a otra persona, el grupo de rescatistas acude ayudarles apresuradamente, revisando los signos vitales. La zona entera se encuentra acordonada, en una camilla a lo lejos yace una mujer con traje de oficina y un micrófono en las manos con una mirada perdida. A Terry lo colocan cerca de ésta, mientras que al otro oficial lo acercan a un niño, apenas unos de los enfermeros busca revisarlo un hombre robusto y de bigote se acerca a él.

    — ¡¿Que diablos pasa haya adentro?!, Tres unidades enteras enviadas y ninguna responde…— Prorrumpía el que era el capitán.

    — No mande mas, no serviría de mucho…—Exclamó, intentando recuperar el aliento.

    — ¿De que hablas?, ¿Qué son esas malditas cosas? — Contestó aún más irritado.

    — Aún no lo se, pero capitán, tengo que regresar, ahí gente todavía haya y tal vez, tal vez sepa como detenerlos. — Dijo el detective.

    — Mmmm?... — Haciendo un gesto de duda, al final asiste — Si tu padre se entera seguro me mata, pero te veo seguro, ¿Qué necesitas?.

    El muchacho sonríe.

    8:45 pm Dentro del hospital.

    Rosette empujo con extremo la puerta con la mano que tenia libre, intentando no emitir ni el más mínimo sonido que alertara a esas cosas, pero en ese momento la suerte no estaba de su lado, un extintor que ya solo se sostenía en un débil alambre había cedido al peso por un leve empujón de la puerta marcando el destino de la chica para siempre, pasaron apenas unos segundos cuando la primera criatura le dio un fuerte empujón que la obligo a soltar a Melissa cayendo ambas al piso, una segunda criatura la tomo de los hombros y la estrello contra la pared, las fuerzas la abandonaban, todo parecía perdido.

    — ¡Déjala tranquila!, siento no haber llegado antes pero aun no controlo bien esto. — dice una voz masculina desde las sombras.

    — ¡¿Terry?! — Exclamó Rosette atónita.

    — ¿Me recuerdas?, ¿Rosette me recuerdas? — Terry prorrumpió, entusiasmado.

    — Si, un poco pero si —Diciendo esto cae inconciente, sonriendo.

    A palabras de él mismo, “no sabe realmente que lo activo, cuanto tiempo estuvo allí, si lo tendrá siempre solo por ese instante, solo quería sacarla de allí, mantenerla a salvo, llevarla lejos y sucedió”

    Intento arremeter contra él, apenas alcanzo a esquivarlo, derrapó hasta la chica y buscó con la vista, cualquier cosa que pudiera atacarlo, venia de vuelta hacia el y en justo momento que iba a atacarlos, los tres: Rosette, Melissa y él, desaparecieron.

    9: 00 pm

    Se había celebrado una boda, Michelle y Scott eran los recién comprometidos. Después de la ceremonia el salón los esperarían en el salón, donde todos sus conocidos les felicitarían por sus nupcias. Harían su entrada y dispondrían a bailar la canción que era de ambos, el instante se acercaba por celular el chofer había anunciado su arribo, las puertas se abrieron.
    La música comenzó a tocar y todos se levantaron de sus sillas para recibirlos.

    — Les presento al señor y la señora Suarez…—Exclamó el anunciador airoso…

    Pero en lugar de entrar quien se esperaba, se ve salir expulsado hasta la pared a un hombre y seguido por un monstruo.

    — ¿Escuchas?, es nuestra canción…— Exclamó el detective irónicamente, ya bastante agotado. — La verdad pensé que podría ganarte antes, pero esa cosa que tenía para vencerte se me cayó seguro en algún lugar.

    La criatura rugió y se intento abalanzarse contra él, pero éste se teleportó y el monstruo se estrelló en la pared.

    — Soy un oficial de policía, salgan de este lugar no es seguro, vamos gente, ahí una criatura monstruosa y yo acabo de entrar volando, ¿eso no les dice algo?¡Corran! — Dijo joven, mientras la criatura buscaba ponerse de pie.

    El muchacho comenzaba a sentirse extraño, como tener sueño y ansiedad, tan repentinamente, las fuerzas lo abandonaban y su vista se volvía difusa, en el momento crucial, si tan solo hubiera resistido un poco más, todo habría acabado en este momento. Esboza una risa irónica y pronuncia una maldición a medias, para luego caer desmayado al piso. La criatura se acerca a él dispuesta a cobrar su recompensa y devorar hasta la última esencia de quien ha sido su presa más difícil, saliva de satisfacción y voracidad, ensañándose de su suerte.

    En el lugar ya desierto, solo encontraban los dos rivales, la ultima persona terminó huyendo cuando el detective termino cediendo, seguro que en esta ocasión no se sería detenida se toma su tiempo, lo que a la larga fue un gran error. Se escuchan pasos, una silueta se ve caminar hacia él lentamente, arroja algo de sus manos y cae justo debajo del monstruo, la figura misteriosa no es otra que Rosette aún malherida y ese objeto es lo que Terry guardaba para vencerlo, una lámpara de luz ultra violeta.

    — Espero no te equivoques, Terry…— Murmura la chica mientras extiende su brazo hacia el objeto y cierra sus puños con fuerza, la lámpara enciende y forma un gran resplandor azuloso que impacta a la criatura, derrotándola, entre un destello de luz, cae como lo sospechaban, un humano de pelo rizado

    Dos días después.

    — Claro, si claro, nos vemos, ese muchacho Omar queda bajo mis jurisdicción, le aseguro que hará reabilitación — Exclamo Terry al teléfono, mientras se esforzaba por arréglasela, intentando servir café con una sola mano.

    El brazo izquierdo había terminado hiriéndoselo cuando se teleportó entre los techos, pero la adrenalina había aminorado el dolor.

    — …Hasta pronto, gracias — Colgó el teléfono y encendió el televisor, mientras bebía café sentado la mesa del comedor.

    — Según nuestros últimos informes, la contingencia vivida dos días atrás en el hospital, ya ha quedado atrás, se le atribuyen los incidentes a detonación de una extraña toxina, que sin embargo aseguran es totalmente inofensiva y sus efectos no son permanentes. La gente que ha sobrevivido esta pesadilla intenta afrontarla siguiendo con su vida, aunque algunos mas van detrás de la verdad, la opinión final es de usted televidente …

    Suena el timbre, al abrir la puerta Terry se encuentra cada a cara con Rosette, éste le sonríe y ella esboza una leve sonrisa.

    — Terry-kun, yo no se quien eres, alguna vez fuiste alguien importante, pero hoy… yo no se quien eres…—junta sus manos nerviosa — mi vida ya es bastante complicada y si tu…— Sacó de la mochila un libro y se lo puso en las manos.

    Terry por segundo creyó que esto era la despedida, que le dejaría ese álbum y se iría para siempre, suspiro y espero lo peor. Sin embargo la muchacha se acerco a él y lo rodeo con sus brazos y susurrándole al oído le dijo.

    — Los quiero de vuelta, ¿Me ayudarías?

    Continuará.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  17.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,697
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    awww cariño encantadora historia *3* pense que alguno iba a morir pero gracias a ti no fue asi xD ame la parte del niño xD amo a ese niño con agallas hehehe demaciado divertido.
    Bueno me sigue atrayendo demasiado tu manera de narrar las cosas ademas q me pregunto siempre como puedes llevar tantas historias juntas.
    Me sorprendió bastante eso de que se teletransportaron...el...terry que es? es fue algo confuso debo agregar, awww se pone cada ves mas interesante *w* debiste dejar morir a rodrigo >:3 por envidioso pero es digno de admirarse eso de regresar por el cuando sabes q te odia. Eso lo hace mejor persona.

    En cuando a la ortografia cometiste el mismo error que te habia correguido xD la aclaracion luego del dialogo debe ir en minuscula.
    Cuida tus acentos cariño, es insignificante pero vale mucho.

    Awwww ansio mucho la continuacion, ella va a recordar y estoy entusiasmada por ver su pasado! chaaaaaa neee espero la continuacion lindura ^^
    besos, te quiero

    Pire-chan<3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    494
    Pluma de
    Escritora
    Hola, espero estes bien :)
    Empiezan mis preguntas en 3, 2, 1...
    ¿Por que Rosette no recuerda?¿Por que Terry si?
    ¿A quién busca Rosette?¿Melissa esta bien?
    ¿Entonces la criatura ya no existe?¿Que pasara con Omar?¿Rosette decidirá conocer de nuevo a Terry?
    Son tantas cuestiones...pero se que se resolveran poco a poco.
    Hasta luego Fenix
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,329
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Rosette Project
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1875
    Capitulo 6: Furtivos

    Mey Granger regresaba de la escuela, por asuntos familiares había tenido que cambiarse al turno vespertino en el colegio, prácticamente la habían obligado a dejar a sus amigos atrás, no es como que tuviera muchos pero eso era precisamente, lo que por supuesto lo hacia mas grave, hace un año y medio que su vida su vida se había vuelto en extremo mas complicada. Un repentino accidente había hecho acabado con la vida de su más grande amiga, desde que lo recordaba ella y Amelí, habían sido como la gente “como uña y mugre”, frase que no le gustaba mucho, pero servía, desde que se conocieron eran inseparables y después de accidente bueno pues ellas aún lo eran.

    — Deberías de darte prisa Mey estas calles no son muy seguras en este momento. — Auguró la chica mientras que pasaba a través del cuerpo de su amiga.

    Desde la punta de la columna de Mey se produjo un escalofrió.

    —Amelí, ¡odio que hagas eso!, ¿Por qué lo sigues haciendo?, además sabes que siendo la niña loca del escuela nadie me habla, que querías que hiciera si no venirme sola.

    — Primero, precisamente por eso lo hago — respondió sonriendo la fantasma mientras flotaba alrededor de ella — entenderás que en la otra vida ahí pocas cosas con las cuales una persona puede divertirse. — Se justificó.

    — Eso no me importa, no lo hagas. — dijo inflando sus cachetes molesta.

    — Segundo me tienes a mí, siempre contaras conmigo, lo sabes, Mey — dijo mientras buscaba abrazarla, pero solo termino atravesándola.

    — Vale, nada de sentimentalismos, ¿quieres? — dijo la chica sonriendo — me daré prisa, por que además me muero por comer algo caliente.

    Un silbido en el viento, un ataque inesperado, solo pudo sentir un fuerte ardor en el brazo izquierdo y ver a través su blusa del uniforme escolar manar sangre, el ánima de su amiga pareció estremecerse al ver hueco a través de su abdomen que había hecho el proyectil olvidando por segundo que ya no podía hacerle daño. Ambas voltearon hacia donde provino el disparo, una figura yacía encima del techo frente a ellas, una mascara antigases, ocultaba su identidad, la ropa oscura que portaba le ayudaba a esconderse en la oscuridad.

    — ¡¡Corre Mey!! — gritó Amelí mientras observaba que volvía a cargar el arma.

    La chica apenas escucho esto comenzó a correr tan rápido como sus pies le permitían, mientras apenas esquivaba los disparos.

    — Objetivo localizado, voy tras él — dijo el cazador, por medio de un radio, retirando la mascara de su rostro, revelando que era una chica.

    Desde otro lugar un hombre le respondía mientras se reclinaba en su silla.
    — Vice, bien hecho cambio y fuera… ese maldito científico me mintió, esa chica Rosette no era la única, Azael. —pronunció el hombre alto.

    — Te lo dije Baltasar, ya que el idiota termino volándose en pedazos, tenemos que dar con sus viejos proyectos— respondió el otro mientras entraba en la habitación.

    Mientras tanto.

    Terry respiró profundamente, trago saliva y presiono los puños mientras nerviosamente lamía su labio inferior, cerró los ojos, pensando si ya estaría preparado para esta acción; había tenido varias redadas incluso una misión en cubierto, pero nada como esto. Se acercó a la puerta y antes de que siquiera pudiera tocarla se abrió, fue mejor que fuera así, tal vez se habría echado para atrás si hubiera sido su elección pero esto, esto era algo que haría también haría con gusto.

    — Cuidaras bien a Rosette, ¿no es cierto? Por que si no yo…— exclamó el hombre desde la puerta con una mirada severa.

    — He…ammm...yo —tartamudeó Terry.

    —Papa, no déjalo, no bromees de esa manera con él. — dijo Melissa saliendo y poniéndose un lado de él.

    — Solo quiero que la trate bien, eso es todo — dijo el padre de Melissa con una sonrisa traviesa — Además tu madre jamás me dejo hacerlo contigo hija.

    — ¿No? ¿Y que me dices de Valentin?, me pregunto por que ya no ha vuelto.

    — ¿Quién?, creo que tu madre me habla en la cocina, ya voy querida

    — Papa, ¡papa!, ven… ¡aaa! Terry, lo siento mi papa, él…mira por que no pasas, Yuri y Jessica están ayudando Rosette arreglarse, ahora vuelvo, papa, papa, explícame…— Concluyó retirándose a la cocina.

    El joven detective quedo solo en la habitación, recordando por segundos cuando había sido la ultima vez que se encontraba en esa situación, allí aguardando en el sofá esperando a que la chica que sería su cita descendiera por las escaleras, intentando pensar en otras cosas mientras la mirada penetrante de sus padres parecían atravesarlo. Rió un poco ante este pensamiento y un poco más al darse cuenta lo distinta que era esta familia.

    — Espero no ponerme nervioso como la última vez…—se dijo para sus adentros.

    Paso media hora más, el padre de Melissa lo interrogo por unos minutos, a lo que él intento responder a cada pregunta con la mayor tranquilidad del mundo. La señora paso a ofrecerle algo de tomar y termino con un vaso de agua que le pareció eterno, Melissa llego para arreglarle según ella un poco el peinado y la camisa, al final se escuchó unas risas en el piso de arriba y por fin se miro que Rosette ya salía. Jessica que siempre había sido muy ostentosa en todo esto, le realizo toda una presentación formal.

    —De las misteriosa tierras de Camelot la joven pero hermosa soberana Rosette Miracle… —exclamó realizando una leve reverencia ante su presencia.

    La chica roja de vergüenza, descendía lo mejor que podía portando aquellos botines de tacón mediano, vestía una falda de holanes un poco por encima de las rodillas de tono claro que realzaba mucho su piel trigueña, una blusa desmangada de un azul oscuro y un muy sutil escote. Escondía sus manos tras un bolso que terminaba asiendo juego con la falda y le sonreía tímidamente con sus labios rosas con reasaltados con glass formando esos encantadores hoyuelos solían aparecer en sus mejillas, su cabello suelto caía espléndidamente por su espalda, mientras ella le cedía su mano.

    —Ro-rosette, Rosette te vez bellísima. — dijo el muchacho buscando que las palabras no se quedaran rasgadas por el nerviosismo.

    —¿Enserio lo crees? — respondió la chica guiñando el ojo.

    Este repentino y hermoso gesto la petrifico por segundos, su rostro fue rodeado por un tono carmesí y se quedo allí paralizado esbozando una sonrisa tonta.

    —Te dije que pasaría —dijo Yuri.

    Por segundos ambos solo se observaban riendo, no fue hasta que Melissa se apresuró a llevarlos empujándolos a la puerta, que apenas comenzaron a avanzar.

    —Vamos chicos, tienen mucho que hacer, diviértanse. — dijo su hermana adoptiva mientras cerraba la puerta.

    Ambos se sonrieron y partieron de allí.

    Mientras tanto.

    Tomó una de las galletas y café que estaban en la mesa, esa era una de las mejores ventajas del lugar, podía comer todos días bien, pero más que nada lo sentía es que era que era distinto, que crecía y mejoraba. El era Omar y realmente no era el mismo muchacho que semanas atrás. Se dirigió al otro lado de la habitación las diez sillas de la sección que se realizaba por día estaban ya en su lugar. Se dispuso sentarse en una de ellas.

    —Al parecer he llegado temprano de nuevo— exclamó bostezando, mientras se reclinaba en la silla.

    Con algo de suerte podría descansar un poco antes de que los otros llegaran, de disponía a cerrar los ojos cuando, vio a otra persona en sentada en la esquina de la habitación.

    —Lo sabía, yo lo supe desde que te vi — dijo el muchacho mientras se dirigía hacia él.

    El muchacho que portaba una campera negra, permaneció en la misma posición por unos segundos.

    —Podemos fingir que yo no te he visto y que no te he hablado, pero si estas aquí no es para guardar silencio o sí.

    Retiró un poco de cabello de su rostro y lo observó por segundos.

    —¿Tu eras la criatura no es cierto?, ya sabes esa que estuvo apunto llenar la ciudad de monstruos, que atacó a la gente del hospital.

    El chico se encogió en hombros y se ensimismó volteándose de espaldas.

    —Eso no fue muy gentil ¿verdad? , maldición, a veces no se cuando cerrar la boca, olvida que te pregunte algo. —agregó Omar mientras se alejaba meneando la cabeza.

    —Espera…—exclamó el chico— tú…tú sabes lo que hice por que…por que me hablas yo pude matarte…

    Omar se detuvo y volteando se frente lo observó esbozando una sonrisa leve.

    — Pero no lo hiciste, ¿sabes que era lo que hacia junto con esas personas cuando nos encontraste en el centro comercial? yo era un delincuente, amigo si se me dio una oportunidad, por que yo no te la doy a ti, además tenemos eso en común. — Diciendo esto tomo el vaso en su mano y sin tocarlo comenzó a lograr que se comprimiera aplastado por fuerza de gravedad.

    Mientras tanto.

    Angélica Venegas tomaba un late en una de las bancas del parque, después de aquella intrépida noticia que casi le cuesta la vida había logrado encontrar su momento cumbre, solo sería cuestión de días para que la nombraran titular y ella condujera el noticiero de las 3, el horario con mas audiencia, respiro profundo y sonrió, soplándole un poco a su bebida y dándole un pequeño sorbo.

    — ¡¿Aun nos sigue?!¿Aún lo hace?, ¡vamos Amelí!, no tengo ojos en la espalda, dime que sucede

    Una chica de uniforme paso a su lado desperada como huyendo de algo. Lucía agitada y muy alterada, su brazo izquierdo estaba herido.

    — ¿Me preguntó si...?...Vamos, Angí quieres hacerlo esto de seguro te dará la titularidad. —se dijo a si misma

    Dudando un poco, dio un sorbo grande y tiro el vaso a la basura y salió corriendo tras la chica. Unos minutos más tarde logro encontrarla en el interior de un callejón, parecía estar murmurando con alguien mientras con su brazo derecho cubriendo la herida, buscó acercarse sigilosamente preparando la cámara de su celular, podía ser peligroso pero la prudencia jamás había sido su fuerte.

    — Quien diría que tendría tanta suerte hoy, dos presas por el precio de una — una voz exclamo detrás de Angélica.

    La misma mujer que portaba la mascara de gases apuntaba aquel rifle de francotirador hacia ella.

    — Puedo sentirte, puedo oler tu esencia, eres uno de ellos, acaso no lo has aceptado.

    — Yo… yo no se de que me hablas, por favor, yo solo quería una noticia, déjame ir y no diré nada.

    Angélica sintió miedo. Alguna vez de regreso a su casa, aún cuando iba a la universidad un grupo de chicos la habían amenazado con una navaja y la habían despojado de todo lo que traía consigo, no le había causado un gran conflicto, siempre había vivido en barrios difíciles y esto era cosa de todos los días. Pero ser apuntado con un arma de esta manera era otra cosa, además en aquella mujer había algo distinto y al instante averiguó. Un toque de su mano incluso por encima de esas guantes negros que portaba aquella mujer basto para en instantes dejarla literalmente congelada, pudo sentir como célula de su cuerpo perdían calor congelándose por completo, sucedió demasiado rápido para que pudiese reaccionar y quedando allí inmóvil completamente a su merced.

    Continuará.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  20.  
    heart daly

    heart daly Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2011
    Mensajes:
    116
    Pluma de
    Escritora
    O.o ¡hooo rayos! me encanta como narras, tan redactado y bien entendible.

    La chica roja de vergüenza, descendía lo mejor que podía portando aquellos botines de tacón mediano, vestía una falda de holanes un poco por encima de las rodillas de tono claro que realzaba mucho su piel trigueña, una blusa desmangada de un azul oscuro y un muy sutil escote. Escondía sus manos tras un bolso que terminaba asiendo juego con la falda y le sonreía tímidamente con sus labios rosas con reasaltados con glass formando esos encantadores hoyuelos solían aparecer en sus mejillas, su cabello suelto caía espléndidamente por su espalda, mientras ella le cedía su mano.

    O.o Esa parte en donde narraste tan bien como vestia la chica desde su ropa hasta el labial mas clarito que rosaba en sus labios. OMG. Increible. Enverdad... muy pero muy bueno, felicidades segui asi. jeje XD
    ¡¡ESPERO EL PROXIMO!! xD
    ns vemos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso