Resumen de la historia

Tema en 'Glosario y otros' iniciado por MrJake, 24 Julio 2021.

Cargando...
  1.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Aunque más adelante las tramas se terminarán uniendo y será más fácil, he pensado que sería conveniente tener de momento una recapitulación de lo que va sucediendo en las distintas tramas separadas, sobre todo para que todo el mundo pueda saber qué sucede en la historia y se pueda ir teniendo una imagen global de la misma.

    Por eso, en este tema voy a ir publicando y editando posts con información resumida sobre cada capítulo y sus secciones, para que todos y todas podáis leerlo y enteraros de qué diantres pasa sin tener que leer los distintos mares de posts.

    Todas las secciones las dividiré en tres párrafos, y en cada uno de ellos resumiré parte de lo vivido hasta la fecha por el personaje en esa trama. Si no se ha terminado todo lo que contaré en el párrafo, no lo escribiré, lo marcaré con un "(...)".

    Y eso es todo; pondré un post por cada capítulo. ¡Un saludo!

    Yugen Amane Lelouch Lucas Diamond madarauchiha Yáahl Mr New Vegas Gigavehl
     
    • Ganador Ganador x 4
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Informativo Informativo x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 1
     
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE I
    CAPÍTULO 1

    Capítulo 1-1: El corazón del bosque
    (Kein)

    En el Bosque de Yggdrassil, uno de los Cinco Árboles Sagrados sito en Elérea, reside un joven de nombre Kein, humano criado por chocobos que, junto a su hermano adoptivo Boko, juegan y son felices en su Refugio en mitad del bosque. Tras ahuyentar a unos monstruos, Kein descubrió ser capaz de usar una extraña magia, y, queriendo respuestas, cuestionó a su padre adoptivo sobre el tema.

    Sin embargo, la charla fue interrumpida por la llegada de malas noticias: un grupo de humanos estaban arrasando con el bosque, matando no solo monstruos sino también chocobos, animales y hasta quemando zonas del bosque. Furiosos, Kein y Boko partieron para defender su Refugio y buscar a su madre, perdida en el bosque, rezando porque se encontrase bien.

    Finalmente, a los pies de Yggdrassil, Kein encontró un espectáculo horripilante: su madre, tirada en el suelo, exhalaba su último aliento, habiendo intentado sin éxito proteger Yggdrassil de un grupo de humanos. Y es que allí mismo, en el corazón del bosque, varios humanos y una extraña máquina amenazaban al árbol sagrado. Ver morir a su madre y peligrar su hogar despertó algo en Kein, y con sus ojos brillando intensamente y desprendiendo energía azul, el chico salvaje atacó a la máquina y al jefe de los humanos, ayudado de otro puñado de humanos que parecían oponerse al líder. Su poder hacía que los monstruos le obedeciesen, tornándose contr al máquina... y cuando esta estuvo a punto de explotar, salvándose su hermano Boko por poco, Kein perdió el conocimiento, exhausto y agotado por el uso de tan tremendo poder.

    Capítulo 1-2: Buscando respuestas
    (Void)

    Void, un niño con máscara y altas capacidades físicas y mágicas, vaga por el pueblo eleano de Portobelo en busca de un término que ni siquiera él conoce bien: "el vacío". No sabe qué es, ni dónde encontrarlo, pero sabe algo: su madre le dijo que fue lo que les hizo separarse. Y solo encontrándolo hallará respuestas. Así, sus pasos por el pueblo le llevaron a hablar con el padre de la Iglesia de los Cinco Árboles, culto de Ilumbra, que le explicó que la lluvia carmesí no es sino la energía de unos seres, creadores del mundo, llamados "ángeles", quienes murieron peleando contra los malvados "demonios", seres mágicos muy poderosos. Yggdrassil y los Cinco Sagrados tuvieron que usar la energía de los ángeles para erradicar, a través de la lluvia, a los demonios, y así surgió la lluvia carmesí. Los humanos no son más que demonios a cuyos cuerpos inertes se les ha dado nuevas almas purificadas... pero, por su sangre demoníaca, la lluvia seguirá cayendo hasta que no quede ni un ápice de oscuridad entre la humanidad.

    La conversación, sin embargo, fue interrumpida por una gata capaz de transformarse en Dientes de Sable, que, tras ser perseguida por Void, reveló ser una niña morfomante de nombre Myura. Esta, afirmando tener mucho en común con Void, le contó que los demonios no fueron eliminados del todo, y que aún siguen existiendo como tales: así, los morfomantes son el resultado de un humano y un demonio teniendo descendencia, poseyendo así "magia" canalizada de forma distinta en sus cuerpos. Ofreciéndole respuestas sobre el vacío, Myura le dijo a Void que le llevaría ante alguien capaz de dárselas, dentro de la Gruta de los Cristales. Allí, la energía latente de la zona afectaba profundamente a Void, que sentía cómo la magia aceleraba sus pulsaciones e intensificaba sus fuerzas mágicas, pero, al mismo tiempo, le consumía poco a poco. No fue hasta tocar uno de los cristales más grandes de la zona cuando Void empezó a ver visiones, de lo que interpretó que debía ser su pasado olvidado, su pasado con su madre, su pasado antes de ser el cascarón vacío que era ahora.

    Dentro de la Gruta, Void conoció a Nayen, un dragón que supuestamente no era sino un morfomante transformado permanentemente en bestia. Descubrió así que los morfomantes estaban destindos a terminar siendo bestias por toda la eternidad, y que el tal Nayen, mentor de Myura, ya estaba a punto de perder el control sobre sí mismo, incapaz de volver a ser humano. Le habló así de la existencia de la esencia, una energía invisible que absorbían los demonios y necesitaban para vivir; al absorber esencia, los demonios expulsaban los restos de esta, la antiesencia, y eran los antiguos ángeles los que necesitaban de dicha antiesencia para vivir, asimilándola y exhalando esencia nuevamente, en un ciclo para el que ambos se necesitaban. Siendo la lluvia carmesí efecto de la energía latente de los ángeles, era porque se producía que seguía habiendo esencia, y era porque los demonios seguían viviendo que esta se transformaba en antiesencia. Mientras hubiese demonios, los ángeles nunca desaparecerían del todo, y por ende, la lluvia carmesí seguiría eternamente. Pero, según Nayen, la madre de Void se debía referir a algo distinto a la esencia o antiesencia al hablar de "vacío", y afirmó que solo en la ciudad de Ragnarok, asentamiento secreto de demonios en alguna parte del mundo, podría Void descubrir la verdad sobre dicho término. Agradecido con Nayen, Void tocó al dragón, despertando recuerdos dormidos al hacerlo y... provocando la pérdida de control total de Nayen. Void y Myura tuvieron que acabar con él, y la energía que generó al morir hizo a Void perder la conciencia, sumido, de nuevo, en sus más profundos recuerdos. Unos sobre su madre, y sobre... Ragnarok.

    Capítulo 1-3: Proteger a la patria
    (Erin)

    Erin Elroy, una de las tres Titanes del Imperio de Elérea, creía que se encontraba en una patrulla como otra cualquiera, pero las cosas se empezaron a complicar cuando su compañero Aidan le dijo que Darek, el tercer Titán, quería comentarles algo importante en una Taberna. Al acudir allí, Darek les contó algo terrible: la consejera del Emperador Zael, Loke, parece estar tramando algo peligroso. Darek tiene, al parecer, información de que Loke fue la asesina de la emperatriz Alyssa, y que ahora pretende convertirse en emperatriz y asesinar también a Zael para hacerse con el control del Imperio para ella sola. Nadie sospecha de ella, pues no solo es una figura importante, sino que los rumores no apoyan la teoría de que Alyssa fuese asesinada: el hijo mayor del Emperador, Adrien, murió en un entrenamiento, y eso dejó a Alyssa en unas condiciones mentales terribles; cuando nació, así, Gael, su segundo hijo, este también murió, y poco después lo hizo Alyssa. Se comenta que lo mató su propia madre, que después murió por la depresión y el trauma.

    Tras una serie de entrenamientos rutinarios, los tres Titanes trazaron su plan de actuación para tratar de obtener algún tipo de prueba que incriminase a Loke y así poder utilizarla para frenar las malévolas intenciones de la Consejera. Aconsejados principalmente por Darek, determinaron que sería buena idea ir al Portón del Norte, frontera con Shinryu; el Imperio, después de tomar Fayar, no había actuado militarmente contra Shinryu, optando por la presión política y territorial, estableciendo un bloqueo que básicamente cortaba comunicaciones con Shinryu y les obligaba a tener que soportar cómo Elérea controlaba parte de la República indirectamente, mientras se veían privados de recurso y encerrados. Resultaba raro que el Emperador (aconsejado seguramente por Loke), no hubiese atacado directamente allí, porque la potencia militar de Elérea superaba con creces a Shinryu e incluso a sus aliados los áureos. Por eso, quizá, había algo que le impedía a Loke optar por el ataque frontal, y por eso, en busca de pistas, irían los tres hacia allí.

    Al día siguiente, Darek, Erin y Aidan partieron a pie, debido a la ausencia de chocobos en la zona según el primero, y llegaron hasta el Portón del Norte. Darek les había excusado ante el Emperador, teniendo como excusa para la visita la realización de ciertas tareas de comprobación en el Bloqueo Eleano. Allí, Erin notó cómo había demasiados guardias, y las palabras de uno de ellos, afirmando que habían recibido muchas visitas importantes ya hoy, despertó las alarmas de la Coraza. Con todo, descendieron hasta unas recónditas mazmorras, y allí encontraron... a Loke. Había llegado antes que ellos, en Chocobo; y todo porque Darek les había traicionado. Tras pelear por sus vidas, Aidan y Erin sucumbieron ante el poder mágico inesperado de Loke, desplomándose y siendo encarcelados por el que una vez creyeron su compañero y amigo.

    Capítulo 1-4: Decisiones difíciles
    (Rigel)

    Rigel Betelgeuse, Comandante del ejército de Elérea, bajo el mando del Titán Darek, Puño de Elérea, se encuentra junto a sus dos oficiales Biggs y Wedge, iniciados en la tecnología Magitek, capaz de reproducir magia artificial. Los tres han realizado una parada en Doli para visitar la tumba de la hermana de los gemelos. Rigel no puede sino observar a los hermanos, sin embargo, con preocupación: él, usuario de magia, nunca sintió aprecio por la tecnología Magitek.

    Los tres llegan poco después al Bosque de Yggdrassil, donde el otro Comandante de Darek y rival de Rigel, Sirius Wezen, les da instrucciones acerca de su misión: están encargándose de eliminar a los monstruos refugiados en el Bosque que cayeron en la última lluvia carmesí, en aras de protegerlo. Sin embargo, hay otro problema: no solo hay muchos monstruos en el bosque, sino también raíces extrañas imbuidas de energía roja, que solo alguien capaz de usar magia puede desactivar y extraer. Así, Rigel es uno de los pocos miembros de alto cargo del ejército con esas capacidades, y por eso su comitiva es enviada al bosque a encargarse de extraer estas raíces, que, según teorizan, pueden estar afectadas por la lluvia carmesí y ser el motivo por el que los monstruos se ven atraídos al bosque. Cuando extrajeron todas

    Cuando extrajeron todas las raíces, Rigel notó algo extraño, una especie de pérdida de magia en el Bosque, como si se apagase lentamente. Con curiosidad, caminaron hasta el interior del Bosque, viendo por el camino cómo un supuesto niño salvaje con un chocobo habían derrotado a gran cantidad de hombres de Wezen. Al llegar al corazón del Bosque, ante Yggdrassil, vieron allí a Sirius, a muchos monstruos y a sus hombres, junto a una enorme máquina con cuchillas y sierras, potenciada por energía Magitek. Sirius reveló entonces que Darek les dio la orden con la idea de engañarle para que él, usuario de magia, desactivase la barrera de Yggdrassil, cosa que hizo sin saberlo al arrancar las tres raíces. Rigel había sido, supuestamente, engañado: su verdadera misión era allanar el terreno a Sirius y los suyos para cortar Yggdrassil. Sin poder aceptarlo, Rigel luchó contra Sirius y los suyos para detener la máquina, ayudados por la repentina aparición del chico salvaje, quien demostró poseer una extraña magia. Lograron derrotarles y romper la máquina, pero esta se aferró al árbol, a punto de explotar; y fue entonces cuando Wedge saltó a la explosión, salvando al pequeño chocobo que venía con el chico salvaje y sacrificándose en el proceso. Solo lograron huir de aquel caos Rigel, Biggs, el niño salvaje y su chocobo... y no pudieron proteger Yggdrassil.

    Capítulo 1-5: Liberando a la naturaleza
    (Fauna)

    Tras despertar atada y amordazada en el interior de una caja, Fauna Van'Chamat, una áurea con cuernos, consigue liberarse a sí misma y escapar de las garras de sus captores. Encontrándose lejos de su tierra natal, el continente al noroeste de Áurea, Fauna se vio a sí misma en Tsuro, aldea de la República de Shinryu, libre al fin tras una larga temporada de cautiverio.

    Allí conoció de casualidad a Aura, ingeniera desarrolladora de la tecnología Magitek, quien, mostrando una tremenda aversión a los monstruos, se emocionó al descubrir junto a la áurea cómo esta parecía tener un agudo poder, siendo capaz de percibir recuerdos trágicos cuando tocaba ciertos árboles. Juntas, Aura y Fauna comenzaron a investigar estos poderes, llegando a la conclusión la primera de que Fauna solo veía visiones de muertes, y ello se debía a que, al morir humanos cerca de árboles, estos absorbían su energía mágica y la proyectaban hacia Yggdrassil, que la renovaría y reutilizaría en un flujo constante. Así, lo que Fauna percibe, según Aura, sería el reducto del flujo de magia latente en el árbol, los recuerdos de la persona que murió junto a él.

    A dos días de poder marcharse en un barco rumbo a Áurea, Fauna y Aura se deciden a regresar al primer árbol que le generó visiones a la segunda, en Tsuro; allí, son atacadas por Keijo y una serie de hombres encapuchados, todos ellos áureos, revelando ser los responsables del secuestro de Fauna y afirmando haberla seguido y haber cortado todos y cada uno de los árboles con los que ella había tenido visiones. Keijo, además, dijo cumplir órdenes de la Sacerdotisa Suprema... la propia hermana de Fauna. En un intento desesperado por salvar a Fauna, Aura se sacrificó, teletransportándose junto a todos sus captores a algún lugar desconocido. Sus últimas palabras a Fauna antes de desaparecer fueron "protege los árboles, y protege la magia. Encuentra respuestas".


    Capítulo 1-6 - La reencarnación del dragón
    (Brigid)

    En la República de Shinryu no solo se venera a los Cinco Árboles Sagrados, sino también al legendario dragón Shinryu, que, se dice, abrió las puertas al cielo para los humanos. Desde tiempos inmemoriales, en el Monte Shinryu se han reunido, bajo el mando del Alto Monje Shen, rigurosos entrenamientos de mente y cuerpo, con objetivo de estar preparados para la supuestamente inminente reencarnación de Shinryu en un ser mortal, al que deberán guiar y proteger como sus fieles seguidores. Una de esas seguidoras, Brigid, está convencida de que su amigo Aster será el próximo Shinryu; por eso, junto a Calum, el hermano pequeño de Aster y otro entusiasta (pero algo torpe) alumno en el Templo, se aventuran al interior de la Caverna del Dragón en busca de Aster cuando descubren que Shen quiere hablar con él.

    Al llegar hasta Aster, Brigid, Calum y él pudieron unirse para derrotar a un monstruo poderoso que les atacó, y Brigid, admirada por la fuerza de Aster, no podía sino seguir pensando en que este sería, sin duda, el próximo Shinryu. Pero resultaba que Aster era el primero consciente de esto: de hecho, le expresó su preocupación a Brigid al respecto: si él era nombrado próximo Shinryu, ¿qué pensaría su hermano Calum? ¿Se sentiría bien, o pensaría, de nuevo, que Aster era mejor que él en todo y que no sservía para nada? Aster se debatía entre su deber de cumplir con su destino y sus deseos de proteger y mantener feliz a su hermano. Pero, fuese cual fuese su decisión, no dudó en presentarse ante el alto monje, que dijo alto y claro cuál era el propósito de la reunión, con todos los alumnos presentes: nombrar, al fin, a la reencarnación del Shinryu. Como hombre capaz de ver el futuro, el Alto Monje lo sabía desde el principio, pero no fue hasta ahora cuando se decidió a hablar al fin.

    Decidió Shen que Aster, Brigid y un tercer aliado de su elección debían ser quienes se enfrentasen a una prueba, debiendo derrotar todos los alumnos y al propio maestro. Cuando lo lograron juntos, habiendo escogido como aliado a Calum, el Alto Monje estuvo preparado para decir el nombre del Shinryu: todos los presentes escuchaban oír el nombre de Aster, incluso él mismo. Pero todos se llevaron una terrible sorpresa: pues el maestro, tras reconocer como la Guardiana del Shinryu a Brigid, nombró al dragón como... Calum.

    Capítulo 1-7: Clientes especiales
    (Roxanne)

    La prostituta de lujo Roxanne Flamair, afincada en Ayra, antigua capital del ex-Reino de Fayar, se encuentra a la espera de una reunión con un cliente. Su contacto le ha derivado a este, todo en aras de que el nuevo cliente le acerque más a su objetivo: hacer "buenas migas" con la casa real de Fayar. O, bueno, la antigua casa real. Sin embargo, todo se tuerce cuando se revela que no había cliente alguno, y que todo era una trampa: parecen estar vigilando a Roxanne, y hay alguien que no se fía de ella, motivo por el que mandaron a sus hombres, unos extraños ninjas, a acabar con la prostituta. Por supuesto, su dominio de la magia y las armas poco convencionales le bastó para lidiar con ellos.

    Coincidió entonces Roxy con Mark, un chico ligón y de escasos modales que había oído su altercado con los ninjas, y este le aseguró que podría ponerla en contacto con la casa real. Así, la llevó por las alcantarillas de Ayra, afirmándole que debía confiar en ella para poder mostrarle lo que había al otro lado de esas alcantarillas. Acabaron juntos con muchos monstruos, y, finalmente, lograron llegar al final, accediendo a una curiosa sala con paredes y entorno extrañamente lujoso. Pronto Roxy entendió que Mark no era sino un miembro de la Resistencia de Fayar, y sus enemigos no solo eran Elérea, sino Bismarck, un grupo de anarquistas que también buscaban la reconquista para su propio beneficio... y autores, también, del ataque que Roxy sufrió antes de conocer a Mark.

    Tras conocer al líder de la Resistencia, Kalef, hijo bastardo del Rey de Fayar y aparentemente amigo de la infancia de Mark, este le prometió a Roxy una audiencia con su padre, el Rey, para obtener "el ojo", objetivo de la mujer, a cambio de colaborar en una misión con Mark. Esa misión consistió en ir a Laahr, ciudad de piratas, y hallar la guarida de Bismarck, neutralizando algún tipo de negocio que debía estar haciendo allí la organización. Por fortuna para ellos, una vez llegaron a Laahr no tuvieron quee buscar mucho: una oficial eleana traidora, Thorna, acompañada de un tipo que decía falsamente ser miembro de la resistencia, Jazz, habló con ellos y les dijo que les permitiría entrar en la guarida de Bismarck, pues era "agente triple"; y Roxy, intercediendo para que Mark no revelara la mentira de Jazz, fue con el grupo al interior de un barco, la supuesta gurida de Bismarck. Allí terminaron peleándose con uno de los jefes de la banda, un tal Galio... conocido de Mark. Lograron salir ilesos y rescatar un baúl lleno de nódulos magitek que posiblemente pretendían usar como armas; y, con eso, habían cumplido sobradamente su misión.

    Capítulo 1-8: La Resistencia (Jazz)

    Cruzar el Portón del Sur, que conecta Fayar y Elérea, no es tarea fácil; no cuando Thorna, la guardia eleana que lo controla, está de por medio. Al intentar el gran asesino Jazz Bullseye pasar, esta lo terminó apresando, pero fue entonces cuando comenzaron un peligroso juego: Jazz mintió sobre su condición como "alto cargo de la Resistencia de Fayar". Thorna, así, como traidora que juega a dos bandas entre Resistencia e Imperio, le propone, al comprobar sus habilidades como asesino, que le dejará pasar el portón si a cambio traiciona a "sus gentes" y mata a un objetivo importante. Sin muchas más opciones que seguirle el juego, Jazz, claro está, acepta el encargo.

    Arrastrado por Thorna hacia el sur, descubrió pronto Jazz qué era, más o menos, lo que quería que hiciese: que entrase en el cuartel general de la Resistencia y que matase a alguien importante allí. Claro está Jazz no sabía ni dónde estaba la guarida ni cómo entrar a ella, así que trató de seguirle el juego un poco más, mientras ganaba tiempo. Hicieron, pues, lo que Thorna describió como una parada para tramitar otro de sus negocios, deteniéndose en la ciudad pirata de Laahr. Allí, Jazz pudo comprobar cómo traicionaba también a la Resistencia, dándole nódulos magitek a cambio de dinero a un chico que representaba a otra asociación: Bismarck. Y, expectante, le informó de que ahora llegarían miembros de la Resistencia a quienes estaba buscando.

    El destino, como sea, quiso que apareciese aquella mujer junto a su "lacayo": una tal Roxy y un tal Mark. Si bien el segundo era miembro de la afamada Resistencia, la primera solo parecía trabajar para ellos temporalmente. Y aunque su presencia parecía comprometer la coartada de Jazz, para su sorpresa, Roxy intervino en su favor, fingiendo conocerle y dándole vía libre para seguir fingiendo ser el mercenario de la Resistencia que le había dicho a Thorna que era. Thorna guió, en fin, a los otros dos al interior de un barco, supuesta sede principal de los de Bismarck, y allí empezó a montar un caos que derivó en el enfrentamiento con los mismos y en la derrota de su líder, que se perdió en las llamas. Todo mientras Thorna rescataba un baúl lleno de nódulos magitek, los mismos que ella había comercializado ilegalmente con ellos. Y ahora, claro pretendía traicionar de nuevo y revenderlos a la Resistencia.​
     
    Última edición: 30 Diciembre 2021
    • Ganador Ganador x 5
    • Fangirl Fangirl x 4
  3. Threadmarks: Capítulo 2
     
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE I
    CAPÍTULO 2

    Capítulo 2-1: Sin lugar al que volver
    (Kein-Rigel)

    Tras el ataque al Bosque de Yggdrassil y el sacrificio de Wedge, Kein, Boko, Rigel y Biggs han perdido todo cuanto tenían, y regresan a Doli, abatidos y deprimidos. Creyendo muerto a su hermano, Biggs se siente completamente hundido y no sabe qué hacer o cómo reaccionar. Pero, mientras tanto, Kein, conversando con su hermano y con el chocobo plateado de Rigel, Orion, descubre que Boko ha podido comprobar cómo Wedge "desaparecía" por unos momentos en mitad de la explosión. El chocobo mayor, entonces, descubre que podría estar vivo, y ruega a Kein que se comunique con Rigel y Biggs para decírselo. Contra todo pronóstico, una energía mágica extraña recorre de nuevo el cuerpo de Kein, y este se ve, de pronto, capaz de usar el lenguaje humano. Sabiendo que su hermano podría estar vivo, Biggs decide partir en su búsqueda junto con su jefe, y Kein y Boko se unen al grupo, puesto que el pequeño le debe la vida a Wedge y los dos dúos tienen un fin último común: averiguar qué ha pasado en el Bosque y recuperar lo que han perdido.

    Unas rondas por la zona les llevan a determinar el alcance de la situación rápidamente: Elérea tiene sitiado el Bosque, haciendo imposible la entrada de nuevo en el lugar. Lo único que pueden hacer es mandar a Kein en solitario, por ser el único que no sería fácilmente reconocido, a la capital de Elérea a buscar información. Así, el joven salvaje se adentra en la ciudad, donde escucha rumores de que unos monjes norteños han atacado el Bosque, y, lo que es peor, ¡encuentra a Biggs siendo raptado por dos guardias! Decidido a salvarlo, Kein los persigue por un pasillo secreto. Es al final del mismo cuando descubre que no era Biggs, sino su hermano Wedge, y que no estaba secuestrado, sino acompañando a dos titanes, Aidan y Erin. Junto a ellos, Kein descubre que Elérea no parece ser la villana que hasta ahora creían y que hay un motivo de peso para todo lo que hacen... pero Kein, incapaz de perdonarles, decide marcharse ante la promesa de Darek, que afirma que les dejará volver a Yggdrassil y cruzar al norte si lo desean, donde Sirius Wezen, el que mató a su madre y atacó su bosque, se encuentra. El viaje de Kein, así, acaba de empezar...

    Claro está, mientras todo esto sucede, Rigel, Boko y Biggs esperan fuera de la ciudad, y no tardan en descubrir a un gigantesco aparato siendo arrastrado por un montón de soldados, dirigiéndose estos al norte. Preocupados por lo que pueda pasar, dejan allí a Boko y los dos soldados parten tras el aparato. Infiltrándose entre sus propias tropas, descubren que aquello no es sino un cañón magitek gigante, que el Imperio pretende usar para atacar el Monte de Shinryu, en represalia por "atacar a Yggdrassil". Sabiendo que esto es una mentira, Rigel y Biggs se disponen a detener el cañón, y aunque casi lo consiguen, Sirius Wezen llega en el último momento y activa el modo automático del aparato. Rigel y Biggs hacen sus mejores esfuerzos para pararlo, y, cuando parecía que lo habían logrado, al final... Biggs, sin mediar palabr, toma el control del cañón y lo dispara. El resplandor de la explosión deja cegado e inconsciente a Rigel, que no entiende por qué otro más le traiciona, esta vez, uno de sus más fieles compañeros...


    Capítulo 2-2: Un hogar perdido (Void)

    Void despierta en la casa de Myura después de la batalla en la que Myura perdió a Nayen, y sale al exterior, solo para comprobar cómo Yggdrassil, aparentemente, ha sido atacado. Allí fuera ve a una deprimida Myura, que ha revelado al fin qué esconde bajo su mechón de pelo: un ojo completamente rojizo, como el de Void. Le cuenta la morfomante entonces que sabe que Void debe ser uno de ellos, porque ese ojo no es sino la Marca de la bestia, el signo que indica que un morfomante está cerca de perder el control sobre su capacidad de transformación y quedar completamente encerrado en un estado de locura, indistinguido del resto de monstruos: eso fue lo que le pasó a Nayen, y lo que le pasa a todos los morfomantes cuando sus dos ojos cambian de color. Pero Void, confundido, no entiende por qué él tiene la marca, ya que no tiene capacidades morfománticas de ningún tipo. Decidido a buscar respuestas, se dispone a partir en busca de un barco para alcanzar Ragnarok, que, concluyen, debe encontrarse en algún otro continente. Myura se une a él, decidida a protegerlo y enseñarlo igual que Nayen hizo con ella.

    Los pasos del dúo les llevan a la capital del Imperio, la Ciudad de Elérea. Allí empiezan a oír rumores: aparentemente, se avecina una guerra entre Shinryu y Elérea, porque parece ser que los shinrianeses han atacado a Yggdrassil. Muchas personas están asustadas en la capital ante la idea de que una guerra estalle, y empiezan a hablar de la posibilidad de huir. Es entonces cuando Myura y Void saben que tienen una oportunidad de oro: cuando se avecina una guerra y la gente quiere escapar es cuando más barcos zarpan. Con la esperanza de encontrar alguno, parten rumbo a Portobelo.

    En la ciudad portuaria, encuentranun barco, sí, pero es uno de piratas: estos, decididos a atracarles, los rodean y les superan tremendamente en número, lo cual pone a Void y a la morfomante en un aprieto. Pero es entonces cuando Void nota cómo una energía fluye por su cuerpo, y ambos ojos se tornan rojos. Con un impresionante poder mágico, arrasa con los piratas, y cuando las oleadas cesan y el poder se va de su cuerpo, su ojo azul vuelve a su color habitual, de nuevo. El jefe de los piratas, Galio, observando su enorme poder, decide ofrecerle un trato: él le ayudará a hacer cierto encargo en Fayar, y a cambio, podrán disponer del Bismarck II, su barco, para ir donde quieran. Sin muchas más opciones, Myura y Void aceptan, y ponen rumbo a la ciudad de Sahgwa por mar, al sur de Fayar. Resulta que el objetivo de Galio no es otro que abrir un hueco en una barrera mágica que crea la energía Magitek alrededor del perímetro de la ciudad, y para eso se requiere a alguien con gran energía mágica. Void es, pues, el candidato perfecto. Pese a que un enorme dragón, Efrey, parece custodiar la barrera, el grupo le vence, y Void logra que los piratas penetren en Fayar a través de la barrera y puedan acceder a la ciudad.

    Capítulo 2-3: Tambores de guerra (Erin)

    Derrotados por su compañero Darek y por Loke, la consejera real, Aidan y Erin despiertan encerrados en unas mazmorras del portón del norte. Allí, encierran de pronto a un chico que pronto reconocen como un oficial de Darek: Wedge, quien dice haber sido testigo de cómo los demás soldados y oficiales de Darek atacaban, bajo la comandancia de Sirius, a Yggdrassil. Sabiendo que algo grave sucede, los tres ingenian un plan para escapar y consiguen dar esquinazo a los soldados, descubriendo en el proceso que, al parecer, han corrido la voz de que el Relámpago y la Coraza han caído en batalla. Aunque deben volver a Elérea para evitar que la situación empeore, hacerlo desde el norte implicaría pasar por el Bosque, y saben que es arriesgado hacerlo, en tanto que si descubren que siguen vivos, podrían alertar a los enemigos. Por eso, deciden dar un rodeo, y pasar primero por Doli, donde residía Wedge y donde este pensaba que podría encontrarse su hermano Biggs y su jefe, el Comandante Rigel: sin duda, aliados del grupo en aquella futura cruzada por el bien de su Imperio.

    Llegados a Doli, no encuentran allí a Biggs, pero sí que descubren parte de la historia de Wedge y su hermano: ambos tenían una hermana capaz de usar magia curativa, pero se dañaba a sí misma al hacerlo por alguna extraña afección, y eso acabó costándole la vida. Decididos a tratar de evitar que nadie más sufriese el mismo destino que su hermana, Wedge y Biggs entraron a la infantería magitek con la intención de contribuir a su desarrollo para que esta pudiese sustituir definitivamente a la magia en todos los sentidos. Terminadas las gestiones en Doli, avanzó el grupo por Elérea hasta llegar a la capital, donde pronto oyeron rumores que decían que Shinryu había atacado a Yggdrassil y Elérea les atacaría en represalia. Sabiendo mentira esas palabras, el grupo tiene que actuar rápido, pero primero necesita información: llegan a la conclusión de que Elérea busca algo que está en poder de Fayar y algo que está en poder de Shinryu, y si bien pudieron obtener lo primero con facilidad al conquistar el Reino, con la República tienen más cautela por algún motivo; y eso, sumado a las acciones del Imperio, que parece estar inculpando a Shinryu de un ataque que no cometió para justificar una guerra, parece apuntar a que lo que sea que buscan está en poder de Áurea y el objetivo final es poner a la nación extranjera en contra de sus aliados norteños.

    Las investigaciones del grupo pronto les llevan a descubrir información sobre las legendarias "Puertas al cielo" y los "ojos de Shinryu", que parecen ser las obsesiones del Carnicero y lo que hizo que este perdiese la cordura un siglo atrás. Temiendo que el Imperio, manipulado por Darek y Loke, pueda volver a cometer las atrocidades del pasado, Erin y los demás deciden atravesar un pasadizo secreto que conecta con el Palacio y que solo Aidan y pocos más conocen. Al final de este, se topan con Kein, un chico salvaje al que Wedge ya conoció en el Bosque, y, juntos, los cuatro se adentran en el Palacio. Son, sin embargo, detenidos por June y Jason, Comandantes de Aidan, quienes están del lado del Imperio; destrozado por la traición, Aidan no es capaz de soportarlo, y justo entonces llega Darek, quien intenta convencerles de que el Imperio no les ha traicionado y solo busca el bien mayor, aseverando que les apartó a los Titanes y a Rigel por su propia decisión, porque pensaba que no iban a estar de acuerdo con los métodos del Imperio y no quería que sufriesen repercusiones por ello. Dispuestos a saber la verdad, Aidan y Erin se separan de los otros dos, decidiendo quedarse con Darek: solo así podrían escuchar la verdad que se supone que guarda el Imperio. ¿Les consolará saber que, realmente, sus compañeros y amigos no son los malvados que parecían, o no les convencerá lo que tengan que contarles, como Darek parecía sospechar?

    Capítulo 2-4: Proteger la magia (Fauna)

    Fauna ha perdido a su primera amiga, Aura, a manos de quien se supone que es un enviado de su propia hermana. La Sacerdotisa era, en realidad, la artífice de su secuestro, y lo hizo todo por su don para detectar "algo" especial, posiblemente el flujo de magia, en los árboles, y así poder talarlos. Con las palabras de Aura grabadas a fuego en su mente, Fauna decide embarcarse en un viaje para buscarla no solo a ella, sino también una forma de proteger a la naturaleza y a la magia de una inminente amenaza. Explorando, llega a un árbol que, al tocarlo, le muestra imágenes de una pareja que murió cerca de la zona, quienes comentan cómo su hijo será el próximo Shinryu, el encargado de "abrir las puertas al cielo y proteger a la naturaleza". Creyendo que ese nuevo Shinryu podría ser de ayuda para su causa, la áurea comienza a ascender el Monte en su busca.

    Mientras subía por el Monte Shinryu, Fauna se ve de pronto envuelta por una oscura niebla, y monstruos fantasmales surgen para atacarla. Es salvada en el último momento, sin embargo, por un grupo peculiar de un niño, un hombre y una giganta, que pronto se presentan a sí mismos como el Shinryu y sus guardianes, Calum, Aster y Brigid. Habiendo encontrado lo que venía a buscar, Fauna les advierte del peligro que corre la magia y concluye que incluso los árboles sagrados pueden estar en riesgo; y, al observar a Yggdrassil desde el mirador del monte, comprueban cómo parece torcido, revelando que ya ha existido algún ataque. Aunque Fauna no sabe bien cómo evitar todo aquello y salvar a su amiga, Calum parece tener instrucciones sobre cómo proceder en el viaje del Shinryu, y Fauna decide acompañarles, pues, según ellos, su peregrinaje debe llevarles al mismo objetivo: proteger a la naturaleza. Fauna y los demás, pues, llegan a Kogyo, donde Aster comparte en privado sus pensamientos y preocupciones con ella. Descubre entonces que el Maestro del Monte y su hermana, la Suma Sacerdotisa Flora, comparten el mismo don, el de ver el futuro; y, sin embargo, parecen perseguir fines distintos. Aster cree que uno de los dos puede mentir, o bien que la Sacerdotisa quiere aprovecharse de un futuro nefasto en su favor... pero se preguna, ¿no debería el Maestro saber de las intenciones de esta si repercutirían en el futuro que ha visto?

    Finalmente, el grupo del Shinryu llega a las Minas y las atraviesa, en busca de la sala en la que está aquello que el Shinryu debe buscar. Tras una caminata, encuentran una sala con inscripciones y grabados que reflejan a una gigantesca máquina descendiendo del cielo y causando caos en la tierra. Muchos humanos se concentran luego y, con rezos, parecen desfallecer para invocar a un dragón, que se enfrenta luego a la máquina. El nombre "Omega" aparece grabado ahí... sin embargo, cuando Calum analizaba los grabados, un monstruo despierta, aparentemente custodiando la sala. Lo eliminan entre todos, y entonces Calum revela cuál es la llave a la sala secreta: la Guardiana del Shinryu y un ser de magia pura deben tocar la entrada a la misma, y solo así se activará. Fauna, pues, es la candidata idónea para ello, casi como si el destino la hubiese puesto ahí para ese momento. Su mano y la de Brigid logran, en efecto, abrir la puerta, y Calum entra solo en la sala oculta. Al salir, revela entre sus manos un orbe: eso era lo que había estado buscando, después de todo: el Ojo de Shinryu.

    Capítulo 2-5: El viaje del dragón (Brigid)

    Con la revelación de que Calum es el Shinryu y Brigid su guardiana, ambos saben que deben prepararse para iniciar su peregrinaje. Sin embargo, Calum no está dispuesto a dejar que su hermano quede atrás, así que exige que Aster les acompañe. Es así como los tres se unen para viajar juntos. El maestro indica a Calum en privado las instrucciones sobre su viaje, y le advierte al grupo que pronto encontrarán a su primera de muchas aliadas en aquel largo viaje. Con todo, Aster no parece estar del todo contento, dejando signos evidentes de que hay algo que le reconcome.

    Bajando por el monte, terminan descubriendo una zona donde hay muchísima niebla, y Calum sospecha que puede tratarse de un peligroso monstruo que genera ese fenómeno cuando alguien con mucha luz se encuentra cerca. Creyendo que alguien puede estar en peligro, los tres se adentran en la niebla, y logran ayudar a una áurea que parecía estar subiendo el mismo monte, Fauna. La áurea estaba buscando, precisamente, al Shinryu, pues afirma que los árboles sagrados pueden estar en peligro, en tanto que la suma Sacerdotisa Áurea parece estar enviando a sus secuaces a talar árboles indiscriminadamente. Los cuatro deciden verificar esta teoría dirigiéndose al mirador del Monte, y desde allí observan a lo lejos a Yggdrassil, observando que su tronco está anormalmente torcido. Llegando a la conclusión de que las sospechas de Fauna son reales, y creyendo Calum que ella es esa primera aliada de la que el Maestro Shen les habló, deciden unirse por el momento, y concluyen que necesitan más información para saber cómo intervenir: por eso, se dirigen rumbo a las minas de Kogyo, donde dice Calum que el maestro le indicó que encontrará grabados y escritos sobre la historia verdadera del Shinryu, y eso le dará indicaciones de cómo seguir en su viaje.

    Finalmente, el grupo del Shinryu llega a las Minas y las atraviesa, en busca de la sala en la que está aquello que el Shinryu debe buscar. Tras una caminata, encuentran una sala con inscripciones y grabados que reflejan a una gigantesca máquina descendiendo del cielo y causando caos en la tierra. Muchos humanos se concentran luego y, con rezos, parecen desfallecer para invocar a un dragón, que se enfrenta luego a la máquina. El nombre "Omega" aparece grabado ahí... sin embargo, cuando Calum analizaba los grabados, un monstruo despierta, aparentemente custodiando la sala. Lo eliminan entre todos, y entonces Calum revela cuál es la llave a la sala secreta: la Guardiana del Shinryu y un ser de magia pura deben tocar la entrada a la misma, y solo así se activará. Sin embargo, todos parecen confundidos... ¿por qué hace falta que Brigid toque con su mano esa pared, si ella no es nadie especial? ¿Qué la hace diferente, qué la hace clave en el viaje del Shinryu? ¿No está solo para protegerle...? Con esa duda en mente, Brigid pone su mano en la pared, y junto con la de Fauna logran, en efecto, abrir la puerta. Calum entra solo en la sala oculta, y, al salir, revela entre sus manos un orbe: eso era lo que había estado buscando, después de todo: el Ojo de Shinryu.


    Capítulo 2-6: La revolución (Roxanne - Jazz)

    Tras derrotar a Galio y obtener un gran botín de nódulos magitek que sin duda Kalef apreciaría, el grupo se une para regresar a Ayra, donde todos podrían cumplir sus misiones, aunque estas fuesen distintas. Jazz descubre, descansando para el viaje, que Mark y Galio eran amigos de la infancia, y Galio perdió a su familia en la invasión de Fayar, motivo por el que odia genuinamente al Imperio y colabora con Bismarck. Sea como sea, Mark, Thorna, Jazz y Roxy regresan con buenas noticias a Ayra, donde deciden separarse, pues los dos colaboradores deben entrar a solas en la guarida de los rebeldes... sin saber que Jazz, para cumplir con su parte del trato con Thorna, les está siguiendo para matar al Rey de Fayar, quien resulta ser su objetivo, pues Thorna cree que es el líder de la Resistencia. Reuniéndose con Kalef, sin embargo, Roxy y Mark descubren que este lo había planeado todo: Thorna era su "aliada", pero la estaba utilizando pues sabía que le traicionaría, y el objetivo real de su misión en Laahr era atraerla a una trampa para apresarla y usarla en la conquista del Portón del Norte, sabiendo que traería a una persona para asesinar a su padre... quien, revela Kalef, está muerto desde hace meses, pero nunca lo ha revelado al público. Pero no contaba Kalef con algo: el asesino, Jazz, es alguien que no colabora con Thorna por gusto. Sabiendo eso, envía a Mark a intervenir para evitar que sufra daños y lograr convencerle de unirse a la causa. Es entonces cuando Jazz y Mark conversan y este le cuenta que el Rey ha muerto y que pueden ayudarle, decidiendo el asesino colaborar con ellos... no sin antes ser sorprendidos por Thorna, que le ha seguido y quiere cobrarse venganza por la traición. En la batalla, Thorna revela ser una morfomante y daña gravemente a Mark, pero termina, al final, siendo apresada.

    Mientras tanto, Roxy inspecciona, en busca del "ojo", en los aposentos del difunto Rey Abdhel III, descubriendo que en los mismos hay una caja fuerte vacía; Kalef cree que ese objeto que busca pudo ser robado por los eleanos, pues nadie más entró allí, pero su padre solo dejó pistas para que alguien cercano pudiese encontrar la contraseña a la caja fuerte. En definitiva, con todo saliendo bien para Kalef, pero no tan bien para Jazz y Roxy, el príncipe bastardo les ofrece a ambos una misión que deberán hacer en solitario, con la promesa definitiva de que conquistará el Portón del Norte y desafiará a Elérea, lo cual acabaría beneficiando al asesino y la prostituta. Aunque no sin protestas, ambos aceptan, y descubren cuál es la misión: deben atravesar la Jungla Abjara, permitir a Roxy que, con su magia, levante una brecha en la barrera magitek que hay bloqueando la salida de la misma, y dejar que Jazz cruce para que se infiltre en la base eleana de Sahgwa, donde el Imperio parece custodiar algo importante, para generar caos y así concentrar allí los refuerzos eleanos, dejando desprotegido el portón.

    Con un plan definido en mente, Jazz y Roxy no pierden el tiempo y entran a la Jungla. Con la ayuda de un curioso moguri de nombre Tilkin al que y conocieron brevemente en Laahr, logran atravesarla, y la barrera se alza enorme ante ellos. Un enorme monstruo, aparentemente la fusión entre dos monstruos comunes de la zona potenciada por la energía Magitek, les impide acercarse, sin embargo; Tilkin les explica que a muchos monstruos, al estar hechos de energía mágica, les afecta esa barrera y esos apartos, generando aberraciones como esa. Entre todos, lo derrotan, y Roxy hace un hueco en la barrera para que Jazz pase, como habían acordado. Así lo hace, no sin antes sufriendo Roxy una especie de mareo que le hace recordar... recordar escenas borrosas y borradas de su mente, en las que alguien parece estar hablándole y ella parece obedecer de forma sumisa, y se escucha a sí misma con una voz que se le hace extraña... y Jazz, por su parte, empieza a sufrir fuertes dolores en ese momento. Con todo, y pese a las extrañas experiencias de ambos, Jazz logra cruzar al otro lado, separándose de Roxy y dando por terminada, así, la primera parte del plan. Ahora, claro, quedaba la parte más difícil.​
     
    Última edición: 30 Diciembre 2021
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 3
     
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE I
    CAPÍTULO 3

    Capítulo 3-1: Reunión
    (Kein)

    Kein y Wedge salieron de la capital del Imperio por fin, con acceso al Bosque y a Shinryu, los lugares en los que estaban la familia de Kein y Sirius Wezen. Lo primero que hicieron, sin embargo, fue pasar por el escondite donde les esperaban Boko, Biggs y Rigel... pero se llevaron una sorpresa al ver que solo Boko seguía allí. El chocobo les contó cómo los otros dos habían partido al norte, seguramente a Shinryu, tras ver que se llevaban un objeto gigantesco hacia allí, acompañado de un gran ejército eleano. Preocupado por la seguridad de Biggs y de Rigel, Wedge idió a Kein ir primero a ayudarles, prometiéndole que luego irían al Bosque a ver a su familia y ver su hogar, a toda costa. Así, aceptó, y partieron los tres hacia el Portón del Norte, dispuestos a ayudar a Biggs y a Rigel, y... a reunirse, al fin, los cuatro, otra vez.

    Caminar hasta Shinryu no fue difícil, porque, tal y como les prometieron Darek y los demás, el camino a través del Portón del Morte estaba despejado para ellos, y pudieron alcanzar en cuestión de unas horas el Bloqueo eleano en Shinryu. Una vez que lo cruzaron, Wedge encontró a varios soldados que le indicaron que habían visto a Biggs con Wezen en Kogyo, la ciudad minera del norte. Eso preocupó al chico, creyendo que su hermano había sido secuestrado por Wezen, porque no había forma de imaginar que colaborasen juntos, claro. Saliendo del Bloqueo, así, se toparon nada más hacerlo con Rigel y con un chico de nombre Cid, que le acompañaba, pero... no había ni rastro de Biggs.

    Una vez reunidos, Rigel les explicó lo que había vivido: él y Biggs intentaron evitar un disparo terrible al Monte Shinryu, que terminó destrozándolo, dirigido por un cañón magitek gigantesco que había enviado Wezen. Lo lograron, sí, hasta que a última hora, Biggs lo accionó por su cuenta, traicionando a Rigel. Por eso, el Comandante estaba convencido de que, si estaba con Wezen en Kogyo, no era como prisionero sino como ayudante de Sirius. Wedge se engaba a creerlo, sin embargo, y decidieron ir allí juntos para confronatar a ambos. En Kogyo, gracias a Cid, lograron entrar en la residencia de Wezen, y allí lo vieron junto a Biggs, pero... algo se notaba raro en los ojos de este último. Creyéndolo controlado por Wezen, trataron de acabar con él pensando que así se liberaría... pero pese a que Kein se lanzó con todas sus fuerzas contra Wezen y terminó matándolo, Biggs parecía aún fuera de sí, y terminó disparando, siendo Boko quien protegió a Wedge del disparo. El chocobo pereció ahí, y solo entonces Biggs volvió a la normalidad.d. Pero ya era tarde, y, fuera... la lluvia carmesí había empezado a caer.


    Capítulo 3-2: Luz y Oscuridad (Void)

    Tras caer Efrey al agua, aparentemente muriendo en el proceso, Void, Myura y Galio atracan en Sahgwa. Nada más llegar, se dan cuenta de cómo la ciudad está infestada de guardias eleanos y los ciudadanos parecen muy defensivos ante cualquier persona de Elérea. Sin embargo, descubren también que allí en Sahgwa los morfomantes son vistos con toda normalidad, pues parece ser el lugar de entrada de los mismos al Continente. ¿Significaba eso que venían del sureste... de Garladia? Con esa nueva pista, tenían más motivos aún para querer abordar ese barco de nuevo rumbo al mar, pero para eso, Void y Myura se vieron obligados a seguirle el juego a Galio algo más: ahora tendrían, aparentemente, que infiltrarse en la base militar eleana, en busca de una persona, una chica, que tenían cautiva. Sin saber bien quién era o para qué la quería salvar Galio, los tres terminaron infiltrándose, arrasando bruscamente con todo eleano a su paso.

    Durante la infiltración en la base eleana, Void y Myura escucharon en varias ocasiones hablar de la persona a la que iban a "rescatar": la llamaban "Profeta", y parecía ser alguien muy importante y poderosa, alguien que el Imperio atesoraba, secuestrada como la tenían, De hecho, la intenciçon de Galio no era otra que arrebatársela al Imperio para seguirla custodiando, esta vez, bajo el mandato de Bismarck. Cuando la alcanzaron, coincidiendo con un viejo conocido de Galio, un asesino de nombre Jazz, la encontrron conectada a una máquina que parecía absorber todo su poder, pues la "Profeta" guardaba una cantidad de magia desorbitada en su cuerpo, que el Imperio absorbía. Juntos, Jazz, Galio, Myura y Void lograron acabar con la máquina y liberar a la Profeta, de nombre Claire... pero cuando Galio fue a secuestrarla de nuevo, esta, con solo tocarlo, lo dejó paralizado en el sitio. Y, con un chasquido de los dedos, teletransportó al resto del grupo fuera de la base.

    Void, Myura y Jazz llegaron entonces a un lugar que parecía una sala de teatros, donde supuestamente vivía una tal "Nonna", según Claire. Allí, pudieron hablar con tranquilidad sobre los Profetas y sobre sus planes de futuro: al parecer, cada profeta estaba vinculado a un árbol sagrado, y Claire era la Profeta vinculada a Baobab, el árbol de Kholod, continente al suroeste de Ilumbra. Explicó Claire que ser Profeta implicaba unas enormes cualidades mágicas, y todo por el árbol: el árbol y ella estaban conectados, y de él obtenía su poder. Sin embargo, a más lejos estuviese de Baobab, más débiles serían sus poderes, también. Curiosamente, explicó además que ellos no tenían capacidades de adivinación, como parecían creer todos: solo podían ver y sentir todo lo que veía y sentía el árbol, y este, absorbiendo la energía mágica de todo el mundo en un amplio radio, le aportaba por tanto muchísima información. En base a eso, sabían los sentimientos, emociones, voluntades e intenciones de la gente, y podían realizar predicciones con esa información, teniendo una amplia posibilidad de acertar con tanta información. En definitiva, Claire, empeñada en ayudar a todo el mundo, se ofreció a llevar a Void y a Myura hacia el continente de Garladia, donde aseguraba que se encontraba aquello que buscaban, como si fuese capaz de saber exactamente qué pretendían encontrar y dónde se encontraba; pero para ello, tenían que recuperar a Efrey, el dragón que mataron y que parecía haber estado protegiendo a Claire y no a la barrera, como Void y Myura pensaban en un inicio. De alguna manera, Claire decía ser capaz de “recuperarlo”, y con él podrían ir hasta otro continente. ¡Al fin tenían una forma de viajar! Todo parecía dispuesto a su favor, cuando, de repente, Claire se paralizó. Presintió algo terrible avecinarse, algo que cambiaría todo: la lluvia carmesí que justo entonces empezó a caer.


    Capítulo 3-3: Lealtad perdida (Rigel)

    Rigel despertó aturdido en un lugar que no conocía. Lo último que recordaba era el resplandor que surgió cuando Biggs, de pronto, le traicionó y disparó sin previo aviso el cañón gigante contra el Monte, quedando inconsciente tras eso. Ahora, sin embargo, estaba en un lugar extraño, similar a un laboratorio o zona de investigaciones. Un niño, que se presentó como Cidder "Cid" Albus (el mismo apellido que el del Presidente de Shinryu), dijo ser el dueño de ese laboratorio y el encargado de rescatarle. Al parecer, se encontraban entre el Portón del Norte y el Bloqueo Eleano, en territorio shinrynés bloquedo por Elérea... y Cid había tenido que pasar de un lado a otro. Sin mucho más que poder hacer, Rigel sabía que su única opción es ir tras Biggs y Sirius y evitar la guerra que, a buen seguro, iba a producirse entre Shinryu y Elérea, y para eso tenía que contar con la ayuda de Cid... porque necesitaría cruzar el Bloqueo.

    Descubrió muchas cosas interesantes estando con Cid. El niño estaba estudiando a las personas capaces de usar magia, los "dotados", como él los llamaba. Para él, la magia se componía de ods elementos: un"aura" que solo los dotados tenían, y la energía presente de forma natural en todo el mundo. Gracias a que había desarrollado la capacidad de replicar el aura mágica de los dotados estudiando a distintos monstruos, Cid había inventado un método nuevo de energía mágica artificial, que definía como totalmente distinto a la energía magitek porque, a diferencia de esta (a la cual Cid despreciaba), la magia no era meras explosiones de energía, sino exactamente igual a la magia natural, por reproducir un aura, cosa que no hacía la energía magitek. Llamaba a sus inventos, pequeñas roquitas y gemas brillantes, "magicitas". Y de hecho, había implantado una en el pecho de Rigel con una placa metálica, para que la magia de esa magitia sanase su cuerpo poco a poco. No solo eso, sino que Cid parecía capaz de "ver" las auras de los dotados, diciendo que la de Rigel era especial, por ser de un tono morado intenso que jamás antes había visto en nadie. Rigel, así, no podía evitar pensar en el origen de su magia, en quiénes serían sus padres biológicos, aquellos de los que heredó tan especial "dotación"... de uno u otro modo, al final Cid le indicó que había un pasadizo por el que cruzó antes hasta el otro lado del Bloqueo, pues pasaba por debajo... por eso, fueron por allí, dispuestos a llegar a Shinryu de nuevo.

    Al salir al exterior, no tardaron en cruzarse con Kein, Boko y Wedge de nuevo. Una vez reunidos, Rigel les explicó lo que había vivido: él y Biggs intentaron evitar un disparo terrible al Monte Shinryu, que terminó destrozándolo, dirigido por un cañón magitek gigantesco que había enviado Wezen. Lo lograron, sí, hasta que a última hora, Biggs lo accionó por su cuenta, traicionando a Rigel. Por eso, el Comandante estaba convencido de que, si estaba con Wezen en Kogyo, no era como prisionero sino como ayudante de Sirius. Wedge se engaba a creerlo, sin embargo, y decidieron ir allí juntos para confronatar a ambos. En Kogyo, gracias a Cid, lograron entrar en la residencia de Wezen, y allí lo vieron junto a Biggs, pero... algo se notaba raro en los ojos de este último. Creyéndolo controlado por Wezen, trataron de acabar con él pensando que así se liberaría... pero pese a que Kein se lanzó con todas sus fuerzas contra Wezen y terminó matándolo, Biggs parecía aún fuera de sí, y terminó disparando, siendo Boko quien protegió a Wedge del disparo. El chocobo pereció ahí, y solo entonces Biggs volvió a la normalidad.d. Pero ya era tarde, y, fuera... la lluvia carmesí había empezado a caer.


    Capítulo 3-4: Azares del destino (Fauna - Brigid)

    Nada más regresar a la ciudad de Kogyo después de obtener el Ojo de Shinryu, Aster, Calum, Fauna y Brigid se encontraron con una desagradable sorpresa: una gran explosión había sucedido en el Monte, a lo lejos, y el ejército de Elérea no tardó en llegar a la ciudad. Liderados por un oficial de nombre Sirius Wezen, el mensaje fue claro: los monjes, alegaban, habían atacado a Yggdrassil, y por ello atacaron al mismo en represalia. Lo habían destruido todo, y afirmaban que se dirigían a Hitoki para negociar con el Presidente y así saber si debían establecer una guerra contra el país o no. Sabiendo que todo eso era mentira, pero impotentes, el grupo no pudo sino irse a descansar y ocultarse en una posada: eran monjes, después de todo, y seguramente serían asaltados por el Imperio en seguida. Al día siguiente, sin embargo, Aster dejó una nota: se había marchado hacia el Monte él solo, para comprobar si el Maestro y los demás estaban bien. El Maestro, al fin y al cabo, veía el futuro; debía haber previsto eso. Por eso, y para que Calum pudiese seguir su viaje, Aster había decidido ir él mismo allí, y le dio a su hermano ánimos para cumplir su misión, pese a las adversidades. Así, Calum tomó una decisión: irían a Hitoki, porque allí podrían hablar con el Presidente del país. Si lograban hablar con él antes de que lo hiciese Elérea, quizá podrían prevenir la guerra, y no solo eso... el orbe, el Ojo de Shinryu, debía cargarse de poder, y Calum sabía que solo dos personas podrían decirle cómo: el Maestro Shen, y... el Presidente Albus.

    El Hitoki, antiguo hogar de Calum, la situación era tensa: los guardias estaban vigilantes, previendo seguramente la llegada de una amenaza. Con todo, alegando ser el Shinryu y presentándose como hermano de Aster, popular en la zona, Calum y los demás pudieron entrar. El Presidente Albus, aparentemente, estaba ya reunido con más gente, y aceptaron que Calum y los suyos se uniesen: Calum, como el Shinryu; Brigid, como representante de los Monjes del Templo; y Fauna, como testigo. Dentro de la Reunión se encontraban representantes de los cuatro países de Ilumbra: Hendrick, paladín de Áurea; Loke, consejera de Elérea; Raif, heredero del Rey de Fayar; y el propio Presidente Albus. La reunión no tardó en ir tornándose algo tensa, y las acusaciones fueron claramente dirigidas por Loke hacia Brigid y los suyos, todo mientras Hendrick parecía enfocado en Fauna, sorprendido por su presencia. Todo se truncó cuando Calum, para tratar de proteger a los Monjes y al país y probar su identidad como el Shinryu, mostró como prueba el Ojo; fue ahí cuando Albus ordenó la captura de los tres, le arrebató el orbe y se lo entregó a Loke, aparentemente a cambio de la paz con el Imperio. En las celdas, Brigid despertó su poder interior al ver cómo se llevaban a Calum a algún sitio, y logró tumbar a todos los soldados, liberándose a sí misma; mientras, Fauna fue visitada por Hendrick. Este le cuestionó por su desaparición, y al oír de sus resentimientos hacia su hermana y los áureos, Hendrick trató de convencerla de que eso no era cierto, y de que su hermana no la secuestró, sino todo lo contrario: le envió a Shinryu a buscarla, precisamente. Por eso, para demostrarle la lealtad de Áurea, la liberó y la defendió de los soldados shinrianeses. Brigid y Fauna se habían liberado, pero... ¿y Calum?

    Según Hendrick, Calum había sido llevado al Templo de Zénit, al sur, por Albus y Loke. El grupo, presto, se lanzó a salvarle sin dudarlo, pero nada más entrar encontraron un obstáculo: allí estaba Keijo, que llevaba a una inconsciente Aura de la que extraía sus poderes y a la que decía haber torturado hasta la saciedad. Pretendiendo acabar con todos y llevarse de nuevo a Fauna, solo fue frenado cuando Aura recobró la conciencia y acabó con él brutalmente. La chica, así, se unió al grupo en su búsqueda de Calum. Fue al final del templo cuando le encontraron, con Albus y Loke, inconsciente en un altar. De alguna manera, el Ojo de Shinryu ya recuperó su poder, y ellos se dispusieron a rescatar a Calum, por mucho que ello implicase enfrentarse al Imperio y hasta a la propia República. Sin embargo, sufrieron, de nuevo, la interrupción inesperada de Keijo, que seguía con vida. Allí fue cuando expuso la verdad: que Aura siempre colaboró con él, que era su jefa, la persona que realmente había sido la culpable del secuestro de Fauna y de todo su dolor. Con brutalidad y una fuerza inhumana, mató sangrientamente a Keijo, apuñaló y mató a Albus y golpeó contra una pared con violencia a Loke, dejando solo al grupo impactado ante su fuerza. Aura se reveló como una de las Profetas, al igual que la hermana de Fauna o que el maestro Shen, y se dispuso a matarlos a todos y llevarse únicamente a Fauna, a quien parecía necesitar como radar por algún motivo. Solo fue la intervención de Shen, que apareció allí gracias a que Aster le advirtió, lo que les salvó. Mientras ambos Profetas se enfrentaban duramente, ellos aprovecharon la ocasión para salvar sus vidas huyendo de allí, con el inconsciente Calum a sus espaldas. Pero… al salir, encontraron algo tan terrorífico como Aura: el cielo estaba rojizo, y los monstruos pululaban por todas partes. Había caído otra lluvia carmesí.


    Capítulo 3-5: Reconquista (Roxy)

    Roxy se separó de Jazz, debiendo regresar hacia Ayra cuanto antes para informar a Kalef. Sin embargo, se encontró por el camino un rastro que la guió hacia una aldea moguri oculta: Guiguí. Tilkin vivía ahí, claro, y fue su rastro (dejado sin querer) el que le guió. Allí, Roxy aprendió muchas cosas sobre los moguris: que se escondían porque creían que los humanos eran tóxicos y que vivir entre ellos mucho tiempo les mataría. Por eso había comerciantes que conseguían dinero y provisiones para el resto, pese a que pasar mucho tiempo entre humanos les hacía ser algo rechazados por el resto. Tilkin era uno de esos comerciantes, pero él consideraba que los humanos eran... distintos. Y ello porque tiempo atrás ayudó a Sisi, una pequeña niña humana abandonada en la Jungla, y le tomó mucho cariño. Para su sorpresa, sin embargo, terminó convirtiéndose en un pequeño monstruo, y ahora la tenía escondida en un refugio de la jungla, protegida de otros monstruos y de los propios moguris. La niña, con todo, no era una morfomante, así que... ¿por qué se convirtió en monstruo?

    Con todo, al final Roxy y Tilkin se marcharon y fueron a Ayra, donde Tilkin se marchó para hacer sus propias gestiones mientras Roxy volvía con Kalef a la guarida de la Resistencia. Estando el plan en marcha, Kalef le informó del siguiente paso: sus hombres irían en oleadas de pocos soldados para llamar menos la atención de Elérea, ya distraída gracias a Jazz, hacia el Portón. Ella iría con Kalef y con alguien más, por su cuenta. Allí, luego, llevarían una jaula con Thorna, y tratarían de negociar con los soldados del portón, intimidándolos si era necesario, para que rindiesen el lugar. Así, partieron... acompañados, claro, de Mark, que estaba recuperado, aunque había perdido el brazo izquierdo por culpa del ataque de Thorna. A ellos se unió sorpresivamente Tilkin, y los cuatro, al final, se unieron al resto del ejército de la Resistencia. Kalef intentó convencerles de que se rindiesen, pero fue inútil: ni siquiera saber la verdad sobre Thorna, estar sin un líder y en clara inferioridad numérica y militar les detuvo de intentar matar a Kalef con un flechazo. Por eso, solo una opción restaba: pelear hasta acabar con ellos. Las tropas de Kalef avanzaron arrasando con todo lo que tenían: disponer de armamento magitek a su favor fue clave para que los destrozos fuesen tremendos y la Resistencia empezase a ganar de forma completamente brutal. Roxy, Mark y Tilkin fueron avanzando e incluso matando a todos los soldados que iban viendo, por órdenes de Kalef, que no parecía contenerse lo más mínimo.

    Al final se reveló qué tenía pensado: contaba con que Thorna sería liberada e iría a por él, y pretendía aprovecharlo para no solo acabar con ella, sino averiguar cosas sobre los morfomantes, que le causaban especial interés. Dicho y hecho, Thorna llegó hasta ellos, y amenazó con acabar con sus vidas allí mismo, transformándose en un horrible monstruo. Kalef preparó entonces la trampa, absorbiendo con la tecnología magitek la magia que desprendía su forma monstruosa, y entre todos, mataron finalmente a Thorna. En sus últimos alientos, sin embargo, Thorna cuestionó a Roxy en privado y la hizo reflexionar, y ella no pudo evitar volver a tener flashes de su pasado olvidado, recordando cómo alguien le otorgaba un “papel” y un nombre: el de una prostituta de lujo y el nombre “Roxanne Flamair”. Con cierta duda nunca antes presente en su mente, Roxy se despidió de Tilkin y Mark pese a que ya no le eran útiles, sin saber siquiera por qué se debería preocupar por ellos, y le pidió a Kalef paso a Elérea. El príncipe, claro, se lo permitió, indicándole lo que pensaba sobre el paradero del Ojo que ella buscaba: solo podía haber sido tomado por Elérea con ayuda de Raif, su medio hermano e hijo legítimo de Abdhel III, exiliado hace años a Shinryu. Sabiéndose lo acontecido en Fayar, descendería desde el norte, pero solo podría hacerlo saliendo en un barco desde Elérea, y eso lo haría desde Portobelo, un pueblo cercano al portón. Dicho y hecho, Roxy emprendió su marcha con un objetivo claro y alguien a quien cuestionar sobre el Ojo… pero todo no podía salir bien. Justo cuando estaba sola, desprotegida y en medio de la nada, en pleno amanecer… el cielo se tiñó de rojo. Y la lluvia carmesí, implacable, empezó a caer a su alrededor.


    Capítulo 3-6: Futuro aciago (Jazz)

    Jazz se había despedido de Roxy, y, tras recuperarse de sus repentinos dolores, ya se encontraba en Sahgwa. Tenía una misión clara: abordar la base eleana que había allí con sigilo, y tratar de montar un escándalo desde dentro. Uno brusco, pero, a la vez, discreto. Para eso, claro, el primer paso era adentrarse en el lugar. Para Jazz no fue difícil, sin embargo: noqueó a un guardia, se puso su uniforme y fue avanzando por la base, en busca de algo gordo para generar conflicto. En esa base, además de armas magitek, debían guardar algo gordo, ¿no? Pronto averiguaría qué era ese algo: una chica, que parecía estar custodiad con mimo y encerrada en una cápsula, a la que llamaban "Profeta". Estaba claro que si esa chica desaparecía de su sitio, el caos que se generaría sería enorme... así que Jazz ya tenía un objetivo.

    En su avance por la base, no tardó en descubrir qué era lo que esa "Profeta" tenía de especial: capacidades mágicas sobrehumanas que utilizaba el Imperio para crear tecnología Magitek, y una suerte de adivinación, capcidad para ver el futuro. Cuanto más se acercaba a la zona donde la tenían, más interesante lucía la idea de liberar a alguien de ese calibre. Claro que Jazz no contaba que, tras su intento de infiltración, se toparía al final del recorrido con tres personas: ese Galio, el pirata de Bosmarck que debería haber muerto en el incendio del barco, pero que ahí seguía, y... una morfomante y un niño enmascarado. Tuvieron que colaborar temporalmente para contraatacar los rayos mágicos de la máquina que albergaba a la Profeta, pero Jazz no tenía ninguna intención de dejar que Galio se llevase a la chica; al final, no se la llevó, pero de un modo u otro, Jazz acabó teletransportado por la Profeta fuera de la base, junto con los otros dos niños. ¿Quién le mandaría a meterse en esos embrollos...?

    Void, Myura y Jazz llegaron entonces a un lugar que parecía una sala de teatros, donde supuestamente vivía una tal "Nonna", según Claire. Allí, pudieron hablar con tranquilidad sobre los Profetas y sobre sus planes de futuro: al parecer, cada profeta estaba vinculado a un árbol sagrado, y Claire era la Profeta vinculada a Baobab, el árbol de Kholod, continente al suroeste de Ilumbra. Explicó Claire que ser Profeta implicaba unas enormes cualidades mágicas, y todo por el árbol: el árbol y ella estaban conectados, y de él obtenía su poder. Sin embargo, a más lejos estuviese de Baobab, más débiles serían sus poderes, también. Curiosamente, explicó además que ellos no tenían capacidades de adivinación, como parecían creer todos: solo podían ver y sentir todo lo que veía y sentía el árbol, y este, absorbiendo la energía mágica de todo el mundo en un amplio radio, le aportaba por tanto muchísima información. En base a eso, sabían los sentimientos, emociones, voluntades e intenciones de la gente, y podían realizar predicciones con esa información, teniendo una amplia posibilidad de acertar con tanta información. En definitiva, Claire, empeñada en ayudar a todo el mundo, se ofreció a llevar a Void y a Myura hacia el continente de Garladia, donde aseguraba que se encontraba aquello que buscaban, como si fuese capaz de saber exactamente qué pretendían encontrar y dónde se encontraba. Pero para ello tenían que buscar a un dragón o algo así, y montados en él podrían viajar. Claro que Jazz no quería acompañarles, y su objetivo era ir a Elérea, pero… Claire, leyendo en su interior a la perfección, le aseveró que no le ayudaría porque no quería contribuir a sus deseos de venganza. Así, Jazz tuvo que elegir: o jugársela a seguir apostando porque Kalef le ayudaría y le permitiría cruzar el portón, si es que tenía éxito en la guerra, o jugársela a seguirle el rollo a Claire por un instante. La profeta se ofrecía a ayudarle solo si primero iba a Garladia con el niño y la gata, y les ayudaba a ellos. Que su colaboración les vendría bien a todos, decía. A él, en realidad, le daba igual… y solo le interesaba poder contar con la ayuda de una Profeta y un dragón. Por eso, optó por seguir a Claire, y todo parecía que iba a ir bien por una vez para el asesino, pero no. Más interrupciones sucedieron, claro; en este caso, la peor de ellas: la lluvia carmesí que justo entonces empezó a caer.


    Capítulo 3-7: Regreso al Imperio (Erin)

    Tras decidir que necesitaban escuchar la versión de Zael, el Emperador, para poder entender bien por qué el Imperio hacía todas las atrocidades que estaba haciendo, Erin y Aidan pudieron regresar al Palacio, a sus aposentos y a su casa, en definitiva. Erin tuvo la oportunidad de reencontrarse con Eigis, un de sus comandantes, y de ella obtuvo información importante: lo que el Imperio pretendía era, en efecto, frenar la lluvia carmesí, y todos los que apoyaban al Emperador, que eran la mayoría, lo creyeron capaz porque este tenía mucha información: hasta el punto de poder saber exactamente cuándo caería la próxima. Sin embargo, Eigis tuvo que fingir una traición hacia Arthur, el otro Comandante de Erin, porque sabían que él tampoco aprobaría los medios del Imperio. Así, Erin, Aidan, Rigel y Arthur fueron los altos cargos a los que decidieron dejar de lado para "protegerles" de las consecuencias que podría suponer oponerse al Emperador, decidido en lograr su objetivo pese a todo. Tanto Darek como Eigis lo hicieron no por odiar a los demás ni por orden, siquiera, del Emperador: lo hicieron porque conocían a sus compañeros y sabían que era lo mejor para ellos.

    Finalmente, Erin, Aidan y Darek acudieron a la reunión con el Emperdor, donde Zael les contaría a los dos primeros todo lo que sabía. O, al menos, gran parte. Empezó a revelar la lógica detrás de las acciones del Imperio: la lluvia carmesí se reproduce porque la energía de los ángeles sigue viva, y por consiguiente, los ángeles siguen vivos. Hay que eliminarlos par que dejen de producir esa lluvia constantemente. Sin embargo, los ángeles habitan en la copa de los árboles sagrados, rodeando el cielo, por lo que es imposible llegar a ellos con normalidad: para acceder allí, hay que abrir las "Puertas del Cielo"; el Rey Carnicero ya tuvo acceso a ese lugar, de hecho, tiempo atrás, y fueron los tres héroes que lo derrocaron los que decidieron impedir que jamás nadie pudiese entrar de nuevo, separando las dos llaves que daban acceso y la anetrada: así, las llaves, los orbes de nombre "Ojos de Shinryu", acabaron en manos de Zenit, que lo llevó a Shinryu, y Abdhel, que lo llevó a Fayar, y la entrada, el árbol Yggdrassil, quedó en dominio de Eldrick, héroe de Elérea. Obtener los dos orbes era imprescindible para Zael, porque solo así podría siquiera acercarse a los ángeles... y ya tenían uno, el de Fayar. Con todo, no era lo único que necesitaban: por mucho que pudiesen alcanzarlos, no tendrían manera de extinguirlos, pues se renovaba su energía continuamente, y eso era debido a que los árboles reciclaban dicha energía, una y otra vez. Por eso, era necesario erradicar los cinco árboles, para cortar de raíz el suministro de energía de los ángeles. Hacerlo, sin embargo, no resultaba fácil, pues eran resistentes y estaban bien protegidos. Así, solo quedaba una opción: acabar con los "Profetas", cinco personas, por lo visto una elegida por cada árbol, que no eran sino ángeles en cuerpos humanos, creados por los árboles para ser su personificación en la tierra. Muriendo un Profeta, moriría un árbol... por lo que muriendo los cinco profetas, morirían los cinco árboles, y, con eso, el suministro de energía desaparecería. Ese era el otro objetivo del Imperio, acabar con los profetas. Tenían a uno en su poder, al parecer, al que usaban para estudiarlos, y Shen era otro de ellos. Tenían que acabar, sin embargo, con otros tres... dos de los cuales eran de identidades y paraderos desconocidos, y la otra era la Suma Sacerdotisa de Áurea. Parecía claro... que no lo conseguirían sin pelear y sin bajas.

    Todo se torció a última hora, sin embargo, cuando comenzó a llover sin previo aviso; y no fue una lluvia cualquiera, sino una lluvia carmesí, una de las más prematuras e intensas que se habían visto en mucho tiempo. El Emperador Zael en persona se sorprendió, pues él, que por algún motivo decía poder predecir que las lluvias caerían y cuándo lo harían exactamente, estaba convencido de que caería en cinco días. Lo entendió, así, como un "aviso" de los ángeles, un "por si acaso". Los movimientos del Imperio amenazaban a los profetas, a los árboles, y a los ángeles... y lanzaron la lluvia antes de tiempo solo por asegurarse de que el Imperio no tramaba nada peligroso. ¿Es que, acaso, tenían conciencia propia, quizá...?​
     
    Última edición: 8 Marzo 2022
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Ganador Ganador x 2
  5. Threadmarks: Capítulo 4
     
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE II
    CAPÍTULO 4

    Capítulo 4-1: Pasado, presente, futuro
    (Kein - Rigel)

    Tras defender Kogyo de la inesperada y repentina lluvia, Rigel, Wedge, Biggs, Cid y Kein tuvieron que afrontar las consecuencias de la batalla contra Wezen en la que dos vidas se perdieron: la del propio Sirius Wezen, y... la del pequeño Boko. Destrozado por la muerte del chocobo e incapaz de aceptar que su hermano había sido el causante de la misma, controlado o no, Wedge decidió que se separaría de su jefe y su hermano para cumplir su promesa hacia Kein y Boko: regresar al Bosque de Yggdrassil... y llevar allá el cuerpo del chocobito para que, por fin, pudiese descansar con los suyos. Por su parte, Biggs estaba roto por dentro después de todos los actos que había hecho sin ser siquiera consciente de ello, como movido por una fuerza que le controlaba. ¿Fue Wezen el que provocó aquello, o fue algo más? Fuese como fuese, terminaron separados: Rigel, Biggs y Cid por un lado, dispuestos a dirigirse a Hitoki para recabar información sobre la relación de tensión política entre Shinryu y Elérea y evitar una guerra, aprovechando que el último reveló ser hijo de Albus Elcid... y Wedge y Kein yendo al norte, a Yggdrassil, para enterrar debidamente a Boko.

    Así pues, Kein y Wedge terminaron llegando a Yggdrassil, de vuelta en Elérea, y descubrieron un bosque muy cambiado: los monstruos se habían incrementado en número y en poder exponencialmente tras la lluvia, hasta el punto de que los alrededores del Corazón del Bosque, a los pies del árbol sagrado, se habían vuelto literalmente intrasitables por la virulencia de los mismos. Con todo, y para el alivio de ambos, los Chocobos en el Refugio seguían bien, habiendo sido protegidos en este tiempo por el "Caballero plateado". Así, Kein pudo darle la trágica noticia a su padre y dejar que Wedge se reconciliase con la muerte de Boko. Tras llorar la pérdida de su hijo, el padre de Kein confesó a este la verdad de su pasado, al fin: su madre y él lo encontraron haría unos diecisiete años, tras una lluvia carmesí, a los pies de Yggdrassil. Pensaron que había caído del cielo, y, para sorpresa del propio Kein, pese a que su mente pareció desarrollarse como la de un bebé que iba creciendo, su cuerpo hacía diecisiete años era idéntico al que tenía ahora, sin haber experimentado cambio físico alguno. El impacto por la extraña noticia tuvo que esperar, sin embargo, pues el monstruo del que los Chocobos se habían estado escondiendo, el Comechocobos, atacó la aldea. Con ayuda del famoso "caballero plateado", que resultó ser Orion, el chocobo de Rigel, y la colaboración del resto de la manada, Kein y Wedge derrotaron al monstruo por fin, liberando del miedo al pueblo del chico salvaje. Pero durante la batalla, Kein descubrió algo más: era capaz, de pronto, de visualizar los movimientos de sus rivales, de escuchar los pensamientos de los demás, de predecir lo que iba a suceder. Una incógnita más se sumaba a su pasado... y, decidido al fin a buscar respuestas tras despedirse finalmente de Boko, quien sabía que viviría siempre en su interior, Kein decidió que era hora de emprender un viaje para averiguar cómo ascender al cielo y averiguar si realmente provino de ahí y cuál es su papel en este mundo.

    Mientras tanto, Rigel, Biggs y Cid llegan a Hitoki, y al encontrar una situación de tensión en la ciudad ante la extraña ausencia no solo del padre de Cid, el presidente Albus, sino también del cualquier otra figura clara de autoridad, deciden investigar y recabar información. Aparentemente, una reunión importante se estaba gestando en la residencia de Albus, y el grupo rápidamente llega a la conclusión de que uno de los invitados a la reunión diplomática anterior, el exiliado príncipe Raif, es quien está detrás de la misma, habiendo tramado todo un plan para aprovechar el ataque eleano al Monte Shinryu en su favor y despertar una guerra entre ambos países, momento que aprovecharía para reconquistar Fayar por su cuenta; y pretendía hacerlo justo en el momento en el que sabía que autoridades eleanas, Titanes del Imperio, llegarían a la ciudad. El grupo conoce, además, que Elcid Albus ha muerto, y el conocimiento de esta circunstancia fue el motor principal que llevó a los shinryaneses, finalmente, a explotar en una guerra. Por eso tratan de evitar que Erin y Darek, dos de los titanes que se encontraban llegando a Hitoki, lograsen alcanzar la ciudad, pero es demasiado tarde: rodeados por soldados enfurecidos, Erin, Darek, Rigel, Biggs y Cid no tienen más remedio que contraatacar, y es la aparición de Loke y su magia lo que les permite huir de allí. El grupo se reúne en Kogyo, pues, preparándose para un inminente ataque de Shinryu. La guerra parece estar empezando... y no han podido evitarla.

    Capítulo 4-2: El gran viaje (Void - Jazz)

    Con la lluvia cayendo, Claire empezó a ponerse nerviosa, advirtiendo que la famosa "Nonna" estaba en peligro. Dicho y hecho, lograron salvar a la señora, de nombre real Nina, quien no era sino la que había ejercido el rol de madre para Claire desde hacía un tiempo, siendo además una falsa adivina que usaba los poderes de Claire para fingir que era capaz de adivinar el futuro. Conversando con Lina y Claire, el grupo descubrió un poco más sobre los Profetas: había uno por cada árbol, y todos eran seres similares a los antiguos ángeles, de pura luz; "nuevos ángeles", como decía Claire. Además, cada Profeta parecía tener un poder especial; en tanto que el árbol absorbía la energía de los seres que habitaban en sus dominios, era de esos seres de los que cada Profeta obtenía la mayoría de sus poderes, por lo que cada Profeta tenía una "habilidad especial", un poder distinto. Y la de Claire, que absorbía su poder principalmente de Kholod, lugar donde residían los moguris, parecía tener que ver con el hecho de que podía ser capaz de recuperar a Efrey, incluso si había "muerto". Por eso, con la promesa de llevar a Void y a Myura a Garladia y a Jazz a Elérea montados en el dragón, acordaron un plan para rescatar al mismo.

    El plan consistía en acudir al Desierto Sahgwa, donde se encontraban los eleanos apostados, para llevar a Claire fingiendo que era su rehén. Void y Myura harían de "secuestradores", llevándola para hacer un intercambio con Efrey. Y, mientras, Jazz lo liberaría discretamente para que pudiesen escapar todos juntos. Avanzaron pues por el desierto con esa intención de alcanzar el puesto donde se asentaba el Imperio, e iniciaron su plan. Mientras Jazz se infiltraba en busca de la llave para liberar a Efrey, Myura, Claire y Void conversaban sobre la procedencia e identidad de Void. Ahí fue cuando, por culpa de Claire, Void le acabó revelando a su compañera algo: no era un morfomante, nunca lo fue. Lo que era es un demonio. Y surgía, entonces, la pregunta: ¿por qué tenía la marca de la bestia? ¿No era algo propio de los morfomantes en proceso de perder el control sobre su cuerpo, según Myura? Claire parecía conocer, claro está, la respuesta a la pregunta, pero... no pretendía decírsela. Serían ellos los que tendrían que averiguar la explicación a esa incongruencia... en Garladia.

    Cuando el grupo alcanzó el desierto, el plan para rescatar a Efrey, el dragón acompañante de Claire, comenzó. Jazz se infiltró discretamente entre el campamento eleano, descubriendo que el dragón estaba aprisionado en una carpa aislada del resto... y supo también que alguien importante, un Titán del Imperio, estaba allí. Tras un encuentro con el Titán, de nombre Aidan, Relámpago eleano, Jazz negoció con él para conseguir la llave que liberaba al dragón, pero se topó con la desagradable sorpresa de que esta era falsa. Con todo, Claire parecía haber previsto esto, depositando parte de sus poderes en Jazz y logrando que estos produjesen una reacción en Efrey. El dragón, así, sufrió una des-transmutación, convirtiéndose en un humano de carne y hueso, otro Comandante eleano perdido hacía tiempo: Arthur. Una confrontación entre Myura, Claire, Void, Arthur y Jazz estalla entonces con Aidan y sus hombres, y, pese a que Aidan trata de razonar con la Profeta para que esta detenga la lluvia carmesí, ella se niega, indicando que es un "mal menor" que debe suceder para mantener el equilibrio del mundo. Así, ambos bandos se enfrentan, pero los cuernos de guerra interrumpen la ciudad. La Resistencia de Fayar está llegando allí, tomando al Imperio por sorpresa. Claire, quien lo sabía y solo quiso ganar tiempo, huyó de allí con sus aliados... dejando a Aidan y los suyos completamente impotentes frente a las fuerzas de la Resistencia fayense, y eliminando, así, a un bando rival en un chasquido.

    Capítulo 4-3: Nunca más resignación (Erin)

    Con los monstruos que cayeron de la lluvia apaciguados, Erin, Darek y Aidan fueron asignados a diferentes misiones, en aras de darse prisa en acabar con los Profetas, el fin último del Imperio. Siendo que tenían a una de ellas en Sahgwa, al sur de Fayar, Aidan fue enviado allí, con la esperanza del Titán de lograr convencer pacíficamente a la Profeta de que colaborase en su empresa. Por su parte, Darek fue enviado a encargarse de revisar que en Shinryu todo estuviese bien, y de encargarse de verificar la efectiva muerte de Shen, el otro Profeta conocido. Eso dejaba a Erin, a quien el Emperador no le tenía mucha fe, en duda. Solo fue por la intervención de Darek que consiguió que le fuese encomendada una misión: ir a Áurea para vérselas con la Profeta de allí, la Suma Sacerdotisa, y, con suerte, lograr también un acuerdo pacífico. Así, siendo que Aidan tenía que ir al sur y los otros dos al norte, los caminos de los Titanes se separaron, y Darek y Erin se encaminaron hacia Shinryu.

    La tensión, sin embargo, creció en Darek conforme más se acercaban a Shinryu. Lograron averiguar que Rigel se encontraba allí, en Shinryu, pero no todo eran buenas noticias: al parecer, hubo un enfrentamiento en Kogyo entre este y el otro comandante de Darek, Sirius Wezen, quien, como ya sabía Darek, estaba extralimitándose en sus funciones y empezando a ser un peligro incluso para el propio Imperio. Lo que no supo hasta entonces era que Rigel, o mejor dicho, el famoso chico salvaje que viajaba con él, mató aparentemente a Wezen en Kogyo. No solo eso, sino que en el Bloqueo Eleano se toparon con Raif, heredero del Rey de Fayar y aliado del Imperio, aparentemente: el tipo informó de que en la reunión acotencida en Hitoki, Lady Loke no logró lo que venía buscando y estalló, montando en cólera e iniciando una cruzada contra los shinrianeses que seguramente derivaría en algo más grande. Con temor de que un conflicto armado más grande pudiese estallar y con ira en la sangre de Darek por las aparentes acciones cuestionables de sus aliados, Erin y el Puño se encaminaron sin dudarlo, prestos, hasta Hitoki, pues igualmente el destino de ambos era el mismo, uno para reunirse con Loke, la otra para tomar el barco a Áurea.

    Buscando reencontrarse al fin con Loke, Wezen, Rigel y todos los demás miembros del Imperio que supuestamente estaban creando caos en Shinryu, Darek y Erin ascendieron hasta Hitoki, donde encontraron de bruces a Rigel, Biggs, y un niño llamado Cid. Sus hombres les explicaron la situación, contándoles sobre la muerte de Wezen y su extraña actitud, cómo Biggs fue también manipulado de alguna forma para disparar el cañón que dañó el monte, y, sobre todo, exponiendo allí mismo que Raif estaba conspirando para tenderles a todos una trampa y establecer un conflicto bélico entre Shinryu y Elérea que debilite al Imperio. Así, entrando en Hitoki, Erin y Darek solo habían logrado exponerse y quedar atrapados en el que pronto se convertiría en territorio enemigo. Los soldados de Shinryu, llenos de rabia, arremetieron contra ellos, pero la aparición de Loke les salvó, pudiendo huir a Kogyo, el poblado minero tomado por el propio Wezen.

    Capítulo 4-4: Caminos separados (Fauna - Brigid)

    Fauna, Brigid y Hendrick huyeron del Templo de Zénit, solo para ser azotados por la lluvia carmesí en el exterior... pero gracias a la intervención de Loke, que estaba aún viva, pudieronA sobrevivir y replegarse hasta Hitoki. Allí, se dieron cuenta de que Calum seguía dormido y no daba indicios de poder despertar. Una malherida Loke les contó la verdad: que era ella un demonio, uno de los que hablaban las leyendas, que aún no estaban del todo extinguidos... y que Calum no era realmente ninguna reencarnación del Shinryu; todo lo que Shen contó acerca del Shinryu, del peregrinaje y del destino de Calum no versaba sobre el dragón legendario, sino sobre el Ojo de Shinryu, una de las dos llaves de las Puertas del Cielo. Calum era descendiente del antiguo héroe, Zénit, y este, para proteger el Ojo de las malas manos, separó su envoltura, la joya en sí, de la energía de su interior, que introdujo en su prole y fue pasando de generación en generación, hasta llegar al pequeño Calum. Por ello, era necesario recuperar el orbe, escondido en las Minas y solo desbloqueable usando a Calum, su Guardiana, y a una persona con capacidades mágicas afines a la luz; y, tras eso, se requería del ritual que Albus conocía bien y que ayudó a llevar a cabo, para desproveer a Calum de su alma y regresar esta al orbe, donde debería estar; solo entonces podrá volver a abrir las Puertas del Cielo. Eso era un problema, porque significaba algo claro: que para volver a ver a Calum despertar... habría que recuperar el Ojo de manos de Aura.

    Sin un objetivo claro y con los barcos y otros accesos a Áurea inhabilitados por el momento, Hendrick, Brigid y Fauna tomaron una determinación; mientras Loke se recuperaba y vigilaba a Calum, se marcharían al Monte Shinryu, donde posiblemente Shen, de haber sobrevivido, habría huido. Allí deberían toparse no solo con él, sino también con Aster, quien de hecho logró informar a Shen de los quehaceres del grupo. Ellos podrían darles las respuestas que buscaban, acerca de los Profetas, de Calum, del Shinryu... de todo. Por ello, emprendieron el viaje, rumbo de nuevo a la cumbre del Monte. Un Monte ahora dañado severamente por el cañonazo de Elérea... un Templo, el hogar de Brigid, que quizá estaría ya roto para siempre.

    El grupo logró llegar, pues, a la cumbre del monte... y las peores pesadillas de Brigid se confirmaron allí. Todo estaba en ruinas, lleno de cadáveres y de rastros de destrucción. Aquello era una destrucción tan grande que ni siquiera parecía fruto de un simple ataque con un cañón Magitek... no, parecía algo mucho mayor. Entre los escombros encontraron a un Aster alarmado, que aseguró que Shen y una mujer aparecieron allí enfrentándose, y la segunda acabó derrotándolo acribillando los monjes que quedaban. Aster dijo que Shen, mientras moría, habló de que una chica áurea llegaría, y que debía acercarse a su lecho de muerte. Así, Fauna explora entre los restos del templo, y allí encontró un pequeño brote floreciendo en mitad de un charco de sangre. Al tocarlo, vio imágenes que sabía que debían pertenecer a recuerdos de Shen: imágenes difusas. Y entre ellas, pudo vislumbrar cómo realmente Shen siempre fue Zénit, uno de los héroes de hacía más de cien años y fundador de Shinryu. Vio también cómo se enfrentaba a Aura y perdía la batalla, y posteriormente se dirigía expresamente a Fauna, sabiendo que llegaría, como si supiese que esta iba a poder ver lo que parecían sus recuerdos antes de morir. Shen, o Zénit, le pidió que absorbiese su energía para asimilar sus poderes, llamando al pequeño árbol "sempiterno" e indicándole a Fauna que su "Eidolón" iría con ella. Al intentar absorber la energía del árbol, pues, un enorme monstruo armado con espadas surgió, poniendo a prueba a Fauna y al grupo. La áurea, así como Aster y Brigid, sabían la verdad, sin embargo: aquel ser, aquel eidolón... era el maestro. Shen. Zénit. Era su esencia, su alma, de alguna manera. Y cuando lograron superar su prueba, sin más, la criatura se unió a Fauna... y esta recibió el poder de Zénit. El poder de extraer de los sempiternos a los eidolones que en ellos dormían. De extraer y manifestar almas de los caídos.

    Capítulo 4-5: Una única misión (Roxy)

    Apunto de ser alcanzada y aniquilada por los monstruos en medio de la nada, Roxy logró salvarse solo porque Mark y Tilkin acudieron en su rescate, siguiéndola desde el Portón del Sur, en teoría por orden, también, de Kalef. Así, lograron alcanzar Portobelo, que no era sino el destino original de Roxy, y resguardarse allí. Pese a que la compañía de esos dos parecía reblandecerla a veces, Roxy seguía teniendo algo sumamente claro: su objetivo era, es y será recuperar el Ojo de Shinryu, tal y como se le encomendó. Y para ello, sabía bien que debía hablar con Raif, que en teoría llegaría a Portobelo para tomar un barco, según su medio hermano. Las imágenes recurrentes que atormentaban a veces a Roxy, sobre su pasado o sobre lo que quiera que fuese, le hacían recordar de cuando en cuando a la tal "Soberana", quien parecía ser la persona que le encargó recuperar el Orbe... pero ella, de momento, no recordaba bien los detalles sobre esa mujer. Ni le importaban.

    Mientras aguardaban a la llegada de Raif, el grupo no pudo evitar notar cómo un barco familiar se aproximaba, y vieron bajarse a varios ninjas también familiares para Roxy. Era Bismarck, claro, aquella organización enemiga de la Resistencia. Buscando interceptarles, y temiendo Roxy que tuviesen algo que ver, se adentraron en el barco y descubrieron que una chica, morfomante con grandes habilidades mágicas oscuras, era la que estaba al mando: su nombre, Shawka; hermana de Thorna, y supuestamente extranjera al continente de Elérea en sí. Ella decía ser una colaboradora con Bismarck, y decía perseguir un interés común: pero su objetivo era distinto, pues era uno bien claro: atrapar y acabar con Roxy, pues era enemiga de la famosa "Soberana". Así, cuando alguien apareció y noqueó a Roxy, Mark y Tilkin, la chica se adentró por un momento en un lugar oscuro, quizá en su mente, quizá en la realidad, donde se encontró con nada menos que Thorna, que supuestamente ya estaba muerta, y pudieron tener una conversación. Thorna parecía conocerla francamente bien, mejor de lo que ella había pensado, y le reveló que el objetivo que tanto ella como Shawka tenían desde un principio era acabar con los planes de la Soberana, y para eso, tenían que detenerla a ella. La llamó marioneta, sí, pero en un alarde de intentar perjudicar a su propia hermana, esa Thorna, real o no, le dijo a Roxy la clave para sobrevivir: hacerle creer que estaba "defectuosa", que era "rebelde", y que, por tanto, podría ser útil a los objetivos de Shawka, que pasaban por pisotear a la Soberana. Roxy no sabía bien ni por qué tramaban todo eso ni qué pretendían conseguir, pero lo tenía claro: si tenía que convencerla, la convencería, aunque fuese una burda mentira. Aunque realmente sí fuese la marioneta que Thorna decía.

    Cuando volvió en sí, Roxy se vio atada en un barco, el interior del nuevo "Bismarck III". Allí descubrió la verdad: Raif, a quien había estado buscando, estaba allí, junto a Shawka. Se reveló el primero como líder de Bismarck e ideólogo de toda la organización, y durante su interrogatorio, a Roxy le quedó claro que el tipo, como Kalef, estaba sumamente interesado en sus poderes. Shawka, sin embargo, tenía otros planes, que pasaban por matarla allí mismo. Por suerte, y siguiendo los consejos de esa Thorna de sus "sueños", logró engañarla y hacerle creer que el Ojo no le interesaba realmente y que ya no era ninguna marioneta. Y, así, le ofrecieron un trato: colaborar con ellos para acabar con Kalef, y luego con la Soberana, en ese orden. A Roxy no le pareció mal: después de todo, al ver la mitad de la esfera que colgaba del cuello de Raif y que este se aseguró de que viese de cerca, lo tuvo claro: quizá el Ojo, su objetivo y su única misión, estaba mucho más cerca de lo que creía.​
     
    Última edición: 12 Septiembre 2022
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  6. Threadmarks: Capítulo 5
     
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE II
    CAPÍTULO 5


    Capítulo 5-1: La búsqueda de la verdad (Kein)

    Kein, Orion y Wedge habían logrado salvar el Refugio Chocobo, y aquellos eventos despertaron extraños poderes en Kein: la capacidad de oír y ver lo que otros seres pensaban, sentían, decían... sin siquiera estar cerca de ellos. Eso, sumado a las palabras del padre de Kein, sobre cómo hace dieciséis años lo encontraron junto a Yggdrassil, con el mismo cuerpo que tenía ahora, pero la mente de un bebé... hizo que empezase a cuestionarse su propia identidad. Por eso, con Wedge separándose para volver con su hermano y su jefe, Orion decidió unirse a Kein para, juntos, descubrir la verdad sobre su procedencia. Orion teorizaba que Kein pudo venir del Cielo, pues era consciente de que se teorizaba que existían unas "Puertas al Cielo", y este podía ser un lugar físico, una fuente de poder, o las dos cosas. Así, anhelando más información, Kein y el chocobo fueron juntos a Elérea. ¿El objetivo? La biblioteca que allí albergaba numerosa información útil.

    Llegados a la capital del Imperio, Kein tuvo que adentrarse solo en la Biblioteca, arreglándoselas gracias a sus poderes para ubicar la entrada a una sala secreta llena de libros prohibidos que, supuestamente, el Imperio censura y solo un selecto grupo de miembros puede leer, todo en secreto, por supuesto. Para acceder a estos, tuvo que decir la contraseña "Eldrick, el carnicero", y es que en su búsqueda encontró libros que seguían teorías conspirativas del estilo: uno de ellos alegaba que el Rey Carnicero que se decía que gobernó una vez Elérea cuando el continente entero era un solo país y fue conocido por anhelar un poder infinito, el de las Puertas del Cielo, que usó para matar a centenares de personas en una espiral de asesinatos y crueldad... no fue tan carnicero como decían. Y que los tres héroes que salvaron el continente de esa tiranía y se repartieron el acceso al Cielo y las tierras del continente entre sí, quienes eran Zénit, Abdhel y Eldrick, fueron los que orquestaron todas las muertes y caos y empujaron al Rey a buscar el poder del Cielo para proteger a su pueblo. También encontró teorías que decían que los árbole sagrados no crearon el mundo, sino que los humanos existieron antes que estos y que, por tanto, su función no era la de divinidades, sino más bien la de canalizadores de la magia, o, mejor dicho, extrañas energías que le dan forma a estas y a todos los seres vivos, llamadas "esencia" y "antiesencia". Pero lo más importante fue que descubrió que todos los árboles sagrados, según uno de los autores conspirativos, podían llegar a ser un acceso al Cielo. Estando el acceso de Yggdrassil sellado por dos orbes que Zénit y Abdhel se llevaron y escondieron con celo, Kein solo podía entrar por otro de los cuatro árboles si eso era cierto... y el árbol Edén, en Garladia, era el único que no parecía estar muy vigilado ni custodiado por terribles monstruos.

    Con esa información en mente, Kein tenía ahora un hilo del que tirar: podía probar suerte tratando de hallar una manera de acceder al cielo desde Edén. Pero había un problema: llegar a Garladia. Se planteó seriamente cómo solventar este problema, cuando de pronto, el caos se cernió sobre ellos en Elérea: los soldados que llevaban armas magitek se empezaron a volver locos y a atacar a sus propios compañeros y hasta a civiles, y todo se convirtió en un baño de sangre en la ciudad. Kein y Orion intentaron intervenir y ayudar... pero finalmente fueron interceptados por una tercera parte que irrumpió en Elérea, apareciendo de repente: un grupo de soldados vestidos con armaduras blancas que cabalgaban chocobos plateados, como Orion. El líder, presentándose como Remiel, les dijo que Orion siempre fue uno de "los suyos", que perdió parte de la memoria al ser enviado en su misión, pero que aun así la cumplió. Y es que su misión era encontrar al Profeta... que era, precisamente, Kein. Sin saber bien qué era un Profeta, Kein solo pudo ver impotente cómo Orion, al recordar su pasado, terminó cediendo y acompañando a Remiel. Y la presión le pudo, haciendo que perdiese el conocimiento, justo cuando creyó oír la voz de alguien que se acercaba a socorrerle.


    Capítulo 5-2: Presas de caza (Void - Jazz)

    Después de los eventos en el campamento Eleano del Desierto de Sahgwa, Void, Jazz, Claire y Arthur (el famoso dragón) pudieron alejarse del conflicto. La Resistencia parecía haber atacado en Sahgwa, y Jazz sabía bien que era más que probable que Kalef estuviese al mando del ataque; que estuviese allí quería decir que había conquistado toda Fayar ya, probablemente. En cualquier caso, Void y Jazz aprendieron sobre Arthur: cómo era un Comandante eleano que fue abandonado por sus propios compañeros en Fayar, donde vagó sin rumbo, hasta encontrarse de casualidad con Claire. Tras ser brutalmente herido para salvar a la joven Profeta, Arthur estuvo a punto de morir, y fue entonces cuando Claire no tuvo más remedio que transmutarlo, esto es, extraer todo su "poder interior" para transformarlo en la bestia que tenía dentro. En su caso, un dragón. Claire, ahora, tenía la facultad de hacer y deshacer a voluntad, si bien consumiendo gran parte de su energía, esa transformación, tal era el poder de la Profeta de Baobab; pero el grupo no podía sino fijarse en cómo Arthur, en el fondo, parecía vacío de toda autonomía.

    En cualquier caso, con Efrey ahora tenían un medio de transporte con el que marcharse a Garladia; pero antes de hacerlo, decidieron pasar por la Sahgwa reconquistada. Estando los fayenses en control de la ciudad de nuevo, no deberían tener problemas... pero el grupo no tardó en darse cuenta de su error, pues en cuanto vieron a Myura con rasgos de morfomante claros en su cuerpo, los guardias la asaltaron, apuñalaron y dejaron casi muerta, alegando que "el Rey Kalef dio la orden". Desesperados, Void permitió que Claire usase sus poderes para transmutarla, pues era la única forma de salvar a la chica; y tras hacerlo, un gran bégimo surgió de ella, comenzando a destrozar la ciudad. Claire quedó desvanecida tras aquello, así que el grupo no tuvo más remedio que retirarse junto a Lina, alias Nonna, para que esta les ayudase. Nonna les contó lo sucedido en su ausencia: Kalef y sus hombres llegaron, tomaron la ciudad de manos de los eleanos por la fuerza, y se autoproclamó frente a todos Rey de Fayar, alegando haber liberado las tres principales ciudades del país. Tras eso, explicó cómo los morfomantes le parecían potenciales amenazas, y pidió que estos se entregasen voluntariamente para ser estudiados; quienes no se entregasen serían perseguidos. Y eso le sucedió a Myura. Una vez Claire se recuperó, pues, el grupo trazó un plan para deshacer la transmutación de la chica... aprovechando el hecho de que el grupo de Bismarck, aquel en el que estaba metido Galio, parecía haber llegado y abierto fuego contra la Resistencia, utilizando a su favor el caos del bégimo.

    En medio de la conmoción creada por Myura y la batalla Resistencia-Bismarck, Jazz encontró a una vieja conocida: Roxy, acompañada del moguri Tilkin. Cruzarse con ellos hizo que Claire desviase ligeramente los planes, pues decía que los moguris tenían poderes parecidos a los suyos, al ser ella la Profeta de su continente, y si le daba algo de energía podría lograr deshacer la transmutación de Myura él mismo. Así lo hicieron, y el grupo, con ayuda de Tilkin, logró deshacer la transformación a tiempo, tras lo cual Claire se llevó a Tilkin y Myura a un lugar seguro mientras que Efrey peleaba con Shawka, la morfomante aliada de Bismarck. Pero Void y Jazz quedaron atrás, y Roxy parecía haber hecho estallar del todo el enfrentamiento entre los dos hermanos, Kalef, líder de la Resistencia, y Raif, líder de Bismarck. Finalmente, Raif acabó usando la ayuda de Shawka para transformarse en una aberrante criatura, y la energía tan intensa que esto provocó, sumada a la tensión y el estrés, hicieron estallar a Jazz... y este, finalmente, liberó lo que guardaba dentro y continuamente reprimía: era un Morfomante, uno capaz de transformarse en un majestuoso grifo. Con su ayuda, Raif acabó siendo derrotado, y, con él, el conflicto de Sahgwa llegó a su fin... pero, por supuesto, Kalef no iba a permitir que todo terminase bien, y rápidamente apresó a un desgastado Jazz, por ser un morfomante, y a Void, por ser un mago excesivamente peligroso.


    Capítulo 5-3: El inicio de la guerra (Rigel-Erin)

    Después de los eventos de Hitoki, Rigel, Biggs, Cid, Erin, Darek y Loke se reunieron en Kogyo, donde empezaron a conversar acerca de los conflictos venideros con Shinryu. Los altos cargos de Elérea fueron quienes conversaron acerca de la amenaza que suponía Shinryu: sin un líder que los dirigiese, la sed de venganza les haría atacar, aunque fuese en una misión suicida, pues el poder militar de Elérea era mucho mayor. Y pese a que no querían derramar sangre innecesariamente, no iban a tener más remedio que hacerlo si les atacaban primero. Pero eso, además, no era lo único preocupante: Loke informó al fin a Rigel sobre los Profetas, y contó toda la verdad: que según el Emperador, estos estaban vinculados a los árboles sagrados, y su muerte implicaba la de estos; y la muerte de los árboles implicaba el fin de la lluvia carmesí y del ciclo de muertes sin sentido. Para parar la lluvia, los profetas debían morir. El Imperio conocía a dos: Shen, el Alto Monje de Shinryu, y Flora, la Suma Sacerdotissa de Áurea. Además, contaba con una tercera Profeta presuntamente presa en Fayar. Pero todo se complicó cuando Loke averigüó quién era la otra Profeta: Aura Goldenflare, ingeniera magitek supuestamente aliada con el Imperio y creadora de toda la tecnología magitek de la que disponían, quien atacó a Loke y a otras personas y se reveló como tal, iniciando un enfrentamiento con Shen que seguramente continuó en el Monte.

    Loke explicó que Aura parecía estar tras una chica áurea, Fauna, que andaba junto a monjes del Templo de Shinryu y que se marcharon en seguida al mismo para socorrer a su maestro. Sin conocer bien las intenciones de Aura, pero sabiendo que era una amenaza y una Profeta y que debían encontrarla, el Imperio necesitaba contactar con Fauna. Ella era la hermana de Flora, por lo que contar con su colaboración servía triple propósito para el Imperio: era cercana a una Profeta, iba con monjes cercanos a otro, y era buscada por una tercera Profeta y potencial enemiga. Así pues, se repartieron las tareas: Rigel buscaría a Fauna y los demás monjes y Erin y Darek prepararían la defensa contra la ofensiva de Shinryu mientras tanto. El Comandante, Biggs y Cid emprendieron el viaje rápidamente, y en el Monte conocieron a Brigid, Fauna, Aster y Hendrick. Sin contarle el objetivo final de matar a los Profetas, Rigel entabló una alianza con Fauna y los demás, pues tenían un enemigo común: Aura. Así, regresaron con Loke y los demás, deseosos de comprobar que todo salió bien. Cuando se reunieron de nuevo a Kogyo y mientras Erin y Darek peleaban se llevaron una gran sorpresa: Wedge había vuelto con ellos. Y el chico solo necesitó conocer el hecho de que Aura estaba en su contra para atar cabos y llegar a una terrible conclusión: la pérdida de control de Biggs, la extraña conducta de Wezen... todo sucedía siempre en torno a energía magitek, creada esta por la propia Aura. Alguien con poderes de Profeta no tendría necesidad de usar esa energía ni de crearla, mucho menos distribuirla, más aún teniendo en cuenta que seguramente pudo crear la energía magitek porque la extrajo de su propia magia. Pero los Profetas tenían poderes especiales... y si el de Aura era controlar todo aquello que estuviese cerca de su magia, entonces podría utilizar la tecnología magitek para crear control masivo de todos los soldados de Elérea. Conociendo la terrible trampa que podrían tenderles, el grupo corrió al campo de batalla. Había que avisar a todos.

    Erin, mientras tanto, peleaba en grupos contra los soldados de Shinryu, repeliendo los ataques, conforme Darek hacía lo mismo en distintos frentes. Y aunque Rigel, Fauna, Brigid, Aster y los demás intentaron avisarles, fue tarde. Aura se mostró, revelando que Wedge tenía razón, y activó su control mental. Todos los soldados con armamento magitek enloquecieron en ese instante, empezando a atacar a compañeros y shinryaneses por igual, convirtiendo lo que era una operación defensiva en un baño de sangre. Y la trama de Aura no acabó ahí, claro: mostró que ella tenía a Calum, provocando a Brigid y a Aster... pero comenzó a explicar la verdad sobre el Shinryu y su "heredero": el Shinryu, el Templo y toda la filosofía que impartió Shen, o mejor dicho Zénit, nunca tuvo nada que ver con ningún dragón sagrado protector de las tierras: en realidad, Zénit se limitó a legar a sus descendientes la energía que servía para activar el Ojo de Shinryu, la llave a las puertas del Cielo que él, como uno de los tres héroes, se llevó consigo. Y toda la tradición que creó al respecto, el peregrinaje del Shinryu, todo, era una forma de lograr que Calum donase su alma al Ojo para recomponerlo de nuevo. Y Aura le indicó a Aster lo que hacía tiempo llevaba atormentándole: que él era el Omega, el enemigo natural del Shinryu según las tradiciones. El Maestro se lo advirtió, sí, que se interpondría en el camino del Shinryu, y él se resistió a creerlo: pero ahora que sabía la verdad, entendía que esa oposición a su hermano no era hacia él: era hacia la idea del Shinryu en sí misma, del falso Shinryu. Era hacia la idea de perder a Calum por un orbe. Sintiéndose engañado y traicionado, Aster terminó cediendo al control de Aura, dejándose manipular y volviéndose contra el grupo, solo para, después, marchar con ella cuando el conflicto hubo cedido. Con todos los soldados ahora partiendo a Elérea, el grupo debía actuar rápido: por eso, Loke y Cid se quedarían para intentar regularizar la situación en Shinryu, Biggs y Wedge irían a Elérea a tratar de poner en sobreaviso al Emperador y Erin, Rigel, Brigid, Fauna y Hendrick... tendrían que volver a Áurea, fuese como fuese, a buscar la ayuda de Flora, pues solo una Profeta podía ayudarles contra la amenaza que era Aura. Y, aunque Brigid, Hendrick y Fauna no lo sabían... el Imperio también necesitaba deshacerse de la hermana de la última.

    Capítulo 5-4: Los poderes de los Profetas (Fauna - Brigid)

    Después de la batalla contra la extraña criatura que surgió de la nada, de nombre "Gilgamesh", Fauna pareció asimilarla dentro de sí misma y cayó redonda, por lo que Brigid, Aster y Hendrick no pudieron comprender inmediatamente qué había sucedido. Pero Fauna sí lo sabía: aquel árbol era un "sempiterno", según le dijo Shen, o Zénit, en los recuerdos que pudo observar. Aunque no comprendía bien aún qué eran esos árboles, Fauna sí dedujo que surgían de personas falleciendo, y albergaban recuerdos de estas que ella podía ver al tocarlos. No funcionaba con todos los árboles, así que quizá esos sempiternos tenían algo especial. En cualquier caso, al tocar el de Zénit pudo absorber parte del poder del Profeta, aquello que Aura no pudo asimilar para sí misma: su habilidad especial. Cada Profeta tenía una habilidad única, una forma de manipular la energía distinta al resto. La de Zénit, la "Extracción", le permitía extraer energía de los Sempiternos y manifestarla en forma de esos seres, como Gilgamesh: Eidolones. En esencia, pues, Fauna había extraído a ese Gilgamesh del alma de Zénit. Era su alma, dada forma.

    Poco después, irrumpieron en el lugar unos soldados eleanos, de nombres Rigel y Biggs, acompañados del supuesto hijo de Elcid Albus, de nombre "Cid". Aunque Aster se mostró en todo momento a la defensiva con ellos, pues supo que el Imperio estuvo implicado no solo en el ataque al Monte, sino también en la pérdida de su hermano, cuya alma había abandonado su cuerpo, acabaron escuchando a los soldados, y entendieron que ambos buscaban un mismo fin: pararle los pies a Aura, que era otra de las supuestas cinco Profetas, y una muy peligrosa, pues parecía actuar por su cuenta y no tener ningún tipo de pudor. Por eso, Hendrick, Fauna, Brigid y Aster decidieron ir con el Imperio y trazar un plan para atajar el conflicto de Aura. Pero el conflicto no haría más que empezar, puesto que al llegar a Kogyo, la aparición de otro oficial, de nombre Wedge, bastó para que este concluyese lo peor: Aura planeaba usar su poder especial de Profeta para controlar a su albedrío a todo aquel que usase tecnología magitek, pues su poder consistía en poder manipular a su antojo aquello que tuviese una parte de su propia magia, y la energía magitek que ella como "ingeniera" producía para el Imperio no era sino parte de su propia magia concentrada en pequeños nódulos.

    Así, el nuevo grupo corrió para tratar de advertir a los soldados que peleaban contra las fuerzas de Shinryu del peligro que todos corrían... pero fue tarde. Aura se mostró, revelando que Wedge tenía razón, y activó su control mental. Todos los soldados con armamento magitek enloquecieron en ese instante, empezando a atacar a compañeros y shinryaneses por igual, convirtiendo lo que era una operación defensiva en un baño de sangre. Y la trama de Aura no acabó ahí, claro: mostró que ella tenía a Calum, provocando a Brigid y a Aster... pero comenzó a explicar la verdad sobre el Shinryu y su "heredero": el Shinryu, el Templo y toda la filosofía que impartió Shen, o mejor dicho Zénit, nunca tuvo nada que ver con ningún dragón sagrado protector de las tierras: en realidad, Zénit se limitó a legar a sus descendientes la energía que servía para activar el Ojo de Shinryu, la llave a las puertas del Cielo que él, como uno de los tres héroes, se llevó consigo. Y toda la tradición que creó al respecto, el peregrinaje del Shinryu, todo, era una forma de lograr que Calum donase su alma al Ojo para recomponerlo de nuevo. Y Aura le indicó a Aster lo que hacía tiempo llevaba atormentándole: que él era el Omega, el enemigo natural del Shinryu según las tradiciones. El Maestro se lo advirtió, sí, que se interpondría en el camino del Shinryu, y él se resistió a creerlo: pero ahora que sabía la verdad, entendía que esa oposición a su hermano no era hacia él: era hacia la idea del Shinryu en sí misma, del falso Shinryu. Era hacia la idea de perder a Calum por un orbe. Sintiéndose engañado y traicionado, Aster terminó cediendo al control de Aura, dejándose manipular y volviéndose contra el grupo, solo para, después, marchar con ella cuando el conflicto hubo cedido. Con todos los soldados ahora partiendo a Elérea, el grupo debía actuar rápido: por eso, Loke y Cid se quedarían para intentar regularizar la situación en Shinryu, Biggs y Wedge irían a Elérea a tratar de poner en sobreaviso al Emperador y Erin, Rigel, Brigid, Fauna y Hendrick... tendrían que volver a Áurea, fuese como fuese, a buscar la ayuda de Flora, pues solo una Profeta podía ayudarles contra la amenaza que era Aura. Y, aunque Brigid, Hendrick y Fauna no lo sabían... el Imperio también necesitaba deshacerse de la hermana de la última.


    Capítulo 5-5: Dos mitades de un todo
    (Roxy)

    Roxy acababa de descubrir que el orbe que el Imperio tenía, el Ojo de Shinryu que técnicamente estaba en poder del Emperador, era falso: el real estaba ahora en posesión de Raif y de Kalef, pues cada uno tenía una mitad del mismo colgada al cuello. Esa fue la forma de su padre, Abdhel III, de ocultar el orbe: dejar un señuelo y separar este en dos mitades entre dos hermanos que se odiarían a muerte. Y eso, claro, suponía un problema importante para Roxy: porque ahora necesitaba a los dos hermanos para completar su misión, y, de momento, no tenía más remedio que mantener la fachada de colaboración con Raif. Por eso, cuando llegaron a Sahgwa, tuvo que seguir el plan: Raif usaría a Mark como "cebo" para Kalef, para provocarle y hacerle bajar la guardia. Mientras, un recién liberado Tilkin y ella tendrían que ir a la ciudad y buscarle, para así poder asesinarlo por la espalda, aprovechando que Kalef confiaría en ella. Era una estrategia miserable, pero quizá podría darle a Roxy lo único que le importaba: el Orbe completo. Raif prometió darle su mitad después de todo...

    Cuando llegaron a la ciudad, sin embargo, todo cambió. Porque un gigantesco Bégimo apareció de la nada, creando un inmenso caos en las calles. Esto fomentó que el ataque de Raif pudiese ser más directo, y la Resistencia comenzó una contienda contra Bismarck en un abrir y cerrar de ojos. Shawka entretuvo a un dragón gigantesco que parecía custodiar la zona mientras que el resto no dudó en adentrarse de lleno en las calles, aprovechando la confusión. La misión de Tilkin y Roxy, sin embargo, era la misma: acudir prestos a buscar a Kalef. Pero en mitad del trayecto, se toparon con Jazz, acompañado este de un par de niños. Aunque la chiquilla, de nombre Claire, casi no miró directamente a Roxy en todo el tiempo, pareció interesarse por Tilkin, asegurándose de que podría ayudarles a parar al Bégimo. Y Roxy consideró esta como la oportunidad perfecta para, por sí misma, adentrarse en la base militar en la que Kalef se escondía.

    Allí, Kalef y Raif terminaron confrontados, y gracias a que se desactivó el collar que Roxy llevaba al cuello, ahora era libre para elegir. Aunque ninguna de las dos partes le parecía especialmente convincente, escogió a quien más posibilidades le parecía que tenía de ganar: Kalef. Por eso, Raif montó en cólera, y la batalla final entre los dos hermanos comenzó, con Raif recurriendo en última instancia a una extraña sustancia que, con la ayuda de Shawka, lo convirtió en una horrenda criatura. Gracias a la ayuda de Jazz, que resultó ser un morfomante capaz de transformarse en un grifo, Raif fue finalmente derrotado, y con eso, Roxy ganó una mitad del colgante. Kalef, ahora victorioso de forma definitiva, le entregaría la otra mitad, sí... no sin antes apresar a Jazz y a Void, pues seguían siendo "potenciales amenazas" a sus ojos. Pero al menos, la misión de Roxy... salió bien, ¿verdad?​
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  7.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,286
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    PARTE II
    CAPÍTULO 6

    Capítulo 6-1: El poder dormido
    (Kein)

    Tras lograr salvarse por poco de la invasión de Elérea, Kein despertó, aturdido, en un barco mientras este navegaba en alta mar. No tardó en darse cuenta de que lo llevaban soldados de Elérea, aparentemente, con el propio Emperador dentro de dicho barco. Este y varios de sus hombres habían tenido que huir, dejando Elérea a su suerte, para escapar del terrible ataque de los "Caballeros Blancos". Pero Kein no podía borrarse de la cabeza lo que le dijo el tal Remiel: que él era un "Profeta". El chico, sin saber bien qué significaba ese término, intentó conversar con June, quien era la chica que le salvó en Elérea. Pero ella quedó muda cuando le escuchó mencionar que Kein podía ser un Profeta, y lo encerró en el camarote. Presa del pánico, Kein previó que corría peligro, así que decidió escapar, sabiéndose objetivo de Elérea por ser un Profeta, fuese lo que fuese aquello. Por eso, terminó saliendo del barco y, por suerte, pudo llegar a tierras extrañas... en el continente de Garladia.

    Huyendo de los eleanos, Kein terminó rodeado por monstruos en el inhóspito continente del sagrado Edén, y fue salvado en el último momento por un cazador grandullón y amable que se hacía llamar "Tiger". Le contó que era un Coyote del Desierto, un cazador de Garladia, y le invitó a descansar, a salvo de los eleanos, en el campamento cercano. Fue ahí cuando el chico pudo pararse a pensar en su próximo objetivo: después de todo, antes de que sucediese todo lo que pasó en Elérea, él y Orion tenían un plan: llegar de alguna manera a Edén y lograr ascender al Cielo desde allí, o al menos obtener alguna pista sobre su origen y su razón de ser. Cuando Kein le contó a Tiger que anhelaba llegar al árbol sagrado, este decidió ayudarle, empatizando con el chico porque este le recordaba enormemente a su hermano. Así, le reveló la entrada secreta a la ciudad subterránea de Ragnarok, donde habitaban los demonios, quienes se creían ya extintos. Pero nada más llegar, y antes de que Kein pudiese pasar el filtro que solo demonios o humanos podían cruzar, un enorme bégimo empezó a crear caos en la ciudad, y, en medio de ese caos, Tiger y Kein se colaron en la ciudad.

    Tras los eventos en Ragnarok, Shawka, líder de los rebeldes de la ciudad, tomó el control de la misma, y en su guarida se reunieron Kein, Void, Jazz y Roxy. Aparentemente, Tiger era colaborador con aquellos rebeldes, pese a que sus métodos pareciesen muy, muy distintos a los de la morfomante. En cualquier caso, Kein pudo descubrir en ese momento que el grupo de aquel niño y los dos adultos que lo acompañaban conocían a otra Profeta, aparentemente instigadora de aquellos eventos de alguna manera u otra. Al final, y pensando que era su única forma de obtener información sobre quién era él y cómo podía llegar al cielo, Kein y Tiger acordaron acompañarles en su búsqueda de la Profeta, Claire, con quien parecían tener algunas cuentas pendientes. Fue en la Floresta, a los pies del árbol sagrado de Edén, cuando Kein descubrió un par de datos reveladores: primero, que no solo era un Profeta, sino un ángel, y como tal, quizá llevaba viviendo miles de años, pero su cuerpo nunca envejecía; y segundo, que él, como Profeta, podría llegar a absorber a otros Profetas si estos morían y lograba absorber su esencia antes de que el árbol muriese con ellos, de ese modo vinculándose a dos árboles. El grupo, enfrentados a Claire, lograron acabar con ella, pero antes de permitirlo, la Profeta logró convertirse a sí misma en una especie de fénix, cuyas plumas amenazaban con transmutar a cada persona que rozasen. Suponiendo una amenaza y siendo su única fuente de información por el momento, Kein, con los demás, se subieron al lomo de la criatura para evitar su huida, perdiéndose en el horizonte del cielo junto a ella.

    Capítulo 6-2: Monstruos encerrados (Void, Jazz, Roxy)

    Después de que el conflicto en Fayar terminase con la victoria de Kalef, este encerró a Void y a Jazz, pero cumplió su promesa y le entregó su mitad del Ojo de Shinryu a Roxy, por lo que la chica al fin completó su ansiada tarea. Sin embargo, en mitad de su discurso de victoria, Mark traicionó a Kalef, apuñalándolo por considerarlo peligroso. Este hecho no solo conllevó la liberación de Fayar de todo tipo de monarquía, sino también la liberación de Jazz, Aidan y Void, a quienes Mark dejó libres sin dudarlo. Aidan, antes de irse, se aseguró de pedirle a Jazz algo importante en secreto: "mata a la Profeta". Y hablando de dicha Profeta, Claire, Arthur y Myura regresaron justo entonces para recoger al grupo, dándose cuenta Void de que la morfomante había recuperado su forma original, pero con notorios cambios: el proceso de transmutación la hizo más adulta, como si hubiese crecido a gran velocidad. Con todo, todos estaban a salvo, y Myura se ofreció a ayudar a Jazz en su control de la morfomancia que acababa de dejar fluir después de mucho tiempo. En definitiva, el grupo terminó sobrevolando Fayar en lomos de Efrey, y mientras Roxy se desvanecía en uno de sus extraños sueños, Claire aprovechó para contarle al grupo datos relevantes sobre la historia de los Profetas: cómo los demonios fueron antaño capaces de crear criaturas en base a las "almas" de sus compañeros, llamadas Espers, y el Shinryu fue la más fuerte de todas, usada para contraatacar al Omega, una máquina de destrucción que enviaron los ángeles contra Ilumbra. Como eso convirtió el nombre de Shinryu en un símbolo de rebeldía, de cómo los demonios, unidos, podían vencer a los ángeles; y como por eso, los "tres traidores", a quienes ellos conocían como "tres héroes", llamaron a las llaves para acceder a los árboles sagrados "Ojos de Shinryu". Así supieron que dichos Ojos fueron originalmente "brújulas" para poder controlar desde la tierra el flujo de esencia y antiesencia de los sagrados, pero Eldrick, Zénit y Abdhel los usaron para desbloquear el acceso a los árboles sagrados, uniéndose con la corriente de energía de estos y convirtiéndose en uno con los árboles, creando así a los primeros Profetas, los de Yggdrassil, Edén y Tahkian. Por eso, los ángeles tuvieron que intervenir, temiendo que los traidores se hiciesen con los cinco árboles, y enviaron a dos de sus ángeles a hacer lo mismo, "robando" la posibilidad de unirse con los dos árboles restantes. Una de ellas, enviada a Baobab, fue Claire... y por eso, ella, un ángel, se convirtió en Profeta.

    Una vez llegaron a Garladia, el grupo fue directo hacia Edén, donde Claire reveló una especie de pulsador secreto en la corteza del árbol que abrió un elevador hacia el subsuelo. Allí se despidió del resto, quedándose con Arthur, dejándoles descender poco a poco... y llegaron a apreciar una enorme ciudad con una tecnología muy superior a la que ellos conocían: Ragnarok, la ciudad de los demonios. El lugar de la que los tres, algunos sin saberlo, provenían. Nada más llegar fueron escaneados con unos aparatos llamados esenciadores, que medían el porcentaje de "demonio" que tenían en su sangre. Así descubrieron que los humanos, en realidad, no son sino descendientes de un demonio y un ángel, y Jazz, aparentemente, era un mestizo 50-50: descendiente directo de un demonio y un ángel. Aprendieron también que los ángeles eran seres cuasinmortales, que no envejecen ni fallecen por edad, y solo mueren si son asesinados, pero no pueden reproducirse; mientras que los demonios se pueden reproducir normalmente, pero son mortales y fallecen al cabo de unos 80 años aproximadamente. Eso fue lo que creó tensiones entre bandos, pues los ángeles eran altamente limitados en número, finitos; y todo el conflicto entre ellos estalló cuando empezaron a surgir humanos, al resultar que algunos ángeles masculinos podían procrear con demonios femeninas, dando a luz a híbridos de ambos. El esenciador reaccionó, sin embargo, con Roxy, y pronto los guardias la identificaron como la enviada de la Soberana, llevándolos al Castillo. Allí, la Soberana, de nombre Umbra, les confirmó que el Emperador Zael estaba allí, pues tenía una alianza con ella... y que conocía bien tanto a Roxy como a Void. Y los tres, cada uno por su cuenta, descubrieron verdades incómodas.
    Jazz se reunió con Zael, revelando que él era en realidad Adrien, el primogénito al que el Emperador exilió. Creyendo que su padre le traicionó, pretendía matarlo y en eso basó casi todo su viaje, en llegar a lograrlo; pero cuando Zael le reveló la verdad, sus ideas se vieron agitadas: Zael era un ángel, Alyssa, su madre, una demonio, y tanto él como su hermano Gael, a quien creía muerto también, eran mestizos. Por ello, los ángeles, jefes de Zael, no vieron bien que su hijo mayor mostrase signos de morfomancia, y fue por ello que Zael decidió exiliarlo, para protegerlo de los ángeles, que a buen seguro los matarían si lo descubrían. Algo parecido sucedió con Gael... que resultó estar vivo, pero perdido en alguna parte de Ilumbra. Pero Alyssa sí murió, si bien a manos de los ángeles, y no suicidándose como todos creían.
    Roxy, mientras tanto, descubrió que la Soberana era un ser de pura antiesencia, y que, por tanto, con uno de los dos Ojos de Shinryu le bastaría para poder entrar al Cielo a través de Edén, pues ella misma podía representar al otro ojo, el opuesto. Su objetivo pasaba por ser erradicar a los ángeles y obtener un poder infinito, y usó para ello a Roxy como su enviada... con lo que se llamó "proyecto R0-XY, de donde procedía su nombre. En realidad, Roxy era una mera copia, un clon, de Ilua, hermana de la Soberana Umbra. Y fue también un experimento, pues estaba creada de manera que ella no funcionaba como un ángel ni como un demonio a la hora de procesar esencia, sino que, como ser artificial, se apropiaba de la conexión con el flujo que tuviesen quienes estaban a su alrededor. Creyendo que así no tendría sentimientos ni voluntad, el científico que la creó, su "padre", el doctor Flamair, no cayó en la cuenta de que ese poder hizo que Roxy tuviese conexiones con otras personas en sus viajes, y eso hizo que moldease una identidad propia, pese a originalmente no tenerla. Así, se negó a entregar el orbe, enfrentándose a su propio creador.
    Por último, Void y Myura descendieron a unos laboratorios donde descubrieron a multitud de mujeres, que eran embarazadas y obligadas a dar a luz en masa, debiendo cuidar a los niños. Estos niños eran usados como tributos, de hecho, para mantener el trato de paz que había entre ángeles y demonios... pero la Soberana aprovechó para experimentar con los mismos, buscando crear al "Archidemonio", un niño nacido del puro vacío y que pudiese absorber el mismo sin daños. Porque, al parecer, el vacío era el resultado del "error" que resultaron ser los humanos, quienes procesaban esencia, pero expulsaban una energía tóxica para ambos bandos: debilitaba y marchitaba a ángeles, y potenciaba enormemente a demonios, hasta deformarlos en criaturas monstruosas. Así surgen los morfomantes, como resultado de la exposición al vacío. Y Void... no era sino el primer y único sujeto experimental que resultó funcionar. El Archidemonio, el niño que nació del Vacío y que debía ser capaz de obtener los beneficios de este sin padecer las consecuencias negativas. El arma definitiva de la Soberana. Pese a que se negó a seguir con sus planes, la Soberana trató de forzarlo... pero entonces Myura, contra todo pronóstico, usó su poder morfomante para transformarse en bégimo y destrozar por completo el castillo, salvando a Void y creando un caos terrible en la ciudad.​

    En medio de la destrucción de Ragnarok, Claire apareció para revelar que todo lo que hizo Myura fue un plan urdido por ella para acabar con la Soberana, y se llevó a la chica tras devolverla a su forma humana. En mitad de la conmoción, sin embargo, Zael ayudó a la Soberana a huir, y ambos, de nuevo, huyeron juntos de la zona. Eso permitió a Shawka, líder de los rebeldes de la ciudad, tomar el control de la misma... y de paso, a Ilua, la hermana inconsciente de la Soberana. Llevó a Roxy y los demás a su guarida, donde coincidiern con Kein y Tiger, el segundo de estos siendo un aliado de los rebeldes. En ese momento, discutieron sus movimientos, y Void, realmente llamado Evan, lo tenía claro: tenía que ir a por Myura, y salvarla, y para eso había que perseguir a Claire. Su ubicación era clara: a los pies de Edén, en la Floresta Caduca, buscando ascender al cielo y regresar con los suyos. Por eso, acompañado por Roxy, Jazz y las nuevas incorporaciones de Kein y Tiger, Evan se dirigió allí sin dudarlo. Allí, Claire reveló que planeaba lograr atraerlos para arrebatarle a Roxy el Ojo de Shinryu, la única forma que tendría de poder subir al Cielo. Sin intenciones de negociar, el grupo, enfrentados a Claire, logró acabar con ella, pero antes de permitirlo, la Profeta logró convertirse a sí misma en una especie de fénix, cuyas plumas amenazaban con transmutar a cada persona que rozasen. Suponiendo una amenaza y por petición de Myura, todos intentaron detenerla, logrando Jazz obtener una nueva forma morfomante en el proceso, de lobo alado; y en ese intento de detener al Fénix, los seis acabaron sobre su lomo, volando junto a la criatura carente de raciocinio.

    Capítulo 6-3: Secretos de Profetas (Fauna, Rigel, Erin, Brigid)

    Unidos en una alianza para tratar de obtener la ayuda de la Profeta de Áurea y hermana de Fauna, Flora, el grupo compuesto por Brigid, Rigel, Erin, Fauna y Hendrick se dirigió a los Riscos Kassor como única forma de alcanzar el continente vecino, y con ayuda de Gilgamesh, pudieron deshacer el bloqueo de la cueva. Así, atravesaron el paso subterráneo y alcanzaron al fin las tierras natales de Fauna. El objetivo era claro: llegar a Theia, la capital, cuanto antes, pues Aura podía estar pisándole los talones al grupo. Así, en mitad del Vergel Áureo, el núcleo de la región, Fauna se separó por accidente del resto y terminó encontrando a Flora, quien sabía que llegarían y acudió al encuentro. Tras el emotivo reencuentro, sin embargo, Fauna no pudo sino percatarse de que Flora actuaba de forma críptica, como también lo llevaba haciendo por mucho tiempo Hendrick, revelando que sabían algo más y que no podían contárselo. Flora, así, le dijo al grupo y a su hermana que primero debían reunirse con Alma, Gobernadora de Áurea, y allí sabrían la verdad. Y es que, en realidad, Áurea ocultaba un secreto: Flora no era la Profeta, Alma lo era. Y Flora no era sino un chivo expiatorio que se ofreció voluntaria para que, si algo como la amenaza que Aura vertía sobre el mundo se diese, engañar al atacante. De hecho, al encuentro con Alma, el grupo descubrió que esta tenía alas que era incapaz de ocultar, y por eso no podía mostrarse al mundo. Porque era un ángel, algo que Flora y Hendrick sabían, pero no podían contar a nadie, tal era su juramento.

    Alma reveló al grupo todo lo que sabía sobre los ángeles y los demonios, su relación con la esencia y la antiesencia, los Profetas y su naturaleza, y la verdad detrás de la existencia de los humanos. Y, además, por ella supieron que Aura no era sino una "Profeta artificial"; una ángel que fue conectada forzosamente a un sexto árbol sagrado creado solo a efectos de que alguien lograse poderes Profetas; y es que la única forma de arrebatar a un Profeta su control sobre el árbol sin cortar el flujo de este es si otro Profeta lo asesinaba o estaba cerca en el momento de su muerte, pues así asimilaría su papel, en esencia adquiriendo el poder de dos Profetas. Aura había logrado tal cosa con Zénit, y probablemente intentaría lo mismo con Alma. De hecho, su plan parecía pasar por una destrucción completa: cuando usó a Fauna para detectar a aquellos árboles en los que esta podía visualizar aparentes recuerdos, lo hizo porque dichos árboles eran "sempiternos"... el cascarón vacío que quedaba cuando un ángel moría. Al ser los ángeles limitados y no poder reproducirse, si todos muriesen el ciclo de esencia y antiesencia se cortaría, y por eso, los ángeles dejaban tras de sí a una suerte de árboles, los sempiternos, que continuaban ejerciendo su función incluso después de fallecer, sin interrumpir el ciclo. Aura quería destruirlos, y eso no presagiaba nada bueno... pero al no lograr tener a Fauna de su lado y ser incapaz de proseguir con ese plan, optó por hacerse infinitamente poderosa absorbiendo a los demás Profetas. Por eso, el grupo tenía que prepararse para la inminente batalla... y para eso, Alma se ofreció a usar su poder especial, la "manifestación", para ahondar en sus psiques y así ayudarles a desbloquear sus recuerdos más profundos y sus poderes dormidos.
    Empezando con Fauna, Alma le mostró cómo su madre y su padre empezaron a tener discusiones y problemas a raíz del embarazo de esta, pues el padre de Fauna... no era el mismo que el padre de Flora. Su madre afirmó por activa y por pasiva que nunca engañó a su padre, pero era difícil creerlo. Y es que ella se convenció a sí misma de que el mismo Creador, el que creó Ilumbra, quiso usar a su madre como vehículo para traer una parte de sí mismo a la tierra; así, nació Fauna, descendiente de la propia Ilumbra, y su madre murió en el proceso, por no poder soportar el parto. Por eso Fauna tenía esa conexión con la naturaleza, y ese poder de detectar sempiternos: ella, como una descendiente directa de Ilumbra, era pura esencia, y por ende percibía y sentía una conexión especial hacia la antiesencia.
    Por su parte, Rigel exploró recuerdos dormidos de cuando era un bebé, observando cómo era llevado en un carro, alejándose de la ciudad de Elérea, en una noche oscura. Supo así la verdad sobre sus padres reales: él era Gael, el segundo hijo de Zael y Alyssa, emperadores de Elérea. Sus padres, un ángel y una demonio, dieron a luz a dos hijos mestizos, dos humanos puros, Adrien y él mismo. Pero tras conflictos con los ángeles, Zael decidió engañar a Alyssa y, para proteger a sus hijos, los exilió a ambos, fingiendo sus muertes. Ahora, Rigel, o Gael, sabía de dónde venía, y... sabía que tenía un hermano en alguna parte.
    Erin también descubrió cosas impactantes: como descendiente del Rey Carnicero, saber que Eldrick, Zénit y Abdhel fueron ángeles y que fueron traidores de estos no cuadraba con la historia de libertadores que estos promulgaban; y es que descubrió que el Rey Carnicero era otro ángel, uno que cultivó una amplia familia, y que la vio amenazada cuando los ángeles del Cielo descubrieron que estaba procreando humanos, esto es, "errores". Por eso, para proteger a su familia, fingió su muerte e inició una revolución contra sí mismo, tomando una identidad distinta y aliándose con otros dos ángeles rebeldes: y así, el Carnicero se convirtió en Eldrick. Eso salvó a los Elroy precisamente por la nefasta fama que el Carnicero dejó tras de sí, pues con eso logró que sus propios descendientes se apartasen de toda conexión con el Rey, y, por tanto, saliesen de la mira de los ángeles. Eldrick, tatarabuelo de Erin, lo hizo todo por protegerles... y el proceso no solo borró su existencia pasada, sino que se convirtió en un monstruo que nunca fue.
    Finalmente, Brigid pudo presenciar su nacimiento, descubriendo que era hija de dos ladrones que se disponían a robar una piedra oculta en la Cueva del Shinryu; la cueva que, de hecho, albergaba toda la esencia del ésper que antaño luchó contra Omega. Su madre, una de las ladronas, dio a luz allí mismo para su sorpresa, y la despreocupación de los padres hizo que la niña, Brigid, naciese muerta. No obstante, en el proceso la piedra se fragmentó, y eso liberó la energía del Shinryu, que buscó un recipiente nuevo... encontrando así el cuerpo de Brigid. Por eso Brigid empezó a crecer y crecer y convertirse en casi una gigante, y por eso tenía una fuerza descomunal; por eso fue acogida por Zénit, que notó eso en ella. Porque ella, por accidente, tenía al Shinryu, al esper, dentro de sí. Ella era el Shinryu encarnado.
    Habiendo descubierto sus propias verdades y desbloqueado sus poderes dormidos, el grupo se preparó para la inminente batalla. Antes, Alma le pidió a Fauna un favor, sin embargo: entrar en el bosque neblinoso y, junto a Iifa, absorber su manifestación para que ella la tuviese dentro de sí. Eso hicieron, y la niebla se disipó para que el grupo pudiese entrar, revelando que el bosque no tenía nada de "natural", y que la niebla ocultaba extraños cables que pendían por todas partes. De una u otra manera, Fauna adquirió el poder de Alma... y todos descansaron para el día que se avecinaba.

    Al día siguiente, las tropas eleanas controladas por Aura empezaron a llegar, prestas. Los áureos, con ayuda de Erin y los demás, pelearon contra ellos y defendieron la capital con uñas y dientes. Erin se unió a la avanzadilla, y se vio superada por quienes eran sus propios hombres, privados del uso de razón; pero en ese momento, acudieron al rescate, camuflados entre las tropas controladas, Aidan y Darek, quienes habían traído a multitud de eleanos que fingieron estar manipulados por el poder de Aura. Con un cambio brusco en números, áureos y eleanos pudieron pelear juntos, y usaron magicitas para liberar del control a los demás. Y es que todo aquello, al parecer, fue obra de Cid, quien surcaba en esos momentos los cielos con su nuevo y flamante barco volador. Mientras tanto, Brigid y los demás combatían con Aster y Calum, el segundo un cascarón vacío que solo se movía por el efecto del poder de Aura. Habiéndolos tumbado gracias a la aparición de Loke, la guerra parecía ganada, pero algo terrible pasó por la mente del grupo, y, ansiosos, fueron a revisar si Alma estaba bien. Pese a que todo parecía en orden, Hendrick se acercó a su Prometida, apuñalándola de repente y acabando con su vida en un instante, revelando que, durante la contienda, Aura en persona lo había manipulado con sus poderes, anticipándose gracias a eso a todo lo que Hendrick y Flora planearon para salvar a la Profeta. La Profeta artificial se mostró, matando a Loke (quien reveló ser hermana de Alyssa y, por tanto, tía de Rigel) e hiriendo de gravedad a Aidan y Darek, para luego absorber a Alma y manipular su cuerpo, de manera que el grupo no tuvo más remedio que luchar contra esta para poder liberarla. Cuando todo acabó, el palacio colapsó, sepultando a Hendrick y matándolo junto a su amada. El grupo logró recuperar a Calum, pero los soldados manipulados eran cada vez más numerosos, y solo gracias al sacrificio de Aster pudieron salvarse. Flora y el grupo no tuvieron más remedio que huir en el barco volador de Cid, dando por perdida la ciudad... y dándole la victoria, una vez más, a Aura.​
     
    Última edición: 2 Junio 2023
    • Ganador Ganador x 2
    • Impaktado Impaktado x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso