Resplandor entre Tinieblas

Tema en 'Crossover' iniciado por WingzemonX, 21 Junio 2017.

Cargando...
  1.  
    WingzemonX

    WingzemonX Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    22 Febrero 2011
    Mensajes:
    182
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resplandor entre Tinieblas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    7853
    Resplandor entre Tinieblas

    Por
    WingzemonX


    Capítulo 21.
    Respira… sólo respira

    El taxi de la recién llegada se abrió paso por el camino de tierra rodeado de árboles que llevaba a la pintoresca casa de estilo clásico, con una hermosa fachada; era ya tarde, pero el cielo despegado y las luces externas de la propiedad dejaban perfectamente a la vista dicha hermosura. Se encontraba a las afueras de Arcadia, a una hora aproximadamente del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en el cual había aterrizado. El vehículo amarillo se estacionó justo al frente de la casa, al pie de los escalones del pórtico, y de varios rosales perfectamente bien cuidados que sólo podían haber crecido de esa forma con el constante cuidado de una mano gentil y detallista.

    El ambiente que rodeaba todo ese espacio era realmente tranquilizador y agradable. Pocas veces en sus treintaidós años de vida había estado en un sitio que le hiciera sentir energías tan positivas, como si cualquier rastro de maldad simplemente fuera repelido o se mantenía en la calle, temeroso de penetrar más. Era realmente un sitio en el que a Jane Wheeler no le molestaría en lo absoluto pasar varios días… pero no todo era tan perfecto.

    Desde el asiento trasero de los pasajeros, alzó su mirada viendo por la ventanilla hacia el piso de superior de la casa. Entre toda esa energía brillante que la rodeaba, ahí se encontraba un pequeño punto gris; un inestable y ruidoso punto gris que le provocaba un pequeño dolor punzante en la parte trasera de su cabeza. Pero no se encontraba impresionada; después de todo, fue justo por eso que había ido ahí.

    Le pagó al conductor el viaje y pasó a bajarse con su maleta de mano y su bolso. El conductor bajó de la cajuela la maleta más grande en la que llevaba su ropa, y después se retiró tras un amistoso “buenas noches”. Él no se percató para nada de aquel molesto punto gris sobre sus cabezas, y era mejor así. Un instante después de que el taxi se perdió en el camino, casi como si intencionalmente hubiera estado esperando que se fuera, se comenzó a escuchar un ajetreo ahogado que sobresalía de la agradable calma que había reinado desde que llegó. Las ventanas del piso superior se agitaban, sobre todo las de una habitación en especial justo sobre la puerta principal. Las luces del interior también comenzaron a prenderse y apagarse solas, y entre todo ello logró percibir algunos pequeños gritos y lamentos.

    Una vieja casa embrujada en las afueras, pensarían muchos, pero la realidad estaba bastante lejos de ello… dependiendo de a quién le preguntaras. Con sus dedos se acomodó uno de los mechones rizados de su cabello corto castaño oscuro, y comenzó entonces a caminar hacia las escaleras cargando todo su equipaje. Antes de pisar el primer escalón, sin embargo, una de las grandes puertas de madera en la entrada se abrió de par en par, y la que supuso era la dueña de la casa apareció del otro lado: una mujer delgada cerca de los cuarenta, de rostro blanco y afilado, de cabellos rubios oscuros lacios, bien peinado y arreglado que le llegaba hasta los hombros, y ojos café oscuro sobre los que portaba unos anteojos redondos de armazón rojizo.

    Jane se paralizó un instante al sentir los ojos impresionados y confundidos de aquella mujer. Si no fuera por ese pequeño punto gris sobre ella, que ahora sentía más intenso, hubiera pensado por un momento que se había equivocado de casa. Nadie dijo nada, hasta que la mujer pareció al fin reaccionar. La confusión de su mirada se esfumó, y de pronto fue como si acabara de recordar algo importante que había olvidado, o como si acabara de despertar sin saber en dónde estaba y de repente dicha información se le viniera de golpe a la cabeza.

    —Lo siento —exclamó la mujer en la puerta, y alzó en ese momento sus anteojos para poder tallarse un poco los ojos. Estaba muy oscuro y estaba muy lejos para estar segura de ello, pero a Jane le pareció que posiblemente había estado llorando no hace mucho. Se rodeó a sí misma con la pashmina color pastel que traía sobre los hombros, a pesar de que era una noche algo cálida—. Es usted la señora Wheeler, ¿verdad?

    —Así es. —Respondió la mujer de rizos oscuros con media sonrisa. Se atrevió entonces a subir los escalones con todo y su maleta, y se paró en el pórtico frente a ella—. Jane Wheeler, para servirle, señora Honey.

    —Señorita Honey… —murmuró la mujer en voz baja, pero pareció arrepentirse casi de inmediato de haberlo hecho—. No importa, muchas gracias por venir…

    Le extendió su mano a modo de saludo, y al parecer la recién llegada estaba más que dispuesta en aceptarla. Sin embargo, antes de que pudiera tomarla, se escuchó un sonoro grito desde la planta de arriba mucho más intenso que los anteriores. Se sintió a la vez como la casa se estremecía y las luces parpadearon. La señora Honey retiró su mano y la llevó instintivamente a su pecho, intentando suprimir como pudo un gritillo de miedo que empujaba por salir. Jane igualmente bajó su mano hacia su costado al considerar totalmente fallido ese apretón de manos.

    —¿Puedo pasar? —Le preguntó con tono suave.

    —Sí, por favor —le respondió apresurada la dueña de la casa haciéndose a un lado. Jane entró mirando directo hacia las escaleras que llevaban a la planta superior, e inconscientemente ignorando todo los hermosos decorados del recibidor, o la pulcritud con la que todo se encontraba limpio y acomodado. Sólo la voz de la señorita Honey lograba distraer aunque fuera un poco su concentración de las escaleras—. Yo no sé si estoy haciendo lo correcto, pero no tengo a quien más acudir. Estoy tan preocupada por mi hija y…

    —Descuide —le interrumpió con tono serio, alzando su mano hacia ella para indicarle que no tenía que excusarse con ella—. Ella está arriba, ¿cierto? —Jennifer asintió rápidamente—. Vamos a verla.

    La señorita Honey la guio hacia arriba, yendo ella al frente. Por un pequeño segundo, dicho momento trajo a la memoria de Jane la película de “El Exorcista”, una de las primeras películas de terror que había visto con su ahora esposo y sus amigos; extrañamente una historia sobre una niña poseída por el demonio que hacía actos aterradores e incomprensibles para todos, no resultó peculiarmente aterradora para ella como para el resto de los presentes en aquella sala de estar. Ella quizás no lo diría abiertamente con palabras, pero era bastante probable que hubiera visto para ese entonces bastantes cosas mucho más aterradoras como para sentirse impresionada por un poco de maquillaje en el rostro de una actriz y un par de efecto especiales rudimentarios.

    Como fuera, igual se preguntó si algún espectador imaginario desde el pie de la escalera, la vería y relacionaría de inmediato al sacerdote subiendo hacia la recamara de la protagonista que iba a ayudar. Claro, el escenario era mucho menos lúgubre; de hecho la casa era realmente adorable y hermosa por donde la viera. Y no iba a ver a una niña poseída, aunque de seguro habría mucha gente que opinaría distinto.

    El casi asilamiento de la casa, al estar rodeada por ese extenso terreno que la separaba lo suficiente de sus vecinos más cercanos, había al parecer sido fructífero para que nadie notara el descontrol que se estaba viviendo en ese sitio. Lo que más había llamado la atención de la gente era el hecho de la niña no se hubiera presentado en clases desde hace ya una semana y media, y que casi al mismo tiempo su madre adoptiva hubiera pedido un permiso especial para ausentarse de la escuela en dónde fungía como profesora. “De seguro la pequeña debe estar enferma”, suponían de seguro muchos, y de momento era preferible que pensaran eso.

    —Sólo logra calmarse cuando duerme, si es que logra hacerlo —le comentaba la mujer de cabellos rubios oscuros mientras subían—. Desde ayer ya no me deja entrar a su cuarto, me cierra la puerta en cuanto intento abrir. No ha probado bocado… ya no sé qué…

    En cuanto llegaron al pasillo superior, la señorita Honey tuvo que hacer un gran esfuerzo para no soltarse a llorar en esos momentos. Siempre había sido una mujer fuerte. No había situación que rompiera su temple… hasta ese momento. Eso la había superado por completo. Matilda, su hija adoptiva y la luz de su mundo, siempre había sido tan independiente en todo aspecto posible de su vida; y la primera vez que realmente ocupaba de su ayuda, que realmente necesitaba que su madre le dijera qué hacer o cómo solucionar tan precaria situación, simplemente fue incapaz de hacer algo, y eso la llenaba de una abrumadora y paralizante frustración.

    —Está bien, tranquila —le murmuró la invitada a su casa en voz baja, pasando su mano por su espalda de manera reconfortante—. Todo estará bien ahora, se lo prometo.

    Jennifer respiró con fuerza por su nariz, y luego pasó sus dedos discretamente por el costado de sus ojos.

    —Gracias… ¿en verdad puede ayudarla? ¿Sabe realmente cómo lidiar con algo como esto?

    Jane sonrió, por fuera y por dentro. No le respondió, y siguió andando hacia la habitación de la niña, como si supiera exactamente a dónde ir. Se paró justo delante de la puerta y aguardó a que Jennifer la abriera. Se seguía escuchando ajetreo desde adentro.

    —Matilda, querida —murmuró la señorita Honey frente a la puerta—. Por favor, déjame entrar…

    —¡No! —Se escuchó con fuerza espetar desde adentro a una vocecilla aguda entre pequeños sollozos—. ¡No quiero lastimarte! ¡No quiero…!

    Jane avanzó hacia la puerta en ese momento, y gentilmente hizo a su anfitriona un lado.

    —Permítame… —Jane puso su mano en la perilla. La señorita Honey no vería directamente su acción, pero tras enfocarse unos momentos logró hacer sin problema que los seguros de la puerta se abrieran con la ayudada de su propia habilidad “especial”, para luego lograr además que la puerta se abriera pese a la oposición de la niña en su interior.

    Del otro lado de la puerta se encontraba la habitación de una niña de trece años, pero no como cualquier otra. Los colores de las paredes, las sabanas de la cama, la alfombra, todo estaba en colores sobrios. Más que juguetes o posters de bandas en las paredes, había dos libreros, además de una repisa sobre su cama para trofeos. Había un escritorio para computadora y tareas a un costado, y un pequeño ropero. Sin embargo, los libreros, las repisas, el escritorio y el ropero, no estaban como debían de estar. Varios de los libros, trofeos, hojas de papel y prendas de vestir se encontraban o tiradas en el suelo… o flotando en el aire, algunos simplemente suspendidos, otros más pasando velozmente, cruzando la habitación y chocando contra las paredes. La computadora estaba también el suelo, y la silla del escritorio también estaba ladeada. Todo era demasiado irreal…

    —Dios, Matilda… —exclamó Jennifer, ahogando otro llanto. Jane, por su parte, permaneció tranquila en el marco de la puerta, analizando todo el escenario.

    Le indicó con una mano a la dueña de la casa que se quedara en la puerta. Dejó su bolso en el suelo y se adentró lentamente en la habitación, esquivando todos los proyectiles que cruzaban el espacio del cuarto. Había muchas cosas por todos lados, pero ningún rastro de la dueña de todas ellas. Ésta se encontraba, como intuía, sentada a un lado de la cama. La pequeña de cabello castaño corto, estaba abrazada de sus piernas, con su rostro hundido entre ellas. Sollozaba despacio, apenas perceptible.

    Al sentir su cercanía, Matilda alzó rápidamente su rostro y la volteó a ver complementa llena de miedo. Sus ojos, y todo su rostro, se encontraban enrojecidos. Sus ojos se encontraban algo brillosos, pero al parecer había llorado tanto que sus lágrimas simplemente ya se habían secado. Jane sonrió levemente, y entonces se agachó de cuclillas frente a la cama, a un par de metros de ella.

    —Hola, Matilda —exclamó la extraña para la pequeña, con mucha suavidad—. Me llamo Jane, pero tú puedes decirme Eleven. Todos mis amigos lo hacen.

    La niña no le respondió. La miró fijamente con sus ojos azules y profundos totalmente abiertos. Intentaba quizás analizarla lo suficiente para determinar quién era con exactitud, ya que al parecer su presentación no le había convencido. De seguro estaba digiriendo la idea de que un extraño, de la nada, descubriera su secreto y de esa forma.

    —No tienes nada que temer —le susurró muy despacio como si le estuviera diciendo algún pequeño secreto—. Estoy aquí para ayudarte.

    Jane alzó su mano hacia un lado, y un libro que estaba en el suelo a algunos metros de ella de la nada se desprendió del suelo y voló hacia sus manos, atrapándola ella entre sus dedos con facilidad. Matilda se sobresaltó, sorprendida. Eso no lo había hecho ella, de eso estaba segura.

    —¿Usted también…? —Susurró con la voz entrecortada; Jane sólo sonrió.

    —Dime, ¿qué te ocurre, cariño? —le cuestionó Jane sin cambiar de posición o de tono.

    —No lo puedo apagar —masculló de pronto la niña, con su voz esforzándose por hacerse notar entre toda la angustia que le carcomía la garganta—. Antes podía controlarlo, antes podía apagarlo sin problema. Pero ahora no puedo… no puedo. No quiero lastimar a mi mamá… no quiero lastimar a nadie, pero no puedo detenerme.

    —Sí, claro que puedes, Matilda —declaró Jane con bastante firmeza, casi agresiva—. Esa habilidad que tienes es sólo tuya y de nadie más. Sólo tú decides cuándo usarla y cuando no.

    —¡No!, ¡no puedo! ¡Ya le dije que no puedo! —Le gritó con bastante fuerza, y todo el piso bajo sus pies se estremeció, tanto que parecía que se rompería. Jennifer tuvo que sujetarse del marco de la puerta para evitar caerse.

    —Matilda… —Exclamó la madre con absoluta preocupación, e estivamente su cuerpo dio un paso al frente para acercársele.

    —Manténgase atrás —le indicó Jane con un tono tan autoritario, que igualmente el cuerpo delgado de la mujer se detuvo en seco en su sitio. Jane se concentró entonces sólo en Matilda. Se atrevió a acercársele un poco, y ella instintivamente se hizo hacia atrás, por lo que optó por no avanzar más de lo debido. Alzó ambas manos hacia el frente, en señal de calma y comenzó a hablarle lentamente—. Escúchame Matilda, escúchame… sólo… a mí…

    ****​

    Para cuando llegaron a Eola, ya se encontraba atardeciendo, pero aún había suficiente sol. Aun así, el aire que envolvía al hospital psiquiátrico era denso y oscuro que uno se sentía tan inseguro y expuesto como si estuviera solo a la mitad de la madrugada, con absolutamente nada ni nadie a su alrededor. De hecho, el estacionamiento se encontraba solo cuando ingresaron, a excepción de los propios vehículos de los empleados que Matilda siempre había visto cada día que había ido a ese lugar.

    Se estacionaron casi en la mera puerta de entrada. Al bajarse, los tres miraron pensativos hacia el edificio blanco, los tres con expresiones confusas y apremiantes.

    —¿Ustedes también sienten eso? —cuestionó Cole como un pequeño susurro.

    —¿La sensación inquietante de que no deberíamos estar aquí? —Contestó Cody del mismo modo.

    —Sí, esa misma…

    Los presentimientos o corazonadas que su Resplandor les daba a veces, parecían haberse alocado en cuanto se acercaron a ese sitio. Los tres lo sentían, y aunque no lo hubieran expresado abiertamente con palabras, igualmente presentían que los otros también. Algo bastante malo estaba ocurriendo, o al menos había ocurrido.

    Matilda fue la primera en lograr sobreponerse a esa sensación paralizante y lograr avanzar hacia la puerta; inevitablemente sus dos acompañantes se vieron obligados a igualmente seguirla.

    Aunque el exterior del hospital se sentía calmado y en silencio, el interior era muy diferente. Se escuchaba bastante ruido, el eco de voces y pasos resonando en los pasillos, y llegando de alguna u otra forma hacia ellos. Mientras avanzaban por el pasillo principal hacia el cubículo de recepción, no vieron precisamente a mucha gente, pero sí les tocó al menos tres enfermeros yendo de un pasillo a otro con notoria prisa, y otro más llevando a un hombre, casi catatónico, en una silla de ruedas.

    La enfermera de recepción, la misma que había atendido a Matilda en su primer día ahí, estaba al teléfono. Su estado aletargado de aquel entonces, y que se había perpetuado en días siguientes, había desparecido. Ahora parecía estar con la sangre fluyéndole más deprisa, hablando enérgica por el teléfono, revisando su libreta, y también la computadora al mismo tiempo. La joven no se percató de su presencia hasta que ya estuvieron a unos pasos de su lugar. En cuanto la vio, dejó a un lado todo lo que estaba haciendo, incluso dejó caer el teléfono al suelo provocando un golpe sonoro y casi doloroso, y se paró de su silla de un salto.

    —Dra. Honey, gracias al cielo —exclamó enérgica y aliviada, lo que confundió bastante a la Psiquiatra.

    —Buenas tardes… ¿qué fue lo que…? —antes de que terminara su pregunta, la enfermera salió apresurada de su sitio y se dirigió, casi corriendo, al pasillo adyacente.

    —¡Dr. Johnson!, ¡Dr. Johnson! —La escucharon gritar mientras se alejaba. Los tres la miraron correr por el pasillo, hasta que ya no les fue posible.

    —Se ve que es popular por aquí, Doctora —comentó Cole, algo burlón.

    —Eso es nuevo para mí —señaló la castaña, demasiado confundida para reaccionar como era debido.

    No tuvieron que esperar mucho. El Dr. Johnson en persona no tardó en aparecer apresurado, viniendo por el mismo pasillo por el que la joven se había ido. Ella no venía con él, por lo que suponía que se había quedado quizás atendiendo algún otro tema.

    —Dra. Honey —exclamó Johnson, igualmente aterradoramente entusiasmado y aliviado de verla. Se le veía algo cansado y distraído—. Una disculpa, todo es un caos. Tuvimos que mover a casi todos nuestros pacientes del ala de Samara, y no fue sencillo porque era de nuestros pacientes más problemáticos.

    —¿Moverlos por qué? —Cuestionó Matilda notoriamente a la defensiva—. ¿Qué fue lo qué pasó? ¿Dónde está el Dr. Scott?

    —No sé adónde se fue… él… —Johnson balbuceó, aparentemente dudando entre qué decir y que no, y esto hizo que la actitud de Matilda se volviera aún más agresiva. Se le aproximó, encarándolo de frente, y aunque era de estatura más baja que él, igualmente lo intimidó lo suficiente para hacerlo retroceder un poco.

    —Escúcheme —empezó a decirlo con voz lenta pero firme—, tendrá que decirme todo lo que pasó ahora mismo, sin ocultar nada. De otra forma no podremos ayudarlo. —Johnson miró entonces por encima de la cabeza de la doctora a los otros dos hombres que la acompañaban—. Ellos vienen conmigo, son mis colegas.

    —¿Colegas? —inquirió el doctor, confundido—. ¿Son psiquiatras también?

    —En mis tiempos libres —se apresuró Cole a responder con tono sarcástico. Matilda lo miró sobre su hombro con una mirada de regaño, pero se volvió casi de inmediato de nuevo hacia Johnson.

    —Ya están al tanto del caso. Hablé con libertad.

    Johnson se retiró sus lentes y pasó su mano por todo su rostro, tallándolo con algo de fuerza. Se veía que no quería hacerlo, pero al final no le quedó de otra. Les contó lo mejor que pudo sobre lo ocurrido esa mañana, como Samara había reaccionado, lo que le había hecho al Dr. Scott, y por último lo poco que sabía sobre el extraño suceso que acababa de pasar horas atrás en su habitación y había causado todo ese alboroto.

    El rostro de Matilda estaba duro como roca mientras lo escuchaba contarle todo eso. Su quijada estaba apretada, y sus ojos casi centellaban del coraje en ellos. Se giró por mero instinto hacia el mostrador de recepción, y se apoyó en él con ambas manos, mientras respiraba lentamente para intentar tranquilizarse.

    —Son unos idiotas —murmuró entre dientes—. ¡¿En qué estaban pensando?! ¿Y se hacen llamar psiquiatras? ¿En dónde estudiaron, par de…?

    Se forzó a sí misma a guardar silencio, antes de que dijera algo de lo que realmente se arrepintiera.

    —No supimos qué más hacer… —murmuró Johnson, indeciso.

    —¡No hacerla enojar para empezar hubiera sido buena idea!

    —Ese fue Scott, yo no… yo no…

    Johnson comenzó a balbucear, incapaz de formular una oración coherente. Retrocedió lentamente y se dejó caer en una de las sillas del área de espera. Se sostuvo la cara con las manos, y se escuchaba como respiraba un poco agitado. Cole y Cody lo miraron algo perplejos; Matilda siguió dándoles la espalda, volteada al mostrador.

    —Yo ni siquiera creía del todo que esto fuera verdad —murmuró Johnson, apenas audible—. Una parte de mí siempre creyó que todo esto que hacía esta niña era algún tipo de truco que no podía aún explicar, pero que tarde o temprano lo descubriríamos y ahí terminaría todo. —Retiró sus manos de su cara, y señaló entonces hacia uno de los corredores, con horror en el rostro—. Pero lo que hizo en ese pasillo… Oh Dios… esto no puede ser real.

    El estado de ánimo del Dr. Johnson no era en realidad muy diferente al de Vázquez. Ambos vieron cosas que no podían explicarse, pero sus cabezas se esforzaban intentándolo. Cuando no funcionaba, las reacciones de la gente variaban; la agresividad de Vázquez y la negación de Johnson eran de las más comunes.

    —¿Dónde está ahora? —preguntó Matilda tras unos instantes de silencio.

    —En su cuarto, aún amarrada a su camilla, supongo.

    —¡¿Amarrada?! —Espetó incrédula la castaña, girándose al fin hacia él—. ¡¿Cómo que amarrada?!

    —Todos los que se acercan ese sitio terminan heridos de alguna forma. Está fuera de control… no sabemos qué…

    Johnson volvió a callar, y de nuevo ocultó su rostro entre sus manos. La imagen de Samara, amarrada, sola e indefensa en un cuarto como el que Johnson les había descrito… El estómago de Matilda le dio vueltas, pero se contuvo de cualquier reacción visible. Respiró con fuerza, recuperó la serenidad y entonces logró pararse derecha de nuevo. Tomó su bolso y lo dejó sobre el mostrador, sacando de él sólo su teléfono celular. Se acomodó su traje rápidamente con sus manos, y luego siguió con su cabello; esto no tenía ningún propósito específico, era más un tic involuntario para despejar su mente.

    —Mantengan a los otros pacientes y al personal a salvo —musitó despacio—. Yo me encargaré de esto.

    —Nosotros nos encargaremos —añadió Cole con decisión. Matilda vio al oficial de reojo, con no tan buena disposición a simple vista.

    —Vamos, Matilda —escuchó que Cody pronunciaba, casi como un regaño. La castaña simplemente suspiró resignada y comenzó a andar apresurada hacia la habitación de Samara. Cole y Cody la siguieron a una distancia prudente.

    — — — —​

    Matilda barajeaba en su mente todas las opciones. La idea de que Samara pudiera plasmar esas imágenes más allá del papel, radiografías o la propia mente de las personas, siempre había sido una posibilidad. Paredes, techos y piso, todo ello no eran más que superficies, no muy diferentes de un papel si hablaban de una modificación celular a los niveles que habían teorizado. Pero el que pudiera hacerlo de golpe, y de una escala como la descrita por el Dr. Johnson, eso definitivamente no había estado en sus predicciones. Además de que la imagen que les había descrito era bastante… perturbadora; y aun así, sólo cuando estuvieron ya de pie en aquel pasillo fue capaz de digerirla en su totalidad.

    Los tres se quedaron quietos al girar en la esquina. Era como si de golpe hubieran entrado a otro edificio sin que se dieran cuenta. Varias de las lámparas del techo se habían roto, por lo que la iluminación era escasa. Lo que alcanzaban a ver, sin embargo, era… bastante incómodo. Paredes roídas, llenas de óxido, humedad, e incluso rastros de vegetación abriéndose paso entre las grietas. El suelo estaba cubierto con un extenso y nada agradable charco, como si se hubiera filtrado el agua de alguna lluvia y se hubiera mezclado con la basura y demás porquería del sitio. Se sentía un ambiente frío, no insoportable pero sí lo suficiente para sentirse incómodo o al menos con la necesidad de tener otro saco encima. Había pequeños rastros de polvo, o al menos algo muy parecido, rondando el aire. Y el olor era quizás lo peor; olor a animal muerto, a agua estancada, a basura en descomposición. Eran tan nauseabundo, que era imposible no sentir al menos una pequeña arcada.

    —Por Dios —exclamó Cody, estupefacto, mirando todo minuciosamente.

    —Creo que no es el mejor lugar para evitar pesadillas, profesor —añadió Cole, intentando sonar gracioso pero realmente no lo había logrado del todo.

    Luego de dudar unos momentos, Matilda activó la lámpara de su teléfono y con ella logró alumbrarse mejor el camino, especialmente el suelo. Cole y Cody siguieron su ejemplo. Los tres sujetaban sus teléfonos con una mano y con la otra se cubrían lo más posible sus narices y bocas para resistir el olor. Sus zapatos terminaron pisando esa agua sucia, pero procuraron no pensar en eso de momento. De niña a Matilda le gustaba ir al río a buscar reptiles, peces e insectos para catalogarlos, así que sólo intentó imaginarse que estaba haciendo eso de nuevo.

    —Cody, ¿esto es similar a aquello que me contaste que hiciste de niño? —le cuestionó Matilda curiosa.

    —Sí… lo creas o no me trae recuerdos —murmuró Cody, algo inseguro.

    —¿Tú hiciste algo como esto antes? —Preguntó Cole, incrédulo.

    —No exactamente algo así, pero igualmente mis habilidades afectaron todo el espacio en el que me encontraba, creando un escenario bastante desagradable. Curiosamente, también en esa ocasión me drogaron para tenerme dormido.

    —¿Entonces crees que todo eso es una ilusión? —Inquirió Cole.

    Cody negó con su cabeza.

    —No creo que esto sea una ilusión, o algo como lo que yo hago. Esto… es algo más.

    —Sí, yo también lo siento. Hay algo bastante pesado en este sitio, que sencillamente no es natural.

    —¿Hablas de…? —Cody lo miró, algo impresionado. Ahora Cole fue el que negó.

    —Si preguntas por fantasmas, no. Hay fantasmas que con la energía suficiente pueden materializar y afectar nuestro mundo de forma física, pero no a este nivel. Pero si existen otro tipo de fuerzas que pueden hacer algo como esto, o incluso mucho más.

    —¿Otras fuerzas como qué exactamente?

    Cole soltó una risilla burlona, seguida inmediatamente por un quejido de molestia, pues al parecer había pisado algo que no lograba describir, pero que igual su primer instinto fue retirar su pie bruscamente lo más rápido que pudo.

    —Mejor lo dejemos para otro escenario más agradable, profesor —murmuró con disgusto el oficial.

    Avanzaron por alrededor de dos minutos más hasta que Matilda alumbró con su luz una puerta totalmente oxidada tumbada a mitad del pasillo. A su lado izquierdo, se encontraba el marco en el cual la puerta se había hallado, con aún rastros de sus bisagras en ella. Esa era la habitación de Samara.

    Matilda tomó aire hondo, o al menos lo más hondo que el viciado y pútrido aire que los rodeaba les permitió, y avanzó con un poco más de prisa hacia la puerta. Y entonces escuchó los sollozos, pequeños sollozos lastimeros y dolorosos que provenían del interior del cuarto, y que la hicieron detenerse por unos instantes. Se movió con lentitud hasta lograr asomarse al interior. El estado de lo que lograba enfocar con su luz era igual de deplorable que el resto del pasillo… a excepción de un blanco puro, en su mayoría limpio que sobresalió del resto del cuarto en cuanto la luz lo tocó: el blanco de la bata de Samara.

    En efecto, la niña seguía recostada sobre la camilla, de sabanas ahora llenas de manchas de humedad y con agujeros, atada de muñeca y tobillos por correas viejas de cuero, pero que aún tenían la suficiente resistencia para sujetarla. La niña tenía el rostro humedecido por sus propias lágrimas, y sollozaba desconsoladamente presa del pánico. En cuanto la luz la iluminó, giró sus ojos en dirección a la entrada a como su posición se lo permitió.

    —¿Ma… tilda…? —susurró con debilidad.

    —Samara —exclamó Matilda, estupefacta de verla en tal estado. Sin pensarlo, avanzó hacia el interior de la habitación—. No te preocupes, voy a…

    —¡No te me acerques! —Gritó la niña con fuerza, y su voz retumbo en el eco de las paredes, las cuales comenzaron a desquebrajarse un poco. El agua en sus pies también comenzó a alterarse, y a Cody y Cole por igual les pareció de pronto que de hecho les llegaba más arriba, al menos hasta los tobillos—. No… quiero verte… —masculló Samara entrecortada—. Me mentiste… dijiste que vendrías a verme, ¡y no lo hiciste! ¡Dejaste que me atrapara!, ¡dejaste que me hiciera esto!

    Mientras más gritaba, el estado del espacio a su alrededor parecía empeorar poco a poco. Incluso el cielo a sus pies comenzó a sentirse blando, como si fuera a abrirse en cualquier momento para tragarlos a todos.

    Samara estaba enojada con ella también. No era algo que tuviera del todo previsto, pero no era inesperado. Era cierto, ella le había dicho que iba a hablar con su madre, y que ese día llegaría temprano justo para hablar con ella, pero no lo hizo. Supuso que estaría bien, sólo retrasarlo un poco. El asunto de Portland, Doug y Lilly Sullivan tomó importancia en su cabeza, y pensó que todo estaría bien… pero no fue así. Ese horrible incidente no era sólo culpa de Scott y de Johnson; ella también era culpable… otra vez…

    “¡Tú dijiste que me ayudarías!, ¡me dijiste que todo estaría bien!”

    Esas palabras, hace ya algún tiempo exclamadas contra ella con el mismo sentimiento, retumbaron en su cabeza.

    Volvió a intentar acercarse. Con su mano izquierda sujetaba su celular y la otra la tenía extendida hacia ella en señal de calma. Intentó usar su telequinesis para quitarle sus amarres mientras hablaba.

    —Samara, debes tranquilizarte —le susurró muy despacio; casi lograba quitarle la correa de su muñeca izquierda.

    —¡No puedo! —Espetó la niña casi como si le doliera. De pronto, una larga herida se dibujó justo en la palma derecha de Matilda, de extremo a extremo.

    —¡Ah! —exclamó con un gemido de dolor, retrocediendo instintivamente. Su teléfono se cayó de sus manos, cayendo al agua y quedando sumergido debajo de ella, aunque la luz de la linterna seguía alumbrando.

    —¡Matilda! —Cody y Cole se acercaron en su ayuda. Cole iluminó su palma con su luz, mientras Cody la revisaba. Era un corte un poco profundo, limpio y recto; la sangre comenzaba a surgir libremente de la herida y a escurrir por un costado.

    —¿Cómo hizo eso? —cuestionó Cole, quitándose como pudo su corbata azul con una mano. Se la pasó entonces a Cody para que la usara de vendaje improvisado. Cody la ató con algo de fuerza alrededor de su mano. Matilda ni siquiera dio seña de dolor; su mente se había enfrascado en esa pregunta: ¿cómo lo había hecho?, ¿era algo derivado de cómo plasmaba sus pensamientos e ideas en todo ese entorno?

    —Vete… —sollozó Samara—. No quiero lastimarte… no quiero lastimar a más personas…

    Matilda retiró con cuidado su mano de Cody y les indicó a ambos con su cabeza que retrocedieran. Inseguros, dieron un par de pasos hacia atrás, quedándose en la puerta. La castaña miró alrededor; la luz de su teléfono se había apagado, lo cual era una pésima señal de su estado, pero ya se ocuparía de eso después. Ahora sólo podía guiarse de la luz de Cole y Cody, pues sin ellas estaría en esos momentos en absoluta oscuridad, de seguro. Sujetó con su mano izquierda la corbata que rodeaba su herida, presionándola contra ésta, y comenzó avanzar en su dirección. Mientras más se acercaba, las paredes, el techo y el suelo le parecían más endebles, como si estuvieran convirtiéndose en papel.

    —No has lastimado a nadie, Samara —murmuró Matilda con suma y absoluta tranquilidad—. Escucha, esta habilidad que tú posees es tuya y de nadie más. Sólo tú decides cuando usarla, y cuando no; es tu don…

    —No puedo hacerlo —respondió Samara entre llantos—. Ella es más fuerte que yo…

    —¿Ella? —Exclamó Matilda confundida, estando ya a mitad de camino entre la puerta y la camilla—. Samara, ¿quién es ella?

    La niña guardó silencio unos instantes, a excepción de sus llantos.

    —¡Vete! —le gritó al final y Matilda sintió como si alguien la empujara con fuerza hacia atrás. Se tambaleó un poco, dando un par de pasos en falso hacia atrás pero arreglándoselas al final para evitar caer.

    Se quedó perpleja unos segundos. ¿Telequinesis?, era probable que tuviera un poco de ello así como tenía un poco de telepatía; su propia teoría de cómo plasmaba esas imágenes a un nivel celular, no entraba en conflicto con dicha idea. Aun así, esa forma en que fue empujada le resultó extraña, un tanto inusual a cuando había sentido un empujón telequinético de parte de alguien más. Lo sintió más como si alguien realmente la empujara con sus manos hacia atrás… como si hubiera alguien más ahí…

    Miró alrededor, casi por mero instinto; no esperaba realmente ver a alguien más ahí de pie ente las sombras, y en efecto no lo vio… aunque aquella esquina más alejada de ella, la que permanecía totalmente oscura pues las luces de los celulares de Cole y Cody no la tocaban, por unos momentos su mente le hizo sentir que el frío que emanaba de esa esquina era mucho más intenso que el resto. ¿Había alguien ahí observándola fijamente sin que pudiera verlo a él… o a ella? Su intuición parecía no decidirse aún entre decirle que sí o no.

    —Intentaré detenerla —murmuró Cody dando un paso al frente, y listo para materializar lo que fuera que pudiera ayudarles a calmarla, dormirla o lo que fuera necesario.

    —¡No! —le gritó Matilda enérgicamente, volteándose hacia ellos—. Si la agredes, sólo la perturbarás más. Ustedes dos quédense atrás, no intervengan.

    Cody vaciló; la situación le parecía demasiado volátil como para dejársela sólo a ella, y Cole igualmente sentía lo mismo. Sin embargo, al final el profesor retrocedió, dándole a Matilda su espacio. Ésta respiró hondo por la nariz, sin importarle el olor a su alrededor, y exhaló por la boca. Soltó su mano, dejándola libre aunque siguiera sangrando un poco. Alzó sus manos al frente en posición de calma, y dio pasos más al frente, arrastrando sus pies por el agua.

    —Samara, escúchame con atención, escúchame muy bien, sólo a mí —comenzó a decirle con voz baja y bastante calmada considerando el escenario. La niña en la camilla la volteó a ver, temerosa—. Confía en mí, pequeña. Yo puedo ayudarte a calmar esto, y no me iré ni dejaré que lastimes a alguien, te lo juro por mi vida. ¿Crees en mí, Samara? ¿Me permitirás ayudarte?

    La niña se quedó en silencio, mirándola fijamente con notoria duda en su mirada. Sin necesidad de poder leer su mente, Matilda supo que estaba debatiéndose internamente sobre qué responderle. Al final, asintió con su cabeza repetidas veces, y con esa sólo señal Matilda se atrevió a aproximarse más.

    —Bien, escúchame con mucho cuidado —susurró—, escúchame sólo a mí…

    ****​

    —Cierra tus ojos —le indicó Eleven, cautelosa—. Ciérralos y respira… sólo respira.

    Matilda la miraba entre llantos, totalmente confundida. Cerró sus ojos como le pidió, aunque estos parecían resistirse a ese cambio. Ya lo había intentado: cerrar los ojos, respirar, calmarse, pero nada de eso había funcionado. Aun así, de alguna forma esa mujer la incitaba a intentarlo de nuevo.

    —Respira lentamente —prosiguió Eleven—, inhala por la nariz, exhala por la boca. No pienses en nada, sólo respira.

    Obedeció. Teniendo los ojos cerrados, inhaló lentamente por su pequeña nariz, y luego exhaló despacio por la boca. Repitió lo mismo unas cinco veces.

    —Bien, lo haces muy bien, Matilda. Ahora, he oído que tienes una gran imaginación, y necesito que la pongas a trabajar justo ahora. Has visto la estufa de tu cocina, ¿no? —Matilda no entendió del todo la pregunta, pero asintió con su cabeza sin abrir los ojos—. De seguro la ves todos los días, más de una vez. Conoces su color, su forma… quiero que la visualices en tu mente, lo más clara y detallada que puedas. Imagínala justo frente a ti. No dejes de respirar.

    Eso no hizo mucho progresó en aliviar su confusión, pero también cumplió esa petición, de la forma que mejor pudo. En su cabeza, se encontraba en un espacio totalmente negro por todos lados, arriba y debajo de ella. Pero a pesar de toda esa oscuridad, podía ver claramente la estufa ante ella, justo como la de su cocina. Hacía ya algunos años que su madre había cambiado la vieja estufa blanca de modelo bastante pasado de moda, por una más moderna color cromo brillante.

    —¿Puedes verla Matilda? —escuchó que Eleven susurraba, sonando en su cabeza con un eco lejano—. Una de las hornillas está encendida.

    Al oír eso, giró sus ojos directo a la hornilla frontal izquierda. Y en efecto, se encontraba encendida… más que encendía. La llama azul se elevaba con fuerza como un gran matorral. Era brillante, incandescente, y de cierta forma seductora.

    —La veo… —susurró dubitativa.

    —¿Cómo está su flama? Descríbemela…

    ****​

    —Está al máximo… —susurró Samara entre pequeños sollozos, teniendo sus ojos cerrados—. La llama está demasiado intensa, ¡hace mucho calor!

    —No tengas miedo, Samara —le susurró Matilda con suavidad, estando parada a un lado de la camilla, a un metro de ella.— No te hará ningún daño. Esa llama te sirve a ti, no tú a ella. Tú la controlas en el momento que quieras, ¿lo recuerdas? Tú decides si se prende o apaga: las perillas están justo al frente de la estufa. ¿Las ves?

    Dentro de la imagen mental de Samara, logró desviar su mirada de la hermosa e incandescente flama azul, hacia las parillas ubicadas en el panel frontal de la estufa. Sólo una de ellas se encontraba abierta.

    —Sí… las veo…

    —Tú puedes girarlas cuando sea —le indicó Matilda con firmeza—. Ahora mismo quiero que extiendas tu mano lentamente hacia la perilla abierta, con mucho cuidado.

    Samara avanzó un paso y alzó tímidamente su mano hacia la perilla. Luego dio otro paso, y uno más; cada uno tenía incluso menos seguridad que el anterior.

    —Acércate, toca la perilla con tus dedos.

    —Hace mucho calor… —exclamó asustada, y en verdad lo sentía; podía sentir el agobiante calor de esa flama pegándole directo en la cara.

    —No importa, ese calor no te puedes lastimar. Tú toma la perilla.

    Samara siguió avanzando paso a paso, resistiendo la incómoda sensación de ardor en toda la piel, hasta colocar sus dedos sobre aquella perilla imaginaría, que se sintió bastante real contra sus yemas.

    —¿La tienes?

    —Sí… la tengo…

    —Bien, lo haces muy bien, Samara. Ahora…

    ****​

    —Gírala lentamente para cerrarla —le instruyó Eleven a continuación—, muy lentamente.

    Matilda comenzó a girar la perilla de nuevo a su posición original, hacia la dirección que la colocaría de forma vertical, con el extremo con la marca roja hacia arriba. Pero en efecto lo hacía lento, muy lento.

    —Ten tu mirada fija en la llama —escuchaba que Eleven proseguía—, contempla como va bajando poco a poco conforme tú la vas girando. ¿Lo ves?

    —¡Sí!, ¡puedo verlo! —Exclamó con entusiasmo. En efecto, aquella intensa e irreal llama, comenzó a hacerse poco a poco más pequeña, y el calor igualmente se iba calmando.

    —No te precipites. Sigue girándola… paso a paso… la llama se va reduciendo, y reduciendo. Todo se va calmando, el calor va desapareciendo… —Todo lo que Eleven describía, ocurría en su mente con total claridad—. Y entonces… la llama se apaga.

    Matilda giró por completo la perilla, volviendo a la misma posición que tenían todas las otras. Por un instante la enorme flama se redujo a sólo pequeños destellos azules, que al final se extinguieron desapareciendo por completo.

    Los ojos de Matila se abrieron justo en ese momento, sólo para ver como las pocas cosas que aún quedaban flotando, caían al suelo; algunos con delicadeza, otros de forma un tanto más pesada. Miró a su alrededor incrédula. Todo se había calmado. Ya nada flotaba, ya nada temblaba. Todo estaba en silencio, y en perfecta paz.

    La niña comenzó a llora en esos momentos, incapaz de diferenciar sí eran lágrimas de angustia, confusión, o quizás de felicidad y alivio.

    —Oh, cariño —escuchó a su madre exclamar con fuerza y en un abrir y cerrar de ojos se dirigió apresurada hacia ella. Se agachó a su lado, y la abrazó contra ella. Matilda le regresó el abrazo, apretujándola fuerte como si temiera que se fuera de alguna forma. Jennifer pasó su mano reconfortante por su cabello y espalda, dándole además varios besos en su pequeña cabeza, mientras ella lloraba con ímpetu contra su pecho—. Todo está bien, todo está bien.

    Jennifer alzó su mirada hacia Eleven, quien ya estaba de pie, y las miraba desde una distancia prudente. Los ojos de la señorita Honey también se encontraba a punto de soltar lágrimas, pero ella sí sabía con seguridad el sentimiento que las acompañaba.

    —Gracias, gracias —exclamó Jennifer, apenas siendo capaz de hablar con todas las emociones que se le atoraban en la garganta. Eleven sólo le sonrió, satisfecha por la escena ante ella.

    ****​

    Años después, cuando Samara igualmente abriera de nuevo los ojos en aquel horrible cuarto, el resultado sería el mismo. Toda la sensación pesada y agobiante que los envolvía y les gritaba con fuerza que se fueran de inmediato, se disipó. El suelo volvió a sentirse fijo, e incluso algunas de las luces del pasillo, y la propia luz del cuarto, se encendieron.

    —Lo logré… lo logré… —sollozó Samara entre sorprendida y aliviada.

    —Lo lograste, claro que lo lograste —exclamó Matilda orgullosa. Se dirigió entonces de inmediato hacia la camilla; ya no hubo ninguna clase de ataque, y se sorprendió además sentir que el agua que le subía por los pies, ahora era de nuevo sólo un gran charco por lo que se podía mover mejor. Rápidamente le desató las correas que la aprisionaban, primero los pies y por último las muñecas. En cuanto estuvo libre, Samara se sentó y rodeó a Matilda con sus brazos con fuerza por mero reflejo, y comenzó a llorar descorazonadamente contra su pecho.

    —No quise hacerlo… No quise hacerlo… —repitió varias veces entre sus llantos.

    —Lo sé, lo sé —musitó Matilda despacio, abrazándola con más suavidad y pasando sus mano sana por su largo cabello—. Tranquila, ya estoy aquí. Todo estará bien.

    Mientras Matilda reconfortaba a la niña, desde la puerta Cole observaba asombrado todo lo ocurrido. La castaña había mantenido la compostura de una forma casi militar, y parecía saber exactamente cómo y cuándo llegarle a esa niña para que la escuchara. Ambas cosas sólo podían ser resultado de la experiencia que llevaba consigo. No pudo evitar mirarla hacer lo que hizo, y recordar de inmediato a Eleven, al día en que la conoció, la forma en qué le habló y la sensación que le había provocado. Fue como remontarse a aquel momento, y eso le creó una sensación en el estómago extraña, pero no desagradable.

    Ahora podía entender un poco el porqué, mientras la estaba investigando y preguntando por ella entre las demás personas de la Fundación, entre todas las historias que le contaban hubo dos o tres que se refirieron a ella como “la favorita de Eleven”. Pensó que se trataba sólo de las usuales envidias por estar bien con mamá oso, pero ahora podía ver que no era precisamente eso, y tampoco era que hubiera un cierto favoritismo propiamente. Más bien el espíritu que ambas proyectaban, incluso esa agresividad inherente envuelta en toda esa amabilidad y dulzura, eran bastante similares.

    “Procura ser cuidadoso con Matilda. Nunca has conocido a nadie como ella.”, le había dicho Eleven al final de aquella llamada que habían tenido hace un par de semanas. Bien, él no estaba del todo seguro de ello.

    Cody igualmente podría haberse sentido fascinado por lo que Matilda acababa de lograr ante sus ojos, pero lo cierto es que su mente se encontraba más concentrada, y preocupada, por otra cosa. Miró a su alrededor con cierto temor. Los poderes de la niña se habían apagado, en efecto no le cabía duda de ello. Sin embargo, la apariencia de esa habitación y la del pasillo seguían igual: el óxido, la humedad, todo seguía ahí. Tocó con sus dedos una pared sólo para cerciorarse; se sintió áspera, justo como su apariencia lo indicaba. Por su experiencia con ese tipo de habilidades, él sabía que fiarse del tacto o de cualquier otro sentido, no era una garantía; todos podían ser igual de engañados que la propia vista. Pero era esa misma experiencia la que le permitía concluir con casi completa seguridad que eso no era una ilusión; todo eso era absolutamente real. Y lo que más lo confundió, lo que más sentía que no encajaba, era el agua en sus pies, que aún seguía ahí presente.

    Su mente comenzaba a dar varias vueltas en ello… y cada segundo nacía en su pecho una ansiedad bastante tangible, ya no creada directamente por esa niña en esos momentos… sino por lo que podría ser.

    —Siempre lograba evitarlo y no verla —escucharon los tres que Samara murmuraba contra el pecho de Matilda, sin calmarse aún ni un poco—. Pero esta vez no pude evitarlo.

    Matilda no logró comprender esas palabras.

    —¿A qué te refieres, Samara?

    —Vi al monstruo —murmuró entrecortada—. Vi al monstruo que aparece siempre en mis pesadillas… lo vi de frente…

    De nuevo Matilda no entendió, o al menos no en un inicio. De inmediato, a su mente se le vino aquello que le había dicho el día anterior, aquello de lo que quería hablarle: “es sobre mis pesadillas, de las que te conté antes. Hay algo que no te dije, algo que siempre aparece en ellas.”

    —Fue sólo un sueño, tranquila —le dijo con calma sin dejar de pasar los dedos por su cabello.

    —No, es real, el monstruo es real —exclamó Samara casi en pánico. Separó su rostro de ella y la volteó a ver con las mejillas empapadas—. Soy yo… —Soltó de pronto, creando una oleada de confusión no sólo en Matilda sino en también en los otros dos oyentes—. Yo soy el monstruo… yo soy el monstruo…

    Antes de que Matilda pudiera preguntarle algo, se le pegó de nuevo de la misma forma de antes, aun llorando aunque un poco más despacio. Sin decir nada, la castaña también la volvió a abrazar y reconfortar con sus manos. Ninguno de los tres tenía de momento la información suficiente para sacar una conclusión sobre qué significaban esas palabras. Aun así, la ansiedad que Cody estaba comenzando a sentir, se fue de golpe en aumento.

    FIN DEL CAPÍTULO 21
     
  2.  
    WingzemonX

    WingzemonX Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    22 Febrero 2011
    Mensajes:
    182
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resplandor entre Tinieblas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    5877
    Resplandor entre Tinieblas

    Por
    WingzemonX


    Capítulo 22.
    Un Milagro

    Cuando Lily Sullivan recibió aquel intenso golpe en la cabeza, sintió como si todo se le sacudiera por dentro, y aquella habitación de hospital comenzara a dar vueltas a su alrededor. Sólo sintió dolor por unos segundos, pero luego éste se fue disipando rápidamente, o posiblemente su cuerpo sencillamente se volvió incapaz de sentir cualquier cosa. El escenario a su alrededor se tornó borroso, sus ojos se fueron cerrando pesadamente sin que ella pudiera prevenirlo, y después todo se disolvió y despareció.

    No sabría hasta tiempo después el total de horas que había estado inconsciente, pero presintió desde el inicio que no habían sido pocas. En todo ese tiempo no soñó nada, o al menos nada digno de ser perpetuado en su memoria tras despertar. Dicho momento ocurrió primero con un penetrante olor a alcohol que le entro en el cuerpo por su nariz, haciendo que ésta se irritara y posteriormente lo hiciera también toda su garganta. Los ojos azules de la niña se abrieron de golpe, y a eso le siguió una tos moderada como acto reflejo. Su primer instinto fue jalar su mano hacia su boca y nariz, pero se encontró con la sorpresa de que no podía mover ninguna de las dos, y que al intentarlo sus muñecas le dolían.

    Tardó uno o dos segundos antes de que su mente lograra aclararse lo suficiente como para poder tener consciencia de su condición. Al girar su cabeza, que poco a poco comenzaba a dolerle pero de momento era tolerable, hacia su mano derecha se sorprendió al ver que ésta estaba esposada a la anticuada cabecera de tubos de la cama en la que aparentemente estaba recostada antes de despertar. Giró entonces su mirada hacia su otra mano; ésta también estaba esposada de la misma forma. Jaloneó con un poco con violencia, pero sólo terminó lastimándose más las muñecas.

    El dolor de su cabeza, sobre todo de un costado de su cara, se hizo mucho más intenso.

    —Ya despertaste, princesita —escuchó que canturreaba una vocecilla a un costado de la cama, haciendo que se girara de lleno en esa dirección.

    La persona que le había hablado, la misma que la había sacado del hospital y muy seguramente la había colocado en ese sitio, colocó sobre el buró a un lado un algodón húmedo, bañado en algún alcohol medicinal tan intenso que aún desde su posición lograba olerlo; de seguro con eso la había despertado. No pasó desapercibida para ella lo otro que había en el buró, a lado de dicho algodón usado: una pistola de color negro que le pareció bastante conocida.

    Aquella chica que se había presentado como Esther ante ella, se giró entonces también en su dirección, sonriéndole ampliamente, y aunque en un inicio Lily estaba totalmente a la defensiva, su estado cambió al verla, tanto así que tuvo un fuerte respingo que le fue imposible disimular. Era la misma niña, de eso no tenía duda: sus facciones, sus ojos, su complexión, incluso su voz, todo concordaba… pero algo había cambiado. Su rostro tenía varias marcas de arrugas en él, debajo de sus ojos tenía un par de ojeras marcadas, y rastros de maquillaje aún sin retirar del todo. Y al sonreírle… al sonreírle le mostró una serie de dientes amarillentos y viejos… Tenía su cabello negro recogido en una cola de caballo, y usaba en esos momentos sólo una camiseta blanca de tirantes, algo holgada que dejaba al descubierto la piel blanca de sus brazos, su cuello delgado (con unas extrañas y nada agraciadas cicatrices en él), y parte de su pecho plano.

    Era ella, la misma chica del hospital… pero al mismo tiempo parecía tratarse de una persona totalmente diferente; ni siquiera se veía como una niña en realidad.

    Todo eso la desbalanceaba demasiado, especialmente porque se acababa de despertar y porque el dolor de su cabeza iba en aumento, rozando ya los límites poco tolerables. Y a éste se le sumó otro dolor del que se volvió consciente de pronto: su pierna. Intentó mantener la calma lo más posible y miró sigilosa a su alrededor. Aún usaba su bata de hospital, aunque por debajo de ésta podía notar que su pierna derecha, la que le causaba el dolor, estaba envuelta en apretados vendajes. La cama en la que estaba era para una sola persona adulta, y tenía una sábana blanca relativamente limpia, salvo por unas manchas de sangre debajo de su pierna, que supuso eran suyas. Detrás de su espalda tenía dos almohadas individuales contras las que su cuerpo reposaba.

    Puso más atención al resto del cuarto. Era pequeño y cuadrado, de tapiz viejo con estampado de flores. Frente a la cama había una mesa con una televisión anticuada de enorme tamaño, apagada. A cada lado de la cama había un buró con una lámpara de noche, que de momento eran la única fuente de luz encendida de la habitación; encima de ella logró ver un abanico de techo colgando, apagado al igual que las tres bombillas que tenía incluidas. A su izquierda había una puerta semi abierta que suponía daba a un baño, y a la derecha otra puerta cerrada de madera que de seguro era la salida; no había ni una sola ventana, en ninguna de las cuatro paredes. Había un sillón en una esquina, y una silla a un lado de la cama, y básicamente eso era todo.

    —¿Qué es esta madriguera? —masculló con repugnancia la niña esposada. Parecía ser algún tipo de hotel viejo, pues todo se veía anticuado, pero no descuidado o sucio.

    —Es un lugar seguro —le informó la niña, o lo que sea que fuera, que la acompañaba, sentándose en la silla a lado de la cama y cruzándose de piernas; en ese momento Lily notó que no usaba pantalones, y debajo de su camiseta holgada se asomaban unas bragas rosadas, al parecer nuevas por sus colores tan vivos—. Seguro, apartado y, sobre todo, discreto. Mira… ¡Auxilio! —Gritó de pronto con gran fuerza, alzando su rostro hacia el techo; Lily se sobresaltó por lo repentino del grito—. ¡Ayúdenme! ¡Me están matando! ¡¡Aaaaaaaaaah!!

    Gritó con tanta intensidad, usando al parecer toda la potencia que su garganta era capaz de producir, y que de hecho era suficiente para hacer que los oídos de Lily se quejaran. Tan abrupto como había comenzado a gritar, dejó de hacerlo de igual forma. Luego se quedó en silencio, con sus ojos mirando de reojo alrededor, y una sonrisa pícara en sus labios algo partidos. Una vez que el eco de su grito se fue… nada lo remplazó. Todo el cuarto, todo a su alrededor, se quedó totalmente en silencio.

    —¿Lo ves? —ironizó Esther, soltando además una pequeña carcajada. La mirada de Lily se endureció; entendió de inmediato lo que quería demostrarle con ese lamentable acto. Esther se recargó por completo contra su silla y se cruzó de brazos—. Es increíble lo que puedes obtener en este mundo cuando tienes la cantidad de dinero suficiente. Y por alguna razón, alguien está dispuesto a pagar una muy, muy buena por conocerte.

    —¿Quién? —Soltó Lily tajantemente—. ¿Quién te envió por mí?

    Esther se encogió de hombros, sin borrar su sonrisa; disfrutaba estar en control, eso era más que evidente.

    —No estoy segura. Bueno, sé su nombre y con un poco de investigación descubrí más de él, pero no sé realmente quién es… —vaciló un poco, como si hubiera olvidado lo que iba a decir. Miró pensativa hacia un lado uno instante y luego se volvió de nuevo hacia ella al tiempo que se paraba de la silla y se inclina sobre la cama—. Pero ese es un tema aburrido. Déjame ver cómo vas…

    Extendió en ese momento su mano hacia su cara, y Lily deliberadamente quiso alejarlo de ella. Por su posición, sin embargo, no le fue algo simple de realizar, por lo que Esther logró tomarla con fuera de la barbilla y girar su rostro por completo hacia su lado. Esther echó un vistazo cuidadoso a la mancha morada y roja que abarcaba el área de su sien y ceja izquierda, parte de su frente, e incluso un poco de su mejilla. Se veía feo, pero en la tarde se veía mucho peor.

    —Sí, el golpe de tu cara va bien —señaló con normalidad, alterando aún más a la pequeña.

    —¿Mi cara? —espetó Lily, confundida—. ¿Qué le hiciste a mi cara?

    —Nada que un par de días más con hielo y maquillaje no solucionen —le respondió Esther con tono irónico.

    De pronto, Lily soltó un alarido e intentó jalar por completo su cuerpo hacia ella, y de no haber sido detenida por las esposas de seguro hubiera terminado por lanzarse contra ella. Mientras sus muñecas se apretaban e irritaban, la encaraba de frente a unos cuantos centímetros de su cara, con sus ojos llenos de una ira tan genuina y voraz que nunca se había permitido demostrar activamente, ni siquiera enfrente de sus padres; posiblemente, nunca había conocido a alguien digno de merecérselo.

    —No tienes ni la menor idea del gran error que has cometido —musitó con su voz resonando de forma grave e inhumana, y como un fuerte eco retumbando en las paredes. Esther la miraba tranquila, sin mutarse ante esta acción—. No te servirá de nada tenerme esposada, no necesito mis manos para torturarte mil veces de formas inimaginables, hasta que no quede más que un remedo de ti y el único pensamiento que puedas formular de manera congruente en tu mente sea el deseo de morir…

    Aun cuando calló, su voz siguió retumbando por unos instantes más como si hiciera temblar las paredes. Esther la contempló en silencio durante todo ese lapso antes de que, de la nada, soltara una sonora carcajada de burla que dejó perpleja a la niña Sullivan.

    —Lo siento —murmuró la extraña en cuánto contuvo sus risas. Extendió entonces su mano izquierda y la colocó sobre la frente de Lily, empujándola hacia atrás para que quedara de nuevo contra la cama. Luego, caminó hacia la mesa en la que se encontraba la televisión. A un lado de ésta había dos bolsas de plástico color blanco. Tomó una de ellas y volvió hacia la cama, todo ello con un porte bastante casual y desinhibido—. Sí, por lo que vi supongo que podrías hacer eso. Pero déjame señalarte algunos puntos que quizá no has considerado, querida.

    Colocó la bolsa sobre el colchón, a un costado de su pierna herida. Hurgó con su mano derecha en ella, sacando luego de un rato una cajetilla de cigarros blanco con rojo, y un encendedor desechable. Abrió el paquete cuadrado, sacó un cigarrillo de éste y lo colocó entre sus labios.

    —Uno, estás esposada, y la llave no está aquí en esta habitación, por seguridad —comentó confiada mientras hacía cuatro intentos fallido antes de que el encendedor lograra mantener su flama ardiendo, lo suficiente para encender la punta de su cigarrillo. Dio una pequeña bocana de humo, mismo de que dejó salir casi de inmediato con una expresión mucho más relajada—. Dos, no tienes ni la menor idea de cómo salir de este cuarto, o de dónde estamos con exactitud. Y tres —extendió la mano con la que no sostenía su cigarrillo hacia la pierna de Lily, apretándola apenas un poco pero suficiente como para que la pequeña soltara un alarido de dolor—, tienes una bala alojada en la pierna, y esa herida realmente se ve fea. ¿Cuánto tiempo crees que puedas caminar con eso hasta que alguien te encuentre? Si es que te encuentran, ya que en lo que a ti respecta, podríamos estar en el bosque a mitad de la nada, o en un búnker bajo tierra, o al otro lado de la calle de la jefatura de policía; ¿quién sabe?

    Se aproximó hacia el buró al lado derecho de Lily, en donde se encontraba la pistola. Lily no pudo evitar mirar dicha arma de reojo, y Esther igualmente lo notó.

    —Claro, casi lo olvido —exclamó su secuestradora con una sorpresa casi sobreactuada. Tomó el arma con su mano derecha y se inclinó de nuevo sobre su rehén, aunque ahora no tuvo reparo en pegar la punta del cañón de su arma contra su suave mejilla, haciendo que se hundiera un poco por la presión; Lily la miraba de reojo, totalmente callada—. Y cuatro, otra cosa que puedes conseguir con dinero es muchas, muchas balas, y como viste aún con tus trucos sé bien como usarlas, especialmente ahora que te tengo totalmente quieta en este sitio. Y no lo dudes ni por un segundo: no me importa el dinero o la información que valgas, no me contendré ante la idea de agujerarte esa linda cabecita, a cabo que no serías la primera niña ingenua a la que se lo hago.

    En ese momento le sonrió, le sonrió de esa forma grotesca con esos dientes sucios, provocando que todo su rostro tomara un aspecto tan intimidante del que ella posiblemente ni siquiera era consciente; era como si le saliera sencillamente natural.

    Apartó el revolver de su cara. Con su otra mano tomó el cenicero que había también en el buró y se aproximó de nuevo a dónde estaba hace solo un segundo. Colocó el arma y el cenicero sobre las sábanas blancas y arrastró la silla para poder sentarse justo ahí, a la altura del muslo de Lily.

    —Así que, resumiendo —musitó mientras se acomodaba y soltaba algo de ceniza de su cigarrillo sobre el cenicero—, si intentas algo como lo del hospital, terminarás muerta, o pudriéndote en esa cama por semanas antes de que alguien te encuentre. Así que, cierra tu puta boca, deja de hacerte la aterradora, y déjame curar tu pierna.

    Antes de que Lily pudiera procesar por completo ese último comentario, notó como comenzó a sacar más cosas de la bolsa blanca. No reconocía todo, pero pudo ver gazas, vendas, alcohol, yodo, un paquete de guantes quirúrgicos, un bisturí nuevo, un paquete de algodón (aparentemente abierto) unas pinzas de cirugía largas y puntiagudas, entre varias otras cosas.

    —La verdad te hubiera dejado dormir más, sino fuera porque te necesito consciente para esto —comentó Esther con asombrosa naturalidad.

    —¿Estás loca? —Espetó Lily, entre asustada e indignada—. Tengo que ir a un hospital.

    —¿Y de dónde crees que te acabo de sacar con tanto problema? —Ironizó su captora—. Sólo sacaré la bala, limpiaremos la herida y vendaremos. Si hubiera dañado algo importante, ya te hubieras muerto desangrada. Así que además de ser una pequeña perra, eres una suertuda.

    Lily respiró agitada, mirando a Esther fijamente y totalmente corroída por la ira. Intentó analizar su situación lo más rápido que pudo. Con sus gritos demostró que o estaban muy lejos de cualquier persona que pudiera escucharla o ayudarla, o ese sitio a pesar de su apariencia estaba de alguna forma aislado; sin estar segura, tenía que suponer que era lo primero. Sí, podría intentar usar sus poderes para engañarla, manipularla, y hacer que la liberara y la sacara de ahí… pero ella tenía razón en que no iría muy lejos con esa pierna, y también le creía cuando le decía que a la primera señal de usar esta táctica usaría esa pistola que tenía a su lado; ya lo hizo una vez, ¿qué le impediría hacerlo de nuevo? Podría arriesgarse a suponer que fanfarroneaba al momento de decir que no le importaría matarla si era necesaria, basándose en el hecho de que no lo había hecho hasta ese momento e incluso le preocupaba curar su pierna lastimada. Sin embargo, desconocía que tan lejos estaba dispuesta a llegar sin tener necesariamente que matarla; si era la mitad de determinada que ella, sería bastante lejos.

    Por los lados que lo viera, todo parecía indicar que estaba en sus manos. Eso no significaba que no habría una forma en la que pudiera arreglárselas, sino que simplemente no lo veía en esos momentos. La situación no le daba miedo, si es que acaso era capaz de sentir tal cosa. Lo que le causaba era enojo, mucho enojo y frustración. No podía creer que alguien, fuera quien fuera, pudiera haberla sosegado de esa forma, hasta reducirla a eso: una niña indefensa y a su merced absoluta sin tener ningún tipo de control sobre ello. Sólo alguien más le había causado esa incómoda y agobiante situación: Emily, al comenzar a conducir su auto como desquiciada sin importarle morirse ella misma con tal de acabarla. Pero ahora parecía estar en una situación mucho más precaria que el día anterior, pues Emily hasta cierto punto seguía siendo predecible. Pero ahora, ni intentando leer sus pensamientos le era posible entender qué era lo que pensaba esa lunática, como si toda su cabeza estuviera llena sólo de estática de un televisor viejo.

    Esther se sentó en la silla y con unas tijeras pequeñas comenzó a cortar los vendajes que le envolvían el muslo, causándole pequeños respingos de dolor.

    —¿Al menos has hecho esto antes? —inquirió Lily apretando los dientes y mirando hacia otro lado. Esther la miró de reojo con una sonrisa pícara.

    —Claro, aunque nunca a otra persona. —Lily soltó una pequeña maldición silenciosa al escucharla decir eso—. Pero debe ser más fácil, sino también compre una sierra y así terminamos más rápido.

    La niña la volteó a ver totalmente alarmada, con sus ojos desorbitados. Esther rio ligeramente de forma burlona.

    —Sólo bromeo —le comentó algo pícara; al parecer sí le era posible sentir un poco de miedo después de todo.

    Esther terminó de quitarle por completo los vendajes. Debajo de estos, contra la herida, había colocado un apósito rectangular, que al parecer había cumplido bien su trabajo en detener la hemorragia. Al retirar el apósito, Lily sintió pequeñas pulsaciones de dolor cuando dejaba expuesta la herida. Era prácticamente un agujero circular en su blanca piel del tamaño de una moneda. Su pierna era tan delgada que le parecía extraño que la bala no le hubiera atravesado. Surgió algo de sangre de la herida, aunque mucho más reducida.

    Era hora de ponerse a trabajar.

    Del suelo subió dos almohadas y las colocó en pila debajo de la pierna herida para mantenerla algo elevada; el cambio, de nuevo, provocó que la niña exclamara un gemido de malestar, aunque intentó disimularlo más esa vez.

    —En verdad creo que empezamos con el pie izquierdo, Lily —comentó Esther—. ¿Puedo llamarte Lily?

    —Púdrete —exclamó la niña sin mirarla.

    —Es igual. —Tomó en ese momento la botella de agua oxigenada y vertió parte de ella justo sobre el área de la herida, haciendo que Lily casi saltara de la cama. Luego, con un paño limpio que sacó de un empaque nuevo, comenzó a limpiar la herida y todo su alrededor—. Me temo que de alguna u otra forma vamos a pasar mucho tiempo juntas los próximos días, así que será mejor comenzar de nuevo. Como te dije, me llamo Esther, y así es como me gusta que me llamen. Y no soy tu enemiga, y no te estuve buscando para hacerte daño. Todo esto fue tu culpa; de haber sido una buena niña, hubiéramos salido de ahí sin problema, y hasta te podría haber comprado un helado.

    Lily hizo una mueca de hastío ante su comentario. Esther tomó entonces la botella de yodo y con un algodón comenzó a colocar el líquido oscuro alrededor de la herida. De nuevo Lily respingó un poco.

    —Mientras hago esto, ¿qué te parece si te cuento una historia? —sugirió Esther con buen ánimo.

    —¿Tengo opción?

    —Te gustará, es una historia divertida. Es de hace mucho, mucho tiempo, sobre una niña como tú, pero que nació un poco diferente. —Una vez que terminó de colocar el yodo, abrió el paquete con los guantes de látex y se los comenzó a poner, pese a que evidentemente eran demasiado grandes para sus manos pequeñas—. Su madre murió justo el día en que nació y quedó al cuidado de su padre, un hombre ruin, despiadado, sin corazón, y que la odiaba. La golpeaba sin cansancio durante el día, y en la noche… hacía con ella cosas peores y más dolorosas. —Lily puso de pronto mayor interés en el relato, aunque intento ocultarlo—. Ella debería de odiarlo por todo eso, pero no fue así. De hecho, desarrolló una fijación muy espacial por él… una fijación que nadie más podía comprender, pero que para ella era pura y buena.

    Lily se hizo una imagen en su mente de qué podría estarse refiriendo, y le fue difícil saber si aquello la perturbaba o de hecho le parecía… interesante. Desde siempre había tenido cierta fijación con ese tipo de cosas, no muy propias de una niña de su edad.

    Esther dio una bocanada más de su cigarrillo y luego lo colocó de nuevo en el cenicero a su lado. Una vez con los guantes puestos, tomó dos pinzas quirúrgicas, unas para mantener la herida abierta y otras más para explorarla y buscar la bala. Colocó las primeras en la mano izquierda y las otras en la derecha. Introdujo las pinzas y abrió lo más posible el orificio de la herida, causando una incómoda sensación en su “paciente”.

    —Conforme pasaron los años, esta niña notó que su cuerpo no se desarrollaba al igual que el de otras niñas. Su estatura se había quedado estancada, sus pechos no le crecían, y nunca tuvo su primer periodo. —Introdujo las segundas pinzas lentamente en la herida; de haber tenido las manos libres, Lily hubiera apretado la sabana con fuerza entre sus dedos. En verdad esperaba que supiera lo que hacía—. Y fue entonces cuando un doctor, entre tanta palabrería médica irrelevante que acabo importaba una mierda, tuvo la osadía de decirle en su cara, como un escupitajo, que nunca crecería y que nunca sería una mujer. Eso… —soltó de pronto una risita irónica—, creó cierto corto circuito en la cabeza de nuestra protagonista, que ya de por sí creo que no estaba del todo bien.

    Sus pinzas tocaron un punto específico dentro de la herida que hizo que el cuerpo de Lily se estremeciera y soltara un fuerte alarido de dolor. Rápidamente la volteó a ver, notablemente irritada.

    —Eso debió ser un nervio —comentó Esther con notoria normalidad, sin apartar su atención de su labor—. Creo que estoy cerca… ¿en qué iba? Ah, sí. Un poco después de aquello, su padre dejó de interesarse en ella. Al parecer se había aburrido de su cuerpo infantil, escuálido y sin gracia; ya ni siquiera tenía interés en golpearla. Y entonces se consiguió otra mujer; una alta, voluptuosa, de anchas caderas, pechos como melones, labios gruesos y rojos… todo lo que ella nunca sería. Tenía que escuchar cada noche como su padre se cogía a esa puta en la habitación de al lado, que gemía como perra hambrienta y gritaba obscenidades como plegarias al cielo. —Su tono había tomado un sentimiento tan sombrío que incluso Lily tenía que admitir que le intimidaba un poco—. Hasta que ya no pudo más. Una noche, mientras ambos dormían, desnudos, sudorosos y sucios, envueltos entre las sabanas, ella entró en su habitación con el cuchillo más filoso de la cocina y… bueno, digamos que la puta ya no volvería a gemir con la garganta rebanada.

    Los ojos de Lily se entrecerraron un poco. ¿Esa “historia” era real?, ¿o sólo intentaba asustarla y doblegarla? Su instinto le decía que era lo primero, pero más que asustarla realmente fue incapaz en ese momento de ocultar la fascinación que todo eso le provocaba. Claro, hubiera preferido que no dijera tales cosas mientras hacía todo eso con su pierna.

    —No quería lastimar a su padre —prosiguió—, pero él se lo buscó, así como tú. Se despertó, intentó quitarle el cuchillo, y ella se defendió… una… y otra… y otra vez se defendió, hasta que su mano se cansó…

    De pronto, se escuchó un pequeño tintineo metálico. Lily en realidad no lo escuchó, sino que lo sintió. Esther sonrió satisfecha. Movió la pinza un poco a tientas, hasta que sintió que la tenía. Luego retiró lentamente la pinza del agujero. Si acaso la bala se encontraba tapando una artería, entonces estaba por recibir un abundante chorro de sangre en la cara, y entonces ya no habría nada que pudiera hacer por la pequeña Lily Sullivan, más que irse y dejarla desangrarse en paz; quizás podría ser un poco piadosa y volarle los sesos y así hacerlo todo más rápido. Pero de nuevo la suerte estaba del lado de la pequeña, pues en cuanto sacó aquel pedazo de plomó, entero y casi sin haber perdido su forma, no brotó más sangre de la esperada.

    —Listo, aquí está la presa —exclamó triunfante, alzando la bala un poco sobre su cabeza para verla contra la luz. Lily igualmente suspiró aliviada.

    Esther colocó la bala ensangrentada sobre la sabana a un lado. Tomó entonces de nuevo el agua oxigenada, no sin antes tomar su cigarrillo y volver a aspirar un poco de él, y volvió a limpiar la herida.

    —La historia sólo se pone peor de aquí en adelante. Tuvo que vagar por todos lados para no terminar en la cárcel, o en algún manicomio. En ese tiempo tuvo que sobrevivir con lo único que sabía hacer: satisfacer los deseos más asquerosos y vomitivos de los pervertidos, que no tenían reparo en desahogarlos en una niña… o en alguien que pensaban que lo era. —Una vez limpia la herida, colocó sobre ésta un apósito nuevo que la cubría por completo, y luego pasó a vendarla, igualmente con vendaje nuevo y limpio—. En el trascurso tuvo que usar de nuevo un cuchillo, pistola, o sus propias manos para deshacerse de más hombres, incluyendo algunos clientes. Pero al final fue encontrada, y en efecto metida a un manicomio.

    Apretó el vendaje, aunque no de una forma incómoda y lo aseguró con dos broches.

    —Con eso estarás bien por ahora —le indicó, elocuente. Sacó entonces de la bolsa de la farmacia una caja rectangular de pastillas, y otra más parecida, pero color rojo—. Tomate éstas cada doce horas para la infección, y estas otras cada ocho para desinflamar y amortiguar el dolor.

    —Desátame las manos y lo hago —respondió Lily neutral, lo que le sacó a Esther una pequeña sonrisa.

    —Buen intento.

    Esther caminó hacia el baño y Lily pudo oír como abría la llave del lavabo unos momentos. Un segundo después, volvió con un vaso con agua en una mano y dos pastillas, una blanca y otra rosada, en la otra. Se sentó en la cama a lado de ella, y sin decir nada le metió las dos pastillas de golpe en la boca antes de pudiera siquiera pensar en negarse. Le acercó entonces el vaso, y a la niña no le quedó más remedio que aceptar el agua para hacerlas pasar, provocándole un fuerte ataque de tos, y que parte de dicha agua se vertiera sobre ella. Su cuidadora paso un paño por sus labios para secarla.

    —Sorprendentemente, en el manicomio estuvo tranquila por un tiempo. Hasta llegó a sentirse segura y cómoda ahí. Había un doctor muy guapo que le agradaba. Le recordaba tanto… a su papi. —una sonrisa embobada se dibujó en sus labios, dejando a la vista de nuevo sus maltrechos dientes—. Era muy amable con ella, y sentía maripositas en el estómago cada vez que hablaban. Pero cuando ella intentó demostrarle lo que sentía por él, metiéndose entre sus piernas para aplicarle toda su maestría de las calles sin costo alguno, el muy desagraciado la rechazó. Y ella no lo tomó muy bien. No sé a quién se le ocurre llevar un bolígrafo cuando se entrevista con alguien… ya sabes, trastornado. Error de novato, supongo. Pero le quedó muy bien enterrado en su cuello.

    —Por Dios —exclamó Lily, no precisamente asustada por el comentario, sino más bien sorprendida.

    —No te hagas la santita, que a tus diez años tampoco eres candidata al cuadro de honor, ¿o sí?

    Se paró y caminó hacia la mesa del televisor, más específicamente hacia otra bolsa que se encontraba a lado de éste. No era de la farmacia al parecer, pero Lily sólo pudo ver que tenía un logo verde en un costado. Esther extrajo de la bolsa algo alargado envuelto en papel de colores. Volvió hacia la silla a un lado de la cama, y se sentó en ella tranquilamente, cruzándose de piernas. Al desenvolver lo que traía entre sus manos, reveló que se trataba de un emparedado de pan blanco, aparentemente pechuga de pavo, lechuga y tomate. Le dio una pequeña mordida, notándosele mucha satisfacción por ese acto.

    —Nuestra protagonista huyó de ese sitio —continuó relatando entre mordida y mordida del aperitivo—, y entonces fue recogida por una amable familia que pensó, como todo el mundo, que era una niña desvalida a un lado de la carretera. Decidieron ayudarla, acogerla, y hacerla pasar por su hija para traerla aquí, a América. Para no hacer el cuento tanto largo, eso tampoco salió muy bien. Su nuevo papi tampoco aceptó de buena gana su afecto, así que todo terminó con algo de fuego… no, me corrijo, mucho fuego. —Soltó una sonora risa casi desquiciada, aunque la misma se cortó casi de inmediato—. La tercera sería la vencida… o, ¿cuarta quizás? Es igual. Hace ocho años se las arregló para ser adoptada por otra adorable familia, con una hermosa casa, un apuesto nuevo papá y dos simpáticos hermanos. Pero la madre era… bastante suspicaz y celosa. No le agradaba la idea de compartir el afecto de papi, así que ella tampoco lo haría.

    —Déjame adivinar, ¿los mató a todos también? —cuestionó Lily con ironía.

    —No, pero lo intentó —le respondió Esther entre risillas—. ¿Tienes hambre? Yo sé que sí.

    Colocó en ese momento su emparedado a medio comer justo sobre el pecho de Lily, en una posición que con problema podía verlo, mucho menos alcanzarlo con su boca. La niña sencillamente la miró de reojo nada divertida por ese acto, pero Esther se mantuvo indiferente a esto, y se concentró más en terminar su relato, así como su cigarrillo.

    —Y eso terminó aún peor que las veces anteriores —masculló despacio, exhalando humo mientras lo hacía—. ¿Te han roto el cuello? No, claro que no. Es una sensación graciosa. Oyes el fuerte “crack”, pero no en tus oídos, sino en todo tu cuerpo, como si todos tus huesos vibraran. Y luego estaba el agua, el agua fría como no tienes idea, atravesando cada centímetro de piel como si fueran cientos de agujas. Pero dicha sensación se fue apaciguando mientras más se hundía en aquel lago. Hasta que todo fue silencio, y oscuridad…

    Sin siquiera voltearla a ver, Esther volvió a tomar el emparedado y ahora sí lo acercó a los labios de Lily lo suficiente. A ella le daba repugnancia la idea de comer esa cosa, pero lo cierto era que sí tenía hambre; no sabía que tanto había estado inconsciente, pero definitivamente había sido bastante así que se limitó a comer un poco mientras la escuchaba.

    —Y la historia terminaría ahí, pero de pronto… la luz volvió —exclamó Esther con un tono casi melodramático—. Sus pulmones se llenaron de aire, y pudo sentir de nuevo. Su cuerpo estaba afuera del lago, tirado en la nieve. Su propia sangre y mocos se encontraban congelados en su cara. Pero estaba viva… Su cuello apenas y le dolía, e incluso su mente estaba un poco más lucida, ¿sabes? —Una amplia sonrisa iluminada se dibujó en sus labios, como si estuviera viendo el regalo más hermoso bajo el árbol la mañana e Navidad—. Pudo ver las cosas con un poco más de claridad. Y por mucho tiempo, estuvo convencida de que Dios la había perdonado, de que había sido la receptora de un hermoso milagro. Se lo imaginaba extendiendo su mano omnisciente desde los cielos, para sacarla de ese hielo porque la amaba… como todos sus papis.

    Siguió sonriendo por un rato más, pero conforme pasaban los segundos dichas sonrisa se iba apagando. Ahora su expresión era más similar a como si hubiera abierto dicho regalo, y adentro sólo hubiera encontrado calcetines, zapatos, o cualquier otra cosa menos el juguete que añoraba con tanta fuerza. Aspiró una vez más de su cigarrillo, y luego alzó un poco dicha mano al frente para contemplarla; era la misma mano en la que unos días atrás la apuñalaron con unas tijeras, y sin embargo en su piel no había quedado marca alguna.

    El tono del relato se tornó algo más sombrío, incluso más que durante cualquiera de los momentos anteriores que lo ameritaban.

    —Pero nuestra protagonista muy pronto se dio cuenta de que aquello no había sido precisamente un milagro celestial. Y que quizás no fue Dios quien la sacó de ese lago aquella noche, sino algo… más… —Apartó el sándwich de la boca de su rehén, y ella volvió a comer de él. Sus ojos señalaban en ese momento hacia la pared, pero en realidad miraban a la absoluta nada—. Siempre he querido saber qué ocurrió en aquel momento, y porque ahora soy así como soy. —Al parecer ya había dejado de expresarse en tercera persona, lo que supuso Lily significaba que la historia había terminado—. Y todo parece indicar que tú serás la clave de ello, tú y la otra niña que también debo encontrar. Gracias a ustedes, podré saber al fin la verdad… así que de alguna u otra forma, tendré que cuidarte un poco más.

    Se giró lentamente hacia ella, y le sonrió ampliamente de una forma que quizás en otro tipo de circunstancia, alguien podría considerar “dulce”.

    —¿No te parece divertido?

    Lily la miraba estoica y calmadamente. Ya no se le veía molesta, al menos no por fuera. Si tenía que adivinar, diría que posiblemente estaba analizando en silencio, ya sea a ella misma o todo lo que le acababa de decir.

    —¿Qué edad tienes exactamente? —cuestionó de pronto con voz seria. Esther sonrió divertida.

    —¿Enserio? De todo lo que te acabó de contar, ¿eso es lo único que se te ocurre preguntar? —Lily se encogió de hombros, impasible, y Esther volvió a reír—. Creo que tú y yo nos llevaremos muy bien.

    —Yo no lo creo —respondió Lily con voz ronca.

    —Ya lo verás. Puedo ser mucho más agradable de lo que parezco. —Se apoyó entonces por completo contra la silla y dio otra mordida más de su emparedado—. Sólo te puedo dar un par de días para que reposes esa pierna. Luego de eso, debemos de irnos.

    —¿A dónde?

    Esther caviló un poco mientras masticaba bien su último bocado de aperitivo.

    —Al norte —le respondió con simpleza—, a una isla llamada Moesko. A buscar a la otra mocosa.

    FIN DEL CAPÍTULO 22

    Notas del Autor:

    —Gran parte de la historia de trasfondo de Esther narrada en este capítulo, está basada en efecto en lo visto en la película Orphan (2009), pero también a algunos datos adicionales que se dieron al respecto en entrevistas, pero que no fueron agregados a la película ya sea por falta de tiempo o por ser bastantes crudos. Aquí además les di una interpretación personal a dichos sucesos, que espero haya quedado bien.
     
  3.  
    WingzemonX

    WingzemonX Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    22 Febrero 2011
    Mensajes:
    182
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resplandor entre Tinieblas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    5527
    Resplandor entre Tinieblas

    Por
    WingzemonX


    Capítulo 23.
    Entre Amigos

    A pesar del éxito de Matilda para calmar a Samara, todo el resto de la noche en Eola estuvo cargada de un denso aire de confusión. El cuarto de Samara, así como el propio pasillo afuera de éste, había quedado totalmente inutilizable. No sabían aún de qué manera se podría volver a habilitar esa área, si es que acaso era posible. Y lo más importante: ¿cuánto costaría? Lo primero fue arreglar las luces fundidas. Luego, retirar la puerta oxidada y caída, y también la camilla que se encontraba en estado similar. Al mismo tiempo se tendía que limpiar toda el agua encharcada, y posiblemente eso sería lo único que podrían hacer por esa noche. Mañana tendrían que determinar qué hacer con esas paredes, pisos y techos. Mientras tanto, el pasillo quedaría clausurado hasta nuevo aviso.

    Samara tuvo, obviamente, que ser movida a otra habitación. Ningún enfermero o doctor tenía deseo alguno de acercársele; todos ya sabían o intuían que ella había sido la responsable de ello, y de algunos ataques a varios miembros del personal que intentaron acercarse a su cuarto mientras aún estaba amarrada. Matilda tuvo que encargarse de acompañarla durante el resto del tiempo. Lo primero que hicieron fue dirigirse a un área de tratamiento para que una doctora le revisara la herida de su mano. Matilda le sugirió a Samara que aguardara afuera; no quería que viera su cortada y dicha imagen pudiera perturbarla o causarle algún tipo de culpa que se saliera de control.

    —No quiero estar sola —le había casi implorado, y la Dra. Honey no tuvo más remedio que dejar que le acompañara.

    Samara se quedó sentada en una silla, un poco lejos de la mesa en la que la doctora la trataba; ésta frecuentemente miraba a Samara de reojo con aprensión. Había pedido además que mantuvieran la puerta abierta… por si tenía que gritar, quizás. Pese a todo, Matilda no tenía mucho que recriminarle, pues de cierta forma era la más valiente de ese sitio en acceder a tratarla, incluso si venía acompañada de la fuente de tanto caos, desde su perspectiva. El procedimiento quizás determinaba que debía haber un par de enfermeros, quizás incluso guardias de seguridad, afuera de la puerta esperando, pues después de todo Samara seguía siendo considerada un “paciente peligroso”. Pero no había nadie afuera del consultorio; de hecho, todo se sentía bastante silencioso y solo.

    En un sólo día le habían disparado (aunque había logrado que las balas no la tocaran siquiera), un perro enorme, y al parecer imaginario, le había mordido el tobillo, y la mano invisible de un atacante casi le arrebataba la vida al sofocarla desde quien sabe qué distancia. Ahora su paciente le había abierto la palma de su mano en un acto reflejo de miedo. Era demasiado, demasiado para un día… y éste aún no acababa.

    Mientras la doctora le limpiaba su cortada y le ponía algunos puntos, Samara observaba en silencio desde su silla. Sus ojos estaban enrojecidos por todo lo que había llorado, y un par de ojeras oscuras los decoraban por debajo. Se veía aún más pálida que el día anterior.

    —¿Te duele? —preguntó de pronto la pequeña, con una voz débil, casi adormilada.

    —No, descuida —le respondió Matilda sonriendo, aunque eso no era del todo cierto—. Ya casi no siento nada.

    Samara agachó su mirada un poco.

    —Fue ella —susurró de pronto, pero era difícil saber si se lo decía a Matilda o a sí misma—. Yo no fui, yo no quería hacerlo… ella lo hizo…

    —Tranquila, Samara —susurró la Psiquiatra, suave y lento—. Estaré bien, sano rápido. En unos días, ya ni siquiera se notara.

    La doctora que la estaba curando no estaba del todo segura de ello, pero no dijo nada.

    —Fue como con mi madre —murmuró de nuevo Samara de la misma forma—. De nuevo le hice daño a alguien que quiero…

    Pequeños rastros de melancolía se asomaron por los ojos de la nena, pero de inmediato ella se los talló para disimularlo.

    Una vez que le curaron su mano, Matilda la acompañó a las regaderas para que pudiera lavarse el cabello y el cuerpo, y mudarse de ropas. La espero afuera a que terminara, y en ese lapso tuvo el auto reflejo de tomar su celular; sin embargo, éste no encendió. Esos minutos que estuvo bajo el agua, evidentemente no le habían sido beneficiosos; incluso aún seguía húmedo y algo sucio. Había visto en película y en el internet que podía servir ponerlo en una bolsa de arroz, pero no estaba segura de qué tan útil sería eso en realidad. Tenía un segundo teléfono, el de “emergencias”, que era un número al que sólo la Fundación le marcaba; sin embargo, lo había dejado en su bolsa en el módulo de recepción.

    Ya con una bata limpia, su cabello y cuerpo aseado, Samara estaba lista para ir a su nueva habitación. Debido al deplorable estado en el que quedó el cuarto anterior, la tuvieron que mover a uno diferente en otra ala, aunque fuera de menor seguridad, petición que Matilda había hecho desde prácticamente su primer día ahí, y que sólo hasta ese entonces se le podía cumplir, pese a las circunstancias no tan agradables en las que ocurría. Era, en apariencia, más agradable que el anterior. Además de la camilla, que era algo más amplia, tenía un sillón para visitas, e incluso una ventana que daba al jardín, aunque con sus respectivos barrotes en ella.

    —Este cuarto es un poco más agradable del que tenías, ¿no te parece? —Sonrió Matilda con un tono juguetón, mientras recostaba a la niña en la camilla—. Intenta descansar un poco, ¿sí?

    —No puedo dormir —señaló Samara, apremiante, quedándose sentada en la camilla pero sin recostarse—. Si lo hago… ella vendrá por mí de nuevo.

    Matilda respiro hondo. Se sentó en una silla a lado de la camilla, y la tomó gentilmente de su mano.

    —Quedarte sin dormir no hace nada bueno por tu salud, Samara.

    La niña miró hacia otro lado, insegura. Su reacción era más que esperada, debido a la espantosa experiencia por la que acababa de pasar. Y aplicarle un calmante, no era para nada recomendable por exactamente lo mismo.

    —Dime una cosa —masculló Matilda, de nuevo algo jovial—. ¿Siempre que duermes tienes estas pesadillas?

    Samara se viró hacia ella lentamente, mirándola con sus ojos enrojecidos y cansados.

    —No… no siempre.

    —Los últimos días habías podido dormir tranquilamente y sin pesadillas, ¿verdad? ¿A qué crees que se debió?

    Samara apretó un poco el entrecejo y cerró un poco los ojos, en un gesto reflexivo casi sobreactuado.

    —No lo sé… —sus delgados dedos se apretaron un poco más a la mano de la psiquiatra—. Creo que todo ha sido mejor desde que llegaste. Pero cuando creí que también me habías abandonado…

    —No te abandoné, ni lo haré, pequeña —se apresuró Matilda a aclarar tajantemente—. Si es lo que necesitas, me quedaré aquí contigo hasta que concilies el sueño. Y pasaré la noche en la sala de espera, y así si ocurre algo a mitad de la noche podrán avisarme y te ayudaré como lo hice hace un momento. ¿Así estarás más tranquila?

    Samara de nuevo caviló unos segundos, pero luego asintió lentamente, afirmativa. Lentamente deposito su cabeza en la almohada suave, aunque de funda un poco áspera.

    —Gracias.

    —No te preocupes, para eso estoy aquí —le comentó Matilda con una amplia sonrisa.

    La niña de cabellos negros cerró lentamente sus ojos.

    —¿Pudiste hablar con mi madre? —susurró de pronto, con su voz aún bastante despierta.

    Matilda se sobresaltó un poco, pero intentó tranquilizarse y despejar su mente de cualquier pensamiento consciente referente a aquella conversación que la pequeña pudiera llegar a percibir. El secreto, le había enseñado Eleven, era concentrarse en una idea específica en segundo plano; una imagen, un paisaje, una canción, incluso un chiste. La habilidad de Samara en ese sentido era algo pequeña, y no lograba, hasta dónde había visto, activarla siempre de manera consciente, así que era muy poco probable que pudiera percibir algo en ese momento justo. Pero igual era mejor no arriesgarse, pues lo último que necesitaba es que se alterara en ese momento al enterarse del rumbo que aquella conversación había tenido. Tarde o temprano tendría que hablarlo con ella, pero no sería esa noche.

    —Sí, así es —le respondió lo más natural que le fue posible, considerando que intentaba hablar al tiempo que su voz interna relataba las estrofas Moby-Dick.

    —¿Qué te dijo?

    —Será mejor que hablemos de eso después, ¿está bien? —Matilda pasó entonces su otra mano por su cabello, retirándolo gentilmente de la cara de la pequeña—. Ahora sólo duerme.

    Samara asintió.

    —¿Ella está bien?

    ¿Bien? De nuevo una pregunta difícil de responder, y en la que no podía siquiera pensar directamente en esos momentos.

    —La están ayudando, así como yo te ayudo a ti.

    No era del todo una mentira; lo que menos le gustaba era mentirles a sus pacientes. La estaban ayudando, pero dudaba de qué tanto le serviría dicha ayuda.

    Le siguió sosteniendo su mano todo el rato que estuvo ahí, hasta que la niña al fin se durmió. Esperaba que tuviera un sueño agradable, para variar.

    — — — —​

    Quien temía posiblemente no tener sueños agradables esa noche, era Cody. Como bien había mencionado en el hospital de Portland, procuraba evitar situación que lo estresaran de tal forma que le pudiera causar pensamientos negativos, y principalmente pesadillas. Pero todo ese día había sido bastante estresante; no era quizás el más estresante de toda su vida, pero si lo suficiente para tenerlo intranquilo. Cole y él habían ido al comedor para empleados del hospital, que en ese momento se encontraba totalmente solo, mientras Matilda se encargaba de Samara. Durante todo ese lapso, el profesor de escuela había estado muy callado y pensativo. Temas en los cuales pensar posiblemente le sobraban en esos momentos, pero el que más le ocupaba su cabeza eran sin lugar a duda ese pasillo, esa habitación, y el estado en el que se encontraba. Y, quizás menos importante pero igualmente significativo, aquello que la niña había dicho.

    “El monstruo es real. Soy yo… Yo soy el monstruo… yo soy el monstruo…”

    Un ligero escalofrío le recorría la espalda cada vez que lo recordaba. Ni siquiera era del todo consciente del porqué su cuerpo reaccionaba de esta forma; era como si se tratara de alguna reacción fisiológica o psicológica involuntaria… o quizás era de nuevo el resplandor, advirtiéndole del inminente peligro que aún no era capaz de digerir del todo.

    ¿En qué se había metido…?

    Estaba tan enfrascado en sus pensamientos, que no sintió cuando Cole volvía de regreso a la mesa en la que se encontraba sentado. Cuando por el rabillo del ojo notó como se sentaba en otra de la silla, dio un pequeño sobresalto nervioso. Cole tenía dos vasos pequeños de café en sus manos, y colocó uno de ellos delante de él, en la mesa.

    —¿Un café, profesor? —le preguntó con una sonrisa elocuente. Cody miró el vaso unos instantes, y luego le restó importancia.

    —Creo que ya bebí demasiado café hoy.

    —Entonces será mejor quizás un trago —comentó el policía cono irónico. Dio un sorbo de su propio vaso de café, y su rostro dibujó casi de inmediato una mueca de hastío—. Café de psiquiátricos. Con razón la gente enloquece.

    Cole puso el vaso de regreso en la mesa, apartándolo un poco de él. Cody lo miró de reojo, un tanto curioso por su actitud tan… relajada. Él prácticamente había visto y sabido lo mismo que él con respecto a ese caso, incluso un poco menos. Y aun así no mostraba preocupación alguna.

    —Pareces bastante tranquilo —señaló Cody sin rodeos. Cole se encogió de hombros.

    —¿No debería de estarlo?

    —No lo sé… —Cody se inclinó un poco hacia él, apoyando sus brazos en la mesa—. Lo que ocurrió en ese pasillo… no fue algo “normal”, ¿cierto?

    Cole lo miró y esbozo una media sonrisa.

    —Para gente como nosotros, lo “normal” es bastante relativo, aunque suene trillado.

    —Sí, sí, lo sé. Pero no me refiero a eso. Lo que ocurrió ahí…

    Las puertas del comedor se abrieron en ese momento, poniendo en alerta a los dos hombres, pero especialmente a Cody. Ambos se relajaron unos segundos al ver que quien se les acercaba era Matilda, ya con su mano vendada, aunque el cansancio era más que evidente en sus pasos y en su mirada agachada. Ambos se pusieron de pie casi de inmediato y se adelantaron un poco a su encuentro.

    —¿Cómo está? —preguntó Cody tomando la iniciativa.

    —Mejor, dentro de lo que cabe —respondió Matilda vacilante. Caminó entre ambos, se dejó caer en una de las sillas y dejó su teléfono averiado sobre la mesa. Pasó su mano derecha por su rostro, tallándolo especialmente en el área de la frente y las sienes, mientras la otra la dejaba colgar a un costado de manera libre y perezosa—. Ya se durmió, pero no sé qué tanto duré eso. Escuché que los otros doctores y las enfermeras discuten sobre sacarla de aquí y mandarla de regreso a su casa.

    —¿Eso sería algo bueno o malo? —cuestionó Cole, cruzándose de brazos.

    —En estos momentos no estoy segura. Quien tiene la última palabra es el Dr. Scott, pero parece que se desapareció antes de que todo esto empezara y nadie sabe a dónde fue.

    —Lo ideal sería que se fuera —sugirió Cody—. No hay nada que puedan hacer por ella aquí.

    Matilda suspiró pesadamente. Se inclinó hacia la mesa, apoyando sus brazos sobre ésta y apuntó su mirada hacia el frente, hacia las ventanas reforzadas y con barrotes al frente que daban hacia el estacionamiento. Esa era un área sólo para el personal del hospital, y a la que los pacientes no tenían acceso, al menos no forma regular. Pero en esos momentos a nadie le importaba la presencia de los tres visitantes; bueno, dos externos y ella que al menos tenía un permiso y un gafete especial (que ahora recordaba había dejado en su bolsa, al igual que su segundo teléfono para emergencias) para poder moverse por esos lares.

    —Tal vez no —musitó tras un rato—. Pero su padre parece estar mejor si la mantiene lo más alejada posible. Y su madre me incitó ayer a que la matara por ella.

    —¿Cómo dices? —Exclamó Cody, sorprendido y alarmado. Sí, con todo el asunto de Lily Sullivan, no había tenido tiempo de contarle sobre eso.

    Cole caminó hacia la mesa y la rodeó, parándose delante de la psiquiatra, justo para bloquear su rango de visión. Apoyó sus manos sobre la superficie plana y se inclinó un poco hacia ella, como si fuera a interrogar a un sospechoso al mero estilo de las películas o series policiales. Matilda lo miró desde abajo, sin impresión alguna.

    —Bueno, creo que es momento de que nos platique ampliamente sobre esta niña, ¿no le parece? —propuso el detective con un tono mucho más afable de lo que su postura indicaba—. Eleven me contó algunas cosas, pero los datos más específicos e importantes, creo que sólo usted los conoce. Estamos aquí para ayudarle, así que será mejor que comparta con nosotros todo lo necesario. ¿No lo cree, profesor?

    Cole se viró hacia Cody en busca de apoyo. Éste asintió y avanzó un poco hacia un lado de la mesa.

    —Creo que sí —respondió—. Sólo tengo algunas nociones por lo que me dijiste el otro día, pero ahora realmente tengo interés en saber toda la historia.

    Matilda volvió a suspirar, cansada. Extendió su mano para tomar el vaso de café que Cody había rechazado y dio un largo trago de él. En su primer día en ese comedor, y con esa máquina de café en la esquina, había tenido ganas de escupir su primer trago en cuanto tocó su boca. En esos momentos ya estaba un poco más acostumbrada, pero igual soltó un quejido rancio una vez que dio su trago.

    —Está bien, les daré los detalles que pueda compartir.

    Cody y Cole tomaron asiento delante de ella, y Matilda empezó a contarles, sin entrar a mucho detalle, un resumen de Samara y su caso. Empezó por el principio, contándoles sobre Evelyn, su madre biológica, y todo lo poco que pudo averiguar entorno al nacimiento de Samara. Luego pasó a hablarle sobre los Morgan, cómo terminaron adoptando a Samara, y los sucesos extraños que ocurrieron alrededor de la niña antes del incidente de los caballos, que fue la llama que disparó todo lo demás. A eso le siguió lo que había pasado con Anna Morgan, y aprovechó esa mención para contarle lo poco fructífera que había sido su conversación del día anterior. Dio una repasada por las pruebas que Scott y su equipo habían aplicado en la niña antes de su llegada, y posteriormente todo lo que ella misma había visto en sus diferentes sesiones. De nuevo, todo ello sin profundizar tanto en aspectos médicos o conversaciones más de carácter personal que había tenido con Samara. De igual forma, por sus caras, intuía que todo les había quedado claro.

    —Y lo último es lo ocurrido hoy mismo —concluyó Matilda al llegar al final—, que ya oyeron el relato del Dr. Johnson y… bueno, ustedes mismos vieron lo demás.

    Se recargó contra su silla, de forma relajada, o al menos lo más relajada que esa pequeña silla le permitía estar. Toda esa remembranza no había hecho más que agregar algunos granitos de arena adicionales a su ya tangible cansancio.

    De pronto, Cole se puso de pie sin decir nada. Se alejó un par de pasos y se paró derecho, dándoles la espalda con sus manos en su cintura en una pose que parecía casi sobreactuada. Cody y Matilda lo miraban, expectantes.

    —Bien —pronunció con seriedad, quizás la mayor seriedad que había cargado consigo desde que lo conocieron—, ahora entiendo mucho mejor porque Eleven quería que viera este caso.

    —¿Cómo? —Exclamó Matilda perpleja, y luego soltó sin pudor una leve risilla sarcástica—. ¿Y por qué?, ya le dije que Samara nunca ha mostrado ningún tipo de cualidad de ver… fantasmas ni nada parecido.

    —Ni nada parecido, esa es la clave —respondió el detective, girándose de nuevo hacia ellos. Miró a ambos como si él fuera el profesor de escuela y él sus alumnos a los que estaba por instruir. Respiró hondo, y comenzó a hablar con tono suave y claro—. Escuchen, esto siempre es complicado de explicar, incluso a los ya un poco familiarizados con el tema, o que creen estarlo. Pero este mundo que ven, no es el único que existe. A un lado de nosotros, abajo, arriba, al revés, existen muchos otros. Cientos, quizás miles. Los fantasmas, o lo que la gente conoce como tal, son energías que se deslizan desde este mundo a otro, y a otro. Y cuando cruzan de regreso por el nuestro, las personas como yo podemos verlos, oírlos… e incluso más. Esa es mi habilidad, y la de otros —su expresión se volvió aún más sombría y dura que antes—. Pero existen otro tipo de energías y seres que no son originarios de este mundo, sino que cruzan de otros lugares más oscuros, más lejanos y más peligrosos. Entran al nuestro, y cuando eso ocurre… horribles e inimaginables cosa ocurren. La gente los llama de muchas formas, pero quizás la más usual es… demonios.

    Matilda y Cody miraron confusos al detective, aunque el sentimiento real de cada uno era muy distinto.

    —¿Demonios? —murmuró Cody.

    —¿De qué rayos está hablando? —soltó Matilda casi de inmediato, algo más asertiva.

    Cole alzó su mano derecha, señalando de manera imaginaria en dirección a Samara.

    —Hay algo en esta niña, algo inusual, antinatural… y maligno. Algo demoniaco, que se alimenta de su resplandor único, o aún peor: lo usa a su beneficio. Lo he visto antes, e Eleven también. —Sus ojos claros y profundos se clavaron directo en Matilda—. Su paciente, doctora, es la víctima de un ente que no es de este mundo.

    Matilda se quedó callada, mirándolo con una incredulidad tan grande que rozaba en al agravio personal

    —Es broma, ¿verdad? —soltó de pronto con un tono seco y aprensivo.

    —Matilda, vamos… —intervino Cody, intentando suavizar las cosas, pero no tuvo el éxito esperado.

    —Por favor, Cody —soltó la psiquiatra, casi ofendida—. ¿Demonios? Los fantasmas son una cosa, y acepto que en efecto hay muchos de los que resplandecen que creen en ello. ¿Pero demonios? Esto ya es absurdo.

    —¿Absurdo?, ¿enserio? —escuchó como Cole expresaba, quizás evidentemente no tan ofendido y molesto como ella, pero igual un poco de ello lo acompañaba. Hasta ese punto se había comportado bastante casual y tranquilo, pero la postura aversiva de Matilda quizás comenzaba a cansarle—. ¿Esa es su conjetura científica, doctora? Dígame, usted afirma que ya ha tratado a muchos niños con el Resplandor antes, ¿o no? Y dice que nunca he visto alguno que pueda ver fantasmas. ¿Ha visto a alguno que pueda ser lo que esta niña hace?

    Matilda se cruzó de brazos, mirando fijamente al detective como si se tratara de algún acusador al que encaraba sin miedo alguno.

    —No, pero no es la primera vez que veo a alguien que resplandece mostrar una habilidad que no había visto antes. Samara es algo inusual, lo acepto. Pero nosotros ya tenemos una teoría de cómo funcionan sus habilidades…

    —No Matilda —interrumpió Cody de pronto—, no la tenemos.

    La castaña volteó a ver a su amigo, confundida por tales palabras.

    —Esto… esto no es como lo que creíamos —intentó explicarse Cody, aunque se le percibía algo de nervios al hablar—. ¿Viste esas paredes? Se veían como si fueran de un edificio abandonado desde hace décadas. ¿Cómo hizo eso?

    —Obviamente fue derivado de esa habilidad nueva que Scott y sus demás asistentes catalogaron como Termografía Proyectada. Debió haber plasmado en su alrededor un escenario de su pesadilla.

    —Eso es bastante diferente a crear una imagen en el papel, radiografías o incluso en la mente de una persona. Esto fue un salto demasiado grande.

    Matilda se encogió de hombros.

    —Su estado de ánimo debió provocarlo. Hemos visto muchas veces como cuando algunos chicos se alteran, pierden por completo el control. Tú mejor que nadie sabe de eso.

    Cody suspiró, también como una pequeña señal del cansancio que traía acumulado. Se recargó contra su silla y se retiró sus lentes, dejándolos sobre la mesa. Se talló sus ojos con sus dedos, y luego todo el costado derecho de su cara.

    —¿Y el agua? —Señaló abruptamente, como si hubiera sido un pensamiento que se le vino de pronto—. ¿De dónde salió el agua que escurría de las paredes y cubría el piso?

    —Del baño, quizás…

    —No era agua del baño —exclamó de pronto, alzando de más la voz—, esa era agua encharcada, y sucia, como si viniera de un arroyo o… un pozo abandonado, o no sé. Eso no podría simplemente haberlo imaginado y aparecido de la nada.

    —Tú sí podrías hacerlo.

    —Sí, pero dejaría de existir en cuanto dejara de pensar en eso. En este caso las paredes se quedaron así y el agua también, aunque ella ya no se encontraba ni siquiera presente. ¿Y no sentiste el aire que nos rodeaba?, ¿no percibiste también esa sensación agobiante de pesadez y de… muerte?

    Cody estaba más que alterado: tenía miedo. De todos los que conocía, Matilda nunca pensó que sería él quien reaccionaría de esa forma, considerando su historia la cual ella conocía muy bien.

    Matilda se paró abruptamente de la mesa. Se alejó un par de pasos, mientras se sujetaba su cabeza con ambas manos y cerraba un segundo los ojos.

    —¿Y qué es lo que crees entonces, Cody? —Cuestionó, girándose de nuevo hacia su amigo—. ¿Qué realmente está poseída por un demonio?

    Cody vaciló al momento de responder, bastante inseguro.

    —No lo sé… pero no me siento tampoco preparado para afirmar con seguridad que no es así.

    Matilda bufó, totalmente incrédula de lo que oía.

    —Esto es el colmo —balbuceó despacio como si fuera una pequeña maldición. Se giró entonces de lleno hacia Cole—. ¿Por eso lo envió Eleven? ¿Por qué cree que Samara está poseída por un demonio? ¿Esa es la dichosa experiencia diferente que me hacía falta? Perfecto, ¿dónde me inscribo al diplomado de demología?

    Cole dibujó una media sonrisa por su comentario, aunque el resto de su cara, en especial su mirada, no parecían indicar que se debiera a que ello le hubiera parecido divertido.

    —Tranquilos, creo nos estamos exaltando un poco —masculló Cody, parándose también; desde su posición, prácticamente estaba entre ambos—. Matilda, sé que todo esto es difícil y extraño, pero no tienes que desquitarte con Cole.

    —Ah, ¿ahora es “Cole”? —respondió la doctora con tono irónico.

    —Es uno de nosotros. Eleven lo mandó, ¿recuerdas?

    Matilda volvió a bufar, como si quisiera dar a entender que eso no le importaba. Cole, por su lado, en verdad estaba cansado físicamente por todo el viaje y ajetreo, y toda esa situación no hacía más que empeorarlo. Pero hacía lo posible para mantenerse lo más sereno posible, a sabiendas de que, en realidad, esa no había sido la peor reacción que había visto en alguien luego de tocar ese complicado tema.

    —Cody tiene razón, hay que tranquilizarnos —comentó el detective, algo más elocuente. Matilda sólo pensaba en cómo ahora eran “Cole” y “Cody”, como si fueran conocidos de toda la vida—. Estamos entre amigos, o al menos de mi parte sí. Quizás comenzamos con el pie izquierdo, y lamento si mi forma de ser puede ser algo… conflictiva. Soy de hecho…

    —Bastante introvertido e inseguro de sí mismo —declaró Matilda tajantemente de pronto, destanteándolo. Lo miraba tan fijamente con esos intensos ojos azules, que parecían tener la fuerza suficiente para atravesarle la cara—. Creció siendo un niño solitario, padres separados quizás, de calificaciones promedio. Es probable que se sintiera más seguro siendo el payaso de la clase, o actuando como alguien que no era. Con el paso del tiempo ha desarrollado esa personalidad extrovertida y aparentemente siempre animada, más como un instrumento de defensa. Si es el que tiene el control dentro de la habitación, todos estarán tan concentrados en estar enojados con usted que no se preocuparán por ver más adentro. Eso de seguro le ha traído problemas en su vida personal y profesional. Pero por ello se refugia en su trabajo lo más posible, tanto en el de policía como el que hace para la Fundación, por lo que supongo. Le agrada la idea de ayudar a las personas, de ser el héroe. Le da un propósito y justificación a su accionar, y lo hace sentir especial. Se dice a sí mismo que lo hace desinteresadamente, pero de hecho es su modo de obtener satisfacción personal instantánea. —Cruzó los brazos sobre el su torso, sin quitarle los ojos de encima—. Pero no soy un detective, ni cazador de demonios; sólo una simple psiquiatra.

    El aire en ese comedor se volvió mucho más denso y frío de lo que ya era. La sonrisa y el buen humor se habían esfumado por completo del rosto de Cole, siendo remplazados por una mirada fría, dura e incluso, algo aterradora. Cody, aún en medio, miraba a cada uno, sin saber qué decir o hacer.

    —¿Y eso lo teoriza por lo poco que hemos hablado? —Inquirió el policía, escéptico, a lo que Matilda respondió con una risilla burlona.

    —¿Por lo poco? No se ha callado desde que nos conocimos. Es como un libro abierto.

    —¡Ya basta! —casi gritó Cody, empujándose a sí mismo a intervenir. Se puso entonces realmente en medio de ambos, encarando a Matilda directamente—. ¿Cuál es tu problema?

    Matilda se sobresaltó, confundida por su cuestionamiento.

    —¿El mío?

    —Sí, el tuyo —respondió el profesor, duramente—. Cole lo único que ha hecho desde que lo conocimos es intentar ayudarnos, y tú te las has pasado atacándolo. ¿Por qué te molesta tanto si ni siquiera lo conoces?

    —Si tuviera que adivinar —intervino Cole a sus espaldas. Tenía las manos en la cintura, y miraba hacia Matilda por encima del hombro de Cody—, diría que se siente amenazada.

    De nuevo Matilda casi saltó al escucharlo.

    —¿Amenazada, yo?

    —Sí, así es. —Cole avanzó hacia ella, parándole a una corta distancia, aunque Cody seguía fungiendo de muro divisorio entre ambos. Aun así, las miradas de ambos estaban cruzadas, y eran aguerridas sin lugar a duda—. Me parece que Eleven le dijo que enviaría a alguien con “otro tipo de experiencia” a ayudarla, que es lo mismo que decirle que necesitaba a alguien que sabía algo que usted no, y eso quizás hirió un poco su orgullo. Por eso la está tomando contra mí aunque sólo vengo a ayudar. —Se cruzó de brazos, imitando un poco la misma postura que ella había tomado hace unos momentos—. Pero no soy un psiquiatra, sólo soy un simple detective cazador de demonios.

    —¿Eso es cierto? —cuestionó Cody, totalmente incrédulo de esa alocada afirmación. Sin embargo, la psiquiatra sólo lo vio de reojo unos instantes, y luego se viró a otro lado sin decir nada… como si se sintiera avergonzada—. Oh, Matilda, vamos. Eso no es digno de ti.

    —Pues aparentemente sí lo es —respondió ella con rapidez, y totalmente a la defensiva—. Y no me importa lo que Eleven diga: Samara es mi paciente, y lo que menos necesita ahora es que venga un completo extraño a llenarle la cabeza con la idea de que está poseída por un demonio.

    —Escuche, doctora… —Intentó Cole volver a hablar, pero Matilda no se lo permitió.

    —No, usted escúcheme a mí. Intentar explicar lo que no se entiende atribuyéndole ello a espíritus y demonios, es exacta la forma de pensar que llevó a varios como nosotros en el pasado a ser perseguidos, y tratados como monstruos.

    —¿Cómo Carrie White? —Soltó Cole de golpe sin el menor miramiento, y esas solas tres palabras hicieron que todo en el interior de Matilda se desmoronara.

    De nuevo se formó un profundo y frío silencio, y decir que el aire se había puesto denso era quedarse corto.

    —Oye, espera… no te pases… —intentó intervenir Cody, interponiéndose delante de Cole, pero éste parecía estar tan decidido en tocar ese botón que lo ignoró totalmente.

    —Sí, eso fue algo más que todos me decían cuando preguntaba por la gran Matilda Honey, y su fracaso más grande dentro de la Fundación —prosiguió con un tono de desafío bastante punzante; Matilda sólo lo miraba en silencio, estoica—. ¿De eso se trata esto?, ¿protege a esta niña porque le recuerda a Carrie White? Para no creer en fantasmas, parece la persigue uno justo ahora, doctora…

    Si tenía algo más que decir, ya no pudo hacerlo, pues en ese instante su cuerpo fue drásticamente empujado hacia atrás, hasta ser lanzado varios metros contra una de las mesas del comedor, misma que fue derribada por su peso creando un fuerte estruendo. Por su parte, el detective terminó sentado en el piso, aturdido y de seguro algo golpeado. Cody dio un salto hacia atrás de la impresión. Miró a Cole tirado en suelo, y luego miró a Matilda, con cierto temor en su actuar. Matilda miraba con una intensidad tan ferviente al oficial de policía, que sus ojos casi parecían centellar. ¿Lo había empujado con su telequinesis?, eso era más que seguro. ¿Lo había hecho apropósito o había sido un mero acto reflejo?, eso era lo que estaba en duda.

    —Matilda… ¿qué haces? —masculló Cody, aún incapaz de salir de su asombro.

    La castaña pareció reaccionar, aunque fuera un poco, al escuchar su voz. Lo volteó a ver unos instantes, sin cambiar la expresión de su cara, y sin decir nada se giró hacia la mesa, tomó su teléfono y se dirigió a paso apresurado hacia la puerta del comedor. Cody pensó en decirle algo, pero todas sus reflexiones lo llevaban a la conclusión de que era mejor dejarla ir, al menos de momento. Abrió las puertas dobles abatibles al mismo tiempo con algo de violencia, y éstas se cerraron solas detrás de ella.

    Cuando Matilda ya se había ido, Cole comenzaba a tratar de levantarse, tambaleándose un poco en el intento y volviendo a caer de sentón como un ebrio en su peor estado.

    —Te pasaste —exclamó Cody como reclamo. Se le acercó entonces, ofreciéndole una mano para ayudarlo a pararse—. Ese no es un tema con el que puedas estar jugando, especialmente con Matilda. ¿Por qué hiciste eso?

    Cole miró de forma distraída la mano que le extendían, y a cómo le fue posible la tomó y se ayudó de ella para pararse. Ya de pie, su equilibrio se sintió un poco más estable.

    —Las cosas no iban por buen camino —se explicó—. Creí que poner todas nuestras cartas sobre la mesa de una vez, sería la mejor forma de acabar con esto lo más rápido posible.

    —¿Y cómo te resultó eso?

    Cole alzó su mirada en silencio hacia las puertas por las que Matilda había salido.

    —Ya lo veremos.

    FIN DEL CAPÍTULO 23
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso