Long-fic Resiliente ( kagxInu)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por kira_asakura, 13 Enero 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Katy's Camui

    Katy's Camui Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Junio 2004
    Mensajes:
    42
    Pluma de
    Escritora
    Re: Resiliente ( kagxInu)

    ¡Kira! Ánimo °O° ya sabes que te dije que narras muy bien, me gustá, me gusta. Además que en si el tema es delicado, esa enfermedad u_u ahh.
    Hace poco me vi un litro de lágrimas y quedé desidratada xD! no me hagas quedar desitrada de nuevo. xD!

    Nos vemos el Viernes en la junta noñis :beso:
     
  2.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritora
    Re: Resiliente ( kagxInu)

    Que emotivo me llego hasta lo mas profundo de mi corazon
    estoy aca con un pañuelo secandome las lagrimas, que emocional te a quedado
    y si por no lo notaste en los otros post lo que te dije te lo repito:
    este es el unico fanfics que me ha sacado mas de una lagrima
    yo diria miles por capitulo, beuno ya veremos si otro hace lo mismo es que describes tan bien las cosas que me pongo emocional ToT

    atte:razon
     
  3.  
    kira_asakura

    kira_asakura Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    29 Julio 2004
    Mensajes:
    86
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resiliente ( kagxInu)
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    3649
    Re: Resiliente ( kagxInu)

    Capitulo 10 : lo mejor para ti
    - Vamos kagome chan empuja- ginta veia grandes avances en su pacientes, ya tenía la fuerza suficiente, como para hacer avanzar su silla de ruedas, podía autovalerse sin problemas- muy bien…

    La muchacha sonreia, se notaba que estaba feliz, que su mundo estaba cambiando, su estadia en la casa Sohuma era un plus para ella, ahora se animaba incluso a insultar a Inuyasha… sus padres incluso la habían llamado hace tres semanas, una vez, pero al menos la habían llamado.


    - Ven aquí kagome chan- entre él y miroku la ayudaron a acostarse en la camilla- bien empuja- al momento en que el kinesiologo ponía una mano en la planta del pie, flectando la pierna, para que la joven la empujara.


    Concentró toda su fuerza, respiró profundo para poder transmitir toda su energía, movió su pie, desde hace algunas semanas ya podía hacerlo, estaba recuperando su cuerpo, ya no quedaba casi nada, ya se iba a cumplir un año desde que estaba con rehabilitación, la nieve empezaba a hacer su aparición junto con la navidad, lo único que pedía para navidad era poder ver a sus padres, según le habían contado, estaban muy bien en Boston y kikyo se estaba recuperando poco a poco, al igual que ella.


    - Exelente, ¡¡¡ que sorpresa!!!, moviste mi brazo normalmente, ¡¡tienes fuerza en tus piernas!!- grito ginta-


    Kagome miró a ambos kinesiologos sin entender.
    - Quiere decir que la proxima sesión iras a las barras- señalando, a un joven quien estaba en dicho instrumento, estaba aprendiendo a caminar afirmado de los dos tubos.

    - ¿en-enn-ce-ri-rio?- una lagrima de felicidad escapó de sus ojos, un año un desde que comenzó a rehabilitarse y ya… ya iria a las barras, un suspiro lleno de satisfacción escapó de sus labios.

    - Asi que señorita, en la proxima sesión te explotaremos mas de lo que ya hemos hecho, ahora se viene una buena batalla- ginta estaba feliz, cuando conocío a su paciente esta tenía un babero, ya que no podía tragar bien, no podía hacer nada, algunos pacientes que padecían el guillian barré se demoraban menos en recuperarse, algunos mas pero el caso de kagome era realmente especial.

    - “ al menos recuperare mi cuerpo”- recordó lo que sucedió hace algunos dias-
    Se encontraba en la consulta de la fonoaudiologa, de su medico el doctor nakagawa aquel que siempre la habia acompañado desde el inicio de la enfermedad, desde el día de su accidente.
    - Bueno kagome chan- dijo la doctora- viendo tus avanzes en tu habla, mi trabajo llega hasta aquí… haz avanzado mucho realmente…- miro directamente a los ojos de su joven paciente, la desilución era evidente, por que al instante de terminar aquella frase sus ojos enrojecieron.

    - ¿ha-bbla-re-re, a-sssi- to-todda-mmi-vi-dda?- sus esfuerzos ¿ habian sido en vano?, entonces nunca volveria a ser la de antes- yyo- ppe-nn-sse- que…- nunca haría una vida normal, la gente la miraria raro…, una mano calida calmo el temblor de sus manos Inuyasha siempre estaba a su lado, siempre.

    - Seré directa, si no hubieras tenido aquel golpe en tu cabeza , no tendrias este problema, pero la inflamacion de tu cerebro fue tal que deberias estar agradecida de estar viva…- le sonrió transmitiendole esperanza- nuestro objetivo era el hecho de que te pudieras comunicar y lo logramos, piensa en el momento en el que despertaste.

    - Ssi..- le sonrió a todos-pper- ddon.
    Al salir del hospital su animo decayo claramente, su silla era empujada por Inuyasha, se detuvieron en el jardin del hospital.
    - Wow salvajita… jamas te había visto llorar tanto, creo que una cañeria se rompió en ti- secando una de sus lagrimas- con la mirada agachada, su cabello atado en un medio moño y sus ondas callendo en su pecho, le hacian pensar en ella.- no llores…

    - Ess- qque- es-escu-cucha-mme, se-sera- assi- tto-dda- mmi-vvi-dda…


    - Yo te entiendo perfectamente, ¿ y que importa como hablas?... lo que importa es que no cambies como persona… tu luz se ha demorado en volver a aparecer… no seas tu la que la apagues… - le sonrio, comenzó a empujar la silla de ruedas- solo por eso te llevare a la heladeria y te comeras el helado mas grande que jamas hallas saboreado… casi tres años de no haber probado una gota de helado merece la pena y yo tambien comere hasta que me harte.
    Esa noche Inuyasha termino con un dolor de estomago gigante.
    - ¿Por qué tan contenta?- y allí estaba en frente de ella, sonriendole como de costumbre-

    - La proxima sesión ira a las barras- un feliz miroku lo saludaba-

    - ¿de verdad?- no lo creia, ese año no había sido facil para nadie especialmente para kagome, la muchacha solo había llorado cada día. ¿y quien no?- exelente… pronto estara detrás demas persiguiendome para golpearme.

    - Ess-se es mmi- unni-cco mmo-ttivvo en la vi-dda- la vida comenzaba a sonreirle despues de tanta tormenta, pronto podría recuperar su independencia, escaparia de la jaula que había formado su propio cuerpo.

    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

    Kouga y Ayame estaban en el salon de la gran casona, con estetoscopio escuchando lo que sucedia dentro del vientre de la joven madre, el joven miraba a la castaña con devoción con cada patada que la muchacha sentía, faltaba poco, solo un mes. El sonido de la silla de ruedas de Kagome llamó su atención, Inuyasha venía con ella al parecer un poco desilucionado.
    - ¿ que sucedió?- pregunto ayame.

    - No me deja empujarla- señalando la silla de ruedas de kagome, Inuyasha se sentó con los brazos cruzados en el sillón-


    - Es-es-toy mmu-mmuy ffeliz- mientras dejaba de empujar-

    - ¿Y eso por que? Acaso ustedes- fue interrumpido por un golpe por parte de ayame- olle no me pegues delante de nuestro bebe… lo asustas.


    - Si tonto, mientras yo este presente el bebe tambien lo esta ¿acaso no ves mi tamaño?

    - Kagome irá a las barras, falta poco para que vuelva a caminar… es lo mas dificil ¿ verdad?- la muchacha lo miró.

    - Eso es maravilloso… - ayame estaba muy contenta- ves la paciencia lo puede todo…. Asi he soportado estos 12 años con este soquete.

    - Uss-tte-ddes, ffue-ron- un- mma-ttri-mmo-nnio conn-cer-tta-ddo- tratando de indagar mas en su vida.

    - Si- la castaña asintió con pesar- pero no me arrepiento ¿sabes? Creo que fue lo mejor que el clan pudo hacer por nosotros- ayame miró a kouga con todo el cariño que le tenía.

    - Al principio me negaba a casarme con una niña tan fea- sintió un pisoton.

    - Soy una mujer embarazada, con retencion de liquido piensa antes de hablar, o si no no sera solo la fuerza de mis pies- el muchacho temió por su vida, quizo golpear a Inuyasha cuando lo vio reirse a carcajadas.

    El ojidorado paro de reir, observó la atmosfera, ayame se veia radiante encinta, kouga sería definitivamente un buen padre, ¿ él podria conseguir una vida asi? Despues de la llamada del clan Sohuma hoy, no lo sabía, según esa llamada Kagome no estaba en sus planes.
    “ te casaras en tres meses, tu novía viene desde Nagisa, te casaras con ella si o si, tuvimos consideración contigo con lo de Kikyo Higurashi pero ya no mas y de esa chica paralitica no te ha traido mas que problemas” Al recordar como

    - “ ojala mi vida resulte como la de estos dos, lejos de kagome lo dudo mucho”- pensando en aquella situacion en la que ahora se encontraba, ¿ acaso la vida nunca dejaría de atormentarlo? ¿Por qué había nacido en un clan?... los antiguos no lo dejaban hacer absolutamente nada, ¿ de que le sirvió tratar acercarse a kagome y herir a kikyo si ni siquiera podrá lograr su objetivo? Ganarse el corazon de kagome.

    - Con su permiso me voy a dormir…- algo deprimido se retiro a su habitación.

    - ¿tienes sueño kagome chan?- la muchacha asintió- entonces te ire a dejar- kouga y ayame cuidaban muy bien de ella.
    En el silencio de su habitación observaba la foto de su prometida, era preciosa, distinguida, pero el no la amaba de verdad que no, pero si se daba la oportunidad… NO… el estaba enamorado de kagome, pero a pesar de todos los intentos que hicieran el jamas se podría quedar junto a la muchacha, aceptaría ir a la cita, no le quedaba otra.
    Ella, una vez acostada en su cama, pensaba en el hecho de que muy pronto obtendría su cuerpo de vuelta, quizás… podría corresponderle a Inuyasha el amor que el le había declarado, si el era paciente a pesar de su discapacidad, podría llegar a ser una buena esposa.
    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    - Tu puedes…- Miroku, la sostenía de la cintura, frente a las barras que le ayudarían a dejar la silla de ruedas.- ya puedes hacerlo vamos.
    Sí podía pararse por unos segundos y luego se desplomaba como un saco de patatas, pero siempre era sostenida por miroku o ginta, a este ultimo la cigüeña le daba señales de que lo visitaria en unos cuatro meses mas, ¿ que ocurria con todos? A verdad, dos años estuvo inconciente y se perdio de muchas cosas, sonrio ante este pensamiento, muy pronto nacería el hijo de Ayame y Sango tambien le quedaba poquito tiempo.
    Ginta la soltó concentro toda su fuerza en sus brazos, para poder aferrarse a las barras, las piernas le temblaron y calló, en una colchoneta que había debajo, por suerte.
    - No te preocupes, asi aprendiste cuando eras una bebé… asi lo haras- sabiamente ginta le animó-
    Inuyasha la fue a buscar como todas las tardes, la cargó como siempre, dejandola en su silla de ruedas, la observó trasladandose ella misma, ahora ya no lo necesitaba, ante este pensamiento triste la siguió.
    - Ho-l-la- la muchacha saludo a Ayame quien estaba en el sillón tejiendo un trajecito de lana color celeste- co-mmo- tte- ssi-enn-ttes- se acersó a ella.
    - Bien- rió – Sango viene en un rato más, traera pastelitos, su barriga ya esta bastante grande, lastima que halla tenido que aplazar la boda.
    - Ssi-
    Su amiga había querido aplazar el matrimonio, por que sus padres lo habían tomado como una ceremonia para tapar las apariencias, asi que sin preocuparse de el que diran, dijo que se casaría pero con su hijo en los brazos, ella no tenía por que avergonzarce, el bebe había resultado de el amor que se tenía con Miroku y si a los demás no les gustaba entonces que se jodieran.
    - Yo me voy- Inuyasha apareció por la sala bien arreglado- volvere tarde no me esperen.- dijo desanimado.

    - ¿ a-ddonn-dde v-va?- aunque nadie lo notara el no estaba bien, desde hace dias que estaba deprimido, hablaría con el sin duda.

    Ambas quedaron solas en casa, Kaede no se encontraba en ese momento kagome encendio la televisión, ambas miraron la seríe de la tarde, luego una comedia.
    - Voy a la cocina, este muchachito esta bastante inquieto, creo que quiere chocolate- se levanto con dificultad.
    La joven siguió en su sitió hasta que sintió como un plato se rompia y un aullido de dolor llegaba hasta sus oidos, desesperada se dirigió lo mas rápido que pudo a la cocina, allí vio a la castaña en el pisó.
    - Kagome… ve a la sala y- suspiró- llama una ambulancia…-
    Hizo lo que ayame le pidió, empujó con toda la fuerza que tuvo hacía la sala, el telefonó estaba en una pared, trato de acercarse lo mas que pudo pero un mueble le impedía el paso, aunque estiraba el brazo y cogiera el auricular, no podría marcar, ella siempre había sido testaruda, entonces se aferro a su silla, se apoyo en un mueble y con una sola mano, marcó el numero, en ese momento sintió que las fuerzas le fallaban y se desplomo en el suelo, al lado de su silla.
    El golpe le dolió pero no era lo principal, alguien le contestó.
    - Centro de emergencia de tokio

    - Sso-y kka-g-go-mme hi-g-gura-shi… u-nna a-mmi-g-ga v-va a tte –n-ner a-s su- bbe-be- se cansó al hablar de esta manera-


    - ¿Se encuentra sola con la señora?

    - Ssi


    - ¿Puede usted ir con la paciente… o es discapacitada?

    - Ssoy- ddis-ca-ppa-ci-tta-dda- le dolió asumirlo, pero eso es lo que era y tenía que quererse como era, el ser discapacitada no le quitaba lo bueno de su alma.
    En ese momento la puerta se abrió dejando ver a Kaede junto a Sango, la anciana se iba a acercar a ayudar a pararla, pero ella se negó tenían que ayudar a Ayame en esos momentos, Sango habló con el paramedico.
    Casi en diez minutos llegó la ambulancia, un paramedico ayudo a kagome a sentarse en su silla revisando su cara que había sufrido un razmillón.
    Entró a la casa dando un suspiro, mañana todos los de la casa sohuma estarian invitados a la cena del anuncio del compromiso, se lo diria a kagome, no tenía caso ocultar nada, el no se caasaría por amor si no por deber, kikyo hubiera sido su salvación, pero luego se dio cuenta de que no estaba enamorado y el no creia de que kikyo lo quisiera. A kagome la amaba y cuando estuvo a punto de obtener su cariño, lo arruino volviendo a caer en el calor de kikyo, lo que ambos reflexionaron cuando perdieron a su bebé, fue que estaban juntos desde hace tantos años que todo era por costumbre y para no salir de los esquemas decidieron casarce.
    Era momento de hablar con kagome, la muchacha estaba dormida en su silla frente al televisor, la cargó para llevarla a su habitación pero justo despertó.
    -bbu-e-nnas nno-ch-ches- saludó mientras el la depositaba en su cama.- ¿mme ayu-ddas?- señalando su pijama que estaba encima de una silla.
    - ¿Por qué estabas sola?- le entregó su camisa de dormir-
    - Aya-mme- vva- a tte-ner a su bbe-bbe- Inuyasha se dio la vuelta mientras ella se sacaba su blusa y bajaba los pantalones, tuvo problemas para bajarse los pantalones, no podía doblarse tanto para retirarlos, entonces Inuyasha se acercó y la ayudo.
    - ¿ de verdad?... y nadie se quedó contigo- dijo molesto-
    -ppue-ddo- que-ddar-mme- so-l-la- Gimió de sorpresa mientras Inuyasha la alzaba en sus brazos para ayudarla a meterla en la cama.- ggra-ci-as.
    - no hay de que… mañana tendremos una cena aquí, buenas noches- Inuyasha sin escuchar que la joven lo llamaba se fue.
    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    Kagome estaba enfrente de Ayame con el bebé en sus brazos, jamás imaginó en sostener uno, claro kouga estaba cerca por cualquier eventualidad, el bebé era precioso, se llamaba tamahome, como la constelacion, Soñaba algun día en tener un bebito así entre sus brazos ¿ podria casarce y tener hijos? Lo deseaba con todas sus fuerzas, pero solamente con una persona, deseaba tener un bebe con ojos dorados y la unica persona que conocia con esos ojos era Inuyasha.
    Una vez en la casa Sohuma todo era una preparación importante, el vestido que escogieron para ella era bastante elegante, era negro, un vestido con un escote que no mostraba nada, algo muy adecuado, peinada con su cabello ondulado en un medio moño con la eterna mariposa en un costado. Se sentía sola, toda la familia Sohuma estaba allí su unica compañía era Kaede, los familiares del joven la miraban con algo de molestia y luego murmuraban mejor se fue a la cocina para acompañar a kaede.
    - Mi niña ¿que haces aquí?- viendola como suspiraba-

    - Nno- l-les ssi-mmpa-tti-zo- suspiró tristemente.


    - Nada de eso ve a sentate la comida estará pronto, ademas la señora Izayoi es un amor de persona.
    Sentada en la mesa antes que todos los demas, en un extremo de la mesa esperaba, cuando todos comenzaron a llegar y se empezaron a sentar, vio a una mujer muy hermosa, madura, con el cabello de color castaño oscuro y con actos llenos de elegancia, a su lado un hombre mayor muy parecido a Inuyasha, luego otro joven con ojos dorados hizo su aparición junto a una pequeña que lo llamaba papá, la reconoció al instante era la pequeña Rin, la muchachita al verla corrió gritando:
    - Tia liiiindaaa- corrió a abrazarla- ya esta sana.
    La joven negó, los murmullos por lo escandaloso del grito de la pequeña se hicieron presentes, pero no le importó igualmente la abrazó.
    - Cco-mmo essttas- r-rin – le dio miedo que la niña la rechazara por su forma de hablar, los Sohuma la observaban ahora… un escalofrio producto del rechazo recorrió su espalda.
    - Bien… mami… mami llega pasado mañana- rin sonrió ante este pensamiento- quiero mucho a mi mamá.
    La muchacha sonrió, luego vió como el que debía ser Sesshomaru se acercaba.
    - Rin no molestes a la señorita- dijo en tono preocupado- lo siento.
    La muchacha le sonrio a ambos, cuando el marido de una de sus amigas le iba a hablar, Inu no taisho hablo para que los presentes se sentaran. Observó que Inuyasha estaba al lado de su madre y que una muchacha muy hermosa de cabellos negros, tez palida y muy respetuosa se sentaba al lado del joven, pensó que sería alguna prima, pues se veia igual que los Sohuma.
    Comia pero sus manos aun tiritaban levemente,era algo normal producto de la fuerza que usaba para impulsar su silla de ruedas, ya estaba acostumbrada pero al parecer los demas no.
    Vio la forma de vestir de aquella muchacha, era hermosa y delicada como una flor, comió en silencio y observo como le hablaba al joven, quizo retirar ideas negativas, ya no tenía apetito.
    - Buenas noches familia sohuma y amigos- se levanto el padre de familia- la razon de esta reunion es para anunciarles la union de la familia Sohuma con la familia Takahashi, hija levantate por favor- la muchacha se levanto con una gracia poco conocida solo igual a la de izayoi.- ella es Arimi hija menor del clan Takashi, prometida de nacimiento de nuestro hijo Inuyasha.
    Todos aplaudieron, a excepsión de kagome quien sockeada miraba a la pareja, el no la quería eso se notaba en la expresion de sus ojos, al igual que ella lucía triste, pero siempre permanecia correcta.
    Retrocedió en su silla de ruedas, era vivir la misma pesadilla otra vez, su salida hubiera sido mas silenciosa si no hubiera topado con la pared para poder salir a un pasillo externo de la casa, la miraron en silencio, sabía que no era importante en aquella reunion por lo que trató de salir nuevamente, alguien trato de ayudarla.
    - Ddis- cul-ppa ppue-ddo-hacer-l-lo sol-la- retrocedio nuevamente y pudo salir-
    “ que joven tan poco educada” se escuchaba. Inuyasha no aguanto mas pidió permiso a su prometida , ella asintió y salio de la habitación.
    - Ella es kagome- murmuró Izayoi de verdad que tenía lastima por ella, pero los antiguos tenian la ultima palabra siempre había sido asi, asi le había ocurrido a ella.
    No podía seguir avanzando, una pequeña lagrima, surcó su mejilla, justo cuando estaba decidida a corresponder sus sentimientos, nuevamente le ocurría lo mismo.
    - Kagome- escuchó su voz, la voz que jamas podría despertar a su lado- kagome tengo que explicarte.
    - Ess-tta bbi-enn asi – Innu-ya-sha-rió ante su manera de hablar.- ess- l-lo mme-jor- ppa-ra tti-

    - No, no lo entiendes yo no la amo, no me quiero casar con nadie, pero mi familia lo ha hecho en contra de mi voluntad, kagome yo te amo si tu solo me dijeras lo mismo.


    - N-no, ja-mmas- ace-pp-tta-ran- a u-nna –chi-cca- cco-mmo-yo, e-lla-es-pper-f-fec-tta-ppa-ra-ti-

    - No ka…- la muchacha no lo dejó continuar.


    - Ddes-ppu-es dde-tto-ddo- yo –mme-i-i-re ccua-nn-ddo- ppu-e-dda-cam-mminar, ca-sa-tte- mmu-y –ppro-nn-tto- tte-dda-ra-ras- cu-cuenn-ta-dde- que-es-ttar-co-nn-mmi-g-go se-ra-un-u-nna –ver-g-guenn-za, nno- tte- qui-e-ro –attar a mmi, sse- fe-liz- ess –mmuy l-linda- una sonrisa ironica cruzó su rostro- mmuy- fe-mme-nni-na, fe-l-lici-dda-ddes.

    - Kagome, ¿eso es lo que quieres?¿ que me aleje de ti?

    La chica solo asintió, no tenía fuerzas para decir que no, por que realmente no era eso lo que quería, quería ser ella la de la cena, pero por la reacción de su familia sus useño nunca se haría realidad.
    El joven desilucionado volvió al interior de la sala, pero nadie sabia que la matriarca de la familia Sohuma estaba observando.
    “ haz caso de tus sentimientos de vez en cuando, las apariencias solo son eso, apariencias”
    Continuaraaa….
    ¿ que hara la madre de Inuyasha?
    Hola genteeeeeeeeeeeeee bueno no habia tenido tiempo de actualizar… ayer debutamos con el grupo al cual pertenezco de baile, y la verdad es que nos descordinamos caleta xDD pero era la primera vez que bailabamos al menos¿ lo hicimos no? Ojala les haya gustado el capitulo me esmere mucho en escribirlo
    Bueno muchas gracias por las opiniones de verdad que me sirven muchito
    Bye bye
     
  4.  
    kira_asakura

    kira_asakura Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    29 Julio 2004
    Mensajes:
    86
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resiliente ( kagxInu)
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    18
    Re: Resiliente ( kagxInu)

    hoy murio mi tia de cancer... le dedicare un capitulo... asi que actualizare hoy
     
  5.  
    kira_asakura

    kira_asakura Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    29 Julio 2004
    Mensajes:
    86
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Resiliente ( kagxInu)
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    2904
    Re: Resiliente ( kagxInu)

    Dedicado a mi tia marcela vera, la mejor amiga de mi madre, quien fallecio de cancer el martes pasado, nos enseño a todos una tremenda lección de vida luchando por su vida para poder quedarse junto a su hija de ocho años anais, aun estoy triste pero hay que pensar en los momentos buenos que pasamos junto a ella, tia desde los cielos protege a tus conocidosy esperaremos el dia en que volvamos a reir junto a ti
    Camila…
    Capitulo 11: Lo mejor para ti soy YO
    Cuando sintió que él cerró la puerta que daba al salón, pudo liberar sus emociones, realmente estaba sufriendo por dentro, le sucedió de nuevo, cuando quizo decirle que lo amaba ya era muy tarde, comprendio que debió actuar rapido, ahora no tendria ninguna oportunidad de nuevo, pero Arimi Takahashi era mucho mejor para él y su familia, asi solo podría vivir en tradicion, no lo atormentarían mas y tedría una vida llena de paz, ella no sería una carga.
    Lloró, sollozó, pero todo se calmó cuando una tibia mano se posó en su hombro, no sintió miedo, solo se impactó con la belleza de aquella mujer, era la madre de Inuyasha.
    - No llores, ven – sonrió- hablemos…
    Se encontraban en la cocina, tomando ambas una taza de té junto con un un dulce que había preparado kaede, Kagome tenía dificultades aun para tomar la taza de té, por ello Izayoi acercó una bombilla hacia la muchacha.
    - Haz avanzado mucho… muy pronto volveras a ser la de antes.-

    - Nno, nnun-ca vvol-vve-re a sser la de ann-tes- miró tristemente la taza de té- ha-bbla-re assi ppor siemm-pre.- la miró.

    - Eso no importa, me refiero a que volveras a ser aquella chiquilla revoltosa que entrenaba con mi hijo llenandolo de golpes.
    La muchacha cerró los ojos llena de vergüenza y sonrió ante el recuerdo de sus combates de Inuyasha el joven no quería lastimarla por ello nunca la golpeaba fuerte, al comienzo, despues ya era otra historia.
    - Te sientes mejor… - la chica asintió- kagome soy la madre de Inuyasha no la Reina Isabel, asi que mirame como a una tía, se que nunca nos vimos pero yo si se muchas cosas sobre ti.- eso asusto un poco a la muchacha.

    - Ssa- bbe que yo –ffu-i l-la ca-usa dde que I-nnu-ya-sha dde-ja-ra a Ki-kkyo-


    - Y fue lo mejor que pudo hacer, lo mejor para ambos… no se querían, desde que tu caiste enferma Inuyasha se dio cuenta de muchas cosas, de su vocasión ademas de donde pertenecía su corazon.- tomó una de las manos de su hija- mi hijo te ama.

    - Yo ssoy unn es-ttor-bbo, ari-mmi ess u-nna chi-ca re-ffi-nna-dda, dde u-nna bbue-nna fa-mmil-lia.

    - Pero no ama a mi hijo, y ellos no seran felices, no sirve de nada que sea de una de las familias tradicionales si ambos viviran un infierno- recordando el principio de su matrimonio- tu lo amas, lo se , se te ve en la mirada.

    Tenía que hacerle ver a la señora Izayoi que ella era aun muy dependiente, que no podría jamas entrar en las tradiciones de la familia Sohuma, su cuerpo no se lo permitiria sabía muy bien que siempre correría el riesgo de caer nuevamente en aquel estado e Inuyasha sufriria de nuevo, no quería que por culpa de ella viviera lo mismo.
    - Ttenn-go el ri-ess-go dde ca-er enn ess-tte estta-ddo de –nnue-vvo… a-yer aya-mme - comenzó a lagrimear nuevamente, el susto aun no pasaba, si Sango no hubiera llegado, quizas que hubiera sucedido y ¿si ella lograba tener hijos? Correrian peligro, ante este pensamiento las lagrimas salieron con mas fuerza.
    - Kagome, tu estabas allí con ayame fuiste capaz de hacer la llamada… no llores hija, me da mucha pena verte así.
    - Mmis sue-ños – fue lo ultimo que dijo-
    - Aun puedes cumplirlos, tu decides.
    En su corazon, sabia que lo queria recuperar, pero su mente prefirió dejarlo tranquilo
    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    - Kagome trata de dar un paso- ginta veia los avances increibles de su paciente, el hijo de miroku se había adelantado un mes, por lo que el hospital le concedio un mes de vacaciones para que ayudara a cuidarlo, veia como la muchacha se esforzaba en cada paso, habían puesto unas pesas en sus tobillos para darle estabilidad, esto le ayudaba demasiado, con dificultad caminaba por la baranda, pero al menos lo hacía. – bien hecho kagome chan- saltaba de felicidad- ahora solo tenemos que practicar y pronto caminarás.

    - Ssi- las fuerzas le fallaron y calló, comenzando a reir-

    Habían pasado dos meses y medio desde que fue la cena en la casa Sohuma, sus padres habían regresado, kikyo había encontrado el amor en Boston, se casaría en algunos meses mas, el noviazgo había sido breve pero el amor de la pareja era como una bomba atomica, el amor les explotaba por los poros.
    Sango y Miroku estaban felices con su bebito, se llamaba ryuji,la verdad es que miroku había sentado cabeza, ellos tambien tendrían boda en algunos meses mas, todos estaban formando sus vidas, todos estaban alcanzando lo que seguro querían desde pequeños, en cambio ella estaba aprendiendo a caminar, ella esperaba poder recuperar su cuerpo y encontrar algo que la llenara.
    Sus padres, al llegar y ver sus avances en su recuperacion se habían puesto a llorar sintiendose culpables de haberla abandonado, de haberla dejado sola, pero kikyo necesitaba ayuda, a kagome este episodio pareció no importarle, según ellos, pero la verdad era que las chica estaba debastada.
    Inuyasha, no había escuchado nada de Inuyasha despues de el día de aquella cena, solo había recibido una invitación para su boda, al principio había tajado no ir, pero despues pensó que no quería perder al unico hombre que habia amado en sus tempranos veintiun años de edad, lo conservaría aunque fuera como un amigo, estaría allí en el día de su boda, todos se alojarían en la gran casona del clan sohuma, mañana por la tarde todos viajarían, todos sus amigos estarían presentes a excepsión de kikyo que estaba en estados unidos.
    Despertó de su ensoñación cuando Ginta la animó a seguir practicando.
    Una vez en su casa, practicaba su escritura haciendo caligrafias, hace una semana que había comenzado a manejar un lapiz, cuanto costaba. Su madre entró dejandole una taza de té con una bombilla.
    - Muy bien, tus a cada día estan mejor- miró a su hija quien sonreia, su silla de ruedas color rosa que le habían traido de estados unidos, hacia su posición mas cómoda, quería volver a escribir en su diario, su medio de escape para poder sobrellevar sus dolores.

    - ¿Estas lista para ir al matrimonio de Inuyasha?- su madre apoyo una mano en su hombro, la joven negó.

    - Ess mmi a-mmi-go tten-g-go que ir- la miró

    - Pero tu lo amas, kikyo me contó todo- la voz aspera de su madre sono en sus oidos- el amor no se controla lo se, tu no tienes la culpa hija… yo desde hace mucho tiempo sabía lo que pasaba entre ustedes, aunque ninguno de los dos lo notó nunca… una madre siempre sabe lo que sus hijos sienten.
    - Ppe-ro ¿que ppue-ddo hacer?- la muchacha soltó el lapiz-

    - Lucha por el si realmente quieres ser feliz, el nunca se separó de tu lado mientras dormias, siempre te cuidó y por mucho que halla sido tu mejor amigo, el actuaba como un joven enamorado- le dio un beso en la mejilla, saliendo de su habitación.
    Miró unas fotos que estaban en su escritorio desde que había dejado la casa sohuma, se sentía vacía extrañaba mucho a Kaede, miró un retrato que estaba justo al frente suyo, allí estaba el equipo de karate nacional, Ayame a pesar de practicar este deporte tan rudo parecía toda una señorita, en cambio ella estaba en la fila junto a los hombres, estaba sería, este deporte era un estilo de vida y ella no quería seguirlo.
    Miró una foto que tenía junto a Inuyasha ambos se hacian muecas, cuando aun el chico no conocía kikyo, cuando ella era una niña aun que solo quería cumplir sus sueños, enamorada, soñaba con tomarle la mano, tambien soñaba con cantar pero eso ya nunca lo podría hacer.
    Llegó el dia en que todos se reunieron en la casa Sohuma, era una gran casona antigua, tipica japonesa, con una gran fuente con un puente en su centro, con hermosos jardines.
    Fue instalada en una habitación tradicional se acostaba en un futón, por lo que para ella seía mucho mas facil acostarse y levantarse. Salió de aquella habitación pasando por los largos pasillos de la casona, perdiendose en sus pinturas, en sus detalles, todo era tradicion y cultura, antigüedad, le encantaba aquel ambiente, de pronto vio a una muchacha sentada en uno de los porticos de la casa, estaba perdida quería saber en donde estaba el comedor, decidió ir a preguntarle aunque le costara mucho hablar.
    - Ddis-cul-ppa-
    Estaba inmersa en sus pensamientos, mirando la fuente pensando en lo que el destino le deparaba, no quería casarce con aquel joven, no quería casarce con Inuyasha Sohuma pero faltaba un día para el enlace y a menos de que los dioses le mandaran a alguien que gritara “ voy a tener un hijo suyo” “ o es gay” en medio de la ceremonia, no se salvaria del enlace.
    De repente sintió que alguien le hablaba, una muchacha en silla de ruedas, llamaba su atención.
    La chiquilla era hermosa, aun era muy joven, la había visto aquel día en la cena, era la “ traidora mas grande de la nación” asi habían dicho sus familiares en la cena, se dio cuenta de que Inuyasha siempre la observaba, siempre estaba pendiente de ella, pensó que sería alguien mas del clan sohuma, hasta que aquel apodo le recordó las noticia, había sido la muchacha que decertó de las olimpiadas, que enojado estaba el pais en aquella epoca, pero luego se enteró de que la muchacha era presa de una enfermedad cruel y ya no se habló mas del tema.
    - Hola- le respondió de forma seria no estaba de humor para nadie- ¿necesitas algo?

    - Ssi- le dio un poco de miedo, sabía que por su forma de hablar perderia la paciencia- nne-ce-ssi-tto sa-bber co-mmo lle-gar al co-mme-ddor- un poco agitada, pero de a poco se acostumbraba, quienes no se acostumbraban eran los de su entorno.

    - Yo te llevo- dijo sin muchas ganas- tu eres Kagome Higurashi- la muchacha de la silla se giró para observarla impresionada- eres famosa en esta familia.- siguió empujandola por los pasillos de la antigua casa.- tienes mucha suerte…

    - Dde que…-

    - No te casaras con un completo extraño mañana, eres libre…

    - Yyo a-mmo a esse ex – tra-ño- dijo tristemente, en forma baja pero nunca pensó que realmente aquella muchacha le escuchara-

    - Tu eres mi salvación- se puso enfrente de ella- tienes que ayudarme.

    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    Los antiguos, eran las pesonas de mayor edad de clan, obviamente los mas respetados por ser los mas sabios, ellos sabian que era lo mejor para la continuación familiar.
    Eran tres antiguos, Mioga, Totosai y Josenky, ellos decidian la vida de los integrantes de la aquella familia de gran linaje, no podían permitir que aquella familia muriera, ellos habían sido uno de los primeros en instalarse en aquella zona de Hokkaido, sus familiares habian resistido a todas las adversidades que sufrió aquel pais, su familia databa de quinientos años atrás, asi que todo en el clan debía ser friamente calculado.
    -disculpen- entró Inu no taisho- disculpenme – haciendo una reverencia- mi esposa Izayoi, la prometida de Inuyasha, Arimi , Kagome Higurashi y yo necesitamos decirles algo.
    - pasen no tengan miedo- hablo Mioga,el hecho de oir que tantas personas venian a verlos significaba algo de suma importancia.
    Los tres ancianos dejaron de jugar cartas y miraron al pequeño grupo que había llegado, todos con una cara seria estudiaron a la muchacha que se encontraba en silla de ruedas, parecía asustada, sus manos tiritaban y no levantaba su mirada. Por que una niña tan joven estaba en aquellas condiciones, ellos ya la conocian, aquella muchacha había desarmado el matrimonio de uno de los herederos, que hacia aquí.
    - ¿Kagome higurashi? – comentó josenky- es la muchacha que esta enferma… por la que Inuyasha perdió la compostura.
    Aquel comentario hizo que el valor de kagome se fuera.
    - Ay calla viejo anticuado- hablo totosai- chiquilla tienes algo que decirnos… hazlo rapido.

    - Se mas amable…- mioga lo miró de forma ruda- bueno hija si tienes que decir algo, adelante.

    Respiró ondamente, tenía que hacerlo bien, quizas fuera su ultima oportunidad.
    - Yo qqui – e-ro ppe-ddir-l-les qque mme acepp-te-nn co-mmo hi-ja del cla-nn- los miró aguantando las lagrimas.
    Los tres antiguos se miraron, sorprendido, nadie había tenido la osadía de venir aquí y pedir semejante cosa, ademas les causó impresión la forma de hablar de la muchacha, era una tristeza.
    - ¿Por que deberiamos acceder a semejante cosa?- trato de sonar autoritario josenky, realmente el anciano no era así-
    - Ppor- que yo ammo a I-nnu- ya- sha co-nn to-ddo mmi cora-zon- sostuvo la mirada, las personas que la acompañaban les dio un escalofrio en la espalda al escuchar aquellas palabras-

    - Pero Inuyasha ya tiene a su prometida- hablo totosai- y ya adquirimos un compromiso con el clan Takahashi, con su union lograriamos pureza absoluta en nuestros herederos


    - Sse- que nno pper-tte-nnez-co a nnin-ggun cla-nn y que- tampo-co soy nna-dda femme-nnina, ess-tta en-fer-mme-ddad se- ha –lleva-ddo –toddas –mmis ilu-ssio-nnes… inn-clu-sso el- he-cho de a-lejar-mme de I-nnu-yasha- respiró estaba agitada.

    - Si me permiten… yo no creo que pueda ser capaz de casarme con Inuyasha, no lo amo, y seriamos muy infelices…- habló arimi- yo tengo mis propias ambiciones… no estoy preparada aun.

    - Pero Arimi tu haz sido elegida, incluso desde tu nacimiento- hablo Josenky- lo sentimos pero ya es tarde, nuestro clan necesita herederos fuertes.
    “Nuestro clan necesita herederos fuertes” esas palabras rompieron en pedacitos su corazón, antes de su enfermedad no hubiera pensado si quiera en tener bebes o en casarce, pero ahora lo deseaba con todas sus fuerzas, con aquella enfermedad no podría al menos por ahora ir a estudiar o trabajar, necesitaba rehabilitarse primero.
    Tenía que demostrar que ella era digna del muchacho, como el había demostrado serlo en todas las ocaciones en las cuales el la ayudo. Con mucho esfuerzo se apoyó en su silla.
    - Ppor- ffa-vvor- concentró todas las fuerzas en sus brazos, se estabilizó de modo que quedo parada delante de la silla con mucha dificultad, esto era mas dificil sin las pesas- a ppe-sar dde tte-nner ddi-ffi-cul-tta-ddes… se que ppo-ddre ha-cer –le mmuy ffe-l-liz – sus fuerzas disminuyeron y calló de rodillas.
    Los presentes se asustaron, pensaron que se había hecho daño pero ella continuó.
    - Qui-zas nno ssoy ddis-tin-gui-dda ppe-ro mme ess-fforza-re ppa-ra ppo-dder sser ppar-tte de ess-ta fa-mmilia… mme-esffor-za-re ppa-ra ddar-les he-rederos.- sabia bien que podria tenerlos aunque necesitaría ayuda para criarlos.- ju-ro qque ja-mmas de-jare a Innu-ya-sha so-l-lo.
    Cuanta decisión al hablar, cuanto amor la muchacha irradiaba al nombrar al miembro del clan, Arimi llegó a llorar por la devocion de la muchacha, kagome merecía a Inuyasha.
    Los padres del joven se abrazaron, pensando que ni kikyo, ni Arimi ni ninguna otra mujer podría tener la fuerza como la de la chica al hablar por su hijo ella merecía tener a su hijo.
    - Esperen afuera mientras hablamos de este asunto- josenky hablo.
    - Ven kagome- Inu no taisho levantaba a la muchacha y la ponía en su silla de ruedas, tiritaba de nervios, pero lo peor habia pasado, ahora a esperar la decisión de los antiguos
    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    El atardecer se reflejaba en el agua del mar, el sentado en una roca, contemplaba el paisaje y pensaba en su futuro, en su vida, en sus desiciones desde mañana se uniria a alguien que no quería a alguien que solo sería un complemento vago en su vida, no se llevaban ni siquiera se hablaban.
    - Kagome… cuanto me gustaria que fueras Arimi en estos momentos- y asi el joevn caminó hasta la casa mañana seria un dia muy largo
    Continuara….
    OJOJOJOJOJO holas muy buenas aquí esta su servidora kira chan ojala les halla gustado mi fic ^^ no podre actualizarlo hasta despues del jueves… tengo pruebas llevo escribiendo todo el dia
    xDD
    bueno me voy pliss ojala me dejen sus comentarios asi puedo mejorar gracias^ ^
     
  6.  
    STELL ROSSE

    STELL ROSSE Guest

    Re: Resiliente ( kagxInu)

    bueno amix ya tenia su buen q no leia tu fic y sabes q no debe d importar las malas influencias o sus malas vibras vemos much q no nos gusta el kikyo y inu como pareja ami no m gusta al igual de ranma y shampoo las odio no m gustan como parejas para ellos yo pienso q cada quien debe guardarse sus opiniones y asi como ami no m gustan como parejas pues pasod largo y no los leo por q pues para no hacer mala vibra por esas parejas asi d simple ami m encant tu fin y la verdad para nada d doler d cabeza pienso q para esos doleres q t den solo hay q asistir a algun turubio bueno eso yo pienso asi q amix a tu adelante ok
     
  7.  
    STELL ROSSE

    STELL ROSSE Guest

    Re: Resiliente ( kagxInu)

    amix siento l d tu tia pero piensa q ella ya esta bien en los brazos d nustro señor ya esta descansando y sobre todo dejo d sufrir por su enfermedad y por causarle este dolor asus seres queridos resignacion amix tu puedes
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso