Reparando un corazón

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por aniberadrian, 7 Febrero 2015.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    637
    Hola amigos, esta vez les traigo un fanfiction viejo-nuevo, epero que les guste ya que la pareja es Ash y Sabrina. La clasificación es por temas algo fuertes ya que no es para todo público. Solo espero que les agrade.

    -Vamos a casa-

    -Ven vamos a casa- dijo un chico de cabello oscuro como la noche y ojos que parecían estar cubierto de caramelo. Aquel joven vestía con una chaqueta azul y jeans, con tenis negros y guantes del mismo color. Frente a ese joven estaba una muchacha muy bonita, pero parecía confundida.

    -No- dijo la joven de cabello verde un tanto oscuro y ojos color, su rostro era delicado por así decirlo, pero muy sucio. Atada con una camisa de fuerza que apenas cubría las partes intimas de la chica, ella había sido humillada. –Yo no tengo lugar en este mundo- vocifero en tono tan deprimente y triste a la vez.

    -Por favor déjame ayudarte- dijo mientras se acercaba un poco a ella. –Cuando vayas a casa tú…

    -Yo no tengo un hogar… ni mucho menos alguien que se preocupe por mí- dijo la chica quien interrumpió al azabache mientras miraba a otro lado para evitar ver el rostro de aquella persona. –Además soy mala… tú lo sabes, todos lo saben… no merezco vivir y ellos lo dijeron- hablo con un tono muy triste que hubiera hecho a cualquiera sentir lástima, si no se supiera que aquella joven es ó fue miembro del equipo Rocket.

    -Sabrina… me dieron permiso de sacarte de aquí, claro tuve desacuerdos, pero me dijeron que puedes salir solo si estas a mi cuidado- dijo el joven azabache mientras se ponía de cuclillas para estar a la altura del rostro de aquella jovencita. –Te prometo cuidarte. Ninguna persona debe ser tratada así. Sé que no tienes familia, que ellos eran agentes del equipo Rocket, pero prometo cuidarte no importa lo que pase.-

    Una mirada llena de dolor y tristeza miraron a los ojos de aquel joven, unos preciosos ojos color morado los cuales estaban humedecidos dándoles un brillo que daba a entender cómo se sentía en aquellos momentos. Acomodando un poco el fleco y limpiando un poco su rostro levanto a aquella jovencita del suelo.

    -Ash- dijo la joven mientras veía como aquel joven la sostenía delicadamente. Poco a poco Ash la ibas soltando, pero cuando la soltó rápidamente Sabrina casi se cae al suelo. Rápidamente Ash la agarro evitando que se cayera pegando a Sabrina contra su cuerpo lo cual le causo un sonrojo a ella como a él. –Lo… lo la… lo lamento, creo que sigo… creo que sigo débil.- dijo sin separar la mirada de los ojos caramelo de Ash.

    -Bueno… eh… mejor te quito la camisa de fuerza- dijo Ash separándose un poco de Sabrina, pero sin soltarla. Para su sorpresa se le había olvidado un detalle: Sabrina no traía ropa debajo. Ash vio el cuerpo de Sabrina y lo admiro. –Lo… lo… lo siento- dijo Ash mientras su cara se ponía roja como la de Sabrina, rápidamente se quito su chaqueta y se la puso.

    -Ash- dijo Sabrina mientras se ponía la chaqueta mientras su rostro mostraba vergüenza, pero adentro de ella empezó a sentir algo que le quemaba por dentro, para ella era una sensación extraña y nueva. Como si su cuerpo mandara sobre su mente ella abrazo a Ash, más y más fuerte sentía ese extraño ardor en su pecho –Gracias- dijo mientras un sonrojo aparecía en su rostro y sus ojos se humedecían.

    Bueno hasta aquí el primer capitulo de la historia. Se que es un Shipping muy raro pero espero que lo aprecien, se aceptan todas críticas mientras no intenten convencerme de que destruya al mundo. Espero que le den me gusta ok no, y que tengan dulces sueños.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    La verdad ante tanto shipping mainstream se agradece poder encontrar un crack en español, aunque seré sincera, era más coherente un Red x Sabrina considerando que en el manga Sabrina si es parte del TR y que encima tuvo una interacción fuerte con el personaje, aquí no queda muy claro si esta sabrina es una versión un poco más joven que en el anime o si es tal cual la versión del anime.

    Fuera de eso, supongo que es más un prólogo para dejar con cierta intriga de por qué Sabrina estaba atada en primer lugar. Bueno, a ver qué pasa.
     
  3.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    651
    Bueno chicos, adivinene quien regresó después de tanta inactividad por parte mía. Lo sé me odianm por eso jaja.

    Nuevo capitulo amigos y también de nuevo comienzo. ¿Sería genial hacer una parodia de Star Wars con Cynthia? la verdad ya la tengo en la mente y sera del SW V: TESB, osea la pelea de Luke vs Vader, pero esta sera una pesadilla de la rubia. Bien ahora el capitulo.

    -Ropa nueva-

    -Ven vamos- dijo Ash mientras agarraba la mano de Sabrina la cual se sintió feliz por eso. –Vamos a conseguirte un poco de ropa- dijo para sacarla de ahí mientras salían por la puerta de aquel triste lugar y dirigirse a un ascensor al final del pasillo.

    Después de caminar por los pasillos de aquella instalación llegaron a una puerta. Sabrina no sabía lo que pudiera pasar, sentía cierto temor. De repente el azabache abrió la puerta, mostrando un cuarto un poco grande pero no tanto el cuál parecía ser del actual campeón de Kanto.

    -Vamos a ver, creo que mi amigo Gary te trajo un poco de ropa- dijo Ash mientras buscaba las bolsas de ropa que su amigo y rival trajo para la peli verde. –Muy bien creo que estas son- dijo Ash mientras agarraba unas bolsas de una tienda de ropa.

    -¿Es ropa… para… para mí?- pregunto Sabrina un tanto nerviosa. De repente se acordó que no estaba vestida más que con la chaqueta de Ash y junto un poco sus piernas. -¿Hay ropa… ropa…- la peli verde de ojos morados no pudo terminar pues su cara se puso roja de vergüenza al preguntar por ciertas prendas que ella usaba.

    Ash noto eso y solo se dispuso a entregarle la bolsa a Sabrina, no sin antes apreciar su bello rostro quedándose en bobado un corto lapso de tiempo.

    -Mejor… mejor vístete- expreso Ash mientras habría una puerta de la habitación la cual daba a un baño. –Si necesitas algo avísame, y si quieres te puedes bañar- dijo Ash mientras ingresaba a poner las otras bolsas adentro sin percatarse de lo que dijo.

    -¡DICES QUE APESTO!- grito Sabrina por el comentario de Ash mientras lo miraba con enojo, pero por alguna razón no tenía deseos de matarlo como lo harían sus otras amigas.

    -No… no solo digo- estaba si salida Ash, pues vio como Sabrina estaba enojada con él.

    Sabrina no dijo nada solo agarro las bolsas que sostenía Ash y entro al baño. El azabache salió del baño, sacado por Sabrina la cual no dijo nada hasta…

    -Solo espero que no me molestes- dijo mientras azotaba la puerta en la cara de Ash. Pero detrás de la puerta solo sonrio. –Ash es tan tierno cuando… no, no debo pensar en eso. De todos modos dudo que sienta algo por mí- de repente los hermosos ojos de Sabrina se tornaron vidriosos y una lágrima bajo por su mejilla.

    -Sabrina, si en verdad supieras por qué te saque. Soy un miedoso, pero… te amo- se dijo Ash mientras recordaba cada encuentro que tuvo con Sabrina y como siempre la ayudaba a escapar hasta que la atraparon.

    Pasaron 30 minutos cuando por fin Sabrina salió del baño, ella lucía un pantalón blanco y una blusa rosa encima de ella la chaqueta de Ash y unos tenis rosas con blanco. Su cabello estaba suelto pero ahora se veía más limpio e irradiaba un aroma a flores.

    -¿Cómo me veo?- pregunto Sabrina a un sonrojado Ash.

    -Te ves muy hermosa Sabrina- dijo Ash causándole un sonrojo a la exlíder de gimnasio.

    -Gra… gracias- dijo mientras bajaba la mirada para que él no notara su sonrojo.

    Bien este es el capitulo de hoy, la verdad serán muy cortos pero poco a poco vendrá lo emotivo. La verdad poco a poco ellos creceran en su relación, visualizo alrededor de 50 capitulos si puedo.
     
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1042
    -Con cariño se cura el dolor-

    -Es solo un monstruo.- decían los niños riendo a carcajadas por ver el sufrimiento de ella.

    -Es un fenómeno, ¿cómo puede vivir alguien como ella?- decían las personas juzgandola. -Lo lamento por sus padres.-

    -Dime niña ¿deseas vengarte?- el sujeto de gafas le decía a ella.

    -Yo no soy un ser inferior cómo lo son ustedes.- y así los ojos de ella comenzaron a brillar más y más.


    Sabrina la exlíder de gimnasio de ciudad Azafrán era un miembro de la malvada organización del equipo Rocket… bueno eso creían los demás líderes de gimnasio de otras regiones, pues eso había demostrado ella como Lt. Surge y Lance los cuales si lograron evadir su captura. Ella era un psíquica por lo que la hacía peligrosa mantenerla con vida excepto para los Aura guardianes, para ellos era muy inofensiva.

    -“No creo que deba seguirlo, lo meteré en muchos problemas. Lo mejor será que me quede encerrada el resto de mi vida.”- pensaba cierta chica que estaba abrazando sus piernas encima de una cama. –“Solo causo problemas, siempre fue así y siempre lo será. Solo seré un estorbo, nadie necesita de mí, nadie me quiere”- pensaba la peli verde mientras se recostaba en aquella cama mientras miraba hacía una ventana la meseta añil mientras cerraba sus ojos para que de ellos saliera una lágrima.

    -Ok mamá estaré en casa para mañana- decía Ash quien hablaba con una señora de tal vez 40 años pero que parecía de 27-30 años. Pelo castaño y ojos color chocolates como los de Ash, pero ella tenía una tez clara. Su madre era una persona muy cariñosa y que sabía regañar a su hijo cuando fuera necesario.

    -Entonces preparare la habitación de Sabrina y una comida para cuando lleguen.- decía la madre de Ash, Delia Ketchum. –Por lo que parece ya tendré nuera nueva- dijo Delia mientras su cara mostraba felicidad.

    -¡MAMÁ!- expreso Ash un tanto avergonzado no por el hecho de que su madre ya lo estaba emparejando, sino porque ella sabía sobre los sentimientos de su hijo.

    -Cariño tranquilo, prometo no decirle nada a Sabrina sobre tus sentimientos hacía ella.- dijo Delia la cual se tapó la boca con su mano para soltar una risa muy cálida.

    -A veces pienso que solo te gusta avergonzarme- dijo Ash en un tono decaído al ver la actitud de su madre.

    -Sabes Ash, creo que deberías de darle cariño a Sabrina y sobre todo nunca dejarla sola- dijo la madre de Ash un tanto sería. –Por lo que me dijiste ella no ha conocido el amor y eso le puede afectar mucho. Ella necesita que tú estés a su lado y cuando lleguen ustedes dos, tú y yo vamos hacerla sentir como en familia.- finalizo la madre de Ash.

    -Tienes razón, y la verdad no he estado con ella las últimas horas pues estuve atendiendo unos asuntos con el presidente Goodshow, que no tuve tiempo de saber si ya ceno o como estaba-

    -Ash, cariño, en vez de estar aquí hablando conmigo deberías de estar con ella, de todos modos mañana nos volveremos a ver- dijo la señora Ketchum.

    -Sí mamá nos vemos, cuídate- dijo Ash para finalizar la video llamada con su madre.

    Ash se levantó de su silla y salió de aquella oficina en la que estaba. Camino por un pasillo hasta que llego a la habitación en donde estaba Sabrina, él noto como ella estaba despierta sentada en la ventana mirando las estrellas. Su mirada refelajaba una tristeza inmensa resaltada por la luz de la luna mientras esos ojos solo querían pedir que todo terminase ya.

    -Aún estas despierta-

    Esas palabras hicieron que Sabrina mirara hacía dónde estaba Ash, pero se le había olvidado que estaba llorando. Esa mirada llena de dolor penetro a Ash el cual solo fue a dónde estaba ella siendo recibido por un abrazo, un fuerte abrazo y un llanto de Sabrina. Ella había recordado el dolor con la que la gente le trataba anteriormente. Pesadilla que le atormentaban de un pasado que deseaba olvidar.

    -Sabrina, yo estaré contigo, ya no llores por favor, no me iré de aquí- dijo Ash intentando parar las lágrimas de los bellos ojos de la peli verde.

    -En… ense… ¿enserio te quedaras aquí conmigo?- pregunto Sabrina un poco calmada pero aun salían lágrimas de sus ojos color morado brillante por la acción de las lágrimas. Ella dudaba, ella se repetía que era un monstruo, así le decían ya que solo era una herrameinta más.

    -Sí, te lo juro- Ash dejó que llorase un poco más. El no sabia lo que pasaba con ella, ya que después de la captura su maestro Riley bloqueó sus poderes. —Puedes estar tranquila, yo jamás te lastimaré— y así se quedaron un rato más esperando. A Ash no le importaba sí tenía que pasar noches en vela cuidandola, el prometió no abandonarla nunca y esa promesa la iba a cumplir.

    Después de esto Ash y Sabrina se prepararon para dormir. Ash iba a dormir en el suelo, pero por petición de la exlíder de gimnasio termino acostándose con ella. Al pasar un rato Sabrina cerró sus ojos, con lo cual se quedó dormida. Ash miraba a la joven mujer, se daba cuenta que había un pasado muy oscuro detrás de ella y ese pasado la seguiría atormentando. Su amigo Gary, le indicó que deberían de ir a relajarse un rato pero el azabache dudaba ya que aún no se capturó a Lance ni a Giovanni.

    -“Se ve muy linda cuando duerme, solo me gustaría saber si ella”- pensó Ash sin saber lo que Sabrina iba a decir en ese momento.

    -Ash… te amo- expreso dormida la peli verde mientras abrazaba a Ash.

    Los ojos de Ash se abrieron y un sonrojo apareció en sus mejillas. Escucho unas palabras que tanto deseaba oír, las escucho y se sintió muy feliz por eso. Sabrina cuando estaba dormida irradiaba inocencia y Ash termino abrazándola mientras una sonrisa se dibujaba en el rostro de ella. Ahora más que nunca Ash cuidaría de Sabrina, la chica que conquisto su corazón, su denso corazón.
     
    Última edición: 7 Julio 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    la historia me recuerda mucho a elfen lied, solo que sabrina es más lucy que nyu y eso es bueno, tambien supongo que mas adelante habra backstories tragicas y mas explicación sobre cosas como los aura guardianes
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    Hola, hay aniber aniber, tú y tus alocadas historias, jajajaja. Bueno, me gusto, me gusto bastante para serte sincero.

    Tengo que escribir algún Shipping de Ash con alguna líder de gimnasio.

    ¿Y qué paso con Pikachu?. ¿Gary campeón?.

    Me encanta las palabras "Aura guardián". Ya que en mí fic Ash también es maestro del aura, pero todavía no la domina. Pero con ayuda de Lucario, lo ara.

    No tengo nada más que decir. Bueno desde ya saludos y suerte.

    Atte: FanDeFic.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    926
    Hola amigos, aquí les traigo la continuación de este humilde trabajo del mirageshipping. Si me gusta escribir e imaginarme a esta pareja y de vez en cuando hago dibujos sobre ella. Un saludo a angel caotico11 y Kakeru Ken por seguir mis trabajos y a todos los que me han dado una oportunidad en este foro. Sin más que decir aquí esta la continuación. Bueno, también a FandeFic y bueno, creo que sí es una historia inspirada en Elfen Lied y es que como sabran poco a poco, desde hace mucho eh deseado modificarla un poco (sin desnudos, solo estan en la versión Blu-Ray, mentira no soy de esos) en cuanto a que tan oscura será. Bueno, eso es todo.

    -Desayuno y sonrojos y otras cosas-

    Ya había amanecido en la Meseta añil, las personas salían a trabajar en la sede de lo que anualmente es la Liga Pokemon de Kanto. En un edificio perteneciente a la liga de Kanto sede de la administración de la misma y hogar de la elite four de Kanto la cual se encontraba en Sinnoh de vacaciones. Adentro de una de las habitaciones de aquel complejo se encontraba un peli negro llamado Ash muy abrazado a una jovencita de pelo verde lacio y largo con fleco, Sabrina como se llama la chica estaba igual de feliz abrazando a Ash.

    -Uhh… ya… es de día- dijo un muy dormido Ash mientras abría los ojos con pesadez. –Ahh… Sabrina- pronuncio el azabache el nombre de la chica y se sorprendió al ver que ambos se estaban abrazando con mucho cariño. -“Sabrina se ve tan tierna cuando duerme, pero lo mejor será despertarla pues hay que llegar a la casa el día de hoy”-

    -Ash- dijo Sabrina quien al parecer volvía a hablar dormida. –No me dejes- dijo Sabrina mientras su rostro mostraba tristeza.

    -Sabrina, despierta ya es tarde- dijo Ash mientras le hablaba con delicadeza Para poder levantarla.

    Sabrina poco a poco abría los ojos para darse cuenta que estaba abrazada con Ash, lo que le causó un gran sonrojo, mejor dicho su cara se puso roja de vergüenza. Ash jamás había visto esa cara de Sabrina más esto se debe a que siempre fue alguien fría, aunque haya sido por falta de amor. De repente el azabache sintió como era abrazada con más fuerza y noto que Sabrina estaba llorando mientras ocultaba su rostro en el pecho de este.

    -Ya Sabrina por favor no llores- dijo Ash tratando de calmar a la peli verde. –Yo jamás te voy a dejar, aparte seremos como una familia pues vas a vivir con mi mamá y conmigo- dijo Ash intentando hacer que la exlíder de gimnasio para de llorar.

    -Una… una familia- dijo Sabrina volteando a ver al rostro de Ash. -¿Lo dices de verdad?- Sabrina seguía sin poder creer lo que le había dicho Ash, pues ella siempre fue cruel con muchas personas y nunca nadie se había preocupado por ella de esa manera. Otra vez ella sintió ese ardor en su pecho.

    -Claro- dijo Ash mientras le daba esa cálida sonrisa característica de él. –Ven hay que desayunar para poder partir a Pueblo Paleta cuanto antes- dijo Ash mientras miraba a Sabrina la cual se sentía mejor, más aun al saber que Ash viviría con ella aunque no de la manera que ella esperaba.

    -Bien, pero…-

    -Pero-

    -Pero ¿me puedes cargar?- pregunto Sabrina a Ash con unos ojos de perrito que pusieron a Ash rojo. –Por favor- seguían insistiendo Sabrina mientras lo continuaba viendo con esa mirada.

    Ash se dio cuenta de lo que en verdad quería pues no hacía falta saber pues ya había escuchado a Sabrina decirle “te amo” aunque ella estuviera dormida. Rápidamente Ash se paró de la cama para después poner a Sabrina en sus brazos mientras ella ponía los suyos alrededor del cuello de éste.

    -Bien, voy a prepararte un delicioso desayuno, bueno si es que me dejas- dijo Ash mientras miraba a la peli verde la cual asintió.

    Pasaron unos treinta minutos y el desayuno ya estaba listo el cual consistía en unos hot-cakes y juego de naranja, a lado de los hot-cakes estaba miel de beedrill. Ash se sento a lado de Sabrina la cual miraba los hot-cakes como diciendo si son comestibles, agarraba un tenedor y los movía de un lado a otro.

    -Sabrina no es correcto jugar con la comida- dijo Ash un poco molesto por la actitud de Sabrina hacía su comida.

    -Lo siento- dijo Sabrina quien partió un pedazo de aquel desayuno y lo metió en su boca. Sus ojos se abrieron y Ash se preocupó -¡Esta deliciosa!- exclamo para comer más pedazos del desayuno preparado por Ash.

    -Me encanta que digas, eso pero come más despacio- dijo Ash para mirar como Sabrina tenía sus mejillas infladas por la comida. –Me recuerdas a mi cuando me gusta algo- dijo Ash riéndose pues él comía así.

    -Lo lamento- dijo la peli verde roja de vergüenza, para después abrazar a Ash –Ash cuando lleguemos a Pueblo Paleta podemos desayunar esto. La verdad me gustaron tus hot-cakes… también puedo entrenar contigo.- preguntaba Sabrina mientras veía felizmente a Ash.

    -Claro, pero yo te daré unos pokemon especialmente para ti- dijo el azabache mientras comía un poco de ese desayuno.

    -Para mí- preguntaba Sabrina incrédula.

    -Sí- dijo Ash asintiendo.

    Bueno, no suelo hacer esto así que:

    ¿Qué les pareció?
    ¿Quieren ver más el pasado de Ash y Sabrina?
    ¿Creen que veremos ese toque oscuro?

     
    • Ganador Ganador x 2
  8.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    ¡¡Hola!! Yo aquí FanDeFic, comentando esta historia especial.

    Bueno, me gustó y mucho, para ser sinceros, cautivaste mi corazón con el "Ash X Sabrina". Bueno ahora que lo recuerdo, hiciste lo mismo con el "Ash X Marina" y ahora es el shiipp que tengo en mi long-fic. Me convertiste en un amante de los shipping raros, pero también me gustan los clásicos, mientras sea con Ash y X chica.

    Bueno pasando a las preguntas.
    Como dije arriba, me gustó y mucho, como con todas y cada una de tus historias.

    Sí, si quiero ver más de este raro o mejor dicho especial shipping.

    Sé trata de Sabrina, así que supongo YO que sí.

    Bueno eso todo por hoy, desde ya saludos y suerte. Espero ver mas historias como estas.

    Atte: FanDeFic.
     
    • Ganador Ganador x 1
  9.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1362
    Hola amigos, lamento confundir el capitulo pasado lo lamento, fue mi culpa. Beuno aquí está otro capitulo y sí, se tornan en algunos puntos oscuros.

    -Viaje a casa-

    Ash y Sabrina estaban terminando de empacar las cosas, pues esa tarde salían a Pueblo Paleta. Sabrina fue un miembro del equipo Rocket que fue traicionada por ellos y se le dejo a su suerte. Si no hubiera sido por la petición de Ash ella jamás hubiera salido del asilamiento en donde estaba. De hecho gracias al equipo Rocket ella había perdido sus poderes psíquicos por lo que se sentía por primera vez vulnerable y frágil ante el mundo.

    Él azabache sabía que debía de ir por cierta información antes de partir relacionado con la muerte de Agatha. Además, durante el cautiverio de Sabrina, se le realizaron nuemerosos estudios para saber si ella tenía alguna debilidad aparte de los poderes del aura. Si bien, Ash estaba enojado por la pruebas realizadas, fue su amiga Anabel quien le conto sobre los distintos línajes de los psíquicos. Él se entero gracias a la doncella de batalla sobre la información de que a Sabrina, se le tachaba como una impura que neció producto de un amor entre una mujer con sus poderes y un mortal.

    -Ash- dijo la peli verde mientras metía la ropa que Gary había comprado para ella, de hecho fue Ash quien la escogió pero ella no lo sabía. El azabache fue sacado de sus pensamientos por ella.

    -Sí Sabrina- respondió el azabache mientras guardaba ropa y algunos regalos para suj madre en su maleta.

    -Bueno… yo… ¿tendré otra vez un pokémon?- preguntaba Sabrina, pues parte de la sentencia había sido prohibirle el uso de cualquier Pokemon ya sea psíquico o no. —Sé que no los merezco pero... —ella sabía que era una idea tonta el preguntarle pues la sentencia fue dictada por el presidente de la Liga frente a la nueva capeona de campeones, un puesto que ostento Lance hasta su caída.

    Ash había escuchado aquella pregunta volteándose a verla, y es cierto, ¿Cómo ella tendría un pokémon? Ni con sus poderes cómo campeón podría superar a Charles Goodshow. Pero él le dijo una vez.

    —Ash, sabes que ella será un problema para todos nosotros.— dijo el anciano sonriendo mientras miraba al joven de Pueblo Paleta. —Tú sabrás que hacer cuando venga el momento. Lo que yo dicte es irrefutable pero... a veces es mejor seguir lo que creas correcto hijo—

    Fueron muchos meses desde esa platica. Charles dejó su puesto y él nuevo presidente de la Liga dejaba a Kanto de lado.

    -Como sabes tienes prohibido tener un pokémon tu sola… pero debido a que hace mucho la liga Kanto como los concursos de Kanto fueron dejados de lado, yo pedí aparte de que te dejaran libre, te dieran uno o mejor dicho que se te diera la posibilidad de que ese cargo no aplicase en mi presencia.- dijo Ash mientras miraba a Sabrina quien aún no entendía. Cuando Kanto fue dejado de lado, fue apartada de las demás regiones a petición de la nueva presidenta, fue Ash y su Elite Cuatro junto a las Islas Naranjas que empezaron una restructuración de una Liga diferente además de ver cómo los gobiernos también rompían relación con la región que vio nacer a los Rocket.

    -Pero, no creo que puedas hacerlo a menos…- decía la peli verde intentando deducir la razón por la que Ash tenía mucha influencia en la liga y en Kanto. ¿Cómo era posible? Ella muy a duras sabía que Kanto estaba apartada ni Johto le ayudaba por lo que se hizo un muro separando la región.

    -A menos que…- decía Ash intentando hacer que Sabrina supiera la razón por la que ellos estaban en el edificio de la Nueva Liga, la razón por la que Ash la sacó y saber algo más…

    -A menos que…- Sabrina abrió los ojos al momento de darse cuenta de algo. - ¡¡¡ERES EL CAMPEÓN DE… DE KANTO Y EL MAESTRO COORDINADOR!!! –

    Al parecer Sabrina estaba en shock, no podía creer que la persona que alguna vez fue su enemigo y que ahora es la persona más importante para ella el emperador de Kanto pues sabía que el campeón también era maestro coordinador. Ash solo podía sonreir ante la actitud de la peli verde pues tardo mucho en darse cuenta en eso. Él odiaba ese apodo "Kaiser Pokémon" cómo le decían en algunos lados. Él tubo que tomar la dirección de la Liga y crear nuevos centros de negocios pues la economía cayó en declive antes de la captura de Sabrina.

    -Pero… pero tú solo has ganado la batalla de la frontera ¿Cómo eres maestro coordinador y campeón?- preguntaba en el mismo estado la peli verde. Ella sabía sólo eso de Ash pues fue antes de que ella se adentrara más en un mundo que no conocía.

    -Es una historia algo triste… - dijo Ash mientras recordaba la razón por la que es el emperador de Kanto. Todos ese sufrimiento y todo lo que la gente pasó en esos meses.

    -Pero Red no es…-

    -Yo soy Red- dijo Ash mientras sacaba un atuendo que demostraba que él era el legendario maestro pokemon. –Hace mucho mis amigos me abandonaron, decían que jamás lograría cumplir mis sueños y el día de hoy logre lo que ellos no. Sólo algunos se quedaron conmigo y con lo que pasó ahora no creó verlos otra vez- decía Ash mientras recordaba con tristeza viejos recuerdos. Esos recuerdos que estaban presentes en su corazón y que deseaba mantenerlos intactos.

    -Lo lamento- dijo Sabrina quien agacho la cabeza en señal de tristeza –“Eres un estúpida Sabrina, ahora él debe estar molesto contigo. Eres una tonta.”- se regañaba a sí misma mentalmente cosa que percibió Ash. Él lograba entender lo que la gente podía pensar o al menos trataba de hacerlo pero cómo podía llegar a entender a la perfección esos pensamientos.

    -Sabrina no estoy molesto contigo y no eres una tonta- dijo Ash mientras le daba una sonrisa a la peli verde y la tomaba de los hombros.

    Sabrina abrió los ojos como si fueran dos platos. Sí ya sabía que Ash era el Emperador de Kanto, ahora estaba por descubrir más cosas sobre el azabache. Ash se le volvió a dibujar una sonrisa al ver la cara de impresión de Sabrina, pues ella al ser una persona sería una cara así de ella era divertida. Sabrina no sabía cómo Ash supo lo que pensaba, pues hasta donde sabía Ash no tenía ningún poder ¿o sí?

    -Sabrina si deseas saber eso debemos irnos a Pueblo Paleta de inmediato- dijo Ash mientras agarraba las maletas más pesadas y abria la puerta de la habitación. -¿Te gustan los trenes?- pregunto Ash mientras volteaba a ver a Sabrina la cual tenía un cara de duda por la pregunta.

    /

    -Vaya jamás pensé que hubiera un tren que te llevara a Pueblo Paleta- decía Sabrina mientras caminaba por la estación de trenes de la Meseta Añil. Aquel gran lugar se podían observar un sinfín de ciudades y pueblos de Johto y Kanto pese a las relaciones que se tienen. Sabrina mieraba maravillada el estilo en que estaba construida la estación al ser un estilo rustíco que contrastaba con la tecnología de la era moderna.

    -Sigue igual de hermosa, debo de admitir que Tracy hizo un gran trabajo con el diseño- dijo Ash mientras miraba maravillado la construcción de aquel lugar. De repente fue jalado hacía una fuente que tenía las evoluciones finales de los iniciales de Kanto donde un señor tomaba fotos.

    -Ash ¿podemos tomarnos una foto?- preguntaba Sabrina mientras le ponía un cara de cachorrito. Era la primera vez que veía a Sabrina así en muchos años.

    -Muy bien, pero déjame dejar estas… AHH- solo se podían apreciar unas maletas que caían al suelo mientras la gente miraba como la peli vede y el azabache se tomaban una foto… parecían una hermosa pareja por la forma en que se abrazaban.

    -Digan Kanto- decía el fotógrafo mientras tomaba la foto.

    -Kanto- dijeron al unísono la pareja
     
    • Adorable Adorable x 1
  10.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1929
    Hola, hoy les traigo la actualización de este hermoso fanfic que hasta ahora me ha gustado escribir y no me canso de hacerlo. Muchos saben que yo no hago pareja usuales, pero me gusta mucho el Pearlshipping, Advanceshipping y el Amourshipping. Hasta ahora he visto muchos fics pero el que más me ha gustado ha sido el de Advance creo que se llama "Se que piensas lo mismo". Creo que ese fue mi primer fanfic que leí de Advance y creo que es el único que esta completo. En cuanto al Deathshipping tratare de terminarlo como el de un maestro en formación que es del autor Pabloski333 creo que así se llama, el me inspiro a hacerlo y Grey Sunshine. Bueno sin más rodeos aquí esta.

    -Estación de los sonrojos y recuerdos-

    Poco a poco más y más gente llegaba a esa estación de trenes. Mucha gente pedía boletos para Ciudad Verde, Azafrán o Ciudad Carmín. Muchos pokémon como Machamp ayudaban a los pasajeros con las maletas pesadas. Un Slowking supervisaba que los trenes llegaran a la hora que debían de llegar junto a su entrenador y Jefe de Seguridad de la estación Añil.

    -¿Cuándo llagaremos a tu pueblo?- preguntaba una chica de cabello verde y ojos color violeta mientras admiraba la decoración de la estación de trenes. –Ash ¿pasa algo?- Sabrina no entendía por qué Ash estaba busque y busque algo dentro de sus bolsillos.

    De repente los ojos de Ash se abrieron, se le había olvidado algo de suma importancia. Ash le había comprado un collar en forma de corazón a Sabrina y se le había olvidado en el edificio de la Elite Four. Ash se maldecía por dentro por olvidar semejante cosa más aún sabiendo que no solo era una pieza de valor no por ser una joya sino que Gary y su abuelo la diseñaron para contener algún golpe de poder de Sabrina en caso de que estos regresaran y ella no pudiese controlarlos. Sabrina se preocupo al ver la actitud de la persona que más quiere en el mundo.

    -¿Ash qué pasa?- volvió a preguntar la chica de cabello verde lacio. Su tono de preocupación se debía a que ella no tenía poderes como para saber lo que pensara el azabache. Ella por dentro sentía que Ash no confiaba en ella –“Cierto, quien quiere confiar en una criminal, pero será qué todos lo que dijo él... son más que mentiras.”- su rostro se ponía triste, por más que Ash le tratará de decir que ella no era una criminal ese pensamiento estaba alojado dentro de ella.

    /

    Sabrina estaba sentada mirando las estrellas mientras podía. Odiaba hacer lo que hacía, le ocultaba las cosas a su mejor amiga, Erika. La líder de gimnasio y miembro del Equipo Rocket estaba metida en su mundo, un mundo lleno de dolor que solo ella misma puede comprender. Después de matar a una persona por orden del líder, ella ya no se sentía bien y sabía que a partir de ahora ella merecía ser condenada.

    Las estrellas a veces eran lo único que podía calmar a la peli verde pero ella no podía estar conforme. Ella necesitaba de alguien, alguien con quien desahogarse y llorar... llorar todo ese dolor.

    —A veces quisiera saber sí acaso tu conmigo quieres bailar— ella estaba cantando una bella melodía mientras se imaginaba a cierta persona. Sus ojos se volvieron cristalinos mientras trataba de ver un futuro lleno de paz pero solo veía odio y olvido. —Sí me das tu mano t-te llevare... p-por un camino cubierto de luz...— su voz se cortaba, ella trataba de no llorar pero esa canción le recordaba mucho a él.

    Una lágrima rodó por su mejilla hasta impactar en su atuendo.

    —Y oscuridad.—


    /

    Ash noto rápidamente la mirada de tristeza de Sabrina, pues también debían de tenerse confianza, pues hasta el punto ella confiaba plenamente en Ash y jamás dudo. Ash se maldijo a sí mismo pues estaba cometiendo un gran error, él debía confiar plenamente de en ella y jamás dudar. Con una gran confianza tomo las suaves manos de Sabrina, ella se sonrojo por tal acto del azabache y volteo a ver los ojos de este.

    -Sabrina, sabes, lo que pasa es que se me olvido ir por el regalo de mi madre.- dijo Ash entre una verdad y una mentira para despistar a Sabrina esperando que funcionara. La peli verde miraba los ojos de Ash y comprendió que tal vez el amor entre su madre y él era fuerte no como los de ella y su madre.

    -Entonces por qué…-

    De repente sonó el celular de Ash interrumpiendo a la peli verde. Aquella persona que había llamado era Gary, quien ya se encontraba en Pueblo Paleta después de estar ayudando a Ash con el papeleo de la libertad de la ex líder de Gimnasio. Para el joven Oak, llenar los papeles de su amigo era un trabajo duró pero no por nada era el mejor miembro de la Elite 4 de Kanto siendo conocido cómo el caballero de Kanto por su forma de ser.

    -Gary ¿Qué sucede?- pregunto Ash a su amigo y rival de su niñez.

    -Ash como sabía que se te quedaría el regalo de ya sabes quien, solo te aviso que yo lo tengo. Por cierto tu mamá va a hacer una pequeña fiesta de bienvenida a tu novia.-

    N-O-V-I-A, esas letras formaban una palabra que resonaba en la mente del azabache. En vez de enojarse con Gary solo se puso rojo, pues si en algo era bueno era precisamente en molestarlo. No podía articular nada pues de repente miro el rostro de confusión en Sabrina lo cual lo puso más rojo.

    -Gracias Gary- dijo Ash nervioso mientras escuchaba las risas de Gary por el otro lado. El castaño se imaginaba a su gran amigo rojo viendo a la hermosa Sabrina quien estaba llena de confusión.

    -Sabes Ashy-Boy, tu madre me dijo que te dijera que no le dieras nietos tan pronto.- otra vez Gary molestando a su amigo ya que para él era más que algo común sacarlo de sus casillas. —Dejando de lado eso, estaré viendo lo que Brandon, el Rey de la Pirámide de Batalla nos envió.—

    —Ok, eso debemos de verlo con Scott pues él va a tomar posesión de la dirección de la Liga. Es una suerte que haya encontrado buen personal.— dijo Ash mientras suspiraba ya que se acordó de las montañas de papel que estaban esperándole día tras día.

    —Bien, ya no tengo nada más que decir salvo... sí lo vas a hacer quiero al menos una niña Ash— y el castaño se hecho a reír por lo que dijo mientras el color de Ash alcanzaba un tono nuevo de rojo.

    Ash ya no sabía que hacer, pues se imagino a Sabrina y a él en una cama mientras hacían cosas, bueno cosas de adultos relacionadas con la llegada de los bebes al mundo. Sabrina vio la cara super roja de Ash, por dentro sintió miedo de que fuera una chica la que le estuviera hablando y no Gary, pero ella confiaba en él.

    -Bueno Gary nos… nos vemos allá- pero antes de colgar Gary hizo la música de bodas poniendo más rojo a Ash.

    -¿Ash sucede algo?- pregunto Sabrina mientras miraba a Ash con esa cara dulce que ponía cuando la duda ingresaba en ella.

    -Nada mi amor- Ash no se dio cuenta de lo que dijo hasta que –Sa…Sabrina… yo… lo siento no se…- Ash no sabía que decir pues había le había dicho mi amor a Sabrina. Los dos se sonrojaron a más no poder. Sabrina dentro de sí misma estaba feliz por alguna razón en su pecho empezó a sentir ese extraño ardor que siempre aparecía cuando Ash estaba con ella.
    /

    Ash estaba curando a Sabrina de sus heridas. El combate de ambos fue fuerte por lo que los dos resultarón heridos más ella pues al psíquica no podía emplear bien los ataques con Ash. Ella tamblaba de frió, estaba dormida y con una fiebre alta.

    —Sabrina— expresó él mientras pasaba su mano por la frente de ella. —Solo resiste esta noche.— así el azbache se quitó su chaqueta y se la puso a Sabrina para después agarrar una botella de agua de su mochila y mojar un pequeño trozo de tela que arranco de su chaqueta para ponerlo en la frente de ella.

    Sin que ninguno de los dos lo supiera, un vínculo entre ambos se forjaba y poco a poco se unían más y más. Ash recostó la cabeza de Sabrina sobré él mientras le abrazaba. Ella debía de ser fuerte esa noche y sabía que ella era muy fuerte.


    /

    -No… no importa… Ash- apenas y podía articular las palabras Sabrina. Cuando ella iba a decir algo más sonó el silbato del tren dando a entender que partirían a Pueblo Paleta ya. Mucha gente empezaba a moverse mientras tomaban foto del tren en el cual iban a subir. Ash miró el reloj y sabia que se les haría tarde.

    -Lo mejor… será… será irnos- dijo Ash mientras tomaba a Sabrina de la mano, lo cual hizo que ambos se sonrojaran.

    Cuando llegaron un señor estaba pidiendo los boletos mientras sonreía al ver al campeón de Kanto con una chica, de hecho algo que Ash ni Sabrina notaron fue que las personas los veían impresionados pues hasta ese punto sabían que Ash no tenía novia pero aún más al ver a la desaparecida líder de gimnasio con él por lo que se hacían especulaciones de un romance secreto.

    -Señor me permite los boletos de usted y su novia- pregunto el señor que recogía los boletos. Otro sonrojo apareció en los rostros de Ash y Sabrina mientras se miraban, ellos ya no podían ocultar los sentimientos que tenían a las demás personas pero ellos eran diferentes.

    -Aquí tiene- dijo Sabrina con voz nerviosa por lo dicho por el señor.

    -Bien que disfruten su viaje lleno de amor- eso último le causo una leve risa al ver como ambos jóvenes se empezaban a ver como unos tomates.

    -Gra… gracias- dijo Ash mientras ingresaba con Sabrina al tren… mientras seguían tomados de la mano. –Lo… lo lamento Sabrina- dijo Ash disculpándose mientras iba a soltar la mano de la peli verde cuando.

    -Ash… me gusta… que me tomes… de… de la mano- Sabrina cerro los ojos mientras su corazón latía a mil por hora. De repente sintió como era abrazada y abrió los ojos para ver como era abrazada por Ash. El azabache puso su mentón en la cabeza de Sabrina mientras sonreía. Ambos se empezaban a dar cuenta que no se gustaban… se amaban.

    -Vamos a buscar nuestros asientos- dijo Ash con nerviosismo sin soltar a Sabrina.

    -Sí- respondió la peli verde.

    Así ambos jóvenes se preparaba para llegar a pueblo Paleta. Para Sabrina sería un nuevo comienzo y tal vez sería el comienzo de una nueva relación y tal vez la primera vez en su vida que se sienta como en familia. Mientras tanto Ash seguía pensando en algo… algo que debía hacer.

    Bueno, sin más que decir este fue el capitulo de hoy. Espero que les haya gustado pues en el siguiente Sabrina será atormentada por más recuerdos y veremos quien ordeno el trato que se le dio así. Así como la campeona de Campeones.

    ¿Quién es esa campeona?
    ¿Por qué no interfirió en el juicio?
    ¿Le tendrá odio a Sabrina?
     
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2580
    -Novios-

    Ash el Emperador de Kanto estaba viajando de regreso a su pueblo natal, el pueblo Paleta. Actualmente el campeón, como maestro coordinador y cerebro de frontera regresaba de sus labores en la liga Kanto la cual debía de pasar unos . Debido a ciertas circunstancias se entero de la captura de la ex líder del gimnasio de ciudad Azafrán. Sabrina era un miembro del equipo Rocket, pero ella solo buscaba paz, en cambio se le dio un trato inhumano y sufría todos los días hasta la intervención del azabache.

    Sabrina y Ash habían tomado un tren para dirigirse a pueblo Paleta. Para Ash era un viaje normal y tranquilo pero para cierta persona como Sabrina, esto era un viaje diferente.

    —¿Pasa algo?— preguntó Ash mirando a la peli verde quien le miró.

    -Jamás vi paisajes así… bueno desde un tren no pero jamás lo contemple- dijo Sabrina mientras miraba por la ventana. Al parecer la peli verde irradiaba un aura de inocencia pura, pues actuaba como una niña pequeña ya que no se despegaba de la ventana.

    -Jamás has viajado, pero yo creí que sí- dijo Ash mientras miraba por la ventana también. Él le gustaba esta forma de viaje, segura y tranquila, él no puede negar que ha sido su forma favorita de viajar pese a todos los años de viaja a pie.

    -No, nunca- negaba Sabrina con la cabeza para voltear a ver a Ash. –La verdad siempre usaba a uno de mis pokemon para que me transportara a la liga o…- de repente aquella felicidad se desvaneció al recordad que ella trabajaba para una cruel organización que reflejaba exactamente como era ella. —O cuando trabajaba para el Equipo Rocket— dijo ella.

    Ash noto como Sabrina se empezaba a sentir triste por dentro, pues no es fácil vivir una mentira y que esta termine y pierdas todo. Si bien Sabrina lo que más amaba era estar sola, Ash jamás haría eso. El azabache tomo la mano derecha de Sabrina causándole una impresión así como un leve sonrojo apenas visible.

    -Eso ya no importa Sabrina, lo que importa ahora es lo que vamos a hacer juntos tu y yo- de nuevo Ash expreso sus sentimientos inconscientemente. Sabrina se sonrojo un poco más por lo que Ash dijo, el azabache abrió los ojos tratando de explicarse. –No… no es lo que crees yo… yo lo digo pues yo… solo olvida lo que dije… bueno no lo hagas, mejor me cayo.- dijo Ash mientras reían de vergüenza sin soltar a Sabrina de la mano.

    -Ash… ¿tú crees en el amor?- preguntó aquella jovencita que miraba por la ventana viendo el paisaje. Él azabache no sabía que responderle pues nadie le ha preguntado algo así.

    Ash miro a Sabrina por el reflejo de la ventana, el vio un pequeño sonrojo en ambas mejillas de la joven mientras esperaba la respuesta del chico.

    -De hecho sí, sí creo.- con aquella respuesta Sabrina volteo a ver al azabache. –De hecho hay cierta chica que tiene un lugar muy especial en mi corazón y con la que quiero estar el resto de mi vida junto a ella.- de repente Sabrina sintió un dolor fuerte en su pecho pero se preguntaba ¿por qué pasaba esto? ¿por qué ella lo amaba?

    Era un dolor terrible que no podía explicar. Ella con sus manos apretó su pantalón mientras miraba el paisaje con un rostro triste. Ella miró una vez más a Ash pero ahora él se daba cuenta de lo que hacía.

    -“Debí saberlo, Sabrina eres un estúpida Ash ya ama a alguien. Sí, ¿Quién ama a una asesina y una delincuente?”- Los ojos de Sabrina se volvieron vidriosos. De repente sintió como Ash tocaba su mentón para que los ojos de ambos jóvenes se encontraran. Sabrina cerró los ojos e iba a decir algo cuando… sintió como algo cálido tocaba sus labios, era algo suave y que por alguna razón la hacía sentir algo que no sentía anteriormente.

    Sabrina abrió los ojos solo para ver que Ash le estaba besando. Ash se separo poco a poco de los dulces labios de la peli verde. Sabrina estaba en completo shock, su cabeza era un mar de emociones en esos momentos pero no deseaba que esa sensación que recorría su cuerpo terminase.

    Sabrina miraba a Ash, ella no podía creer lo que pasaba pues jamás tuvo contemplado que él le perdonase. Ash paso su mano derecha por la mejilla izquierda de ella la cual estaba caliente y muy roja. Una sonrisa se dibujo en ella

    -Sabes, esa persona la amo con toda mi alma y esta aquí conmigo- dijo Ash mientras miraba como algunas lágrimas bajaban de los ojos de Sabrina. Y de repente Sabrina le dio una cachetada causando una fuerte impresión en Ash para después abrazarlo.

    -Eres un idiota- dijo mientras lo abrazaba y empezaba a llorar en él hombro de él.

    –Ash te amo— expreso ella apenas de manera audible siendo opacada por sus sollozos. —No me dejes, por favor— siendo está más audible que la anterior ella quería disculparse con él por todo lo que él hizo por ella y por todo lo que va a hacer.

    Ash no se limito a responder, pero interrumpió a Sabrina de la forma más tierna posible con un beso. Ambos se besaban de la manera apasionada y tierna que solo ellos se demostraban. Los sentimientos de cada uno fueron los que guiaban a los dos, sus corazones en esos momentos eran uno solo. Poco a poco a poco se separaban; un silencio era todo lo que estaba presente mientras ambos jóvenes se miraban a los ojos.

    No había palabras para describir tal sensación. El dolor de esos recuerdos era cortado por esa sensación única, esa sensación que solo él le ha hecho sentir.

    —¿Por qué?— preguntaba ella mientras lo miraba con esos ojos llenos de lágrimas pero él también los tiene.

    —¿Por qué? Porque te quiero, porque te amo.— dijo él sin dejar de mirar esos orbes violetas de ella que estaban brillando con más intensidad.

    /Flashback/

    En una redada con el E.R. en la ciudad Verde, se descubrió que el campeón de Kanto quien era Lance había logrado la facilitación de información al grupo criminal junto que el Lt. Surge de Ciudad Carmín. Ash estaba sorprendido de que su mentor hiciera eso y por ende se había dado la tarea de atraparlo pero se dio cuenta de que toda esa información le llevaba a un objetivo.

    Ash al ver que Sabrina estaba fichada por la Élite Cuatro, él deseaba ir por ella y sacarla de ahí pero no contaba con que alguien le detuviese.

    —¿A dónde vas muchacho?— aquella voz la reconoció al instante siendo que era de la maestra tipo veneno. —No deberías de interferir en los asuntos relacionados con el E.R.— menciono aquella voz.

    —Maestra Agatha, lo lamento.— había un poco de frustración en él y se notaba. La miembro de la Élite Cuatro sabía que el muchacho había logrado hacer que esa chica fuera más estable.

    —Parece ser que la quieres ¿no es verdad?— preguntó ella mientras veía al joven quien decidió verla. Ash estaba ahí parado frente a su maestra quien le estaba mirando de manera seria.

    —Sí, maestra.— dijo él mirando al suelo pues sabía que ya no podría ayudarla.

    —Ella nos dijo dónde estaría, ella te ama de la misma forma que tú a ella.— Agatha se sorprendió mucho la primera vez que escuchó a Sabrina llorar desde el otro lado del teléfono. La mujer mayor se sorprendió de cada cosa que dijo ella pero aún más de revelar todo sobre Surge, Bruno y Lance además de decirlo todo lo que había hecho ella misma a lo largo de los años. —Ella no quería involucrarte más Ash. Sé que la quieres pero también le hiciste mucho daño como bien.— su alumno no entendía mucho al respecto, él comenzaba a quebrarse ya que todo lo que el creía era un mentira y eso a ella de dolía.

    —¿Por qué ella se entregó?— preguntó él, pues siempre le ayudó a salir de problemas pero ahora no podría ayudarla más.

    —Porque deseaba verte una vez más, verte sin problemas causados por ella. No sabemos que desea hacer.— explico Agatha quien se acercó al chico. —Ella ya no quiere ser la causa de tus problemas.—

    —Pero yo le prometí no abandonarla.— las lágrimas que descendían por su rostro eran inevitables. A la miembro de la Élite Cuatro le desgarraba esto ya que lo amaba tanto como a un nieto y sabía que a veces el amor era muy doloroso. Agatha le dio una brazo cosa que Ash correspondió mientras lloraba. —Yo la amo. No quiero que ella-—

    —Eso no va a pasar Ash, solo ten fe— expresó la anciana pues ella solo tuvo dos alumnos en toda su vida, Ash y la madre de este, pero ella hubo un tiempo en que le ofreció a aquella joven una oportunidad pero ella se negó. —Solo confía—

    /Fin del Flashback/

    —De eso no hay duda.— dijo él mientra le acariciaba su mejilla. Ambos sufrieron a causa del otro pero ambos se aman.

    Sabrina se aferró más a Ash pues ella sabía que él decía la verdad. El sueño le invadía el cuerpo a ambos jóvenes que poco a poco cerraban sus ojos para quedarse dormidos.

    Ash poco a poco despertaba y se daba cuenta que se quedó dormido en el transcurso del viaje. Él estaba medio dormido pero se dio cuenta que había una ligera presión en su cuello y su hombro. Él desvió su mirada a lo que causaba tal presión en él y vio algo que lo hizo preguntarse ¿Existen los ángeles?

    Sabrina estaba sujetando el cuello de Ash con sus brazos mientras usaba el hombro de él como almohada para recostar su cabeza. Había mechones de cabello desordenados así como tenía su boca ligeramente abierta dejando escapar su cálida respiración. Algo que notó Ash fue las mejillas ruborizadas que le daban una imagen de inocencia pura, angelical a la vez.

    —"Se ve muy bonita cuando duerme"— eran los pensamientos de Ash al recordar las veces que ambos pasaron juntos. Esas veces después de las peleas donde ambos estaban agotados, después de verse y jurarse protegerse, esa vez que durmió junto a ella en la cama. —"Riley me va a regañar por lo que hice. Pero al fin y a cabo Giovanni la buscará, él no dejará que ella pierda sus poderes."— eran los pensamientos del chico sobre lo que pudiese pasar.

    Sabrina poco a poco se estaba despertando. Ash notaba como su cálida respiración aún salía de ella quien empezaba a hacer ruidos por despertarse. Ella abría los ojos encontrándose placenteramente con su cabeza recostada en Ash. No había sido la primera vez pero era la primera vez que lo hacía sin tener que estar en una cueva, sucia y cansada por un combate. Una sonrisa se formo mientras centraba su mirada en la de Ash el cual estaba asombrado por la belleza y fragilidad que podía transmitir aquella chica.

    Poco a poco Ash sabía que llegarían al Pueblo Lavanda y de ahí deberían de esperar una hora antes de ir directamente al Pueblo Paleta. Para Ash, pasar por el Pueblo Lavanda era más que algo de respeto, pues los restos de muchos pokémon de entrenadores yacen ahí así como el respeto y la amistad que forjaron. Después de un ataque del Equipo Rocket, los pokémon fantasma que habitan ahí la protegieron, las almas de muchos pokémon que ofrecieron tributo a Giratina para dejarlos estar en el plano terrenal una vez más.

    —¿Pronto llegaremos al Pueblo Lavanda, verdad Ash?— preguntaba Sabrina quien sabia un poco sobre la situación que ahí paso.

    —Sí, de hecho el pueblo ha crecido de manera tranquila gracias a los pokémon fantasma que le protegen.— respondió Ash mientras miraba a algunos Gastly pasar a lado de la ventana y dedicarles sonrisas.

    Sabrina noto a un Gengar que salía del piso del tren y les dedicaba una sonrisa para sacar una cámara y tomarles una foto.

    —Ese Gengar ¿tomo una foto?— preguntaba Sabrina un poco incrédula pero ese pokémon le recordó mucho a uno que tenía y que le dio ese chico especial al cual seguía abrazando.

    —Sí, así es. Muchos pokémon aquí les encanta hacer bromas o les gusta trabajar.— Ash sonreía pues había un pokémon fantasma especial que estaba llorando en esos momentos en el laboratorio del profesor Oak al saber la noticia de Ash y Sabrina. Dejando de lado eso Ash sabia que Sabrina debería de comer algo pues ya casi era el medio día y debían de almorzar algo. —Debemos de comer algo antes de partir y-— Ash se quedo callado cuando sintió una presión en su mejilla derecha.

    Sabrina estaba besando a Ash en la mejilla derecha para después separarse. Las mejillas de ella ardían y estaba ruborizada pero se produjo un silencio al instante. Ash estaba un poco nervioso, sabía que debía de hacerlo decirle que él quería ser la persona que siempre estaría a su lado pero no sabía cómo.

    Ella tenía la misma sensación que tuvo el primero, Ash sabía que era ahora o nunca.

    -Y bien- la que rompió el silencio fue Sabrina mientras sentía que sus mejillas ardían. Ash solo sonrió, pero el estaba igual de sonrojado que la peli verde. De repente Ash tomo las manos de Sabrina mientras le plantaba un beso a ella en los labios a diferencia del que dio la primera. Una vez que termino con ese beso, Ash se puso de rodillas sujetando las delicadas manos de Sabrina.

    ¿Cómo sentirse? Sabrina había anhelado ese momento desde niña pero perdió el sentido de ella misma opacada por sus poderes. Luego vino él quien le ayudo a salir de todo, pero perdió mucho por ello. Ash respiró profundamente, sabía que un día debía dejar ese temor de lado y decirlo, aunque no fuera el mejor, él hablaría con el corazón.

    -Sabrina no soy bueno haciendo esto… así que te lo preguntare- dijo Ash mientras cerraba los ojos y suspiraba. –Sabrina Natsume, ¿quieres ser mi novia?— Y así Ash terminó de decir lo que debía decir, no hubo necesidad de hacer un discurso pues sabía lo que sentía ella por él pero debían de oficializarlo. Los ojos de Sabrina brillaron mientras las blancas mejillas se tornaban en un color carmesí que reflejaba una ternura que enamoraría a quien sea.

    -¡Claro que sí!- exclamó la peli verde para lanzarse sobre Ash. –Te amo mucho Ash- dijo Sabrina mientras le plantaba un dulce beso a Ash en la mejilla, mientras algunas lagrimas bajaban por el rostro de ella, mientras Ash las secaba y acariciaba sus suaves mejillas las cuales estaban rojas, pero era inevitable esas lágrimas de felicidad que hace tiempo ella deseaba sentir. –Ash, gracias por estar siempre conmigo.-

    Ash tiernamente se acercó a la frente de Sabrina y le dio un beso, transmitiendo todo lo que el sentía por ella pero sobretodo lo demás ese beso expresaba la preocupación que él siente por ella. Sabrina no dejaba de llorar, esas heridas comenzaban a sanar y un largo camino faltaba por recorrer.

    -Sabrina, ya pronto vamos a llegar y serás feliz.- dijo Ash mientras abrazaba a su novia.

    -Yo ya soy feliz- dijo Sabrina mientras se acurrucaba en el pecho de Ash. –Yo soy feliz contigo-
     
    • Adorable Adorable x 1
  12.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    Waaaaaauuuuu. No puedo creer ésto. Me encantó.
    Disculpa la tardanza, he estado muy ocupado en estos días.

    Acá, bueno como decirlo. Párese que estoy leyendo el fic de mis sueños. Jajaja. Me hace acordar a un Advance que hice.

    Esta parte cuando me la imaginé, me causo mucha risa, fue muy cómico.

    En ésta parte también, fue muy cómico.

    Natsume? Really is the last name or what you invented?

    Bueno, me vuelvo a disculpar por la tardanza. Me encantó todo, como siempre te digo me encantan tus extravagantes historias.
    Desde ya saludos y suerte. Bye bye.
    Atte: FanDeFic.
     
  13.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2681
    Es su nombre en Japonés. Usualmente lo pongo como apellido de ella. Serían Cynthia Shirona, Sabrina Natsume, Hilda White, Casey Nanako y así por el estilo.


    -Preparando una fiesta: parte 1-

    Ash se había confesado, los sentimientos que tenía a la ex líder de gimnasio Sabrina, se los había dicho después de tanto tiempo. Sabrina quien también tenía sentimientos por aquel chico amante de los pokemon, se sentía feliz después de tanta desgracia en su vida.

    Ambos, Ash y Sabrina estaban viajando al pueblo Paleta el hogar del campeón de Kanto pero no sin antes hacer una parada al Pueblo Lavanda. Al azabache este pueblo le traía recuerdos de sus primeros viajes por la región Kanto y no podía dudar de que los pokémon fantasma de estos lugares disfrutaban estar junto a los humanos.

    -Ash, crees que sería una buena novia- preguntaba Sabrina quien estaba sentada a lado de Ash mientras recostaba su cabeza en el hombro de él. –La verdad, es la primera vez que tengo novio y…-

    -Sabrina, también es la primera vez que tengo una novia- decía avergonzado Ash por aquella confesión a Sabrina pues está pensaba que Ash ya había tenido una pareja sentimental anteriormente. –Pero te puedo decir que vas a ser una gran novia ya que tú eres una gran persona y no me digas que no puesto que eso no lo creeré- decía el chico de cabellos alborotados mientras Sabrina sonreía por lo dicho con un pequeño rubor apareciendo en sus mejillas.

    —Gracias Ash.— mencionó ella para abrazar al azabache quien gustosamente aceptó aquella muestra de afecto. —¿Por cierto cuándo bajaremos del tren?— preguntó Sabrina al notar cómo la gente descendía del medio de transporte no sin sonreír por ellos al ver a su campeón feliz.

    —Creo que ahora es buen momento.— dijo Ash para que Sabrina se separará de él y le permitiera levantarse de su asiento. El de ojos chocolate tomó la mano de Sabrina para que ambos empezaran a caminar por el pasillo del vagón en en dónde se encontraban para poder salir.

    Sabrina quedó maravillada al ver la nueva magia que desprendía aquel antiguo pueblo. Para ella, en sus tiempos de líder de gimnasio así como miembro del Equipo Rocket, no era nada más que un lugar para que la gente capturase algún estúpido pokémon y ganase aquella medalla pero después de conocer a Ash y que esté le diera su Haunter todo eso cambio.

    —Es tan hermoso este lugar.— expresó ella pues lo años le vinieron bien al Pueblo pues se modernizaba además miraba algunos pokémon fantasma ir por ahí ayudando a personas mayores con bolsas de mandado y todo eso. —Hace mucho tiempo que no vengo aquí.— expresó ella mientras Ash le miraba sonriente.

    —Sí, ha cambiado un poco el lugar pero tiene ese toque de ellos.— Ash señaló hacía un lugar para ver unas batallas entre algunos entrenadores y unos Gengar quienes daban clases de como ser un buen entrenador. —Aquel Gengar es amigo de Haunter y ambos se la pasaban jugando cuando vine aquí después de que me convertiste en muñeco, ellos hacían muchas travesuras y- — Ash no pudo continuar ya que notó un leve presión en su mano que estaba sujetando a la de Sabrina.

    La peli verde miraba al suelo de manera triste, ella no le gustaba recordar eso pues siempre había un pensamiento en ella que le decía que Ash la odiaba por eso. Ella fue un monstruo con todos, los trataba mal a todos e incluso los lastimaba cuando llegaba a sentirse aburrida. Ella odiaba aquella imagen que ella forjó hace tiempo y que con esa conoció a Ash.

    —Sabrina.— Ash mencionó el nombre de ella para después ella decidiera mirarlo para mostrarle algunas lágrimas formadas en sus ojos. Ash no sabía que hacer pues no supo por qué estaba llorando hasta que se dio cuenta de lo que mencionó.

    A ella le dolía mucho recordar todo eso, recordar que ella fue una persona cruel que incluso llego a maltratar pokemons con un látigo.

    —Sabrina.— dijo Ash para soltarla y tomarla de los hombros para mirarle, ella no quería dirigir su mirada hacía él pero Ash no la dejaba. —Sabrina mírame por favor.—

    Ella decidió mirarlo pero sabía que recibiría un reprendimiento de parte de él por llorar como lo ha hecho últimamente, ya que es lo único que empezaba a saber hacer.

    Él le besó la frente de manera tierna para después tomar su rostro y acariciar sus mejillas en las cuales se deslizaban sus lágrimas.

    —Eso es pasado Sabrina, no me importa lo que me hiciste aquella.— Ash notaba como aquellos bellos ojos tenían duda a la vez tenían miedo. —Lo que hiciste con aquella organización fue en el pasado ahora eres diferente y confío en ti, lo hago porque te conozco y te quiero mucho mi amor. — expresó él para darle otro beso en su frente y abrazarla.

    —Odio cuando hablas así.— decía ella sonriente mientras empezaba a llorar un poco para sentir como Ash le besaba su cabeza. —Te amo Ash.—

    —Y yo a ti mi pequeña— dijo Ash para después reír.

    —Yo no soy pequeña, apenas y me ganas por unos centímetros. — mencionaba Sabrina de manera feliz mientras aún tenía algunas lágrimas descendiendo. —Tú antes eras más pequeño.—

    —Usabas botas con tacones, por eso eras más alta.— decía Ash para tocar la nariz de ella con la suya. —Siempre fuiste más pequeña que yo.—

    —Sí claro, te recuerdo la vez en que nos vimos en aquella ocasión en Ciudad Carmín en la playa apenas y me llegabas a los labios.. — le hizo recordar Sabrina a su novio mientras este reía.

    —Valió la pena verte en ese bikini negro.— dijo Ash mientras Sabrina reía.

    —Qué yo recuerde te tapabas los ojos diciendo "Lo lamento Sabrina, te juró que no deseaba verte." — decía ella en una pobre imitación de la voz de Ash. El azabache notó que Sabrina se estaba sintiendo mucho mejor con esto que estaban haciendo.

    —Ah pero cuando el tentacool te quito la parte inferior del bikini en el agua.— le recordó a Sabrina quien se sonrojo al memorizar esa escena.

    /Flashback/

    —Sabrina no te vayas mar adentró.— gritaba Ash quien estaba nadando un poco más alejado de la playa siguiendo a una hermosa peliverde.

    —Vamos Ash, no seas un miedoso y sígueme.— mencionaba ella con algo de altanería. —¿Acaso no me quieres ver vencerte?— mencionaba ella mientras reía un poco. Sabrina estaba usando un bikini negro con bordes blancos.

    —No es por eso, es temporada de migración y muchos pokemon de agua como los tentacool se acercan aquí.—informaba Ash mientras Sabrina solo se cruzaba de brazos mientras lo miraba con una cara aburrida.

    —Sólo dime que te deje ganar y- — Sabrina empezó a sentir cosquillas en sus piernas para después sentir que le quitaban algo. Sabrina sumergió su cabeza un poco para después sacarla y mirar a Ash quien estaba confundido, sus mejillas se pusieron rojas para después empezar a nadar rápidamente hacía Ash y abrazarlo. —¡No me sueltes!— dijo ella para aferrarse a Ash mientras este sentía que Sabrina lo rodeaba con sus piernas.

    —¿Qué sucede?— preguntó él pero Sabrina escondía su cabeza para después ver un tentacool con una parte del ¿bikini de Sabrina? Ash pasó de un color canela claro a un rojo magmotar en tan solo ese momento.


    /Fin del Flashback/

    —Me gustó estar abrazada junto a ti.— dijo Sabrina mientras sentía que ya no quería llorar más.

    —Sí por cercar de tres horas.— expresó él mientras recordaba las veces en que tenían que estar muy juntos cuando pasaba alguien.

    —Gracias.— dijo ella para darle un beso en la mejilla.

    —¿Por?— preguntó él para soltarla del abrazo y tomarla de la mano.

    —Por hacerme sentir mejor, eres el mejor novio.— dijo ella para sonreír.

    —Y tú la mejor.— agregó él para empezar a caminar junto a ella para ir a comer algo.

    -Gracias Ash- dijo Sabrina mientras abrazaba a su novio. – ¿Oye Ash ese es el pueblo Paleta?- preguntaba Sabrina mientras veía como había unas pinturas en un local cercano y notó que una decía Pueblo Paleta. A Ash le entró la duda pues parecía que Sabrina jamás había viajado ahí.

    —Sí así es.— respondió él para ver la imagen del molino del profesor Oak.

    El Pueblo Paleta era una comunidad un poco grande pero no tanto como la ciudad Azafrán o la ciudad Verde, sin embargo, en ella estaba el laboratorio del profesor Oak y también la casa del campeón de Kanto como la del investigador y miembro de la Élite Cuatro, Gary Oak quien se especializaba en diversos pokémon con preferencia en los de la línea evolutiva de Eevee. Aquel pueblo tenía un estilo sencillo que contrastaba con la arquitectura colonial de la plaza que se encontraba en medio del poblado.

    —Así que este es el pueblo Paleta. — decía una chica de cabello azul corto con un vestido verde y sandalias cafés. La mujer tenía un cesto así como una mochila que decía Celadeon Gym. —Será mejor ir con la madre de Ash. — agregó ella para sí misma para empezar a caminar.

    Aquella bella mujer era más y nada menos que Erika la líder de gimnasio de Ciudad Celadeon había decidido pasar a ver a su amigo Ash además de ir por un puesto que Ash le ofreció. Ella después de todo lo que ha pasado ha sufrido como muchos en la región, ella perdió el gimnasio en un incendio hace poco así como todo su dinero por lo que Ash le ofreció vivir un tiempo en su pueblo para después ver que podían hacer.

    /Time Skip/

    Ash y Sabrina terminaron de comer para regresar al tren poco después. Antes de partir Sabrina y Ash adquirieron una pintura de Ho-Oh la cual le encantó a Sabrina como a Ash además de que era pequeña pues era del tamaño de una hoja de papel carta. Ambos jóvenes estaban en el tren y miraban el paisaje cambiante para después empezar a poder divisar un pequeño poblado a lo lejos.

    —¿Ese es el Pueblo Paleta?— preguntó ella maravillada por lo que veía.

    -Sip, casi estamos en casa- decía Ash mientras veía como unos pidgey sobrevolaban los cielos del pueblo y pudo ver un Starraptor y un Swellow surcando los cielos. –Creo que dentro de poco conocerás a muchos de mis pokemon y al tuyo.-

    -Es cierto dijiste que tendría uno.- decía Sabrina entusiasmada a pesar de que se le había olvidado esa información. -¿Qué pokemon es?- preguntaba Sabrina emocionada como una niña de 8 años.

    -No te lo puedo decir, pero sé que lo cuidaras muy bien. Es la cría de dos de mis pokemon más recientes- decía Ash mientras mirba como Sabrina hacía unos pucheros. –Sabes, siento que te gustara disfrutar de la tranquilidad.-

    -No estoy tranquila, quiero saber cuál será mi pokemon- decía Sabrina enojada e inflando las mejillas lo que le provoca una risa a Ash.

    Mientras Ash y Sabrina “discutían”, en la casa de la madre de Ash, la señora Delia Ketchum se estaba organizando para la llegada de Ash y Sabrina. Tracy estaba junto con Brock cocinando la mejor comida, mientras el profesor Oak, Gary y Ritchie ponían la mesa afuera en el patio ya que estos se encargarían de poner dos mesas alineadas una tras otra juntas para que cupieran todos.

    —Abuelo, sabes Ash logró sacar a Sabrina de aquel lugar después de mucho tiempo.— mencionó Gary a su abuelo mientras sacaba unas sillas al patio para después ponerlas ahí.

    —Sí, me lo mencionó Agatha quien al parecer ayudo mucho a Ash con el papeleo y todo eso.— dijo Oak recordando la platica que tuvo con su vieja amiga y mentora del muchacho. —Aunque dijo que los poderes de Sabrina fueron bloqueados, aun habría que tener mucha precaución con ella pues alguna emoción fuerte puede hacer que ella pierda el control de los mismos la no poder usarlos después de un tiempo.—

    Aquella explicación dejó a Gary pensando sobre la novia de su hermano del alma y rival. Él sabía que si algo así pasaba el único capaz de detenerla era Ash pero aquella ocasión no pudo hacerlo por lo que lo hizo un aura guardián de Sinnoh.

    —Aunque Ash ha logrado controlarla en repetidas ocasiones ella no es capaz de controlar un modo rapante. - mencionó Gary después de leer los informes que recibía mientras Sabrina estaba en cautiverio. Su abuelo le miró y sabía que aquella vez Ash logró calmarla un poco peros su poderes la controlaron siendo Riley quien los bloqueo al ver toda la destrucción causada por ella.

    —Amigos.— una voz sacó a los dos Oak de sus pensamientos. —¿Dónde pongo estás dos sillas? — preguntaba un castaño muy parecido a Ash quien era Ritchie, el actual líder de gimnasio de Ciudad Carmín después de que Scott y Ash lo designarán junto al presidente de Kanto.

    —Por aquí muchacho— dijo el profesor Oak para indicarle donde ponerlas.

    Mientras los chicos ponían las sillas como las mesas así como Brock y Tracy preparaban la comida, en la parte superior de la casa de los Ketchum se encontraba la mamá de Ash junto a Misty, la actual líder de gimnasio de ciudad Celeste, sus atuendos eran del mismo nombre que la ciudad mientras llevaba una playera blanca debajo de ellos así como unos mini short de mezclilla así como unas sandalias de color blanco, su cabello ahora llegaba a sus hombros haciéndola lucir más femenina.

    -Creo que si Ash y Sabrina se casan será una boda inolvidable.- decía Misty mientras se imaginaba a Ash con un traje en el altar junto a Brock y ella como una de las damas de honor de Sabrina viéndola caminar directo hacía ellos. —Sería algo sumamente hermoso.— expresó ella al imaginarse a Ash poniéndole el anillo a Sabrina mientras esta lloraba de felicidad.

    -Sí es cierto sería hermoso pero lucharías para atrapar el ramo de flores ¿verdad Misty?- decía la señora Ketchum mientras acomodaba algunas cosas en la habitación de la futura pareja mientras la de cabellos naranjas se sonrojaba.

    -No se lo puedo ocultar a usted verdad. Yo siempre me lo imaginó a Tracy con un traje de bodas y Ash a su lado.- decía Misty mientras se imaginaba saliendo de la iglesia con Tracy mientras sus amigos los festejaban. Aquellos pensamientos eran el sueño de toda chica que estaba en sus 20's además de que la madre de Ash ha considerado a Misty como su hija desde un tiempo atrás.

    —Sé que será hermosa la boda hija.— mencionó ella para después ver a Misty acomodando la cama y todo lo demás.

    -Gla glaceon- decía una pokemon azul que recordaba a un felino, aquella pokémon era un Glaceon un pokémon de la rama evolutiva de Eevee pero al parecer su tono parecía de molestia.

    -Parece que Glaceon no quiere que le quiten a Ash, verdad- decía Delia mientras acariciaba a la pokemon de hielo la cual se sonrojo por lo dicho. –Glaceon sabes que para Ash eres muy importante y siempre lo será así- finalizo la madre de Ash mientras ponía a Glaceon sobre la cama la cual Misty había tendido.

    -Vaya Glaceon eres muy bonita. Sé que Ash jamás te abandonara además tienes más privilegio que Pikachu jeje- decía Misty mientras recordaba cuando el pobre roedor recibió a dos pichus hembras recién nacidas. Además Glaceon suele dormir en la cama sobre Ash desde que era una Eevee pues su cariño a su entrenador es demasiado hasta el punto de ponerse celosa de Pikachu y atacarlo.

    -Glaceon- decía sonrojada la pokemon hembra mientras se ocultaba en las sabanas de la cama.

    —Hay Glaceon, nunca vas a cambiar pequeña ya que eres como mi hijo en actitud.— decía la madre sonriendo mientras la pequeña reía un poco.

    —Glae— respondió ella con una sonrisa.



    Bueno, eso es todo por ahora, me despido por el momento y coman frutas y verduras o el coco se los comerá.
     
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    Hola, yo aquí comentando. Me encantó con toda las letras, como todos tus fic. Ademas te pido disculpas, por la demora en leer los One-Shot ya subidos por ti. Lo que pasa es que no tengo mucho tiempo que digamos. Lo siento. Apenas me tome un tiempito trataré de leerlos.

    Que sádica, pero sé que cambió.

    Como diría mi hermana. "Hay más chuu" Jajaja morí en todas escenas parecidas a estas.

    Disculpa mi ignorancia, pero, ¿Qué significa?

    What the fuck ?*Escupiendo el café* ¿Enserio me dices?

    Bueno te repito, me encantó como todos tus fic. Desde ya saludos y suerte. Bye bye.
    Atte: FanDeFic.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1260
    Hola amigos, lamento mucho no haber podido continuar con la historia últimamente pero ya he retomado los fics de manera más seguida y espero que el capítulo de hoy les sea de mucho agrado la verdad. Sé que es un poco corto y no está enfocado en Ash y Sabrina esta vez.

    -Preparando una Fiesta: Parte II-

    Los chicos estaban preparándose para cuando la pareja de novios llegará pues de verdad deseaban que ambos tuvieran una fiesta hermosa y familiar sobre todo Sabrina quien después de lo contado por Agatha así como de las palabras del propio Ash como su maestro Riley quien fue el que logro encerrar los poderes de la ex líder de gimnasio. Brock como Tracy estaban preparando la comida mientras ambas mujeres estaban arriba hablando sobre las cosas que ellas hablaban.

    —Oye Brock, ¿crees en serio de que Ash y Sabrina se hayan casado mientras venían? — preguntaba el chico de banda roja y cabello negro al doctor pokémon quien la verdad estaba feliz por su amigo.

    —Son solo rumores Tracey pero no podemos saber la verdad si es cierto o falso. Recordemos que nadie jamás sé pensó que Ash y Sabrina estuvieran en una relación antes de eso. — la verdad es que el ex líder de gimnasio estaba intrigado por la relación que había entre ambos pero más que nada le llenaba de felicidad el saber que su buen amigo por fin había encontrado a una mujer a quien amar y que ella sienta lo mismo. —Después de mucho dolor que han sufrido ambos creo que se merecen un poco de felicidad después de todo no siempre se puede dirigir una región. —

    Tracey río un poco mientras preparaba una bandeja con bocadillos.

    —Tienes razón Brock, ese Ash siempre nos está sorprendiendo con algo nuevo como cuando su madre se desmayo al enterarse que él era usuario del aura. — un recuerdo se les vino a la mente a ambos jóvenes cuando la miembro de la Élite Cuatro le llamó a la madre del azabache quien después de escuchar las palabras: tú hijo es usuario del aura; se desmallaría frente a ambos mientras el Profesor Oak como su nieto estaban orgullosos de Ash y le mandaban sus felicitaciones. —Creó que sí le llegaran con que están casados presiento que la señora Ketchum se desmallaría o peor enloquecería por el simple hecho de que no hicieron boda. —

    —Concuerdo contigo amigo. — pronunció Brock mientras terminaba de preparar el resto de la comida para la fiesta.

    La joven ex líder Erika estaba frente a la casa de Ash. Ella se sentía un poco extraña, sabía que Ash era un persona amable pero lo es demasiado y eso le hacía sentir muy mal. Después de como perdió su gimnasio ella estuvo viviendo en el C.P., por lo que no tenía hogar propio además de que la economía de la región aún se estaba recuperando.

    —"¿Por qué te comportas así Ash?"— se preguntaba ella mentalmente, no tenía la idea si debería de entrar a esa casa ya que después de todo a quién le importaría ella, su vida no valía nada. —Debería de dar media vuelta e irme jeje. — expresó ella de manera triste mientras una mano se posaba en su hombro haciéndola sobre saltar.

    —A mi hijo jamás le encantaría escuchar eso de parte tuya Erika. — la peli azul se volteó para ver quien le hablaba para darse cuenta que era una mujer de unos 35-40 años de edad pero se veía bastante joven y hermosa. Erika miró para un lado pues de volada al momento de que a mujer dijo hijo se debía referir a Ash. —Erika tranquila, Ash me contó todo por lo que has pasado y de como has tratado de luchar para seguir adelante. —

    —Usted debe de ser su madre, le agradezco todo lo que su hijo ha hecho por mí. Yo no debería de estar aquí frente a usted después de todo debería de tener motivos para odiarme por cosas que hice en el pasado. S-Sé que seré una molestia y... — los ojos de la joven se llenaban de lágrimas mientras miraba a la madre de Ash, ella a pesar de venir con optimismo una parte de ella se sentía como una inútil más cuando se enteró que no pudo hacer nada por su mejor amiga. —Y-Yo... — ella no pudo terminar ya que fue abrazada por Delia pero ella no lo soportó, ese dolor en su pecho deseaba salir por lo que terminó rompiendo en llanto.

    El abrazo que Delia le ofreció a la Erika era un abrazo lleno de amor de una madre a una hija. Erika abrazo fuertemente a Delia, jamás pensó que terminaría llorando pero de alguna manera terminó pasando.

    —Tranquila, eres bienvenida. — dijo Delia de manera comprensible a la joven quien seguía llorando abrazada a ella. —"Tú has sufrido mucho, lo sé pues no lloras por tú gimnasio nada más, has sufrido pequeña y lo sé por el abrazo que me das." — pensaba Delia mientras dejaba que la peli azul se desahogara un poco más.

    Misty quien estaba alejada presenció todo junto a un Pikachu y una Glaceon quienes miraban enternecidos la escena. Pese a todo lo que ha pasado era obvio que Erika también tenía un pasado como Sabrina y sabía que sería Ash un pilar importante para ella también.

    —Ash, después de todo has cambiado a las personas y no será la última vez. — pronunció ella mientras caminaba sosteniendo un pastel de vainilla con chocolate. La peli naranja esperaba que después de todo un nuevo comienzo se aproximase. —Vamos chicos. — y con ese aviso los dos pokémon caminaron junto a ella.

    Delia sentía como respiraba Erika de manera agitada, poco a poco se calmaba la joven pero no por eso se soltaría de ella. Un sentimiento jamás sentido anteriormente surgía en ella. Delia decidió acariciar el cabello de Erika para calmarla un poco.

    —¿Estás mejor pequeña? — "pequeña" unas palabras que siempre Erika decidió escuchar de su madre a quien jamás conoció. La mirada de la peli azul subió pero aún las lágrimas se desbordaban de sus hermoso ojos. —Tranquila, sé por cada cosa que pasaste y eso demuestra que eres muy fuerte por lo que mi hijo tenía razón. — terminó de decir Delia mientras una mirada con un poco de duda se apreciaba en Erika.

    —¿Razón en qué? — preguntaba ella mientras se sonaba un poco la nariz.

    —Él dijo que tú eras muy fuerte y no dejabas que nadie se propasará contigo y tus amigos. — esas palabras sacaron una apenas visible sonrisa en ella. —Dice que tú eres muy fuerte y siempre lo serás. Él me comentó que eres amigo de Sabrina. — eso último no le gustó escuchar a la peli azul pues sabía de la fama que tenía su amiga.

    —Me dijo que Sabrina espera verte a ti quien siempre ha sido su única y mejor amiga. — esas palabras llegaron aún más a la peli azul. Ella rezaba porque su amiga estuviera sana y salva por lo que esas palabras le daban una esperanza. —Ellos al parecer están llegando en el tren que viene aquí al pueblo. Sabrina es libre. — y no soporto más, esa noticia después de muchas malas era algo que abrió su corazón a aquella madre.

    —GRACIAS POR TODO— gritó ella mientras lloraba pues espero mucho tiempo en ver a su amiga sana y salva, después de mucho tiempo así será.

    /

    Bien, esto es todo por ahora y la canción del Fic es Yakusoku de The IdolM@ster

     
    • Adorable Adorable x 1
  16.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1260
    Hola amigos, lamento mucho no haber podido continuar con la historia últimamente pero ya he retomado los fics de manera más seguida y espero que el capítulo de hoy les sea de mucho agrado la verdad. Sé que es un poco corto y no está enfocado en Ash y Sabrina esta vez.

    -Preparando una Fiesta: Parte II-

    Los chicos estaban preparándose para cuando la pareja de novios llegará pues de verdad deseaban que ambos tuvieran una fiesta hermosa y familiar sobre todo Sabrina quien después de lo contado por Agatha así como de las palabras del propio Ash como su maestro Riley quien fue el que logro encerrar los poderes de la ex líder de gimnasio. Brock como Tracy estaban preparando la comida mientras ambas mujeres estaban arriba hablando sobre las cosas que ellas hablaban.

    —Oye Brock, ¿crees en serio de que Ash y Sabrina se hayan casado mientras venían? — preguntaba el chico de banda roja y cabello negro al doctor pokémon quien la verdad estaba feliz por su amigo.

    —Son solo rumores Tracey pero no podemos saber la verdad si es cierto o falso. Recordemos que nadie jamás sé pensó que Ash y Sabrina estuvieran en una relación antes de eso. — la verdad es que el ex líder de gimnasio estaba intrigado por la relación que había entre ambos pero más que nada le llenaba de felicidad el saber que su buen amigo por fin había encontrado a una mujer a quien amar y que ella sienta lo mismo. —Después de mucho dolor que han sufrido ambos creo que se merecen un poco de felicidad después de todo no siempre se puede dirigir una región. —

    Tracey río un poco mientras preparaba una bandeja con bocadillos.

    —Tienes razón Brock, ese Ash siempre nos está sorprendiendo con algo nuevo como cuando su madre se desmayo al enterarse que él era usuario del aura. — un recuerdo se les vino a la mente a ambos jóvenes cuando la miembro de la Élite Cuatro le llamó a la madre del azabache quien después de escuchar las palabras: tú hijo es usuario del aura; se desmallaría frente a ambos mientras el Profesor Oak como su nieto estaban orgullosos de Ash y le mandaban sus felicitaciones. —Creó que sí le llegaran con que están casados presiento que la señora Ketchum se desmallaría o peor enloquecería por el simple hecho de que no hicieron boda. —

    —Concuerdo contigo amigo. — pronunció Brock mientras terminaba de preparar el resto de la comida para la fiesta.

    La joven ex líder Erika estaba frente a la casa de Ash. Ella se sentía un poco extraña, sabía que Ash era un persona amable pero lo es demasiado y eso le hacía sentir muy mal. Después de como perdió su gimnasio ella estuvo viviendo en el C.P., por lo que no tenía hogar propio además de que la economía de la región aún se estaba recuperando.

    —"¿Por qué te comportas así Ash?"— se preguntaba ella mentalmente, no tenía la idea si debería de entrar a esa casa ya que después de todo a quién le importaría ella, su vida no valía nada. —Debería de dar media vuelta e irme jeje. — expresó ella de manera triste mientras una mano se posaba en su hombro haciéndola sobre saltar.

    —A mi hijo jamás le encantaría escuchar eso de parte tuya Erika. — la peli azul se volteó para ver quien le hablaba para darse cuenta que era una mujer de unos 35-40 años de edad pero se veía bastante joven y hermosa. Erika miró para un lado pues de volada al momento de que a mujer dijo hijo se debía referir a Ash. —Erika tranquila, Ash me contó todo por lo que has pasado y de como has tratado de luchar para seguir adelante. —

    —Usted debe de ser su madre, le agradezco todo lo que su hijo ha hecho por mí. Yo no debería de estar aquí frente a usted después de todo debería de tener motivos para odiarme por cosas que hice en el pasado. S-Sé que seré una molestia y... — los ojos de la joven se llenaban de lágrimas mientras miraba a la madre de Ash, ella a pesar de venir con optimismo una parte de ella se sentía como una inútil más cuando se enteró que no pudo hacer nada por su mejor amiga. —Y-Yo... — ella no pudo terminar ya que fue abrazada por Delia pero ella no lo soportó, ese dolor en su pecho deseaba salir por lo que terminó rompiendo en llanto.

    El abrazo que Delia le ofreció a la Erika era un abrazo lleno de amor de una madre a una hija. Erika abrazo fuertemente a Delia, jamás pensó que terminaría llorando pero de alguna manera terminó pasando.

    —Tranquila, eres bienvenida. — dijo Delia de manera comprensible a la joven quien seguía llorando abrazada a ella. —"Tú has sufrido mucho, lo sé pues no lloras por tú gimnasio nada más, has sufrido pequeña y lo sé por el abrazo que me das." — pensaba Delia mientras dejaba que la peli azul se desahogara un poco más.

    Misty quien estaba alejada presenció todo junto a un Pikachu y una Glaceon quienes miraban enternecidos la escena. Pese a todo lo que ha pasado era obvio que Erika también tenía un pasado como Sabrina y sabía que sería Ash un pilar importante para ella también.

    —Ash, después de todo has cambiado a las personas y no será la última vez. — pronunció ella mientras caminaba sosteniendo un pastel de vainilla con chocolate. La peli naranja esperaba que después de todo un nuevo comienzo se aproximase. —Vamos chicos. — y con ese aviso los dos pokémon caminaron junto a ella.

    Delia sentía como respiraba Erika de manera agitada, poco a poco se calmaba la joven pero no por eso se soltaría de ella. Un sentimiento jamás sentido anteriormente surgía en ella. Delia decidió acariciar el cabello de Erika para calmarla un poco.

    —¿Estás mejor pequeña? — "pequeña" unas palabras que siempre Erika decidió escuchar de su madre a quien jamás conoció. La mirada de la peli azul subió pero aún las lágrimas se desbordaban de sus hermoso ojos. —Tranquila, sé por cada cosa que pasaste y eso demuestra que eres muy fuerte por lo que mi hijo tenía razón. — terminó de decir Delia mientras una mirada con un poco de duda se apreciaba en Erika.

    —¿Razón en qué? — preguntaba ella mientras se sonaba un poco la nariz.

    —Él dijo que tú eras muy fuerte y no dejabas que nadie se propasará contigo y tus amigos. — esas palabras sacaron una apenas visible sonrisa en ella. —Dice que tú eres muy fuerte y siempre lo serás. Él me comentó que eres amigo de Sabrina. — eso último no le gustó escuchar a la peli azul pues sabía de la fama que tenía su amiga.

    —Me dijo que Sabrina espera verte a ti quien siempre ha sido su única y mejor amiga. — esas palabras llegaron aún más a la peli azul. Ella rezaba porque su amiga estuviera sana y salva por lo que esas palabras le daban una esperanza. —Ellos al parecer están llegando en el tren que viene aquí al pueblo. Sabrina es libre. — y no soporto más, esa noticia después de muchas malas era algo que abrió su corazón a aquella madre.

    —GRACIAS POR TODO— gritó ella mientras lloraba pues espero mucho tiempo en ver a su amiga sana y salva, después de mucho tiempo así será.

    /

    Bien, esto es todo por ahora y la canción del Fic es Yakusoku de The IdolM@ster

     
  17.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    Hola... me atrasé bastante, y la verdad es que me gustó mucho. Te recomiendo que uses más las comas.
    Bueno, me gustó, pero, creo que el capítulo está repetido.
    Sin nada más que decir, me despido, saludos y suerte.
    Atte. FanDeFic.
     
  18.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    La verdad es que aquí tengo que estár en desacuerdo, (la parte roja). Ya que la mayoría de las chicas son coherentes, en un shipp con Ash. Las únicas que no combinan y yo digo que están en un serio error es:
    Ash X Macey.
    Ash X Anabel.
    Ash X Zoey.
    Ash X Angie.

    Jaja, sin ofender.
     
    Última edición: 23 Noviembre 2015
  19.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1915
    Bien más que nada me da gusto regresar a escribir esta historia que empezó como un escrito diferente y que ha tomado un rumbo más oscuro que el original poseía. Me alegra escribir esta historia porque me gusta el modo oscuro en el cual esta tomando el camino. @Plushy Berry ¿puedo poner dibujos como fics o no se puede? Son como una serie de locas historias. @FanDeFic espero con ansias el siguiente capitulo y por lo de Marina, creo que no te gustará el rumbo que tomarán los siguientes capítulos pero espero que los puedas leer aunque sé que te sorprenderán más.

    -Recuerdos del pasado y un dolor en el corazón. -


    Sabrina y Ash estaban en la estación de trenes del Pueblo Paleta; la ex líder de gimnasio no podía dejar pasar por alto una bella obra de arte por no decir que la estación era aquella obra de arte a la cual se refería. Para el azabache ver esta faceta de Sabrina era algo impresionante pero a la vez le cautivaba. Si bien Sabrina y él pasaron mucho tiempo juntos "luchando" uno contra el otro, él apenas y logro ver el interior de la persona que poco a poco empezaba a cautivarlo.

    La peli verde estaba admirando cada rincón de la estación que estaba hecha de madera. Jamás en su vida pensó ver algo así además de los hermosos detalles que tenía sobre pokémons además de las bellas pinturas que adornaban el lugar.

    —Vaya, es muy hermosa. — comentó Sabrina mientras caminaba en medio de muchas persona que abordaban y que bajaban del tren del cual ellos bajaron. —Sin duda este lugar es demasiado bello. — Ash estaba impresionado de escuchar aquellas palabras pero más que nada le agradecía a Arceus que su novia olvidase por completo lo de su...

    —Por cierto Ash, aún no me has dicho cual será mi pokémon. — decía Sabrina acercándose al rostro de Ash e inflando sus mejillas. —No te salvarás tan fácil Ash. — dijo ella mientras le regalaba una sonrisa a Ash

    Sí, podemos decir que Arceus no escuchó sus plegarias. En eso Sabrina noto lo cerca que estaban sus labios de los de él y un rubor se apodero de sus mejillas mientras sentía su corazón palpitar. Miró las mejillas de Ash y noto aquel color rojizo teñido en las de él mientras sus ojos color caramelo le miraban a sus ojos color violeta.

    —Te ves muy linda cuando te pones así. — expresó Ash mientras miraba a otro lado al igual que Sabrina pero una sonrisa tímida se dibujo en él cosa que noto la chica de ciudad Azafrán.

    —¿En serio me veo linda cuando me porto caprichosa? — preguntó ella mientras trataba de ver a Ash. Aún siendo pareja esos momentos de timidez aun seguían presente en ellos y eso ambos lo amaban. Ash sólo se limitó a asentir mientras estaba sonrojado. —A mi me gusta cuando te quedas sin palabras y tus mejillas se tiñen de rojo. — expresó ella mientras Ash se impresionó un poco.

    Ash tomo las manos de Sabrina para después darle un beso en la frente. La ex miembro del E. R. estaba impresionada pero a la vez feliz por aquella muestra de afecto.

    —Se supone que yo soy el que dice esas cosas. — explico Ash para después ser abrazado por una Sabrina muy feliz.

    —¿Dime en dónde dice que la novia tampoco puede hacer sonrojar a su amor?— dijo Sabrina para que después ambos soltaran una risa y después cada uno tomara sus maletas respectivas para empezar a caminar y salir de la estación.

    Mientras ambos emprendían su caminata para llegar a la residencia de Ash, en la residencia del profesor Oak estaba el joven nieto del mismo quien decidió ir a ver unas cosas a su hogar. El castaño que estaba ahí no sólo era alguien importante sino que era el cuarto y último miembro de al Élite Cuatro de Kanto. Para ser más exactos su posición primera fue de campeón designado hasta que Ash asumió el titulo. Él es uno de los pocos que lograron controlar el poder del trío de aves legendarias cuando Giovanni intento hacerse control de ellas y también participo en el asalto de los domadores.

    —¡Por qué tuvieron que dejar las luces para la fiesta! — refunfuñaba Gary pues el deseaba estar en la residencia Ketchum viendo un partido de fútbol con Ritchie y apostar. —Bueno pero al menos no me dijeron cuando debía de llegar.— dijo el castaño con algo de malicia y en eso vio a una chica de cabello dorado y algo bajita por lo que pensó...

    —Oye niña ¿estás perdida? — preguntó el castaño acercándose a la niña quien volteo a verle.

    En eso Gary quedo en shock... no sabía como reaccionar es más ni sabía que decir. Sus ojos se quedaban mirando los color miel de ella. Para él era imposible y la vio más detenidamente y noto que si era ella. Su mirada inocente y su cabello rubio amarrada en cola de caballo. Ella estaba usando aquella ropa con la que le vieron por última vez...

    —¿Gary? — preguntó aquella bajita quien se acerco mientras sostenía entre sus brazos un cuaderno de dibujo y una imagen pegada en ella dónde se apreciaban a Gary, Ash y ella, aquella rubia bajita en medio de ambos chicos. — ¿Eres tú?—

    Gary no salía de su impresión y más que nada no podía decir que no quería llorar ya que era lo único que deseaba hacer. El joven Oak derramó unas lágrimas mientras se limpiaba los ojos para ver si su mente no estaba jugando con él.

    —¿Gary está bien? — preguntó la rubia mientras se acercaba con un rostro lleno de preocupación. —¿Yellow hizo algo malo de nuevo?—

    Era ella, después de más de 10 años la veía de nuevo, no había palabras para reaccionar ni mucho menos decir. Ella seguía igual, la misma dulce niña que Ash y Gary protegían a toda costa, la misma niña que los unió y la misma niña que separo su amistad debido al dolor que provocó el hecho de que se declarara sin vida después de su desaparición.

    —Gary... ¿estás bien? — preguntó la niña de manera tímida con un rostro de preocupación dirigido al castaño.

    No, era imposible, su abuelo y la madre de Ash le dijeron a ambos que ella falleció. Su corazón sentía mucho dolor pero a la vez felicidad, pero quizás debido al aniversario de ese "día" su mente le estaba jugando una broma. Pero sí no era una broma y todo era real... ¿qué debía hacer?

    —Yellow.— incluso decir su nombre le provocaba dolor a Gary pero entonces noto la sonrisa de la rubia al ser nombrada por este. —¿En verdad eres tú? —

    La pequeña rubia se acercó más al entrenador quien le miraba antentamente para después ser abrazado por ella quien al ser bajita no llegaba al pecho de Gary. El joven Oak le abrazo a más no poder pues deseaba que sea una realidad y no un sueño de él. El le exigía a Arceus que este no fuera un juego de su mente por el estrés y la persona que esta abrazando sea Yellow... aquella amiga de la infancia de Ash y de él

    —Dime que es verdad y no un sueño. — exigía Gary a Arceus pero al hablar en voz alta Yellow le escuchó.

    —Pero sí no es un sueño Gary... — decía la rubia con un poco de confusión pues era extraño para ella ver al castaño así pero además noto que era más alto y maduro. — Yo estoy aquí contigo como siempre, esperando que Ash llegue para ir a jugar juntos. — le explicaba la rubia a Gary quien se separó un poco y la miro a los ojos.

    —Jugar... juntos. — repitió las dos últimas palabras para tener un recuerdo.

    /Flashback/

    Un pequeño castaño estaba en un laboratorio usando una bata perteneciente a su abuelo. El pequeño era nada más y nada menos que Gary Oak, nieto del famoso profesor Regional Samuel Oak. Gary estaba jugando al día en que recibiría su primer pokemon junto con sus dos grandes amigos. Como era normal todas las tardes a las 3:00 p.m., sus dos amigos venían.

    —Espero que Ash llegué, no aguanto en poder decirle que tengo una caña de pescar nueva y podamos ir al lago a jugar con algunos pokemon de otros entrenadores y capturar alguno. — decía el pequeño Oak mientras se alistaba para jugar.

    De repente alguien toco la puerta y el castaño fue rápidamente a ver quién era pues tal vez algún amigo de su abuelo vendría como aquel profesor Rowan quien era muy serio. Gary estaba frente a la puerta y la abrió pero para su sorpresa y alegría era el chico Ketchum o como le llaman Ashy-boy.

    —Hola Gary. — dijo alegremente Ash al castaño. —¿Vamos a jugar? —

    Gary sonrió alegremente.

    —Sí, ven vamos. — y así se fueron ambos adentró de la casa para que después el castaño mirase el reloj y viera la hora marcada como las 2:30 de la tarde. —Llegaste temprano Ash.— comentó Gary a su amigo.

    —Sí es que ya terminé la tarea. — dijo Ash mientras se rascaba la cabeza.

    —Bueno, entonces vamos a esperar que llegue Yellow para poder así ir los tres juntos. — dijo Gary quien decidió entonces ir con Ash a su habitación a jugar algún video juego.

    Las horas pasarían y la amiga de ambos no llegaban. Ash quien era el más cercano a Yellow se comenzaba a inquietar pues ambos sabían que la rubia no era de las personas que llegaban tarde. Gary marcó a la casa de los padres de la niña pero nadie contestó así que intentó otras 5 veces más sin tener éxito.

    —Estoy preocupado por Yellow. — expresó el pequeño azabache pues su amiga no era de esa clase de personas.

    —Descuida Ash, tal vez fueron con sus padres de visita a ver a sus tíos en Ciudad Verde. — aunque Gary deseaba muy adentró de él que eso fuera así, ambos tenían una sensación extraña en su cuerpo y una preocupación evidente.

    —Sí, tal vez tienes razón. — expresó Ash intentando mentirse a sí mismo. —Tal vez... —

    /Fin del Flashback/

    Gary miró lo ojos de Yellow y esa inocencia estaba presente en ella. Sabía que esto era un milagro pero no entendía como sucedió. Para él la sensación de alivio después de muchos años era indescriptible. El joven Oak abrazó nuevamente a Yellow mientras lloraba y la pequeña correspondió el abrazo.

    —Gracias. — dijo Gary en voz baja mientras lloraba.

    A lo lejos Ash pudo divisar a Gary quien estaba llorando abrazando a una niña de cabello rubio. Sabrina quien estaba tomada de la mano por Ash también noto aquella escena pero para ella era más que un recuerdo de su pasado que regresaba. Sus ojos se abrieron para ver que aún después de mucho tiempo ella seguiría marcada. Pero a la vez un hermoso sentimiento de alivio como de amor se apoderaba de su corazón.

    —Hermana. — murmuró Sabrina mientras sus ojos amenazaban con lágrimas. — Estás viva. —

    Aquellas palabras llamaron la atención de Ash quien después miró más detenidamente quien era. Sus ojos se abrieron y su mente apenas podía reaccionar. Muchos años de dolor y culpa lo carcomieron por dentro y después de todo ella estaba ahí como aquella vez que le vio. Una lágrima se deslizó por la mejilla derecha del chico de manera silenciosa mientras una sola oración se formaba en su boca...

    —Yellow... has vuelto. —
     
    • Adorable Adorable x 1
  20.  
    FanDeFic Sama

    FanDeFic Sama Guardián de las joyas más hermosas (Aria y Serena)

    Libra
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2014
    Mensajes:
    537
    Pluma de
    Escritor
    Hola… Gran capítulo, no me esperaba una continuación así. Sin duda, me gustó mucho, y más que nada en la parte de Ash y Sabrina, jejeje. Espero la continuación con ansias. Y con respecto al otro fic, sólo te diré que, espero que Marina no muera, no quisiera dejar de leer ese gran fic antes del final, que ya tan poco falta.

    Sin más nada que decir, me despido, bye bye.
    Atte. FanDeFic.
     
  21.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reparando un corazón
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1425
    Hola amigos, es bueno volver a escribir está historia. Bueno la he olvidado un poco debido a la escuela y otros problemas, pero decidí traer el siguiente capítulo.

    -La pequeña rubia. -

    Una pequeña rubia miraba asustada la celda en la que se encontraba. Ella había sido capturada por una organización criminal de la cual su joven mente no tenía conocimiento, puesto que ella siempre vivía en un mundo feliz que ahora no eran más que recuerdos. Le dolía la cabeza, no había dormido en muchos días y la oscuridad en la que estaba le provocaba pesadillas. Algunas personas murmuraban cosas malas de ella y otras se impresionaban de su corta edad, pero lo que más le impresiono fue una oración de un soldado que le había golpeado al negarse a comer.

    —Ella es tan poderosa como Sabrina, pero carece de ese aire de poder que la ella anhela y obtiene. —

    ¿Quién era Sabrina y por qué era tan importante? Ella trataba de ser más cauta con lo que hacía, si esa Sabrina era tan poderosa como decían era una clara señal de que debía ser más cauta.

    —Vamos a jugar Yellow. —

    Los días pasaban y poco a poco se daba cuenta de que era imposible salir de ese agujero en el que estaba, pero tenía la esperanza de que su amigo de la infancia llegase a sacarla de ahí algún día. Las lágrimas salían siempre que los soldados la desnudaban para llevarla al ala científica donde le realizaban pruebas. No la tocaban en ciertos aspectos, pero la analizaban y le sacaban sangre para realizar unos estudios.

    —¿Es cierto que la señora Sabrina vendrá?—

    —Es verdad, ella vendrá a ver a todos los "catalogados". —

    —Dicen que ella mato a sus compañeros en un ataque de ira cuando era niña y por eso Giovanni la cuida; el arma perfecta y a la vez ten fácil de persuadir. —

    —Ella tiene muñecos de sus oponentes... sus oponentes los convierte en muñecos. —

    —Dicen que está niña tiene un poder sorprendente como Sabrina.—

    —Así dicen, pero a diferencia de Sabrina... ella es más joven y resistente. —

    Ella escuchó aquella charla y una impresión de Sabrina llegaba a su mente, tal vez era una señora mala o una bruja, no lo sabía con certeza pero le daba miedo siquiera saber si ella era tan cruel como la describían. Después de dos semanas estando sola en su celda de contención la llevaron a la sala de juegos, donde miro a varias personas de diferentes edades y cada una de ellas con un casco en la cabeza.

    —Hola. — expresó la rubia en voz baja quien era escoltada por dos soldados quienes salieron de ahí. Frente a ella había personas desarrollando formulas matemáticas avanzadas y de repente sintió una presencia detrás.

    —Hola pequeña. — aquella voz era de una dulce dama así que la rubia volteo para ver a una mujer de tal vez unos veinte a veinticinco años de cabellera rubia y ojos verdes, llevando puesta una bata, pantalones negros y tacones negros de igual manera. —Yellow... ¿verdad? — ante esa pregunta la rubia asintió.

    —Hola, mucho gusto mi nombre es Andrea Lunatique. — la mujer se presento a la niña intentando hacerl sentir segura mientras la pequeña miraba para otro lado. —¿Te gusta jugar? —

    Esa pregunta llamó la atención de la rubia quien miraba con cierto brillo único a la mujer, un brillo de inocencia pura. La científica extendió su mano dándole una sonrisa a Yellow quien dudosa la tomo para después empezar a caminar ambas por el área de juegos de aquel lugar. La rubia no sabía pero era observada por alguien, una chica joven que miraba con desprecio a todas las formas de vidas y que sólo deseaba poder y una paz para ella misma.

    —Ella es la indicada. — la chica de cabellera verde usaba el uniforme del E.R., salió de por una puerta seguida de dos guardias.

    Han pasado muchos años desde aquellos días, Yellow estaba dormida en la cama de la mamá de Ash siendo acariciada por está ultima en la cabeza. Delia no pudo creer lo que veía, después de muchos años la pequeña Yellow había regresado y las lágrimas salieron de ella quien le abrazo diciendo que no quería que se fuera. Gary y Ash estaban afuera de la habitación cruzados de brazos y mirando seriamente el suelo buscando alguna respuesta.

    —Ella no ha cambiado en nada. — expresó el castaño mientras una sonrisa aparecía en su rostro.

    —Siempre recuerdo que ella nos ayudaba a salir de problemas. — esos recuerdos de la niñez regresaban a la mente de Ash, él jamás se imaginó reencontrarse con su amiga. —Ha pasado mucho tiempo desde aquella noticia. — para Ash, decir eso era un nudo en la garganta.

    —¿Crees que ella sepa? — preguntó Gary mirando a su amigo quien miraba a la puerta de su habitación dónde descansaba su novia quien había colapsado.

    —Creo que ella sabe, pero a la vez creo que no. — Ash suspiro un poco. —Sé que iban a hacernos una fiesta y lo agradezco, agradezco que Erika viniera, debo de hablar con ella. — y con eso el azabache decidió ir a ver a su novia mientras Oak se retiraba a la sala de estar.

    El pelinegro se acerco a su habitación mientas ponía su mano en el picaporte. Ash no podía procesar que después de muchos años aquella niña regresará a su vida, pero no entendía como después de todo lo que paso jamás se entero de que Yellow vivía, aun siendo el emperador de Kanto. Ash decidió ingresar encontrando a Sabrina y Erika durmiendo juntas en la cama, siendo su novia la que más sufrió.

    —Sabrina... Erika... — susurro Ash al ver a ambas jóvenes abrazadas siendo con los ojos hinchados deduciendo que era por llorar, llorar de tristeza y alegría, emociones encontradas. —"Sabrina, necesito que me ayudes a saber que sucedió, por qué Yellow está aquí de nuevo y por qué lloraste y la abrazaste cuando la viste. "—

    —Hermana. — esas palabras llamaron la atención de Ash y más la expresión del rostro de la Ex-teniente del Equipo Rocket. —No te vayas.—

    Ash sonrió un poco, él sabía que cuando ambas se abrazaron había una conexión en ambas, un amor de hermanas. Esas imágenes seguían frescas en su mente.

    /Flashback/

    —Yellow... has vuelto.— expresó Ash mientras una lágrima silenciosa bajaba por su mejilla.

    —¡Hermanita! — grito Sabrina corriendo directamente a Yellow quien la reconoció al instante.

    —Hermana. — las mejillas se formaron en la pequeña rubia saliendo cada vez más y más. —¡Hermana! — con todas sus fuerzas la pequeña se soltó del abrazo de Gary para ir directo a los brazos de Sabrina.

    —No me dejes hermana, no me dejes de nuevo Sabrina. — con mucho dolor en sus palabras la pequeña se aferraba a la mayor quien derramaba lágrimas y agradecía por este milagro.

    —Nunca más hermanita, no te abandonare nunca más. — Esas palabras sinceras provenían de quien alguna vez se creyó superior a las demás personas, al grado de ser un ser frío que catalogarían como monstruo. Las lágrimas bajaban también por los rostros de Ash y Gary quienes no entendían mucho salvo una cosa... ellas se conocían y se amaban como hermanas, ellas se separaron y sus corazones heridos fueron. —Prometo estar siempre contigo... yo... y-yo quiero. —

    Yellow no sabía que decir, su corazon latía muy rápido, ella pensó que Sabrina fue asesinada cuando la atraparon, quedando sola en este mundo. Sabrina se quebraba más en llanto ya que ella fue separada de la rubia cuando está le dio sentido a su vida y verla otra vez era algo que jamás describiría, una felicidad sin precedentes.

    —Yellow. — una sonrisa se formo en Ash mientras miro al cielo intentando agradecerle a Arceus por darle este milagro. —"Jamás creí que esto sucedería, siempre pensé que nos veríamos dentro de muchos años más." — sus ojos chocolates brillaban por las gotas saladas que se formaban mientras un sentimiento de esperanza surgía en él.

    /Fin del Flashback/

    Ash se acerco a ambas y noto que hacía frío, de verdad ambas eran iguales y cuando se reencontraron ni una dijo nada, sólo se abrazaron y lloraron pidiéndose disculpas la una a la otra. Aquella escena conmovió a todos, tal vez sólo tal vez el tiempo cambie para bien. El campeón de Kanto tomo una sabana y cubrió a su novia como a su amiga quienes sonrieron ante tal acto de manera involuntaria.

    —Duerman bien. — expresó Ash dándoles un beso a ambas en sus frentes para salir de su habitación sin notar el sonrojo de ambas.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso