Avatar: The Last Airbender Rechazo (fic de la Legenda de Korra)

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por peste, 9 Septiembre 2013.

  1.  
    peste

    peste Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2011
    Mensajes:
    30
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Rechazo (fic de la Legenda de Korra)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1927
    RECHAZO

    Había pasado cerca de un mes desde que Mako, Boilin y Asami se habían mudado a la Isla del Templo del Aire, y a pesar de que el maestro fuego sabía a la perfección que debía mantenerse alejado de la Avatar, cada día le era más difícil hacerlo.

    Por su puesto, al chico le hubiera sido más fácil evitarla si ella no fuera la persona más maravillosa, leal y desinteresada que hubiera conocido, o si Asami no lo tratara con total indiferencia, pero, desafortunadamente, las cosas no podían ser así de sencillas.

    — Mako…— lo llamó Asami, al ver que su novio se hallaba muy concentrado observando a Korra bailar ágilmente a través de las puertas giratorias del templo.

    — Disculpa, no te estaba poniendo atención, ¿Qué dijiste?— respondió Mako sobresaltado mientras dirigía su atención a tu novia.

    — Ahh…— suspiró la chica exasperada— dije… que voy a entrar a la casa, está haciendo frio. ¿Vienes conmigo? — preguntó la chica levantándose y extendiéndole la mano en su dirección.

    — No Asami, me siento bien aquí, entraré en un par de minutos— respondió casualmente el chico. Sin embargo, Asami no tomo aquello bien, ya que frunció el seño y murmuró molesta: — haz lo que quieras.

    — Asami— exclamo Mako, pero sus palabras se perdieron en el viento, ya que la chica se había marchado sin dejarlo terminar su frase. Por un momento, el maestro fuego se sintió terriblemente culpable, sabía que con acciones como aquellas le estaba rompiendo el corazón a la heredera Sato, y también sabía que ella no se lo merecía.

    Eres una vergüenza Mako, tan solo eres un cobarde — se reprendió mentalmente el maestro fuego al darse cuenta de que aún no tenía el valor suficiente para terminar con Asami.

    Un mes atrás, Mako no habría podido elegir entre Korra y Asami, la verdad es que la decisión no era del todo sencilla. La heredera Sato representaba todo lo que él había deseado alguna vez, dinero, prestigio, belleza, ella sencillamente lo tenía todo, era perfecta. Pero, con Korra, el maestro fuego se sentía como si estuviera descubriendo una cara del mundo que hasta ahora le había sido desconocida, cuando estaba con ella, el mundo no parecía un lugar tan siniestro y aterrador . Ella desafiaba todos sus prejuicios, Korra no era egoísta, ni manipuladora, tan solo le interesaba ayudar a los demás, y esto era completamente nuevo para el chico.

    Por todo lo anterior, Mako ya estaba seguro de que su corazón le pertenecía a otra persona, pensó, mientras dirigía una vez más la mirada hacía la hermosa figura que bailaba entre las puertas giratorias.

    — Ahhhh…— exhalo Korra completamente exhausta al salir del artefacto. Después, la chica levantó la mirada y se fijó en Mako quien le dedicaba una inusual sonrisa.

    — ¿Dónde está Asami?— preguntó sorprendida al notar que los dos se encontraban solos.

    — Decidió entrar a la casa, ya está anocheciendo, y ella tenía frio— respondió Mako reacomodándose en su puesto. En ese momento, el chico recordó la jarra con agua que había traído un par de horas más temprano, cuando se enteró de que Korra estaba entrenando a pleno sol.

    — ¿Quieres un poco de agua? — preguntó el chico mientras servía un vaso y se lo ofrecía — está algo tibia, pero debes estar sedienta has entrenado muy duro— comentó el chico.

    — Lo estoy— respondió Korra en tanto recibía el vaso. Después, la chica tomó una toalla, la puso alrededor de su cuello, y se sentó en el suelo junto a Mako.

    Mientras Korra bebía su vaso de agua, Mako volvió a dirigir su atención hacia ella, y no pudo dejar de sentir esa atracción que la Avatar siempre ejercía sobre él, no importaba que se encontrara sucia y con el cabello mojado por el sudor, eso solo lo hacía desearla más, en una forma en la que Mako nunca había querido a nadie.

    — ¿Qué es lo que estás mirando chico listo? — Preguntó Korra algo irritada — sé que debo verme horrible pero…

    — No, no es eso— se apresuró a corregirla Mako.

    — Entonces, ¿qué es lo que te sucede? — preguntó Korra. Mako dudó por algunos segundos, pero no pudo darle una respuesta, tan solo se limitó a desviar su mirada hacía el suelo mientras se mordía el labio.

    Al principio, Korra no entendió que le sucedía al chico, pero después de unos segundos, comenzó a comprender. Al parecer, Mako aún se sentía confundido entre Asami y ella. La Avatar tomó sus piernas y las abrazó a su pecho, no iba a mentir, aún quería a Mako, pero las circunstancias eran muy diferentes a las de un par de meses antes.

    — Mako yo…— trató de decir Korra, pero él no la dejo terminar ya que se paró a toda velocidad, y dijo:

    — Korra, quiero que me enseñes un par de movimientos — dijo el chico rápidamente, mientras que ella lo observaba atentamente. Aquella persona en frente suyo no parecía el mismo malhumorado y orgulloso maestro fuego de siempre. Mako hubiera preferido morderse la lengua antes que pedirle ayuda, había algo que no estaba bien en él.

    — ¿Tu quieres que te ayude?— preguntó Korra incrédulamente.

    — Sí— respondió Mako firmemente— desde la primera vez que te vi practicar fuego control, me di cuenta de que hay algo mal en mí, después de todo, yo tuve que aprender por mi cuenta, jamás tuve un maestro ni nada parecido.

    — Pero… no entiendo ¿Por qué me lo pides ahora? ¿Por qué no lo hiciste antes? — preguntó Korra nuevamente. Mako sacudió los hombros ligeramente y le dedicó una mirada de exasperación.

    — Oh vamos Korra… por favor no me hagas decirlo en voz alta. Tú sabes por qué no lo hice.

    — No Mako, no lo "sé", por favor explícamelo— contestó Korra algo molesta. Mako dejó salir un bufido y se pasó las dos manos por el cabello — estoy esperando…— insistió la Avatar.

    — Porque soy muy orgulloso y demasiado terco como para pedir ayuda— reconoció el maestro fuego rápidamente — lo admito, ¿estás contenta? — gruñó. Korra no pudo evitar dejar salir una ligera risa, por lo que trató de tapar su boca con sus manos, pero aún así esto solo la hizo reír aún más.

    — ¿Ya terminaste? — preguntó Mako arrogantemente mientras se cruzaba de brazos.

    — ¡Sí! — exclamó Korra emocionada, en tanto se paraba de su puesto y bebía el último sorbo de su vaso de agua — ya terminé. Ahora prepárate chico listo, porque vamos a entrenar— afirmó, por lo que Mako solo sonrió y ligeramente.

    La siguiente Hora, Mako y Korra entrenaron como nunca antes lo habían hecho, ni siquiera en los días previos al torneo pro-control habían dado tanto de sí mismos como en aquella ocasión. El Maestro fuego se dio cuenta de que ya era de noche, y una parte de él se sintió culpable, ya que la Avatar se veía aún más cansada de lo que estaba al terminar su entrenamiento de aire control, sin embargo, la intensidad y ferocidad del par de ojos azules que lo miraban en la oscuridad de la noche, le decían que ella aún tenía mucha energía.

    Korra le lanzó una ráfaga al rostro, por lo que Mako hizo lo posible por evitarla con una leve inclinación hacia el lado.

    — ¡Ese es tu problema! — Exclamó Korra mientras dejaba su posición de ataque — pierdes el equilibrio cuando cambias de posición abruptamente.

    — ¿Acaso no es lo que le pasa a todos? — preguntó Mako sintiéndose algo ofendido ante la crítica de Korra.

    — Puede ser— aceptó Korra — pero no te pasaría tanto, si tuvieras una correcta postura inicial— comentó. Después, la Avatar caminó hacia él, reacomodó los pies de Mako con los suyos, y tomó sus bíceps ubicándolos de la forma adecuada.

    Al sentir las manos de Korra sobre su piel, una especie de corriente eléctrica atravesó su espina dorsal, y por un momento, sintió el mismo deseo que había experimentado al ver a la chica bailar a través de las puertas giratorias. El maestro fuego sacudió los hombros ligeramente para tratar de calmarse.

    — ¿Sucede algo? — preguntó Korra al notar que Mako estaba incomodo.

    — No— mintió Mako. La Avatar siguió ajustando la posición del chico, hasta que se ubico en frente de él con su espalda pegada a su pecho.

    —Pon tus manos sobre mis brazos y sigue mis movimientos— le indicó. Mako hizo lo primero, pero, en cuanto sus manos entraron en contacto con la piel de la chica, se quedó petrificado.

    — Mako…— lo llamó Korra incitándolo a que continuara. Sin embargo, y para sorpresa de la Avatar, Mako la volteó, hasta que sus ojos se encontraron con la expresión sorprendida de la chica.

    Por un breve instante, la mente de Mako se nublo completamente, por lo que el maestro fuego se dejo guiar por el impulso y se inclinó suavemente para alcanzar los labios de Korra. No obstante, ella movió su rostro hacía un lado impidiéndole hacerlo.

    — ¿Qué crees que haces? — le preguntó Korra algo molesta. Mako, quien seguía en el mismo extraño letargo que se había apoderado de él instantes antes, volvió a inclinarse hacia ella, pero nuevamente, la chica lo evitó poniendo dos manos en su pecho.

    — Por favor Korra, es solo un…

    — No— lo interrumpió Korra, pero Mako volvió a inclinarse hacia ella, por lo que la chica lo empujó con más fuerza y le dio una fuerte bofetada.

    Finalmente, el encanto en el que Mako estaba sumergido se evaporo en el aire, por lo que tuvo que enfrentarse a la realidad, y con ella, a la mirada iracunda de Korra.

    — Yo…Yo… lo lamento Korra, no sé que me pasó, pensé que tal vez tu reaccionarías como yo lo hice aquel día en el que me besaste frente a la arena de pro control— balbuceó Mako torpemente mientras se frotaba la enrojecida mejilla. Mientras tanto, Korra lo miraba con sus ojos abiertos de par en par.

    La chica apretó los dientes con fuerza, no entendía porque Mako era capaz de recordarle aquel momento, aún estaba avergonzada por lo había sucedido aquella noche, no solo había besado al novio de otra chica sino que además, le rompió el corazón a uno de sus mejores amigos.

    — Mako…— empezó Korra completamente furiosa — sabes muy bien que aquello fue un error. Tú tienes a Asami y ella te necesita, lo mejor será que vayas con tu novia— dijo Korra poniendo énfasis en la última palabra.

    — Pero…— trató de decir el chico, quien fue interrumpido por la Avatar.

    — No sé a qué estás jugando, pero yo no quiero participar en esto…

    — Yo no estoy jugando a nada— le aclaró Mako molesto— es solo que yo… — empezó el maestro fuego. Por un momento, sus ojos se encontraron con los de Korra, y se dio cuenta de que la ira que había en ellos se extinguía y era remplazada por un toque de esperanza que lo sobrecogió.

    — Lo lamento Korra — exhalo Mako cansadamente. De inmediato, la esperanza en los ojos de la Avatar se convirtió en desilusión.

    — Si claro… — murmuró la chica sarcásticamente mientras se iba hacía la casa. Mako trató de detenerla tomándola por el antebrazo, pero Korra se soltó de su agarre y continuó hacía la casa sin siquiera mirarlo.

    — Korra, por favor escúchame. Yo te…— pidió Mako, por lo que la chica dejó salir un suspiro y se dirigió hacia él con expresión derrotada.

    — No Mako, tú escúchame a mí: déjame en paz, olvidemos que todo esto pasó, y por favor vuelve con tu novia, ella te necesita— suspiró Korra. Después, corrió hacía la casa dejando al maestro fuego solo.

    — Yo te amo…— concluyo Mako seguro de que ella no podía escucharlo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Elliot

    Elliot Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2018
    Mensajes:
    183
    Pluma de
    Escritor
    Aunque a muchos les disgustó la trama de triángulo amoroso en la serie, a mí personalmente me parecía relativamente interesante. Me gustó como manejaste a los personajes acá, con Mako sintiéndose mal por los sentimientos que aún tenía hacia Korra y como era un mal novio para Asami, y con Korra misma igual de indecisa y confusa que Mako (sobre todo con la parte donde sus ojos pasan de enojo a esperanza y luego desilusión en tan poco tiempo).
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  3.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,379
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Personalmente no es que Mako me cayera mal, y de hecho me incomodó un poco el giro de trama que le dieron a la relación de amistad de Asami y Korra en aras de complacer a algunos cuantos, dejando al Maestro Fuego como el perro de las dos tortas sin siquiera haber conseguido una nueva oportunidad de rehacer una relación con la Avatar; tampoco es que Asami me cayera mal pero simplemente me pareció un poco entrometida en la naciente relación de Mako y Korra porque él llegó a parecerle atractivo, y claro, ahí va el tonto arrastrándose ante ella por el hecho de ser linda y femenina, algo que la joven morena de la tribu agua no tiene del todo... lo bueno es que a Bolín sí lo reconciliaron con Opal y así superó su leve enamoramiento hacia Korra, y Varrick terminó confesándose ante Zhu Li para pedirle que fuera su esposa, así que todo bien.

    La trama fue interesante y estuvo bien trabajada, no noté errores ortográficos en demasía y eso se agradece ya que permite disfrutar la lecura sin sobresaltos. Pues lástima por Mako pero se ganó lo que cosechó.

    Gracias por compartir.
     
Cargando...
Similar Threads - Rechazo Legenda
  1. Tarsis
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    360

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso