Querida amiga...

Tema en 'Relatos' iniciado por Poemy, 2 Enero 2015.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Poemy

    Poemy Guest

    Título:
    Querida amiga...
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1706
    @Reol Hola, Cangrejito :3 ¿Qué mas te puedo decir? ¡Feliz navidad! Espero te guste, así no sea muy bueno, lo hice con el corazón ;u; ¡Feliz navidad! (?

    Tomó una bocanada de aire y con nervios, volvió a entrar en aquél salón.

    Cada día para ella era una pesadilla, no sólo por estar sola y no tener a nadie con quien hablar, sino también por el simple hecho de tener que convivir con un montón de "Tontos" que según muchas personas, era normal que hubiese siempre de esos en un colegio.

    Pero a ella no le parecía así, no le agradaba ese sentimiento en su interior, le afectaba cada palabra que le decían... trataba de hacerse la fuerte, pero, no podía.

    "Cuatro ojos, Nerd, Fea..." Esas palabras resonaban en su cabeza.

    "No importa, tan sólo ignóralos" —pensó.

    Se sentó en el mismo asiento de siempre, aislada de los otros. Sacó su libro de inglés y comenzó a anotar lo que estaba anotado en el pizarrón.

    Y desde ahí comenzó a observarlos a todos, toda su clase parecía llevarse bien, y ella al parecer era la única excluida. ¿Por qué?

    ¿Por qué simplemente no podía ser como las demás? ¿Sociable, o... Interesante?

    Sin darse cuenta, el tiempo pasó, la campana sonó y todos se dirigieron a almorzar.

    Se sentó en el mismo lugar de siempre, debajo de un muro, antes de llegar al patio de la escuela, y allí comió su almuerzo como lo hacía siempre.

    Al cabo de unos minutos simplemente se quedó leyendo un libro, cuando en eso llegaron unas chicas y empezaron a molestarla.

    ¿De nuevo leyendo, Cuatro ojos? le arrebató el libro de las manos con una sonrisa socarrona.

    —Dámelo, por favor —dijo cabizbaja, con miedo a que le quitaran lo más valioso que tenía.

    Ah, ¿éste librito? ¿Qué tiene de especial? Es viejo, y sucio, es una porquería.

    En eso, comenzó a arrancarle las páginas, una a una, mientras la chica veía caer uno a uno sus sueños destrozados.

    —¡Basta! ¡Por favor! —intentó arrebatárselo, pero las otras chicas se lo impidieron.

    Y después de unos segundos, había acabado con el libro por completo, dejando sólo la cubierta, la cual desechó. Y cada página se las había llevado el viento.

    Después de todo, era sólo un libro se cruzó de brazos y soltó una carcajada.

    —Un libro que me obsequió mi difunto padre —dicho esto, recogió las páginas que aún yacían en el suelo.

    En ese instante, una chica en específico la miró con lástima, y mientras que las otras se iban, ella se quedó mirándola.

    ¿Y tú qué, vas a quitarme las páginas también? preguntó.

    —No, yo... lo siento... —la ayudó a recoger las páginas restantes.

    Ella no dijo nada, terminó y juntó todas las páginas de manera alineada, luego de esto, se fue caminando sin decir nada.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


    Días después ella no había sido la misma, ahora en lugar de sentir miedo, sentía odio, odio hacia la sociedad, las personas... los estereotipos, simplemente para ella todo y todos eran una basura.


    Así estaba ella, cada día estaba más sola, incluso varios de sus conocidos se habían alejado, dejándola en el olvido.

    En el momento en que llegó a la clase de inglés, todo mundo quiso sentarse junto a ella, así era siempre... la buscaban cuando les convenía, en ese entonces una cara conocida se le acercó.

    —¡Hola! ¿Puedo sentarme contigo? —preguntó amablemente.

    —Claro.

    En ese instante, ella se dio cuenta de quién era, era la chica que la había ayudado a recoger las páginas de su libro.

    Observó fijamente a la chica que estaba a su lado, tenía el cabello largo, la piel morena y los ojos cafés, era una chica normal, como ella.

    Durante unos minutos no le tomó importancia a la chica, lo mejor sería ignorarla, ella sólo quería sacarle provecho a sus conocimientos.

    Pero en ese momento, la susodicha abrió su libreta, y ella notó un enorme dibujo que le llamó la atención.

    —¿Anime...? ¿Te gusta el anime? —preguntó—. Qué raro, la mayoría de la gente piensa que es sólo una idiotez, que son dibujitos para niños, pero, siendo sincera, yo no lo veo así.

    —Primero, ¡me encanta el anime, segundo... tienes razón! ¡Me agrada tu forma de pensar!

    —Gracias, supongo... —tomó la libreta de la muchacha y la observó detenidamente—. Disculpa el atrevimiento, ¿puedo?

    —¡Adelante! —accedió acercándose a ella mientras estaba al tanto de ver cómo reaccionaba.

    —¿También te gusta Vocaloid?

    —¡Me fascina! ¿Has escuchado a Rin y Len?

    —¡Claro que sí, me encantan! —la chica se había sobresaltado, lo cual, para varios de su salón, era un acontecimiento inédito. Para ellos, ver esa faceta de aquella chica no era común.

    —Y, dime... ¿cuál es tu nombre? —preguntó la muchacha de la dulce sonrisa.

    —Joy... ¿Tú cómo te llamas?

    —¡Catalina! —le dio la mano a la chica de los lentes.

    Desde aquella ocasión, todo había cambiado por completo, para ambas chicas, pero sobretodo, para la dichosa Joy.

    El rostro de la chica había cambiado, ahora ya no era amargura, ahora sólo había dulzura en ella, ahora cada sonrisa se la dedicaba a la persona a la que ella llamaba "Amiga" ahora jamás se sentía sola, ya sabía con quien podía contar. Ella le entregaba su afecto, le contaba sus secretos, su pasado, le dedicaba cada abrazo, o lloraba en sus brazos. ¿Por qué habían tardado tanto en conocerse?

    Cada día su amistad crecía más, así como ellas también lo hacían.

    Conocieron a mucha gente, a mucha más gente que les alegró sus días, que les hizo gastar sus mensajes y que marcaron por completo sus días.

    —Joy... —tomó una ramita y le pinchó el brazo—. ¡Préstame atención, rayos!

    —¿Qué te pasa, Calabaza?

    —¡Deja de decirme así, no soy una calabaza! —se quejó.

    —Tonta —le jaló la nariz.

    Y por primera vez en su vida, se sentía feliz, sin embargo, quería ser realista. No todo era para siempre, ¿cierto?

    Sentía miedo, realmente no quería alejarse de todas las personas a las que quería, en ese momento.


    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


    Ese día le habían dado permiso para ir a la casa de Catalina, ella tomó sus cosas y tomó rumbo.

    El trayecto hasta su casa, ciertamente era largo, pero llegó en el tiempo esperado, y se entristeció con lo que vio.

    Las lágrimas bajaban por las mejillas de aquella chica, la chica que siempre mantenía una sonrisa, la alocada, la burlona...

    Ninguna de las dos dijo nada, la chica de cabello negro simplemente se le acercó y la abrazó.

    —Joy... ¿Por qué me abrazas?

    —A veces un abrazo es la mejor cura —secó sus lágrimas y le obsequió una sonrisa—. Lo que sea que te haya hecho llorar, ya se irá, no te preocupes —la rodeó con sus brazos nuevamente, y la receptora no respondió con más que silencio, mientras se aferraba más a ella.

    Aquél día y aquél momento quedó marcado en los recuerdos de ambas, jamás olvidarían la ayuda mutua que se daban, ni las locuras, las risas, o las tristezas.

    —¡Hey, la próxima vez debes consolarme tú! —le dio un pequeño toque en la frente.

    —¡Has arruinado el momento emotivo, como siempre! —se cruzó de brazos con enojo.


    ~~~~~~~~~~~~~~

    Ese día el mundo de las dos se había derrumbado, se miraron frente a frente, mientras intentaban no llorar.

    —Así que sí sucedió... —dijo la chica de cabello negro—. Te vas a ir... Catalina...

    Ella no supo qué decir, simplemente la rodeó en un cálido abrazo, que parecía eterno.

    —Te prometo que... algún día nos volveremos a ver.

    Abordó aquél avión y, con devoción, se despidió por última vez de su mejor amiga.


    El tiempo pasaba, aún seguían en contacto, la distancia no las separaría, habían jurado que pasara lo que pasara seguirían siendo amigas.

    Ambas lo tenían en cuenta, eran días, meses, y se convirtieron en años.

    Durante todo ese tiempo, la chica aprendió a vivir el día a día sin su amiga, que la consideraba una hermana. Era realmente doloroso el ya no estar en el mismo salón, el ya no poder decirle "Buenos días" o no poder escuchar sus consejos, pero lo más doloroso era el imaginar que su amiga la olvidara, que olvidara su amistad, sus días malos y buenos, los pequeños detalles, o el cumpleaños de la otra...


    Y cada vez que miraba hacia atrás, no podía evitar soltar unas lágrimas.


    Su teléfono sonó, y atendió con expectativa.

    —¿Hola?

    —¡Joy! —lo primero que sintió al escuchar su voz fue algo en su pecho, era eso llamado: Alegría.

    —Cat...

    Su corazón saltaba de la felicidad, hablaron durante toda la noche, de qué había sido de sus vidas, sus experiencias y sobre cuánto les hacía falta la otra.

    —Mi pequeña... te primero que volveré.

    —¿"Pequeña"? ¡Tenemos la misma edad!

    —Calla, enana.



    Y al cabo de un tiempo, en una banca ubicada en un aeropuerto, allí estaba la chica, esperando con ansias la llegada de su amiga, con las manos heladas debido al frío, juntó sus manos y las frotó.

    De pronto divisó a lo lejos algo que le trajo mucha nostalgia, y un sentimiento indescriptible.

    Al verla nuevamente, la abrazó con dulzura, y así se quedaron durante muchos minutos.

    En ese momento no hacían falta palabras para describir la emoción que sentían ambas.

    Los años pasaron, muchas cosas cambiaron, sin embargo, ellas seguían unidas, aquello ahora no era sólo una amistad, sino también una hermandad.

    Se observó en el espejo, su cabello que antes era negro ahora era blanco, y su rostro ya no era el mismo, sin embargo, su sonrisa aún alumbraba su cara.

    Con un ramo de flores en los brazos, se inclinó con cautela y lo dejó cuidadosamente sobre aquella tumba, era la tumba de la persona que le había cambiado la vida, que le había traído color a sus días, que a pesar de todo, nunca se había olvidado de ella y siempre le sonreía, por eso, le agradecía.

    —Adiós, querida amiga.

    Dicho esto, sólo sonrió y se marchó sabiendo que ella, estuviese donde estuviese, tendría esa gran sonrisa que jamás borró de su rostro.

    Y que Joy, su mejor amiga, siempre llevaría el recuerdo de ella en su corazón.





    Fin.
     
    Última edición por un moderador: 2 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Esto es demasiado para mí T-T
    Como siempre tan emotivo, Chels, la verdad (tristemente) al principio me sentí un poco identificada con ella... No exageremos, no es que me molesten pero... todos nos hemos sentido excluidos alguna vez ¿no? estoy esperando encontrar una amiga así :< La historia fue hermosa, me recordó a una amistad de muchos años que tiene una de mis hermanas.
    La verdadera amistad no se destruye con cosas como el tiempo o la distancia, supongo que eso querías dejar en claro, y lo lograste... Por cierto, muy de tu estilo nombrar a Rin y Len XD
    Fue simplemente hermoso, emotivo y conmovedor, y aún con lo poco que he leído de ti puedo asegurar que tiene tu marca personal :3 me encantó.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  3.  
    Bugs Bunny

    Bugs Bunny Die Hexe Usuario VIP

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Junio 2014
    Mensajes:
    817
    Pluma de
    Quién diría que de una acción impulsada por culpa, saldrían recuerdos tan bonitos. Es cierto que a veces basta el primer paso de una persona, para marcar la diferencia, aunque en otros casos no mejora, así como es cierto que a veces juzgamos mal a las personas.

    El cambio de escenas me pareció algo brusco, pero aún así explicaste la mayoría de interrogantes así que en lo que respecta a la lectura estoy conforme, lo único que realmente no quedó tan claro fue el porqué del abuso, pero con un poco de imaginación puedo responderme esa duda. Algo técnico en el escrito es que usaste mayúsculas innecesariamente, cuando desees te las marco.

    El final fue agridulce, este tema de la amistad me anda rondando la cabeza mucho así que puedo decir me ha llegado.

    En fin.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    zakneifian

    zakneifian Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    4 Enero 2015
    Mensajes:
    7
    Pluma de
    Escritor
    Como dijo Shun, hubo veces que percibí el cambio de escenas algo brusco y releí a ver si me perdí de algo pero estaba asi... quitando ese pequeño detalle me encanto el fic, sentí empatía por los personajes (y me identifique en varias partes por ciertas razones xd) y el final cuando empezaste a hacernos caer en cuenta que había fallecido y que ya estaban bien mayores me dejo una tristeza D: ... bien emotivo el fic... muy bonito como por un pequeño detalle nació una gran amistad... gracias por escribir este fic Chelsea :')
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - Querida
  1. Gigi Blanche
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    261
  2. Mellorine
    Respuestas:
    6
    Vistas:
    499
  3. Darky
    Respuestas:
    8
    Vistas:
    997
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso