One-shot Promesa [Pokemon Rol Championship]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Reual Nathan Onyrian, 9 Mayo 2019.

  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Promesa [Pokemon Rol Championship]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1177
    Ya pasaron todos los feels y todo, pero igual quería terminar el escrito que había empezado xD Así que acá está.


    Promesa

    “No voy a olvidarme de ti”

    El muchacho abrió los ojos, alterado. Miró alrededor, con un claro gesto de confusión en el rostro. Se encontraba flotando en un extraño lugar, uno...que había abandonado hace poco. Tragó saliva, al recordar todo lo que había ocurrido allí. Sin embargo, este lugar era, en cierta manera, distinto. Se veía mucho más etéreo, mucho más inmaterial. No parecía aquel extraño lugar con puentes en el cual habían luchado contra Arceus e Irvine. Parecía mucho más...irreal. Mucho más onírico.

    Miró extrañado alrededor, sin entender qué estaba ocurriendo. ¿Por qué había regresado allí? ¿Acaso todo esto era una extraña especie de sueño? Nada ocurría, todo se encontraba en silencio. Tan solo se encontraba él, flotando en el núcleo. Solo.

    De improviso, percibió algo detrás suyo, una extraña presencia, que sin embargo, resultaba vagamente familiar. Al darse vuelta, pudo ver como una figura con apariencia humanoide, compuesta principalmente por luz, se iba acercando hacia él, con paso tranquilo. El joven la miraba extrañado, sin entender qué ocurría. La luz fue despojándose de aquella figura, desprendiéndose como retazos de tela. Un nudo ocupó la garganta del muchacho, mientras abría grandes los ojos en señal de sorpresa.


    La figura que tenía al frente era una joven, de una edad similar a la del él, con un largo cabello castaño atado en una gran coleta. Su característica gorra blanca y rosa yacía sobre su cabeza, y lo miraba con unos profundos ojos azules y una gran sonrisa que transmitía calma y sosiego. El muchacho extendió su mano, temblorosa, hacia el frente. Esto...no podía ser. ¿Era una especie de ilusión? ¿Qué hacía ella ahí? Si ella estaba bien, ¿verdad...? ¿VERDAD?

    El joven rubio abrió la boca para exclamar algo, pero solo sonidos ahogados salieron de su garganta. La mano todavía extendida, intentando alcanzar a aquella figura que parecía un ser etéreo, compuesto de una extraña mezcla de luz y materia, que simplemente le sonreía cálidamente. Notaba como las lágrimas se desbordaban de sus ojos y calentaban sus mejillas, a medida que recorrían su rostro.

    — ¿Li...Liza?— la figura asintió, calmada.— ¿Acaso...acaso…?

    El muchacho no pudo continuar, pues la voz se le quebró. La joven puso su mano en la mejilla de este, y el tacto, cálido y efímero, le confirmó sus peores miedos. Ella...ya no estaba allí. Se había ido. Muy lejos. No pudo aguantar más y rompió en llantos. Las rodillas le cedieron y cayó, en esa extraña especie de suelo transparente sobre el que se encontraba. Se llevó las manos al rostro, intentando contener las lágrimas, ocultándose al mundo. Ya no quería estar allí, quería escapar de ese lugar. No quería vivir en esa realidad, en la cual ella ya no...existía.

    Su llanto fue cortado de golpe, al momento que sintió un tacto cálido en todo su cuerpo. La muchacha se había arrodillado a su lado, y lo había rodeado con sus brazos, impartiéndole una extraña especie de calor, que lo calmaba y arrullaba. El joven hundió su cabeza en su hombro, aferrándose a su espalda, impidiendo que se alejara de él. No quería que se fuera, no otra vez. La castaña simplemente se limitó a mantener el abrazo, cada tanto acariciando su pelo, como si estuviera calmando a un niño que hubiera encontrado perdido en el parque. Se mantuvieron así durante varios minutos, uno sollozando, el otro arrullando.

    La muchacha tomó el rostro del rubio, secando las lágrimas que todavía caían con sus pulgares, mientras le dedicaba una sonrisa de ojos cerrados. El muchacho sólo podía moquear, y cada tanto, su cuerpo se comprimía un poco por los espasmos que el llanto había dejado como secuela. La castaña acercó su rostro al del chico, y unió ambas frentes, de forma suave, con los ojos cerrados. Y con ese gesto, transmitió una gran oleada de paz hacia su acompañante desesperado.

    La joven acarició su rostro una vez más, y luego se levantó, alejándose de él, caminando de espaldas, con una eterna sonrisa en el rostro. La desesperación volvió a notarse en el rostro del muchacho, que estiró su mano, intentando alcanzarla. Pero ella ya se encontraba lejos. Intentó incorporarse, pero las piernas le fallaban, y solo podía avanzar a trompicones y tropezones, arrastrándose por el suelo, las lágrimas nuevamente impactando contra aquel piso etéreo. Lo único que la chica hacía era sonreírle de manera tierna, con los ojos cerrados, las manos entrelazadas detrás de la espalda, como si estuviera esperándolo, de alguna manera.

    Sin embargo, su figura comenzó a brillar, volviendo a componer aquella luz que la había formado inicialmente. El muchacho abrió grandes los ojos, y reunió todas las fuerzas que tenía, para incorporarse y comenzar a correr hacia la joven.

    — ¡Liza! ¡No, no te vayas! ¡Por favor, Liza!— gritaba desesperado, la mano siempre estirada, intentando alcanzarla. Sin embargo, nunca llegaba.— ¡Liza, por favor! ¡Liza!

    Las lágrimas le dificultaban ver. Tenía un nudo en la garganta que le impedía respirar. Y las piernas le fallaron por última vez. Cayó al suelo de cara, rendido. Levantó la cabeza, mientras veía como de a poco, la figura de ella se iba descomponiendo lentamente, en retazos de luz que desaparecían al caer al suelo. La desesperanza azotó al muchacho. Sabía que nunca más volvería a verla. Indignado, golpeó el suelo con ambos puños, y miró hacia el frente, los ojos vidriosos, decidido.

    — ¡Nunca te voy a olvidar, Liza! ¡Prometo que nunca lo haré! ¡No importan los años que pasen! ¡No importa a qué me enfrente en la vida! ¡Vivirás en mis recuerdos!— exclamó, para agregar luego, con la voz quebrada.— Nunca habrás muerto para mí.

    La muchacha volvió a mirarlo, con ojos que transmitían paz y calma, vidriosos como los de él, y una tierna sonrisa, que se asomaba tímidamente en su rostro. Movió los labios, diciendo algo, que el joven no pudo entender, y un enceguecedor destello de luz irrumpió en la mirada de este, haciendo que tuviera que cerrar los ojos, y que todo se volviera blanco.

    “Gracias, de verdad... Me alegra haberos conocido.”

    ...

    Nikolah se despertó de repente, el frío sudor corriéndole por la frente, la respiración acelerada. Miró a su alrededor, ansioso. Oh, estaba de vuelta en su habitación. Su respiración comenzó a calmarse, mientras su mirada se apagaba, la cabeza agachada. Apretó con fuerza los puños, arrugando la manta que tenía en sus manos. La contempló unos segundos. Un par de lágrimas cayeron sobre ella, dejando pequeñas marcas. Una sonrisa se fue asomando por su rostro, a medida que observaba aquella manta mal cosida y vuelta a coser, con retazos de telas completamente distintas, y el diseño de un Oshawott en el centro. Habían pasado seis años, y por cada uno de sus días, había mantenido su promesa.

    Ni por un segundo la había olvidado.
     
    • Fangirl Fangirl x 6
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Madre mía, esta noche las emociones me están pegando fuerte, god. Ya estoy aquí medio con los lagrimones y no sé ni lo que estoy escribiendo pero TENÍA QUE HACERLO PORQUE ESTO HA SIDO HERMOSAMENTE DOLOROSO. Y no sé por qué intercambio entre minúsculas y MAYÚSCULAS dont judge me.

    Dejando las tonterías de lado, de verdad que me emocionó mucho leer esto. Hace nada me decías que querías practicar el tema de transmitir emociones, pero es que en este escrito perfectamente se puede ver la facilidad que pareces tener para ello. Con cada acertada descripción transmites un mundo de sentimientos y las escenas, las metáforas y el comportamiento de los personajes... Haces que se formen escenas preciosas en la imaginación de tus lectores, de verdad.

    Ver a Niko roto me rompe a mí en pedacitos, y mira que ya tuve suficiente con lo sucedido en la pradera pero aún así, aquí cierto factor extra impidió que me quedase con esa sensación de desasosiego. La presencia que le diste a Liza en este escrito fue realmente linda, como que balancea la tristeza de la historia y te deja cierto sabor dulce, porque no fue una despedida traumática. Liz intentó mostrarse lo más serena posible para que la última imagen que tuviese de ella fuese siendo feliz, a pesar del dolor que le produciría internamente despedirse de su amigo, intentando ser fuerte por los dos. Y por lo que vemos al final, lo consiguió. Ese miedo que tenemos todos alguna vez de ser olvidados, de no dejar huella en el mundo (y que transmite muy bien la película de Coco) se disipó en su corazón al saber que Nikolah haría permanecer su recuerdo. Creo que no podría haber habido un final mejor para esta historia.

    Gracias mil por publicar, really <3 No espero que muchos lo hagan porque ya se pasó la emoción, por eso te agradezco el esfuerzo. Y respondiendo a tu pregunta de antes: sí, el fic me quitó la tristeza de antes, me iré bien soft a dormir dentro de un rato ><

    Tbh cuando me toque hacer el mío va a ser imposible superar esto, like. Pero se intentará <3 ¡Sigue así, Tommy! ¡'Toy orgullosa!
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,002
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Pues chico, ya pueden pasar tres meses desde la actividad final que yo creo que no importa, el escrito tiene suficiente fuerza de por sí y crea el efecto necesario. Es que ni hace falta saber que ha pasado en la actividad final para sentir el sufrimiento de Niko, tbh.

    Así que bueno, creo que está de más decir que me ha encantado. Pero como las palabras bonitas son gratis y nunca sobran, pues te digo que me ha encantado. Has plasmado muy bien el sufrimiento de Nikolah, y además, Liza está estupendamente reflejada. Ella es así, siempre sonriente, y es que en situación le pegaría mucho ser la que está tranquila, como intentando calmar a Nikolah porque sabe que lo está pasando mal y lo único que puede hacer es tranquilizarlo con su sonrisa.

    Me encanta como a pesar de que solo Niko habla, se capta muy bien al personalidad de Liza y la relación que ambos tienen. Es bonito y triste, claro.

    Y el párrafo final. Oh Dios. Que han pasado 6 años y no la olvida y sigue soñando con ella. ¿Me quieres partir el alma en trocitos? Hate you (?)

    Sigue escribiendo cosas tan genial Tom, que es un placer leerte <3 aunque escribas cosas larguísimas (?
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso