Spin-off [PRECUELA] Aventuras en el reino de La Huella

Tema en 'Salas de rol' iniciado por Slam, 7 Diciembre 2023.

Cargando...
  1.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    4,093
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Escape


    [4/6 Rondas]

    —Yo... No diría que tiene esa capacidad—. Respondió Arale acerca de la suposición de Snow, mientras ahora los tres empezaban a correr.

    >>¿Insinúas que Soure buscaría convertir a su propio hijo? Creo que está a un paso de hacer algo así... Pero en definitiva, no creo que haga algo así ahora, lo... vería más capaz de convertir a algún otro, probablemente a alguno de ustedes que a alguien de su propio grupo, por fragmentado que esté, tiene límites... Y si suena estúpido con lo que relaté sobre "insurgencias" es que lo es, pero bueno, como dije, ya no lo puedo entender—. Añadió, cosa que solo tensó a Draedon.

    —¿Quieres decirme que intentaría transformar a alguno de nuestro grupo para fastidiarnos? Debe de ser una maldita broma, Arale—. Preguntó serio el Gecko, a lo que suspiró.

    —Si alguno de sus miembros ha presentado una actitud extraña... Puede y ya lo haya hecho mientras estaban inconscientes—. Reveló Arale, a lo que Draedon gimió preocupado... ¿Podría referirse a él?

    No, no... eso era absurdo, ya que Draedon cambiaba por su propia naturaleza, y además, Zorc ya le había hecho lo suyo en su momento, debería ser a alguien más... ¿En verdad llegaría a ese grado?

    Como fuese, no había tiempo que perder, tenían que reunirse y pronto.



    El condenado escape estaba resultando ya directamente irrisorio, algunos resultaban mucho más lastimados que otros, como si fuesen imanes de los peores impactos de todos, mientras otros avanzaban casi sin tanto drama.

    Yevelda volvió a hacer gala de eso, ya que apenas roces de unas flechas la alcanzaron, podría ser que el daño fastidiase, pero la realidad es que la fortalecían de otra manera...

    Evendur no se quedó atrás, esquivando un sablazo que apenas lo alcanzó a rozar y no perdió el tiempo, siguió su camino, incluso Aquiles consiguió mantener buen ritmo también con un virote que apenas si lo tocó.
    Milagrosamente Brawler al fin consiguió esquivar un trueno de alguna manera, irónicamente lo más impredecible lo eludió, puede que insultando le fuese mejor.

    Alberich trataba de mantener los ánimos arriba, aunque eso le costó un corte a un costado de un arma mágica, no fue gran cosa, pero era otra herida que se sumaba al resto.
    Quentin alcanzó a cubrirse bien de un golpe a secas de un bastón, aunque Terry de nuevo fue victima esta vez del mismo trueno que iba para Brawler, el impacto lo obligó a retroceder y aturdirse un instante, pero pudo continuar, el daño en él ya era visible...

    Al final alcanzaron al fin la puerta y pudieron ingresar todos, recorrieron un pasillo, donde al alcanzar el final, los recibió una enorme explosión apenas ingresaron. Pero no alcanzaron a ver ni de broma quién pudo haber sido el responsable.
    Yevelda, Evendur y Alberich podían sentir que no era una explosión común, era uno mágico, uno especialmente poderoso... Acabaron todos aturdidos, más de la cuenta, pero sí que alcanzaron a escuchar algo.

    —¡¡Corran escaleras arriba!! Y pronto; Soure ya sabe que vienen por él—. Exclamó una voz tremendamente familiar para todos pero no pudieron dilucidar en ese instante bien de quién era, en esencia, era el mismo que habían escuchado con Arale, ahí mismo parecía estar esa misma persona, pero para cuando decidieron recobrar el aliento y ver mejor... ya no estaba.

    No solo eso, el resto de miembros estaban igual de aturdidos, tal vez era la oportunidad para correr y ver si podían largarse de una buena vez de ahí, pues alcanzaron a divisar, precisamente, una puerta doble escaleras arriba de donde se encontraban, estaba justo al frente, debería ser esa la salida... ¿no?

    Yevelda sufre 2 de Daño Neutro pero gana 2 de Ki (PV: 40/52) [Ki: 12]

    Quentin sufre 2 de Daño Neutro (PV: 15/24)

    Terry sufre 4 de Daño Neutro (PV: 8/20)

    Evendur sufre 1 de Daño Neutro (PV: 30/42)

    Aquiles sufre 2 de Daño Neutro (PV: 43/55)

    Alberich sufre 3 de Daño Neutro (PV: 16/27)

    Brawler sufre 1 de Daño neutro (PV: 17/31)


    En esta ocasión debes tirarme 2d5 por cada uno de los que están en esta fase, no contará como Ronda doble, pero para la última de todas ya no hará falta ningún dado ya; también en esta ocasión, yo tiré los dados de esta ronda que se te pasaron, y btw, como ODIAN a Terry wtf.



    Ya tenían un mejor contexto... Ya tenían el nombre de su objetivo, incluso lo que parecía un trato entre el Elfo y la bestia... pero aún quedaban muchas interrogantes.

    La breve plática no parecía llevar a mucho, era algo esclarecedor y posiblemente servía para entender un poco mejor el contexto actual, pero eso no ayudaba a salir de ahí, por lo que se dispusieron a buscar.

    Polifemo decidió rebuscar mejor entre los libros, debería ser un clásico eso que alguno accionara algo secreto o estuviera algo escondido por allí, y... Coincidencia o no, sucedió así, pero no de la forma que esperaba.
    Cuando tomó una libreta particularmente pequeña, pudieron escuchar cómo la puerta hizo un "click", pero cuando intentaron abrirla seguía sellada... ¿Habrían malinterpretado el sonido? ¿O solo estaban empeorando el resultado?

    Lo cierto es que, cuando Polifemo decidió revisar mejor la libreta, al abrirlo pudo ver lo que parecían garabatos y dibujos abstractos de algo raro... Ni siquiera se sabía cómo describirlo, inclusive si eran pertenecientes al mismo Soure, de hecho, se percibían varias paginas arrancadas, explicando su pequeño tamaño, eso explicaría también porqué el diario daba un salto tan bestia de números de la página... ¿Los habría arrancado Soure adrede? ¿Para qué?

    En donde el Escarabajo decidió detenerse, pudo leer lo siguiente...


    • Quién lo diría... Resulta que una rama familiar tiene tanto, pero tanto que ver con lo que está sucediendo que... me pregunto... Si esto podría redimirme frente a ojos de Chester.
      ¿Sería cruel vender a esta familia con tal de que me perdone mi anterior intento de conspiración contra su mandato? Es un intercambio justo, creo yo. Y viendo que nade me hizo caso, podría ser lo mínimo...

      De nuevo tuve insomnio, pero he dado con otra cosa interesante acerca de lo que sucedió aquél día... Ya que la gente que se dice participó en el combate no volvió a ser la misma... Algunos dicen que la mayoría o si no todos enloquecieron, varios concordaron que la furia del Dragón fue abismal, tanto que hasta caló tanto en ellos que tuvieron que suicidarse solo por pensar en algo aterrador... Decían que el Dragón volvería por todos nosotros, y no para bien...

      Ja... Ja...

      ¿Porqué no me sorprende enterarme de esto? Oh, tal vez porque ya se los había advertido. Pero personalmente no puede importarme menos esto...

      Estoy seguro que este y los otros doce pasajes serían muy relevantes para el idiota, pero evidentemente eso no será así, últimamente me siento tan disociado de la realidad misma que a veces no entiendo porqué hago esto.

      En fin... alguien toca a mi puerta, tan pronto abra le meteré un tiro en la cabeza, estoy harto de las visitas mientras escribo algo tan importante como esto.

      Como último... Mi firma, como siempre:

      [​IMG]

    • Mierda... Simplemente... Mierda.

      Me acaban de reportar que vieron al jodido Draedon junto a un grupo de Aventureros, parecen que son los mismos de la Misión Real.

      No puedo perder el tiempo, deberé emboscarlos y raptarme a todos, no quiero hacer esto pero de otro modo no sé cómo podrán enterarse de la clase de monstruo que están llevando consigo.

      Esta debe ser mi oportunidad...


    La letra presentaba cierta alteración, como si aquél que lo hubiese escrito estuviese en extremo estresado, o como mínimo siendo forzado a escribir... era difícil describirlo, pero se podía "sentir" que el autor no estaba del todo bien, y por el modo de narrar y el sitio... se debía suponer que eran de Soure.

    Como fuese, Aesir buscó por su lado, tirando sin querer un cuadro, cuando decidió verlo mejor, se dio cuenta que no contenía algún especie de fotografía mágica o así, si no era mas bien un especie de retrato marcado en la madera...

    Estaba representado en él un Conejo, uno que así a secas podría ser cualquiera, mas o menos, pero Aesir sentía que se parecía un poco a él, o como mínimo se daba un aire. Sin embargo, alguien había destacado con círculo el nombre que estaba plasmado en una plaquita dorada.

    "Zhavel Zonova"

    ... ¿Que acaso ese no era el apellido de uno de los "hijos" de Soure?

    No solo eso, más abajo, con letras un poco más pequeñas, estaba una leyenda:

    "Embajador de la Raza Conejo"

    Era desconocimiento común quién había sido el verdadero embajador de la raza que compartía Aesir, por alguna razón, el mismo jamás quiso salir a la luz y solo impulsó con extraña precisión y eficacia la unificación con el Reino de Chester, el porqué este Embajador siempre fue un enigma era todo, vaya, un misterio. Pero parecía que Soure simplemente tenía un don para hallar cosas inimaginables, y sepa el modo en como lo conseguía...

    Para sorpresa de ambos, pudieron escuchar cómo la puerta crujió de nuevo, al voltear, pudieron ver cómo el enorme candado cedió un poco, si la intentaban abrir seguiría sellada...

    Tal vez... Algo o alguien allí estaba esperando que encontraran lo que querían que vieran... Y no los dejaría salir hasta hallarse satisfecho.

     
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Yevelda Total: 6 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Quentin Total: 8 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Terry Total: 6 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Evendur Total: 6 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Aquiles Total: 8 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Alberich Total: 4 $dice $dice
    Gigavehl ha tirado dados de 5 caras para Brawler Total: 6 $dice $dice
    Última edición: 20 Abril 2024
  2.  
    Slam

    Slam Adicto Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    —¿Sólo para fastidiarnos? Pensé que al menos planeaba traspasar la maldición de su hijo a alguien más, pero esto... ¿Cómo puede desearle a alguien más el mismo padecimiento que sufre su hijo?— se quejó Snow; se enfrentaban a alguien con una reprobable moral a su entender.

    Lo que más lo inquietaba, sin embargo, era quién de sus compañeros había sido afectado...




    —¡Continúen avanzando!— gritaba Aquiles, junto al grueso del grupo, mientras quebraba un virote que le habían incrustado en el brazo.

    —Maldición, Terry, resiste...caminaba Quentin con su hermano a cuestas. Estaba realmente herido y comenzaban a arrepentirse de esta aventura, no era como en los cuentos.


    Finalmente lograron traspasar la puerta y los recibió un estallido. Alberich fue el primero en levantar la mirada al escuchar la voz que pretendía ayudarlos, no tenía tiempo para detectar malas intenciones —Habrá que confiar ¡Subamos!

    —PEQUEÑÍN DEBER RESISTIR, YA CASI ESTAR AFUERA
    le dijo Yevelda a los ratones y cargó a Terry en su espalda para facilitarle el último tramo del trayecto.




    Los tuertos que seguían en la sala secreta, habían descubierto que había un mecanismo para la puerta, pero aún no lograban descifrar su funcionamiento para que la puerta se abriera.

    —¿Qué carajos?— exclamó por lo bajo Aesir al ver el retrato del supuesto embajador de los conejos.

    —Y deberías ver esto
    le dijo Polifemo, extendiéndole la libreta que el mago también leyó.

    —Suena espeluznante
    comentó el conejo al terminar de leer, refiriéndose al relato sobre los poderes del dragón —Pero no sabemos si es cierto, tal vez el plan era que llegáramos hasta aquí y leamos eso para asustarnos, no podemos fiarnos de nada de lo que pase en este lugar tras estas palabras, la puerta volvió a crujir sin que ellos hicieran nada —¿Hay alguien ahí? ¿Soure?gritó al aire ya un poco harto de la habitación —Aish... me siento observado y no tengo a Evendur para que compruebe si es o no es simple paranoia

    Gigavehl me podrías volver a tirar los dados por mí?
     
    • Ganador Ganador x 1
  3.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    4,093
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Escape


    Arale no pudo evitar reír, no era con mala intención, pero sí parecía hacerle gracia la ingenuidad de Snow.
    —Si algo así fuese posible... Lo único que se conseguiría sería infectar al otro en vano, o aún si fuese el plan de Soure, dudo que tenga el poder o los medios, además, si algo así fuese posible, ya tendríamos contadas anécdotas de ello, y después, ya sabes, vendrían animales de malas intenciones a estar traspasando la maldición a otros sea por mero placer o simple malicia... Creo que la Antropía es cosa tan seria como lo sería un Dragón, solo que... claro, al primero lo eliminas con el hechicero adecuado, el último... Al último seguramente terminaría arrasando con medio Reino antes que pueda ser detenido—. Comentó Arale, a lo que Draedon suspiró, aunque no parecía que fuese por la situación actual.

    Cuando llegaron a un punto en concreto, acabaron casi en la misma sala que el resto, ya habían conseguido alcanzarlos, pero una grave pelea se estaba desatando y tocaba esperar...
    —¿Y a ti qué te sucedió, Gecko? ¿Porqué de pronto mi líder te tiene un odio de muerte?—. Preguntó Arale, sin mirarlo ya que estaba centrada en la pelea, el Gecko no tardó en incomodarse y desvió la vista un momento.

    —No quiero hablar de eso...

    —Podríamos morir ahora y nunca habrías tenido la oportunidad de que te entendiera... —. Contestó Arale.

    —No lo entenderías

    —¿Como el que le dijera a Soure que era una exageración la respuesta contra ustedes? Sin dudas—. Respondió la Rata, a lo que Draedon suspiró con fastidio, al final... Habló:


    —Cuando los tuyos atacaron... Me tomaron como el principal responsable de ello—. Inició, mientras suspiraba—. Zorc, que era el nombre de mi jefe, me terminó por exiliar de mi clan... Todo bajo la excusa de que mi amigo y yo habíamos traído a los Domésticos adrede... evidentemente eso era mentira pero siempre me tuvieron tirria porque yo siempre fui diferente a ellos... Yo no quería pelear, no quería ceder a mis instintos, quería aprender a tocar, quería aprender de ustedes... quería... tantas cosas, y nunca tuve la oportunidad de nada de eso por ser quien era. A veces la simple Raza de uno habla por ti—. Dijo, molesto, sí, pero también resignado.

    >>Pensé que ahora que por fin estaría solo... Tendría la oportunidad de conectar con el Reino, de conocerlo, pero estaba muy equivocado. Todo lo que recibía eran agresiones, insultos... Odio. Me trataban como si más que Gecko fuese un Dragón, ya que no importaba lo que intentara, los gestos que hiciera e incluso mis intentos de demostrar paz... nada funcionaba, podía comprenderlos, en un inicio lo hice. Pero... Digamos que cuando te rechazan una, y otra, y otra, y otra vez... Resulta ya... Irrisorio. —el odio se hacía evidente en sus palabras.

    >>Admito que por momentos pensé en solo volver a mis instintos y ser salvaje de nuevo... ¿De qué me servía el ser diferente e inteligente si nada ni nadie me dejaba emplearlo? Fue en ese momento cuando... Cuando...

    —Lo conociste—. Interrumpió Arale, como dándole las palabras a Draedon que no quería o no sabía decir, su tono era extrañamente serio.

    —Sí... Conocí a ese Lobo... Y todo fue diferente—. Concluyó, llevando su garra al collar, aquél que le permitía hablar.

    La Rata no dijo más, tal vez conocía a ese canino, pero de algún modo no se atrevió a decir mas...


    Los Aventureros de la sala principal habían comenzado a subir por las extensas escaleras, cada tanto llevaban a distintos niveles, aquella base que de seguro antes eran ruinas antiguas eran simplemente gigantescos... Pero no tenían tiempo que perder, el que les gritó fuese alguien malo o no, ya no tenían tiempo, ya que los ataques empezaron a amontonarse de nuevo.

    Alberich fue el que en esta ocasión consiguió esquivar dos flechas que iban hacia él, apenas resultando rasguñado, pero Evendur y Brawler no tuvieron esa misma suerte, si bien una flecha particularmente fuerte se les incrustó, no tuvieron problemas en quitárselos, el problema era Brawler, quién con tanto daño ya estaba sintiendo pasos ahora sí, de hecho, Alberich no era la excepción, también ya estaba sintiendo que lo que lo rodeaba estaba siendo particularmente inestable.

    Yevelda pudo desviar con sus puños un par de virotes, incluso alcanzó a partir uno, pero aquello le pasó un poco de factura, aún así, su aguante era formidable, el que ya no podía decir lo mismo era Terry, siendo una explosión lo que movió a los mellizos, siendo violentamente empujados a un lado para acabar siendo derribados, otro poco y no cayeron por las escaleras rodando... Ambos se levantaron y continuaron como pudieron, pero Terry era el que ya estaba siendo llevado técnicamente a rastras, Quentin aún aguantaba, pero él había sido el que se llevó la peor parte y sí que lo había movido bastante...

    Aquiles no fue la excepción, aunque esta vez no es que lo golpeasen, fue un extraño "balazo" de algo el que de algún modo le drenó parte de sus fuerzas, instintivamente el Elfo volteó a un lado, solo para ver borroso, por el dolor agudo que experimentó, a una figura blanca al fondo, en medio de todo el caos, alguien o algo estaba parado al fondo, parecía ser el responsable del ataque, pero no supo de quién se trataba, cuando recuperó el ritmo, aquella figura ya no estaba.

    El dolor de cabeza se fue... pero... sabía que algo en él ya no volvería a ser lo mismo.

    Yevelda sufre 6 de Daño Neutro pero gana 6 de Ki (PV: 34/52) [Ki: 18]

    Quentin sufre 8 de Daño Neutro (PV: 7/24)

    Terry sufre 6 de Daño Neutro (PV: 2/20)

    Evendur sufre 6 de Daño Neutro (PV: 24/42)

    Aquiles sufre 8 de Daño Neutro (PV: 35/55)

    Alberich sufre 4 de Daño Neutro (PV: 12/27)

    Brawler sufre 6 de Daño neutro (PV: 11/31)


    Así acaban con el Escape, acabaron peor de lo que pensé :s


    Los tuertos, sobre todo Aesir empezaba a desesperarse parcialmente, habían muchas preguntas pero ninguna certeza y mucho menos confianza... podría ser todo perfectamente un farol y simplemente sugestionarlos.

    No podían seguir perdiendo el tiempo, decidieron continuar con su búsqueda, y Polifemo terminó por encontrar algo, era el mapa del Reino, y estaba marcado con un círculo extrañamente perfecto en cuatro puntos...

    "En el orden acordado, Chester debería actuar, y es cuando quedará vulnerable ante mí"

    Ponía debajo, pero en el mapa no marcaba alguna enumeración o similar, ni rebuscando bien por la hoja, los sitios marcados eran Everfall, las Ruinas Ancestrales, Colorpalette y por último... Forgehammer, ese era el orden de Sur a Norte.

    No había nota extra más allá de lo ahí escrito, la letra no parecía concordar a la de Soure... ¿Qué quería significar eso? ¿Y porqué apuntar a Forgehammer?

    Aesir ya más centrado a encontrar lo que fuese, dio con otra cosa... Algo que de algún modo supo que tenía que investigar, al tomarlo, era otra libreta de esas pequeñas, y al abrirlo, podía ver lo siguiente:


    • Lo he descifrado... Extremadamente tarde, pero lo logré... Esa... cosa. El Dragón... tiene historia. Por increíble que parezca, tiene trasfondo... Tanto que me hace cuestionarme si más que bestia no fue en realidad antes un animal como yo, como seguramente tú que lees esto. Resulta que todo esto se conecta de manera más profunda de lo que pude haber creído y no sé cómo tomarlo.

      No me equivoqué en que es un ser vivo extremadamente alterado, no consigo entender de qué modo, o la forma. Pero algo sucedió... Algo lo cambió para siempre, algo que dudo sirva para detenerlo, pero conociéndolo, se empieza por algo...

      Solo tengo un último sitio que buscar, hasta el Norte, más allá de lo que cualquiera se atrevería a buscar... de seguro moriré, pero prefiero morir siendo devorado a ser una marioneta del Dragón.

      Solo debo dejar a los Aventureros ahí en las mazmorras mientras me largo de aquí, una vez que lo consiga, y si tengo respuestas, podré volver y planificar el legado.

      Ya es tarde para mí... Pero no para el que pueda detenerlo...

      El cristal a lado lo conocen como la "Gema Memorial", si se usa en el sitio adecuado con el hechizo adecuado... Podrán acceder a la información de la gema, con suerte y hasta hay una simulación de la experiencia guardada.

      Lo saqué de esa cueva extraña de Valentía... Espero que sirva de algo.

      Arale, o quien sea que lea esto, no me importa si estás de mi lado o no... Solo quiero decirte que... si de algún modo estás ante Z'Lreiv... Dile que solo intentó hacer lo correcto.

      No cuestiones, no te divagues el porqué o cómo... solo hazlo.

      Tal vez solo así haya una oportunidad para algo.


    • Después de la extraña sentencia de la página anterior, en esta solo yace una gema, algo grande, de color azul marino. Aesir al tomarlo siente una profunda carga mística, no siente que sea un objeto de utilidad alguna... Solo que se complementa con algo, eso era lo que le llamó la atención, como si algo en la misma gema le llamase con urgencia. ¿Acaso Soure sería mago?

      Al retirar la gema de la hoja, se podía leer debajo unas palabras rúnicas... En esencia no tenían sentido, pero tomando en cuenta lo anterior descrito, debían ser las palabras a recitar ante lo que fuese que se debiera usar, no solo eso, estaba lo que parecía un boceto algo torpe de algún lugar rocoso con una cueva al fondo, marcado en círculo varias veces.

      Tal vez si tenían suerte... En Montaña Valentía terminasen de hallar respuestas.

    Para cuando Aesir terminó de revisarlo todo, el candado cedió al fin, y la puerta se entreabrió... Ya podían irse.

    Daba miedo... Pero imperaba que todos se moviesen ya.

    Aesir ha conseguido:
    Libreta Extraña
    [No se le puede dar uso alguno, mas que volver a leer su contenido, revisar el boceto y las palabras, se sigue sin entender qué hacer o cómo, pero a lo mucho, el boceto es la única guía]

    Gema Memorial [Se desconoce su uso, se siente un poder místico fuerte pero no se puede utilizar ni mezclar con nada, aparentemente contiene la memoria de algo o alguien]


    Cada grupo pudo moverse cuando vieron la oportunidad...

    El grueso del grupo consiguieron alcanzar las puertas dobles, terminando por cruzarlo sin pensárselo y acabaron en un último pasillo, el cual por fortuna no había nadie, solo otra puerta doble se divisaba al fondo.

    No perdieron mucho tiempo ya que de pronto, una pared falsa se abrió y de ella salieron Polifemo y Aesir, resultaba que, efectivamente, esa rara puerta solo era una salida, puesto que tan pronto la habían cruzado, habían dado con un pasillo y un círculo rúnico, al pararse acabaron aparentemente en el mismo pasillo solo que sin puerta, solo para percatarse ahora que era una pared falsa que daba con el resto del equipo.

    Poco después llegaron por fin Snow, Arale y Draedon, exceptuando al Gecko, eran los que estaban intocables de todo el caos, la Rata respiró aliviada al verlos a todos ahí y siendo hasta ese momento que barras de acero cedieron por la puerta que entraron, era como si un cierre de seguridad se hubiese ejecutado.
    —Justo a tiempo... Nadie más podrá salir de aquí ya—. Comentó Arale, quitándose las mochilas, estaba agotada de cargarlas, ayudo a Snow y a Draedon cuando pudo y fue repartiendo las cosas a cada uno.

    >>Siento el caos... Pero me temo que no hemos terminado—. Dijo algo preocupada al ver el estado de algunos Aventureros, los habían apaleado más duro de lo que pensó.

    Draedon seguía herido, pero estaría bien, solo volvió a colocarse todo lo que le habían arrebatado.
    —Sobra decir que deberíamos seguir, aún falta el demente de Soure—. Dijo el Gecko, y una vez todos estuvieron preparados, continuaron por el pasillo y la única puerta doble disponible...







    Cuando el primero de todos empujó la puerta, acabaron en una sala un tanto amplia, con forma de domo, allí estaban varios muebles puestos estratégicamente para hacer un especie de recepción del sitio, una fila de barrotes de acero obstaculizaban medio salón, y al otro lado... ahí estaba... Soure...

    El Elfo Soure Undorova... Y una cosa más.

    Heredero Dragon Sabiduría Caída.png

    Ese... Símbolo otra vez... Con otro acompañándolo en su interior... Pero ese era distinto.

    A los Aventureros como Aesir, Polifemo y Evendur no se les pasó por alto... Ahí estaba de nuevo, lo que parecía una Luna pero... Esta... Se veía tan diferente...

    El Elfo se veía cansado, como si no hubiese dormido en esos cinco días, se le notaba incluso decaído, el símbolo brillaba con fuerza, y al alzar la vista hacia ustedes, dio un largo y muy pesado suspiro, como quién conocía lo que le deparaba...

    Se levantó de lo que parecía un escritorio, uno que apartó con su brazo como si solo pesara un par de kilos sin cuidado alguno, dejándolo caer por las breves escaleras ante él, y empezó a caminar hacia los Aventureros.

    Draedon se tensó, y se puso alerta.
    —¡¡Es el mismo símbolo blanco que tenía Zorc!!—. Exclamó preocupado, pensando que debía ser otro modificado por el Dragón Oscuro, a lo que Soure sonrió.

    —Ah... No me extraña que ya lo sepan... Z'Lreiv siempre ha sido así... Confiado, perspicaz, imponente... Pero estúpido al final—. Dijo con extraña calma, una que podría generar incomodidad tomando en cuenta la situación, pero una que... también se sentía la resignación.

    >>No me importa que ustedes ya sepan la verdad... Sí, soy un Heredero de Z'Lreiv. Pero que el título no los ciegue, no fue a voluntad, y mucho menos fue agradable haberlo sido. Aún si tengo una fuerza que me sería capaz de matar de una buena vez a los cuatro que están mal heridos, no es la clase de poder que me habría gustado obtener. Hmm, no... eso es incorrecto... No es la clase de poder que le deseo a nadie—. Continuó, mientras a Arale le parecían pesar esas palabras, por lo que dio unos pasos al frente.

    —Soure... Abre esta pared, ábrelo y te sacaré de aquí, aún puedo ayudarte... Mierda, aún no es tarde, no has caído como los demás aún, puedes-

    —Mi querida Arale... Ya es infantil pensar que tengo salvación... El Dragón no hace nada sin medir las consecuencias antes. Es más astuto que yo, ya no nos hagamos los idiotas. Incluso, el hacer un ataque tan descarado hacia la estirpe de Chester debe tener algún fin, ya perdí a un hijo... Y sé que he perdido al otro. Mi banda ya no funciona, tan solo mira cómo se matan... He fallado por completo. Intenté resistirme, intenté luchar... Pero... Una vez que se te mete—. Dijo, señalando hacia su cabeza mientras negaba y sollozaba con dolor—. Simplemente no puedes... Te somete, te manipula... Escarba hasta un grado que no puedes predecir porque siempre halla el modo de penetrar hasta el núcleo de ti mismo. Aguanté todo lo que pude... y aún así... hice lo que él quería—. Añadió, completamente derrotado mientras ahora los observaba.

    >>No me sorprende que Jhoann acabara así también... lo critiqué duro...

    —¡¡SOLO DÉJANOS SALIR!! Soure... Se acabó, déjalos ir, no estás bien, es obvio—. Exclamó algo desesperada la Rata, a lo que el Elfo solo comenzó a reír.

    —Sabiduría... Espíritu... Poder...—. Recitó brevemente, tomándola por sorpresa.

    >>Es la base de todo ser vivo... La que diferencia a bestias de personas... Pero sobre todo... Es la base de los que están destinados a dominar y ser poderosos a un grado incalculable—. Añadió, mientras alzaba de nuevo la mirada hacia el techo, sin dejar de sonreír.

    >>La Perla Prisma busca ser la viva representación de ello... Busca despertar la ambición de los poderosos, solo para que se den cuenta que siempre fallan en una, dos o hasta los tres rasgos, y terminen siendo como yo... Como nosotros tres... Simples idiotas que pensaban tenían la capacidad de controlarlo y dominarlo. Como el Dragón, no somos mas que piezas reemplazables y utilizables para sus fines... Quería... Descubrir si incluso, algo tan anormal como un Dragón Oscuro en verdad existía por capricho de los dioses... ¿Y si fue primero el Dragón y luego La Sombra?—. Preguntó, aunque más para si mismo, para bajar la mirada y ver hacia los miembros de La Orden del Ojo.

    >>Yo quise ser parte de su grupo... Pero me rechazaron porque según ellos, yo era una persona siniestra. ¿Y saben? No lo niego... Fui un criminal muy peligroso en mi pasado, pero porque era joven y estúpido, y ahora... Viendo mi hogar; Forgehammer hecho cenizas... Solo me dejan en claro que nunca debí haber vivido hasta ahora, si no lo hubiera hecho... Jamás le habría dado a la bestia toda la información que necesitaba—. Comentó, sin dejar de sonreír.

    Draedon terminó perdiendo la paciencia y avanzó hacia el Elfo, a la misma distancia que Arale.
    —¡¡YA DÉJATE DE ESTÚPIDECES!! ¡¿Para qué quieres retenernos?! ¡¡Ya te dije que no tengo nada que ver con el Dragón!! ¡¡Ya intenté disculparme incluso y solo decidiste torturarme!! ya estamos a mano... Podemos matar al Dragón, podemos acabar lo que empezaste—. Dijo harto, a lo que Soure rio de nuevo.

    —Ya lo sé todo, Draedon. Deja de fingir... Aunque no quiera, o mas bien no me dejen hablar... La verdad siempre nos termina alcanzando a todos—. Dijo, borrando al fin su sonrisa para empezar a retirarse, a donde en el fondo había una palanca.

    >>Quieren matarme... ¿No es verdad? Si no tenían motivos suficientes, pues viendo y sabiendo lo que soy ahora los tienen... Pues háganlo, sé que actualmente Z'Lreiv me está usando, sé que no tengo sentido en mis acciones porque es él quien habla por mí. Me harán un favor si simplemente acaban con mi vida ya, la verdad... No puedo entender al Dragón, no sé si es manipulación o es la verdad. Pero creo que no es tan malo al final, quiero decir... Me está dando el merecido del que siempre tuve miedo, obligándome a pelear con ustedes porque ahora me odian, cuando me la pasé huyendo de la justicia. Castigó a Zorc por haber sido un nefasto líder que no pudo apreciar el sacrificio de uno de los suyos, el valor incalculable de alguien que estaba varios pasos por delante de todos... Sacrificio, cuestionable, pero sacrificio al final de cuentas... Y castiga a Zurx... Por haber sido el primero en desafiarlo, siendo que siempre fue un animal maligno... realmente maligno—. Dijo, riendo una última vez mientras jalaba la palanca y la puerta de antes se cerraba, pero la que estaba frente a él se iba abriendo, y los barrotes fueron cediendo.

    Arale reaccionó y se exaltó.
    —¡¡Soure!! ¡¡NO!!—. Exclamó tensa, a lo que el Elfo miró a la Rata.

    —Gracias por toda tu ayuda, Arale... Sal de aquí y sé libre, ya he limpiado tu nombre al final de cuentas. Es hora de ser castigado por el monstruo que soy—. Dijo como último, mientras se retiraba, ante los fútiles intentos de la rata por frenarlo.

    —¡¡MIERDA, ESTE IMBÉCIL!! Argh, no... Tiene razón... No es él...—. Dijo, por primera vez conteniéndose mientras sollozaba y trataba de recomponerse.

    >>Le tenía un amor culposo, lo confieso. Él... él fue el único que me tuvo clemencia cuando fui una Cultista de La Sombra hace mucho tiempo. Y por favor, no me miren mal por ello... Ya no soy ni de lejos la que fui hace años, halló el modo de purificarme, el modo de redimirme, la idea... de hospedarnos aquí y volverlo un grupo... fue mía. Yo conocí este sitio cuando fui parte de la oscuridad, pero nunca le dije nada a mis antiguos compañeros... Sé en parte cómo se maneja la magia oscura, sé que clase de cosas hace, sé lo poderosa que puede ser. Y es justificable la repulsión y el miedo que le tienen—. Confesó, mientras no se atrevía a ver a los Aventureros, sentía que la iban a linchar de inmediato.

    >>No sé si en verdad un animal puede llegar al grado de controlar tanto su poder y algo como La Sombra para llegar a transformarse en un Dragón Oscuro... Nunca llegué a ese grado, pero puedo garantizar que si uno es lo suficientemente creativo e incluso malicioso... Creo... Y solo tal vez, algo así pueda ser posible—. Añadió, mirando ahora a los Aventureros—. O si no, ¿porqué cosas como la Fruta del Dragón existirían? La oscuridad no conoce límites... Por eso entiendo que le teman—. Dijo como último, viendo cómo las barras cedían lentamente.

    Mientras Arale decía todo eso, sintió que algo en el ambiente era diferente, y Aquiles sobre todo sentía que algo los esperaba afuera...
    —Es mejor acabar con esto, cierto es que Soure no puede seguir viviendo así—. Dijo finalmente Draedon, aunque el rencor se le notaba de igual modo, no parecía querer darle ni ese grado de clemencia...

    Cuando por fin pudieron saltar las barras, sea por mera agilidad o usando los inmuebles, todos continuaron como mejor vieron conveniente, y atravesaron la puerta, un pasillo más culminando con una escalera, les permitió correr y alcanzar la salida, empujando una trampilla que parecía haber sido cubierta por un intento de camuflaje a esas alturas, era de noche, estaban en una arboleda, hasta ahí, pudieron comprender que la arboleda que vieron de fondo al cruzar el Río era donde estaba el complejo, escucharon el quejido de Soure a lo lejos, y cuando corrieron, extrañamente a mayor velocidad de lo que quisieron, acabaron viendo algo completamente inesperado...

    [​IMG]


    Ahí estaba... Ahí... ¡De verdad era él! El objetivo de los Aventureros... Se encontraba ante ellos como si no le importase a lo que se arriesgaba, sostenía a un más que aterrado y con justas razones a Soure, mientras el Dragón, con un tamaño aún grande pero no exagerado y mucho menos colosal, erguido y riéndose en cara del Elfo, no tardó en dirigir su penetrante y oscura mirada hacia ustedes...

    —Oh... Vaya, mis queridos invitados... Siento que tengan que presenciar esto—. Inició, mientras se reía de todos ustedes como si en verdad le importase que lo vieran sometiendo al Elfo.

    El Dragón Oscuro azotó a Soure al suelo y lo aprisionó con su pata, enterrándole las garras pero sin matarlo, provocando que rugiera de dolor.
    >>Ah... Ha sido un mal discípulo, así que tenía que venir urgentemente a que siguiera su papel, pero supongo que me demoré demasiado—. Carcajeó—. Bueno, un error de cálculos... Y es de los "antiguos" errar, ¿no? vaya, parece que no soy tan perfecto al final de cuentas—. Añadió, riendo, por mucho que se burlase de sí mismo, debía ser evidente que les estaba tomando por idiotas.

    Draedon estaba profundamente shockeado, no podía creerse en ver a alguien como él mucho antes de tiempo.
    —¡¿Q-Qué haces aquí?!—. Exclamó, en realidad no sabía como reaccionar, a lo que el Dragón le dirigió la mirada y le sonrió.

    —Oh, tu amiguito tuerto este... Eh... ¿Aesir, te llamas? Bueno, tu Doméstico tuvo la genialidad de provocarme y dije... ¡Tiene razón! ¿Porqué no solo aceleramos esto y me cruzo con ustedes directamente? Tiene mucha razón en decir que es aburrido solo observarlos... Así que... bueno. La noche aún es joven, y... ¿Porqué no? No quiero ver morir a alguno de ustedes sin antes tener el gusto de sentir, o según ustedes, sentir cómo serían capaces de hacerme daño—. Explicó, sin dejar de sonreír, mientras le quitaba al fin la garra a Soure y lo pateaba con fuerza hacia los Aventureros, rodando con violencia mientras no dejaba de quejarse.

    Arale estaba temblando del miedo... Nunca había visto un Dragón en su vida, y aún si este mostraba un tamaño no exageradamente enorme, al menos no por ahora, sí estaba abrumada...

    —Veo que se han enterado de ciertas cosas de mí... E incluso que se han fortalecido, los felicito, amigos míos. No creo que tengan problemas en que los ponga a prueba a todos juntos, ¿cierto? Quiero decir, en verdad ansío conocer a mis oponentes, y de aquí hasta que lleguen a la cima de ese vórtice... Me va a decepcionar si no logran todos superar mis expectativas, ¿y saben? En algo tiene razón el Elfo... YO no hago NADA sin antes estar SEGURO de los resultados. Y aunque esto es un breve inconveniente, bueno—. Dijo, riendo brevemente mientras decía eso último.

    >>Aquí están todos de nuevo, listos para ir a la Torre Valentía, será mejor que tengan cuidado, no vaya a ser que más convenientes enemigos quieran matarlos—. Concluyó, a lo que el Dragón cerró los ojos un momento, sin borrar su sonrisa.

    >>La verdad es que viendo su lamentable estado... No están en condiciones de pelear conmigo, y mucho menos con Soure y mi invitado especial, así que seré misericordioso... Y dejaré que cada quién me ataque con lo mejor que tenga, si me convence como mínimo su actuación... Les ayudaré un poco—. Dijo, ahora mirando al grupo mientras les guiñaba en lo último.

    >>Oh, no se preocupen, la cura será honesta, créanme que si quisiera matarlos o someterlos... Ya lo habría hecho—. Concluyó, acercándose hacia ustedes sin temor alguno.

    >>¿O vas a consumir la Fruta? ¿Snow? Me pregunto que será enfrentar a otro de mi misma especie, y aunque serías de un rango mucho inferior, podrías sentir lo más cercano a ser yo... ¿No te agrada la idea? Seria un combate digno de ver... ¿Qué opinas?—. Preguntó directamente al roedor, mientras Soure apenas se iba levantando, Arale seguía abrumada y Draedon estaba en shock, no dijo nada... Nadie de los tres lo hizo, no sabían cómo manejar este momento...

    Slam

    Si vas a hacerle caso a Z'Lreiv, tírame 1d20 por cada Aventurero, deberá superar el mismo dado que yo lance en este post, el destino de lo que suceda en ese momento será enigma hasta que veas la resolución de ello...

    Si por el contrario quieres usar la Fruta del Dragón, no debes tirar nada, pero vas a tener que dejármelo muy claro de ser ese el caso, y solo Snow podría consumirlo.

    No puedes huir, de hecho no puedes hacer casi nada, el Dragón te lo va a impedir.

    Si tienes aún así alguna otra idea, te recomiendo me lo comentes, para evaluarlo.
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  4.  
    Slam

    Slam Adicto Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    El grueso del grupo continuó avanzando en medio del caos, las heridas continuaban y Terry lo llevaba muy mal. Para colmo, en el caso de Aquiles algo comenzaba a afectarle de forma muy extraña hace rato y ahora ya se manifestaba más intensamente con el suceso de esa figura blanca.

    Finalmente, a pesar de todo, siguieron por un pasillo donde una puerta cedió y se reunieron con Aesir y Polifemo que habían hallado cosas muy interesantes que parecían indicar el paradero del dragón y detalles sobre su origen. El conejo los puso a todos al corriente, mientras seguían y finalmente se encontraban con Snow y sus cosas. También seguía con él Arale y ahora el gecko, lo que sorprendió a algunos, pero Snow trató de explicarles un poco la situación.

    Una vez todos reunidos y equipados, llegaron a la sala de Soure, donde automáticamente Yevelda se puso a morder y golpear los barrotes sin importarle lo que tenía para decir. El resto escuchó el intercambio, esa cuestión de espíritu, sabiduría y poder resonaba, principalmente en Aesir que llevaba rato procesando lo que había leído en esas notas.

    Luego, Soure salió del lugar y Arale les confesó su pasado con la magia negra, pensando que la lincharía por ello, no obstante, sintió una pata en el hombro en señal de apoyo.

    La oscuridad es un elemento más, como el fuego, no le tememos. Lo respetamos y sabemos de los límites naturales de nuestro entendimiento a la hora de conocerlo— le decía Aesir.

    No aventurarse más allá de nuestras posibilidades naturales; segunda regla de la Orden Del Ojo— interrumpió Evendur, juntando sus patas, pero enseguida continuó hablando su compañero de orden.

    Así es. La orden y el reino no suelen tolerar nigromantes que extienden sus vidas y otras características más allá de lo natural, involucrándose en magia oscura y perdiendo el control ante ésta. Sin embargo, mi compañero y yo somos muy conscientes de ese bache en el reglamento y entendemos que la sombra no es dueña de tus actos actualmente. Además, somos aventureros del Deseo Real, lo cual significa una excepción muy grande al resto del reino. La mayoría de nosotros aceptó esta misión suicida conscientes de ello, pero movilizados por un deseo mayor al que pondremos por encima de todo, somos seres que no tenemos nada por perder y todo por ganar. Creo que nadie en el grupo te juzgará, ¿verdad Alberich?— señaló al único punto conflictivo.

    Estoy de acuerdo, no podemos detenernos en pecados menores cuando tenemos un dragón oscuro en la cima del reino y toda ayuda sirve, pero se tiene que confesar cada vez que realice magia negra así la absuelvo— contestó el clérigo.

    Ahí lo tienes, estarás bien— finalizó Aesir, dándole unas palmaditas a Arale antes de continuar.

    Todos terminaron de atravesar los obstáculos y llegaron al exterior donde después de correr unos metros los detuvo en seco una aparición sorprendente. Ahí mismo estaba el dragón, sobrevolando sobre sus cabezas y sometiendo a Soure como un juguete. El objetivo de los aventureros estaba frente a ellos en el peor momento, con la mayoría heridos y cansados, debiendo enfrentar a un rival con un poder abrumador que le erizaba los pelos a quienes tuviesen. Sin embargo, en algunos como Yevelda y Alberich, brilló una mirada que denotaba las ansias de atacar sin más a la bestia, sin importar la desventaja absoluta.

    Igualmente, el dragón volaba muy alto y se veía impenetrable, Yevelda sólo le gritaba que bajara que se lo quería comer, pero los demás observaban conscientes de la dificultad. Aquiles creyó haber sentido que el peligro los esperaba afuera mucho antes que apareciera el dragón, cuando aún seguían en el complejo, como una consecuencia más del extraño estado en el que venía cayendo.

    La sola voz del dragón eran como cuchillas en sus oídos y sus palabras de subestimación tampoco ayudaban, parecía que sólo había pasado para jugar con los aventureros, como lo hacía con Soure que ahora rodaba hasta ellos como invitándolos a ser los siguientes.

    Por último, tentó a Snow a comerse la fruta, quien lo sopesó sosteniéndola en una pata.

    ¡EY! ¡ESO ES MÍO!— le gritó Aquiles.

    ¡CÓMELA, SNOW!— lo alentó Alberich.

    Los miembros de la orden sólo guardaron silencio.

    El ratón lo pensó unos instantes, pero sólo tenía un nombre en la mente; Seraphina, el de su amada, el nombre de su deseo.

    Acto seguido, hincó sus dos paletas de ratón en la fruta y la consumió.

    Se convertiría, sin pedirlo conscientemente, en un dragón blanco de hielo.
     
    Última edición: 12 Mayo 2024
    • Ganador Ganador x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso