Long-fic Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por GalladeLucario, 8 Julio 2018.

Cargando...
  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,486
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA MI NIÑAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA *rueda*

    Dios, dios, que por un segundo se me había olvidado que venía el interludio de ella and i was so not ready and it was so fucking great omg. Mira, es super adorable que la chiquilla hiciese lo posible por descubrir el secreto de la llave, sobre todo si tiene que ver con su querido Dante. Y el detalle de que Lucas la ayudaría aun si ella no le da muchas explicaciones, so cute so cute ;---;

    Y pues ahí la ves, arriesgándose para descubrir que onda con su novio secretoso. Y omg, OMG. QUÉ ONDA ABETO.

    Mira que Juanjo y yo estábamos en plan: buah, el pokémon blanco?? silvally, seguro, que tiene muchas cosas turbias del ADN sí sí. Cómo rayos íbamos a pensar pendejos nosotros que era Arceus (o igual sí dijimos algo de ello, la verdad es que hemos dicho muchas cosas (?).

    ANYWAY, QUE EL NOVIO DE MI NIÑA ES UN DIOS??? IDEK (?) Y el detalle de las tablas, omg, ahora tiene sentido que este Dante sea tan agresivo OMGGGGG. Que fuerte todo. Mira, de verdad, aunque tenga 15 oportunidades para revivir STOP NO, es lo que dijeron en el interludio anterior EL DOLOR ES IGUAL ASÍ QUE POR FAVOR, DANTE, NO MUERAS.

    Also, que Arceus quisiese proteger a Emi por ser la salvación del mundo y que por eso Dante sea super Guardián IDK DEMASIADAS EMOCIONES JUNTAS.

    ASKJDANLKSDJ se aman, necesito en serio que se reencuentren ;----;
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  2.  
    Graecus

    Graecus uwu7 Acerosos Fan

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    1,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Por fin pude ponerme al día uwu<3

    En primera debo decir que no quiero que Orm muera ;____; después de todo lo que ha hecho prefiero que se pase todo el último capítulo inconsciente y así no pueda dar spoiler a los demás antes de que este muerto :c

    Otra cosa de lo que quería comentar era que desde que vi revivir a Dante creí con toda mi alma que Emily habia encontrado una forma de revivirlos a todos como en SD2, y que Mimi y Steve estaban trabajando tan arduamente porque pensaban en revivir a Drake, quien siempre fue su más grande amigo (Mimi por ser Drake el único al que le había contado la historia de su hermano y demás, y Steve por la ship uvu<3 (? )

    Entonces ahora veo que Dante es algo así como un semidiós con más vidas que un gato, y eso significa que probablemente solo Dante va a revivir en esta historia. F por mi niño :( había esperado un reencuentro entre Drake y Mimi, y por supuesto el trio Emily/Drake/Steve juntos de nuevo, pero bueno, hay que llorar en otra parte.

    Otra cosa que me hizo gracia fue enterarme de que Leaffy y Drake eran novios pero después Drake se fue con Emily xD Aún después cuando en el primer Pokenronpa Drake siente algo por Emily...hace que Leaffy tenga más cuernos que un Tauros JAJAJA pobrecita, imagino que cada vez que Leaffy veía a Emily en pantalla debía querer insultarla, en plan "maldita perra, sedujiste a mi novio con tu cuerpo perfecto y lo apartaste de mi lado" o algo así (??

    Por lo demás, tengo a Orm como mi personaje favorito de este fic, y seguiré teniendo mis esperanzas en ver a Drake vivo de nuevo aunque sepa que está más muerto que el cómic de Miguel</3

    Sigue así, davidcito uwu
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Gracioso Gracioso x 2
  3.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    9645
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Vida mortal, investigación, parte 1



    Corrimos y corrimos sin parar. Subimos en el ascensor con el corazón a mil por hora. Dante llevaba a su espalda a Orm, pálido, con la profunda herida en el pecho. La hemorragia había sido cortada gracias a que Arie le ofreció su chaqueta para hacerle una suerte de torniquete, “vendándole” el pecho al niño. Mientras tanto, Frida, Bezzy y yo contemplábamos impotentes cómo los ojos de Orm se iban cerrando poco a poco, una vez más. Cómo perdía el conocimiento.

    Pero Bezzy lo intentaba sin parar, intentaba mantenerle despierto, mantenerle con nosotros.

    —¡O-Orm, mírame! ¡Mírame, Orm! —le decía, ansiosa, tensa—. No te rindas, ¡aguanta despierto! ¡Ya casi estamos!

    Cuando el ascensor logró llegar a su destino, al hotel, nos apresuramos a tratar de salvar la vida del pequeño. La puñalada que le había propinado Leaffy antes de morir fue muy grave. Arie fue rápidamente a por bolsitas de sangre y materiales varios de la farmacia, necesarios para curar al niño, y los demás nos encargamos de acomodar una sala en la zona que ya tantas veces había visitado Orm, la zona de enfermería. Cuando finalmente estuvo tumbado en la sala, con ojos entrecerrados, le miré. Le miré con una sonrisa.

    El pequeño bastardo había… había hecho todo por nosotros, desde el principio, ¿eh? No es que aprobase del todo sus métodos a veces; por ejemplo, destripar a un Pokémon o poner en riesgo a Bezzy y Frida como lo hizo… no era algo que me pareciese correcto. Pero lo que es seguro es que esa era su forma de ayudar, de hacer las cosas.

    —Heh… —dijo al final el prodigio, con un hilillo de voz, mientras Bezzy y Dante le trataban la herida—. O-Otra vez estoy aquí, ¿huh? … dicen que a la tercera va la vencida.

    —N-No digas eso —le dijo, con un nudo en la garganta, Bezzy—. No vas a morir, ¿de acuerdo? Eres muy fuerte, mucho más de lo que parece.

    —Tee-hee… t-tiene gracia que te preocupes tanto por mí —le dijo Orm, apartando la mirada cansada—. Después de… haberte p-puesto en aquella situación…

    Bezzy apartó la mirada también. Ella no lo pasó nada bien por culpa de Orm, pero entendía que fue necesario. Aún no olvidaba lo que Orm dijo sobre Bezzy, sobre el motivo por el que fue ella la persona a la que dijo que se dirigía. Dijo que era “el perfecto señuelo”…

    —Tienes suerte, mucha suerte —susurró Dante—. Ese cuchillo podría haberte perforado algún órgano, pero se ve que no lo hizo. No creo que mueras —sentenció, al fin.

    Nunca pensé que me alegraría tanto de oír que Orm se pondría bien. Quién lo diría, ¿huh?

    —… ya veo. Es… es una lástima, i-igualmente, que no pueda estar para salvaros el pellejo en la investigación final.

    ¿Huh?

    —¿”Investigación final”? —pregunté, algo tenso.

    La mirada que Orm me dirigió entonces fue severa, decidida, aunque cansada y dolorida. Fue una mirada cargada de valentía, de decisión. Una mirada inspiradora, sin duda.

    —… acabad con este juego de una vez por todas —me dijo entonces—. El laberinto… al final del mismo… hay una pista clave para entender… t-todo esto —tosió entonces, levantando nuestra preocupación; pero en seguida, con un gesto de las manos, nos indicó que estaba bien, y continuó hablando—. Y deberíais ver si… Leaffy tenía algo… en su dormitorio. Apuesto a que sí.

    Asentí.

    —Orm, ¿crees que podremos acabar con todo esto? —le dije, esperanzado—. ¿De veras crees que el juego podrá acabar?

    Y Orm, de nuevo, me miró de esa forma tan decidida y llena de valor.

    —Por supuesto. S-Si mis cálculos no me fallan, e-en el Sector F d-deberá haber pistas… exploradlo bien, por favor. Es la clave que necesitamos.

    —¿Y-Y s-sobre l-l-lo de los t-traidores…? —preguntó Frida, algo pálida.

    —Heh. Los traidores, ¿eh…? No me cabe duda de que vosotros descubriréis q-quienes son. Solo necesitáis… la poca ayuda que C-Chisp y yo pudimos conseguir. Y… esa ayuda podéis encontrarla en mi d-dormitorio.

    —Oh, cierto —recordé entonces el robot extra que estaba dentro del dormitorio de Orm, el robot que hablaba con su voz y pedía una contraseña—. Pero… ¿cuál es la contraseña, Orm? Sin ella, no podremos entrar.

    Orm suspiró, segundos antes de caer desmayado por el esfuerzo. Sin embargo, esbozó una sonrisa antes de decirlo.

    —… la contraseña es… Chisp.


    —C-Chisp… —susurré, algo apenado. Aún… aún no había asumido del todo que lo habíamos perdido. Robot o no, Chisp fue un verdadero amigo, y, aunque hizo cosas cuestionables que aún no entendemos del todo, una cosa está clara, desde luego: nos protegió con su propia vida.

    Miré a Orm, ya inconsciente, débil y pálido. Y, decidido, asentí.

    —… está bien, Orm —le dije, aunque sabía que no me escucharía—. Lo haré. Chicas —les dije a Frida y a Bezzy—, cuidad de él, ¿sí? Voy a hacerle caso, voy a hacer lo que Orm ha recomendado: .acabar con este puto juego.

    —Te acompañaré, Pyro —me dijo, decidido, Dante—. No pienso quedarme aquí parado, yo también quiero acabar este juego de una vez. Emily vendrá pronto, lo sé, pero… pero si podemos hacer algo por acabar con el juego ya y evitar que ella se ponga en riesgo, lo haré.

    Así pues, el Guardián se levantó y se puso a mi lado. Arie, algo tenso, alzó su voz.

    —¡H-Hey, wait! ¿Q-Qué hago yo…?

    Sonreí.

    —Te necesitaremos en el Sector F cuando vayamos, Arie —le dije—. El Super Arquitecto debe examinar ese lugar cuanto antes para darnos sus formidables conclusiones, ¿no crees?

    D-Dude, vas a hacer que me sonroje… —me dijo, ya algo sonrojado, de hecho, mientras se acariciaba la nuca—. Okay, entonces iré ya al Sector F, ¡a ver qué me encuentro allí!

    Asentí. Era… era la hora de la verdad. La hora de acabar con esto. Si Orm creía que podíamos hacerlo, lo haría. Aunque uno de nosotros sea el traidor, aunque eso sea verdad, sé que podremos con todo. Porque lo habíamos demostrado llegando hasta aquí. Éramos seis, y seguiríamos siendo seis. El juego acabaría, sí, pero no porque quedásemos cinco o menos, ni porque haya una sexta ejecución. Acabaría porque nosotros lo zanjaríamos, sea como sea.

    Era la hora del enfrentamiento final, tal y como Orm había dicho. Me encargaría… no, nos encargaríamos, juntos, de acabar con esto.


    Así pues, Arie se dirigió al nuevo y último Sector F, mientras que Dante y yo subimos rápidamente a los dormitorios. La primera de nuestras paradas fue… el dormitorio de Leaffy.

    Crucé la puerta con algo de temor, por algún motivo; el aire me resultaba ominoso ahí dentro, como si siguiese habiendo rastros de la maldad y locura de Leaffy. No obstante, todo estaba tremendamente ordenado, tanto que la habitación parecía completamente sin estrenar. Sin duda Leaffy era profundamente maniática…seguramente, porque entre sus muchos talentos tendría alguno relacionado con la limpieza.

    —Orm mencionó este lugar —susurró Dante—. ¿Qué crees que habrá aquí? ¿Alguna pista sobre los traidores? ¿Quizá alguna especie de acceso secreto a una base oculta para ellos?

    Me encogí de hombros. La limpieza tan exagerada del lugar me daba aún más escalofríos…

    —N-No lo sé, pero sin duda hay algo. Busquemos bien.

    Y comenzamos a explorar la zona. Dante se preocupó de buscar en los armarios, revolver en los cajones… mientras que yo busqué en la cama, en la cómoda, en el baño y otros rincones. No hubo pista alguna de la presencia de un escondite, como teorizó Dante; parecía ser que en el cuarto de Leaffy no había caminos a escondite alguno.

    Mientras estaba en el baño, sin embargo, Dante llamó mi atención.

    —¡Pyro! He encontrado algo interesante.

    Su voz me atrajo, y me acerqué presto a él. Estaba agachado junto a la mesita de noche de Leaffy, y había encontrado algo entre sus cajones: un Monoloj. Pero no su monoloj, sino… el de otra persona.

    —¿D-De quién es? —pregunté, curioso.

    Dante lo miró por un instante, tenso.

    —Creo que es el de Hubert. Míralo bien.

    ¿E-El Monoloj de Hubert? Ah, cierto, durante su caso, Hubert no tenía su Monoloj; Chisp ya destacó la ausencia de este de la escena del crimen. De modo que lo tenía Leaffy… tiene sentido, teniendo en cuenta que fue la primera en descubrir el cadáver y manipular la escena… pero, ¿por qué se lo llevaría? ¿Qué era tan importante en ese Monoloj?

    Estaba a punto de averiguarlo: sin más dilación, Dante y yo revisamos, pues, sus misiones. Tal y como pensábamos, estaban… completas.


    1) Inicios: entra en el Sector A de Despair City por primera vez >> Fuiste miembro de los Gamma originales, y, junto a Dante, tienes una misión muy particular.

    —¿Huh? —Dante alzó las cejas—. ¿Una misión muy particular? ¿Junto a mí? ¿A qué se referirá…?

    Enarqué las cejas. Sí, eso era raro, pero… no era lo único. La misión en sí era… rematadamente fácil. Literalmente se completaría el primer día de estancia en Despair City. Pero es que no era la única misión sencilla:


    2) Infiltrado: permanece tres días en Despair City >> Estás entre el grupo como infiltrado, con la misión de vigilar y desenmascarar a cierta persona.


    —Vigilar y desenmascarar a una persona… —susurró Dante—. ¿Era esa la “misión particular” que teníamos Hubert y yo? ¿Éramos los dos… infiltrados?

    Dante parecía estar forzándose a sí mismo para recordar, pero… no parecía lograrlo, por más que lo intentaba.

    —Hubert era un infiltrado en nuestro grupo —repetí, reflexivo—. ¿Infiltrado de parte de quién?

    Lo averiguamos poco después, en… en una misión igualmente sencillísima de completar. No me extraña que Hubert pudiese solventar todas sus misiones poco después del comienzo del juego, la verdad: cualquiera podría haberlo hecho.


    3) Desesperación: conversa con Liza White a través del monitor de tu cuarto en al menos tres ocasiones >> La Seguidora de la Desesperación a la que debías vigilar, mente maestra de este juego, es Leaffy.


    Aquello me impactó. A-Ahora entendía por qué Leaffy quiso ocultar el Monoloj de Hubert a toda costa. Su misión revelaba la identidad de Leaffy, la exponía como “mente maestra”. Y ciertamente, era una de las traidoras, una de las “mentes maestras”, pero… no la única, según nos dijo Orm.

    —… s-sí, ahora recuerdo —susurró Dante entonces, ojiplático—. Recuerdo algo, recuerdo… recuerdo que lo que estas misiones dicen es cierto. Emily sabía que había una Seguidora de la Desesperación entre los Neo Gamma, y sabía que era muy peligrosa. Sospechábamos que sería Leaffy… por eso nos envió a Hubert y a mí, para, no solo guiaros y enseñaros a los nuevos, sino también poder vigilarla y evitar que sucediese nada malo. Evitar que… sucediese esto…

    —… —miré a Dante con algo de lástima. Se estaba culpando a sí mismo de la situación, ¿eh? Descubrir que tenía por objetivo evitar que acabásemos así y no haberlo podido evitar debía afectarle mucho, sin duda—. No es tu culpa, Dante. No sabíais que Leaffy no era la única. Estoy seguro de que supisteis controlarla y mantenerla vigilada, pero… quién sabe, quizá lo hicieron así a propósito. Quizá Leaffy hacía de distracción mientras otra persona infiltrada nos atacaba para llevarnos a esta ciudad.

    Dante suspiró.

    —Sí, supongo —pero luego, tras mirar al monoloj de nuevo, frunció el ceño—. Si Hubert sabía esto, ¿por qué no lo dijo?

    —¿Huh? —alcé las cejas, extrañado—. ¿A qué te refieres?

    —… dejó una nota de suicidio, ¿no es así? —ah, sí, la recordaba. Al final del juicio de Hubert pudimos, al fin, leerla—. Una nota en la que decía que nos protegería y que se sacrificaba para darnos una oportunidad; para que no muriésemos por el motivo de Monokuma.

    —S-Sí, ¿y bien? —le dije, apremiándole para que continuase.

    —… de ser cierto que lo hizo por protegernos, de ser verdad que Hubert pretendía evitar que el juego empezase, ¿no sería lógico que dijese alto y claro quién es Leaffy?

    Eso… eso era cierto.

    —Tal vez no lo dijo porque ya estaba en su monoloj —me aventuré a adivinar—. Cualquiera, en circunstancias normales, habría revisado sus misiones y descubierto que Leaffy era la traidora sin necesidad de escribir nada.

    Pero Dante… por algún motivo, no parecía muy convencido.

    —… no sé, tal vez tengas razón —dijo, finalmente—. Supongo que aún me cuesta asumir que Hubert se sacrificó por nosotros.

    Sí, la verdad es que era difícil de aceptar, aún ahora. Porque su muerte fue muy distinta a la del resto, su muerte fue… por salvarnos a los demás. Su muerte no implicó a nadie, mas que a sí mismo. Intentó evitar que el juego comenzase, esa era la intención de Hubert, prevenir el juego; y, con todo, el juego continuó. El juego ha llegado… casi hasta su final, ¿eh?

    Con algo de mal sabor de boca después de rememorar al primer amigo caído, salimos del dormitorio de Leaffy, pues nada más parecía haber de interés ahí, por más que buscásemos. Caminamos entonces, juntos, por el pasillo, y mis ojos no pudieron evitar quedar fijados en la puerta de Bezzy por un instante, conforme pasábamos junto a ella. Ella no podía salir de su dormitorio por las noches, desde el primer día, desde que entró en la Ciudad. Hasta que no llegaba la mañana no había forma para ella de salir del dormitorio, yo mismo pude comprobarlo… pero, ¿por qué motivo sería eso? ¿Era casualidad que fuese justamente ese dormitorio, en el que Bezzy se encontraba?

    Recordé entonces las últimas palabras de Orm justo antes de que Leaffy le interrumpiese. Estuvo a punto de decir algo sobre ella, sobre la Violinista. Dijo que era “el señuelo perfecto”, ¿huh? N-No estaba seguro de por qué, pero presentía que el testimonio de Orm podía ser clave de muchas cosas. Bezzy… ¿quién era ella? ¿Qué ocultaba realmente? Algo raro pasaba con ella, está claro, pero… ni siquiera ella misma parecía ser consciente de qué.

    Finalmente, en cualquier caso, terminamos frente al dormitorio de Orm. Tragué saliva, algo tenso, y golpeé la puerta ligeramente.

    —Tee-hee-hee —se oyó, de nuevo, la voz de Orm. El robot seguía ahí, claro. Guardando, como se podía esperar de él, las puertas del dormitorio, tal y como fue programado. Pero ya sabíamos la dichosa contraseña—. ¿Quieres entrar? ¡Vaaaale! Te abriré la puerta, pero, ¿conoces la contraseña?

    Miré a Dante, y asentí.

    Chisp —pronuncié con determinación, expectante.

    —¡Wow! ¡Bingo! Has acertado. Adelante, pasa, pasa.

    Y se oyó entonces el sonido del pestillo siendo desbloqueado, y la puerta moviéndose. Sea lo que fuese lo que encontremos ahí dentro, estábamos más que preparados.

    —Adelante —le dije a Dante, permitiéndole pasar a él primero, y el chico asintió.

    Cruzamos entonces dentro del dormitorio, y… demonios, era lo totalmente opuesto al de Leaffy: había ropa por todas partes, la cama estaba tremendamente revuelta, la silla del escritorio descolocada, los cajones abiertos… sin duda, era un dormitorio propio de Orm, sí; un completo terremoto, como era él.

    Nos dispusimos entonces a buscar entre todo aquel desorden, pero, entonces, una voz nos detuvo. La insistente voz de Liza White, que apareció en el monitor, como de costumbre. Un monitor que, para nuestra sorpresa, estaba cubierto por completo con unas sábanas, como si Orm hubiese pretendido evitar verla a toda costa. Retiramos la sábana al oírla y la miramos, tanto Dante como yo, con ira en los ojos.

    —Pero bueno —gruñó, molesta—, ¿qué hacéis husmeando en los dormitorios de los demás? ¡Deberíais estar planeando la próxima muerte! Upupupu.

    … tras sus palabras, Dante y yo nos miramos y, sin mediar respuesta alguna, alzamos de nuevo la sábana y la colocamos sobre el monitor. Instantáneamente, ella comenzó a quejarse.

    —¡H-Hey, no me ignoréis de este modo! Malditos mocosos inútiles, ¡no es así como se supone que debéis jugar, sabéis!

    —… se ha acabado el juego, Liza White —sentenció Dante, furioso, mientras inspeccionaba la cama sin mayor dilación, sin siquiera dirigir la vista al monitor tapado—. Esta vez de verdad. Emily está llegando, y nosotros hemos decidido zanjar todo esto de una vez por todas; descubrir la verdad. Estás perdida, viva, muerta, o como estés.

    D-Dante sonaba tremendamente determinado. Cargado de esperanza, sin duda. Asentí a sus palabras, y comencé a mirar en los revueltos cajones de la cómoda.

    Pero Liza no tuvo bastante. Desde el monitor, ella seguía hablando, aunque su imagen estuviese cubierta.

    —… ilusos, ¿de veras creéis que tenéis escapatoria? No podéis hacer nada. La única forma de salir de aquí es tener la última clase de juicio y acabar el juego… y os guste o no, no habrá clase de juicio si no hay muerte que juzgar. Upupu…

    … no había que escucharla, había que ignorarla por completo. Podíamos hacerlo, ¡estoy seguro de que podíamos acabar con este juego! Orm arriesgó demasiado por ponerle fin al juego, y consiguió derrotar a una de las traidoras. Y, según él, estamos a un paso de vencerles a todos, ¡así que no había lugar para vacilaciones!

    Al abrir el armario, mientras la voz de Liza White seguía tratando de horadar en nuestras cabezas sin descanso, encontré algo muy interesante.

    —M-Mira, Dante, aquí guarda… ¡todos nuestros Monolojs!

    Empecé a extraerlos uno a uno entonces: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis. Solo había seis, ¿huh?

    —Deberían ser siete —susurró Dante, acercándose a mí—. El mío, el tuyo… y luego los de Arie, Frida, Bezzy, Leaffy y Chisp. Orm conservó el suyo todo el tiempo.

    Asentí. Sí, ciertamente, faltaba un Monoloj, pero, ¿el de quién?

    Con algo de inseguridad, miré a Dante.

    —¿Crees que deberíamos… mirar las misiones? —pregunté, dubitativo.

    Era la mejor opción que teníamos, ciertamente, para intentar deducir de quién era cada Monoloj e intentar ver cuál faltaba, ¿no? P-Pero en cierto modo, me sabía mal. Era como entrometerme en cosas privadas, como asaltar la intimidad de los demás…

    … sin embargo, Dante no tuvo tantas dudas como yo.

    —Trae —dijo, cogiendo uno al azar de mis manos, activándolo y leyéndolo sin dudar un instante—. Veamos… la primera misión individual de este es la de “Trasnochador”.

    —¡Oh, ese es el monoloj de Arie, entonces! —afirmé, acercándome a él para poder ver también la pantallita del reloj—. Lo recuerdo bien, reveló su misión en los primeros días, tras el juicio de Hubert.

    Dante asintió.

    —Cierto… veamos qué más tiene, entonces —oh, ehm… e-está bien, pensaba que solo íbamos a verificar de quién era cada uno, pero supongo que ya que miramos…

    Dante, pues, leyó la siguiente misión:

    —“2) Arquitectura: comparte con alguien detalles sobre el diseño de un edificio o construcción de Despair City”. Está completa, y la pista es la siguiente: “Tú diseñaste la Academia de los Gamma, donde sucedió el primer juego”.

    De pronto, se me heló la sangre. ¿Q-Qué? ¿A-Arie diseñó la Academia de los Gamma…? S-Sí, él me comentó que colaboró con los Gamma en algún punto, pero, ¿diseñar la Academia? Además, ciertamente, me comentó en multitud de ocasiones detalles y conclusiones que extraía sobre los edificios de Despair City, pero… pero esto…

    Dante, por su parte, también parecía extrañado e impactado.

    —¿E-El lugar donde sucedió el primer juego? Entonces, Arie… ¿puede ser que colaborase en el primer juego, de algún modo?

    —¿Huh? —aquella proposición me tomó por sorpresa—. ¿P-Por qué crees eso? Que diseñase la Academia no tiene por qué significar nada, ¿no…? Al fin y al cabo, ¿no se supone que originalmente estaba diseñada para servir como eso, como una Academia?

    El Guardián asintió con lentitud.

    —Supongo que… es cierto. Quizá no signifique nada. Pero algo me escama en todo esto… veamos la siguiente misión —y procedió, con calma, a leerla también. Esa… esa también estaba completa.

    >> “3) Mente maestra: Sobrevive a cinco clases de juicio”. Y la pista e-es… “La mente maestra del primer juego y tú tenéis una conexión”. ¿Q-Qué dem-…?

    ¿La mente maestra del primer juego? ¿S-Se refiere a Liza? ¿Arie tenía un vínculo con Liza? P-Pero esta misión… esta misión se habría completado ahora mismo. Arie aún no sabía el resultado, aún no conocía su pista. De modo que nosotros sabíamos algo que él quizá no sabía aún… ¿q-qué quería decir todo esto, en cualquier caso?

    Furioso, Dante soltó el reloj en la cama con violencia y se abalanzó al monitor, retirando bruscamente la sábana y encarando a Liza White, que seguía ahí, expectante, tras la pantalla.

    —¡Eh, tú! —gritó, furioso—. ¿Es cierto eso? ¿Es cierto que Arie y tú tenéis una conexión…?

    Y la chica pareció divertirse tremendamente, riendo sin control por unos segundos… segundos en los que Dante tuvo que contener su rabia, apretando el puño con fuerza.

    —Puhehehe… claro que es cierto —asintió, mirando con una sonrisa ladina a Dante—. ¿Qué problema hay con eso? Tsk. No es que sea la mejor persona con la que tener una conexión, pero… es cierto, Arie y yo estamos conectados por algo.

    —¿¡Por qué!? —gritó entonces el Guardián—. ¿¡Qué demonios os conecta!?

    —Upupupu, no voy a decirlo. Solo os estoy reiterando lo que dice el Monoloj, después de todo, ¡no puedo daros información adicional!

    —¡Tsk! —se quejó Dante, profundamente molesto—. ¿Quiere decir esto entonces que Arie es el… traidor que buscamos?

    Tragué saliva. ¿A-Arie? ¿En serio? N-No, no podía ser, no tenía sentido. Aunque… en el fondo, ¿quién podría ser? Fuese quien fuese el que me planteasen como traidor, mi respuesta terminaría siendo la misma, probablemente. No estaba preparado para asumirlo, a decir verdad. No estaba preparado para asumir que uno de nosotros, según decía Orm, era un traidor. Que Bezzy, Frida, Arie o el propio Dante… uno de los cuatro era el traidor. Uno de nosotros.

    Pero entonces, tal vez por un impulso inconsciente por negar la evidencia, recordé algo.

    —¡T-Tal vez esto sea mentira, Dante! —le dije—. Recuerda la misión de Bubbly y Stock, la última, ¿recuerdas? —extraje rápidamente el Monoloj del buceador, que aún guardaba en mi bolsillo, y la mostré—. En esa misión decía que una misión individual daba una pista falsa. P-Podría ser esta, ¿no crees?

    —… no sé qué pensar —susurró él—. Es demasiada coincidencia, que Arie tenga una conexión con Liza, que diseñase la Academia donde sucedió el primer juego, que parezca ser capaz de darse cuenta de tantas cosas sobre esta ciudad… ¿y si está jugando con nosotros?

    ¿J-Jugar con nosotros? D-Desde luego, si el traidor es uno de nosotros, está engañándonos a todos, de eso no hay duda. Porque estoy tan convencido de que ninguno de nosotros podría hacer tal cosa que… que sin duda estaríamos siendo tremendamente engañados por él o ella.

    P-Pero basta de cháchara, teníamos… teníamos que centrarnos.

    —E-En cualquier caso —dije—, ¿seguimos viendo el resto de Monolojs?

    Dante, algo apesadumbrado aún, asintió. Y prosiguió, tomando otro Monoloj entre sus manos.

    —La primera misión de este se llama… “Talento”.

    —Ah, ese es el mío —dije entonces, tomándolo entre mis manos—.Me falta por completar la última misión… la primera pista me hablaba de que había alguien entre nosotros con un talento falso, que resultó ser Leaffy. ¿Recuerdas que lo usé como prueba en el primer juicio?

    Dante asintió.

    —Luego… —seguí diciendo—, está la otra, la misión de “Compañero”. En ella me desvelaban quién era Lion. Sin embargo, la tercera… nunca llegué a completarla. Se titula “Vínculos”, y básicamente exige que Lion converse “íntimamente” con todos loa alumnos vivos.

    —… qué bastardos —susurró Dante—. Claramente pretendían con eso lograr que Leaffy adquiriese tu talento. Era un forma sutil de impulsarte a dejar que Lion saliese a la luz.

    Aquello… aquello me tomó desprevenido. Dante tenía toda la razón, era perfectamente posible que eso fuese cierto. De hecho, si ese era el verdadero objetivo de Leaffy y el motivo por el cual Lion era la clave del juego, entonces todo cuadra, sí: esa misión era una buena forma de engañarme. ¿Quién sabe qué habría pasado si Leaffy hubiese podido adquirir el talento de Super Analista…?

    Como fuese, zarandeé la cabeza; por fortuna, el truco no funcionó. El objetivo de Leaffy no pudo ser cumplido. Tomé mi Monoloj, suspirando con alivio, y lo regresé a su muñeca una vez más. Tras eso, seguimos revisando los relojes: debían quedar cuatro.

    —A ver este —dije yo entonces, tomando el siguiente—. La primera misión es… oh, vaya, está sin cumplir. ¿En serio no la ha cumplido aún? Dice así… “1) Cómplice: colabora en un crimen sin ser el culpable”.

    Rápidamente, el Guardián tomó el Monoloj de mis manos.

    —… es el mío.

    A-Aquello me tomó, de nuevo, por sorpresa. ¿Esa era la… misión de Dante? Wow. Me aliviaba ver que no estaba completa, en cualquier caso. Pero… menuda misión, sí. Orm o Leaffy habrían aceptado sin problemas, pero, ¿Dante? No, él… él nunca haría algo así.

    —Pffft, es una pena que no cumplieses tus misiones —le indicó entonces Liza White—. Habrías descubierto taaaantas cosas interesantes sobre ti mismo…

    Pero Dante, mirada seria, sentenció rápidamente la conversación:

    —… me da absolutamente igual no saber quién soy, no saber nada sobre mí; no lograrás que participe en tu absurdo juego, enferma.

    W-Wow, D-Dante estaba realmente molesto con Liza, ¿huh? No me extraña, todos lo estamos, pero… él parece llevarlo a un terreno más personal, después de todo, ¿huh? No en vano esta sería la segunda vez en la que los Seguidores de la Desesperación le hacían esto, y… en ambas ocasiones, el rostro del juego era ella, Liza White. Todo el odio de Dante se concentraba en ella.

    —V-Vale, pasemos al siguiente, entonces —dije, algo tenso, entregándole su Monoloj de vuelta a Dante—. Veamos… —tomé otro más; teníamos el de Arie, el de Dante y el mío, por lo que debían faltar los de Frida, Bezzy, Chisp y Leaffy. ¿Cuál de ellos era el que no estaba allí? —. En este dice… “1) Apellido: averigua la causa por la que muchos no recordáis vuestros apellidos”. Huh, no sé de quién puede ser… ni Leaffy ni Frida dijeron su apellido, así que supongo que será el de una de las dos, ¿no?

    Dante tomó el reloj y siguió leyendo.

    —… la misión está completa —dijo—. No en vano lo supimos de boca del propio Monokuma —cierto; tras el caso de Hubert, descubrimos que todos tenemos una conexión con los jugadores del primer juego, y quienes no recordábamos nuestros apellidos era… porque coincidían con el de un jugador del primer juego—. Y la pista dice así: “te apellidas “Hodges””. ¿¡Eh!? ¿H-Hodges…?

    ¿Hodges? ¿¡De Emily Hodges!?

    —¿U-Uno de nosotros se apellida Hodges? —susurré, tenso—. ¿Q-Quién…?

    —Averigüémoslo; hay otra misión completa, y dice… —Dante tragó saliva, con un nudo en la garganta, y siguió leyendo—. “2) Familias: descubre al menos una conexión familiar de alguien del grupo”. Hum. Todos supimos que Stock era el padre de Mimi Honda durante la cuarta investigación, así que… cualquiera podría cumplir esta condición.

    Asentí. Sí, ciertamente… yo también confesé mi relación con Chaddie previamente, a Ryu y a Dante, pero… después del caso de Stock y Bubbly, todos supimos de al menos una conexión familiar, sin duda. Con tensión, sin embargo, los dos leímos en voz baja la pista de dicha misión. Decía…


    “Tienes una hermana biológica, pese a que no te criaste con ella”.


    —¿U-Una hermana… biológica…? —susurré—. E-Espera un momento, entonces, ¿uno de nosotros es hermano o hermana de Emily? ¿Su hermano biológico…?

    Dante asintió, tenso.

    —Eso parece, sí. Lo que no queda claro es a quién pertenece este Monoloj…

    —S-Supongo que a Frida, ¿no? —traté de adivinar, con un dedo en la comisura de mis labios, reflexivo—. Conozco una misión de Bezzy y una misión de Chisp, así que descarto a esos dos, y… Leaffy era la novia de Drake Orestes, ¿no? Así que solo queda ella.

    Dante arrugó la nariz, como si no estuviese del todo convencido. Y, con lentitud, leyó la última misión, incompleta, en voz alta.

    —… la tercera misión dice… “3) Verdad: descubre la verdad sobre Despair City y sobre el juego de asesinato mutuo”. … está sin completar.

    L-La verdad sobre Despair City, ¿eh? El tercer motivo, eso que Chisp y Orm parecieron encontrar en el laberinto del Sector C. Hum. Me pregunto… qué tipo de pista entregaría una misión como esa.

    En cualquier caso, fuese o no el monoloj de Frida, esas misiones misteriosas parecían indicar que, en efecto, uno de nosotros era hermano o hermana de Emily, y eso… era algo gordo, sin duda. No me extraña que quienquiera que fuese lo ocultase a toda costa, desde luego; teniendo en cuenta que estamos siendo obligados a jugar a esto por Seguidores de la Desesperación, una persona tan cercana a Emily podría ser objetivo de traidores. Leaffy o los otros traidores podrían ir a por esa persona sin dudarlo ni un instante… aunque, claro, lo lógico es que los seguidores ya sepan que esa persona es quien es, ¿no? Hum.

    Como sea, teníamos dos Monolojs más que revisar.

    —Veamos el siguiente —dijo Dante—. La primera misión dice… “1) Tecnología: encuentra la tienda de informática de Despair City”. … estaba en el Sector B; quienquiera que tuviese esta misión la cumpliría muy rápido.

    —Sí, desde luego —medité en voz alta—. ¿Qué dice la pista?

    La leímos ambos en voz baja. Tras leerla, no tuvimos duda de a quién pertenecía el reloj:


    “Tu nombre real es CH1-5P, y eres un androide artificial capaz de actuar y sentir como un humano”.


    —C-Chisp… es claramente Chisp —dije, con un hilillo de voz. Aún… aún no había terminado de asumir del todo aquello.

    —… ¿qué necesidad habría de revelar esto como una pista? —meditó Dante—. ¿Acaso Chisp no era consciente de su condición de robot…?

    Ese… ese era un buen punto.

    —Supongo que no lo sería, no —me aventuré a decir—. Chisp se comportó siempre como si fuese uno más, porque realmente, tal y como dice la pista de su misión, era capaz de actuar y sentir como un humano. No sería extraño que creyese ser un humano de verdad.

    P-Pobre, debió sentirse realmente solo y excluido, ¿huh? Aunque fuese un robot, no dudo que Chisp tenía sentimientos. No dudo que sintiese de verdad. Sí, sus sentimientos serían solo códigos, pero, ¿no son eso los sentimientos de todo el mundo, códigos? ¿No son reacciones químicas calculables y medibles? Por mucho que fuese un robot… no era distinto a nosotros, ni mucho menos. Era uno más. Y lo fue hasta el final, sacrificándose por todos nosotros.

    Sin embargo, aún no terminaba de entender las acciones de Chisp durante el caso de Stock y Bubbly. Él claramente intuía la verdad, y, con todo, trató de engañarnos durante todo el juicio. Con lo colaborativo que se mostró en los tres primeros, haciendo casi todo el trabajo él… ¿por qué intentó boicotear ese caso? ¿Qué buscaba?

    Dante, por su parte, siguió leyendo las misiones; la segunda, en todo caso, ya la conocía; ahora entendía por qué Chisp no quiso enseñarme la primera de sus misiones en aquel momento, ¿huh? La segunda era aquella que le advertía del “decimoséptimo” participante, de Lion, quien, decía la pista, era clave del juego. Ahora sabemos, en gran parte, por qué era clave.

    —Habla de Lion, ¿no? —adivinó Dante.

    Yo asentí.

    —… entiendo. Chisp lo supo desde el principio, ¿huh?

    Y, de nuevo, asentí.

    —Él fue el que logró despertar a Lion, después de todo —recordé, con algo de nostalgia y de tristeza—. Siempre trató de… protegerle, supongo. Le despertó antes de que lo hiciese Leaffy, y trató de hacerme saber quién era Lion y por qué era tan importante ocultarlo del resto. No se equivocaba al pensar que era peligroso.

    —Este Chisp… era todo un genio, supongo —Dante, entonces, sonrió ligeramente. Y pronto volvió a su actitud seria habitual, leyendo la última de las misiones de Chisp—. Veamos la última misión que tuvo: dice así, “3) Salida: llega al final del laberinto”. Está cumplida… de modo que está claro que sí que logró descubrir el secreto, ¿huh?

    Sí, no hay duda… Orm no nos mentiría, no ahora, no en este momento. Su fachada de “amante de la desesperación” ya no le es útil, supongo; la usó para antagonizar a Leaffy y para lograr crear la situación de los traidores de forma convincente… y vaya si le funcionó.

    —¿Cuál es la pista? —pregunté, algo nervioso.

    Y Dante la leyó.

    —“Aunque el juego termine, quienes lleguen al final nunca lograrán salir de Despair City”. ¿E-Eh? ¿Qué nunca… lograremos salir, aunque el juego termine?

    —¿Q-Qué clase de basura es esa? —me quejé, mirando a la pantalla. Liza White, que había seguido ahí, observándonos fijamente, me dedicó una sonrisa ladina.

    —Ah, no lo sé… —dijo, divertida—. Pero si lo dice ahí, será verdad, ¿no? ¿O vas a seguir negando la verdad diciendo que tal vez esta sea la pista falsa?

    —T-Tsk —m-maldita perra, sabía bien cómo tocar donde dolía.

    P-Pero de ser esta pista verdad… de ser cierta… ¿estaremos realmente atrapados para siempre? ¿Es verdaderamente imposible salir de esta ciudad…?

    —… me muero por ver tu cara cuando veas que salimos de aquí, maldita —le dijo, hiriente, Dante.

    Pero ella le respondió de forma más hiriente aún.

    —Con que te mueras, a secas, yo estaré contenta. Upupupu~.

    T-Tsk,, la última pista de Chisp, sin duda, sonaba… realmente mal para nosotros. P-Pero no había nada que temer; al final venceríamos, estaba seguro. Emily vendría a rescatarnos, ¡l-lograríamos salir, por mucho que dijese ese estúpido Monoloj que era imposible!

    Obviando eso, solo… solo nos quedaba un Monoloj por revisar.

    —Este es el último, pues —dijo Dante, tomando entre sus manos el último de los Monolojs—. La primera misión se titula… “Amor”.

    —… es el de Bezzy —dije. Recordaba a la perfección esa primera misión, sí.

    —De modo que el que falta es el Monoloj de Leaffy, o el de Frida, ¿huh? —meditó Dante—. Probablemente el de Leaffy, de hecho.

    Sí, eso parecía. La cuestión es, ¿dónde estaba? Recuerdo que Leaffy no llevaba su Monoloj en la investigación del caso; sin duda fueron siete los Monolojs sustraídos, ¿por qué faltaba uno?

    Como fuese, era hora de descubrir qué otras misiones tenía Bezzy. Fui yo mismo el que leyó la segunda.

    —Veamos, la segunda misión es… “2) Inmunidad: sobrevive a un ataque hacia tu persona por parte de un compañero”. Y está cumplida…

    —Fue cuando Orm la atacó, sin duda —meditó Dante—. De modo que debe haberla cumplido hace muy poco tiempo… quizá ni siquiera la haya llegado a leer. ¿Qué dice la pista?

    Ambos, pues, leímos en silencio la pista.


    “Sobrevivirás este juego, pues es imposible que mueras”.


    … ¿qué? ¿Qué es imposible que Bezzy… muera?

    —“E-Es imposible que mueras” —repitió, contrariado, Dante—. Q-Qué dem…

    —Entonces… ella es la persona “destinada a sobrevivir”, ¿no? —reflexioné en voz alta.

    Pero, ¿cómo? ¿Cómo es eso posible, como es posible que se afirme con tanta rotundidad que “es imposible” que Bezzy muera? Estaba en riesgo, igual que todos los demás, ¿no? Por tanto, podría haber sido asesinada en cualquier momento. Ryu, por ejemplo, podría haberla escogido a ella como víctima. ¿Cómo iba a salvarse si él o cualquier otro hubiese decidido ir a por ella…?

    —V-Veamos la última misión —susurró Dante, que procedió a leerla—. Dice… “Victoria: supera la sexta y última clase de juicio”. Está sin cumplir…

    … claro, naturalmente; aún no habíamos pasado por dicha clase de juicio. Pero esto confirma una vez más la teoría de que no puede haber más de seis asesinatos en este lugar. Confirma lo que la tercera misión global y el Sector E ya dejaban entrever; que es imposible que haya más de siete casos, y que, al final, quedarían solo miembros de los traidores, la persona destinada a sobrevivir y la persona “clave” en el juego, suponiendo eso el final del juego.

    De modo que dichas personas serían… Leaffy, Bezzy, Lion y dos traidores más, ¿no es así? Y, según Orm… otro de los traidores, además de Leaffy, ya está muerto, de modo que, actualmente, solo podrían sobrevivir tres personas según la lógica de este juego: ese traidor, Bezzy y… y yo. Y Lion.

    Miré a Dante, y los dos compartimos una mirada tensa durante unos segundos. Era como si estuviésemos reflexionando mientras compartíamos nuestros pensamientos solo a través de los ojos. Las misiones de Bezzy no hacían más que arrojar más incógnitas a todo esto, ¿huh?

    —… Pyro, creo que… es mejor que, de momento, no compartamos esto con nadie —susurró Dante—. Si la h… ipótesis de Orm es correcta, puede que uno de estos Monolojs pertenezca al traidor… y puede que juguemos con ventaja si él no sabe que sabemos sus misiones.

    Asentí, tenso.

    —… de todas formas —continuó Dante—, seguimos sin saber dónde se encuentra uno de los monolojs… no debe estar muy lejos, ¿verdad que no?

    Y, sin esperar un instante, Dante siguió revolviendo entre todas las cosas de Orm. Yo, algo distraído, aún impactado por toda la información que habíamos acumulado en un instante, hice lo propio… y no tardé en encontrar algo interesante: una nota, una nota escrita a mano. Cuando empecé a leerla, supe de inmediato qué era.

    —Tsk, no hay rastro del otro Monoloj —se quejó Dante.

    —… no, pero he encontrado otra cosa —le dije yo—. Esta debe ser la nota que le pasaron a Orm, esa que mencionó, ¿recuerdas? —le expuse, mostrándole el papel—. Aquí… dice todo lo que Orm dijo. Se le revela que Leaffy es una traidora, y se le explica todo lo que Orm nos explicó: que era la pareja de Drake, que este era parte del Gobierno, que siguió órdenes de los Seguidores de la Desesperación pero les traicionó por Emily, que ella quedó sola, que comenzó a distorsionar la esperanza como forma de tratar de “emular” a Emily, pero que en el fondo la odia… todo.

    —Ya veo —susurró Dante, acercándose y tomando la nota—. Se ve que verdaderamente se querían deshacer de ella.

    —¿Por qué dársela a Orm, en cualquier caso? —medité.

    —… bueno, salta a la vista que Orm sospechaba fuertemente de Leaffy casi desde el principio —se aventuró a decir el Guardián—. Y la mente maestra, quien escribió la carta… posiblemente lo sabía. De modo que supo que Orm era su mejor apuesta. Supo que Orm se desharía de Leaffy sin dudarlo.

    S-Sí, tiene sentido. Y sin duda, si alguien podía hacer eso, ese era el Prodigio. Pocos más aquí podrían vencer a Leaffy. Intentar atacarla, teniendo en cuenta que era la Super Genio, era una locura; solo un plan como el que elaboró Orm funcionaría contra ella, y solo alguien como él desarrollaría ese plan. Qué curioso… fueron Orm, Lion y Chisp los que derrotaron a Leaffy, y, casualmente, diría que, junto a ella, eran los tres más inteligentes. Los tres más capaces de vencerla.

    Sin embargo, nuestros pensamientos fueron interrumpidos por la voz de Arie. El chico se asomó a la puerta, con aspecto estresado. Y, cuando le vi, no pude evitar tragar saliva por un instante, asustado. ¿De veras cabía la posibilidad de que él… fuese… e-el traidor…?

    Con todo, solo vino para decirnos algo, alarmado, bastante interesante:

    G-Guys, ¡tenéis que venir al Sector F rápido! ¡N-No os vais a creer lo que hay allí!

    Miré a Dante, y ambos asentimos. De igual forma, poco más podríamos extraer de la habitación de Orm. Era hora de dirigirse al último Sector de Despair City. Fuese lo que fuese lo que allí nos esperaba… estaba preparado.

    Lista de alumnos:

    6 vivos


    1- Pyro Redflame / Lion: Sin talento / Super Analista
    [​IMG]

    - Edad: 19
    - Conexión con el primer juego: es el hermano de Chad Redflame.
    - Misiones individuales:
    1) Talento: descubre al participante con talento falso >> Pyro carece de tarento alguno.
    2) Compañero: averigua las conexiones de, al menos, tres participantes del juego >> Lion, el Super Analista, duerme dentro de Pyro, compartiendo su cuerpo.
    3) Vínculos: haz que Lion conozca y converse íntimamente con todos los alumnos vivos.
    - Datos obtenidos:
    1- Pyro carece de talento alguno; sin embargo, en el pasado, cuando Pyro aún no era demasiado mayor, uno de los fundadores de los Gamma, Lion, el Super Analista, sufrió un ataque del enemigo que le dejó prácticamente muerto. El Profesor Abeto, líder original de los Gamma, logró mantenerlo con vida artificialmente. Lion era capaz de razonar de una forma espectacular, sacar deducciones imposibles valorando las distintas posibilidades de un evento y, por tanto, era capaz de predecir muchos sucesos; entre otras cosas, predijo su terrible destino, y dejó a Abeto la misión de ligar su conciencia a la de Pyro, a quien escogió específicamente por algún motivo. Desde entonces, Pyro y Lion han sido uno solo, conviviendo ambas mentes, ambas conciencias, en el cuerpo del joven Redflame.

    2- Ryu Guardane: Super Entrenador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 23
    - Conexión con el primer juego: era el mejor amigo y rival de Alpha Xenodis, y, tras quedar paralítico por su enfermedad, se convirtió en su entrenador.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos: ???


    3- Chisp: Super Informático
    [​IMG]
    - Edad: 20
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales:
    1) Tecnología: encuentra la tienda de informática de Despair City >> Tu nombre real es CH1-5P, y eres un androide artificial capaz de actuar y sentir como un humano.
    2) Estudiantes: descubre dónde se encuentra el decimoséptimo participante en el juego de asesinato >> Lion, el decimoséptimo estudiante, es una de las claves de este juego.
    3) Salida: llega al final del laberinto >> Aunque el juego termine, quienes lleguen al final nunca lograrán salir de Despair City.
    - Datos obtenidos:
    1- Chisp afirma que creció solo con su padre y sus hermanos. Afirma que no tuvo madre, que no sabe nada de ella. Asegura que su padre le enseñó todo lo que sabe sobre informática y que él era su hijo favorito. Al parecer, pese a que nadie lo diría, Chisp fue todo un niño mimado.
    2- Según el Informático, si se dedica a la Informática es solo porque su padre le enseñó precisamente sobre esa disciplina; afirma que tiene la capacidad para haber desarrollado cualquier talento. En principio, como informático, se dedicó fundamentalmente a actuar de forma ilegal, hackeando sistemas; motivo por el que fue seleccionado para unirse a los Neo-Gamma, en primer lugar.


    4- Frida: Super Sastre
    [​IMG]
    - Edad: 18
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Frida parece tener su propia marca de moda, encargándose ella misma de hacer diseños y convirtiéndose en alguien famosa en el mundo de la moda. Ella afirma que ama a los tejidos, la ropa, los diseños, la moda... pero su amor va más allá de algo meramente profesional: Frida tiene elifilia, una parafilia sexual que le hace sentir placer al tocar y estar en contacto con ciertos tipos de tejido.


    5- Hubert Mattsson: Super Ajedrecista [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Inicios: entra en el Sector A de Despair City por primera vez >> Fuiste miembro de los Gamma originales, y, junto a Dante, tienes una misión muy particular.
    2) Infiltrado: permanece tres días en Despair City >> Estás entre el grupo como infiltrado, con la misión de vigilar y desenmascarar a cierta persona.
    3) Desesperación: conversa con Liza White a través del monitor de tu cuarto en al menos tres ocasiones >> La Seguidora de la Desesperación a la que debías vigilar, mente maestra de este juego, es Leaffy.
    - Datos obtenidos: ???


    6- Dante Miles: Super Guardián
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Cómplice: colabora en un crimen sin ser el culpable
    - Datos obtenidos:
    1) Dante afirma no recordar nada sobre su infancia: ni sus padres, ni hermanos, nada absolutamente. Según él, desde corta edad solo se preocupó por proteger a Emily, viviendo siempre a su vera, como una suerte de Guardaespaldas, pese a no considerarse un hijo adoptivo de Abeto como tal. Poco a poco, se enamoró de la Modelo. Parece ser que para Dante no existe nada en el mundo más allá de Emily; que solo se define a sí mismo como el "Guardián".
    2) Dante no recuerda si alguna vez tuvo un pokémon, aunque parece que en su borrosa mente recuerda a alguno. Ni siquiera sabe si el pokémon con el que Abeto "fusionó" su ADN fue uno concreto o un compendio de muchos, o si fue, quizá, su propio compañero. También recuerda estar tremendamente vinculado a una llave, una llave que, para él, era casi tan importante como su propia vida.

    7- Bubbly Phelps: Super Buceador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 27
    - Conexión con el primer juego: era el cuñado de Mimiko Honda, marido de Matt, su hermano.
    - Misiones individuales:
    1) Supervivencia: sobrevive al menos una semana en Despair City >> La persona del primer juego vinculada a ti es una de las supervivientes.
    2) Arte: crea cualquier obra de arte durante tu estancia en Despair City >> Tu pareja, el hermano de una de las participantes del primer juego, era artista.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.

    - Datos obtenidos:
    1- El padre de Bubbly era buceador, dedicado a buscar tesoros y barcos hundidos en las profundidades marinas. Bubbly solía bucear con él de pequeño, acompañándole en algunas misiones. Una de esas veces, el padre encontró un barco y entró en él, quedando atrapado. Terminó por quedarse sin oxígeno, muriendo ahogado y dejando a Bubbly a la deriva en el barco. Finalmente, fue rescatado, y Bubbly decidió convertirse en buceador como su padre, con el objetivo de encontrarle. Pese a que fue capaz de llegar al barco en el que murió atrapado, Bubbly no encontró a su padre allí.


    8- Leaffy: Super Genio [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: era la pareja de Drake Orestes.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Leaffy, parece ser, tuvo una infancia complicada. Al ser la Super Genio, todos esperaban siempre muchísimo de ella y muchos de sus compañeros la despreciaban y envidiaban profundamente por ello. Su talento, además, la hizo aburrirse fácilmente ante cualquier reto, ya que podía desarrollar fácilmente la capacidad que desease. Por eso, y tal vez como medio de escape de su realidad, comenzó a fascinarse por la esperanza, ya que, afirma, el talento de Emily Hodges es el único que no podría aprender.
    2- Al parecer había una persona muy querida para Leaffy, pero esa persona, según sus palabras, la "abandonó por la esperanza". Su ser querido se marchó y nunca regresó, y eso causó un gran resentimiento en ella, que decidió entonces convertirse en una suerte de adalid de la esperanza, pero... tal vez porque la cosa que más idolatraba (la esperanza) le "quitó" a quien más quería, empezó a ver dicha esperanza de una forma ciertamente distorsionada, su concepto particular de la esperanza.


    9- Ixie Brigitte: Super Naturópata [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Ukitashi.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Brendan Ruby, el Super Periodista.
    - Datos obtenidos:
    1- Ixie parece ser consciente de que sus métodos curativos naturales no son siempre "curativos" en el sentido estricto de la palabra. Aunque sigue pensando que en muchas ocasiones curan de verdad, afirma que si la mente cree que algo curará el cuerpo, al final, el propio cuerpo terminará sanando. Ella basa gran parte de su investigación y de su trabajo en la confianza, en la fe, y considera indignante que los médicos "de verdad" rechacen a pacientes terminales solo porque la ciencia no puede encontrar solución para su enfermedad. Al parecer, ella se hizo muy famosa por sus tratamientos, ya que logró curar a aun paciente deshauciado y declarado terminal con sus medicinas naturales.


    10- Oxy Gehirn: Super Psicóloga [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Brendan Ruby.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Ukitashi, el Super Comilón
    - Datos obtenidos:
    1- Oxy tiene fobia a lo ilógico, a aquello a lo que no puede dar explicación. Afirma que se hizo psicóloga porque la mente de las personas es una de las cosas más difícil de explicar de todas. Desde que se convirtió en psicóloga, llevó los casos más difíciles, siempre buscando lo más complejo de todo, porque afirma que encontrar explicación a cosas que parecen no tenerla es su especialidad. Por ello, parece que, más que fobia a lo ilógico, tiene miedo al fracaso, a no ser capaz de encontrar una explicación para ciertas cosas.


    11- Orm: Super Prodigio [VIVO]
    [​IMG]
    - Edad: 12
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1. Orm detesta a la gente sin talento, por considerarlos simples, normales, y carentes casi de un rasgo distintivo que les haga diferentes. Odia la normalidad, y parece obsesionado con destacar en algo. Al parecer, aparentemente hay alguien en su vida que recibía toda la atención simplemente por ser "especial", mientras que él insistía en seguir esforzándose en ser el mejor en todo para lograr destacar.
    2. La gran capacidad de Orm para mostrarse diestro en todo hacía, de hecho, que la gente le terminase ignorando al ver que era capaz de valerse por sí mismo. Parece que su odio por lo normal surge, realmente, de una profunda envidia por la atención que las personas normales conseguían por su condición. Sin embargo, al parecer esa misma persona que siempre lograba toda la atención que él no también tenía alguna suerte de cualidad o talento; y dicha cualidad era una de las pocas cosas en las que Orm no podía destacar. Pese a los celos que siempre ha sentido por esa persona, es consciente de que le quería, de igual modo que Orm admite compartir esos sentimientos.
    3. Orm tenía un hermano que era, al parecer, el que recibía toda la atención que él perdía debido a ser tan hábil en todo. Orm era el inteligente y habilidoso, y no su hermano, pero, con todo, su hermano era el que captaba toda la atención que él anhelaba. En el fondo, realmente, ambos hermanos se querían profundamente, y si bien Orm sentía celos de él, probablemente él desearía no ser víctima de toda esa atención, y viceversa.


    12- Stock Honda: Super Empresario [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 47
    - Conexión con el primer juego: era el padre de Mimiko Honda.
    - Misiones individuales:
    1) Trampa: haz que alguien caiga en una trampa preparada por ti >> Una de las misiones globales tiene una trampa; no todos encajan.
    2) Padre: protege a uno de los estudiantes de salir herido >> Eres el padre de una de las supervivientes del primer juego.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.
    - Datos obtenidos: ???


    13- Gea Lehrer: Super Profesora [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 33
    - Conexión con el primer juego: profesora y representante de Talía Wells.
    - Misiones individuales:
    1) Vínculos: averigua qué conexión tenéis con el juego de asesinato mutuo >> Fuiste la representante y maestra de Talía Wells.
    2) Teddy: descubre quién es realmente Teddy >> La propietaria de Teddy planeó traicionar a sus compañeros.
    3) Actores: ofrécete para participar en una actuación >> Uno de tus compañeros es incapaz de reconocer los rostros de otros.
    - Datos obtenidos: ???


    14- Spok Krueger: Super Ladrón [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 28
    - Conexión con el primer juego: era alumno de esoterismo de Elisa Daroch.
    - Misiones individuales:
    1) Aprendizaje: averigua al menos tres misiones individuales de los demás >> fuiste enseñado por la mejor médium de todos los tiempos.
    2) Rostros: logra identificar a todos los participantes de este juego >> uno de tus compañeros usa la identidad de otra persona sin saberlo.
    3) Ladrón: roba al menos diez objetos de otros >> uno de tus compañeros tiene algo que no le pertenece.
    - Datos obtenidos:
    1- Aparentemente, Spok es el mejor ladrón de toda Galeia, del mundo entero, pero detesta ser ladrón; afirma que sus padres murieron y que por eso tuvo que comenzar a robar. De hecho, dice que, pese a que murieron, nunca le dejaron. Dice que los muertos le fascinan, porque, en palabras del propio Spok, son los únicos a los que no puede robar.


    15- Arie O'Gehry: Super Arquitecto
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales:
    1) Trasnochador: pasa al menos 3 noches fuera del hotel > hay alguien que no puede salir por las noches.
    2) Arquitectura: comparte con alguien detalles sobre el diseño de un edificio o construcción de Despair City >> Tú diseñaste la Academia de los Gamma, donde sucedió el primer juego.
    3) Mente maestra: Sobrevive a cinco clases de juicio >> La mente maestra del primer juego y tú tenéis una conexión.

    - Datos obtenidos:
    1- Según Arie, él no era un buen estudiante, pero tenía un don para la arquitectura, con altísimo razonamiento espacial. Pasaba los días de clase dibujando y creando diseños, desatendiendo sus responsabilidades. Sin embargo, sus ideas eran tan alocadas que no podía conseguir financiación de ningún tipo, de modo que no podía hacerse un hueco en el mundo de la arquitectura; todo el mundo rechazaba sus proyectos tachándolos de "imposibles". Por fortuna para él, tenía una amigo que consiguió financiación para él de alguna forma. Sin embargo, parecieron hacer un trato, de modo que Arie tuvo que devolverle el favor a su amigo en algún momento...
    2- Arie afirma que trabajó para los Gamma en cierto punto, creando diseños para ellos. También, para devolverle el favor a su amigo, quien le facilitó los ingresos para financiarse en el mundo de la arquitectura de forma "poco legal", creó para él numerosos edificios y otros proyectos, aunque Arie nunca supo para qué. Afirmaba que no entendía a su amigo, pero que le comprendía; al parecer los dos se dieron siempre apoyo cuando el resto no les entendían, pues el Arquitecto afirma tener una forma de pensar un poco abstracta y errática, y solía ser criticado y rechazado por su comportamiento.


    16- Bezzy Hoffe: Super Violinista
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: fue la novia de Effy Joy.
    - Misiones individuales:
    1) Amor: encuentra el auditorio de Despair City >> La persona a la que amabas murió en el primer juego de asesinato mutuo.
    2) Inmunidad: sobrevive a un ataque hacia tu persona por parte de un compañero >> Sobrevivirás este juego, pues es imposible que mueras.
    3) Victoria: supera la sexta y última clase de juicio

    - Datos obtenidos:
    1. Bezzy es una virtuosa con todos los instrumentos, pero parece ser que fue gracias a una persona muy especial para ella, aparentemente su interés romántico, que se comenzó a especializar e interesar por el violín en específico. Solo ha fallado una nota en toda su vida.
    2. Bezzy tenía miedo escénico en un inicio, y tocaba "a sordas", valorando la música como algo completamente mecánico, sin disfrutarla ella misma; ella era la única persona que no podía disfrutar de su música. Sin embargo, al conocer a su pareja, ella pareció inspirarla y ayudarla a superar ese miedo, acompañándola a cada concierto. Al mismo tiempo, ella le fue mostrando a Bezzy la verdad sobre los Gamma y sobre el Gobierno de Galeia...
     
    • Fangirl Fangirl x 6
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  4.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    6138
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Vida mortal, investigación, parte 2



    Cuando Arie vino a avisarnos, Dante y yo no dudamos en seguirle hasta el citado Sector F. Al llegar allí, nos encontramos con que Frida y Bezzy también andaban por la zona; nos encontrábamos, pues, todos menos Orm allí.

    —Uf… puf… —jadeé, cansado, pues habíamos venido corriendo a toda velocidad. Y, cuando alcé la cabeza allí, en el Sector… mi boca se abrió por completo—. W-Wow… ¿q-qué es eso?

    Frente a nosotros se alzaba el Sector F… que era, en su mayoría, un sector completamente vacío. Lo único que había era, además de un gran edificio en un lateral, una puerta enorme, gigantesca, adherida a la sección correspondiente al sector del muro que rodeaba toda la ciudad.

    —¿E-Es una puerta? —inquirió Dante, atónito, mientras observaba aquello.

    Sí, parecía una puerta, pero… era una puerta gigante, que parecía más la puerta de una caja fuerte de un banco que otra cosa. En la parte más alta de la misma ponía “EXIT” en grandes letras brillantes… y, en el centro de la puerta, una pantalla mostraba, con iluminación roja, un número: un 3.

    —¿Q-Qué demonios…? —aquella puerta parecía una salida, ¿no? —. ¿Es la salida? —pregunté, nervioso—. A-Arie, ¿se puede salir por aquí?

    Arie, sin embargo, suspiró.

    —Nah, no es tan fácil —terminó diciendo, alicaído—. I mean, he intentado abrirla, pero es imposible, es demasiado grande y pesada como para hacerlo a la fuerza, y está bloqueada. Conozco puertas de este estilo, tho; son usadas como medida de seguridad impenetrable. Normalmente se desbloquean con algún código o contraseña, pero aquí no hay nada para introducir ninguna.

    —¿Y qué quiere decir eso? —preguntó Dante.

    El Arquitecto calló un instante, reflexivo… y finalmente, habló de nuevo.

    —… creo que la clave may be el número iluminado en el centro. ¿Podría ser una cuenta atrás? Tal vez ndique días o algo así, y la puerta está programada para abrirse cuando ese tiempo pase.

    … ¿días? ¿Una cuenta atrás? Hum…

    —Lo que parece claro —siguió diciendo Arie—, es que a esta ciudad hemos tenido que entrar por algún lado, right? Por muy bajo tierra que esté, debe accederse por alguna parte, y… este es el único sitio que parece indicar la presencia de una conexión con el exterior.

    —Ya veo —susurró Bezzy, hablando por primera vez desde que llegamos allí—. De modo que… ¿crees de veras que si abrimos esta puerta podremos salir?

    Frida pareció emocionarse.

    —E-E-Entonces, ¿b-basta con esperar tres días…?

    Fruncí el ceño. ¿De veras sería tan fácil, tan sencillo? No, no creo que… fuese tan simple. Debía haber algún truco.

    —En cualquier caso —sentenció de pronto Arie, despertando nuestras cavilaciones—, esto no es lo único impactante de este sitio. Come here, hay algo más.

    ¿Más? ¿Había más? Tragué saliva, y miré a Bezzy, Dante y Frida. Todos parecíamos igual de confusos, igual de desorientados, igual de… tensos, de algún modo.

    Arie nos llevó, pues, hasta el otro edificio que había en la zona. Era un edificio simple, rectangular y alargado, de una sola planta, pintado de blanco y sin ornamentos ni nada particular. Una pequeña puerta permitía el paso al interior; Arie la abrió sin dificultades, y la cruzamos… solo para ver algo inaudito.

    Aquello era como la sala de vigilancia de la fábrica, como la sala donde Orm me encerró, pero… a una escala mucho mayor. Había centenares de monitores allí, todos ellos mostrando zonas de Despair City. En ellos podía verse la mansión encantada en todas sus salas, la tienda de informática, el auditorio, cada camerino del mismo, la granja, el silo, ¡h-hasta el interior del depósito de agua! Todas y cada una de las zonas de Despair City se mostraban ahí, en esas cámaras estáticas.

    —Q-Qué demonios… —tartamudeó Dante.

    Arie, sudor frío recorriendo su frente, asintió.

    I know, right? —dijo, con un nudo en su garganta—. Este… este parece el lugar desde el que se vigila todo el juego. No hay ni un solo rincón de Despair City que no aparezca en esta gigantesca pared, buthow? ¿Cómo es posible?

    —¿Huh? —Bezzy inclinó la cabeza a un lado—. ¿A qué te refieres?

    Pero yo sabía a qué se refería; Arie ya lo había comentado alguna que otra vez.

    —Hay… hay imágenes aquí de zonas en las que no hay cámara de ningún tipo —aseguré—. ¿Cómo puede ser que se esté grabando si no hay cámara para grabar nada…?

    —… ciertamente, es… es muy raro —confirmó Dante.

    —¡Y-Y-Ya sé! —dijo de pronto Frida—. ¿Y-Y si son g-g-grabaciones de otro momento en el que s-sí había cámaras a-ahí? Así parecería q-que se está g-grabando ahora mismo incluso s-s-sin haber nada que grabe, ¿n-no?

    Arie pareció valorarlo por un instante.

    —… podría ser —terminó diciendo—. Comprobémoslo, then: iré al Sector D, por ejemplo, y entraré al silo. Me consta que ahí no hay cámaras. Si me veis en los monitores, entonces la teoría de Frida es incorrecta, but si no aparezco, está en lo cierto.

    Asentí. Era… era una gran idea. Así pues, vimos cómo Arie salía del lugar, casi trotando. Y no pude evitar mirar a Dante, que le observaba todo el tiempo con rostro lleno de duda. ¿Seguía… seguía pensando que él podría ser el traidor? Uh… uno de nosotros lo era, después de todo, ¿n-no? Eso es lo que Orm creía.

    Como fuese, terminamos quedando expectantes, los cuatro, a los distintos monitores, siguiendo el recorrido de Arie. Pudimos verle cruzar hasta los alrededores del hotel, entrar en el Sector D, todo; no en vano en esas zonas sí había cámaras. Si la teoría de Frida era cierta, es probable que solo fuesen grabaciones aquellas imágenes de zonas donde no había cámaras… de modo que, pacientemente, seguimos el recorrido de Arie hasta llegar al silo. Mis ojos, mientras tanto, no pudieron evitar fijarse en la enfermería del hotel, que también se reflejaba ahí. Orm, aún con ojos cerrados, seguía en la cama, recuperándose de su herida. Me aliviaba ver que seguía ahí, y podía verse cómo respiraba, dormido plácidamente. N-Nunca pensé que me alegraría tanto por ver que precisamente Orm estaba bien.

    En todo caso, finalmente, Arie cruzó las puertas del silo, en la plataforma sobre el grano, y… pudimos verle entrar perfectamente, siendo filmado por una cámara inexistente.

    —E-En efecto… Frida se equivocaba —sentenció Bezzy.

    —J-J-Jo, lo siento —susurró ella, alicaída.

    Sí… se equivocaba. La imagen era en directo, sin duda. Arie alzó entonces las manos, como intentando hacerse notar, y buscó con la mirada la cámara, sin éxito. En más de una ocasión sus ojos se dirigieron directamente hacia nosotros, pero no parecía ver cámara alguna, y es que… no había cámara alguna. ¿Cómo era posible? ¿Cómo podían estos monitores de vigilancia mostrar zonas en las que no había cámara que grabase nada? C-Casi parecía magia.

    En todo caso, tras un rato, Arie se marchó de la zona, encaminándose de nuevo hacia donde nos encontrábamos, y… nosotros, mientras esperábamos que regresase, no lo dudamos: empezamos a investigar con detenimiento aquella zona.


    … teníamos un juego absurdo que terminar, después de todo.

    Aquel lugar era muy grande, sin duda. El edificio tenía una pared llena de monitores, sí, pero… me fijé en un detalle curioso. Y es que había centenares de cables por todas partes, cables que llevaban a algún lugar. Los seguí con la mirada, mientras Dante se preocupaba por revisar bien los monitores y Bezzy y Frida parecían preocupadas por intentar encontrar algo.

    Y los cables me fueron llevando hacia una… una cama. Sí, una cama. Doblando una esquina del lugar me encontré con una cama de sábanas blancas, impoluta, como si no se hubiese usado nunca. Sobre la isma había una especie de… ¿casco? Un casco gigantesco, de metal, al que conectaban todos los cables.

    —¿Qué dem…? —musité, frunciendo el ceño. No tenía ni idea de qué era eso, pero me provocaba escalofríos solo de mirarlo.

    La voz de Arie me alertó entonces, jadeante.

    —¿Y-Y bien, chicos? ¿Se me veía en las cámaras?

    Di media vuelta y caminé hasta acercarme al Arquitecto. Tras un hondo suspiro, asentí.

    —… s-sí, se te veía perfectamente —dije—. ¿No viste cámara alguna, cierto?

    Y él, tenso, negó con la cabeza.

    D-Damn it, qué demonios…

    S-Sí, eso digo yo, Arie, qué demonios. ¿Qué es Despair City, en cualquier caso? ¿Qué narices pasa aquí…?

    Me dirigí entonces hasta Bezzy y Frida.

    —¿Qué hacéis, chicas?

    —O-Oh, B-Bezzy ha pensado q-que tal vez h-haya grabaciones c-como en el c-caso de Chisp —me dijo la Sastre.

    Ah, sí, era una buena idea, claro… tenía sentido Aunque las imágenes fuesen en directo, debía haber una grabación almacenada en alguna cinta o algo así, ¿no? Era la única forma de comprobar quién había matado a quien… de no haber grabaciones, uno solo podría saberlo si veía las cámaras en directo en cada momento, lo cual parece casi imposible.

    —… pero no parece que haya nada —dijo, entristecida, Bezzy—. No hay ningún aparato de CD’s, cintas… nada. No es como la sala de vigilancia del Sector E, desde luego.

    ¿N-No había grabaciones? P-Pero entonces… ¿quién podría saber quién mataba a quién? Definitivamente ninguno de nosotros podría haber estado aquí las 24 horas… no es posible que uno de nosotros, sin grabaciones, pudiese presenciar estos monitores. Entonces, ¿quién los veía? ¿Quién era el que se aseguraba de que Monokuma, de que Liza White, no se equivocaba en su veredicto?

    —Tsk —terminó por decir Dante, frustrado—. Maldita sea, no tenemos ni una sola pista de qué demonios pasa aquí, ¡joder!

    P-Parecía muy enfadado. Con ira, se acercó a una de las paredes y golpeó con su puño en ella. Arie, a su lado, trató de calmarle.

    —D-Dante, take it easy, ya verás como-

    Pero fue bruscamente interrumpido.

    —Emily tendrá que venir a salvarnos, ¡y se supone que yo debo salvarla a ella! Pero estoy… impotente aquí, ¡demonios!

    Y golpeó de nuevo la pared… accionando, sin querer, una especie de interruptor secreto. De pronto, a su lado, Arie se vio envuelto en una especie de cristal que emergió sin previo aviso del suelo a sus pies. El cristal, como si fuese una cápsula, le envolvió por completo.

    —¡W-Wowowowow! —gritó el arquitecto, poco antes de que el cristal se hundiese bruscamente bajo tierra, ante la mirada atónita de todos los presentes.

    —¿Q-Qué ha sido eso…? —musité, confuso—. ¡A-Arie! —grité, mirando al suelo.

    Dante, con los ojos desencajados, clavó su mirada en la pared entonces, acercándose a ella.

    —… h-hay un interruptor diminuto aquí… tremendamente camuflado.

    —¿Huh? ¿In… terruptor? —preguntó Bezzy, junto con Frida, acercándose ambas a comprobarlo.

    Quedé confuso, por un instante. ¿Qué fue… eso? ¿A dónde se fue Arie?

    —… parece que es un ascensor a algún sitio oculto —susurró Dante, mientras se disponía a pulsarlo de nuevo… pero entonces, alguien irrumpió en la sala.

    —¡H-Hey, vosotros! ¡Alto ahí! —era Monokuma, que parecía altamente preocupado—. ¡Se supone que no deberíais tocar eso! ¡Es algo para el staff!

    ¿Staff? Dante, mirándolo con los ojos entrecerrados, cargados de rabia, le dijo:

    —… ¿ah, no? Pues qué pena: mira cómo lo pulso.

    Y tocó el botón, ante la mirada asustada de Monokuma. Esta vez, el cristal lo envolvió a él, que también fue “tragado” por el suelo.

    —¡U-Upupu! ¡P-Pues y-ya está, se han muerto ambos! —dijo Monokuma, alterado—. N-No vayáis con ellos, eh, si no queréis m-morir vosotros también.

    Bezzy frunció el ceño, caminando hacia la pared.

    —Buen intento, pero no cuela, Monokuma. ¡No me lo creo!

    —¡E-Espera, p-podría ser peligroso! —gritó Frida, alarmada.

    Pero nadie detuvo a Bezzy. Pulsó el botón, y el cristal la tragó también a ella.

    —U-Ugh —susurró Frida, tensa, acercándose dubitativa a la pared—. ¿S-Seguro que no pasará nada…?

    —Upupupupu —el oso, aunque aún con el rostro lleno de pánico, trató de reír de forma convincente—. A-Adelante, si quieres morir estripuchada, ¡dale!

    Y Frida, con dedo tembloroso, no parecía atreverse a darle al botón. Pero… estaba con Bezzy: era un farol de Monokuma, por supuesto. Porque si eso fuese una trampa mortal, entonces Bezzy no la habría pulsado. Porque yo sabía que tenía inmunidad. De modo que fui yo el que presionó el interruptor, sorprendiendo a Frida, que fue absorbida por el “ascensor”, también.

    —… que te joda, Monokuma. Que te jodan, Liza White —dije yo mismo, una vez que quedé solo—. Los Seguidores de la Desesperación no pondréis las garras sobre el Súper Analista jamás.

    Y, tras decirle aquello a Monokuma… también pulsé el botón.

    El cristal que me envolvió, efectivamente, funcionaba como una especie de cúpula-ascensor. A gran velocidad, se desplazó bajo el suelo, llevándome como si fuese una lanzadera a algún sitio. Iba tan rápido que mareaba un poco, ciertamente. Cerré los ojos con fuerza, y… cuando noté que todo se detuvo, los abrí de nuevo.

    La cápsula se disipó, y pude caminar. Estaba… estaba más abajo aún. Debajo de Despair City, en una… sala oculta. Y allí estaban Arie, Dante, Frida y Bezzy, los cuatro con la misma mirada confusa que yo mismo tenía.

    —¿Q-Qué es este sitio?

    N-No fucking way —susurró Arie, observando todo a su alrededor—. Esto parece una… especie de base secreta.

    Sin duda, el lugar era… extraño, cuanto menos. Había poco que destacar allí: se trataba de un espacio reducido, rodeado de paredes de metal que lo hacían parecer un búnker oculto. Un hueco en la pared de la que vine revelaba que la cápsula a través de la que entramos, aquel ascensor raro, se utilizaba ahí mismo, pues había un panel de control junto a él, posiblemente para indicar el lugar al que el ascensor se dirigiría. Además de eso, había una mesa con varios documentos sobre ella, y un gran ordenador en otro rincón. Solo… solo eso era lo que había en esa sala.

    —Qué raro —susurró Bezzy—. ¿Se supone que esto está debajo de nosotros? ¿P-Pero no estábamos nosotros debajo de la tierra ya? ¿A cuánta… profundidad está esto?

    Fruncí el ceño. N-No estaba seguro de nada ya, pero… algo estaba claro. Aquí había Meowth encerrado, sin duda.

    Así pues, ahora teníamos algo más que investigar. No perdí más tiempo y me dirigí a lo que más interés me generaba: los documentos de la mesa. Encima de la mesa había un manojo de hojas de papel y una archivadora. Lo segundo fue lo primero que captó mi atención; lo abrí con curiosidad, y comencé a ver numerosas fotos. Fotos de todos nosotros, junto a una descripción de nuestros talentos, nuestros gustos, miedos, todo. Todo tipo de información sobre nosotros. I-Incluso se hablaba de Lion en la página dedicada a mí. Había… información completísima.

    Pero había más; no solo había fichas de nosotros dieciséis, sino también de los dieciséis participantes del primer juego, con los mismos datos sobre estos. Mi vista se detuvo en la ficha de Chad, observándole. No pude evitar acumular lágrimas en mis ojos al pensar que estaba muerto…

    Sin embargo, Dante se acercó en ese momento, sorprendiéndome.

    —¿Qué has encontrado?

    —Oh, uhm… esto es una carpeta con fichas sobre nosotros —le expliqué entonces—. Sobre nosotros y sobre los participantes del primer juego.

    —… hum. Déjame ver.

    Rápidamente, Dante se dirigió a su propia página, pero… no pareció encontrar nada en la ficha que le interesase. En efecto, en dicha ficha aparecía información sobre él, pero… nada que no supiese ya: hablaba de su ADN híbrido y de su papel de Guardián, pero poco más.

    —Tsk —se quejó, molesto. Sin embargo, luego ojeó rápidamente las páginas, y algo pareció llamarle la atención—. Hm. Qué extraño. Las fichas del final de la carpeta son las de los primeros participantes. Desde la última, son las de… —empezó a pasar páginas de atrás hacia delante, reflexivo—… Liza White, Lucas Diamond, Talía Wells, Steve Stone, Drake Orestes, Alpha Xenodis, Brendan Ruby, Ukitashi, Chad Redflame, Effy Joy, Mimiko Honda, Ian Lockhart, Elisa Daroch y… luego Hubert Mattsson y yo, Dante Miles.

    —Ajá —dije, observando las fichas—. Y tras eso, empieza con nosotros, ¿no? Comenzando por Bezzy —justo entonces caí en algo; ah, malditos. Me fijé en que no decía los apellidos de ninguno de nosotros… de modo que íbamos a quedarnos sin saberlos aun así, ¿eh?

    En todo caso, no terminaba de entender cuál era el problema que veía Dante.

    —… empieza ahora con los participantes del segundo juego, que son los primeros en el archivador, ¿no? Con nosotros.

    —Sí, supongo —susurré—. Y tú y Hubert estáis al principio de los del primer juego porque, supongo, fuisteis parte de los dos, así que hacéis de “puente” entre ambos.

    —Ajá —susurró él, dirigiéndose hacia el principio, hacia la primera de las páginas—. Y entonces, ¿por qué Emily está la primera, y no junto a los demás?

    —… ¿huh? —rápidamente acerqué a mí la carpeta y lo ojeé. En efecto, Emily estaba la primera en esa carpeta, y, tras ella, comenzábamos nosotros: Pyro, Chisp, Ryu, todos. Aquellas fichas de participantes parecían desordenadas, ¿no?—. V-Vaya… supongo que están algo desordenadas. O tal vez Emily esté primera por ser justo quien es.

    —… supongo, sí —Dante siguió hojeando fichas, hasta que… hasta que se detuvo en una en concreto, una colocada entre la de Ixie y la de Stock—. ¿Eh? ¿Y-Y esta…?

    Era una ficha… sin foto. Una ficha donde no había texto, tampoco, solo signos de interrogación. Lo único que aparecía escrito, lo único que podía verse, era el… talento. Lo leí, con un nudo en la garganta.

    —“Súper Imitador”. ¿Q-Qué? ¿Imitador? ¿Quién es… el Súper Imitador?

    Dante se llevó la mano a la boca, reflexivo, cubriéndola por completo, mientras pensaba en silencio. U-Una ficha extra… no había, como era de esperar, solo treinta fichas ahí, de los treinta que sumábamos entre los dieciséis Gamma y los catorce Neo-Gamma, no; había treinta y una. La ficha del Super Imitador estaba ahí, entre las nuestras. Pero, ¿quién era esa persona? ¿Qué hacía ahí?

    En silencio, mientras Dante seguía dándole vueltas y vueltas a aquellas fichas, yo me dirigí a los otros papeles que había en la mesa: papeles que parecían ser los de una libreta, despegados pulcramente de estas, sin indicios de haber sido arrancados. Los observé; eran seis hojas, concretamente.

    En la primera, había dibujado un tablero de ajedrez, ocupando toda la página, y parecía haber programada una jugada sobre los mismos, como si el que lo dibujó hubiese estado meditando sobre estrategias para el juego. Por detrás, lo mismo. El patrón se repetía en las siguientes hojas; curiosamente, todos los dibujos estaban ligeramente emborronados, como si la tinta del bolígrafo hubiese sido arrastrada, y todos mostraban lo mismo, tableros de ajedrez dibujados, con flechas y coordenadas escritas en todas direcciones, demasiado elaborado para poder entenderlo. Todo, igualmente, ligeramente emborronado.

    La única hoja diferente era la sexta y última. En ella no había más tableros, sino… sino anotaciones. Comencé a leerlas: estaban anotadas de forma esquemática, pero parecían ser conclusiones extraídas por el autor. Todas ellas también algo emborronadas…

    [​IMG]
    Vamos a asumir que esta es la nota (?

    Quedé con el ceño fruncido. ¿Huh? Hablaban de Leaffy como traidora, y decía el autor que “buscaba detenerla”; que el juego estaba basado en el primero y que podría haber dos mentes maestras también en este, que no podía confiar en nadie, mencionando específicamente a Dante, y… que debía acabar el juego cuanto antes. Si ya de por sí me parecía que estaba claro, ahora estaba convencido: estas eran las hojas perdidas de Hubert.

    —Chicos —avisó entonces Bezzy, llamando nuestra atención—. H-Hemos encontrado algo curioso.

    Algo alertado, tomé entonces las hojas, doblándolas con cuidado, y me las guardé en silencio, mientras me dirigía hacia Bezzy y Frida. Dante seguía demasiado abstraído con las fichas, y… Arie parecía estar a otra cosa. De modo que solo fui yo el que se acercó a ellas.

    —Mira —me dijo Frida. Estaban junto al ordenador gigantesco, y, a sus pies, parecía haber algo: un Monoloj extraviado—. E-Es u-un Monoloj, e-estaba aquí t-tirado.

    —Hum… —¡d-debía ser el Monoloj que faltaba, estaba claro! —. ¿Dicen algo sus misiones?

    Y Frida miró entonces a Bezzy, preocupadas ambas. La Violinista fue la que negó con la cabeza.

    —… este Monoloj no tiene misiones. ¿No es raro?

    ¿C-Cómo era eso…? Lo comprobé entonces yo mismo, iniciando el aparato y dirigiéndome a la pantalla de misiones, y… en efecto, estaba vacío. ¿Por qué? ¿Por qué nadie tendría un Monoloj… vacío?

    Tsk…. Cada vez estaba más intrigado por todo esto, no parecíamos avanzar. Pero entonces, Dante apareció detrás de nosotros y dijo, severo, mirando al Monoloj.

    —… ya veo. Este sitio, entonces, debe ser con total seguridad la guarida de los traidores, ¿no crees, Pyro?

    … sí, tendría sentido. El Monoloj que falta… era este. Y seguramente sería el de Leaffy, sí, como ya teorizamos. Además, ahora yo sabía que estaban aquí las hojas que le faltaban a Hubert; y Leaffy, una de las traidoras, era la única que pudo haberlas robado. Si a eso sumamos toda la información de las fichas y lo secreto de este lugar… sí, todo apuntaba a que era la guarida de los traidores.

    —¿Y qué hay en el ordenador? —pregunté entonces, centrándome en el enorme monitor del lugar.

    —Oh, no parece que haga nada especial —susurró Bezzy—. Solo… solo permite escribir y enviar, mira. Es una de esas ventanas de comandos extraña.

    Sí, ciertamente, parecía que solo se podía escribir en un rudimentario panel de comandos y pulsar “Enter” para enviar el mensaje. Pero, ¿a quién se le enviaba? ¿Para qué se usaba esto…?

    Fue entonces cuando me dirigí a Arie, el único que estaba aislado del resto. Parecía obnubilado con el aparatito que controlaba la cápsula-ascensor, el panel junto a este. Le toqué el hombro y capté su atención por un instante. Dante, Bezzy y Frida me siguieron, pues, interesados… y todos quedamos expectantes a oír qué había descubierto el Arquitecto.

    —Oh, c-chicos, qué susto… estaba revisando esto —explicó—. Es… es muy curioso.

    —¿Y bien? —pregunté, cabeza ladeada.

    —… puedes ir a muchísimos sitios desde aquí —explicó él—. Esta cápsula te lleva a donde le indiques, look

    Tocó entonces un botón, y en la pequeña pantallita de panel aparecía una palabra que indicaba el destino seleccionado. De modo que apareció entonces el destino que Arie iba seleccionando, y fue alternando entre todos los posibles para que pudiésemos ver cuáles eran: “Casa Encantada”, “Huerto”, “Sala de vigilancia”, “Fábrica – Sala principal”, “Gimnasio”, “Auditorio – Backstage”, “Hotel – Habitación”, “Laberinto”, “Kumaland – Norte”, “Tienda Atrezo”, “Farmacia”, “Molino – Interior”, “Sector E – Exterior”, “Hotel – Comedor”. Esos… esos eran todos los destinos posibles. Destinos de todos los Sectores, incluido el hotel.

    Dante, junto a mí, tembló entonces. Pude notarlo solo con mirarle de reojo. Tembló, tembló… por completo. Pero yo, demasiado distraído por el nuevo descubrimiento, no le presté más atención de la debida; solo me centré en algo en concreto, en algo que llamó mi atención de entre todos esos destinos.

    —¿… “Hotel – Habitación”? —pregunté, tenso—. ¿Quiere eso decir que esto conecta con una habitación del hotel? ¿Con una de nuestras habitaciones?

    Arie asintió.

    Yeah, eso es lo que estaba preguntándome yo. But… los cabrones lo han preparado bien. Observa.

    Cuando pulsó el botón para dirigirse a “Hotel – Habitación”… la máquina pidió una contraseña. No podía accederse a ese destino tan fácilmente, ¿huh?

    —J-Jo, entonces… ¿e-es cierto q-q-que uno de nosotros e-es una mente maestra? ¿U-Un t-traidor…? —Frida tragó saliva.

    —… no puede ser, ¿verdad que no? —Bezzy tampoco quería creerlo, ojos llorosos.

    … si este sitio de veras conectaba con la habitación de alguien… no había duda. Lo que Orm decía tiene pinta de ser cierto.

    Fue Dante, entonces, el que habló, extraordinariamente tenso.

    —… vayamos al laberinto desde aquí. Seguramente esta sala nos lleve al final. Hagámoslo y, después… acabemos con esto. Acabemos con las mentiras de la mente maestra.

    —¿L-Las mentiras…? —no entendía bien a qué se refería, pero… una cosa era segura: tenía toda la razón en el tema del laberinto. Aún… aún nos quedaba por saber lo más importante. La verdad sobre Despair City que Orm y Chisp descubrieron.

    De modo que uno a uno, pulsamos el botón y montamos en la estrecha cápsula, hasta salir afuera. En efecto, al salir nos encontramos en el laberinto… concretamente, al final de este. Una gran flecha iluminada apuntaba a un pedestal, pedestal que se encontraba totalmente vacío. Allí… allí no había nada más.

    —… este debe ser el lugar donde estaba el control del parque —susurró Dante—. El sitio al que llegó Ryu.

    Yeah, eso parece —susurró Arie, mirando a su alrededor.

    —P-Pero aquí n-no hay nada q-q-que revele ningún secreto, ¿n-no…?

    Arrugué la nariz. Dante tampoco parecía muy convencido… pude observar cómo se dirigía, cargado de sospecha, hacia la salida del lugar; había una puerta que conectaba con el resto del laberinto. La cruzó y, justo frente a la entrada de la sala final, quedó quieto, analizando las paredes, cargado de sospecha.

    —¿Se te ocurre algo? —le pregunté, tenso.

    —… he pensado que si ocultaron algo tan importante como la sala de los traidores con un mecanismo oculto en la pared… tal vez hagan lo mismo en este caso, ¿no crees? No dejarían el secreto a la vista de todo el mundo. Por eso es que Ryu no logró encontrarlo, pero personas como Orm y Chisp sí. Porque solo gente como ellos sería capaz de darse cuenta de que había algo más aquí, algo más oculto aún.

    Asentí. Sí, tenía razón… de modo que tanto Dante como yo comenzamos a examinar concienzudamente el lugar, en busca de interruptores ocultos o algo así. Y… finalmente, fui yo el que encontró algo raro; un ladrillo ligeramente salido de su sitio. Cuando lo presioné… la pared, de pronto, se abrió.

    —¡C-Creo que lo tengo! ¡Lo he encontrado!

    Mi voz atrajo a todos. Arie, Frida, Bezzy, Dante y yo, con paso tembloroso… nos adentramos en la sala. Dispuestos a conocer el secreto de Kumaland de una vez por todas.

    Y lo que encontramos fue… una sala oscura, completamente oscura, salvo por un brillo al fondo. El brillo de otra pantalla más, de una gran pantalla que mostraba una imagen. Una cámara grabando algo en concreto. ¿Eso era el “secreto”? ¿Una imagen?

    —¿Qué es eso? —preguntó Bezzy, corazón acelerado, al acercarse a la imagen—. E-Es…

    … y es que, cuando nos acercamos del todo… lo vimos. La imagen mostraba a Bezzy. A Bezzy tumbada en una cama de sábanas blancas, con un casco extraño lleno de cables en su cabeza, aparentemente inconsciente. Era una imagen de Bezzy

    —¿Q-Qué? ¿Yo…? —se preguntó ella.

    Dahell… —susurró Arie, confuso.

    —¿Q-Q-Qué s-significa e-esto? —tembló Frida.

    … en efecto, ¿qué significa? ¿Qué tiene esa imagen de Bezzy que tanto pareció revelarle a Orm y a Chisp? ¿Qué… qué demonios oculta Bezzy? ¿Por qué todo parece girar a su alrededor?

    —Esa sala —terminé diciendo, frunciendo el ceño—, ¿no es la sala del Sector F? Y-Yo mismo la exploré hace un momento, esa cama y ese casco extraño son… iguales a los de la sala de vigilancia de allí.

    U-U sure? —se cuestionó Arie, cejas alzadas.

    Asentí. Sí, estaba seguro; ese sitio en el que estaba Bezzy parecía ser el sitio en el que estuvimos nosotros hace poco. De modo que…

    —Esta imagen es una grabación, ¿eh? Algo que sucedió en algún punto —medité, reflexivo. Era la única explicación—. De manera que… Bezzy ha estado en Despair City en algún momento antes de venir aquí, ¿no es así?

    Pero Bezzy parecía… la más confundida de todos.

    —Y-Yo… yo no… no recuerdo n-nada de esto…

    Estaba temblando. Temblando, cada fibra de su cuerpo temblaba. Aquello… aquello la descolocó muchísimo. A ella y a todos nosotros.

    —¿Qué le estaban haciendo? —se cuestionó Arie—. ¿Para qué demonios es ese casco raro…?

    S-Sí, ¿qué demonios pasaba ahí? ¿Qué significaba esto, joder?

    Fue Dante el que, de nuevo, cortó el ambiente de forma seca, decidida, ceño fruncido.

    —… se acabó todo esto. Ya hemos visto lo que esconde este sitio, así que… acabemos con este juego de una vez por todas. Acabemos con la mente maestra y con su ridículo juego.

    Tragué saliva.

    —Dices eso, p-pero, ¿c-cómo lo haremos, Dante? Orm también parecía convencido de que podríamos hacerlo, y ahora tú lo aseguras también, pero… no sé de qué forma.

    —Sencillo —sentenció él, mirándome severo—. Con una clase de juicio.


    ¿… eh? ¿Una clase de juicio?

    —P-Pero —Frida parecía confusa—. N-no podemos… n-no podemos h-hacer una clase de j-juicio así como así, ¿n-no?

    —… yeah, tiene razón —dijo Arie, también tenso—. Para hacer una clase de juicio, debe suceder una muerte, ¿no?

    Sí… Liza lo dijo bien claro antes, en el dormitorio de Orm. Una clase de juicio solo puede celebrarse para juzgar una muerte.

    —… y ese es, precisamente, el caso —sentenció Dante—. Juzgaremos una muerte, en la sexta clase de juicio. Hablaremos sobre la muerte sin explicación de uno de nuestros amigos.

    ¿Eh? ¿M-Muerte sin explicación…?

    —¡Monokuma! —gritó Dante entonces, furioso—. ¡Te exijo que nos lleves a la clase de juicio, inmediatamente!

    Al poco tiempo, los pasos robóticos revelaron que el oso había llegado allí mismo. Jadeante, miró a Dante con ira.

    —¡I-Idiota, no podemos celebrar clase de juicio! ¡Existen para juzgar, ¿o acaso lo has olvidado?!

    Pero la decisión de Dante era firme.

    —… y pienso usar la clase para juzgar. Para juzgar la muerte de mi amigo. Para juzgarla de forma justa, de una vez por todas.

    ¿Qué demonios… le pasaba a Dante?

    —¿Huuuuh? —Monokuma se llevó una mano a su mentón, confuso—. ¿Una muerte? ¿Qué muerte? ¿Es que alguno ha muerto y yo ni me he enterado? Upupupu, ¡ya sé! ¡Ha sido Orm, huh!

    —Nada de eso —Dante negó con la cabeza—. No se trata de Orm. Orm vendrá con nosotros, a la clase de juicio, y, entre todos… acabaremos contigo. Acabaremos contigo al tiempo que descubrimos…

    >>… cuál es la verdad detrás de la muerte de Hubert Mattsson, Monokuma.

    … y así, Dante encontró la forma de forzar a la mente maestra a iniciar una clase de juicio. La sexta y última clase de juicio. Esta vez, sin embargo, nadie había muerto. Por algún motivo… Dante había propuesto rejuzgar el primero de los casos que nos hizo iniciar el juego: el caso de la muerte de Hubert. No estaba convencido de si tenía algo en mente o si estaba, simplemente, marcándose un gigantesco farol, pero…

    … pero en cualquier caso, esta era la oportunidad de oro que estábamos buscando. La oportunidad de zanjar este juego, tal y como Orm dijo. No tenía aún el puzle completo, ni mucho menos, pero sin duda teníamos las piezas. Las piezas que necesitábamos para… ¡para acabar con el segundo juego de asesinato mutuo!

    - Dormitorio sin secretos: el cuarto de Leaffy no tenía nada similar a un habitáculo, pasadizo o algo por el estilo; ningún secreto especial parecía poder encontrarse en el dormitorio.

    - Monoloj de Hubert: se encontró el Monoloj que presumiblemente pertenecía a Hubert en el dormitorio de Leaffy. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Nota de suicidio: Hubert, cuando murió, dejó una nota de suicidio en la que aseguraba que se sacrificó para salvar a todos los demás del motivo de Monokuma, y que no le había quedado más remedio que hacerlo así. Dijo en ella que era su forma de evitar que el juego empezase otra vez. Esta nota se encontró por Leaffy en la escena del crimen y, posteriormente, la tuvo Dante, quien fue el que la leyó en voz alta.

    - Puerta de Bezzy: desde que llegaron los participantes a Despair City, Bezzy nunca ha podido salir de su cuarto por las noches. Por algún motivo, si ella se encontraba dentro de su habitación siendo de noche, la puerta sería imposible de abrir hasta algo después del anuncio matutino de la mañana siguiente.

    - Testimonio de Orm: Orm dijo, respecto a su plan junto a Chisp, que Bezzy era el "señuelo perfecto".

    - Monitor: Liza White siempre aparece en algún monitor del hotel, molestando a los participantes y asegurándose de que no se encierren en sus habitaciones sin más.

    - Monoloj de Arie: el monoloj del Super Arquitecto. Estaba junto a los demás que Orm robó. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Misión de Bubbly y Stock: según la misión que compartían Bubbly y Stock, una de las misiones individuales, y solo una, otorga una pista falsa.

    - Objetivo de Leaffy: técnicamente, el objetivo de Leaffy era copiar el talento de Lion. No pudo cumplirlo, ya que Pyro no despertó a Lion el suficiente número de veces.

    - Misiones misteriosas: un Monoloj aún no identificado del todo fue encontrado en el dormitorio de Orm, donde este escondió todos los que robó. Las misiones del mismo dicen así:
    1) Apellido: averigua la causa por la que muchos no recordáis vuestros apellidos
    2) Familias: descubre al menos una conexión familiar de alguien del grupo
    3) Verdad: descubre la verdad sobre Despair City y sobre el juego de asesinato mutuo.

    - Acciones de Chisp: durante el caso de Bubbly y Stock, Chisp actuó de forma muy rara, como si pretendiese acabar con todos los allí presentes. ¿Por qué lo hizo?

    - Última pista de Chisp: la última de las misiones de Chisp revela que es imposible que los supervivientes del juego salgan de ahí...

    - Tercera misión global: según la pista que esta misión global otorgó, debe haber, como mucho, cinco supervivientes al final del juego, y esas cinco personas son personas específicas: tres con objetivos diferentes a los del resto, uno que es clave en el juego y uno que está destinado a sobrevivir.

    - Misiones de Bezzy: el monoloj de Bezzy también se encontró en el dormitorio de Orm, pues este lo robó junto al resto. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Puerta gigante: en el Sector F, una puerta enorme parece servir de "salida". Aparece en ella un gran número, un "3".

    - Monitores de vigilancia: en el Sector F, existen multitud de monitores de vigilancia, desde los cuales se puede ver toda Despair City. Sin embargo, parece ser que se graban incluso lugares a los que no apunta ninguna cámara. No parece que existan indicios de grabaciones, por lo que las imágenes deben ser en directo. ¿Cómo es posible?

    - Cama: cerca de la sala de vigilancia, hay una cama pulcramente colocada y preparada. Sobre ella yace una especie de casco conectado por un montón de cables...

    - Fichas de participantes: en la sala secreta había un archivo lleno de fichas de los participantes de ambos juegos. Estaban ordenados, de forma que los primeros en aparecer eran los participantes del segundo juego, terminando en Dante y Hubert, y desde ahí, aparecían fichas de todos los participantes del primer juego. Con todo, Emily Hodges aparece la primera, junto a los segundos participantes; y, además, entre las fichas de los segundos participantes hay una vacía donde solo aparece la mención del talento: "Super Imitador".

    - Hojas perdidas de Hubert: se encontraron las hojas perdidas de Hubert en la sala secreta. Eran seis hojas, casi todas dibujadas con tableros de ajedrez, salvo por una, que estaba llena de garabatos y esquemas que parecían reflejar los pensamientos de Hubert. Todas las hojas, sin embargo, estaban emborronadas hacia la derecha, con la tinta arrastrada ligeramente.

    - Monoloj extraviado: un Monoloj sin identificar se encontró en la sala secreta. No tiene misión alguna, así como no hay indicaciones de a quién pertenece.

    - Ordenador: en la sala secreta hay un ordenador cuya única función parece ser enviar y recibir mensajes simples.

    - Cápsula: la sala secreta conecta, mediante una especie de "cápsula" ascensor secreta, con diversas zonas de Despair City. Conecta con las siguientes zonas: “Casa Encantada”, “Huerto”, “Sala de vigilancia”, “Fábrica – Sala principal”, “Gimnasio”, “Auditorio – Backstage”, “Hotel – Habitación”, “Laberinto”, “Kumaland – Norte”, “Tienda Atrezo”, “Farmacia”, “Molino – Interior”, “Sector E – Exterior”, “Hotel – Comedor”. No obstante, para entrar a "Hotel - Habitación" se requiere una contraseña.

    - Imagen de Bezzy: todo lo que se encontró en el supuesto secreto de Despair City es la imagen de Bezzy, durmiendo sobre una cama y con un casco en su cabeza, lleno de cables. Parece estar en la misma sala del Sector F. No hay indicios del momento en el que se grabaron estas imágenes.
     
    Última edición: 18 Febrero 2020
    • Fangirl Fangirl x 6
    • Ganador Ganador x 1
  5.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    11388
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Clase de juicio, parte 1.



    La batalla final, así, comenzó. Tras proponer Dante iniciar una clase de juicio para rejuzgar el caso de Hubert, Monokuma, con pocas ganas, nos terminó concediendo la opción de bajar a las arenas de juicio. Honestamente, no estaba muy seguro de qué pretendía Dante con todo esto, pero esta era una oportunidad de oro. Tener a la supuesta Liza White delante, poder usar la clase de juicio para revelar a la mente maestra… era lo que necesitábamos.

    Conseguimos traer a Orm, que había despertado al fin, entre Arie y yo. Y así, los seis nos reunimos, pese a que el niño aún seguía un poco adormilado; no en vano había tomado calmantes para el dolor.

    La clase de juicio, en cualquier caso, estaba totalmente vacía ya, estábamos rodeados de carteles, en lugar de personas. Nos habíamos quedado… solos. Leaffy ya no estaba, su espacio cubierto por un cartel con su foto tachada en rojo por una gruesa cruz, como la que tachó en su momento la imagen de Orm, y… y Chisp tampoco, tachada su imagen con un sello rojo que tenía la forma de una tecla de “Suprimir” de un ordenador. En todo caso, cuando la imagen proyectada de Liza White apareció frente a nosotros, comenzó a hablar.

    —… bueno. Si no lo he entendido mal, queréis “rejuzgar” la muerte de Hubert, ¿no? Sois conscientes de que ya fue juzgada y se determinó que Hubert fue el culpable de su propia muerte, ¿verdad? Sabéis que si os sometéis a esta clase de juicio es para terminar realizando otra votación sobre la muerte de Hubert, que no podrá ser la misma que aquella vez, por lo que obligatoriamente tendréis que elegir a otro culpable al que votar, y si os equivocáis… seréis todos castigados. ¿Aun así queréis seguir?

    —U-Uhm, q-quizá no es tan buena idea, guys —comentó, asustado, Arie—. I mean, ¿para qué juzgar la muerte de Hubert? Todos sabemos que murió por un suicidio, el propio Monokuma verificó eso…

    Pero Dante intervino, veloz y decidido.

    —¿Y si el propio Monokuma, o mejor dicho, la mente maestra, nos engañó? ¿Y si la verdad es otra? ¿Cómo podéis estar seguros de que… no fue, en realidad, asesinado?

    Quedé en silencio, pensativo. Y fue Orm el que, con un hilillo de voz, dijo:

    —Ah… ya veo. Así que… por eso es por lo que habéis logrado convocar esta clase de juicio, ¿eh? Era como yo sospechaba, entonces. ¿Encontrasteis algún tipo de base secreta?

    ¿O-Orm sospechaba ya que había una base secreta? ¿Y creía que podía ser cierto que Hubert…? P-Pero, ¿cómo? ¿Y quién?

    —De acuerdo —asintió el niño—. Apoyo la moción. Tee-hee… por fin podremos acabar con este absurdo juego.

    Yo no estaba del todo convencido, al igual que parecían no estarlo Bezzy, Arie y Frida. Pero… pero confiaba en Dante y en Orm. Si ellos sospechaban que había algo raro en la muerte de Hubert, si sospechaban que esto podría ayudarnos a vencer a la mente maestra, ¡les seguiría hasta el final!

    De modo que, decidido, asentí, severo.

    —Yo os apoyo, chicos. ¡Hagámoslo!

    —… hmpf —bufó Liza—. Está bien, como queráis. Habéis sido advertidos, en todo caso. Upupupu…

    Y así… la última clase de juicio comenzó.


    —… e-entonces, ¿v-vamos a v-volver a juzgar el c-caso de Hubert? ¿P-Pero por dónde empezamos? Y-Ya lo hemos analizado todo, ¿n-n-no?

    Dante frunció el ceño, cruzándose de brazos.

    —En efecto, lo analizamos todo en su momento. El punto es que ahora sabemos algo que antes no sabíamos, ahora tenemos información de la que carecíamos. Información que puede cambiar nuestra perspectiva sobre el caso drásticamente.

    ¿Información… nueva? Hmmm…

    What? —Arie se llevó la mano a la frente, como si le costase asimilar todo—. So… ¿qué información es esa? ¿Qué se supone que debemos debatir?

    —… empecemos por repasar lo que sucedió en el caso de Hubert. Lo que sabíamos en su momento, o lo que creíamos saber —habló entonces Dante, severo.

    D-De modo que estaba realmente decidido, ¿eh? Decidido a demostrar que Hubert pudo morir por otra causa, que no se suicidó, que lo que pensábamos de su caso era falso. El punto es, ¿cómo va a demostrar eso…?


    En el caso de Hubert, determinamos que cometió sucidio, y esa parecía ser la respuesta correcta… —meditó Bezzy.

    Aunque Orm y Leaffy metieron sus narices y obstaculizaron todo el caso, damn it —se quejó Arie—. Manipularon la escena del crimen…

    Tee-hee-hee, sí, lo siento por eso —comentó Orm, sonriendo con debilidad—. Como dijo Pyro, lo hice por desenmascarar a Leaffy y fastidiar sus planes…

    >> Yo solo añadí las huellas y creé el misterio de habitación cerrada, en cualquier caso.

    >> Todo lo demás lo hizo Leaffy, desde cortarle el cuello, hasta atarlo y escribir “ARIE” en las losetas del gimnasio. ¡Yo encontré a Hubert así cuando llegué!

    S-Shit, es cierto, intentó acusarme, la muy… —musitó, tembloroso, Arie.

    Intentó camuflar pruebas, además, ¿cierto? —sonrió Orm.

    Y-Y-Y g-gracias a S-S-Stock supimos que t-tres personas e-entraron a la a-a-armería para t-tomar una c-cuerda, cadenas y-y el cuchillo…

    Aunque solo dos salieron de la armería —susurró Bezzy—. Orm usó el pasadizo secreto que conectaba gimnasio y armería…

    —Dante reflexionaba en silencio.



    Sí, ese es un buen resumen del caso, a decir verdad. Bastante completo, además; la participación de Leaffy y de Orm, el suicidio de Hubert, la armería, el pasillo secreto… está todo bastante claro.

    ¿De qué pistas nuevas puede hablar Dante, entonces…? Hum…


    En el caso de Hubert, determinamos que cometió sucidio, y esa parecía ser la respuesta correcta…

    Aunque Orm y Leaffy metieron sus narices y obstaculizaron todo el caso, damn it. Manipularon la escena del crimen…

    Tee-hee-hee, sí, lo siento por eso. Como dijo Pyro, lo hice por desenmascarar a Leaffy y fastidiar sus planes…

    >> Yo solo añadí las huellas y creé el misterio de habitación cerrada, en cualquier caso.

    >> Todo lo demás lo hizo Leaffy, desde cortarle el cuello, hasta atarlo y escribir “ARIE” en las losetas del gimnasio. ¡Yo encontré a Hubert así cuando llegué!

    S-Shit, es cierto, intentó acusarme, la muy…

    Intentó camuflar pruebas, además, ¿cierto?



    —¡Estoy de acuerdo con eso, Orm! —exclamé, señalándole justo cuando dijo aquellas palabras—. Es cierto, Leaffy fue la que camufló pruebas; ahora lo sabemos porque cuando Dante y yo exploramos su dormitorio, encontramos el Monoloj de Hubert en este. Ella debió ser la que se lo llevó de la escena del crimen.

    Dante asintió.

    —Exacto.

    —Ah, sabía que la muy perra tendría el Monoloj —susurró Orm, sonriente—. ¿Y qué hay de las notas de Hubert, las hojas desaparecidas? —¿huh? ¿Él también notó lo de la libreta…?—. ¿Las tenía también Leaffy?

    —N-No, esas no estaban en su dormitorio —asentí. En realidad las tenía yo guardadas, tras encontrarlas en la sala secreta de los traidores, pero… no había dicho nada a nadie, aún. Prefería esperar, por el momento. Tenía un… mal presentimiento sobre eso.

    —En todo caso —siguió argumentando Dante—, el Monoloj de Hubert contenía información muy interesante, información que hace más que obvio el motivo por el que Leaffy robó el Monoloj. Y es que Hubert fue, junto conmigo, enviado a reunirse con los Neo-Gamma no solo para hacer de mentor, sino para vigilar a Leaffy; ya que Emily y los Gamma sospechaban desde el principio que ella era una Seguidora de la Desesperación.

    —… pero parece ser que había más Seguidores entre nosotros —me lamenté, suspirando—, y por eso terminamos aquí.

    Suspiré, alicaído. Pobre Hubert… debía sentirse muy responsable. Casi tanto como se sentiría ahora mismo Dante, a decir verdad.

    I see —meditó Arie—. El Monoloj entonces revelaba que Leaffy era una traidora. Entonces es lógico que quisiese llevárselo antes de que lo viese…

    … pero encontré las notas en un lugar distinto. ¿Significa eso que no se las llevó Leaffy? ¿Por qué no guardar notas y Monoloj en el mismo sitio? Ambas la incriminaban a ella…

    —Sabiendo que Leaffy se llevó el Monoloj porque la incriminaba —reflexionó Dante—, y sabiendo que Hubert conocía de su condición de traidora, hay algo, como ya comenté, que no cuadra en absoluto.

    Ya veo. Dante habla, de nuevo, de…

    —La nota de suicidio, ¿no? —le pregunté.

    Él asintió, y, lentamente, la extrajo de sus bolsillos. L-La había guardado todo este tiempo, ¿huh?

    —En esta nota, Hubert no dice nada sobre Leaffy. ¿Por qué haría tal cosa? Es más: en la nota se refiere a todos nosotros afirmando que debemos seguir unidos y que no podemos comenzar de nuevo el juego de asesinato, ¿no es cierto? Os la leeré de nuevo… y comentemos las cosas que no cuadran sabiendo lo que sabemos.

    Y Dante, así, comenzó a leer la carta en voz alta, de nuevo.

    —“Queridos compañeros.
    Siento muchísimo haber recurrido a esto. Era la última opción que valoraba. En mi ingenuidad, pensé que podríamos llegar a derrotar a la mente maestra. Pensé que la esperanza prevalecería, pero… no tengo tiempo. Quien controla a Monokuma nos ha tendido una trampa, una trampa fatal… y ahora, vivimos contrarreloj” —Dante se detuvo, alzando la cabeza del papel—. Aquí habla de “quien controla a Monokuma”. Si Dante pensaba que era Leaffy la que lo controlaba, que era la única mente maestra, ¿por qué no dijo su nombre en este punto? Es más, afirma pensaba que podríamos derrotar a la mente maestra, ¿y por qué no íbamos a poder, si él pensaba conocer su identidad? Bien podría haber matado a Leaffy y sacrificarse de ese modo, parando el motivo del límite de tiempo y, además, potencialmente acabando con el juego si de veras Leaffy era la única mente maestra.

    E-Era cierto, ahora que sabíamos esto sobre Leaffy y sobre Hubert, la verdad es que… sonaba un poco raro. Continuó, tras eso, leyendo la carta.

    He perdido mis recuerdos, sí, pero sé que fui superviviente de aquella otra matanza que Liza White provocó. Sé que yo logré sobrevivir, mientras que otros muchos compañeros perecieron en aquel macabro juego. Yo… no quiero volver a crear recuerdos nuevos como esos. No quiero recobrar esas memorias y empeorarlas con las muertes de mis nuevos amigos… y de los viejos también. No. No puedo dejar que esta matanza vuelva a suceder —Dante tomó aire de nuevo, volviendo a alzar la mirada—. De nuevo, lo mismo; afirma que no quiere dejar que vuelva a suceder la matanza, y que por eso acaba con su vida. ¿Realmente tiene sentido sabiendo lo que sabía? Es más: afirma que ha perdido sus recuerdos, y que prácticamente solo recuerda haber sobrevivido al primer juego, pero… a mí me bastó leer la misión de su Monoloj para recordar que, en efecto, se nos pidió que vigilásemos a Leaffy. ¿Tampoco comenta nada de eso?

    D-Damn… —Arie se llevó la mano a la frente, confuso, aturdido.

    T-Todos lo estábamos un poco, ciertamente. Pero Dante aún no había terminado.

    —“Por eso, no tengo más remedio que hacer esto. Yo ya tuve una oportunidad, y me salvé de las garras de la desesperación. Vosotros, chicos… merecéis también vuestra propia oportunidad. No puedo dejar que muráis por culpa de ese estúpido motivo. Y no puedo dejar que empecéis a mataros unos a otros. Que se repita el juego.
    Tomad mi sacrificio como un mensaje de esperanza. Hago esto por vosotros… y hago esto también por los que ya murieron en el anterior juego. No cometáis los errores del pasado. No empecéis la matanza. Yo os he salvado ahora, pero nada puede garantizarme que sigáis a salvo cuando yo no esté. Ya… ya no podré protegeros. Así que sed fuertes, por favor. Manteneos firmes, enfrentaos a la mente maestra, ¡y derrotadla de una vez por todas! No os rindáis. No caigáis en la desesperación.
    Vosotros sois la nueva esperanza.
    Hubert.” —terminó, al fin, y soltó el papel sobre su atril, antes de volver a comentar la carta de nuevo—. Que derrotemos a la mente maestra, dice, y que no podrá protegernos cuando no esté… y lo dice alguien que sabía quién era la traidora. Alguien que supuestamente buscaba protegernos… se suicida sin mencionar en su nota de despedida la presencia de una traidora en el grupo, sin hacer nada por detenerla. Lo siento, lo siento mucho, pero… no me lo trago. Hubert jamás se suicidaría de ese modo.

    Quedamos en silencio, mirándonos unos a otros. Hasta que Orm, con las manos en la nuca, rompió el silencio.

    —Síp, pienso igual. El Ajedrecista no se suicidó; alguien lo mató.


    Dude, ¿d-de veras estáis seguros? —Arie parecía tremendamente contrariado.

    —¿U-Uno de nosotros, entonces, mató a Hubert?

    —La nota de suicidio, de hecho, nos la dio la propia Leaffy, ¿lo recordáis? —argumentó Orm—. Y somos tan bobos de creer que era real, tee-hee. Vaya ilusos.

    … tché. ¿Era esto siquiera posible? ¿Era posible que Hubert haya sido asesinado y que… y que el veredicto que dimos fue falso? Pero… pero…

    … no, basta de peros. Yo mismo sé que es perfectamente viable, que tiene muchísimo sentido. De hecho, hay algo más que llevo pensando un rato y que tampoco cuadra. Debí darme cuenta desde el principio, desde el propio caso de Hubert. Debí darme cuenta de que Hubert se refería a algo distinto a lo que pasó…


    —Chicos… —dijo Hubert el día antes de su muerte, con aspecto decidido—. Reunámonos mañana por la mañana en el gimnasio. Necesito que vayáis allí.

    —¿H-Hubert? —
    preguntó Dante, alzando una ceja, confuso.

    —¿Para qué, eh? —
    le dijo Ryu, desconfiado.

    —… porque vamos a acabar con Monokuma. Todos juntos. Evitaremos que el juego comience. Tengo un plan.

    —¿Un plan? ¿Y no podrías exponerlo ahora~? —
    cuestionó Leaffy, sonriente. Sonriendo de forma claramente falsa, por supuesto.

    Hubert tomó aire por unos instantes antes de contestar.

    —No, ahora no. Debe ser mañana. Tengo la forma de evitar que esto termine de la peor manera posible. La forma de lograr que nos salvemos. Pero debe esperar… no puede ser aquí, no puede ser ahora.




    Hubert dijo que acabaríamos con Monokuma. Que lo haríamos todos juntos. Sin embargo, terminamos aceptando que se suicidó… que lo hizo todo por sí mismo. Y ahora que Dante plantea esta opción, se me hace… se me hace más coherente con lo que sucedió.

    Estoy de acuerdo con Dante —zanjé, decidido—. Creo que es muy posible que Hubert fuese asesinado. No solo por todo eso de la nota de suicidio, sino… sino por las propias intenciones de Hubert. Pensadlo, chicos: Hubert quería acabar con Monokuma, acabar con el juego. Y suicidarse, dejando además a una traidora confirmada suelta… no iba a solucionar nada, solo iba a darnos tiempo. Pero Hubert no quería darnos tiempo, simplemente, ¡quería sacarnos de aquí cuanto antes!

    Dante asintió.

    —Eso es, ¡es por eso que alego aquí y ahora que el veredicto del caso de Hubert fue falso y que este en realidad fue asesinado por alguien!

    E-Eso eran palabras mayores, sin duda. Ahora tendríamos que plantearnos, pues… quien era el asesino. Pero no entiendo, ¿qué ganaría la mente maestra ocultando eso? ¿Qué ganaría diciendo Liza White que efectivamente Hubert se suicidó, si realmente el culpable fue otra persona? ¿No era más sencillo decir la verdad, y por tanto cerrar el juego matándonos a todos por equivocarnos en la votación? … la única explicación por la que nadie haría eso era… era que la mente maestra nunca ha querido que fracasemos en una votación. Porque no era esa su intención. Eso, y… y que no le interesaba que se supiese quién mató a Hubert.

    So, vale, es posible, pero… —Arie se cruzó de brazos—. ¿Nos llevará eso a descubrir a la mente maestra? I mean, si no descubrimos quién es, no acabaremos el juego, y… y si no acabamos el juego, este caso solo servirá para poder ejecutar a uno más de nosotros y seguir mientras tanto encerrados los demás, ¿no?

    Dante, sin embargo, frunció el ceño, severo.

    —Tranquilo. Estoy bastante convencido de que la pregunta de “¿quién mató a Hubert en realidad?” y “¿quién es la mente maestra?”… tienen una misma respuesta.

    —Tee-hee —Orm rio, divertido—. Eso he pensado yo, también, síp. ¡Caray, el Super Guardián empieza a mostrar por fin de qué pasta está hecho!

    —… y tú empiezas a ser tú mismo de nuevo, por lo que veo —le dijo Arie, suspirando.

    —P-P-Pero esperad u-un momento —Frida parecía algo confusa—, ¿e-entonces e-estáis insinuando que… a Hubert l-l-lo mató la m-mente maestra?

    —En efecto, eso es lo que estoy diciendo —sentenció Dante, decidido—. Creo firmemente que si discutimos de nuevo acerca del crimen de Hubert, acerca de cómo pudo suceder y quiénes pudieron intervenir… llegaremos a la conclusión de que, en efecto, la mente maestra fue quien mató a Hubert.

    N-No estaba seguro del todo de qué pretendía sacar en claro Dante de todo esto. ¿La mente maestra fue quien mató a Hubert? ¿Era eso cierto? ¿Por qué estaba tan convencido…?



    Discutamos sobre coartadas y sobre cómo pudo cometerse el crimen o no —sentenció Dante—. Así, llegaremos a la verdadera respuesta al caso de Hubert.

    ¿Coartadas, huh? —reflexionó Bezzy, meditativa—. Bueno, la mayoría de nosotros estuvo en sus habitaciones; Pyro, Frida, Dante y yo estuvimos ahí todo el tiempo.

    Y el resto de los que murieron también, me consta. Salvo por Leaffy, que ya sabemos que participó en el crimen manipulando la escena —susurró Arie.

    Mi participación en el crimen ya la sabéis —Orm, con su típico tono despreocupado, inclinó la cabeza a un lado—. Encontré a Hubert en la situación que Leaffy lo dejó… y me escondí en la sala de almacenamiento del gimnasio.

    >> Arie no tiene coartada, sin embargo.

    ¿Eeeeh? —exclamó él, alarmado—. D-Dude, ¿otra vez esto? Cierto, estuve la noche entera fuera, por mi misión, ¡p-pero no hice nada!

    … Hubert se dirigió a la escena del crimen, al gimnasio, desde bien temprano en la mañana —meditó el Guardián—. Y Arie estaba pululando por el Sector A…

    Así es —sonrió Orm—, sería arriesgado para la mente maestra exponerse a ser vista por Arie… sobre todo teniendo en cuenta lo importante que era que no fuese descubierta.

    >> De modo que lo tendríamos casi todos difícil para ser los asesinos… salvo por Arie, claro. Tee-hee.

    S-Seriously, tío?!



    Uhm. Sí, ciertamente, Hubert fue a la escena del crimen en primer lugar. Pretendía hacer algo en el gimnasio, preparar algo. Desconozco qué, pero… la cuestión es que estuvo allí. De modo que el asesino tuvo que ir hasta el gimnasio, ¿no? Y tuvo que hacerlo antes de que llegasen Leaffy y Orm, y sin que Arie pudiese verle. ¿Es eso… posible?

    Hum… si asumo que la mente maestra es la culpable, entonces… en ese caso… tal vez haya una forma.



    Discutamos sobre coartadas y sobre cómo pudo cometerse el crimen o no. Así, llegaremos a la verdadera respuesta al caso de Hubert.

    ¿Coartadas, huh? Bueno, la mayoría de nosotros estuvo en sus habitaciones; Pyro, Frida, Dante y yo estuvimos ahí todo el tiempo.



    —¡Eso es, Bezzy! —exclamé—. Estoy de acuerdo, casi todos estuvimos en nuestras habitaciones, y ese fue el motivo por el que rechazamos la posibilidad de que fuésemos sospechosos, ¿cierto? Arie podría haber visto a alguien dirigirse allí, e incluso podría encontrarse con que los demás nos despertásemos y nos encontrásemos de golpe a dicha persona entrando al hotel; era arriesgado para el asesino, si planeaba matar a Hubert… lo podía hacer de forma mucho más segura. Lo podía hacer, de hecho, estando en su propio dormitorio.

    Whaaaaat? —exclamó Arie—. ¿Qué dices, Pyro? ¿Cómo es eso posible…?

    De hecho, es muy posible. Y ahora entiendo por qué Dante estaba tan convencido de todo esto…

    —Es posible, Arie, por algo que tú mismo examinaste, ¿te acuerdas? La cápsula de la sala de los traidores. Conectaba con un dormitorio, pero… ¿recordáis con qué más salas?

    —… oh —Bezzy se sorprendió entonces, pálida—. C-Cierto, ¡conectaba con el gimnasio! ¡C-Con la escena del crimen!

    Dante, severo, asintió.

    —Así es. Esa sala servía de conexión entre el dormitorio de alguien y todas las demás zonas. Incluido el gimnasio. De modo que alguien de quienes estuvieron en los dormitorios pudo matar a Hubert sin ningún problema.

    W-Wow —exclamó Arie, tenso.

    —P-Pero esperad —dijo Frida, reflexiva, entonces—. ¿N-No hubo t-tres personas q-que entraron en la a-a-armería? O-Orm, L-Leaffy y-y el p-propio Hubert, ¿c-cierto? L-La trampa de S-Stock sirvió p-para demostrar eso.

    —Sí, es verdad. ¿Y bien? —inquirió Dante, ceño fruncido.

    —B-B-Bueno —Frida parecía intimidada por el Guardián—, dijimos que cada uno cogió a-a-algo, ¿n-no? Leaffy c-cogió el cuchillo, O-Orm las c-cadenas y e-el propio Hubert l-l-la soga. Pero si Hubert n-no se iba a suicidar, ¿p-para qué coger l-la soga?

    Ese… ese era un buen punto.

    —Yo puedo verificar que Hubert entró en la armería y que yo tomé las cadenas, eso es cierto —meditó el Prodigio—. Pero esa contradicción que Frida sabiamente señala tiene una solución muy sencilla, realmente.

    —¿Y cuál es esa solución? —pregunté, tenso.

    —… pensad un poquito —se rio Orm—. Si Hubert entró es que, desde luego, quería llevarse algo. Podría ser la cuerda, sí, pero no fue para suicidarse. En ese caso, ¿para qué? Y en el caso de que ni siquiera fuese la cuerda, ¿qué, y de nuevo, para qué?

    —Pero en la armería no faltaba nada más —susurró Bezzy, recordando.

    —Bah, eso podría solucionarse fácilmente; si Hubert se llevó una cuarta cosa, el asesino pudo haber cogido esa cosa cuando lo mató y llevarla de vuelta a la armería desde el gimnasio, usando el pasadizo secreto y luego la cápsula, sin ninguna dificultad.

    Asentí. Sí… tenía sentido lo que Orm decía.

    —De hecho, tendría más sentido que el asesino fuese quien tomó la cuerda —reflexionó Dante—. Así podría fingir el suicidio.

    —De modo que Hubert tomó algo distinto —Orm sonrió—, ¡tal y como sospechaba! La cosa es, como digo: ¿qué, y para qué?

    … qué tomó Hubert de la armería, eh. Si todo esto es cierto, Hubert sin duda tomó algo, pero no fue la cuerda. No obstante, en la armería principalmente hay… armas. ¿Para qué querría Hubert algo de ahí? Hum. Si pienso en qué pretendía lograr Hubert, quizá… quizá entienda por qué se llevó algún tipo de arma.

    —Creo que Hubert pudo llevarse algún tipo de arma para noquear y capturar a la mente maestra —aseveré, aunque algo inseguro—. Está claro que su objetivo era acabar con el juego; de modo que cuando nos dijo que nos reuniésemos en el gimnasio para resolverlo todo, ¿qué pretendía? Mi apuesta es que era una provocación.

    —¿Una provocación…? —Bezzy frunció el ceño, confusa.

    Asentí.

    —Pero… —Frida parecía más confusa aún—, s-si Hubert sabía que era Leaffy la traidora, ¿q-qué necesidad t-tenía de hacer a-algo así?

    … estaba convencido de que Hubert pretendía, de alguna manera, desenmascarar a las mentes maestras. Y seguramente pretendería atacarlas y capturarlas. Sabía que Leaffy era una, pero… yo que Hubert sospechaba de la existencia de una segunda. Seguramente Hubert quisiese asustar a las mentes maestras con su proposición de revelar la verdad en el gimnasio para que hiciesen algún movimiento, y… su plan salió mal. Lo que está claro es que Hubert planeaba tenderles una trampa, y yo lo sé por… esa prueba.

    —Lo cierto es que en la sala secreta… encontré esto —mostré, entonces, las notas de Hubert. Sí, esas eran la clave. Las notas que dejó Hubert, las páginas que robaron.

    —¿Estuvieron allí todo el tiempo…? —dijo Dante, atónito.

    Asentí.

    —N-No quise decirlo antes porque temía que pudiese alertar al traidor si es cierto que está entre nosotros —a-a decir verdad, no estaba del todo seguro de por qué lo oculté, pero… ahora no había vuelta atrás—. Pero aquí se puede ver claramente que Hubert pretendía tender una trampa para acabar con el juego, ¿veis la flecha que une “trampa” con “debo acabar el juego cuanto antes”? Además, Hubert teorizaba que había dos mentes maestras, como en el primer juego. Seguramente quería asegurarse, y de ahí la trampa que tendió. No podía estar seguro simplemente revelando a Leaffy sin más; seguramente querría desenmascarar a las dos mentes maestras. No sabía, sin embargo, que eran tres.

    —Y-Ya v-veo —susurró Frida—. E-En ese caso supongo q-que tiene sentido…

    —Pero, ¿por qué el gimnasio? —se cuestionó Bezzy—. ¿Por qué ir al gimnasio…?

    —Bueno, supongo que Hubert simplemente quería reunirnos en algún sitio…

    Pero Orm me cortó de raíz.

    —Oh, no, no, no. Hay un motivo concreto por el que Hubert escogió el gimnasio. Y es que el gimnasio tenía algo que él quería mostrarnos. Algo que descubrió.

    ¿Eh? ¿Q-Qué decía Orm? ¿Algo que Hubert descubrió en el gimnasio y que quería mostrarnos…? ¿N-No se referirá a…?

    —¿Hablas de la cápsula? ¿Crees que Hubert… descubrió la sala secreta?


    —¿Huh? —Dante parecía contrariado—. ¿É-Él descubrió la… la entrada a la sala secreta?

    Orm asintió, feliz.

    —Eso creo, síp. Pensadlo, la mente maestra se arriesgó mucho matando a Hubert. Sí, lo hizo porque quería que no sucediese el motivo, que no muriésemos todos, pero… primero, podría haber simplemente anulado el motivo, ¿qué se lo impedía? Era mucho mejor que correr el riesgo de ser descubierta. Y, segundo, podría haber mandado a uno de sus lacayos, como a Leaffy, no hacerlo personalmente.

    —H-Hey, u-un momento —intervino Frida—, ¿p-por qué descartamos a-a-a Leaffy c-como culpable? ¿N-No podría haber sido e-e-era?

    Orm negó con la cabeza, manos en la nuca.

    —Nope. No creo. Este crimen lo cometió no cualquiera de los traidores, no… lo cometió el mandamás. ¿A que sí, Pyro, Dante? ¿A que no pudo hacerlo Leaffy?

    … hmm… bueno, era bastante improbable que fuese Leaffy la culpable, sí. De hecho, era improbable que ella siquiera supiese qué pretendía Hubert. Probablemente fue tan engañada como nosotros, porque ella siempre actuó por libre, como si… como si el farol que dijo Orm de que los traidores no interactuaban entre sí fuese cierto.

    —Dante y yo revisamos la habitación de Leaffy, y no encontramos rastros de pasadizos secretos o ascensores ni nada así —dije—. Su dormitorio no estaba conectado con la sala secreta.

    —… es cierto, y examinamos muy concienzudamente la zona —aseguró Dante—. De todas formas, según el panel de control de la cápsula, solo una habitación podía comunicar con esa sala.

    —Es como si esa sala… fuese la sala del jefe, más que la sala común de los traidores —susurró Arie.

    Sí… daba la sensación de que era así. Entonces, la mente maestra mató a Hubert personalmente; el traidor de los traidores, el verdadero controlador de este juego, la verdadera mene maestra. Porque el asesino tuvo que usar la sala secreta.

    —Así es, tee-hee —rio Orm—. Hubert, probablemente, descubrió la sala secreta en el gimnasio, pero no estaba seguro de dónde encontrar los accesos a otras zonas, así que… decidió reunirnos allí para mostrarnos la sala secreta, duh.

    —Y-Ya veo —susurró Bezzy.

    —Es más —Orm se encogió de hombros—, no es el único que la descubrió. Yo encontré dicha sala también antes de su muerte. Tristemente, nunca pude encontrar a nadie allí dentro, la mente maestra tiene bien guardadas sus espaldas.

    —¿Q-Qué? —tartamudeó Frida—. ¿S-S-Sabías de la e-e-existencia de la s-s-sala desde el p-principio?

    What!? —exclamó Arie— You bas-!

    —¿”Bastard”? Tee-hee, sí, bueno, quizá fui un poco malo al ocultarlo. Lo siento y eso. Pero no podía arriesgarme, no hasta estar seguro de tener contra las cuerdas a los traidores. Hasta poder asegurarme de quién era quién.

    —… ¿y sabes ya quiénes son? —preguntó Dante, furioso.

    —Hum… tengo ideas, pero tristemente, no estoy cien por cien seguro. Diría que un noventa, solo.

    —¡Eso es suficiente, dilo y punto! —gritó Arie, molesto.

    —¡Nope! —sonrió Orm—. Te he dicho que quiero asegurarme primero, y asegurarme es al cien por cien. ¡Pero! Sí que os diré algo. La escena del crimen de Hubert fue totalmente la sala secreta.


    —¿Q-Qué? —me sorprendí; aquello fue repentino—. ¿L-La sala secreta? ¿Y cómo lo sabes?

    —Bueno, porque encontré la sala bastante destartalada cuando la descubrí. Apuesto a que Hubert planeaba esconderse en la sala secreta y atacar con algún arma a la mente maestra cuando apareciese, provocándola con sus palabras el día anterior… pero la mente maestra se anticipó y le mató. Puede que lo estrangulase con la propia cuerda, pillándolo desprevenido; con una cuerda y factor sorpresa, hasta yo habría podido dominar físicamente a alguien. Sin embargo, mostró resistencia, no hay duda, pues estaba la mesa tirada y todo hecho un caos allí.

    E-E-Esto era… esto era muy grande. Pero… pero esta revelación, de ser cierta, querría decir que, desde el principio, Orm sospechaba que había traidores, sabía de la sala secreta, e incluso imaginaría que Hubert no se suicidó. Pero decidió callarse, callarse todo para él solo para… para lidiar con los traidores por su cuenta y riesgo. No podía confiar en nadie, después de todo.

    —… entiendo —Dante cerró los ojos, meditando—. Tiene mucho sentido si sucedió así. Hubert entró en la sala para atacar a la mente maestra, pero la mente maestra ya le esperaba. Le tomó por sorpresa y, con la cuerda, lo estranguló con fuerza. Él trató de defenderse, pero no pudo resistirse mucho, y… terminó muriendo.

    —Tras eso, la mente maestra usó el ascensor para llevar a Hubert al gimnasio —completó Bezzy—, lo dejó colgando de este, como si se hubiese suicidado, y llevó el arma que portaba a la armería pasando por el pasadizo secreto. Tras eso, regresó a su habitación vía sala secreta, desde el propio gimnasio.

    —Y-Y-Y luego… L-Leaffy llegó, m-manipulando la escena, y l-l-luego Orm, manipulándola u-una vez m-más —terminó Frida.

    —… entonces está claro. El culpable fue la mente maestra. Una de las personas que se encontraban en sus habitaciones —sentencié.

    —¿Estamos seguros de eso último, sin embargo? —acusó Dante, de pronto.

    —¿Huh?

    —Si fue la mente maestra, pudo estar en cualquier parte —comenzó a argumentar—, no en vano podría entrar desde casi cualquier zona a la sala secreta; en el Sector A había otra zona para acceder.

    Oh, sí. Se trataba de…

    —La farmacia, ¿no?

    Dante asintió. N-No me gustaba por donde estaba yendo.

    —Todo este tiempo hemos estado diciendo que Arie estaba pululando la zona del Sector A por la noche hasta la mañana siguiente, impidiendo a la mente maestra moverse con seguridad, pero… ¿podemos asegurar que no fue el propio Arie, accediendo desde la farmacia?

    De pronto, todos se callaron. Arie, tenso, miró a ambos lados.

    Dude!! ¿En serio? ¿¡Otra vez esto!? ¡Ya fui acusado en su momento…!

    —Lo sé —dijo Dante—, pero ahora tenemos nueva información. Y también… nueva información sobre ti. Conocemos las misiones de tu monoloj, Arie, y… en ellas se pueden ver claramente cómo dice que tú y Liza White tenéis una conexión.

    —¡Woooo! —exclamó Orm, emocionado—. ¡Caramba, esa sí que no me la esperaba!

    —¿A-Arie y Liza White…?

    D-Dahell? —Arie parecía sumamente tenso—. Escucha, ¡eso es mentira! ¡Y-Yo no tengo ninguna conexión con Liza, yo…!

    —… no quiero sospechar de ti, Arie, pero no me queda otra. Para llegar a verdad necesito solucionar estas dudas —D-Dante parecía francamente dolido, como si realmente no quisiese hacer aquello, pero se viese obligado—. Así que por favor… hablémoslo. Y si me equivoco, por favor, ¡demuéstramelo, Arie!

    E-Esto no… no me gustaba. ¿Podía ser verdad que Arie fuese la mente maestra? Por algún motivo no… no me convencía. Pero Dante tenía razón, tenemos que valorar la posibilidad, no queda más remedio. Por Hubert y por todos.



    Tienes una conexión con Liza White, Arie —acusó Dante—. No puedes negarlo.

    ¡P-Pero te aseguro que no la tengo! ¡Es mentira! —se defendió, tembloroso, el acusado.

    De todas formas eso tampoco prueba nada, ¿no? —preguntó Bezzy, tímidamente—. Aunque sea familiar de Liza White no tiene por qué ser la mente maestra, ¿no?

    Pero hombre, sospechas despierta, qué duda cabe —añadió, socarrón, Orm.

    D-Dudes, ¡os juro que es mentira! ¡T-Tiene que ser esa la misión falsa de la que hablaban los Monolojs de Stock y Bubbly!

    —… es otra posibilidad, pero, ¿podemos estar seguros? —señaló Dante, aún desconfiando.

    M-Mi vínculo con el primer juego es Ian Lockhart —confesó Arie—. Él era mi amigo de la infancia. ¡Liza no tiene nada que ver conmigo, there’s no way!

    ¿E-E-Es eso v-verdad o mentira? —dudó Frida—. A-Ay, no sé qué creer…

    Si Bubbly y Stock estaban relacionados con una misma persona, ¡nadie dice que no es posible que Arie esté relacionado con dos distintas! —rio Orm.

    S-Stop it!!!



    Ah, ¿así que Ian Lockhart era el amigo del que Arie me hablaba a veces? Pero entonces… o Arie ha estado mintiendo todo el tiempo, o tenía dos familiares, o… o esta acusación era falsa. Pero… ¿era la pista falsa per se? ¿O solo tenía truco? Hum…


    Tienes una conexión con Liza White, Arie. No puedes negarlo.

    ¡P-Pero te aseguro que no la tengo! ¡Es mentira!

    De todas formas eso tampoco prueba nada, ¿no? Aunque sea familiar de Liza White no tiene por qué ser la mente maestra, ¿no?

    Pero hombre, sospechas despierta, qué duda cabe

    D-Dudes, ¡os juro que es mentira! ¡T-Tiene que ser esa la misión falsa de la que hablaban los Monolojs de Stock y Bubbly!

    —… es otra posibilidad, pero, ¿podemos estar seguros?

    M-Mi vínculo con el primer juego es Ian Lockhart. Él era mi amigo de la infancia. ¡Liza no tiene nada que ver conmigo, there’s no way!



    Ian Lockhart. Hum. Sé poco de él, a decir verdad; mis recuerdos, más allá de Chaddie, están un poco borrosos. Lo poco que sé de él es lo que nos han contado aquí… lo de la misión global.

    Hum… lo de la… ¿misión global…? Oh, no me digas que… ¡q-qué sucios…!


    Tienes una conexión con Liza White, Arie. No puedes negarlo.



    —¡Sí, exacto! —exclamé—. ¡Así es, Dante, Arie tiene una conexión con Liza White, pero… su conexión no es directa con ella! La conexión existe, pero no es lo que crees. Liza no es el vínculo de Arie.

    —Pero entonces, ¿cómo justificas la misión? —me dijo Dante, dubitativo—. ¿Insinúas que es la misión falsa?

    Negué con la cabeza.

    —No, la misión es verdadera. Arie tiene un vínculo con Liza White, pero dicho vínculo… es Ian Lockhart.

    —¿Qué…? —Dante no me seguía.

    —Según la segunda misión global, Liza White mató a Ian Lockhart, ¿cierto? —afirmé, decidido—. Ahí tienes tu conexión. Arie tiene un vínculo con Liza White, pero ese vínculo es… es porque Liza White fue la asesina de su amigo.

    Arie, de pronto, se puso tremendamente serio.

    —… no te confundas —susurró él, agachando la mirada—. Ian no “fue asesinado” por Liza. Ian logró derrotar a Liza. Y la derrotó sacrificando su vida. Recordé todo cuando recordé a Ian, y… —señaló de pronto, decidido, al holograma de Liza—. Y tú deberías recordar siempre a Ian, dipshit. Deberías recordar el nombre y la cara del que te derrotó en tu estúpido juego.

    … sin duda, Arie quería muchísimo a Ian, ¿eh? Pero si lo que dice es cierto, entonces… entonces Ian era un héroe, en cierto modo. El héroe que derrotó a la Diva de la Desesperación.

    Pero estaba claro, pues; esa misión solo fue una forma de manipularnos, o incluso de intentar confundir a Arie. La misión decía la verdad, pero era tan vaga que casi era mentira. Fue como aquella misión sobre traidores de Gea… pretendía engañar a Gea, más que servirle como pista.

    —… ya veo —suspiró Dante—. Lo siento, Arie.

    —… nah, it’s okay —susurró él, frotándose la nuca y apartando la mirada.

    E-Esto estaba muy bien, pero estábamos de vuelta en el paso uno. ¿Quién era el asesino, entonces? ¿Quién era… la mente maestra?

    De pronto, Orm intervino.

    —Hey, Pyro. La mente maestra se llevó seis páginas, ¿no? De la libreta de Hubert, quiero decir.

    —¿Eh? Oh, uhm, sí, claro… aquí las tengo todas. No hay más que dibujos de tableros de ajedrez en casi todas, salvo en la última.

    —Uhm, interesante, sí. ¿No te has preguntado por qué? —dijo Orm, reflexivo.

    ¿Huh? ¿Por qué? ¿Por qué… qué?

    —… —Bezzy parecía reflexiva, enarcando las cejas.

    —Me refiero a… ¿por qué crees que la mente maestra tendría interés en ocultar esas hojas? —dijo Orm.

    —Bueno, en ellas se revela información importante —adivinó Arie.

    —No es cierto, cabezahueca —atacó de pronto Orm—. Piensa un poquito más. Si fuese ese el problema, se llevaría solo esa hoja. No se llevaría todas. De hecho, es mucho más descarado llevarse todas que llevarse solo una.

    —P-P-Pero en el resto d-de páginas hay s-solo t-tableros de a-ajedrez, ¿no…? —reflexionó Frida—. ¿P-Por qué ocultar eso?

    —… tché, y pensar que solo con mirarlas de lejos ya me doy cuenta del truco, y vosotros ni os acercáis, ay —se lamentó Orm—. A ver Pyro, mira esas hojas bien. Todas fueron escritas por Hubert, ¿no? Bien, ¿qué tienen en común?

    Enarqué las cejas, y empecé a revisar bien las hojas. ¿T-Tener en común…? Pues, además de estar todas escritas con el mismo bolígrafo, en el mismo tipo de hoja y escritas por la misma persona… no veo nada especial. … oh, bueno, a no ser que sea porque… están todas emborronadas.

    —¿Es porque la tinta de todas las páginas está emborronada? —adiviné. No entendía muy bien por dónde iba Orm.

    —¡Bingo! ¿Hacia dónde se produce el “emborronamiento”? ¿Hacia donde se arrastra siempre la tinta?

    ¿Eh? ¿Hacia… dónde? Miré las hojas. Bueno, claramente…

    —Hacia la derecha —respondí.

    —… —Bezzy seguía en silencio, muy tensa.

    Dude, ¡dilo de una vez! —gritó Arie, molesto.

    —Tee-hee. Poco a poco, Pyro está cerquita. Venga, lo último ya: si todo está a la derecha, ¿por qué puede ser? ¿Qué puede revelarnos sobre el autor…?

    Uhm… si está hacia la derecha todo el emborronamiento, es porque Hubert, al escribir, arrastraba la tinta hacia ese lado. Y lo hacía de forma continua, como si fuese algo normal para él. Pero sin duda, yo al escribir no iría arrastrando mi mano sobre lo que escribo. A menos que… oh, ¡claro!

    —¡Hubert era zurdo! —exclamé entonces, como si hubiese tenido una revelación—. Algunas personas zurdas, si apoyan la mano en el papel, van arrastrando la tinta conforme escriben.


    —¡Así es! —gritó Orm, feliz—. Y vóila, ahí tienes la respuesta de por qué el culpable quiso ocultar todas las hojas.

    —¡L-La carta de suicidio! —Dante miró la carta que tenía entre sus manos—. El que escribió esto no es zurdo, ¡no deja el mismo rastro que Hubert!

    —Bueno, pensé que ya estaba claro que la carta era falsa, right?

    —Es cierto —le respondió Orm a Arie—, pero ahora podemos tener claro algo: y es que la persona que la hizo no pudo o no supo imitar bien la escritura de Hubert. Motivo por el que tuvo que ocultar la escritura de este.

    Ya veo. Y si no pudo ocultar bien la escritura de Hubert, t-tal vez…

    —Tal vez… tal vez si pudiésemos comparar ese escrito con la escritura de todos… ¡podamos ver quién falsificó la carta y por tanto, quién mató a Hubert! ¡Podríamos saber quién es la mente maestra! —exclamé, emocionado.

    —¡C-Chicos, todos, escribamos algo! —sentenció Arie.

    —Nah, la mente maestra no es tan idiota. Por muy mal que se le de imitar escrituras o lo que sea, no va a ser tan imbécil de escribir de forma natural si eso desvela su identidad —sentenció Orm.

    —A-Además, t-t-tal vez sea uno d-de los caídos, ¿n-no? P-Podría ser…

    Según Orm… había un traidor vivo. Tal vez no fuese el culpable, pero podría serlo. ¿Sería uno de nosotros? T-Tsk, estábamos tan cerca…

    —Lo ideal sería disponer de algún escrito hecho por nosotros de forma previa al caso de Hubert. Un documento donde aparezca la escritura natural de cada uno, sin que haya posibilidad de que se falsifique —reflexionó Dante.

    —Tsk, no creo que tengamos nada así… —se lamentó Arie.

    Pero de pronto, la Violinista, mirada agachada, ojos llorosos, alzó la voz.

    —… D-Dante, ¿podrías… dejarme la nota de suicidio un… un segundo?

    ¿B-Bezzy…?

    —Oh… ¿por qué motivo…? —Dante inclinó la cabeza a un lado, confuso—. E-Está bien, como quieras. Ten.

    Y así, Dante le pasó la nota, con algo de duda. Mientras ella, sollozante, la revisaba de cerca, todos la observamos, expectantes. Finalmente, terminó por suspirar, como abatida. Y se dejó caer sobre el atril.

    —N-No puede ser… —susurró—. No… no es exactamente igual, pero está claro que esta letra es de cierta persona, y… y-yo no… —comenzó a llorar, desconsoladamente.


    —¿B-Bezzy…? —le pregunté, asustado. ¿Q-Qué demonios pasaba…?—. ¿Estás bien?

    Con lentitud, ella se secó las lágrimas y buscó a alguien con la vista. Al ver que dicha persona apartaba la mirada, ella también lo hizo. N-No podía ser. No me digas que…

    De pronto, Bezzy sacó un trozo de papel de sus bolsillos.

    —S-Siempre llevaba conmigo esta nota, porque… porque se me hizo muy tierno su gesto. Porque me recordaba a esa amistad tan bonita que tenía. Pero… durante el resto de la estancia en la academia, esa persona no me mandó más notas, nunca más. Y pensar que… he guardado t-todo este tiempo con cariño una nota… que resulta ser… la prueba final de que esa persona es la mente maestra.

    Mostró, así, la nota de la que hablaba. L-La recordaba, ella… antes de la muerte de Hubert, me la enseñó. Lo recuerdo.


    Oh, ¡Pyro! Estás aquí —me dijo Bezzy entonces, hace ya muchos días, llevando aquella nota—. ¿No hay nadie más? T-Todos deben estar en el gimnasio, entonces.

    —¿Huh? —pregunté, confuso—. ¿Por qué crees que están allí?


    Y Bezzy, entonces, me mostró la misma nota que ahora tenía entre sus manos. Aquella que decía…


    “Monokuma nos ha convocado a todos para que vayamos al gimnasio. Dice que es muy urgente. Te escribo esto para que lo sepas, ya que no sales de tu cuarto”.


    Por supuesto, en aquel momento no relacioné en absoluto la nota de suicidio con ese papel, ¿quién, en su sano juicio, pensaría en eso…? Además, solo Dante y Leaffy dispusieron de la nota, el resto solo la oímos al leerla ellos en voz alta.

    En su momento, claro, nadie valoraría la posibilidad de conectar ambas cartas, de darles el significado tan trascendental que ahora tienen. Pero ahora… ahora todo tiene sentido. Ahora es muy distinto. Ahora revelan quién es la asesina de Hubert y la mente maestra de este juego.

    Pero… ¿pero es eso… es esta locura… siquiera posible?

    —… Frida… ¿eres tú? ¿Tú eres… la mente maestra?

    - Dormitorio sin secretos: el cuarto de Leaffy no tenía nada similar a un habitáculo, pasadizo o algo por el estilo; ningún secreto especial parecía poder encontrarse en el dormitorio.

    - Monoloj de Hubert: se encontró el Monoloj que presumiblemente pertenecía a Hubert en el dormitorio de Leaffy. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Nota de suicidio: Hubert, cuando murió, dejó una nota de suicidio en la que aseguraba que se sacrificó para salvar a todos los demás del motivo de Monokuma, y que no le había quedado más remedio que hacerlo así. Dijo en ella que era su forma de evitar que el juego empezase otra vez. Esta nota se encontró por Leaffy en la escena del crimen y, posteriormente, la tuvo Dante, quien fue el que la leyó en voz alta.

    - Puerta de Bezzy: desde que llegaron los participantes a Despair City, Bezzy nunca ha podido salir de su cuarto por las noches. Por algún motivo, si ella se encontraba dentro de su habitación siendo de noche, la puerta sería imposible de abrir hasta algo después del anuncio matutino de la mañana siguiente.

    - Testimonio de Orm: Orm dijo, respecto a su plan junto a Chisp, que Bezzy era el "señuelo perfecto".

    - Monitor: Liza White siempre aparece en algún monitor del hotel, molestando a los participantes y asegurándose de que no se encierren en sus habitaciones sin más.

    - Monoloj de Arie: el monoloj del Super Arquitecto. Estaba junto a los demás que Orm robó. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Misión de Bubbly y Stock: según la misión que compartían Bubbly y Stock, una de las misiones individuales, y solo una, otorga una pista falsa.

    - Objetivo de Leaffy: técnicamente, el objetivo de Leaffy era copiar el talento de Lion. No pudo cumplirlo, ya que Pyro no despertó a Lion el suficiente número de veces.

    - Misiones misteriosas: un Monoloj aún no identificado del todo fue encontrado en el dormitorio de Orm, donde este escondió todos los que robó. Las misiones del mismo dicen así:
    1) Apellido: averigua la causa por la que muchos no recordáis vuestros apellidos
    2) Familias: descubre al menos una conexión familiar de alguien del grupo
    3) Verdad: descubre la verdad sobre Despair City y sobre el juego de asesinato mutuo.

    - Acciones de Chisp: durante el caso de Bubbly y Stock, Chisp actuó de forma muy rara, como si pretendiese acabar con todos los allí presentes. ¿Por qué lo hizo?

    - Última pista de Chisp: la última de las misiones de Chisp revela que es imposible que los supervivientes del juego salgan de ahí...

    - Tercera misión global: según la pista que esta misión global otorgó, debe haber, como mucho, cinco supervivientes al final del juego, y esas cinco personas son personas específicas: tres con objetivos diferentes a los del resto, uno que es clave en el juego y uno que está destinado a sobrevivir.

    - Misiones de Bezzy: el monoloj de Bezzy también se encontró en el dormitorio de Orm, pues este lo robó junto al resto. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Puerta gigante: en el Sector F, una puerta enorme parece servir de "salida". Aparece en ella un gran número, un "3".

    - Monitores de vigilancia: en el Sector F, existen multitud de monitores de vigilancia, desde los cuales se puede ver toda Despair City. Sin embargo, parece ser que se graban incluso lugares a los que no apunta ninguna cámara. No parece que existan indicios de grabaciones, por lo que las imágenes deben ser en directo. ¿Cómo es posible?

    - Cama: cerca de la sala de vigilancia, hay una cama pulcramente colocada y preparada. Sobre ella yace una especie de casco conectado por un montón de cables...

    - Fichas de participantes: en la sala secreta había un archivo lleno de fichas de los participantes de ambos juegos. Estaban ordenados, de forma que los primeros en aparecer eran los participantes del segundo juego, terminando en Dante y Hubert, y desde ahí, aparecían fichas de todos los participantes del primer juego. Con todo, Emily Hodges aparece la primera, junto a los segundos participantes; y, además, entre las fichas de los segundos participantes hay una vacía donde solo aparece la mención del talento: "Super Imitador".

    - Hojas perdidas de Hubert: se encontraron las hojas perdidas de Hubert en la sala secreta. Eran seis hojas, casi todas dibujadas con tableros de ajedrez, salvo por una, que estaba llena de garabatos y esquemas que parecían reflejar los pensamientos de Hubert. Todas las hojas, sin embargo, estaban emborronadas hacia la derecha, con la tinta arrastrada ligeramente.

    - Monoloj extraviado: un Monoloj sin identificar se encontró en la sala secreta. No tiene misión alguna, así como no hay indicaciones de a quién pertenece.

    - Ordenador: en la sala secreta hay un ordenador cuya única función parece ser enviar y recibir mensajes simples.

    - Cápsula: la sala secreta conecta, mediante una especie de "cápsula" ascensor secreta, con diversas zonas de Despair City. Conecta con las siguientes zonas: “Casa Encantada”, “Huerto”, “Sala de vigilancia”, “Fábrica – Sala principal”, “Gimnasio”, “Auditorio – Backstage”, “Hotel – Habitación”, “Laberinto”, “Kumaland – Norte”, “Tienda Atrezo”, “Farmacia”, “Molino – Interior”, “Sector E – Exterior”, “Hotel – Comedor”. No obstante, para entrar a "Hotel - Habitación" se requiere una contraseña.

    - Imagen de Bezzy: todo lo que se encontró en el supuesto secreto de Despair City es la imagen de Bezzy, durmiendo sobre una cama y con un casco en su cabeza, lleno de cables. Parece estar en la misma sala del Sector F. No hay indicios del momento en el que se grabaron estas imágenes.
    Lista de alumnos:

    6 vivos


    1- Pyro Redflame / Lion: Sin talento / Super Analista
    [​IMG]

    - Edad: 19
    - Conexión con el primer juego: es el hermano de Chad Redflame.
    - Misiones individuales:
    1) Talento: descubre al participante con talento falso >> Pyro carece de tarento alguno.
    2) Compañero: averigua las conexiones de, al menos, tres participantes del juego >> Lion, el Super Analista, duerme dentro de Pyro, compartiendo su cuerpo.
    3) Vínculos: haz que Lion conozca y converse íntimamente con todos los alumnos vivos.
    - Datos obtenidos:
    1- Pyro carece de talento alguno; sin embargo, en el pasado, cuando Pyro aún no era demasiado mayor, uno de los fundadores de los Gamma, Lion, el Super Analista, sufrió un ataque del enemigo que le dejó prácticamente muerto. El Profesor Abeto, líder original de los Gamma, logró mantenerlo con vida artificialmente. Lion era capaz de razonar de una forma espectacular, sacar deducciones imposibles valorando las distintas posibilidades de un evento y, por tanto, era capaz de predecir muchos sucesos; entre otras cosas, predijo su terrible destino, y dejó a Abeto la misión de ligar su conciencia a la de Pyro, a quien escogió específicamente por algún motivo. Desde entonces, Pyro y Lion han sido uno solo, conviviendo ambas mentes, ambas conciencias, en el cuerpo del joven Redflame.

    2- Ryu Guardane: Super Entrenador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 23
    - Conexión con el primer juego: era el mejor amigo y rival de Alpha Xenodis, y, tras quedar paralítico por su enfermedad, se convirtió en su entrenador.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos: ???


    3- Chisp: Super Informático
    [​IMG]
    - Edad: 20
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales:
    1) Tecnología: encuentra la tienda de informática de Despair City >> Tu nombre real es CH1-5P, y eres un androide artificial capaz de actuar y sentir como un humano.
    2) Estudiantes: descubre dónde se encuentra el decimoséptimo participante en el juego de asesinato >> Lion, el decimoséptimo estudiante, es una de las claves de este juego.
    3) Salida: llega al final del laberinto >> Aunque el juego termine, quienes lleguen al final nunca lograrán salir de Despair City.
    - Datos obtenidos:
    1- Chisp afirma que creció solo con su padre y sus hermanos. Afirma que no tuvo madre, que no sabe nada de ella. Asegura que su padre le enseñó todo lo que sabe sobre informática y que él era su hijo favorito. Al parecer, pese a que nadie lo diría, Chisp fue todo un niño mimado.
    2- Según el Informático, si se dedica a la Informática es solo porque su padre le enseñó precisamente sobre esa disciplina; afirma que tiene la capacidad para haber desarrollado cualquier talento. En principio, como informático, se dedicó fundamentalmente a actuar de forma ilegal, hackeando sistemas; motivo por el que fue seleccionado para unirse a los Neo-Gamma, en primer lugar.


    4- Frida: Super Sastre
    [​IMG]
    - Edad: 18
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Frida parece tener su propia marca de moda, encargándose ella misma de hacer diseños y convirtiéndose en alguien famosa en el mundo de la moda. Ella afirma que ama a los tejidos, la ropa, los diseños, la moda... pero su amor va más allá de algo meramente profesional: Frida tiene elifilia, una parafilia sexual que le hace sentir placer al tocar y estar en contacto con ciertos tipos de tejido.


    5- Hubert Mattsson: Super Ajedrecista [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Inicios: entra en el Sector A de Despair City por primera vez >> Fuiste miembro de los Gamma originales, y, junto a Dante, tienes una misión muy particular.
    2) Infiltrado: permanece tres días en Despair City >> Estás entre el grupo como infiltrado, con la misión de vigilar y desenmascarar a cierta persona.
    3) Desesperación: conversa con Liza White a través del monitor de tu cuarto en al menos tres ocasiones >> La Seguidora de la Desesperación a la que debías vigilar, mente maestra de este juego, es Leaffy.
    - Datos obtenidos: ???


    6- Dante Miles: Super Guardián
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Cómplice: colabora en un crimen sin ser el culpable
    - Datos obtenidos:
    1) Dante afirma no recordar nada sobre su infancia: ni sus padres, ni hermanos, nada absolutamente. Según él, desde corta edad solo se preocupó por proteger a Emily, viviendo siempre a su vera, como una suerte de Guardaespaldas, pese a no considerarse un hijo adoptivo de Abeto como tal. Poco a poco, se enamoró de la Modelo. Parece ser que para Dante no existe nada en el mundo más allá de Emily; que solo se define a sí mismo como el "Guardián".
    2) Dante no recuerda si alguna vez tuvo un pokémon, aunque parece que en su borrosa mente recuerda a alguno. Ni siquiera sabe si el pokémon con el que Abeto "fusionó" su ADN fue uno concreto o un compendio de muchos, o si fue, quizá, su propio compañero. También recuerda estar tremendamente vinculado a una llave, una llave que, para él, era casi tan importante como su propia vida.

    7- Bubbly Phelps: Super Buceador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 27
    - Conexión con el primer juego: era el cuñado de Mimiko Honda, marido de Matt, su hermano.
    - Misiones individuales:
    1) Supervivencia: sobrevive al menos una semana en Despair City >> La persona del primer juego vinculada a ti es una de las supervivientes.
    2) Arte: crea cualquier obra de arte durante tu estancia en Despair City >> Tu pareja, el hermano de una de las participantes del primer juego, era artista.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.

    - Datos obtenidos:
    1- El padre de Bubbly era buceador, dedicado a buscar tesoros y barcos hundidos en las profundidades marinas. Bubbly solía bucear con él de pequeño, acompañándole en algunas misiones. Una de esas veces, el padre encontró un barco y entró en él, quedando atrapado. Terminó por quedarse sin oxígeno, muriendo ahogado y dejando a Bubbly a la deriva en el barco. Finalmente, fue rescatado, y Bubbly decidió convertirse en buceador como su padre, con el objetivo de encontrarle. Pese a que fue capaz de llegar al barco en el que murió atrapado, Bubbly no encontró a su padre allí.


    8- Leaffy: Super Genio [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: era la pareja de Drake Orestes.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Leaffy, parece ser, tuvo una infancia complicada. Al ser la Super Genio, todos esperaban siempre muchísimo de ella y muchos de sus compañeros la despreciaban y envidiaban profundamente por ello. Su talento, además, la hizo aburrirse fácilmente ante cualquier reto, ya que podía desarrollar fácilmente la capacidad que desease. Por eso, y tal vez como medio de escape de su realidad, comenzó a fascinarse por la esperanza, ya que, afirma, el talento de Emily Hodges es el único que no podría aprender.
    2- Al parecer había una persona muy querida para Leaffy, pero esa persona, según sus palabras, la "abandonó por la esperanza". Su ser querido se marchó y nunca regresó, y eso causó un gran resentimiento en ella, que decidió entonces convertirse en una suerte de adalid de la esperanza, pero... tal vez porque la cosa que más idolatraba (la esperanza) le "quitó" a quien más quería, empezó a ver dicha esperanza de una forma ciertamente distorsionada, su concepto particular de la esperanza.


    9- Ixie Brigitte: Super Naturópata [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Ukitashi.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Brendan Ruby, el Super Periodista.
    - Datos obtenidos:
    1- Ixie parece ser consciente de que sus métodos curativos naturales no son siempre "curativos" en el sentido estricto de la palabra. Aunque sigue pensando que en muchas ocasiones curan de verdad, afirma que si la mente cree que algo curará el cuerpo, al final, el propio cuerpo terminará sanando. Ella basa gran parte de su investigación y de su trabajo en la confianza, en la fe, y considera indignante que los médicos "de verdad" rechacen a pacientes terminales solo porque la ciencia no puede encontrar solución para su enfermedad. Al parecer, ella se hizo muy famosa por sus tratamientos, ya que logró curar a aun paciente deshauciado y declarado terminal con sus medicinas naturales.


    10- Oxy Gehirn: Super Psicóloga [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Brendan Ruby.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Ukitashi, el Super Comilón
    - Datos obtenidos:
    1- Oxy tiene fobia a lo ilógico, a aquello a lo que no puede dar explicación. Afirma que se hizo psicóloga porque la mente de las personas es una de las cosas más difícil de explicar de todas. Desde que se convirtió en psicóloga, llevó los casos más difíciles, siempre buscando lo más complejo de todo, porque afirma que encontrar explicación a cosas que parecen no tenerla es su especialidad. Por ello, parece que, más que fobia a lo ilógico, tiene miedo al fracaso, a no ser capaz de encontrar una explicación para ciertas cosas.


    11- Orm: Super Prodigio [VIVO]
    [​IMG]
    - Edad: 12
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1. Orm detesta a la gente sin talento, por considerarlos simples, normales, y carentes casi de un rasgo distintivo que les haga diferentes. Odia la normalidad, y parece obsesionado con destacar en algo. Al parecer, aparentemente hay alguien en su vida que recibía toda la atención simplemente por ser "especial", mientras que él insistía en seguir esforzándose en ser el mejor en todo para lograr destacar.
    2. La gran capacidad de Orm para mostrarse diestro en todo hacía, de hecho, que la gente le terminase ignorando al ver que era capaz de valerse por sí mismo. Parece que su odio por lo normal surge, realmente, de una profunda envidia por la atención que las personas normales conseguían por su condición. Sin embargo, al parecer esa misma persona que siempre lograba toda la atención que él no también tenía alguna suerte de cualidad o talento; y dicha cualidad era una de las pocas cosas en las que Orm no podía destacar. Pese a los celos que siempre ha sentido por esa persona, es consciente de que le quería, de igual modo que Orm admite compartir esos sentimientos.
    3. Orm tenía un hermano que era, al parecer, el que recibía toda la atención que él perdía debido a ser tan hábil en todo. Orm era el inteligente y habilidoso, y no su hermano, pero, con todo, su hermano era el que captaba toda la atención que él anhelaba. En el fondo, realmente, ambos hermanos se querían profundamente, y si bien Orm sentía celos de él, probablemente él desearía no ser víctima de toda esa atención, y viceversa.


    12- Stock Honda: Super Empresario [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 47
    - Conexión con el primer juego: era el padre de Mimiko Honda.
    - Misiones individuales:
    1) Trampa: haz que alguien caiga en una trampa preparada por ti >> Una de las misiones globales tiene una trampa; no todos encajan.
    2) Padre: protege a uno de los estudiantes de salir herido >> Eres el padre de una de las supervivientes del primer juego.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.
    - Datos obtenidos: ???


    13- Gea Lehrer: Super Profesora [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 33
    - Conexión con el primer juego: profesora y representante de Talía Wells.
    - Misiones individuales:
    1) Vínculos: averigua qué conexión tenéis con el juego de asesinato mutuo >> Fuiste la representante y maestra de Talía Wells.
    2) Teddy: descubre quién es realmente Teddy >> La propietaria de Teddy planeó traicionar a sus compañeros.
    3) Actores: ofrécete para participar en una actuación >> Uno de tus compañeros es incapaz de reconocer los rostros de otros.
    - Datos obtenidos: ???


    14- Spok Krueger: Super Ladrón [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 28
    - Conexión con el primer juego: era alumno de esoterismo de Elisa Daroch.
    - Misiones individuales:
    1) Aprendizaje: averigua al menos tres misiones individuales de los demás >> fuiste enseñado por la mejor médium de todos los tiempos.
    2) Rostros: logra identificar a todos los participantes de este juego >> uno de tus compañeros usa la identidad de otra persona sin saberlo.
    3) Ladrón: roba al menos diez objetos de otros >> uno de tus compañeros tiene algo que no le pertenece.
    - Datos obtenidos:
    1- Aparentemente, Spok es el mejor ladrón de toda Galeia, del mundo entero, pero detesta ser ladrón; afirma que sus padres murieron y que por eso tuvo que comenzar a robar. De hecho, dice que, pese a que murieron, nunca le dejaron. Dice que los muertos le fascinan, porque, en palabras del propio Spok, son los únicos a los que no puede robar.


    15- Arie O'Gehry: Super Arquitecto
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: era el amigo de la infancia de Ian Lockhart.
    - Misiones individuales:
    1) Trasnochador: pasa al menos 3 noches fuera del hotel > hay alguien que no puede salir por las noches.
    2) Arquitectura: comparte con alguien detalles sobre el diseño de un edificio o construcción de Despair City >> Tú diseñaste la Academia de los Gamma, donde sucedió el primer juego.
    3) Mente maestra: Sobrevive a cinco clases de juicio >> La mente maestra del primer juego y tú tenéis una conexión.

    - Datos obtenidos:
    1- Según Arie, él no era un buen estudiante, pero tenía un don para la arquitectura, con altísimo razonamiento espacial. Pasaba los días de clase dibujando y creando diseños, desatendiendo sus responsabilidades. Sin embargo, sus ideas eran tan alocadas que no podía conseguir financiación de ningún tipo, de modo que no podía hacerse un hueco en el mundo de la arquitectura; todo el mundo rechazaba sus proyectos tachándolos de "imposibles". Por fortuna para él, tenía una amigo que consiguió financiación para él de alguna forma. Sin embargo, parecieron hacer un trato, de modo que Arie tuvo que devolverle el favor a su amigo en algún momento...
    2- Arie afirma que trabajó para los Gamma en cierto punto, creando diseños para ellos. También, para devolverle el favor a su amigo, quien le facilitó los ingresos para financiarse en el mundo de la arquitectura de forma "poco legal", creó para él numerosos edificios y otros proyectos, aunque Arie nunca supo para qué. Afirmaba que no entendía a su amigo, pero que le comprendía; al parecer los dos se dieron siempre apoyo cuando el resto no les entendían, pues el Arquitecto afirma tener una forma de pensar un poco abstracta y errática, y solía ser criticado y rechazado por su comportamiento.


    16- Bezzy Hoffe: Super Violinista
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: fue la novia de Effy Joy.
    - Misiones individuales:
    1) Amor: encuentra el auditorio de Despair City >> La persona a la que amabas murió en el primer juego de asesinato mutuo.
    2) Inmunidad: sobrevive a un ataque hacia tu persona por parte de un compañero >> Sobrevivirás este juego, pues es imposible que mueras.
    3) Victoria: supera la sexta y última clase de juicio

    - Datos obtenidos:
    1. Bezzy es una virtuosa con todos los instrumentos, pero parece ser que fue gracias a una persona muy especial para ella, aparentemente su interés romántico, que se comenzó a especializar e interesar por el violín en específico. Solo ha fallado una nota en toda su vida.
    2. Bezzy tenía miedo escénico en un inicio, y tocaba "a sordas", valorando la música como algo completamente mecánico, sin disfrutarla ella misma; ella era la única persona que no podía disfrutar de su música. Sin embargo, al conocer a su pareja, ella pareció inspirarla y ayudarla a superar ese miedo, acompañándola a cada concierto. Al mismo tiempo, ella le fue mostrando a Bezzy la verdad sobre los Gamma y sobre el Gobierno de Galeia...
     
    • Fangirl Fangirl x 7
  6.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,486
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    OMG, ES QUE TE TENGO QUE COMENTAR PORQUE AAAAA. QUE BUENO TODO.

    Mira, yo durante la investigación estaba muy confusa PORQUE NO ENTENDÍA PARA QUE IBAN A SERVIR LA MITAD DE LAS PRUEBAS Y NADA TENÍA SENTIDO PERO AAAA. okay, antes de nada, también debo decir que ORMMMMM, yesss, mi pequeño bastardo sigue vivo <3<3<3<3

    Pero bueno, no te voy a decir demasiado de la investigación porque no tengo ni idea pero el JUICIO, EL JUICIO.

    MIRA EL PLOTW TWIST. Osea, que igual ahora de repente Frida no es, ¿sabes? PERO TIENE QUE SERLO PORQUE TIENE MUCHO SENTIDO Y LE DARÍA UN GIRO INTERESANTE Y MIRA QUE YO SABÍA QUE NO PODÍA SER TAN BUENA TODO EL RATO Y QUE ALGO ESCONDÍA (?)

    La escena de Arie defendiendo a su nov- digo, a su amigo Ian LISTEN, QUE BONITO, QUE BONITO. ES UN AMIGO DE VERDAD, SEGURO QUE IAN ESTARÍA MUY ORGULLOSO DE ÉL. Also, yo sabía que Arie no iba a ser traidor, y estaba convencida que su relación era con Ian, pero pinche Liza/Mente Maestra, como los ha querido engañar con esa relación tan jodida. Pero ah~ Nuestros niños son listos uwu

    La muerte de Hu, god, yo sabía que no tenía sentido su muerte, NO TENÍA SENTIDO QUE NUESTRO QUERIDO HU SE SUICIDASE. Sobre todo después de haberlos citado, es que no, cero sentido.

    Ah, also, yo creo que están en la cabeza de Bezzy y por eso no puede morir o algo ¿no? O algo parecido, idk, pero bueno, que Juanjo y yo teníamos al teoría de algo parecido a una simulación o algo así, SO QUIZÁS, la cosa va por ahí. Oh, ahora que lo pienso, si están utilizando a Bezzy como conductor o como, idk, que la están utilizando para el juego y todo eso, pues pobrecilla </3

    No sé si se me olvida decir algo, bc han pasado como demasiadas cosas (?) Also, me gustaría saber que onda con Lion ahora tbh (?) Y pues, tengo muchas ganas de los siguientes capítulos omggggg, se viene mucha buena shit, lo sé, lo presiento en mis venas fangirl añldsnka.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    9860
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Clase de juicio, parte 2.



    Frida… la nota que Bezzy había mostrado no daba lugar a dudas. Ciertamente, la escritura no era idéntica en ambos casos, pero era lo suficientemente parecida como para poder confirmar que la nota de suicidio y esa nota fueron escritas por la misma persona. Y si sabíamos que una la escribió la mente maestra y asesina de Hubert y la otra la escribió Frida, entonces la conclusión es clara: Frida es la asesina de Hubert y la mente maestra de este juego.

    Sin embargo, al mirarla, ella, con los ojos desencajados, no daba crédito.

    —¿Q-Q-Qué? ¿H-Habláis e-en serio? ¿Y-Yo, l-l-la mente maestra…?

    Yo —susurró Arie, dubitativo, con su mano en la nuca—. ¿Va en serio, tíos? Like, Frida… cualquier persona menos ella pega como la mente maestra.

    —… —Dante no decía nada, solo miraba hacia Frida con gesto irritado.

    —… —Bezzy, por su parte, solo sollozaba, apartando la mirada.

    —… —Orm miraba hacia arriba, ambas manos en su nuca, reflexivo—. … bueno, sí que es cierto que Frida parece la más pringada de todos, al nivel de Bubbly, pero… ciertamente, era ella en quien depositaba mis sospechas.

    ¿Sus sospechas…? ¿En serio era Frida quien Orm creía que podía ser la mente maestra?

    —¿P-P-Pero por qué…? ¡E-Esa carta no demuestra n-n-nada! ¿C-C-Cómo sabéis que la mente maestra no quiso inculparme a m-m-mí imitando mi letra e-en la nota de s-suicidio?

    —Bah, ¿esa es la mejor excusa que tienes? —replicó Orm—. Menuda mierda de mente maestra. Así no vas a llegarle ni a la suela de los zapatos a Liza White.

    —¡E-E-Eeeeek! —Frida se agachó, escondiendo parcialmente su rostro dentro del abrigo—. P-P-Pero hablo en serio… ¡y-y-yo no soy la mente m-m-maestra! ¡E-E-Es r-ridículo!

    —… hmpf, está bien —Orm se encogió de hombros—. Cambiemos el foco del debate por un momento. Es algo distinto a la muerte de Hubert, pero hemos determinado que asesino e Hubert = mente maestra, ¿no? Entonces este hilo de pensamiento que voy a proponer, que nos ayudará a entender quién es la mente maestra, es procedente en esta clase de juicio. ¿Me darías tu beneplácito, oh, lady virtual-Liza?

    Liza White, en su forma holográfica, chasqueó la lengua.

    —Está bien —sentenció—. Siempre y cuando no dejéis a un lado el centro del debate, que es descubrir al asesino de Hubert…

    Orm sonrió ampliamente.

    —Sí, sí, tranquila, no me desviaré de eso. Así pues, como digo… tomemos otra ruta de debate que nos llevará a la misma conclusión. Y dicha ruta es… el secreto de Despair City.

    —¿E-El secreto…? —susurró Dante, reflexivo.

    Ah, sí… ya me extrañaba que no saliese a la luz aún este tema. Orm estaba muy insistente con que viésemos el secreto del laberinto, pero… ¿qué revela eso? ¿Cómo se conecta con la mente maestra, con Frida, con Hubert, con… con nada de esto?

    —Asumo que visteis lo que hay al final del trayecto del laberinto, ¿verdad? —inquirió Orm, interesado.

    —Ehm, sí… lo vimos —aseguró Arie.

    —… —Orm suspiró, decepcionado—. Pero no entendisteis una mierda, ¿verdad que no? Madre mía, sí que sois bobos…

    T-Tsk. Tal vez Orm o Chisp fuesen tremendamente inteligentes y solo con ver esa imagen de Bezzy pudiesen deducir la verdad de este juego, pero lo cierto es que nosotros… no pudimos averiguar gran cosa.

    —Eso… solo mostraba una imagen sobre mí —dijo Bezzy, aún sollozando—. P-Pero… ¿qué demuestra eso? Y-yo ni siquiera recuerdo nada de eso.

    Y Orm, de nuevo, volvió a suspirar.

    —Vaaaaale, está bien. Supongo que no tengo más remedio que aclarar esto para vosotros, ¿huh?

    >> De acuerdo. Debatamos sobre esa imagen y veréis… cómo revela mucho más de lo que parece.Deba

    E-Está bien, Orm, vamos allá. Soy el primero que ansía saber qué demonios oculta esa imagen, esa grabación.



    Lo único que había al final del laberinto era some weird video… —comentó Arie, confuso.

    Sí, un video donde aparecía yo, dormida en una cama, con un casco extraño en mi cabeza —suspiró Bezzy, aún algo afligida—. P-Pero yo no recuerdo nada de eso…

    Lógico que no lo recuerdes —sentenció Orm—. No en vano esa imagen revela la verdad sobre esta ciudad y sobre este juego.

    P-Pero, ¿cómo? —se preguntó Dante—. Esa imagen era solo una grabación del pasado, de algo que Bezzy vivió hace tiempo…

    >> No en vano esa sala en la que se encontraba era la misma que la del Sector F.

    Huh, así que en el Sector F había una sala idéntica a la del video, en efecto —susurró Orm—. ¿Asumo que había monitores con imágenes de toda Despair City?

    Así es… —verificó Dante, sorprendido—. ¿C-Cómo puedes saberlo?

    Tee-hee. Mera deducción. ¿Sabéis?, no es casualidad que Chisp y yo hayamos entendido la verdad de todo y vosotros no. Porque esa imagen en un monitor que visteis guarda un secreto.

    >> Un informático y alguien con mis habilidades serían capaces de deducir la naturaleza de esa imagen

    >> … y es que solo con comparar esa imagen con otras similares es fácil descubrir que son iguales. Y ahí radica la clave.

    No te estoy siguiendo, dude —se quejó Arie—. ¿No podrías decirlo sin más?

    Tee-hee, ¡oh, vamos! Lo diría, pero no es tan difícil que lo extraigáis vosotros solos, ¿no crees?



    La verdad está en la “naturaleza” de la imagen… hum…


    Lo único que había al final del laberinto era some weird video…

    Sí, un video donde aparecía yo, dormida en una cama, con un casco extraño en mi cabeza. P-Pero yo no recuerdo nada de eso…

    Lógico que no lo recuerdes. No en vano esa imagen revela la verdad sobre esta ciudad y sobre este juego.

    P-Pero, ¿cómo? Esa imagen era solo una grabación del pasado, de algo que Bezzy vivió hace tiempo…

    >> No en vano esa sala en la que se encontraba era la misma que la del Sector F.

    Huh, así que en el Sector F había una sala idéntica a la del video, en efecto. ¿Asumo que había monitores con imágenes de toda Despair City?

    Así es… ¿C-Cómo puedes saberlo?

    Tee-hee. Mera deducción. ¿Sabéis?, no es casualidad que Chisp y yo hayamos entendido la verdad de todo y vosotros no. Porque esa imagen en un monitor que visteis guarda un secreto.

    >> Un informático y alguien con mis habilidades serían capaces de deducir la naturaleza de esa imagen

    >> … y es que solo con comparar esa imagen con otras similares es fácil descubrir que son iguales. Y ahí radica la clave.


    “Esa imagen y otras similares son iguales”… huh, ¿se referirá a imágenes como las de la sala de vigilancia? Hum. Chisp y él pudieron descubrir algo sobre la naturaleza de ese video estático donde se veía a Bezzy… precisamente por ser informático y prodigio, respectivamente. Algo que el resto no descubriríamos a simple vista. Y si Orm afirma que esas imágenes son “iguales” a las de otros lugares… ¿tal vez sea como con las de la sala de vigilancia? E-Eso querría decir que la imagen de Bezzy es en directo

    P-Pero, ¿qué locura es esa? ¿Qué querría decir eso?


    Lo único que había al final del laberinto era some weird video…

    Sí, un video donde aparecía yo, dormida en una cama, con un casco extraño en mi cabeza. P-Pero yo no recuerdo nada de eso…

    Lógico que no lo recuerdes. No en vano esa imagen revela la verdad sobre esta ciudad y sobre este juego.

    P-Pero, ¿cómo? Esa imagen era solo una grabación del pasado, de algo que Bezzy vivió hace tiempo…



    —N-No, te equivocas, Dante —le dije, algo dubitativo—. Creo… creo que la imagen que vimos al final del laberinto era un video en directo de Bezzy, como los videos de la sala de vigilancia. A eso debía estar refiriéndose Orm.

    Con manos en la nuca, el chico asintió.

    —¡Yup! Así es. Esas imágenes eran en directo.

    Wowowow —dijo Arie, tenso—, ¡esperad un momento, right there! ¡Eso no es posible! I mean, Bezzy vio las imágenes con nosotros, ¡estaba allí mismo! No pueden ser imágenes en directo si tenemos a Bezzy en dos sitios a la vez.

    —… bueno, vas por buen camino —piropeó Orm—. Aunque tu conclusión es errónea. No pienses que “Bezzy está aquí, por lo que no tiene sentido que la imagen sea en directo”. Piensa, más bien, al revés: “Si la imagen está en directo, ¿cómo puede ser que Bezzy esté también aquí?”

    ¿H-Huh? S-Sentía… algo extraño. Un presentimiento raro. Y Bezzy, ojos desencajados, no decía nada. Solo parecía estar completamente perturbada, obnubilada. Miré, también, a Frida. Seguía como de costumbre, temblorosa, dubitativa, con gesto asustado.

    T-Todos estábamos algo asustados, ciertamente. Porque presentía que estábamos a punto de descubrir algo gordo.

    —¿T-Tal vez sea por lo que la misión de Spok advertía? —sugirió Dante—. Esa persona que supuestamente suplanta la identidad de otra sin saberlo… ¿tal vez esta Bezzy es una copia de la original, o lo es la de la grabación’

    —… —Bezzy se llevó la mano al pecho, aún impactada, como si se sintiese tan asustada que su corazón palpitaba con fuerza.

    —Uhm, bueno… —Orm reflexionó—. En cierto modo es algo así. Algo del estilo, sí; esta Bezzy es y no es, al mismo tiempo, la verdadera. Lo que está claro es lo siguiente: y es que Bezzy es muy especial, trascendental para este juego, ¿sí o no?

    —… Orm, creo que te estás desviando del tema de debate —intervino, molesta, Liza—. Estamos aquí para discutir sobre Hub-

    —Te he dicho que voy a llegar a ese punto —cortó de pronto el Prodigio—. No lo he olvidado. Pero para convencer a esta gente de la identidad de la mente maestra, necesito pasar por aquí. Hey, Pyro, Dante —nos dijo, de pronto, específicamente a nosotros—. Vosotros debéis saber algo, ¿no? Algo sobre Bezzy.

    Algo sobre Bezzy… s-sí que sabíamos algo, claro, pero…

    —Es importante analizar a Bezzy, a esta Bezzy, para entender el video, entender el secreto y, por extensión, entender quién es la mente maestra —siguió el niño—. Por tanto, toda información que tengamos sobre ella es útil.

    —… —Bezzy seguía tremendamente confusa e impactada.

    L-Lo que sabíamos de Bezzy era… e-era que…

    —Sabemos que Bezzy es la persona que está destinada a sobrevivir, esa de la que hablaba la última misión global —expliqué—. Y lo sabemos porque en las misiones de Bezzy… aparece el dato de que ella no puede morir en este juego.

    What? —exclamó Arie, confuso—. ¿No puede morir…?

    —Así es, no puede. Bueno, realmente no es que “no pueda” per se; puede ser asesinada, sin duda. Pero eso no implicaría su muerte del todo, y lo que es más importante, que ella “muera” acabaría con el juego —aseveró Orm, decidido—. Pero ahora pensemos: ¿qué tipo de “inmunidad” tiene? ¿Cómo es eso de “no poder morir”? Recordad el caso pasado, el de Chisp. Hubo una persona que se lanzó desesperadamente a intentar salvar a Bezzy, ¿recordáis? Como si le fuera la vida en ello. Una actitud ciertamente extraña para alguien como ella, ¿no creéis?

    … ¿una persona que trató desesperadamente de salvar a Bezzy? B-Bueno, yo en ese momento no estaba con los demás, estaba secuestrado por Orm, de modo que no pude estar seguro de lo que sucedía fuera, pero… pero Dante parecía estar recordando.

    —En ese momento… es cierto que ella reaccionó de forma muy brusca…

    Y nos contó lo que pasó entonces.


    Cuando los robots que protegían a Orm aparecieron de pronto, sorprendiéndonos, todos caímos noqueados por ellos rápidamente. Sin embargo, hubo una persona que pudo resistirse, tumbando al robot… pero luego, dicho robot la tomó por la pierna. Con todo, se arrastró intentando zafarse, realmente desesperada por rescatarla. Incluso gritó:

    —¡Bezzy! —todo mientras extendía la mano, intentando alcanzarla.

    Fue… fue extraño, sí, porque ella no solía preocuparse por ninguno de nosotros. Claro, hablo de… de Leaffy.



    ¿Leaffy? ¿Leaffy se lanzó con tanta decisión para salvar a Bezzy? ¿Por qué motivo querría hacer tal cosa? Es cierto que es… muy raro. Muy raro, teniendo en cuenta que Leaffy se preocupaba entre nada y menos aún por las vidas del resto.

    —Sí, Leaffy se preocupó excesivamente por salvar a Bezzy, cosa muy Out of Character, ¿no creéis? —Orm se frotó el mentón, reflexivo—. Claro que si uno sabe que Bezzy es clave para que este juego pueda funcionar, tiene sentido; no podía permitir, como parte de las mentes maestras detrás de este juego, que le pasase nada malo.

    —Pero eso es contradictorio —susurró Dante—. Supuestamente Bezzy no puede morir. ¿Por qué tanto afán por protegerla, si técnicamente, de igual modo, no moriría?

    D-Dante tenía un buen punto. Y Orm, al oír aquella deducción, chasqueó los dedos, emocionado.

    —¡Yay, así es! ¡Justo ese es el problema! Si Leaffy tenía que proteger a Bezzy con tanto ahínco es porque sí que podía morir, técnicamente. O, mejor dicho, digamos que sí que podía ser atacada, es más preciso. El punto no es que pueda morir o no, el punto es que si ella muere, todo esto se termina, ¿vale? Por tanto, las mentes maestras van a hacer todo lo posible por evitar que ella muera, que sea atacada, ¿entendéis? Y hay más pruebas de que es así, pruebas de que desde el principio se ha hecho todo lo posible por protegerla, incluso cuando nadie podía estar con ella.

    ¿Pruebas de que a Bezzy se la protegía desde el principio…? ¡Oh, no me digas que…!

    —¿Hablas de la puerta de Bezzy? La puerta de su dormitorio… se queda bloqueada desde el primer día durante las noches. No es hasta que todos nos reunimos en el desayuno cuando ella puede salir —argumenté, decidido—. Es… bastante conveniente, a decir verdad. La noche podría ser peligrosa y si sale de su dormitorio se pondría en potencial peligro.

    —De modo que la puerta atascada era forma de proteger a Bezzy —meditó Dante.

    —… p-protegerme… —susurró la aludida, totalmente afligida.

    —Eso es, eso es —asintió Orm—. Y venga, que llegamos por fin al punto clave de todo esto: ¿quién ha estado todo el tiempo con Bezzy, protegiéndola y asegurándose de estar con ella todo el rato para que nada le pasase? ¿Quién ha sido la persona que estaba con ella todo el tiempo…? ¿Quién fue… la persona que la defendió cuando me lancé con un cuchillo contra ella?

    … así que todo aquello fue… ¿un experimento para tratar de descubrir a los traidores? Orm lo hizo porque así vería quién saltaba en defensa de Bezzy, ¿eh?

    —Por eso decías en tu testimonio que ella era “el señuelo perfecto” —medité—. Poniéndola a ella en el punto de mira, hiciste actuar a las mentes maestras. Verificaste que Leaffy era la traidora por su reacción, y sospechaste más aún de… de Frida por eso. Por cómo fue ella la que defendió a Bezzy. Siempre sospechaste de ella porque se preocupó de acercarse a Bezzy desde el inicio, de hacerse su amiga… y todo era para asegurarse de que nada le pasaba.

    —… F-F-Frida… —dijo Bezzy, de nuevo con los ojos llorosos.

    —… —Frida no decía nada, solo temblaba, con su rostro oculto parcialmente por su abrigo.

    Orm, por su parte, asintió sonriente.

    —¡Eso es! La mente maestra principal, la jefa de los traidores, sería quien se preocuparía personalmente por proteger a Bezzy en la mayor parte de situaciones, ¿no creéis? ¿Y qué mejor forma de justificarlo que siendo su amiguita del alma?

    B-But… —Arie no daba crédito, impactado—. Lo que no entiendo es… por qué tanto interés de las mentes maestras de proteger a Bezzy. I mean, eso no explica por qué hay dos Bezzys o por qué su muerte afectaría al juego.

    Y Orm, entonces, sonrió.

    —… asumamos por un momento que la Bezzy de la imagen en directo del secreto es la real, la Bezzy auténtica —reflexionó el niño—. ¿Qué está haciendo en la imagen? ¿Cómo se encuentra Bezzy ahora mismo?

    Hum… ¿cómo se encuentra y qué está haciendo? B-Bueno, igual es algo tonto, pero…

    —… está dormida. O eso parece, vaya.

    —… ¿d-dormida…? —reflexionó ella misma, confusa.

    Estaba… dormida.

    —Y ese casco de su cabeza… —meditó Dante— da la impresión de que mientras duermen le están haciendo algo mientras tanto.

    —Sí, sí, correcto. Entonces, Bezzy duerme —meditó Orm, guiándonos en el razonamiento—. Y… si ella es la real, entonces esta Bezzy es falsa, ¿no? Es falsa, y si muere, pum, el juego se acaba. Vaya, vaya, hum… me preguuuunto qué querrá decir, ¿eh?

    En ese momento, pues, comencé a atar cabos. N-No era posible, ¿no? Orm, por supuesto, a su sarcástico modo, estaba intentando llevarnos a la conclusión a la que yo mismo estaba llegando. P-Pero… ¿era tal locura s-siquiera posible?

    Si el video mostraba a Bezzy en directo, significaba que había dos. Por lo tanto, una de ellas era falsa, eso era evidente. Pero… si en el laberinto se mostraba el supuesto “secreto”, debía ser algo gordo, ¿no? Ese secreto debía ser importante. Así pues, era coherente pensar que la Bezzy de verdad era la de la imagen: y por ende, la Bezzy real estaba dormida. Si está dormida… estaría soñando, claro. Y si esta Bezzy muere… el juego acaba…

    … n-no puede s-ser…


    —P-Pyro… —comentó Bezzy, sollozando, cargada de duda en su mirada y llena de angustia—. D-Dime, por favor… ¿qué es lo que estás… pensando? ¿Cuál crees que es… la verdad sobre mí…?

    … desde el principio Bezzy ha sido especial. Lo de su dormitorio fue solo la punta del iceberg: nuestras conclusiones nos han llevado a pensar que Frida es la mente maestra, y ella siempre estuvo del lado de Bezzy. Leaffy en persona, traidora confirmada, se mostró desesperada por salvarla. Y ahora resulta que el secreto de Kumaland revelaba una imagen de Bezzy… durmiendo. Una imagen en directo.

    —… estoy pensando que… —medité, en voz baja—. Todo lo que Arie decía sobre lo extraña que es esta ciudad, sobre cómo no hay cámaras pero se sabe lo que sucede, sobre cómo parecen surgir espontáneamente cambios en los edificios, cómo la ciudad no tiene sentido arquitectónico… todas esas cosas sin explicación. Siempre pensamos que estábamos bajo tierra, pero, ¿y si no es así? —susurré.

    Well, lo de bajo tierra fue una conclusión que hice al principio —dijo Arie, rascándose la nuca—. Pero quién sabe, supongo. Viendo todas las inconsistencias… tendría sentido que no lo sea, no.

    —Sí, tendría sentido que no. Pero hay… hay más —susurré—. La sala de vigilancia del Sector F. En él… hay una cama con un casco, idéntica a la que se ve en el lugar donde aparece dormida Bezzy. Pero si es en directo, podemos asegurar que no es el mismo sitio. Que este es una copia del mismo. Y si es una copia, podemos asumir que el resto de aquel edificio también es igual al lugar donde está la Bezzy real, ¿no?

    —… ajá —asintió Dante, reflexivo—. ¿Adónde quieres llegar?

    Adónde, en efecto…

    —Los cables que conectan el casco… no vinculaban con nada; lo único a lo que podían conectar es, tal vez, los monitores… pero, ¿qué función tendría conectar los monitores a ese casco? ¿Conectar los monitores a Bezzy…?

    —… Pyro, ¿qué… qué quieres decir? —se preguntó Dante, alarmado.

    … e-es surrealista, pero…

    —Hay una forma de conectar todo. De conectar el motivo por el que Bezzy no puede morir, el motivo por el que aparece en esa imagen del laberinto, el motivo por el que está en una cama, el motivo por el que el casco conecta con los monitores, el motivo por el que hay dos Bezzy al mismo tiempo, el motivo por el que el juego acabaría en caso de que esta Bezzy muriese, el motivo por el que la ciudad no tiene sentido, el motivo por el que la ciudad parece cambiar sola. Una sola respuesta para todas las incógnitas a la vez.

    —… —Frida seguía agachada, encogida dentro de su abrigo, sin decir nada.

    —¡Venga, va! —me pidió Orm, emocionado—. ¡Dilo ya! ¡Estoy ansioso, como no lo digas tú, lo diré yo!

    —… creo… que esto es un sueño. El sueño de Bezzy.


    —Ah, claro, el sueño de Bezzy. Wait, WHAAAAAT?! —exclamó Arie, incrédulo.

    —… u-u-un sueño… —Dante abría mucho los ojos, anonadado

    —¿E-Estoy… estoy soñando…? —Bezzy, ojos desencajados, no entendía nada.

    Y-Yo también pensaba que esto era una locura, sin duda. Me parecía tan surrealista como al resto, pero… así todo encajaba. La imagen de Bezzy en aquella cama revelaba, ciertamente, un gran secreto, el secreto del juego y el secreto de esta ciudad, tal y como se nos dijo. Y dicho secreto es que… todo esto no es del todo real. Todo esto es un sueño.

    —Sí, así es, chicos —comentó entonces Orm—. Esto es un sueño, el sueño de Bezzy. No estamos bajo tierra. Estamos en la cabeza de Bezzy.

    —P-P-Pero… —Arie no daba crédito—. N-No puede ser, ¿entonces no somos reales? ¿Somos sueños…?

    —De ser así… —susurró Bezzy—… si de verdad todo esto es mi sueño… e-entonces no ha muerto nadie en realidad, ¿no? Yo soy la única real aquí… soy… la conciencia de mí misma, pero vosotros sois producto de mi sueño. ¡Todo este juego ha sido una mentira!

    —Nah —Orm se cruzó de brazos—. Siento decirte que dudo que seamos ficticios. La gente de nuestros sueños no son conscientes de que están en sueños, ni piensan como nosotros lo hacemos, ni actúan así. No, me inclino a pensar que somos bien reales, y que hemos muerto de verdad; aquí la única que no es de carne y hueso es esta Bezzy. Porque esta Bezzy es solo la conciencia de la real. El problema es que si “muere”, ¡pum! Se despertaría, ¿no? Por eso el juego acabaría. O, mejor dicho, el sueño acabaría.

    —¿Y-Y qué sería de nosotros si el sueño acaba? —susurró Arie, tenso—. Si de verdad somos reales y estamos aquí atrapados, y ella se muere… el sueño desaparece, pero nosotros que somos reales, ehm… dahell?

    Arie tenía un buen punto… y Orm se encargó de resolver la duda.

    —Posiblemente o salgamos del sueño forzosamente y volvamos a la realidad, o… quedemos atrapados para siempre en vete a saber donde, en el mundo de los sueños o yo qué sé —lo dijo de forma desinteresada, encogiéndose de hombros—. Pero… eso no pasará, porque tenemos a lady mente maestra para evitar que algo malo le suceda a Bezzy, ¿verdad, Frida?

    —… —Frida seguía agachada, escondida.

    —… ¿y bien, Frida? —Dante la miraba con ira—. Si todo esto es cierto… todo apunta a ti como la mente maestra, efectivamente. ¿Eres tú de verdad? ¿Mataste… a Hubert?

    —… —ella no decía nada.

    Damn it, Frida —exclamó Arie, molesto—. ¡Habla de una vez! ¡Di algo!

    —…

    —F-F-Frida… —Bezzy sollozaba, demasiado impactada por toda la situación—. Dime que no es cierto… p-por favor…

    —…

    —Frida, habla, por favor —supliqué—. Habla, di al-

    —… l-la mente m-maestra e-e-es Liza White, ¡n-no yo!

    ¿E-Eh?

    Dahell?! —exclamó, sorprendido, Arie—. E-Eso es bullshit.

    —¡S-Sí, e-es decir, miradla! E-Está aquí… y-y-y si e-esto es un s-sueño, ¡p-p-puede ser q-que ella s-s-s-sea la mente maestra d-detrás de todo! ¡Puede ser f-f-fruto de la imaginación d-de Bezzy!

    —… —Liza White no dijo nada, solo la miró con brazos cruzados.

    ¿Liza White es la mente maestra? B-Bueno, si esto es un sueño, se explicaría que ella fuese una creación de la mente de Bezzy, sí, pero… pero eso no explicaba nada.

    —… lo siento, Frida, pero eso no resuelve nada. Aunque esta Liza sea “real” aquí, no excusa tus acciones. No excusa que tu estabas siempre con Bezzy, que la protegías, y que tú falsificaste la nota de suicidio de Hubert —sentenció Dante.

    —N-No, s-sí que lo e-excusa, p-p-porque… p-porque… ¡p-p-porque Liza White p-pudo haber m-matado a Hubert y f-falsificado la nota y todo eso! S-Si puede estar aquí y s-ser real en el sueño, ¡p-puede matarnos!

    … ¿qué demonios? ¿Es esto… necesario? Frida estaba proponiendo algo… surrealista. Pero por algún motivo, tenía miedo. Porque en cierto modo, si esto es un sueño… cualquier cosa podía pasar.

    Pero no podía dar un paso atrás ahora. Si ella era la mente maestra que estábamos buscando, ¡habría que demostrarlo de una vez por todas!



    N-No soy la mente maestra, ¿v-v-vale? ¡Es una l-l-locura! —se defendió Frida.

    F-Frida, si de veras no lo eres, por favor… ¡d-demuéstramelo! —Bezzy lloraba, angustiada.

    ¡L-Lo he h-hecho! ¡Es c-como dije, Liza White es la mente maestra! —señaló a Liza desesperada.

    >> S-Si esto es un sueño, ella p-puede ser r-r-real dentro del sueño…

    Bobadas —Orm se llevó las manos a la nuca, con gesto de desaprobación—. Deja de coletear y reconoce tu derrota, tía…

    ¡N-N-No tengo que reconocer nada! ¡E-E-Esa es l-la verdad, e-es s-solo cosa de L-Liza White!

    >> E-Ella pudo mostrarse f-fisicamente y m-matar a Hubert y todo lo demás. ¡S-Si es un sueño, p-pudo hacerlo…!

    Hmpf —Liza se encogió de brazos en su forma holográfica—. No es que me desagrade la idea de ser mente maestra, de nuevo. Es interesante, upupupu.

    Ehm, no la creéis, ¿verdad que no? —susurró Orm.

    —… p-pero, ¿y si… es cierto?—comentó Arie, confuso.

    Oh, vamos, ¿estás de coña…?



    Uhm. El argumento de Frida es el siguiente: Liza White, la misma que está aquí frente a nosotros, no es la real, es falsa, producto de la imaginación de Bezzy. Pero si está aquí, en el sueño, podría materializarse físicamente y matar a Hubert o hacer lo que quisiese. Era… francamente endeble, pero no sabíamos si podía ser viable. Estamos en un puto sueño. Bien podría ser cierto.

    ¿Hay alguna forma de… probar si es cierto o no…? Piensa, Pyro, piensa. Piensa en todo lo que ha sucedido hasta ahora, piensa en todo lo que ha hecho Liza White durante este juego…


    N-No soy la mente maestra, ¿v-v-vale? ¡Es una l-l-locura!

    F-Frida, si de veras no lo eres, por favor… ¡d-demuéstramelo!

    ¡L-Lo he h-hecho! ¡Es c-como dije, Liza White es la mente maestra!

    >> S-Si esto es un sueño, ella p-puede ser r-r-real dentro del sueño…

    Bobadas. Deja de coletear y reconoce tu derrota, tía…

    ¡N-N-No tengo que reconocer nada! ¡E-E-Esa es l-la verdad, e-es s-solo cosa de L-Liza White!

    >> E-Ella pudo mostrarse f-fisicamente y m-matar a Hubert y todo lo demás. ¡S-Si es un sueño, p-pudo hacerlo…!


    —¡Eso es falso! —exclamé entonces, decidido—. Frida… lo lamento, pero no tienes escapatoria. Dices que Liza pudo “materializarse” y matar a Hubert, pero… no pudo hacerlo, no. Y la prueba son los monitores.

    —¿M-Monitores? —se preguntó Dante, extrañado.

    —Pensadlo —dije entonces, con convicción—. Liza White solo aparece en un lugar concreto, en los monitores del hotel y proyectada como holograma aquí, un lugar que también está en el hotel. Jamás ha aparecido en otra parte, en otro Sector; siempre era Monokuma el que aparecía en otros Sectores, no ella en persona.

    —E-Es cierto —susurró Arie—. Nunca lo había pensado.

    —Ñeh, qué poco observador —criticó Orm—. Yo sí me fijé. Salta a la vista que por algún motivo Liza solo puede aparecer en el hotel, ¿huh? Le es imposible estar presente en otras partes.

    Sí, es lo que pensaba. No entiendo muy bien por qué, pero es así; y esto, pues… tumba todo el argumento de Frida.

    —Frida… estás acorralada. Admite de una vez la verdad —acusó Dante.


    —… —Frida se abrazó a sí misma, acariciando su abrigo—. N-No… n-n-no soy… l-la mente maestra… n-n-no soy traidora, c-chicos —y, entonces, comenzó a llorar—. Hic. ¿Por qué… p-p-por qué no confiáis en m-m-mí? ¿Por qué i-i-insistís e-en que s-soy mala…? Y-Yo n-nunca he hecho n-nada malo… —lloraba, lloraba desconsoladamente.

    D-Dude… —Arie suspiró, alicaído—. Sé que todo apunta a ella, pero tío… ¿en serio podría hacer tal cosa? ¿Ser la fricking… mente maestra?

    … Frida… m-me sentía mal. Me sentía mal por desconfiar de ella de esta manera, pero… pero las pruebas nos habían llevado hasta aquí. Y todo apuntaba a ella, tristemente. Sus defensas… sus defensas eran inexistentes, además. No tenía nada que decir, solo podía recurrir a… a esto. A la pena.

    —… F-Frida… p-por favor, ¡d-dime que no es cierto, demuéstramelo! —Bezzy rompió a llorar entonces, a llorar desconsoladamente, como nunca jamás la había visto llorar—. ¡E-Eras mi mejor amiga aquí, eras… tan especial! ¡¡No puedo creer que eso es mentira!! ¡¡Dime… dime que no!! —y siguió llorando, desesperada.

    Fue entonces cuando Frida, de pronto, hizo un ruido extraño. Sus lágrimas cesaron y, de pronto, enrojeció ligeramente. Fue como si… como si se hubiese reído y hubiese contenido la risa.

    —… ¿Frida? —pregunté, ojos abiertos de par en par.

    —¿F-F-Frida…? —Bezzy, con lágrimas en sus ojos aún, la miró.

    Pero ella no pudo aguantarlo más.


    —Hehe… hehehehehehehe…. PFFFFHEHEHEHEHEHEHEHE —comenzó a reír, con la mano sobre sus ojos, cubriéndolos por completo—. Es… es… es tan adoraaaaaaaable…

    —¿A-A-Adorable…? —Arie no daba crédito.

    —Pfhehehe… hehehehe…. Bezzy, mi pooooobre Bezzy… hehehe… —temblaba, todo su cuerpo temblaba, pero, esta vez… era como si tuviese pequeños espasmos. Ya no tartamudeaba de frío como era costumbre en ella, ahora era como si… como si estuviese extasiada—. V-Verte llorar así… pfhehehehe… es tan… ¡ngh~!

    —Lo siento, pero… what the actual fuck?!

    —No podía aguantarlo más… pfhehehehe… ay, ay, ay, mi Bezzy… tan ADORABLE~.

    Q-Qué coño le pasa… ¿quién es esta persona? ¿Es Frida? P-Porque se ve… radicalmente distinta. De pronto, se incorporó, poniéndose recta por completo, y tiró su abrigo al suelo. Reveló un traje bastante distinto a lo que esperaba de ella: un traje pomposo, azul, con volantes y mucho escote.

    —Uf… me ha dado hasta calor, ay.

    Y entonces, sacudió su pelo y lo ató en una coleta rápidamente, siendo su coletero… la cabeza de Monokuma.

    [​IMG]
    No es Monokuma, pero vamos a asumir que lo es (?)

    —Bueno, bueno, mucho mejor así. Hola, chicos. Sí, sí, sí, soy yo, la mente maestra. ¡Mucho gusto~!

    —… F-Frida, ¿de veras tú…? —Bezzy seguía sin poder contener las lágrimas.

    —Ay, eres tan MONA~. Llora, llora, LLORA, hehehe —d-de veras parecía… disfrutar al ver a Bezzy tan vulnerable—. Bueno, bueno. Qué más da ya todo. Este juego ha llegado a su fin. He sido descubierta, ¿eh? ¡Bravo! Nunca pude ser tan buena maestra como Liza White, pero al menos puedo asegurar que tengo una mejor imagen, hmpf —pomposa y orgullosa, sacudió su coleta.

    —Tsk —fue lo único que bufó Liza White.

    —Maldita loca —gruñó Dante—. Tú… tú mataste a Hubert.

    —¡Así es! —sonrió ampliamente—. Fui yo. Hala, habéis ganado. Es hora de votar, ¿no~?

    —… Frida, ¿cómo has podido…? —comentó Bezzy, secándose las lágrimas, furiosa.

    —Ooooh, no, sigue llorando, por favor —suplicó la mente maestra—. Estás mucho más mona llorando, ¿sabías?

    —Basta ya, ¡cállate! —le exigí—. Nos has engañado a todos, bastarda.

    —Sí, exacto, que se calle de una vez —le pidió Orm, apartando la mirada de ella—. Ya me parecía patética antes, pero ahora es tres veces más patética. Solo votémosla y que la maten de una vez. Ella mató a Hubert, así que-

    Y de pronto, una voz sonó. Una voz contundente, lejana, como un eco, certera. Salió de la nada, una voz decidida, una voz contundente.

    —¡¡Os equivocáis!!

    Y un destello brilló. De la nada, apareció una especie de “portal” extraño, y de él emergieron varias personas de pronto, cabalgando a un Pokémon rosado y azul: e-era… Cresselia. P-Pero estas personas eran…

    —… E-Emily —susurró Dante, boquiabierto.


    —¡Chicos, hemos llegado! —la Super Esperanza… estaba allí. ¡Estaba justo allí! —. No creáis las mentiras de Frida, ¡os está manipulando!

    Otro chica bajó de un salto de Cresselia, sacudiendo luego su pelo rubio con orgullo.

    —Bah, menuda birria de mente maestra, más quisiera parecerse a Liza —e-era… Mimiko Honda, la Super Millonaria.

    —C-Chicos, siento haberos dejado abandonados, duh… —L-Lucas también estaba allí, en carne y hueso—. ¡Pero esta vez os he encontrado, y vengo con refuerzos!

    Pero no eran los únicos. Orm, con mirada perdida en la nada, solo se fijó en una de las dos personas más que estaban allí, que acababan de llegar. Se movió de su atril, impresionado, y caminó hacia él. El chico lo miró con una sonrisa.

    —… hola, hermanito —dijo—. ¿Un… abrazo?

    —… S-Steve… —susurró el niño… que, de pronto, comenzó a llorar, hundiéndose en sus brazos—. ¡Steve! ¡¡Steve!! —por primera vez… le vi derrumbado de verdad, como el niño que en el fondo era. Completamente abatido. Mostrando, por fin, lo que de verdad sentía.

    —Shh, estoy aquí, Orm. Ya estoy contigo. Lo has hecho muy bien.

    —T-Tenía tanto miedo… h-hice t-todo lo que pude, y me mantuve fuerte, p-pero… estaba a punto de explotar… n-no podía m-m-más, Steve.

    —… lo sé. Eres el mejor, chico, ya lo sabes —y así, el hermano mayor revolvió el pelo de Orm, y luego se dirigió al resto—. ¡Pyro, Dante, Bezzy, Arie! ¡Escuchadnos bien!

    —Os han engañado por completo —susurró Mimi, mirando con desagrado a Frida—. Frida no mató a Hubert. Y Hubert no se suicidó.

    —Hubert, en realidad… —siguió diciendo Lucas, rascando su nuca.

    —… está justo aquí —y Emily, así, señaló en dirección a Cresselia.

    En efecto… Hubert estaba ahí. Vivo, perfectamente vivo. Saltó del Pokémon y caminó hasta nosotros, con decisión. Pude ver cómo Frida chasqueaba la lengua, molesta.

    —Frida… debí sospechar que tú eras la otra traidora —le dijo.

    —Hmpf. Hola, Hubby —saludó ella, sarcástica—. Vaya, menuda comitiva ha venido a verme, ¿eh? Supongo que… tendremos que recibir a los invitados como se merece, ¿no es así?

    Y así, los ojos rosados de Emily nos enfocaron a todos, mientras Frida reía en voz alta. La Super Esperanza… estaba aquí, estaba con nosotros. Y-Y Hubert también, de alguna forma, por alguna razón.

    —Liza White —susurró Emily, decidida, mirando al holograma—. Cuánto tiempo. Volvemos… a encontrarnos, ¿eh?

    —Upupupu —rio ella—. Ah, vaya, qué bello reencuentro… Emily Hodges.

    Dos mentes maestras, la mente maestra del primer juego y la del segundo… y los supervivientes de ambos juegos. Todos… estábamos aquí.

    Ahora sí, de verdad: la batalla final había empezado.

    - Dormitorio sin secretos: el cuarto de Leaffy no tenía nada similar a un habitáculo, pasadizo o algo por el estilo; ningún secreto especial parecía poder encontrarse en el dormitorio.

    - Monoloj de Hubert: se encontró el Monoloj que presumiblemente pertenecía a Hubert en el dormitorio de Leaffy. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Nota de suicidio: Hubert, cuando murió, dejó una nota de suicidio en la que aseguraba que se sacrificó para salvar a todos los demás del motivo de Monokuma, y que no le había quedado más remedio que hacerlo así. Dijo en ella que era su forma de evitar que el juego empezase otra vez. Esta nota se encontró por Leaffy en la escena del crimen y, posteriormente, la tuvo Dante, quien fue el que la leyó en voz alta.

    - Puerta de Bezzy: desde que llegaron los participantes a Despair City, Bezzy nunca ha podido salir de su cuarto por las noches. Por algún motivo, si ella se encontraba dentro de su habitación siendo de noche, la puerta sería imposible de abrir hasta algo después del anuncio matutino de la mañana siguiente.

    - Testimonio de Orm: Orm dijo, respecto a su plan junto a Chisp, que Bezzy era el "señuelo perfecto".

    - Monitor: Liza White siempre aparece en algún monitor del hotel, molestando a los participantes y asegurándose de que no se encierren en sus habitaciones sin más.

    - Monoloj de Arie: el monoloj del Super Arquitecto. Estaba junto a los demás que Orm robó. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Misión de Bubbly y Stock: según la misión que compartían Bubbly y Stock, una de las misiones individuales, y solo una, otorga una pista falsa.

    - Objetivo de Leaffy: técnicamente, el objetivo de Leaffy era copiar el talento de Lion. No pudo cumplirlo, ya que Pyro no despertó a Lion el suficiente número de veces.

    - Misiones misteriosas: un Monoloj aún no identificado del todo fue encontrado en el dormitorio de Orm, donde este escondió todos los que robó. Las misiones del mismo dicen así:
    1) Apellido: averigua la causa por la que muchos no recordáis vuestros apellidos
    2) Familias: descubre al menos una conexión familiar de alguien del grupo
    3) Verdad: descubre la verdad sobre Despair City y sobre el juego de asesinato mutuo.

    - Acciones de Chisp: durante el caso de Bubbly y Stock, Chisp actuó de forma muy rara, como si pretendiese acabar con todos los allí presentes. ¿Por qué lo hizo?

    - Última pista de Chisp: la última de las misiones de Chisp revela que es imposible que los supervivientes del juego salgan de ahí...

    - Tercera misión global: según la pista que esta misión global otorgó, debe haber, como mucho, cinco supervivientes al final del juego, y esas cinco personas son personas específicas: tres con objetivos diferentes a los del resto, uno que es clave en el juego y uno que está destinado a sobrevivir.

    - Misiones de Bezzy: el monoloj de Bezzy también se encontró en el dormitorio de Orm, pues este lo robó junto al resto. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Puerta gigante: en el Sector F, una puerta enorme parece servir de "salida". Aparece en ella un gran número, un "3".

    - Monitores de vigilancia: en el Sector F, existen multitud de monitores de vigilancia, desde los cuales se puede ver toda Despair City. Sin embargo, parece ser que se graban incluso lugares a los que no apunta ninguna cámara. No parece que existan indicios de grabaciones, por lo que las imágenes deben ser en directo. ¿Cómo es posible?

    - Cama: cerca de la sala de vigilancia, hay una cama pulcramente colocada y preparada. Sobre ella yace una especie de casco conectado por un montón de cables...

    - Fichas de participantes: en la sala secreta había un archivo lleno de fichas de los participantes de ambos juegos. Estaban ordenados, de forma que los primeros en aparecer eran los participantes del segundo juego, terminando en Dante y Hubert, y desde ahí, aparecían fichas de todos los participantes del primer juego. Con todo, Emily Hodges aparece la primera, junto a los segundos participantes; y, además, entre las fichas de los segundos participantes hay una vacía donde solo aparece la mención del talento: "Super Imitador".

    - Hojas perdidas de Hubert: se encontraron las hojas perdidas de Hubert en la sala secreta. Eran seis hojas, casi todas dibujadas con tableros de ajedrez, salvo por una, que estaba llena de garabatos y esquemas que parecían reflejar los pensamientos de Hubert. Todas las hojas, sin embargo, estaban emborronadas hacia la derecha, con la tinta arrastrada ligeramente.

    - Monoloj extraviado: un Monoloj sin identificar se encontró en la sala secreta. No tiene misión alguna, así como no hay indicaciones de a quién pertenece.

    - Ordenador: en la sala secreta hay un ordenador cuya única función parece ser enviar y recibir mensajes simples.

    - Cápsula: la sala secreta conecta, mediante una especie de "cápsula" ascensor secreta, con diversas zonas de Despair City. Conecta con las siguientes zonas: “Casa Encantada”, “Huerto”, “Sala de vigilancia”, “Fábrica – Sala principal”, “Gimnasio”, “Auditorio – Backstage”, “Hotel – Habitación”, “Laberinto”, “Kumaland – Norte”, “Tienda Atrezo”, “Farmacia”, “Molino – Interior”, “Sector E – Exterior”, “Hotel – Comedor”. No obstante, para entrar a "Hotel - Habitación" se requiere una contraseña.

    - Imagen de Bezzy: todo lo que se encontró en el supuesto secreto de Despair City es la imagen de Bezzy, durmiendo sobre una cama y con un casco en su cabeza, lleno de cables. Parece estar en la misma sala del Sector F. No hay indicios del momento en el que se grabaron estas imágenes.
    Lista de alumnos:

    6 vivos


    1- Pyro Redflame / Lion: Sin talento / Super Analista
    [​IMG]

    - Edad: 19
    - Conexión con el primer juego: es el hermano de Chad Redflame.
    - Misiones individuales:
    1) Talento: descubre al participante con talento falso >> Pyro carece de tarento alguno.
    2) Compañero: averigua las conexiones de, al menos, tres participantes del juego >> Lion, el Super Analista, duerme dentro de Pyro, compartiendo su cuerpo.
    3) Vínculos: haz que Lion conozca y converse íntimamente con todos los alumnos vivos.
    - Datos obtenidos:
    1- Pyro carece de talento alguno; sin embargo, en el pasado, cuando Pyro aún no era demasiado mayor, uno de los fundadores de los Gamma, Lion, el Super Analista, sufrió un ataque del enemigo que le dejó prácticamente muerto. El Profesor Abeto, líder original de los Gamma, logró mantenerlo con vida artificialmente. Lion era capaz de razonar de una forma espectacular, sacar deducciones imposibles valorando las distintas posibilidades de un evento y, por tanto, era capaz de predecir muchos sucesos; entre otras cosas, predijo su terrible destino, y dejó a Abeto la misión de ligar su conciencia a la de Pyro, a quien escogió específicamente por algún motivo. Desde entonces, Pyro y Lion han sido uno solo, conviviendo ambas mentes, ambas conciencias, en el cuerpo del joven Redflame.

    2- Ryu Guardane: Super Entrenador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 23
    - Conexión con el primer juego: era el mejor amigo y rival de Alpha Xenodis, y, tras quedar paralítico por su enfermedad, se convirtió en su entrenador.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos: ???


    3- Chisp: Super Informático
    [​IMG]
    - Edad: 20
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales:
    1) Tecnología: encuentra la tienda de informática de Despair City >> Tu nombre real es CH1-5P, y eres un androide artificial capaz de actuar y sentir como un humano.
    2) Estudiantes: descubre dónde se encuentra el decimoséptimo participante en el juego de asesinato >> Lion, el decimoséptimo estudiante, es una de las claves de este juego.
    3) Salida: llega al final del laberinto >> Aunque el juego termine, quienes lleguen al final nunca lograrán salir de Despair City.
    - Datos obtenidos:
    1- Chisp afirma que creció solo con su padre y sus hermanos. Afirma que no tuvo madre, que no sabe nada de ella. Asegura que su padre le enseñó todo lo que sabe sobre informática y que él era su hijo favorito. Al parecer, pese a que nadie lo diría, Chisp fue todo un niño mimado.
    2- Según el Informático, si se dedica a la Informática es solo porque su padre le enseñó precisamente sobre esa disciplina; afirma que tiene la capacidad para haber desarrollado cualquier talento. En principio, como informático, se dedicó fundamentalmente a actuar de forma ilegal, hackeando sistemas; motivo por el que fue seleccionado para unirse a los Neo-Gamma, en primer lugar.


    4- Frida: Super Sastre
    [​IMG]
    - Edad: 18
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Frida parece tener su propia marca de moda, encargándose ella misma de hacer diseños y convirtiéndose en alguien famosa en el mundo de la moda. Ella afirma que ama a los tejidos, la ropa, los diseños, la moda... pero su amor va más allá de algo meramente profesional: Frida tiene elifilia, una parafilia sexual que le hace sentir placer al tocar y estar en contacto con ciertos tipos de tejido.


    5- Hubert Mattsson: Super Ajedrecista [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Inicios: entra en el Sector A de Despair City por primera vez >> Fuiste miembro de los Gamma originales, y, junto a Dante, tienes una misión muy particular.
    2) Infiltrado: permanece tres días en Despair City >> Estás entre el grupo como infiltrado, con la misión de vigilar y desenmascarar a cierta persona.
    3) Desesperación: conversa con Liza White a través del monitor de tu cuarto en al menos tres ocasiones >> La Seguidora de la Desesperación a la que debías vigilar, mente maestra de este juego, es Leaffy.
    - Datos obtenidos: ???


    6- Dante Miles: Super Guardián
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Cómplice: colabora en un crimen sin ser el culpable
    - Datos obtenidos:
    1) Dante afirma no recordar nada sobre su infancia: ni sus padres, ni hermanos, nada absolutamente. Según él, desde corta edad solo se preocupó por proteger a Emily, viviendo siempre a su vera, como una suerte de Guardaespaldas, pese a no considerarse un hijo adoptivo de Abeto como tal. Poco a poco, se enamoró de la Modelo. Parece ser que para Dante no existe nada en el mundo más allá de Emily; que solo se define a sí mismo como el "Guardián".
    2) Dante no recuerda si alguna vez tuvo un pokémon, aunque parece que en su borrosa mente recuerda a alguno. Ni siquiera sabe si el pokémon con el que Abeto "fusionó" su ADN fue uno concreto o un compendio de muchos, o si fue, quizá, su propio compañero. También recuerda estar tremendamente vinculado a una llave, una llave que, para él, era casi tan importante como su propia vida.

    7- Bubbly Phelps: Super Buceador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 27
    - Conexión con el primer juego: era el cuñado de Mimiko Honda, marido de Matt, su hermano.
    - Misiones individuales:
    1) Supervivencia: sobrevive al menos una semana en Despair City >> La persona del primer juego vinculada a ti es una de las supervivientes.
    2) Arte: crea cualquier obra de arte durante tu estancia en Despair City >> Tu pareja, el hermano de una de las participantes del primer juego, era artista.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.

    - Datos obtenidos:
    1- El padre de Bubbly era buceador, dedicado a buscar tesoros y barcos hundidos en las profundidades marinas. Bubbly solía bucear con él de pequeño, acompañándole en algunas misiones. Una de esas veces, el padre encontró un barco y entró en él, quedando atrapado. Terminó por quedarse sin oxígeno, muriendo ahogado y dejando a Bubbly a la deriva en el barco. Finalmente, fue rescatado, y Bubbly decidió convertirse en buceador como su padre, con el objetivo de encontrarle. Pese a que fue capaz de llegar al barco en el que murió atrapado, Bubbly no encontró a su padre allí.


    8- Leaffy: Super Genio [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: era la pareja de Drake Orestes.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Leaffy, parece ser, tuvo una infancia complicada. Al ser la Super Genio, todos esperaban siempre muchísimo de ella y muchos de sus compañeros la despreciaban y envidiaban profundamente por ello. Su talento, además, la hizo aburrirse fácilmente ante cualquier reto, ya que podía desarrollar fácilmente la capacidad que desease. Por eso, y tal vez como medio de escape de su realidad, comenzó a fascinarse por la esperanza, ya que, afirma, el talento de Emily Hodges es el único que no podría aprender.
    2- Al parecer había una persona muy querida para Leaffy, pero esa persona, según sus palabras, la "abandonó por la esperanza". Su ser querido se marchó y nunca regresó, y eso causó un gran resentimiento en ella, que decidió entonces convertirse en una suerte de adalid de la esperanza, pero... tal vez porque la cosa que más idolatraba (la esperanza) le "quitó" a quien más quería, empezó a ver dicha esperanza de una forma ciertamente distorsionada, su concepto particular de la esperanza.


    9- Ixie Brigitte: Super Naturópata [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Ukitashi.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Brendan Ruby, el Super Periodista.
    - Datos obtenidos:
    1- Ixie parece ser consciente de que sus métodos curativos naturales no son siempre "curativos" en el sentido estricto de la palabra. Aunque sigue pensando que en muchas ocasiones curan de verdad, afirma que si la mente cree que algo curará el cuerpo, al final, el propio cuerpo terminará sanando. Ella basa gran parte de su investigación y de su trabajo en la confianza, en la fe, y considera indignante que los médicos "de verdad" rechacen a pacientes terminales solo porque la ciencia no puede encontrar solución para su enfermedad. Al parecer, ella se hizo muy famosa por sus tratamientos, ya que logró curar a aun paciente deshauciado y declarado terminal con sus medicinas naturales.


    10- Oxy Gehirn: Super Psicóloga [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Brendan Ruby.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Ukitashi, el Super Comilón
    - Datos obtenidos:
    1- Oxy tiene fobia a lo ilógico, a aquello a lo que no puede dar explicación. Afirma que se hizo psicóloga porque la mente de las personas es una de las cosas más difícil de explicar de todas. Desde que se convirtió en psicóloga, llevó los casos más difíciles, siempre buscando lo más complejo de todo, porque afirma que encontrar explicación a cosas que parecen no tenerla es su especialidad. Por ello, parece que, más que fobia a lo ilógico, tiene miedo al fracaso, a no ser capaz de encontrar una explicación para ciertas cosas.


    11- Orm Stone: Super Prodigio [VIVO]
    [​IMG]
    - Edad: 12
    - Conexión con el primer juego: es el hermano pequeño de Steve.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1. Orm detesta a la gente sin talento, por considerarlos simples, normales, y carentes casi de un rasgo distintivo que les haga diferentes. Odia la normalidad, y parece obsesionado con destacar en algo. Al parecer, aparentemente hay alguien en su vida que recibía toda la atención simplemente por ser "especial", mientras que él insistía en seguir esforzándose en ser el mejor en todo para lograr destacar.
    2. La gran capacidad de Orm para mostrarse diestro en todo hacía, de hecho, que la gente le terminase ignorando al ver que era capaz de valerse por sí mismo. Parece que su odio por lo normal surge, realmente, de una profunda envidia por la atención que las personas normales conseguían por su condición. Sin embargo, al parecer esa misma persona que siempre lograba toda la atención que él no también tenía alguna suerte de cualidad o talento; y dicha cualidad era una de las pocas cosas en las que Orm no podía destacar. Pese a los celos que siempre ha sentido por esa persona, es consciente de que le quería, de igual modo que Orm admite compartir esos sentimientos.
    3. Orm tenía un hermano que era, al parecer, el que recibía toda la atención que él perdía debido a ser tan hábil en todo. Orm era el inteligente y habilidoso, y no su hermano, pero, con todo, su hermano era el que captaba toda la atención que él anhelaba. En el fondo, realmente, ambos hermanos se querían profundamente, y si bien Orm sentía celos de él, probablemente él desearía no ser víctima de toda esa atención, y viceversa.


    12- Stock Honda: Super Empresario [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 47
    - Conexión con el primer juego: era el padre de Mimiko Honda.
    - Misiones individuales:
    1) Trampa: haz que alguien caiga en una trampa preparada por ti >> Una de las misiones globales tiene una trampa; no todos encajan.
    2) Padre: protege a uno de los estudiantes de salir herido >> Eres el padre de una de las supervivientes del primer juego.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.
    - Datos obtenidos: ???


    13- Gea Lehrer: Super Profesora [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 33
    - Conexión con el primer juego: profesora y representante de Talía Wells.
    - Misiones individuales:
    1) Vínculos: averigua qué conexión tenéis con el juego de asesinato mutuo >> Fuiste la representante y maestra de Talía Wells.
    2) Teddy: descubre quién es realmente Teddy >> La propietaria de Teddy planeó traicionar a sus compañeros.
    3) Actores: ofrécete para participar en una actuación >> Uno de tus compañeros es incapaz de reconocer los rostros de otros.
    - Datos obtenidos: ???


    14- Spok Krueger: Super Ladrón [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 28
    - Conexión con el primer juego: era alumno de esoterismo de Elisa Daroch.
    - Misiones individuales:
    1) Aprendizaje: averigua al menos tres misiones individuales de los demás >> fuiste enseñado por la mejor médium de todos los tiempos.
    2) Rostros: logra identificar a todos los participantes de este juego >> uno de tus compañeros usa la identidad de otra persona sin saberlo.
    3) Ladrón: roba al menos diez objetos de otros >> uno de tus compañeros tiene algo que no le pertenece.
    - Datos obtenidos:
    1- Aparentemente, Spok es el mejor ladrón de toda Galeia, del mundo entero, pero detesta ser ladrón; afirma que sus padres murieron y que por eso tuvo que comenzar a robar. De hecho, dice que, pese a que murieron, nunca le dejaron. Dice que los muertos le fascinan, porque, en palabras del propio Spok, son los únicos a los que no puede robar.


    15- Arie O'Gehry: Super Arquitecto
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: era el amigo de la infancia de Ian Lockhart.
    - Misiones individuales:
    1) Trasnochador: pasa al menos 3 noches fuera del hotel > hay alguien que no puede salir por las noches.
    2) Arquitectura: comparte con alguien detalles sobre el diseño de un edificio o construcción de Despair City >> Tú diseñaste la Academia de los Gamma, donde sucedió el primer juego.
    3) Mente maestra: Sobrevive a cinco clases de juicio >> La mente maestra del primer juego y tú tenéis una conexión.

    - Datos obtenidos:
    1- Según Arie, él no era un buen estudiante, pero tenía un don para la arquitectura, con altísimo razonamiento espacial. Pasaba los días de clase dibujando y creando diseños, desatendiendo sus responsabilidades. Sin embargo, sus ideas eran tan alocadas que no podía conseguir financiación de ningún tipo, de modo que no podía hacerse un hueco en el mundo de la arquitectura; todo el mundo rechazaba sus proyectos tachándolos de "imposibles". Por fortuna para él, tenía una amigo que consiguió financiación para él de alguna forma. Sin embargo, parecieron hacer un trato, de modo que Arie tuvo que devolverle el favor a su amigo en algún momento...
    2- Arie afirma que trabajó para los Gamma en cierto punto, creando diseños para ellos. También, para devolverle el favor a su amigo, quien le facilitó los ingresos para financiarse en el mundo de la arquitectura de forma "poco legal", creó para él numerosos edificios y otros proyectos, aunque Arie nunca supo para qué. Afirmaba que no entendía a su amigo, pero que le comprendía; al parecer los dos se dieron siempre apoyo cuando el resto no les entendían, pues el Arquitecto afirma tener una forma de pensar un poco abstracta y errática, y solía ser criticado y rechazado por su comportamiento.


    16- Bezzy Hoffe: Super Violinista
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: fue la novia de Effy Joy.
    - Misiones individuales:
    1) Amor: encuentra el auditorio de Despair City >> La persona a la que amabas murió en el primer juego de asesinato mutuo.
    2) Inmunidad: sobrevive a un ataque hacia tu persona por parte de un compañero >> Sobrevivirás este juego, pues es imposible que mueras.
    3) Victoria: supera la sexta y última clase de juicio

    - Datos obtenidos:
    1. Bezzy es una virtuosa con todos los instrumentos, pero parece ser que fue gracias a una persona muy especial para ella, aparentemente su interés romántico, que se comenzó a especializar e interesar por el violín en específico. Solo ha fallado una nota en toda su vida.
    2. Bezzy tenía miedo escénico en un inicio, y tocaba "a sordas", valorando la música como algo completamente mecánico, sin disfrutarla ella misma; ella era la única persona que no podía disfrutar de su música. Sin embargo, al conocer a su pareja, ella pareció inspirarla y ayudarla a superar ese miedo, acompañándola a cada concierto. Al mismo tiempo, ella le fue mostrando a Bezzy la verdad sobre los Gamma y sobre el Gobierno de Galeia...
     
    Última edición: 20 Febrero 2020
    • Fangirl Fangirl x 6
  8.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,486
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    NANIIIIII

    Creo que Juanjo y yo barajamos la posibilidad del sueño (aunque creo que dijimos algo tipo sueño colectivo, qué sé yo (?) y pues no sé, en su momento lo tiré como una teoría más y al final, pues ha resultado ser omg. Bueno, que desde que se vio a Bezzy en la cámara y eso pues la teoría cobró más sentido y no sorprendió tanto, but still. Y pues sí, como dicen, eso explica muchísimas cosas y pues pobre Bezzy :((

    PERO AAAAAAAAAAAAAAAA. Pinche Frida, siempre son las peores (???) Pero ahora me gusta un poquito más la verdad, porque tengo un kink con las divas de la desesperación (?) Además, que parece que hay una rivalidad muy interesante entre ellas dos y tbh, quiero ver más añkldjsa

    PERO AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA MI NIÑAAAAAAAAAAAAAAA MÍRALAAAAAAAAAA IM SO PROUD OF HER!!!!!!!!! Y HUBERT ESTÁ VIVO!!!!! YASSSSS!!!!!!!!! Y ENTRAN CON CRESSELIA PORQUE ES UN SUEÑO AAAAAAAA. Listen, estoy super excited ESTOY SUPER READY PARA EL SIGUIENTE CAPÍTULO, TÍRAMELO YA POR FAVOR, GIMME THE GOD SHIT, LA PELEA FINAL, QUIERO VER A MI NIÑA DÁNDOLE VERGAZOS A LIZA Y A FRIDA, A LAS DOS, VERGAZOS DOBLES, ELLA PUEDE!!!!!

    Omg, estoy super emocionada la verdad.

    Ay, ay, Y ORMMMMM. YO SABÍA QUE ERA UN BEBÉ Y QUE QUERÍA A SU HERMANO Y LISTEN?????? THEY SOFT STOP I LOVE THEM AND IM SO HAPPY THEY ARE TOGETHER AGAIN AND AND ;--------------;

    y eso, necesitaba comentarte bc están pasando tantas cosas maravillosas que omg Y SOBRE TODO PORQUE MI BEBÉ.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
  9.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    12169
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Clase de juicio, parte 3.



    No daba crédito a lo que veía. No solo estaba allí mismo, ante nosotros, la propia Super Esperanza, Emily Hodges, sino que el resto de supervivientes del primer juego también estaba allí mismo: Mimiko Honda, quien era hija de Stock y cuñada de Bubbly, la Super Millonaria; Steve Stone, el hermano mayor de Orm y el Super Suertudo; Lucas Diamond, creador de Chisp y Super Inventor; y… también el propio Super Ajedrecista, Hubert Mattsson.

    ¿Cómo? ¿Cómo era posible que Hubert estuviese aquí? ¡E-Estábamos debatiendo hasta hace un minuto sobre su asesinato, y ahora aparecía aquí, serio y severo, perfectamente vivo! ¿Cómo podía ser?

    —E-Em… —susurró Dante, atónito—. Lucas, Mimi, Steve. Estáis aquí… todos.

    Emily asintió, sonriente.

    —Te prometí que esta vez te protegería yo, Dante. Y pienso hacerlo. Es mi turno de hacer las veces de “guardiana”, ¿vale?

    Emocionado, sonriendo como nunca le había visto sonreír, Dante colocó su mano derecha en el corazón y asintió. Confiaba en Emily plenamente, hasta el punto de que todas sus preocupaciones parecían disiparse al verla allí. Sin embargo, algo seguía latiendo en la mente de Dante, una duda que no solo él tenía, claro: que todos teníamos.

    —Hubert —le dijo, ceño fruncido—, ¿cómo… puedes estar aquí? Estabas muerto.

    Yeah —comentó Arie, tremendamente impactado—. I mean, e-es un honor estar presente ante la mismísima Emily Hodges, p-pero…

    Emily, sonrojada, sonrió.

    —El honor es mío; estoy ante el creador de la Academia de los Gamma y el mejor amigo de la persona gracias a la cual podemos seguir vivos, gracias a la cual vencimos a Liza White. Nada me complace más que poder saludar al Super Arquitecto. Espero que… me perdones por remodelar un poco tu diseño. La Academia ahora pasará a ser la Fundación Lockhart.

    Arie pareció tremendamente conmovido ante aquello. Lágrimas en sus ojos, sonrió y apartó la mirada.

    —Emotividades aparte —cortó de pronto Mimiko, que no parecía tan alegre. Que no parecía tan contenta, ni mucho menos—, vas a pagar por esto, Frida —le dijo a la mente maestra, furiosa—. Vas a pagar… por quitarme a papá y a Bubbly.

    … cierto, ella ya debía saber lo que… lo que pasó con Stock y con Bubbly. P-Pobre, ciertamente, pero… no podía evitar sentir aún más lástima al pensar en su hermano, en Matt Honda.

    —Mimi… —suspiró Steve—. Todos estamos contigo, ¿vale? Nos vengaremos juntos de los Seguidores de la Desesperación. Si pudimos con Liza, podremos con esta vulgar imitadora.

    Mimiko secó un par de lágrimas rebeldes de sus ojos y, mirada decidida, asintió.

    —Bueno, chicos —interrumpió entonces Lucas Diamond—. Supongo que os debemos unas cuantas de explicaciones antes de nada, huh. Como ya sabréis, nosotros enviamos a Hubert y a Dante a vigilaros, no solo a instruiros en vuestra unión a los Neo-Gamma, porque sabíamos que había un infiltrado entre vuestras filas. Como pasó con Liza. Pero no fue la única medida que tomamos. También… mandé a CH1-P0. O… Chisp, como me gustaba llamarle. Era mi mejor androide, con diferencia, indiferenciable de un humano, pero… lo relevante es que llevaba incorporado un sistema de localización y de conexión, a través del cual podía, remotamente, acceder; de ese modo logré hackear a Teddy, pero, por mucho que sabía de vuestra situación, no podía encontrar ubicación alguna. Quién iba a decirme que estabais en un sueño…

    —E-Entonces es cierto, ¿no? —susurró Bezzy, alicaída—. E-Esto es mi sueño.

    —Claro que lo es —sentenció Frida, encogiéndose de hombros—. Hehehehe… es tu sueño, que más bien se convirtió en una pesadilla.

    —… logramos encontraros gracias a Chisp —sentenció Emily, al final.

    ¿Gracias… a Chisp?

    —… —Lucas suspiró, entristecido—. Cuando él y yo supimos que os encontrabais en el sueño de Bezzy, empezó a sacar conclusiones sobre vuestra situación. En un inicio, trató de acabar con todos vosotros al intentar lograr que fallaseis en el caso de Bubbly, como opción desesperada por intentar evitar los objetivos de los Seguidores, pero… pero se dio cuenta de que no era posible. De que, con Lion de vuestro lado, no podría lograr tal cosa.

    —… p-por eso montamos nuestro plan —susurró Orm.

    Steve asintió.

    —Sí, ellos hicieron aquel plan, y… luego mi hermano, durante la investigación, completó el trabajo.

    —Tomó el chip de localización y conexión de Chisp, ya destrozado tras su muerte —explicó el Inventor—, y lo implantó en los ordenadores del Sector E. Podría decirse que, tras morir, Orm implantó parte de Chisp en los ordenadores de Despair City, y, poco a poco, pudo ir “infectando” el sistema hasta crear la señal lo suficientemente grande como para premitirme rastrear la posición. No habría sido posible de no haber sido por… su muerte.

    De modo que… la muerte de Chisp no fue solo para acabar con Leaffy… fue también para lograr traer a los supervivientes de vuelta.

    —Entonces, cuando dijisteis que ya habíais encontrado nuestra posición… —preguntó Dante, mirando a Emily.

    Pero ella negó con la cabeza.

    —Sabíamos que estabais en la mente de Bezzy, pero no teníamos idea de cómo llegar hasta vosotros. Aquello fue un farol, claro.

    —Queríamos asustar a los traidores —sentenció Steve—, para ver si cometían algún error mientras ganábamos tiempo.

    —Claro que aunque luego Chisp se sacrificó, fue necesario entrar en el mundo de los sueños y desde ahí sí pudimos rastrear la posición; si no podíamos acceder desde el mundo real al sueño, tendríamos que entrar a otra parte de los sueños y viajar a través de ellos —meditó Lucas—. Y ahí es donde entra Hubert, ¿cierto?

    Hubert, silencioso y meditativo, asintió. D-De veras era Hubert, no había duda, era… era idéntico a como lo recordaba. Había muerto, todos lo habíamos visto, pero ahora estaba aquí, vivito y coleando. Expectante, yo también anhelaba saber cómo era posible que siguiese vivo. Y sabía que la respuesta no iba a tardar en ser revelada.

    —Logré rescatar a Cresselia de las garras de los Seguidores mientras ellos estaban ocupados gestionando toda esta locura, y así, pudimos entrar en el mundo de los sueños —explicó, calmado y decidido.

    Frida, de inmediato, hizo una mueca de disgusto.

    —Bah. No es que me importase mucho ese Pokémon, pero me fastidia que haya sido tan fácil burlar nuestra seguridad. En qué estarían pensando… —se quejaba, pero… en el fondo no le preocupaba lo más mínimo, era más que obvio. Ni siquiera le molestaba un poco, solo estaba fingiendo.

    —Hmpf —gruñó Hubert—. En todo caso, la cosa sucedió de la siguiente forma: Dante y yo fuimos a reunirnos con vosotros en uno de los escondites que usan los Gamma, pero ya teníamos noticias de que alguien se infiltraría en el grupo, y sospechábamos de Leaffy. En principio iba a ir Emily en persona, pero cuando supimos de la posibilidad de una trampa, decidimos ir Dante y yo en su lugar.

    >> A mitad de camino, sin embargo, una información interesante nos llegó de parte de uno de nuestros muchos informantes, personas que colaboran con nosotros repartidas por toda Galeia; información que revelaba que los Seguidores de la Desesperación habían dejado su guarida descuidada y que era la oportunidad que esperábamos para asaltarla. De modo que Dante y yo nos separamos y, al final, solo Dante se dirigió a la reunión.

    Mimi, furiosa y aún algo dolida por la reciente pérdida de dos miembros de su familia, apretó los dientes.

    —Pero, como siempre, fue otra jodida trampa. ¡Demonios! Hubert fue capturado antes de que pudiese avisarnos a los demás, de modo que todos creímos que estaba con el resto, nunca lo llegamos a dudar.

    —… pero logré escapar hace poco, con Cresselia junto a mí —explicó él, severo—. La pregunta ahora es… ¿cómo has logrado crear el engaño de que morí? —le dijo, ceño fruncido, a Frida, mientras la señalaba con un dedo.

    —Seguro que usó este lugar en su beneficio —intuyó Mimi, molesta—. Esto es un sueño, puede hacer lo que quiera, ¿no? Así que ese Hubert debió ser una ilusión.

    ¿Eh? ¿El Hubert que conocimos era solo… parte del sueño? ¿Una ilusión? Hum. No voy a negar que eso podría ser posible, sí; podría ser una opción, no sabemos, en cualquier caso, las reglas que rigen este mundo onírico en el que nos encontramos. Sin embargo… no estaba del todo convencido. Ese Hubert se sentía demasiado real, demasiado tangible… y, de igual modo, ¿qué ganaba fingiendo todo aquello? ¿Engañar a Lucas? Era el único al que podría engañar haciendo creer que Hubert estaba aquí, pues el otro que sabría de ello era Dante, y había perdido su memoria…

    —… no tiene sentido —explicó Dante, aún algo impactado por toda aquella situación, confuso, pero leyendo completamente mis pensamientos, anticipándose a ellos—. ¿Qué ganarían ellos fingiendo que Hubert estaba aquí con una ilusión? Hacer que sea la primera víctima sin siquiera ser real… no cuadra. Solo sería un problema para ellos.

    —Podría ser que fuese para engañarme —reflexionó Lucas.

    Fue Orm el que negó con la cabeza.

    —No… no podría ser. Ellos no podían haber sabido que aparecerías, ¿no? ¿Por qué tener a un Hubert ilusorio entonces? No tiene sentido, en efecto.

    Steve se dio golpecitos en la cabeza.

    —Pero entonces, ¿cómo demonios lo hicieron?

    Cómo, sí… esa era la pregunta. Cómo se logró hacernos creer que Hubert estaba aquí, que era uno más de nosotros. Cómo se creó esa “ilusión”. Era un tema importante; y teniendo en cuenta que Liza nos seguía presionando para que debatiésemos solo sobre la muerte de Hubert, no solo el tema era relevante para entender la verdad de este sitio, sino para entender la verdad de la supuesta muerte de Hubert.

    Así pues… teníamos que discutirlo a fondo.



    Como podéis ver, estoy perfectamente vivo —argumentó Hubert, brazos cruzados—. De modo que mi supuesta muerte aquí debe ser un engaño de la mente maestra.

    Pffhehehe —rio Frida, ojos perdidos en la nada—. ¿Insinúas que haría trampas en mi propio juego? ¡Qué cruel de tu parte, Ajedrecista?

    ¡P-Pero si habías hecho trampas de todas formas al decir que fue suicidio, u crazy bitch! —acusó Arie.

    … no sé si haría trampas o no —meditó Emily—, pero, como ya se ha discutido, no tiene sentido que ese Hubert fuese una ilusión, así que…

    >> … de algún modo, su muerte debió ser real.

    Pero Hubert está aquí —meditó Steve—. ¿Qué demonios significa eso, entonces?

    Tal vez quien ellos pensaban que era Hubert era otra persona —teorizó Mimi—, ¿no?

    Hm, no estoy muy seguro —susurró Dante—. Ese Hubert era idéntico a este, puedo prometerlo.

    Hehehehe. Vaya, vaya, me pregunto cuál puede ser la respuesta a esta incógnita —meditó Frida, sarcástica y entretenida con nuestras dudas.

    Yo ya teoricé sobre esto, realmente —intervino de pronto Orm—. Y mi teoría coincide con lo que uno de vosotros ha dicho. Pero no estoy del todo seguro, a decir verdad… ¿qué crees tú, Pyro?



    Hum. Qué creo yo, ¿eh? E-Esa es una buena pregunta. Si Orm fue capaz de teorizar la respuesta a esta incógnita, debe ser porque dispuso de información que le permitió llegar a pensarlo. Y él siempre tuvo una información que los demás no: la que obtuvo en la sala secreta. ¿Había algo allí que… resolviese el dilema de la muerte de Hubert? Hum…


    Como podéis ver, estoy perfectamente vivo. De modo que mi supuesta muerte aquí debe ser un engaño de la mente maestra.

    Pffhehehe. ¿Insinúas que haría trampas en mi propio juego? ¡Qué cruel de tu parte, Ajedrecista?

    ¡P-Pero si habías hecho trampas de todas formas al decir que fue suicidio, u crazy bitch!

    … no sé si haría trampas o no, pero, como ya se ha discutido, no tiene sentido que ese Hubert fuese una ilusión, así que…

    >> … de algún modo, su muerte debió ser real.

    Pero Hubert está aquí. ¿Qué demonios significa eso, entonces?

    Tal vez quien ellos pensaban que era Hubert era otra persona, ¿no?


    Lo que Mimi dice tiene sentido. Si el “Hubert” que nosotros conocimos no era realmente Hubert, entonces pudo morir y todo tendría coherencia. Hum… pero como dice Dante, era prácticamente idéntico a este Hubert. Si alguien se hacía pasar por él, o era su hermano gemelo o de algún modo lograba imitarlo a la perfección.

    … espera, ¿qué? Imitarlo… como el Super Imitador, ¿huh? E-Entonces… esa información que vimos en el archivo de participantes donde hablaba de una persona a la que no conocíamos entre los nuestros, el Super Imitador… ¿Hubert era ese Imitador en realidad? E-Eso… lo explicaría todo…


    Como podéis ver, estoy perfectamente vivo. De modo que mi supuesta muerte aquí debe ser un engaño de la mente maestra.

    Pffhehehe. ¿Insinúas que haría trampas en mi propio juego? ¡Qué cruel de tu parte, Ajedrecista?

    ¡P-Pero si habías hecho trampas de todas formas al decir que fue suicidio, u crazy bitch!

    … no sé si haría trampas o no, pero, como ya se ha discutido, no tiene sentido que ese Hubert fuese una ilusión, así que…

    >> … de algún modo, su muerte debió ser real.



    —Estoy de acuerdo, Emily: la muerte de Hubert fue real. Es como Mimi decía.

    —Lo sabía —sonrió Mimi, orgullosa—. Hum, pero espera, ¿cómo es eso posible?

    —Porque el Hubert que nosotros conocimos aquí no era Hubert, sino alguien capaz de imitarlo a la perfección, hasta el punto de hacernos pensar que en efecto era él.

    —Pero, ¿cómo es eso posible? —intervino Steve, curioso.

    —Es muy posible, hermano —sentenció Orm, dedo en el labio, reflexivo—. Porque nuestro “Hubert” era experto en imitar a otros. Es más, era un ultimate cuyo talento consistía junto en eso.

    Wha-!? —exclamó Arie.

    Yo, sin embargo, asentí.

    —Así es, es justo lo que pensaba. En los archivos de la sala secreta de Frida encontramos una ficha mezclada con las nuestras, una vacía, donde lo único que se decía era que su talento era el del Super Imitador. Al principio me extrañé mucho, porque no faltaba ninguna otra ficha, así que debía ser, en principio, una persona distinta a los demás. Pero ahora tiene mucho sentido: en el segundo juego de asesinato mutuo no participó Hubert, sino el Super Imitador suplantando a Hubert.

    —¡Bravo! —exclamó Frida—. Qué brillante deducción, vaya, vaya. Pyro, ¡cada día me sorprendes más!

    Pero no la escuché. Era… era mejor ignorar a esa maldita traidora. A esa… asesina. La apunté con el dedo, seguro de mí mismo.

    —Esto hace entonces que este caso sea, de nuevo, una farsa. Pero es mejor aún para nosotros, sin embargo: porque no se trata de cambiar el veredicto de la muerte de Hubert. Se trata de darle un veredicto a la muerte del Super Imitador, de alguien distinto a Hubert. Tu primer caso fue falso, Frida, pero esta vez, ¡vamos a juzgar el verdadero!

    —H-Hey, entonces, huh —Lucas parecía reflexivo—. Estás concluyendo que Hubert no era Hubert sino otra persona haciéndose pasar por él, ¿no? Entonces… ¿por qué ese Hubert tenía misiones que iban dirigidas al propio Hubert, y recordó cosas del propio Hubert?

    Fue el mismo aludido el que intervino.

    —Mi apuesta es que si de verdad ese super imitador era tan bueno, suplantaría mi identidad a todos los niveles. Tal vez ni siquiera fuese consciente de que no era el verdadero Hubert.

    A-Ah, eso tiene sentido.

    —Eso explicaría la misión de Spok… aquella que decía que alguien “suplanta la identidad de otro sin saberlo” —susurró Bezzy.

    Al oír aquello, Dante pareció aliviado.

    —E-Entonces, ¿no era por mí?

    Y Emily, sonriente, negó con la cabeza.

    —No, Dante. Tú eres Dante Miles, el Super Guardián. No hay duda sobre eso. Cuando todo esto acabe… te explicaré todo —e inclinó, de forma dulce, su cabeza hacia un lado.

    Dante no pudo evitar sonrojarse tímidamente, alegre y esperanzado. Sin duda Emily lograba despertar lo mejor de él, ¿eh?

    Pero entonces, varias palmadas de Frida nos sacaron de nuestras cavilaciones y alegrías.

    —Bien, bien, entonces lo habéis decidido, ¿no? Hubert era un imitador y todo eso. Si de veras creéis que Hubert es un imitador, que no era Hubert, entonces el resultado de esta clase de juicio no tiene sentido, ya que Hubert tiene vivo. Tendríamos que cambiar el foco a “quién mató al imitador”. ¿Hacemos eso? Tened en cuenta que no se dará por válido el resultado si os equivocáis al elegir a la víctima.

    Orm intervino entonces, mofletes hinchados.

    —Hey, ¡eso es trampa! En el caso de Chisp, no tuvo relevancia determinar a la víctima siempre que el asesino fuese descubierto. ¿A cuento de qué tiene ahora, de pronto, tanta importancia?

    —Hehehehe —rio Frida—. Soy la mente maestra. De modo que yo decido cómo gestionar las clases de juicio. ¿Verdad, señorita Liza?

    —Ciertamente —sentenció el holograma de Liza—. Si así lo determina Frida, así será.

    Bullshit! —exclamó Arie—. Manipulas las reglas a tu antojo.

    —Bueno, aquí no hay ametralladoras y Grandes Cerebros que le vuelen los sesos al que incumpla las reglas, así que ella, como mente maestra, puede hacer lo que le de la gana —comentó, molesta, Mimi—. Eso es de ser una mente maestra cobarde. Liza al menos tenía que seguir sus propias reglas.

    —Aw, me sonrojas, Mimiko-chan —comentó Liza.

    —… pero fue igual de cobarde al intentar matar a Lucas fuera de las cámaras, así que en fin, son la misma mierda al final —sentenció.

    —¡Eeek, me rompes el corazón! —sollozó el holograma de la Super Desesperación, sarcástica.

    En cualquier caso… si queríamos acabar con Frida teníamos que determinar quién era la asesina, pero no solo eso; también quién era la víctima. Si fallábamos en una de las dos cosas, perderíamos. Y esta era la oportunidad que teníamos de cambiar de víctima al Super Imitador, ¿huh? Bien, entonces no hay problema: así sería.

    —Está bien. Cambiemos entonces a la víctima por el Su-

    Pero de pronto, alguien me interrumpió bruscamente.

    —¡Un momento, Pyro! —¿O-Orm? ¿A cuento de qué me interrumpía así…?—. Hum. Me gustaría que antes de lanzarnos sin más a cambiar de víctima, tratásemos algo importante que puede revelarnos información nueva que será muy útil.

    —¿Nueva información? —preguntó Steve, confuso.

    —Adelante, Orm —asintió Emily, mano en el pecho, sonriente—. Comparte con nosotros tus dudas. No podemos tomar decisiones hasta estar completamente seguros; ahora todos los demás somos parte de esta clase de juicio, ¿verdad?

    Y Frida, riendo malévolamente, dijo.

    —… vaya, veo que eres avispada, Emily. Más avispada que de costumbre. Tu estancia en la Academia sin duda te combió.

    ¿E-Esas dos se conocen…?

    —Sí —admitió Emily—, ciertamente, me cambió. Por eso sé ahora cómo pensáis los de tu calaña. Y sé que puedes estar preparando alguna especie de trampa.

    —¿Trampa? Oh, vaya, ¿qué trampa?

    —… eso lo veremos pronto —susurró Emily, ceño fruncido—. Orm. Cuando quieras~.

    Y, así, Orm empezó a hablar. Todos prestamos atención en silencio a lo que decía, y pronto comenzaron a centrarse las dudas y contraargumentos en él.



    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? —preguntó su hermano, tenso—. ¿Estás seguro de eso…?


    En cualquier caso, hemos podido deducir que el imitador era el Hubert que conocimos gracias a los informes que Pyro encontró en la sala secreta.

    Sí, yo también los encontré —intervino Dante—. Estaban ordenados, de hecho… primero nosotros, luego los del segundo juego.



    ¿A dónde quieres llegar con esto, Orm? —preguntó Emily, reflexiva—. Sé claro, por favor.

    —… ni siquiera yo estoy seguro. Pero hay una inconsistencia en nuestra lógica, hay algún tipo de trampa.



    ¿Oh? —Frida parecía deleitada—. Así que aún sigues dudando, Orm… ¡pensaba que ya teníais claro que Hubert era el Super Imitador.

    —… sí, yo lo pensé, de hecho —reflexionó Orm—, y tiene sentido que así sea. Con todo, algo no me cuadra en todo esto.



    Ese Hubert falso debió ser el imitador, claramente —argumentó Hubert—. Yo estoy aquí, y soy el auténtico.

    Y así es, probablemente —Orm parecía intranquilo—. Pero necesitamos… profundizar un poco más, lo presiento.



    Orm parecía intranquilo por algo. T-Tengo que intervenir en las declaraciones de los demás para intentar ordenar los pensamientos de todos… vamos allá.



    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? ¿Estás seguro de eso…?


    —¿Piensas que el falso Hubert era el traidor que murió?

    Ahora que lo recuerdo, Orm ya lo dijo en su momento. Que había tres traidores, y que uno de los tres estaba muerto. La segunda era Leaffy, y la tercera una de los vivos: Frida.

    —Así es —asintió él, seguro de sí mismo—. Y sigo pensándolo, pero… hay cosas que no encajan.

    —Ya, eso pensaba yo —intervino Dante—. Hemos aclarado que pudo actuar como Hubert porque él mismo creía ser Hubert, pero aunque no recordase que era un traidor, lo era. ¿Por qué Frida mataría a su compañero, en ese caso? ¿No sería mejor ponerlo de su lado?

    —… —ella no decía nada, apartando la mirada.

    Sin duda… es extraño.

    —Bueno, solo se me ocurre que ella quisiese deshacerse de él —meditó Orm—. Es enrevesado pero… es la única explicación lógica.

    ¿Deshacerse de su propio compañero? De ser así, todo lo que habíamos asumido sobre cómo sucedieron las cosas podría ser falso. Podría ser que “Hubert” realmente estuviese ya colaborando con Frida y ella decidiese matarlo al reunirse ambos en su sala… o cualquier otra cosa.

    Que el imitador fuese el tercer traidor cambiaría bastante nuestro enfoque, sin duda.



    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? ¿Estás seguro de eso…?

    En un principio no parece tener sentido —afirmó Dante.

    —… salvo que Frida pretendiese deshacerse de él, claro —sentenció el niño.


    En cualquier caso, hemos podido deducir que el imitador era el Hubert que conocimos gracias a los informes que Pyro encontró en la sala secreta.

    Sí, yo también los encontré. Estaban ordenados, de hecho… primero nosotros, luego los del segundo juego.



    Eso… eso es cierto. Estaban ordenados, como Dante dice, de forma que las primeras fichas eran las nuestras y las siguientes las de los jugadores del primer juego.

    —Ahora que lo pienso, la ficha del Super Imitador estaba entre las nuestras —aseveré—. Es totalmente posible que las primeras fichas sean las de quienes participamos en este juego, y el resto las de los superivientes.

    —Cierto —asintió Dante, reflexivo—, no en vano justo terminaban vuestras fichas con la mía y después la de Hubert.

    —Yup —asintió Orm—. Si consideramos que el Imitador era el Hubert que estaba con nosotros, entonces los dieciséis participantes, incluyéndolo a él, acabarían en la ficha de Dante; Hubert sería el primero de los del primer juego.

    —… pero, ¿podemos confiar en esas fichas? Al fin y al cabo pertenecen a la loca esa —argumentó Mimiko.

    Hmm… no sé si podamos fiarnos, pero…

    —Lo que está claro es que eso desvela otra inconsistencia —argumentó Dante.

    Sí. Sé a lo que se refiere Dante.



    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? ¿Estás seguro de eso…?

    En un principio no parece tener sentido —afirmó Dante.

    —… salvo que Frida pretendiese deshacerse de él, claro —sentenció el niño.


    En cualquier caso, hemos podido deducir que el imitador era el Hubert que conocimos gracias a los informes que Pyro encontró en la sala secreta.

    Sí, yo también los encontré. Estaban ordenados, de hecho… primero nosotros, luego los del segundo juego.

    Esas fichas pueden revelar quiénes eran los participantes en ese juego —argumenté—, de modo que el verdadero Hubert, en efecto, quedaba fuera.

    Pero de ser así, ¿qué hacía la ficha de Emily colocada en primer lugar? —meditó el Guardián—. ¿Tal vez fue por un mero error?



    ¿A dónde quieres llegar con esto, Orm? Sé claro, por favor.

    —… ni siquiera yo estoy seguro. Pero hay una inconsistencia en nuestra lógica, hay algún tipo de trampa.



    Hum. Algún tipo de trampa. Quizá la “trampa” es solo que hemos dejado pasar algo…

    —Me pregunto algo —intervine entonces—, ¿por qué motivo iban los Seguidores de la Desesperación, de ser el falso Hubert un traidor, decidir imitar justamente a Hubert? Es más, ¿cómo supieron que Hubert no iba a venir, en primer lugar?

    —Así es, ¡justo eso me preocupaba! —intervino Orm.

    —Bueno, la incorporación de Hubert fue un plan de última hora, ¿no? —meditó Arie.

    Emily asintió. Con todo, ¿por qué imitar a Hubert y no a Dante? Era como si supiese que Hubert no vendría a la reunión y podría suplantarle sin problemas. Pero había más.

    —En un principio, Hubert no iba a ser el que viniese a la reunión con vosotros, siquiera. Iba a ser yo.

    La propia Emily era la que iba a venir, ¿eh? Ella en persona…


    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? ¿Estás seguro de eso…?

    En un principio no parece tener sentido —afirmó Dante.

    —… salvo que Frida pretendiese deshacerse de él, claro —sentenció el niño.


    En cualquier caso, hemos podido deducir que el imitador era el Hubert que conocimos gracias a los informes que Pyro encontró en la sala secreta.

    Sí, yo también los encontré. Estaban ordenados, de hecho… primero nosotros, luego los del segundo juego.

    Esas fichas pueden revelar quiénes eran los participantes en ese juego, de modo que el verdadero Hubert, en efecto, quedaba fuera.

    Pero de ser así, ¿qué hacía la ficha de Emily colocada en primer lugar? ¿Tal vez fue por un mero error?



    ¿A dónde quieres llegar con esto, Orm? Sé claro, por favor.

    Una de las cosas que falla es que el imitador no debía saber que Hubert era el que no venía, ¿no creéis?

    Es… una buena apreciación. ¿Por qué me escogió precisamente a mí? —meditó Hubert.

    En realidad iba a ser yo, de hecho, la que fuese a la reunión —comentó Emily.


    Emily iba a estar aquí, ¿eh? El plan original… era que ella viniese. U-Un momento, eso podría explicar la inconsistencia de las fichas de los archivos. N-N-No me digas que… los archivos mostraban en primer lugar a las personas participantes en el segundo juego, incluyendo a Dante, y luego ya recogía la información de los del segundo. Pero, con todo, la ficha de Emily estaba entre nosotros, la primera.

    ¿Y si… y si Emily debió ser una participante de este juego? ¿Y si los Seguidores contaban con eso… pero se les estropearon los planes?


    Ya teorizaba que Hubert era un impostor, pero teorizaba algo más. Que era el otro traidor.

    ¿E-El otro traidor? ¿Estás seguro de eso…?

    En un principio no parece tener sentido —afirmó Dante.

    —… salvo que Frida pretendiese deshacerse de él, claro —sentenció el niño.


    En cualquier caso, hemos podido deducir que el imitador era el Hubert que conocimos gracias a los informes que Pyro encontró en la sala secreta.

    Sí, yo también los encontré. Estaban ordenados, de hecho… primero nosotros, luego los del segundo juego.

    Esas fichas pueden revelar quiénes eran los participantes en ese juego, de modo que el verdadero Hubert, en efecto, quedaba fuera.

    Pero de ser así, ¿qué hacía la ficha de Emily colocada en primer lugar? ¿Tal vez fue por un mero error?



    S-Si mi lógica no me falla, entonces…

    —¡No, te equivocas, Dante! N-No fue ningún error. Las fichas están puestas en un orden concreto. Y Emily está justo la primera, en efecto, pero… pensadlo. Ella debió ser la que iba a venir. Ella debió ser la que estaría aquí, con nosotros. Se cambiaron los planes a última hora. De modo que parece clara una cosa: Emily estaba pensada como una participante de este juego.

    —Tsk —bufó Frida, molesta.

    D-De modo que di en el clavo.

    —… p-pretendían hacerme participar a mí… —susurró Emily, impactada—. De modo que pretendían hacer lo mismo que hizo Liza White aquella vez. Borrar mi esperanza de mis ojos y hacerme perderla para siempre, ¿eh?

    —Heh —Liza, o su imagen virtual, más bien, rio con desprecio—. Bueno, sí, nos hubiese gustado poder lograrlo. Pero estáis bien informados, me temo. Demasiado bien informados.

    —Esperad, pero —Mimi no parecía muy convencida—, nada prueba que las fichas no estén alteradas. ¿Podría ser que nos estemos precipitando?

    No… hay algo que me hace pensar que, en efecto, Emily debió estar aquí.

    —¿Recuerdas el supuesto Monoloj de Frida, Dante? Aquel que hablaba sobre… misiones de alguien que se apellidaba “Hodges”.

    Dante asintió, algo asustado.

    —… averigüemos de una vez por todas de quién es ese monoloj, pues —sentencié, y, entonces, me dirigí a Emily—. Emily, Frida tiene alguna conexión contigo, ¿no?

    Ella, lentamente, asintió.

    —Sí… era mi modista, de hecho —aseguró—. También soy la Super Modelo, y en mi faceta como tal, ella era la que diseñaba la mayor parte de mis ropas. Era capaz de diseñar casi de todo a una velocidad inhumana; cualquier cosa que se propusiese, la creaba en un instante.

    —Ya veo. Pero ella… no se apellidaba Hodges, ¿verdad que no? —le pregunté.

    —Claro que no —intervino la propia Frida—. Mi apellido es Challiano. Frida Challiano, creadora de Modas Challiano —sacó entonces un pedazo de tela, y, ante nuestros ojos, comenzó, a una velocidad inhumana, a manipular dicho trozo de tela. Sus brazos casi no se veían, moviéndose con toda esa rapidez… parecía algo completamente inverosímil. Cuando acabó tenía entre sus manos una bufanda idéntica a la que yo llevaba—. … la marca de ropa más extraordinaria del mundo —y, entonces, comenzó a frotar la bufanda con su cara, extasiada, con el rostro enrojecido—. ¡PFHEHEHEHEHE! Ah, es tan s-s-s-s-s-s-s-s-suaveeeeee~.

    U-Ugh. E-En cualquier caso, tenía que seguir mi razonamiento. Daba igual cómo se llamase esta loca: lo relevante es que no se llamaba Frida Hodges.

    —Entonces el monoloj no era de Frida. Dejemos algo claro, entonces —miré a los jugadores del primer juego—: ¿era cierto que Leaffy era la pareja de Drake?

    Emily asintió, mano en el pecho.

    —… así es. Parecía tan… dolida por lo que pasó. Jamás pensé que sus deseos de venganza se volcarían en mí en lugar de en los Seguidores de la Desesperación.

    De modo que la podemos descartar a ella. Así pues… ¿de quién era ese Monoloj? ¿A quién… correspondía?

    —Este Monoloj debe ser el de Frida —aseguré—. Y, sin embargo, Frida no es la persona a la que está destinada el Monoloj. En un inicio, estaba destinado a Emily Hodges en persona.


    —¿E-E-Era el Monoloj de Em…? —comentó Steve, atónito.

    Pero… tenía sentido. El Monoloj decía que la propietaria del mismo se apellidaba Hodges; que tenía una hermana biológica con la que no se crio de pequeña; y le faltaba por completar la misión del secreto de Despair City. Pensamos en un inicio que todo debía encajar para que Frida fuese la dueña del Monoloj, pero…

    —… todas estas misiones pueden tener sentido si son de Emily. Si debieron ser de Emily. Es más, cuadra más así: porque los Monolojs desbloquean pistas cuando el dueño original completa misiones, no cuando las completa otro, por mucho que ese otro lleve encima el Monoloj. Así pues, Emily sabía el motivo por el que no recordábamos los apellidos y sabía nuestras conexiones; ella cumplía con los dos requisitos, pero no con el tercero, no aún, al menos. Sí, sabía que estábamos en un sueño, pero ella no lo había descubierto en persona; fue Lucas el que lo hizo, y él se lo contó. Y los Monolojs son muy literales para eso, ¿no? De modo que, aunque pensamos que este Monoloj era de Frida, pertenecía a Emily; es decir, estaba pensado para que Emily lo tuviese.

    —P-Pero… —meditó la propia Emily, impactada—… sobre lo que has dicho de la hermana…

    —… eso dice la misión —le dije, agachando la mirada—. No sé qué significaría, pero… según esto, tienes una hermana biológica.

    —Em, ¿sabías algo de eso? —le preguntó, preocupado, Steve.

    Ella, compungida, negó con la cabeza. De modo que no tenía ni idea…

    —… un momento —cortó de pronto Dante—. Has dicho que crees que este Monoloj es el que usaba Frida todo el tiempo, ¿no? ¿Por qué crees eso?

    Que por qué, ¿huh? Lo creo por dos cosas. Lo primero, por esa misión.

    —Otra de las misiones de Spok decía que “alguien tiene algo que no le pertenece”. Mi apuesta es que ese “alguien” es Frida. Y ese “algo” es el Monoloj. Es decir, que desde el principio, Frida ha tenido el Monoloj de Emily.

    —¿S-Siempre tuvo… el Monoloj de Em…? —dijo Bezzy, completamente sobrepasada por la situación.

    —Hum, tendría sentido —Lucas se frotaba el mentón con la mano mecánica.

    Pero tenía otro motivo más para pensarlo.

    —Bezzy, ¿recuerdas el monoloj sin misiones? Lo encontramos en la Guarida de Frida… y, como dije entonces, estoy bastante convencido de que es el de Leaffy.

    —¿Huh…? —dijo Arie, rascándose la cabeza, confuso.

    —Me gusta como piensas —dijo Orm, sonriente—. Lo que dice Pyro tiene sentido, pero tendríamos que preguntarnos ahora dos cosas: si es el de Leaffy, ¿por qué no tiene misiones? Y, sabiendo que solo Frida podía entrar a la sala, ¿qué hacía allí?

    … la respuesta a esas preguntas… está conectada.

    —Porque es una traidora —sentencié—. Porque Leaffy es una traidora. Y, ¿qué sentido tendría para un traidor tener misiones, cuando ya sabe la verdad del juego? Por eso no tiene misiones. Y Frida se llevó el monoloj porque… quería evitar que dedujésemos esto. Que dedujésemos que los traidores no tienen misiones en sus Monolojs.

    —Bingo —sonrió el niño—. Y… ¿por qué querría evitar eso?

    Emily fue la que respondió, tras unos segundos de reflexión.

    —Para… ocultar que no había un tercer traidor, ¿verdad?

    H-How so? —preguntó Arie, confuse.

    —Sí, yo también me he perdido —comentó Steve, tenso.

    … ah, ya veo. Siempre creímos que había tres traidores, porque la pista global lo decía. Pero también, en una de las pistas de Stock, se decía que una pista global tenía una trampa y que “no todos encajan”. Eso… se refería al número de traidores. Dentro de este sitio había dos, no tres. Porque existen Monolojs con pistas para todos nosotros, salvo para Leaffy y para Frida, la primera sin misiones y la segunda usando un Monoloj que no le pertenece.

    —Entonces el razonamiento de Orm es falso, ¿no? —meditó Hubert—. Mi imitador no podría ser el traidor, ya que solo había dos traidores dentro de vuestras filas. Leaffy y Frida.

    Sí, eso era lo más plausi-

    —Nope —saltó, de pronto, el Prodigio—. No, eso no rompe mi argumento: sigo pensando que el imitador es un traidor.

    —¿Eh? —pregunté, tenso—. ¿Y cómo puede ser eso? E-En base a las pruebas…

    —En base a las pruebas, es perfectamente posible —me volvió a interrumpir—. Escuchadme con esas orejas de plástico que tenéis todos: ¿por qué no sacaron el Monoloj de Emily del juego? O lo reprogramaron, o cualquier cosa.

    —Bueno —reflexionó la Esperanza—, seguramente porque no tuvieron tiempo. Fue precipitado.

    —Claro, exacto —asintió Orm—. Y, de no tener tiempo para eso, entonces… quiere decir que no pudieron reaccionar prácticamente nada, porque ni siquiera ellos esperaban que Emily no fuese. Es muy arriesgado crear un Monoloj diseñado para un Hubert falso y preparar al imitador para suplantarle si no podían crear un plan de emergencia. ¿Qué habría pasado si Dante y Hubert cambiaban sus papeles? ¿Qué harían con los Monolojs de Dante y de Hubert?

    —E-Es una buena pregunta… —susurró Steve.

    —Sí, claro que lo es —se autopiropeó Orm—. Y la respuesta a la misma es nada. Porque si no pudieron prever una situación, pero todo salió a pedir de boca para ellos… lo más probable es que no sea por coincidencia, sino porque ese problema nunca fue un problema para ellos.

    —Orm, me he perdido, lo siento —le dijo Steve, sacudiendo su nuca.

    —… lo que estoy diciendo es que le deis la vuelta a vuestra forma de pensar —sentenció—. De nuevo, sé… sé lo duro que es. Pero vamos, hacedlo. Hemos determinado que los traidores no tenían monolojs con misiones, y, como solo había dos ejemplos de ello, concluisteis que solo puede haber dos traidores. Lo que yo propongo es que invirtáis el razonamiento, y en lugar de seguir el hilo de: “Solo puede haber dos traidores, así que el Hubert que nosotros conocimos no pudo ser un traidor, por lo que el imitador no es un traidor”, pensad…

    Sí. Conocía ya bien a Orm. Sabía cómo pensaba, sabía por dónde quería llevarnos. Y, en efecto, sería duro, sería muy duro. Sería… romper todas las esperanzas que teníamos de nuevo. Tener que afrontarlo todo… de nuevo.

    —… en lugar de eso, deberíamos pensar —completé yo mismo, con un hilillo de voz—: “Solo puede haber dos traidores, así que el Hubert que nosotros conocimos no pudo ser un traidor. Por lo que el Hubert que conocimos es el verdadero, y el traidor e imitador… es este Hubert”.


    Mis palabras causaron un gran impacto. La primera reacción, la reacción casi instintiva, fue la de incredulidad. Emily fue la primera que, tras tragar saliva y cerrar los ojos, extremadamente tensa, frunció el ceño y miró a “Hubert”.

    —Es… ¿es eso cierto…?

    —… ¿eh? —“Hubert” parecía extremadamente tenso.

    —P-P-Pero si eso fuese verdad… —tartamudeó Lucas, impactado—. Entonces… entonces Hubert sí que estaría m-muerto…

    —-… H-Hubert… —susurró Mimi—. T-También él no, por favor…

    Agaché la mirada. Pero… no tardé demasiado en alzar la cabeza de nuevo. No tenía una prueba decisiva, pero Orm era un prodigio, y era de confianza. En un inicio, él también creyó que el Hubert que conocimos era un impostor, un traidor. Pero se equivocó, y ha debido averiguarlo conforme avanzaba este juicio.

    Por eso… por eso Frida estaba tan insistente con cambiar la víctima y darle tanta importancia a ese detalle. Porque sí que era Hubert el que murió.

    —Hubert… —susurró Dante, apretando los dientes—. ¿Quién eres tú, entonces? ¿Eh? —le gritó al “Hubert” que había allí.

    —… no es lo que pensáis —sentenció, sereno, él—. No es cierto, yo no soy el falso. Creí que ya os había explicado lo que sucedió, chicos.

    —Pero lo que testificaste es algo que nadie puede demostrar —dijo Lucas—. Solo Dante podría, pues estaba contigo… y ha perdido la memoria. El resto de nosotros no podemos saberlo, solo lo creímos porque confiamos en ti.

    —Admítelo —le dije—. eres el Hubert falso. Nadie más que tú.

    —… está bien, de modo que tendré que probarlo, ¿no? —se cruzó de brazos, mirándome con severidad. Falso o no… la verdad era que era idéntico en gestos y en todo al Hubert que antes conocimos, sin duda—. Te demostraré que… ¡te equivocas!



    Demostrar la misma identidad de uno… me he visto en dilemas lógicos muchas veces, pero ninguno como este.

    >> Supongo que empezar por el hecho de que no hay más que verme para saber que soy yo no bastará; tu contraargumento será sencillo.

    >> Puedo recurrir a contar cualquier recuerdo de mi persona, si gustas. Emily, Steve y los demás podrán verificar la veracidad de estos.

    >> Así se sabrá que no miento.


    Lo siento, pero eso no es prueba suficiente.

    >> Los Seguidores de la desesperación han mostrado en muchas ocasiones tener muchísima información a su alcance. Y un Super Imitador no es poca cosa.

    >> Estoy convencido de que sabrías del pasado de Hubert y podrías reproducirle a la perfección, ¡no en vano ese es el talento del Imitador!

    >> Así pues, si vas a aportar pruebas, aporta algo material que sustente tu argumento, “Hubert”.


    Algo “material”, dices.

    >> No sé qué pretendes que aporte: soy yo, sin más. Las pruebas que tú has aportado para negarlo no son mucho más materiales que las que yo pueda dar. Se basan en meras conjeturas.

    >> Es más, hay una prueba que demuestra que soy yo mismo: la misión de Spok, aquella que decía que había alguien que suplantaba la identidad de otro.

    >> Esa misión prueba que el Imitador era el Hubert de Despair City, ¿no crees?



    Se acabó.

    Super Imitador… permíteme que corte tu argumento —le espeté, decidido—. Contrarrestaré tu prueba con una de igual índole: si vas a apoyarte en las misiones, haré lo mismo: la misión de Stock y Bubbly lo prueba. Hay una misión falsa entre las que tenemos en nuestros Monolojs, y… solo puede ser esa. La de Spok, la que afirmaba que uno de nosotros era un impostor sin saberlo.


    —Hmpf —bufó él—. ¿Y cómo lo sabes? Podrías equivocarte.

    —No lo hace —sentenció Orm—. Está en lo correcto, impostor. Esa era la misión falsa, precisamente. Habéis… habéis programado todo para que esto resulte así, ¿eh? No habéis podido traer a Emily desde el principio, así que habéis recurrido al plan B, ¿huh?

    —¿P-Plan B…? —susurró Arie, tenso.

    —… —Emily tragó saliva—. De modo que… nos ha tendido una trampa. “Hubert” nos ha atraído aquí… para acabar conmigo y con el resto.

    —¿E-E-Eeeeeh? —exclamó, pálido, Steve.

    —… ¿e-era una trampa? —Mimi no daba crédito.

    … sí. Parece ser que era una trampa.

    —La pista de Chisp lo decía —dije, meditativo—. Por algún motivo… no parece que sea posible salir de aquí. De modo que al venir, habéis quedado atrapados aquí. Y eso es justo lo que ellos querían.

    —D-Debí haberme dado cuenta de que era raro que Hubert lograse rescatar a Cresselia sin más… —se quejó Steve—. ¡D-Demonios! Q-Qué mala suerte… ahora estamos aquí atrapados.

    Emily agachó la mirada, tensa. Sí… ese era el plan, ¿eh? Al final sí que se movieron las fichas. Querían revelar que Emily iba a ser una participante, pero ocultar que el verdadero Hubert era el que estaba con nosotros. Tal vez porque… querían sumirla en la desesperación.

    —… —“Hubert” no decía palabra alguna.

    —… —Frida tampoco, pero sonreía de forma extraña.

    En el fondo… desde el principio nos ha manipulado como se le ha antojado. Y nosotros les hemos dejado. Desde los motivos, los Monolojs… todo estaba diseñado para que fuésemos adquiriendo la información que ellos querían, como y cuando ellos querían. Todo para lograr que su juego saliese a la perfección.

    —Orm, ¿c-cómo has sabido que…?

    La pregunta de Emily quedó en el aire. Fue el propio Prodigio el que, interrumpiéndola, comenzó a explicarse.

    —Estaba convencido de que Hubert era el impostor y que el imitador era el traidor —dijo, reflexivo—. Pero me di cuenta pronto de que la primera premisa era falsa. Con todo… desde que Frida se reveló como la mente maestra, supe que el Imitador debía ser el traidor. Era un hecho indiscutible. Y es que… una de mis misiones me explica en qué consiste su talento.

    Fue entonces cuando nos la enseñó: la tercera misión de Orm.

    “3) Falso. Logra engañar a tus compañeros para que crean algo falso”. Y la pista era… “el talento de un Super Imitador le permite adaptar a la perfección los gestos, voz, forma de ser y actitud de otra persona”. Esta misión debió cumplirla… durante el caso de Chisp, cuando él mismo fingió ser un traidor.

    —Y… what’s the deal con esta misión? —inquirió Arie, sin entender.

    —Ahí habla de gestos, voz, forma de ser y actitud, ¿no? Casualmente, no dice nada más, ni siquiera lo deja abierto —reflexionó Orm—. Y es que no se trata de un “impostor”, sino de un “imitador”. Imita, no suplanta del todo. ¿Qué… qué le falta a un imitador?

    ¿Qué le… falta?

    —… el aspecto, ¿no? —concluí, ojos muy abiertos.

    —Exacto. El aspecto. Y ahora decidme: este Hubert y el otro… ¿tienen alguna diferencia?

    Todos lo miramos, mientras él seguía completamente callado. E-En efecto, eran… idénticos.

    —… son dos clones —sentencio Mimi.

    Orm asintió.

    —Ahora la pregunta es… si el talento del Super Imitador no le permite imitar aspectos, ¿cómo hace para lograr hacerlo? ¿Para lograr pasar de ser un imitador a un completo impostor?

    Ah… ¡y-ya le entiendo! E-Este niño… sin duda era un completo prodigio.

    —¡Frida! —sentencié, como si hubiese tenido una revelación—. Ella es… la super Sastre. La persona perfecta para crear disfraces para el imitador. Ella podría aportar… la parte que le falta al Imitador para que su copia sea perfecta.

    —Así es —asintió el niño—. Y así ha sido como… llegué a la conclusión. La conclusión de que vosotros dos, Frida y “Hubert”, sois compañeros.

    —… —Frida no decía nada.

    —… —“Hubert”, por su parte, tampoco.

    —¿Y bien? —Emily los miró, acusadores—. ¿Qué tenéis que decir?

    —… —pero no había respuesta por su parte.

    Hasta que ella habló.

    —… tranquilos, podéis hablar —era la propia Liza White, o su holograma, la que les dio ese “permiso” —. Total, ya os han descubierto. Pasadlo bien si queréis.

    Y así, de pronto, Frida miró a “Hubert” y viceversa, y… la locura comenzó.


    Rápidamente, Frida se lanzó sobre “Hubert” y empezó a rodearle a gran velocidad, con tijeras y telas en sus manos. Casi no podía verse al Imitador por la gran velocidad de la Sastre, que no paraba de rodearle. Y, cuando terminó, colocando algo en sus ojos… dijo:

    —¡Ta-dah! ¡Observad la fantástica capacidad de la Super Sastre!

    W-W-W-What the…

    —… h-hell?!

    ¿C-Cómo…? De pronto, en la sala había dos Arie. El que antes era Hubert ahora era idéntico al Arquitecto. Idéntico en todos los sentidos.

    Dude… ¡no me imites! —se quejó el de verdad—. ¡E-Es m-m-muy creepy!

    D-Dude… —imitó el otro, frotando su nuca—, ¡lo siento! Pero este es mi talento, I guess. Soy capaz de replicar tan bien a otras personas que… básicamente me convierto en ellos. ¡Soy idéntico en todos los sentidos salvo en el físico!

    —Hehehehe —rio Frida—. Y del físico… ¡me encargo yo!

    Volvió a rodearle, tijereando por un y otro lado, colocándole ropa, haciendo malabares con las prendas, rápida, veloz, inhumana. Cuando terminó… f-fue como verme en un espejo.

    —¡Eeek! —exclamó Steve—. ¡E-Es igualito a Pyro!

    —… bueno, imitar a alguien tan normal como Pyro no tiene gracia, pero… al menos puedo hacerlo —sonrió, sonrió con mi misma sonrisa, con mis mismos ojos naranjas.

    Esto… e-esto era surrealista.

    Y entonces, Emily los interrumpió.

    —Basta, ¡parad! —agachó la mirada, apretando los puntos—. Esto… esto significa que Hubert… ha caído. Que Hubert está muerto, ¿verdad?

    —Ehm, sí, bueno, lo siento por eso —comentó Frida, encogiéndose de hombros—. El tipo era muy peligroso, había que pararle los pies. ¡Upsies, sorry~!

    —… —Mimi, ojos llorosos, apartó la mirada. Tras ellas, Steve y Lucas hicieron lo propio.

    Pero los luceros de Emily se centraron, tras eso, en otra cosa. Severa, señaló a algo que había tras el Imitador.

    —… y entonces… ¿es ella también quien dice ser… o es otra mentira?

    Seguí la trayectoria que marcaba su dedo y… terminé con los ojos clavados en Cresselia.

    Frida y “yo” sonrieron de forma tremendamente siniestra.

    —De modo que… te has dado cuenta —dijo la mente maestr—. Hehehehe… en efecto… no es Cresselia.


    Sucedió entonces: todo se tornó oscuro a nuestro alrededor, comenzó a deformarse. Todo era negro, oscuridad, y… toda esa oscuridad manaba de Cresselia. Claro que… no era ese Pokémon. En su lugar, reveló ser otro muy distinto, uno oscuro, con una cresta roja al cuello y un apéndice blanquecino sobresaliendo de su cabeza. Imponente, el Pokémon alzó sus brazos a nuestro alrededor, y, tras nosotros, imágenes de nuestros amigos muertos, todos ellos, nos rodearon.

    —N-No, ¡no! —gritó Bezzy, tapándose los ojos—. ¡N-N-No, por favor, esto no…!

    Ese Pokémon… era…

    El señor de las pesadillas en persona, Darkrai.


    - Dormitorio sin secretos: el cuarto de Leaffy no tenía nada similar a un habitáculo, pasadizo o algo por el estilo; ningún secreto especial parecía poder encontrarse en el dormitorio.

    - Monoloj de Hubert: se encontró el Monoloj que presumiblemente pertenecía a Hubert en el dormitorio de Leaffy. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Nota de suicidio: Hubert, cuando murió, dejó una nota de suicidio en la que aseguraba que se sacrificó para salvar a todos los demás del motivo de Monokuma, y que no le había quedado más remedio que hacerlo así. Dijo en ella que era su forma de evitar que el juego empezase otra vez. Esta nota se encontró por Leaffy en la escena del crimen y, posteriormente, la tuvo Dante, quien fue el que la leyó en voz alta.

    - Puerta de Bezzy: desde que llegaron los participantes a Despair City, Bezzy nunca ha podido salir de su cuarto por las noches. Por algún motivo, si ella se encontraba dentro de su habitación siendo de noche, la puerta sería imposible de abrir hasta algo después del anuncio matutino de la mañana siguiente.

    - Testimonio de Orm: Orm dijo, respecto a su plan junto a Chisp, que Bezzy era el "señuelo perfecto".

    - Monitor: Liza White siempre aparece en algún monitor del hotel, molestando a los participantes y asegurándose de que no se encierren en sus habitaciones sin más.

    - Monoloj de Arie: el monoloj del Super Arquitecto. Estaba junto a los demás que Orm robó. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Misión de Bubbly y Stock: según la misión que compartían Bubbly y Stock, una de las misiones individuales, y solo una, otorga una pista falsa.

    - Objetivo de Leaffy: técnicamente, el objetivo de Leaffy era copiar el talento de Lion. No pudo cumplirlo, ya que Pyro no despertó a Lion el suficiente número de veces.

    - Misiones misteriosas: un Monoloj aún no identificado del todo fue encontrado en el dormitorio de Orm, donde este escondió todos los que robó. Las misiones del mismo dicen así:
    1) Apellido: averigua la causa por la que muchos no recordáis vuestros apellidos
    2) Familias: descubre al menos una conexión familiar de alguien del grupo
    3) Verdad: descubre la verdad sobre Despair City y sobre el juego de asesinato mutuo.

    - Acciones de Chisp: durante el caso de Bubbly y Stock, Chisp actuó de forma muy rara, como si pretendiese acabar con todos los allí presentes. ¿Por qué lo hizo?

    - Última pista de Chisp: la última de las misiones de Chisp revela que es imposible que los supervivientes del juego salgan de ahí...

    - Tercera misión global: según la pista que esta misión global otorgó, debe haber, como mucho, cinco supervivientes al final del juego, y esas cinco personas son personas específicas: tres con objetivos diferentes a los del resto, uno que es clave en el juego y uno que está destinado a sobrevivir.

    - Misiones de Bezzy: el monoloj de Bezzy también se encontró en el dormitorio de Orm, pues este lo robó junto al resto. Pueden consultarse sus misiones en las fichas de personaje.

    - Puerta gigante: en el Sector F, una puerta enorme parece servir de "salida". Aparece en ella un gran número, un "3".

    - Monitores de vigilancia: en el Sector F, existen multitud de monitores de vigilancia, desde los cuales se puede ver toda Despair City. Sin embargo, parece ser que se graban incluso lugares a los que no apunta ninguna cámara. No parece que existan indicios de grabaciones, por lo que las imágenes deben ser en directo. ¿Cómo es posible?

    - Cama: cerca de la sala de vigilancia, hay una cama pulcramente colocada y preparada. Sobre ella yace una especie de casco conectado por un montón de cables...

    - Fichas de participantes: en la sala secreta había un archivo lleno de fichas de los participantes de ambos juegos. Estaban ordenados, de forma que los primeros en aparecer eran los participantes del segundo juego, terminando en Dante y Hubert, y desde ahí, aparecían fichas de todos los participantes del primer juego. Con todo, Emily Hodges aparece la primera, junto a los segundos participantes; y, además, entre las fichas de los segundos participantes hay una vacía donde solo aparece la mención del talento: "Super Imitador".

    - Hojas perdidas de Hubert: se encontraron las hojas perdidas de Hubert en la sala secreta. Eran seis hojas, casi todas dibujadas con tableros de ajedrez, salvo por una, que estaba llena de garabatos y esquemas que parecían reflejar los pensamientos de Hubert. Todas las hojas, sin embargo, estaban emborronadas hacia la derecha, con la tinta arrastrada ligeramente.

    - Monoloj extraviado: un Monoloj sin identificar se encontró en la sala secreta. No tiene misión alguna, así como no hay indicaciones de a quién pertenece.

    - Ordenador: en la sala secreta hay un ordenador cuya única función parece ser enviar y recibir mensajes simples.

    - Cápsula: la sala secreta conecta, mediante una especie de "cápsula" ascensor secreta, con diversas zonas de Despair City. Conecta con las siguientes zonas: “Casa Encantada”, “Huerto”, “Sala de vigilancia”, “Fábrica – Sala principal”, “Gimnasio”, “Auditorio – Backstage”, “Hotel – Habitación”, “Laberinto”, “Kumaland – Norte”, “Tienda Atrezo”, “Farmacia”, “Molino – Interior”, “Sector E – Exterior”, “Hotel – Comedor”. No obstante, para entrar a "Hotel - Habitación" se requiere una contraseña.

    - Imagen de Bezzy: todo lo que se encontró en el supuesto secreto de Despair City es la imagen de Bezzy, durmiendo sobre una cama y con un casco en su cabeza, lleno de cables. Parece estar en la misma sala del Sector F. No hay indicios del momento en el que se grabaron estas imágenes.
    Lista de alumnos:

    6 vivos


    1- Pyro Redflame / Lion: Sin talento / Super Analista
    [​IMG]

    - Edad: 19
    - Conexión con el primer juego: es el hermano de Chad Redflame.
    - Misiones individuales:
    1) Talento: descubre al participante con talento falso >> Pyro carece de tarento alguno.
    2) Compañero: averigua las conexiones de, al menos, tres participantes del juego >> Lion, el Super Analista, duerme dentro de Pyro, compartiendo su cuerpo.
    3) Vínculos: haz que Lion conozca y converse íntimamente con todos los alumnos vivos.
    - Datos obtenidos:
    1- Pyro carece de talento alguno; sin embargo, en el pasado, cuando Pyro aún no era demasiado mayor, uno de los fundadores de los Gamma, Lion, el Super Analista, sufrió un ataque del enemigo que le dejó prácticamente muerto. El Profesor Abeto, líder original de los Gamma, logró mantenerlo con vida artificialmente. Lion era capaz de razonar de una forma espectacular, sacar deducciones imposibles valorando las distintas posibilidades de un evento y, por tanto, era capaz de predecir muchos sucesos; entre otras cosas, predijo su terrible destino, y dejó a Abeto la misión de ligar su conciencia a la de Pyro, a quien escogió específicamente por algún motivo. Desde entonces, Pyro y Lion han sido uno solo, conviviendo ambas mentes, ambas conciencias, en el cuerpo del joven Redflame.

    2- Ryu Guardane: Super Entrenador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 23
    - Conexión con el primer juego: era el mejor amigo y rival de Alpha Xenodis, y, tras quedar paralítico por su enfermedad, se convirtió en su entrenador.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos: ???


    3- Chisp: Super Informático
    [​IMG]
    - Edad: 20
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales:
    1) Tecnología: encuentra la tienda de informática de Despair City >> Tu nombre real es CH1-5P, y eres un androide artificial capaz de actuar y sentir como un humano.
    2) Estudiantes: descubre dónde se encuentra el decimoséptimo participante en el juego de asesinato >> Lion, el decimoséptimo estudiante, es una de las claves de este juego.
    3) Salida: llega al final del laberinto >> Aunque el juego termine, quienes lleguen al final nunca lograrán salir de Despair City.
    - Datos obtenidos:
    1- Chisp afirma que creció solo con su padre y sus hermanos. Afirma que no tuvo madre, que no sabe nada de ella. Asegura que su padre le enseñó todo lo que sabe sobre informática y que él era su hijo favorito. Al parecer, pese a que nadie lo diría, Chisp fue todo un niño mimado.
    2- Según el Informático, si se dedica a la Informática es solo porque su padre le enseñó precisamente sobre esa disciplina; afirma que tiene la capacidad para haber desarrollado cualquier talento. En principio, como informático, se dedicó fundamentalmente a actuar de forma ilegal, hackeando sistemas; motivo por el que fue seleccionado para unirse a los Neo-Gamma, en primer lugar.


    4- Frida: Super Sastre
    [​IMG]
    - Edad: 18
    - Conexión con el primer juego: ???
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Frida parece tener su propia marca de moda, encargándose ella misma de hacer diseños y convirtiéndose en alguien famosa en el mundo de la moda. Ella afirma que ama a los tejidos, la ropa, los diseños, la moda... pero su amor va más allá de algo meramente profesional: Frida tiene elifilia, una parafilia sexual que le hace sentir placer al tocar y estar en contacto con ciertos tipos de tejido.


    5- Hubert Mattsson: Super Ajedrecista [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Inicios: entra en el Sector A de Despair City por primera vez >> Fuiste miembro de los Gamma originales, y, junto a Dante, tienes una misión muy particular.
    2) Infiltrado: permanece tres días en Despair City >> Estás entre el grupo como infiltrado, con la misión de vigilar y desenmascarar a cierta persona.
    3) Desesperación: conversa con Liza White a través del monitor de tu cuarto en al menos tres ocasiones >> La Seguidora de la Desesperación a la que debías vigilar, mente maestra de este juego, es Leaffy.
    - Datos obtenidos: ???


    6- Dante Miles: Super Guardián
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: participó en el primer juego.
    - Misiones individuales:
    1) Cómplice: colabora en un crimen sin ser el culpable
    - Datos obtenidos:
    1) Dante afirma no recordar nada sobre su infancia: ni sus padres, ni hermanos, nada absolutamente. Según él, desde corta edad solo se preocupó por proteger a Emily, viviendo siempre a su vera, como una suerte de Guardaespaldas, pese a no considerarse un hijo adoptivo de Abeto como tal. Poco a poco, se enamoró de la Modelo. Parece ser que para Dante no existe nada en el mundo más allá de Emily; que solo se define a sí mismo como el "Guardián".
    2) Dante no recuerda si alguna vez tuvo un pokémon, aunque parece que en su borrosa mente recuerda a alguno. Ni siquiera sabe si el pokémon con el que Abeto "fusionó" su ADN fue uno concreto o un compendio de muchos, o si fue, quizá, su propio compañero. También recuerda estar tremendamente vinculado a una llave, una llave que, para él, era casi tan importante como su propia vida.

    7- Bubbly Phelps: Super Buceador [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 27
    - Conexión con el primer juego: era el cuñado de Mimiko Honda, marido de Matt, su hermano.
    - Misiones individuales:
    1) Supervivencia: sobrevive al menos una semana en Despair City >> La persona del primer juego vinculada a ti es una de las supervivientes.
    2) Arte: crea cualquier obra de arte durante tu estancia en Despair City >> Tu pareja, el hermano de una de las participantes del primer juego, era artista.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.

    - Datos obtenidos:
    1- El padre de Bubbly era buceador, dedicado a buscar tesoros y barcos hundidos en las profundidades marinas. Bubbly solía bucear con él de pequeño, acompañándole en algunas misiones. Una de esas veces, el padre encontró un barco y entró en él, quedando atrapado. Terminó por quedarse sin oxígeno, muriendo ahogado y dejando a Bubbly a la deriva en el barco. Finalmente, fue rescatado, y Bubbly decidió convertirse en buceador como su padre, con el objetivo de encontrarle. Pese a que fue capaz de llegar al barco en el que murió atrapado, Bubbly no encontró a su padre allí.


    8- Leaffy: Super Genio [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: era la pareja de Drake Orestes.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1- Leaffy, parece ser, tuvo una infancia complicada. Al ser la Super Genio, todos esperaban siempre muchísimo de ella y muchos de sus compañeros la despreciaban y envidiaban profundamente por ello. Su talento, además, la hizo aburrirse fácilmente ante cualquier reto, ya que podía desarrollar fácilmente la capacidad que desease. Por eso, y tal vez como medio de escape de su realidad, comenzó a fascinarse por la esperanza, ya que, afirma, el talento de Emily Hodges es el único que no podría aprender.
    2- Al parecer había una persona muy querida para Leaffy, pero esa persona, según sus palabras, la "abandonó por la esperanza". Su ser querido se marchó y nunca regresó, y eso causó un gran resentimiento en ella, que decidió entonces convertirse en una suerte de adalid de la esperanza, pero... tal vez porque la cosa que más idolatraba (la esperanza) le "quitó" a quien más quería, empezó a ver dicha esperanza de una forma ciertamente distorsionada, su concepto particular de la esperanza.


    9- Ixie Brigitte: Super Naturópata [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Ukitashi.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Brendan Ruby, el Super Periodista.
    - Datos obtenidos:
    1- Ixie parece ser consciente de que sus métodos curativos naturales no son siempre "curativos" en el sentido estricto de la palabra. Aunque sigue pensando que en muchas ocasiones curan de verdad, afirma que si la mente cree que algo curará el cuerpo, al final, el propio cuerpo terminará sanando. Ella basa gran parte de su investigación y de su trabajo en la confianza, en la fe, y considera indignante que los médicos "de verdad" rechacen a pacientes terminales solo porque la ciencia no puede encontrar solución para su enfermedad. Al parecer, ella se hizo muy famosa por sus tratamientos, ya que logró curar a aun paciente deshauciado y declarado terminal con sus medicinas naturales.


    10- Oxy Gehirn: Super Psicóloga [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 29
    - Conexión con el primer juego: era la terapeuta de Brendan Ruby.
    - Misiones individuales:
    1) Misiones: conoce, al menos, nueve misiones individuales de otros alumnos >> Hay otra persona en la ciudad que comparte misiones contigo.
    2) Atracciones: prueba todas las atracciones de Kumaland >> La casa del terror guarda un secreto.
    3) Terapia: ofrece tratamiento a, al menos, tres personas distintas >> La persona que comparte misiones contigo está vinculada con Ukitashi, el Super Comilón
    - Datos obtenidos:
    1- Oxy tiene fobia a lo ilógico, a aquello a lo que no puede dar explicación. Afirma que se hizo psicóloga porque la mente de las personas es una de las cosas más difícil de explicar de todas. Desde que se convirtió en psicóloga, llevó los casos más difíciles, siempre buscando lo más complejo de todo, porque afirma que encontrar explicación a cosas que parecen no tenerla es su especialidad. Por ello, parece que, más que fobia a lo ilógico, tiene miedo al fracaso, a no ser capaz de encontrar una explicación para ciertas cosas.


    11- Orm Stone: Super Prodigio [VIVO]
    [​IMG]
    - Edad: 12
    - Conexión con el primer juego: es el hermano pequeño de Steve.
    - Misiones individuales: ???
    - Datos obtenidos:
    1. Orm detesta a la gente sin talento, por considerarlos simples, normales, y carentes casi de un rasgo distintivo que les haga diferentes. Odia la normalidad, y parece obsesionado con destacar en algo. Al parecer, aparentemente hay alguien en su vida que recibía toda la atención simplemente por ser "especial", mientras que él insistía en seguir esforzándose en ser el mejor en todo para lograr destacar.
    2. La gran capacidad de Orm para mostrarse diestro en todo hacía, de hecho, que la gente le terminase ignorando al ver que era capaz de valerse por sí mismo. Parece que su odio por lo normal surge, realmente, de una profunda envidia por la atención que las personas normales conseguían por su condición. Sin embargo, al parecer esa misma persona que siempre lograba toda la atención que él no también tenía alguna suerte de cualidad o talento; y dicha cualidad era una de las pocas cosas en las que Orm no podía destacar. Pese a los celos que siempre ha sentido por esa persona, es consciente de que le quería, de igual modo que Orm admite compartir esos sentimientos.
    3. Orm tenía un hermano que era, al parecer, el que recibía toda la atención que él perdía debido a ser tan hábil en todo. Orm era el inteligente y habilidoso, y no su hermano, pero, con todo, su hermano era el que captaba toda la atención que él anhelaba. En el fondo, realmente, ambos hermanos se querían profundamente, y si bien Orm sentía celos de él, probablemente él desearía no ser víctima de toda esa atención, y viceversa.


    12- Stock Honda: Super Empresario [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 47
    - Conexión con el primer juego: era el padre de Mimiko Honda.
    - Misiones individuales:
    1) Trampa: haz que alguien caiga en una trampa preparada por ti >> Una de las misiones globales tiene una trampa; no todos encajan.
    2) Padre: protege a uno de los estudiantes de salir herido >> Eres el padre de una de las supervivientes del primer juego.
    3) Solo uno: sigue vivo cuando la persona que comparte algo importante contigo esté muerta >> Todas las misiones individuales otorgan pistas total y absolutamente verídicas… salvo una entre todas las existentes, cuyo contenido no es del todo cierto.
    - Datos obtenidos: ???


    13- Gea Lehrer: Super Profesora [MUERTA]
    [​IMG]
    - Edad: 33
    - Conexión con el primer juego: profesora y representante de Talía Wells.
    - Misiones individuales:
    1) Vínculos: averigua qué conexión tenéis con el juego de asesinato mutuo >> Fuiste la representante y maestra de Talía Wells.
    2) Teddy: descubre quién es realmente Teddy >> La propietaria de Teddy planeó traicionar a sus compañeros.
    3) Actores: ofrécete para participar en una actuación >> Uno de tus compañeros es incapaz de reconocer los rostros de otros.
    - Datos obtenidos: ???


    14- Spok Krueger: Super Ladrón [MUERTO]
    [​IMG]
    - Edad: 28
    - Conexión con el primer juego: era alumno de esoterismo de Elisa Daroch.
    - Misiones individuales:
    1) Aprendizaje: averigua al menos tres misiones individuales de los demás >> fuiste enseñado por la mejor médium de todos los tiempos.
    2) Rostros: logra identificar a todos los participantes de este juego >> uno de tus compañeros usa la identidad de otra persona sin saberlo.
    3) Ladrón: roba al menos diez objetos de otros >> uno de tus compañeros tiene algo que no le pertenece.
    - Datos obtenidos:
    1- Aparentemente, Spok es el mejor ladrón de toda Galeia, del mundo entero, pero detesta ser ladrón; afirma que sus padres murieron y que por eso tuvo que comenzar a robar. De hecho, dice que, pese a que murieron, nunca le dejaron. Dice que los muertos le fascinan, porque, en palabras del propio Spok, son los únicos a los que no puede robar.


    15- Arie O'Gehry: Super Arquitecto
    [​IMG]
    - Edad: 21
    - Conexión con el primer juego: era el amigo de la infancia de Ian Lockhart.
    - Misiones individuales:
    1) Trasnochador: pasa al menos 3 noches fuera del hotel > hay alguien que no puede salir por las noches.
    2) Arquitectura: comparte con alguien detalles sobre el diseño de un edificio o construcción de Despair City >> Tú diseñaste la Academia de los Gamma, donde sucedió el primer juego.
    3) Mente maestra: Sobrevive a cinco clases de juicio >> La mente maestra del primer juego y tú tenéis una conexión.

    - Datos obtenidos:
    1- Según Arie, él no era un buen estudiante, pero tenía un don para la arquitectura, con altísimo razonamiento espacial. Pasaba los días de clase dibujando y creando diseños, desatendiendo sus responsabilidades. Sin embargo, sus ideas eran tan alocadas que no podía conseguir financiación de ningún tipo, de modo que no podía hacerse un hueco en el mundo de la arquitectura; todo el mundo rechazaba sus proyectos tachándolos de "imposibles". Por fortuna para él, tenía una amigo que consiguió financiación para él de alguna forma. Sin embargo, parecieron hacer un trato, de modo que Arie tuvo que devolverle el favor a su amigo en algún momento...
    2- Arie afirma que trabajó para los Gamma en cierto punto, creando diseños para ellos. También, para devolverle el favor a su amigo, quien le facilitó los ingresos para financiarse en el mundo de la arquitectura de forma "poco legal", creó para él numerosos edificios y otros proyectos, aunque Arie nunca supo para qué. Afirmaba que no entendía a su amigo, pero que le comprendía; al parecer los dos se dieron siempre apoyo cuando el resto no les entendían, pues el Arquitecto afirma tener una forma de pensar un poco abstracta y errática, y solía ser criticado y rechazado por su comportamiento.


    16- Bezzy Hoffe: Super Violinista
    [​IMG]
    - Edad: 22
    - Conexión con el primer juego: fue la novia de Effy Joy.
    - Misiones individuales:
    1) Amor: encuentra el auditorio de Despair City >> La persona a la que amabas murió en el primer juego de asesinato mutuo.
    2) Inmunidad: sobrevive a un ataque hacia tu persona por parte de un compañero >> Sobrevivirás este juego, pues es imposible que mueras.
    3) Victoria: supera la sexta y última clase de juicio

    - Datos obtenidos:
    1. Bezzy es una virtuosa con todos los instrumentos, pero parece ser que fue gracias a una persona muy especial para ella, aparentemente su interés romántico, que se comenzó a especializar e interesar por el violín en específico. Solo ha fallado una nota en toda su vida.
    2. Bezzy tenía miedo escénico en un inicio, y tocaba "a sordas", valorando la música como algo completamente mecánico, sin disfrutarla ella misma; ella era la única persona que no podía disfrutar de su música. Sin embargo, al conocer a su pareja, ella pareció inspirarla y ayudarla a superar ese miedo, acompañándola a cada concierto. Al mismo tiempo, ella le fue mostrando a Bezzy la verdad sobre los Gamma y sobre el Gobierno de Galeia...
     
    Última edición: 22 Febrero 2020
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Ganador Ganador x 2
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  10.  
    Graecus

    Graecus uwu7 Acerosos Fan

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    1,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hay una cosa que debo decir. Tengo la manía de dar clic a todos los reproductores de Youtube que pone David y luego me da pereza subir a apagar el que estaba sonando anteriormente, así que llegando al final del capítulo tenía unas ocho soundtrack reproduciéndose al mismo tiempo. Siento como si estuviera invocando demonios con la musica que sale al mezclar todo xDD Eso sumado al momento en el que llega Darkray, MUY CREEPY todo.

    Fuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuck, ESTAN ATRAPADOS AHORA. CORRE MIMI, CORREEEEEEEEE okya. Lo del ssueño no lo había pensado, había llegado a pensar en el programa de SD2 pero no en un sueño. Y el super imitador....es raro. Imagino que su personalidad junto a la Super Sastre logre hacer algo muy parecido, pero no creo que el Super Imitador pueda imitar el cuerpo. Es decir, ni Big Tigami pudo llegar a eso, aunque el super imitador y la super sastre trabajen juntos no creo que pueda pasar de imitar a alguien menudo a alguien rechoncho (aunque mientra voy escribiendo voy pensando en las protesis faciales y corporales que usan los que hacen cosplay para parecerse un poco mas al personaje, so...PERO FRIDA NO ES LA SUPER COSPLAYER, SOLO SE ENCARGA DE LA ROPA!)

    ...debo dejar de comentar recién despierto, perdona. Quiero ver como acaba todo, y me duele la muerte de Hubby :'c AUNQUE YA NO SE QUE CREER A LO MEJOR APARECE VIVO OTRA VEZ AIUDA.

    Y eso, bye<3
     
    Última edición: 23 Febrero 2020
    • Gracioso Gracioso x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  11.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    10104
    Capítulo 6: La voluntad de vivir vencerá a la muerte.

    Clase de juicio, parte 4



    Aquella pesadilla por fin había tomado forma. A nuestro alrededor, tras los gritos de una torturada Bezzy que se agarraba con fuerza su cabeza, como si le doliese profundamente, comenzaron a aparecer imágenes de Bubbly, sin pies y con el rostro pálido, completamente mojado; de Ryu, en pie, pero con una soga al cuello; de Ixie y Oxy, cogidas de la mano pero con las extremidades desencajadas; y, como todos ellos, todos los demás nos rodeaban, todos los muertos. Pero bien sabía que era una ilusión. Traté de no mirarlos, centrando mi vista en aquel… aquel nuevo enemigo que había aparecido ante nosotros.

    Cambiando gracias a Frida a tener el aspecto de Lucas, su copia era casi perfecta, salvo por el hecho de que no podía replicar el brazo y piernas robóticas. En esa forma, el imitador comenzó a hablar.

    —Duh, esta es la verdad, me temo. Todo ha sido eso, una trampa, y estáis ahora atrapados aquí —comenzó a golpearse ligeramente la cabeza—. Darkrai es el que, ehm… controla este mundo.

    —¿D-D-Darkrai…? —Arie estaba impactado, con los ojos completamente abiertos—. ¿El… señor de las pesadillas?

    —¡Así es! —Frida parecía entusiasmada, completamente extasiada al ver cómo Bezzy sufría, tapándose los ojos y agachada en su atril—. Darkrai es el que hace posible que este sueño sea como es. El sueño de Bezzy solo sirve de molde para Despair City, ¿¡no es genial!?

    Darkrai, el Pokémon señor de las pesadillas, en poder de los Seguidores de la Desesperación… era horrible. No eran de extrañar ahora todas esas cosas extrañas que señalaba Arie de la ciudad: cómo parecía cambiar, cómo no tenía coherencia arquitectónica, cómo parecían surgir cosas “espontáneamente”. Todo… tenía sentido. Sucedía porque esto es un sueño, y era Darkrai el que lo creaba.

    —E-Entonces… —susurró Dante, impactado—, ¿Darkrai siempre ha estado trabajando con vosotros?

    —Dante… —musitó Emily, afligida al ver que a Dante parecía dolerle especialmente pensar que un Pokémon era, precisamente, su enemigo ahora.

    Y es que el señor de las pesadillas flotaba a nuestro alrededor, sin contenerse ni un segundo. Con gesto malévolo, miró a una pálida Mimiko e hizo que las imágenes pesadillescas de su padre y su cuñado se acercasen a ella. Apretando los dientes, gritó.

    —N-N-No, ¡no son reales, no… no son reales!

    —M-Mimi, no les mires —dijo Steve, preocupado.

    Aquello… aquello era un completo caos. Se había tornado, de pronto, en un caos del que era imposible escapar.

    —En efecto, Darkrai ha colaborado siempre con nosotros —Frida le permitió al Imitador lucir idéntico a Dante, y ahora lo imitaba a la perfección, con su mano en el mentón, reflexivo—. Frida, Darkrai, Leaffy y yo… somos los cuatro artífices de todo esto. Y vosotros estáis completa y absolutamente perdidos.

    S-Sí, no parecía que… pudiésemos hacer nada para evitarlo. Este caos, esta oscuridad era… invencible.

    … ¿o no?

    —Te equivocas.

    La vocecilla que sonó procedió de la única persona que no parecía estar completamente desorientado, del único que mantenía la compostura. Qué curioso… un par de días atrás habría creído que él era la última persona en este mundo que sería capaz de poner orden en un completo caos, pero, ahora… ahora me alegraba escucharlo. Ahora sabía que podía salvarnos.

    —Orm… —susurró, con un tono de orgullo innegable, su hermano mayor.

    El Prodigio había hablado, y, cruzado de brazos, meditaba decidido.

    —Sé que esto ha sido parte de vuestro juego —siguió diciendo el niño, dirigiéndose directamente a las dos mentes maestras—; darme a mí la posibilidad de obtener datos clave sobre el juego y sobre lo que estaba sucediendo ha sido algo deliberado. Pretendíais que alguien moviese el juego, y sabíais que si nadie mejor que yo aprovecharía los datos que me disteis para darle más diversión a esto. Así pues, allá vamos, jugaré el juego: sois cinco las personas detrás de todo esto. No compro que seais Leaffy, vosotros dos y Darkrai los únicos implicados, hay… alguien o algo más.


    —… —Emily, cerrando los ojos, asintió, con una sonrisa—. Ya veo… Orm, te seguiremos. Seguiremos la esperanza que nos estás dando.

    ¿Cinco… mentes maestras?

    D-Dude, ¿qué más da cuántas personas haya implicadas? —comentó Arie, desesperado—. Eso… no va a cambiar nada.

    —No, Arie —insistió la Super Esperanza—. Ten fe, ten esperanza; cree en Orm. Mira… mira sus ojos. Sus ojos no mienten. Demuestran que está convencido de que llegaremos a una solución. Y mientras haya alguna posibilidad, ¡no perderemos la esperanza!

    —¡Sí, así es! —exclamó Lucas, algo tenso—. Orm, venga, ¡cuéntanos tu teoría! Confiamos en ti.

    Aunque trató de disimularlo, el Prodigio no pudo evitar que se notase un breve enrojecimiento en sus mejillas, fruto de las alabanzas que estaba recibiendo. Apartando la mirada, comenzó a hablar.

    —… que haya alguien más es relevante, mucho. Nos puede dar pistas sobre la naturaleza de este lugar, de este juego, y… cuanto más sepamos, más posibilidades tendremos de solventar esta situación.

    —Pero, ¿cómo puedes estar tan convencido de que son cinco los implicados? —señaló Dante, dubitativo—. ¿Es otra… misión individual?

    Orm asintió, y mostró, así, su Monoloj. La segunda de sus misiones individuales se mostró ante nosotros.


    2) Cinco: pasa cinco días en Despair City”. Hmpf, una misión sencilla de cumplir, que se cumpliría poco antes de morir Hubert, si no me equivoco, ¿eh? Y la pista era… “Un equipo de cinco personas es el que ha hecho posible este juego”.


    —De hecho —siguió diciendo Orm, retirando su Monoloj cuando todos leímos la misión—, sabemos que los monolojs suelen ser literales, ¿no es así? Entonces… dudo fuertemente que Darkrai cuente entre las “mentes maestras”. Porque aquí dice personas.

    —P-Pero entonces —susurró Mimi, asustada aún y evitando mirar a la ilusión de sus familiares caídos—, ¿quiénes son?

    —… Leaffy, Frida, el Imitador, y… ¿dos más? —meditó Lucas.

    —S-Seguro que Ryu es uno de ellos —acusó apresuradamente Arie, pero fue interrumpido por Orm, que negó con la cabeza.

    —No, no, dudo mucho que los otros dos que nos quedan formen parte directa de este juego como tal. Creo que… están fuera del juego. Y si lo pensamos bien, tenemos pruebas de que hay alguien fuera de Despair City manipulando todo esto, ¿no es así?

    ¿Pruebas de que hay alguien fuera…?

    —¿Hablas del ordenador de la sala de Frida? —traté de adivinar—. En él… parecía poder escribirse mensajes que eran enviados a alguien, pero esa era la única funcionalidad del aparato. ¿Crees que los mensajes eran enviados a un aliado externo?

    Orm asintió.

    —Así es. Es lo más razonable; Bezzy está durmiendo en una sala idéntica a la del Sector F, que debe ser una sala real, por tanto. Alguien, pues, está junto a ella, controlándolo todo.

    —Ya veo —asintió Emily—. Una mente maestra externa. Entiendo por dónde vas, Orm: la pregunta es, ¿por qué necesitan los “traidores” una persona fuera? ¿Cuál es su función, qué necesidad hay de que esté ahí?

    ¿Huh? Emily y Orm parecían haber llegado a una conclusión, ¿eh? Pero… ¿qué sucede exactamente con eso? Veamos, tengo que intentar seguir el hilo. Si Frida necesitaba contactar con alguien del exterior, es porque hay alguien constantemente vigilando fuera y ella debía comunicarse con él para estar al tanto ambos de todo. De modo que la función que probablemente cumpliese el famoso traidor externo fuese la de control y vigilancia. Alguien tendría que manipular y vigilar el sueño, al fin y al cabo, y nadie mejor que una persona encargada de manipular el cerebro de Bezzy.

    Pero, ¿por qué es esto problemático? ¿Qué revela esto? Tienen a Darkrai de su lado, así que… oh, claro, ¡eso es precisamente lo extraño!

    —Ya entiendo. No tiene sentido que si tienen a Darkrai de su lado… necesiten tener a alguien vigilando y controlando el sueño —adiviné—. Darkrai, supuestamente, es el encargado de manipular todo el sueño, y está de su lado. Fácilmente podría camuflarse dentro de este sueño para comunicarse aquí dentro con Frida; no había necesidad de tener a alguien externo y, con todo, hay alguien fuera. ¿Es ese el problema?

    Emily asintió, y Orm, luego, la siguió.

    —Ahora debemos pensar en… por qué motivo es importante para ellos tener a alguien ajeno fuera —dijo Emily.

    —Así es; si averiguamos ese motivo, estoy convencido de que llegaremos a una mayor verdad —se aventuró a decir Orm.

    —Ah, qué inútiles esfuerzos —sonriente, “Steve” se encogió de hombros. Solo que no era Steve, sino una réplica exacta a la que el Imitador daba vida—. ¡No vais a lograr nada!

    Mientras él decía eso, la distorsión a nuestro alrededor se intensificaba mas y más. Con brazos alzados, Darkrai estaba generando una oscuridad infinita que nos envolvía. Un extraño aire soplaba, y los escalofríos no tardaban en subir por mi columna. P-Pretendían asustarnos, y, con Bezzy, lo estaban consiguiendo, sin duda. Temía por ella, y… temía por nosotros. Si lograban hacer colapsar a Bezzy, la soñadora, ¿qué sería del sueño…?

    Tsk. Decían que no podremos lograr nada, ¿eh? Tché. Eso… ¡eso lo veremos, malditos Seguidores!



    No estamos perdidos, chicos —comenzó Emily, mano en el pecho, sonriente—. No os dejéis hundir por la desesperación. ¡Podemos con esto!

    Debemos darle una vuelta a esta situación usando la lógica —explicó Orm, reflexivo—. Sabiendo que hay más Seguidores en el exterior, resolvamos la pregunta de por qué.

    Si tienen que controlar todo, ¿tal vez Darkrai no es capaz de controlar el sueño? —se aventuró a decir Dante.

    Pero no hay más que verle, ¿no? Es capaz de manipular todo esto a su antojo… —dijo, alicaído, Lucas.

    Pffhehehehehe —rio Frida—. Darkrai es el señor de las pesadillas. ¡Puede hacer mella en cualquier tipo de sueño!

    —… ciertamente, Darkrai podría manipular cualquier sueño, pero… —Orm parecía meditar profundamente.

    Tsk —se quejó Mimiko—, ¡me niego a creer que por culpa de ese bicho negro no podamos salir de aquí!

    Tranquila, Mimi —Emily señaló al frente, decidida—. Te puedo asegurar que lo haremos. ¡Saldremos, y Orm y los demás vendrán con nosotros!



    … pensemos con lógica, como Orm y Emily quieren. Si alguien controla el sueño desde fuera, es porque es necesario. Pero los poderes de Darkrai son los de manipular los sueños de otros… de modo que debe haber una explicación de por qué se necesita aun así a alguien externo. ¿Acaso Darkrai no puede llegar a todas partes…? Hmm… Darkrai puede… “hacer mella en cualquier tipo de sueño”… sueños de personas, ¿huh?



    No estamos perdidos, chicos. No os dejéis hundir por la desesperación. ¡Podemos con esto!

    Debemos darle una vuelta a esta situación usando la lógica. Sabiendo que hay más Seguidores en el exterior, resolvamos la pregunta de por qué.

    Si tienen que controlar todo, ¿tal vez Darkrai no es capaz de controlar el sueño?

    Pero no hay más que verle, ¿no? Es capaz de manipular todo esto a su antojo…


    Eso que dice Lucas… es cierto, Darkrai está manipulando esto, estamos viéndolo. Pero estamos en el hotel, ¿cierto? Y… esta no es la primera vez en la que el hotel parece actuar de forma diferente al resto de la ciudad. Había otro elemento que hacía ver que existe una diferencia de algún tipo entre el hotel y los Sectores de Despair City… los monitores en los que aparecía Liza.

    Liza solo había aparecido hasta ahora en el hotel, pese a haber otros monitores en todas partes. Era como si no pudiese salir de allí, de algún modo, como si estuviese forzada a moverse por el hotel. ¿Podría ser que… sucediese algo parecido con Darkrai? ¿Y si Darkrai solo puede controlar el sueño en el hotel… no en las otras secciones…?



    No estamos perdidos, chicos. No os dejéis hundir por la desesperación. ¡Podemos con esto!

    Debemos darle una vuelta a esta situación usando la lógica. Sabiendo que hay más Seguidores en el exterior, resolvamos la pregunta de por qué.

    Si tienen que controlar todo, ¿tal vez Darkrai no es capaz de controlar el sueño?



    —¡Dante, eso es! ¡Estoy de acuerdo! —exclamé, emocionado. T-Tal vez era un poco farol, pero tenía ese extraño presentimiento de que… iba por el buen camino—. Creo que puede ser que Darkrai no pueda controlar el sueño al completo. En cuanto a espacio físico, este sueño se compone del hotel y de los seis sectores de Despair City, ¿cierto? E indudablemente Darkrai puede manipular a su antojo y crear lo que desee dentro de este lugar, del hotel. Pero… ¿y si no puede actuar en los Sectores?

    —Eso explicaría por qué hace falta alguien que lo manipule desde fuera… —meditó Dante.

    I don’t get it —Arie parecía desorientado—, ¿por qué no iba a poder Darkrai controlar esas partes del sueño?

    —Y, sobre todo —pensó Steve—, ¿por qué podría un humano desde fuera, si el mismísimo señor de las pesadillas no puede?

    Lucas pareció meditar durante un instante, dubitativo, extrañado. Hasta que, al final, abrió mucho la boca, sorprendido y como si hubiese tenido una revelación en ese momento.

    —¡Oh! ¿Y si el sueño es artificial? ¿Creado por una máquina?

    Come again? —Arie estaba aún más confundido.

    ¿Ar… tificial? ¿Qué demonios?

    —Duh, como lo explico… —el Inventor se daba golpecitos en la cabeza, como tratando de ordenar sus pensamientos antes de hablar—. El mundo de los sueños es una especie de dimensión paralela, ¿sí? Normalmente no es tangible, y nosotros no podemos entrar en ellos físicamente, solo nuestras consciencias. Pero gracias a Darkrai o a Cresselia, Pokémon con la habilidad de entrar en esos mundos, podemos acceder a los sueños físicamente; así hemos entrado nosotros ahora y así entrasteis aquí vosotros, seguramente.

    —… al grano, Lucas —se quejó Mimi.

    El Inventor tomó aire.

    —La cosa es que Darkrai puede manipular sueños porque manipula la mente del soñador. Y puede acceder a un sueño porque puede meterse en su mente. Pero… ¿y si una máquina pudiese recrear un sueño artificial? O dicho de otro modo, ¿y si se pudiese extender el sueño de alguien a través de una máquina?

    —… a ver si lo he entendido —trató de aclarar Dante—. Entonces… el sueño de Bezzy es solamente este hotel. El resto de Sectores… son creados artificialmente, expandiendo el sueño de Bezzy con una máquina.

    —… sí, tiene todo el sentido —sonrió Orm—. Darkrai no podría manipular los otros sueños porque no son producidos por una conciencia, sino por una máquina. Eso explicaría por qué se necesita a alguien externo, alguien que controle la máquina.

    —¡Bravo! —Frida comenzó a aplaudir repentinamente, demasiado eufórica como para haber desvelado la verdad de todo esto. ¿Qué… tramaba? —. ¡Enhorabuena, chicos, qué inteligentes que sois! Todo es justo como decís, sí. Salvo por… un pequeño detalle. Y es que hay un sector que sí es parte del sueño de Bezzy. No en vano es la recreación de un lugar real.

    La recreación de un lugar real… supongo que el Sector del que habla es…

    —El Sector F, ¿no? —adiviné.

    Volvió a aplaudir, y, esta vez, el Imitador adquirió mi aspecto y me imitó al hablar:

    —Eso es, sí; el sueño original de Bezzy es el hotel y el Sector F, y el resto, son settings creados por nosotros artificialmente para el juego. Pero… si Liza White aparece en el hotel, entonces… ¿qué quiere decir eso?

    De pronto, silencio.


    La tensión comenzó a palparse. Miré rápidamente a la imagen holográfica de Liza White, y, luego, miré a Bezzy. Con ojos desencajados y muda por completo, era como si la mirada se le hubiese perdido, como si se hubiese hundido en un pozo sin fondo de pronto.

    Y fue Emily la que habló, completamente tensa e incrédula.

    —… Liza debe ser, entonces, o producto de Darkrai o… producto de la conciencia de Bezzy.

    —¡Casi! —exclamó Frida—. Te acercas mucho, pero no.

    —Tsk. Lo que me temía. Chisp tenía razón en su intuición, ¿eh? —susurró Orm.

    ¿Chisp…?

    —E-Entonces lo que Chisp creía… —Lucas estaba pálido—. ¿Era verdad…?

    —Tsk —se quejó Emily—. Esperaba que fuese un error, pero… por supuesto, los Seguidores de la Desesperación no van a parar hasta lograrlo. Ese era el verdadero objetivo, después de todo.

    —¿¡De qué habláis!? ¡Explicaos! —exigió, tenso, Dante.

    Fue Steve el que, con pulso tembloroso, dijo:

    —… Chisp quiso eliminaros a todos para acabar con el sueño, porque sospechaba que la Liza de este sueño podía ser real. Y quería eliminarla a toda costa.

    ¿Qué Liza es… r-r-real…?

    —… —la aludida no respondió, solo apartó la mirada, con orgullo.

    La Super Esperanza siguió hablando.

    —Esta Liza no es “producto de la conciencia de Bezzy”. Es la verdadera Liza, que se encuentra dentro de la conciencia de Bezzy.

    —… —Bezzy, completamente ida, miraba con ojos vacíos a Frida.

    —¡Pffffhehehehehe! —rio, maniática, ella—. ¡Q-Q-Qué ADORABLE! Mi maestra… tu cara va a ser tan boniiiiiita cuando tengas los ojos rojos, ¡ah~!

    —¿O-O-Ojos rojos…? ¿Maestra? —Arie no daba crédito.

    E-Esto… esto no puede ser verdad.

    —¡P-Pero Liza murió! —exclamó Dante, furioso.

    Y el Imitador, copiándole entonces, comenzó a reír antes de hablar:


    —… en efecto, está muerta. Pero no su conciencia. No entraremos en detalles de cómo lo hicimos, es un proceso complejo, pero… digamos que aunque ella murió, su conciencia, su desesperación, logró ser salvada, y la logramos mantener estable. Ella era demasiado importante como para perderla así.

    E-Esto no podía ser cierto…

    —Claro que de poco sirve una conciencia sin un cuerpo, ¿no? —sonrió Frida, sombría—. Ahí es cuando nuestra cuarta aliada se ofreció para ayudarnos, ¿verdad, Bezzy?

    —… —Bezzy no respondía, completamente inmóvil.

    What?! —Arie no daba crédito.

    —¡PfHEHEHEHE! —rio Frida, maniática—. Así es, así es, ¡no era mentira que hubiese tres traidores aquí dentro! En cierto modo, era verdad, aunque, como decía la misión de Stock, tenía truco.

    —… ya veo —meditó Emily, tensa—. Eso de que “no todos encajan”… lo cierto era que hablaba de Bezzy. Bezzy era a la vez la “destinada a sobrevivir” y una de las tres traidoras, pese a no encajar del todo en ninguna de las dos definiciones.

    B-B-Bezzy…

    —El objetivo de este juego, el principal de todos ellos, era simple: restaurar a Liza. Para ello, necesitábamos acabar con los rescoldos de conciencia de Bezzy —explicó el imitador, copiando a Hubert de nuevo—. Aunque su desesperación la llevó a querer unirse a nosotros, lo hacía por pura angustia, por pura ira. Pero su conciencia era demasiado pura. Por eso, en el proceso de cambio de conciencias, teníamos que lograr hundir por completo en la desesperación lo que quedase de la verdadera Bezzy… para poder sustituirla a ella por Liza. De modo que cuando despertase, Bezzy ya no sería ella… sería Liza en un nuevo cuerpo.

    —Tsk, pero, ¿¡cómo se supone que podríais lograr eso!? —exclamé yo mismo, alterado.

    La respuesta… de algún modo, la intuía.

    —Es gracioso que justo tú preguntes eso —me dijo Frida, hiriente—. Bezzy es como tú. El proceso es… idéntico al que tú sufriste. La conciencia de Bezzy y la de Liza ya eran una, en un mismo cuerpo, tal y como tú y Lion estáis unidos. La única diferencia es que nosotros queremos suprimir por completo a Bezzy, eso es todo.

    … e-era como yo. Era el mismo proceso al que me vi sometido yo. Bezzy tenía dentro a Liza, de igual modo que yo tenía a Lion.

    —Ese era el objetivo principal —explicó el imitador, con el aspecto de Steve—. ¡Y para lograr borrar a Bezzy, había que hundir su conciencia en la más absoluta desesperación! ¡Justo como está ahora!

    —¡PfffHEHEHE! —rio Frida—. Así es. El proceso está casi completo. El resto de eventos fueron… meramente circunstanciales. Aprovechamos el proceso para matar a los nuevos Gamma, y, de paso, para eliminar a un importante enemigo y para adquirir sus poderes.

    —Lion… —susurré.

    —Sí, él mismo —dijo Frida, sonriente, malévolamente sonriente—. A decir verdad, Leaffy también fue manipulada. Aunque colaboró con nosotros, nunca pretendimos que fuese ella la que te copiase; eso era solo lo que le hicimos creer. Queríamos eliminarla también; era demasiado inestable y peligrosa. De hecho, mi objetivo en la muerte de Hubert fue inculparla a ella, como si fuese la asesina, pero en fin, no pasa nada, terminó muriendo igual.

    —P-Pero entonces, ¿cómo copiaríais a Lion?

    … cómo, decía Steve. Solo puede ser con…

    —… tú, ¿verdad? —señalé al imitador, que me devolvió la sonrisa, cambiando hasta ser idéntico a mí.

    —¡Así es! Puedo imitar a cualquiera a la perfección, y eso incluye sus talentos —explicó—. Soy como Leaffy en ese sentido… de modo que si consigo ahora copiar a Lion, ¡seré tan genial como él, y podré seguir imitándole como hasta ahora!

    —¿Y-Y por qué no imitas a Liza y dejas a Bezzy fricking en paz? —gritó Arie, desesperado.

    —Nah, su talento no es tan perfecto —susurró Frida—. El muy zoquete no puede imitar a chicas, solo a chicos. Eso le diferencia respecto a Leaffy… además del hecho de que solo puede usar un talento a la vez, según a quién imite.

    That’s right! —exclamó el aludido, vestido como Arie—. Wait, ¿¡a quién llamas zoquete!?

    E-Entonces… entonces esto quería decir que… Liza iba a despertar.

    —El número de la puerta, entonces… —susurró Dante—. Es el número de personas que faltan por morir, ¿cierto? —adivinó—. Cuando mueran tres más, el sueño de Bezzy acabará… y despertará Liza en su lugar.

    —… y quedaremos atrapados al desaparecer el Sector F y el hotel, que eran los nexos con el mundo real, los sueños de verdad —susurró Lucas—. D-Demonios…

    —¿P-Por qué… dejarnos atrapados y no matarnos? —dije, furioso.

    Frida rio.

    —En realidad, yo y el imitador sí que saldremos, por supuesto; solo pretendíamos dejaros aquí para siempre a ti y a Bezzy. A la primera la teníamos que dejar aquí porque, si muriese siendo la que controla la conciencia, el sueño desaparecería. Y a ti… bueno, Lion es muy, muy valioso. Nunca sabes cuándo podemos necesitar un señuelo, ¿sabes? ¡Y mira qué genial ha resultado ser! Aquí tienes a Emily y al resto, atraídos antes incluso de que el juego acabe a nuestro hogar dulce hogar. Ahora todos os pudriréis aquí, atrapados para siempre.

    Atrapados… p-para siempre…

    —En fin —dijo Frida, ojos brillando de emoción—, el proceso está completado. ¡Bezzy ha perdido totalmente el control sobre sí misma! Liza, maestra, adelante… hágalo cuando desee —le dijo a Liza, ojos brillantes.

    Y ella, tras un suspiro, estiró el cuello.

    —… por fin es el momento, ¿eh? Hmpf, empezaba a estar cansada de todo esto.

    … no podíamos hacer nada por evitarlo. Bezzy no reaccionaba. No podíamos salir de allí. No podíamos pararlo de ninguna forma. Impotentes, todos observamos cómo nuestra amiga caía de bruces sobre el atril, mientras que el holograma de Liza desaparecía. Y, cuando se levantó poco a poco…


    —… heh. Es un cuerpo intangible aun así, pero… se siente bien al ser la conciencia dominante de una vez por todas —“Bezzy” se miró las manos, entusiasmada. Los ojos… eran completamente rojos. Ya no era Bezzy. Ahora… era Liza White, de nuevo—. ¡Regocijaos, todos! ¡Liza White, la Diva de la Desesperación, ha vuelto a escena!

    —¡EEEEEK! —gritó Frida, enrojecida—. M-M-Maestra, ¡¡píseme, por favor, ah~!!

    —Hmpf —se cruzó de brazos Liza, molesta—. Lo haré cuando pueda salir de aquí, no lo dudes. Y bien… ¿cuándo despertaremos?

    —Ah, sobre eso… —Frida se encogió de hombros—. Aún tenemos una discusión pendiente, ¿cierto? Esto es una clase de juicio, de modo que… ¡es hora de votar!

    —¡Cierto! —exclamó el Imitador, entusiasmado, vestido como Steve de nuevo—. ¡Hay que votar por el asesino de Hubert! ¡Es el punto de esta clase de juicio, después de todo!

    ¿Votar…? Pero… qué sentido tenía votar ahora, si íbamos a acabar aquí encerrados de todas formas. Este juego nunca fue justo.

    —… vale, supongo que habrá que posponer mi salida al exterior un poco más —comentó Liza, frustrada—. ¡Welp! Nada se puede hacer, así que, ¡entretenedme con vuestras votaciones, vamos! No tengo todo el día.

    —Un momento, señorita Liza —intervino entonces Frida, severa, sonriendo con malicia—. Voy a exponer la situación con detalle, pues.

    >> Aclaremos algo: aquí nunca importaron las reglas en general. Puedo hacer lo que me plazca, por lo que… si yo lo decido, dará igual a quién votéis, solo castigaremos a quien deseemos que salga castigado los Seguidores, ¿sí? Pero seré justa esta vez, porque así es mucho más divertido. Así pues, tal y como lo veo, existen dos opciones para vosotros, ¡las dos igual de desesperadas!

    —Si votáis a Frida, la culpable —comentó el Imitador, vestido como Hubert—, será ejecutada como es debido. Y entonces quedaremos aquí atrapados todos los demás. El proceso de traspaso de conciencias no terminará hasta que Bezzy no despierte, y para que eso suceda debemos o “matar” a su versión onírica, o matar a los tres que sobran; de manera que quedaremos aquí, atrapados, para siempre, hasta que una de esas cosas sucedan, o… eternamente si nunca suceden. Lo bueno es que evitaréis que renazca Liza si podéis evitar que la matemos, ¿no?

    —E-Eso es… tan injusto —se quejó, apretando los dientes, Mimi.

    —Sin embargo, podéis hacer otra cosa —susurró Frida—. Si votáis a la persona equivocada, entonces todos seréis ejecutados salvo yo. Todos moriréis, y eso incluye a esta “Bezzy” que veis aquí delante, por lo que… el sueño acabará, y Liza despertará al fin en el cuerpo de Bezzy.

    —Pero para demostrar nuestra buena voluntad —siguió diciendo el imitador, aún con la forma de Hubert—, en el caso de tomar la segunda opción, dejaremos que Emily sea la única en salir.

    —¿Emily…? —susurré.

    Frida asintió.

    —Sí, es un trato justo, ¿no creéis? Ella es la Esperanza del mundo, al fin y al cabo, ¡es quien más merece salvarse, pues el mundo la necesita! Así que… las opciones son esas: o nadie sale de aquí, por lo que evitáis que Liza y también Emily puedan liberarse, o… dejáis a Emily libre a cambio de la resurrección de Liza.

    —¡Ah, qué situación tan desesperada! —gimió Liza—. ¡Es tan… tan… fantástico~!

    —¡Eeeeek, ¿verdad que sí?! —sonrojada, Frida estaba completamente extasiada—. ¿A-A-A que soy una buena perrita, mi ama?

    —Claro que lo eres, ¡sucia perra asquerosa! —le dijo aquello con una sonrisa tan dulce, que resultó siniestro… y Frida no hizo sino gemir ante sus palabras.

    Apreté los dientes. N-No podíamos hacer nada, no… no podíamos salvarnos. No era posible. Frida y el Imitador estaban dispuestos a sacrificarse si era necesario, no les preocupaba lo más mínimo.

    —… ¿y qué sucede si no hacemos nada? —propuso, serio, Dante—. Si decidimos rechazar este juego, si decidimos no votar.

    —Hmpf —Liza se mostró tremendamente molesta ante eso—. Entonces estaríais incumpliendo las reglas, y ya os lo he dicho: si tengo que incumplirlas yo, las incumpliré. No nos temblará el pulso a la hora de ejecutaros sin motivo alguno. ¡No solo saldrá Liza, sino que el Impostor y yo también, y será muuuucho peor para vosotros!

    —Claro que quizá haya alguna forma de salvaros —reflexionó el Imitador, vistiéndose como yo—. Pyro, deberías preguntarle a Lion, ¿no crees? ¡Él podría llegar a alguna solución!

    … n-no, no podía hacer eso. Era lo que querían. Querían que Lion despertase para completar todos sus planes, para que el Imitador pudiese tomar su forma y su talento. Y sin Lion… no había… nada que hacer.

    Miré a Arie, a Orm y a Dante. Los tres lucían alicaídos. Arie se veía asustado, Orm parecía tremendamente tenso, como si intentase hallar sin resultados una forma de escapar… y Dante, con la mano en el pecho, empezó a derramar lágrimas.

    —… si no hay otra solución, yo… Em, no puedo dejar que quedes atrapada, yo… si tú puedes salvarte…

    —P-Pero Liza volvería… —meditó Steve, alicaído—. Y todos nosotros m-moriríamos…

    —¿Qué diferencia hay, en cualquier caso? —sollozó Mimi—. Quedar aquí atrapados es lo mismo que morir, es… es inútil.

    Todos… estábamos desesperados.

    No había nada que hacer, ¿eh? Al fin y al cabo, es normal, soy… un inútil. Un completo inútil, carente de talento alguno. Sin Lion, no valgo nada.

    Hasta aquí… hasta aquí puedo llegar. No puedo hacer nada sino… hundirme en la desesperación.





    —Chicos… ¿de veras vais a rendiros así? ¿Después de lo que habéis pasado? ¿Después de haber atravesado por tantas situaciones juntos?

    Mi voz resonó de pronto, en mitad de la sala. Mis ojos rosados brillaban con fuerza. No, no podía dejar que esto terminase así. Como que me llamo Emily Hodges, la Super Esperanza, que no dejaré que nadie muera innecesariamente, que nadie se sacrifique. No sabía cómo, pero… mientras conservemos esperanza, ¡saldremos todos de esta1

    —P-Pero Emily, no hay nada que hacer —susurró Dante, alicaído.

    —Siempre hay algo que hacer, Dante. ¡Ten esperanza!

    —¿Esperanza…? —Arie agachó la mirada—. No hay esperanza alguna para nosotros. No podemos hacer nada…


    Pero negué con la cabeza. No, siempre… siempre se podía. Siempre que uno creyese, ¡era posible lograr lo imposible! ¡Nunca, jamás, había que perder la esperanza, e iba a demostrárselo a todos!


    Pase lo que pase, chicos —dije, determinada—, ¡no perdáis la esperanza!

    Es inútil lo que hagamos… en cualquiera de los escenarios salimos perdiendo nosotros, Emily —dijo, alicaído, Dante.

    >> He intentado protegerte ante todo, pero… la única forma de protegerte que tengo ahora es sacrificándome, a mí y a todos.

    >> Tú eres quien importa aquí, Emily, ¡te protegeré a toda costa! ¡Es lo único que podemos hacer ahora!

    ¡Pfffhehehehe! —rio, maniática, Frida—. En efecto, no os quedan más opciones, ¡esas son las salidas que tenéis!

    D-Damn it… —musitó Arie, desesperado—. Llegar hasta aquí para este final de mierda…

    >> Estoy seguro de que Ian habría podido vencer a esta bitch una segunda vez, pero… yo no soy Ian. Nunca seré como él, I guess.

    >> … aunque no quiero morir… ver de nuevo despierta a Liza, a quien derrotó Ian con su vida… no puedo sacrificar así su esfuerzo. N-No puedo hacer otra cosa que votar a Frida…

    Hmpf —se quejó Liza White, en el cuerpo de Bezzy, allí presente—. Esta vez gano yo, cueste lo que cueste. Despertar o dejar atrapada a Emily para siempre… ¡las dos parecen opciones en las que triunfo! ¡En las que triunfa la desesperación!

    … p-piensa, Orm, t-tiene que haber algo —Orm parecía tremendamente inseguro, dubitativo, completamente furioso por no poder sacar nada en claro.

    >> Siempre he sido el listo, el que tiene todas las ideas, el… el que creía que podría salvar al resto. He tomado ese papel desde que entré aquí, y esperaba poder sacar a todos de este sitio, pero… no puedo.

    >> No se me ocurre nada, no… no creo que podamos solventar esto.

    ¡Qué pena! —gritó el Imitador, vestido como Orm, pero bastante más alto que él en cuanto a tamaño—. ¡Tee-hee, estáis perdidoooos~!

    —… soy un inútil —dijo, alicaído, Pyro.

    >> No puedo hacer nada sin Lion. Estoy completamente impotente si no lo llamo, pero si lo hago, el Imitador… lo copiaría.

    >> Soy un sin-talento inútil que no vale para nada. No hay nada que pueda hacer



    No, chicos… no decaigáis. Eso es lo que quieren, ¡que caigáis en la desesperación!



    Pase lo que pase, chicos, ¡no perdáis la esperanza!



    La esperanza brilla en mí ahora mismo, puedo sentirla. Y, mientras la tengamos… no habrá nada que temer, ¡estoy segura de ello! Solo tengo que transmitírsela a los chicos, ¡como hice aquella otra vez! No pueden votar mientras estén sumidos en la desesperación. No, no pueden tomar una decisión como esa, ¡eso no es una decisión, es una coacción!


    Pase lo que pase, chicos, ¡no perdáis la esperanza!

    Es inútil lo que hagamos… en cualquiera de los escenarios salimos perdiendo nosotros, Emily.

    >> He intentado protegerte ante todo, pero… la única forma de protegerte que tengo ahora es sacrificándome, a mí y a todos.

    >> Tú eres quien importa aquí, Emily, ¡te protegeré a toda costa! ¡Es lo único que podemos hacer ahora!



    Sonreí ante las palabras de Dante. Él siempre… me había querido por encima de todo, ¿eh? Era el mejor Guardián que pudiese tener. Pero a veces no se daba cuenta de algo.

    —Dante, cariño… no pienses tanto en mí —le dije, sonriente—. Sé que es tu deber cuidarme, pero… pero no tienes que hacerlo a costa de tu propia vida.

    —¿Huh…?

    —Tú eres tan importante como yo. Tú eres el Guardián no mío, sino de la esperanza. Gran parte de esa esperanza está dentro de ti… no puedes permitirte perderla a mi costa, perderla por mi culpa. Estarías traicionando todo lo que proteges, ¿no crees?

    >> Dante, eres mucho más importante de lo que piensas. Eres clave no solo para mí, sino para este mundo. Así que, por favor, no desperdicies tu vida. Hazlo por mí, hazlo por la esperanza.

    Agachó la cabeza, entristecido, y asintió con tranquilidad.

    —… de acuerdo, Em. No… no me precipitaré. Juntos… lograremos encontrar alguna solución.

    Así me gusta, ese es el Dante del que me enamoré.


    Pase lo que pase, chicos, ¡no perdáis la esperanza!

    Em, no me rendiré —sentenció Dante—. ¡Mantendré la cabeza alta! ¡Nos salvaremos los dos, lo prometo!

    ¡Pfffhehehehe! Es inútil, no os quedan más opciones, ¡esas son las salidas que tenéis!

    D-Damn it… Llegar hasta aquí para este final de mierda…

    >> Estoy seguro de que Ian habría podido vencer a esta bitch una segunda vez, pero… yo no soy Ian. Nunca seré como él, I guess.

    >> … aunque no quiero morir… ver de nuevo despierta a Liza, a quien derrotó Ian con su vida… no puedo sacrificar así su esfuerzo. N-No puedo hacer otra cosa que votar a Frida…


    No, Arie, no es así.

    —Arie, mantén la esperanza, por favor —le dije, mano en el pecho—. Conocí a Ian, y tuve la suerte de volver a conocerlo durante ese juego de asesinato mutuo, y… sí, es justo el héroe que recuerdas. Se sacrificó para acabar con el juego, para vencer a Liza. A decir verdad… Ian era difícil de entender, pero en el fondo, siempre quiso lo mejor para todos. Él logró algo magnífico, algo impresionante; logró vencer a la mente maestra al mismo tipo en que nos protegía a los demás. Y estoy seguro de que tú puedes hacer lo mismo.

    —¿Y-Yo? Like I could… no soy como él, yo soy un lerdo, Emily.

    —… esto no tiene nada que ver con ser más o menos inteligente —le dije, serena, pero decidida—. No tiene que ver con la estrategia. Tiene que ver con creer. Ian, el mismísimo Ian, tuvo que creer en mí y en los demás para llevar a cabo su plan. Y solo funcionó por eso, porque tuvo esperanza, porque tuvo fe. Estoy seguro de que tú puedes tener tanta o más confianza en los demás que él, ¿verdad que sí? Entonces, puedes lograr lo mismo que él logró, ¡estará orgulloso de ti en el más allá, te lo aseguro!

    —… orgulloso de mí, ¿huh? —de forma débil, Arie esbozó una sonrisa tímida—. Está… está bien, Emily, ¡haré lo que dices! La esperanza… ¡la mantendré hasta el final!


    Pase lo que pase, chicos, ¡no perdáis la esperanza!

    Em, no me rendiré. ¡Mantendré la cabeza alta! ¡Nos salvaremos los dos, lo prometo!

    ¡Pfffhehehehe! Es inútil, no os quedan más opciones, ¡esas son las salidas que tenéis!

    Ian nunca me perdonaría que me rindiese tan fácilmente —susurró Arie—, ¡de modo que no lo haré! ¡Lucharé hasta el final!

    Hmpf. Esta vez gano yo, cueste lo que cueste. Despertar o dejar atrapada a Emily para siempre… ¡las dos parecen opciones en las que triunfo! ¡En las que triunfa la desesperación!

    … p-piensa, Orm, t-tiene que haber algo

    >> Siempre he sido el listo, el que tiene todas las ideas, el… el que creía que podría salvar al resto. He tomado ese papel desde que entré aquí, y esperaba poder sacar a todos de este sitio, pero… no puedo.

    >> No se me ocurre nada, no… no creo que podamos solventar esto.



    No pierdas la esperanza, Orm.

    —Te exiges demasiado, Orm —le dije, comprensiva y en tono amable—. No intentes afrontarlo todo tú solo. No siempre vas a poder con todo, ¡y es normal, y es lógico! Apóyate en nosotros, apóyate en tus amigos, en tu hermano… no te rindas solo porque no puedes con algo tú solo, ¡tienes que seguir perseverando! Aunque a ti no se te ocurra la solución, tal vez juntos podamos sacarla.

    Steve, a mi lado, le sonrió.

    —Exacto —dijo, asintiendo—. Haz caso a Emily, ella… tiene ese algo especial, ¿eh? ¡Y además, yo tengo la suerte de mi lado, Orm! Estoy contigo, y mi suerte también.

    Ojiplático, el niño hizo un esfuerzo descomunal por contener las lágrimas, y, de forma serena, asintió, esbozando una sonrisa confiada.

    —… tee-hee. Tenéis razón, sí. ¡Ya he hecho suficiente por estos chicos! Es hora de repartir un poco el trabajo, ¿no?

    Heh. Así me gusta, chico.


    Pase lo que pase, chicos, ¡no perdáis la esperanza!

    Em, no me rendiré. ¡Mantendré la cabeza alta! ¡Nos salvaremos los dos, lo prometo!

    ¡Pfffhehehehe! Es inútil, no os quedan más opciones, ¡esas son las salidas que tenéis!

    Ian nunca me perdonaría que me rindiese tan fácilmente —susurró Arie—, ¡de modo que no lo haré! ¡Lucharé hasta el final!

    Hmpf. Esta vez gano yo, cueste lo que cueste. Despertar o dejar atrapada a Emily para siempre… ¡las dos parecen opciones en las que triunfo! ¡En las que triunfa la desesperación!

    Heh, confiaré en vosotros por una vez. ¡Juntos venceremos a estos patéticos intentos de mentes maestras! —dijo, confiado, Orm.

    ¡Es absurdo! ¿Qué vais a hacer, eh? ¡Estáis perdidos, tee-hee!

    —… soy un inútil —dijo, alicaído, Pyro.

    >> No puedo hacer nada sin Lion. Estoy completamente impotente si no lo llamo, pero si lo hago, el Imitador… lo copiaría.

    >> Soy un sin-talento inútil que no vale para nada. No hay nada que pueda hacer



    Pyro… eres el último que falta. Deja que la esperanza llegue a ti.

    —Pyro, has demostrado que no eres un inútil, de modo que no digas eso —comenté, decidida—. No necesitas a Lion… lo demostraste en numerosas ocasiones. Compartís cuerpo, sí, pero sois dos personas distintas, y ninguno de los dos es inútil.

    —… —Pyro no decía nada, solo… me miraba con los ojos desencajados, temblorosos.

    —Tienes que… recuperar la esperanza.

    —¿Esperanza? —me preguntó, confuso.

    Pero yo asentí.

    —Exacto. Siempre que haya esperanza, ¡podremos llegar a una solución!

    —… ¿qué… solución? —preguntó Pyro.

    Mis ojos brillaron con intensidad.

    —La solución vendrá tan pronto como tengamos esperanza, Pyro. Solo tienes que confiar en ti mismo y en los demás, confiar… en que saldremos adelante.

    —…

    —¿P-Pyro…?

    De pronto, tras ponerse sus ojos en blanco, Pyro… se desplomó sobre el atril.





    Abrí los ojos tras desmayarme y, una vez más, estaba en aquel ambiente oscuro, en… en el interior de mi conciencia. La vez anterior en la que había estado aquí no pude encontrar a Lion, porque él no quería que le encontrase. Sin embargo, esta vez fue diferente. Estaba ahí, mirándome con una extraña sonrisa.

    —… ¿y bien? ¿Ha llegado el momento?

    Esas palabras me desconcertaron. Yo, sin embargo, suspiré.

    —… no sé qué hacer —confesé—. Emily ha llegado, y ha comenzado a hablarme de esperanza, de seguir adelante, de… de no rendirnos. De que “ya encontraremos la solución”. ¿Qué solución? ¿Qué demonios? Todos están, de pronto, tremendamente esperanzados, como si de verdad fuésemos a ganar, pero… pero yo no lo veo claro. No hemos logrado nada, solo levantar el ánimo. Y no puedo llamarte, porque el Imitador te copiaría, perderíamos aún más.

    —Hmpf —Lion parecía… extrañamente sonriente. Como si hubiese predicho que todo esto sucedería, de algún modo—. Ya veo. De modo que estás sumido en la desesperación, ¿es eso?

    ¿Eh? ¿Sumido en la desesperación…? Supongo que podía ser algo así, pero…

    —… no lo sé. Solo sé que no se me ocurre ninguna solución a este problema —reconocí—. No quiero caer en la desesperación, porque entonces tendría que aceptar que tenemos que sacrificar algo; pero tampoco quiero dejarme llevar por la esperanza de Emily, porque presiento que solo servirá para que el golpe sea después más duro.

    —Heh. Bien, pues no abraces ninguna de las dos, Pyro.

    —¿Qué? ¿Eso… eso es posible?

    Lion, entonces, suspiró, y colocó una mano en mi hombro.

    —Esperanza y desesperación son similares. Son como virus, ambas. Que Emily no te engañe, lo suyo es tan contagioso como lo de la propia Liza White… aunque no sea igual de dañino. Sin embargo, no creo que sean necesariamente absolutos, ni necesariamente equiparables al bien y al mal. Está bien sentir desesperación a veces, y quizá no es sano siempre tener esperanza. Esa es la verdad que ni Emily ni Liza conocen.

    —… pero… qué más da todo eso. No cambia nada.

    —Tal vez no —dijo él—. Pero hay una fuerza que tú tienes y que puede cambiarlo todo. Una fuerza distinta a esperanza y a desesperación. El motivo por el que te elegí a ti para ser mi “receptáculo”,

    ¿Yo… tenía algo así? Siempre me pregunté por qué Lion me escogió, ciertamente. Pero… no estaba seguro de ser especial, como él decía. Yo era… normal, un tipo aburrido y normal. Sin talento alguno…

    —… te escogí porque tienes la fuerza de la voluntad dentro de ti, Pyro —me confirmó—. Y eres capaz de transmitirla a otros. Verás, yo podré llegar a todo tipo de deducciones, podré llegar a anticipar el futuro, y seré el mejor del mundo, pero… no tengo algo que tú sí. Y es la capacidad de conectar con otros. La capacidad de movilizarles, de llegar hasta ellos, de ser capaz de agitar sus corazones. Tú puedes hacerlo, porque ese es tu talento, Pyro. Justo lo que a mí me falta.

    —¿T-Talento? ¿Qué clase de talento… es ese?

    —… tienes algo especial, y en eso consiste tener un talento, ¿no? —Lion sonrió—. Yo nunca me equivoco. Si te escogí, fue por algo. Créeme cuando te digo, Pyro, que tú y yo, juntos, formamos algo perfecto: el equilibrio perfecto entre la fortaleza suprema de mente y de corazón. Tienes esa emoción que a mí me falta. Supongo que… podría llamarte Pyro Redflame, el Super Motivador.

    “Super Motivador”… ¿yo?

    —Pero… yo nunca he sido “super nada”.

    —Bueno, ¿cómo surgen los ultimates, Pyro? Porque otro Ultimate lo reconoce como tal. Y yo, el Super Analista, te reconozco como Ultimate. Tu talento para conectar con otras personas y lograr ganarte su confianza, lograr empatizar con ellos, lograr conectar y trasmitirles todo lo que sientes… no tiene parangón. Solo tienes que aprender a usarla.

    —… —agaché la mirada. ¿De veras yo era… “Ultimate”…? —. Entonces… ¿qué debemos hacer? ¿Cómo paramos esto, como vencemos a los rivales?

    —… la lógica, la mente, me diría que lo que debería hacer es salir ahí yo mismo y resolverlo todo con una idea magnífica —sentenció Lion—. ¿Qué dicen las emociones, el corazón, Pyro?

    El… el corazón. Mis emociones…

    —… dicen que eso es peligroso —hablé, dubitativo—. Que la lógica no va a bastar para ganarles.

    —Bien, pues. Entonces, usemos ambas cosas, ¿no te parece?

    —¿Ambas…?

    Lion cerró los ojos, y extendió las manos.

    —Este momento iba a llegar en algún momento. Pyro. Es hora de que… me funda contigo para siempre.

    —¿C-Cómo…? ¿Qué quiere decir eso? —le pregunté, tenso.

    Pero él, cogiéndome las manos por su propia cuenta, me miró con decisión.

    —Esta será la última conversación que tendremos juntos. Porque esta es la única forma que tenemos ahora de ganar. Necesitas de una de mis ideas, pero esa idea es una que solo tú podrás ejecutar. Así pues, no sirvo yo solo, y no sirves tú solo: solo funcionará si estamos juntos. Y podemos lograrlo, pero, para eso… mi conciencia se fundirá en la tuya para siempre. Ya no podré tomar el control nunca más, ahora… tú serás el único que controle este cuerpo, pero yo estaré ahí. Tendrás mi talento a tu disposición.

    —N-No sé si te entiendo, Lion, pero… no quiero que desaparezcas —le dije, ojos empañados.

    —… nunca desapareceré. Estaré siempre contigo, ahora más que nunca, Pyro. Anda. No seas un bebé, y demuestra que no me he equivocado al llamarte Super Motivador, ¿quieres?

    Asentí, con un par de lágrimas recorriendo mi rostro, y apreté las manos de Lion con fuerza. Comencé a notar algo raro, como si todo mi cuerpo y toda mi mente se agitase.

    —… hasta la próxima, Pyro.

    Y, entonces, desperté. Desperté, pero de una forma extraña. Notaba… notaba un cambio en mí. Notaba algo diferente en mí. Cuando miré a mi alrededor, pude ver cómo todo sucedía con una lentitud extraña, era como si… como si el tiempo pasase lento para mí. Observé a Emily hablándome, a Bezzy con los ojos de Liza, riéndose maniáticamente, y… era como si pudiese leer sus mentes, prácticamente. Escenarios diversos pasaban por mi cabeza a toda velocidad, analizaba a todos los presentes, todo… todo sucedía muy rápido en mi cabeza, pero muy lento a mi alrededor.

    Así que esto debía ser lo que sentía Lion, ¿eh…? Lion… ahora sí que somos uno.


    —… ¿Pyro…? —me dijo Emily, sus ojos rosas clavados en mí—. No pierdas la esperanza, por favor.

    —… basta ya —le sentencié. Al hablar, pude darme cuenta de que, en mi cabeza, resonaba la voz de Lion, pese a que exteriorizase la mía propia. Y notaba también una llama especial en mis ojos. Lion, definitivamente, estaba despierto, de algún modo—. No quiero tener esperanza. No necesito tener esperanza. La esperanza no nos va a ayudar a salir de esta.

    Emily pareció completamente consternada.

    —¡Ah, entonces abrazas a la desesperación! —gritó Frida, pero la corté rápidamente.

    —¡No! ¡Basta ya! Me niego a dejarme embaucar por esperanza o desesperación. ¡Tengo derecho a no sentir esperanza, y no tengo por qué hundirme en la desesperación! Si todos mis amigos están muertos, si todas mis opciones parecen llevar a una derrota… ¡tener esperanza en esa situación es absurdo!

    —P-Pero… —Emily, contrariada, no sabía qué decir.

    Yo miré a mi mano, mientras la abría y cerraba. Me sentía como alguien… totalmente nuevo.


    —La desesperación es como un virus que lo destruye todo, pero la esperanza no es distinta. Es igual de contagiosa. Miraos, todos: Orm, Arie, Dante, Steve, Lucas, Mimi, Emily. Sonreís y estáis llenos de esperanza, como si eso os fuese a sacar mágicamente de esta situación. Y miradlos a ellos, a “Liza”, a Frida y al Imitador. La desesperación que pretenden generar es su única arma, como si se alimentasen de esa sensación. Ninguna de las dos cosas nos va a salvar, así que, ¡que le jodan a ambas!

    —W-Wow, Pyro —Orm abrió la boca, sorprendido—. ¿Qué te ha pasado…? ¿Es ese… Lion?

    —… Lion, ¿eh? —aún vestido como yo, el Imitador me miró con ojo crítico, e intentó penetrar en mi mente, pero… de pronto, frunció el ceño.

    —¿Qué sucede? ¡Cópiale, inútil! —exclamó Frida, furiosa.

    —N-No puedo, no… no es Lion, es… ¿¡quién es!? ¡N-No puedo identificarle, no puedo copiar sus rasgos…!

    Hmpf. Esta eterna guerra absurda entre esperanza y desesperación debe llegar a un fin. Y solo puedo hacerlo de una forma. Esto es un sueño, ¿cierto? Y los sueños pertenecen a las personas que sueñan. Son fruto de sus conciencias. Si Bezzy está sufriendo el mismo proceso que yo, ella puede hacer lo mismo que he hecho yo. Si Bezzy tiene a Liza en su interior, pero ella es la dueña del cuerpo… sus dos conciencias están enfrentadas.

    —Bezzy —dije, mirando no ya a Liza, sino a Monokuma, inmóvil en el atril—. Bezzy, ¿me escuchas?

    —Ejem —dijo Liza—. Estoy aquí, y ya no soy Bezzy, así qu-

    Pero la interrumpí de nuevo, furioso.

    —Cállate. No hablo contigo. Hablo… con Bezzy.

    Pronto, al cabo de un instante, una versión “holográfica” de Bezzy apareció ante nosotros, justo donde solía estar la de Liza.

    —… —no decía nada, aún alicaída.

    —¡B-Bezzy! —exclamó, sorprendida, Emily.

    Pero tenía que intervenir yo. Tenía… que mostrar cuáles eran mis poderes. Mi talento como Super Motivador, mi talento de transmitir emociones.

    Bezzy era la dueña de este sueño, y era un sueño creado originalmente por la conciencia de Bezzy, no la de Liza. De manera que, si Bezzy lucha, podría controlar su sueño por encima de Liza. Tal y como yo he podido absorber a Lion, ella… puede hacer lo mismo.

    —Bezzy, escúchame con atención. Solo hay una posibilidad de salvarnos. Entiendo que estás completamente desesperada ahora mismo, y eso está bien. Eso es natural. No dejes ni que Emily ni nadie te diga lo contrario. Ahora bien, la desesperación, como cualquier otra emoción, debe saber controlarse —llevé la mano a mi pecho—, y yo creo en ti. Creo en la verdadera Bezzy. Y sé que puedes controlar a Liza White.

    —… ¿controlarla…? —susurró ella, de pronto, alzando la cabeza.

    —¿¡Qu-Qué haces!? —gimió Frida entonces, frustrada.

    —Exacto —le dije, ignorando al resto—. Esfuérzate, esfuérzate por vencerla. Puedes hacerlo, es una cuestión de voluntad. Si estás desesperada ahora… ¡mucho mejor! Usa esa desesperación para superar a la propia Liza White. ¡Derrótala y controla este sueño tú misma! ¡Solo tú puedes encerrar a esa loca para siempre, y lo harás gracias a la desesperación, aquí y ahora!

    Los eventos, entonces, sucedieron de forma rápida. Bezzy, ojos empañados, apretó los puños y miró, furiosa, a Liza. Su holograma, pronto, se lanzó contra ella, y la chica, con el cuerpo de la violinista, comenzó a retorcerse mientras ella forcejeaba contra sí misma. Pronto, Liza gritó, estruendosa:

    —N-No puede ser… d-derrotada… por la propia… desesperación…

    —¡Eso es! —grité yo, animando a Bezzy—. ¡Haz que desaparezca para siempre! ¡Húndela… en tu propia mente! No pasa nada si te conviertes en la Super Desesperación, ¡porque seguirás siendo Bezzy, y seguirás siendo la misma chica buena que todos hemos conocido!

    Y al decir eso, Bezzy gritó, y una luz resplandeció entonces, cegándonos a todos. Cuando acabó… solo había una Bezzy, la forma “corpórea” de esta. Lentamente, alzó la cabeza y… sus ojos eran rojos. Y, con todo… ella sonreía, sonreía con esa bondad de siempre. Así que… lo había logrado. Ella, también, había absorbido a su otro yo. Como yo.

    —… estoy orgulloso de ti, Bezzy.

    —… gracias, Pyro —me dijo, sonriente—. Y ahora… —cerró los ojos— es hora de controlar esto. Yo no tengo las fuerzas suficientes para hacerlo, pero… ahora no estoy sola. Gracias, Frida, gracias, Imitador. Gracias… a quien quiera que esté vigilando esto desde fuera. Gracias a vosotros, ahora tengo toda la energía y la fuerza de Liza White.

    —T-Tché, ¡Darkrai, haz algo! —gritó Frida.

    Pero era demasiado tarde para ellos. Tan pronto como Darkrai saltó hacia delante, tratando de manipular a Bezzy, ella extendió su mano hacia delante, y el Pokémon fue expulsado, siendo lanzado hacia atrás con fuerza.

    Tras eso, dos garras mecánicas surgieron desde arriba, desde el cielo, de la nada… y tomaron por el cuello a Frida y al imitador ante nuestros ojos.

    —Gngh —gruñó el Imitador, que, torpemente, había quedado vestido con mi pelo, la parte superior de las ropas de Hubert, los ojos de Arie, los pantalones de Steve y usando la voz de Dante—. S-Señorita Liza, no nos haga esto…

    —… m-m-maestra… —Frida, por su parte, estaba totalmente extasiada.

    Y Bezzy, sonriendo con cierta malicia, inclinó su cabeza hacia un lado.

    —… es la hora del castigo.

    Y el sueño que ella misma controlaba ahora comenzó a transformarse, para ellos dos, en pesadilla.



    Frida y el Imitador fueron colocados entonces en una suerte de pasarela. Frida observaba en el público, atada a una silla, con mirada extasiada, mientras que el Imitador era movido por las garras por el pasillo, como si estuviese desfilando. Su ropa iba cambiando conforme desfilaba ante los ojos deleitados de Frida.

    Primero, adoptó la forma de Hubert. Tablero de Ajedrez en mano, posó al llegar al final de la pasarela y lo lanzó contra Frida con violencia, que no pudo evitar recibir el impacto, magullando su cara con un fuerte golpe. Tras eso, dio media vuelta y fue vestido de nuevo; esta vez, era idéntico a Spok. Extrajo varias fotos de un bolsillo, y las lanzó contra Frida como si fuesen cuchillos. Sorprendentemente, parecían ser muy afiladas, pues cortaron el cuerpo de Frida superficialmente al pasar.

    Luego se vistió como Gea. Torpemente, pues no podía imitar bien a chicas, el Imitador fue llevado hasta la esquina del escenario de nuevo, y, tras llegar, una pizarra cayó de pronto sobre la cabeza de Frida, rompiéndose y quedando atolondrada por un instante. El espectáculo, sin embargo, continuó: Oxy apareció en el cuerpo del Imitador, haciendo una pirueta por culpa de las garras y lanzando un martillo gigantesco hacia Frida, para luego, cambiando hasta ser como Ixie, lanzar otro idéntico. Frida parecía estar desplomada, con sangre manando de su frente y una pierna visiblemente rota…

    Pero no había acabado, ni mucho menos. Ryu fue el siguiente: con un balón de baloncesto en la mano, la irónica ejecución que Bezzy estaba creando en su sueño prosiguió, y tras botarlo “Ryu” varias veces en el suelo, lo lanzó contra la cabeza de Frida. Tras eso, lo transformaron en Stock, y un enorme chorro de agua cayó sobre Frida. Y, con una vuelta elegante, cambió a Bubbly, y un par de trampas cortaron los pies de Frida bruscamente.

    Finalmente, el acto final estaba cerca. Al terminar, la garra forzó al Imitador a lucir igual que Chisp, y… lentamente, montones de robots comenzaron a caer sobre Frida. El cuerpo inerte de la Sastre quedó bajo aquel montón, chorreando sangre. Y, tras quedar solo, un sonido comenzó a sonar en el pecho del imitador. Con horror, observó cómo un dispositivo explosivo estaba incorporado en su pecho, y… explotó en mil pedazos allí mismo.



    Frida y el Imitador habían sido erradicados, al fin. Y con eso… el horror había terminado. Un horror que acabó, quizá, de forma agridulce. O al menos eso pensarían Emily y los demás. Porque acabó de una forma brusca, descargando Bezzy toda la ira y toda la desesperación que sentía sobre ellos… y Liza, después de todo, no había desaparecido, aunque tampoco había despertado. Ahora estaba con Bezzy, y estaría con ella cuando despertase. Bezzy no podía huir de ese destino, del destino de albergar una enorme desesperación dentro de sí, como yo no podía huir del hecho de tener las capacidades del Analista.

    … pero… ¿es la desesperación, por definición, algo malo?


    —¿Estás segura de que estarás bien? —le preguntó Steve, agarrando la mano de Orm, a su lado, a Bezzy. Estábamos todos junto a la puerta, tras aquellos caóticos eventos. Junto a la puerta del Sector F, el límite del sueño de Bezzy.

    Ella asintió. Sus ojos rojos no mentían: había cambiado por completo, en cierto modo, pero siempre sería Bezzy.

    —Estaré bien. Cuando pase esto, despertaré, y todo esto desaparecerá. Y él… os llevará a casa antes de que eso suceda.

    Al lado de Bezzy, dócil y colaborativo, estaba Darkrai. Había tardado muy poco en ponerse de nuestro lado; no en vano, ahora estaba lidiando con Bezzy… y eso implicaba lidiar con la Super Criadora, pues ella tenía el talento de quien dormía en su interior. El Pokémon obedeció sin rechistar a Bezzy, por supuesto, como habría obedecido cualquier Pokémon a Liza.

    —No sé con qué me encontraré al despertar —confesó—, y lo cierto es que me causa mucho miedo y angustia… desesperación. ¿Estará allí el otro Seguidor que vigila todo desde fuera? ¿Será capaz de hacerme algo? ¿Logrará usarme como pretendían…?

    >> Sin embargo, no me asusta la desesperación. No me asusta en absoluto.

    Claro, porque ahora… era parte de ella, en cierto modo. Algo alicaída, Emily le dijo:

    —… pase lo que pase, Bezzy, nosotros estaremos ahí para salvarte si te sucede algo malo.

    —Pero soy la Super Desesperación ahora, ¿no? —le dijo ella, con una sonrisa—. ¿Ya no me odias tanto, Emily? A Liza White… la odiabas. Pensaba que era porque era la Desesperación. Porque lo que odiabas era la desesperación.

    —… no estoy segura ahora, la verdad —confesó ella, sonriendo tímidamente—. Me habéis dado una lección, supongo. Me habéis demostrado que tal vez… estaba confundida al pensar que la desesperación era algo tan nocivo. Tal vez era solo la forma en que Liza la expresaba y la usaba lo que era nocivo, ¿no?

    Whatever! —exclamó Arie—. ¡Siempre serás Bezzy para mí! Así que… tal y como dijo Emily, ¡si hay que salvarte, te salvaremos!

    —Tee-hee-hee —sonrió Orm, despreocupado—. ¿Veis lo que os dije? Desde el principio os avisé… de que la desesperación no era tan mala después de todo, ¿no?

    Sonreí ampliamente. Fue Lucas el siguiente en hablar.

    —… si consigues despertar y estás sana y salva, Bezzy —le dijo—, intenta contactar conmigo. Estaré atento para saber de tu posición e ir a buscarte. Mi número es…

    Y le dijo el número de contacto, servicial. Al fin y al cabo, Lucas fue el que nos había protegido todo este tiempo, en cierto modo, ¿no?

    —… es una pena que no estemos todos juntos, sin embargo —susurró Mimi, alicaída.

    Cierto, habíamos perdido a muchos amigos. A demasiados. Y ellos también habían perdido a seres queridos y a amigos… a Hubert, entre muchos otros, lo habíamos perdido todos. Y… no es fácil decir que tenemos que afrontarlo “con esperanza”. No es fácil para Mimi que alguien le diga que debe sentir esperanza de la muerte de su padre y su cuñado, junto con la muerte de un amigo. No puedes pedirle esperanza a un niño como Orm, que ha vivido una experiencia tan traumática como esta cargando en sus hombros con toda esa responsabilidad con la que él mismo se cargó. No, no se puede… pretender que siempre haya esperanza. La desesperación, a veces… es sana.

    —Entonces nos vemos al otro lado, Bezzy —le dije. A través de mis ojos, estuve seguro de que Lion se proyectó de algún modo. En la mirada sorprendida que ella me dedicó lo pude ver, lo pude intuir. Y me sonrió de nuevo.

    —… sí. Hasta muy pronto, chicos. Darkrai… es hora.

    Así, Darkrai nos elevó en el aire, mientras Bezzy miraba un cuchillo que tenía entre sus manos. Cuando nos sacase del sueño… “morir” era el paso siguiente, el paso necesario para despertar.

    Pero esta vez no habría clases de juicio, ni habría nada. Esta vez… Despair City sería la ejecutada.


    Aquí acaba esta historia; ¡gracias a todos y todas los que habéis seguido esta segunda parte! Ya sabréis que significa mucho para mí que hayáis seguido leyéndome, a pesar de los altibajos en la escritura que he tenido. Aún nos queda el epílogo, que subiré en unos días, pero, en cuanto a la historia en sí misma y al capítulo 6... este es su final.

    Deseo que os haya gustado. ¡Gracias una vez más!
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Creativo Creativo x 1
  12.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    11,991
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokénronpa 2: el Resurgir de la Desesperación
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    3086
    Epílogo.


    Crucé, finalmente, las puertas de aquel enorme edificio. Habían pasado solo dos semanas desde lo acontecido en Despair City, desde que salimos de aquel sueño, de… aquella pesadilla. El peso de la tristeza aún anidaba en nuestros corazones, pues demasiados amigos habían caído en el camino; y estaba seguro de que para Mimiko, por ejemplo, nada sería igual a partir de ahora, nada sería igual después de haber perdido a dos seres queridos para ella.

    Con todo, éramos los Neo-Gamma ahora, los únicos que luchábamos por acabar con el corrupto gobierno de Galeia, los causantes en la sombra de la destrucción del mundo. Con paso firme, entré en el recién terminado edificio, y, con gesto sorprendido, contemplé lo enorme de aquel recibidor, frunciendo el ceño ante las extrañas columnas y decoraciones abstractas que había por todos lados. Cuando vi allí al chico de cabellos blancos, sonriente, entendí que eso había sido cosa suya. ¡Cómo no!

    —Ah, ¡Pyro! ¡Qué bien que llegas! —Arie se lanzó de pronto a mis brazos, apretándome en su pecho con entusiasmo. Se le veía, definitivamente, muy emocionado—. Look, ¿te gusta como ha quedado?

    —… es muy bonito, sí —contemplé, con algo de duda en mi voz. Bonito, bonito, no sé… pero impresionante desde luego, sí.

    Luego, tras caminar un poco por la zona, comencé, sin yo pretenderlo realmente, a analizar todo lo que me rodeaba. Los poderes del Analista dormían ahora dentro de mí… Lion dormía ahora dentro de mí. Y no podía evitar que centenares de posibilidades cruzasen por mi cabeza ante cada pequeño evento, lugar, persona o situación con la que me cruzaba. Deducciones y conclusiones irrumpían por mi mente como balas. A veces era psicológicamente agotador, debo reconocer. No en vano, aunque ahora, en parte, yo fuese Lion, seguía teniendo mi físico, mi cabeza, mi… mi ser original. Y para el Super Motivador de Pyro, los análisis del gran Lion eran demasiado, a veces. Con todo, poco a poco iba acostumbrándome.

    La cuestión era que pronto entendí qué pasaba allí realmente.

    —Es un bonito museo —concluí, al final. Por supuesto, los Gamma no dejábamos de ser considerados terroristas por las autoridades de Galeia, que querían erradicarnos por motivos obvios. La guarida de los nuestros no iba a ser tan fácil de localizar, claro. Tenía que tener una tapadera—. ¿Y bien? ¿Me llevarás a ver a la gerente? —dije, guiñando un ojo en el proceso.

    Y Arie, sorprendido, susurró.

    —… sí que tienes dentro a Lion, ¿huh? —zarandeó luego su cabeza, esbozó una sonrisa despreocupada y, sin más, me dijo—. Right, ¡acompáñame, pues!

    Cruzando por un largo pasillo, nos terminamos deteniendo a la mitad, y, tras asegurarse de que nadie nos miraba, Arie tiró de un candelabro de la pared, y esta se abrió, revelando una suerte de ascensor. Hum, supongo que incluso Despair City le sirve de inspiración al Super Arquitecto, ¿huh?

    En todo caso, terminamos llegando al subterráneo del lugar: la antigua Academia Gamma, ahora reformada hasta convertirse en… la Fundación Lockhart. Cruzamos los pasillos de la misma, contemplando todo a nuestro alrededor por el camino, mientras Arie me hablaba sin parar de todo tipo de cosas sobre arquitectura a las cuales no les presté demasiada atención, y… un pequeño niño nos asaltó por la espalda, y solo pude sentirlo cuando estaba a centímetros de nosotros. Saltó sobre Arie, de pronto, provocando que este gritase y enganchándose a su espalda.

    —¡Tee-hee-hee! ¡Sigues siendo el mismo cagado de siempre, Arie! —le gritó Orm, mientras el Arquitecto trataba de respirar tras el sobresalto.

    —¡O-Orm, u little bastard! ¡Podrías ser un poquito más amable y no dar esos sustos! —le reprochó.

    —Nah, paso, eso es aburrido —dijo el niño, saltando de nuevo y colocándose los brazos en la nuca mientras caminaba junto a nosotros—. Hey, Pyro, ¿cómo andamos? O, bueno, ¿debo llamarte Lion?

    Me encogí de hombros, sonriendo. Era curioso… cómo cambiaba la perspectiva de ese chico siendo el Analista. Estoy seguro de que Lion pudo notar desde el principio que no había maldad en su interior, pero yo, como Pyro, no lo supe ver hasta el final. Caí de lleno en su trampa. No en vano es el Super Prodigio.

    —Llámame como más te guste, Orm. Personalmente, prefiero Pyro, pero seguro que tú decides llevarme la contraria solo por molestar, ¿eh?

    —¡Tee-hee, oops, el Super Analista Lion vuelve a adelantarse a mis acciones! —bromeó, justo antes de comenzar a corretear—. Venga, lentorros, están todos reunidos ya, ¡a qué esperáis!

    Finalmente, los tres llegamos a la sala que era nuestro destino: la nueva sala de reuniones de los Neo-Gamma. Todos los miembros activos nos reuníamos allí ahora: Orm, Arie, Mimi, Steve, Dante, Lucas, Emily y yo. Ocho miembros… solo ocho personas contra el mundo, ¿eh? Ocho ultimates, eso sí.

    —Hola, chicos —saludó Emily, la líder del Equipo Gamma, sonriente, sentada en la silla que presidía aquella mesa de reuniones.

    Crucé una mirada con ella, y pude percibir un sutil cambio en la chica. La Super Esperanza se veía más centrada, de algún modo; supongo que mi última intervención en Despair City, mi monólogo sobre la desesperación y la esperanza, había hecho que reflexionase sobre el tema y sobre su propio papel en el mundo. Con todo, sus ojos seguían brillando como siempre.

    Well, ya estamos todos —dijo, alegre, Arie—. Qué bueno reunirnos por fin otra vez, y en un contexto mucho más agradable.

    —Agradable, sí —asintió Dante, también sonriendo, pero con un tono mucho más serio. No era… común ver sonreír a Dante, al menos no lo era en el tiempo en que lo conocí en Despair City. Sin embargo, ahora, pese a estar serio, sonreía. Estar con Emily y haber podido hablar con ella sobre sus orígenes debía reconfortarle mucho, ¿eh? —. Pero no por ello es algo alegre. Esto es una reunión estratégica, al fin y al cabo, no una fiesta de pijamas.

    —¡Oh, Dante! Qué soso eres. Tampoco tienes por qué estropear todo, ¿sabes? ¡Es un reencuentro bonito! —Mimi rodaba los ojos, en ese gesto algo orgulloso que siempre hacía. En el fondo, podía sentir su profunda rabia y tristeza, aunque no la expresase en absoluto. Tal vez la Super Millonaria tenía demasiada experiencia camuflando sus sentimientos con orgullo, ¿eh?

    —¡Exacto! —asintió Steve, sacudiendo los cabellos de su hermano, que pareció algo molesto ante el gesto. Esos dos… eran uña y carne, por mucho que quisiesen negarlo—. Es una reunión seria, ¡pero alegre!

    —Bueno, seria o no, tenemos muchas cosas de las que hablar, eso seguro, ¿no creéis? —afirmó Emily, cerrando por unos segundos sus ojos y cruzando sus dedos sobre la mesa—. Tenemos dos buenas noticias y… una mala. La mala está relacionada con una de las buenas, sin embargo.

    Rápidamente, leí en Emily lo que estaba a punto de decir. Solo podía ser una cosa.

    —¿Bezzy?

    Mi pregunta hizo despertar las alarmas de todos los presentes, que miraron impactados a Emily y a Lucas, que, actuando como el segundo al mando, estaba de pie junto a ella, frente a una pizarra digital enorme que había a su espalda y con un mando en su mano robótica.

    —Así es —asintió Lucas—. Pyro ha dado en el clavo, como siempre, duh. Bezzy al fin ha contactado conmigo, pero…

    Y comenzó a contarnos lo que había sucedido.




    No hubo ni rastro de ese otro traidor cuando desperté. No hubo ni rastro de nadie. Solo yo, mis nuevos ojos rojos, y una profunda sensación en mi pecho, la sensación de la desesperación. Lo que Liza White debía sentir en todo momento.

    Arie no se equivocaba, al menos. En parte, claro. Despair City sí que estaba bajo tierra… aunque, mejor dicho, lo que estaba bajo tierra era el complejo donde yo dormía, el complejo en el que el sueño fue creado. La puerta, idéntica a la que cerraba la ciudad onírica, me impedía salir, y pasé mucho tiempo tratando de averiguar cómo abrirla. Y finalmente, lo conseguí… y las calles de Galeia se abrieron para mí.

    Bezzy Hoffe era mi nombre, aunque ahora… ahora era en parte Liza White. Éramos una, una sola persona. Y lo curioso es que no me sentía realmente mal. Siendo honestos, Liza White nunca mostró sentirse mal por sentir desesperación; al contrario, la disfrutaba. Yo, tal vez, no disfrutaba tanto como ella de esa desesperación, pero bien cierto era que permitirme el lujo de sentirla me servía de canal para aliviar mis sentimientos, para aliviar todo lo que tenía dentro.

    Durante días pasé deambulando las calles y reflexionando sobre qué debía hacer, sobre cómo podía ayudar. No sabía hasta qué punto mi presencia en el mundo podía ser peligrosa. No sabía hasta qué punto si Liza White estaba en mí, los Seguidores de la Desesperación podrían encontrarme. Unirme a los demás… tal vez no era la mejor idea. Estaba sola, sí; y era algo que yo mismo me había buscado, al fin y al cabo.

    Quedé tan abatida con lo que sucedió con Effy que… perdí las ganas de vivir. Y cuando esas personas cuyos rostros veía borrosos en mi mente me ofrecieron una suerte de eutanasia, yo… no lo dudé demasiado. Lo busqué, más bien; anhelaba paliar todo el dolor que sentía dentro de mí, y quise intentar paliarlo acabando con todo. Claro que cuando firmé todos aquellos papeles y me uní a aquellas personas, ni sabía que pretendían no ya matarme, sino matar a mi conciencia y usar mi cuerpo, ni sabía que todo ello era para revivir a Liza White. Estaba ciega por el dolor. Supongo que eso también era desesperación, ¿no? Una desesperación que me esforzaba demasiado por ahogar dentro de mí.

    Pero ya no más. Ya no tenía por qué esconderla. Ahora esa sensación fluía por cada poro de mi cuerpo, y, quisiese o no… tenía que vivir con ello.

    Los días pasaron, y, temblorosa, miraba cada cabina de teléfono que encontraba. El número de Lucas palpitaba en mi mente, y aún lo recordaba a la perfección. Pero… ¿era buena idea llamar? No quería ponerles en peligro, pero también sentía la profunda necesidad de hacerles saber que estaba bien. De contactar con ellos, aunque fuese para decir que no los olvidaba.


    Por eso llamé.

    —¿Hola? —preguntó, al otro lado del teléfono, la voz de Lucas—. ¿Quién es?

    —… —mis palabras no salieron de mi boca por unos segundos, y Lucas tuvo que repetir el saludo antes de que pudiese hablar— … soy yo, Lucas. Bezzy.

    —¡A-Ah! ¡¡Bezzy!! —exclamó él, emocionado, de pronto—. ¿Estás bien? ¡¿Dónde te encuentras?! ¡Dinos donde estás e iremos a…!

    Pero le interrumpí.

    —No, no. Lucas. Lucas, escúchame. No quiero que vengáis a por mí, ¿de acuerdo? Solo llamaba para que supieseis que… estoy bien. No había ni rastro de los Seguidores en la sala en la que desperté, y pude salir sin ningún obstáculo de la misma, pero… no sé si me vigilan, si me siguen, no sé nada. Por eso no puedo permitir que corráis riesgos por mi culpa, otra vez, ¿entiendes?

    —P-Pero, Bezzy…

    Negué con la cabeza.

    —Está todo bien. Solo quería que… me hicieses un favor. Me hicieses el favor de decirles a todos que les quiero, ¿vale?

    >> Dile… dile a Orm que es la persona más inteligente y bondadosa que he conocido. Que, tras esa fachada de niño travieso y caótico, sé que se esconde un corazón puro, y que estoy tremendamente agradecida por habernos ayudado a todos desde el principio, aun a costa de que le odiásemos. Díselo, por favor.

    >> Dile a Arie que… me encantaba reírme con él. Que disfrutaba cada segundo del tiempo que pasábamos juntos, y que estoy completamente segura de que si alguien como Ian Lockhart lo tenía por amigo, es porque debe ser uno de los mejores que se pueda tener. Cosa que comparto desde lo más profundo de mi corazón.

    >> Dile a Dante que se abra un poco más, y que valore su vida como Emily le decía que lo hiciese, ¿sí? No he conocido a una persona con las agallas, el arrojo y la determinación de Dante nunca. Él no es solo el Guardián de Emily; él es la otra mitad de Emily, no hay más que verlos para entenderlo. Tal vez solo él es el que no lo asimila del todo, el que no asimila que… para proteger a Emily, debe protegerse primero a sí mismo.

    >> Dile a Pyro que… oh, ¿qué decirle? Que es maravilloso. Bueno, amable, servicial, inteligente… no sé si tendrá o no un talento, pero estoy segura de que tiene muchos. Porque tener un corazón tan grande no puede sino ser un talento, ¿no? Lion le escogió a él como su “receptáculo”, y creo que todos estamos de acuerdo en que eso significa que tiene algo especial, ¿verdad? Dile, por favor, que nunca pierda ese algo. Que por más que Lion sea ahora uno con él, mantenga esa esencia del Pyro amable, sencillo y cariñoso que todos amamos.

    >> Y al resto, a Emily, a Mimi, a Steve y… también para ti. Deciros que… gracias, gracias por todo lo que hacéis diariamente por nosotros, tanto por los que vivimos esta horrible experiencia como por toda Galeia en general. No dudo que seais la esperanza de este sitio, de toda la humanidad y del mundo entero. Tenéis que ser fuertes, porque habéis vivido dos experiencias traumáticas, en sentidos distintos, pero sé que podréis superarlo; mantened la cabeza alta, aunque también llorad, porque, como dijo Pyro… creo que es bueno dejar que un poquito de desesperación se libere de vez en cuando, ¿no? ¿Qué otra cosa podría deciros… siendo la “nueva” Liza White?

    El silencio se hizo al otro lado del teléfono. Solo pude escuchar un ligero sollozo.

    —… eso es todo. Por favor, no intentéis buscarme, ¿vale? Tengo que… solucionar mis propios problemas y saber qué será de mí. Tengo que saber que no estaréis en peligro antes de tomar decisiones, antes de que vosotros las toméis. Tengo que entender qué puedo hacer con esta desesperación que albergo antes de que ella me consuma y os consuma a vosotros.

    >> Adiós… y lo siento por todo, chicos. Sed felices. Haced a la gente feliz. Ese es el verdadero talento que todos perseguís, que todos tenéis.





    No pude evitar que algunas lágrimas llenasen mis ojos. Bezzy… la echaría de menos. Todos la echaríamos mucho de menos. Y no importa que Liza White esté dentro de ella, no importa nada de eso. que la llegaremos a encontrar y que volveremos a estar juntos, como en los viejos tiempos.

    … qué curioso, ¿eh? Eso que he dicho, eso de que “sé” que volveremos a encontrarnos es… profundamente ilógico. Pero, con todo, lo creo firmemente. Supongo que sigo siendo yo, en parte, ¿no?

    —… eso es todo lo que hablé con ella —suspiró Lucas—. No quiso darme su localización, pero… está bien.

    —Esa es la buena noticia, y también la mala —comentó, cabeza gacha, Emily.

    D-Damn it, Bezzy… —suspiró Arie.

    Incluso Orm… agachaba la cabeza.

    —… echaré de menos a la violinista loca, lo reconozco —admitió. Pero luego, lentamente, sacudió su cabeza, despejándose de esos sentimientos por un instante, y, emocionado, preguntó—. ¿Y bien? ¿Cuál es la otra noticia? ¿La buena de verdad…?

    Emily, lentamente, cambió su expresión a una de genuina felicidad. Y miró a Lucas, sin decir nada, como si este entendiese qué quería decir. Lucas se sonrojó por un instante, sacudiendo su nuca.

    —Uhm… a ver cómo os digo esto, ehm… supongo que la ventaja que tiene ser inventor es que… a diferencia de cuando eres padre de verdad, tus hijos pueden reconstruirse, ¿no? Cuando me mandaba la señal de localización, también me mandaba de forma colateral parte de sus datos, inconscientemente, y… fueron suficientes para volver a montarlo. Espero que haya acabado igual en aspecto… su mente debe ser la misma.


    —¿H-Hablas de…? —la voz de Arie tembló por unos instantes.

    —… ¡¿en serio?! —Orm se emcionó tanto que sus ojos brillaron, conteniendo las lágrimas con esfuerzo—. ¿D-Dónde está…?

    … ni siquiera yo podía haber predicho esto. ¿De veras íbamos a… verle de nuevo?

    —… puedes pasar cuando quieras —susurró Emily, mirando en dirección a la puerta, y todos nos giramos entonces, sorprendidos.

    —No puede ser… —musitó, impactado, Dante.

    Allí estaba. No solo era “parecido”, sino que era idéntico. Cruzado de brazos, caminó hasta nosotros, con sus ojos apuntados hacia nosotros y esa expresión seria de siempre, inamovible, inmutable. Tras mirarnos uno a uno en silencio, alzó la mano de forma lenta, como una especie de saludo.

    —… hola a todos, chicos. Pyro. Orm. Dante. Arie. Albergo memorias de todos vosotros. Memorias… que me hacen… ¿feliz, supongo? —lentamente, esbozó una pequeña sonrisa, por primera vez—. Soy CH1-5P-02. Pero… me agrada más el nombre de “Chisp”.

    Y no pude evitar levantarme bruscamente para recibirlo con el abrazo que se merecía. Sería un robot, sí, pero… se sentía tan cálido como si fuese humano.




    Tras la llamada de Bezzy a Lucas…



    Colgué el teléfono con un nudo en mi garganta. Las lágrimas resbalaban por mi rostro. Aquello… aquello era lo mejor para ellos, sin duda. Así pues, cerré la cabina y salí de allí, pero… sentí algo. Al girarme, me fijé en la oscuridad de un callejón. Había… había alguien allí, lo notaba.


    Temblorosa, mis pasos me llevaron a acercarme, como si una curiosidad imposible de detener me moviesen hasta allí, una curiosidad imposible de controlar, imposible de vencer.

    Y dije, al acercarme:

    —¿Quién…está ahí?

    Fue entonces cuando una voz extrañamente familiar me habló desde las sombras.

    —Muy inteligente por tu parte, Bezzy; has hecho bien en no atraerlos hasta aquí, sí señor. Se nota que ya no eres la misma chica inútil y llorica de antes, ¿eh? Liza White te ha sentado de escándalo.

    —¿Quién eres?

    —Oh, vamos, ¿no reconoces mi voz? Me ofende, después de haber compartido hogar por tantos días.

    Y fue entonces cuando se acercó. El sonido robótico de las ruedas al desplazarse me hizo dar un paso atrás, genuinamente sorprendida. Cuando sus ojos negros y desinteresados se enfocaron en mí, desde la silla, y pude verle de cerca, no pude evitar quedar inmóvil, impactada, con ojos muy abiertos.

    —¿Qué? ¿Cómo… cómo es posible…?

    —… heh. Tenemos… muchas cosas de las que hablar, ¿no crees, Liza White?


    Fin.

    ¿…continuará?
     
    • Impaktado Impaktado x 5
    • Fangirl Fangirl x 2
  13.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,486
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    BUENO. PERDÓN POR TARDAR PERO AQUÍ ESTOY PARA DAR EL COMENTARIO FINAL, Y ESTA VEZ SIN TARDAR 5 AÑOS (?

    Y omg, es que no me puedo creer que al final lograse engancharme y aquí estoy, siguiendo el fic y comentando hasta el final, que orgullosa me siento de mí misma (?)

    Pero bueno, a lo que vamos: los capítulos. Como ya te dije, tenía sentimientos encontrados con el final del juicio, porque me gustó mucho la verdad, como siempre me parece impresionante lo que eres capaz de pensar y demás, pero al mismo tiempo se me quedó mal sabor de boca con Lion y Pyro, que quiero decir, entiendo su punto de vista y concuerdo en que no es malo sentir esa desesperación también, pero osea, no hacía falta ser tan borde con mi niña, que ella solo quería hacer el bien, idk. I'm sorry, la quiero mucho, lo que le digan a ella lo siento como si fuese a mi y pues me dolió (?)

    Pero bueno, en general me ha gustado mucho, creo que en algunos momento fue algo precipitado? Like, de repente lo de Liza en la consciencia de Bezzy, siento que fue una revelación importante y como que igual le pegaba un poco más de suspense?? idk, tampoco me hagas mucho caso, si yo no sé escribir (?) also, hace ya un tiempo que me lo he leído y se me ha medio olvidado so (???

    Al caso, me alegra que al final todo saliese bien, como siempre <3 Pobre Bezzy, si es que por mucho que fuese ella la que aceptase, no se lo merecía y pues, qué decir, yo adoro a Liza como personaje y el hecho de que no haya muerto del todo me encanta... la rivalidad de ellas nunca desaparecerá uwu aunque no sea lo mismo (?)

    Y en cuanto al epílogo, que lo acabo de leer y lo tengo más fresco, pues me ha encantado la verdad. Ian seguro estaría muy orgulloso de Arie, su novio uvu <3 Y Orm, que bebé, LISTEN I'M SO HAPPY FOR HIM. Luego Dante siendo todo feliz ahí junto a EMI MIRA PARA MI CORAZÓN, THEY DESERVE THIS.

    La llamada de Bezzy :( si es que en el fondo es un amor de chiquilla <3 Y omg, ese final, que intensito. Ahora más que nunca tengo muchas ganas de que hagas eso que nos dijiste, tbh, creo que va a salir algo muy guay y los vamos a disfrutar todos un montón y va a ser algo diferente y una manera genial de darle final a la saga.

    BC now i wanna know everything bc shit is getting deep (?)

    Y bueno, creo que ya (?) Supongo que me faltan cosas, pero tbh, creo que en general se entiende mi idea y es que no me arrepiento de haberme puesto al día al final y haber sido capaz de seguirlo hasta el final, si bien la teorías con Juanjo eran lo mejor, ir leyendo los capítulos y estar super impaciente por el siguiente es una sensación que siempre voy a disfrutar (bc soy masoquista (?). Así que eso ¡sigue haciendo cosas tan maravillosas!
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    5,918
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ahora que ando en comentary rage, pues no puedo dejar esto sin comentar (?

    Hace mucho que no te dejo un comentario, porque realmente conforme lo iba leyendo te iba diciendo, pero bueno, allá vamos.

    AAAA QUE CHULI AAAA.

    Ya uwu (?)

    Okno.

    Pues no te voy a repetir todo desde donde lo dejé, que me parece que fue el cuarto caso. Solo creo que debo resaltar algunas cosas que ya bien sabes, como que el quinto caso me pareció sublime porque nunca espere que Leaffy fuese una traidora xD Jugaste con nosotros pero bien, porque quién en su sano juicio pensaría que una persona que aparentemente está loca, realmente está loca y es malvada y villanavillanosa. Bitch, please, el capítulo fue maravilloso. Y del sexto, me quedé con un sabor amargo por la muerte de Hubby. Yo aún tenía esperanzas de que siguiera vivo... Pero no :'( pobre, y fucking bitch la Frida, la elifilia es realmente desesperante.

    Y bueno, realmente lo que quería comentar era este epílogo.

    Awns, yo es que me muero de ternura cuando veo a los ocho juntitos. Cuatro de cada juego, encima simétrico, gracias simetría por existir. Me encanta ver ahora a Pyro tan desarrollado, tan seguro y tan guays y cools y mu trendi y mu chic.

    Bezzy, por otra parte, me dio mucha penita. Ella era buenecina, aunque yo estuviese empecinado en que era la más malvada de todos (? Aunque debo decir que el papel le viene que ni pintado. No se por que, pero me parece que le pega mucho; igual por ser la más dulce el contraste es mayor y despierta mayores emociones. Creo que eso es un poco por lo que la ponía siempre de mala, quería verla de mala, porque sabía que me generaría sentimientos encontrados, y así fue. Espero que le vaya bien, aunque ahora se encuentra con una persona en silla de ruedas y QUE ES ESTO. SO, WHY IS THIS IN SILLA DE RUEDAS, BUT THIS IS NOT RYU (bc está muerto)??? GL EXPLAIN, EXPLAIN WADUYUMIN BY SILLA DE RUEDAS. Mira ahí ya al final me petó una neurona lo más grande. Y me apena saber que ya no habrá más (creo???? Bc me dejaste confusion), porque hubiese deseado una tercera edición, e incluso una cuarta :( Pero bueno, es comprensible también por tu parte. Sé que al menos dejarás todo concluido, y eso me pone muy contento.


    Lo último que puedo decir es FUCK EIGHT COMO QUE OCHO ONTA MI PINCHISP AAAAAAAAAAAAAAAAAAA. NO ME LO CREO. Mi bebé, padre e hijo, se aman, yo lo sé. Los shippe- okno, que es un robot. Luego ya entramos en parafilias, o en zoo- *sips tea* *referencia a lqsa intensifies*.

    Mira que no me lo esperaba y no estoy chillando I swear. Me alegro tanto de haber visto a Chisp de nuevo, jo :'(

    Muchas gracias por haber concluido esta pequeña maravilla, cariño. Ha sido increíble, y he disfrutado la historia de principio a fin. I regret nothing, I swear.

    Enhorabuena por enésima vez, yk.

    Sigue así,

    Lucas Diamond~ <3
     
    Última edición: 7 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 4
  15.  
    Kuno Vizard

    Kuno Vizard Rolero, dibujante

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2013
    Mensajes:
    958
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Entre todo lo que fue el juicio y el epílogo me ha dejado sin palabras, debo decir que justo esperaba que algo parecido DR2 ( al menos a mí me lo resulta) me resultó asombroso como todo lo ocurrido en Despair city sea el plano onírico y de verdad todo lo del rollo del impostor y Frida ( sentia de verdad que ella y su ropa suave Tramaban algo (?) Ha dado el toque de oro que solo el mismo señor de las pesadillas Darkrai le podía dar.
    En lo personal deseaba que uno de mis Pokémon favorito debutará y con esto me di por servido, el reencuentro de Orm con su hermano oh cielos el que sea hermano de alguien tan noble como Steve solo hizo que lo ame más, me alegro por el pequeño pese a sus métodos deseaba salvar a todos más que nada , gracias por salvarle ^^
    Sin embargo al no pudo salvarse, F por el super ajedrecista u.u
    Lo de utilizar a Bezzy para revivir a Liza mmmm es muy obvia la referencia a cierto juego y cierto plan, también senti recelo el hecho de que Liza aún siga existiendo dentro de Bezzy pero bueh...Bezzy siempre será Bezzy de eso no hay duda.

    Me ha parecido muy interesante en como se tomó el tema de esperanza y desesperación pues claro...hace mucho escuché que la esperanza puede llamarse el "sueño" de los despiertos ( llenar la cabeza de ilusiones que pueden fallar) y su antónimo una emoción para el impulso y determinación...ah y ya en eso también me supo algo mal que Pyro le hablase de esa forma a Emily, ella es un verdadero amor de persona que siempre velará por todos, sin duda la amo por ello ¿Como no hacerlo?

    En el epílogo es una pena que Bezzy deba estar lejos del resto, pero que se le va hacer... Todo por la causa de acabar con la horrible desesperación que siembra dolor en el mundo...

    Ah sabía que Chisp aún tendría un respaldo, Lucas cómo como el super inventor no iba a perderle así como así...todo bien allí pero al final WTF! Que onda con el tipo en silla de ruedas ? ¿Ryu? Imposible...pero no sé me ocurre nada más o.o

    Fue genial haber leído tan gran historia, has sabido darle la intensidad de intriga que Danganronpa puede ofrecer y claro explotando una creatividad muy amplia para esta joyita.
    Y mas nada hasta otra...
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Cargando...
Similar Threads - Pokénronpa Resurgir Desesperación
  1. Liza White
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    103
  2. Nami Roronoa
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    184
  3. GalladeLucario
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    237
  4. Amane
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    273
  5. GalladeLucario
    Respuestas:
    110
    Vistas:
    4,841

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso