Long-fic de Pokémon - Pokémon Sagas: Negro y Blanco

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Emilion, 23 Octubre 2016.

  1.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3066
    Aclaración: Pokémon no me pertenece es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic, sin lucros comerciales.

    Capítulo 28: Ash vs. Lenora, ¡el Acua Jet de la amistad!

    —Esto es malo. Ash no podrá regresar a Tepig. —Hilda quien se hallaba preocupada, ante la desventaja de su amigo.

    —Viendo que Ash no puede cambiar de pokémon. No rompe con las reglas del gimnasio, puesto que uso mal de ojo para anularlo. Vaya es algo impresionante de una líder de gimnasio como Lenora —Cilan se quedó maravillado por el ingenio de Lenora mientras observaba a su compañero que tenía problemas—. Ahora que harás al respecto, Ash.

    —¡Tepig debes despertar! —Ash intentaba que su pokémon despertada, siendo inútil.

    —Es todo para tu pokémon. ¡Watchog usa patada baja! —Ordeno Lenora.

    El pokémon normal fue directo hacia un dormido Tepig con una poderosa patada, impactando muy fuerte. Cuando se alejó, se pudo ver que Tepig estaba debilitado.

    —Tepig no puede continuar. El ganador es el Watchog de la líder Lenora —Dijo Hawes, dando el resultado del combate.

    —Hiciste un gran trabajo Tepig, regresa. —Dijo Ash, devolviéndolo a su Poké Ball.

    —Ahora las cosas se igualaron en nuestro combate, o tal vez no. —Dijo Lenora, esperando al siguiente pokémon del retador.

    —Bien compañero. Hay que darlo todo por Tepig —Ash se preparó a lanzar a su siguiente pokémon—. ¡Yo te elijo Oshawott!

    El pokémon de agua entró al combate haciendo una presentación excepcional.

    —Bien Oshawott. Tenemos que ganar este combate. —Ash ánimo al pokémon azul en su batalla. En cambió este lleno de confianza, golpeaba su concha marina.

    —¿Un Oshawott? ¿Acaso él tiene a los tres iniciales de la región? —Hilbert no pudo evitar sorprenderse.

    —¡Es cierto! Aún no lo sabes Hilbert. A decir verdad, Ash consiguió a cada uno de forma diferente en nuestro viaje. —Explico Hilda.

    —Ya veo. A eso le llamo yo suerte. Bien, veré con mis propios ojos, el potencial del Oshawott de Ash —Hilbert se mantuvo atento a la batalla, queriendo observar el desempeño del pokémon—. Vamos a ver si se compara con mi Oshawott.

    -O-O-O-O-O-

    —Comencemos con esto. ¡Oshawott usa Chorro de agua! —Ash dio primero la orden. Al instante, Oshawott disparo su ataque hacia su adversario.

    —¡Watchog esquivarlo, y luego usa Hipnosis! —De manera rápida, Lenora planeo su siguiente jugada. Su pokémon evadió el ataque para luego preparar su movimiento.

    Es el momento de contraatacar —Imaginando su sospecha, Ash supo lo que tenía que hacer. Oshawott se quedó viéndolo, esperando su orden—. ¡Oshawott usa Concha Filo!

    Al instante, el pokémon azul sacó su concha marina para rodearlo de agua y volverlo una cuchilla. Después, se fue yendo en dirección hacia Watchog.

    —¡¿Que hace Ash, atacando de esa manera?! Sabe muy bien que si cae en la Hipnosis de Watchog, todo se habrá acabado. —Hilbert preguntó, intrigado.

    —Creo que Ash sabe muy bien lo que ocurrirá. Siempre nos sorprende cuando planea algo nuevo, y eso lo note en mi batalla contra él. —Cilan se mantuvo sereno, confiando en las habilidades de su compañero de tez morena.

    —Ash y Oshawott se conocieron de forma casual, pero han tenido una gran experiencia en los combates. Estoy segura que sabrán lidiar con esto. —Hilda se mantenía en calma, igual como aquella vez en el anterior gimnasio.

    —No sé qué tratas de hacer. Pero al acércate de esa manera, harás que el ataque de mi pokémon acierte. —Lenora estuvo confiada en su ventaja. Watchog teniendo listo su movimiento, lo lanzó hacia Oshawott que ya estaba cerca—. Este combate se acabó.

    Todos los presentes, estuvieron intrigados por el desarrollo del combate. En donde podría ser la finalización de la misma. No obstante, Hilda observó la mirada de Ash junto con Oshawott, y se le adorno una sonrisa acompañado de alegría.

    ¡Es momento que demuestren sus lazos como entrenador y compañero pokémon!

    —¡Oshawott, es la hora de usa Chorro de agua hacia abajo! —Dando un gritó tan fuerte, Oshawott solo sonrió lleno de confianza hacia su entrenador.

    ¡¡¡Wooooooott!!!

    Disparando su ataque hacia abajo, logró impulsarse de inmediato en el aire. El público se quedó anonadado por aquella acción tan singular e única. En cambió Watchog se había quedado quieto debido al uso de su movimiento, estando con la guardia baja.

    —¡Imposible! —Exclamo Lenora, impactada.

    —¡Es la hora Oshawott! —Ash apretó su puño lo lanzó hacia el aire—.¡Usa Concha Filo!

    El pokémon azul cayendo a una gran velocidad, impactó su ataque con fuerza hacia su adversario, dejando una cortina de humo mientras este se alejaba.

    —Bien hecho, Oshawott. —Ash lo felicitó por su logró. Oshawott solo infló su pecho, orgulloso por el elogio.

    —¿Lo habrá derrotado? —Se preguntó la oji-azul, intrigada al no poder verlo por el humo.

    —De seguro lo habrá logrado. Ese golpe fue crítico desde arriba, no pudo haberlo aguantado. —Añadió Cilan.

    —No lo creo —Las palabras de Hilbert, llamó la atención de ambos—. El Watchog de la líder Lenora, aún sigue en el combate.

    —¿Cómo lo sabes? —Preguntó de nuevo la castaña.

    —El golpe de la Concha Filo, cayó sobre el brazo de Watchog, aguantando así el golpe tan potente. —Tras decir eso. En el campo se observaba como Watchog se levantaba, sosteniendo su brazo derecho que estaba dañado.

    —Es cierto lo que dijiste Hilbert. Aún el combate no acaba, solo debemos esperar que Ash logre vencerlo. —Sin perder tiempo, Hilda volvió a mirar la batalla.

    Cilan que había escuchado la charla de ambos, noto el ingenio del chico sobre las batallas pokémon. Incluso analizando como conocedor pokémon, diría que tiene experiencia que superaría a un entrenador promedio.

    —Eres muy inteligente para los combates, Hilbert. A pesar de que no eres un entrenador.

    —No es para tanto. Solo fue suerte, nada más —Rió nervioso, mirando el combate para evitar más preguntas. Pero dirigió su mirada hacia el entrenador de Kanto—. Si hubiera dado el golpe justo en la cabeza, hubiera ganado el combate al dejarlo inconsciente. ¡Je, je, je! Aún les falta mucho para coordinarse en el combate.

    —Veo que me atrapaste con la guardia baja, Ash —Dijo Lenora, sonriendo mientras su pokémon se recuperaba del golpe—. Ahora tomare las cosas en serio. ¡Estás listo, Watchog!

    Su pokémon asintió, colocándose en posición de ataque.

    —Oshawott. Tenemos que tener cuidado por lo que vendrá ahora. —Ash había notado el cambio del pokémon normal, preparando su defensiva. Mientras Oshawott se concentraba en su oponente, esperando su movimiento.

    —Comencemos usando Rayo. —Lenora dio la orden del ataque. Watchog de inmediato lanzó una descargar eléctrica hacia el pokémon de agua.

    ¡¿No sabía que tendría un ataque eléctrico?! —Ante el ataque sorpresivo. Ash decidió confrontarlo—. ¡Oshawott usa Chorro de Agua!

    De inmediato, Oshawott lanzó su ataque de agua hacia el ataque eléctrico de Watchog, provocando una pequeña explosión debido al choque de ambos movimientos.

    —Es el momento de atacar, ¡Oshawott usa embestida!

    Obedeciendo a la siguiente orden de Ash, Oshawott se dirigió a toda velocidad hacia el pokémon normal. Lenora que observaba la acción del pokémon, pudo captar lo que planeaba el chico de la gorra.

    Ya sé que planeas Ash. Es lo mismo que la anterior vez, ¿eh? —Lenora estando segura de su sospecha, no dio ninguna orden a su pokémon.

    Esta acción no pasó desapercibido para Ash, que entendió las intenciones de la líder.

    Veo que está esperando mi ataque. Aun sabiendo eso, no puedo desaprovechar la oportunidad de la cercanía —Mencionó Ash, decidido—. ¡Oshawott usa Concha Filo!

    —¡Watchog esquivarlo! —Dando su orden de forma rápida. Watchog logró evadir el ataque de su oponente, colocándose a su costado—. ¡Usa Patada Baja sobre la concha!

    —¡¿Qué?! —El oji-café no pudo reaccionar enseguida, observando lo inevitable.

    ¡¡Chooog!!

    Dando una rápida patada en la mano de Oshawott donde sujetaba su concha marina, provocando que saliera disparado por los aires. El pokémon notando la falta de su objeto, comenzó a desesperarse tratando de encontrarlo por todos lados en el campo.

    —¡Oshawott, tu concha marina se encuentra hacia ese lado! —Ash le señalo la dirección en donde se encontraba, haciendo que su pokémon fuera corriendo.

    —No creas que te lo dejare fácil. ¡Watchog ataca con Rayo!

    El pokémon de Lenora ejecuto enseguida su ataque, lanzándolo hacia Oshawott.

    —¡¿Ah?! ¡¡Oshawott esquivarlo!! —Advirtió el entrenador, siendo demasiado tarde.

    ¡¡¡Oshaaaaa!!!

    Gritando de dolor, el pokémon azul cayó al suelo con serios daños en su cuerpo.

    —¡¡Oshawott!! —Exclamó su entrenador con un tono de preocupación, observando como su pokémon trataba de ponerse de pie—. Esto es malo, lo ha dejado muy lastimado.

    —Ahora las cosas para Ash se pusieron complicadas. —Dijo Cilan.

    —Ash debe pensar rápido en su próximo ataque o de lo contrario perderá el combate. —Añadió Hilda.

    Mientras sus dos compañeros analizaban el desarrollo del combate. Hilbert se mantenía sereno y en total silencio, observando fijamente a Ash y su pokémon.

    -O-O-O-O-O-

    El entrenador de Kanto observaba el estado de su pokémon, buscando una solución para lograr su victoria. Sin embargo, comprendió algo primordial en todo este asunto.

    Ahora no debemos distraernos en el combate o todo acabada —Se puso a analizar más la situación hasta que llego a una conclusión—. Oshawott, escucha lo que voy a decirte. Debes dejar tu concha marina, ahora no podemos bajar la guardia. Si recibes otro ataque eléctrico, perderemos el combate.

    Tras escuchar la información recibida por el azabache, comprendió ahora la situación e intentó confiar en sus habilidades. Dando un simple "Osha", el pokémon de agua afirmó en seguir con sus órdenes, colocándose en posición ofensiva.

    En cambió su compañera de cabello castaño y ojos azules, no pudo comprender lo que tramaba su compañero y amigo sobre aquella decisión.

    —Un momento... si Oshawott no recoge su concha marina, no podrá utilizar su Concha Filo. —Fue la conclusión que llegó a pensar, mientras apretaba sus manos por la preocupación en ambos—. Esto es malo, Oshawott sacaba más fuerza con ese ataque.

    —Eso significa que solo podrá usar embestida y chorro de agua. —Detallo Cilan.

    —¡Je! Interesante. —Hilbert admiro la decisión del entrenador sabiendo que era arriesgada o incluso suicida, que daría el resultado final del combate.

    -O-O-O-O-O-

    —Bien, llegó el momento de actuar —Respirando hondo, Ash se preparó para reiniciar la batalla—. ¡¡Oshawott Chorro de Agua!!

    —¡¡Usa Rayo!! —Ordeno Lenora de inmediato.

    Ambos pokémon lanzaron sus respectivos ataques creando de nuevo una leve explosión. Ash no quiso desaprovechar la oportunidad del momento, mandando su próximo ataque.

    —¡¡Oshawott usa Embestida!!

    —¡¡Watchog usa Patada Baja!!

    Tanto Oshawott como Watchog se dirigieron entre si chocando con sus ataques físicos, causándoles daño. Ambos pokémon mostraban signos de cansancio, esperando la siguiente orden de sus entrenadores.

    —¡¡Usa Chorro de Agua!!

    —¡¡Usa Rayo!!

    Volviendo a atacar con sus ataques especiales en donde ninguno daba tregua en el otro, esforzándose en ganar por su entrenador, no obstante, se volvió a producir otra explosión que anulo sus movimientos.

    Es todo o nada, amigo —El chico de la gorra se mostró orgulloso por el esfuerzo de su compañero azul—. ¡¡Oshawott usa Embestida!!

    Has dado una buena batalla Ash, pero es la hora de acabar —Lenora se notaba emocionado por el desarrollo del entrenador y su pokémon, que decidió mostrar su potencial en este último ataque—. ¡¡Watchog usa Patada Baja!!

    ¡¡¡Oshaaaaa!!!

    Usando la fuerza que le quedaba, se dirigió a toda velocidad hacia su adversario.

    ¡¡¡Choooog!!!

    Esperando su llegada, este le lanzó una potente patada que impactó contra la cara del pokémon de agua, que no se inmuto en retroceder.

    Trascurriendo unos minutos impactantes para sus entrenadores como los espectadores que observaban el combate entre ambos pokémon que aún colisionaban con sus ataques. Sin embargo, Oshawott comenzó a perder terreno ante su adversario, sintiendo que perdería la conciencia en cualquier momento.

    —Es todo, he ganado. —Lenora ya proclamaba su victoria, tras notar como el pokémon de Ash estaba a punto de debilitarse.

    —No puede ser. —Hilda quien se mantenía atenta al combate, no pudo ocultar su preocupación por el pokémon.

    —Hum... —Cilan no encontraba las palabras adecuadas ante esta situación, prefiriendo observar hasta el final.

    Hilbert se aún había mantenido en silencio, observando firme al entrenador con su pokémon que luchaban intensamente.

    —¡¡Oshawott usa todo tu poder!! —Ante el momento crucial del combate, el gritó del entrenador de Kanto, llamó la atención de todos los presentes.

    —¡¿Osha?! —El pokémon reaccionó enseguida al llamado de su entrenador, recuperando la conciencia se mantuvo en el combate, aguantando todo lo que podía sin rendirse.

    —No debemos desperdiciar el esfuerzo de Tepig. —El entrenador siguió con sus palabras alentadoras.

    Entonces Oshawott recordó el entrenamiento que había tenido con sus compañeros en el bosque, antes de llegar a la cuidad. Sabiendo el esfuerzo que cada uno dio, mostró una mirada seria mientras apretó sus patas con tal fuerza que evitaba que retrocediera a la patada de Watchog. De repente, el cuerpo del pokémon comenzó a brillar en un aura azul.

    —¡Je! Ese es el espíritu de combate. —Hilbert no pudo evitar sonreír, notando la determinación del entrenador y su pokémon.

    —¡Eso es Torrente! —Fue lo único que se le vino a la mente a la joven entrenadora, luego de haberlo visto en otra ocasión. Ella unió sus manos formando un rezo, dándole sus ánimos en silencio y esperando que las cosas salieran bien.

    —¡¡Vamos Oshawott!! ¡¡Sigue con Embestida!! —Ash gritó con todas sus fuerzas.

    De pronto el cuerpo de Oshawott brillo con más intensidad llamando la atención de todos. Incluso de Watchog que estuvo extrañado al sentir aquel cambio, tratando de hacer presión en su cuerpo.

    —¡No puede ser! —Lenora cambió su semblante tranquilo a uno preocupado. No podía creer la clase de resistencia que hizo el pokémon azul para aguantar cada ataque de su pokémon, solo con las palabras de su entrenador.

    ¡¡¡WOOOOOOOOOOOOTT¡¡¡

    Dando un fuerte impulso en su cuerpo, Oshawott se cubrió de agua para lanzar un fuerte cabezazo hacia Watchog, mientras salía disparado como si fuera un proyectil junto con su oponente.

    —Eso es... Acua Jet —Hilda que verifico el movimiento, no pudo contener su emoción dando pequeños brincos—. ¡Oshawott aprendió Acua Jet!

    —Qué suerte tiene Ash —Alego Cilan, sorprendido.

    —Yo no lo llamaría suerte —Hilbert que habló en voz baja, siguió observándolos—. Esto se debe a la confianza de ambos.

    —¡Bien Oshawott, sigue así! —Alentó Ash para que continúe con su nuevo movimiento.

    Oshawott accediendo a su orden, se dirigió hacia una pared cercana llevando aún a Watchog encima, tras chocar, se produjo una pequeña grieta en la pared mientras ambos pokémon caían al suelo. El pokémon azul deshizo su movimiento, cayendo de pie a la vez que estaba tambaleando por el cansancio. En cambió el pokémon normal se levantaba a duras penas, observando a su oponente que de igual manera lo miraba, sus miradas se cruzaron por unos breves momentos, hasta que Watchog cayó al suelo inconsciente, mientras Oshawott aún se mantenía de pie con dificultad.

    —Watchog no puede continuar. El ganador es el Oshawott del retador Ash, por lo tanto es el ganador del combate. —Declaró Hawes, dando la finalización del combate.

    —¡Ash gano! —Dijo una emocionada Hilda.

    —Simplemente magnifico. Ash ha agregado una nueva mezcla a la sazón de su resultado en el combate. —Cilan levantó su dedo luego de mencionar sus sabios conocimientos.

    —¿Ah? —Fue lo único que menciono Hilbert, no pudiendo comprender las palabras del conocedor. Sin previo aviso, el chico se sorprendió tras ser observado por la oji-azul.

    —Oye Hilbert, ¿qué opinas sobre el combate de Ash? —Fue lo que preguntó.

    —Pues verás... —El chico rodó los ojos, buscando una explicación razonable—. Bueno be- digo Hilda, el combate me pareció genial incluso me emociono el desarrollo de los pokémon de Ash. Ellos han dado una buena batalla. —Rió enseguida luego de terminar de hablar.

    En el área de combate, Lenora veía con orgullo a su pokémon por el desempeño que dio en la batalla, mientras proseguía a sacar su Poké Ball.

    —Has dado un gran combate, descansa. —Luego de regresarlo, ella observó como el entrenador se dirigía hacia su cansado pokémon.

    —¿Oshawott te encuentras bien? —Ash preguntó, luego de agacharse a la altura del pokémon azul que se encontraba sentado.

    El pokémon diciendo un "Osha wott", afirmó a la pregunta de su entrenador. De repente, observó con gran emoción lo que él llevaba en su mano derecha.

    —Ten Oshawott. Seguro te hace falta esto, ¿no? —Mencionó, entregándole su preciada concha marina. El pokémon lo recibió con alegría, colocándolo de vuelta en su pecho.

    —Ash —El chico junto con su pokémon voltearon sus miradas, observando a la líder Lenora—. Has dado una gran batalla junto a tus pokémon, y como líder del gimnasio de cuidad Nacrene, te entrego la medalla Base por el esfuerzo que has dado.

    —¡Muchas gracias Lenora! —Agradeció, tomando la medalla—. ¡¡Qué bien, ya tengo la medalla Base!! —Celebrando su victoria con el pokémon de agua, no dudo mucho cuando este cayó inconsciente—. ¡Oshawott!

    —Deberías llevar a tus pokémon al centro pokémon de la cuidad —Recomendó Lenora—. Si quiere te puedo llevar ahí, de igual manera necesito curar a mis pokémon para el próxima batalla con tu amiga.

    —Gracias de nuevo, Lenora. —El chico de la gorra, aceptó gustoso.

    -O-O-O-O-O-

    En las afueras del museo, el equipo Plasma se encontraba escondido entre los árboles mientras recibían información de sus compañeros que estaban infiltrados en el establecimiento.

    —Señor Blau, hemos obtenido información de nuestros compañeros. —Informó un miembro que estaba oyendo a través de unos auriculares.

    —¿Qué han descubierto? —Blau preguntó, intrigado.

    —Nos informan que han descubierto a nuestro objetivo.

    —Perfecto. Diles que informen sobre el momento exacto para comenzar con nuestra misión. —Ordeno el sabio a su subordinado.

    —Enseguida Señor. —Respondió, comenzando a comunicarse con sus compañeros.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Bueno lectores he mostrado un poco sobre el desempeño de Ash y Oshawott en el combate, y el poder de su confianza que incluso puede igualarse con cierto pokémon de Kalos. Hablando sobre la historia, Ash y compañía tendrán una importante función con la organización del momento, solo hay que esperar el siguiente.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima.
     
    Última edición: 17 Mayo 2017
  2.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Voy a intentar ser breve con esto :P

    Primero que nada, es "Acua Jet", no "Acua Yet". En serio, que Jet es una palabra que no necesita traducción ni mucho menos una corrección españolizada. Por lo demás, la batalla estuvo bien narrada, y veo que Oshawott demoró muchísimo menos en quitarse la dependencia del uso de la concha owo... eso sonó feo :V

    Pero bueh, supongo que los del Team Plasma están planeando algo grande. Habrá que esperar a ver qué sucede...

    Mucha suerte con todo, mi pana xD
     
    Última edición: 15 Mayo 2017
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  3.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2814
    Aclaración: Pokémon no me pertenece es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic, sin lucros comerciales.

    Capítulo 29: ¡El robo en el Museo!

    Luego de aquella intensa batalla, Ash y compañía subían por la escalera que los regresaba de vuelta al museo para luego irse de la habitación, yendo rumbo hacia la salida.

    —Bien chicos, los guiare al centro pokémon —Lenora se adelantó, saliendo primera del establecimiento pero antes observó a la castaña de ojos azules—. Luego de curar a mis pokémon, seguirá nuestro combate muchacha.

    —¡Claro! —Afirmo la joven con optimismo. Entonces recordó el combate de su amigo, pensando en su propia estrategia—. Debo saber coordinar con mis pokémon en cada ataque para lograr anular la estrategia de Lenora. Será complicado pero no imposible.

    —¿Sucede algo malo, Hilda? —Hilbert preguntó, luego de notar el silencio de la chica.

    —Oh, no es nada Hilbert. Solo andaba pensando nada más. —Hilda respondió, "calmada".

    —Veo que tienes nervios por tu combate, ¿no? —Respondió, sincero.

    —No es eso, yo solo...

    —No te preocupes Hilda. Solo debes confiar en la capacidad de tus pokémon, si tienes eso en claro lograrás la victoria. —El muchacho la alentó a su modo.

    —Gracias por el ánimo, Hilbert —Sonrió con sinceridad—. Lo tendré en cuenta.

    —No es nada —Respondió, avergonzado—. Solo debes confiar en tus pokémon, ¿vale?

    —¡Wow! Debo anotarlo enseguida, esas palabras me servirán mucho para mi entrenamiento. —De inmediato la joven sacó su libreta, comenzando a anotarlo.

    —Chicos debemos irnos enseguida. Lenora ya se adelantó —Dijo Ash, avisando a sus dos compañeros de cabello castaño.

    —Ya vamos —Aviso ella, avanzando hacia la salida. Pero luego observa a Hilbert que miraba curioso el esqueleto de un gran pokémon, no queriendo perder tiempo se dirigió hacia el chico—. ¿Ocurre algo, Hilbert?

    El nombrado solo volteó su vista hacia la chica, tratando de responderle.

    —Nada de eso, Hilda. ¡Je, je! Solo estaba interesado en aquel fósil, ¿te has preocupado por mí? —Esto último lo dijo para coquetear con la entrenadora.

    —¿Eh? —La oji-azul se extrañó por la actitud del chico—. En realidad solo lo dije porque estamos retrasados con el grupo.

    Con que era eso. —Su rostro lucía deprimido al suponer tal idea.

    —Hilbert me voy adelantando, te esperamos en el centro pokémon. —Sin esperar la respuesta del chico, se marchó del lugar.

    —Espera Hil...da —El castaño suspiro tranquilo para luego volverse seria—. Al fin estoy solo —Se decía, observando a un grupo de turistas que miraba el fósil—. Así que ya van a empezar con su plan, equipo Plasma.

    —Hilbert, ¿verdad? —De inmediato el mencionado volteó hacia la persona que lo llamaba, resultando ser Hawes—. ¿Nos va a ir con tus amigos?

    —¡Rayos! No puedo dar sospechas de mi identidad, no tengo otra opción —Analizo la situación, encontrando una solución—. Ah claro, que olvidadizo soy ¡Ja, ja, ja! Ahora mismo voy con ellos —Salió hacia la puerta principal a toda prisa—. Nos vemos Señor Hawes.

    —Que chico tan raro —Haciendo caso omiso al comportamiento del chico, regresó a su trabajo principal en el museo.

    Luego de salir del museo, Hilbert actuó rápido ante la situación y sin perder tiempo, sacó una Poké Ball de su bolsillo.

    —Sal amigo —Un pokémon de apariencia oscura salió de la esfera, y estuvo esperando la indicación del chico—. Escucha, cuando veas algo extraño en el museo sigue a las personas que vayan corriendo, ¿de acuerdo? —El pokémon solo movió su cabeza como afirmación—. Confió en tu ayuda, nos vemos luego. —Entonces se marchó rumbo al centro pokémon.

    -O-O-O-O-O-

    Dentro del establecimiento, Ash y Lenora le habían dejado encargado a sus pokémon a la enfermera Joy. En tanto Cilan se encontraba sentado tratando de descansar, y Hilda se hallaba jugando con Pikachu.

    —Oigan chicos. ¿Dónde se metió Hilbert? —Ash preguntó, extrañado por la ausencia del castaño.

    —¿No estaba contigo Hilda? —Preguntó Cilan.

    —Estuvo conmigo en el museo, pero él decidió quedarse —Respondió tranquila, mientras acariciaba al roedor eléctrico—. Al parecer se quedó a explorar, pues he notado que le interesa mucho los fósiles.

    De repente la puerta se abrió sorpresivamente, revelando a un cansado muchacho.

    —¡¡Aquí estoy chicos!! —Gritó mientras se acercaba al grupo que lo miraba impresionado.

    —Oh, aquí estás Hilbert. —Comentó Ash.

    —¿Tan rápido has venido del museo? —Hilda preguntó, curiosa.

    —En realidad estaba viendo por un rato, y luego me dirigí hacia ustedes —Declaró a su pregunta, caminando hacia uno de los asientos—. Dejando de hablar sobre mí. ¿Cómo están tus pokémon, Ash?

    —Oshawott y Tepig aún siguen en tratamiento, creó que demorara un rato más. Incluso Lenora está esperando con nosotros. —Indico Ash sobre la ubicación de la mujer.

    —Ya veo. Solo nos queda esperar —Relajando un poco su cuerpo, recordó enseguida la charla con la entrenadora—. Es verdad. Necesitas practicar para tu batalla, Hilda.

    —Cierto. Tienes que entrenar para tu enfrentamiento con Lenora —Añadió Ash, entusiasmado en ayudar a su amiga.

    —Ash tiene razón. Incluso yo me ofrezco en ayudarte. —Dijo Hilbert haciendo una pose cool.

    —Es interesante la auto-ayuda entre amigos, es una experiencia muy bella que se disfruta en cada momento. —Comentó Cilan, emocionado por el suceso que acaba de presenciar.

    —¿Ah? —Ambos chicos no lograron comprender las palabras del peli-verde.

    —¡Es increíble, Cilan! Tienes razón, tengo que entrenar ahora con mis pokémon. —Totalmente animada, la joven de pelo castaño salió del establecimiento para entrenar.

    —E-espera Hilda, te puedo ayudar en tu entrenamiento. —Enseguida Hilbert, siguió los pasos de la emocionada entrenadora.

    —Yo también voy a apoyarla. ¡Vamos Pikachu! —En tanto su pokémon se colocó en su hombro, el oji-café salió enseguida.

    —Veo que les encanta ayudarse mutuamente. —Dijo Lenora que se acercó hacia Cilan—. La vida de un entrenador siempre será sorprendente si vas con amigos.

    —Está en lo correcto. Ash y Hilda son entrenadores muy hábiles. —Detalló, admirado por la confianza entre sus compañeros de viaje.

    -O-O-O-O-O-

    En el interior del museo, aquel grupo misterioso que observaba el gran fósil, había notado la tranquilidad de la zona, siendo el momento clave para su operación.

    —Señor, ¿me escucha? —Habló el sujeto a través de un comunicador.

    —Te escucho. Ya tienes nuevas noticias. —Respondió Blau desde el otro lado.

    —Sí, la líder de gimnasio se ha ido, repito se ha ido.

    —Bien, quédense en sus sitios, y avisa a los demás que llegó la hora —Tras decir esto, Blau cortó la conversación. Mientras observaba al resto de su equipo—. Es momento de actuar, todos a sus filas.

    —¡¡Si Señor!! —Dijeron todos en un tono militar.

    "Regresando al interior del museo"

    —Ya saben qué hacer. —Dando la señal de iniciación, el resto de sus compañeros movían la cabeza en afirmación. Luego de aquello, uno de ellos se acercó hacia el representante.

    —Disculpe, ¿podría mostrarme más fósiles del museo? —Preguntó amablemente una mujer.

    —Claro. Por acá, señorita. —Contestó Hawes de forma cortés.

    —Muchas gracias. —Agradeció, siguiéndolo. Sin que el representante se percatara, aquella mujer hizo algunas señales con sus dedos, alertando a sus compañeros.

    Perfecto. La primera parte del plan está hecho. —Pensó el sujeto que llevaba el comunicador, mientras sus compañeros sacaban una pequeña cuchilla.

    En las afueras del museo, respectivamente en la puerta principal, dos sujetos estaban esperando la señal, y cuando eso llegó. Inmediatamente lanzaron unas granadas de humo que rompieron las ventanas, y luego de caer al suelo, inundo la zona con humo. Ante el pánico, los visitantes salieron rápidamente del establecimiento.

    —¡¿Qué fue eso?! —Exclamó Hawes, intentando dirigirse al lugar del pánico. Sin esperarse, sintió como alguien le colocaba un pañuelo en la boca, quedando dormido al instante.

    —Lo siento mucho. —Entonces aquella mujer se quitó su disfraz, revelando su traje medieval—. Pero no puede interrumpir en nuestros ideales.

    —Solo un poco más... —Mencionó uno de ellos que se encontraba sacando la cabeza del fósil junto al resto, luego de unos minutos lograron quitarlo.

    —Eso es todo. Reunámonos con el Señor Blau. —Avisó otro. Mientras dos del grupo se encargaron en cargar la cabeza del fósil.

    El equipo Plasma se dispuso a salir del museo luego de cumplir con su cometido. Sin darse cuenta, un pokémon de apariencia oscura se encamino hacia donde se dirigía el grupo.

    -O-O-O-O-O-

    Luego de acabar con la curación en sus pokémon, el grupo junto con Lenora decidieron regresar al museo. Pero apenas llegaron, una multitud se encontraba mirando el museo, llamando la atención de la dueña que sin perder tiempo entró al establecimiento siendo seguido por el grupo, en donde se observó el gran desorden junto con varias ventanas rotas.

    —¿Qué sucedió aquí? —Hilda preguntó, impactada por el desastre.

    De pronto, ellos vieron al representante que miraba preocupado el fósil.

    —Hawes, ¿qué fue lo que ocurrió? —Preguntó Lenora, anonadada.

    —Unos sujetos se han llevado la cabeza de Dragonite. —Respondió, un poco alterado.

    —Señor, ¿quiénes fueron los responsables de esto? —Preguntó Ash, serio.

    —No lo sé. Cuando desperté, vi el desastre causado y me dirigí con prisa al cuarto de vigilancia, en donde pude ver a unos sujetos que venían disfrazados como turistas que se llevaban la cabeza. —Relató lo sucedido.

    —Ash, crees que hayan sido...

    —No hay duda, Hilda. Esto fue obra del equipo Plasma —Contestó, seguro en su declaración—. Esas personas de nuevo están causando problemas.

    Vaya deducción tan inteligente ha tenido, Ash. —Pensó Hilbert.

    —¿Están seguros que fueron ellos? —Volvió a preguntar la líder.

    —Sí. Estamos seguros que se trata de ese grupo —Hilda afirmó el hecho—. Aunque, ¿por qué se robarían la cabeza de un fósil?

    —Hawes, ¿a qué hora fue el robo?

    —Hace apenas unos 8 minutos —Respondió, observando la hora en su mano.

    —No deben estar muy lejos. ¡Sal Lillipup! —Enseguida liberó a su pokémon—. Utiliza tu olfato, y busca a los sujetos que robaron el fósil.

    —También déjeme ayudarle. ¡Sal Tepig! —La castaña de igual forma liberó a su pokémon—. Utiliza el rastreo, y localiza el fósil.

    Al cabo de unos segundos, ambos pokémon captaron el rastro de los ladrones, llamando la atención del grupo.

    —Hawes. Cuida del museo mientras buscamos a los culpables del robo, voy a traer de vuelta el fósil a como dé lugar. —Mencionó su esposa, yendo hacia la salida.

    —Tengan mucho cuidado. —Dijo, esperando que volvieran con el fósil.

    Luego de salir del museo, el grupo que seguía a los pokémon en la búsqueda de los culpables. Se detuvieron luego de observar un gran bosque.

    —Hum, este debe ser el bosque Azulejo. —Dijo Cilan, viendo el mapa.

    —Al parecer se fueron por ahí. —Habló la oji-azul.

    —Entonces, en marcha. —Antes que Ash entrará al bosque, la líder de gimnasio lo detiene enseguida—. ¿Qué sucede, Lenora?

    —No pueden entrar al bosque.

    —¿Eh? ¿Por qué? —Preguntó, dudoso.

    —Esto se debe a que el bosque es muy grande, y terminarías perdiéndote en el camino. —Contestó Hilbert.

    —El chico tiene razón. —Habló Lenora, afirmando el hecho—. El bosque Azulejo tiene una fama por perder a los viajeros inexpertos.

    —¿Ahora qué haremos? No podemos quedarnos aquí parados sin hacer nada. —Ash se encontraba un poco incómodo a ese hecho.

    —Entiendo tu ayuda, y en verdad te lo agradezco mucho. Por eso se me ocurrió un plan para atraparlos —Lenora hizo una señal para escuchar su plan—. Tenemos que dividirnos en dos grupos para emboscarlos.

    —Excelente idea. Así no podrán escapar —Dijo Cilan, entendiendo su plan.

    —Ahora debemos separarnos. Ash y Cilan, ustedes irán con Tepig hacia ese camino, mientras nosotros vamos hacia el otro, ¿entendido? —Explicó.

    —Lo entiendo claramente. ¡Estás listo, Pikachu! —Luego de recibir un "Pika" de su compañero amarillo, decidió explorar el bosque—. Vamos Cilan.

    —Muy bien. Nos vemos después. —Dijo, luego de adentrarse al profundo bosque.

    —¡Cuiden de Tepig, chicos! —Exclamó Hilda, confiando en sus compañeros.

    —Muy bien. Vayamos hacia el otro lado. —Mencionó Lenora, accediendo en seguirla.

    -O-O-O-O-O-

    Dentro del bosque, Ash observaba el ambiente de la zona, notando que los árboles tapaban la luz del sol además de la gran vegetación que se producía.

    —Ash debes tener mucho cuidado. No sabemos cómo serán esos tipos del equipo Plasma. —Advirtió el conocedor.

    —Tienes razón. Son un grupo muy peligroso, que incluso harían daño a las personas como a los pokémon, y solo por sus caprichos egoístas —El entrenador recordó los sucesos anteriores—. Además, ellos han mencionado que lo hacen para cumplir con sus ideales.

    —¿Ideales? ¿Qué quieres decir con eso?

    —En realidad, no sé a qué se refieren con esa palabra. Pero, no es para algo bueno —Inmediatamente, apretó sus manos—. Ellos han intentado hacernos daño desde el incidente en el Jardín Ensueño.

    —Ahora lo entiendo, ese fue el motivo de tu brazo, ¿no?

    —Sí. Pero eso no es todo, ellos habían mencionado algo de... —Se calló enseguida luego de escuchar unos ruidos provenientes en los arbustos, provocando que se pusieran en alerta.

    —Ash, ¿podría ser el equipo Plasma? —Murmuró el peli-verde.

    —No lo sé. Solo tenemos que averiguarlo —El oriundo de Kanto hizo una señal con la mirada a su compañero que saltó de su hombro—. ¡Pikachu usa Rayo!

    Pika ¡¡¡Chuuuuu!!!
    —¡¡AAAHHH!! —Fue el grito de aquella persona luego de recibir el ataque eléctrico, provocando que cayera al suelo y con el cabello alborotado.

    —Es una chica. —Comentó Cilan.

    —Sí, tienes razón —Ash pudo observar que la joven no llevaba la vestimenta del equipo Plasma, sudando nervioso—. Creo que cometimos un error.

    De repente, la joven se levantó abruptamente a la vez que se arreglaba el cabello para observar molesta a sus atacantes.

    —Se puede saber... ¡¡¿POR QUE ME ATACARON DE ESA FORMA?!! —Gritó furiosa, mirándolos maliciosamente—. ¡¿Quién de ustedes fue el culpable de ese ataque?!

    —Ah, el ataque fue de mi Pikachu. —Respondió, nervioso. De improvisto, aquella chica se le acercó para confrontarlo.

    —Así que tú eres su entrenador, ¿eh? —Dijo, sujetando su casaca—. ¡Je! Solo eres un simple niñito que le encanta atacar a cualquier persona u pokémon que se mueva en los arbustos.

    —Me disculpo por lo ocurrido. No fue mi intención atacarte de esa manera, solo te confundí con otras personas —Respondió, un poco molesto por su actitud.

    —Hum, ya veo. Ahora todo tiene sentido —Mencionó, luego de soltar el agarre—. Y acaso creíste que con una excusa barata te iba a creer.

    —¡Estoy diciendo la verdad! —Contestó, fastidiado de su acusación.

    —Chicos, cálmense —Cilan intentó calmar la discusión de ambos.

    —Ah, en fin. No quiero perder mi tiempo peleando contigo, niñito. Tengo que encontrar a mi Axew que desapareció mientras comíamos en el bosque.

    —Eso explicaría del porque estabas en los arbustos —Detalló Cilan.

    —Sí. Lo he estado buscando por media hora, y me tiene un poco preocupada. —Mencionó, ocultando su temor.

    —Te ayudaremos a buscarlo —Ash ofreció su ayuda, mirando al pokémon de fuego—. Tepig, ¿puedes ayudarnos? —El pokémon asintió de inmediato.

    —Espera Ash, ¿no deberíamos estar buscando al equipo Plasma? —Cilan le hizo recordar sobre el asunto principal.

    —¡Ah, claro! Casi me olvidó de ese asunto.

    —¿El equipo Plasma? Si lo están buscando, ellos se encuentran cruzando ese camino. —La joven señalo la dirección en donde se encontraban.

    —Con que ahí se encuentran. —Dijo Ash.

    —¿Por qué tanto misterio con ese grupo? —Preguntó ella.

    —Ellos han robado un fósil muy valioso del museo —Respondió Cilan.

    —¡Robaron el museo! —Gritó, asombrada—. Nunca me imaginé que ese grupo tan "pacifista", fueran capaces de algo tan ruin y descarado.

    —Lo siento por tu pokémon. Pero tenemos que atraparlos, antes que huyan con el fósil —Mencionó Ash, caminando hacia la dirección que indicó la joven.

    —¡Esperen! Yo voy con ustedes.

    —¿No estás buscando a tu pokémon perdido? —Cilan preguntó, extrañado por su cambio de opinión.

    —No se preocupen. Sabe cuidarse solo, además no es tan débil como para perder con los pokémon de este bosque. —Dijo segura, caminando hacia ellos.

    —Está bien, puedes acompañarnos... ¿Cómo te llamas? —El entrenador recordó que aún no sabía su nombre.

    —Mi nombre es Iris. —Respondió.

    —El mío es Ash, y él es mi compañero Cilan —Se presentó junto con su compañero.

    —Es un gusto conocerte, Iris. —Saludo, cordialmente.

    —Es un placer conocerte Cilan, y a ti también niñito. —Dijo esto último, burlándose del entrenador que lo miraba con mala cara.

    Creo que no llevare muy bien con ella. —Pensó, observando a la carismática chica de tez morena que sonreía por su cometido.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Las cosas se han puesto algo tensas para Ash y compañía con el incidente del equipo Plasma, y que al fin el entrenador pudo conocer a Iris (siendo muy parecido a la versión anime). Hablando sobre la historia, ocurrirán grandes sucesos para recuperar el fósil, y misterios sobre algunas cosas en particular con los personajes.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima.
     
  4.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Okey, este episodio definitivamente fue de menos a más... en lo personal, creo que las escenas de Hilbert tratando de confesarle su amor a Hilda se me hacen pesadas de leer... y no porque tengan mucho contenido, sino porque me aburren. Lo siento, tenía que decirlo n_nU

    Pero por lo demás, todo está muy bien narrado y la acción tiene buenos pasos. Iris aquí parece un poco más pesada pero menos infantil que la del animé. Y Ash, pues... no sé, como que su reacción se me hizo bastante madura. Y ya sé que intentas que "se parezca al que vimos en Kalos", pero a ver cómo sigue evolucionando como personaje... lo mismo va para Cilan e Iris, claro está.

    Y bueno, se acerca otra batalla campal. Vamos a ver qué sucede luego n_n. ¡Se viene lo bueno, carajo!

    Toma tu tiempo, compa... nos vemos en otra ocasión xP
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3184
    Aclaración: Pokémon no me pertenece es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic, sin lucros comerciales.

    Capítulo 30: La confrontación en el bosque

    Hilda junto con Hilbert y Lenora, se encontraba verificando la otra parte del bosque con el objetivo de emboscar al equipo Plasma. Llegando a un rio, siguieron buscando su paradero.

    —¿Lillipup, lograste encontrarlos? —Lenora preguntó. El pokémon canino solo negaba con su cabeza, indicando que perdió el rastro de los ladrones.

    —Esto es malo. Tenemos que encontrarlos a tiempo, antes que se escapen —Afirmo Hilda, preocupada. En eso notó como su compañero andaba calmado, mirando cada parte del bosque—. Hilbert. ¿Por qué estás tan calmado, ante una situación así?

    —En momentos como este. Es mejor mantener la calma para lograr pensar con claridad, desesperarse solo lograría que no encontremos una solución. —Contestó, dando un poco de esperanza a la ojiazul.

    Lenora solo se mostró impresionada por las palabras del castaño, estuvo de acuerdo en sus palabras. Aunque también no comprendía la manera de Hilbert en tomar decisiones como si fuera un adulto calculador.

    —El chico tiene razón. En momentos así, debemos pensar las cosas de manera fría, es igual a un combate. Siempre debes estar concentrado en momentos difíciles.

    —Tienen razón. Voy a concentrarme hasta que encuentre una solución —Dijo, calmada. Pensando en un plan, hasta que logró encontrarlo—. ¡Ya lo tengo! —De inmediato sacó su Poké Ball—. ¡Sal Sandile!

    El pokémon de tipo tierra-siniestro hizo aparición ante el grupo, mientras observaba a su entrenadora, esperando sus indicaciones.

    —Sandile, necesito que me ayudes a encontrar a unos tipos vestidos de blanco usando escavar. — Hilda explico los detalles de su plan.

    —Eres una entrenadora muy astuta. Sandile tiene la capacidad de sentir los movimientos sensibles de la tierra, si logra escuchar las pisadas de ese grupo, seguro lograra encontrarlos. —Comentó Lenora, felicitándola por su idea.

    —¡Bien hecho Hilda! Ahora podemos seguir con la búsqueda. —Contestó Hilbert, admirado por la joven. Las palabras de agradecimiento de ambos, avergonzaron un poco a la castaña.

    —¡Bien, comencemos con la búsqueda! —Gritando a todo pulmón. Hilda dio inició al plan, Sandile captando el llamado de la chica, comenzó a excavar en el suelo, mientras los demás seguían en lo suyo. En eso Hilbert observar el área con mucha cautela.

    —Ahora me preguntó... ¿En dónde estará mi amigo? —Se decía, viendo cada parte de los árboles. Sin que se diera cuenta, el huevo empezaba a dar pequeños brillos.

    -O-O-O-O-O-

    —¿Cuánto más falta para llegar, Iris? —Ash preguntó, aburrido de seguirla.

    —Estás muy apurado, niñito. Pero si tanto quieres saberlo, nos encontramos muy cerca de ellos. —Contestó, sin voltearse.

    Ash se percató de su burla, molestándolo un poco.

    —Muchas gracias. —Agradeció de manera sarcástica.

    —Oye Ash, ¿no crees que debes ser cortés con ella? Nos está ayudando a encontrar al equipo Plasma. —Cuestionó Cilan.

    —¡Solo seré amable, si ella también lo es! —Respondió, un poco alterado.

    —Pika... —Suspiro el pokémon, estando en el hombro de su entrenador.

    Iris que seguía en su camino se mantuvo en silencio, dando una atmósfera incomoda.

    —Se habrá molestado —Ash se preguntó, notando que la chica no reclamaba. Dándose cuenta de su comportamiento reciente, entonces decidió acercarse—. Oye Iris, yo...

    —Cállate. —Lo silencio enseguida, deteniéndose en su andar.

    —¡Oye! Solo trato de ser amable contigo. —Se quejó el chico de la gorra.

    —Podrías guardar silencio por un rato. —Contestó, fastidiada. Mientras se ocultaba entre los arbustos, para luego hacer señales con la mano.

    —Al parecer quiere que la sigamos. —Dijo el conocedor pokémon, acercándose a la chica junto con Ash y Pikachu que de inmediato se agacharon. De sorpresa observaron al equipo Plasma que descansaban junto con la cabeza robada.

    —Es el equipo Plasma. —Murmuró el oriundo de Kanto.

    —Estabas en lo cierto, Iris. —Mencionó Cilan, agradeciéndola.

    —Se los dije, ese grupo no estaban tan lejos. Además, si Ash no se hubiera callado de seguro los hubieras alertado —Dirigió su vista hacia el entrenador—. Ahora dígame... ¿Qué piensan hacer al respecto?

    —No es obvio. Vamos a atraparlos antes que huyan con el fósil. —Sugirió Ash.

    —Si ese es tu plan, es más seguro que te atacaran la mitad del grupo mientras el resto huyen con el fósil —Soltó un pequeño suspiró—. Pensé que eras maduro razonando, pero veo que solo eres un niñito sin un plan inteligente.

    —Entonces, ¿cuál es tu plan?

    —Para serte franca es mejor a lo que tú dijiste. Escuchen atentamente lo que diré en cada palabra. —La joven de cabellera morada se acercó para detallar su plan.

    —Podría funcionar tu plan, Iris. —Dijo Cilan, luego de terminar de explicar.

    —Si Cilan dice que está bien. Entonces yo también lo voy a aceptar —Contestó Ash. Iris solo rodó los ojos por lo infantil que fue su comentario.

    —Es momento de empezar con mi plan. —Dicho esto. Iris se fue saliendo de los arbustos de manera silenciosa junto con los demás, sin hacer el mínimo ruido.

    -O-O-O-O-O-

    Hilda junto con Lenora y Hilbert estaban siguiendo su camino, adentrándose a lo profundo del bosque. En eso observan el área en donde se encontraban.

    —Parecer que estamos perdidos —Dijo Lenora, sorprendiendo a ambos castaños. La líder observo a su pokémon que trataba de localizar el fósil, sin éxito alguno—. Así que se perdió el rastro, ¿eh? Tal parece que tenemos problemas para encontrar la salida de esta zona.

    —¡¿Eh?! Ahora que vamos a hacer, Lenora. No podemos rendirnos tal fácilmente, estoy segura que encontraremos una solución al... —Hilda se detuvo en su hablar, luego de escuchar algunos ruidos provenientes de los arbustos. Al acercarse lo suficiente, un pokémon salió de ahí teniendo una apariencia adorable, que observaba al grupo con cierta curiosidad.

    —Es un Axew. Pero, ¿qué hace por estos lugares? —Mencionó la líder, impresionada.

    —Es verdad. Su especie habita en las cuevas oscuras, tal parece que no es un pokémon salvaje. —Dijo Hilbert.

    —Así que este es un Axew. ¡Wow! Es la primera vez que veo un pokémon de tipo dragón. — De inmediato Hilda saco su pokédex.

    "Axew el pokémon colmillo. Usa sus colmillos para romper las bayas que come, estos se regeneran una y otra vez por eso son tan fuertes y afilados."

    —Hola pequeño, te has perdido de tu entrenador. —De improviso, ella se acercó al pokémon, agachándose a su altura, mientras le sonreía con mucha confianza.

    —¡Ten mucho cuidado, Hilda! Esos pokémon son muy violentos cuando se le acercan de improvisto. —Advirtió el castaño, para luego darse con la sorpresa que Hilda lo cargaba sin problema alguno, mientras jugaba con el pokémon dragón.

    —No te preocupes es inofensivo. Tal parecer que si le pertenece a alguien. —Al explicar la situación, observo como el huevo del chico empezaba a brillar con gran intensidad—. ¡Oye Hilbert! ¡Mira el huevo, está brillando!

    —¡¿Eh?! —Con prisa acerco su vista a la capsula, comprobando el hecho—. Es verdad, está brillando el huevo.

    —Eso solo puede significar que está a punto de nacer. Rápido, abre la tapa de la capsula. —Haciendo caso a las palabras de la líder. Hilbert lo abrió, dejando el huevo al suelo mientras el brillo aumentaba. Al pasar unos segundos, aquel brillo disminuyo, mostrando ante el grupo al pokémon recién nacido.

    —Scraaa. —Fueron las primeras palabras que dijo el pokémon mientras abría sus ojos, observando atento al grupo.

    —Eso es... —Hilbert intento verificar al pokémon, mostrando un poco de confusión—. Ya me olvide que clase de pokémon era.

    —Es un Scraggy. —Respondió Lenora hacia la duda del chico.

    —Vaya. Con que un Scraggy. —Sin perder tiempo, Hilda saco su pokédex.

    "Scraggy el pokémon muda piel. Le gusta propinar cabezazos a todo aquel que lo ve a los ojos, su cráneo es muy duro para destruir rocas."

    —Ven aquí pequeñín. Ven a los brazos de tu entrenador. —Hilbert se acercó de manera afectuosa hacia el pokémon luchador-siniestro. Este observando la acción del chico, mostró una cara seria, saltando hacia él y dándole un fuerte cabezazo que lo tiro al suelo—. Vaya, que buen cariño me dio. —Al decir esto, cayó inconsciente. Mientras Scraggy se tambaleaba mareado por el golpe.

    —Al parecer, este es el comienzo de una agradable amistad entre pokémon y entrenador.—Dijo Lenora con una gota en la cabeza al igual que Hilda.

    Cuando Hilda iba a ver el estado de su compañero. Sandile salió de la tierra, avisando de haber encontrado al equipo Plasma, cosa que la chica comprendió enseguida.

    —Tu plan ha funcionado después de todo, Hilda. Tenemos que irnos ahora. —Tras esto, Lenora fue la primera en dirigirse hacia el lugar señalando junto con su pokémon.

    De inmediato, Hilda se acercó al castaño tratando de que reaccionada. Intento dando pequeñas bofetadas e incluso peñizcando sus mejillas, siendo no muy efectivo.

    —¡Oye Hilbert, despierta! —Sacudió su cuerpo una y otra vez, sin lograr nada. Cansada de la situación, Hilda acudió a usar otro método para despertarlo—. Sandile usa mordisco para que despierte enseguida.

    Obedeciendo a la orden de su entrenadora, el pokémon se acercó al chico para luego abrir por completo su mandíbula y morderlo en su parte trasera. Enseguida Hilbert se levantó, corriendo de un lado a otro con Sandile aun mordiéndolo.

    —Sandile, ya suéltalo —Hilda toda nerviosa, se acercó al chico luego de haber sido soltado por su pokémon—. Lo siento Hilbert. Solo trataba de despertarte.

    —No te preocupes, Hilda. No me dolió tanto. —Mencionó con una leve sonrisa, reprimiendo el dolor de su retaguardia. Pero luego observó que faltaba la presencia de la líder del gimnasio—. ¿A dónde se fue Lenora?

    —¡Es verdad! Ella ya se fue antes, tenemos que seguirla inmediatamente. Sandile ha logrado encontrar al equipo Plasma. —Declaró Hilda, lista para irse.

    —Que estamos esperando. ¡Vayámonos! —En eso Hilbert cogió a Scraggy que aún seguía mareado entre sus brazos—. Bien Hilda. Ahora a perseguir a ese grupo malvado.

    —¿No vas a colocarlo en su Poké Ball? —Preguntó, confusa.

    —Ahora no hay tiempo para hacerlo. Lo importante es llegar con Lenora para ayudarla a recuperar el fósil. Además, apuesto que Ash y Cilan deben estar en el mismo lugar a donde nosotros vamos. —Dijo con voz decidida. Hilda solo pudo recordar las palabras de su amigo, y se preparó para reunirse con ellos.

    —Tienes razón. Estoy segura que mis compañeros deben estar en la misma situación que nosotros. Vamos Sandile, guíame hacia el lugar en donde están el equipo Plasma. —Entonces ambos castaños siguieron al pokémon, perdiéndose en lo profundo del bosque.

    -O-O-O-O-O-

    Mientras en el otro lado del bosque, el grupo del equipo Plasma que robó la cabeza del fósil en el museo, estuvieron trataban de comunicarse con sus demás compañeros.

    —Has logrado comunicarte con el líder Blau. —Mencionó la única mujer en el grupo.

    —Maldición. La señal se distorsiona en cada momento. —Respondió nervioso el sujeto. Tratando de comunicarse con sus demás compañeros, sin éxito alguno.

    —Prueba de nuevo. Debemos darnos prisa, antes que venga las autoridades. —Dijo otro, impaciente.

    —¿Ah, disculpen? —Ante la sorpresa del grupo. Una joven de cabellera morada se acercaba a ellos, mostrando una cara llena de preocupación.

    —¿Qué es lo quieres jovencita? —Preguntó la mujer con amabilidad hacia la joven. Mientras los demás ocultaban el fósil entre una manta.

    —"Vaya, me impresiona esta mujer. Sabe actuar muy bien ante la situación. En fin, tengo que seguir con la farsa" —Iris sonreía en su interior por la manera inútil de aquel grupo. Regresando al exterior, ella se acercó a la mujer de manera tímida—. Lo que sucede es que he perdido a mi querido Axew, y quisiera saber si lo han visto por estos lados del bosque.

    —Lo sentimos niña. No lo hemos visto por aquí. —Contestó uno de los compañeros de la mujer, tras no aguantar la presencia de la morena.

    —"¡¿Como que niña?! Ahora sí que me hicieron enfadar." —Tratando de ocultar su disgusto, Iris se mantuvo en su papel de chica preocupada para dar inició con su plan—. Les agradezco mucho por avisarme. Me iré a buscar a otro lado.

    —Espero que puedas encontrar a tu pokémon, jovencita. —Dijo la mujer, despidiéndose de la chica. Pero en el camino Iris se voltea, observándolos con suma atención.

    —Pero antes de irme, me gustaría saber algo. —Dijo, curiosa.

    —¿Y qué se supone que debas saber, jovencita? —Preguntó la mujer.

    —Bueno es que me preguntaba sobre... —Jugando con sus dedos, Iris cambió su semblante tranquilo a uno serio—. Por qué ustedes han robaron el fósil del museo. —Tras decir aquello. El grupo se alertó enseguida, tratando de sacar sus Poké Balls para atacarla—. ¡¡AHORA CHICOS!!

    —¡¡¿Ah?!! —El grupo se sorprendió al notar que dos personas salían de los arbustos junto con sus dos pokémon.

    —¡Pikachu usa Rayo!

    —¡Pansage usa ahora Balas Semillas!

    Pika ¡¡¡Chuuuuuu!!!

    Paaaan ¡¡¡Saaaaage!!!

    Ambos ataques dieron en el blanco, provocando que los cinco integrantes quedaran inconscientes por el impacto, logrando con éxito su plan.

    —¡¡Lo hicimos!! —Diciendo al mismo tiempo. Tanto Ash como Iris chocaron sus manos por su victoria, pero luego reaccionaron ante sus acciones, separándose de inmediato y mirando hacia otro lado. Cilan que observó lo sucedido, solo pudo contemplar la escena con suma curiosidad.

    —Este plan resulto un éxito por mí, no lo olvides. —Iris se cruzó de brazos, volteando su vista hacia el entrenador.

    —Recuerda que no lo hubieras hecho sin nuestra ayuda. —Contraatacó Ash, mirándola retadoramente. Provocando un choque de miradas entre ambos.

    —Saben algo chicos. Sus diferentes sabores podrían ser muy útiles para una deliciosa comida. —Habló Cilan para calmar el humor de ambos. Aunque ellos lo observaban con caras confusas.

    —¡¿Ah?! —Dijeron ambos, sin entender de lo que hablo el conocedor.

    —A lo que me refiero, chicos. Es que lo opuesto se atrae. —Explico el peli-verde de manera sencilla.

    —¡¡Estas equivocado!! —Ambos gritaron molestos por lo mencionado.

    —Yo nunca estaría con un niñito maleducado. —Respondió Iris.

    —Opino lo mismo. —Contestó Ash, estando de acuerdo con la maestra dragón en lo dicho.

    —"Ambos son tan diferentes en personalidad, pero iguales en el comportamiento." —Cilan solo pudo mostrar sonrisa nerviosa.

    —¡Ash! ¡Cilan! —De pronto, ambos voltearon al reconocer aquella voz proveniente de aquella zona del bosque. Encontrarse a Hilda que llevaba entre sus brazos a un pokémon desconocido junto con Lenora y Hilbert que la seguían por detrás.

    —Hilda, viniste al mismo lugar que nosotros. —Dijo Ash, cambiando su humor.

    Iris reaccionó anonadada, tras observar a su pokémon que enseguida se acercó a donde se encontraba la entrenadora de ojos azules.

    —¡Axew! —El pokémon al escuchar el llamado de su entrenadora, salto enseguida de los brazos de Hilda para reunirse con su dueña—. ¿En dónde te habías metido? Me tenías muy preocupada.

    —Así que ella es la entrenadora de Axew. —Tras confirmar lo dicho, Hilda se acercó hacia donde se encontraba su amigo de ojos cafés—. Oye Ash. ¿Quién es ella?

    —Su nombre es Iris., y nos la encontramos en el camino. —Contestó el entrenador a su pregunta. Pero enseguida Iris se acercó a ambos, repentinamente.

    —En realidad este niño me ataco mientras buscaba a mi pokémon. —Respondió, dando una mirada acusadora al chico.

    —Ya te dije que fue un accidente. Además deja de decirme niño. —Menciono un poco incómodo. Hilda solo observo curiosa la situación de su amigo con aquella joven.

    —Vaya, vaya, Ash. Has logrado capturar al equipo Plasma, y te robaste parte de la diversión. —Dijo Hilbert que observaba al grupo inconsciente. Pero entonces Ash miro curioso al pokémon que el castaño llevaba en sus brazos.

    —Oye Hilbert. ¿Qué pokémon es?

    —¡Ah! Este es Scraggy, es el pokémon que estaba en el huevo.

    —Entonces al fin se abrió. Vaya, es un pokémon muy interesante. —Ash se acercó curioso sin percatarse que Scraggy había despertado, que este viendo al entrenador, le lanzó enseguida un fuerte cabezazo, mandándolo al suelo—. Que cabeza tan dura tiene. —Ash solo se sobó la cabeza por el golpe recibido.

    —Sí, es lo mismo que mencione al conocerlo. —En eso Hilbert recogió de nuevo a Scraggy en sus brazos, pues este se encontraba otra vez mareado.

    —Me impresiona verte por aquí Iris. Creí que estarías ahora en la próxima cuidad. —Dijo Lenora, acercándose a la nombrada.

    —Es bueno verte de nuevo Lenora. La razón de encontrarme en este bosque, es que decidí entrenar antes de mi batalla contra Burgh. —Explico la entrenadora dragón.

    —Ya veo. Es bueno que estuvieras aquí Iris. Lograste captura a los ladrones junto con los chicos. —Agradeció la líder de gimnasio.

    —Así que eres una entrenadora. —Dijo Ash, viéndola a los ojos.

    —Sí lo soy. ¿Y por qué esa cara de asombro, niñito?

    —Eso significa que participaras en la liga Unova, ¿no?

    —Veo que eres inteligente. Y yo que pensaba que no sabías nada de los fundamentos de un entrenador. —De repente, Iris lograr observar la mirada decidida del entrenador de Kanto a la vez que sonreía.

    —Estoy muy ansioso de poder combatir contigo, Iris. —Todo el grupo se asombró por las palabras del oji-café. En cambió Iris solo se mostró impresionada por aquel reto.

    -O-O-O-O-O-

    El segundo grupo del equipo Plasma se mantenía impaciente por la tardanza de su primer grupo que aún no recibían respuestas de sus llamadas.

    —¿Cuánto más nos harán esperar? —Pregunto Blau, impaciente.

    —Señor Blau. No tenemos comunicación con ellos. —Contestó uno del grupo que trataba de comunicarse con sus compañeros, siendo de nuevo un fracaso—. Es inútil. No hay respuesta del primer grupo, señor.

    —No queda otra opción. Debemos ir al último lugar donde se transmitió la señal. —Enseguida el grupo se marchó, aceptando la orden dada por el sabio.

    El equipo Rocket que se encontraba oculto entre las hierbas, observaban complacidos como se marchaba el primer grupo, tal como ellos lo habían planeado.

    —Fue una excelente idea al bloquear su señal de comunicación. ¿No lo crees, James? —Menciono Jessie, felicitando el trabajo de su compañero.

    —Gracias Jessie. Además que me encargue de cambiar los mensajes a nuestro favor. —Habló James—. Ni siquiera ellos se han dado cuenta del cambio de su transmisión. Ahora ellos se dirigen directo a la boca del Mightyena.

    —Todo nuestro plan fue un éxito. Ahora los bobos junto con la líder de gimnasio se encontraran con el otro grupo, y cuando eso ocurra... —En eso Meowth sonrió de manera maliciosa, mientras sus dos compañeros se unían al coro de la oración.

    —¡¡El equipo Plasma se verá al descubierto!! —Tras decir aquello, el trió se marchó enseguida hacia la misma dirección que el equipo Plasma.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Ahora las cosas se ponen tensas para Ash y los demás, ante la llegada del otro grupo. Además que el equipo Rocket ha sabido llevar las riendas de su misión con éxito. En este capítulo logré que el grupo conociera a Iris, en especial para Hilda, y tengo planes excelentes para el desarrollo de la historia.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima.
     
    Última edición: 17 Junio 2017
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Primero comentaré que me gustaron los momentos diseñados para aliviar la tensión. Y Hilbert no coqueteó con Hilda ni una sola vez... tenía las manos ocupadas (después, literalmente) con su Scraggy recién nacido. Awww... es una ternurita n_n.

    Por lo demás, la Iris de aquí se mostró mucho más seria y pesada con Ash, aunque en el fondo, también es una niña xD. Y seh, también le molesta que una teniente del Equipo Plasma le diga así :L... jajaja, típico xD. Pero de no ser por esos momentos humorísticos con ella, seguro esta encarnación de la personaje me caería como patada en las bolas... a nivel de Jessie.

    Me pregunto yo qué más les pasará a este joven escuadrón (sonó raro, lo sé :V) ahora que, según el plan del TRío, se encontrarán con otro grupo de soldados Plasma. Pero igual, qué inteligentes son esta encarnación del TRío, también... merecen sus buenos aplausos. Sobre todo porque James es bueno usando computadoras :V.

    En este caso no se puede uno fiar del corrector de Word, puesto que falsa es una palabra válida... pero en esta oración no lo es, por lo que lo correcto sería poner farsa.

    Y ahora que está confirmadísimo que Iris planea ser una RIVAL de Ash en su meta de volverse campeona, pues te pediré algo: NO abandones este fanfiction. Continúalo hasta el final :D. He visto demasiados buenos trabajos dejados a medias TwT. Por esas cosas es que mi fanfiction long-runner, a pesar de llegar a 125 episodios, no está terminado... y tampoco abandonado. A pesar de que igual he intentado ir por otros long-fics en este último tiempo.

    Bueh, nos vemos en otra :D. Cuídate, pana.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3532
    Aclaración: Pokémon no me pertenece es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic, sin lucros comerciales.

    Capítulo 31: Enfrentamiento por el fósil
    Dentro del bosque, el grupo se mantenía aún sorprendido por lo anunciado por el entrenador de Kanto que seguía mirando a la maestra dragón con determinación. En cambio la morena cambio su cara asombrada para luego comenzar reírse a carcajadas.

    —¿Enserio tú? ¡Ja-ja-ja! Sabía que eras infantil, pero no creí que fueras cómico. —Menciono sin parar de reí. Por su parte, Ash se mantenía sereno en su mirada.

    —Yo lo estoy diciendo enserio. —Habló con firmeza, mostrando en su bolsillo, su estuche con las dos medallas de la región—. Ahora sabes que estamos iguales en medallas. Espero poder enfrentarme a ti en algún momento de mi viaje, y claro, me gustaría ver tus habilidades en un combate pokémon.

    —Ya veo... Así que lo decías enserio. —Iris se puso calmada, observándolo, mientras le mostraba también las dos medallas que poseía—. Tendrás que llegar hasta las ocho medallas para enfrentarte a mí, niñito. Aunque pensándolo bien, sería interesante combatir ahora. ¿Qué dices? ¿O tienes miedo de enfrentarme?

    —Me parece bien, Iris. —Respondió con una mirada desafiante.

    —Este... chicos... No me gustaría interrumpir en su batalla de miradas. —Dijo Hilbert, llamando la atención en ambos—. No creen que primero sería mejor que amarráramos al equipo Plasma, antes que despierten.

    —¡¡Tienes razón!! —Contestaron ambos al olvidarse de ese asunto.

    —Vaya. Ash anda muy distraído últimamente. Pero al menos las cosas resultaron sin ningún problema alguno. —Hilda se encontró aliviada por la situación. Pero luego observar las medallas de poseía Iris, sintiéndose curioso por sus habilidades pero a la vez nerviosa por la desventaja en niveles—. "Al parecer, habrá más rivales fuertes en la liga, además de Trip y Bel. Debo esforzarme aún más para llegar a su mismo nivel." —Apretó sus manos, decidida.

    -O-O-O-O-O-

    —Señor. Estamos llegando a la localización verificada. —Aviso uno de sus subordinados.

    —Tenemos que estar alerta. No sabemos lo que pueda ocurrir en ese lugar. —Finalizo Blau, sintiendo un mal presentimiento.

    —N-No puede ser. ¡Señor Blau! ¡Venga, es muy urgente! —Llamo alarmado uno de sus subordinados. El resto junto con su líder iban a su llamado, y lo que vieron lo dejaron impactados, al tratarse de su otro grupo que había sido capturados por unos simples niños junto con la directora del museo.

    —¿Cómo pudo ocurrir esto...? —El sabio trato de mantenerse en calma ante la situación. No podía creer que su equipo haya sido capturado por unos menores, a lo cual lo lleno de indignación.

    —No puedo creerlo... ¡Son esos niños! —Habló atónito aquel sujeto que libro una batalla con esos entrenadores en aquella cueva.

    —Es verdad. Son esos malditos mocosos que interrumpieron nuestro plan de liberar a los pokémon de la guardería. —Menciono el mismo sujeto que había estado de líder temporal.

    —Así que a ellos te referías con el plan fallido de la liberación. —Dijo Blau, teniendo ahora las cosas muy claras—. Entonces deben ser los mismos que arruinaron el plan de obtener el humo de los sueños. En ese caso, solo nos queda hacer una cosa al respecto.

    -O-O-O-O-O-

    —¡No saben lo que están haciendo! —Habló uno del grupo que se encontraba amarrado, mientras el resto se quedaba en silencio.

    —Si como digas, señor ladrón... —Iris solo rodó los ojos, aburrida de escuchar su décima excusa—. Deberías guárdate esas palabras cuando llegue la oficial Jenny.

    —Al menos lo hemos logrado. —Dijo Ash agotado por correr en el bosque—. Ya tengo mucha hambre... Ahh... Espero llegar pronto a la cuidad...

    —No es para tanto, niñito. —Se quejó la morena por la exageración del chico. Pero, de repente cae en cuenta de algo importante—. "¡Un momento...! Según recuerdo, eran más personas que estaban en el bosque. ¿En dónde estará el resto?"

    —Han hecho un gran trabajo, chicos. —Agradeció Hilda a sus pokémon. Para luego observar divertida la escena de Hilbert, que trataba de poner en su Poké Ball al pokémon recién nacido—. ¿Tienes problemas con Scraggy, Hilbert?

    —Para nada Hilda. Es muy sencillo ja-ja-ja. —Respondió con una sonrisa fingida, lanzando de nuevo la Poké ball haciendo que el pokémon lo revotaba con su cabeza—. ¡Vamos Scraggy! Entra en tu Poké Ball. —En cambio, el pokémon lo negó, volteando su cabeza hacia otra dirección—. Es inútil... —Ya rendido en sus intentos por meterlo. De repente, Hilbert siente una sombra escondida entre los árboles que trataba de llamar su atención, dejando su pequeño asunto en segundo plano, mostrando una mirada seria al nuevo peligro que venía—. "Con que ahí viene el otro grupo."

    Sorpresivamente, un lanzallamas salió de improvisto con dirección hacia el grupo.

    —¡Lillipup usa protección! —Lenora reaccionó de inmediato, haciendo que su pokémon lograra protegerlos del ataque. Entonces los demás, intentaron encontrar al culpable de ese ataque tan ruin y bajo.

    —Eso estuvo cerca... —Dijo Hilda aliviada de estar a salvo—. ¡Chicos! ¡¿Se encuentran bien?!

    —Sí... —Contestó Ash, observando el área con precaución—. Estoy seguro que nos atacaron sus otros amigos.

    —Es lo más lógico. —Menciono Iris, observando hacia la dirección del ataque—. Veo que el enemigo se toma enserio al tratar de salvar a sus compañeros. ¡Je! Se oculta demasiado bien, igual que un Patrat cobarde de estar sin su manada.

    —¡Oye Scraggy! —La voz de Hilbert, logró llamar la atención del pokémon que se encontraba asustado—. Si no vas a entrar en la Poké Ball lo voy a comprender. Pero al menos quédate a mi lado, no quiero que te lastimen. —Rápidamente, dirigió su mano hacia su bolsillo—. ¡¡Sal Oshawott!!

    Al salir, el pokémon observo con extrañeza la repentina llamada de su entrenador.

    —Oshawott. Ya sabes que hacer... —Dijo lleno de confianza. Entonces el pokémon observo el área del bosque, notando algo que se ocultaba—. He dejado que nuestro amigo hiciera un pequeño trabajo con el equipo Plasma. —Habló en voz baja—. Nos ayudada con el problema de ahora. —Captando el mensaje, Oshawott asintió con la cabeza.

    De repente, vinieron distintos ataques en diferentes direcciones, alertando al grupo.

    ¡¡Pikachu usa rayo!!

    ¡¡Tepig usa ascuas!!

    ¡¡Pansage usa balas semillas!!

    ¡¡Oshawott usa hidro bomba!!

    ¡¡Lillipup usa bola sombra!!
    El grupo logro atenuar el ataque del enemigo, calmando las cosas por un rato.

    —Son muy astutos al usar el bosque a su favor. —Dijo Iris con fastidio, para dirigir su vista hacia su pokémon dragón—. Axew, escóndete en mi cabello. Las cosas se pondrán muy feas, y no quiero que lo veas.

    —¡Ash! —Llamó Hilda—. Tengo una idea para encontrarlos. Pero... es demasiado peligroso.

    —Te escucho. —Dijo el oji-café, acercándose a su amiga.

    —Se me ocurrió que uno de nosotros sea la carnada para que así los demás ataquen. —Tras escuchar el plan, Ash solo tuvo un inconveniente, ¿quién sería la carnada?

    —Yo me ofrezco en ser la carnada.

    Para cuando ambos se dieran cuenta, Iris ya avanzaba hacia adelante del enemigo.

    —¡Oye! ¡No te lo tomes tan a la ligera! —Ash la detuvo con su mano, pero ella se soltó rápido del agarre.

    —No creerás que correré peligro, niñito. Solo seré el blanco de esos sujetos, ustedes solo encárguense del resto.

    —¿Estás segura de esto? —Pregunto Hilda, dudosa.

    —Claro niñita. Nunca he dudado en mi vida. Tan solo asegúrate de encontrarlos a tiempo. —Respondió sin voltearse, mientras levantaba su brazo, deseando suerte en su plan. Al mantenerse cerca del enemigo, recordó lo que dijeron hace poco, rió leve, para luego concentrarse en su objetivo—. "Ustedes son muy indecisos. No necesito de su preocupación. Yo puedo cuidarme sola junto con mis pokémon."

    —Esta chica anda muy decidida en lo que hace, sin medir las consecuencias. Aunque su actitud solitaria me recuerda un poco a mí. ¿No es así, Oshawott? —Hilbert solo pudo contemplar la valentía de la maestra dragón al igual que su pokémon—. Si solo tuviera una personalidad muy agradable, ella sería muy linda. —Con ese comentario, Oshawott cayó al suelo por la ocurrencia del chico en un momento así.

    Cuando Iris estaba cerca del territorio enemigo, volvieron a atacar con sus ataques hacia ella. Pero cuando iba a impactar, Iris dio un gran salto, cogiendo una rama de un árbol, pudiendo observar desde arriba a sus atacantes junto con sus entrenadores. Siendo seis pokémon con cuatro personas.

    El grupo que había observado todo lo ocurrido, fueron directos hacia el enemigo. Ash junto con los demás vieron con detalle a los sujetos que al instante cada uno se separó, acorralándolos en un círculo.

    —Ya lo tenemos equipo Plasma. Sera mejor que se rindan. —Advirtió serio el entrenador de Kanto. En eso cae en cuenta al verlos de cerca—. ¿Ustedes estaban en el robo de los pokémon de la guardería?

    —¡Así que no les sobro el error que cometieron en robar a los pokémon! ¡Ahora roban algo valioso para el museo! —Hilda se mostró indignada—. Ahora me van a decir que esto es parte de sus ideales.

    —Mocosa ingenua. ¡Qué sabes tú, sobre nuestros ideales! —Respondió tajante el sujeto.

    —¡Oye! Más respecto cuando le hables de esa manera. —Reclamo Hilbert.

    —Han venido a rescatar a su grupo que hemos capturado, ¿verdad? —Habló Lenora, buscando respuestas—. Ustedes saben que ellos han robado algo histórico del museo, ¿no?

    Pero ninguno de ellos trató de contestar a su comentario.

    —Veo que no quieren hablar. —Dijo Ash, notando su silencio.

    —¡Ya basta!

    Entonces el grupo dirigió su vista hacia aquella silueta que se acercaba. Siendo un señor de avanzada edad que vestía algo parecido al equipo Plasma, este se acercaba en donde ellos se encontraban.

    —¿Quién eres tú? —Pregunto el oriundo de Kanto.

    —Mi nombre es Blau, y soy uno de los siete sabios. Estoy a cargo del grupo que me fue asignado por el equipo Plasma. —Respondió, presentándose ante ellos.

    —¡¡Señor Blau!! —Hablaron con alegría, el grupo que se encontraba amarrado.

    —"¿Ahora qué dirá el sabio para salvarse de este problema?" —Hilbert estuvo intrigado, ante la presencia de uno de los fundadores de la organización.

    —Les pido disculpas por el ataque de mi grupo. —Contestó apenado, observando a su grupo—. ¡Regresen a sus pokémon de inmediato! ¡No debe haber más peleas!! No queremos que ellos sufran por este conflicto.

    El grupo sin decir nada, guardaron sus pokémon mientras se reunían a su líder. Ash se mostraba extrañado por la actitud de Blau. En cambio Hilda observaba lo que hicieron y al sentir que no harían nada contra ellos logro tranquilizarse.

    —Así que has venido a ayudar a tu grupo, ¿eh? —Dijo Iris, bajando del árbol—. ¿No crees que es muy tarde para hacerlo, viejito?

    —¡No seas irrespetuosa mocosa! —Contestó molesto, uno del grupo que se hallaba amarrado.

    —Calma... Veo que las cosas se pusieron graves. Pero nosotros hemos venido en tranquilidad, y trata de explicar que mi grupo fue capturado por error. —Habló Blau, explicando sus motivos.

    —¿Y robar un fósil no es un error? Incluso han puesto en pánico a los visitantes del museo. —Dijo Lenora, dando las causas que hicieron.

    —Lamento todo lo que hicieron mis subordinados. Pero ha hecho todo esto por mi propia causa. —Aquellas palabras asombraron al grupo de jóvenes, mientras el sabio seguía en su explicación—. Ellos sabían de la importancia del fósil, y decidieron conseguirlo en secreto a espaldas del resto. Pero fue muy tarde y ahora ellos se encuentran amarrados como si fueran delincuentes. Les pido que por favor los liberen.

    Ash y Hilda se encontraban confusos ante la situación, sobre todo por lo mencionado por el sabio. Ellos no sabían si sus palabras eran ciertas, aunque con los hechos que vivieron con el equipo Plasma hablando sobre cumplir con su misión a como dé lugar, podría estar en lo cierto. En cambio Hilbert mantenía la serenidad en el asunto, él solo esperaba la respuesta que darían el grupo. Iris que se hallaba neutra en el asunto, no le importó en lo que decían al respecto, ya que no creía en sus palabras.

    —Está bien, los liberaré. —Respondió Lenora, ante la sorpresa de los chicos.

    —¡Lenora! ¡¿Qué estás haciendo?! —Iris aún impactada por la respuesta de la líder, intento que recapacitada en su decisión.

    —Viendo la situación. No hay muchas pruebas de su crimen, además no hubo víctimas en el museo, y logramos recuperar el fósil robado. Eso es lo que cuenta, Iris. —Contestó la mujer. Iris solo volteo su mirada, no estando de acuerdo sobre perdonarlos.

    Entonces el primer grupo del equipo Plasma fue a liberar a sus compañeros, luego de quedar en libertad fueron a reunirse con su líder.

    —Les agradezco por su comprensión. —Dijo agradecido el sabio, para luego acercarse a la directora del museo—. Si no es mucha molestia, ¿podría echarle un vistazo al fósil, señora Lenora?

    —No hay problema. —Respondió, aceptando su pedido.

    —Muchas gracias por su amabilidad. —Blau se acercó hacia el fósil, observando cada estructura hasta llegar a una conclusión—. "Este fósil no tiene ninguna relación con los dos dragones legendarios. Al final solo resulto una pérdida de tiempo."

    —Oye Ash... —Hilda lo llamó, bajando su voz—. ¿Qué piensas sobre el equipo Plasma?

    —No lo sé, Hilda. Pero con lo ocurrido de hace unos días, podría tener coherencia en sus palabras. —El entrenador se encontraba confundido sobre aquellas personas—. Aun no entiendo al respeto sobre esos ideales que hablaron la primera vez que los vimos. Pero creo que debemos darle una segunda oportunidad. ¿Qué opinas sobre eso, Hilda?

    —Yo también pienso lo mismo. Después de todo, se logró solucionar las cosas, sin peleas innecesarias. Además... —En eso le sonrió, mirando los ojos cafés del entrenador—. Tenemos nuestro optimismo por los pokémon, y eso es lo que importa, ¿no?

    —¡Claro! —Respondió muy animado por sus palabras—. Nosotros somos capaces de sentir las emociones de nuestros pokémon.

    Luego de solucionar las cosas, el líder del equipo Plasma se dirigió ante el grupo, agradeciendo por la gentileza que hicieron al perdonarlos. Luego de aquello, el grupo se marchó del lugar, siendo observados por Ash y los demás.

    —Bien, al fin se han ido. —Dijo Hilbert con tranquilidad. Pero luego observa a sus dos pokémon, en especial a Scraggy que lo veía fijamente, y no era por que usaba malicioso, más bien se trataba de una petición—. ¿Ah? No me digas que al fin entradas a tu Poké Ball, Scraggy. —El pokémon asintió con su cabeza, afirmando el comentario del muchacho—. Eso me parece bien, entra compañero. —De inmediato, lanzó la esfera roja hacia el pokémon, atrapándolo al instante, luego de unos segundos logró confirmar su captura—. Bienvenido al grupo. ¡Oye Oshawott, tenemos un nuevo compañero en nuestro equipo!

    Pero el pokémon de agua le hizo señales al castaño, haciendo que este último se acordada de aquel asunto importante.

    —¡Es verdad! Casi me olvido de nuestro otro amigo. —Observando que los demás no le prestaban atención, decidió adentrarse en el bosque. Entonces aquel pokémon de piel oscura se acercó al presenciar al castaño junto con el pokémon azul—. Perdón por la espera, Zorua. Has hecho un gran trabajo en vigilar al equipo Plasma. —Entonces Hilbert sacó deprisa las Poké Balls—. Te mereces un descanso por tu trabajo. —Luego de regresarlo a la esfera roja junto con Oshawott, el chico decidió volver a toda prisa—. ¡Bien! Ahora a volver con el grupo, antes que sospeches de mi ausencia.

    —Bueno chicos. Es momento de regresar al museo. —Dijo Lenora.

    —Me parece una buena idea. Ya me estoy muriendo de hambre. —Contestó Ash, mientras su estómago hacia ruido por el hambre.

    —Igual yo. —Secundo Hilda algo apenada.

    —Que infantiles... —Dijo Iris en voz baja.

    —No se preocupen, chicos. Cuando lleguemos a la cuidad, me asegurare de preparar un delicioso aperitivo. —Dijo Cilan, observando las caras de emoción de sus dos compañeros.

    Pero antes de partir hacia la cuidad, hubo un pequeño inconveniente.

    —Un momento... ¿Quién llevará el fósil? —Fue la pregunta que lanzó Iris, haciendo que los demás se vieran mutuamente.

    —¡Es verdad! Alguien debe llevarlo al museo. —Contestó la joven entrenadora—. Pero, tendría que cárgalo como máximo, dos personas para cruzar todo el bosque.

    Ante la duda de llevar la cabeza del pokémon hacia el museo, Hilbert apareció ante ellos con una sonrisa animada.

    —¡Hola chicos! Me pedir de algo interesante.

    —Ya se me ocurrió una genial idea para el fósil. —Con una sonrisa maliciosa, Iris miraba muy atenta tanto al azabache como al castaño.

    -O-O-O-O-O-

    El equipo Plasma seguía en su camino hacia la salida del bosque. Pero Blau solo pensó en lo ocurrido, en especial con aquellos niños que lograron intervenir en sus planes, estuvo serio en la situación, sabiendo que debía informar cuanto antes sobre el fósil y la intervención de esos entrenadores. Pero hubo una cosa que lo extraño, y era el fósil, pues no guardaba importancia en su objetivo principal, y solo se le ocurrió que fue un error de Ghetsis.

    El equipo Rocket que seguía observando a su objetivo, estuvieron analizando sobre la situación de ambos bandos.

    —Se lograron salvar por poco. —Habló James—. Incluso llegué a analizar que habría un enfrentamiento por el fósil.

    —Lograron convencerlos con sus palabras falsas, y tengo que admitir que son muy buenos en eso. —Dijo Jessie, viendo con malicia al grupo—. Si lo hicieron con ese discurso pueden hacerlo con otras más.

    —Al menos los bobos han logrado cumplir con nuestro trabajo. —Añadió Meowth—. Ahora estamos cerca de averiguar lo que traman en realidad, y nuestra misión irá a la perfección.

    -O-O-O-O-O-

    Luego de recorrer el bosque Azulejo por una hora, el grupo había llegado a su destino. Hawes que los observaba desde la entrada, decidió recibirlos cordialmente.

    —Me alegra que hayan regresado a salvo. —Dijo aliviado. Pero entonces observa la ausencia de dos personas—. ¿Y dónde están Ash y Hilbert?

    —Ahí vienen. —Hilda señalo hacia la dirección que habían tomado recién. Mirando con sorpresa a los dos jóvenes que cargaban con dificultad la gran cabeza del pokémon.

    —Al fin... llegamos... —Dijo Hilbert muy agotado, luego de dejar la cabeza en la entrada junto con el oriundo de Kanto.

    —No puedo creer que nos hicieran carga el fósil por todo el bosque. —Respondió Ash de igual manera, observando acusadoramente a la morena que desviaba la mirada.

    —Les agradezco por la ayuda que hicieron por nosotros, chicos. —Habló Lenora, mientras sus encargados fueron a recoger el fósil para colocarlo en su lugar. Pero antes de entrar, observo con detenimiento a la entrenadora de ojos azules—. ¡Hilda! Te veré mañana en el museo para nuestra batalla.

    —¡Por supuesto Lenora! —Contestó decidida.

    Al escuchar la aceptación de la joven, Iris se acercó hacia ella con sumo interés.

    —Así que eres entrenadora pokémon, ¿eh? ¡Vaya! Me parece interesante ver a más chicas competir en la liga de Unova. ¡Lo he decidido! Veré tu combate, solo espero que logres ganarla.

    —Ah... Está bien. —Respondió un poco extrañada.

    —Es hora de marcharme, los veo mañana en el museo. —Antes de emprender su camino, volteo su vista hacia el entrenador de ojos cafés—. Sobre nuestra batalla, niñito. He decidido que será en torneos oficiales, ¿qué te parece?

    —¡Me parece bien! —Acepto gustoso la propuesta.

    —Solo no te vayas a confiar mucho. —Esto último lo dijo en un tono burlón, para luego desaparecer entre las calles de la cuidad.

    —Claro que no me voy a confiar. Nunca lo hago cuando se trata de un combate pokémon, ¿verdad Pikachu? —Ash se mostró emocionado al conocer a una nueva rival, mientras su pokémon eléctrico lo apoyo con un "Pika".

    —Veo que Iris se ha interesado en ustedes, chicos. —Lenora que aún estaba con el grupo, había sido testigo del interés de la maestra dragón—. Es la primera vez que la veo así de emocionada. Incluso puedo afirmar que ella los considera un reto para la liga.

    —¿Enserio? —Hilda solo pudo embozar una sonrisa, estando decidida a ganar su segunda medalla—. Es momento de entrenar para mi batalla de mañana. Chicos, necesito de su ayuda para entrenar con mis pokémon.

    —Cuenta con mi ayuda. —Dijo Cilan, aceptando cordialmente la petición de la oji-azul.

    —Conmigo también, Hilda. —Dijo Hilbert, mientras se levantaba de su cansancio.

    —¡Me parece bien, Hilda! ¡A entrenar se ha dicho! —Dijo Ash muy entusiasmado.

    —¡Pika chu! —El pokémon solo se subió al hombro de la chica, apoyando su idea.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Con las cosas solucionadas en ambos bandos, el grupo ahora puede seguir con su recorrido como entrenadores. Aunque, ¿cuánto durará hasta descubrir sus verdaderas intenciones? Espero que les haya gustado este nuevo capítulo, y dar un pequeño aviso sobre mi fanfic que está llegando hasta los capítulos donde pude actualizar. Y escuchando la opinión de un compañero del foro, he decidido dejar la historia en pausa, para así lograr actualizar la historia de "Blanco y Negro", y no dejarlos en la espera de varios meses. Espero su compresión, pues me esforzaré en continuar con la historia de mi primer fanfic.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima.​
     
    Última edición: 5 Julio 2017
  8.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¿Dejar esto en pausa? O_O. Espero no sea demasiado larga. Yo todavía espero a que un amigo mío termine su hiatus de un PokéComic que admiro, y que está republicando en DeviantArt ahora, desde el inicio (aunque su última saga supera con creces a las anteriores, así que tendré que armarme de paciencia... vaya novedad xD)

    Esta encarnación de Iris es realmente arrogante o_ô. Me pregunto por qué decidiste hacerla así. Claro que demostró mucha habilidad desde temprano, pero igual se me hace extraño que mire a prácticamente TODO EL MUNDO por encima del hombro... en especial a Ash y a Hilda. Me gustaría ver en alguna ocasión la excepción a esa regla -w-U

    Pero por lo demás, todo salió bien y el fósil resultó ser insignificante con respecto a la misión de los Plasma. Eso causa más curiosidad, a decir verdad...

    Lo único criticable aquí es que Cilan no hizo ni mierda en este episodio. Con suerte conté una o dos líneas de diálogo para él o_o.

    Y claro, buscando fallos ortográficos, creo que no encontré ninguno. Realmente lo estás haciendo bien :)... o simplemente tienes una potra envidiable de momento y no has tenido dedazos xD

    Como sea, espero la conti... todo a su tiempo, creo n_n

    Nos vemos :P
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2696
    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 32: Secretos y un combate ingenioso

    En las afueras del patio en el centro Pokémon, los chicos se encontraban ayudando a Hilda para su combate de mañana. Llegado la noche, el entrenamiento había finalizado, mostrando signos de cansancio en sus Pokémon, en especial los de Hilda.

    —¡Muchachos! Es hora de descansar —fue el aviso de Cilan, observando todo el esfuerzo de sus dos compañeros—. He preparado la cena para ustedes junto con la comida Pokémon.

    —¡Qué bien! Ya me moría de hambre —Ash estuvo ansioso al igual que su colega amarillo.

    —Menos mal que el entrenamiento ha funcionado. ¿No lo crees, Hilda? —Hilbert comenzó a estirar sus manos para poder relajarse, mirándola coquetamente. Oshawott soltó un pequeño suspiro lleno de pesadez tras entender las intenciones de su entrenador.

    —Tienes razón, Hilbert. Gracias a ustedes he logrado mejorar en este día —ella miró de reojo a sus Pokémon que, a pesar del cansancio, no quitó la satisfacción de haberse fortalecido, alegrándola—. Les agradezco por la ayuda que hicieron por mí. Ahora siento que puedo ganar la medalla con el nuevo poder que mis Pokémon han adquirido.

    —Esa es la motivación necesaria para dar todo en tu batalla —Ash le dedicó una sonrisa sincera. Ella sólo asintió con su cabeza, motivada por sus palabras.

    De repente el entrenador de Kanto recordó inesperadamente a Iris, junto con las palabras de Lenora, ahora sabiendo que había ganado su total interés fue una buena señal para medir sus fuerzas contra ella, aunque hubo una cosa que le extrañaba demasiado y eso era su actitud solitaria. Se puso a memorizar las conversaciones que tuvo con la chica de cabellera morada, excluyendo claro la palabra "niñito", y notó que fingía tener madurez cuando en realidad el motivo fue otra cosa que todavía no comprendía.

    —¡Ash! —el entrenador volvió en sí, observando a Hilda que lo esperaba en la puerta junto a Pikachu, quien estaba impaciente por ir a merendar—. ¡Cilan nos está esperando!

    —¡Ya voy! —dejo sus pensamientos para alcanzar a la chica—. Perdona por el retraso.

    —¿Qué te tuvo tan pensativo para que te olvidaras de comer? —preguntó muy curiosa la entrenadora, sabiendo de antemano la prioridad que su amigo le tenía a la comida y a las batallas Pokémon.

    —Ah, bueno... —se cruzó de brazos mientras avanzaba a su lado—. Estuve pensando en Iris.

    —¿Iris...? —parpadeó los ojos, sorprendida—. ¿Por qué motivo?

    —Hum... Es algo complicado de decirlo, incluso creo que yo mismo no lo entiendo en su totalidad —se sobó un poco la cabeza—. Hilda, ¿qué piensa sobre ella?

    —¿Eh? —ella se asombró que fuera ahora la interrogada, poniéndose a recordar los sucesos en el bosque—. Pues, yo no la conozco del todo, pero he notado que tiene un carácter muy fuerte al tomar decisiones difíciles. Incluso puedo asegurar que tiene mucha confianza y motivación en sí misma para cumplir con lo que se propone.

    —¡Vaya, Hilda! Es algo parecido a lo que tenía en mente. Pero el tuyo estuvo mejor explicado —en eso su estómago empezó a gruñir—. Ah... me muero de hambre.

    —Será mejor que vayamos rápido antes que desfallezca —bromeó, provocando que el roedor eléctrico soltara pequeñas carcajadas.

    —Que graciosa eres Hilda —contestó con sarcasmo, mientras ambos entraban al comedor en donde el resto del grupo los esperaban.

    -O-O-O-O-O-

    La noche había avanzado, y todos los habitantes de la ciudad se encontraban durmiendo a excepción de una. Encima de un árbol, Iris acompañado de su Axew, veían el cielo oscuro en donde la Luna y las estrellas resaltaban el paisaje. La joven sonrió al jugar con su Pokémon, tiempo después, se acomodó para descansar a gusto luego de vivir un día tan loco como hoy.

    —¿Quién diría que el equipo Plasma tendría un lado oculto? Aunque no puedo creer que Lenora los haya liberado sabiendo lo que hicieron en el museo. ¡Es injusto que se salgan con la suya! —bufó molesta, pero cambia su molestia tras recordar a aquellos entrenadores que competían por las medallas—. Parece ser que la competencia será muy interesante... Me pregunto cómo le ida a la amiga del niñito en su batalla contra Lenora.

    El Pokémon dragón despertó de su sueño, sobando sus ojos al escuchar la voz de la chica.

    —Perdón por despertarte, Axew. —el pequeño dragón volvió a dormirse mientras la morena daba un largo bostezo—. Será mejor que duerma. Mañana será un día muy interesante.

    -O-O-O-O-O-

    En un lugar desconocido, el equipo Plasma se hallaba reunido para recibir al grupo que le fue asignada la importante misión en el museo. Todos estuvieron presentes, exceptuando a uno en particular. Repentinamente, las puertas se abrieron dejando ingresar al grupo de aquella misión. Los demás observaron atentos las miradas de resignación y arrepentimiento de sus compañeros, logrando llamar su atención, entonces los miembros dejan un espacio para dejar ingresar a su líder secundario, quien se acercaba al grupo con gran asombro.

    —Blau. ¿Cómo les fue en su misión? —preguntó Ghetsis.

    —La misión fue fallida. Mi grupo fue atrapado por una banda de niños junto con la directora del museo —el sabio se mantuvo firme, relatando los detalles ante la sorpresa de los miembros de la organización—. Al final, el fósil no guarda ninguna relación con el dragón legendario. El resultado de nuestra misión igual no iba a llegar a nada.

    —Lo comprendo. Al menos me alegro que ustedes hayan regresado a salvo a nuestro hogar —tocó su hombro como muestra de su compresión—. Será mejor que descanses. Han tenido muchos problemas con este suceso tan lamentable.

    En el mismo lugar, siendo en específico en el balcón, un joven de cabellera verde se encontraba teniendo una charla con alguien en su videomisor.

    —Así que el grupo que envié ha sido descubierto. Me alegro que las cosas no fueran tan graves, incluso que no descubrieran sobre nuestras verdaderas intenciones.

    Tienes mucha suerte, N. Hasta tuve que intervenir en las tonterías que hicieron en la guardería. Me debes una, pero muy grande.​

    —Descuida Hilbert. Todo marcha tal como lo hemos pensado —sonrió, mirando el cielo estrellado—. Cambiando el tema. ¿Has descubierto a los dos elegidos del dragón blanco?

    Nada al respecto. Incluso teniendo el orbe blanco en mi mochila que, para serte sincero, resulta muy incómodo llevarlo conmigo. Además... ¿Cómo piensas encontrarlos dentro de toda la región?​

    —Eso es muy fácil. Según la leyenda de Unova, el elegido por los dragones debe tener un fuerte lazo con los Pokémon.

    ¡Eso ya me lo has explicado un montón de veces! ¿A qué quieres llegar con eso?​

    —Pues, las únicas personas que pueden tener un lazo fuerte con los Pokémon son los entrenadores. Ellos tienden a confiar en sus compañeros en cada batalla y, como sabrás, el vínculo que forman se basa en ese lazo. Por eso estoy seguro que los dos elegidos son entrenadores.

    Aún con esa información, será muy difícil encontrar al correcto. Es como encontrar una aguja en un pajar, y peor si son dos agujas.​

    —Hum...

    ¿Ahora a que viene ese "hum"?​

    —La única forma de saber en dónde se puede hallar el elegido es en competencia grandes.

    Ya veo a dónde quieres llegar con este asunto.​

    —Deberás partir mañana a la siguiente ciudad. Tienes que encontrar los lugares en donde se organicen las competencias entre entrenadores.

    Ah, sobre eso... Tendrás que esperar hasta que acabe con un asunto especial.​

    —¿Asunto especial? No me digas que se trata de una chica.

    Eso no debe de importante, N. Son mis propios asuntos, además sólo voy a observar un combate para apoyar a alguien.​

    El chico soltó un suspiro antes de hablar.

    —Está bien. Te dejaré observar ese "combate", pero tienes que recordar nuestro objetivo principal.

    ¡Ya lo sé! No deberías repetirlo tantas veces que ya empiezas a aburrirme.​

    —Dejando eso a un lado. ¿Cómo está mi amigo Zorua?

    Se encuentra bien, incluso me ayudo a prevenir al equipo Plasma.​

    —Será mejor que te lo deje a cargo hasta que nos volvamos a reunir.

    Ya sabes cuándo sabrás de tu prisión.​

    —No falta mucho. Hasta que llegué ese momento, te dejo a cargo el resto.

    De acuerdo.​

    Entonces se finalizó la llamada entre ambos.

    —Muy pronto. El mundo sabrá de mis verdaderos ideales en cuanto logré encontrarme con el legendario dragón negro.

    -O-O-O-O-O-

    Era un nuevo día en ciudad Nacrene, y el grupo se encontraba en la entrada principal del famoso museo esperando el grandioso combate de Hilda.

    —¿Estás nerviosa? —Ash volteó su vista hacia la entrenadora.

    —No —negó con la cabeza, mostrando una mirada llena de confianza—. En realidad, estoy ansiosa por obtener mi segunda medalla.

    —Aún con el entrenamiento dado. No debes de subestimar el poder de un líder de gimnasio —aconsejó el conocedor Pokémon.

    —Cilan tiene mucha razón. Estoy seguro que Lenora pudo haber entrenado también para este combate —añadió Hilbert, quien se acercaba a la joven de forma coqueta—. Pero sabiendo de tus grandiosas habilidades es seguro que ganarás.

    —Esto... Gracias —Hilda dio unos pasos hacia atrás para alejarse del castaño.

    —Bueno, será mejor que entremos —dijo Ash, quien se acercó a la gran puerta.

    Al entrar, observaron a varios trabajadores que reparaban los daños ocasionados en el día anterior. Pero enseguida miran un letrero que decía lo siguiente: "Te estaré esperando en el campo de batalla, retadora".

    —Al parecer la líder Lenora se encuentra lista para el combate —habló Cilan—. Eso significa que debemos cruzar las escaleras de la puerta secreta.

    —¡Pues, andado! —Ash se apresuró en llegar primero a la librería central con Pikachu en su hombro derecho.

    —Al parecer a Ash se le olvido que no debe gritar en el museo —comentó Hilda con una sonrisa nerviosa.

    —Ni tampoco correr —secundo Hilbert.

    —Es Ash después de todo. Será mejor ir con él enseguida —Cilan se divirtió por las ocurrencias del entrenador de Kanto.

    Luego de alcanzar al entrenador, entraron por la puerta secreta en donde bajaron para llegar al campo de batalla. No les tomo mucho tiempo, encontrándose con Lenora y Hawes, quienes los esperaban para el reto. El grupo se sorprendió con la presencia de Iris, sentada en uno de los asientos de las gradas.

    —¡Hasta que al fin llegan! —exclamó la morena dando un pequeño bostezo—. Ya me estaba aburriendo de tanto esperar.

    —¡Pero si son las ocho de la mañana! ¿Hasta qué hora has estado aquí? —preguntó Hilda.

    —El museo abre a las seis, y justo había llegado a esa hora.

    —¡Increíble! Has estado aquí desde hace dos horas —Ash se impresionó por lo puntual que era la chica.

    —Cuando dije que vendría, lo decía en serio, incluso en llegar temprano —fijo su vista en la joven de ojos azules y larga cabellera castaña—. Para ser una entrenadora, debes tener siempre puntualidad en tus propios combates contra un líder de gimnasio.

    —Bueno... —comenzó a unir sus dedos producto de sus nervios—. En realidad aún me falta aprender muchas cosas sobre los combates.

    —¡Un momento! ¿Acaso eres novata? —recibiendo un "sí" de la chica, Iris se sintió defraudada—. Eso lo explica todo. Tan sólo espero que puedas ganarle a Lenora.

    —¡Estoy seguro que Hilda ganará! —Ash se unió a la conversación, apoyando a su compañera en su combate.

    —Eso tengo que verlo para creerlo —Iris lo miró de forma retadora al entrenador.

    Luego de finalizar la conversación, el grupo pasó a sentarse en los asientos delanteros. Hilda, por su parte, estuvo en el lado contrario del campo de batalla, observando a la líder de tez morena.

    —Espere con muchas ansias este combate, muchacha —dijo Lenora, teniendo listo su pokébola—. Ahora veamos el desarrollo de tus Pokémon.

    —¡Sí! He estado preparada para este combate, Lenora —estando muy segura en sus palabras, Hilda sacó de inmediato su Poké Ball mientras la líder sonreía por su gran confianza.

    —El combate por la medalla Base a dado inició. Sólo se puede usar dos Pokémon, y sólo el retador puede sustituir de Pokémon —dijo Hawes, explicando las reglas.

    —Es momento de comenzar. ¡Sal Herdier! —Lenora lanzó su Poké Ball en el aire.

    Entonces hizo aparición un Pokémon de aspecto perruno que ladró con mucha fuerza luego de entrar al campo de batalla.

    —Es un Herdier... —Hilda inmediatamente sacó su Pokédex.

    "Herdier es la forma evolucionada de Lillipup. Este Pokémon es muy leal, no solo ayuda a los entrenadores también se preocupa por otros Pokémon".

    — Eso significa que su Lillipup evolucionó —se mostró sorprendida ante ese detalle.

    —Estas en lo cierto, Hilda. No creerás que te dejaría el combate muy fácil, puesto que vistes mi estrategia en el combate de tu amigo. Por eso he decidido mejorar cambiando algunas cosas, y una prueba de ello es la evolución de mi Pokémon.

    —Típico de Lenora —Iris sonrió, tras conocer el hábito de la mujer.

    —¿Qué quieres decir con eso? —preguntó Ash, confuso.

    —No me digas que no lo has entendido, niñito —suspiró en resignación, decidiendo de mala gana en explicarle—. Lenora es una líder ingeniosa. Ella siempre planea cada estrategia en sus combates siendo diferentes a las anteriores.

    —Eso significa que el combate de Hilda será nuevo a lo que vimos de Ash —Cilan comprendió sus palabras, enfocando su atención en la castaña—. Hilda debe estar preparada para este nuevo desafío.

    —Yo confió en Hilda —Ash no dudó, observándola con total seguridad—. Ella se ha esforzado mucho, y por eso estoy seguro que lo logrará.

    El roedor amarillo estaba de acuerdo con su entrenador dando un energético "Pika".

    —Sólo queda ver el combate y esperar lo que ella hará —Hilbert se mantuvo atento en el combate que iba a empezar.

    —Ahora lo entiendo todo. Pero... —Hilda sonrió, provocando extrañeza en la líder—. Desde mi primer combate en un gimnasio he aprendido a saber de estas situaciones.

    —Si ya suponías lo que haría. Eso solo significa que ya tienes tu propia estrategia, ¿verdad? —la mujer se mostró impresionada.

    —Es momento de comenzar. ¡Sal Tepig! —Hilda lanzó su Poké Ball, liberando a su Pokémon de tipo fuego al campo de batalla.

    —Es hora de ver tu desempeño. Herdier comienza usando Bola Sombra.

    —¡Tepig contraataca con Ascuas!

    Ambos ataques chocaron, provocando una cortina de humo que cubrió todo el campo.

    —"Es momento de usar este nuevo ataque" —analizó la situación, preparando su sorpresa—. ¡Tepig, búscalo con tu Rastreo, luego usa Nitrocarga!

    El Pokémon captando su orden, comenzó a localizar el rastro de su oponente, y al encontrarlo, se fue corriendo mientras su cuerpo se cubría de llamas.

    —Interesante. Tengo que admitir que es una excelente estrategia, pero yo también poseo un plan ingenioso —aprovechó el momento en que el Pokémon de Hilda se acercaba para ejecutarlo—. ¡Herdier usa Rugido!

    El Pokémon normal lanzó un potente grito, ocasionando que Tepig regresará a su pokébola y apareciera Sandile en su lugar.

    —¡¿Pero qué?! —Hilda no se esperó tal movimiento—. Nunca pensé que me cambiarías a la fuerza.

    —Al parecer he logrado cambiar las cosas de lo que tú tenías planeado, ¿no, Hilda?

    —Sólo me dejaste asombrada por ese movimiento, nada más —mostró seguridad en su mirada para luego observar a su Pokémon cocodrilo—. Bien, Sandile. Es momento de dar todo en tu primer combate oficial.

    El Pokémon tierra-siniestro gruño, preparándose para la intensa batalla.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Espero que hayas disfrutado de esta primera parte del combate de Hilda, puesto que he modificado algunas cosas del original con el fin de mejorarlo. Relajándome en mis tiempos libres he pensado en nuevas ideas para continuar con la historia, y una de ellas fue cambiar algunas cosas que ocurrieron en la serie original, añadiendo nuevas cosas como personajes. Así que prepárense para leer el regreso de mi grandioso primer fanfic.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima.
     
  10.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, es un episodio corto, no pasó demasiado... pero igual es interesante ver que Ghechis no es un jefe tan malo. Igual fue interesante ver la conversación entre N y Hilbert... eso sí, Hilbert se nota bastante irritable cuando N le habla. Creo que tiene muy poca tolerancia por la inocencia del pelos de lechuga clara xD.

    Por lo demás, el episodio es tranquilito, pero bien hecho... ya quiero ver cómo le hace Hilda para su batalla -w-. Ya sabes lo que pienso de Tepig, así que no vale la pena repetirlo... veamos cómo le va xP
     
    • Ganador Ganador x 1
  11.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    788
    Pluma de
    Escritor
    ¡HOLA EMILION! DADO QUE ME GUSTÓ TU FIC DE LOS ALOLA RANGERS DECIDÍ LEER ESTE TAMBIÉN. SOLO HE LEÍDO EL PRÓLOGO Y EL PRIMER CAPÍTULO, VEO QUE ES UNA REIMAGINACIÓN DEL ANIME "MEJORES DESEOS" PERO SIN LA NIÑA PELOS Y CILAN.... ES UNA LÁSTIMA QUE CILAN NO ESTÉ ¿CÓMO SE LLEVARÁ ASH CON HILDA? Y ME DA GUSTO QUE DECIDIERAS TOMAR LA HISTORIA DE "N".
    EN FIN, LUEGO PROSIGO
    SOLDADOS ¡FIRMES YA!
    P.D: NO OLVIDES SEGUIR TAMBIÉN CON EL DE LOS RANGERS
     
    Última edición: 21 Enero 2019
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  12.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    788
    Pluma de
    Escritor
    YA LEÍ LOS CAPÍTULOS 2 Y 3. NO HAY NADA QUE COMENTAR DEL 2°, PERO DEL 3° ¡LA VERDAD ES QUE NO ME GUSTÓ QUE ASH LE GANARA A TRIP! ME GUSTÓ CUANDO PERDIÓ EN EL ANIME, AUNQUE LA ESTRATEGIA DE RODEAR EL CICLÓN DE HOJAS SE OYE BUENA QUIÉN SABE SI ESO FUNCIONARA EN REALIDAD
    ¡HE HE! VEO QUE TRIP ES REEMPLAZO DE CHEREN, YA QUE HILDA Y BIANCA IBAN A EMPEZAR SU VIAJE CON ÉL, Y HILDA NO DEBERÍA QUEJARSE DE QUE TRIP LLEGARA ANTES, NO ES SU CULPA QUE ELLA LLEGUE DE IMPUNTUAL
    ME SORPRENDE QUE ELLA CONOZCA A ASH ¡HASTA ES SU ADMIRADORA! ¿SE ACERCA UN SHIPPING?
    PARECE QUE BIANCA SE QUEDARÁ SIN POKÉMON
    LUEGO LEO MÁS CAPÍTULOS
    SOLDADOS ¡FIRMES YA!
     
    Última edición: 3 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    788
    Pluma de
    Escritor
    YA LEÍ LOS CAPÍTULOS 4 Y 5. NO HAY MUCHO QUE OPINAR DEL 4, ES MUY SIMILAR A LO QUE PASÓ EN EL ANIME, SOLO QUE AHORA ASH CONOCE A HILDA
    DEL 5 LA VERDAD LO QUE PASÓ EN EL ANIME FUE MÁS GRACIOSO: EL HECHO DE QUE ASH LANZARA UNA POKÉBOLA A UN DEERLING Y ESTE LA RECHAZARA O QUE LOS PATRAT LO HICIERAN GIRAR ERA MUCHO MÁS GRACIOSO QUE LO QUE PASÓ AQUÍ, Y ME HABRÍA GUSTADO QUE ASH VIERA EL CABELLO DE HILDA POR DETRÁS, PENSARA QUE ERA UN POKÉMON Y LE LANZARA UNA POKÉBOLA, QUE ELLA SE MOLESTARA PERO AL VER QUE ERA SU QUERIDO ASH SE LO DEJARA PASAR. PERO SÍ ME DIO GUSTO QUE HILDA ALENTARA A ASH TRAS ATRAPAR A PIDOVE
    BELLA NO ES LA PALABRA QUE YO USARÍA
    SABÍA QUE ASH PENSABA EN ESO.
    AHORA QUE HILDA TIENE A TEPIG ¿QUÉ ATRAPARÁ ASH COMO REEMPLAZO?
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    788
    Pluma de
    Escritor
    6 Y 7 LISTOS
    VEO QUE TRATAS DE APEGARTE MÁS A LOS JUEGOS, NO POR NADA INCLUISTE EL DISCURSO DE GHETSIS, Y FUE UN BUEN DETALLE QUE "N" NO LE REVELARA SU IDENTIDAD A ASH, Y FUE AGRADABLE LA MANERA EN QUE OSHAWOTT PELEÓ AL LADO DE ASH Y ESTE DECIDIERA QUEDÁRSELO (ME GUSTÓ MÁS COMO PASÓ EN EL ANIME PERO ESTA TAMBIÉN ESTÁ BIEN) ¡Y ME ENCANTÓ QUE ASH PERDIERA!
    HASTA YO SABÍA QUE ESO IBA A PASAR
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2500
    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 33: El esfuerzo del entrenamiento

    —Lenora ha logrado cambiar el Pokémon de Hilda apropósito —dijo Cilan—. Ahora con este resultado, ocasionó que su estrategia fuese desequilibrada.

    —Tienes razón —Hilbert mostró una mirada seria—. Ha logrado cambiar la decisión de su Pokémon. Hilda tuvo pensado en usar a Tepig para el primer combate, puesto que es el más fuerte en su equipo, mientras Sandile saldría segundo para combatir contra Watchog después de haberse agotado en su pelea anterior. Pero ahora Hilda tiene que pelear con Sandile, aunque logre cambiarlo, será inútil mientras Herdier siga usando rugido.

    —No hay de qué preocuparse. Hilda lograda solucionar esto... ¡Yo confío en ella! —el grupo escuchó con atención las palabras de Ash, quien estaba seguro de su victoria.

    —Estoy de acuerdo contigo, Ash. He notado las habilidades de Hilda muy bien, y puedo asegurar en que lo conseguirá —el conocedor Pokémon apoyó esa idea, sonriendo ante la igualdad de ambos entrenadores—. "Veo que Hilda no es la única que apoya fielmente".

    Qué cursi... —murmuró Iris—. Aunque me gustaría ver ese desarrollo que habla tanto.

    "En el campo de batalla"

    —Veo que no cambiaras de Pokémon —Lenora captó el ingenio de la entrenadora—. Has hecho un excelente trabajo al no hacerlo. Pero, no creas que las cosas cambiaran. ¡Herdier usa Derribo!

    El Pokémon perruno fue a toda marcha hacia el Pokémon cocodrilo.

    —Aquí viene... ¡Sandile, escóndete bajo tierra! —reaccionó a tiempo la ojiazul, logrando que su Pokémon evadiera el ataque.

    —¡Usa Hiperrayo en el hoyo! —le ordeno enseguida, entonces Herdier lanzó aquel poderoso ataque dentro del agujero.

    —¡Sandile, sal de hoyo! —dijo al instante, haciendo que saliera a tiempo—. Es mi oportunidad. ¡Usa Mordisco!

    El Pokémon tierra-siniestro se acercó con prisa hacia su oponente, mientras que Herdier tuvo que descansar de su anterior movimiento. Logró atinar su ataque, cogiendo una de sus patas para enseguida lanzarlo con fuerza al suelo, causándole graves daños.

    —Has logrado pensar rápido. Estoy impresionada. Pero, aún mi Pokémon no se encuentra derrotado —Lenora observó cómo su compañero regresaba a la batalla—. ¡Usa Bola Sombra!

    —Esquívalo.

    Sandile pudo evadirlo con facilidad debido a la lejanía entre ambos.

    —Nada mal. Aunque no creo que esquives esto... ¡Has varias Bolas Sombras y arrójalas a Sandile!

    Herdier se concentró y comenzó a crear cuatro bolas sombras que lanzó enseguida hacia el Pokémon con gafas.

    —No creí que pudiera hacer tanto al mismo tiempo —estaba sorprendida. Sabía de antemano que su Pokémon no lograría esquivarlas a tiempo, solo teniendo una alternativa—. ¡Escóndete bajo tierra!

    Enseguida el Pokémon lagarto excavó para ocultarse del ataque.

    —No lo harás de nuevo, ¡Herdier, échalos dentro del hoyo!

    —¡¿Eh?! ¡Sal de ahí! —ordeno apresurada por el repentino acorralamiento. Sandile logró salir a tiempo, pero, para su sorpresa, Herdier se encontró cerca de su posición.

    —¡Ahora usa Derribo!

    Embistió con fuerza contra Sandile, saliendo volando por el impacto y cayendo al suelo con daño grave, intentando levantarse con dificultad.

    —¡Sandile! —se preocupó por su estado, dándose cuenta que el golpe fue grave y que no lo aguantaría de nuevo—. "Tengo que pensar rápido antes de su próximo ataque".

    —Es momento de acabar con esto. Herdier crea de nuevo cuatro Bolas Sombras.

    "¿Qué debo hacer?" Un momento... ¡Ya lo tengo! —Hilda comprendió la situación, esperando que fuera exitosa—. Sandile, acercarte a su ataque.

    El Pokémon se extrañó con esa orden, pero decidió confiar en su entrenadora, yendo hacia el Pokémon perruno.

    —¿Qué planeas dirigiéndote de esa manera?

    —"¡Es el momento!" —aprovechando la cercanía decidió ejecutar su plan—. ¡Sandile! ¡Salta alrededor de su ataque dando giros!

    En una acción rápida, Sandile dio un gran salto, evadiendo el ataque con giros, logrando pasar sin problemas cerca de su oponente, que estuvo distraído durante su movimiento.

    —¡Ahora aprovecha usando Mordisco!

    Captando rápido su orden, Sandile atacó a su oponente con mordisco, causándole daños para de vuelta lanzarlo al suelo con fuerza, dejándolo debilitado.

    —Herdier no puede continuar, el ganador es Sandile —declaró Hawes.

    —Herdier, regresa —Lenora devolvió a su Pokémon, para luego quedarse viendo a Hilda junto a su cansado Sandile—. Ha sido un excelente contraataque, pero no creas que este combate acabara tan fácilmente.

    —Estoy lista para el siguiente desafío, Lenora —respondió muy segura.

    —Hilda ha logrado su primera victoria, tan solo falta uno más para acabarlo —Hilbert estaba entusiasmado por el desempeño de la castaña.

    —Hilda tuvo una buena reacción ante ese ataque. Pero me pregunto, ¿cuándo lo habrá aprendido? —se preguntó Cilan.

    No obstante, Pikachu volteó a ver a su entrenador.

    —Si, yo también me di cuenta, compañero. Esa forma de evadir el ataque... —Ash esbozó una sonrisa—. Hilda nos ha observado muy bien desde nuestro combate contra Trip.

    —No estuvo nada mal para ser solo una novata —dijo Iris, sorprendida por su habilidad de reacción—. Pero ahora viene la parte más difícil, y será interesante ver su desempeño contra Watchog. Veamos que puedes hacer al respecto, Hilda.

    —Llego el momento para el reto final. ¡Sal Watchog!

    Al lanzar su Poké Ball, el Pokémon ingreso al campo de batalla.

    —Sandile, ¿puedes continuar? —le preguntó, recibiendo un gruñido de afirmación—. Bien, ese es el ánimo —sonrió—. Ahora comienza usando Excavar.

    —Solo espéralo —dijo Lenora con suma tranquilidad.

    Watchog solo se quedó quieto, cerrando los ojos, instintivamente, sintió los leves movimientos en el suelo, abriéndolos enseguida.

    —Esquiva el ataque y luego usa Desarme.

    En un instante, Watchog retrocedió saltando hacia atrás ante la sorpresa de Sandile que no pudo evitar a tiempo su ataque, tirándole sus gafas oscuras en el acto.

    —¡Acabalo con Patada Baja!

    —¡Sandile esquívalo! —advirtió su entrenadora, pero su Pokémon no hizo caso absoluto a su orden. Verificando el motivo al verlo nervioso—. ¿Acaso no puede moverse sin sus gafas?

    El Pokémon tierra-siniestro no reaccionó a tiempo, recibiendo la patada baja de Watchog que provoco leve polvo en el campo para entonces mostrarse a Sandile debilitado.

    —Sandile no puede continuar, el ganador es Watchog —declaró Hawes.

    Hilda entró al campo de batalla recogiendo las gafas oscuras, ahora acercándose a su debilitado Pokémon que logró recuperar el conocimiento.

    —¿Estás buscando esto? —le dijo ella mostrando las gafas.

    El Pokémon asintió aún inseguro. Hilda solo se dignó a colocarlo de vuelta a su sitio haciendo que Sandile recuperada la confianza.

    —Al parecer, no puedes luchar sin tus gafas. ¿Verdad, Sandile? —preguntó con una expresión amable, notando de inmediato su tristeza—. No te preocupes por el combate, aún puedo seguir luchando con Tepig. Incluso has hecho un buen trabajo para ser tu primer combate real. Bien, será mejor que descanses —sacó su pokébola y lo devolvió.

    —Eres muy amable con tu Pokémon, muchacha —elogió la líder—. Es un buen gesto por su mero esfuerzo.

    —Gracias. En realidad, eso lo aprendí de alguien durante mi corto viaje —le dijo mientras volvía a la zona del retador, para entonces voltearse a observar a sus compañeros, en especial al chico del Pikachu—. ¡De acuerdo! —se relajó mientras sostenía su Poké Ball—. Es momento de dar todo por Sandile. ¡Tepig, yo te elijo!

    Saliendo en un brillo, el Pokémon de fuego estaba listo para la batalla.

    —No importa el resultado de esta batalla. Has dado un gran desarrollo como entrenadora, Hilda. ¡Watchog usa Puño Trueno!

    —¡Tepig usa Nitrocarga!

    Ambos Pokémon comenzaron con sus ataques, yéndose corriendo con el objetivo de acercarse. Tras chocar, ninguno de los dos permitió que el otro lo retrocediera.

    Finalmente, ambos retroceden por su propia cuenta, viéndose directamente.

    —"Tengo que bajar sus estadísticas para resistir sus ataques" —analizó enseguida la entrenadora—. Tepig usa Gruñido.

    El Pokémon cerdo lanzó un suave gruñido a su oponente haciendo que su ataque baje un nivel.

    —Sabes calcular bien el enfrentamiento, pero eso no detendrá que siga con mi ataque. ¡Watchog usa Hipnosis!

    —Debo impedir que lo duerma... ¡Es cierto! Tepig usa el agujero para esconderte —le señalo dicho hoyo que hizo anteriormente Sandile.

    Tepig se apresuró para evitar el ataque hipnótico entrando al hoyo.

    —¡Ahora, sal del hoyo y usa Ascuas!

    —Evade ese Ascuas y ataca con Puño Trueno.

    Watchog con gran agilidad esquivo el ataque ígneo, acercándose al Pokémon de fuego.

    —¡Tepig salta!

    Lenora aprovecho esa oportunidad para atacar.

    "Ahora su Pokémon no puede esquivar el siguiente ataque". ¡Watchog usa de nuevo Puño Trueno!

    El Pokémon normal captó su orden, dando un gran salto para acercarse a su oponente.

    Bien, justo como lo planee... —murmuró ella, viendo a su compañero inicial—. Es momento de acabar con este ataque. ¡Tepig usa Nitrocarga!

    Tepig se cubrió de llamas para ir donde estaba Watchog.

    En una rápida escena, ambos Pokémon dan con sus respectivos ataques. Watchog dio el primer golpe, pero Tepig pudo aguantarlo para enseguida golpearlo con el nitrocarga.

    El ataque de fuego fue tan potente que se llevó consigo a su adversario, saliendo disparado hacia el suelo e impactándolo con fuerza. Tepig tomó distancia siguiendo el combate con leves daños, mientras Watchog se levantaba con dificultad, cuando lo consiguió, miró con satisfacción al Pokémon de fuego para caer de nuevo al suelo con espirales en los ojos.

    —Watchog no puede continuar, el ganador es Tepig. Por lo tanto, la entrenadora Hilda ha ganado el combate contra la líder de gimnasio —dijo Hawes, dando por terminado el combate.

    —¡Sí, he ganado! —exclamó la entrenadora con suma felicidad junto con su Pokémon.

    —Han logrado derrotarme con ingenio —dijo Lenora que guardaba a su Pokémon—. Ese último puño trueno no le causó tanto daño debido a la bajada de ataque, y si añadimos que el nitrocarga ganó más poder al impactarlo por la caída. Esa jovencita hizo buenos cálculos para lograr su victoria, hasta ha sabido pensar muy bien las cosas, aunque su estilo de combate es muy distinto al de Ash e incluso al de Iris.

    —Hilda, diste un gran combate —gritó Ash, quien bajaba junto a los demás—. Has sabido aprovechar el campo de batalla. Ese giro que dio Sandile fue genial. Debo admitir que observaste perfectamente mi combate con Trip.

    —Así que te diste cuenta —rió un poco avergonzada—. Se me había ocurrido de la nada cuando estaba en esa situación tan complicada, pero al final fue de gran ayuda.

    —No te preocupes. Después de todo has logrado ganar tu batalla y eso es lo único que importa —le sonrió junto con Pikachu.

    —Hilda. Tengo que admitir de que tu combate fue una sensación bien detallada en ingredientes, combinado con el duro esfuerzo que dieron para acabar en un perfecto platillo —Cilan detallo su combate como todo un conocedor Pokémon.

    Sin embargo, el resto del grupo no entendió de lo que decía realmente.

    —¡Wow! Eso fue maravilloso, Cilan. Pero, tienes razón, voy a esforzarme aún más —respondió ella con entusiasmo.

    —Has estado fantástica, Hilda —habló Hilbert—. Lograste ganar. Además, fue encantador al ayudar a tu Pokémon luego de haber perdido.

    —Ahh... Gracias, Hilbert. Aún tengo que mejorar más si quiero comprender el comportamiento de mis Pokémon —de pronto, la castaña nota la ausencia de la maestra dragón—. Oigan, chicos. ¿Dónde está Iris?

    —Es verdad. Ya no está —mencionó un impactado Ash, haciendo que los demás cayeran al suelo debido a su distracción.

    —No te preocupes por ella, muchacha. Es lo habitual en Iris. Ella no se queda por mucho tiempo luego de presencia un combate que ha acabado, incluso estoy segura que debe de estar dirigiéndose ahora mismo a la siguiente ciudad para enfrentarse al próximo líder de gimnasio —explicó Lenora, siendo acompañada por su esposo—. Hilda, has superado el reto y como líder de gimnasio te entrego la medalla Base.

    Hilda tomó la medalla de entre las manos de Lenora.

    —¡Gracias! Bien, ya tengo mi segunda medalla.

    —¿Ahora a qué ciudad irán?

    —Eso ya está decidido, iremos ahora a... —habló Ash.

    —Nuestro próximo combate será en... —dijo Hilda.

    ¡Ciudad Castelia!

    —Tal parecer que ambos lo han elegido debido a Iris —mencionó Cilan, recordándolo.

    —Ya entiendo. Espero que logren encontrarse con Iris.

    —Un momento... —Hilbert llamó la atención del grupo —. ¿Desde cuándo han decidido ir a esa ciudad? No me he enterado de nada.

    —Es cierto. Tú no estabas cuando lo decidimos —dijo la entrenadora de ojos azules.

    —Tienes razón. ¿Dónde has estado Hilbert? Te fuiste tan de repente cuando terminamos de comer —preguntó Ash con curiosidad.

    —Ah... Bueno... Yo... Yo estuve ocupado en algunas cosas. ¡Je je je! —el chico se lamentó al hablar sobre su ausencia—. ¡Es verdad! Hilda, no debes ir a curar a tus Pokémon.

    —¡Es cierto! Tengo que curarlos antes de partir a la siguiente ciudad.

    —Ha sido agradable su visita en nuestro museo, además les agradezco por su ayuda —habló Hawes despidiéndose del grupo.

    —Espero que les vaya bien en su viaje —añadió Lenora, observando a los chicos dirigiéndose a la puerta de salida.

    -O-O-O-O-O-

    El grupo luego de llegar al centro Pokémon, fueron al curar al equipo de Hilda. Tras finalizar, les tomo un poco de tiempo para llegar a la entrada del bosque Azulejo.

    —Chicos, les debo informar que desde aquí, me despido de ustedes —informó Hilbert.

    —¿No irás con nosotros? —preguntó Hilda.

    —Lo siento. Debo ir a otro lugar por un encargo especial.

    —Es una lástima que no sigas con nosotros —contestó Cilan.

    —Tal vez nos encontremos en alguna ciudad por casualidad —les sonrió sabiendo que ambos entrenadores podrían participar en algunas competencias.

    —Espero que nos volvamos a encontrar —respondió el oriundo de Kanto—. Te deseo suerte en tu viaje, Hilbert.

    —Adiós, chicos. Espero que logren ganar su siguiente medalla —Hilbert solo se volteó, yendo hacia un camino distinto.

    —¡Espera Hilbert! —Hilda se apresuró para alcanzarlo.

    —¿Sucede algo Hilda?

    —Toma —le entregó un papel—. Este es mi número de mi videomisor, así podemos mantenernos en contacto.

    —Ya veo —el chico lo entendió, recibiendo el papel.

    —Bien, nos vemos, Hilbert —ahora ella se despidió, estirando su mano, mientras se dirigía de vuelta con sus dos compañeros.

    —Vaya... ¡Al fin tengo su número! —dio un salto lleno de emoción—. Las cosas no fueron tan malas después de todo. ¡Wow! Es la primera chica que me da su número y no fue por lástima. Ahh... Es momento de seguir mi propio camino —entonces camino hacia su próximo destino, observando dentro de su mochila el orbe blanco en su interior—. Llego la hora de encontrarme con esos dos elegidos.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Ahora doy por finalizado el enfrentamiento de Hilda por su segunda medalla, añadiendo la partida de Hilbert, donde la aventura del grupo continúa. Estoy preparando varias cosas al respecto con la saga que se viene en pocos capítulos, y claro, nuevas apariciones de personajes que conocerán muy pronto. ¡Nos vemos en la próxima actualización!

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes, lectores, hasta la próxima.
     
    Última edición: 24 Abril 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Vamos a ver... este episodio me dejó un inesperado sabor agridulce cuando terminé de leerlo. ¿El motivo? Iré explicándolo de a poco...

    Comenzaré diciendo que la batalla estuvo muy bien narrada. A estas alturas de la aventura no podemos esperar nada demasiado complejo por parte de Hilda ni de Lenora. La acción fue bastante fluida y la lógica se respetó. Las acciones de los espectadores también tuvieron sentido...

    Claro que encontré un par de detallitos...

    En algunos momentos ese nombre lo pones perfectamente... pero igual deberías fijarte bien en corregir dedazos :V

    Otro dedazo pa la colección xP. Sonó un poco "flaite", como decimos acá en Chile... casi como alguien cuando dice "nadien" :V

    Pero lo realmente incómodo para mí tendría que ver con Sandile. No recuerdo bien si en algún momento mencionaste el detalle de los lentes de Sandile, pero definitivamente no me fijé. Y pensé que Hilda había capturado otro Sandile y no el mismo que en el que siguió a Ash por quién sabe cuántos episodios -3-... no dije nada sobre Scraggy, puesto que en el animé fue desaprovechado a cagar (y tenía personalidad) y pienso que Hilbert le daría chances para brillar... no obstante, ese Sandile se volvería Krookodile, el mejor Pokémon que Ash ha tenido de esa región (y no solo por poder, sino por PERSONALIDAD más que nada). O sea... Prácticamente le quitas a Ash el Pokémon más ÉPICO que pudo tener para dárselo a Hilda. ¿¡Qué carajos!?

    He de admitir que la escena en donde Hilda consuela a Sandile se me hizo muy, pero muy tierna. Ay, me tocan el kokoro cuando los Entrenadores no regresan a sus criaturas a la PokéBall (al menos no de inmediato) una vez están hechos polvo n__nU... sé bien que Hilda lo tratará muy bien... pero de todas maneras me hace pensar... ¿Ahora es cuando no repites Pokémon? Pero para repetir Tepig eres como mandado a hacer...

    ¿No es suficiente con el Tepig de Ash y el Pignite de Bianca? Oh, claro... entonces Hilda se queda sin inicial... ¡Entonces que Ash no capture al suyo! No sé, que se escape a otro sitio y no lo volvamos a ver nunca más... después de todo, hasta el momento son casi clones... no hay nada que los diferencie (y no, la historia de abandono del Tepig de Ash no cuenta, pues es un calco de la historia inicial de su Charizard). Al menos en el caso del Oshawott de Hilbert se nota que tiene una personalidad MUY distinta al de Ash, por lo que la repetición no chirría tanto.

    Y en otro paralelo... ¿Es idea mía o la batalla entre Tepig y Watchog se me hizo increíblemente corta? Eso o la que tuvieron Sandile y Herdier la hizo ver muy corta en comparación. Y a Tepig le supuso menos esfuerzo vencer a Watchog... ¿No hace eso ver a Watchog inferior a Herdier entonces? Creo que toca a Lenora re-enfocar su rutina de entrenamiento... ah, y eso hace que el cliché de "El rival sonríe orgullosamente antes de desmayarse" pierda impacto.

    Dejando eso de lado, el episodio es disfrutable. Y da curiosidad saber el cuándo se encontrarán todos nuevamente a Hilbert. Y qué planeará junto con el loquillo de N.

    Nos leeremos en otra, compa xP
     
    Última edición: 22 Abril 2019
    • Informativo Informativo x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso