Long-fic de Pokémon - Pokémon Sagas: Negro y Blanco

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Emilion, 23 Octubre 2016.

  1.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2662
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo, saben me encanto el estreno de la nueva temporada de Pokémon "Sol y Luna" los personajes me han caído muy bien en especial a Lillie que salio muy Tsundere pero bueno solo es el comienzo de la historia aún falta como se desarrollada, bien comencemos.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 09: Tepig, el pokémon abandonado

    La batalla había dado inició en donde Ash junto a Oshawott se mantuvieron a la par con sus dos oponentes, resaltando el rendimiento como desarrollo en la pelea.

    —Oshawott, usa chorro de agua —le ordeno el chico de tez morena, el pokémon azul expulso desde su boca una pequeña carga de agua a su adversario que recibió un daño mediano.

    —¡Patrat, Hipercolmillo! —dijo el adversario de Ash.

    Luego de recuperarse del ataque recibido, Patrat fue directo hacia el pokémon nutria mostrando sus dientes que brillaban con intensidad.

    —¡Contraataca con Concha Filo!

    Oshawott inmediatamente saco su concha marina para luego cubrirlo de agua volviéndolo en una espada, pero se sorprendió cuando Patrat había sujetado su arma de batalla con sus mandíbulas.

    —¡Patrat, arrójalo!

    Patrat comenzó a dar constantes giros alrededor del campo con Oshawott aún sujetado de su concha marina, hasta que finalmente lo soltó haciendo que cayera al suelo de forma brusca.

    —Oshawott, ¿estás bien? —pregunto con preocupación, luego de notar como se tambaleaba en el campo hasta que logro recuperarse del mareo—. Bien, usa de nuevo Concha Fila.

    Cuando Oshawott estaba a punto de realizar su ataque, este se percató que no poseía su preciado objeto haciendo que buscada en todo el área con desesperación.

    —¡Oshawott! Tú concha marina se encuentra delante tuyo —le aviso, entonces el pokémon se dirigió hasta el lugar señalado por su entrenador.

    —Patrat, no permitas que se acerque, usa Hipercolmillo.

    —"Oshawott no llegara a tiempo" —Ash intento pensar en una estrategia, entonces se le ocurrió algo ingenioso—. ¡Oshawott, impúlsate con chorro de agua!

    El pokémon nutria entendió su plan, entonces se volteó en sentido contrario y expulso con fuerza su ataque desde el suelo con el propósito de ganar velocidad.

    —¿Qué? ¡Patrat, aléjate! —advirtió desesperado, luego de observar como Oshawott recogía su concha marina para luego preparar su ataque.

    Ash apretó el puño con emoción —¡Ahora Oshawott!

    Oshawott alisto su espada creada con agua y se acercó peligrosamente hacia su oponente, ya teniéndolo a una distancia cercana, comenzó a atacarlo de forma consecutiva hasta que este cayó debilitado.

    —¡No... Patrat!

    —Patrat no puede continuar, Oshawott es el ganador —Don George alzo la bandera en la dirección donde se encontraba Ash, nombrándolo como el ganador.

    —Bien hecho, Oshawott. Ganaste —exclamo con felicidad, Pikachu lo imito de igual forma. Oshawott fue corriendo hasta el chico para luego saltar hasta su pecho, abrazándolo emocionado por su primera victoria.

    —Fue un gran combate —dijo el chico que fue su adversario, le extendió su mano mientras iba acompañado de su Patrat que ya estaba consciente.

    —Lo mismo digo —Ash estrecho su mano con el de él, entonces el joven decidió retirarse de la sala. Luego de curar a Oshawott, Ash decidió sacarlo de su poké ball—. Muy bien, chicos. Vamos a apoyar a Hilda.

    Ash junto con sus dos pokémon se dirigieron hasta el siguiente campo en donde la castaña aún no terminaba su batalla con el chico del Lillipup. Este pudo observar como el pokémon de fuego se encontraba cansado por el desgaste de energía.

    —Se ve que a Hilda le cuesta trabajo ganar el combate —el entrenador de Kanto pudo notar como su compañera y su rival se encontraba en la misma circunstancia—. "Tal parece que ambos están en el mismo nivel".

    Esto es complicado... —Hilda tenía problemas en lograr que su pokémon acertada en su ataque—. "Esto es diferente a un simulacro de combates pokémon que explicaban en la academia. Ahora comprendo esta adrenalina que mi cuerpo siente, la tensión cuando le ordeno a Tepig. Así se debe de sentir una batalla real con otro entrenador".

    —¡Lillipup, embestida!

    Hilda reacciono ante ese ataque —¡Tepig, esquívalo!

    El pokémon cerdo pudo evadir por poco el placaje del su oponente.

    —Eso estuvo cerca... —la entrenadora calmo su corazón acelerado, y prosiguió con la ofensiva—. Tepig, atácalo con Ascuas.

    —Lillipup, usa Protección.

    El pokémon perrito se cubrió en un escudo verde, logrando salir ileso del ataque ígneo.

    —"No puede ser... Nunca pensé que tendría ese movimiento defensivo" —Hilda se angustio, no sabía cómo lidiar con este nuevo problema.

    —Bien. Lillipup, usa de nuevo embestida.

    —¡Tepig, esquívalo!

    Tepig no pudo esquivar a tiempo debido al cansancio, provocando que recibiera el ataque de lleno, dejándolo en un estado lamentable. Intento levantarse, siéndole un poco difícil.

    Hilda comenzó a preocuparse —"No puedo hacer nada mientras tenga protección. Tan solo es cuestión de tiempo para que Tepig termine por debilitarse".

    —¡Hilda, todavía no puedes darte por vencida! —fue el grito de Ash, alentándola junto con Pikachu y Oshawott.

    Ash... —musito su nombre, la entrenadora cerró los ojos y sonrió bajo—. Es verdad, aún no debo rendirme —los abrió, llena de confianza—. "Solo tengo una oportunidad para darle con este ataque" —entonces observo a su pokémon que estaba listo para continuar con la batalla—. Tepig, usa embestida.

    —Lillipup, usa Protección.

    El pokémon normal se cubrió de nuevo en un escudo verde, provocando que el ataque de Tepig se anulada. Hilda estuvo atenta en lo sucedido, y preparo su siguiente jugada.

    —Tepig, continúa ahora con Ascuas.

    —Lillipup, usa de nuevo Protección.

    Cuando el pokémon se iba a volver a cubrir del ataque, el manto verde se rompió ante su poder, recibiendo el ataque de golpe que provoco que saliera debilitado.

    —Lillipup no puede continuar, Tepig es el ganador —Don George alzo la bandera en la dirección donde se encontraba Hilda, nombrándola como la ganadora.

    —No puedo creerlo. Como he podido perder —dijo el joven, aún incrédulo, cargando entre sus brazos a su inconsciente pokémon.

    Hilda se le acerco junto con su inicial de fuego.

    —Yo podría explicarte como ocurrió todo. Para comenzar, Protección es un movimiento que puede proteger al pokémon de cualquier movimiento, pero este puede fallar si se usa muy seguido, además, cuando mi Tepig ataco con Ascuas, el ataque era de su mismo tipo y fue potenciado gracias a la activación de su habilidad "Mar de llamas". En simples palabras, el Ascuas se volvió un poderoso movimiento que igualo al Lanzallamas.

    —Vaya, nunca me lo hubiera imaginado. Gracias por la explicación, ha sido un gran combate —dicho esto, el joven guardo a su pokémon y se dirigió a la máquina de curación.

    —Has dado un buen combate Hilda, y Tepig también lo hizo genial en ese último ataque.

    Hilda dirigió su vista en su compañero que caminaba junto con ambos pokémon.

    —Gracias Ash. Si no fuera por ti, jamás se me hubiera ocurrida esa idea para confrontar ese movimiento que me dificultaba la batalla —le sonrió, muy agradecida por su ayuda.

    Ash comenzó a rascarse un poco la nariz —Yo no tuve nada que ver con tu victoria, si ganaste fue por tu propio esfuerzo junto a la de tu pokémon.

    —Tal vez tengas razón —la castaña prosiguió a cargar a Tepig—. Ha sido un gran entrenamiento, incluso creo que ya estoy lista para el primer gimnasio.

    Pasado un corto tiempo, nuestros héroes estuvieron saliendo del establecimiento con una meta en específico. Ash estaba emocionado por la experiencia que vivió en aquel club, era algo nuevo que conoció en su viaje, y sabía que no sería lo primero que tendría en Unova.

    —Esa batalla estuvo genial —dijo con total satisfacción, Pikachu lo apoyo.

    Hilda saco un mapa de su mochila —Ahora hay que dirigirnos hacia ciudad Striaton.

    Ash alzo el puño mientras caminaba —Siguiente parada, ciudad Striaton.

    En el momento que se encontraban en las afueras del edificio, una extraña sombra paso justo delante de ellos para irse a otra dirección del establecimiento.

    —¿Qué fue eso? —se preguntó Hilda, un poco asombrada.

    —No lo sé. Pero hay que averiguarlo —Ash se fue corriendo hacia la misma dirección donde se había ido aquella sombra, Hilda decidió seguirlo.

    En el transcurso de la búsqueda de aquella misteriosa sombra, ambos entrenadores se toparon de casualidad con el encargado del club.

    —¡Ah! Muchachos, ¿qué hacen aún en este lugar? —les pregunto.

    —Estamos buscando una extraña sombra que iba corriendo hacia aquí —respondió la entrenadora, un poco agotada por correr.

    —¿Una extraña sombra? —Don George se tocó la barbilla, entonces reconoció a lo que se refería—. Hum... Así que ustedes lo han visto.

    —¿Usted sabe lo que es?

    —Si muchachita. Se trata de un Tepig abandonado.

    —¡¿Un Tepig?! —dijeron al unísono, mostrando un rostro impactado.

    —Sí, es algo triste. Ese Tepig le pertenecía a un entrenador que vino aquí hace dos meses, aquel joven tuvo un combate con otro entrenador, pero resulto que había perdido, fue entonces que aquel entrenador lo amarró con una soga y se marchó del lugar. Yo trate de liberarlo, pero al romperse la cuerda, Tepig salió huyendo.

    —No puedo creer que un entrenador se atreviera a abandonar a su pokémon de esa manera —dijo Hilda, con una mirada llena de rabia.

    Ash que había escuchado todo, apretó los dientes con fuerza.

    —Voy a encontrar a Tepig —sin esperarse, corrió con el objetivo de encontrarlo. Hilda que entendió la reacción de su compañero, también fue a su misma dirección.

    —¡Ash! Yo también voy ayudarte. Nunca me ha agradado ver a un pokémon abandonado, y tengo la solución para encontrarlo. ¡Sal, Tepig! —con suma agilidad, lanzo su poké ball en el aire, saliendo del destello su pokémon inicial—. Tepig, necesito que uses tu rastreo para encontrar a otro Tepig que se ubica en esta zona.

    —Ya veo. Vas a encontrarlo por su aroma —Ash no tardo en comprender su plan.

    Tepig comenzó a olfatear la zona, concentrándose en buscar su olor, cuando lo capto, el pokémon se fue corriendo hacia la dirección donde este se ubicaba.

    —Sigamos a Tepig —recomendó el oriundo de Kanto, ambos entrenadores fueron siguiendo al pokémon de fuego.

    —Espero que puedan encontrarlo —fue lo que dijo Don George antes de entrar al edificio.

    Luego de seguir al Tepig de Hilda, ambos estuvieron en un callejón sin salida, entonces observaron de nuevo a aquella sombra que parecía asustado.

    —Al fin lo encontramos —dijo Ash, viéndolo con determinación, revelando que se trataba de un Tepig.

    —Ahora entiendo porque no se podía reconocer —Hilda observo con pena el estado del pokémon—. Este Tepig está mal nutrido.

    Ash se acercó con precaución —Tepig, he venido a ayudarte.

    El pokémon retrocedió con miedo, no confiaba en sus palabras.

    —Tranquilo, no te voy a hacer nada —cuando estuvo cerca, noto las cuerdas que estaban sujetadas en su hocico—. Ahora entiendo porque no puedes comer.

    Ash sostuvo con cuidado al pokémon, mientras intentaba liberarlo, pero Tepig comenzó a sacudirse hasta que termino mordiendo la mano del entrenador.

    —¡Ash! —grito Hilda, preocupada por el chico de tez morena.

    —Tepig, tranquilo, solo quiero ayudarte —reprimió un poco el dolor, entendía el sufrimiento que pasaba el pokémon. Tepig comenzó a abrir su boca lentamente y luego se calmó momentáneamente. Ash entendió que ahora el pokémon le creía, entonces continúo con su acción—. Esto podría dolerte un poco, pero te podrá liberar de esas cuerdas.

    Ash hizo algo de esfuerzo en desamarrar las cuerdas que aprisionaban al pokémon, cuando por fin pudo liberarlo, pudo notar el rostro aliviado de Tepig.

    —Bien, eres libre de esas cuerdas —le aviso, luego dejo al pokémon en el suelo.

    —Se ve que tiene hambre... —Hilda rápidamente saco algo de su mochila—. Ten, es comida pokémon.

    Tepig olfateo la comida que la castaña le había dejado en el suelo, entonces comenzó a comerlo de inmediato.

    Ash se agacho a su altura —Veo que a Tepig le encanta —noto como el cuerpo del pokémon se encontraba sucio, entonces de su mochila saco una toalla para comenzar a limpiarlo sin problema alguno—. Ahora te ves bien, Tepig.

    El pokémon se expresó con felicidad por lo ayuda del muchacho.

    —Ash. ¿Ahora qué pasará con Tepig? —pregunto Hilda, viendo la cara pensativa del entrenador.

    —Lo he decidido. Tepig, ¿quieres acompañarme?

    El pokémon cerdo agito su cola con entusiasmo, sabiendo ya su respuesta.

    —Muy bien. ¡Pokébola, ve! —la esfera se movió por unos segundos hasta que al final se detuvo, Ash lo recogió mostrando un rostro contento.

    —¡Wow! Nunca imagine que de esa forma se atrapada a un pokémon —se expresó con brillo en los ojos, jamás lo había visto de otra forma que no sea luchar hasta debilitarlo.

    —Es algo que sucede muy a menudo en mis otros viajes, pero siempre lo he considerado como una amistad verdadera —Ash prosiguió a mostrarle la poké ball a su compañero eléctrico—. Mira Pikachu. Tenemos a un nuevo compañero en nuestro viaje.

    —Así que has logrado capturar a Tepig —Don George apareció repentinamente—. Espero que puedas cuidarlo bien, muchacho.

    —No se preocupe. Lo cuidaré muy bien —dijo con voz decidida.

    El encargado de club, sonrió —Me alegro que el pequeño Tepig haya encontrado a un entrenador que sepa brindarle su amistad.

    —Ahora que todo está solucionado, es momento de irnos hacia la próxima ciudad —Hilda guardo a su Tepig, mientras esperaba a su compañero de ojos cafés.

    —Hasta luego, Don George —Ash alzo la mano en forma de despedida.

    —Adiós chicos. Espero que su entrenamiento les sea beneficioso en su camino como entrenadores —se despidió de igual manera.

    Así nuestros héroes se marcharon del pueblo con rumbo hacia su siguiente destino.

    -O-O-O-O-O-

    Era de noche en pueblo Accumula. Dentro de las habitaciones de un hotel lujoso, Ghetsis tenía una conversación secreta con tres de sus subordinados.

    —Mis queridos creyentes, les tengo una petición que dar para lograr cumplir con nuestros ideales —hablo el hombre con voz amistosa.

    —¿De qué se trata señor? —pregunto uno de ellos.

    —Deben ir a la siguiente ciudad. Necesito que vayan a investigar a una persona que tiene información valiosa sobre el humo de los sueños —les mostró una foto de aquella persona.

    —Es todo un honor ser elegidos para esta misión. Lo haremos, señor Ghetsis —los tres sujetos hicieron una reverencia, luego se marcharon de aquella habitación.

    Pero sin que se dieran cuenta, un Woobat había escuchado toda la conversación además que llevaba consigo una pequeña cámara colgada en su cuello.

    —Oyeron lo que han dicho —dijo Meowth, mirando con astucia a sus dos compañeros.

    James preparo sus cosas —Sí. Tenemos que irnos de inmediato a la siguiente ciudad, he impedir que lo obtenga primero.

    —¡Je! Será divertido arruinar sus planes —Jessie mostró una sonrisa sádica.

    En el mismo hotel, respectivamente en la azotea. N veía el cielo oscuro con tanta paz y serenidad, hasta que sintió la presencia de alguien.

    —Has llegado —menciono, sin voltearse—. ¿Cómo te fue en la plaza?

    —Fue divertido. El discurso ha salido muy bien según lo planeado.

    —Ya veo. ¿Ahora qué harás exactamente? —se volteó, sonriéndole.

    —No es obvio. Voy a empezar con mi verdadero ideal —respondió, viendo el cielo que estaba adornado por una luna llena junto con las estrellas.

    —Eso significa que comenzarás con el proyecto que ideamos ¿no? —rió de forma leve.

    —Sí. El proyecto "Liberación" ha comenzado —hablo con decisión, recordando el rostro de cierto entrenador que conoció.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Aquí acaba el episodio ahora nuestros héroes va hacia el primer gimnasio, ahora no se sabe quién puede ser el encapuchado obvio es un misterio para la historia ahora hablando sobre la nueva temporada del anime les gusto la nueva animación y cambios que tuvo, pues digamos que nos dio algo nuevo que ver incluso con comedia ahora, bueno comenten que les pareció el capitulo, Emilion cambio y fuera.
     
    Última edición: 6 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Dr Kaos

    Dr Kaos Guest

    otra vez se me acumularon los caps.... maldita sea, en fin...


    me gusto la adaptación del discurso de Ghetsis... mas aun el primer encuentro entre Ash y N... tal vez me hubiera gustado ver un leve rose de "ideales"... a pesar del mutuo amor que siente cada uno por los pokemon...

    de los dos otros capítulos diré que extrañe un poco la personalidad algo la personalidad entre acaparadora, creída y cobarde de Oshawot (sobre todo su intento por robarle el protagonismo a pikachu XD)

    pero a cambio pudimos ver a Hilda en un combate....

    aun así la forma en que ash se gana la confianza y captura a Tepig se me muy hizo fácil... en ese sentido me gusta más el cap original, igual se entiende que es para no largarse tanto y darle más prioridad a otros aspectos de la trama..



    O_o ahora veamos quien será ese encapuchado... eso si que me saco de onda...

    un saludo y siguele!
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2705
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo de este genial fic, les informo que me encuentro emocionado por las nuevas ideas que se me han ocurrido al ver el último capitulo de "Pokémon Generaciones" en donde Iris y los lideres de gimnasio se lucieron con el equipo Plasma que por casualidad es parecido a como lo tengo pensado hacer en mi fic, bien comencemos con este grandioso fic.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 10: El desafío de los tres hermanos

    Luego de sentir un día lleno de sorpresa, misterio y mucho esfuerzo. Nuestros héroes se encontraban acampando en medio del bosque, disponiéndose a cenar a la vez que ideaban una estrategia para su primer reto en el gimnasio de ciudad Striaton.

    —¿Me preguntó qué clase de pokémon usarán? —Ash se preguntó, intrigado como emocionado, comiendo al lado de su amigo eléctrico—. Tienes alguna idea, Hilda.

    —No tengo ni idea de qué clase de tipo puedan usar. Pero estoy segura que ese líder debe ser un experto en los combates —dijo en un tono apenado, dando un pequeño sorbo de su botella.

    —Lo mejor de no saberlo es que lo hace más interesante —exclamo emocionado, comiendo con rapidez hasta llegar a atragantarse, rápidamente agarro su botella para beber con desesperación.

    —Ash, ¿te encuentras bien?

    —Ahh... pensé que no lo contaría —respiro aliviado, dejando su botella en su mochila.

    —No deberías comer tan rápido —le recomendó la entrenadora con una gota en la cabeza, nunca creyó que la persona que admiraba fuera un glotón. Pikachu solo se tocó la frente por el descuido de su entrenador.

    El chico de Kanto sonrió apenado —Lo siento chicos por preocuparos.

    —No te preocupes. Pero deberías comer más despacio de vez en cuando.

    —Lo tomaré en cuenta.

    Pasado el tiempo de cenar, ambos entrenadores se recostaron en su respectiva bolsa de dormir con el único fin de descansar para el siguiente día.

    —Descansa Hilda —dijo Ash junto con un pequeño bostezo. Pikachu se acomodó para dormir a su lado.

    —Que descanses bien Ash, y tú también Pikachu —se acomodó para luego cerrar los ojos.

    -O-O-O-O-O-
    En pueblo Accumula, en las calles oscuras, tres sombras se marchaban hacia la salida con un objetivo claro y secreto. Dentro del hotel donde se hospedaba la organización del equipo Plasma, siendo específica la sala principal, Ghetsis se sentó en el sofá mientras se servía una copa de vino estando al lado de la chimenea. Totalmente relajado, se dispuso a leer un libro antiguo que trataba de la leyenda de Unova.

    —Así que aquí te encontrabas, padre —entro por la puerta un joven de larga cabellera verde, que decidió sentarse a unos metros de Ghetsis.

    —Tal parece que has estado aburrido por haberte quedado en el hotel. ¿No, N? —dijo con suma tranquilidad, bebiendo de su bebida—. Si estás aquí. Significa que ya te enteraste de nuestro próximo movimiento.

    El chico rió con gracia —Sí. Me enteré que tres de mis subordinados han salido a la medianoche, sin ningún consentimiento de mi parte. Pero padre, ¿crees que el humo de los sueños pueda servir de algo para cumplir con nuestro objetivo principal? —explico de manera deductiva. Ghetsis comenzó a reírse por lo perspicaz que era.

    —Siempre tan detallista —volvió a beber de su copa—. Como sabrás, el humo de los sueños es una pieza vital para nuestro objetivo, no, mejor dicho para nuestra organización.

    —¿A qué te refieres que es una pieza vital en nuestro objetivo? —el muchacho observo como el hombre del parche rojo se levantaba de su asiento para entregarle un artefacto de su bolsillo, revelando su contenido—. Esto es... ¡Je! Vaya padre, entonces ese misterioso humo es muy conveniente para los pokémon.

    —Así es. Con el humo de los sueños, haremos que los pokémon elijan ser libres de los entrenadores —Ghetsis observo como su "hijo" se levantaba de su asiento para luego dirigirse hacia la puerta donde ingreso—. ¿Ya te vas? Pensé que querías saber más detalles de nuestro plan.

    —Ya no tengo nada que hacer aquí —salió del lugar, caminando con calmar en los pasillos. Al llegar a su habitación, pero antes de ingresar, N tuvo un pensamiento fugaz—. "Este es el comienzo para la liberación de los pokémon" —entonces se adentró a su cuarto.

    -O-O-O-O-O-

    En el bosque de la ruta 2, Ash junto con Hilda recorrieron la extensa zona en un tiempo aproximado de dos horas. Luego de un largo trayecto por fin pudieron observar la ciudad que tanto ansiaban desde la noche anterior.

    —Al fin hemos llegado a ciudad Striaton —Hilda fue la primera en emocionarse, estiro ambas manos mientras respiraba hondo. Ella pudo sentir la primera experiencia de recorrer un lugar que desconocía por completo, esa sensación la llenaba de muchos ánimos.

    Ese caso no sucedía con Ash, que caminaba con la cabeza agachaba mientras su compañero eléctrico le seguía el paso desde el suelo.

    —Ahh... Que hambre tengo —fue la queja del oriundo de Kanto, tanto la entrenadora como el pokémon dieron un pequeño suspiro debido a su actitud.

    —Pero ya hemos desayunado esta mañana. Es increíble que aún tengas hambre luego de dar solo el recorrido por el bosque.

    En ese mismo momento, el estómago de Ash gruño con más fuerza.

    —Es que me ha entrado un hambre luego de haber caminado sin tener una sola batalla durante el recorrido —rió avergonzado, provocando que ambos acompañantes tuvieran una gota resbalando por su cabeza.

    —"Nunca pensé que Ash fuera así de glotón. Espera un momento... acaso este debe de ser su secreto para hacer fuertes a sus pokémon. Ahora lo entiendo, hay que alimentarse bien para que tus pokémon se fortalezcan al igual que el entrenador" —Hilda no lo pensó dos veces y saco una libreta de su bolsillo, comenzando a anotar con suma emoción.

    Pikachu que observo la reacción de la muchacha, solo pudo colocar su pata sobre su cabeza. El pokémon imagino que ambos se entendían mutuamente o algo parecido.

    Luego del pequeño incidente protagonizado por el entrenador de tez morena. Ambos ya se encontraban en el interior de la ciudad con el único propósito de encontrar el gimnasio pokémon, lamentablemente no lo pudieron encontrar. Agotados por el recorrido en la ciudad, decidieron descansar en una banca que estaba cerca a la plaza, ya sentados, mostraron un rostro desanimado a la vez que suspiraban pesadamente.

    —Es increíble que no hayamos podido encontrar el gimnasio y para mala suerte ya es mediodía. Al parecer lo único que hay en la ciudad son: restaurantes, hoteles y viviendas. Nos tomada horas encontrarlo —la castaña mostró una mueca de disgusto.

    —No puede ser que no me haya dado cuenta antes —Ash se levantó de imprevisto, llamando la atención de Hilda y Pikachu—. Había restaurantes y no fuimos a parar a comer.

    Ante aquella respuesta, ambos cayeron al suelo por la ocurrencia del entrenador.

    —Se ve que aún tienes hambre —la entrenadora sonrió apenada—. Pero tienes razón. Debimos haber comido algo en el camino.

    —Hum... Me parece que ustedes tienen problemas para encontrar el gimnasio ¿o me equivoco? —dijo un joven de cabellera verde que había escuchado su pequeña charla. Aquel sujeto vestía con un traje de mesero.

    —¿Usted conoce donde puede estar el gimnasio, señor? —Hilda le pregunto con amabilidad.

    —Me gustaría que solo me llamarán Cilan, pues señor lo veo muy formal para mí —repentinamente levanto un dedo de su mano—. Y estás en lo correcto, jovencita. Conozco el gimnasio de la ciudad, pero antes, ¿podrían decirme su nombre si no es molestia?

    —No hay problema. Mi nombre es Ash Ketchum y vengo de pueblo Paleta, y este es mi compañero Pikachu —se presentó muy animado al igual que su pokémon—. Hemos venido por una batalla del gimnasio para participar en la liga Unova.

    —Mi nombre es Hilda y vengo de pueblo Arcilla —se presentó de forma educada.

    —El gusto es mío. Ash, Hilda, y por supuesto Pikachu —hizo una pequeña reverencia mientras les sonreía—. Ahora síganme, los guiaré directo al gimnasio.

    La prueba de conseguir las ochos medallas de gimnasio había comenzado, donde el esfuerzo y desarrollo se requiere para lograr pasar el reto que definiría su meta como todo entrenador, entrar a la liga pokémon.

    Luego de cruzar unas cuantas calles en la ciudad, el grupo al fin llegaron a un gran edificio donde lo más curioso para el joven Ketchum fue que no parecía un gimnasio como él imaginaba de sus otros viajes por las diferentes regiones.

    —Admiren mis queridos jóvenes. Este es el gimnasio de ciudad Striaton, el gimnasio especializado para los entrenadores que empiezan su maravillo viaje en nuestra región —hablo Cilan con gracia y elegancia.

    —¿Este es el gimnasio? —Ash hizo una mueca de indiferencia, realmente no creía que lo fuera.

    —Ash. Al parecer este es el gimnasio, ¡mira! —Hilda se encargó de mostrarle con su dedo el logo de la liga pokémon que estaba en aquel edificio.

    —Mis queridos amigos. Este es el gimnasio de la ciudad. Y como sabrán, en Unova cada gimnasio es único y diferente en su forma de ser, pero cumple con la categoría hecha por la liga pokémon debi... —Cilan interrumpió en su explicación tras notar que ambos chicos se habían ido al edificio desde que empezó a relatar. Dio un corto suspiro junto con una sonrisa forzada—. Vaya, ambos son tan apurados que no me dejaron explicar todos los detalles del gimnasio.

    —¡Muy bien, hemos venido por un combate pokémon! —dijeron ambos al unísono, abriendo la gran puerta del edificio. Para su sorpresa, el lugar se encontraba llena de gente que estaban comiendo en lujosas mesas, llamando su atención de no creer lo que veían.

    —Sean bienvenidos al lugar más elegante y servicial de nuestro establecimiento. Mi nombre es Cress y él es mi hermano Chili, y estamos a su servicio para lo que gusten —se expresó con elegancia un joven de cabellera celeste acompañado de otro joven con cabellera rojiza. Lo curioso es que ambos llevaban trajes de meseros.

    Hilda se acercó para preguntarles sobre su motivo de haber entrado a este lugar.

    —Bueno, nosotros estamos aquí por una...

    —No se diga más. Al parecer ustedes han venido por una cena "especial". Vamos les indicare su mesa —Chili la interrumpió, para luego llevarse a ambos entrenadores con la ayuda de su hermano hacia una mesa de su establecimiento.

    Cuando Ash y Hilda estuvieron sentados en contra de su voluntad, los encargados de aquel "restaurante" se dispusieron a preparar lo necesario para su cena "especial".

    —Perfecto. ¡Muchachos, traigan el aperitivo especial para esta linda pareja de enamorados a la mesa 15! —Chili indico la orden con carisma, mientras sus trabajadores se ponían en marcha con el pedido.

    Cress se encargó de decorar la mesa con velas y flores, luciendo un ambiente muy romántico. Ash no comprendía lo que sucedía al respecto, y más, con la cara toda roja que tenía su compañera de cabello castaño. Hilda lucia muy nerviosa, no creía que esto estuviera pasando en su primera visita en un gimnasio.

    —No sé lo que está ocurriendo aquí —de pronto el estómago de Ash volvió a sonar con más fuerza—. Ahh... Aún tengo mucha hambre.

    —¿Pareja de enamorados? —Hilda repetía esa oración en voz baja, volviendo a ponerse más nerviosa—. "Debo explicar que todo esto es un mal entendido. Tan solo hemos venido por una batalla de gimnasio" —con ese pensamiento, tomo algo de valor para hablar con el dúo de hermanos—. Dis-Disculpen. Creo que hubo un error, nosotros en realidad estamos aquí por una...

    —Muy bien. Aquí está la especialidad de la casa. El gran plato de espagueti para la ocasión romántica de esta linda pareja —volvió a interrumpir Chili, trayendo consigo el dichoso platillo, pero lo más peculiar era que el plato llevaba dos cubiertos consigo, dando la sospecha del porque lo llamo "ocasión romántica"—. Disfruten de su deliciosa velada par de tortolitos. Si quieren podemos pedir que incluya una dulce melodía para mejorar este momento tan especial de ustedes.

    En el momento que los hermanos se retiraban para dejarles algo de privacidad, la voz del joven Ketchum resonó en todo el establecimiento.

    —¡Esperen un momento! Nosotros hemos venido por una batalla pokémon de este supuesto gimnasio.

    —Oh, así que ustedes son entrenadores —Cress se volteó con una sonrisa.

    —Así que en realidad han venido para el desafió por nuestra medalla, ¿verdad? —Chili mostró una ardiente emoción que recorría en todo su cuerpo—. Debieron haberlo dicho desde un principio.

    —Nosotros le hemos explicado eso desde un comienzo —reprochó la joven de ojos azules por el momento tan incómodo que vivió.

    —Es verdad hermanos. Ellos han venido por una batalla con nosotros —acercándose por detrás de ambos hermanos, Cilan apareció en el acto.

    —¿A qué se refiere con "nosotros"? —Hilda no comprendía las palabras mencionadas por el joven que conoció de manera casual. Sin embargo, los tres hermanos sonrieron.

    —Bueno, Ash e Hilda. La verdad, el líder del gimnasio...

    —¡Somos nosotros tres! ¡Los líderes del gimnasio de ciudad Striaton! —los tres hicieron una elegante coreografía con extraño a ambos chicos junto con Pikachu. Pero la multitud que en su mayoría eran jóvenes muchachas gritaron con emoción.

    —Entonces... ¿son tres líderes de gimnasio? —Hilda estaba algo impactada por tal revelación, y Ash se encontraba peor.

    —Así es muchachos. Ustedes pueden elegir a uno de nosotros para luchar por su medalla. En conclusión es una batalla de uno contra uno —Cilan se encargó de explica sobre las normas de su gimnasio.

    —Si ya está dicho el asunto —dijo Cress.

    —¿Quién será el primero en combatir con nosotros? —secundo Chili con algo de impaciencia.

    —Hilda... —llamó el entrenador de Kanto—. Se la primera en combatir por tu primera medalla, yo iré después por mi batalla.

    —Ash —un leve sonrojo se adornó en sus mejillas, no creyó que ese chico que admiraba fuera tan caballeroso con ella—. "Nunca pensé que fuera tan educado conmigo".

    Todas las personas del establecimiento se quedaron impresionados por la manera tan gentil que aquel chico le tenía a su compañera. Pero repentinamente Ash cogió el tenedor mientras miraba el platillo con gran emoción.

    —Ahora voy a estar ocupado comiendo este delicioso espagueti que se molestaron en servir. No he comido en toda la hora y ya me estoy muriendo de hambre —con alegría dio la primera probada mientras el resto caía al suelo por su penosa explicación.

    —Así que ese era el motivo —menciono la oriunda de Unova con decepción.

    Pikachu movió por leves momentos su cabeza, casi creía que su amigo había empezado a madurar al viajar como líder del grupo.

    —Este chico es único —hablo Cress con un tono intrigado, mientras sus dos hermanos estuvieron de acuerdo por lo dicho.

    Cilan se acercó hasta la novata entrenadora, mirándola de forma retadora —Bien Hilda, prepárate para el combate de nuestro gimnasio. ¡Es momento de abrir la puerta para mostrar nuestro campo de batalla! —en ese momento la pared comenzó a temblar, empezando a abrirse un pasadizo secreto.

    Hilda estuvo preparada para este reto, el primer desafío de su vida comenzó, estuvo nerviosa y a la vez emocionada. Apretó los puños en señal de confianza y seguridad para mostrarse ante sus ojos el dichoso campo de batalla.

    —Mi primer combate de gimnasio ha comenzado —avanzo con optimismo hasta aquella entrada junto con los tres hermanos.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Hasta aquí acaba el episodio de hoy día, espero que les guste ahora se viene el primer combate de Hilda que se pondrá interesante su batalla por su primera medalla, comenten que les pareció el capitulo, Emilion se despide de ustedes lectores.

    Posdata: Si no fuera mucha molestia me gustaría que lean el fic de "Burbujas del Amour". Que estoy escribiendo actualmente como autor del fic, tiene temática comedia romántica, sobre el shipping el principal es Insectivoreshipping (Frogadier y Braixen) y secundario el Amourshipping (Ash y Serena) es muy interesante, pues es una historia paralela al anime de "Pokémon XY y XYZ".
     
    Última edición: 6 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Dr Kaos

    Dr Kaos Guest

    bien al menos esta vez ando al dia...

    en general me gusto el capitulo...

    XD esa hilda y su fanatismo por ash... no la dejan ver que el tipo en verdad piensa en comida todo el tiempo...

    aunque extrañe un poco la forma original en que ocurre el primer encuentro con Cilan...

    eso si me gusto la parte del malentendido jajjaja... igual podrías haberle sacado más jugo y poner una hilda mas fantasiosa antes que aclararan todo XD... (y claro una posterior desilusión.) pero bue...

    en fin veamos cómo se desarrolla la primera batalla de gim de la chica....

    -_-U y si el inmortal sirve de algo que no sea aspirar todo ese espagueti...

    p.d: checa el nombre del cap... creo que hay un error de dedazo por hay...

    p.d: le daré una vuelta a ese otro fic... aunque el amour me es algo indiferente, pero ya que XD...

    saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2371
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo de mi fic , estoy muy contento con un fic que me encanta en fanfiction y por fin lo han continuado después muchos meses les tengo que informa que me emociona las cosas que ocurrirán dentro de la historia, bien comencemos.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 11: Un combate con estilo exquisito

    Hilda mantuvo la cabeza bien firme ante su pronta batalla, la entrenadora estaba a punto de llegar a la misteriosa entrada ubicada en el gimnasio de ciudad Striaton. A pesar de mostrar seguridad en sus ojos y decisión en su boca, la castaña sentía los nervios a flote en todo su cuerpo, aquella sensación era normal como cualquier entrenador que recién experimenta su primer combate oficial con un líder. Ella le iba a demostrar el esfuerzo que hizo junto con su pokémon en el famoso club de combate.

    —¿Estás preparada, retadora? El campo de batalla espera tu desafío —dijo Cilan, con una voz amigable, entendía las reacciones de los entrenadores que habían visitado en su gimnasio con anterioridad. Hilda comprendió la situación, pero con valentía siguió su camino.

    De pronto la voz de Ash se escuchó en todo el establecimiento, llamando la atención de la castaña que se detuvo para voltearse.

    —¡Hilda, suerte en tu combate! ¡Recuerda, confía en tu pokémon! —la ánimo con entusiasmo mientras continuaba con su labor de comer, Pikachu levanto sus pequeñas patas diciendo que le deseaba suerte.

    La entrenadora le dedico una pequeña sonrisa amigable —Confía en mí. Te prometo que lo haré bien. Después de todo, el entrenamiento que tuve contigo valió la pena.

    En el interior de aquella habitación poseía un gran campo de batalla que estaba conformado por un suelo cubierto de tierra y rocas que rodeaban la zona. Además de las gradas en donde se ubicaron las admiradoras del trió de líderes que estuvieron ansiosas de apoyarlos con gran esmero en su batalla contra la inexperta Hilda.

    —Ahora que estamos reunidos, viene la hora de la elección —Cress miro los ojos azules de la retadora—. Ahora elije. ¿Con cuál de nosotros tres vas a luchar?

    —Pero antes. Te mostraremos a nuestros pokémon —Cilan junto a sus dos hermanos lanzaron su respectiva Poké Ball en el aire, saliendo del destello tres pokémon de distintos colores con aspecto de un primate.

    —Esos pokémon son... —inmediatamente saco su Pokédex de su bolsillo.

    "Pansear, el pokémon mono de fuego. Suele anda por los bosques, come las bayas mientras los quema".

    "Pansage, el pokémon mono de planta. Comparte sus bayas con los demás sacándolo de su cabeza".

    "Panpour, el pokémon mono de agua. Se oculta en los lagos de los bosques, restaurando sus heridas al estar en contacto con el agua".

    —Así que eso son sus pokémon. Pero, ¿por qué me lo muestran? —Hilda levanto una ceja dudosa, no comprendió el motivo de los hermanos.

    —Esa es una buena pregunta, muchacha —Chili meneo el dedo mientras le sonreía con picardía—. Nosotros tenemos la costumbre de enseñarles a los entrenadores nuestros pokémon por recién empezar su viaje en nuestra maravillosa región de Unova. Ese es el motivo por el cual lo dejamos a su elección.

    —Ya veo. Entonces solo debo elegir a mi gusto —la entrenadora sonrió victoriosa, sabía de antemano su elección más favorable—. Yo escojo a Pansage —señalo al dichoso pokémon que estaba acompañado de su entrenador de cabellera verde.

    —Yo seré el árbitro del combate —mencionó Cress que se colocaba en el centro del campo.

    —Ah, qué mala suerte. Yo quería combatir. Pero si es la elección del retador no se puede rechistar —Chili se encargó de guardar a su compañero al igual que hizo su otro hermano.

    Cilan se colocó en su posición correspondiente en el campo, Hilda hizo lo mismo.

    —Estaré encantado de combatir contigo, Hilda. Siento que resultada algo delicioso o amargo, pero siempre con un gran gusto —detallo con gran emoción, mientras Pansage se colocaba en posición de batalla.

    —¡Yo te elijo Tepig! —Hilda lanzo su Poké Ball para dejar libre a su inicial de fuego.

    —El combate por la aspirante a la medalla Hilda contra el líder del gimnasio Cilan —Cress verifico que ambos estuvieran preparados—. ¡Qué comience el combate!

    —Te concedo el primer movimiento, Hilda.

    —Gracias Cilan. Tepig empieza con embestida —obedeciendo a la orden de su entrenadora, el pokémon fue a toda velocidad hacia el tipo planta.

    —Pansage, esquiva con elegancia el ataque —en ese instante, Pansage movió su cuerpo con suma gracia haciendo que evitara el ataque de pokémon cerdo.

    Hilda mostró asombro —Vaya forma de evadir el ataque de Tepig —analizo con cuidado su siguiente jugada, entonces logró verificar que si atacaba de forma consecutiva podría hallar un hueco para lanzarle un ataque muy eficaz—. Tepig sigue usando embestida.

    Cilan se percató de su plan —Pansage deja de evadir y comienza con la ofensiva —el pokémon se alejó a una distancia prudente para confrontar su adversario—. Ahora comienza con un elegante balas semillas.

    Pansage inflo sus mejillas para continuamente lanzar una gran cantidad de semillas hacia la dirección de Tepig, el pokémon de fuego recibió un daño mínimo para luego instintivamente alejarse de su oponente.

    —Al parecer no podré acércame mucho —Hilda miro el campo intentando hallar una solución—. Bien. Entonces será un combate a distancia. ¡Tepig usa Ascuas!

    El pokémon aspiro una cantidad de aire para luego expulsar una pequeña ráfaga caliente de su hocico. Pansage continuo con su movimiento, pero para su sorpresa, el ataque de Tepig fue mucho más fuerte haciendo que sus semillas se convirtieran en cenizas.

    Cilan sonrió por la táctica de la entrenadora —"Muy ingenioso Hilda. Utilizar un ataque que es peligroso en mi pokémon, es una clara ventaja para ti, pero yo también cuento con una ventaja para casos como estos" —observo como el ataque ígneo se acercaba a su pokémon —. Pansage usa Excavar.

    En una acción rápida, el pokémon se ocultó bajo tierra para escapar del ataque. Hilda y Tepig estuvieron sorprendidos e impactados por lo sucedido.

    —"No puede ser. Sabe un movimiento de tipo tierra".

    —Por tu mirada puedo notar que no te esperabas que mi pokémon supiera un ataque que tu pokémon es débil ¿no, Hilda? —Cilan mostró un rostro confiado en acertar en lo dicho.

    —En nuestro gimnasio siempre estamos preparados para momentos como estos —dijo Cress que se cruzaba de brazos—. Sabemos que los entrenadores novatos siempre van a escoger a un pokémon que es más fuerte que el nuestro.

    —Eso es verdad. Por eso los entrenadores deben estar preparados para momentos en la cuales su pokémon tenga desventaja —secundo Chili con una sonrisa triunfante—. Nosotros no ponemos fácil los combates en nuestro gimnasio, recuérdalo muy bien chiquita.

    —Es por eso que mis hermanos y yo somos los mejores especialistas en manejar estás situaciones con mucho control —finalizo Cilan levantando sus brazos.

    —Ahora lo entiendo. Por ese motivo fue que ustedes me dieron la opción de elegir, esto solo era para prepararme en un combate con pokémon que sepan movimientos que son eficaces en los míos —Hilda mostró entusiasmo, sorprendiendo a los tres hermanos—. Menos mal que he venido preparada desde un principio en el combate. Tepig utiliza Rastreo para localizar el paradero de Pansage.

    —Eres muy lista en actuar rápido —la felicito por su estrategia—. Pansage, sal de tu escondite y utiliza Mordisco.

    El pokémon salió de sorpresa por detrás de Tepig, pero este lo esquivo por poco.

    —¡Ahora usa Ascuas!

    Tepig avanzó con rapidez para verse cara a cara con Pansage, este último estuvo sorprendido luego que fuera impactado por la ráfaga ígnea, provocando que saliera volando por el choque de calor.

    —¡Pansage! —exclamo con preocupación.

    Cress no podía creer que lo veía —Es increíble que una novata reaccionada de esa manera tan estratégica.

    —Eso no es lo sorprendente de Hilda —para sorpresa de los hermanos, Ash aparecía junto con su amigo eléctrico en las gradas—. Ella y Tepig se han preparado desde que empezamos nuestro entrenamiento en pueblo Accumula. Estoy seguro que tiene un plan para conseguir la victoria.

    —Entonces, este combate será una deliciosa experiencia —Cilan observo como su pokémon se levantaba con dificultad—. Creo que es momento de invertir la situación. Pansage restáurate con tu Síntesis.

    El cuerpo de Pansage comenzó a brillar en un aura verde, entonces los daños que sufrió por Tepig desaparecieron por completo.

    —¡No puede ser! —Hilda nunca creyó que las cosas se pusieran peor.

    —Vaya. Así que sabe movimientos de curación. Hilda lo tendrá difícil si no sabe cómo contraatacar con un movimiento efectivo que logre debilitarlo a la primera. De lo contrario, Tepig se agotada por el paso del tiempo —Ash supuso que su compañera tendría problemas con este cambio en la batalla. Notando como Pikachu se preocupaba por ambos.

    —Debo seguir atacando con Ascuas hasta que se queme por el efecto secundario —la entrenadora siguió con su plan de ganar como sea, y se preparó para realizarlo—. ¡Tepig usa de nuevo Ascuas!

    —Estas vez mi pokémon no se esconderá —el líder extendió los brazos bien alto—. Pansage, deslúmbralos con tu magistral Rayo Solar.

    El pokémon comenzó a acumular energía de sus brazos, sorprendiendo a la castaña.

    —¿Rayo Solar? —sonrió por esta oportunidad única—. Perfecto. Ese ataque se demorará en lanzar por un tiempo, ahora seguiré con mi ataque...

    —¡Hilda! ¡Haz que Tepig esquive el ataque!

    La entrenadora reacciono alarmada por el grito que lanzo Ash, no comprendía el motivo de aquella advertencia.

    —Ash, ¿pero qué es lo que suc...? —se detuvo luego de observar como el ataque de Pansage había terminado de cagarse—. ¡Es imposible! ¡¿Cómo pudo terminarlo tan rápido?! —no comprendió lo que había ocurrido hasta que observo el techo y ahí lo entendió a la perfección, el techo se encontraba muy iluminado, pero no por las luces sino por el mismo sol—. Ahora lo entiendo. Tepig esquiva...

    De pronto sonó un fuerte impacto, Pansage había lanzado su ataque ante un inofensivo Tepig que salió volando hasta impacta por un muro de piedra.

    —¡Tepig! —Hilda estaba paralizada por el gran daño que recibió su compañero—. Está en un estado grave.

    —Tal parece que el combate está a punto de acabar —exclamo Cress con algo de lastima por el estado del pokémon de Hilda.

    —Eso parece hermano —apoyo Chili.

    Pikachu seguía preocupado por sus dos compañeros, hasta que sintió como su entrenador le acariaba la cabeza para tranquilizarlo.

    —No te preocupes, Pikachu. Hilda sabrá cómo salir de este problema. Solo confía en ella —le dedico una sonrisa, mientras observaba a la chica de ojos azules—. Vamos Hilda. Todavía no has mostrado todo tu potencial.

    Hilda estaba en un aprieto, ¿cómo podría ganar ante un ataque que es más poderoso que el suyo? Observo con asombro como Tepig se levantaba a duras penas para continuar con la batalla. Entonces comprendió que no solo ponía su esfuerzo en la batalla, también su pokémon daba su propio apoyo en la causa. La entrenadora intento encontrar una respuesta para conseguir la victoria.

    —Debo hacer algo rápido con ese ataque. Tepig podrá llegar a un estado crítico o incluso estar debilitado —sus dudas fueron resueltas en lo último —. ¡Eso es! Tepig usa embestida.

    —¿Qué es lo que planeas? —Cilan no entendió la decisión de la entrenadora en atacar cuerpo a cuerpo. Pero no cedería tan fácilmente—. Pansage usa de nuevo Rayo Solar.

    El pokémon volvió a cargar con rapidez para enseguida lanzarlo contra Tepig que seguía corriendo a su dirección.

    —¡Tepig, recibe el Rayo Solar! —todos quedaron sorprendidos por aquella orden.

    El pokémon cerdo recibió de lleno el ataque, pero algo sorprendente sucedió, su cuerpo empezó a brillar en una intensa aura roja.

    —¡Bien! Eso es lo que estaba esperando —sonrió por el éxito de su plan—. Tepig sigue corriendo y usa Ascuas a máximo poder.

    El pokémon siguió con su carrera, traspasando el Rayo Solar hasta llegar a su posición, Pansage se quedó inmóvil cuando Tepig estuvo cerca. Entonces le lanzo su poderoso ataque de fuego haciendo que saliera volando hasta chocar con una roca, provocando una cortina de humo que luego de dispersarse, se pudo notar como Pansage se encontraba debilitado.

    —Pansage no puede continuar. El ganador es Tepig, por lo tanto, la entrenadora Hilda es la ganadora de la medalla Triple —Cress dio por finalizado el combate.

    —¿Gané? —no podía creérselo, lo había logrado. Sonrió con felicidad mientras su pokémon se acercaba—. ¡Gané! Tepig, gracias por tu esfuerzo —lo cargo dando varios giros por la emoción de su primera victoria.

    —Bien hecho Pansage. Mereces un gran descanso —Cilan guardo a su pokémon para luego observar a la ganadora—."Aprovecho el Rayo Solar para causarle daño a su pokémon y así activar su habilidad, por eso su ataque de fuego se hizo más fuerte. Aunque eso también podría haberlo debilitado, fue una decisión muy peligrosa, pero al final le salió a su favor. Hilda realmente es una entrenadora muy interesante".

    Entonces Ash se había acercado a su compañera junto con Pikachu para felicitarla.

    —¡Bien hecho Hilda! Has ganado —dijo Ash, quien se acercaba a ella junto con Pikachu.

    —Gracias Ash, y tú también Pikachu —agradeció con sinceridad, luego se percató como se acercaban los tres líderes.

    —Lo has hecho bien, Hilda. Como parte de tu victoria, te mereces la medalla de nuestro gimnasio —Cilan extendió su mano, entregándole la dichosa medalla que poseía tres colores distintos.

    —¡Qué bien! ¡He ganado mi primera medalla oficial! —alzo su mano para recibir la medalla, sus ojos mostraron un brillo lleno de satisfacción. El esfuerzo que hizo junto a su pokémon no fue en vano.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Muy bien chicos hasta aquí con el capitulo espero que les haya gustado, comenten que le pareció el episodio, Emilion se despide de ustedes lectores.

    Posdata: Si no fuera mucha molestia podrían leer mi otro fic de "Pokémon Sagas: Episodio Delta". Como sabrán esta tendrá importancia más adelante en mis futuras historias de las sagas, espero que lo lean y me den su opinión.
     
    Última edición: 6 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    TYNX

    TYNX Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2016
    Mensajes:
    145
    Pluma de
    Escritor
    Esta muy bueno este fic, por ahora me estoy poniendo más activo con los fics de Ash y me está gustando lo que encuentro :)

    Trata de no escribir lo que dicen los Pokémon ya que es algo un poco innecesario en algunas ocasiones. Por lo demás el fic me gusta.
    Puedes usar el guión largo en vez del normal con la teclas Mayús (Alt) y los números 0, 1, 5, 1.

    Espero más, nos leemos!
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  7.  
    Dr Kaos

    Dr Kaos Guest

    Bien interesante capitulo...

    la batalla me pareció entretenida, sobre todo por el que rescataras el tema que los gimnasios también están para hacer crecer al entrenador...

    Hilda mostro el tipo de entrenadora que es... siendo más del tipo "aplicada" y metódica..., aunque también puede improvisar siendo alguien arriesgada como su ídolo...

    lo q si... a ash lo sentí algo fuera de lugar (a pesar que entiendo que quieras darle más esa faceta de "experimentado"... XD pero nose en lo personal creo que hubiese sido chistosin verlo mas preocupado por su espagueti que por hilda... sacándola de quicio, lo que la llevaría a estar en aprietos durante la batalla por querer llamar la atención del atolondrado....

    por otro lado, -.- me falto al cilan estroncio y su infaltable testing time.... (claro a menos que lo guardases para ash, pero quería verlo en el combate contra hilda... )


    bueno espero la siguiente continuación, aer como será la batalla del mostañon.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    4442
    Hola gente aquí Emilion con la continuación de este genial fic, agradezco por el apoyo que le dan a esta historia que cada vez avanzo más en su trama principal y claro estoy haciendo referencia al anime, espero que lo disfruten.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 12: Un combate de 3 Vs. 3 (Parte 1)

    Hilda aún se encontraba emocionada por su victoria en el gimnasio Striaton, la medalla que ahora poseía entre sus manos demostró el gran trabajo en equipo que realizo junto a su pokémon. Ahora tan solo faltaba el turno de Ash en conseguir su propia medalla.

    Los tres hermanos se acercaron ante el dúo de entrenadores para proseguir con la elección de la próxima batalla.

    —¡Qué bien! Ahora es mi turno de conseguir mi primera medalla —el entrenador se mostró muy entusiasmado al igual que su pokémon eléctrico.

    —Entonces Ash. ¿A quién escogerás para tu combate? —repitió la misma pregunta Cress, observando como el chico de Kanto estuvo pensativo en su elección.

    —Ya lo he decidido... ¡Lucharé con los tres!

    Todos quedaron impactados por la respuesta tan loca que dijo el chico de tez morena, que incluso la mayoría pensaban que era una elección suicida para un entrenador de corta edad.

    —Espera Ash, ¿estás seguro de luchar contra los tres a la vez? Tú has visto como el pokémon de Cilan me dificulto en la batalla, que hasta creía en una baja posibilidad de ganar —le aconsejo Hilda con un tono de voz preocupante.

    Ash la miro con una expresión tranquilizadora —No tienes del porque preocuparte. Estoy seguro en mi elección, Hilda. Además recuerda que no soy un entrenador novato que anda pidiendo batallas a lo loco, puesto que sería muy interesante el reto que escogí.

    —Ash, si tu elección es combatir contra nosotros. Te recomiendo que esperes hasta mañana —dijo Cress, ante la asombro del entrenador que mostraba un rostro desanimado.

    —¿Y eso por qué?

    Hilda le toco un par de veces el hombro para captar su atención —Recuerda que el Pansage de Cilan se encuentra en un mal estado.

    —Hilda esta en lo correcto —Cilan se les acerco, levantando el dedo índice—. Mi fiel compañero no puede luchar sin antes no lo llevo a un centro pokémon.

    —Eso significa que tendré que esperar hasta mañana —dijo con un aire desganado para enseguida cambiarlo a uno tranquilo—. Ah, bueno, que importa. Eso me dará más tiempo para entrenar —y sonrió con gracia.

    Hilda liberó una pequeña carcajada por la ocurrencia de su compañero —Ash siempre encuentra un motivo positivo a las cosas —repentinamente recordó algo importante—. Es verdad. Aún no sabemos dónde se encuentra el centro pokémon para alojarnos y curar a Tepig —dijo con voz desesperada, otra vez tendría que recorrer la enorme ciudad para encontrarlo ante que llegara la noche.

    —Es cierto. Si no lo encontramos a tiempo tendremos que acampar al aire libre —el entrenador de Kanto se encontraba igual o incluso peor que Hilda, provocando que todos los presentes tuvieran una gota en la cabeza por la situación tan penosa de ambos jóvenes.

    —Veo que Ash tiene una mezcla de dulce por los combates con un poco de sabor agrio en su vida rutinaria como entrenador —comento Cilan con una elegante postura. El mencionado no comprendió del todo el significado de sus palabras, pareciéndole extraño.

    —¿Dónde hable escuchado eso antes? —se preguntó la entrenadora de Unova con intriga, presentía que lo había escuchado de algún lado.

    —Si quieren, puedo ofrecerme en llevarlos al centro pokémon, después de todo, yo también me dirijo ahí —se ofreció gentilmente el líder de cabellera verde.

    —¡Muchas gracias Cilan! —Ash fue el primero en agradecerle por su amabilidad.

    —Te lo agradezco Cilan —Hilda hizo una reverencia agachando su cabeza.

    De esta forma los tres salieron del gimnasio Striaton con destino al centro pokémon.

    -O-O-O-O-O-

    No tardaron mucho tiempo, cuando la enfermera Joy recibió las Poké Ball's de Cilan y Hilda para comenzar con el tratamiento de curación. En ese mismo momento, Ash se encontraba en el patio trasero entrenando al lado de sus pokémon para el reto de mañana.

    —Sus pokémon ahora están en un buen estado. Gracias por su espera —dijo la enfermera Joy con una sonrisa jovial, entregándoles en una bandeja la respectiva Poké Ball de ambos entrenadores, ellos le agradecieron por su labor—. Vuelvan en otra ocasión.

    Hilda decidió observar el esfuerzo de su compañero, y Cilan se ofreció en acompañarla.

    En las afueras del establecimiento. Los pokémon de Ash se encontraban luchando entre sí, lanzando sus ataques con el otro de forma sincronizada.

    —¡Muy bien Pikachu! Tu ataque es ahora más fuerte, y también de ustedes chicos. Han mejorado mucho su resistencia —los felicito con una gran sonrisa, alegrando a sus pokémon por el esfuerzo dado.

    —Tal parece que te estás preparando para el reto de mañana. Eso es algo maravilloso —elogio Cilan, pero luego se asombró tras observar a Oshawott y a Tepig—. No puedo creerlo. Tienes dos iniciales de la región.

    —Así es —el entrenador se mostró orgulloso, acariciando a ambos pokémon con sus dos manos—. Este Oshawott me lo regalo la profesora Encina cuando me siguió en mi viaje, y este Tepig lo capture luego de haber sido abandonado por su entrenador. Ellos son especiales para mí como el resto de mis pokémon.

    —Ya veo. Eso demuestra el gran aprecio que te tienen como su compañero, incluso pudo jurar que tendrán un fuerte vínculo en el transcurso de su viaje —instintivamente se puso a observar su reloj que estaba en su muñeca izquierda—. Oh vaya. Es hora de retirarme. Bien chicos, los veo mañana en el gimnasio—agito su mano como despedida para luego emprender su camino de regreso.

    Ambos entrenadores se pusieron a observar la silueta de Cilan hasta que desapareció entre las calles de la gran ciudad.

    —Cilan es una persona muy agradable, ¿no lo crees? —le preguntó, colocando ambas manos por detrás de su espalda.

    —Tienes razón —de pronto comenzó a gruñir el estómago de Ash, llamando la atención de la entrenadora junto a sus cuatro pokémon.

    —Creo que es buen momento para comer —le recomendó con una sonrisa, alegrando al chico de Kanto—. Además tienes que curar a tus pokémon y descansar para tu desafío de mañana. Es la base principal de todo entrenador que quiere conseguir el triunfo.

    Ash accedió a realizar los consejos de la joven, recordándole un poco a su amigo Brock, que siempre le ayudaba en su viaje por las cuatros distintas regiones que lo acompaño.

    La noche había caído de forma rápida, y nuestros héroes se encontraban en una habitación que poseía dos camas por separado. Ash se echó en la suya junto a Pikachu, disfrutando de la comodidad de la cama luego de haber comido un montón.

    —Ahora ya estamos listos para nuestra batalla de mañana —dijo con emoción, Pikachu lo imito de igual forma con un poco de cansancio.

    —Ash, ¿ya elegiste a tus tres pokémon? Recuerda que solo pudiste observar mi batalla con Cilan, todavía no sabemos cuál puede ser la estrategia de sus dos hermanos —pregunto Hilda, que aparecía desde la puerta del baño con su respectiva ropa de dormir.

    Ash la miro por unos segundos para luego cambiar su vista hacia el techo —Al parecer... ya tengo una idea de cuál pokémon usaré para mañana —respondió muy seguro.

    Le sonrió —Te apoyare para que logres conseguir tu medalla —dijo con optimismo.

    —Te lo agradezco Hilda. Estoy seguro que pronto tendré mi medalla.

    Hilda se sentó en su cama para sacar de su mochila la medalla que gano recientemente.

    —Aun no puedo creerme que logre conseguir mi primera medalla en el primer intento, cuando apenas empecé mi viaje hace pocos días —lo miro con sus ojos azules que emitían un brillo de gozo—. Realmente es un privilegio haber entrenado muy duro junto a Tepig.

    —Te entiendo. Yo también me sentí de esa forma al ganar mi primera medalla junto con Pikachu —miro con nostalgia a su compañero eléctrico, recordando los buenos momentos que vivieron en su región natal.

    —¡¿En serio?! —la entrenadora mostró cierto interés en su historia—. Eso es increíble, Ash. ¿Cómo lograste conseguir todas tus victorias en aquel tiempo?

    —Pues... —rasco un poco su mejilla—. Digamos que era un novato que no planeaba bien mis estrategias a la hora de batallar, pero siempre conseguía ganar en todas con duro esfuerzo y trabajo en equipo —relato con orgullo su experiencia, omitiendo las medallas regaladas junto con la desobediencia de su fiel amigo Charizard.

    —¡Fantástico! De esa forma lograste llegar hasta la liga pokémon de la Meseta Añil. Eso explicaría todo tu desempeño en las demás regiones —exclamo con un brillo en los ojos, apenando un poco a su compañero mientras Pikachu se mataba de la risa—. Aunque fue una lástima que perdieras por esas reglas tan ridículas, ¿desde cuándo un pokémon queda descalificado por quedar dormido? ¡Qué ridículo! Menos mal que fue eliminada con la llegada de la liga Johto en la Conferencia Plateada.

    —Sí, menos mal que se eliminó —menciono un poco nervioso, nunca pensó en la posibilidad de que si no hubiera existido esa tonta regla, tal vez hubiera llegado un poco más lejos en su primera liga. Clavo su mirada en el reloj que colgaba del techo—. Creo que es momento de descansar. Mañana tengo una batalla que ganar. Buenas noches, Hilda.

    —Buenas noches, Ash —dijo, antes de apagar la luz de la habitación. Acomodándose entre las sábanas, medito un poco sobre la historia que su compañero le conto—. "Debo volverme más fuerte para estar en el mismo nivel que Ash" —con ese pensamiento como objetivo a cumplir, cerró los ojos para finalmente dormir.

    "En el gimnasio Striaton"

    —¿Y ya saben cómo será el combate de mañana? —pregunto Cress, sirviendo dos tazas de té a sus dos hermanos que seguían ideando un método para combatir contra el entrenador del Pikachu.

    —Es un poco complicado, hermano. ¿Pelea con los tres a la vez? ¡Ese chico tiene una ardiente pasión para lo extremo! —Chili estuvo impresionado por el valor del entrenador, pensó hasta que su cabeza comenzó a sacar humos por intentar encontrar una respuesta a su duda—. ¡Ya lo tengo! Por qué no hacemos un combate triple.

    —Creo que eso no sería muy conveniente para nosotros, Chili —comento Cilan, rascando su mentón tras recordar lo sucedido en el centro pokémon—. Recuerda que estamos especializados en el combate individual, sería un gran problema hacerlo de esa forma.

    —¿A qué te refieres Cilan? —pregunto su hermano de cabellera azul, intrigado por las palabras que menciono. Sabía que tenía un gran talento para el balance en las batallas.

    —Lo que intento decir es que Ash no es un entrenador novato. A diferencia de Hilda, note como él la ayudaba en averiguar la dificultad de su batalla, lo calcula tan perfectamente que puede predecir su siguiente movimiento ante que su oponente; incluso puedo asegurar que tiene más experiencia que nosotros tres juntos.

    —No me asuste de esa forma, Cilan —Chili por primera vez sintió un frío que recorría en todo su cuerpo—. Es imposible que ese chico tenga tanto potencial para llegar a superarnos.

    —No es imposible esa posibilidad, Chili —Cress se cruzó de brazos, mirando fijamente a su hermano—. Recuerda que nuestro gimnasio está catalogado por la fundación de la liga pokémon como el reto inicial de los entrenadores que comienzan su viaje. No es de sorprenderse si ese chico llamado Ash pueda superar nuestro nivel.

    —Exactamente —añadió Cilan—. Pero eso no significa que se lo pongamos tan fácil. Tengo un plan para hacerle batalla a su experiencia tan alta, un modo de combate que no estamos acostumbrados a realizar... hasta ahora.

    —¿Y cuál ese plan? —Chili se mostró curioso ante la idea de cómo confrontar a aquel entrenador que recupero su ardiente espíritu combativo.

    —Escuchen atentamente cada palabra que les diré para nuestra batalla con Ash.

    -O-O-O-O-O-

    El día prometido había llegado para nuestros héroes que se encontraban en la gran puerta del gimnasio. Pero antes de que pudieran ingresar, Hilda decidió dedicarle algunas palabras a su compañero de tez morena.

    —Buena suerte en tu batalla —entrecerró sus manos junto con una sonrisa.

    —Gracias Hilda. Ya verás que obtendré mi medalla —apretó su puño con decisión.

    En el momento en que ambos ingresaron, el trío de hermanos ya los estaban esperando.

    —Sean bienvenidos de nuevo a nuestro gimnasio —saludo Cress con mucha cortesía al igual que sus dos hermanos.

    —¡Es hora de dirigirnos al campo de batalla, retador! —Chili se mostró algo impaciente.

    —Síganos por favor —el líder del cabello azul los guío hasta la misteriosa compuerta que se ocultaba entre la pared de su restaurante para conducirlos hacia el campo de batalla.

    Ash se apresuró en colocarse en la misma posición donde estuvo anteriormente Hilda, Pikachu se puso a su lado, emocionado de empezar su primera batalla en la región de Unova. Por su parte, Hilda se sentó en las gradas donde tenía una perfecta vista hacia el chico que era su inspiración como entrenadora.

    —¿Estás listo para el combate, Ash? —Chili estuvo lleno de pasión que hasta sacaba fuego de sus propios ojos, colocándose en el lado contrario junto a sus dos hermanos.

    Los tres líderes se dispusieron a dar comienzo lanzando sus Poké Ball's en el aire, saliendo de ellos, los tres pokémon de igual color que la cabellera de su respectivo entrenador.

    Ash enseguida saco su Poké Ball de su cinturón para luego agrandarlo —¡Perfecto! Entonces yo elijo a...

    —Espera un momento, Ash —interrumpió Cilan.

    —¡¿Eh?! ¿Qué es lo que ocurre? —se preguntó confuso por detener su acción.

    —Todavía no hemos explicado las normas del combate —explico Cress.

    —Es verdad. Recuerda que este combate será diferente —secundo Chili con una sonrisa.

    —En efecto —asintió Cilan, mirando de forma retadora hacia el joven Ketchum.

    Hilda que escucho la conversación atentamente, no sabía lo que planeaba los hermanos, tan solo recordó que iba a luchar con los tres al mismo tiempo.

    —¿Acaso será un combate triple? —pregunto Ash, suponiendo que de eso se trataba.

    —No exactamente —respondió Cilan—. Este combate es distinto a como tú lo conoces, después de todo, es un nuevo método de batalla creada por nuestra querida región de Unova. Se le conoce como "combate rotativo", donde se luchara con tres pokémon a la vez, pero no al mismo tiempo, sino que cada uno deberá atacar por distintos turnos según tu propio criterio. En otras palabras, tendrás que sacar el mayor potencial a tus pokémon para manejar el desarrollo de la batalla.

    Ash estuvo anonadado con la explicación tan larga que dio, que enseguida rasco su cabeza totalmente apenado.

    —Lo lamento, pero no entendí nada de lo que me dijiste.

    —Vaya, tenía que ser Ash —Hilda solo rió nerviosa por otra de sus ocurrencias. Pikachu tan solo suspiro por aquel momento vergonzoso.

    Chili toco el hombro de su hermano —Cilan. Deja que yo le explique lo que realmente tratas de decirle —aceptando su ayuda, el líder pelirrojo miro fijamente al entrenador—. ¡Escucha Ash! Lo que mi hermano Cilan trata de explicarte es que solo puedes usar tres pokémon, pero, solo uno de ellos podrá atacar por turno. ¿Ahora lo captas?

    —Oh, ahora si lo entendí —dijo él, chocando su puño con la palma de su mano.

    Hilda se sorprendió por el modo en que iban a batallar, según había escuchado de sus profesores en sus días en la academia. Los combates rotativos solo estaban hechos para los entrenadores que eran expertos en manejar con calma y decisión el desempeño de sus pokémon, considerándose como un método muy difícil para algunos entrenadores.

    —Mi pregunto si Ash podrá ganar —exclamo con preocupación, empezando a dudar sobre el triunfo de su compañero.

    —Ahora que ya comprendiste esta nueva norma. Elige a tus tres pokémon —hablo Cress.

    Ash dio una mirada confiada a su amigo eléctrico a la vez que sacaba dos Poké Ball's.

    —¡Pikachu, yo te elijo! ¡Y ustedes dos, salgan!

    El pokémon eléctrico corrió hasta la arena de combate al mismo tiempo que aparecían de un destello Oshawott y Tepig. El pokémon nutria golpeo su pecho con orgullo por ser escogido, en cambio el pokémon cerdo se preparó liberando pequeña flamas de su hocico.

    —Cuento con ustedes para conseguir nuestra victoria, chicos —alentó su entrenador, recibiendo un asentimiento de los tres.

    Hilda se alegró por su elección tan balanceada y correcta en los tipos, que elimino dicha preocupación de hace unos momentos.

    —¡Qué comience el combate! —dijeron los tres líderes, dando inicio a la batalla.

    —¡Yo empezaré! Pansear utiliza Lanzallamas.

    El pokémon rojizo de Chili soltó al instante una potente ráfaga de fuego desde su boca.

    —¡Oshawott contraataca con chorro de agua!

    El pokémon se puso al frente tras escucha su nombre y, enseguida soltó una pequeña descarga de agua hacia la gran ráfaga de fuego, que en el momento del contacto produce una intensa neblina que cubrió la arena de batalla.

    Oshawott tuvo dificultad en localizar el paradero de Pansear, que se escondía perfectamente dentro de la niebla.

    —Chili permíteme hacer el siguiente movimiento —indico Cilan, su hermano acepto su petición regresando a su pokémon, colocándose en el centro, y luego decidió actuar en su ataque sorpresa—. Pansage deslumbra a Oshawott con tu magistral balas semillas.

    Pansage comenzó a recargar una gran cantidad de semillas dentro de sus mejillas, que lista, disparó a diestra y siniestra hacia el desorientado pokémon de Ash.

    —¡Oshawott vuelve! —gracias a su instinto de alerta, Ash actuó de forma rápida antes que Cilan diera su orden. En el momento que su pokémon regreso a su lado, miro a Tepig de forma segura haciendo que este captada su mensaje—. Tepig usa tu Ascuas en la neblina.

    Tepig se adentró en la arena y expulso su ataque ígneo en la densa niebla, esto provoco un calentamiento en el área haciendo que desapareciera, logrando ver a su oponente.

    —¡Esplendido Ash! Pero no creas que cometeré el mismo error con Hilda. ¡Pansage usa Excavar para ocultarte bajo tierra!

    Pansage obedeciendo a su orden, comenzó a cavar hasta ocultarse dentro de un hoyo. Hilda no le fue difícil adivinar la forma fácil de contraatacar, incluso pensó que repetiría la misma estrategia que uso en su combate, o eso creyó ella.

    —¡Tepig dispara con fuerza tu Ascuas dentro el hoyo!

    El pokémon cerdo se acercó con prisa hasta el hoyo donde se ocultaba Pansage, y aspirando fuertemente, soltó una tremenda carga de fuego que incendio por completo la zona. Pansage salió apurado de su escondite, pero el ataque de Tepig lo alcanzo, recibiendo un gran daño por ese movimiento que fue efectivo en él.

    —No puedo creer que hiciera algo así... —Cilan estuvo asombrado como anonadado, pero no se dejaría intimidar por esa astuta jugada del entrenador.

    —"Ash es en verdad increíble" —Hilda lo miro fascinada por tal hazaña original, nunca se le hubiera ocurrido semejante idea para confrontarlo.

    —¡Lo hiciste bien, Tepig! Continua de nuevo con Ascuas —Ash aprovecho el descuido de su rival para terminar de una vez con Pansage, que se encontraba muy lastimado para esquivar otro potente ataque de su pokémon.

    Cilan cerro levemente los ojos —Realmente eres distinto a otros entrenadores, Ash. Nadie se atrevería a usar los movimientos de sus pokémon para semejantes cosas como tú los realizas —los volvió a abrir, observando como Tepig soltó de nuevo su ataque ígneo—. ¡Pansage contraataca con Rayo Solar!

    Pansage alzo los brazos para absorber con rapidez la energía del Sol, totalmente cargado, disparó su ataque colisionando con el de Tepig, pero el ataque de Pansage resulto ser más fuerte que ganaba a cada momento hasta que logro traspasar la ráfaga de fuego.

    —¡Esquívalo Tepig, y vuelve a atacar con Ascuas!

    Tepig dio un gran salto para escapar del potente rayo de color verde, estando en el aire, aprovecho para aspirar lo suficiente para volver a lanzar su movimiento.

    —Creo que llego la hora de que actué en esta batalla. Cilan, por favor, déjame atacar en este turno —pidió Cress, Cilan acepto dándole el revelo, entonces se colocó en el centro mientras su pokémon entraba en reemplazo de Pansage, que regreso de la misma forma que lo hizo Pansear—. Panpour usa chorro de agua.

    Ambos ataques chocaron de forma intensa que provoco que la niebla volviera a cubrir toda la zona en la arena de batalla.

    —De nuevo esta neblina —se dijo Ash, observo como Tepig aterrizo al suelo para empezar a localizar a su oponente—. Hiciste un buen trabajo, Tepig, vuelve —cuando su pokémon volvió, miro con una sonrisa a Pikachu—. Llego el momento de lucirte, amigo.

    Respondiendo con un emocionado "¡Pika!". Pikachu entro al campo de batalla para colocarse en posición ofensiva a la vez que agudizo sus orejas para captar la presencia de Panpour.

    —¡Empieza con Ataque Rápido!

    El roedor eléctrico aumento su velocidad gracias a su movimiento, adentrándose en el corazón de la neblina, le tomo unos segundos hasta que pudo divisar la figura de su oponente.

    Cress actuó de inmediato —¡Panpour, Doble Equipo!

    El primate de agua comenzó a multiplicarse en varias copias de sí mismo, deteniendo el ataque de Pikachu que se estuvo confuso por intentar encontrarlo.

    —¡Pikachu! Lanza tu Rayo a todas las copias hasta encontrar al original —ordeno el chico de Kanto, Pikachu descargo su potente electricidad hacia todas las imágenes de Panpour hasta dejar solo al verdadero—. ¡Ahora Pikachu!

    —¡Panpour usa Chapoteo Lodo!

    Antes de que recibiera el potente Rayo de su rival amarillo, Panpour dio un leve choque con sus manos haciendo que el suelo se tambaleada, Pikachu casi pierde el equilibrio, pero logro satisfactoriamente lanzarle a su objetivo que lo recibió por completo. Pero para sorpresa de Ash y Pikachu, el ataque no logro hacerle mucho daño a pesar de que fue efectivo.

    —¡¿Pero qué?!

    Hilda comprendió lo que había ocurrido exactamente.

    Chapoteo Lodo es un movimiento que disminuye los ataques eléctricos, por eso Pikachu no logro hacerle mucho daño a Panpour —musito la castaña, aferrándose en la barra de acero de las gradas—. ¿Ahora que harás con este nuevo problema, Ash?

    —¡Pikachu atácalo con cola de hierro!

    Los presentes quedaron sorprendidos tras escuchar esa orden mientras Pikachu preparaba su cola que comenzó a brillar a un intenso color plateado.

    —No sé qué planeas con utilizar un ataque que no es muy eficaz en un tipo agua como mi Panpour. Hiciste una elección fatal, ahora sufrirás por las consecuencias de tu error —Cress observo como Pikachu se acercaba—. ¡Panpour esquiva sus movimientos!

    Pikachu azoto con su cola de forma consecutiva, Panpour lo repelía con suma agilidad, retrocediendo a pasos lentos con cada golpe que lograba esquivar. Ash se percató de la distancia en donde se hallaba su compañero.

    —¡Regresa Pikachu!

    El roedor eléctrico se quedó extrañado por ese repentino cambio de su entrenador, que volviendo a la normalidad su cola empezó a alejarse de su oponente hasta salir de la niebla.

    —Pikachu necesito que escuches lo que voy a decirte —en ese momento Ash le conto en voz baja cada indicación—. ¿Entendiste? —el pokémon asintió, alegrándolo—. Pues bien, es hora de sacar nuestra arma secreta. ¡Pikachu usa tacleada de voltios!

    Pikachu empezó a correr con gran velocidad a la vez que su cuerpo se envolvía en su propia electricidad, yendo disparado como un misil, se adentró de nuevo en la niebla.

    —¿Tacleada de voltios? —Hilda parpadeo los ojos sorprendida, recordando la batalla de Trip—. Después de todo, Ash no mentía en que Pikachu conocía dicho movimiento tan poderoso. Es maravilloso verlo en persona.

    —¿Con que tenías ese movimiento para sorprenderme? —Cress se mantuvo en alerta por la amenaza amarilla—. Panpour usa chorro de agua en el momento que Pikachu aparezca.

    Panpour se quedó quieto esperando la aparición de su oponente, pero no hubo rastro de su llegada. Pasado los minutos, la niebla empezó a disiparse, y los presentes se llevaron una gran sorpresa por lo que ocurría en el campo de batalla.

    —¡No puede ser! —fue el grito que lanzo Chili.

    —Imposible... —fue la impresión de Cilan.

    —Ash, ¿qué fue lo que hiciste? —Hilda no despego su vista, realmente no lo creía.

    —¿Dónde se encuentra Pikachu? —Cress finalmente pregunto la gran interrogante que todos se decían. El pokémon eléctrico había desaparecido.

    —Perfecto. Mi plan ha salido a la perfección —Ash sonrió con santificación—. ¡Ahora Pikachu! ¡Ataca con todas tus fuerzas!

    —¡Pero qué!

    Ante el asombro de todos y el terror de Cress y Panpour, Pikachu salió del hoyo donde se mantenía oculto, este se encontró a unos metros del pokémon agua listo para impactarlo.

    —Así que estuvo escondido en el hoyo que hizo Pansage, entonces el ataque de antes tan solo un señuelo para guiar a mi pokémon a su trampa. Lo subestime demasiado —fue su deducción algo tarde, Cress supo que no podría utilizar el Doble Equipo por la cercanía, no había ninguna alternativa, su pokémon no podría escapar del tremendo ataque.

    Pikachu lanzo un gran grito en el momento que choco con su tacleada de voltios a Panpour, el pokémon recibió toda la carga eléctrica mientras salía disparado hasta chocar con una roca, Panpour se encontraba en un estado crítico.

    —¡Pikachu usa Rayo! —Ash decidió darle el golpe de gracia.

    Cuando Pikachu lanzo otro potente ataque eléctrico desde sus mejillas rojizas, se produjo una leve explosión cerca de la posición donde estaba el pokémon de agua. En el momento que el polvo se disipo, Panpour se encontraba con espirales en los ojos.

    —Panpour ha sido derrotado —fueron las palabras de Chili, que no podía creerse en la derrota de su hermano.

    —¡Bien hecho, Ash, Pikachu! —Hilda no pudo controlarse por las habilidades tan sorprendentes que el chico demostró ante sus ojos zafiros.

    —Panpour lo has hecho bien. Mereces un descanso —Cress guardo a su pokémon, luego dirigió una mirada a sus dos hermanos—. Ahora depende de ustedes el resultado del combate. Desde ahora me encargare de ser el árbitro.

    —Tienes razón hermano —dijo Cilan, observando al joven Ketchum con una emoción que jamás experimento en su vida—. Es hora de equilibrar los ingredientes de este combate.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Hola lectores aquí Emilion poniendo este gran episodio de la primera parte, agradezco a los lectores de Fanficslandia por sus comentarios. Desde ahora usaré el guión largo en todos mis capítulos de esta saga y las demás, comenten que les pareció este capitulo. Emilion se despide de ustedes lectores.
     
    Última edición: 6 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    Dr Kaos

    Dr Kaos Guest

    bueno debo decirlo... al principio pensé que sería un capitulo mas de transición...

    pero termino siendo uno bastante interesante, sobre todo como cambiaste las reglas de este "combate" volviendo bien entretenido y dinámico de momento.

    el que pikachu allá conseguido en esta ocasión derrotar a Panpour le da un toque algo mas "impredecible" (aunque sabemos que ash terminara por ganar... no? )

    espero con ansias el siguiente cap... para saber que otras diferencias aparecerán en esta versión de BW.

    saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    TYNX

    TYNX Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2016
    Mensajes:
    145
    Pluma de
    Escritor
    Buen capítulo... Emocionante y como siempre no defrauda con sus diálogos.

    A ver como se las arregla Ash para ganar a los 2 hermanos restantes, pero... ¿Perderá?

    Saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3099
    Hola gente aquí Emilion con otro capitulo de este fic, me encuentro contento como a ustedes les encanta como va la historia de esta saga. Agradezco mucho el apoyo que me dan y también por su motivaciones que mejoro más los diálogos, sin nada que decir comencemos.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 13: Un combate de 3 Vs. 3 (Parte 2)

    —Aún no puedo creerme que Cress haya perdido primero. ¡Je! Tengo que admitir que ningún entrenador me había puesto en estas circunstancias, siento como la sangre me hierve de la emoción —halago el líder pelirrojo—. Oye Cilan. Demostrémosle nuestro poder como el trío elemental.

    —Tienes razón hermano. Tenemos que dejar bien en alto nuestro puesto como líderes de gimnasio hasta el final —Cilan empezó a idear su próxima estrategia, pero de imprevisto escucho la voz de su hermano.

    —Cilan, deja que luche primero —Chili se colocó en el centro, alzándole el pulgar—. Tengo confianza en que encontrarás una solución para este problema, yo me encargare de agotar a sus pokémon hasta que puedas confrontarlo.

    —Cuento contigo Chili —le brindó su apoyo, sabía que dependía de su intelecto para mejorar el resultado de la batalla.

    Ash miro preocupado el estado de su amigo eléctrico, Pikachu lucia muy agotado por su batalla con Panpour.

    —Es momento que descanses, Pikachu —le recomendó, pero el pokémon en cambio se negó al cambio—. Está bien. Continuemos hasta el final, amigo.

    —"Tacleada de voltios es un movimiento muy poderoso, sin embargo, tiene como consecuencia el dañar al propio usuario que lo ejecuto" —pensó Hilda, que se mantenía atenta a la batalla de su compañero.

    —Tengo que admitirlo, Ash. Has dado una gran demostración en este combate, algo único e inesperado —Chili se posiciono a la ofensiva al igual que su pokémon—. Pero llego la hora de ponernos serios. ¡Pansear, Lanzallamas!

    —¡Pikachu contraataca con Rayo!

    El choque de ambos ataques provoco una gran explosión que hizo imposible ver el campo de batalla con el humo que se generó en toda el área.

    —Esta es mi oportunidad... ¡Pikachu usa Ataque Rápido!

    Pikachu tomo impulso para correr a gran velocidad hacia su objetivo de color rojo.

    —¡Esquívalo Pansear!

    El pokémon de fuego logro evadir con éxito el ataque, Pikachu en cambio se veía agotado por el esfuerzo fallido.

    —"Pikachu aún no se recupera del todo el daño" —Ash mostró un rostro preocupado.

    Chili se dio cuenta de esta ventaja —¡Pansear usa de vuelta Lanzallamas!

    El mono rojizo enseguida expulso una gran carga de intensas llamas hacia el roedor eléctrico, que recién se había percatado del ataque de su oponente.

    —¡Contraataca de nuevo con Rayo!

    Pikachu con las fuerzas que aún tenía libero una potente descarga eléctrica desde sus mejillas haciendo que los ataques colisionaron en un choque de poder, ninguno cedió en retroceder ante el otro. Ambos pokémon luchaban por conseguir la victoria en su ataque de igual potencia.

    Perfecto. Llego el momento de quitar este empate —Chili sonrío con astucia, y decidió sacar su carta de triunfo—. ¡Pansear usa Llamarada!

    El primate rojizo mostró una mirada desafiante y con todas sus fuerzas soltó una tremenda oleada de fuego que comenzó a elevar la temperatura en el campo de batalla, Pikachu perdía terreno ante el poderoso ataque de su rival y a paso rápido empezó a agotarse hasta que de forma inevitable recibió de lleno la Llamarada de Pansear.

    Pikachu fue impulsado violentamente hasta chocar con una roca que logro detener el impacto, dejando un cráter para luego caer al suelo.

    —¡Pikachu! —el entrenador observo de sorpresa como su compañero se levantó a duras penas, supo que no resistiría un ataque más por lo que decidió hacer un último esfuerzo. Cambio su vista hacia el pokémon de Chili, y se le ocurrió algo ingenioso—. Pikachu usa Ataque Rápido.

    El roedor aun con dificultad de moverse corrió como pudo hasta su adversario.

    —Pansear ataca con Puño Fuego.

    Pansear lo esquivo con facilidad y luego apretó el puño para cubrirlo de fuego y dirigirlo hacia un moribundo Pikachu.

    —¡Ataca con cola de hierro! —ordeno de inmediato.

    Pikachu dio un fuerte grito luego que su cola chocara con el puño de Pansear, provocando un nuevo choque de poder.

    Chili sonrió victorioso —¡Haz de nuevo Puño Fuego en tu otro brazo, Pansear!

    Pansear preparo su otro brazo, y luego lo hizo impactar en el rostro de Pikachu haciendo que saliera volando por los aires hasta caer inconsciente.

    —Pikachu no puede continuar, Pansear gana la batalla —declaro Cress, observo orgulloso el desempeño de sus hermanos tras igualar con el entrenador de Kanto.

    Ash camino hasta la arena de combate para levantar el cuerpo de su pokémon que comenzó a recuperar la conciencia.

    —Has dado un gran combate, compañero —camino hasta regresar a su puesto y luego lo acostó a su lado—. Es momento de esforzarnos por Pikachu, chicos. Tepig es tu turno de demostrar la fuerza que obtuviste en nuestro entrenamiento.

    El pokémon cerdo dio un gruñido de afirmación para luego acercarse al campo y colocarse en posición de batalla.

    —Eres el primer entrenador que me desafía con un tipo fuego, incluso puedo calificarlo de asombroso y valiente. Fuego contra fuego. Esta batalla resultara en un ardiente desafío entre pokémon de tipo fuego —elevo en alto su mirada—. ¡Pansear usa Lanzallamas!

    —Tepig ataca con Ascuas.

    Ambos pokémon lanzaron su movimiento del mismo tipo con gran intensidad, la temperatura se volvió a elevar en toda la zona.

    —¿Es extraño? —Hilda con una expresión intrigante, noto algo peculiar en el pokémon de Chili, pues solo usaba ataques de fuego—. Vaya, con que de eso se trataba. Si Ash logra descifrar el misterio de Pansear podrá tener ventaja en el combate.

    Ash miro con atención el desarrollo de su pokémon contra Pansear, y tuvo una pequeña sospecha de aquel primate rojizo desde la batalla con Pikachu.

    —Tepig sigue con Ascuas.

    —Creo que es momento de terminar con este empate. ¡Lanza tu Llamarada, Pansear!

    —"Estuve en lo correcto" —Ash dibujo una media sonrisa, mientras observo como el ataque de Pansear cada vez ganaba más terreno hasta llegar a su pokémon—. ¡Esquívalo Tepig!

    Tepig logro detener su Ascuas para moverse de su lugar, consiguiendo esquivar a tiempo la Llamarada de Pansear, quedando a unos metros de distancia entre ambos pokémon.

    —Tepig ahora usa embestida —ordeno el entrenador de la gorra.

    Chili observo con atención como Tepig se acercaba hasta su pokémon, dejando una oportunidad perfecta para rematarlo.

    —Pansear, espera a que se acerque y luego lanza tu Puño Fuego.

    Es la hora... —musito Ash—. ¡Tepig lanza tu Ascuas hacia el suelo!

    Tepig encontrándose a una distancia cercana a su oponente, expulso su ráfaga ígnea desde el suelo que provoco una cortina de polvo. Pansear tenía problemas en visualizar bien lo que le rodeaba a su alrededor, haciéndole imposible localizar al pequeño cerdo que se escondía entre la densa cortina.

    —Me has dejado helado ante esa jugada muy ingeniosa, Ash.

    El entrenador rasco levemente su nariz —Y eso que aún no has visto todo de mí. ¡Ahora Tepig! ¡Continua con tu embestida!

    Pansear recibió desde su estómago el fuerte golpe que Tepig embistió con todo su pequeño cuerpo, haciéndole retroceder adolorido mientras se ocultaba de nuevo entre el polvo. Esto provocó una ira tremenda en Pansear que instintivamente lanzo su Llamarada a ciegas, pero no logro atinar a su objetivo causando que gastara energía en vano y eso se podía notar en su rostro que mostraba cansancio extremo.

    —¡Bien pensado, Ash! —grito eufórica la entrenadora de Unova—. No puedo creer que haya usado las Ascuas de Tepig para provocar una cortina de humo con el único fin de disminuir el campo de visión de Pansear. Nunca en mi corta vida como entrenadora se me hubiera ocurrido en semejante idea tan poco común para usarlo en los combates —sonrió, mirando al entrenador con admiración—. Yo también quiero seguir sus mismos pasos.

    —¡Pansear acercarte a Tepig para que logres acertar con tu Puño Fuego!

    —¡Tepig evádelo, y luego usa Ascuas!

    En el momento que Tepig se acercó hacia Pansear, este lanzo su puño cubierto de llamas hacia él, pero el inicial de fuego logro moverse por unos centímetros para luego expulsar su ráfaga ígnea directamente. La cortina de polvo comenzó a desvanecerse hasta revelarse a ambos pokémon, mostrando a Tepig que seguía de pie mientras Pansear estaba en el suelo con espirales en los ojos.

    —Pansear no puede continuar, Tepig es el ganador —declaro Cress, alegrando al joven Ketchum junto a sus tres pokémon.

    —¡Bien hecho Ash! Tan solo falta Pansage para que logres ganar la batalla —Hilda lo ánimo con total emoción y admiración.

    —Lo siento, Cilan. He dado toda mi pasión en el combate, pero este ha sido apagada por el gran ingenio de Ash —dijo Chili, que guardo a su pokémon—. Es hora que demuestres todo tú potencial en esta batalla decisiva.

    —No te preocupes, hermano. He preparado las especias adecuadas para enfrentarme a Ash, y no se la pondré tan fácil —Cilan se mostró seguro al igual que su pokémon que aún seguía lastimado por el anterior combate—. Estás listo, Pansage. Es momento de enseñarles todo nuestro potencial.

    Pansage dio un asentimiento ante las palabras de su entrenador, luego entro a la arena de combate para proseguir con la batalla. Desde las gradas, Hilda supuso que las cosas ahora serían más fáciles con la ventaja que su compañero poseía, pero nunca se esperó lo que ocurriría en unos momentos.

    —Vuelve Tepig. Ahora es hora de mostrar tu desempeño, Oshawott.

    Tepig regreso con Ash mientras Oshawott se colocaba en el campo de batalla, pero antes se dirigieron unas miradas llenas de confianza entre mutuo compañerismo. Luego Oshawott se colocó listo para empezar con su batalla con mucho optimismo, después de todo, quería demostrar lo fuerte que era para su entrenador.

    —¿Por qué Ash usaría a Oshawott? —se preguntó Hilda, que seguía confundida por la elección tan peligrosa de su compañero—. ¿Qué es lo que intenta probar? ¿O acaso tiene mucha confianza en que ganará con facilidad? ¡Wow! Ash no deja de sorprenderme a cada momento, estoy segura que algún día llegara a convertirse en un Maestro Pokémon.

    Cilan tenía una expresión asombrada por la decisión de su retador, realmente lo considero como un entrenador tenaz y alocado, le pareció interesante ese comportamiento.

    —¿Estás segura de escoger a Oshawott contra mi Pansage? —advirtió el líder de gimnasio.

    —Estoy seguro —respondió con confianza—. Pikachu y Tepig ya tuvieron su respectiva batalla, además Oshawott todavía no ha demostrado de lo que es capaz de hacer.

    —Lo entiendo. Eres un entrenador muy considerado con tu pokémon —sonrió comprensivo, le encanto las agallas del entrenador—. Entonces equilibremos un poco las cosas, Pansage recupérate con Síntesis.

    El primate de color verde empezó a brillar en todo su cuerpo, curándose poco a poco de los daños recibido por el Tepig de Ash, cuando finalizo, este lucio como nuevo.

    —Ahora combatamos en igual condición, Ash —lo reto con la mirada.

    —Estoy de acuerdo, ¡Oshawott lanza tu chorro de agua!

    —¡Pansage ataca con Rayo Solar!

    Oshawott expulso con fuerza una pequeña carga de agua desde su boca y Pansage lanzo una tremenda energía solar desde sus manos, cuando ambos ataques colisionaron, el chorro de agua fue superado de forma fácil, traspasándolo para luego dirigirse peligrosamente hasta el pokémon nutria.

    —¡Oshawott esquívalo! —ordeno al instante, pero fue demasiado tarde cuando el cañón solar alcanzo a su pokémon lanzándolo por los aires hasta caer al suelo.

    —¡Oh no! —exclamo Hilda con una voz que denoto preocupación.

    Oshawott se levantó del suelo con serios daños en todo su cuerpo, incluso le costaba mantenerse de pie.

    —Oshawott, ¿estás bien? —le pregunto, el pokémon azul afirmo golpeando su concha marina. Ash se sintió orgulloso—. Ese es el espíritu. ¡Ahora usa Concha Filo!

    Oshawott saco su concha marina de su cuerpo y lo cubrió de agua hasta convertirlo en una filosa cuchilla, luego corrió hasta Pansage quien se mantenía muy calmado.

    —Pansage usa tu balas semillas —ordeno Cilan, y su pokémon empezó a lanzar una gran cantidad de semillas hacia Oshawott.

    —¡Repélelo! —grito el entrenador, llamando la atención de los demás.

    Oshawott teniendo listo su cuchilla en su mano derecha, comenzó a batear las balas semillas como si fueran pelotas de ping pong hasta llegar a Pansage. Al tenerlo ya cerca y desprotegido, lo golpeo de forma consecutiva sin parar.

    —¡Detén su ataque con Mordisco! —ordeno Cilan.

    Pansage aferro su filosa mandíbula en el brazo donde sostenía su cuchilla, Oshawott soltó un gran alarido de dolor a la vez que intento zafarse de su agresor.

    —¡Quítatelo con chorro de agua!

    Oshawott hizo caso a su indicación, y le lanzo de cerca su ataque haciendo que Pansage se soltada de su brazo. Ambos pokémon se distanciaron muy agotados. Oshawott sufría por la letal mordedura de Pansage, el otro se aferró a su pecho por las marcas producidas por la Concha Filo.

    —Este combate será muy reñido —comento Chili.

    El rostro de Hilda denoto un cambio de emociones a cada momento, el combate de Ash la ponía de los nervios, y esto se debía a la condición actual de Oshawott. Ella sabía a la perfección que el pokémon nutria no iba a aguantar por mucho tiempo, pero de forma sorpresiva noto como el cuerpo de Oshawott brillo en un aura azul.

    —¡Eso es...!

    —Creo que es hora de mostrar nuestra última participación, Pansage —dijo Cilan, su pokémon se preparó para continuar con la batalla final—. Lanza tus balas semillas.

    —Oshawott, has dado un gran rendimiento en tu primera batalla oficial. Realmente estoy orgulloso de ti —Ash miro como su pokémon sonreía ante sus palabras, asombrado como su cuerpo se volvían más azul de lo usual—. Ahora es momento que demuestres todo tu poder.

    Oshawott desenvaino su concha marina para volverla una cuchilla en un instante, y luego bateo con rapidez cada semilla mientras corría con valentía hasta Pansage.

    —No sucederá de nuevo. ¡Pansage demuestra todo tu potencial con tu Rayo Solar!

    Pansage levanto los brazos y en un pestañeo logro acumular la energía suficiente para lanzarlo hacia Oshawott que seguía corriendo.

    —¡Oshawott, impúlsate con tu chorro de agua!

    El pokémon nutria lanzo su ataque desde el suelo logrando evitar el cañón solar, volando en el cielo, se encontró totalmente desprotegido para su oponente. Una oportunidad única para el líder de cabellera verde junto a su pokémon.

    —Tengo que admitir que tu pokémon ha llegado lejos, pero... —observo por intuición como su pokémon volvía a levantar los brazos—. Ya no podrá evadir el siguiente Rayo Solar. Es el fin para tu Oshawott, Ash.

    El entrenador empezó a sudar frío mientras su pokémon intento con desesperación llegar rápido a tierra. Ash busco una solución enseguida, pensó en volver a usar el chorro de agua para bajar con rapidez, pero lo dejo de lado porque eso no impediría que recibiera el ataque de Pansage. El tiempo transcurría y la tensión no lo dejo pensar con tranquilidad.

    De pronto recordó las palabras de aquel sujeto encapuchado cuando se lo encontró en la plaza de pueblo Accumula.

    "Si ustedes trabajan juntos, estoy seguro que podrían mejorar más en los combates"

    Ash abrió los ojos, era cierto, debía confiar en Oshawott, solo así, podría escapar de este problema. Ajusto un poco su gorra y, miro a su pokémon con una sonrisa.

    —Es verdad. Tengo que trabajar en equipo junto con mi compañero, tal como lo dijo aquel chico misterioso... ¡Oshawott! —el pokémon oyó su llamado—. Prepara tu Concha Filo, porque vas a parar ese Rayo Solar.

    —¡¿Qué es lo que planeas hacer, Ash?! —los ojos zafiros de Hilda estuvieron tensos, no comprendía del todo sobre aquella idea tan peligrosa de su compañero.

    —Ahora Pansage, ¡lanza tu Rayo Solar! —dio la orden Cilan, aquel ataque que dependía su victoria en este combate.

    Pansage lanzo con todas sus fuerzas su ataque más fuerte hacia el cielo. Oshawott ya tenía listo su cuchilla hecha de agua una vez más y, cuando llego el Rayo Solar, este intento detenerlo como pudo, pero el poder era tremendo que le fue imposible conseguirlo.

    El pokémon nutria estuvo a punto de ceder hasta que sorpresivamente escucho la voz de su entrenador de tez morena y ojos cafés.

    —¡Oshawott! ¡Yo confió en que lo lograras!

    El pokémon de agua sonrió lleno de confianza, y continuo con su resistencia ante el ataque de su adversario. Su cuerpo empezó a desprenderse en una intensa luz azul, que provoco que aumentada de tamaño su cuchilla logrando hacerle pelea al poderoso Rayo Solar ante la mirada de asombro de todos los presentes.

    —Esa es la habilidad de Oshawott. "Torrente" —dedujo Hilda, dibujándosele una media sonrisa entre sus labios.

    —¡Ahora hazlo Oshawott! —grito emocionado ante el poder oculto de su pokémon.

    Poco a poco la cuchilla iba traspasando el cañón solar hasta que lo dividió en dos partes. Pansage se mostró impresionado por su hazaña mientras observaba como Oshawott se le acercaba a una velocidad peligrosa. Oshawott ataco con su Concha Filo a Pansage, esto provoco que el suelo temblada de forma momentánea junto a una pequeña cortina de polvo.

    En el momento que se dispersó, Oshawott se encontraba de pie y con la respiración agitada, en cambio Pansage estuvo inconsciente dentro del cráter que se formó durante el impacto.

    —Pansage no puede continuar, Oshawott es el ganador. Por lo tanto el retador Ash gana la medalla Triple —declaro Cress, finalizando por fin la batalla.

    —¡Oshawott lo hiciste! ¡Ganamos! —dijo el entrenador, que corría acompañado de sus otros dos pokémon. Oshawott al verlo, también corrió para luego saltar hasta su pecho.

    —Has dado una sorprendente batalla, Pansage. Mereces un descanso colega —Cilan luego de guardarlo en su Poké Ball, observo al entrenador que era abrazado por sus tres pokémon, una escena conmovedora para sus ojos—. "Eres un entrenador que puede sacar el poder de un pokémon a base de confianza mutua. Me pregunto, ¿cuánto más mejoraras en el transcurso de tu viaje por conseguir las siete medallas restantes? Realmente me gustaría comprobar con mis propios ojos esa maravillosa evolución entre Ash y sus pokémon".

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Bien hasta aquí con el capitulo, ya falta poco para la trama de la historia. Ahora me he puesto alegré con la Navidad que se acerca muy pronto, bueno lectores comenten que les pareció el capitulo. Emilion se despide de ustedes hasta la próxima pokéaventura.
     
    Última edición: 6 Febrero 2019
  12.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, estuve un poco "ausente" estos últimos días, pero al fin me puse al corriente.

    La narración y la ortografía han mejorado, aunque sigues cometiendo ciertos errorcillos... como podría ser en cierta frase en donde Ash reclama el que no hayan pasado por restaurantes xD jeje... y esta Hilda es toda una Fangirl -w-U. Pero bueno, quizás algún día se le cruce por su cabecita que Ash no es tan "modelo a seguir" y cambie de pensamiento.

    Por lo demás, entiendo que quieras ser un tanto fiel a la historia de BW, pero el que Ash TAMBIÉN tenga un Tepig en este fanfic me desagrada totalmente. Digo, ¿Cuál es el motivo para que repitan Pokémon? ¬¬. Pudiste haber cambiado eso por Snivy o Tympole/Palpitoad. No sé :V

    Como sea, en cuanto a narración de batalla, también veo que lo llevas bien xP. Sigue practicando, mi pana.

    Nos vemos en otra ocasión ;P
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    4201
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo de este fic, viendo que llega la Navidad estoy poniendo las ganas con la historia además que ando ansioso por el apoyo que le dan a mi otro fic de "Pokémon Sagas: Episodio Delta" en el foro de Fanficslandia espero que lo disfruten, bien comencemos.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 14: El proyecto rocío del sueño

    —La batalla ha sido esplendido como agradable, Ash. Y como dice las normas de la Liga Pokémon, te entrego la medalla Triple como la prueba de confrontar dificultades junto a tus pokémon —Cilan le extendió su mano, el entrenador lo recibió gustosamente.

    —¡Qué bien! ¡Ya tengo la medalla Triple! —Ash dio un salto para celebrar su victoria al lado de sus tres pokémon, que demostraron su misma emoción.

    —¡Ash!

    Hilda bajo de las gradas para acercarse al entrenador de Kanto.

    —Muchas felicitaciones por obtener tu primera medalla en Unova —luego miro al pokémon nutria—. Has dado un buen combate, Oshawott. Realmente me sorprendiste mucho con el poder de tu habilidad.

    Oshawott bajo de los brazos de su entrenador y gruño con mucha confianza como si agradeciera el halago de la castaña.

    —Lo viste, Hilda. Te dije que obtendría mi medalla pronto. —le sonrió con entusiasmo.

    Cilan quedo conmovido por la relación que mantenían ambos entrenadores. Aquella confianza mutua era un ingrediente esencial para convertirse en buenos combatientes.

    Entonces el líder de tipo planta decidió acercarse a ambos jóvenes.

    —¿Saben ahora a donde ir para su próxima medalla, chicos?

    Ash y Hilda se dieron una mirada sincronizada para revelar una mueca incómoda.

    —Todavía no lo sabemos. —Ash le respondió mientras rascaba su cabeza.

    Cilan sonrió ante sus sospechas, ellos todavía eran novatos en saber dirigir sus próximos rumbos en la gran región de Unova.

    —Entonces sería una excelente elección que vayan hacia ciudad Nacrene. —menciono elevando su dedo índice con total decisión—. Es la más cercana a nuestra posición para su próxima batalla contra el siguiente líder de gimnasio.

    —¡Eso es increíble! —dijeron ambos entrenadores, totalmente emocionados.

    Pero de repente se oyó algo que había caído, entonces los chicos descubrieron que se trataba de Oshawott que cayó inconsciente probablemente por la intensa batalla contra Pansage.

    —¡Oshawott, ¿te encuentras bien?! —Ash lo cargo entre sus brazos sin recibir una respuesta de su pokémon, luego observo como Pikachu lucia agitado y muy lastimado.

    —Ash, será mejor que los llevemos a un centro pokémon. —recomendó Hilda.

    Ash no perdió tiempo y rápidamente regreso a sus pokémon en sus respectivas Poké Balls mientras cargaba a Pikachu en sus brazos. Pero antes de marcharse, dirigió un último vistazo al trío de hermanos.

    —Fue un gusto haber tenido una batalla con los tres, no vemos. —y salió corriendo hacia la salida del establecimiento.

    —Muchas gracias por la batalla. Adiós. —Hilda se despidió con cortesía para irse a la misma dirección que su compañero de cabello azabache.

    —Estoy seguro que esos muchachos lograran ingresar a la liga pokémon. —dijo Cress que cerró los ojos mientras sonreía ante sus palabras.

    —Tienes razón, hermano. Esos chicos tienen mucho potencial para los combates ardientes, incluso hasta puedo quemarme por su tremenda pasión combativa —secundo Chili muy convencido de su progreso, pero enseguida notó como su otro hermano se encontró muy concentrado en algo—. ¿Qué tanto piensas, Cilan?

    —Nada en particular. —le respondió colocando su mano derecha en su barbilla—. Tan solo me da curiosidad ver el desempeño de ambos en su viaje. —entonces sonrió tras recordar la batalla con ambos—. Estoy seguro que sería sorprendente ver esa evolución con mis propios ojos.

    -O-O-O-O-O-

    En las afueras de ciudad Striaton, se ubicaba un destruido edificio donde era habitada solo por pokémon salvajes debido a que se encontraba abandonada por años. Tres individuos con extraños trajes medievales estuvieron verificando la zona con total detenimiento.

    —¿Estás seguro que aquí se ubica el dichoso humo de los sueños? —pregunto la única mujer del grupo.

    —¡Claro que estoy en lo correcto! —contesto el presunto líder—. Este fue el laboratorio donde se producía su fabricación.

    —Pues tal parece que fue abandonada —habló el tercer miembro sacando una tableta electrónica—. La única forma de conseguir el humo de los sueños sería ir con los científicos que estuvieron a cargo de ese proyecto.

    —Según la información dada por el señor Ghetsis. Los científicos que estuvieron a cargo se dispersaron en diferentes lugares de la región, pero en esta ciudad se ubica la científica que fue la que inició con el proyecto. —informo el líder.

    —Entonces, ¡en marcha! Debemos cumplir con ese encargo para nuestro salvador, el señor N. —dicho esto por la única integrante femenina, el tres se fueron en busca de aquella científica.

    En medio de la copa de un árbol, un Woobat que traía consigo una pequeña cámara colgada en su cuello había escuchado toda la conversación de aquel grupo. En el interior de una oscura habitación, tres sombras sonrieron muy complacidas por su espionaje.

    —Nuestro objetivo ya empezó a moverse hacia su siguiente destino. —dijo Meowth observando a sus dos compañeros.

    —Tendremos que esperar hasta que consigan el humo de los sueños —James analizo la situación—. Luego se lo quitaremos de las manos para enviarlo al cuartel general.

    Jessie ligero un pequeño bostezo —Sera aburrido esperarlos, pero no tenemos de otra. —luego mostro una expresión fastidiada—. Aún no sabemos de lo que realmente planea el equipo Plasma con ese dichoso humo.

    —Eso lo sabremos tarde o temprano, Jessie. Tan solo debemos esperar a su debido tiempo... —de pronto sonó el estómago del felino—. Aprovechando que van a tardar, deberíamos comer algo primero para estar listos cuando llegué el momento de actuar.

    —Sí. Es un buen momento para almorzar hasta que ellos regresen. —acepto el integrante de cabellera azul, entonces el trío se dirigió hacia una pequeña mesa donde se hallaba una gran cantidad de productos comestibles.

    -O-O-O-O-O-

    Nuestros héroes se encontraban en el comedor del centro pokémon luego de que Ash les encargada a sus pokémon con la enfermera Joy para el tratamiento de curación.

    —¡Que delicioso esta la comida! —Ash se expresó con satisfacción luego de degustar su platillo.

    —Tiene razón. La comida es fabulosa. —apoyo la joven de ojos zafiros—. Aunque procura no comer tan rápido. Recuerda el pequeño incidente en el bosque.

    Ash rió avergonzado —Sí, debo tener mucho cuidado.

    —Oye, Ash... —Hilda hizo una expresión que revelaba nerviosismo—. Antes de ir a la siguiente ciudad... me gustaría visitar el Jardín Ensueño que se encuentra en las afueras de ciudad Striaton.

    —¿Jardín Ensueño? —Ash hizo una mueca confusa.

    —¡Ah, es verdad! Todavía no lo conoces. —ella recordó con torpeza que su compañero era de otra región, entonces decidió explicarle sobre dicho lugar—. El jardín Ensueño, es el nombre de un laboratorio que produce cosas beneficiosas —de pronto sus ojos reflejaron un intenso brillo—. Sabes Ash, en ese lugar hay cosas tecnológicas muy avanzadas que tienen como función mejorar la relación con los humanos y pokémon. Su principal proyecto era el rocío del sueño.

    —¿Rocío del sueño? ¿Y de qué trata exactamente?

    —Ah... Pues... Realmente no lo sé. —se disculpó haciendo un mueca incómoda—. Todavía no tenían hecho y, además fue un secreto que no se podía revelar a la gente.

    —¿Y cómo fue que te enteraste de ese proyecto? —le pregunto con curiosidad.

    Hilda se rasco cerca de la oreja —¡Ah, eso! Pues me enteré cuando apenas era una estudiante en la escuela de entrenadores.

    —Es curioso que hallan escuelas para volverse un entrenador pokémon. —Ash hizo memoria de su pasado—. En mi región, solo debemos cumplir los diez años para obtener nuestro primer pokémon junto con la pokédex.

    —¿En serio? Eso es increíble. —Hilda mostro una expresión asombrada—. Ahora puedo entender que hay distintas formas de convertirse entrenador en cada región. Ya que en mi caso tengo que hacer un examen de prueba para obtener mi licencia de entrenador.

    Entonces Ash recordó que hace tiempo atrás hizo también un examen parecido en una escuela pokémon en su región natal. Ahora comprendía perfectamente las palabras de su compañera y, estuvo agradecido que no fuera por ese método que de seguro le resultaría muy difícil de pasar.

    —Hilda, ¿y cómo fue que lograste saber del rocío del sueño? —intento regresar al tema principal.

    —Todo remoto hace siete años... cuando visite por primera vez está ciudad.

    "Flashback"

    Un bus estudiantil cruzaba el sendero de la ruta 2 para luego adentrarse por el extenso bosque donde los llevaría a la ciudad deseara. En el interior, un grupo de niños de ochos años aproximado andaban emocionados por la excursión.

    Pero la más emocionada fue una pequeña castaña que estuve sentada junto a sus amigos mientras les mostraba un folleto con gran entusiasmo.

    —¡Escuchen esto, chicos! Según dice en esta guía turística, la ciudad que estamos a punto de visitar tiene un gimnasio oficial de la liga pokémon.

    —¡Wow! Eso es fantástico, Hilda. Tenemos que ir a visitarlo primero, estoy segura que los pokémon de un líder de gimnasio deben de ser muy fuertes. —dijo una pequeña rubia de ojos esmeraldas.

    —Eso tenemos que hacer, Bel. Además, me encantaría ver una batalla pokémon.

    —¡Decidido! Iremos a ver el gimnasio. —levanto su mano con mucho optimismo.

    —¡Sí! —Hilda imito la misma acción que su amiga.

    —Podrían parar de gritar como un par de Chatot, no ven que sus voces chillonas me resuenan por los oídos —interrumpió un chico de cabellera castaña claro—. Y, por si fuera poco, deberían estar informadas de que no pueden ir a ningún lugar sin autorización de un adulto. Es lo básico en una excursión escolar.

    Bel inflo las mejillas —Como siempre, Trip se encarga de matar nuestros ánimos.

    —Es cierto. Tan solo es curiosidad por conocer el gimnasio. —apoyo la castaña de ojos azules.

    —Hilda, Bel, lo que dice Trip es cierto. No podemos irnos sin la compañía de un mayor, porque podríamos perdernos en la gran ciudad. —dijo un chico de cabellera oscura azabache que, además llevando consigo unos lentes de color rojo.

    —¡Ah! ¡¿También te vas a poner de su lado, Cheren?! —Bel se asustó—. Desde cuando has caído en el lado oscuro de lo aburrido, no, quizás no seas el Cheren que conocemos. Tal vez el verdadero haya sido raptado por extraterrestres que buscan expiarnos en todo lo que nosotros hacemos como estudiantes.

    —¡¿Ehhhh?! —los tres niños tuvieron una gota en la cabeza.

    —Ah... —el supuesto Cheren toco el hombro de la rubia—. Bel, soy el auténtico Cheren.

    —¿Así? Entonces, demuéstralo. —exclamo de forma acusadora.

    —El otro día me pediste prestado dinero para comprarte dulces y hasta ahora no me lo devuelves.

    —¡Ja, ja, ja! Si eres el verdadero Cheren —Bel golpeo levemente la espalda de su amigo.

    —"Siempre delirando con tus alocadas ideas, Bel". —Hilda dio una sonrisa avergonzada.

    —Bel. Tus ideas van fuera de lugar de todo lo real. Lo básico de un entrenador es saber identificar lo real con la ficción, además, es obvio que no existe seres de otro mundo. —Trip elevo ambos brazos provocando la mirada asesina de la pequeña rubia.

    —Bueno, bueno, vamos a calmarnos un poco, ¿si, chicos? —Hilda intento tranquilizar la situación que se formó en ambos.

    —Está bien, me tranquilizaré. —Bel se cruzó de brazos y desvió su mirada de Trip.

    —Por esta vez haré caso a lo que dices. Después de todo, un entrenador tiene que estar concentrado en su objetivo principal. Es lo básico. —Trip actuó normal, ignorando la acción de Bel.

    —Veo que has logrado solucionar la situación con éxito, Hilda. —Cheren la halago—. Creo que sabrás llevar lo necesario cuando inicies tu viaje como entrenadora.

    La castaña se sonrojo avergonzada —No es para tanto, Cheren. Además, es más que seguro que serás el primero en volverse un entrenador debido a que eres un alumno prodigio.

    —¿Eso crees? Pues yo no estoy seguro de eso.

    —¿Por qué lo dices? —se sintió intrigada.

    —La vida de un entrenador es solo capturar, entrenar y ganar. Es la regla que cualquiera tomaría, pero yo... —miro por la ventana algunos pokémon salvajes—. Me gustaría viajar junto a mis compañeros pokémon para conocer los misterios que ocultan nuestra región. Siempre he soñado diferenciarme de los demás, aunque claro, eso no quiere decir que no ansié volverme el mejor entrenador de todo Unova.

    Aquellas palabras quedaron grabadas en los pensamientos de Hilda. Nunca se hubiera imaginado que había otra forma de iniciar su viaje pokémon, entonces se prometió llevar un nuevo rumbo en su destino como futura entrenadora.

    El grupo de amigos estuvieron hablando de batallas pokémon que vieron por la televisión o cosas de turismo que habrían en la ciudad, aunque Bel contaba historias extrañas haciendo que sus amigos suspiraran por sus ideas irreales. Luego de un largo viaje, el bus por fin había llegado a su destino.

    —¡Muy bien, niños! Salgan de forma ordenada por la puerta delantera, ahí los estará esperando su maestra encargada de guiarlos por toda la ciudad. —dijo el chófer, sonriendo con amabilidad.

    Cuando los niños bajaron del vehículo se asombraron por lo grande que eran los edificios, pero lo sorprendente fue conocer un nuevo lugar que diferenciaban en grande a su pueblo natal. Hilda y Bel fueron la que más emoción transmitía en sus compañeros a diferencia de Cheren y Trip que no demostraban tanto entusiasmo por ver una ciudad tan grande.

    —¡Oh, ya están todos reunidos! —dijo una joven mujer con voz animada y jovial, además de llevar una bata blanca—. Soy la profesora Encina, y estoy a cargo de ustedes por este día.

    —¡Buenos días, profesora Encina! —dijeron los niños en coro.

    —¡Genial! La profesora Encina será nuestra guía. —dijo una emocionada Bel.

    —Tampoco es para que lo repitas. —exclamo Trip con molestia.

    —¡Que dijiste! —ella apretó con fuerza su puño derecho.

    —Ya, Bel, no le hagas caso. —de nuevo Hilda intento calmarla.

    —Chicos, pueden guardar un poco de silencio, no dejan oír la explicación de la profesora. —dijo Cheren, quien se mantuvo concentrado.

    —Bien, niños, comencemos con el recorrido por la ciudad. Pero antes... —les guiño con el ojo derecho—. No se separen del grupo, ¿entendido?

    —¡Siiiiii!

    —Si ya está todo claro, ¡pues en marcha!

    El recorrido dio comienzo y los niños fueron conociendo cada establecimiento que ofrecía la ciudad. La profesora Encina se encargó de explicarles la función de cada lugar, siendo lo principal la tienda de objetos y el centro pokémon, para finalmente llegar al tan ansiado gimnasio pokémon de ciudad Striaton.

    —Niños. Este lugar es en donde los entrenadores son evaluados por un experto entrenador conocido como líder de gimnasio —explico la profesora—. Si el desafiante logra superar la prueba con empeño, el líder se encargara de hacerle entrega de una medalla oficial para poder participar en la Liga Pokémon y luchar con innumerables entrenadores que desean convertirse en el próximo Campeón del campeonato. Y, eso no es todo, ya que además tendrán la oportunidad de enfrentarse a los cuatro entrenadores de elite conocidos como el Alto Mando, quienes se encargar de proteger el título del Campeón regional. Esa es la meta final para cualquier entrenador que ansía la fama y el reconocimiento como el mejor entrenador de todos.

    Una vez terminada con la explicación, los niños se sintieron ansiosos por volverse entrenadores y conseguir ese sueño casi inalcanzable.

    —Eso es increíble, ¿no lo crees, Bel? —dijo Hilda, quien le brillo los ojos con emoción.

    —Sí. Imagínate, Hilda. Tú y yo enfrentándonos en la final de la liga para convertirnos en la próxima campeona de Unova. —Bel se imaginó tal escena con ilusión.

    —¡Ja! Tienen que estar bromeando —Trip se burló con gracia—. El campeón jamás se dejaría vencer tan fácilmente. Él es un maestro experto en los combates pokémon. Tendrían que tener un equipo muy fuerte para hacerle frente, claro si quieren ganar. Además, me suena gracioso que una chica se vuelva campeona, ya que en la historia completa de Unova revela que solo hubo hombres que fueron campeones.

    —Ya lo verás, Trip. Lograré ganar solo usando pokémon sin importar que sean fuertes o adorables —Bel sonrió muy decidida—. Me esforzaré para conseguirlo.

    —Yo también me esforzaré mucho para llegar a la liga junto a mis pokémon, gracias a mi ingenio y estrategia. Porque quiero llegar a ser la mejor. —Hilda no se quiso quedar atrás.

    Cheren que escucho la pequeña charla entre sus amigos, mostró cierto interés y determinación gracias a sus motivaciones por intentar alcanzar el campeonato.

    "Me parece bien que tengan metas para su futuro. Yo también tendré que esforzarme para poder llegar junto a ellos".

    Terminado el recorrido, la profesora Encina reviso su videomisor por unos segundos y luego se dirigió hacia los infantes.

    —Bueno, niños, aquí acaba el turismo por la ciudad. Ahora tendrán un tiempo extra de media hora para visitar algunos lugares de la ciudad, pasado el tiempo indicado tendrán que regresar antes de que vuelva el bus. ¿De acuerdo?

    Los niños asintieron a la par y fueron en pequeños grupos hacia los distintos establecimientos que habían recorrido con anterioridad.

    —Y... ¿Adónde iremos, chicos? —pregunto Bel con una sonrisa.

    —¿Iremos? Eso me suena a multitud —Trip alzo una ceja—. Yo iré a visitar los paisajes de la ciudad para tomar fotografías y prepararme cuando empiece mi viaje.

    —¡¿Más fotografías?! Pero si has tomado muchas desde que iniciamos el recorrido —ella mostró un rostro muy asombrado—. No me digas que tu cámara tiene un agujero negro donde logras almacenar tus fotos de forma infinita.

    —¡Eso no tiene ninguna lógica! —Trip se exalto—. Mi cámara tiene una memoria interna donde puedo guardar todas mis fotos. Es lo más básico.

    —¿En serio? Eso no lo sabía. —se rió avergonzada mientras saco la lengua por su ocurrencia.

    —Oye, Bel. Tengo una idea sobre donde ir —sugirió la castaña, recibiendo la atención de su amiga—. He notado que aún no visitamos el Jardín Ensueño.

    —Es una buena idea, Hilda. Entonces hay que ir a ese lugar.

    —No saben que la única razón por el cual la profesora Encina no fue a ese lugar es porque está restringido para los visitantes y ciudadanos. —Trip les dedico una mirada burlona.

    —¡Que aguafiestas eres Trip! —ambas se molestaron por su comentario.

    —Hagan lo que quieran. Yo me iré a tomar mis fotos antes de que se acabe el tiempo. —y entonces Trip se marchó con su cámara entre sus manos.

    Hilda se dirigió hasta Cheren y con una mirada amable le dijo:

    —Cheren, ¿vienes con nosotras?

    —Lo siento, Hilda. Decidí irme a la biblioteca en la escuela de la ciudad para estudiar la tabla de tipo de cada pokémon.

    —Ah... Cheren, te volviste igual de aguafiestas que Trip. —Bel coloco su mano en su frente por el cambio de su amigo.

    —Bueno, Cheren. Nos vemos luego. —y diciendo esto, Hilda emprendió su camino hacia la zona oeste de la ciudad.

    —¡Oye, Hilda! ¡Espérame! —Bel se apresuró en seguirle el paso.

    En las afueras de la ciudad, Hilda había llegado en pocos minutos a su destino y se quedó deslumbrando aquel edificio que estaba protegida por enormes murallas.

    —¡Wow! Es increíble estar aquí, ¿no lo crees, Bel? —cuando se volteó, grande fue su sorpresa en no hallar a su amiga—. ¡¿Bel?! ¡Ay, no! No me digas que de nuevo te perdiste.

    De pronto, Hilda observo como algo se le acercaba a su posición a una gran velocidad mientras traía consigo una enorme cortina de humo en su camino.

    —¡Aquí estoy, Hilda! —dijo Bel sin poder detenerse.

    —Bel, ya puedes detenerte —la castaña agito sus manos asustada, pero fue en vano cuando la embistió haciendo que caiga en un pequeño charco de agua. Ella se levantó con enfado mientras su amiga por fin se detenía—. ¡Beeeeel! ¡Otra vez me hiciste caer en el agua!

    Bel sonrió nerviosa por el accidente que provoco y juraba observar la mirada intimidante de Hilda que intentaba secar su ropa junto a su largo cabello.

    —¡Ji, ji, ji! Lo siento, Hilda, es que no pude detenerme a tiempo.

    Hilda soltó un pequeño suspiro —Siempre ocurre estás cosas cuando vienes corriendo, ¿por qué no logras calcular bien tu velocidad?

    —Oh, ¿así que este es el lugar que mencionaste? Es enorme y grandioso. —Bel obvio la recomendación de la castaña por contemplar el edificio—. Y, ¿cómo vamos a entrar?

    —Hum... —la castaña se puso a meditar—. No se me ocurre una idea de cómo hacerlo.

    Bel rápidamente echo una mirada traviesa —Y... ¿qué tal si buscamos una entrada secreta? Igual como lo hacen los ninjas que vi ayer por la televisión.

    —¡Bel! No podemos entrar sin permiso, eso sería un delito muy grave —la regaño por su loco plan.

    —Vaya, Hilda, ahora te volviste igual aguafiestas que Trip y Cheren. —dijo la rubia colocando sus brazos por detrás de su cuello—. Entonces ¿cuál es tu plan?

    —Porque no solo le preguntas a una persona que está autorizada para así logren pasar. —dijo alguien con una voz juguetona.

    Bel se alegró —Oh, esa es una buena idea, Hilda.

    —¡¿Eh?! Pe-pero si yo no dije nada... —reacciono ella totalmente confusa.

    Entonces ambas niñas se voltearon para descubrir a la originaria de aquella voz encontrándose con una señorita que les sonreía con picardía, siendo acompañada de dos pokémon que frotaban en el aire.

    —¿Así que ustedes quieren entrar sin permiso, cierto? —dijo ella con expresión alegre.

    —¡L-lo sentimos mucho! No era nuestra intención hacerlo... Solo queríamos ver el lugar por dentro, nada más. —Hilda estuvo muy nerviosa para hablar, y Bel no ayudaba en mucho para defenderse.

    —No se preocupen, niñas, es normal que tengan curiosidad como cualquier niño.

    Una vez que se calmaron, Hilda y Bel estuvieron observando al par de pokémon rosados con ojos llenos de fascinación.

    —¡Wow! Que lindos. —dijo Bel.

    La misteriosa mujer con traje de científica se acercó a ambas.

    —Déjenme presentarme. Mi nombre es Fennel, y ellas dos son mis Munna's.

    —¡Increíble! Esos Munna's son fantásticos. —volvió a halagar la rubia de ojos esmeraldas.

    —Tienes razón, Bel. Son muy bonitos. —secundo Hilda, realmente le encanto conocer a pokémon que no sean ilustrados en los libros.

    —Solo por curiosidad, ¿ustedes no son estudiantes que están bajo el cargo de la profesora Encina?

    Hilda se asombro —¿Cómo sabe eso, señorita Fennel?

    —Eso es porque yo antes fui la ayudante de la profesora, pero ahora me encuentro trabajando en un proyecto muy importante. Además, hace apenas ayer me había informado sobre una excursión escolar que tendría con los alumnos de pueblo Arcilla. —termino de explicar para luego sugerirles algo—. Si quieren... Yo puedo llevarlas a conocer el laboratorio y, podrían conocer el proyecto rocío del sueño. ¿Qué les parece, niñas?

    —¿En serio podemos verlo? —Bel se alegró por esta gran oportunidad y se dignó a ver a su amiga—. Has oído eso, Hilda. Ya podemos entrar.

    —Disculpe, señorita Fennel, pero ¿qué es el proyecto rocío del sueño? —pregunto dudosa la castaña de ojos zafiros.

    La señorita conocida como Fennel coloco su dedo índice en su mentón para luego decirles:

    —Bueno en términos más fáciles se podría decir que sirve para recrear los sueños de los Pokémon a través de un humo especial que solo Munna puede crear. Gracias a eso, nosotros podemos visualizar sus sueños y saber lo que piensan y sienten, aunque todavía faltan muchos detalles para terminar con el proyecto. Un dato curioso es que se le puede conocer como rocío del sueño pero también se le puede decir humo de los sueños.

    —Es maravilloso poder ver los sueños de los pokémon. —dijo una Bel asombrada.

    —Es cierto. Es realmente increíble el humo de los sueños. —secundo Hilda de la misma forma.

    —Pues entonces, síganme, niñas. Les guiare cada lugar interesante del laboratorio.

    Fennel se encargó de escoltar a las niñas en el interior del laboratorio siendo acompañada de sus dos Munna's.

    "Fin del Flashback"

    —Vaya... Es por ese motivo que quieres volver a verlo. —dijo Ash luego de terminar de comer y haber escuchar la pequeña historia de su compañera.

    —Sí. Me encantaría ver a la profesora Fennel y saber si logro hacer un avance de su proyecto.

    Ash se cruzó de brazos, pensativo —Bueno, yo no soy alguien que esté interesado en la ciencia, pero... —su repentino silencio alarmo a la entrenadora—. Iré. Solo para que vuelvas a verla una vez más antes de partir hacia la siguiente ciudad.

    —¡Muchas gracias, Ash! —le agradeció por su aceptación.

    En ese momento se escuchó el timbre del centro pokémon, entonces Ash se levantó de su sitio.

    —¡Muy bien! Llego el momento de recoger a mis pokémon y luego debemos alistar nuestras cosas para irnos hacia el Jardín Ensueño. —entonces el oriundo de Kanto se dirigió a la recepción siendo acompañado de Hilda.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Bueno, chicos, hasta aquí con el capitulo. Espero que le haya gustado ya que después viene el mejor momento de nuestros protagonistas, comenten que les pareció. Emilion se despide de ustedes lectores, hasta la próxima poké-aventura.
     
    Última edición: 3 Enero 2018
  14.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No tengo mucho qué opinar. La historia sigue bien llevada :V y veo que Cilan no se les unió de inmediato. Buen cambio, supongo yo...

    Es bueno ver también que Cheren y Trip, junto a Bel y Hilda, eran un grupito muy unido de chamacos en años anteriores OwO. Luego veremos qué sucede con el proyecto de la Profesora Fennel.

    Buen puente, bien escrito y esas cosas... pero en sí el episodio fue un poco aburrido. Solo es mi opinión xD

    Nos vemos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3726
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo, bueno como verán este vendría siendo el primero de este año, pero bueno continuaré con más en el 2017 incluso actualizando este fanfic que es especial para mí, bien como dato extra haré mejoras a partir en la historia ahora que he aprendido a usar bien los diálogos, sin más que decir comencemos.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 15: El secreto del humo de los sueños

    —Bueno, con esto, ya tenemos todo lo necesario para ya irnos —Ash cerró su mochila para luego colocárselo en su espalda. Estaba listo para partir junto a su compañera hacia aquel dichoso laboratorio que se localizaba en las afueras de la ciudad.

    —Yo también estoy lista, Ash —Hilda le avisó imitando su misma acción.

    El entrenador ajustó un poco su gorra y se dirigió hasta la puerta de la habitación para tomar el pomo.

    —¡Ya es hora! ¡Vayámonos! —abrió la puerta mientras Pikachu se subía a su hombro.

    -O-O-O-O-O-

    El equipo Plasma se encontraba en frente de un edificio de dos pisos aproximados, uno de ellos tocó la puerta de nuevo esperando alguna respuesta.

    Ya había transcurrido media hora desde que el trío había llegado.

    —¡¿Hasta cuándo vamos a esperar a esa mujer?! —gruñó enojada la única integrante femenino, revelando un rostro lleno de irritación.

    —Hace un buen rato que nadie contesta a la puerta, lo más seguro es que no se encuentre nadie —dijo el otro sujeto, volviendo a tocar sin resultado alguno—. Tal parece que debemos abrirlo a la fuerza.

    Antes de que hiciera algún movimiento, este sintió la mano de su compañera en su hombro.

    —Solo hazlo sin llamar mucho la atención de la gente. Recuerda. No queremos causar un alboroto —luego de decir eso, la mujer se alejó unos centímetros—. Ustedes encárguense de abrirla. Yo vigilare toda el área por si alguien viene.

    —En casos como estos siempre llevo mi ganzúa —reveló dicho objeto para luego acercarse a la puerta con suma precaución. Espero algunos segundos hasta que sonó un pequeño chillido—. ¡Bingo! La puerta ya está abierta.

    Instintivamente los tres sujetos con trajes medievales entraron al domicilio averiguando que se encontraba fue un completo caos.

    —No puedo creer que una mujer viva en estas condiciones. ¡Este lugar es un completo desorden! —dijo la mujer, pasando entre cajas al igual que sus dos compañeros.

    El grupo se puso a investigar todo la casa hasta el segundo piso, pero no hubo rastro de su objetivo principal.

    —Esa científica no se encuentra aquí —dijo el líder con frustración, pero cuando caminaba por la salida se percató de un trozo de papel que andaba pegado en la pared—. ¿Qué es esto? —lo verificó, y una sonrisa se le adorno en sus labios—. Vaya, vaya. Con que ese es el asunto. Al parecer ya sabemos dónde encontrar a esa mujer. ¡Véanlo!

    Ambos integrantes recibieron el trozo de papel para darse con la sorpresa de que se trataba de un periódico antiguo. Lo leyeron, y entonces imitaron la misma sonrisa que su líder.

    —Con que ahí se encuentra, pues, ¡en marcha!

    El equipo Plasma se marchó enseguida de aquella casa, pero antes, la mujer colocó el trozo de papel de vuelta a su lugar de origen. En aquel papel se observó la imagen de un laboratorio cubierto en llamas junto con una descripción que decía: "¡Tragedia en el laboratorio, Jardín Ensueño! La extraña desaparición de Musharna".

    -O-O-O-O-O-

    —Me pregunto cómo se verá el laboratorio.

    Hilda caminó apresurada sobre el camino cubierto de grandes árboles, mientras Ash le seguía el paso. La emoción de la castaña se podía reflejar en su voz y sus movimientos, eso llamó mucho la atención del entrenador de Kanto que quiso saber más.

    —Oye, Hilda. ¿Por qué te interesa tanto el humo de los sueños?

    Ella detuvo sus pasos e intentó memorizar —Según recuerdo... era para ver los sueños de los pokémon —tocó su barbilla para recordar algo más.

    Ash hizo una mueca intrigante —Bueno, yo no estoy interesado tanto en la ciencia. Pero, ¿de qué sirve solo ver los sueños de los pokémon?

    —La profesora Fennel me dijo que eso ayudaría a comprender y mejorar la unión entre las personas y los pokémon. Es como saber los que hacen o quieren, eso es lo único que puedo recordar.

    De pronto Ash pudo distinguir un edificio que sobresalía de los árboles.

    —Creo que ese debe ser el... ¿Jardín Ensueño?

    Ambos entrenadores se detuvieron para contemplar lo que parecía ser un edificio abandonado, esto debido a que estaba destruido y tenía un aviso de no ingresar.

    —¡No puede ser! ¿Qué le ocurrió al laboratorio? —la de ojos zafiros quedó asombrada, acercándose un poco hasta la entrada—. Está... hecho... ruinas... ¿Cómo pudo haber ocurrido esto?

    En ese instante una luz rosada iluminó toda la zona, cegando a los tres presentes, hasta que luego de unos quince segundos se desvaneciera y el cielo volviera a la normalidad.

    —¿Qué era esa extraña luz? —se preguntó Ash, su pokémon eléctrico estaba igual.

    Hilda se quedó por unos momentos en silencio, sentía una inquietud nostálgica que, por instinto, quiso averiguarlo de inmediato.

    —"¿Dónde habré visto esa luz?" —pensó, y luego miró enseguida a su compañero—. ¡Ash! Tenemos que ir a donde se proyectó aquella luz, tal vez haya alguien en el laboratorio.

    —¡De acuerdo, Hilda! Hay que averiguar lo que ocurre —afirmó el entrenador, Pikachu también estuvo decidido en ayudarlos.

    Los dos entrenadores pasaron por la cinta de precaución para poder ingresar al interior del laboratorio, pero entonces se dieron cuenta que había hoyos junto con rocas que interrumpían el paso.

    —Toma mi mano, Hilda, acá hay demasiados escombros.

    —Está bien —la entrenadora tomó su mano y caminaron hasta la recepción, ella se dio cuenta de algo tras observar cada pasillo—. Estoy segura que si pasamos por ese camino podremos llegar a la sala principal. ¡Estoy segura!

    —Entonces, tú serás la guía, Hilda. Yo te seguiré.

    La entrenadora se colocó a la delantera y ambos pasaron de frente. Al llegar a un pasillo se encontraron con distintos pokémon salvajes que estaban sumamente dormidos.

    La castaña respiró con alivio por evitar una lucha innecesaria, pero notó algo extraño.

    —¿Qué raro? —la oriunda de Unova se agachó para examinar a aquellos pokémon—. Están dormidos... pero no de forma natural. ¡Ah! Esto debe ser por el efecto de un movimiento como hipnosis o somnífero.

    —¿Qué pokémon habrá sido? —Ash miró la zona para llegar a una conclusión—. Hilda, debemos ir hacia el lugar donde se produjo aquella luz. Algo me dice que eso debió ser la causa del por qué estos pokémon se encuentran dormidos.

    —Tienes razón —la de pelo castaño se puso de pie—. ¡Vamos Ash! Por este lado creo que debemos de llegar a la sala de investigación.

    El grupo empezó a cruzar entre los escombros hasta llegar a una puerta que verificaba ser la sala de investigación. Lamentablemente, aquel sitio se encontró tapada por varios pilares del edificio que hacía imposible el paso.

    —Creo que no podremos cruzar por aquí —dijo Ash, quien intento moverlo sin éxito alguno.

    —¿Ahora donde podremos ir? —la entrenadora intentó hacer memoria de nuevo—. ¡Es verdad! Recuerdo que había una escalera que conectaba también con la sala.

    "Flashback"

    —Escuchen, niñas. El proyecto que mencione se basa en poder deslumbrar los sueños más fuertes de los pokémon —comenzó a explicar la profesora Fennel.

    Las dos niñas observaron curiosas como los Munna's sacaban un extraño humo rosa cerca de unos pokémon, que estaban encima de una cama, para acto seguido, hacerlos dormir profundamente y provocando que el humo transmitiera el sueño de cada uno.

    —¡Es maravilloso poder observar los sueños de los pokémon! —exclamó una emocionada Bel, pero observo a su amiga quien veía hacia otro lado.

    Hilda miró como algunos de esos científicos se llevaban a los pokémon dormidos a otra sala, entonces decidió acercarse a la mujer.

    —Profesora Fennel. ¿A dónde se llevan a esos pokémon?

    —Ah, mis colegas se los llevan a un piso subterráneo donde van a ir a descansar.

    —Entonces, hay un piso abajo —le dijo con brillo en los ojos.

    —¡Por supuesto, Hilda! En la puerta de la derecha de esta sala hay una escalera, pero no pueden entrar el personal no autorizado. Y eso las incluye a ambas.

    —Vaya... Me hubiera encantado conocer a todos los pokémon del laboratorio —Bel comentó super feliz.

    En cambio Hilda seguía viendo aquella sala donde la profesora aseguraba haber un piso subterráneo.

    —Bueno, niñas, síganme, ¡les mostrare el resto de los pokémon que tenemos!

    "Fin del Flashback"

    —¡Ash! ¡Esa puerta a la derecha se encuentra una escalera que conecta con la sala de investigación! Estoy segura de eso.

    Ash entendió sus instrucciones y fue en camino por aquella puerta, donde pudo hallar dicha escalera que indicó su compañera.

    —Estabas en lo correcto, Hilda. Pero... esta demasiado oscuro para poder entrar.

    De repente escuchó la pequeña risilla de la joven entrenadora.

    —¡Qué bien! Sabía que en momentos como esto debía de traer mi linterna —rebuscó en su mochila y sacó dicho objeto—. ¡Je, je, je! Siempre es bueno estar lista para cualquier situación que se me presente. Es bueno haber estado preparada para mi primer viaje.

    —¡Es estupendo, Hilda! —la felicitó junto con su pokémon, luego ella se colocó a la delantera para iluminar el camino.

    Y así ambos comenzaron a bajar por las escaleras.

    —Este lugar está demasiado sensible... Si hiciéramos un movimiento brusco de seguro el edificio se desplomaría por compl-...

    En un descuido de la joven, una parte de la escalera se derrumbó, ocasionando que se fuera hacia el precipicio.

    —¡Aaaaahhhhh!

    —¡Hildaaaaa!

    En un movimiento rápido Ash tomó de su brazo, jalándola con fuerza, entonces el cuerpo de la joven de depositó en su pecho ocasionando así un abrazo accidental.

    —¿Te encuentras bien? —le preguntó con un tono preocupado, Pikachu por suerte logró coger la linterna que la chica había soltado en medio de su casi caída.

    —Sí... Estoy bien. ¡Muchas gracias, Ash! —dijo un poco alterada por la experiencia vivida, pero se da cuenta de los brazos del entrenador agarrando su delgado cuerpo y, por instinto, rompe el abrazo sorprendiendo al chico—. Creo... Creo que debemos bajar para encontrar esa extraña luz —intentó sonar normal, incluso bajó un poco su cabeza para ocultarle su sonrojo.

    Ash no logró entender su cambio tan radical y prefirió obviarlo para su bien.

    —Está bien, Hilda, continuemos. ¡Vamos Pikachu!

    Cuando el roedor devolvió la linterna a la castaña, rápidamente se subió al hombro del chico de ojos cafés. Y de nuevo volvieron en su recorrido.

    —Estamos en buen camino —Hilda movía su linterna en todo el área—. Si estoy en lo correcto, este lugar deber de tener otra escalera para poder subir y llegar a la otra habitación. Pero... el problema es encontrar la dichosa escalera.

    —¡Pika!

    Los chicos escucharon al Pokémon señalando una pared destruida que, al parecer, conducía hacia otro lado. Ash se acercó y pudo confirmar que ahí se hallaba la escalera mencionada por su compañera.

    —¡Bien hecho, amigo! —acarició su cabeza y esté contento volvió a su hombro.

    Hilda estuvo impresionada por la inteligencia de Pikachu, incluyendo la clara confianza con su entrenador. Una experiencia encantadora para su primer viaje.

    Sin perder tiempo subieron por las escaleras para llegar a la sala que estuvo bloqueada en el laboratorio, pero lo que vieron los dejó asombrados.

    —¿Qué es este lugar? —se preguntó el joven de Kanto.

    En aquella habitación se podía observar una gran cantidad de artefactos electrónicos destrozados, pero lo impactante fue el gran hoyo en el techo, dando con la sospecha de un presunto accidente.

    —Al parecer esto debe de ser el lugar donde hacían el proyecto, tal como me lo explico la profesora Fennel —Hilda caminó con cuidado, pero en eso nota algo brillante en una de las mesas—. ¿Qué es esto?

    —¿Has encontrado algo, Hilda? —le preguntó, yendo con prisa a su dirección—. ¡Pero si es una Piedra Lunar!

    —Estás en lo correcto, Ash. Es una Piedra Lunar —miró detalladamente la roca plateada—. No lo entiendo. ¿Para qué querrían usarlo?

    De pronto la luz rosada hizo de nuevo su aparición ahora muy cerca de su posición, asombrándolos de golpe.

    —¡Es la luz rosada! Un momento... ¿Podrá ser lo que pienso que es? —Hilda guardo la piedra evolutiva en uno de sus bolsillos, e inmediatamente se fue hacia aquella luz.

    —¡Espera Hilda! —Ash la siguió apresurado junto con Pikachu.

    Cuando salieron al exterior, el entrenador observo como su compañera se detuvo de repente e intento hablarle por la forma que fue corriendo sin avisar.

    Pero... no pudo articular ninguna palabra.

    Ambos entrenadores contemplaron como en aquellas ruinas se encontraba una misteriosa mujer junto con un raro pokémon de aspecto rosado, pero también se veía un par de máquinas en operación.

    Ash sospecho que hacía un experimento según su propia lógica.

    —¿Quién será esa persona, y qué hace en este lugar abandonado?

    —¡Profesora Fennel!

    Hilda corrió emocionada tras reconocerla, sorprendiendo a la mujer de bata.

    —¡¿Eh?! ¿Quién eres tú?

    Pero antes que la entrenadora se acercara más, Munna se colocó delante de ella.

    —¡Soy yo, Hilda! Hace siete años nos conocimos...

    En eso Munna le lanzó un Psicorrayo, ante el asombro de la joven.

    —¡Pikachu usa Rayo!

    El pokémon eléctrico soltó una tremenda descargar logrando anular su ataque psíquico. Luego Pikachu se puso delante de ambos jóvenes mientras liberaba pequeñas chispas desde sus mejillas.

    Ash se mostró enojado —¡Por qué has hecho eso!

    —Detenté ahora, Munna —la mujer intentó tranquilizarla—. Perdónenla, por favor. A Munna no le agrada la presencia de otras personas que no sea yo, solo por eso atacó por defensa propia. Lo siento bastante, muchachos —en eso vio a la joven que le habló recientemente, recordándole a cierta niña con su misma apariencia—. ¿Acaso eres tú...? ¿Hilda?

    —Es un gusto volver a verla, profesora Fennel —le sonrió, muy feliz por recordarla—. Ha pasado siete años desde que no supe nada de usted.

    —Veo que has crecido mucho, aún te recuerdo cuando apenas eras una pequeña estudiante. Eso significa que ya eres toda una entrenadora pokémon ¿no?

    —¡Así es! ¡Incluso he logrado ganar mi primera medalla en esta ciudad!

    El pokémon rosado se le quedó viendo detenidamente.

    —Munna, ¿la recuerdas? Ella es la pequeña niña que iba acompañada de su amiga.

    Munna seguía viéndola con inseguridad, pero luego de verla a los ojos y confirmar que no era una mala persona, se le acerco poco a poco haciendo que Hilda le acariciara la cabeza.

    —Es bueno volver a verte, Munna —y luego ella lo abrazó.

    —Así que se trata de un Munna —Ash sacó rápidamente su pokédex.

    "Munna el pokémon emoción, este pokémon come los sueños de los demás y puede generar olvidó en el individuo que comió el sueño".

    —¡Un momento! ¿Dónde está el otro Munna?

    Hilda miró intrigada a la profesora, quien solo reveló una cara llena de tristeza junto a su pokémon. Eso preocupó mucho a la joven de ojos zafiros.

    —¿Qué le ocurrió al otro Munna, profesora Fennel?

    —Desapareció.

    Esa respuesta solo confundió a los dos entrenadores.

    —¿Cómo que desapareció? —volvió a preguntar Hilda.

    —Fue hace tres años... Hace tres años, en un viernes como en este día, mis compañeros y yo estábamos descubriendo más información sobre el poder de Munna. Fue entonces que descubrimos algo más que solo ver los sueños de los pokémon.

    —¿Qué fue lo que descubrieron, profesora?

    —Descubrimos que pueden manipularlos y hacer creer al pokémon lo que soñó, en palabras sencillas, se podría decir que podemos controlar la voluntad del pokémon para llevarlo a cabo en el mundo real.

    Eso dejó impactado a Ash y Hilda.

    —Pueden controlar los sueños e hacer la voluntad misma del pokémon —el de ojos cafés intentó entender lo explicado por la mujer de bata blanca.

    —Estás en lo correcto, muchacho. ¡Ese poder es la clave para la liberación de todos los pokémon!

    Ante ellos aparecieron tres sujetos con trajes medievales, Ash sintió que los conocía de algún lado.

    —¿Quiénes son ustedes? —preguntó la profesora Fennel.

    —¡Somos el equipo Plasma! Los verdaderos salvadores de los pokémon, pero para cumplir con nuestro ansiado sueño necesitamos el humo de los sueños —habló el tercer sujeto, señalando a Munna—. Ese pokémon será el que haga entrar en razón a los demás pokémon de vivir separados de los entrenadores para siempre.

    —"Equipo Plasma" —Ash reaccionó enseguida—. "Ya los recuerdo. Eran los mismos sujetos que estaban en la plaza de pueblo Accumula".

    —¡No pueden hacer eso! —gritó aterrada la científica—. Ustedes no pueden obligar a los pokémon de estar separados de sus entrenadores. ¿Acaso no saben que pueden romper los lazos de confianza entre ambas partes?

    —Eso es algo que tú misma no debes de decir u olvidaste que los verdaderos responsables de la destrucción del laboratorio fueron a causa de tus compañeros y usted. Todo por tratar de utilizar el poder del humo de los sueños para sus propios fines egoístas —relató la mujer del equipo Plasma.

    —¿Có-cómo supieron sobre eso? —Fennel estuvo en shock, e intentó abrazar a su pokémon con sumo miedo—. Eso fue un error del pasado... Es por eso que el proyecto fue cancelado.

    "Profesora Fennel" —Hilda notó con preocupación el estado de la mujer.

    —¡Es momento que me entregues a ese pokémon! —ordenó el líder del grupo, extendiendo su mano.

    —¡No pueden hacer eso! Munna le pertenece a la... —la entrenadora se calló abruptamente, presenciando como Fennel aún abrazada de su pokémon se acercaba al trío.

    —Si esto es un bien para poder desaparecer mi error del pasado, entonces lo acepto con gusto —entonces soltó a su pokémon—. Munna... Debes ir con ellos, tal vez puedas tener una vida mejor que estando conmigo —y quebró en llanto—. Si no fuera por mi culpa, Musharna estaría ahora mismo en nuestro lado y no hubiera sufrido tanto al ser usado como experimento de prueba para el proyecto.

    Munna entre lágrimas hizo caso a sus palabras y se fue yendo hacia el equipo Plasma.

    —¡No pueden obligar a un pokémon a separarse de su entrenador! ¡¿Qué clase de derecho tienen ustedes para destruir los años de amistad entre la profesora Fennel y Munna?!

    Todos los presentes estuvieron atentos ante las quejas del entrenador de Kanto.

    —¡Munna! ¡Es tu decisión el elegir si quieres irte con ellos o no!

    —Niño. ¿Qué clase de ideales son esos? ¿Acaso crees que por decir algo con poco sentido puede cambiar la visión de este pokémon, quien ha sufrido por el control de personas como esta mujer? —contestó el líder entre risas.

    —¡A mí no me importa de esos ideales que ustedes dicen! —comenzó a recordar los lazos que había formado con cada uno de sus pokémon—. ¡Los sentimientos de los pokémon son cuando conocen a las personas que entablaron un fuerte vínculo que jamás se romperá con facilidad! —miró con total seguridad a Pikachu—. ¡Por qué esa es mi verdad!

    Munna al escuchar las palabras de Ash, recordó los momentos felices y tristes que pasó junto a la profesora Fennel, en especial aquel momento cuando su otra compañera evolucionó en Musharna gracias a una Piedra Lunar para ayudar con el proyecto. Todavía recordaba la traición de aquellos científicos que querían usar si poder con fines egoístas, provocando así, la destrucción del laboratorio por parte de Musharna, quien vio sus acciones negativas e intento escapar. Llegando hasta la actualidad donde la profesora Fennel no se rendía cada semana en tratar de reencontrarse con Musharna de nuevo.

    —¿Verdad, dices niño? Esa estupidez de la verdad no funciona en este mundo, lo verdadero que es real son los ideales, esas son las que siempre dirigen el mundo que conocemos —exclamó el líder en tono de burla por su ingenuidad.

    Ash se inmutó ante las palabras de aquel sujeto, y en cambio le reveló una sonrisa satisfactoria que incómodo demasiado al equipo Plasma.

    —Entonces, si dices que mi verdad es estúpido, porque no miras tú mismo a Munna.

    El equipo Plasma observo consternado como el pokémon psíquico regresaba al lado de aquella científica. Un acto sin sentido para sus propias creencias.

    —¿Por qué Munna? —se preguntó Fennel entre lágrimas—. A pesar de todo has elegido volver conmigo, aun sabiendo todo el sufrimiento que pasaste a mi lado.

    —Profesora Fennel. La amistad de un pokémon es increíblemente fuerte que, incluso puede perdonar el mayor error de su propio entrenador. A eso se le llama un vínculo irrompible —dijo Hilda, reteniendo las lágrimas que salían de sus ojos tras ver como la profesora abrazaba con fuerza a Munna. Miró a su compañero con alegría por la ayuda que hizo por ambas—. Muchas gracias, Ash.

    De pronto se escuchó los aplausos del líder del equipo Plasma.

    —Muy bien. ¡Qué bonita reconciliación!

    —Tus palabras me van a hacer llorar —secundo la mujer de traje medieval.

    —Aun así, mocoso, nos llevaremos a ese pokémon incluso si es a la fuerza —habló el tercer integrante, mientras sus otros compañeros sacaban su respectiva Poké Ball.

    —¡Tendrás que pasar por encima de mí! —lo desafió Ash, sacando una pokébola de su cinturón.

    —¡Y también conmigo! No permitiré que se lleven a Munna, equipo Plasma —Hilda con mucha valentía sacó su única pokébola.

    La confrontación de nuestros héroes con el equipo Plasma solo es el comienzo de la gran batalla que les aguarda en su futuro por la libertad de los pokémon.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Hasta aquí con el último capitulo del 2016 en el foro de "Fanficslandia". Debo agradecer a los tres lectores que siguen esta gran historia de la temporada de "Blanco y Negro", pues habrá más sorpresas en el próximo año y claro una nueva forma en que voy escribir la historia, ahora que me volví un poco más experto en los detalles de los personajes como sus acciones, personalidad y emociones.

    Bien, comenten que les pareció este capitulo tan sentimental que he escrito hasta ahora en la historia. Emilion se despide de ustedes lectores.

    ¡¡Les deseo un feliz 2017!!
     
    Última edición: 20 Mayo 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  16.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Buena forma de comenzar el año. El episodio en sí no se me hizo soso, sino adorable. Ash es un chico que tiene muy buenos ideales y sabe transmitir confianza. No sorprende que Hilda lo admire tanto y... ejaleeee -///- parece que la de pelo castaño ha incrementado su nivel de admiración y afecto, por decir lo menos n__n

    Como sea, a ver qué sucede luego OwO. Quisiera saber más de la otra Munna y la Musharna que terminaron por desaparecer. Y claro, el lugar está destrozado... ¿Será que Fennel está reconstruyendo y estudiando desde abajo? ¿O es solo que está en negación o derechamente deprimida?

    Bueno, en lo técnico, debo corregir un poco la entrada de PokéDex de Munna...

    Yo lo pondría así:

    Munna, el Pokémon Emoción. Este Pokémon es capaz de comerse los sueños de los demás, dejando a los afectados un sentimiento de vacío y de olvido.


    Hasta la próxima :V
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3492
    Hola gente, aquí Emilion con un nuevo capitulo de este fic. Bueno, estoy emocionado por como va las cosas con la trama de la historia, también por el nuevo año en "Fanficslandia". ¡Comencemos!

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 16: El poder de la verdad

    Ash y Hilda tenían la mirada fija en el trío del equipo Plasma, nunca imaginaron encontrarse en esta situación tan crucial. Pero no había escapatoria, tenían que luchar para proteger a Munna a cualquier costo. ¡La batalla estaba a punto de iniciar!

    —Mocosos, si tanto quieren defender a ese pokémon, entonces ustedes también deben de liberar a todos sus pokémon —dijo el presunto líder, viendo de forma amenazante a ambos entrenadores.

    Ash se puso serio y dando un paso adelante decidió responderle.

    —¡No permitiré que eso ocurra, equipo Plasma! ¡Haré todo lo necesario para ganar!

    —Sí. No permitiremos que se lleven a Munna y a nuestros pokémon —secundo Hilda, sin embargo, su mano donde tenía su pokébola comenzó a temblar.

    La integrante femenina del grupo se dio cuenta de la reacción de la castaña.

    —Por favor, niña. Se ve a simple vista tu temor de perder para siempre a tu querido pokémon, si no quieres estar involucrada en este asunto que en realidad no te conviene. ¡Retírate de una buena vez! En serio detesto luchar con chiquillos que tienen inseguridad en sus propias decisiones —exclamo con fastidio.

    Hilda entró en pánico por sus palabras y comenzó a dudar en querer combatir. Su respiración se hizo sofocante a punto de estar ahogándose, la presión era muy fuerte para su temprana edad. Ella en verdad no quería perder a Tepig. ¡Jamás! ¡No lo soportaría!

    "¡Los sentimientos de los pokémon son cuando conocen a las personas que entablaron un fuerte vínculo que jamás se romperá con facilidad!"

    De pronto sus dudas se despejaron al recordar las palabras de Ash, tan lleno de confianza y seguridad, apretó con fuerza su mano donde portaba su Poké Ball. La verdad de Ash hizo cambiar la actitud de Munna, porque los sentimientos de los pokémon eran reales.

    Hilda cambio su temor a coraje, impulsándose a correr con el riesgo y no abandonar al entrenador de Kanto.

    —No voy a huir. Yo misma me prometí que sería una entrenadora profesional que no escaparía ante nada —sus ojos azules brillaron con intensidad—. ¡Eso lo juré a mis amigos luego de graduarme! Es por eso que no permitiré que ustedes interfieran en mi camino.

    —¡Bien dicho, Hilda! —felicitó el entrenador de Pikachu—. Mientras creas en tu compañero pokémon, estoy seguro que también puedes encontrar tu propia verdad.

    —Ya me cansé de ustedes niñatos y su creencia de la verdad. ¡Es hora de luchar y ver quien resultará ganador! —habló el tercer sujeto, preparándose para la batalla.

    El equipo Plasma liberó primero a sus pokémon, siendo un Patrat, un Purrloin y un Liepard.

    —¿Ese es un Lierpard? Es la primera vez que veo uno real —Hilda sacó su pokédex.

    "Liepard el pokémon cruel, este pokémon tiene una belleza que es admirado por los entrenadores y es la forma evolucionada de Purrloin".

    —"Ese Liepard se ve muy fuerte... ¡Pero no voy a retroceder!" —pensó, y entonces lanzó su pokébola—. ¡Muy bien, Tepig! ¡Es hora de luchar!

    El pokémon de fuego se hizo presente en el área expulsando un aire caliente. Pero Ash tampoco se iba a quedar atrás.

    —¡Pikachu es momento de combatir! ¡Sal Oshawott, necesito de tu ayuda!

    El roedor eléctrico se puso al centro de ambos pokémon iniciales, mientras esperaban las órdenes de sus entrenadores. Y entonces...

    —¡Pikachu usa Ataque Rápido a Patrat! ¡Oshawott utiliza Chorro de Agua a Liepard!

    —¡Tepig usa Ascuas a Purrloin!

    —No crean que podrán detenernos con esos débiles ataques —dijo el líder con una sonrisa arrogante—. ¡Liepard usa Sorpresa a ese Pikachu!

    El felino se movió a una increíble velocidad esquivando el ataque de agua de Oshawott, y atacó a Pikachu de tal forma que se anuló de inmediato su movimiento debido al retroceso.

    —Purrloin ataca con Garra Umbría —la mujer dio su orden, y el pokémon siniestro evadió el ataque de Tepig y fue hacia su posición.

    —Patrat usa Protección y luego ataca con Mordisco —habló el tercer integrante, mientras su pokémon se cubría en un extraño escudo verde.

    "¡Son rápidos!" —Ash estaba impresionado por la destreza de ambos pokémon siniestros, pero una vez que Pikachu recuperó sus sentidos y Oshawott esperó sus nuevas órdenes. En eso se le ocurrió una brillante idea—. Pikachu usa Tacleada de Voltios a Liepard, y Oshawott usa tu Concha Filo hacia Purrloin. ¡Hilda, tú encárgate de Patrat!

    —Estoy en eso... —en eso ella vio como Purrloin se acercaba peligrosamente hacia su pokémon—. ¡Tepig usa Embestida!

    El cerdo de fuego corrió hasta chocar contra su oponente, provocando que ambos tomen distancias, pero Purrloin no se percató a tiempo cuando Oshawott estuvo a su lado y le dio fuertemente con su concha marina, provocándole un gran daño.

    —¡Malditos mocosos! —gruñó la mujer mostrando sus dientes por la rabia.

    —Liepard usa Bola Sombra.

    El pokémon recargó una intensa energía oscura en forma de esfera y lo lanzó hacia Pikachu, quien no se había percatado y recibió de lleno el ataque.

    —¡Pikachu!

    Pero en ese instante, Ash observo atónito como Patrat, aprovechándose de la situación, se acercó a su compañero eléctrico revelándole sus duros dientes.

    —¡Maldición!

    —Tepig usa Ascuas a Patrat.

    El entrenador fijo sus ojos en Hilda, mientras el cerdo de fuego soltó un aire caliente hacia el desprotegido Patrat que, además de recibir daño también logró causarle una quemadura.

    —Esos niños nos están causando un gran dolor de cabeza —exclamó el tercer sujeto.

    —Creo que es momento de enseñarles algo a esos niños —la mujer sonrió maliciosamente, mientras sus ojos se enfocaron en la profesora Fennel y Munna—. ¡Purrloin usa de inmediato Garra Umbría a ese Munna!

    —¡¿Pero qué?! —Hilda vio consternada como el pokémon iba hacia ambas que, por puro instinto, corrió hasta ese lugar para protegerla—. ¡No lo voy a permitir!

    —Que emotiva eres niña, entonces si así van a hacer las cosas. ¡Purrloin continua con el ataque!

    El felino estaba a unos centímetros de la entrenadora, ella vio atemorizada como la garra cubierta de un aura oscura iba a impactarle que cerró los ojos esperando el ataque.

    ¡SPLASH!

    Hilda se extrañó a no sentir dolor alguno y decidió abrir en el acto sus ojos. Un sentimiento de angustia y terror surgió dentro de ella, mientras algunas lágrimas comenzaron a escurrirse por su delicado rostro.

    —¡Ash!

    El entrenador se sujetaba el brazo derecho para evitar que la sangre siguiera escurriéndose en el suelo. Su mirada revelaba el dolor por el ataque del pokémon siniestro.

    Sin embargo...

    —¿Te encuentras bien, Hilda? —le dedicó una sonrisa adolorida, mientras sus dos pokémon se acercaban a él con gran preocupación.

    La muchacha quedó en shock por la actitud de Ash. No lo comprendía para nada.

    —¿Por qué? —ocultó sus ojos con su flequillo, apretando los dientes de impotencia y culpa—. ¡¿Por qué tuviste que defenderme?!

    —¿Por qué te defendí, dices? Eso es por qué el recorrido que hicimos la pase bien a tu lado, aunque solo fuera hace poco... —se detuvo e hizo una mueca por el dolor, le costaba hablar con su brazo lastimado. Pero no quitó el hecho de verla a los ojos—. Para mí fue más que suficiente para conocerte mejor, porque eso es lo que hacen los amigos ¿no?

    —¿Amigos? —esa palabra la dejó muy confusa—Pero si solo empezamos nuestro viaje hace poco tiempo. No lo entiendo, Ash. ¿Por qué me considerarías tu amiga?

    —No soy bueno explicando el motivo, pero la razón de verte alegre y comprender a los pokémon al igual que yo, fue más que suficiente para protegerte. Ya que eres alguien importante para mí —luego vio al equipo Plasma—. Hilda. Tu verdad puede hacer que los pokémon confíen en ti, eso lo supe durante tu batalla en el gimnasio Striaton. Por eso no solo eres mi compañera de viaje, también eres una querida amiga.

    —Ash... Gracias por considerarme tu amiga —comenzó a secarse las lágrimas, y dirigió su mirada hacia el trío del equipo Plasma con enojo—. No voy a perdonarlos por lo que le hicieron a Ash... No... ¡A mi amigo!

    Tepig vio a su entrenadora con alegría al ver de nuevo su confianza y se preparó para continuar con el combate. Pikachu y Oshawott vieron como Ash hizo una expresión para que no se preocuparan, y entonces le hicieron caso y fueron a apoyar al pokémon de Hilda.

    —No me importa lo que hagan. ¡No nos derrotarán, niñatos! —exclamó el líder con fastidio.

    Los tres dieron sus respectivas órdenes a sus pokémon para que vayan a atacar a sus oponentes. Sin embargo, Ash junto a Hilda estuvieron listos para contraatacar.

    —¡Pikachu usa Rayo a Liepard, y Oshawott usa Concha Filo a Purrloin!

    —¡Tepig ataca con Ascuas a Patrat!

    Liepard lanzó su Bola Sombra y chocó con el Rayo de Pikachu, provocando una explosión.

    Purrloin atacaba de forma constante a Oshawott con la Garra Umbría, pero la nutria lo evadió con suma agilidad y se colocó por atrás de su oponente, luego le intercepto con su concha marina varias veces hasta dejarlo debilitado.

    Patrat a duras penas usó su Mordisco para atinarle a Tepig, pero con la quemadura solo pudo causarle un daño mínimo. El pokémon de fuego sonrió gracias a la confianza de su entrenadora que no dudo en no evadir el ataque de su oponente, solo con el único propósito de tener un rango cercano, para entonces lanzarle una fuerte corriente de fuego haciendo que el pokémon normal saliera disparado por el ataque, dejándolo debilitado.

    —No puedo creer que unos simples niños pudieran posee tal poder —la mujer del grupo mostró enojo como asombro ante los jóvenes entrenadores junto a sus pokémon.

    —¡Esto no es posible! —habló el tercer integrante, igual de enojado—. Nuestros ideales son más fuertes que las palabras de estos niños. ¿Cómo es posible que estemos perdiendo?

    —¡Este es el poder de nuestra verdad! —ambos dijeron al unísono, provocando que el trío del equipo Plasma estuvieran anonadados por tales palabras.

    -O-O-O-O-O-

    En el hotel más caro de pueblo Accumula, N repentinamente se levantó de su asiento, mientras sus dos musas estuvieran preocupadas al verlo asombrado por primera vez.

    —Señor N. ¿Qué le ocurre? —Anthea fue la primera en preguntar.

    —Pude sentirlo —el joven de cabellera verde caminó hasta la ventana de la habitación.

    —¿Qué es lo que sintió, señor N? —preguntó Concordia, no entendiendo claramente sus palabras.

    —Pude sentirlo... —volvió a repetirlo y acto seguido cerró los ojos, viendo la figura de un dragón blanco junto con una persona que no reconocía—. Al dueño de la verdad. No. Espera... —en eso pudo apreciar que no era una sola persona, sino dos. Eso provocó que el muchacho dibujara una sonrisa—. Parece que esto se pondrá interesante —y abrió sus ojos.

    —¿Qué es lo que le ocurre, señor N? —volvió a preguntar Anthea.

    —No se preocupen, Anthea, Concordia. No es nada importante —y se dirigió de nuevo a su asiento, pero antes recordó lo que sintió hace poco—. "El dueño de la verdad es en realidad dos personas que obtendrán el poder del legendario dragón blanco, pero aún es débil para que logren convocarlo. Eso significa que tengo algo de tiempo hasta que los dos elegidos logren despertar de su largo sueño a Reshiram".

    -O-O-O-O-O-

    —Sera mejor que se vayan ahora, tan solo les queda un pokémon —dijo Ash con seriedad, mientras los dos integrantes del equipo Plasma regresaban a sus pokémon.

    —¡No me subestimes, niño! Nosotros conseguiremos a como dé lugar a ese pokémon —el primer sujeto estaba furioso, Liepard se puso a la ofensiva.

    Ash volteó su vista hacia su amiga —Hilda. Yo me encargo de esto, ya has hecho suficiente.

    —Pero Ash... Podemos vencerlo juntos —reclamó la castaña.

    —Tienes razón. Pero, tienes que encárgate de proteger a la profesora Fennel y a Munna junto con Tepig y Oshawott. Pikachu y yo nos encargaremos de ese sujeto —respondió con una sonrisa llena de confianza en cumplir su palabra.

    —Muy bien, Ash. ¡Derrótalo! —y se fue junto con ambos pokémon hacia la científica.

    Ash se encontró ahora más tranquilo por el bienestar de la chica, y miro a su adversario.

    —¡Acabemos con esto! ¡Pikachu usa Tacleada de Voltios!

    —¡Liepard atácalo con Bola Sombra!

    "No lo harás de nuevo" —apretó su brazo con fuerza—. ¡Esquívalo y usa Rayo!

    Pikachu logró evitar el ataque de Liepard e intento usar su ataque eléctrico, de repente empezó a crear una bola amarillenta desde su cola. Ash enseguida se percató que ese movimiento era distinto a Rayo o a Tacleada de Voltios, no tardó mucho en comprender que su fiel compañero había aprendido un nuevo ataque.

    —Eso es... ¡Bola Voltio! —dijo la profesora Fennel.

    —¿Bola Voltio? —sonrió el chico de las zetas—. Eso es genial. ¡Bien! ¡Pikachu usa Bola Voltio a máximo poder!

    Entonces el pokémon eléctrico lanzó la esfera amarilla hacia Liepard a una velocidad sorprendente.

    —¡Esquívalo ahora! —gritó el entrenador del pokémon siniestro, pero resultó inútil.

    El ataque de Pikachu logró impactarlo con fuerza, Liepard chocó con una pared que estaba prácticamente destruida provocando que se debilitada enseguida.

    —¡No puede ser! —el sujeto cayó de rodillas tras ver a su pokémon más fuerte derrotado—. ¿Cómo pudo haber pasado esto?

    —¡Bien hecho, Ash! —felicitó la entrenadora, acercándose al chico junto al resto.

    Pikachu corrió rápida hacia su entrenador, quien dibujo una sonrisa por su esfuerzo.

    —Me alegro que estés bien, Pikachu. Además, lograste aprender un nuevo ataque. ¡Eres el mejor, amigo! —comenzó a acariciarle en la cabeza, provocando los celos en Oshawott.

    De pronto Fennel caminó a unos metros junto a su pokémon psíquico, viendo como aquel sujeto regresaba a Liepard.

    —Ahora que Ash e Hilda los derrotó, será mejor que se retiren enseguida.

    —¿Retirarnos, dices?

    De pronto ambos entrenadores escucharon las carcajadas de los tres integrantes del equipo Plasma, causándoles incomodidad y mala espina.

    —¿De qué se ríen? Ya han perdido, no tienen más pokémon para luchar —dijo Ash.

    —Niño, se ve que no entiendes —habló la mujer de traje medieval—. Es tal como lo dijimos en el principio, esto no es una batalla pokémon cualquiera. No importa lo que nos pase, nosotros debemos conseguir ese maldito humo a cualquier precio.

    El equipo Plasma comenzó a acercarse a su posición, sin embargo, los cuatros pokémon se pusieron a la defensiva de su respectivo entrenador. Ellos estaban dispuestos a atacarlos por proteger a su compañero que les brindó su amistad.

    —Parece que ustedes no se darán por vencido tan fácilmente —el oriundo de Kanto vio la situación un poco complicada, diferenciando a sus otras experiencias con las distintas organizaciones que enfrentó en el pasado. Ahora entendía que el equipo Plasma estaba dispuesto a todo, incluso si eso significaba sacrificar su propia vida.

    ¡Muuuuuuuu...!
    Aquel grito llamó la atención de todos, que tuvieron que cubrirse los oídos por la increíble potencia de aquella misteriosa voz.

    —¿Qué fue ese sonido? —se preguntó Hilda, escuchando aún el grito.

    En cambio Fennel y Munna estuvieron contemplando aquel grito, teniendo una emoción nostálgica por saber de quién se trataba en realidad.

    —No fue nada, ¡sigamos! Tenemos que conseguir el humo de los sueños —ordenó el líder, y sus dos compañeros siguieron con su objetivo.

    Pero, de repente empezó a caer en el destruido laboratorio un extraño polvo rosado que poco a poco cubría toda el área.

    "¿Será acaso?" —pensó Fennel, e inmediato se cubrió la cabeza con su bata—. ¡Ash, Hilda, cúbranse del polvo al igual que sus pokémon! ¡Ahora!

    Los chicos no tuvieron tiempo en preguntar y obedecieron su advertencia, primero regresando a sus pokémon y segundo cubrirse del polvo con sus casacas. Ash viendo que Pikachu no podía entrar a su pokébola lo protegió con su gorra.

    —¿Qué tratan de hacer cubriéndose, niños? —se burló el líder, seguido de sus dos compañeros. Pero, inexplicablemente, cambiaron su expresión por una aterrada que llamó la atención de ambos entrenadores—. Se-se-se-señor Ghetsis. ¿Qué está haciendo aquí?

    Ash e Hilda no entendieron el miedo de aquel grupo, porque ante sus ojos no había nada a su alrededor.

    —¿Qué les sucede? —se preguntó Ash.

    —Ellos sufren una especie de alucinación temporal producto del humo rosado —respondió Fennel—. Solo a Munna y a su etapa evolutiva no les afecta este efecto, pero no ocurre lo mismo con las personas y los pokémon.

    —Eso debe ser terrible —dijo Hilda, quien veía al equipo Plasma totalmente asustados.

    —Señor Ghetsis. Por favor, denos otra oportunidad, no le defraudaremos —suplicó el primer sujeto junto a sus dos compañeros, para salir corriendo con pavor del lugar.

    —Ya se han ido —Ash se dio cuenta que el humo desaparecía, dejando de cubrirse y prosiguiendo a recuperar su gorra—. ¿Quién hizo esto?

    —Solo puede ser alguien que yo conozco que podría crear esta alucinación —Fennel vio como Munna se elevaba en el cielo, y ahí pudo contemplar que se abría un hoyo, dentro de ella se hallaba un pokémon que reconocía perfectamente—. ¡Musharna, has vuelto!

    El pokémon al escuchar aquella voz tan familiar salió de aquel hoyo y se acercó en compañía de Munna hacia la profesora.

    —Bienvenida, Musharna —la abrazó con felicidad.

    —Me alegro que la profesora Fennel haya vuelto a reencontrarse con Musharna —comentó contenta la oriunda de Unova.

    —Musharna, ¿eh? —Ash sacó su pokédex con dificultad.

    "Musharna el pokémon reproductor de sueño, este pokémon puede recrear los sueños absorbidos por el agujero de su cuerpo y es la forma evolucionada de Munna".

    Pero enseguida el entrenador soltó su pokédex, todavía no podía detener el sangrado de su brazo mal herido.

    —Parece que no me recuperado del todo —y paso a recoger la pequeña máquina.

    —¡Chicos, deben ir conmigo a mi domicilio! Ahí tengo para los primeros auxilios y poder curar tu brazo dañado, Ash —recomendó la científica.

    Ambos entrenadores sin perder tiempo fueron a la salida del abandonado Jardín Ensueño, mientras se adentraban de nuevo al edificio, Fennel no podía estar agradecida por la ayuda que hicieron.

    "¡Muchas gracias por hacer volver a Musharna, chicos!"

    "En ciudad Striaton"
    —¡Bien! Hoy me toca hacer las compras para el restaurante —dijo Cilan, echando una rápida ojeada a la lista—. Con esto debe ser suficiente para que dure dos días aproximados.

    Pero cerca de la entrada hacia el bosque, el líder de gimnasio vio impresionado como tres sujetos con extraños trajes blancos se fueron corriendo atemorizados, en lo cual pudo notar que por la dirección que tomaron iban hacia la ruta 2.

    —¿Qué habrá sido eso? Bueno, que importa. De seguro esas personas tenían algo de prisa.

    -O-O-O-O-O-

    En el destruido laboratorio, justo en la copa de un árbol, un Woobat que llevaba una pequeña cámara como collar había sido testigo de todo lo ocurrido hace pocos momentos. Y, en un lugar desconocido dentro de ciudad Striaton, se oía las carcajadas del equipo Rocket.

    —Quién hubiera imaginado que el equipo Plasma saldría huyendo del bobo y su molesto Pikachu —dijo el felino entre risas—. Esto ya me suena muy cliché desde que tuvimos la mala suerte de conocerlo en ese centro pokémon en ciudad Verde.

    —Tienes mucha razón, Meowth. Además, lo acompaña una nueva chica, incluso apuesto que ella recién ha salido de su casa para comenzar su viaje pokémon. ¿Me pregunto si también desea volverse una coordinadora como esas dos bobas? —secundo la pelirroja, viendo las hazañas de Ash junto a la muchacha de cabello castaño.

    —Eso es cierto. El bobo siempre tiene que ser acompañado de una chica cuando viaja a una nueva región —siguió burlándose el pokémon hablante.

    —Todo parece indicar que el bobo junto a su amiga de ropa atrevida lograron arruinar los planes del equipo Plasma, sin que nosotros intervengamos. Ese resultado es bueno a nuestro favor —explicó James, comenzaron a analizar la situación en aquel edificio destruido—. Al menos podremos llevarnos una muestra de humo de los sueños que Musharna ha dejado esparcido en todo el área.

    —Entonces, ¡en marcha!

    La lucha con el equipo Plasma apenas ha comenzado para nuestros héroes. ¿Qué es lo que planea exactamente el equipo Rocket con el humo de los sueños?

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Con esto acaba el capitulo que ha empezado con la trama de la historia de nuestros héroes.

    — ¿Qué ocurrirá en su recorrido por conseguir las medallas?

    — ¿Qué nuevos rivales aparecerán?

    — ¿Qué nuevos pokémon atraparan?

    — ¿Qué nuevo enfrentamiento ocurrida con el equipo Plasma?

    Comenten que les pareció el capitulo. Emilion se despide de ustedes lectores.
     
    Última edición: 3 Junio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Wooow, fue bastante épico esto, la verdad. Fue un buen combate y se vio a Pikachu aprender Bola Voltio... espero que no cometas la PENDEJEZ de limitar a los Pokémon a solo usar cuatro ataques. Sí, ya sé que los juegos hacen eso todavía (no, el ataque Z no cuenta como quinto ataque), pero no estamos en ese universo truncado. Pikachu debe seguir usando su Tacleada de Voltios con cierta frecuencia contra Pokémon de alta Defensa Especial. Ejemplo: Tentacruel.

    Pero por lo demás, me pareció muy heroico el que Ash sacrificara su brazo para defender a la profesora Fennel y a Hilda. Y no tengo nada en contra de ese recurso, pero hubiera sido interesante haber visto a Hilda recibir el golpe... aunque de todas formas eso podría ser algo OoC de parte de Ash. Si él puede, va a escudar a quien lo necesite.

    Nos vemos en otro momento on el siguiente capítulo, que me tinca que se tratará del Team Rocket jodiendo los ánimos. A ver cómo le hacen.

    Bye~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    292
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Sagas: Negro y Blanco
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    4016
    Hola gente aquí Emilion con un nuevo capitulo de este fic y pues me encuentro con nuevas inspiraciones al respecto del rumbo que va la historia, espero que lo disfruten mucho.

    Aclaración: Pokémon no me pertenece, es de "Satoshi Tajiri y Pokémon Company". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros comerciales.

    Capítulo 17: ¡La princesa salvaje hace aparición!

    Luego del incidente con el equipo Plasma, nuestros héroes junto a la profesora Fennel recorren el destruido laboratorio para dirigirse a la casa de la científica, con el único objetivo de poder curar la herida en el brazo de Ash.

    —¿Aún te sigue doliendo, Ash? —preguntó la entrenadora por décima vez.

    —Hilda, en serio no es tan grave la herida —suspiró ante su insistencia, pero en eso la observo molesta. El entrenador pensó que discutiría con ella, como ha sucedido ya en anteriores ocasiones con sus otras compañeras—. ¿Dije algo malo?

    —En realidad estoy enojada conmigo misma —su voz sonó algo decaído y triste—. Es mi culpa que te hayas lastimado de esa manera, es por eso que no quiero que la herida empeore debido a mi imprudencia.

    Ash no se esperó aquella confesión de su amiga, pero aunque sonara extraño, hubiera preferido que discutieran en vez de hacerla sentir culpable por lo ocurrido.

    —No debes preocuparte por eso, Hilda. Ya verás que sanaré rápido, después de todo soy muy resistente como un Pokémon de tipo acero —y comenzó a reírse, provocando que la tristeza de la castaña cambiara a una alegre. Ash estuvo satisfecho de lograr su cometido.

    "Se ve que son muy unidos" —pensó con una sonrisa Fennel, entonces pudo ver la salida del bosque—. Chicos, ya estamos a punto de llegar a ciudad Striaton. Una vez que estemos ahí, estaremos cerca de llegar a mi casa. ¡Vamos!

    "Ciudad Striaton"

    —¡Perfecto! Con este último he completado la lista —exclamó Cilan luego de hacer las compras y yéndose por el mismo lugar donde cruzó la otra vez.

    De repente el joven mesero observa a lo lejos a dos personas que salía de aquel lugar junto con otra personas y dos Pokémon que frotaban, lo increíble fue que los conocía, puesto que iban acompañados de un Pikachu que era raro en la región.

    —¿Acaso ellos son Ash e Hilda? —se preguntó contento por verlos, pero luego se percató que el entrenador estaba lastimado por la sangre en su hombro. Decidió ir hasta ellos.

    —¿Eh? Pero si es Cilan —Ash fue el primero en reconocerlo—. ¡Es bueno verte de nuevo!

    —¿Cilan? —la entrenadora giró su rostro para verlo—. ¿Qué es lo que haces aquí?

    —Es bueno verlos de nuevo, chicos —saludó cordialmente, y luego vio a la mujer que los acompañaba—. Es un gusto conocerla. Soy Cilan, el líder del gimnasio de esta ciudad.

    —El gusto es mío. Mi nombre es Fennel y soy una investigadora.

    Luego de la presentación, el joven de cabellera verde se acercó al entrenador de Kanto.

    —Oye, Ash. ¿Qué fue lo que te ocurrió? Tu brazo luce muy lastimado y necesita un tratamiento de inmediato.

    Hilda tomó la palabra —Ash fue atacado por un Pokémon de un grupo llamado equipo Plasma.

    —¿Equipo Plasma? Hum, nunca he escuchado de ellos —el líder tocó su mentón, en eso recordó a los tres sujetos que salieron huyendo de la ciudad—. ¿Acaso esos tipos llevaban un traje medieval? Porque he visto que lucían asustados como si hubiera visto algo aterrador.

    —¡Esos deben de ser el equipo Plasma! —afirmó con seguridad la castaña, apretando sus manos—. Esos sujetos quisieron robarse al Munna de la profesora Fennel, pero gracias a la ayuda de Musharna, logramos hacer que salieran huyendo producto de la alucinación que recibieron por el humo rosa.

    —Ya veo. Esas personas quisieron hacer algo horrible como robar, es algo que da mal sabor de boca a la comida que preparas.

    Tanto Ash como Fennel no entendieron la última oración. Pero, en cambio Hilda, mostró una cara totalmente impresionada.

    —Un momento... ¡Con razón se me hacía conocido esas palabras cuando lo dijiste al terminar mi combate! —sonrió—. Eres un conocedor Pokémon. ¿Verdad?

    —¿Conocedor Pokémon? —se preguntó el joven Ketchum, Pikachu también lucía confuso.

    En eso Cilan liberó una pequeña risilla y acto seguido levantó su dedo índice.

    —Estás en lo correcto, mi estimada Hilda. Soy un conocedor Pokémon de clase "A", siendo mi principal especialidad en saber la relación entre un entrenador y su Pokémon.

    —¡Sabía que estaba en lo correcto! En la escuela de entrenadores recuerdo que nos hablaron sobre ese tema y su respectiva función —sus ojos zafiros brillaron al relatarlo.

    —Chicos. No quisiera interrumpir en su pequeña charla, pero ahora mismo tenemos que curar a Ash —informó la mujer de la bata.

    Hilda reaccionó —¡Es verdad! Lo siento, Cilan, pero debo irme ahora.

    —Por mí no hay problema. Incluso he decidido ir con ustedes para ayudar a tratar con esa herida —se ofreció gentil y educada.

    —¿En serio? ¡Muchas gracias, Cilan! —Ash se mostró contento por su amabilidad.

    Y sin perder más tiempo, el grupo partió para llegar a la casa de la científica.

    "Jardín Ensueño"

    El equipo Rocket llegó hasta el lugar dónde se encontró ambos entrenadores, vistiendo un traje que los protegía del humo rosado, que permanecía aún en el área. James se encargó de activar una misteriosa máquina, mientras sus dos compañeros examinaron el flujo de energía de la sustancia rosada.

    —Es increíble. El flujo de energía que posee este humo —exclamó el felino parlante, luego de ver el medidor de su aparato—. Con esto debe ser suficiente para mandarlo al cuartel general.

    —Ya tenemos la información exacta. James, ¿ya tienes listo la máquina para absorber de una vez este humo antes que empiece a disolverse? —dijo Jessie, observando como el humo se expandía hasta llegar a desaparecer.

    —¡Lo tengo todo listo! —avisó el de la cabellera azul, encendiendo la máquina.

    De pronto todo el humo fue absorbido en unos instantes, logrando que el artefacto cumpliera con su importante labor. El procedimiento de la extracción fue un completo éxito.

    Entonces el trío comenzó a quitarse los trajes protectores.

    —¡Qué bien! ¡Al fin podemos estar libres de esos incómodos trajes! —la pelirroja comenzó a relajarse—. Bueno, la misión se cumplió.

    —Todavía no. Falta enviar las muestras del humo para que nuestros camaradas investiguen su propósito —James sacó otra máquina y colocó el recipiente en ella—. ¡Activando el transporte de envío instantáneo!

    Aquella máquina emitió un intenso brillo, cuando finalizó, el recipiente había desaparecido. En eso sonó la laptop y James lo abrió enseguida.

    —Tenemos una comunicación con el cuartel general.

    Cuando los tres se acercaron a la pantalla, apareció la secretaria del equipo Rocket.

    —Hicieron un buen trabajo. El envío fue un total éxito. Ahora nosotros nos encargaremos de investigar y verificar a fondo sobre el poder del humo de los sueños.

    —¿Cuál será nuestra siguiente misión? —habló James.

    —Ustedes tres deben de seguir con su trabajo de espionaje. Sospechamos que el equipo Plasma planea algo más, ahora que su misión fracasó. Lo más seguro es que busquen otro motivo para continuar con su labor principal. ¿Quedó entendido?

    —¡Sí! —exclamaron los tres al mismo tiempo.

    —Bien. Ahora corto la comunicación hasta nuevo aviso.

    Y la pantalla de la laptop se apagó.

    —Pues bien. Vayamos a hacer nuestro trabajo —Jessie se mostró animada, era la primera vez que lograba cumplir una misión para su organización.

    —¡Sí! ¡Es hora de irnos de este lugar! —afirmo Meowth.

    El equipo Rocket pasó a sacar sus jet packs y salieron volando para no ser visto por nadie.

    -O-O-O-O-O-

    En las afueras de ciudad Striaton, en la ruta 2, el equipo Plasma se había recuperado del efecto de alucinación. Los tres se encontraban dudosos, mientras el líder sacó un videomisor.

    —¿Crees que sea buena idea hablar de nuestro fracaso al señor Ghetsis? —dijo la mujer, temerosa e insegura.

    —No tenemos opción. Esos dos mocosos se salieron con la suya —habló el tercer integrante con enojo y frustración—. Los hemos decepcionado a todos.

    El primer sujeto suspiro antes de marcar el número.

    —Prepárense. Ahora mismo voy a llamarlo.

    El nervio de los tres creció al momento en que la llamada estaba en modo espera. Hasta que el rostro de Ghetsis apareció en la pantalla del dispositivo.

    —¿Cómo les fue en su misión? Han logrado conseguir el humo de los sueños.

    —Bueno, señor Ghetsis, lo que ocurrió fue que... —se detuvo de golpe por el temor.

    —¿Ocurrió algo para que no puedas decírmelo?

    —Pues, en realidad es que... —de nuevo se detuvo.

    Ghetsis no tardó en comprender el asunto.

    —Fallaron. ¿Cierto? ¿Qué fue lo pasó exactamente?

    El grupo estuvo pálido por lo calmado que se veía.

    —Fueron unos niños lo que arruinaron la misión —informó el primer sujeto.

    Entonces fracasaron en el proceso de salvación a los Pokémon, por unos simples niños.

    —Señor Ghetsis, nosotros podemos volver de nuevo y esta vez obtendremos el hum...

    —Cancelen la misión y regresen enseguida a pueblo Accumula. Ya han fracasado en conseguirlo, y ahora no pueden hacer algo luego de mostrar su presencia ante el dueño originario del humo. ¿Acaso quieren que la gente piense que somos personas que lastimamos a los Pokémon? Eso es algo que no quedemos mostrar a nadie.

    —Entendido, señor Ghetsis. Regresaremos ahora mismo.

    Lamento mucho ser tan duro con ustedes, pero lo importante es que regresen a salvo con nosotros. Recuerden que el equipo Plasma es una familia que adora a los Pokémon.

    Y en eso se cortó la llamada.

    —Ya lo escucharon. Es hora de volver con los demás.

    "Pueblo Accumula"

    En una habitación, Ghetsis se encontró sentado en un sofá mientras dejaba el videomisor en la pequeña mesa. Luego se puso a ver unos planos de unos fósiles.

    De pronto la puerta se abrió, en ella, apareció N.

    —Así que fallaron en la misión del humo de los sueños. ¿Verdad, padre?

    —Si ya sabes los detalles, es inútil que lo preguntes, N —lo ignoró, bebiendo un poco de licor.

    —Te veo muy calmado a pesar de haber fallado en un valioso objetivo para nuestros planes —vio como el hombre siguió sin responderle—. Eso significa que tienes otro plan en manos, ¿no? Por eso ya no tomaste en importancia el humo de los sueños.

    En eso Ghetsis levantó la mirada.

    —Siempre aciertas en lo que dices, N. Tengo planeado un nuevo objetivo en caso de fallar con el primero, por eso ahora debemos ir hacia ciudad Nacrene —dejó los planos en la mesa—. Esta vez tenemos que conseguir a la fuerza una reliquia del museo, y he decidido enviar a un grupo de diez personas de nuestra organización.

    —¿Y qué ocurrirá si vuelve a fallar? —preguntó el muchacho con una sonrisa en sus labios.

    —¿A qué te refieres, N?

    —Si es verdad lo que dijeron el grupo que fue en busca del humo. Entonces puede haber alguien que interfiera en la misión de salvar a los Pokémon —comenzó a pasearse por la oficina—. ¿No crees que deberías enviar a alguien de alto rango?

    —¿Cuál es tu idea, N?

    —Traer a uno de los 7 sabios.

    —Bien, entonces se hará como tú digas —pero en eso observo como el joven se dirigía a la puerta—. ¿No piensas pasar un tiempo de compañía con tu padre? —sonrió luego que él salió sin escuchar su pregunta.

    N caminó entre los pasillos para dirigirse hacia el tejado.

    —"Con esto averiguaré si los dos elegidos del dragón blanco están involucrados con el fracaso de conseguir el humo de los sueños".

    -O-O-O-O-O-
    El grupo por fin llegó al domicilio de la profesora Fennel, e inmediatamente comenzó con el tratamiento para curar al entrenador de Kanto. En algunas ocasiones, Ash se quejó cuando sintió el alcohol tocar su herida, hasta que transcurrió algunos minutos para vendarlo y terminar con la curación.

    —Menos mal que ya acabó —dijo ya calmado, luego del tormento que pasó.

    Fennel se retiró del lugar, yéndose directo a la cocina para lavarse las manos.

    —Y así es cómo me hice un conocedor Pokémon —relató Cilan a la entrenadora.

    —¡Eso es genial, Cilan! —exclamó con un brillo en los ojos—. Es increíble saber tus comienzos hasta cumplir con tu anhelado sueño —luego vio a Ash—. ¿Te encuentras bien de tu herida?

    —¡Claro! Ahora estoy mucho mejor —le respondió con una sonrisa optimista, mientras su Pokémon se le acercó—. Es bueno verte, Pikachu.

    —Es grandioso ver que ya te encuentras bien —dijo Cilan.

    El chico rió apenado —Muchas gracias, Cilan.

    En eso llega Fennel junto con sus dos Pokémon psíquicos.

    —Profesora Fennel. Le agradezco por lo que hizo con Ash —habló la entrenadora.

    —No fue nada. Al contrario, son ustedes los que me ayudaron a salvar a Munna y recuperar a Musharna.

    Hilda le quiso preguntar algo que tenía guardado durante el incidente.

    —Profesora Fennel. ¿Qué hará luego de haber recuperado a Musharna?

    —He pensado en retomar el proyecto que hace tiempo dejé, pero esta vez será para el bien tal como lo dije en el principio. Voy a investigar lo que hace al respecto el humo de los sueños, y beneficia la relación con las personas y Pokémon —sus palabras se oyeron reales y sinceras.

    —Eso es genial, profesora Fennel —sonrió ella, luego vio su videomisor y apuntó algo en un papel para entregárselo a la científica—. ¿Podría guardar mi número para comunicarme con usted cuando acabe el proyecto? Es que me encantaría ver lo que hará.

    La mujer sonrió de igual manera —Gracias, Hilda. Te avisaré en cuanto lo acabe —y tomó el papel.

    De pronto Ash se levantó de la silla y recogió su mochila.

    —Ahora que me encuentro bien. Llego el momento de irnos a ciudad Nacrene, Hilda.

    —Tienes razón. Es hora de ir por nuestra próxima medalla —ella tomó su propia mochila y miró a la mujer—. Fue un gusto volver a verla, profesora Fennel. ¡Nos vemos!

    —¡Adiós, chicos! Espero volverlos a ver pronto.

    Y entonces ambos entrenadores salieron por la puerta, Cilan también se iba a marcha por un motivo muy particular.

    —Ha sido un gusto conocerla, señorita Fennel. Pero es momento de irme —y salió por la misma puerta, no sin antes tener su decisión ya clara—. "¡Ya decidí lo que voy a hacer!"

    El líder corrió apresurado hasta encontrarse con los dos jóvenes.

    —¡Oigan, chicos! Hay algo que quiero decirles.

    Ambos se detuvieron al escuchar su voz. Ash fue el primero en preguntar.

    —¿Qué se te ofrece, Cilan?

    —Me gustaría pedirles si puedo viajar con ustedes.

    Esa respuesta los impresionó demasiado.

    —¿Y por qué motivo quieres viajar con nosotros, Cilan? —preguntó Hilda.

    —Quiero saber su progreso como entrenadores, y descubrir su propia evolución mientras recorren por toda Unova. Por ese motivo quiero verlo con mis propios ojos, ya que eso ayudaría en mi conocimiento como conocedor Pokémon.

    —Por mí no hay problema en que viajes con nosotros. ¿Verdad, Hilda? —aceptó el entrenador, para luego ver la aprobación de su amiga.

    —Yo también aceptó, porque es bueno viajar con más gente. Además, será genial ir junto con un experto conocedor Pokémon.

    Cilan se sintió agradecido con ambos, pero enseguida el oriundo de Kanto continuó con su caminata hasta la siguiente ruta.

    —¡Pues bien! ¡Vayamos a ciudad Nacrene! —dijo él, muy optimista

    —Espera un momento, Ash. Cilan debe irse primero al gimnasio para despedirse y llevar sus cosas —informó la castaña, ya que el mesero todavía tenía las compras en sus manos.

    El chico comenzó a reírse por su despiste —Es verdad. ¡Pues bien! ¡Vayamos al gimnasio! —y caminó hacia otra dirección.

    —¡Ash! Por ahí no se va al gimnasio —avisó el líder de cabellera verde, viendo como el chico se detenía abruptamente—. Es por esa dirección —señalo con su dedo el lugar exacto.

    —Oh, vaya. Pues, ¡vamos al gimnasio! —dio una sonrisa nerviosa por su nueva equivocación.

    Sus dos compañeros de viaje tuvieron una gota en su cabeza.

    —Parece que Ash tiene problemas para orientarse bien —mencionó la joven, entonces se fue junto con su amigo siendo acompañado por Pikachu.

    Son un grupo muy interesante —murmuró el conocedor, para luego correr hasta ellos—. ¡Espéreme, chicos!

    Y así comienza el viaje de los tres, dónde hallarían un montón de cosas durante su larga travesía en esta nueva región y a la vez nuevos peligros que se avecinaban.

    -O-O-O-O-O-

    En otro lugar, específicamente, en el museo de ciudad Nacrene. Se estaba llevando a cabo un combate Pokémon con el líder correspondiente a esta ciudad.

    —¡Watchog no puede continuar! ¡Excadrill es el ganador! Por lo tanto la ganadora es la entrenadora Iris —dijo el árbitro.

    —Hiciste un gran combate. Ahora descansa —habló la líder, regresándolo en su pokébola. Luego se acercó a la joven—. ¡Felicitaciones! Has ganado la medalla Base, Iris.

    La joven morena tomó la medalla y luego sacó su Poké Ball.

    —Gracias, Lenora. ¡Excadrill, vuelve!

    —Por cierto, Iris. Tu amiga te envió esta carta en la noche.

    —¿Amiga? —echo una ojeada a la carta, entonces lo arrugó y lanzó hacia el tacho de basura.

    —¿Acaso no piensas leer la carta?

    —No es nada interesante, además ella no es mi amiga —dio un corto suspiro, luego levantó ambos brazos y se los colocó alrededor de su cabeza—. Es sólo una niñita que quiere una revancha luego de que la vencí. Según ella, dice que soy su rival. Pero en realidad no hace otra cosa que molestarme desde que comencé este viaje —sin previo aviso caminó hasta la salida del lugar—. Ha sido un buen combate, Lenora. ¡Hasta la próxima!

    Cuando la muchacha se marchó. Aquel hombre se le acercó a la líder.

    —Parece que no es muy sociable —dijo su esposo.

    —Eso no es verdad.

    En eso Lenora se acercó hasta el depósito de basura para recoger la carta arrugada.

    —Iris es considerada como una chica prodigio en su aldea natal, no por algo se convirtió en una Maestra Dragón a temprana edad. Incluso hasta fue elegida para convertirse en la nueva líder de gimnasio de tipo dragón por el mismo alcalde, que actualmente es el líder.

    El hombre no podía creerse lo que su esposa le relataba.

    —Por lo que oí, Iris rechazó la oferta luego de volverse una líder por una semana —siguió contando a la vez que desarrugó la carta—. Ella aspira a algo más que sólo ser un líder de gimnasio, como es una experta en los combates Pokémon, incluso considera a simples entrenadores como niñitos. Puede deducir que busca un verdadero reto y, por eso, quiere ingresar a la liga Unova para luchar con los mejores. Es por eso que muchos la apodan "La princesa salvaje".

    Una vez que finalizó con su relato, vio el nombre de la persona que lo envió, siendo una tal Georgia.

    "En las afueras del museo"

    —¡Bien! Sólo me falta seis medalla más —dijo la morena, estirando sus brazos. De repente algo se sacudió en su larga cabellera—. Al fin despertaste, Axew.

    El pequeño dragón dio un largo bostezo y sobó sus ojos antes de responder a su entrenadora.

    —Veo que tienes hambre. Será mejor ir a un centro Pokémon para curar a Excadrill y luego comeremos algunas bayas de los bosques —le respondió, viendo la cara alegre de su compañero—. Después tendremos que buscar algunos Pokémon para el siguiente gimnasio, sólo espero no encontrarme a un montón de niñitos queriendo jugar a un combate —suspiró—. Eso sería una gran pérdida de tiempo.

    El Pokémon asintió a las palabras de la chica.

    —Ahora vayámonos al centro Pokémon —retomó su caminata junto con un pensamiento que tuvo desde que inició su viaje—. "Una vez que consiga todas las medallas podré lograr obtener lo que realmente quiero y nadie se interpondrá en mi camino".

    Desde aquel momento apareció una nueva rival para nuestros héroes.

    Esta historia continuará...

    Notas del Autor:

    Hola gente hasta aquí acaba el capitulo de hoy, comenten que les pareció el capitulo. Emilion se despide de ustedes queridos lectores.

    Pero antes les dejó con datos curiosos de la historia de "Negro y Blanco". Además para que entiendan partes del futuro luego de llegar a 17 capítulos, bueno quiero relatar todo lo relacionado a estos capítulos, acá les dejo con las curiosidades.

    — Al principio de la historia, no iba a colocar un prologo, sino el primer capitulo como en ese tiempo era novato para los fics. He visto un fic que me encanto mucho que era "El último asalto" que me llamo la atención por su prologo, por eso decidí comenzar con un prologo para llamar la atención de ustedes y saber como se llevará a cabo.

    — En el comienzo del fic, tenia problemas en elegir el nombre de la pokegirl que debió estar en el anime, pues como veo el anime en hispano, pensé en llamarla Liza y no Hilda, pero después de tanto pensar opte por el segundo.

    — Tuve problemas en el principio, en como comenzar, por eso decidí repetir lo mismo del anime. Ya que la temporada de Blanco y Negro me fascino ese primer capitulo, por eso lo hice.

    — Otra vez tuve problemas en elegir los nombres de los personajes, como si llamar profesora Encina/Juniper al igual que Bel/Bianca. Lo mismo que sucedió con la protagonista de mi fic, opte por los nombres en Español aunque a cierta Sylveon me dijo sobre cambiar el nombre de la región, ya que no iba acorde a mi fic, por eso cambie el nombre de Teselia por Unova hasta el día de hoy.

    — A Trip le puse su personalidad acorde al anime, para demostrar igualdad en la historia con unos ligeros cambios en su pasado. Aunque no lo crean tendrá importancia en el fic.

    — El primer pokémon de Hilda iba a ser Oshawott y no Tepig. Por que al principio quería que sea de esa manera, pero luego recapacite que debí respeta el anime, por eso el Oshawott fue para Ash y Tepig para Hilda.

    — La personalidad de Hilda iba a ser de una chica sabelotodo y acorde a la forma del combate. Pero luego lo cambie, porque creí que a los lectores no les gustaría esa personalidad, por eso lo cambie a una chica inexperta y confiable.

    — Respete algunas cosas del anime como el club de batalla pokémon, al ver la lista de episodios que tendría parte de la historia como torneos y el combate de Ash vs Trip.

    — Aunque no lo crean chicos, casi me olvido de Tepig. Ya que después del combate de Ash vs N, iba a hacer que se fueran a la siguiente cuidad, gracias a que vi la lista de capítulos pude aprovecha la incluición del club de combate por dos motivos fortalecer los pokémon de nuestros héroes y la otra la captura de Tepig, todo en un capitulo.

    — El equipo Rocket será diferente al anime o como eran, antes de la cancelación por causas del terremoto en Japón. Ya que ahora su trabajo será el espionaje del equipo Plasma aún sin saber el verdadero "motivo".

    — La batalla de Hilda en el gimnasio del trió de hermanos, iba a ser acorde a los juegos pero cambie de parecer para hacerlo al estilo del anime.

    — La batalla de Ash por el trió de hermanos, en realidad iba a ser triple, pero me di cuenta que seria complicado detallar sin que se confundan, por eso decidí por el combate rotatorio.

    — La parte de los capítulos que trataron del humo de los sueños, le puse una combinación del juego y el anime, pero un toque de mi estilo para hacerlo shonen.

    — Cilan tendrá un papel importante en la historia que sera sorprendente.

    — Los recuerdos de Hilda, los iba a llamar "fragmentos" y no flashback. Por que aunque no lo crean, tendrá parte del pasado que deberán memorizar para entender el fic al llegar en asuntos importantes.
     
    Última edición: 1 Julio 2018
  20.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Interesante. Buen episodio, la neta que tiene el ritmo perfecto para mí. Cilan decide unirse a la parejita del momento (xD) para saciar su curiosidad del potencial de éstos... me parece buen plan. La dinámica de un trío balanceado suele funcionar xD.

    Ghetsis está aparentando ser un buen padre y acepta los sabios consejos de su hijo N. También la escena en donde dice "Deberíamos pasar más tiempo de calidad padre-hijo", pero al mismo tiempo se ESPERABA la silente negativa de N fue de lo más interesante. Uno hubiera esperado que dijese a sus soldados algo parecido como "¡Son unos incompetentes! ¡Váyanse a Yokai Watch! (porque lo de Digimon ya lo patentó la cazadora J xD) ¡Y no regresen!". Pero bueno...

    El TRío también aparenta ser eficiente, Y visto lo que planeas, pues no es de sorprenderse. Una de las pocas cosas que vale respetarse del animé de Best Wishes es la apuesta de un Team Rocket más serio, la cual abandonaron parcialmente en las sobrevaloradísimas sagas de Kalos... y totalmente en Sun & Moon, por lo que veo x'D (río para no llorar, honestamente). Así que a ver cómo los llevas a esos malandrines y si de paso los haces darle problemas a Ash y su ratita con hepatitis :V

    Normalmente me quejaría de que hay muchos cambios de enfoque en un solo capítulo. Pero cuando menos son necesarios para introducir mejor el papel que desempeña le TRío y además... ¡Iris!

    [​IMG]

    ¡Aleluya, hermano! Yo que temía que la ibas a dejar de lado... me alegro de haber errado como hombre de poca fe que soy n__n (porque, aunque no califico como verdadero "ateo", dudo mucho de la existencia de Dios...). Por lo que veo, esta encarnación de Iris es mucho más habilidosa pero también mucho más pesada. Al menos en el animé yo reía un poco con las bobadas que hacían ella y Ash juntos (pero no revueltos xD)... total, los dos son técnicamente "niñitos" xP. Y espero con ansias ver cómo se relacionan Ash y ella en el momento en que se encuentren n__n... y a ver si Iris e Hilda chocan, hipotéticamente...

    Luego de todo esto, solo digo que sigo quejándome de que Ash también haya atrapado a Tepig (por muy acorde al animé que sea) cuando Hilda comenzó con uno... pero seguro algo pasará, no sé xD. Sorpréndeme, compa :P.

    En cuanto a lo técnico, no detecté errores en redacción. Se nota que has mejorado mucho, la verdad... a ver si sigues así de bien en los siguientes...

    Un pequeño momento.png

    ...
    Sangre de ojos.jpg

    Mira, sé que te has esforzado mucho en lo que respecta a desarrollar a los personajes y darle personalidad a Hilda (que es un personaje de Manga), además de que ha mejorado el estilo de narración y aparte tienes planes hasta para el desabrido de Trip xD.

    Pero por favor, date unos momentos para escribir bien los nombres de los Pokémon. es Watchog, no "Watchop"... hay PokéDex virtuales desperdigadas en la internet y deberías cuando menos ojearlas para meter a los Pokémon. Aunque igual, se aprecia que escribieses bien "Excadrill", el cual puede ser un nombre más complejo aún.

    Y por último, trata de no comerte las comas... eso no es un error tan grave, pero igual debes trabajarlo. La primera parte de lo que "cité" debería tener una coma justo antes de "específicamente" y otra después de "Nacrene".

    Solo te diré que sigas esforzándote -w-U. Nos vemos en otra
     
    Última edición: 26 Enero 2017
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso