Long-fic de Pokémon - Pokémon: Path to Glory

Tema en 'Pokémon' iniciado por AJ Slifer, 19 Junio 2018.

Cargando...
Cargando...
  1. Threadmarks: Capitulo 11
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    84
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5628
    CAPITULO 11: PRIMERA RONDA (II)

    Ambos Pokemon, poseedores de una buena fuerza física, avanzaban hacía su contrario como auténticos obuses, no era de extrañar que tras el gran choque se generara una explosión, debido a la cantidad de energía pura que había intervenido, y esto una gran nube de polvo que se extendió por todo el campo de batalla cubriendo el posible desenlace de la misma

    - ¿Marowak?
    - ¿Hammer?

    Lentamente, y con algo de esfuerzo, ambos Pokemon se erigieron, mostrando heridas no necesariamente graves pero sí numerosas, y sin apenas detenerse a respirar el Pokemon de tipo tierra se lanzó contra el crustáceo envuelto en el aura dracónica dispuesto a terminar finalmente la batalla.

    -Hemos de evitar el contacto físico- pensó AJ-¡Excavar!

    Ante la acometida del Marowak, el Kingler usó sus fortalecidas pinzas para excavar en el duro suelo, cosa que consiguió enterrándose rápidamente

    -¡Marowak, estate atento!-Advirtió Manny

    Sin embargo el Pokemon no obedecía a su entrenador, no por falta de disciplina o confianza sino por el efecto secundario del poderoso Enfado que sumía al Pokemon en un profundo estado de ira y confusión, notándose esto en los golpes histéricos que daba al suelo con su hueso, incluso algunos a sí mismo

    - ¡Vamos Hammer!-animó AJ a su Pokemon

    El suelo comenzó a temblar debajo de los pies del Marowak, que ante el inminente ataque solo pudo dar un gran salto con la esperanza de que su oponente no llegara tan alto...aunque desgraciadamente no fue así

    Así, recubierto de arena, el crustáceo surgió del suelo embistiendo con toda su fuerza a su oponente, para, todavía en el aire, disponerse a golpearle con el archiconocido ya ataque Martillazo

    -¡Marowak!-gritó desde sus adentros Manny viendo como se escapaba de continuar en la Liga Pokemon

    El susodicho Pokemon debió escuchar la voz de su entrenador en lo más profundo de su duro cráneo ya que consiguió interponer su hueso contra la gran pinza del Kingler, para acto seguido caer ambos pesadamente hacia el suelo.

    Ambos Pokemon cayeron contra el duro suelo generando una ligera nube de polvo y muchas expectaciones en los entrenadores y en la grada, haciendo que todos contuvieran la respiración unos instantes

    - Esto es muy emocionante-comentó Angie a Kevin
    - Y ya veras cuando participes tú- respondió el joven que no pudo evitar sonreír, tal vez recordando épocas mejores

    Ajeno a esto, en el campo ambas figuras volvieron erguirse entre el polvo y una de ellas, la del Marowak, se acercó a su oponente con el hueso alzado, para, a modo de saludo, hacerlo chocar con la pinza del oponente, y acto seguido desplomarse

    - ¡AJ Slifer es el ganador del combate!- clamó el arbitro.

    AJ, tras oír su nombre, lo único que reacción que pudo realizar es respirar hondo, como si nunca lo hubiera hecho, probablemente como si no se lo creyera. Tras introducir al Kingler en su Pokeball y despedirse educadamente de su adversario abandonó el estadio, acompañado de Angie y Kevin.

    -¿Qué tal?- preguntó Kevin
    - Estoy “reventaó”-expresó AJ.
    - Nunca entenderé por que se cansan los entrenadores si son los Pokemon los que combaten-preguntó la rubia
    - Bueno- pensó Kevin- eso demuestra, en cierta manera, el vínculo del entrenador con sus Pokemon.
    -Creo que nunca había estado así- dijo AJ- Hasta me ha dado hambre
    -¡Pues a comer!-dijo Angie contenta-¿Vienes con nosotros Kevin?
    - No- respondió como un acto reflejo-gracias, pero tengo cosas que hacer
    - Hasta luego entonces-dijo Angie sonriendo mientas acompañaba a AJ.

    Cuando el par ya se habían alejado lo suficiente el de pueblo Caoba no pudo contener un largo suspiro, tal vez si quería comer con ellos

    - ¡Kaaaar!-graznó su Skarmory que había salido de su pokeball sin que su entrenador se percatara
    - Es muy fácil decirlo- dijo el entrenador mirando de reojo a su Pokemon- Anda, vamos.

    El ave metalizada hizo un gesto equivalente a encogerse de hombros y acompañó placidamente a su entrenador, fuera donde fuese.

    En una mesa redonda de un pulcro color blanco, situada a escasos metros del restaurante al cual pertenecía, desayunaban AJ y Angie el primero solamente un zumo de color anaranjado, que presumiblemente sería de naranja probablemente por que no le cabría nada sólido, en contraste con esto la chica rubia devoraba una gran rebanada de pan con una ingente cantidad de mermelada

    -¿Qué te ha dicho la enfermera Joy?-dijo la niña cuando paró de engullir.

    -Nada en especial, que descansen un poco.

    -Viéndoos me dan ganas de combatir a mi también, pero Pichu y Ekans son muy pequeños –dijo Angie

    -Cuando quieras prac...- comenzó a decir el pelinegro que enmudeció al ver quien venía- Dios mío, Eric.-volvió a decir AJ haciendo mirar a Angie también que tampoco pudo evitar un gesto raro

    -¿Pasa algo?¿Por que miráis así?-dijo el castaño de Paleta extrañado
    -¡¿Tú que crees?!

    Eric se giró hacia atrás y no pudo evitar reír

    El responsable de la reacción de AJ y Angie era un gigantesco Pokemon de casi nueve metros de color gris sucio, su gran cuerpo estaba formado por una serie de rocosos eslabones, siendo los de la parte final de su serpentino cuerpo bastante más pequeños, en el eslabón que servía de cabeza había unos ojos triangulares de seria mirada, así como una protuberancia que apuntaba hacía el cielo

    - AJ, tu ya conoces a Onix, no entiendo por que te asustas-.
    - ¿Te parece normal ir con un Onix por ahí?-dijo AJ
    - Ha hecho un buen combate y quería que le diera el aire-respondió con calma- ¿Has ganado?- preguntó cambiando de tema

    - Sí –contesto feliz y escueto AJ
    - Por cierto- continuó el castaño- ¿Cómo es que el árbitro se refirió a ti por AJ?
    - Respecto a eso...-comenzó a hablar el pelinegro

    Obviamente ajenos a esa conversación en uno de los estadios concretamente en el situado al noreste se iba a llevar otro combate a cabo, el sol que ahora brillaba con fuerza iluminaba el cuadrilátero, cubierto de hierba de gran altura, eso sí, milimétricamente cortada . a juzgar por la altura del sol debían ser,aproximadamente, sobre las dos de la tarde, probablemente por eso había poco público viendo el inminente combate . Si estaba presenciando en cambio el encuentro Izumi, debido a que su combate iba a tener lugar ahí en cuanto se acabara el que iba iniciar

    - ¡Comienza el combate entre Navi Warren y Carl Wilson!- dijo el árbitro

    Ambos entrenadores se miraron a los ojos, el de la izquierda era de estatura media, de pelo negro y bastante recortado, su vestimenta era unos sencillos vaqueros y una camiseta blanca que llevaba dibujado un símbolo parecido a un 8 tumbado, el símbolo del infinito.
    Por su parte Carl Wilson era ligeramente más alto y también con el pelo, de color castaño, corto, cortado aparentemente al estilo militar, siendo sus gruesas botas de similar carácter, en cuanto lo referente a la ropa propiamente dicha presentaba unos pantalones y una camiseta con un estampado de camuflaje

    Ambos entrenadores lanzaron sus pokeballs, por parte de Navi surgió un Pokemon de aspecto humanoide de aproximadamente el metro y medio de altura, el Pokemon era de piel canela si bien su cuerpo presentaba una especie de túnica violeta grisáceo que tapaba desde su pecho hasta casi las rodillas del Pokemon, de ese color eran también una suerte de zapatos aunque lo claramente más representativo de la criatura eran los gruesos guantes rojos que llevaba asimilándolo bastante a un boxeador profesional

    -¡Hit!¡Mon! ¡Chan!-exclamó el Pokemon mientras trotaba en el sitio y lanzaba puñetazos al aire

    Por la parte del otro entrenador surgió un Pokemon de igual tipo y altura, este tenía el cuerpo de un intenso color marrón y de forma ovoide, no tenía boca, al menos no debajo de sus almendrados ojos de sombreado negro, sus extremidades eran de una tonalidad crema, y aun más raro, con aspecto de muelles, se notaba especialmente en las extremidades inferiores en las cuales se localizaban sus pies de tres uñas

    -¡Lii!-exclamó con decisión al pisar el suelo

    -Con que Hitmonlee y Hitmonchan – pensó Izumi que inmediatamente sacó su pokedex

    - Hitmonlee: El Pokemon Patada, Este Pokemon es capaz de alargar y contraer sus piernas, pudiendo golpear desde casi cualquiera ángulo, se han dado casos contados de Hitmonlee con los brazos tan elásticos como las piernas

    -Hitmonchan: Así como Hitmonlee lo es a las patadas, Hitmonchan domina el combate puños pudiendo cortar el aire con los mismos.

    - ¡Hitmonchan!- exclamo Navi- ¡MegaPuño!.
    - Mega Patada.

    El boxeador encendió sus guantes rojos del característico fulgor blanco para abalanzarse sobre su oponente, no pudo debido a que el Hitmonlee estiró con fuerza su pierna izquierda, igualmente iluminada, conectando un fuerte golpe al Hitmonchan en el pecho haciéndolo retroceder varios metros

    - Patada Ígnea-exclamo Carl

    Aprovechando la aparente conmoción del oponente, el Pokemon patas largas se elevó de un salto sobre la hierba plantándose delante de Hitmonchan, acto seguido encendió sus pies en autentico fuego para lanzar una certera patada, esta vez en el costado, haciéndolo caer dolorido sobre el vegetal tapete

    - Maldita sea- se maldijo Navi
    -Mega Patada- ordenó Carl deseoso de acabar

    El Hitmonlee alzó la pierna envuelta en el color blanco dispuesto a caer como una guillotina sobre su oponente

    - ¡Hitmonchan!

    Al oír a su entrenador el Pokemon boxeador hizo gala de sus fabulosos reflejos levantándose con celeridad y aprovechándose de que su oponente aun mantenía alta su pierna golpeo con un poderoso Puño Trueno en mitad de la cara, para luego, y no sin cierta ira, golpear con un Mega Puño en el mismo sitio antes de que cayera al suelo.

    - Parece que la cosa se anima –comentó Izumi reincorporándose en su asiento

    -Hitmonchan usa Puño Cometa.
    -Hitmonlee usa Desquite.

    El boxeador con confianza renovada dio un paso adelante lanzando una serie de rápidos puñetazos hacia Hitmonlee el cual resistió el envite, usando la furia acumulado por recibir los golpes que hizo que se recubriera de una tonalidad rojiza y descargando un poderoso golpe a su oponente

    -¡Hitmonchan usa A Bocajarro!
    - ¡Aguante!
    Los ojos de Hitmonchan adquirieron un fuerte fulgor rojizo y rápidamente la emprendió a golpes contra Hitmonlee, golpeándole de un modo incesante, principalmente con los puños si bien en el frenesí también lanzaba alguna patada, a un Hitmonlee que permanecía con los brazos pegados al cuerpo tratando de disminuir el efecto del daño

    -¡Hitmonlee Inversión!.

    El Pokemon patadas cerró los ojos, a la par que su cuerpo se apoderaba de una aura, al principio de un leve color rosado para pasar a un intento color granate, aprovechando el cansancio de su oponente le embistió fuertemente lanzandolo prácticamente al otro lado del campo

    - Inversión es más potente cuando más cansado esta el Pokemon que lo usa- pensó Izumi – Y a juzgar por la fuerza de ese Inversión esta batalla acabara pronto.

    -¡Hitmonlee usa Bote!-exclamó Carl
    - ¡Gancho Alto!-exclamó también su oponente

    Ambos Pokemon, conscientes de lo menguadas que estaban sus fuerzas trataron de realizar su último ataque. El Pokemon patadas flexionó sus piernas adquiriendo estas un blanquecino fulgor, dando un gran salto. Por su parte el boxeador iluminó con un color azulino su puño viéndose obligado a saltar para tratar de golpearle. En medio del aire Hitmonlee consiguió golpear con el potente ataque volador a Hitmonchan, sin embargo este lejos de sucumbir descargó un poderoso derechazo contra su oponente haciendo que los dos cayeran al suelo

    - ¡Empate!-Decretó el arbitro con su potente voz

    Ambos entrenadores recogieron a sus Pokemon en sus respectivas pokeballs probablemente satisfechos con el trabajo de sus Pokemon .Pero no había tiempo para eso ya que inmediatamente otras pokeball se lanzaron al campo. De parte de la Carl surgió un Pokemon muy diferente a su compañero de equipo, una criatura de aspecto acuatico como confirmaban las aletas que servían de extremidades superiores y de considerable tamaño, ciento setenta centímetros desde su cola parecida a la de un pez hasta el pequeño cuerno de la cabeza, sin embargo ese cuerno y los pequeños colmillos que asomaban de su boca aun cerrada no conseguían restar dulzura a los almendrados ojos del Pokemon albino que por las particularidades de su anatomía se tumbo sobre el uniforme manto de hierba

    -Gong gon gon- expresó la foca aplaudiendo con sus aletas

    - ¡Pid yoo!- graznó con fuerza el Pidgeot de Navi

    -Un Dewgong tendrá problemas para desplazarse por este terreno- pensó Izumi- más aun contra un oponente tan veloz.

    - ¡Pidgeot, Ataque Ala!

    El ave de plumajes pardos iluminó las alas dispuesto a lanzarse sobre el Pokemon acuático que sin necesidad de recibir orden de su entrenador se recubrió de una gran masa acuática y se lanzó torpedeado hacia su oponente consiguiendo impactarle sin recibir el golpe de las alas

    - Con Aqua Jet suple la velocidad que le falta...- dedujo Izumi

    -¡Dewgong, Aqua Jet! ¡Y Derribo!-ordenó Carl

    El sirénido volvió a lanzarse envuelto en la masa acuática hacia el desplomado palomo, sin embargo a la vez que el agua recorría su lisa piel el Pokemon aumentó de velocidad haciendo que una ligera aura rojiza también se le adhiriera, embistiendo con fuerza al pájaro. Si bien el Pokemon foca se resintió un poco del ultimo ataque

    - ¡Pidgeot, Ala de Acero!-gritó Navi
    - ¡Pidyoot!

    Aprovechando la escasa distancia de Dewgong, Pidgeot tensó sus alas hasta el punto de volverse tan duras como el acero, adquiriendo una tonalidad metalizada y golpeando a la foca varias veces.

    - ¡Rayo Hielo!

    Bajo los férreos aletazos del Pokemon palomo-águila el Pokemon agua-hielo comenzó a acumular chisporroteante y gélida energía en su cuerno disparado un poderoso Rayo Hielo que obligó al ave a alejarse si no quería recibir un severo golpe

    - ¡Pidgeot usa Movimiento Espejo!

    Ante los constantes ataques helados el ave de castaños plumajes se elevó en el aire generando a la altura del pecho una superficie esférica reflectante que hizo que el Rayo Hielo se dirigiera de vuelta sin vacilar hacia su emisor

    - ¡Acua Jet!- Exclamó Carl viendo seguro la victoria

    Ante el reflectado relámpago helado el Dewgong volvió a acumular esa masa de agua alrededor de su figura y lanzarse velozmente, Para sorpresa de Navi el Rayo Hielo no le detuvo, si no que convirtió al Pokemon en un autentico misil helado ,al congelar el agua circundante, impactando contra el desprevenido pájaro que cayó desplomado al suelo

    - ¡ El ganador es Dewgong!-exclamó el arbitro

    -¡Vaya! No me esperaba esa última acción-dijo Izumi sorprendida
    -Yo tampoco.

    Esas palabras hicieron girar la cabeza para corroborar que el que había hablado era AJ que se había sentado a su lado sin que pudiera darse vuelta

    -¿Qué haces aquí?-inquirió la de pelo moreno
    -¿No es en este estadio donde te toca combatir?-respondió el joven
    - Agradezco que hayas venido a verme...-comenzó a decir Izumi
    - He venido a ver a tus Pokemon –cortó AJ haciendo hincapié en el posesivo para luego sonreír un poco
    - Ya, como digas-dijo Izumi para volver a mirar en el combate

    En el campo de esmeralda hierba un nuevo Pokemon se había manifestado por parte de Navi siendo este un Wartortle

    - ¡Warto!-exclamó el quelonio firmemente, sabiendo las esperanzas de su entrenador en el

    -¿Por qué un Wartortle?-preguntó Izumi- Dewgong resistirá sus ataques de agua de.
    -Con no usar los ataques de agua...-dijo AJ algo extrañado por la pregunta

    - ¡Dewgong usa Doble Rayo!
    - ¡Wartortle usa Giro Bola!

    El sirénido disparó desde su cuerno el zigzagueante rayo hacia el otro Pokemon acuático que respondió encerrándose en su caparazón que adquirió una tonalidad metalizada y comenzó a girar acercándose hacia Dewgong evitando el Doble Rayo y golpeándolo.

    - ¡Golpe Roca!.
    - ¡Derribo!

    Tras el impacto el Wartortle sacó las extremidades de su caparazón, así como su cabeza y su cola , concentrando una buena dosis de energía carmesí en el puño izquierdo, sin embargo el sirénido usó su cola para darse impulso y cargar envuelto en el plateado fulgor

    - ¡Wartortle, Cola Férrea!.- gritó Navi que no quería perder de esa manera

    Aun siendo embestido por el Dewgong, el Wartortle tensó su usualmente tersa y suave cola, luego consiguió hacer una pirueta para colocarse encima de su oponente y descargar un poderoso y férreo coletazo sobre la nuca del Pokemon que se desplomó

    -Bien hecho-dijo Carl haciendo regresar a su Pokemon a su correspondiente pokeball. Una vez lo había hecho metió la mano en su bolsillo dudando entre dos opciones, luego miró hacia arriba y tras ver el claro sol que reinaba agarró una pokeball y la lanzo al campo con decisión

    - ¡Naaain tails!- exclamó el elegante rasposo recién aparecido

    - Vamos a ver-comentó AJ a Izumi, probablemente interesado ya que el también tenía un Ninetales

    - ¡Wartorlte usa Hidropulso!-exclamó Navi envalentonado por la ventaja de tipo

    Contagiándose de esa confianza la tortuga abrió la boca generando y lanzando las esfera acuática hacia su oponente que permanecía impasible

    - Ataque Rápido.

    Instantes antes de que impactara el ataque el Ninetales prácticamente desapareció de la vista de todos para aparecer junto al Wartorlte y embestirle

    -¡Paranormal!-exclamó Carl

    El cánido dio un pasó hacia atrás y ejecutó su técnica encendiendo sus ojos de un color dorado y lanzando desde su boca un ingente cantidad de energía psíquica contra el quelonio, haciendo que desde cierta distancia los contornos del Pokemon se vieran difuminados como lo haría el asfalto bajo el sol

    -¡Hidropulso!- exclamó Navi
    - Rayo Solar-dijo Carl con tono de sentencia

    La tortuga intentó obedecer, sin embargo ese ataque psíquico le había afectado, muy momentáneamente, a su capacidad de reacción, por su parte el Ninetales dio un gran salto y desplegó las nueve colas como haría un pavo real, esas colas comenzaron a adquirir un fulgor blanquecino, empezando por la punta y llegando hasta la misma raíz

    - ¡Hidropulso!

    El Wartortle finalmente reaccionó lanzando las esfera de agua...pero demasiado tarde, el potente Rayo Solar lanzado desde la boca del Ninetales vaporizó el ataque acuatico y alcanzó a la tortuga que se vio engullida por la luz, cuando esta se desvaneció lo único que quedó fue el quelonio totalmente derrotado en el suelo

    -¡El ganador es Carl Wilson!- exclamó el arbitro
    -Bien hecho Ninetales-dijo el entrenador acariciando la cresta de su Pokemon para luego regresarlo a su pokeball

    -Ha sido una buena batalla ¿verdad Izumi?- dijo AJ

    Sin embargo la chica de Pueblo Paleta no respondió, estaba extasiada observando el campo de donde se retiraban los combatientes mientras que se agarraba con las rodillas que no paraban de moverse con las manos

    - Bien-dijo la chica levantándose repentinamente- Deséame suerte – añadió mientras abandonaba las gradas para dirigirse al campo

    - Izumi-dijo AJ cuando la chica estaba a punto de irse- El nerviosismo es normal.

    - Ya...-dijo la chica un poco descolocada

    La chica se despidió de su amigo que apoltronaba en su asiento, mientras ella descendía por las gradas, no viendo nada, no oyendo nada, simplemente concentrada en el inminente combate y cuando quiso darse cuenta ya estaba en su correspondiente lado del campo

    - Bien- se dijo la chica a sí misma- veamos a quien me toca...

    Pero no podía imaginarse quien iba a ser, un hombre alto, musculoso como demostraban sus brazos desnudos y su envergadura, vestía unos pantalones vaqueros con partes rotas y una curtida camiseta roja, sobre la misma llevaba una chaqueta de cuero de color negro sobre la que destacaba el azul del Gyarados que había dibujado en la parte trasera, sus ojos estaban cubiertos por unas gafas de sol y su cabeza calva estaba coronada por una cresta de color rojo

    -¡Ese es el jefe de los moteros de Isla Tera!-se dijeron mentalmente AJ e Izumi al unísono - ¿Qué haces tu aquí?-dijo Izumi

    - ¿Acaso no puedo participar en la Liga?-expresó el hombre cruzándose de brazos
    - Yo y Jean os ganamos en un dos contra tres-dijo Izumi con confianza
    - No-remarcó el hombre- nos fuimos por aquellos fantasmas que aparecieron

    -Iros a vuestros puestos-dijo el árbitro mientras asumía el suyo propio

    -Espero que Izumi no se confíe por lo sucedido en Isla Tera- se dijo AJ a sí mismo en las gradas- de no haber sido por mí y Waru a saber que podía haber pasado

    - Si no me equivoco usó un Weezing-meditó Izumi mientras se arreglaban los desperfectos del campo de la batalla anterior- con Mory tendré ventaja.

    -¡Empecemos!-exclamó el arbitro.

    Ambos entrenadores lanzaron sus pokeballs, como la chica sospechaba su oponente fue el Pokemon gaseoso así que decidió, como ya había pensado, utilizar al ave de acero.

    - ¡Wiii zing!
    - ¡Skaaar!

    - ¡Weezing usa Placaje!
    - ¡Mory, Aire Afilado!

    El Pokemon gaseoso se dispuso a embestir a su oponente, no pudo siquiera acercarse ya que el ave de metal batió sus alas,que habían adquirido una tonalidad azulina, para lanzar una andanada de afiladas ráfagas de aire que impactaban sobre la "marciana" superficie del Weezing sin que pudiera acercarse.

    - ¡Ahora Mory usa Ala de Acero!- exclamó Izumi.

    La Skarmory cesó su ataque para usar el que era su ataque favorito, para eso alzó el vuelo y se dejo caer en picado sobre el Weezing con las alas totalmente extendidas y con el característico centelleo férreo.

    - ¡Weezing usa Psicorrayo!. Ordenó el motorista.

    El calaverico dibujo del Pokemon flotante brilló con un iridiscente color rosa, disparando un rayo de ese mismo color golpeando directamente en la cabeza al Skarmory haciendo que cayera al suelo

    - ¡Mory!-exclamó Izumi
    - ¡Kaaar!-graznó esta inmediatamente después, demostrando que aún podía luchar

    - ¡Weezing usa Niebla!-dijo su entrenador decidiendo no arriesgar

    El Pokemon... ¿bicéfalo? abrió tanto la boca de su cuerpo principal como la más pequeña emanando un denso vahó blanca que inundó todo el campo impidiendo la visibilidad de la Skarmory así como del público y los entrenadores

    - Mory tiene buena vista-pensó Izumi – aun así será mejor sacarla de ahí-¡Mory elévate sobre la niebla!-dijo la chica de Pueblo Paleta

    - ¡Preparado Weezing!.

    El pájaro de plumas plateadas batió sus alas alcanzando una altura prudente sobre el cubierto campo de batalla, no pudiendo esperar que recién emergida del banco de niebla una potente corriente de fuego estuviera a punto de derribarla

    -¿Saber usar ataques de Fuego?-se preguntó Izumi – ¡usa Agilidad!

    Entre los constantes Lanzallamas del oculto oponente el ave metalizada cerró sus ojos tratando de soltar los músculos agarrotados por la tensión, prueba de que lo había conseguido era la tenue aura azulina que adquirió su cuerpo

    - ¡Mory esquívalos todos!-dijo Izumi
    - ¡Skaar!

    El Skarmory aprovechando su ya de por sí superior velocidad esquivó claramente los chorros de fuego, sin embargo, tanto ella como su entrenadora sabían que debían atacar para ganar

    - Todos los Lanzallamas parecen surgir del mismo punto-observó Izumi-¡Mory en picado y Pico Taladro!-exclamó Izumi con tono triunfal

    El Skarmory ganó un poco más de altura, para luego caer en picado con las alas plegadas al cuerpo y con su pico girando a gran velocidad , sin embargo su cuerpo también comenzó a girar en el mismo sentido del pico dando asi más potencia al ya poderoso ataque
    -O esquivamos o atacamos-pensó el motorista-¡Weezing Lanzallamas!

    El Pokemon venenoso ante el torpedo metalizado que se le venía encima emanó su corriente flamígera con toda la fuerza que podía, engullendo al ave metálica

    - La van freír-dijo AJ agachando la cabeza

    Para sorpresa de AJ, el motorista, el Weezing,y quizás la propia Izumi, el Skarmory apareció del infernal ataque impactando contra el Pokemon venenoso que no pudo hacer nada ...excepto caer derrotado

    - Wi..zin-expresó el Pokemon exhausto
    - ¡Skaaaar!-exclamó la ave con orgullo extendiendo las alas, dejando ver unas tenues quemaduras

    - ¡Bien hecho!-felicitó Izumi a su pokemon
    - A ver si puedes con este-exclamó su adversario -¡Ve.!

    - ¡Imip!

    El pokemon que había lanzado ese grito era un pokemon que alcanzaba justamente el metro de altura, su cuerpo era una bola de desordenado pelo blanco del cual emergían dos fuertes brazos y piernas, de un color más bronceado que el resto de su cuerpo, donde presentaba unos gruesos brazaletes negros presentaba también unas orejas y ojos de forma triangular y, como rasgo curioso, un hocico de cerdo

    - ¡Primip!- exclamó el pokemon agitando sus brazos

    -¡ Primeape usa Tajo Cruzado!
    - ¡Elévate Mory!

    La Skarmory obedeciendo a su entrenadora se dispuso a emprender el vuelo, sin embargo el primate era bastante más rápido que el Weezing, por lo que de un veloz salto se acercó a su oponente, describiendo una cruz con los brazos que se iluminaron de un fulgor blanco y dando un golpe seco a su adversario

    - ¡Roca Afilada!-exclamó el motorista
    - ¡Mory usa Agilidad!.

    El Pokemon con hocico de cerdo golpeó el herbáceo tapete con sus dos puños, haciendo que de este surgiera una gran cantidad de peñascos afilados como cuchillos que se dirigieron hacia el Skarmory que pese a incrementar su velocidad no pudo evitar el impacto de varios proyectiles

    -¡Aire Afilado!.
    -¡ Bomba Germen!

    Ya segura, aunque lastimada, la pokemon voladora batió sus alas lanzando las delgadas cuchillas de viento que fueron contestadas por el ataque de Primeape, consistente este en una andanada de semillas doradas de tamaño similar a una pelota de tenis y si bien ninguna llegó a tocar al Skarmory, si bloquearon su ataque

    -Mory en picado y Pico Taladro-dijo Izumi intentando repetir la hazaña anterior
    - ¡Primeape usa Puño Fuego!.

    Aprovechando lo que quedaba de incremento de velocidad el Skarmory repitió las mismas acciones mientras que el pokemon primate incendió su puño izquierdo con las claras intenciones de golpearlo

    - ¡Kaar!-exclamó el ave que ya estaba prácticamente encima
    - ¡Prip Mip!-chilló el pokemon dando un gran salto con el puño recubierto de fuego

    - Esperaba que saltara-pensó Izumi aliviada – ¡Mory abajo!

    El ave volando por debajo del incontrolado simio, quedando a las espaldas de este, y si bien ya había perdido la potencia dada por la caída en picado ni corta y perezosa golpeó con la potencia de su pico giratorio la espalda de su oponente que cayó pesadamente en el suelo.

    ¡Y Ahora Aire afilado!-exclamó la chica de pueblo Paleta

    La Skarmory simplemente tuvo que lanzar las ventosas dagas sobre la espalda del pokemon que intento levantarse un par de veces, para luego caer derrotado

    - ¡Muy bien Mory ya casi es nuestro!-exclamó Izumi visiblemente contenta una vez que el árbitro había declarado la derrota del Primeape

    - skaar-expresó agotada el ave de acero

    No quería llegar a esto...-dijo el motorista-pero,¡Mi pokemon más poderoso!¡Adelante!-exclamó acompañando sus palabras con el lanzamiento de una pokeball

    Era un pokemon bastante distinto a sus compañeros de equipo: de tamaño relativamente pequeño, un metro y treinta centímetros, de cuerpo color rosa carne y con unas extremidades, tanto las inferiores como las superiores algo regordetas, contaba en cambio una cola enroscada y unas alas picudas de un rosa intenso en su espalda, así como una largas orejas a ambos lados del bucle, que parecido a la cola, llevaba en la cabeza

    - Fei-dijo con dulzura el rosado pokemon

    -¿Qué pokemon es ese?-se preguntó Izumi mientras sacaba su pokedex

    -Clefable, el pokemon hada: Se cree que este pokemon, al igual que toda su línea evolutiva, es de origen extraterrestre, su excelente oído y carácter tímido hacen que este pokemon sea casi imposible de ver-dijo la maquina para luego ser guardada

    - No parece gran cosa-pensó Izumi-¡Mory,Ala de Acero!
    - ¡Metronomo!

    -Feibol.
    - Kaaar.

    La Skarmory hizo de tripas corazón lanzando hacia su rosada oponente con las alas tensas y totalmente despegadas mientras que esta movía sus tridáctilas manos con el dedo central iluminado.

    Segundos antes de que impactara Mory, el cuerpo de la Clefable se vió inmerso en una intenso albor dorado, hasta el punto que la figura del pokemon hada era difícilmente distinguible, luego la pokemon normal abrió la boca liberando una cegadora llama de un intenso color áureo que engulló a la ave de presa

    -¡Mory!¡Mory!-exclamó Izumi

    Al finalizar el intenso esplendor dorado Izumi, y el resto de los presentes, pudieron ver a una Skarmory tendida en el suelo, con la armadura totalmente carbonizada al igual que la hierba circundante y, obviamente, derrotada

    -¿Cuál ha sido ese ataque?-dijo Izumi, algo aterrada ante tal muestra de poder, sin embargo metió la mano en su bolsillo arrojando la nueva pokeball al campo

    - ¡Warto!-exclamó Zelvy

    - Metronomo siempre es impredecible, así que será mejor estar a cierta distancia- pensó Izumi- ¡Zelvy, Hidrobomba!.

    - ¡Pantalla Luz!.

    El Wartortle abrió la boca para lanzar chorro acuático con toda la potencia disponible, hasta el punto que se vio ligeramente impulsado sobre la hierba, por su parte el Pokemon rosado levantó un translucido muro rosado que inmediatamente desapareció y si bien no detuvo el ataque, si filtro una parte importante del mismo

    - Ahora tendremos que usar movimientos físicos- pensó Izumi
    - ¡Hoja Mágica!-exclamó el motorista

    El Pokemon rosado cerró sus ojos unos instantes y al abrirlos estaba rodeado de muchísimas hojas de un fulgurante color verde que fueron lanzadas hacia el tortugo

    - ¡Zelvy usa Giro Rápido!-exclamó Izumi

    El quelonio se introdujo en su caparazón que girando sobre sí mismo se dirigió hacia su oponente, rompiendo las hojas usadas como ataque y embistiendo al pokemon hada

    - ¡Mordisco!-expresó seguidamente Izumi
    Aprovechando que estaba cerca el Wartortle emergió de su caparazón enseñando una boca llena de dientes, los cuales hundió en, la aparentemente, blanda carne

    Sin embargo el Pokemon acuático lejos de seguir enganchado o alejarse para prepararse y golpear, sin embargo, el Pokemon dejó de morder y dio un paso atrás mirando embobado al Pokemon hada, prácticamente le faltaba que los ojos se le volvieran corazones.

    -¡Oh no!-se lamentó Izumi-Gran Encanto-añadió entre dientes

    -¡Clefable usa Hoja Mágica!.
    -¡Manto Espejo!.

    Una nueva tanda de hojas se dirigió hacia la tortuga que lejos de levantar el escudo reflectante se conformó en ver con ojos de cordero degollado como el ataque de tipo planta se dirigía hacia el , impactándole y haciéndole considerable daño

    - ¡Zelvy!¡Despierta por favor!-exclamó Izumi, viendo el poder de su oponente
    - ¡Clefable acabemos con Puño Meteoro!-expresó con júbilo el motero

    -Feibol.
    - Waaaar-balbuceó el reptil totalmente embobado

    -A Saur le gustaría esto-pensó AJ viendo el profundo atontamiento del quelonio

    El Pokemon rosado preparo el puño que se tensó como si fuera de acero además de verse recubierto de energía, canalizada esta en forma de pequeñas figuras de diversos colores que oscilaban alrededor del puño, dando un poderoso golpe seco al Wartortle, empotrándolo inmisericorde contra la pared que separaba el campo de combate de las gradas

    - Vuelve Zelvy- dijo Izumi, que rápidamente comenzó a sopesar cual debería ser su próxima elección- Veamos, necesitó un pokemon hembra para eludir el Gran Encanto-pensó y decidió, ya que arrojó su pokeball al campo - ¡Adelante Dory!-exclamó finalmente AJ

    - ¡Nido!-gruñó el pokemon venenoso

    - Clefable usa Metrónomo- dijo el motero
    - ¡Dory usa Excavar!

    La pokemon hada volvió a ejecutar la técnica aleatoria, por la parte del pokemon venenoso excavó con facilidad en el tapete verde, enterrándose rápidamente.

    Mientras el pokemon venenoso se movía subterráneamente el Clefable agitaba sus manos hasta que finalmente se paró

    - ¡Aquí esta el ataque!-gritó el motorista

    La pokemon hada se quedo quieto, y segundos después se lanzó sobre la hierba retorciéndose y dando pequeños botes, aparentemente no pasó nada, bueno sí, el impacto del pokemon venenoso que surgió del suelo recubierto de una ondulante capa de tierra, y briznas de hierba, embistiéndolo y elevándolo en el aire

    -Salpicadura-pensó AJ al igual que buena parte del público al ver el ataque de Clefable

    - ¡Puño Meteoro!
    - ¡Picotazo Venenoso!

    La Nidorina abrió sus fauces lanzando la lluvia de agujas violáceas que su oponente evitó con un ligero giro a la izquierda para, acto seguido, golpear con el ataque de acero a su oponente que derrapó varios metros

    - ¡Ahora Hoja Mágica!
    - ¡Doble Patada!.

    La rosada criatura lanzó las hojas fluorescentes, sin embargo después de usar ese ataque se agarró su brazo con su otra mano, ese brazo ahora mismo presentaba una fea mancha purpúrea, debía de estar lamentándose del dolor del veneno cuando la causante del mismo dio un salto colocándose a la altura de la cara y propinando dos buenas patadas en la cara

    -Hemos de aprovechar el veneno-pensó Izumi - ¡Rayo!.

    El pokemon venenoso comenzó a generar electricidad por las púas de su espalda, que rápidamente se extendió al resto del cuerpo y fue lanzada en una poderosa descarga ante su oponente

    -Feii..bol-expresó la pokemon hada con un tono de voz apagado para finalmente caer pesadamente al suelo

    - La ganadora es Izumi Evans-exclamó el árbitro

    Rápidamente Izumi se abrazó hacia su pokemon, no era para menos había pasado de una victoria casi segura hasta ganar en el último momento y el triunfo se lo debía a Dory, a Zelvy y a Mory . Finalmente entre los aplausos de la grada la chica alzó el puño con el pulgar extendido mirando directamente a AJ, el cual no pudo hacer más que aplaudir, contento de que todos sus amigos hubieran pasado la difícil primera ronda.
     
  2.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    180
    Pluma de
    Escritor
    Holo

    Llegué hasta el cap 5 porque editar es para los débiles.

    Me gustó el Cap en Isla Tera, incluyendo el juego de palabras con su nombre. Jean pinta para ser un oponente interesante conforme avance la historia. Sus estrategias también estuvieron cool. Pese a que la subtrama de Pedrita me parece meeeeh en el juego, me gustó que la usaras como punto de inflexión para meter nuevos pjs y agregar algo más de interacción casual con Izumi.

    El siguiente fue curioso. Mucho setting, interacción con los pokes y una evolución inesperada, al tiempo que cae una que otra hint sobre Misty. Buenas referencias a Mario y a Sonic, aunque no reconocí el juego de Izumi, me hizo gracia lo metidos que estaban los dos chicos con el Mario. Btw, me dio la impresión de que la pony marina de AJ pertenecía originalmente a Misty o, en caso contrario, ella lo ayudó a capturarla. No sé.

    El sueño del final... Es intrigante. Supongo que la historia tendrá mucho que contar por ese lado.

    Buenos caps Man. Se está poniendo interesante.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  3. Threadmarks: Capitulo 12
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    84
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    6767
    CAPITULO 12: ESTILO DIRECTO


    Izumi aun mantenía agarrada, en brazos, a su Nidorina, y la mantuvo así todavía algún tiempo más, prácticamente hasta que el campo estuvo vacío.


    - Estuvimos cerca de perder ¿Verdad Dory?-confesó Izumi a su Pokemon.


    - ¡Nido ni!-afirmó la Pokemon venenosa, sin embargo con una expresión de felicidad.


    Finalmente la joven dejó a la Pokemon en el suelo y emprendió con ella el camino que conectaba el campo con el exterior, iba caminando tranquilamente pensando probablemente en que podía hacer para su próximo combate cuando el choque contra una pared, o lo que ella identificó como una pared, hizo que se cayera al suelo.


    -¿Tú?-expresó Izumi aun el suelo

    - Así es-expresó el motero.

    - ¿Y que quieres?-preguntó Izumi.

    - Nos ganaste en Isla Tera y ahora aquí-dijo el motero- y hay algo que quería decir-añadió haciendo tronar sus nudillos.

    - Dime-dijo Izumi dando un paso enfrente, con un tono envalentonado del que ya se estaba arrepintiendo, quizás por eso cerro los ojos de inmediato.


    Viendo que nada pasaba Izumi abrió los ojos viendo con cierto asombro como el recio hombre estaba arrodillado frente a ella.


    -¡Acepta ser nuestra jefa!-exclamó el hombre.


    -¿Nido?

    -¡¿Cómo?!


    -Son las normas de nuestra banda-expresó el hombre con toda naturalidad- para luego levantarse y coger las manos de Izumi que parecían minúsculas en proporción a las suyas-¡Se nuestra jefa y seremos los reyes de la carretera!-expresó el hombre con un tono de voz ilusionado.


    - ¡¿Pero yo?!-preguntó Izumi mirando hacia todos lados esperando que algo o alguien lo sacara de esa espinosa situación, no pudiendo contar con Dory que había dado la espalda a su entrenadora, pero era obvio que se estaba riendo , fue entonces cuando Izumi vio como AJ bordeaba las esquina del pasillo , aliviada Izumi hizo un gesto indicándole que se acercara. AJ comprendiendo la situación esbozo una sonrisa y volvió a desaparecer por la esquina.


    - Será...-debió de pensar Izumi.

    -¿Sucede algo jefa?-preguntó el motorista.

    - Sí, digo ¡No!¡No me llames jefa!-gritó Izumi.

    - Pero son nuestras norm..-comenzó a responder el otro.

    -¡Como voy a ser nuestra jefa si no tengo ni una triste bicicleta!-vociferó Izumi, gritos que fueron seguidos por unas exageras risas procedentes de la esquina del pasillo.

    - En ese caso-expresó el hombre con tono serio mientras se levantaba- Quiero que aceptes esto-finalizó el hombre que, Dios sabe de donde habría salido,entegó una prenda de ropa a Izumi.


    Esta prenda era una gruesa chaqueta de cuero, similar a la que el llevaba, probablemente unas tallas superiores a la que tenía Izumi , por otro lado se notaba que era de mujer debido a que la zona de la cadera era algo más estrecha que para el resto del cuerpo , además en la parte trasera no llevaba el dibujo del Gyarados sino el de la cabeza de un Pokemon que Izumi no conocía , la de un Roserade y justo debajo de esta ,simulando a los huesos cruzados de una calavera, un par de ramos, azul y rojo.


    - Acepta esto- repitió el motorista- ¡Adiós jefa!-Dijo ahora para salir corriendo


    -¿Qué ha pasado aquí...?-se preguntó Izumi, con la chaqueta en la mano, bastante perpleja.


    - No lo sé, ¡pero yo me parto!-dijo AJ no pudiendo aguantar la risa

    - ¡Vámonos!-dijo Izumi que se colocó la chaqueta y salio andando junto al Pokemon venenoso que de vez en cuando miraba a su entrenadora, no pudiendo evitar sonreírse


    -Veo que tanto tú como él os habéis divertido-espetó una huraña Izumi a Dory

    - ¡Niii!-chilló esta a modo de disculpa.


    - ¡Izumi espera!


    La joven miró hacia tras viendo como AJ se acercaba corriendo a ella y si bien su cara mostraba enfado se quedo quieta esperando a que la alcanzara.


    - No ha tenido gracia-le dijo Izumi ya algo más calmada- ¿Y si hubiera querido hacerme algo?-le expresó mientras comenzaba a caminar junto a el.

    - Izumi, tranquila-le dijo AJ- llevaba un tiempo oyendo la conversación y si hubiera sido necesario intervenir lo hubiera hecho –respondió el pelinegro.

    - Realmente no se que es peor-dijo la chica de ojos azules- si que no ayudes a tus amigos o que espíes las conversaciones.

    -Mira el lado bueno-continuó AJ- has ganado una chaqueta de cuero.

    - Me parece que no es ni de mi talla- expresó la chica- Debo de estar ridícula ¿verdad?-preguntó ahora mirando tanto a partes iguales al joven y Dory.

    - No, claro que no-respondió apresuradamente-No más de lo normal.

    - Ah bien, pues entonces... ¡Como que no más de lo normal!-gritó furiosa.


    - ¡Hola!- interrumpió Helena con voz cantarina

    - ¡Hola!-respondió Izumi pareciendo olvidar su enfado.

    - Veo que has ganado-le felicitó la rubia.


    AJ observó como Izumi se iba charlando junto a la recién llegada no recibiendo el joven más gesto que una mirada hacia atrás a modo de despedida de la Nidorina que partía con su entrenadora.


    - Y ahora me quedo solo y con cara de tonto-pensó AJ viendo como ambas se marchaban si decirle nada-¡Voy a comer y luego a entrenar!-se dijo resolutivamente el joven- probablemente no en ese orden- pensó para tomar el camino contrario al que habían tomado las chicas.


    Mientras AJ se dirigía hacia la zona más alejada del centro de la actividad y las chicas se dirigían a donde quiera que fueran, otros eventos sucedían en el centro de la meseta y de, precisamente, toda la actividad


    - ¡Ekans, Mordisco!-exclamó Angie.


    La culebra púrpura flexionó su cuerpo como un muelle hacia su oponente, un pequeño ave de plumaje amarillo cremoso en la parte inferior de su cuerpo, si bien la parte posterior era de una tonalidad más oscura, con una tímida cresta y un pico de color sonrosado al igual que sus tridáctilas piernas, y clavó sus dientes en el cuello cazándolo en pleno vuelo obligandolo a caer al suelo, totalmente derrotado.


    - ¡Bien hecho Ekans!-felicitó la rubia

    - ¡Pichu pi!-exclamó igualmente contenta la ratona eléctrica en el hombro de su entrenadora

    - Vuelve Pidgey – dijo cabizbajo su oponente que abandonó la escena.


    - Muy bien-volvió a felicitar Angie a sus Pokemon – lo hemos hecho muy bien, pero si queremos ser tan fuertes como AJ, Eric e Izumi, tenemos que entrenar mucho más-añadió- ¡Vamos!-exclamó levantando el puño en tono victorioso.


    - ¡Pi!-exclamó la roedora imitando el gesto

    - Ee...kans- finalizó cabizbajo el reptil dándose cuenta que no podía imitar el gesto.


    Tras la pequeña arenga, y tras animar al ofidio, Angie y sus Pokemon se alejaron del núcleo buscando un sitio para poder entrenar a gusto... y a poder pedir donde no hacer demasiado el ridículo. Tras una caminata que se hizo eterna, no tanto por la lejanía sino por el hecho de que la joven llevaba ambos Pokemon encima, Pichu en su hombro y Ekans en la cintura a modo de cinturón, llegaron un lugar que parecía indicado, una amplía explanada cubierta de una escasa capa vegetal con varios promontorios rocosos, y algún que otro árbol aislado.


    - Parece un lugar bonito para...-comenzó a decir la chiquilla-¡Descansar!- dijo lanzándose contra la hierba, haciendo que sus Pokemon saltaran de ella para evitar la colisión


    -¿Pi?

    - ¿Kans?

    - Zzzzz.


    Al recibir un ronquido como respuesta a su preocupación la ratona eléctrica no pudo evitar saltar sobre su entrenadora como si de una cama elástica se tratara, ante la mirada de un prudente Ekans que se mantuvo al margen.


    -¡Suficiente!-exclamó una recuperada Angie reincorporándose repentinamente haciendo que la Pichu se diera de bruces contra el suelo.


    - Veamos, para entrenar AJ hacía como combates entre sus Pokemon-meditó la chica- Pero os haríais daño-volvió a pensar mientras lo miraba-¡Ya sé!-exclamó-¡Vamos a jugar al pilla-pilla!


    -¿Pi...?.

    - ¿Kaans?


    - Pichu correrá por toda la explanada y tu Ekans tendrás que perseguirle y tratar de atraparle- explicó con sencillez.


    La pareja de Pokemon se miró el uno al otro para luego obedecer a su entrenadora corriendo por la explanada, siendo visible que el Pokemon eléctrico era más veloz que el reptil , mientras Angie se quedaba sentada con la aparente función de tornar los papeles trascurrido cierto tiempo.


    -¡Me aburro!, además no creo que este bien que solo os esforcéis vosotros -dijo la rubia levantándose del suelo- Voy a correr con vosotros..


    Ni corta ni perezosa Angie acompaño al púrpura ofidio a tratar de atrapar a la criatura eléctrica que, contenta de que su entrenadora se uniera, aceleró todavía más lo que le permitían sus cortas patas. Haciendo esto el tiempo pasaba rápidamente sin que ninguno de los tres lo notaran, si lo hizo su estomago y sus piernas obligándoles a descansar debajo de uno de los esparcidos árboles.


    - Mira-dijo Angie- para sí misma- este árbol tiene bayas- añadió para reincorporarse intentando coger alguna.


    -¡Pi!- la detuvo la Pokemon que se señaló a si misma, indicando que ella iba a bajar las bayas.


    La ratona comenzó a acumular electricidad en sus sonrosados mofletes, sin embargo debido a la juventud de la Pokemon esta no pudo controlar esa electricidad que se manifestó en forma de un violento rayo que se perdió entre la copa del árbol, auque sí consiguió echar abajo las bayas.


    - Bueno- dijo Angie algo decepcionada recogiendo las carbonizadas piezas frutales-podría haber provocado un incen...


    Sin embargo la joven tuvo que callarse ya que del árbol, que milagrosamente no estaba churruscado, surgió un Pokemon entre alaridos con la, y cierto modo legitima, intención de atacarla a ella y a sus Pokemon.


    El pokemon atacante era una criatura parecida a un murciélago de piel azulada y con una gran boca en la que brillaban cuatro puntiagudos colmillos, dos en la parte superior y dos en la inferior , presentaban también unas pequeñas orejas puntiagudas cuyo interior era de un color rosáceo igual que la membrana interna de sus alas.


    - ¡Gol!¡Bat!-chilló con enfado , clavando sus pequeños ojo en los que había roto su descanso para inmediatamente rodearlos en vuelo, como preparándose para atacar.


    -Los Golbat son muy rápidos – se lamentó Angie- Tendremos que atacar- dijo mirando fijamente a sus Pokemon.


    No pudo decir más ya que el murciélago se lanzó en trompa hacia la roedora que trató de lanzar un Onda Trueno que fue fácilmente eludido por el Pokemon volador que siguió su rumbo hacia el roedor mientras sus colmillos brillaban con un ponzoñoso color púrpura.


    - ¡Pichu!-exclamó Angie preocupada ante el inminente ataque

    - ¡Kansss!


    Viendo a su compañera en peligro el reptil se lanzó hacia el volador oponente tratando de inmovilizarlo para luego clavar sus dientes en la nuca de su oponente.


    -¡Bien Ekans!-animó Angie.


    Poco duró la alegría de la joven ya que el murciélago se sacudió obligando al ofidio a soltarse y de un aletazo lo empotró contra el cuerpo de la roedora eléctrica.


    - ¡Pichu!¡Ekans!-exclamó la rubia que corrió hacia sus pokemon

    -¡Bat!¡Bat!-chilló el Golbat que finalmente se dispuso a usar el que presumiblemente sería su ataque más poderoso , envolviéndose en un manto de energía ambarina para lanzarse en picado contra sus enemigos.


    - Un Giga Impacto-musitó Angie que lo único que puedo hacer fue abrazar a sus pokemon, dándole la espalda al Golbat, para protegerlos.


    La chica permanecía en esa postura con los ojos cerrados, notando el sonido del aire cortado al hacerse paso por el vicioso ataque. También noto una gran explosión a sus espaldas como si el Golbat hubiera, inexplicablemente, chocado con algo.


    - ¡Skaar!-fue el graznido que surgió entre la leve de vapor.

    - ¿Izum..?-comenzó a decir esperanzada Angie.

    - ¡Skarmory, Ala de Acero!-sonó una voz detrás de la chica que se giró para comprobar que había sido salvada por el joven de Pueblo Caoba.


    El férreo pájaro dio un paso hacia delante para golpear con su tensa ala izquierda envuelta en el fulgurante brillo metalizado obligando al Golbat a retirarse apresuradamente.


    -¿Estas bien?-preguntó Kevin mientras ayudaba a reincorporarse a Angie

    - Creo que sí ¿Y ellos?-preguntó refiriéndose a sus Pokemon

    - No creo que sea demasiado serio-respondió-Deberías de haber tenido cuidado-reprendió Kevin-en esta zona los Pokemon suelen ser bastante fuertes , además con todo este alboroto muchos están alterados...de todos modos hemos tenido suerte con que haya sido un Golbat, no quiero ni pensar que habría ocurrido con un Primeape o un Rhydon- finalizó para darse cuenta que su interlocutora estaba profundamente dormida, fruto del cansancio tanto físico como mental.

    El joven de camiseta ocre miró hacia la distancia viendo como el sol se estaba ocultando entre las montañas dotando de un hermoso color entre rosa y naranja a las nubes en contraste con el oscuro azul del inminente cielo nocturno, miró como la suave brisa de la inminente noche movía el pelo de la chica y el suyo propio, así que bajo la atenta mirada de los Pokemon cogió a la chica y la colocó con delicadeza sobre el ave de acero junto con la emprendió camino hacia el centro Pokemon.


    - Kaaar-graznó el ave metalizada caminando parsimoniosamente

    - Sí lo que tú digas...-dijo el chico con algo de desgano.


    Un nuevo día había amanecido...sí se podía llamar así ya que la gran densidad de nubes oscuras tapaban el sol y el viento agradable para unos, molesto para otros fluía libremente, sin embargo ese tiempo tan horrible según los estándares oficiales no iba impedir que se desarrollara la batalla que esta a punto de empezar entre el joven protagonista de pueblo Paleta y Carl Wilson.


    -¡Comencemos!-exclamó el arbitro que hizo una señal indicando que el de atuendo militar debía empezar.


    De la pokeball de Carl surgió un Pokemon insectoide de metro y medio, de forma ovalada del que surgían unos delgados brazos tridáctilos y unas piernas algo más robustas con igual número de dedos, como seña característica estaban los cuernos a modo de tenaza que tenía en lo más alto de su castaño cuerpo, tenazas que a su vez presentaban múltiples ganchos.


    - Creo que hay que dejar que la naturaleza actúe- pensó AJ- ¡Adelante Blade!

    -¡Saider!-exclamó el insecto esmeralda al tocar el rocoso suelo y clavar la mirada en su rival.


    - Blade es más rápido que Pinsir, debemos aprovecharlo-pensó el joven ¡Ataque Rápido!


    -¡Ataque Rápido!-exclamó su adversario sorpresivamente.


    El insecto verde ya había iniciado la veloz embestida dejando atrás el característico fulgor blanco encontrándose que su oponente inició la misma técnica que debido a su cuerpo más compacto consiguió hacer más daño.


    -¡Movimiento Sísmico!-ordenó el de pelo castaño.

    -¡Doble Equipo!-exclamó AJ.


    Aprovechado la corta distancia el escarabajo “estrechó” sus brazos sobre el insecto verde que rápidamente se deshizo, era una de las copias que este había creado y ahora rodeaban al Pinsir


    - ¡Ahora Agilidad!-expresó AJ.


    El Scyther cerró sus ojos un instante generando un ligero brillo azur a su alrededor, brillo que rápidamente se extendió a sus copias.


    - ¡Y Tijera X!-volvió a clamar con fuerza el de Paleta.


    La mantis cruzó sus representativas guadañas formando una luminosa X y lanzándose junto a todas sus copias a por el Pinsir, si bien solo los golpes del original hacían verdadero daño los continuos ataques impedían distinguir precisamente quien era el original.


    - ¡Pinsir usa Roca Afilada!-dijo Wilson dando un pisotón al suelo.


    El Pokemon astado imitó el gesto de su entrenador haciendo que del duro suelo surgieran un incontable número de afiladas dagas pétreas que ascendieron violenta y verticalmente, destrozando todas las copias y dañando considerablemente al original


    -¡Tijera X!- gritaron ambos entrenadores.


    Los insectos se lanzaron contra su oponente con sus astas y cuchillas recubiertas de esa luminosa energía, pugnado como lo harían dos samuráis intentando que la espada enemiga no los atraviese


    - ¡Blade atrás y Ataque Ala!-dijo AJ.


    Haciendo gala de su mejor velocidad, con respecto a su oponente, cesó su ataque con un salto hacia atrás haciendo que el Pinsir se cayera hacia delante, lo que aprovechó el Scyther para golpear con sus alas extendidas.


    -¡Pinsir usa Roca Afilada!-exclamó Carl

    - ¡Blade!-fue lo único que dijo AJ.


    El escarabajo lanzó los letales y picudos peñascos hacia la mantis que plegó las alas para evitar daños mayores además de, cuando las rocas estaban a escasa distancia, encender una intensa aura roja.


    -Maldición-masculló Carl sabiendo que ataque era.


    Tenía razón en molestarse ya que la ducha de rocas al entrar en contacto con el cuerpo del Scyther salió reflejada, envuelta en la misma aura rojiza, hacia el Pinsir que cayó pesadamente al suelo derrotado.


    - Vuelve-dijo Carl Wilson haciéndolo regresar a su pokeball para inmediatamente después arrojar otra de la que surgió un Pokemon muy diferente, este era un ave de altura superior a un metro de plumaje mayoritariamente de una tonalidad castaño sucio, presentaba también un fino pico siendo más peligrosas sus robustas patas anarajandas y como seña más llamativa estaba la especie de flequillo en la frente , acabado en un cuidado mechón rojo.


    - Staraptor, el Pokemon Depredador: De carácter agresivo y dotado con fuertes extremidades este Pokemon ataca sin dudarlo a oponentes mucho más fuertes que el-informó la pokedex de AJ.


    - ¡Rap tor!-graznó con fuerza el Pokemon haciendo que el Pokemon insecto, visiblemente cansado, retrocediera un poco.


    - Esos dos Rocas Afiladas le han dañado bastante-observó AJ- Pero no puedo cambiarlo y además, el no querría ser cambiado-meditó el de Pueblo Paleta.


    - ¡Blade usa Doble Equipo!-dijo AJ sabiendo que el Scyther no podría aguantar muchos golpes más

    - ¡Golpe Aéreo!-dijo Carl.


    La mantis verde generó sus hologramas, si bien de poco sirvieron ya que la embestida del Pokemon golpeó, y destruyo, a todas las copias en un instante, lanzándose sin vacilaciones contra el insecto.

    - ¡Contador!-gritó AJ.


    Ante el ataque del ave de presa Blade prendió la aura rojiza haciendo que en cuanto el pájaro entró en contacto con el fue violentamente repelido contra el rocoso suelo, sin embargo el insecto no pudo aguantar ese golpe, acabando derrotado.


    - Vuelve Blade-dijo AJ- Espero que ese contraataque le haya dañado lo suficiente-pensó AJ mientras buscaba su siguiente pokeball, pudo notar como se agitaba la del risueño fantasma, sin embargo decidió tomar otra.


    - Preferiría no usarlo tan pronto, pero...-comenzó a decir el pelinegro-¡Adelante Iwasa!


    - ¡Aaaar!-rugió el prehistórico Pokemon, provocando un ¡oh! de los pocos espectadores de la grada, no era para menos, no se ve un Pokemon supuestamente extinguido todos los días.


    - ¡Iwasa, Colmillo Rayo!

    - Staraptor usa Respiro.


    El Pokemon antiguo se plantó delante de la rapaz con sus colmillos rebosantes de electricidad a lo que esta respondió plegando sus alas y cerrando sus ojos , siendo recubierta de un radiante orbe albo , esto no impidió que los colmillos se hundieran en su plumaje , sin embargo no pareció causarle tanto daño como debiera, de hecho más bien parecía haber sanado partes de las heridas fruto del ataque Contador.


    - ¿Como?-se extrañó AJ.


    - Respiro es una técnica que pueden aprender la mayoría de los Pokemon con capacidad de vuelo, les permite recuperar salud a costa de perder su tipo volador. momentáneamente-explicó Carl


    - Claro, por eso el Colmillo Rayo no ha hecho todo el daño que debería-pensó AJ.


    -¡A Bocajarro!- ordenó Carl sacando de sus pensamientos al pelinegro.


    Aprovechando la poca distancia el Staraptor encendió de un profundo color granate sus alas y sus patas con las que comenzó a golpear salvajemente al dragón rocoso

    - ¡Iwasa sal de ahí!-dijo AJ.


    El Pokemon de tipo roca elevó el vuelo seguido del ave predadora que en pleno vuelo embestía con fuerza con una tanda de Ataques Rápido.


    - Iwasa usa Supersónico.


    Aun entre la ráfaga de veloces embestidas el Aerodactyl generó esos molestos ultrasonidos, sin embargo el hecho de que su oponente se moviera a tal velocidad ayudaba a no oír la mareante técnica


    - ¡Una ultima vez! ¡Pájaro Osado!-exclamó Carl.


    El Staraptor alzó, aun más, el vuelo sobrepasando en altura a su oponente para lanzarse en picado a la vez que su cuerpo quedaba recubierto de una fulgurante aura azulada que tomaba forma de ave, con toda la intención de acabar con su enemigo.
    Se acercaba así el torpedo emplumado cuando el Aerodactyl cerró un instante sus ojos y cuando los abrieron estos tenían una tonalidad azulina, misma tonalidad que la que recubrían las seis rocas flotantes que acababan de aparecer junto a él, rocas que lanzó contra la feroz ave, golpeándole e impidiendo que se acercara.


    - Poder Pasado-pensaron ambos entrenadores al ver el ataque.


    - Iwasa usa Colmillo Rayo-exclamó AJ.


    El dragón rocoso se acercó al ave, demostrando un poco más de velocidad, clavando sus electrificados dientes en el pescuezo del ave que haciendo gala de un titánico esfuerzo volvió a envolver sus alas y zarpas del característico fulgor del A Bocajarro, haciendo que ambos Pokemon se precipitaran contra el suelo. Siendo que cuando ambos lo tocaron ya estaban derrotados.


    -¡Elegid a vuestro último Pokemon!-dijo el árbitro.


    La respuesta no se hizo esperar por parte de Wilson que lanzó su pokeball liberando a su último combatiente , un Pokemon mamífero que no alcanzaba el metro y medio de altura, de pelaje blanco a excepción de unas franjas pardas en la espalda, de unos anillos alrededor de sus ojos y de su mandíbula , de la misma tonalidad los tres, de la que asomaban dos pequeños dientes por cada quijada, tenía también unas cortas piernas puestas en comparación con los largos brazos acabados en unas zarpas de dos dedos, contaba también con una corta cola peluda y unas apenas visibles orejas triangulares así como un mechón de pelo rojo que crecía en la frente.


    - ¡Vigo!¡Rot!-exclamó el Pokemon golpeándose el pecho.


    - Vigoroth, el Pokemon mono feroz: Su corazón late a tal velocidad que el quedarse quieto le provocaría un grave ataque de estrés, se sabe de Vigoroth que han corrido durante kilómetros solo para poder caer inconscientes y poder descansar de noche.


    -Parece rápido-pensó AJ observando al híbrido mono-perezoso que ya daba saltos por todo el campo -¡Vamos Foxy!


    - Naiiin- expresó la raposa.


    -¡Lanzallamas!-dijo AJ abriendo la última ronda del combate

    - Garra Umbría- pidió Carl.


    La cánida ígnea lanzó la corriente flamígera hacia su oponente que la evitó con un ágil salto lanzándose en pos a ella con su garra izquierda envuelto en una oscura llama purpúrea que obligó a su oponente a retroceder mientras seguía lanzando bocanadas incendiarias.


    -¡Avalancha!-exclamó Wilson.


    El Pokemon de piel blanca golpeó el suelo con fuerza con su puño haciendo que del suelo surgieran múltiples fragmentos de roca que salieron como teledirigidos hacia la Pokemon de fuego.


    - ¡Ataque Rápido!-dijo AJ


    La Pokemon ígnea se puso en marcha dejando atrás la característica estela blanca propia del ataque, eludiendo los grandes fragmentos rocosos hasta plantarse enfrente de su oponente.


    - ¡Cuchillada!

    - ¡Lanzallamas!


    La Ninetales lanzó el vaho ígneo hacia el Vigoroth a la par que este descargaba el luminoso arañazo sobre su oponente alejándola varios metros hacia atrás.


    - Creo que tengo una idea sobre como acabar rápido con esto-pensó AJ recordando la información dada por la pokedex- no se si debería...


    -¡Nain tails!-exclamó la Pokemon de fuego mirando con sus ojos rubíes a su entrenador.


    - ¡Giro Fuego!-gritó con fuerza AJ.


    La Pokemon multi-colas expulsó una fina corriente ígnea que en vez de impactar contra el hiperactivo Pokemon comenzó a rodearle, desde los pies a la cabeza, quedando envuelto en un torbellino de fuego restringiendo su capacidad de movimientos y por lo tanto elevando su nivel de estrés.


    - ¡Rompe el fuego con Cuchillada!-exclamó Carl.


    El Vigoroth , que en ocasiones normales hubiera desecho el fuego con facilidad, no podía hacer nada que no fuera gritar por el excesivo estrés que le quemaba la carne, probablemente más que el propio fuego.


    - ¡Lanzallamas!-sentenció AJ.


    La Pokemon de piel dorada inspiró para luego exhalar la tromba de fuego directa al atrapado y chillón Pokemon alimentando las llamas que lo retenían, además de dañarle considerablemente haciendo que cayera al suelo, callándose por fin.


    - ¡El ganador es AJ Slifer!-exclamó el arbitro.


    -¡Nain!-exclamó la Pokemon restregándose contra la pierna de su entrenador.


    - Bien hecho-dijo Carl estrechando la mano a AJ.

    - Igualmente-dijo AJ aceptando el saludo.


    Una ligera brisa de aire sopló con fuerza moviendo tanto el cabello del pelinegro como el de la Pokemon de fuego que continuaba frotándose afectuosamente contra la pierna de su entrenador.


    - Casi se me olvida-pensó AJ como si el viento le hubiera traído el recuerdo-¿Qué hora es?-le preguntó ahora al que hasta hace poco había sido su adversario


    - Las doce y media.


    - Vale, gracias.


    Al obtener la respuesta el joven de Pueblo Paleta salió del estadio, probablemente tenía algo que hacer


    - Tengo que ver su combate-pensó el chico.


    Una situación totalmente ajena se daba lugar en otro estadio, o tal vez no tan ajena...


    -¡Mauz usa Cuchillada!


    El pequeño felino dio un ágil salto sobrevolando al Beedrill que tenía como oponente para luego “acuchillarlo” por detrás haciendo que este cayera desplomado al suelo derrotado.


    -¡Y la ganadora es Izumi Evans!-exclamó el árbitro.


    La joven guardó al félido en su pokeball y tras despedirse de su adversario también salió corriendo hacia otro lugar.


    En un tercer estadio otros dos entrenadores se preparaban para su combate, este tendría lugar en un campo rectangular relleno del líquido elemental con una plataforma blancas esféricas de gran tamaño, así como otras de menor dimensión salpicadas por el campo.


    - Es la primera vez que en la competición se enfrentan dos personas que conozco-comentó Angie en las gradas.

    - Tarde o temprano tenía que suceder-respondió Kevin, sentado a su lado

    - Por cierto-dijo la rubia-muchas gracias por lo de la otra vez, no se lo que hubiera pasado si...

    - Ya empieza el combate- dijo Kevin.


    -Comienza el combate entre Jean de Ciudad Cerezo y Eric de Pueblo Paleta- exclamó el arbitró indicando que iniciaba el de Johto.


    Este arrojó un Pokemon de color marrón que superaba ligeramente el metro de altura de largo tronco, salpicado con unos pocos puntos amarillos, del cual surgían unas piernas terminados en unos pies sin dedos y unos brazos que a modo de dedos acababan en tres esferas verdes , además de llevar en la cabeza una estructura parecida a una Y.


    - ¡Sudu!¡Wudu!-exclamó jovialmente el Pokemon.


    - Con que un Pokemon planta-pensó Eric mientras arrojaba su pokeball-¡Vamos Pidgeot!


    -¡Pidyoot!-graznó el ave extendiendo sus majestuosas alas.


    - Uno de planta contra uno de tipo volador- dijo Angie- Eric tiene ventaja.

    - Si fuera uno de planta- añadió Eric.

    -¿Como?

    - Ya verás.


    - ¡Sudowoodo usa Mazazo!

    - Pidgeot esquívalo y Tajo Aéreo.


    El Pokemon bípedo se envolvió de un fulgor verdoso para luego lanzarse como una exhalación contra el ave que haciendo gala de una mayor velocidad elevó el vuelo y una vez le estaba sobrevolando le atacó con la cuchilla de viento.


    -Usa Mimético- dijo Jean.


    Justo antes de que la ráfaga de viento golpeara al risueño Pokemon este adquirió una luz sonrosada que le permitió, de algún modo, copiar ese ataque aunque como contraparte no pudo evitar el Tajo Aéreo.


    - Parece no haber recibido mucho daño-dijo Eric viendo que el Pokemon tronco no tenía ningún rasguño- Usa Ataque Ala.

    -Golpe Bajo-respondió tranquilo Jean.


    El plumífero Pokemon se lanzó en picado hacia su oponente, extendiendo las alas y dejando que estas se tensaran y se iluminaran, sin embargo centímetros el Pokemon de Johto iluminó su brazo de un color azabache golpeando al pájaro en el pecho y frenado bruscamente su avance.


    - Y ahora Lanzarrocas.

    - ¡Sudu!-exclamó jovial.


    Así el Pokemon arbóreo generó en su brazo izquierdo una roca de considerable diámetro, para luego lanzarla como si tal cosa al ave que apenas reincorporada volvió a caer al suelo.


    - Un ataque muy extraño para un Pokemon de tipo planta ¿No?-preguntó Angie

    - Por que Sudowoodo no es de tipo planta ¿me equivoco?-dijo un jadeante AJ que sentó junto a la rubia.

    - Así es –respondió Kevin- Es de tipo roca.

    -¿¡Como!?- exclamó extrañada Angie- Pero si se ve tan liso y suave...

    - Las apariencias engañan-dijeron al unísono el pelinegro y el de Pueblo Caoba.


    - ¡Acaba Sudowoodo con otro Lanzarrocas!


    Finalmente el Pokemon impostor con la sonrisa en la cara lanzó otro peñasco al ave que cayó derrotada.


    - Ha sido culpa mía-meditó Eric mientras hacia regresar al Pidgeot a su pokeball-¡Y ahora voy a arreglarlo!-pensó mientras arrojaba otra pokeball.


    Eric lanzó la pokeball al aire de la que salió el característico rayo blanco, sin embargo este no toco la tierra sino que se introdujo en el agua. Al instante tanto Jean como el propio Eric miraron el árbitro posiblemente preguntándose por la legalidad de la acción, no indicando este nada.


    - ¡Hidropulso!-exclamó Eric.


    Obedeciendo a su entrenador el Pokemon oculto, presumiblemente acuático, lanzó desde su hídrico refugio una andanada de esferas acuáticas de tamaño algo superior a un balón de baloncesto hacia el Pokemon impostor que con cara de autentico pavor tenía serias dificultades para evitarlas.


    - ¡Sudowoodo usa Tajo Aéreo contra el agua!


    El rocoso Pokemon paro durante un momento de temblar para comenzar a crear una esfera de huracanado viento en sus manos para lanzarlo contra la superficie del agua , levantando una gran cantidad de la misma.


    - Creía que te gustaba combatir de un modo directo, Eric-dijo Jean esbozando una pequeña sonrisa.


    - Tengo un amigo que le gustan este tipo de cosas, pero tienes razón no es lo mío-contestó el de Pueblo Paleta también con una sonrisa -¡Acua Cola!-exclamó con potencia.


    De esa gran masa de agua el Pokemon de Eric emergió con su cola envuelta de una masa de agua embravecida, golpeando con ella al Pokemon de roca, con tal potencia que apunto estuvo de hacerlo caer al agua.


    - ¡Godak!


    El Pokemon se posó en la superficie flotante dejando que todo el mundo lo observara, un Pokemon que alcanzaba los ciento setenta de altura con una coloración azul en todo su cuerpo, a excepción de las membranas de sus palmeadas extremidades así como su pico, de una suave tonalidad amarilla. También presentaba un color distante al azul la llamativa perla roja situada en la frente del palmípedo.


    - ¿Ese el Golduck?- dijo Izumi que acababa de llegar y necesitaba aire-¿Qué querías cambiar por tu Kingler?-preguntó la ojiazul a AJ.


    - Eso fue hace mucho-respondió AJ-Reconozco que Kingler no es el Pokemon de agua que más me guste, pero le he cogido mucho cariño a Hammer y nunca lo cambiaría- añadió mirando de reojo a Izumi, estaba claro que no le había gustado ese comentario.


    - Sudowoodo usa Mazazo-pidió Jean

    - ¡Esquívalo!-exclamó Eric


    El falso Pokemon planta inició el verdoso fulgor de la técnica de ese tipo para lanzarse en una veloz embestida que el Pokemon ribereño evitó usando el agua derramada en la plataforma para deslizarse.


    - ¡Patada Baja!-gritó Jean.


    Habiéndose pasado de frenada el Pokemon rocoso aprovechó que tenía a la criatura azulada dándole la espalda para lanzarse a ras de suelo con la pierna por delante con toda la intención de atacar la pata de su oponente.


    - Hidropulso-dijo el de Paleta con tono victorioso.


    El Pokemon palmeado hizo gala de una buena agilidad, más al menos que el leño de su oponente, para hacer una increíble voltereta sobre el Sudowoodo y duchándolo con la fría esfera acuática consiguiendo que el Pokemon de acusada hidrofobia gritara antes de ser derrotado.


    - Bien hecho Sudowoodo-dijo Jean haciendo regresar a su Pokemon a la pokeball- ¡Vamos Hypno!


    -Hyp...no-expresó pausadamente el Pokemon psíquico moviendo el péndulo.


    - Kevin ¿es cierto eso de los casos de pedofilia en Hypnos?-preguntó AJ.

    -¡¿Por qué quiere saber eso, pequeño enfermo?!-exclamó Izumi.

    - Curiosidad.

    - Hasta lo que se son solo rumores derivados del comportamiento de Hypno que aleja a sus “presas” para absorber sus sueños.

    - ¿Qué significa pedofilia?-preguntó repentinamente Angie.

    - Pues...-comenzó a decir AJ no sabiendo muy bien con que seguir.

    - Y...-añadió Izumi tratando de ayudar.

    - ¿Tu que crees que es?- le preguntó Kevin.

    ¿Tiene algo que ver con filiar y pedos?-volvió a preguntar la niña con inocencia.

    - Exactamente-añadió el joven de mayor edad, obviamente mintiendo.

    - Pues debería ser una acción punible castigada con la máxima pena en el código penal de cualquier región- dijo Angie dándose contenta con la respuesta del de Caoba.


    Con evidente ignorancia respecto a la espinosa conversación y a la extraña respuesta con la que fue sentenciada en el campo ya había comenzado el combate con un intercambio de Hidropulsos y Bolas Sombras por parte de los contendientes.


    - ¡Hypno usa Onda Certera!-exclamó el de Johto

    - ¡Rayo Hielo!-clamó Eric.

    El Pokemon amarillo comenzó a generar una fulgurante esfera roja entre sus manos que cuando había adquirido suficiente grosor la lanzó hacia el Golduck que por su parte abrió su pico lanzando el zigzagueante pulso de energía helada. Ambos poderosos ataques se dirigían velozmente hacia el otro, sin embargo en vez de colisionar en una poderosa, y típica, explosión se ignoraron consiguiendo impactar contra su oponente.

    -¡Cabezazo Zen!- gritó Jean.


    El Pokemon psíquico se reincorporó enseguida lanzándose contra el Pokemon de agua, que aun estaba intentando levantarse, mientras que acumulaba energía mental en un punto de la cabeza que adquirió una tonalidad azulina


    - No le va dar tiempo a girarse para el Acua Cola -observó Eric-¡Cabezazo Zen!


    El pato recién incomparado encendió con el fulgor azulino la perla roja de su cabeza y extendiéndose a la zonas cercanas a la joya, conectándose ambos Pokemon un duro cabezazo que les dejó tirados por el suelo, derrotados.


    -Pero si casi no han hecho nada-dijo Angie disgustada por lo rápido que habían caído ambos Pokemon.

    - La cabeza suele ser una parte sensible-dijo Kevin a modo de explicación.


    Cuando recogía al tapir amarillo Jean inspiró mientras buscaba su siguiente pokeball, la que contenía al Pokemon que según el sería perfecto para el último combate.


    - ¡Vamos Croconaw!-exclamó lanzando con orgullo el último Pokemon .

    - ¡Crooow!- bramó el cocodrilo contagiado del entusiasmo de su entrenador.


    - Bien, supongo que Pikachu podrá con el –pensó Eric con la pokeball del roedor agarrado, sin embargo notó como otra pokeball se agitaba violentamente deseando salir, tanto que el rayo blanco se manifestó en el campo antes de que el de Paleta hubiera liberado al Pokemon eléctrico.


    - ¡Chaaar!-gruñó igualmente motivado el lagarto de fuego

    - No esperaba esto-se dijo para si Eric, guardando la pokeball de Pikachu- Venga ¡Vamos Charmeleon!


    - ¡Croconaw usa Pistola de Agua!

    - ¡Lanzallamas!


    Ambos reptiles lanzaron los ataques de sus respectivos tipos, colisionando estos en una gruesa nube de vapor.


    - ¡Mordisco!- exclamó el castaño de Johto.

    - Cuchillada- dijo ahora el castaño de Kanto.


    El aligator atravesó de la nube de vapor con la boca bien abierta enseñando sus filosos y ahora brillantes colmillos consiguiendo hincarlos en el hombro del pseudo camaleón que tras un gritó de dolor consiguió quitárselo con un zarpazo en el costado.


    - ¡Croconaw usa Surf!-Gritó Jean.


    El lagarto azul dio un salto hacia atrás para colocarse en una plataforma anexa para alzarlos brazos, provocando que el agua a su alrededor se arremolinara creando una gran ola para montarla con presteza y dirigirla contra el lagarto de piel roja.


    - ¡Charmeleon usa Sofoco!- bramó Eric.


    “Charmeleon presta atención a ese ataque-pidió Eric a su Pokemon que junto a el seguía en el banquillo a lo que el lagarto ígneo respondió fijándose, todo lo bien que la tormenta de arena permitía, en el Pokemon del líder del gimnasio”


    El reptil cerró los ojos haciendo que su ya roja piel adquiriera un fulgurante color carmesí que dañaba la vista para acto seguido liberar un intensísimo chorro de energía calórica que impacto contra la ola convirtiéndola en una mezcla de denso vapor y de pequeñas gotas que no suponían mayor peligro.


    -¡Muy bien!-comentó entusiasmada Angie en la grada- Eric ha sabido contrarrestar probablemente el ataque más peligroso que tiene Croconaw.


    - Pero...- comenzó a decir Izumi- Probablemente ese era también el ataque más poderoso de Charmeleon.

    - Además del efecto secundario de Sofoco-añadió AJ.

    - Y no olvides que tanta humedad y vapor no beneficia en nada a Charmeleon-intervino finalmente Kevin.

    - Jo, siempre me cortáis el rollo-murmuró la rubia por lo bajo.


    - ¡Croconaw usa Colmillo Hielo!-ordenó Jean.


    El cocodrilo abrió sus boca enseñando sus dientes enfundados en un gélido vapor que rápidamente clavó en la piel del lagarto rojizo , la piel de este estaba considerablemente mojada por la humedad por lo que no era de extrañar que esta se congelara , sumiendo al Charmeleon en un bloque de hielo a excepción de la punta de la cola.


    ¡Y ahora usa Danza Dragón! Volvió a decir Jean que no podía evitar notar un regustillo a victoria.


    - ¡Sofoco!-repitió Eric.


    El Pokemon congelado volvió a encender el fulgor carmesí en su cuerpo haciendo que el bloque de hielo se derritiera además de lanzar otra bocanada de energía incandescente que si bien no era ni la mitad de potente que la anterior sirvió para cesar la técnica del incremento que estaba a punto de usar Jean.


    - Cuchillada-sentenció Jean que pensó que sería mejor no ir por las ramas.

    - Cuchillada tu también- contestó Eric.


    El Pokemon llameante se giró un momento para ver a su entrenador para luego alzo el brazo , notándolo viscoso y de tacto desagradable por la bochornosa humedad , sin embargo un chispazo azul se encendió en sus ojos ; acto seguido su cuerpo se vió rodeado de un fuego cerúleo similar a la táctica que su enemigo había intentado usar , sin embargo este se concentró notablemente en brazo levantado haciendo que las garras del fogoso reptil sufrieran una elongación acompañadas de un resplandor verde azulino , conectando acto seguido un zarpazo al Croconaw a la par que este hacia lo propio con su ataque Cuchillada, provocándose una mini explosión por el contacto entre los energéticos zarpazos.


    - ¿Charmeleon?-preguntó Eric.

    -¿Croconaw?- dijo con igual tono Jean.


    La nube provocada por la mini explosión lentamente comenzaba a desvanecerse mostrando una figura reptiliana tumbada en el suelo junto a una figura reptilica erguida...Lo cual no era de mucha ayuda.


    - ¡Chaaar miii leon!-gritó con fuerza el Pokemon de fuego a la par que la llama de su cola ardía descontroladamente, esto dispersó los restos de la pequeña detonación mostrando al orgulloso lagarto colorado rugiendo en mitad de la plataforma flotante así como al Croconaw exhausto a su lado, confirmando el paso del chaval de ojos claros de pueblo Paleta a la siguiente ronda de la Liga Pokemon, donde ya esperaban sus dos amigos así como nuevos entrenadores que determinarían la conclusión de tan magno evento.
    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Respondiendo comentarios

    De nuevo Kiwi gracias por pasar por aquí. Sep Jean tendra su peso más adelante, y aún más en capítulos que aun tengo que escribir. En lo referente al videojuego de Izumi:
    [​IMG][​IMG]





    En lo referente a la pony marina se explica creo recordar en el capitulo seis. Y si aun así no quedara claro, cosa posible, simplemente dilo que no tengo inconveniente ninguno en explicarlo. Esto va para ti y para cualquiera que siga el fic. Supongo que es obvio pero no viene mal aclararlo

    Lo del sueño es importante aunque estaremos un tiempo sin saber de el lado drogado místico de AJ.

    Aprovecho para decir aquí también que en este capitulo uso un flashback...Pero que algo me dice que no esta muy logrado¿Alguna sugerencia?

    También ya he creado el spoiler para ir rellenando datos de los personajes, confió en poner alguno pronto.

    Gracias y hasta la próxima
     
  4. Threadmarks: Capitulo 13
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    84
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5902
    CAPITULO 13: PASIÓN VERSUS PERCEPCIÓN


    El lagarto de piel carmesí siguió emitió un par de bocanadas ígneas una vez que el árbitro confirmo su victoria y por tanto la de su entrenador el cual se acercó a Jean estrechando deportivamente la mano, gesto que el de Ciudad Cerezo correspondió amistosamente


    -No tenía claro que fuera a ganar Eric-comentó Angie.

    -Yo tampoco-admitió AJ a la par que hacía un gesto a los combatientes para que se acercaran.

    -Además parece que Charmeleon ha aprendido Garra Dragón-añadió Kevin- Ese ataque le puede ayudar mucho.

    -Felicidades por la victoria, Eric-dijo Izumi al susodicho.

    -Muchas gracias-respondió sinceramente el chico de cabello a caballo entre el castaño y el rubio- pero este de aquí me lo ha puesto muy difícil-reconoció mientras echaba su brazo por encima del hombro del de Ciudad Cerezo para luego soltar una carcajada.

    -Lo hemos hecho lo mejor que hemos podido-reconoció Jean


    -Se ruega a los entrenadores que acudan al recinto principal para ver los emparejamientos para la siguiente ronda-dijo repentinamente la voz del altavoz.


    El grupo se dirigió hacia donde indicaba la voz con la intención de saber quién era su adversario si bien se podía observar en la actitud de los jóvenes que tanto Angie como Jean caminaban notablemente más tranquilos que el resto.


    - ¿Queda mucho de torneo? -preguntó la pequeña rubia que probablemente se aburría por no poder competir.

    -Si no me equivoco-comenzó a decir Jean- la próxima ronda es la última de tres Pokemon y quedarían cuatro combates de seis Pokemon-trató de explicar el de Ciudad Cerezo.


    -Es que ver los combates está muy bien- dijo Angie – pero una se aburre pasado cierto tiempo.


    -Podemos practicar si quieres- dijo ofreciéndose el castaño- Yo ya tengo poco que hacer aquí.


    Poco rato después llegaron al recinto principal donde se hacía palpable que había menos gente que en los días previos, allí esperaba Helena que al ver llegar al grupo levanto amistosamente la mano en señal de saludo para acto seguido señalar la pantalla donde se veían los enfrentamientos. Viendo como al pelinegro de pueblo Paleta le tocaba enfrentarse contra la rubia que les estaba esperando, por otro lado, a Izumi le tocaba contra el muchacho de Pueblo Caoba y finalmente el entrenador del Charmeleon debería hacer frente a Richie que no estaba allí presente.


    -Buena suerte -dijo Helena ofreciendo la mano al que sería su oponente- pero no demasiada-añadió sonriente.


    - Igualmente -respondió AJ imitando el gesto.


    - ¡Vamos AJ, hemos de prepararnos para mañana! -dijo Izumi que agarró a AJ por el cuello de la camiseta arrastrándolo hacia fuera del recinto.


    -Pero...pero-trataba de decir AJ que, parte sorprendido por la repentina acción y parte porque le cortaba la respiración, no pudo continuar.


    Así mientras Izumi arrastraba al chico, de mayor peso y altura que ella, el trío restante no podía evitar el bizarro escenario hasta que el igualmente bizarro dúo desapareció por el horizonte.


    - ¿Y vosotros que vais a hacer? -preguntó Angie a Kevin y Helena para encontrarse que ese par también habían desaparecido, probablemente con la misma intención que el otro dúo.


    -Esto es un poco ridículo-apuntó Jean a la vez que cogió a Eric del cuello de la camiseta evitándole al de Paleta la tentación de irse también.


    Los tres restantes acordaron descansar un poco para luego ayudar a Eric para el combate contra Richie separándose tras lograr lo que, según ellos, era una buena decisión, lo que no se podía negar es que era más lógica que otras que se tomaban no muy lejos de allí.


    - ¡Vamos chicos vamos! -arengaba Izumi a sus Pokemon.


    Los gritos de Izumi resonaban por las llanuras de la Meseta Añil adyacentes a donde estaban construidos los principales recintos, gritos que incitaban a sus Pokemon de la muchacha a correr lo que si bien no era un mal ejercicio tampoco era probablemente la mejor idea teniendo en cuenta la elevada temperatura que junto a la moderada altitud de la planicie suponían un sobreesfuerzo agotador.


    -Bien pa...-comenzó a decir Izumi que se vio obligada a hacer una pausa por la momentánea falta de oxígeno- parad y descansemos un rato.


    Al oír eso los Pokemon de la chica prácticamente se arrastraron hasta debajo del único árbol cercano con suficiente volumen para cobijarlos a todos.


    -Waar to-exclamó la tortuga azul desplomándose una vez había llegado a la sombra.

    - ¡Skaaaar! -exclamó el ave de metal molesta por el calor que de una revolada se encaramó a la cima del árbol tratando de encontrar frescor entre sus hojas.


    -Quizás me he pasado un poco-dijo la chica recostándose en el tronco del árbol.

    -¿Tú crees?-añadió AJ también bajo el árbol con tono irónico.


    La muchacha no debía tener muchas ganas de discutir ya que simplemente se secó el abundante sudor de la frente e hizo hueco para que su Growlithe se acurrucara junto a ella, acusando el can no tanto el calor como la altura.


    -Piensa AJ que si ganamos estaremos en los octavos de final-comentó Izumi visiblemente emocionada.

    -Ya- añadió AJ más concentrado en la gota de sudor que le bajaba frente abajo- ¿Cuáles Pokemon vas a utilizar para mañana?

    - Pues creo que estos tres estarán bien-dijo Izumi- Kiba me ayudara contra su Skarmory y su Skorupi y por otro lado Zelvy y Mory son dos de los Pokemon más fuertes que tengo.

    -Warto- afirmó el tortugo descaradamente.


    - ¿Y tú?- preguntó la chica

    -Pues no lo sé-respondió AJ- solo sé que Helena tiene un Dragonair y no tengo ningún Pokemon muy efectivo contra los de tipo Dragón.


    -Razón de más para entrenar ¿No te parece? -le sugirió Izumi.

    -Sí quizás sí- meditó el pelinegro reincorporándose.

    -De todos modos, buena suerte para mañana- añadió la joven- Helena parece muy buena.

    -Lo mismo creo yo de Kevin-respondió el chico.

    -Y Richie tampoco parece un oponente fácil para Eric- intervino ahora Izumi- Pero-dijo mientras se levantaba-Nadie ha dicho que esto fuera fácil.


    -Así es- concluyó AJ dispuesto a entrenar ahora que el calor había aflojado.


    El sol brillaba con inusitada fuerza para ser las nueve de la mañana y ese calor era aún más intenso en el campo de combate donde iba celebrarse tal evento esta vez entre Eric de Pueblo Paleta contra Richie otorgándole al vencedor el acceso a octavos de final.


    -Comienza el combate entre Eric y Richie-declaró el árbitro-Comenzad.


    Rápidamente la pokeball del chaval con gorra se abrió dejando ver a su pokemon siendo este un ave de poco tamaño, solo setenta centímetros de altura, pero indudablemente imponente, el ave en cuestión tenía el plumaje trasero de una elegante tonalidad negro azulada color que combinaba con el rojo de la parte delantera, rojo que a su vez limitaba con el plumaje blanco del bajo vientre el ave además contaba con una cola formada por los alargadas plumas negro-azuladas acabadas en una filosa punta roja aunque parecían más decorativas que para combatir, a diferencia del corto pico amarillo y las lustrosas patas encarnadas acabadas en unas picudas garras negras


    -¡Suelou!-trinó la ave


    -Swellow: el Pokemon Buche: Este Pokemon vuela muy alto dibujando elegantes arcos en cielo, se somete en el agua con rapidez y eficacia en cuando detecta una presa, se sabe que los Swellow son muy escrupulosos con el cuidado de sus plumas- fue lo que dijo la pokedex de Jean, sentado en la grada junto a Angie y preparados ambos para ver el primer combate de esta nueva ronda.


    -Bien-dijo Eric mientras lanzaba su pokeball de la cual surgió su roedor eléctrico


    - ¡Kaaa! -exclamó el mamífero cuando tocó la suave arena del terreno de combate


    - ¡Impactrueno! -clamó Eric


    El roedor rápidamente acumuló energía en sus rojas mejillas para lanzar una descarga de moderada intensidad contra el ave que eludió sin ningún problema gracias a su buena velocidad


    -La habilidad de Pikachu es Estática-pensó Richie, siendo buen conocedor de la especie-Así que será mejor mantener la distancia ¡Rose usa Tajo Aéreo! -exclamó en voz alta.


    Rose evitó las descargas para acumular en la punta de su ala una esfera de embravecido viento para luego lanzarla contra su amarillo oponente


    - Pikachu esquívalo con Ataque Rápido-dijo Eric ante el ataque volador

    -Rose Ataque Rápido tú también-pidió Richie


    Así el veloz roedor esquivó el ataque dejando una característica estela blanca mientras encaraba a su no menos veloz oponente que tenía las mismas intenciones


    - ¡Pikachu gira a la izquierda! -gritó Eric- ¡Y Portazo!


    El roedor alimonado obedeció dando un brusco quiebro a la izquierda, desorientando a la pájara de su oponente y permitiéndole alcanzar la espalda para golpearle con contundencia con su compacto cuerpo.


    - ¡Rose usa Ala de Acero! -exclamó Richie aprovechando que el roedor se había tenido que acercar.

    -Suee.

    - ¡Impactrueno! -clamó Eric


    El orejudo eléctrico fue más rápido que su oponente permitiéndole asestar la descarga al Pokemon plumífero, sin embargo, esta no se dejó amilanar y golpeó al Pikachu con su férreo aletazo.


    -Creo que necesitaremos algo más contundente-pensó Eric- ¡Rayo!

    - ¡Esquívalo Rose! -vociferó Richie sabiendo de lo letal de ese ataque para su Pokemon


    El ave de Hoenn intentó eludir la saeta eléctrica, pero al intentarlo no pudo, quizás el anterior ataque la había paralizado impidiéndole reaccionar, el resultado era que el ave no pudo evitar la descarga eléctrica pero quizás por un tipo de estrategia, o bien por simple costumbre, clavó sus afilas plumas traseras en el arenoso suelo, así como la punta de las alas.


    -Acabemos Pikachu con Ataque Rápido.

    - ¡Rose usa Imagen!


    El roedor se acercó velozmente con la intención de embestir al Pokemon volador, no esperaba que esta se levantara del suelo para encender una intensa aura ambarina alrededor que rápidamente duplicó su tamaño para, acto seguido, lanzarse contra el alimonado mamífero que se vio arrastrado hacia el otro lado del campo e inconsciente.


    -El ganador es Swellow-dictaminó el árbitro alzando sus banderas.


    - ¡Vaya! -exclamó Angie sorprendida- No me esperaba ese resultado.

    -Yo tampoco-admitió Jean-Veamos como continua-agregó el de Ciudad Cerezo inclinándose sobre su asiento.


    -Ha sido culpa mía, me he confiado demasiado -pensó Eric mientras hacía regresar a su Pikachu a la correspondiente pokeball- ¡Pero lo arreglare ahora! -meditó mucho más optimista mientras arrojaba su siguiente esfera al campo.


    -¡Uaaaaa!-gruñó la colosal serpiente de piedra.

    -Un Onix contra un Swellow paralizado-observó Jean-un poco...excesivo ¿No crees?

    -Un poco sí-reconoció Angie.


    - ¡Rose usa Ala de Acero! -dijo Richie si bien veía el enfrentamiento más que perdido.

    - ¡Onix usa Dragoaliento! -dijo Eric.


    El ave iluminó sus alas, sin embargo, el Pokemon de tipo Roca-Tierra solo tuvo que expulsar desde su boca el condensado vapor azulino para impedir el contacto y hacer que el ave cayera derrotada al suelo.


    -Buen trabajo Rose-reconoció Richie a la derrotada pokemon que hizo volver a su esfera para rápidamente arrojar otra al escenario del combate.


    -Piuuuu-exclamó con voz grave el Pokemon recién materializado.


    El Pokemon en cuestión era de escasa estatura, no alcanzaba el metro y medio, especialmente comparado con su peso, el pokemon parecía ser una especie de crisálida de piel azulada tan dura como la misma roca, si no es que efectivamente era tal, tenía un par de oquedades de mayor tamaño donde se alojaban sus ojos de irises rojos y encima otro par de huecos más pequeños que daban la sensación de ser pestañas. También tenía la criatura en cuestión una serie de picos a ambos lados de los ojos, así como otros en la parte superior del cuerpo dando la sensación de una cresta.


    -Pupitar: el Pokemon caparazón, este Pokemon se autopropulsa expulsando gas comprimido que el mismo produce en su interior lo que le da libertad de movimientos, se dice que tiene bastante fuerza como para derribar una montaña- volvió a decir la Pokedex de Jean.


    -Es realmente duro-dijo Jean- No en vano su evolución es uno de los Pokemon más fuertes de Johto.

    - ¿Por dónde expulsara el gas? -se preguntaba Angie inmersa en sus cosas

    - ¡Onix usa Atadura!


    La serpiente de roca dio un rugido para enroscarse sobre su también pétreo oponente ejerciendo una gran presión contra el mismo


    - ¡Cruise usa Pulso Umbrio!


    El Pokemon caparazón viéndose rodeado del alargado cuerpo de su oponente cerró los ojos haciendo que su cuerpo adquiriera una tonalidad oscura, cuando los abrió esa energía se expandió como haría una onda en el agua consiguiendo golpear en varios puntos distintos al Onix que se vio obligado a soltarlo.


    - ¡Onix Dragoaliento! -pidió Eric

    - ¡Esquívalo y Golpe Roca!


    El pokemon de gran tamaño lanzó el hálito draconiano hacia su oponente que se propulsó dando un gran salto con la intención de embestir a su oponente mientras su cuerpo generaba un aura rojiza.


    - ¡Onix Cola Férrea!


    El pokemon de alargado cuerpo haciendo gala de una buena velocidad, teniendo en cuenta su altura y peso, tensó la parte final de su cuerpo y la alzó para golpear al Pupilar como si de una maza se tratara, empotrándolo en el suelo.


    - ¡Onix usa Dragoaliento!

    - ¡Cruise usa Híperrayo!


    El Onix volvió a lanzar el vaporoso ataque dragón siendo este contestado por el poderoso rayo ámbar que se abrió paso sin problemas para golpear en la cabeza al Pokemon alargado, zona muy sensible de su cuerpo ya que se derrumbó cayendo al suelo


    -Piu pitar-jadeó el Pokemon pupa debido al ataque que acababa de usar

    -¡Onix, levanta grandullón!-animó Eric a su Pokemon


    -¡Oooooa!-gruñó la colosal torre mientras se levantaba


    -¡Cruise usa Fuerza Bruta!-Dijo Richie dando lo que él pensaba que era el golpe final

    -¡Onix usa Cola Férrea!.


    El pokemon pupa azul una vez se había repuesto del anterior ataque se lanzó usando su propulsión especial mientras su cuerpo iba adquiriendo un aura rojiza muy superior a la mostrada por el Golpe Roca mientras que Onix preparó su cola tensada al máximo como un mazo para tratar de repeler el golpe y, porque no, derrotarlo


    Ambos ataquen entraron en contacto haciendo que sus oponentes cayeran al suelo desplomados y generando un gran ruido, así como de polvo dado al peso de ambos contendientes.


    - ¡Que batalla tan emocionante! -opinó Angie- ¿Por qué yo no puedo tener una? -añadió acto seguido con un gesto de enfado hinchando las mejillas de un modo bastante cómico


    -Y pensar que podía estar combatiendo yo-dijo Jean pensando sus cosas


    Mientras tanto en el campo de batalla el árbitro ya había declarado el empate entre los dos Pokemon tipo Roca-Tierra y esperó a que el polvo se levantara para dar procedimiento al último combate.


    - ¡Adelante Zippo!-exclamó Richie lanzando una pokeball decorada con una estrella en la parte superior, como todas sus otras pokeballs.


    -¡Chaaar!-exclamó el Charmeleon recién liberado balanceando su ardiente cola al aire


    - Adelante Gold...-se apresuraba a decir Eric con la pokeball del Pokemon acuático en la mano cuando desde su bolsillo un rayo blanco se dirigió hacia el campo.


    -¡Charmilion!-exclamó el Pokemon del de Pueblo Paleta que como ya hiciera en el combate anterior decidió combatir por su cuenta.


    -Me lo veía venir-comentó Jean en la grada a Angie

    -Contra ti funcionó- respondió la interlocutora- Además se ve que el Charmeleon de Eric es un Pokemon muy competitivo.


    -Chaaar-exclamaron ambos reptiles manteniendo fija la mirada mientras balanceaban sus colas en las que se hizo obvio un crecimiento de la llama, motivados como estaban para combatir


    -Vamos a enseñar lo que hemos practicado-dijo Eric a su Pokemon- ¡Garra Dragón!

    - ¡Pantalla Humo, Zippo! -exclamó Richie


    El lagarto de Eric se lanzó hacia su congénere con su garra envuelta en el llamativo brillo azul sin embargo este lanzo desde lo más profundo de su garganta una densa nube de humo negro que lo ocultó a él, así como a buena parte del campo, impidiendo así que Charmeleon atacara


    -Charmeleon espera que salga y Cuchillada-dijo Eric quizás arrepentido por haber demostrado su ataque dragón demasiado pronto


    - ¡Zippo usa Cara Susto! -dijo Richie


    El pokemon de Eric vigilaba el denso humo negro esperando que su oponente surgiera para darle una prueba de sus garras, lo que no podía esperar era que del humo surgiera una cabeza de Charmeleon con un semblante oscurecido especialmente en la zona cercana a los ojos lo que le daba un aspecto terrorífico, hasta el punto de que el pokemon atacante frenó la ofensiva de las garras y se vio obligado a retroceder


    -¡Zippo Lanzallamas!-exclamó Richie

    -Esquívalo-dijo Eric


    El pokemon del chico con cabello entre castaño y rubio intentó reaccionar sin embargo aquella visión había debido de asustarle ya que no pudo evitar la bocanada ígnea, a bocajarro, de su oponente.


    -Charmeleon aléjate y Lanzallamas-dijo Eric viendo que esto se le iba de las manos

    -Zippo esquívalo y Furia Dragón-dijo Richie mucho más tranquilo.


    El Charmeleon sin mote, algo recuperado, dio un paso atrás para lanzar varias hondonadas de su poderoso ataque de fuego que su homónimo evitó, este viendo que sería difícil un ataque frontal dio un salto de considerable altura para lanzar desde sus fauces una chisporroteante esfera de fuego azulado que impacto contra el pecho de su oponente derribándolo.


    -Otro Furia Dragón-pidió Richie


    - ¡Charmeleon Sofoco! -gritó Eric


    Ante el ataque dragón de Zippo el Pokemon de Eric se alzó con piel cubierta de un intenso color rojo que sobrepasó por mucho la esfera draconiana e impactó a su oponente.


    - ¡Bien hecho Charmeleon! -animó el de pueblo Paleta a su Pokemon.


    -Chaaar-exclamó cansado el reptil de Eric


    - ¡Zippo usa Garra Umbría!

    -Charmeleon usa Garra Dragón.


    Ambos reptiles visiblemente cansados se lanzaron en pos de su adversario uno con su garra envuelta en una fantasmal aura, el otro recubierta del fulgor azul enzarzándose en un duro intercambio de golpes y pese a que se vieran obligados a usar sus ataques con la intención de desviar los de su enemigo no era extrañar que ambos Pokemon conectaran un duro golpe a su enemigo, en el pecho del reptil con mote y en el abdomen de lagarto de pueblo Paleta.


    -Zippo.

    -Charmeleon.


    Ambos Pokemon al oír a sus entrenadores llamarlos sacaron fuerzas de flaqueza para levantarse especialmente para el Pokemon de Eric que se veía especialmente fatigado y sin embargo para sorpresa de todos los espectadores, y quizás para el propio Pokemon este se vio envuelto en una intensa luz blanca a la par que su figura comenzaba a difuminarse.


    - ¿Estará...? -comenzó a decir Jean- ¿Evolucionando?


    -Chaaaar... ¡mi! -gritó el lagarto de Pueblo Paleta que se deshizo del aura blanca del proceso evolutivo para luego lanzar una fiera mirada y un rugido a su oponente.


    -Charmeleon- se dijo para sí mismo Eric claramente contrariado por aquel hecho.


    -¡Zippo Lanzallamas!

    -¡Charmeleon Lanzallamas!


    Finalmente, los reptiles flamígeros expulsaron la corriente llameante que en vez de chocar y explotar pasaron una al lado de la otra sin estorbarse impactando en el cuerpo de su oponente.


    Los lagartos ojiazules mantuvieron fija la mirada tratando de ganar la guerra psicológica, sin embargo y pese a la fortaleza mental el Pokemon de Eric no pudo hacer nada para no caer inconsciente demostrando que su físico no daba para más.


    - ¡El ganador es Richie! -declaró el árbitro alzando la bandera.


    -Ha sido raro-dijo Jean mientras se levantaba para aplaudir al ganador.

    - ¿Te refieres a lo de la evolución? -preguntó la rubia imitando el gesto.

    -Así es-respondió Jean- y además... ¿Por cierto? -dijo cambiando de tema- ¿Cuándo le toca combatir a AJ?

    -Creo que de cinco a siete minutos-calculó la muchacha.

    -Ve a verlos si quieres- dijo Jean -yo me quedaré con Eric e iremos para allá-.


    La rubia abandono el estadio en el que libró el combate del muchacho de Pueblo Paleta, corriendo con su coleta al viento hacia el estadio al norte de este con la intención de ver al otro joven de Pueblo Paleta, precisamente el estadio donde el recién derrotado Eric y Jean libraron su anterior combate


    El sol estaba en su cenit sobre susodicho estadio, pese a ello mucha gente estaba congregada en las gradas dispuesto a ver a los entrenadores, algunos, quizás, atraídos por las buenas actuaciones de sendos combatientes, otros para ver algunos Pokemon que no eran comunes como podían ser Aerodactyl o Dragonair y otros, más de los que cabía esperar, para ver a la agraciada joven rubia


    - Mucho calor-pensó AJ para sí mientras veía su rostro reflejado en el campo de agua en el que se libraría el combate, estaba claro que no le gustaban las altas temperaturas


    - ¡Hola! -Helena que se había acercado al joven de Paleta- Aún quedan unos minutos para empezar ¡y lo estoy deseando! -reconoció la joven.

    -Yo también-admitió AJ que se pasó la mano por la frente para secarse el sudor.

    - Pero- continuó la chica con un tono más serio- yo ganaré-añadió sonriente, aunque con igual tono serio a la par que estiraba el brazo para ofrecerle un saludo.

    - Eso habrá que verlo-respondió el pelinegro aceptando el saludo.

    - Colocaros en vuestras posiciones-dijo el arbitró que comprobaba su reloj para dar comienzo al combate justo cuando estaba indicado


    Mientras los jóvenes se situaban en sus lados respectivos la gente seguía entrando al estadio incluyendo a la chica de la coleta que nada más entrar oteó las gradas buscando una cara conocida


    - ¡Angie, aquí! -dijo Kevin alzando el brazo para que lo viera


    La niña encontró al muchacho de Pueblo Caoba para luego hacerse paso entre la gente para sentarse junto al joven que, aunque callado ella consideraba su amigo, aunque solo fuera por el tiempo habían compartido en las gradas.


    - ¿No deberías estar preparando tu combate? -preguntó Angie ya sentada.

    - Lo que no haya hecho en todo este tiempo no lo voy a hacer en un par de horas-dijo con calma Kevin-Solo quiero ver un buen combate.

    -Parece que Izumi no piensa lo mismo-pensó Angie que miró a ambos lados sin encontrársela-¿Y quién quieres que gane?

    -Bueno-meditó el chico del noreste- Helena es mi amiga desde hace mucho, pero si AJ consigue cerrarle la boca durante unos días no me importaría-reconoció para luego reír abiertamente

    - Creo que es la primera vez que te veo reír-respondió Angie que ya se fijaba en el campo de combate

    - Sí, lo sé-dijo con tono nostálgico el joven de camiseta ocre.


    - ¡Comienza el combate entre Helena y AJ! -decretó el árbitro que acto seguido indicó al pelo moreno que era el quien debía elegir primero


    -Vamos allá-pensó AJ viendo es acuático escenario- ¡Hydra! -añadió arrojando la pokeball


    - ¡Draaa! -exclamo la Hipocampa en el agua.


    -Mi turno-dijo Helena arrojando su pokeball


    El Pokemon escogido por la chica rubia era un Pokemon con forma de pera además de tener el mismo color que dicha fruta, su piel amarillenta estaba salpicada de pequeñas manchas verde oscuro y desde ambos lados de su cuerpo se extendían unas largas hojas verdes, no tenía en cambio una boca visible, no al menos donde era de esperar ya que si contaba en la parte superior de su cuerpo una abertura donde asomaban dos afilados dientes y debajo de dicha “boca” unos ojos semicirculares con los que escrutó a su oponente, finalmente encima de esa boca contaba con una hoja, que parecería hacer de tapa, y de la cual se extendía un larga cepa acabada en un mechón amarillo.


    - ¡Beeel! -clamó el Pokemon planta-veneno con un tono de voz sorpresivamente alto.


    - ¡Hydra usa Dragoaliento! -dijo AJ apuntando al Pokemon planta

    - ¡Victreebel! esquívalo y Hoja Afilada-exclamó la rubia


    La Pokemon azul lanzó su chorro de vapor draconiano hacia el Pokemon de doble tipo que con una agilidad sorprende para un Pokemon de ese tipo, más aún careciendo de extremidades propiamente dichas, lo eludió y agitó sus hojas para lanzar una cortante serie de filosas hojas, ataque que AJ conocía muy bien.


    - ¡Hydra bajo el agua! -dijo el de pueblo Paleta viéndose sorprendido por la velocidad de su oponente.


    - Parecía que Seadra era más rápido que ese Pokemon-comentó Angie en las gradas

    - Lo es-afirmó Kevin- pero Victreebel cuenta con una habilidad llamada Clorofila...-

    - Como los chicles-interrumpió Angie

    - Algo así-dijo Kevin con una gruesa gota de sudor-Esa habilidad hace que, más o menos, dupliqué su velocidad en climas calurosos o con mucho sol.

    - Pero la velocidad duplicada es mucha velocidad-dijo Angie con los ojos centrados en el combate


    - No te esconderás de nosotros-exclamó Helena con una sonrisa- ¡Rayo Solar!


    El Pokemon Matamoscas flexiono un cuerpo para dar un pequeño salto mientras sus tres hojas comenzaban a adquirir un fulgor albo luego dio una voltereta en el aire para quedar su boca apuntando hacia el agua y disparar un potente corriente de energía solar hacia donde, presumiblemente se encontraba el Pokemon de agua.


    - ¡Hydra esquívalo! -gritó AJ visiblemente nervioso ya que además del poder de ese ataque él no sabía exactamente la posición de su Pokemon.


    La potente columna de luz entró en el agua levantando una gran cantidad de la misma, cuando no evaporándola, y entre esa agua una muy magullada Seadra.


    - ¡Hydra usa Rayo Burbuja! -dijo AJ que todavía no había conseguido atacar a su oponente

    - Látigo Cepa-ordenó confiada Helena


    Ante la ya archiconocida hondonada de burbujas de la Pokemon acuática el Pokemon de tipo dual desplegó el látigo de su espalda con el que deshizo todas las pompas.


    - ¡Hydra usa Agilidad y Rayo Hielo! -pidió AJ


    Una vez la Pokemon acuática había contactado con la mermada masa acuática inició el ligero fulgor azul que aumentaba su velocidad para luego nadar velozmente alrededor de la plataforma donde esperaba su enemigo y lanzar desde su hocico-boca tubular una serie de gélidas descargas.


    - ¡Victreebel salta! -dijo Helena que se había mantenido muy tranquila durante todo el combate.

    - Viiic-chilló el Pokemon de tipo dual con su gritona voz


    El Pokemon planta flexionó su cuerpo de nuevo, además de apoyarse con su látigo para alcanzar más altura y poder eludir todos los Rayos Hielos


    -Rayo Hielo-volvió a pedir AJ sabiendo que en aire no podría esquivar además de que el ataque de hielo no era uno que pudiera defenderse con látigo cepa


    -También tenemos defensa para esto-dijo Helena como leyendo la mente a su enemigo --¡Meteorobola!


    Obedeciendo a su entrenadora el Pokemon Matamoscas lanzó desde su “boca” una reluciente esfera blanca que al entrar en contacto con el aire se prendió de fuego para luego entrar en contacto con el Rayo Hielo, y si bien es cierto que el ataque del Victreebel no llego a impactar contra la Seadra si sirvió para inutilizar el Rayo Hielo.


    - Va a ver que innovar un poco-pensó AJ viendo como cada cosa que intentaba era superada por la joven y su Pokemon – ¡Hydra nuestra combinación! -dijo AJ.


    La Seadra miró a su entrenador un breve instante para luego ejecutar la combinación que habían estado practicando, lanzando la archiconocida lluvia de burbujas con la diferencia de que estas parecían llevar una suerte de gas cerúleo dentro.


    -¡Victreebel rómpelas!.


    El Pokemon planta volvió a valerse de su látigo cepa para estallar las pompas lo que hizo que estas al estallar liberaran el gas y que debido a la cercanía Victreebel no pudo evitar inhalar.


    - Ahora Bote.

    -Hoja Afilada.


    La hipocampa flexionó su cuerpo iluminando la parte baja del mismo para propulsarse y saltar con fuerza contra Victreebel, golpeándole con la parte iluminada, no contenta con ello Hydra uso el impulso del impacto para alejarse de la posible represalia de su oponente no antes sin un “frío” Rayo Hielo y todo ello frente a un Victreebel que no había podido hacer nada.


    - ¿Pero cómo?-dijo Helena visiblemente sorprendida- A no ser que...


    -Así es-dijo AJ- el gas azul era Dragoaliento y al liberarse tan cerca de tu Pokemon lo ha paralizado -revelo AJ que no pudo evitar mostrar una pequeña sonrisa – Y aún hay más ¡Bote y Rayo Hielo!


    - ¡Siiii!¡Draaa!


    La Hipocampa deseosa de ganar para su entrenador, y para ella misma, uso el ataque volador para elevarse sobre el Pokemon planta y lanzar otra vez el ataque helado


    - Una Metereobola sería arriesgado ahora-pensó Helena viendo el ataque que se avecinaba-¡Rayo Solar!


    El Victreebel hizo un esfuerzo para reincorporarse y lanzar el poderoso ataque de tipo planta hacia su oponente aun mantenida en el aire.


    Ambos ataques colisionaron generando una mayúscula explosión que alcanzo a ambos Pokemon sumiéndolos en una densa nube de negro y para cuando esta se desvaneció se pudo ver a ambos Pokemon exhaustos y totalmente derrotados.


    -Muy bien hecho-pensó AJ mientras hacía regresar a Hydra su pokeball, especialmente teniendo en cuenta como había empezado el encuentro.


    - Bien hecho-felicitó también Helena a su Pokemon mientras arrojaba su siguiente pokeball como el árbitro le había indicado.


    La pokeball voló por el cielo y cayó sobre la plataforma manifestándose su inquilino, un Pokemon que medía un metro de altura, cuadrúpedo y cuyo aspecto recordaba al de un cánido, su pelaje de color gris estaba recubierto en la parte del lomo por una mata de reluciente pelo negro que se extendía hasta la cola, si directamente no la formaba, dicho pelaje de color negro también cubría la zona desde la planta de los pies hasta poco más de la zona de la rodilla, unos orejas de forma romboidal así como irises rojos sobre pupilas amarillas y una hilera de dientes afilados terminaban por definir a ese Pokemon.


    - ¡Maaiggg! -ladró el Pokemon enseñando sus blancos dientes a la par que adoptaba una pose lista para la lucha.


    - Migthyena: Pokemon Mordisco, este Pokemon acostumbra en la naturaleza a cazar obedeciendo los comandos de un experimentado líder y junto al resto de la manada; comportamientos que extrapola cuando es capturado. Este pokemon muestra señales obvias cuando va a atacar-informó la pokedex de AJ


    - Parece ser de tipo siniestro-valoró AJ observando a su oponente-Pero no tengo aquí a Henshi y Blade está muy cansado, así que iré a lo seguro-meditó mientras arrojaba su pokeball.


    - Saaaur-exclamó el reptil mamiferoide cuando tocó la plataforma


    - ¡Maaaaigtiena! -ladró ferozmente el pokemon siniestro haciendo que Saur pese a mantener su rostro sereno retrocediera un par de pasos.


    -¡Qué miedo!-comentó Angie en la grada.

    - Es la habilidad de Mightyena, Intimidación-le explicó Kevin.


    - ¡Saur, Placaje!

    - ¡Migthyena usa Derribo!


    El pokemon planta ganó velocidad para embestir a su oponente sin embargo este cargó a mucha velocidad, hasta el punto de que un aura plateada le recubrió, si a eso le sumamos la merma del poder físico de Saur y la diferencia de tamaña el resultado fue que el pokemon planta-veneno fue despedido hacia el cielo


    -Colmillo Ígneo-dijo Helena


    El pokemon lobo-hiena dio un salto dispuesto a coger a Saur como si de un disco se tratará con la salvedad de que sus colmillos estaban inyectados en fuego


    - ¡No señora! -dijo AJ que no tenía ninguna gana de la batalla tomara el carril de la anterior- ¡Látigo Cepa!


    El pokemon planta liberó una de sus lianas consiguiendo amordazar al cánido y una vez lo tenía agarrado del hocico lo arrojo contra la, presumiblemente, dura plataforma.


    - ¡Saur usa Hoja Afilada! -dijo AJ una vez su azulado pokemon tocó la plataforma.

    - Esquívalo y Colmillo Ígneo.


    El Ivysaur sacudió su lomo lanzando la hondonada de filosas hojas que el pokemon siniestro eludió mientras su boca se iba llenando de fuego para esta vez sí, morder al pokemon, cosa que consiguió.


    -Eivy sor-exclamó el pokemon demostrando el dolor que le hacían esos lacerantes colmillos.

    - Saur usa Adaptación-pidió AJ


    El Pokemon semilla con dificultad cerró los ojos un instante para abrirlos acompañados de un sonoro gritó haciendo que las aguas circundantes se alzarán golpeando al Pokemon siniestro, como lo haría un ataque Surf, y obligando a soltar a la criatura planta-veneno.


    - ¡Vaya! No sabía que Saur podía usar ataques de agua-comentó Izumi

    - Ese ataque es Adaptación y es un ataque que varía según el terreno donde se use, si lo hubiera utilizado en un campo de roca se podría haber confundido con un ataque Avalancha-explicó Kevin


    - Saur, la combinación-dijo AJ


    El Pokemon planta dio un paso en el suelo de la plataforma mojada para agitar su bulbo liberando la ya conocida mezcla de Dulce Aroma y Polvo Veneno ante un Migthyena que aún se incorporaba


    -Este Pokemon nos va a dar más problemas de lo que pensaba-meditó Helena- ¡Migthyena usa Rugido!


    El lobo ante la ducha de esporas y para evitar que emanara demasiadas abrió la boca lanzando desde lo más profundo de su ser un terrible aullido, hasta el punto de que el Pokemon de tipo planta adquirió la forma de rayo mientras volvía a su pokeball y, por alguna razón, un Pokemon de AJ al azar salía a sustituirlo.


    -Viii-exclamó el zorro castaño que involuntariamente había salido a relevar a su compañero.


    -No contaba con esto-pensó AJ mientras se apartaba una gota de sudor de la frente.

    -¡Que mono!-comentó Helena- Pero eso no me detendrá ¡Triturar!

    - Yami esquiva con Ataque Rápido-dijo AJ.


    El siniestro cánido abrió la boca enseñando como sus dientes comenzaron a resplandor y aumentar ligeramente de tamaño para luego lanzarse el pos de su menudo contrincante que se mantenía lejos de él usando la técnica de la estela blanca.


    - No podemos estar todo el rato esquivando-pensó AJ- Si al menos el Polvo Veneno hubiera hecho efecto-deseo mientras observaba algún resto de veneno en su oponente


    Mientras el Eevee seguía eludiendo los peligrosos dientes de su enemigo y por suerte para el este resbalo sobre el suelo de la plataforma, aun mojada por el ataque de Saur, el Pokemon Evolución miro a su entrenador unos instantes, aunque no fueron necesarias las palabras, sabía que tenía que aprovecharse para golpear por lo que uso el Ataque Rápido para embestir al caído enemigo y una vez hecho eso golpear con la cola tensa como una maza en el lomo del Migthyena.


    - ¡Triturar! -gritó Helena

    - Yami apártate y Bola Sombra.


    El Eevee se dispuso a eludir con un ágil salto para luego disparar la esfera oscura, no esperaba que su adversario le hundiera sus filosos colmillos en la cola, para luego lanzarlo hacia arriba


    - ¡Híperrayo! - exclamó Helena.

    - Yami lanza una tanda de Bola Sombra-dijo AJ que ya veía el empate como único resultado positivo


    Así ante la inminente masa de energía pura que se avecinaba el pequeño zorro generó tantas esferas energía oscura como le era posible para luego lanzarlas bordeando el Hiperrayo hasta alcanzar al Pokemon siniestro


    Sendos ataques “energéticos” causaron una gran nube de humo que tapó el posible resultado, si bien ambos entrenadores se lo imaginaban...


    - ¡Empate! -declaró el árbitro- que acto seguido indicó a AJ que sacara su siguiente Pokemon.


    El chico tragó saliva y volvió a secarse el sudor, la decisión del árbitro era justa ya que Helena fue quien sacó tras en el anterior empate, pero no dejaba de ser, sin pretenderlo, algo cruel, al pelinegro solo le quedaba un Pokemon que ya había recibido varios golpes y con una obvia desventaja de tipo ya que el muchacho de Pueblo Paleta daba por sentado cual sería el siguiente pokemon de su oponente


    - ¡Sal Saur!

    -Adelante...Dragonair.
     
  5. Threadmarks: Capitulo 14
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    84
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    6018
    CAPITULO 14: APRETADOS RESULTADOS


    -Saur-exclamó el reptil mamiferoide cuando tocó la plataforma del último combate.

    - Draaaaa-exclamó la elegante serpiente azulada en cuanto se posó sobre el escenario del combate.

    - Empieza tu AJ-dijo Helena.

    - Gooo-exclamó la dragona azul agitando la cola en señal desafiante.

    - Tú lo has querido-pensó AJ- ¡Somnífero!

    -¡Eivy Sor!


    El Pokemon tipo dual comenzó a agitar la flor de su espalda haciendo que esta liberara un gran cúmulo de esporas azulinas que se precipitaron sobre la dragona que no pudo evitar lanzar un largo bostezo para luego cerrar los ojos totalmente dormida.


    - A por ella Saur-dijo AJ apuntando con su dedo al dragón durmiente.


    El Pokemon planta veneno obedeció a su entrenador lanzando contra su oponente una serie de Placajes, acompañados de algún que otro latigazo, ante una aparentemente impasible Dragonair.


    - Ya has dormido mucho ¿No te parece?-dijo Helena a su Pokemon.

    AJ y el Ivysaur estaban extrañados por esas palabras cuando vieron a su alargada oponente comenzar, aún dormida, a frotarse contra el suelo y contra si misma, resultando eso en una despierta Dragonair con un piel visiblemente más tersa y brillante que dio un par de coletazos para desprenderse de los restos de su antigua piel.


    -¡Vaya!-exclamó Angie-¿Qué ha sido eso?


    - Es la habilidad de Dragonair, Mudar-explicó Kevin- Esa habilidad permite al Pokemon recuperarse de problemas de estado.


    - Si Somnífero no funciona supongo que Polvo Veneno tampoco aunque quizás...;¡Saur usa Drenadoras!


    -¡Saur!- exclamó el Ivysaur lanzando desde el bulbo la ya conocida semilla marrón directamente hacia su adversario.


    - Creo que ya nos toca atacar-pensó Helena-¡Llamarada!


    El dragón azulino inspiró para lanzar desde su boca una gran esfera de fuego a la cual le surgieron varios apéndices que engulló a la semilla y se dirigió amenazadoramente hacia el reptil mamiferoide.


    -¡Saur usa Adaptación!


    El Pokemon planta veneno generó la masa acuática que ahogó el ataque ígneo además de dirigirse hacia su alargada oponente.


    -¡Acua Cola!-exclamó Helena.


    El Pokemon azulino generó una corriente de agua turbulenta alrededor de su perlada cola para luego introducirla sin miedo en la ola provocada por el Pokemon cuadrúpedo, asimilándola y golpeando al Ivysaur como si fuera un mazo.


    El pelinegro se rascó el pelo pensando que debía hacer, mientras a la vez se lamentaba por no haberle enseñado un ataque Dragón a Iwasa o haber reservado a Hydra para este enfrentamiento, más aún sabiendo que este escenario era bastante probable. Y para empeorarlo todo el intenso calor que hacía que molestas gotas de sudor bajaran por la frente.


    - A mi ya me toca irme-dijo Kevin mirando la hora.

    -¿Quién me explicara ahora las cosas?-preguntó Angy

    - Me imagino que ellos- dijo el de camiseta ocre señalando a Eric y Jean que venían buscando asiento, asiento que Kevin se había molestado en guardar.


    Angy vio como el chico de Pueblo Caoba se iba para encontrarse con el par que llegaba y tras un breve intercambio de palabras se despidieron, sentándose los que llegaban al lado de la rubia.


    -¿Cómo va? -preguntó Jean.

    -Este es el último Pokemon de cada uno -explicó la chica.


    AJ, como era obvio, no sabía lo sucedido en la grada y quizás tampoco demasiado atento en el combate ya que en esos momentos su mente se dividía, casi a partes iguales, entre la batalla y una botella de agua.


    -¡Acua Cola! -exclamó Helena

    -¡Látigo Cepa! -exclamó AJ con un tono que apremiaba rapidez.


    La dragona azul envolvió su cola en las turbulentas aguas para alzarla y golpear al Pokemon planta venenoso que desplegó tres de los látigos para asir al dragón e impedirle golpear mientras que con el cuarto látigo comenzó al golpear a su oponente.


    - ¡Llamarada!-exclamó Helena apuntando al florido Pokemon con su dedo índice.

    - ¡Esquívalo Saur!-exclamó AJ.


    El Pokemon dueño de los cascabeles abrió sus fauces lanzando la temible estrella ígnea obligando al Ivysaur a soltar las cepas para esquivarlas con un gran salto lateral, no pudo evitar sin embargo que una de esas lenguas de fuego le “lamiera” la pata dejando una fea quemadura que AJ notó viendo el gesto de dolor que hizo el Pokemon cuadrúpedo al tocar el suelo.


    AJ entrecerró los ojos, el sol en el cielo calinoso, el sudor deslizándose mejilla abajo, la, en cierta manera, suerte que había tenido consiguiendo empatar con Hydra y Yami los dos enfrentamientos anteriores. Sin embargo ahora con Saur quemado y con sus ataques y técnicas habituales que parecían resultar inútiles el pelinegro y el propio Ivysaur sabían perfectamente lo muy difícil que iba resultar ganar, quizás ese sentimiento compartido por Pokemon y entrenador provocó que el joven entrenador despertara ya el ya conocido y no por ello menos enigmático fulgor púrpura.


    -Saur-dijo el joven pelinegro...-comenzó a decir AJ y el Pokemon de tipo dual debió notarlo raro en la voz ya que se giró para mirar a su entrenador- da un paso atrás.


    - ¡Llamarada!-volvió a exclamar Helena


    El dragón azulado inspiro para espirar la llameante estrella ante un renqueante Saur que en parte por la quemadura de su pierna y en parte por la imponente visión del ataque ígneo permaneció inmóvil.


    AJ vio como la estrella de fuego se dirigía hacia su Pokemon, los ruidos de la grada y su propia oponente parecían haber desaparecido en cambio notaba perfectamente el crepitar de aire al paso de la estrella roja, el sonido del viento deslizándose bajo las hojas del Pokemon cuadrúpedo así como el avance a cámara lenta del ya muchas veces mencionado ataque candente.


    - Esto no puede ser bueno-pensó el joven de Pueblo Paleta notándose inmerso en ese extraño fenómeno-Pero será mejor aprovecharlo-se dijo para sí ¡Saur bordearlo con el Látigo Cepa!


    El reptil mamiferoide desplegó sus viñas usándolas como una especie de alargados pies, lanzando una de ellas detrás del dragón azul para luego dejarse arrastrar consiguiendo evitar el ataque ígneo así como ganar la espalda a su rival.


    -¡Drenadoras!


    El Pokemon planta, aún suspendido sobre sus látigos, lanzó la semilla marrón que se ancló en la espalda del Pokemon azul y liberó las enredaderas que cubrieron parte importante del Pokemon dragón, drenando energía del mismo para transmitirla al Pokemon planta, cosa que agradeció.


    -¡Ahora Saur, Placaje Propulsado!-dijo AJ


    El Ivysaur aun sostenido por sus Látigo cepas usó estos como si fueran una serie de tirachinas, propulsando su cuerpo azul verdoso para impactar contra su alargado oponente.


    -¡Repetición!-exclamó Helena.


    La Dragonair, que casi no se había movido durante todo el combate, se abalanzó ahora sobre el Pokemon de doble tipo, envolviéndolo, y pese a que AJ podía ver los movimientos ralentizados de su oponente era tal la envergadura del Pokemon que no dejaba ninguna rendija por la que el Pokemon planta pudiera huir.


    -¡Saaar!-exclamó el Pokemon dolorido a parte de por el “abrazo” de su oponente por el hecho de estar presionando sobre su piel quemada.


    -¡Draaa!-profirió también la dragona notando como las semillas le iban restando energía.


    - He de felicitarte, AJ-exclamó Helena en mitad del combate lo cual sobresaltó a AJ- Ha sido un combate muy divertido...pero ¡voy a acabar con esto ahora! ¡Llamarada!-exclamó la rubia mientras señalaba el astro rey


    La dragona se alzó con dificultad, debido tanto a las drenadoras como al hecho de intentar tener controlado a Saur, para luego lanzar la estrella ígnea hacia arriba para extrañeza de AJ y probablemente del público, que se desvaneció cuando terrible ataque tras alcanzar cierta altura comenzó a caer sobre la dragona y su atrapado contendiente.


    -¡Saur sal de ahí!-exclamó desesperado AJ.


    El Pokemon planta comenzó a revolverse tratando de liberarse, cosa que consiguió más debido a la obstinación que a que realmente le quedaran fuerzas, acto seguido se alejó del Dragonair viendo como el fuego lo engullía.


    - No creo que le haga mucho daño-pensó AJ viendo como Dragonair era calcinada por su propio ataque- Aun así, quizás podamos aprovecharnos si lanzamos un ataque poderoso -meditó el pelinegro llevándose la mano a la cabeza deseando que acabara el extraño fenómeno.


    - ¡Draaaa!-exclamó la Pokemon azulada cuando las llamas habían desparecido llevándose las drenadoras con el, si bien en cambio le dejó serias quemaduras.


    - Dragonair-comenzó a decir Helena que no podía contener una amplía sonrisa-Descanso.


    -¡No!-pensó AJ viendo totalmente impotente como el Pokemon oponente cerraba los ojos mientras su cuerpo era envuelto en una relajante aura azulina haciendo que todas las quemaduras y heridas desaparecieron.


    El pelinegro se llevo la mano a la cabeza mientras el sudor bajaba frente abajo, todo lo que Saur y el habían intentando había resultado inútil...sin embargo AJ sabía, o creía saber, muy bien lo que tenía que hacer.


    -Me rindo-dijo AJ mirando el árbitro a la par que hacía que el Ivysaur volviera a su pokeball.


    - La ganadora es Helena-dijo el árbitro alzando el banderín


    -¡Vaya!-dijo Helena- No me vas a dejar que disfrutar de la emoción de ganar-añadió mientras le estrechaba la mano al pelinegro-¿Estas bien, AJ?-añadió la rubia notando algo raro en su oponente.


    - Me duele un poco la cabeza-mintió AJ que si bien no sabía que le sucedía sí tenía claro que no era un simple dolor de cabeza-Pero se pasara.


    -¿Quieres que te acompañe al Centro Pokemon?-se ofreció Helena.


    - No gracias- se negó AJ-Puedo yo solo-añadió el derrotado entrenador que tras despedirse abandonó el estadio.


    El pelinegro abandonaba el estadio con la intención de dirigirse al Centro Pokemon para sanar a sus agotadas criaturas y quizás que le hicieran alguna revisión a el, en esas iba pensando cuando noto como el dolor aumentaba de tal manera que se vio obligado a sentarse en el suelo del pasillo que conducía a fuera del estadio con la cabeza encajada entre las piernas en un intento, algo bobo, de reducir el dolor además de para asegurarse que en caso de desmayo no se abriera la cabeza contra el suelo


    -Pues parece que no puedo yo solo-se dijo el pelinegro recordando la oferta de Helena mientras su cuerpo se desmayaba.


    Con obvia ignorancia de lo que le sucedía a AJ comenzaba el combate entre dos conocidos del mismo, entre Izumi y Kevin más concretamente, en un estadio anexo, siendo el escenario de esa batalla un suave tapete vegetal recién regado y en las mejores condiciones posibles para el inminente combate.


    -No ha venido nadie-dijo Izumi con las manos en su sudadera azul mirando a las gradas que aunque estaban llenas de gente no estaban, o al menos Izumi no veía, las personas que a ella le gustaría que estaban.


    -Buena suerte-dijo Kevin estrechando la mano de Izumi.

    - Igualmente-dijo Izumi haciendo el mismo gesto.


    Una vez haberse deseado suerte ambos entrenadores se colocaron en la posición requerida por el árbitro que cuando se había cerciorado de que todo estaba en las condiciones indicadas alzó las banderas dando inicio al combate.


    Ambos entrenadores arrojaron las pokeballs, siendo el primero en hacerlo Kevin y dejando ver a Skorupi como su elección a lo cual Izumi respondió eligiendo a su Growlithe.


    -Ruupi.

    -Grow grow-ladró el atigrado can.


    -Skorupi: Pokemon Escorpión, Pokemon nativo de la región de Sinnoh capaz de vivir tanto en terrenos áridos como en pantanos, acecha a las presas permaneciendo oculto para inyectarles su veneno-dijo la pokedex de Izumi que volvía a ser introducida en su bolsillo.


    -Skorupi es del tipo Veneno-Bicho-pensó Izumi-usaremos un ataque de fuego ¡Kiba Lanzallamas!


    - Excavar-dijo rápidamente Kevin


    Obedeciendo a sus entrenadores el Pokemon de fuego emanó el torrente de dicho elemento a lo que arácnido respondió cavando en blando y herbáceo suelo, eludiendo el ataque ígneo.


    - Kiba atento-dijo Izumi, previniendo a su Pokemon de que su oponente podría aparecer por cualquier parte.


    -Grow-asintió el Pokemon que cerró los ojos tratando de usar sus desarrollados sentidos del olfato y el oído para localizar a su oponente.


    - Vamos Skorupi-dijo Kevin.


    -¿Grow?-se extraño Kiba que probablemente había percibido algo, sin embargo cuando quiso reaccionar se encontró con que un aluvión de agujas violáceas atravesaba el suelo y si bien consiguió evitar la mayoría con un ágil salto no pudo evitar que un cantidad importante le alcanzaran.


    -Ahora- añadió el entrenador de Johto.

    -¡Kooo!-clamó el escorpión que surgió envuelta de arena por debajo de Growlithe, embistiéndolo y levantándolo en el aire.


    -Picotazo Venenoso.

    -¡Lanzallamas!


    El Pokemon de tipo dual agitó su cola lanzando desde la misma el aluvión de picas venenosas a lo que el Growlithe respondió con su hondonada de fuego, vaporizando el ataque en el aire y dirigiéndose libremente hacia el artrópodo.


    -¡Protección!-dijo Kevin

    - Koo- respondió el escorpión generando un denso escudo verde semitransparente a su alrededor que repelió el lanzallamas.


    -¡Derribo!-dijo Izumi.


    El cánido cayó al suelo con reflejos felinos para acto seguido lanzarse a embestir a su oponente mientras su piel adquiría una tonalidad plateada(quizás por la velocidad del ataque) a lo que el escorpión se mantuvo firme aguantado el envite de su oponente si bien no pudo evitar ser deslizado por la hierba regada.


    -¡Acua Cola!-Dijo Kevin.


    Aprovechando la cercana distancia de Growlithe el artrópodo generó una masa acuática alrededor de su cola para luego golpear al cánido dañándolo gravemente


    -¡Grooow!-gruño el can alejándose a una distancia importante.


    -Púas Tóxicas-dijo Kevin aprovechando la distancia de su oponente.


    El Pokemon de piel violeta adquirió un intenso fulgor del mismo color para lanzar desde la punta de su cola al aire de la meseta añil una serie de púas moradas segregando veneno que cayeron esparciéndose por diversos puntos del campo.


    -Bueno-pensó Izumi-No esperaba que aguantara tanto-se dijo a si misma-¡Lanzallamas!

    -Protección-pidió Kevin.


    El Pokemon escorpión generó el escudo esmeralda semiesférico que recibió el lanzallamas, si bien a costa de reducirse notablemente.


    -¡Kiba usa Derribo!-exclamó la chica de Pueblo Paleta.

    - Excavar-volvió a pedir Kevin.


    Así el Growlithe volvió a cargar contra el Skorupi que volvió a soterrarse, evitando el ataque y haciendo que el can se pasara de frenada por lo que le fue muy difícil contrarrestar la terrosa embestida del pokemon bicho.


    -¡Kiba!-comenzó a decir Izumi aprovechando que ambos pokemon estaban el aire debido al impulso de Skorupi-¡Usa Colmillo Ígneo!


    - No podré usar Protección-pensó Kevin-¡Skorupi usa Puya Nociva!


    Ambos Pokémon acataron las órdenes de sus entrenadores, Kiba recubriendo sus dientes por una intensa llama que acto seguido hincó en la piel del Skorupi, quien aguantando el dolor iluminó su cola con un intenso brillo morado (concretamente las dos púas, símbolo del veneno que portaban) para también golpear al can haciendo que ambos cayeran desplomados al tapete vegetal.


    -Ruu-dijo el inconsciente arácnido.

    -Groow-ladró Kiba antes de desfallecer.


    -¡Empate!-clamó el arbitro.


    - Bien hecho-dijo Izumi recogiendo a su Pokemon mientras en su mente ya pensaba quien debía de ser el siguiente-Veamos-se dijo- podría usar a Mory que es inmune a las púas tóxicas aunque lo mejor será quitárselas de en medio y para eso tengo a Wanda y a Dory y ya que Dory tiene más variedad de movimientos la escogeré a ella-decidió finalmente la chica de sudadera azul lanzando la pokeball de su Nidorina al campo.


    -¡Nido!-exclamó la Pokemon venenosa que una vez había colocado sus patas sobre el vegetal escenario cerró los ojos y asentó sus extremidades con firmeza como absorbiendo todo el veneno de las púas que Skorupi había diseminado.


    -Parece que al final las púas tóxicas no te han servido de nada-dijo Izumi con tono triunfalista


    -En realidad sí-dijo Kevin calmadamente-me han servido para que utilices un Pokemon de tipo veneno-añadió en igual tono el de Johto para acto seguido lanzar de su pokeball.


    El Pokemon que apareció del esférico arrojado por Kevin se podía describir a simples rasgos como un zorro antropomorfo amarillo, siendo un poco más concreto el pokemon poseía al final de sus delgados brazos unas manos tridactilas empuñando en una de ellas una cuchara de color plateado, en su rostro poseía además de puntiagudas orejas y siniestros ojos una estrella de cinco puntas roja encima de los mismos, así como un largo bigote, su tronco parecía estar recubierto por una suerte de armadura marrón mientras que su bajo vientre presentaba tres onduladas líneas rojas. Finalmente desde su bajo vientre surgían dos piernas igualmente tridactilas así como una realmente gruesa cola.


    -Ka Dabra-dijo el pokemon psiquico con tono calmado.


    -¿Kadabra?-se preguntó Izumi cogiendo la pokedex para recabar más información.


    -Kadabra: El Pokemon PSI, la cuchara plateada de Kadabra aumenta a sus poderes psíquicos incrementando las ondas alfas de su cerebro, causa efectos extraños en los electrodomésticos.


    Así mientras Izumi y Dory se enfrentaban a aparentemente tan buen adversario otra persona estaba librando su propia lucha en un lugar no muy lejano de allí.


    -¡Aaaah!-bostezó excesivamente AJ reincorporándose para acto seguido llevarse la mano a los ojos debido a la fuerte luz presente en aquel lugar.


    -¿Dónde estoy?-se preguntó el pelinegro usando la mano a modo de visera mientras escrutaba aquel lugar, notando como llevaba una serie de cables terminados en ventosas en su torso ahora sin camiseta.


    -Una luz muy fuerte, estos cables-pensó el pelinegro por otra parte agradecido de que el dolor de cabeza se había mitigado- esta...¿mesa-camilla?-continuo viendo donde había estado tumbado-Diría que me han secuestrado los alienígenas y han estado experimentado conmigo-se dijo en voz alta así mismo para luego reírse de un modo un tanto exagerado, no obstante acto seguido trató de mover las piernas aliviándose mucho de que no estuvieran atadas ni nada por el estilo, de haber sido así probablemente no hubiera estado tranquilo.


    -Pareces que estas mejor-dijo la enfermera Joy a la que AJ pudo ver cuando esta disminuyó la iluminación-por lo visto tuviste una bajada de azúcar-le informó la mujer de pelo rosa mientras le alargaba la camiseta negra al chico de Pueblo Paleta.


    -Entiendo-dijo AJ no muy conforme-Gracias por atenderme.-añadió sinceramente mientras se ponía la camiseta

    - También hemos curado a tus Pokemon-informó la enfermera Joy-Abre la puerta Chansey.


    -¡Chaan!-exclamó dulce y animadamente el Pokemon que ayudaba a la enfermera.


    AJ se fijó en la criatura que se dirigía hacia la puerta, era una Pokemon de piel rosa pálido, de forma casi totalmente ovalada de no ser por su cola y por la suerte de rizos, tres a ambos lados de la cabeza, finalmente y como dato de interes la regordeta Pokemon presentaba una especie de marsupio con un huevo dentro.


    -Chan siii-dijo el pokemon rosado agarrando el pomo de la puerta para abrirla, puerta que le dio en las narices cuando dos veloces sombras entraron como un huracán por la misma.


    -¡Viii!-exclamó el zorrillo café saltando a los brazos de su entrenador.

    - ¡Saaaur!-dijo el Pokemon planta igualmente contento saltando a los brazos de su entrenador aun tumbado en la camilla.


    -Veo que estáis curados-dijo AJ también contento acariciando la cabeza de sus pokemon.


    - Draaa-exclamó feliz la Seadra que había colocado de un modo más sereno junto a AJ.


    -Veo que tu también estas recuperada- añadió AJ levantándose de la camilla.


    - Chaan-exclamó la Pokemon huevo apartando la puerta ligeramente mareada.


    - Aaaaar-exclamó el Aerodactyl entrando como un elefante en una cristalería no sin antes golpear con su cola la puerta la cual volvió a empotrarse contra la cara de Chansey.


    - ¡Iwasa, tranquilidad!-exclamó AJ, sin efecto ya que el Pokemon prehistórico derribó a su entrenador para luego lamerle la cara, visiblemente contento de que estuviera sano y salvo.

    -¡Jon Jon!-rió el Haunter aplaudiendo ruidosamente junto a un Blade que simplemente negaba con la cabeza gacha.


    - Bueno-dijo AJ reincorporándose-Será mejor que nos vayamos-Gracias por todo-dijo AJ abandonado la habitación junto a toda la tropa.


    -De..de nada-dijo una perpleja Joy con una gruesa gota de sudor bajándole sien abajo

    Chaaaan siiii-exclamó un mareada Chansey una vez la puerta se había cerrado.


    AJ y los seis Pokemon que ahí tenía abandonaron la sala donde el primero había sido atendido llegando a la recepción del edificio, donde esperaban los amigos del pelinegro.


    -¡AJ!-exclamó Angie saliéndole al paso-¿Cómo estas?.


    - Bien, creo-dijo el pelinegro-gracias por preguntar.


    -No veas el susto que nos distes-añadió su paisano que también se había acercado.


    -¿Qué es lo que paso?-preguntó el chico de ojos castaños.


    -Te encontramos a la salida del estadio, inconsciente-dijo Jean que también se había sumado.

    -Afortunadamente la enfermera Joy nos dijo que no era grave, solo una bajada de azúcar debido al calor y al estrés del combate-intervino ahora la entrenadora del Dragonair.


    -La verdad es que no tolero muy bien el calor-dijo AJ llevándose la mano detrás de la nuca


    - De todos modos será mejor que tomes algo-dijo Helena señalando una maquina expendedora.


    -Mejor será-dijo AJ que hizó regresar a todos sus Pokemon para encaminarse a la maquina expendedora-si bien el tenía medianamente claro que la bajada de azúcar no había sido, o no enteramente al menos, la causante del extraño estado.


    El chico cruzó toda la habitación hasta llegar a la maquina en cuestión y una vez en frente busco algo apetecible y sobre todo algo barato, teniendo en cuenta que tampoco le apetecía algo sólido las posibles elecciones se reducían bastante. Finalmente su mirada se fijo en una lata de refresco cilíndrica de color verde oscuro en la cual destacaba el rosa de un Slowpoke que estaba dibujado en su posición característica de pesca, finalmente debajo del mismo había escrito en letras rosas “Sorbitos Dulces”


    -Tiene buena pinta-se dijo AJ pese a que el nombre le recordaba a programa de altas horas de la madrugada antes que a un refresco-vamos a ver-añadió mientras introducía las monedas necesarias para adquirirlo.


    -No pasa nada-pensó viendo como la maquina no soltaba el refresco, es más le devolvió el dinero-¿Pero bueno?-dijo AJ que decidió hacer lo único que sabía cuando un aparato no funcionaba, golpear la parte superior del mismo.


    -Trae-dijo Angie que se había acercado a donde AJ bregaba con la maquina y una vez que el susodicho le había dado las monedas la pequeña rubia las introdujo y seleccionó el refresco que el pelinegro le indicó, obteniendo el refresco inmediatamente.


    -¡Ya esta!-dijo Angie con una gran sonrisa con la bebida en la mano.


    - Será mejor que corramos un tupido velo-dijo el de Pueblo Paleta cogiendo los “Sorbitos Dulces”


    -¡AJ!-gritó Eric-nosotros nos vamos a ver el combate de Izumi-¿Estarás bien?


    -No te preocupes-dijo AJ agitando la mano en modo de despedida.


    Una vez el grupito se había despedido AJ se encargó de buscar una pantalla colgada en la gran habitación que retransmitiera el combate y se sentó en uno de los asientos dispuesto a ver el combate.


    -¡Dory usa Rayo!-exclamó Izumi.


    -Pantalla Luz-pidió calmadamente Kevin.


    Así la Pokemon venenosa generó una gran cantidad de energía eléctrica alrededor de su cuerpo para lanzar hacia el Pokemon psíquico el cual con bastante calma extendió la mano libre de la cuchara generando un luminoso muro que rápidamente se hizo invisible y que absorbió totalmente la descarga.


    -¡Mordisco!-volvió a comandar Izumi.


    La Nidorina cargó contra su oponente enseñando unos relucientes dientes para lanzarse directamente a la cara del Pokemon psíquico.


    -Kadabra-dijo Kevin tranquilamente acompañando sus palabras con un chasquido de sus dedos


    Como si de una jugada ensayada se tratase, de hecho probablemente lo era, el zorro psíquico se desvaneció cuando su oponente apenas estaba en un palmo, para reaparecer varios metros por encima de ella y acto seguido disparar un rayo de energía multicolor, principalmente rosa y verde, que golpeo y dejo bastante aturdida a la Pokemon azulada.


    -Una combinación de Teletransporte y Psicorrayo-pensó Izumi- ¡Dory usa Excavar!


    La Nidorina algo aturdida dio un pequeño salto con la intención de cavar y ocultarse bajo el suelo, sin embargo la Pokemon venenosa lo único que consiguió fue darse de bruces con el suelo.


    -¡O no!-se maldijo Izumi- Dory esta confundida.


    - Kadabra usa Psicorrayo.

    -¡Esquiva Dory!


    El Pokemon del entrenador de Johto volvió a disparar el multicolor ataque ante una oponente que lo único que pudo hacer fue dar un torpe salto para intentar evitarlo, cosa que consiguió si se volvió a darse con la cabeza contra el suelo.


    - ¡Dory usa Picotazo Venenoso!.

    - Kadabra bloquéalos.


    La Pokemon venenosa lanzó desde sus fauces el aluvión de agujas violáceas que el Pokemon bloqueó con un hábil giro de cuchara,


    -¡Ahora Dory!-gritó la chica de Pueblo Paleta.


    El pokemon psiquico y su entrenador vieron como tras disiparse el picotazo venenoso la Nidorina surgía entre los mismos con su boca bien abierta dispuesta a usar el ataque Mordisco encontrándose a una distancia demasiado cercana como para disparar el Psicorrayo.


    -Puño Fuego-pidió calmadamente Kevin.


    Así el Kadabra “incendió” su puño derecho lanzando un golpe seco a la pokemon venenosa en el abdomen y pese a la escasa fuerza física del zorro psíquico este dejo noqueada a su oponente sobre la hierba.


    -¡Kadabra gana!-exclamó el árbitro alzando la bandera.


    -Vuelve Dory-dijo Izumi-No hemos conseguido hacerle nada-pensó la chica para rápidamente comenzar a sopesar quien sería el siguiente en combatir y quien llevaría el peso de tratar de remontar el difícil combate.


    -¡Adelante Zelvy!-dijo la fémina lanzando su última pokeball


    -¡Waaarto!-exclamó el tortugo moviendo su plumosa cola y mirando fijamente


    -Parece que Izumi va perdiendo-dijo Angie recién sentada en las gradas

    -Lo va a tener muy difícil contra Kevin-comentó Izumi.

    -Pero todavía tiene una oportunidad-añadió Eric.


    -Kadabra usa Psicorrayo- siguió el chico de la camiseta ocre

    - ¡Esquívalo con Giro Rápido!-exclamó Izumi


    -Dabra.

    -¡War!


    El Pokemon zorro con su calma habitual disparo el rayo de energía psíquica que el quelonio eludió ocultándose en su caparazón para acto seguido comenzar a girar velozmente hacia su oponente.


    -Teletransporte- repitió Kevin


    Una vez más el Pokemon psíquico se desvaneció para evitar el contacto con su oponente materializándose encima de el para volver a lanzar la archiconocida técnica.


    - ¡Zelvy, Hidrobomba!-exclamó Izumi.


    El Wartortle asomó su cabeza del caparazón mirando directamente a su oponente que se preparaba para lanzar su ataque a lo que el Pokemon del caparazón respondió sin vacilar lanzando una potente tromba de agua que colisiono con el irisado rayo, generando una nube de vapor.


    -Parece que Kevin esta algo nervioso-comentó Helena

    -¿Por qué lo sabes?-preguntaron Eric y Angie

    -Esa maniobra que acaba de hacer puede ser útil contra muchos Pokemon...-comenzó a decir Helena

    -Pero contra un Pokemon que lleva caparazón y más usando un ataque como giro rápido es muy difícil hacerle un daño importante, más aun atacando desde arriba-intervino Jean por primera vez

    -Yo no lo habría dicho mejor-finalizó Helena devolviendo la atención al combate.


    -¡Kadabra usa Teletransporte y sigue con Psicorrayo!


    Una vez el liviano Pokemon psíquico alcanzó el suelo comenzó a teletransportarse alrededor de la criatura acuática disparando un chorro de energía psíquica cada vez que volvía a aparecer ante un Wartorlte que lo único que podía a hacer era tratar de esquivar y lanzar algún que otro Hidrobomba para tratar de bloquear el psicorrayo.


    -Izumi se equivoca-pensó AJ tras pegar un trago al “Sorbitos Dulces”- al querer usar un ataque tan potente como Hidrobomba exclusivamente para bloquear los del contrario.


    -¿Qué puedo hacer?-pensó Izumi observando aquella situación cuando rápidamente se le ocurrió algo-¡Giro Rápido e Hidrobomba!


    El Pokemon acuático introdujo sus extremidades así como su cola y su cabeza en su caparazón para poder empezar a girar y una vez en rotación comenzó a disparar el potente chorro de agua que salio como un aspersor golpeando repetidamente al Pokemon psíquico que si bien repelió los primeros “chorreones” gracias al uso de la Pantalla Luz no pudo evitar que ataque del Pokemon continuara dañándolo cada vez más


    -¡Zelvy, Mordisco!-acabó casi gritando Izumi


    Aprovechando que con el giro el Wartortle se había acercado lo suficiente a Kadabra le asestó un fuerte mordisco en el brazo izquierdo que hizo que el Pokemon soltara su valiosa cuchara al suelo, derrotado.


    -Ya vuelven estar igualados-comentó alegre Angie

    - Más o menos-dijo Helena-Ten en cuenta que Wartortle ya ha recibido daño y a Kevin le queda un Pokemon sano.


    -¡Adelante Skarmory!-dijo Kevin lanzando el último combatiente del encuentro.


    -¡Kaaaar!-graznó el ave de acero clavando sus afiladas uñas en la ya maltrecha hierba.

    - Me lo imaginaba-pensó Izumi que al menos tenía el consuelo de conocer esa clase de Pokemon.


    - ¡Zelvy repítelo!- dijo Izumi con la intención de que el Wartortle ejecutara la misma combinación que había derrotado a Kadabra.


    -A volar Skarmory-pidió Kevin


    El Pokemon acuático volvió a lanzar el chorro giratorio que su oponente eludió agitando sus alas para elevarse en el aire, consciente que si su oponente giraba en horizontal era imposible que le golpeara.


    - Skarmory usa Pájaro Osado-exclamó Kevin apuntando al Pokemon tortuga


    El Pokemon acorazado se lanzó en picado con una flama azulina recubriéndolo acompañándolo de un grito metalizado, embistiéndolo y clavándolo contra el suelo


    -¡Aaaaar!-chillo el ave metálica, apoyando la garra sobre la concha de su oponente

    -¡Mordisco!-pidió Izumi


    El quelonio que estaba panza arriba solo podía morder la pata del ave que si bien le hizo un daño mínimo sirvió para que le soltara, cosa que aprovecho para alejarse de su oponente sabiendo de la preferencia de este por los ataques físicos


    -¡Hidrobomba!

    -Viento Hielo.


    El Pokemon azulino abrió su boca lanzando el potente ataque acuático a lo que el Pokemon metalizado respondió agitando sus alas liberando una fría brisa cargada de pequeñas partículas de hielo y nieve que no llegó a alcanzar al Wartortle aunque sí bloqueó parcialmente el Hidrobomba, convirtiéndolo en pequeños fragmentos de hielo.


    - Danza Espada-pidió Kevin.


    El ave metalizada volvió a chillar para comenzar a afilar sus alas y su pico, frotándose dichas partes contra el resto de su cuerpo, adquiriendo el mismo un tono rojizo.


    - Pájaro Osado-repitió el chico de camiseta ocre.


    El ave, aún con su tono rojizo adquirió el aura azulada lanzándose a vuelo rasante contra el Pokemon tortuga al cual embistió consiguiendo levantarle del suelo


    -Kaar-expresó algo adolorido el Pokemon volador por el uso repetido de Pájaro Osado

    -Lo sé- se dijo Kevin mirando a su fiel compañero-¡Respiro!


    -¡Zelvy, Hidrobomba a la máxima potencia!-exclamó Izumi


    El quelonio aún en el aire por la potente embestida del Skarmory disparó con toda la fuerza de su ser lanzando un autentico cañonazo de agua a alta presión ante un Pokemon que respondió acuclillándose en el suelo mientras cerraba los ojos y con las alas plegadas al cuerpo a la par que adquiría un reconfortante fulgor blanco, si bien eso no impidió que el ataque acuático le alcanzara de lleno.


    -¿Estas bien?-preguntó Kevin

    - Moor- chilló el pájaro asintiendo

    -Perfecto entonces ¡Viento Hielo!

    -¡Manto Espejo!-exclamó Izumi que veía como el combate se le iba de las manos


    El Pokemon de tipo dual volvió a batir sus alas generando la gélida brisa dirigida a Zelvy que generó una suerte de capa reflectante alrededor de su cuerpo que hizo que el helado ataque rebotara para impactar en el Pokemon que lo originó.


    -Parece que Izumi lo tiene difícil-comentó Angie algo preocupada

    - Así es, no parece tener nada con lo que atacar-intervino Eric

    -Ni con lo que defenderse-añadió Jean.


    Helena en cambio no comento nada en esa ocasión, simplemente esbozo una pequeña sonrisa, quizás recordando algo.


    “- Vamos Skarmory-gritó un visiblemente más joven Kevin.

    -Aguanta Dratini-pidió, casi suplicó una también más joven Helena.


    El ave de acero,y si, también más joven o al menos más pequeño, se lanzó hacia su oponente con sus alas recubiertas de un intenso fulgor metalizado, dicho adversario era una criatura serpentina de color celeste, a excepción del vientre blanco, color tambien presente en el hocico y en una suerte de esfera de la frente así como en las escamas a ambos lados de su cabeza, no así en sus ojos rojos de mirada tierna


    -¡Tiniii!-exclamó el dragón visiblemente asustado que en un acto de autoconservación lanzó desde su boca un potente chorro de fuego.


    -Eskaaarr-chilló el ave metalizada siendo engullido por el fuego y cayendo al suelo totalmente derrotado”


    -¿Estas bien?-preguntó Angie a la chica que estaba junto a ella.

    - Sí. sí, tranquila, es que me acabo de acordar de una cosa.


    - ¡Skarmory usa Ala de Acero!-exclamó Kevin.

    -¡Zelvy!-gritó Izumi


    El ave metalizada se lanzó contra el Pokemon acuático con sus alas recubiertas del fulgor metálico sobrepuesto sobre el brillo rojizo a lo que su oponente lo único que pudo hacer es tratar de agarrar las alas con las manos desnudas, gran temeridad


    -Wartooo-expresó dolorido el quelonio que notaba como sus manos se agrietaban, visiblemente cansando lo único que pudo hacer es agachar la cabeza, cediendo en la resistencia que estaba oponiendo


    -¡Zelvy!-gritó Izumi mucho más fuerte de antes viendo como su querido pokemon se desmoronaba


    Ese grito pareció sonar en cada recoveco del Wartortle que rápidamente comenzó a apretar las alas de su oponente, sin importar los hilillos de sangre que comenzaban a bajarle brazos abajo.


    -¡Waaarto!


    El Pokemon junto a su desesperado grito generó una ondulante aura azur que transmitía energía, como lo puede hacer una catarata y la par calma como podía pasar con el transcurrir de un arroyo. Un aura que recubrió todo su cuerpo incluyendo sus irises castaños que adquirieron un subyugante color azul que transmitía los mismos sentimientos que podía transmitir la el que recubría su cuerpo.


    -¿Qué es eso?-preguntó Angie

    -Es la habilidad de Wartortle, Torrente-explicó Jean

    -Pensaba que eso era una pelicula...-dijo Angie con expresión dubitativa.

    -Quizás esto le de a Izumi la oportunidad- que necesita añadió Eric junto a una Helena que permanecía callada observándolo todo


    -Maldición-pensó AJ viéndolo desde el salón del centro Pokemon-me estoy meando encima pero no quiero perderme esto-se dijo para sí mientras cruzaba las piernas y abría los ojos para captar todos los detalles que quedaban del combate.


    -¡HIDROBOMBA!-gritó Izumi todo lo que podía


    Zelvy abrió la boca hasta tal punto que parecía casi desencajada para lanzar con toda la fuerza que atesoraba una tromba de mayor grosor y presión que todas las que antes había lanzado, ataque que el ave metalizada con mirada más que de resignación que otra cosa recibió directamente siendo arrastrada por la hierba hasta los pies de su entrenador, acabando totalmente derrotada.


    -¡Ganó!-exclamó Angie en la grada visiblemente feliz, si bien no podía sentir cierta pena por el que había sido su compañero de grada.


    -No me lo esperaba-pensó AJ poniéndose de pie-supongo que debo de felicitar a Izumi pero antes...-se dijo el chico que comenzó a dar saltitos ridículos hasta el servicio más cercano, notando como los Sorbitos Dulces hacían grandes esfuerzos por salir de su vejiga.


    -¡Ganamos Zelvy!dijo Izumi abrazando con fuerza al quelonio.

    - ¡Warto Waaar!-expresó igualmente emocionado la tortuga, derramando de sus castaños ojos dos cómicos ríos de lágrimas.


    -Vuelve Skarmory-dijo Kevin haciendo regresar al ave metalizada a su pokeball.


    El chico de Pueblo Caoba miró hacía abajo, viendo el propio mensaje escrito en su camiseta, Fly High! traducido ¡Vuela alto!, mensaje que en esa situación era tan gracioso como una patada en la boca.


    -En fin-se dijo el chico de la camiseta ocre mirando ahora hacia arriba-justo como la otra vez-añadió con el tono nostálgico que tiene aquel que se queja de una vieja herida.


    Así mientras el viento soplaba lleno de la alegría de Izumi y Zelvy acababa otra jornada de la Liga Pokemon, una liga que ya había terminado para muchos entrenadores pero indudablemente aún quedaba mucho para los restantes entrenadores.


    ¿O no?
     
  6.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    180
    Pluma de
    Escritor
    Al fin llegué al capítulo 6...! No voy tan rápido como quisiera.

    Me gustó la onda mas relajada que te tira este capítulo, marcando un tono de preparación para la ultima batalla de gimnasio. Me llamó especialmente la atención que Aj ya será la verdad sobre Giovanni en este punto y aún así vaya de cara a enfrentarlo como en un gimnasio cualqcualq. Hace que me pregunte qué tanto se conocen el uno sin otro y cómo han interactuado.

    Y por el otro lado, están los hints de la relación con Misty que para este punto ya me despierta intriga. Hasta ahora se han hecho muchas alusiones a la líder y siento que se está construyendo algo, que más pronto que tarde vamos a ver qué tienes planeado para ella, y aunque no es mi líder favorita, el tema lo estás manejando bastante bien y me tiene interesado.

    Sigo leyendo. Saludos.
     
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso