Long-fic de Pokémon - Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por RamenBlaze, 28 Diciembre 2017.

Cargando...
  1.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Supongo que a partir de estos capítulos la relación entre Firo e Itachi mejorara...un poco al menos...bueno, quizás no.

    Me gusto mucho como se expusieron los sentimientos de Firo en comparación al ultimo capitulo del torneo, no se esta me pareció más natural teniendo en cuenta quien es el. Esperemos saber más de Arvid y que no haya matado al Honchkrow (sinceramente no recuerdo que paso con Rampardos pero creo que sigue vivo)quizás sea el verdadero malo maloso y no lo sabemos .También son interesantes los detallitos de interacción entre los distintos miembros del equipo.

    Una pequeña pregunta, no se si sera por el efecto de las tablas, pero creo recordar que el Rampardos no articulaba palabra y aquí nuestro cuervo tampoco ¿Es por algo en concreto?

    Hasta la próxima
     
  2. Threadmarks: Capítulo 37
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    2994
    Bien, después de un descanso de una semana (Sí claro, descanso, terminé hecho trizas) vuelve ToH con nuevo capítulo, espero les gusté

    PD: Respondiendo a tu pregunta AJ Slifer sí, el Rampardos tampoco tenía el don del habla pero no es por efecto de las tablas, simplemente son Pokémon silvestres (O lo que para nosotros vendrían a ser los Pokémon salvajes de los juegos) aunque también hay Pokémon salvajes (Pokémon con razonamiento y don del habla pero que no viven dentro de la sociedad. Ejemplo: Leif antes de unirse al FH) y quizás algún Poké civilizado, a saber

    Capítulo 37: La futura honorable

    -o-

    ― ¿Seguro que vas a estar bien con ese bolso? , literalmente le falta la tapa...y varias partes más ―Preguntó Leif mientras le daba un gran bocado a una baya aranja

    ―No hemos visto ningún pueblo desde que partimos, voy a tener que comprar uno nuevo, que mal, mi mamá me lo había regalado cuando empecé―Gruñó Firo tratando de evitar que su dex y su Pokéball se cayeran del morral en mal estado

    El par de lagartos seguía caminando en búsqueda de Vilek Riot, el tercer mejor cazador, lamentablemente después de aquel día con los Honchkrow las cosas se habían puesto cuesta arriba para el Flare Heart. Con el bolso destrozado, la Pokédex y la Pokéball fallando por culpa de los cuervos lo más normal era que el Charmeleon no estuviera del mejor humor.

    ―Sabes que fue gracioso, esa mañana cuando salíamos del refugio que tú e Itachi estuvieron como media hora gritando y luchando por que este entrara en la Pokéball, nunca ví tanta desesperación de parte de él por no ver tu rostro

    ―Media hora tratando de hacer entrar a Itachi, y otra media hora para los demás, especialmente porque esta porquería falló y liberó a Tesak, Taro y Torden

    ―El trío de las T ―Dijo el Grovyle comenzando a reír por su chiste

    Al segundo el geco comenzó a sentir un calor bajo su barbilla, agachando la mirada para encontrarse con el puño de su líder incendiado a un fuego bajo.

    ―Por tu bien y dignidad te recomiendo no volver a lanzar una broma así―Ordenó el varano sonriente pero molesto apartando así su amenazante técnica

    ― ¡No me vuelvas a asustar así idiota! ¡¿Me quieres provocar un infarto?!

    ―Sí, sí, lo que sea, muevete, tenemos que llegar a un pueblo rápido para poder arreglar mis cosas

    ―Está bien, pero deberías relajarte, no se va a derrumbar el mundo por un bolso

    ―Sí mamá, como digas

    Ambos reptiles bajaron por una ladera, frente a estos se veía un enorme campo rodeado de montañas y un tranquilo lago todo coronado con un día nuboso, el cielo azul resplandeciente era decorado por pomposas y blancas nubes que de vez en cuando tapaban el astro rey para seguir su camino.

    Luego de un corto tiempo de caminata, pasando por una arboleda los dos Pokémon se detuvieron extrañados, el de rojo al escuchar algo mientras el verde por el inesperado parón que su compañero había.

    ― ¿Qué ocurrió? ¿Por qué te detuviste así como así? ―Preguntó el arboricola

    ―Escucho algo, como una voz

    ― ¿Una voz? No escucho nada

    ―Pues cierra la boca y vamos a ver que es―Dijo el lagarto de rojas escamas tomando de la hoja de su cabeza al Grovyle y arrastrándolo en dirección a aquella voz

    Corrieron por un par de minutos entre los arbustos y los árboles para ver quien era la propietaria de aquella voz, y digo propietaria puesto que era una joven voz femenina, posiblemente una niña quien con el pasar de los metros se notaba más claramente llamaba a alguien.

    Atravesando las últimas ramas del follaje los dos Pokémon salieron curiosos para ver quien gritaba, sorpresa fue para ambos lados al darse cuenta que se trataba de una joven Steenee la cual se asustó mucho al verlos dando un grito mudo y retrocediendo unos pasos.

    ― ¿Q-Quienes son ustedes? ―Preguntó la jovencita de tipo planta temerosa ante los dos extraños

    ―Oye tranquila, solo escuchábamos a alguien gritar y vinimos, no tienes que ponerte así―Dijo el Charmeleon tratando de calmar a la pequeña con un tono de voz suave impropio de él

    ―Solo somos dos viajeros que pasaban por acá, no te vamos a hacer nada malo

    ― ¿Viajeros? ―Preguntó la Steenee algo más tranquila pero aún desconfiada de la dupla

    ―Sí, mi nombre es Firo y soy un cazador―Comentó el varano con una gran sonrisa mientras sacaba su Pokédex

    ―Gracias por presentarme―Gruñó el geco con molestia

    ― ¿Cazador? ―La jovencita lucía confundida hasta que recayó en algo que había recordado cambiando completamente su actitud ante los extraños― ¡Señor cazador necesito su ayuda!

    ― ¿Mi ayuda?

    ― ¡Sí! Veran, no encuentro a mi hermana mayor desde hace un par de horas y dicen que por este bosque ronda un monstruo horrible

    ― ¿U-un monstruo? ―Balbucearon los dos lagartos con temor ante la palabra

    ―Así es, dicen que es enorme, con un cuerpo como el de un Arcanine pero una cola como la de un Swampert, además de tener dos cabezas, una metálica donde solo sus ojos son visibles y otra sin ojos que parece como la de un ave―Explicaba la niña alarmada

    ―D-Dudo que exista una criatura así, d-debe ser tu imaginación―Comentó Leif tras imaginarse a aquella bestia

    ―O-O un Ditto transformado, no les sale bien cuando quieren hacer cosas por memoria, ¡Sí! debe ser eso, un Ditto, ves niña, tu hermana no está en problemas, debe ser un bromista

    ― ¿P-Pero sí es verdad? Mi hermana mayor podría estar en peligro, por favor, ayudenme―Suplicaba la tipo planta con un leve lloriqueo en sus ojos

    Ambos Pokémon reptil se miraron para luego ver a la suplicante, al ver sus ojos llorosos no pudieron decir un no por respuesta acatando el pedido y comenzando a marchar hacia donde la Steenee les indicaba, quien nuevamente había cambiado su actitud a una más alegre

    ―Por cierto niña ¿Cual es tu nombre? ―Preguntó Firo

    ―Me llamo Mika, Mika Gaeaf

    ― ¿Gaeaf? ¿Por qué ese apellido me suena? ―Se preguntó el Charmeleon así mismo deteniéndose por unos segundos tratando de recordar

    -o-

    Era un día normal en el Helheim, la máxima prisión de Nova, los reos se encontraban en sus celdas y si bien algunos tenían que llevarse por la fuerza otros no lo hacían en lo más mínimo o al menos de un lado no podían llevarse.

    Ese era el caso de una de las celdas, la cual era habitada por cierto capitán pirata y por cierto jefe de la mafia de un pueblo muy pequeño.

    ―Y así fue como mis planes fueron desbaratados por un Grovyle entrometido y un Charmeleon que no se que estaba haciendo ahí―Comentaba el Magmortar alegre como si de una buena anécdota se tratase

    ―Ya has contado esa maldita historia cinco veces desde que me encerraron―Gruñía Kapten desde un rincón de su nuevo hogar―Tch, ¿Por qué me tienen con este inutil?

    ―Vamos no seas tan duro, ahora que somos compañeros deberíamos llevarnos mejor… ¿Eh?

    El ruido de una puerta abriéndose alertó no sólo a los dos Pokémon, sino a todos los recluidos, además de poner en guardia a varios de los gendarmes que se encontraban, la razón era un Breloom que llevaba una carretilla de carga sobre la cual se encontraba amarrado un Weavile que además llevaba un bozal en su boca y su expresión no lucía para nada tranquila.

    ― ¡Déjenme salir hijos de... ¡Ah, lo voy a matar a todos! Y cuando lo haga me voy a divertir bañandome en su sangre, ¡¿Me escucharon?! ¡Todos ustedes morirán ante mis garras! ―Exclamaba la comadreja acompañado de una risa asesina y erráticos y agresivos movimientos que solo dificultaban su transporte

    ― ¿Como puede seguir moviéndose así si le duplicaron la dosis de tranquilizante? ―Se preguntaba el hongo tratando de controlar la situación

    Varios de los presos entre ellos Aestus se aferraban a los barrotes de sus celdas para ver qué ocurría, algunos se intimidaban con la simple pero loca mirada del agresivo Pokémon.

    ―Así que se están llevando a Baal...―Murmuró el Barbaracle extrañado por la situación

    ― ¿Ah? ¿Él? eso es normal, lo llevan a reclusión solitaria, el día antes de que llegaras lo habían liberado y ahora volvió ―Respondió el gran ígneo

    ―Son astutos, se están preparando para cualquier eventualidad separando a criminales altamente peligrosos, practicamente los unicos que quedamos aquí somos Qasf y yo, obviamente no tengo idea de donde tienen a Leviathan―Se decía el ex-capitán a sí mismo sin prestarle atención alguna a su compañero de celda

    Ante la sospechosa mirada del bivalvo, el Weavile era separado del mundo normal de la cárcel, pasando por una puerta mientras maldecía, insultaba y trataba de cualquier forma menos una educada a las madres de todos los presentes.

    -o-

    Las cosas salían bien, demasiado bien para el Flare Heart, la Steenee se encontraba contenta pues una corta búsqueda había dado con la hermana mayor de esta, una elegante Lilligant que fuera de su apariencia agraciada, se encontraba durmiendo encima de una roca llena de musgo.

    ― ¡P-Pero! ―Balbuceaba Firo confundido por lo fácil que había sido todo

    ―Te entiendo, últimamente las cosas no se nos dan así, o no ataca un Pokémon gigante, o un criminal...o Kaeru, sí, se ve demasiado sencillo todo―Comentaba Leif enumerando uno por uno a todos los rivales que se habían enfrentado o que podía contar dada su poca cantidad de dedos

    Dando un gran bostezo, la tipo planta mayor se acercó a su hermanita mientras se frotaba un ojo

    ―Mika ¿Que está pasando?

    ―Hermanita, te estaba buscando, estaba muy preocupada ¿No te ocurrió nada? ―Preguntaba la pequeña analizando una y otra vez a la Lilligant

    ―Estoy bien, estoy bien, por cierto ¿Quienes son ustedes? ―Preguntó la mayor arqueando una ceja esperando una rápida respuesta― ¿Y bien?

    ―Ellos son...―Trató de decir Mika antes de ser interrumpida por su hermana

    ―Ellos tienen boca con la que presentarse, dejalos

    La actitud altanera y engreída de la tipo planta molestó a ambos reptiles siendo el Charmeleon quien más enojo generó acercándose hacia esta de manera no muy agradable.

    ―Mira niña, ayudamos a tu hermanita a encontrarte, así que más te vale no tratarnos así, ¿Me escuchaste? ―Gruñó el varano acercando una de sus garras al rostro de la joven

    ―Ni te atrevas a tocarme con tus sucias garras

    ― ¿Y tú quién diablos eres para darme órdenes?

    Contrario a lo que la Lilligant había dicho, el rojizo reptil trató de tocar con una de sus garras la frente de esta para ser a escasos milímetros literalmente baleado por un proyectil de agua que le dañó su mano haciéndolo soltar un chillido.

    ―Te dije que no te atrevieras a tocarme

    ―Tú, maldita…

    ―No debería alejarse tanto―Comentó una voz acompañada del sonido de pasos

    El dúo de reptiles se sorprendió al igual que la pequeña Steenee, la otra joven por su lado solo suspiraba profundamente dando cuenta de que su diversión al parecer ya había cesado, todo gracias a un Golduck quien relajado y con un cigarrillo en su boca se acercaba al grupo.

    ―Señor Itik, ya estoy grande como para tener a la policía de niñeros ―Reclamó la flor de mayor edad

    ―Sí, pero su padre nos encargó el tenerlas vigiladas a usted y a su hermana menor, aunque no esperé encontrarme con uno de los chicos del incidente de Kapten atacandola

    ― ¡Oigan! Firo será un perfecto idiota, un agresivo de primera y no sabe controlar sus niveles de violencia, pero él no la atacó, ¡Ni siquiera sabemos quién es todavía!―Excusaba el geco con desesperación

    ―Lo que digan, bien, se terminó la hora de jugar, hora de que vuelva conmigo, princesa

    La palabra princesa caló profundo en el cazador, quién altamente nervioso trató de voltear su cara hacia el tipo agua, el arboricola por su parte lucía confuso pero no lo suficiente como para sudar en frío, Firo en su interior sabía que lo que había hecho aunque fuera un accidente, aunque no fuera enserio, aunque fuera una broma, haría que su cabeza rodara.

    ― ¿Pri-Princesa? ―Balbuceó el varano temblando

    ―Me presento, soy Itik, comandante del cuerpo de policías de Nova, y sí, ellas son la princesa Fiollet y Mika Gaeaf, miembros de la familia real de Nova, señor cazador, usted queda arrestado por atacar a la futura heredera del trono, tiene derecho a guardar silencio

    ― ¡¿Qué?! ¡Pero si no le hice nada! ¡Ni alcancé a tocarla!

    ―No tiene las agallas para hacerlo―Comentó la florida Pokémon con un tono bastante despectivo

    ― ¡Callate! ¡Por tu culpa estoy metido en este lio!

    ―Hermana, no deberías tener esa actitud con ellos, me ayudaron a encontrarte

    ―No necesito de ayuda, se regresar sola a casa, Itik llevatelos al calabozo del castillo, de ahí si quieren se los llevan después

    ―Como ordene―Dijo el pato sacando unas esposas de su espalda

    -o-

    No pasó ni una hora y misteriosamente Firo y Leif se encontraban encerrados en una oscura y húmeda celda, uno sorprendido por cómo habían pasado las cosas de todo bien a todo mal mientras el otro como de costumbre furioso, iracundo, enrabiado y todos sus sinónimos agitando como un monstruo los barrotes.

    ― ¡Sueltenme! ¡Conozco mis derechos! ¡Agh! Y todo por esa Lilligant ―Reclamaba el Charmeleon

    ―Tenías que meterte con una princesa―Comentó el Grovyle molesto apoyando su cuerpo sobre la pared

    ― ¡¿Cómo iba a saber que era una princesa?!

    ― ¿No se? ¡¿Quizás porque viviste en la sociedad desde siempre?!

    ― ¡No porque sea un Pokémon civilizado me voy a conocer a todo el mundo!

    ―Mira, en vez de discutir esperemos a que nos liberen, al menos Mika debería convencer a ese Golduck de que somos inocentes… ¡Ya se! ¿Y si liberas a Taro para que escapemos? ―Preguntó el geco con toda la inocencia del mundo en su rostro

    ―Tienes razón, mejor esperemos, ideas tan tontas como esa lo unico que haran es que mi condena aumente―Acató el varano provocando el enojo de su compañero ante sus dichos

    El ocaso se hacía presente, el cielo comenzaba a tener una fusión de colores que iban desde el amarillo más calido y brillante hasta el morado más frío y oscuro el cual solo se oscurecía más gracias a las pequeñas estrellas que tímidamente aparecian.

    Caminando en dirección a la prisión de aquel castillo el cual tenía un toque que recordaba a los castillos de los cuentos de hadas con grandes torres de piedra y murallas del mismo material, se encontraban el pato acompañado del doberman.

    ―Bien, mi turno acabó, me acaban de avisar que supuestamente Arvid tiene movimientos por la zona, además me llegó un aviso de un ladrón que últimamente ha causado bastante problemas―Comentó Itik

    ―Entonces yo me quedo aquí hasta la próxima semana, genial, hacer de guardias para la familia real

    ―La propia princesa Fiollet pidio que liberaran a los cautivos, solo quería enseñarles una lección ―Con serenidad el tipo agua sacó un cigarrillo el cual procedió a encender para ponerselo en la boca

    ―No deberías fumar en servicio―Reclamó el perro con disgusto en su rostro

    ―De algo hay que morir

    ―Por cierto, ¿Es correcto acatar todo lo que ella diga? Sí, es la princesa pero esa jovencita aún es una niña caprichosa―Decía Hund ya estando frente a la puerta del calabozo

    ―Nos pagan por cuidarla, el rey la tiene muy consentida pero qué le vamos a hacer

    ―Bien, entonces a liberar a los prisioneros

    Poco a poco ambos policías abrieron la enorme puerta de madera, moviendo con todas sus fuerzas la pesada estructura, el Houndoom hasta ese momento desconocía quienes eran los atrapados pero su cara ya lo decía todo al momento de tenerlos en frente.

    ― ¡Hola! ¿Cuanto tiempo sin vernos jefe? ―Saludó Firo con gran alegoría apoyando todo su cuerpo sobre los barrotes

    Sin decir ni expresar nada en su rostro el sabueso infernal cerró la puerta nuevamente, ni siquiera le dirigía la mirada a su compañero provocando un nuevo arranque de furia del lagarto cautivo

    ― ¡Escuchame perro viejo! ¡Libérame de aquí! ¡Soy el que te da trabajo! ―Ladraba el Charmeleon desde dentro

    ― ¿Por qué fue eso? ―Preguntó el Golduck

    ― ¿Por qué fue qué? No había nadie en esa celda, era solo mi imaginación

    ―No liberaste a los prisioneros

    ― ¿Qué prisioneros?

    ―Los que estaban ahí adentro

    ―… ¿Cuando será el día que me deshaga de ese Charmeleon? ―Gruñó el Houndoom abriendo con enfado nuevamente el portal

    Ya liberados, tanto Firo como Leif se encontraban afuera en los jardines del palacio siendo regañados por Hund, especialmente el varano el cual se trataba de excusar sin mucho éxito jugando con cada palabra la paciencia del así llamado comandante demoníaco.

    ―Y así jefe es como terminé aquí ―Dijo el reptil de fuego con una sonrisa en su rostro

    ― ¿Por qué… ¡¿Por qué siempre todo termina contigo?! Estoy seguro que por todas las estupideces que haces mocoso me van a dar de baja algún día

    ― ¿No se supone que usted es el comandante? ―Preguntó el Grovyle

    ―Claro ¡Pero tambien tengo un superior a quien rendirle cuentas! ―Ladró el doberman intimidando a los dos reptiles―Debería estar persiguiendo a criminales mundialmente buscados, ¡No estar tratando con un cazador problemático!

    La furia del tipo siniestro solo crecía más y más sin notar como ambas princesas acompañadas de un enorme Abomasnow se acercaban de a poco con la intención de hablar con el dúo del Flare Heart

    ―Señor Hund, puede dejar de regañarlos―Dijo el yeti con un tono tan amable que hacía contraste a su dura apariencia

    Los Pokémon mayores quedaron mudos ante la presencia del tipo hielo y no era por nada, frente a ellos se encontraban literalmente el Pokémon más importante de la región, aquél que gobernaba sobre Nova.

    ―R-Rey ―Balbuceó el Houndoom

    ― ¡Rey! ―Exclamaron tanto Firo como Leif estupefactos por con quien se habían encontrado

    ―Creo que mi hija tiene algo que decirles ―Dijo el helado Pokémon con una agradable y gentil sonrisa
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¿Era tu intención hacer que Fiollet cayera mal al lector? Pues conmigo lo has conseguido.

    Si solo fuese por lo malagradecida, le daba un pase... pero no, tenía que encarcelar a Firo y Leif, quienes no la pasan muy bien que digamos. Espero al menos alguien le de un bolso a ese Charmeleon...

    Y sí, la dinámica de discusión de esos dos se me hizo bastante divertida... aunque amenazar a Leif con un potente Puño Fuego me pareció exagerado nwnU. Ay, ese par de loquillos, son la pareja dispareja...

    La escena de la prisión me parece interesante... ese Weavile es un lunático y vaya si deberían considerar ejecutarlo. No importa lo que piense el Aggron ese que salió unos episodios atrás xP

    Ahora solo queda esperar a ver qué rayos pasa con el Rey de la región :P. Algo me dice que será algo más bien light xP
     
  4.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Podemos decir que pese a que Fiollet haya florecido sigue siendo un poco capulla XD

    Este capitulo me resultó gracioso en general, el encuentro de nuestros lagartos con las hermanas, con el Houndoom y también con el Golduck fumador. Me ha extrañado un poco un pokemon de agua fumando, no sé, pensaría que eso es más típico de uno de planta o de fuego

    Esto me hizo gracia. Me recordó a los viejos capítulos de Scooby Doo: Lo hubiera conseguido de no ser por esos muchachos entrometidos y su perro. XD cosas mias

    Concuerdo con Nathan en lo de amenazar con el Puño Fuego, me parece un poco exagerado a no ser que el trío de las T signifique algo que ignoro

    En el tema de Hinto( y la Mienshao) ya dejaste claro que la crianza en tu fic no es como en los juegos pero¿una Steenee, una Liligant y un Asbomanow como padre? Creo que la reina madre tiene mucho que explicar XD


    Hasta la proxima
     
    Última edición: 26 Octubre 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Threadmarks: Capítulo 38
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    3486
    J.Nathan Spears AJ Slifer : Quizás el desagrado sea la primera impresión que cualquiera va a tener con Fiolett, creeme que Firo tampoco tuvo una buena impresión de la señorita princesa pero bueno, el Charmeleon no es de esos que a muchos les caiga bien a la primera. Y por lo del puño fuego hacia Leif, bueno, todos tenemos ese amigo que hace bromas y chistes malos que apenas empieza ya lo queremos golpear[???] y bueno al grovyle a veces se le sale eso tanto on-screen como off-screen.

    Y por lo del rey Abomasnow y sus hijas de diferentes especies (Por lo que me dijo AJ) LEAN EL CAPÍTULO[??]

    Eso sí, antes que nada, los dejo con un pequeño artwork de ToH con motivo de Halloween, asñi que FELIZ NOCHE DE BRUJAS!

    [​IMG]

    Capítulo 38: La criatura de ojos grises

    -o-

    La noche se hacía presente y en medio de un bosque iluminado únicamente por la luna llena una criatura deambulaba como si estuviera perdida, su apariencia era por lo menos extraña, no se podía decir si era un mamífero, un reptil, un ave incluso un insecto, solo estaba ahí en plena soledad mientras su amalgamada sombra se extendía.

    Llegó a un peñasco colocado en medio de un claro y con fuerza arrojó un horrible rugido que apenas se podía escuchar notoriamente pero aún así retumbó y despertó a todo el bosque.

    -o-

    Por dentro la mansión era muy lujosa, la dupla de reptiles era guiada por el Houndoom quien si bien trataba de mantenerse estoico, se notaba que también estaba asombrado por las grandes alfombras rojas o los candelabros con forma de Chandelure que brillaban con un reconfortante dorado.

    ―Agradezcan que el rey estima mucho a los cazadores, creanme que si por mí fuera o los dejo en esa celda o que busquen otro lugar donde pasar la noche―Dijo Hund

    ―Viejo sangrón―Insultó Firo provocando el enojo del doberman―Por cierto ¿Es verdad eso que van a reparar mi dex y mi ball?

    Ante la pregunta el perro infernal no pudo evitar soltar un pesado suspiro

    ―Ya te dije que sí, algunos de mis hombres fueron cazadores en su tiempo y por ley si ellos se enlistan en la policía tienen que saber de cuidados y reparaciones, no podemos estar al margen de eso con un aproximado del 40% de la población ejerciendo ese rol ya sea de una manera activa o una retirada―Explicó el Houndoom mientras llegaban a una lujosa puerta elaborada de algún metal precioso―Bien, ustedes duermen aquí ¡Pero! los quiero fuera a más tardar a las 8 de la mañana ¡¿Me escucharon?!

    ― ¡Sí jefe! ―Exclamaron los dos miembros del Flare Heart adoptando una pose militar

    Con fastidio el can se fue de aquél pasillo, no era para menos, como el que estaba a cargo en ese momento, no podía dejar sola a la familia real por guiar a dos viajeros problemáticos.

    Ya solos, el varano abrió la puerta tomando un picaporte tan fino que lo más seguro que ni en esta ni en siete vidas más podría pagarlo, entró junto a su compañero en la habitación e impresionados por cómo estaba decorada y amueblada con libreros, candelabros y una enorme ventana que cubría toda la pared con cortinas de terciopelo de color blanco. Lo primero que hicieron fue arrojarse a cada una de las dos camas de tamaño king arrugando en el proceso las sábanas de tela roja e ignífuga.

    ― ¡Al fin una cama de verdad! Ya no dormiré en el piso o en el hospital―Decía el rojizo reptil con felicidad en sus palabras

    ―Deberías hacer esto con más frecuencia ¿Cuántos reinos tiene Nova? digo, para que sigas metiendote en problemas con las princesas

    ―Nova es un reino, solo tiene un rey y dos princesas, pero sí, al fin todo bien para Firo Volcano

    ― ¿Y dónde está la reina? de hecho me llamaba bastante la atención que las princesas fueran de especies diferente a incluso el rey

    ―Por lo que me dijo mi papá cuando yo era niño, la en ese entonces princesa y supongo que la madre de aquella Lilligant falleció a fines de las guerras negras y la segunda esposa del rey, quien sí llegó a ser reina perdió la vida por una enfermedad que contrajo en la región vecina de Kaze

    ―Eh, bueno... entonces sigue metiendote en problemas, ¡Buenas noches! ―Exclamó el geco cayendo de golpe en las almohadas roncando como un Slaking

    ―Sí, buenas noches ―Bostezó el varano colocándose con pereza sobre el colchón

    No pasaron ni quince minutos cuando una lluvia de almohadazos trató de apagar un interruptor, ambos Pokémon se habían olvidado de apagar la luz por lo que está ya molestaba, al final fue el propio Grovyle quien se levantó aprovechando de recoger los cojines que logró dejar la habitación a oscuras.

    -o-

    La luna llena ya demostraba un poco más de la una de la mañana, el frío nocturno llegaba junto al viento y mientras todo el mundo dormía una puerta se cerró de golpe despertando al cazador del Flare Heart.

    ― ¿Q-Qué está pasando? ―Preguntó Firo medio dormido mirando para todos lados

    El Charmeleon concentró su entrecerrada mirada en la ventana, le extrañó el notar como la princesa Fiolett se dirigía hacia el bosque pero en su estado somnoliento poco podía lograr hacer además de bostezar por lo que nuevamente se tapó con aquellas sábanas para volver a dormir.

    ― ¡La princesa! ―Vociferó el varano levantándose de golpe desde sus cubiertas

    Rápidamente el reptil rojo salió de su cama y se dirigió a la de su compañero, dando vuelta completamente el colchón tirando al geco directamente al suelo cayendo de cara a este.

    ― ¡Oye idiota! ¡¿Qué demonios te pasa?! ―Reclamó Leif molesto por el golpe que había recibido

    ― ¡Ví a la princesa afuera!

    ― ¿Y eso que tiene? Es su mansión ¿O no?

    ―Sí, pero aún así no saldría sola a esta hora

    ― ¿Y entonces qué hacemos?

    ―Voy a avisarle al viejo tú esperame aquí―Ordenó Firo saliendo con velocidad de su habitación

    ―Estoy seguro que no ocurre ocurre nada, ¿No se suponía que se llevaban mal?

    No pasaron ni diez minutos cuando la puerta principal del lujoso castillo se abrió, el primero en salir era el rudo Houndoom seguido de una veintena de subordinados que se enfilaron en el instante.

    ―Bien, busquen alrededor del bosque, deben encontrar a la princesa rápido ¡¿Entendido?! ―Ladró el doberman con bravura

    ― ¡Sí señor!

    Rápidamente los policías se dividieron en grupos dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales, el sabueso infernal por su lado comenzó a olfatear el suelo en busca de pistas hasta que detectó cierto olor conocido acercándose.

    ― ¿Ustedes que quieren? ―Preguntó Hund

    ―”Gracias Firo por habernos avisado” para empezar―Reclamó el varano

    ―Pués sí, gracias por el aviso, pero dejen esto en manos de la policía―Dijo el tipo siniestro adentrándose al bosque con toda velocidad

    ― ¿Le vas a hacer caso? ―Preguntó Leif

    ―No

    ―Lo sabía

    Ambos reptiles corrieron en dirección contraria a la que el perro había ido, si bien la princesa los había tratado como lastras en el día, no podían dejar que esta anduviera sola a esas horas y más con el recuerdo que la doncella menor les había dicho sobre un monstruo en los alrededores.

    -o-

    Fiolett se encontraba conversando con un tono tranquilizador, estaba sentada en un peñasco acariciando la cabeza de una enorme criatura la cual solo podía quedarse dormida ante la palabras de la jovencita.

    ―Disculpa por aún no encontrar un método para sacarte esa horrible cosa―Decía la Lilligant tranquila pero con cierto aire de melancolía

    El extraño ser que la joven princesa cuidaba poseía un extraño casco de metal oxidado, cuatro puntas afiladas salían de este y de su cabeza lo único que dejaban ver era un penacho y unos ojos grises que demostraban furia y tristeza.

    ―Debe ser muy difícil vivir con esto en tu cabeza, aunque al verte me gustaría a veces tener ese casco yo

    Con curiosidad el enigmático animal miró a la tipo planta, sus ojos no lo miraba a él, simplemente tenía una mirada vacía.

    ―No digo que tu vida sea más fácil que la mía, te aseguro es mucho más difícil, pero ser la heredera al trono no es sencillo, etiqueta, buenos modales, todo eso se contrasta con el asco de personalidad que tengo...Pero no debería llenar tu cabeza con problemas míos ¿Verdad? ―Preguntó la chica sonriente

    Agresivamente la quimera se levantó botando al suelo a la Lilligant quien terminó con tierra en su cuerpo, la razón del comportamiento violento era un enorme Scolipede que se acercaba con intenciones hostiles.

    De un salto el Pokémon compuesto comenzó a atacar a la escolopendra, esta se defendía con ataques venenosos que eran fácilmente bloqueados por el casco metálico quien respondió con un potente corte hecho con sus garras imbuidas en energía espectral.

    ― ¡Cero! ―Exclamó Fiolett

    -o-

    La batalla no había durado más de dos minutos y rápidamente el enorme insecto tuvo que escapar bastante herido, pero ese pequeño lapso de tiempo bastó para que la quimera actuará como un animal enloquecido sin embargo no atacaba a la hija de la familia real, se contenía y daba cabezazos contra el suelo esperando poder librarse de su prisión metálica haciendo aquel movimiento monótono por alrededor de diez minutos antes de cansarse.

    ―Tranquilo, ya se fue―Decía la Lilligant abrazando al extraño animal―Ya todo está bien

    ― ¡Colmillo ígneo!

    De entre los matorrales saltó el Houndoom con sus cuatro afilados colmillos rodeados de fuego, un potente mordisco fue el que dió en la espalda del compuesto quién enfurecido se lo sacó de encima como pudo.

    ― ¡Hund no!

    ― Princesa, aléjese de lo que sea que sea esto, no puedo dejar que se acerque a usted

    ― ¡No lo entiende!

    ― ¡Ustedes dos ataquen! ―Ordenó el doberman

    Apareciendo de la nada, los siguientes en atacar fueron Firo y Leif con su puño fuego y hoja aguda respectivamente, la bestia por su parte saltó para esquivar el golpe siendo en pleno brinco por un torrente de llamas enviado por el perro.

    ― ¿Pero qué es ese Pokémon? ―Preguntó el confundido geco

    ―No lo se, nunca había visto algo así―Respondió el varano

    ― ¡No es momento para descubrir qué es y que no es! Ya estoy bastante molesto con que quisieran hacerme el tonto y subestimaran mi olfato largandose a otro lado

    ―Ya dije que lo sentíamos―Reclamó el Charmeleon con una mueca de disgusto en su rostro

    ― ¡¿Qué hacen todos ustedes aquí?! ―Preguntó Fiolett alterada

    ―Te vi escapar hacia el bosque y obviamente tenía que dar aviso, no iba a dejar que “su excelencia” corriera peligro

    ― ¡Pero ustedes están mal! ¡Cero no es un peli…

    ― ¡Cuidado! ―Alertó el comandante empujando a su protegida a un costado

    El Houndoom no logró esquivar un violento impacto generado por el Pokémon misceláneo estrellando su cuerpo contra un árbol, curiosamente el extraño ser también obtuvo bastante daño demostrando que fue un ataque riesgoso para él.

    Un golpe de fuego generado por el cuerpo de Firo, chocó en el costado de la bestia nombrada Cero, se vió obligado a retroceder algunos metros tratando de contraatacar pero en un instante se detuvo viéndose envuelto en un mar de llamas draconianas que poco a poco lo paralizaban.

    ―Oye princesita, no deberías salir más de noche sola―Comentó el lagarto rojo de forma altanera

    La quimera se liberó del dracoaliento generado por Leif, furioso se abalanzó sobre el varano con una velocidad muy mermada, solo para ser golpeado por un puño electrificado del ígneo quien lanzó un rugido al impactar con metal extremadamente duro.

    “ ¿Eso no es su cabeza?” ―Pensó el cazador del Flare Heart antes de ser golpeado por la garra derecha del compuesto

    ― ¡Firo! ―Exclamó el Grovyle atacando con su hoja aguda

    El sable de arboricola impactó en el casco de la criatura provocando nulo daño siendo alejado por un cabezazo que lo hizo rebotar un par de veces por el suelo.

    Furioso, el así llamado Cero se acercaba a los dos reptiles, estos se levantaban con dificultad pero el extraño ser quería acabarlos por haberle atacado sin previo aviso. Llegó hasta estos, levantó su zarpa izquierda y acumulando energía espectral la bajó violentamente.

    Un pinchazo en el cuello del animal bastó para que nuevamente se alejara, el responsable era el Houndoom quien con la punta de su cola había atacado con un golpe bajo para luego volver a atacar con un fuego fatuo generando de su boca pequeñas pero incandescentes esferas de fuego fantasmal.

    Las bolitas azuladas de fuego cubrieron el cuerpo de la bestia la cual comenzó a revolcarse de dolor en el suelo al sentir las potentes quemaduras que ardían en su ser.

    ― ¿Q-Qué le hizo? ―Preguntó la princesa estupefacta

    ―Las quemaduras producidas por un Houndoom son las peores, con esto debería ser derrotado ya―Comentó el sabueso infernal

    La quimera se levantó como pudo, estaba cansado y herido pero eso no fue lo suficiente para derrotarlo y lanzando un rugido aterrador, el calor generado por las quemaduras comenzó a intensificarse hasta convertirlo en una masa de fuego que se dirigía a velocidad contra el doberman.

    ― ¡Cero por favor detente! ¡No le hagan daño! ―Gritó la Lilligant alertando a los dos lagartos

    Gruñendo contra su oponente, el comandante volvió a activar sus fauces flamígeras saltando hacia la yugular de la extraña criatura que ni por un segundo pensó en detenerse.

    Nuevamente un dracoaliento impactó al enmascarado mientras un puño fuego directo al rostro bastó para enviar al can directamente al suelo para levantarse con dificultad. Por su lado aquel conocido como Cero se libraba de las llamas draconianas solo para caer producto de las quemaduras recibidas por el fuego fatuo.

    ―Viejo te pasastes―Dijo Firo con una mirada acusadora en su rostro

    ―Los policías siempre ocupando la fuerza desmedida contra el indefenso―Agregó Leif con un suspiro

    ― ¡¿Qué no vieron la fuerza de esa cosa?! ―Reclamó el Houndoom mientras enrollaba su cola en el brazo de la doncella―Bien princesa, andando, voy a hablar con usted después

    Severo como nunca, el perro comenzó a arrastrar a la Lilligant, el Charmeleon y el Grovyle los siguieron pero no pudieron evitar voltear su cabeza hacia el derrotado Pokémon antes de seguir su camino.

    No dieron muchos pasos cuando firme, la chica sacó su brazo de las ataduras del comandante demoníaco, este sorprendido se giró para ver el rostro molesto de la muchacha quien solo apretaba los puños resignada.

    ―Princesa le ordenó que…

    ― ¡Tú no me ordenas nada! ―Vociferó la tipo planta enrabiada dejando a los tres Pokémon presentes helados― ¡Les dije que Cero no era un peligro y lo siguieron atacando!

    ― ¿Cero? ―Preguntó la dupla del Flare Heart extrañados por a quién se refería

    ―El Pokémon que atacaron, solo me defendía de un Scolipede y ustedes lo atacaron salvajemente

    ―Princesa, usted estaba sola en el bosque con un Pokémon desconocido y silvestre, no era seguro que siguiera ahí...―Trató de decir Hund antes de ser nuevamente interrumpido

    ― ¡Cero no es un Pokémon silvestre! ¡Es mi amigo! ¡El único que tengo en mi vida! ¡Y usted señor Hund, como buen comandante demoníaco que es lo atacó sin piedad!...Yo lo estaba calmando, ese casco que tiene lo hace sufrir

    ―Así que era un casco―Murmuró Firo

    ―No sé de qué Pokémon se trate, cuando lo encontré solo tenía una etiqueta que decía “Codigo: Cero, espécimen tres” y he tratado por todos los medios de sacarle esa cosa para descubrir que es...o para que tenga una vida normal―Decía Fiolett estallando en lágrimas

    ―Tch, ustedes dos lleven a la princesa al castillo, yo veré que haré con ese Pokémon ―Ordenó el sabueso

    ―Sí señor―Acató el geco verde sin muchos ánimos

    ―Lo que digas anciano

    ― ¡No me llames anciano! ―Ladró el infernal can retirándose molesto con algunos gruñidos saliendo de su hocico

    ―Bien, se cuidarme sola, así que nos vemos después ―Comentó la Lilligant secándose las lágrimas y marchándose del lugar

    Una pequeña ráfaga de semillas y un abrasante calor detuvieron en seco a la jovencita, esta se giró para observar qué pasaba sorprendiendose al ver a los dos reptiles deteniendo su paso.

    ―Lo siento princesa pero tú te vienes con nosotros―Dijo Firo tomando el brazo a Fiolett y arrastrandola por el camino que ellos habían tomado

    ― ¡¿Q-Qué están haciendo?! ¡Soy la princesa de Nova, lo que les diga es una orden!

    ―Sí como sea, oye Leif ¿Te acuerdas por donde veníamos?

    ―Creo que fue por la izquierda

    ―Entonces fue por la derecha

    ― ¡Gracias por escucharme maldita lagartija piromana!

    ― ¡¿A quién llamas lagartija?! ¡Lagartija!

    Nuevamente tanto el Grovyle como el Charmeleon comenzaron a discutir haciendo que la tipo planta soltara un pesado suspiro mientras era guiada a su hogar por el incompatible dúo.

    -o-

    La mañana ya estaba llegando, y a pesar de una exhaustiva búsqueda de horas desde el conflicto con el extraño ser, Hund no había logrado encontrarlo, era increíble que incluso para un afilado olfato aquella criatura hubiera desaparecido sin dejar rastro.

    ― ¿Itik te envió? ―Preguntó el Houndoom sin sacar su nariz del suelo

    ―Nope, fue el jefe, me envió con los capitanes Aife y Kaaref―Comentó una animada Glaceon quien se distraía más con el ambiente que con su compañero para luego temblar por una brisa que la cubrió― ¡Hace frío!

    ―Astrid, eres tipo hielo, tú nunca tendrás frío

    ―Pues disculpame por intentar entablar una conversación señor comandante demoníaco―Reclamó la zorra artica inflando sus mejillas de modo infantil

    ―No tengo tiempo para juegos, ese Pokémon que estaba con la princesa, me perturba que haya desaparecido―Dijo el sabueso alzando su olfato hacia el cielo―Esa cosa, de donde salió un Pokémon con una mezcla de olores naturales tan extraña, no es normal, parece como si hubiera sido un experimento

    ―Quizás esos mitos de Pokémon creados por los humanos no eran tan falsos después de todo

    ―Aunque así lo fueran, dudo demasiado que algo hecho por los humanos hubiera sobrevivido tanto sin conocerle o siquiera saber de su existencia

    -o-

    Con un bostezo Firo se encontraba junto a Leif en la entrada del castillo, apenas despertaron habían recibido la Pokéball y la Pokédex del equipo totalmente reparadas por lo que ya solo quedaba seguir su camino.

    ―En marcha, aún nos queda camino por recorrer―Dijo el Charmeleon caminando hacia el sendero

    ― ¡P-Pues podrías ayudarme aquí! ―Reclamaba el geco con gran esfuerzo al cargar con varias bolsas llenas de objetos y provisiones

    ―Vamos, no esta tan pesado todo eso

    ― ¡No pero las malditas bolsas se rompen!

    ―Entonces ocupen un bolso―Dijo una conocida voz

    Los dos miembros del Flare Heart se dieron vuelta extrañados, frente a ellos se encontraba el par de princesas aunque la Steenee estaba notoriamente adormilada mientras su hermana mayor con aquella mirada altanera que siempre poseía se acercaba a estos como si algo la estuviera obligando.

    ―M-Miren, esto es solamente porque me parece tonto que un cazador esté viajando sin algo para sus cosas, así que tómenlo y váyanse―Dijo la Lilligant sacando de su espalda un bolso de cuero de un marrón más oscuro que el anterior y con más compartimentos

    ―Espero les guste, mi hermana lo buscó toda la noche apenas llegaron

    ― ¡No es cierto! Solo lo encontré ahí tirado para basura y bueno pensé que como ayudaron a mi hermanita ayer y a Cero anoche… ¡¿Van a quedarse ahí o van a aceptar el bolso?!

    ―Q-Qué genio―Comentó el lagarto verde temeroso ante la actitud de la futura monarca

    Como era de esperar el Charmeleon rápidamente tomó su nuevo bolso colocándolo en su cuerpo y guardando tranquilo todas sus pertenencias, ya listo lo afirmó un poco y le dió la espalda a las dos señoritas.

    ―Oye princesa ―Dijo el varano sin darle la cara a la tipo planta de mayor edad

    ― ¿Q-Qué?

    ― Pudiste haberlo lavado por lo menos, esto tiene polvo―Reclamó Firo disgustado provocando la molestia en la muchacha y que su Pokémon se llevara la mano al rostro por su actitud

    ― ¡Te regalo algo de utilidad y así me lo agradece…

    ―Es broma, pero deberías confiar más en los demás y no ser tan cerrada, bien, hasta luego―Aconsejó Firo partiendo del lugar con su nuevo morral

    ―Y lo dice el menos cerrado de todos―Comentó Leif corriendo para alcanzar a su compañero y cazador

    Ambos Pokémon se alejaban mientras las dos princesas los observaban, la joven Steenee dió un pequeño bostezo antes de entrar a su hogar, por su lado la Lilligant alejó la mirada de la dupla de lagartos para enfocar al bosque donde habitaba el así conocido Código: Cero, no pasó mucho hasta escuchar un rugido en el lugar y esbozando una sonrisa dio media vuelta para volver a entrar al castillo.
     
    Última edición: 28 Octubre 2018
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No tengo mucho qué opinar de este episodio. Salvo que me tardé mucho en comentar, juas juas. ¿Me extrañaste, weón?

    Buena aparición de Type: Zero en este universo... parece que los humanos a la final sí existen, o cuando menos existieron... y Fiollet la tsundere haciéndose amigo. Bueno, si con el episodio anterior hiciste que me cayera chancho... acá me comenzó a simpatizar nwnU. Y vaya que Hund se cree la gran verga para mandonear a una princesa :V. ¿Qué te cuesta decir "le sugiero se vaya de aquí", o algo parecido?

    Otra cosa: Me pareció interesante que Firo supiese de la situación de las hermanas princesas (en realidad, medio-hermanas :V)... ya que normalmente no tiene memoria para cosas que no sean su objetivo inmediato, y eso puede hasta parecer un detalle sin importancia. Ah, pero más estrafalario fue que lo recordara porque se lo dijo su papi en cierta ocasión, puesto que quizás hacía cuántos años habrá sido eso xD... y sabiendo que Darach estaba algo loco en ese entonces... (creo)

    Bueno, ya, en líneas generales, es una buena historia. Y me pregunto si algún día Firo dejará de ser tan... no sé, boca floja quizás :V. Se lo ve discutiendo con todos... con Leif, con Hund, con Fiollet... casi llegando a los gritos o a los puños (en el caso de Leif)

    No entiendo cómo es que Leif no lo ha mandado a tomar por culo aún... si yo fuera Leif, ya quisiera irme a la mierda y robarme su comida, para luego buscar un bosque.

    Y tampoco entiendo cómo es que ITACHI no lo ha abandonado y ya :V

    En fin, nos vemos en otra :3
     
    Última edición: 8 Noviembre 2018
  7. Threadmarks: Capítulo 39
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    2929
    J.Nathan Spears : Eso era lo que quería lograr con Fiollet, que cayera mal en el primer capítulo pero después empezara a reponerse xD. Sobre cómo Firo sabía, bueno, eran la antigua princesa y la reina de Nova, no eran meros Pokémon y aunque no se note, el Charmeleon sabe cosas de la historia (Al menos la reciente) de la región. Es más, es Leif el que desconoce de casi todo por su antigua vida como salvaje.

    Hund por otro lado a pesar de ser un comandante de policía no es quien tiene el mejor trato con los jóvenes y creeme que se encontraba estresado al momento de tener en un mismo punto tanto a Fiollet como a Firo, ambos Pokémon que más de una cana le han sacado.

    Y si bien la personalidad de Firo puede ser brusca, arrogante, violenta y molesta pero no es alguien que haga mal y menos a su equipo. Si pudiera compararlo con algún personaje sería con Luffy, ambos son de los que pegan y después vuelven a pegar antes de preguntar pero sus equipos estan siempre con él. Ahora lo de por qué Itachi no se ha retirado del equipo es simplemente porque si bien no tolera a gran parte del FH (Con algunas excepciones que si comparte algo aunque sea mínimo) no tiene dónde más ir y la vagancia al final le gana

    Capítulo 39: ¡Al tigre! ¡al tigre!

    -o-

    ―Me duelen los pies―Gruñó Cinna molesta

    ―Sí, no hemos parado por dos días, ¿No podemos descansar? ―Preguntó Leif

    ―Vamos, ya estamos muy cerca del cañón desolado ¡Así que en march...―Trató de decir Firo antes de ser golpeado en su cabeza por una rama que colgaba de un árbol

    El trío de Pokémon caminaba entre un calmado y rural sendero lleno de pastizales, flores y alguno que otro árbol solitario. Los Floette y algunos Pokémon bicho pequeños así como Pidgey y Taillow jugaban entre las plantas y muchos por ser Pokémon no permitidos o a simple vista, no aptos para los estándares de él no captaron la atención del Charmeleon.

    Los tres pasaban por un túnel de árboles acompañado de cercos de madera posiblemente por ya ser hectareas de otros Pokémon, por lo que seguían caminando tranquilos junto con los cálidos rayos del Sol de mediodía.

    Tanto a Firo como a Cinna les llamó la atención ver un montículo de abrigos amontonado en mitad del camino, solo se veían frazadas y mantas por lo que extrañados pasaron ante el conjunto el cual no notaban daba pequeños y leves movimientos.

    ― ¿Tienen algo de comer para esta pobre alma? ―Preguntó una ronca voz masculina

    Ante la extraña presencia, el varano y la pequeña hada se detuvieron, el geco seguía su camino hasta ser agarrado de la hoja de su cabeza por su compañera de equipo.

    Unos debilitados ojos apenas se dejaban ver entre las cobijas y con dificultad una enorme mano roja salía de estas como si fuera a recibir algo.

    ― ¿Tienen algo? ―Volvió a preguntar acompañado de una horrible tos

    ―Pues sí, creo que sí, déjeme ver―Respondió el lagarto ígneo buscando alguna baya o pan en su nuevo bolso―Tch, aún no me acostumbro a los bolsillos extra

    ―No reclames, estoy segura que es mucho más caro que ese sucio bolso que tenías antes―Comentó la Mawile

    ― ¡No era sucio!―Gruñó el Charmeleon mientras le entregaba al extraño un par de bayas

    ―M-Muchas gracias―Dijo el enigmático Pokémon― ¡Trío de tontos!

    ― ¡¿Qué?! ―Preguntó un alarmado varano

    ― ¡Firo! ―Exclamaron sus dos compañeros

    Agarrando con fuerza del brazo de Firo, el extraño vagabundo se levantó con todas sus prendas cayendo al suelo. El Grovyle y la Mawile trataron de ayudar pero entre una de las aberturas de las mantas una ráfaga de fuego deteniendolos en su puesto.

    El puño derecho del Charmeleon se electrificó para lograr una respuesta ante la acción hostil de su oponente, sin embargo, un golpe en su vientre lo desconcentró además de mandarlo a volar unos metros hasta estrellarse con un árbol.

    ―M-Maldito―Reclamó el flamígero levantándose del suelo―Necesito ayuda voy a sacar a Taro… ¡¿Donde está mi bolso?!

    ― ¿Buscabas esto?

    Con ya las frazadas y mantas en el suelo, la figura del enigmático Pokémon era revelada. Un Incineroar sonriente de su victoria y orgulloso de su fuerza y astucia se encontraba erguido con el nuevo bolso del Flare Heart en su mano derecha, poniendo este en su cuerpo para escapar.

    ―Vaya, se me está haciendo tarde, tengo que ir a ver si se secó la pintura―Comentó el tigre retirándose del lugar

    ― ¡Devuelveme mis cosas! ―Exclamó Firo activando su nitrocarga y cargando contra el felino

    ― ¡Lariat oscuro!

    Como si un tornado fuera, el rayado comenzó a girar sobre sí mismo incendiando en fuego negruzco sus garras. La fuerza con la que rotaba fue tal que nuevamente impactó el estómago de su oponente dejandolo sin aire y lanzandolo lejos.

    ― ¡Gracias por la comida idiotas! recuerden ¡No confien en extraños! ―Insultó el tigre retirándose a su ritmo con carcajadas saliendo de su boca

    El reptil incendiario logró reincorporarse a los segundos que el ladrón había escapado, estaba furioso y las venas marcadas en su sien solo lo delataban.

    ―Ese bastardo...ese...maldito… ¡Bastardo! ―Exclamó el Charmeleon generando una explosión en su mano izquierda y un fulgor eléctrico en la derecha―Leif, Cinna, marchando, hay una alfombra de tigre que ví y quiero quemar

    ―Sí, hablando de eso, ¿Nos ayudas? ―Suplicó el geco

    Confuso, el cazador giró su cabeza hacia sus Pokémon encontrando la sorpresa de que ambos estaban presos en el fuego con la hada férrea encima del tipo planta soplando para que las llamas no los alcanzaran.

    ― ¡Quemen a Leif pero no a mí! ―Exclamaba la Mawile sacudiendo a su compañero de equipo

    ― ¡Podrías bajarte ya! ―Gruñó el arboricola molesto

    Firo colocó sus puño izquierdo en el círculo de fuego y con un puño fuego, unió las llamas ajenas con las suyas apagando estas al momento de desactivar su movimiento.

    ―Sí ya terminaron, vamos a recuperar nuestras cosas y darle una paliza a ese Incineroar―Dijo el varano con movimientos tensos y agresivos en sus manos

    -o-

    El felino se encontraba en una madriguera revisando su botín, sacando las cosas que estaban en cada uno de los bolsillos del bolso y colocándolas sobre el suelo para diferenciar lo de valor con lo inservible.

    En ese instante tenía en sus garras las recién reparadas Pokédex y Pokéball del chico las cuales por inutilidad según él, las dejó en el suelo.

    ―Como lo sospeché, un cazador, veamos, según ese Decidueye del otro día traía unos objetos valiosos pero veo solamente basura―Gruñía el gato rayado escarbando aún más en las cosas del Charmeleon― ¡Eureka!

    La felicidad en el tigre fue completamente notoria al encontrar las dos tablas al fondo, si bien no sabía para qué eran, el hecho de parecer una especie de loza fina lo hacía pensar en nada más que dinero.

    Lo que el corpulento Pokémon extrañaba era el hecho de que al instante de tomarlas, la tabla que correspondía al tipo siniestro comenzaba a emitir latidos que le provocaron un pequeño resquemor en la espalda sin embargo no le dió la importancia necesaria.

    ―Este debe ser el supuesto gran tesoro ¡Y tiene dos! ¡Voy a ser millonario! pero ¿Qué serán?

    Un disparo de rocas impactó cerca del felino poniéndolo en alerta tomando inmediatamente el bolso y las dos tablas mientras se disponía a correr.

    ― ¡Alto! ¡Detente! ―Ordenaba un Carracosta acompañado de dos Herdier

    ― ¡Sí cómo no! ¡Adiós policías inútiles! ―Dijo el Incineroar perdiéndose entre el bosque

    ― ¡Maldito...―Gruñó la tortuga tratando de alcanzar al ladrón

    ―Capitán, dejó algo acá―Habló uno de los perros

    -o-

    Pueblo humareda era un pequeño poblado cercano al cañón desolado, prácticamente era la última parada civilizada antes de llegar a aquel lugar. Sus calles no superaban las tres principales y sus pocas casas eran de madera, la economía del lugar se abastecía plenamente en sus habitantes, cosechas y ventas que realizaban entre sí mismos.

    Como era un lugar de paso, la presencia rápida de viajeros no era algo extraño pero si lo era cuando se quedaban más de un día ahí en caso de no haber una tormenta o algo similar.

    ―Vamos por el principio, primero los encuentro con las princesas y ahora están aquí formando alboroto―Decía Itik prendiendo un cigarrillo en el proceso

    ―Sí, verá, la idea original de Firo fue...―Trató de explicar Leif ante la molesta mirada del pato

    ―Veamos, llegaron acá hace no más de veinte minutos, lo primero que veo es al Charmeleon echando fuego por la boca como de costumbre y gritando por un supuesto ladrón a quien fuera que se cruzaba ¿Saben que el protocolo es si les roban dirigirse directamente a un cuartel? No gritarle a los Pokémon de los alrededores

    ― ¡Dejanos explicar primero! ―Ladró el varano enfurecido―Mira, no estoy de buenas, nos acaba de robar un Incineroar a las afueras de este pueblo y lógicamente pensé que podría haberse escondido aquí

    ― ¡¿Qué dijiste?! ―Preguntó un sorprendido pato al punto de tener que apagar su cigarrillo

    ―Que lógicamente pensé que podría haberse escondido aquí

    ―No eso, lo otro

    ― ¿El Incineroar? ―Preguntaron el Grovyle y la Mawile confundidos

    ―Así que se encontraron con Taika, tch, ese tigre ha dado más problemas de lo que imaginé

    ―Entonces se llama Taika ¡Ya va a ver cuando me lo encuentre! ¡Va a desear nunca haberme robado! ―Gruñía el lagarto ígneo con su puño izquierdo incendiado― ¡Leif! ¡Cinna! ¡Andando!

    Dando una media vuelta Firo comenzó a retirarse de la comisaría agitando violentamente su brazo izquierdo, lo que no contaba era que iba a chocar con un individuo terminando en el suelo.

    El Pokémon con quien había chocado era el Carracosta acompañado de los dos Herdier, este observó al cazador para dirigirse hacia el pato.

    ―Señor, venimos de una persecución, nos encontramos con Taika a las afueras del poblado pero se nos escapó―Comentó el archelon

    ― ¿Lo dejaron escapar? Capitán Chelon me esperaba más de usted―Regañó el Golduck a su inferior

    ―L-Lo siento comandante, pero al menos logramos recuperar esto―Dijo la gran tortuga sacando de su caparazón la Pokédex y Pokéball del Flare Heart

    ― ¡Mis cosas! ―Exclamó el Charmeleon arrojándose con una nitrocarga sobre el capitán de los policías

    ―Las encontramos mientras seguíamos a Taika, tal parece las dejo por no serles útil―Explicó uno de los perros

    ― ¿No encontraron un bolso? ―Preguntó el geco

    ―Escapó con uno y dos objetos extraños en sus manos, me vuelvo a disculpar comandante, no pudimos atraparlo, es demasiado astuto―Dijo Chelon levantándose y sacando al cazador ígneo de encima suyo

    ―Capitán, desplace a sus hombres por los alrededores, yo buscaré por la ciudad...y sobre tí―Dijo el Golduck mirando con disgusto al Charmeleon

    -o-

    Firo caminaba por las calles del pueblo junto a sus Pokémon, después de haber sido echado de la comisaría por su prontuario problemático, si bien no contaba con detenciones grandes, desde que había partido su aventura hace 2 años ya no le era extraño pasar noches en la comisaría, generalmente atrapado por otro comandante, Hund causando peleas fuera de lugar.

    Al no tener dinero porque de lo único que disponían eran de la Dex y la Ball, el Flare Heart era rechazado en los pocos hostales que habían teniendo que ir hasta las afueras del pequeño poblado.

    ― ¡No sí la policía siempre ayuda a los que necesitan! ¡Ja! Como si esas cosas pasaran ―Gruñía el varano

    ―Pues veo normal que el comandante Itik no te quiera ver cuando hace no más de tres días te apresó por lo de la princesa―Comentó Leif

    ―Aún recuerdo la primera vez que me metieron a una celda, Firo no traía dinero entonces salió corriendo a toda velocidad del restaurante

    ― ¿Enserio te arrestaron por no pagar? ―Preguntó el arboricola con despreció

    ― ¡Esa fue la segunda vez y fue porque cierta Mawile come como si no hubiera un mañana!

    ―En mi defensa estoy en crecimiento

    ―Si fuera por eso ya tendrías la estatura de un Onix―Reclamó el de rojas escamas

    El trío ya fuera del pueblo logró encontrar una cabaña en muy malas condiciones, maderas podridas y quemadas, agujeros en su techo y más de alguna telaraña cubriendo varias porciones de la estructura, en pocas palabras, una casa abandonada.

    Al no haber otra opción el trío decidió entrar por donde se supone debió haber una puerta no encontrando nada, el suelo crujía a cada paso y el polvo hizo toser instantáneamente a la férrea hada y al geco.

    ―Pero que porquería de lugar, ¿No sale mejor buscar una princesa y que Firo la moleste para tener donde dormir? ―Preguntó Leif con cara de asco por donde se encontraban

    ―Ya te dije que Nova tiene solo dos princesas y por favor, no quiero encontrarme por un buen rato con esa niña mimada

    ― ¿Qué niña? ―Preguntó Cinna confundida

    ―Nada, solo que Firo encontró a una Lilligant igual de pedante que él

    ― ¡¿Como que pedante?! ¡Lagartija!

    ― ¡¿A quién llamas lagartija?! ¡Lagartija!

    Mientras los dos reptiles discutían, un pequeño movimiento de maderas llamó la atención de la Mawile quien curiosa caminó hasta aquel lugar.

    Movió algunos de los palos hasta que observó un leve brillo entre estos, inmediatamente una lluvia de brasas la comenzó a atacar apartándose rápidamente del sector para acercarse hacia sus compañeros.

    ― ¡Nos atacan! ―Exclamó la férrea hada abalanzándose sobre su cazador

    ― ¡¿Pero qué?! ¡Cinna bajate!

    ― ¡Recurrente! ―Anunció Leif apuntando hacia donde salían las brasas

    De su boca, el Grovyle comenzó a disparar un sinfín de semillas que al ser tan rápidas lograban pasar a través del ataque ígneo impactando en las maderas y cesando el fuego enemigo.

    ― ¡Lo sentimos! ¡No ataquen! ―Dijo una voz infantil

    Entre la estructura salió despavorido un Magby acompañado de otros Pokémon clasificados como “bebés” como Smoochum o Pichu quienes asustados se colocaban detrás de quien parecía ser el líder de los pequeños.

    ―N-Nos rendimos, no ataquen ―Titubeaba el joven alcatraz de fuego agachando su cabeza

    ― ¿Quién demonio se supone son ustedes? ―Preguntó el varano acercándose al arrepentido niño

    Con un movimiento sagaz, el pequeño de fuego trató de dar un golpe con su puño izquierdo hacia un indefenso Charmeleon, lo que no esperaba es que un fuerte puñetazo lo alcanzara en toda su cabeza haciéndolo besar el suelo y sorprendiendo de mala manera a los otros infantes del lugar.

    ―Oye niño, te pregunte que quién demonios eran ¿Que no te enseñaron modales en tu casa? ―Reclamó Firo alejando su puño izquierdo de la cabeza del Magby―Estos niños de hoy ¿Qué clase de padres son los que tienen? La generación de ahora está perdida, sí señor

    ―Eres el menos indicado para decir eso―Comentó el Grovyle

    ― ¡Callate!, pero bien, ahora niño responde ¿Quiénes son ustedes?

    El pequeño de fuego se levantó dando un pequeño brinco hasta sus compañeros comenzando a reír por unos segundos antes de dar su presentación.

    ― ¡Mi nombre es Boosun! ―Exclamó el Magby

    ―Yo soy Valky―Dijo la Smooochum

    ―D-Denki―Murmuró el pequeño Pichu

    ―Y somos…

    ― ¡El trío súper mega! ―Anunciaron los tres niños con poses de héroe

    ―Son solo un trío de mocosos...―Comentó el flamígero

    ― ¡Son adorables! ―Exclamó Cinna encantada con el trío

    ― ¿Y quién se supone son ustedes? ¿Por qué vinieron acá? ―Preguntó Boosun molesto

    ―Oye niño no seas tan sobrado ―Dijo el varano dando un nuevo golpe en la cabeza del niño de fuego―Mi nombre es Firo Volcano, soy un cazador y este es mi equipo, el Flare Heart ¿Contento?

    ―Estamos acá porque un ladrón nos robó nuestras cosas entonces el Charmeleon que ustedes están viendo decidió quedarse acá hasta capturarlo, por cierto mi nombre es Leif

    ― ¿Un ladrón? ―Preguntó la niñita de hielo

    ―No se preocupen, no son temas para niños y nos iremos pronto―Comentó el geco con una sonrisa

    ― ¿Tema de niños? ¡No nos subestimen! Además ella también es una niña―Reclamó el Magby indicando a la hada de acero

    ― ¡Tengo 13 años! ¡Ya no soy una niña! ―Gruñó Cinna siendo sujetada por su compañero tipo planta

    ―Tch, bien, pueden quedarse ¡Pero solo por unos días!, bien equipo, reunión―Anunció Boosun

    Los tres niños se alejaron del Flare Heart para juntarse entre ellos y conversar la situación, miraron un par de veces a los recién llegados y sin separar el círculo que habían creado se alejaron un poco más.

    ― Boosun ¿Estás seguro con que se queden? ―Preguntó el ratoncito

    ―No lo sé. El Grovyle y la Mawile no se ven malos Pokémon, pero el Charmeleon…

    ―Creo que lo mejor será esperar al señor Taika para ver qué hacer―Agregó la Smoochum

    -o-

    El imponente Incineroar caminaba por un sendero con el bolso de Firo bien puesto. Su rostro relajado y su brusco andar demostraban que su “trabajo” había terminado por el día de hoy y se disponía a volver a su hogar dulce hogar.

    Lo que no se esperaba es que en mitad del camino se cruzará con cierto Decidueye, ninguno se dirigió la mirada de frente pero cuando ya tenían alrededor de dos metros de diferencia la lechuza giró su cabeza al igual que el felino.

    ― ¿Qué? ¿Se te perdió algo? ―Preguntó el tigre con una sonrisa

    Sin decir nada Arvid retomó el vuelo, no lo sabía con certeza pero algo en ese bolso le había llamado la atención aunque sus presas en ese momento eran cierto Charmeleon y cierto Grovyle y quería atraparlos a toda costa por esos su vuelo lo dirigía después de muchas pistas, hacia pueblo Humareda .
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Un lindo y algo gracioso episodio. Taika es un ladrón bastante astuto y con reputación... seguro que cuida y enseña a esos chicos del "Trío Super Mega"... más bien Super Mocosos :V

    Pero bueno, a ver qué sucede con Taika, quien al parecer se ve poseído por una de las Tablas nwnU. Quizás en qué termine todo...

    No tengo mucho qué decir, salvo un consejo que no tiene que ver con el fic en sí. Sino con el "feedback" que das.

    El consejo es: No hagas feedback en TODOS los episodios. A tu ritmo de publicación, yo lo haría cada cuatro o cinco capítulos, salvo eventos importantes como:

    - El final de una saga
    - Actualización después de un hiatus
    - Responder algo MUY importante. (lo que yo suelo hacer no son observaciones "importantes", sino más bien "nitpicking")

    Volviendo a la historia... Cinna revelada como una niña de 13 años... interesante. Ya quisiera ver cómo Firo y ella se conocieron por vez primera xD. Y yaaaaa me vienen pensamientos loliconeros a la cabeza... puta R34 xD.

    Por último, el gag en que Leif y Firo se llaman a cada uno "Lagartija"... ¿No crees que está un poquito gastado? (No, weón, no me respondas altiro... analízalo bien)

    Nos vemos ;)
     
  9.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Antes de llegar a leer lo de las mantas pensé que eran abrigos de verdad...eso significaría que o misteriosamente queda ropa de la época de los humanos que creo que no o bien que hay pokemon con ropa que creo que tampoco .Menos mal que no. Pokemon vestidos...demasiado furry para mi gusto XD


    Ya deberían haberse dado cuenta que Leif es el sensato xD

    Sí señor. La culpa es de Internet y la música rap
    Sí señor. La culpa todavía no tenemos claro de quien es XD


    Bueno dejó ya los quotes. Es un capitulo gracioso con la aparación del pequeño trio, también me gusta que salga Itik, me cae bien ese Golduck fumador, y respecto a Taika el Incinerorar...llamame loco, o demasiado imaginativo, pero algo me dice que lo veremos tarde o temprano al lado de los protagonistas

    Creo que ya esta todo. Hasta la próxima :Okibeta:

    Pd: ¿Habrá una Primarina delincuente por algún lado? :think:
     
    Última edición: 19 Noviembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Threadmarks: Capítulo 40
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    3348
    PADORU PADORU[????] Después de un largo hiatus debido a los exámenes de universidad, ToH ha vuelto -Salen fuegos artificiales detrás de él- y como además se acerca el primer aniversario de Tales of Hunters, hay un tema en el PokéResort para que vayan colocando sus preguntas hacia los personajes.

    Por último dejo un pequeño dibujo navideño porque la epoca con la Braixen y la Lopunny favoritas de todos los países de Chile[???] a y Firo


    [​IMG]

    Y obviamente el capítulo de hoy, pido disculpas pero la universidad me tenía mental y físicamente colapsado

    Capítulo 40: El ladrón del bosque

    -o-

    Los truenos y la lluvia golpeaban el bosque, una tormenta que no quería parar desde hace su buen par de días amenazaba con empeorar obligando a muchos Pokémon a refugiarse donde pudieran.

    El viento movía los árboles, las ramas salían volando sin objeción mientras Pidgey, Pidgeotto, Oddish, Caterpie y Staravia se veían vulnerables esquivando todo aquello que era arrastrado por la tormenta.

    Entre unos arbustos de los cuales apenas quedaban hojas un pequeño pokémon se acurrucaba con frío y miedo, el sonido de los rayos lo aterraba y lo único que quería era que pasara el desastre.

    —T-Tengo miedo, p-por favor vayanse—Decía el pequeño Litten entre lágrimas

    Un relámpago cruzó todo el cielo provocando un grito ahogado en el pequeño gatito quien asustado volvió a recogerse en sí mismo para de cierta forma sentirse “protegido” esperando que aquel horrible momento pasara lo más rápido posible.

    -o-

    Taika seguía caminando en dirección a su refugio con su más reciente botín. No había podido llegar antes puesto que tuvo que sacarse a la policía de encima pero eso no le importaba, lo único que tenía en su mente otra vez eran los recuerdos de una infancia solitaria y dura que repentinamente habían aparecido en su cabeza, recuerdos que venían acompañados de unas ojeras que de la nada salieron.

    — ¿Qué es lo que quería ese sujeto por esta zona?—Se preguntaba el tigre pensativo mientras detenía por unos momentos su caminata— ¡Ah! deberas, lo del otro día, estoy casi seguro que el mocoso al que le robé era el mismo que ese Decidueye había comentado

    Retomando su camino el Incineroar se perdió por el sendero, como buen ladrón que era tendía a tomar atajos para perder algún perseguidor y sobre todo porque aquella lechuza no le había dado para nada una buena espina.

    -o-

    En la cabaña los pequeños Pokémon habían compartido con el Flare Heart algunas de las escasas provisiones que tenían, básicamente arroz y alguna que otra baya pero era lo suficiente como para que estos y quien los cuidaba pudieran sobrevivir.

    Firo por su parte y al encontrarse en una situación de emergencia había pedido a sus Pokémon que entregaran las comidas que generalmente guardaban dentro de la Pokéball, especialmente a los expertos en contrabando que eran el Garchomp y la Gardevoir al misteriosamente entrar cervezas y otros licores fácilmente a esta.

    —Ya van 18 botellas, no se de donde sacan tanto si el único que tiene permitido tener alcohol es Vydra —Reclamaba el Charmeleon metiendo algunas botellas a una bolsa de basura

    —Piensa, es más seguro tener a Ziel con cerveza que con el sake de Vydra—Comentó Taro moviendo algunas cajas de snacks que había confiscado de algunos de sus compañeros

    Con temor el varano se puso a recordar la última y cercana vez que la psíquica había bebido del trago especial del Samurott, si bien Ziel podía darse el lujo de presumir de tener una excelente tolerancia a las bebidas lo cierto era que habían algunas que con literalmente un solo trago la ponían fuera de sí misma.

    — ¿Entonces vamos a comer solo esto? —Preguntó Leif observando un paupérrimo plato lleno de golosinas y bayas

    —Pues sí, además hay que cocinar el arroz...yo no me atrevo, nunca lo he hecho bien ¿Oigan y ustedes? —Preguntó el ígneo mirando a los niños

    — ¡Nosotros comeremos cuando se nos dé la gana! ¡Gracias! —Dijo Boosun con un tono golpeado en su voz

    —Pero qué niño más orgulloso...—Reclamó Firo

    —No se preocupen, deben tener hambre pero yo puedo cocinarles algo—Dijo la Gardevoir con una cálida sonrisa en su rostro mientras cogía una sartén algo oxidada

    Al escuchar las palabras de la psíquica tanto el reptil ígneo como el dragón se alteraron corriendo asustados directamente hacía la Pokéball siendo el Garchomp el primer detenido por el movimiento telequinético de esta.

    — ¡Rápido saca a Andros! —Ordenó el dracotiburón

    — ¿Por qué? ¿No les gusta como cocino? —Preguntó la Gardevoir con una dulce pero amenazante sonrisa

    —N-No, p-para nada Z-Ziel, s-solo que…

    Antes que Taro pudiera terminar de hablar una paliza y una lluvia de ataques del tipo hada comenzaron a impactar salvajemente. Leif y Cinna tapaban la vista de los tres pequeños a la par que el primero también tapaba la de la pequeña hada por el nivel de violencia del que era espectadores y auditores al escuchar los gritos de lamento y auxilio del dragón.

    La puerta de la cabaña se abrió de golpe alertando a todo el mundo, ahí en el marco de esta se encontraba el Incineroar agotado por haber corrido aceleradamente al escuchar los ruidos dentro de su refugio, lo que el felino no esperaba era casi instantáneamente de entrar sería recibido por un puñetazo flamígero en todo el rostro.

    — ¡Señor Taika! —Exclamaron el trío de niños

    — ¡¿Qué haces tú aquí?! ¡¿Vienes a robarle a estos niños?! —Ladró el Charmeleon acompañado de sus Pokémon que se ponían en guardia

    Sin habérselo esperado Firo fue respondido con otro puñetazo en su cara que lo hizo retroceder unos metros antes de caer al suelo y volver a levantarse con sangre en su nariz.

    — ¡Firo! —Exclamó la Mawile

    Con un rugido Taika mostraba la cara, su fosa nasal derecha presentaba también sangre aunque eso no le preocupaba en lo más mínimo pues con sus garras totalmente sacadas y su ceño fruncido el buen ánimo no estaba ya en su sistema.

    — ¿Qué hacen ustedes aquí? —Preguntó el molesto felino

    — ¡Eso es lo que te pregunté a tí! —Reclamó el lagarto ígneo—Si no respondes ¡Entonces te haré hablar y devolverme mis cosas! ¡Taro! ¡Leif! ¡Ataquen!

    Con un brinco tanto Firo como sus compañeros saltaron al ataque mientras el Incineroar se lanzaba a por estos sin ningún temor de ser golpeado despachando rápidamente al Grovyle y apartando con sus enormes manos al Garchomp antes de casi ser golpeado por el Charmeleon en el vientre si no fuera por el Magby que se interpuso entre estos.

    — ¡Paren ya! —Gritó el pequeño alcatraz cerrando fuerte sus ojos para no ver en caso de que le llegara un golpe

    Ambos Pokémon pararon en seco, uno con su puño derecho electrificado y el otro mostrando garras y colmillos los cuales dejaron de enfrentarse retrocediendo unos dos pasos sin quitarse sus furiosas vistas.

    —Por favor no le hagan nada al señor Taika—Dijo el pequeñito de fuego mirando desconsolado al Flare Heart

    — ¡Por favor! —Suplicaron tanto el Pichu como la Smoochum

    —Boosun ¿De donde salieron?

    — ¡Ah! Señor Taika disculpelos, solo están acá porque un ladrón los atacó

    — ¡Claro! ¡Fui ese maldito Incine...—Trató de decir Firo antes de ser agarrado en toda la garganta y estampado en la pared en un acto impulso del tigre

    — ¡Suelta a Firo! —Reclamaron el geco y el tiburón colocándose detrás del hurtador

    —Ni se te ocurra decir tonterías frente a esos niños o vas a recordar este golpe como una suave caricia—Amenazó Taika con un murmuro en el oído del Charmeleon

    Soltando al reptil quien comenzó a toser apenas cayó, el gran felino comenzó a caminar dando la espalda a este solo para con un gesto indicarle a los tres pequeños que fueran con él hacia afuera.

    — ¿Por qué atacó a Firo de esa manera señor Taika? —Preguntó el Pichu

    —N-No lo se, quizas, agh—Reclamó el Incineroar pasando sus dedos por su rostro—Verán, no se que tan peligrosos sean ese Charmeleon y su equipo pero tienen que irse

    — ¡¿Qué?! ¿Por qué? —Preguntaron los pequeños eléctrico y hielo

    —No me pongan esas caras, solo…—Trató de decir Taika antes de caer ante las miradas de los niños—Está bien, pueden quedarse

    Los jóvenes alegres corrieron nuevamente para entrar a su hogar haciendo que el enorme gato soltara un suspiro solo para ser sorprendido por una carraspera del pequeño de fuego.

    —Señor Taika, luce muy agotado ¿De dónde sacó ese bolso? —Preguntó el Magby

    —Eh esto, pues, ya sabes, me lo regalaron mientras buscaba un trabajo, ahora vete

    “El señor Taika está actuando muy extraño, pero que fue lo que ese Charmeleon quiso decir, estoy seguro que mencionó que el ladrón era...No, no puede ser” —Pensó Boosun mientras entraba a la cabaña

    “Increíble, Arvid está cerca y justo las presas de ese Decidueye están junto a los niños, tengo que hacer algo...tch, me estoy preocupando demasiado”—Curioso, el tigre abrió el bolso de Flare Heart para encontrarse con la tabla oscura temblando como una gelatina y “palpitando” como si quisiera comunicarse con él— ¿Qué demonios son ustedes?

    -o-

    En las afueras del pueblo, más concretamente en el bosque, era humilladamente derrotado uno de los Herdier policías quien era presa de la lechuza el cual los presionaba contra el piso con su poderosa garra.

    —Bien policía, pistas me trajeron hasta aquí así que dime ¿Vistes a un Charmeleon llamado Firo? —Preguntó el ave presionando aún más la cabeza del herido can

    —N-No sé de qué me hablas y aunque supiera no te diría ladrón de poca monta

    —Eres muy valiente por ocupar palabras tan hirientes, bien, si no sabes nada entonces…

    Con más fuerza en su pierna el Decidueye comenzó a presionar la cabeza del Herdier, lo que no esperaba era un disparo en aquella extremidad obligaría a soltar a su presa poniéndose en defensiva ante presuntos refuerzos.

    —Arvid de los bosques tétricos, pensé que habías muerto en el incidente de Kapten pero veo estoy de suerte. Entrégate por las buenas o me veré obligado a usar la fuerza—Alertó Itik quien aparecía de entre los arbustos con su clásico cigarrillo en la boca

    —No esperé encontrarme por acá con un comandante de la policía

    —Digamos que vine por un pez mediano y me encontré con uno grande, ahora ni se te ocurra mover una pluma

    —Solo preguntaré, ¿Has visto a un Charmeleon de nombre Firo por acá? —Preguntó el ave rapaz levantando sus alas lentamente

    — ¿Y qué si lo he visto?

    —Interesante, se nota que no eres un policía cualquiera, estoico hasta con preguntas certeras pero bueno no quiero meterme en una pelea con el comandante más apto para combate de todos así que adiós—Comentó Arvid agitando fuerte sus alas para escapar a máxima velocidad

    El viento que levantó con su agitada llevó consigo una cantidad inmensa de polvo y hojas que dificultó la vista del Golduck el cual con rápidos ataques de agua logró disipar para solo frustrarse con el astuto ladrón volando ya a una distancia considerable.

    De un pequeño bolso el pato sacó una esfera azul que de pronto comenzó a brillar.

    —Aquí Itik, a todos los comandantes y capitanes, Arvid está cerca de pueblo Humareda, no es joda se me acaba de escapar, así que atentos a posibles movimientos en sus sectores—Dijo el comandante antes de seguir su camino tras el fugitivo

    -o-

    De vuelta en la destruída cabaña y ya después de haber comido el Flare Heart descansaba o bueno la mayoría pues la tensión se hacía presente tanto con Firo como con Taika sentados frente al otro y mirándose de forma despectiva haber quien movía el primer músculo.

    —Oye, ¿No deberían irse ya? —Preguntó el Incineroar

    —No gracias, estoy esperando mis cosas—Respondió el Charmeleon

    —Pués no deben estar aquí

    — ¿Quién sabe? Creo que las acabo de ver

    — ¿A sí?

    —Sí, mira, te lo pondré fácil. Si no quieres que esos niños se enteren…

    — ¡Tú! ¡Maldita lagartija! —Trató de exclamar el tigre levantandose y formando el ademán de ahorcar al varano

    —Señor Taika ¿Puedo hablar con usted? —Preguntó el Magby por detrás de su cuidador

    Extrañado, el Incineroar acompañó al pequeño alcatraz de fuego nuevamente hacia afuera, el segundo se notaba pensativo mientras el primero no dejaba de preocuparse más y más por extraños motivos.

    —Señor, ¿Por qué Firo le dijo ladrón?

    — ¡¿Qué?! ¿D-De qué me hablas?

    —Lo escuché cuando llegó a la casa, Firo le dijo ladrón y usted lo atacó para que no hablara... Señor Taika ¿Usted es de verdad un ladrón? —Preguntó el patito de fuego agachando la mirada

    —N-No, verás, debió haber sido un malentendido, quizás hay otro Incinero…

    — ¡Gracias nos vemos algún día! —Gritó un eufórico Charmeleon mientras se despedía de aquél hogar con su bolso en su cuerpo

    Con un salto de tigre nunca mejor dicho, Taika cayó sobre Firo tratando de arrebatarle la bolsa comenzando ambos a forcejear nuevamente buscando que uno cayera derrotado.

    — ¡Devuélveme eso mocoso!

    — ¡Olvidalo maldito gato súper desarrollado! ¡Es mi bolso!

    — ¡Eso es mío! ¡¿No entiendes que me costó mucho robartelo?! —Exclamó el felino cambiando totalmente su expresión al escuchar sus palabras—No…

    Con desesperación el siniestro animal se giró sólo para ver como uno de sus protegidos lo veía con decepción, con rabia y tristeza, si bien ellos no sabían lo que él hacía en su día a día tenían claro que quien los cuidaba era un buen hombre o eso era lo que aparentaba ante sus ojos.

    —Entonces era verdad...usted...usted, solo es un vil ladrón —Dijo el Magby soltando lágrimas calientes de sus ojos y mostrando unos ojos llenos de furia

    De un segundo a otro el pequeño de fuego salió corriendo en dirección al bosque, sus amigos y protector gritaban sus nombre para detenerlo pero hizo caso omiso perdiéndose entre los arbustos y árboles del sector.

    — ¡Boosun vuelve! —Ordenó el tigre corriendo detrás del niño ígneo

    La tensión que había dejado aquella escena se notaba. El más afectado era Firo quien se sentía como una basura al haber destruído la concepción de aquel Incineroar en los jovencitos.

    —Eres tan discreto a veces—Reclamó Leif a su cazador

    —Tch, o-oigan niños ¿P-por qué no entran mejor? —Preguntó el Charmeleon a duras penas

    —Señor Firo, ¿El señor Taika era...—Preguntaron el Pichu y la Smoochum a punto de llorar

    —No se preocupen, ya volveran él y su amigo...Leif, Cinna

    —Sí, lo que digas, ven Cinna, en marcha

    —Claro

    Tanto el geco como la hadita fueron a buscar a los dos Pokémon de fuego. Uno saltando entre los árboles y la otra corriendo a lo que más daban sus cortas piernas por el camino.

    El culpado reptil entró a los pequeños a su hogar. Era increíble que a pesar de ser él la víctima se sentía como principal actor de un hecho horrible y tenía que compensarlo de alguna manera por muy burda que pareciera.

    Pasó alrededor de 40 minutos donde todos descansaban en la cabaña. El Garchomp y la Gardevoir trataban de animar tanto a los niños como a su cazador pero todo resultaba en vano.

    El Pichu veía con tristeza cuatro platos que ellos siempre ocupaban, tres de ellos con suciedad y migajas mientras el cuarto completamente limpio y sin ningún rastro de comida en su haber.

    —El señor Taika...el no puede ser un ladrón, nos ha cuidado desde que tenemos memoria y lo poco que logra obtener nos los da a nosotros—Decía el ratoncito

    —Él no come hace nueve días, ¿En serio es alguien malo? —Agregó la pequeña de hielo

    Aquellas palabras solo carcomían más a Firo quien agachaba la mirada y apretaba los dientes en señal de frustración.

    — ¿Por qué entonces me robó? Sí tiene una vida tan sacrificada —Murmuró el varano

    —Debió haber sido para comprar cosas para estos niños. Sí lo que te dijo ese comandante es cierto, debería tener todos sus saqueos acá o al menos lujos pero solo hay un techo a punto de caerse y algo de comida—Explicó la psíquica mirando a los niños

    Un sonido de aleteo alertó a todo el mundo. Denki y Valky pensaron que podría tratarse de Taika y Boosun hasta que se acordaron que era imposible de parte de ellos ese ruido. Por su lado el trío del Flare Heart se colocaba en posición de ataque al no detectar buenas intenciones.

    —Tigris sal ahora —Murmuró el Charmeleon llamando a su Arcanine a escena

    -o-

    En un tocón el Magby lloraba desconsolado, no podía creer que había escuchado de palabras de su propio cuidador que era un ladrón, era tanto su pesar que no se percató cuando este había dado con él.

    — ¡¿C-Cómo me encontró?! ¡Ratero!

    Un puñetazo en la cabeza de parte del felino fue suficiente para callar y parar el llanto del patito de fuego quien quejándose del dolor alzó su rostro para ver el de Taika sereno pero con tristeza en su interior.

    —Sí, soy un ladrón —Suspiró el tigre—No quería que lo supieran porque...no lo se, solo quería cuidarlos a los tres

    — ¿Pero por qué robaba? ¡¿Qué ganaba con eso?!

    —Nada, pero cuando los encontré, a cada uno más pequeños de lo que son ahora quise protegerlos pero la vida solo me enseñó a robar, quería ser un ejemplo para ustedes, quería, quizás quería ver que unos niños como ustedes no cayeran en lo que caí yo, la soledad y el abandono.

    Gentilmente el Incineroar se agachó para estar a la altura de su cuidado

    —No se si mis palabras te convenzan, todo pasó demasiado rápido pero te aseguro que si de algo no estoy orgulloso es de ser yo salvo por una parte, ustedes

    Casi instantáneamente Boosun comenzó a llorar aferrándose a Taika quien también respondió con un abrazo del cual no se separaron por unos minutos. En ese minuto llegaron tanto Leif como Cinna, ambos agotados por la seguidilla que habían cometido.

    —Uff, al fin los encontramos, solo veníamos a ver si estaban bie...—Trató de decir el Grovyle antes de ser interrumpido por un enorme grito

    — ¡Leif! ¡Cinna!

    Corriendo a máxima velocidad gracias a su “Velocidad extrema” llegaba el híbrido entre perro y tigre quien se detuvo completamente alterado por la situación.

    — ¡Tigris! ¿Qué haces aquí? —Preguntó la Mawile

    — ¿Y como nos encontraste tan rápido? —Agregó el geco

    —De ahí les explicó —Dijo el Arcanine indicando su nariz— Hay problemas grandes ahora y tenemos que volver rápido

    Ante las palabras de Tigris, Taika solo pudo abrir los ojos como platos para ser el primero en salir corriendo a una velocidad endemoniada al comenzar a andar en sus cuatros extremidades. Seguido de él iba el arborícola y el ígneo quienes le habían ordenado a su compañera quedarse cuidando al Magby y que fueran detrás de estos.

    -o-

    Las paredes de aquel hogar lucían más dañados de lo normal, lleno de hojas y con el Pichu y la Smoochum más asustados que de costumbre. En el marco de la puerta se encontraban inmóviles tanto Taro como Ziel quienes imponentes solo dejaban mostrar su ira con bufidos y mordeduras de labio.

    — ¡N-No me puedo mover! —Reclamaba el Garchomp quieto como una estatua

    Aprisionado sobre una pared, Firo no podía hacer entrar aire a sus pulmones pues era ahorcado por la poderosa pata de Arvid quien solo generaba más presión sobre su oponente al cual observaba de forma fría.

    —Me costó mucho encontrarte Firo Volcano. No nos vemos desde el incidente de Kapten pero se que estuviste luchando por la tabla oscura hace unos días así que dime ¿Donde se encuentra?

    —N-No se de que me hablas

    — ¡No te hagas el que no sabe! Revisé tu nuevo bolso y solo se encontraba la tabla pétrea pero lo que supongo era el antiguo estaba regado en donde se localizaba la tabla oscura ¡Dimelo! —Exigió la lechuza

    — E-Está...Está…P-¡Puño fuego! —Exclamó el varano con sus últimas energías para enviar un potente golpe de fuego en el rostro de su atacante
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, ya me preguntaba en dónde había quedado la conti xD. Y al fin la tenemos c:

    Sobre qué me pareció, pueees... me pareció del largo adecuado. Pero sentí que las acciones transcurrían demasiado rápido. Digo, entre que Boosun se enteró que su guardián era un ladrón de poca monta (o mediana monta... en palabras de Itik) y que luego se entendieran... todo fue así de fugaz. Y esa sensación me duró TODO el episodio...

    En especial porque Taika es realmente un idiota. Con o sin la Tableta Siniestra "poseyéndolo", se fue de boca con su modo de vivir... aunque me sorprende el cómo le hizo para ocultar eso de los tres pekes bajo su alero por tanto tiempo...

    Y por lo visto, Arvid es muy, pero muy poderoso. Me hubiese gustado ver una representación gráfica de lo que le hizo a Taro y a Ziel... y honestamente no me imagino a Ziel mordiéndose el labio inferior en frustración... eso se ve demasiado... eeem... masculino xD.

    Pero igual, al menos el episodio es totalmente coherente ;P. No detecté fallos de ortografía -w-. Espero mejores esos aspectos que te dije... bueno, quizás sea Nitpicking, pero igual.

    A ver si recibes más feedback este 2019 que se viene chévere.
     
  12. Threadmarks: Capítulo 41
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    4257
    Este capítulo tiene algo de especial porque...bueno, hace dos días se cumplió el primer aniversario de ToH, en serio, muchas gracias a todo el mundo por haber seguido mi historia por un año. Se que no es la mejor en cuanto a ortografía, en cuanto a historia, personajes, narrativa y muchas cosas más, pero el poder haber llegado acá y que varios la siguieran semana a semana a pesar de los constantes y horrorosos hiatus que tuvo en el año hacen que quiera seguir dandole más en 2019 y lo que le quede a este fanfic a partir de ahora.

    Además es el último capítulo del año por lo que espero el proximo sea mucho mejor para este y para todos los otros fics de FFL. Que esta comunidad de escritores siga tan próspera y más y que para todos los usuarios el próximo año sea mucho pero mucho más mejor y productivo que el 2018:

    Viendo cómo se repartirá el año voy a dejar unos pequeños spoilers de lo que posiblemente se venga para ToH el 2019:

    -Van a hacer su debút los enemigos más fuertes a los que Firo se enfrentará y recalco la palabra enemigo
    -Un integrante del Flare Heart va a desertar
    -Firo se pondrá a prueba contra un fuerte pero muy fuerte oponente
    -El área Oriental de Nova será explorada
    -El Gen loco hará su aparición más violenta y no será en el Charmeleon ni en alguién del Flare Heart
    -Los cazadores más fuertes van a aparecer
    -Se conocerá parte de los pasados de algunos personajes

    Para finalizar, dejo acá un pequeño dibujo a modo de agradecimiento, les recomiendo abrir el spoiler ya terminado el capítulo pero eso, muchas gracias a todos por un año de Tales of Hunters, muchas gracias a todos por haberme aceptado en FFL y muchas gracias a todos por este 2018, NOS VEMOS EN 2019

    [​IMG]


    Capítulo 41: Taika

    -o-

    Una ráfaga de fuego proveniente del puño de Firo había impactado el rostro de Arvid girando su cabeza bruscamente hasta quedar literalmente volteada en dirección opuesta.

    —L-Le rompió... —Murmuraba la Gardevoir sorprendida por la brutalidad del ataque

    —Le quebró el cuello...—Agregó el Garchomp de similar manera

    “Creo que se me pasó la mano” —Pensaba el Charmeleon aterrado por lo que había hecho

    —Eso funcionaria...si no fuera una lechuza—Comentó el Decidueye girando su cabeza hasta quedar en su posición natural mostrando como parte de su capucha había quedado incinerada producto del puñetazo

    Tomando con su poderosa garra el cuello del varano lanzandolo hacia el piso como si de una piedra se tratase dando algunos rebotes hasta caer cerca de sus compañeros.

    —M-Maldito—Gruñó el cazador mientras se levantaba del suelo — ¡Nitrocar…

    Antes que pudiera hacer nada una espectral flecha se enterró en la sombra de Firo aproximadamente a la altura de estómago provocando un doloroso pinchazo en el reptil quien después de dar un grito sintió como se quedaba paralizado en su sitió.

    — ¿Q-Qué demonios? N-No me puedo mover

    —Y no lo harás por su buen rato, ahora dime ¿Dónde está la tabla oscura?

    —Ni aunque supiera te lo diría

    —Bien, si estás en esos términos—Dijo el ave quien rápidamente apuntó a los dos pequeños con una de sus flechas—Dime rápido o uno de estos niños no saldrá vivo

    — ¡Dejalos! ¡Ya te dije que no lo se!

    —Se están soltando mis dedos

    — ¡Creeme! ¡Sí! ¡Estaba en mi bolso pero desapareció!

    —Entonces despídete de estos niños cazador —Ultimó la lechuza antes de disparar

    — ¡No lo hagas! —Exclamó el Charmeleon mientras sus ojos se enrojecián rápidamente

    Soltando sus manos Arvid lanzó su flecha apuntando a Denki, lo que el arquero no se esperaba era ver su ataque bloqueado por el brazo derecho cubierto de fuego del joven cazador quien era más una antorcha que un reptil en ese minuto.

    Los dos infantes vieron asustados como el arma arrojadiza desaparecía en la mano del varano y la sangre comenzaba a gotear pero simplemente lo que más los asustaba era ver el rostro medio bestial que poseía este acompañado de las salvajes flamas que erráticamente aparecían en su cuerpo.

    —Gen loco...qué vergüenza debe ser estar presa de ese estado

    —Vergüenza será cuando te rompa la cara

    —Debo decir que a pesar de estar asi fue bastante inteligente aprovechar la luz de tus nuevas llamas para moverte

    —Cierra tu maldita boca —Ordenó Firo a la par que su herida se cauterizaba por el fuego— ¡Lanzallamas!

    Una salvaje bocanada de fuego fue disparada del hocico del reptil ígneo provocando la alerta temprana en el Decidueye quien como pudo esquivó el ataque. Lamentablemente de las llamas saltó el cazador con ambos brazos envueltos en su ataque insignia buscando acabar con su oponente pero fallando en cada intento que solo provocaban la ira en su usuario y que aquella cabaña comenzara a arder en los sectores impactados.

    — ¡Ven aquí! ¡Dejame golpearte! —Reclamaba el Charmeleon una y otra vez mientras expulsaba fuego de todos sus ángulos

    — ¿No podía ponerse peor?, a Firo ya lo está afectando el gen loco —Decía una preocupada hada

    —Ziel, ¿Te puedes mover? —Preguntó Taro a su compañera quien afirmó con la cabeza—Bien, aprovechemos que las sombras se han debilitado para salir de aquí con esos niños

    Aprovechando la luminosidad de las flamas de su cazador, el dúo de Pokémon logró moverse con una mediana fluidez para rescatar a los dos pequeños mientras esquivaban algunos maderos que caían incendiados.

    El Charmeleon por su lado seguía peleando contra el ave recibiendo cada uno de los golpes de este sin detenerse en ningún momento por dolores o similares en su cuerpo.

    — ¡Puño fuego! —Rugió el inestable reptil enviado su puño izquierdo envuelto en llamas contra el emplumado

    Rápidamente Arvid esquivó el golpe moviendo su ser a la derecha. El calor del ataque era tal que resecaba nuevamente la ya quemada capucha de la lechuza quien para alejar a su oponente lo empujó con una patada en el pecho.

    —Había oído de Pokémon que su gen loco se activaba gradualmente. Lo reitero, debe ser vergonzoso tener que luchar en esa forma

    —Si estás tan hablador entonces ven y derrotame ¡Lanzallamas!

    Un nuevo torrente de fuego salió disparado del hocico de Firo el cual nuevamente fue esquivado por el Decidueye con un fuerte aleteo salvándose este de haber sido completamente incinerado al igual que una de las paredes del ya destruido hogar.

    “Debo acabarlo rápido, al parecer su gen está ligado a su habilidad y como buen tipo fuego el humo no le hará nada” —Pensaba el ave mientras observaba a su oponente quien cada vez expulsaba más llamas y perdía más la cordura— ¡Antiaéreo!

    Sacando una de sus flechas, Arvid comenzó a apuntar al varano como de costumbre, lo sorpresivo de aquella técnica era que misteriosamente el arma se petrificó y la punta redondeó antes de ser disparada.

    Sin que pudiera darse cuenta Firo recibió todo el golpe de aquel bolón de roca en toda su cara provocando más su enfado aunque un rápido movimiento de Decidueye lo alertó especialmente al ver una punta de flecha frente a sus ojos.

    Antes que la lechuza atacara esta fue impactada por el dragón en todo su costado alejando al peligroso oponente de su cazador.

    —Firo, es hora de irnos, hay que buscar a Leif y los de…

    — ¡Lárgate! Si vuelves a interponerte entre mi presa y yo tú tomarás su lugar —Gruñía el Charmeleon ya llegando a su punto más bestial

    —Lo siento pero no —Comentó el tiburón golpeando en la boca del estómago a su compañero

    En un solo segundo el fuego que invadía el cuerpo de Firo desapareció al igual que la enrabiada expresión de este cayendo y siendo sujetado por el brazo de su dragón.

    —Como si dejara que pase lo de la ultima vez, bien hora de irnos—Dijo Taro cargando al Charmeleon sobre su hombro—Tch, esta choza se va a caer en cualquier segundo

    Ambos reptiles salieron del incendio cubiertos con algo de hollín, el mayor de los dos colocó al otro en el suelo para que reaccionara despertando a los pocos segundos confundido y adolorido por los diversos ataques que había recibido en su organismo.

    — Agh, ¿Q-Qué pasó? ¿Dondé se metió esa lechuza? —Preguntó un lastimado Charmeleon quien de a poco recuperaba la razón

    —Casi activas el gen loco otra vez, pero tranquilo te pude sacar antes de que pasara a mayores

    —Tenemos que llevar a estos niños a un lugar seguro —Comentó la Gardevoir mientras contenía a los dos pequeños que lloraban al ver su casa destruida

    —Golpe fantasma

    — ¡Taro cuidado! —Alertó Ziel soltando a los dos Pokémon bebé

    Una espectral sombra se colocó detrás del Garchomp quien fue empujado por la psíquica la cual recibió todo el golpe de la criatura que había salido de esta en su nuca quedando noqueada. El responsable era nuevamente aquel molesto Decidueye que ahora tenía muchas más partes de su cuerpo quemadas.

    — ¡Ziel! ¡Maldito me las vas a pagar! —Rugió el dragón abalanzándose sobre el ave

    —Puntada sombría —Dijo la lechuza

    Lanzando veloz y certera una de sus flechas al pecho de Taro, Arvid logró inmovilizarlo nuevamente, cayendo paralizado e impotente ante los pies del ave rapaz quien para alejarlo le propinó una patada en el rostro.

    —Ahora sigue el más molesto de los tres

    —Bastardo

    —Espero estes arrepentido de todos los problemas que me causaste—Comentó el plumífero apuntando con una flecha al reptil—Adio…

    — ¡Lariat oscuro!

    — ¡Rueda fuego!

    — ¡Hoja aguda!

    Tres impactos de diferentes elementos chocaron en el Decidueye provocando que soltara el aire de sus pulmones y volara unos cuantos metros antes de caer, todo gracias a la combinación de ataques del Incineroar, el Arcanine y el Grovyle.

    — ¡Señor Taika! —Gritaron el Pichu y la Smoochum con alegoría

    —Disculpa por tardarnos, estábamos...—Trató de decir Leif antes de mirar hacía el incendio— ¡¿Pero qué diablos está pasando acá?!

    —De ahí te explico, ahora hay que vencer a ese idiota de ahí

    —Déjenme esto a mí. Arvid del bosque tétrico...es tu culpa que mi hogar esté en esas condiciones, pués —Murmuraba el felino mientras sacaba aún más sus garras— ¡Prepárate para ver las consecuencias!

    —Tch, así que siguen apareciendo Pokémon, recuerdo tu cara, te ví hace un rato. Bien ¡Puntada sombría!

    — ¡Colmillo ígneo!

    La lechuza lanzó nuevamente un flechazo espectral, uno que fue esquivado por el tigre quien incendió completamente su boca para asestar un furioso mordisco en el hombro de su oponente. Lo que no esperó fue que el ave tomara cartas rápidamente y atacará lanzando desde su ala derecha una lluvia de hojas cortantes hiriendo en diversos puntos al gran gato.

    — ¡Golpe mordaza! —Exclamó el rayado animal saltando con su zarpa derecha apuntando hacia el cuello del rival

    — Veamos que tal con esto ¡Hoja afilada! —Anunció Arvid lanzando nuevamente aquellas hojas como cuchillas

    Cada una de las frondas lanzadas cortaban más y más a Taika, algunas incluso pasando en heridas ya hechas y otras en partes tan sensibles como dedos o mejillas provocando un enorme dolor en el cuerpo del mamífero ígneo quien terminó cayendo al suelo.

    —¡Ja! Es increíble, generalmente un Incineroar debería tener ventaja contra un Decidueye como yo pero mírate, ahí en el suelo sufriendo con cada uno de los cortes—Comentaba el rapaz acercándose y colocando una de sus largas piernas encima de su oponente obligando a este a soltar un grito—Pero tranquilo, tu sufrimiento se acaba aquí mismo

    Disparando una flecha a su cabeza, Arvid había callado a Taika. No se sabía si este se encontraba inconsciente o derechamente muerto pues sus ojos se encontraban totalmente blancos y no presentaba señales de movimiento.

    —N-No, ¡Señor Taika! —Balbuceaba Denki a punto de estallar en lágrimas en contraste de su compañera quien ya lloraba tapándose los ojos

    — ¡Maldit...Agh—Trataba de decir Firo quien se resentía de los golpes de su batalla anterior

    — ¡Hoja aguda! —Exclamó Leif saltando al combate

    Con fiereza el Grovyle atacaba a su oponente quien casi sin esfuerzo esquivaba cada uno de los sablazos dados por el geco. Lo que el Decidueye no esperaba era que detrás de él el perro león se apareciera atacando con un potente mordisco.

    —Golpe fantasma —Anunció la lechuza desapareciendo del terreno

    No pasó ni un segundo para que disparado como un cohete, el ave rapaz golpeara el vientre del Arcanine para luego tomarlo desde esa parte con sus dos alas y mucho esfuerzo y arrojarlo como una piedra al reptil verde.

    Una vez más lanzó una lluvia de hojas en dirección a sus oponente generando diversos cortes en estos. Leif trataba de resistir expulsando de su boca aquel fuego dracónico que si bien pretendía quemar las afiladas y veloces hojas lo único que provocaba era que estas se rodeará de él y los tajos además de herir paralizaban.

    —Ya estoy aburrido de ustedes, puntada sombrí…

    Antes de volver a atacar, Arvid fue detenido por una pequeña bola de fuego que sin causarle algún mayor daño lo tomó desprevenido girando su cabeza para ver como un jadeante Magby se le enfrentaba esta vez.

    —Increíble, siguen saliendo más alimañas a cada minuto

    — ¡Boosun! —Exclamaron sus amigos corriendo hacia el pequeño patito de fuego

    —Usted atacó al señor Taika...usted destruyó nuestro hogar, yo, yo ¡Yo lo voy a vencer aquí y ahora! ¡Ascuas! —Exclamó el chiquito de fuego apretando sus puños

    De la boca del Magby salió otra bola de fuego la cual fue dispersada por las alas del arquero quien intentó responder antes de ser alcanzado por una leve descarga eléctrica y lo que parecían bolas de nieve venidos tanto del ratoncito como de la niña de hielo.

    —Es inútil, ustedes no pueden derrotarme ¡Ustedes son solo unas pequeñas basuras! —Exclamó el Decidueye agitando sus alas y disipando la gama de ataques

    Haciendo gala de sus dotes de ave rapaz, Arvid tomó con sus patas las cabezas de los tres niños, teniendo a la de hielo y al de fuego en su pata izquierda y al eléctrico en la derecha generando presión sobre estos.

    —Yo solo vine por dos tablas, no esperé encontrarme con tantos obstáculos así que agradescanle a ese Charmeleon por no haber cooperado—Comentaba el ave presionando mucho más

    Firo veía con impotencia la escena, similar o mayor a la que tenían Taro, Leif y Tigris. Por primera vez en su vida quería liberar su gen loco para darle una nueva tunda a aquel maleante pero solo podía estar ahí aguantando el dolor mientras escuchaba los gritos de dolor de los infantes.

    De pronto vió como era arrastrado con esfuerzo por su Mawile quien escabulléndose había sacado a la inconsciente Gardevoir. El varano trató de preguntar qué ocurría pero Cinna con un leve gesto de sus brazos indicó al desmayado felino el cual de a poco comenzaba a presentar un leve movimiento en su cola.

    —No se sientan mal, ustedes no tenían nada que ver pero si pongo algo de presión en él quizás me diga donde está la tabla oscura

    — ¡S-Señor Taika! —Gritó Boosun con las pocas fuerzas que le estaban quedando

    — ¡Despidanse de sus vidas ahora!

    —Sueltalos…—Dijo la voz de Taika

    Confundido ante aquella voz, Arvid giró su cabeza para ser receptor de un potente puñetazo en todo el rostro obligando a este a soltar a sus presas y rebotando unas dos veces en suelo para luego levantarse y sorprender que quien lo había atacado era nada menos ni nada más que aquel Incineroar.

    —Creí que me había ocupado de tí

    —Lo siento si te decepcioné pero si tengo que volver del infierno mil veces para vencer a sujetos como tu, ¡Entonces encantado volveré mil y una!—Comentó el felino chocando sus puños con fuerza

    —Entonces veamos si ahora puedes esquivar est…

    De un segundo a otro la lechuza fue golpeada por el llameante brazo del tigre, siendo empujado varios metros con rapidez observando como aquel Pokémon giraba como si de un negro tornado se tratase.

    Chocó contra un árbol con tan desmedido poder que lo terminó por partir en dos provocando daño en su espalda. No lo podía creer, esa potencia incluso para un Incineroar era impensable.

    “Debe tener el la tabla oscura, no hay duda” —Pensó el tipo planta incorporándose con dificultad

    —Esa cara, debes buscar esto ¿O me equivoco? —Comentó Taika sacando de su cinto de fuego aquel trozo de loza negro respondiendo todas las dudas

    — ¡Puntada sombría! —Anunció el ave

    Disparó una de sus flechas en dirección a su rival, este sin titubear aumentó las llamas de su cinturón aceptando totalmente el punzante ataque en su cuerpo más sin embargo este no contenía ninguna lesión por el arma arrojadiza y era exactamente el tipo fuego quien parecía más peligroso que cualquier aluvión de flechas al tener su musculatura inflada y soltando brasas.

    — ¿Crees que desquite me puede hacer siquiera algo?

    — ¿Y quien diablos te dijo que ocuparía desquite para golpearte? Este ataque es por haber golpeado a nuestros huéspedes —Dijo el tigre corriendo a toda velocidad

    Un golpe mordaza dió exactamente en el cuello del Decidueye dejándolo sin aire y elevandolo más nunca soltandolo.

    —Este ataque es por haberle hecho daño a mis niños—Anunció el tipo siniestro elevando su tono de voz

    Esta vez usó como ataque un giro vil,con el brazo que tenía libre tomó ambas piernas de su rival y en plena caída giró su cuerpo bruscamente hasta impactar al fantasma en el sólido piso agrientando este y elevándose unos cuantos centímetros mientras el felino caía con todo su peso frente a él.

    —Y este ¡Es por esa maldita loza que solo me dió problemas desde que apareció! —Rugió Taika

    Convirtiéndose en un torbellino de fuego, el Incineroar conectó un último golpe en el vientre de Arvid, este escupió sangre un segundo antes de ser disparado nuevamente a los árboles quebrando una vez más uno de ellos.

    El ave de tipo planta trató de levantarse pero no lo lograba, había perdido y contra un vil ladrón de pueblo, apoyó sus alas en el suelo y una vez más ejerció fuerza pero todo fue en vano terminando por caer totalmente sin energías.

    — ¡Señor Taika! —Exclamaron los tres niños acercándose a su protector

    — ¿Se encuentran bien? ¿No están lastimados?

    — ¿Eso que importa? Es usted quien se enfrentó a ese Pokémon, usted salvó a Denky y Valka y yo, yo solo lo acusé —Dijo Boosun llorando

    —No tienes que preocuparte por mí, no es la primera vez que me toca una pelea así. Por cierto, gracias por cuidar de ellos cuando no estuve —Dijo el felino mirando al Charmeleon

    —No hay de que, ellos necesitaban que alguien los defendiera en ese momento

    —Ahora que haremos para sacar a ese sujeto de aq...—Trató de decir el Incineroar antes de ser impactado por una bala de agua

    — ¡Señor Taika! —Gritaron los pequeños asustados

    — ¡Incineroar!

    —Alejate de esos niños lentamente ladrón—Dijo el Golduck con su mano extendida hacia el gato—Capitán lleveselo a él y al bastardo que atacó a nuestros hombres hace un rato

    — ¡Sí señor! —Exclamó el Carracosta apareciendo por detrás de su mayor

    — ¡¿Por qué hicieron eso?! —Preguntó un molesto Firo

    —Porque es un criminal buscado, no hay más respuestas, llevenselo

    —No tan rápido comandante —Dijo una extraña voz

    De la nada y a la velocidad de un rayo apareció un Swellow, su rostro no significaba nada bueno y más aún al poner en alerta al pato quien directamente lo comenzó a apuntar con sus manos hasta que el ave se posó arriba de la otra debilitada.

    — ¿Qué hace aquí un sucio espía de las guerras negras?—Preguntó el tipo agua

    — ¿Quien diablos es este sujeto? —Se preguntó el varano

    —Vamos comandante Itik, no se moleste conmigo si simplemente no vengo más que llevarme a mi compañero—Dijo la golondrina con una maliciosa sonrisa en su rostro antes de dirigir una mirada al reptil rojo—Bien, ya que lo tengo

    De entre sus alas sacó un pequeño fragmento que al parecer correspondía a una de esas mágicas esferas, este comenzó a brillar y antes que el policía disparara ambos emplumados desaparecieron en un destello de luz.

    —Maldita sea, así que Svern también estaba aquí. Tch, ¡No hay tiempo para buscar! ¡Llevense a Taika! informaré que ese Swellow anda por acá también

    La tortuga tomó de sus brazos al tigre quien ni se inmutó, casi al instante el reptil marino sintió cómo seis pequeñas manos lo golpeaban sin mucha fuerza observando hacia abajo y notando como los tres pequeños lloraban en un mar de lágrimas.

    — ¡No se lo lleven! ¡Es la única familia que tenemos! —Decía el Pichu sin contenerse

    — ¡No dejaremos que nos lo quiten! —Recriminaba el Magby

    Ante esas muestras de cariño el gran felino no evitó emocionarse soltando algunas lágrimas hasta que procedió a ponerse un poco más férreo.

    —Niños, dejenlo, está haciendo su trabajo, todos sabíamos que esto iba a ser temporal y la verdad un tipo como yo no podía cuidarlos por mucho más, ahora los llevaran a algún centro, quizás tengan una familia de verdad y puedan crecer como Pokémon de bien, yo pasaré un tiempo encerrado pero no se preocupen, siempre estaré orgulloso de haber cuidado de ustedes tres

    —Si las palabrerías se terminaron, en marcha—Dijo el Golduck

    — ¡No se lo pueden llevar así como así! ¡Si no fuera por él ese Decidueye se habría salido con la suya! ¡Están arrestando a quien no deben! —Vociferó el varano con furia

    —Mira niño, quizás Hund te tenga paciencia pero yo ya he tenido mucho hoy, este tipo era buscado, fue capturado y será sentenciado, no me digas como hacer mi trabajo—Dijo Itik con una firmeza fuera de su calma general—Ahora si me lo permites me retiro, ya sabes donde queda la comisaría si quieres llorar y gritar, ¡Capitán! Lleve a los tres pequeños a un lugar seguro y al cazador y su equipo a donde puedan recuperar sus energías, yo me llevo a Taika

    — ¡Como ordene señor! —Afirmó el archelon

    Se intercambiaron los puestos y el primero en marcharse fue el pato y junto con el el tigre quien solo volteó su cabeza para observar a sus protegidos por última vez. Lo que se suponía debió haber terminado bien dejaba una profunda tristeza en tres pequeños y desánimo en un cazador.

    -o-

    Eran ya más de las dos de la mañana, Taika se encontraba encerrado en su celda, tenía agua, comida y una manta para dormir en la noche pero nada de eso lo estimulaba, desde que había llegado solo se sentó en el asiento de madera que había y dirigió su mirada al piso.

    De pronto llegó el Golduck frente a su celda, abriendo esta y obligandolo a salir sin quitar su estoica mirada de él. El felino accedió sin decir ni una sola palabra caminando lentamente y casi sin alma.

    —Llegaron por tí

    — ¿Me voy al Helheim?

    —Comparado con lo que te espera, el Helheim suena un lugar de vacaciones

    El comandante acompañó al recluso a la salida, este solo miraba las esposas de sus manos hasta que salieron del lugar cambiando la cara de desánimo del felino por una de total sorpresa.

    Frente a él se encontraban varios de los miembros del Flare Heart con los que compartío en el día entre ellos los dos reptiles que lo iniciaron todo viendo como la bolsa de dinero del líder se encontraba poco menos que vacía.

    — ¿Q-Qué hacen acá? —Preguntó un asombrado tigre

    —Pagamos tu fianza, te vienes con nosotros—Comentó Leif

    — ¡¿Q-Qué?!

    —Firo se sintió tan mal por haber dado problemas que pensó que sería buena idea si vienes con nosotros—Dijo Cinna

    —Menos mal tenían la tabla acá en la comisaría, por cierto los niños se los llevaron a un orfanato, no los separaron, pero tú ya no tienes donde ir así que si bien es la forma menos ortodoxa, bienvenido al Flare Heart—Dijo Firo

    La cara del Incineroar se apretó, soltando nuevamente lágrimas de felicidad, sintió como el Golduck le quitaba las esposas y se retiraba sin decir ni una sola palabra más solo esbozar una sonrisa, el felino dirigió su llorosa mirada hacia su nueva familia y comenzó a caminar hacia ellos.

    — ¡Muchas gracias! —Dijo el mamífero arrodillándose frente al Charmeleon

    —Levántate, eres parte de nosotros ahora, no tienes por qué darnos las gracias—Dijo Firo tendiendole la mano a su nuevo compañero

    Levantando con dificultad debido al gran peso de este, el varano logró estabilizar al tigre quien se secó las lágrimas y volvió a su fiera sonrisa característica,vió por unos segundos a sus nuevos colegas y por último a su nuevo líder.

    —Entonces ¿Cuál es el plan? —Preguntó Taika

    —El plan que tengo desde ciudad Espuma ¡Bien equipo! ¡Rumbo al cañón desolado!

    Ante las palabras del reptil ígneo, todo el equipo exclamó con alegoría poniéndose en marcha a pesar de la hora que era para dar nuevamente comienzo al viaje a por la región de Nova.

    -o-

    El Decidueye se encontraba vendado totalmente, una de sus alas se había roto debido al combate, frente a él estaba el Swellow quien al parecer estaba terminando de hablar con alguien por medio de otra esfera.

    —Agradece que llegué ahí para salvar tu pellejo

    —Si no hubiera sido por ese gato hubiera obtenido ambas tablas y terminé sin ninguna

    —No te preocupes, acabo de hablar con Acies y le informé. Ese Charmeleon debe temer pues el diablo ahora está detrás de él
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Interesante continuación, digna de un episodio aniversario ;). La saga de los Power Rangers (y el mismísimo Saban) deberían aprender de vos :'U jaja...

    Como sea, me gusstó cómo se desarrolló todo. Arvid demostrando todo su poder y dejando en ridículo (bueno, casi) a Firo y su equipo. No es hasta que Taika consigue manejar el poder de la Tabla Oscura que consiguen derrotarlo... todo porque a Arvid se le ocurrió torturar un poco a los chicos que estaban bajo el cuidado de Taika... con la motivación correcta todos podemos ser héroes al parecer OuO. Me gustó la dinámica de "Esto es por... y esto es por... etcétera"

    El drama fue bien contado esta vez... y no lo sentí acelerado como en el episodio anterior. Incluso me gustó ver cómo Ziel apartó a los otros reptiles para recibir un golpetazo súper-efectivo (creo) viniendo de Arvid. ¿Quién dice que las chicas no pueden hacer cosas heroicas así? -w-

    También me agradó ver a un Swellow en el bando de los malos, con un nombre que suena más bien nórdico o escandinavo como "Svern". Eso no lo ves a menudo -w-

    Y al final, Taika se une al Flare Heart. Eso no me lo esperaba... quizás sí es un cliché, pero llegó así, de sorpresa -w-. Con todo el drama que había, no se me pasó por la cabeza esa posibilidad. Pensé que habría más sangre, claro :V. Yo qué sé... o bien, que dejaran a Taika quedarse con los peques...

    Como sea, es un muy buen episodio ;). A ver qué más ocurre a futuro... toma tu tiempo, man :V
     
  14.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Quiero mi galleta de premio y a la Primarina delincuente

    Del
    Del capitulo 40 me gusto la interacción la reacción de los "niños" de lo de Taika, y también la conversación de este con Boosun. El combate del 41 me gusto también especialmente la descripción del ataque Antiaéreo. Y no se si es solo debido a que Golduck es una de mis especies favoritas pero Itik me sigue gustando cada vez que actúa algo me dice que acabara mal . Poco más que agregar, como ha dicho J.Nathan: A ver qué ocurre en el futuro.

    Hasta la próxima
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  15. Threadmarks: Capítulo 42
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    2909
    Creían que iba a empezar el año con hiatus? Ha! no, solo tenía resaca post-cerveza+acostarse a las 6 am ayer[????]

    Capítulo 42: Cuando huele a hierro

    -o-

    Con un calor impresionante y abochornante caminaban el varano y el geco por entre un pequeño cañón. La zona eran tan seca que no había rastro de algún tipo de vegetal y la temperatura era tan alta que distorsionaba el paisaje carente de viento.

    — ¿A cuanto se supone que estamos de nuestro destino? —Preguntaba Leif agotado y sudado gracias al imponente Sol de mediodía en aquel páramo desértico

    —Deberíamos llegar entre la tarde y la noche ¿Cuanto llevamos viajando? —Respondió Firo quien si bien no se veía afectado por el calor pero sí por el cansancio

    —Eso significa que hubiéramos llegado más temprano ¡Si no nos hubiéramos desviado! —Reclamó el Grovyle girando su cabeza hacia un tercer compañero de viaje

    Detrás del dúo de lagartos había un Bisharp con un desgastado mapa en sus manos, un morral de cuero desgastado y que a diferencia de la mayoría de los de su especie su apariencia y actitud era de todo menos intimidante, incluso se podría decir que era algo torpe y despistado por su manera de mantener siempre los ojos cerrados.

    —Les pido mil disculpas otra vez, les prometo que cuando lleguemos a su destino los recompensaré con algo—Decía el de tipo acero mientras su mapa se le escapaba de entre sus manos tratando en reiteradas ocasiones de tomarlo

    Ling era un Bisharp explorador que según él venía de la zona oriente de Nova. Distraído como él solo, había sido encontrado desmayado en mitad del camino por el Flare Heart a quienes les había pedido si podía ayudarlo a encontrar un tesoro en un sector cercano al cañón Desolado.

    —Por cierto ¿Cómo se llevará el resto del equipo con Taika? —Preguntó el Charmeleon extrañado con su nuevo integrante

    —Hasta lo que ví se llevaban bien casi todos salvo excepciones como Itachi pero bueno hay que darle tiempo. Ayer descubrió el lote de bebidas de Ziel y Taro

    — ¡¿De nuevo?! ¡¿Cómo demonios hacen entrar esas cosas a la Pokéball?!

    —La verdad no se que le encuentran a esas cosas, digo, el otro día traté de probar pero hasta Vydra me negó el tomarlo

    — ¿Cuántos años tiene Leif? —Preguntó el samurai con incredulidad

    —Pues tengo 15 años, ya no soy un niño

    —No es eso a lo que se refiere, con Taro y Ziel aún no entiendo como tienen hígado pero ellos no dejan que un menor de edad tome de sus cervezas y similares

    —Así es, la edad legal para tomar en Nova son los 18 años

    —No entiendo por qué le ponen edad a esa cosa, tampoco es que se vea algo del otro mundo

    — ¿Podríamos dejar de hablar de cerveza por favor? Es que ya me está dando algo de sed —Dijo Ling con una tímida risa

    —Oye risitas ¿Por qué no revisas en tu mapa si esa es la cueva que buscamos? —Indicó el varano hacía una entrada entre las rocosas paredes

    Quedándose en silencio por unos segundos el Bisharp comenzó a reír preocupando a los dos reptiles para luego parar y comenzar su camino no sin dar tres pasos y caer al suelo.

    — ¡Ling! —Exclamó la dupla

    —L-Lo siento solo que se me olvido que no había comido nada desde que me encontraron —Se disculpaba el extrañamente tipo siniestro

    Luego de aquel momento los tres Pokémon entraron a la caverna recorriendo estrechos pasillos y pasadizos solo guiados por el fuego de la llama del Charmeleon y el mapa que traía el samurai caminando alrededor de media hora sin descanso hasta que al fin pudieron llegar a un sector más despejado.

    La nueva parte a la que habían llegado llamaba la atención del trío al ver que se trataba de reliquias. Unas extrañas y deterioradas ruinas que albergaban diversas imágenes y tallados de criaturas que ninguno había imaginado ver en su vida. Algunas eran simpáticas, otras imponentes, especialmente dos que habían en el cielo falso que parecían ser una gigantesca serpiente con una extraña mandíbula y una especie de caballo de igual tamaño, ambos enfrentándose entre sí.

    — ¿Q-Qué es esto? —Preguntaba Leif boquiabierto

    —Estas son las legendarias ruinas Atten —Respondía Ling dando cuidadosamente algunos pasos por el lugar

    — ¿Ruinas Atten? —Preguntó Firo confundido

    —Esta es la primera parte del recorrido, el mapa tiene indicaciones hasta un poco más allá pero nos ayudará. Por cierto se les llama ruinas Atten por ser uno de los lugares donde ocurrió la batalla final de la guerra santa —Explicó el Bisharp fascinado como un niño

    — ¿La guerra santa? En español por favor—Pedía el geco

    —La guerra que originó nuestro mundo por así decirlo, un conflicto que según muchos data de hace 500 años marcando el fin de los seres humanos y el inicio de la era Pokémon

    — ¿Guerra que originó nuestro mundo? Tch, es demasiado complicado de comprender—Reclamaba el tipo planta

    —Yo me quedé en las guerras negras la verdad, de ahí no sé casi nada—Comentaba el Charmeleon rascándose la cabeza ante la ignorancia

    —Los del techo supongo son Rayquaza y Arceus, los líderes de cada lado. Rayquaza se dice controlaba los vientos a su antojo y era tan poderoso como para acabar con asteroides, por otro lado se dice que Arceus es el creador de todo y su sola voluntad era sinónimo de poder

    —Arceus… ¿Eh? —Extrañado por una vibración, Firo abrió su bolso para solo ver como ambas tablas comenzaban a temblar—Qué raro

    — ¿Ocurre algo? —Preguntó el afilado Pokémon

    — ¡No! ¡Nada! —Respondió el varano con una nerviosa risa

    Siguieron caminando por las ruinas para encontrar aquello que el Bisharp buscaba, lo que sí les llamaba la atención a los dos Pokémon del Flare Heart era que ni sabían lo que buscaban, simplemente ayudaban a aquel que les había pedido.

    El Charmeleon confundido por lo que había visto no se dio cuenta cuando había quedado atrás siendo llamado por su compañero para avanzar tomando carrera no sin antes fijarse en una de las paredes la cual tenía tallado a un enorme dragón con apariencia de gárgola acompañado de lo que parecían eran rayos.

    Un mareo inundó por unos segundos al rojizo reptil echándole la culpa instantáneamente a aquella tabla de oscuros atributos que traía consigo. Trató de seguir adelante pero las rápidas náuseas le daban imágenes más notorias de aquel dragón que había visto como si de una premonición se tratase.

    — Mi nombre es Zekrom de los ideales —Dijo una voz misteriosa proveniente de una sombra totalmente negra acompañada de unos ojos rojos y potentes truenos— ¡Ataque fulgor!

    — ¡Lanzallamas! —Exclamaba para extrañeza de él, la voz del Charmeleon a pesar que no fuera quien hablar — ¡Movimiento…

    — ¡Firo! ¡Firo! —Gritaba una lejana e irreconocible voz

    — ¡Firo! —Gritó Leif

    De golpe el reptil ígneo abrió los ojos para encontrarse con sus compañeros de viaje frente a él. Se había desmayado por unos momentos alertando a sus dos acompañantes y si bien conocía al causante, se preguntaba porque había visto esa imagen al mirar aquel dragón de la pared.

    — ¿Te encuentras bien? —Preguntó el geco levantando lentamente a su colega

    —N-No lo sé, solo perdí la consciencia

    —Debe ser falta de aire, los tipo fuego son susceptibles a eso—Comentó el samurai observando a diferentes direcciones

    —Creo que lo mejor es irnos de acá, recién estamos en la entrada así que no será muy difícil salir—Dijo el tipo planta

    —No es necesario, ya estoy bien, sigamos —Dijo el varano levantándose y siguiendo el camino

    Una nueva media hora tardaron caminando, pasando por diversas salas que contenían diferentes grabados que podrían decirse eran históricos. Leif de vez en cuando veía a Firo por si no volvía a caer mientras Ling actuaba como niño en dulcería al ver todos los tesoros que habían, sin embargo no tomaba ninguno, su mente estaba enfocado en uno solo que hasta sus acompañantes desconocían que era.

    -o-

    Era alrededor de la cuarta o quinta sala por la que pasaban, misteriosamente había luz gracias a algunas piedras solares que en un pasado lejano parecían ser muchas y ahora no quedaban más que una veintena repartida en el espacioso lugar.

    El piso conducía a lo que parecía ser el vació o al menos una caída muy pero muy grande, la única forma de cruzar era un largo puente de piedra de alrededor de 50 metros de distancia y que a pesar del material del que estaba hecho no lucía muy sólido.

    —Y según el mapa ¿Cuanto nos faltaría? —Preguntó Firo siendo el primero del grupo en avanzar

    —Pués, eh, ¿Como decirlo? esto ya no aparece en el mapa, tal parece que quien lo hizo llegó solamente al sitio donde te desmayaste—Respondió el Bisharp con una nerviosa risa

    —Tch, genial, entonces lo queda es terreno por descu...—Trató de decir el reptil ígneo antes de ser interrumpido

    — ¡Abajo! —Exclamó Ling empujando al Charmeleon hacia adelante

    Un rayo de energía destructora impactó el suelo de aquel puente generando un agujero que cruzaba todo el grosor de este. El responsable era un enorme Claydol que venía bajando del techo apuntando a los tres Pokémon con sus dos manos.

    — ¿De dónde demonios salió? —Preguntó Leif sorprendido

    —Debe ser un Pokémon silvestre… ¿Les importa si me oculto por allá? Es que no soy bueno peleando —Comentó el afilado Pokémon viendo al reptil de fuego mientras se rascaba la cabeza

    — ¡Eres un Bisharp maldita sea! ¡Se supone que ustedes saben pelear por naturaleza! —Reclamó el Grovyle iracundo al ver como el espadachín corría a esconderse

    — ¡Cuidado! —Alertó el varano

    Mientras Ling y Leif hablaban, la escultura de barro había aprovechado para atacar girando su mano derecha y lanzandola como si fuera un misil en dirección del tipo acero, por su lado el tipo fuego aprovechó un salto para desviar aquel ataque con un fuerte y ardiente puño fuego que obligó al silvestre a recuperar su extremidad.

    —Leif ataquemos ambos ¡Lanzallamas!

    —De acuerdo ¡Ataque rápido!

    El primero en atacar fue el lagarto verde saltando a una velocidad de vértigo la cual aprovechó para utilizar en una patada sobre el enorme tipo tierra quien resistió el golpe endureciendo completamente su cuerpo por un corto periodo de tiempo.

    —Mierda, es más duro de lo que creí—Murmuró el geco usando a su oponente como muelle para esquivar las flamas de su compañero

    Antes de que pudiera reaccionar, el Claydol fue inundado en fuego deshaciéndose de este girando rápidamente sobre su cuerpo solamente para ser baleado continuamente por una ráfaga de semillas proveniente del arborícola quien aún se encontraba en el aire atacando.

    La criatura de barro cayó al suelo solo para volver a flotar alrededor de un metro sobre el suelo, girando ambas manos a modo de taladro y expulsarlas en dirección de sus enemigos.

    Tanto Firo como Leif trataron de esquivar como podían el ataque pero en ambos dió siendo el primero quien más lo sintió por la desventaja de tipos siendo llevado hasta casi el final del puente mientras que el segundo era dejado caer casi llegando al techo.

    — ¡Garra dragón! —Gritó el Charmeleon con brusquedad

    Casi sin esperar un segundo, el varano salió disparado en dirección al psíquico emanando de sus zarpas una ola de energía dracónica estampando estas en el suelo para darse aún más impulso.

    Ya habiendo llegando donde su rival, el de rojas escamas propinó un fuerte golpe con sus garras que arrojó al Claydol al suelo para instantáneamente transformar su “Garra dragón” del brazo izquierdo en un “Puño fuego” con el cual impactó el cuerpo del tipo tierra.

    —No era tan fuerte parece —Comentó el lagarto de fuego liberando un suspiro

    Sin esperarlo, una fuerza psíquica arrojó al cazador del Flare Heart fuera del puente mientras la escultura de barro con las nulas fuerzas que le quedaban se ponía de pie.

    El Grovyle tuvo que hacer diversas piruetas en el aire para llegar a la pared y nuevamente ejecutar la técnica de alta velocidad e impulsandose de vez en cuando con alguna energibola que cargaba lo suficiente como para reventarla instantáneamente.

    Firo iba en caída libre y si no fuera por el rápido actuar de Leif este hubiera caído al vacío siendo agarrado nada más ni nada menos que de su cuerno perdiendo la calma al momento de ver el nulo suelo.

    — ¡Subamos rápido! ¡Vamos a caer!

    —Calmate, soy un Grovyle, no voy a caer tan fácil —Comentó el geco subiendo gracias a las cerdas de sus pies y su mano libre

    Luego de unos minutos subiendo y moviéndose por la pared, el dúo de reptiles encontró a Ling comiendo detrás de una roca aunque no tenían tiempo para molestarse pues ambos quedaron sorprendidos al notar que aquel Pokémon que les había causado problemas se encontraba fallecido en el lugar.

    —N-No puede...—Balbuceaba el de escamas verdes

    —No se lo que pasó, en un principio estaba ahí y luego cayó inconsciente, ya les dije que no soy bueno peleando así que ni crean que fui yo

    —Quizás ya había sido atacado antes o ya estaba viejo, bueno no hay mucho que hacer, es mejor que sigamos—Comentó el rojizo siguiendo su camino

    -o-

    Cruzando aquel salón atentos a que salieran nuevas amenazas, el trío cruzó el portal del final encontrando tras este una cantidad insana de escalones que bajaban los cuales parecían llevar a una nueva sala o eso era lo que parecía pués la caminata era por lo menos agotadora e infinita.

    Ya llegado el último escalón el cual era iluminado por dos piedra solares en ambos costados de las paredes, los tres Pokémon cruzaron un marco de roca entrando a una habitación que si bien era mucho más pequeña que las anteriores, parecía ser una especie de altar a oscuras con diversos pilares y una mesa ceremonial al centro de esta pero lo más espectacular al fondo, una tabla de color rosado la cual proyectaba su propia y débil luz.

    — ¿Qué es esto? —Se preguntaba la dupla de reptiles

    —No puede ser...es verdad, estaba acá, después de tanto tiempo—Balbuceaba el espadachín atónito ante su descubrimiento

    —Una...tabla...—Murmuró Firo sorprendido mientras sentía como su bolso volvía a vibrar en son de las dos reliquias que ya tenía

    —La tabla que controla los poderes psíquicos, una de las 17 tablas que formaron nuestro mundo, la tabla mental—Recitaba Ling tratando de acercarse

    —Entonces ese Claydol era uno de esos guardianes como el Rampardos o el Honchkrow que me comentaste—Comentó Leif mirando a su compañero

    — ¡Alto ahí! —Ordenó una poderosa voz que paralizó a los tres exploradores

    De pronto toda la sala se iluminó de un cálido dorado encegeciendo por unos segundos al trío quienes a medida que recuperaban la vista volteaban a ver sorprendiendose al notar que sentado en la mesa se hallaba un enorme Alakazam quien los miraba fijamente.

    — Soy el guardián de la tabla, aquel que ustedes denominan Pokémon dominante ¿Qué hacen aquí en los dominios de la tabla mental?

    Ninguno de los tres Pokémon podía responder. El Charmeleon ya había visto dos Pokémon dominantes en su viaje pero este tercero era completamente diferente, se sentía como si fuera un ente superior no solo por la inteligencia y raciocinio que presentaba en contraste a los otros dos si no en su propio ser.

    —V-Verá, nosotros...—Trató de decir el Bisharp temeroso

    — ¡Silencio! Tú que posees el tipo siniestro y el tipo acero, tu mente es un completo enigma incluso para un ser como yo. Que haya venido un Bisharp hasta este lugar es cuestionable. Si tus intenciones no son hostiles te pido aceptes mis disculpas pero juzgaré su venida con ustedes dos—Dijo el enorme Pokémon estirando su brazo en dirección a Firo y Leif

    Los dos miembros del Flare Heart sintieron como eran invadidos por el Alakazam en sus cuerpos, como cada uno de sus secretos era desenvuelto por este y como ultrajaba toda clase de privacidad.

    — Ustedes dos ¿Son luz u oscuridad? —Preguntó el zorro psíquico recogiendo su brazo

    — ¿Qué clase de pregunta es esa? —Reclamó el Grovyle confundido ante tal cuestionario

    —Yo me sé sus respuestas, si ustedes no, entonces deben dejar este lugar sagrado

    — ¡¿Como quieres que sepamos algo que ni sabemos qué significa?! —Esta vez fue Firo quien alzó la voz esperando sorprender al dominante sin éxito alguno

    —No me queda otra entonces que sacarlos de aquí ¡Cambio ban…

    —Espera, yo tengo mi respuesta acá —Interrumpió Ling caminando tranquilamente hacia el Alakazam—Verá, se que no confía en mí pero también tengo derecho a responder, y mi respuesta es…

    Sacando rápidamente la cuchilla de su brazo derecho el Bisharp generó un profundo corte diagonal en el Pokémon psíquico quien caía desangrado soltando quejidos frente a su atacante quien ni se inmutaba ante aquel acto.

    —Completa oscuridad—Terminó el espadachín antes que su víctima cayera al suelo

    — ¡Ling bastardo! ¡¿Qué estás haciendo?! —Preguntó el varano furioso ante lo que había visto

    De pronto, como si un espectro rondara en el lugar, una presencia siniestra se apoderó del Charmeleon, una presencia asesina venida directamente de aquél Pokémon que les había pedido acompañarlo en su travesía.

    —Ling no, Acies —Dijo el samurái girando lentamente su cabeza con una siniestra mirada en esta gracias a los ojos que por primera vez la dupla podía ver como eran

    —E-Esos, esos, no puede ser… ¡Esos ojos! —Exclamó Firo al recordar nuevamente la visión que tuvo al obtener la tabla oscura
     
  16.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Holy shit!! Se han encontrado con el mismísimo Acies... de la forma menos esperada, claro. Aunque Ling estaba dando demasiadas señales de estar mintiendo... como fingir no haber comido en días y alejarse del combate (aduciendo que es malo para ello... cuando por naturaleza los Bisharp siempre están listos) para no cansarse mientras Leif y Firo hacen todo el trabajo pesado. Uff... ¿Cómo no lo vieron venir?

    Siempre manejas bien ese contraste de situaciones de humor y de seriedad... y parece que no tienes errores de

    También veo que manejas bien el lore del lugar... indicando el fin de la era de los humanos. Realmente se han extinguido, al parecer... aunque para mí que viven en un continente muy aislado (Isla Espejismo me dio la idea :V)

    Perdona lo escueto del comment, pero no tengo mucho qué añadir, salvo que está todo bien narrado, que le bajaste a las discusiones pendejas de los dos reptiles protas a un nivel más tolerable... que Itachi es el único que no le para bola a Taika (eso era predecible :V) y que espero el próximo episodio... a ver cómo sale el Flare Heart de esta.
     
  17. Threadmarks: Capítulo 43
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    44
     
    Palabras:
    3166
    Capítulo 43: Los ojos del diablo

    -o-

    Frente a la dupla de lagartos se encontraba un Pokémon tan aterrador que verlo a él y sus ojos de asesino eran como ver al mismo demonio frente a frente, un demonio totalmente devorado con el olor de la sangre.

    Calmado, el Bisharp ignoraba a su primera víctima, aquel Alakazam que había quedado sin respuesta ante el ataque que había recibido en todo su cuerpo. Dió unos cuantos pasos y sin inmutarse ante una poderosa energía que liberaba la placa rosada desde su pedestal, este comenzó a acercar su brazo.

    —Eso funcionaria si no fuera siniestro—Comentó Acies tomando la tabla y guardandola en el bolso que traía para sacar de este una esfera la cual comenzó a iluminar—Aquí Acies, tengo la tabla mental y también estoy a punto de obtener la pétrea y la oscura

    Con un fugaz brinco el espadachín saltó en dirección a Firo sacando uno de sus sables dispuesto a cortar al joven cazador quien al haberlo visto quedó totalmente paralizado recordando los siniestros ojos que había observado cuando tocó por primera vez la tabla de los tipo siniestro.

    — ¡Firo muévete! —Alertó Leif empujando a su compañero para evitar el corte

    Rápidamente el Grovyle y el Charmeleon se ocultaron detrás de unos pilares mientras el Bisharp sacaba del suelo su enganchada cuchilla la cual limpió simplemente soplando sobre esta.

    —Es increible, quienes les dieron problemas a Barukan, Kapten y Arvid no resultaron ser más que unos niños con miedo

    Poco a poco el metálico ser comenzó a caminar en dirección al escondite. El geco trataba de observar pero el miedo que había generado ese sujeto era tal que le impedía moverse con facilidad. Muy similar era el varano se encontraba totalmente petrificado, mirando al vació y temblando como una gelatina junto a una agitada respiración.

    —E-E-Esos ojos, y-yo ví esos ojos...—Balbuceaba el aterrado lagarto

    —Cierra la boca o nos va a encontrar—Ordenó el arboricola

    —N-No lo entiendes Leif. Y-Yo ví sus ojos cuando obtuve la tabla, él nos va a matar

    — ¡¿Qué estás diciendo?!

    —Los encontré—Comentó Acies tranquilamente

    Ambos reptiles quedaron con sus ojos abiertos como platos al sentir como el pilar donde se habían escondido era cortado como si de espuma estuviera hecho, colapsando y dejando ver detrás de este nada más ni nada menos que al horripilante Bisharp con su brazo derecho extendido hacia su misma dirección.

    —Hagamos las cosas más fácil, denme las tablas y procuraré que mueran rápido

    “Este tipo no va a dejarnos ir con vida ¡Y Firo está acobardado! ¿Qué hago Leif? Piensa” —Decía el Grovyle en su cabeza mientras trataba de moverse

    —No se preocupen, esto no será doloroso —Dijo el samurái alzando su brazo derecho sin quitar la mirada del reptil ígneo—Tajo...umbrío

    Bajando velozmente su cuchilla, el oscuro espadachín trató de acabar con la vida del cazador del Flare Heart quien quedó asombrado al ver como el filo de esta, que se suponía iba a por él era interceptado por las afiladas hojas de su compañero.

    — ¡R-Reacciona! —Exclamó Leif concentrado en detener el ataque

    —Pero qué movimiento más inútil—Comentó el cortante Pokémon

    Sin mayor esfuerzo Acies terminó por bajar su espada cortando no sólo las hojas del Grovyle si no que su pecho fue completamente rasgado cayendo de espaldas soltando un grito que poco a poco se iba ahogado mientras algo de sangre salía de su herida.

    —Patético

    — ¡Leif!

    —Ahora es tu tur…

    Haciendo gala de sus reflejos, el Bisharp tuvo que cruzar sus brazos para interceptar un enfurecido golpe eléctrico proveniente del Charmeleon retrocediendo algunos metros debido a la fuerza de este.

    —Debo admitir, ese fue un buen golpe—Dijo el samurái

    — ¡Taika! ¡Jadar! —Bufó el varano sacando rápidamente de su bolso a su Pokéball

    De la esfera salieron el Incineroar quien instantáneamente envió un rugido junto a una especie de rinoceronte-dinosaurio con un taladro en la nariz quien también emitió un gruñido seguido de un soplo desde sus fosas nasales.

    El tigre quedó algo sorprendido al ver al espadachín, notándose preocupado ante la situación y colocándose en guardia ante cualquier ataque.

    —Hay que escapar, Taika agarra a Leif, Jadar llévate a ese Alakazam, quizás aún respire. Intentaré crear una salida

    —De acuerdo —Respondió el Rhydon quien comenzó a movilizarse

    —Firo, este tipo...—Decía el felino mientras tomaba al desmayado geco

    —Es demasiado peligroso, voy a tener cuidado ¡Lanzallamas! —Exclamó el lagarto ígneo mientras escupía un torrente de fuego

    El rinoceronte cubrió al por zorro quien por suerte solo estaba herido de gravedad salvandolo de la cortina de llamas que expulsaba su cazador y aprovechando de movilizarse entre estas para escapar.

    Acies ni se inmutó ante el mar de flamas que lo devoraba disipando estas con un agresivo movimiento de sus brazos solo para encontrarse que el grupo de Pokémon había escapado por un túnel creado por Jadar en las paredes.

    —Así que creen que pueden escapar con tal facilidad, bien, si quieren jugar no veo nada de malo darles algo de ventaja—Dijo el asesino sentándose en el suelo

    -o-

    Corriendo a lo que más podían con el tipo roca adelante para crear camino, los tres Pokémon conscientes trataban de no moverse bruscamente para perjudicar a los heridos o llamar la atención de su perseguidor.

    —Es increíble, ninguno de los tipos con los que nos habíamos enfrentado antes me había paralizado de esa forma ¿Es siquiera un Pokémon? —Preguntaba el varano

    —Ese Bisharp, no esperé encontrarme alguna vez con ese Bisharp en mi vida, o al menos no de esta forma—Comentaba Taika sin parar ni un segundo de correr

    — ¿Lo conoces? —Preguntó nuevamente Firo

    —Conocerlo conocerlo no, pero no hay delincuente en Nova que no haya escuchado de él. Una presencia más siniestra que cualquier otro Bisharp, con el olor a sangre y muerte impregnado en todas las células de su cuerpo, el hombre más buscado y peligroso de la región. Acies Strahl también conocido como “La espada del diablo”

    — ¿E-El más buscado? ¡Nos estás persiguiendo el más buscado de toda Nova! —Exclamó el Pokémon del taladro sin cesar su trabajo

    —No se que acabas de hacer pero te acabas de condenar a un destino peor que el infierno—Terminó el felino

    —No importa que sea el más peligroso y buscado de todos, tenemos que escapar de acá, Leif está herido por mi culpa y no podemos dejarlo así como así

    — ¿Y si lo metes a la Pokéball para que Ziel prepare los primeros auxilios? —Preguntó el Rhydon

    —La herida es grave, creo sería lo mejor

    —Tienen razón, estaba tan alterado que no lo pensé bien. Taika, tú vuelve con Leif y avisale a Ziel y a Lyd, ellas sabran que hacer—Dijo el Charmeleon sacando su Pokéball del bolso

    —Desarme

    Un fuerte golpe alejó el brazo derecho de Firo obligándolo a soltar la esfera, todo gracias a la rápida maniobra del Bisharp quien había aparecido en medio del grupo solamente para atacar con una patada al lagarto ígneo.

    —Y yo que les había dado unos minutos de ventaja y me los encontré aquí atrapados. Hora de acabar con el juego

    — ¡Lanzallamas! —Exclamaron los dos Pokémon del tipo fuego

    Un doble torrente de fuego venido desde el hocico y el cinto de los dos flamígeros volvió a tapar al espadachín quien nuevamente tuvo que recurrir a simplemente su fuerza para disipar las llamas.

    —Ya me estoy cansando de esto— Comentó Acies mientras empezaba a trotar en dirección a donde habían escapado

    -o-

    Jadar logró cavar una salida con su poderoso cuerno. Parecía ser una caverna normal, no las ruinas en las que habían estado antes, lo más esperanzador para los presentes era ver una salida a no más de 30 metros de donde estaban, Firo no sabía a dónde saldrían pero eso ya no le importaba, solo quería escapar de ese demonio.

    Taika dejó a Leif en el suelo para que fuera guardado de forma cómoda a lo que el varano respondió activando su esfera y emitiendo un rayo de luz rojo que desmaterializó al geco, acto seguido iba a guardar a su felino pero sin previo aviso un nuevo ataque del samurái obligó a ambos Pokémon a esquivar este.

    — ¿Tan difícil es entregar las tablas? —Preguntaba el afilado siniestro quien nuevamente sacaba su cuchilla del suelo—Aunque siendo honesto no es como si les diera opciones de “Entregarlas y vivir” la únicas que tiene es “Entreguen y mueran” o “Mueran y se las quito”

    —Como si fuera a dejar que eso pasara ¡Lanzallamas! —Rugió Firo escupiendo otra vez su fuego

    — ¿En serio vas a intentar con eso nuevamente? Alarido —Murmuró el Bisharp proyectando su brazo izquierdo a la ráfaga ígnea

    Del brazo de Acies comenzó a generarse una especie de rayos eléctricos de color negro que emitían un agudo chirrido los cuales impactaron con el lanzallamas del cazador del Flare Heart explotando ambos y levantando una nube de polvo y humo que tapó un sector del lugar.

    Como buen asesino que era, el espadachín lograba identificar muy fácil la posición de su víctima atravesando la cortina de polvo con suma facilidad hasta llegar donde el Charmeleon quien casi por instinto y milímetros esquivó los dos cortes que su enemigo trataba de darle.

    Gracias a que ya la visión lograba despejarse en el terreno, el espadachín no contó que el enorme rinoceronte atacaría embistiendolo para alejarlo de su cazador.

    — Firo ¿Te encuentras bien?

    —Sí, muchas gracias ¿Y Taika?

    —Le entregué al Alakazam, es más rápido que yo por lo que tendrá menos problemas en llegar a la salida y si este sujeto sigue de pie necesitarás alguien de buena defensa—Dijo el de tipo roca mostrando la solidez de su cuerpo

    —Debo aplaudirles, con tal de defender a uno todos atacan pero no es algo ajeno para mí, ni tampoco algo que me haya aproblemado en el pasado —Dijo el samurái levantándose del suelo sin algún esfuerzo

    Sorprendidos por la dureza, resistencia y terquedad del Bisharp, ninguno de los dos Pokémon logró ver cuando esté de un solo brinco había llegado donde ellos, tan sigiloso como una sombra.

    —Por cierto un consejo: No confíes en la defensa de un tipo roca cuando el enemigo es del tipo acero ¡Cabeza de hierro!

    Jadar quedó sin habla al sentir como su estómago era apuñalado por la metálica cuchilla de Acies siendo impulsado por la estocada tan rápido que parecía una broma que el peso normal de la especie fuera de 120 kilos, atravesando la pared y generando una segunda salida de la cueva.

    — ¡Jadar! —Gritó el Charmeleon corriendo en dirección a su lastimado Pokémon

    —No creas que escaparas ¡Tajo umbrío!

    Un nuevo corte de parte del samurái iba dirigido al varano quien para esquivar el golpe se tuvo que impulsar con una nitrocarga la cual también utilizó para ir en dirección a la nueva salida.

    Logró llegar al borde de la pared para darse un nuevo impulso gracias a su técnica, logrando salir por fin ante la luz del Sol, lo que no esperaba es que detrás de él nuevamente aquél asesino saliera para finiquitar las cosas de una vez por todas.

    — ¡Tajo umbrío! —Anunció Acies preparando las cuchillas de ambos brazos

    — ¡Onda vacío! —Exclamó una extraña voz

    Sin poder hacer nada el Bisharp salió disparado gracias a una bomba de aire que le dió de lleno impactando nuevamente en la pared de lo que ahora desde afuera se lograba ver era la parte exterior del cañón.

    Taika usaba su fuerza para arrastrar a su compañero herido a la sombra generada por el extenso bosque que se encontraba detrás del accidente geográfico pero eso no era lo más sorprendente, lo era el leve zumbido generado por cuatro pequeñas alas de insecto que apenas podían afirmar a su usuario, un Scizor que apuntaba con su tenaza izquierda en dirección al criminal, una tenaza que por lo demás pareciera había recién disparado soltando algo de aire caliente de esta.

    —Firo Volcano, te estaba esperando —Dijo la Mantis bajando su brazo al no ver amenaza en el reptil

    —N-No puede ser...V-Vilek Riot

    Rápidamente el insecto de metal se colocó en posición ofensiva, el espadachín aún no era completamente derribado y después de despegarse de la pared cayó al suelo para observar a su nuevo oponente.

    —Pero qué sorpresa, no espere ver a el tercer mejor cazador de todos, Vilek Riot del Crimson Buzz

    —Acies Strahl, no esperé encontrarme a tan solicitada amenaza acá

    —Gracias pero no estoy acá por cumplidos, vengo a obtener cierto pedido que tengo —Dijo el Bisharp saltando en dirección al lagarto de escamas rojas

    Un choque de espadas se produjo frente a Firo gracias a las cuchillas y pinzas de ambos férreos Pokémon. La velocidad del Scizor era asombrosa pues el joven cazador ni cuenta se había dado cuando este interceptó el ataque asesino.

    —Lo siento, pero solicité al niño primero

    —Ya veo, si las cosas van a ser así ¡Alarido! —Exclamó el afilado de tipo siniestro al dar un leve salto hacia atrás

    Soltando una vez más la descarga de rayos oscuros el samurái obligó a la mantis a esquivar, agarrando al Charmeleon entre sus brazos y dando un brinco que gracias al agitar de sus alas logró elevar aún más de lo normal.

    — ¡Atlas! ¡Izumi! ¡Ataquen! —Ordenó el de roja armadura

    De entre las hojas de los árboles salió disparado un rayo de electricidad concentrada la cual fue interceptada por los voltios siniestros acaparando la atención de Acies quien no logró escapar de un gran cuerno de escarabajo azul que apareció debajo de la tierra el cual lo aplastó contra el piso.

    Los ejecutores de los ataques se reunieron con su cazador, eran dos escarabajos de las especies rinoceronte y ciervo volante los cuales se colocaron en posición sin bajar ni un minuto la guardia.

    —Atlas, tú y ese Incineroar llevense a los heridos, Izumi dame apoyo —Ordenó el Scizor quien inmediatamente cogió carrera

    — ¡Entendido! —Exclamaron ambos escarabajos empezando sus tareas

    Acies nuevamente se colocó de pie solo para recibir un nuevo choque de sables con aquel fuerte cazador. Se miraban a la cara sin cesar ni un milímetro al oponente.

    —Esto no es personal Riot, te recomiendo alejarte de aquí

    —Lo siento Strahl, estoy dentro de los pocos cazadores que tiene permitido pelear contra un monstruo como tú ¡Onda vacío! —Exclamó Vilek

    Colocando su pinza izquierda en el vientre de su oponente, el insecto nuevamente disparó una bomba de aire a presión que alejó al espadachín provocando daño en este quien tratando de mantenerse firme fue atacado por una onda sónica proveniente de la Vikabolt.

    —N-No crean que con esto pueden detenerme ¡Tajo umbrío! —Exclamó el Bisharp

    Nuevamente ejerciendo su fuerza bruta consiguió deshacerse del ataque sonoro solo para notar que ya estaba algo cansado.

    —Tch, tengo que acabar esto rápido ¡Cuchillada!

    Acercándose con gran velocidad a su contendiente, el samurái logró hacer un tajo en el exoesqueleto de la mantis quien devolvió el golpe volviendo de metal la parte superior de su pinza derecha mientras dejaba quieta y tensa la izquierda.

    — ¡Tajo umbrío!

    — ¡Garra metal!

    Una tercera vez fue que ambas afiladas extremidades colisionaron generando tensión y esfuerzo en ambos Pokémon. El Scizor de un momento a otro pareciera si hubiera cedido apoyando su rodilla derecha en el piso y dejando su ataque recibiendo un nuevo corte en su armadura.

    —Eso pasa por confiarte y meterte en mi camino

    —Yo no me he confiado, solo jugué mi gran carta ¡Onda vacío: Gran cañón! —Exclamó Vilek apuntando su tenaza izquierda en el rostro del rival

    Una bomba de aire aún mayor que las anteriores impactó a Acies a quemarropa provocando que saliera disparado por los aires hasta caer cual peso pesado en el piso agrietando algo de este.

    —Bien, creo es momento de entregarte a las autoridades —Dijo el Scizor

    —Tch, n-ni creas cazador que me venciste, y tú, niño, ten cuidado que nadie escapa de mi filo—Amenazó el Bisharp al Charmeleon generando esfuerzo para levantarse

    Ya de pie el espadachín observó a todos los presente y con una sonrisa sacó del bolso que traía una esfera la cual se iluminó haciéndolo desaparecer del lugar en un instante.

    — ¡Escapó! —Exclamó el varano preocupado

    —Será en otra ocasión entonces, tú te vienes conmigo ahora, fue una suerte encontrarlos en mitad de mi entrenamiento. Como dije, te estaba esperando —Dijo el insecto de acero mirando al joven reptil

    — ¡No podemos! ¡Uno de mis Pokémon salió muy herido! —Exclamó el escamoso ígneo refiriéndose al Grovyle

    —Entregaselo a Izumi, ella alcanzará a Atlas para que atiendan a los otros dos. Nosotros iremos a mi base para dejar tus cosas y empezar el entrenamiento, creí te ibas a demorar menos por lo que estamos algo atrasados—Comentó la mantis dándole la espalda a Firo

    El joven cazador del Flare Heart se quedó sin palabras y desconcertado por unos segundos mientras veía la espalda de quien parecía iba a ser su maestro por un tiempo, este le hizo un gestó con su pinza derecha llamándole a seguirle lo que fue respondido con un trote del lagarto detrás del tipo bicho perdiéndose ambos en el bosque.

    -o-

    Era de noche y la luna llena iluminaba los sectores del cañón que no eran invadidos por las nubes, el fuerte viento traía consigo pequeñas tormentas de arena que apenas eran molestas. En medio de la zona superior de la falla se encontraba vendandose algunas partes el Bisharp quien al parecer conversaba con alguien a través de una de las esferas mágicas que poseía.

    —Tengo ya en mi poder la tabla mental, lamentablemente Vilek del Crimson Buzz me impidió obtener la pétrea y la oscura

    —Ya veo, pero tampoco es que las obtengas todas de golpe, incluso para tí debe ser difícil y más con la poca ayuda que cada vez tienes

    —No entiendo por qué tanta obsesión con ponerme “colegas”, es un trabajo que perfectamente puedo realizar solo

    —No te enojes, solo lo decía porque puede haber tablas y otros objetos en lugares insospechados y de nulo acceso para un Bisharp, por eso a tí y a los que están libres les tengo una nueva tarea, obviamente tendrá una paga aparte de la que les estoy dando

    —Te escucho

    —Liberen a la lista de reos que te mandaré en los próximos días del Helheim, algunos pueden ser de mucha utilidad, después de eso diríjanse a Central, puede que haya algo de interés para el trabajo que les encomendé, piensen que hago esto para que el trabajo les sea, no sé, más fácil

    —Tch, está bien, pero espero la paga sea aceptable

    — ¿Cuando les he defraudado con esas cosas? Por cierto ¿Es cierto el nombre que ya está rondando en algunas partes sobre ustedes?

    —Claro que sí, pronto Nova conocerá públicamente al Genkoshu —Ultimó Acies mirando la luna con furia antes de retirarse

    — ¿Genkoshu? Parece que alguien no se puede olvidar de su raíces en la zona oriental —Ultimó la voz dando una leve carcajada
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  18.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    193
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Buen detalle. El fuego necesita oxigeno para arder, es algo obvio pero hay que caer...me lo apunto

    Que modo tan bueno de presentarnos a Acies y de lo que es capaz. Y ver a un protagonista del tipo que es Firo con dudas e incertidumbres siempre es "agradable" No es la mejor palabra pero se entiende ^-^

    Hey!¿ Como que un escarabajo? (Vikavolt, supongo por la electricidad más que nada) Izumi es una linda pokemon de agua(?) XD

    OwO, veremos si es de forma sigilosa cavando un tunel o algo parecido o bien una gran rebelion. Espero que a Itik y Hund no les pase nada había una Glaceon policía también pero ella no importa xd

    ¿Kaeru is coming? Algo me dice que o el su familia :think:

    Buenos capitulos, yo no he notado ningun error reseñable (no lo encuentro ni en los míos XD) más alla que algun dedazo, o dedito mejor dicho. Por decir algo que no haya quoteado me gusto el trato entre Vilek y Acies, muy cortés para alguien que hemos visto hacer lo que ha hecho.

    Hasta la próxima.
     
  19.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,179
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No y no :V. Es Pinsir. Es tipo Bicho puro. Y es hembrita... vaya owoU. Eso es algo inusual. Bien por ti...

    Bueno, Firo logró escapar con vida de las garras de Acies. Con ayuda del maestro que él buscaba... Vilek el Scizor. Ufff... cuánta diferencia de poderes -w-

    Como sea, también me llama la atención del nombre de mafia japo que apareció al final... así que ellos financian a los villanos...

    No creo que Kaeru (o el clan Shimada, en verdad) esté involucrado... sería lo esperable, pero creo que esta vez no es el caso. A menos que pongan alguna justificación... pero solo queda esperar.

    Muy buen episodio, pana :P. Casi sin errores... pero eso sí, Grovyle es arborícola, no "arboricola" :P. ¿Tienes hambre que te comes las tildes? xD. Ok no :V
     
  20.  
    Gigavehl

    Gigavehl Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    Lunes
    Mensajes:
    11
    Pluma de
    Escritor
    Ok... Seré sincero... Debo leer esto con tiempo... Me resulta interesante...
     
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso