Long-fic de Pokémon - Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Graecus, 10 Diciembre 2015.

Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo 14
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2409
    Bosque Espeso, P1

    Al día siguiente, Zay no estaba al despertar. Apareció diez segundos después, con las manos llenas de enormes manzanas.

    "Aquí traigo el desayuno, cortesía de Mega Trevenant" comentó, contento.

    "¿Mega Trevenant es un manzanar?" pregunté. Ese árbol era una bolsa llena de sorpresas.

    "Por supuesto, solo un árbol de tales frutos podría llevar tal nombre" fue la respuesta. "El solo puesto de vigilancia no hace el árbol tan querido".

    Las manzanas estaban muy buenas. Ni siquiera Glaze con su desconfianza pudo evitar comersela en pocos bocados.

    Una vez todos estuvimos desayunados, nos pusimos en marcha. La escalera estaba a unas pocas horas de la zona, pero era muy voluble. Podía desaparecer al día siguiente como podía estar cambiando de lugar mientras caminabamos. Eso nos hacía apresurar el paso.

    "¿Y que hay de tu familia?" decidí preguntarle a Zay. "¿No hay alguien allá afuera que te necesite?".

    "No, no la hay" contestó como si tal cosa, guiandose en su mapa. "Los Sableye somos... aventureros. Cada uno de nosotros salimos de nuestras cuevas al nacer, y nos esforzamos en hacer cosas grandes. Queremos ser poderosos, valientes y vivir un montón de aventuras, para poder contarselas a nuestros abuelos al volver, para que sepan que los Sableye de la actualidad podrán encargarse de la reputación de la especie, y puedan morir en paz" comentó. "Lo cual me parece muy tonto, vivir para convertirse en una historia que se cuenta a alguien que va a morir. Prefiero quedarme en mi bosque y vivir mi vida aquí".

    Tenia sentido. "Y...¿No has pensado nunca unirte a algún equipo de rescate? Podrían asignarte específicamente los casos de pokémon perdidos en el Bosque Espeso, y te pagarían bien...".

    Glaze, alerta, me lanzó una mirada de 'Ni.Siquiera.Lo.Pienses'.

    Zay rió. "¿Equipos de rescate? Nah, trabajo mejor en solitario. Además, solo pido de pago los objetos que echo en falta. No he podido tener una Semilla Revivir en meses. Ha sido...¡Eh! ¡Mirad allí!".

    Apuntó al frente. Mientras la charla había continuado, la escalera había estado cambiando de lugar. Se posicionó al frente nuestro, a unos cincuenta metros, pero empezó a parpadear en el acto.

    "¡Va a desaparecer!" gritó Mimu, apresurandonos.

    "¡Ninguna escalera le gana al gran Zay!" gritó Sableye en respuesta. "¡Mimu, agarra mi bolso!".

    Mientras la Marill cumplía la orden, Sableye se liberó de su carga y se lanzó. Jolín, era increíblemente rápido. En vez de correr hacia la escalera, se columpió en una rama y salió volando hasta alcanzar los primeros tres metros de la misma. Subió los demás peldaños en una exhalación, y supe que lo había logrado cuando todo a nuestro alrededor cambió de aspecto, los árboles haciendose más grandes y la vegetación más espesa.

    "Reglas del Bosque Espeso" comentó Sableye con una sonrisa. "Si Zay sube de piso, sus clientes suben de piso, así no hayan subido la escalera".

    Decidí no comentarle que de hecho así funcionaba en exactamente todas las mazmorras.


    Bosque Espeso, P2

    "Oh Rayos y Chispazos" comenté. "Si esto es así de espeso en el piso dos, no quiero saber como és en el piso diechiocho".

    Aparté una hoja de mi tamaño de un manotazo.

    Zay rió. "Irónicamente, el piso diechiocho es un campo de césped sin árboles ni follaje. Supone un paraíso para quienes han llegado hasta allí. De hecho, es allí donde tengo mi base".

    "Dijiste que los Sableye se dedican a convertir su vida en historia" recordó Mimu. "¿Como terminan siendo esas historias?".

    "Joo, la señorita no debería preguntarme sobre historias Sableyicas. No acabaría de contarlas nunca. Pero en fin..." carraspeó. "Sabley Fuegofatuo fue ancestro mío, según estamos de acuerdo mis familiares en el árbol familiar genérico. ¿Han oído hablar de él? Fue un luchador, aprendió a afilar sus garras y se convirtió en el primer Sableye que se especializaba en ataques físicos. ¡Casi derrota al gran Furret el Valiente! Pero claro, Furret el Valiente consiguió contonearlo, confundirlo....y que se debilitara el solito".

    Siguió hablando sobre Sableye's famosos por otra media hora, fiel a su palabra. Solo ante la aparición de la siguiente escalera, se calló.


    Bosque Espeso, P3

    Bautizaba el piso tres como 'Bosque-aún-más-espeso'. Tenía que apartar arbustos de mi camino cada dos segundos.

    "Por aquí" guió Sableye, dirigiendonos a una zona llena de vegetación oscura y amplia. Caminamos en silencio, buscando pasar de este mar de hierba lo más pronto posible.

    Sableye procedió entonces a hacer preguntas. "Más de una vez he salvado a algún pokémon atrapado entre los pisos antes de la llegada de los exploradores" comentó. "¿Cuanto tiempo lleva aquí ese Beedrill?".

    "Una semana" respondió Mimu. "Piso cinco, según pudo decirnos".

    "Eso es extraño...".

    Y se calló, lo cual me resultó extraño. Zay amaba hablar, mucho más sobre cosas que él pensaba. Me acerqué a él, recorriendo la poca distancia que nos separaba. "¿Que ocurre?".

    Pero entonces lo ví. No lo había visto hasta acercarme porque su color se confundía con el follaje. Un Beedrill de pequeña estatura y de color verde pasto había aparecido frente a nosotros. Pero...se suponía que no debía tener ese color. ¿O sí?

    "Jé" comentó Sableye, cuando vimos al Beedrill a pocos metros. "Pueees, aqui está. ¡Misión Cumplida! En cuanto a esa Semilla Reviv...".

    "¡AAAAH!"

    El grito hizo que nos pusieramos en guardia, acercandonos al Beedrill para protegerlo. ¿Que le ocurría? ¿Habría alguien torturandolo desde los árboles cercanos?

    "¡Alejadme de ese monstruo!" gritó la Beedrill. Por su voz, era obvio que era hembra. Se veía asustada, indefensa, como si quisiera huir de todos nosotros. Apunto a Zay con una de sus púas, la cual tenía un material transparente en la parte afilada, brillando en amarillo.

    >>"¡Trató de matarme hace solo un par de días!".


    *****

    Me sorprendió lo rápido que actuó Mimu. No Glaze, quien más desconfiaba, ni yo, que era el más rápido de los tres. Fue Mimu quien lanzó el puñetazo hacia Zay, y pude notar que su puño había brillado en rosa antes de propinar el golpe.

    ¿En que momento Mimu había aprendido a usar Carantoña?

    "¡Dí que no es cierto!" ordenó Mimu, con lagrimas de furia en sus ojos. Entendía que Mimu se estuviera tomando tan mal la posible traición de alguien en quien había confiado. Sería como si Lila la estuviera abandonando de nuevo. "¡Dilo o admíte haberlo hecho, por lo menos!".

    Zay se levantó, recuperandose del golpe mientras trataba de enderezarse. "Yo...".

    Mimu lo golpeó de nuevo, lanzandolo al suelo. "¡Basta!" grité.

    "¡Se lo merece!" se quejó la Beedrill, acercandose con miedo. "¡Me prometió llevarme a la salida, y en vez de eso me adentró en el bosque! ¡Trató de matarme! ¡Ha venido a robarse mi megapiedra!".

    Zay logró ponerse de pié con dificultad. Una de las gemas en sus ojos estaba agrietada. "La señorita pega duro" comentó, con una especie de orgullo.

    "¿Lo estás aceptando?" preguntó Mimu, iracunda. "¿Aceptas que hiciste eso?".

    Zay miró a la Beedrill, entrecerrando los ojos. Beedrill retrocedió unos pasos. "No la había visto en mi vida" contestó, su voz fría y enojada.

    "¡Mentiroso!" fue la respuesta. "¡No trates de ponerlos de tu parte, asesino!".

    "Lo sabía" fue el comentario de Glaze. "¡Esto era una trampa! ¡Quería matarnos en su territorio!".

    "Quiero escucharte" respondió Mimu, dirigiendose a Zay. Sus ojos brillaban. "Dilo ahora. Di que lo hiciste o que no, pero di algo o juro que...".

    "Zay no es modesto" dijo el Sableye, con esa extraña forma en que hablaba de si mismo en tercera persona. Parecía dolido. "Zay es pretencioso, y no respeta el espacio personal. A Zay le gusta hablar de Zay. Pero Zay no es malo".

    Y lo peor de todo, es que le creía. ¿Que estaba pasando aquí?

    "Oh, por favor" Glaze rodó los ojos. "¡No puedes esperar que creamos eso! Esta Beedrill te acusa de querer matarla, ¿porque diría eso si no te hubiera conocido?".

    "No la había visto nunca" repitió Zay, mirando a Beedrill fijamente. "Dice que yo la traje, pero yo no la había visto".

    "Zay" comenté, haciendo que me mirara a la cara. "Cuando dijimos que Beedrill estaba en el piso cinco desde hace una semana, dijiste que eso era extraño. ¿Porque?".

    "¿Porque? Pues porque hace una semana yo estaba rehaciendo mis mapas. Si hubiera estado en el piso cinco, yo la habría visto. Había acabado ayer, cuando decidí ir al primer piso y los encontré a ustedes".

    "¡Eso es mentira!" lloró Beedrill. "¡Hace una semana estabamos en camino a lo que él decía que era la salida! ¡Y en cuanto se dió cuenta de que mi megapiedra no se podía zafar de mi púa, trató de matarme!".

    ¿A quien creer? Beedrill parecía muy asustada, pero Zay parecía un buen tipo. ¿Como saber quien nos estaba engañando?

    Y entonces, tuve otro de esos momentos. Estaba usando mi razonamiento humano sin saberlo.

    "Zay es inocente" fue mi comentario. Y entonces pasaron varias cosas a la vez.

    Mimu me miró, esperanzada. "¿Como lo sabes?" preguntó.

    Glaze me miró con enojo. "No vengas con esas, Bruno. No todos pueden ser buenos".

    Zay me miró, interrogante. Parecía que no había esperado que yo lo apoyara.

    Y, como supuse que haría, Beedrill contraatacó a mis palabras sin pensar. "¡Ya lo he dicho: me quiere robar la megapiedra!".

    "Y yo digo que no te creo" fue mi respuesta, sin lugar a dudas. "¿Porqué haría él eso? Las Beedrillitas no son compatibles a un Sableye".

    "Pero...¡A él le gustan las megapiedras! ¡Ustedes lo han visto, todas las megapiedras que tiene en su bolso!".

    Bingo.

    "¡Es cierto!" comentó Glaze, para posteriormente mirar a Zay como si quisiera golpearlo. "Tienes el bolso lleno de megapiedras. Lo vimos mientras ibas a inspeccionar en Mega Trevenant".

    "Zay es inocente" repetí entonces, mirando a Beedrill con precaución. Necesitaba sacar un objeto de mi bolso...pero si lo que me temía era cierto, no iba a tener mucho tiempo. "Sin embargo, tengo una duda. ¿Como sabe Beedrill que abrimos el bolso de Zay y vimos sus megapiedras, si ella no estaba con nosotros?".

    Como temía, todo fue demasiado rápido.

    Beedrill se me quedó mirando, de repente demasiado atónita como para recordar que segundos antes había estado llorando. Luego desapareció en un borrón.

    Cuando volví a verlo, había cambiado de forma. Ahora era más grande, de formas más rectas y sus púas habían aumentado en tamaño. La megapiedra había desaparecido. Se dirigía a mí, con sus púas brillando en color morado...

    Pero fue Zay quien recibió el golpe. La púa se hundió en el rubí en su pecho, que estalló en pedazos. Al retirar, Zay cayó sin lograr articular palabra, agonizante.

    "He aquí" se burló Beedril. "El precio a vuestra estupidez. Iba a dejarles marchar luego de matar a este estúpido guía, pero te has empeñado en averiguar la verdad. Así que en fin, no me dejan otra opción".

    "¡L-lo...lo has matado!" chilló Glaze, horrorizado, sin poder despegar la vista del cuerpo de Zay, y de los trozos de rubí a su alrededor.

    "Por supuesto" respondió, como si Glaze fuera idiota. "Tengo entendido que destrozar el rubí base de un Sableye suele ser mortal".

    "P-pero...".

    "¿Porque?" Beedrill sonrió. "Es un pokémon tipo siniestro. Su especie suele convertirse en los mejores ladrones del mundo. Les habló de Sabley Fuegofatuo, pero no les comentó que la razón por la que se enfrentó a Furret el Valiente fue por haber querido robar una gema muy querida en una villa importante. Son estafadores, ladrones y asesinos...excepto este, a este lo he estado siguiendo. Zay le dió la espalda a la tradición de su especie, y se buscó una vida ayudando a atravesar este bosque a los nuevos habitantes. Un pokémon que huye de su destino...más vale muerto que vivo".

    "¡Eres horrible!" gritó Mimu, furiosa. "¡Te creí! ¡Le golpeé antes de que lo mataras!".

    "Y por eso tendrás una muerte más rápida" decidió la abeja, haciendo resumar veneno de sus púas. "Dos de ustedes son tipo hada. El veneno para ustedes es una completa agonía. Una vez que hayas probado mis ataques, desearas la muer...".

    La primera llama emergió de sus púas, creciendo en lenguas de fuego, adhiriendose a su cuerpo. Las llamas eran moradas, fantasmales, y no tardaron en cubrir y lastimar todo el cuerpo de Beedrill, quien inmediatamente pareció sufrir de las heridas.

    "Nadie mata a mis clientes" comentó Zay, poniendose de pie con dificultad luego de lanzar el Fuego Fatuo. "Es peligroso para el negocio".

    Beedrill abrió mucho los ojos. "¡Tú estas muerto!".

    Pero no parecía poder decir mucho. La quemadura avanzaba, destrozando sus alas. sus púas estaban empezando a quemarse en color negro.

    "No más que tú en unas horas. Puedes matarme, pero no aceptaré que le hagas daño a quienes decidí proteger" respondió Sableye. "No encontrarás a nadie que te cure la quemadura, no aquí. Estás tan muerto como yo".

    Y aún así, sabía que no íbamos a ser capaces de vencerlo. En eso tenía razón, un poco de veneno sería mi muerte, y la de Mimu. Así que agarré el objeto que necesitaba: una Telesfera. Un objeto capáz de teletransportar a quien lo tuviera a otra zona de la mazmorra.

    La activé, antes de lanzarla a Beedrill. Supe que había funcionado cuando Beedril hizo 'pop' y desapareció. Solo entonces Sableye se permitió arrodillarse de dolor. Sabía, al igual que yo, que teníamos un par de días antes de que Beedrill nos encontrara en ese laberíntico bosque.

    "¡Zay!" gritó Mimu, corriendo a abrazarle con lagrimas en los ojos. "Estas vivo. Oh Arceus, estás vivo, lo siento tanto...".

    "Sí, la muerte funciona diferente con los fantasmas" respondió Zay, pero inmediatamente sacudió la cabeza. "No, Zay no mentirá. He muerto, y ha dolido, pero parece que alguien acaba de regalarme una Semilla Revivir".

    Fue entonces cuando me di cuenta de que la Semilla se encontraba en manos de Glaze, su brillo ya apagado. Glaze se sonrojó, avergonzado, y lanzó la semilla al suelo. "No es que te adore, pero como no estabas mintiendo...".

    "Lo comprendo" aseguró, antes de mirarme. "Líder Bruno, ¿eh? Zay tiene una deuda contigo. No por su vida, sino por su honor. Zay se unirá a su equipo con gusto".

    "¿Eh? Pero..." comenté, sorprendido. "¿Y tu trabajo aquí? ¿No lo extrañarás?".

    "Recorrer los mismos bosques empieza a aburrirme" contestó. "Además, cuando alguien busca matarte, es hora de cambiar de oficio". Sonrió.

    >>Solo dejenme despedirme de Mega Trevenant, e iré con ustedes a vuestra base.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gran conti, mi pana xD. Zay al final resultó ser un buen tipo... en el fondo sabía que lo volverías un héroe y no un villano ;3. En fin, lo mejor es que ¡Nuevo miembro para el Equipo Chispitas!

    Esperemos que Glaze y él se hagan amigos nwn... y quizás encuentren a Lila pronto xP. Y a ver si la Beedrill resulta ser más recurrente como villana OwO. Suena a una asesina en serie igual xD.

    En fin, gran conti nwn

    Sent from my GT-I9060M using Tapatalk
     
    • Informativo Informativo x 1
  3.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Pues la cliente resultó ser el enemigo y zay un nuevo miembro del equipo lo cual me alegra espero la continuación
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    Ah~ ¡Miren lo que me eh perdido! Por estar de floja en casa y enviciarme con esas series </3 En fin vamos a lo importante.

    ¡Entre misiones el equipo sigue adelante! A pesar de la partida de Lila, pobre Mimi, pero se repondrá y por lo visto en este capitulo, le irá bastante bien con esa determinación a hacerse más fuerte, va por buen camino.
    Bruno y su razonamiento humano hacen de las suyas, y con esas pistas supo a quien creer. Zay me dio algo de ternura, hablar de si mismo en tercera persona, por lo general no me gusta que hagan eso los personajes pero él será esa excepción xD
    Menudo puñetazo le dio Mimi, esos son reflejos xD

    ¡Me agrada el rumbo! Me encanta el tema de las mazmorras y como se va agrandando el equipo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  5. Threadmarks: Capítulo 15
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3219
    Pasaron unas semanas. Sableye supo adaptarse a su nuevo trabajo, y el Mega Beedrill que nos había atacado en el Bosque Espeso ya figuraba entre la lista de malechores buscados.

    En las siguientes mazmorras, Sableye mostró tener mejor sentido de la orientación que el que más. Él simplemente observaba una intersección, hacía toda una escena con el tema de sentir hacia donde va el viento o el sabor de la tierra, entre otras tonterías, para al final simplemente apuntar a una dirección y decir que era muy obvio. Por el momento, nunca se ha equivocado.

    Con un nuevo explorador en el Equipo Chispitas, decidimos salir mas seguido a recorrer mazmorras. Asi pues, nos pasabamos los dias entre rutas, y mas de una vez fuimos al Pokegremio solo a tomar proviciones y dirigirnos a la siguiente mazmorra, lo cual nos hacía sentirnos como todos unos profesionales.

    Seguímos resolviendo problemas entre rutas. Tuvimos que pagar unas cuantas monedas a un muy enojado vendedor Kecleon, quien estaba convencido de que el Munchlax al que habíamos ido a salvar era un vil ladrón y que quería robar su comida, ¡y encima sin pagar! Tuvimos que convencerle de que el pobre Munchlax solo habia tenido hambre, y que no habia pensado en que un vendedor fuera a cobrarle algo por sus cosas.

    Así mismo, hubo un problema con un Snorlax que estaba dormido justamente arriba de un campo que era sagrado para los pokemon fantasma del lugar, fantasmas que habian hecho de todo para levantarlo en vano. Tengo entendido que los humanos suelen tener problemas similares. El problema se arregló en cuanto un servicial Dedenne -yo, vaya- se las arregló para disfrazarse de baya gigante y fue perseguido por el Snorlax hasta dejarlo caer rendido en un lugar mejor.

    Minutos antes, acababamos de volver de nuestra misión anterior: enfrentarnos a un Poochyena que devoraba a los pobres Rattata del la zona. Antes de vencerlo, decidió que un Dedenne podría saber incluso mejor, lo que me trajo problemas. No fue una misión muy relajante para mí que digamos. Si ya de por si ser el líder de un equipo de exploradores era duro, mas duro aún era ser siempre la carnada contra el enemigo. Me la pasaba corriendo tanto entre misiones que empezaba a notar que mi pancita reducia su tamaño. No precisamente significaba que fuera algo bueno.

    "Estoy tan hambriento que me comería un Dedenne" bromeó Glaze de camino a la base.

    "Pues" respondí. "Yo estoy tan hambriento que me comería un CALLATE".

    Todos rieron.

    "Buen Carantoña, por cierto" añadió Glaze, esta vez dirigiendose a Mimu. "La forma en que ese Poochyena se desmayó cuando lo golpeaste, eso dió miedo".

    Mimu sonrió. "Espero que recuerdes eso la proxima vez que quieras mandarme a coquetear con alguien para saber una dirección, solo por ser una hembra" amenazó. "O te daré mas miedo de donde agarrar, cariño".

    "¡Whoo!" Chilló Zay. "¡Justo en los Exeggcute!".

    Nos reímos. Con el pasar de las semanas, nos habíamos vuelto asi de cercanos. Soliamos bromear por cualquier cosa.

    La broma mas típica figuraba en el tema de la insignia del equipo, la cual brillaba por su ausencia. Mientras mas misiones enfrentabamos sin la insignia, mas seguros nos sentiamos, pero al mismo tiempo sabiamos que era peligroso. Algun dia podiamos encontrarnos en una situacion que no pudieramos enfrentar, y si no podiamos huir, seria nuestro fin.

    Ya la habíamos pedido, por supuesto, pero Absolen insistía en que las insignias eran primordiales y muy escasas, y que no podian solo entregarle una a un equipo que no se hubiera probado a si mismo. Lo cual era un autentico farol, dado que habiamos enterrado la insignia de la División Esmeralda sin ningun problema, pero nadie osaba criticar a alguien como Absolen. Al menos nadie que fuera a extrañar sus extremidades.

    La cosa era, que bromeabamos con el tema de la insigna en cada ocasión que teníamos. En medio de una misión, mientras caminabamos hacia una zona en particular, uno de los cuatro hacia una exagerada actuación de desesperación mientras buscaba algo freneticamente, y al final comentaba "¡Me he dejado la insignia en casa! ¡Vamos a morir!"

    Una muy mala broma, pero de alguna forma siempre nos sacaba unas cuantas risas. Mejor eso que pensar en que realmente no tenemos insignia y que realmente podriamos morir. Mucho mejor.

    Al llegar al Pokegremio, cada uno agarró rutas distintas. Glaze se dirigió a la cocina, mientras Mimu fue a nuestra habitación para dejar listo nuestro bolso con proviciones, para la proxima misión. Zay fue a la sala donde el líder Gengar hacía sus utiles clases de simulación de mazmorras, pues al parecer Gengar quería contruir mazmorras mas complejas en sus simulaciones. Zay conocia de memoria el Bosque Espeso, sabia de complejidad. Su ayuda a Gengar nos reportaba un dinero extra de recompensa, lo que nos venía bien para comprar cosas útiles.

    Yo, mientras tanto, me dirigí a la sala de los líderes del Pokegremio, para notificar que el Equipo Chispitas habia vuelto y cumplido su misión exitosamente, por lo que no habria necesidad de llamar un equipo de ayuda, cosa que pasaba cuando un equipo tardaba mas de una semana en cumplir una misión. Sabía de esas cosas: habiamos sido el equipo de ayuda de la División Esmeralda, despues de todo, y habíamos llegado tarde sin saberlo.

    Antes de llegar a la puerta, pude oir voces adentro. Una voz enojada, amortiguada por el espacio cerrado, y otra mas calmada, que trataba de hacerlo entrar en razones.

    La voz enojada dijo: "Lo sé, es una completa mierda". Lo cual me sorprendió un poco al reconocer la voz, dado que Luke no solía decir palabrotas. Quizas si bromear, como cuando regañó a Glaze diciendole que los bailes sensuales no eran eficaces contra bayas congeladas, pero no decia malas palabras. Bueno, se acababa de marcar una excepción a toda regla.

    La otra voz parecía ser Alakazam, aunque no pude identificar lo que dijo. Pegué la oreja a la puerta, queriendo saber a que se debía tanto jaleo, pero nadie dijo nada por un rato. Luego de un momento de silencio, Alakazam dijo "Parece que Bruno tiene algo de decir" y me sobresalté al darme cuenta de lo que eso significaba. Me habían pillado espiando, a pesar de que la puerta estaba cerrada.

    Hice lo que todo el mundo haría en mi situación. Entré y dije hola.

    Luke, el líder Lucario, me miró de perfil sin prestarme mucha atención. Parecía estar de mal humor, así que simplemente me ignoró.

    Tenía unas cuantas cicatrices en el brazo, como si le hubieran lanzado tajos. Uno de esos tajos se marcaba en su rostro, una linea hacia abajo desde la pestaña derecha hasta su mejilla. Por suerte, parecía que su ojo derecho no habia sido tocado por lo que sea que hubiera hecho eso. Cargaba una especie de bastón blanco curvado que acababa en una fina y afilada punta.

    Iba a preguntarle porque necesitaba usar ese bastón, cuando Luke se movió hacia un lado y deje de verlo de perfil. Entonces noté que habia algo escalofriantemente asimetrico en él: a Lucario le faltaba la pierna izquierda.

    Le lancé una mirada a Alakazam, y su mirada fue devuelta, con una advertencia silenciosa. 'No preguntes'.

    No lo hice. Alakazam sacudió sus hombros, como si yo no estuviera ahí. "Me sigue sorprendiendo que un Kabutops haya hecho eso" comentó hacia Luke, claramente refiriendose a su pierna, o mejor dicho, a su falta de pierna. "Ya has tenido experiencia en batallas contra pokemon con guadañas, que yo sepa".

    "Nunca con guadañas tan grandes" fue la respuesta de Luke. Ni siquiera parecía enojado por la forma en que Alakazam habia dicho aquello, como si hubiera sido un fallo suyo. "Una vez, un Garchomp quiso hacerme lo mismo. Su aleta era filosa, pero no llegó a tocar mi pierna antes de que lo hubiera dejado fuera de combate con un Puño Hielo. Kabutops tenía guadañas mas grandes, así que llegó a tiempo".

    La forma en que lo dijo me hizo saber que cortar la pierna de Luke fue lo ultimo que hizo ese Kabutops en vida. Iba a preguntarle que hizo exactamente, pero entonces noté que ese bastón tenía una sospechosa forma de guadaña, cortada desde la base. Me estremecí, y la pregunta murió en mis labios.

    Creía que estabamos los tres solos, pero entonces miré arriba, y pude notar la sombra de Gengar en una esquina de la habitación, solo un segundo antes de que hiciera su pregunta. "¡Jue-jeje! ¿No hay una forma de arreglarlo, jeje?"

    "Iba a preguntar eso" admitió Luke, bajando la cabeza. "Aún así, no me atreví a traer mi pierna para intentarlo. Iba a pudrirse en el viaje de regreso".

    "¿La enterraste, entonces?" Quiso saber Alakazam. Luke asintió.

    "Fue mejor enterrarla" frunció el ceño. "Aunque si hubiera estado un poco mas furioso, antes de matar a ese Kabutops se la hubiera enterrado en el..."

    Gengar rió. Alakazam alzó las manos, evitandole que continuara. "Esta bien, esta bien. Me disculpo por preguntar".

    Entonces volvió la vista hacia mi. "Vienes a decir que el equipo volvió a salvo, ¿cierto? ¿O pasó algo?".

    Sacudí la cabeza. "Todo bien, maestro".

    "Bien, entonces" Alakazam asintió. "Sobre la pierna de nuestro maestro de lucha, hay una manera de arreglarlo. Dos, en realidad" miró a Luke a los ojos.

    Lucario abrió los ojos como platos, y se adelantó hacia Alakazam. Sabia usar ese bastón a la perfección, usandolo como muleta para desplazarse rápidamente. "¿En serio?".

    "Una solución es muy simple" continuó Alakazam. "La megaevolución es la versión definitiva de la especie en cuestión. Sin imperfecciones. Tu megaevolución conserva sus piernas".

    La mirada de Luke era de esperanza, al menos en parte. "Pero...no puedo usar la megaevolucion todo el tiempo".

    "Puedes hacerlo para dar tus clases" respondió Alakazam. "Mientras planeamos la solución permanente. Hablaremos de eso despues de la cena".

    Luke asintió. Luego, al mirar hacia la puerta, flaqueó por un momento, como si no quisiera salir de allí.

    Alakazam lo notó. "Que no te de verguenza tu condición, Luke. Debes estar orgulloso de tus heridas de batalla, y nadie puede decirte nada por tu pierna mutilada, dado que estas usando la guadaña que te cortó la pierna para soportar la carga. Has demostrado cualquier cosa que tuvieras que demostrar. Te prometo que conseguiremos que vuelvas a la normalidad en unas semanas".

    Y es por cosas así que le tengo tanto respeto a Alakazam. Siempre sabe que decir. Es el líder por excelencia.

    Luke asintió, y se giró a la salida. Aun cuando lo veia salir tan orgulloso, supe que estaba esforzandose para no romperse. Luke siempre habia sido todo sobre la fuerza y confianza en si mismo. Verlo reducido a eso me ponía triste.

    "¿Hay una solución para su pierna?" Pregunté, sin poder evitarlo.

    Alakazam asintió. "Tengo un amigo muy muy lejos, un amigo que me debe un favor. Si vamos hasta su casa, seguro le cumple el deseo".

    Dijo "deseo" como si para darle una pierna a Luke bastara con desearlo. No tenía idea de lo que eso significaba.

    "Ahora, sobre tu misión..." Prosiguió Alakazam.

    Le conté como Mimu habia hecho desmayar a ese Poochyena, y que en el camino de regreso con el criminal un Machop habia dicho ser el sheriff de la zona, y que el se ocuparía de ese malechor. Alakazam asintió. No habia motivos para traer a un delincuente al Pokegremio si habia una organización de seguridad en una zona determinada.

    "Bien. Probablemente su proxima misión sea de nivel D. Yo de ustedes me centraría en entrenar lo suficiente".

    Asentí. No habiamos hecho un nivel D desde que nos enfrentamos a ese malvado Krookodile y su secuaz Steelix. Todas las demas misiones habian sido nivel E y F, incluso la del Bosque Espeso. Una misión rango D era mas dificil que lo que parecía.

    Me despedí de Alakazam y fui a por algo de picar. Glaze no era el unico que se moría de hambre. En la cocina encontre un par de bayas zidra -¡las mejores bayas para reponer energías!-, estofado de bonguri y jugo de baya para pasar la comida. A pesar de que el estomago de un Dedenne debe ser realmente pequeño, me las arreglé para comer un poco de cada cosa antes de volver a nuestro dormitorio.

    La zona estaba algo desierta. Supuse que Zay aun seguía con Gengar, y que los otros debían de estar entrenando o en la sala principal, siendo entrevistados por los demas exploradores sobre la zona en la que habiamos atrapado a ese Poochyena esta mañana.

    Avancé unos pasos, y entonces me topé con alguien.

    Su cuerpo era completamente negro, con forma de gota. Sus patas eran pequeñas y circulares, y su cabeza terminaba en forma casi cónica. Al volverse, pude notar unos ojos completamente azules y unos dientes en un rictus constante. Me recordaba mucho a alguien, aunque no podía dar con quien.

    El pokémon abrió mucho los ojos al verme, y se alejó de un salto. "¡¿Bruno?! ¡Toca la puerta antes de entrar, jo!" Gritó. Y entonces pude ver porque me sonaba tan familiar. Esa voz...

    "¿Glaze?" Pregunté, incrédulo. Pero la voz era la misma. "Te ves...".

    "¡No hables de como me veo!" Chilló Glaze, corriendo hacia atras y buscando algo entre sus cosas. "¡Estaba dejando secar mi capa!" Parecía avergonzado de que alguien lo viera sin ella.

    Efectivamente, su capa estaba colgada a unos metros. Nunca habia pensado en ello, pero su capa extendida era como un circulo al que le faltaba una porción con forma de triangulo. Como una....¿Que pensamiento acababa de tener? ¿Comida? ¿'Pizza'? ¿Que era eso?

    En cuanto se la puso, todo volvió a ser normal. Pero tardaría horas en olvidar lo raro que era un Snorunt sin su capa.

    "¿Donde esta Mimu?" Le pregunté, revisando el bolso de las misiones. Todo estaba en orden.

    "Dijo que iba a entrenar" respondió Glaze, alisando los bordes de su capa y asegurandose de habersela puesto correctamente. "Ya sabes, a mejorar su carantoña. Prontó sera la pesadilla de bribones y dragones".

    Asentí. Mimu se pasaba muchos días entrenando. Quizas eso explicaba las vendas en sus patas, debia de lesionarse entre tantos puñetazos. Eso me hizo recordar que se suponía que yo debía de estar mejorando mis carantoñas también, pero estaba demasiado agotado. Mimu habia acabado con ese Poochyena de un puñetazo, pero yo habia tenido que esquivar dentelladas y correr como un poseso solo para distraerlo. Mis musculos ordenaban dormir, y yo iba a estar feliz por obedecer.

    Recordé lo que me trajo a las habitaciones. "Glaze, Alakazam ha dicho que nuestra siguiente misión será rango D" comenté.

    Glaze parpadeó. "Eso esta bien. Mientras mas misiones de alto rango hagamos, mas alto sera el siguiente".

    Asentí. "Y Luke...".

    "¿Luke ha vuelto?".

    Le conté lo que vi: Luke sin una pierna, el comentario sobre la batalla contra un Kabutops y como Alakazam le habia prometido restaurar su pierna en una semana. No le hable del tema del deseo, porque aun no lo entendía.

    Glaze reaccionó a la noticia como yo lo hice: sintiendose triste. "Luke...debe sentirse horrible ahora mismo. Los Lucario lo son todo sobre el honor, para él debe ser como si ese Kabutops le hubiera quitado un trofeo...lo cual me parece raro, porque se supone que los Kabutops estan extintos. Toda su linea evolutiva, realmente".

    Me encogí de hombros. "¿No estaban también los Aerodactyl extintos? Ya nos hemos enfrentado a un par".

    "Ya, pero los Aerodactyl estaban míticamente extintos, era información falsa. En realidad solo se podían encontrar en lugares ocultos, antes de que ellos simplemente volvieran a visitar sus hogares naturales y obtuvieran la megaevolución. La cosa es, que los Kabutops estan REALMENTE extintos. Solo existen fósiles que los humanos usan para decorar sus lugares sagrados, 'museos' o algo así. El caso es, hace siglos que no respiran".

    Eso me confundió un poco. "Luke y Alakazam...no parecían asombrados de que hubiera un Kabutops vivo. No tiene sentido".

    Glaze hizo una mueca. "Bueno...".

    "¿Que pasa?" Pregunté.

    "Eres nuevo en esto, Bruno, y eso explica que no lo sepas. Pero desde la llegada de las mazmorras hace un año, las cosas se han vuelto muy raras".

    "¿'Raras' en que sentido?".

    Glaze alzó las manos, un gesto de 'que me aspen si lo sé'. "Raras como, raras. Antes de las mazmorras, los exploradores no tenian muchas cosas que explorar. Avanzaban en cuevas que no parecían tener fin, y buscaban salidas alternas de lugares de gran tamaño. Pero con la llegada de las mazmorras, ya nadie tiene tiempo para eso. Todos los dias un pokemon esta obligado a pasar por una mazmorra para llegar a su casa, y todos los dias mas pokemon sufren percances. Los hogares de pobres especies se convierten en pisos de mazmorras, algunas poblandose de otros pokemon demasiado poderosos y malvados, que obligan a los lugareños a irse o morir. Lugares sagrados, templos antiguos y demas se desplazan al ultimo piso de una mazmorra, como una especie de premio para los que la exploren en su totalidad, lo que desespera a los pokemon que quieren ir alli pero no son lo suficientemente fuertes. Tu sabes de eso, ¿cierto?".

    Asentí. Era algo común que habia visto entre misiones.

    "El caso es, que no es lo único. Pareciera que las mazmorras liberaran una especie de poder, porque cerca de las mazmorras suelen pasar cosas raras. Es mas probable encontrar una megapiedra entre mazmorras, asi como otras cosas. Los pokemon se vuelven agresivos, incluso las especies que suelen ser pacíficas. Algunas mazmorras tienen sus propios climas, y otras tratan de confundir al explorador como si tuvieran vida propia. Y luego estan esos Unown...".

    "¿Los qué?".

    "Los Unown, ¿no los conoces? Es raro, dado que eres probablemente el tercer pokemon en este Pokegremio que lee y escribe idioma Unown, luego de Alakazam y Murkrow. El caso es, ¿recuerdas que te dije que los Aerodactyl habian sido erroneamente dados como extintos? Pues lo mismo pasaba con los Unown. A excepción de algunos dibujos en cuevas y fósiles, nadie sabia nada de ellos".

    >>"Pero cuando llegaron las mazmorras, muchos de ellos eran vistos en varios pisos, pareciendo estar perdidos y necesitar ayuda para salir. Los Unown fueron los primeros clientes de los exploradores que visitaron las primeras mazmorras hace un año. Hay algunos aqui en el pokegremio, Alakazam les permite entrar y salir del lugar tanto como gusten, dado que son inofensivos y parece gustarles estar aquí. Mañana luego de las clases te los presentaré. El caso es, cada vez es menos y menos probable encontrar Unown en las mazmorras. Parece que aprendieron a orientarse, o aprendieron a evitarlas. Y existe el tonto rumor de que cuando algo extraño ocurre, es porque hay un Unown en la mazmorra. Es una tontería, pero tiene inquieto a mas de uno. En fin, creo que deberiamos dormir".

    Quise protestar, pero mis ojos pesaban. Así que para cuando Zay y Mimu llegaron, yo ya estaba acostado y tratando de conciliar el sueño.

    Entre las cosas nuevas que tenia en mi cabeza para pensar, me di cuenta de algo que no me habia enterado hasta el momento: Glaze SABÍA contar historias. Cosas que aprendias de alguien cuando creías conocerlo.

    No paso mucho antes de que me quedara dormido.
     
    Última edición: 9 Septiembre 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Vaya el equipo chispita cumple varias misiones con su nuevo miembro zay aunque pesne que ya les habrian dado sus insignias, Luke perdio una pierna y se ve que no saben de las maquinas de restauracion de fosiles, los unown se la pasan el epokegremio y las cosas se complican

    nos vemos en la proxima aventura
     
  7.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Interesante. Valió la pena la espera... uy, ni yo me demoro tanto en actualizar xD (bueno, una vez demoré casi seis meses pero REALMENTE estaba concentradísimo en la universidad n_nU)

    Como sea :V es un buen capítulo como un "abrebocas". Aunque es una lástima que no se sepa absolutamente nada de Lila. Aunque Mimu realmente se está volviendo muy fuerte y decidida ;). Zay también está muy empeñado en destacar... y Glaze... jejeje, siempre me saca o una risa o un "WTF!?". ¡Snorunt desnudo! xD. ¡Menos mal que no lo "flaguearon" como porno! :B

    Y bueno, Luke sin una pierna... y Kabutops que ya no están extintos. Quizás todos habitan en los últimos pisos de las mazmorras n_nU. Debe ser por eso owoU. Quizás alguien lo termine descubriendo como pasó con los Aerodactyl

    Por último solo me falta decir... Absolen sigue siendo un conchudo :V. ¿Insignias escasas? Eso no se lo cree nadie -3-U. Pero bueno, creo que el equipo Chispitas no debió enterrar la insignia de la División Esmeralda n_nU. Así no tendrían problemas si las cosas realmente se ponen feas... LOGIC FAIL.

    A ver cuánto les duran las Semillas Revivir n_nU

    Nos vemos, shabo :B
     
  8. Threadmarks: Capítulo 16
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1847
    Al dia siguiente, seguimos con nuestras clases. Luke pasó a enseñarnos a trabajar en equipo, usando nuestra fuerza para vencer a un único enemigo. Así, Glaze y Zay se esforzaban en atacar simultaneamente un saco de arena, mientras Mimu y yo hacíamos lo mismo con otro tanto. Mimu estaba dandole serios golpes a ese saco de arena, mientras que por mi parte...meh, la fuerza física nunca habia sido lo mio. Luke lo entendió, y permitió que atacara mi lado del saco con mis ataques electricos. Así pues, al menos ejercité mi potencia eléctrica, pero el saco no sufrió daño alguno. Al estar lleno de tierra, era completamente inmune a mi poder. Jolín.

    Noté que Luke no usaba su megaevolución sino para hacer demostraciones. El resto del tiempo descansaba en su bastón mirando nuestro progreso. Eso era algo bueno, y me hizo sentir bien. Lucario no se avergonzaba de su situación.

    La siguiente clase fue la de Absolen. La clase fue algo diferente, dado que Absolen reunió junto al profesor Ditto varios Zorua que se encontraban en varios equipos en el Pokegremio. Ellos, junto a las simulaciones de Gengar, hicieron una practica en la que junto a un amigo -Glaze, en mi caso- debiamos cruzar una zona completamente oscura, asegurandonos de que es nuestro amigo y no un Zorua disfrazado con quien llegamos a alguna zona de luz. Esto tambien ayudaba a practicar a los Zorua para hacer sus engaños a enemigos en las mazmorras.

    La cosa fue bastante sencilla para mi. En cuanto llegaba a una zona iluminada, Glaze parecía interesado en hacerme preguntas. Sin embargo, noté que nunca hacia preguntas realmente serias para descubrir si era yo. Siempre eran algo asi como "¿cual es tu color favorito?" ó "¿cuantas misiones hemos hecho?", cosas que los Zorua creían que Glaze sabía. Al parecer, todos los Zorua se iban a la presa facil: engañar al Dedenne. Pero no llegaron a engañarme nunca: en cuanto le preguntaba al falso Glaze acompañante cual era su comida favorita, los Zorua se iban enojados y Glaze volvía de donde se hubiera perdido.

    La comida favorita de un Snorunt son bayas semicongeladas, por supuesto.

    Luego de las clases, Glaze y yo nos excusamos de los demás para nuestro plan de tarde: visitar a los Unown.

    La habitación de los Unown estaba tan lejos de lo que yo solía moverme por el lugar que no me sorprendió no haberme topado con ese lugar antes. Era un lugar olvidado, como una especie de sótano. En el momento en que Glaze abrió la puerta, la misma hizo un chillido como si se estuviera quejando. Entramos.

    ¿Alguna vez has visto algo, y te parece que debías de saber para que servía, solo que no lo sabías?

    Imaginate tener esa sensación mas de treinta veces. Así me sentí al ver a los Unown.

    ¿Como describirlos? Solo podía imaginar una forma: ¿recuerdan las letras raras que usé para escribir el nombre de nuestro equipo? Pues bien, ahora imaginen que todas esos signos tienen, en alguna parte, un ojo. Ahora pongan muchos mas signos raros a la mezcla, con ojos tambien, y esos son los Unown. Los signos flotaban entre ellos, siempre juntos, como si separarse les doliera profundamente. Solían girar entre ellos, como si no se dieran cuenta de que lo hacían, y cada vez que dos signos raros se unían y se convertian en una palabra que pudiera comprender, un dolor de cabeza muy grande me embargaba.

    "Eh, mira" señaló Glaze, a un Unown que flotaba entre los demás. "Ese se parece a lo que escribiste en el pergamino de Murkrow".

    Era cierto. El Unown era básicamente un gran ojo con dos extremos rectos, uno arriba y uno abajo.

    Podía leerlo. Era una 'I'.

    La cosa es, en cuanto comencé a pensar en lo que había escrito en el pergamino, algunos Unown comenzaron a mirarme. Y entonces, para mi sorpresa, algunos se agruparon y otros se separaron.

    "¡Eh!" Advirtió Glaze.

    Y es que allí, sin yo decirles nada, los Unown se habían unido para formar una frase. 'EQUIPO CHISPITAS'.

    "¿Puedes leerlo?" Me preguntó Glaze. Asentí, lo que hizo que se estremeciera. "¿S-sabes qué? Mejor vamonos".

    Y entonces, esos signos comenzaron a volverse locos, moviendose entre ellos. Era como si quisieran que nos quedaramos.

    Leí algunas cosas raras mientras nos íbamos. Los Unown seguían corriendo, uniendose entre ellos y separandose segundos despues de crear una frase, como si quisieran escribirnos un mensaje largo.

    Cuando nos fuimos, le dije a Glaze que no habia podido leerlos mas entre tanto desorden. Pero estaba mintiendo.

    Leí 'DESTINO'.

    Leí 'AYUDA'.

    Leí 'BESTIA'.

    Pero no le dije nada a Glaze. No mientras no lo entendiera.

    * * *

    Esa noche, había fiesta. El Equipo Chispitas habia llegado a su segundo mes de creación sin que niguno de sus miembros muriera horriblemente en una misión. Había que celebrar.

    Glaze llevó a nuestra habitación una pequeña caja llena de bayas que había sacado de la cocina. Mimu llevó varias vasijas de jugo de baya, y Zay nos sorprendió a todos con...¡Manzanas recientemente cosechadas de Mega Trevenant! No recordaba que nos hubiera dicho que iba a visitar el Bosque Espeso de nuevo, pero era obvio que había ido allí mientras los demas habiamos estado en nuestras clases.

    Yo solo me las arreglé para hacer un trueque con el Equipo Trebol de Seda, haciendo que nos confeccionaran un pañuelo de picnic a cambio de unas cuantas hojas de baya. El Equipo Trebol de Seda estaba conformado por un Cascoon, un Leavanny y un Galvantula, y les chiflaban las hojas de baya, hojas que nadie recogía al tomar bayas de mazmorras. Nadie salvo el pequeño Dedenne que suele llevarse bayas sin darse cuenta y, por lo tanto, sin quitarle las hojas.

    "¿Recuerdan cuando esa Mega Beedrill casi nos mata?" Comentó Zay, atiborrandose de manzanas.

    "¿Recuerdan cuando ese Krookodile trató de que Bruno se sacrificara por el Equipo?" Siguió Glaze.

    "No recuerdo eso" comentó Zay, y los demás rieron.

    "¿Recuerdan cuando tuvimos que hacer rodar el cuerpo de ese Ferroseed? Eso fue duro".

    Me miraron. Era una tontería, pero decidí participar. "¿Recuerdan cuando iba caminando hacia aquí con el paño de picnic y me tropecé y casi muero? Ah, no, ustedes no estuvieron. Pero el caso es, que cuando eres un Dedenne, cada cosa es peligrosa. ¡Por eso soy el lider de este equipo, porque cada cosa que hago es peligrosa!".

    "¡Woooo!" Vitorearon los demás, y cuando terminamos con la comida, la celebración acabó.

    Dos meses. Quizás podíamos aguantar más.

    * * *

    "La bolsa o la vida".

    Fue con estas palabras con las que Absolen empezó su última clase de la semana, antes de que cada equipo fuera asignado a su siguiente misión. Como todas las mañanas en que solo faltaban un par de horas para ir a una mazmorra, todos estaban demasiado emocionados alrededor y armando estrategias, pero se callaron ante tales palabras del profesor.

    Absolen frunció el ceño. "Cuando ustedes se dirigen a una mazmorra, se convierten en pobladores de ese lugar, por el tiempo en que exploran la zona. Y, al igual que los pueblerinos oficiales, es posible que sean atacados por los grupos que atacan a quienes os piden ayuda".

    >>"La diferencia entre vosotros y los residentes comúnes de una mazmorra es que ustedes han sido especialmente entrenados para acabar con esos grupos malvados. Sin embargo, los criminales tambien aprenden de sus errores. Las mazmorras estan llenas tanto de criminales novatos como de pokémon con sangre de exploradores en las garras. Existen criminales para los que acabar con una vida es tan fácil como lo es para ustedes clasificar su inventario".

    >>"La pregunta es, ¿que haréis cuando uno de esos criminales experimentados demuestre ser más fuerte que vosotros en combate? ¿Cual será vuestra reacción?"

    Nos escrutó con la mirada, esperando una respuesta. Nadie dijo nada por mucho tiempo, hasta que un despreocupado Pancham dejó de mascar su hoja de bambú y alzó la mano.

    "Obviamente, lo intentarémos...".

    Y luego un grito colectivo, cuando Absolen dió un salto y atacó al Pancham. En cuestión de segundos lo tenía inmovilizado entre sus patas, y el filo de su cuchilla brillaba.

    "Intentalo entonces" apremió Absolen. "Intentalo o ríndete, elige".

    El Pancham eligió. Logró liberar una de sus manos, y lanzó un puñetazo. El golpe hubiera sido sorprendente...si hubiera tocado a Absolen, pero este se limitó a esquivar el golpe como si llevara siglos esperandolo, con real aburrimiento.

    Todos esperaron a que la cuchilla de Absolen bajara y acabara con aquel Pancham. En vez de eso, Absolen liberó al Pancham y le dió un golpe con su pata. Pancham salió empujado por el golpe hasta acabar estrellandose con la pared. "Y ahora estás muerto" dijo.

    El Pancham se levantó con dificultad. Parecía haberse tragado su hoja de bambú con el susto.

    "No hay honor en la muerte" siguió Absolen, mientras el Pancham volvía mansamente a su puesto. "Si os enfrentáis a un enemigo que no podéis vencer, rendíos. Vuelvan al Pokegremio, entrenen hasta ser mas fuertes y vuelvan por la revancha. Si se mueren protegiendo su dignidad, solo habrán probado ser idiotas".

    Luego de esto, nos permitió irnos. Le obedecimos sin dudarlo.

    * * *

    "Muy bien" Alakazam se acercó entonces a nuestra habitación, para anuciar cual sería nuestra misión. Algo raro, porque la mayor parte del tiempo solíamos ser nosotros quienes nos acercabamos a su despacho. "Lamento tener que apresurarme con vosotros, pero os ha tocado una misión a contrareloj".

    "¿Contrareloj?" Preguntó Mimu. "¿Es una especie de prueba?".

    "Ojalá fuera eso" Alakazam suspiró. "Se ha creado una nueva mazmorra a varias millas del pokegremio".

    Lo asimilamos en silencio. La última zona nueva que habíamos explorado había resultado ser aquel desierto de Sahora, donde casi morimos.

    "¿Que clase de mazmorra es? ¿Hay enemigos poderosos?" Preguntó Glaze. Alakazam negó con la cabeza.

    "No hay ni un solo pokémon en la mazmorra. Completamente solitaria. Excepto..."

    "¿Excepto?"

    Alakazam sacudió la cabeza. "La mazmorra está aún en proceso de creación. Nuestros más rápidos Swellow son expertos en entrar y salir de las mazmorras en un instante aprovechando las corrientes de aire, y lo que han visto no les ha gustado nada. Los pokémon que se acercan a la zona son absorbidos por la mazmorra al instante, atrapandolos adentro. Se sabe que hay una salida, pero..."

    Alakazam hizo una mueca, antes de explicar el problema. "La mazmorra es una sala sin paredes, sin árboles, sin obstaculos, y solo de un piso. Pero es extremadamente amplia".

    "Oh" dijo Glaze. "¡Eso es fácil! Si caminamos por horas, podremos encontrar..."

    "Ese es el problema, Glaze" continuó Alakazam, sin molestarse por la interrupción. "Ustedes no van a poder caminar por horas. De hecho, ni siquiera van a poder ver más allá de un metro delante de ustedes".

    Ante nuestra confusión, añadió: "La Mazmorra ha sido bautizada como 'Ira del Invierno', y dentro de ella se halla una tormenta de nieve de proporciones épicas, completamente permanente. Y un pokémon de tipo planta ha sido arrastrado hasta allí. Si no vais rápidamente a ayudar a aquella Serperior, va a morirse allá adentro. Es vuestra misión".
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Creativo Creativo x 1
  9.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    El agregado de los Uknowm, sinceramente me fascina, ellos son unos pokemon que han sido olvidados por la franquicia y ni hablar de los fanfic, pero hacer resaltar su peculiar forma de esta manera, dando una advertencia a Bruno pero difusa, incluso ese rumor sobre las mazmorras.

    Ay Bruno, debiste quedarte más a ver que querían decirte esos Uknowm, claro, como los pobres no hablan xD

    Sus conversaciones me dan un alivio, con todo lo que pasan y que puedan bromear con eso… rayos, estoy muy encariñada con este grupito de pokemon <3 El humor de bruno de mata de la risa xD

    La última clase de Absolen dejara a más de uno pensando y a Pancham con dolor xD Pero excelente forma de plantear que ser explorador es más duro en la práctica.

    Mazmorra nueva, un único piso, con poca visión por una tormenta de nieve, contrareloj por lo mismo para salvar a un pokemon de tipo planta… y con la suerte de bruno… esta jodida la cosa…

    A ver si yo dejo de desaparecer por aquí y estoy más atenta xD

    Nos leemos~
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  10.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Al fin episodio nuevo! n__n. Soy el primer comentario xP. Bueno, no realmente... me lo ganaron :'V

    Wow. Otra mazmorra de solo un piso y super extensa... eso sí que es extraño. Pero espero que los chicos del Equipo Chispitas puedan con ello y no maten a nadie n_nU. A ver qué cosas se encuentra Brunito que terminen entrando en su boca :V

    Pero por lo general los personajes se están desarrollando bien. Luke se toma bien la falta de una pierna y Absolen sigue siendo muy estricto. Jajaja... pobre Pancham, casi lo matan (de asfixia, al menos)

    ¡Ánimo, Equipo Chispitas!

    Oh, y antes de que se me olvide... ¿Por qué no hay noticias de Lila aún? o_o
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Vaya despues de tanto un nuevo capitul me alegro n_n, parece que la mentalidad humana de Bruno le sigue ayudando en algunas pruebas, como burla los engaños de los zoruas facilmente. Lo unown tratan de decirle algo pero el no logra entenderlo esto podría ser importante, Luke sigue con sus lecciones y trata de no darle importancia a su flata de pierna, Absolen sigue igual de asustare a los aspirantes asta que me aburra y ahora la nueva mision del equipo chispita inicia

    nos vemos en la proxima aventura
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Threadmarks: Capítulo 17
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2251
    Es gracioso que me pongo las pilas a escribir justo cuando veo que esta historia ya no está en la primera página de la lista de fics x'D

    ¡A leer!

    Al ser una misión especial, nos ayudaron de distintas formas.

    Alakazam nos regaló unas cuantas capas para el frío. Glaze no necesitaba una, pero todos los demás las aceptamos sin dudarlo. Las capas permitian proteger la cabeza en forma de capucha, y se sujetaban desde el cuello con unos lazos. Eran bastante amplias, lo cual nos permitiría arroparnos con ellas en aquella mazmorra invernal.

    Nos equipamos varias semillas bomba, las cuales podrían calentar una zona por algunos minutos luego de estallar, y equipamos nuestra única semilla Revivir, obtenida como premio en nuestra última misión. Como siempre, esperabamos no llegar a necesitarla.

    "No estoy seguro de esto" dijo Glaze, por quinta vez aquel día. "¡Una tormenta de nieve permanente! ¡Vais a morir de frío!"

    "Venga ya, Glaze" le regañó Mimu. "No exageres. No es necesario ser un pokémon de tipo hielo para sobrevivir a una tormenta de nieve".

    "Además" agregué, "tenemos unas capas muy chachis. Le voy a pedir a Alakazam que nos regale otras tantas cuando regresemos".

    Glaze no se dejó convencer. "No os toméis el frío a broma. Va a ser una pesadilla...".

    "Exactamente como la pesadilla que debe estar sufriendo aquella Serperior, atrapada en medio de la Mazmorra" espetó Mimu, ahora enojada. "¿Acaso quieres que nos rindamos y la dejemos morir?"

    "¡No! Yo...vale" Glaze suspiró. "Supongo que llegados a este punto no podemos negarnos. Es solo..."

    Pero no nos explicó lo que era. Solo fingió que no había agregado nada luedo del 'no podemos negarnos' y fue a preparar sus cosas. Algo me decía que había algo que quería contarnos, pero no se atrevía.

    "No le tendrá miedo al frío, ¿verdad?" Me preguntó Mimu, mirando a Glaze con desconfianza.

    Sacudí la cabeza. Glaze comía bayas semicongeladas, se encargaba de mantener el rincón donde dormía con una capa de escarcha, y se autocongelaba cuando estaba demasiado cansado, para reponer energías rápidamente. Si Glaze le tenía miedo al frío, yo era un Snorlax.

    "Debe de estar preocupado por nosotros" expliqué. "Quizás se siente culpable, dado que la nieve es su elemento".

    Mimu no insistió en ello.

    A la hora de salir, recibimos otra ayuda extra. El Equipo Honor se nos acercó con intención de proveernos transporte. El sub-líder, un Stoutland bastante enérgico, se había enterado del motivo de nuestras prisas y se ofreció a llevarnos: los cuatro miembros del Equipo Chispitas cabíamos en su lomo. Así, emocionados por recorrer el camino hacia la mazmorra arriba de un Stoutland que ganaba terreno a grandes saltos, comenzamos la misión.

    '¿No querrás decir que llegaste al lugar de la misión, Bruno?' Preguntaréis vosotros, queriendo corregirme. Pero no.

    ¿No entendéis de que va esta historia? Mi suerte siempre me la juega en contra.

    "Eh" murmuró Zay, cuando notó que algo iba mal mientras Stoutland seguía corriendo a gran velocidad. "¿Que es eso?".

    Zay, con sus increíbles reflejos, había visto algo que nosotros aún ni llegabamos a ver. Su Vista Lince era invencible en esos aspectos.

    "¿Que es qué?" Le pregunté, buscando algún rastro de que algo iba mal.

    Zay no respondió al momento. Siguió mirando el cielo, el cual no tenía ni una sola nube en lo alto y contenía al sol en su mayor época de verano, y chilló "¡DETENTE!".

    Stoutland recibió la orden, pero ya era tarde. Un proyectil que se dirigía a nosotros a enorme velocidad se estrelló contra la cara de Stoutland en menos de un segundo. Sus patas flaquearon, y con la velocidad a la que iba no tardamos en acabar rodando por el suelo, siendo Stoutland quien recibió la mayor parte del daño.

    Y he aquí lo raro: mientras rodaba, sentía como mi cuerpo se iba enfriando, como si me hubiera metido de lleno en un estanque sin saberlo. Traté de ver algo, pero mientras seguíamos rodando sentí que lo más seguro era mantener los ojos cerrados. Sentía cada vez más frío, y luego mi capa se desprendió, y ya no sentí solo frío. Sentí dolor.

    De un momento a otro mi cuerpo dejó de rodar. Sentía que tenía cardenales en todo el cuerpo, pero en ese momento tenía varias prioridades.
    Abrí los ojos, ya sabiendo lo que me encontraría.

    Estabamos dentro de la mazmorra Ira del Invierno.

    * * *

    Encontré mi capa a unos cuantos metros. La caída había causado que se golpeara contra el suelo y se rasguñara en varios lugares. Generalmente, en las historias pokémon los héroes solían llevar capas raídas, pero en el momento en que entendí que no iba a poder calentarme de la misma forma sentí que era una tontería como una montaña.

    "¡Bruno!" Llamó Glaze a unos metros. Lo cual era mucho decir, porque como nos había advertido Alakazam, no podía ver nada que no estuviera más cerca de un par de metros. Me guié por el sonido, y en unos segundos me encontré con el abrazo de alivio de Glaze. "¡Estas vivo!"

    "Siempre ese tono de sorpresa.." Me quejé. Mimu y Zay también estaban bien, aunque en el caso de ellos sus capas solo estaban un poco golpeadas. Me dieron palmaditas en el brazo, alegrandose de mi supervivencia.

    Y entonces noté como otra figura se acercaba cojeando. Mi sonrisa desapareció. "¿Q-que?"

    "Yo no lo entiendo mejor que tú" gruño Stoutland con dolor. Una de sus patas parecía habersele roto, y tenía un cardenal en el ojo. "¿Que fue lo que pasó?" Le preguntó a Zay, quien había advertido el peligro antes que nadie.

    "Una bola de nieve" espetó Zay. "Fue lanzada directamente hacia tí".

    "¡Eso es imposible!" Se quejó Mimu. "¡Alakazam dijo que aquí no había nadie!"

    "A lo mejor se refería a que no había nadie la última vez que hicieron un chequeo" supuso Glaze, encogiendose de hombros. "Pero alguien nos ha tratado de matar aquí, estoy seguro".

    "No creo que se tratara de eso" Stoutland sacudió la cabeza. "Si el plan fuera matarnos, ya estarían aquí. Me parece que solo querían hacerme entrar a la mazmorra por la fuerza. Una tontería, porque puedo salir de aquí con la insignia".

    Por supuesto. Al ser Stoutland un sublíder de un equipo con ya bastante tiempo, tenía su propia insignia.

    "Tienes que ir al pokegremio, Stoutland" le dije. "Esa pierna tiene que curarse rápido".

    Stoutland asintió. "Tendré que avisar para que manden una Piedra Deseo por el camino, o no podre hacer el viaje de regreso. Ustedes están listos para su misión, ¿verdad?" Asentimos. "Pues bien".

    Tocó su insignia con el hocico, y miró al horizonte. "¡Fin de la misión!" Enunció, mientras el pelaje brillaba al contraste con la nieve.

    Pasaron unos segundos. Luego de casi diez segundos, Zay no pudo contener una risilla.

    Stoutland lo miró mal. "¡Fin de la misión!" Repitió.

    Nos quedamos ahí, mirandolo como idiotas, hasta que resopló. "¿Pero que rayos? ¡Abortar misión! ¡Salir de la mazmorra! ¡REACCIONA, ESTUPIDA INSIGNIA!"

    Pero nada. Stoutland maldijo en un idioma que aunque parecía ser idioma humano no llegué a entender del todo.

    "Atrapado aquí" dijo por fin. "Justo como quien me lanzó la bola de nieve quería".

    Eso me daba mala espina. ¿Como sabía quien estuviera aqui que las insignias no funcionaban en esta mazmorra? No podía ser un explorador, ¿verdad? Ellos no tendrían ningun motivo para querer que mas pokémon quedaran atrapados.

    "Bien" hable entonces, decidido de que la respuesta llegaría en algún momento. "No podemos dejar que esto nos retrase. Esa Serperior necesita ser encontrada cuando antes".

    Stoutland asintió. "Tienen que seguir adelante. Yo me quedaré aquí. No es como si...¡Arg! tuviera muchas opciones" parecía que su pata rota le dolía un montón.

    "Pero, ¿como vamos a volver aquí?" Preguntó Glaze. "La vista es muy reducida. Dudo que pudiera volver a este lugar si me alejara unos seis metros, mucho menos una exploración de mazmorra general".

    Stoutland negó con la cabeza. "¿Es que Absolen no les ha enseñado nada? Contad vuestros pasos y moveros en una dirección recta. Si lo hacéis así, podréis volver aquí hasta con los ojos cerrados".

    Asentí. Eso tenía sentido.

    "No se separen" ordené. "Stoutland, si encontramos ayuda la mandaremos hacia acá. Si conseguimos una forma de salir, vendremos a informarte". Stoutland asintió otra vez y nos deseó suerte.

    Simplemente elegimos un camino al azar. Empezaba a temer que en la situación en la que nos encontrabamos, la posibilidad de encontrar a Serperior era tan alta como la que tenía Stoutland de salir de la mazmorra usando su insignia.

    La nevada se mantenía en un ritmo normal, como si no pudiera bajar su intensidad. Cada varios minutos me veía obligado a sacudirme la capucha para retirar los montones de nieve que se acumulaban y me hacían el camino un poco más horrible. A todos los demás les pasaba lo mismo excepto a Glaze, pues su capa era puntiaguda y no permitía que la nieve se acumulara. Al fin sabía porqué la capucha de Glaze tenía forma cónica.

    No hablabamos, pues no queríamos perder la cuenta de nuestros pasos. Ochenta pasos al norte, luego cientro treinta pasos a la izquierda, luego otros cuarenta al norte. Tratabamos de recorrer una distancia irregular esperando asi alcanzar más terreno, pero en momentos empezaba a temer que Serperior se encontrara, por ejemplo, en el lugar al que habríamos llegado si hubieramos dado cien pasos al norte en vez de ochenta, o ciento cincuenta pasos a la izquierda en vez de cientro treinta - o aun peor, dos pasos a la derecha - por lo que mis nervios empezaban a imaginarse que estabamos haciendolo todo mal. Pero lo único que teníamos claro era que no podíamos separarnos para cubrir mas terreno. Ese sería nuestro fin.

    Habíamos dado un descanso para comer. Anotamos en la bolsa el numero de pasos y direcciones, y aunque cuando llegaramos al pokegremio nos parecería una mala idea y una forma bastante creativa de ensuciar nuestra única bolsa de viaje, en ese momento era como quitarnos de encima una carga muy grande: esos números podían ser la salvación de Stoutland.

    Justamente estabamos pensando en eso cuando el viento golpeó con fuerza. Rápidamente guardamos nuestra comida, queriendo evitar que se nos escapara de las manos y se perdiera para siempre.

    Y de repente...

    "¡Eh!" Chilló Glaze. "¡Es una tormenta de nieve!"

    En algún momento, no solo el viento nos empujaba hacia adelante. Parecía como si la nieve se moviera.

    "¡Obvio que es una tormenta de nieve, genio!" Le espetó Mimi, tratando de no caerse al suelo. Cuando el viento y el suelo te empujan hacia una dirección, es una tarea difícil.

    "¡Me refiero a una tormenta de nieve, comparada a una tormenta de arena!" Gritó Glaze de vuelta. "Si esto sigue así, seremos..."

    Y se calló. Y se cayó. Y nosotros tambien nos callamos y caímos.

    Era como caer dentro de una avalancha de nieve, pero en horizontal. Mis patitas buscaban algo en que aferrarse, alguna forma de ponerme de pie, y no fue sino luego de varios lamentables intentos que logré tambalearme hasta quedar en mis dos patas traseras.

    "¡Corred!" Grité, pero era innecesario. Ya mi equipo estaba corriendo por su vida, alejandose de lo que fuera que nos estuviera engullendo hacia el centro de la mazmorra.

    Seguíamos corriendo, y la nieve cada vez nos arrastraba con mayor velocidad. Sin importar que tan rápido nos movieramos, en algún momento la nieve nos arrastraría del todo.

    "¡Cuidado!" Advirtió Glaze. Miré al frente, pero ya era tarde.

    Un objeto rugoso y frío cayó en mi cabeza, dificultando mi visión. Aunque solo fueron unos segundos, fue suficiente para tambalearme y caer de nuevo.

    Lancé aquel objeto lejos de mi cara, siendo arrastrado lejos de mis amigos, quienes empezaron a gritar mi nombre en cuanto no pudieron verme más. Trataba desesperadamente de recuperar el equilibrio y echar a correr, pero al igual que la primera vez era realmente difícil.

    Cuando por fin mis patas volvieron a tocar el suelo correctamente, el movimiento de la nieve se detuvo. Y terminé tropezando por el impulso y cayendo unos cuantos metros más, para terminar sujetandome de una fila de rocas.

    Casi me da un infarto. Más adelante de las rocas no había absolutamente nada. Un agujero del tamaño del pokegremio por dentro decoraba el centro de la mazmorra, siendo imposible ver el fondo. Fuera lo que fuese lo que hacía que la nieve se moviera, salía de aquí con toda seguridad.

    "Alto ahí" dijo una voz.

    En ese momento, agarrado firmemente a la roca como me encontraba, no tenía el valor para girarme. Solo podía ver aquel enorme agujero frente a mi que me invitaba a la muerte. En los bordes del mismo, a modo de detalle, unas letras raras estaban grabadas. Con el susto que llevaba encima, no fui capaz de traducirlas a ningun idioma que conociera.

    Algo parecido a un hueso se me tendió adelante de mi, y sin pensarlo mucho me aferré a él. Fue cuando el mismo subió que me di cuenta de que no era un hueso, era un colmillo. Segundos despues, otro pokémon me devolvía la mirada. Era enorme, su pelaje era grueso y de color marrón claro, y entre los ojos parecía tener unas manchas azules y blancas, arriba de su nariz, la cual recordaba a la de un Grumpig.

    "Mi nombre es Mamoswine" dijo el pokémon. "Y no me importa lo loco o desesperado que estés, no dejaré que te suicides".
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  13.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    El final me mató (irónicamente x'D). ¿No dejaré que te suicides? Pues aunque el agujerote tuviese un enorme poder de sugestión, Brunito jamás dejaría que su misión fallase. Y de todas maneras me pareció gracioso n_nU. Yo y mi humor mórbido :V

    Por lo demás, el episodio está repleto de drama o-oU. Debe haber muy pocas cosas peores que perderse en un lugar tan inhóspito en donde si no puedes moverte o te abriste una herida, pos ya te fuiste con papi Arceus al firmamento n__nU.

    En cuanto a lo técnico, pues está casi perfecto... salvo una parte donde pusiste "cientro treinta" x'P. Jajajaja, dedazo troll n__nU.

    Como sea owoU... espero la conti. No te preocupes si demoras. Me pasa lo mismo. Muchísimas veces xP

    Hasta la próxima, Grae ;)

    PD: YAY!! Recuperé mi chapa de Primer Comentario c:

    Nath was in Tapatalk xP
     
  14.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    ¡Y la surte de bruno hace lo suyo! Llevándose a un Stoutland con él xD
    El nombre "Ira de Invierno" no lo tiene en vano, con tal tormenta de nieve acosando al Equipo Chispitas. Mm, me pregunto que es eso que Glaze no quiso decirle al grupo antes de salir, ¿realmente será por su elemento? o sabe algo más sobre ese lugar, o el origen de la tormenta.
    Por cierto, la parte en que no pudo irse con su insignia la leí dos veces, estuvo muy buena para aligerar un poco el ambiente. Zay es de los míos.
    Ya quiero ver que cosas les esperan a este singular equipo, sobre todo con Bruno como su líder.

    PD: La próxima vez, seré yo la primera en comentar eh! Nathan!
     
  15. Threadmarks: Capítulo 18
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2608
    Madre mía, siete meses sin responder D: pido disculpas, me quedé atorado en una parte del final y a fuerza de voluntad pude salir de ese problema hoy mismo xD prometo que no se repetirá un lapso tan largo de tiempo :c

    Ira del Invierno, Piso Único

    Mamoswine me dejó suavemente en el suelo, luego de que le prometiera que no estaba buscando suicidarme y le contara lo que nos había pasado a mi y a mi equipo.

    "Has sido arrastrado hacia aquí, entonces" dedujo el mamut, y asentí. "Te creo. Ultimamente esta mazmorra ha estado aspirando muy seguido".

    "¿Aspirando?" Le pregunté. Mamoswine sacudió la cabeza.

    "La Ira del Invierno es una mazmorra hambrienta. Cuando tiene hambre, aspira con fuerza y arrastra a los pobres incautos que hayan llegado a su mundo. Solo cuando se cansa o cuando varias presas han caido por su enorme boca, se detiene" hizo un gesto hacia el enorme agujero. "No tiene fondo. Así como la crueldad de este lugar no lo tiene".

    Empezaba a entender lo que decía. Y el significado de eso no me gustaba nada. "Esta viva".

    Mamoswine asintió. "Viva, si. Y no he podido vencerla en todo este tiempo. Cuando no es la fiebre blanca, es su fuerza de absorción. Una de las dos siempre frustra mis planes".

    Iba a hacer más preguntas, pero de pronto Mamoswine se puso alerta. "Viene un grupo. A lo mejor alguno tiene la fiebre" y empezó a caminar con prisas. Yo, teniendo una idea de cual era aquel grupo, me acerqué.

    Y en efecto, minutos mas tarde nos encontramos con mi equipo. "¡Bruno!" Chilló Mimu, aliviada de encontrarme.

    Glaze y Zay, sin embargo, miraron a Mamoswine alertas. "¡Cuidado, Bruno!" Advirtió Zay.

    Alcé las patitas. "¡Descuiden! No va a hacernos daño. Me rescató hace un rato" y les conté lo sucedido.

    "Pero, ¿y la bola de nieve?" Preguntó Glaze al final del relato. "¡Alguien nos lanzó eso! ¡Y si Mamoswine es el único que está aquí!..."

    "No alguien" corrigió Mamoswine. "Algo. Como ya dije, esta mazmorra es muy hambrienta. No pudo resistirse a un Stoutland para el almuerzo, estoy seguro".

    Glaze alzó una ceja, estudiandome. Su cara decía: '¿Este tipo acaba de decir que la mazmorra come?'.

    Le conté entonces de la explicación que Mamoswine había encontrado sobre la forma en que la nieve nos arrastraba hacia el centro. Abrió los ojos. "¡Eso es! ¡Por eso la mazmorra es tan peligrosa, sin que haya ningún pokémon malvado! ¡La mazmorra es nuestro enemigo!".

    Mamoswine sacudió la cabeza. "No os deis esos aires. ¿Enemigos de la mazmorra? No se le puede dañar, ni hay forma de luchar contra ella. Si estais en una misión, lo mejor que podréis hacer es cumplirla e investigar como salir de aquí".

    "No lo entiendo" dije entonces. "¿No hay una salida visible? Me consta que se informó de una salida en esta mazmorra".

    Mamoswine lanzó una carcajada. "¡Salida visible confirmada! Buena broma" sacudió la cabeza. "Esos estúpidos Swellow, los he visto volar por la zona un par de veces. Ven un agujero gigante en el centro de la mazmorra y deducen que esa es la salida. Ignorantes, eso es lo que son. Si no tuvieran esa peculiar forma de salir de las mazmorras por aire, ya habrían sucumbido a la fiebre blanca".

    "¿La fiebre blanca? ¿Te refieres a morirse de hambre?" Pregunté, intrigado. Lo había escuchado hablar de la fiebre blanca ya varias veces.

    Mamoswine sacudió la cabeza. "Hay dos formas con las que esta mazmorra se alimenta. La primera ya la habéis visto: succiona la nieve y atrae a sus presas hacia su boca. La segunda es la peor: al no mostrar ninguna salida prevista, mantiene a sus presas cautivas y hambrientas hasta que, en su desesperación, creen que el agujero es la auténtica salida. Y una vez que ese pensamiento ha entrado en sus mentes, no hay nada que yo pueda decirles para que se den cuenta de lo obvio: que la única salida que les brinda aquel lugar es la muerte segura. Cuando trato de no hablar de ello para que se olviden de esa idea, la llevan a cabo rápidamente. Cuando les grito y les prometo que no los dejaré acercarse a aquel lugar, esperan a que yo baje la guardia, y se lanzan de cabeza".

    Habíamos estado absortos escuchandole. Cuando dejó de hablar, Glaze ladeó la cabeza. "¿Y?".

    "¿Y?" Repitió Mamoswine, incrédulo. "Y se mueren. Aunque ese agujero parece no tener fondo, asi que no estoy seguro de si se mueren al caer o se mueren de hambre primero. Pero caer de un agujero gigante suele ser nocivo para la salud, asi que no estoy suponiendo que realmente les ha servido de algo".

    Como supuse que pasaría, todos los demás me miraron en busca de una respuesta a la pregunta general silenciosa: ¿que haremos?

    "Supongo que esto no cambia nada" dije entonces. "Tenemos que salvar a esa Serperior, ¿no? Ya luego buscaremos una salida".

    Mamoswine frunció el ceño, confuso. "¿Una Serperior, dices?"

    Le conté entonces lo referente a nuestra misión, y el motivo por el que habíamos llegado a esta mazmorra. Al final, Mamoswine solo negó con la cabeza. "No recuerdo ninguna Serperior. O no está aquí, o ya era demasiado tarde cuando llegó".

    "¿Demasiado tarde? ¿Como estás seguro de que simplemente no la has visto?"

    "El hecho no es que yo no la haya visto, el hecho es que ella no me ha visto a mi" respondió el mamut. "Quiero decir, ¿habéis visto el frio que hace? Mi pelaje me protege de esta clase de climas, y aún así hay veces en las que odio vivir aquí. ¿Porque una pokémon de tipo planta estaría interesada en mantenerse alejada de una zona visible, donde pudiera ser encontrada?".

    Había que admitir que era difícil encontrar razones. ¿Si estuviera aquí no se hubiera mantenido cerca del agujero gigante, en espera de alguien que pasara por allí? O quizás había hecho eso, y la mazmorra se la había tragado en un pis pas. ¿Como estar seguro de que nuestra misión seguía siendo posible de cumplir?

    Y de nuevo, saltó aquello en mi mente. La astucia.

    Si Serperior se hubiera enterado de que la nieve te arrastraba, ¿no habría querido mantenerse alejada?

    Le pregunté entonces a Mamoswine si habían zonas en donde el suelo no te arrastrara. Me dijo que había muy pocas, y que generalmente allí acababa todo lo que a la mazmorra no le interesaba: basura, objetos perdidos y demás cosas. Según Mamoswine, el mismo revisaba esas zonas cada ciertos meses en busca de bayas congeladas.

    "Pero no creo que se encuentre allí" acabó el mamut. "Hay muy poca comida allí como para que se pudiera mantener con vida. Y lo digo yo, que como de todo".

    >>"Aún así, los llevaré si eso es lo que quieren".

    No era que quisieramos, era que no teníamos más remedio. Si Serperior no estaba allí, estaba en el agujero, junto a los demás que habían sucumbido a la fiebre blanca.

    Mientras caminabamos, Mamoswine nos hizo preguntas sobre el pokegremio. Nos contó que él trataba de ayudar a los demás por si mismo, pero respetaba que hubiera una organización dedicada a ello. Le fuimos comentando sobre nuestras misiones, y el a su vez nos contó su historia.

    Esta zona antes había sido una amplia llanura. A pesar de no estar aún en clima de invierno, era diferente a una pradera común por el hecho de que aquí siempre soplaba un viento ártico, como si fuera una premonición de lo que iba a suceder. Aquellas temperaturas atraían a variedad de pokémon de tipo hielo, Mamoswine incluído. Se alimentaban del prado, jugaban por la tarde, por la noche se juntaban en manadas para darse calor entre todos y así no pasar frío, pues el clima se mantenía a toda hora. Habían gran cantidad de árboles con frutos, y parecía que aquel lugar iba a convertirse en su hogar.

    Pero entonces, eso pasó. Un agujero enorme emergió en la tierra, tragandose a sus dos primeras victimas: un par de Sneasel que habían estado jugando allí solo segundos antes. El viento golpeó con fuerza, las nubes se arremolinaron, y por primera vez granizó en aquella llanura, para no parar nunca. Los árboles fueron muriendo por la fuerza del invierno, y con ello el alimento. Algunos trataron de irse, solo para descubrir que terminaban caminando en circulos. Y cuando creían que no podían estar peor, la nieve comenzó a moverse. Levemente al principio, casi pareciendo que era solo una paranoia causada por el estrés; pero en cuanto más gente caía a la gran boca de la mazmorra, la nieve te arrastraba con más fuerza. Al final, por mucho que hizo Mamoswine para ayudar, solo él quedó allí, pues era el mas grande y pesado.

    Y quedó solo. Y tuvo que ver como quienes llegaban iban volviendose locos al descubrir que no había salida, y saltaban hacia el agujero. Y recordaba aquella otra vida que había tenido, y tenía la certeza de que todo volvería a la normalidad si conseguía que la mazmorra muriera de hambre. Era su esperanza, y esa era su batalla y su motivación para ayudar a quienes llegaran. Y ya había pasado casi un mes desde el último que había alimentado a la mazmorra por la fiebre blanca, y notaba que cada vez la mazmorra aspiraba más seguido, como si estuviera desesperada. Sentía que estaba llegando a la encrucijada final.

    Era obvio, por lo tanto, que no nos iba a perder de vista. Eso nos beneficiaba, por lo menos.

    "Hay algo que recuerdo, además" continuó Mamoswine, con la mirada perdida. "Y siento que si no lo cuento ahora, lo olvidaré o lo tomaré como si hubiera sido solo mi imaginación".

    Esperamos expectantes. Mamoswine suspiró.

    "Aquel día en que la mazmorra tomó forma, algo salió del agujero a gran velocidad, perdiendose en el cielo. Era una extraña marca, un simbolo extraño con un ojo en el centro".

    "¡Un Unow!" Chilló Glaze, sorprendido. "¿Recuerdas lo que hablamos, Bruno? ¡Se dice que se puede ver un Unow cada vez que una mazmorra es creada!"

    Mamoswine sacudió la cabeza. "¿Un Unow, dices? ¿Eso es un pokémon? De alguna forma, era demasiado antinatural. Al verlo sentí como si fuera algo de lo que no debía haberme enterado jamás. Pero claro, siempre he sido un poco cabezota, así que el sentimiento no duró mucho".

    Sacudió la cabeza. "De todas formas, no me gustó. Era irreal, y os diré porque: nunca había visto uno de esos bichos, y nunca volví a ver nada parecido. Y aún así, cuando lo ví estaba convencido de que esa cosa no solía ser de color rojo".

    "¿Rojo?" Pregunté incrédulo. ¿Un Unow rojo?

    "Rojo" repitió Mamoswine, y cerró los ojos como si temiera recordarlo. "Rojo como la sangre".

    * * *

    No fue sino veinte minutos después que empezamos a notar que la nevada descendía, y con ello el ambiente se volvía más soportable. No necesitabamos que Mamoswine nos comunicara que habíamos llegado a las zonas más alejadas de la mazmorra, pero aún así nos lo comunicó. Con el fin de la mayor parte de la nevada, nuestra visión era mayor. ¡Ya podíamos ver hasta cinco metros a nuestro alrededor y todo!

    Pero de haber sabido lo que nos esperaba, hubiera preferido seguir cegado por la nieve hasta el final.

    Fue Zay el primero en darse cuenta de que algo no iba bien. En un momento fijo giró la cabeza, confundido, y miró en un punto en concreto. "Huele raro" dijo.

    Aspiré, tratando en vano de captar un olor. Los otros hicieron lo mismo, salvo Mamoswine que estaba muy ocupado buscando bayas congeladas. Ninguno de los demás pudo identificar aroma alguno.

    Zay me hizo señas, y comenzamos la caminata, esta vez de forma lenta, casi sigilosa. Glaze y Mimu nos seguían detrás, sin tener idea de lo que podría haber más adelante.

    Unos metros más, y pudimos ver un obstaculo: un pequeño monticulo de nieve, de al menos metro y medio de altura. Y al acercarnos, se me heló la sangre. El obstáculo bajo esa capa de nieve era de color verde azulado, y de tacto suave.

    No recuerdo haberme tropezado, pero segundos después Zay me ayudaba a levantarme. Desde esa distancia - al menos dos metros - el cuerpo de aquel pokémon despedía un olor peculiar: marchito. Era ese el aroma que debía de haber detectado Sableye. Habíamos fracasado en nuestra misión, llegabamos tarde.

    Glaze, con una mirada triste, me ayudó a retirar la nieve del cuerpo de la Serperior. Mis dedos dolían por el contacto directo con el hielo, pero apenas lo notaba. Estaba demasiado deprimido, preguntandome porqué había sucedido esto. ¿Porque había venido aqui la Serperior? ¿Que ganaba con este final? Iba a descubrir la respuesta de la forma más simple: investigando.

    "¿Eh?" Murmuró Glaze, cuando comenzamos a desenrollar el cuerpo. La Serperior se había enrollado en si misma en un fútil intento de darse calor, o eso parecía. "Aqui hay algo".

    Me acerqué. El centro desde donde nuestra clienta se había enrollado a si misma era una especie de roca, y eso no tenía sentido alguno. ¿Acaso había creído que con calentar la roca con su cuerpo lograría crear un centro de calor y así sobrevivir? Pues la roca le había absorbido toda la energía con su frio glacial, y había asegurado su muerte. Comenzaba a odiar esta mazmorra viviente con todas mis fuerzas.

    Di un par de pasos dentro del centro. El cuerpo de la Serperior estaba frio, pero no completamente. No había pasado mucho tiempo desde su final. Y quizas fue eso y solo eso lo que me llevó a tocar la extraña piedra, para ver si el calor de nuestra clienta se había mantenido allí por algo más de tiempo.

    La piedra estaba tibia. No mucho, y comenzaba a enfriarse, pero el calor estaba allí. La injusticia de aquello me hizo castañear los dientes. Probablemente alcé mi pata para darle un golpe a aquella roca malvada. No lo hice, porque en el momento en el que retiraba la pata creí sentir un pulso que venía de aquella piedra.

    ¿Eh?

    Glaze y Mimu se acercaron. Zay estaba a unos metros, hablando con Mamoswine para intentar cavar una tumba para Serperior. Volví a poner mis manos en la roca, y sentí como mi calor se unía al de la piedra, y el pulso se repetía. Tic. Tic. Tic.

    Sorprendido, pasé la pata sobre la roca, quitando la mas leve capa de escarcha que se había acumulado desde que habíamos retirado el cuerpo de la Serperior de encima de esta roca. Y cuando inspeccionamos mejor aquel objeto y vimos las motas de color verde alrededor, todo agarró sentido. Mimu empezó a llorar, mientras yo llamaba a Zay y comenzaba a frotar aquello con mi capa.

    ¿Porqué una Serperior se alejaría de cualquier oportunidad de obtener ayuda al ver que la nieve te arrastra hacia tu muerte? Porque no es tu vida la que está en tus prioridades.

    Aquella piedra a la que Serperior había dado sus últimos pulsos de calor no era una piedra exactamente, había sido un error de perspectiva.

    Serperior había buscado la zona menos glacial de la mazmorra, y había entregado sus ultimas horas de vida en calentar su cuerpo en un punto fijo. Todo eso para mantener a su cría viva el mayor tiempo posible mientras nosotros llegabamos.

    Su cría, que aún estaba gestandose en un huevo, y que su madre había protegido hasta el final usando su cuerpo de escudo contra el frio de la noche. Y habíamos llegado a tiempo de milagro.
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Sad Sad x 1
  16.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    Voy a comenzar este comentario de esta forma, ¡A-D-O-R-O los nombres de las mazmorras! Y como haces honor al ambiente del lugar. Y la historia de como se creo ese lugar, como poco a poco daba señales y de pronto todo se fue por el agujero.
    Eso sí, la extraña figura que por ahora parece ser un Unowm, saliendo desde el agujero… Mm… Curioso, me pregunto que pokémon será.

    Esto sería la primera misión fallida del equipo ¿no? Demonios, por un momento nada de lo que había hecho la Serperior tenía sentido, desde alejarse de los puntos donde concurrían otros pokémon y no encontrarse con Mamoswine. Si tal sólo se hubieran encontrado.

    ¿Que va a pasar ahora con esa cría?

    No diré nada por la tardanza por que no tengo derecho a decir nada con esas cosas xD pero es un gusto leer otro capitulo de este fanfic~

    Edit: Retomo mi puesto como primer comentario <3
     
    Última edición: 8 Septiembre 2017
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  17.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Carajo xD. Me confié (?) y pensé que Nathy tardaría más en comentar... oh, bueno, esto no es una especie de competencia después de todo -w-U

    En fin, el episodio estuvo increíble n_n. Es una lástima que el Equipo Chispitas conociera de esa forma lo que es una misión fallida. ¡Pero no hay mal que por bien no venga! ¡Están por presenciar el nacimiento de un pequeño Snivy! Me pregunto si se apegará más a Bruno, Glaze, Mimu o Zay... pero más importante aún es cómo carajos saldrán los chicos de ahí O_oU

    Y claro, también está eso del Unown color rojo sangre... ¿Que no son negros? :V. Cuida un poco la ortografía, mi pana, que pusiste "Unow" en lugar de "Unown" al menos unas dos veces xD.

    Espero puedas continuar pronto y no demores tanto xD... aunque igual se entendería si te pasara. A mí me pasa, en serio x_x. Putas responsabilidades

    Nos leemos en otra ocasión :P
     
  18.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    784
    Pluma de
    Escritor
    ME TARDÉ, PERO POR FIN LEÍ EL CAPÍTULO 4. EL POBRE GLAZE SE DECEPCIONÓ PORQUE AUNQUE ENTRÓ AL GREMIO NO LE GUSTA QUE NO LO ACEPTARAN SINO HASTA QUE ENTRÓ CON BRUNO.
    NO ENTIENDO ¿CÓMO LE GANÓ BRUNO A HOOK?
    ME GUSTAN LOS TÉRMINOS: "ASESINO, MURALLA Y INVENCIBLE", AUNQUE CREO QUE ESTE ES ALGO EXAGERADO
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
  19. Threadmarks: Capítulo 19
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3657
    Ira del Invierno, Piso Único

    No pudimos enterrar el cuerpo. Pasados los primeros dos centímetros, excavar sobre la nieve era una tarea agónica y infructuosa. En vez de eso, tuvimos que hacer una tumba invertida: cubrimos el cuerpo de la Serperior con rocas hasta formar un montículo que protegiera lo que quedaba de si para siempre. Al final del proceso, Mimu lanzó un chorro de agua hacia lo más alto de aquel monumento, y el agua se fue filtrando por los agujeros, solidificandose al convertirse en hielo a los pocos segundos. Nadie dijo nada al final, no había palabras. Solo la promesa silenciosa de cumplir con el que seguramente sería el ultimo deseo de nuestra clienta: encargarnos de que su cría sobreviviera.

    Le di el huevo a Zay. De entre los cuatro, era el que tenía menos probabilidades de dejarlo caer.

    "Hay que trazar un plan" comentó Glaze al acabar. "Tenemos que salir de aquí, tenemos que encontrar a Stoutland y tenemos que proteger este huevo del frío. Tengo la sensación de que una de esas cosas se nos pasará por alto".

    "Buscar la salida ya de por si es complicado" agregó Mimu. "No hay pisos, no hay escalera de regreso y no podemos usar las insignias. La mazmorra nos tiene aquí atrapados".

    "Y por si fuera poco, Stoutland depende de nosotros" agregué a la conversación. "Con una pata rota y una insignia que no funciona, no puede valerse por si mismo. Esto es una..."

    boom . En lo que dura un latido, una palabra hizo eco en mi cabeza, repiqueteando en mi mente y luego perdiéndose en la distancia. Con urgencia, me concentré en recuperar esa palabra, convencido de que era algo importante.

    Una...

    Una...

    Emergencia.

    EMERGENCIA.

    "Bruno" dijo Glaze, mirándome raro. "¿Te encuentras bien?"

    Pateé el suelo con frustración, tratando de recordar. ¿Porqué había venido esa palabra a mi cabeza justo en este momento? ¿Porqué tenía la idea de que era algo importante?

    "No es nada" comenté para tranquilizar a los chicos. "Estoy pensando en algo, pero no se concreta".

    Mamoswine me miró en silencio, sin decir una palabra. Al final mi explicación debió dejarlo satisfecho, porque no hizo más preguntas ni pareció importarle el suceso.

    Emergencia. Había leído esa palabra en algún lugar. Y por algún motivo, eso era importante. No era algo que pudiera usar sobre la marcha, pero en la situación actual, donde parecíamos estar chocando con un callejón sin salida permanente, podría ser nuestra mejor baza.

    Cerré los ojos, esperando concentrarme lo suficiente como para aflorar un recuerdo. Repetí la palabra una docena de veces en mi mente, sintiendo como si el recuerdo de dónde había visto esa palabra antes se estirara intentando llegar a mi memoria, para luego volver a irse.

    Emergencia.

    Emergencia.

    Emergencia.

    Mi rostro se serenó. "Cuidado con los bordes" exclamé, casi sin pensar. Lo había conseguido.

    "¿Que?" Preguntó Mimu, confundida. "¿Qué has dicho?"

    Negué con la cabeza. No podía hablarlo ahora. O mucho me equivocaba, o las cosas podían ponerse peliagudas.

    "Zay, necesito que hagas algo por nosotros" fueron mis siguientes palabras. "Busca a Stoutland, trata de llevarle algo comestible para que aguante unos días más. Que Mamoswine te acompañe".

    Traté de comunicarle con la mirada las cosas que no podía decir en voz alta. Zay se me quedo mirando largo rato, luego miró a Mamoswine, y por fin pareció entender el mensaje. Asintió, y puso en mis manos el pequeño huevo que seguía luchando por calor corporal.

    "Vamos, grandulón" exclamó Zay, dándole ligeros golpecitos a una de las inmensas patas de Mamoswine. "Hay vidas que salvar y esas cosas".

    Esperé a que estuvieran a una gran distancia antes de que el resto de nosotros nos pusiéramos en marcha. "Pisad con fuerza" ordené a Mimu y a Glaze. "En cuanto Zay logre escabullirse de Mamoswine vendrá aquí, pero no podemos sentarnos a esperarlo. Hay que dejar marcas visibles que él pueda seguir, aprovechando que en esta parte de la mazmorra la tormenta es suave".

    Glaze me miró como si estuviera hablando en otro idioma. "Bruno, ¿que carajo ocurre? ¿Porqué de repente quieres deshacerte de Mamoswine?"

    Sacudí la cabeza. "Hablemos en el camino, hay que ponernos en marcha".

    >>"Los Swellow saben leer el idioma Unown, ¿cierto?" Pregunté entonces, mientras retomabamos el viaje.

    Glaze asintió. "Anteriormente eran los Murkrow quienes llevaban los mensajes de los humanos hacia otras tierras, pero los Murkrow eran demasiado astutos. En cuanto aprendieron a leer idioma Unown, solo entregaban los mensajes que les interesaba entregar, o incluso eran capaces de pedir un tributo al receptor del mensaje si la carta era muy importante. Eso a los humanos no les hizo nada de gracia, así que cambiaron de táctica. Los Swellow también son listos, lograron aprender el idioma, pero no tienen la malicia como para aprovecharse de lo que descubren. Aún hay quien los sigue usando de mensajeros".

    Asentí. Poco a poco todo empezaba a tener sentido. "Nos hemos equivocado, Glaze. Todos nosotros, y más todavía. No puedo dar aún todos los detalles, pero si lo que creo que esta pasando es correcto, nos hemos equivocado de perspectiva. Y eso ha convertido sin querer a Mamoswine en un asesino".

    A lo lejos se escuchó un silbido. Supuse que era la señal de Sableye de que había cumplido su parte. "¡Hay que apresurarse!" grité. Para cuando Zay logró darnos alcance, ya íbamos a mitad de camino. Por primera vez desde que había entrado a la mazmorra, no me preocupaba que dirección debía seguir. Todos los caminos llevan al mismo lugar, según Mamoswine.

    Mientras caminaba, noté que algo había cambiado en el ambiente. El aire estaba perdiendo fuerza, el viento estaba casi imperceptible, cuando horas antes había golpeado hasta casi arrastrarnos. Noté que técnicamente la nieve seguía moviéndose hacia la boca de la mazmorra, pero de una manera mucho más lenta que cuando llegamos. Solo unos pocos metros por minuto. No tenía idea de lo que esto significaba, pero suponía que no era algo bueno.

    La mazmorra estaba viva. Era una realidad que luego de tantas cosas vistas no se podía negar. Desde que había conocido el mundo de los exploradores, una de las reglas que siempre se cumplían era que cada mazmorra tenía algo que hacía difícil para el explorador llevar a cabo su labor. Generalmente lo más común eran mazmorras de grandes pisos con muchos pokémon poderosos adentro, pero no siempre era así. Y no siempre eran las que tenían enemigos poderosos las que más temíamos.

    Una mazmorra sin pisos pero sin salida y de extensión infinita, llena de pokémon con intenciones sádicas.

    Una mazmorra de casi veinte pisos de proporciones épicas y de diseño laberíntico.

    Y ahora, una mazmorra sin pisos, sin enemigos...pero viva. No, los enemigos poderosos están sobrevalorados.

    Mientras seguíamos nuestro camino, entendí otra cosa: no eran las mazmorras quienes hacían complicado el trabajo de un explorador. De hecho, de no ser por las mazmorras los exploradores no tendríamos nada que explorar. Lo que complicaba nuestro trabajo era el entorno que giraba alrededor de la zona. ¿Porqué de repente una mazmorra se llenaba de pokémon siniestros y violentos? ¿Que empujaba a estos individuos a elegir un lugar recién creado en el universo como su nuevo hogar?

    Las mazmorras son complicadas porque están destinadas a serlo. Pero, ¿porqué? ¿Quien lo decidió así?

    Probablemente nunca lo sabría. Pero era algo que tenía que aceptar, tenia que aprender a vivir con ello.

    Así que cuando salté a la corriente de nieve que se arrastraba hacia el centro de la mazmorra, y mis compañeros me siguieron luego de dudar por un momento, ni siquiera me sorprendió ser violentamente empujado de allí de un golpe antes de caer por el centro de la mazmorra.

    Después de todo, las mazmorras están destinadas a ser difíciles.

    "Lo sabía" murmuró Mamoswine con voz sombría. De un solo golpe de uno de sus colmillos nos había sacado a todos de la corriente justo cuando estábamos por caer en el agujero. "La fiebre blanca os ha reclamado".

    No dije nada. Sólo dirigí mi mirada al centro de la mazmorra, donde había visto aquellas letras que en un principio por el miedo de caerme no había podido traducir. Las letras estaban escritas en idioma Unown, y formaban una frase, dejando un espacio y repitiéndose docenas de veces en el anillo base del agujero.

    SALIDA DE EMERGENCIA. CUIDADO CON LOS BORDES.

    Pero Mamoswine jamás me creería aquello. Porque se había hecho a la mente que los pokémon que pasaban por aqui se suicidaban lanzándose al vacío sin importar lo que él les dijera. Solo podía pensar en las veces en las que Mamoswine había impedido a toda costa que los pokémon salieran de la mazmorra, creyendo que los protegía. Docenas de pokémon han muerto de hambre en la Ira del Invierno porque un Mamoswine les dijo que no había salida, sin saber que las tenían justo frente a sus narices.

    Sin saberlo, Mamoswine se había convertido en el malo del lugar. Mamoswine era un asesino sin quererlo.

    "¡Estoy harto!" rugió Mamoswine poderosamente. "¡Siempre es lo mismo! No importa lo que diga o cuanto luche, ¡los pokémon que llegan aquí terminan teniendo tendencia al suicidio!"

    "Es la salida" respondí, aún sabiendo que era inútil. "Te has equivocado de perspectiva, Mamoswine. Quienes saltaban por este agujero no mueren, salen de aqui. ¡Has puesto en peligro miles de vidas y luego te has quejado cuando los que intentabas proteger se salvaban!".

    " Espera un momento" Glaze parecía confundido. "¿Cómo sabemos a quien creer? A lo mejor Bruno tiene la fiebre blanca al final de todo".

    "¡No existe la fiebre blanca! Se llama supervivencia. Los Swellow nos dijeron que había una salida visible, según Alakazam. Ellos no iban a ver un agujero en el centro de la mazmorra y suponer que eso era la salida. Ellos leyeron esas letras, dice claramente 《Salida de Emergencia》. Fue con esa información con la que llegaron a nosotros con una promesa de salida fácil".

    "¡Pajarracos estúpidos!" tronó Mamoswine, furioso. "Se equivocaron miles de veces al confiar en este lugar. No se si lo que pone ahí realmente muestra esto como una salida, pero no creería nada que esta mazmorra asesina tuviera grabado en ningún lugar. ¡Es solo una vil trampa!"

    "Mamoswine" fue Glaze quien tomó la palabra. "Yo creo en Bruno. Si él dice que ahí se lee《salida de emergencia》, yo le creo. Bruno es un analfabeto la mayor parte del tiempo, pero sabe leer idioma Unown de forma decente".

    Mamoswine giro su cabeza, mirándonos uno a uno. En todos nosotros debió ver la determinación a no quedarnos aquí a morir de hambre con un huevo pokémon aún vivo en brazos. Al final, sólo sacudió la cabeza. "De acuerdo".

    Mimu entornó los ojos. "¿De acuerdo?"

    De repente, Mamoswine dio una patada al suelo. Todos nosotros fuimos impulsados al aire, el huevo incluido. la nieve alrededor fue barrida en un diámetro de cien metros de donde estábamos.

    "Si ustedes quieren morir, me parece bien. Si quieren que cargue con sus almas sobre mi consciencia, perfecto. Pero me niego a dejarlos lanzarse por la boca de la mazmorra. ¿No ven que ya no sopla viento? ¿No han notado que la nieve ya no se arrastra con fuerza? La mazmorra está muriendo de hambre. Solo es cuestión de tiempo, y saldremos de aquí".

    Mamoswine expulsó vapor de su nariz. "Sin embargo, ustedes quieren morir. Me parece bien. ¡YO LES DARÉ MUERTE!".

    "¡Bruno, cuidado!" gritó Zay. Salté hacia la izquierda y esquivé a tiempo un golpe de colmillo que me hubiera roto el cráneo al instante. Me concentré en lanzar unas cuantas chispas hacia Mamoswine, pero su pelaje hizo un chasquido al impactar, sin causar más daños.

    "¡El pelaje de los Mamoswine suele estar lleno de barro!" informó Glaze. "¡No podrás vencerlo con ataques eléctricos!".

    Y me venía a enterar justo ahora. Dí otro giro, esquivando otro ataque y maniobrando el huevo pokémon en mis brazos. "¡Alto, Mamoswine! ¡Hay una cría entre nosotros que aún ni ha nacido!"

    "¡Ni nacerá si se va con ustedes!" rugió el pokémon. "¡No creas que vas a engatusarme con eso, el huevo esta tan muerto en vuestras manos como si yo mismo lo matara!"

    Y fue entonces cuando pasó. Una idea loca cruzó mi cabeza, y por mucho que me pareció una estupidez, no quiso salir de mi mente. ¿Podría funcionar? ¿Que tanto podría estirar la lógica?

    Me concentré unos segundos. En cuanto noté que estaba listo, tomé aire para prepararme. "Lo siento, Mamoswine, pero has perdido. No tienes ni la más mínima oportunidad contra mí".

    Mamoswine atacó de nuevo, esta vez lanzando varias estalactitas de hielo hacia mi cuerpo. Me costó más de lo que esperaba esquivar aquel golpe.

    "No puedes evitar que salga de aquí. No podrás tener un ojo en todos nosotros".

    Y antes de que Mamoswine pudiera mofarse con el hecho de que sólo éramos cuatro, dejé el huevo en el suelo, y de repente fui muchos.

    "¡¿Ehh?! ¡¿Que has hecho?!"

    Me enfoqué en aprovechar el Doble Equipo, y lancé afuera tantos Dede-clones como pude. Algunos se pusieron a dar vueltas para confundir a Mamoswine, otros se dispersaron entre la zona y unos cuantos empezaron a insultar a Mamoswine y hacerle gestos obscenos. No, nunca logro controlar a todos mis clones a la vez. Imagina que tuvieras que tomar docenas de decisiones en el mismo segundo, por mucho que me concentrara siempre habría Dede-clones en modo automático.

    En la confusión actual y con nuestro enemigo distraído, llevé a cabo mi plan. Le ordené a un clon agarrar el huevo y llevarlo consigo. ¿Sería capaz de hacerlo, o se esfumaría al tener el peso del huevo encima, como se esfumaban al intentar golpear cosas? Era hora de comprobarlo.

    El Dedenne agarró el huevo entre sus manitas. Sin embargo, en cuanto intentó levantarlo exclamó《¡Ay madre!》 y se convirtió en humo. Rayos, los Dede-clones eran muy débiles. Sin embargo, no era mi único plan.

    Corrí por la zona buscando algo pequeño que pudiera usar. Mamoswine había destruido a varios Dede-clones mientras estuve ocupado, así que liberé más aún. El esfuerzo empezaba a pasar factura en mi cuerpo, me notaba agotado. En cuanto encontré un guijarro que me servía, hice uso de él. En cuestión de segundos tenía otro clon de Dedenne al lado, pero este era diferente. Con algo de suerte este sería más resistente, pues había dado como pago por el sustituto parte de mi fuerza.

    El Dedenne corrió hasta el huevo y lo alzó sin muchos problemas. En el mismo momento en el que el Dedenne agarró el huevo, Mamoswine pareció dar por hecho que aquel era el auténtico.

    Con ese problema resuelto volví con mi equipo. "Hay que salir de aquí, yo lo distraigo".

    Zay asintió, y agarró la pata de Mimu para ir juntos al centro de la mazmorra. Glaze me deseó suerte antes de seguirlos.

    Estoy sólo en esto. Temblando de nervios por no saber que ocurrirá, vuelvo a mi linea.

    Mamoswine, distraído como estaba, solo tenia ojos para el Dedenne que cargaba el huevo de nuestra clienta. Seguramente ni siquiera se había dado cuenta de que ya tres de nosotros habían saltado por la boca de la mazmorra. Solo quedaba algo por hacer.

    "¡Aqui!" grité, más para Mamoswine que para mi clon. Rápidamente, el Dedenne sonrió al verme y exclamó varias cosas raras. Eran números gritados en secuencia, y que me hicieron tener un flashback de alguna época pasada. ¿Fútbol Americano? ¿Quaterback? ¿Qué en el nombre de Arceus era eso?

    Al acabar, dio un grito y lanzó el huevo hacia mi. Me concentré en agarrarlo en el aire y salí corriendo hacia el centro de la mazmorra. Obviamente, no pude avanzar mucho antes de que Mamoswine me cerrara el paso.

    "¿Quien de ustedes es el real?" exclamó confundido. "¡Responde o te mato!"

    Lo ignoré y di un rápido rodeo. En el tiempo en el que agarraba el huevo perdí toda concentración con mis Dedeclones, y las consecuencias no se hicieron esperar cuando más de dos docenas de Dedenne entraron en piloto automático. Empezaron a dar voces.

    "¡A mí, a mí! ¡Pasamelo!"

    "¡Haré un touchdown!"

    "Equipo Chispitas for the win!"

    Entre la aglomeración de Dedenne y el ataque de Mamoswine, mi trabajo empezaba a hacerse más duro. Localice al Dedenne sustituto y pasé el huevo justo cuando una pata de Mamoswine amenazaba con patearlo. Gire hacia un costado y corri en diagonal. Los otros Dedenne se me acercaron dando gritos.

    "¡A él, el que no quiere que juguemos también!"

    "¡Acabenlo!"

    Varios Dedenne me golpearon con sus patas, para posteriormente esfumarse en sombras. Mascullé 《malditos traidores》 y continúe con mi escapada.

    Dí un giro en S y acabé justo al lado del centro. Alcé mis patitas. "¡Aquí!"

    El sustituto miró en todas direcciones, sin reconocerme. Un par de Dedenne clones aprovecharon para intentar quitarle el huevo de un placaje, pero él los esquivó ágilmente. Aún así pude notar que la presión de todos esos Dedenne hacia que el sustituto se pusiera ansioso.

    "¡Aquí!" grité de nuevo, pero era inútil. Los otros Dedenne estaban gritando justo lo mismo.

    "¡Aquí, mira mi cuerpo pachoncito, soy el real!"

    "¡Aquí, soy el verdadero Dedenene!"

    "¡Equipo Chispitas for the win!" volvió a gritar otro Dedeclon. Ese no era muy listo.

    Mamoswine dio un barrido, expulsando por los aires a varios clones, y al ver al Dedenne sustituto con el huevo se lanzó en picado, en una poderosa embestida. En el otro extremo los Dedenne hicieron lo mismo, cargando hacia el sustituto con el grito de guerra de 《¡TACLEADA!》.

    Era el fin. Me pareció ver una mirada que parecía decir 《rayos》 en la expresión de mi sustituto justo antes de que la colisión se produjera. El ambiente se llenó de humo cuando los Dedenne se chocaron entre sí, y Mamoswine se difuminó entre dicha niebla. Era imposible que el huevo hubiera salido ileso.

    De repente, un proyectil salió volando de entre el humo. Tuve tiempo de mascullar "¿Qué demon...?" antes de que el huevo cayera elegantemente en mi cara. Estaba intacto, el sustituto lo había lanzado antes de morir. Escuché el grito de Mamoswine, y supuse que nuestro enemigo había pisoteado el cuerpo del sustituto hasta devolverlo a su forma original: un guijarro puntiagudo.

    Hice un saludo militar a aquel valiente sustituto que acababa de salvar una vida. En cuanto se difuminó el humo, pude ver a Mamoswine tumbado en el suelo, su pata superior derecha sangrando profusamente.

    "Adiós, Mamoswine" mencioné en cuanto vi que nos habíamos quedado solos. "Voy a sacarte de aquí, lo prometo".

    "Morirás" bufó Mamoswine, huraño. "He perdido, no hay duda. Tus amigos eligieron la muerte mientras yo trataba de proteger ese huevo de tus intentos suicidas. Pronto la mazmorra volverá a estar en su mejor momento, y yo tendré que empezar de cero otra vez. Tienes sangre en las manos, pequeñajo, pero no te va a importar un bledo, lo se bien: sólo te quedan segundos de vida, después de todo".

    Lo ignoré. "Hay un Stoutland esperando ayuda al inicio de la mazmorra. No puedo obligarte a nada, pero si realmente quieres ser de ayuda, deberías salvarlo".

    Mamoswine no respondió. Guardó silencio en todo momento mientras me encaminaba con el huevo en la mano a la salida, por fin.

    Salida de Emergencia. Cuidado con los bordes.

    "Aquí vamos" le comenté al huevo, y salté. Escuché por última vez el lamento de Mamoswine en la distancia mientras caía.

    ...

    Y el lamento se mantuvo, pero de forma diferente. Cambió de curso, más agudo y directo. Era un lamento que se hacía con el alma. Y ya no provenía de Mamoswine.

    * * *

    Déjenme contarles una historia. Una vez, hace ya mucho tiempo, una mazmorra fue creada justo en el hogar de varios pokémon en pleno invierno. La mazmorra fue dotada de dos cosas: una salida fácil de ubicar y usar, y lo más importante, esencia de vida y una personalidad maternal.

    La llegada de la mazmorra trajo consecuencias desagradables en los habitantes de aquella zona. Hacía demasiado frío, no había casi comida, la nieve no dejaba mucho a la vista por lo que era fácil perderse. La mazmorra entendió esto, y se esforzó en buscar una forma de sacar a aquellos pobres seres de su entorno hostil. Al final la mejor idea que tuvo fue aspirar la nieve que caía hacia su centro, arrastrando a los pobres pokémon indefensos hasta la salida del lugar. Así, todos los pokémon que habían sido víctimas de su existencia fueron libres.

    Todos menos uno. Un ser que se negaba rotundamente a ser arrastrado, a pesar de estar sufriendo por falta de comida y soledad. La mazmorra se negó a permitir que aquel pokémon muriera allí dentro, y todos los dias, a todas horas, aspiraba la nieve con la esperanza de sacar de allí a aquella pobre alma.

    Pasaron meses, otros pokémon llegaban y salían, pero aquel ser siempre estuvo ahí. La mazmorra percibió el odio de la criatura hacia su existencia, y soportó todo esto con el amor maternal que sentía por aquel Mamoswine. Siguió su trabajo, aspirando con fuerza, a pesar de que cada nuevo intento consumía su esencia de vida poco a poco.

    Llegó el punto en el que perdió las fuerzas. Su vida se acababa, y temía que al morir ya no habría forma de hacer que el Mamoswine saliera de allí nunca. Ya no habría nieve arrastrándolo hacia la salida. No saldría jamás por cuenta propia.

    Con su último respiro, la mazmorra deseó que aquel pobre pokémon algún día consiguiera su tan anhelada libertad. Y un Dedenne que salía de la mazmorra justo en ese momento, obtuvo como regalo aquellas memorias impresas en su mente, para que la ayudara a cumplir su último deseo.

    Para cuando aquel Dedenne volvió con su grupo con los ojos llenos de lágrimas y un huevo pokémon en brazos, la Ira del Invierno había muerto.
     
    • Sad Sad x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Creativo Creativo x 1
  20.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Okey, al fin lograste poner conti... me alegro mucho por ti :P

    El cambio de perspectiva fue buenísimo, la verdad. Mamoswine fue un villano trágico al final... el pobre se volvió loco n_n por la revelación de que los Unown habían dejado una "Salida de Emergencia". Qué raro giro de todo esto, la verdad... esa Serperior terminó muriendo de hipotermia. Y las cosas no se ven mucho mejor para Stoutland...

    Y la escena en donde los Dede-clones "traicionan" a Brunito fue graciosa xD. Incluso hay uno que no es para nada brillante :V juasjuasjuas. Buen humor para balancear todo el drama... Seguro tardastr mucho en traer conti porque te estabas craneando una buena conclusión para esta mazmorra. Cosas así suelen pasar :V.

    Y el cambio repentino de narrativa me hizo recordar a ciertas películas de los años '90 Cartoon Network, "Teatro Cartoon". En donde los cuentos cambiaban de perspectiva... Entre una narradora y la historia animada. Buenos tiempos aquellos :V

    No sé qué más añadir... Nos veremos en el siguiente episodio, que será en Diciembre a este ritmo... X'D

    Putas obligaciones de la vida real :'V

    Chau~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso