Long-fic de Pokémon - Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Graecus, 10 Diciembre 2015.

Cargando...
  1.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Interesante conti xD. Alakazam y el resto de los líderes fueron bastante HDPs en enviar a esos chicos a una misión tan peligrosa O-oU. En serio que esa mazmorra parece eterna Dx. Pobres chicos, espero no les pase nada tan malo... mira que enfrentarlos a un Steelix y un Krookodile... ¡Es demasiado para simples reclutas!

    Al menos espero que Morris y Hook lo estén pasando mejor nwnU

    Si salen de esta, seguro que más pokes querrán unirse al Equipo Chispitas xP. ¡ADELANTEEEE!

    Bueno, como dije, toma tu tiempo xP

    EDIT: ¿Sahora? O_o. ¿No habrás querido decir "Sahara"? n_nU
     
    Última edición: 2 Febrero 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    ¡SIII! ¡Capítulo!
    Equipo chispitas, pobre equipo chispitas, como si tener a un dedenne de líder no fuera suficiente para que el resto los mire en menos xD pero al menos el cuerpesito de bruno da para algunos miembros. ¡Vamos equipo, no pierdan la fe! xD

    TRUE!

    La venganza de bruno xD el pobre merece sus buenas explicaciones por la mala suerte que ha tenido.

    La parte en que recuerda lo que ha hecho durante esos meses me pareció muy tierna, comenzó siendo un tierno dedenne y ahora sigue tierno pero tiene sus méritos por ser reconocido por los maestros, un amigo y un par de fangirl~ Me interesa saber que MT escogió.

    Uff, vamos con lo fuerte del capitulo, no me esperaba que ese sandile fuera hijo de un matón en ese desierto, y mucho menos que un steelix los atacara, ¿que demonios estaba pensando alakazam y el resto al mandarlos ahí? D: Pobres, estan en graves problemas ¡Y sólo están en el piso 1!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Durazno

    Durazno Gran Almirante

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Marzo 2013
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    ¡Al fin ... !
    Tal como te prometí, aquí estoy. Me tomó... bastante tiempo, pero lo logré.

    Muuuuuucho que decir ahahaha, partiendo por: Que mal me cae Glaze. No es algo personal, pero ya de por sí me caían mal los Snorunt, es un malagradecido.
    Por otro lado, (me encanta Absolen y no, no es porque Absol sea mi Pokemon favorito, si no porque es el que marca pauta en relación a los demás) me caía bien el Machamp:c Pero debo admitir que Luke cumple mejor su cargo, es más disciplinado y tiene un toque misterioso, me recuerda vagamente al teniente Dan de Forrest Gump XD!
    Con el prota igual me encariñé, aunque no lo suficiente tal vez. No me sentí parte de su progreso como lector, como que cuando ya lo estaba alcanzando y comprendiendo, de pronto se vuelve loco y electrocuta a Machamp! Jajaja pero lo hizo bien, me tiene bastante metido el qué hará una criaturita como el frente al sanguinario mundo misterioso que estás planteando.
    Debo confesar que si al principio me dio un poco de lata leer, después no quería que los capítulos se acabaran :(
    Eso por ahora, estaré esperando la actualización!
     
    • Adorable Adorable x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 9
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    536
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2266
    Sahora Mortífero, Piso Único

    —¿No te ha parecido un poco grande este piso, chaval?—preguntó Krookodile, en tono malicioso. Alzo los brazos en tono dramático—Veintisiete pisos en uno, amigo mio. Sin escaleras, sin pisos, solo nosotros y ustedes, malditos exploradores.

    Ugh.

    —¡Lila!—gritó Mimu, sus ojos lagrimeando pero luchando por no llorar, mientras su compañera buscaba liberarse de ese rufián Steelix. El mismo parecía divertirse con los desastrosos intentos de la Marill por ser libre.

    Glaze estaba temblando. La única buena noticia era que el miedo le estaba devolviendo el frío interior, por lo que había dejado de sudar. Miraba al Krookodile como si temiera que el depredador se nos pudiera saltar encima en el momento en que le quitaramos el ojo de encima.

    —¡Día tras día!—prosiguió Krookodile, irritado—¡Equipo Escarmiento, Equipo Salpicadura, Equipo Luz!—se detuvo, para leer la insignia en el pañuelo que llevaba atado al cuello—¡División Esmeralda! Grupos de exploradores que llegan, con sus reglas, sus decretos, ¡y sus modos de ataque si alguien se opone! Crean un grupo de la nada, y de repente son la ley. ¡Acabaré con todos los que lleguen a mi territorio!.

    No veía forma de escapar. Acababa de recitar nombres de anteriores grupos, grupos cuyos miembros ahora estaban muertos y...ni siquiera enterrados. Seguramente devorados y digeridos.

    Krookodile miró hacia abajo, y antes de que me diera cuenta se había enterrado por completo en la tierra. Para cuando se me ocurrió gritar una orden, sentí un jalón en mi cola, y de repente yo estaba colgando de ella, mirando cara a cara al enorme Krookodile, quien me tenía bien agarrado entre sus garras. Tuve que sujetar bien el bolso de objetos para evitar que se me cayera.

    —¡Bruno!—gritó Glaze, aterrado.

    —¡Así que Bruno!—rió Krookodile, agitandome y observandome detalladamente.—Llevas la bolsa, mi amigo. A pesar de que suelen cuidar esa pequeña bolsa como si fuera un tesoro, te la han dado a ti. ¿Como es eso posible, roedor?

    De alguna forma, eso último me enojó. "Roedor", era un insulto que no iba a aceptar de un enemigo, ni siquiera si estaba cerca de ser su presa.

    —Tengo la bolsa porque soy el líder, bicho raro—respondí, enojado y nervioso en partes iguales.

    —¡Un Dedenne con agallas!—rió el cocodrilo. Acercó mi rostró a sus ojos, los cuales se mostraron frívolos, enojados. Su voz seguía siendo maliciosa y amenazante cuando agregó lo siguiente—¿Quieres jugar a ser rudo, chavalete?

    Sus fauces se abrieron tan rápido que no pude reaccionar a tiempo, y luego...

    —¡Sueltalo!

    —¡Agh!—gritó mi captor, soltandome.

    Al parecer, Glaze había elegido el mejor momento para salir de su terror, y atacar a las patas del Krookodile con sus pequeños puños. Allí donde golpeaba, una pequeña capa de escarcha cubría la zona. Según como había actuado el pequeño Sandile con la ligera brizna que Glaze le había lanzado horas atras, esa pequeña escarcha debía de dolerle a ese Krookodile.

    Glaze trató de evitar un zarpazo, pero no fue lo suficientemente rápido. Salió volando unos metros, con la marca de las garras en su rostro. Mientras tanto, Krookodile caminaba hacia él, sus ojos relampagueando de furia.

    Tenía que hacer algo.

    —¡Muere!—gritó Krookodile.

    —¡Alto ahí!—grité yo.

    Steelix se encontraba viendo la escena, y apartando a Mimu con su cola, quien trataba de ayudar a su amiga a escapar. Sin embargo, con mi grito, todo el mundo se me quedó mirando.

    —Te explicaré como funcionan las cosas aquí, chaval—me dijo Krookodile, amenazante.—Ustedes, estúpidos exploradores, no mandan aquí. Ustedes solo son comida. Nada es como les enseñan allá afuera. En otras mazmorras, podrían escapar y dedicarse a otra cosa. Pero aquí no hay escalera de regreso, amigo mio. Aquí solo hay dos salidas, y son la muerta rápida, y la muerte lenta. ¿Capich?

    Glaze aprovechó la distracción para alejarse un poco. Me alivié un poco con esto, y decidí que era hora de improvisar. No tenía planes, ni tiempo para hacer uno. Debía actuar al momento, así que me concentré.

    —Preguntas porque traigo la bolsa, Krookodile—respondí—y te lo dije, soy el líder de este equipo. Y no es por cualquier cosa, te digo.

    Krookodile rió—¡Bien, sigue con lo tuyo! No eres ni el primero ni el último en sentirse superior—Dió un paso adelante.—Me caes bien, Bruno. No tienes porqué dar un discurso que facilmente serán tus últimas palabras, chaval.

    Como no vió respuesta de mi parte, agregó—Pero si insistes, pues adelante. Explicame porque eres el líder.

    Ahora o nunca. Aunque probablemente de todas formas acabaría en el estomago de ese Krookodile, porque eso es tu día a día cuando eres un Dedenne.

    Pero este Dedenne tenía trucos bajo la...¿cual era la palabra? Olvídenlo, el caso es que tenía trucos.

    Trucos en forma de MT aprendidas.

    "Verás, soy muy pequeño..." comencé, concentrandome. Debía salirme a la primera, o ya podía escribir mi epitafio. "...pero no soy solo uno."

    Ante su confusión, abrí mis brazos, lanzando mi poder. "¡Soy muchos!".

    Y ese extraño grito fue lanzado por al menos otros veinte Dedenne, que se desplegaron a mi alrededor.

    Krookodile retrocedió, temiendo un ataque masivo. "¡¿Que rayos..?!"

    "¡MORID!" grité, y gritaron también mis clones, antes de lanzarse a por el Krookodile.

    Nota Mental: Doble Equipo no te da clones para que hagas macro-golpes. Solo te da clones para confundir a tu rival.

    Pasó algo con lo que no contaba: Gracias a la confusión del momento, mis copias pudieron acercarse y dar su golpe, ya que eso fue lo que les ordené. Sin embargo, cada vez que una copia mía golpeaba al Krookodile, el mismo se sobaba la patita, gritaba "¡Auch!" y se difuminaba en sombras, sin que mi enemigo recibiera daño alguno.

    Dió tiempo a que pasara eso al menos cuatro veces antes de que mi rival saliera de su estupor. "¡Solo son imitaciones!" gritó, y empezó a destruir clones con sus garras, buscandome. Me dediqué a usar de nuevo Doble Equipo, tratando de ponerselo difícil, y entonces me dirigí a por Steelix.

    Mimu había querido aprovechar el estupor para lanzar algunas burbujas a Steelix, buscando que soltara a Lila. Glaze también se le había unido, lanzando sus mejores ataques de hielo. Pero ese titán parecía resistir esos golpes sin mayor problema, lo cual contrastaba su experiencia.

    Eso último casi fue suficiente para helarme la sangre. ¿Quien decía que Krookodile era el enemigo más fuerte? ¿Como rayos iba a enfrentarme a una bestia acorazada, cuando mi poder electrico no funcionaba contra ellos, y lo único que tenía a mi favor era un par de trucos? Con Steelix, solo liberar a Lila iba a ser un logro. Pero...¿como iba a lograrlo?

    "¡Sal, cobarde!" gritó Krookodile detrás de mi, mientras continuaba machacando a mis clones. Me dí cuenta de algo importante: los Dede-clones se esfumaban en humo negro, lo suficientemente espeso para cubrir algo por dos segundos. Y entonces tuve una idea.

    "¡Agh!" gritó Krookodile cuando los Dede-clones empezaron a lanzarse a su cabeza, y al golpearlo allí, se difuminaban, cegandole. Liberé unos cuantos más, mientras trataba de evitar el cansancio que me causaba crear tantas copias.

    Glaze fue lanzado a mi lado, quizas de un coletazo de Steelix. "¡No esta sufriendo ningun daño de nuestros ataques!" se quejó. "¡Va a ahogar a Lila!".

    "¡Krookodile, idiota, el real está detrás de tí!" Se quejó el Steelix, al darse cuenta de que Glaze hablaba conmigo. Y su voz me confirmó que ese pokémon acorazado era viejo. Viejo y experimentado. Y como decía Glaze, seguía enroscandose en el cuerpo de Lila, quien iba perdiendo color.

    ¿Que hacer?

    Pude esquivar un zarpazo a tiempo, y noté que no había más Dede-clones alrededor, lo que significaba que Krookodile había recuperado la vista.

    La vista. Ojos. ¡Eso era!

    "¡Glaze, cambio!" grité, lanzandome hacia Steelix. Se suponía que era una orden de ataque de líder, pero Glaze no entendió a tiempo, por lo que me lanzó un '¿Qué?' antes de que Krookodile lo golpeara.

    Lancé más Dede-clones alrededor. Quizás no podían golpearle, pero podían ocultarme por al menos unos segundos. Steelix gruño, y lanzó un coletazo hacia uno de mis clones. Creé algunos más, y supe que había llegado a mi limite. No más Dede-clones por un buen rato.

    "¡Lila!" gritó Mimu, viendo que Lila comenzaba a ponerse de un color azul oscuro, casi morado. Y entonces me siguió en mi carrera hacia Steelix, aunque no le había contado mi plan. Salté al cuerpo del gigante acorazado, seguido de Mimu y mis Dede-clones, y comencé a escalar.

    "¡Abajo, malditas alimañas!" ordenó Steelix, irritado. Balanceó su cuerpo y giró sus piedras acorazadas, en un claro intento de sacarnos de encima, pero ni Mimu ni yo teníamos intención alguna de que Lila siguiera siendo presa de ese monstruo.

    Me atreví a dar un vistazo a Glaze mientras me sujetaba a una protuberancia de Steelix antes del siguiente salto. Glaze probablemente sería un mejor contrincante contra ese Krookodile, tan solo si ese tonto Sandile bebé no estuviera excavando y atacando sus patas, buscando hacerlo caer. Sin embargo, estaba desenvolviendose bastante bien. Con el hecho de que siguiera vivo me bastaba, ya que yo nunca podría sobrevivir más de dos segundos en las mismas condiciones.

    "Mimu: Golpe, ojos, salto, ¡Rapido!" grité. Temí que nada de eso tuviera sentido, pero Mimu solo asintió, con la cara mas seria del mundo. Saltamos, y otro Dede-clon salió volando al no poder agarrarse por más tiempo a Steelix.

    Me agarré a otra protuberancia, esta vez casi en la cabeza del titán. Si no nos apresurabamos, Lila no iba a sobrevivir. Y si me caía...bueno, estabamos girando a gran velocidad. Entre el mareo de dar tantas vueltas, no iba a poder ponerme de pié antes de convertirme en el almuezo de alguien.

    "¡BASTA!" gritó Glaze, y posteriormente escuché claramente como un potente ataque de hielo fue lanzado. Al mirar, noté como el pequeñajo Sandile salía volando algunos metros, antes de caer inconsciente al suelo.

    "¿COMO TE ATREVES?!" rugió Krookodile, furioso.

    Miré a Mimu, quien estaba calculando la distancia del siguiente salto. Cuando fue propicio, volvimos a saltar, y me agarré de la mandíbula del Steelix. Se habían acabado los giros, y teníamos solo unos segundos antes de que el mareo atacara.

    Trepé, subiendo hasta su cara, Noté que era el único Dedenne que había logrado subir, mis Dede-clones no habían llegado tan lejos.

    Mimu saltó con su cola, directo al ojo del Steelix. Hice lo mismo hacía el ojo derecho.

    "¡No!" gritó Steelix, entendiendo el plan. Un paso, dos pasos, y golpeé el ojo de ese bribón con todas mis fuerzas.

    Todo su cuerpo era acorazado. Pero sus ojos eran como los de cualquier otro.

    Steelix rugió, y tuvo que soltar a Lila para apartarnos de un coletazo. Mimu dió un ultimo salto con su cola, y atrapó a su amiga en el aire, antes de caer suavemente usando su redonda cola como amortiguador.

    Yo no tuve tanta suerte.

    La buena noticia era que no me había roto ningún hueso. Pero entre el mareo y el dolor, no iba a poder ponerme de pié en algunos minutos. "¡Corran!" le ordené a las dos Marill. Ellas asintieron, asustadas, y salieron corriendo.

    "¡Nada de eso!" rugió Steelix, y mientras Mimu y Lila se perdían de mi vista en una bifurcación, el gigante de acero comenzó a excavar. No iba a poder detenerlo.

    "¡Bruno!" advirtió Glaze a tiempo. Krookodile lo había apartado, y me miraba con autentica furia.

    "Te crees muy gracioso, chaval" comentó, avanzando hacia mí.

    No podía lanzar más Dede-clones. Y vaya que no podía ponerme de pié. Solo me quedaba una opción, la bolsa.

    Busqué rapidamente, mientras Krookodile entró en la arena. Solo necesitaba unos segundos. Solo necesitaba...

    "¡Glaze, tacleame!" grité. Glaze solo obedeció, queriendo ayudar en algo.

    Tenía ya el objeto en mis manos, pero apostaba a que Krookodile iba a aparecer justo debajo de mí. Necesitaba algo que me moviera a un lado.

    Al recibir el placaje, dejé el objeto donde había estado antes y usé mis pocas fuerzas para jalar a Glaze hacia mí, alejandolo del peligro. El objeto fue tragado por Krookodile, quien había emergido justo debajo. Antes de revisar el área, y posiblemente creyendo que el objeto era mi cuerpo, masticó.

    "Se acabó el juego, chaval" comentó Krookodile entonces, mirando a Glaze. Pero entonces reparó en mi, a pesar de que estaba haciendo mi esfuerzo por ocultarme en Glaze. "¿Pero que...?".

    Y entonces, la Semilla Bomba hizo efecto. El cuerpo de Krookodile se estremeció, y tuvo que arrodillarse ante el inmenso dolor que debía de estar sintiendo.

    "¡Tenemos que huir!" grité, logrando ponerme de pié y jalando a Glaze. Logramos correr hasta perdernos en otra bifurcación.

    "Eso estuvo cerca" comentó Glaze, casi ayudandome del todo a correr. Aún estaba mareado.

    "Hay que buscar a Mimu y a Lila" decidí. "Luego hay que vencer a ese Krookodile".

    "O podemos solo irnos" corrigió Glaze. "Acabamos de escapar por los pelos...".

    "Glaze, hay que vencerlo".

    "¡No voy a poner el peligro mi vida por tu ego!" se quejó.

    Lo sujeté para que me mirara. Tenía que entenderlo. "Glaze, Krookodile no exageraba, no estaba mofandose. Hay veinticinco pisos mezclados en este lugar. Y no creo que mintiera tampoco cuando dijo que en este piso no había escalera de regreso".

    Sus ojos se nublaron. "Pero entonces...¿como saldremos?..."

    "Solo hay una salida, Glaze" indiqué. "Y esta atada al cuello de ese Krookodile".

    Glaze tragó saliva. "Vamos a morir, entonces".

    "Quizás" apremié. "Pero no sin luchar. Tengo un plan".
     
    Última edición: 17 Febrero 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Woooow... primera parte de una pelea épica. Esos Steelix y Krookodile son unos verdaderos monstruos... duh, esto es Pokémon xD

    Pero en fin, cómo manejas este nuevo mundo hostil te está saliendo de perlas, en mi opinión. Pobres equipos desafortunados... y dudo que Absolen, Murkrow y Alakazam sean ignorantes de ese hecho. Para mí que los mandaron a morir adrede e_é

    A ver cómo le hacen pa vencer a ese par de bestias en su máxima expresión (bueno, casi. Porque... imaginen si al viejo Steelix le dieran su MegaPiedra o_O)

    Espero siguiente episodio ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    737
    Pluma de
    Escritor
    YA LEÍ LOS CAPÍTULOS 2 Y 3. AL PARECER MANEJAS LA EXPEDICIÓN DE ESTOS 2 COMO SI FUERA UN VIDEOJUEGO, Y GLAZE ES EL LÍDER AUNQUE BRUNO SEA EL PROTAGONISTA.
    ME GUSTÓ LA DESCRIPCIÓN EN EL CAPÍTULO 3: UN RAICHU MÁS PACHONCITO
    EL ALAKAZAM PENSÉ QUE ERA UN KADABRA PORQUE SOLO MENCIONASTE UNA CUCHARA.
    ¿ASÍ DE FÁCIL LOS RECLUTAN?
     
  7.  
    NathyKazeNeko

    NathyKazeNeko TOP Marissonshipper!

    Aries
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Escritora
    Muy bien, me tarde en ese xD de todas formas ha sido un gran capítulo.

    Hay que decirlo, Bruno piensa mejor bajo presión. No me esperaba que fuese un doble equipo, ahora entiendo ese comentario de Glaze sobre que las MT no servían para nada, en mis tiempos también pesé eso de ciertas MT. Krokodile y Steelix son un par de cabrones mal de la cabeza, todo por su territorio supongo.

    Tengo una duda, ¿Alakazan y el resto realmente los dejaron ahí? ¿En un lugar así? ¿A su suerte? y ¿Con la suerte de bruno? debe haber algo detrás de eso o... esos también son muy .... para con los exploradores, sé que hay algo ahí(?

    Menos mal que lograron salvar a Lila, y ¡Bendita semilla bomba! salvo el pachoncito cuerpo de Bruno y a Glaze.

    Ya quiero saber cómo es el plan de Bruno para vencer a ese Krokodile.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Oye tu historia me intereso mucho espero poder leer la continuacion
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Threadmarks: Capítulo 10
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    536
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2270
    Sahora Mortífero, Piso Único

    Corrimos hasta que estuvimos bastante seguros de que no seríamos encontrados facilmente. Hicimos cruces ridículos, que solo un idiota tomaría, lo cual nos aseguraba el no ser encontrados. Lo único malo de esto era que probablemente tampoco seríamos encontrados por Mimu y Lila, lo cual las dejaba a merced de Steelix hasta que salieramos de aquí.

    "Alto, alto" pedí, exhausto. Entre el mareo y el dolor, no podía correr mucho. Tenía que descansar un rato.

    "Descansemos aquí" decidió Glaze, sentandose. El sol seguía en todo su esplendor, lo cual me hizo pensar si en esta mazmorra anochecía alguna vez. No era obligatorio que lo hiciera, ya que de hecho las mazmorras parecían albergar su propio clima y horario. Así como en la Padrera Nocturna anochecía 364 días y un último día mostraba un clima semi oscuro, como un atardecer, era posible que el Sahora Mortífero tuviera un sol abrasador las veinticuatro horas del día. Lo cual explicaba el mal humor de nuestros enemigos: luego de varios meses tostandote el cerebro, es normal que un simple Dedenne explorador te saque de tus casillas.

    "Se supone que esto sería fácil" habló Glaze, sacandome de mis nada importantes pensamientos. "Cuando regresemos, voy a tener una charla con Alakazam". Parecía enojado.

    Suspiré. "Yo solo quiero irme a dormir" me sinceré. Luego me eché a reir. "Soy un asco siendo líder, Glaze. Mimu y Lila no están, estamos en gran peligro, y solo puedo pensar en que tengo mucho sueño".

    Glaze no pareció escucharme. "Hagamos inventario" pidió.

    Era algo que Alakazam nos había inculcado a los líderes en los primeros días. Cuando estas en una mazmorra, es normal que estés en un peligro tan grande que en algún momento se haya usado gran cantidad de objetos. También es posible que haciendo una cuenta de objetos se lograra una estrategia para salir de una situación que normalmente haría peligrar tu vida. Por lo tanto, los líderes debían hacer inventario cada cierto tiempo, para cercionarse de lo que se tenía.

    "Veamos" dije, y abrí mi bolsa.

    Teníamos:
    -Una Semilla Revivir, que había traido Glaze al Pokegremio en el primer día.
    -Cinco Bayas Aranja, cortesía del 'Equipo Machacador', un trío de Shuckle.
    -Cinco - correción, cuatro - Semillas Bomba.
    -Un par de Semillas Sueño.
    -67 Geoguijarros que había estado recolectando en nuestra llegada a la mazmorra. Estúpidas mejillas.
    -Una Telesfera.
    -Tres Bayas Safre, también encontradas en el suelo de la mazmorra.
    -Dos Manzanas, lo cual me hizo recordar que Mimu y Lila podrían pasar hambre si no encontraban comida por la zona.
    -Una Baya Meloc.

    "Bien" Glaze suspiró. "La Semilla Revivir sigue ahí. Tenía miedo de que, ya sabes, ustedes no hubieran salvado a Lila antes de que se desmayara y la Semilla actuara. Y en ese caso, iba a asustarme mucho".

    "¿Las Semillas Revivir actúan?" pregunté, confuso. "¿No hay que comerselas?".

    "¿Como te comerías la semilla si un Scyther te rebana el cuello? No. La semilla tiene una especie de ente, un espiritu maternal que socorre al explorador cuando cae. Lo triste es que cuando hablamos de "caer" puede ser cualquier cosa, desde una muerte dolorosa hasta un simple desmayo por hambre. Por eso hay que tener cuidado de no desmayarse si tienes Semillas Revivir en la bolsa, porque si lo haces, el espíritu en la Semilla creerá que estas en peligro mortal y te dará una segunda oportunidad, malgastando su uso".

    "¿Pero desmayarte no te saca de la mazmorra?...¡¿No podemos salir de aquí desmayandonos?!"

    "No siempre" contestó Glaze, y pareció desanimarse. "Te hice creer eso creyendo que era cierto, pero al parecer para salir de la mazmorra estando desmayado debes tener una insignia, por lo que volvemos al plan A".

    "Pues hacer inventario no ha servido de mucho" acabé. "A menos que le lancemos Geoguijarros hasta la muerte, esto está muy difícil".

    Glaze se mantuvo callado. En vez de contestar, se empeñó en soplar aire gélido. Me había contado que el ataque que había debilitado a Sandile era mucho más que un simple viento de hielo. Había sido casi, casi un rayo de hielo. Si fuera capaz de repetirlo, esta vez contra Krookodile, tendríamos alguna oportunidad.

    "Pero es muy difícil" había dicho Glaze. "En ese momento estaba muy enojado, porque el bichejo ese me estaba mordiendo las patas. Pero yo no suelo enojarme en ese nivel. Hacer otro de esos es muy improbable en este clima".

    El clima, otro problema. Con este sol ardiente, los ataques acuáticos de Lila y Mimu estaban muy mermados. Era normal que a Steelix ni le dolieran.

    "Vamonos" dije, aunque aún cansado. Iba a poner en practica mi propio comentario: trataría de ser un mejor líder, para poder sacar a mi equipo de esta pesadilla. No podía estar atascandome en mi propios problemas, menos en algo tan simple como un poco de sueño.

    En el camino, volvió a sorprenderme la falta de enemigos. A excepción de Krookodile y Steelix, todos los pokémon de la zona parecían ir a su rollo, con sus vidas y sus familias. No eran bestias salvajes, solo eran criaturas que aprovechaban la creación de la mazmorra para llevar a cabo su existencia. ¿Porque tenía que haber tambien criaturas como Krookodile, hambrientos de poder y sin querer cumplir reglas? En otras situaciones, el Sahora Mortífero habría sido un lindo lugar a explorar.

    Quizás, en un futuro en el que fuera mas fuerte, volvería aquí...

    Un estruendo hizo eco en la sala en la que nos encontrabamos. Al momento, rocas acorazadas salieron del suelo, girando peligrosamente y acercandose en barridos circulares. La cabeza sonriente de Steelix salió unos metros atras.

    Nope, yo no iba a volver aquí nunca.

    "¡Salta!" le ordené a Glaze, y salimos del circulo que se iba cerrando a nuestro alrededor, justo antes de que un latigazo golpeara fuertemente el lugar donde antes estabamos, dejando un agujero en la tierra. Steelix ni siquiera se inmutó: era obvio que le divertía nuestro ridículo intento de sobrevivir.

    Su cuerpo seguía alrededor, moviendose entre la arena rápido, duro y preciso. Habíamos llegado a su trampa sin darnos cuenta siquiera, porque no sabía que podía esconderse bajo tierra. Mi mala suerte era legendaria.

    "¿Donde están Mimu y Lila?" exigió saber Glaze, esquivando algunas partes de la cola de nuestro rival. Fui golpeado entonces por la cola de Steelix, pero pude rodar hacia un lado antes de que intentara propinar un golpe más fuerte.

    "Las he perdido en el camino" respondió la bestia acorazada con aburrimiento. "Son cobardes, y más rápidas. Se vieron obligadas a separarse, y decidí esperarlas aquí. Sin embargo, han llegado ustedes".

    Decidí correr, liberando Dede-clones. Me monté en su lomo...

    "Por Arceus, ni creas" exclamó divertido, y de un golpe barrió a todos nosotros. Algunos clones se evaporaron en sombras, pero otros se quedaron conmigo frunciendole el ceño a Steelix justo como yo lo hacía.

    Era obvio que Steelix no sabía cual Dedenne era el autentico y cual un Dede-clon, por lo que le habló a todos. "No puedes ganar esta batalla, pequeño líder. No hay golpes que puedan vencerme, no en ustedes".

    "Quizás sea cierto" respondimos al menos quince Dedenne al mismo tiempo, pues eran estas palabras las que yo estaba respondiendo. "Pero tú tampoco puedes hacernos nada. Eres lento, y eso significa que siempre podremos escapar de tus ataques. Estamos en empate porque todos nosotros somos más rápidos".

    "No tán rápidos, chaval" respondió una voz a mis espaldas.

    Krookodile. Estaba sonriendo abiertamente, una sonrisa de triunfo. Y en sus garras, en ambas, Mimu y Lila se retorcían, tratando de liberarse.

    "Dos pequeñas en un sendero de arena" exclamó Krookodile, contento. "No me había divertido tanto en una caza desde el líder de la División Esmeralda, chaval. Fue por eso que me quedé con su estúpida insignia". Asintió hacia el lazo en su cuello.

    Liberé mas Dede-clones, y los esparcí entre toda la sala antes de crear más. ¿Que hacer? ¿Atacar directamente? ¿Buscar otra solución?

    Decidí lo segundo. Por segunda vez, la astucia humana volvía a hacer de las suyas en mi cabeza. Necesitaba hacer lo segundo, pero hacerles creer que hacía lo primero. Así que hice ambas cosas a la vez.

    Creé más Dede-clones. Toda la sala estaba llena completamente de Dedennes. Si quería hallarme, iba a ser difícil.

    "Oh, el mismo plan, ¿eh?" comentó Krookodile, sonriente. "La última vez te salvaste por los pelos, mi amigo. No habrá segunda huida".

    Lo dejé hablar, mientras mi mente trabajaba a cien por hora. Unos segundos más...

    "Así que, chaval" acabó el cocodrilo, mirando a mis clones con detalle, buscandome. "Eres el líder. Honor, sacrificio y todo eso, ¿no? Pero has fallado, y has traido a tus amigos a morir aquí. ¡Y ni siquiera eres capaz de dar la cara! No te mereces toda esa confianza que te han brindado...!

    "¡Callate" gritaron todos mis clones, furiosos.

    "¡Muestrate, entonces!" rugió Krookodile, para nada ofendido con mi ataque de ira. "¡Tienes apenas segundos, chaval, o aquí mismo acabo con tus chicas!".

    "¡Bruno, no lo hagas!" gritó Glaze. Mimu y Lila, en las garras de Krookodile, solo lloraban de miedo. Krookodile las estaba agarrando sin cuidado alguno, y sus uñas puntiagudas se clavaban en su piel y las lastimaban. Estaba casi seguro de ver sangre.

    "¡Tres!" gritó Krookodile. Steelix, aprovechando la distracción, acababa de agarrar a Glaze por las patas.

    >>"¡Dos!" rugió de nuevo, esta vez más furioso, pensando que su táctica no me haría salir.

    >>"¡Uno!". Mimu y Lila cerraron los ojos con fuerza. No iba a hacerlo, ni por un segundo permitiría que ellas murieran por mí.

    "¡AQUI ESTOY!" fue mi respuesta. Y fue la única, ya que decidí eliminar los clones. Lo que Krookodile vió fue un simple y pequeño Dedenne plantandole cara a pocos metros. "¡Ahora sueltalas y enfrentame!".

    "¡NO!" fue el grito colectivo de mis amigos, pero no les hice caso. Sentí algo de alivio cuando Krookodile lanzó de un zarpaso a ambas Marill al suelo.

    "Así que algo de dignidad tienes, chaval" comentó Krookodile. "Una semana" agregó. "Les daré una semana para que huyan, y esperen a que se forme una escalera de salida. Si eso no a pasado en una semana, ustedes estarán muertos. Y creanme, no creo que llegue a pasar".

    Mi cara pasó a ser de confusión. ¿A que venía esto?

    >>"Pero" agregó. "Para darles esa prorroga, necesito un sacrificio" Krookodile sonrió. "Has sido un terrible líder, Bruno. Tu castigo es la muerte".

    Sentí como unas gotas de sudor caían de mi frente. No me moví, no hice ningún sonido. Pero tampoco retrocedí. Entre los gritos horrorizados de mis compañeros, asentí a su petición.

    Krookodile se acercó. "Ha sido un placer, roedor" exclamó, antes de agarrarme de un zarpaso y tragarme de un bocado.

    Rayos, eso debió sentirse horrible.

    Salí rapidamente de mi escondite. Glaze, el único al que le había contado el plan, aprovechó al verme salir para atacar a Steelix: había practicado, y por pura suerte le había salido a la primera. Un buen y potente Rayo Hielo, dejando a su rival muy agotado, y liberandose de su agarre.

    Al verme, todo el mundo estaba en shock. Más aún Krookodile, que supuestamente acababa de comerme.

    "¡No podrás ganarme, chaval...!" le grité al cocodrilo, al tiempo que mi Sustituto en su garganta se rompía y volvía a su forma original: una Semilla Sueño.

    "¡Maldito insect..!" logró gritar Krookodile antes de caer rendido.

    Puse mis brazos en jarras, orgulloso de mi mismo. "...Porque no soy un Dedenene cualquiera" acabé.

    Sí, otra vez me había equivocado en el nombre de mi especie. Pero esta vez, dado que mi plan había funcionado, me lo podía perdonar.

    "¡Rápido!" Gritó Glaze, y le hice caso. Corrí hasta llegar a Krookodile, y sin mucho esfuerzo le desaté del cuello la insignia que no merecía. Rápidamente, me la enrosqué al cuello. Era muy grande, por lo que tuve que darle dos vueltas. Solo entonces toqué la insignia.

    'Bienvenido, líder de la División Esmeralda, ¿Desea salir de la mazmorra?' preguntó una voz en mi cabeza.

    Eso me detuvo. No había nadie vivo de la División Esmeralda en esta zona. ¿Y si la insignia se iba ella sola y nos dejaba aquí?

    "Eh..." respondí. "Cambio de equipo, Equipo Chispitas" le dije.

    'No se reconoce el comando' fue la respuesta. Por supuesto, ¡vaya mala suerte!

    "Está bien...rayos...¿Nuevos miembros?".

    'Nuevos Miembros al Equipo. Se reconocen seis pokémon en esta sala' respondió la voz.

    "Bien" respondí "Dos Marill, un Snorunt y un Dedenne".

    'Cuatro nuevos miembros añadidos' respondió, llenandome de alivio. '¿Algo más?'

    Krookodile se estaba despertando. Deslicé otra Semilla Sueño por sus fauces, y estaba tan adormilado que acabó por comersela. Eso lo detendría por otro rato.

    "Sí" respondí. "Cambio de líder, ahora el Dedenne manda".

    'Bienvenido, líder Dedenne' habló entonces la voz en mi cabeza, como si se hubiera reiniciado. '¿Desea salir de esta mazmorra?'.

    "Con gusto" fué mi respuesta.

    Entonces, Mimu comenzó a brillar. Se asustó cuando sus pies dejaron de tocar el suelo, y luego de un borrón había desaparecido. Segundos después, Lila estaba brillado.

    "Escuchame, amigo mio" la voz cargada de odio se dirigía de Steelix, que había recuperado la consciencia. "Has ganado esta vez, no lo niego. Pero escuchame bien cuando te digo que nos volveremos a ver las caras. Y esa vez no será tan fácil".

    Para entonces, ya Glaze se había ido, y yo comencé a brillar. Para cuando pude ver de nuevo, estabamos fuera, a varios kilometros del pokegremio.

    La advertencia de Steelix me tuvo inquieto por un tiempo más mientras volvíamos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Qué buena forma de zafar! En serio, Glaze, debes hablar muy seriamente con Alakazam... no creo que sean realmente ignorantes del peligro que representan Krookodile y Steelix. Pobres Mimu y Lila... T__T me las imaginé jodidamente atemorizadas en las garras de ese lagartote...

    Y bueno, al menos con la explicación de las insignias, se matan dos pájaros de un tiro: Primero, se explica bien cómo zafar de la muerte... y en segunda, creo que División Esmeralda suena mucho mejor que Equipo Chispitas xD (aunque no sé si a las Marills les guste -w-U)

    En fin... a ver cómo le sigues a esto y qué misterios toca resolver ahorita -w-. ¡Adelante Neo División Esmeralda!

    Menos mal que en esa última vez Brunito sí pudo decir bien el nombre de su especie, jajajaja xP
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Bruno si que se las ingenio para salir de esta, ahora veremos que pasara con la insignia y ver que explicacion tienen alakazam y el resto sobre lo que paso
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Threadmarks: Capítulo 11
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    536
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2153
    Me gustaría decir que llegamos como héroes, esparciendo la noticia de nuestra victoria y siendo halagados y felicitados por todo el pokegremio.

    Pero no. Nos desmayamos de sueño antes de llegar siquiera a la puerta.

    Tuve un sueño pesado, lleno de cosas locas como ser perseguido por un trío de Magikarp furiosos que evolucionaban a temibles Gyarados y pedían que les devolviera su insignia, un Krookodile que me retorcía las mejillas como si fuera lo mas adorable que hubiera visto en su vida, y algo que parecía mucho como un montón de Dede-clones haciendo una fiesta. Sí, mis sueños eran raros.

    Cuando desperté, estaba en el centro de recuperación. Habían atado una piedra rosada a mi colita, y sentía que había dormido por días. Tuve que ponerme boca arriba para liberar mis articulaciones: me había acostado en mis patitas, lo cual era terrible porque por unos segundos no las sentía. Sin embargo, el problema remitió y las extremidades recuperaron sensibilidad. Genial.

    Justo entonces entró Alakazam. Creí que se acercaría a hablarme, pero cruzó hacia mi lado y se acercó a un par de bolitas azules: Mimu y Lila. Puso sus manos en ambas chicas, y pude notar como las heridas creadas por Krookodile se cerraban. Entonces salió de la sala por otra salida, y al volver pude notar que de donde regresaba sobresalía algo de viento frío, a modo de niebla. ¿Donde descansaba Glaze, quizás?

    Solo entonces se acercó a mi. Al verme despierto, sonrió y liberó la piedra rosada de mi cola.

    Tenía muchas preguntas que hacerle, y muchas cosas que decirle. Pero me frené. "¿Que es eso?" pregunté, señalando a la extraña piedra.

    "Roca Deseo" fué la respuesta. "Clefable es nuestra cocinera, pero en sus tiempos libres agarra piedras del lago cercano y pide un deseo de cura. La piedra absorbe el deseo, prometiendo curar al siguiente en tocar la piedra directamente" fue la respuesta. "Es más eficáz de lo que parece, así que es nuestro metodo de curación oficial".

    >>"Ahora" prosiguió. "Sería genial saber el porqué de las condiciones en las que llegaron. Heridas de garras, capas destruidas, golpes y cardenales. La misión fue un éxito, pero temimos que algo serio hubiera pasado".

    "Fue horrible" admití. "Casi la palmamos...un momento. ¿La misión fue un exito?".

    "Encontraron lo que fué de la División Esmeralda" fue la respuesta. Noté entonces que no llevaba el lazo con la insignia, y recordé todo lo que me costó llegar a ella. Alakazam parecía triste. "Eran solo unos pequeños Caterpie. Ya sabes, su color de piel no es exactamente como esmeralda, pero tenían buena imaginación. Sale una nueva mazmorra, y esas suelen ser tan fáciles que no dudé en darsela a ellos. Fué mi error, no el de ellos, pero no volvieron nunca. Gracias a ustedes, por lo menos tenemos algo que enterrar en su honor".

    No supe que contestar. En parte estaba aliviado de que mi sueño sobre Gyarados enojados no fuera verídico, pero otra parte de mí pensaba en unos pequeños Caterpie tratando de razonar con ese Krookodile. Tuve que cambiar de tema.

    "Entonces, ¿cuando estarémos listos para la siguiente exploración?" pregunté.

    Alakazam hizo una mueca. "Luego de esto, es posible que tengan que descansar un poco más. Dejemos que pasen los días, y si no ocurren irregularidades, podrán salir tan pronto como estén curados".

    "Irregularidades" repetí. "¿Como cuales?".

    Alakazam fingió no escucharme. "Es hora del desayuno, por si tienes hambre. Te advierto que te harán preguntas, ya que un explorador debe estar al tanto de la nueva información sobre cualquier mazmorra, pero no insistirán si no quieres hablar".

    Asentí. Alakazam agarró la Roca Deseo, y se marchó.

    Y tuvo razón, me hicieron preguntas.

    Lo primero que tuve que hacer fue aclarar el verdadero nombre de la Mazmorra. El pokegremio se encargaba de dar nombres a mazmorras nuevas, pero los nombres que importaban eran los que eran dados pos los que habitaban la misma. Así, la mazmorra ya no era el "Desierto Abrasador" sino que había sido actualizada a "Sahora Mortífero".

    Tuve que dar detalles sobre el clima, pokémon que habitaban la zona, si eran salvajes ó inofensivos...y cuando llegué a mencionar a los que habían tratado de asesinarnos, todos los que se me agrupaban hicieron preguntas en conjunto.

    El tema de preguntar parecía ser para ellos la baya de cada día. Podía imaginar perfectamente un pergamino en sus cabezas registrando la nueva información. Solo se estaban actualizando. Y aún así, se podía notar la curiosidad en algunas preguntas, más que simple registro.

    "Krookodile, jum" comentó un Weavile, líder del Equipo Dinastía. "Nunca me han agradado. Una vez uno dijo haber sido cautivado por la forma de luchar de nuestro equipo, y pidió ser reclutado. Acepté solo para poder preguntarle acerca de la zona que estaba explorando. No tardó ni dos horas en robarse todas nuestras bayas y marcharse excavando" Gruñó. "Al próximo que vea le reclutaré el trasero a base de chuzos, si señor".

    "¿Steelix?" preguntó un Hippopotas con enormes gafas, líder del Equipo Intelecto. Parecía extrañado. "Vale, sí, están acostumbrados a vernos a todos desde abajo y eso les sube el ego, pero por lo general tienen un fuerte sentido del honor. Hay un Steelix en el pokegremio, aunque actualmente anda de exploración, y él nunca se atrevería a atacar a un Dedenne indefenso, ya sabes" Me miró a traves de sus enormes gafas, estudiandome. "¿Alguien murió en la enfrenta? Steelix es un ochenta y cinco, pero Krookodile es un ciento diecisiete".

    "¿Un...que?" pregunté.

    "Sus ataques físicos son brutales" tradujo el Hippopotas, como si fuera una traducción obvia.

    "No creo que haya nada peor que un Krookodile" comentó un Combusken, miembro del Club Sin Nombre. "Sus crías aman hacer maldades, generalmente piensan en su beneficio propio, y aprenden desde pequeños a lanzar amenazas. Cuando evolucionan a Krokorok, pierden escrúpulos. No les importa hacer daño si encuentran beneficio en ello. Es fácil para ellos mirar a otra parte y pensar que lo que hacen es correcto. Pero al evolucionar a Krookodile, se vuelven crueles. No lastiman por su beneficio, ni siquiera por respeto. Lo hacen porque les encanta".

    "Doble Equipo junto con Sustituto, usando una baya sueño como señuelo del mismo" repitió Natu, miembro del Equipo Intelecto, al recibir mis indicaciones. "Perfecto, será muy útil. Muchas gracias".

    Al final, casi ni había podido probar bocado, pero me sentía contento. El viaje no había sido del todo una perdida de tiempo.

    Por unos días pude alejarme de los entrenamientos de Luke, de las clases de liderazgo de Alakazam y las sesiones de Sigilo con Absolen, así como las simulaciones de Gengar. Solo descansar, ver como mis amigos volvían de la inconsciencia y comentarles las noticias.

    Glaze estaba animado al escuchar sobre los demás equipos tomandonos en cuenta. Cuando tu equipo se llama "Equipo Chispitas", cosas como esas son buenas noticias. Mimu y Lila estaban aún tristes por lo que habíamos tenido que pasar en esa mazmorra, pero intentaron ocultarlo. Sonreían como siempre.

    Días despues, volvimos a nuestras obligaciones. Estabamos en medio de un entrenamiento de Luke, probando suerte con los puños. Glaze y yo estabamos uno frente al otro, lanzando puñetazos mientras el otro trataba de detenerlos. Mimu y Lila seguían teniendo las cicatrices allí donde el Krookodile les había clavado las garras, así que seguían teniendo la semana libre.

    Pokémon como Hook, el Patrat que había enfrentado en mi primer día de entrenamiento, daban un buen espectaculo en el tema de los puños, llegando a esquivar golpes a gran velocidad y tumbando a sus rivales de un derechazo. Hook clavó su puño en el vientre de su quinto rival del día -un Mienfoo- y lo lanzó al suelo. Todos aplaudían.

    Glaze y yo, sin embargo, dabamos verguenza ajena. Parecíamos más propensos a lastimarnos a nosotros mismos. Parecía que en fuerza bruta, Glaze era tan malo como yo.

    "Puño Hielo" repitió Glaze con tristeza, cuando entendimos que ninguno de los dos caería. "Al evolucionar no tendré puños. Es completamente innecesario aprender esto". Y pidió permiso para retirarse.

    Yo busqué otro rival, para probar suerte. Se suponía que los Dedenne solo tenían acceso a un ataque de tipo hada, "carantoña". Era en realidad un fingido ataque que obtenía potencia por la dulzura de los golpes, pero Luke decidió que yo era tan adorable que cualquier puñetazo mío podía considerarse una carantoña, si atinaba. Tenía que recordarme constantemente que un ataque tan ridículo como un puñetazo adorable era la actual pesadilla de todo tipo de dragones.

    Al salir de la sala, estaba un poco satisfecho. Había hecho caer a mi rival, y había sentido una especie de aura rodeando mis patitas a la hora de golpear. Aunque claro, un rival tan delgado como un Bellsprout suele caerse con cualquier pequeña ráfaga.

    Pasé cerca de otra sala, y pude escuchar una de las historias de Ditto, que solía interpretar a los nuevos reclutas fases del pasado para que aprendieran algo sobre historia pokémon antigua.

    "¡...'Ytrenor perdió', decían los humanos! ¡'Nos apoderamos de sus huesos como si fuera un trofeo'! ¡'Adiós al reinado de los dragones'!"

    >>"Pero al día siguiente...¡pobres humanos! Escucharon un ruido en la cabaña donde habían dejado los enormes huesos del Dios Dragón. Creyendo que algún clan quería robarles el premio, se armaron para la batalla. Y cuando entraron, ¡Santo Arceus!

    "¿Que ocurrió?" preguntó una Bagon, queriendo saber más del asunto.

    "¡Ytrenor ocurrió, nada menos!" fue la respuesta. "Era todo huesos, pero se había reconstruido. Su piel no era más que cenizas chamuscadas, y estaba incompleto, por lo que solo una pequeña parte de su cuerpo tenía 'piel'. Pero estaba vivo, y sus cuencas vacías chispeaban con el color de la llama draconiana".

    >>"Los humanos profirieron gritos. Algunos rezaron, otros se echaron a llorar. Pero de esa cabaña no salieron nunca". Y Ditto se transformó, haciendo gritar a los presentes. El pokémon en el que se había convertido era monstruoso, un dragón con aspecto de Charizard pero seis veces más grande, un esqueleto con cuencas brillantes y cenizas chamuscadas girando a su alrededor, adoptando formas de su piel-mandibula, alas, patas-y volando hacia otra parte de su cuerpo a velocidad sorprendente. Ditto volvió a su forma original.

    "Los humanos aprendieron ese día el verdadero significado de la inmortalidad" prosiguió. "Fueron derretidos en fuego draconiano, y aunque luego Ytrenor tuvo que petrificarse para evitar consumarse por completo, en todo el mundo se contó la historia de como el dios dragón había ganado de nuevo. Desde entonces fué llamado 'El portador de cenizas'".

    "Ytrenor no es de mis favoritos" comentó Alakazam, quien había aparecido a mi lado sin que yo pudiera advertirlo. "En la historia original solo fue un dragón gigante y sediento de sangre. Vuelve de la muerte para vengarse de sus asesinos, y luego Arceus lo castiga convirtiendolo en piedra. Se dice que el día en que despierte será una nueva era, y los dragones del mundo se unirán a su lado para arrasar a todo aquel que no comparta su estirpe".

    "¿Hay muchas historias así?" pregunté.

    "Demasiadas" admitió. "Los humanos y pokémon tienen muy buena imaginación. Disculpame, debo atender unas cuantas cosas" y desapareció.

    Pero no fué la única sorpresa que me esperaba en ese día.

    Al volver a nuestra recámara, noté que algo ocurría. Glaze estaba meditabundo, demasiado distraído como para notar mi presencia.

    Mimu estaba golpeando cosas. Ella, que no solía lanzar un puñetazo a menos que estuviera entrenando.

    "¡Mentirosa!" gritaba, furiosa, lanzando cosas al aire y golpeando bayas. "¡Malagradecida! ¡Maldita cobarde!".

    "¡Hey!" me quejé, quitandole de las patas nuestra única Semilla Revivir antes de que la destruyera. "¿Que ocurre?".

    "¡No puedo creerlo! ¡Ella era mi amiga!" prosiguió Mimu, ignorandome y buscando otra cosa que romper.

    Miré a Glaze, pero el sacudió la cabeza, algo triste.

    "¡Estúpida malagracida, no debí salvarla!" continuó la Marill. "¡Debí dejar que ese Steelix la hiciera pulpa!".

    "¡Mimu, basta!" ordené. "¡Basta!".

    Me abofeteó. No fue demasiado fuerte, pero me sorprendió tanto que me enredé en mi colita y terminé en el suelo. Glaze se levantó.

    "¡Mimu, Bruno no ha tenido nada que ver!".

    "¡Claro que sí!" decidió ella y noté como sus ojos lagrimeaban. "Si hubieras podido vencer a ese Steelix...si hubieramos ganado esa batalla y no solo huir...¡Si solo fueras un mejor líder, Lila no se hubiera marchado!".

    Y salió corriendo entre sollozos. Glaze me ayudó a levantarme, mientras la sorpresa y el dolor de las palabras anteriores hacían mella en mí.

    "Huyó esta mañana" comentó Glaze. "Dejó sus pertenencias, pero ninguna nota. Eso es lo que más le duele a Mimu, que no se haya despedido. Creo...que estaba asustada de no sobrevivir a la siguiente expedición".

    Hice una mueca. Porque una parte de mí se había esperado algo como esto, desde que Alakazam había usado esa palabra. "Irregularidad. Esto es la irregularidad" susurre.

    "¿Qué?" preguntó Glaze, confundido.

    "Nada" respondí. "Vamos, busquemos a Mimu. No debemos dejarla sola".
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Pues ahora sabemos que de hecho alakazam no sabia que habia sido del equipo esmeralda y pienso que de ahora en adelante las nuevas mazmorras deberian ser exploradas por equipo experimentados y no por novatos, ademas de que Lila deserto y Mimu pues ahora esta molesta muy dolidad por que su amiga se fue sin decir nada me pregunto como proseguira todo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Primer comen...! Ah, no, que llegué tarde xD

    Vaya, vaya... una conti totalmente interesante y llena de situaciones cómicas y demases... me gustó mucho cómo balanceaste este episodio. Creo que lo mejor del universo de Mundo Misterioso es que no hay relleno insulso (para mí por lo menos xD), y la acción y humor están en cada esquina...

    Ahora con lo de la pobre Lila escapando... me pregunto si se sentirá culpable por meterlos a todos en un lío gordo luego de que Steelix casi la asfixiara. Algo me dice que sí, pero en su inmadurez no se puso a pensar cómo reaccionaría Mimu. Awww... pobre uwu

    ¿La División Esmeralda eran tres Caterpies? WTF xD. Pobrecillos, resultando comida para Krookodile y Steelix... si Steelix tuviese su mega disponible seguro mueren de un paro cardíaco... del puro miedo -w-U. Rayos... al final Alakazam nunca planeó que ellos terminaran así. Pero ahora aprenderán que nunca es lógico mandar a equipos principiantes a explorar mazmorras totalmente desconocidas. Y por cierto, "Sahora Mortífero" es un excelente nombre para la mazmorra.

    En cuanto a los de la línea de Sandile... la descripción de los más pekes está acertada. A los Krokorok les viene bien la descripción de "inescrupulosos" pero también "crueles". "cruel" queda corto para los Krookodile... yo pondría "SÁDICOS".

    Ahora a esperar el siguiente episodio n__n. ¡Sigue así!

    Ah, y claro, tu narración es muy buena -w-. La ortografía igual :P. Sigue entrenando
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15. Threadmarks: Capítulo 12
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    536
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1596
    Tuvimos un par de exploraciones luego de la partida de Lila.

    En la primera, un Slowpoke se había extraviado en la Pradera Nocturna, lo cual nos llenó de alivio, ya que era una zona cercana al Pokegremio y era una ruta fácil. Slowpoke, sin embargo, nos confundió con enemigos y nos metió tal confusión que por poco acabamos en otra mazmorra sin darnos cuenta. La siguente vez que lo pillamos no tardé en dejarlo inconsciente de un ataque eléctrico antes de llevarnoslo, y al volver al pokegremio le hicimos creer que había sido un Raichu particularmente pequeño quien lo había atacado.

    En la siguiente exploración detuvimos a un realmente molesto Ferroseed que estaba torturando pequeñajos Azurril en su hábitad natural. Debilitarlo fue fácil, lo difícil fue llevarlo hasta el pokegremio para que Alakazam decidiera su castigo. ¡Su cuerpo era todo espinas! Dos semanas después de aquello seguía encontrando pinchos en mi cuerpo.

    Luego de la huída de Lila, Mimu no hablaba mucho. Cumplía con su deber, acompañandonos a las exploraciones y brindandonos apoyo, pero su semblante casi siempre era de tristeza. Al parecer, Lila había sido casi una hermana para ella, y se habían sentido comodas la una con la otra al llegar al pokegremio, lo que se suponía que era su nuevo hogar.

    Alakazam me aconsejó que le diera tiempo. Siempre había deserciones en las primeras exploraciones, y siempre hubo otros que se quedaban y extrañaban a los que se iban. Entre las historias de los exploradores pokémon, también habían casos de deserciones. La favorita de todos era la historia de Wuguz y Prate, que eran un Pancham y un Scraggy respectivamente. Miembros del ya extinto "Equipo Desesperanza", Prate huye del pokegremio porque no se siente cómodo con lo que hace. Wuguz entristece ante la fuga de su mejor amigo, y pasan años antes de volver a encontrarse. Para entonces, Wuguz ya es un Pangoro, y Prate hace años que evolucionó a Scrafty. Wuguz se lleva una tremenda sorpresa cuando descubre que el enemigo al que habían mandado a destruir era justamente su amigo de antaño, y aunque se entristece, cumple con su deber. Prate se había vuelto demasiado malvado como para perdonarle la vida. Luego de una noche llena de puñetazos, recuerdos y reproches entre ambos, Wuguz termina acabando con Prate, pero la tristeza de lo que había pasado con ellos lo lleva al suicidio. Al final de la historia, son enterrados juntos.

    Alakazam estaba seguro de que Mimu terminaría superando esa etapa. Por lo furiosa que a veces se mostraba ella, yo iba más por la creencia de que Mimu sería la nueva Wuguz si alguna vez nos encontrabamos a Lila, ya fuera criminal o no.

    En los últimos días, Mimu se había cubierto las patas delanteras con vendas. Según ella, se había lastimado empujando a ese Ferroseed hasta el Pokegremio, pero yo también había empujado con energías, y en ningún momento una de esas púas me había lastimado de tal manera. Sin embargo, dado que daba siempre la misma explicación al preguntarle, decidimos no insistir.

    Los días en que no teníamos exploracion, entrenabamos. Absolen nos hacía luchar a ciegas, a modo de entrenar nuestros sentidos y aprender a ser sigilosos, pero todos eramos tan torpes en ese estilo de combate que tan solo encontrar al rival sin ver ya era un logro. Así que todo consistía en dar pasos a ciegas, y al tocar algo que se sientiera sospechosamente como piel, lanzar puñetazos rápidos y rezar para que el rival cayera. Más de una vez terminamos golpeando a los espectadores por error.

    Luke estaba en una misión, así que por el momento no había entrenamiento físico. Sin embargo, las instalaciones estaban siempre abiertas a quien quisiera entrar a entrenar por su cuenta. Es decir, nadie.

    Pasaron al menos otras dos semanas hasta que nos dieron la siguiente misión. Ahora que todo se había hecho regular, ya no nos mandaban a llamar como en nuestra primera misión, sino que Alakazam dejaba un pergamino con los datos que explicaban a donde había que ir y lo que habia que hacer. Según Alakazam, en cuanto estuvieramos listos podríamos hacer varias misiones en la misma mazmorra, lo que nos mantendría lejos del pokegremio más tiempo pero llegaríamos luego de haber ayudado mucho más. Uno de los mejores equipos del pokegremio solo llegaba al mismo cada mes y medio, luego de agarrar un puñado de misiones y salir a cumplirlas. Perfecto para esos que no podían quedarse quietos.

    "Aqui está" comunicó Glaze, agitando el papel.

    "Leelo" le pedí. Luego de varios meses, mis habilidades para leer idioma pokémon no había mejorado mucho. Sabía hacer mapas, identificar Semillas y tomar direcciones sin dar vueltas, pero los distintos vocabularios por especies seguía sin ser algo facil de aprender.

    Glaze carraspeó antes de empezar. "Mazmorra: Bosque Espeso. Objetivo: Encuentra a Beedrill. Recompensa...¿solo cien pokepesos? Jo...Fue visto por última vez en el piso cinco. Dificultad: E".

    De nuevo, me sorprendió el grado de dificultad. Luego de la misión en el Sahora Mortífero, Alakazam había cambiado la dificultad de la mazmorra, de 'F' a 'D'. Glaze se había enfadado.

    "¿'D'? ¡Casi morimos! ¡Eso es al menos un B!"

    "¿En serio?" preguntó Absolen con sarcasmo en esa ocasión. "El año pasado nos enfrentamos a la maldición de un Spiritomb. El pokémon iba a matar a Gengar, pero nos encontrabamos atrapados en burbujas de oxígeno. Cada movimiento, por mínimo que fuera, eliminaba en grandes cantidades el tamaño de la burbuja. A mitad de combate ya solo quedaba un poco alrededor de la cabeza, y afuera no había nada". La forma en la que había relatado aquello nos heló la sangre. Sonaba a algo imposible de vencer, pero ellos estaban ahí, contandolo. "Eso fue una misión B. Que alguien esté a punto de morir en una mazmorra no significa que la mazmorra es dura, solo que el explorador no es lo suficientemente fuerte para ella". Glaze se había sonrojado y había permanecido en silencio luego de aquello.

    Así que, en general, los rangos de dificultad estaban bastante bajos. El equipo de Alakazam solo se había enfrentado a una misión rango A una sola vez, y en esa unica ocasión habían fracasado en la misión, y habían salvado la vida por pura suerte.

    "Pido la bolsa" pidió Mimu. La bolsa de objetos solíamos rotarla, para acostumbrarnos por si en algún momento tocaba separarnos entre mazmorras. Asentí, y fuí a buscar el lazo con la insignia.

    La bolsa siempre estaba dispuesta para salir a explorar. La idea de Alakazam era que en caso de emergencia, la bolsa debía de estar siempre lista para salir, así que desde el día en el que se acababa la exploración anterior se debía preparar la bolsa para la expedición siguiente. Poco a poco nos acostumbrabamos a ello.

    La salida del pokegremio siempre era lo mismo: Salir de nuestras habitaciones para salir corriendo por el pasillo a la derecha. Ya en la cocina, el último pasillo antes de la salida, nos despedíamos de los que estuvieran comiendo, e incluso podíamos pedir algo para ir mordisqueando por el camino. Esa mañana eran pastelitos de baya Zidra.

    "¡Suerte!" nos deseó Flareon al subir por la ramplilla, hasta la entrada del pokegremio donde vigilaba. Al salir, no perdimos el tiempo: la mazmorra estaba algo lejos.

    Con los años, el pokegremio se había convertido en un cruce de caminos. Aquí y allá se podían ver marcas de tierra en linea recta hacia cualquier parte. Algunas estaban indicadas en idioma pokémon, señalando las mazmorras que podían encontrarse al seguir el camino. Algunos otros nuevos senderos empezaban a marcarse, con el paso de docenas de exploradores. Sin embargo, esta vez nos tocaba seguir un camino bastante común: el Bosque Espeso era explorado cada tres días, por lo fácil que era perderse allí.

    Al acabar el camino, faltaban unos metros para entrar a la mazmorra. Al frente se podía observar tal cantidad de flora que más que un Bosque, parecía una Jungla.

    "¿Como evitaremos perdernos nosotros mismos?" preguntó Mimu, sorprendida ante lo que veía. "Me daría mucha pena tener que pedir un rescate".

    "No te preocupes, traje pergaminos para hacer mapas" dije, tratando de calmarla. "Nos evitará tener que dar vueltas".

    Y entramos.


    Bosque Espeso, P1

    Frente a nosotros, arboles y arbustos se alzaban a nuestro alrededor. Al entrar a una mazmorra, el paisaje cambiaba de repente, como si la mazmorra fuera la que se creaba a nuestros pies. En cuanto nos dimos cuenta, estabamos dentro del follaje de los arboles.

    "Eh..." Glaze parecía preocupado. "¿De donde venimos?"

    Miré alrededor. No habíamos dado ni un paso desde que entramos a la mazmorra, y a nuestra vista se alzaban al menos una docena de caminos diferentes. Tras nosotros habían dos caminos, y estabamos justo en medio de ambos.

    "Caray, ya nos perdimos" agregó Mimu, más sorprendida que preocupada.

    Estampé mi patita contra mi frente. Rayos, estabamos en problemas.

    "No hay que preocuparse" decidí. "Solo hay que buscar la escalera. Podemos ir eligiendo caminos, y regresandonos cada pocas intersecciones..." Pero sabía que era un pesimo plan. Y entonces...

    "¡Hey, exploradores!" llamó una voz.

    Nos volvimos. A nuestro lado, un pokémon se había acercado. Era de color morado, con un gran rubí en el pecho. Sus ojos eran dos diamantes, y llevaba una enorme bolsa en la espalda, bastante cargada. Sonreía con confianza.

    "¿Necesitan ir a algún lado? Zay será su guía" comentó el Sableye, señalandose con el pulgar. "He recorrido el Bosque Espeso en cada palmo, puedo llevarlos donde sea. Solo pido una Semilla Revivir por mis servicios".
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Otra vez nos has entregado una buena conti. Este mundo no deja de cautivar mi interés xL

    Bueno, yo creí que esos tres iban a buscar a Lila de inmediato, pero al final no lo hicieron, y ella es tratada como "desertora". Auch... es una palabra un poco fuerte, pero bueno nwnU. Espero que sepamos de ella pronto...

    Luego, se retrabajaron las calificaciones... Absolen ya me está cayendo mal. Entiendo que él y Gengar hayan estado en una situación mucho más precaria y hayan salido de ella, pero el usar ese ejemplo para minimizar los logros del equipo Chispitas pues es muy mala leche en mi opinión... Glaze solo estaba dando una opinión bastante acertada, de hecho. Pero bueno.. es interesantísimo el cómo califican todo eso nwnU.

    Ahora, en el Bosque Espeso, Zay se ofrece a guiarlos... me suena a triquiñuela owoU. Yo si fuera Brunito paso de él y uso algún truco como dejar miguitas de pan y esas vainas xD.

    Como sea xP... a ver qué pasa luego. ¡Mucho ánimo, mi pana! XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Buen capitulo, laila a desertado completamente lo que afecto mucho a minun esperemos que no acaben como ese scrafty y pangoro, me dio risa lo de que al slowpoke lo noqueo bruno y lo convencieron de que fue un raichu eneno, en la ultima mision un sablaye les a ofrecido guia acambio de su semilla revivir, me pregunto que haran espero la continuacion
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Threadmarks: Capítulo 13
     
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    536
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Mazmorras Misteriosas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2209
    Bosque Espeso, P1

    "No se preocupen, es imposible perderse si Zay los acompaña" comentó Sableye mientras caminabamos, cero modestia. "Zay ha descubierto todos los secretos de esta zona, y sabe todos los lugares donde pueden esconderse las escaleras" sonrió.

    "Y...¿no te has perdido nunca?" preguntó Mimu, interesada.

    "Claro que sí, señorita" comentó Zay. "Llegué aquí perdido. Pero entonces decidí que todo se basaba en caminar. Nadie se muere caminando, mucho menos un pokémon fantasma".

    "Solo caminar" procesé esa extraña forma en la que Zay había evitado perderse. "¿Hace cuanto desde eso?".

    "Un par de años" fue la respuesta. "A veces desgarro mis propios mapas y empiezo de nuevo, para hacerlo más divertido".

    En efecto, Zay desplegaba un enorme y desgastado mapa cada ves que había más de tres docenas de caminos a la vez. Lo cual ocurría cada tres intersecciones.

    El mapa parecía mas bien una colección de mapas atados con hilo de Ariados. Era enorme, recorría cientos y cientos de intersecciones y tenía puntos rojos en sitios clave. Según Zay, los puntos rojos indicaban los lugares donde había encontrado la escalera en anteriores ocasiones. Lo más sorprendente figuraba en que ese era el mapa del piso uno. Zay tenía en su bolso otros diecisiete mapas para los diecisiete pisos que faltaban.

    "Falta poco para alcanzar el primer punto, quizás hoy esté allí la escalera" comentó Zay, girando la vista. "En cuanto a esa Semilla Revivir..."

    "¡L-La tendrás cuando encontremos a Beedrill!" protestó Glaze, por tercera vez.

    "Solo pido que me la muestren" respondió Zay, claramente irritado de recibir la misma respuesta de la vez anterior. "Debo saber que la tienen. No serían los primeros en querer pagarme con agradecimientos y abracitos" frunció el ceño, y sus gemas se iluminaron de una forma que no me gustó nada.

    Glaze se negaba a sacar la Semilla de su capa hasta que hubieramos llegado a Beedrill. Se la había quitado a Mimu en cuanto Zay había pedido la semilla por sus servicios, y al parecer no se fiaba de nuestro guía lo suficiente como para mostrarsela hasta que fuera a entregarla. Entendía su recitencia: Era nuestra única Semilla Revivir, y por si fuera poco, era suya desde antes de que el equipo se formara. Nunca habíamos tenido necesidad de usarla, y al parecer Glaze se había encariñado con ella. La idea de entregarsela a un Sableye no le gustaba nada.

    "Tenemos la Semilla Revivir" respondí, no por primera vez. "La tendrás cuando lleguemos, te doy mi palabra".

    "Palabras" bufó Zay. "Otra cosa que no dejaré que me den de pago".

    Pero dejó de quejarse al momento.

    Seguimos caminando. El Bosque Espeso era....espeso. Sí, ya se, 'el bosque espeso era espeso' entra en los grandes pensamientos de Bruno y todo eso. Pero lo era. Todo a nuestro alrededor estaba forrado de color verde. El suelo era césped cortado y pisado, sin un solo gramo de tierra a la vista. Los arbustos eran tan comúnes que te acostumbrabas a ellos al momento, y los arboles estaban cubiertos de musgo y eran numerosos como las estrellas. Cada cuanto salía un pokémon a curiosear, y esos también eran verdes. Mimu saludó a una Lilligant que se había asomado entre la maleza, y la pokémon le devolvió el saludo con alegría antes de alejarse. Zay, con su color que no era azul oscuro morado a la vez, no pintaba nada entre tanto verde.

    Se lo conté, lo que le hizo reír. "Este es mi hogar, sí" comentó. "Al principio nadie me quería cerca. Me lanzaban Semillas Comunes, ya que parece que es el único uso que se le puede dar. Huían de mí, se comían todas las bayas y manzanas que estuvieran cerca con la esperanza de que me muriera de hambre y me gritaban que me fuera, pero persistí. Ahora se han acostumbrado al pobre Zay. Y descubrí que lo que yo más quería hacer era evitar que alguien más se perdiera en este lugar. El Bosque Espeso es muy cruel con los nuevos".

    Sopesé sus palabras. En ese momento, Zay parecía ser un pokémon en su hábitad natural, mostrandonos su hogar como si fueramos a comprarlo. Pero podía imaginar fácilmente a un Sableye con miedo a no poder sobrevivir a aquel lugar, por algo tan injusto como su aspecto.

    Glaze me mandó a llamar. "No te fíes de ese" comentó. "Los Sableye son muy elocuentes. Te hará llorar con sus historias tristes y luego te robara el dinero mientras no puedes ver más que tus lagrimas".

    "La Semilla Revivir" corrige.

    "¡Es lo mismo! Son muy astutos, de mente rápida. Debe de estar formulando una historia en su cabeza ahora mismo para distraerte".

    Miré hacia adelante. Zay y Mimu hablaban mientras lideraban la marcha. Ante las palabras de Glaze, me preocupó un poco que la bolsa de objetos estuviera tan cerca de nuestro guía, aunque fuera Glaze quien tuviera la Semilla revivir. Me acerqué a ellos.

    "¡...y poof!, la escalera desaparece justo cuando la estas subiendo. Espero que usted señorita no tenga que pasar por eso. Zay no pudo volver a quedarse sentado mucho tiempo luego de aquello".

    Mimu rió, divertida. Parecía fácil estar alegre cerca de ese Sableye. Tenía mucha confianza en sí mismo, y le gustaba mucho hablar, por lo que se veía.

    'Elocuente' repitió la voz de Glaze en mi cabeza. 'Elocuenteeeee'.

    "Glaze, deja de susurrar" ordené, apartandolo de mi lado de un empujón. Glaze frunció el ceño, pero se alejó.

    Media hora después, nos encontramos frente a un enorme árbol. 'Enorme' era muy poco para describirlo. Era gigante, imponente, como si fuera el árbol favorito de Arceus. Me pregunté si debía dejarle una ofrenda y salir corriendo.

    "Esta es mi torre de vigilancia. Saludad al gran Mega Trevenant".

    "Trevenant no tiene megaevolución" comentó Glaze, alerta por un posible engaño. "Eso lo sabe cualquiera".

    "Los habitantes del Bosque Espeso están de acuerdo en que esta sería su forma si la tuviera". comentó Zay al instante. "Un grán árbol que los proteja, que derrote a los malos y les dé cosechas abundantes todo el año".

    "Los Trevenant son malos" respondió Glaze, irritado. "Comen almas y todo eso".

    "No sabes nada del bosque, compañero" fue la respuesta, la cual puso a Glaze iracundo. "Trevenant es el espíritu que protege los bosques. Lastima un bosque, y él lo recordará. Es lento, pero constante. Así sigas en la mazmorra o en tu casa luego de cometer tu fechoría, el moverá una raíz, y luego otra. Pasará una semana, o un mes, o un año, y el dará un paso, y luego dos. Y en cuanto te des cuenta, estará frente a ti, y tú estarás muerto".

    El relato nos heló la sangre. Fuimos conscientes del enorme silencio que había en la mazmorra, y de lo lúgrube que era el sonido de las hojas arrastrandose.

    "Y bien" Zay sonrió. "¡Iré a inspeccionar!" y soltó su bolso frente a Mimu.

    Al tocar el suelo, el bolso hizo un plof que debió escucharse hasta el pokegremio.

    "Un bolso pesado" detalló Mimu, admirada. Parecía agradarle Zay. Agradarle mucho.

    "Bah, los tipo fantasma no sentimos el peso de la misma forma" comentó el Sableye, restandole importancia. Se acercó al Mega Trevenant en cuestión de nanosegundos, lo cual me sorprendió. Sin el bolso, Zay era muy rápido.

    Note como Glaze movía su boca con furia. Pude escuchar un débil 'Claro que es rápido. Solo los rápidos roban sin que los pillen'.

    Sableye saltó al tronco de Mega Trevenant y comenzó a trepar como si fuera mitad Slaking. Solo cuando se perdió entre las hojas más altas, Glaze se permitió hablar.

    "¡Debemos irnos antes de que regrese! ¡Aún estamos a tiempo de evitar el robo del siglo!"

    "No nos ha dado razones para desconfiar de él" fue la respuesta de Mimu. "Además, es lindo".

    "¿Porque le odias?" pregunté.

    "¡Es un tipo siniestro! ¿Acaso se olvidaron ya de Krookodile el sádico? Porque yo no".

    "Absolen es tipo siniestro, y es..." comenté.

    "Sí, me he dado cuenta. Absolen tiene, ya sabes, clase. Pero otros pokémon de ese tipo viven del saqueo y las estafas. Un Sableye que vive en el bosque haciendo de guía solo porque sí no me convence. Además..." se puso tenso y se acercó a nosotros. "Llevo casi media hora sintiendo que alguien nos sigue".

    Mi piel se erizó. ¿En serio? ¿Como no me había dado cuenta?

    "¡Zay no haría eso!" respondió Mimu en el acto. "Él es simpático. Si quisiera robarnos, ya lo habría hecho".

    "Entonces, ¿quien nos sigue? ¿Otro guía enojado porque Zay le quita el trabajo?".

    "Quizás sea alguien malo, pero eso no significa que Zay sea su complice. Mira, nos ha dejado el bolso aquí. Confía en nosotros".

    "El bolso" Glaze lo miró. "¡Eso es! ¡Quizás podamos encontrar insignias de los exploradores que ha robado!".

    "Si es que robó a alguien" respondió Mimu. Glaze la ignoró y se acercó al bolso.

    En la superficie, pudimos encontrar suficientes mapas como para dormir calientitos en la noche. Debajo, estaba lleno de piedras.

    Piedras de evolución, piedras que se usan en combate, e incluso un par de megapiedras. Los humanos tallaban las piedras evolutivas en forma romboide y las megapiedras en forma circular. Pero las piedras de Zay estaban sin tallar, cada una de unos quince centimetros de alto y diez de ancho, grandes y pesadas.

    "Bueno, es un Sableye" habló Mimu. "Es obvio que le gustan las piedras".

    "Pero, ¿como sabemos que no se las roba?" preguntó Glaze.

    "Deja eso, Glaze. Tú solo quieres evitar entregar la Semilla Revivir".

    Glaze frunció el ceño, pero no lo negó. Se alejó de nosotros.

    "Solo está estresado" comenté. "Quiere evitar otro Sahora Mortífero".

    "Desconfiar de todos no nos hace más sabios, sino más estúpidos" respondió Mimu, encogiendose de hombros. "Hasta Alakazam lo dice".

    Alcé una ceja. "¿Cuando hablaste con Alakazam?".

    Se sonrojó, y pude notar como buscaba cambiar de tema. "Mira, ya vuelve".

    Era cierto. Zay bajaba a saltos grandes de las ramas de Mega Trevenant, y acabó cayendo en una pirueta. Mimu aplaudió. Nos habíamos asegurado de que la bolsa estuviera como antes de abrirla.

    "Tengo noticias" comentó Zay, contento. "La escalera acaba de desvanecerse de su antigua posición, a tres días de distancia".

    "Espero que estés de coña" respondí, atónito. ¿Tres días de viaje en un solo piso?

    "Ha reaparecido a solo cuatro horas de distancia. Propongo acampar aquí y partir mañana al alba, siete horas antes de el siguiente cambio. Llegaremos a tiempo, si Arceus así lo quiere".

    Estuvimos de acuerdo al instante. Mis patitas dolían, y se estaba haciendo de noche.

    Zay hizo una fogata con un par de piedras que pilló en el suelo y unas cuantas ramitas. Hizo un circulo de rocas a lo largo de la fogata, evitando que el fuego se extendiera. Obviamente, Zay no quería que Trevenant lo visitara por causar un incendio forestal.

    Mi idea estaba acertada: Zay usaba sus mapas como abrigo, y nos invitó a hacer lo mismo. Mimu no tardó en elegir el piso quince, que parecía el más largo, y yo me quedé con el piso cinco, para estudiar donde se suponía que se encontraba Beedrill. No tardé en aburrirme y arroparme.

    "Muy bien, chicos" Zay bostezó. "Espero que estén comodos. Mañana buscaré el desayuno. Amigo Snorunt, agarra el piso catorce si quieres. Usé lana de Mareep al hacer los mapas para que la lluvia no hiciera correr la tinta de Octillery, pero ahora me parece que los mapas encojen cuando llueve. Otra tormenta como la de la semana pasada, y necesitaré una lupa". Mimu rió, encantada.

    "Tengo mi propia capa, gracias" respondió Glaze con desconfianza. "Además, soy un tipo hielo. Me gusta el frio".

    "De acuerdo" respondió Zay, encogiendose de hombros. Nos miró con una expresión de '¿No se puede agradarle a todo el mundo?'.

    Puse cara de 'No' y me acosté.

    Sin embargo, no logré quedarme dormido antes de sentir algo a mi lado.

    Lo primero que pensé era que Glaze había tenido la razón todo este tiempo y Sableye iba a matarme mientras mis amigos dormían. Pero al abrir los ojos, noté que era Mimu. Zay estaba ya dormido en su mapa piso doce.

    "Quiero disculparme" dijo ella. "Por la bofetada. El día de la partida de Lila".

    "Oh" dije yo. Muy bien, Bruno. Premio al expresivo del año.

    "Yo estaba...medio colada por ti hasta el día de la exploración" Se sonrojó. "Te admiraba porque eras valiente, te habías enfrentado a ese Machamp solo porque te estaba molestando. Una parte de mí fantaseaba con que me protegerías. Pero en el Sahora Mortífero me di cuenta de que te estaba pidiendo mucho. No eres la resurrección de Furret el Valiente. Solo eres un Dedenne".

    "Irónicamente, estoy tratando de acabar con ese prejuicio a los Dedenne" respondí, sonriendo. "Y me ofendes, soy mejor que Furret el Valiente".

    "¿Como es eso?".

    "Bueno, yo sobreviví al Machamp, ¿no?".

    Mimu rió. "Sí, lo hiciste. Pero por el momento, debo cuidarme por mí misma. Gracias por enseñarme eso".

    "Oye, pues la próxima vez que quieras aprender algo escapando de la muerte, aquí estoy".

    Ella sonrió, me dió un beso en la mejilla y se alejó a dormir.
     
    Última edición: 10 Mayo 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    ElectroForce

    ElectroForce Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Marzo 2016
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Espero que zay se un buen pokemon y tal vez se una al equipo (me gustan los tipo siniestro) se ve que minu se siente arrepentida y pensonque Bruño era un príncipe azul pero en la primera mazmorra entendió que es mejor tratar de protegerse a si mismo que esperar que otros te protejan espero la continuación
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  20.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,167
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Por mucho que ame la especie Sableye, éste sí tiene pinta sospechosa... yo también quisiera que se terminara uniendo al Equipo Chispitas, pero algo me dice que no va a poder ser xD. Aunque Mimu sí confía en él... Glaze desconfía totalmente, y Brunito pues tiene sus dudas, pero vaya que logró entender sus inicios. Mucha banalidad respecto al aspecto de uno, parece... ah, pero si fuese algo bonito como un Aron, por ejemplo (a mí me parecen tiernos n__n), seguro que no lo hubiesen seguido discriminando. Pero bueh... luego veremos qué sucede.

    Me gustó cómo razonó Glaze diciendo "Absolen tiene clase, pero los demás de Tipo Siniestro se dedican a estafar y hurtar...", pues bueno, todos los de tipo Siniestro tienen ese tipo de defectos de actitud. Nunca son sinceros al 100% y siempre tienen algo que repele a los del alrededor, ya sea apariencia, mañas o, en el caso de Absolen, ese complejo de superioridad tan hortera.

    Oh, bueno... a esperar conti no más xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso