Long-fic de Pokémon - Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por DoctorSpring, 7 Septiembre 2017.

Cargando...
  1.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esto es critica y no pendejadas xD.

    En primer lugar en lo de "no significa que te ame" ahí si la cague, verga men lo siento. Menos mal que me lo dices si no nunca me hubiera dado cuenta(aunque también se podría interpretar como su subconciente traicionándola eh?, suena tentador pero mejor admito que la regué bien feo).

    Voy a intentar hacer las escenas mas largas o tal vez los capítulos mas cortos en caso extremo, lo de los saltos en el tiempo honestamente nunca pensé que a alguien le molestaría, por eso se agradece que alguien critique cosas así en vez de irse sin mas.

    Creo que va a llegar un momento en la historia donde casi no va a ver saltos de escena, principalmente cuando empiece a haber mas territorios y los protagonistas se unan, como por ejemplo en el siguiente episodio planeo terminar el territorio sin desviarme. Generalmente cuando empiece un territorio al final de un capitulo el siguiente solo va a ser el territorio.

    Sobre los nombres en japones te voy a ser honesto, no recuerdo exactamente por que pensé que sería buena idea. Originalmente pensaba elegir el idioma según el personaje—por ejemplo los Gallaway usarían los nombres hispanos por razones obvias—pero a lo mejor no es buena idea xD. Nunca tuve la intención de usar ese meme, lamento hacerte sacar el Rage, no volveré a usar nombres japoneses(curiosamente uno de tus personajes se llama Sazuke pero tu puedes admitir tu pokéfilia en publico, no estoy a tu nivel).

    PD: El que le pegó en el abdomen no fue Ricardo, en esa época este sería un Ralts con apenas nueve o diez. Fue el capitán y este no tiene nombre propio, mejor le pongo uno para que no te confundas :v.

    PD2: Quieres ver eso y te molestan los saltos en el tiempo, quien te entiende XD.

    PD3: Como aun no ha hecho nada, Victor sería pedofilo, no pederasta.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Threadmarks: Capitulo 6
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2099
    Capítulo 6: Bosque sin nombre (parte 2).

    Bosque sin nombre, P2

    El destino quiso encontrar a los dos con el Buttefree, tiene unos momentos para analizar la situación. Esta en clara desventaja de tipos frente a él, los bichos debilitan la mente del más fuerte y más si este es un policía, o más bien era.

    «A pesar de ser una hermosa mariposa» piensa fastidiado.

    La mariposa enfoca su cromo lente al tipo psíquico. Ricardo Gallaway no le dejara atacar primero, se para en un pie para preparar su “fuerza psíquica”. Farewell embiste con rapidez al pokémon.

    Su equilibrio evita que se fuera hacia atrás, el Butterfree empieza a batir sus alas para lanzar un ataque. La experiencia aun prematura en combate no le hace saber el movimiento que iba a preparar.

    —¡Viento de plata!—dice Farewell mientras una ventisca gris y brillante sopla hacia su direccion.

    El Kirlia esquiva, pero siente como una espada le rasga la manga.

    —¿Qué fue eso?—dice Ricardo analizando los daños en su vestimenta.

    Afortunadamente no cortó la carne ni mucho menos una vena. Es una suerte.

    La ventisca creada por las alas de Farewell desaparece en el viento después de unos segundos. El italiano gruñe como Arcanine e intenta otra estrategia. Se concentra y una luz empieza a salir entre sus ojos.

    «Es “psicorrayo”, no tiene ninguna razón para atacarme con eso, apenas me haría daño» piensa observando.

    La línea energética choca contra una baya meloc, generalmente esta debería explotar pero en vez de eso se queda intacta.

    El Butterfree prepara otro viento de plata apuntando directamente, Ricardo lo intenta esquivar cuando cae en la cuenta que ese fue más rápido que el anterior, varias “espadas” rasgaron su costado haciendo que sienta un ardor.

    Decide por fin intenta mostrar su as bajo la manga, saca un instrumento alargado color rosa y blanco.

    En sus viajes por el mar del Este, Ricardo se separó del capitán para visitar una tienda de música.

    Recuerda lo emocionante que era estar lejos de su padre y manejar el mismo sus pasos. Mirando todos los estantes encontró esta batuta, era diferente a los demás.

    Las otras varas tenían un color negro apagado o café demasiado oscuro pero “nymphe” parecía brillar. No dudo en comprarla ni un segundo.

    Cuando le preguntó a la dueña, esta le dijo que era de cuarzo refinado.

    En condiciones normales un niño de su edad no podría permitírselo pero con el dinero que le dio entonces su irresponsable padre alcanzó y hasta sobró para comprarse un triple helado especial.

    ¿Quién iba a decir que esta batuta para dirigir orquestas es parte de su As?

    Gallaway respira hondo, lanzando una “fuerza psíquica”. Para los demás pokémon no había nada ahí pero los de su mismo tipo pueden ver la perturbación arcoíris en el aire, extiende el brazo para dirigir la orquesta mental. La fuerza psíquica se mueve al ritmo de la batuta, Farewell empieza a notar como la punta de esta empieza a echar humo.

    —El cuarzo es famoso por poder ser una especie de batería recargable donde guardar los poderes de la mente. Las hembras suelen tener un pedazo de este mineral en sus recamaras sin saber su verdadero poder.

    Merda…

    Un sonido como el aceite calentándose en una cazuela resuena en los oídos de los presentes. El joven corre contra el Butterfree dejando una estela de humo a su paso.

    Farewell suelta otro viento de plata mientras se balancea como un péndulo a la izquierda para esquivar el batonazo.

    Ricardo logra esconderse detrás de un árbol para bloquear el viento de plata, por un momento piensa que lo había esquivado cuando la ventisca plateada rodea el tronco para atacarle.

    Antepone su brazo para evitar un daño en la cara, el ataque se queda aparentemente conforme pues se limita a rasgar aún más la manga de la chaqueta.

    «Tendré que arreglarla, pero eso no es importante» piensa «esas ventiscas fueron diferentes a la primera, fueron más rápidas y duraron más, aparte de que parecen no desaparecer hasta chocar con algo»

    El chispeo de la batuta regresa al chico a la realidad, aunque es importante comprender las habilidades de nuestros enemigos—sobre todo en los territorios—, más importante es seguir con vida para no convertirse en parte de estos.

    No le había mentido a la mariposa italiana. Un cuarzo puede capturar las ondas mentales pero su char se basa en lo que pasa cuando recién entra la energía. Estos cinco minutos donde la fuerza psíquica es más potente son lo importante.

    Después de recuperarse continúa su camino hacia Farewell, este va hacia atrás para huir del movimiento.

    «Seguramente pasaron ya dos minutos desde que recargué la batuta, faltan tres para que el efecto desaparezca»

    Farewell lanza otro rayo psíquico, la estela arcoíris intenta atacar directamente al joven, logra desviar el ataque con nymphe.

    —Arceus…—dice el policía—resistes mucho…

    Cierra los ojos, al momento siguiente los abre sonriendo.

    Molto bene, pásame esa fruta.

    Ricardo para en seco y voltea, ve que Liliana esta observando a uno de esos cangrejos con hongos en la cabeza. El Paras agarra la baya con sus tenazas y la lanza a los pies del policía.

    Farewell empieza reír como antes, el Paras se pone a su lado soltando saliva por la boca

    «No puedo perder más tiempo, dos minutos y mi concentración no servirá para nada»

    Su entrenamiento solo le permite soltar una fuerza psíquica cada treinta minutos.

    En ese momento Gallaway toma la filosofía de su padre, mejor muerto que cobarde, entonces se da cuenta que eso es una puta mierda.

    —¡Jerry, corte furia contra la baya!

    El pequeño pokémon obedece abriendo una pequeña abertura, esta se hace más y más grande poco a poco. Dentro de la meloc, una corriente sale con fuerza.

    «¡Me lleva la…!» piensa tal como el capitán lo hubiera hecho.

    No tiene otra opción, usa las ondas de nymphe para deshacer el viento.

    Aunque eso lo pone a salvo, la frustración que siente por perder el ataque es grande, tiene que cambiar de táctica o esperar treinta minutos.

    Viendo la habilidad del señore Farewell, ni siquiera esta en consideración.

    —¿Ese es tu As?—pregunta mientras su rival ríe.

    —Es mulini a vento, me permite controlar el viento plateado a mi voluntad, aparte de que a todos los seres vivos los puedo convertir en globos como si fuera helio.

    —¿Las bayas cuentan como seres vivos?—dice Liliana, olvidó que estaba ahí.

    La mariposa ríe aún más fuerte, el brillo entre sus ojos empieza a formarse otra vez.

    Ricardo se prepara para esquivar, varios flashes pasan por su cabeza. ¿Esa baya…, no era a la que le había dado con un psicorrayo? La filosofía del capitán empieza a cobrar sentido.

    —¡Liliana, agáchate!

    Ella obedece y se tira contra el suelo, un dolor le punza en el pecho a la chica pero mejor eso a recibir un psicorrayo.

    El Kirlia corre contra el Butterfree, antes que el polizione pudiera reaccionar, Ricardo usa un placaje ya olvidado y derriba al pokémon tipo bicho.

    Los dos caen al rio chapoteando, a él se le moja la chaqueta corsaria y al otro las alas.

    El señore se incorpora, los dos estaban frente a frente. La sonrisa del italiano es justificada, ahora que el mocoso esta enfrente de él, es imposible que pueda esquivar su mulini a vento.

    Bate sus alas para atacar y ve que es incapaz.

    Ricardo empieza a reír.

    —Esto es cattivo—dice Farewell mientras una sonrisa aparece en su rostro.

    Las alas de la mariposa baten con la misma facilidad que antes, el color morado de su viscoso cuerpo cambio a azul brillante.

    —Este es mi segundo As, Brezza del mare.

    «Mi apariencia no es lo único que cambia» dice Farewell «la potencia de mis movimientos aumenta noventa puntos, aunque rozarte con el viento plateado no fue suficiente, este golpe será suficiente para matarte, ¡arrivederci!»

    Las hermosas alas de una mariposa se mueven con rapidez, formando un viento de plata azulada. Ricardo cierra los ojos esperando resistir el golpe lo suficiente como para maldecir su destino.

    Liliana corre para ponerse enfrente del ataque.

    «¡Que rayos!»

    La Lilligant absorbe el ataque, cuando termina sacude su cuerpo y le sonríe coquetamente al villano.

    —Gracias, me hacía falta.

    La tipo planta se carcajea un buen rato mientras los dos machos miran estupefactos, alza un poco la falda y gira sacando unos pétalos filosos que golpean contra el Butterfree, este cae al suelo debilitado.

    —¡Lo hi…!

    Ricardo interrumpe a la chica cacheteándola, apenas se da cuenta del golpe cuando lo hace de nuevo.

    —¡Te arriesgaste mucho!—dice mostrando un costado herido—¿Ves estas heridas? ¿Qué crees que hubiera pasado si te hubiera dado a ti? ¡Bicho es efectivo contra planta, sin tener ningún entrenamiento en defensa especial hubieras muerto!

    El Kirlia patea el suelo para aguantarse las ganas de volver a golpearla.

    —Los tipo planta pueden absorber el agua, ¿has estado alguna vez en Italia? Brezza del mare significa brisa marina.

    —Ósea…

    —Se volvió color azul, el color del agua, supuse que si me atravesaba podría salvarte pues de todas formas el viento también cambio al mismo color.

    Ricardo suelta un suspiro.

    —¿Y esos golpes en tu cara?—pregunta.

    —Me tuve que pegar a mí misma para decidirme.

    —Nunca dejaras de sorprenderme…—dice con una sonrisa sonrojando a Liliana.

    La saca de su ensoñación agarrándola bruscamente de la mano para caminar a las escaleras que habían aparecido al debilitar al señore.


    Bosque sin nombre, P5

    Los ojos blancos de Danna miran sin interés a sus hijos, los odia a todos y cada uno de ellos. Sobre todo al retrasado que por fortuna no estaba ahí. Pero el señor hongo es el amor de su vida, le da placer directamente al cerebro, el mejor de todos.

    Todos tienen que obedecerlo sino él va a tomar represalias, por ejemplo…

    Steven murió con la cabeza reventada por subestimar a su gran señor, tuvo la osadía de creer que él podría darle más placer. Obviamente no. El único placer lo puede sentir con el señor hongo.

    Hacer intimidad con él solo era un proceso mecánico para obtener crías y más crías. Seguidores para el señor.

    Cuando intentó siquiera llorarle, alguien le demostró su reprobación quitándole la vista durante todo el día. Ese alguien es nuestro señor hongo, el gran señor sobre el que le enseña a sus hijos.

    «No hay tiempo para llorar perra» dijo el señor hongo en su mente «mi As; ligths out es para castigar a las herejes como tú, por cierto, has parido a muy pocas mujercitas»

    —No puedo controlarlo…—dijo sumisa la Parasect juntando sus tenazas como una damisela nerviosa—devuélveme mi vista por favor.

    Un zumbido suena en su oreja y entonces se dio cuenta que no podía oír a los árboles y a los Spearow salvajes cantando. Tampoco era capaz de sentir la tierra bajo sus pies, estaba en un mundo de muertos.

    Ahora que lo piensa con más detenimiento se da cuenta que el “As” de su señor es apagar los sentidos. Cuando era una niña había escuchado cosas así pero aún no lo entendía bien.

    Antes de arrepentirse por pensar en esas cosas, todo se vuelve negro alrededor.

    «Te lo advertí perra»

    Danna se sorprende al ver su vista recuperada.

    «Luego recibirás tu castigo, ahora te quiero en perfectas condiciones, no sé todavía si ese entrometido y su hembra lograran avanzar. Por si acaso vete preparando»

    —¡Gracias por la oportunidad querido!

    Después de eso su mente se queda callada.

    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Ases Vol 1

    -Mulini a vento (Fabrizio Farewell): Esta habilidad le permite controlar el viento de plata a su voluntad, así como rellenar a cualquier ser vivo de este, no le hace ningún daño a la persona a la que rellena, solo hay que tener cuidado de no causarle ninguna cortada, tenga consciencia propia o no.

    -Brezza del mare (Fabrizo Farewell): Lo Convierte en tipo agua. Tanto a él como sus ataques, a la vez que los potencia.

    -Ligths Out (??): Apaga los sentidos de los seres que están a su control. Ejemplo: la vista, el tacto, el olfato, el oído y el gusto

    PD: Los apaga independientemente, por ejemplo un Parasect puede quedar ciego y sordo mientras un Paras solo pierde el oído.
     
    Última edición: 20 Julio 2018
    • Ganador Ganador x 1
  3.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    A ver, si mal no recuerdo, el sistema de "Ases", ¿Aparece en Pokémon Mundo SuperMisterioso? ¿O te lo sacaste de la manga? (LOL)

    Sea como fuere, este episodio se sintió mucho menos pesado que el resto. La batalla a ratos era difícil de seguir, pero supongo que el As llamado "mulini al vento" es bastante complejo de usar. ¿Y por qué a Ricardito se le complica tanto pelear? Vale, que es joven y probablemente inexperto... ¿Pero solo poder soltar una "Fuerza Psíquica" cada media hora? Eso ya es una limitante medio pedorra n_nU. De no ser por la habilidad de absorber agua de Liliana, Ricardo estaría frito.

    Vaya relación tan alocada que tiene Danna con el "Señor hongo", ¿Verdad? :V. Me comienza a dar pena... sobre todo cuando aquel extraño ente que es su "jefecito", le recuerda con sorna que "ha parido pocas hembras". Vaya planes de conquistar el lugar a punta de puros números n_nU. ¡Esto no es Age of Empires, caramba! O_O

    como sea, nos vemos en otra xD. ¡Cuídate y sigue escribiendo cosas épicas!
     
  4.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Si, me lo saque de la manga (ehhhhh!!).

    El hecho de limitar así los ataques es una especie de reemplazo de los turnos, si no solo sería espamear fuerzas psiquicas una y otra vez XD. Obviamente la experiencia en combate es prematura, cuando siga entrenando podrá hacerlos más seguido. También es para darle utilidad a los Ases.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Threadmarks: Capitulo 7
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    3243
    Capitulo 7: Bosque sin nombre (parte 3).

    Bosque sin nombre, P3.

    En cuanto entran, el olor de varios perfumes mezclados llega a las narices de Ricardo y Liliana. Miran un grupo de gente platicando entre ellos sosteniendo copas de vino caro. Las hembras, tanto bípedas como cuadrúpedas usan vestidos que cuestan cientos de pokédolares y miles de poképesos.

    Parece una fiesta de gala, esas donde ofrecen jamón en palitos y donde su padre saca sus mejores actuaciones. La única vez que fueron invitados a una reunión así, el capitán vomitó sobre el alcalde de ciudad Mantra, desde entonces tienen prohibida la entrada a cualquier evento social.

    —¿Una fiesta de gala en un bosque?—pregunta Liliana confundida

    —Eso parece…—dice Gallaway asintiendo.

    «Esto tiene una sencilla explicación, los territorios tienen mucho que ver con la muerte, aparte de los pokémons salvajes, nosotros somos los únicos que están vivos. Farewell debió morir cerca de aquí, al igual que el accidente que mató a toda esta gente»

    «Cuando hay un accidente o un asesinato masivo cerca de un territorio/mazmorra, sus almas quedan ancladas a ese lugar, los territorios son diferentes cada vez que entras así que no podemos asegurar que Farewell aparecerá ante todos los visitantes»

    —Liliana, ¿sabes si hubo un accidente cerca de aquí?

    La Lilligant piensa un poco con la mano debajo del mentón, después de unos segundos donde el hijo del capitán sufre por oler perfumes exóticos, al final niega con la cabeza.

    —No que yo recuerde.

    —Vamos entonces, parece no haber peligro aquí.

    Los dos chicos se abren paso entre la multitud, ignorando las quejas de la yente de clase alta, la tipo planta hace algunas disculpas pero en general simplemente siguen avanzando.

    Después de pasar un rato oliendo más perfumes y cremas corporales, encuentran un Decidueye besando a alguien. Se notaba que no eran besos de amor inocente.

    Lo extraño es que esa o ese “alguien” ninguno lo puede ver.

    —¿Por qué esta besando el aire?

    —No tengo ni la menor idea, vamos con él—dice el tipo psíquico.

    Esquiva un Snorlax con moño para hablar con el búho. El Kirlia mira un rato antes de atreverse a hablar.

    —Disculpe, ¿me puede decir su nombre?

    El Decidueye pará un momento para ver al recién llegado.

    —Robert Eutfrey, ¿es tan necesario para usted?

    Liliana suelta una carcajada, Ricardo alza su brazo para que se calle un momento.

    —¿Quién es la señorita?

    —Yo la encontré primero—dice Eutfrey a la defensiva.

    —No es por eso, es que me suena haberla visto antes.

    Robert voltea hacia su amante invisible y luego lo vuelve a mirar.

    —Ya la oíste, lárgate.

    Suelta un suspiro tan largo que por un instante piensa que le esta dando un paro respiratorio.

    —¿Usted sabe el nombre de su amada?

    Se hace un silencio en la sala, todas las miradas de los muertos están puestas en ellos dos.

    —¿¡Alejandra Deunix!? ¡Que bonito nombre que tienes mi amor!—dice Robert volviendo a besar a la dama inexistente.

    —¡Sí, un muy bonito nombre!—dice Ricardo con una sonrisa.

    Agarra de forma brusca a Liliana, van corriendo de la mano hasta llegar a la salida.

    —¿Por esta puerta se va al cuarto piso?—dice la chica observándola y luego mira a la gente por última vez—¿Ese hombre estará loco?

    —Esta muerto—susurra Gallaway para sí mismo—pero antes de eso estuvo pasándosela de lo lindo.

    —¿Muerto?—dice Liliana pálida.

    —¿Lo dije en voz alta?

    Liliana suspira.

    —Eso no es lo más importante—continua el joven—lo importante es que ya sabemos quién es el fantasma o más bien dicho la fantasma.

    —¿A qué te refieres?

    —Si su alma no esta aquí, significa que algo más fuerte la reclamó.

    —¿No puede simplemente que el tipo haya estado o este loco?

    —“Estado”—aclara Ricardo—y no, muchos otros invitados ya hubieran notado ese detalle y hubieran llamado al manicomio, lo que significa que una hembra estuvo aquí.

    —Tal vez es el dueño del barco o un familiar y lo dejen pasar, me esta doliendo la cabeza…

    —Eso me parece muy rebuscado, alguien así no necesitaría una hembra imaginaria, le debieron de caer miles en sus alas.

    —Tal vez sea alguien muy especial, tengo una idea.

    Liliana detiene a una Quilava con un vestido rojo escarlata.

    —Disculpe, ¿conoce a esa mujer?

    La pokémon tipo fuego se la quita encima con cara de asco.

    —No sé quién la invito ni me interesa pero báñese por favor, esta sudando y me da asco, también ponte algo, si no es mucha molestia.

    La planta patea el suelo hasta tranquilizarse.

    —Vámonos de aquí.



    Bosque sin nombre, P4.

    El paisaje sombrío del último piso aterra a la señorita Flower. La oscuridad que hay entre los arboles parece albergar criaturas que te saltaran al cuello en cualquier momento.

    Pese a ello, Ricardo aunque avanza con cautela no deja de estar tranquilo.

    Los dos pisan—aparentemente—ceniza, recuerda el enojo que sintió cuando vio a la urna donde descansaba la muy distinguida Diana Flower. Siempre fue una hembra hermosa y elegante como para merecerse ser convertida en polvo. Aun la ve todos los días en la recamara de papá, era lo último que veía antes de dormir en ciertas ocasiones.

    La joven se detiene un segundo, para pensar en los dos años que lleva sin visitar la tumba de su madre. En villa Nereida nadie había muerto en estos tiempos y los pokémon olvidaron visitar a sus muertos.

    Tal vez ese misterio se deba a este extraño lugar, donde una fiesta elegante se puede celebrar en medio de un bosque.

    Desde que entraron, ella sintió una rara sensación como si el territorio le digiera que una joven dama hacia mal tercio entre Ricardo Gallaway y el “territorio”.

    De repente unas pisas rompen sus reflexiones tal hielo quebradizo. El caballero pará en seco junto a ella, saca ese extraño instrumento que había visto antes en el enfrentamiento contra la mariposa italiana.

    Por alguna razón no quiere saber dónde ha estado ese palo antes. Obtiene una respuesta tan pronto el Poochyena se lanza contra Ricardo. Entonces sin avisar se agarra fuerte a ella, cuando siente su calor sus mejillas se enrojecen.

    El encanto desaparece cuando Ricardo Gallaway grita con un rápido tiempo de reacción.

    —¡Pulso Oscuro!

    A su grito, una onda aparece alrededor de ellos expandiéndose y volviendo todo blanco y negro.

    Cuando choca contra el lobo, este es empujado hacia atrás, aterriza bruscamente en la tierra. Sacude la cabeza por el golpe y gruñe contra su atacante poniéndose en posición de combate.

    A Liliana le parece oír como un grupo de pokémon anima el enfrentamiento, le hace una reverencia al rival para luego esconderse detrás de su caballero corsario.

    El pokémon siniestro vuelve a aplacar contra Gallaway, esquiva con facilidad a pesar de sus heridas. Ella oye un chasquido eléctrico como cuando conectas algo en una extensión barata.

    El Kirlia parece no quedarse atrás y provoca al lobo, cae y empieza a correr hacia él, antes de que la criatura—no esta segura si podría considerarse pokémon—pudiera cerrar sus fauces en carne blanca; Gallaway se mueve en el último segundo clavando la vara en el cerebro. El Poochyena forcejea antes de caer muerta.

    —¿¡Qué has hecho!?—pregunta indignada Liliana.

    Ricardo solo se limita a mirarla con indiferencia.

    —Este es mi segundo As, Plunder of souls, aunque el cuarzo no funciona tan bien como la amatista para guardar almas, el cuarzo funciona para guardar almas de pokémon salvajes de poca conciencia.

    ¿As? ¿Salvaje?, no entiende ni un poco de lo que dice, sin pensarlo se inclina sobre el cuerpo para notar que era una hembra.

    Decide no insistir más.

    —Por cierto—dice Ricardo rompiendo el silencio—estamos en el penúltimo piso.

    —¿Cómo sabes eso?

    —En mi corta experiencia suelen ser los más intricados.

    Ahora que lo dice, llevan dando vueltas un tiempo antes de que la hembra les saltara encima.

    —Si logramos acceder al último piso será cosa de acabar con el líder.

    —¿Líder?

    —Cada mazmorra o territorio tiene un líder—aclara Gallaway—debemos derrotarlo para salir de aquí.

    Liliana suspira, se pregunta porque vino aquí en primer lugar y porque decidió Ricardo traerla.

    Cuando estaba durmiendo en la cama de su padre con tan solo ocho años, le preguntó cuál fue por la que mataron a mamá, el Arcanine le comentó que se había dejado llevar por la inercia.

    —La inercia es cuando golpeas a alguien por cualquier cosa y no ves ninguna razón para dar puñetazos a los espectadores—dijo Damián Flower—es lo que haces porque sí, si ya estás ahí, ¿Por qué no hacerlo?

    La inercia fue la misma que orillo a su caballero a llevárselo con él; los dos estaban en la entrada; no había razón alguna para no hacerlo.

    De hecho había razones para hacer lo contrario, hasta ella lo sabía, pero la inercia no les permitió verlas hasta estar en la boca del Mightyena. Por mera inercia patea ceniza hacia arriba ensuciando la chaqueta del caballero.

    —¿Qué Yvet…

    —¡Mira!

    Ricardo Gallaway dirige la mirada hacia donde ella señala y una pequeña sonrisa se forma en su rostro.

    La ceniza ensucia la hilera de árboles. El joven da una patada. Se empieza a escuchar un sonido continuo de cristales rompiéndose. De repente estos desaparecen dejando varios pedazos de vidrio y revelando una escalera de mano en el centro.

    El piso en realidad es un cuadrado rodeado de árboles haciendo las veces de barricada pero en el centro estaba un espejo en forma de cubo. Causando una ilusión que les dificultaba salir.

    Liliana espera un agradecimiento pero solo la agarran de la mano para llevarla a la guarida del pokémon dominante.


    Bosque sin nombre P5.

    Ricardo Gallaway tiene una pasarela de pasto a sus pies, al final un Parasect mira con ojos blancos. Recarga su batuta y la esconde detrás de su espalda mientras avanza y presiona a Liliana para que haga lo mismo.

    Entonces tres filas de Paras marchan hacia adelante ordenadamente, recuerda a cintas de transporte en una fábrica. En este caso los bichos parecen no parar.

    Los dos empiezan a debilitar cangrejos a patadas, escalan para cortar su cara pero los empala con nymphe y los avienta hacia los arbustos.

    —¡Condenados intrusos!—dice uno voz femenina asqueando al joven.

    Pertenece a la hembra del final, es obvio que están frente a la pokémon dominante. La líder de la mazmorra.

    —Mataremos a la hembrita, pero el macho—antes de continuar le dirige una mirada coqueta que hace que trague saliva—nos la pasaremos muy bien.

    —¿Esa mirada la entrenas con tu tío?—dice correspondiendo la provocación. Esa es su especialidad.

    —¡Claro que estoy bromeando!—dice la Parasect con una mirada grotesca—solo voy a reproducirme para luego matarte, el único placer me lo da el señor hongo, ¡Ah!, y no te hagas ilusiones, mi amado se encargara que ninguno porte tu especie.

    «El señor hongo» piensa «curioso nombre»

    —El único placer que vas a sentir es el que te voy a causar cuando te meta a nymphe por la…

    —¡Cuidado!—grita Liliana.

    Se mueve a la derecha y siente un líquido empapando su chaqueta, esta se empieza a llenar de hongos por toda la superficie. Para evitar que infecten la piel tira la chaqueta al suelo, después desaparece en un mar de hongos camuflándose con el entorno.

    El culpable fue un hongo enterrado en la tierra, soltando esporas como un regador automático, no puede ni pensar en lo que pasaría si hubiera mojado su piel. Un hermoso Gallaway 3000 para llevar a tu casa.

    Ni siquiera pudo darse cuenta que estaba avanzando mientras soltaba todos esos improperios hacia la dama. Ya esta enfrente de ella. Empieza lanzando un corte furia, Ricardo alza el brazo y recibe un rasguño directo.

    Se había olvidado de que ya no tenía chaqueta. Debería tener más cuidado a partir de ahora.

    Decide confundir al rival con una vuelta de ballet, nymphe brilla como el sol y Ricardo hace un corte transversal para cortar la tenaza izquierda. Esta sale volando, soltando un chorro de un líquido verduzco. A diferencia de lo que esperaba, ni se inmuto. Tanto fue la sorpresa que no se dio cuenta cuando la Parasect le da un puñetazo en la cara, haciéndolo caer al suelo, gira para evitar la rociada mortal.

    —¡Ten cuidado con “mushrooms in the field”!—dice riendo la bicho—por cierto, mi nombre es Danna, encantada.

    —Ricardo Gallaway—dice incorporándose con un dolor en la cara—prepárate para morir.

    —¿Esa frase la sacaste de una película?—dice Danna mientras ignora el chorro verde que esta saliendo de su cuerpo.

    «No sintió nada» piensa Gallaway nervioso.

    Danna aterriza en el pasto e intenta atacarlo, Ricardo esquiva con rapidez.

    Aun no es momento para soltar su “munición”, bloquea el ataque y le da una patada entre los ojos. Sigue sin inmutarse de todas formas. Si cortándole un brazo no sintió nada…

    Unas gotas de sudor bajan por su cara, se esta poniendo demasiado intranquilo. Menos mal que la chaqueta quedó en el olvido pues de no ser así notaría su transpiración. Se estaba quedando sin armas, ve su reloj rápidamente, veinticinco minutos más y podrá cargar otra fuerza psíquica.

    Pulso oscuro tardara un poco, ese ataque gastaba mucha energía. Solo tiene una opción.

    —¡Plunder of souls!

    De la vara de cuarzo, una loba rosa sale volando hacia la enemiga, un mordisco le arranca la tenaza derecha. Suelta un grito de dolor.

    —¿¡Por qué mi rey, por qué me has abandonado!?—grita Danna desesperada.

    Ahora que esta minusválida patea con fuerza el hongo, siente dolor en la pierna y da saltos hasta que se le pasa. Sus piernas no son tan fuertes como las de su padre. Antes de darse cuenta, cuatro hongos aparecieron alrededor de él, puede escuchar la risa de los Paras.

    «Este debe ser Mushrooms in the field, al parecer es un As pero no solo lo tiene esta vieja» piensa Gallaway «es imposible que dos pokémon desarrollen el mismo As, cada ser es diferente»

    —Mientras tú estabas distraído, mis pequeños infectaron el campo, no te preocupes por tu amiga.

    Dicho eso, varios Paras cargan a Liliana mientras esta atada con hierba que habían conseguido—supone—por ahí.

    —¿Tienes idea de lo cliché que es esto?—pregunta Ricardo a pesar de estar a punto de convertirse en esclavo—es como si alguien estuviera escribiendo esto y se quedara sin ideas.

    Liliana intenta zafarse, pero es inútil.

    Esto va a doler…

    —¡Pulso oscuro!

    Al recibir el ataque, seis Paras se debilitan a la vez, lanzando a Liliana. La caída desató la cuerda.

    Obviamente olvida los regadores automáticos, estos dan de lleno y todo el cuerpo se cubre de hongos.

    O al menos eso pensaba ver, cuando abre los ojos ve un pedazo de planta cubriéndole. Mira al otro lado y puede ver los pies de Liliana por un segundo antes de que su falda volviera a crecer.

    —Este hongo parece aparte de ser parasito, es una plaga, por eso infectó la falda de Liliana antes que mi carne.

    Ricardo Gallaway empieza a correr hacia la Parasect, el mundo esta yendo a cámara lenta y sus recuerdos están saltando a la memoria.

    —Pulso oscuro es un ataque muy cabrón y nuestra especie no puede dominarlo completamente—dice la voz del capitán en su cabeza—debes tener cuidado cada vez que lo uses.

    «Es demasiado tarde para eso viejo» piensa impulsándose para saltar, clava a nymphe en la cabeza de Danna.

    Danna chilla como Ursaring, Ricardo golpea su propia cabeza para volver a recobrar total conciencia. El mundo vuelve al curso normal.

    —Señor…—esto fue lo último que dijo antes de morir.

    Una bola espiritual sale del cadáver, un pokémon con aspecto de calabaza y con ojos en el tallo aparece—Es un fantasma—dice Ricardo.

    —No sé quién es el señor hongo—dice la fantasma un poco confundida—pero sea quien sea ya sé esta muerto—¡Condenados entrometidos y condenada perra, van a pudrirse en el infierno!

    Liliana se pone junto a Ricardo más sonrojada que antes.

    —Perdón me mareé—dice Pumkaboo con una sonrisa, un nombre muy original que había inventado Gallaway—¡Todo era perfecto hasta que ustedes llegaron!

    Pumkaboo sacude la cabeza y sonríe de nuevo.

    —Se……ra……..me……..jo…………….r……..que……..me……..va……ya.

    Después del discurso, la pokémon sube hasta arriba tan lento como una gota en una grabación rebobinada.

    En la realidad

    Antes de darse cuenta, los dos jóvenes están en el cementerio.

    Las lapidas le desean las buenas noches a Gallaway. El chico le ofrece un encendedor a Liliana.

    —Gra….ci…as, pero no ……fumo.

    Ricardo niega con la cabeza y le estira el encendor otra vez.

    —Tíralo—dice, su voz seguía a un ritmo normal aunque las de los demás están en cámara lenta.

    —¿Quieres matar a los pokémon?

    —Esos ya están muertos—dice Ricardo—Hazle un favor a este marinero caído en desgracia y quema el bosque.

    —¡De acuerdo!

    El Kirlia cansado se recarga en una lápida.

    —Creo que ya estoy bien—dice mientras Liana va hacia el con el bosque explotando atrás de ella, ese encendedor no era normal pues explotaba cuando caía prendido al suelo.

    La chica se sienta al lado de él, secándose el sudor con su brazo.

    El cementerio era una parcela de pasto rodeada con una cerca de acero pintado de negro, las tumbas son diferentes entre sí pero la mayoría son humildes. Algunas tienen estatuas religiosas al lado como la figura de Meloetta hecha de cerámica en su forma psíquica.

    También hay un peluche de Arceus junto a la de un tal Timmy.

    Por lo que puede ver ya es noche cerrada, calcula más o menos que son las nueve de la noche, aunque saliendo de un territorio nunca se sabe.

    —Nunca me vuelvas meter en esos lugares—dice Liliana, hasta eso tranquila.

    —Sera mejor que no te diga que fuimos en vano…

    Recibe varias cachetadas antes de darse cuenta, es curioso como Liliana cambia los papeles cuando se enoja.

    —¿¡Entonces por qué me trajiste!?

    —No lo sé, estabas ahí…—dice Ricardo intentando no ponerse malo de nuevo—como sea, si lo que me dices es cierto y no hubo ningún accidente en el pueblo, esta claro que esa fiesta se celebró en un barco.

    —¿No pudo haber sido en un avión?

    El Kirlia niega con la cabeza.

    —Ya todo el pueblo hubiera sabido si un avión se estrellara cerca.

    —¿Esos pokémon asistieron a la fiesta?—pregunta Liliana.

    —Es lo más probable, ¿te apetece dormir en el cementerio?

    Liliana suspira, ¿acaso tiene otra opción?

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Ases Vol 2.

    -Plunder of Souls(Ricardo Gallaway/Nymphe): Permite a Ricardo guardar almas de pokémon salvajes en su batuta, solo puede guardar una a la vez. En cuanto la usa para atacar a alguien, esta asciende.

    -Mushrooms in the field(Señor hongo): Todos los seres a su voluntad pueden colocar hongos que lanzan esporas a cualquier pokémon ajeno al territorio.

    -Mental cut(Ricardo Gallaway/Nymphe): Con nymphe recargada, puede lanzar ondas y hacer cortes en el aire, capaces de cortar a los pokémon.



     
    Última edición: 20 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hmmm... ¿Acaso Liliana ha quedado semidesnuda? X'D... oie zyyy [emoji12]

    Jeje... la mazmorra se me hizo corta, la verdad xP, pero el episodio tiene el largo preciso para contar una historia... o quizás un puente ;).

    Dime, ¿Planeas que ahora todos los Ases tengan esa distinción lingüística que planeabas tuvieran los ataques regulares (y aquí... ni TAN regulares xD. Muchos vienen con cierto costo, como el Pulso Oscuro)? La verdad no tengo problema con ello... mientras no metas japonesadas -w-U. Ya sabes...

    La batalla de Ricardito v/s Danna y el Sr. Hongo se me hizo interesante y con partes graciosas. En especial esa rotura de cuarta pared con la parte cliché de atar a Liliana...

    Por lo demás, el as "Plunder of Souls" se nota rotísimo... hasta que piensas que el cuarzo puede ser un poco frágil, y Nymphe (honestamente, ese nombre se me hace más feo que mis pelotas) podría romperse si se le sobrecarga. Buen meta-balance, man. A ver cuánto le dura a Ricardito.

    El intercambio de diálogo final fue muy gracioso también. Sobre todo porque Ricardo ocultó cierta información relevante. A ver qué onda hace Liliana luego.

    Jaja xP. Nos vemos en otro episodio... y deberías corregir una parte que dice "Blunder" cuando es "Plunder" -3-. Ojo ahí, man

    Nath was here... using Tapatalk
     
    Última edición: 14 Octubre 2017
  7.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    En primero la mayoría de pokémon tanto hembras como machos siempre estan desnudos, la desdunudez no es tan mal vista en este mundo.

    Aparte de lo que mencionaste, "Plunder of souls" solo puede almacenar un alma a la vez y solo de pokémon salvajes que atacan por instinto, el ataque solo dura unos segundos antes de desaparecer el alma. Los pokémon salvajes solo se encuentran en los territorios/mazmorras por lo cual cuando haya una batalla fuera de estos—y va haber varias, de hecho los territorios van a ser muy contados, al menos al principio—sera completamente inutil (al menos que la haya recargado antes). Ahora que la analizo más, hasta me parece demasiado limitado. .

    La mayoría de Ases van a ser en ingles, salvo unas exepciones.

    Nymphe es ninfa en francés, Ricardo la compró en la ciudad del Este que es la versión de este mundo de Kalos que a su vez en el mundo real sería Francia.

    Ninfa puede ser sinonimo de hermosa o una criatura mitológica que viven en los bosques, lo cual es gracioso pensando que la primera vez que la uso estaba en un bosque.

    Espero hayas disfrutado estos capitulos, no va a haber mucha acción en los siguientes.

    Saludos.
     
  8.  
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    277
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Bien... voy a admitir que no pude terminar de leer el capítulo uno, ¿por qué? El prologo no me enganchó. Pero no me impide comentar algunas cosillas en caso de que planees algo importante:
    A ver, solo espero que esto se haya aclarado en los siguentes capítulos o que ese Gallade no es su padre biologico, porque... No tiene sentido. Un Gallade no puede tener crias con una Rockruff bajo ningun concepto, ¿por qué? Gallade es del grupo huevo Amorfo, mientras que Rockruff es del grupo campo. En resumen, ese cachorro no debería existir, le quita sentido a la historia.

    Si planeabas algo con ese cachorro, esto te va a quitar muchos puntos. Y es en parte la razón por la cual no me enganchó el fic.

    Vi por ahí una critica a que usaste un nombre japones. Mira, te seré sinsera, darles idiomas diferentes a los personajes me parese una excelente idea, no solo le da diversidad al elenco, sino una pizca de originalidad, además, obviamente si es de una region por decir, Kanto, va a tener de nombre algo japones, NO tiene sentido que sea un nombre anglosajon o latino, le quita realismo. Sientete libre de usarlos si quieres, de hecho, te animo a que uses nombres japoneses, alemanes, cualquier idioma, y si alguien no entiende siempre estan las notas de autor y de paso las puedes poner en cursiva en caso de ser un ataque o un "chan", les da un toque especial :3.

    Eso, algun día capaz y siga leyendo, pero por ahora, me pasare por tus one-shots :)
     
    Última edición: 16 Octubre 2017
  9.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Estoy consciente de los grupos huevo pero ya que este fic esta tan alejado del cannon, no veo porque respetar una mecanica que crearón para limitar el asunto más que tener cierta logica.

    ¿Un gatito puede tener crias con una ballena o con una cobra? Según pokémon sí pero realmente no tiene sentido en el "mundo real".

    Entiendo tu fijación por ello pero no creo que arruine la experiencia, aun así, voy a intentar respetarlos más pues estoy aquí para aprender. Antes de empezar, revise los grupos huevo y cuando me di cuenta de lo que me dijiste realmente decidi pasarlo de alto esperando que nadie se quejara.

    Ya desde hace varios días antes de publicar el prologo pensaba en esa pareja.

    ¿Por que limitar el argumento debido a una mecanica? Esto no es un videojuego donde el gameplay tiene que ignorar muchas veces al primero.

    Aunque creo que nomas rompí esta regla una vez más y eso porque era importante para el argumento.

    Gracias por tomarte el tiempo de comentar muchacha, nos vemos :3.

    Saludos.
     
    Última edición: 16 Octubre 2017
    • Me gusta Me gusta x 2
  10. Threadmarks: Capitulo 8
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2438
    Capítulo 8: Berenice y Jane.

    Sebastian deja el juego de mesa que supuestamente iba a jugar con Copper, lo esconde detrás de unas rocas en la playa para poder recogerlo luego sin que el agua lo dañe.

    La costa de Nereida esta muy silenciosa, todos los negocios alrededor se encuentran desiertos.

    A las nueve de la noche no hay nadie en la playa, los pokémon están en el velorio.

    Hace unos minutos, estaba ingeniando como poder escabullirse hacia aquí mientras veía a su madre llorar y a la de Larissa intentando consolarla, mirando a su hija con enojo. Sabe que a mamá le afectan los funerales más que a los otros pokémon.

    Él lo entiende, se volvería loco si oyera varios corazones tristes al unísono y pudiera notar la ausencia de algunos.

    —Me parece muy bien que visites al pobre de Copper—dijo la señora Labelle entre lágrimas—Alicia me dijo que salió con lágrimas en los ojos cuando arrestaron a su mamá y luego lo vieron en el ayuntamiento arrastrando la cola.

    —¡Pues no estoy de acuerdo!—dijo la señora Granat indignada mientras que la Audino observaba incomoda—todavía que los señoritos se desaparecen durante todo el día, quieren buscar la menor excusa para escaparse como si fueran novios.

    Sebastian se sonrojó ante las insinuaciones de la Primarina, Larissa solo rio, esa siempre es la respuesta.

    —Me temo que no señora Granat—dijo Sebastian, su tono de voz siempre fue bajísimo por lo que a veces le costaba hacerse escuchar.

    Mientras tanto, todos los presentes en el velorio voltearon hacia ellos, esa es la especialidad de la señora Granat, llamar la atención.

    —Pues yo no sé—dice muy decente—Larissa no va. Vente Larissa, no quiero que te me pierdas de nuevo….

    Madre e hijo se quedan solos, Juliette suspiró y miró a su hijo con ternura.

    —Claro que puedes ir bebe, solo cuídate. Pero por favor, ve a casa por tu bufanda y aprovechas para llevar el juego de mesa, Charles ha de estar muy aburrido y triste.

    Sebastian recibe un beso en la frente antes de irse.

    Vuelve al presente para darse cuenta de que no ve nada, algo húmedo cubre su aguda visión.

    —¿Quién soy yo?—dice una voz juguetona.

    Se suelta del agarre y voltea para ver a la misma Brionne de siempre.

    —Debí haberlo sabido…—dice Sebastian, Larissa se parte de risa por un simple chiste de primaria.

    —Fui a casa de Copper y no estabas, te estuve buscando un buen rato—dice Lari exagerando.

    El tipo hada toma aire para empezar su discurso, ahora será cuando diga sus sospechas, hubiera preferido otro receptor pero no todo puede ser perfecto en el mundo real.

    —La playa, creo que tiene que ver con todo lo que pasó, ¿recuerdas lo que tenía el cuello de Jake Bear cuando nos lo topamos?

    —¿Eh?, ¿El Teddiursa transexual?—dice Larissa confundida.

    —Es lo mismo que tenía en el cuello Jenaire Seed.

    —Un alga, ¿tiene eso algo de importante?

    —La señorita Cream, la pobre acabó con un ancla en el cerebro. Justamente mientras tomaba el sol en la playa, creo que esa alga tiene algo que ver.

    —¿Conclusión?—dice Lari bostezando.

    Sebastian escucha algunos Wingull sobrevolando la zona, no tiene tiempo en echarlos. Tal vez quieren ser testigos de la deducción, no esta muy seguro de estar en lo cierto pero es mejor saber diferentes opiniones.

    —La señora Seed seguramente tiene un amante y es tipo agua, planeaba hacer que la encerraran, para cuando la trasladen, él podría ayudarla a fugarse y llevarla a uno de esos pueblos debajo del mar para hacer una nueva vida—dice trabándose un poco.

    Lari se queda callada, el brillo de sus ojos es más reluciente que el cielo estrellado de Nereida.

    —¿Tú crees que llegaría a tales extremos?

    —¿No conoces al Señor Seed?—dice Sebastian—es demasiado frio, seguramente no le importaría matar a alguien.

    La verdad es que ha hablado poco con el Absol, por eso mismo nunca ha confiado en él.

    Entonces escucha unos pasos, seguidos de alguien hablando.

    —Esa deducción—dice de repente una voz masculina con un acento que reconoce inmediatamente—es la más pendeja que he escuchado en mi pinche vida.

    Voltea y ve al “ilustre” capitán Gallaway con una mirada cansada y divertida a la vez.

    —Tienes parte de razón, es seguro que la playa tiene algo que ver pero dudo que ella tenga un amante.

    —¿Cómo esta seguro de eso?—dice el Sylveon a la defensiva.

    Gallaway sonríe. Seguramente se enteró en el velorio, pues los pokémon del pueblo suelen hablar mucho entre sí, sin darse cuenta que están hablando con un forastero.

    —Antes de asegurarnos el caso a mí y a mí gremio—aclara Gallaway—varios vecinos empezaron a hablar como una Chatot cuarentona, ni siquiera lo tuve que preguntar nada.

    El Gallade deforme desvía la atención de los chicos para ver el oscuro mar.

    La madre del Sylveon le contó que debajo de esa agua hay miles de pueblos, según su madre son pequeños y la mayoría no son más que estaciones de paso.

    Sebastian suspira. Ese tipo seguramente es un fanfarrón, Arceus sabe a cuantas hembras habrá dejado encinta.

    —Los fantasmas suelen calentar antes de empezar la verdadera fiesta—dice Gallaway más para sí mismo que para ellos.

    El tipo lucha se voltea lentamente, viéndolos de forma seria.

    —¿Recuerdan cuando los salve de la señora Seed?

    Los dos asienten.

    —¿Cuándo vació todo el desayuno?—comenta Larissa.

    Sebastian no podría haberlo explicado mejor.

    —Otra característica de los fantasmas, que nuestro grupo aprendió por las malas, es que son rencorosos.

    Antes de que Sebastian pudiera preguntar algo, escucha un sonido de algo cortando el viento. A lo lejos ve un pedazo de metal dirigiéndose directamente hacia ellos.

    —¡Cuidado!—grita viendo como la ancla se dirigía a Larissa.

    Pero ya es tarde, cierra los ojos y escucha un sonido jugoso como el de una espada atravesando a un Kommo-o.

    «Muy bien querido, si tal vez hubieras sido más rápido podrías haber evitado esto» dice la voz de mamá en su mente, mientras escucha el chillido de Lari.

    «Abre los ojos chiquito, necesitas toparte con la realidad, siempre has sido muy tímido»

    Pero en vez de ver lo que pensaba, ve al capitán protegiendo a su amiga y tirando una semilla común al suelo. Larissa tiene un poco de sangre en la cara pero al menos esta bien físicamente. La Brionne se pone a su lado y lo abraza, corresponde el abrazo con sus cintas.

    El joven tampoco quiere pensar en lo que acaba de pasar, el capitán señala al océano, Sebastian voltea y ve algo sumergiéndose, un timón y pedazos de metal oxidado. Algo le dice que ya acabó el “calentamiento” del que hablaba este viejo, pues la próxima vez que ataque no piensa parar.

    —Morir se debe sentir horrible—susurra Larissa mientras se abraza a él temblorosa—quiero irme de aquí.

    El Sylveon asiente escuchando sus sollozos.

    Si está en lo cierto, supone que el señor Gallaway logró salvarse gracias a la semilla revivir que tenía en la chaqueta, significa que Lari vio morir a uno de sus ídolos frente a ella para que luego, este no dijera ningún comentario al respecto.

    —¿Capitán?—pregunta Sebastian.

    El Gallade se voltea hacia ellos.

    —¿Pasa algo mijo?

    —¿Qué demonios esta pasando?—pregunta aun con Lari abrazándolo, sus lágrimas hacían que sus ojos sean más brillantes.

    —Quiero irme a casa, tengo miedo…—dice ella con voz quebradiza, nunca pensó que saldría eso de su boca.

    —Nosotros te protegeremos—afirma el capitán sonriendo de forma tranquila—el principal objetivo de los pokégremios es proteger a los pokémon inocentes, por esa razón, ustedes quedan bajo la protección de nuestro gremio. Debemos acompañarles, es muy probable que ese pedazo de mierda acuática vuelva a chingarnos

    Gallaway camina hacia el muelle, en cuanto se pierde de vista, Larissa ríe en voz baja y le guiñe el ojo a su amigo.

    La escena emotiva cae, cual obra de teatro preescolar, no merece enojarse después de haber caído en semejante actuación. ¿Dónde habrá aprendido a actuar tan bien?

    Se queda quieto un segundo, mira al cielo estrellado y se sorprende por el hecho de que este ya no existe, esta siendo tapado por una nube negra que viene del Norte.

    Ahora que lo recuerda, hace tiempo que nadie va al cementerio o al bosque, ni siquiera los pokémon que tienen a muertos enterrados aquí.

    Es como si todos se hubieran olvidado de visitar a los fallecidos y de morir, hasta el día de hoy. Mañana en la mañana, los pueblerinos, con ojeras en sus rostros, cruzarían el bosque con tres ataúdes pequeños a cuestas.

    Se llevaran una sorpresa cuando lleguen.

    —No puedo decir que este enojado pero, ¿no era suficiente pedirles que nos protegieran?

    —¡No!—dice Lari de forma tonta—bueno, tal vez, nunca tengo la oportunidad de que alguien de semejante reputación me proteja, aparte de que así nos será más fácil sacar información.

    Sebastian suspira.

    —No tienes remedio, algún día vas acabar muerta por drama queen en un basurero.

    —Esa predicción es demasiado…

    La conversación es interrumpida por un sonido seco y un gemido de dolor, Sebastian va hacia donde proviene ese ruido

    Al pie de las escaleras que dirigen hacia la pescadería y al pueblo, ve a una Jynx sacudiéndose la arena del vestido.

    Sostiene un celular naranja en la mano izquierda, uno de esos modelos viejos como el suyo.

    —¿Necesita ayuda?—pregunta Sebastian

    —No necesito tu ayuda—dice la tipo hielo—si me volví exploradora fue con la intención de ayudar a inocentes, o al menos ese fue el discurso que nos dio el capitán al entrar.

    —Esta bien, yo…

    —Me llamo Berenice Gall, oriunda de isla Trop, el lugar favorito de los Tropius. Esos idiotas se enriquecen con los plátanos que salen de sus barbillas, nacen en cuna de oro.

    Berenice empieza a escribir en su teléfono, para ese entonces Larissa ya había llegado atraída por el ruido. Parece una hembra madura que seguramente pasa de los veinte años, huele a litros de perfume exótico.

    —El capitán está buscando quién nos ayude, espero que sea Claire, es buena chica aunque tiene aspecto de querer colgarse de la cuerda a cada momento.

    La joven se da la vuelta, caminando hacia el mar, los dos chicos la siguen por pura inercia.

    —Pero nada…—suspira Berenice—lo más probable es que venga la molesta de Jane, se fue de su casa porque nadie la aguanta debido a sus cambios emocionales, esa tipa hace todo lo contrario a lo que le ordenan y te grita por cualquier cosa, no sé cómo el pobre del capitán la soporta

    —Mi madre me dice que…

    —Eso también es lo que pasa—continua Berenice ignorando totalmente el comentario de Sebastian—ese es el motivo por el que no deberíamos aceptar a adolescentes, pero no, el capitán hace lo que se le da la gana, por su culpa me caí, no conoce los celulares y quiere que venga corriendo a proteger a estos mocosos. Sin ofender.

    La exploradora llega hasta el mar, alza un poco la falda para evitar que la moje la marea.

    —Ha bajado mucho su carácter desde que conoció a esa perra hace tres años, me cae bien la chica, es muy amable, es extraño pues es más que joven que yo y acaba de parir a un hijo.

    Sebastian alza las orejas.

    —Disculpe seño….

    —Hace diez años cuando me uní era tremendo—dice la señorita Gall mirando al pokémon del pelaje rosa con blanco—yo ya tenía dieciocho, pero me sentía como una colegiala cuando me veía, recuerdo que mientras dormi….

    —¡No quiero saber eso!—dice Sebastian sobresaltándola.

    La Jynx habla tanto que teme que le revele sus primeros encuentros, Marie lo hizo una vez y desde entonces no puede ver a un Bidoof de manera inocente.

    —Eres un amor...—dice Bere, dándole un beso en la mejilla.

    Sin embargo ya sabe que el capitán tiene gustos interesantes, entre los que se incluyen las hembras jóvenes. Un punto para él.

    No sabe la razón del porque intenta compararse con este viejo, de hecho en otras circunstancias sería muy estúpido de su parte juzgar a un pokémon así.

    —Sí capitán, están salvo y salvo—dice Berenice al teléfono—¿ya vienen para acá? aja, aja, entendido, lo sé, lo sé, no hay problema, adiós.

    De repente una Flygon aparece acompañada de un solo de guitarra, el sonido es tan fuerte que empuja a Gall, tirándola al agua. La tipo dragón ríe ante esa desgracia, Larissa solo mira, intentando no reírse también.

    Yeah—exclama emocionada la recién llegada—¡Que indecente querida!, ¿no te enseñaron a no bañarte en público?

    La señorita Gall se incorpora echando, literalmente, un aliento helado que sale desde sus gruesos labios.

    Sebastian empieza a humedecerse por el sudor.

    —Siempre tan oportuna como siempre—dice Berenice indignada—honestamente esperaba que después de ver a tu novio rostizándose, madurarías un poco.

    Jane se teletransporta detrás de ella, sobrevolando el mar, aletea cada vez más rápido hasta hacer que sus alas se pongan al rojo vivo. Eso no debería pasar, según él, los Flygon creaban tormentas de arena con su aleteo y no calor.

    Berenice Gall parece estar consciente de eso, unas gotas de sudor corren por su piel morada.

    «Deberíamos irnos» piensa Sebastian de repente

    —Larissa, vámonos—dice firme.

    —¿¡Estás loco!?—dice la joven pokémon con sus ojos brillantes—¡dos exploradoras van a pelear enfrente de nosotros!

    «Esos ojos anormales no van a servir hoy, debo ser más firme»

    —Vámonos.

    El zorro toma una de sus aletas y la jala con él. Casi llegan a las escaleras cuando siente mucho calor de repente.

    Lari aprovecha para intentar zafarse pero él usa una de sus cintas para agarrarla de la coleta izquierda.

    «Yo no soy así» piensa Sebastian mientras la señorita Granat forcejea «no entiendo porque trato a Lari con tanta agresividad»

    «Lo haces porque quieres protegerla mi amor» contesta mamá «siempre has sido así con tus amigos»

    Sebastian se sienta sobre cuatro patas, aun sin soltar a Larissa, ¿Amigos? ¿Apoco tenía otra amiga aparte de Larissa? Y ni eso, hoy en la mañana dudó si en realidad ellos eran amigos.

    —Lo siento chicos, ya pueden volver.

    Larissa logra soltarse y lo mira furiosa.

    —Me lo perdí, estarás contento.

    Se dirige a la playa, dejándolo solo.

    Eso fue extraño, nunca había sido tan agresivo antes. Escucha unos pasos en los escalones.

    El capitán Gallaway había llegado con total calma, todo lo contrario a sus “lindas exploradoras”.
     
    Última edición: 20 Julio 2018
  11.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Uh, han llegado nuevas exploradoras para ayudar... y no se llevan nada bien xD. No sé por qué, pero me gusta ver cómo dos "aliados" se pelean de cuando en cuando :V.

    En todo caso, ¿Por qué la mamá de Sebastian es una Audino? ¿Es algo que se te ocurrió de repente? ¿Su nombre es "Juliette Labelle" o me equivoco? -w-U

    ¿Y cómo carajos Larissa sale sin traumas de "ver morir" a su ídolo, el Capitán Gallaway? O_O. Menos mal que siempre sale de casa con sus Semillas Revivir -w-

    ¿Y por qué Sebastian se puso medio agresivo? Hmmm... se ve todo interesante también.

    En general el episodio me pareció corto y no me deja mucho qué opinar... salvo que no vi fallos ortográficos xP. Así que voy a quotear un poco

    1- ¿Es necesario el "realismo" en el mundo Pokémon? xD. Es un fuckin' mundo de fantasía... y si nos centramos en "Mundo misterioso", pues es mucho mejor. La mecánica de "grupos huevo", la verdad fue hecha para pasársela un poco por... ahí mismo xD.

    2- Leyendo tu "sinsera" opinión, me doy cuenta de una cosa... que si el autor va a poner nombres japos en sus "ases", no tengo problema alguno. Son solo los nombres de ataques convencionales los que no me gustan en modo japo. Además, ni Jenaire Seed, ni Alicia la monja, tenían pinta alguna de ser japonesas como para "justificar" el que "anuncien" sus ataques así. Aún así... habrá que ver qué termina haciendo el autor =3=

    Nos vemos en otra xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias como siempre muchacho, lo de la Audino ya lo dije en el primerito capitulo XD. No te culpo, lo mencione muy de pasada.

    Gracias por leer, nos vemos luego :,3.
     
  13. Threadmarks: Capitulo 9
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    1739
    Capitulo 9: Hamlet

    Cuando alguien entra a la sala de los Granat, lo primero siempre es quejarse del olor a perfume exótico que inunda tu nariz tan solo pisarla. Lari siempre esta de acuerdo y sube la escalera de coral que la lleva a su cuarto para evadir la pregunta.

    Para ella no es un simple olor a perfume, es el olor de las historias de su madre, las que escuchaba desde pequeña. Al principio con entusiasmo pero a medida que la Popplio creció y terminó evolucionando, el hastió empezó a predominar sobre todas las emociones.

    Enfrente de los sofás tapizados de cuero sintético hay un tocador con tres cajones repletos de vestidos y accesorios, la mayoría de Granat y casi ninguno de ella. Encima hay un televisor gigante donde miraba las desventuras de rico McPsyduck hasta que con catorce años su madre le regañó por seguir viendo programas para niños.

    A la izquierda del asiento, una vitrina de cristal luce los reconocimientos de una hembra dedicada al espectáculo.

    Larissa sabe que a su madre le encantan los recuerdos, aunque su olfato no es tan bueno como el de Sebastian, ella capta el olor de algo antiguo que fue reemplazado por algo ridículo.

    La alfombra que en este momento esta pisando su querido capitán resucitado, proviene de un bazar del Oeste; la adquirió Granat cuando era actriz, no desperdicia cualquier ocasión para mencionarlo.

    Incluso intentando escapar de esa avalancha de anécdotas impregnadas por el glamour y la melancolía de mamá, en el pasillo que dirige hacia su cuarto también la inundan los recuerdos.

    Unos que Larissa le hubiera encantado vivir aunque su nacimiento fue totalmente incompatible con la carrera de su madre. Igual que un Cacturne besándose con un globo.

    En esta ocasión no la molestó tener visita.

    Sebastian al entrar se sentó de golpe en el sillón sin educación, es extraño pues las visitas del Sylveon hacían sentir a Granat como una reina.

    Desde que encontraron al capitán Gallaway, él se puso a la defensiva.

    Todo el camino desde la playa hasta aquí estuvo lleno de comentarios que la ponían incomoda e incluso se sentía lastimada. Al igual que cuando quería observar la pelea entre las dos exploradoras, llegó al extremo de lastimarla físicamente para sacarla de ahí.

    Ahora que lo piensa, se siente un poco estúpida por dolerse con cosas así.

    Obviamente no iba a mostrárselo al que es su mejor amigo desde la primaria, desde que ese día que Sebastian se desvivió para ponerla feliz, ella se resistía a mostrarle sus sentimientos. Después de todo, su especie es conocida por ocultar su tristeza y siempre fingir estar risueñas.

    Lo mismo pasó cuando un ancla reventó la cabeza de Gallaway, conociendo al joven tiene la certeza de que se creyó que su tristeza fue actuación y no que la actuación fue cuando le reveló a Sebastian que supuestamente estaba actuando. De tantas actuaciones, Lari se siente una Brionne de circo.

    El capitán Gallaway que estuvo muerto durante apenas dos segundos, se quita la chaqueta dejando a relucir su extrema delgadez.

    —Este viejo esta venido a menos como si fuera una mujer galante a los cincuenta—dijo Sebastian mientras rodeaban la plaza evitando atraer atención.

    —¡No digas eso!

    Generalmente nunca discutían, sin embargo insiste.

    —Es la verdad Lari—dijo fingiendo tristeza en vano—durante los rezos de nuestra querida madre pude reflexionar sobre nuestro encuentro con él durante el incidente de la señora Seed y recordé algo sobre su especie. Sus cuchillas no están y también le falta el bulto de la cadera.

    Ella lo miró un momento y luego sonrió con total honestidad, después con sus ojos llenos de ilusión, se dirigió al joven.

    —¡Eso lo hace mejor!—exclama haciendo que las otras dos chicas se voltearan un momento

    —¿Te imaginas lo que tuvo que pasar para acabar así? por algo aun es el líder…

    —Tienes razón supongo…—dijo Sebastian

    No le dirigió la palabra el resto del camino.

    Ahora que lo veía sin nada encima supone que tiene algo de razón. Es obvio que antes bailaba aparte de nadar como suele decir Granat.

    No obstante, esta segura de que hay algo por lo que sigue siendo capitán.

    —Bonita casa—comenta Gallaway sosteniendo la foto donde aparece ella de pequeña junto con una Alicia a los tres meses de haber llegado al pueblo.

    —¿L’amour Toxique D’ete?—pregunta Berenice olfateando la habitación—tienes buen gusto chica, recuerdo la primera vez que probé ese perfume, un empresario había llegado a isla Trop para vender sus productos, me ofendí demasiado cuando a mi amiga le ofreció un descuento por ser bella ¿sabes que es lo peor? Era una Psyduck, ¡una maldita Psyduck!, ¿¡lo pueden creer!?

    La Flygon bufa.

    Ese ruido fue suficiente para que empiece a salir un humo helado de entre los labios de la joven Jynx, Gallaway suspira en señal de exasperación.

    —¡No estamos en un puto mercado!

    Ella y los demás miraron al viejo de la sala. Este libero su frustración, soltando una nube por la boca..

    —Estamos ante una bronca* grave, estos muchachos de acá están en peligro y aun no tenemos una pista satisfactoria sobre la identidad del atacante. Puede ser tanto forastero como pueblerino de este lugar.

    «Y para acabarla de chingar» continua «una ama de casa está involucrada también, por culpa de sus asesinatos está metida en la mierda y ni siquiera la reata* más resistente podría sacarla de ahí. Al menos que hagamos algo»

    El Gallade se rasca la nuca, nervioso.

    —Tengo dos planes, uno tiene muchas probabilidades de salir bien pero conlleva poner en peligro a estos chamacos pero va en contra de los principios del pokégremio. El segundo aunque requiere más tiempo, no es necesario usar carnada ¿Qué dicen muchachos?

    Larissa esta dispuesta a intentarlo si eso le ayuda al capitán. Sebastian mira al líder como si fuera a saltarle al cuello y comérselo.

    —¡Usted esta loco si cree que pondrá en peligro a La… a un pokémon inocente.

    —¡Sebastian, ese tipo ya nos la tiene jurada!—reclama ella refiriéndose al fantasma.

    —También al capitán—reafirma Sebastian—ese tipo solo ve por si mismo, el número de los que habrá dejado morir debe ser proporcional a sus hijos naturales.

    Gallaway niega con la cabeza.

    —Usted son jóvenes pero cuando crezcan podrán comprender que aveces la vida no es tan sencilla.

    Sebastian suspira.

    —Por otro lado, la señora Seed tampoco se libra, tomaremos la primera opción…



    Alicia suspira mientras una canción vieja suena en la radio. A pesar de tener treinta años, aun le incomodan los recuerdos de su juventud. A lo mejor es por eso que Arceus la castiga con eso.

    Sus años de rebeldía resuenan en las canciones, en el dolor punzante que siente en el cuello después de la cirugía para quitarse un tatuaje provocativo y las complicaciones que tiene al comer por una perforación que no termino de cicatrizar.

    Ella entregó su alma a Arceus, decidida a que esa sería la única manera de salvarse por tantos años donde su parte del cuerpo más conocida estaba debajo del rabo. Sus padres estuvieron entusiasmados con la idea y ni siquiera lo dudaron para mandar a su pequeña consentida al pueblo.

    Por un lado se sintió decepcionada.

    Se encuentra en su pequeño cuarto en la iglesia, huele a humedad y no se compara a los lujos que tenía en su juventud pero no estaba mal. Un tocador consumido por las termitas, lleno de la única ropa que podía usar. En la pared apenas provista de pintura se encuentra el cuadro de Arceus; lo único que se llevó de su casa.

    Arriba del tocador hay un espejo que encontró por sorpresa el día de su cumpleaños dieciséis.

    —Un regalo de bienvenida—dijo la señora Granat sonriendo—lo tenía ahí tirado, cuando me entere por ahí de que era tu cumpleaños, decidí traértelo pues te ves muy desarreglada siempre.

    A la joven le sorprendió el descaro de la Primarina.

    —Señora…el maquillaje va contra mi código…

    —No me refiero a eso—dijo Granat poniendo sus aletas sobre el pecho—¿no puedes ponerte ni siquiera un poco para ocultar tus ojeras?

    —¿Tengo ojeras?—pregunta inocente antes de que la señora ría como una jovencita.

    Si quiere bañarse tiene que pedirle a la madre su regadera, ese es el motivo de que intente cubrir su olor corporal con perfume de imitación. Suelta sus nervios mediante largos suspiros.

    Su rostro no ha cambiado aunque haya cumplido los treinta, un pokemon amarillo con gafas de sol y que viste una gabardina es reflejado por el espejo. Cuando voltea es demasiado tarde, un proyectil perfora su cabeza manchando el espejo de rojo. Alicia encuentra la muerte con sus ojos abiertos por el espanto y un agujero en la frente.

    Si quiere bañarse tiene que pedirle a la madre su regadera, ese es el motivo de que intente cubrir su olor corporal con perfume de imitación. Suelta sus nervios mediante largos suspiros.

    La madre le pidió que diera un discurso a los pokémon congregados en la plaza, cabe mencionar que esta demasiado nerviosa. La Deerling se voltea solo para ver a un Pikachu con gabardina. En el rostro sostiene unas gafas de sol.

    El pokémon misterioso ríe con voz ronca.

    —Buenas noches, me llamo Harry Mel Letnik, pero tu llámame Hamlet, estaré junto a ti hasta que aprendas a usar tu As.

    —¡Como Yvetal entraste!—exclama Alicia asustada—¿¡ Y que es un As!?

    —Oh Jesús…—dice Hamlet ocultando su rostro—un As es una habilidad que depende de tu especie, tu personalidad y tu tipo, generalmente se obtiene con entrenamiento pero uno de mis Ases me permite dárselos a cualquiera.

    Alicia traga saliva.

    —No deberías estar aquí…

    —No te preocupes, nadie me puede ver si no quiero—dice Letnik tranquilizando a la hembra.

    Escucha unos pasos detrás de la puerta.

    —Tápame los oídos…

    El tipo eléctrico accede un poco extrañado, segundos después desea haberlas usado para él mismo.

    —¿¡ESTAS LISTA!?

    Al macho casi se le vuela el sombrero.

    —Sí madre—dice Alicia fingiendo una sonrisa igual a la de hace unas cuantas horas, luego se vuelve al Pikachu—¿vienes?

    Hamlet hace una reverencia dejando al descubierto sus orejas.

    —Después de usted señorita.
    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    1*Problema

    2*Reata se refiere a cuerda una larga y resistente, aunque también se usa actualmente para referirse vulgarmente al pene.

     
    Última edición: 20 Julio 2018
  14.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Recuerdo que una vez un amigo me dijo que cierto OC de un fanfic mío "se pasa de Reata :V"... o sea, ¿Eso quiere decir que se pasa de verga? x'D

    Vamos a ver por dónde comienzo criticando el episodio... en lo personal, se sintió un poco pesado, pero lo sigo lo mejor que puedo... ¿Larissa es un accidente? O_O. Uff... me pregunto si Gallaway será responsable de esto -w-U jeje.

    Berenice y Jane siguen peleándose por estupideces... y Sebastian sigue en su faceta agresiva o_oU. Realmente se nota que a éste le gusta Lari. Es un mal mentiroso el wey xD

    ¿Alicia era una prostituta? Me pregunto si conocerá a la Lopunny que estaba atendiendo al Señor Seed xD. Pero fuera de ello, vaya que tiene problemas ._. ... no sé, da penita.

    Y hablando de problemas...

    Creo que deberías revisar mejor tus episodios antes de publicarlos. Tal parece que olvidaste borrar un buen pedazo (el que marqué en azul, digo yo). Como que planeaste matarla de una vez pero luego decidiste que "todavía puede ser útil para la historia"

    A ver en qué desemboca todo esto x'D
     
  15.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    NYEHEHHEHEHEHEH.

    De hecho, lo de matarla y luego repetir el parrafo fue a proposito, no te digo más, solo piensa en el nuevo personaje que acaba de llegar.

    Saludos
    .
     
  16. Threadmarks: Capitulo 10
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2707
    Capitulo 10: Vida y muerte

    El metal del Inspector Magnet se enfría a un cero absoluto, él y la señora Shield llevan buscando varias horas a la señorita Flower sin resultado.

    No puede creer que sea más importante buscar a una niña mimada que hacer averiguaciones sobre los asesinatos ocurridos recientemente.

    «Se ve a leguas porque esta malcriada» piensa el magnezone mientras su subordinada busca por RON.

    Aunque pensándolo bien tampoco hay algo que averiguar. Jenaire Seed hizo todo esto para intentar escapar de su vida, una vida donde era tratada como una sirvienta sin más paga que la frialdad del señor Seed y la indiferencia de su hijo.

    La hitmonchan termina de entrevistar a una roselia americana, intenta acomodarse el uniforme mientras camina hacia el pokémon eléctrico. Abajo del traje de policía tenía su ropa de siempre, es una tortura cuando el sol de Nereida la hace sudar.

    —Lo mismo—dice Jackie Shield secándose el sudor torpemente—dijo haber visto a la chica junto a un Kirlia que cubría su falda con una chaqueta corsaria.

    —Corsaria…

    Al decir estas palabras recuerda un evento ocurrido mientras cursaba segundo de secundaria, tenía catorce años y ya tenía la idea metida en la cabeza de ser policía. A pesar de la desaprobación constante..

    Cabe mencionar que aún era un Magnemite en esa época, estudiaba donde había nacido y crecido, en el pueblo de Paraíso Cercano en el Norte. Un día como cualquier otro se enteró de que el Kirlia que siempre se ha sentado hasta atrás había sido expulsado por razones desconocidas.

    No había hablado mucho con él pero lo veía desde lejos, siempre iba a la escuela con esa chaqueta azul marino. No solía acercarse a nadie, contestaba con insultos o monosílabos a los machos pero no tenía ningún problema con las hembras.

    Parece que tuvo un hijo o un sobrino y este decidió ligarse a una rica para cumplirse sus caprichos

    —¿En qué estás pensando?—pregunta Jackie sacándolo de sus recuerdos.

    —Tengo que buscar a alguien—dice Magnet levitando hacia otro lado.

    En eso ve un camino a la derecha de RON, un camino entre las montañas que no recuerda haber visto antes. Un poco de humo sale de ahí y sube hasta el cielo contaminándolo.

    —Jackie, ¿Sabes a donde dirige ese camino?

    —Parece ir hacia atrás de RON.

    Los dos policías deciden seguir el camino baldío, solo un poco de pasto crece al inicio de este. Aunque ninguno de los dos tiene un buen olfato, el olor a quemado es evidente. Los arboles quedaron cenicientos, algunas llamas florecen en troncos. Varios cangrejos despedazados humean en el suelo, Jackie tiene que taparse la nariz para no respirar tanto humo mientras que el acero del señor Magnet vuelve a calentarse.

    El tipo acero mira a un ente formándose del humo, después de parpadear ve a un pequeño fantasma.

    Tiene un tronco partido como cabeza con una rama a cada lado simulando ser cuernos, debajo del casco de madera están unos ojos rojos claros parecidos al atardecer. Unos cortos bracitos y una cara de estar siempre sorprendido. El pequeño empieza a olisquear los cadáveres de cangrejos.

    El espíritu abre más los ojos cuando los ve y desaparece mezclándose entre el humo.

    —¿Eso era un fantasma?—pregunta la señora Shield mientras caminan.

    —Los fantasmas no existen—afirma Magnet fingiendo seguridad.

    —Se nota que no estás muy seguro

    El Inspector ignora la insinuación, si tuviera dientes los rechinaría.

    —Casi llegamos al final.



    Alejandra Deunix esta debajo del mar mientras acaricia a la sneasel que ya muestra los primeros signos de descomposición, sin embargo, ella no deja de maravillarse por tan placentera visión. Descubre que le encanta la muerte, quiere matar a todos para tener la oportunidad de ver sus ojos vidriosos o incluso como la sangre inunda su cuerpo y es la misma que los ahoga lentamente.

    Le encantaría haber puesto más atención en clase de biología, así podría enterarse de en qué partes atravesar a los pokémon para hacerlos gorgotear mientras ese líquido que ella ya no posee sale a borbotones de la boca de sus víctimas.

    Obviamente solo a las hembras, imagina que con los machitos no es tan sexy.

    Suspira—o hace el intento—y avienta el cadáver, tiene que conseguir otro. Ata su cadena en una roca cubierta de percebes y la usa para impulsarse hacia arriba como un wailord agarrando luz del sol.

    Aterriza en la arena esperando matar a alguien. No hay nadie, se vuelve invisible y empieza a dirigirse hacia el muelle.

    Sube las escaleras con rapidez para llegar a la pescadería, no hay nadie. Su vulpix interior inclina la cabeza como una litten curiosa, esperaba encontrar a quien poseer.

    Mira por todos los rincones y su búsqueda la termina llevando a las escaleras que dirigen hacia el muelle. Usa su levitación para bajar sin necesidad de pisar ningún escalón.

    Su alma recuerda de repente el sitio donde estaba antes, su primera matanza oficial fue arruinada por ese estúpido norteño.

    No es justo, en ese momento se sintió como un escritor al que le mandan a dormir a la niña justo cuando empieza a escribir palabras bonitas.

    Si aún tuviera sus delicados pies, seguramente pisotearía el suelo con fuerza. No había nadie tampoco en el muelle, no lo sabía con certeza pero tenía la impresión que no pasaba de las 11:00, es viernes, ¿los jóvenes de aquí no disfrutan la vida?

    Entonces su vista borrosa capta la imagen del único barco anclado, por lo mismo es incapaz de leer las palabras en el costado, solo viendo figuras azules y un color blanco metálico..

    Pero hay algo que sí puede ver con su alma, una figura amarilla que cuando la enfoca bien descubre su especie. Una tipo bicho tan frágil y sola…hasta le da pena aunque haya sido igual de frágil cuando estaba viva.

    Sin embargo nunca estuvo sola, siempre fue acompañada por machos cada vez más guapos e interesantes. Se escapaba con ellos a otras islas a hacer lo que quisieran y la señorita Deunix no ponía ninguna restricción, haciendo a todos felices menos a su familia.

    Alejandra se deshace de su “armadura” volviendo a ser una simple alga, cuando se enreda al cuello de la pequeña tiene que ajustarse para no caerse, hace caer la bufanda café que es llevada por el viento y simplemente empieza a susurrar.

    Solo bastan algunas palabras para que el alma de la joven abra las piernas.

    Tiene una mirada blanca por un momento. Después volvió el color pero ya no estaba presente, Alejandra Deunix es la única en la fiesta.

    O al menos eso piensa unos segundos, algo se está formando en su vientre, sus corazones están latiendo al unísono. Deunix usa la pequeña boca de la ribombee para vomitar una mezcla de color rojo, café junto a un poco de verde.

    «Se está formando una vida dentro de mi» piensa indignada, terminando de volver el estomagó. La decepción inunda su cuerpo provisional cuando ve que los huevos no están entre esa masa asquerosa.

    —¡Que maldito asco!—dice en voz alta.

    La vida es una mierda, no puede cargar la creación de una nueva vida consigo, simplemente no puede. Ella adora la muerte y más la adorara cuando su contraparte ni siquiera pueda empezar decentemente.

    Sonríe histérica.

    Tiene que sacarse este problema de encima como sea.

    « ¡Necesito conseguir un cuchillo para abrirme las tripas, estos enfats no pueden nacer, no pueden no pueden!» piensa tocándose su estómago con odio mientras gotas de sudor corren por su pelaje amarillo «Los sacare del útero o donde sea que los tenga esta hembra, luego los echare al mar uno a uno y luego si las cosas salen como espero, esa tipa se llevara la sorpresa en el otro lado»

    —¡Frida!—escucha una voz detrás de ella.

    Antes de voltearse un Eevee se le abalanza encima con el pelaje alrededor de sus ojos siendo mojado por las lágrimas.

    —¡Quítate!—grita aleteando sus alas sacando un brillo mágico de estas.

    El sucio pokémon es empujado hacia atrás.

    —Perdón—se escusa ofreciendo su pata—últimamente he estado fatal.

    —¿Tu quién eres? ¡Me podrías haber aplastado!

    En el Eevee aparece una cara de decepción.

    —¿No me recuerdas? Soy el Eevee de región Mudbray, creo que nunca te dije mi nombre…por cierto, ¿Qué le paso a la bufanda de tu abuela?

    Deunix no entiende pero intenta disimular.

    —A veces hay que despojarse de lo material —dice estirando la alga—lo importante es no despojarse de los recuerdos.

    El joven no parece muy convencido.

    —Las cosas físicas son un lastre—dice “Frida” estirando la “e”—lo importante es los momentos que pasaste con ellos.

    «Eso ni te lo crees tú» dice la vulpix susurrándole en el oído.

    La joven nota la cámara que tiene en el cuello.

    —Salvo que te permitan hacer tu trabajo como esta preciosidad—dice mostrándola sonriente.

    —Ok…me llamo Charles aunque todos me dicen Copper, creo que no te lo dije antes.

    —¿Copper?—dice Deunix con genuino interés—interesante apodo

    Copper voltea hacia todos lados.

    —¿Has visto algo extraño por aquí Frida?

    Deunix inclina la cabeza.

    —¿Extraño cómo? ¿Aquí en la playa?

    —Creo que no te has enterado—dice Copper cambiando el tono de voz—arrestaron a mi madre por varias muertes ocurridas aquí.

    Las dos personalidades en su mente empiezan a humedecerse el pelaje.

    —Lo siento mucho, ¿Quiénes son querido?—dice jalando su “bufanda” nerviosamente.

    —Ice Cream, Jake Bear y Clara…Clara.

    «Ice Cream… ¿no se refería a la sneasel de las gafas oscuras?, Jake seguramente es ese niño y Clara por eliminación es la espurr esa»

    —Sus familias deben estar desbastadas…

    —No tanto como mamá—dice Copper bajando la mirada—esta como ida, no habla, apenas se mueve, duerme para evadir la realidad más que para descansar, me ignora…

    El pokémon normal le muestra un rostro de determinación, desesperación e incluso coraje al levantar la cabeza.

    —Todo es culpa de ese imbécil que tengo de padre, su marimono no ha sido más que un pretexto para tener a su propia sirvienta casi sin gastar nada, seguramente es gay o incluso tal vez es tan misántropo que solo se interesa por si mismo.

    Ella sonríe coquetamente.

    —Tal vez a tú papa le gusten las menores—dice mientras una boca besa de forma seductora a la vulpix que antes era. Frida/Alejandra siente como sus recuerdos se dividen.

    Ella no es Alejandra la vulpix, tampoco Frida la ribombee, ni siquiera puede asimilar ser una fantasma, no es nada. Solo un alma que no puede resignarse a morir. Sus dos personalidades empiezan a dividirse, la primera es su “yo actual”, una fantasma a la que le encanta la muerte y la segunda ya tomo su nombre, es la Alejandra del pasado, la que pasaba noches enteras en dormitorios de desconocidos. Su nombre es Alex.

    —¿No notas que te está hablando y tú sin darte cuenta?—dice Alex con una voz más sensible e provocativa.

    Nota que Alex tiene razón. La boca del chico se movía sin emitir un sonido, su oído espiritual esta demasiado ocupado escuchando consejos de su anterior vida.

    El Eevee la mira con ojos claros esperando una respuesta, el ruido de la marea hace que vuelva a oír la realidad de nuevo.

    —Una periodista solo escucha lo importante, es un instinto inevitable querido.

    —¿Qué es lo importante para ti?

    Los machos—dice Alex.

    —Lo inédito—dice Alejandra metida en el papel.

    —Yo creo que esto es lo más inédito posible, una ama de casa acusada de tres asesinatos en tres diferentes lugares, aunque cercanos, separados por varia distancia.

    Frida, Alejandra o como se llame ahora, nunca fue fan de pensar demasiado. Ahora que está muerta siente que es demasiado cliché eso de vivir el momento.

    Vivir el momento es un mundo desbordado por el presente donde el futuro se asoma tímido y el pasado es pasto de las llamas.

    Jenaire Seed…algo le dice que necesita reunirse con ella.

    Quizá pueda reconstruir su mente.



    Ricardo Gallaway intenta acomodarse sobre la chaqueta mientras una tumba es testigo de su insomnio, no puede leer bien las palabras pues están borradas por el tiempo.

    A su lado escucha la respiración de la muchacha, a pesar de sus primeras predicciones, durmió con demasiada facilidad. No le importó en lo absoluto estar en camposanto.

    Escucha varios ruidos para tranquilizarse, las respiración de Liliana siguen sonando leves en medio del aire. El kirlia se incorpora viendo a la chica soñar laberintos que si los soñara despiertos entonces su cerebro ardería.

    Las hembras son demasiado lindas cuando duermen, unas mueven la cola entre mundos oníricos, las humanoides alzan y bajan su pecho al compás de sus respiraciones, todas se convierten en unas criaturas vulnerables. Mira sus brazos terminados en punta, sería demasiado fácil tocarla.

    Nota su boca llenándose de saliva, su pulso se acelera en rápidos ritmos, no hay más opción. Sus piernas empiezan a caminar sin consentimiento alguno por parte de él.

    Se pone de rodillas al lado de ella, la señorita Flower mueve su cuerpo un poco para recargarse mejor en la tumba ya borrosa de un pokémon olvidado. La lilligant respira paso a paso.

    «¡Ahora no es el momento!» piensa Gallaway estresado.

    Todo empezó en ese momento que el joven ralts encuentra unos libros sobre reproducción en una biblioteca norteña. Aún recuerda el olor a papel viejo, los lentos pasos sobre ladrillo empolvado, las estanterías repletas de libros con lomos destrozados y un swalot amable leyendo el periódico con sus gafas como si estuviera revisando una obra de arte.

    Usa la chaqueta para protegerse ante la alta temperatura.

    Unas gotas de sudor corren entre sus ojos morados, ese ralts revisa naturalmente un libro verde. Lee palabras prohibidas, palabras que no puedes pronunciar en medio de una iglesia. El joven Ricardo pasa las paginas aterrorizándose ante los dibujos, dibujos impresos en tinta negra.

    En la realidad escucha unos pasos detrás de él, hace una vuelta de ballet para encontrarse de enfrente con dos pokémon. Una hembra de la mediana edad y un viejo inspector.

    Los dos miran la escena con ojos acusadores e intrigados, entonces el magnezone esboza una sonrisa.

    —¡Así te queríamos ver!—dice mostrando una placa oxidada—¡estas arrestado por secuestro!

    La aludida lanza un gran bostezo mientras se estira, abriendo sus ojos ámbar, opacos bajo el cielo nocturno. Cuando los termina de abrir mira a los dos pokémon y sonríe inclinándose.

    —¡Buenos días señor Magnet y señora Shield!

    La hitmonchan tapa su cara detrás del guante, el señor Magnet empieza a sacar humo de la cabeza.

    —¿¡Estas consciente de lo que esta pasando en el pueblo!?—exclama el inspector enojado—¡mientras la gente llora, tú estás muy tranquila coqueteando con este tipo!

    Liliana Flower suelta una risita.

    —¿Qué pasa?, ¿se murió alguien?

    Los dos se le quedan mirando, Ricardo retrocede unos pasos para atrás, apretando a nymphe firmemente. Recarga la batuta con el mayor sigilo posible.

    —Tres para ser exactos—dice la señora Shield asomándose por encima.

    Las mejillas de la lilligant empezaron a humedecerse, Ricardo saca la batuta rosa mientras que la hembra se oculta detrás del inspector.

    En un segundo, las urnas giraron como sombreros mágicos. Gallaway camina hacia atrás hasta llegar a la cerca, los muertos están listos para presenciar una batalla, varios salen de sus tumbas con rapidez, bailando cual pokémon en escenario.

    Gallaway sabe que es una alucinación pero se siente de verdad.

    Varios imanes esféricos rodean al pokémon tipo acero/eléctrico.

    —Vas a ser una buena compañía para la señora Seed—dice la señora Shield con sus puños ardiendo en llamas.

    «No lo dudo» piensa mientras en su rostro aparece la típica sonrisa falsa de los Gallaway, torcida a la derecha, mostrando la mayoría de los dientes, no tan limpia como sus ancestros quisieran pero ahí está.

    Es viernes a las 11 de la noche, los fantasmas observaran el enfrentamiento entre dos policías y un forastero.

    Estos fantasmas no existen, son almas que están descansando, no fueron arrastradas por ninguna máquina. No obstante podrán desoír la segunda pelea de la noche.

    —¡Adelante!—exclama Gallaway soltando pequeñas chispas rosas por la vara.







     
    Última edición: 20 Julio 2018
  17.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Vaya vaya... Alejandra Deunix ahora también tiene una doble personalidad. Y si contamos la que adquiere al "poseer" a distintas víctimas, tenemos tres en total. Vaya si debe ser complicado manejarse de ese modo o_oU... aunque eso no le da puntos de simpatía tampoco ¬¬. Es una psicópata de lo peor.

    Y bueno, al menos Copper está consciente de lo mal padre que resulta ser el "Señor Seed" -w-U. Deunix dio en el clavo al suponer que "le gustan las menores" xD. Y pobre Frida uwu... esa Ribombee en el más allá odiará saber que sus huevos no nacerán por culpa de esa asesina de mierda.

    ¡Oh! El oficial Magnet conocía a Gallaway desde pequeño... qué interesante -w-U. Me pregunto si eso le hará sospechar que Ricardito sea el hijo de éste a la hora en que peleen. Esto se pondrá bien tenso. Me pregunto qué ases podrán mostrarnos...

    A ver con qué más te las ingenias para seguirle a esto :V
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Threadmarks: Capitulo 11
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2780
    Capitulo 11: Batalla en el cementerio olvidado (Parte 1)

    Las tumbas empiezan a echar humo como si tuvieran un incienso prendido a sus pies. Tres personajes se miran frente a frente, Ricardo olvidó sus turbios pensamientos anteriores para enfocarse en el presente.

    «Cuando estas en los territorios necesitas olvidarte de lo demás, de las hembras, de tus deseos e incluso de quien eres o donde has nacido. Solo eres un ser vivo que quiere seguir siéndolo» piensa Ricardo imaginando la voz del capitán Gallaway.

    Pero no puede olvidarse de lo que es, su nombre es Ricardo Gallaway, tiene catorce años, su padre se llama Benjamín Gallaway—suelta una risa al recordarlo—y este último territorio lo recorrió con Liliana Flower. Una niña mimada, débil e indecisa.

    Ahora siente como todo se retuerce de repente, como si fuera una película de acción de los años noventa con explosiones por todos lados.

    Cuando analiza a sus enemigos ve a dos pokémon, uno tipo eléctrico con acero y una tipo lucha que parece haber salido de un cortometraje feminista. El magnezone tiene una mirada fría e inerte mientras que su compañera mira decidida sus puños.

    El kirlia sacude su chaqueta llena de hongos secos para dejar caer la placa de bronce, la acerca con un pie para después recogerla cuidadosamente. Es una técnica para enseñar su posición como explorador a los enemigos cuando un combate está a punto de empezar. De otra forma, ellos podrían atacar primero pensando que les vas a sacar un arma.

    Aunque un rango bronce* no es demasiado amenazante. Lo importante siempre ha sido una estrella dibujada en el metal que lo identifica como miembro del equipo principal, llamado en el pokégremio “estrella del mar” como “equipo principal”; la creatividad del capitán es desbordante.

    El equipo principal en todos los pokégremios está conformado por el líder y pariente o amigos de este; en “estrella del mar” los miembros son Benjamín Gallaway (rango platino), Jack (rango plata) y por ultimo él.

    —¿Ustedes tienen algo parecido?—pregunta Ricardo.

    Los dos policías buscan sus placas para enseñarlas, la señora Shield mete la mano a su uniforme buscándola. Ricardo muestra una sórdida sonrisa, corre hacia ella rápidamente y le hace un corte horizontal en el abdomen; haciendo saltar la sangre mientras atraviesa las dos capas de ropa ante los ojos metálicos del inspector.

    La hitmonchan cae malherida en la hierba sosteniéndose la herida. El señor Magnet lanza un magnetobomba, las piezas metálicas hieren el brazo del joven.

    No siente ningún dolor pues ve la máscara de seriedad del inspector cayendo pedazo a pedazo. Ahora esta nervioso, Ricardo siente como el metal vibra desde aquí.

    —Me podría haber sacado un arma, tenía que defenderme—dice retrocediendo mediante una vuelta.

    El inspector revisa a su compañera para luego devolverle la mirada al chico. Sus ojos parecen mostrar algo parecido a la rabia, suelta un impactrueno detrás de él.

    Ricardo sonríe pues ha encontrado una debilidad en la plancha de acero. Se abalanza hacia el magnezone dando vueltas y retrocediendo cuando es necesario mientras él le dirige ataques eléctricos, cada vez que falla suelta un gruñido metálico para volver a intentarlo.

    Cuando esta frente al viejo, sonríe mostrando el rostro de sus ancestros a la par que el suyo.

    —Sabía que no podías hacer nada contra mí—dice riendo—los policías siempre han estado debajo de los equipos exploradores ¿Acaso esos años encerrado en una academia han servido…

    Magnet interrumpe bruscamente el discurso con una onda que se expande alrededor de él. Ricardo siente como su chaqueta intenta despegarse de su cuerpo.

    —¿Qué fue eso?—pregunta confundido.

    —Un pulso electromagnético

    El kirlia sonríe de forma irritante.

    —¿Acaso crees que nymphe era una especie de arma electrónica? Esta batuta solo es una herramienta hecha de cuarzo refinado, la magia la pongo yo.

    Magnet niega.

    —¿Me crees tan inocente? Los ataques de pulso electromagnético de gran altitud o ataque EMP, aparte de dañar los aparatos eléctricos tienen un efecto en los pokémon tipo volador. Ahí vienen.

    Aun no comprende lo que pasa cuando escucha el canto de varios wingull, se arremolinan enloquecidos en el aire siendo manchados por el humo; entre ellos forman una gran nube viviente. Magnet arranca un pétalo de la cabeza de Liliana.

    Lo alza al aire esperando a que alguien venga. Una de las aves se fija en la materia vegetal y baja en picada por su alteración cerebral. Cuando llega a un nivel parejo con el árbol más alto, el volador desaparece sin dejar rastro.

    —Lo sabía—dice el inspector Magnet satisfecho—esto fue un territorio, aún siguen habiendo rastros de ello tanto que la puerta se ha cerrado y nosotros cuatro somos los únicos que podemos estar aquí. No me sorprendería que el tiempo también fuera afectado.

    Magnet ríe con voz ronca al ver que la sonrisa del chico se acaba de borrar.

    —No sé qué te haya enseñado tu padre pero no todos los policías son típicos ingenuos que quieren lamerle las patas a los exploradores para que les solucionen sus problemas. Empecé a interesarme por los territorios en cuando estaba cursando el primer año de la academia, hay más material en las bibliotecas de lo que crees.

    —¿Estás diciendo que al quemar el bosque aún hay rastros de la perturbación dimensional o lo que sea?—dice Ricardo dándole el beneficio de la duda al adversario muy a su pesar.

    —Esto ya no es un territorio—afirma Magnet—pero a la vez lo sigue siendo, es raro…

    Jackie Shield intenta incorporarse mientras su herida gotea, se apoya cansada en el pokémon hecho de acero.

    —Por el amor de Arceus, no debes hacer ningún esfuerzo. Lo que tenemos es irnos de aquí.

    —No—dice Ricardo torciendo el gesto.

    Magnet se sobreslta.

    —¡Estás loco!, ¡Jackie puede morir o incluso el territorio puede venirse aba…

    —¡Da igual!—exclama Ricardo mientras las aves siguen suicidándose—¡debiste haberlo pensado cuando te metiste con un explorador!

    —¿Uno rango cobre?

    Ricardo Gallaway retrocede ofendido como si su padre lo hubiera golpeado.

    —¡Incluso sabes eso!

    —A ver chico—dice el inspector—yo solo vine a cumplir mi trabajo que en esta ocasión es defender a la hija del alcalde, tú no le estás haciendo daño ahora mismo aunque intentaste aprovecharte de ella antes. Podríamos andar en diferentes caminos.

    El tipo psíquico se pone firme de nuevo, saca la batuta y empieza a echar chispas coloradas que caen al pasto, tiene que intentar algo antes que ese inspector barato se salga con la suya.

    —Te voy a decir la verdad—dice Ricardo sonriendo de nuevo—mi plan es robarme a esa chamaca para hacerla mía y embarazarla, luego cuando el alcalde cuelgue su piel, nosotros volveremos a quedarnos con este miserable pueblo.

    Ricardo se pone en posición de combate.

    —Pero al ver a esa perra sangrando me di cuenta de que puedo tomar lo que quiero a la fuerza.

    John Magnet frunce un ceño inexistente.



    —Prefiero quedarme aquí...

    Los dos amigos están en el pequeño recibidor de la casa de los Granat, hace rato se habían ido el capitán Gallaway y sus amigas, Sebastian tenía la idea de que los dos vuelvan a la plaza para que Larissa enfrente la ira de su madre.

    Pero se está negando, fingiendo excusas para no salir de casa.

    —¡Estoy muy cansada y tengo hambre!

    —El sueño nunca fue problema para la señorita Granat—dice Sebastian—no pienso enfrentarme a un regaño de ella, completamente solo.

    —¿Ni siquiera por mí?—dice Lari poniendo ojitos de rockruff recién nacida.

    —Ni por ti ni por nadie, seguro que si le preguntas a los demás pokémon te dirán lo mismo.

    —¡Pero tú eres mi amigo!—dice Larissa insistiendo.

    —Sí, pero también soy el gogoat expiatorio favorito de tu madre.

    La brionne suelta un gruñido y empieza a avanzar hacia él.

    —Aun no me has devuelto mi número 66 del comic “las aventuras de rico McPsyduck”, lo solía leer antes de dormir. ¿Sabes cuánto lo echo en falta?

    —Eso fue cuando tenías doce años, ya eres una adulta querida.

    —¡Eres un idiota!—dice Larissa azotando la puerta.

    El sylveon parpadea. Ahora está en frente de la puerta, pega su oreja contra esta y puede escuchar la risa de Lari. Estuvo caminando hacia atrás sin darse cuenta.

    —Condenada—susurra al aire.

    Aunque pensándolo bien, él también tenía mucho sueño. Bosteza mientras piensa que podría ir a casa para quedarse dormido leyendo las aventuras de rico Mcpsyduck. Lo había leído tantas veces que se sabía cada dialogo, cada palabra del narrador, cada onomatopeya, cada dibujo, cada cuadro y cada página en realidad.

    Debería devolverlo pero en verdad le ayuda a conciliar el sueño.

    Mañana el plan del ilustre capitán se pondrá en marcha y veremos que magia les depara su ilustre destino y el de un supuesto fantasma que seguía siendo supuesto a pesar de haberlo visto con sus propios ojos. Su mente sigue insistiendo en un juego de luces que no existe.

    Camina hacia casa sin pensar mucho, todas las casas están vacías como es de esperar. En otras ocasiones le encantaría esta soledad, perfecta para escuchar réquiems si no fuera porque mañana, él y Lari tendrán que enfrentarse a una muerta. Todo sea para ayudar a la señora Seed o al menos eso supone en su cabeza.

    Sebastian abre la puerta de su hogar, también conocido como consultorio y farmacia, al entrar ve la cama donde se acuestan los delirantes, estantes con diferentes medicinas, los sofás de cuero sintético, algunas plantas y el olor salubre en el aire. Si avanza más adelante llega donde es su casa de verdad detrás de una puerta cerrada a los clientes.

    La sala con sofás similares, una televisión plana que se había ganado por sus servicios al pueblo, varios retratos, la mayoría de Sebastian en diferentes momentos de su vida.

    El tipo hada sube las escaleras para recostarse en su cuarto.

    Su recamara está pintada de color verde chillón, tiene algunas estanterías repletas de libros de los que solo ha leído ciertas partes y los había abandonado. Se avienta de golpe en su cama.

    «Esto no esta bien querido» dice la voz de su madre en su mente «sabes que me preocupo con facilidad».

    Apenas son las diez, no tiene tanto sueño. Su mentira sale a relucir cuando bosteza por segunda vez, ahora es un bostezo más largo y abriendo la boca hasta su límite.

    «Me voy a romper la mandíbula» piensa por sí mismo.

    Estuvo discutiendo silenciosamente con su madre, entonces poco a poco sus ojos se cerraron. Quedándose dormido.



    No lo quiere demostrar pero esta muy asustado. Jackie Shield se encuentra muriendo en el pasto y él temblando ante un mocoso. Pero este “mocoso “es un explorador y aparte uno muy terco. No se cree ni una sola palabra de lo que acaba de decir para provocarlo.

    Sin embargo, esta entre la espada y la pared, no hay forma de evitar este combate. Liliana tiembla a su lado, lo que le hace tener más determinación para ponerlo en su lugar.

    Esa batuta seguramente es la clave, si la inutiliza no tendrá nada que hacer.

    —Muy bien, si así lo quier…

    Antes de terminar su frase, el chico intenta un corte con la vara que logra esquivar inclinándose. Contraataca con un choque eléctrico que da en el blanco y tira al joven al suelo.

    Rápidamente se incorpora. La batuta parece diferente a comparación de antes, mucho más fría. Sin embargo eso no detiene al terco explorador. Empieza a concentrarse y una pequeña llama azul cae en su hombro prendiéndole fuego a la prenda azul con dorado.

    Los hongos y la hierba pegada en la chaqueta hacen una combustión más rápida, haciendo que ardiera más rápido.

    —¿¡Que demonios!?—exclama Magnet—¿¡Quieres morir!?, ¿¡Por qué te prendiste fuego a ti mismo!?

    —Solo quiero que mueras tú—dice el explorador sonriendo de forma irritante a pesar del dolor.

    Para empeorar las cosas, gira sobre su propio eje, convirtiéndose en un tornado de fuego. Varias aureolas son lanzadas hacia el inspector, una impacta de lleno abriendo un agujero del que empieza a salir humo. El inspector le hace señas a Liliana para que se abrace a él y a Jackie—inconsciente—la carga en brazos y aprovecha la nube espesa para escapar.

    —¡No lo harás!—grita el psíquico persiguiéndolo mientras llamas salen de su cuerpo.

    El bosque esta quemado ya y las cenizas no hacen más que alimentar el fuego alrededor del kirlia. John levita lo más rápido que su pesado cuerpo se lo permite. Esto no esta funcionando, el dolor esta haciendo que el pokémon avance más rápido mientras Magnet empieza sentir las consecuencias por la pérdida del humo.

    A pesar de que el kirlia esta ardiendo, sigue saltando los obstáculos con gracilidad e incluso esquivando los cangrejos despedazados que vieron los dos policías al entrar.

    La antena del magnezone gira de forma rápida y lanza un impactrueno al joven que cae al lado de este.

    «Tengo que hacer que pierda el equilibrio, si lo hace no podrá incorporarse y morirá quemado» piensa el tipo eléctrico «es un poco cruel intentar matar a un niño pero lastimo a Jackie y no mostró ningún arrepentimiento»



    Sentía un fuerte dolor pero ese pokémon tenía que pagar por ese tan estúpido como para empezar una pelea sin terminarla. Una vez se empieza un combate, no hay manera de pararlo. Es un enfrentamiento escrito en el polvoso libro de destino. Afortunadamente, ese libro no tiene imágenes extrañas.

    El impactrueno de hace unos momentos casi le hace perder el equilibrio pero sabe que no puede permitírselo. Si se cae no podrá pararse de nuevo, maldecirá su suerte mientras muere calcinado muy lentamente como una tortilla a fuego lento.

    ¿Cuál es su plan? Lo tiene demasiado claro, intentara usar el “tornado de fuego” para partir por la mitad al inspector Magnezone. Por la asfixia no tiene que preocuparse, los hongos han endulzado el humo dándole un olor campestre agradable.

    Calcula que en tres minutos la chaqueta se consumirá y las llamas llegaran a su fina piel, quemándole hasta el tuétano—literalmente—.

    Ricardo corre con más fuerza gracias al dolor, casi llega hacia el inspector cuando un sonido de alguien aterrizando en el bosque suena revolviendo la ceniza. El temblor del suelo casi hace caer al kirlia, logra mantenerse parada pero pierde su chaqueta, siendo convertida en polvo negro en el aire y cayéndose de trasero en el piso.

    Ricardo Gallaway se incorpora, sintiéndose desnudo después de tantos años sin mostrar su falda mientras recoge la placa un poco aplastada y a nymphe, quemándose en el intento. Su plan se fue al demonio.

    —¡Eh!—dice John Magnet—creo que tenemos un problemamás grave que tu “código de honor”.

    Cuando el inspector termina de hablar, un haz amarillo sale de la nada.

    Ricardo alza la mirada para ver al mastodonte quien causo esto.

    Es una especie de robot, su cabeza termina de punta, una corbata negra atada al cuello. Todo su cuerpo hecho de roca esta lleno de runas. Tiene brazaletes de cobre o tierra endurecida rodeando sus brazos y piernas, una cicatriz de luz atravesando su pecho. Las placas que tiene en cada mano y sus hombros, ambos lucen espirales amarillas.

    El robot se eleva sobre el suelo con unos propulsores que al parecer tiene en la planta de sus pies. Los mira con ojos tristes mientras estira su corbata.

    —Buenos días, soy el fantasma del primer muerto en el universo. Mi nombre es Adán pero pueden llamarme Golurk. Mi deber es eliminar cualquier rastro de los territorios destruidos y me temo que ustedes están metidos en medio de la zona de demolición.

    Su mano izquierda desaparece, sacando un gran cañón. Gallaway supone que de ahí viene el haz.

    —¡Este es mi As!—exclama Adán con una voz parecida a la de una tumba—¡Stairway To Heaven!

    ……………………………………………………………………………………………………………………………………
    1*En este mundo, los rangos son individuales.

    Ases Vol 3:

    Aunque el ataque de pulso electromagnético no cuenta como As pues es una habilidad que pueden desarrollar todos los magnezone, es preciso almacenarlo aquí pues tiene relevancia con la historia de nuestro pokégremio.

    EMP (John Magnet): Unas ondas aparecen alrededor del usuario, estas echan a perder los aparatos eléctricos y tienen un extraño efecto en los pokémon ave. Además de que empujan ligeramente a los que están cerca.

    Stairway To Heaven (Adán/Golurk): Este es un rayo amarillo que elimina todo rastro de la existencia de la víctima, excepto quizás el alma.

     
    Última edición: 20 Julio 2018
  19.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Okey, este episodio se sintió un poco extraño, pero no por ello es un mal capítulo... ¿Me explico?

    ¿Por qué carajos Ricardito le dijo ese plan de secuestrar y preñar a Liliana, al policía John Magnet? ¿Acaso solo lo hace por alguna vieja rencilla de la que su padre le contó? ¿Serán esas sus verdaderas intenciones? Y ahora que sabemos que se llama Benjamin, pues... xD. No sé, ese nombre me parece gracioso. Pero igual, no me desagrada en lo absoluto.

    La escena en medio, con Lari y Sebastian discutiendo, me pareció ligera y divertida en lo que cabe. Ese par de niños son todo un caso xD. A ver qué más hacen... ¡Sebas! ¡Ya devuélvele su cómic! ewe

    Pero bueno, la aparición sorpresa de Adán como que arruinó la extravagante maniobra de Ricardo xD. Pobre loquillo... parece que perdió su chaqueta favorita :V. Al menos Nymphe se salvó porque el cuarzo no se quema ni se derrite así de sencillo -w-U

    Como sea, a ver qué más ocurre... hay TANTOS eventos de los cuales tomar nota y seguro se vienen más o_oU

    Antes de que se me olvide, es curiosa la fascinación que tiene Alejandra Deunix con los cadáveres femeninos, como lo demostró con la pobre Cream uwu.

    Y la forma en que Ricardo se deshizo de Jackie Shield... vaya, ¿Acaso buscabas hacer enojar a alguna feminazi o algo? xD. Es extraño que la hayas despachado de un solo corte. Esas cosas esperas que le pasen a personajes como Liliana, pero no a una policía, la verdad. ¿O será que te desagrada la especie de Hitmonchan? -w-U (y no me pondré a joder con el hecho de que los Hitmonchan se supone que sean todos machos, porque ya ves que a ambos nos chupa un huevo y la mitad del otro algunas reglas específicas del mundo Pokémon... como los "grupos huevo")

    Nos vemos en la próxima xP
     
  20.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Es obvio que Ricardo dijo todo eso solo para provocar al inspector, no te flipes demasiado Nathan XD

    Saludos Nathan, gracias por seguir comentando.

    Habra capítulos más extraños, esto solo es el principio.

    Saludos (sí, no puedo terminar un comentario si no es con la palabra "saludos", me siento vacio :,v)
     
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso