Long-fic de Pokémon - Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por DoctorSpring, 7 Septiembre 2017.

Cargando...
  1. Threadmarks: Prologo
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    1093
    Prologo: Capitán Gallaway.

    En medio del mar; en la zona de sur, un barco se dirige hacia la Villa Nereida en una noche tranquila. Un Gallade esta manejando el timón aburrido mientras las olas chocan con el casco.

    La luna se refleja en el mar oscuro.

    —¡Capitán!—dice un camarón azul con una tenaza en forma de tiburón.

    El gallade voltea hacia el clawitzer y suspira.

    —El mar de esta zona es muy tranquilo…—dice Jack mientras mira a ambos lados.

    —¿Eso es lo único que me vas a decir?—pregunta Gallaway al pokémon tipo agua.

    Su cuerpo es más flaco que el de un gallade normal, viste una chaqueta de corsario de color azul oscuro con botones dorados y detalles rojos. Carece de las cuchillas en el antebrazo y del hueso entre el torso y sus piernas. La pieza roja de su pecho es una de las únicas cosas que permanece intacta.

    —No, simplemente—titubea Jack—es su esposa…

    —¡¿Qué pasa con ella?!¡¿Esta bien?!¡¿Respira?!

    Los que conocen al capitán saben que ama a su esposa, aunque ella sea varios años más joven que él. Su preocupación puede hasta ser excesiva para algunos.

    —¡¿Crees que una puta marea es más importante que mi vieja*?!

    Obviamente Gallaway adora el mar desde pequeño aunque se lo haya chingado* en varias ocasiones y hasta lo sometieron a una cirugía por su culpa; pero su esposa tiene una importancia superior a un cuerpo de agua.

    —Acaba de dar a luz.

    El capitán ni siquiera se molesta en dirigirle otra palabra a Jack y sale corriendo, azotando la puerta para entrar a los cuartos. Al final del pasillo una puerta lujosa da a su habitación. Gallaway entra y ve el lugar en el que ha dormido desde que se había convertido en capitán.

    Tres estanterías están pegadas a la pared, en las tres hay cuadros de la boda, algunos de los padres de su mujer y otros miembros antiguos en la tripulación. Cerca de la cama hay una mesa de noche con otro cuadro de Anácris junto con una lámpara.

    En la cama, una joven rockruff lame y acaricia a un pequeño perro, el amor que tiene en sus ojos es imposible de describir por simples palabras.

    Ana Cristina—abreviado como Anácris— levanto la mirada para sonreírle al gallade.

    —¿Ves viejo? Estoy seguro que va ser igual de valiente que tu.

    El capitán nunca se había sentido tan feliz en su vida, y eso que varios momentos de éxtasis sucedieron cuando era un chamaco. Anácris tuvo la desgracia de oír algunos cuando se encontraba borracho.

    La madre le alarga el cachorro a Gallaway y este lo acuna, agradece conservar su sensor. Puede sentir la más pura felicidad del mundo en la habitación.

    —Tienes razón, este pequeño va a ser algo fiero.

    El pequeño suelta un gruñido en contestación a la suposición de su padre.

    —Disculpe capitán, fue un poco descuidado de su parte dejar el timón solo.

    Todos los presentes—Anácris, Gallaway, Jack y otros cuyos nombres mencionaremos luego—voltean sabiendo de quien era esa voz.

    Un kirlia esta en el umbral de la puerta, viste una chaqueta parecida a su padre solo que de un azul más claro alejándose del negro y con detalles dorados en vez de rojo.

    —¿No quieres ver a tu hermanito, *mijo?—dice Gallaway mientras le devuelve el bebe a su madre.

    —No gracias, ¿Te olvidaste porque vamos a esa sucia villa?

    —¡Claro que no! Estas celoso de que él tenga madre ¿no?—dice riendo.

    —¿Pero sabes donde tendrá a su padre?—dice el Kirlia con una sonrisa traviesa.

    Los ojos de Gallaway cambiaron a unos de ira. Antes de que Jack pudiera detenerlo, el Gallade aplaca contra su hijo bastardo y en un segundo ya lo esta agarrando del cuello contra la pared.

    —Jejeje, pensé que habrías olvidado “placaje” hace mucho.

    —¡¿Qué estas insinuando mocoso de mierda?!—grita el Gallade en su cara.

    El Kirlia sonríe.

    —Pues las mujeres que se meten contigo no tienen buena reputación

    Acto seguido, le patea la frágil cadera al viejo pokémon y aterriza en el suelo de una forma elegante.

    —¡Hijo de puta!—maldice Gallaway mientras se retuerce de dolor, luego piensa que ese es el insulto más literal que ha dicho en su vida.

    —¿Estas bien?—pregunta su esposa preocupada.

    —Si vieja, este ca..

    El capitán suspira al no ver al Kirlia, ya se había ido en cuanto se incorporo.

    —Algún día este cabrón me va a matar…

    «Debe ser difícil que tu padre no recuerde el rostro de tu progenitora» piensa Gallaway y recuerda las noches cuando intentaba recordarlo, ayer al despertar estaba seguro que podía ser luchador o bicho pero no lograba dar con ella.

    —¿Capitán?

    —¿Mándeme Jack?

    —Ya llegamos.

    Al capitán le brillan los ojos al ver esa vieja villa, había estado en incontables ocasiones y puede que tenga un par de hijos. Pero eso ya cambio y el cachorro en la cama lo demuestra, a sus 45 años de edad había sentado cabeza y se sentía muy bien…

    —¡Ya llegamos!

    Llegan los vítores de todos los rincones del barco hasta el pequeñito también grito “yay”, lo que se convirtió en su primera palabra.

    Aquí comienza nuestra historia, la historia del Pokégremio “Estrella de mar” y como cambiara el destino de dos jóvenes. Pero en esta telaraña de sucesos ellos dos no son los únicos atrapados.
    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


    No se si haya una herramienta para las notas a pie de pagina, por ahora las pongo aquí debajo :p.

    1*Las parejas en México suelen llamarse viejos entre si, el capitán Gallaway y su esposa tienen una inspiración mexicana en su lenguaje por lo cual habrá muchas palabras de este tipo en sus diálogos e incluso en la narración va haber algunas palabras así, esto ultimo solo en los capítulos enfocados en estos personajes.

    2*Molestado, jodido, fastidiado, etc...

    3*Hijo.





     
    Última edición: 20 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Curioso Crónico, Amante del Chocolate

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    345
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, justo entré y vi que habías publicado algo, después de leerlo en el grupo jajaja. Está interesante, la verdad. Queda saber a donde nos llevará la historia.

    Ahora, un par de cosas que noté, que me tomé la libertad de remarcar:
    Aquí quedaría mejor: "...y sale corriendo, azotando la puerta para entrar a los cuartos". Y tal vez la palabra "aposentos" sería mejor para la ambientación.

    Aquí quedaría mejor "El capitán nunca se había sentido más feliz..." o "El capitán nunca se había sentido tan feliz en toda su vida".

    Y aquí se metió en medio una coma. Debería ser "¡Claro que no! Estas celoso de que él...". Y también falta la tilde en "él".
    Bueno, por ahora sería eso. Queda ver como se desarrolla la historia y los personajes, en fin, como se desarrolla el relato en general.

    ¡Saludos!
     
  3.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias por las correciones, siempre las agradezco.

    Espero que sigas leyendo mi cuate.

    Saludos.
     
  4.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Excelente! :D está bien perrón (y lo digo literalmente xD) el encontrar este escrito sobre Mundo Misterioso. Me pregunto yo si el Kirlia que apareció habrá sido concebido por un Ditto xD. Por algo el capitán lo llamó "Hijo de puta" :V. Quizás cuántas mujeres habrá preñado ese tipo... menos mal que ahora es mucho más maduro y sentó cabeza (en cierto modo) con Anácris (¿Ana Cristina?) la Rockruff <3 awwww... pensé que ya sería una Lycanroc antes de dar a luz, pero está bien, supongo... no voy a meterme en las reglas de la biología Pokémon (que dictan que TODOS los Pokémon son ovíparos... incluso los Caterpie O_OU) solo para echar pestes a este escrito, que apenas va comenzando...

    Ya capturaste mi interés con esto, cual UltraBall sobre mí :). Espero no abuses demasiado con los modismos... lo cual me recuerda que de repente uso modismos de mi país (Chile) en mis escritos y no los explico xD. Qué flojo soy :V

    Nos leeremos en otra ocasión, compadre :P
     
  5.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No es por nada pero grite como una fangirl cuando leí la alerta chavo, me alegro que te guste.

    Lo de los modismos, se me ocurrió para darle un giro interesante al personaje. En varios animes hay personajes que usan palabras en ingles :P.

    Espero poder mantener tu interés, mas que nada porque la historia comienza un poco lenta y mas adelante va agarrando vuelo :,v.

    Nos leemos en otra ocasión chavo.
     
  6. Threadmarks: Capitulo 1
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2142
    Capítulo 1: Villa Nereida.

    Villa Nereida es una de las islas que flotan en el océano sur, un pueblo—en realidad es un pueblo pero el termino de villa fue agregado al nombre por cariño—con clima soleado donde la gente es agradable, al menos por fuera. Dividida en seis distritos; tres residenciales, uno laboral, otra comercial y una playa.

    La zona comercial es donde se encuentra las tres escuelas, una iglesia, un mercado, una guardería, la plaza, entre otros puestos.

    La zona laboral es donde se encuentra el ayuntamiento, algunas oficinas—solo algunas porque no hay universidad— y unas fábricas textiles.

    En la playa hay un mercado, un puerto, un pequeño hotel muy económico y una pescadería.

    Ahora las zonas residenciales; la primera no tiene nombre porque es de clase baja pero es coloquialmente llamada “Región Mudbray” del Este, la gente es feliz ahí pero eso no significa que los embarazos no deseados, los “equipos exploradores” y los malos negocios no abunden.

    Las casas, la mayoría son de ladrillo y cemento con ventanas sucias. La mayoría de pokémon son tipo tierra y normal con algunas excepciones.

    El segundo es de clase media al sur, llamada zona residencial del mar. Los tipos son más variados, agua, planta, tierra, normal y otros. Las casas aunque no son lujosas suelen tener dos pisos y ventanas relucientes. En estas viven Larissa y Sebastian desde que eran unas crías.

    El tercero puede ser el Beverly Hills en comparación con el primero, se encuentra al norte, sus casas son más grandes y algunas suelen ser alquiladas. Mayoritariamente son extranjeros los que habitan ahí. Su nombre oficial es Ríos de oro, apodado cariñosamente como RON.

    A las fueras de la ciudad al Norte, esta el cementerio pero nadie va si no es necesario.

    Es esta Villa Nereida, conocida como una de las ciudades más seguras de esta parte del mar.

    Cuando pasa algo es una gran impresión para la población, como lo veremos más adelante.



    Larissa y Sebastian caminan de regreso a casa por el camino que lleva a su zona residencial. El joven sylveon esta un poco nervioso cuando mira a la pequeña tipo agua golpear su mochila, sabe que cuando se desquita con ella las cosas no pueden estar bien.

    —¿Sebastian?—pregunta Larissa mientras arrastra la mochila por el suelo.

    —¿Qué pasa?—responde el tipo hada viendo un poco confuso con cuanto cariño trata su mochila.

    La brionne se le queda mirando fijamente con una cara inocente, al final este suspira.

    —¿Ocupas algo?

    —No nada, ¿tengo algo en los ojos?

    —Aparte de ese brillo que no puede ser natural, nada.

    Larissa queda un poco extrañada con su comentario. Ella y él se quedan quietos por unos segundos hasta que la joven continuo.

    —¿Me invitas a tu casa?—sugiere la brionne con un brillo en sus ojos.

    Continúa caminando sin contestar y ella ofendida va tras él.

    —Es que…necesito ayuda con la tarea de matemáticas—insiste sonriendo esperando que la excusa funcione.

    —Ese viejo Beheeyem no dejó tarea—aclara Sebastian—y si así fuera, sé que odias hacer tarea en mi casa, no has comido ningún trozo de fruta desde que mi madre nos ofreció mientras hacíamos el proyecto de biología.

    Larissa pone una cara de hastió recordando a la señora Labelle.

    —Entonces…

    Sebastian niega con la cabeza como última acción y sigue caminando, la joven suelta un gruñido, sabe que cuando el tipo hada dice que no, es no. Continua hacia la casa mientras golpea la mochila en todos los lugares que encuentra.

    «Esta chica no tiene mucho remedio» piensa decepcionado, los dos cruzaron sus caminos casi cuando nacieron. Al menos esa es la sensación que tiene, en realidad cuando aún no tenía memoria había llegado a Nereida junto con su madre. El tipo feérico no suele ser recurrente en el Sur sino en el Este; le consta que también hay en el Norte pero nunca había ido ahí.

    Una Audino y un pequeño Eevee llegaron a la zona residencial del mar desde el Este, habían logrado conseguirse una casa de clase media con la herencia de su padre. El niño iba a una nueva escuela, no conocía a nadie, entonces…

    —Hola me llamo Larissa ¿Me ayudas con esta operación?—dijo la Popplio mientras le restregaba el libro de matemáticas en la cara.

    Siempre fue muy directa e impulsiva. Desde ese día el resto fue historia.

    Lo único que tienen en común es que fueron criados por sus madres, aparte de eso su personalidad es muy contraria. Sebastian siempre se porta bien y saca buenas notas, mientras que Larissa es al revés.

    Cuando casi llegan al portón de entrada los dos pueden oír como alguien se tropieza, a juzgar por el ruido el pokémon se salvó de caer de bruces contra el cemento y cayó en el pasto.

    Los dos voltean—uno con más interés que la otra—y ven a un pobre Teddiursa acariciándose la cabeza con dolor. Tiene una alga como bufanda, la niña—después de vivir toda su vida con una hembra, Sebastian puede identificar sus ademanes fácilmente—se levanta con delicadeza.

    —¡Ah, que dolor!—grita la pequeña con una lagrima cayendo por su mejilla.

    —¡Por el amor de Arceus ten más cuidado!—regaña Larissa.

    —Ah sí perdón, señora

    Larissa ríe por el trato tan considerado de la niña.

    —No me llames así, me llamo Larissa pero me puedes llamar Lari—dice carcajeando y mira a Sebastian con una gran sonrisa—¿Ves Sebastian? Es como una versión tuya en miniatura.

    —Este… me tengo que ir—dice nerviosa la Teddiursa mientras toma camino.

    —Espere señorita…—dice el Sylveon cuando ve a la osita correr.

    «¿Donde vivirá?» piensa.

    La pequeña osa corre al Este como alma que lleva el Yvetal mientras el alga que lleva como bufanda se mueve junto al viento. Seguramente la encontró en el mar y decidió que sería divertido lucirla así.

    —Región Mudbray…—susurra Larissa confirmando sus pensamientos.

    «Que extraño, los ademanes de ese pokémon son femeninos pero…».

    —¿Sebastian?

    El Sylveon no reacciona hasta sentir la aleta de Lari en su cabeza.

    —¿Qué pasa?

    —Te estaba preguntando si podíamos ir al puerto.

    A Larissa le encanta el puerto por alguna razón que ni siquiera su propia progenitora sabe.

    Desde que eran niños había oído sus sueños por irse de viaje en un barco con un pokégremio y formar parte de un equipo explorador, no de esos de Región Mudbray si no uno de verdad. El chico simplemente asentía en los momentos clave. A parte de que le encantan los barcos, solo con ver uno le entran ganas de bailar como a cualquier Brionne.

    Sebastian lo piensa un poco; su madre se pone bastante nerviosa cuando no llega a casa pronto pero por otra parte prefiere soportar los berrinches de su madre que los de una adolescente impulsiva y prepotente, lo que es irónico por tener la misma edad.

    —Muy bien, vamos.

    La joven aplaude feliz por esa decisión. Él y Larissa regresan tras sus pasos y toman el camino de la derecha para llegar a la playa.



    En el puerto un barco acaba de anclar, el Kirlia pisa el muelle un poco fastidiado mientras un Gallade y una Rockruff con un cachorro recién nacido al lado lo despiden.

    —Aquí te esperamos mijo—dice sonriendo Gallaway junto con su esposa.

    El chico sonríe pero en cuando se voltea su mirada es de total asco.

    «Ese estúpido viejo, algún día va a morir por esa perra» piensa a la vez que patea una lata de Poké-cola cayéndose del muelle y chapoteando en el mar.

    Aparte del “Estrella”, un barco pesquero con fachada azul se encuentra anclado.

    —¡Condenado, no ensucies el mar!—grita un Whiscash mientras una Octillery lo mira nerviosa.

    —¡Cállese viejo!¡Dele de tragar a sus hijos!

    Dicho esto, Ricardo Gallaway camina hacia la villa con los nervios en punta.

    Ese carácter explosivo principalmente se debe a su padre, la mayor parte de su vida se la paso viendo como el capitán Gallaway hacía y deshacía lo que quería. Recuerda cuantos pokémon fueron aventados al mar por un estúpido capricho generalmente relacionado con el alcohol, las hembras y la música.

    Cuando había cumplido los 11 años y evolucionado, estaba resignado a vivir con un loco, borracho y hembriego*. No en vano, lo sometieron a una cirugía cuando tenía su edad.

    Todo en el barco era lo mismo desde que nació, fiestas, misiones, territorios, hembras y bebidas alcohólicas. Hasta ese viaje al mar del norte hace tres años donde conoció a Ana Cristina.

    Los transeúntes aun cuentan cómo el viejo se atrevió a darle una patada en el estómago a una “pobre” Gardevoir. Los marineros se quedaron con la boca abierta cuando llego una joven al barco y Gallaway no dio más explicaciones que las necesarias.

    Y ahora ya están casados, cuidando a un pequeño cachorro. Muy en el fondo Ricardo entiende la razón de tanto odio a Anácris y a su hijo.

    «El hecho de que no le haya tocado conocer al Gallaway de verdad es demasiada razón para que no me agrade» piensa el Kirlia mientras el olor a pescado llega a sus narices.

    En cuanto se prepara para pisar la arena una mano delicada lo detiene.

    —Disculpe, señor.

    El chico ve el rostro de una Lilligant con una especie de bufanda verde oscuro alrededor del cuello.

    —¿Mándeme?

    —Usted es extranjero—dice la hembra mientras sonríe—¿verdad?

    —Efectivamente.

    —¿Quiere que lo lleve al hotel?

    Suelta un suspiro.

    —No gracias, mi padre es el que se encarga de esto.

    —¿Dónde esta su padre?—pregunta la chica mirando a todos lados.

    —En el barco, arreglando unas cosas.

    La chica se queda callada por un segundo y luego empieza a reír de manera tonta.

    —¡Un barco que emocionan!…

    La tipo planta es interrumpida por una bofetada, la bufanda cae al suelo, la joven se le queda mirando como si no hubiera visto algo así en su vida mientras se agarra la mejilla.

    Ricardo pega la vuelta furioso y empieza a caminar cuando el llamado de la señorita le detiene.

    —Disculpe, ¿Dónde estoy?

    «¿Esta chica es tonta o algo?» piensa mientras pisa la arena para buscar el dichoso cementerio.

    —¿¡Me ha pegado!?

    Ricardo asiente y ayuda a la muchacha a levantarse, esta se desempolva la falda mientras sonríe de manera nerviosa.

    —No sé como he llegado aquí, estaba saliendo de mi casa en RON cuando de repente me falto el aire y aparecí aquí…

    Gallaway hijo le dirige una mirada inquisitiva.

    —¿Necesitas ayuda?

    —¿¡Es enserio!?¡Por el amor de Arceus!—reclama la Lilligant haciendo que Ricardo de un respingo—¿¡Me pegas y luego intentas ayudarme!?

    —Perdón…

    La chica suelta un chillido tan fuerte que los únicos que aún no habían mirado ya se fijan en los pokémon discutiendo como novios. Ricardo titubea, incapaz de seguir hablando.

    —¡Vas a ver cuando mi padre se entere de esto!¡Te va a sacar a patadas de aquí!

    —Eh…yo—tartamudea mientras ya se imagina la escena, como ese viejo ricachón echará a “Estrella de mar” junto con él y ni siquiera el cachorro sin nombre podrá salvarlos.

    —Lo mínimo que puedes hacer—sugiere la muchacha más tranquila—es llevarme a mi casa, odio caminar sola y mi papá ha de estar muriéndose de la preocupación.

    Ricardo asiente a su duro pesar, puede en este momento mostrar su placa de explorador recibida apenas hace un año y callarle la boca, pero algo le dice que es mejor no hacer enojar a esa niña de papi.

    —La residencial donde vivo esta al norte de aquí—dice mientras le agarra la mano y este se sonroja—se puede identificar a simple vista, me llamo Liliana por si lo querías saber.

    —Ricardo Gallaway, por cierto ¿Dónde esta el cementerio en este pueblo?

    Liliana duda un poco hasta responder.

    —En las afueras del pueblo, uno de mis antepasados lo construyo—dice esto último con una sonrisa—si me tratas bien puede que te lleve ahí…

    Ricardo se rasca la nuca sonrojado, el joven mira atrás para buscar la bufanda pero ya no esta. En su lugar hay un pequeño charco de agua.

    «Mmm, que extraño, pues si ya es raro que alguien use bufanda en este lugar»

    Ahora que lo piensa, esa bufanda no lo era. Parecía más bien un trozo de alga que alguien pudiera encontrar en la costa.

    «¿Quién se pondría una alga de bufanda?» piensa confuso.

    —¡Eh!¡No me gusta esperar!

    Ricardo desiste en su intento y empieza a caminar con la chica hacia RON.

    Bienvenidos al primer capítulo, solo avisarles que esta historia no tiene ritmo de publicación fijo, podría uno por semana y aun así puede que falle por varias cosas como la escuela y esos asuntos. Pero espero tener un ritmo aceptable, buenas noches




     
    Última edición: 20 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Gracioso Gracioso x 1
  7.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, TODOS esperamos tener ritmos decentes con los fanfictions que hacemos... pocos lo logran, claro n_nU. Sobre todo con el número creciente de responsabilidades que tenemos como seres humanos... -w-U. Irónicamente, eso hace que me encante más el universo de Mundo Misterioso

    Al menos ya sabemos que ese Kirlia se llama Ricardo :V. Y heredó el vulgar vocabulario de su padre Jack :P. Claro, también me alegra ver que incluso pones ciertos Pokémon de Alola n_n... vaya vaya...

    ¿Un Sylveon macho? Oh por Arceus xD. Qué cosa más loca... aunque igual uno ha de acostumbrarse, puesto que Ricardito también es macho. Y por alguna razón, está obligado a escoltar a una Lilligant n_nU. Vaya personalidad alocada tiene eh... y haría buena mancuerna con el carácter a ratos explosivo de Ricardo.

    A ver si también llegamos a saber de la "pobre" Gardevoir (xD) a la que Jack se atrevió a golpear en el estómago -w-U. No sé, me da la mórbida curiosidad :V.

    Nos leemos en otra, pana.
     
  8.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Te confundes wey :v.

    Jack y Gallaway son personas diferentes. Si hay algo que no se entendio bien avísame pero según yo Jack es el Clawitzer, uno de los miembros de la tripulación. Me has puesto un poco paranoico XD.

    En fin, ya debo leer algo yo también pero tus fics ya están muy avanzados xd.

    Saludos.
     
  9.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno we, mi error xD. Solo que me confundí de momento porque al Capitán Gallagher no le diste un nombre propio como sí se lo diste a su pequeño bastardo xD. Pero igual, es un detallito nada más

    Lo de mis fics más avanzados... si no quieres leerlos, no importa, pero tengo un montón de fics cortos y one-shots que igual agradecerían un comment al respecto xD. Y, por qué no, una crítica -w-

    Esperaré el siguiente episodio no más :V
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Threadmarks: Capitulo 2
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2785
    Capitulo 2: Alejandra Deunix

    Todo esta frió y mojado, la corriente puede moverla a donde sea pero ella ya sabe adónde tiene que ir.

    Su nombre de antaño era Alejandra Deunix, en cuanto empezó a desarrollarse nadie podía resistirse a ella; la Vulpix más linda del salón. Había otras en el mar del Este pero todos estaban de acuerdo en lo obvio. No le llegaban a los talones.

    Cuando evoluciono a Ninetales está ya no era una niña pero aún tenía su encanto, así fue como conoció al joven con el que esperaba casarse.

    Aunque en el momento de sus estudios la pokémon de pelaje naranja creía saber su propósito.

    Ser una Pidove libre; no atarse a nadie, tener miles de amantes y morir sola en un asilo. Pero en cuanto lo conoció le hizo replantearse su vida.

    Eso era antes, ahora no es nadie. Una simple alga flotando en el mar. Estar muerta se siente un poco extraño. Como si fuera una somnolencia eterna donde nunca te quedas dormida.

    ¿Pero para que quiere dormir? No puede hacerlo si no es junto a la persona a la que ama, pero ya tiene otra oportunidad. La habían llamado a la vida por una razón, la Ninetales ya no existe y ahora solo es un monstruo.

    La arena se le pega al cuerpo, un niño la agarra y la pone en su cuello. En ese momento sabe lo que tiene que hacer, no sabe porque lo sabe pero lo sabe.

    Empieza a susurrar. Cuando aún estaba viva nadie se resistía a sus encantos y ese pequeñuelo se deja engatusar.

    Como a muchos machos que hubiera conocido en su vida, las promesas hechas las olvida enseguida. Ya no tenía ningún cuerpo para ofrecer pero su voz elegante y atrevida puede engañar a quien quiera.

    Entonces comete la estupidez de correr con todas sus fuerzas solo porque dos niños la asustaron.

    «Así nunca mi querido se va sentir orgullosa de mi» piensa triste, el aire se la lleva antes de que el niño caiga muerto al suelo.

    Algún día lo encontraran al igual que ella, por ahora debe controlar a otro pokémon. Después de tanto meditar sin darse cuenta llega a un tejado. El aire del océano se siente bien pero no es capaz de sentirlo. Ella ya esta muerta, su cuerpo es ceniza dentro de un ataúd pero su alma aún sigue atrapada en una planta.

    Entonces ve a una linda Lilligant, una pokémon del tipo opuesto al que era ella. Siempre envidiaba a las hembras de dos patas. Es muy poco refinado andar como Rockruff vagabunda, el encanto se pierde cuando la ven corriendo.

    Pero con un cuerpo así es fácil ser femenina, aprovecha el aire a su voluntad y se enreda en el cuello de la joven.

    Intenta resistirse pero es en vano, las palabras la tranquilizan como una cría recién nacida lo hace con la leche de su madre. El truco esta en cortarle la respiración pero sin matarla, luego seducirla con las palabras que quiere oír y entonces es suya.

    Se dirige acelerada al puerto, vio a los dos jóvenes que la habían molestado antes y toma otro camino más rápido. En cuanto ve a los barcos, la arena, el mar, el hotel, la pescadería, el ruido del mercado y la madera del muelle, sabe que ha llegado. De forma simple se dedica a esperar, ella iba a cumplir la misión a como dé lugar para volver a estar con su amado. Nada mas importa.



    —¡Mira ese barco, es genial!

    Sebastian y Larissa observan el barco, el primero sigue muy asustado, ella siente gran emoción de ver tan linda embarcación. Tiene un tamaño enorme, la fachada esta pintada de color blanco metálico. El lado derecho tiene escrito la palabra “Estrella del mar”, al lado hay dibujado un Starmie con sombrero de marinerito y una medalla.

    —¿Qué opinas Sebastian?—pregunta mientras mira esperanzada al Sylveon.

    —¡El Starmie esta muy bonito!—contesta con emoción.

    Enojada resiste las ganas de darle una bofetada y al final saca toda su ira en un suspiro.

    —Muy bien, este barco es del pokégremio “Estrella del mar”, uno de los más famosos en esta región.

    —Supongo que te encantaría unirte a ellos ¿Verdad?

    De repente un chillido se escucha por toda la playa, la Brionne tapa sus oídos con sus aletas y Sebastian intenta hacer lo mismo con sus cintas.

    —¿Qué fue eso?—dice Sebastian mientras ve a los dos pokémon discutiendo.

    Una Lilligant le esta reclamando algo a un pokémon aparentemente psiquico, los dos pueden ver desde aquí que es un macho.

    —¿Esa no es la hija del alcalde?—pregunta la Brionne señalando a la tipo planta.

    El joven asiente.

    —Vamos a casa…

    —Odio admitirlo pero será lo mejor—afirma Larissa.

    Los dos jóvenes empiezan subir la escalera, en ese momento Larissa ve la pescadería.

    Una pescadería como su nombre lo dice es una tienda donde los pokémon que dependan del mar para vivir compren accesorios y cosas útiles para el hogar. Equipos de buzo para los visitantes, comida impermeable, muebles con hélices para moverse bajo el mar, etc...

    —Oye Sebastian, acabo de acordarme que viene mi primo Dennis ¿Me acompañas a la pescadería?

    El tipo hada empieza a hartarse, él no tiene la culpa de que su madre y ella no se lleven bien pero desde que eran amigos siempre le había tocado cargar con sus berrinches. Pero sabe que tiene algo de culpa, por aguantar todo esto. Más que su amigo se sentía como un hombro andante.

    Hace tres meses fue igual; la señora Granat discutió con su hija por algo de dinero, al parecer Larissa robó un “poco” para un barco de madera en miniatura. Era muy bonito, tenía una vela con un símbolo del tipo veneno pintado y al timón conducía un pequeño Horsea con sus manos imaginarias.

    El único asunto es que costaba 8000 pokédolares, estaba hecho a mano con una exquisitez sorprendente de manera que los valían pero para esa Primarina no.

    Ese día Sebastian y ella regresaron hasta las nueve a sus casas haciendo supuestos mandados en la zona comercial, estuvo castigado dos semanas y ella un mes. Pero Larissa no es como él, a ella le dan igual los castigos.

    Le da igual porque ese barco sigue en una estantería de su cuarto.

    Ahora solo necesita tomar aire y decirle sus verdades a la cara. Inhala, exhala y…

    —Mira Lari, yo...

    —¡Oh por Arceus!

    Sebastian se enoja un poco para luego tranquilizarse. Entonces ve a una Espurr tambaleándose mientras sale del local.

    —¡Mira es Clara!—grita la Brionne emocionada

    Clara es una chica que va en la escuela junto a ellos. Una hembra tímida e inteligente, no suele juntarse con nadie ni siquiera con ellos dos. Pero algo iba mal, cuando Sebastian se dio cuenta abrió los ojos como platos faltándole poco para desmayarse.

    La chica tiene un corte diagonal en el pecho, un poco de sangre le sale de la boca. Clara ve su herida por última vez, después cae muerta en el cemento manchado de arena seca.

    A continuación una Leafeon con una especie de bufanda verde alrededor de su cuello, con el pelaje moteado de rojo aparece detrás de la Espurr.

    «Esta sonriendo» piensan los dos como si fueran uno

    —Si mato a todas los pokémon con los que me cruce, al final cumpliré la misión.

    —Larissa...—interrumpe Sebastian con sus cintas revoloteando—es la señora Seed.



    La señora Seed era un ama de casa que vivía en región Mudbray, tiene un hijo apodado Copper por ser su pelaje café tan viejo y oxidado como el metal.

    Pero Jenaire Seed ya no existe, ahora ella es suya hasta que se canse, con los dos mocosos molestos del camino a la zona residencial eso será muy difícil que suceda.

    —La misión…—repite la Sra. Seed como si fuera una cría hablando por primera vez y luego aclara Alejandra—no sé cuál es la misión solo sé que debo matar a cualquier ser que me estorbe para poder volver con él.

    —¿Él?—dice Sebastian confundido, ya es bastante sorprendente que una vecina de pueblo lo intente matar—¿Ha pasado algo con el Sr. Seed?

    —Seed, Seed…—murmura Jenaire antes de que Alejandra vuelva en si—¡Silence!

    La hembra corre contra el muchacho al no saber que responder. Apenas tuvo tiempo de reaccionar y su “Rīfu burēdo” da contra la carne del hada.

    En cuanto gruñen, algunos pokémon tipo planta pueden generar una cuchilla verde brillante parecida a una hoja que aparece y desaparece al instante pudiendo cortar la carne, eso es el Rīfu burēdo.

    Las gotas de sangre mancharon el cuerpo de la señora Seed, en otra ocasión el efant hubiera muerto por ensuciar semejante belleza pero como su abuela solía decir cuando ambas estaban vivas; ya son otros tiempos. Lamentablemente para ella el Sylveon logra interponer su pata, de no ser así esta segura que el ojo izquierdo ya no existiría.

    —¡Mort!—grita enojada mientras se abalanza de nuevo. Por un momento puede ver la cabeza del chico desprendiéndose con semejante facilidad, pero el efant logra mover su cuello para atrás antes de que el golpe impactara. Después de respirar un poco vuelve al ataque, esta vez atacando al pecho

    —Me podrías ayudar ¿No?—grita mientras esquiva torpemente los ataques de la Leafeon.

    Larissa asiente nerviosa y un chorro de agua a media presión sale de su nariz mojando la nuca de la Sra. Seed. Eso es lo mejor que puede hacer por ahora.

    Sacude su cabeza para quitarse el agua del pelo.

    —Maldita adolescente insensible, cuando tenía tu edad…

    La Sra. Seed se detiene y se pone a murmurar de nuevo.

    —Edad, edad…—murmura masticando las palabras, luego alza la vista para preguntar con la inocencia de una niña a los tres años—¿Qué es una edad?

    Jenaire intenta volver a la vida, Alejandra esta molesta, nadie ha resistido sus palabras. Ella no va a ser la primera.

    Los dos jóvenes empiezan a moverse, primero lento pero después aceleran el ritmo al dejar de oír a Seed y sus murmullos. La pokémon intenta tomar el aire que puede de manera inconsciente cuando la bufanda la ahorca.

    De repente explota soltando un grito agudo mientras se lanza al combate

    —¡Mueran!—grita al mismo tiempo que usa Rīfu burēdo para sesgar la vida de los dos amigos.

    «¡Esto será genial! ¡Usare sus cabezas como regalo para mi amado! ¡Le encantaran!»

    Los sueños de Alejandra son frustrados por un diablo—un ángel si lo vemos desde otra perspectiva—. Siente como alguien le da una fuerte patada en el cuello mientras grita, el impacto hace que salga volando y vuelva a la merced del viento.

    El alma de Alejandra sonríe, pues ya sabe cuál es su objetivo.

    «¡Mi rey, estoy tan cerca!» piensa feliz mientras se sumerge al mar.



    El pokémon tipo lucha que les había salvado la vida es uno larguirucho, demasiado delgado para su propio bien. Tiene una especie de cresta en la cabeza—más que cabello parece un casco— el ojo derecho es el que muestra mientras otro esta tapado. El torso es de color verde con una pieza roja incrustada y sus piernas blancas.

    Como característica más resaltable, viste chaqueta de corsario azul marino con cuello rojo y mangas rojas. Mira a ella y Sebastian con una extraña preocupación paternal.

    —¿Están bien huercos*?—pregunta el extraño pokémon que ninguno de ellos han visto en su vida.

    Tiene un acento extraño como si siempre estuviera feliz las veinticuatro horas.

    —Al quien deberías preguntar es a otra—dice Sebastian mientras señala a la señora Seed.

    Lleva diez minutos devolviendo mientras a la vez toma aire, cuando respira le da asco y entonces empieza a vomitar de nuevo.

    —Creo que me pase un poco pero es todo lo que me pude controlar. Si hubiera sido más bruto seguramente la señora acá presente no tendría cabeza para vomitar, ni siquiera la ocuparía y no quiero malgastar una de estas cabronas.

    De la chaqueta saca una semilla amarilla con un brillo especial. Larissa sabe que es ese brillo.

    —¡Es una semilla revivir¡—aclara emocionada como una niña al ver a su cantante favorito.

    —¡Me ha salido inteligente la muchacha!—exclama el viejo mientras ríe—Efectivamente en efectivo señorita, esto es una semilla revivir. Actúa dentro de un ratio de cien metros y revive a cualquier persona al morir dentro del ratio en un límite de 3 segundos, como compensación por esa maravilla solo tiene efecto para las muertes directamente ocasionadas por un ataque pokémon.

    A continuación señala a Clara, ya fallecida.

    —Aunque haya estado dentro del ratio la chica no murió por el Rīfu burēdo en si, murió desangrada por la herida, así que irónicamente aguantar un poco más fue lo que la mato definitivamente.

    Larissa mira triste a la Espurr, nunca habían hablado seriamente pero era una buena chica. Sacaba muy buenas notas hasta superando a Sebastian en varias ocasiones.

    No sabe que fue lo que ocasiono la actuación de la Señora Seed pero debió ser algo grave. Pensándolo bien ¿Qué haría Clara en una pescadería?

    —En fin ¿Este chamaco donde estará?

    La mira de nuevo.

    —De pura casualidad ¿Han visto a un Kirlia? Tiene una chaqueta parecida a estas—dice tocando la prenda.

    —Kirlia, Kirlia, creo que me suena…—murmura Larissa mientas escudriña en sus recuerdos

    «¿Psíquico tal vez…?» piensa golpeando su cabeza ligeramente, debería hacer más caso a las clases de historia pokémon. Pensándolo bien debería poner más atención en general.

    —Es la pre evolución de Gardevoir—interviene Sebastian—pero no terminó de recordarlo.

    —¡Gallade!—exclama de repente Larissa con aires de sabionda—Usted es un Gallade ¿Cierto?

    El viejo niega con la cabeza.

    —Olvídenlo, mejor me presento, mi nombre es Capitan Gallaway o simplemente me pueden llamar Gallaway. Como ustedes me ven soy el capitán del pokégremio “Estrella del Mar” y como dijo la señorita, soy un Gallade.

    A Larissa le brillan los ojos al oír esas palabras.

    —Gallaway, ¡He oído mucho sobre usted! ¡No sabe la de hembras que esperan ser sus hijas!

    El capitán se sonroja.

    —Chamaca*…yo…

    Para ese momento ella ya había empezado a bailar rodando sobre su propio eje. Así sucede un rato hasta que termina la danza con una pose. Varios transeúntes lanzaron monedas al suelo encantados con la actuación. En el momento que se da cuenta ya es demasiado tarde. Para en seco para después bajar la mirada.

    —Bueno…Sera mejor que me vaya. Mi vieja ya tiene pulgas por aguantarse el hambre, mi chamaco* igual.

    Dicho esto el Gallade toma sus pasos hacia el mercado, ella y Sebastian lo ven mientras se aleja.

    —¿Que buen tipo no?—dice Sebastian con una sonrisa divertida—¿Lari?

    La Brionne no estaba escuchando, sus ojos son más brillantes de lo usual y se imagina cosas alegres. Cuanto le gustaría conocer a su esposa, seguramente es toda una señora que fuera digna de él. Un latigazo la despierta la realidad.

    —¿¡Que pasa!?—exclama el tipo hada mientras acaricia su mejilla.

    La señora Jenaire pudo detenerse después de vaciar su estómago y por alguna razón esta furiosa.

    —¿¡Donde esta ese malnacido!?—pregunta Jenaire enfada—¡Acá la señorita baila mientras yo me estoy muriendo del asco!

    —¿¡Por qué me golpea a mí!?—dice el Sylveon indignado.

    —Eres el que estaba más cerca Sebastian, por cierto ¿Dónde esta mi comida? Compre algunas cosas para… ¡Ah Arceus mio!

    El cuerpo de Clara aún estaba tirado en la banqueta, los dos chicos suspiran tristes. Una pequeña multitud se había formado alrededor de la Espurr pero no es suficiente para taparla del todo.

    —Oh Arceus es la pequeña Clara ¿Qué ha pasado?

    Los dos jóvenes asienten, es mejor que aún no sepa nada de lo ocurrido.

    —Señora Seed—dice Sebastian mientras se acerca a la Leafeon—debe de sentirse fatal ¿Quiere que le acompañe a su casa?

    —Sí, el pobre de Carlos no ha comido todavía…

    —Yo preparo algo para los dos—ofrece el pokémon benévolamente.

    Jenaire Seed sonríe.

    —Muchas gracias, supongo que tengo que tomarte la palabra. Por mí no te preocupes, con una siesta al sol me voy a sentir como nueva.

    —Larissa, haz el favor de buscar la bufanda de la señora.

    La tipo planta mira extrañada a los dos chicos.

    —Yo no recuerdo traer una bufanda…

    —Extraño—susurra Lari para si misma.

    Los tres pokémon dejan de hablar y caminan hacia el Este.

    «¿Una bufanda con tanto calor?» piensa la tipo agua, después no le da más importancia al tema.

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    1*Chicos, niños, jóvenes, etc...
    2*Chica o niña.

     
    Última edición: 20 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Alejandra Deunix... creo saber qué rol tendrá esa alma en desgracia. Pero no lo spoileraré acá. Me ha parecido una adición interesante al "roster" de personajes :3. Y lo de tomar forma de bufanda es algo ingenioso también... pero sospechoso con estas calores xD

    Pobre Clarita ._. la mataste sin remordimiento... ¡Joder que eres diabólico, webón! >:V.

    Entonces, Gallaway todavía no tiene nombre de pila -w-U. Así que mejor nos referimos a él y a su hijo como "Gallaway" y "Ricardito" respectivamente -w-U

    No tengo más qué contar... la ortografía y redacción son muy pulcras :P. Espero la conti xP

    "Conti, conti, conti, conti yaaaaa..." >w<

    Jeje n__n. A esperar no mas :V
     
  12.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias men, comenta cuando quieras, no me gustaría que te sientas comprometido :,v

    Y no, yo no mato a los personajes, solo dirijo destinos. *Tumblr Quotes everyday*

    Saludos :3.
     
  13. Threadmarks: Capitulo 3
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    3370
    Ja pensabas que habia abandonado este fanfic pero era yo Dio0, este capitulo tardó mas de lo normal por problemas familiares xd, na fue por unas cosas de la escuela, si alguien sigue leyendo esto que lo disfrute, si no..., ¡Hola Doc del futuro!

    Capítulo 3: Copper.


    Dos semanas antes de la llegada del pokégremio estrella del mar.

    Detrás de la iglesia, un Eevee con pelaje sucio estaba esperando a un viejo amigo sosteniendo una mochila de cuero demacrada.

    Su cuello tenía una tonalidad gris en vez de blanca y la punta de la cola soltaba nubes de polvo imitando a un plumero.

    Por ser tan sucio y haber nacido con un pelaje café más pálido del normal en responsabilidad de un problema de nacimiento, se había ganado el apodo “Copper”. A los catorce años conocía varios ataques los cuales pocos adultos podían ejecutar ni siquiera en un sueño guajiro.

    Los pasos pesados de una mole llamaron la atención de Charles Seed. Un pokémon apareció caminando al lado del religioso recinto.

    Con tono color arcilla de piel, un pantalón café en vez de un cinturón acostumbrado por sus congéneres, aparte de lucir músculos dignos del sueño húmedo de cualquier hembra superficial.

    El Machoke se recostó en un bote a rebosar de basura.

    —La basura solo llega los viernes—puntualizó Copper.

    Brock alzó la mirada enojado solo para ver la sonrisa tonta de Copper.

    —Que gracio…

    No terminó su oración y lanzo un puñetazo directo al rostro.

    Un brillo salió en sus ojos para sorpresa del Machoke logrando que el tipo normal esquivara el puñetazo en el último segundo, aterrizó al lado de la caja donde estaba sentado y empezó a rascarse la oreja como Eevee salvaje.

    —¿Vas a seguir haciendo tonterías? ¿Para qué me llamaste?

    —¿Dónde aprendiste eso?—preguntó Brock.

    —¿Para qué me llamaste?—insistió intentando olvidar ese detalle.

    El tipo lucha asintió mientras revisaba una mochila que llevaba a los hombros para todo menos estudiar.

    Después de rebuscar entre los objetos encontró lo que buscaba, una bolsa de celofán con un polvo blanco. Copper abrió sus ojos sorprendido, pero entonces se dio cuenta de que ya lo sabía.

    —Si quieres que convierta la secundaria en un antro, no me apetece.

    Brock miró a Charles como si fuera un estúpido.

    —Es bicarbonato de sodio—aclaró haciendo suspirar de alivio a Copper—mi madre lo usa para arreglarse la cara, ya sabes cómo son las hembras pero puedes combinarlo con la harina de los hotcakes para…

    Brock sacudió su cabeza para aclararse pero al Eevee ya se le habían antojado, estaría bien pedírselos a su madre para desayunar. El Pokémon musculoso le estiro la bolsa a Copper y este la guardo en su mochila.

    —¿Para qué me lo das?

    —Caminas de aquí para allá por el pueblo, tus pobres patas agradecerían un poco de agua tibia con bicarbonato. Podrías agregar lavanda, así te huelen bonito.

    —Ok…—dijo mientras Brock ya se iba yendo.

    Esperaba que ese idiota supiera sobre su poquísima higiene. Inhaló y exhaló mientras sacaba el teléfono para ver la hora.

    «6:40, al parecer hoy voy a ir a la escuela después de todo» pensó resignado.

    La secundaria de Villa Nereida solo estaba a media cuadra a la izquierda de este lugar, solo bastaría salir del callejón. Cuando se puso en ello una hembra entró en el estrecho camino entre la casa del padre y la iglesia.

    —¿Qué haces aquí por el amor de Arceus?—dijo una Deerling cubierta con un traje negro y blanco, se había quitado la capucha para que Copper pudiera ver su rostro.

    Alicia era una monja practicante en la Iglesia de Villa Nereida desde hace quince años, conoció a Copper cuando era un niño y sabe hasta más que su propia madre sobre sus fechorías.

    Con su tacto maternal todos en el pueblo están de acuerdo en que si hubiera elegido otra profesión sería una excelente madre. En cierta medida lo ha sido para Charles. Cuando sus padres salían, Alicia era de las primeras a la que buscaba.

    Aún recuerda ese rico flan, su esperanza con el pueblo crece viendo a los niños disfrutar esa delicia.

    Un día ocurría una cena caritativa en la iglesia, estaba pasando por ahí mientras veía a varios pokémon desahuciados alegrándose del postre. Entre ellos destacaba un pequeño Meditite sin brazos. En vez de impresionarse negativamente, Copper sonrió.

    —Nada—dijo el Eevee con una sonrisa sincera pero una respuesta falsa.

    La monja suspiró con ese talante único en ella.

    —Se te está haciendo tarde querido, tu madre debería estar al pendiente de las faltas que tienes.

    Charles dio un respingo.

    —Yo no…

    La Deerling soltó una risita ante esa reacción. No necesito decir más para que el chico tomara camino hacia la secundaria arrastrando la mochila.



    —Los tipo fuego son peligrosos, me encantaría ser novia de uno de ellos pero algunos son muy bruscos, los siniestros son geniales pero muy sombríos, los psíquicos aunque aquí no hay ninguno he escuchado que suelen dar dolores de cabeza con sus aires de sabiondos, los tipo planta son muy agradables pero también un poco maricas y los hada...

    Liliana hace una mueca de solo pensarlo.

    Ricardo asiente.

    —No deberías ser tan superficial…

    La Lilligant empieza a reír mientras ve el celular y teclea con habilidad como si fuera una máquina de escribir. Ricardo aprovecha para separarse viendo alrededor. Las tres únicas casas en Ron ya se ven a la distancia; mansiones pintadas de blanco con detalles dorados, la del centro es la más grande.

    Durante todo el camino desde la playa hasta aquí se la paso hablando de cosas superficiales como vestidos, machos y zapatos.

    —A mí los pies ni se me ven—había dicho Liliana sosteniendo su prenda inferior—no me importa tanto.

    El Kirlia lo único que hacía era asentir con brío ante cualquier palabra pronunciada.

    En este instante esta revisando el celular sin hacer caso a su mundo.

    —¿Con quién estas hablando?—pregunta Ricardo intentando ver la pantalla del aparato móvil.

    —Estoy escribiendo un diario—dice mientras aprieta el celular contra su pecho, luego lo guarda en la cintura—en este asqueroso lugar no hay internet, me urge cumplir la mayoría de edad para largarme de aquí, tal vez al mar del Este. He escuchado que la capital es romántica, un lugar perfecto para estar con tu pareja.

    —En efecto—dice Ricardo sonriendo con aires superiores—es un lugar muy bonito.

    «Sobre todo ciertos lugares…» piensa el tipo psíquico relamiendo sus labios.

    La tipo planta de repente se enfurece y empieza a patalear el suelo.

    —¡Esos lugares no, degenerado!

    Lejos de sorprenderse, Ricardo ríe por todo lo alto. Eso la tranquiliza.

    —Tengo hambre. A estas alturas nuestras sirvientas deberían tener lista la comida, vamos.

    Los dos entran al recinto. El pasto y las flores son tan brillantes como el sol, con colores pintados por un Smeargle profesional fundido con la naturaleza divina. En frente de la mansión izquierda un parque de juegos esta erigido. Nadie lo usa pero al menos luce bien.

    Gallaway ni siquiera necesita preguntar. La mirada presumida de la chica delata cuál es su hogar.

    —Por cierto, lo del cementerio…

    —Ya te lo dije, esta cruzando el bosque detrás de aquí.

    «Tal vez será…» piensa Ricardo inquisitivo.

    Pueden aparecer en cualquier lado, en cualquier ciudad. Están por todo el mar y en cuanto entras a uno cualquier explorador apreciado se dará cuenta donde esta.

    Se llaman territorios, en ellos viven pokémon distintos a los demás. Aparecen por generación espontánea aparentemente. Cuando un lugar lleva un tiempo abandonado este pasa a ser un sito encantado lleno de peligros.

    La cueva o lo que sea se convierte en un edificio de cierta cantidad de pisos, hay algunas que llegan hasta el piso mil precisando aproximadamente un mes o dos. Los artilugios, tesoros y enemigos cambian cada vez que alguien entra.

    Como si un baile privado de una fémina sucediera, solo puede entrar un pokémon o un equipo explorador a la vez.

    Piensa en sí debería comentarle su preocupación a la muchacha, pero tal vez sería demasiado para su cerebro vacío. O puede que lo entienda, decide no correr el riesgo.

    En vez de seguir haciendo insistentes cábalas sobre el CI de la señorita debería descubrirlo por su propia cuenta. Sin el capitán ni nadie. Tal vez Jack lo podría ayudar…

    —Eres muy agradable, te acompañare—dice Liliana riendo—pero después de comer, me muero de hambre.

    —Mientras más rápido mejor—insiste Ricardo.

    La Lilligant deja de reír y mira furiosa a su compañero. Si no le sobrara el dinero talvez pueda llenarle los ojos con su símbolo.

    El Kirlia suspira, más vale tarde que nunca.



    1 semana antes.

    Copper suspiró cansado, el viernes en la tarde era un día triste para él. Ultimo de la semana laboral.

    Los borrachos del bar cerca de su casa no suelen dejarle dormir estas noches por lo cual no se alegraba de un descanso pleno. Por alguna razón las ganas para ir a casa no aparecieron en un rato.

    Charles resignado al regaño en su hogar se dirigió con paso lento hacia el mercado para al menos ver una novedad en un aburrido día. El mercado de la zona comercial trae muchas cuestiones.

    En primer lugar el dueño es un Persian cataño. Copper robaba por diversión y había recibido varias amenazas por parte del gato estúpido.

    Un Bidoof es más amenazante que un arrendatario terco.

    En ese momento estaba ansioso por saber cuál sería su nueva reacción. Cuando ya había llegado a la plaza una pequeña hada con una bufanda café y una cámara pequeña colgando de su cuello le sonrió al verlo.

    —Buenas tardes ¿Sabe si por aquí puedo encontrar al capitán Gallaway?

    Copper negó rápido con la cabeza.

    —No creo que alguien con un apellido así viva aquí.

    La chiquilla asintió.

    —Es norteño, es un Galllade pero un poco diferente a los demás.

    —Tal vez puedas ir a RON, varios inmigrantes trabajan ahí…

    La Ribombee negó enérgicamente.

    —Usted no entiende, mi padre no es una persona que trabajaría de criado o arreglaría flores. Por eso se convirtió en líder de un pokégremio y por eso quiero que me ayude.

    —¿Con que?—preguntó el Eevee interesado.

    Ribombee pareció salir de un estado de alelada.

    Él No conocía a nadie del norte aunque le gustaría ayudar a esa lindura.

    —Lo lamento pero no lo puedo decir—dijo mientras se alejaba un poco indignada con el joven por meterse en los asuntos de una señorita.

    Copper la vio alejarse de la zona antes de poder decirle algo, tan rápida fue su huida que dejó caer la pequeña bufanda. En manos de cualquier otro pokémon tenía el tamaño de un vendaje. El Eevee intentó ponérsela pero solo le cubría la nuca.

    Las ganas para ir a casa llegaron más fuerte que los cólicos menstruales, aparte el hambre que le dio no podía ser aplacado con una simple baya.

    —¡BUENAS TARDES!—gritó una voz femenina casi dejando sordo a Copper.

    La Loudred se aclaró la garganta e hizo una reverencia.

    —Perdón hijo ¿Estas bien?

    —Sí, no se preocupe—los oídos de Copper aún seguían pitando.

    La madre de la iglesia lucía un traje parecido a Alicia y las demás monjas, la diferencia radicaba en la cruz dorada representando la ornamenta de Arceus pintada en su pecho.

    —¿YA SALISTE De la escuela?

    Su tono de voz era como si un niño estuviera jugando con el volumen de una radio. Empezaba demasiado fuerte y terminaba despacio.

    La pobre hacia lo que podía pero su buen corazón para ayudar a los necesitados y su perseverancia le valieron tan honorable puesto.

    —Asi es, ya me iba a mi casa

    El Eevee se dio la vuelta para irse cuando otro grito lo sobresaltó.

    —¡ESPERA!....espera.

    «Maldita sea, mis oídos»

    —¿Puedes preguntarle a tu madre si la oferta sigue en pie?

    Copper recordó el ofrecimiento de su madre, la cena caritativa de este mes estaba a la vuelta de la esquina. Un predicador de la isla vecina planeaba hacer una visita. Ella se había ofrecido para cocinar algún postre, los postres de su madre a pesar de no poder compararse con el flan de Alicia, estaban bien.

    —Se lo preguntare.

    La madre hizo una reverencia más y se retiró.



    El capitán Gallaway carga con esfuerzo las bolsas al barco, honestamente y de forma fácil podría admitirlo. Tardó demasiado en pedir la comida.

    Cambiar oro por dinero es demasiado difícil y más en un mercado. Aun después de treinta minutos dentro tiene la sensación de haber sido estafado. Todos los tenderos ayudaron en conseguir el cambio suficiente, tal vez debió embarcar en otra isla antes pero la emoción le gano.

    «Así siempre he sido desde chamaco, ya lo hubiera dicho mi querida tía, pienso con el cerebro al revés» piensa Gallaway pisando el muelle.

    Observa el barco donde se fue un día cuando aún era un Kirlia, mientras la hembra que lo crio suspiró aliviada. Por fin se había librado de ese escuincle.

    Esa embarcación ahora esta irreconocible, el color oxidado fue eliminado por la capa blanca. No tenía nombre y ahora él le había puesto uno, dibujado al lado derecho.

    En un burdel dibujó los bocetos del Starmie que ahora mira sonriente a todos.

    La medalla y el gorrito fueron ideas de Anácris.

    También hay varios cambios en el interior. Entre los dos pusieron una cocina, más cuartos, la zona de entrenamiento ahora es mejor que una simple colchoneta y dos pesas.

    Pero el mejor cambio fue el cachorro sin nombre, un hijo de su propia alma como su tía siempre fantaseaba tener antes de la muerte de su madre. Antes había llegado Ricardo pero no era lo mismo, lo mejor de un huerco es tenerlo con alguien a quien amas.

    Si le hubieran dicho que tendría estos pensamientos antes, se hubiera reído en su cara y luego acabaría siendo alimento de los Magikarp.

    Asiente para si mismo y sube a la cubierta. Jack esta tomando el sol junto al timón mientras limpia su pinza derecha, en cuanto ve al capitán sonríe.

    —Buenas tardes capitán.

    —Buenas mijo* ¿Cómo esta Ana?

    —Muy bien, el cachorro esta empezando a tomar color.

    Gallaway con una sonrisa se dirige a la habitación donde su esposa e hijo lo están esperando.

    —Disculpe capitán.

    Gallaway mira a Jack.

    —¿Pasa algo?—pregunta el capitán al Clawitzer.

    Jack suspira viendo su tenaza brillante, después alza la mirada.

    —¿Cuánto tardaremos aquí?

    —Depende de cuánto tardemos—responde Gallaway de forma irónica.

    Al ver la mirada triste del camarón, el Gallade puede entender.

    Jack en el mar del Este había dejado a una esposa y una niña, la antigua profesión de su señora es lo que le preocupa.

    —Tardaremos lo que tengamos que tardar, los fantasmas son muy escurridizos.

    —¿¡Y si ya no esta aquí!?—pregunta Jack desesperado.

    En otra época le hubiera callado el hocico de una patada pero eso ya cambio y él lo sabe.

    Exhala todo el aire en sus viejos pulmones y mira serio al pokémon tipo agua.

    —Cuando un fantasma ataca un pueblo o ciudad siempre hay algo interesante, los espíritus son entidades sedentarias. Prefieren quedarse molestando en un solo lugar que andar masacrando como un cantante norteño en una gira.

    —También puede que nos estén mintiendo…

    El capitán niega.

    —El mapa espiritual de la señorita Serenidad nunca miente, el sitio marcaba este lugar.

    —Yo que tu miraba una vez más.

    —Muy bien, nos vemos en un rato.

    Jack se rinde y vuelve a reposar al sol.

    —Por cierto…—dice Gallaway antes de irse—¿Dónde esta Ricardo?

    El marinero alza las dos tenazas en señal de ignorancia. Gallaway seca el sudor en su frente y baja a los cuartos.

    ...

    1 día antes.

    —¡Eh!

    Copper al salir de su casa en Región Mudbray escuchó esa exclamación, la voz es inconfundible. Brock apareció con Mariah la Salazzle. Famosa por ser más fácil que la mitad de la tabla del cero.

    —¿Qué demonios quieren?—preguntó con un poco de mal humor.

    Unos segundos atrás había peleado con su madre por lo mismo que en otros días.

    —¡Báñate de una maldita vez!—gritó Jenaire enfurecida a su hijo.

    Por más que insistió, la Leafeon lo metió a la regadera como si fuera un niño, enjabonándolo con extremo cuidado por todo el cuerpo. En cuanto había terminado estaba chillando de limpio y ardiendo de furia.

    —¡Mama me quitaste toda mi identidad!—reclamó Copper.

    La señora Seed aguantó las ganas de reírse.

    —Me da vergüenza que te reconozcan por eso…

    El Eevee indignado se dirigió a la salida tirando el reloj al lado de la puerta a propósito. Su madre intento detenerlo pero simplemente pudo exasperase.

    —El viejo Mudsdale nos dio vía libre—dijo el Machoke emocionado—¿Vienes?

    Con el viejo Mudsdale se refería a Armando, el dueño del bar cerca de su casa. Cuando estaba de humor solía dejar entrar a menores de edad a escondidas. Ni siquiera podía molestarse en restringir ciertos licores, seguramente había encontrado el amor como lo ve él.

    Estaban enfrente de la entrada los tres cuando ven a una pokémon amarilla salir del local. Copper la reconoció en un instante, era la Ribombee de la plaza. Cuando vio al chico bajó la cabeza.

    Brock dirigió una mirada que aunque fue rápida no le gustó nada.

    —Adelántense please.

    El tipo lucha obedeció.

    —Discúlpeme por haberme comportado así, pero es que he estado muy nerviosa últimamente, se que no es bueno para las crías pero…

    —¿El niño?

    La tipo hada asintió mientras sonreía.

    —Pondré huevos pronto—aclaró radiante.

    —Felicidades ¿Entonces eso era para lo que querías al dichoso capitán?

    Ella se aterró ante la mínima posibilidad en un universo lejano.

    —No es el padre de mis hijos, esta en un viaje de negocios.

    —Nunca pensé eso…—dijo Copper avergonzado.

    —No te preocupes. Lo busco para entrevistarlo.

    Le extendió una tarjeta de presentación y este la tomó.

    «Frida Durán, reportera FreeLancer»

    Frida ya había preparado su sonrisa para cuando Copper alzó la mirada.

    —Me dijeron que vendría al mar del Sur y a este pueblo—dijo la señora Durán con un tacto carismático y agradable—si me disculpas, estoy trabajando.

    Al decir esto la reportera se retiró.

    —¡Espera!

    El chico empezó a rebuscar dentro de su mochila hasta encontrar el trozo de tela. La chica se emocionó al verla.

    —¡Gracias! ¡Mi abuela la tejió mientras yo aún estaba en el huevo!—dijo Frida mientras colocaba la tela alrededor del cuello junto con su cámara—hasta luego, muy bonito de tu parte.

    El tipo normal la miró y pudo pensar.

    «Al parecer es reportera» pensó «pero me suena que algo me dijo, ¿Estará ocultándome algo?»

    —Meh, no es mi problema—dijo en voz alta.



    El olor a putrefacción de los estúpidos pescados que tuvo que controlar le llena una nariz inexistente. El fondo del mar siempre le pareció un lugar hermoso. Faltaría más ahora que es un alga.

    Un barco oxidado esta en la profundidad, un ancla oxidada y una brújula rota están apoyados en el costado de la embarcación accidentada. Es ese barco donde ella y su amado murieron en plena soledad.

    Pero podrá volver con el cuando termine su trabajo.

    Rodea el ancla y la brújula, ve mejor que cuando estaba viva gracias a ello.

    —Gena—dice sonriente.

    Puede disparar el ancla donde quiera, se verá hermosa enterrada en el estómago de esa entrometida.

    «No me volverás a mojar de nuevo» piensa irónicamente pues esta debajo del mar.

    Se acabó lo de controlar amas de casa, el acero fue la mejor arma en la antigüedad.

    Sus clases de historia deberían servir de algo, aunque no haya terminado la educación media superior.

    La cadena jala ansiosa a su nueva huésped, pues quiere sangre y es lo que le va dar.

    Buena sangre.

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    1* Para evitar confusiones, en Mexico la gente mayor suelen llamar hijos a la gente menores que ellos. Jack y Gallaway no tienen ningun parentesco.

     
    Última edición: 20 Julio 2018
  14.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Vaya, vaya... la historia es más enrevesada de lo que pensé. ¿De casualidad te basaste un poco en el libro "Crónica de una Muerte Anunciada? xP (aborrecí ese libro... me aburrió hasta decir basta. Pero confío en que esto tendrá muchas cosas disfrutables)

    Parece que todos tienen una agenda oculta por aquí y sus propios dramas -w-U. Y se confirma que el Capitán Gallaway no tiene nombre, pero por decisión propia xD. Y creo que a Anácris no le importa.

    ¡Una Salazzle como trabajadora sexual! ¿Por qué no me sorprende? :V

    Un Machoke estudiante que parece el típico cabecita de músculo... tampoco me sorprende :V. Pero seguro se verán muchas situaciones graciosas con él...

    Copper es un cochinito xD. Típico niño de lugar campestre... o quizás no tan típico, pero es normal que a los niños no les guste bañarse. Sería una ironía del tamaño de un Wailord que termine evolucionando en Vaporeon xD. Pero por lo demás, cae bien :)

    Ricardito fue invitado a comer por la Lilligant... nada mal, muchacho ;). Espero tengas modales -w-U

    ¿La Ribombee es una reportera? ¿Le permiten trabajar con un embarazo? O_O... bueno, espero nada le pase a ella ni a su futura prole.

    Y Jack... oh, Arceus, Jack... aquí correrá sangre... buena sangre, tal como pensaba al final del episodio.

    A ver si profundizas también sobre las monjas que hay. Deerling parece combinar, ¿Pero una Loudred? xD. Eso fue gracioso :V

    Como sea, falta no más esperar el siguiente episodio. No te apures... revisa bien, en especial porque creo que tienes ciertos FAILS en ortografía.

    Nos vemos en la próxima xP
     
  15.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Empezemós...

    No he leido nunca esa novela, aunque se que existe.

    El nombre de Gallaway puede que se revele más adelante.

    Nunca dije que era una trabajadora sexual simplemente es muy facil, lo que es peor.

    Aun esta en una etapa temprana del embarazo, aunque tiene que cuidarse más de lo normal aun asi puede trabajar.

    Gracias por avisarme, nos escribimos luego.

    PD: Aunque parezca que toda la historia se va a desarrollar en el pueblo, por algo el genero es aventura :v.
     
  16. Threadmarks: Capitulo 4
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    3003
    Capítulo 4: Nos preocupamos por tu familia.

    El sartén chispea mientras las bayas se fríen. Sebastian usa sus cintas con mucho cuidado para echar el aceite y los demás condimentos tal como le enseño su madre.

    La casa de los Seed es un humilde lugar, sus paredes amarillas descarapeladas por el tiempo y la humedad hacen mella en su aspecto.

    La sala y el comedor son lo mismo. Enfrente del sofá verde hay una cajonera con ropa de los tres miembros de la familia, sobre este un pequeño televisor da el canal del gobierno donde los diferentes representantes en el Sur y en la región se llenan la boca con promesas junto a unos cuadros familiares. En todos Copper sale con mala cara.

    La mesa es de vidrio con una base de caoba. En la siguiente habitación esta la cocina con lo básico para subsistir. Escaleras dan al segundo piso donde se encuentran las habitaciones de Copper y la que comparte Jenaire con su marido.

    Larissa esta en el comedor intentando consolar a la ama de casa.

    Dos tazas aromatizan la habitación con olor a café, ninguna de las dos lo beben.

    —Odio el café—dijo Lari apartando la bebida cuando Sebastian la había traído.

    Dos horas antes la Leafeon intentó dormir al sol con los jóvenes observando, no pudo conciliar el sueño y volvió resignada dentro del hogar.

    —Esta lista la comida—dice Sylveon con una voz más desanimada de lo que sus palabras denotan.

    En cuanto deja los platos encima, Larissa come con avidez mientras que Jenaire da las gracias en una voz inentendible y da un sorbo.

    La Brionne no dice nada, supone que es descafeinado. Sebastian nunca sería tan descuidado para darle cafeína a quien le podría costar dormir esta noche.

    Este se sienta entre las dos y empieza a comer.

    El plato que eligió es aranja en pedazos con plátano* frito y un poco de miel vertida encima.

    —¡Buenos días!

    La monotonía del congreso hace a la exclamación más fuerte. Los tres levantaron la cabeza del plato.

    En la pantalla una familia Lillipup—Lillipup como hijo, Herdier como madre y Stoutland como padre—están siendo amenazados por unos Krokodile. El primero de izquierda a derecha sostiene una navaja, el segundo prepara un jishin, el tercero afila sus uñas mirando a la Herdier.

    Al parecer, quiere arañarle otras cosas aparte de su cara.

    Sentado en la mesa falsa, esta una especie de pokémon que Sebastian conoce bien por la escuela. Un Swalot con gabardina mira tranquilamente la escena como si no estuviera ahí en realidad.

    El tipo veneno suspira negando con la cabeza.

    —Me temo que todos estuvimos en esta situación, más si viven en el Norte del mar. ¿Qué hacer si tu familia esta en peligro y no conoces un ataque decente? ¿Estas harto de ver como humillan a los tuyos sin poder hacer nada?

    Él cambia su expresión de tristeza con una gran sonrisa.

    —¡Tenemos la solución! Nender Corp les trae la “santa wreida” abreviada como S&W.

    A continuación se mostraron imágenes del arma. Lo único que Sebastian podía apreciar es un pedazo de hierro.

    El Stoutland, parecido a un vaquero al medio día. Se deshizo de los bandidos como si fuera un cómico oriental. La realidad no sería tan bonita.

    —En Nender nos preocupamos por tu familia—esto último lo dice con una voz persuasiva.

    Un símbolo aparece en la pantalla, una silueta blanca similar a la gaviota de la paz sostiene un tubo de cobre en el pico.

    Acaba cuando la voz femenina dice que son las 5 de la tarde.

    —Odio los infomerciales—dice Larissa limpiando su boca con una servilleta.

    ¿Acaso no habían visto lo mismo?



    La señorita Deunix observa un día de playa en una tarde del viernes, los estudiantes suelen venir aquí después de la escuela para que les pegue el sol.

    La época escolar de Alejandra quedó atrás pero aun ve a los jóvenes con cierta melancolía, recuerda que en un restaurante isleño fue su primer beso. Los detalles no pueden ser narrados pues sería inadecuado para ustedes.

    Clava su ancla en la costa llamando la atención de todos. Un Lileep jugando con la arena ve el pedazo de metal oxidado con interés, una Sneasel asoleándose se quita las gafas y al no ver nada interesante se las vuelve a poner.

    Una Walrein instala un puesto de frutas junto con su pequeña nieta, poniendo los viejos tablones con entusiasmo.

    Alejandra sonríe con ternura, la sonrisa cambio a una malvada con la rapidez de un caballo fogoso.

    Lanza su ancla, esta hace un sonido carnoso cuando choca con el cerebro de la pokémon asoleándose.

    Puede ver sus gafas de sol saltar hacia arriba en un instante antes de morir.

    Arrastra el cuerpo de la tipo hielo mientras el Lileep tiembla con arena por todas partes.

    La arena se tiñe de rojo mientras pasa cerca del chico, este mira encantado y usa el nuevo color para hacer un castillo cobrizo, la madre lo agarra del cuello mientras protesta. Abuela y nieta corren hacia el hotel. Alejandra esta demasiado distraída, mirando lo hermosa que se veía la Sneasel con los ojos perdidos.

    Lo que parecía ser una primera masacre resulta en un descubrimiento, la joven es un pokémon y ella también. Todos son un conjunto en si mismo, avienta el cuerpo con coraje hacia el fondo del océano.

    «Nunca la encontraran» piensa como un villano de caricatura noventera.

    La playa ahora esta desierta salvo por un Pikachu, cubierto con una gabardina a pesar del calor.

    Antes de siquiera intentar atacarlo, se fue.



    El comedor de los Flower es el lugar más lujoso donde Ricardo tuvo el privilegio de comer, una lámpara cuelga sobre la mesa con capacidad para veinte personas, aunque en ese momento solo están ellos dos.

    El mantel blanco esta adornado con flores, Liliana siempre manda a echar perfume sobre el mantel por lo que siempre un olor agradable llega a la nariz mientras comes.

    Antes de eso, Ricardo pudo ver el recibidor.

    Estaba inundado con adornos caros por los que pagarías toda tu vida solo por hacerles un rasguño.

    —¿Perfumas el recibidor?—dice Ricardo Gallaway extrañado por ese desperdicio.

    —Papá aparte de ser el alcalde de este lugar, también fabrica perfumes. Hay montones en la bodega.

    Una pokémon parecida a un globo rosa miró a los dos entre sorprendida y enojada. Vestía un adorable traje de mucama y sostenía un plumero como en las películas de bajo presupuesto que tenía su padre.

    Eran horribles, en más de un sentido.

    —¡Mademoiselle Flower!—dice la sirvienta—¿¡Que horas son estas de llegar!?

    La Lilligant rio tontamente.

    —El monsieur se fue furioso, ¿Por qué no contestaste el celular?

    Liliana revisó su celular.

    —Cuatro llamadas pérdidas…

    Guardó el celular otra vez, después siguió hablando con la sirvienta.

    —Marie, haz el favor de servirnos.

    Ella hizo la comida que esta disfrutando ahora. Liliana lo mira orgullosa mientras come como si fuera su madre.

    Cuando termina agradece la comida por tercera vez, las tres veces estuvo deliciosa.

    La Jigglypuff recoge los platos y el Kirlia saca su BI, dirige una mirada rápida, en unos segundos la retira para irse a la lujosa cocina.

    Un aparato similar a un celular rojo, con una antena de tres metros. En la pantalla, una espada antigua luce como fondo con algunas aplicaciones.

    —¿Qué es eso?

    —Una base para idiotas o BI, recopila datos sobre territorios, objetos, y demás cosas que incumben a los equipos exploradores.

    —Curioso—dice la Lilligant en un sentido infantil más que uno inquisitivo.

    —El capitán tiene un pésimo sentido del humor.

    Liliana ríe, mientras se cambia de mesa para observar la pantalla.

    —Ahorita mismo es inútil—dice Ricardo decepcionándola—sin internet, la base no funciona.

    La chica apoya la espalda contra una silla del comedor, sus pensamientos parecen más profundos para un cerebro como el de ella. De repente se pone en pie para caminar por todos lados.

    —Le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo, le digo o no le digo—dice la joven con una velocidad inhumana.

    —¿Pasa algo?

    Niega acalorada, abanicándose con sus brazos.

    —¡Marie, baja la calefacción!

    —Esta al mínimo…—dice Marie preocupada desde la cocina.

    Liliana vuelve la mirada a Ricardo, ella esta sudando litros y litros, aparte de limpiarse las manos en la falda. Puede detenerse para inhalar y exhalar, saca su celular para teclear a la velocidad de un rayo solar.

    Al escribir varias palabras, corre hacia a otra habitación, no sin antes alzar el brazo.

    El Kirlia saca de su chaqueta una libreta con una pluma estilográfica metida adentro. Abre la tapa de cuero negro, sus hojas son cuidadas por un cuidado magistral y están llenas de garabatos que apenas podrían pasar por letras.

    La casa de esta familia es acaudalada, hay desperdicio de perfume por todos lados y al parecer la niña tiene ataques de nervios el padre de esta pokémon: es el alcalde, mi suposición es que es alguien con mal temperamento con todos menos con su hija, a quien consiente o consintió de más.


    Por eso la chica tiene cero tolerancia a los nervios, no esta acostumbrada a decidir, al menos por si misma, simplemente lo hace. Pero esta vez estuvo forzada a decidir, deber ser algo importante.

    El ruido de una regadera le hace alzar la cabeza, Marie pone un plato con galletas y sirve un poco de té en dos tazas finas adornadas con flores.

    —La mademoiselle vuelve en un segundo—dice la Jigglypuff un poco nerviosa—s’il vous plait, attends une seconde*.

    Cuando se va, agarra la taza y echa toda la bebida en su garganta, Ricardo empieza a escupir humo. El dolor hace que suelte la cerámica, su telepatía pudo detenerla antes de caer al suelo. El humo saliendo por su boca expresa el alivio que siente. Estaba tan distraído en sus pensamientos que no considero lo caliente que estaría.

    La puerta del baño suena, saliendo de esta Liliana. Esta reluciente, con un olor fuerte, exótico como si fuera veneno. Al ver la manera en que la mira, la Lilligant sonríe.

    —El único lugar donde hay internet es en la preparatoria de Villa Nereida, esta cerca de la iglesia si quieres puedo acompañarte…

    El Kirlia apresura para guardar la libreta de nuevo.

    —Prefiero ir primero al cementerio—dice Ricardo

    —Ahora mismo—dice Liliana—¿Por qué tienes tanto interés en ir?

    Ricardo suspira.

    —Fantasmas.

    —¿Eh?

    Ricardo suspira.

    —Hace algún tiempo, el capitán le dio la espina de que los fantasmas existen, al conocer a algunos pájaros en el mar del Oeste. Cada mes vamos a ellas para revisar cierto mapa. Al final tuvo razón.

    «Los fantasmas—según el capitán—siempre son sedentarios y reacios a irse del lugar que eligieron»

    —Hay fantasmas en Villa Nereida…

    «Por fin piensas en algo» piensa Ricardo.

    La mirada de la chica cambia a una seria, agacha la mirada un poco pensativa.

    —Le llevo o no lo llevo, le llevo o no lo llevo, le llevo o no lo llevo, le llevo o no lo llevo, le llevo o no lo llevo, le llevo o no lo llevo.

    —Entonces decidiré por ti…—dice Ricardo.

    El pokémon tipo psíquico hace equilibrio con una pata, pone sus dos brazos en la cabeza y cierra sus ojos para concentrarse.

    —¡Fuerza psíquica!

    Una onda arcoíris sale de su mente atacando a la tipo planta, esta cae al suelo con un fuerte dolor de cabeza.

    —Muchas gracias…—dice Liliana incorporándose—aunque una bofetada hubiera sido sufiente y con menos daños secundares.

    Liliana parpadea y vuelve a hacer la misma.

    No pueden perder más tiempo en regaderas.



    En región Mudbray, hay un pequeño terreno baldío. Algunos ladrillos amontonados complementan el pequeño ecosistema. Copper rueda una y otra vez por la tierra. Cuando termina, bosteza y mueve su cola para comprobar el polvo que salía antes.

    Ahora vuelve a salir, solo que la nube es más negra.

    El Eevee sonríe satisfecho para caminar a casa, en una pequeña venganza para su madre había pasado varias horas después de la escuela ensuciándose.

    Puede volver sin problemas, con su identidad recuperada.

    Entonces el suelo tiembla y una gota de agua cae a la banqueta. Brock sostiene una cubeta llena del líquido para unirse a él. A Copper le parece que tiene más agua en los ojos que en el recipiente.

    —¡Esa maldita!—dice el tipo lucha.

    Copper no tiene un buen presentimiento.

    —¿Mariah ya cambio? Por el amor de Arceus, ¿acaso no fue por lo que te atreviste?

    Brock suspira.

    —Ayer en el bar—al que por cierto no entraste—Armando nos dejó el cuarto de arriba…

    —¿Y?

    El Machoke suelta una pequeña sonrisa para después volver a su talante depresivo.

    —La pasé genial, esa tipa tiene varios trucos bastante provocadores, eres demasiado chico para contarte los detalles.

    «En cuanto desperté con un dolor de cabeza por el licor sabor café, ella ya no estaba, ni siquiera pudo dejar una pequeña carta»

    —¿Tu no hubieras hecho lo mismo si los papeles estuvieran invertidos?

    Brock alza la vista.

    —Sí—dice Brock sin dudar—pero eso no es todo. Desde la mañana me he sentido mal, la tipa esa seguramente tenía “punto toxico”.

    —Uh—dice Copper—¿Y entonces?

    —La voy a debilitar…

    —Osea desmayarla.

    Brock asiente.

    —Esto no es suficiente para matarla, si quisiera hacerlo tendría que ser tipo agua.

    «Aunque lo fueras no lo harías» piensa Copper, él puede ser todo menos un asesino.

    —Buena suerte con aquello—dice mientras se retira, el tipo lucha le hablo una vez más pero hizo caso omiso.

    Al fin puede volver a su hogar.



    A las ocho de la noche aproximadamente, Jenaire Seed se quedó dormida. Ahora debería suceder el anochecer o al menos eso pensaba Lari. Cree haberse acordado para adelantar el reloj del móvil.

    Si hubiera internet—y si su celular no fuera de tapa—hubiera podido adelantarse solo. Esta acostada boca arriba mirando el techo con manchas grises por la falta de pintura. Aburrida se incorpora viendo a Sebastian sentado al otro lado intentando dormir.

    «¿Acaso Sebastian piensa que puede dormirse en casas ajenas?»

    La respuesta es sí, no pueden irse hasta que Charles llegue y esta tardando bastante.

    Sus pensamientos son interrumpidos por alguien tocando la puerta, inmediatamente el Sylveon reacciona y estira un listón para girar el pomo.

    El hijo sucio de los Seed aparece en la puerta.

    —Hola Sebastian—dice Copper, luego pasa para sentarse en el sillón donde ve a Lari.

    —Tu madre esta dormida, te recomiendo que no la despiertes. Tardaste mucho en llegar—dice Larissa inusualmente seria.

    Copper obedece y va a la cocina en busca de algo de comer, entonces alguien más toca la puerta.

    —A ti te toca abrir la puerta Lari—dice Sebastian.

    Larissa refunfuña y gira el pomo no sin dificultad con sus aletas.

    En la entrada una Deerling vestida traje de monja y un crucifijo colgándole del cuello aparece con algunas lágrimas en los ojos, si su profesión fuese otro se le hubiese corrido el rímel. Alicia sonríe un poco al ver a la joven Brionne.

    —¡Cuánto tiempo Larissa!, no te he visto desde que eras una pequeña Popplio. ¡Estas más hermosa que nunca!

    —Gracias…—dice Larissa intentando ser cortés.

    Es verdad que no se habían visto en mucho tiempo salvo por algunas miradas ocasionales, Alicia ha estado muy ocupada, más ahora que se toma a la iglesia en serio. Desde niña ella habia ayudada en la iglesia pero desde los 12 años perdió el interés.

    El momento de felicidad dura poco, pues a Alicia le resbala otra lagrima por la mejilla.

    —Han muerto personas en Villa Nereida, hoy los vamos a velar todos juntos en la plaza, casi todo el pueblo va a ir.

    La sonrisa de la tipo agua deja su talante ruiseño para dirigir una mirada triste e inquisitiva.

    —¿Por qué?

    Alicia toma aire para empezar el conteo.

    —En el camino a Residencial del mar encontraron a Jake Bear, su familia se encarga de distribución de cerveza. Su familia esta destrozada.

    El Sylveon y la Brionne pusieron sus ojos como platos, no tanto por lo del Teddiursa supuestamente hembra que había chocado con ellos, sino porque ante la mención de la zona residencial se dieron cuenta del error cometido.

    No habían vuelto a casa desde la salida de la preparatoria, ya esta a punto de anochecer y no aparecían todavía. Larissa puede tranquilizarse pero el pelaje de Sebastian empieza a ponerse húmedo por el sudor.

    —También la pobre Clara, era una pequeña niña, fue asesinada por una tipo planta. Por eso vine, aparte de avisarles claro—dice Alicia con una sonrisa falsa.

    «¿Por eso viene?» piensa Lari y ella empieza a sudar también. Por otra parte, Copper teme que el sudor que empapa su pelaje lo limpie.

    —Y por último la señorita Cream, estaba tomando el sol cuando un ancla se clavó en su cabeza. Aún no sabemos porque.

    Todos quedan en silencio.

    —Copper, necesito hablar con tu madre.

    Larissa empieza a hablar antes que Copper conteste.

    —Acaso…

    Alicia asiente, a continuación esta mira al Eevee en una mezcla de pena y cariño.

    —Mi amor, no sé porque tu madre tomó esa decisión, hizo algo muy malo pero la policía aún no llega aquí.

    La Deerling saca un libro de la mochila con su boca, después lo deja en el sillón donde Lari estaba sentada.

    —Tu madre aun esta a tiempo de arrepentirse, dile que aún puede encomendar su alma a Arceus.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    1* La fruta de Tropius
    2* "Por favor, espere un segundo" o algo así.
     
    Última edición: 20 Julio 2018
  17.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Wooow... Alejandra Deunix sigue dejando la embarrada O_oU. Y todos piensan aún que Jenaire es la asesina... vaya cosas o_oU. A ver qué más ocurre...

    La narración sigue siendo prolija, aunque los saltos repentinos entre escenas a veces cansan -w-U. Si bien todas las experiencias de los personajes se entrelazan en este pequeño, pero extraño Slice of Life, es algo difícil seguirles el paso. Por ejemplo, ya me había olvidado de aquel Teddiursa aparentemente hembra (al final era macho n_nU) que chocó con Larissa y Sebastian. Y luego lo ponen que fue asesinado "fuera de cámara"... wow. Y pensar que con prácticamente todos los pueblerinos estás vertiendo información a cuentagotas...

    Eso no me molesta, la verdad, pero al menos la Sneasel que se asoleaba siendo asesinada por un ancla (¿Dhelmise?) me llamó más la atención porque fue una escena de un solo episodio y que además nos indica que esa Alejandra es toda una sádica de lo peor... y es imposible perderse ese trozo de información.

    Y eso que aún está pendiente de ver qué pasó con Jack, el "mano derecha" del Capitán Gallaway...

    Al menos sabemos que Ricardito (xD) sigue con su tarea de ir al cementerio... además de que también comete descuidos tontos xD, como pasó con el tecito caliente :V. Liliana, pues... vaya que es indecisa xP... es un defecto poco explotado en gente que es joven y que es demasiado mimada. Normalmente se ve a los "niños ricos" sin problemas para ese tipo de decisiones. Aunque claro, siendo la hija del alcalde, es hasta comprensible que Liliana esté bajo un montón de estrés social.

    Por último, Brock y la grilla de Mariah... en una relación tóxica. xD. Seh, debí haber esperado eso.

    No sé qué más añadir, cuate... nos vemos en otra xP
     
  18.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias.

    La escena del final del tercer capitulo(sin contar el prologo) tambien es de Alejandra.

    Segun yo no ha pasado algo muy importante con Jack, ese personaje tomara notoriedad más adelante.

    Muchas gracias por tomarte el tiempo de comentar.

    Saludos.
     
  19. Threadmarks: Capitulo 5
     
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    261
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon mundo misterioso: Exploradores del mar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    46
     
    Palabras:
    2742
    Capítulo 5: Bosque sin nombre(parte 1)

    1 día antes de la llegada del pokégremio estrella del mar.

    Mar del Este

    En pleno silencio, Victor pudo escuchar como su celular vibraba en la mesita de noche de la habitación donde estaba. La Lopunny lo dejo de besar en el cuello cuando este decidió contestar.

    Al otro lado de la línea estaba su esposa, o al menos eso intentaba creer aunque en realidad solo se había casado con ella para aparentar. La boda fue un acto demasiado “ostentoso” por así decirlo, hasta pudo casarse ante la vista de un Dios. Pero Arceus y él sabían sus verdaderos gustos.

    Durante toda la ceremonia no pudo quitarle la vista a la pequeña sobrina de su pareja, una linda Pichu que solo de pensar en ella se aterrorizaba y se encantaba al mismo tiempo.

    —Hola cielo, ¿Cómo te va?

    —Bien—dijo el Absol intentando apartar a la chica, esta se disgustó y colocó su cabeza sobre la almohada.

    —¿Ya casi vuelves? Es que no puedo sola con Charles, pasa mucho tiempo fuera de casa y me preocupa que…

    —Castígalo—dijo Víctor.

    Jenaire titubeó antes de contestar.

    —Si tan solo me hiciera más caso…

    El tipo siniestro soltó un gruñido de hastío, era increíble que no tuviera la autoridad para retenerlo mientras su hijo hace lo que le da la gana. Pasa días sin bañarse, parece un sucio vagabundo por así decirlo. Hasta estuvo a punto de colarse en una de las cenas caritativas, afortunadamente Alicia lo reconoció, por asi decirlo.

    —¿Solo te llamas para quejarte?—dijo Victor, desde el auricular escuchó como Jenaire tragó saliva.

    —No mi amor, esta todo bien.

    Víctor suspiró. No estaba enamorado de su esposa—sigue sin estarlo—, no estaba—ni esta—enamorado de ninguna hembra de su edad, ni siquiera podía sentir nada por la chica en la cama. Aunque siempre intentó ocultarlo no es capaz de sentir amor o placer por alguien mayor a los once años. Incluso pensarlo lo ponía incómodo.

    La pequeña Pichu que conoció en la boda había crecido, hace unas semanas la volvió a ver con la esperanza de desmentir sus sospechas. Lamentablemente al verla solo era una Pikachu más, seguía siendo mona pero ya no era lo mismo.

    —Esperó que te des el tiempo para descansar, he escuchado que el Este es hermoso—dijo Jenaire Seed ilusionada.

    —Sí, nos vemos.

    Colgó el teléfono sin darle una oportunidad para despedirse, a su lado la muchacha—la más joven que pudo encontrar—se estiró. Era linda y había pagado extra por su condición pero no fue suficiente.

    —Ya me voy—dijo la Lopunny—son las 7 y terminamos a las 8.

    La tipo normal bostezó y salió por la puerta, Víctor la siguió por detrás.

    Salió del callejón de ciudad Luz donde se encontraba, estaba en la peor donde solo hay glamour en los burdeles. Pensó ir a la plaza para comprar unos cuantos helados, uno para él y otra para las niñas que podrían pasear por ahí.

    No iba a hacer nada, solo sus sonrisas son suficiente para él.



    Todos quedan sorprendidos por las palabras de la monja, Copper es el más nervioso de los presentes.

    —¿De que esta hablando?—dice Copper.

    —Eso me gustaría saber, pero los pokémon son diferentes y nuestra comunidad siempre ftuvo errores aunque no lo queramos aceptar. Tu madre decidió desquitarse con Clara, tal vez por tu padre.

    Copper cree saber a qué se refiere, su padre siempre fue muy frio con mamá, él siempre culpaba al carácter del Absol.

    —Tal vez no aguantó y uso su “Rifu buredo” como una canalización de sus problemas.

    La Deerling pará un momento para ver alrededor. Se da cuenta de lo indiscreta que esta siendo, la hembra suspira.

    —Vamos a su cuarto—dice Alicia.

    Cuando Alicia y Charles suben las escaleras, Larissa mira a Sebastian otra vez.

    —Tal vez debamos irnos—dice Sebastian.

    —Mientras reciba más rápido el regaño de mi madre, mejor—dice Lari.

    Los dos salen de la casa de los Seed cansados por semejante día. La noche había caído en villa Nereida, el cielo estrellado siempre fue muy bonito en este pueblo. Sin humo, sin contaminación y sin nubes grises.

    A la Brionne le da sueño solo con ver ese cielo, bosteza contagiando a su amigo después de un rato.

    Se contagiaron mutuamente hasta entrar al camino que dirige a la zona residencial, cuando llegaron al portón, Sebastian se detiene en seco.

    —Por aquí encontraron el cuerpo del Teddiursa.

    —¿Al que confundiste con una hembra?—dice Larissa mientras ríe.

    Sebastian enojado la fulmina con la mirada, se miraron a los ojos un rato, al final el tipo hada la desvió.

    —¡Por Arceus, no puedo con ese brillo!

    Larissa sigue riendo y empieza bailar, dando varias vueltas como trompo, una pose termina la danza. A Sebastian le parece ver polvo de hada salpicando.

    Cuando Lari se da cuenta, Sebastian lo mira sonrojado.

    —Perdón—dice Lari nerviosa.

    —No pasa nada, el punto es que era macho. Pero por un momento los ademanes del señorito Bear(como poner las manos en el regazo), junto con su voz delicada eran dignos de una fémina.

    —Al final resulto un niño, tal vez los Teddiursa son afeminados por naturaleza—dice Larissa.

    El Sylveon no esta convencido, entre los dos abren el portón para entrar a la zona residencial.

    —Nuestras madres deben estar muy preocupadas—dice Sebastian.

    —La tuya más—dice Larissa hastiada.



    Ana Cristina Gallaway estira su cuerpo y bosteza, su cachorro recién nacido también bosteza feliz, el cuarto de los Gallaway cambio un poco con la llegada de la cría. El capitán se ofreció a dormir en el suelo mientras el niño crecía lo suficiente para dormir los tres en la misma cama.

    Cuando era pequeña nunca pensaba un futuro así para ella, estaba en sus planes casarse y muy posiblemente tener crías también. Pero pensaba quedarse en el Norte, con un marido trabajador y "normal", pero las cosas no salieron como se planeaban.

    Ante la imposibilidad de poder seguir estudiando, Anácris viaja a otra isla para trabajar de sirvienta, después de varios desvaríos, acaba en la casa de la Señora Arlington. Ella no era una buena patrona que digamos, solía ser demasiado exigente con su servidumbre.

    Después de todo fue elegida personalmente por ella entre varias candidatas, por lo tanto era normal que quisiera perfección.

    Pasaron dos semanas así cuando el sobrino de la patrona visitó la casa, cuando entró por la puerta, todos en el hogar empezaron a murmurar.

    Alguna se le había acercado para contar las desventuras del señorito Gallaway, le contaron sobre cuando estuvo al borde de la muerte por un accidente y otras que en cuanto se recuperó volvió siendo el capitán de un pokégremio.

    En ese momento Gallaway se veía deformado—en la actualidad también esta así pero intenta mejorar su salud—sin el hueso de la cadera y delgado para los estándares normales de su especie. Sus ojos parecían idos en un planeta lejano.

    Durante la comida fue elegida para servir como mesera, el capitán solo tuvo ojos para ver a la hembra mientras servía los platos. Distraída por las insinuaciones del antiguo tipo psíquico la chica dejó caer unas bebidas de zidra que eran para él y todo su grupo de gente.

    La Gardevoir empezó a sudar rabiosa, pensó un momento antes de poner dos manos sobre su cabeza, su falda se alzó un poco. En eso el capitán Gallaway se puso enfrente de ella y el ataque fue a parar para él.

    —¡Malita cabotea!—dijo Gallaway.

    Arlington dio un respingo, agradeció a Arceus por no entender bien el insulto.

    Las lágrimas de un cachorro la devuelven al presente, el pequeño anda repantigándose en la cama.

    «Ha de tener hambre» piensa Anácris alzando al niño.

    El capitán aun no había llegado, ambos tenían hambre pero su madre siempre le decía que no es bueno alimentar al hijo sin haber comido ella antes.

    La puerta de la habitación se abre entrando Gallaway. Sostiene una bolsa azul con recipientes adentro.

    —Hola vieja—dice Gallaway besando a su esposa en la boca y a su hijo en la frente, este se pone feliz al instante.

    —¿Ya le dejaste su comida los demás?

    —Sí, me gustaría conocerlos mejor.

    La Rockruff sonríe, su hijo la imita.

    —¿A qué te refieres?

    —El equipo negro, le traje comida de más a Berenice, suele comer muy justo para no engordar según ella, Claire llora como una magdalena al ver bayas meloc porque le recuerdan a su marido. Menos mal que Aura y el equipo dragoncifero se conforma con cualquier cosa.

    Después de decir eso, su marido empieza a desempaquetar la comida con cuidado. Se pregunta por qué había tardado tanto.

    —Es curioso vieja—dice Gallaway echando aderezo a las dos ensaladas—todo los negocios están cerrados, cuando llegue a la plaza me di cuenta que la gente se estaba aglomerando por una situación especial.

    La señora Gallaway piensa en que podría ser, en las bodas las pequeñas comunidades suelen reunirse, tal vez sea una especie de fiesta o…

    —Se veían muy desanimados, estoy seguro que era una especie de velorio.

    Algo no le huele bien, vivir quince años de su vida en un pueblo le hizo aprender las costumbres de estos. Cuando no hay ninguna funeraria, las familias suelen velar a sus muertos en sus casas, la mayor parte del pueblo va a dar el pésame pero pocos se quedan.

    En este caso el velorio ocurría al aire libre, lo más probable es que no hayan podido decidir y si hay que decidir dónde hacer un velorio, eso significa que hay más de un muerto. Sería muy cansado para los pokémon saltar de velorio en velorio y aún más elegir en cual quedarse.

    Por lo cual decidieron hacerlo en el mismo sitio donde los pueblerinos ya se habían reunido en otras ocasiones para bailar, celebrar y ser felices, solo que esta vez iba a hacer lo contrario.

    —Se lo que estás pensando chiquita—dice Gallaway—debe haber una razón por la cual más de un pokémon murió en corto tiempo, recuerda las experiencias que tuvimos con fantasmas antes. En el primer día donde “resucitan” suelen calentar un poco para después…creo que si vas a pueblos abandonados sabes la respuesta.



    Al salir de RON, Liliana y Ricardo dirigieron sus andanzas hacia el bosque detrás de este. La entrada es muy normal como cualquier bosque, desde afuera puede ver la frondosidad de los arboles tapando la luz solar.

    —Adentro estará oscuro—dice Ricardo Gallaway ajustándose la chaqueta—¿Has estado alguna vez en el bosque?

    Liliana lo piensa un poco, ha estado varias veces en su infancia, aunque de repente la gente lo ha olvidado. Nadie puede decir con seguridad cuando fue que, los pokémon de la zona dejaron de mencionarlo. Ella esta segura de haber estado dentro.

    Cuando estaba chica y aun tenia ataques de depresión por la falta de su madre, papá ordenaba a Marie que la llevara al bosque para platicar con los menos afortunados que ella. A pesar de quitarse la tristeza, convivir con pokémon salvajes solo la hizo más presumida.

    Pero ahora lo había olvidado todo, solo tiene el recuerdo de haber ido por ahí cuando aún era una Petilil.

    —Nunca—dice Liliana.

    El Kirlia asiente poco convencido, mira hacia adelante con determinación sin preocuparse de su compañera. Ella estará bien, las dudas que tenía sobre ella habían desaparecido.

    —Dame la mano—dice Ricardo ofreciéndosela a la chica.

    Liliana sonrojada acepta el ofrecimiento y los dos empiezan a caminar hacia la entrada, en cuanto dan un paso los dos se sienten extraños. En un parpadeo están adentro. El primogénito del capitán puede soportarlo.

    Cuando escucha las arcadas de las chicas recuerda el porqué de sus dudas. Se voltea a esperar a que la muchacha termine.

    —¡Arceus, es horrible vomitar!—dice Liliana limpiando la flor de su cabeza.

    —¿¡Vomitas por ahí!?—dice Ricardo asqueado.

    —Y también comí, solo que a veces me da vergüenza por eso fingía comer con una boca imaginaria.
    Ricardo suelta un ruido de exasperación

    —Muy bien, como lo imagine, estamos en un territorio.



    Bosque sin nombre, P1.

    Este bosque es el típico que se encarga a los novatos, la vegetación es demasiado frondosa por lo cual ningún rayito de luz alumbra. Los arboles están llenos de bayas meloc, la Lilligant piensa recoger algunas cuando el tipo psíquico lo detiene.

    —No puedes confiar en un territorio, el capitán nos suele decir que aceptarle algo a un territorio es igual a pagar una prostituta barata. Hay riesgo de intoxicación. Obviamente los objetos tirados por el suelo es una excepción, eso los genera la naturaleza de la mazmorra.

    —¡Mira una moneda!—dice Liliana guardándosela en el bolsillo.

    «¿Solo piensas en dinero?» piensa el Kirlia enojado.

    Después de caminar un rato, encontraron una escalera que dirigía hacia arriba. Una mariposa mira curiosa la escalera. En cuanto escucha los pasos de los dos jóvenes, mira atentamente para luego desaparecer en medio de los árboles.

    Bosque sin nombre, P5.


    Sus recuerdos son confusos, el hongo sobre su cabeza apenas la deja ver pero al menos lo ayuda en sus asuntos. A veces le parece injusto que ella consiga la comida y ese señor Hongo se la coma toda dejándole las migajas.

    Ella es una esclava para señor Hongo, lo alimenta, defeca en su lugar y se encarga de los intrusos.

    Cuando son pequeños usa las esporas dadas por el hongo y se los come mientras duermen, pero con los grandes lo mejor es escabullirse para atacar con algunos “cortes furia”.

    A veces tiene sueños extraños, en esos no estaba el señor Hongo, todos los nutrientes eran para Danna. Defecaba sus propios desechos, era feliz.

    Pero entonces despierta para darse cuenta que el hongo es su amigo, nunca lo abandonara, todos sus hijos tienen que aprender a obedecerlos, los padres llegan solos como el tiempo pasa, ellas los pare feliz.

    —Ma, has dosd inteijsuos—dice uno de los pequeños Paras en un idioma inentendible.

    La madre lo mira feliz.

    —Claro que voy a hacer algo mi amor, me saliste un poquito retrasado pero eso no significa que no te amé chiquito lindo. Ve a avisarles a tus hermanitos mi amor.

    La cría con retraso corretea hacia la salida del dormitorio improvisado que el señor Hongo le había hecho construir.

    No sabe porque había dicho eso, odia a sus hijos, más a ese idiota, después de parir tantos ahora salían tan rápido que los tenía que atrapar en el aire.

    Pero el señor Hongo ordena sus pensamientos según le convenga, así siempre ha sido. Lo odia como también odiaba a los intrusos, ¿pero que se le va a hacer?

    Bosque sin nombre P2.

    Esta más oscuro si cabe, unos pequeños cangrejos corretean con hongos en la cabeza, los dos escuchan sus pasos, en cuanto ven a Liliana huyen rápidamente. Entonces el Kirlia la toma de la mano.

    —Seguramente se dirigen a la escalera.

    Estuvieron girando varias esquinas mientras la turba se iba llenando cada vez más, al final llegaron a un pequeño riachuelo. Ricardo puede escuchar el sonido del agua corriendo.

    Una pequeña mariposa aparece mirando a los dos jóvenes, sus ojos rojos se fijan en el caballero con chaqueta azul. Hace un momento estaba bebiendo, extrañamente los bichos no beben casi agua pero él lo hizo como un cervatillo.

    Boungiorno—dice el Butterfree de manera afable

    —¡Uh, un extranjero!—dice Liliana emocionada.

    —Vaya, vaya, que linda señorita—dice la mariposa con peculiar acento.

    —¿Quién eres?—dice el Kirlia a la defensiva,

    El Butterfree empieza reír, amablemente recoge una meloc del árbol para después comerla. La muerde por los lados antes de llevarse el centro a la boca.

    —Mi apellido es Farewell, mi nombre no lo menciono por secreto confidencial pero les tendré que decir mi profesión para ejercerla como es debido, soy un polizia de la región d’oro. ¿Han ido una vez al Oeste? ¿Al Oeste del mundo?

    Los dos niegan con la cabeza.

    —Si alguien cae en su propiedad, tiene todo el derecho de matarlo.

    —¡Liliana ponte detrás de mí!—dice Ricardo Gallaway

    Farewell ríe todavía más fuerte.
     
    Última edición: 20 Julio 2018
  20.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Chao 2018, no te extrañaré xP Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Veo que prácticamente no demoraste un carajo con este episodio OuO. Bien por tí, compa xD.

    La calidad del episodio tampoco parece haber mermado. Pero sí hay cosas que para mí arruinan un poco la experiencia.

    Primero está el hecho de que hagas tantos saltos entre personajes, está bien que todos tengan cierta importancia aquí, pero... ¿Es necesario tanto cambio de escena casi sin avisar? Y se pone peor al inicio de este episodio, incluyendo saltos EN EL TIEMPO. Ya veo por qué a esta historia le faltan comentarios... realmente te puede llegar a explotar la cabeza al manejar tanta información que, sospecho, se entrelazará tarde o temprano.

    En segunda, algo que, aunque se considere nitpicking, me causa un cringe masivo.

    A ver we... en primer lugar, ¡¡Somos latinoamericanos, no japos!! Y en segunda, me conecta a malas memorias con el sobreexplotadísimo meme de "Doragon Cro", que a su vez me recuerdan la liga más DECEPCIONANTE, dentro de la saga más DECEPCIONANTE, ABURRIDA Y SOBREVALORADA DE TODAS, y con un final que rivaliza con el de Unova y Sinnoh en el nivel de "valeverguismo" puro.

    Te agradecería usaras exclusivamente los nombres hispanoamericanos de los ataques de ahora en más... o de pérdida los gringos.

    Ya dejándonos de ese tema, aparece otra parte que genera un cringe moderado.

    ¿Habrás querido decir "me saliste un poquito retrasado pero eso no significa que NO te ame"? Vigila bien para no cometer esas falsas negaciones en el futuro ewe.

    Ufff... dejémonos de lo malo de una vez. Pasemos a lo interesante.

    Se nos revela que el Señor Seed es un Absol y además un pésimo marido, padre mediocre, y le gusta frecuentar lenocinios... ¡Y más encima es el equivalente de un pederasta en ese universo! Además, ¿Una Lopunny prostituta? (Seh, esta vez sí es una TRABAJADORA sexual y no una grilla del montón como Mariah). No me sorprende xD

    Pero lo que sí sorprende es ver a una Gardevoir con personalidad déspota y de celosa obsesiva. Al menos el flashback de Anácris así lo refleja. Ya quisiera ver la escena en donde Ricardito le pega en el abdomen xD. Me voy a reír como no imaginas.

    Y hablando de Ricardito, se ve chévere que éste y Liliana tenga una aventura más "estándar" y respetuosa del Lore de Mundo Misterioso. A ver en qué desemboca todo -3-

    Por último, Sebastián ya está sospechando de todo lo ocurrido. A ver qué papel desempeña... y si se encontrará con Gallaway, Jack o Anácris...

    A ver qué onda con todo. Gran trabajo, man xD

    Nath was here... using Tapatalk
     
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso