Pokémon black & white: champions league.

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por RichardParker, 6 Abril 2015.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2690
    -Las estrellas del mañana 1-

    No importara la fuerza con la que el violento viento huracanado azotara su rostro, aun en las alturas del tormentoso y oscuro cielo, aquel chico de cabello castaño sostuvo fuertemente el plumaje de su compañero sin dejarse caer, aunque el granizo, la escarcha, y las gotas de agua helada cayesen, nada los detendría en su contienda. Finalmente el chico abrió sus profundos ojos verdes, divisando con ello un área estable del lugar, a la que pronto arribó alzando el vuelo de su compañero.


    —Pidgeot, compañero… —Sin decir más la gran Ave entendió, descendió levemente hacia la ubicación de las previas ordenes de su maestro, ya estando lejos del viento huracanado, desaceleró un poco tratando de relajar los músculos de sus alas. A lo lejos divisaron un enorme edificio en el que pronto la gran Ave se postró para descansar momentáneamente, finalmente habían llegado a Ciudad Porcelana con tiempo.


    —Bien hecho compañero… —Green acarició levemente el plumaje de Pidgeot, habían pasado lo peor del viaje… —La ruta de vuelo sigue siendo la misma… de verdad que es fácil identificar las corrientes de aire en este lugar…. —dijo para sí mismo, caminó hacia las estatuas de Entei que decoraban los bordes del edificio y se sentó en una de ellas… —Es como si respondieran a una ley natural mas primordial…


    ‘’Como si alguna fuerza o entidad natural con conciencia estuviese controlándolas incluso’’ Pensó ante la idea, era un chico de mundo, y había ido a muchos lugares, viendo todo tipo de cosas, en nada le sorprendería que dicha declaración fuese en efecto algo factible.


    Con el viento estable, Green se tomó la libertad de ver los rincones de la región desde las alturas.


    —Te pediré prestado un rato tus ojos, Pidgeot.


    —Kruuuu —asintió enérgico, Green entabló un enlace directo con Pidgeot, permitiéndole ver el panorama que los ojos de Pidgeot muestran, una clase de visión compartida que solo se da entablando estrechos lazos con tu Pokémon. Un poco absorto y fascinado por la gran vista, revisó cada rincón de la ciudad como si se tratara de uno de esos tantos superhéroes de Ciudad Porcelana que había visto en el cine. Sacó su Pokédex revisando las áreas más cercanas del lugar, proyectando el mapa holográfico de la región.


    —Así que está es la metrópoli principal de la región Unova, ¿eh? —las verdes colinas, los bosques verdosos , las montañas en la lejania y los grandes océanos, no había nada en ese lugar que no habría visto en Kanto, no obstante pensó por un instante que de todos los lugares que había visitado, este era sin duda el lugar más urbanizado, a él le molestaba especialmente la contaminación de las grandes ciudades.


    —Veo que sigue siendo un lugar grande, sin duda más grande que Azafrán. —agregó, no era la primera vez que visitaba Unova y veía esos grandes edificios. —Si no mal recuerdo, el lugar donde se efectuará a cabo el Torneo de campeones es al Sur de Ciudad Fayenza… —Green cambió la ventanilla del mapa local, ubicó ciudad Fayenza justo donde recordaba, pasando el gran puente Fayenza, o comúnmente llamado; puente Charizard.


    —Según esto se ubica a unos 3900 kilómetros en carretera de ciudad Porcelana y a unos 1200 kilómetros de ciudad Mayólica… Pero al parecer se puede tomar un atajo aéreo por el Oeste de Ciudad porcelana sin necesidad de pasar por ciudad Mayólica, tomando esta ruta llegaría sin duda en un par de horas, je… —Green, un poco descansado, retomó su ruta de vuelo montándose en el lomo de Pidgeot, si bien no tenía ninguna prisa por llegar a su destino, aun cabía la posibilidad de encontrarse con algún entrenador fuerte, perfecto como aperitivo, cosa por lo cual, al menos para él, valía la pena llegar. —Será mejor que no te contengas en la velocidad amigo, yo no me contendré…


    —Kruuuu —Pidgeot asintió agitando sus alas fuertemente, se le veía igual de emocionado que su compañero, y no era para menos…


    —Red… será mejor que estés ahí, o de lo contrario todo esto habrá sido en vano.


    Con fuego en su mirar, y una determinación intensa, propia de un verdadero maestro Pokémon, Green aceleró el vuelo de su compañero con planes de dirigirse al lugar de encuentro, el fervor del campo de batalla lo llamaba, y era un impulso con el cual sencillamente no podía lidiar.




    En el punto más alto de una extensa y alta meseta montañosa se encontraba un chico de intensos ojos dorados y cabellos oscuros, indiferente de los vientos huracanados de las alturas y los relámpagos de las nubes grisáceas, caminó como si el caótico entorno que le rodeara le importara poco o nada, acomodó su emblemática gorra negra y amarilla, destapando sus ojos, una veloz criatura de color amarillo y purpura rápidamente se desplazó de un árbol a otro en agiles saltos hasta llegar al hombro de su compañero, el siguió su camino hasta llegar a lo alto de un peñasco, donde divisaron las luces de la ciudad en la lejanía. El chico había pasado por el complejo rocoso y montañoso, lleno de cavernas y ductos submarinos, separa y sirve como frontera de la región Unova con su región Vecina, siendo Ciudad Fayenza una clase de ciudad Fronteriza.


    —Ambipom… —el joven levantó su brazo invitando a que su compañero se postrara en su brazo.


    — ¿Ves ese sitio de ahí? Es ese nuestro destino. —agregó, señalando a la multitud de luces de la ciudad que se divisaban en la lejanía. —Es ahí donde demostraremos al mundo entero que somos los mejores, no es cierto, ¿camaradas? —se expresó enérgico el muchacho, inclusive con un poco de arrogancia en sus palabras.


    En la lejanía de los bosques se escuchó el temible e imponente rugido de sus camaradas, cada uno a su manera asintió ante las palabras de Gold, e incluso tanto su Thyplosion como su Tyranitar se dejaron llevar haciendo una clara demostración de sus poderes.


    — ¡Ambi! —el pequeño primate purpura asintió con menos imponencia que los demás, pero en contraste con una envidiable energía.


    —Lo sé, yo también estoy emocionado… Pero aun queda camino que recorrer. —el chico se deslizó desde lo más alto del peñasco bajando en una clase de patinaje y saltos, su confiado rostro dejaba a la vista una ligera sonrisa de emoción, pero más bien era el fuego de sus ojos lo que más llamaba más la atención, era un fuego intenso, avasallante, no obstante era una imponencia tirana, cruel, incluso… Pero a estas alturas de su viaje, ya nada podía salir mal a los ojos del chico de tan intensos ojos.



    —Ruby, ¡Ruby! Rápido ven aquí, ¡mira el cielo sobre el mar! Es hermoso, ¡¡Ruby!! —una enérgica chica de no más de 14 años corrió por los pasillos de los camerinos, al ver el brillo de la luna reflejándose sobre el mar y la oportuna armonía de la fauna marina saltando sobre las olas, no pudo contenerse las ganas de ver el espectáculo en la punta de la Proa del ferri, así que se desplazó hasta la cubierta principal y pronto llegó al tope de la proa, donde reposó su cuerpo en el balcón que servía como separador.


    —Saphire, ya te he dicho que no te cuelgues de cuerpo completo en el extremo del balcón, es peligroso. —un chico de gorro y ojos verdes se le acercó lentamente, mientras, inútilmente, trataba de apaciguar con sus palabras la energía de su compañera.


    —Te preocupa tanto un tonto balcón, Ruby… —se expresó cálidamente la chica, sujetándolo tiernamente de las manos, al mismo tiempo le invitaba a mirar el firmamento con ella.


    ‘’ ¿Cómo decirle que no a esos enternecedores ojos?’’ Pensó, al ver la inocente mirada de su compañera, misma por la cual podía divisar incluso el reflejo de las estrellas brillando con más intensidad que cualquier otro astro en el cielo.


    —Me preocupa más que por culpa de ese balcón salgas lastimada. —respondió el chico, a la vez que Saphire se sonrojaba.


    —Mira el cielo, Ruby, ¿no se te hace hermoso?


    La luna se veía grande, y con un intenso brillo dorado, el cielo nocturno vestido de múltiples estrellas iluminó el mirar de aquella chica castaña y de ojos azules, volteó a verlo directamente, extendió su mano, acto en el que Ruby contestó sujetándola cariñosamente de la cintura para juntar su torso a lado de ella.


    —Sí, es hermoso… Pero no tanto como tus ojos. —susurró en su oreja, de manera cínica y juguetona, acto en el que la chica sonrió sonrojada, incluso hasta sus orejas podían notarse rojas.


    —Ru-Ruby… —Saphire postró su cabeza en el hombro de su novio, mientras entrelazaban sus dedos como un par de enamorados, ambos contemplaron finalmente la hermosa vista que le ofrecía el cielo nocturno en el océano, si bien el momento era de por si bello, en compañía de su amado solo podía sumarse una gama de felicidad más compleja casi imposible de romper, o, al menos, eso pensó ella.


    Habían partido desde ciudad Calagua en la región de Hoen, y abordarían pronto en el puerto de Fayenza, antiguo puerto industrial usado por Clay como bodegas de mercancía de todo tipo, hoy en día es un puerto turístico donde se pueden comprar de todo tipo de cosas, también es famoso por el Coliseo de Combates Pokémon que se inauguró el año pasado con el motivo del Pokémon World Tournament. El motivo de viaje de la pareja, al igual que el de muchos entrenadores extranjeros que llegaban en esas fechas, era dicho lugar, un evento que se realiza cada cuatro años, donde los cincuenta mejores entrenadores de su respectiva región se disputan en diversos duelos para hacer gala de su poder y demostrar quién es el entrenador más fuerte. Esta vez la sede sería en el nuevo Coliseo.


    — ¿Nerviosa? —preguntó de forma coqueta, al mismo tiempo que dejaba caer su cuerpo completo sobre el de su novia, envolviéndola con sus brazos y sobreponiendo su cabeza en el hombro de la chica, acto en el que tuvo que encorvar su cuerpo levemente por la diferencia de altura. Había notado que de cierta manera la chica estaba inquieta, algo no muy propio de una chica tan enérgica como ella.


    — ¿Con quién crees que hablas? Soy nada menos que la misma hija del profesor Birch, ¡algo como un tonto torneo de campeones no me detendrá! —alegó con imponencia y fanfarronería fingida, no obstante Ruby solo pensó en lo absurdamente tierna que se veía.


    —Je… eso dices… —repuso, mientras acariciaba consecutivamente con la yema de sus dedos la clavícula de la chica. —Pero, ¿No estarás muy confiada? Te recuerdo que perdiste tu última pelea hace poco, el evento no es algo para tomar a la ligera, ¿sabes?


    La piel de Saphire se erizó, cosa que nuevamente la hizo sonrojar, siendo su voz cada vez más vacilante.


    —A-Ah… Ruby… si haces eso, Yo…


    — ¿Qué cosa? ¿Esto? —el chico esbozo una sonrisa maliciosa al mismo tiempo que masajeaba el costado de sus costillas, uno de sus tantos puntos sensibles.


    —R-Ruby… ah… —Saphire casi se derrite por la insistencia de su novio, pero él supo detenerse a tiempo, presintió muy en el fondo de su mente que si continuaba molestándola era muy probable que llegaran a un punto sin retorno. — ¿Que sucede? ¿Por qué te detienes? —preguntó inocente, mientras lo abrazaba.


    —Saphire… Lo siento. —Se disculpó, al mismo tiempo que respondia a su abrazo.


    — ¿Qué te pasa Ruby? ¿Por qué te disculpas de repente? —mas angustiada Saphire reaccionó ante el repentino cambio de humor en el chico.


    —Uh… Por nada en especifico…


    ‘’No cabe duda, sigue siendo tan inocente’’ Pensó al ver la mirada perdida de su novia.


    —Hablando del torneo… Steven, el actual campeón; Wallace, y los demás también estarán, ¿no crees que la tendremos difícil?


    ‘’Realmente es a mi padre con quien no quiero toparme’’ pensó el chico.


    —Je, no te preocupes por eso, hablaremos junto a la fuerza de nuestros compañeros, ¡les demostraremos lo fuerte que se han vueltos nuestros vínculos! —Ella estaba emocionada, había fuego en su mirar, pocas veces Ruby se emocionaba por algo, pero pronto se contagió del espíritu competitivo de su chica al verla ahí postrada en frente suyo, esbozando esa tierna y dulce sonrisa que tanto atesoraba.


    —Estoy bastante seguro de que nuestros sentimientos les llegaran a todos, ya lo veras, ¡Saphire!


    — ¡Sí! —asintió enérgica la enamorada chica, la última vez que Ruby emanaba toda esa determinación fue hace cuatro años, cuando combatió con Steven en la semifinal de la liga Pokémon de Hoen.


    —Ganaré este torneo por los dos, ¡será mi declaración de amor definitiva!


    —Jaja… tonto, no necesitas ganar un mugroso torneo para demostrármelo, además… —sostuvo, abrazándolo de la espalda, acaricio el rostro de su chico mientras postraba su cabeza en su hombro. —Papa dijo que no te sobre esforzaras tanto por la herida… Con que des lo mejor de ti será más que suficiente. —agregó, sonriendo.


    —Tsk, ese viejo que sabrá… será mejor que no me subestimen.


    —Aparte de eso, ¿Qué harás si te toca pelear conmigo? No olvides que también seré tu rival… ¡El que no me debe subestimar eres tú!


    —Tonta… —Ruby se libró como pudo del agarre de la chica, y le dio un golpecito en la frente con su dedo, poniéndolo después en la punta de su nariz. —Si me ganas tan fácilmente significará entonces que mi amor no es lo suficientemente fuerte como para merecerte, en cambio, si yo gano, significara que mi amor es más fuerte que el tuyo.


    Saphire soltó una mirada interrogativa, un tanto confundida abrazó el torso de Ruby rápidamente, en cierta manera quería ocultar lo sonrojada que estaba. —Mira, esas luces de al fondo, estoy segura que se trata del puerto de Ciudad Fayenza, no falta mucho para que lleguemos…


    —Si, quien sabe que cosas nos esperan allá, pensar en la sola idea me emociona…


    La convicción de los chicos se hizo notar con el fervor de su mirar, viendo fijamente el horizonte que les aguardaba, solo podían limitarse a imaginar la clase de oponentes con los cuales les tocaría pelear, las posibilidades eran infinitas ante sus puros y juveniles rostros llenos de confianza, pero más que nada expectación.

    Continua.




    Notas alacaratorias:

    A lo largo del Fic iré utilizando terminología propia de mi universo de Pokémon, por lo que si ven habilidades locas como las que hizo Green con su Pidgeot, es por que en efecto en este universo los entrenadores pueden adoptar poderes y habilidades de lo mas extrañas y locas gracias a los lazos que comparten con sus Pokémon.

    Los poderes son diversos, y dependiendo del tipo de entrenador que sea, irán variando en tipo, poder, y uso. Los seis Genotipos de entrenador conocidos son los siguientes:

    -Tipo Combatiente: como su nombre indica, se especializan en el combate directo, son fuertes y veloces físicamente hablando, con sentidos muy desarrollados, y mayormente sus Pokémones son de igual manera fuertes, tanto el entrenador como su compañero pueden actuar bien ya sea en conjunto o separados, un entrenador del tipo combatiente habitualmente es usuario de un arte marcial, y no duda en enseñarles a sus compañeros técnicas de uso humano. Un buen ejemplo de este tipo de entrenador vendría siendo Korrina, lider de gimnasio del X & Y.

    -Tipo Reconocimiento: Son entrenadores bastante ágiles y escurridizos, manejan las filas de la información y se mueven libremente en ella sin complicaciones, son expertos en el reconocimiento de campo y saben muchas cosas de supervivencia, ya sea de su entorno o información relevante del momento, un buen entrenador de este tipo incluso sabrá la estrategia de sus oponentes mucho antes de enfrentarse a ellos. No obstante son mas débiles físicamente hablando que un combatiente, por lo que no son ne necesidad, un tipo de entrenador enfocado al combate. un buen ejemplo de este tipo de entrenador vendría siendo Green, quien se especializa en el reconocimiento de campo específicamente, y el combate directo, muy raro para su tipo.


    Iré revelando los otros tipos a medida que vaya publicando, espero y sea mucho de su agrado este fic al que he dedicado bastante tiempo en pensar, ¡¡suerte en sus proyectos!!
     
    Última edición: 6 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Debo decir que este fic maneja un concepto bien interesante, he visto historias de gijinkas pero no de humanos usando el poder de sus pokemon de ese modo, al menos no en español... oh y hay fractic :3 me gusta como narras, ahora espero a ver como desarrollas una pelea en forma.
     
  3.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3097
    El pequeño roedor de colores blancos y azules se desplazaba de un lado a otro por los pasillos de aquel Avión Privado, notable por la ausencia de la gente en los asientos, lo que provocaba en consistencia un ambiente lúgubre y desolado, un vehículo suficientemente grande como para que solo viajen dos personas. El Roedor se metió a las duchas de damas donde le esperaba la figura desnuda del cuerpo de una sexy chica rubia y con buenas curvas. De imponente presencia salió de la tina burbujeante agarrando del torso al pequeño animal, sonrió y meneo su melena salpicando algunas gotas en el suelo a la par que se ponía una toalla y salía del baño con el roedor en brazos.


    —Señorita Platina, ¿se le ofrece algo más para beber? —preguntó una de las azafatas de famosa aerolínea, quien se encontraba justo al lado del asiento de la chica con bufanda y de cabellos negros, la jovencita tenía puesto un llamativo pero lindo gorro de lana blanco, como si hubiese sido cálidamente tejido a mano.


    La modesta y linda mujercita rechazó cortésmente el ofrecimiento de la azafata con un gesto sin soltar una sola palabra, la mujer no insistió más y prosiguió a retirarse por el pasillo del avión, no sin antes cambiar la bolsa anti mareos del asiento delantero. Ya en la comodidad de la soledad y el asiento de primera clase, la chica miró de reojo por la ventanilla, las luces de ciudad Fayenza iluminaron sus fríos ojos por un momento, en su rostro no podía visualizarse esa pasión de la que Green tanto hacía gala, ni siquiera la imponencia y arrogancia de Gold, o la inocencia de la pareja Ruby y Saphire, de sus pupilas no pudo reflejarse absolutamente nada de eso, ni siquiera una sola emoción.


    —Que molestia… —se expresó la chica, su desganada forma de hablar era más bien un problema de actitud y no emocional. —Al menos… supongo que habrá alguno que otro entrenador interesante en el torneo.—repuso, considerando la posibilidad de que quizá encontraría algo interesante por hacer en el torneo de campeones, algo que ella tomaba con suma molestia, pues más bien era una forma de convencerse a si misma de que quizá y podría ser interesante participar en el evento.


    ‘’Pero aun cuento con eso’’ —pensó la chica, con la mirada perdida en la ventanilla, se le vino a la mente inmediatamente el rostro de aquel chico, tenía algo pendiente que arreglar con él, Platina acarició su gorro de lana al momento en que pensó en tan intensa mirada.


    —Platina, ¿dormiste bien? —de manera inmediata una mujer joven de gran cabellera rubia y gabardina negra se sentó justo al lado de la chica interrumpiéndola de su delirio, está traía un par de latas de café helado, le dio una lata a platina y la otra empezó a beberla casi al instante, postrando sus delgados y rozagantes labios en el agujero de la lata. Al mismo tiempo es su regazo surgió aquella criatura que había recogido en el baño, acto en el que Pachirisu se desplazó esta vez al regazo de su dueña, Platina.


    —Chiri, estas aquí… ¿Dónde te habías metido? —preguntó de forma juguetona mientras acariciaba el vientre de su compañera. —Estas más gorda… déjame adivinar, fuiste a la cafetería… ¿Debería ponerte a dieta?


    — ¿¡Pachi!? —Pachirisu dirigió una mirada inocente hacia su dueña mientras inclinaba la cabeza en un gesto interrogativo.


    —Cynthia… —Platina finalmente dejó a su compañera recostarse en su regazo mientras ronroneaba cálidamente, agarró la lata de café, acto en que la rubia solo se limitó a sonreírle amigablemente, la lata tenia la imagen impresa de una pequeña Milktank dibujada en proporciones caricaturescas. —Sí, incluso para un viaje en avión fue un largo tramo, pero al fin hemos llegado… —agregó, dando otro sorbo de café.


    —Si no mal recuerdo el año pasado venimos en las vacaciones de verano, participamos en ese torneo en ciudad Arenisca, ¿recuerdas? —sonrió nuevamente, mientras postraba su brazo en el hombro de Platina.


    —Sí, tú fuiste como invitada especial, y terminamos participando en el torneo… Al final ganó Wallace, recuerdo esa derrota tuya… —agregó con cierto despreció la chica de cabello oscuro, acto en el que Cynthia aplastó violentamente la lata de café ya vacía, se veía en cierta manera irritada.


    —Sí, bueno… fue un torneo bastante divertido, aunque supongo que esa no era tu primera vez aquí, ¿cierto? —ya calmada, Cynthia repuso su compostura nuevamente.


    —Había venido una que otra ocasión de pequeña por negocios de mi padre… A todo esto, ¿era realmente necesario utilizar tu jet privado para venir aquí? —preguntó con desganó, ya acostumbrada, o más bien, resignada al abrazo de su excéntrica mentora y amiga.


    —Compré este avión con la idea de desplazarme de un lado a otro de la manera más rápida, al menos es necesario asegurarse de que la inversión haya valido cada centavo, ¿no lo crees?


    — ¿Realmente era necesario un Avión para eso?


    —Ara, ¿No lo sabes Platina? La mejor manera de viajar por las alturas es en un avión privado, no podía dejar pasar una oportunidad de la vida como esta. —contestó de manera cínica, a la par que proseguía a estrujar con sus dedos el plano estomago de su compañera. —oh… ¿subiste de peso?


    —Que haces, idiota… —una sonrojada Platina intentó zafarse del abrazo de su compañera pero esto solo estimuló más las ansias de Cynthia. —Deja ahí, ¿Dónde estás tocando? que ¡cosas dices!


    —Ajajaja… —Cynthia rió incesantemente como una niña de 6 años mientras le hacía cosquillas a la chica, después de cierto tiempo se detuvo cediendo finalmente ante los llantos de Platina.


    —Bueno, supongo que he tenido suficiente… —soltó a la chica y se acomodó en el asiento del pasillo, alejándose ligeramente cruzando los brazos. — A todo esto, ¿no vendrán tus compañeros? Recuerdo haber visto sus nombres en la lista de concursantes cuando le di una ojeada.


    — ¿El par de idiotas? —se expresó de manera irónica. —Si claro… Como si me interesara saber el paradero de esos dos… —agregó, a la par que desviaba la mirada hacia la ventanilla del avión tratando de evadir más bien la pregunta.


    —Uh… —Cynthia sonrió maliciosamente, ocultando sus labios con la palma de su mano y sus dedos.


    — ¿De qué te ríes? —preguntó desafiante platina, mientras la miraba fijamente con esa aura asesina encendiéndose.


    —Quien sabe… —respondió de manera juguetona e infantil, a la par que posicionaba su cabeza en el hombro de Platina. —Pero leíste la lista de invitados como te dije, ¿no es cierto?


    —Uh, si…


    — ¿Y qué tal? Por mi parte ya le puse el ojo a un par de entrenadores, una es una chica de Kanto que parece tener un prodigioso poder mental con su Alacazam, y el otro es el sobrino de Alder, el campeón anterior de Unova.


    — ¿Su sobrino? ¿No sería mejor pelear con Alder?


    —Bueh… —Cynthia sudó la gota gorda al darse cuenta que le tocaría soportar nuevamente el excéntrico carácter de Alder y sus intentos por quererla enamorar cada vez que la ve, acto en el que un intenso escalofríos recorrió su columna tan solo recordando sus anticuadas frases de ligue y su insistente contacto físico.


    —Que pasa cynthia, no luces bien. —Platina se dirigió a Cynthia mientras le tocaba la frente para checar si no tenía fiebre. —Estas helada… no parece fiebre, deberías dejar de beber tanta cafeína ¿sabes? —agregó, notablemente preocupada por su amiga.


    —Agh… Tan solo acordarme de ese viejo pervertido se me pone la piel eriza, definitivamente, si peleara con él, ¡perdería por default! —finalizó, hablando en serio cuando se refería a Alder como un viejo pervertido acosador sexual, tenía una mala fama de mujeriego en su juventud de manera que ahuyentaba a mas de una de las entrenadoras que trataba de seducir cada que veía ahora de viejo.


    —Oh, es verdad… —asintió platina, al recordar con cierto desprecio el peculiar humor de aquel sujeto. —Pero no hay duda de que es fuerte, por mi parte quisiera medirme con la actual campeona de Unova, dicen que es más joven que yo...


    —Oh, ¿la niña de los Dragones? ¡Que quiere una refinada niña rica como tú con una chica tan enérgica y salvaje como ella!


    —A quien llamas ‘’Refinada niña rica’’ ¿¡eh!?


    —Es obvio que me dirijo a ti platina, no veo nadie más alrededor…


    —Tsk, fue sarcasmo idiota, deberías aprender algo de eso.


    — ¿Sarcasmo? Hmmm, ¿es un estilo muy ‘’refinado’’ de humor? No cabe duda que los niños ricos están a otro nivel.


    —Ahg, olvídalo…


    ‘’A todo esto ella también es rica’’ pensó, sin decir nada, no quería seguir con la absurda platica.


    —Por cierto, Platina…


    — ¿Qué pasa? —preguntó, un tanto inquieta la chica.


    — ¿Ya te decidiste con quien de los dos idiotas te quedaras? Si sigues pensándolo tanto tiempo alguien más rápido te los arrebatará, no dejes pasar una oportunidad como esta en el amor ahora que eres joven, solo te digo.


    —Tsk, ¡qué cosas dices, de nuevo con eso!—la chica se sonrojó por diversos motivos, uno de ellos fue la semejante declaración e insinuación de la rubia, a la cual no pudo responder, cediendo un silencio que en esencia afirmaba su timidez.


    —Vamos vamos… No mientas, se que te mueres de ganas por verlos de nuevo, ¿es eso? ¿Hace cuanto que no lo ves? Desde que te llevé al monte corona para entrenar no los has visto, seguramente los extrañas, ¿no? a tu par favorito de idiotas.


    —Nada de eso, imposible, si tuviese que procrear con ellos aun siendo los últimos hombres en el universo jamás lo haría, entiéndelo, ¡no me gusta ninguno de esos dos!


    Platina se contuvo antes de reprocharle aun mas a su compañera, pues en seguida se dio cuenta que, algo en el mirar de la rubia cambió su sonriente expresión risueña, de repente su burlesca presencia se volvió melancólica, perdiendo su vista en las nubes de las alturas.


    —Qué hay de ti… seguramente debes de extrañar a tus compañeros también, ¿no es cierto? —preguntó de manera amistosa Platina, ante el repentino cambio de humor en la rubia.


    — ¿Quién extrañaría a ese par de idiotas? —la sarcástica mujer violentamente apretaba la sien de Platina con la punta de sus nudillos. —No te pases de lista con tu maestra, Platina…


    —Auch auch auch, idiota, no hagas eso, para. Ahh… —los dulces gemidos de dolor de Platina solo estimularon mas la imaginación y las ganas de Cynthia por querer molestarla aun mas, incluso hasta se tomó la libertad de estrujarle los pechos otra vez, y, aunque sus gemidos fuesen fuertes, ninguno de los trabajadores en el avión quiso indagar mas en ello, ya acostumbrados al humor de las chicas.


    —Ohhh, que es esto, copa… ¿¿B?? ¡¡Que me llevé Arceus!! ¡Cómo has crecido todo este tiempo!


    —No, idiota, no digas esas cosas vergonzosas, oh… suficiente, me quiero ir, Cynthia idiota, ¡¡¡idiota!!! ¡¡¡Cynthia idiota, idiota, idiota!!!


    —Ajajaja, ¡esto apenas está comenzando!


    Incluso entre el silencio de las alturas el delirio de Platina se hizo escuchar en cada rincón del avión, en cierta manera era una forma en la que Cynthia buscaba despejar el estrés suyo y el de su compañera, para cuando tuviesen que lidiar con los altos ejecutivos como una de las organizadoras del torneo de campeones. También tenía que cumplir su papel como representante y entrenadora más fuerte de su región frente a los demás campeones, para ambas sería una larga noche que apenas estaba por comenzar…


    ‘’No es como si tuviese alguna otra opción después de todo…’’ Pensó Cynthia.


    —Señorita Cynthia, señorita Platina, el avión está a punto de realizar su aterrizaje en la pista de vuelo, por favor abróchense sus cinturones.


    Al mismo tiempo las chicas abrocharon fuertemente los cinturones de sus asientos esperando el descenso del vehículo, sintiendo ese vértigo característico antes de aterrizar en el suelo.


    —Platina… Esto es algo así como… Si, tómalo como un concejo personal, no entre pupilo y maestro, sino como amigas… —prosiguió la rubia mientras el avión descendía.


    — ¿Que pasa Cynthia? —preguntó un tanto inquieta la chica de cabello negro, ante el repentino cambio de humor de la rubia.


    —La cima del éxito es una senda solitaria, y hay que estar preparados para afrontar la soledad una vez estando en la cima, la cual es fría, y peligrosa… No lo olvides, el calor y la compañía que tienes ahora mismo de tus compañeros, será algo que no podrás encontrar una vez entrando a la cima…


    ‘’Tomalo como las palabras de una mujer exitosa que ha vivido en la senda de la soledad por mucho tiempo como yo’’ agregó Cynthia, al mismo tiempo que retomaba su expresión confiada en su semblante de manera natural.


    —Justo ahora estoy atu lado… ¿Qué no ves? —se expresó Platina, con una sonrisa en su rostro, a la par que posicionaba su cabeza en el hombro de su amiga, Cynthia respondió al gesto de su compañera inclinando igualmente su cabeza en ella. —Además, tienes a tus compañeros Pokémon, con ellos a tu lado la cima del éxito no parece un lugar tan solitario, ¿no lo crees?


    —Gracias Platina… —finalizó, lentamente el avión descendió a la pista de abordaje en el puerto aéreo de ciudad Fayenza, en la entrada del puerto les recibiría con una grata bienvenida nada menos que Iris, escoltada con un par de entrenadores de elite cubriéndole su espalda.


    —Al fin han llegado. —sostuvo la chica al verlas entrar por la salida de abordaje.


    —Iris, me alegra verte. —se dirigió la rubia a la niña morena, a la par que se abrazaban en un gesto de saludo amistoso. — ¡La última vez que nos vimos aun eras una líder de Gimnasio! Ahora eres toda una campeona, como pasa el tiempo.


    —Ni que lo digas Cynthia… a todo esto, veo que vienes acompañada, ¿Quién es tu amiga?


    —Permíteme presentarme, mi nombre de entrenadora es Platina, mi nombre real es Okamura Hikari, mucho gusto. —la chica de cabellos oscuros sonrió ante su presentación, alzando cortésmente la minifalda rosa que levaba debajo de su gabardina.


    —Como una princesa… —dijo par así misma Iris, un tanto absorta por los delicados modales de Platina. —Oye… ¿¿te puedo pedir un favor?? —preguntó, enérgica, a la par que pegaba su rostro de manera muy cerca ante la cara de la otra chica.


    —Si… —respondió de forma resignada, más bien, incomoda con la presencia tan cercana de Iris a su espacio personal. —Dime, ¿en qué quieres que te ayude?


    —Eje… —Iris no dijo nada, solo sonrió pelando sus dientes mientras sujetaba a Platina del hombro y la arrastraba al camino de la salida del aeropuerto.


    —Espera… que pasa, ¿Cynthia? ¿A dónde vas? ¡Espera!


    Iris no hizo caso ante las insistencias de Platina y sus pocos nervios, Cynthia se despedía de las chicas mientras sonreía maliciosamente hacia su compañera, en cierta manera la había embarcado a que tratara con Iris en lo que ella se ponía en contacto con los otros organizadores del torneo.


    —Que se diviertan chicas… Platina, te encargo a Iris, ayúdala a verse un tanto más… ‘’Femenina’’ si sabes a lo que me refiero… Je…


    —Cynthia, ¡no, no me hagas esto! ¡Te odio Cynthia idiota!


    —Sí que eres ruidosa señorita… me recuerdas a la princesa, por cierto… ¿Cuál es tu tipo de dragón… digo, Pokémon favorito? ¡El mío es el dragón!


    —Tsk… —Platina, ya resignada, solo se dejo lleva rpor el momento mientras acompañaba a Iris por la salida, a donde sea que la chica la llevaría, debería estar preparada, solo por si acaso…







    Notas aclaratorias:

    esta vez tampoco traje pelea, pero les aseguro que en el proximo capi habrá una, aunque no entre Pokemones, no aun... aun estoy calentando esto, ¡así que no se impacienten!


    por mientras, algunos conceptos mas para entender a que va todo esto, esta vez me toca describir otros dos tipos de entrenador mas, recuerden que en total son seis;

    Tipo Combatiente
    Tipo Asesinato
    Tipo Devoto
    Tipo Reconocimiento
    Tipo Tactito
    Tipo Especilista

    en el Capi pasado expliqué a los combatientes y reconocimiento.


    Tipo Devoto: Es uno de los tipos de entrenador mas comunes, al menos entre la sociedad de entrenadores, aunque últimamente las tendencias entre los entrenadores jóvenes indican que sera el tipo combatiente quien predomine en la próxima generación. Se caracterizan por ser personas muy serias y disciplinadas, enfocadas en el aprendizaje de la sociedad de entrenadores, de ahí su nombre. Gracias a los entrenadores del tipo devoto, hoy en día podemos hacer uso de las MT o las MO para enseñarles de manera mas rápida y eficiente un movimiento a nuestros compañeros, pues ellos tienen la mentalidad clara de compartir enseñanzas a las nuevas generaciones, incluso muchos lideres de gimnasio han creado numerosas MT's con ayuda de sus habilidades y la constante practica y dedicación. .Consideran las reglas como máxima autoridad siendo fieles a ellas, algunos mas listos incluso hacen uso de ella para sus propios fines, dependerá del temple del entrenador o su modo de accionar, pero en cualquier caso hay cierta inclinacion mas hacia la estabilidad por la naturaleza poco retorcida de su ser. Un claro ejemplo de entrenador de este tipo vendría siendo el legendario Red, o el lider de gimnasio del tipo normal en Unova, Cheren, quien ademas tambien trabaja como maestro, oficio sumamente normal entre los entrenadores del tipo devoto.

    Tipo Especialista: A diferencia de los Devotos, los especialistas son muy escasos, ya que muchas veces son gente que no se enfoca necesariamente en el entrenamiento Pokémon exclusivamente. Un entrenador del tipo Especialista, en la mayoría de los casos siempre viene acompañado de un oficio o una afición que puede ser tanto enfermiza como exhaustiva, los oficios pueden ir desde el comercio, bienes terrenales, el medio científico, el modelaje, la actuación, el canto, etc. Habitualmente son comerciantes que buscan generar ganancias gracias a sus talentos o sus productos, o bien, a los servicios que puedan ofrecer, como personas son audaces y con grandes dotes para la negociación y la trata de la gente, pues a su vez son de igual forma carismáticos, es muy raro que un entrenador de ese tipo muera por hambre. un entrenador ejemplo de este tipo vendría siendo Steven, Campeón desaparecido de Hoen, famoso por sus hallazgos arqueológicos y su afinidad por desvelar antiguos enigmas ocultos a lo largo del mundo, teniendo una enorme colección de rocas raras, lo mismo Clay, quien trabaja como un mangante del mineral y ademas administra su propio Gimnasio Pokémon, teniendo una buena suma de acciones en la bolsa de la sociedad de entrenadores de Unova.


    Y eso vendría siendo todo hasta el momento, espero hayan disfrutado su lectura.
     
    Última edición: 16 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    4363
    -Las estrellas del mañana 3-



    A la percepción de aquel trió de bellezas la vista de la gran ciudad desde las alturas del ventanal del cuarto de hotel donde se hospedaban parecía poco asombrarles, y en su lugar prosiguieron con sus actividades dentro de la habitación del gimnasio. La chica bronceada y pelirroja vestía un conjunto deportivo azul, mientras que su oponente; una imponente chica castaña de coletas abultadas, portaba encima de sus pantalones negros de licra su Karategi de deporte. Estaban haciendo una clase de Sparring, de manera que era la chica pelirroja quien retenía los devastadores golpes de la otra.


    Uno tras otro, cada golpe impactaba en los guantes de Skyla, de alguna manera Mei se había vuelto cada vez más fuerte últimamente, pero eso no le intimidaba para nada, no por nada la chica era su rival en cuanto al combate cuerpo a cuerpo se refería.


    — ¿Qué pasa Mei? Te noto más enérgica de lo usual, ¿estás emocionada acaso? —Preguntó Skyla, al mismo tiempo que retenía la ultima patada de su oponente.


    —Podría decirse… —respondió, mientras que consecutivamente lograba una lluvia de demoledoras patadas en su contra, sus manos tan fuertes, y tan rápidas, crearon una defensa perfecta alrededor suyo a logrando que ninguno de esos ataques lograse impactarle.


    — ¿Eso es todo lo que tienes Mei? —preguntó la desafiante pelirroja en tono de burla, mientras paraba la última de sus demoledoras patadas. —Te recuerdo que con ese ‘’Close-combat’’ no podrás traspasar el perfeccionado ‘’Protect’’ que yo y Swanna desarrollamos.


    ‘’Solo basta con ver la trayectoria de tus golpes para poder desviarlos antes de que te des cuenta’’ pensó Skyla, no había persona en Unova que no conociera tanto el ritmo de combate de la chica, de manera que para la pelirroja, Mei era un libro abierto.


    — ¿Quieres más? —preguntó Mei, no provocándola, sino mas bien, advirtiéndole. —Hasta el momento había estado conteniéndome, pero... —agregó, adoptando una pose de combate.


    —Tú qué crees, sería una perfecta oportunidad para medir el límite de nuestras fuerzas… ¿Cuánto hace que no lo hacemos?


    —De acuerdo… —respondió de forma cortante, Mei era una chica de pocas palabras y mucha presencia, y con el tiempo que había estado trabajando como entrenadora en el campo comenzó a pulir un carácter bastante remarcado, de manera que, cada frase u oración que saliera de su boca tuviese verdadera sustancia. — ¿Entonces no hay problema si te acabo rompiendo unos cuantos huesos en el proceso cierto? —alegó con resolución, su mirada perdida era enfatizada por el color negro natural de sus ojos, mismos que parecieran albergar un par de agujeros negros dentro de ellos.


    —Q-Que miedo, ¡Mei! —no importara cuantas veces viera esa oscura faceta de su compañera, no podía sencillamente acostumbrarse a ello.


    —Mecha cyborg de combate Mei 2.0, estancia de combate activada, objetivo; Skyla, fijar blanco… Eliminar… —en tono de burla, una chica de cabello negro se agregó a la escena hablando mecánicamente, simulando las directivas de un Robot sacado de ciencia ficción. Mientras que las dos chicas se encontraban practicando sus golpes en una riña de sparring dentro del ring elevado, era Elessa quien se posicionaba en el suelo de la sala de deportes impartiendo su rutina diaria de Yoga.


    Sus dos piernas estaban perfectamente estiradas, hasta el punto en el que incluso la chica podía tocar el suelo del lugar con su torso, alzando su pierna izquierda la posicionó justo detrás de su cabeza, al mismo tiempo que dejaba caer todo su peso al suelo.


    —Como siempre, Shirley, es imposible que alguien entienda alguno de tus chistes. —Skyla se dirigió a la rubia, en tono amistoso, pero al mismo tiempo hiriente.


    —Oh, ¿es que acaso eso era un chiste? —preguntó Mei, extrañada, para ella le era difícil reconocer ese tipo de cosas, especialmente el humor, y uno tan refinado como el de Elessa menos.


    —Y pruebas con el peor de los sujetos de audiencia… —agregó Skyla.


    —Pero ya en serio chicas… —repuso Elessa, tratando de desviar el tema. —Por una vez en mi vida me encantaría hablar con ustedes dos directo a los ojos y sin necesidad de verlas practicando sus artes marciales como un par de Mankeys enfurecidos. —agregó de mala gana, casi reprochándoles incluso. —Lo que es más, me encantaría que pararan justo ahora. —fue exhaustiva, no obstante acertada, y mordaz, las dos chicas habían estado dándose de ostias en todo el transcurso que la Rubia habló, no obstante le habían prestado atención.


    —Oye oye, no te quejes con nosotras… —respondió Skyla, dando grandes saltos acrobáticos para esquivar los golpes fulminantes de su oponente. —Somos mujeres ocupadas, rara vez tenemos tiempo de practicar nuestras habilidades… —afirmó la chica bronceada, al mismo tiempo que esquivaba una devastadora patada de Mei con ligeros pasos rápidos que pronto terminaron posicionándola a espalda de su oponente. Pero Mei no se rendiría, dio un codazo hacia atrás y sin ver, Skyla recibió el impacto del golpe en su abdomen, dándole la oportunidad de sostenerla y aplicarle una palanca de brazo por la espalda.


    — ¿Qué harás ahora? No puedes librarte de mi agarre con simple fuerza… —alegó en tono expectante, ansiosa por ver el siguiente movimiento de su oponente. —Terminarías incluso dislocándote el hombro zafándote. —agregó, esbozando una sonrisa maliciosa.


    — Dislocar… Me has dado una perfecta idea. —sin titubear, Mei se dislocó a sí misma el hombro izquierdo, e inmediatamente pudo librarse del agarre de su compañera, un tanto sorprendida por su acción, Skyla quiso contraatacar con un puñetazo, Mei lo esquivó sin complicaciones alejándose de ella en último momento.


    —Uh… Yo me hubiese liberado de ese agarre sin necesidad de dislocarme el hombro. —agregó Elessa, infalndo sus mejillas y presumiendo de forma tierna sus habilidades en elasticidad corporal. — ¿Segura no quieres que te enseñe algunas cuantas rutinas de estiramiento Mei? —agregó, realmente lo dijo en serio.


    —No se me ocurrió nada mas en el momento… —afirmó Mei, al mismo tiempo que volvía a acomodarse el hueso dislocado. —Urgh… pensándolo mejor, no me vendría nada mal aprender una de tus legendarias técnicas para este tipo de situaciones… —agregó, suspirando del intenso dolor, pero no emitió llanto alguno.


    —Menudo Monstruo, y sin soltar ni un solo llanto. —Skyla en verdad estaba sorprendida, hacía tiempo que no peleaba con la castaña de abultadas coletas debido a cuestiones de trabajo, y verla así de fuerte, determinada, y poderosa después de tanto tiempo, encendió su espíritu competitivo de igual manera. —Pero yo también me he vuelto alguien bastante más fuerteq ue antes, Mei…


    ‘’No eres la única quien ha mejorado todo este tiempo…’’ Pensó Skyla, esa chispa en sus ojos se encendió como un fosforo en la penumbra, un combustible perfecto para medir fuerzas con quien ella consideraba la chica más fuerte de Unova.


    —Skyla, ¿Cuándo fue que iniciamos nuestras prácticas en el gimnasio? —Pregunto Elesa, retomando sus poses de yoga.


    —Aproximadamente hace tres horas, solo falta un par de horas más para la reunión de los organizadores...


    —Tres horas, si… supongo que con eso es suficiente yoga por hoy… —finalizó mientras se paraba de su sitió, se sacudió el trasero y se dirigió a los casilleros para sacar una toalla y secarse el cabello.


    — ¿Y dices que nosotras somos las enfermas? —preguntó Skyla ante su asombro, acto que Mei aprovechó para asentarle un golpe directo al rostro, desviándolo a tiempo Skyla contraatacó con un rodillazo en la quijada, pero Mei pudo evitar el golpe derribando por los aires a Skyla sujetándola del brazo, pero esta aprovechó el impulso de la fuerza generada del brusco movimiento circular de su técnica, logrando otro increíble salto que la posicionó en el techo de la sala por escasos momentos, usando la superficie del techo como impulso saltó en dirección descendiente con una devastadora patada, Mei no tuvo de otra que cubrirse del impacto cruzando sus brazos para protegerse, acto en el que la pelirroja nuevamente saltó utilizando la defensa de Mei como superficie de impulso hasta llegar al flanco izquierdo de su oponente y atacar nuevamente con otra patada que Mei nuevamente recibió con una defensa de su brazo izquierdo.


    — Abre bien los ojos, Skyla. —Mei se movió a una increíble velocidad de la cual, su oponente apenas y pudo reconocer, interceptó sus rapidos golpes con una serie de pueñetazos rapidos desviándolos en el proceso, nuevamente Skyla insistió en darle otro golpe, finalmente logrando una gran lluvia de tajadas peligrosas cubriendo todo flanco del oponente, no obstante a medida que las tajadas venían, Mei podía interceptar la trayectoria de los golpes perfectamente desviándolos con un amago, Skyla se cansó del juego y dio un gran salto acrobático hasta posicionarse en la espalda de la chica de coletas, sujetándola en un poderoso agarre de Judo en el inició de sus cuatro extremidades, que terminó por derrumbar a ambas chicas en el suelo.


    —A quien crees que estas golpeando Mei, ¡abre bien los ojos tú!


    —No está… —Mei ensañada por las constantes trayectorias de sus rápidos golpes cayó en su engaño, de esta manera aprovechó el momento para agarrarla sin que se diera cuenta.


    —Y aquí van de nuevo, es esta en la parte donde se tiran al suelo e intentan agarrarse mutuamente hasta que eventualmente se cansan, ya he visto suficiente de esta pelea de Mankeys… —dijo con desgano la inexpresiva chica del otro lado ring mientras bebía agua del termo, terminó de secarse el sudor con la toalla y prosiguió a retirarse por la entrada del gimnasio. —Si me necesitan iré a tomar un baño caliente, y cuando terminen de pelear pueden comenzar por ordenar todo…


    Elesa se retiró de la sala a la par que sus compañeras seguían en su contienda, a estas alturas ellas olvidarían el motivo de la pelea y terminarían por aburrirse, en cierta manera dejarse llevar de semejante manera en una práctica era una de las tantas formas de lidiar con el aburrimiento, suficiente tiempo habían pasado ya en ciudad Fayenza lejos de sus actividades diarias por ordenes de Catleya para recibir a los invitados, su motivo de estar ahí, a como muchos, era justamente el World Tournament, siendo Mei, una de los cuatro representantes más fuertes de la región Unova, y al igual que Cynthia y Platina, tenía que estar en ese lugar a mas pasar de esta noche, la reunión de los 16 mejores comenzaría en un par de horas y necesitaba estar preparada para el momento...







    Mientras tanto en las instalaciones principales de la sociedad de entrenadores en Ciudad Porcelana una reunión masiva de lideres de Gimnasio y entrenadores se estaba efectuando en la sala de conferencias, desde el mas insignificante hasta el mas fuerte de los entrenadores de Unova estaban ahí, reunidos y sentados en una gran mesa circular, era una clase de asamblea general para discutir los puntos importantes del torneo.


    —Tal parece que los nuevos postulantes al torneo de Campeones ya se están viendo. —afirmó la chica de gafas y con cabello negro y corto, escribiendo a una velocidad casi absurda haciendo anotaciones en su libreta, sin ver, casi ignorando el entorno que le rodeaba.


    El constante sonido de su pluma sobre el papel moviéndose a grandes velocidades se escuchaba incluso como si hablara por la chica.


    —Debo decir que son bastante prometedores, tenía mucho de no ver una generación tan buena como esta. —agregó un hombre con barba canosa y de avanzada edad, pero de aspecto fornido y presencia imponente. Su barba tenía una forma un tanto curiosa, simulando la gran mandíbula de un ancestral dragón.


    —Según entiendo la fase de promoción a postulante del torneo se lleva a cabo dos semanas antes de que inicié el evento, ¿no es cierto? —preguntó un joven de cabello castaño y alborotado, vestía una elegante bufanda de seda lo que le daba una imagen algo única, digna de un entrenador del tipo especialista como Camus.


    —Permíteme responder a tu pregunta, Camus. —desde el centro de la mesa de reunión de la sociedad de entrenadores de Unova surgió la voz de una excéntrica chica de gran cabellera castaña y ondulada, vestía un conjunto a modo de pijama, lo que la hacia resaltar del resto de los lideres de gimnasio que se encontraban reunidos ahí, no obstante eran sus azules ojos frios lo que la hacía gala de una imponencia digna de una líder…


    —Oh… La princesita al fin ha hablado, esto sí que será interesante chicos… —alegó al instante una mal hablada chica pecosa y albina, al mismo tiempo que se acomodaba en su silla y reposaba sus botas de cuero sobre la mesa. — ¡Paren oído!


    —Hiedra… quita tus patas de la mesa, ¡que te crees que es esto! —un chico de cabello negro e imponencia disciplinada azotó con autoridad la mesa de reunión regañando a la chica.


    —Chicos, chicos, ¿porque tanto alboroto? Dejen que la princesa hable. —un chico moreno y sin camisa posiciono sus pies descalzos en la mesa, al mismo tiempo que se acomodaba y los veía con una sonrisa amistosa. — ¿Qué pasa, chicos? ¿Hice algo malo? —repuso, al fin se estaba dando cuenta de su imprudencia con la despectiva mirada que todos dirigieron ante él, a excepción de Anís, quien propiamente se encontraba escribiendo en su libreta, pero con un inusual brillo en su mirar, en cierta manera provocaba escalofríos solo verla…


    — ¿Qué pasa Ciprian? De ninguna manera creas que puedas arreglar esto con un simple discurso de naturaleza diplomática como esa… —agregó Anís, dirigiéndose al chico moreno pero sin dejar de ver su libreta. —Hasta donde sé, hay un límite de lo cual puedes o no hacer cuando se está rodeado de muchas personas, modales, hablo de modales, si… ¿Haz escuchado hablar del término? —lo señaló al mismo tiempo con la punta de su pluma.


    —Este… lo siento señorita, hablas demasiado y no entiendo a que quieres llegar…


    ‘’Eres tu quien ni siquiera me mira a los ojos cuando me habla’’ pensó el muchacho, nada tonto.


    —A todo esto, la princesa no ha hablado, ¿no creen que sería ella mejor que ella hablara ya? —agregó de forma despreocupada.


    —¡¡¡¡¡Lo sabemos idiota, por eso cállate de una puta vez!!!!!


    Al unísono todos los miembros de la junta gritaron dirigiéndose a Ciprian, incluso hasta el pleito de Hiedra y Cheren se había calmado por la estupidez natural de su compañero, la cual, irónicamente, siempre era oportuna para este tipo de casos…


    —Ejem, Ejem… Cof Cof… —la tos fingida de la suave voz de Catleya se hizo escuchar por el micrófono, queriendo acaparar la atención de los demás líderes de gimnasio finalmente.


    —La princesa exige su atención, chicos… —Drayden, el más viejo de la reunión, habló de manera autoritaria, haciendo que el resto de los lideres se calmaran.


    Finalmente todos cedieron silencio ante el encanto natural de la chica y la opresiva presencia del viejo, a lo que está prosiguió con las previas instrucciones que tenía que indicar.


    —Ejem… Si, primero que nada, suficiente con lo de ‘’Princesa’’… —se le eia un tanto enojada, mas bien, irritada con tanto parloteo sin sentido.


    — ¡La princesa se ha enfurecido! —al unisonó un grupo, consistente en Camus, Chilli, Ciprian y Hiedra gritó en el fondo.


    —Dije que basta… Como sea, respondiendo la pregunta de Camus, idiota… —agrego. —Sí, es lógico suponer que no siempre se localizan a los cincuenta entrenadores que se tienen estipulados en la lista, y algunos otros nisiquiera se presentan, de manera que siempre quedan vacantes libres por cada región…


    —Eso significa que se sortean los puestos entre otros entrenadores que quieran participar en el evento, ¿no es cierto? —intervino Cheren, con tono serio.


    —Correcto. —respondió de forma seca Catleya, viéndolo fijamente a los ojos. —Bueno, básicamente ese es el concepto de esta fase del torneo… No hay un límite del número de participantes, así como tampoco hay que cumplir necesariamente un requisito para poder entrar a las eliminatorias…


    —De manera que cualquiera puede participar para ganarse su lugar, no obstante princesa… ¿de cuantos puestos estamos hablando? —pregunto Cillan, tocándose el mentón.


    —… —Catleya cedió silencio, no se enfureció al instante, tan solo lo retuvo. —Sí, habitualmente las cifras van desde 12 a 20 puestos libres, aunque este año fueron 16… El número de participantes rebasó los límites con un número de 885…



    — ¿885? Eso es demasiado… —dijo para sí mismo Cress…


    —Han transcurrido dos semanas desde que inició el programa de eliminatorias para las vacantes disponibles, y actualmente la cifra de entrenadores se redujo a un total de 43, a este paso quizá entre hoy o mañana tendremos a los 16 participantes restantes, y es Marshall quien actualmente se está encargando de dirigir el proceso de las eliminatorias.


    —Tengo entendido que el torneo transcurrirá en dos días, ¿dará el tiempo necesario para que se efectué la ceremonia? —preguntó la preocupada chica albina, un tanto interesada en la reunión de clausura, tenía que dar un concierto en la ceremonia.


    —Por supuesto, el tiempo es solo es un aproximado… honestamente no pasan de hoy, en unas cuantas horas les puedo asegurar que tendremos el nombre de los 16… —alegó de manera pedante Catleya, con una leve sonrisa en su rostro.


    —Bueno, si la princesa lo dice es porque seguramente debe tenerlo bajo control… —agregó Prycen con cierto desinterés, la verdad es que ya poco o nada le interesaba el mundo de los entrenadores Pokémon, ¡él vivía de la actuación, de su público, de su gente!


    —Tsk, se acabó… —Calteya, furiosa, alzó su mano impartiéndole una señal a su compañera, una Gothitelle hembra que se desplazaba de un lado a otro del lugar rodeando la sala de reuniones.


    —Gothitelle, ¡‘’Magic Room’’ ! —sentenció la chica de melena castaña con gran imponencia mientras alzaba su brazo al frente.


    Enseguida la criatura materializó una clase de brecha mágica que terminó por fragmentar momentáneamente la estructuración espacial de todo el lugar logrando crear un mundo de ensueño.


    —Qué demonios… —se expresó Cheren levantándose repentinamente del sillón, pero fue Hiedra quien lo mantuvo en su lugar evitando que esté hiciera algun movimiento innecesario.


    —Tsk, no te conviene moverte niño bonito, cuando Catleya acciona el Magic Room puede prohibir hasta el más absurdo movimiento que hagas… —alegó la chica albina, un tanto preocupada por la orden de Catleya.


    En seguida el mundo de ensueño se desvaneció frente a los ojos de los demás, creándose una clase de polvo de partículas brillantes que terminó cubriendo el lugar.


    —Desde este momento, y en esta habitación, prohíbo el uso de la palabra ‘’Princesa’’ en sus distintas variaciones de lengua y contexto, quien la diga, además de mi, recibirá un severo castigo mental... —Catleya fue seria, y demasiado contundente, su furia era tanta que no podía ser simplemente tomada a la ligera.


    Algunos líderes de gimnasio masculinos tragaron saliva ante la furia de su líder, así que decidieron ceder silencio.


    —Bueno, dicho esto entonces quedó más que claro el proceso de eliminatorias, ¿Alguna duda más? —continuó la chica, más calmada, un cambio de humor tan repentino con el que obviamente los demás no pudieron tragar debido a la severidad de la problemática personalidad de su líder.


    —Hmm, supongo que no, entonces proseguiré a las indicaciones de cada uno de ustedes, recuerden que somos los organizadores del torneo, tenemos que dar el mejor de los espectáculos como los anfitriones, no lo olviden, de manera que cualquier idea de evento o actividad será bien recibida, inclusive me tomé la molestia por arreglarme con algunas televisoras extranjeras para cubrir cada pelea que se efectuara, por lo que también recibiremos visitas de grandes celebridades.

    —¡¡¡Oh!!! ¿Eso significa que no solo tendremos a la linda de Nancy comentando cada una de las peleas? —preguntó un ya emocionado Ciprian, Nancy era su celebridad favorita, sin duda, por lo guapa que era.


    —Si… Y lo que me lleva al siguiente punto, caballeros…


    —Uh… —Cheren inclinó la cabeza, seguramente les pedirían algo serio tratándose de Catleya.


    —No sé como lo harán, pero todos ustedes tendrán un espacio en el programa de curiosidades que se transmitirá en el transcurso del torneo, en ese especio trataran de hacerle publicidad al menos, turísticamente, a toda la región de Unova… Elijan el lugar de una vez porque no quiero que se repitan los sitios, son libres de hacer uso de cualquier actividad o herramienta necesaria, pero quiero que ese programa sea entretenido para los televidentes extranjeros.


    — ¿Qué? —preguntó, un tanto inquieto el chico de corbata. —Señorita Catleya… eso significara salir en televisión nacional, ¿no es cierto? —agregó de manera inquietante, mientras sudaba la gota gorda y se acomodaba la corbata del cuello.


    —Si, como ya dije antes… son libres de usar cualquier actividad, siempre y cuando sea entretenido, por supuesto… asi que piénsenlo bien. —sentenció a la par que se paraba de su lugar.


    —También me tomé la libertad de dejarle a Skyla y a otros líderes de gimnasio de otras regiones la seguridad del lugar, entre ellos el St. Surge, sus habilidades como soldado de la milicia serán necesarias para este tipo de eventos grandes, Elesa será la anfitriona de los 16 mejores en la reunión de esta noche, ella tomará mi lugar por el momento, y Clay actualmente se encuentra haciendo los últimos arreglos monetarios con los demás organizadores, así que los tres ya están en ciudad Fayenza. —prosiguió ininterrumpidamente, todos en la sala estaban lo bastante pensativos acerca de la actividad que tenían que efectuar para promocionar los lugares más turísticos de la Región Unova, una tarea un tanto difícil, pero sin duda era también una tarea al nivel de la Princesa, por lo que muchos lo tomaron más bien como un reto perosnal.


    —Oh, es por eso que no están aquí… —dijo para sí mismo un pensativo Cheren mientras entrelazaba los dedos de sus manos encima de la mesa.


    —Bueno muchachos… aclaradas las cosas, prosigamos por el aspecto administrativo, es indispensable que tomen nota y que no se les olvide nada de lo que esté a punto de decir de aquí en adelante, recuerden que un evento de esta magnitud no se resume solo en peleas, hay un proceso que…


    —Si si, entendemos lo que quieres decir, Preciosura, ahora solo deja los tapujos a un lado y prosigue a lo que de verdad importa… Suficiente tiempo hemos perdido aquí, ¿no lo creen chicos?


    —Si… —asintieron algunos líderes, ya fastidiados con tanto papeleo encima.


    La princesa no se enojo por el grosero comportamiento de hiedra, pues en parte tenía razón, no había mucho tiempo que perder, y el proceso administrativo sería algo en lo cual, quisieran o no, tardarían bastante tiempo en arreglar. Todos en la sala sacaron papeles de los escritorios mientras hacían notaciones en ellas, quizá para mañana en la madrugada los trámites estarían listos, nadie disfrutaría de hacerlo, pero era algo inevitable con lo cual tenían que lidiar…





    Esta vez mo toca hablar sobre los otros dos tipos de entrenadores restantes;

    Tipo Asesinato: Como su nombre lo indica, son entrenadores enfocados exhaustivamente en el arte de la matanza, ellos son bastante dedicados y cuidadosos, haciendo gala de una meticulosidad e inteligencia propia de un verdadero psicópata, por lo que no es raro que se enfoquen mucho en aspectos como la crianza, la tutoría de movimientos, su entrenamiento, o el estudio de otras artes y ciencias, que pueden ir incluso desde la Toxicología hasta el uso y maestría de armas blancas, inclinándose incluso a las artes marciales, habitualmente mixtas. Como personas son silenciosos cuando se le requiere, algunos son carismáticos o pasionales, y también bastante tramposos, son engañosos y no dudan en jugarte alguna treta. No dudan en matar a su oponente si se lo requiere, y ganar grandes sumas de dinero por trabajos oscuros. Debido a la naturaleza de este tipo de entrenador, hay muy pocos exponentes, de manera que es del tipo de entrenador que menos hay, siendo los especialistas mas numerosos incluso. Sus habilidades físicas podrían competir con las de un tipo combatiente por los rigurosos entrenamientos a los que someten su cuerpo para pulir sus habilidades, siendo de los pocos entrenadores que puede hacerles frente en un combate directo sin complicaciones, por lo que muchas veces se estima que los tipos combatiente y los tipos asesinato son rivales naturales. Un claro ejemplo de entrenador de este tipo vendría siendo Koga, experto por su uso y estudio de venenos muy difíciles de lidiar, quien tambiene s actualmente un alto mando de la region de Kanto, otor ejemplo de este tipo vendría siendo Grimsley, otro alto mando, solo que de Unova, famoso por su técnica cortante, tan rápida y tan poderosa que es imposible estudiar su naturaleza, también le gustan los juegos, de manera que no es raro verlo hacer apuestas entre las gradas de aficionados en los estadios.


    Tipo Táctico: a diferencia de otros entrenadores, los tipos tácticos no usan su talento, su dedicación, su fuerza, o bien, su excentricidad para lograr sus cometidos, ellos se valen únicamente de su cerebro y sus habilidades, a las cuales denomina como herramientas. Para ellos, todo dato que caiga a sus manos será una potencial herramienta para su uso, disfrutan de los enigmas y los rompecabezas, son seres bastante inteligentes y sobre todo curiosos, lo que les da ese impulso por llenarse de información y datos, que, aunque parezcan en su mayoría de los casos innecesarios, siempre buscan la manera de usarlos para su beneficio. Es esta misma capacidad de curiosidad lo que los hace bastante temidos, pues gracias a ello, son capaces de sacar el maximizo potencial de sus talentos sin ninguna clase de contención, siendo de los seis tipos de entrenador, el único quien verdaderamente se puede enfocar en todo, no obstante, a diferencia de los especialistas, ellos no pueden adoptar otras especialidades, solo talentos. Como personas son bastante variados, hay muchos entrenadores del tipo Táctico que son considerados celebridades, como por Ejemplo Tactio, del frente de batalla, o Wallace, quien ademas de ser famoso por ser el actual campeón de Hoen, también tiene el titulo como el coordinador Pokémon mas fuerte de todos los tiempos, siendo el tipo Táctico, uno de los tipos de entrenador mejor reconocidos entre las filas elites. Algunos pueden mostrarse alegres, otros no tanto, ya dependerá del temple del individuo, lo que si es un hecho, es que todos comparten ese mismo instinto de curiosidad propio de un entrenador de este tipo.
     
    Última edición: 17 Abril 2015
  5.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Platina y Cynthia, sentadas en el avión... ok no
    Descuida, los capítulos centrados en conocer a los personajes a veces son más importantes y en ocaciones llegan a ser bastante más interesantes que los que narran una batalla, de hecho me encantó el manejo de las personalidades de ambas chicas y su química, la descripción de Alder fue genial y el contraste de Iris, me gustó eso de que asumía que a tooodo mundo le encanta el tipo dragón.

    Oh, ya va en el cap 3.... más tarde tendré que editar el comentario.
     
  6.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3440
    -Confrontación, locura, terror...-



    Hace algunas 4 horas atrás, en las lejanías de los Túneles Clay, cede del proceso de eliminatorias a postulantes del torneo de campeones.


    En las profundidades de la tierra, dentro de aquel complejo de túneles subterráneos… Dos figuras se deslizan entre las penumbras pareciendo avanzar dentro de la oscuridad sin problema alguno a pesar de su limitada visión, valiéndose únicamente de sus instintos, los dos chicos deciden bajar por los escalones que les aguardaban en frente, pero una nube de polvo surge repentinamente del suelo incapacitándolos momentáneamente, ante la bruma de tierra surgieron dos gruesas moles que bloquearon su única salida, un oscuro pasillo rocoso y bastante estrecho.


    —Tsk… —chasqueó la lengua uno de ellos ante la sorpresa de que sus perseguidores finalmente los habían alcanzado.


    —Estas cosas nos han estado pisando los talones desde hace unos días… —dijo para sí mismo el otro chico, rubio y de mirada celeste. — ¿Qué les hiciste? —repuso, dirigiéndose a su compañero con la mirada.


    —Digamos que conozco al dueño de esas cosas…


    —respondió de manera desganada el chico de cabellos plateados, levantando una muy leve sonrisa. —Aunque honestamente no es como si me llevara mal con él.


    ‘’Solo puede tratarse de el’’ pensó.


    Las dos imponentes figuras simulaban la apariencia y motivo de un coloso ancestral. Uno estaba hecho a base de un material duro y frío al tacto, de consistencia similar a la del hielo, y el otro de los gigantes poseía una figura más esférica, tenía un recubrimiento metálico grisáceo, extrañamente liviano pero duro y resistente al tacto, ambas moles tienen también impresas un patrón en su parte delantera a modo de lectura Braille.


    —Suficiente cháchara entonces… —agregó el rubio, acomodándose la bufanda del cuello al mismo tiempo que volteaba de reojo a los gigantes, analizando cada movimiento que pudiese usar en su contra. —Solo hay una manera de salir, y creo saber cual…


    A una distancia considerable, finalmente la mole azul disparó su rayo de hielo impactando sobre el muro rocoso de la cueva, sacudiendo momentáneamente el lugar y congelándolo todo a su pasó, el chico de cabello plateado se protegió del frio ataque usando una guardia básica. De sus brazos surgió una clase de recubrimiento de metal azuloso, rodeado de un intensa aura verde lo demasiado luminosa como para alumbrar momentáneamente la visión del muchacho incluso entre las penumbras. Dicha aura emanaba una gran cantidad de energía y fuerza a modo de barrera, la suficientemente resistente como para detener y resistir el ataque congelante de aquella estatua, el chico sonrió ante su asombro de que el ataque de la mole fuese insistente, focalizando el rayo en la protección del joven.


    —Necesitas más que esto para detenerme… —alegó el chico mientras se protegía del rayo incesante y avanzaba. Su compañero había desaparecido de la escena perdiéndose entre las sombras, esperando el momento oportuno para salir, en lo que él los retenía.


    — Tsk, a este paso nos vencerán si no haces algo… —se expresó angustiado, hasta que finalmente se dio cuenta de que en todo ese tiempo la segunda de esas moles no había hecho movimiento alguno más allá de avanzar.


    —El otro no ha hecho movimiento alguno… Ojala Morti se dé cuenta a tiempo, sino estaré perdido...


    El chico rubio al observar al gigante de metal, se dio cuenta de que estaba cargando energía eléctrica, incluso hasta se tomó la molestia de fijar su blanco para no fallar el siguiente golpe, al parecer querían deshacerse, o, tenían como principal prioridad a su compañero.


    —Así que planea descargar un electro cañón en el…


    ‘’Puedo evitarlo’’ pensó.


    —Es ahora o nunca… —de su sombra se materializó una siniestra sonrisa de la que pronto surgió un Gengar rodeado de espesa bruma purpura y negra, disparando dos ‘’Shadow Balls’’ al mismo tiempo en dirección al techo, algunas rocas puntiagudas del techo cayeron impidiendo a su vez que el gigante de metal pudiese realizar su ataque. Esto detuvo también el rayo de hielo a discreción focalizado a su compañero.


    —Aprovechemos… —se expresó Steven a la par que se disponían a acelerar el paso lo más rápido posible, aquella maniobra evasiva apenas los había salvado, y estaban lejos de estar realmente en un lugar seguro, cuando se lidia con los Regis no se juega con ellos, son adversarios insistentes a los cuales es mejor enfrentarlos de manera definitiva, pues de lo contrario te perseguirán hasta que te vean caer muerto, haciendo honor a los feroces guardianes naturales que son.




    En la tenebrosa espesura del bosque nocturno, innumerables siluetas revolotean sobre las ramas de los grandes pinos, saltando de un lugar a otro de uno en uno comienzan a liberar a sus compañeros de sus Pokébolas, pronto el choque de sus fuerzas naturales se ve envuelto en una contienda demencial en la que incluso ni se distinguen entre aliados y enemigos, algunos proyectiles congelantes impactan sobre el suelo limitando o destrozando brutalmente el cuerpo de sus oponentes, el movimiento de un grupo pequeño de entrenadores se ve limitado por el violento movimiento sísmico del suelo. Otros tantos responden con estelas eléctricas de alto voltaje impactando sobre la carne de sus enemigos y chamuscándolos en el proceso, el olor a carne quemada y sangre se puede percibir estando en el lugar, y algunas llamaradas cunden el cielo con fines de quemar violentamente toda criatura en las alturas. En la lejanía se logra apreciar incluso la confrontación aérea de algunos Pokémon voladores, el pico y las garras de un violento Staraptor se incrustan en el voluminoso plumaje de un Braviary desgarrándole gran parte de su pecho, la sangre corre y una parvada de Murkrows arrasa violentamente sobre aquel Staraptor. La luna dorada cierne sobre la lejanía de las grandes montañas en el horizonte iluminando y dándole un brillo espectral a los rojizos ojos de la bronceada chica de capa que contempla el escenario desde las alturas. En el dominio de los cielos, el imponente rugido de una ancestral figura yace sobre las nubes deslizándose entre ellas dando a la vista del suelo su imponente sombra. Justo encima del lomo de aquel Dragón, se postra aquella chica dirigiendo una juiciosa mirada sobre aquellos que contempla en la lejanía, casi sentenciándolos por su actuar incluso. Sin decir una sola palabra alza su brazo para eventualmente indicarle a su compañero la directiva de su siguiente ataque, Salamance suelta un poderoso aliento de fuego que termina por arrasar a algunos cuantos entrenadores junto a sus compañeros, dejando un mar de fuego en el camino, fuego que extrañamente no parece afectar a la vegetación del lugar pues se desvanece con el pasar del viento de manera intencionada.


    —Esa niña… —se expresa con un cierto desprecio y recelo uno de los entrenadores, a medida que avanzaba por las ramas del lugar y se disponía a enfrentar a sus perseguidores. Un grupo de tres Pokémon de distinta especie. Decide saltar hacía el suelo y sus tres perseguidores lo siguen, los confrontaría ahí… Repentinamente una gran figura musculosa se mete a la escena de forma sorpresiva interceptando con un palmazo el ataque nocivo de un Toxicroak, a lo que este de manera inmediata retrocede rápidamente poniendo un sustituto.


    —Machamp, ¡Fuerza bruta! —la mole de músculos se puso en frente de su entrenador utilizando la fuerza de sus cuatro brazos confrontando de forma directa a sus tres adversarios, pero de su cuerpo emanaba una intensa aura rojiza soltando un vapor caliente en el proceso.


    ‘’Perfeccioné la eficiencia de ‘’Musculatura’’ con la energía que se genera al momento de realizar el ataque fuerza bruta, esto me da la capacidad de hacer que Machamp posea una enorme cantidad de fuerza y poder por algunos segundos en lo que acaba el efecto de la fuerza bruta’’


    Pero es el tiempo suficiente para que Machamp se encargue de sus enemigos, culminó aquel hombre esbozando una leve sonrisa de orgullo, cruzado de brazos y parado en la cima de un gran pino, mientras contemplaba la batalla de su compañero.


    El primero en atacar fue Houndoom, quien se desplazó hacia su lado izquierdo tratando de asentarle un mordisco para retener su pierna derecha, sin embargo Machamp pudo parar el mordisco letal tiempo utilizando uno de sus brazos para resguardarse, provocando que Houndoom incrustase sus colmillos en su carne. A medida de que golpeaba incesantemente el cráneo del perro para que lo soltara, este siguió triturando la carne para incapacitarlo al menos de uno de sus tantos brazos. La condenada bestia siguió aferrado a él, en cierta medida su mandíbula ya estaba incluso prensada a la extremidad de su enemigo, no teniendo más alternativa el sujeto en la distancia ordenó a su compañero a que se deshiciera de él a como fuese necesario, y eso era utilizando dos de sus brazos para romperle la mandíbula, el Toxicroack de la derecha dirigió una letal puya nociva hacia su cuello, impactando y envenenándolo en el proceso, pero pudo controlarlo al querer nuevamente clavarle una puya nociva en sus costillas, lo recibió de un palmazo parándolo en seco y rompiéndole gran parte de la quijada por la severidad del golpe.


    —En estos momentos tus puños deben poder aplastar cualquier cosa… los huesos sencillamente los hace añicos.


    Su otro oponente aprovechó para acribillarlo ferozmente con un imparable ataque en la distancia, se trataba de un Cloyster lanzando pedrada consecutivamente sin ninguna clase de compasión incluso hacia sus compañeros. El proyectil del ataque es puculiar por su alargada y puntiaguda forma poco común en un ataque como este, pareciendo incluso una variedad consecutiva de ‘’Stone Edge’’.


    Machamp aprovechó los proyectiles para usar el cuerpo de Houndoom como escudo, las piedras impactaron en el cuerpo de aquel enterrándose como navajas, algunos rastros de tejidos brotaron pero aun seguía consiente, de manera que Machamp finalmente arrancó la mandíbula de su piel azotando el cuerpo muerto violentamente hacía el suelo. Cloyster probó nuevamente con un ataque a discreción, pero Machamp pudo desplazarse poco antes de que iniciara su próxima oleada de pedradas. Los proyectiles se dirigieron a su dirección, pero él, lejos de esquivarlos o procurar evitarlos, probo en recibirlos con la mera fuerza de sus puños, uno tras uno esos proyectiles punzocortantes de piedra fueron fulminados por la oleada asesina de sus golpes, dejando una nube de polvo en el proceso, misma que aprovecho para desplazarse hacia el lugar de su oponente.


    —Bien hecho amigo… si los proyectiles impactan hacía ti solo tienes que interceptarlos con tu fuerza antes de lleguen a ti…


    Ya cerca del Cloyster, este reaccionó encerrándose naturalmente en su concha. Pero su oponente fue más rápido, antes de que el caparazón de la ostra pudiese cerrarse completamente, Macahmp detuvo el proceso con la simple fuerza de sus dedos, apretando firmemente el caparazón, pero Cloyster no se rendiría tan fácilmente, rompió adrede su propia coraza cuarteándola levemente, provocando que se volviese más ligero e inusualmente mas fuerte, escupió una poderosa hidrobomba generando que la presión del ataque lo impulsara, al mismo tiempo que impactaba directamente hacia Machamp…


    — ¿Puedes continuar? —preguntó el hombre, un tanto preocupado, y posicionándose en el campo de batalla justo al lado de su compañero, dando un gran salto desde lo alto de aquel pino.


    —Cham… —se levantó del suelo, aun mal herido y conmocionado por el impacto de ese último ataque, fue un goi,lpe directo, y bastante fuerte… Aun veía estrellas pero queria seguir, estaba en cierta medida irritado, tanto que incluso apartó a su compañero en el proceso incitándolo a que se hiciera un lado. — ¡Cham! —exclamó con energía mientras se ponía en una posición de combate.


    —Oh… —el musculoso hombre lo vio fijamente, había entendido la terquedad de su compañera, esbozó una sonrisa asintiendo a sus órdenes. —Entiendo, esta es tu pelea, no me meteré entonces…


    Pronto el retroceso de la fuerza bruta agotaría su cuerpo, y así fue, el aura rojiza que emanaba desapareció dejando un serio dolor corporal en Machamp.


    —Tranquilo amigo… perfeccioné la técnica al nivel de que el dolor solo sea temporal… La musculatura ayuda a que el desgaste de tus músculos por el sobre exceso de fuerza no sea tan letal, de esta forma puedes usar la fuerza bruta de manera consecutiva al menos unas dos o tres veces sin problemas. —alegó el hombre, con cierta resolución…


    No teniendo alternativa, Machamp agarró el cuerpo desmayado del Toxicroack para que recibiera los proyectiles a modo de escudo justo como lo había hecho con su otro compañero. El Cloyster aprovechó para romper su coraza y fortalecer su ataque del mismo modo que su oponente, cuando vio que la mole de músculos de cuatro brazos se dirigió a él, este de manera inmediata realizóo una hidrobomba directo a Machamp.


    —¡¡¡Chaaaaaamp!!!! —la mole de musculos y brazos asentó violentamente hacia el suelo sus piernas concentrando un gran nivel de energía en el proceso.


    —No puedes ser… Esa técnica aun no la hemos perfeccionado!


    —¡¡Chaaamp!! —concetro de su puño una gran fuerza convirtiéndose en un puño certero de gran potencia, la suficiente como para destruir la consistencia del agua y convertirlas en simples gotas de agua…


    —Entiendo… Es el mismo ejercicio que realizamos con las olas, en verdad eres sorpréndete…



    ‘’Pero haber concentrado tal cantidad de energía en un golpe centrado como ese de manera tan rápida es… Increíble’’ contempló.


    Debido el chorrazo Cloyster terminó impulsado por la fuerza de empuje, ya aconchado en árbol insistió en su ataque con la esperanza de que alguno llegase a su enemigo, pero fue en balde, aquel Pokémon ya había llegado antes a su rango de ataque, no teniendo más opción la ostra se volvió a encerrar en concha solidificándola y de manera sorprendentemente rápida, pero aquel no se rendiría…


    ‘’Seguramente su entrenador perfeccionó el uso de rompe coraza y defensa férrea, nada mal, pero…’’


    —Machamp… Ya sabes que hacer, DynamicPunch a discreción… —sentenció el hombre.


    Su compañero dispuesto a cumplir con las ordenes de su maestro, agarró la ya dura y resistente coraza del Cloyster e impactó cada uno de sus puños en su caparazón, era duro, lo bastante como para resistir sus golpes, no obstante Machamp compensó el poco impacto de sus puños con la cantidad que pudiese generar, de esta manera acribilló a su oponente en una lluvia de puñetazos desalentadores que no solo lo confundieron inutilizándolo, sino que también lo destruyeron por dentro. El impacto generado por la naturaleza de su ataque generó que las moléculas de la concha se fragilizaran, de esta manera los puños pasaban a través de su escudo como ondas de choque y sonido pudiendo romper finamente su defensa por mera resonancia, destruyendo con ello también cualquier clase de material orgánico que pudiese encontrarse dentro de la concha.


    ‘’No obstante predecible’’ de aspecto musculoso e imponente, no traía una camisa y en su lugar solo portaba unos pantalones de karate, y una mochila muy simple en su fornida espalda, Bruno culminó cruzando los brazos nuevamente y dándole la espalda a sus oponentes.


    —Champ… —se expresó de manera sombría, esbozando una maliciosa sonrisa incluso mientras trataba de hallar el cuerpo de su oponente entre todo el montonal de conchas rotas. Ya fijada en sus ojos, arrancó la parte orgánica de la criatura, aquella esfera oscura similar a una perla, aplastándolo sin ninguna clase de compasión en el proceso con el mero poder de sus dedos.


    —Los muy cobardes de sus amos ni siquiera se atrevieron a acompañarlos en el momento de su muerte, fue por eso que perdieron y murieron de forma tan miserable… Tsk.


    ‘’Personas como ellos deshonran a la sociedad de entrenadores’’ alegó con cierta resolución mientras arrojaba unos papeles hacía el suelo con las fotos de distintos rostros tachados a modo de objetivo, debajo de sus cabezas se podía leer un precio, o más bien, una recompensa monetaria por deshacerse de ellos…


    A medida que se alejaba del lugar en compañía de su viejo amigo, se acercó a él y roció un poco de medicina en su herida. —Aun no es el momento para tratar la herida, tenemos que irnos de aquí… —agregó, a medida que amarraba rápidamente un vendaje en la herida de Machamp.


    Ambos comenzaron a huir del lugar, sabían que no tenían mucho tiempo ahí, no con esa loca del dragón volando y escupiendo fuego a discreción desde las alturas, tenían que idear una estrategia para llegar a ella, pero no lo resolverían ahí...


    ‘’Esa chica es peligrosa, si me quedo aquí puede que salga herido en el fuego cruzado de sus ataques…’’ pensó el hombre, mientras se disponía a perderse entre la oscuridad del lugar, una retirada táctica demasiado oportuna, ideales para atender las heridas de su compañero...




    —Los humanos sí que son criaturas desastrosas… —en la distancia de las alturas se expresó la misma bronceada chica de fuerte mirada, siguió apreciando con más detenimiento todo lo que pasaba en el lugar de la confrontación masiva de entrenadores como una mera espectadora, normalmente no era de las chicas contemplativas, a ella le gustaba actuar, ser parte del acto, pero para sus ojos solo era una lamentable obra de la cual no quería ser parte.


    Pensando en eso, la chica llegó a la conclusión de que si la obra no era de su agrado entonces solo se limitaría ejercer un papel de sentenciadora, y así fue… optó por aquella senda, si no iba a ser parte del acto, al menos le pondría fin a tan desastroso circo…


    —Utilizando a sus compañeros como mera herramienta de sus anhelos, sin ninguna clase de compasión, respeto, o amor hacía ellos… no tienen vergüenza…—la chica suspiró, un tanto decepcionada, y asqueada por el repugnante comportamiento de los entrenadores abajo, privados de su uso de razón y sumidos a la locura, solo dispuestos a matarse los unos a otros por un tonto lugar en el torneo de campeones. —Esto es demasiado triste como para seguir viendo, Salamance… —ordenó, mientras se disponía a direccionar con el dedo su siguiente devastador ataque…


    —No hay por qué contenerse, que el castigo de los cielos cierne sobre ellos, acábalos…


    ¡‘’DracoMeteor’’!


    Gritó de forma pasional la enérgica y bronceada chica, mientras que su Salamance materializaba innumerables proyectiles a modo de meteoros que impactaban el suelo de los bosques de manera violenta y destructiva. La onda expansiva de la caída arrasaba con cada uno de ellos levantando nubes de polvo tan fuertes que incluso generaban un fuerza de empuje similar a la de una avalancha de nieve.


    —¡¡¡Ajajajajajaja!!! ¡Estúpidos humanos! ¡Temed al poder de la justicia! se lo merecen…


    Hizo una mueca mostrando los dientes de manera exagerada, gesticulando toda clase de comportamientos sobreactuados en el proceso de su eufórica risa.


    —Como sea… —volvió a reponer la compostura, a medida que se arreglaba el cabello por la fuerza del viento. —Según palabras de ese chico, el dijo que si venía a este sitio encontraría mis respuestas y a la persona quien me las mostraría… Pero aun no veo señales de ello. —agregó ya calmada, a medida que se alejaba del lugar parada en el lomo de su compañero. —Solo encuentro a un montón de degenerados hambrientos de poder y reconocimiento… interesados en cosas como la fama y el dinero… Tsk, me enferman… me pregunto por qué me habrá dicho de este lugar…


    ‘’Conociendo a ese sujeto seguramente no sería partidario de este tipo de eventos tan decadentes’’ pensó, a medida que se tocaba el mentón.


    — ¿Qué dices Salamance? Valdrá la pena seguir con esto… —pregunto de forma contemplativa, mientras se disponía a sentar de piernas abiertas.


    —Grrrr— Gruñó, apenas respondiendo a su pregunta con imponencia.


    —Tsk, supongo que tienes razón… Ya estamos aquí, lo menos que podemos hacer es terminar lo que ya hemos empezado, ¡adelante entonces! Vayamos al siguiente punto de confrontación, nuestro objetivo es eliminar a tantos entrenadores como podamos y hacerles conocer la fuerza de la justicia… ¡Si! ¡Es eso! ¡¡Justicia!!


    ‘’He venido para hacer justicia, ¡eso es por lo que vine!’’ pensó, exaltada.


    —Y según palabras de aquel sujeto, Marshal… No hay un límite de lo que podamos a o no hacer…


    ‘’Vuélvanse locos’’ fueron sus palabras más exactas… La chica sonrió nuevamente, tan solo pensar en esa euforia que le provocaba estar en ese sitio enfrentando a tantos entrenadores como fuese posible, justamente esa misma clase de personas a las que más detestaba, tendría que ser muy bueno para ser real…


    Salamance emprendió el vuelo alto para dirigirse al siguiente punto, las cuevas del túnel Clay, el proceso de eliminatorias se llevaría a cabo en el campo abierto, tomando a los Tuneles Clay como principal sede de terreno, y las afueras de este, que vendría siendo una espesura de bosques de imponentes pinos gigantescos…
     
  7.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    De momento leido el cap 3.
    Y bueno, debo decir que el inicio fue bastante... atletico! aunque también debo decir que me dio muchos problemas leerlo... y no, no porque le haya encontrado errores ni nada por el estilo pero...
    Ay.... escalofrió... lo siento es que le tengo una especie de fobia a las desarticulaciones, tuve que dejar de leer un rato y skippearme partecitas por temor a leer más escenas similares...
    Sin embargo lo que me retuvo en la lectura fue encontrar a Caitlin, siempre he creído que es un personaje con un contexto super interesante y de personalidad inestable como para dar el ancho en historias pero es rarísimo encontrar un fic donde salga ella más allá de un cameo de fondo, y en efecto supiste como manejar su altanería... por cierto... ¿saldrá Darach en algún momento? No me molestaría...kukuku
     
  8.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3477
    Poder Latente.

    No es un capitulo en si, solo es una explicación conceptual, espero la disfruten.


    El poder latente se define como una fuerza o, fuente de energía llamémosle; ‘’espiritual’’ que se manifiesta en algunos individuos gracias a la constante exposición con un Pokémon, lo que es decir, entre más fuerte sea el lazo con una de estas criaturas, más probabilidades tienes de despertar este poder espiritual, no obstante con todos no ocurre, de manera que solo ciertos individuos con cierto código genético tienen acceso a este poder. El porcentaje de la población que son usuarios de algún poder latente (en mayor y menor escala) es variado por región, en Kanto y Johto un 75% de los entrenadores poseen un poder latente, lo que representa un total del 25% de la población en general (incluyendo ambas regiones, son pocos), mientras que en Unova solo un 15% de la población posee un poder latente. Se ha comprobado que regiones donde la exposición de los Pokémon ante los humanos es más común, tienden a tener un porcentaje más alto personas con algún poder latente, teniendo como por ejemplo la Region de Hoen, donde el porcentaje de las personas con algún poder latente rebaza el 45% y contando, misma región de la cual, posee la tasa más alta de personas no entrenadores con algún poder latente. También se ha observado que en las regiones donde existan adversidades naturales como el mal clima, o manifestaciones de fuerzas sobre naturales provocadas evidentemente por Pokémones, se tiende a tener una población más alta de personas con poderes latentes, como es en el caso de Kalos, tierra salvaje y apartada del mundo, donde un 35% de su población total tiene acceso a esta fuente de energía, o Sinnoh, famoso por sus diversas anomalías espacio-temporales y lugares extraños donde el fluir del tiempo no parece existir. De manera que se especula que es alguna clase de ‘’evolución’’ que el humano adopta dependiendo al lugar donde viva y a las distintas adversidades que enfrente. No se ha conocido un caso donde un humano haya adoptado este poder sin la necesidad de exponerse a un Pokémon, pero se sabe muy bien que es un poder que solo se da en humanos. De alguna manera te hace pensar que es una forma en la que el hombre imita la naturaleza evolutiva de los Pokémon, por lo que muchas veces el surgimiento de estos poderes es meramente mas circunstancial que esporádico.


    Con esto dicho no quiero decir que es obligatorio poseer un poder latente para ser un entrenador, y aunque es muy raro encontrar a un entrenador sin poder latente, los hay, y algunos incluso demuestran tener la habilidad suficiente para tener un buen puesto en el ranking general, o sencillamente para hacerles frente a otros entrenadores que si poseen algún poder latente. Hay bastantes entrenadores famosos por no tener uno, como es el caso de Jericor, el líder de los ases del frente en Sinnoh, o Wallace, famoso coordinador y Campeón del tipo táctico popular entre los fans por sus estrategias elaboradas para hacerle frente a oponentes más fuertes que él en todo aspecto. Curiosamente, representa a la región con el índice de personas con poderes más alto en el mundo. O también tenemos el caso de Brandon, otro as del frente famoso por el uso de Pokémones legendarios en sus equipos, o Whitney, niña prodigio de las batallas Pokémon especialista en el tipo normal, y además, líder de gimnasio, con el suficiente potencial como para convertirse en la siguiente campeona de su región, famosa por sus estrategias simples, pero mordaces y efectivas. El profesor Oak es otro claro ejemplo de entrenadores históricos sin un poder latente, quien es de hecho, el líder de la asociación de entrenadores en su respectiva región (kanto-Johto). De manera que no es necesaria esta fuente de energía espiritual para ser alguien lo suficientemente capaz para hacerles frente a otros entrenadores más fuertes. Extrañamente Green, su nieto, si tiene un poder latente, de manera que es el único de su familia (y el ultimo de su generación también) en poseer uno, lo que da a explicar que en efecto, los indicios de este poder se manifiestan entre los humanos de manera un tanto más azarosa, pues que seas hijo de un padre con algún poder o viceversa, no quiere decir que ene efecto tu vayas a heredar dicha capacidad, pero puede que alguno de tus hijos si… Con esto dicho en el medio científico se especula que dentro de algunos milenios, llegara un punto donde la humanidad podrá ser usaría de este poder en una tasa del 100% en general, pero a su vez, tomando en cuenta la anterior teoría, eso también querrá decir que en efecto las adversidades del mundo serán superiores a las que se viven hoy en día, catastróficas incluso.


    El poder latente se divide en dos manifestaciones, los usuarios del Plasma, y los usuarios del Aura. Un usuario del plasma es capaz de adoptar las fuerzas naturales de su entorno y adaptarlas conforme a su uso y necesidad. Con esto dicho también tiene la capacidad de tomar prestadas las habilidades y capacidades de sus compañeros, siempre y cuando se haya entablado un estrecho lazo con ellos, o, sencillamente se puede inclinar a utilizar la misma fuerza de su naturaleza a su favor. Hay que tomar en cuenta que el poder no surge directamente de ti, si no que es algo que tomas de tu entorno y de tus compañeros, un usuario de plasma no tiene un límite en cuanto al poder o facultad que pueda adoptar, siempre y cuando exista una estrecha relación o bien, familiarización con la fuerza con la que te estás metiendo. Muchos usuarios de plasma mueren por meterse con fuerzas oscuras que desconocen, hay que tener sumo cuidado con esto, es un poder realmente peligroso. Hay algunos usuarios de Plasma que inclusive pueden hacer evolucionar a sus Pokémon sin necesidad de cumplir ciertos requisitos, como por ejemplo, algunos se evitan el uso de piedras evolutivas, o por traslados, o sencillamente con algún objeto especial, etc. En segunda estancia tenemos a los Aura, con estos sucede al revés, el poder surge de ti, y tú tienes la capacidad influir o cambiar tu entorno en base a estas habilidades. Para que este poder surja es muy necesario que forjes un lazo muy estrecho de amistad con un determinado Pokémon, quien será por siempre tu compañero del alma, con el poder del aura tu eres capaz de asimilar cada rasgo físico de quien te corresponda como compañero, y surgirá una inexplicable fuerza sobrehumana con la cual incluso podrás hacer habilidades de lo mas locas, básicamente con el poder del aura te conviertes en alguna clase de súper humano con habilidades bestiales y capacidades inhumanas. Con dicha fuerza no solo puedes cambiar tu cuerpo y coordinarte al cien por ciento con tu compañero al punto de que habrá un punto en el que el lazo será tan profundo que incluso sus propios sentidos y emociones estarán sincronizados, de manera que todo lo que vea o sienta tu compañero, podrás sentirlo tu, y viceversa. Al contrario del plasma, un aura no necesita una gran capacidad de entendimiento para manejar su poder, porque esto es algo que meramente surge de ti, y, al contrario, con dicho poder tu puedes incluso otorgarles distintas habilidades a tus otros compañeros. Hay algunos usuarios del aura que incluso pueden alcanzar una mega evolución sin necesidad de las rocas.


    Aun no se especifica de donde surge este poder, pero se sabe que siempre ha estado presente en el mundo, y que en la antigüedad las naciones se regían por quien fuese el más poderoso. Hoy en día es la sociedad de entrenadores quienes regulan el comportamiento de los innumerables usuarios del poder latente alrededor del mundo, de hecho, la misma sociedad de entrenadores surgió con el único fin de regular y controlar la influencia de estos seres tan poderosos que podrían representar una seria amenaza para el mundo entero, y es por eso mismo que la sociedad de entrenadores misma es una organización tan temida y respetada en el mundo de los humanos.


    Ejemplos de entrenadores del tipo plasma:


    -Alder: famoso por su gran entendimiento de la naturaleza y su entorno, la fuerza interior y el balance espiritual entre personas-pokémon, es sumamnente normal que se llene de discípulos ya sea por carisma o por su fuerza. Es una persona sumamente tranquila y sabia, con un buen criterio y un talento natural para resolver problemas entre la comunidad. Tiempo ah bien pudo haber sido uno de los mejores pokémon ranger de la historia por su talento natural de domar cualquier especie o tipo de Pokémon, pero un fatídico incidente cambió su percepción y mucho tiempo se perdió en la senda del éxito y la fama, hasta que se redimió y sentó cabeza en el lugar que le correspondía, a lado de la naturaleza y los humanos, creando el balance que por tanto tiempo se había perdido en la región de Unova. Alder es un tipo de reconocimiento.


    Red: Legendario entrenador del cual no se ha sabido nada desde hace mucho. Algunos dicen que desapareció de la faz de la tierra, otros tantos lo han avistado en la profundidad de las montañas en contacto directo con la naturaleza alejándose de la influencia de los humanos. En su juventud se distinguía entre el montón no solo por su prodigiosa edad(a los diez años ganó su primer campeonato) sino por su natural talento para manipular las facultades de sus compañeros y esculpir por medio de sus entrenamientos rigurosos al Pikachu definitivo (se estima que su rayo compite con el de Zapdos). O cuando perfeccionó con ayuda de la abuela las técnicas definitivas del tipo fuego-agua-hierba, mismo del cual le dio la capacidad de detener a Giovanni y al equipo rocket. Se podría estimar que es el entrenador devoto más poderoso del momento, si es que aun sigue vivo…

    Blue: Nieta de la renombrada especialista de los Pokémon fantasma y veneno, Agatha. Como su abuela, ella es letal y mordaz, y no duda en usar a sus compañeros como mera herramienta de sus deseos. Lo cierto es que una chica talentosa y muy capaz, con una gran capacidad de entendimiento respecto a la toxicología, su especialización. Ella usa técnicas letales, su equipo de compañeros consiste en un arsenal de armas que no duda en usarlos en tu contra, eso y sumándole su riguroso entrenamiento físico, rivaliza sin problemas con uno del tipo combatiente usuario del aura, aunque más bien lo suyo vendría siendo la velocidad y letalidad. Ella es del tipo asesinato.


    Cynthia: Ella es descrita como una mujer fuera de este mundo. Su entendimiento por el control de fuerzas naturales más primordiales que la vida misma (el tiempo y espacio) le ha dado la fama de ser catalogada incluso por algunos como una clase de deidad. Lo cierto es que es una mujer solitaria y muy bien entendida con las estrellas, soñadora empedernida y pasional, su éxito, fama, y talento, radica básicamente por su imponente presencia y personalidad. Mientras que Alder se enfoca en entender el mundo y la belleza que lo rodea, es Cynthia quien se enfoca en tratar de entender el mundo que esta fuera de este. Ella es del tipo combatiente.



    Como podrán darse cuenta los del tipo plasma son seres que buscan la sabiduría en su propio entorno y en las cosas que lo rodean, ellos creen sumamente en un balance natural entre el mundo, los Pokémon, y los humanos, y le atribuyen a las fuerzas naturales el sentido de las cosas, son seres poéticos y liberales, pero que si se corrompen(cosa que pasa muy a menudo por su poco entendimiento para su propio cuerpo) pierden la senda y pueden provocar grandes catástrofes, como en el caso de Zinnia, quien corrompida por su propia responsabilidad y poder, despertó el poder de Rayquaza y casi cunde el mundo con una era de destruición y oscuridad. En contraste, ellos conocen más su entorno que sus propias vidas, y muchas veces pierden de vista el camino por sumarse a sus exhaustivas investigaciones.




    Ejemplos de entrenadores del tipo Aura:


    Lance: Entrenador As de Kanto, por mucho tiempo ha ostentado el titulo del entrenador más fuerte de todos los tiempos, pero con l paso de las nuevas generaciones su fama y poderío pronto se vio eclipsado por las nuevas estrellas. Aun así, no hay que subestimar la fuerza de este renombrado campeón usuario de la fuerza ancestral de los dragones, su incesante búsqueda por la fuerza lo ha orillado a hacer cosas desagradables, pero que, con la búsqueda del fortalecimiento físico y espiritual ha podido redimirse. Lance es una persona de carácter fuerte, e imponente, el cree que la fuerza es indispensable para defender lo que crees que es correcto, y no duda en chocar fuerzas contra una fuerza opositora. Lo que lo hace sobresalir de los demás, es el estrecho vinculo que comparte con su trillizos de Dragonites, de los pocos usuarios del Aura que pueden estrechar una relación tan fuerte con tres Pokémon a la vez, y peor, poder manifestarlo en una de sus batallas, si te toca pelear un tres contra tres con él, definitivamente estas perdido. Es del tipo combatiente, y con su velo sagrado natural, es imposible envenenarlo, paralizarlo, quemarlo, o dormirlo siquiera… previene básicamente cualquier problema de estado, Lance, es fuerte.



    Steven: Un usuario del aura es sin duda famoso por su insaciable búsqueda del fortalecimiento interno, pero Steven no solo se enfoca en fortalecerse día con día al máximo, sino que además, también se esfuerza por responder a los enigmas del mundo que lo rodea, en parte lo hace con el fin de fortalecer incluso su mente, pues, no solo su cuerpo es de metal y piedra, sino que también su cabeza. Después de ostentar el titulo de campeón por tres largos años, finalmente cedió el título a su mejor amigo de la infancia; Wallace, y se encamino en una búsqueda por su fortalecimiento interno para evitar estancarse siendo el campeón de su región. Y así fue, su viaje dio frutos, y los lazos que entabló con sus compañeros le dieron la fuerza suficiente como para ser ayuda crucial en el incidente de Zinnia y Rayquaza en la región de Hoen, logrando alcanzar la mega evolución sin necesidad de la piedra. Su compañero del alma es un Metagross vari color que pocas veces muestra en sus combates, Steven es capaz de solidificar su cuerpo tan fuerte como el acero gracias a dicha conexión, y es usuario de una fuerza sin duda increíble, inusualmente rápido también. De igual forma, es alguien instruido en las artes marciales, con un cuerpo de acero como el suyo, no hay mucho que pueda dañarlo de verdad, y su poder del aura es tanto que inclusive fortalece al resto de sus compañeros en su presencia, una de sus principales facultades es la capacidad cerebral que tiene Metagross, un rasgo completamente heredado hacía el ya sea de manera pasiva o directa… Es un entrenador del tipo Especialista, muy raro incluso entre su tipo, por que se enfoca directamente con el combate directo, y sumamente inteligente, intuitivo, en general, es una bestia mecánica solo comparable a un androide, duro, fuerte, rápido, y sumamente listo, no obstante noble para su tipo.

    Green: No hay persona en el mundo que no entienda las corrientes de aire en el mundo mejor que él, nadie exceptuando Nagi o Skyla. El renombrado por muchos, rey de los cielos, lo cierto es que no se especializa en los pokémon voladores, pero son los lazos que comparte con su Pidgeot lo que le otorgan una fama de ser un entrenador del tipo reconocimiento de lo más poderoso y habilidoso, y además, sumamente inteligente. Si Steven es Duro y fuerte, Green es habilidoso, ligero, y rápido, muy rápido, sus ataques son letales por la velocidad en la que sorprende a sus rivales, y su movimiento y reconocimiento de terreno es sumamente excepcional, pues se puede mover a una velocidad de mach tres sin problemas, con esto se vuelve muy escurridizo y su evasión es molesta para sus oponentes, no obstante mordaz. Como persona Green es alguien ego centrista, arrogante e irreverente, y, aunque en un principio no sentía respeto o compasión por sus compañeros, con el tiempo ha aprendido a criarlos de la manera indicada dándole resultados espectaculares por influencia de Blue, su pareja (no de Red, el es tantito peor que Green, si, estos tres son muy complejos). Su poco respeto por las autoridades le ha dado fama de vago, y, a pesar de ser un líder de gimnasio, no hay que olvidar tampoco que tiempo ah fue un campeón. Aun así, su arsenal restante de compañeros es bueno en lo que se especializan, y gracias a los lazos que comparte con ellos es que puede fortalecerlos como un verdadero usuario del aura que se respete. El no va en búsqueda de un fortalecimiento físico y mental como muchos usuarios del Aura, hasta cierto punto el vive de sus sentidos y sensaciones, de sus impulsos, y el simple hecho de poder surcar libremente por los cielos lo llena y satisface, aunque eso sí, siempre está dispuesto a conocer nuevos lugares, por lo cual se ha llenado de sabiduría de distintas culturas, abriendo su mente, es de los entrenadores hasta la fecha más liberales conocidos, aunque poco se entromete en asuntos importantes de la sociedad de entrenadores por lo mismo, porque ha sabido emplear un papel más neutral. De hecho, tiene planeado dejar la sociedad de entrenadores debido a ciertas discrepancias morales, solo busca una excusa para mandarlo todo al carajo, el es Green, quien siempre hace lo que quiere y que los cielos son su límite y dominio. Es del tipo reconocimiento, pero bien podría ser catalogado igual como alguien del tipo combatiente, ha sufrido la pérdida de un pokémon al igual que Alder, rasgo que los une en cierta medida y que gracias a ello, y, sus personalidades casi iguales, pueden entenderse. El, a como Steven, también es capaz de alcanzar la mega evolución sin ayuda de la piedra.


    Iris: La niña que susurra a los dragones. De procedencia desconocida, se sabe que Drayden la sacó de su pueblo natal para convertirla en su discípula debido a su gran potencial para entender el corazón de los dragones solo comparable con la habilidad del prodigioso domador de dragones más poderoso, Lance. Lo cierto es que Irirs es una niña inmadura e ingenua que sabe poco o nada del mundo exterior, desde pequeña se cautivó por la fuerza ancestral de estas criaturas y se cerró a sí misma en estos seres dándoles su completa devoción por las estrictas enseñanzas de su mentor y protector. La conexión que comparte con su Hydraegon es de temer, pues este pokémon es característico por ser representante de una fuerza oscura fuera del alcense de los humanos, y, que ella tenga una conexión tan cercana y estrecha con una de estas brutales criaturas es algo ya de por si perturbador. Los hydraegon pueden entender y aprender el lenguaje humano, son seres maliciosos por naturaleza, y no dudan en masacrar a su oponente si así lo desean. A pesar de esto es Iris quien logra domar a la bestia y controlarla sin problemas, y a su vez, es al mismo tiempo usaría de un poder oscuro y ancestral como el de Hydraegon. Debido a su edad, es que no es aun catalogada como la entrenadora más fuerte, pero en algunos cuantos años mas sin duda eclipsará toda leyenda antes vista, y, aunque no se le ha visto mucho en acción en los desastres provocados por las distintas facciones criminales del mundo Pokémon, se reconoce y se teme de su poder, muy pocos se atreven hacerle frente. Por gran influencia de Drayden, ella está en una constante búsqueda de fortalecimiento físico y moral, pues el viejo siento que ella necesita más moral que fuerza en sí, para ser una buena líder, incluso mejor de lo que Alder alguna vez fue, y es debido a esto que es Catleya quien actualmente rige el papel de líder en su lugar. Es del tipo devoto, por su devoción a los dragones.




    Como podrán ver los usuarios del aura son seres un tanto más caprichosos y egoístas, que buscan constantemente el fortalecimiento físico y mental, ellos creen en el fortalecimiento interno del ser para alcanzar la iluminación, y un buen entrenador de este tipo se distingue por ser una persona plenamente balanceada consigo misma. Ellos buscan en la exploración de su propio individuo la fuerza necesaria para afrontar los problemas, y aunque no todos sean necesariamente fuertes físicamente hablando, son sus lazos con sus compañeros lo que les da realmente el poder que tanto buscan.
     
  9.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1839
    -En las penumbras 1-



    —Uff… —suspiraron al unisonó, uno derrumbado boca abajo y el otro boca arriba, el suelo era rocoso y dolía con solo postrar tu cuerpo ahí, pero aquel par de chicos estaban lo suficientemente exhaustos como para siquiera importarles el dolor.


    —Eso fue de locos… —se expresó el chico rubio, Morti.


    —Ni que lo digas… por un momento pensé que moriría… —agregó aliviado Steven, levantando su torso abriendo sus ojos.


    Sus extremidades estaban entumecidas, y tenían múltiples moretones con cortadas en sus ropajes aun con sangre fresca.


    En general, ambos chicos tenían un aspecto demacrado reflejado en sus ojeras de que no habían dormido bien las últimas dos semanas, incluso hasta ni se habían tomado la libertad de tomar un baño, de manera que en efecto estaban embarrados aun de lodo y tierra, incluso musgos, su principal fuente de alimento en ese lugar.


    —Por poco y la liamos allá arriba con los Regis… —se expresó el más joven de los dos aun derrumbado en el suelo, pero ya acostumbrado a la oscuridad, Steven tardó en asimilarla un poco más.


    —Ni que lo digas, Morti… Si no hubieses entrado con esas bolas sombra de manera rápida no la contábamos.


    Agregó Steven, halagando las habilidades de su compañero, tal precisión incluso en la oscuridad... Era un enemigo de temer.


    —Je… pero si fuiste tú quien retuvo el ataque de Regice en ese momento, sin esa distracción no me habría dado cuenta de aquellos picos…


    ‘’Eso significa que me usó de carnada’’ Pensó el muchacho, guardando silencio.


    —Como sea… supongo que gracias a los dos es que aun seguimos aquí… —culminó, amistosamente.


    —Sí, bueno, cuando enfrentamos a la loca del Enorme Salamance fue gracias a ti que pudimos huir con tiempo antes de que iniciara su siguiente holeada de meteoros… Ya estamos a mano.


    —Esa chica… —murmuró Steven, agregando… —Y si, su Salamance en verdad era poderoso…


    ‘’Comparable al de Drake del alto mando’’ Pensó, tocándose el mentón.


    Aquel vestía un conjunto naranja de minero con todas sus indumentarias como el casco, el overol, y sus grandes botas, el pico lo había perdido.


    —Oh… y que me dices de aquel sujeto de gorra roja, tenía un Pikachu siempre andando en su hombro si no mal recuerdo… También era demasiado poderoso…


    —Red… —Vacilo el muchacho de cabellos plateados, dirigiendo una mirada escéptica hacia Morti, este respondió frunciendo el ceño.


    —… —Morti cedió silencio ante la afirmación de Steven, de ninguna manera se podía tomar en serio lo que dijo.


    —He escuchado que hay muchos imitadores últimamente… No me sorprendería que fuese tan solo uno de ellos. —Finalizó Steven, tratando de hallarle alguna lógica a su afirmación.


    —Estás hablando de Red.

    Es bien sabido que su leyenda solo crece con su ausencia…


    —De todas maneras, ese sujeto llamémosle; ‘’Red’’ era en verdad fuerte.


    —Si… siendo honestos, ¿crees que entre los dos podríamos hacerle algún daño? —preguntó Steven, tocándose el mentón.


    —La verdad es que no… lo mejor sería mantener el margen con ese sujeto y esperar a que termine la fase de eliminatorias…


    —No podemos pasar escondidos todo el tiempo…


    —Tú lo haz dicho, no podemos… eventualmente nos encontrarán, y hay que estar preparados para recibirlos…


    —Tsk… —Steven chasqueó la lengua. —Morti… En verdad, ¿no hay alguna otra manera?


    —Lastimosamente no… Mis ojos ya me mostraron lo que pasará en el futuro, en un par de horas, o podrían ser minutos quizá… seremos atacados por un grupo de cuatro personas.


    —Entiendo… y no hay que tomar a la ligera tus visiones… —agregó, un tanto inquieto.


    —Tú lo has visto, mis predicciones no siempre son exactas, pero pocas veces he fallado… Gracias a esta habilidad hemos estado sobreviviendo todo este tiempo.


    —Ni que lo digas… —afirmó el joven, a medida que se levantaba del suelo.


    Steven es fuerte, en cambio Morti no tanto, usaba más la cabeza que aquel, eso sí, pero en una situación que requiere esfuerzo físico como este, Steven era quien más tenía las de ganar… No obstante el ingenio táctico de Morti los había salvado en más de una ocasión, y no es porque necesariamente Steven fuese un idiota, sino que más bien, Morti es un genio, y tiene un poder de predicción relativamente exacto.


    —Lo mejor sería repone fuerzas por el momento… esta noche será larga.


    —Siendo así ¿lo mejor no sería irnos de aquí?


    —Es demasiado arriesgado salir de noche al complejo de túneles subterráneos… habrán a estas alturas los últimos entrenadores matándose entre ellos allá arriba, no lo dudaría, la gente literalmente se volvió loca...


    —Entiendo… Con que cuatro personas, ¿no?


    —Aproximadamente, pueden ser mas, podríamos apostar por encargarnos de dos de ellos a la vez.


    —Con mis habilidades no dudo que podría lidiar al menos con dos… Pero, tú, ¿no tendrás problema alguno?


    Y no es por que Morti fuese principalmente débil, sino más bien, Steven era un maldito monstruo.


    —Tranquilo… Seré un entrenador no especializado en el combate directo del tipo Especialista, pero se arreglármelas para escapar, tengo pies rápidos…


    —Je, de eso no hay duda… —afirmo Steven, sonriendo.







    Por otro lado, un grupo de tres entrenadores pasaba por los oscuros pasillos de la cueva, mismas penumbras no representaron problema alguno para aquel grupo, iluminaron su senda gracias a la intensa lámpara que sostenía aquella imponente chica de coleta rubia pareciendo dirigir el paso de los demás.


    —Cuanto falta para llegar, ¿Clemont?


    Preguntó, dirigiéndose hacía su compañero de lado izquierdo, quien sostenía una clase de radar compacto hecho de manera rudimentaria.


    —A unos 600 metros hacía el sur, el sonar detectó presencia humana…


    —Tsk, ¿solo 600 metros? La ciencia sí que es débil, con mi aura puedo sentir presencias a mas de 2 km de distancia… —alegó la chica, de manera pedante y presumida.


    —En realidad si tuviese conexión con un satélite espacial el sensor terrenal del sonar superaría sin problemas tu capacidad… —agregó el chico, mientras acomodaba la lentilla izquierda de sus gafas de aumento. —Aunque siendo más exactos, el verdadero limitante del aparato es que utiliza a las perturbaciones magnéticas del lugar…


    —Y eso quiere decir que…


    —Eso quiere decir que mi radar solo puede detectar vida en esta zona.


    —Menudo invento tan mas flojo.


    —Al parecer hay algo que perturba el ambiente, una fuerza magnética mas primordial que domina sobre la propia la cueva, si hubiese traido mas equipo conmigo quizá y...


    —Oye oye, un momento cerebrito… —interrumpió la chica, un tanto emocionada. —Eso quiere decir que… lo que sea que se encuentre aquí, es en verdad poderoso, ¿verdad?


    —No solo poderoso. —sentenció Clemont, mas emocionada. —Sino antiguo… ¡Podría ser el descubrimiento del siglo!


    —A quien le importa eso, ¡si es un Pokémon fuerte valdrá la pena intentarlo!


    —Korrina… No podemos tomar el riesgo de enfrentar esta fuerza si no estamos previamente preparados…


    —Tsk, si sigues confiando en tus aparatos te convertirás en un enclenque debilucho, escúchalo bien… —culminó ésta, muy enojada.


    —Ustedes dos… dejen de pelear como un par de recién casados. —se expresó en el fondo la chica que iba detrás de ellos, una mujer joven de algunos 20, de cabello castaño oscuro y amarrado en una coleta francesa, portaba también una extensa gabardina, pretendiendo parecer desapercibida. —Korrina, no podemos usar tu aura por que nos podemos arriesgarnos a que algún usuario del Aura de igual forma nos pueda percibir, y más conociendo que algo asi de poderoso se aloja en este lugar...


    Los entrenadores del tipo aura son famosos por poder percibir presencias a distancias increíbles, no obstante, en misiones de sigilo como estas es muy peligroso usar dicha capacidad por el riesgo que uno corre por ser reconocido, actuando de la misma forma que dos sonares de radar haciendo interferencia mutua.


    —Si usamos los artilugios que Clemont construyó, tendremos la ventaja de no ser detectados por el enemigo, y en estos momentos la prioridad es deshacernos primero de esos dos entrenadores... —finalizó con un tono amable en sus palabras, un tono que no reflejaba su verdadera naturaleza.


    —Pero tres contra dos… Se me hace un poco injusto, sería mejor que tu y Clemont vayan a por esos dos, y yo me encargo de ‘’aquella perturbación poderosa’’ seguro debe ser algún entrenador haciéndose el listillo con un artilugio similar al del Clemont.


    —Cabría esa posibilidad, Korrina… Pero con más razón es por eso que debemos estar juntos. —agregó Clemont, verdaderamente preocupado por la rubia, ésta solo se lo quedó viendo fijamente, era raro en el mostrar esos actos de caballerosidad, por lo que inevitablemente se sonrojó.


    —C-como sea… —se expresó, nerviosa.


    —Lo mejor es permanecer juntos y no perder de vista el objetivo principal.

    —Diantha tiene razón chicos, dejen su flirteo y prosigamos a lo que importa, que no se les olvide porque estamos aquí. —culminó Viola al mismo tiempo que tomaba fotos del lugar, absortada por las maravillas naturales de la cueva.


    —Mira quién habla… —se expresaron con desprecio y al unisonó los chicos, a regañadientes tanto Korrina como Clemont se habían calmado, especialmente la chica, quien le dio la razón a final de cuentas.


    —A todo esto, Viola… ¿cuando fue que regresaste? —preguntó extrañada Diantha, un tanto inquieta por la repentina presencia de la fotógrafa, siempre buscaba la forma de sorprenderla con sus repentinas apariciones.


    —Desde hace un buen rato que estoy aquí… —respondió quitada de pena, y con cierto descaro.


    —Las cosas allá arriba sí que se pusieron locas. —se expresó ésta, un tanto nerviosa por lo que había visto, mas bien, perturbada…


    Su región de origen, Kalos, es un famoso lugar por sus salvajes tierras y extensas colinas boscosas donde reina la tiranía del caos incluso entre la naturaleza misma. Con anterioridad sus ojos habían presenciado la naturaleza oscura de tanto humanos como Pokémon, y sabía mejor que nadie las consecuencias que con ello se acarrearía. No obstante, aquellos tenían una razón de ser, algo que los orilló a esos extremos, dícese ideales, venganza, opresión, cualquier motivo bastaría para poder justificar su accionar, incluso se podría asumir la maldad como algo sumamente natural. No obstante, lo que había presenciado ahí arriba era algo aun más horrible, todos cegados por la locura, luchando por motivos incluso desconocidos para ellos, otros solo disfrutando del deleite de la sangre…


    Era la verdadera locura.


    —Hay quienes se entregan a la locura incluso orillados solo por el mero placer…


    Se expresó Diatha, con cierto misticismo, ella era una mujer quien creía firmemente en sus convicciones, pero al mismo tiempo era alguien muy sensible, y más respecto a este tipo de cosas. Había presenciado toda clase de horrores, viniéndole a la mente el fenómeno de la malicia natural de los Malamar y muchas otras especies de Pokémon, y las feroces masacres que propician las especies fuertes a ciertas zonas reguardadas por otras más pequeñas y débiles, o la representación física y conceptual del verdadero origen de los fantasmas como encarnaciones de un mal antiguo.


    Todas esas visiones nublaron su mente, no podía creer que existiera una tierra tan oscura como esta. Era como si simple y sencillamente fuese una tierra abandonada por el creador…
     
    Última edición: 15 Mayo 2015
  10.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon black & white: champions league.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3628
    -En las Penumbras 2-

    Habían pasado cerca de diez minutos desde entonces, para ese momento el grupo de Kalos aun se encontraba en la recopilación de información, mientras que Morti y Steven trataban de reponer toda la energía suficiente…



    —Me pregunto… como fue que llegamos hasta este punto. —se dijo a si mismo Morti mientras volvía a cerrar los ojos tratando de conciliar un poco el sueño, pero sabiendo la eventual aproximación del enemigo sencillamente no podía dormir por más que lo intentará…


    —No me preguntes… en estos momentos estoy pensando la manera de deshacerme de dos de ellos tan rápido como pueda…


    — ¿Eres capaz de hacer algo así? —preguntó con asombro el rubio, abriendo un solo ojo.


    —No subestime la velocidad de mis puños… —alegó Steven, alzando y cerrando su mano. —Tú has sido testigo de mi velocidad.


    —Esta vez será diferente…


    —Tu poder de predicción tiene una falla, lo sabías Morti?


    —Oh, si… Por supuesto, una vez dicho el futuro éste es capaz de cambiarse…


    —Correcto, si sabemos cómo las cosas acabarán, entonces lo único que tenemos que hacer es anticiparnos al futuro, actuar antes de…


    —Pero siendo de esa manera… No tenemos las energías suficientes, y a este paso estoy muy seguro de que nuestro enemigo está ileso.


    —No te preocupes por eso, tengo cubierto el problema de la energía…


    —Es verdad, se me olvidaba… este sistema de alimentación por nutrientes es en verdad sorprendente Steven… ¿Cómo se te ocurrió?


    —Bueno, veras… esto es cosa de mi Cradily, se enraíza en el suelo para eventualmente enterrarse completamente, una vez dentro nos proporciona los nutrientes necesarios que pueda adquirir de la tierra en forma de esporas que salen de sus enredaderas…


    —Y este musgo que tenemos en la ropa funciona como receptor… Interesante.


    —Sí, el musgo es cosa de mi aura, así que puedo hacerla desaparecer si lo deseo, no te preocupes por eso… La idea se me ocurrió despues de leer unos informes de biología en la universidad, estudiaban acerca de los Cradily y su aporte nutricional del suelo fértil en Hoen.


    — ¿En estos momentos donde se encuentra Cradily?


    —Oh, ella es muy perezosa… seguramente debe estar enterrada en algún lugar profundo de la cueva, puede que la veamos por aquí luego…


    —Je… en verdad que pensaste muy bien que Pokémon traer a la fase de eliminatorias…


    —Sí, el límite son dos, por tu parte… solo he visto en acción a Gengar…


    —Hey, estamos a mano, en todas las peleas que hemos estado te la has arreglado para salir ileso con tus propias habilidades… en cambio yo he tenido que combatir junto a mi compañero mas fuerte…


    — ¿Aun no confías en mí cierto?


    —Hey, acabo de presenciar una habilidad tan útil y bien pensada como ésta ahora… llámalo como un intercambio equivalente, pero sé muy bien que no has mostrado a tu compañero más poderoso…


    —Je… supongo que estamos a mano, Morti… pero solo ten en cuenta que jamás traiciono a mis compañeros, saldremos de esta juntos.


    —Eso espero.


    Morti lo observó, haberlo elegido a él como aliado habría sido una buena decisión y no se arrepentía por ello, pero aun había desconfianza entre los dos, habrán sido compañeros de armas por escasas dos semanas, pero en todo ese tiempo sintió que de verdad había estrechado un lazo de verdadera camaradería con el, y el sentimiento era mutuo, a pesar de que Steven aun no mostraba todo su potencial, en su mente no estaba la idea de titubear si la situación lo requería .


    — Suficiente cháchara, por el momento procuremos reponer fuerzas… A mí también se me ocurrirá algo, quien sabe… podría aprovechar incluso la oscuridad de este sitio…


    —Un todo o nada, si pasamos de esto habremos hecho hasta lo imposible…


    —A esto es a lo que se refería el instructor Marshal con lo de que exponer tu cuerpo a sus límites. —agregó Morti con una sonrisa irónica.


    —Ahora que mencionas a ese tipo, en su asamblea de apertura ¿no viste a alguien sospechoso? ¿Alguien que podría significar problemas?


    —Uh… —Morti no sabía que decir, hasta ahora venía a tocar ese tema, se había tardado demasiado para su gusto…


    —Si, a decir verdad identifiqué a un gran número de amenazas, estaba este chico de la gorra roja del que hablamos antes.


    —llamémoslo ‘’Red’’…


    —Habían dos chicas que en verdad daban miedo, decidí alejarme de ellas cuando las vi a decir verdad…


    —Sí, se a quienes te refieres, iban en conjunto, alcancé a reconocer sus rostros… —se expresó Steven suspensivamente , viniéndole a la mente esa mirada celeste de aquella chica de trenza francesa, acompañada de una chica alta y con patines, rubia y con coleta de caballo.


    Las imponentes mujeres como ellas le recordaban a una exnovia, y le traía muy malos recuerdos.


    —También estaba esa otra chica del Salamance. —continuó Morti. —Ahora que recuerdo bien, ¿que no era la chica que casi sume en la destrucción Hoen el año pasado?


    —En efecto, Zinnia…


    ‘’No sé que haga aquí, pero su presencia es peligrosa’’ pensó alertado el muchacho.


    —Si te soy sincero bajo estas condiciones es imposible que podamos hacerle frente.


    —Solo piensa que ella también podría estar débil, o mejor, muerta… —contestó Morti, un tanto confiado.


    —Je… eso sería demasiado bueno como para ser verdad.


    Culminó Steven, la cierto es que el ya había sido testigo de su poder, era algo que no podía ser sencillamente pasado por alto.


    —A todo esto, ¿Qué tienes pensado para cuando nos toqué confrontar a nuestros actuales perseguidores?


    —Uhmm… ah decir verdad tengo poca idea de lo que voy hacer, pero básicamente trataremos de separarlos en dos grupos de dos... —La idea de Morti no parecía mala ante los ojos de su compañero, pero aun había la posibilidad de que no fuese en efecto lo mas prudente, menos conociendo las habilidades físicas de Morti.


    — ¿Cómo lo haríamos? —se preguntaba, pero después se le vino a la mente una idea. —Oh… Usaremos el mismo truco que hicimos con los Regis, ¿no?


    —Correcto, usaremos el campo a nuestro favor, ellos tienen la ventaja de que saben dónde nos encontramos, pero aun no logró imaginar de qué forma.


    Morti había predicho bien, pero aun estaba frio…


    —Hm… pensando en eso deben tener a un usuario del aura con ellos que los ayude a rastrearnos, pero siendo de esa manera sabría la ubicación exacta de ellos sin problemas.


    —Sí, solo se me ocurre que quizá tengan algún dispositivo que los ayude de cierta manera a rastrear a otras personas sin ser detectados por la intensidad del aura.


    —Están bastante bien preparados he de admitir…


    —Como sea, la idea principal es usar las rocas del techo para separar el grupo, tú tratarás de encargarte de dos de ellos en el proceso.


    —Con un golpe magnético bajo un ángulo correcto, y bien posicionado, bastaría para noquear a alguien sin que éste se dé cuenta de lo que ocurrió, déjamelo a mí.


    —Lo sé, y es por eso que me la estoy jugando confiando en tus habilidades.


    —Ya vienen… —interrumpió Steven, alertado por las presencias que perturbaban su campo sensorial pasivo, la innumerable cantidad de esporas que se paseaban por el aire del lugar no solo le servían como nutriente, sino que también como receptores sensoriales a través de su aura. —Puedo sentir sus presencias levemente de igual manera por la perturbación magnetica del lugar. —continuó Steven, viendo a su compañero a los ojos fijamente. —Puedes calcular el tiempo que tardarán en llegar aquí, ¿Morti?


    —No tengo una cifra exacta en mente, pero podrían tardar no menos de cinco u ocho minutos en llegar, aproximadamente… más importante, ¿hay alguna manera de ocultar nuestras presencias por tu aura? —preguntó éste, ya preparado y listo para partir en cualquier momento.


    —Por supuesto, solo tendría que desviar algunas frecuencias magnéticas del lugar, pero por limitado tiempo, antes de que las frecuencias magnéticas se vuelvan a estabilizar… sospecho que sea lo que sea que estén usando para rastrearnos, debe funcionar de la misma manera que mi campo electromagnético para no ser detectados.


    —Yo también pienso lo mismo.


    —De acuerdo, démosle una paliza a esos tipos antes de que lleguen, sean quienes sean…


    —Es ahora… o nunca. —continuó Morti mientras se disponía a seguir el paso de su compañero entre las penumbras de los túneles subterráneos.


    Las dos figuras se fusionaron entre la oscuridad, la mejor defensa siempre es una buena ofensiva, o eso pensaron, la idea era emboscar a sus enemigos por un ataque sorpresa de Gengar, romperían el techo del lugar y obligarían al equipo contrario a separarse, en el proceso Steven trataría de noquear a unos cuantos, era una estrategia ruin, pero bajo estas alturas no había alternativa alguna para sobrevivir. La verdad es que tenían poca idea de lo que harían al momento de entablar contacto directo con el enemigo, aun así, no desaceleraron su paso, continuaron sin rechistar, ¿Qué otras opciones tenían?


    Para sobrevivir tendrían que cambiar el futuro, algo arriesgado, y desesperado, no obstante inevitable.









    Viola notó que Diatha se sumaba perdida entre sus pensamientos, no imaginó la clase de visiones que la habían dejado perpleja, inspirada por la oscuridad de las penumbras. Lo que si era un hecho es que si seguía así sería fácilmente sorprendida por el enemigo, así que, preocupada por su mentora y amiga, chasqueó sus dedos en frente de su rostro, con la esperanza de que ésta reaccionara, y así fue…


    —Tierra a Diantha, ¿en qué tanto pensabas muchachita? Estamos en el campo de batalla.


    —Oh… Lo siento, por un momento me perdí pensando. —contestó, aun destanteada.


    —Olvídalo… Como sea, tengo algo de información que podría ser de utilidad, información respecto a cómo se manejan las cosas en Unova, ¿quieren saber?


    —Si, por supuesto… —respondió Korrina enérgica, Clemont solo asintió y Diantha se limitó a dirigirle la mirada, Viola no tuvo que saber más y eventualmente prosiguió a lo que iba.


    —Unova solía ser una región muy calmada en los tiempos donde Alder estaba al mando de la sociedad de entrenadores… —repuso Viola, uniéndose al grupo a medida que caminaban.


    Todos estaban atentos a lo diría, más que una charla recreativa era más bien una recopilación de información valiosa.


    —Si no mal recuerdo Alder era el antiguo campeón de Unova, ¿no es cierto? —preguntó Korrina, sin apartar la mirada del frente.


    —Sí, pero hace algunos años se retiró después del suceso de ‘’N’’, después de ahí no se ha vuelto a saber nada de él… —esa fue Diantha, quien ya se había tranquilizado un poco.


    —Correcto, su sucesora directa fue Iris, actual campeona invicta de la región… —agregó Viola, ininterrumpidamente prosiguió… —Las reglas de la sociedad de entrenadores en Unova maneja un estilo peculiar de liderazgo, aquí el campeón se suma al puesto de líder.


    —Oh, entonces es como en las antiguas leyes de Kalos, donde el más fuerte era el que mandaba sobre los otros clanes Pokémon, ¿no es cierto? —se expresó Korrina, con cierto entusiasmo, ella estaba muy enterada de las antiguas leyes en Kalos, después de todo, es la sucesora.


    —Se podría decir que es así, solo que aquí no se rigen por familias o clanes de maestros Pokémon específicamente, parece que aquí cualquiera puede adoptar el dominio del aura y el plasma, y no parece haber una distinción de quien pueda integrarse a la sociedad de entrenadores y quiénes no.

    ''Califican las capacidades personales del individuo en sí''


    —Uh, me parece un sistema equitativo que le brinda la oportunidad de brillar a todos. —agregó Clemont sin apartar la vista del radar, en cierta medida él entendía ese tipo de cosas al convivir tanto tiempo con las poblaciones nativas de Kalos.


    —Sí, el problema es que este lugar parece tener una moral mas distorsionada que en nuestro lugar de origen…


    —Se a lo que te refieres Viola… —continuó Diantha. —En un lugar lleno de comodidades como este, donde asuntos como la vida y la muerte parecen ser un problema menor… Es normal que las personas tiendan a tener una moral quebrantada y ciega.


    —Correcto, es como si todo en este lugar fuese Blanco y Negro.


    —Solo puede prevalecer el bien o solo puede prevalecer el mal, entiendo… Dicho de esa forma, nos tocó la era de la oscuridad, ¿no es así? —Korrina fue firme, había entendido a la perfección el concepto por el cual las leyes de este sitio se rigen, aun sin ser una usuaria del plasma ella podía entender a la perfección ese tipo de cosas por influencia de su abuelo.


    —No pudiste haberlo dicho mejor… —culminó Viola.


    —Esa mujer… ¿Qué demonios ha hecho con la sociedad de entrenadores en Unova? Es un hecho que está haciendo las cosas mal, realizar esta clase de masacres, así no actuamos nosotros. —se le veía un tanto enojado a Clemont, si bien era un hombre de ciencia, entendía con profundidad la sensibilidad de los sentimientos.


    —No podemos juzgar del todo a Catleya, si nos lo ponemos a pensar tan solo le tocó un mal momento para dirigir a la sociedad de entrenadores… —Viola trató de calmarle los ánimos, sabía que en el fondo no podía culpar del todo el accionar de Catleya.


    ‘’Ella es esa clase de chica que no le importa ensuciarse las manos con tal de ayudar a un amigo en apuros. ’’


    Pensó Diantha, pero no lo podía decir, la misión original de ellos era investigar con detenimiento los movimientos de Catleya y la peligrosa sociedad de entrenadores en Unova por órdenes del profesor Ciprés. Todos pasaron por desapercibido la evidente preocupación en su accionar, todos menos Korrina, quien la vio de reojo, apartando momentáneamente la vista al frente.


    —La excusa por la cual Iris no es de hecho la líder actual, es porque aun es demasiado joven, no obstante la edad nunca representó un problema para ostentar el titulo. —sostuvo Viola a medida que gesticulaba algunos movimientos con su mano.


    —Si no mal recuerdo Alder tan solo tenía 17 años cuando llegó a ser por primera vez líder y campeón de Unova. —soltó al aire Clemont, un tanto mas desinteresado en el asunto, mas bien, desanimado, y reflexivo...


    —Sí, aquí quien quiere convertirse en campeón de Unova debe afrontar también el peso de ser un líder, de manera que no cualquiera se atreve a serlo. —se agregó a la conversación Diantha, con la mente ya despejada.


    —Hay que tener una resolución muy fuerte para eso… Sin duda las reglas de este lugar me encantan. —sostuvo Korrina.


    —Pero al mismo tiempo es un problema, eso significa que es un lugar regido por la fuerza y los ideales, quien tenga la mejor resolución y los ideales mas fuertes ganará, muchas veces esos ideales se distorsionan y se convierten en un problema.


    —Oh vaya, Clemont… No sabía que podías hablar de sentimiento e ideales con tanta pasión, de vez en cuando me sorprendes. —la de coleta rubia reprochó, insatisfecha con el habitual comportamiento de su novio, pero notablemente feliz con lo que acaba de mostrar justo ahora.


    —No empieces con eso Korrina… Pero si. —queriendo cambiar la directiva de la charla retomó su punto inicial expuesto. —De manera que eso es justamente lo que está pasando, Catleya tomó el liderazgo aprovechando la poca capacitación de Iris y está haciendo lo que le venga en gana con la sociedad de entrenadores.


    —Esa mujer… Me inquieta saber qué es lo que tiene planeado hacer con un evento como este. —culminó Viola, demasiado inquieta para su gusto.


    —Clemont… —interrumpió abruptamente una preocupada Korrina. —Checa tu radar, las dos presencias se movieron, puedo sentirlo…


    —De ningu… —antes de que el chico de gafas pudiese continuar vio de reojo como las dos figuras en el radar se movían a una increíble velocidad hacia su posición a medida que se desvanecían…


    ‘’ ¿Desaparecieron?’’ pensó angustiado, la piel se le puso helada, volteo a ver de reojo a Korrina, empezó a sudar frio y las piernas le temblaban, estaba perdido… Pero aun podía hacer algo, al menos, advertirle a sus compañeras.


    —¡¡Cuidado!! Atacaran en cu…


    Ni siquiera terminó su advertencia cuando el gran choque de una fuerza invisible aplastó la boca de su estomago derrumbándolo en el suelo, no pensó mucho en el momento, y pasó de manera rápida, mientras que Diantha y Viola se ubicaban a espaldas de ellos, una gran explosión cubrió en una nube de polvo los pasillos del túnel en la que pronto una innumerable cantidad de fragmentos rocosos cayeron del techo. Korrina reaccionó de la manera más rápida que pudo, aún limitada por su campo sensorial, jaló de la manga a Clemont para que las rocas que se habían desprendido del techo no cayesen encima de él, un instante mas y el chico sin duda habría muerto. Pero el derrumbe apenas estaba comenzando, no titubeó ni un instante más y con gran ímpetu sacó de su Pokébola a su entrañable amigo, una imponente Lucario Hembra surgió con un aura roja acribillando con la fuerza de sus poderosas palmadas, fragmentando todo indicio de roca que pudiesen alcanzarlos. En lo que Korrina se disponía a correr para salir del lugar del derrumbe posicionó en su espalda el inerte cuerpo en colapso de Clemont en lo que su compañera la protegía.


    — ¿Te desmayaste tan solo con esto? Tsk, menudo enclenque.


    Se expresó con cierto desprecio la rubia, pero evidentemente estaba más preocupada que enojada en sí. Finalmente, a unos cuantos metros las rocas dejaron de caer, y frenó la carrera de sus patines para luego posicionar el cuerpo del chico en el suelo.


    —Clemont, ¡Clemont! Responde, ¿estás bien?


    Korrina alterada comenzó a presionar el pecho del chico, verdadera angustia reflejaban sus ojos, y, aunque sabía que no podía ser nada grave, el susto y la preocupación de tener que lidiar aun con sus atacantes no le podían dejar pensar con claridad.


    —Aun detecto rastros de vida en el muchacho… No te preocupes por eso señorita, mas importante aun, será mejor que prestes atención a tu alrededor si no quieres salir herida.


    Korrina escuchó la espectral voz susurrando en los tímpanos de sus oídos, ya adaptada a la oscuridad de la cueva rompió la lámpara que Clemont había construido para no revelar su ubicación, el muy tonto ni siquiera se había molestado en poner un interruptor de apagado y encendido.


    — ¿Quién eres? —preguntó al aire, mientras trataba de detectar la presencia de aquel sujeto.


    A su vez Lucario comenzó a hacer lo mismo, liberó el aura alrededor del lugar, tratando de hallar una mínima presencia, pero no había respuesta alguna, algo en sus sentidos estaba fallando.


    —Ni se molesten en tratar de hallar mi presencia, por muy fuerte que sea su aura, en mi terreno es imposible presenciar siquiera un rastro de mi existencia.


    —Tsk, sal de donde sea que estés, alimaña, ¿tu gran plan era separarnos en grupos de dos y luego esconderte? —preguntó la desafiante chica, adoptando una pose de combate. —Sin importar cuantos seamos, con uno de nosotros es más que suficiente para encargarse de cobardes como tú.


    —Je… evidentemente no sabes en lo que estás metida jovencita, pero jugaré contigo un poco, en lo que mi compañero se encarga de los tuyos del otro lado.


    — ¡Ja! —se expresó pedante, a la vez que señalaba la absoluta nada. —Ningún amigo de un cobarde como tú podrá con ellas, ¡tenlo por seguro! ¡Ahora muéstrate!


    —Vaya que eres enérgica… Como sea, será más fácil para mí leerte.



    Del otro lado del muro de rocas provocado por el derrumbe, tanto Viola como Diantha aun se sentían confundías por el impacto repentino del ataque sorpresa, al poco tiempo en que repusieron la compostura notaron que su grupo de cuatro había sido separado, motivo exacto de dicho ataque sorpresivo.


    —Parece que caímos en su trampa. —agregó Viola, tocando el muro de piedras.


    —Ni que lo digas... Será mejor que nos reagrupemos pronto.


    —No te preocupes, con mi psicometria se nos hará fácil hallar a ese par de tortolitos sin importar lo extenso de la cueva.


    —Es bueno escuchar eso… —se expresó en voz baja el chico de cabellos grises mientras que, rápidamente, la misma fuerza magnética e invisible impactaba directamente a las cotillas de Viola, el impacto del golpe fue tan mordaz y efectivo que noqueo a la chica en tan solo un parpadeo. Antes de que Diantha se diese cuenta inclusive de que aun estaban bajo ataque, rápidamente se posicionó a lado de la chica evitando que está cayera al suelo, puso su inerte cuerpo de manera delicada al suelo, mientras adoptaba una posición de combate, de la misma manera en que Korrina había actuado.


    —Uno menos, faltan dos.


    La mujer no pudo evitar reaccionar ante la declaración de ese chico, quien se mostró entre las penumbras y dio la cara directamente, viéndola fijamente con esos fríos y analíticos ojos, esperando a ver su reacción ante la provocación.


    — ¿Qué quieres decir con que faltan dos? —preguntó ésta, frunció el ceño y sus ojos avivaron una resolución impropia de la chica, sacando una Pokébola de su bolso.


    Estaba inquieta, nerviosa inclusive, pero más preocupada por Clemont y Korrina, no obstante, no podía soltar sus emociones tan fácilmente, no en esta posición, no en frente del enemigo.


    —Lo que escuchaste, en estos momentos mi compañero está del otro lado confrontando a tu chica, me aseguré que en el proceso del derrumbe el rubio no se volviese a levantar de la misma manera en que lo hice ahora con la otra chica detrás tuyo.


    —Entiendo… De manera que ya nos habían estudiado.


    —Para nada, todo fue meramente circunstancial… —repuso Steven a medida que se acercaba a la chica. —Pero basta de charlas, ¿pelearas o no? —agregó, desenfundado su Pokébola del cinturón.


    — ¿Hay alguna otra opción? —respondió ésta, adoptando su pose de combate…


    El inicio de ambas confrontaciones, apenas estaba comenzando…
     
    Última edición: 19 Mayo 2015
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso