Three-shot de Pokémon - PMDverse: Detective Beheeyem y el misterio de Sinister Town

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por jonan, 17 Febrero 2019.

  1.  
    jonan

    jonan Jonan1996

    Libra
    Miembro desde:
    14 Agosto 2016
    Mensajes:
    58
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    PMDverse: Detective Beheeyem y el misterio de Sinister Town
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1194
    1º Capítulo: “Llegada a Sinister Town”


    13 de Abril de 2015. 6:17.

    El tren a vapor salió con doce minutos de retraso de Odyssey City. Acababa de amanecer y apenas gente del tren se dirigía a mi destino, por lo que el tren estaba prácticamente vacío. Ésta nueva misión me había llegado a mis manos tras una sospechosa carta enviada por una joven Helioptile que debía ser hijo del alcalde de Sinister Town.

    En la carta me hablaba de extraños sucesos, de robos, desapariciones temporales y de habitantes del poblado que aparecían con un débil estado de ánimo. Pero un último suceso despertó las alarmas en el poblado. La noche del 3 de abril el frutero Bulbasaur apareció muerto cerca de la playa de Sinister Town. Su cuerpo descolorido, con los ojos fuera de sus órbitas y con la piel arrugada, parecía que al Pokémon le habían absorbido la vitalidad.

    En mi departamento del Área 51 en el que trabajo no se hicieron esperar y me enviaron a investigar el curioso caso. Ayer hablé con el Agente Q, el Quilladin científico del Área 51 y me equipó con la maleta reglamentaria. Ahí disponía de una pistola Colt 45, la cual solía darme el sobrenombre de Peacemaker, una escopeta recortada y dieciocho parejas de granadas, una de cada tipo elemental.

    Con todo listo, solamente me quedaba esperar a llegar a Sinister Town.


    *****​


    13 de Abril de 2015. 16:56.

    Finalmente, el tren llegó a su destino, una pequeña estación de grandes ventanales y un tejado granate en medio de un pálido bosque sin hojas. El cielo nublado y oscuro no dejaba pasar un solo rayo de luz. Bajar del tren y una fresca brisa de aire rozó mi rostro. El olor del mar pegó muy fuerte.

    Caminé hasta el pueblo por un camino de negros adoquines encajados perfectamente. El siniestro bosque no cambiaba de apariencia y parecía estar muerto de no ser por dos Murkorw que cotilleaban sobre la agente de policía de Sinister Town.

    A mi llegada vi un bello poblado de no más de una veintena de casas. El adoquinado camino acaba en una plaza con una estatua de bronce con forma de Cosmoem en el centro. La plaza tenía una relativa actividad, viendo algunos ancianos paseando, un Golduck con su hijo Psyduck y una bella Simipour acompañada de una docena de niños. Estos últimos no tardaron en mirarme, algunos con curiosidad, pero la mayoría con miedo. Como de costumbre.

    –¿Qué eres? ¿Eres un extraterrestre? –Dijo un pequeño Hippopotas.

    –Algo así. –Le respondí amablemente.

    –¿Vas a comerte a alguien?

    –Los extraterrestres no tenemos esos hábitos. Normalmente. –Vaciló el Pokémon.

    –Hipo, vuelve. –Dijo la joven Simipour mientras se acercaba. –Lo siento. Hippopotas es un niño muy inquieto y curioso.

    –Estate tranquila, es bueno verlos con tanta vitalidad.


    *****​


    13 de Abril de 2015. 17:01.

    Al primer lugar que acudí fue al hostal de la ciudad, un magnifico edificio negro de dos pisos que me recordaba a uno de esos Saloon de los Western que tanto gustaban cuando llegué a la Tierra en 1953. Entrar y vi un gran bar con la barra a la derecha, la recepción del hostal a la izquierda y al fondo las escaleras para subir de piso. Siguiendo el tópico de las películas me dirigí donde el tabernero, un Munchlax el cual se encontraba poniendo dos pintas de cerveza a una Hippowdon y un Pyukumuku.

    –Buenas tardes caballero. –Me dijo el muy bonachón con una increíble amabilidad..

    –Hola. Me gustaría probar una pinta como la que estás poniendo. Cuando puedas.

    –Por supuesto. –Dijo con una sonrisa de lado a lado.

    –¿El hostal está disponible para pasar la noche?

    –Así es. ¿Habitación para uno?

    –Sí.

    –Pues déjeme que le ponga una buena fría cerveza e iré a prepararte la habitación.

    –Muchas gracias.


    *****​


    13 de Abril de 2015. 17:43 PM.

    Mi cerveza estaba a punto de acabarse cuando un Sandlash de Alola apareció junto con una joven Helioptile. Ambos se dirigieron hacia a mí directamente sin mediar palabra con nadie.

    –¿Es usted el agente secreto de la agencia? –Preguntó el mayor bastante seco.

    –Lo soy. Pero no somos una agencia secreta. Ser un Beheeyem no es que sea lo más discreto para ser agente secreto. –Le pegué el último trago a la pinta.

    –Claro... Le seré franco. Siento mucho que mi hija lo haya molestado haciéndole venir hasta aquí, pero en este pueblo no sucede nada. Todo va bien.

    –¿Eso le han dicho que diga?

    –¿Qué?

    –Sí. El juez de Sinister Town, el juez Ambipom le ha dicho eso y ahora tú me lo estás diciendo a mi.

    –¿Cómo lo sabes?

    –En la agencia todo se sabe. –Dije con fanfarronería disfrutando el momento. –Le seré franco yo también. Pasaré unos días aquí. Si no sucede nada marcharé y no volveréis a saber nada de mí. Así que vosotros entenderlo como un turista más en la ciudad.

    –De acuerdo. –Dijo el Sandlash intentando disimular su descontento. –Que disfrute su estancia en Sinister Town.

    El hombre se giró y marchó por la puerta, empujándola con brusquedad con idea de hacerse notar su enfado. La pequeña Heliolisk se quedó mirándome en silencio hasta que su padre marchó por la puerta.

    –No le creas. Aquí están pasando muchas cosas. –Me dijo con preocupación. –Tienes que tener mucho cuidado. No confíes en nadie.

    –¡Heliolisk! –Se escuchó desde fuera.

    –¡Voy!

    El pequeño salió corriendo por la puerta.


    *****​


    13 de Abril de 2015. 20:21 PM.

    Poco antes de cenar me dispuse a hacer una lista con todo lo que sabía hasta el momento. Una de las ventajas de ser un Beheeyem es que puedo leer la mente de casi cualquier Pokémon, por lo que una investigación se hace relativamente fácil.

    Desde que llegué al pueblo observé en sus habitantes que existían demasiados secretos y apenas sentían seguridad y comodidad alguna. El Munchlax estaba preocupado porque a esta noche le habían robado el medallón de su madre. Sospechaba de la profesora porque ésta hacía en las noches extraños viajes por la calle. La profesora Simipour los hacía porque tiene una relación con la enfermera Audino, relación homosexual que llevan en secreto por temor a perder sus trabajos. Sobre todo, temían el consejero del alcalde, Alakazam, persona de gran influencia en Sinister Town. La pequeña Heliolisk, a pesar de su juventud, veía como Alakazam controlaba a su padre. El padre simplemente era un imbécil corrupto. Mi próximo, según lo que había visto, objetivo era conocer al Juez Ambipom, al Consejero Alakazam y a la Agente Chatot.


    *****​


    14 de Abril de 2015. 06:17.

    Un gran gritó me despertó aquella mañana. Rápidamente reconocí la aterrorizada voz de la Profesora Simipour. Observé por la ventana cómo la gente corría a la salida del pueblo que llevaba a la playa. Acudí al lugar, sin esperarme la dantesca imagen que me hallé en el lugar.

    Sobre el tejado de una de las últimas casas de Sinister Town un asesinato se había cometido. Una gran Hippowdon se encontraba boca arriba empalada sobre una estrecha chimenea metálica, una tubería vieja y oxidada cubierta de sangre. El cristal del segundo piso estaba roto y la caída de cinco metros sobre el otro tejado fue para finalizar con la vida del Pokémon.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Similar Threads - PMDverse Detective Beheeyem
  1. jonan
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    122
  2. jonan
    Respuestas:
    20
    Vistas:
    766

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso