One-shot Pelea entre hermanos (Hermanos Elric)

Tema en 'FullMetal Alchemist' iniciado por InunoTaisho, 28 Abril 2020.

  1.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,833
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Pelea entre hermanos (Hermanos Elric)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3435
    Pelea de hermanos.


    [​IMG]





    Nota: bueno, bueno, bueno, no podía dejar a un lado a los protagonistas principales de FMA, nuestros queridos hermanos Elric, así que aquí les presento mi versión sobre el tema tocado en el manga/anime dándole otro enfoque divertido de lo que pudo haber pasado. Disfrútenlo y recuerden que no pretendo sacar provecho económico sobre los derechos de autor de Arakawa, sólo recrear y crear situaciones nuevas para nuestro deleite.





    Dos niños rubios, sin duda hermanos de entre cinco y seis años, sentados junto al columpio en el jardín de su casa, discutían entre sí… al parecer de un tema importante para ellos.



    ─… Pues estás equivocado, Al, ya que Winry me prefiere a mí ─le decía el mayor al menor empleando el tono de suficiencia que los hermanos mayores suelen usar contra sus hermanos menores.


    ─ Eso no es cierto, hermano… Winry me prefiere a mí porque yo no la hago enojar como tú ─refutó el pequeño lanzándole una mirada retadora al tiempo que hacía un puchero de enfado─. Siempre estás peleándote con ella y la haces llorar porque eres muy tonto ─puntualizó con su aguda vocecita infantil.


    ─… Bueno, es cierto que nos peleamos pero… ─admitió el nombrado bajando un poco la voz, tal vez un poco avergonzado por el señalamiento acusador de su hermanito. Sin embargo se recuperó muy pronto para dar un argumento defensivo a su favor─… pero eso es porque Winry es muy boba ya que no entiende nada de alquimia ─explicó volviendo a fruncir el ceño.


    ─ ¿Ya ves cómo tengo razón?, por eso digo que Winry me prefiere a mí ─adicionó el menor en tono de triunfo.


    ─ Te equivocas, Al, Winry me prefiere a mí porque… porque yo soy muy genial ─por supuesto que el mayor no se iba a dejar ganar sin mostrar sus mejores razonamientos que lo hacían el merecedor del afecto de la niña en cuestión.


    ─ Claro que no ─dijo el pequeño a la desesperada.


    ─ Claro que sí ─respondió el más grande dándose sus aires de presunción.



    A través de la ventana de la casa, la que daba de la cocina al jardín, sus padres escuchaban las disertaciones con actitudes un tanto disímiles.



    ─ ¿No te parece maravilloso, cariño? ─le dijo la señora a su marido en tanto sonreía grandemente al tiempo que detenía su labor de costura.


    ─ ¿Qué cosa? ─respondió el señor levantando la vista de uno de sus tantos libros de alquimia, al parecer más entretenido en su lectura que en la discusión infantil de sus hijos.


    ─ Ed y Al están decidiendo su futuro con la pequeña Winry ─le explicó su esposa con cariño sin dejar de sonreír complacida.


    ─ ¿Eso hacen? ─parpadeó el esposo con gesto de incomprensión─. Creo que aún son demasiado pequeños como para pensar en ese tipo de cosas ─opinó retomando su lectura.


    ─ Pero será tan lindo el verlos casados con ella… bueno, después de todo sólo uno de ellos podrá casarse con Winry ─dijo la mujer soltando una risita cantarina, imaginando esa hermosa escena con uno de sus hijos vestido de novio al lado de una doncella encantadora.



    En ese momento unos gritos y lloriqueos le hicieron volver la vista a través de la ventana, encontrándose con el lastimero cuadro en el que sus retoños se estaban peleando.



    ─ Oh, esos niños… ─suspiró un poco abatida levantándose presurosa de su asiento.


    ─ ¿Y ahora qué pasa? ─le preguntó su esposo mirándole extrañado, sin entender el motivo de su repentina consternación.


    ─ Ed y Al se están peleando ahora, y eso es serio ─le dijo antes de abandonar la estancia para dirigirse al jardín.


    ─ Vaya, no pensé que Ed y Al fueran a pelearse por algo así ─observó el caballero sin animarse a seguir a su esposa, como si le costara trabajo el pensar siquiera en lidiar con su herederos.



    Ciertamente los dos chiquillos se habían enfrascado en una pelea dándose unos cuantos golpes, la forma en que los hombres de verdad arreglan los agravios. De manera casi inexplicable el menor le ganaba al mayor estando sobre él mientras le doblaba el brazo hacia atrás en una incómoda posición.



    ─ ¡Ahora di que lo sientes! ─le gritó muy molesto sin soltarlo ni un poco, a pesar de que su hermano lloriqueaba de dolor tratando de zafarse de su agarre.


    ─ ¡No voy a decir eso! ─masculló el mayor aun cuando las lágrimas brotaban de sus ojos, moviéndose con algo de cuidado en su intento de derribarlo y librarse.


    ─ ¡Ed! ¡Al!, ¿qué significa esto? ─justo entonces su mamá llegó, observándoles a ambos con enfado.



    Los dos niños se soltaron y cayeron al suelo al perder el equilibrio, mirando a su madre con gesto de susto. Entonces el menor se soltó a llorar desconsolado.



    ─ ¡Mamá, Ed me ha estado molestando y me dijo tonto! ─dijo sollozando en tanto las lágrimas rodaban por sus mejillas coloradas por el esfuerzo.


    ─ ¡No digas mentiras, Al! ¡Tú fuiste el que empezó a llamarme tonto! ─replicó el mayor haciéndose el fuerte ya que el brazo le dolía y mucho. Nunca debía subestimar la fuerza de su hermanito de ahora en adelante.


    ─ Oh, niños… ─la mujer se les acercó y les dio a los dos un abrazo cariñoso como sólo las mamás saben hacerlo─. No está nada bien que se peleen pues son hermanos, y los hermanos siempre deben quererse y apoyarse ─les explicó mirándoles con amor en tanto les secaba a ambos las mejillas humedecidas por las lágrimas, dándoles un beso.


    ─ Él empezó… ─refunfuñó el mayor volteando un poco la cara para no mostrar su bochorno. En su mente infantil no estaría nada bien parecer un debilucho ante su mamá, y todo por haber dejado que se hermano menor lo golpeara; bueno, seguramente hasta su padre pensaría que era un inútil por no poder defenderse.


    ─ ¡Eso no es cierto! ─se defendió el menor con vocecita de enfado hipando entre sollozos, abrazándose más fuerte a su mamá para que lo consintiera.


    ─ Vamos, ya no discutan y mejor cuéntenme si les puedo ayudar para solucionar el problema ─opinó la buena mujer apartando delicadamente al pequeño de su lado, sentándolos juntos para que pudieran hablar mejor.


    ─ Pues… ─el mayor de los niños parecía más abochornado ya que no quería confesar nada, considerando que los asuntos entre hermanos debían ser resueltos sólo por ellos. A veces razonaba de forma un tanto madura para su edad y a veces actuaba como lo que era, un niño de tan solo seis años.


    ─ Mi hermano dice que un día va a casarse con Winry porque ella lo quiere a él más que a mí, pero yo le digo que eso no es cierto porque siempre la hace enojar ─pero el menor confiaba que no había nada mejor que contar con la ayuda de su mamá, así haría entrar en razón a su hermano sobre lo equivocado que estaba. Porque era seguro que Winry jamás se casaría con un niño con el que discutía todos los días.


    ─ Claro que voy a casarme con Winry porque yo soy muy genial y sé hacer muchas cosas con la alquimia ─le refutó Ed mirándole con enfado, puntualizando que, a pesar de los detalles negativos de su personalidad, Winry no tenía por qué quejarse puesto que también tenía grandes cualidades.


    ─ Pues yo también sé hacer muchas cosas con la alquimia ─replicó Al mostrándose igual de enfadado, mirándole retador.


    ─ Pero no las haces bien ─le contradijo su hermano dándose nuevos aires de presunción.



    Su mamá soltó una risita cantarina que les hizo volver la vista para mirarla con extrañeza.



    ─ ¿De qué te ríes, mamá? ─le preguntó Ed un poco enfurruñado.


    ─ Creo que lo mejor sería preguntarle directamente a Winry, así ya no tendrían por qué pelear ─le dijo la mujer como respuesta al tiempo que volvía a acariciarles la cabeza con cariño maternal, hablándoles en tono convencido.



    El gesto de ambos pequeños pareció conmocionado por un momento hasta que Al sonrió emocionado por tan buena solución, y Ed enrojeció demasiado ante el hecho de enfrentarse cara a cara con su amiga para confesarle sus sentimientos, algo que en realidad nunca había considerado hacer.



    ─ ¡Sí, sí! ¡Vamos a ver a Winry! ─exclamó el pequeño levantándose de un salto.


    ─ ¡Por supuesto que no voy a ir! ─dijo a su vez el mayor, desviando una vez más el rostro para ocultar su turbación.


    ─ ¿Pero por qué no, Ed? ─le preguntó su mamá con extrañeza.


    ─ Por… por… porque no quiero ir ─respondió el niño a la desesperada sin mirarle, poniéndose casi morado de la inmensa vergüenza que sentía en ese momento.


    ─ Anda, hermano, vamos todos juntos a preguntarle a Winry con quién de nosotros preferiría casarse ─le dijo su pequeño hermano con inocencia invitándole a seguirles.


    ─ ¡Pues eso ya no me importa! ─manifestó el aludido, y sin más se levantó corriendo para ocultarse dentro de su casa sin siquiera voltear a verles.


    ─ ¡Hermano! ─le gritó su hermanito un tanto triste por verlo irse de esa forma. En realidad no le gustaba pelear con su hermano y mucho menos podía estar enojado con él por mucho tiempo, a pesar de que a veces era un impertinente con todo mundo.


    ─ No te preocupes, Al… tú y yo iremos a ver a Winry y después le contaremos a Ed como nos fue ─su mamá se levantó también y le tomó cariñosamente de la mano para llevarlo con ella, sonriéndole para tranquilizarle.


    ─ Bueno, entonces vamos ─respondió el chiquillo sonriendo de igual manera.



    Ambos se fueron caminando, y atravesaron el jardín para tomar el sendero principal del pueblo que conducía a todos los lugares cercanos e importantes. A través de la ventana el señor de la casa contempló la escena y suspiró después de escuchar cómo su hijo mayor azotaba la puerta del baño para esconderse de todos.



    ─ Ese Ed es tan testarudo… ─murmuró en voz baja poniendo los ojos en blanco por un momento, retomando su lectura casi de inmediato.



    En menos de diez minutos el pequeño Alphonse y su madre se encontraban en frente de una casa grande y acogedora, la casa que tenía un letrero a la entrada donde anunciaba los servicios de construcción y reparación de automails. Sin más llamaron a la puerta con suavidad en tanto la mascota de la familia, un perrito de color negro, meneaba la cola sin tomarse la molestia de levantarse de su postura.



    ─ ¡Buenas tardes, señora Pinako, Sarah, Winry! ─dijo la señora con total amabilidad saludando desde afuera.


    ─ ¡Hola, abuela Pinako, hola Winry! ─saludó el niño de igual manera mostrando su educación, después de darle un poco de cariño al perrito.


    ─ Muy buenas tardes, Trisha… hola, Al, me da mucho gusto verles ─una simpática ancianita que fumaba una pipa abrió la puerta para recibirles, saludándoles de vuelta. Junto a ella venía una pequeña niña rubia de grandes ojos azules y simpática sonrisa, de edad similar a la de Ed, quien también les saludó con educación y amabilidad.


    ─ ¡Buenas tardes, señora Trisha, buenas tardes, Al! ─les dijo con su vocecita infantil.


    ─ Sarah y mi hijo fueron al centro del pueblo a buscar provisiones, pero dime que se te ofrecía, Trisha ─le comunicó la viejecita a la señora sin sacarse la pipa de la boca, mirándoles con curiosidad porque ese no era un día de visita acostumbrado.


    ─ Oh, no hay problema, vinimos porque Al quiere hacerle a Winry una pregunta ─respondió la aludida sin dejar de sonreír, haciendo que su hijo diera un paso al frente para estar más cerca de su amiga.


    ─ ¿Y qué quieres preguntarme, Al? ─le interrogó la pequeña Winry parpadeando con algo de confusión.


    ─ Pues… ¿verdad que yo te gusto más que mi hermano? ─le soltó su amiguito sin nada de vergüenza, manteniendo la sonrisa alegre ya que estaba convencido de ser el ganador y merecedor de su afecto más cercano.



    La niña hizo un gesto raro como si no entendiera la pregunta, abriendo y cerrando la boca sin que saliera ningún sonido de ella, y ambas mujeres soltaron unas risitas cómplices que los niños no percibieron, como si estuvieran conscientes que algún día se daría entre los infantes una petición como esa.



    ─ Anda, Winry, tienes que darle a Al una respuesta sincera ─le instó su abuela tras permitirle unos segundos de estupefacción.


    ─… ─tras tomar aire para darse valor la mirada de la chiquilla cambió por una avergonzada al tiempo que sus mejillas enrojecían levemente, puesto que ella no se esperaba nada semejante por parte de su pequeño amigo─… Bueno, Al, es que… es que… es que no me gustan los niños que parecen enanitos a mi lado… ─dijo atropelladamente ocultando el rostro entre sus manos─. Yo lo siento mucho… ─añadió con aguda vocecita ahogada mientras bajaba la cabeza en su afán de ocultarse.



    El pobre Alphonse sintió por un momento que su corazoncito se quebraba dentro de su pecho, ¿eso significaba que Winry no lo quería o que de verdad quería más a su hermano? Mientras las dos señoras se mantuvieron en silencio para darles su espacio.



    ─ Entonces, ¿mi hermano te gusta más que yo? ─le preguntó con la voz levemente triste.


    ─ ¡Para nada me gustaría alguien como Ed! ─resopló la niña sin descubrir su rostro, con las orejas más coloradas ante la mención de su otro amigo─. ¡Es más enano que los enanos de Blancanieves y siempre me anda molestando porque es muy tonto! ─agregó con chillona voz y súbitamente se echó a correr al interior de la vivienda para ocultarse con prontitud en el baño.


    ─…aaa… Winry… ─lo que dejó a Al más confundido.


    ─ Vamos, Winry, ven acá… ─dijo la señora Pinako soltando un bufido entre las nubecitas de humo que expulsaba por la boca, torciendo levemente el gesto.


    ─ Oh, Al, cariño, ese es el tipo de preguntas que no deben hacerse a las niñas que como Winry quieren mucho a sus amigos, y ella los quiere mucho a tu hermano y a ti porque los dos son como sus hermanos ─a su vez Trisha se dirigió a su hijo hablándole dulcemente para explicarle las cosas de una forma sencilla.


    ─ Pero algún día los tres crecerán y entonces puedes preguntárselo otra vez, Al, que seguramente Winry ya se habrá decidido ─añadió la ancianita retornando también a sonreír, dándole una fumada a su pipa en tanto le guiñaba un ojo de forma cómplice.


    ─ Bueno, entonces se lo preguntaré después ─respondió el niño ya más tranquilo aunque sin comprender del todo a lo que se referían las mujeres, sin embargo era mejor pensar en que tal vez tenían razón y Winry le daría el sí algún día.



    Así que sin más que hacer Alphonse y su mamá se despidieron de la señora Pinako y regresaron a su casa, cantando alegremente una canción mientras recorrían el camino de vuelta.




    ****** Muchos años más tarde ******



    La joven Winry Rockbell era reconocida como una gran fabricante de automails en su pueblo, por lo tanto llegaba a tener mucho trabajo en diversas ciudades de la zonas cercanas lo que le obligaba a pasarse unas temporadas fuera de casa para atender a sus clientes. Desde hacía un par de años, por azares del destino y muchas otras situaciones que se presentaron en sus vidas, los hermanos Elric, Edward y Alphonse, vivían con ella y su abuela Pinako en la misma casa, por lo que la joven se sentía más tranquila de irse sabiendo que su abuelita no se quedaba sola. Fue precisamente en una de sus salidas que Alphonse le recordó a Edward sobre la discusión que habían tenido de niños para pedirle a Winry que se casara con uno de ellos.



    ─ Entonces, hermano, ¿cuándo le vas a declarar tu amor a Winry para pedirle matrimonio? ─le preguntó mientras caminaban de regreso al taller de Rockbell después de acompañarla a la estación de trenes, llevándole el equipaje para que pudiera viajar a Rush Valley.


    ─… ¿De qué estás hablando, Al? ─le cuestionó Ed con las orejas enrojecidas ante la pregunta tan comprometedora, y casi se iba de boca al dar unos cuantos traspiés intentando mantener el equilibrio.


    ─ Has estado suspirando desde hace un buen rato ─respondió el menor con simpleza y una sonrisa amable─. Y también te ruborizaste un poco cuando te dio un abrazo para despedirse ─añadió mirándole con suspicacia.


    ─ Estás imaginando cosas que no son ─dijo el mayor haciéndose el disimulado, volteando el rostro para no mostrar su bochorno.


    ─ Claro que no… ¿en serio ya no recuerdas cuando nos peleamos por ver quién de nosotros se casaría con ella? ─le recordó Al sin dejar de sonreír de forma traviesa.


    ─ Yo… no recuerdo nada de eso aunque tú digas que si pasó ─mencionó Ed sin atreverse a mirarle.


    ─ Mmm… bueno, si no me crees entonces podemos preguntarle a la abuela para que te cuente ─le sugirió su hermanito con calma para poder aclararle el asunto en cuestión.


    ─ En serio no… no necesito saberlo, Al ─masculló el mayor mostrándose un poco irritado por la insistencia del menor, metiendo las manos en los bolsillos de su pantalón y apurando el paso para adelantarle unos cuantos metros.


    ─ Es mejor para ti saberlo, así puedes preparar una buena declaración de amor para Winry ─sin embargo el chico no pensaba darse por vencido así su hermano fuera un testarudo. Prontamente añadió en tono bastante casual para provocarle─. O seguramente el general Mustang se burlará de ti sino haces algo en concreto.


    ─ ¿Qué tiene que ver ese bastardo conque me guste Winry o no? Es algo que no le importa ─replicó el muchacho soltando un bufido, volteando a ver a su hermanito con el gesto torcido de enfado.


    ─ Yo sólo digo que podría burlarse por tu falta de valor ─respondió Al disimulando la risita de triunfo ante la sutil pero contundente confesión de Ed─. Y por si no te diste cuenta acabas de admitir que sí te gusta Winry ─agregó victorioso haciéndole la observación.


    ─ ¿Qué yo dije que? ─pestañeó el mayor confundido.


    ─ No te engañes más, hermano, únicamente quiero que estés listo para cuando le declares tu amor a Winry… ─dijo el menor muy contento, alcanzándole para darle unas cuantas palmadas en el hombro─… al final siempre supe que ella te prefiere a ti aunque fueras y sigas siendo un poco tonto ─añadió tras soltar un pequeño suspiro de conformidad.


    ─ Oye, yo no soy… ─Ed parecía dispuesto a replicarle pero también terminó soltando un suspiro profundo, mudando el gesto por uno más tranquilo─… En realidad no sé bien que decirle a Winry, Al… ¿qué tal si me dice que no? ─preguntó algo incómodo.


    ─ Sólo sé tú mismo y no trates de aparentar que no sientes nada por ella, y al final las palabras saldrán solas ─observó el joven dedicándole esa cariñosa sonrisa de hermano para hacerle sentir mejor.


    ─ Gracias por tu apoyo, Al ─contestó el mayor sonriéndole también. Sin más continuaron su camino─. Por cierto, ¿cuándo vas a ir a ver a la enanita de Mei? ─y ni bien dieron un par de pasos le soltó la pregunta con bastante curiosidad.


    ─ Mei no es enanita… ─dijo el menor poniendo los ojos en blanco por un momento─. En cuanto Winry regrese me voy a Xing, así la abuela no se quedará a solas contigo o capaz y se matan uno de estos días ─añadió al final soltando una risita.


    ─ La abuela me tiene mala voluntad ─respondió el mayor con una carcajada burlona.



    Al pasar por las tumbas de sus padres colocaron unos ramos de flores para demostrarles que aún los recordaban y les agradecían por todo lo que habían hecho por ellos. Y lo mejor de todo en esta historia es el amor entre hermanos para solucionar cualquier disgusto, y así pasen los años y muchas cosas entre ellos al final se tienen el uno al otro para apoyarse en todo.



    [​IMG]





    Nota: Me fui de largo pero es que no podía dejar algunos detalles al aire, así que espero lo hayan disfrutado como yo al escribirlo.



    La historia de Fullmetal Alchemist está llena de muchos sucesos y cosas relevantes, pero sin lugar a dudas uno de los más destacados mensajes es el amor fraterno dado que Edward sacrificó la alquimia que lo había condenado por rescatar a Alphonse por completo; aun sabiendo que dejaría de ser un prodigio en el arte prefirió vivir una vida normal con tal de cumplir la promesa que le había hecho de recuperar sus cuerpos. Total, que lo más importante, el amor y la admiración de sus amigos y conocidos, ya se la había ganado con creces.



    Grande Edward, grande la Verdad, grande Arakawa.
     
    Última edición: 15 Agosto 2020
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Its

    Its Adicto

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Julio 2005
    Mensajes:
    1,564
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Qué tiernas es toda la primera parte!

    He disfrutado mucho leyendo, especialmente la parte en la que son niños. La conversación entre ambos, recriminarse de forma infantil, llevarse la contraria porque si, los argumentos sin fuerza... ¡Qué añoranza! Me ha parecido tan bonito. Finalmente llegan a los puños y curiosamente gana el pequeño, eso me ha hecho mucha gracia. Me ha recordado a mi niñez cuando empezaba jugando con mi hermana y terminábamos peleando. Mi padres siempre nos decía: ¿qué sois hermanas o animales? Me has trasportado a mi infancia, gracias.

    Ha sido muy interesante remarcar los cambios que sufren los niños en breves lapsos de tiempo, maduran con rapidez. El pequeño todavía es muy inocente, muy apegado a la figura materna y ajeno a las consecuencias de hacer esa clase de preguntas. Ed, por su parte, con sólo un año de diferencia no quiere verse débil frente a sus padres y es plenamente consciente de lo que implica la pregunta, confesar su amor y no está dispuesto a pasar vergüenza. También la figura de la madre llama mucho la atención, me encanta los valores que representa, esa calidez y ternura que desprende, a la vez que les deja espacio a sus hijos para que arreglen sus problemas y favorece su autonomía.

    La reacción de Winry ha sido muy divertida, contrarrestando con un ataque. No me esperara que se metiera con Al, me ha dado hasta pena el pobre. Suerte que la intervención de las adultas y su inocencia lo compensan y no se siente tan mal.

    La segunda parte, ya de adultos todos, si bien empieza interesante el final me ha dejado a medias. Me alegra que Edward al fin confiese sus sentimientos aunque no haya sido intencionado, sino por interpretar sus respuestas y al final no le quede otra. Alphonse definitivamente ha adquirido recursos para hacer hablar a su hermano mayor. Me he quedado con ganas de que le volviesen a hacer la pregunta a Winry o leer que Ed finalmente se le declarase. No he entendido la parte de Mei porque no conozco el personaje así que me he perdido un poco. No sé por qué la relaciona con Al, me imagino que será por razones similares a la otra pareja pero no estoy segura.

    Por último, me gusta un mensaje final tan claro. Visitar las tumbas de aquellas personas que les han enseñado todo y recuerden sus enseñanzas y lo importantes que son los lazos que tienen como hermanos.

    Ese "gratamente" me chirría un poco, quizás simplemente porque no estoy acostumbrada a usarlo.

    Tenía pendiente leer algo tuyo. ¡Ha sido genial encontrarme con ésta historia!
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me he muerto de amor después de leer esto, ay xD Los niños son mi debilidad y adoro tanto escribir sobre sus comportamientos genuinos como leerlos, y aquí no fue la excepción. FMA siempre está en mi lista por ver y probablemente lo haga pronto, así que no conozco mucho del fandom y eso casi me echa para atrás. Pero has sabido interpretar y describir tan bien sus emociones, sus personalidades tan dispares y las relaciones entre los niños que no me hizo falta <3 Así que puntos para ti por ese lado.

    Me resultó una escena encantadora, y muy típica en verdad. Dos hermanitos enamorados de su vecina, peleando y discutiendo como solo dos niños saben hacerlo, para que cuando encuentran la forma de obtener una valoración una de ellos se retira a tiempo, jajajaja. Se nota mucho que esos dos, Winry y Ed, se atraían de alguna forma desde pequeñines. Ese "quienes se pelean, se desean", como se dice por aquí (?) Me dio penita por Al y cómo lo rechazaron de esa forma, pero es tan lindo y paciente que no le importaba esperar un par de años por una respuesta definitiva. ¡Y mira cómo cambiaron! Ahora el menor ayudando al otro a acercarse a la rubia, cómo son las cosas.

    Me enamoraron, ellos y su hermosa relación, como que me diste un empujoncito para animarme a ver el anime cuanto antes xD Las imagenes me ayudaron un montón a visualizar las cosas, gracias por eso. Also me fascinó tu narración, creo que tienes un léxico muy rico y cuidado, sin llegar a hacerlo pomposo y forzado. Fue una lectura amena que se me pasó volando. Espero seguir leyéndote por aqui:D

    ¡Hasta otra!
     
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,009
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me ha gustado mucho cómo adaptaste esta escena, aunque siento que fue una lástima que el pequeño Edward se perdiera la respuesta de Winy. A pesar de que ya sabía lo que ella diría, me hizo reír y enternecerme por la situación.

    Aquí entre nos, Al es mi constante debilidad entre ambos Elric y apoyo totalmente el Almay en Brotherhood. Me encantaría saber cómo sería el reencuentro en Xing <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Akio

    Akio Satellite

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Julio 2020
    Mensajes:
    33
    Maravilloso, es 2x1, amor como tal. Me encantó como una escena infantil puede decir muchas cosas sobre la relación entre hermanos, aunque estuvo genial el hecho de que se pelearan por la niña, lo fantástico fue su forma de comunicarse entre ellos y la actitud de su madre, intentando arreglar la situación.

    La verdad me lo imaginé sin problemas, algo tan natural con ese nostálgico pero enternecedor final que agregaste...te lleva realmente a alinearlo con un Ed y un Al que siempre dieron todo como hermanos, en serio un amor real. Felicitaciones, me gustó mucho.
     
    Última edición: 3 Julio 2020
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - hermanos (Hermanos
  1. InunoTaisho
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    1,133
  2. Lidia
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    699
  3. windmiko
    Respuestas:
    5
    Vistas:
    848

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso