Harry Potter Patético dolor

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por TheVictimSoul, 25 Junio 2012.

  1.  
    TheVictimSoul

    TheVictimSoul Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    15 Julio 2011
    Mensajes:
    103
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Patético dolor
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    782
    Nick: TheVictimSoul
    Personajes principales: Familia Malfoy, Bellatrix Lestrange y Lord Voldemort
    Tipo: Drabble
    Advertencias: Ninguna
    Actividad: [Actividad] ¡Hechizados!
    Nota del autor: Narrado desde "los ojos" de Draco.


    Patético Dolor
    -Cruciatus-​

    El silencio se apoderó del cuarto, solo la profunda respiración del señor oscuro rompía la delgada telaraña de tensión que se había formado en el enorme salón de mármol tan blanco como su propia tez. Sentía como, a tan solo unos metros, su madre contenía la respiración, quizás consciente, de que si alguna palabra indebida salía de su boca, ella se convertiría en el siguiente muñeco de práctica para los crucios de su propia hermana. El chico miró hacia arriba, hacia la enorme araña de cristal que colgaba inerte sobre él. En aquellos momentos, solo deseaba que callera sobre su cabeza, dando fin a todo. Los ojos grises de Draco bajaron lentamente hasta posarse en el bulto negro que temblaba a sus pies, este, al sentir su mirada, le devolvió un fugaz parpadeo con aquellas pupilas grises tan parecidas a las suyas. El hombre se arrebujó más en sí mismo, escondiendo la mirada, retomando sus temblores y lloriqueos. Draco sabía que él no quería que lo vieran así. Era inevitable, ahora que yacía indefenso a sus pies, recordarlo como había sido, invocar la memoria del hombre imponente que, alguna vez fue. Todo hijo idolatra a su padre, todo niño mira a quien le dio la vida con admiración, aspirando, a que quizás, solo quizás, algún día pudiera parecerse un poco a él. Para un niño no importa si su padre es un simple vendedor de periódicos o un ministro de magia, es su padre, y eso lo convierte, ante sus ojos de infante, en el ser más poderoso y valiente del mundo. Para Draco siempre había sido así, incluso cuando Lucius había estado en azkabán, él no había dejado de idolatrarle ni un día. Ahora, sus largos cabellos platino se mostraban enmarañados, su piel, antaño tersa y pálida, mostraba un tono grisáceo y ojeroso. Sus ojos, habían perdido todo aquel brillo de seguridad y grandeza que alguna vez lo caracterizaron.

    -¡Vamos Draco!- Canturreó burlona Bellatrix al lado de Lord Voldemort- ¡Empieza de una maldita vez!

    El chico paseó la mirada por los presentes. Estaba asustado, muy asustado. Frente a él, su tía sonreía, disfrutando la escena, mientras que el señor tenebroso lo miraba erguido, con su varita entre las manos y su serpiente, vigilante, enroscada junto a él. Y su madre, su pobre madre, solo lloraba en silencio, esperando, viendo a su marido tembloroso y derrotado en el suelo de su propia casa mientras que a su hijo se le había dado la orden de torturar a su propio padre con un cruciatus.

    -N-no… puedo… - Draco tragó saliva tratando de pronunciar las palabras a través de aquel enorme nudo que se le había formado en la garganta.


    -¿Qué dijiste?- Bellatrix abrió mucho los ojos mirando a su sobrino fijamente.


    CRUCIO!


    Entonces, Voldemort perdió la escasa paciencia que le quedaba, y alzando su varita, descargó su ira en Lucius Malfoy, quien chilló de dolor retorciéndose en el suelo.

    -¡CRUCIO!- Un nuevo hechizo del señor tenebroso se descargó sobre Draco quien cayó al suelo junto a su padre gritando de dolor.

    Narcissa, al ver a su hijo siendo torturado, abandonó su posición corriendo hacia él, usando su cuerpo como escudo ante el cruciatus que su señor lanzaba.

    -¡No te interpongas!- ¡Crucio!- Gritó Lord Voldemort nuevamente.

    Y entonces, los tres Malfoy se retorcieron en el piso, víctimas del hechizo más doloroso que puede existir, y cuando el dolor cesó, se quedaron allí, en el suelo, inertes, conscientes, pero sin atreverse a mover un músculo.

    -Qué familia más estúpida tienes Bella. – Susurró Lord Voldemort a la bruja que se mantenía a su lado.

    -Mi señor… mi señor- Murmuró ella con la cabeza gacha, retrocediendo con pasos cortos, sabiendo que el castigo obtenido por su hermana era el mismo para ella.

    -¡Crucio!- Pronunció el mago tenebroso haciendo gritar a Bellatrix de dolor y después de unos segundos, unirse a su familia en el suelo.

    La serpiente se enrolló más en sí misma mientras que su amo observaba a las cuatro víctimas de sus cruciatus.

    -Patético, ¿no es así Nagini?
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,103
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Wow... ese ha sido un comienzo sinceramente muy intenso. Cómo retratas la escena Narcissa asustada, lo mismo que Lucius, todo esa antigua gloria evaporada. Después de todo, ya de eso no queda nada. Y Draco... observando todo con detenimiento, tratando de encontrar fuerzas de dónde no puede. Afsd, horrible. e_e Bellatrix sí que sería capaz de hacerlo, es el riesgo de servir a un amo que no conoce lo que es la compasión.

    Ahora, dos pequeñas observaciones: primero, usa el guión largo, lo puedes obtener presionando: alt+0151. Segundo, debiste detenerte un poco más en el intervalo de los "crucio", ¿por qué? Porque el hechizo funciona mientras se le apunta a la persona con la varita... Debiste recrear un poco más eso. ^^

    Pero, realmente muy bueno. Cuídate.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso