One-shot Pastel de Chocolate [Mimi x Elisa] [¡Parejas Disparejas!]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Nami Roronoa, 10 Febrero 2019.

  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,729
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Pastel de Chocolate [Mimi x Elisa] [¡Parejas Disparejas!]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    724
    Título: Pastel de Chocolate
    Fandom: Pokémon (rol)
    Personajes: Mimi/Elisa
    Palabras: 677
    Prompt: Haciendo algo dulce.
    Summary: Mimi intenta hornear un pastel.
    Advertencias: Escrito para el desafío rolero "Parejas Disparejas". No escribo hace mucho, así que espero que no me haya quedado muy horrible xD (?) Enjoy :3





    Mimi suspiró. Era el segundo intento... y el pastel de chocolate que había intentado hornear con tanto esmero nuevamente había salido quemado como si un enfadado Arcanine le hubiese echado un ataque de lanzallamas encima.

    ¡¿Pero qué rayos era lo que pasaba?! ¡¿Estaba haciendo algo mal?! No, no era posible, había estado siguiendo las instrucciones al pie de la letra... o bueno, al menos las instrucciones según las recordaba. ¡Pero no era posible que hubiese hecho todo mal dos veces seguidas! Algo estaba mal con lo otro, no con ella, eso era seguro... ¡el horno seguro estaba defectuoso! ¡Sí, eso debía ser!

    —Maldito horno de segunda —maldijo la Honda, observando el aparato como si se tratase de un oloroso Muk—. Si estuviese en mi hogar en Sinnoh podría usar un horno decente, pero no, en esta región tercermundista no hay nada de calidad parece...

    —¿Mimi?

    La joven rubia se dio vuelta bruscamente para encontrarse cara a cara con Elisa, quien observaba su actual dilema con perplejidad... y un dejo de curiosidad. Aunque ya estaba acostumbrada al humor de la muchacha oriunda de la región Sinnoh, sin lugar a dudas nunca dejaba de sorprenderla.

    Acompañada por su Drifloon, ella se adentró en la cocina donde la otra joven lidiaba su feroz batalla contra la tecnología de Galeia. Conteniendo una pequeña risa, observó la torta quemada con interés.

    —Creo que has puesto la temperatura del horno demasiado alta —opinó Elisa con suavidad, observando a continuación el horno—. ¿No te parece?

    —¿Pero eso qué rayos importa? —replicó Mimi, cruzándose de brazos y apartando la mirada—. Osea, si le subo la temperatura debería de hacerse más rápido, ¿no? Sólo acelera un poco el proceso...

    Sin responder ante la lógica de la Honda, Elisa simplemente soltó una risita y se agachó junto al horno. Movió la perilla que controlaba la temperatura hasta que esta marcó la que era necesaria, y no la excesiva que había usado la chica anteriormente. Luego de eso, se levantó y la miró directamente.

    —Ahora debes... oh, espera, tienes algo...

    Antes de que Mimi supiera lo que sucedía, se dio cuenta de que Elisa estaba a tan sólo unos pocos centímetros de su rostro. Intimidada, intentó echarse hacia atrás por instinto, pero se encontraba justo contra la pared, por lo que su cuerpo fue incapaz de retroceder.

    Y, en un simple y rápido movimiento, Elisa llevó su dedo índice a la boca de Mimi.

    Elisa removió del costado derecho de los labios de la rubia lo que parecía ser un poco de chocolate. A continuación, la entrenadora de pokémon tipo fantasma se llevó su dedo índica a la boca para probar así ella también el chocolate, y sonrió con satisfacción al hacerlo.

    —Vaya, es realmente dulce —comentó Elisa con una sonrisa—. Deberías intentar hacer el pastel nuevamente, con el horno en esta temperatura, sin modificarlo... estoy segura de que el resultado esta vez será mejor.

    Mimi apenas si había oído lo que había dicho lo que había dicho la otra chica, porque estaba muy ocupada sonrojándose e intentando decir algo, pero parecía que su cerebro había decidido no cooperar. Su rostro estaba tan rojo que debía de ser la envidia de los tomates de todo el mundo, y sentía como si alguien hubiese prendido una calefacción en la cocina y de repente hicieran alrededor de treinta grados más allí dentro.

    Elisa se había dado vuelta y ahora se dirigía hacia la puerta, resuelta a salir de la cocina, pero afortunadamente la rubia había logrado recuperar la capacidad de hablar antes de que la otra muchacha abandonara la habitación.

    —E... e-esto... —balbuceó Mimi—. Puedes... si quieres podemos compartirlo... el pastel, digo... es de chocolate... n-no es que tienes que comerlo si no quieres... pero si dices que te gusta... el chocolate...

    La chica se frenó en seco y se volvió a verla, aunque Mimi había apartado la mirada y no parecía resuelta a mirarla directamente a los ojos. Sin embargo, Elisa simplemente sonrió con entusiasmo, y aceptó encantada la propuesta de la otra entrenadora.
     
    • Fangirl Fangirl x 6
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso