Pasión Por La Música (NxH-GxM-SxS-NxT-SxT-SxI)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Selene-chan, 22 Diciembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Pasión Por La Música (NxH-GxM-SxS-NxT-SxT-SxI)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    6686
    ¡Hola!

    Buenas a todas y todos los que estén aquí, es un gusto para mí subir este fic que desde hace tiempo estoy planeando, sé que tengo una millonada de fics que continuar, pero no me pude resistir, necesito saber que opinan de esta historia.

    Antes de leer, una pequeña advertencia, notarán un poco de ooc en Hinata, debido a que es fundamental en la historia, ya verán por que, pero también con el paso de los capítulos verán la personalidad que todos adoramos en ella ^^

    Este es un fic musical, por lo tanto verán muchas canciones en él, la mayoría en Japonés e Inglés.

    Ahora, sobre las parejas a desarrollar, ya se habrán dado cuenta por el título, la principal es NaruHina, y de ahí le daré más prioridad al GaaMatsu y también al SasuSaku, que son dos de mis parejas favoritas, sin embargo no dejaré por fuera a las demás, así que no se preocupen ^^

    Sin más, les dejo el primer capítulo.

    Nota: Las canciones de Hinata son: "Aishiteru" y "Sunset", ambas del grito "Mi" o "I Love Music". (endings del animé Bokura Ga Ita). La canción que nombra Gaara "I will not bow" pertenece al grupo "Breaking Benjamin".

    De antemano, perdón si hay algún error de ortografía, es que no he tenido tiempo de revisarlo como es debido jejeje.

    -----------

    Capitulo 1: Secreto de una estrella

    ¡Por favor Hinata-san, una sola pregunta! – El periodista fue ignorado por la joven estrella, la cual era custodiada por sus dos enormes guardaespaldas vestidos completamente de negro.

    Todos ellos le pedían fotos, autógrafos y entrevistas, pero ella simplemente se alejaba pues debía irse ya de ahí, estaba atosigada de tantos flashes, sin embargo sonrió dulcemente.

    —Lo siento pero no voy a decir nada de eso, además hoy tengo cosas que hacer así que espero que me disculpen – Dijo la joven de larga cabellera negro azulada y ojos color perla, mientras mostraba una brillante sonrisa.

    —Bueno, así acaba el concierto de la idol más famosa del momento Hinata Hyûga, quien no ha querido dar declaraciones sobre su supuesto romance con el joven con quien se le ha visto en estos días – Dijo la reportera de aquel canal de farándula -. Cerraremos con la última canción que tocó hoy.

    La música comenzó a sonar; era una tonada lenta y armoniosa, que se amenizó aún más cuando aquella voz hizo su aparición.

    Kanashikute, Kanashikute Nakidashisou ni naru
    Tada tsuyoku naritai dake Namida wa nagasenai

    De pronto la música cambió a un ritmo más rápido y la voz de la chica siguió la melodía.

    Taisetsu na anata no hitomi ni Watashi wa utsutteru nokana
    Komorebi sashikomu madobe niwa
    Doushite yasashiku narerun darou

    Alzó sus manos haciendo que el público la siguiera con la letra, mientras sonreía al ver como todos los que estaban ahí sólo venían por ella.

    Kokoro kakushite Kodou kakushite
    Itsumo no youni
    Wakariaenai tsurasa ga Tamaranai

    Waraitai, Waraitai Kokoro no mannaka de
    Anata niwa Uchiake you
    Tsuyogaru watashi Yowaki na watashi
    Kinou no Hanashi Dou demo ii koto mo zenbu
    Aishiteru korekara mo zutto
    Ude wo kunde aruiteikou Yeah!

    Apagó el televisor ya que su padrino no despegaba la vista de él. El hombre de larga cabellera gris le miró de mala gana pues le había cortado la televisión antes de que terminara la canción.

    —¿Pero por que hiciste eso? – Preguntó molesto. El joven rubio le miró con el ceño fruncido y tomó todas sus cosas para ir a la escuela.

    —No sé como te puedes emocionar con esas cosas ero-sennin, además esas canciones no son tan buenas como para que sea tan famosa – Dijo mostrando cierta rabia en sus ojos azules.

    —Naruto, sólo estás envidioso – Le dijo el viejo, a lo que el joven sólo bufó y se largó de aquel lugar.

    Naruto Namikaze ya estaba harto de aquello, famosillas idols que cantaban sin tener un verdadero talento, mientras las personas como él no tenían una oportunidad de brillar como querían. Él deseaba con todas sus fuerzas ser un famoso músico, pero por el hecho de que sus padres se opusieran tenía todos los caminos limitados y encima el pervertido de su padrino mirando a esa tal Hinata en la tele. Que fastidio.

    Pero por ahora no se preocuparía de eso, por más que sus padres se opusieran e insistieran en que no tendría ningún futuro si seguía por aquel camino; la música era su pasión y cumpliría su sueño a como diera lugar.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    La vista era siempre la misma desde aquella ventana, dentro de esa enorme y lujosa limusina que lejos de hacerla sentir feliz sólo la aburría. Estaba acostumbrada.

    Toda su vida había sido llena de lujos y riquezas, siempre obteniendo todo lo que quería, incluso llegó a convertirse en una famosa cantante sólo con decirle a su padre que quería serlo. Tenía una familia feliz, no se quejaba aunque su madre ya no estuviera.

    Aún la recordaba, la razón por la que se volvió una cantante fue porque se lo prometió a ella antes de morir, que sería capaz de alcanzar su sueño y una vez que estuviera en la cima le dedicaría todo eso a ella y era así como lo hacía, pero a pesar de ser famosa y de tener todo lo que siempre quiso, se sentía vacía, como si a su existencia le faltara algo, pero no sabía que.

    —Hinata-sama ¿Estás bien? – Le preguntó su primo. Hinata le miró, su larga cabellera castaña y sus ojos aperlados lo hacían muy parecido a ella, sólo que su primo vestía de negro pues estaba encargado de su seguridad. Él era un año mayor y ya no iba a la escuela pues había salido hace un año; desde entonces iba con ella a todas partes como un fiel perro guardián.

    —Estoy bien Neji nii-san – Respondió con una sonrisa un tanto falsa -. Es sólo… que me incomoda tener que cambiar otra vez de escuela, ya me estaba llevando con mis otros compañeros.

    —Bueno, sabes que fue porque en esa otra te estaban acosando demasiado, además esta es mucho más seria y sólo tiene alumnos con buenas notas, seguro no te molestarán, y estarás aprendiendo bien – Dijo Neji con su seriedad característica -. Y tú fuiste quien decidió ir a una escuela y no recibir clases privadas.

    —Es que… no quiero estar encerrada en la casa, quiero… aunque sea una vez… - Bajó la mirada mostrándose un poco triste -. Quiero tener amigos…

    Era eso, aquello que mantenía vacía su existencia. Hinata no tenía amigos, jamás había tenido, porque todas las personas que la rodeaban sólo se acercaban por interés, primero porque era hija de un empresario famoso, reconocido y millonario, después porque era una famosa cantante que en estos momentos ocupaba los primeros lugares en los rankings de popularidad, pero jamás había tenido un amigo de verdad y su primo no contaba en ello pues era parte de su familia.

    Neji no dijo nada, él no era bueno para las palabras de aliento, él sólo se dedicaba a protegerla.

    —Bueno, ya falta poco para llegar, hablaré con los chicos para que despejen el área – Dijo el castaño tomando su celular y alejándose de Hinata, la cual sólo volvió a mirar por la ventana mostrando serenidad en sus ojos, y así habría seguido de no ser por una fuerte y repentina frenada que hizo su chofer.

    ¿Qué carajo había pasado?

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Naruto iba cruzando la calle de camino hacia la escuela. Llevaba su guitarra en la mano y a su espalda su mochila con sus cosas. No le emocionaba irse caminando, pero su padre le había castigado de esta manera por haberse ido a presentar a una audición, a la cual ni siquiera pudo entrar pues su padre ya se había encargado de hacer que le impidieran la entrada.

    Sin embargo no pensaba rendirse, pasara lo que pasara el sería un famoso guitarrista y demostraría que la música era su camino. Naruto jamás retrocedería en su sueño y sería el mejor.

    Tan distraído estaba con sus pensamientos que no se fijó en que una limusina negra venía hacia él justo cuando le quedaban sólo dos cuadras para llegar a su destino. Sintió el sonido de una bocina y miró hacia el lugar, notando que el auto negro se dirigía a él.

    Su único impulso fue proteger su apreciada guitarra; la abrazó con fuerza, cerrando sus ojos, pero sólo pudo oír una ruidosa frenada y nada más, porque la limusina no llegó a golpearlo.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    —¿Qué demonios sucedió? – Preguntó Hinata algo alterada. No dejó hablar a su primo Neji cuando se bajó del automóvil apresurada a ver que había pasado, notando a un joven rubio parado justo delante de su limusina.

    Esto era el colmo ¿Es que acaso no tenía ojos para ver por donde iba?

    —¿Se puede saber quien te enseñó a cruzar la calle idiota? – Espetó molesta. El chico le miró con sorpresa, pero no la reconoció. Hinata notó como abrazaba una hermosa guitarra roja con naranja, pero lo relevante era lo sucedido.

    —¿Perdón? – Preguntó Naruto observándola desconcertado. En ese momento no le importó fijarse con quien estaba hablando, para él sólo era una chica maniática que lo insultaba después de casi atropellarlo -. Tu lujosa limusina casi me mata ¿Y me culpas a mí?

    —Es porque ha sido tu culpa imbécil ¿Qué acaso no te enseñaron a mirar la calle antes de cruzar? O por lo menos hubieses visto el semáforo ¿O es que eres ciego?

    —Mira niña presumida, a mí nadie me llama de esa manera, y claro que sé cruzar la calle, que otros no sepan conducir no es culpa mía – Dijo el rubio levantando su mochila, la cual se había caído al suelo al momento de la impresión que se había llevado. Miró a Hinata una vez más, la cual sólo se veía molesta, pero de pronto notó algo -. ¿Dónde te he visto antes?

    —Sí que debes de ser un retrasado si no sabes quien soy – Respondió Hinata un tanto arrogante. Naruto frunció el ceño y le dio la espalda.

    —Pues la verdad no me interesa conocer a gente como tú, al menos podrías haberte disculpado conmigo, niña loca – Al decir esto último el rubio retomó su camino, dejando a Hinata totalmente sorprendida, pues jamás nadie le había hablado de esa manera.

    —¡¿Quién te crees?! – Gritó enfurecida alzando su puño, pero su mano fue tomada por la de su primo impidiendo que saliera corriendo detrás del rubio. De verdad ella era difícil de controlar cuando se ponía así.

    Hinata podía tener un rostro de ángel y la personalidad más dulce frente al público y las cámaras, pero la realidad era totalmente opuesta a eso, pues era realmente insoportable. Hinata era presumida y malhumorada, y odiaba que los medios la entrevistaran, pero más odiaba que alguien no supiera quien era, siendo el rostro más famoso en el mundo de la música.

    —Hinata, ya basta – Dijo Neji muy serio -. Entra al auto y vámonos, tenemos dos minutos de retraso – Al decir esto su prima sólo asintió y volvió a sentarse haciendo un puchero.

    Naruto caminaba lentamente, por lo que fue capaz de oír su nombre y fue ahí que lo recordó. Esta mañana su padrino estaba viendo el concierto en vivo de esa chica; era Hinata Hyûga, la idol más popular y famosa del último tiempo. Se detuvo un momento sorprendido ¿En verdad era ella? Pero recordaba que era una joven dulce y amable, nada que ver con lo que acababa de conocer.

    Cuando se volteó la limusina ya se había ido. Fuese o no Hinata Hyûga, agradecía ya no tener que volver a ver a esa loca nunca más.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    El chofer estacionó su auto justo en el lugar de siempre y él bajó imperturbable, sin prestar atención a todos los suspiros que lanzaban la enorme cantidad de chicas que estaban enamoradas de él y que por supuesto, él no tomaba en cuenta.

    Había mil y un cosas más importantes que el amor y el tener citas y para él eso era la música, pues su sueño era volverse un famoso cantante y dejar a todos con la sensación de no haber oído nada igual en sus vidas, por eso él y su banda se llamaban “Gender Break”.

    —¡Por favor mírenos Gaara-sama! – Gritaron un trío de chicas, más el joven de cabello rojo y ojos de color aguamarina sólo les ignoró, pasándolas de largo mientras llevaba su mochila al hombro y caminaba hacia el interior de la escuela.

    Era muy típico para él, todo ese montón de chicas enamoradas, pero no eran de su agrado para nada, no hacían más que fastidiarle la existencia.

    —Hey Gaara – Escuchó al llegar a su salón. Volteó hacia su costado y divisó a un chico de cabello azabache algo desordenado, el cual tenía los ojos negros y la mirada casi tan seria y fría como la suya.

    El azabache hizo un gesto de saludo con su mano, mientras que el pelirrojo tomaba asiento.

    —¿Qué hay Sasuke? – Habló por fin Gaara, pero sin mirar a quien le había hablado, pues él era así con todo el mundo; demasiado frío e inexpresivo.

    —Nada, lo de siempre – Respondió Sasuke sentándose en frente de él, mientras que sacaba un cuaderno de su mochila -. Mira esto, tengo una nueva canción.

    —A ver – Gaara recibió el cuaderno de las manos de Sasuke y se puso a ojear lo que su amigo había escrito, mientras que por la puerta entraba Naruto con cara de fastidio, pues aún no lograba olvidar el incidente con esa chica insoportable.

    —Hola Naruto ¿Qué te pasa? – Le saludó Sasuke también haciendo un gesto con su mano. Naruto le miró y bufó.

    —Me encontré con alguien que me puso de malas – Respondió el rubio cruzándose de brazos y dejando su mochila en el asiento junto a Sasuke, mientras acomodaba cuidadosamente su guitarra -. ¿Qué lees Gaara? – Preguntó interesado.

    —Es la nueva canción de Sasuke – Respondió el pelirrojo, sin quitar su vista de aquella letra, pues estaba tratando de ponerle un buen ritmo.

    —Wow ¿Ya la tienes tan rápido teme? Tú sí que eres eficiente – Dijo Naruto sonriendo mientras le daba un golpecito con su codo a Sasuke, el cual sólo se limitó a emitir un inexpresivo “hmp”. El rubio frunció el ceño algo cansado de esa palabrita que parecía ser la única que conocía su amigo.

    Justo en ese momento, el sonido de varios gritos y aplausos eufóricos llamaron la atención, tanto de los tres amigos, como del resto de estudiantes en ese salón.

    Casi todos miraron por las ventanas, menos Sasuke y Gaara quienes no estaban interesados. Por otro lado Naruto se moría de la curiosidad, pero se sorprendió al lograr divisar sólo una limusina negra, porque era la misma de ésta mañana. No entendía como es que él había llegado antes, pero lo importante era que aquella molesta chica estaría en su escuela, aunque en realidad, no importaba, ni que fuera a quedar en su salón.

    —¿Y que te parece? – Preguntó Sasuke a Gaara, sin presarle atención a algunos cuchicheos que soltaban los de la clase, aún sin despegarse de la ventana.

    —Me gusta, sobre todo el título “I will not bow” creo que le queda perfecto – Respondió Gaara muy sereno, sin embargo no pudo evitar desviar la mirada hacia su amigo rubio cuando éste gritó.

    —¡No puede ser! – Exclamó Naruto mientras apuntaba hacia afuera con su dedo índice. Ahora estaba completamente seguro, aquella chica de verdad era la famosa Idol Hinata Hyûga y se dio cuenta de ello cuando la vio bajar de la limusina y al instante todos los chicos que estaban afuera se le lanzaron a pedirle autógrafos, pero su guardaespaldas le abría paso entre la multitud.

    —¡Es Hinata-chan! – Gritó una chica que al instante salió corriendo como una loca fuera del salón, para poder ver a su adorada estrella más de cerca. El resto del salón la imitó, sólo unos cuantos se quedaron dentro.

    —Que fastidio, no sabía que iban a traer a una estrella a la escuela – Dijo un chico de apariencia despreocupada, el cual tenía el cabello negro tomado en una coleta desparramada que se asemejaba a una piña, mientras que sus ojos eran negros. Se sentó en su puesto y se recostó sobre el pupitre, quedándose dormido.

    Junto a él estaba sentado un chico algo gordito, el cual tenía el cabello castaño claro y estaba más preocupado de comer que de ir a ver a esa idol, mientras que la única mujer que había quedado en el salón era una joven de cabello castaño, que le llegaba un poco más arriba de los hombros y tenía unos grandes ojos negros, que brillaban al ponerlos sobre cierto pelirrojo.

    —¿Por qué te alarmaste Naruto? – Preguntó de pronto Sasuke, notando que el rubio se veía un poco fuera de sí -. No me digas que a ti también te gusta esa cantante.

    —Claro que no, es por otra cosa – Aclaró Naruto de inmediato. Gaara mientras tanto no les prestaba atención, pues ya había encontrado el ritmo perfecto para la canción, sin embargo aún quedaba un tema pendiente y decidió hablarlo.

    —Chicos, recuerden que vamos a necesitar un baterista éste año si queremos tomarnos las cosas en serio – Los otros dos lo miraron y asintieron con la cabeza, sentándose Sasuke a su lado y Naruto delante, pero al revés.

    —Es verdad, Lee era bueno pero nos tuvo que dejar desde que lo transfirieron de escuela – Dijo Naruto algo decepcionado -. Desde entonces no hemos encontrado a nadie que lo pueda reemplazar.

    —Es cierto, pero estoy seguro que si éste año entramos al club de música encontraremos a alguien que toque bien, habrá muchas caras nuevas – Comentó Sasuke ahora, el cual se veía un poco fastidiado con la idea de buscar a alguien nuevo, pero lo necesitaban si de verdad se pensaban dedicar a la música.

    Las clases habían comenzado hace más de una semana y a pesar de que habían muchos nuevos alumnos éste año, nadie les convencía, lo bueno era que hoy por fin comenzarían con los clubs y ellos como siempre se inscribirían en su favorito, esperando a que tal vez alguien con talento se les pudiera unir.

    Al escuchar lo del club de música, la joven de cabello castaño que ahora se encontraba mirando por la ventana, se puso un poco inquieta, como temerosa, aunque el único que lo notó fue el gordito pues el resto no le ponía atención a nada más.

    Ella soltó un suspiro y volvió a mirar a aquel pelirrojo. Había estado enamorada de él desde primer año, pero dos años consecutivos le había tocado en una clase distinta, hasta que por fin logró sacar el puntaje suficiente para ubicarse junto a él en la clase A, pensando en que por fin podría conocerlo y hacerse su amiga, pero él no la había a volteado a ver ni una sola vez desde que comenzaron las clases, lo que sólo podía significar que para él no era nada.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    —Por favor abran paso – Decía Neji tratando de dispersar a todos esos fans, con la ayuda de dos tipos más que también vestían de guardaespaldas, los cuales al parecer estaban bajo sus órdenes. Hinata estaba en medio de los tres, siguiéndoles los pasos hasta que por fin pudo ingresar al edificio en medio del gentío que de pronto se había armado, pues todos ellos querían ver de cerca a su ídola, ya que era muy poco común ver estrellas famosas en su escuela.

    —Ay Dios… - Bufó Hinata algo molesta, pues de sólo pensar en que aquí sería igual que en todos los otros colegios en donde había estado le daban ganas de gritar, seguro sólo duraría unas semanas y tendría que volver a cambiarse, un verdadero fastidio -. Así jamás pasaré el año… - Pensó un tanto consternada.

    Al estar dentro del edificio de la escuela divisó a una mujer alta, de cabellera rubia tomada en dos coletas bajas, tenía los ojos azules y un cuerpo bastante desarrollado. Aparentaba ser muy joven, así que a Hinata le pareció raro cuando leyó en la plaquita que tenía en su pecho, la cual decía “directora” pues por lo general todas las directores de éste tipo de escuelas eran unas ancianas amargadas.

    —Pasa por aquí Hinata, te daré tus horarios y tu salón, luego te llevaré a él – Dijo la mujer, de nombre Tsunade Senju, la cual hizo un gesto de mano y al instante unos cuantos prefectos comenzaron a dispersar a la multitud, mandándolos a sus salones mientras ella caminaba por el pasillo, siendo seguida por Hinata y sus guardaespaldas.

    La Hyûga observaba las paredes de la escuela, había varios cuadros y repisas con trofeos, entre unos que destacaban los de deportes, artes y concursos musicales, al parecer en ésta escuela tenían un buen club musical, lo que en cierta manera la emocionaba, ya que podría lucirse ante una clase nuevamente, como solía hacerlo cuando aún no era famosa.

    —Bien, pasa por favor – Dijo la rubia mientras abría la puerta para ingresar a una oficina, la cual estaba muy bien decorada, con un estilo bastante sofisticado.

    Hinata miró alrededor y luego se sentó frente a la mujer, la cual la miraba seriamente, se notaba que a ella no le interesaba que Hinata fuera una estrella, lo cual agradecía, porque en todas partes recibía tratos especiales y ya estaba un poco harta de eso, a veces sólo deseaba ser una chica normal.

    —Bueno, como te habrás dado cuenta, al parecer eres toda una celebridad en esta escuela, así que vamos a poner las cosas claras, para mí no existe ninguna diferencia entre tú o cualquiera de mis otros alumnos ¿Me explico? No porque seas famosa te perdonaré si cometes alguna falta ¿Queda claro?

    Hinata vio como su primo Neji iba a replicar, insatisfecho con el trato que se le estaba dando a la joven, pero ella habló antes.

    —Entendí perfectamente Tsunade-sama, no se preocupe que yo no me meteré en problemas – Respondió esbozando una dulce y tierna sonrisa, ganándose de inmediato la simpatía de la mujer, pues eso hacía con todas las personas, debido a su rostro angelical y a su forma dócil de ser, Hinata siempre terminaba siendo aceptada por todos, pero esa aceptación siempre era falsa, siempre todos los que se acercaban la veían como la estrella y no como la chica, incluso los hombres que venían con intenciones románticas, por eso jamás había tenido novio, aunque la prensa jurara que estaba saliendo con uno y con otro, cosa que nunca era verdad, puesto que Hinata ni siquiera había dado su primer beso.

    —Bien, aquí tienes tus horarios, la lista de materiales y todo lo que necesites – Dijo Tsunade entregándole unos papeles a la chica, quien los recibió y ojeó un momento. Tsunade se puso de pie luego de esto y se encaminó hacia la puerta -. Ahora sígueme, te mostraré tu salón – Sonrió amablemente, cosa que en cierta forma tranquilizó a Hinata, ya que la mujer le había parecido demasiado seria.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    El desorden se vivía en la clase A de tercer año. Todos sus alumnos hablaban entre sí, lanzaban bolas de papel e incluso gritaban incoherencias, pues cuando su profesor no llegaba –igual que siempre- tenían que buscar una forma de divertirse.

    Naruto se encontraba mirando por la ventana, completamente ajeno al desorden que provocaban sus compañeros, al igual que sus dos amigos que comentaban sobre la letra de la nueva canción. El rubio por su parte miraba por la ventana, notando aquella limusina negra que se divisaba desde su lugar ¿De verdad aquella chica tan molesta era esa famosa cantante?

    Había algo que no entendía ¿Por qué todas las personas famosas se volvían así de arrogantes? Ella era muy linda, tenía unos ojos preciosos, que la hacían lucir inocente y tierna, pero al parecer sólo era una fachada muy bien construida, no era más que una mentira que esa joven fuese un ángel.

    Que montón de tonterías – Pensó desviando la mirada. Justo en ese instante sus ojos se posaron sobre una chica que siempre que veía se sentía alegre y feliz, le emocionaba el solo hecho de tenerla cerca de sí, de que ella le sonriera, se trataba de nada más y nada menos que el amor de su vida, su amiga de la infancia Sakura Haruno.

    Ella tenía una larga cabellera de color rosa, era brillante y lisa como un pedazo de seda, a Naruto le encantaba ese peculiar tono de cabello. Sus ojos, eran de color verde jade, realmente hacían un bello contraste con ese cabello. Sakura era la única persona por la que él había tenido ese tipo de sentimientos, lo único malo en ella, era el incesante amor que sentía hacia su mejor amigo Sasuke.

    —Hey, hola Naruto – Se acercó a saludarle la joven. Naruto le sonrió con alegría, pero enseguida su rostro cambió al notar como Sakura desviaba sus ojos hacia aquel azabache que ni siquiera la miró -. Buenos días Sasuke-kun.

    —Hmp – Fue todo lo que respondió él. La chica por un momento puso una expresión triste en su rostro, pero al cabo de unos segundos la cambió, volviendo a sonreír.

    —Buenos días a ti también Gaara – Saludó al pelirrojo, quien sólo la miró y asintió con la cabeza, para luego volver su vista hacia lo que le mantenía interesado, sin embargo, por un momento sintió una especie de escalofrío, y al voltear hacia su costado derecho, unos puestos más adelante, pudo ver a una joven castaña que no le quitaba la vista de encima. Ella se dio cuenta del hecho y volteó hacia adelante, totalmente sonrojada.

    Gaara no le dio la mayor importancia y sólo siguió en lo suyo, seguro ella era una más de sus fans, sólo que algo más tímida.

    Sakura miró una vez más a Naruto y luego se sentó delante de él, junto a una joven de cabellos rubios y ojos azul cielo, muy parecidos a los del Uzumaki. Ino Yamanaka era su nombre, quien era nada más y nada menos que la prima de Naruto, pero ambos se trataban casi como hermanos.

    —Y dime Naruto ¿Cuándo te le piensas declarar? – Preguntó en un susurro la joven, mirando de reojo a su mejor amiga. Naruto se sonrojó por sus palabras, haciéndose el desentendido.

    —No sé de que hablas, no digas tonterías Ino – Fue su respuesta, tratando de salirse por la tangente como siempre lo hacía, pero Ino era muy lista, sabía de los sentimientos de su primo por su amiga, así como también los de su amiga por Sasuke Uchiha, pero para ella eso era un caso perdido, Sasuke jamás le haría caso, por eso ella también se había resignado. Hubo un tiempo en el que Ino estuvo muy enamorada de Sasuke, por lo que su amistad con Sakura se deterioró bastante, pero finalmente las cosas entre ellas se arreglaron y, decidieron que jamás volverían a pelear por un hombre, así este fuera Sasuke Uchiha o cualquier otro.

    Por ahora la Yamanaka mantenía una relación sentimental con un chico de su salón, quien justo acababa de entrar.

    Era un joven alto, de cabello castaño oscuro y ojos del mismo color. Tenía tatuadas en sus mejillas dos extrañas líneas rojas, que tenían la forma de colmillos. Él se acercó, sentándose junto a Naruto –ya que ahora Gaara y Sasuke estaban sentados juntos- y sonriéndole a la rubia.

    —Buenas Naruto, hola Ino – Saludó a la joven, quien le sonrió también.

    Hola Kiba ¿Cómo estás hoy? – Preguntó ella contenta, pues siempre que le veía era así como se sentía. No estaba segura de estar enamorada de él, pero sí su presencia la hacía feliz.

    —Bien, gracias – Contestó el castaño, mientras dejaba su bolso sobre la mesa. Estaba a punto de sacar algo de él, cuando de pronto su mirada se desvió hacia la puerta, por donde vio pasar a la directora y, detrás de ella a alguien que le robó el corazón con una sola mirada.

    Jamás había sentido algo así, ni siquiera cuando estaba con su novia Ino, la hermosa joven que acababa de entrar tenía todo lo que siempre había deseado en una mujer. Hinata Hyûga era simplemente preciosa.

    —Alumnos – Habló Tsunade, disipando enseguida todo el ruido que ellos hacían. Los alumnos miraron sorprendidos a la joven Idol que acababa de entrar a su salón, en especial cierto rubio que no podía creer su mala suerte al tener que compartir el salón con aquella –según él- neurótica joven -. Bueno, como se habrán dado cuenta hoy ha llegado una nueva alumna a nuestra escuela, y deben saber que está estrictamente prohibido cualquier acoso hacia su persona, conociendo que se trata de una estrella famosa vamos a tratarla con respeto ¿Entendido?

    Todos asintieron con la cabeza, aunque había muchos que no dejaban de ver a Hinata con ojos de estrellas, incluso las chicas estaban emocionadas de conocer a una figura como ella.

    —Bien, como es costumbre, por favor preséntate ante la clase – Dijo la rubia a la joven de ojos perla, la cual se paró de forma elegante ante todos, sonriendo como si fuese la persona más dulce sobre la tierra. Al instante la mayoría de los chicos ahí presentes quedaron absortos, completamente prendados, como si ella fuese un espíritu celestial, directamente bajado desde el cielo.

    —Hai, Tsunade-sama – Hinata hizo una leve reverencia ante todo el alumnado, volviendo a sonreír al dirigir su mirada a ellos -. Mi nombre es Hinata Hyûga, estoy muy feliz de estar aquí y espero llevarme bien con todos, gracias por aceptarme – Dijo de manera dulce y amable, volviendo a encantar a los chicos, incluso a Sasuke y a Gaara les pareció una chica linda, aunque para ellos no pasaba de eso.

    Sin embargo, el único que fue conquistado por ese manto de inocencia, sino que más bien se encontraba totalmente desconcertado, fue Naruto ¿Quién se suponía que era ella? ¿Acaso la misma chica de la mañana que casi le atropelló y prácticamente le culpó por ello? ¿La habían cambiado en el camino o algo por el estilo?

    ¿Cómo era posible que fingiera tan bien ser una chica buena?

    Oh no, sé perfectamente que mientes, Hinata Hyûga, no me creeré tu discurso de niña tierna, eres una mentirosa… - Pensó aún un tanto sorprendido, más porque ella ya casi los tenía a todos en su bolsillo.

    —Bien, siéntate en este lugar – Dijo Tsunade señalando un lugar junto a la chica castaña de ojos negros. Hinata asintió con la cabeza, dejando su bolso sobre la mesa y sentándose para luego sonreír a su compañera.

    —Mucho gusto en conocerte – Le dijo la ojiperla, logrando que las mejillas de la joven se encendieran un poco.

    —E-es un placer Hyûga-san, y-yo soy una de tus admiradores y me siento muy halagada de tenerte sentada a mi lado… s-soy Matsuri… - Se presentó la joven tímidamente, causando una sonrisa en Hinata, que hace tiempo no conocía a una chica así, que no le diera esa impresión de interesada.

    —Como ya dije, el gusto es mío, Matsuri-san, y por favor sólo llámame Hinata – Dijo la Hyûga sonriendo amablemente, pero esta vez su sonrisa no era fingida, no estaba aparentando porque simplemente, frente a esa chica no le pareció necesario.

    —Bueno, como ya he hecho lo que me correspondía ahora me marcho – Tsunade se dirigió a la puerta, pero justo antes de tocarla se escuchó desde el pasillo el sonido de unos pasos presurosos, al igual que el incesante jadeo de cansancio por haber corrido. En ese instante la puerta se abrió de golpe, dejando ver a un hombre alto, de cabello platinado y revoltoso, ojos negros y, su boca se encontraba tapada por una especie de mascarilla, al parecer se encontraba enfermo de algo.

    Algunas chicas se emocionaron al verle, pues era bien sabido que aquel joven profesor era uno de los más guapos de la escuela, al igual que otros que había. El profesor de matemáticas, Hatake Kakashi, quien siempre llegaba tarde a dar sus clases y que además, era el dirigente del tan aclamado club de música.

    —Perdón por la demora, no van a creer lo que me pasó – Dijo el hombre mientras trataba de recuperar el aliento. Tsunade le miró arqueando una ceja, mientras todos los del salón excepto Hinata –pues no comprendía nada por ser la nueva- reían levemente y con disimulo, ya que todos conocían la fama de ese profesor, jamás llegaría a tiempo, incluso a su boda llegó tarde, por suerte la novia era comprensiva y le perdonó.

    —Kakashi, este nuevo atraso se saldrá de tu salario – Le comunicó simplemente Tsunade para luego salir y dejarlo frente a su clase, la cual se reía de él ahora a carcajada limpia.

    —No es gracioso, cada vez recibo menos a fin de mes – Se quejó el hombre resignado, causando más risas en sus alumnos, pero finalmente estos se cansaron y él pudo ponerse serio -. Bueno alumnos, creo que es momento de comenzar con la clase, pero antes, veo algunas caras nuevas, al parecer han entrado nuevas personas a nuestra clase – Dijo mirando a Matsuri y a unos cuantos chicos más.

    El profesor sonrió, reconoció enseguida a Hinata Hyûga, además había escuchado de la sub directora que esa jovencita tan popular estaría en su clase, seguro sería un gran elemento si entrara en su club de música.

    —Bien, primero haremos unas presentaciones y después veremos todo lo que trataremos en el año, incluidos los proyectos en grupos, escogeremos a los delegados de la clase mañana, y claro, también escogerán el club al que piensan pertenecer, les informo que este año hay muchas vacantes en el club de música.

    Se escuchó una especie de ovación por parte de quienes ansiaban estar en ese club, especialmente Naruto, que gritó a todo pulmón lo feliz que le hacía la noticia. Por su parte Gaara y Sasuke –con su típica seriedad- sólo chocaron las manos con una leve sonrisa.

    Después de eso, las presentaciones dieron inicio.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Ya por fin tenía un minuto para descansar de tantas miradas sobre su persona. Justo en el momento en que tocaron el timbre para el receso, Hinata había corrido como un alma en pena hacia la azotea de la escuela, pues había escuchado que ahí no iban los alumnos porque supuestamente habitaban fantasmas, así que todos le temían a ese lugar.

    —Que cosas dicen… - Se dijo Hinata sonriente, sintiendo la suave brisa rozar su rostro y sus cabellos, se sentía tan refrescante, tener un momento de paz en un lugar donde sabía que no tendría demasiada, todos la reconocían y sentía miedo de que –como en sus otras escuelas- no la dejaran en paz ni un solo momento, y que no pudiera tener ningún amigo de verdad, como siempre.

    Naruto tenía muchas ganas de tocar su guitarra y así ver si podía componer alguna nueva melodía, por esa razón se dirigió a la azotea de la escuela, pues ahí nadie le molestaría, pero al llegar la hermosa imagen de Hinata, con sus ojos cerrados y su rostro inclinado hacia el cielo, golpeó sus sentidos, haciendo que de pronto su corazón comenzara a latir.

    Hinata realmente era hermosa, el uniforme de su escuela –compuesto por una blusa blanca, bastante apretada y una falda corta de color gris- le lucía realmente bien. Y estando ahí, parada y disfrutando del ambiente, se veía realmente como un ángel, sólo faltaban las alas en su espalda para salir volando por ese cielo azul.

    —Ella… - Susurró el rubio de pronto, estaba dispuesto a hablarle, pero en ese instante Hinata caminó hacia el frente, topando con sus delicadas manos la rejilla de protección, mirando hacia abajo, y ahí comenzó a cantar.

    Yuuhi ga kage wo hosoku nobashita 
    Kokoro wo fukaku someteiku
    Kitto saigo no jikan dato 
    Namida koraeteta

    Su voz era tan dulce e hipnotizante, a pesar de que a Naruto no le gustaba su música no había podido evitar perderse en la letra de esa canción, además… esa jamás la había escuchado, así que sin pensarlo dos veces, usó una pequeña grabadora que traía consigo, dejando guardada aquella voz para siempre.

    Omoide nante itsumo kanashi sugiru bakari
    Isso wasureteshimaitaiyo
    Nidoto aenai kimi no senaka to 
    Saigo no yuuhi mitsume tsuduketa

    El tono de su voz era fuerte y otras veces bajo, así la canción quedaba en perfecta armonía. A Naruto le gustó aquella melodía que la voz de Hinata provocaba, mezclada con esa letra era perfecta, tanto así que no podía moverse, quería oír un poco más.

    Itsumo itsumo yasashisugitane 
    Ima wa ososugiru keredo

    En ese momento su volumen de voz volvió a aumentar, atrayendo por completo la atención del rubio, que no dejaba de apreciar aquella magnífica esencia que ella desprendía, lucía tan diferente a esta mañana ¿Pero cual era la Hinata real?

    Stop the sunset 
    Kimi wo ushinaitakunai
    Sora wo dakishimete tsutsumi komu youni
    Sotto utsumuita kimi no yokogao
    Yuuhiyo konomama shizumanaideite

    Cuando Hinata acabó de cantar, su celular comenzó a sonar. Ella lo sacó de su bolsillo, mientras que Naruto aún pensaba en que decirle, pero de pronto la oyó gritar como una loca.

    —¡No me interesa, ya te dije que no quería aparecer en esa revista! – Exclamó la chica a todo pulmón, mientras que Naruto que iba a apagar la grabadora, decidió dejarla ahí por más tiempo -. ¡No, no diré nada sobre ese sujeto, ya he dicho que no es mi novio y punto! ¡Me tienen harta esos periodistas, estoy cansada de sonreírles como una niña buena, que se vayan a la mierda todos!

    Naruto abrió los ojos como platos, no esperaba que una joven tan decente y educada como ella se veía diría unas cosas así.

    —¡Jódete! – Volvió a hablar Hinata antes de colgar, entonces se dio la vuelta furiosa y su expresión se descolocó totalmente cuando vio al rubio parado junto a la puerta, mirándola aún sorprendido y con la grabadora en la mano -. T-tu… q-que… ¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Has grabado lo que dije?!

    Naruto miró su mano; era cierto había grabado a la verdadera Hinata Hyûga, esa que no era un ángel como todos pensaban, pero si alguien lo sabía, para Hinata sería su fin ¿Qué quedaría de la dulce Hinata Hyûga?

    Absolutamente nada.

    —¡Tienes que dármelo! – Le exigió a Naruto, quien de pronto tuvo una extraña, pero muy buena idea, sólo que… jamás imaginó que a partir de este momento ya no podría alejarse de ella nunca más, pues inevitablemente, estaban entrelazados.

    Continuara…

    ---------

    Bien, ese ha sido el primer capítulo, como ya dije, el ooc de Hinata era necesario y pronto verán por que, pero descuiden que pronto será ella misma ^^

    Espero que les haya gustado este nuevo fic, y nos leemos en el segundo capítulo, hasta entonces ¡Bye!
     
    • Me gusta Me gusta x 14
  2.  
    Kaguya Ootsutsuki

    Kaguya Ootsutsuki Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Septiembre 2010
    Mensajes:
    213
    Pluma de
    Escritora
    kyaaaaaaaaa, me encanto tu historia, vaya una actitud de hinata no es la de siempre y eso me gusta, de veras, pero lástima que lo trata feo a naruto, pero bueno no me preocuparé por ello por q se que habrá naruhina, por fa quiero la conti, me dejaste muy entusiasmada, y con ganas de saber lo que se viene, no me dejes con la intriga amiga, sigue adelante y nunk te rindas de veras, te quelo amiga.
    Pd: xoxo besos y abrazos
    siiii, fui la primera en comentar, en tu historia:cool:
     
  3.  
    Fan Real Madrid

    Fan Real Madrid Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    1 Diciembre 2010
    Mensajes:
    33
    Pluma de
    Escritora
    La verdad, ¡ha estado super top! Me encantan los fics con música, además el tuyo tiene unaa idea muy original. Solo quiero saber que pasará de ahora en adelante en la escuela y como se irán formando las parejas. Me encanta como pusiste a Matsuri, la verdad no me suele gustar el gaamatsu, pero espero ver como lo sigues haciendo; la pobre Matsuri, siempre tan enamorada... Pero lo que realmente me ha sorprendido es Hinata. ¡Esa no es Hinata! Aunque me encantó que la pusieses así, da un poco de miedo, pero el ooc está justificado.
    ¡Quiero saber ya la idea de Naruto, conti please! :D
     
  4.  
    Gizeth As

    Gizeth As Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Diciembre 2010
    Mensajes:
    79
    konichiwa!!!
    me encanto el primer capitulo de tu fic .. esta genial
    tengo mucha intriga :eek: quiero k comienzen los romances
    como se desarrollara la historia con la musica....
    me gusta como pones a hinata, no la hinata timida si no una mas decidida aunque no falta la timida que en este caso es matsuri
    quiero ya la conti plisss xD
    sayoo cuidathe
     
  5.  
    Alyss Alice No Akuma

    Alyss Alice No Akuma Ritornata

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2009
    Mensajes:
    337
    Pluma de
    OMG! selene-san, esto esta con todo!!!
    jojo que trae entre manos Naru-chan :3
    kya! casi me infarto... pero como buena conocedora del personaje de hinata, pues realmente no hay mucho Ooc... es decir tener que llevar una vida asi de sofocante y sin madre ni amigos...
    y pues esta en la adolescencia, los cambios de humor y la histeria vienen en el paquete xD ... ya despues de que pueda llenar el hueco de su corazon, saldra a flote su verdadera personalidad, se dara cuenta que no es necesario insultar ni finjir, si no solo ser tal cual es...
    aw que tierna se vio Matsu-chan ^^
    XD jujuju ese Kakashi siempre tan... Kakashi :P
    waa mil gracias por invitarme a leer, felices fiestas... nos vemos en la conti. BYE **
     
  6.  
    Seiko

    Seiko Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Wow! Me haz dejado inprecionada! Tu primer capii ha estado genial!
    El Ooc de Hinata me ha gutado demaciado! Y que tiierna se vio Matsuri.
    Que graciosa fue la parte del salario de Kakashi.
    Gracias por invitarme!!
    Felices Fiestas y nos leemos pronto.
    BYE!
     
  7.  
    xXAudreyXx

    xXAudreyXx Guest

    ¡Hi, hi!

    Sorry por no pasarme antes pero dejame decirte que me alegro porque sino hubiera estado muriendo lentamente por la intriga desde que la subiste xD. ¡Está genial! Se te vienen a la cabeza unas ideas estupendas y originales. Hahaha que lio con Naruto, yo él la chantajeo con esa grabación hahaha así la tiene a sus pies xD. La verdad me encanta la actitud de Hinata, quiero saber que hará ahora que Naruto la grabó lol. ¡Wow! Gaara se viene mas frío en este fic :o ya quiero ver como Matsuri le roba el corazón. ;

    Mejor tarde que nunca, asique ¡Feliz Navidad! Espero que se la hayan pasado re bien con sus familiares o amigos ^^

    Xaito.
     
  8.  
    Electra

    Electra Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    10 Julio 2010
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    hola primero q nada gracias por invitarme selene-san n.n
    te lo agradezco muchisimo!!!!

    jejejejeje lo siento no haberme pasado antes n.nU
    estuv un poco corta de tiempo, nada importante n.nU
    pero bueno aki me tienes comentndo

    como siempre tu
    trabajo es impecable nada de errores de ningun tipo
    ni nada. lo uniquisimo entre tanta perfección fue:

    es mejor que 1 lo pongas en literal, para evitar conflictos, tu sabes ooU como los q yo me busque recientemente,jejejeje es lo unico que tengo para señalarte.

    todo lo demas es inmaculado n.n me parecio excelente
    e interesante el fic,
    avisame cuando haya conti n.n

    sayo!!!
     
  9.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Pasión Por La Música (NxH-GxM-SxS-NxT-SxT-SxI)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    6454
    ¡Hola!

    Mil gracias por sus comentarios a todas, me he esforzado mucho en este fic y en la idea para él, así que me hace muy feliz que les haya gustado.

    No les doy más la larga, perdonen por la demora pero tengo mucho que actualizar, aquí tengo sólo dos fics pero en realidad yo tengo 30 jaja así que, comprenderán ^^

    Lean con tranquilidad ^^
    ---------

    Capitulo 2: Clases de música

    Ella sólo lo miraba con el ceño fruncido, mientras que el rubio todavía no sabía como reaccionar ante esta sorpresiva situación. Tenía ganas de decirle un par de cosas, como que fingir no le quedaba a una chica como ella, se veía tan dulce ante todos pero en el fondo era todo lo opuesto; eso era precisamente lo que a Naruto no le había agradado de ella.

    —¿Qué no me has oído? He dicho que me des esa grabadora en este instante – Volvió a exigir Hinata, olvidándose por completo de su manto de calidez, después de todo Naruto ya la había visto ¿Qué caso tenía fingir ante él? Además, si él llegaba a contar algo ella manipularía la situación como siempre para salir airosa, pero todo era distinto si él tenía una grabación con su voz.

    —Yo… - Naruto la miró por unos segundos, mirando luego la grabadora en su mano. Aquella idea no quería desaparecer de su mente y la verdad, teniendo semejante oportunidad frente a sus narices ¿No sería un pecado dejarla pasar? Ya estaba harto de que su padre le cortara las alas, de que siempre impidiera que su sueño de ser un músico se viera truncado sólo porque él no quería permitirle seguir ese camino, porque Naruto debía ser lo que él quería, pero ya no más, ésta vez no se dejaría vencer tan fácilmente.

    Hinata lo miró expectante un rato más, hasta que se cansó de verle poniendo esas expresiones de duda en su cara. No dejaba de golpear su pie contra el suelo, sintiendo como cada segundo pasaba a una velocidad increíblemente lenta, pero finalmente no pudo más.

    —¡Ya basta, dejarás de mirarme así y me darás esa grabación de una vez por todas! – Exclamó.

    —¿Y que sucedería si no lo hago? – Cuestionó Naruto con una sonrisa divertida. Hinata se calmó por un momento, mirándole con duda -. Venga, responde a mi pregunta ¿Qué pasaría si yo decido guardar esta grabación y se la enseño a los medios de prensa? ¿Crees que seguirás siendo una cantante popular todavía?Me pregunto que harían tus fans si descubren tu verdadera naturaleza.

    Hinata estaba absorta ¿Qué pretendía obtener este sujeto de su persona?

    —E-eso no es de tu incumbencia, sólo entrégamela y lárgate – Habló en un tono algo temeroso, después de todo se estaba asustando de aquella mirada que tenía el chico. Debía aceptar una cosa, aquellos ojos azules que se asemejaban al mismo cielo eran los más hermosos que había visto en su vida, pero aún así no dejaba de intimidarle esa sonrisa arrogante y el hecho de que él tuviera una grabación suya en su momento de furia.

    —¿Qué te parece si hacemos un trato? Una especie de trueque – Ofreció el rubio aún sonriendo, con una expresión que casi decía “te tengo”. Hinata pareció confundida ¿Qué clase de trueque podría querer?

    —¿De que estás hablando?

    —Es simple – Naruto pareció más relajado, después de todo él tenía el control de la situación, así que Hinata decidió irse con cuidado -. Si estamos de acuerdo, el hecho de que yo muestre esta grabación a la prensa arruinaría tu carrera ¿No es verdad? – Hinata asintió con la cabeza, habiéndose arrepentido luego, porque sólo le había confirmado a aquel ojiazul que tenía todo el poder sobre ella en este instante -. Entonces, yo podría devolverte esta grabación y hacer como si esto nunca pasó…

    —Eso es excelente ¡Ahora dámela! – Hinata se apresuró a acercarse a él, estirando su mano para alcanzar aquella grabadora y poder quitarle el pequeño casette, pero Naruto estiró sólo un poco su mano, haciéndole imposible tomarla, ya que era mucho más alto que ella.

    —Eh, espera un poco que aún no he terminado – Rió Naruto divertido. Hinata se alejó de él y se cruzó de brazos, inflando las mejillas y luego soltando todo el aire de una vez, lo que hizo que su flequillo se levantara levemente -. Como iba diciendo, yo podría devolvértela, pero… esto tiene un precio.

    —Genial ¿Qué es lo que quieres? ¿Una cita? ¿Un autógrafo? O ya sé ¿Quieres ir a uno de mis conciertos? – Hinata estaba dispuesta a ofrecerle de todo, no escatimaría con tal de recuperar aquella cinta delatora, aquella que podría destruirla para siempre y enterrar su carrera en el fondo del abismo.

    —No me interesan ese tipo de cosas – Respondió Naruto frunciendo el ceño, pues era cierto, el estilo de Hinata no le gustaba para nada, él y su grupo eran metal alternativo así que el pop de Hinata no era algo que le agradara del todo -. Lo que yo quiero es otra cosa.

    —¿Y que es lo que quieres? – Interrogó la cantante con el ceño fruncido, pues pensaba que no existía nadie en la vida que rechazara ese tipo de invitación de su parte, después de todo la gente la adoraba.

    —Lo que quiero, es una cita con tu agente, quiero que conozca a mi grupo, quiero ser famoso, así como tú – Habló decidido el Uzumaki, notando por un momento la sorpresa que expresaban los ojos de Hinata, después de todo, aquella no era una petición muy normal que digamos.

    —¿Qué dices? – Se atrevió a cuestionar ella aún sorprendida.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Las clases acababan de terminar y todos salían del salón tomando sus bolsos y mochilas. Gaara tomó su mochila y su guitarra –él también tenía una- caminando con ellas hacia la entrada. Se había puesto sus audífonos, así que la música que oía estaba en extremo fuerte, por lo que no iba poniendo atención a nada más a su camino. Salió al pasillo y enseguida las personas comenzaron a aglomerarse para ver salir a Hinata, por lo que decidió alejarse del gentío de inmediato, y sin querer chocó su hombro contra una chica, tirándole su bolso y casi todo lo que traía dentro, pues ella estaba buscando algo en él y estaba abierto.

    —Ay cielos – Se quejó ella. Gaara no solía ser amable con las personas, pero la pobre chica estaba tirada ahí recogiendo todo en medio de tanto alboroto, no podía dejarla así.

    —Disculpa, no fue mi intención – Se agachó para ayudarla, quitándose los audífonos de los oídos.

    Ella no le había mirado, pues se encontraba recogiendo sus cosas, pero al oírlo disculparse no pudo evitar dirigir sus ojos negros hacia él, sonrojándose completamente con el solo hecho de notar de quien se trataba.

    —G-Gaara-kun – Susurró despacio, pero igualmente fue oída por él, quien se extrañó un poco.

    —¿Cómo sabes mi nombre?

    —Ah… yo… - Que tonta había sido ¿Para que había abierto la boca? -. Siempre tan idiota Matsuri ¿Y ahora que le digo? ­– Pensaba nerviosa y totalmente sonrojada, después de todo él se podía dar cuenta de sus sentimientos y eso era lo que menos quería, sabía que Gaara jamás se fijaría en una chica tan poca cosa como ella, él era demasiado genial, alguien que sólo existía para ser admirado, para ser deseado pero jamás alcanzado, jamás obtenido por nadie como ella -. L-lo que pasa es que somos compañeros de salón… p-por eso.

    —Claro – Gaara la recordó en ese momento, la había visto un par de veces en el salón pero jamás le había tomado la mayor importancia, después de todo la chica no llamaba demasiado la atención, no hablaba con nadie y siempre estaba sola, aunque él debía admitir que esos ojos que tenía le parecían bastante bonitos.

    La siguió ayudando a recoger todo, hasta que de pronto tomó un cuadernillo que tenía escritas varias partituras para tocar en piano, por lo que el chico se les quedó viendo con detenimiento, ya que eran bastante complicadas, sólo alguien que de verdad supiera de música las entendería.

    —¿Tocas el piano? – Preguntó de pura curiosidad. Matsuri se dio cuenta de que Gaara había agarrado su cuaderno de partituras, por lo que se sonrojó aún más de lo que estaba –si es que era posible- y se lo arrancó prácticamente de las manos.

    —E-eso es sólo algo que hago por hobbie, no soy realmente buena – Dijo tomando todas sus cosas con rapidez, para después salir corriendo avergonzada. No quería que nadie supiera de su amor por la música, al fin y al cabo todos no harían más que burlarse, sólo para eso ella servía, para que se rieran de ella.

    —Que chica más rara – Susurró Gaara para sí, observando el camino que ella había tomado por unos segundos. Luego se volvió a poner los audífonos y siguió su camino, ignorando a todos los que estaban locos por ver a Hinata, pues seguro eso sería de todos los días.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Caminaba silencioso hasta donde lo esperaba el chofer de su familia. Muchas veces había pedido a su padre un auto para movilizarse por sí mismo, pero Fugaku había sido categórico al momento de rechazar su petición. Era el padre más difícil que le podía haber tocado, encima de estarlo siempre criticando hasta por el más mínimo defecto, estaba totalmente en contra de su sueño, lo único que lo movía era la avaricia, el querer tener más, por eso sólo quería que sus dos hijos fuesen parte de su empresa y se encargaba de impedirle a Sasuke como fuera que se dedicara a la música, no se lo permitía ni como pasatiempo.

    Sin embargo Sasuke jamás había estado dispuesto a dejar que su padre decidiera su futuro y así lo tuviera que contradecir toda la vida, no se dejaría manipular.

    Se llevó su bolso al hombro ya que sin querer se cayó, pero entonces un sonido llamó su atención, algo como un grito.

    —¡Auch! – Se quejó con dolor, pues había caído al suelo tropezándose con una piedra. Sakura estaba espiando a Sasuke a escondidas, pero cuando vio que se detuvo pensó que se iba a dar la vuelta, así que trató de huir y fue cuando la dichosa piedra se atravesó en su camino.

    Sasuke caminó hasta llegar atrás de unos enormes contenedores de basura y pudo ver a una chica de cabellera rosada, la cual se quejaba en el suelo ya que al parecer se había lastimado un tobillo.

    —¿Sakura? – Cuestionó arqueando una ceja. La mencionada lo volteó a ver con el rostro sonrojado, tal vez él se había dado cuenta de que lo estaba espiando y se moría de la vergüenza. Estaba enamorada de Sasuke Uchiha desde que era una niña, desde siempre, pero ese joven jamás le había hecho caso.

    —S-Sasuke-kun… y-yo… - Bajó la mirada con vergüenza, quería que se la tragara la tierra, pero entonces se sorprendió cuando sintió como el azabache la tomaba por la cintura, haciendo que se pusiera de pie -. ¿Qué haces?

    —Te ayudo a ponerte de pie, claro está – Respondió él tan serio como siempre. Sakura no entendía que lo había vuelto así, cuando Sasuke era un niño solía ser mucho más alegre, siempre hablando de lo grandioso que era su hermano mayor y que quería ser como él, pero entonces un día cambió drásticamente, dejó de sonreír y se volvió un amargado.

    —Gracias, Sasuke-kun.

    —¿Qué estabas haciendo tirada aquí? – Preguntó ayudándola a caminar. Al dar un paso Sakura sintió un intenso dolor en su pie, por lo que su caminar era muy lento, si no fuera por Sasuke probablemente no se podría mover. Sakura no sabía que responderle, pero estaba claro que decirle que lo espiaba no era una opción.

    —Es que yo… bueno, estaba buscando a Kakashi-sensei… - Mintió lo mejor que pudo. Sasuke la miró con cierta duda y confusión mezcladas, ya que Sakura no era de las que se llevaban mucho con ese profesor porque siendo una de las chicas más inteligentes del salón nunca dejaba trabajos pendientes ni nada parecido.

    —¿Para que querías tú a Kakashi-sensei? – Volvió a interrogar el Uchiha, no era que fuera muy curioso, pero de pronto quería enterarse de algunas cosas.

    —Ah… yo… - Sakura se sentía acorralada ¿Qué mentira podía inventar ahora para zafarse? Porque nada parecía lo suficientemente bueno. Miró hacia una pared del estacionamiento de la escuela y la luz vino a su mente como un foco encendido; se trataba de un anuncio del club de música -. Es por el club de música, pienso inscribirme este año y… quería consultar algunas cosas con Kakashi-sensei, eso es todo.

    —¿Tú? Pero si todos los años has dicho que eso no te interesa, creí que estarías en el club de modelaje como todos los años con Ino – Sasuke sabía cómo era Sakura, desde pequeños siempre había sido una chica superficial, la música nunca había sido de su interés, era extraño que ahora le tomara importancia a eso.

    —B-bueno, nunca es tarde para cambiar de opinión – Aseguró la nerviosa joven, más que nada por seguir así abrazada al chico de sus sueños, pero ahora que lo pensaba bien ¡En que lío se había metido! Ella de música no tenía ni la más mínima idea, con suerte había aprendido a tocar la flauta dulce, y si no se inscribía ahora en el club de música entonces Sasuke la descubriría y no podía permitirlo, no tenía otra opción.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Naruto caminaba hacia su casa cargando su guitarra en la espalda. Estaba sonriendo, las cosas con Hinata Hyûga habían salido mejor de lo que pensó, porque ella había aceptado el trato sin vacilar, de verdad debía ser muy importante para ella mantener su fachada de niña buena, había tenido una suerte increíble para grabarla en ese momento.

    Pero ahora que lo pensaba, el motivo que le había impulsado a hacerlo había sido por esa canción, por esa hermosa voz capaz de hipnotizar a cualquiera. Debía aceptar que Hinata tenía una voz preciosa, como pocas veces había oído, que haberla escuchado en vivo había sido cautivador, pero esa actitud de niña arrogante le quitaba todo lo bueno que tenía.

    —Ja, niña presumida, pero de que me va a servir estar cerca de ella, me va a servir, ya quiero ver las caras de Sasuke y Gaara cuando se los diga – Se dijo emocionado.

    Cuando llegó a su casa subió rápidamente a su habitación, quería practicar algunos acordes ya que finalmente en la tarde no había podido, por aquel extraño encuentro que tuvo con la cantante de pop.

    Se sentía un tonto, no dejaba de pensar en ella, en lo arrogante pero a la vez linda que era ¿Qué le estaba pasando?

    —¡Ya basta! – Se regañó a sí mismo, pues debía concentrarse en su música, no debía tener cabeza para otra cosa. Comenzó a pasar sus dedos suavemente por las cuerdas de la guitarra, cuando estaba solo le gustaba crear tonadas lentas, melodiosas, no acostumbraba a tocar siempre la misma música.

    Estaba muy concentrado, con los ojos cerrados, pensando de nuevo en esa dulce sonrisa que había sido capaz de hipnotizar a todos los chicos de su escuela. Pensaba nuevamente en Hinata…

    —¡Naruto! – La voz de su padre lo sacó de sus pensamientos, haciendo que dejara de tocar para darse cuenta de que estaba parado en la puerta de su cuarto, mirándole con rabia.

    Naruto frunció el ceño al darse cuenta de que su padre nuevamente le miraba de esa manera, como si lo que estaba haciendo fuese algo realmente malo, como si tocar su guitarra encerrado en su habitación fuese alguna clase de pecado.

    —¿Sucede algo padre? – Preguntó sin inmutarse, pero tratando de no provocarle.

    Aquel hombre alto, rubio y de ojos azules era tan parecido a él, ver a Minato Namikaze era como estar viendo a Naruto en el futuro, por eso todos pensaban que tenían una excelente relación de padre e hijo, pero estaban equivocados, porque Naruto no soportaba que su padre tratara de hacerle desistir de su sueño, y Minato, él odiaba que Naruto fuese tan obstinado y no hiciera caso a sus peticiones.

    —Claro que sucede algo ¿Qué no piensas detener ese escándalo? – Casi gruñó el rubio mayor. Naruto simplemente guardó su guitarra dentro del estuche, dejándola a un lado de su cama, para después mirar a su padre sin ninguna expresión.

    —¿Estás contento ahora? – Cuestionó sentándose en la cama. Minato sólo le miró y cerró la puerta de golpe, mientras que Naruto se dejaba caer de espaldas.

    No dejaría que su padre le quitara la felicidad que sentía en este momento, no dejaría que esta vez se entrometiera, gracias a Hinata lo tendría todo, estaba seguro.

    —Hinata… - Y sin darse cuenta ese nombre volvió a escapar de sus labios en forma de suspiro. Aquella hermosa joven, sería su boleto a la fama.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Como siempre las afueras de su casa estaban atiborradas de periodistas y fotógrafos que querían hacerle una entrevista, seguramente relacionada con su cambio de escuela o como se estaba llevando con sus nuevos compañeros, pero la verdad no estaba de humor, después de lo que había sucedido con ese Naruto no tenía ganas de ver a nadie, más porque si no cumplía sus exigencias se vería expuesta ante todos quienes la consideraban el ángel de la música.

    Que sujeto más idiota, lo odio… ¿Cómo se ha atrevido a chantajearme de esa manera? Pero… aunque se salga con la suya y le presente a mi agente, no ganará nada, él no es bueno seguramente, se irán con la cola entre las piernas – Eso pensaba la joven estrella, que estaba segura de que aunque Naruto le obligara a ser presentado ante quien la dirigía, no sería capaz de cumplir sus expectativas.

    Le pidió a su primo Neji que le ayudara a disipar a los periodistas junto a los demás guardaespaldas y finalmente entró a su casa dando un enorme suspiro, aunque en realidad de casa no tenía mucho, más bien era una mansión.

    —Será mejor que descanses Hinata-sama, has tenido un día muy pesado – Le sugirió Neji mientras se quitaba su saco negro y los lentes de sol. Hinata sonrió y asintió con la cabeza, no debía sentirse enojada por causa de ese Naruto.

    —Como digas Neji nii-san – Respondió la ojiperla, para luego darle la espalda y caminar hacia su cuarto.

    Neji soltó un suspiro y se dejó caer sentado sobre una silla. Ser el guardaespaldas principal de su prima Hinata era muy agotador, siempre tenía que estarla cuidando de los fans y de los periodistas, no era nada fácil tener que estarle quitando gente de encima todo el santo día, a veces necesitaba un descanso pero no era capaz de dejar sola a Hinata, no se perdonaría si le sucediera algo.

    De todas formas, a veces se sentía muy solo, tal vez necesitaba una distracción de aquella vida llena de ajetreos y exigencias ¿Pero que clase de distracción?

    Mientras tanto, Hinata había subido a su habitación. Era un cuarto que tenía de todo, televisión de plasma, muebles hermosos y nuevos, un closet del tamaño de otra habitación, lleno de todo tipo de ropa. Su cama era grande y cómoda y tenía un montón de animales de felpa encima.

    Se lanzó sobre la cama abrazando un pequeño zorro de color rojizo, bastante gracioso. Ese era su animal favorito, se lo había regalado un niño hace mucho tiempo atrás, le conoció en un concierto musical al que asistió con su madre y ese pequeño le obsequió muy amablemente el zorrito.

    —Naruto… - Susurró sin darse cuenta, soltando un suspiro, pero entonces notó lo que le había pasado y se sentó enojada -. ¿Q-que demonios he dicho? – Se preguntó molesta.

    Se volvió a recostar sobre la cama boca abajo, cubriendo su rostro con una almohada, no tenía por que estar pensando en ese idiota que trataba de chantajearla, no tenía por que.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Una chica se encontraba en medio de la ciudad mirando para todos lados completamente desorientada. Su cabello era castaño y estaba tomado en dos chonguitos. Sus ojos eran color chocolate y su piel era clara. Usaba una especie de traje chino, una blusa de color rosado claro y unos pantalones bombachos de color blanco. En su mano llevaba una maleta de color café mientras que en la otra tenía un papel blanco, que al parecer tenía apuntada una dirección.

    —Cielos… esto no puede ser – Se decía la joven volteando a cada lugar, pero sólo veía gente desconocida -. Creo que… estoy perdida… ¡Demonios! – Exclamó enfadada consigo misma.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Gaara había llegado a casa después de haber ido a comprar algunas cosas de comer, pues su hermana mayor se las había encargado. Se dirigió a la enorme cocina y dejó un par de bolsas sobre la mesa, después de todo las empleadas se encargarían de ordenar aquello.

    Se disponía a irse a su habitación para practicar un poco la nueva canción, cuando por la puerta de la cocina se apareció una joven alta, de cabello rubio tomado en cuatro coletas y unos hermosos ojos azules, la cual lo miraba con una sonrisa. Gaara frunció el ceño, sabía perfectamente que significaba esa sonrisa; Temari le diría algo que no le gustaba.

    —Antes de que digas nada, no me interesa – Aseguró el pelirrojo cortando el impulso de hablar de su hermana mayor, la cual hizo cara de berrinche, pues odiaba quedarse con las palabras en la boca.

    —Gaara, no seas así de pesado, cada día te pareces más a papá.

    Ante el comentario el ceño del menor se frunció aún más, odiaba cuando lo comparaban con su padre, simplemente no lo soportaba, porque aquel sujeto ni siquiera podía llamarse de esa manera, cuando siempre lo había despreciado… siempre le había tratado mal y le había culpado por la muerte de su madre.

    —No me compares con ese hombre – Soltó enojado. Temari suspiró, había olvidado lo mucho que a Gaara le enfadaba que le dijeran que se parecía a su padre.

    —Perdona, pero vamos, déjame hablar, te diré algo que te puede convenir – Afirmó la chica con expresión de cómplice. Se sentó en una silla de las que estaban alrededor de la mesa de la cocina y tomó una manzana, le dio una mordida y miró a su hermano menor con gracia -. Gaara, desde mañana asistiré a la escuela como asistente y consejera, así que deberías estar contento, me verás todos los días.

    —Además de hacerlo en la casa ¿Tendré que verte en la escuela también? Vaya – Se quejó el chico de orbes aguamarina. Tomó una manzana también y le dio una mordida, caminando luego a su habitación, mientras que Temari lo miraba ofendida.

    —¡Gaara, que mal hermano eres! – Vociferó la chica, pero el pelirrojo simplemente la ignoró, solía hacerlo siempre que Temari se ponía fastidiosa. La rubia apoyó su rostro contra la mesa, aún se sentía ofendida, pero no iba a dejar que el mal humor de su hermano le echara a perder este momento, quería dar su mejor esfuerzo en aquel trabajo de medio tiempo.

    Temari tenía ya veinte años y estaba en su segundo año de universidad, estudiando nada más y nada menos que sicología, según ella porque en el futuro trataría los problemas mentales del antisocial de su hermano, pero en realidad era porque la carrera le gustaba bastante.

    Gaara por su parte se encerró en su habitación, prefería oír su ruidosa música que los gritos estridentes de su hermana mayor, menos mal que Kankuro –su otro hermano- aún no llegaba, porque entonces no tendría paz y eso, era lo que más necesitaba, mucha paz.

    —A ver – Dijo tomando su guitarra, una preciosa guitarra eléctrica de color rojo fuego, con algunos toques en blanco, perfecta según él. Se sentó en la cama y posó su mano izquierda sobre las cuerdas, haciendo un acorde con sus dedos, mientras que con la derecha comenzaba a crear la melodía.

    Música, eso era lo único que le movía en la vida, su único camino, su único futuro.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Ella llegó a casa e inmediatamente corrió hacia la pequeña sala. Su casa no era la gran cosa, era apenas suficiente para que ella y su madre vivieran a gusto, no tenían mucho, no eran millonarias como la mayoría de la gente que asistía a su escuela, ella era una chica humilde, de una familia esforzada. Su padre se había ido de la casa pero constantemente les mandaba dinero para poder sobrevivir, mientras que su madre trabajaba absolutamente todo el día para poder mantenerla, ella decía que mientras viviera su princesa no necesitaba sacrificarse, mientras ella estuviera no la dejaría trabajar, por eso Matsuri pasaba la mayor parte del tiempo sola en casa, después de salir de la escuela –en donde tampoco hablaba con nadie- se quedaba largas horas practicando en el piano que antes era de su abuela fallecida.

    Dejó su bolso sobre el piso, sentándose con calma en la pequeña silla frente al piano. Destapó las teclas, tocando una por una sin que estas emitieran ningún sonido, pues tan solo pasaba sus manos con delicadeza sobre ellas, hasta que pronto comenzó a presionarlas.

    El sonido se oía débil, como el ahogado grito que lanza una persona que no puede ser escuchada, cuando intentas liberarte de una pesadilla que no te deja despertar.

    —Que tonta soy… - Se dijo bajando la mirada. No podía dejar de pensar en él, siempre pensaba en él.

    Lo había conocido hace dos años, cuando entró a la escuela. Desde la primera vez que lo vio le pareció un príncipe de los cuentos de hadas, de esos que sólo se fijan en la hermosa princesa, pero ella no era una princesa, no era más que una niña común y corriente sin nada en especial.

    —Gaara-sama… - Suspiró sintiendo los fuertes latidos de su corazón.

    Era su primer día de clases en la preparatoria y se encontraba bastante nerviosa, no conocía a nadie, además para ella era muy difícil hacer amigos, siempre lo había sido por el hecho de ser demasiado tímida con la gente.

    Tenía sólo quince años. Su cabello caía liso sobre su espalda hasta casi tocar su cintura, mientras que su mirada delataba a una jovencita llena de amabilidad y ternura. Caminaba por el pasillo buscando su salón, pero estaba algo perdida.

    —D-donde quedará este número – Se preguntaba mirando un papel. Iba tan distraída que sin querer chocó con una persona, pero sin verle la cara -. Ah… l-lo siento – Se disculpó apenada.

    —¿Lo sientes? Niña estúpida, mira lo que has hecho – Se escuchó una voz masculina bastante grave. La jovencita levantó su vista para observar que sin querer había manchado la camisa blanca de un chico mayor que ella, con lo que al parecer era un refresco -. Eres una idiota, ahora me pagarás por esto.

    —Y-yo… no tengo dinero, por favor perdóneme – Se disculpó una vez más, pero aquel tipo no quiso entender de buena manera.

    —¡Te dije que me lo pagues! – Lanzó un grito histérico, asustando a la castaña. Ella cerró sus ojos, dando un salto, mientras aquel chico se atrevía a levantar la mano dispuesto a golpearla si era necesario, la obligaría a pagarle como fuera, pero entonces, la mano de alguien detuvo su golpe.

    Matsuri abrió sus ojos y vio la espalda de alguien, de otro chico. Su cabello rojizo llamó enseguida su atención, era un cabello muy hermoso.

    —Déjala en paz ¿No te das cuenta de que es sólo una chica nueva y asustada? – Dijo aquel chico con una voz tan profunda que logró hacer temblar el cuerpo de la joven.

    —¿Quién rayos eres tú, mocoso? Vete si no quieres que te termine golpeando también – Amenazó el bravucón, pero una sola mirada del pelirrojo bastó para congelarle la sangre.

    —Es mejor para ti no saberlo – Respondió con aquella voz amenazante y esa mirada capaz de infundir miedo a quien fuera. Al parecer el chico le había reconocido, porque comenzó a temblar como si estuviese frente a un monstruo.

    —T-tú, eres Gaara… - Susurró antes de salir corriendo del lugar. El tal Gaara se dio la vuelta y en ese instante ella pudo apreciar su rostro, pero en particular el hermoso color aguamarina de sus ojos. En un segundo ya había quedado hipnotizada.

    —Tú, deberías tener más cuidado si no quieres que algo así te vuelva a pasar – Fue todo lo que dijo antes de abandonar el lugar, dejando a la joven aún paralizada, viéndolo con verdadera admiración y deslumbramiento, con sus mejillas sonrojadas y sus ojos brillando como si hubiese encontrado un tesoro valioso.

    —Gaara…

    Sin darse cuenta sus dedos estaban tocando una melancólica melodía por sí mismos, mientras pensaba en él siempre le sucedía aquello, pues sabía que sería inútil amarlo como lo amaba, Gaara jamás le haría caso, ni siquiera recordaba aquel primer día.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    La radio estaba encendida con todo el volumen, mientras él trataba de conciliar el sueño, cosa que le resultaba imposible. Tenía muchísimo sueño, todo el tiempo lo tenía, pero se ponía de malas cuando no podía dormir.

    —Es suficiente – Se dijo enfadado. Salió de su habitación y bajó las escaleras, caminó hacia la sala y bajó el volumen hasta cero, observando a sus padres que dejaron de bailar felices de la vida al ver que su hijo les había cortado la inspiración -. Ustedes, par de problemáticos dejen de hacer tanto ruido.

    —Shikamaru, no nos hables de esa forma que somos tus padres – Lo regañó la mujer de cabello castaño oscuro y ojos negros, que aún no soltaba las manos de su esposo Shikaku Nara. Él carraspeó un poco, tal vez algo avergonzado y se separó de su mujer mirando a su hijo con cierta flojera.

    —Shikamaru, en lugar de dormir deberías hacer algo, no sé ¿Qué te parece si practicas un poco con ese bajo que te regalamos para navidad? – Dijo Shikaku, mientras que Shikamaru sólo bostezaba con pereza.

    —No quiero, es muy problemático – Respondió dándose la vuelta para volver a su cuarto. Shikaku iba a subir el volumen del radio, pero Shikamaru se detuvo a la mitad del camino, sin darse la vuelta -. No lo vuelvas a subir viejo, déjame dormir.

    —Rayos ¿Cómo hace eso? – Se preguntó el hombre, -casi igual a su hijo- mientras miraba a su esposa con intriga. Ella sólo hizo un gesto de no saber y después suspiró resignada -. Yoshino, si Shikamaru no nos deja oír música ¿Te parece si vamos a cenar los dos solos fuera?

    —Shikaku, por fin haces algo romántico – Le respondió su esposa con estrellitas en sus ojos.

    Shikamaru cerró la puerta de su cuarto, se dirigió a la cama para seguir durmiendo y miró de reojo el bajo que estaba justo al lado de su ordenador. Lo tenía desde hace unos dos años atrás, al principio le encantaba tocarlo, pero había perdido el interés a medida que aprendía más, tal vez porque nunca encontró a alguien que pudiera acoplarse con el sonido que él producía, era demasiado problemático estar buscando incentivos para tocar.

    —Hum… el club de música, hace tiempo que lo he estado pensando – Se dijo mirando al techo, el cual estaba pintado como un cielo lleno de nubes blancas, pues de ver las nubes no se cansaba.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    Había llegado el gran día, Kakashi se encontraba dentro del salón de música esperando a que llegasen los chicos que se inscribirían. Había varios clubs disponibles en la escuela, entre ellos teatro, danza, periodismo, modelaje, deportes y, un montón de cosas sin sentido, pero el club más solicitado era siempre el de música.

    —Vamos a ver, cuantos llegarán este año – Se preguntó el profesor de cabellera plateada, que tenía una libreta y un lápiz en mano.

    *· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

    —¡¿Cómo que te inscribirás en el club de música?! – Gritó histérica la rubia. Sakura se cubrió los oídos para salvaguardar la salud de sus tímpanos.

    Ambas jóvenes entraban a la escuela aquella mañana. Cuando Sakura soltó la bomba inmediatamente Ino gritó llena de sorpresa, pues no podía creer que su mejor amiga le estuviese haciendo esto, ellas estaban juntas en todo y ahora Sakura la abandonaba.

    —Ino, no te pongas así, lo que pasa es que tengo deseos de cambiar de aire por una vez, es el último año, quiero hacer algo diferente, vamos – Decía Sakura sonriendo, aunque sabía bien que estaba mintiendo, pues se sentía prácticamente obligada a asistir a aquel club.

    —No te lo puedo creer – Ino soltó un suspiro. No pensó jamás que Sakura desearía hacer algo distinto, sobre todo si se trataba del club de música, ellas no tenían aptitudes en ese ámbito, pero aún así no se pensaba quedar sola, si Sakura se iba a ese club, entonces ella también -. Perfecto, si tú vas yo voy.

    —¿Qué? Ino ¿Estás segura? – Interrogaba la peli rosa, pues no pensó que Ino también se interesaría por ese dichoso club.

    Sin embargo ya estaban decididas, ambas se inscribirían, así que se encaminaron hacia el salón.

    Desde afuera del salón de música, Matsuri observaba como varios alumnos ingresaban cargando sus instrumentos musicales. Ella estaba nerviosa, quería entrar, pero sentía que nuevamente los nervios la traicionarían y volvería a hacer el ridículo, sin tan solo tuviera más fuerza de voluntad.

    —G-Gaara-sama… - Susurró observando como aquel pelirrojo entraba junto a sus dos amigos. Sus mejillas se sonrojaron como siempre le pasaba cada vez que lo veía, porque siempre sólo lo podía ver desde lejos.

    —Matsuri-chan – Escuchó una dulce voz detrás de ella. Se espantó y dio un salto algo asustada, usualmente nadie le hablaba en la escuela, pero entonces se quedó con la boca abierta al darse cuenta de quien se trataba, era nada más y nada menos que la famosa estrella que ahora se sentaba a su lado, Hinata Hyûga.

    —H-Hinata-san ¿Sucede algo? – Preguntó avergonzada, después de todo estaba frente a aquella importante personalidad y no podía creer que le hubiese hablado y que recordara su nombre.

    Hinata miró hacia la entrada del club, que ya comenzaba a cerrarse al parecer.

    —Estás pensando entrar al club de música ¿Verdad? – Preguntó sonriente la Hyûga. Le agradaba demasiado Matsuri, era una chica tan tímida y dulce que le recordaba a ella misma antes de convertirse en una cantante famosa, ella era igual y a veces, aún conservaba esa forma de ser, pero no la mostraba ante nadie -. Oye ¿Por qué no entramos juntas?

    —Y-yo… - Matsuri bajó la mirada, ella no estaba segura de eso, pero la misma Hinata Hyûga se lo estaba pidiendo ¿Cómo podría decirle que no? Además, Gaara también estaba ahí. Tal vez era hora de enfrentar aquel miedo, de dejar de temerle a las miradas de la gente, quizás ya era tempo de brillar -. Está, está bien, Hinata-san.

    —¡Que bien! – Exclamó la Hyûga tomándola del brazo para jalarla hacia la entrada. De inmediato ambas se volvieron el centro de atracción de todos los presentes, una por ser una famosa estrella y la otra por ser su amiga.

    Por un momento Matsuri se sintió tensa, alguien la miraba fijamente y la hacía sentir nerviosa. Al observar hacia aquel lugar pudo ver que eran los ojos aguamarina que tanto deseaba que la mirasen, ahí estaba Gaara, observándola.

    Es ella otra vez, así que vino – Pensó el pelirrojo, que sin darse cuenta delineó una pequeña sonrisa, para luego desviar la mirada, pero Matsuri pudo notarlo, pudo ver como por unos segundos él parecía sonreír al observarla.

    Por su parte, Hinata sólo podía ver a cierto rubio que tenía su guitarra sobre las piernas. Él no la dejaba de mirar, parecía como si ella fuese lo más interesante del mundo, pero no la veía con deslumbramiento, sino con una especie de complicidad. Ella sabía lo que estaba pensando.

    Aún así sus ojos le parecían los más hermosos que había visto; azul cielo, le parecía que detrás de ellos se escondía alguna clase de dolor.

    Ambas jóvenes tomaron asiento y dejaron de llamar la atención cuando se escuchó como alguien carraspeaba. Se trataba de Kakashi, que se había parado en el frente, encima de una especie de tarima, con un micrófono en mano.

    —A todos los que se encuentran aquí, les doy la bienvenida a nuestro club de música, espero que puedan mostrar todos sus talentos, y que este año sea uno muy bueno para todos nosotros – Habló Kakashi sonriendo, o al menos eso parecía ser debajo de su mascarilla.

    Algunas chicas murmuraban cosas entre sí, como lo guapo que les resultaba aquel profesor, mientras que, Naruto nuevamente se quedaba viendo a Hinata Hyûga.

    Brillaré, brillaré como tú lo haces, todos me admirarán, a mí y a mis amigos, seremos estrellas igual que tú – Pensaba con seguridad, sonriendo alegremente sin percatarse, mientras que Hinata, había sentido un extraño vuelco en su pecho al ver esa sonrisa, le recordaba a la de alguien ¿Pero a quien?

    —¡Bien chicos, es hora de inscribir sus nombres! – Exclamó Kakashi, oyendo como todos celebraban contentos.

    El club de música al fin había comenzado.

    ----------

    Bueno, algo de las vidas de cada personaje, pero todavía faltan. En el próximo capítulo, al fin el grupo de los chicos va a tocar, y veremos quien será su nuevo baterista.

    ¿A quien se imaginan de baterista para el grupo?

    ¿Se dieron cuenta de quien era la chica que estaba perdida? ¿Como creen que se vaya a dar el NejiTen? Porque una cosa les prometo, habrá ^^

    Y el ShikaTema, como vieron, Temari es mayor que Shikamaru ¿Será acaso un impedimento para el amor?

    ¿Les gustó como se conocieron Gaara y Matsuri? Aunque él ni siquiera de acuerde, por ahora.

    ¿Naruto y Hinata lograrán llevarse bien?

    ¿Sakura e Ino podrán hacer algo en el club sin saber nada de música?

    Bueno, me despido entonces, espero que les haya gustado el capítulo.

    Y finalmente ¿Los chicos lograrán hacerse famosos?

    Bye ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  10.  
    Kaguya Ootsutsuki

    Kaguya Ootsutsuki Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Septiembre 2010
    Mensajes:
    213
    Pluma de
    Escritora
    amigaaaaaaaaaaaaaaaaa. eres la mejor escribiendo de verasssssssssssss
    ¿A quien se imaginan de baterista para el grupo?
    pos no tengo la menor idea ¿?
    ¿Se dieron cuenta de quien era la chica que estaba perdida? ¿Como creen que se vaya a dar el NejiTen? Porque una cosa les prometo, habrá ^^
    no, jejejeje, eso era obvio amiga era Tenten QUIERO NEJITEN
    Y el ShikaTema, como vieron, Temari es mayor que Shikamaru ¿Será acaso un impedimento para el amor?
    pos para el amor no hay edades, te lo digo por experiencia
    ¿Les gustó como se conocieron Gaara y Matsuri? Aunque él ni siquiera de acuerde, por ahora.
    pos el es un chico muy inteligente, se dará cuenta muy pronto, lo sep
    ¿Naruto y Hinata lograrán llevarse bien?
    espero que si, o me muero amiga, no quieres ser la culpable de mi muerte, o si???
    ¿Sakura e Ino podrán hacer algo en el club sin saber nada de música?

    Ino es una buena amiga, hara lo que sean esas dos por aprender ya que son muy buena estudiantes
    amiga sin duda sigue adelante y nunk te rindas
    me fascina tu historia
    xoxo, besos y abrazos TQM Marlex
    si una de las primeras:cool:
     
  11.  
    Fan Real Madrid

    Fan Real Madrid Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    1 Diciembre 2010
    Mensajes:
    33
    Pluma de
    Escritora
    SO CUTE amiga, ¡me encanta!

    ¿A quien se imaginan de baterista para el grupo? ¡Espero que Ino! Sería genial, como es nueva, tan lanzad y tal,
    que aprendiese, y una pasada verla en el grupo de Naruto. Y si se trata de chico... apuesto que Sai ;)

    ¿Se dieron cuenta de quien era la chica que estaba perdida? Obviamente, Tenten. Esa es su descripción la mires por donde la mires.

    ¿Como creen que se vaya a dar el NejiTen? Porque una cosa les prometo, habrá ^^ Mmm, no se... Solo sé que ella es lo que a Neji le falta en su vida, ELLA es su vida :3

    Y el ShikaTema, como vieron, Temari es mayor que Shikamaru ¿Será acaso un impedimento para el amor? Que va... ella es su "chicamayorproblemática" particular xD

    ¿Les gustó como se conocieron Gaara y Matsuri? Aunque él ni siquiera de acuerde, por ahora. Si.. que bonito que el la defendiera... Yale tocará enamorarse de doña "ojos negros" a él.

    ¿Naruto y Hinata lograrán llevarse bien? Claaro~si ya se empiezan a gustar y todo, los muy delincuentes...

    ¿Sakura e Ino podrán hacer algo en el club sin saber nada de música? Madre mía, la llevan clara esas... Sin comentarios ¬_¬

    Y finalmente ¿Los chicos lograrán hacerse famosos? Claro que si, todos lo deseamos.

    ¡Espero conti con ganas!
     
  12.  
    Alyss Alice No Akuma

    Alyss Alice No Akuma Ritornata

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2009
    Mensajes:
    337
    Pluma de
    oyasumiiiii :3 ~~~ Selene-saan ^^
    wow(!) ame mucho este capitulo xD


    ¿A quien se imaginan de baterista para el grupo?
    Sai (por que va estar Ino... y por que quiero jaja ntc =P)


    ¿Se dieron cuenta de quien era la chica que estaba perdida? ¿Como creen que se vaya a dar el NejiTen? Porque una cosa les prometo, habrá ^^
    pues, no se tendran los mismos gustos y accidentalmente los dos se encontraran solos en algun sitio y ... (tu sabes hablaran, se sonrojaran o neji la salvara de algo XD)

    Y el ShikaTema, como vieron, Temari es mayor que Shikamaru ¿Será acaso un impedimento para el amor?
    para el amor no hay edad :3

    ¿Les gustó como se conocieron Gaara y Matsuri? Aunque él ni siquiera de acuerde, por ahora.
    siii >w<"

    ¿Naruto y Hinata lograrán llevarse bien?
    ¬¬ tienen que(!) "por Jashin-sama y Kira-sama el NaruHina es la ley... a ver, si no enfrentense ante el poderoso Itachi-senpai O/_\O" jajaja... no pues, si, osea (niia :3 ,naruto es el niño que le regalo el zorrito a hinata de niños)

    ¿Sakura e Ino podrán hacer algo en el club sin saber nada de música?
    si, aam... bailaran(?) XD


    Y finalmente ¿Los chicos lograrán hacerse famosos?
    Sip, y todos terminaran en la misma banda ; ) ... eso espero . . .



    que capitulo tan emocionante, gracias por el aviso, nos vemos en el siguiente...
    bye ^^
     
  13.  
    zuki

    zuki Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2010
    Mensajes:
    252
    Kyaaaa que genial te quedo!!! pobre sakura metio la pata, unque me ha encantado el Oco o ocmo se escriba de hinata, nunca me espere eso de ella pero igual me encanta xD que triste que minato no apoye el sueño de naruto kun, aunque es normal ningun padre le acepta eso a su hijo facilmente, me encanto porfavor pon continuacion *O*

    ¿A quien se imaginan de baterista para el grupo?
    Sakura xD bueno o es ella o no se ino ya que ellas aun no tienen un instrumento que tocan.

    ¿Se dieron cuenta de quien era la chica que estaba perdida? ¿Como creen que se vaya a dar el NejiTen? Porque una cosa les prometo, habrá ^^ kyaa que bien, ya yo decia y mi neji se va a quedar solito.

    Y el ShikaTema, como vieron, Temari es mayor que Shikamaru ¿Será acaso un impedimento para el amor?
    EL AMOR NO TIENE EDAD!!! yo se que el vago problematico y la regañona presumida tendran su amor *O* seguramente tendran barias peleas y luego emepezaran una graciososa relacion

    ¿Les gustó como se conocieron Gaara y Matsuri? Aunque él ni siquiera de acuerde, por ahora.
    siiiii, es odvio, mi gaara sufrio mucho y ahora evita que otros sufran que tierno, ojala conociera un chico asi

    ¿Naruto y Hinata lograrán llevarse bien?
    Cada uno piensa mucho en otro, pero ojala naruto le quite a hinata su lado presumido y egoista

    ¿Sakura e Ino podrán hacer algo en el club sin saber nada de música?
    Bailar y cantar sera xD aunque de verdad no me las imagino ocn una bateria o un bajo, pero hay que ver ¿no?

    Bueno, me despido entonces, espero que les haya gustado el capítulo. Odvio me gusto.... no... ME ENCANTO

    Y finalmente ¿Los chicos lograrán hacerse famosos? Odvio al menos eso espero, ellos se lo merecen, aunque el camino no sera facil
     
  14.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Pasión Por La Música (NxH-GxM-SxS-NxT-SxT-SxI)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    5356
    ¡Hola!

    Bueno, gracias por los comentarios chicas, de verdad se han pasado ^^

    Ahora les traigo la conti del fic, aunque por el tiempo, sólo me ha dado para hacer la mitad, así que perdón por que el capítulo no esté completo.

    Las canciones usadas son:

    Por Hinata: Usotsuki (No sé exactamente quien la canta pero sí que es un ending del animé School Days, así que así podrán encontrarla, de todas formas aquí está)

    Por Ino y Sakura: Amor a Medias de Ha - Ash

    Por Gaara y el grupo: I Will Not Bow de Breaking Benjamins.

    -----------

    A veces el amor llega de formas muy estúpidas y poco convencionales, pero es de aquella manera que se transforma en algo mágico y que dura para siempre.

    Capítulo 3: Cantar es mi pasión

    Hoy era el segundo día del tan esperado club de música, la mayoría lo había estado esperando todo el día, rogando por que las clases acabasen pronto para poder asistir a su lugar favorito, mientras que otro resto de alumnos estaban asustados; hoy demostrarían sus habilidades.

    Naruto y su grupo estaban felices, iban a demostrar lo que sabían hacer, como transformaban los sonidos que salían de sus instrumentos en música, en la música que a ellos les gustaba.

    Shikamaru estaba casi tirado sobre uno de los asientos, mientras que sus pies descansaban sobre el otro y un algo ofuscado Kiba trataba de moverlo, pues quería ocupar el asiento junto a su novia Ino.

    —Vamos Shikamaru, mueve tus sucias pezuñas para que mi Kiba se pueda sentar – Le reclamó la joven rubia frunciendo el ceño. El Nara la miró y soltó un hondo suspiro, quitándose del lugar para que éste fuera ocupado por Kiba, que sonrió complacido al ver que su novia le conseguía un lugar así de fácil. Ino siempre había sido una chica mandona, pero él la manejaba a su antojo, siempre que le pedía algo Ino lo hacía sin chistar, eso era porque lo quería de verdad.

    —Eres una problemática mujer, pero ahí tienes tu asiento – Le dijo Shikamaru entornando los ojos, aunque ahora se sintiera menos cómodo. Ino sólo le sacó la lengua y luego le hizo un desprecio, haciendo que su larga coleta de caballo se moviera como una bandera ondeando al viento, entonces sin querer golpeó a alguien con ella.

    Se dio la vuelta, fijando sus ojos azules en un chico pálido, de cabello negro azabache y ojos del mismo color, que al parecer no se había ni inmutado por el golpe pues ni siquiera la miró, aunque ella habría querido disculparse, pero él sólo siguió de largo para sentarse atrás de ellos.

    Ese es el nuevo, vaya que es raro ni siquiera le molestó que lo golpeara… - Pensó extrañada, pero al final decidió no darle importancia al asunto, problema de él era si la había ignorado, así se ahorraba las disculpas.
    Kiba rodeó con su brazo el cuello de Ino, atrayéndola hacia su persona y haciendo que se saliera de sus pensamientos. La rubia lo quedó mirando algo sonrojada y entonces el chico la besó. Shikamaru les miró con fastidio, esos dos ya se parecían a sus padres estando tan melosos y pegados como con cola.

    Que par de problemáticos… mejor me hubiera ido al club de Shôji – Pensó con molestia, desviando la mirada y cerrando los ojos, por lo que al instante cayó dormido.

    La habitación se quedó en silencio al observar como entraba la estrella que brillaba más que ninguna otra, la dulce y angelical joven que los embobaba a todos, a cada uno de los chicos de esa escuela aún si estos tenían novia, como cierto castaño que luego de separar sus labios de los de su amada se quedó perdido observando a la Hyûga.

    Hinata no se sentía intimidada por más que la mirasen, ella estaba acostumbrada a las miradas de la gente, pero no era así con la personita que estaba escondida detrás de ella, su tímida nueva amiga; Matsuri.

    —Matsuri-chan ¿Qué haces ahí escondida? – Preguntó la ojiperla sonriendo graciosamente y haciéndose a un lado para dejar ver a su acompañante, la cual se sonrojó al notar que algunos chicos la miraban, porque todos tenían envidia de la cercanía que tenía con la linda Hinata, a nadie más se había acercado tanto.

    —E-es que… no me gusta que me miren, Hinata-san todos están viéndome por estar a tu lado – Al oírla la sonrisa de Hinata desapareció, siendo reemplazada por una expresión de tristeza, porque siempre le sucedían esas cosas, o las personas querían estar desesperadamente a su lado, o no se le querían acercar.

    —Si no te gusta estar conmigo está bien, me sentaré sola.

    —¡N-no! – Negó rápidamente la castaña, se había dado cuenta de que cometió una imprudencia con ese comentario y tenía que arreglarlo —. Hinata-san, tu presencia es muy agradable para mí, es un honor que entre todas las personas que hay en esta escuela tú te hayas acercado a mí, no quiero que pienses que me molestas… soy feliz de… tener tu amistad – La chica sonrió, haciendo que la sonrisa regresara a los labios de la Hyûga.

    De verdad ella le había llamado amiga. Se sentía tan bien tener una amiga, una persona en quien poder confiar, a alguien a la que podía contarle lo que fuera. Su amiga.

    —Entiendo, será mejor que vayamos a sentarnos Matsuri-chan, y por favor deja de llamare Hinata-san ¿De acuerdo?

    —D-de acuerdo, Hinata-chan – Respondió Matsuri, luego de lo cual ambas se fueron a sentar en la primera fila, ya que tenían motivos para querer estar ahí; ambas tenían que ver de cerca a cierta persona, aunque fuesen dos diferentes.

    Hinata fijó sus ojos en ese rubio otra vez. Como le fastidiaba su presencia, pero hoy por fin vería que tan bueno era. No olvidaba que él aún poseía esa grabación que podría acabarla, tenía que recordar no desafiarlo al punto de hacer que él quisiese vengarse, porque entonces lo terminaría pagando muy caro y eso no sería nada bueno.

    —Ay Dios ¿Qué hago aquí? – Se preguntaba Sakura en voz baja, mirando para todos lados y sintiéndose como un bicho raro. Verdaderamente no había sido buena idea, ella no sabía un pelo sobre música, con suerte y cantaba en la ducha ¿Sería que haría el ridículo de su vida?

    Miró a su mejor amiga Ino, la cual se veía asustada como ella, pero no se podían quedar así y hacer el papelón de sus vidas. Aunque ninguna hubiese cantado nunca, algo les tenía que salir en este momento.

    Su vista se posó entonces en aquel joven que había sido la razón por la que ella estaba aquí; Uchiha Sasuke, alguien que nunca la voltearía a ver como ella quería, porque para él sólo la música existía. A pesar de ser tan popular y de tener a media escuela detrás de su sombra, Sasuke jamás había tenido novia, ni siquiera le habían conocido a alguna “amiga especial”, tal como su amigo Gaara era un chico muy reservado y frío ante todas las personas, aunque el otro día se había comportado muy amable con ella y eso le hacía tener ciertas esperanzas, que se desvanecían cada vez que lo observaba y él ignoraba su existencia como si no le importase en lo más mínimo.

    Sasuke-kun… nunca se va a fijar en mí, nunca va a quererme como yo lo quiero – Eran sus tristes pensamientos.

    Pero ella no sabía, no conocía que había otra persona que sentía lo mismo que ella, que al igual que ella desfallecía por un amor no correspondido, por su amor. Naruto no podía dejar de quererla, por más que lo había intentado, por más que se decía a sí mismo que Sakura estaba enamorada de Sasuke, su corazón era terco así como él, por eso la seguía amando en silencio, doliéndole cada vez que ella perdía sus ojos en el Uchiha. Se sentía herido, él la amaba y le entristecía que ella perdiera su tiempo con una persona que jamás la podría hacer feliz, porque Sasuke nunca le correspondería, ese frío corazón no era capaz de sentir amor, no como el que sentía él.

    Pero entonces sus ojos azules regresaron hacia ella, la persona que lo haría brillar como una estrella en el firmamento. Hinata era una joven preciosa, si no fuera por esa doble faceta tal vez… ¿En que pensaba? Él sólo tenía ojos para Sakura, para nadie más.

    Hinata no es nada, ella no es nadie importante en mi vida, a parte de hacer mi sueño realidad… Hinata Hyûga nunca será nada más – Pensaba muy seguro de sí mismo, pero que equivocado estaba en ese momento, porque no sabía que muy pronto ella sería algo muy importante y valioso para él, algo que jamás podría abandonar.

    —¡Alumnos, buenas tardes a todos! – Saludó un muy animado profesor Kakashi, que para variar había llegado diez minutos tarde y para la mayoría de ellos aquellos minutos se hicieron eternos. El peli plata se paró en frente de todos, hablando a través de un micrófono que había en el centro de la tarima —. Bien, como sabrán el día de hoy vamos a mostrar lo que sabemos hacer, así que quiero ver ¿Quién se ofrece?

    Nadie parecía querer ser el primero, tal vez los nervios eran demasiado fuertes, por lo que ella no tuvo más opción que ofrecerse. Hinata Hyûga se puso elegantemente de pie, dispuesta a ser la primera en demostrar la potencia y dulzura de su voz.

    —Yo lo haré, Kakashi-sensei – Dijo caminando hacia el centro de la tarima, luego de haber subido un pequeño escalón. Tomó el micrófono entre sus manos mientras que Kakashi presionaba un botón en una especie de equipo reproductor de música. Se alejó y una de las canciones de Hinata comenzó a sonar, pero era sólo su pista.

    Al reconocerla varias personas –en especial las chicas- se emocionaron, pues era claramente una de las favoritas de todos, una canción que hablaba sobre ella misma, sobre ser una persona débil, que se había dejado pisotear por las mentiras de quien amaba. “Usotsuki” era el nombre de aquella hermosa y envolvente canción.
    Kimi no koto wo omou sono tabi
    umaku ikigate kinai
    hontou no jibun wo kakushite
    nani ga hoshii n darou

    Las chicas coreaban la canción de Hinata, mientras que los hombres sólo se deleitaban con su hermosa voz y su sonrisa, que a pesar de todo era un tanto nostálgica.
    ichiban no nikaisha nante
    egao miseru kara
    hitotsu mata uso ga koboreta
    kimi ga suki nano ni...

    Hinata cerró sus ojos, recordando las muchas veces que cuando era una niña se dejaba pisotear por cualquier persona, cuando era una niña débil que sólo podía esconderse detrás de las faldas de su madre. Pero todo eso había cambiado, ahora ella era una estrella, que brillaba en lo más alto del cielo y estaba dispuesta a todo por no caer jamás de ahí, incluso si tenía que aceptar los chantajes de un chico engreído.

    kono koe ga kareru made
    kotoba ni shitai ienai mama
    osaeteta kodou e to namida afureteku
    itoshisa ga tsuyogari ni kowatte shimau
    kizuite...
    semai sora no shita de watashi ha
    kimi wo mitsumete iru

    La música siguió sonando y Hinata continuó demostrando por que se había vuelto tan famosa. Quizás para gente como Naruto y su grupo su música podía carecer de sentido, pero para ella era perfecta, porque cada canción la representaba, hablaba sobre algún aspecto de ella, por eso las amaba.

    —Muy bien Hinata – Le felicitó Kakashi, que al igual que todos los ahí presentes estaba sorprendido por su hermosa voz y por el sentimiento que ella ponía al cantar, incluso Naruto debió admitir que ella era muy buena, demasiado buena para su gusto.

    De un momento a otro todos comenzaron a aplaudir, demostrando así que de verdad apreciaban el talento de aquella chica, haciéndola sentir valiosa, como se sentía en cada uno de sus conciertos, porque los aplausos le hacían entender que estaba haciendo las cosas bien.

    —Gracias – La ojiperla hizo una leve reverencia y después de eso regresó a su asiento, siendo felicitada también por su nueva amiga, que estaba verdaderamente orgullosa de ser tan cercana a alguien como Hinata. Matsuri sabía que ni en un millón de años sería tan buena como ella, porque siendo así como era no llegaría a ninguna parte, si le temía a las miradas no podría dedicarse a la música.

    Tengo que admitir que tiene una hermosa voz, y que cuando canta se ve realmente… ¿Tierna? Bah, no sé cual sea la palabra pero me da igual – Pensaba Naruto cruzándose de brazos y desviando la mirada, no sabía por que pero de pronto se sentía algo molesto, como si alguien hubiese hecho algo para incomodarle.

    —Naruto ¿Por qué tienes esa cara de atropellado? – Le preguntó Sasuke al oído, pero el rubio decidió no contestar.

    Mientras la hora avanzaba los distintos alumnos que Kakashi mencionaba en su lista salían adelante a hacer de las suyas. Kiba demostró que era todo un as con la guitarra eléctrica y no cantaba nada mal, a la vez que Shikamaru enseñó sus dotes para el bajo, cosa que dejó a más de alguno boquiabierto, porque el Nara jamás había demostrado tener algún interés musical y que tocara así era realmente impresionante, sobre todo para Sasuke, quien venía tocar el mismo instrumento.

    —Bueno… - Después de un rato de oír a varios de los chicos y chicas, Kakashi llegó hasta un nombre interesante, una de las alumnas que menos estaban interesadas en materias como esta, lo sabía porque ella lo vociferaba en el salón de clases. Le sorprendió también ver a su mejor amiga, pero sonriendo decidió llamarlas a las dos —. Sakura, Ino, pero que sorpresa me dan al estar aquí.

    El cuerpo de las dos féminas se tensó al instante mismo de haber oído sus nombres ¿Ahora que iban a hacer?

    —¿Por qué no pasan adelante y nos hacen una demostración? – Ofreció el peli plata señalando hacia el pequeño escenario. Todas las miradas se posaron en aquellas dos nerviosas jovencitas, que no sabían que inventar para salvarse de esto, de verdad que no querían hacer el ridículo.

    —Eh… y-yo… - Comenzó a decir Sakura, sintiendo que en cualquier momento podría desmayarse, su cara estaba más roja que nunca y lo peor de todo era que ¡Sasuke la estaba mirando!

    Podría haber soportado que cualquier otro la mirara de esa forma, pero si Sasuke se llegaba a burlar de ella… si él lo hacía entonces moriría.

    —Bien Sakura, vamos – De pronto sintió como Ino la tomaba de la mano, decidida, llevándola al centro de la tarima y tomando entre sus manos el micrófono, cosa que la descolocó porque no se dio ni cuenta en que momento la música había comenzado a sonar.

    Por su lado Ino ya estaba segura de esto, de vez en cuando ella y Sakura iban al karaoke y aunque nunca habían sido de lo más afinadas tampoco era que fuesen malas. Sabía que su miga estaba nerviosa, pero al darle una mirada confiada Sakura supo lo que debía hacer, no dejarse vencer.

    Ino fue la primera en ponerse en el centro y tomar la actitud de una verdadera idol, demostrando así su estilo y valentía, mientras la música sonaba.
    Aunque busque ya no hay
    Ni un motivo para estar
    A tu lado y en soledad

    Luego fue el turno de Sakura, la rubia –que para sorpresa de todos no lo hacía nada mal- apenas terminó su estrofa le entregó el micrófono a su amiga, la cual comenzó a cantar muy despacio, su voz casi no se oía aunque tenía el micrófono encendido.

    Te regalo los por que
    De un amor que sólo fue
    Como una oración hecha sin fe

    Fue el turno de Ino una vez más, así que acercándose a Sakura logró tomar el micrófono. Comenzando a bailar por todo el escenario como toda una profesional y dejando incluso a Sakura sorprendida, pues no sabía que Ino se moviera tan bien, además de cantar muy bonito.

    Definitivamente Ino le estaba dando una paliza y eso no lo podía permitir.

    Yo te di, lo mejor de mí
    Y a cambio sólo recibí, nada de ti.

    La mitad de una mentira no es la verdad
    No pretendas
    Digas lo que digas ahora sé que no
    Amor a medias no es amor

    Sakura tomó el micrófono, sacando toda su voz para terminar el coro, ella también tenía que poder, así como lo había hecho Ino.

    La mitad de una promesa no es algo real
    ¿Por qué te engañas?
    Tus palabras no me atraparán, ya no
    Amor a medias no es amor.
    Amor a medias no es amor…
    Ohh…

    Terminaron de cantar y los aplausos no se hicieron esperar, ese par sabían como salir airosas de situaciones difíciles. Chocaron sus manos y regresaron a sus asientos.

    —Bien, debo decir que lo hacen bastante bien – Les felicitó Kakashi con una sonrisa, o al menos era lo que se podía distinguir a través de su máscara. Volvió su vista a la lista y notó el nombre de cierto rubio hiper-activo al cual aún no había visto en acción, aunque sí lo había hecho otras veces y debía admitir que Naruto era increíblemente bueno con la guitarra —. Naruto, Sasuke y Gaara, creo que al fin les ha llegado su turno.

    Los tres mencionados se pusieron de pie al instante, mientras que Hinata les miraba con atención. Naruto fue el más escandaloso, corrió como si su vida dependiera de ello, mientras que sus dos amigos sólo caminaron tranquilamente, sin poner atención a las miradas de algunas de sus fans que siempre estaban presentes a donde quiera que fuesen.

    Gaara y Naruto se pusieron sus guitarras y Sasuke acomodó su bajo, sin embargo antes de comenzar el rubio tuvo que quejarse.

    —Oye Sasuke-teme ¿Y como vamos a tocar sin el baterista? – Aunque su reclamo tenía toda la razón del mundo, no sonaría bien sin la betería, era fundamental y le daría la potencia a su interpretación.

    —No lo sé dobe, supongo que lo tendremos que hacer así nada más – Le respondió el azabache, que también estaba algo ofuscado por ese hecho tan importante.

    —Bueno, debe haber alguien aquí que sepa tocar la batería y les pueda seguir el ritmo ¿No es así? – Habló Kakashi, mirando a todos sus alumnos, que sólo se observaban entre sí, negando con la cabeza o con expresiones de confusión, hasta que uno de ellos se puso de pie. Era el chico nuevo.

    —Yo puedo hacerlo sin problemas – Aseguró. Kakashi le miró, ciertamente se veía misterioso y algo reservado, pero él sabía que las personas de ese tipo eran especialmente buenas sorprendiendo a los demás y, de verdad quería ver como le sorprendía este chico.

    —De acuerdo, tú eres… ¿Sai no es así? – El mencionado asintió con la cabeza, por lo que Kakashi miró a los chicos y luego volvió su vista hacia él —. Bien, pasa adelante y ayuda a tus compañeros.

    Sai sólo asintió, pasando al lado de Ino para salir hacia el frente. La rubia le quedó mirando con detenimiento, verdaderamente era un chico apuesto, pero muy serio para su gusto, ella prefería a los hombres más sociables, como su novio Kiba, quien se llevaba bien con todo el mundo.

    Sai sólo se limitó a tomar asiento en su lugar, sin prestar atención a nada más que a los tres chicos que tenía en frente.

    —¿Estás seguro de que puedes seguirnos? – Le preguntó Sasuke algo dudoso, pero Sai simplemente asintió con la cabeza.

    El Uchiha suspiró y tomó su instrumento. Le hizo un gesto a Naruto para partir y el rubio comenzó a emitir el potente sonido, al mismo tiempo que lo hacía Sasuke. A los pocos segundos Sai les siguió con la batería, primero dando leves golpes hasta que de un momento a otro la música comenzó a sonar más fuerte, cuando Gaara incorporó la segunda guitarra.

    De un momento a otro los cuatro parecían estar completamente de acuerdo. Y entonces la voz del pelirrojo comenzó a sonar, dejando a todos impresionados por su profundidad.
    Now the dark begins to rise
    Save your breath, it's far from over
    Leave the lost and dead behind
    Now's your chance to run for cover.

    Hinata no podía creer que ellos fuesen tan buenos y Matsuri, ella estaba embelesada viendo cantar a Gaara. Ahora que se le estaba viendo de frente, dándose cuenta del increíble talento que él poseía tanto en la guitarra como en su voz, no podía hacer otra cosa más que enamorarse más de él, mucho más si eso era posible.

    I don't wanna change the world
    I just wanna leave it colder
    Light the fuse and burn it up
    Take the path that leads to nowhere.

    La letra de esa canción Sasuke la había escrito especialmente como una especie de revelación contra quienes les impedían hacer su sueño realidad, porque como ahí decía, no se dejarían vencer.
    All is lost again
    But I'm not giving in.

    La Hyûga mientras oía, solo podía poner sus ojos sobre Naruto, observando como sus dedos se movían con rapidez y maestría, como si fuese todo un experto. Tal vez no era lo que ella pensó, él de verdad amaba la música, lo podía notar en la sonrisa que adornaba sus labios, por esa razón le había pedido aquello, porque Naruto deseaba ser famoso con todas sus fuerzas, aunque no estaba segura aún, tenía que admitirlo; él era bueno.
    I will not bow
    I will not break
    I will shut the world away
    I will not fall
    I will not fade
    I will take your breath away.
    Fail…


    Los demás no hacían más que disfrutar de la canción y de la increíble voz del pelirrojo, que en verdad les había sorprendido, observando la sincronía perfecta que había entre todos ellos.
    Watch the end through dying eyes
    Now the dark is taking over
    Show me where forever dies
    Take the fall and run to Heaven.
    All is lost again
    But I'm not giving in.
    I will not bow
    I will not break
    I will shut the world away
    I will not fall
    I will not fade
    I will take your breath away.
    And I'll survive, paranoid
    I have lost the will to change
    And I'm not proud, cold-blooded fate
    I will shut the world away.


    En ese momento vino el solo de guitarra de Naruto, quien se paró delante moviendo sus dedos sobre las cuerdas hasta que éstos casi no se viesen, mientras su sonrisa se acrecentaba aún más al estar haciendo algo que en verdad disfrutaba con todas sus fuerzas.
    I will not bow
    I will not break
    I will shut the world away
    I will not fall
    I will not fade
    I will take your breath away.
    And I'll survive; paranoid
    I have lost the will to change
    And I'm not proud, cold-blooded fate
    I will shut the world away.


    Al terminar de tocar, todos los demás estaban en silencio, sorprendidos. Querían aplaudir y decirles que eran geniales, pero nadie se atrevía a hablar.

    -----------


    Traducciones:



    Usotsuki: Metiroso (Si quieren oír la canción es español, les dejo un hermos fandub cantado por Elisa Petrikowski y la letra hecha por Marianne, les pertenece a ellas y yo sólo las tomé prestadas para que puedan entender de
    que trata la canción.)



    Cada vez que de repente me acuerdo de ti
    no sé porque no puedo respirar
    siempre suelo ocultar mi verdadero ser
    y no sé que quiero en realidad


    Yo pensaba que
    me entendías de verdad
    y confíe en tu sinceridad


    Nada fue real
    y aunque te juré amar
    aún no sé si vuelva a confiar


    Quiero transformar esta débil voz
    en palabras que expresar
    y no lo puedo lograr
    y mis lágrimas crecen junto a el
    dolor de mi corazón

    Yo te quise más de lo que tú a mi
    fui solo un juego más
    y aun así
    busca un pretexto para verte una vez más
    por favor…. tan solo una vez


    ------------


    I Will Not Bow: No me inclinaré



    Ahora la oscuridad empieza a subir
    Ahorra tu aliento, está lejos de terminar
    Deja a los perdidos y a los muertos detrás
    Ahora es tu oportunidad de correr para cubrirte



    No quiero cambiar el mundo
    Sólo quiero dejarlo más frío
    Encender la mecha y quemarlo
    Tomaré el camino que conduce a ninguna parte



    Todos se han perdido de nuevo
    Pero yo no me dejaré llevar



    No me inclinaré
    No me romperé
    Voy a callar al mundo a la distancia
    No voy a caer
    No voy a desaparecer
    Te quitaré al aliento desde lejos



    Ver el final a través de ojos moribundos
    Ahora la oscuridad se hace cargo
    Muéstrame donde morir por siempre
    Tomaré las caídas y correré al cielo

    Todos se han perdido de nuevo
    Pero yo no me dejaré llevar



    No me inclinaré
    No me romperé
    Voy a callar al mundo a la distancia
    No voy a caer
    No voy a desaparecer
    Te quitaré al aliento desde lejos



    Y sobreviviré, paranóico
    He perdido la voluntad de cambiar
    Y no estoy orgulloso de mi sangre fría
    Voy a callar al mundo a la distancia



    No me inclinaré
    No me romperé
    Voy a callar al mundo a la distancia
    No voy a caer
    No voy a desaparecer
    Te quitaré al aliento desde lejos



    Y sobreviviré, paranóico
    He perdido la voluntad de cambiar
    Y no estoy orgulloso de mi sangre fría
    Voy a callar al mundo a la distancia



    ----------------------


    Bueno, como se dieron cuenta los estilos de todos son totalmente diferentes, sobre todo
    si comparamos el de los chicos con el de Hinata, pero eso no impedirá el romance jojoj, ahora
    sólo falta ver la participación de Matsuri-chan, que todavía se ha estado salvando, pero ya la veremos actuar ^^

    ¿Que les pareció el capítulo?
    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?
    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?
    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?
    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?

    Bueno, todo eso se verá en la conti, hasta entonces ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  15.  
    Kaguya Ootsutsuki

    Kaguya Ootsutsuki Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Septiembre 2010
    Mensajes:
    213
    Pluma de
    Escritora
    holaaaaaaaaaaa
    ¿Que les pareció el capítulo?
    muy interesante y hermoso las músicas q me encantan
    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?

    realmente hermosa y adorable
    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?

    pos dejo impresionado a los chicos, y yo creo q sip
    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?

    me encanta esa canción es una de mis favoritas y yo creo q lo hicieron bien
    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?

    espero que siiiiiii
    amiga me has dejado sin palabras esto es realmente bueno de veras
    XOXO, besos y abrazos
    t.q.m: Marlex, espero con ansias el naruhina
    y jamas te rindas okey, una de las primeras si [​IMG]
     
  16.  
    Seiko

    Seiko Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Holaa!!
    ¿Que les pareció el capítulo?
    ¡Imprecionante! Estubo genial, me dejaste con ganas de leer más x3


    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?
    Más que linda, me dieron ganas de oir a Hinata cantar xD.

    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?
    Yo creo que sí, talvéz Sai es bueno con la batería...


    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?
    Para mí... Lo hicieron genial, la canción que pusiste me encanta.

    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?
    Siiiii!! No soy gran fan de Matsuri, pero igual quiero que imprecione a todos.

    Gracias por avisarme de la conti.
    Nos leemos pronto.
     
  17.  
    zuki

    zuki Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    19 Noviembre 2010
    Mensajes:
    252
    Kyaaaaa!! te quedo genial, lo unico que habia era en mi mente y ino y sakura ¿que haran? ya que bueno no tocan nada, la musica no les gusta, crei que ivan a decir, emmm etto venimos a aprender. Jajajjaja el vago de shikamaru un bajista! tengo que verlo porque no me lo creo, me quede feliz al ver como matsuri trataba a hinata, se ve que ella no es superficil, pero le esta ganando hasta en timides a hinata xD awww mi gaara con su guitarra ¿guitarra era? se ve tan sersi *_*


    ¿Que les pareció el capítulo?
    Demasiado bueno!!
    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?
    tan tierna como.... amm como ellla misma no, como el pastel!
    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?
    siiii! anda di que si! me encnataria que sai estubiera con naruto
    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?
    Por ahi va... Aun no me las imagino cantando pero bueno me aocnstumbrare
    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?
    Ojala! vamos matsuri! sacte esa timidez y toca el piano como nunca!

    Chaoo amiga! espero la conti, me gusto mucho el cpaitulo, sayonara!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Alyss Alice No Akuma

    Alyss Alice No Akuma Ritornata

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2009
    Mensajes:
    337
    Pluma de
    Hola ^^

    ¿Que les pareció el capítulo?
    S-E-N-S-A-C-I-O-N-A-L(!)


    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?
    sI :3


    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?
    claro ;D , assdf ademas siempre lo imagine de baterista(?)


    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?
    Si ^^, jeje esas dos son el duo perfecto


    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?
    Por supuesto... y Gaara-kun se enamorara de ella aaaw :3


    Niiia ~~~ ame este capitulo >w<
    jeje y la cancion de Ha-Ash les quedo perfecto a Ino y Sakura
    gracias por el aviso, me gusto mucho, la narracion fue muy buena ;D
    hasta el proximo capitulo, bye XD
     
  19.  
    Gizeth As

    Gizeth As Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Diciembre 2010
    Mensajes:
    79
    konichiwa!!!!
    gracias por avisarme de la conti..me encanto ..sugoi!!!!
    ¿Que les pareció el capítulo?
    impresionante..increible ..me encanto todo...no tengo palabras para describir lo bien k estubo
    ¿No ha sido la canción de Hinata muy linda?
    si!!!!! linda ..hermosa ..me encanto
    ¿Será Sai el nuevo baterista que necesitaba el grupo?
    jum ojala si le cogio el ritmo de una deve ser muy bueno asi k seria bueno k formaran equipo
    ¿Lo hicieron bien Ino y Sakura?
    siiiii sugoi!!!!!!!!!!
    ¿Matsuri logrará impresionar con su presentación?
    ojala.. y k no quede en ridiculo fente a todos
    sayo!!!!!
    cuidathe
     
  20.  
    Himeko San

    Himeko San Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    20 Febrero 2011
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Hola (:
    Este fic esta genial! Me ha gustado por completo, las parejas, las canciones, todo es de mi gusto!

    Excelente, me han gustado todos hasta la fecha ^^
    Siii fue muy linda, le colocas una voz tan dulce (: aaw
    Ojála >///< con un baterista asi, me vuelvo la fans numero uno!!
    jajaja me parecio muy divertido, ya me las imaginaba bailando y gozando la cancion, fue genial!
    pues ojála y los nervios no la traicionen, sobre todo frente a Gaara :S

    Continualo pronto!! Lo habia dicho, me gusta mucho como escribes, sigue asi! Nos leemos chau (:
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso