Colección Otras moralejas

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por Dororo, 15 Septiembre 2012.

  1.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    322
    Drabbles o microrelatos sobre cuentos infantiles para la tabla siete pecados capitales. Las moralejas están escritas en clave de humor, así que espero que nadie se las tome demasiado en serio.
    Desde ya, gracias por leer.


    OTRAS MORALEJAS
    Drabble inspirado en: «Blancanieves y los siete enanitos».

    La soberbia

    La luz del ocaso apenas alumbraba la real habitación; sentada como siempre frente a su tocador, la madrastra tomó el espejo, se miró en él y, aguantando las ganas de reír, preguntó:

    Espejito, espejito, ¿quién es la «madrastra» más bella del reino?

    Sin percatarse del sarcasmo en el tono de su interlocutora y sin pararse demasiado a pensar, el espejo emitió un hastiado suspiro y, cansinamente, respondió:

    Blanca… —De repente, cerró la boca, enmudeció y sus ojos se abrieron como platos por la sorpresa; entonces frunció el ceño contrariado y pareció meditar algo más su respuesta.

    Mientras esperaba, una chispa de superioridad iluminaba la mirada de la madrastra que se vio obligada a apretar los labios para ahogar una sonora carcajada.

    Sin duda, contestó finalmente el espejo, esbozando una cáustica sonrisa al hacerlo. Tú eres la «madrastra» más hermosa del lugar.

    Sus labios se fruncieron en un gesto de total y absoluta satisfacción. Era eso, precisamente, lo que tanto tiempo había esperado oír.

    Así, a todos aquellos que disfrazan de hipócrita humildad su soberbia, este cuento les enseña que no tienen porque recurrir a la falsa modestia para poder alimentar su vanidad; a veces, como a la madrastra, les basta únicamente con saber formular la pregunta correcta.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    217
    Drabble inspirado en: «Caperucita Roja».

    La gula

    Abuelita, abuelita, qué dientes más grandes tienes.

    ¡Son para comerte mejor!

    Mientras sentía sus pulmones arder por la falta de oxígeno y pataleaba desesperadamente bajo el agua, luchando por evitar que el peso de las piedras que atesoraba en su vientre lo arrastraran al fondo de aquel turbulento arroyo, el lobo no podía dejar de pensar que era su insaciable apetito quién lo había conducido a aquella situación.

    Entre tanto, en la orilla, sobre un mantel de cuadros blancos y rojos, el cazador, la abuelita y caperucita daban buena cuenta de las viandas de la cestita, comiendo y bebiendo copiosamente para celebrar su salvación sin ser conscientes de que había sido precisamente la gula, la que había llevado al lobo a su trágico final.

    Y es que, como reza el refranero popular, es más sencillo ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio y también, a que engañarnos, juzgarse y amonestarse uno mismo resulta siempre mucho más perturbador y aburrido que criticar y castigar a los demás.


    Nota: Nunca se han preguntado por qué, al final, todos los personajes de los cuentos de hadas acaban hinchándose de perdices…
     
    Última edición: 24 Octubre 2014
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    253
    Drabble inspirado en: «La Cenicienta».


    La envidia

    Desde su ratonera, los ratones contemplaban divertidos como las hermanastras, con la misma expresión de vinagre de siempre, ataviadas con cofias y blancos delantales se afanaban en la limpieza.

    —Hoy friegas tú los platos después de comer —ordenó Anastasia a su hermana mientras terminaba de hacer la colada. Por alguna extraña razón que no acertaba a comprender, desde que cenicienta se había casado con el príncipe, los pájaros y los roedores ya nunca ayudaban con la ropa sucia.

    —¡De eso ni hablar! Yo los fregué ayer —contestó airada Drizella, esgrimiendo vigorosamente el plumero frente a sus narices.

    Anastasia tuvo un acceso de tos a causa de la nube de polvo levantada.

    —¡Pues yo me encargué de los del desayuno! —respondió con enojo entre estornudos, enfrentándola con cara de pocos amigos.

    —En ese caso, —dijo Drizella, ignorando por completo el ceño fruncido de su hermana y guardando tranquilamente el mango del plumero en el bolsillo de su delantal, para tomar a desgana la escoba que descansaba en la pared—. Qué los friegue mamá. Al fin y al cabo, todo esto es culpa suya.

    Y dibujando una pérfida y satisfecha sonrisa, Anastasia asintió enérgicamente con la cabeza antes de salir al patio a tender la ropa.

    Esto demuestra que tienen razón los que piensan que la envidia se combate con la caridad, quizás por eso las hermanastras estaban tan ansiosas de compartir sus tareas domesticas con la madrastra. ¡Habían aprendido bien la lección!
     
    Última edición: 24 Octubre 2014
    • Me gusta Me gusta x 4
  4.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    258
    Drabble inspirado en: «El flautista de Hamelin».

    La ira

    Los juegos, cantos y gritos de la chiquillería reverberaban en las paredes de roca de aquella cueva en que los había encerrado, mientras el flautista trataba sin éxito de poner algo de orden e inculcar un poco de disciplina. Todos aquellos niños lo estaban volviendo completamente loco con su alboroto.

    Al cabo de un rato de ir y venir, se dio cuenta de lo inútiles que resultaban sus esfuerzos así que, armándose de paciencia, se sentó en un rincón, extrajo su flauta y se puso a tocar.

    La música amansó la cólera y despejó sus ideas. La próxima vez contaría hasta cien, respiraría hondo y se lo pensaría dos veces antes de que la ira lo cegara en su afán de venganza. En estos momentos, no sólo perdonaría dichoso su deuda a los habitantes de Hamelin si no que incluso pagaría una ingente cantidad de dinero para devolverles a sus retoños. Lo único que quería era recuperar su apacible y silenciosa existencia.

    Y, aunque hay quién piensa que la moraleja de este cuento es que si dejas que la ira te ciegue puedes acabar siendo víctima de tu propia revancha, la verdadera enseñanza consiste en aprender aquello de que la venganza es un plato que se sirve frío ya que, aunque hubiera tardado mucho más tiempo en volver a reunirlas, el flautista hubiera hecho bien en devolver a los lugareños sus ratas en lugar de quitarles a sus niños.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    242
    Drabble inspirado en la fábula: «La hormiga y la cigarra».

    La Avaricia

    Fuera del hormiguero, las fuerzas de la naturaleza parecían haber enloquecido. El viento soplaba con inusitada furia y, entre truenos y relámpagos, el cielo amenazaba con desplomarse sobre el blanco y frío manto que todo lo cubría.

    Refugiada en el calor de su seguro hogar, a la hormiga le parecía poder oír aún los ruegos de la cigarra. No debería haberse reído de ella ni haberla dejado marchar. Sus suplicas eran un sordo e incesante martillo golpeándole la conciencia y, por un segundo, estuvo a punto de correr hacia la puerta, abrirla de par en par y salir en búsqueda del indefenso insecto al que había condenado a una muerte segura; sin embargo, algo la retenía.

    Abrumada por los remordimientos, miró desesperada el paupérrimo montón de grano que tanto esfuerzo le había costado reunir mientras su tocaya pasaba el verano riendo y cantando alegremente. Aquellos escasos alimentos garantizaban su subsistencia. Supo entonces, que no era el egoísmo sino el sentido común quién le impedía correr en pos de la cigarra.

    Y es que están muy equivocados aquellos que creen que esta fábula nos habla de la perniciosa pereza, porque la moraleja está en que la avaricia y la falta de generosidad de la hormiga le salvó la vida, seguramente si hubiera compartido sus provisiones ninguna de las dos hubiera sobrevivido al crudo invierno.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    294
    Drabble inspirado en «La ratita presumida».

    La Lujuria

    Frente al espejo, con su lacito rojo en la cola y un sugerente camisón de encaje y satén, la ratita se preparaba para la noche de bodas mientras en su cabeza desfilaban las imágenes de todos y cada uno de sus pretendientes.

    El altivo gallo y sus plumas de colores brillantes, con ese «kikiriki» poderoso que lo convertía en el amo del gallinero y amenazaba con arrebatarle su individualidad; el perro de pelo canela y corto, bonachón y familiar que le prometía una aburrida pero agradable existencia, o el próspero cerdo falto de atractivo a la par que simpático y sociable, que hubiera hecho su vida mucho más apacible.

    Sin embargo, todos la asustaban y ninguno de ellos le ofreció la confianza que, se decía a sí misma, buscaba. Por eso había acabado casada con el misterioso y manso minino, de pelo blanco y suave y aspecto sereno que le sonreía ahora como un depredador desde la cama, comiéndosela con su penetrante e intensa mirada bajo la cual su cuerpo ardía y se estremecía de anticipación.

    Con un seductor maullido él la llamó, haciendo de pronto que se olvidará de todo lo que la rodeaba y así, durante un buen rato estuvieron jugando en aquel lecho al gato y al ratón hasta que, finalmente, éste la atrapó y la lujuria la devoró.

    Sobra decir que la enseñanza de esta historia radica en aprender que mentirse y engañarse uno mismo acerca nuestras bajas pasiones siempre acaba mal, porque si lo que la ratita verdaderamente quería era dormir tranquila por las noches habría escogido al fiel perro o al ingenuo cerdo, pero jamás se hubiera casado con el atractivo y apasionado gato.
     
    Última edición: 24 Octubre 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Dororo

    Dororo Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    1 Marzo 2011
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Otras moralejas
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    202
    Drabble inspirado en «La bella durmiente».

    La pereza

    Los ojos de Aurora se abrieron poco a poco a la luz cuando un suave beso acarició sus labios.

    Una sonrisa afloró en el hermoso rostro del príncipe y su cálido aliento le rozó el oído, provocándole un escalofrío.

    —¿Puedes dejarme algo de lado? —le susurró tiernamente al oído, exhalando seguidamente un lánguido y largo bostezo.

    Ella pestañeó varias veces al escucharlo y, no sin cierto desconcierto, atinó a echarse a un lado del lecho.

    —Estoy realmente agotado, —se excusó, tumbándose a su lado y abrazándola a él la por la cintura.

    Al momento, su acompasada respiración le indicó que se había quedado profundamente dormido así qué, sin pensarlo demasiado, cerró los ojos dispuesta a acompañarlo en su descanso. Al fin y al cabo, ya habría tiempo para celebraciones y, después de cien años, unas cuantas horas más de sueño no le harían ningún daño.

    Lo que este final viene a demostrar es que la pereza no es tan perniciosa como nos quieren hacer creer y, a veces, incluso tiene su recompensa, porque seguro que después de su siesta, el príncipe azul premió a su princesa con otro beso.
     
    Última edición: 24 Octubre 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,970
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Supongo que deja claro, que todo depende del punto de vista que sean observadas las enseñanzas. Y que debajo del primer sentido, siempre habrá un segundo motivo completamente opuesto a su predecesor. ¿Quién dice que esto es menos enseñanza o menos cierto que las moralejas originales? Estos también fueron sentimientos que venían en los cuentos.


    Me encantó :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Lariebel

    Lariebel Usuario popular Comentarista destacado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2012
    Mensajes:
    687
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Hola, Dororo! Tanto tiempo y mira, sigo leyendo tus bellas historias. <3 Me han encantado muchísimo tus drabbles. Realmente, siempre pensé que tenías mucha originalidad y creatividad, y esto me lo confirma. ¡Son bellísimos! Están muy bien escritos, tanto en el apartado de la trama como el ortográfico; las moralejas son muy creativas y la forma en la que las das a conocer al final de cada escrito también, y la elección de los títulos me parece perfecta. Me gustó especialmente la llamada "La Lujuria", porque aprovechaste a utilizar las expresiones del juego del gato y el ratón y, al final, el gato (la lujuria) termina comiéndose a la ratita porque ella no supo poder elegir bien a su pretendiente. Soy fan de este drabble. <3

    Espero leer más cosas tuyas. ¡Saludos!
     
    Última edición: 1 Noviembre 2017
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso