Operación rescate: ¡qué aburrimiento! -nalu-

Tema en 'Fairy Tail' iniciado por nAluRules, 26 Enero 2015.

  1.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Operación rescate: ¡qué aburrimiento! -nalu-
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1790
    Disclaimer: Fairy Tail y sus personajes no me pertenecen, sino que son propiedad del gran troll Mashima.

    Advertencia: Este es un two-shoot que escribí durante la clase de griego. Es de ""acción"" con un poco de romance. No es algo elaborado, simplemente sirvió para librarme del aburrimiento y su único fin es éste, entretener.
    Lo advierto para que no esperéis algo perfectamente detallado o, en lo de menos, interesantemente coherente.
    El tema del Occ lo dejo en vuestras manos, porque es algo relativo. Sin más dilación, la primera parte.


    {1ª parte}

    A pesar de que era un día como otro cualquiera, el gremio se encontraba en un silencio sepulcral. Y no, Natsu no se había ido de misión, Gray no se había puesto pantalones y Cana no había dejado de beber. Sin embargo, no se oía nada más que los ligeros movimientos de los miembros cambiando de postura, pasando una página de libro o engullendo algo. Todos llevaban la palabra aburrimiento escrita en la frente. Y eso sí que no era para nada normal.
    Las puertas se abrieron y una Mirajane acompañada del nieto Dreyar aparecieron para quedarse estáticos ante tal inusual panorama.
    —¿Chicos? —saludó ella, para luego recibir un ‘hola’ comunitario. Tiró de la manga de Laxus, temerosa, y se acercó a él.— Hay que avisar al maestro, aquí está pasando algo.
    El rubio asintió.

    Y así fue como comenzó la operación rescate a Fairy Tail.




    Todos los miembros del gremio se encontraban esparcidos por el bosque tras del edificio, preparados para el combate, y esperando las reglas del juego. Luego de la alerta de Mirajane al maestro, este había propuesto que se les dejase hacer lo que mejor sabían -pelear-, con una motivación extra, un premio.
    El juego consistía en dar con la pequeñísima bandera azul con el símbolo del gremio antes que nadie, enfrentándote a todo aquel que te encontrases, para conseguir aquello que más deseases. El premio era tu mayor deseo. No importaba el qué, si ganabas se te concedería.

    Aunque Lucy Heartfilia sabía que aquello era como buscar una aguja en un pajar lleno de serpientes venenosas, no se rindió. También sabía que como le tocase enfrentarse a Erza, Natsu o Gray estaba perdida, a pesar de que recibiría un poco de consideración. Lo que en realidad temía era tener que enfrentarse, por ejemplo, a Laxus. Y nadie sabe lo agradecida que estaba de que Gildartz se encontrase en una misión en aquel momento.
    El sonido proveniente de una lácrima auditiva, que daba comienzo al juego, resonó por todo el bosque y la rubia rebuscó rápidamente entre sus llaves, invocando a Pyxis. Se ayudaría de la brújula para rastrear de norte a sur, sin repetir sitios y perder el tiempo.


    Aunque estaba segura de que no habían pasado más de treinta segundos de juego, vio un rayo estrellarse contra el suelo con una potencia descomunal. Fuese quien fuese al que le había caído ese rayo, esta noche iba a rezar por él.
    Lucy se aferró a Pyxis y siguió buscando.





    El pelirrosa se secó el sudor de la frente e hizo incendiarse sus puños de nuevo. ​
    —Voy a pasarte, Mira. —sonrió mientras un par de descargas nacían de sus pies.— ¡Necesito tiempo para pensarme ese deseo, así que vamos a terminar con esto ya!
    —Está bien. —la camarera, armada con su Satan Soul, se levantó y se puso en guardia.— ¡No me vencerás, Natsu!


    Y a pesar de que la batalla estuvo reñida en un principio, el pelirrosa se alzó victorioso, y con nueva motivación continuó su búsqueda. No conocía con seguridad cuántos quedaban, pero sí que se acercaba el final del juego. Sabía que Gray, Juvia y Levy habían caído de mano de Laxus, que Gajeel se había librado del trío del dios del rayo y que ahora se enzarzaba en una pelea contra el dragon slayer del trueno. En realidad se sentía más atraído a unirse a esa pelea que a buscar una bandera azul, pero en las batallas entre dragon slayers uno no debe meterse, y él lo sabía muy bien. Era considerado una ofensa.

    Así que sin más remedio, siguió su camino, dándose cuenta de que había cogido el más incorrecto de todos los que podía haber tomado. Por un despiste, todo lo que había estado luchando por evitar, acababa de chocarse con él.
    El olor a vainilla de Lucy inundó sus fosas nasales mientras él se aferraba a su cuerpo para que la maga celestial no cayese al suelo.
    Él no quería enfrentarse a Lucy. O sea, sí quería, pero al mismo tiempo no. Estaba hecho todo un lío. No había otra cosa con la que soñase que no fuese enfrentarse a Lucy. Verla esforzarse, sudar, sacar su látigo, invocar a todos los espíritus que fuese necesario que él venciese para llegar hasta ella... Ese era su mayor deseo.
    Pero la parte de dañar a Lucy, aunque fuese lo más mínimo, lo aterraba. Y quizás, por eso, había estado todo el juego evitando los caminos que tenían rastro de su olor.

    La rubia alzó la cabeza encontrándose con dos ojos de color jade fijos en ella y se ruborizó. Natsu tenía una de sus manos colocada en la parte baja de su espalda y la otra un poco más arriba, mientras que ella se aferraba con fuerza a la tela de su chaleco. Un ligero rubor adornó las mejillas de la pareja al verse tan de cerca, aunque ninguno de los dos aflojó el agarre.
    —Natsu. —jadeó la rubia.
    —Luce, ¿estás bien?
    Ella sonrió y asintió. Luego se dio cuenta de que debía enfrentarse al pelirrosa para terminar de seguir el rastro que había encontrado junto con Pyxis y Crux. Ya sabía donde estaba la bandera.
    —¿Debemos... enfrentarnos? —ella cuestionó. No sabía si podría encarar a alguno de sus espíritus contra el pelirrosa.
    —Eso creo. —él desvió la mirada.— ¡Vamos a darlo todo, Luce! ¡Va a ser la mejor pelea de la historia! —rió.
    —Sí. —ella también lo hizo.
    —Eh, par de tortolitos, un atrapa la bandera no es lugar para hacer manitas. —una Erza jadeante y magullada apreció entre las ramas, y les hizo darse cuenta de que continuaban aferrados el uno al otro. Se miraron a los ojos con sus caras compitiendo por el tono más rojo y se soltaron rápidamente.
    Natsu se colocó delante de ella.
    —Continúa, Lucy. —dijo mirando hacia Erza. Después la observó sobre los hombros.— Te alcanzo luego, ¡reservaré fuerzas para nuestra pelea!
    El dragon slayer rió y se centró en la pelirroja. Esa batalla no terminaría hasta que uno de los dos cayese.



    •​

    Lucy saltó un par de troncos y luego un pequeño riachuelo hasta llegar a la lápida de piedra donde se encontraba la bandera. La cogió, ahora sólo tenía que ondearla y el deseo sería suyo. Pero no era justo.
    Ella se sentía como si hubiese hecho trampas. Sólo había necesitado invocar a Loke en su combate contra Romeo y lo demás lo habían hecho Pyxis y Crux. No era como Natsu que a saber a cuantos había tumbado antes de toparse con ella. No era como Erza, o Gray, o Gajeel que probablemente siguiesen luchando ahora. O como Levy, que a pesar de poder hacerse con la bandera tanto o más fácilmente que ella, seguía en el bosque luchando. O derribada. Quién sabe.

    Lucy se internó de nuevo con la bandera en el bosque. No tenía claro cual era su mayor deseo en aquel momento. Quizás ser tan fuerte o tan útil como los demás, o haber podido luchar más, o...
    Dos cuerpos se precipitaron al suelo delante de ella completamente magullados y heridos, Erza con la armadura prácticamente destruida y sin gota aparente de poder mágico en su cuerpo, y Natsu hambriento de fuego y respirando entrecortadamente no muy lejos de donde la pelirroja había caído.

    La rubia se acercó a él, tenía los ojos cerrados, la respiración pesada y los puños ensangrentados y agarrotados. Así que hizo lo que ella creyó mejor. Colocó la bandera entre los dedos de Natsu y con cuidado le ayudó a ondearla.
    Porque sabía cuánto le gustaba ganar a él, cuán feliz se ponía al conseguir las cosas por las que luchaba; y porque por una vez en la vida quería ser ella quién le ayudase y le sirviese de algo.

    El juego se detuvo en aquel instante con Natsu proclamado como vencedor.




    En fila india todo el gremio tras la puerta de Porlyusica, entraban en la consulta uno a uno para recibir los cuidados de la anciana, la cual los maldecía y les sermoneaba a todos y cada uno de ellos lo locos que estaban y lo imprudentes que eran. La rubia no tenía muchas heridas que curar, así que simplemente esperaba a que su amigo saliese de la consulta, el cual no tardó mucho en asomar su puntiagudo pelo rosa por la puerta.
    —Hey, Luce. —dijo al acercarse a ella.
    —¿Estás bien? —lo examinó de pies a cabeza para cerciorarse del grado de sus heridas.
    —Perfectamente, mira —le mostró su recién adquirida perfecta movilidad— ¡como nuevo! —ella le sonrió— Oye, Lucy. —está vez se puso serio mientras ambos abandonaban la casa de la anciana y se internaban en el bosque para regresar al gremio.— No debiste entregarme la bandera, tú la conseguiste. No puedo aceptarla. —ella intentó interrumpirlo, pero Natsu continuó.— Yo ya tengo todo lo que quiero, Lucy. Tengo a Fairy Tail, tengo a Happy y te tengo a ti. Siempre te tendré a ti. No hay nada más que necesite, así que puedes quedarte con mi deseo.
    La rubia se detuvo en seco así que el dragon slayer se dio la vuelta para verla parada en medio del bosque.
    —Natsu, estoy segura de que hay un montón de cosas que quieres cambiar. Sé que este deseo no puede hacer milagros pero es mi forma de agradecerte todo lo que haces por mí. Mi deseo era serte útil. Al menos una sola vez. Por eso lo hice, y no me arrepiento.
    —Luce... —el pelirrosa se le acercó. ¿Serle útil una sola vez? Quiso reírse y decirle todo lo importante que ella era para él, lo mucho que lo ayudaba en combate, lo divertido que era estar juntos... Pero ese no era el tipo de cosas que él sabía cómo decir. —Está bien. —añadió, poniendo sus manos sobre los hombros de ella.— Lo que más deseo es nuestra pelea, cuerpo a cuerpo. Y te saco ventaja así que tú y tu látigo contra mí esta noche en mi casa. Eso es lo que quiero, Luce. ¿Aceptas?


    La parte dos será publicada en breves, -o no, idk-. Bye~~~~
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Será publicada en breve, sí, porque yo no puedo esperar XD
    La cosa más interesante del mundo sería una pelea entre Natsu y Lucy, no lo sé, siempre lo imaginé, y quiero ver que se te ocurre ¿que más debería decirte? estuvo muy bueno, sobre las personalidades... no sabría que decirte >_< Solo me concentré en la lectura y no pensé "este no haría eso" o algo así...
    En fin, espero la segunda parte.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Hola! Sin duda ver un Fairy Tail tranquilo y aburrido es algo para preocuparse. Laxus y Mirajane hicieron bien en recurrir al instante al maestro :D

    Muy linda propuesta para restablecer la "normalidad" de las hadas aunque te faltó la emocionante batalla que debió haber sido la de Natsu y Mira, o con Erza. Sé que es complicado narrarlo, pero hubiese sido muy emocionante. Lástima que los demás personajes sólo hayan sido mencionados de paso y Happy, ¿dónde ha estado?

    El dúo entre Natsu y Lucy es más fuerte que el actuar cada uno por su lado. Creo que por eso son tan adorables juntos <3 Ya quiero ver cómo será esa pelea entre estos dos.

    Estaré esperando la continuación :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    ¡Gracias por leer!
    En realidad tengo miedo a que esperes impaciente la segunda parte porque ya sé cómo es y no es para nada lo que esperáis. Estoy segura jajjaa, de hecho, piensa en algo, lo que sea, y será justamente lo contrario a eso. Por esto, agradecida de que leas como la que más, no tengas muchas expectativas porque son cuatro palabras escritas entre declinaciones griegas y un tío de melenas dando por culo. Perdón por futuras decepciones, subiré pronto <3
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  5.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    ¡Gracias por leer!
    Estoy segura de que hay un millón de detalles que no especifiqué o cosas que no tienen sentido, (pensé en Happy, Charlee y Lily, pero no los incluí porque sería hacer trampas, ¿no? con tres gatos voladores encontrar una bandera estaría tirado), así que lo siento. Bueno, cierto es que evadí las peleas, no porque no sea capaz de escribirlas, que de hecho probaré a hacer alguna a lo mejor, otro día, en otro fic; pero simplemente tenía a un señor con pelos grises gritándome sobre iotas épsilons y mierdas varias, así que la batalla la pasé a la vida real<3
    Tampoco quiero que tengáis las expectativas muy altas porque esto es algo escrito en cincuenta minutos escasos y a toda prisa, además de ser un """""romance""""". En cualquier caso, con todo esto quiero pedir perdón por futuras decepciones o algo así. Subiré pronto, y gracias por leer, de nuevo :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Operación rescate: ¡qué aburrimiento! -nalu-
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1242
    {2ª parte}

    La rubia caminaba, con el látigo en la cintura pesando más que nunca, hacia la casa de su dragon slayer favorito. Se plantó en el umbral y golpeó la puerta dos veces, a pesar de que tal y como Natsu hacía cuando se colaba para dormir con ella, podría haber pasado como dueño por su casa. Las luces estaban apagadas y no se oía ruido alguno.
    —¿Natsu, Happy? —no obtuvo respuesta— ¿Estáis en casa?
    Sonidos metálicos provenientes de la parte de atrás de la casita le confirmaron que no, así que caminó por el lateral de la pared hasta llegar a la parte trasera, donde Natsu estaba rebuscando entre algunas cosas.
    Levantó la mirada al oírla llegar y le sonrió.
    —Hola, Luce. Qué bien que llegaste, ¡estoy que ardo! Happy no está, dijo algo de una cosa con Charlee y pescaditos, así que nos abandonó.
    La rubia asintió y siguió al pelirrosa cuando este le hizo una seña para que se acercase.—¿Estás lista?
    Lucy se dio cuenta de que apenas veía nada al ser noche cerrada, y aún así, asintió. Vamos, no era la primera vez que tenía que propinarle un par de patadas de Lucy. Y si Natsu no podía achicharrarla, eso facilitaba las cosas.
    —Adelante.
    Ambos estaban plantados uno en frente al otro, aunque no se movían. Se posicionaron en guardia y ella vio como la sonrisa de Natsu se extendió. Puedo jurar que, si hubiese un poco más de luz, Lucy se habría encontrado con un dragon slayer sonrojado y ansioso, con el corazón palpitándole a cien, como si aquello fuese lo que más había estado esperando durante toda su vida.
    Él hizo un movimiento de prueba y ella lo vio venir, así que cuando la tumbó en el suelo cogiéndole de las manos y golpeándola con las piernas, ella pudo doblar sus rodillas y pasarlas alrededor del cuello del pelirrosa para hacerle una llave que lo lanzó a él al suelo también. Rápidamente volvió a ponerse en pie.
    Él la imitó. Natsu estaba que ardía, excitado por la pelea. Si pudiese usar las llamas de su cuerpo, estas brillarían y arderían con el fulgor y el calor de mil soles.
    Lucy agarró su látigo, pero el dragon slayer se lanzó sobre ella haciendo que rodasen por la hierba en un forcejeo constante. Simplemente era una prueba, un tonteo entre suaves golpes sin demasiada fuerza. Algo que los estaba divirtiendo de sobremanera. Porque Natsu jamás asestaría un puñetazo a Lucy, nunca le haría daño en serio.
    La rubia consiguió capturar uno de los pies del chico con el látigo y arrastrarlo hasta quitárselo de encima, para luego utilizar su patada de Lucy y lanzarlo lejos.
    Natsu se puso en pie riendo y volvió a arremeter contra ella, probaba a asestar un golpe lento por arriba para que ella pudiese bloquearlo, pero al mismo tiempo le colocaba la zancadilla para que cayese al suelo. Y aún así no la dejaba caer, sino que la cogía por los brazos para levantarla.

    Lucy intentó golpear con los puños el pecho de Natsu, pero rápidamente propinó una patada de Lucy. Lo que la rubia no se esperaba era que él le agarrase la pierna y tirase. Así que un fallo en el equilibrio de ella los dejó a ambos en el suelo otra vez. La rubia gateó hasta poder sentarse sobre Natsu y sujetarle los brazos sobre la cabeza. Incluso se los amarró con el látigo.
    Él soltó una carcajada mientras ella jadeaba ligeramente sentada sobre sus caderas.
    —Eres buena, Luce. —ella le sonrió de vuelta, con una mano apoyada en su pecho y la otra sobre la cabeza del chico, para sujetarle los brazos, quedando inclinada sobre él.— Pero tienes una apertura aquí.
    Riendo, Natsu elevó las caderas haciendo que la poca fuerza con la que Lucy sujetaba sus piernas la hiciese perder el agarre y caer a su lado, él aprovechó para darle la vuelta a la tortilla y aprisionarla ahora él.
    —Dime qué se siente, Lucy. —siseó mientras se quitaba la bufanda y con ella amarraba los brazos de la rubia sobre su cabeza, inclinándose sobre ella.
    —Yo... —Lucy tartamudeó. Fue entonces cuando ambos se dieron cuenta de lo cerca que estaban.— Supongo que he perdido. —dijo, para romper el silencio— Juro que a la próxima te haré nadar en tu sangre, Dragneel. —bromeó para hacerle reír y a él se le encendieron los ojos de tal manera que parecían arder.
    —Lo estoy deseando, Lucee~.
    —No uses el mismo acento que Happy, ¡con uno ya es suficiente!—bufó cuando Natsu agudizó la voz para imitar al gato azul.
    —¿Por qué? ¿Te molesta? —preguntó curioso el dragón mientras pegaba su frente a la de la chica para observar más de cerca sus grandes ojos.
    —Yo... Es que- A mí, s-simplemente... Yo-—Lucy suspiró, evitando la mirada de aquellos ojos de dragón— No. No me molesta. Simplemente me gusta más cuando dices Luce.
    De repente fue como si la sonrisa del dragon slayer le ocupase toda la cara.
    —Sabía que te gustaría, aunque al principio dijeras que no —rió. Le soltó los brazos del amarre de la bufanda, pero continuó rozando la suave y blanquecina piel de la rubia con sus ásperas manos, mientras utilizaba la tela para crear una almohada acolchada.— Quédate aquí esta noche Luce, hay algo que sé que va a encantarte.
    Entonces Natsu se apartó de su campo de visión y se tumbó a su lado, dejando a Lucy ver el cielo nocturno repleto de estrellas brillando. Era probablemente lo más bonito que ella hubiese visto nunca. Ambos se quedaron embobados mirando al firmamento, hasta que vieron pasar una estrella fugaz.
    —¡Eh! —exclamaron al unísono y se giraron al mismo tiempo, cara a cara y lo suficientemente cerca para que sus labios se rozasen ligeramente al hacerlo. Los dos miembros de Fairy Tail abrieron tanto los ojos que parecía que iban a salirse de sus cuencas. Se separaron más rápido de lo que la estrella había pasado, incorporándose y hablando a la vez.
    —Lo siento mucho, Natsu. Fue sin intención-
    —Pero si...—el chico ni siquiera reaccionaba en serio.
    —No pasa nada, no volverá a ocurrir. —Lucy se puso en pie— Lo he pasado muy bien peleando, e-espero que... Bueno, que lo repitamos pronto. —Natsu, sentado en la hierba, la miraba todavía con ojos de no saber muy bien como habían llegado a esto— Debo irme. —Y apenas terminó de pronunciar esas palabras, la rubia salió corriendo de vuelta a casa.

    Y ella tuvo razón, no volvió a ocurrir. No volvió a ocurrir hasta que ambos volvieron a arder en deseos de enfrentarse el uno al otro.
    El día siguiente.
    A la misma hora.

    _____________

    He aquí la segunda y última parte. Sé que algunos esperabais leches a tutiplén, batallas épicas y sangre, mucha sangre. Pero como ya he dicho, ha sido algo escrito en cincuenta minutos y para más, un romance.
    En cualquier caso, para aquellos a los que les haya dejado un mal sabor de boca y les haya parecido escaso, he de confesar que estoy llevando a cabo algo así como un "remake" de su batalla. La cual ya no será centrada en lo romance y podrá resultar todo lo épica que queráis.
    Con todo esto, espero que aún así os haya gustado, y perdón por todos los detalles que no he especificado o me he saltado.
    Bye~
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Awww :3
    Me asustaste con eso de "no volvió a ocurrir", de verdad me asustaste... ¡que ternura! no me decepcionó para nada, me gustan las peleas y todo eso, pero leer algo así también es muy bueno.
    No sé que más debería decir... Happy si que sabe cuando debe irse x3
    Fue muy bueno, me gustó, sigue así.
    Aixa-chan fuera~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    Muchas gracias por leer :eek:
    Me alegro de que te haya gustado<3
    Bye~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jeje, estaba igual que Aixa-chan con ese "Y ella tuvo razón, no volvió a ocurrir". Por un momento se me pasó por la cabeza que todo lo hermoso de su relación caería en picada por ese pequeño momento y luego... Por poco me caigo de la silla de tanto reír. Sí que sabes cómo despejar falsos temores xD

    La batalla ha estado bien, de veras. Ha sido fácil de visualizar y fiel a sus personalidades. Por mucho que Natsu arda por una buena pelea, nunca lastimaría a Lucy y lo mismo va con ella. La única diferencia, quizás, es que al menos ella puede aprovecharse de pegarle más veces puesto que él ni se mosquería con los golpes xD Así que no te preocupes, yo la he disfrutado.

    ¿En serio lo has escrito en menos de una hora? Te admiro. Yo tardo días en poner por escrito una idea, me bloqueo con mucha facilidad... Como sea, al respecto de ese "remake" lo estaré esperando con gusto :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    ¡Muchísimas gracias por leer! Me alegro de que te haya gustado y de que te hayas reído, jajaja
    La verdad a mí me encanta escribir, y tengo la suerte de tener una inspiración prácticamente inagotable, siempre con algo por escribir, así que si he podido escribir esto en cincuenta minutos y con un melenas pinchándome en la espalda ha sido gracias a ella ☺️
    No sé cuando estará el remake porque me empiezan los exámenes en breve y es algo que quiero hacer especialmente bien, pero gracias por estar dispuesta a leerlo. ¡Bye! ☺️☺️
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso