Hetalia Axis Powers [One-shot] De decisiones decisivas

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Fushimi Natsu, 30 Abril 2015.

  1.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [One-shot] De decisiones decisivas
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1047
    De decisiones decisivas


    12 de octubre de 1940.

    —Ese macho patatas lo ha vuelto a hacer —sentencia el joven castaño, estrujando los bordes de aquel telegrama a causa de la ira y la indignación que siente. Se gira hacia su pariente en medio de una extraña pirueta y le expone el papel frente al rostro con brusquedad—. ¡Mira esto!

    La directiva pasa así a nuevas manos, persistiendo en ellas durante un largo, largo tiempo de lectura y entendimiento a la vez que su anterior lector deambula de manera incesante por la pequeña habitación, luchando internamente con sus escasos niveles de paciencia.

    Finalmente su consanguíneo directo acaba de leer, casi aprendiéndose esas concisas y austeras líneas de memoria en el proceso, mas deben pasar varios largos minutos más para que las palabras recuperen su voz.

    Y, obviamente, éstas no resultan ser las que aquel sujeto esperaba oír.

    —Estoy seguro de que Alemania no lo hizo con esa intención —musita la nación italiana del norte, sin fuerzas ni convicción.

    —¡No te atrevas a defenderlo, Veneciano! —detona Italia Romano, avanzando tres trancos pesados hasta su tembloroso gemelo, tomándolo por los hombros para sacudirlo con vigor—. ¿Es que no te das cuenta, idiota? Ese maldito quiere quedarse con los Balcanes. ¡Con nuestros Balcanes!

    —N-no. N-no es así —contradice el menor, soltándose de ese agarre de acero para poder hablar con claridad—. Tú mismo lo has leído, hermano. Alemania sólo…

    —Está enviando una misión militar a Rumania para reorganizar el ejército de ese loco vampiro y proteger su petróleo. Por supuesto.

    —Así es —reafirma contento Italia del Norte, recuperando su habitual y muy característica sonrisa—. Vee~

    —¡Maldita sea, Veneciano!

    Romano, bien dispuesto —bastante tentado, de hecho— a recurrir una vez más a la poca fuerza de sus músculos por el fervoroso afán de que un buen zarandeo borrara tal expresión idiota en el rostro de su hermano, se detiene a duras penas e inicia un lento cuenteo de respiraciones profundas a fin de calmarse. Comprende que seguir gritando e insultando (tal y como le gustaría hacer) no lo llevaría a ninguna parte. Mucho menos si lo que deseaba conseguir era actuar ya mismo y enseñarle finalmente a ese bastardo patatero el poderío que su querido abuelo les había legado a los dos italianos.

    Solemnemente asiente con la cabeza ante este pensamiento, haciendo rebotar graciosamente su rulo con el movimiento. La otra nación tan sólo lo observa con gran confusión, mas sabiamente decidido a permanecer todo lo silencioso que es capaz de manejar a excepción de algunos “vee~” y “hera hera~” que no venían a cuento con la situación.

    —De acuerdo, entonces, escúchame bien. Tú y ese gran imbécil firmaron el Pacto de Acero (sin mi consentimiento, por cierto) para ayudarse mutuamente (excusas que como buen idiota creíste) y establecieron cuáles serían sus zonas de influencia: el tendría a Polonia y nosotros a los Balcanes. Así que dime, ¿qué crees que significa esta jugadita suya?

    —¿Ayuda?

    —¡Entremetimiento, idiota! ¿En serio no lo ves? Alemania (el muy pedante) se cree tan sabiondo y poderoso que ahora piensa que puede venir y hacer lo que él quiera. ¡Las patatas se le subieron a la cabeza, Veneciano! —vocifera exaltado, realizando grandes aspavientos con las manos para dar más énfasis a su declaración.

    —Pero, ¿por qué? ¿Por qué lo haría?

    —Es claro el porqué.

    Ambos hermanos guardan silencio, compartiendo una mirada cargada de entendimiento antes de suspirar en la resignación. Por supuesto que lo sabían.

    —Odio tener que admitirlo —comienza Romano, más calmado y cruzándose de brazos—, pero ha sido por nuestra culpa. Por empezar, no hemos hecho nada desde que esto inició, ningún aporte para el Eje.

    —Alemania y Japón se han estado encargando de casi todo, manteniéndome a mí al margen. Incluso cuando Inglaterra o Francia vienen con amenazas de atacarme, Alemania siempre ha estado cerca para socorrerme.

    —¿Lo ves? ¡Prácticamente somos un chiste para toda Europa! Los cobardes y débiles Italia —escupe venenosamente sus últimas palabras.

    Nuevos pliegues se forman en el ya arrugado telegrama, olvidado en las manos de la región norte del país. Una importante cuestión aborda su mente, embebiendo cada tramo de su ser y, pese al agudo terror que le causa la idea de oír una respuesta que ya se imagina, reúne toda su fuerza de voluntad para hacer esa pregunta.

    —Hermano, ¿tú qué crees que diría el abuelo Roma? ¿Qué pensaría de esto, de nosotros aquí?

    Italia del Sur suspira, derrotado.

    —Prefiero ni pensar en ello, pero… dudo que se sintiera orgulloso si pudiera vernos.

    —Sí. Yo también lo creo —admite el más joven, más decepcionado que angustiado. Contempla la hoja culpable que había ocasionado tal situación y, como pocas veces en su vida, su rostro se frunce en una mueca de disgusto mientras despedaza en trozos irregulares el mensaje escrito.

    Los pequeños fragmentos ondean el breve camino que los separan del suelo, guiados por la acción eterna de la gravedad. Los sonidos del exterior parecen retumbar en el mutismo de la habitación, aligerando involuntariamente la pesada atmósfera que los envolvía.

    —¿Qué sugieres que hagamos? —inquiere Italia.

    —Sólo existe una cosa que podemos hacer justo ahora. Tenemos que demostrarles a todos de lo que somos capaces de hacer, de enseñarles la fuerza oculta de nuestro Ejército, el poder de pelea de nuestro pueblo. ¡Y mostrarles que la herencia del Imperio Romano no se ha perdido porque nosotros somos sus legítimos sucesores!

    —¡Sí!

    —Así que tú irás hasta Grecia y someterás sus tropas. De este modo conseguiremos que esa rubia cabeza cuadrada aprenda a no subestimarnos más y fastidiamos un poco a Inglaterra. ¿Entendido, Veneciano?

    —¿Vee~? —La expresión de horror del castaño le habría resultado graciosa si no fuera porque Romano se hallaba más preocupado en quedar fuera de los planes ofensivos, delegando toda la responsabilidad en su lerdo gemelo—. Pe-pero, ¡hermano! Inglaterra me matará si irrumpo en sus bases. O peor aún, ¡me hará comer de su comida! —exclama con verdadero pavor, lívido ante la mera suposición.

    —Mayor razón para no fallar entonces, ¿no crees? —sugiere tranquilamente el mayor antes de abandonar prácticamente la estancia.

    —¡Hermano, espera! ¡Consultémoslo con Alemania!


    Y así, tres días después, a través de una reunión secreta en el corazón de Roma, se resolvió el asalto al país greco.
     
    Última edición: 30 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    Aimée Beilschmidt

    Aimée Beilschmidt Adicto

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Abril 2014
    Mensajes:
    1,676
    Pluma de
    Escritor
    ¡Hola!
    Bueno, para comenzar, debo de decir que los fic's históricos son mi debilidad, ¡y mas si se trata de Hetalia!, así que desde que le empecé a leer, sabría que me gustaría.
    El modo de narración es un poco diferente de la primera persona y tercera, pero es interesante, por lo que me agrada, también como manejaste a los personajes, ni Romano ni Italia se vieron fuera del carácter, y saber más o menos como actuarían esos dos en la guerra (en especial en la WW2) es algo complicado de imaginar, pero lo lograste y sin falló, ha sido agradable eso.
    Hablando de la historia en general (?), te felicito, no logre ni una falta de ortografía, y eso no se ve seguido ya (por desgracia), por eso; felicidades por tu ortografía.
    En fin, espero seguir leyendo de ti (y mas de la continuación de esta historia, porque me imaginó que tendrá).
    ¡Nos estamos leyendo!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  3.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    @Lineve Kyoko: No sabes cuán feliz me hace saber que he manejado correctamente a los hermanos Italia :) Porque es una preocupación constante que tengo, de sentirme insegura de si estoy respetando sus personalidad o de sacarles todo su potencial para un fic. Gracias por tomarte las molestias de leerlo y me alegra mucho que te haya gustado :D
    La historia termina aquí porque sería algo así como una escena eliminada del episodio... Que justo ahora no recuerdo cuál era xD Pero si tú piensas que esto da para más podría idear algo o ponerme las pilas con otras ideas de Hetalia. Sea como sea, te mantendré al tanto :)
    ¡Saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Elfo Bloguero de Enero

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,177
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Y de verdad que faltan más historias de Hetalia!...

    Gracias por invitar, checaré el episodio del que hablas (entre octubre y noviembre de 1940, el ataque de las fuerzas italianas sobre Grecia... Vee...). De hecho sí encontré alguna faltita de ortografía pero nada relevante; lo importante es que Romano se las da de hombre experto en batallas, muy digno representante de la herencia romana, pero manda a su hermano por delante como buen torturador de ototos... C':. Pobre Alemania, tuvo que aguantarlos... la verdad la verdad el suceso histórico como tal debió ser muy traumatizante para la gente de esa época, afortunadamente podemos disfrutarlo así, con un toque de comedia. Un saludo, nos leemos en otra ocasión.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - decisiones decisivas
  1. Syel
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    795
  2. Tomoee
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    778

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso