One-shot [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Lady Drama, 6 Septiembre 2007.

  1.  
    Lady Drama

    Lady Drama Guest

    Título:
    [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2995
    [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    A orillas de una cascada, un alma en pena llora desconsolada. Su única salvación: una mirada dorada que le susurre al oído lo mucho que la ama.

    --------------------------------------------------------------------------​

    Cuidarte El Alma

    Inuyasha caminaba en la solitaria noche por el bosque, la luna llena mimetizándose con sus cabellos plateados. A pesar de la oscuridad que lo rodeaba, una suave sonrisa adornaba su cara. Sonreía y sus ojos dorados brillaban con una luz muy diferente a la de la luna. Su mirada no demostraba ni frialdad ni odio; demostraba dulzura, cariño, amor...todo dirigido a una simple mujer. A una bella jovencita de por lo menos 18 años; cabellos largos hasta la cadera, mirada profunda y cautivadora, sonrisa que dejaba a cualquier hombre embelesado. Esa chica siempre se lucía inexpresiva, debido a que su tarea era proteger una joya muy valiosa.

    Pero las cosas no eran tan así.

    Por más poderosa que fuera, en el fondo era frágil. Muy frágil. No importa cuan fuerte sea una mujer; sigue siendo mujer.

    Nadie puede cambiar eso.

    Aquella joven era conocida con el nombre de Kikyou. Su nombre iba perfecto con ella, ya que su significado era: “amor constante”.

    Kikyou era diferente a las demás, y eso le molestaba. Inuyasha sabía de esto, pero tenía una visión totalmente opuesta a la de ella. Ante sus ojos, era una mujer como cualquier otra. Pero, a su vez, era totalmente distinta: bondadosa, desafiante, valiente, luchadora; Prefería ocuparse de los problemas de su aldea, en lugar de andar de puesto en puesto, buscando algo para adornar su cabello o comprarse un kimono nuevo. Ladrona de corazones, la imagen de la novia perfecta. Mas su pureza era intocable, por lo que ningún hombre o aldeano podía alcanzarla.

    Una flor como cualquiera, pero de una belleza tan desbordante y única que se hacía imposible no desearla. Tal y como se hacía imposible poseerla.

    Una verdadera flor japonesa.

    - "Nunca supiste esconderte frente a mi" - sonrió en secreto.

    Bellos recuerdos regresaron a su mente: su silencioso cansancio bajo la noche de tormenta; su valentía al batallar contra cientos de monstruos; su determinación en cada flecha; su belleza escondida bajo el manto de una cascada; su sonrisa secreta atrapada en una vieja pintura de labios; su dulce comprensión destilando en cada matiz anaranjado del atardecer...

    - "Atardecer..." - recordó ver a Kikyou caer en sus brazos; la miró a los ojos, admirado por cómo las sombras de su mirada eran iluminadas por una luz que no supo reconocer. Incluso se atrevería a jurar que, por unos instantes, vio un suave sonrojo surcar sus mejillas.

    Y sin pensarlo dos veces, la abrazó. La abrazó, sintiendo el aroma a cerezos blancos inundar sus sentidos; una esencia que nunca pudo olvidar.

    Al sentir la delicadeza de su beso, se entregó a él automáticamente. Era como tocar el cielo con las manos. Estaba con la mujer que amaba y eso era más que suficiente para él. - "En ese momento, decidí convertirme en humano..." -frunció el ceño- "Si tan solo Naraku no hubiera aparecido..." tú y yo estaríamos juntos.

    La brisa sopló y, con ella, todos sus pensamientos se desvanecieron. Olfateó el aire, miró el cielo y sonrió. Salió corriendo hacia un punto determinado del bosque, sintiendo cómo ese aroma se hacía cada vez más penetrante.

    Esa inconfundible esencia.

    --------------------------------------------------------------------------

    Su triste reflejo se confundía con la oscuridad de la cascada. El agua era apenas iluminada por la luna, pero alcanzaba a alumbrar la mirada opaca de Kikyou.

    - "¿Por qué?... ¿Por qué tuvo que aparecer Naraku?” - sonrió, extrañada de sus propios pensamientos. ¿De qué servía preguntarse eso luego de 50 años? - "Es extraño, pero todas las noches pienso lo mismo. Esa es la pregunta que no me deja vivir una vida normal." - arrugó el entrecejo, con evidente malestar - "Sé que no fue culpa mía ni tampoco de Inuyasha, pero..." -apretó los puños- "Pero si tan solo ese maldito de Naraku no hubiera aparecido, yo-- yo sería una simple mujer. ¡En cambio...!”

    Por acto reflejo, se abrazó a sí misma, con los ojos abnegados de tristeza - "En cambio, ahora soy solo un cuerpo hecho de barro y huesos que deambula en un mundo...un mundo donde no debería estar...pero" - soltó su agarre y miró el cielo, decidida - "aunque mi tiempo se haya detenido 50 años atrás, la vida me ha dado una nueva oportunidad para luchar por mi muerte injusta.”

    Se quedó viendo la luna por un largo tiempo, hasta que la obligó a sonreír. Su color le recordaba mucho a la cabellera plateada de Inuyasha, de ese hanyou sinvergüenza que se atrevió a robarle el corazón.

    Mas su sonrisa no tardó en desvanecerse ante el recuerdo de cómo sellaron el final de su relación, jurándose odio eterno. Odiaba aceptarlo, pero esa realidad le dolía demasiado; le dolía más que el peso que su propio orgullo le obligaba a cargar: el de despreciarle con toda su alma para cubrir con un manto de venganza su corazón roto. Sin poder evitarlo, sus ojos se llenaron de lágrimas, ahogada por el sufrimiento que nunca pudo enterrar.

    - "Ahora debo ser repulsiva para él...con este sucio rostro lleno de falsedad...De haber sabido que me iba a convertir en esto, no hubiera destruido esa pequeña esperanza que tenía de ser feliz" -cayó una lágrima- Como quisiera regresar...

    Yo también quisiera regresar.

    Se dio vuelta, sorprendida. Una extraña sensación recorrió su cuerpo al encontrarse con la melancólicamente dulce mirada de su hanyou. -
    ¿Inu...yasha...?

    - Kikyou...estuviste llorando, ¿verdad...? - le preguntó, visiblemente preocupado.

    - “Seguramente sintió el olor a sal en mi rostro.” - pensó, con una horrible sensación de incomodidad. Interiormente, se regañó a si misma por no haber notado su presencia antes.

    - No llores, Kikyou. - sonrió - ¡Todavía podemos volver a aquella época!... - suavizó la mirada - Ya que yo te sigo amando tanto como hace 50 años.

    No lo aparentaba, pero sus palabras le habían afectado.

    Se limpió discretamente la lágrima que había resbalado y trató de lucir lo más fría posible. - ¿Cómo fue que me encontraste? - Y para su sorpresa, en lugar de cuestionarla, sonrió y casi sin darse cuenta, sus pálidas mejillas se tornaron rojas. Su sonrojo fue muy leve, pero fue suficiente para que Inuyasha lo notara.

    Se acercó lentamente a ella. Kikyou quiso escapar de esa mirada que la hacía sentirse "expuesta", pero no pudo; la cascada estaba de por medio, y no pensaba quedar como tonta y huir despavorida, como si hubiera visto a la muerte en persona. Era algo demasiado indignante para ella.

    Inuyasha se detuvo al estar a escasos centímetros de Kikyou. El viento comenzó a soplar, tocando una melodía que solo podía escucharse cuando estaban juntos. Con ambas manos, Inuyasha quitó los listones de cabello que cubrían su rostro; lo acarició dulcemente, sintiendo la necesidad de curar las heridas de su corazón. - Yo sé que estas cerca cuando siento tu perfume de cerezos blancos, mí querida Kikyou.*

    - Inuyasha... - susurró - "¿Qué pasa?... ¿Por qué Inuyasha se está comportando así conmigo...?" ¿por qué me tratas de esta manera...?
    No esperó un segundo más.

    La abrazó fuertemente, sorprendiéndola. Hundió la cara en su cuello y la atrajo más contra su cuerpo, haciendo que el suyo cediera fácilmente ante su calidez. Y esta vez, no se molestó en ocultar su sonrojo.

    Te extraño.

    No contestó. Estaba demasiado impresionada por su abrazo, y sus palabras solo lograron confundirla más. Su cuerpo no reaccionaba y, por más que buscaba, no encontraba su máscara de indiferencia. Le gustara o no, sus palabras la habían tocado.

    Y contra eso no podía luchar.

    - Hace tanto tiempo que no nos vemos, Kikyou. - murmuró contra su pelo - Muchas veces he soñado contigo. Con abrazarte y cuidarte, pero siempre... -gruñó- siempre despierto. - cerró los ojos - Por eso quiero quedarme contigo...aunque sea solo por esta noche...

    Por favor...

    Ante esa petición, su cuerpo se relajó e, inconscientemente, comenzó a llorar. Se aferró a su haori y lloró. Lloró, sintiendo un gran alivio recorrer su cansado espíritu. ¡Hacía tanto tiempo que deseaba que alguien la consolara!
    Escucharla sollozar le partía el alma, pero sabía que lo mejor era dejar que se desahogara. Ella una vez le dijo: “soy humana, pero no puedo actuar como tal.” ¡Que mentira! Ahora estaba actuando como una humana; una humana que necesitaba comprensión.

    Soltó la cinta de su cabello y hundió sus manos en él. Haría lo que fuera con tal de hacerla sentir mejor. Se separó lo suficiente para verle la cara, se acercó a ella y la besó. Cuando se separaron, se miraron a los ojos y ambos pudieron admirar su reflejo en la mirada del otro. Se quedaron unos momentos, disfrutando de ese silencio, hasta que Inuyasha nuevamente se acercó para darle un beso en la mejilla, trazando un sendero de besos desde allí hasta su sien, y acabó su recorrido con un suave beso en la frente. Al terminar, recostó su cabeza contra la suya y guardó silencio.

    Abrió los ojos y, al notar la mirada de Inuyasha, sonrió. Como nunca antes alguien la había visto sonreír. Él la miró maravillado: la sonrisa de Kikyou, aquella que siempre ocultó, era la más hermosa que había visto jamás. Y solo él tenía el honor de verla; solo él.

    Era increíble verla así: sus mejillas de color rozado, su sonrisa secreta, su cabello danzando al compás del viento...Le dio la sensación de que acababa de besar a un ángel.

    Mi ángel pensó sonriendo, con el sonrojo surcándole las mejillas.

    La tomó de la mano y la guió hacia un árbol cercano, al cual subieron de un salto hasta una de sus ramas. Inuyasha se apoyó contra el tronco y, con ambos brazos, rodeó el cuerpo de la sacerdotisa; Kikyou se acurrucó contra él y descansó la cabeza sobre su pecho. Un aroma a hierbas recorrió sus sentidos, relajándola de sobremanera. Ya no sentía nada: ni la brisa fresca penetrando en sus cabellos, ni el ruido de la cascada arrullando sus oídos, ni la opacada luz de la luna rozándole la cara.

    Cerró los ojos, con el cansancio pesándole en cada párpado.

    Pero antes de que el sueño terminara de vencerla... - Inuyasha - susurró, sin siquiera mirarlo.

    - ¿Qué? - preguntó, adormilado.

    - Te quiero. - sonrió, sintiendo una enorme tranquilidad de poder decírselo.

    Sonrió y le besó el pelo - Y yo a ti, mi querida Kikyou - cerró los ojos - Y yo a ti...

    Kikyou entreabrió los ojos y se encontró con un Inuyasha completamente dormido. Con la sonrisa aún pintada en los labios, volvió a cerrarlos y, sin poder evitarlo, una última lágrima resbaló por su mejilla. El hanyou no se dio cuenta, ya que el perfume de cerezos blancos inundó sus sentidos, ahogándolo en un profundo sueño.

    Y por primera vez en 50 años, nada importaba: ni el demonio que los había separado, ni la perla por la que tanto habían luchado, ni la extraña mujer que los había distanciado, ni el tiempo que siempre les había jugado en contra, ni nada.

    Este momento era solo para ella y, aunque fuera solo por un segundo, dormiría sin preocupaciones...

    Porque sabía que esa noche alguien cuidaría de su alma.


    --------------------------------------------------------------------------​

    Notas de la autora:

    ¡Hola a todos! Soy nueva en CemZoo y quise empezar publicando el único one-shot que he escrito. Este fic ya lo había publicado antes en FF.net y, tal y como dije allí, quiero aclarar que esta no es mi pareja favorita (tengo predilección por Miroku & Sango), pero como me había planteado la idea de crear historias de varias parejas, me pareció que lo mejor sería empezar por las principales. En realidad, este fic era un songfic al principio, pero después (principalmente por el reglamento de FF.net) decidí omitir los lyrics.​

    La canción en la que me basé para escribir este fic es: Cuidarte el Alma de Chayanne. Si alguno tiene la posibilidad de escucharla, le aconsejo que lo haga. Es -en mi opinión- una de las mejores obras de este artista.​

    *Perfume de cerezos blancos: los fanáticos de Rurouni Kenshin ya deben haberme descubierto. La idea original para la esencia de Kikyou fue: Tomoe Yukishiro. La marca de este personaje (además de los ojos negros) es este perfume que tanto la caracteriza; como ambos personajes tienen cierto parecido en el carácter y en la forma de ser, me pareció que esta fragancia sería la más adecuado para alguien como Kikyou.​

    Sé que el fic sonó muy cursi y que tiene toques de OOC, pero el objetivo de esta historia era demostrar que (tal vez) Kikyou no es lo que aparenta ser. En la mayoría de los fics nunca se resaltan las 'virtudes' que ella tiene; no sé si tiene todas las que remarqué aquí, pero yo creo que las tuvo alguna vez y no veo por qué no puede seguir teniéndolas. Su actitud cambió mucho en 50 años, pero Kikyou es Kikyou. Además, la habrán puesto como mala desde el comienzo, pero con el paso del anime cambió (incluyendo su opinión sobre Kagome).​

    Agradezco a todos los lectores la amabilidad de haber dedicado un momento de su tiempo a leer esta sencilla historia. Si no es mucho pedir, me gustaría que por favor me dejaran un comentario para decirme su opinión sobre el fic.​


    No considero como un halago que tomen una de mis historias para publicarlas en otros lados a mis espaldas, no me interesa que tan buena haya sido la intención. Si quieres publicar alguna de mis historias en otros lados, pídeme permiso. No cuesta nada ser educado.

    Hasta la próxima historia,​

    Lady Drama.​
     
  2.  
    Dehianira

    Dehianira Entusiasta

    Miembro desde:
    19 Enero 2007
    Mensajes:
    170
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    si te soy sincera la pareja kikio inuyasha no me gustan pero tu forma de escribir me a fascinado comparto tu opinion sobre la cancion de cuidarte el alma es preciosa en fin k me encanto tu one-shot espero k publiques mas historias pronto xao xapa cuidate mucho y suerte
     
  3.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    Ya había leído tu fic en FF.net, te aviso que aquí se permiten los song-fic, solo por si acaso.
    Lo he vuelto a leer y encontré con que de pronto las frases en itálica no sabía si eran pensamientos o palabras, hasta que leía el siguiente párrafo, eso podría confundir un poco.
    Yo adoro a Kikyô y sé que es difícil imaginarla y escribirla sentimental, como una humana, pero me gusto tu fic.
    Te felicito, escribes muy bien.
     
  4.  
    Jim Street

    Jim Street Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    31 Mayo 2007
    Mensajes:
    362
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    La verdad esta muy bueno!!
    La pareja de Inuyasha y Kikyo me encanata al principio me caia mal ._. pero bue.. la verdad Te Felisito esta barbaro el One-Shot;)
    Hace mas porque te salen expectaculares
    Bye bss
     
  5.  
    Lady Drama

    Lady Drama Guest

    Título:
    [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    74
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    Muchas gracias por sus comentarios. ^^

    Probaré publicar otros fics próximamente, pero me alegro de que este les haya gustado. Sinceramente, hay partes que me suenan...demasiado cursis para mi gusto, ¡pero bueno! Me tranquiliza saber que no está tan mal. :P

    Gracias por aclarármelo, Pami. Lo tendré en cuenta para la próxima historia.

    En fin, muchísimas gracias por los comentarios. ^^
     
  6.  
    Disc Zu

    Disc Zu Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    24 Julio 2006
    Mensajes:
    285
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    Pues que te digo, muy lindo, muy bien redactado… tan perfecto que da envidia U.U

    Enserio, me gusto mucho, y no me parece en lo absoluto cursi… no después de lo que vivieron esos dos…

    Me encanta la pareja, tanto como el fic, y espero poder leer de nuevo un fic tuyo.

    Sip… ¡eso!
     
  7.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    518
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: [One-Shot] Cuidarte El Alma [Inuyasha & Kikyou]

    me gusto mucho tu one shot
    la verdad yo no odio a Kikyo
    incluso me imaginaba su forma de ser
    y ella no es mala
    mis amigas odian a Kikyo
    y ella no es malaaa!!
    ya me cansee de decirselo a ellass
    que bueno que hiciste este one shot
    tiene mucho sentimiento
    es tan lindo
    ami no se me hace cursy
    la verdad
    me tranquilisa lo que escribes
    senti tanta paz
    caer en un profundo sueño sin preocupaciones...
    chau!!
    cuidate!!
    Atte: kokoroyami
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso