Explícito de Naruto - Odio en movimiento.

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Insane, 9 Septiembre 2018.

  1.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    123
    Prólogo

    Kakashi dejó el libro en el escritorio en donde se encontraban esparcidas las fotografías de un cuerpo sin vida, con índice de tortura en cada trozo de su piel.

    —¿Tuviste algo que ver? —cuestionó con desprecio entre el arrastre de sus palabras sin la necesidad de levantar el tono de su voz. El hombre mantuvo firme la mirada con desinterés en ella.

    —No.

    Kakashi revisó el nombre de los sospechosos. Su hermano mayor y los amigos de éste estaban entre ellos.

    —Lo repetiré una vez más. ¿Tuviste algo que ver con la muerte de Sakura Haruno? Sasuke Uchiha.

    Los orbes ónix permanecieron helados, sin rastro alguno de emociones u sensaciones.

    —Quizás…
     
    • Impaktado Impaktado x 4
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Rein

    Rein Beta-reader

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2012
    Mensajes:
    1,807
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esos finales abiertos... Ush (??), no sé si ese quizás sea un pensamiento o Sasuke se atrevió a hablar xD No me digas, ggg, me gusta quedar así en suspenso (??)

    A decir verdad, me gustaría saber más del asesinato de Sakura uvu Ya me imaginé toda una historia (??)

    Me encanta leerte, aunque ya me pase poco por aquí/-\
     
  3.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1145
    1. Ingenuidad
    [​IMG]


    ¿Alguna vez han sentido ganas de arrancarle las alas a un insecto? Pequeño y miserable.


    —¿Sabes Sasuke? esa chica tiene los ojos más puros que he llegado a ver.

    Dirige sus orbes ónix a la jovencita que estaba a unos metros de distancia, mirando su reloj de mano. La recorrió desinteresado hasta chocar con el color de sus ojos. Verdes, un verde tan encendido que te decía a gritos lo maravilloso que era el presente, mostrando brillo por el anhelante futuro y lo curioso de un pasado. Era cómo estar frente a un contraste de su apellido.

    —¿Te llama la atención acaso, Itachi?

    —Probablemente.

    Vuelve a observarla fijamente. La falda de tela se tiñe sobre su figura, el labial rosa adorna su rostro y la delgada cadena reluce su clavícula. La ve caminar hacia ellos y pasar de largo, al parecer entraría en el café de la esquina. Analiza el movimiento de sus caderas al caminar, observa su cabello sedoso y lacio moverse al pasar.

    Es delgada, no tiene un cuerpo exagerado ni mucho menos, ¿cómo se llamará?

    —Hmp —susurró de imprevisto al darse cuenta que estaba analizando de más— tonterías.

    Itachi sonríe levemente volviendo su vista al semáforo. Cuando cambió de color pisó el acelerador mientras bajaba el volumen del radio.

    —Vive cerca de nuestro apartamento.

    Sasuke miró a Itachi con el ceño fruncido al no entender por qué daba cada vez más información fragmentada de la mujer. Se dedicó a sacar el móvil y ver sus redes sociales, deslizando su dedo pulgar para bajar las fotos de instagram, deteniéndose en una de ellas. Era Naruto con la desconocida, abrazándola desde atrás y recostando su rostro en su hombro.

    Permaneció en silencio. Cuando su hermano parqueó él bajó y se adentró a su hogar.

    ♤♤♤

    La música está retumbando en sus tímpanos, quitándose los audífonos al ver a su mejor amigo aproximarse a él con la joven que había visto la semana pasada. Están tomados cariñosamente de las manos, al parecer su hipótesis de que eran pareja fue cierta. Y él que creía que el idiota estaba con Hinata hace unas semanas. Vuelve su mente a la chica, observando que este día lleva puesto unos short altos con una blusa de tirantes. Es apetecible a la vista.

    —Sasuke, te presento a mi novia.

    La ve estirar la mano con una sonrisa angelical dibujada en sus labios. Naruto hace señas con sus cejas sobre que le conteste el saludo; él tan solo estrecha su mano y la escucha dar su nombre.

    —Sakura, me llamo Sakura Haruno.

    Sus labios se mueven suavemente al dejar escapar el sonido de su voz. Era dulce y delgada, sin llegar a ser chillona, quizá un poco molesta pero tolerable.

    —Sasuke Uchiha.

    La ve cerrar sus párpados y recostarse en el pecho de Naruto, el cual le susurró algo al oído y ella rio levemente ante el pequeño chiste sobre del que sugería y el carácter de su amigo era demasiado frío.

    Ella se despide con una sonrisa deslumbrante, dejándolos solos en la entrada de la universidad.

    —¿Viste que es hermosa? Ya llevamos dos meses saliendo y por fin aceptó ser mi novia —Sasuke continúa caminando en silencio, escuchándolo parlotear con desinterés disfrazado sobre la mujer que ya pasaba a ser una conocida— . Debo presentársela también a tu hermano —comentó animado.

    —Claro, idiota.

    Fue lo único que salió de su boca al recordar la conversación en el auto que mantuvo con Itachi. Camina con su mejor amigo al lado y se sientan en la cafetería. Lo ve sacar unas golosinas del maletín y brindarle algunas, rechazándolas.

    —Sabes que odio el dulce, perdedor.

    Naruto frunce el ceño de manera infantil.

    —Eres tan amargado que no tengo idea de cómo te tratan de seducir tantas chicas, será porque son masoquistas, porque no le encuentro alguna otra explicación.

    Sasuke dibuja una sonrisa arrogante en su rostro, pues a veces la razón desbordaba en las palabras del rubio sin tan siquiera darse éste cuenta de ello.

    —No puedo creerlo, olvidé mi trabajo en el auto.

    —Como siempre, tarado.

    ♤♤♤

    Hidan empujó con el codo a Itachi mientras reía estruendosamente contando una de sus anécdotas, haciéndolo chocar contra una figura más baja y delgada que él. Uchiha la sujetó de la muñeca antes de que ella cayera de trasero contra el suelo. Los orbes esmeraldas se cruzaron con los carmín en un instante.

    —Lo lamento, no vi... —cuando detalló su expresión ella calló. Se sintió completamente helada por la mirada penetrante que tenía ese hombre. Él sonrió ladino y habló.

    —No es tu culpa.

    Un par de ojos azules se quedaron observando la interacción.

    Ella asintió con las mejillas teñidas en rojo. Itachi se presentó y ella también lo hizo.

    —¿Quieres ir a tomar un café?

    Hidan sacó su móvil alejándose del par para llamar a Sasori y avisarle que irían a tomar un café, que llevara dos chicas con él.

    Sakura negó nerviosa.

    —Este día voy de prisa —se excusó con la verdad, él pudo notarlo en sus ojos, cómo todo lo que notaba en ella desde que la veía los jueves caminar hacia la cafetería a las cinco de la tarde aproximadamente, cada que pasaba en el auto camino a su casa del entrenamiento de tenis.

    La vio alejarse con una sonrisa amable mientras movía la mano en signo de despedida.

    —Dile a Sasori que lleve tres.

    Hidan riendo volvió a llamar al joven de cabellos rojizos. Nadie le creería que le habían rechazado una salida a Itachi Uchiha.

    Los ojos color sangre se quedaron mirando la mano con la que la sujetó por unos instantes, recordando la suavidad de su muñeca y lo sencillo que sería dejar morados en ella. Tan frágil y pequeña...

    ♤♤♤

    —¿Tu hermano sería capaz de ser un cabrón conmigo? Sasuke.

    El menor curvó una ceja confundido al verlo volver con su trabajo en las manos. Demoró más de lo esperado, contando con lo energético que es. Además de la pregunta... ¿extraña?

    .
    .
    .

    Presente.

    La luz cegó los orbes azules por completo, sintiéndose zarandeado por el dolor de cabeza que comenzaba a invadirlo sin tregua alguna.

    —¿Qué hiciste esa noche Naruto?

    Trató de centrar su atención en el oficial que estaba interrogándolo.

    —Yo... no recuerdo —susurró con la cabeza gacha, tratando en vano de que sus manos dejaran de temblar—. Tan solo... encuentren quién lo hizo, por favor.

    Kakashi trató de mantener el contacto visual con el joven, pero éste lo esquivaba cada que lo lograba.

    —Naruto Uzumaki, ¿no tuviste nada que ver con el asesinato de Sakura Haruno?

    —Yo... —no podía quebrarse, porque cada que trataba de recordar su mente quedaba en blanco, cómo si no pudiese con la realidad— No...
     
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Creativo Creativo x 1
  4.  
    Pire

    Pire Equipo administrativo Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,553
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Oh, oh. Ya lo había leído y hasta ahora puedo comentar.

    Prólogo.

    Fue taaaaan prometedor. El maldito suspenso en unas pocas líneas, ver a Kakashi de detective enfrentando a Sasuke en una sala de interrogatorio y este realmente valiendo kiwi lo que pasa, ya que en ningún momento se le ve nervioso o algún deje fe duda. Se que el es así de serio pero vamos, están acusándole de homicidio, chance que este a la.defensiva o no lo se. Que simplemente no hable...pero esto es oro.

    [​IMG]

    Capítulo 1.
    Esto se pone intensoooooo.
    No pensé que todos estuviera interesados wtf. Esa es tu intención, lo se.
    Desde el inicio marcas dudas al enseñar que tres personas están interesados en ella. Naruto, Sasuke e Itachi. Por consiguiente ellos se encuentran de alguna forma involucrados en la muerte fe la Haruno y mira que me matassste con eso por que jamás pensé que la matarías. Pero aquí estas con tantas preguntas. Marica esto es lo tuyo. Me has dejado pensando. Por.que Naruto es el novio, por Ahora, pero ya dejas al aire que tal vez tiene celos por la interacción de Sakura con Itachi y que eso puede desencadenar algo. Hasta ahora hay un Sasuke indiferente pero luego de cocerse puede salir algo y por supuesto un rechazo INACEPTABLE para Itachi que puede marcar la diferencia en todo esto. KE STA PAZANDO AKI!!! Es tu intención dejar todo tan abierto y sembrar dudas en el lector desde ese momento por que vamos cualquier puede ser y se que de todos pondrás que tienen un motivo, por que eres una maldita D:

    Me encantaaaa te estaré siguiendo de cerca, como cada cosa que escribes y comenzaré a hacer mis teorías Dx aunque en cualquier momento me das un giro y tendré que comenzar de nuevo.

    Es un placer leerte siempre y claro que tu forma de narrar es bellísima. Saludos ♡♡♡♡
     
  5.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1260
    [​IMG]

    2. Miradas

    "La perfección es obsesiva, y he ahí el defecto"


    Sus orbes esmeraldas se situaron en el bello vestido color crema que estaba en la estantería de la lujosa tienda. Apretó la cartera embelesada por la belleza de tal prenda mientras era suavemente sujetada por la cintura. Dejó caer su cabeza en el cuello masculino, sintiéndose cómoda con su compañía.

    —¿Lo quieres? —la voz juvenil hizo eco en su cabeza.

    —Naruto, no realmente -susurró y señaló los detalles del vestido—. Solo que está bien confeccionado, y eso lo hace tan hermoso.

    El azul se deslizó por la apertura en la pierna derecha que tenía. Le quedaría hermoso puesto a su novia, y realmente no le costaba mucho darle un detalle cómo esos a la mujer que lo había enamorado ciegamente.

    —Vamos.

    —¿A dónde?

    —A que te lo pruebes.

    ♤♤♤

    Sus ojos oscuros se situaron en el retrovisor del auto, escuchando la historia de Hidan en los puestos traseros con las burlas de Deidara y el desinterés de Sasori en sus palabras, sin creer ni una pizca de lo que hablaban.

    —¿Y cómo se llamaba esa chica? Por la forma en que hablas de ella me apetece hasta a mí conocerla.

    —No se fijó en Itachi ya se va a fijar en ti, Deidara —las risas de Hidan se hicieron audibles en todo el auto por cómo golpeaba su pierna con la palma de su mano ante el comentario de Sasori.

    El semáforo se colocó en rojo y Sasuke empezó a golpetear con sus dedos el marco de la ventana. Su hermano mayor mantenía la vista al frente, riendo de vez en cuando con los comentarios estúpidos de sus amigos. Cuando el naranja se apropió de la señal estuvo a punto de acelerar, hasta que la vio.

    Caminaba tomada de la mano del mejor amigo de su hermano menor, con compras en sus brazos y la sonrisa deslumbrante que no la abandonaba en dónde estuviera. Curioso, se sentía al verla. Esta vez llevaba puesto un jean a la cintura y una camisa corta holgada, zapatillas y un bolso de manila.

    —Oh, ¡esa chica tiene una mirada explosiva!


    Hasta Sasori se mostró interesado en ella, pero al denotar que estaba acompañada declinó inmediatamente. No era de los tipos que se metía en medio de una relación, y menos si el chico era conocido por él... por todos ellos. Pero Itachi, él era otro cuento.

    Los orbes carmín permanecieron serenos y aceleraron, dejando atrás la pareja que había atraído la atención de todos.

    ♤♤♤

    Naruto está sentado frente a ella en la cafetería. Sabe que Sakura adora el café helado de dicho lugar, y qué mejor que llevarla a beber uno mientras platican de su día.

    —Tenten engañó a Lee con Neji, por eso ha estado Rock Lee tan ausente. —Naruto se distrajo un poco, por el hecho de que al escuchar la palabra "engaño" recordó lo que vio días atrás, ejerciendo presión en su cabeza por la duda que lo carcomía—. ¿Sucede algo? —las suaves manos se situaron sobre las suyas y las acariciaron buscando el color zafiro de sus ojos.

    —No realmente -mintió y la miró a los ojos—. Hoy en la noche es la reunión con los chicos de la universidad, ¿quieres ir?

    Una sonrisa amable se ensambló en la expresión femenina.

    —Sí.

    ♤♤♤

    Los orbes café ceniza se deslizaron hasta la entrada, en donde estaban parqueados varios autos. La música sonaba fuerte y al darse vuelta en el balcón denotó la cantidad de chicas en el sitio, bebiendo y riendo con sus amigos.

    —Itachi.

    Éste lo miró de soslayo mientras fumaba un cigarro recostado en las barandas del grueso cristal, con la mirada fija en el cemento.

    —La chica que vimos hoy, ¿vendrá?

    —Quizás —susurró, intuyendo el porqué de su pregunta—. ¿Acaso sientes interés por ella?

    —No tanto como tú —respondió sincero con aburrimiento en el rostro. Uchiha sonrió ladino por su respuesta, ya que Sasori lo conocía más de lo que él creía.

    Y para ese momento sonó la bocina de un convertible blanco, del que se bajó Naruto y por el otro lado, la bella jovencita con un vestido corto que se teñía en su cintura. Al ella darse vuelta se notó el escote en toda su espalda, delgada, delicada... incitante.

    Sakura subió las escaleras de madera tomada de la mano con Naruto, recordando el camino hacia aquel apartamento, puesto que su casa no quedaba muy lejos de éste. Tomaron asiento en uno de los amplios muebles y los amigos de éste se acercaron a saludarle, entre ellos Shikamaru, Gaara, Kiba e Ino. Les ofrecieron bebidas con alcohol pero ella las rechazó, ya que no le gustaba el sabor amargo que conllevaba. Naruto sí aceptó y bebió de lleno, con sus manos en la cintura de su pareja mientras dialogaba con Kiba.

    Ino estaba demasiado emocionada con conocer la novia de uno de sus amigos más cercanos.

    —Entonces ella es Hinata —susurró la rubia señalando con su mirada a una jovencita que estaba conversando con Shino en un extremo del balcón—. Terminaron hace unos meses, pero te puedo decir que es una buena persona.

    Sakura asintió comprensiva, ya que Naruto le había recalcado en varias ocasiones que le tenía bastante aprecio a esa mujer, por lo linda que fue en la relación corta que llevaron.

    —¿Y él? —la curiosidad dio un punzón en su cuerpo, al recordar que chocó con él días atrás.

    Ino deslizó su mirar y se topó con los orbes carmín de Itachi y los almendrados de Sasori, que miraban hacia ellas. La Yamanaka sintió sus mejillas arder y se percató de que Naruto no escuchara.

    —¿Itachi? Él vive aquí, es un chico bastante dulce aunque no deja de tener esa mirada que pone los pelos de punta a cualquiera —suspiró por su amor no correspondido con el mencionado y prosiguió—, y Sasori es un buen chico, destaca mucho por sus obras de arte en la universidad.

    —Tus ojos reflejan tristeza al nombrar a Itachi —habló con sinceridad Sakura—, lo lamento, debí preguntar sobre alguien que no debía.

    El esmeralda volvió al balcón y el carmín chocó de lleno, sin apartar la mirada en un solo instante, dibujando una sonrisa traviesa haciendo que ella esquivara inmediatamente su mirar.

    La rubia rio secamente y negó con sus manos, notando el cómo Naruto las miraba de soslayo. Al parecer si había escuchado. Y en ese momento Ino sintió que Naruto estaba más receloso, de lo que alguna vez fue con Hinata.

    ♤♤♤

    Presente.

    Kakashi bebió un sorbo de café para mantenerse despierto, la noche era larga y la lista de sospechosos lo era aún más.

    —Sasori, cuéntame del día en que la conociste —se sentó sobre el escritorio con las manos entrelazadas—. ¿Hablaron mucho?

    —Un par de veces, pero siempre fueron charlas muy breves —respondió con la vista al frente—. Recuerdo que la noche en la que la conocí llamó bastante la atención, pero nada fuera de lo normal con universitarios con las hormonas alborotadas.

    —¿Te incluyes en ellos?

    —Sería ilógico si no lo hiciera. Sakura tenía un rostro atractivo, pero jamás le pondría la mano encima a una mujer sin su consentimiento, y menos si considero a su pareja cómo un amigo.

    Hatake meditó por un breve instante sus palabras.

    —¿Acaso conoces a alguien que no le importara tener algo con Sakura siendo amigo de Naruto Uzumaki?

    Tal vez...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  6.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1545
    3. Diálogo

    —La han dejado sola.

    Itachi sube su mirada hasta ella ante el comentario de Sasori. Era cierto, estaba sola. Suelta el cigarrillo y mira de soslayo por el balcón, Naruto se monta en el auto y sale del lugar mientras discute con alguien por el celular. Sonríe levemente al imaginar que su hermano menor es causante de aquello, tal vez discutió con su novia y le jodió el disfrute a su mejor amigo. Mejor para él, peor para ellos.

    Kizame ríe maliciosamente al reconocer esos ojos que miran a una mujer cómo si prendiera candela sobre ella. Ya no era sorpresa para ninguno del grupo akatsuki que Itachi quería derretir a esa mujer bajo él, cómo un tigre que saborea una presa antes de darle muerte entre sus dientes. Aunque esta vez era algo más, mucho más que eso.

    Sakura siente sus vellos de punta al sentirse observada. Voltea con suavidad y choca con un cuerpo más alto que el suyo.

    —Ven con nosotros —invita el joven de ojos claros—. Naruto tardará, así que no te quedes aburrida por acá.

    Ella asiente un poco nerviosa. Ino dijo que debía irse y había quedado completamente expuesta al aburrimiento extremo por no saber con quién hablar, y tampoco quería que le dijeran a su novio que era una chica arisca y mal educada. Sus orbes verdes destellaron su brillo característico y siguieron al joven de cabellos rojizos, Ino ya le había dicho que era una buena persona, y qué mejor que hacerse amiga de los amigos de su pareja, ¿no?

    Sube su rostro y se encuentra con varios chicos en el balcón, saluda con una sonrisa y todos le devuelven el saludo. Sasori le susurra un "siéntete cómoda" y ella se remueve en su puesto nerviosa.

    —¿Y a qué te dedicas? —cuestiona Deidara curioso.

    —Estoy cursando mi séptimo semestre de odontología.

    —¿Estudias en la misma universidad de Naruto? —pregunta Sasori arqueando una ceja mientras bebía de una botella de agua. Ella niega y continúa.

    —No, mi universidad queda cerca de la cafetería a unas calles de aquí —responde y lleva su mano a la cadera—. ¿Y ustedes? Preguntan mucho pero cuentan poco.

    Deidara sonríe de acuerdo a su comentario.

    —Todos estamos por graduarnos. Itachi está terminando su carrera en negocios internacionales, Kizame en biología marina, Sasori en arqueología y yo —sonríe orgulloso y no aparta el azul de sus ojos del verde esmeralda—, artes plásticas.

    Ella ríe levemente con las mejillas carmín por lo que han reflejado hasta el momento. De lejos parecían chicos fríos, duros y poco conversadores, y aunque tal vez tenía algo de razón, se estaban mostrando accesibles.

    Luego de un rato de plática los chicos comienzan a irse y el departamento a quedar desolado, con la música apagada y solo el strover palpitando en la oscuridad.

    Sasori toca su hombro y ella le presta su atención.

    —¿Quieres que te lleve a casa?

    —Naruto me escribió que no demora en llegar, no te preocupes.

    Sasori se acerca a ella y le revuelve levemente el cabello. Ella se sonroja al sentirse cómo una niña pequeña. Él se despide y se marcha junto a Deidara.

    Sakura toma asiento en uno de los amplios sillones, sintiendo sus ojos incómodos ante la luz que Itachi encendió, pues no quedaba nadie más que ellos en el lugar. Uchiha se sienta frente a ella.

    —Tranquilo, puedes descansar... yo solo esperaré a Naruto y me marcharé cuando llegue —habla mostrando sus blanquecinos dientes—. No debes quedarte despierto tan tarde por culpa de una conocida.

    Él ríe brevemente.

    —¿Qué te gusta de Naruto Sakura?

    —¿Mm?

    Él se levanta y se sienta a su lado, ella se remueve nerviosa. Se siente húmeda, cada que él se acerca a ella su cuerpo responde y ella lo reprime, por eso lo evita.

    —Es un niño Sakura —susurra y ella baja la mirada, ocultando el rojo en sus mejillas—. Explora otras cosas.

    El iris esmeralda se eleva hasta los carmín y él le sostiene la mirada con serenidad, interesado en la osadía que ella portaba en ese par de orbes que le carcomían la cabeza cómo candela consumiendo madera. Ella guarda silencio, aún no aparta su rostro del de él. El ambiente comienza a tornarse pesado, cómo si todo sucediera en cámara lenta; él no mueve un músculo ni ella tampoco. Es una guerra de miradas, y él la va ganando al notar cómo ella comienza a apretar el cuero del sofá.

    —Tú no lo conoces lo suficiente —susurra en defensa y él la mira divertido.

    —Y tú no te conoces lo suficiente a ti —ella ahoga un sobresalto ante aquellas palabras, y no, no era ninguna mujer débil pero él, en definitiva era más fuerte que ella.

    La puerta se abre y Sasuke es el primero en entrar. Sakura está con las piernas cruzadas, su espalda descubierta y el vestido tallado en su cuerpo. Su largo cabello rosa desciende desordenado pero su maquillaje leve está en perfecto estado. Ella cabeceó ligeramente en un saludo y el menor de los Uchiha pasó de ello. Naruto entró tras él y al ver que estaba sola con Itachi forzó una sonrisa.

    El tiempo se había pasado tan rápido que no contó con que ella estuviera sola con el hermano mayor de Sasuke. Le hubiera escrito a Kiba que se la llevara en el auto, pero tal vez diría que es un paranoico por no confiar en el hermano de su mejor amigo.

    .

    .

    .

    Sasuke se recuesta en el mesón y mira el reloj. 3:30 de la mañana. Refunfuña en su cabeza al recordar el cómo estaba vestida Sakura, y el juego de miradas que mantenía con su hermano. Lo increíble fue encontrarlos con ropa, porque conocía a Itachi y mujer que le interesaba estaba en su cama luego de cruzar palabra, y verlo ahí precavido con cada movimiento cómo para dialogar lo estaba poniendo de malas.

    —¿Por qué no te la follas y ya?

    Itachi lo mira de reojo y saca unas galletas de la nevera.

    —Porque no me la follaré Sasuke —susurra y la gruesa voz retumba en las paredes por la soledad del lugar—, no cómo tú crees.

    —¡¿Entonces cómo?! —exasperado tira los platos regados en el mesón, quebrándose éstos.

    El negro choca con el rojo en una mirada llena de agresividad. Sasuke es el tipo de chico que cuando no entiende algo entra en conflicto por orgullo.

    —¿Has visto sus ojos?

    —Siempre es la misma mierda con sus ojos. Sí, son un maldito verde encendido que dan ganas de apagarlo de a poco —y en sus propias palabras entiende lo que busca su hermano mayor.

    Itachi le da la espalda y se pierde en su habitación cerrando la puerta.

    .

    .

    .

    Sakura mira a Naruto y él continúa con la vista al frente, acelerando. Su corazón late con fuerza, siente que él está enojado y no sabe el motivo, ella realmente no hizo nada malo mientras él no estuvo presente. Se confunde porque él no habla, no dice absolutamente nada y comienza a ignorarla. Trata de posar su mano sobre la de él que está en la palanca de cambios y él brevemente repele el tacto.

    —¿Qué sucede contigo?

    —¿Conmigo Sakura? —. Sus palabras se arrastras con indignación—. Maldita sea, ¿qué hacías con Itachi sola en la sala? Deberías estar qué se yo, ¡en el maldito balcón!

    —¿Bebiste con Sasuke Naruto? —pregunta preocupada al verlo golpear el volante—, si quieres yo conduzco...

    Naruto colérico la mira, su rostro no parece decir mentiras, es más, lo observa cómo si quisiera comprender su irracionalidad convertida en gritos. Trata de calmarse y suprimir sus celos que se basan más en presentimiento que en pruebas. Arrepentido dialoga.

    —Vamos a mí casa, ¿te parece bien?

    Ella acaricia su mano en la palanca de cambios nuevamente y esta vez él no se aparta. Con suavidad le sonríe.

    —Sí.

    .

    .

    .

    Sasuke se quitó las zapatillas y la camiseta. Qué mierda de madrugada, Karin molestando la puta vida, su hermano comportándose con una mujer de una manera diferente, y siendo esa la novia de su mejor amigo. Y para terminar, él sentía más interés en qué haría su hermano para lograr su cometido que en resolver su disputa con Karin.

    .

    .

    .

    Sakura enciende la luz y Naruto entra tras ella al parquear el auto en la entrada. Ambos se estremecen al escuchar los truenos provenientes del cielo. Una tormenta se aproxima y la madrugada se tornará fría.

    —¿Quieres comer algo? —pregunta el rubio quitándose la chaqueta de cuero, ella en silencio camina hasta él y lo abraza por la espalda, el cuerpo masculino se queda inmóvil —. Lo siento Sakura, no debí dejarte sola.

    Ella se sorprende y niega.

    —No te preocupes por esas tonterías —ríe divertida— Sasori fue muy amable, así que no hubo problemas de aburrimiento allá.

    .

    .

    .

    Presente.

    Kakashi masajea el puente de su nariz, exhausto. Yamato ingresa a la oficina y nota las ojeras profundas bajo sus ojos, negando con la cabeza. Interrogar a tres sospechosos en una madrugada era agotador.

    Los ojos cafés observan en el pupitre la cantidad de posibles sospechosos, y con quién continuará su compañero al iniciar la tarde.

    <<Itachi Uchiha>>
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  7.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1374
    4. Preludio
    [​IMG]

    ¿Quién está loco y quién no? La mayoría de las veces es difícil de descifrar.

    2 semanas después.

    Su teléfono celular no deja de vibrar en el bolsillo trasero de su jean. Está sudando por el ferviente sol que quema sin tregua alguna su blanquecina piel. Observa con sus ojos esmeraldas el nuevo apartamento que su madre le ha obsequiado y se remueve un poco incómoda al notar cómo los hombres ayudan a acomodar sus pertenencias en el nuevo apartamento.

    Naruto la ayuda con cajas pesadas al igual que los desconocidos que fueron contratados por su familia. Y aunque algo la hace sentir un poco insegura se llena de valor y no abre la boca para decir palabra alguna.

    El rubio lucha y se muerde la lengua mientras se siente en el sofá blanco de algodón. No quería volver a hacer una escena de celos por conclusiones sacadas a la ligera, además fue su suegra que inocentemente le compró el apartamento a su novia en el mismo conjunto de apartamentos en donde vive su mejor amigo y el hermano mayor de éste.

    —Estás muy callado —comenta risueña. Trata de apaciguar el ambiente y los trabajadores al terminar salen del lugar —. Mira el lado bueno, ya mi madre me ha mandado a vivir sola, así que puedes venir a quedarte conmigo algunos fines de semana, ver series hasta tarde y estar juntos...

    El rostro masculino relaja su expresión algo dudoso. Tal vez solo exagera. Sakura no es una puta, de lo contrario no estaría con ella como pareja, sin embargo Itachi... ¿por qué mierda con fiaba en él?

    .

    .

    .

    Las horas pasan y Naruto se marcha a la universidad. Sakura aún estaba sudando pero no quiere ducharse hasta terminar de arreglar su nuevo hogar. Sale al balcón con audífonos puestos en sus oídos y comienza a moverse al ritmo de la música mientras limpia la entrada de su apartamento, meditando en su cabeza sobre cuál tapete debería adornar la baldosa.

    Sin darse cuenta está siendo observada por un par de orbes oscuros. Sasuke la detalla. Sus caderas se están moviendo de un lado a otro, haciendo que el teñido short alto deje ver el inicio de sus glúteos; el sudor se desliza por su rostro y su blusa blanca se transparenta. El color de su sostén es verde menta, ¿sus bragas serán del mismo tono?

    Sonríe irónico por estar pensando aquello de la novia de su mejor amigo. Estupideces.

    Cuando desliza sus perlas negras choca con las esmeraldas. Sakura se sienta extraña y trata por inercia de ser amistosa.

    —Sasuke —saluda nerviosa y él tan solo levanta una de sus oscuras cejas—. Soy tu nueva vecina.

    Él tuerce los ojos ante ese tonto comentario.

    —¿Y Naruto?—Desvía la plática—. Es raro que no esté pegado cómo un chicle.

    Sakura sujeta con más firmeza los tapetes que tenía de opción para la decoración. Era cierto, Naruto estaba comportándose un poco más policial que un novio normal, pero ella decide justificarlo con torpeza.

    —Exageras —susurra y lo mira con una sonrisa amable—. En la universidad, Kiba pasó por él.

    Sasuke ladea la cabeza al recordar lo que su hermano mayor mencionó semanas atrás.

    —¿Exagero? —una sonrisa ladina se apropia de sus facciones—, ven a cenar esta noche acá y miramos si exagero.

    Prender candela a la madera por diversión... ¿por qué no?

    .

    .

    .

    El agua choca contra la baldosa al quedarse estática frente a la ducha, pensando sobre esa invitación de Sasuke. Debía ser una broma, él era un cretino cada que estaban con Naruto, ni siquiera le dirigía la palabra y cuando estaba sola le hablaba con tal osadía que se sentía... ¿vulnerable?

    Reaccionó fuera de sus pensamientos y comenzó a ducharse, sujetando la esponja para limpiar su cuerpo. Tal vez estaba pensado de más por el cansancio de la mudanza, solo debía relajarse un poco, quizá.

    .

    .

    .

    —¿Así que se mudó aquí al lado?

    —Estupideces. Esa chica no es la gran cosa.

    Sasuke está acostado en el sofá escribiendo en su celular a su novia. Itachi sonríe con sorna.

    —Y aun así la invitaste a venir hoy. ¿Karin está al tanto o, estás poniéndome a prueba a mí?

    Sasuke deja el celular en el cuero y se sienta, mirándolo. ¿Karin? Estaba planeando romper con ella dentro de poco porque se estaba tornando cómo una piedra en un zapato, molesta con esos celos irracionales e imaginarios, según él.

    —Hmp.

    Los orbes carmín observan detalladamente a su hermano menor. No lo necesitaba para lograr lo que deseaba realmente, pero, ¿y si él le apetecía ser parte del juego por qué no incluirlo en ello?

    —Sasuke, ¿alguna vez has sentido el poder de hacer con alguien lo que te plazca?

    El menor siente su piel erizarse. Su hermano mayor sabe cómo poner a trabajar sus engranajes. Los recuerdos lo zarandean. Verla sudando, moviendo ese perfecto trasero de un lado a otro, con el cabello recogido dejando ver la piel blanquecina de su cuello. Ahorcarla, besarla, morderla, azotarla...

    —¿Estás persuadiéndome?

    —Quizás.

    .

    .

    .

    Naruto deja la mochila en el suelo y se mete a duchar, pensativo. La madre de Sakura era una maldita perra ingenua. El agua helada cae sobre su cabeza y se queda inmóvil al por fin sentir sus pensamientos claros, lo que en realidad siente sobre lo que estaba pasando. Puta, zorra. Estúpida señora.

    Sigue dejando que el agua enfríe sus pensamientos que últimamente comenzaban a ser un poco violentos.

    Sakura, su Sakura. No puede dejar de pensar en su novia. Demonios, no quería ser intenso pero ya había dejado diez mensajes en su móvil y ninguno había sido contestado. Quizá estaba tarde y ella ya estaba dormida, pero quizás no.

    Sale del baño con la toalla cubriendo su cintura. Las gotas descienden por su rubio cabello hasta su pecho. Kiba le había comentado que debía relajarse un poco, que confiara más en Sasuke, porque al fin y al cabo era su mejor amigo, pero ya no sabía si quiera si confiar en él mismo.

    Al colocarse la pantaloneta se deja caer en la colcha y sujeta nuevamente su celular. Ella estaba escribiendo.

    <<Acabo de ducharme, ya voy a dormir. Debes venir a ver cómo he arreglado mi departamento>>

    Él sonríe sintiendo una ilusión de seguridad.

    <<Seguro, mañana iré en la noche y comeremos pizza. ¿Qué te parece?>>

    <<Sería delicioso. Acá te espero luego de clase. Mañana tengo parcial>>

    <<¿Te recojo?>>

    <<No es necesario>>

    .

    .

    .

    Sakura se detiene a descansar en la entrada de su universidad, masajeando sus hombros por el parcial tan estresante que acaba de presentar. Cuando decide estar lista para iniciar el camino hacia su casa el pitido de un auto la detiene. Voltea a mirar y se encuentra con los orbes carmín observándola fijamente.

    —¿Te llevo a casa?

    Ella niega al pensar en Naruto de forma automática. Itachi ríe y apoya su rostro en su muñeca.

    —Gracias por la propuesta pero declino.

    Él permanece sereno con la ventana de la camioneta abajo.

    —¿Naruto te prohíbe hacer amigos?

    Ella voltea a mirarlo anonadada por su pregunta. ¿Naruto acaso estaba prohibiéndole hacer nuevos amigos? No, eso era falso, o al menos eso se decía a sí misma al recordar los leves enojos de él cada que hablaba o mencionaba a Itachi en sus conversaciones, o a cualquier otro. Realmente nunca creyó que el rubio podría ser tan celoso.

    —No —responde insegura.

    —Entonces sube, al final vamos al mismo lugar.

    .

    .

    .

    Presente.

    —¿Dónde estuviste el 31 de octubre?

    Itachi mantuvo sus labios en una perfecta línea recta.

    —En la casa de Sakura.

    Kakashi levantó una de sus cejas y permaneció con la vista fija en él.

    —¿Qué hacía usted en su apartamento?

    Los orbes carmín eran helados y calculadores.

    —Ella organizó una fiesta de disfraces y me invitó a asistir en ella.

    —¿Naruto y Sasuke estuvieron presentes?

    —Sí —movió su cabello hacia atrás y continuó derecho en la silla—. Naruto se comportó de una forma inaceptable —comentó recostando su rostro en su muñeca—. Sakura terminó llorando esa noche.

    —¿Estás mintiendo?

    —¿Por qué lo haría?
     
  8.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1303
    5. Inédito

    [​IMG]

    <<¿Por qué no podemos matar? Si de todas formas todos vamos a morir...>>


    Sakura se mira en el retrovisor. Se había subido al auto, y por un carajo, sentía que estaba haciendo algo malo. Queda con los ojos en un punto fijo, tratando de apaciguar sus nervios. Quizá y sólo quizá estaba exagerando con ese comportamiento desconfiado y lleno de temor. Itachi logró entender sus movimientos mientras esperaba que el semáforo cambiara de color. Olía con facilidad el aroma dulce que le pertenecía a ella, y sin duda alguna su auto quedaría impregnado de éste.

    —¿Es por Naruto que estás así de inquieta?

    Ella siente su piel erizarse por el nombre de su novio, el cual se había ofrecido a recogerla esa tarde y ella había rechazado por decirle que no era necesario, y ahora estaba siendo llevada a casa por el hombre que más provoca celos en el Uzumaki.

    —No —mintió descaradamente.

    Itachi sonrió ladino al ver el cómo el brillo verdoso de sus ojos se ceñía de leve oscuridad, porque bien sabía él, y bien sabía ella que tendría problemas si la descubren, y muchos. Al llegar el mayor parquea el auto y ella se baja, agradeciendo a lo lejos con palabras y retirándose en brevedad.

    .

    .

    .

    Sasuke está sentado en la mullida cama con Naruto, jugando fútbol en el play mientras el rubio espera un mensaje de su novia, avisándole que ya llegó para ir donde ella. Tal vez una ventaja de que ella viviera al lado de su mejor amigo era que podía distraerse jugando boberías mientras la esperaba.

    —Karin me llamó esta mañana a decirme que tenían planes para hoy... ¿Para qué mierda juegan esas estúpidas apuestas si terminan peleando después?

    Sasuke permanece sereno mientras escoge otro equipo con el control.

    —Sólo es divertido —habla con la mirada fija en la pantalla.

    Naruto lo entiende, pues cada que salía con él y su prima hacia ese sitio terminaban discutiendo, pero a fin de cuentas en la cama. Ya todos los que conocían su relación sabían que era de dos personas dominantes, y cómo bien se sabe cuándo el carácter choca no terminan bien las cosas, y cuando si lo hacen, son mágicas, o al menos eso había escuchado de Karin en cuanto al sexo con Sasuke luego de una fuerte disputa. Naruto se replantea una relación así con Sakura en su imaginación, quizá menos tóxica que la de ellos estaría bien.

    —Los celos no me molestarían —comenta el rubio dejando el control de lado mientras se deja caer en una de las cómodas almohadas, con los brazos por atrás de su cabeza—. Me encantaría que Sakura me celara.

    Sasuke eleva una de sus perfectas cejas negras con una sonrisa inductiva.

    —Hmp. Llevan poco tiempo juntos aún para eso, ¿no?

    —Cuatro meses —los ojos azules divagan por el techo alto de madera—. Aún no lo hemos hecho, y no sé si ella sea virgen, tampoco se lo he preguntado... no quiero parecer impaciente pero quiero que esté conmigo.

    Sasuke escucha atento mientras apaga el play, sin embargo su atención auditiva se divide en la puerta principal al abrirse la madera pesada. Su hermano mayor había llegado. Naruto sigue acostado con el celular en el bolsillo y las manos por atrás de su cabeza, pensativo.

    .

    .

    .

    Sakura sube a su apartamento y corre a ducharse. Quizá Naruto estaba esperando su mensaje para venir de su casa hasta la de ella y no quiere hacerlo esperar por el hecho de que tenían planeado una noche llena de pizza, series y gaseosa.

    Y he ahí que planear no está del todo bien.

    Deja caer su ropa al suelo y la entra en la canasta de ropa sucia al levantarla, metiéndose en la ducha. Abre el grifo de agua fría y luego el de temperatura caliente, regulando el punto adecuado. Entra y las gotas recorren todo su cuerpo. Pensativa mira la cuchilla al lado de sus productos de aseo. Solo quizá... esta noche podría pasar.

    Sujeta la cuchilla y esparce un poco de jabón líquido sin olor por debajo de su pelvis, deslizando las hojas afiladas por su punto.

    Al salir de la ducha camina hasta su habitación y abre el closet, sacando un short de tela y una blusa de tirantes. Se acuesta en la cama luego de secar su cabello con el secador y escribe un mensaje en su móvil.

    .

    .

    .

    Naruto pregunta a Sasuke si esa noche hay juego y se levanta de la cama, quizá sería divertido verla un poco enojada. El celular vibra en su bolsillo y lo saca para leer el mensaje de su novia.

    <<Ya puedes venir mi amor>>

    Sonríe, quizá a Sakura le encantaría un cambio de algo calmo hacia un poco de adrenalina.

    —¿Entonces llamo a Kiba a preguntarle si hay juego hoy o no idiota?

    —Sí, tarado —se levanta de la cama y guarda el móvil nuevamente.

    .

    .

    .

    El timbre suena y Sakura se levanta de la colcha para mirarse al espejo y acomodarse el cabello a los lados de los hombros, descendiendo hasta más arriba de su ombligo. Sonríe satisfecha y camina hasta la puerta pausamente, abriéndola.

    Naruto al ser el primero en entrar la recorre con sus orbes azules. Sakura siente el carmín teñir sus mejillas al saber que no era el único que la recorría, si no que Sasuke también la escaneó de arriba hacia abajo.

    —¿Quería preguntarte si quieres salir esta noche? —habla Naruto quién con su mirar recriminó su vestimenta en silencio—, y al llegar podríamos hacer lo que ya teníamos planeado —una sonrisa cariñosa se apropia de sus labios al situar su vista en sus ojos esmeraldas.

    Sakura asintió dudosa con los brazos cruzados.

    —Entonces iré a arreglarme, esperen ahí sentados —señaló el sofá de algodón y se dio vuelta, caminando apresurada hacia la habitación.

    Sasuke inconscientemente presta atención a sus caderas al voltearse y caminar hacia una de las puertas que tenía teñido en rosa varias flores. La mitad de sus glúteos se visualizó por unos instantes por lo corto de los short de pijama. Naruto debía ser un idiota, si él fuera su pareja preferiría tenerla a solas que llevarla a alguna parte, a menos que deseara presumir de ella.

    Ambos se sentaron a esperar en silencio. En unos minutos sonó el celular de Sasuke y éste contestó.

    <<¿Hmp?>>

    Al otro lado se escuchaba varias voces con una música baja, resonando por medio del dispositivo.

    <<En una hora empezarán... las apuestas>>

    .

    .

    .

    Presente

    Kakashi dejó el cigarrillo en el cenicero al acabarlo, tratando de percibir algún acto de desconcierto, miedo u horror en sus ojos pero no eran más que helados y penetrantes. La luna se veía por la única ventana del cuarto. El bombillo colgaba sobre la cabeza de ambos y los archivos estaban guardados en los cajones del escritorio.

    —¿Qué hiciste la noche que salieron los tres?

    Sasuke pensó unos breves segundos al recordar.

    —Apostar.

    Una ceja grisácea se levantó en desconcierto.

    —¿Qué apostaron?

    —Cinco minutos.

    Hatake analizó sus facciones inflexibles.

    —¿Cinco minutos?

    Sasuke ladeó la cabeza con una sonrisa recién formada en sus labios de forma arrogante.

    —¿Nunca ha jugado juegos de azar sin dinero?

    Kakashi negó con serenidad, pidiendo que prosiguiera con su movimiento de cabeza.

    —Se apuesta tu novia, por cinco minutos.

    Kakashi escéptico sostuvo la mirada.

    —Naruto ha mostrado en sus pruebas psicológicas ser un joven celoso que no aceptaría jugar ese tipo de cosas, Sasuke.

    Sasuke miró el reloj de pared y se levantó de su silla al saber que el tiempo de interrogatorio había concluido, girando la perilla y mirando de perfil el detective.

    —¿Usted cree que Naruto tenía en sus planes perder?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Samantha

    Samantha Hijita de Dios :) Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Febrero 2008
    Mensajes:
    1,537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Waoo, dos años sin leer fanfics y mira con lo que me encuentro. Esta historia ha captado toda mi atención, me resulta muy interesante.

    Me gusta la manera de ser de Itachi, porque mantienes su esencia mezclada con algo de cinismo por lo cual el cambio no es muy notorio.
    Sasuke me hace mucha gracia, porque desea a Sakura, sin embargo se abstiene ya que es la novia de su mejor amigo.

    Naruto, está bastante pesado con el tema de los celos. En cuanto a quien asesinó a Sakura... debe estar entre Naruto e Itachi. El primero por celos y el segundo porque es probable que haya querido abusar de ella, o en su defecto, ocurrió algo entre ellos o no se que y querer deshacerse de ella. Recuerdo que le dijo a Sasuke que quería apagar la luz de sus ojos poco a poco.

    También existe la posibilidad de que se haya suicidado. :/

    En fin cuando publiques el siguiente capitulo avísame por perfil, por favor. ;)
     
  10.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1038
    6. Trato

    [​IMG]

    "Todos somos malvados de una forma u otra, ¿no?"


    El trago amargo se desliza por su garganta. La música golpea sus tímpanos y una sensación de malestar la abarca; Naruto la observa con una sonrisa sincera en los labios mientras deja las cartas en la mesa, a Sakura le empieza a doler la cabeza por el cóctel que habían obsequiado en el sitio.

    Kiba desliza su filosa mirada mientras muestra sus cartas con resignación, Sai sonríe con falsedad ante la pérdida de la partida y esparce el mazo sobre la mesa. Las máquinas de monedas suenan fuertemente pero Sasuke no se distrae ni un poco, dejando ahora él su juego a la vista de todos. Naruto frunció levemente el ceño, pidiéndole a Sasuke un minuto a solas.

    Sakura inocente al juego mira su reloj de mano. Se siente aburrida y la mirada de Karin sobre ella no ayudaba de a mucho a entrar en comodidad.

    .

    .

    .

    Los ojos azules se encuentran con los negros mientras empieza a dialogar con él.

    —Hagamos un trato.

    —¿A cambio de los cinco minutos? —Sasuke sonríe arrogante por la posesividad que estaba surgiendo en Naruto con esa mujer, ni con Hinata llegó a ser así. Tal vez por eso a su hermano mayor se le hacía tan interesante la recién conocida.

    —Sí —Naruto rasca tras su nuca y desliza su mirar por el sitio—, 100 dólares y fingimos que nadie perdió.

    Sasuke curvea una de sus perfectas cejas y siente la mirada de Karin sobre él. Otra desquiciada celosa, al parecer era de familia, cosa de los Uzumakis…

    —Pásalos.

    .

    .

    .

    Los ojos esmeraldas piden a su pareja que se aproxime a ella, y éste así lo hace. Hablan un par de cosas y él acaricia su mejilla y le dedica una sonrisa, dirigiéndose de nuevo a Sasuke el cual saca las llaves del auto y se las pasa a Sakura.

    —Si quieres nos marchamos ya —habló el Uzumaki comprensivo por cómo el alcohol reacciona en el cuerpo de su novia, haciéndola sentir indispuesta. Sakura niega y bebe de la botella de agua que Ino le ofrece al verla.

    —Acabamos de llegar, solo iré a recostarme unos minutos con el aire acondicionado y vuelvo —promete y da la vuelta sobre sus talones, saliendo del sitio hacia el parqueadero.

    Sus pies sienten que es una eternidad el caminar breve por el dolor de cabeza y el mareo que la atormenta por la sustancia alcohólica en sus venas. No sirve para beber, y menos cócteles. Hunde el botón para quitar el seguro a las puertas y un auto negro suena al desbloqueo de éstas, entra en el asiento de atrás y trata de relajarse prendiendo el aire acondicionado al inclinarse hacia adelante.

    Los minutos pasan y ella se duerme.

    .

    .

    .

    Naruto deja de apostar en la mesa con los chicos y las novias de éstos y se sitúa en la ruleta, comprando un par de fichas para perder un rato de tiempo ahí y después azarar a Sasuke y Karin para que se marchen. Tiene planes con Sakura y una pizza a domicilio. Sabe que pronto se aburrirá en el lugar pero con lo que le costó convencer a Sasuke de ir al menos debía dejarlo disfrutar del juego un rato.

    .

    .

    .

    Sai gana la siguiente ronda de cartas en la que ya no está jugando Naruto, y escoge ir atrás con Karin. Sasuke se muestra indiferente y decide levantarse e ir hacia el auto por dinero que dejó en el asiento del conductor, pues ya se había aburrido y tiene ganas de ir a apostar de más con el idiota de su mejor amigo en la ruleta, teniendo apenas los 100 dólares que éste le había dado por el trato que hicieron, pero cualquiera sabía que 100 dólares en un casino eran un chiste.

    Camina relajado hasta el auto y frunce el ceño al ver por la ventana que Sakura está dormida. Trata de abrir la puerta del conductor y está abierta. Estúpida, había dejado el carro sin seguro, cualquiera hubiese podido entrar y robarle el auto, o al menos eso fue lo que pensó al principio. Busca la billetera que suele guardar bajo su asiento y la encuentra, metiéndola en el bolsillo de atrás.

    Sus ojos oscuros se sitúan en las llaves del auto que Sakura tiene en su muñeca, él se acerca y las sujeta para guardarlas, y en ese instante la recorre de manera inconsciente con sus ojos ónix. Su falda de tela está subida y sus piernas un poco abiertas. Chasquea la lengua al saber que está dormida y se queda mirándola por unos instantes más. Quizá, solo por diversión.

    Una sonrisa arrogante surca sus labios varoniles y se inclina hacia ella. Naruto le debía los cinco minutos, ¿por qué no tomarlos ahora? Se acerca lo suficiente y roza sus labios con los de ella, sintiendo algo extraño en su abdomen, alejándose.

    Sakura siente el frío del excesivo aire acondicionado y soba sus ojos, abriéndolos de forma perezosa, encontrándose con Sasuke frente a ella.

    —¿Ya nos vamos? —pregunta adormilada.

    —Aún no —responde y sale del auto, cerrando la puerta tras él.

    Los ojos esmeraldas sienten la pesadez aún en sus parpados y vuelven a ceder ante el cansancio del mal estar.

    .

    .

    .

    Presente.

    —¿Y bien? —Kakashi recuesta su rostro en la muñeca—. ¿Qué notaste de raro la primera vez que la viste?

    Karin se siente incómoda en la sala de interrogatorio, con el pelo de punta al enterarse del asesinato de la novia de su primo, la cual solo llegó a ver un par de veces.

    —Nada fuera de lo normal realmente —responde y trata de recordar—. Tenía unos ojos muy brillantes… era lo único extraordinario que veía en ella, además de su extraño color de cabello.

    Kakashi deja el bolígrafo que tenía en su otra mano y vuelve la mirada a ella.

    —¿Recuerdas algún suceso extraño?

    Karin muerde su labio inferior.

    —Una vez llegué al departamento de Sasuke para celebrar nuestro aniversario —murmuró y cruzó sus piernas—, esa vez Sakura estaba ahí, adentro. Sola con él.
     
    Última edición: 27 Octubre 2018
    • Fangirl Fangirl x 1
  11.  
    Samantha

    Samantha Hijita de Dios :) Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Febrero 2008
    Mensajes:
    1,537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Muy bueno el capi, me causó gracia el Sasukito, a la final no se pudo aguantar. xD
     
  12.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1112
    7. Prejuicio

    [​IMG]


    “¿Pesadilla o fantasía?"




    Naruto sube a la parte trasera del auto con Sakura que está recién levantada, la cual lo mira con cierta culpabilidad de a verse sentido indispuesta y no poder disfrutar la salida con su novio, o con los amigos de éste. Tal vez dejó una mala impresión en el grupo, lo que su madre toda la vida le enseñó, a no quedar mal con nadie.

    —Lo siento, me dolía la cabeza y… —Naruto le sonrió con dulzura a lo que Sasuke encendió el motor, conduciendo hacia la casa de Karin.

    —No te preocupes por eso —respondió el rubio y acarició los mechones de su cabello rosa—. Ya vamos a casa, está muy tarde y te prometí una pizza, ¿no es así?

    Sakura sonrió contenta y Sasuke observó el brillar del color verde por el retrovisor, sintiendo molestia. No estaba celoso ni mucho menos, estaba molesto por verla con la sonrisa de oreja a oreja, cómo si no pudiese sentir otra emoción que no fuera alegría. Harto, empezaba a hartarlo.

    .

    .

    .

    Sakura se deja caer en la mullida cama quitándose las zapatillas para encender el televisor. Naruto está en la puerta pagando la pizza a eso de las 4:20 de la madrugada, pero con las persianas en las ventanas ni el molesto sol entraría a avisar el completo amanecer. Dejó la pizza sobre la mesa de noche y cada uno sujetó un trozo viendo la película que acababa de poner su novia. Romance, drama. Cosas como esa ella adoraba.

    Al cabo de un rato ambos se levantan y se cepillan para acostarse con el aire acondicionado encendido. Naruto acaricia con la yema de sus dedos su espalda y ella se curvea con las mejillas manchadas del rosa suave, pero por la luz apagada él no logra notarlo.

    —¿Puedo preguntarte algo Sakura?

    —Dime.

    —¿Tú has estado con alguien más antes?

    El silencio abarca la habitación por unos minutos, retractándose él por inercia.

    —Lo siento, no debí preguntar. Es una estupidez.

    —No.

    —¿Mm?

    —No he estado con nadie Naruto, soy virgen.

    Los labios varoniles sonrien imperceptibles para ella, la cual ya estaba cediendo al cansancio de nueva cuenta. Naruto besa su frente y la abraza, durmiéndose con ella.

    .

    .

    .

    Los días pasaron y la temporada de lluvias llegó con fuerza. Siendo las nubes grises y los tormentosos rayos los que acaparaban el cielo diariamente. Sasuke se encuentra sentado en los escritorios para los planos arquitectónicos; sujeta el lápiz, notando ya hace días la sonrisa tonta que se cargaba Naruto.

    —¿Y esa cara de idiota?

    —Sakura no ha estado con ningún tipejo.

    Sasuke sonríe ante aquella declaración más estúpida. Quizá por eso sus ojos ardían fervientes a la felicidad, o quizá solo era un prejuicio de su cabeza como la de muchas más.

    —¿Y?

    —Pues que será mi futura mujer Sasuke —habló decidido—, si las cosas siguen bien pediré su mano al graduarnos de la universidad.

    El Uchiha levantó una ceja, sorprendido levemente por la sinceridad en las palabras de Naruto. ¿Quién diría que un Naruto Uzumaki pensaba cosas tan serias cómo esa? Qué ni él llega a pensar con Karin llevando ya más tiempo de noviazgo que ellos.

    .

    .

    .

    Sakura termina de sacar las cordales en su práctica y sale caminando rumbo a su casa. Su maletín en esa ocasión pesa un poco más de lo normal por la cantidad de instrumentos que debe llevar por la ocasión.

    —Pss.

    Los orbes esmeraldas voltean y se encuentran con un joven en motocicleta con el casco polarizado. Ella levanta la una de sus cejas hasta que el chico se quita el caso y deja ver los orbes ámbar.

    —¿Sasori?

    El muchacho sonríe amistoso y ella se acerca y le saluda.

    —¿A dónde te diriges pequeña Sakura?

    Ella forma un mohín con sus labios y eso provoca una sonrisa ladina en él.

    —A mi apartamento, quiero descansar un poco.

    Sasori se queda pensativo por unos instantes y decide invitarle.

    —Ahora iré por unos pastelillos, los llevaré a la casa de Itachi ya que los chicos planean una reunión pequeña para recordar cosas un poco tontas —comenta y vuelve a ponerse el casco—. Deberías ir.

    Sakura sonríe y niega con las manos, suspirando cansada por la pesada mochila en su espalda. Sasori lo nota y en un instante le quita la mochila y se la coloca él. Sakura siente sus mejillas arder por la vergüenza y trata de jalarla pero él no se mueve ni un centímetro aún sobre la motocicleta.

    —¡Devuélvemela Sasori!

    —Ve a comer pastelillos con nosotros y te la devuelvo, además, Naruto no se enojará si vas conmigo —habla con sinceridad y arranca, alejándose de ella.

    Sakura suspira y camina deprisa a casa. Debía al menos asearse y encontrar una buena chaqueta para ir al apartamento en donde estarían ellos, o de lo contrario le dirían a Naruto que fue por la mochila como toda una pordiosera. Siempre pensando en cómo la ven los demás, nunca acertando en cómo la ven realmente.

    .

    Presente.

    Kakashi nota a Naruto diferente a la última vez. Sus manos no tiemblan, sus labios no se mueven y sus ojos no se desvían de un lugar a otro. Parecen vacíos, sin nada dentro.

    —Naruto.

    El joven ante su nombre le presta atención, recordando en donde se encuentra. En ese momento Kakashi percibe el mover de su zapatilla contra la madera, parece ansioso. El Uzumaki pasa sus manos tras su cuello y lo mira a los ojos, permaneciendo el detective con su imagen serena.

    —¿Ya lo encontraron? —cuestiona con notable estrés en el arrastre de sus palabras—. ¡¿Encontraron al maldito que la asesinó?!

    Hatake niega y Naruto pasa sus manos por su cabello frustrado, quedándose estático de nueva cuenta en un breve lapso de tiempo. Quizá las medicinas para la depresión lo estaban afectando más allá de lo que el psiquiatra le mencionó en el reporte médico, o quizá él no tenía suficiente conocimiento sobre lo que podrían causar aquellas píldoras a una persona que jamás las ha tomado.

    —Naruto, ¿recuerdas algo significativo en la vida de Sakura? —cuestiona botando las cenizas del cenicero en la cesta de basura, regresando su mirada oscura sobre los orbes azules—. Algo que para ti haya tenido valor en sus palabras…

    —Ella —susurró y tragó pesado al pensar en ello—. Me dijo que era virgen.

    El hombre mayor levanta una ceja, escribiendo sus palabras en una libreta.

    —¿Fuiste su primer hombre?

    Naruto negó y apretó los puños.

    —Era mentira… ella no era virgen, nunca lo fue, no para mí.
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  13.  
    Samantha

    Samantha Hijita de Dios :) Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Febrero 2008
    Mensajes:
    1,537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Dios, esto cada vez crea más dudas en mí xD. ¿O era mentira lo de la virginidad o alguien abuso de ella?
    Lo cierto es cualquiera pudo haber sido el asesino, aunque para mí los más sospechoso son: Naruto, Itachi y Sasuke.

    Espero actualices pronto.
     
  14.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1421
    8. Paciencia

    [​IMG]

    “La paranoia es una forma de conciencia, y la conciencia es una forma de amor”


    Abre el closet y sujeta unas medias largas y las desliza por sus piernas, llegando justo arriba de las rodillas. Se siente deportiva y cómoda. Se ajusta la falda de jean y la blusa blanca de tirantes con la chaqueta que hace juego a su falda. Se peina su cabello y lo recoge en una coleta alta para sujetar su móvil y marcar el número de su novio.

    Espera recostada en la puerta de entrada, timbra y timbra pero nadie responde. Suspira y se mira al espejo, se siente nerviosa, quizá porque Sasuke tenía razón en decir que Naruto era un célopata, pero aun así Sasori le ha comentado en varias ocasiones que confía en él, y el Uzumaki nunca ha negado aquello. Suspira y sujeta las llaves de su apartamento, saliendo del lugar. Al caminar al otro lado ve la moto de Sasori parqueada. Maldito idiota. Sus mejillas se tornan carmín por la vergüenza al ser chantajeada por su preciado maletín, más bien, por los utensilios que lleva dentro.

    Toca un par de veces la madera y la puerta se abre frente a ella.

    —¡Oh! Ha llegado una explosiva invitada —tararea Deidara abriéndole paso.

    Sakura le saluda con una sonrisa y busca a Sasori con la mirada, encontrándolo al lado de Itachi.

    —Vengo por mi maletín —habla y siente su cara arder por la sonrisa ladina de Sasori.

    —Al parecer se conocen más de lo que pensaba —Sakura desliza su mirar y se encuentra con los orbes ónix sobre ella. Siente la necesidad de negar pero su cuerpo se queda estático al tenerlo al frente.

    Sasori frunce el entrecejo imperceptible para los presentes.

    —¿Naruto sabe que estás aquí?

    Itachi eleva una ceja ante la cuestión de su hermano menor, juzgándolo como si fuese su guardaespaldas mientras el novio no estuviese presente.

    —Le llamé pero no respondió —sonríe y le mira a los ojos. Sasuke denota el brillar en estos y sonríe irónico.

    —Hmp. Ahora te llevo la mochila —Sasori lo escucha y se sorprende levemente al igual que Sakura, la cual asiente y se despide de manera educada saliendo del lugar.

    Itachi se sienta en el mullido sofá y clava la mirada en su hermano menor, el cual voltea y observa el ceño fruncido en Sasori, la sonrisa burlona en Deidara y la mirada inquisidora de su hermano mayor. Pasa de largo con las manos en los bolsillos y sube las escaleras rumbo a su habitación. No sabe si la sensación de interrumpir planes es dueña de sus entrañas en ese momento, pero no se siente nada mal, al menos no para él.

    .

    .

    .

    Sakura enciende el televisor y se despoja de las zapatillas, sin dejar de sentir la vergüenza del demonio por sentirse intimidada en aquel apartamento. Cuando planea levantarse y prepararse una bebida de fresa el timbre suena y ella se sobresalta. ¿Quizá estaba coqueteando? Tal vez ella si lo hizo, tal vez fue de manera inconsciente, o tal vez no.

    —Qué estúpida —susurra y se reprende así misma por sus pensamientos, abriendo la puerta.

    —¿Mm?

    Ella lo recorre y él se apoya en el marco de la puerta, extendiendo la mochila a sus manos. Ella la sujeta y la deja en el suelo, dentro de su hogar.

    —Me hiciste pasar vergüenza, ¿sabes?

    Sasori sonríe y acaricia los mechones rosas de su rostro. Sakura retrocede al tacto y él mete la mano en el bolsillo delantero de su pantalón.

    —No te preocupes por tonterías —murmura y se da vuelta—. Nos vemos pequeña Sakura.

    Sakura siente su labio inferior temblar ante la curiosidad que la aborda y decide hablar.

    —¿Eres amigo de Naruto verdad?

    El frena su caminar y la detalla de perfil con una sonrisa ladina en los labios.

    —¿Lo dudas?

    Ella niega indecisa y ríe moviendo las manos de aquí para allá, cómo un “olvídalo” en señas. Sasori saca las llaves de su moto y las hace girar en su dedo índice de la mano derecha para darle la espalda por completo sin dejar de ejercer el movimiento.

    —Sí, sí lo soy. Al menos por ahora.

    Sakura no logra escuchar lo último al ser un murmuro y lo ve alejarse, decidiendo entrar a casa para desempacar los instrumentos médicos y acomodarlos en donde deben estar.

    .

    .

    .

    Sasuke guarda el móvil en el bolsillo de su chaqueta y baja las escaleras de madera, encontrándose con Itachi tecleando en la computadora, probablemente resolviendo algún problema con los números. Lo ignora y recorre la sala con su mirar, levantando una de sus oscuras cejas al no encontrar la mochila de color verde menta.

    —¿Dónde está el maletín de Sakura?

    Itachi sin quitar la mirada de la pantalla habla.

    —Sasori se lo entregó hace más o menos una hora.

    Sasuke chasquea la lengua e Itachi lo escucha, como un reproche.

    —¿Necesitas una excusa para verla? —Sasuke le mira de reojo por lo irónico de su hablar y saca el móvil, contestando los mensajes de texto.

    —No digas tonterías —responde y abre la puerta al saber que Karin lo está esperando en una cafetería cercana—. No me gustan las vírgenes Itachi.

    La puerta de madera se cierra y el mayor descansa su rostro en su mano derecha. Su hermano menor no sabía mentir, no a él.

    .

    .

    .

    <<No iré Karin, no tengo tiempo ahora>>

    <<Pero dijiste que vendrías Sasuke, e iríamos a tomar un café… Yo ya estoy acá, no me vayas a plantar ¡maldita sea!>>

    <<Arréglatelas. Estoy ocupado hoy>>

    Desliza su mirar por la puerta y toca el timbre.

    —¿Sasuke?

    —Hmp, Sakura.

    .

    .

    .

    Naruto mira su celular y ve la cantidad de llamadas perdidas de su novia, suspirando. Hoy había tenido un día muy ocupado con su madre acompañándola a diestra y siniestra, viviendo ella a dos horas de donde vivía él, siendo la señal una mierda y comprobándose al no a ver entrado ni una de las llamadas que Sakura le realizó. Desbloquea el teléfono por segunda vez y abre la aplicación, escribiendo en ella.

    <<Sakura estoy donde mi madre, te amo>>

    Suspiró de nueva cuenta, porque deseaba tenerla a su lado pero bien sabía que ese día ella tenía la extracción de cordales y no podía faltar a su práctica profesional, y a el se le complicaba esperarla hasta que terminara.

    —¿Cuánto cuesta ese peluche?

    Kushina prestó atención a un muñeco de felpa con forma de un zorro de varias colas, color naranja. El color favorito de su hijo.

    —¿Se lo llevarás a tu novia?

    —Eso tengo en mente —sonríe y se rasca la nuca con las mejillas manchadas del carmín, sacando la billetera para pagar el precio del zorro de felpa.

    .

    .

    .

    Presente.

    —No creí tenerte de nuevo en interrogación… Sasori.

    El mencionado relajó los hombros y lo miró directo a los ojos, esperando algo más de habla para responder, lo qué sea que se viniera encima. Hatake se sentó frente a él con las manos entrelazadas, con su expresión plana como de costumbre.

    —¿Sabías que Sakura era virgen?

    Sasori permaneció sereno, respondiendo.

    —No —habló de manera pausada y descansó su rostro en su muñeca izquierda—. No es cómo si por una mujer serlo fuese más delicioso el sexo. Las personas cargan con prejuicios muy fuertes sobre la virginidad, ¿no le parece?

    Kakashi sonrió por debajo de su máscara. Sasori era un joven bastante directo al hablar, y eso le recordaba a sí mismo, concordando en sus adentros con él, aunque algo estaba en dicotomía, y era el sentido de posesión por un cuerpo más frágil.

    —Entonces… ¿no existe posibilidad de que alguien haya estado con ella para sentirse su dueño?

    Sasori meditó por un breve lapso de tiempo.

    —Si nos vamos al placer psicológico de ser superior al resto por ser el primero es algo distinto —comentó y miró el techo por un instante—. Penetrar una virgen y declararse dueño de su cuerpo, puede resultar excitante. ¿No le parece?

    Kakashi continúa con sus ojos sobre él, notando cómo el se re-posicionaba en su postura.

    —No me mal entienda, estoy hablando de mi pensar, más eso no significa que haya tenido que ver con la perdida de la virginidad de Sakura.

    El detective se levanta de su asiento y camina por la habitación de interrogatorio.

    —¿No te acostaste con ella ni una sola vez?

    —No.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    Scriptina

    Scriptina ナルト♥ さくら

    Leo
    Miembro desde:
    15 Septiembre 2008
    Mensajes:
    1,098
    Pluma de
    Escritor
    Primer capítulo y me mataste a Sakura, que por cierto, es mi personaje preferido. No sé si seguir con esto.
    Bueh, yo creo que el asesino principal fue Itachi, pero... PERO, que hermano y Naruto también tuvieron que ver. Con lo celoso que salió Naruto y lo deseoso -caliente- que está Sasuke por bajársela me parecen igual de culpables en el acto. Podría apostar que Sakura se acuesta con otro, el rubio se entera o Karin le mete mentiras a en la cabeza (como una buena prima) al ver la escena de su enamorado y Sakura en la habitación a solas. Naruto explota, la abofetea, la deja abandonada por ahí. Itachi se aprovecha de la situación y la tortura y viola hasta la muerte.

    eh?
    eh?
    :eyebrow:

    O quizás no está muerta XD y todo es un mal sueño del desconfiado de Naruto, bleeeeeh.

    Buen trabajo, buen trabajo.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  16.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1358
    9. Premeditación

    [​IMG]

    "Sus expresiones faciales dicen ‘tengo miedo de ti’. Estas personas invitan al abuso. Esperando a ser heridos, ¿lo animan sutilmente?"

    Los orbes esmeraldas se encuentran con los azabaches. Él nota un mar de dudas en su mirar y eso lo hace hablar.

    —Te dije que yo te traería el maletín.

    Sakura asiente y relaja los hombros.

    —Sasori estuvo aquí hace una hora y media, creo —el brillar en sus ojos lo hace fruncir levemente el ceño—. Él fue muy amable, Sasuke.

    —¿Lo suficiente para que no te des cuenta que trata de pasar tiempo contigo a espaldas de Naruto?

    Sakura levanta una de sus perfectas cejas, mostrando su deje de negación ante aquella pregunta irónica que soltó el Uchiha en la puerta de su apartamento. El silencio se apodera de ellos dos por unos minutos hasta que ella decide hablar de nueva cuenta, tratando de acomodar el mal entendido que tenía el mejor amigo de su novio en su cabeza. No quería problemas, con nadie.

    —Imaginas cosas, Sasuke —responde con el ceño fruncido.

    —O quizá ya lo sabes y te haces la tonta.

    Los puños de ella se aprietan con fuerza por el insulto, pensando en cerrarle la puerta en la cara, y cuando toma la iniciativa de ser una mujer grosera y osada él se percata, empujándola hacia atrás para cerrar la puerta con ambos dentro. Sakura siente su respiración atorarse en sus pulmones al verlo dibujar una sonrisa ladina en los labios. Está contra la pared y una de las manos de Sasuke está al lado de su cabeza, la otra continúa en su bolsillo izquierdo.

    Los orbes esmeraldas están helados al sentirse vulnerable ante aquella sonrisa ladina que acaba de formarse en el varón. El sonar de la puerta se hace audible por unos instantes. Sakura siente su corazón galopar con fuerza y Sasuke retira la cercanía que tenía minutos antes.

    Ella sujeta el pomo de la puerta y lo gira, abriéndolo. Naruto muestra una sonrisa cariñosa hasta que se explaya la entrada por completo. Sasuke está atrás de ella con las manos en los bolsillos. Sakura lo sujeta de la muñeca y el Uzumaki entra al apartamento, saludando con un gesto casi imperceptible a Sasuke, el cual sale del lugar.

    —¿Qué hacía él aquí?

    —Vino a entregarme mi mochila. Es una larga historia —ríe y Naruto forza una sonrisa, ella lo nota y habla.

    —¿Sasori es tu amigo cierto?

    Un deje de confusión se forma en el rostro masculino.

    —¿Por qué vuelves a preguntar eso?

    —No, por nada —susurra y mira el muñeco de felpa que tiene en las manos—. ¿Es para mí?

    .
    .
    .

    Sasuke entra a su apartamento y patea una mesa pequeña, cayendo un jarrón con flores al suelo, quebrándose en mil pedazos. Itachi continúa en la computadora y sonríe de manera imperceptible a su hermano menor. Al parecer las cosas se le fueron de las manos, ¿y qué mejor que eso? Quizá cuando volviera a ver a Sakura sus lindos ojos estarían mínimamente un poco desfallecidos, tenía esperanza en ello.

    Itachi se levanta del asiento al salir de sus pensamientos y apaga la portátil. Sasuke lo sigue con la mirada hasta la puerta principal, lo ve ponerse un abrigo y abrir la puerta.

    —¿A dónde vas?

    Itachi sonríe irónico y lo mira de perfil.

    —¿Te interesa?

    Sasuke frunce el ceño.

    —Ahora está con Naruto.

    —¿Te ha interrumpido acaso?

    .
    .
    .

    Naruto se sienta en la cama de Sakura y al dejar las dos botellas de agua sobre la mesa de noche la sujeta de la muñeca y la hace caer sobre él. Sakura siente la brusquedad de sus besos bajo los de ella y trata de alejarlo, pero él no se detiene, presionándola de la espada para lograr acceder su lengua en ella, lográndolo.

    Sakura presiona con sus manos los hombros de él con un poco de fuerza y lo hace abrir los ojos, quitándose ella de encima. No le molesta besarlo, lo disfruta, pero ese beso no fue como el resto. No tenía amor, era posesión.

    —¿Qué sucede?

    Naruto se siente y lleva una de sus manos a la cabeza. Ella lo mira insistente por la violencia de la presión en su cuerpo contra él, esperando una explicación por ello.

    —Nada, solo creo que ya es tiempo de estar juntos, pero si no te sientes preparada está bien.

    Ella frunce el ceño al sentirse ofendida, porque la noche que planeó estar por primera vez con él los planes cambiaron en ir a jugar las estúpidas apuestas que al final ni entendió por el alcohol que reacciona mal a su organismo.

    —¿Qué quieres decir con eso?

    —Que ya es tiempo de que estemos juntos Sakura, ¿sabes? Todos están esperando a que te quite la virginidad.

    Naruto habla sin pensar por la constante imagen de Itachi cuando lo vio en la sala de la casa Uchiha a solas con ella, y ahora, con Sasuke en el propio apartamento de ella con la puerta cerrada, nuevamente, a solas.

    —¡¿A qué te refieres con que todos están esperando?! —se levanta de la cama molesta—. ¡¿Por qué tienes que contarle a tus amigos que soy virgen?!

    —¿Acaso hay algo de malo? —él frunce el ceño y se levanta de la cama—. ¿O acaso no lo eres?

    Sakura siente su labio inferior temblar por el enojo y las ganas de llorar.

    —Vete de mi casa.

    Naruto sale del apartamento azotando la puerta. Estaba celoso, estaba furioso.

    .
    .
    .

    Días después.

    Sakura entra a la cafetería y deja el bolso en la mesa, pidiendo un café con pastelillos de canela para pasar la fría tarde. Está nevando. Naruto no la ha llamado, y ella se ha abstenido a hacerlo hasta que reciba unas disculpas, aun así no puede evitar sentirse triste, porque a fin de cuentas es su novio, y lo quiere, muchísimo.

    —Te acompaño —la voz gruesa la hace voltear. Los ojos carmín la examinan con gestos suaves y ella asiente—. Te ves algo deprimida.

    Sakura traga grueso y agacha la mirada.

    —Itachi, ¿puedo pedirte un consejo?

    Él asiente y ella fija sus ojos en los suyos. Brillan como una preciosas esmeraldas.

    —Naruto… me siento presionada, no sé si deba dar aquello para que él esté tranquilo.

    Uchiha entendió sin cuestionar más de la cuenta.

    —Sakura, él es un niño —habla e invade su espacio personal al acomodar las hebras rosas que estaban desordenadas—. Quizá en otro lugar podría aconsejarte mejor.

    Ella quita la mirada al sentirse nerviosa y niega con la cabeza. Itachi sonríe ladino como si fuese capaz de leer sus pensamientos.

    —No me mal entiendas.

    Ella siente su rostro arder ante la risa ronca de él y recibe los pastelillos y el café que había pedido con anterioridad, refugiándose en los alimentos para no hablar.

    .

    Presente

    Itachi levanta los orbes carmín ante los negros. Kakashi lo mira minuciosamente. Está vestido de manera formal aquel día, perfecto para el inicio de un juicio…

    —¿Qué tenía puesto usted el día que murió la señorita Sakura Haruno?

    —No sé qué día murió ella.

    —¿No?

    Itachi permaneció recto en la silla, recostando su rostro en su muñeca.

    —No, ustedes no hablaron de eso al público, ¿cómo voy yo a saberlo?

    Kakashi sonríe. Es listo, demasiado para su gusto, cualquier otro habría respondido sin atender del todo a la pregunta cómo tal.

    —Creí que suponías que había muerto el día que se encontró el cadáver.

    —Esa es su hipótesis, pero en este caso al menos, no es correcta. Yo escucho con atención —habló y se levantó al ver el reloj en su muñeca—. ¿Tan desesperado está por señalar a cualquiera cómo culpable?

    Kakashi lo miró y éste le dio la espalda, mirándolo de perfil para volver a hablar.

    —Haga bien su trabajo —la puerta se cerró y Hatake se levantó de la silla, buscando nuevamente el expediente de Sakura Haruno.

    Quizá volviendo a la escena del crimen sus engranajes volverían a moverse correctamente. La cabeza estaba matándole, y no daba con el culpable.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  17.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1192
    10. Atracción

    [​IMG]

    "Todo el mundo interpreta un papel y nadie dice lo que, realmente, está en su mente."


    Naruto la ha llamado varias veces pero ella se ha negado a responder el móvil porque aún continúa molesta con él, quizá si tan solo fuera a pedir disculpas de manera personal ella continuaría con él sin una nueva discusión de por medio. Suspira y cierra los cuadernos que tiene esparcidos de forma desordenada en el escritorio. Ya habían empezado las vacaciones y tenía en mente salir con Karin que la había invitado a tomar un café, el café que ella tanto disfrutaba y probablemente acompañaría con pastelillos de vainilla o canela.

    <<Veámonos en la casa de Sasuke>>

    Sakura traga pesado ante el punto de encuentro, quizá es solo imaginación de ella ya que al fin y al cabo el Uchiha es la pareja de la prima de su novio. Tal vez Naruto estaría ahí y pediría las disculpas que ella tanto espera.

    Relaja los hombros y sujeta las llaves para guardarlas en el bolsillo delantero de su falda. Estaba haciendo frío pero ella amaba ese clima helado. Salió de prisa al ver la hora y caminó hasta uno de los apartamentos vecinos. La puerta está entre abierta y ella sigue susurrando un “permiso”

    El silencio es lo único que la acompaña. La sala esta desierta de no ser por un bolso blanco en el mueble, tal vez Karin ya había llegado y dejó sus pertenencias ahí. Caminó hasta el sofá con el propósito de sentarse hasta que escuchó un ruido, uno poco conocido para sus oídos. Curiosa se acercó a la cocina en donde aquel golpeteo aumentaba.

    Antes de ser consiente se quedó mirando la escena por lo nuevo que era para ella. Karin estaba con la cabeza apoyada en el mesón de granito con los ojos cerrados y el jean en la rodilla, las bragas corridas y Sasuke sobre ella sujetándola con dureza por el cabello. Cuando reaccionó ante el entendimiento de que estaban en intimidad quiso retroceder, pero su cuerpo falló en ello, permaneciendo a la expectativa del acto.

    —La curiosidad no es buena, Sakura —los vellos se le pusieron de punta por la gruesa voz tras ella.

    Sus orbes verdes ascendieron de perfil y chocaron de lleno con los carmín. Itachi continuó su paso y ella instintivamente le siguió de nuevo a la sala con la cabeza gacha y las mejillas coloradas.

    —Lo lamento —susurró nerviosa—. Karin me dijo que nos encontráramos aquí y… por error los vi.

    —¿Los viste? —Itachi se ríe suavemente—. ¿Qué viste Sakura?

    Itachi se sienta en el mullido cuero y la sujeta de la muñeca para hacerla sentar a su lado. Ella desvía su mirar y duda en la respuesta. Cuando siente lista su garganta para hablar Karin sale de la cocina con Sasuke detrás. Sakura evita contacto visual con ambos y Karin sonríe perversa. El Uchiha menor continúa con las manos en los bolsillos mientras se fija en Sakura. Él la escuchó cuando entró.

    —Me olvidé mandarte un mensaje para decirte que hoy no puedo salir, ya que estoy muy cansada— Habla presumida la mujer de cabello rojos mientras ajusta sus gafas, su único propósito había sido mostrar la propiedad que tenía sobre Sasuke, como un canino al marcar territorio.

    —Te llevo a tu casa Karin.

    Sasuke sale con su novia por la puerta y Sakura se siente avergonzada hasta la partícula más mínima de su ser. Itachi la sujeta del mentón y ella se estremece al ser obligarla a mirarlo.

    —Solo es sexo Sakura, no te alarmes.

    —Lo sé, es solo sexo… —habla ella por inercia con las mejillas manchadas del carmín.

    —¿Tienes curiosidad por el sexo Sakura?

    Ella lo mira por un instante y él lo nota, sonriendo con sorna. Sakura niega e Itachi vuelve a sujetarla del mentón. Ella no trata de retroceder, solo mueve las piernas incómoda. Está húmeda por lo que acabó de ver, y avergonzada por ser descubierta viendo aquello.

    —No es curiosidad Itachi —el verde esmeralda se apaga suavemente y él lo capta.

    —¿Sabes besar Sakura?

    Sakura siente su corazón palpitar con fuerza. Debería irse, no debía estar ahí a solas con él, donde Naruto se enterara… Eso es, Naruto. Itachi permanece con la vista en ella.

    —Sí, Naruto… —el silencio la aborda y ella calla.

    —¿Naruto? —la ironía en aquel nombre la hace mirarlo fijamente de nueva cuenta. Itachi se inclina y ella aprieta con fuerza su falda. No retrocede, está expectante a la acción del mayor. Uchiha roza sus labios con los de ella, la ve entrecerrar los ojos. Está deseando una nueva sensación y él sabe dar miles de sensaciones diferentes.

    Los varoniles labios piden permiso y ella lo concede. Itachi muerde su labio inferior y ella fuerza el empuñe de sus manos con la tela de su falda, él lo nota y entromete su lengua en ella. Sakura siente el fuego en la prohibición de sus actos, concediéndole el paso. Suspira e Itachi sonríe, alejándose.

    La puerta se abre y Sasuke los inspecciona, levantando una de sus perfectas cejas con el móvil en la mano. Sakura está con la mirada en el suelo y las manos en el mueble. Su hermano se levanta y la ayuda a levantarse, acompañándola hasta la puerta.

    —Nos vemos —susurra él y ella camina alejándose, con la mirada aún perdida.

    —¿La besaste?

    Itachi lo mira y Sasuke muestra desafío en sus facciones. Al parecer mandó a Karin en un taxy y no se molestó por llevarla.

    —Está mojada, y ansiosa. ¿Quieres ser tú el que le quite la virginidad no es así?

    —Tonterías Itachi, me da lo mismo follarme una virgen que una experimentada.

    —Una virgen que no puedes tocar por Naruto; es tú amigo, pero no el mío.

    .

    Presente.

    Kakashi pasó por encima la cinta de prohibido el paso con Yamato tras él. La escena del crimen sigue tal y como sucedieron los hechos. Hasta que no encontraran el culpable, o de lo contrario cerraran el caso no podía venderse aquella propiedad, ni remodelar nada dentro.

    —¿Entonces quién crees que lo hizo?

    Kakashi da una larga calada a su cigarrillo y señala la mesa. Yamato se acerca y analiza la posición.

    —Estaba sometida contra la madera, quizá. O fue en el baño porque se recolectaron rastros de sangre en la cortina de la bañare. Quién sea que lo hizo se tomó su tiempo para recorrer toda la casa con ella.

    Yamato tragó grueso al pensar el sufrimiento de la mujer ante la crueldad de su asesino.

    —Sospechas mucho sobre Itachi, ¿pero qué hay de Naruto? Dice no recordar nada y entra en un lapsus de ansiedad en cada interrogación.

    Kakashi asiente pensativo.

    —Por celos… quizá pudo hacerlo él, pero hay algo que no me termina de cuadrar.

    Los orbes negros se deslizan por la cocina y la sala que continúan siendo un desastre.

    —¿Qué cosa?

    —Que quizá no hubo un intruso en la casa, sino dos.
     
    • Reflexivo Reflexivo x 2
    • Impaktado Impaktado x 1
  18.  
    Scriptina

    Scriptina ナルト♥ さくら

    Leo
    Miembro desde:
    15 Septiembre 2008
    Mensajes:
    1,098
    Pluma de
    Escritor
    Sakura es una boba. >:c teniendo de novio a Naruto, anda de curiosa y santurrona con otros. Ya me vale verga todo xD
    Sigo insistiendo que fue Itachi con Saske. ¿Y Karin de verdad no tiene nada que ver?, si está celosa desde el primer momento de Sakura. Nada la descarta todavía.

    Kakashi está que muere de la impaciencia, eh, el caso está difícil, pero vamos viendo avances... no se por qué creo que al final los o él asesino real era quien menos pensábamos. Si llega a ser Naruto me retiro, me retiro para siempre de todo el fandom y me autoexilio a las montañas, me retiro para siempre D:
    Muy buena continuación, Insane :clap:
    estaré esperando el siguiente capítulo.
    saluditoss
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  19.  
    Samantha

    Samantha Hijita de Dios :) Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Febrero 2008
    Mensajes:
    1,537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Sakura ya se está pasando ne?, ya veo por qué apareció muerta ¿Acaso no tiene fuerza de voluntad ni vergüenza?

    Yo tampoco se que pensar realmente xD. Me siento como el pobre de Kakashi, y como dijeron en el comentario anterior, a lo mejor y es quien menos uno piensa.
     
  20.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Odio en movimiento.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1343
    11. Flores

    [​IMG]

    "Las emociones no expresadas nunca morirán. Están enterradas vivas y aparecerán más tarde de maneras más desagradables."

    Presente.


    Sus ojos están fijos en el techo, perdidos y apagados. Al lado de su cama reposa un vaso de agua medio vacío con unas pastillas para la depresión. Siente su corazón latir por inercia y la voz femenina en sus oídos al compás de su ritmo cardíaco. Se siente cansado, agotado y desorientado.

    <<Naruto>>

    Vuelve a escucharla sutilmente. Voltea su rostro parcialmente y sus orbes azules se encuentran con los esmeraldas, apagados, muertos. Ella le sonríe y él parpadea con fuerza, sabe que ella no está más y es solo producto de su imaginación.

    <<Naruto>>

    Repite ella y a él le duele la cabeza como si un martilleo constante lo golpeara con potencia.

    <<Recuerda Naruto>>

    La ve mover sus labios con lentitud y el dolor aumenta, haciéndolo llevar sus manos a sus hebras doradas para sacudirlas por la frustración. Suelta un gruñido y siente su pecho comprimirse, sus manos tiemblan y en un arranque se levanta de golpe de la cama, metiendo a su boca una píldora recetada por el psiquiatra y la traga con agua, dejando ahora el vaso vacío por completo. Vuelve a dejarse caer en la cama y los párpados le pesan, la voz femenina se hace más lejana y él logra relajarse. Ya no la escucha, ya no la siente.

    .
    .
    .

    Kakashi está frente al psiquiatra, pidiendo el historial médico actualizado de Naruto Uzumaki. El reloj suena en cada minuto y eso lo hace tensarse involuntariamente, odia sentir que el tiempo pasa y él no resuelve nada.

    —Orochimaru, yo sé que el historial clínico es algo privado, pero necesito detalles.

    Los ojos ámbar se deslizan con una sonrisa autoritaria y saca de los archivos un par de hojas.

    —Este paciente está teniendo inclinaciones por episodios psicóticos. Desde el caso policial que usted está tratando él ha desarrollado varias alucinaciones sobre la señorita Sakura Haruno —mostró el informe actual de Naruto y sacó de su cajón unas píldoras—. También presenta un estado depresivo, probablemente termine internado si no muestra mejoría en el tratamiento.

    Kakashi se muestra tranquilo pero está inquieto. Si Naruto llegase a ser el culpable y es inhabilitado por el estado mental no pasará su tiempo en una cárcel, si no en un manicomio.

    —¿Lo está viendo algún psicólogo?

    —Será remitido la semana próxima, pero dudo de que hable con respecto a ella.

    .
    .
    .

    Pasado.

    Sakura tiene al frente a Naruto con un ramo de flores. Ya habían pasado dos semanas sin contestarle las llamadas y él había por fin, decidido ir a verla, pero ella está diferente, diferente a cómo siempre la ve normalmente. Sus ojos están un poco más apagados, y sus mejillas más rosadas que de costumbre. Los engranajes en su cabeza comienzan a moverse y él no puede detenerlos. Celos inauditos.

    —Entonces, ¿me perdonas?

    Sakura duda en sí hablar o simplemente asentir. Debe al menos hablar de su desliz, pero no es capaz de ello y tan solo su cabeza de mueve de arriba abajo, recibiendo las flores para dejarlo pasar a su apartamento.

    —Te siento extraña Sakura.

    Ella ríe nerviosa.

    —Ha de ser tu imaginación Naruto —susurra y lo sujeta de la mano—. ¿Aún quieres hacerlo?

    Él se muestra confuso y desconfiado.

    —No es necesario, ya sé que fui un idiota por decir aquello —habla con sinceridad—. ¿Tú quieres hacerlo Sakura?

    Ella traga pesado y muestra un deje de duda en su mirada. Él no la entiende, la sigue sintiendo extraña. ¿Quizá pasó algo en esas dos semanas? Su cabeza vuelve a crujir en el intento de alejarse de los celos, pero le es imposible y sus hombros se tensan con violencia.

    —Tal vez podemos intentarlo y mirar hasta dónde llegamos.

    .
    .
    .

    Sasuke tiene a Karin sobre sus piernas mientras beben cerveza con los amigos de su hermano mayor. Hidan está comentando sobre la religión que piensa seguir a penas y se gradúe de la universidad. No muchos de los presentes le tienen mucha fe a sus creencias y se torna en algo de chistes y risas.

    Sasori bebe de la lata y desliza sus ojos por la puerta, Itachi lo nota y le habla.

    —Hoy no tiene la necesidad de venir por un maletín.

    El joven chasquea la lengua y vuelve a su expresión aburrida.

    —Quizá vaya a verla ahora.

    Sasuke escucha atento y sonríe ladino, manteniéndose ajeno en la participación de la privada conversación entre el mejor amigo de su hermano mayor y éste.

    —Pienso que es tarde para eso.

    Sasori levanta una de sus cejas y se fija en el carmín de los ojos de Itachi.

    —¿Has hecho algo?

    —¿Te interesa saberlo?

    Sasori nota la sonrisa de satisfacción al provocar el mal estar en su estómago. ¿Celos de una mujer que le provocaba ternura? Imposible, imposible… y lo repetiría en su cabeza cada vez que fuese necesario… ¿Celos de no haber sido él quien estuviera enseñándole a ella? Imposible e innecesario, si él bien podría arrebatársela a Itachi cuando deseara, porque algo que sabía él era que una tensión había entre ella y su persona, pero por la amistad de Naruto no se atrevía a nada.

    .
    .
    .

    Sakura desliza la camiseta de su novio cayendo la prenda al suelo. Naruto la mira acostada bajo su cuerpo y siente sus mejillas calientes, hundiéndose en su cuello.

    —Dime si voy muy rápido.

    Sakura asiente y él desliza su ropa interior al suelo, posicionándose en su centro. Sakura muerde su labio inferior y cierra los ojos, aferrándose con sus uñas a su espalda. Naruto gruñe levemente y se hunde por completo en ella, escuchando el cómo le pedía que se detenga pero él no lo hace y continúa mientras se apropia de sus labios, besándola al perderse en sus pensamientos sobre qué pudo haber hecho Sakura en las semanas que no se vieron, en la vez que encontró a Sasuke en su apartamento y cuando la vio con Itachi en la sala… a solas.

    —Naruto, despacio. Duele…

    Naruto se detiene y la mira luego de un rato, no está lo suficientemente lubricada… es diferente. Él frena al darse cuenta que la ha embestido con violencia y sale de ella.

    Los orbes verdes chocan de lleno con los azules que muestran confusión. Sakura lo observa mientras se viste, está confundida.

    —¿Qué sucede?

    —¿No eras virgen Sakura?

    Ella se mueve con un deje de dolor y asiente. Lo es, ella seguía siéndolo, hasta hace unos minutos.

    —¿De qué hablas?

    —De que no te sientes cómo una virgen —habla confundido y frustrado, poniéndose por último las zapatillas y la chaqueta—. ¿Estás acostándote con Itachi?

    Un fuerte sonido se escucha retumbar por las paredes al Sakura levantarse y estrellar su mano contra su rostro, volteándolo parcialmente con la sábana cubriendo su cuerpo desnudo. Las lágrimas brotan de los orbes esmeraldas y un gruñido de los labios varoniles la hace temblar por un instante, la mirada llena de furia la aterra hasta lo más minúsculo de su cuerpo.

    —Eres imbécil Naruto. Soy una jodida virgen —habla con odio apretando la transparente sábana que poco cubría su desnudez—. ¡Eres un psicótico!

    La culpabilidad la aborda al recordar aquel beso… pero nada más que eso, nada más que aquello había sucedido, porque ella había esperado por él, por Naruto, pero éste estaba cegado y paranoico desde que vivía cerca de los Uchihas, teniendo constantes episodios psicóticos sobre una posible infidelidad sexual.

    —Me voy —habla fuerte y claro sin la necesidad de gritar en el proceso.

    Sakura lo ve marcharse y deja caer la sábana al suelo, notando la mancha de sangre en ésta, la mancha que Naruto no había visto. Siente su corazón arder y sujeta el ramo de flores, estrellándolo contra la pared.

    Las flores comenzaban a marchitarse, como ella en ese instante.
     
    Última edición: 29 Noviembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Sad Sad x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso