Obitlarnis: Los Aros-EX

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por CarlosCF, 19 Febrero 2011.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Alyss Alice No Akuma

    Alyss Alice No Akuma Ritornata

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2009
    Mensajes:
    337
    Pluma de
    ¿Sabes...?
    Aun no sé cómo es que no han cerrado este Fic, eso sí que me sorprendió...
    Bien, lo siento pero esto no será, grato.

    1° veo que es tu primera historia, pero eso no quiere decir que desobedezcas las reglas y hagas de tu escrito una simple sopa de letras (sin ofender)
    2° los emoticones están prohibidos en el escrito al igual que las imágenes también están prohibidas
    3° no colocaste el Disclaimer, ya sabes, donde pones los copyright y todo eso...
    4° escribir en negritas está prohibido
    5° usa el guion largo, se obtiene así: Alt + 0151. >>del cuadrito de números, si tienes lap, pues corrígelo en Word o sácalo de algún texto<< (—)
    6° ¿dónde queda la narración, la descripción, la trama, el envolvimiento?
    7° no inventes palabras, tampoco las alargues para simular un grito o emoción
    8° cuando gritas no lo tienes que poner en mayúsculas
    9° todo tu texto debe ser color negro
    |0° no se pone jajajajaja, se describe... dígase un ejemplo: (y el sujeto de apariencia nada bondadosa, rio maléficamente, pronunciando así, de manera deliberada, que él no estaba destinado a perder al menos en esta vida; dejando perplejos y sin muchos ánimos a los ahí presentes) entiendes (?)
    11° tienes mala ortografía, debes intentar corregirla
    12° no inventes tantos personajes, y mucho menos le quites el protagonismo a los originales, recuerda, que tú no creaste pokemon, por lo tanto no posees los derechos.
    13° no escribas los números así tal cual, debes escribirlos con letras
    14° separa más y describe bien la situación
    15° no puedes poner más de un capitulo seguido, a menos que te hayan comentado

    Bueno, como sea, por favor, léete las reglas, pide ayuda de un beta o alguien que sepa aquí en el foro, veras como tu historia se entenderá mejor y tendrás muchos lectores, échale muchas ganas tu puedes, okay.
    Y gracias por tu invitación, aunque no soy tan fan de este anime, en fin, suerte.
    Post Data: no debes comportarte así con Blackrose 18, ella es una de las lideres de aquí, respetala.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Bien Senpai, muchas gracias por tomarte la molestia de venir por acá y hacer una crítica tan elaborada, y no tienes que disculparte por lo que escribes, como ya había dicho, toda crítica es bienvenida y creo que comentarios como el tuyo son los que faltan un poco por acá. No creas que no tomaré en cuenta tus observaciones para mejorar la historia, pero antes de que acá ocurra algo más, debo contarte que antes de empezar a publicar mi historia leí las reglas con criterio lógico y redacté la historia del mismo modo, creo que es por eso que hasta ahora no cierran mi historia, supongo que eso debe responde a tu principal interrogante. :)
     
  3.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Si, no te preocupes Eduardo, si tengo en cuenta todo lo que me recomiendan, algunas cosas más que otras, pero si atiendo a todo, y si, bastante se ha hablado ya del tema de las imágenes y casi siempre digo cosas parecidas. Pues lo hago... porque me gusta, me gusta mucho dibujar, tanto como narrar, y eso si que termina de hace volar mi imaginación, además, no creo que por poner una cuantas imágenes ya le haya quitado todo el trabajo al cerebro del lector, ni tampoco creo que esté esclavizando su "sentido imaginativo", si no le gusta a algunas personas, creo que dejar de hacerle caso a las imágenes, o aún mejor dejar de leer la historia y calificarla como "mala" estaría bien por mí.
     
  4.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    1211
    CAPÍTULO 14: REFUERZOS

    Renzo estaba más asustado que nunca, y veía venir su derrota con pesimismo. Como nunca antes, creía que ese Golem lo asesinaría sin piedad; comprendió entonces que eso no era un juego o una simple batalla, no había más remedio que salir corriendo, pero ¿en qué momento?

    Golem empezó a dar pasos lentos hacia ellos. Ángela corrió desesperada hacia Teddiursa y luego de arrodillarse lo abrazó para ayudarlo a levantarse. Teddiursa estaba siendo prácticamente retenido por Ángela, pero en su furioso rostro se veía que él quería seguir con la batalla, aunque parecía que difícilmente podrían ganarla.

    [​IMG]

    Ángela observaba, ahora temerosa, como Golem se les acercaba, y Renzo por su lado estaba casi paralizado de asombro, miraba a Gengar impaciente, esperando que retomara fuerzas para levantarse, pero no pasaba nada, Gengar seguía tendido en el suelo con los ojos cerrados, la gran roca que Golem lanzó fue tan contundente que lo había sacado de combate. Renzo sabía que si no hacía algo, cosas malas pasarían, así que lanzó una pokébola más y liberó a Lapras, que no podía moverse en aquel campo lleno de pasto, pero aún podía atacar. Lapras disparó un gran Chorro de Agua contra Golem, pero él se enrolló y saltó dando giros en el aire para desviar el gran chorro de agua, y poder contraatacar con su Ataque Rodada, el cual impactó a Lapras directamente en la cabeza.

    [​IMG]

    Lapras continuó con Hidropulso, ya que Renzo esperaba que con ese ataque la rodada de Golem fuera retenida y frenada. Golem fue encerrado en una esfera de agua hecha a su tamaño que poco a poco lo fue elevando en el aire, pero fue una sorpresa para Renzo ver como la esfera de agua fue rota por la fuerte marcha rodante de Golem, quien continuó su camino hasta Lapras. Ella intentó contraatacar con un Cabezazo, el cual realizó flexionando su largo cuello y blandiendo su cabeza de izquierda a derecha para tratar de atajar a Golem por un lado y así sacarlo del camino, pero el poder de Golem fue superior, y aunque Lapras intentó defenderse con ese ataque, Golem finalmente le propinó un golpe el doble de fuerte que el anterior, con el que sacó a Lapras también de combate.

    Golem paró su rolado, Renzo y Ángela estaban aún más preocupados. Renzo trataba de pensar en un modo de salir de esa situación, pero no veía como, cuando de pronto la mirada de Mefian fue distraída por algo que él veía venir a lo lejos de la pradera, Renzo por curiosidad volteó a ver que era lo que Mefian estaba viendo, y en ello vio esperanzas: Claudia, Runtor y Yami estaban llegando a toda velocidad.

    —Quizá no lleguen a tiempo, porque el siguiente es Teddiursa, ¡Golem, continúa con tu Ataque Rodada! —dijo Mefian perversamente.
    —No seguirás si yo lo evito, ¡Tyranitar, libérate! —se dispuso Renzo a oponer resistencia.

    Tyranitar era por mucho, uno de los pokémones más fuertes que Renzo había llevado consigo en el viaje, y él confiaba en que podría parar el ataque de Golem, así que le ordenó que se interpusiera entre Teddiursa y Golem para coger a este último y así poder realizar su Lanzamiento Sísmico, pero las cosas no fueron exactamente así. Tyranitar logró agarrar a Golem, pero era demasiado pesado, por lo que le fue imposible alzarlo con sus brazos. Golem seguía rodando en los brazos de Tyranitar, y finalmente logró vencer la defensa de su apresador, lo que le permitió golpearlo directamente en el pecho con el doble de su fuerza. Tyranitar calló al suelo y Golem saltó hacia atrás aún dando giros para retomar su camino. Teddiursa se soltó a tiempo de los brazos de Ángela y corrió alejándose de ella para desviar a Golem. Renzo trataba de animar a Tyranitar para que recuperara la conciencia gritándoles: «levántate, ¡levántate!, tienes que ayudar a Teddiursa», pero éste no tenía suficientes fuerzas para hacerlo, aunque si podía escuchar a Renzo gritarle.

    Golem, se acercaba cada vez más a Teddiursa hasta que un Rayo de Hielo congeló un pedazo de suelo, dejando a Golem atorado. Los demás chicos (Claudia, Runtor y Yami) ya estaban ahí, con Feraligatr y Mightyena al lado. Por todo eso Teddiursa tomó ventaja y logró alejarse de Golem. Luego de un momento Golem rompió el hielo, pero su siguiente ataque fue frenado por órdenes de Mefian, quien al ver que Claudia, Runtor y Yami habían llegado, inicio una corta conversación:

    —Miren, llegaron más de ustedes, y ahora que vienen juntos, recuerdo haberles dicho que tenían que esperar en la playa si querían volver a casa.
    —Si, y a eso venimos, a llevarnos a Renzo para poder ir a esperar a la playa —le dijo Yami a Mefian con mala actitud.
    —Que bien que llegan, entonces —continuó Mefian—. Llévense a su amigo si quieren, creo que no será necesario terminar esta batalla, yo lo único que quiero es hablar a solas con Ángela.

    Ángela al escuchar todo eso se quedó un poco extrañada, no sabía si aquel grupo de chicos estaba siendo ayudado o acechado por Mefian. Pero su tiempo de meditación fue interrumpido por Renzo, que sin previo aviso liberó a Jolteon, montó sobre él y a toda prisa la tomó por la cintura en plena marcha para salir luego corriendo rumbo al bosque después de gritarle a Mefian: «¡Entonces atrápala si puedes!»

    Teddiursa se quedó atrás, pero no por mucho tiempo, porque en cuanto Renzo escapó, él empezó a perseguirlo; a pesar de haber luchado, aún tenía mucha energía, y como es de suponer, protegería a Ángela hasta el final.

    Se veía que Mefian estaba enfurecido. Miró como Renzo se alejaba con Ángela, luego miró a los demás chicos, luego volvió a mirar a Renzo y al final miró por última vez a los demás muchachos diciéndoles mientras señalaba al suelo con el dedo índice: «ustedes, quédense acá, yo traeré a su amiguito de vuelta». Entonces Mefian recogió a Golem y sacó de su gran brazalete una pokébola azul, de la que liberó a un Staraptor en el cual montó para partir en dirección al bosque.

    [​IMG]

    Claudia, Yami y Runtor estaban ahí, parados, mirando lo que pasaba, pero al rato Claudia tomó la palabra: «ustedes quédense acá si quiere mirando al sol pasar, yo iré a ayudar a Renzo, se nota que el tipo ese no tiene ningunas buenas intenciones», luego liberó a Nidoqueen y montó en ella para ir en busca de Renzo. Yami y Runtor sabía que Claudia era una chica bastante colaboradora y agradable, pero no se imaginaron que en esas condiciones tomaría una decisión por ella sola sin pensarlo más; por lo que sin perder más tiempo montaron a sus pokémones que ya habían liberado (Feraligatr y Mightyena) y siguieron a Claudia hacia el bosque.

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    MarXelooo

    MarXelooo Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    53
    Uff... Me puse al día, cuanto avansaste en 1 par de horas ehh?? yo no pude leer puesto q tenia 2 libros esta semana, pero fue mas facil leerlos de lo que pense, emmm... Me iso gracia ver a u teddiursa vs un golem, vaya desconfiada la niña, le falta seguridad en su entorno Y no me parecio tan malo a rafael como epnse que iba a estar ahora, como para tener un a conversacion civilizada no??
     
  6.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    2387
    CAPÍTULO 15: EL EQUIPO DE LOS BUENOS

    Ángela y Renzo iban a través del bosque montados en Jolteon. Renzo trataba de encontrar un lugar seguro donde detenerse a retomar fuerzas y planear mejor como deshacerse de Mefian, pero Ángela lo único que quería era bajar de ahí para seguir su camino ella sola. Teddiursa venía corriendo tras Jolteon, y poco a poco fue alcanzándolo hasta llegar a su lado, para luego saltar por encima de él y así arrebatarle del lomo a Ángela. Cuando Renzo se dio cuenta de eso, hizo que Jolteon parara su carrera para encarar a Teddiursa y a Ángela. «¡Vaya!, superfuerza, superresistencia, y ahora también supervelocidad, que más puedo esperar, este Teddiursa si que es especial» pensaba Renzo mientras se acercaba caminando hacia los dos. Teddiursa estaba delante de Ángela, con los brazos bien abiertos simulando una barrera entre ella y Renzo.

    [​IMG]

    —Oye, no tienes porque seguir desconfiando, ese tipo es también mi enemigo, no sólo tuyo —Renzo fue el primero en hablar.
    —Si, pero aún no estoy segura, será mejor que nos dejes aquí, gracias por salvarme, ahora puedes irte —le dijo Ángela, manteniendo la seriedad.
    —No, mira, no puedes quedarte acá es muy... —pero las palabras de Renzo fueron interrumpidas por algo.

    Un fuerte ruido aéreo interrumpió la conversación y los dos niños miraron hacia la copa de los árboles, donde las hojas y las ramas se movieron fuertemente en una misma dirección como si una ráfaga de aire las azotara, un poco a lo lejos (entre todas esas ramas) Renzo divisó una silueta de un gran pokémon volador que luego perdió de vista, y rápidamente volvió a mirar a Ángela para decirle:

    —Seguro es él de vuelta, tenemos que salir de acá, tenemos que internarnos en la parte más profunda de este bosque donde...
    —Acá estoy bien, gracias —pero Ángela insistía en quedarse sola.
    —...Donde no se pueda ver el suelo desde el cielo, el puede esta... —continuó hablando Renzo.
    —¡Aquí estoy bien, gracias! —volvió a interrumpirlo Ángela, un poco enfadada esta vez.
    —¡Hay que apresurarnos que debe estar viniendo! —insistió también Renzo abriendo bien los ojos por la preocupación.

    Entonces un enorme Staraptor irrumpió entre las ramas de los árboles y estaba a punto de caer con todo sobre ambos muchachos. Renzo se lanzó sobre Ángela empujándola para que no sea alcanzada por las garras de Staraptor, pero éste giró la cabeza y vio de inmediato hacia donde habían escapado, así que se elevó un poco en el aire y se dispuso a envestirlos de nuevo cuando de la nada apareció veloz como un rayo Nidoqueen, que tomo con sus brazos a Ángela y a Renzo y los sacó de ahí. Ángela dijo: «espera, Teddiursa, ¡se queda Teddiursa!», pero Claudia (a cargo de Nidoqueen) le respondió que no había tiempo para eso, que tenían que escapar.

    Staraptor se disponía a seguirlos, pero Feraligatr y Mightyena, que venían desde atrás se colgaron de sus garras enlenteciendo sus movimientos. Runtor saltó desde el lomo de Mightyena (y Feraligatr lo sostuvo en el aire con uno de sus brazos) para dejar que él subiera hasta el lomo de Staraptor e intentara atacar directamente a Mefian, pero cuando Mightyena logró subir y lanzarse sobre Mefian, éste le golpeó fuertemente en la cabeza con su brazalete de metal, arrojando a Mightyena hacia el suelo. Feraligatr por su lado, trataba de congelar las patas de Staraptor con su Rayo de Hielo, pero a pensar de que sus patas estaban ya cubiertas con grandes bloques de hielo, la gran ave no parecía ni siquiera sentirlo.

    Todo eso le dio ventaja a Nidoqueen, que pudo volver para recoger a Teddiursa y para dejar a Renzo, pues él había decidido quedarse para poder ayudar a detener a Staraptor con Jolteon, luego de eso Nidoqueen salió corriendo del escenario rumbo al fondo del bosque. Renzo hizo que Jolteon dirigiera su mejor Rayo hacia Staraptor, pero del mismo modo que pasó en la batalla contra Cloyster, el rayo no llegó ni a tocar a Staraptor. Luego de eso, el ave se elevó en el aire y atravesó el techo arborícola, dejando a Feraligatr, Runtor y Yami enredados en lo alto de los árboles. Renzo, sin perder tiempo, ideó un plan: él iría tras Claudia y Ángela (ya que Jolteon era el más rápido del grupo) para pedirles que dejen de moverse por el bosque, entonces los otros tres se moverían por el resto del bosque para despistar a Mefian y así permitir que Ángela y Claudia salgan de ahí hacia alguna otra parte de la isla. Renzo tomó de la mochila de Runtor una Super Poción para Jolteon y partió.

    Claudia ya había encontrado las tierras bajas del bosque, a las que llegaba muy poca luz. Para ser más exactos, era una especie de selva: el suelo era fangoso, y era muy difícil moverse con Nidoqueen (pues pesaba demasiado y se hundía en el suelo), por lo que lo recogió diciendo: «tendremos que caminar solas, Nidoqueen es muy grande», Ángela no sabía si seguirla o tratar de huir de Claudia en dirección opuesta, pero cuando las copas de los altísimos árboles empezaron a moverse alborotadamente, no lo pensó ni un segundo más y junto a Claudia se escondió entre los espesos matorrales de aquella selva. Las chicas se quedaron muy quietas, esperando a que Merfian se fuera. Yami y Runtor hicieron gran alboroto en otras partes del bosque para llamar la atención de Mefian, quien cambió de rumbo y se dispuso a buscar en esa dirección errónea. Cuando las chicas se convencieron de que ya no eran seguidas, salieron de su escondite y empezaron a caminar cuidadosamente por el lugar, Teddiursa iba muy atrás, atento a lo que pudiera venir desde cualquier dirección.

    [​IMG]

    Renzo finalmente ingresó a la zona selvática del bosque, y desde ahí seguir el rastro de las chicas no fue muy difícil, pues en el fangoso suelo estaban impresos sus pasos, por lo que no demoró casi nada en encontrarlas. Les contó del plan, y que era lo que ellas debían hacer, entonces Ángela se convenció aún más de que las intenciones de los chicos no eran malas, por lo que colaboró con el plan.

    En otro lugar, Runtor corría por el bosque sobre Mightyena, Feraligatr llevaba a Yami sobre sus hombros unos diez metros de separación, Mefian venía siguiéndolos desde el aire, hasta que llegaron a la orilla de un caudaloso y río. Runtor y Yami pararon ahí, y vieron que por el río corría velozmente una furiosa corriente de agua, por lo que Yami se negó rotundamente a entrar ahí con Feraligatr, en ese momento se les ocurrió una idea más: Runtor y Yami irían juntos sobre Mightyena por la orilla del río, y Feraligart (solo) iría en la dirección opuesta para distraer a Mefian. Feraligatr trataría de atacar a Mefian desde la tierra alzando todo lo posible altas columnas de agua desde el río con su ataque Oleaje.

    Runtor y Yami estaban en camino, y rápidamente entraron en tierras bajas (la selva). Mightyena se hundía en el suelo fangoso, dado que Runtor y Yami estaban montados sobre él, así que Yami bajó y siguió con Blaziken (el pokémon menos pesado que tenía). Por otro lado, Renzo, Claudia y Ángela, llegaron también a las orillas del mismo río que parecía cerrarles el paso con un caprichoso giro que los rodeaba hasta perderse nuevamente tras ellos. Unos cuantos minutos después Runtor y Yami llegaron a reunirse con Renzo, Claudia y Ángela, entonces hablaron sobre el río y los caminos que habían tomado desde que ingresaron al bosque. Los chicos dibujaron en el suelo el esquema del lugar y el recorrido del río, lo cual era crucial para saber como seguir con su estrategia sin perderse en esa jungla; era vital que salieran rápido a la pradera, pues sólo ahí podrían sobrevivir, además sería fatal separarse del resto del grupo definitivamente. En conclusión, el bosque y el río tenían la siguiente forma:

    [​IMG]

    Para poder regresar a la pradera sin tener que volver sobre sus propios pasos, tenían que cruzar el río y seguir de frente. Cruzarían por las largas ramas de los árboles, las cuales se entrecruzaban en el centro del río con las del árbol del frente, como si fueran puentes. Claudia liberó a Vileplume para que ayudara a escalar los altos troncos, y a afianzarse entre las ramas. Runtor liberó a Umbreon, pues era su mejor pokémon escalador, y a Kirlia, pues era lo suficientemente pequeño y ligero para escurrirse entre las ramas de los árboles con la finalidad de despejar el camino de obstáculos.

    [​IMG]

    Todos estaban ya arriba, y el primero en cruzar fue Teddiursa, luego Vileplume ayudó a Claudia a pasar las ramas. Ángela ahora se disponía a cruzar, pero justo a mitad del camino una de las ramas se desenredó de las del frente y ella resbaló. De inmediato Vileplume tensó sus gruesas lianas que habían estado sirviendo de pasamanos para los chicos y Ángela quedó colgando de las lianas, evitando caer al río.

    [​IMG]

    Los chicos sólo podían observar, pues si intentaban cruzar sin las lianas tendidas, lo más probable era que resbalaran también ellos, así que lo único que podían hacer era esperar. Pero todo cambió cuando Yami vio a Feraligatr pasar nadando a toda velocidad por el río, luego de eso un agudísimo grito resonó en aquella selva: a lo lejos se veía a Mefian acercarse hacia ellos, montado en su Staraptor.

    Vileplume intentaba subirla, pero no podía replegar sus lianas, Claudia lo alentaba diciéndole «Vamos Vileplume, con fuerza, sé que puede, ¡si no lo haces Mefian la alcanzará!», pero él no podía, por más que jalaba con todas sus fuerzas las lianas no se replegaban ni un centímetro. Entonces Renzo empezó a idear un nuevo plan:

    —¡Runtor!, has lo siguiente, crea una cortina de arena alrededor de Ángela para que Mafian no logre ver bien lo que haremos, como está aún lejos la arena no lo dejará ver nada; después has que Kirlia duplique el cuerpo de Ángela con su técnica Substituto, y como esa copia no tendrá vida, caerá de inmediato al río, y será empujado por la corriente, luego has que Umbreon intercambie lugares con Ángela con su técnica Relevo y finalmente ella estará con nosotros a salvo; Umbreon podrá arreglárselas solo, tiene suficiente velocidad y destreza para saltar hacia algún árbol después de haber intercambiado lugares con Ángela, ¿qué dices?
    —Es un buen plan —dijo Runtor—, pero se dará cuenta porque Teddiursa está con Claudia, y si no están los dos juntos, sospechará.
    —Quizá, pero hay que intentarlo; a él no le interesa Teddiursa, si ve a Ángela caer al río, la seguirá sin chistar, ¡sólo hazlo! —insistió Renzo.
    —Ehh... veeeh... de acuerdo —terminó Runtor aceptando las indicaciones—, de acuerdo; ahí voy.

    Runtor estaba muy nervioso, siempre había tenido problemas para coordinar las órdenes que le daba a sus pokémones en batallas dobles, e incluso cuando luchaba en equipo se complicaba al momento de compartir los papeles en batalla; no estaba seguro de poder dirigir tres pokémones en tan poco tiempo, cada uno con ataques diferentes. Después de repetir cada orden en su mente unas cuantas veces, Renzo le gritó: «¡Es ahora o nunca!, ¡Mefian ya vio a Ángela y se dirige hacia acá a toda velocidaaad!». Ese grito puso a Runtor más nervioso aún, pero lo hizo empezar la estrategia enseguida; cerró los ojos y dijo rápidamente: «Umbreon, crea una cortina densa de arena alrededor de Ángela, para que no pueda ser vista por nadie ¡Ataque de Arena!, y luego ¡Kirlia!, realiza el ¡Substituto! sobre Ángela»

    Las órdenes fueron ejecutadas con éxito y la copia sin vida de Ángela se precipitó a caer al río, entonces Renzo, desesperado, agarró a Runtor por los hombros y lo sacudió diciéndole:

    —¡Continúa, continúa!, que aún no has acabado.
    —Pero que más hago, ya no recuerdo que más va —dijo Runtor completamente confundido.
    —Dile a Umbreon que use la técnica relevo con Ángela, y después que se salve el solo de caer al río —siguió planeando Renzo con los ojos bien abiertos de la emoción.
    —Ya, ya, ¡yaaaa! —exclamó por última vez Runtor, dispuesto a acceder esta vez a todo lo que Renzo le indicara sin siquiera pensarlo—, ¡Umbreon, realiza el relevo con Ángela y sálvate como puedas de caer al río!

    Entonces ocurrió lo que tenía que ocurrir; los puestos de Umbreon y Ángela fueron intercambiados, y Umbreon tras sujetarse fuertemente con sus garras de las lianas, saltó como un gato montés hacia las ramas más cercanas antes de que la cortina de arena se desvaneciera. Finalmente Vileplume pudo replegar sus lianas y acabar su misión; poco después de eso Mefian pasó por ahí a toda velocidad, y sin siquiera mirar hacia las ramas para ver a los chicos, siguió su camino de largo, persiguiendo a la copia inerte de Ángela que ya se había hundida en el rió a varios metros de distancia.

    [​IMG]

    Después de eso, las cosas fueron muy bien, los chicos lograron cruzar el río del modo previsto, y una vez en el otro lado, caminaron unos diez metros antes de encontrarse de nuevo con Feraligatr que yacía echado en el fangoso suelo. Yami lo recogió en su pokébola y continuaron el camino; volvieron a subir por un camino que los llevó nuevamente al bosque, y el sol parecía salir nuevamente para ellos... sobre todo porque a lo lejos, lo veían brillar tras los árboles; habían encontrado la salida del bosque.

    [​IMG]

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    STELL ROSSE

    STELL ROSSE Guest

    pues me encanto y la verdad si van bien las imagenes aunq te dire que al principio me saco de onda pero bien te felicito por lo q dices son tus dibujos animo y siguele adelanta esta buena la historia
     
  8.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    1958
    CAPÍTULO 16: LA COMUNIDAD DE LA ISLA

    Claudia, Renzo, Runtor, Yami y Ángela (que finalmente se había convencido de que los muchachos tenían buenas intenciones) habían logrado escapar de Mefian, y ahora estaban nuevamente en la pradera, dirigiéndose a la playa montados en Nidoqueen, Jolteon y Mightyena. El sol ya se estaba ocultando, y no pasó mucho tiempo de viaje para que los chicos divisaran en el cielo grandes señales de humo, y de repente, ahí estaba los demás: Flora, Diego y Carlos estaban esperándolos junto Wigglytuff, que con su boca lanzaba llamaradas de fuego sólo para después apagarlas con abundantes chorros de agua que también disparaba con su boca, creando así densas señales de humo.

    Ya casi todos estaban juntos, pues Rafael aún seguía distanciado, pero decidieron discutir eso y todo lo demás en la playa, así que sin perder más tiempo, Renzo liberó a Lapras para que les indicara la dirección en la que la playa debía estar, después todos juntos partieron hacia la playa. Fue una linda puesta de sol. Era la primera vez que los chicos se sentían realmente bien, relajados y maravillados por el paisaje que les ofrecía la isla. Sabían que no había nada de que preocuparse hasta llegar a la playa, así que disfrutaron el paseo hasta allá.

    [​IMG]

    La noche ya había caído, y en la oscuridad los chicos acampaban cerca de las palmeras como a quince metros de la orilla del mar. En la playa encontraron nuevamente a Joss, Avo y al Swampert de Diego. Esa noche no prendieron fogata para no llamar la atención de Mefian, que posiblemente estaría patrullando la isla en busca de Ángela, sólo la luna en cuarta creciente les alumbraba el momento. Los chicos hablaron un poco sobre la situación, y algo dijeron sobre abandonar la isla sin Rafael y llevar en su lugar a Ángela disfrazada para completar el grupo, una idea algo tonta a decir verdad, pues sería fácil descubrir que Ángela no era Rafael, y Rafael, a pesar de todo, no se podía quedar solo ahí. Pero los chicos estaban muy cansados, y sin llegar a nada concreto se quedaron dormidos, dejando pendiente el debate para el día siguiente.

    [​IMG]


    Eran más o menos las tres de la madrugada cuando Renzo despertó, dio un bostezo y giró el cuello para echarse boca abajo a pensar, de pronto vio una pequeña mancha lila que le llamó la atención. Era una masa que se escurría sobre la hierba de un bosque cercano al campamento y que perdió de vista al pasar tras un árbol, entonces Renzo se puso de pie y notó que otra mancha lila se estaba moviendo en la misma dirección que la anterior, esta vez Renzo se dejó llevar por la curiosidad y se dispuso a seguirlas para descubrir de qué se trataba.

    [​IMG]

    Sólo armado con seis pokébolas, Renzo ingreso a un bosque cercano a la playa rodeado de árboles y sombras en medio de la noche. Luego de seguir a aquellas cositas unos veinte metros, llegó a un lugar donde se levantaba una pila de rocas dispuestas desordenadamente entre sí. Entre ellas, se veía como muchas de esas cosas gelatinosas se movían en una misma dirección y en fila. Renzo sacó su Poké-dex para conseguir información de esa criatura; eran Dittos, al parecer una comunidad de ellos.

    Renzo se acercó a la pila de rocas y los Ditto se asustaron de él. Renzo les pidió que no se escondieran porque no les haría daño, pero no le hicieron caso, así que liberó a Gengar para que averiguara con sus poderes psíquicos lo que estaba ocurriendo ahí. Al ver los Ditto a Gengar, se espantaron aún más, pero Gengar logró capturar a uno de los Ditto con sus ondas psíquicas para poder leer sus recuerdos más recientes; luego los dejó nuevamente en el suelo. Los Ditto corrieron a esconderse dentro del montón de rocas apenas pudieron, aunque Gengar ya sabía lo que ocurría, así que volteó hacia Renzo, y cerrando los ojos le transmitió telepáticamente todo lo que había averiguado:

    Los Ditto habían sido una comunidad pacífica y prospera en la isla, todos los días era la misma ardua, pero solidaria labor de trabajar para vivir, y vivir para ser felices... Pero un día, llegó un grupo de humanos, al mando de pokémones como ellos, que aunque comprendían su lenguaje, no entendían sus intenciones.
    Por medio de los pekémones los humanos esclavizaron la Comunidad de los Dittos y los hicieron trabajar día y noche, disponiendo sólo de un mínimo tiempo para descansar: al amanecer, pero luego llegaban nuevamente los pokémones forasteros para continuar con la misma labor indigna.
    Los humanos los hacían viajar por toda la isla, en busca de algo que ellos querían, algo que los humanos perdieron desde que llegaron a la isla, y que necesitaban para cumplir sus planes. Hasta este día, los Dittos permanecieron aterrados y tristes, pero las cosas parecían ponerse peor cuando un nuevo humano llegó a la aldea, acompañado de un gordo pokémon con aspecto fantasmagórico y siniestro, que con sus ondas psíquicas retuvo a toda la comunidad.


    [​IMG]

    Luego de ese pequeño lapso, Renzo parpadeó y recuperó el movimiento, miro ante él, que desde la pila de rocas todos los Dittos miraban temblorosos y tristes. Fue entonces cuando Renzo comprendió que aquel último humano en el que los Ditto pensaban, era él, y el pokémon con aspecto fantasmagórico era el Gengar que tenía a su lado. Inmediatamente supuso que los humanos que los Ditto recordaron primero, eran Mefian y el otro tipo (que hasta entonces no sabían como se llamaba), luego pensó en qué era ese objeto que Mefian buscaba en la isla, y cuáles eran sus planes, ¿cuál era la misión que tenía que cumplir ahí?, pero dejó de analizar la situación y prefirió tranquilizar a los Ditto, su aspecto era conmovedor, y al imaginarse que Mefian era el que los tenía así, decidió empezar a ayudarlos. Renzo hizo que Gengar lanzara sus ondas telepáticas hacia las rocas, para manifestarle a todos los Ditto que él no era un enemigo, que quería ayudarlos, pero que necesitaba más información sobre los planes de aquellos humanos que vinieron a esclavizarlos.



    Cerca de la playa, en el campamento seguían los demás chicos. Eran más o menos las seis de la mañana, esta vez Carlos fue el que se levantó de su sueño y vio que todos estaban durmiendo, pero que Renzo no estaba, entonces pensó: «saldré a buscar a Renzo y a traerlo acá inmediatamente, es peligroso que ande por ahí, no podemos seguir separados, debemos estar juntos al amanecer para tomar una decisión sin perder tiempo». Así que se puso de pie y empezó a camina despacio para no despertar a nadie, pero no fue así, pues Claudia y Diego se despertaron.

    —Carlos, ¿qué piensas que haces?, ¿vas a salir por ahí sin avisarnos? —susurró Claudia.
    —Si, es lo mejor, Renzo no está —respondió Carlos.
    —Pero espera un poco, dale tiempo que debe estar por volver —sugirió Claudia.
    —Si, Carlos tiene razón, vamos, no hay tiempo que perder —dijo Diego apoyando la decisión de Carlos.
    —Claro... ¿quéeeeeee? —preguntó Carlos sorprendido, pues no creyó que Diego quisiera acompañarlo—, no, no puedes venir conmigo, yo iré solo, no podemos separarnos de nuevo.
    —Por eso dije que mejor le demos tiempo a Renzo para que él vuelva solo —trató Claudia de convencer a Carlos usando sus mismas razones.
    —Pero puede que aunque le demos toda la mañana, igual no vuelva y no podemos perder tiempo, tenemos que discutir que haremos cuanto antes —insistió Carlos en salir.
    —Entonces va a ser algo contradictorio que te vayas —inquirió Claudia.
    —¿Cómo así?, si sólo iré a buscarlo, claro que volveré —trató Carlos de explicarse.
    —Claro que si tienes que volver, a lo que me refiero es que si sales ya no faltará Renzo solamente, sino que ya sería como si dos hubiesen dejado el grupo —se explicó Claudia también—. Es que no sabes donde está, ni sabes que tan peligrosa podría ser tu incursión, así como tú piensas volver pronto, Renzo también debe estar pensado en volver en cuanto pueda, además si vas solo, será igual de peligroso para ti, tú también podrías sufrir contratiempos, por eso...
    —¡Por eso yo digo que lo acompañemos! —exclamó Diego con una gran sonrisa optimista.
    —¡Diego, baja la voz! —le dijo Carlos con una agudizada vocecilla exasperada—, no, ustedes se quedan.
    —Y tú también —le dijo Claudia en el mismo tono, denotando que ahora estaban discutiendo acaloradamente—, no te dejaré partir, es muy peligroso e inseguro el que te vayas.
    —Estaré bien, yo puedo... —insistió Carlos una vez más.
    —¡No!, miren, los dos tienen razón —volvió a intervenir Diego poniendo una mano en el hombro de Carlos y la otra en el hombro de Claudia—, no podemos esperar a que Renzo vuelva, puede que se demore mucho, y si Carlos va solo, también podría demorarse igual, así que… ¡¡Iremos todos!!, ¡a levantaaaaarseeeee, que comienza un nuevo viaje!

    El sol ya estaba por salir y así Diego despertó a todos. Luego de eso siguió una furiosa discusión entre hombres y mujeres del grupo; los que estaban dormidos, naturalmente fueron llamados en mal momento y su malhumor fue el que causó la mayor parte de la discusión.

    —Aaammm, ¿qué pasa?, estoy con sueño —preguntó Yami luego de bostezar.
    —¿Por qué tanto ruido?, pero si ya terminamos de armar este lugarcito, déjenme en paz —refunfuñó Flora casi rabiosa.
    —¿Qué pasaaaa?, ¿ahora ya no podemos ni dormir? —también preguntó Runtor aún somnoliento.
    —Si, ya dejen dormir —volvió a hablar Flora.
    —Nos lo agradecerás esta vez, no creo que te guste quedarte sola acá —comentó Diego.
    —Para nada, aunque... —respondió Flora inmediatamente dispuesta a reprender a Diego, pero éste siguió hablando antes de que ella tuviese más ánimos como para gritarle.
    —Bien, entonces, apresurémonos.
    —Renzo se ha separado de nosotros y ha ido Dios sabe a dónde — Carlos les comunicó a todos—, y sabemos que no hay tiempo para seguir separados, tenemos que tomar una decisión en grupo cuanto antes. Si queremos hacer algo, en contra de lo que esos dos tipos traman, tenemos que estar juntos y empezar a planear todo, necesitamos estar todos juntos para triunfar, y Renzo, o cualquiera de nosotros solo... podría morir en esta isla.
    —¡Si!, yo estoy con él —lo apoyó Diego nuevamente.
    —Me convenciste pero la próxima, yo te daré órdenes a ti —dijo fluidamente Flora poniéndose de pie malhumorada.
    —Si, Renzo podría estar en peligro, y si él me salvó antes, yo lo salvaré ahora —dijo Ángela preparandose para acompañar a todos los demás.
    —Tenemos que estar juntos para vencer a esos tipos —dijo también Yami.
    —Debemos encontrarlo rápido —les recordó Claudia a todos.
    —Entonces, todos en marcha —dijo Carlos por último.

    Finalmente todos entendieron que la decisión de Diego después de todo fue la mejor, así todos se moverían juntos y estarían preparados para defenderse de lo que sea, así que no se retrasarían en volver pronto; por otro lado, si Renzo volvía al campamento antes que ellos, naturalmente esperaría al pronto regreso del grupo. Y así fue como los nueve chicos, empezaron a moverse nuevamente por la isla, en busca del octavo miembro.

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Interesante historia, siendo un seguidor de pokemon XD no podía pasar de alto la invitación a leer.
    Con respecto a las imágenes, es una buena forma de ilustrarme con el paisaje, ademas de ver como son los entrenadores.
    Ahora solo falta ver que pasará con el grupo en su búsqueda del octavo entrenador XD
     
  10.  
    Verloren Sadasto

    Verloren Sadasto Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2011
    Mensajes:
    132
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Tal y como me pediste en mi perfil, leí un par de capítulos de tu historia, y he aquí mi revisión personal. Cabe destacar que no soy muy adepto a los fanfics, pues escribo originales, pero hoy haré una excepción.
    Se supone que una historia, a estas alturas, es para una edad aproximadamente entre adolescentes y jóvenes, los cuales ya no requerimos de dibujos para imaginarnos las situaciones, sino que escribimos para enriquecer nuestra misma imaginación, para plantear situaciones y personajes salidos de ella misma, y lo ideal sería aprender a dominar el lenguaje de una manera que puedas transmitir lo que tienes en la mente a los demás, ¿Me entiendes? Los dibujos pueden ser de gran ayuda y colorido para apoyar o hacer más vistosa tu historia, pero no te olvides de describir las cosas, porque disparas al montón de personajes de la nada al lector desde el principio, diciéndole solamente los pokemón que tiene cada uno, pero no tenemos la menor idea de como sean (¡Hasta el siguiente capítulo me enteré que Joss era mujer!). Por cierto, no todos estamos tan metidos como tú en la serie, por lo que mencionas ciertos pokemón cuyos nombres/ataques/tipo yo desconozco, lo que me hace perder el interés de la historia... volvemos a lo de describir ciertas cosas, no a fondo, pero al menos una idea de lo que quieres lograr.
    Del mismo modo, te invito a revisar tu ortografía, gramática y un poco el hilo de coherencia de las cosas, porque ciertos puntos se pierden sin llegar a ser concluidos.
    No sé si me perdí, pero en el capítulo 2, ¿Le querían robar la mochila a Carlos y luego el avión se cayó mágicamente en un renglón? Tienes que plantear como ocurrió esto, a mí me dejó una sensación de no saber nada, y de querer dejar de leer en ese instante porque se perdió el sentido.
    Desconozco si quieras dedicarte a esto o si lo haces solamente para perder el tiempo, pero no pierdes nada en intentar hacer las cosas un poco mejor, ¿No? A fin de que te sirva a ti y ayudes a los demás a entender tu historia, y a hacerla más pasajera.
    PD: ¿Alguna relación con que te llames Carlos y tu protagonista también? No soy muy afecto a las historias donde el protagonista es el superhéroe, puede con todo y para acabar es el autor...
    Saludos. Espero me pagues la visita en alguna de mis publicaciones.
     
  11.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Darklis, que bien que te haya gustado el tema, me gustaría invitarte a que no dejes de leer, porque te aseguro que no dejaré de publicar nuevos capítulos... ... así tenga 39 años, jajaja.

    Steel Rose, gracias por tu apoyo. :)

    Sadasto, pues gracias por pasar por acá a comentar, eso es genial.

    Las ilustraciones, pues no las pongo para que entiendan la historia, no son cruciales, sólo las hago y las pongo porque me divierte dibujar y me gusta mostrar los dibujos. Y de hecho, si sé que hay muchos agujeros secuénciales en los primeros capítulos, de hecho eso debe ser porque esos capítulos fueron escritos hace mucho tiempo, para publicarlos acá sólo los retoqué, no los volví a escribir por completo, así que hay varias cosas que las tengo por medio olvidadas.

    Por la ortografía, ¿realmente es tan espantosa?, jaja, debo admitir que la ortografía toda mi vida ha sido mi punto débil, pero no te preocupes, que si hago lo posible por erradicarla de mis escritos, ahora, si me ayudan dándome guías de algunos errores, sería genial.

    ¿Que si hay alguna preferencia por el personaje que se llama como yo?, pues, si, ya que le he asignado el pokémon que más me gusta y le he dado mi nombre también, jaja, pero más allá de eso, nada, de hecho el no es el protagonista, ya que en esta historia hay ocho protagonistas con el mismo grado de participación, y estoy seguro que no lo notarás, pero con lo que avanzará la historia y con lo que ya ha avanzando se podría decir que ese personaje es más bien el que tiene menos protagonismo.

    Y, ¿qué no sé si lo que pretendo es perder el tiempo con esto?, por favor, no seas grosero conmigo, con ellos y contigo mismo, admitámoslo, a nadie le pagan acá por escribir, y nadie presentará estos trabajos como referencia curricular, laboral o profesional. Todo esto, por más artístico o grotesco que sea, no es más que un pasa tiempo, que algunos sobrevaloran, infravalora o más realmente aprecian y disfrutan realizar.
     
  12.  
    Yazkara

    Yazkara Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Marzo 2011
    Mensajes:
    83
    Pluma de
    Escritora
    HOLA!!!!!
    Como te lo prometi aqui estoy.
    La verdad no soy tan fan de pokemon, pues solo eh visto la prinera saga hace ya algunos años y una que totra pelicula de vez en cuando, por lo que te agradesco las imagenes de los pokemon. Tu historia es interesante pero me recordo un poco a `` lost´´ jajajajajaj . . . tiene un sierto paresido ¿no crees? pero en lo general creo que mejorar un poco para no dejar lagunas y poder hacer mas interesante la historia.
    Trata de checar los pudtos que te faltan y podras tener un muy buen trabajo. Y por la ortografia creo que todos tenemos problemas de vez en cuando, solo trata de mejorar.
    Espero poder seguir en contacto y saber mas de tus fanfics muy pronto.
    oxoxoxoxoxoxo =)
    atte YAZZZZ
     
  13.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    1257
    CAPÍTULO 17: LO QUE BUSCAN (1ra parte)

    Renzo había dejado la aldea de los Ditto, para ir en busca de sus compañeros, pero el busque resultó ser más grande e sinuoso de lo que parecía, pues no tardo mucho tiempo en darse cuenta que se había perdido dentro de éste.

    En la comunidad de los Ditto había un gran festejo, todos estaban muy alegres porque había llegado un humano con la promesa de liberarlos, pero se acercaba el amanecer, ellos sabían en que momento empezaba el día de trabajo para todos, y desde ese momento los ánimos bajaron, todos se tornaron inseguros y preocupados sobre todo porque Renzo había particdo unas cuantas horas antes, pero aún no volvía.

    Todos miraban al horizonte, como si esperaran a que alguien llegara. Hasta que ocurrió. Dos pokémones se acercaban, eran un Golem y un Nidoking. Todos los Ditto salieron a mirar lo que ocurría a través de los agujeros de las rocas, con rostros de amargura.

    [​IMG]

    Diego, Carlos, Runtor, Yami, Avo, Joss, Flora, Claudia y Ángela habían ingresado al bosque que estaba cerca de la playa y seguían el camino que las huellas de Renzo habían marcado, era preciso permanecer juntos hasta encontrar a Renzo. De un momento a otro, Flora escuchó el ruido de un pokémon y sonriendo dijo: «¡escuchen!, es el grito de un Nidoking, Renzo tiene un Nidoking, ¡si!, es el Nidoking de Renzo, ¡vamos!» y sin más, echó a correr, acción que obligó al resto del grupo a seguirla.

    Atravesaron espesos arbusto y por entre los árboles corrimos en fila, hasta llegar a un claro de bosque, donde se alzaba una pila de rocas al lado de dos pokémones: un Golem y un Nidoking. Flora se preguntó donde estaría Renzo, pero el grupo reaccionó primero jalando a Flora nuevamente hacia los arbustos para que no sea vista. No tardaron en darse cuenta de que ese Nidoking no era el de Renzo, y Ángela al mismo tiempo reconoció a Golem diciendo furiosa: «¡hora de pelear muchachos!, esos pokémones son de Mefian». Entonces, lejos de la vista de los pokémones rivales, los muchachos escogieron a sus aliados preparándose para la batalla:

    Poliwhirl libérate —comenzó a escoger Diego.
    Golduck libérate —continuó Carlos.
    Azumarill libérate —lo siguió Flora.
    Migthyena libérate —exclamó Runtor.
    —Vamos Teddiursa, ¡adelante! —ordenó Ángela—, chicos, no podemos echarnos para atrás ahora, Mefian no está acá, esos pokémones están en desventaja con relación a los nuestros.
    —¡Si! —exclamaron todos los demás al unísono.

    Yami, Avo y Joss habían dejado olvidadas sus pokébolas en el campamento, lo cual fue una torpeza que en ese momento lamentaron.

    Los tres pokémones acuáticos lanzaron sus Chorros de Agua, con los que pretendían distraer al enemigo para que no pudieran bloquear el ataque Embestida de Mightyena y Teddiursa, pero una vez más se puso en manifiesto las particularidades características de los pokémones enemigos: Golem se puso en frente y compactó su cuerpo formando una roca, que empezó a girar rechazando el agua hacia los lados, luego avanzó a alta velocidad en esa forma, atacando directamente a Mighyena con un Ataque Rodada, ataque del que Teddiursa se salvó a tiempo con un salto.

    Desde el aire Teddiursa intentó golpear a Golem con un puño Demoledor, pero Nidoking lo capturó por una de sus patas traseras y lo enterró en el suelo. Nidoking ya estaba a punto de Pisotearlo, cuando Teddiursa de un salto hacia atrás esquivando el ataque. «¡Ahora Teddiursa!, ¡¡Puño de Hielo!!» gritó Ángela. Nidoking y Teddiursa ahora estaban pegados por las manos con un puñado de cristales helados entre ellos, nuevamente la fuerza decidiría al ganador.

    [​IMG]

    El forcejeo era impetuoso, ambos pokémones movían sus brazos lentamente tratando de empujar con todas sus fuerzas; de pronto la concentración del momento fue cortada por la caída de Golduck. Golem había lanzado a Golduck contra Teddiursa y luego de estrellarse ambos aterrizaron a dos metro de distancia. Golem ya había acabado con Poliwhirl, Azumarill y Mightyena, y ahora se disponía a arremeterse contra Golduck y Teddiursa para acabarlos.

    —¡¿Qué hacen?! ¡traten de ayudarme! —exclamó Carlos.
    —¿Cómo piensas que lo vamos a hacer? —le dijo Flora irónicamente.
    —¡Envíen a otros pokémones! —sugirió Carlos.
    —¡Ampharos, cambio!, ¡usa tu Barrera de Luz! —reaccionó Runtor antes que cualquier otro.

    Runtor de inmediato cambió a Mighyena por Ampharos, que llenó el campo (entre Golem y Golduck) de láminas brillantes parecidas al cristal. Golduck se paró y lanzó su ataque hipnótico sobre Golem, pero no sirvió, Golem pasó destrozando todas las pantallas de Ampharos y finalmente golpeó con fuerza a Golduck, lanzándolo contra un árbol.

    —Ángela ¡cuidado con Teddiursa! —indicó Flora.
    —¡Bien!, ¡Teddiursa, prepara tu Cola de Metal! —ordenó inmediatamente después Ángela.

    Teddiursa, permaneció echado en posición de acecho esperando a que Nidoking se acercara y en el momento indicado, lo atajó con su Cola de Acero dando un salto, pero no consiguió nada, Nidoking con un batir de su brazo apartó a Teddiursa de su lado, el cual cayó de pie sobre el suelo.

    —¡Sealeo, cambio! —gritó Diego.
    —¡Masquerain, cambio! —lo siguió Flora.

    Masquerain trató de ayudar haciendo caer gotas de lluvia y Sealeo enfrió todo lo que pudo el ambiente con su Rayo de Aurora. Golduck semi-inconsciente aprovechó las condiciones para liberar todo el agua que sus facultades le permitían con el ataque Remolino (géiser), lo que cubrió con chorros de agua los cuerpos de Nidoking y Golem.

    [​IMG]

    Golduck hacía lo mejor que podía aquel ataque, y los demás pensaban que eso bastaría, porque ambos ni se movían del alcance del remolino. Los chorros de agua siguieron y siguieron disparando hacia el cielo, hasta que Golduck calló fatigado sobre sus rodillas. Todos se quedaron perplejos cuando vieron los cuerpos de Golem y Nidoking goteando agua por todos lados, y aún así, caminar despacio hacia Golduck con la misma firmeza que antes de empezar la batalla. Fue entonces cuando el grito de otro Nidoking a la distancia hizo que el Nidoking enemigo dejara el escenario y se internaran en el bosque, Ángela sin perder tiempo le ordenó rotundamente a Teddiursa que siguiera al Nidoking enemigo. Ante los hechos, Golem fue tras de Teddiursa velozmente.

    Todos se quedaron mirando a Ángela, y sin previo aviso, varias miradas inadvertidas provenientes de la pila de rocas cobraron vida. Todos los Ditto que estaba dentro salieron a la luz para celebrar la partida de Golem y Nidoking, y la supuesta victoria de los humanos recién llegados. Ángela de inmediato se dio cuenta que era lo que los Ditto festejaban tanto, así que no se le ocurrió mejor idea que decirle a los demás chicos del grupo: «Espérenme acá y no se preocupen por mi, yo iré a ayudar a Teddiursa en lo que pueda para tratar de alejar y engañar a esos dos pokémones. Hay que poner los pies en la tierra: ustedes nunca podrían contra ellos, pero en cambio, Teddiursa si tiene oportunidad; lo que si deberían de hacer, es poner a estos Ditto a salvo... si tienen afecto por los pokémones». Y sin más salió por el mismo camino de Golem, Nidoking y Teddiursa.

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  14.  
    Yazkara

    Yazkara Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Marzo 2011
    Mensajes:
    83
    Pluma de
    Escritora
    Bueno creo que no se mucho de los pokemon, pero que ¿no? si estan evolucionados son mas ¿fuertes? porque los descrives algo deviles o muy novatos a sus entrenadores. Es un simple comentario.
    Te ricomiendo que repaces un poco tus escritos antes de publicarlos, siento que te faltan algunas palabras de vez en cuando. Aparte de lo demas creo que vas bien.
    oxoxoxoxoxox =)
    atte YAZZZ
     
  15.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Yazkara, pues en realidad si los repaso antes de publicarlos, pero bueno, supongo que los leo muy apresurado y aún así esas palabras se me escapan. Si pudieran ayudarme con eso sería genial. Gracias.
    Y bueno, la razón por la que los demuestro así a los entrenadores es porque como dije al comienzo, forman parte de un grupo de entrenadores no muy hábiles, y la razón por la que describo así a los pokémones es por motivo de la historia, eso se verás dentro de muy poco.
    Gracias por leer y coemntar.
     
  16.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,369
    Pluma de
    Escritora
    Debido a unas cuantas "quejas" respecto a esto y considerando todo, tu fic será tratado como historia o cuento ilustrado y se movió de lugar, dudas o quejas, ve con Rigel o algún otro líder.
     
  17.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Genial, por mi no hay problema.
     
  18.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    2413
    CAPÍTULO 18: LO QUE BUSCAN (2da parte)

    En la espesa vegetación del bosque, Ángela corría con todo lo que sus piernas le daban, veía como Teddiursa se balanceaba de un lugar a otro siguiendo a Nidoking que avanzaba de modo zigzagueante por el boque, buscando al pokémon causante de aquel ruido que escuchó. La carrera seguía y seguí, y era gracias a la indecisa forma de buscar de Nidoking, que Ángela podía seguirles el rastro a dos pokémones en cuestión.

    [​IMG]

    Al final Ángela logró ver una sombra alta, que salía del bosque hacia la pradera; filosas puntas púrpura recorrían la piel del ser que Nidoking seguía. Los pokémones estaban cerca y ya no hacía falta seguir recorriendo el resto del bosque, así que se dirigió de frente hacia el umbral del bosque. Ángela vio que un Nidoking más apareció, el cual se lanzó encima del Nidoking que supuestamente debía pertenecerle a Mefian. Ángela no podía distinguir bien la batalla entre ambos, por los árboles que se le interponían, así que se dispuso a acercarse más; y luego de pasar por detrás de dos árboles, se topó de golpe con Renzo. «¡¡Aaahh!!», gritó Ángela despavorida.

    —¡Me asustaste! —exclamó ella enfurecida.
    —¡Shhhh! Guarda silencio que vas a distraer a Nidoking —le dijo Renzo con voz muy baja.

    Pero Renzo no contaba con la presencia de Golem, que hizo su aparición entre ambos chicos sin anunciarse. Fue entonces cuando Teddiursa reapareció lanzándose desde lo alto de un árbol sobre Golem, pero él contraatacó a tiempo con un ataque Rodada en dirección ascendente, lo cual cortó violentamente la caída de Teddiursa y lo hizo estrellarse contra el suelo. Ángela corrió hacia él para recuperar un poco la energía de su pokémon con una pociones curativa y Renzo trató de lidiar con Golem, enviando a Gengar al campo de batalla.

    Golem se limitó a atravesar el cuerpo de Gengar para embestir directamente a Teddiursa, el cual saltó y nuevamente trató de atacar a Golem con una Mega-Patada, pero Golem la resistió. En ese momento Ángela notó que los dos Nidoking habían dejado de gruñir, así que le ordenó a Teddiursa que distrajera a Golem para poder decirle a Renzo:

    —Renzo, vamos a donde están los Nidoking, que ya no los escucho gruñir, algo ha pasado.
    —¡No!, tenemos que acabar con Golem antes. Nidoking puede sólo con el otro —le respondió el muchacho.
    —¿Quéee? ¡¿Sólo?!, ¿estas bromeando?, ¿no recuerdas lo que pasó la última vez con tu Jolteon?, ¡ahora pasará lo mismo con tu Nidoking! —trató Ángela de hacerlo entrar en razón.
    —Estaba en desventaja, además Nidoking, es más fuerte que Jolteon —pero Renzo seguía confiando demasiado en el limitado poder de sus pokémones.
    —Es una tontería pensar eso, tenemos que ir por Nidoking y alejarnos del enemigo —exhortó Ángela—, aún ninguno de nosotros, y sobre todo ustedes, somos lo suficientemente fuertes como para afrontar a algún pokémon de Mefian, o del otro tipo que viene con él.
    —Insisto en que debemos quedarnos a acabar con Golem —dijo Renzo sin pensar bien las cosas que Ángela le decía.
    —Bueno, si no vienes conmigo, voy sola, allá tiene que estar pasando algo malo —dijo por último Ángela un poco malhumorada.

    Así, ella salió sola del bosque, para saber que ocurría, y al salir vio que tal como ella pensaba, las cosas iban mal. Mefian estaba parado al lado de Nidoking, el que sostenía por encima de su cabeza y con un solo brazo al Nidoking de Renzo, desmallado. Ángela llamó con gritos a Renzo, y después de que Mefian empezara a hablar, él llegó con Gengar tras escapar del alcance de Golem.

    —Este "cadáver", es de un pokémon de tus amigos —dijo Mefian señalando con la mirada al cuerpo del Nidoking de Renzo.
    —¡Nidoking! —exclamó Renzo muy asombrado.
    —¿Por qué haces esto? —preguntó Ángela con una leve mirada de odio.
    —No lo sé, creo que algunos de tus amigos aún no tienen bien entendido que significa, "no hacer nada" —le respondió Mefian antes de lanzar una mirada recriminadora hacía Renzo.
    —Devuélveme a Nidoking —exigió Renzo dando cortos pasos titubeantes.
    —Y espero que esto no haya sido en vano —continuó hablando Mefian—, es la última vez que lo soporto, la próxima vez, el ataque será a todo el grupo, no sólo a uno.

    El Nidoking de Mefian lanzó al de Renzo con fuerza, luego de eso Renzo con los ojos algo tristes volvió a meter a Nidoking en su pokébola, y con rabia volvió la mirada hacia Mefian.

    A lo lejos se veía a Teddiursa llegar, con Golem tras de él en su persecución. Cuando Teddiursa llegó cerca de Ángela, Golem lo alcanzó por la espalda haciéndolo caer, y sin perder tiempo, se recuperó para saltar justo antes de que Golem vuelva a pasar por allí con el Ataque Rodada. Ángela le ordenó que use su defensa para detener el ataque de Golem. Teddiursa puso toda su fuerza e hizo que Golem se desviara.

    —Ya basta, dile a tu Golem que deje la batalla, esto acabó, Teddiursa no atacará más —exigió Ángela enérgicamente luego de declarar su renuncia a la batalla.
    —Bien —dijo Mefian, con lo cual Golem paró su ruedo—, y veo que tu Teddiursa es más fuerte de lo normal.
    —Así es, ustedes no son los únicos con pokémones fuertes aquí —dijo Ángela con actitud desafiante.
    —Si —continuó Mefian—, sólo de dos maneras tu pokémon podría llegar a ser tan fuerte: con entrenamiento, o con... —y entonces miró con una sonrisa maliciosa en el rostro.

    [​IMG]

    Ante esta frase incompleta, Ángela se conmocionó mucho, pues ella sabía algo que Mefian también parecía saber, pero debía ser lo más cautelosa posible y pensar bien lo que iba a hacer o decir. Después de pensarlo rápidamente, decidió inspeccionar el cuerpo de Nidoking detalladamente sin que Mefian se diera cuenta para no levantar sospechas y resolver sus dudas. Se acerco lo más rápido pero calmadamente que pudo hacia Teddiursa, para asegurarse de que Mefian no tenga más oportunidades de comprobar lo que ella tanto temía. Así que continuó hablando, esta vez estratégicamente:

    —Sí, pero no hace falta que me halagues por el arduo entrenamiento que le he dado a este Teddiursa. Mefian, dijiste que a quien querías era a mi, déjalos a ellos, que como tú les ofreciste, partirán en el helicóptero que les concederás hoy en la noche, si ellos permanecen en la playa. Déjame estar con ellos hasta entonces, quisiera despedirme y pasar un último día tranquila, ya luego me quedaré acá para ver cuales son tus intenciones —concluyó ella con un tono de voz un poco irónico y desafiante.
    —Ja ja ja, bien —respondió Mefian—, no quiero hacerte sufrir mucho a ti que eres pariente mía. Y ustedes —dijo refiriéndose a Renzo—, no se preocupen por su amigo que va camino al volcán, cuando acabe su paseo por allá yo me encargaré de que vuelva a casa sano y salvo. Ángela, si quieres acompañarlos hasta ese entonces, ve; pero luego no trates de esconderte, que será muy fácil encontrarte y no tendré tanta paciencia como ahora.
    —No necesito huir para sobreponerme a tus planes —dijo Ángela con mucha seguridad en sí misma.
    —Entonces veremos que harás, por cumplir tus palabras —respondió tranquilamente Mefian.
    —Nos vamos Mefian; Renzo, tenemos que reunirnos con lo demás rápido —dijo Ángela mirando de lado a Renzo.
    —¡Ah! Y dile a tus amigos que cuando vuelvan a la civilización... ni se les ocurra decir algo de lo que "creen" que hago acá —les advirtió Mefian—; los estaremos vigilando todo el tiempo que sea necesario.

    Ángela y Renzo, luego de oír esto, tomaron el camino de regreso hasta perder de vista a Mefian. Renzo la notó muy pensativa y fuera del sí a Ángela, ella estuvo pensando en algo muy serio al parecer, que no quiso revelar hasta que llegaron nuevamente al campamento de la playa. Allí estaban todos. Todos se habían reunido ya, y lo Ditto acompañaban a los muchachos. El Gardevoir de Claudia había servido de intermediaria para comunicarles a los chicos la preocupación de los Ditto por haber dejado su territorio desolado, pero Renzo les dijo nuevamente que pronto volverían a verlo y que todo sería como antes de nuevo. Los Ditto apreciaban que los habían liberado de lo maltratos de aquellos pokémones; tanto que se sintieron dispuestos a ayudarles en lo posible.

    Ángela esperaba el mejor momento para contarles todo lo que había comprendido, y los planes que tenía en mente, y el momento llegó luego de que los Ditto contaron nuevamente la historia completa de como eran libres y prósperos y de la noche a la mañana pasaron a ser esclavos y desgraciados. El jefe de los Ditto habló entonces de aquello que les obligaban hacer: ir por toda la isla en busca de algo; en ese momento fue cuando Ángela tuvo la total certeza de que su versión de los hechos era la correcta.

    Al acabar el relato detallado de los Ditto, Ángela contó que era hija de un importante científico de tecnología, genética y biología pokémon, y que la tecnología pokémon había evolucionado mucho desde que su padre empezó a hacer sus primeras investigaciones, tanto que en la actualidad era posible hacer a los pokémones el doble, triple, cuádruple de poderosos o aún más; eso se lograba instantáneamente con unos artefactos especiales, que aunque todavía estaban en prueba, ya eran una realidad; así Ángela reveló el nombre de estos prodigiosos sistemas: los EX-tra Aros y también contó que su Teddiursa usaba uno, en la cola. Los describió como artefactos que se asemejan a un collar o a un brazalete y explicó su funcionamiento de un modo simple y rápido: «Una vez que se equipan en el cuerpo de un pokémon hacen que su poder incremente de acuerdo al tipo y número de EX-tra Aros que se use, además de que anulan los efectos de ventajas y desventajas que pueda haber entre un pokémon con EX-tra Aro y otro sin uno».

    [​IMG]

    —Es definitivo que Mefian está usando EX-tra Aros en sus pokémones —aseveró Ángela.
    —Pero, ¿y cómo estas tan segura de eso? —siguió dudando Carlos.
    —Yo lo he visto, he visto a su Nidoking —les contó Ángela muy entusiasmada—, cuando hablamos con Mefian hoy en la pradera, observé a su Nidoking disimuladamente para no levantar sospechas, y si, su Nidoking tenía un EX-tra Aro en su brazo derecho. Además me encargué de que él no se enterase de que Teddiursa también usa uno.

    [​IMG]

    Todos los demás muchachos se quedaron boquiabiertos, completamente anonadados por todo lo que Ángela les había revelado. De inmediato Renzo y los demás empezaron a darle otro sentido a todas sus batallas perdidas, y se empezaron a sentir de cierto modo más seguros, ya que después de todo vieron que si había posibilidades de ganar en una batalla contra Mefian.

    —Y por lo que dicen los Ditto, apostaría a que lo que buscan, son más EX-tra Aros —siguió opinando Ángela.
    —¡Claro! —intervino Carlos—, ¡y nosotros podríamos adelantarnos a ellos!, ¿se imaginan?, ¡con EX-tra Aros podríamos enfrentarnos a ellos de igual a igual!
    —Bueno, yo no estaría tan seguro de que lo que busquen sea eso —dijo Runtor un poco dudoso.
    —Si, pero como dice Carlos, de ser así, podríamos hacer muchas cosas —siguió hablando Ángela con mucho seguridad.

    Todos se quedaron mirándola, en especial Renzo, que aún sentía la amarga sensación de saber que esa vez, no podían hacer nada para ganar que no sea aceptar la esperanza que Ángela tenía de encontrar los EX-tra Aros.

    Entre todos idearon un gran plan: Los Ditto, que se ofrecieron a ayudar, eligieron entre ellos a siete, que suplantarían a los siete chicos que faltaban para completar el grupo para que supuestamente "todos" vuelvan a la civilización, y así poder despistar a Mefian (lo cual les daría una especial ventaja). Luego Ángela iría con Mefian para marcar las ubicaciones del enemigo, gracias a un radar que ella había guardado hasta ese momento. Los chicos se quedarían con el radar y ella se llevaría el satélite, así los chicos podrían andar por la isla con la seguridad de que no se toparían con el enemigo. Finalmente la parte que involucraba al "teléfono celular de Avo", quedó igual y los chicos prometieron tratar de no separarse más.

    En cuanto a Rafael, los chicos siguieron pensando que por lo que Mefian había dicho, él ya estaba advertido de su presencia en algún otro lugar de la isla. Los chicos pensaban que lo peor que le podrían hacer a Rafael era amordazarlo para forzarlo a dejar de la isla, aunque Renzo notó por otro lado, que era muy sospechoso que Mefian pretenda dejar que Rafael siga su camino hacia el volcán, además el mismo Mefian había dicho que Rafel aún tenía “algo” que hacer en la isla, por lo que debían contactarse con Rafael cuanto antes.

    Así pues, fue como Avo, Joss y los demás supuestos miembros del grupo, que en realidad era Dittos transformados, esperaron en la playa junto con Ángela hasta la noche alrededor de una fogata, conversando y disfrutando sus últimas horas de estancia en la isla. Los Ditto, al transformarse en humanos, también copiaron su habilidad para hablar, por lo que eso no fue un problema en el plan, aunque la voz que ellos poseían era, ciertamente, un poco rara.

    Los siete chicos reales que habían sido copiados por los Dittos, estaban ocultos entre los arbustos, esperando impacientemente la partida de los demás para dormir tranquilos. Los Ditto ya se habían repartido por casi todas las partes cercanas de la isla, para hacer guardia esa larga noche. Pasó un tiempo y luego una luz vino destellando en el cielo; el helicóptero había llegado. No se despidieron, porque todos esperaban y creían que en el futuro se verían nuevamente. Así fue como los chicos, que quisieron, dejaron la isla.

    [​IMG]

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Bueno me gusto la continuación, tienes una buena redacción y escritura, que malo que los atacaron pero después vinieron por ellos en el avión, por lo cual fue muy interesante la trama que le diste, en fin espero el próximo. Adiós.
     
  20.  
    CarlosCF

    CarlosCF Usuario común

    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Obitlarnis: Los Aros-EX
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    43
     
    Palabras:
    1106
    CAPÍTULO 19: BUSCANDO Y BUSCANDO

    Salió el sol de la mañana y un nuevo día empezaba con un espectáculo algo desagradable. Todo el grupo (Diego, Flora, Runtor, Claudia, Yami, Renzo y Carlos) estaba escondido entre los arbustos, viendo a lo lejos, como Ángela fue interceptada por Mefian en la playa y luego de una conversación al parecer algo hostil, ella lo siguió de lo más normal hasta que ambos se perdieron en el bosque. Los chicos sabían que eso era parte del plan, así que si querían evitarle mayores molestas a Ángela, lo único que podían hacer era encontrar los EX-tra Aros lo más rápido posible. Sin más, empezaron con su parte del plan.

    Los Ditto ya se habían organizado perfectamente durante la noche sin que los chicos se dieran cuenta, notaron como de tramo en tramo habían construido pequeñas casetas en forma de colmena encima de los árboles. Comenzaron a buscar en el bosque más cercano a la playa (donde conocieron a la Comunidad de Dittos) y al ingresar al bosque, el Cyndaquil azul de Runtor fue el primero en darse cuenta del posicionamiento de una caseta Ditto en uno de los árboles.

    [​IMG]

    Desde aquella caseta, un Ditto les trató de decir algo, y luego de pensar un momento, Claudia liberó a Gardevoir para que les comunicara lo que Ditto quería decir. Decía que usaran las casetas para reportarse cada vez que vean una, así registraríamos su expedición con el fin de no volver a pasar por el mismo lugar. Desde entonces los chicos tendrían que estar más atentos a lo que los Ditto dijeran. Lo que buscaban sería casi imposible de encontrar con la mala vista humana, además ni estaban seguros de que forma debía tener el paquete que buscaban, así que Mightyena (de Runtor), Umbreon (de Flora), Jolteon (de Renzo) y Ninetales (de Carlos) estaban libres para ayudar con la labor olfateaban y aguzaban la vista todo el tiempo, escudriñando por aquí y por allá sin parar, en busca de objetos raros o ajenos al paisaje natural del lugar.

    Las expediciones eran cansadas y de vez en cuando les caía encima uno que otro pokémon salvaje. Varios Venusaur, Raticate, Arbok, Venomoth, Victreebel, Tropius, Kecleon, Seviper y un particularmente persistente Breloom; fueron algunos de los pokémones salvajes que trataron de retrasar a los chicos en su misión, pero con cada batalla se dieron cuenta que no en vano los convocaron a la Liga Intercontinental Pokémon. Su estrategia era casi siempre la misma: los pokémones con mayor ataque especial atacaban de lejos, lanzando lo más fuertemente posible sus ataques espaciales, lo cual servía de barrera para que los pokémones con ataque físico más elevado fueran detrás, listos para rematar a los oponentes con sus golpes directos.

    [​IMG]

    Y así pasaron los primeros tres días. Habían pasado por tantas Ditto-casetas que ya habían perdido la cuenta, habían atravesado la pradera hasta una playa que estaba del otro lado de la isla. Ahí los pokémones eran ligeramente más resistentes y fuertes que los que habían visto en la zona inicial de la isla, y había especies pokémon distintas también: abundaban los Dustox, Linoone, Grovyle, Heracross, Granbull, Forretress; y cuando llegó su primera noche allí, fuertes ululaos y chillidos no dejaban dormir a los muchachos; el lugar estaba infestado de muchísimos Noctowl, Ariados y Golbat. Así que aprovecharon la oportunidad de entrenar con sus pokémones nocturnos.

    Un día más y nada de nada. Todos los pokémones aliados habían aumentado sus características: eran más resistentes, rápidos y potentes; sus ataques llegaban más lejos y con más fuerza, sus técnicas actuaban con más efectividad y habían aprendido ha hacer ciertas cosas observando frecuentemente a sus enemigos hacerlas. Wigglytuff, por ejemplo, había mejorado un poco su velocidad y saltaba más alto, se la pasaba casi todas las mañanas saltando de rama en rama, escalando árboles para recoger frutos. Hasta que llegó el sexto día, casi una semana de búsqueda y los chicos empezaban a preocuparse seriamente por Ángela, y aún más por Rafael; habían discutido unos cuantos días atrás sobre él, y mientras que algunos querían ir a ver como estaba, otros preferían dejarlo tranquilo a petición suya.

    El sol estaba cayendo, el sexto día se acababa y el día siguiente (después de terminar de buscar en la playa del otro lado de la isla) les tocaría acercarse un poco más al volcán, pero por un lugar que antes no habían tocado: las llanuras desérticas y rocosas, grandes extensiones de tierra infértil, en la que no se hallaba (hasta donde les habían informado) ni una sola caseta de Dittos, al parecer no tenían suficientes miembros para cubrir todos los terreno de la isla (o quizá lo que no tenían era valor, para internarse en un terreno tan difícil).

    [​IMG]

    Llegó la noche, y todos acostados en sus bolsas de de dormir, alrededor de una fogata pensaban, hasta que Runtor empezó la conversación:

    —¿Ya han pensado sobre que haremos allá? No lo sé, me parece que iremos en vano, no me cabe en la cabeza que una parte del avión pueda haber caído allí.
    —Todo cabe en lo posible, Runtor —intervino Carlos—, además nunca sabremos si hay o no hay restos del avión allí, si no vamos.
    —Si, hay que aprovechar ahora que estamos cerca —dijo Flora—, luego supongo que podríamos rodear el volcán para terminas de buscar y al volver a la pradera; aún tenemos que buscar en el bosque donde caímos al llegar y en los lugares del bosque más cercanos al volcán.
    —En la pradera no creo que esté —supuso negativamente Runtor otra vez—, a kilómetros se nota cuando hay restos del avión estrellado, como la primera vez que encontramos uno.
    —Apuesto que en esa zona infértil a la que iremos mañana hay pokémones más fuertes aún de los que ya hemos encontrado acá —comentó Claudia.

    [​IMG]

    Al decir eso todos se quedaron mirándola y algunos chicos se limitaron a embolsarse en sus sacos. Sin más que hablar, los demás recurrieron ha hacer lo mismo.

    =====================================================================================
    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Septiembre 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso