Explícito Nueva oportunidad [Ethan x Emily | Pokémon Rol | AU | One-shot]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Amane, 24 Marzo 2020.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Comentarista empedernida

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    5,344
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nueva oportunidad [Ethan x Emily | Pokémon Rol | AU | One-shot]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2560
    Título: Nueva oportunidad.
    Fandom: Pokémon Rol Championship | AU.
    Personajes: Emily Hodges, Ethan Encina | Mención a Dante Miles.
    Palabras: 2469
    Summary: "Y bajo aquella promesa infantil, ambos decidieron darse aquella nueva oportunidad."
    N/A: Contenido explícito, concretamente: escenas de sexo heterosexuales. | GalladeLucario dije que lo haría y lo he hecho uwu Siento si hay mucho ooc o errores, quería acabarlo hoy e igual con las prisas pues... eso. Espero que te guste aun así uvu <3


    Emily, definitivamente, había bebido demasiado.

    Aun se mantenía en pie y sabía lo que hacía, pero ciertamente había estado en mejores condiciones que aquellas.

    Esperó pacientemente delante de la puerta hasta que, al fin, la misma se abrió, dejando ver la figura de un adormilado chico que no tardó en reaccionar cuando reconoció a la morena.

    —¿Em? ¿Pasa algo? —preguntó, su voz algo ronca pero con un claro tono de preocupación.

    Segundos después Ethan se maldijo en silencio, sintiéndose estúpido. Tan solo había que ver los ojos rojos de la chica para darse cuenta de que algo pasaba.

    Emily, sin embargo, no dijo nada. Lo miró un par de segundos hasta que notó que sus ojos comenzaban a empañarse de nuevo y lo sollozos pugnaban por salir de sus labios, momento en el que Ethan se apresuró a su posición y la rodeó con los brazos, acariciando su espalda.

    * * *
    Pasaron varios minutos hasta que la chica logró calmarse y con ello, ambos pudieron entrar finalmente a la vivienda.

    Así que ahí estaba, sentada en el sofá del salón, jugueteando nerviosamente con sus dedos y terriblemente avergonzada.

    Ethan llegó no mucho después, con dos humeantes tazas en sus manos, una de las cuales acabó en la mesilla delante de la chica. Emily sintió el sofá hundiéndose ligeramente en el momento en el que el chico se dejó caer sobre él.

    —Es té, bebe un poco, te sentará bien —le dijo, su tono de voz totalmente amable.

    —G-gracias… —murmuró ella en respuesta, cogiendo la taza para darle un sorbo, aun cabizbaja.

    El silencio se extendió entre los dos hasta que finalmente el pelirrojo decidió romperlo.

    —¿Estás mejor?

    Emily asintió rápidamente con la cabeza, aun sin levantar la vista, su mirada perdida en el líquido ámbar.

    —L-lo siento… yo… tendría que irme a casa…

    Y mientras pronunciaba aquellas palabras, se puso rápidamente en pie, tambaleándose sin embargo en el proceso y provocando una rápida reacción en el chico, que también se puso en pie y agarró su cintura, evitando una caída.

    Sus miradas se entrecruzaron pero Emily apartó la misma con celeridad, así como su cuerpo, sentándose de nuevo en el sofá.

    —No voy a dejar que te vayas así —sentenció Ethan, sin perder la sonrisa, mientras se cruzaba de brazos—. Puedes pasar la noche aquí, Em, no te preocupes. Quédate en mi cuarto, yo dormiré en el sofá.

    La chica abrió la boca para rechistar pero Ethan no se lo permitió, comenzando a tomar su propia bebida y dándole la espalda.

    Aquello le provocó una leve sonrisa a Emily.

    * * *
    La morena acabó por beberse su té en silencio, sintiéndose bastante mejor tras ello. Observó a Ethan cuando este se alejó hacia la cocina una vez más, sintiendo un pinchazo de terrible culpabilidad en su interior.

    —¿Sabes? —empezó a decir cuando el chico volvió a su lado, llamando su atención por completo—. Hoy hubiese sido nuestro aniversario…

    Ethan no necesitó mucho más para comprender en ese momento todo, y al hacerlo, perder su sonrisa por completo.

    Él quería a Emily, mucho, quizás demasiado. También le gustaba, aunque había aprendido a convivir con ello con tal de preservar su amistad.

    Y por ello no soportaba verla así, con el corazón destrozado.

    —Emi…

    —Ya, ya, lo sé —lo cortó, sin atreverse a mirarlo mientras jugaba nerviosamente con sus dedos una vez más—. ¿Cuánto ha pasado ya? ¿Dos meses desde que cortamos? P-pero…

    No supo cómo seguir, no supo qué decir. Porque realmente quería decir muchas cosas, su cabeza estaba hecha un lío.

    >>Ethan yo… estoy confusa —confesó finalmente, apretando la tela de su vestido entre los dedos—. P-porque echo de menos a Dante pero… ¿ya no es lo mismo? Ya no siento ese vacío… y no lo entiendo.

    En ese momento, guiada por la valentía que el alcohol le proporcionaba, levantó la vista y miró al chico. Sus ojos de nuevo aguados pero con un brillo de genuina sinceridad, mientras que Ethan simplemente se había quedado en silencio, mirándola sorprendido.

    >>Y tú… has estado ahí siempre, y cada vez que estoy contigo me siento bien, y ya no me siento sola y me haces reír y olvidarme de todo y… —habló, apresurada, sus mejillas sonrojándose cada vez más a medida que se iba acercando a aquello que tanto miedo había tenido de admitir—. Y… creo que… me gustas… —su tono de voz fue disminuyendo y bajando con cada palabra, así como su vista una vez más.

    Un silencio sepulcral cayó sobre ambos, Emily no sabía cómo seguir y Ethan no sabía qué responder.

    >>Pero… no es justo, Ethan —acabó por juntar el valor para seguir, porque no quería dejarlo en el aire—. No quiero que seas la sustitución de Dante, y creo que es genuino pero… ¿y si no lo es? No quiero que pases por esto…

    Sumida en sus propios pensamientos, Emily cortó de repente sus palabras cuando notó los dedos del chico sujetando su barbilla, obligándola así a levantar la vista.

    Cuando sus miradas se juntaron, Emily pensó que en su vida había visto tanta felicidad en aquellos ojos verdes; y que aquel cosquilleo que se extendió por su cuerpo era una sensación demasiado familiar y agradable.

    Ethan hizo un amago de hablar pero fue incapaz de pronunciar palabra alguna. En ese momento, ni siquiera le importaba que existiese la posibilidad de ser un reemplazo. No le importaba porque sentía en los ojos de Emily que todo era verdad, no le importaba porque conocía a la chica y sabía que si aquella posibilidad existiese, no se habría planteado decirle nada.

    Ninguno pudo hablar, pero no lo necesitaron en ese momento. Sus miradas chispeaban y, lentamente, como si el tiempo se hubiese parado para ellos, se acercaron, uniendo al fin sus labios.

    El beso empezó lento, casi tímido, pero no tardaron en agarrarse a él, desesperados, casi batallando por querer dominar la unión. Si se separaron fue por la falta de aire que sus pulmones comenzaban a demandar, motivo por el que se encontraron con la respiración entrecortada al hacerlo.

    Y aquello se había sentido definitivamente bien, pero no fue suficiente. En aquella burbuja de intimidad que habían creado, un beso no era más que el inicio.

    Necesitaban más.

    Y ambos lo sabían.

    —¿Estás segura?

    —Sí.

    Realmente lo estaba. Pocas veces había estado tan segura, si tenía que ser sincera.

    Ella fue la primera en levantarse, algo más estable que la vez anterior, y sonriendo de forma algo sugerente agarró al chico por la muñeca, levantándolo así del sofá.

    Acabaron en la habitación del pelirrojo y, de nuevo quizás movida por el alcohol, fue Emily la que tomó la iniciativa. Tiró de su mano para acercarlo y volver a juntar sus labios en un apasionado beso, entrometiendo los dedos de su mano libre en el cabello del chico, atrayéndolo aún más. Ethan no se quedó atrás, pues con su mano libre también pegó más ambos cuerpos al acercarla por su cintura.

    Tanteando en la oscuridad, alcanzaron la cama, cayendo sobre ella.

    Con movimientos rápidos, casi desesperados, Emily se deshizo de la camiseta que el chico portaba, tirándolo hacia cualquier lado de la habitación. Separados de nuevo, la chica no pudo evitar acariciar con la yema de sus dedos los marcados abdominales del chico, mirándolos casi embobada.

    Aquello no escapó de la vista del pelirrojo, que sonrió con cierto orgullo ante la chica. Cuando Emily se percató, sintió todo su rostro enrojecido, apartando la mano con rapidez.

    Ethan solo rio, enternecido.

    Tras guiñarle el ojo, se colocó de rodillas al borde de la cama y, con toda la delicadeza del mundo, se deshizo de los zapatos de la chica para poco después sujetar uno de sus tobillos y así alzar su pierna.

    Con cuidado, fue dejando besos por toda la zona, completamente dedicado en la tarea y bajo la atenta mirada de la joven. Su reguero de besos acabó en la zona interior de su muslo, tras haber subido ligeramente la parte baja de su ajustado vestido.

    Con una sonrisa conciliadora hacia la morena, se deshizo de la única prenda que aun cubría su intimidad, cayendo la misma a los pies de la chica.

    Ethan sabía que Emily debía sentirse avergonzada, por mucho que necesitase ese contacto ya. Pero no le dio tiempo a decir nada pues no tardó en centrar por completo toda su atención en aquel espacio, provocando que la mente de Emily quedase prácticamente en blanco con ello.

    El pelirrojo puso todo su empeño en hacer sentir bien a la chica, y vaya que lo consiguió. Emily estaba jadeando, pronunciando el nombre del chico entre gemidos y sus manos apretando con fuerza las sábanas pues sentía que si no lo hacía, se volvería loca.

    Pero los gemidos de la chica definitivamente sirvieron para ayudar a Ethan a seguir con su labor. Su lengua se dedicaba a explorar cada milímetro de su intimidad y sus dedos estimulaban su clítoris, estaba empeñado en descubrir todos los puntos débiles de la chica.

    —E-Ethan… v-voy a…

    Fue incapaz de acabar la frase pero sí alcanzó su culmen, sintiendo como las olas de placer provocadas por el orgasmo asolaban su cuerpo, sus nudillos completamente blancos y su piel erizada, casi temblando.

    Y aun cuando fue Emily la que acabó, parecía como si Ethan fuese el verdaderamente satisfecho en aquella ocasión. O al menos así lo demostraba la enorme sonrisa plasmada en sus labios cuando se separó de su sexo y la miró.

    Pero Emily no estaba dispuesta a acabar así, y tras recuperar el control sobre su cuerpo, se incorporó y obligó a Ethan a subir a la cama también.

    Encantando aún más por aquella actitud, el chico no tuvo ninguna queja al respecto y se dejó llevar con facilidad. Observó a la chica dándole la espalda y recogiendo su pelo con las manos para dejar ver la cremallera y por supuesto, entendió lo que debía hacer.

    Con la misma delicadeza que parecía querer usar con todo lo relacionado a ella, bajó el cierre y con ello la prenda se separó por completo del cuerpo la joven.

    Ethan descubrió en ese momento que la morena no llevaba ninguna clase de sostén y ante él lo único que se extendía era piel, la nívea y suave piel de Emily.

    Siendo ahora él el embobado por aquel descubrimiento, rozó con sus dedos su espalda, notando como la piel se le erizaba tras su paso. Siguió por el costado y acabó rodeándola con sus brazos, sus manos acabaron así rozando los pechos de la chica y ese simple contacto hizo que Emily diera un leve respingo.

    El pelirrojo, sin embargo, no pudo evitar la tentación y acabó por rodear casi por completo los senos de la chica entre sus dedos, comenzando a masajearlos y pellizcando sus erectos pezones mientras sus labios se dirigían a su cuello, besándolo e incluso atreviéndose a mordisquearlo. Y aquello solo hacía que los gemidos contenidos y los jadeos volviesen a salir de los labios de Emily.

    Necesito un segundo de lucidez milagroso para escapar de las caricias del pelirrojo, girándose para volver a sellar sus labios con los propios y así conseguir distraerlo.

    Cuando la morena sintió que volvía a tener el control, colocó su mano sobre el pecho desnudo del chico y lo empujó hasta que este quedó completamente tumbado sobre la cama.

    En aquella situación, le fue ya imposible disimular el gran bulto que destacaba de sus pantalones de andar por casa. Pero lo cierto era que tampoco se encontraba avergonzado de ello así como tampoco lo estaba del alivio que sintió cuando Emily se deshizo de todas aquellas prendas y su miembro quedó por fin libre.

    Y, desde luego, no pudo evitar la diversión que se plasmó en su rostro cuando Emily lo vio. Porque, ciertamente, era consciente que no estaba para nada mal dotado en ese sentido pero estaba claro que la chica no se lo esperaba en absoluto.

    Carraspeó, haciendo que la morena volviese en sí y, por supuesto, no tardó en ver su rostro adquiriendo aquel tono rojizo que tanto adoraba.

    No dijo nada, aunque pareció ligeramente molesta por su actitud. Rodeó con su mano el miembro del chico y comenzó a estimularlo, moviendo su mano de arriba abajo con lentitud. El placer sustituyó en ese momento la diversión del rostro de Ethan y no tardó en ser él el que dejaba escapar jadeos y gemidos de sus labios en aquella ocasión.

    Pero pronto el placer se vio convertido en desesperación, pues Emily mantenía aquel ritmo calmado que ya no le resultaba suficiente. Dirigió sus orbes verdes hacia la chica y se encontró con una imagen que le tomó por sorpresa.

    Emily lo miraba también pero en sus ojos había un brillo que nunca había visto, un brillo de pura malicia. Definitivamente, nunca había visto a Emily así… pero, desde luego, era una imagen que no le desagradaba en absoluto.

    Siendo ahora ella la que se divertía con la situación, no rompió en ningún momento el contacto visual con el pelirrojo, ni cuando bajó su cabeza para comenzar a lamer su miembro, de forma juguetona, y mucho menos cuando acabó de introducirlo por completo en su boca, ejerciéndole una felación.

    Ethan fue incapaz de romperlo también, ni siquiera cuando acabó culminando por completo en su boca.

    * * *​

    Estaban agotados, sus cuerpos sudorosos y sus pechos subiendo y bajando de manera irregular, aunque algo más calmada que hacía unos minutos atrás.

    Aún era de noche, pero el sol amenazaba por salir en cualquier momento cercano.

    Y aquello no podía importarles menos.

    Emily se encontraba con la cabeza apoyada en el pecho de Ethan, escuchando los latidos de su corazón con detenimiento, y el chico acariciaba de manera regular sus finas hebras negras.

    —Emily… —llamó su atención en un murmullo, casi imperceptible, como si tuviese miedo de romper aquel momento tan perfecto.

    —¿Mhm?

    —Creo que deberíamos darnos una oportunidad… Nos lo merecemos.

    La joven se quedó en silencio unos segundos, pensativa, hasta que finalmente giró la cabeza, dejando en aquella ocasión la barbilla apoyada sobre su pecho y mirándolo a los ojos. Sonrió con sinceridad, como siempre hacía cuando estaba con el chico, y levantó uno de sus brazos, mostrando su mano cerrada en un puño a excepción de un dedo.

    —Está bien, ¡pero tenemos que prometer que no nos vamos a hacer daño, pase lo que pase!

    Ethan pestañeó un par de veces, sorprendido. No supo si por aquella sonrisa tan brillante, si por la repentina propuesta o por la aceptación de la chica, pero necesitó un breve segundo para recomponerse.

    Cuando lo hizo, sin embargo, compartió aquella sonrisa llena de felicidad e imitó su gesto, levantando el meñique.

    —Prometido.

    Y bajo aquella promesa infantil, ambos decidieron darse aquella nueva oportunidad.
     
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    GalladeLucario

    GalladeLucario Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    3,522
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Listen, el principio del fic ha sido genial, me ha encantado. Tanto porque creo que has representado muuuy bien a Ethan y todo lo que le gusta Emily, como porque me creo la relación, real. O sea, veo perfectamente viable esa escena con los dos personajes, sé que si sucediese sería así como sucedería.

    Ya de la parte del sexo no hablo, porque no sé cómo sería. Bueno, solo sé una cosa, y es que Ethan está dotadete, sí (??) Ay, pero ha sido una mezcla entre cute, sexy y "ish". Me explico.

    - Cute porque idk, se notaba tanto lo mucho que bebe los vientos Ethan por ella y lo mucho que Emily sigue siendo inocente incluso en esa situación. Lo leía y era como "awww".

    - Sexy porque pues, ofú hija mía con las descripciones de mi Ethan y sus abdominales y... 7u7

    - Y ha sido "ish" porque llámame exagerado o algo, pero ay, yo me imagino muy gráficamente las cosas y, aunque no ha sido muy brusco para nada (de hecho me ha parecido muy correcta la narración y tal en cuanto a lo subido de tono que ha estado el explícito, ni desagradable ni demasiado "light"), lo siento, pero mi sexualidad se afianza demasiado cuando leo estas cosas (?) Visualizo según qué imágenes y es como, eso, "ish" (??

    Pero pero pero AAAAA un explícito del Firstshipping, si es que son canon joder, en mi mente lo son. Y ojo, que el rol salió de mi mente, POR LO TANTO, si son canon en mi mente son canon en el rol uwu/ Yugen ha dado "En descuerdo a tu post en el tema "Nueva oportunidad" (?).


    Y nada Gabs, eso es todo, ¡me ha gustado mucho! Hala, venga, lo siguiente es hacer esto realidad, eh 7w7

    Gracias por este escrito,

    G.L.~.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso