Nuestra Historia.. (InuxBoku SS)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Temática Libre de Anime' iniciado por KuroNeko, 24 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    KuroNeko

    KuroNeko Guest

    Título:
    Nuestra Historia.. (InuxBoku SS)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1112
    Etto.. bueno, aqui el primer fanfic que subo y que escribí hace un tiempo n.n espero les guste.





    Capitulo I: Una navidad juntos
    El invierno aun no acababa, las mañanas ahora comenzaban siendo cada vez mas heladas. Había pasado ya un año completo desde que Ririchiyo Shirakin llegó al la Maison de Ayakashi, y 10 meses de los cuales llevaba saliendo con su secret service Soushi Miketsukami.​
    Este día comenzó como cualquier otro, a excepción de que la mayoría de los habitantes de Ayakashi kan se encontraban empacando pues aquel día se festejaba la navidad y la pasarían muchos de ellos con sus familias, esto no era excepción ni para Ririchiyo o Soushi. Esta sería la primera vez que el secret service conocería la casa en la que su novia habitaba.​
    Luego de haber empacado, el secret service Soushi Miketsukami caminó hacia la habitación de su novia, tocando un par de veces la puerta hasta que ella salió. Como era habitual Soushi le brindó una cálida sonrisa, Ririchiyo la correspondió sonriendo tímidamente, para luego ambos bajar hacia el comedor, en el cual todos comentaban lo que haría durante esas fechas de festividad.​
    -¿En verdad te marchas Ririchiyo? –preguntó Watanuki​
    -Si.. pasaré la navidad con mi familia
    -¿Y que hay del zorro?, ¿te acompañará?
    Ella asintió mirando a su novio por unos momentos, luego se sentó a desayunar pues le esperaría un viaje algo largo y no deseaba tener que hacer parar a Soushi a mitad de camino para ir a comer algo.
    Cuando hubo acabado de desayunar subieron ambos a por sus cosas y se dirigieron al coche del kitsune, claro esta sin antes despedirse de todos aquellos que aun seguía en la Maison.​
    Ya se encontraban rumbo a la casa Shirakin, Soushi manejaba el automóvil y Ririchiyo miraba hacia la ventana distraídamente sin musitar palabra alguna, simplemente observando el paisaje y de vez en cuando mirando de reojo a su novio, sonrojándose al ser en mas de una ocasión descubierta por este. El viaje fue algo largo mas y todo el camino estuvieron en completo silencio intercambiando una que otra mirada.​
    Por fin habían llegado, aunque ya era algo tarde y el cielo se encontraba completamente oscuro, Ririchiyo bajó del auto nerviosa y fue recibida por una de las sirvienta de la casa, quien condujo a ambos hacia el salón principal. La casa parecía estar completamente deshabitada pues, exceptuando a las sirvientas, todo estaba solitario y silencioso. Soushi miraba la habitación con algo de interés, luego miró a Ririchiyo haciendo una pequeña reverencia.​
    -En verdad me siento alagado de que usted me haya permitido conocer su casa Ririchiyo-sama​
    -Ya has venido, la navidad anterior –suspiró Ririchiyo- y deja las formalidades, ya te he dicho que dejes de decirme “Ririchiyo-sama”​
    -No soy quien para llamarle solo por su nombre sin utilizar el “-san”​
    -Miket.. Soushi, eres mi no-novio y.. y.. n-no tienes que ser tan formal conmigo.. –jugueteó con sus manos mirando hacia el suelo.​
    Soushi solo la miró sonriendo, luego se acercó lentamente a ella tomándola por debajo del mentón y acercándose aun más hasta rozar sus labios con los de la chica de cabellos largos y azabaches.​
    -Ririchiyo… -musitó antes de comenzar a besar a su ahora muy sonrojada novia.​
    Ella por instinto lo abrazó por el cuello mientras los labios de ambos se movía a un solo compás, el cual se volvía cada vez más apasionado hasta el punto en el que comenzaban a acalorarse un poco. El kitsune introdujo su lengua en la boca de su novia y jugueteó ligeramente con su lengua mientras la acercaba por completo a si mismo abrazándola por la cintura. Ella, correspondiendo a aquella acción movió su lengua, iniciando una danza con las lenguas e incitando al kitsune a profundizar aun más el beso. Las mejillas ahora de ambos se teñían de carmín con forme el calor se hacía presente, Soushi muy lentamente la fue recostando en el piso, y ella entreabriendo un poco sus piernas dejando que él se acomodara sobre ella. La mano de su novio comenzó a recorrerla por completo pero a la vez sin pasarse mucho de la raya, más sin embargo cada caricia la hacía ir perdiendo el control de ella misma. Ririchiyo pasó sus manos por la espalda de Soushi acariciándola mientras seguía besándolo apasionadamente, el kitsune dejó de besarla para disponerse a besar su cuello, y justo en ese momento…​
    -Ririchiyo-sama, es hora de la cena –entra una de las sirvientas mirando a ambos.​
    Soushi y Ririchiyo estaban sentados el uno frente al otro, Soushi mirando hacia el suelo como si estuviese pidiendo una disculpa por algo que no había hecho y Ririchiyo completamente sonrojada, pero esto no extrañó mucho a la sirvienta pues pensó que ella estaba sonrojada a causa del coraje por la “reprimenda” que le estaba dando a su novio.​
    Luego de la cena ambos se dirigieron cada uno a sus respectivas habitaciones, mas sin embargo el kitsune, al ser ya pasadas las 12pm salió a deambular un tiempo por los pasillo, encontrándose con Ririchiyo, quien miraba distraída el jardín algo pensativa. Él se acercó a ella.​
    -¿No puede dormir?​
    -No.. me siento algo.. sola aquí.. –suspiró.​
    Soushi la abrazó acercándola a su pecho – No tiene porque sentirse sola, yo estoy aquí…​
    Ririchiyo sonrió y se volteó para mirarlo fijamente un poco sonrojada, se puso de puntitas y le dio un pequeño beso en los labios al kitsune, luego se separó de él y sonrió.​
    -Lo sé.. umm.. ¿t-te gustaría.. dormir conmigo esta noche?... n-no lo pienses a mal, esque como dije antes me siento sola y.. y yo..​
    Soushi colocó un dedo sobre los labios de Ririchiyo y la hizo hacer silencio, mientras él le brindaba una sonrisa y asentía.​
    -No se preocupe Ririchiyo-sama le acompañaré esta noche si así lo desea, y no pienso hacer nada pervertido –rió un poco por la conclusión anterior a la cual había llegado Ririchiyo antes.​
    Ambos se fueron a la habitación de la chica de largos cabellos azabache y ojos purpuras, Ririchiyo acabó durmiéndose rápidamente en brazos del kitsune, quien al poco tiempo después también se dejó caer en los brazos de Morfeo manteniendo a su ama y ahora también pareja abrazada fuertemente entre sus brazos.​
    CONTINUARÁ…
     
    KuroNeko ha tirado dados de 6 caras para Cambiar de capitulo Total: 48 $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice $dice
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    VeckeFer

    VeckeFer Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Febrero 2012
    Mensajes:
    298
    Pluma de
    Escritora
    Awww... Continuación!!! Porfavor, no me dejes ahí! Wa, estaban tan cerca uno del otro, yo quería que pasara algo más TT3TT .
    Hasta ahora tu fic me encantó.

    La mano de su novio comenzó a recorrerla por completo pero a la vez sin pasarse mucho de la raya, más sin embargo cada caricia la hacía ir perdiendo el control de ella misma. Ririchiyo pasó sus manos por la espalda de Soushi acariciándola mientras seguía besándolo apasionadamente, el kitsune dejó de besarla para disponerse a besar su cuello, y justo en ese momento…

    Waaa, ¿¡Porqué los interrumpieron!? MIERDA!

    No me lo imaginaba a Miketsukami así ehh.
    Otra cosita que te remarco: El nombre de este chico es Miketsukami, así debería llamarla su novia, Soushi es su apellido.
    En cuanto a errores ortográficos, no vi demasiados, solo algunos, como por ejemplo..

    -Tenés que usar el guión largo! Así es muchísimo más fácil de leer para nosotros, los lectores.
    (Yo generalmente lo copio y pego de algún lado)
    -Repetís demasiado la palabra secret service. Podés decir, no se, su SS. (?

    mas sin embargo el kitsune

    "Más" y "sin embargo" Serían sinónimos, así que usarlos juntos le saca coherencia al texto.

    el viaje fue algo largo mas y todo el camino estuvieron en completo silencio intercambiando una que otra mirada.

    el viaje fue algo largo más todo el camino estuvieron en completo silencio intercambiando una que otra mirada.

    Borrale el "Y"

    Quiero Continuación!!! No dudaré en morderte si no continuás esta historia.

    Gracias por tu historia.
     
  3.  
    KuroNeko

    KuroNeko Guest

    Título:
    Nuestra Historia.. (InuxBoku SS)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3008
    Cofcofgomen por tardar xD había perdido el enlace del foro ._. (VeckeFer no me mordarás verdad? D:)
    Etto.. con respecto al nombre, Miketsukami Soushi, el apellido si es Miketsukami, por ello en la serie Ririchiyo siemrpe se dirige a él como "Miketsukami-Kun" y no "Soushi-Kun", ya que Soushi es su nombre.

    Y buenoo, he aqui el cap 2.. etto.. tenía lemon pero esa parte decidí omitirla aunque, para aquella perver que desee leerlo, pues, solo lo piden y me tocará editar el cap xD aunque he de decir que con lo que respecta a lemon no soy nada buena.
    En fin, he aqui el cap 2 n.n

    P.D: si he cometido algún otro error, háganme saber, onegai para así corregirlo n.n porque a veces soy medio baka xD y este cap lo escribí con algo de prisa pues últimamente no he tenido tampoco tiempo libre ._.


    Capítulo II:
    El Regalo Especial


    Ya comenzaba a amanecer y el sol se colaba por entre las
    cortinas de la habitación, Ririchiyo abrió sus ojos con lentitud regresando a
    la realidad luego de haber dormido cómodamente el resto de la noche, al
    observar un poco a su alrededor e intentar sentarse sintió algo que la mantenía
    recostada a la cama, miró ahora hacia un lado topándose con aquellos singulares
    irises y aquella sonrisa que solo le podían pertenecer a una persona.


    –- Buenos Días Ririchiyo - sama

    –- ¿Hace cuanto despertaste?... etto.. Buenos Días

    –- Hace bastante –sonrió aun más cerrando ligeramente sus
    ojos.

    –- ¿Porque no me despertaste?

    -– Se veía tan hermosa durmiendo tan plácidamente que no
    deseaba interrumpir sus sueños

    Sonrojada-– E-esa no debe de denominarse como respuesta.. ya
    es algo tarde, debiste despertarme..


    El kitsune se limitó a mantenerse en silencio mientras
    observaba, aun conservando aquella sonrisa en su rostro, el sonrojo en las
    mejillas de la chica de cabellos largos azabaches. Hasta cierto punto él
    disfrutaba el contemplar a Ririchiyo cuando se sonrojaba al igual que hacerla
    sentir “adorablemente” nerviosa, se podría decir que desde hace un tiempo esto
    era una especie de pasatiempo para él.
    Soushi se levantó de la cama dejando ahora a Ririchiyo
    sentarse sobre esta y desperezarse, mientras él por su parte caminaba hacia la
    puerta. Ririchiyo lo miró algo curiosa y a la vez confusa.

    -– ¿A dónde vas?

    –- Iré a cambiarme.. además de que, pienso que no sería buena
    idea que sus criadas me encontraran aquí al venirla a atender.. podrían pensar
    cosas equivocadas –sonrió.

    Al mencionar aquello por la mente de Ririchiyo pasaron una
    serie de imágenes no muy castas de su novio y ella, haciéndola sonrojar
    inmediatamente y volver a la realidad asintiendo precipitadamente.

    –- Se-será mejor que si vayas a cambiarte antes de que
    ellas vengan a verme y pi-piensen cosas equivocadas

    Él asintió, abrió la puerta con sigilo, y luego se
    dirigió rápidamente a su habitación. Ririchiyo suspiró y se levantó, por
    costumbre tendió su cama y luego caminó hacia el ventanal abriendo las cortinas
    para dejar que la luz solar entrara completamente y observar el paisaje
    singular que le dejaba contemplar. El toqueteó de la puerta le distrajo de su
    momento de paz contemplando un pequeño jardín interior que se podía ver a través
    de aquella ventana y se volteó mirando hacia la puerta.

    -– Ririchiyo-sama el desayuno está servido ––musitó una de las
    criadas, luego entró en la habitación y dejó la ropa de Ririchiyo ahí–- también su
    baño está listo -–se retiró.

    La chica de larga cabellera negra tomó su ropa y caminó hacia el baño, aun no le
    apetecía el ir a desayunar, le simpatizaba mas la idea de ir a tomar un relajante baño.
    Al llegar se desvistió, ató su cabello en un moño y se introdujo en el agua
    caliente de la tina soltando un suspiro, quedándose ahí por un tiempo
    manteniendo sus ojos cerrados.
    Comenzó a tallar su cuerpo sin prisa alguna, al acabar se
    lavó volviendo a quedarse inmóvil en el agua disfrutando del calor que esta
    poseía, el cual simplemente era agradable.
    De repente la puerta del baño se abrió haciendo que Ririchiyo
    volteara a mirar rápidamente al igual que la persona que había abierto la
    puerta. Los ojos de ambos se encontraban completamente abiertos y lentamente
    las mejillas de ambos se tiñeron de carmín. El kitsune al escuchar el chapoteo
    del agua al abrir la puerta había fijado su vista en el interior del baño
    quedando literalmente estático al ver a Ririchiyo dentro de la tina, y casi por
    inercia la observó, mas luego de unos largos segundos apartó su mirada abruptamente
    clavándola en el suelo. Por otra parte la vista de Ririchiyo se maravillaba
    ante tal visión, su novio completamente avergonzado con sus mejillas de color
    carmín, aquella piel nívea de su pecho el cual poseía musculatura al igual que
    su abdomen, y al llegar a este lo demás
    era tapado únicamente por una toalla. Al encontrarse a si misma mirando un
    sitio en específico que era tapado por la toalla se regañó mentalmente y miró
    hacia otro lado.

    -–Lo… siento Ririchiyo-sama, no sabía que usted estaba aquí…
    -–cerró la puerta y comenzó a caminar alejándose
    de esta, tomando su camisa para comenzar a vestirse.

    Ririchiyo casi por inercia salió de la tina, abriendo la
    puerta del baño y mirando a Soushi completamente
    sonrojada, él había detenido su andar al
    escuchar la puerta abrirse, y acabó desviando su mirada con suma rapidez al
    notar que Ririchiyo no traía toalla alguna encima.

    -– Mike... Sou-Soushi-kun… e-etto.. ¿qu-querrias darte un
    ba-baño conmigo?

    -– No sería algo correcto Ririchiyo-sama

    -– ¿Po-porque no?

    -– Porque… usted, estando así, permitiéndome observarle estando
    completamente desnuda y acompañarle a la hora del baño… pensamientos no muy
    castos llegan a mi mente…

    El sonrojo de Ririchiyo se incrementó considerablemente,
    pero caminó hacia Soushi tomando su mano y guiándolo hacia el interior del baño, intentando
    ignorar la vergüenza y nerviosismo que tenía al dejar que le mirara así, completamente desnuda, luego entró rápidamente a la tina y jugueteó con el agua nerviosamente.

    -– E-Entra..

    Soushi que seguía con su mirada clavada en el suelo se quitó
    la toalla que cubría sus partes nobles y entró a la tina. Ririchiyo se sumergió
    hasta la nariz en el agua y miró a Soushi de reojo en un par de ocasiones, el
    por su parte suspiró y cerró sus ojos disfrutando de la calidez del agua y a la vez para evitar así que pensamientos nada castos abarrotaran su mente.
    Ririchiyo se acercó a él lentamente y se recostó a su pecho, no pudo evitar el acariciarlo hasta su abdomen, haciendo que él abriera sus ojos y la mirada un tanto sobresaltado por el tacto de ella en su piel. Ella alzó su mirada.

    –- Ririchiyo-sama no es buena idea que esté tan cerca de mi…
    -–suspiró y cerró sus ojos –- no sabe cuanto le deseo…. Pero... debo de
    controlarme, ignorar mis deseos… sin embargo usted me lo ha puesto difícil…

    Ririchiyo al escucharlo se sonrojó de nuevo, pero no se
    alejó de su pecho, y jugueteó distraídamente con su cabello.

    -– Sou-Soushi-kun… hoy es navidad… ¿cierto?

    -– Así es… -–siguió con sus ojos cerrados.

    -– M-me gustaría darte de regalo aquello q-que tu deseas… -–miró hacia abajo jugueteando con sus manos, ella había pensado en ello desde entonces, y, ahora estaba decidida, quería almenos por una vez cumplirle un deseo a su amado novio y fiel can, quería hacerlo feliz de verdad… no
    titubeaba esta vez aunque sabía que quizá aquello le podría traer uno que otro problema con us familia al tomar una decisión de tal magnitud siendo aun joven. Soushi abrió sus ojos por completo y la miró bastante sorprendido y sereno.

    –- ¿Habla… usted en serio Ririchiyo-sama?... ¿no cree que... –sus labios fueron sellados por un beso sin dejarlo concluir.

    –- S-si… qui-quiero cumplir tu deseo…. –lo miró fijamente
    estando muy sonrojada.

    Soushi sonrió, con sumo cuidado comenzó a besarla, primero
    con dulzura y luego más apasionadamente. Ririchiyo pasó sus brazos detrás del
    cuello de él y siguió besándolo, sintiendo como su corazón latía cada vez
    con más fuerza por el hecho de que aquel beso se iba intensificando a cada momento.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Soushi la miró, ambos estaban completamente sonrojados. Ririchiyo se recostó a él suspirando, se habían entregado el uno al otro por completo, y eso le hizo feliz a la chica
    de largos cabellos azabaches, pues, al menos había logrado hacer feliz a su
    novio al entregarse por completo a él y, esperaba el poder cumplir su deseo,
    aquel que él le había mencionado no hace mucho tiempo cuando estaban en su habitación, un deseo que, realmente le había asustado al momento, pero que ahora de una u otra forma anhelaba que se cumpliera.


    ----------------------------------------------------------------------------------

    Al llegar la noche ambos se encontraban en el
    salón principal, sentados frente a ellos los padres y la hermana de Ririchiyo
    acompañados por unas cuantas empleadas. Un silencio algo incómodo se había
    formado, simplemente intercambiaban miradas. La hermana menor de Ririchiyo miraba
    con curiosidad al kitsune y también la manera en la que miraba a Ririchiyo cada
    vez que sus miradas se encontraban haciéndola sonrojar.

    -– ¿Y bien?.. en la cata decías que este era tu novio, ¿Por qué no nos haces el favor de
    presentarlo? –preguntó la madre de Ririchiyo, haciendo que el padre de
    ella frunciera el ceño.

    El kitsune se puso de pié e hizo una reverencia.

    -– Lamento en verdad mi descortesía, mi nombre es Soushi
    Miketsukami, y como bien decía la carta yo soy el novio de su hija… -hizo una
    reverencia nuevamente, luego los miró- es un placer conocerlos como es debido, ya que la
    última vez que estuve aquí fue como el Secret Service de ella.

    La hermana pequeña de Ririchiyo y su madre le brindaron una
    sonris, mientras que su padre se limitó a darle una mirada severa.

    -– ¿Qué ha sucedido con el compromiso que tenías con Kagero-kun? –preguntó
    su padre.

    -– Él y yo hemos decidido romper el compromiso, pues yo me he
    enamorado y según he escuchado recientemente él ya tiene pareja también

    El padre de Ririchiyo se limitó a asentir, aunque aun miraba severamente al chico. La hermana menor de Ririchiyo y su madre intercambiaron una mirada y sonrieron, tenían algo en mente para hacer que el ambiente ahora tenso fuera mas tranquilo y relajante.

    -– ¡Es hora de los regalos! –musitó la pequeña Shirakin señalando el arbolito que estaba aun lado, y bajo este una serie de cajas decoradas con moños y demás.

    Las empleadas fueron entregando a cada uno el obsequio, y
    luego de esto fue como si aquella “reunión familiar” hubiese acabado, pues, el
    padre de Ririchiyo se puso de pie y se perdió entre los pasillos, siendo seguido
    por la madre de Ririchiyo y su hermana menor, dejando a solas al chico de peculiares orbes y a la
    chica de cabellos azabaches. Ella suspiró y abrió el obsequio, su madre le había regalado unos pendientes de diamantes. Soushi la miró algo curioso, ella al notar aquella mirada lo miró.

    -– ¿Qué?

    -– Umm.. había estado pensando en darle este obsequio mas adelante mas sin embargo.. dado a lo sucedido hoy, me gustaría hacer las cosas correctamente…

    Ella lo miró sin comprender mientras él se ponía de pie y
    sacaba una pequeña cajita de su bolsillo, la cual traía un lazo de color rosa
    encima. Se arrodilló frente a ella y abrió la cajita mirándola con una sonrisa
    dulce.

    -– Ririchiyo Shirakin… usted ya ha de estar mas que enterada que mi amor por usted es capaz de llegar a los limites de la locura, que soy capaz de hacer cualquier cosa por usted, y que inclusive soy capaz de arriesgar mi vida por su seguridad… ahora… me gustaría que me respondiera… ¿querría usted acaso convertirse en la esposa de este su fiel can?

    Ella se quedó mirándolo con los ojos muy abiertos asimilando lo que le acababan de decir y luego
    contempló el anillo que estaba dentro de la cajita. Se sonrojó un poco y
    asintió con la cabeza.

    -– S-si.. quiero..

    Soushi sonrió, tomó el anillo y lo colocó en el dedo anular
    de ella, sentándose a su lado y abrazándola delicadamente.

    -– No sabe cuán feliz a hecho a este can el día de hoy –murmuró y besó su cabeza delicadamente.

    -----------------------------------------------------------------------------------

    Ya había pasado una semana desde que Ririchiyo llegó de
    visita a la casa de sus padres, y ya había llegado el tiempo de regresar pues había decidido pasar el año nuevo en Ayakashi Kan con los demás. Tomó las maletas y las guardó en el coche, o mas bien Soushi las guardó en el coche haciendo que ella se molestara un poco aun no muy acostumbrada a que su novio hiciera la mayoría de las cosas por ella, para luego ser despedida por sus empleadas. Hizo un leve gesto con la mano y así se despidió, después de eso entró al coche, dentro del cual le esperaba su novio, ahora prometido, y así comenzó su viaje
    de regreso a la Maison Ayakashi.




    CONTINUARÁ…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,103
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Awww, Souchi tan tierno cone lla, tan atento, haciéndola sonrojar con sus comentarios antiguos, demasiado galantes y directos. *-*

    El color de la letra es negro, por favor, no uses otro color. :3
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso