One-shot de Pokémon - Nova del Génesis

Tema en 'Fanfics Terminados Pokémon' iniciado por Maze, 13 Noviembre 2018.

Tags:
  1.  
    Maze

    Maze Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    414
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Nova del Génesis
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2635
    Yow


    Nova del Génesis




    Pequeñas masas informes, blandas y maleables que se arrastran entre las rocas con expresiones vacías. Mera información genética en un cuerpo malogrado y sin alma; un vestigio suyo, una prueba de que alguien lo ha visto.

    Ditto. Así se les llama en los registros. Mientras se acercan a tus pies y te miran con sus rostros informes, una parte de ti vuelve a los años que dejaste atrás, al punto de partida de la pesadilla, cuando abriste los ojos por primera vez y viste aquello que no debías. Porque todo empezó con Ditto.

    Y todo empezó con él.


    Ø

    Fue en una mañana húmeda y gris. La temperatura había caído por la noche y el frío calaba hasta los huesos. Aún así, Noctowl estaba de buen humor. Parecía feliz de poder estirar las alas un rato y salir a explorar, así que abandonaste la cama y te envolviste en el cálido abrigo para seguirlo fuera del Centro Pokémon. Una fina capa de niebla cubría el camino al próximo pueblo, pero ninguno de los dos tenía la menor prisa por alcanzar la próxima ciudad, de modo que seguiste sus revoluciones en el aire a tu paso lento, exhalando tu blanco aliento, disfrutando del momento sin pensar en nada más. Dando un paso, luego otro, y eventualmente llegando a algún lugar.

    Había algo en el suelo, una materia viscosa de color rosa que accidentalmente tocaste con el pie antes de retirarte con un pequeño salto hacia atrás. Era más líquido que sólido, una extraña mancha que atrajo tu curiosidad y cuando la tocaste con una varita, ésta se clavó hasta el fondo sin encontrar resistencia. Parecía alguna especie de gelatina que en ningún momento te recordó a un ser vivo, ¿cómo podías imaginar que esa sustancia se movía por su cuenta minutos atrás? Y aún así, había algo desconcertante en ella que te hacía sentir incomodidad, como si vieras algo que no debías, y tal era tu abstracción que perdiste de vista a Noctowl por un momento.

    Lo llamaste, pero no acudió. Sintiendo una aprehensión cada vez mayor, te internaste en la niebla que parecía volverse más densa, temiendo que le hubiera pasado algo mientras no lo vigilabas, como si la mancha inerte hubiera sido una señal de que algo malo iba a pasar aunque no supieras qué. Aceleraste el paso gritando su nombre, sintiendo cómo el aire enrarecido te erizaba la piel hasta que lo encontraste posado sobre la rama de un árbol, incapaz de ver otra cosa que la propia espalda de Noctowl y el comienzo de la rama desnuda emergiendo de una cortina gris. Tenía las plumas crispadas, las alas tensas y miraba fijamente hacia algo oculto entre la neblina.

    Era otro Noctowl idéntico al tuyo, por improbable que fuese ello, que se hizo visible cuando diste unos pasos más. Posado en la misma rama, tenía las alas escogidas y la cabeza inclinada en un ángulo bizarro. En sus ojos brillaba algo similar a la curiosidad, como si nunca hubiera visto a otro de su especie, y en los del tuyo, hostilidad y miedo, una expresión que ya conocías en él, pero que nunca había mostrado con tanta intensidad.

    Al final del recuerdo, el otro Noctowl posa sus ojos en ti, sólo por un segundo. Escuchas un graznido de ira y el tuyo lo ataca con el pico.

    Ø

    Pasó cierto tiempo antes de su próximo encuentro. Para ese entonces Noctowl ya había exhalado su último aliento entre débiles espasmos de dolor. En las semanas siguientes se resistía a dormir, así fuese de noche o de día, y permanecía por horas con la vista fija en la ventana más cercana, temiendo su regreso. Pronto se olvidó de comer, incluso de volar, y en los últimos dias estaba tan débil que ni siquiera podía batir sus alas con la fuerza suficiente para elevarse. Había perdido peso y plumas, pero incluso hasta el final se negó a cerrar los ojos, asustado de que él volviera mientras no estaba alerta, y con los ojos abiertos dejó el mundo, mirando hacia algún punto en la lejanía mientras sus pupilas se dilataban y perdían brillo, mientras sus huesos dejaban de agitarse entre tus brazos.

    Fue en una tarde lluviosa. El agua formaba charcos en el suelo y se colaba a través de tu ropa, pero no quisiste esperar más. Buscaste un espacio de tierra blanda y cavaste hasta tener las manos tan sucias de barro como los zapatos. No podía importarte menos no contar con una pala. El entierro duró apenas una hora más, tiempo suficiente para cubrir un cuerpo de su tamaño y compactar la tierra sobre él, y aún tardaste otra hora más en ponerte de pie, dejando que el dolor fluyera con la lluvia, y fue en el último momento, cuando alzaste la vista por casualidad, que lo viste de nuevo.

    Un Furret erguido sobre sus patas traseras, insensible a la lluvia que empapaba su pelaje, mirando fijamente hacia ti. Su cola se balanceaba rítmicamente, y aunque su anatomía fuera completamente distinta, una parte de ti intuía que era el mismo Noctowl que habían visto entre la niebla, y esa intuición se convirtió en certeza cuando inclinó su cabeza hacia abajo, con la barbilla apuntando hacia el cielo en esa inquietante expresión de curiosidad que desató algo dentro de ti. Tus dedos fueron directamente hacia una roca en el suelo y la rabia dio vida a tu brazo para lanzarla hacia él, fallando por al menos un metro. El Furret que no era un Furret siguió su recorrido con los ojos y, entendiendo el mensaje, dio media vuelta y se marchó, no sin antes mirarte por última vez mientras un destello azul recorría su cuerpo.


    Ø

    Ditto gime bajo tu pie, sacándote de tus cavilaciones, y se aleja arrastrándose cuando lo liberas de tu peso. Su verdadera apariencia es tan débil e indefensa que resulta increíble que pueda transformarse en cualquier otro pokémon, ello debido a que su composición genética es tan moldeable como su propio cuerpo. ¿Cuántos años han pasado desde que viste uno vivo por primera vez, cambiando de forma ante tus ojos? No hace falta preguntar por qué llamó tanto tu atención, por qué sentiste que, por primera vez en mucho tiempo, te encontrabas con una pista hacia la respuesta que habías buscado por años y que aún sigues buscando.

    Ø

    Hay verdades ocultas en la comunidad científica, secretos que no pueden revelarse a los niños de once años. La naturaleza de Ditto es una de esas verdades. Se sabe que no puede reproducirse consigo mismo, y que, al adoptar la forma de otro pokémon, sus crías serán de dicha especie por su característica de replicarse en el género opuesto a su modelo original, pero hasta un niño sabría que eso no tiene sentido. Ditto es frágil y tiene poca esperanza de vida. Una especie así, incapaz de reproducirse, ya se habría extinguido hace mucho, y si bien es difícil de encontrar, hay suficientes en el mundo para mantener una población estable. La mentira a medias es que Ditto no puede reproducirse con otros dittos, pero sí consigo mismo, es decir, replicarse a través de laboratorio partiendo de otro Ditto, como confesaron algunos colegas tuyos cuando hiciste las preguntas correctas. Pero a pesar de tus años de investigación, al final no encontraste nada más en Ditto, nada que lo ligara con los sucesos de tu niñez ni con él. Hasta esa noche .

    Ø

    El sol acababa de ocultarse, la muestra #56 yacía sobre la fría plancha de metal. Ditto poseía en su interior la información genética de todos los pokémon conocidos y por conocer, pero si había sido creado por el hombre, ¿cómo era que podía mutar en especies que éste aún no había descubierto? Nadie sabía la respuesta o quizás nadie quiso decírtela, pero de cualquier modo habías llegado a un callejón sin salida porque en el fondo sabías que Ditto no era él, que su sistema nervioso era incapaz de procesar emociones como el miedo o la curiosidad. Ni albergar la voluntad para matar. Había algo más.

    Miraste hacia la ventana, algo que sueles hacer cuando la ansiedad te domina igual que a Noctowl, temiendo al enemigo invisible que lo mató de miedo, y por una vez, lo encontraste ahí:

    Una pequeña criatura que brillaba contra el ocaso, de aspecto frágil y cuerpo delgado con una cola tan larga como él. Había algo desconcertante en su apariencia que te recordaba a una versión incompleta de un ser humano, como si lo que vieras ante ti no fuera completamente un pokémon. Sus brillantes ojos azules transmitían inteligencia y en su suave levitar se leía la malicia de un niño pequeño. ¿Qué era eso? Aquella criatura a medio camino irradiaba un aura ominosa que no podías entender ni combatir, y aunque tus sentidos te gritaban que huyeras, tu cuerpo parecía clavado a la silla giratoria, y permanecieron mirándose el uno al otro en el intervalo de un segundo que parecía prolongarse por horas.

    Inclinó la cabeza hacia abajo en ese gesto de curiosidad que no habías olvidado. Después, el sueño te venció y cerraste los ojos.

    Para cuando los abriste, el fuego había consumido todo.

    Ø

    Al igual que Noctowl, te resististe a cerrarlos de nuevo. Cuando creíste que te había olvidado, regresó de tus recuerdos para quemar tu presente. Lo buscabas en los ojos de cada pokémon, de cada persona que se cruzaba en tu camino, consciente de que podía ser cualquiera de ellos, de que volvería para acabar el trabajo, pero ¿por qué tú? ¿Qué habías hecho para merecer su hostilidad? Parecía una pesadilla, un sueño febril, y de no ser por las pruebas físicas, hubieras asumido que su encuentro nunca pasó. Pero las huellas del fuego en tus manos gritaban que habia sido todo verdad. Era un hecho que él existía, que él te había atacado como a Noctowl tanto tiempo atrás. Lo único que necesitabas saber era el por qué. Todo mientras tu voluntad repetia que no estabas perdiendo la razón, que estabas por encontrarla.

    Ø

    Abandonada la ciencia, encontraste la respuesta en la superstición, en las leyendas. Mew, lo llamaban; un pokémon singular que se creía (de haber existido) extinto. Capaz de tomar la forma de cualquier otra especie, el verdadero ancestro, el pokémon original que sólo se mostraba ante aquellos de corazón puro. No creías una cosa ni la otra, pero el pokémon en grabados y viejas ilustraciones guardaba una fuerte semejanza con el espejismo que habías visto. En aquel entonces la información al respecto era escasa, Mew era más un mito que una leyenda, y la comunidad científica no daba crédito a su existencia, pero tú lo habías visto con tus propios ojos y te aferraste a esa verdad hasta el final, rasgando a través de ella para llegar a una verdad más completa.

    ¿Y si las leyendas eran ciertas?

    ¿Y si alguien más había encontrado a Mew, y creado en consecuencia a Ditto en un intento por replicarlo?

    ¿Y si en verdad era el pokémon original?

    La creación empieza con Arceus, prosigue con los dioses del espacio y el tiempo, de la mente, el alma y el espíritu, de la tierra, el mar y el cielo. ¿Qué lugar tiene Mew en todo esto? El ancestro de todos tiene su página arrancada del libro de leyendas, ¿por quién?


    Ø

    Ditto se retuerce bajo tu pie. Sabes que no es su culpa, pero no sientes lástima por él. Los has estudiado mejor que nadie vivo y sabes todo lo que puede saberse sobre ellos. Son meras masas de adn sin alma ni voluntad, y si parecen estar vivos es porque imitan la conducta de aquello que tienen enfrente, humano o pokémon. Has crecido lo suficiente para aceptar que son una anomalía de la naturaleza, como los pokémon variocolor. Algo que no debería existir, al menos bajo sus términos.

    Ya pasa de medianoche, pero en el interior de la cueva la diferencia no existe. Las rocas duermen, rocas que no son rocas.

    ¿Hace cuánto que sigues sus pasos? ¿Hace cuánto que sigue los tuyos? Todo comenzó con ese cadáver en la neblina, la primera y la última pista para encontrarlo y atraparlo.

    Mew, el pokémon perdido en las eras.

    Mew, el espejismo fuera de las leyendas.

    Mew, que se ha borrado a sí mismo de la historia para perseguir a las aberraciones del mundo. El guardián de la naturaleza, la brillante luz del origen.

    Se acerca, las rocas empiezan a despertar. Incluso el pokémon invisible ha dejado un rastro que puedes seguir a través de los errores que persigue por el pecado de existir. En su misión de limpiar el mundo tenía que llegar a un lugar en particular, el mismo en el que tú lo esperas: la Cueva del Cielo.

    Miles de gritos se desatan alrededor. Incapaces de mantener su transformación, incontables Dittos se retuercen medio de una gran agonía. Sabes que tiene el poder para hacerlo, te sorprendería que hiciera menos. Casi puedes sentir cómo fríe sus débiles sistemas nerviosos con su avasallante fuerza psíquica. Y tú, sentado en una roca alta, vuelves a sentirte incapaz de moverte.

    La singularidad mítica emerge de entre las sombras justo como lo recordabas: pequeño, irracional, anormal. La impresión es grande; lleva tanto tiempo en tu cabeza que te cuesta creer que pueda existir en cualquier otra parte.

    Te mira de nuevo oscilando mientras levita, e inclina su cabeza hacia abajo. Por mucho tiempo asumiste que era curiosidad, pero ahora su semblante te transmite burla: una macabra sonrisa en medio de un concierto de voces suplicantes. Un rostro inocente que por un instante te parece casi humano, y como un verdadero humano, tu también le sonríes mientras reúnes toda tu autonomía en tu mano derecha y oprimes el interruptor.

    La cueva también grita mientras cae, la cueva abre los brazos al cielo.

    Ø

    Los avistamientos se han multiplicado en los últimos años, e incluso la comunidad científica ha tornado su interés en él. Se habla de Mew en todas partes, e incluso se le ha dado otro nombre: New Species

    No te sorprends... porque siempre supiste que no podías vencerlo, ¿verdad? Yo tampoco creí que pudieras. Mew fue mi primera creación que surgió como una supernova en el origen de todo, aún antes que el tiempo y el espacio, cuando empezaba a trazar el mapa del mundo. Mi obra... tu mundo necesitaba un guardián, alguien que velara por los pokémon mientras yo descansaba, alguien con el poder de enmendar los errores de la naturaleza, mis errores, mientras yo dormía. Pero conforme se sucedían las eras, comencé a albergar dudas al respecto y decidí dejar esa tarea en otras manos, las de una especie derivada de Mew, mucho más abundante, aunque también más débil: la tuya. Mi limpiador de anormalidades es una pequeña anormalidad por su cuenta, pero no puedo deshacerme de él.

    Tú sabes lo que significan sus apariciones recientes tanto como yo: se está volviendo osado, tiene algo en mente que romperá el delicado equilibrio que hemos alcanzado. Y está listo para llevarlo a cabo. Pero, ¿de qué se trata? Ni siquera yo, el creador de todo, puedo entenderlo todo.

    Por eso comparto estas palabras contigo, porque lo conoces tanto como yo y eres igual de impotente en este asunto, y porque, cuando llegue el momento, ya no estarás ahí para saberlo.

    Se acaba el tiempo, ya está amaneciendo.
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Borrashooo Borrashooo x 2
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  2.  
    Gold

    Gold Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    186
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Como que me está gustando el juego de diferentes voces (?).

    Pero no, no es sarcasmo, en serio me gustó como se manejó la primera y segunda persona aquí. La segunda siendo más bien una percepción de Arceus de guiarnos (y al el/la protagonista) por todo lo que estaba pasando, me gustó que los Dittos fueran algo así como los "ojos de Mew", pequeños fragmentos dispersados por todo el mundo que le dan al cosito una mejor perspectiva de nosotros, los humanos. Los Ditto son una herramienta, un elemento para ejercer la voluntad de Mew, un mero oráculo para pasar los designios de su señor, al ser carentes de raciocinio, dolor y demás emociones, las gelatinas rosas son perfectas para que el coso vaya esparciendo terror a nuestro protagonista.

    Mew está pero no está, un juego que conozco desde las épocas de Miriam (aunque de forma más explícita en ese caso) pero aquí se juega con lo ímplicito, el saber, apariciones, un poco más de simpleza, pero su presencia no desaparece del relato y está ahí acechando y esperando pacientemente. No me evocó terror, pero si angustia y desasosiego, pues el gatito rosa no es ni era tan inocente como todos pensabamos.

    Si tengo alguna queja, sería el ritmo, porque la premisa me encanta. Siento que el relato se pudo exprimir mucho más, jugar mucho más con todos sus elementos y por consiguiente, ser más largo. Algunas escenas las sentí demasiado cortas y los (valga la redundancia) cortes, medio abruptos. Se sintió la acelerada, y eso me turbó un poco (?) por el hecho de que tenía que saltar inmediatamente a una escena cuando sentía que aun no acababa con la anterior. Pero insisto, amé el contexto, la historia, sus consecuencias y al final ese grado de incertidumbre cuando es el mismo Arceus quién nos narró todo esto, temeroso y expectante de un cambio al ver a su creación tan "descontrolada".

    No encontré en la wikidex ni bulbapedia nadia del origen de Mew (y no recuerdo mucho), así que describir que su nacimiento se dio en la bomba del génesis donde el mismo Arceus nació fue like... fuck esto es serio. Porque entonces tiene en su ADN más allá de los meros Pokémon comunes, sino del resto de creaciones de su padre al ser parte de él prácticamente.

    Y las últimas líneas. Arceus medio intuye lo que está por venir, pero no puede asegurarlo, pero el hecho de que Mew se muestra más y más solo refuerza la teoría. Si su hijo está ahí para hacerse cargo de las anomalías... y nosotros somos una anomalía para él... entonces... welp...

    El pequeño gato salió más genocida de lo que su tierna apariencia da a entender, pero fuuck...

    En serio me gustó demasiado esta cosa.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Allister

    Allister Caballero del árbol sonriente

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Enero 2017
    Mensajes:
    181
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ok empecemos ... Primero que nada debo decirte que da gusto leer algo tan bien redactado, definitivamente la segunda persona es lo tuyo. Ahora bien, siento que la historia no me ha llevado a ningún lado (no quiero decir que sea una mala historia, para nada) las motivaciones de Mew, su origen y relación con los Dittos e incluso el por que Arceus no puede detenerlo, queda bastante ambiguo todo. En fin ha sido una lectura agradable pero me dejó a medias con el desarrollo. Saludos Kiwi nos leemos en otra ocasión.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,877
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lo había leído hace unos días pero recién ando dopada para comentar.

    Debo confesar que como experimento literario lo encuentro bastante atrayente y con un alto valor técnico, puede que en la literatura de suspenso/horror la forma sea más o menos común pero lo desconozco ya que son géneros de los que poco o nada he leído y de ahí siento que surge un problema personal de que aunque al final te quedas like
    [​IMG]

    Siento que mucho del win de la historia no está en la misma historia sino en implicaciones que te deja (de mew como un...¿potencial destructor cósmico? o bueno así lo interprete). Y bueno, la sensación de angustia y de incertidumbre se ve reflejada en el cómo murió el noctowl y cómo luego le entra la paranoia en torno a que 'eso' que le mató podría estar en cualquier lado, aunque después de eso como que pierde un poco la fuerza.

    La parte de pisar al ditto dunno fue como creepy porque a pesar de que la imagen de ditto como un chicle es muy recurrente imaginarlo como un pedazo de masa viscosa bajo el zapato... Y más que hay una reiteración de esta escena... is like...
    [​IMG]
    Pero también lo veo como una metáfora de cómo la obsesión del personaje va mutando en precisamente comenzar a ver a los pokémon de cosas y como un mero caso de estudio.

    Mmm siento que el final es un tanto abrupto y bueno, es algo común en los fics que se hacen para concursos. Con toda sinceridad, el de la mariposa me gustó mucho más en todos los aspectos aunque este lo siento algo más complejo en aspectos técnicos uwu
     
  5.  
    Velvet

    Velvet Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    140
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Que fumarola que terminó resultando esta historia. Ya me está medio aburriendo la segunda persona - y está no es la excepción -, pero el cambio a la primera al final resultó bastante divertido. Mitad cutre mitad raro pero es un experimental y se supone que tiene que ser algo que no se ve usualmente.

    No sé, no sé. Para mí que doc se complotó en nuestra contra porque sabe que le caemos bien y no iba a pasar nada si nos mandaba al último. Nuestros experimentos literarios le daban mil patadas al resto. Ya se lo voy a devolver cuando salga una actividad que necesite una jueza, lo voy a hacer parir pelotas de playa de esas inflables.

    Me parece gracioso que nunca haya leído esto y sin embargo las dos historias tengan la misma idea del Mew y los Ditto. No es una historia de miedo per se pero veo que vos también fuiste por el lado del psycho-horror que fui yo y por lo que doc nos hateó. No estuvo para nada mal después de todo. Pero es hora de ir abandonando la segunda persona antes de que te la empiece a memear.

    Y eso es lo que pasa también cuando estás 24/7 en discord "vas a ganar, vas a ganar". La próxima vez quedate calladito.

    Forra fuera.
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...
Similar Threads - Génesis
  1. RITCHIE
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    1,217

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso