Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Suzaku-kun, 12 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    322
    Buenas, antes de nada quisiera decir que soy nuevo aquí. He leído las reglas de los fics e intentaré cumplirlas como es debido. Si hiciese algo mal decídmelo y rectificaré todo cuanto sea posible. Gracias.

    INTRODUCCIÓN.
    Esta historia sucede 1000 años después de los acontecimientos de Pokémon Blanco/Negro (los videojuegos).
    Quinientos años antes de comenzar este relato, se produjo una sonada guerra entre los pokémons legendarios: Zekrom y Reshiram. Los dos legendarios emprendieron una lucha sin cuartel, sin comprender nadie el motivo de la misma.
    Como resultado de la lucha, el mundo pokemon quedó arrasado: ciudades destruidas, bosques quemados, vidas arrebatadas...
    Ante tal situación, Arceus, creador del mundo pokemon y todas sus criaturas, unió las cinco maltrechas regiones (Kanto, Johto, Hoenn, Sinnoh y Teselia) en una sola. Con sus poderes, el Creador protegió el nuevo continente de los ataques de Zekrom y Reshiram, y convirtió a éstos en estatuas, para asegurar la paz, sepultándolas en el fondo del mar.
    Los pocos humanos y pokémons supervivientes de la lucha que se conocería como "el Choque" repoblaron el marchito lugar. Ambas especies continuaron su existencia. Se construyeron nuevas ciudades. Se repoblaron los bosques. Y así, poco a poco, surgió Nova, la nueva y única región del mundo Pokémon.
    La paz reinó en Nova durante siglos... pero esa paz no durará eternamente.

    Esta historia tiene tres protagonistas: Byron, un joven que sueña con ser Campeón Pokémon; Melly, una prometedora coordinadora, y el enigmático Jake, quien lucha por la justicia.
    Unos villanos llamados el equipo Neutrón tratan de corromper la paz de Nova. Nuestros protagonistas no lo saben, pero sus destinos están ligados: ellos tendrán que proteger el equilibrio de su tierra.


    ((Aclaración: La historia seguirá tres líneas argumentales, cada una con uno de los tres protagonistas como personaje principal, pero la trama es común y el entorno también. Cada capítulo estará centrado en Byron, Melly o Jake))

    Gracias por leer y espero que les guste.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  2.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    882
    Comienzo con el Cap 1, este centrado en Byron:

    [​IMG]

    CAPÍTULO 1: Un comienzo muy familiar... (Byron)

    El despertador retumbó en toda la habitación. El joven, de nombre Byron, con ojos marrones y pelo rubio y de punta, apagó el molesto reloj y encendió la televisión. Un documental pokémon apareció en pantalla. Una gran llanura repleta de pokemons y una voz femenina que decía:
    -Hay infinifdad de pokemon en Nova. Antes del Choque, como sabemos, Nova estaba dividida en 5. En cada una de esas antiguas regiones habitaban ciertas especies pokemon, que tras el choque, se mezclaron, haciendo de este un continente con más de 600 especies de pokémon. Un claro ejemplo de esta diversidad es la llanura Paradise, en el centro de Nova norte, donde nos encontramos. En esta llanura encontramos hasta 2500 pokemon, habiendo en ella al menos 200 especies distintas...

    Aburrido, Byron cambió el canal. Ahora veía GeoNova, un canal sobre las ciudades y estructuras de Nova.
    -Pocas son las ciudades que se mantienen casi intactas desde el Choque- dijo el reportero-. Las que se conservan mejor son Coudad Porcelana, ahora Nueva Porcelana, y Ciudad Azafrán, ahora Nueva Azafrán...

    Volvió Byron a cambiar el canal. Veía ahora NoticiasTV.
    -Unos misteriosos individuos han aparecido en Nueva Azafrán hoy, pidiendo a los entrenadores "amablemente" que les entregasen sus pokemons...

    Algo en la noticia le recordó a Byron algo.
    -"¡Oh, no! -pensó- ¡Hoy la profesora Oak me iba a dar mi primer pokémon! ¡Lo he olvidado!"
    Rápidamente, se puso su chaqueta negra y sus pantalones a juego, se colocó su gorra y salió corriendo a la calle.

    Byron vivía en el pequeño pueblo de Villa Cuarzo, situado donde antes del choque estaba pueblo Paleta. No tardó en llegar al laboratotrio.
    -Llegas muy tarde- dijo la profesora.
    Lydia Oak, la profesora pokemon, era una de las descendientes del que fue el gran profesor Oak en su tiempo. La chica era tan brillante como su antepasado, pero tenía un temperamento bastante más fuerte.
    -¿Y mi pokémon...?- dijo Byron al ver vacía la mesa donde debieran estar las pokéballs.
    -No quedan pokémons- dijo la profesora-. Se los han llevado. Todos.
    Byron agachó la cabeza decepcionado. Vio entonces una nidoball agitándose al fondo del laboratorio, en una mesa apartada. La ball cayó al suelo y un pequeño Ralts salió.
    El Ralts miró a su alrededor y comenzó a llorar.
    -¿Y este Ralts?- dijo Byron mirándolo de lejos.
    -Es una cría... Lo encontré solo por las ruinas de pueblo Paleta y lo capturé. Creo que ha perdido a sus padres... Y no le gustan las pokeball, ni la gente. Solo llora -dijo Oak.
    -¿Podría llevármelo?-dijo Byron.
    -¿Estás seguro? Es una cría... No creo que luche muy bien...
    -¡Yo lo entrenaré!
    -Está bien, quédatelo.
    Byron, contento, cogió la nidoball y metió en ella a Ralts. Pero el pokemon salió de la ball al instante.
    Byron se dispuso a meter al pokemon de nuevo en su pokeball, pero el Ralts, enfadado, lanzó un onda voltio que destrozó la ball.
    ¡Qué fuerza...!- exclamó Byron- Está bien, podrás estar fuera de la ball.
    El Ralts miró confundido a Byron. Después echó a correr, llorando, y salió del laboratorio.
    -¡¡Ehh!! ¡¡Vuelve!!- dijo Byron corriendo tras el pokemon mientras la profesora miraba al dúo riéndose.

    Ralts corría torpemente en dirección a las ruinas de Paleta. Allí, Byron lo alcanzó.
    -¿A dónde vas?
    Ralts entró en un edificio derruido y Byron lo siguió. Dentro de lo que parecía una casa hecha escombros, un Gallade y un Gardevoir yacían muertos en el suelo. Ralts comenzó a llorar desquiciado.
    -Sus padres...- murmuró Byron-. Tienen marcas de mordiscos... Mordiscos enormes.

    Pasó un rato de silencio y llanto por oarte de Ralts, hasta que fuera del edificio se oyó un grito de pokémon:
    -¡¡Carni!!
    Byron salió del lugar. Fuera, un Carnivire gritaba en lo que parecía una risa macabra. Un hombre con ojos azules y pelo liso y recogido en una coleta, decía a su Carnivire:
    -Muy bien, ya basta por hoy, que mira la que has liado.
    A los pies del Carnivire había unos tres Patrat, muertos.
    -¡Has sido tú!- dijo Byron.
    -¿Decías algo?- dijo el hombre.
    -Tu Carnivire... Ha matado a un Gallade y un Gardevoir, ¿verdad?
    -Seguramente... Solemos entrenar aquí.
    -¿¡Seguramente!?-dijo enojado Byron-. Es ilegal matar a los pokemon, ¡es un delito! Para entrenar basta con debilitarlos, no es necesario ir mas allá.
    El enigmático hombre rió.
    -Mejor cállate... O le haré lo mismo a ese Ralts tan mono que te acompaña.
    Ralts se escondió tras la pierna de Byron. El hombre y Carnivire se fueron mientras reían con malicia.
    -Ralts -dijo Byron-. Si vienes conmigo, te prometo que encontraremos a ese indeseable y le daremos una lección. Se arrepentirá de lo que le ha hecho a tus padres.
    Ralts dejó de llorar y asintió.
    -Tú y yo nos parecemos, Ralts. Yo tampoco tengo familia.... Pero ahora te tengo a ti. Te cuidaré, lo prometo.
    Ralts sonrió.

    Y así comenzó una aventura y una bella amistad entre un humamo y un pokémon. Una amistad que, en un futuro, cambiaría el mundo.


    Espero que les haya gustado. ¡Comenten porfavor! :) GalladeLucario
     
    Última edición: 9 Abril 2014
    • Me gusta Me gusta x 5
  3.  
    Ziello B

    Ziello B Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Febrero 2012
    Mensajes:
    114
    Hola! umm... a mi parecer no está mal, aunque me dio la impresión de que te basas en la personalidad de Ahs a la hora de darle vida a la de Byron, pienso que sería mejor que le des otros aires a tu personaje, podrías hacerlo un poco más inteligente, ya que Ahs -sin ofender- tiene esa característica típica en los personajes principales de brutazo y medio que la verdad no me simpatisa mucho que digamos. Asi que por el momento no opinare con respecto a Byron, esperare a leer unos cuantos capitulos mas y luego te daré una opinión mas aceptada sobre él.
    Siento curiosidad acerca de muchas cosas en este nuevo mundo Pokémon, será igual o diferente al anterior? La Liga Pokémon o los concursos; tendrán las mismas reglas o hay cambios? Y este tipo asesino Pokémon o lo que sea, nunca había leído sobre alguien asi de cruel, como lo enfrentarán Byron y Ralts?
    Tengo muchas preguntas con respecto a tu fic que te exijo el proximo capitulo a mas tardar hoy, no, es broma. Por cierto, casi no tuviste errores, bien echo! Solo algunas palabritas mal escritas: hanitació/habitacion - Coudad/Ciudad - oarte/parte - derruido/ derrumbado, ó, destruido.
    Hasta acá llegamos, nos leemos pronto, cuídate y chao!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Muchas gracias por opinar, tendre en cuenta los fallos, respecto a las preguntas con lo de las reglas en gimnasios y demas en el nuevo mundo pokemon, habrá algún cambio, pero poca cosa ;) y Byron no te preocupes, será bien distinto a Ash, de todas formas siento decirte que vas a tener que esperar para ver más sobre Byron, ya que (como explico en la intro) la historia gira en torno a tres personajes, cada capítulo con uno como protagonista... Pero en el capítulo tres tendremos a Byron de nuevo :) por ahora adelanto que el segundo será protagonizado por Jake y lo escribiré, si puede ser, hoy.
    Una vez más gracias por comentar, leeré algún fic tuyo ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    580
    Allá vamos, capi 2, esta vez con Jake

    [​IMG]

    CAPÍTULO 2: El dúo justiciero (Jake)

    Su pelo azabache estaba de punta, algo alborotado. Una barba de tres días adornaba su cara. Sus ojos, de un verde pistacho, expresaban un sentimiento de frialdad. Aquel era el hombre que se hacía llamar Jake. Se arrastraba cautelosamente por aquel estrecho conducto de ventilación, con cuidado de no hacer ningún ruido. Vio una abertura y bajó cuidadosamente, utilizando una cuerda como apoyo para evitar la caída. Accedió auna gran sala con una gran máquina, y en el centro,vun cristal con un pokémon en su interior.
    Se acercó lentamente al pokemon... Cuando una alarma sonó:
    -¡INTRUSO DETECTADO! ACUDA PATRULLA DE VIGILANCIA.
    Al instante, un gran número de individuos con trajes raros entró en la sala y rodearon a Jake.
    -......- Jake no decía nada.
    De entre la multitud, un chico con cresta y pelo rubio, vestido con un traje amarillo con motivos de plumas y rayos dio un paso al frente. Dijo en tono autoritario:
    -Te pillamos. Ahora aléjate del Manaphy.
    -......
    -¡Vamos!
    -......
    -Tú lo has querido. A por él, reclutas.
    El resto de individuos se abalanzó sobre Jake, pero éste saltó a una altura increíble, y, en las alturas, salieron de sus manos esferas de oscuridad que impactaron con varios reclutas.
    Una vez en el suelo, miró amenazante al chico rubio.
    -Un...¿pulso umbrío? Este tío no es normal-murmuró-. ¡¡Aquí Zeus, llamando a Poseidón!!- dijo hablando por una especie de teléfono.
    Un bola sombra que lanzó Jake destruyó el teléfono. A continuación el cuerpo de Jake empezó a rodearse de luz y mostró su verdadera forma: Zoroark hizo un gesto al aire y el verdadero Jake bajó del la ventilatilación.
    -Buen trabajo Zoroark- dijo Jake-. Ahora, "Zeus", vamos a llevarnos este Manaphy con su dueña.
    -Hmpf
    -El equipo Neutrón... Espero que no causéis muchos problemas, o os las veréis con Zoroark.
    -¡ja ja ja! -rió Zeus-. No sabes con quien hablas... Soy Zeus, líder de la patrulla aérea del equipo Neutrón. Y pienso derrotarte aquí mismo. Acaba con él, Luxray.
    Un Luxray con una prominente cresta salió de la pokeball.
    -Como quieras. Zoroark, ya sabes...
    Zoroark lanzó un bola sombra contra el suelo, lo que levantó un profundo humo negro. El humo se disipó a los pocos minutos. Para la sorpresa de Zeus, ni Jake, ni Zoroark, ni el Manaphy estaban allí. Y Luxray yacía debilitafo en el suelo.
    Zeus devolvió a su debilitado pokemon a su pokéball y se acercó a un micrófono en la pared, donde dijo en voz alta:
    -Aquí Zeus... Ha escapado con el Elemento 004. Repito: el intruso ha escapado con el Elememto 004. Que cesen la alarma.

    Ya fuera del horrible edificio, Jake y Zoroark fueron a reunirse con una chica de unos quince años, con melena rubia y muy larga.
    -¡Mi Manaphy! Muchas gracias, señor.
    -De nada. Si te vuelven a hacer algo esos indeseables, acude a mí.
    -¿Y dónde podré encontrarle...?
    -Buena pregunta- murmuró Jake- No te preocupes, yo sabré cuando necesitas ayuda. Y allí estaré.
    Con un gesto de despedida, Jake sacó de una pokéball a un pokemon que apenas se dejó ver, ya que con una rapidez impresionante, se llevó volando a Zorark y Jake, y, en un instante, se perdieron en el horizonte...



    Gracias por leer, espero que les guste. Intentaré hacer el próxinomo más largo. GalladeLucario
     
    Última edición: 9 Abril 2014
    • Me gusta Me gusta x 3
  6.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1013
    Comienzo con el cap 3... ¡Seguiremos la historia de Byron!

    CAPÍTULO 3: El primer combate, la primera captura, el primer rival.

    La marcha de Byron y Ralts hacia su primer destino, Pueblo Amapola, había comenzado. Para llegar hasta el pueblo, tenían que atravesar las ruinas de Paleta, cruzar una ruta terrestre que antes era mar y llegarían al pueblo, situado donde la antigua Isla Canela.

    Ralts miraba aterrado a su alrededor. Era obvio que las ruinas le daban miedo... Tal vez por la trágica experiencia con sus padres.
    Al ver a Ralts, Byron no pudo evitar recordar.

    ***FLASHBACK***

    -Todo está bien, hijo... -decía la tía de Byron.
    -Pero... ¿Y mamá... Y papá... Y... Mi hermano? ¿Dónde están?- dijo el Byron de cinco años.
    La tía sollozó.
    -Ahora... Están arriba, en el cielo.
    Byron pareció no comprender.
    -¿Van a volver...? Mamá dijo que irían un momento en coche y regresarían.
    La tía no supo que decir. Un trágico accidente de tráfico se los llevó a los tres, pero, ¿cómo explicárselo?

    ***FIN DEL FLASHBACK***

    Avanzaron por el ruinoso lugar, y entonces Byron vio una casa destruida. La miró, y, con intención de animar a su compañero, dijo:

    -Mira, Ralts... Esta casa, esta misma, se dice que fue, hace mil años casi, la casa de Ash Ketchum. ¿Sabes quien es?
    Ralts negó con la cabeza.
    -Él era uno de los mejores entrenadores de su época. Hay quien lo llama Rojo. Él frenó al Team Rocket, unos malvados ladrones. Quedó en muy buenas clasificaciones en las ligas pokemon. También tuvo la oportunidad de ver y derrotar a muchos pokemons legendarios. Un mito...
    Ralts miraba la casa interesado.
    En ese momento, un grito de pokemon se oyó entre los escombros. Rápidamente entraron en su ayuda; era un Litwick malherido.
    -¡Ralts!- gritó Ralts, que señaló una marca en el pequeño cuerpo de Litwick.
    La ira apareció en los ojos de Byron.
    -Marcas de mordiscos... Otra vez.
    El pequeño Litwick parecía estar a punto de dejar este mundo.
    -¡Tenemos que llevarlo al centro pokemon de Amapola, rápido!
    Byron cogió en brazos al Litwick. Su llamita estaba a punto de extinguirse.
    Corrió y corrió, tratando de llegar a Pueblo Amapola rápidamente. Adelantó a un chico que avanzaba por la ruta.
    -¡Eeh!- gritó el chico al ver al apresurado Byron.
    Byron se paró y dijo:
    -No hay tiempo, Sully. ¡Tengo que llegar a Amapola!
    -¡Te acompaño!
    Los dos jóvenes llegaron tras pocos minutos de carrera a pueblo Amapola. Un pueblo lleno de plantas y manantiales, abundante, evidentemente, en amapolas.
    Entraron en el centro pokemon, y la enfermera atendió rápidamente al malherido pokemon. Miraban como era curado a través de un cristal.
    -¿Qué le ha pasado? - dijo Sully.
    -Un hombre... Es un asesino. Mató a los padres de Ralts.
    -Vaya...-miró a Ralts-. ¡Conque es tu primer pokemon!
    -Sí.
    -¿Has combatido alguna vez?
    Byron captó la indirecta.
    -Esto no es como cuando éramos pequeños, Sullivan. Es un combate de verdad.
    -Lo sé- dijo tranquilo Sully-. ¿Te animas?
    Byron agitó la cabeza.
    -Hasta que Litwick no esté recuperado, no.

    Pasó el tiempo. Varias horas, quizá tres. Litwick había entrado en quirófano... Y no salía.
    Byron comenzó a ponerse nervioso.
    Por fin, una camilla salió de la sala de operaciones. El pequeño Litwick dormía plácidamente, con varias vendas en su cuerpo. La enfermera se acercó a Byron, y le dijo en tono tranquilo:
    -Está bien. Todo ha salido como debería. Pero, ¿que le pasaba? Tenía marcas de mordiscos, bastante profundos.
    -Creo que ha sido un entrenador y su Carnivire.
    La enfermera se sobresaltó.
    -¡Pero podría haberle matado...!
    Byron agachó la cabeza, fantaseando con la venganza.

    Poco más de media hora pasó cuando Litwick despertó. Allí estaban, junto a él, Byron, Sully y Ralts.
    El pokemon miró agradecido a Byron. De un salto, se levantó de la camilla y dio algunos saltos, mostrando que se encontraba en plena forma. Miró desafiante a Byron.
    -¿Quieres... Combatir? - Dijo extrañado Byron.
    -Supongo que es su manera de darte las gracias- comentó Sully.
    -¿Podrás?
    Litwick saltó de nuevo y su llamita azul se avivó.
    -Está bien. ¿Preparado, Ralts?

    Salieron fuera, Litwick y Ralts estaban en sus posiciones, y Sully miraba atento.
    -Empecemos. ¡Usa onda voltio, Ralts!
    Ralts emitió un potente rayo, que Litwick desvió habilmente con un Pirotecnia.
    -Umm... -Byron contempló a Litmwick, esperando su movimiento.
    Litwick saltó y agitó su llamita, lanzando chispas azules.
    -¿Qué es eso? - Dijo Byron.
    Sully contestó.
    -Un fuego fatuo.
    -¡Pero si no ha hecho nada...!
    -¿Ah, no? Mira a tu Ralts.
    Ralts se golpeaba su brazo izquierdo, del que brotaban llamas.
    -¡Se ha quemado!
    A Litwick se le encendieron sus ojos y Ralts comenzó a retorcerse y a gritar, mientras emitía un humo negro.
    -¡¡Raaaalts!!- exclamó Ralts.
    -Es un Infortunio- explicó Sully-. Herirá a Ralts mucho si está quemado, paralizado o algo.
    -"Tengo que hacer algo- pensó Byron-. Ralts no aguantará... Un momento... ¿Paralizado...?"-comenzó a hablar- ¡Ralts! Intenta un Onda Trueno.
    Un pequeño rayito surgió de Ralts e impactó en Litwick, que inmediatamente paró su ataque. Ahora no podía moverse.
    -¡Bien! Ahora, ¡Doble equipo!
    Ralts se multiplicó y rodeó a Litwick.
    -¡Vamos, psicorrayo!
    Todos los Ralts lanzaron un rayo multicolor que impactó en Litwick.
    -¡Vamos, pokéball, atrápalo!
    Lanzó una pokeball que atrapó a Litwick. Giró una... Dos... Tres veces... Y por fin, paró.
    Byron, incrédulo, cogió la pokeball y dijo:
    -Lo... ¿He conseguido?
    -Enhorabuena- dijo Sully-. Parece mentira que sea tu primer combate. Estaré encantado de combatir contigo.
    -¿Ahora?
    -No veo un momento mejor. Un combate doble, ¿te parece?
    Sacó dos pokeballs de las que salieron un Tepig y un Abra. El primer combate de Byron había sido un éxito, había atrapado un pokemon por primera vez, y, ahora, iba acenfrentarse a su primer rival. Y ese rival era Sullivan, Sully, su amigo de la infancia.
    Temblaba, estaba nervioso. Sacó a Litwick, y, junto con Ralts, se prepararon para el combate. El duelo estaba a punto de comenzar.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    2654
    Buenas, queridos lectores. Aquí traigo el cápitulo 4. Hoy, conoceremos a Melly, la coordinadora.


    [​IMG]
    CAPÍTULO 4: Coordinadora Pokemon. (Melly)

    La chica de rubia cabellera andaba por las calles de Nueva Azafrán. El amable hombre había rescatado a su querido Manaphy de las garras de esos malvados hombres. ¿Equipo Neutrón…?

    ***FLASHBACK***
    -Manaphy, ¿tienes ganas de hacer nuestro primer concurso?- dijo Melly.
    -¡Mana, mana!
    Una chica morena con un extraño traje verde con motivos de hojas y adornos en marrón, dijo al cruzarse con la chica:
    -Perdona, ¿este Manaphy es tuyo?
    -Sí- dijo Melly, sonriente-. Es mi amiga.
    -Sabes que es un Pokemon muy especial, ¿verdad?
    -Sí, es un Pokemon legendario- dijo Melly orgullosa-. Encontré su huevo en la orilla de la playa de Pueblo Tomillo.
    -Interesante…-la mujer extendió sus manos-. ¿Me dejas cogerlo…?
    Melly miró a Manaphy, dudando.
    -No, lo siento. Tenemos prisa…
    Pero la mujer cogió a Manaphy a la fuerza y salió a correr, hablando por teléfono.
    -¡Eh! ¡Manaphy! ¡Soltádme!- gritó Melly, que era agarrada por varios hombres.
    Por allí, afortunadamente, pasaba un hombre y su Zoroark.
    -¡Vosotros!- gritó- Soltadla.
    Uno de ellos cogió un móvil extraño.
    -Ha llegado otro hombre. ¿Iniciamos el protocolo A?
    Una voz de mujer se escuchó en el teléfono, retumbando.
    -Sí; patrulla terrestre, acabad con él. Después, regresad a la guarida Z13.
    -Recibido.
    El hombre esperaba impaciente a que el recluta del teléfono acabase.
    -¿Guarida Z13?... ¿Protocolo A?...- dijo Jake-. Tonterías. ¿Quiénes sois?
    -La patrulla terrestre del equipo Neutrón. ¡Y acabaremos contigo!
    Alzaron sus manos para sacar pokéballs. La gente ya comenzaba a mirar la escena callejera asustada.
    -No haréis nada. Pulso umbrío, Zoroark.
    Un haz de bolas sombrías impactaron en los reclutas, cayendo todos en el suelo desmayados.
    Jake se acercó a la chica.
    -¿Qué te han hecho?
    -Me… han robado a mi Manaphy…
    -¿Por donde han ido?
    -Por allí…
    -Está bien, espera aquí. Te lo traeré en un periquete- sacó una ball, y, como un rayo, salió volando con su Pokemon.

    ***FIN DEL FLASHBACK***

    -Ahora, por fin, ¡participaremos en un concurso!- dijo Melly.
    -¡Mana!
    Sacó dos pokéballs y liberó a los pokémons que habitaban dentro.
    Un Snivy con porte elegante y un Magby salieron de ellas.
    -Sniiii….
    -Magby, ¡Maaag by!
    Melly sonrió, y miró al gran estadio que se alzaba frente a ellos. Con gran ánimo, entraron, esperando con impaciencia su primer concurso.

    Muchos coordinadores estaban allí, esperando su turno para inscribirse. En una gran pantalla, aparecía una mujer explicando las reglas del concurso.
    -¡Buenas tardes y bienvenidos al Concurso de Nueva Azafrán! Como ya sabemos, este concurso se dividirá en cuatro rondas. En la primera, la ronda individual, nuestros coordinadores mostrarán sus mejores movimientos utilizando a tres de sus Pokemon en conjunto. Los jueces valorarán su actuación y cada uno podrá dar un máximo de 10 puntos, siendo cinco jueces, hacen un total de cincuenta. Los otros 50 puntos los dará el público. Ya saben, coordinadores, ¡esfuércense y disfruten! Sólo los ocho mejores se clasificaran para la segunda ronda. ¡Suerte!

    Melly estaba emocionada. Se inscribió con sus tres pokemons y aguardó impaciente su turno de actuar.
    Desde la sala de espera de los coordinadores, vio las actuaciones de sus futuros rivales.
    Le llamó la atención una de ellos. Una mujer con un sombrero rosa y con un vestido de igual color. Su cara mostraba confianza, sin duda. Sacó a escena a un Lopunny, un Galvantula y un Squirtle.
    El Lopunny, situado en el centro del escenario, saltó muy alto, en un movimiento bote, y se perdió de vista al público. Mientras tanto, Galvantula tejió una tela de araña en un lateral del escenario y otra en el lateral frontal. Squirtle se impulsó a modo de muelle en una red rebotó, girando sobre sí mismo y expulsando agua, en todas direcciones. Galvantula utilizó destello, y el agua de Squirtle comenzó a brillar.
    A continuación, Squirtle se impulsó en Galvantula y saltó, lanzando hacia arriba un hidrobomba: entonces, Lopunny cayó del cielo utilizando hacia abajo un puño hielo, que dividó el agua y a la vez la congeló. Cuando llegó abajo, Galvantula lanzó un doble rayo a los fragmentos de hielo, haciéndolos polvo, que, junto al brillo del doble rayo, crearon una preciosa lluvia de estrellas. Para finalizar, Lopunny arrojó corazones al aire con un ataque atracción. Las gradas gritaban eufóricas.
    La chica recibió 42 puntos del jurado y 48 del público; 90 en total, colocándose la primera.
    -Guaaaa…- dijo Melly admirada.

    Por fin, Melly fue llamada para actuar. Su Manaphy, su Magby y su Snivy estaban nerviosos… ¡su primer concurso daba comienzo!

    Melly hizo una pequeña reverencia al público y sus tres pokemons la imitaron. Los pokémons se pusieron en el centro. Snivy lanzó al aire un recurrente, Manaphy un rayo burbuja, y Magby un ascuas. Las esferas crearon una preciosa atmósfera, muy colorida. La gente aplaudió.
    -¡Muy bien chicos!- dijo Melly- ¡Vamos, el torbellino tricolor!
    Snivy, en el centro del escenario, creó un remolino de hojas a su alrededor. Magby lanzó hacia él un lanzallamas y Manaphy un pistola agua. Los ataques comenzaron a girar en torno al remolino, creando un torbellino de hojas, agua y llamas. Finalmente, Snivy saltó, y el pistola agua y el lanzallamas colisionaron, creando un profundo humo en todo el escenario. No se veía nada… pero en medio del humo, la silueta brillante de los tres Pokemon se vio resplandecer. Cuando el humo se disipó, se vio a Snivy en el centro, agarrando a Magby y Manaphy de las manos, brillando por el efecto de síntesis.
    El púbico aplaudió como loco.
    El jurado comenzó a mostrar sus puntuaciones. Un 8, un 7, un 9, un7, un 8. En total, 39 puntos. Melly esperaba ahora la puntuación del público, que apareció en pantalla: ¡37 puntos! Melly se coronó séptima, con una puntuación de 76 puntos.

    -¡Hemos pasado a la segunda ronda!- gritó eufórica Melly-.
    En pantalla, la presentadora explicaba las reglas de la segunda ronda.
    -Muy bien, ¡enhorabuena a los clasificados! En la segunda ronda, se crearán cuatro parejas aleatorias entre los ocho clasificados. Tendrán media hora para preparar su actuación. Usará un Pokemon cada miembro de la pareja y lucharán en conjunto contra otra pareja. Si un coordinador pierde, su pareja será automáticamente descalificada. Ahora, ¡veamos las parejas!
    En pantalla aparecieron las ocho caras de los clasificados. Se barajaron, y fueron saliendo cada una de las parejas. Melly miró con alegría con quien le había tocado.
    -Así que eres mi pareja, ¿no?- dijo sonriente la chica de rosa-. Eres Melly, si no me equivoco. Yo soy Nadia.
    -Encantada- dijo Melly-. Me encantó tu actuación con Galvantula, Lopunny y Squirtle.
    -Gracias. Ahora tenemos que preparar una actuación nosotras, ¿no? A ver que hacemos…
    -He pensado en que yo podría utilizar a Magby y tu a Squirtle. La combinación agua-fuego me encanta.
    Nadia negó con la cabeza.
    -No. El jurado ya ha visto muchas combinaciones con esos tipos. ¿Qué te parece mi Loppuny y tu Snivy?
    -¿Y qué podríamos hacer…?

    La nueva pareja debatió que podían hacer durante mucho tiempo. Por fin, su turno comenzó y acudieron al escenario. Dos hombres eran sus rivales.
    -Adelante, Pawniard.
    -Adelante, Haunter.
    Los rivales sacaron a sus dos pokemons, que se prepararon para el combate.
    -¡Sal, Snivy!- dijo Melly.
    -¡Vamos, Loppuny!- exclamó Nadia.
    La presentadora habló:
    -Recordad, coordinadores: esto será un combate Pokemon, pero aquí no solo tendremos en cuenta la potencia de los Pokemon. Afectará en los puntos de cada coordinador la elegancia de los movimientos de su Pokemon. Como sabréis, cada movimiento podrá bajar los puntos de su rival. Ganará quien debilite a uno de los otros Pokemon, o bien quien consiga bajar a cero los puntos de uno de sus rivales. Dicho esto… ¡que comience el duelo!
    Nadia y Melly se miraron, ambas sonrieron y aguardaron al ataque de sus rivales.
    -¡Vamos, Pawniard, tajo umbrío!
    -Haunter, ya sabes lo que toca.
    Pawniard se lanzó hacia Lopunny y Haunter desapareció, apareciendo después detrás de Lopunny.
    -¡Vamos Snivy, agárrate a Lopunny con Látigo cepa!
    Snivy obedeció, y ató su látigo cepa al cuerpo de Lopunny.
    -¡Ahora, bote, Lopunny!
    Lopunny saltó muy alto, llevándose consigo a Snivy. Pawniard chocó contra Haunter, atacándose mutuamente. Sus barras de puntuaciones bajaron un poco.
    -¡Snivy, lluevehojas!
    Del cielo cayeron multitud de hojas que impactaron en Pawniard y Haunter, haciendo que sus barras de puntos bajaran más o menos a ¾.
    -Haunter, bola sombra sobre Pawniard.
    -Pawniard, defensa férrea.
    El bola sombra dio en Pawniard, pero en lugar de hacerle daño, rodeó a este de un halo de oscuridad.
    -¡Vamos, bajad ya…!- exclamó el dueño de Pawniard.
    Nadia sonrió.
    -Lopunny, cae sobre Haunter.
    Y así fue. La barra de Haunter bajó hasta la mitad.
    -Ahora, ¡danza caos!
    Loppuny comenzó a bailar girando sobre sí misma, lo que hizo que Snivy girase en círculos agarrada a ella por látigo cepa.
    -Snivy, vamos, ¡recurrente al aire!
    Snivy fue lanzando recurrente al techo mientras giraba. Las esferas bañaron todo el techo del escenario.
    -Ahora, Lopunny, ¡Protección hacia arriba!
    Lopunny paró y ejecutó protección mirando hacia arriba, y Snivy se resguardó junto a ella. Las esferas de recurrente bombardearon el escenario, dañando a Haunter y Pawniard, dejando sus barras a ¼ y la mitad, respectivamente.
    El Pawniard rodeado de la energía oscura del bola sombra, se abalanzó contra Snivy.
    -¡Puño drenaje!
    El ataque dio de lleno en Snivy, que no solo recibió el golpe y perdió energía, si no que el bola sombra que rodeaba al Pokemon dañó progresivamente a Snivy. Su barra bajó de golpe a la mitad.
    -¡Snivy!- gritó Melly. El ataque seguía afectando a Snivy, bajando su barra poco a poco…
    El entrenador de Haunter dudó un momento.
    -¿Eh? ¿¡Y Lopunny!?
    Nadia sonrió y gritó:
    -¡Vamos, puño hielo!
    Lopunny cayó detrás de Haunter y le atacó, dejándolo congelado. La barra de puntos de Haunter llegó a cero.
    -Y los ganadores son…- dijo la presentadora-. ¡Lopunny y Snivy!

    La euforia llenó el cuerpo de Melly. Había llegado a semifinales. Pero, aún así, tenía que reconocerlo:
    -Si he ganado, ha sido gracias a ti, Nadia.
    Nadia se encogió de hombros.
    -No es así. Yo sólo he dado el golpe final.
    Melly contempló a Nadia. La admiraba, desde luego. En un futuro, le gustaría ser tan brillante como ella.

    Sólo quedaban cuatro coordinadores. Dos rondas. Y la presentadora explicó a través de la pantalla:
    -¡Enhorabuena a los semifinalistas! La próxima ronda será un combate uno contra uno entre los clasificados. ¡Veamos ahora los emparejamientos para la batalla!
    Las caras comenzaron nuevamente a barajarse.
    Melly notó como su corazón se estremecía al ver quien era su rival. Miró a Nadia, que le dio la mano, y dijo.
    -¡Qué gane la mejor!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  8.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1123
    Aquí les dejo la conti... Por errores en mi PC no he podido emplear el guión largo... En cuanto me sea pisible, editaré el capi y pondré guión largo. ¡Espero que les guste!

    CAPÍTULO 5: El hombre de la máscara (Melly)

    Observó la batalla de aquel hombre enmascarado, que quedó semifinalista. A Melly le asustaba la mirada del siniestro hombre, unos ojos rojos que se dejaban entrever a través de la máscara. El hombre se hacía llamar Mask... Y luchaba contra un chico joven, usando a su Cofagrigus. El chico, otro semifinalista del concurso, usó a su Pinsir, aquel gran pokémon, con tamaño superior a la media de su especie.
    El cofagrigus permanecía escondido en su sarcófago, sin mostrar sus ojos ni sus brazos. El otro chico, confiado, ordenó a su Pinsir usar mordisco. El pokemon se lanzó usando sus tenazas contra el Cofagrigus. Inesperadamente, el rival paró a Pinsir con protección y acto seguido, sacó uno de sus brazos oscuros y colocó su mano en la boca de Pinsir. El siniestro Mask dijo:
    Bola sombra...
    Se vio como Pinsir se estremecía mientras el bola sombra lo hería por dentro. Exausto, Pinsir se arrodilló. Entonces el sarcófago dejó ver su verdadera forma. Los malévolos ojos se iluminaron y con psíquico, levantaron a Pinsir y lo hicieron bailar en el aire. Cofagrigus liberó un fuego fatuo que danzó junto al pokemon bicho, rodeándolo.
    La macabra danza tocó su fin cuando el fantasma arrojó con sus cuatro brazos cuatro bola sombras que se fusionaron con las llamas flotantes, tornándose estas negras y entrando en el cuerpo de Pinsir. El insecto comenzó a tener convulsiones, hasta que cayó debilitado, aún en el aire. Cofagrigus lo bajó poco a poco, y Mask se proclamó finalista.

    Fue una batalla espeluznante. Mask no le dejó ni una oportunidad a su rival.
    Ahora, era el turno de Melly. Le tocaba luchar contra Nadia... Una dura rival.
    Ambas se desearon lo mejor en el combate. Melly sacó a Manaphy, y Nadia a Squirtle. La batalla por la final iba a comenzar...

    ¡Pistola agua!gritaron las dos coordinadoras, chocando así los dos chorros.
    Manaphy, ¡usa,a la vez rayo hielo!
    El chorro de agua de Manaphy se congeló poco a poco. Squirtle saltó para evitar convertirse en hielo.
    Vamos, golpe cabeza en picado.
    Squirtle obedeció y golpeó de lleno a Manaphy. Los puntos de Melly bajaron casi a la mitad.
    Ante esto, Manaphy usó un canto helado combinado con rayo burbuja. El ataque combinado dio de lleno en Squirtle; su barra bajó a 3/4.
    Squirtle cayó en el suelo, y su dueña le ordenó ejecutar un ataque Surf. Mientras que el pokemon remontaba la ola, se dirigió a Manaphy.
    Manaphy, ¡¡salta!!
    Saltó, evitando la ola... Pero Melly olvido que sobre la ola estaba Squirtle.
    Portazoordenó Nadia.
    Squirtle le propinó un fuerte coletazo a Manaphy en el aire. La barra de Melly bajó casi a cero.
    "¡Tengo que hacer algo...! pensó Melly- Recuperar puntos..."en voz alta¡Acua aro!
    Flotando en el aire, Manaphy se rodeó de dos aros de agua, que fueron regenerando su vitalidad y aumentando sus puntos. Nadia sonrió viendo la victoria a su alcance.
    Squirtle, rayo hielo.
    El rayo hielo de Squirtle congeló los aros de Manaphy y al pokémon mismo. Una escultura de hielo flotaba en el aire. El público aplaudió, y los puntos de Melly bajaron a 0, quedando eliminada.

    Tras el combate, Melly descongeló a su Manaphy y se dirigió a Nadia.
    Enhorabuena.
    Nadia sonrió.
    Has luchado muy bien- dijo Nadia.
    Melly se sonrojó.
    Una voz sombría se les acercó. Mask estaba allí.
    ¿Mi contricante... Eres tú?le dijo a Nadia.
    Ella le tendió la mano.
    ¡Sí! Dijo Que gane el mejor
    Mask no respondió a su apretón. Simplemente se dio la vuelta y dijo con vehemencia.
    El mejor... Soy yo...

    Melly se quedó a ver la final. La final era otro combate, pero esta vez el combate se llevaría a cabo utilizando cada finalista sus tres pokemon.
    Nadia sacó a su Lopunny, su Galvantula y su Squirtle. Mask, por su parte, sacó a Cofagrigus, Dusknoir y Gengar.
    Tres poderosos fantasmas.
    Nadia mandó a sus pokemon a atacar. Galvantula se lanzó con golpe bajo; Lopunny, con puño hielo, y Squirtle con Surf.
    —Protección.
    Cofagrigus dio un paso al frente y frenó a los tres pokemons.
    Vosotros dos, pulso umbrío. Cofagrigus, bola sombra sin frenar la protección.
    Los pokémons de Mask obedecieron. Cofagrigus arrojó dos bola sombra contra Squirtle y otras dos contra Galvantula. Los pulsos umbríos calleron del cielo, como una lluvia negra, y debilitaron a Galvantula y Squirtle, además de dañar a Lopunny.
    Nadia, desesperada, no supo que hacer.
    Gengar y Dusknoir, atacad a Cofagrigus.
    Los pokemon obedecieron, y Cofagrigus quedó en las últimas.
    Nadia no comprendía. Solo le quedaba Lopunny en pie... Así que optó por el golpe directo.
    Puño hielo, ¡Contra Cofagrigus!
    El ataque impactó contra el fantasma. Mask se rió y dijo:
    Mismodestino...
    Y tanto Cofagrigus como Lopunny cayeron. Nadia estaba eliminada; fue Mask quien ganó el concurso.

    Melly no podía evitar tenerle miedo: ¿quien era aquel hombre enmascarado? ¿Tendría que enfrentarlo alguna vez...?
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  9.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! ^^
    Me está gustando tu fic. No me sobra tiempo para comentar así que te diré lo que pueda: errores no he visto demasiados, salvo en alguna parte en la que necesitaría algo más de narración y el guión largo que ya has mencionado.
    Me ha intrigado mucho ese coordinador y su estilio de combate... es muy siniestro. También le doy vueltas a cuáles serán los planes del equipo Neutrón. Me sorprendió que la chica tuviera un Manaphy, pero luego quedó justificado como un golpe de suerte al encontrar el huevo. Aun así es muy curioso.
    Y eso es todo más o menos. Espero poder hacer un comentario mejor en el próximo capítulo. Ojalá publiques pronto :3
    ¡Pikapi!~
     
  10.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1665
    CAPÍTULO 6: Batallas (Byron)

    La batalla entre amigos estaba a punto de empezar. Abra y Tepig de Sully contra Ralts y Litwick, de Byron.
    —¡Comenzaré yo! —gritó Sully—. Abra, teletransporte detrás de Litwick. Tepic, ascuas contra Ralts.
    —¡Bien! —dijo emocionado Byron—. ¡Vamos, Litwick, fuego fatuo hacia atrás! ¡Ralts, confusión!
    Un campo de energía psiquíca frenó el ascuas, y posteriormente las arrojó contra Tepig, que saltó para evitarlo.
    Abra apareció detrás de Litwick, y el fuego fatuo lo alcanzó, quemándole la pierna izquierda.
    —Ahora, ¡infortunio, Litwick!
    —¡Abra, teletransporte otra vez!
    El ataque de Litwick falló y Abra apareció detrás suya.
    —¡Poder oculto! — gritó Sully.
    Unas esferas de energía golpearon a Litwick, que cayó herido. Usando sus escasas fuerzas, se levantó.
    —Grr… vamos, ¡Ralts, onda voltio, acaba con Tepig!
    El ataque dio de lleno en Tepìg, que trató de soportarlo, y cargó contra Ralts, en un ataque derribo que golpeó a Ralts. Tepig quedó exhausto.
    —¡Bien! Está bien, Tepig. ¡Lanzallamas contra Ralts!
    Un lanzallamas inmenso fulminó a Ralts, que cayó debilitado.
    —¿Por qué tenía tanta fuerza…?— preguntó Byron.
    —Es la habilidad de Tepig, Mar Llamas. Cuando está agotado, ¡su fuego arde como nunca! ¡Demuéstraselo, Tepig!
    Otro Lanzallamas impactó en Litwick. Cuando cesó el ataque, Litwick saltaba con alegría, lleno de vitalidad y con su llamita a tope.
    Je, je, olvidaste la habilidad Absorber fuego de Litwick— dijo contento Byron—. ¡Vamos, bola sombra!
    El ataque impactó en Abra, que se desplomó.
    Ahora era un uno contra uno: Tepig contra Litwick.
    —No puedo atacar con fuego… pero… un derribo tampoco funcionaría, dado que es un fantasma… ¡¿qué hago?! — dijo Sully desesperado.
    —Mientras te lo piensas, ¡Litwick, acaba usando bola sombra!
    La esfera sombría impactó contra Tepig, que también cayó.
    —¡Hurra! ¡Hemos ganado! —Byron saltaba lleno de alegría. Había ganado su primer combate contra un entrenador.

    Los amigos y ahora rivales se despidieron. Sully se quedó visitando Pueblo Amapola mientras que Byron continuó su marcha hacia el primer gimnasio: el de Ciudad Pedernal, situada sobre la antigua ciudad Puntaneva de Sinnoh. La parte más alta del continente colindaba ahora con la antigua isla Canela, ahora pueblo Amapola.
    Avanzaban Byron y Ralts por la ruta, una ruta desértica, rocosa y sin a penas vegetación. Le sorprendió ver a un grupo de enigmáticos individuos excavando en un lugar arenoso. Se acercó a preguntar.
    —Perdonen, ¿buscan algo?
    Uno de los individuos se echó hacia atrás. No contestaron; simplemente, cogieron una especie de teléfono móvil y habló por él:
    —Aquírecluta E19 de la patrulla subterránea del equipo Neutrón, llamando al jefe. Un individuo acompañado de un Elemento se acerca y trata de establecer contacto. Solicito instrucciones.
    Una siniestra voz se escuchó al otro lado del teléfono.
    —Acabad con él. Que no se meta.
    Los reclutas miraron a Byron con malicia. Se acercaron a él, amenazadores.
    —¡Eh, eh! —gritó Byron retrocediendo—. ¡Que no he hecho nada!
    —Quieres robar el fósil que pensábamos desenterrar, ¡eso es lo que querías! — dijo uno de ellos.
    —¿De qué hablas? —dijo Byron—. ¡Yo no quería robar ningún fósil! Además, ¡los fósiles de esta zona son especies en protección! ¡Los ladrones sois vosotros!
    Los reclutas se miraron, y tres de ellos sacaron a sus Pokemon.
    —¡Sal, Glameow!
    —¡Vamos, Sandile!
    —Numel, ¡haz que ardan!
    Byron sacó a Ralts y a Litwick y se preparó para la pelea.
    —No es justo…—dijo Byron— ¡Sois tres contra dos!
    Los reclutas se rieron.
    —¡Atacad! — gritaron los tres a la vez. Litwick y Ralts no podían con todos ellos. Al rato de pelea, los dos quedaron debilitados.
    —Y ahora, chico… ven con nosotros…
    Un recluta, que seguía excavando, gritó:
    —¡Aquí está! ¡Es esta piedra! ¡He encontrado el fósil!
    Al verse rodeado, Byron le dio un golpe a un recluta, cogió a Ralts en un brazo y le quitó el fósil al recluta, saliendo luego a correr.
    —¡Eh! ¡Ladrón! ¡Vuelve! — gritaba un recluta—. Mierda… se escapa — sacó su móvil— Jefe, operación Fx098 fallida. El sujeto y los Elementos han huído con el fósil.
    La ronca voz se volvió tan brusca que el recluta tuvo que apartar el móvil de su oído.
    —¡¡Inútiles!! ¡¡Incompetentes!! Con gente como vosotros, ¿¡Cómo demonios vamos a conseguir los Elementos necesarios para la Ofrenda!? Sois un atajo de inútiles…—se calmó y recuperó su timbre siniestro—. Bueno… tampoco creo que ese Elemento del fósil fuese uno muy valioso… nos interesan los legendarios… para la Ofrenda —volvió a elevar su tono— ¡Ese incompetente de Zeus! ¡¡Perdió al Elemento 004!! Para un legendario que conseguíamos…
    Los reclutas temblaron de miedo, sabiendo lo que les esperaría al regresar.

    Mientras tanto, Byron había llegado a Ciudad Pedernal. Allí, un hombre con un traje de científico le dijo:
    —¡Chico! ¿Te encuentras bien?
    Byron jadeaba y tenía aspecto de cansancio. Se desplomó, dejando caer a Ralts, también desmayado, y la extraña piedra amarilla que llevaba en sus manos.

    Cuando despertó, Byron estaba en una extraña habitación. El hombre científico le dijo:
    —Estabas cansado, ¿eh?
    —¿Dónde estoy?
    —En mi laboratorio. Mi nombre es Stephan. Hago experimentos para crear mejoras para los pokémons.
    Se comenzó a mover por la sala, acercándose a una vitrina en la que yacía la piedra amarillenta.
    —Un fósil Pokemon. Más concretamente un ámbar. Sabes que no se pueden extraer, ¿verdad?
    Byron se arrascó la cabeza.
    —Lo sé. Unos tipos raros trataron de robarlo. Yo lo evité… y se lo quité. Dijeron algo de llamarse… ¿equipo Neutrón…?
    —Mmm… no me suenan. En cualquier caso, este fósil me viene muy bien. Podré regresarlo a la vida con algo de tiempo.
    —Pero… eso es ilegal. Sólo con permiso expreso del dueño de la zona podrías…— dijo Byron, que fue interrumpido por el científico.
    —Tengo permiso, tranquilo. Soy yo el dueño de la zona.
    —¿Eh?
    Stephan se rió, y, orgulloso, dijo:
    —Mi nombre es Stephan, dueño de la zona de fósiles, científico, y líder de gimnasio de Ciudad Pedernal. Y este… es mi gimnasio.
    Byron se incorporó, y se asomó uno de los cristales que hacían de pared. Estaban en lo más alto de un edificio, en una pequeña sala flotante. Y abajo, un gran estadio plateado parecía estar pidiendo a gritos un combate Pokemon.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! ^^
    El principal error que te marco es que usas demasiado los puntos suspensivos; te recomiendo que intentes arreglar eso.
    Me ha gustado bastante el combate, no ha sido muy largo pero ha estado bien. Cuando Sully se ha quedado sin saber qué hacer ha demostrado que todavía tiene mucho que aprender, y eso es lo lógico viniendo de un principiante... destaco eso porque a veces me he encontrado con algunos entrenadores en los fics que parecen ser invencibles desde su primera batalla. Y eso no puede ser así.
    Jaja, ¡sí que hace cosas este Stephan! xD
    Líder de gimnasio, científico... un hombre ocupado. También parece amable, y si es científico debe de ser inteligente; me intriga el tipo de Pokémon que usa y cuál es su estilo de combate. Tengo ganas de que Byron se enfrente a él.
    ¿El próximo capítulo será de Jake? Eso creo. Aunque con Melly y Byron lo has dejado bastante interesante. Cualquiera de los tres me agradaría, pero pienso que le tocaría a él.
    ~¡Pikapi!~
     
  12.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1077
    Ahora me sobra tiempo para escribir, así que voy a aprovecharlo ;) A Thunderbird, tendré en cuenta tus consejos. La verdad es que me vuelvo loco con los puntos suspensivos xD y por cierto, acertaste, le toca a Jake.

    CAPÍTULO 7: ¿Quién es? (Jake)

    El hombre esperaba aburrido a que el policía terminase el papeleo. Por fin, le dirigió la palabra.
    —Señor Jake, ¿verdad?
    —Así es.
    —Y el Pokemon, ¿Zoroark?
    El Pokemon se apoyaba en la pared, y asintió serenamente.
    —Bien, descríbame a los sospechosos.
    Jake se echó hacia atrás en su silla y dijo, tras meditar un poco.
    —Se hacían llamar “equipo Neutrón”. Por lo visto, están divididos en patrullas: patrulla aérea, patrulla marítima, etc… y creo que cada patrulla tiene un líder. Sus nombres en clave son los nombres de dioses. En concreto tuve la “suerte” de conocer a Zeus, líder de la patrulla aérea. Oí que mencionaba a Poseidón… por analogía, deduzco que será el líder de la patrulla marítima.
    —¿Y qué buscan?
    Jake se echó esta vez hacia delante.
    —Ya le he dicho que no lo sé. Robaron a el Manaphy de una chica y yo los seguí con la ayuda de mi Pokemon. Entraron en una especie de edificio deshabitado, al que llamaron “guarida no sé qué”. Supongo que aquél edificio estará ya abandonado, ya que conocemos que se establecían allí.
    —Entonces, —preguntó el policía— son unos ladrones de Pokemon. Mmm, hemos oído que hay ciertos individuos que piden “amablemente” sus Pokemon a la gente. Supongo que se trata de los mismos individuos. ¿Qué tramarán?
    Jake dijo despreocupado.
    —Su trabajo es ese: averiguarlo.
    —Ya…—dijo el policía. Se le notaba algo molesto—. ¿Puede darnos una descripción física del tal Zeus?
    Jake miró a Zoroark y éste asintió. Luego dijo:
    —Le mostraré al individuo mismo. Vamos, Zoroark, recuerda como era.
    Zoroark cerró los ojos, y, poco a poco, se fue transformando en lo que parecía una copia exacta de Zeus.
    —Vaya…— dijo el policía asombrado.

    Cuando la entrevista concluyó, Jake salió de nuevo a las calles de Nueva Azafrán. Caminó un poco, y se cruzó con un hombre que portaba una máscara durante el paseo. Zoroark se volvió a mirarlo, como si presintiese algo.
    —¿Pasa algo, Zoroark?
    El silencioso Pokemon negó con la cabeza. Pero algo en ese hombre enmascarado le inquietaba.

    Ya por fin Jake regresó a donde venía. Se sentó en una oscura sala, en una especie de trono, y junto a él se sentó Zoroark, en lo que parecía una asamblea. Formando un círculo, otros asientos moraban en la oscuridad. Desde uno de ellos, una voz sonó.
    —¿Cómo ha ido todo?
    —Bien— contestó Jake—. He conseguido establecer contacto con ese equipo Neutrón. No sé porqué, pero roban Pokemon. Creo que buscan especialmente legendarios.
    —¿Y vas a evitárselo? — dijo otra voz.
    —Si puedo, sí. Pero aquí tengo trabajo, también. ¿Hoy ha venido alguien?
    Una ronquísima voz, casi ahogada, dijo desde las tinieblas:
    —No, nadie. Esto está muy tranquilo últimamente.
    —Ya veo…
    Se oyó como otra persona entraba en la sala, se sentaba en su respectivo trono y decía, con voz infantil.
    —¡Hola! ¿Qué tal va todo?
    —Bien, muy bien —dijo Jake—. Estábamos hablando del equipo Neutrón.
    La infantil voz contestó:
    —Oh, los nuevos maleantes.
    —Me da en la nariz— contestó Jake— que traman algo mucho peor de lo que nos imaginamos. Eso de robar a un legendario… Es algo gordo, desde luego.
    Las voces se callaron. Dijo al poco tiempo Jake, hablándole a la oscuridad.
    —Bueno, yo salgo otra vez. Si aparece alguien, llamadme.
    —Tranquilo, no será necesario— dijo la ronca voz.
    Jake sonrió.
    —Lo sé, pero por si acaso.
    —¿Y a dónde te diriges? — comentó una de las voces, con entonación femenina.
    —A averiguar algo sobre ese equipo Neutrón.
    —Ten cuidado— dijo la voz femenina— No queremos que la gente se pregunte: ¿y este tío, quien es?
    Jake se rió.
    —No lo harán. De todas formas, contestaré que soy Jake, justiciero— dijo guiñando un ojo.
    Los presentes rieron, mientras Jake y Zoroark volvieron a partir.





    Lamento que sea algo corto, pero no quiero adelantar acontecimientos ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    Quizá algo corto, pero igualmente me ha gustado.
    ¿Una máscara? Eso me suena... ese personaje me resulta especialmente inquietante. No se si me apetecería encontrarme con él.
    Lo de los puntos suspensivos ha mejorado mucho en este capítulo, esta vez el fallo ha sido la palabra ''Pokémon'' escrita sin tilde. A parte de eso creo que no hay nada más.
    Aunque he notado que en este capítulo ha habido mucho diálogo y poca narración. Entiendo que tampoco daba para describir mucho más, pero al menos intenta que esté equilibrado.
    Espero que publiques pronto :3
    ~¡Pikapi!~
     
  14.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    2406
    Ok, A Thunderbird, que sepas que sigo tus consejos ;) Aquí va la conti.

    CAPÍTULO 8: La señora de la tierra: Melly VS Deméter (Melly)

    La coordinadora, tras perder su primer concurso, se dispuso a atravesar el bosque situado a la izquierda de Nueva Azafrán. Su destino era llegar al concurso de Nueva Porcelana, atravesando para ello ciudad Madera (antigua Azulona), luego yendo al norte hasta pueblo Lunar (situado donde el Monte Moon) y cruzar el estrecho mar que separaba el antiguo continente de Teselia con la vieja región de Kanto.
    Así pues, Melly andaba por el bosque. Su derrota no le había afectado, para nada. Ella seguía motivada; ¡soñaba con llegar al Gran Festival! Desde aquel día…

    ***FLASHBACK***
    Madre e hija asistían como público al concurso de Nueva Azafrán.
    —Mamá— dijo la Melly de ocho años—, ¿quién es ese?
    —Ese, cariño, es el mejor coordinador de todos los tiempos. Un mito, una leyenda. Ha ganado a su corta edad de 17 años tres Grandes Festivales, y su carrera no ha hecho más que comenzar. Se llama Eric.
    —Eric…— la niña miraba emocionada la brillante actuación de aquel Pokémon y su dueño. Soñó ser algún día como él.
    ***FIN DEL FLASHBACK***

    Sí… ella quería ser como él. Como el gran Eric, ahora ganador de cinco Festivales, coronándose el mejor coordinador Pokémon de la época. Tres de cada cuatro concursos a los que se presenta los acaba con una puntuación perfecta.

    Hicieron un alto en el camino. En un bonito claro lleno de flores. Melly sacó un mapa de Nova: el continente era enorme.
    Abajo quedaba la vieja región de Sinnoh. En el centro, la antigua Kanto. A izquierda y derecha, Johto y Hoenn, respectivamente. Y al norte, la que era Teselia. Las cinco conectadas y con varios cambios físicos en su superficie.
    Miró cuanto le quedaba para llegar al próximo concurso. Aún era bastante…
    Un pequeño Pokémon parecía haberse perdido… Melly lo miró desde la lejanía.
    —Bur….—sollozaba el Pokémon, cuyo cuerpo era una mata de hojas.
    —¿Qué te ha pasado, pequeño? — dijo Melly acercándose
    —¡Burmy…!—gritó asustado el Pokémon.
    Melly sonrió.
    —Burmy, no te asustes. Soy una amiga, no te voy a hacer daño.
    El Pokemon se acercó tímidamente.
    Empezó a hacer unos gestos. Parece que quería que Melly lo siguiese. Y así lo hizo.
    El Burmy llevó a la coordinadora a unos arbustos desde los que pudo contemplar como un Mothim y un Wormadam luchaban contra varios individuos sospechosos.
    —¿Son tus papás? — le dijo susurrando Melly.
    Burmy asintió, con lágrimas en los ojos.
    Parecían estar protegiendo algo con todas sus fuerzas. Recibían los golpes sin rechistar, defendiéndose como podían. Varios Glameows estaban acosándolos.
    —Arañazo— decía un recluta.
    —¡Placaje! — gritaba otro.
    Melly reconoció a aquellos individuos. Eran el equipo Neutrón…
    Una mujer a la que ya conocía Melly se adelantó a los reclutas agresores. Sacó una ball y dijo:
    —¡Ya está bien! Dejadme a estos dos incordios a mí. ¡No nos impedirán coger a Shaymin! Adelante, Roserade.
    Un Roserade de flamante belleza salió de la ball. Mothim y Wormadam estaban ya cansados…
    —Roserade, ¡danza pétalo!
    Girando rodeada de hermosos pétalos rosas, Roserade aniquiló de un golpe a Mothim y a Wormadam. Los reclutas los metieron en jaulas, y continuaron su marcha.
    Burmy, tras el arbusto, lloraba.
    —¿Shaymin…?— preguntó Melly—. Esto no me gusta, Manaphy. Quieren capturar a otro Pokémon.
    Manaphy, sobre el hombro de Melly, asintió.
    Burmy trató nuevamente de comunicarse con Melly mediante signos.
    —¿Qué? ¿Qué Shaymin estaba herido? ¿Y qué tus papás y tú lo estabais cuidando? Ya veo…— miró a Manaphy—. Mana, tenemos que ayudarles.
    —¡Mana!
    Así, Melly, Manaphy y Burmy siguieron a los reclutas. Se pararon frente a una especie de cama de flores en la que yacía durmiendo plácidamente un precioso Pokemon pequeñito, que debía ser Shaymin. La mujer del Roserade se acercó poco a poco…
    —¡Quieta! — gritó Melly saliendo de su escondite—. ¡No cogerás a ese Pokémon!
    La mujer se rió al ver a aquella niña.
    —¡La chica del Manaphy! Vaya, vaya, parece que vamos a capturar a dos legendarios en uno.
    —¡Lucha conmigo! — dijo Melly, valiente—. Si gano… dejarás a Shaymin en paz. Si pierdo… podrás llevártelo.
    La mujer sonrió.
    —Trato hecho, querida. Te arrepentirás de haber desafiado a Deméter, líder de la patrulla terrestre del equipo Neutrón.

    La batalla iba a comenzar. Tres contra tres. Los reclutas vigilaban al Shaymin mientras su jefa combatía.
    —Roserade, acaba con ella.
    —Vamos, Magby, ¡confío en ti!
    Los dos Pokémon se miraron, dispuestos a luchar. Roserade se reía con elegante maldad.
    —Vamos, querida, ¡bola sombra! — dijo Deméter.
    —¡Esquívalo!
    Magby evitó la bola sombra.
    —Ahora, ¡lanzallamas!
    Una llama salió de la boca de Magby e impactó en Roserade, que a penas se inmutó.
    —Querida, ¡bomba lodo!
    Roserade lanzó una ráfaga morada que cayó sobre Magby, dejándolo todo pringado de esa viscosa masa tóxica.
    —¡Magby! — gritó Melly.
    Deméter sonreía.
    —Bola sombra, y acaba con él.
    Roserade lanzó el bola sombra. Si impactaba en Magby, lo debilitaría. Y no lo podría esquivar, porque el lodo le imposibilitaba moverse con soltura.
    —“¿Qué hago? Ese Shaymin depende de mi…— pensó Melly—. ¿Cómo evitar ese bola sombra…? — entonces recordó—. Claro… como lo hizo Mask…”— hablando— ¡Magby, fuego fatuo! ¡Que las llamas absorban la bola sombra!
    Las pequeñas llamitas azules salieron disparadas contra la bola sombra. La energía de la misma se metió dentro de las llamitas, volviéndolas negras y extinguiendo el ataque de Roserade.
    —¡Ahora, que llegue a Roserade!
    La llamitas entraron en Roserade, y ésta comenzó a tener convulsiones, como lo había hecho el Pinsir de aquel coordinador. El Pokémon de Deméter cayó debilitado.
    —Vuelve…—dijo Deméter—. Muy bien, chica, ¿quieres pelear duro? ¡Yo te enseñaré como se pelea! ¡Demuéstraselo, Donphan! ¡Densenrollar!
    El Donphan salió de la pokéball ya girando, impactó contra Magby y éste cayó.
    —Vuelve, Magby…—Melly sacó una pokéball—¡Snivy, te toca a ti!
    —Sniiii…
    —Oh, que mono…—dijo irónica la líder de la patrulla terrestre—. ¡Donphan, otro desenrrollar!
    —¡Snivy, látigo cepa con fuerza! ¡Como si fuese un bate de béisbol!
    Snivy sacó su látigo y golpeó con toda su fuerza a Donphan, haciendo que diese media vuelta.
    —¡Ahora, látigo cepa estirando de él!
    Snivy obedeció. Donphan volvió a rodar hacia Snivy.
    —¿Qué haces, niña? — dijo extrañada Deméter.
    Melly sonreía.
    —Repite el proceso varias veces, Snivy.
    Snvy hizo virar a Donphan varias veces. Acabó girando en círculos, una y otra vez, una y otra vez… al final, Donphan paró de girar mareado.
    —¡Grrrr! ¡Donphan, hiperrayo!
    Un hiperrayo salió de la boca del mareado Donphan. El ataque no dio en su blanco debido a la confusión de Donphan.
    —¡Estupendo! ¡Snivy, lluevehojas!
    Una lluvia de hojas cayó contra Donphan, y éste se debilitó.
    —¡Toma ya! — gritó contenta Melly.
    Deméter iba perdiendo.
    —Basta de jueguecitos— dijo, llena de ira—. ¡¡Torterra, aplástala!!
    Un enorme Pokémon salió de la ball. Snivy gimió asustado.
    —¡Derribo!
    Torterra cayó con todo su peso sobre Snivy. Estaba debilitado.
    —Vuelve…— pensando— “sólo tengo a Manaphy. Un ataque de hielo… debería hacerle mucho daño” — de nuevo hablando—. Vamos Mana, confío en ti. ¡Ventisca!
    El ventisca impactó en el cuerpo de Torterra. Con la cabeza alta, el Pokémon pareció no inmutarse.
    —Ahora, mi fiel Elemento, ¡Rayo solar!
    El árbol de la espalda del Pokemon se iluminó. De su boca comenzó a brotar una bola de energía.
    —¡No! — gritó Melly—¡Manaphy, rápido, danza lluvia!
    Manaphy se dispuso a convocar la lluvia, pero ya era tarde: un rayo de energía solar impactó contra él, cayendo debilitado.
    Deméter regresó a su ball a su Torterra mientras que Melly lloraba en el suelo abrazando a su Manaphy.
    —Parece que he ganado…— dijo ella—. Ahora, reclutas, llevaos al Elemento 003.
    Los reclutas cogieron al Shaymin y empezaron a caminar bosque a dentro.
    Deméter se acercó a la sollozante Melly, que abrazaba con fuerza a su debilitado Manaphy.
    —Vamos, ¡dame a tu Manaphy!
    —¡¡Nunca!! — dijo Melly llorando—. Ese no era el trato…
    —Vamos, niña— dijo Deméter tirando del Pokémon.
    A punto estuvo de arrebatárselo, pero un pequeño Pokemon le propinó un fuerte cabezazo a la comandante, que hizo que sangrase de la nariz. Burmy había usado placaje, y se interpuso entre Deméter y Melly.
    —¡Burrr! — gritó el Pokemon.
    Deméter se limpió la sangre de la nariz, y dijo.
    —Está bien. Por ahora, podrás tener a ese Elemento contigo. Pero esto no quedará así… recuérdalo.
    Y se marchó.

    Melly lloraba profundamente cuando el equipo Neutrón se fue.
    —Shaymin… por mi culpa, se lo han llevado.
    —Burrrr….— dijo el Burmy, tratando de consolarla.
    Ella sonrió, aún con lágrimas en los ojos.
    —Gracias, Burmy. No sé que habría hecho sin ti. Pero tus papás… y Shaymin. Se los han llevado.
    Burmy agachó la cabeza. La coordinadora se secó las lágrimas y se levantó.
    —Los rescataremos. Te lo prometo. ¿Quieres acompañarnos, Burmy?
    Burmy asintió. Melly dejó caer una pokéball suavemente sobre el Pokemon.
    La ball se movió una, dos y… tres veces.
     
  15.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    La batalla ha sido muy interesante, lástima que Melly haya perdido, confiaba en que ganaría por cómo lo estaba haciendo. Me ha gustado que terminaras justo en el instante en que capturaba a Burmy, ha sido curioso. Curioso también ese coordinador del que hablas al principio, Eric, se ve que era muy bueno.
    Una cosa que me ha extrañado es que digas que Teselia y Kanto estaban separadas por un estrecho mar cuando se supone que la primera está mucho más alejada que el resto. Pero como tampoco sé hasta dónde llegan esos ''cambios'' que se produjeron, tampoco insistiré mucho.
    De errores vi un par de tildes y la palabra ''a penas'' que se escribe ''apenas''. Y luego está el tema de los puntos suspensivos... creo que eso es lo que más te cuesta solucionar, pero sigue intentándolo. No sé cómo hice yo para olvidarme de ellos, pero si lo conseguí será porque no es imposible xD
    Mucha suerte con el próximo capítulo (¿Volvemos con Byron?), espero que lo publiques pronto.
    ¡Pikapi!~
     
  16.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    2456
    CAPÍTULO 9: Stephan, el investigador de acero (Byron)

    Byron se asombró al ver que aquel científico con extraño aspecto era el líder del gimnasio. Parecía centrado en darle vida a aquel fósil amarillento.
    Si mi experimento sale bien, podrás quedarte con el Pokémon.
    A Byron le agradaron estas palabras, ¡un nuevo Pokémon para el equipo! Espero impaciente a que el experimento saliese bien.
    Stephan metió el trozo amarillento en una extraña máquina, muy grande. La máquina empezó a temblar.
    —¡Eso va a explotar! — gritó Byron.
    —Tranquilo, ¡el experimento va sobre ruedas!
    De repente, de la máquina salió un Pokémon pájaro que se lanzó de cabeza contra una pared de cristal, rompiéndola.
    —Estupendo, ¡un Aerodactyl! — exclamó el científico.
    El Pokémon estaba muy alterado. Se golpeaba contra las paredes, tratando de salir. Se veía que no le gustaba el sitio, quería salir fuera.
    —Vamos, ¡atrápalo! —le dijo Stephan a Byron dándole una ultraball.
    Byron lanzó la ball, que dio de lleno en la cabeza de Aerodactyl. Aunque no comprendía muy bien como un Pokémon tan arisco cayó tan fácilmente, lo capturó a la primera.
    —¡Bien! — gritó Byron.
    Stephan sonreía.
    —¡Bueno, chico! Gracias por traerme este fósil, chaval. ¿Puedo hacer algo más por ti?
    Byron asintió, confiado.
    —¡Un combate Pokémon!
    —¿Desafías a un líder de gimnasio?
    —De hecho, ¡venía a eso!
    —De acuerdo— Stephan se colocó en el centro de la sala—. Ven, bajaremos al estadio.
    Byron se colocó junto al líder, que pulsó un botón en un mando a distancia y bajaron en una especie de ascensor. Durante la lenta bajada, Stephan dijo:
    —¿Has luchado antes en algún otro gimnasio?
    —No.
    —De acuerdo, te explicaré como funcionan. En todos los gimnasios, se llevarán a cabo batallas pokémon. Si gana el líder, no pasa nada, y si ganas tú, recibirás la medalla.
    Byron asintió.
    —Cada líder usa un tipo de Pokémon y emplea unas reglas particulares en su estadio. En mi caso, utilizo Pokémon de tipo acero y lucharemos en esta pista. Mis reglas son simples: No se puede cambiar de Pokémon hasta que no se debilite el mismo. Al principio, lucharemos en esta pista lisa. Quien debilite al rival podrá elegir como quiere que sea la pista en la siguiente ronda.
    —¿Eh?
    —Lo entenderás con la práctica. Es un experimento mío.
    Los dos llegaron abajo y se colocaron en su posición correspondiente. Byron cogió la ball de Aerodactyl, que le esperaba en el suelo.
    —¡Será un tres contra tres, combates individuales! ¡El líder saca Pokémon primero!
    —¡Cuando quieras! — exclamó Byron.
    Su primer combate de gimnasio. Estaba muy emocionado.
    —¡Adelante, Skarmory! — dijo Stephan sacando un brillante pájaro de metal de su ball.
    —Bueno, pues… ¡veamos que sabes hacer, Aerodactyl!
    El rocoso pokémon pájaro salió de la ball y comenzó a volar, muy alterado.
    —Skarmory, ¡ala de acero! — dijo Stephan.
    Con sus alas brillando, Skarmory se abalanzó contra su rival.
    —¡Esquívalo, Aerodactyl!
    Pero no obedeció. Siguió dando vueltas por el techo del edificio, y Skarmory le alcanzó con su ataque ala de acero. Aerodactyl se alteró mucho.
    —Aerodactyl, ¡Testarazo!
    Aerodactyl abrió su boca enfadado y comenzó a cargar un hiperrayo.
    —¡No, hiperrayo no! ¡Testarazo! —Aerodactyl ignoraba a Byron.
    Un fuerte rayo de energía salió disparado, pero Skarmory lo evitó ágilmente.
    Aerodactyl comenzó a bombardear con hiperrayo por doquier, mientras sobrevolaba la zona. Ya ni apuntaba a Skarmory, simplemente atacaba al aire.
    —¡Skarmory, vamos! — dijo Stephan—¡Ala de acero una vez más!
    Skarmory arremetió contra Aerodactyl, hiriéndolo mucho.
    —Venga, ¡Aerodactyl! ¡Hazme caso!
    El Pokémon ancestral seguía su alocado bombardeo de hiperrayos. Hacía caso omiso a las órdenes de Byron.
    —¡Usa un Triturar, Aerodactyl!
    La ignorancia fue la respuesta del Pokémon.
    —Vamos, hazme caso…— Byron se vio acorralado.
    —Lo siento, amigo, pero tengo que hacerlo— dijo Stephan—, ¡ala de acero, otra vez!
    De nuevo el ala de acero de Skarmory dio de lleno en Aerodactyl, que cayó debilitado. Byron lo regresó a su pokéball y sacó a Litwick.
    —“Skarmory es muy bueno en el aire— pensó Byron—. Será difícil atacar desde tierra”
    —Ahora— dijo Stephan—, como he ganado la ronda, me toca elegir como quiero que sea el campo.
    Una especie de holograma apareció como una pantallita frente a Stephan. Miró a través de sus gafas y presionó en la pantalla, que desapareció. Un montón de rocas comenzaron a surgir del plateado estadio.
    —“Vaya…—pensó nuevamente Byron—un estadio rocoso. Pretende dificultarme el movimiento. A él no le supondrá ningún problema, ya que Skarmory puede volar” —habló—. ¡Litwick, pirotecnia!
    Lanzó una potente bomba de fuego que se dirigió a Skarmory.
    —Vuela, Skarmory.
    Skarmory inició el vuelo, evitando el ataque. Sobrevoló por encima de Litwick, que corría tratando de huir, pero le costaba mucho atravesar las altas rocas.
    —Skarmory, persíguele con pico taladro.
    Skarmory persiguió volando a Litwick, dando golpes con su que el pequeño Pokémon trataba de evitar mientras corría por la pista llena de obstáculos.
    Byron se sentía acorralado. Pensó:
    —“Stephan lo tiene todo bajo control. Si Litwick pudiese volar… un momento, ¡claro que puede!” — habló—. ¡Salta Litwick! ¡Sobre el lomo de Skarmory!
    Litwick dio un salto muy alto y se colocó sobre Skarmory.
    —¡Skarmory, haz que caiga!
    El pokémon pájaro comenzó a hacer piruetas en el aire mientras que Litwick se agarraba con fuerza.
    —¡Pirotecnia una y otra vez! — ordenó Byron.
    Litwick comenzó a bombardear al pájaro de metal. Skarmory se estremecía, y cayó a tierra, cansado. Ya en tierra, Litwick se bajó de su montura. Frente a frente con el agotdo Skarmory, ejecutó por orden de Byron un poderoso llamarada que debilitó al pájaro.
    —Vuelve, Skarmory— dijo Stephan regresando a su Pokémon—. Gran estrategia, amigo. Ahora, ¡sal, Metang!
    Un prominente Metang salió de la ball, gruñendo.
    —Te toca a ti escoger escenario— dijo Stephan.
    La pantalla apareció ante Byron. La miró, buscando que escenario escoger.
    —“Veamos— se dijo—, el acuático sería una locura; en el rocoso tendríamos desventaja, ya que Metang puede flotar. Este escenario cavernoso… no creo que sea mala idea, pero, ¡este es ideal!” —presionó en la pantalla y comenzaron a surgir árboles y arbustos.
    —Bosque, ¿eh? —dijo Stephan— Sin problema. ¡Metang, ataca!
    —Vamos, Litwick. Esto está ganado. ¡Pirotecnia contra los árboles!
    Litwick comenzó a prenderle fuego a los árboles. El escenario entero se había convertido en un mar de llamas. Litwick se sentía lleno de energía al absorber el fuego, mientras que Metang se estremecía.
    —¿Metang? —dijo Stephan. Metang se había debilitado—Grr… vuelve. Brillante, chico. Ahora te toca cambiar de escenario otra vez. ¡Sal, Ferrothorn!
    El espinoso pokémon salió, enganchándose a uno de los árboles que aún huían de las llamas. La pantalla apareció frente a Byron, pero este seleccionó de nuevo el bosque: el escenario no cambió.
    —¡Litwick, escóndete! —dijo el entrenador—. Terminará callendo.
    —Ja, ja, ja— rió Stephan—. Ferrothorn, arriba.
    El Pokémon saltó y estiró uno de sus tres tentáculos, enganchándose al techo, libre de toda llama.
    —¡Oh! — exclamó sobresaltado Byron.
    —¡Ahora, latigazo desde arriba! ¡Derriba los árboles!
    Ferrothorn comenzó a golpear con un tentáculo los árboles llameantes, tumbándolos. Siguió así, y en poco tiempo el bosque entero estaba derrumbado.
    —¡Litwick!
    Litwick estaba bajo un árbol, que le había caído encima. Estaba debilitado.
    —Vaya…—dijo Byron—. Confío en ti, amigo— Ralts dio un paso al frente.
    —Me toca a mi— dijo Stephan con la pantalla frente a él. Presionó, y comenzó a surgir un área de agua. Todo el escenario, menos varias pequeñas islas, se inundó. Ralts se vio indefenso en aquella isla, con Ferrothorn sobre su cabeza. A penas tenía capacidad de movimiento.
    —Ferrothorn, ¡cae sobre él con cabezahierro! — gritó Stephan. Ferrothorn cayó sobre Ralts con todo su peso. El Pokémon no pudo evitarlo.
    —¡Ralts! ¿Estás bien?
    Ralts quedó muy débil. El espinoso tanque volvió al techo.
    —Una vez más.
    Ferrothorn volvió a caer sobre Ralts, que no se podía escapar.
    Así, Ferrothorn repitió el proceso una y otra vez. Ralts estaba acabado, pensó Byron.
    —“No puedo hacer nada. En cualquier momento, Ralts se debilitará. No puedo huir, y no puedo responder a sus ataques, Ralts está muy débil. He perdido…”
    Ralts, gimiendo en el suelo, vio como su entrenador agachaba la cabeza. Miró arriba. El enorme tanque se disponía a caer de nuevo. Entonces, una luz rodeó a Ralts.
    —¿Ralts? — preguntó Byron extrañado.
    —Está evolucionando— dijo sorprendido Stephan.
    Cuando la luz cesó, Ralts había evolucionado.
    —¡Ralts! — dijo admirado Byron.
    —No—corrigió Stephan—. ¡Ahora es Kirlia! ¡Pero no ganarás! ¡Ferrothorn, cabezahierro!
    El Pokémon iba a caer sobre Kirlia. Miró a Byron.
    Byron asintió, como si entendiese a Kirlia, que sonrió.
    Kirlia dio un salto atrás y se hundió en el agua. Ferrothorn falló, y regresó al techo.
    —¡Claro! — dijo Byron—. ¿Cómo no lo he pensado antes? ¡Buena idea, Kirlia! ¡¡Onda voltio!!
    El agua se tornó amarilla, y un enorme rayo, tan grande como todo el estadio, impactó en Ferrothorn.
    —¡No! — exclamó Stephan.
    Ferrothorn cayó del techo, debilitado. Kirlia salió del agua a una isla, e hizo una reverencia.
    —¡Hemos ganado! — dijo Byron, feliz.
    —Enhorabuena— dijo sonriendo Stephan, que regresó a su Pokémon a la ball—. Hacía tiempo que no libraba una batalla tan emocionante— dijo mientras se acercaba al vencedor—. Te entrego gustoso la medalla blindaje.
    Byron cogió la medalla, con los ojos brillando. Su primera medalla, ¡el comienzo de sus andanzas hacia la Liga Pokémon!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  17.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! ^^
    En este capítulo he encontrado más faltas que de costumbre, varias tildes y también que en los diálogos utilizas mucho el verbo ''decir'', en lugar de algún sinónimo.
    Por otra parte ha sido interesante lo que sucede con Aerodactyl, el pobre Byron no podía controlarlo... supongo que con el tiempo se entenderán. La evolución de Ralts tampoco ha estado mal.
    No ha sido el capítulo más emocionante, pero la batalla no ha sido aburrida. Espero el siguiente.
    ¡Pikapi!~
     
  18.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1282
    Este será un capítulo especial. No estará protagonizado por ninguno de los tres protagonistas, sino que se centrará en el equipo Neutrón.

    CAPÍTULO 10: ¿Cuál es nuestro objetivo? (Eq. Neutrón)

    Dos reclutas conversaban en una de las bases del equipo Neutrón. Eran miembros de la patrulla subterránea, y en ese momento no tenían trabajo, ¡eran libres! Al menos en ese momento.
    —Por cierto, ¿tú sabes cuál es nuestro objetivo? — preguntó uno de ellos de repente.
    A su compañero le sorprendió la pregunta. La verdad, no lo sabía realmente. Le pagaban, ¿no? ¿Qué más necesitaba?
    —Pues… la Ofrenda, ¿no? Tenemos que conseguir Pokémons legendarios para la Ofrenda.
    —Ya, pero, ¿qué es la Ofrenda?
    Su compañero tampoco lo sabía.
    —Ni idea.
    —¿Y por qué estás aquí entonces? Si no sabes cuál es nuestra motivación, ¿por qué trabajas para ellos? A lo mejor no te gusta por lo que luchan.
    —¿Por qué estás aquí tú?
    —Por dinero.
    —Pues yo igual.
    Era la realidad: a penas sabían cuál era su objetivo, pero debían trabajar, necesitaban el dinero.
    —¿Y conoces a los jefes? — preguntó el recluta que tantas dudas tenía.
    —¿A los jefes de patrulla?
    —No, hombre. A los jefes de verdad. A los Titanes.
    —No, nunca los he visto. Sólo tienen contacto directo con los altos cargos.
    —¿Y como se llaman ellos? ¿También usan nombres en clave como los jefes de patrulla?
    Al compañero le dio la acertada impresión de que aquel recluta era un novato.
    —Que yo sepa, uno se llama Crono. Normalmente, él es el que le da órdenes a nuestro jefe. Siempre está diciendo cosas malas sobre él: “Crono es un inepto”, le oí decir el otro día.
    —Le tiene envidia— dijo alzando la cabeza el recluta preguntón—. ¿Cuántos Titanes hay?
    —Diría que tres, pero no estoy seguro.
    El compañero agachó de nuevo la cabeza antes de pronunciar:
    —¿Qué tramarán?


    En el Monte Relámpago, situado donde antaño se encontraba la Cueva Electrorroca (Teselia), que se alzó creando la montaña, el comandante de rubios pelos miraba como sus reclutas cumplían con su trabajo. Atacaban con sus Pokémons al legendario pájaro eléctrico; Zapdos.
    Utilizando unas extrañas redes, los reclutas atraparon al Pokémon cuando ya estaba agotado por los incesantes ataques de los múltiples ataques.
    Zeus sacó su extraño móvil y comenzó a comunicar la situación.
    —Zeus al habla. Elemento 012 atrapado, ¿situación controlada por allí?
    Una voz serena y tranquila habló.
    —Responde Poseidón. El Elemento 013 se ha resistido, pero mi Elemento Gyarados se ha ocupado de frenarlo. También está atrapado.
    También respondió una voz femenina al aparato.
    —Aquí Deméter. El Elemento 011 nos ha dado problemas, pero ha sido reducido.
    —Entonces— dijo Zeus—, Operación 1 2 3 completada, ¿cierto?
    —Afirmativo— respondieron los dos comandantes.
    —Zeus corta. Informaré a los Titanes.
    Zeus colgó su “móvil” y volvió a llamar.
    —Señor, al habla Zeus, jefe de la patrulla aérea. Operación 1 2 3 completada con éxito, señor.
    La voz del otro lado del aparato sonaba tranquila, casi sombría. Aún así, tenía una innegable elegancia.
    —Buen trabajo. Regresad a la Guarida Mayor.
    —Sí, señor— cortó Zeus.


    Los reclutas charlatanes caminaban por la Guarida donde se encontraban. De nuevo, el novato preguntó:
    —¿Por qué serán tan calculadores? Eso de ponerle un número o una letra y clasificar todos nuestros movimientos… ¿y por qué llaman Elementos a los Pokémon?
    El recluta más veterano se rió. Era cierto, es absurdo.
    —Los llaman Elementos por qué para el equipo no son más que eso, Elementos, piezas… herramientas, necesarias para el triunfo, sí, pero simplemente herramientas.
    —¿Y no te parece que son demasiado crueles? Sobre todo nuestro jefe, ¿qué manera de combatir es esa?
    Pensé en el jefe combatiendo. Sí, era muy agresivo y luchaba con frialdad, pero…
    —Eso lo dices porque no has visto al tal Crono. Es algo horrible, lo que le hace a sus rivales. No tiene piedad.
    —¿Serán así los demás Titanes?
    —No lo sé…
    Casi ningún recluta conocía las motivaciones del equipo. Eso eran datos reservados para los altos cargos.
    Pero casi todos ellos coincidían en algo: necesitaban el dinero. Y pagaban bien.


    Una gran sala multicolor redonda. Ahí es donde se encontraban los cuatro jefes de patrulla. El círculo se dividía en cuatro: una sección azul, otra amarilla, otra verde y otra negra. Cada una con un atril; era la sala de reuniones de los comandantes.
    —Bien, todo ha salido como esperábamos— dijo Deméter—. Ya tenemos en nuestro poder a Shaymin, Articuno, Zapdos y Moltres.
    —Elementos 003, 011, 012 y 013. Recuerda la nomeclatura— dijo tan sereno como siempre Poseidón.
    —¿Tenemos más órdenes? — preguntó Zeus.
    El sombrío jefe de la patrulla subterránea habló muy lentamente, de una forma muy diabólica.
    —Ahora iremos a por el Elemento X1.
    —¿X1? — dijo extrañado Zeus.
    —Ajá— dijo el sombrío comandante—. Pero eso es trabajo mío. De mi patrulla. Es un legendario superior; necesitaremos a los Elementos 011, 012 y 013 para atraerlo. La misión tendría que ser para mí, naturalmente. Vosotros, comandantes inferiores, debéis ir a por otro trío de legendarios.
    —Tú no nos das órdenes, amigo— comentó sereno Poseidón—. Y no eres superior a ninguno de nosotros.
    —No son órdenes mías. Son órdenes de Apolo, ¿piensas desobedecerlas?
    Sólo con pronunciar el nombre, los tres comandantes callaron, y se dispusieron a marchar a cumplir su misión. El siniestro jefe de la patrulla subterránea quedó solo, y dijo, tal vez al aire:
    —¿Qué vosotros, insectos, sois como yo? Je. Ni lo soñéis.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  19.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    *Modo fan de Zapdos: On*
    ¡Zapdos! T___T
    ¡No puedes ser tan cruel con él! D:
    *Modo fan de Zapdos: Off*

    Un gran capítulo, sin duda. Lleno de preguntas (todos nos sentimos identificados con ''Preguntón'' [?]), respuestas, y también más preguntas sin resolver. Apostaría mi mano derecha a que ahora van a por Lugia... ¿verdad? Ojalá les salga mal [?]
    Ah, no, espera, que sino no habría fic xD
    Me intriga cuál es el objetivo de esa ''Ofrenda''... desde luego no puede ser nada bueno para los legendarios. También me ha parecido buena la decisión de centrarte esta vez en el Equipo Neutrón, espero que lo hagas en más capítulos de vez en cuando.
    En cuanto a faltas he vuelto a ver la palabra ''apenas'' escrita como ''a penas'', y quizá una o dos tildes, pero nada
    más. Lo cierto es que está prácticamente impoluto :D
    ¡Pikapi!~
     
  20.  
    Suzaku-kun

    Suzaku-kun Game Master Funadísimo

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    15,117
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Nova, aventuras en la nueva tierra pokémon
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1430
    CAPÍTULO 11: Infiltración en el Avión Neutrón. (Jake)

    El misterioso Jake miró el transmisor que tenía en la mano. Sí, fue una buena idea colocarle a ese Zeus un localizador cuando tuvo un encuentro con él al rescatar a Manaphy. Prefirió no decirle nada al policía, ya que él mismo prefería encargarse de todo.
    Estaba surcando los aires, volando a una velocidad vertiginosa en su ágil pokémon. Según el transmisor, Zeus se localizaba en el aire también, haciendo honor a su patrulla. Probablemente, se desplazaría en un avión o algo similar.
    Por fin vio a lo lejos a un gran avión amarillo y blanco, con una gran N atravesada por un rayo en la parte derecha del mismo. Se acercó con su pokémon, hasta estar a la altura de la cola del avión. Sacó un pokémon que lo transportó a él y a Zoroark al interior del barco. Entró, justo como Jake quería, en la zona de carga.

    Empezaron su plan. Zoroark adquirió el aspecto de Zeus, y comenzó a andar con tranquilidad por el avión. Varios reclutas que pasaban por allí lo miraban extrañados, pero no dijeron nada.
    Jake dejó a Zoroark por su camino y avanzó con mucha cautela, escondiéndose en cada esquina para evitar ser visto. El transmisor le decía que Zeus estaba en la parte frontal del avión, posiblemente al mando de éste. ¿A dónde se dirigirían?

    El plan de Jake iba como la seda. Podía ver en el transmisor la posición de Zeus y también la de Zoroark, al que le había puesto otro localizador. Cuando vio que Zoroark estaba cerca de Zeus, comenzó a correr por los pasillos, armando mucho jaleo. Un recluta le vio y dio la alarma, y así, varios de los reclutas lo rodearon en poco tiempo. Tal y como el quería, la atención en el avión cayó sobre él, y Zoroark continuó campando a sus anchas por el avión.
    —¡Intruso! ¡Tenemos órdenes de acabar contigo!
    Jake sonrió al ver a aquel decidido recluta.
    —¡Ahora verás! —dijo el recluta— ¡Luxio, sal!
    —¡Adelante, Archen!
    —¡Vamos, Staravia!
    —¡Demuéstrale quién es el equipo Neutrón, Masquerain!
    —Acaba con él, Electabuzz.
    Los cinco pokémons rodearon a Jake, que sonrió y sacó una ball, de la que salió un imponente Lucario, que miró amenazador a sus rivales.
    —¡Atacad! — gritaron los reclutas.
    —Vamos, Lucario, ya sabes.
    Lucario arrojó una esfera aural que derribó a Luxio. Masquerain y Staravia se lanzaron a por él, pero Lucario saltó y ellos dos se chocaron. Desde el aire, Lucario lanzó un pulso dragón que remató a los dos pokémons. Después cayó al suelo con elegancia.
    —¡Electabuzz, rayo!
    —¡Archen, testarazo!
    Electabuzz lanzó un rayo hacia Lucario y Archen se lanzó de cabeza contra él.
    —¡Foco resplandor contra Electabuzz y a bocajarro contra Archen! — gritó Jake.
    Lucario obedeció. La esfera resplandeciente desvió el rayo e impactó contra Electabuzz, tumbándolo. Después, Lucario paró con una patada el cabezazo de Archen y prosiguió propinándole una andanada de golpes. Archen cayó de espaldas, debilitado.
    —Bien hecho, Lucario. Vuelve.
    Jake miró a los asustados reclutas, y pasó caminando tranquilo entre ellos, que no se atrevieron a hacerle nada.
    Mientras tanto, al mando del avión…
    —¡Mierda! —dijo Zeus—. Pondré el piloto automático, ¡esos inútiles no pueden ni con un solo intruso!
    Se levantó del asiento y se dispuso a recorrer los pasillos del avión, pero se topó con una copia suya.
    —¿¡Pero qué demonios…!?
    La copia le miraba, seria. Era exactamente igual que él. Entonces Zeus recordó algo.
    —Oh, ya lo entiendo, ¡eres el Elemento de la otra vez! El que se llevó al Elemento 004.
    Zoroark reveló su auténtica forma, y miró con malicia a Zeus.
    —Mi Luxray tiene sed de venganza, amigo. ¡La última vez nos dejaste en ridículo!
    Sacó a aquel Luxray que tenía enorme cresta. Miraba a Zoroark desafiante, dispuesto a tener un duelo con él. Zoroark le devolvió la mirada y se puso en guardia.
    —Bien, ¡prepárate, Elemento! Luxray, ¡colmillo fuego!
    Con los dientes bañados en rojo vivo, Luxray se lanzó contra Zoroark, que, haciendo un extraño movimiento, se colocó casi teletransportándose detrás de Luxray, y bañado en sombras golpeó tres veces a Luxray en lo que era un tajo umbrío.
    —Quieres pelea, ¿eh? ¡Luxray, chispazo!
    Varios rayos salieron del cuerpo de Luxray e impactaron en Zoroark. El pokémon siniestro dio un salto atrás y acercó sus dos manos. Entre ellas comenzó a surgir una onda de energía.
    —¡Una onda certera!¡Rápido, Luxray, chispa antes de que la lance!
    El pokémon eléctrico se lanzó contra Zoroark envuelto en rayos. Justo antes de darle, Zoroark lanzó su onda certera, que arrojó por los aires a Luxray. El pokémon estaba debilitado.
    —Otra vez…— dijo Zeus, regresando a su pokémon.
    —¿Qué tramáis, Zeus? — dijo Jake, que estaba entrando en ese momento en la sala.
    Zeus apartó la mirada.
    —¿Ves eso, amigo? Estamos llegando— explicó Zeus señalando al cristal que hacía de parabrisas del avión. Se podía ver a través de él como el avión llegaba a una explanada donde había una gran cueva.
    —La cueva chispeante… ¿a qué venís aquí? — preguntó Jake.
    —En esta cueva descansa un Elemento…
    Jake lo interrumpió.
    —Se llaman “pokémons”. ¿Qué manera de hablar de ellos es esa? ¿Os creéis sus dueños?
    Zeus emitió una pequeña carcajada.
    —En fin, que allí dentro descansa el Elemento 015, o Raikou, como lo prefieras.
    —¿Raikou?
    La cueva chispeante se hallaba donde antiguamente estaba el Monte Mortero de Johto. El monte sufrió un grave deterioro, y, por extrañas razones, ahora la cueva estaba bañada de electricidad. Aunque ya comprendía Jake el motivo de esta electricidad: Raikou vivía dentro.
    —¿Pensáis atrapar a Raikou?
    Pudieron notar como el avión paraba, aterrizando en la explanada.
    —Oh, hemos llegado.
    —¡Contesta a mi pregunta! — exigió Jake.
    Zeus lo miró a los ojos, muy de cerca.
    —Sí: vamos a capturar a Raikou, a Entei, a Suicune y a todos los pokémons legendarios. ¿Acaso tú lo vas a evitar?
    —Por supuesto. ¡No pienso permitir que…!
    Su voz se vio interrumpida por un calambrazo que recibió su cuerpo. Bajo él una trampa se activó, una trampa inmovilizadota. Zoroark también estaba sufriendo los efectos de una de esas trampas.
    Zeus sonrió maliciosamente.
    —Impídenoslo si puedes—dijo, abandonando el avión.
    Zoroark y Jake perdieron la consciencia.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso