No soy tu enemigo.

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Kai, 28 Junio 2010.

?

¿Que les parece?

  1. Bueno

    24 voto(s)
    80.0%
  2. Bien pero le falta algo

    4 voto(s)
    13.3%
  3. No estoy segur@

    1 voto(s)
    3.3%
  4. Malo

    1 voto(s)
    3.3%
Se permite votar por más de una opción.
  1.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    ooohhhhhhh, lo siento, de verdad disculpame (imploro de rodillas en el suelo con lagrimas en los ojos), snif snif, no fue mi intención no pasar por tu fic en tanto tiempo pero es que de verdad no sabia que ya habias puesto la conti, y se que esa no es excusa suficiente, pero te ruego que me perdones no volvera a pasar, espero que no hayas pensado que abandone tu fic, poque jamás haria eso y gracias por estimarme por haber sido tu primera lectora, pero no te preocupes te prometo que tambien sere una de las ultimas en postear cuando termines tu fic, te lo prometo
    y que capi tan increible!!!!
    me diverti mucho con la parte donde Koga y su padre se pelean ^^!
    y Kagome me sorprendio tuvo mucho valor para decir que también los arresten por intento de violación
    además es obvio que a Koga le gusta Kagome n///n
    espero todo resulte muy bien con Kagome y que se reponga poco a poco de su desafortunado incidente
    Sabes que me diste mucho en que pensar, es que yo tambien suelo posponer todo por pura flojera y así me quedo sola en la casa y con la compu para mi sola y puedo leer tus fics, mensajear, ver videos en YouTube y ......pero ese no es el punto, lo importante es que me diste una nueva orientación en mi vida a la proxima no retrasare mis comprimos, por más tediosos que sean, gracias me has abierto los ojos ^^
    espero la contiiiiiiii
    porque si no la pones hago una huelga de hambre masiva diciendo:
    la conti, la conti, la conti, contiiiiiiiiii
    bye, espero que no me dejes morir de hambre T0T
     
  2.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    No soy tu enemigo.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    3619
    Re: No soy tu enemigo.

    Hola! La verdad, me alegra que posteen y mucho, por cierto miko kagome, como crees que te voy a dejar de querer por eso, primero muerta*aunque espero no morir pronto*, ya te avise.

    Izayoi sama, se que para muchos lo que le paso a Kag es una tontera pero poco a poco sabras porque se puso asi, tiene que ver con su pasado y su papá, es todo lo que dire.

    Bueno, creo que no tengo mas dudas o amenazas de huelga que reponder, asi que aqui va el capi.

    Capítulo VII: Conocemos a…



    La situación iba de mal a peor, todo era confuso y distante, las palabras sobraban y las miradas atónitas, llenas de duda, desesperación y rabia aparte de una de incomodidad se encontraban presentes en ese ambiente, que ese día de tranquilo paso a catastrófico luego algo de calma y ahora tensión, rabia, conmoción, impotencia y un sinfín de emociones cargaban a ese lugar con un ambiente lleno de lúgubres sentimientos.


    Ni siguiera Kouga que parecía atacado por la rabia pronuncio algo se sentía impotente, pero no era su culpa ni de nadie de los que se encontraban allí sentados, al menos eso creían una joven se echaba la culpa de todo y alguien tenía que hacerla reaccionar sobre esa absurda idea, pero nadie lo pensó en ese instante.


    Kouga se levanto sin decir nada, al igual que lo hizo su padre, dejando los asientos libres los familiares de la joven se ubicaron cerca de ella, su madre se sentó donde anteriormente se encontraba Kouga, el abuelo se acomodo donde se encontraba el Sr. Matzumoto y Souta se ubico en el posa brazos al lado de su hermana. No decían nada se mantenían distanciados a la joven en parte hablada, pero no emocionalmente; la madre la tomo delicadamente de la mano, dándole así todo el apoyo que podría darle en ese momento.


    —Kagome, ¿vas a ir con los policías verdad? —interrogó la madre serenamente.


    —Sí, tengo que ir ¿no? — acuso la joven un poco distante.


    —Pero hija, ¿crees que sea lo adecuado para ella? —acuso Jii-chan, preocupado por la situación por la cual pasaba su nieta.


    —Claro, además eso es lo que ella quiere. ¿Por eso bajaste verdad?


    —Pues si, por eso y que quería agradecerle a todos por preocuparse—comunico agradecida la joven.


    —No es nada srta, para eso estamos aquí—indicó el youkai mientras se ubicaba cerca de la joven.


    —Me alegra—expreso la joven con una sonrisa.



    —Entonces ¿vamos a la jefatura? —interrogo el otro oficial.
    —Así es pero…—dijo ella buscando con la mirada a cierta persona.

    — ¿Pero qué srta?—intento obtener una respuesta de la joven que lo dejo con la duda.



    La joven azabache ignoro por un momento la pregunta, se acerco e introdujo en la cocina, lugar donde vio entrar al joven Kouga, él se encontraba con la espalda recostada en una de las paredes de la misma con los ojos cerrados y las manos dentro de los bolsillos del pantalón.


    —Kouga… ¿puedes venir? — preguntó la joven al asomarse y verlo de esa forma.


    — ¿Ah?, claro Kagome— respondió el chico sonriendo quería trasmitirle seguridad mediante la sonrisa.


    —Bien vamos—animo la chica mientras lo tomaba de la mano para dirigirse a la sala.


    —Pero ¿A dónde? — cuestiono un tanto sonrojado por la cercanía de la joven.


    —A la jefatura, tontito—dice como si fuera lo más obvio del mundo.



    Se dirigieron a paso lento a la sala aprovechando la cercanía lo hacia un poco mas cómodo, además por la situación nadie quería incomodar a la chica por lo que estaba pasando al menos no ahora, luego le preguntarían.


    —Pero, oficial primero quería agradecerle frente a todos uds y personalmente al joven Kouga por llevarme a mi habitación tan despreocupadamente, y sin segundas intenciones— realizo una pausa para reírse por lo bajo por la cara de Kouga, era entre vergüenza y admiración una extraña combinación.



    —No me tienes que agradecer lo hice gustoso— refuto él amablemente.


    —Por favor no me rechaces, gracias por ser tan amable Kouga—agradeció dándole un beso en la mejilla, haciendo que se sonrojara más de lo que estaba.


    —Lo lamento, no era mi intención.


    —Bueno como tengo que ir a la jefatura será mejor ir de una vez, de paso quiero darme un baño lo antes posible—expreso con frialdad.


    —Entonces ven conmigo—dijo a modo de orden el oficial humano.




    Se dirigían a la salida, los familiares no siguieron a la joven sabiendo que sería aun mas incomodo para ella, se despidieron con gestos de cabeza, y la chica salió de la casa camino al lado del papá de Kouga, el otro oficial iba un poco más atrás y Kouga de ultimo la verdad caminaba muy lento, era como si llevase un crucifijo encima, los acontecimientos de esa noche eran realmente preocupantes, ¿Cómo era posible, que alguien quisiera hacerle mal a esa familia y más aun a Kagome?, no tenía sentido.



    —Oficial Matzumoto, quisiera pedirle ir a la jefatura con Kouga—pidió amablemente la joven.


    —Pues, por mi no hay problema, ¿tú qué opinas Kouga? —cuestiono mirando de reojo a su hijo pero al no responder se preocupó— ¿Kouga?


    —El que calla otorga, Matzumoto que la joven se vaya contigo, así voy de una vez a casa—acoto el otro oficial.


    —Eso creo, mejor subamos—ordenó el youkai.


    Una vez adentro todo estuvo en silencio pero no era tan incomodo, solo era adecuado para el momento. Kagome y Kouga se sentaron en el asiento trasero, Kouga en el medio un poco nervioso y Kagome se quedo viendo a través de los vidrios ahumados de la patrulla; mientras que Kentaro (papá de Kouga), llama a la comisaria para anunciar que él llegara con la victima para que declare y que Bob su compañero se retiro a casa; Kagome tenía su mirada fija en la oscuridad de la noche, pensaba en cómo es que eso sucedió, bueno sabía cómo pero no el porqué, sus ojos se concentraron en las luces que pasaban frente a ella, eran como centellas de luz, los diferentes colores, rojos, verdes, amarillos, blancos, muchos otros colores provenientes de los letreros que a esa hora estaban encendidas.


    Ya eran como a las 9:30 pm y las calles estaban desiertas exceptuando a uno que otro grupito de amigos en busca de “diversión”. La calma la invadió por un momento y luego de esto la impotencia inundo su ser, a pesar de ser semi-hanyou no pudo hacer nada por si misma ¿Cómo demonios ayudaría a alguien más?, no era merecedora de ese don que le fue otorgado, no se sentía digna de él, pero que más le quedaba no se lo podría arrancar ¿o sí? Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando sintió un ligero frio sobre sus mejillas, se llevo una mano a su rostro y se toco una mejilla, le sorprendió de sobremanera el hecho de que estuviese llorando y no se hubiera percatado de ello, ¿desde hace cuanto lloraba? Dos o tres minutos, no tenía idea, se seco el rostro de mala gana y volvió a su interesante vista de las luces.


    — ¿Kagome?, oe ¿estás bien?, ¿necesitas algo? —cuestiono el joven preocupado hace como cuatro minutos sintió un leve olor a agua salada provenir de la joven, no había dicho nada por la situación, pero lo que le hizo reaccionar fue la manera tan brusca y cortante que la joven retiro las lagrimas de su rostro, se atrevió a preguntar y alentarla.


    —Tranquilo Kouga, hablemos de algo ¿vale? —expreso con frialdad.


    —Pero ¿de qué o qué?


    —De cualquier cosa, como por ejemplo que nos gusta, nos disgusta, donde estudiamos y cosas por el estilo—propuso la chica.


    Se mantuvieron hablando un buen rato sobre cosas triviales, Kouga se entero que la chica era semi-hanyou por un don y no por herencia, Kagome por su parte se intereso en el hecho de que el clan de los demonios lobo se dividía por regiones y que su padre era el líder de los lobos del norte y que algún día lo sería también sucediendo así a su padre y que él también quería ser policía y mucho mas ahora, al saber cómo estaba la situación de criminalidad en el país quien sabe si en el mundo.


    Los jóvenes hablaron amenamente, pero aun así Kagome sonreía, sonreía pero no demostraba la felicidad habitual, ni siquiera se mostraba animada, incluso Kouga se percato que la joven en unos momentos no le escuchaba, de momento no le dio importancia se había prometido que no la dejaría sola, la ayudaría y tenía la esperanza de que la primera sonrisa sincera que la joven volviera a dar fuera dedicada a él.


    ************************


    En la penumbra de la noche se divisaron varias sombras que emergieron supuestamente de la nada, era el primer día de otro año de entrenamiento y servicio, en las vacaciones del instituto también estaban allí, preparando las cosas o simplemente arreglando los lugares de práctica y entrenamiento, siempre venían en la noche para hacer así mas fácil la aplicación de sus poderes ya sean espirituales, físicos o simplemente siendo buenos peleadores.


    Una sombra más alta que las demás emergió de la entrada del lugar, el cual poseía la apariencia de un castillo feudal, siendo así mas fácil que fuera una escuela de día, y en la noche la secreta Academia Shikon no Tama, era como una escuela pero con maneras distintas de aprender, solo reclutaban a los pudieran ayudar con su causa y estuvieran dispuestos a ello.


    —Bienvenidos, mis queridos aprendices, como deben de saber solo unos pocos tienen el privilegio de estar aquí, no es que los demás no puedan, como sabrán hay muy pocos humanos, pero cabe decir que son los mejores—comunico la sombra dejando ver sus ojos dorados y unos colmillos sobre salir de su sonrisa.


    —Tienen que estar al tanto de que mi padre no estará para pérdidas de tiempo, ahora…—hablaba un joven de la misma apariencia de su padre solo que en su voz se denotaba la frialdad a un Kilometro de distancia.


    En la muchedumbre se veía toda clase de individuos, demonios con todo tipos de poderes, monjes, sacerdotisas e incluso taijia, era difícil de creer pero se llevaban bien eran compañeros, siempre estaban los que se burlaban y molestaban pero eso no era de extrañar.


    — ¿crees que accederá? —dijo bajito un chico con vestimenta de monje a una taijia.


    —Si Miroku, además en la cafetería Sengoku lo detectan—contesto la joven en el mismo tono.


    —Es verdad siempre detecto a los potenciales, aunque es raro que la gatita no haya ido hoy—argumento un joven alto, mayor que los otros dos, con el cabello blanco que le llegaba a los hombros, ojos azul cielo, y una ropa roja de cuero con una capa, además de que tenía un sinfín de armas, pistolas, escopetas, granadas y espadas de todo tipo su favorita era Rebelión y Sparda, a pesar de ser un youkai muy poderoso le encantaba divertirse con ese armamento y le gustaba mucho su apariencia humana.


    —Dante, no nos asustes así, y Kag no fue porque estaba cansada es todo.


    —Ya veo, sabes que la clientela bajo un 60% a causa de su ausencia, es toda una sensación y más cuando es luna llena.


    —Sabes Dante, mi Sanguito también te daría mucha clientela, y con esa ropa de criada más aun—comunico el monje mientras colocaba su mano maldita donde no debía.


    —Ahh de monje, solo tienes la ropa, ¡pervertido! —luego de que Miroku quedara con una mano en su rostro y con muchos abucheándolos y llamando así la atención de todos, les llamaron.


    —Sango, Miroku y Dante, ¡vengan aquí! —les ordeno el youkai frio.


    —Enseguida.


    Los chicos se dirigiendo lenta y tortuosamente al frente, lo hicieron a regañadientes pero no era bueno desafiar a ese chico, menos con el humor que se trae. Se suponía que los presentarían como héroes, pero quedaron como idiotas.


    —Como les gusta llamar la atención los tres se encargaran de limpiar los gimnasios antes de irnos, y acomodaran a los nuevos diciéndoles donde dormirán y como serán las cosas de ahora en adelante—les ordeno a los tres alborotadores— Ahora, como les decía los Purificadores vayan a sus casas y el fin de semana arreglamos todo y les serán asignadas sus misiones. Los nuevos quédense en el patio. Mikos antes de irse pongan la barrera—ordeno el chico mientras entraba al lugar.


    Una vez puesta la barrera, los nuevos o novatos como les decían estaban impacientes por los que les dirían, no eran muchas personas la verdad unos 30 novatos (de los cuales luego de la primera semana solo quedaban 10), 10 purificadores, 15 maestros, 5 doctores y 8 purificadores de elite, entre ellos los tres castigados, los hijos del primer purificador y el mejor y tres mercenarios.




    —Okey ya que estamos con querer llamar la atención, mi nombre es Inu no Taisho, el que se fue es mi hijo mayor Sesshomaru, estos jóvenes que están aquí son los purificadores de elite, que están conformados por: Sango la taijia, Miroku el monje, Dante nuestro localizador y pistolero, Bankotsu, Jakotsu, Suikotsu los mercenarios, Sesshomaru conocido como tempano, pero su poder es el veneno, y yo Inu No, que soy la cabecilla por así decirlo, algunas preguntas, si joven—dice señalando a una chica que levanto la mano.


    —¿No se suponía que eran 9 purificadores elite y estaban buscando al decimo?




    —Tienes razón aquí solo hay ocho por el hecho de que el noveno, mi hijo menor está buscando al decimo.


    —Si sr pero, ustedes ya tenían al decimo elite y murió, eso fue hace 50 años como es posible que todavía no lo encuentren.


    —Es simple, estos jóvenes que ves aquí trabajan por parejas: Miroku y Sango, Dante y Suikotsu, Bankotsu y Jakotsu, Sesshomaru y yo, y pues mi otro hijo fue el que se quedo sin compañera. Además estos jóvenes son elites desde que entraron por sus habilidades no pasaron por novatos como ustedes, fueron purificadores de una vez, lo que quiere decir que ningún novato puede ser elite—explico sonriente.


    —Pero eso es injusto—vocifero.


    —Lo lamento, pero ser elite no solo es un uniforme por tu habilidad es poner tu vida en riesgo en cada misión y no ir por allí nada mas para mejorar tus poderes y destruir simples mononokes que es lo que ustedes harán cuando sean purificadores y no llegaran a mas. Dante te lo encargo.


    —Pero, pero…


    —Escucha, niña yo soy el localizador de los posibles elites y no me vendrás con idioteces, he sido un elite desde hace más de cuatro siglos, es decir lo soy desde un siglo después que esto se formara y eso no cambiara, los que son elite viven siglos y siglos por que su sangre es distinta, en los humanos es un don entregado por el cielo, en los demonios es una herencia y tu ni nadie de los novatos tiene “eso”. Sango pasa la lista, yo me encargo junto con Miroku de decirles sus habitaciones—dijo enojado y divertido el chico.


    Luego de hacer todo el meollo los chicos fueron a hacer los que les ordenaron, terminaron de limpiar y hablaron un momento.


    —Dante, es raro que el Taisho menor, no haya venido Miroku lo conoció a penas el año pasado y a según son buenos amigos pero no me habla de él.


    —Si, es extraño que no haya venido siempre viene a la bienvenida a molestar a los nuevos, a pesar de que ustedes suplantaron a sus padres eso ya hace 45 años no saben lo que paso ¿verdad?.


    —No, no lo sabemos, si pudieras contarnos.


    —Les contare solo no le digan a la gatita—ellos asintieron y escucharon la historia, de quien era el principal villano, y que sus secuaces eran por lo que realizaron la elite, se sorprendieron al saber que solo el menor podría derrotarlo pero solo si tenía a la compañera adecuada.

    ****************************


    Una vez que llegaron a la jefatura a Kagome la querían separar de Kouga para poder interrogarla como era debido pero ella se negó, el interrogatorio fue normal, hasta que dijo todos los detalles de lo sucedido les sorprendió la verdad, ese modo operandi solo lo usaba una persona la cual no la habían visto desde hace 50 años, el jefe de policía salió y realizo una llamada a su amo, bueno a uno de ellos.


    —Amo InuNo, gracias al cielo que contesta.


    “—Hola, Myoga ,¿ Kouga está allí? es el único inasistente de los cazadores.”


    —Sí, está aquí pero creo que en vez de iniciación, lo tendrás que poner de cazador custodio.


    “—Eso ¿Por qué?”


    —Pues veras…—Myoga le explico la situación de la joven y que seria bueno que tuviera un guardaespaldas de momento, ya que la chica estudia allí, claro normalmente, pero que el modo operandi era del individuo que mato a la compañera de su hijo menor, y que haría lo mismo con la chica.


    “—En ese caso Myoga, que Kouga se encargue de momento que entre en su mismo curso, le preguntare a los tres alborotadores que tengo para ver si saben algo de ella.”


    —Sería bueno, pero sabes que Kouga es fuerte pero no como para protegerla, ¿Quién la cuidara tiempo completo, hasta comprobar si es ella?.


    “—Tranquilo Myoga, tengo a la persona adecuada para el trabajo, veremos otra vez a mi hijo tenlo por seguro, contacta a Kaede dile que hay una misión secreta, para nuestro mejor elite.”


    La noche fue algo corta, Kouga llevo a Kagome a su casa y le dijo que posiblemente se verían en el instituto, luego este recibió una llamada de su superior en la AST como le decían en secreto y si preguntaban ellos respondían: Asociación de Servicio y Ayuda. Aceptó la propuesta de hacer su primera misión de emergencia, y más si tenía que ver con Kagome.


    Ya muy entrada la noche Kagome todavía se estaba bañando, le tomaron el ADN del sujeto, y dijo todo lo recordaba, incluso que esos tipos buscaban una especie de llave o algo así. Se metió en la cama e intento consolidar el sueño, luego de una hora pudo caer tranquilamente en los brazos de Morfeo.

    “Las apariencias engañan”


    ******************
    Nota: Espero no causar confusion, cualquier duda que tengan me pueden preguntar, ya sea aqui en la historia o en mi perfil.
    Pd: Ese Dante que puse en la historia es el Dante de Devil May Cray, es que no pude evitarlo, me gusta su aptitud y forma de pelear se divierte, soy fanatica a ese juego y todas sus extenciones. Pero claro nunca mas que a Inuyasha, no puedo vivir sin Inu la verdad.
    Por cierto el proximo capitulo, el mas esperado por ustedes y por mi:
    Capítulo VIII : Conocemos al mejor elite. Conocemos a Inuyasha.
    Nos leemos.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    825
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    El doble post suele ser inevitable, no te preocupes; ese es uno de los trabajos de las lideres. El doble post suele suceder cuando le aplastas demasiadas veces al botón “respuesta rápida”, con solo una vez basta. Pero no sé si esa es la razón de los doble post. Puede haber varias razones.
     
  4.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Me gusta el capitulo, esta genial. Por fin aparecera Inuyasha siiii ;), bueno ¿Qué te puedo decir? tu fic aumenta el interés, me gusta Kouga tan amable y pacifista como en la serie. xD

    Te odia y te amo, pobre Kagome si dices que es de su pasado quiero saberlo puyo quiero, quiero, quiero...Bueno me tranquilizare. Hay amiga tu fic esta genial, me gusta tu estructura cada vez paso a pasito wiiii estuvo interesante. Además aparecieron Sango y Miroku ¿Que tramaran?
    KIRISA
     
  5.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    692
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Hola amiga gracias por informarme de tu fic mientras màs leì màs me gusto y estaba a punto de matarte porque no veìa a Inuyasha aparecer para nada pero veo que esta por aparecer wiiiiiiii que emociòn waaaaaaaa pero me dejaste con dos intrigas ¿Què traman Sango y Miroku? ¿Y què es Kagome del pasado de Inuyasha? Waaaaaaa me mata la intriga apartir de hoy considerame una màs de tus lectoras espero conti cuidate y avisame sayo...
     
  6.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Con esas simples palabras me has dado la idea casi exacta de lo que sucedió en el pasado. Pero por cuestiones de ética y de que a las chibis las consiento más que a las amigas normales no lo diré ;D Creo que deberías enfocarte en unas escenas para describirlas, es bueno describir pero hay que saber el momento adecuado, a veces e innecesaria las descripciones. Recuerda las mayúsculas después del guión, la historia me gusta, se ve muy interesante –y de sólo imaginar a mi Inu-hermoso con ese aire de élite… ¡kya!- (Otra vez con lo mismo) Perdona por no dejar mi post antes, pero ya estoy aquí y exijo mi capi donde salga Inu *coro* ¡Que salga Inu, que salga Inu!
     
  7.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Nooooooo!!!!!
    por que lo dejas en la parte más interesante T_T
    y dejame felicitarte, me encanto la idea de la escuela, eres una genio!!!!!
    esa idea si que esta chevere, además muero de la intriga por saber como sera el primer encuentro entre Inuyasha y Kagome
    además me alegra mucho, que Koga entre en la misma institución que Kagome eso hace las cosas más interesantes ^^
    y lo de la compañera de Inuyasha, que murio hace 50 años, fue una idea magnifica, sospecho que fue Kikyo ¬¬
    en fin espero la contiiiiiiiii
    bye n_n
     
  8.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Hola!!!
    La verdad creo que esto calificara como spam, pero creo que es nesesario colocarlo.
    Lamento no colocar conti, pero se me hizo dificil *no imposible* pero si dificil.
    No pondre conti por el hecho de que los Fanfics, nos vamos a mudar segun tengo entendido, de todas manera preguntare pra despues no tener que volver a publicarlo en FanficsLandia.
    De todas maneras preguntare, hasta cuando puedo publicar sin que despues tenga que volver a publicar y ustedes a comentar. Evitar realizar trabajos dobles.

    Me gusta la idea pero tengo que esperar, ´para no hacer nada que no sea necesario, cualquir cosa: por ejemplo si no se van a inscribir en FanficsLandia, o no estaran muy a gusto, les dejo un mensaje persona, para que descarguen los capis, solo tiene que avisarme...
    Nos leemos, ya sea aqui o en FanficsLandia.
     
  9.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    825
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    Bien, tu pregunta ya te la contesté. Y para los que no se han enterado. Todos los FF de CZ se mudan, pero al momento de moverlos se irá con todo los post y continuaciones que se colocaron, ustedes tranquilas. Por algo está la discusión, para informarles de esto.
     
  10.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    hola ^^ soy una nueva lectora de tu genial fic!!
    me gusta mucho!! pero kagome cambio bastante X.x
    bueno... tiene explicacion! y otra vez por la culpa de naraku ¬¬
    inu sera el "guarda espaldas" de kagome?? jaja
    muy bueno!!
    y kouga se obseciono con kagome
    y ella no se quiere separar de el, ella le da una ilucion imposible :(
    me gusto la idea de un colegio de hanyou, demonio, monjes, exterminadoras... bueno de todo
    quiere que se conoscan!! y espero la conti!!
    ~~~sayito~~~
    ~~~dulcceammor~~~
     
  11.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    No soy tu enemigo.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5792
    Re: No soy tu enemigo.

    ¡¡¡¡¡IMPORTANTE!!!!! Al el capitulo tan esperado... Aparecera nuestro protagonista, querido, amado y adorado *sobre todo amado*.
    Disculpen toda la demora, la inspiracion se me corto y pues, me quede corta no tenis ni 1000 palabras.
    La verdad creo que ahora me pase tiene 4885, creo que lo dividire en dos.
    lo publicare seguido para que no quede chueco...
    sin mas...

    nota: No anunciare los flash back los colocare en cursiva.
    &&&&&&&&: seran los cambios de narrador y/o escena.
    ¨¨: los usare en la narracion como comillas, en el sentido de que se habla pero no se coloca en dialogo.
    **: usare asteriscos para los pensamientos.
    (): los parentesis se usaran para aclaraciones del personaje.

    este capi es super especial por lo cual se narrara desde el punto de vista del personaje y luego volvera a ser narrador obniciente *creo que se escribe asi*


    Capítulo VIII: Conocemos al mejor elite. Conocemos a Inuyasha.



    La oscuridad, la amargura y sobretodo la soledad, me han acompañado a lo largo de vida bueno a lo largo de estos dos siglos, hace cincuenta años creí que todo sería diferente pero al ilusionarme y coger vuelo la caída resulto ser más dolorosa, cuando me dieron la noticia todo acabo, la esperanza y eso a lo que los humanos le dicen segunda oportunidad desapareció de mi vida abruptamente, lo arrancaron de raíz tal y como lo hicieron con mi putrefacta alma, ¿Por qué sigo vivo? ¡Ja! no lo sé y no me importa.

    Desde entonces la oscuridad ha estado siempre en mi vida, sin ninguna esperanza, ni aliento de cambio, resulta ser monótona. Esta soledad y amargura me ha perseguido desde que tengo memoria, convirtiéndose una solo conmigo, en mi propia sombra; todo esto desde que vi a mi madre morir hace ya dos siglos, frente a mis ojos, sin poder hacer nada, ¡por Kami! Tendría cuando mucho siete años, era solo un crio y a lo mejor lo sigo siendo.

    La incertidumbre se cierne sobre mí constantemente, nunca he vuelto a ver la luz del Sol, si la física pero nunca la que me hace sentir que estoy vivo, el hecho de que mis ojos sean de color dorado no me ayuda en absolutamente nada.

    El único amigo que tengo de verdad es mi sombra, bueno a parte de un monje algo chafado que conocí hace un año; el punto es que mi verdadera amiga es mi sombra siendo tan negra y oscura como mi alma compenetrándose así la una con la otra convirtiéndose una sola y originando cierta satisfacción en mi cuerpo.

    Soy un patético y común hanyou sumido en su propia tristeza, me ahogo en un vaso de agua al parecer, pero a mi me parece el mismo océano, mato a mononokes aunque no sea una misión lo hago sin piedad y a destajo, observo la sangre de mis victimas correr a través de mis garras, deleitándome con sus gritos y lamentos, siendo esto una tétrica y lúgubre balada para mis sensibles oídos.

    No sé por qué, pero tengo la leve impresión de que, después de tanta oscuridad y amargura albergada en mi inútil ser tanto de noche como de día, repentinamente cambiara…


    —7:00 am del 17 de Septiembre del 2010, despierta Inuyasha— Se escucha el rin tintín del maldito aparato diciendo mi nombre, he roto ciento de esos aparatos infernales y sin embargo esa anciana los sigue comprando.

    Rompo el aparatejo de un manotón estrellándolo contra la pared más cercana, me quito la sabana con pereza, estiro un poco mi cuerpo para espabilar y me dirijo al baño casi arrastrando los pies, pero antes de llegar observo como el celular vibra sobre un banco de madera pintado de color negro, me dirijo lentamente a él y lo observo. Ciertamente no recuerdo haberlo dejado allí, mejor dicho ni recuerdo como demonios llegue al edificio, luego le preguntare a la anciana.

    —10 llamadas sin contestar, número restringido. Umh que raro, me ducho y luego llamo para ver quien narices molesta a la tres de la mañana—Dije sin entusiasmo alguno, era verdad que la oscuridad y la sombra siempre me han identificado, pero a pesar de eso si tengo corazón, soy capaz de ayudar a una ancianita a cruzar las frías calles de Inglaterra solo sino me aprieta luego los cachetes, esas viejas si tienen mañas extrañas, soy distraído y testarudo pero no quiero ser un tempano como mi medio hermano, ja para que luego si algún día llego a encontrar a la decima elite termine matándome, ni de chiste. Ciertamente me importa un comino los elite, sé que soy uno pero ¿Qué caso tiene buscarla? Es decir ese mal nacido no ha aparecido en cincuenta años, y cuando lo haga es porque esa chica ya nació o algo así, hasta entonces seguiré aquí en Inglaterra disfrutando de este frio de los mil demonios.

    Me dirijo nuevamente al baño y me detengo frente al espejo me lavo la cara con agua fría para despabilar y terminar de abrir bien los ojos, siento como si me hubiesen colocado dos quilates de oro en cada parpado, la verdad tengo que dejar de hacer tantas idioteces por la noche. Observo detenidamente mi cuerpo, detallando cada parte del mismo, solo cargo unos bóxer de color rojo: mi color favorito, no es por la sangre ni nada es que mi madre decía que era impetuoso y el color rojo representa la pasión, la valentía, el coraje y el amor, además me queda estupendamente.


    Mi cuerpo es definitivamente envidiable, tez broceada y fuerte, músculos mantenidos por el constante y extenuante ejercicio, a decir verdad no ejercitaría tanto si no fuera tan tragón, como dice la anciana, pero que se hace me encanta la comida, ahora que lo pienso tengo unos cincuenta años sin comer ramen, es lo que mas me gusta, a parte de las peleas claro está. Tengo el cabello largo de color plateado un poco enmarañado, no soy de los que se lo cuidan mucho y después de la pelea de anoche dudo mucho que haya tenido ganas de peinarme, como ya dije ojos de color dorado, unas orejas caninas que sobresalen de mi cabeza, una sonrisa encantadora con unas perlas por dientes ( que nunca uso la verdad), mi cara es fina y con detalles masculinas en esta aunque un poco aniñados, creo me hace irresistible o algo así, pero me da igual, para que la apariencia sino soy ni un pelo feliz y tengo garras afiladas pero no muy pronunciadas, son para defenderme la verdad que por cierto tienen algo de sangre seca en las puntas…

    —Vaya…creo que lo pase relativamente bien y no me acuerdo—Dije con fastidio mientras acercaba un poco mis manos a mi cara—Iug, lagartijas—Resople con asco el olor a la sangre de esas simples y patéticas alimañas.

    —Ahora si me tengo que bañar—Me dije a mi mismo, al tiempo que retiraba el bóxer de mi cuerpo y abría lentamente la cortina de la ducha en conjunto con el agua de la misma, colocándola a una temperatura aceptable para mi cuerpo.

    —Joven Taisho, si ya se levantó ¡venga a desayunar! —Me ordena la anciana Kaede, la verdad la conozco desde hace cincuenta años, pero de verdad que a los humanos si le afecta el tiempo, todavía recuerdo cuando era una cría.

    —Ya voy vieja Kaede—Le comunico al tiempo que salgo de la ducha y empiezo cepillarme los dientes.

    —Cuantas veces te he dicho que respetes a tus mayores—Reprocha la anciana cuando salgo ya vestido y me siento a la mesa, para desayunar y tomar café.

    —Vamos Kaede, tengo doscientos siete años, soy mayor que tú—Le digo burlonamente mientras empiezo a comer.

    —No importa la edad que tengas físicamente sino tu mentalidad, y tú sigues siendo un crio, Inuyasha—Contesta la anciana como si estuviese sermoneando, siempre es lo mismo.

    —No sermonees y dime, ¿sabes quién me estuvo llamando a mi teléfono a las tres de la mañana? —Interrogo directamente con algo de disgusto en mi voz mientras ella retira el plato ya vacio y lo lava.

    —Ay…Inuyasha no cambias ¿verdad? —Me comunica al momento que me entrega un papel con un número en el mismo.

    — ¿Y esto? —Pregunto con un falso fastidio al darme cuenta que el código del teléfono es el de Japón.

    —Llama y sabrás, no te lo puedo decir todo—Musita pesadamente cansada de mi aptitud.

    — ¡Feh! Sabes que soy así. Voy a salir—Le digo mientas me levanto con el papel en mis manos y tomo una chaqueta del perchero que se ubica al lado de la puerta y salgo por la misma cerrándola detrás de mí.

    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

    Siento como me mueven levemente, es temprano lo sé por qué ni siquiera escucho a los pájaros, dije que me levantaran para ir al instituto, no quiero preocupar a los chicos, Sango se pondrá como loca y Miroku…no sé muy bien como reaccionara pero si sé que se preocupara, además tengo que ir a trabajar Dante debe de estar como loco, sé que cuando llegue me va a reclamar el hecho de que la clientela bajara un cincuenta por ciento o algo así.

    —Kagome hija, levántate—Escucho como dice mi madre con pesar, ella no quiere que vaya pero yo insistí.

    —Buen día, mamá—Le comunico secamente, sé que estoy distante pero, me siento impotente y sobre todo inútil, siempre quise trabajar en sitios de ayuda o simplemente en lugares donde pueda serle útil a alguien de una manera sana, el problemas es que ni puedo ayudarme a mí misma, soy patética.

    —Buen día. ¿Segura? —Cuestiona preocupada—Si quieres te puedes quedar yo hablo con el decano y…

    —Tranquila madre, quiero ir, además no paso a mayores un allanamiento nada mas, lo otro fue estúpido ¿sí?

    —Le digo firmemente, no me molesto siquiera en sonreír porque sé que mi madre me entenderá.

    —Está bien, cualquier cosa llamas a casa ¿vale? —Me dice sonriente pero con gran preocupación en su voz.

    —Vale, ahora quisiera bañarme y vestirme—Respondo afirmativa pero lejanamente.

    —Está bien. La tina ya está llena y con el agua temperada, termina y baja a desayunar—Ordena mi madre mientras sale de la habitación y yo un poco más atrás con una toalla en mis manos.

    Musito un ¨buenos días¨ para Souta que va saliendo de su habitación, el me responde de igual manera y me mira como preguntándome ¨¿estás bien?¨ yo asiento con la cabeza y me meto en el baño. Me quito la ropa y me sumerjo lentamente en el agua, espero a que esta me purifique lentamente y aleje todo lo que me perturba. Empiezo a remontar mi memoria a cuando mi padre estaba vivo, los juegos, las carreras y la canciones, todo me parece mágico hasta que de repente todo está oscuro y me veo a mi misma, solo que de unos ocho años corriendo desesperadamente por un pasillo oscuro hasta llegar a una habitación, alguien me pisa los talones y no sé quien es pero al darme la vuelta, lo único que veo son unos ojos rojos diciéndome que no es mi enemigo y una fuerte energía y presión caen sobre mi dificultándome la respiración…

    —Solo fue un sueño…pero fue muy real—Susurro para mis adentros al despertarme, me di cuenta de que me dormí brevemente, y si no me despierto me hubiese ahogado.

    Me dirijo a mi habitación, termino de secarme con la toalla y busco en mis gabinetes, me coloco unas bragas blancas con puntos azules y un sujetador a juego, termino de secarme el cabello con la toalla, me lo peino y lo dejo para que se seque al ambiente. Me coloco el uniforme que estaba ya tendido sobre la cama, tomo mi mochila con los útiles ya preparados, bueno al menos lo que quedo de ellos. Salgo de mi recamara y observo toda la casa detenidamente, los cuadros están despegados, la casa en sí esta toda revuelta, lo que sobrevivió fue la cocina, y los muebles donde estábamos la noche anterior.

    —¡Kagome ven a desayunar! —Oigo decir a mi madre con ánimo, creo que me lo quiere contagiar, pero a mi no me hace nada y menos después de ese sueño tan real que tuve y hace que la piel se me erice.

    —Tranquila mamá, compro algo donde Dante, pasare a avisarle es todo no te preocupes. Me voy—Comunico de manera poco animada mientras me coloco los zapatos para retirarme.

    —Esta bien. Yo llevo a Souta. Ve y vuelve—Me dice en un suspiro mi madre mientras se despide de mi.

    —Aja, nos vemos—Me despido de mi familia.

    Durante todo el camino, me mantuve distante, normalmente cuando alguien me piropea o se me coloca enfrente lo mando a volar por los aire, literalmente hablando, pero lo sucedido anoche me tiene preocupada, no tanto el intento de violación, ya que este no llego a mas sino el hecho de que…

    —¡Gatita linda de mi corazón! —Grita un chico de cabello blanco y ojos azul cielo, mientras me abraza por la cintura y me da vueltas sonriendo con sorna de la única manera que él lo sabe hacer, haciendo que me maree un poco.

    —¡Dante! Oe Dante ¡Bájame! —Le digo algo cabreada, todas las ideas revueltas que tengo en la cabeza, y él se pone a darme vueltas en el aire como loco.

    —Huy, esta bien gatita, pero con el humor que te traes, mejor guarda las garras, no querrás que… hump—
    Empezó él a burlarse de mi ¨enojo¨ al momento que me dejo en el suelo, y de repente comenzó a dar vueltas a mi alrededor como analizándome, un cazador reconociendo a su presa se podría decir.

    —¿Qué narices haces? ah—Le pregunto sin darle importancia a su cara de ¨hermano mayor preocupado¨ lo quiero como un hermano, pero no le diré nada de lo ocurrido hasta sentirme preparada.

    —¿Qué haces tú? Acaso practicando un papel de ¨emo¨ reprimida, porque lo estas haciendo muy bien…—Contraatacó él a tono de burla, pero sin quitar la seriedad de su rostro.

    —Y ¿Por qué tanta preocupación? jefecito—Refute enmarcando la palabra jefecito, lo cual el odia, mi objetivo era que no siguiera preguntando, me conoce y por ende quiero evitar su curiosidad.

    —Vamos...ahora no soy tu jefe, soy Dante, tu amigo youkai loco que se preocupa—Me dijo sonriente y pasando su brazo por detrás de mi cuello hasta apoyarse en mi hombro y pegar su cara a la mía de perfil.

    —Uff, esta bien. Tengo hambre sí, solo eso. Vine para decirte que ayer no vine porque estaba cansada, y ¡deja de darme vueltas que pareces trompo! —Respondo rápidamente sin darle tiempo de actuar, se detuvo en seco y cuando estaba dispuesta a marcharme me detuvo del brazo y me volvió a abrazar, dio unas cuantas vueltas sin soltarme y luego entramos a la cafetería, de momento no la detalle cada mes le cambia la decoración y la fachada, pero estaba fingiendo estar molesta debía de actuar bien ¿no es así?

    —Toma gatita, sabes Sango me dijo ayer, no te preocupes pero como es posible que faltes es decir la…—Hablaba en tono consolador, como sermoneando y preocupado de una manera retorcida pero el es así, lo interrumpí justo sabiendo lo que iba a decir.

    —Es decir la clientela bajo un cincuenta por ciento por tu ausencia ¿Cómo planeas recompensármelo? —Dije fríamente y con un notorio fastidio, parece monje no youkai y para eso está Miroku, lo cual nunca hace.

    —Te equivocas bajo un sesenta y cinco por ciento. Y me recompensaras trabajando el viernes, es tu día libre de esta semana pero por faltar trabajaras ese día—Dijo muy seguro de sí y acercando mucho su rostro al mío, se encontraba parado al frente de mi en cuanto yo me encontraba recostada en la pared de la entrada a punto de irme, solo me cabreo mas, ¿que nunca aprende?


    —Ahs, eres súper estresante, no sé cómo te aguanto, eres demasiado…considerado—Escupí de un solo tomatazo, no quería llegar tarde pero si me iba caminado llegaría tardísimo, estaba a cinco cuadras pero con mi ánimo, se me dificultaría.


    —Y como soy tan considerado y amable, te llevare al instituto en mi moto, vamos—Comunico alegre mientras me arrastraba a la acera y me subía delicadamente en su moto último modelo, que no tengo ni la menor idea de cuál es, la verdad no me importa, me pone el casco se sienta adelante y la enciende.


    —No dije amable dije estresante, ¡He! A la próxima avisa—Me aferre fuertemente a su cintura al momento que arranco, yo hablando como idiota y él ni me escucha, casi salgo volando y el muy feliz de ello, hay momentos en los que pienso que me odia.


    Me bajo lentamente de la moto al llegar, le dije que me dejara en el portón, pero el cascarrabias y necio de mi hermano por así decirlo, se adentro hasta la puerta principal del instituto y me dejo allí. Retiro el casco de mi cabeza algo sonrojada por la mirada de la gente, ¡ahora pensaran que Dante es mi novio! Oh Kami, le entrego el objeto de mala gana y me doy la vuelta, escucho varia gente silbar e incluso aullar, lo digo por los youkai del instituto, volteo por pura curiosidad no tenia ánimos de armar una revuelta con Dante allí. Giro completamente y me percato de su cercanía su mirada es triste y muy preocupada, le voy a preguntar pero me sorprende de otra manera.


    —Se fuerte Gatita y sonríe—Musitó delicadamente en mi odio al momento que me abrazo, fue delicado y algo extraño me sentí repentinamente sola, pero a la vez muy acompañada era diferente, pero después de tanto tiempo me sentí de nuevo en casa. Sentí como se separo con pesar de mí y yo tampoco quería que lo hiciera.


    —Trabajo a las tres treinta—Dijo mientras depositaba un delicado beso en mi muy sonrojada mejilla.


    —Mejor a las tres—respondí mientras correspondía el gesto de la misma manera. El timbre sonó y me di la vuelta pero cuando lo hice el muy… ese loco hizo algo que no hacia hace mucho y de paso conmigo.


    —Apúrate o si no, no entras a clase—Corroboro con la campana que sonó en ese instante, al momento que lo dijo me dio una nalgada y se subió como alma que lleva el diablo en la moto y se alejo.


    —¡Serás… Dante! A la próxima no voy—Le grite obviamente enojada, solo con él me sentía en libertad de comportarme animada, me conocía mejor que nadie incluso mejor que mi mamá, ni Sango ni nadie me entendía, la mayoría de mis amigos eran humanos y pues Dante era el único youkai y en ciertas cosas como cuando hay luna llena, me acompaña y mucho.


    —No solo iras a trabajar, también lo conocerás, solo espera—Susurro solo para que yo le escuchara, pero no entendí lo que me dijo.


    El viento soplo delicadamente cuando se marcho, sentí que algo iba a ser diferente y de cierta manera creí que él sabía lo que me paso y por ende su aptitud, no se con certeza pero estoy segura de algo va a cambiar, el viento jugó con mis cabellos azabaches mientras las puertas se cerraban ante mis ojos y un profesor me dijo que iba tarde justamente era mi profesor de la primera hora así que me marche con él.



    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&



    La conmoción llego a todos los nervios de mi cuerpo, la llovizna no me importaba no me iba a resfriar, acabo de llamar al número que me dio la anciana y no me esperaba a esa persona, pero lo que me dijo lo ameritaba, tendría que volver y no sería fácil, estaría allá el viernes después de solucionar todo y vender unas cuantas cosas tendría que hacer mas llamadas pero al fin apareció, al menos eso creo según lo que entendí.


    Salgo de la casa algo confundido, y un poco fastidiado ese número es de Japón pero solo están allí mis familiares y pues no es buen augurio, al menos no para mí. Camino lentamente por las calles frías e intransitable de ese lugar tengo que buscar un lugar más apropiado para hablar y que la estúpida señal no me interrumpa, me dirijo a un parque y encima de un árbol veo a unos mononokes observando a un par de niños jugar, les gruño por lo bajo y entendieron la indirecta, luego de que se marcharan me senté cerca de los niños en una banca. Marco el número, escucho el tono de espera y un musiquita ridícula que coloco el usuario, una vez que me atiende no dudo en reclamar.

    —¿Quién narices te crees que eres para llamar, a las tres de la madrugada? —Interrogo sin tapujos, escucho como la persona del otro lado de la línea suspiraba y maldecía por lo bajo.

    —Ay Inuyasha, tú padre ¿Quién más? La reina de Inglaterra—Me responde enojado y risueño.

    —La verdad no lo sé suenas muy afeminado para ser mi padre—Bromee intentando hacer amena la situación.

    —Inuyasha Taisho, vuelve a decir eso y tu habitación en la ATS, se la doy a Sesshomaru—Me amenazo mi querido padre, donde casi me duele.

    —Esta bien, pero no te sulfures, Hola padre—Salude al fin, algo que no me agradara es que involucraran a ese tempano conmigo, somos como el agua y el aceite, él es el aceite claro esta.

    —Hola hijo. Sabrás que no te llamo para saludar ¿verdad? —Concluyo al fin.

    —Claro no. Ve al grano—Yo mismo le dije que no me llamara si es que no era necesario.

    —Pues te tengo una misión. Que solo tú puedes realizar.

    —Ahh sí y ¿de qué se trata?, es decir ¿qué gano yo? —No quería perder el viaje por una estupidez era algo absurdo y no accedería por solo un pedido.

    —Inuyasha…—Dijo mi padre extremadamente calmado— ¡Vienes y punto, soy tu padre y tu jefe! Allá no haces nada y al menos aquí me serás un poco útil, ¡te vienes el viernes! —Exploto al fin encolerizado, dije que no aceptaría si me lo pedían pero si me lo ordenan es otra cosa.

    —E..ee..esta bii..bien, esta bien— Logre decir al fin, mi padre no se anda por las ramas y si lo hago enojar, pues no es bueno saber lo que hará.


    —Mucho mejor. Tu misión será proteger a una chica, que probablemente sea la decima. Es todo—Me dijo como sentencia y antes de colgar…

    —Estamos a mano aquí son las dos de la mañana, se nos olvido el cambio de horario—Comento burlon y finalmente colgó dejándome anonadado.


    Canime despacio por las calles, procesaba la información todo me callo de sopetón y creo que el presentimiento que tuve en la mañana tiene que ver con esa chica, no se su nombre pero bueno.

    Deje que la lluvia me empapara, lo primero que haría luego de la misión esa sería ir a la playa, este endemoniado frio me dejo un poco más pálido y lo odio.


    —Anciana, empaca y vende esta cosa, nos vamos el viernes—Ella no me pregunto a donde, supongo que el viejo le habrá dicho.


    Estos días tendría mucho que hacer, primero una lista mental:


    1- Vender la casa.
    2- Donar los muebles.
    3- Dar el dinero a caridad.
    4- Empacar unas cuantas cosas, lo demás lo regalo.
    5- Prepararme mentalmente para subir a un avión, odio esas endemoniadas cosas.
    6- Y más que nada decirle a los vampiros de Inglaterra que coman mononokes y no personas, así mato dos pájaros de un solo tiro.


    Dirán que por mi primera aptitud soy extraño, pero tampoco puedo ser un desgraciado sumido en, valga la redundancia, su desgracia desgraciando a los demás. Todas esas sarta de cosas lo hago de manera anónima, no me gusta ser reconocido y además, si no lo vendo se los llevan ladrones, prefiero donar, ¡hey! no soy un mal nacido solo me encierro punto.


    ***tres días después***


    —Al fin…—Dije al viento, estaba fastidiado de ir de allá para acá, en estos tres días estuve dando vueltas y salto, le vendí la casa al banco, los muebles los done a un orfanato, solo me quede con dos camas, que sería donde la anciana y yo dormiríamos, mañana vendrían por ellas.


    —Joven, porque no sale y disfruta de su ultimo día en Inglaterra—Sugirió Kaede al ponerme la chaqueta sobre la cabeza, en ese momento me encontraba estirado muy cómodamente en la cama y ella viene y hace que me atragante.


    —¡Feh! Para qué, mejor duermo—Dije devolviéndole de mala manera la chaqueta y acostándome nuevamente en la cama, solo que esta vez con la cara contra la almohada.


    —Te vas y compras pan para poder desayunar, ¡pero ya!—Ordeno la anciana molesta, en ese momento le iba a contestar peo me asuste, si me asuste. Tome rápidamente la chaqueta y me escabullí de la habitación esquivándola cerrando la puerta, no me arriesgaría a la ira de una vieja loca, no señor, me basta con mi padre.


    Me fui caminando hasta la panadería, que para mi “tan buena suerte” estaba a mas de seis cuadras, refunfuñe y camine, solo eso podía justo hoy en la mañana se habían llevado los autos y yo caminando.


    —¡Feh! Vieja loca, lo único que quiere es que me vaya del lugar—Masculle realmente molesto, odio que me tomen el pelo, y además me hacen temer por mi vida innecesariamente.


    —Joven ¿qué desea? —Interrogo sacándome de mi monologo de reproche una chica de tez blanquecina, ojos color verde intenso, y un poco pecosa con el cabello castaño, llevaba colocado un uniforme de pantalón y camisa que decía en la misma Chartres en un bordado muy fino.


    —Media bolsa de pan y unos dulces—Respondí después de la insistencia de su sonrisa, estaba tan distraído que automáticamente camine hasta la panadería y no me percate de ello.


    —¿De qué clase los dulces? Sexy boy—Dijo la chica sensualmente, lo cual no provoco nada en mi al menos no de ¨eso¨ que ella quería provocar, me mostro el nacimiento de sus pechos a través del escote, lo único que logro fue que me cabreara mas *Si es que eso era posible* y lo que hice fue desquitarme con su ser.


    —Mira cría, llevo vivo desde que tu bisabuelo andaba en pañales y eso, definitivamente no funciona conmigo, dame los dulces que se te antojen, pero deja de cabrearme—Amenace acercándome a su rostro lentamente, cualquiera pensaría que estaba correspondiendo su coqueteo por la cercanía, era todo lo contrario era capaz de levantarla y azotarla contra el suelo por esa estupidez, pero algo me enseño mi madre y lo tengo muy en claro “a una mujer no se le toca ni con el pétalo de una rosa”, y no iría en contra de mis ideales.


    Ella musito un ¨Si¨ totalmente aterrada, se fue pitando y enseguida salió con unos dulces que al parecer eran los mejores del lugar, me cobro y envolvió lo comprado por mi antes de que se fuera la tome de la mano y la acerque para que me oyera.


    —Mira, no es que no seas linda, no ando de humor y no me involucro ni física ni personalmente con alguien. Ves a esos tipos de allá, los que tienen pinta de emos—dije señalándolos con la mirada y ella asintió—Ni se te ocurra insinuárteles, son youkais y no dudaran en aceptar tu proposición solo para comerte. Te lo advierto, eres linda y toda la cosa, pero no te menosprecies, busca de preferencia un humano alguien que no te haga daño y te quiera en verdad. Un ejemplo mira el cajero, está loco por ti y ni mataría una mosca menos a una chica linda. Es todo, buen día—Le advertí, estoy loco lo sé pero no dejaría que mataran y menos cuando podía evitarlo, me cabree y me desquité, tenía que devolverle algo ¿no? Y que más que salvar su vida, conseguirle novio y evitarle una enfermedad venérea, soy hanyou pero no psicópata ni pedófilo.


    Me acerco lentamente a una mesa que está ocupada por un niño y su madre, estos están asustados y puedo olerlo. Me siento en la silla desocupada como si los conociera de toda la vida, cojo un dulce y lo llevo a mi boca, lo saboreo y sé estoy lleno de crema, intento animar el ambiente antes de que la señora me grito o me bote, creo que hará las dos.


    —Oiga, esos que tienen pinta de locos deprimidos con la vida, la quieren devorar junto con su hijo ¿o me equivoco? —Suelto sin más, el niño me mira sorprendido y la madre angustiada.


    —Se ve que eres un hanyou ¿Por qué me ayudarías? —Cuestiono dudosa.


    —Me gusta destrozar a esos idiotas, son débiles y muy fáciles, aunque son tantos que parecen arroz—Dije despreocupadamente, solo se lo dije a ella no traumatizaría al mocoso—Además, la protección que tiene para con su hijo me recordó a mi madre, Ud. me recordó a ella amable paro cautelosa. Toma chamaco son tuyos—Agrego levantándome y colocando la chaqueta en mi hombro, aparte de regalarle los dulces al niño—Si mi madre era humana y simplemente me caen bien—Concluyo despeinando un poco al crio y dirigiéndome donde están esos youkai ogro.


    —Gracias orejas de perro, eres un buen amigo—Agrego el chamaco, la orejas me dieron un tiro al oírlo tan fraternal conmigo, me enterneció la verdad.


    —Esta viaje ya me tiene mal, ni he salido y ya ando “delicado” Feh que valga la pena. Ahora…—Murmure para mis adentros. Luego estire mi mano para hacerme notar— Hey honais ¿Qué tal si nos conocemos? —Dije “amistosamente” a los youkai *que eran dos por cierto*, al momento que coloque mis brazos alrededor de sus cuellos, llevándolos conmigo a un callejón. La anciana me matara por dejar los panes tirados, pero, me voy a ir de Inglaterra, tengo que dejar marca, aprovechare el último día para poder enseñarles a los ilusos ¿quién soy yo?: El mejor elite, soy Inuyasha Taisho, un gusto conocerte.


    ***********************************************
    Al fin, ciertamente me encanto el capi, tenia que ser "perfecto" bueno casi perfecto. Es que el hecho de que salga Inuyasha lo vale.
    Preguntas, espero respuestas:
    1-¿cometi Ooc, con Inu o con Kag?
    2-Les gutso?
    3-es largo?
    4-Hago el capi que viene con esta narracion o la normal...?
    *******
    Bienvenida "dulcceamor"
    Gracias a todas mis lectoras, por ser mis lectoras, jajajaja.
    Nos leemos, ya les aviso...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    yitipXkagome

    yitipXkagome Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Junio 2010
    Mensajes:
    29
    Re: No soy tu enemigo.

    hola!!!!!
    Sabes habia leido antes tu fanfic solamente que no comente y lo encontre muy bien narrado n_n
    1-¿cometi Ooc, con Inu o con Kag?
    No entiendo la pregunta *verguenza*
    2-Les gusto?
    Si muchisimo
    3-es largo?
    Lo encontre largo eso es bueno
    4-Hago el capi que viene con esta narracion o la normal...?
    Con esta definitivamente.
    no encontre fabuloso me encanto la parte en que inuyasha le dejo en claro varios puntos a la que le dijo sexy boy
    y tienes una nueva fans de tu historia
    esperando tu continuacion
    yitipXkagome
    inuyashaaaaaaa
     
  13.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    gracias por la bievenida ^^
    siii!! tienes razon!! el hecho de que salga inu
    hace el capitulo especial!! y mucho!!
    kagome esta muy fria!! :(
    bueno... la entiendo! debe ser muy dificil
    ser casi violada y ademas por naraku!!
    pero me quedo la duda...
    dante sabia que ella paso por eso? o no?
    inu!!! esta muy sociable en este fic! y me gusto mucho!
    regalo casi todo al orfanato!! que tierno!!
    y la chica que sedujo a inu! bueno... el no fue mala con ella :)
    y el cajero como estara loco por ella!!! xD
    me dio risa cuando el chico dijo "gracias orejas de perro" me recordo a souta!!
    espero la conti!! en especial que se conoscan!!!
    cual sera su primera impresion??
    ~~~sayito~~~
    ~~~dulcceammor~~~
     
  14.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    1-¿cometi Ooc, con Inu o con Kag? Bueno, me parece que hasta el momento lo has manejado muy bien, InuYasha es agresivo pero cuando aluien se le pone al brinco el se asusta, jajaja.
    2-Les gusto? Sipi.
    3-es largo? No, es lo normal que DEBERIAS Y DEBERIAN escribir todos.
    4-Hago el capi que viene con esta narracion o la normal...? Pues depende de ti, a mi me gustan ambas, en primera y tercera persona, ponlo a consideracion de tu inspiración, ella te dira que hacer (?)

    Perdón por lo tardió de mi post pero no halla la discusión, como ves me comprometo y (medio cumple) xD No me quemes.. espero que al proximo ya conozca Inu a Kag y empiecen las discusiones xD
     
  15.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    No soy tu enemigo.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    3447
    Re: No soy tu enemigo.

    Hola!!! Konichiwa o Konbawa...depende de cuando esten leyendo...
    Bien les traigo la conti y recuerden la cursiva son los recuerdos o los flash back, y la & es cambio de escena...

    Capítulo IX: Secretos sin revelar.



    Tres días, setenta y dos horas habían pasado desde que fue a la escuela y Dante le dio ese cálido y fraternal abrazo, se sentía confundida y frustrada, su inquietud la notaron todos, sus amigos se preocuparon y ella lo veía exagerado, pero qué más da, estaba presionada e irritada, no que alguien la acosara, bueno a parte de todo el instituto para pedirle una cita, incluso unas chicas, era un trauma, normalmente insistían mas, pero a ver a la chica tan cortante decidieron guardar su distancia, sobre todo los humanos no querían liberar la ira de una semi-hanyou.


    En ciertas ocasiones sintió que la miraran a lo lejos, no lo sabía con exactitud muchos olores se mezclaban y no sabía detectar presencias, cada vez que se acercaba a un lugar y estaba a punto de descubrir que era eso, Miroku o Sango le llamaban y la alejaban del la presencia, se estaban comportando muy extraños y ni siquiera sabían lo que le paso si el asalto pero no que ella estaba allí.


    —¡Kagome! —Llamó un joven de mirada azul eléctrico brillante con un deje de sensualidad, con cabello largo negro atado en una coleta alta, se acerco a paso veloz a la joven, saludando con la mano en alto para hacerse notar.


    —Kouga-kun, buenos días—Respondió la chica con un asentimiento de cabeza, y algo alejada de la realidad.


    —Buenos días, pensé que no te alcanzaría, te llame un par de veces y me preocupe *todavía piensa en lo sucedido*—Contestó con preocupación en su voz, desde que eso sucedió, quedo automáticamente inscrito en el curso de la joven azabache por órdenes del jefe, tenía que cuidarle en secreto pero le era difícil, siendo la chica tan cerrada y distante en estos momentos.


    —No te preocupes, solo pensaba—Anunció ella algo retraída de la realidad y caminando al lado del oji-azul, desde el día que Dante le abrazo al entrar a clase vio a Kouga sentando justo detrás de su puesto, le sorprendió pero luego recordó que él iba a estudiar allí, se sentía algo cohibida con el joven, era el único que sabía de sus labios lo que paso con todas las de la ley, al menos de sus amigos, y el estaba especialmente atento para con ella, Kouga era uno de los que también la interrumpía cuando sentía que alguien le miraba, todo era raro, pero bueno sus amigos nunca fueron normales, sería extraño que tuviera a uno que encajara totalmente en el mundo.


    Sonó la campana indicando la entrada a la primera clase, le tocaba historia, sus notas eran las mejores y no tenía que estudiar, no sabía porque pero la información con solo leerla se implantaba en su memoria, quizás era a lo que le llamaban memoria fotográfica. Tomo asiento en su pupitre y observo la ventana vio como unos cabellos castaños volaban al viento y luego nada, a su lado se sentaba Sango y no estaba, durante esos tres días sus amigos estuvieron especialmente extraños, ellos ya conocían a Kouga de un campamento anterior o eso entendió ella, pero eso no era lo preocupante solo se intento relajar y fijo su atención a la pizarra.


    &.


    Caminaba apresurado hacia su oficina de rector, tuvo unos inconvenientes con unos novatos a los cuales se vio en la necesidad de expulsarlos por su incapacidad de acatar órdenes, solo se lo permitiría a los elites en tal caso y ellos no lo eran. Paso al lado del salón de los alumnos de último año, le pareció curioso cambiar el uniforme de las alumnas de esos grados y así lo hizo. Se fijo en un cuerpo femenino agachado en la ventana, le llamo la atención de una manera única…




    —Revoltosa, baja—Ordenó el peli plata mayor a manera de burla, con ella era que había quedado en hablar sobre la conducta de su amiga y supuesta candidata.


    —Taisho-sama, ya le dije que no fue mi culpa…—Se excusó la joven castaña al estar en contacto con el suelo, se las ingenio para dar una voltereta hacia atrás, girando en el aire y cayendo al frente del mayor cara a cara.


    —Sango-chan, no te preocupes así será más fácil llamarlos a ustedes tres, que por sus nombres—Aclaró risueño, era imposible olvidar lo que sucedió hace unos días la noche de la bienvenida, el alboroto que montaron Dante, Miroku y la joven frente a él, le causo mucha risa y desde entonces les dice revoltosos.


    —Está bien, pero fue culpa de ese libidinoso—Siguió ella en su inútil intento de defenderse mientras caminaban por los pasillo dirigiéndose al aula de la joven.


    —¿Cómo va Higurashi, te ha dicho algo? —Preguntó con seriedad en sus palabras y con una expresión inescrutable.


    —No Sr. No nos ha dicho nada, ni a Dante. Pero se ha percatado de que usted y Sesshomaru la observan hemos tenido que intervenir incluso Kouga la ha distraído—Aseguró la chica con preocupación, desde que llamaron a los tres revoltosos tal y como les decían, el mismo día que ingresaron esa preocupación estaba permanente.

    Llevaban más de media hora limpiando no entendían porque limpiaban ellos y no los nuevos, y todo a causa de una manita suelta entre ellos. Por un lado la chica limpiaba lo que podía pero por el otro el pistolero utilizaba las mesas como patinetas y lo fastidiaba todo, en un momento determinado se dio por vencida y se unió a la fiesta que armaron, peleaban con las colchonetas y fingían enfrentamientos, todo el rato se divirtieron incluso con esas falsas peleas podían entrenar.

    —¡Pervertido, aleja tu mano de allí! — Espetó encolerizada la castaña propinándole una sonora cachetada al joven vestido de monje.

    —Auch, mi Sanguito bella, sabes que mi mano esta maldita—Se defendió el oji azul sobándose la mejilla afectada que ya se tornaba de un color rojizo.

    —Maldito esta tu cerebro, no tu mano—Agregó iracunda la joven lanzándole una mirada asesina al individuo al lado de ella, dejándolo petrificado y con un frio recorriéndole la columna vertebral.

    —Vamos ustedes dos, dejen de armar alboroto y sean novios de una vez—Intervino el pistolero con aire de pacificador entre sus dos compañeros, los cuales se sonrojaron de manera desmesurada.

    —Bien revoltosos, veo que no hicieron lo que les dijo Sesshomaru—Dijo el mayor entrando lentamente al recinto y observando el lugar, que sinceramente se encontraba peor de lo que recordara.

    —Taisho-sama, lo sentimos—Se excusaron el monje y la taijia dándose la vuelta y quedando frente a su jefe dándole una exagerada reverencia por los nervios.

    —¿Qué sucede InuNo? Nunca vienes a revisar los castigos impuestos por Mr. Tempano Taisho, ¿necesitas algo “señor”? —Preguntó de manera acusadora y sin respeto alguno al mayor que solo suspiro nada extrañado por esa aptitud de parte de su localizador.

    —Dante respeta a tus mayores—Comunicó observando como el aludido solo le miraba con fastidio— Al menos tienes razón, les tengo un trabajillo así que dejen de “limpiar” y vamos a la oficina de la academia, falta poco para el amanecer—Culminó dirigiéndose a un salón desocupado con los chicos más atrás.

    Ingresaron al aula y justo debajo del escritorio había un compartimiento que solo con un juego de tacto es activado y deja al descubierto un botón al lado de la pared, Dante acciono el botón y justo debajo del ventilador central se abrió un pasadizo secreto. Este conducía a la organización subterránea de la AST, unos cuantos pasillos subterráneos que se asemeja a un laberinto , hay más de veinte caminos, solo cinco son los correcto el resto lleva a trampas mortales, los adecuados conducen al recibidor de la Academia que se encuentra escondida en el bosque que está detrás del instituto y protegida por un campo de fuerza que se hace imperceptible por aventureros y si choca con este le borra la memoria haciendo que vaya por otro sendero, utilizan los dos sitios para entrenar y por toda la escuela hay pasadizos que se les enseñan a los purificadores cuando necesitan de sus servicios, los novatos ingresan por el bosque y tienen que ser analizados por un campo, para evitar intrusos.

    —¿Cuál es la misión jefecito? —Interrogó nuevamente el localizador sentándose al frente del escritorio del jefe, colocando los pies en el mismo de una manera relajada.

    —Respeta a tus mayores…Digamos que tiene que ver con un estudiante—Reprochó ya fastidiado y algo burlón sabiendo que el pistolero no cedería.

    —Vamos te conozco desde hace cuatro siglos, ni tu dolor de cabeza había nacido. ¿Y bien? Estudia en el instituto ¿Qué más? —Siguió el albino, empezando a aburrirse no soportaba que le dieran vueltas a las cosas y menos si se trataba de una misión.

    —Es una chica que los tres conocen, es su amiga y trabaja para ti Dante—Explicó con tacto sabia que esos chicos querían mucho a la jovencita, y más el localizador era como su hermana.

    —¿Qué? —Musitó el pistolero analizando la situación, alguien que estudia en el instituto y trabaja para él solo podría ser…

    —Kagome-chan—Susurró la taijia completando los pensamientos del albino, que se levanto de golpe y con el rostro desencajado, la frustración lo invadió, respiro profundo y miro inescrutablemente al sr Taisho.

    —¿Qué le paso a la gatita Taisho-sama? Involucra algo en particular o solo nos quieres fastidiar el día—Sentenció el joven serenamente, mientras colocaba las manos en los bolsillos e intentaba calmarse.

    —Iré al grano, robaron en el templo donde vive, específicamente en su casa, ella llego y encontró todo desordenado buscaban una llave, y pues ella…

    —Ella ¿Qué InuNo? —Cuestionó el joven mirándolo serenamente, mientras que el mayor mantenía el mentón apoyado en sus manos entrelazadas y con los ojos cerrados.
    —Como les dije estaba allí y el mayor intento abusar de ella—Suspiró, no le gusto nada la cara de los chicos, ninguno hablo Dante quedo estático, nunca lo había visto así no tenía idea de cómo reaccionaría después pero no quería saberlo. Le entrego a cada uno una carpeta amarilla en donde había una copia de la declaración de la joven y los detalles que ella dio. Sango y Miroku la leyeron, el pistolero ni la tomo solo espero a que los demás terminaran.

    —¡¿Quién narices fue?! —Interrumpió de manera abrupta la lectura de los demás, dirigiendo su pregunta al jefe.

    —No lo sabemos, por ello necesito que ustedes la cuiden, Kouga estudiara con ustedes y será su custodio, hoy irá al instituto y no les dirá nada, no hagan que sospeche, cuando este sola Sesshomaru y yo la vigilaremos, que no se entere que lo sabemos, nos tiene que decir a alguno de nosotros sino no podremos hacer nada, Dante cuídala en las tardes has que vaya todos los días al trabajo y cerciórate de que sea la decima y…—Se vio interrumpido por la repentina serenidad y diversión que caracteriza al chico reflejada en su rostro.

    —No me lo tienes que decir, es una gatita le tiene miedo al agua pero no ha mojarse, nos vemos—Dijo divertido pero decidido en sus palabras, se levanto elegantemente y salió del recinto cerrando la puerta con el aire cortado de su capa al viento.

    —Taisho-sama, el modo operandi es de él, es posible que Kagome sea la decima y tenga la joya, esa es la llave que necesitan—Comunicó el monje serio, observo como el mayor asentía, dándoles a entender que tenían una nueva misión “no ser descubiertos”.


    Desde entonces todos habían sido unos excelentes actores, o eso creía, era difícil ignorar el hecho de que a su mejor amiga le hayan hecho eso y entendía el por qué no se los había dicho, ella no preocupaba a los demás diciéndoles, pero de lo que no se percataba es que si los preocupa con sus acciones, era imposible no darse cuenta de que esa chica alegre y peleonera ya no estaba allí, solo se esfumo en una nube de temor e inseguridad.


    —Sango—Llamó su jefe antes de que entrara al aula—Llamé a mi dolor de cabeza a la mañana siguiente ya viene en camino debe estar llegando al aeropuerto, él se encargara de cuidarla a toda hora, veremos qué hacer con las cosas para que funcionen, es todo—Culminó entrando al aula y disculpándose con el profesor, que tenía una actividad para la joven y que las notas corrían a su cuenta.


    &.


    El vuelo fue muy tedioso, no solo el hecho de que odiara a esos endemoniados aparatos llamados aviones, para él era un ataúd volador. El temor de montarse en ellos pasaba después de mentalizarse unos minutos antes de entrar y ya, pero ¡que perdieran sus maletas y le echaran una botella de champaña durante el vuelo era otra cosa!, le dijeron que recobrarían las cosas pero ya no importa, menos mal que lo importante siempre lo llevaba en una maleta de mano o encima.


    —Feh, estúpido avión, estúpido viaje y estúpida misión—Refunfuño el ambarino totalmente fastidiado, tenía un mal día era difícil que empeorara. Los huesos estaban engarrotados por mantenerse sentado por tantas horas, el frio era insoportable aparte de esperar con ese aire de los mil demonios estaba empapado el frio era envolvente y no dejaba de temblar. Se sintió realmente agradecido cuando bajo del aparato y le pego el aire del ambiente realmente cálido y agradable para la época, pero como ya dijo ese no era su día…Habían perdido su equipaje.


    Caminaba lentamente no tenía prisa alguna, en la noche es que hablaría con su padre y de momento la anciana se quedo con el viejo Myoga, lo único que quería era tomar un té, comer un poco de ramen e ir a dormir, le estaba empezando a doler la cabeza y arrugo el entrecejo intentando que el dolor se disipara necesitaba ese té y rápido, y entonces lo recordó el localizador de la academia tenía una cafetería no estaba muy lejos así que decidió visitar a ese pistolero loco, así averiguaría quienes eran esos revoltosos que su padre había mencionado y adelantaría algo con la información que él le proporcionara.


    Llego a la cafetería y observo la fachada, tenía pinta de un antiguo puesto del Sengoku, recordó que siempre lo remodelaban haciéndoles creer a las personas que cambiaban de dueño, la última vez que vio a ese youkai chafado tenía el cabello largo y se lo amarraba de lado, olvido que casi siempre peleaba con él y se llevaban muy bien como amigos, su sentido retorcido y divertido de ver las cosas era único y le levantaba el ánimo. Sonrió de medio lado, sabía que el desorden le preocupaba ya había perdido tres locales de trabajos de exterminador y ahora era localizador por medio del recinto frente a él, luego de descansar jugaría un poco con él, después de todo su día no podría empeorar.


    Entro al lugar y observo que el interior parecía una cafetería normal pero con ciertos detalles antiguos, había un escenario en el lado VIP del lugar, que estaba adornado con dibujos del ying & yang, cuadros de las leyendas de las tierras del Japón, la leyenda del perro sagrado, algo modificada pero un poco cierta, y el cuadro que mas llamo su atención fue uno en donde se veían dos siluetas la de un hombre y una mujer con las manos entrelazadas, la del hombre era la derecha y la de la mujer la izquierda, sobre sus cabezas estaba una luz de color rosado resplandeciente, pura era su definición, la silueta femenina era de color blanco y en donde deberían estar los ojos eran de color negro, la masculina era al revés los ojos de blanco y la figura de negro, más atrás de las siluetas habían otras ocho pero no se distinguían si eran de hombres o mujeres, al lado de la mujer los bordes eran grises, el lado del hombre era negro, pero en el centro de los dos había un color rosa pálido casi blanco, pareciese como si la luz que estaba sobre ellos descendiera hasta llegar a sus manos si se quedara mirando pareciera como las siluetas tomaban forma pero solo hasta allí llego…


    —Inuyasha Taisho, te esperaba era en la noche, no a esta hora—Dijo de manera burlona el joven vestido de mesero, mientras les daba unas palmadas en el hombro al aludido.


    —Oe Dante ¿y esta pintura? —Preguntó no podía quedarse con esa duda, le llamo la atención nunca le había visto pero justo le pareció que se movía, pero luego no solo se quedo quieta como se supone que debe estar una pintura.


    —Está, es una copia de un fragmento del cuadro que está en el salón oculto, lo sacamos poco después que te fuiste, en realidad la habitación lo expulso, sabes que eso ella lo creo y pues nunca se abrió después de su muerte—Respondió con pesar sabía que no le gustaba recordarla pero era necesario.


    —Es verdad, después que mi madre murió ese lugar nunca se volvió abrir, ni siquiera hace cincuenta años se pudo abrir—Musito tristemente con la mirada perdida en el cuadro, su madre también fue una elite, la compañera de su padre para ser más precisos, de allí se enamoraron y bueno, nació él.


    —Oye, que tal si me ayudas un poco, mi mejor trabajadora está estudiando y estoy al borde de la locura—Pidió amablemente, Kagome todavía estaba en clase y era viernes la clientela estaba a explotar y como sabían que la gatita iba a atender más clientes todavía.


    —Estas de chiste, yo vengo estresado y de remate ni loco me pongo ese disfraz—Acusó el ambarino mirando al joven a su lado, traía un traje de mesero, pero de esos que son para realizar cosplay, era apretado y se veía ridículo, ni de broma se pondría eso, se vería muy afeminado y anda traumado con un elite mercader, era frustrante que te persiguieran cada cinco minutos para cambiar tu preferencia sexual, eso era perturbante.


    Vio como Dante suspiraba resignado, normalmente hubieran peleado pero lo dejo pasar ambos estaban cansados y no se sentía animado para ello. Le dio una palmada de apoyo a su amigo, paso sigiloso por un lado de él y se sentó del lado VIP, el cual estaba casi repleto, le decía VIP porque era más elegante pero cualquiera podría pasar a este lugar. Tomo asiento tranquilamente mientras se relajaba, una chica le llevo un té y dulces “cortesía de la casa” dijo la joven, le agradeció con la mirada y ella se retiro, observo detenidamente el cuadro esperando que este volviera hacer lo mismo pero nada, no encontraba significado a lo que sucedió, le volvió la migraña y decidió dejar eso para más tarde, probo el dulce que estaba esquisto y tomo un poco de té dejando que lo caliente del liquido se deslizara lentamente por su garganta, se dispersara por sus extremidades brindándole un confortable grado de temperatura a su cuerpo generando la relajación que quería dejándolo algo dormitado en ese estado, calmando sus sentidos y escuchando como una voz angelical decía “ya llegue Dante lamento la demora” no se molesto en voltear solo disfruto de la paz que le brindaba el lugar, después pensaría en la misión.

    “Hay cosas que deben permanecer en secreto”
    *****************
    muchas gracias a tod@s por sus comentarios...

    yitipXkagome: Bienvenida al fic, gracias por la respuesta y buene Ooc es cuando se le cambia la personalidad al personaje jeje. Y bueno lamento desepcionarte pero ese tipo de narración la dejare para los capis especiales...chau.
    dulcceamor: Me alegro que concuedes conmigo en el capi de Inulindo, sabes espero haber respondido a algunas de tus preguntas en el capi, las otras seran por capi...bueno nos leemos.
    Izayoi sama: Iza linda de mi corazon, gracias por pasarte y responder a mis preguntas jeje. Lamento dejarte con ganas del tan esperado encuentro pero, necesitaba aclarar unas cosas y bueno el capi que viene esta en proceso, lo de que se conozcan puede ser que si, puede ser que no *es una cancion ¿verdad?* depende de mi estado de animo, soy mala muajaja...cof cof okey espero llenar tus espectativas con el capi...

    Sayo..y a todas mis lectoras gracias por serlo...matta nee...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Idaly

    Idaly Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    hola, hace rato estoy leyendo tu historia, y la verdad me encanta, no he posteado desde hace años y la razon principal es por flojera y porque soy una persona de pocas palabras jeje, pero tu historia esta muy interesante y espero que la continues pronto.
     
  17.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    No soy tu enemigo.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    5354
    Re: No soy tu enemigo.

    Primero que todo Bienvenida Idaly como posteadora...es que ya eras lectora jeje...
    Konichiwa queridas... Aqui traigo la conti...Larga para entretenerce un poco...puse cambios de escena pero no distraen como tal...
    Digamos que ahora estare muy apretada empece las clases y los profesores son muy estirctos... No que me guste mucho pero me dejan mucha tarea...no pienso que sea un problema pero les dejo abvertidas vale...
    Un capi mu esperado...Y gracias a todas por ser mis lectoras...si no les aviso Gomen...

    Bueno otro punto importante...al fin Kag love Inu se reporta *saludo militar* jeje, estoy algo ansiosa es que mañana veo por primera vez a mi profesor de Pre-militar, si aqui en Vzla eso es obligatorio, bueno el punto Mi mejor Amigo/Nanito me dijo que es super bien, y si...me separaron de mi Nanito esta en otra aula y solo nos vemos en los recesos y si a caso en la salida...no salimos al mismo tiempo y es un poco fastidioso pero aun asi no los separamos ni pa respirar *los recreos*

    Bueno ese no era el punto importante me fui por las ramas, de quimica fisica, biologia , matematica...okey okey estoy saturada de tanta información. El punto es que el capitulo es largo y me inspire...Juró y perjuró que se los iba a publicar ayer pero mi hermano no tenia internet en la compu del escritorio y yo si tenia en mi notebook, lo comico es que el muy malo apago la compu con todo Y modem, justo cuando puse publicar...se me fue el internet y me arrastraron hasta mi casa que queda en el fin del mundo y no hay civilización osea Internet.

    Bueno basta de extenderme El tan, pero tan ansiado capi (Dedicado a Izalinda *Izayoi sama* y a Yuuko)...Lo tan esperado queridas....


    Capitulo X: Primer Round.


    Las clases llegaron a su fin, se sintió liberada de sus amigos, era fin de semana y estaba dispuesta a ir a su casa. Caminó tranquilamente acompañada por Kouga que no se separaba de ella en ningún momento, no iba al baño por miedo de que él estuviera al pendiente de eso también. Tarareaba el juego infantil que llevaba su nombre, siempre fue buena jugándolo y le recordaba mucho a su padre ya que fue él quien se lo enseñó, durante estos días estuvo recordándolo mucho y le asustaba, nunca pensó mucho en las cosas perdidas y menos en personas muertas, un escalofrió recorrió su espalda, sintió como la observaban pero no como antes en ese instante si sintió algo maligno provenir de unos arbustos.

    &.Arbustos.

    —Veo que estas grande, ya no eres una chiquilla, eres toda una mujer—Dijo lascivamente un hombre de mirada negra como la noche, y una sonrisa tétrica que te invita a las puertas del infierno.

    —Sr. Vamos, la chica nos podría ver—Sugirió un chico de cabellos azules atados en una coleta alta y algo pálido de piel.

    —Está bien Byakuya. Vamos—Accedió el hombre de mirada penetrante
    —Dentro de un tiempo nos veremos princesita, estaremos juntos otra vez—Agregó dándole una última mirada a la joven de ojos achocolatados, antes de desparecer entre las penumbras.

    &.Chicos.

    —Kagome-chan, ¿estás bien? —Interrogó evidentemente preocupado. Estaba un poco impaciente por conocer a la joven, pero esta no se abriría a él, solo estaba metida en sus pensamientos y cosas extrañas que no entendía, la protegía de todo lo exterior pero le era imposible protegerla de ella misma, un psicólogo era lo necesario en esa ocasión ya hablaría con su madre sobre el asunto.

    —Si Kouga es solo que estoy pensando—Se excusó torpemente buscando algo en su bolso— Ah…disculpa—Dijo la chica tomando su celular y escuchar un mensaje de voz que tenía desde temprano no se arriesgaría a quedarse sin teléfono por una llamada.

    —¿Qué sucede?...estas estática—Dijo el chico. La joven se paró de golpe y guardó apresuradamente su celular en el bolso sacando a la vez un short de gimnasia que siempre llevaba con ella por si a caso, se lo puso por encima de la falda y luego la saco de este impidiendo así que algo de sus bragas se vieran.

    —Lo lamento, por costumbre se me olvido que hoy también trabajo—Respondió acomodándose mejor la falda— Ahh no te preocupes por el short, mis vecinos están acostumbrados. Bien nos vemos, voy tardísimo—Se excusó la chica despidiéndose del joven lobo, y empezando a correr velozmente, saltó de edificio en edificio lo mejor que pudo solo tramos cortos podía saltarlos, no practicaba mucho con sus habilidades y la velocidad que llevaba no era sobrehumana la rapidez era aproximada a la de un corredor profesional.

    &.

    Apareció entre las sombras. Su elegante cuerpo no era perturbado por el tiempo, elegantemente vestido un traje de marca color vino tinto, de mal gusto y de tercera categoría. Es contradictorio como su enemigo salió de sus entrañas, era muy insólito que luego de tantos siglos haya logrado “enamorarse” pero después de ello no convino lo mejor, creyó ser feliz pero, no ,no era permitido serlo, lograría su cometido a como diese lugar.

    —Byakuya—Llamó a la nada el hombre de ojos negros y penetrantes. Sentado en su sillón de cuero negro, se relajó, tenía pensado averiguar mas, su mente retorcida no sentía culpabilidad, no, en realidad gozaba internamente, algo ganaría de esto y seria lo que estuvo buscando por tantos años, claro por medio de otros.

    —Si Sr, ¿Qué desea?—Se hizo notar el joven de las ilusiones entre la penumbra de la habitación. Un joven de tez blanca, ojos color azul petróleo, cabello del mismo tono amarrado en una cola alta, los labios finos y pintados de un color rojo oscuro. Vestía unos atuendos extraños que datan del Sengoku-jidai, su habilidad era jugar con las personas y más aun crear ilusiones.

    —Tráelos, tengo un plan—Ordenó el mayor sin mirarlo, concretamente miraba el fuego de la antigua chimenea. La esencia de su asistente desapareció del lugar, tenía que pensar bien las cosas, ¿sus sentimientos no importaban? no, no lo hacían.

    —Siempre fuiste tú, mi princesa—Murmuró nostálgico, una débil y triste sonrisa asaltó sus labios.

    &.

    Llegó el momento de volverse a ver. Los nervios le consumían, durante unos cincuenta años aproximadamente eran los que no le veía. Por Kami, era inaudito solo vería a su dolor de cabeza luego de tantos años sin saber de él, luego de noches desvelándose por la seguridad de ese necio, se le estrujó el corazón en más de una vez por aguantarse la ganas de llamarlo y preguntar cómo estaba ¿no era la gran cosa?. ¡Claro que lo era! Vería a ese necio, testarudo e irresponsable de su hijo menor después de tanto… ¿Qué haría? Opción uno: Correr y abrazarlo, diciendo lo mucho que lo ama *piensa en otra, muy desesperado*. Opción dos: Mantener una expresión inescrutable en su bienvenida y sermonearlo todo lo que quisiera, haciéndole pasar el ridículo *no me haría caso*. Opción tres: Que su hijo mayor haga la segunda y él la primera *me convence más* Opción cuatro: Dejar de pensar en estúpidas opciones y hacerle caso a Sesshomaru *sería bueno*.

    —Padre, escucha lo que digo—Pidió gélidamente el daiyoukai. Con su porte elegante y distinguido, llevando un traje de sastre color negro con una corbata celeste, mirada inescrutable y apariencia de dios griego, rasgos finos y varoniles, voz profunda y concreta. Porte, elegancia y sencillez. Durante un tiempo seria el rector del instituto y su padre se encargaría de la academia como es debido.

    —Claro que te escucho. Decías que yo me encargara de la academia y tú del instituto pero… no estoy seguro—Comunicó el aludido con voz preocupada. Muchas ideas se le pasaron por la cabeza y ninguna le gustaba, todo resultado era catastrófico.

    —No torturare a los humanos…solo a los estudiantes de la academia—Explicó sereno. Quizás no sonreía por fuera pero por dentro a lo mejor lo hacía.

    —Me preocupan los revoltosos…sabes cómo son—.

    —Padre así vigilo a la chica más de cerca y al inútil de Inuyasha, cuando llegue claro está—Mencionó el albino intentando convencer a su padre de su planteamiento.

    —Está bien—Accedió un tanto convencido—Pero *siempre hay peros ¿verdad padre?*, a la primera queja de tu aptitud las cosas serán al revés—Condicionó el mayor. Solo recibiendo como respuesta un asentimiento de cabeza.

    — ¿En tres horas? —Se cercioro el frío muchacho.

    —En tres horas—Aseguró InuNo. Vio como su hijo mayor se marchaba y se concentro en lo suyo…

    —Veamos—Susurró pensativo—Opción cinco: Castigarlo como custodio de la chica más de lo necesario *no está nada mal*. Opción seis: Que participe…

    Una tarea realmente difícil. Siendo él un gran líder, considerado y maduro, es comprensivo y honrado. Las opciones parecían interminables, le dio migraña se sumió en sus analogías quedándose dormido. Su punto de vista: No es fácil ser padre y menos serlo de Inuyasha; es toda una odisea.

    &.

    La carrera la dejó exhausta; quiso descansar un poco pero todos los aromas provenientes de la cafetería frente a ella le dieron a entender que Dante necesitaba ayuda y mucha. Guardó en short en su mochila, se acomodo levemente el cabello con las manos y se colocó un mechón rebelde detrás de la oreja. Inhaló y exhaló pesadamente, cogió valor de este impulso y entró.

    — Ya llegue Dante, lamento la demora—Dijo en primera instancia la chica, iba a seguir disculpándose pero algo, mejor dicho alguien la detuvo firmemente por el brazo derecho y la arrastro hasta el baño de empleados.

    —Gatita, luego hablamos de eso…Ahora ponte el nuevo vestuario y atiende ¡pero ya! —Sermoneó su jefe con algo de urgencia y suplica en la voz. *Pobre, no puede solo* pensó la chica un tanto conmovida por el tono de voz de su casi hermano.

    Entro rápidamente a su vestidor y observó la prenda que estaba guindada allí, no la detallo mucho y se desvistió con algo de apuro metiendo su ropa en el bolso como cupiera, se quedo solo en bragas y sostén de color blanco son puntitos rosas.

    —Veamos… ¿Qué ropa será esta vez? —Se cuestionó la chica mientras colocaba sus brazos en sus caderas. Rió mentalmente al recordar todos los trajes que se había puesto en esos tres años trabajando con Dante: De princesa, piloto de carreras, policía, marcianita…incluso de payasita los días de los niños y elegante para reuniones…Se le ocurría cada cosa a ese jefe suyo, con cada traje era una escena diferente en el local.

    —Dante está de coña si piensa que me voy a poner esto—Musitó entre dientes la joven algo ofuscada…!ese hombre estaba loco¡ ¿Cómo demonios se iba a poner eso? ¡Se le iba a ver todo!. Maldijo con palabras que no estaban en su vocabulario y se le ocurrió algo.

    —Ya se…con el short todo listo *Y si al tonto este no le gusta que se vaya a la porra*—Pensó campante la joven cerrando el locker correspondiente y salió del lugar dispuesta a atender sus mesas indicadas: Todas las del área VIP, siendo unas diez y en total del local diecisiete.

    &.

    Se dirigió al baño por un momento para quitarse ese ridículo traje. Parecía un amanerado con todas las de la ley. Se quedo unos siete minutos en su habitación personal, tenía una nevera ejecutiva y un sofá muy cómodo con una mesita de té, tomo una lata de su gaseosa favorita y se aventó en el sofá colocando sus pies en la mesa de manera despreocupada.

    —¿Cómo se llevaran?. Ja si el chucho supiera que misión le espera—Especuló dándole un sorbo a su bebida, realizó un movimiento algo brusco con la cabeza virándola de un lado al otro por el efecto del frío de la misma bebida.

    —Wow palabra cierta—Musitó un tanto relajado. Observó la decoración del lugar, le encantaba ese sitio más que los otros; sus espadas estaban pulidas, sus armas en las respectivas vitrinas y un cuadro de él montado en su moto *tengo un ego inmenso*, detrás del inmenso cuadro había un pasadizo pequeño… no solo en el instituto habían pasadizos.

    Su teléfono timbró y no quiso contestar, ese tono solo decía una cosa: Una gran factura. El aparato siguió con su insistencia, tragó duro. No pudo evitar contestar temeroso, sentía que si no lo hacia una bazuca saldría disparada del aparato directo a su cabeza.

    —Aló, Servicio secreto de la ATS, ¿en qué puedo servirle? —Dijo con falsa naturalidad.

    —No tan secreto si se los dices a todos Dante—Contestó perspicaz la delicada voz del otro lado de la línea.

    —Lady, se que eres tú—Explicó burlón.

    —Si sabes que soy ¿Por qué no contestas? —Interrogó serena.

    —Por eso mismo, querida, por eso mismo—Dijo como si fuera lo más obvio del mundo.

    —No es una factura, es otra cosa—Acotó la chica caucásica entendiendo la indirecta del youkai.

    Se mantuvieron durante un largo rato hablando muy a gusto. Ni tan a gusto hablaban como siempre, uno chantajeando al otro sobre trabajos. Dante intentando convencerla de convertirse en una elite, después de todo su compañero quería encargarse de la parte médica y no de las luchas, esa chica tenía un excelente potencial de elite y llevaba ese don en sus venas, literalmente hablando. Lady en otro caso lo chantajeaba de confesar los fraudes y fallos en la cafetería para que realizará un trabajo independiente, el detalle es que: tú trabajas a mí me pagan.*

    —¡Dante me marcho, no lo soporto! —Gritó desde afuera de la puerta su gatita. Se le notaba enojada, no, furiosa. Se extrañó que ella sonara así, durante esos tres días la chica estaba distante, no sonreía como habitualmente, sí atendía a los clientes de manera adecuada pero su eficiencia era como la de cualquier otra trabajadora, es decir no era su gatita.

    —Ya escuche, ve—Ordenó la chica desde el otro lado de la línea. Colgó de inmediato o eso creyó hacer, daba igual. ¡No quería volver a ponerse ese traje de mari-posa!. Salió pitando de su habitación como pudo, botó la bebida y mancho la alfombra *a pagar tintorería* pensó apresurado.

    &.

    Llevaba unos trece minutos atendiendo a los clientes lo más sonriente que podía, en un instante dejó de pensar de lo que la agobiaba y se entretuvo en sus clientes habituales. Todos le miraban con una sonrisa y trataban de animarla, se sentía enternecida de cómo esas personas totalmente ajenas a ella le brindaban esa confianza, ese sentimiento de “estas en casa”, tan cálido y abrumador a la vez le resultaba reconfortante.

    —Kagomecita…por aquí—Pidió amablemente un señor de unos treinta cinco años, tez morena, ojos oscuros y sonrisa fraternal.

    —Si Kasuya-sama ¿Qué desea? —Preguntó cordialmente la chica al estar al lado del señor.

    —Oh querida, saber ¿Cómo estás? Y ¿cual me recomiendas hoy?—Contestó con otra pregunta el hombre. Dando a entender su preocupación.

    —Tranquilo Kasuya-sama. El lunes falte por un asunto sin importancia, agradezco su preocupación—Confesó la felina con una sonrisa de agradecimiento en su rostro—Bueno mi recomendación sería, las bolitas de pulpo, nuestra cocinera Yuka se encargó personalmente de preparar la salsa que le colocaban en el Sengoku-jidai, como podrá apreciar—Continuó señalando el local un poco risueña—Sería el mejor platillo de la temporada. Si quiere un aderezo en particular, yo misma se lo preparo—Dijo la chica quiñando un ojo en complicidad.

    —Si me traes solo el aderezo y el pan—Bromeó el hombre—No sé ¿tú qué opinas? —Cuestionó el señor a un joven sentado al lado de él. Kagome no había notado su presencia, tantos olores la confundían.

    —Yo las bolitas, y un zumo, por favor—Pidió el chico de tez clara, ojos almendrados y cabello castaño quitándose los audífonos y bajando la mirada del menú. No había escuchado la conversación de su tío y cuando levanto la mira ¡allí estaba! La chica que desde que él entro en el instituto, desde que la vio sonriente en la cafetería se enamoro de ella, desde hace solo cuatro días, Kagome Higurashi “la gatita” como muchos le decían le robó el corazón.

    —¿Tú eres Hoyo-kun, no me equivoco? —Interrogó la joven mas como afirmación que como pregunta. Solo escuchándole la voz basto para reconocerlo, era nuevo en su clase y muy simpático de vista. Penoso quizás pero muy decidido en sus estudios, serian muy buenos amigos.

    —Sí, no esperaba verte por aquí, es decir tú…eh olvídalo—Tartamudeó el joven un poco apenado por la presencia de la linda chica. Además le atendía con un traje chino verde esmeralda enmarcando su estrecha cintura y gran busto, diez u once dedos por encima de la rodilla, pero la chica llevaba un short dos dedos debajo del vestido, sin dejar ver lo obvio. La chica le sonrió de una manera tan sencilla y cautivante que no pudo evitar sonrojarse y voltear la cara.

    —No te preocupes…Muchos piensa que mi hermano y yo tenemos dinero y que somos de “alcurnia” por decirlo de una manera. Nuestros modales y etiquetas provienen de Inglaterra vivimos allá unos años y por eso algunas costumbres. La verdad tenemos que esforzarnos un poco más que los demás, en lo económico. Pero esto me encanta y más si tengo que atender a uno de mis clientes predilectos—Aclaró sonriendo el complicidad—No se lo digan a mi jefe ¿vale? —Pidió con un gesto de “es secreto”.

    —¡Kag salen dos sencillos, de curry y dos bebidas glaseadas! —Avisó una voz fémina desde la cocina.

    —¡En seguida Yuka!. Dos raciones de pulpo con aderezo y un zumo mediano—Anotó la chica—Les traigo todo como siempre, en unos diez minutos ¿vale? —.

    —Todo bien Kagome, traeré más seguido a mi sobrino—Dijo pícaramente el hombre; provocando una sonrisa en la chica antes de irse y un gran sonrojo a su sobrino.

    —Tío Kasuya ¿Cómo se te ocurre? —Cuestionó bajito pero muy nervioso.

    —Tranquilo Hoyo, es una buena chica y es difícil que se enoje por eso. No me reclames que luego sea tu novia. Tendrás que agradecerme—Mencionó orgulloso y autoritario el hombre, con mucho ahincó en lo de agradecer. El joven solo negó de forma desaprobatoria a esa conducta tan liberal.


    Esquivaba los asientos con agilidad, se los conocía todos de memoria. No se le dificultaba nada ese trajín, muchos le pedían que le atendiera y lo hacía gustosa. Solo una mesa no le gustaba mucho, quedaba muy junta a la del cuadro de la leyenda de perro sagrado y un cuadro que no había visto, cerca de este un chico que parecía dormido, Dante le dijo que no importaba que era un amigo, y no rechistó. Esos chicos le coqueteaban de una manera muy grosera, altanera y prepotente, estaba acostumbrada a los coqueteos pero no a las vulgaridades, los chicos eran nuevos en el local y no quería enviarlos a la porra, le daba lástima.

    Siguió caminado, esta vez en busca de las bebidas, un chocolate caliente y un té bien frío. Los llevaba en las manos ya que las bandejas estaban ocupadas. Iba muy tranquila cuando sintió un siseo, alguien la llamaba pero no distinguió de donde, volteó a los alrededores y nada. Justo cuando iba pasando por donde esos chicos nuevos, uno de ellos le metió el pie, se tambaleó dirigiéndo el líquido al joven dormido.

    —Jo… traes short nena eso no se vale, quería ver carne—Dijo decepcionado el chico que le había metido pie.

    —Lárgate—Ordenó con voz lúgubre y fría la joven, dando a revelar unos ojos color esmeralda por menos de un segundo, revelando su lado youkai. Los jóvenes no lo pensaron dos veces y se marcharon sin pagar, uno de ellos se tropezó con la fémina sin querer y tartamudeo algo parecido a un “perdón” antes de desaparecer. En el roce que tuvo perdió inevitablemente el poco equilibrio que había recuperado, dejando caer la bebida helada en un cliente.

    —Oh no—Susurró la joven llevando sus manos a su boca, en modo de sorpresa.

    &.

    Dormitaba plácidamente en el lugar. No había mucho ruido solo susurros serenos, que lo invitaban a dormir. Lo único que le molestaba eran los murmullos altaneros de unos humanos ubicados frente a él. Cuando creyó estar en el quinto sueño, algo húmedo le cayó encima, empapándolo desde la cabeza hasta la mitad del dorso.

    —Qué demonios—Musitó despertando de su letargo. Sintió como todas las miras se posaban en él y le gruñó a los curiosos para que dejaran de serlo, solo unas diez personas le hicieron caso.

    Fijó su mirada en quien le arrojo la bebida o eso supuso. Era una joven de tez pálida, con los pómulos sonrosados, mirada achocolatada que expresa un “lo siento”, cuerpo esbelto y curvilíneo, piernas largas y torneadas. Su cabello azabache largo con rizos traviesos en las puntas, cara aniñada e inocente. Pero algo, hubo algo en ella que le dio desconfianza, arrugo el entrecejo mientras la chica repetía una y otra vez que lo sentía. Descifró el por qué de su descontento y era el parecido que tenía con esa mujer, con la que supuestamente le amo…con Kikyo.

    —Lo siento de verdad. Allá atrás ahí unas remeras si quieres yo…—Intentó excusarse la joven cuando se vio interrumpida por el joven frente a ella. Lo detalló perfectamente. De arriba abajo, tez bronceada, cuerpo bien formado y el liquido enmarcaba mas su remera negra, ojos ambarino-dorados profundos y expectantes, cabello color plata largo y voluminoso por sobre este unas orejas muy monas, un poco más pequeñas que la de ella cuando era luna llena, para aun así muy monas.

    —Me estas escuchando mocosa—Interrumpió su detallado descubriendo de una manera tan brusca y poco educada que olvido donde estaba, además llamarle mocosa ¡eso si que no!

    —Discúlpame, pero yo solo quiero ser amable y me sales con ese carácter—Reprochó la chica disgustada colocando sus brazos por sobre su pecho.

    —¿Amable? ¡Me acabas de arrojar una bebida de no sé qué y eres amable!—Contraatacó el ambarino ofuscado.

    —No ha sido mi culpa tirarte eso encima. Pregúntale a cualquiera—Contestó con el enojo enfrascado es su ser.

    —Obvio que te apoyaran, con esa ropa—Comunicó algo arrogante. Una sonrisa de satisfacción surcaba su rostro, al menos descargaría su enojo con esa chiquilla, después de todo Dante era su amigo y podía despedirla ¿no?

    —¡¿Qué estas insinuando?!—Dudó la chica levantando la voz, y encarándolo. No podía creer lo que ese chico le hacía tan desvergonzadamente y al frente de sus clientes ¡era el colmo!.*

    —Lo que tú crees, niñata—Dijo muy pausadamente haciendo énfasis en cada silaba —Deja de armar alboroto, que puedo hacer que te despidan ¿sabes? —Dijo con sorna burla en su voz. La risa chocante de la joven frente a él le aturdió, semejante amenaza no era para reírse—¿De qué te ríes? —.

    —De lo inocente que eres—Comunicó entre risas—Eres tan ingenuo que crees que a mí, ósea a mi me van a despedir, que iluso—Remató con superioridad.

    —El jefe es muy buen amigo mío, así seas su mejor empleada él…

    —Prefiere conservar una amistad…vamos yo en los tres años que trabajo aquí no te he visto ni asomado por la puerta…Dante-kun me quiere más que a un amigo soy como su hermana y tú lo dudo—Aclaro señalándolo de manera inferior—…¡Eres insoportable. Un maleducado y exagerado! —Atacó contrariada la felina.

    —¡Tú no eres muy agradable, que digamos!—Siguió él en su dilema, haciéndose la víctima—Tuve un pésimo día y tú encima me despiertas con una cosa extraña—Acotó el hanyou señalándola con su dedo índice.

    —Ohh con que el señorito tuvo un mal día—Comunicó con falso aplomo—¡En tal caso yo tengo una maldita y pésima vida! ¡Si tu tuviste un mal día, yo tuve una pesadilla en vida, casi me violan y tú me hechas en cara tu estúpido mal día, eres patético!. Deja de desquitarte conmigo y búscate una maldita vida y algo de consideración si es posible—Explotó la joven totalmente contrariada y echando humos, definitivamente ese imbécil la sacaba de sus casillas. Su cara estaba roja de la ira, pero se sentía sin un peso de encima en ese instante, al fin se dio un respiro; eso era lo que necesitaba gritarlo a los cuatro vientos y dejar salir su angustia pero… tampoco se iba a dejar vencer por ese idiota frente a ella… no señor.

    Todo quedó en silenció con semejante confesión, muchos clientes miraron mal al joven, hacerle decir eso a la gatita no era bueno, y más aun con la explosión hormonal que tuvo en ese momento. Observaron como la chica se marchaba a los vestidores y en menos de un minuto salía con su uniforme, dirigiéndose como una fiera y un aura tétrica al despacho de su jefe, eso era malo muy malo.

    El hanyou se congeló en su lugar, siempre metía la pata en el momento menos adecuado. Solo dejaría de pensar un poco en él mismo, hay personas más desgraciadas que él en la vida, un ejemplo esa linda chica con la cual se desquito sin consideración alguna.

    &.

    Estaba sentado en el despacho de su padre esperando al mismo. Tenía un buen chichón en su cabeza propiciado por el youkai sentado a la par de él. Se sintió fatal al decir eso, los murmullos en la cafetería lo atormentaban “estúpido desconsiderado”, “tenía que ser un hanyou”, “definitivamente ya no existen caballeros”; y cosas por el estilo…se sentía como la peor escoria del mundo pero ¿por qué? Es decir, nunca se sintió mal por haber dicho algo y menos por decírselo a una mujer, la verdad le resbalaba.

    Cuando vio la ira y el temor mezclado en la fémina no pudo evitar sentirse culpable, remordimiento era lo que había en su conciencia…pero eso no fue suficiente, no, aparte de los insultos silenciosos, la culpa que le carcomía, Dante tuvo la genial idea de darle un golpe en cabeza.

    —No tenias que golpearme—Atinó a decir el hanyou sobándose la protuberancia de su cabeza.

    —¿Cómo que no? —Preguntó sarcástico—Lo que le dijiste a la gatita estuvo mal, muy mal—Contestó desaprobatoriamente. Con los brazos cruzados y las piernas de igual modo, se sentó cómodamente en el puesto de su jefe, le daba igual ese asunto, pero se sentía con más autoridad en esa silla, cosas psicológicas.

    —Ya entendí, lo que es con esa chica es contigo. Cálmate se que la am...quieres, pero ¿no exageras? —.

    —Inuyasha tú no eres el único con una vida algo distinta ¿sí? —El aludido levanto una ceja confundido—Después sabrás…ahora…—.

    —No empieces…solo fue una estupidez—Pidió con urgencia y fastidio en la voz, llevando una mano a su frente desesperado.

    —No es exagerado. Es increíble que la gatita te haya dejado con la palabra en la boca, eso es histórico amigo—Adjudicó burlón—¡El primer round: gatita uno, Inuyasha cero! Amigos una pelea inesperada y única, Taisho cae a la lona y la gatita sale airosa por las cuerdas laterales—Habló el youkai con voz profunda y haciéndose como un locutor de boxeo.

    El hanyou bufó fastidiado. No podía creer que lo utilizaran como chistes de mala muerte y más aun en el boxeo, ese hombre lo hacía por chocancia, sabiendo muy bien que odia ese deporte, tan falso y estúpido. No le encontraba sentido a estar allí aguantándose a ese testarudo y loco youkai, estaba dispuesto a marcharse cuando el picaporte empezó a girar levemente amenazando con abrir, se sentó de mala gana y espero a que entrara, después de todo estaba allí por una misión y tenia que saber cual era.

    ****************
    Queridas muchas gracias por pasarse...Idaly me alegro que mi historia te haya animado ha postear despues de tanto...
    Espero haber llenado sus espectativas...Y creo que la turba furiosa que me esperaba en mi casa se debe de estar marchando...gracias...
    Los asteriscos en la historia son aclaracione y/o dudas que puedan p´resentar:

    *1: Aqui describo un poco la relacion de Dante y Lady, les recomiendo ver la serie...Entenderan si no la ven pero a mi me parace muy buena...Devi may cry: http://www.youtube.com/watch?v=TiA-65EXE5s&feature=related Esta en español españa, si quieren lo s¿+buscan el sub titulos es mejor...jeje

    *2: El caso es que por la vestimenta de Kag Inu le quiere decir cualquiera...no lo dice solo lo insinua...

    Matta nee
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    hola!!!!!!!
    ahhh, perdon por no haber podido postear antes, lo siento tanto disculpame!!!!
    ya lei todas las contis que estaba atrasada y me gustaron mucho ^^
    en especial esta ultima porque al fin Inuyasha y Kagome se conocieron no de una manera muy peculiar pero se conocieron y me gusto mucho como lo hicieron
    estoy muy intrigada ya quiero saber que sucedera entre ellos dos ^^
    además ya quiero saber cual sera la reacción de Inuyasha al enterarse de su misión jajaja. ummmm, que más, así tambien quiero decirte que muchas gracias por habisarme de las continuaciones de tus fics y espero que subas pronto el siguiente capitulo, tienes un don para escribir, ya quiero saber que sucede
    suerte!!!
    bye n_n
     
  19.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Re: No soy tu enemigo.

    kya!! ^///^ *Izayoi baila sobre la mesa de su casa, todos la miran extrañados. Yuuko le mete una piedra en su camino y cae de boca al suelo* ¡Itaii! Gomen me emocioné porque por fin se conocen (Después de enfrentar un vuelo en avión, a Dante, a Kouga, a un padre que me recuerda mucho a Izayoi –por algo son pareja- *Iza sonríe mientras limpia una de las tantas fotos de InuYasha arrancándose los pañales y colgándose de una liana*) Lamentamos mucho no haber comentado antes pero ya ves, una que quiere bailar bajo la lluvia y el doctor te sale con que tienes fiebre y necesitas dos semanas de reposo.

    Demo… *Izayoi se recupera y vuelve a bailar, esta vez monta a Yuuko que trata incansablemente de tumbarla* (¡Bájate loca!) Nunca antes me han dedicado un capítulo, muchas gracias ^///O///^ (¬.¬ ) Usaste la palabra aptitudes cuando correspondía actitudes, en otro te comiste el acento (La verdad ya ni me acuerdo en cuál xD *Yuuko ignora el tirón de cabellos de una loca aún sobre su cuerpo*) Espero que en cuanto puedas actualices. (Yo quería ver la pelea entre Dante e Inu-hermoso ToT) Te mando un enorme abrazo y beso ;D
     
  20.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    No soy tu enemigo.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    3051
    Capítulo XI: Segundo round.

    Estruendoso fue el sonido provocado; el chirrido de la puerta de madera al chocar con la bisagra de la misma fue estridente. De un portazo cerró la entrada, corrió como alma que lleva el diablo hasta su habitación, hizo lo acostumbrado de manera apresurada.

    En la sala estaba su hermanito recostado mirando la televisión, le pasó por encima sin el menor cuidado, su abuelo la miró atónito levantando la cabeza por encima del periódico que estaba leyendo, su madre se asomo por la puerta de la cocina mirándola incrédula. Se sentía como bicho de circo en su propia casa ¡ni que tuviera monos en la cara!, suspiró frustrada y rendida ante la actitud de sus semejantes. De igual manera e incluso más ruidosa fue al cerrar la puerta de su cuarto.

    —¡Es insoportable!—Chilló la chica lanzándose de un solo brinco a la cama y hundiendo su rostro en esta. —*Pero no está nada mal* ¿Pero qué digo? Kagome, es un idiota—Recapacitó de su tan retorcido y ¿excitante? pensamiento. —Me estoy volviendo loca—Aseguró negando suavemente con la cabeza.

    —Es un idiota—Susurró—Mejor llamo a Sango—Dicho y hecho, marcó el número en su celular; uno, dos, tres...al cuarto tono contestaron. Sin poder evitarlo se dejó llevar diciéndole a su amiga lo sucedido en la cafetería, Sango solo atinaba a negar por la paranoia y exageración de su amiga, pero cuando llegó la confesión de lo sucedido hace tres días se calló de inmediato.

    —Ups—Musitó débilmente la azabache sabiendo que metió la pata.

    —Kagome ¿por qué no me lo dijiste? —Cuestionó suavemente la chica, intentó actuar lo más normal que podía, no quería delatar el hecho de que ella ya lo sabía.

    —No lo creí necesario—Respondió lentamente, separándose un poco del auricular sabiendo la que le venía encima.

    —¡¿Cómo que no lo viste necesario?!, Kagome por Kami, eso no es normal—Expresó de manera brusca, sabía lo que pasó pero que ella lo tomara tan normal le angustiaba—Kagome voy para allá, no te muevas—Sentenció antes de colgar y largar la carrera del siglo a la casa de su amiga.

    —Sango no es…—El sonido irritante del aparato le anunció que estaba hablando sola—Ya colgó—Suspiró pesadamente colgando el aparato. Se dirigió a sus gavetas, al menos se cambiaria antes de que empezara el interrogatorio.

    ¡Ploc! Dejó el vaso sobre el escritorio, le empezaba a dar migraña pero ¿Cómo no le iba a dar? Si te lanzan como diez preguntas por segundo es difícil concentrarse. Cosas inteligibles eran las que escuchaba salir de la boca de Sango, sonidos emitidos por sus cuerdas vocales y pronunciados por la colisión de sus labios y los dientes, eso lo sabía pero no entendía nada de lo que le decía o preguntaba, a lo mejor la insultaba por lo necia que es y ella ni sabía que estaba diciendo.

    —Espera, no entiendo lo que dices—Pidió bajito la semi-hanyou sobándose las sienes. Le decían que al ser así entendería y escucharía mejor lo que le dijeran pero no, la verdad solo siseos ruidosos eran los que sentía en sus oídos, no podía mantener la cordura por mucho tiempo si no se aclaraba lo que su amiga quería saber terminaría botándola de la casa y no quería eso—Habla más lento ¿sí? —.

    —Kagome, dime que paso de verdad—Indagó serenamente tomando asiento al lado de la azabache sobre la cama.

    —Bueno, el lunes sabes que al robar ellos ya estaban adentro y bueno me amarraron—Dijo evitando los mayores detalles del asunto, no funciono Sango tenía un séptimo sentido o algo así, a parte de su sentido femenino tenía otro para las mentiras, se lo hizo saber por la mirada que le otorgó.

    —Está bien, me amarraron ¿si?, sé que eran tres una mujer, un hombre y un niño. Lo sé por los pasos y la distancia que recorrieron—Aclaró la felina—Y bueno el mayor me toco la pierna y me medio beso—Un escalofrió le recorrió a decir lo último—¡Fue asqueroso! Me bañe por más de dos horas, asco—.*Ahora que lo pienso seria mi primer beso, asco* pensó la chica agachando la cabeza deprimida, otra vez.

    —¿Quién mas lo sabe? —Cuestionó abrazándola de un lado y acariciándole el rostro, recibiendo una leve sonrisa de agradecimiento correspondiendo el gesto.

    —Mi familia, la jefatura y bueno y—Dudó en responder sabiendo la reacción que le esperaba—Kouga-kun—Dijo cerrando levemente los ojos un poco temerosa.

    —Es decir, ¿Kouga alguien que conociste ese día lo sabía y yo no? —La chica asintió—Bueno da igual, con razón Kouga se te pega como garrapata—Agregó entre risas, rebatándole una a la joven.

    —Es verdad. No voy al baño por miedo—Corroboró riendo amenamente. Se quitó un peso de encima pero aun así tenía miedo de confiar, eso le paso por estar de confianzuda, no volvería a pasar.

    —Hablando de Kouga—Habló pausado la exterminadora viendo como su amiga le articulaba un “no” con los labios—Claro que sí, le gustas y no está mal—Expresó con picardía, alzando una ceja en concordancia con su tono de voz.

    —No empieces—Pidió con urgencia, si Sango empezaba eso no acabaría hasta muy tarde.

    &.

    Se desperezaba muy lentamente, no quería levantarse si lo hacía tendría que verle la cara a su padre eso no era bueno. Un presentimiento de que pasaría el ridículo le calaba en los huesos; ciertamente ese lugar están empecinado en hacerle ese tipo de cosas, sabia de ante mano que conocería a los novatos y tendría que practicar desde muy temprano para estar al corriente.

    Estaba en lo correcto al saber que se empecinaban en torturarlo. Él odiando el brócoli y su padre ¿Qué es lo primero que hace? Pedir un menú especial de brócoli hervido con una salsa color…con un color nauseabundo. Una solución dárselo a uno de los novatos, mirando de reojo encontró una presa fácil: un niño, le convencería de que era bueno para su crecimiento.

    —Oye, chamaco—Dijo tocando con su dedo índice el hombro del aludido—Comételo es bueno para ti—Ordenó arbitrariamente.

    —Si es bueno, comételo tú perrucho—Reviró el niño de no más de ocho años, contextura pequeña, ojos color esmeralda, cabello naranja y muy mono. Pero al albino no le interesa si es mono o no.

    —Discúlpate—Ordenó el mayor con un tic nervioso en su ojo. Vio como el crio negaba con la cabeza y allí explotó.

    Antes de poder realizar algo, se encontraba dando vueltas en un trompo gigante. *Maldito niño*, entre mareado y furioso buscó la manera de detener esa cosa, como resultado: salir volando por los aires y chocar contra una mesa, cayéndole el brócoli como sombrero. Ante tal espectáculo las risas no se hicieron esperar, acompañados con aullidos y miradas superiores.

    —Ya se reirán cuando los entrene. No-va-tos—Amenazó el albino al levantarse y buscar con la mirada al causante de semejante revuelo. Los novatos dejaron de reír pero los elites ni locos lo harían, ver a menor de los Taisho uno de los mejores elites en esas era para celebrar.

    Los miró con odio y maldijo por lo bajo, no podría contra todos ellos y menos cuando se percató que su “querido” medio hermano le miraba de soslayo, de los nuevos ya se encargaría. Entrenaría los novatos a su manera, una sonrisa triunfante arrebato en sus labios al levantarse, al menos poseía la dicha de decirle al sarnoso que ya no era necesario, sabía cual era su misión: proteger a la chica.

    —Aunque pensándolo bien la información que me dio mi padre no me sirve—Meditó con los ojos cerrados—Creo que debería ser comediante, decirme que: Es una chica, vive en una casa peculiar, tiene dos ojos, una nariz, una boca y extremidades. No será difícil encontrarla ¿o si? —Dijo imitando pobremente la voz de su progenitor—¡Feh! Así es imposible encontrarla—Se quejó el ambarino dirigiéndose a su habitación, con las manos en los bolsillos y una mirada odiosa, se marchó de la cafetería, siendo seguido por alguien sin saber quién.

    &.

    Ardor, dolor e hinchazón. Todo eso estaba en su garganta, cabeza y nariz ¡parecía un grifo!. Era un mal día, por más que tomó de todas las medicinas que había en su botiquín nada mejoraba, se colocó una bufanda dándole dos vueltas, y más de un pañuelo con ella. ¿Conocen los tapones que son para los oídos cuando vas a nadar?, estaba pensando seriamente en colocárselos en la nariz.

    Con pasos sumamente perezosos se encaminó a la cafetería, le pidió a Dante que la llevara y le diera una medicina de youkai o algo, quizás le harían más efecto que la humana. A la próxima pensaría más de cincuenta veces antes de ponerse a jugar con Souta en la lluvia y más si después se quedo dormida con esa ropa, no era de extrañar su estado pero ¿Por qué ella? es decir su hermanito también hizo lo mismo y estaba más fresco que una lechuga. Era muy injusto.

    —A la próxima no te rebajes a la edad de Souta—Recriminó el youkai tendiéndole una bebida humeante frente a ella.

    —Estaba aburrida, no quería pensar mucho—Dijo bajito la joven intentando beber ese extraño liquido, luego de casi escupirlo dos veces se lo bebió de tajo—Sabe horrible. Por cierto ¿Sango te ha dicho algo? —Interrogó sin hacerse notar, luego vería la manera en que Dante se enterara de la situación, ya era lunes e iba tarde según ella, le faltó una tarea y Hoyo le dijo que se la prestaría pero con la hora, llegaría justo a tiempo y no temprano.

    —No he hablado con ella—Mintió volteando para dejar el vaso en la mesa—Ayumi atiende aquí, que voy saliendo—Pidió el mayor a su segunda mejor empleada antes de salir de allí llevándose a la convaleciente. Agradeció el hecho de que era temprano así iría sin pausa ni prisa al instituto.

    —Al menos te bajó la fiebre—Musitó el celeste al sentir la temperatura de la femenina detrás de él—¿Te puedo pedir un favor? —.

    —Claro. Nada de ridiculeces como: sube para arriba o baja para abajo—Consintió la azabache recordando lo sucedido la otra vez.

    —No, eso era de broma esto es serio. ¿Podrías dejar de preocuparme así? —Reclamó el motorizado al estar llegando al instituto, en un tono algo desconocido por la joven.

    —No te aseguro nada—Concretó la chica al bajarse y evitar que fluidos nasales salieran de su nariz con el pañuelo.

    —Con eso me basta, mocosita—Afirmó el chico a tono de burla perdiéndose de allí.

    —Necio—Susurró para sí misma, dando un estornudo descabellado entró al recinto, que más le tocaba exponer.

    &.

    Paso pesado y rápido, sin olvidar lo ágil de los mismos, por más que estuviera cerca tenía que buscar a Dante para notificarlo, y resultaba que el loco youkai no estaba en el local. Furioso por su propio retardo se frustró y decidió irse de una vez al dichoso instituto, su padre le dijo que así estaría más cerca de la chica pero había un pequeño problemita ¡no sabía quién cojones era!.

    —Venir aquí me ha dejado peor ¡ni siquiera he comido ramen! Eso si es injusto—Se quejó de la única manera que conocía: con él mismo o eso pensó.

    —Es muy injusto que no hayas comido ramen amigo, muy injusto—Corroboró el peli-blanco montado en su moto y manejando a la par del trote del ambarino, hasta que este frenó de golpe.

    —Llévame al instituto—Pidió más como orden que como un favor el chico ya montado en la moto, ¿en qué momento? Ni él mismo lo sabe.

    —Como ordene Taisho menor—Dijo el motociclista arrancando la moto y metiendo primera.

    Indiferentemente siguió su camino por los casi solitarios pasillos. Por más que quisiera era extraño no llevar ese peso de encima, para colmo su hermano era el rector y bueno tenía que reportarse con el mismo para hacer constar su tardía llegada. Con el uniforme negro y su cabello en una abultada trenza era el centro de las miradas femeninas, fastidiado por los murmullos y conjeturas de esas malas lenguas caminó por los pasillos sin ningún reparo.

    —Al fin llegas, bestia—Acusó un joven lobo retándole con la mirada.

    —No es de tu incumbencia, sarnoso—Continuó el hanyou retribuyendo a la indirecta.

    —No empiecen. Kouga; Inuyasha se sentará dónde estás tú y se encargara del asunto cuando se le diga, no es seguro que lo sea, por ello hay que ser precavidos. Sin quejas. Entendido—Intervino el nuevo y peculiar rector, de manera fría e inescrutable, como todo un tempano.

    —Si—Consintió el lobo enérgico y temeroso, su sexto sentido se lo indicó así. El hanyou solo bufó molesto y se retiro.

    Esperando en el pasillo metido en sus pensamientos se encontraba el “joven” hanyou, técnicamente tenía más de doscientos años pero su apariencia lo ameritaba. Luego de que el sarnoso entró tuvo que esperar para ser respectivamente presentado, muchos olores estaban presentes en el aula, demonios y humanos estaban en ellas y olor algo familiar al cual no le prestó mucha atención.

    —Alumnos, tenemos un nuevo compañero. Denle la bienvenida. Joven pase—Anunció su profesor guía, por ello el alboroto. Al recibir la señal, como él le decía, entró. Se fastidio de sobre manera al sentir el olor de hormonas alborotadas por la parte femenina y una ¿masculina?, increíble Jakotsu estaba en el salón.

    —Inu, por aquí—Articuló con los labios el afeminado, recibiendo como respuesta un leve gruñido amenazante, claro pareciéndole a él excitante. *Gay tenia qué ser* pensó el aludido.

    Esperó a que los murmullos aplacaran y se presentó, solo con decir su nombre y apellido volvieron a empezar los susurros. Compadeciéndose del alumnado y docente, se dispuso a tomar asiento.

    Un puesto vació justo en la primera fila, al ser hora de guiatura el aula era distinta, justo después de una hora de compañerismo, el instituto cambio los pupitres por mesones para colocarse en pareja.

    ¡Achu! Un estornudo a su lado le alerto de un leve cuadro viral. Volteo levemente la mirada y se encontró con quien no pensó haberse encontrado, mudo lo que era lo mismo a estar sin habla le aconteció, justamente a él le sucedía encontrarse con ella en su aula, al lado de él y aparentemente enferma no le ayudaba. Pero viéndolo de otra manera, aprovecharía para conocerla y hacerla entender de su actitud.

    —*Como diría Dante: Taisho se repone y la gatita se desconcierta. El ambarino empata uno a uno*—Pensó el ambarino con una sonrisa triunfante en su rostro.

    —Hola, arroja jugos—Saludó sarcástico el joven haciéndose notar, sabía que se metía en terreno peligroso pero le daba igual, se quería divertir un poco.

    —No puede ser…tú—Expresó atónita la felina al voltear el rostro. Se le dificultó aun más la respiración, justo ese tenia que estar con ella en el mismo instituto, aula y a su lado, juraba que era Kouga ¿Dónde narices se metió?...Justo detrás de Sango al lado de Miroku…que bien al final del aula. Con gripe, sin haber estudiado, con una tarea faltante y con ese al lado de ella ¿acaso se podía poner peor?.
    
    ********

    Hola, hola...
    Despues de tanto me reporto y espero que sea de su total agrado...bueno si no aviso lo lamento...en serio gomen (el nuevo estilo de FFL la tiene enrredada) es verdad para encontrar mi perfil fue un problema..imaginense para encontrar otro (no es bueno tentar con su poca cordura) ni que fuera oveja (dije cordura no Cordero) a ok....

    Les agradezco por todo..sus post, criticas y hasta tomatazos....Tambien a la gripe que me inspiró a continuar con lo que llevava del capi (sabran en donde salgan mocos)....Y sobretodo a no tener examenes para mañana y poder publicar...

    mikokagome e Izalinda...muchas gracias por comentar e Iza...que linda de has de ver asi de emocionada y contenta y todo gracias a mi(egocentrica) me gusta mucho que se tomen la molestia de comentar...espero sus comens tambien en este capi..
    Sayoo


     
    • Me gusta Me gusta x 4

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso