No quiero llorar

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Ichigo Kurosaki, 5 Agosto 2011.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Alex Jordison

    Alex Jordison Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Julio 2010
    Mensajes:
    174
    Pluma de
    Escritora
    Oh my god, estuvo genial, aun que las chicas te corrijeron, sigo diciendo que estuvo genial, no espera genial es poco, estuvo super, estuvo sorprendente, vengo leyendo unos fanfics hoy, y este me a subido + el animo, yo lo leí tres veces por lo gracioso que estaba, me reí mucho, aun que pobre Isamu, uhm si las apareciensias engañan, yo misma paresco de primaria y voy a secundaria xD.

    bueno eso enseñara a preguntar más y prestar más atención a las mujeres, jejeje, pobre, me da risa pero pobre. que te pase eso... enzima le quito la ropa, no manches yo la mato, la ropa le quito pobre!! jajajaja.

    oh por dios, me encanta este fanfic, :3 esta muy bueno, espero continuación pronto. gracias por avisarme!!!

    bye bye

    Mili Hyuuga​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    KiraraNeko

    KiraraNeko Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    7 Agosto 2011
    Mensajes:
    67
    Pluma de
    Escritora
    Wow..
    Gracias por la invitación. La continuación estubo genial. Consegui´ó lo que queria, un beso de Haru. Y lo que más me fascinó fue que por muy malherido que estaba, quería llegar a casa de Haru para cumplir su promesa... Que lindo!!
    Lo que no llego a comprender fue la aparencia de la hermana mayor... De 12 a 18 hay mucha edad por medio. Bueno, pero espero que en la continuacion se sepa. Avisame cuando la tengas, miau! (=ºuº=)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Kotomichinn

    Kotomichinn Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Holis Ichigo-kun ^w^ aquí una Koto-chin reportándose...

    La historia esta muy buena, me encanto la parte del beso fue muy romántico ^w^ también me dio mucha rabia esos matones buenos para nada que no dejan tranquilo al pobre de Isamu, que rabia me dan esos bandoleros, ¿es qué no tienen nada que hacer que andan propinándole palizas a gente inocente? ... en fin ¬¬*** espero que Isamu les de pronto una paliza a esos tal por cuales....
    ¿Qué esta haciendo Isamu en la casa de Haru?, el pobre quería tanto llegar a la casa de ella que termino siendo llevado por su tierna hermana de 13 años. No, perdón corrijo, por su hermana mayor de 18 años... O_O eso sorprende a cualquiera, hasta a mí me pareció extraño... eso demuestra que uno no se puede confiar en la apariencias, ya que estas pueden ser muy, pero muuuuyy engañosas ¬_¬ Pero lo que más me sorprendió fue el echo de que estaba prácticamente desnudo en una casa extraña, en una habitación extraña y en una cama extraña ¿Cómo le va a explicar a Haru lo sucedido, si ni él logra explicárselo? Wow no me gustaría estar en sus zapatos... Ojala resuelva el problema ^v^

    Espero pronto el próximo capítulo y gracias por avisarme ^v^

    Nos vemos... Sayonara!!
    Koto-chinn
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola la historia continua muy bien, pobre Isamu para variar le dieron una golpiza, aunque no sé si tuvo buena o mala suerte en que la hermana mayor de Haru lo encontrara, espero y no se enoje o piense cosas que no son. Ha sido muy romantico :3 (suspiro) me ha encantado!!:D, y tu manera de narrar sobre todo la de describir las emociones y acciones es muy buena.
    Saludos!!
     
  5.  
    Kurayami

    Kurayami Guest

    Simplemnete me encanta. Escribes divino.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Ichigo Kurosaki

    Ichigo Kurosaki Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    4 Agosto 2011
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    No quiero llorar
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    3760
    Bueno antes que nada quería disculparme con las personas que seguían esta historia, es cierto que la deje inactiva por mucho tiempo ( demasiado ) y la verdad es que mi idea en un principio era continuarla en las vacaciones cosa que a simple vista puede verse que no sucedio ya que apenas hoy estoy publicando este nuevo capítulo, pero bueno como dije antes la idea de continuarla en vacaciones no funciono ya que para ser sinceros creí que al terminar las clases volverían mis ganas de escribir pero eso no fue lo que exactamente sucedió, al contrario de eso solo quería descansar, salir con amigos, etc y así deje pasar el tiempo hasta este punto. Suena raro pero la verdad es que al estar en época de clases uno esta mas activo ( aunque sea obligado ) y en mi caso hace que no sea tan "perezoso" a la hora de escribir. xD
    Realmente lamento haberme tardado tanto, prometo mantener la constancia de mi historia esta vez.

    Quizá no recuerden los últimos acontecimientos así que dejo un "mini resumen" xD

    "Isamu había sido brutalmente golpeado en una emboscada, Akemi (la hermana de Haru) lo encontró inconsciente en la calle y lo llevo a su casa hasta que se recupere, al despertar Isamu descubrió que se encontraba semidesnudo y que justo en ese instante Haru estaba por entrar a la habitación donde el se encontraba"

    ..
    Los "Comentarios en cursiva" que vean en el siguiente capítulo son los pensamientos de Isamu.
    ..

    Ahora sí, sin mas que decir les dejo el cuarto capítulo. x3


    Capítulo 4: Un conflicto, ¿una alianza?




    —La puerta se abrió y las dos jóvenes entraron a la habitación.

    —Este es el joven que dice conocerte —dijo Akemi a su hermana Haru, señalando con su dedo en dirección a la cama.

    —Akemi, no hay nadie ahí —respondió Haru mientras observaba a su hermana como si fuera una loca.

    — La cama estaba vacía y las sabanas se encontraban desparramadas por el suelo —P-pero el estaba descansando hace unos minutos, lo habían golpeado y lo traje para que pueda reponerse.

    — Como digas, debo estudiar para un examen así que estaré en mi habitación —contestó Haru retirándose de la habitación.

    — ¿Cómo puede ser? El estaba justo aquí, no pudo haberse ido con esas heridas…
    Ahora que lo recuerdo el dijo que debía encontrarse con alguien, quizá fue por eso —La joven con apariencia de niña no comprendía que había pasado con aquel muchacho. No estoy loca se dijo a si misma, el estaba aquí

    —Un sonido que parecía provenir del placar interrumpió el silencio que gobernaba en la habitación hasta hace unos segundos, la joven pudo notar que una de las puertas se encontraba entreabierta. — ¿Quién anda ahí? —preguntó Akemi con tono temeroso, la muchacha tomo un pequeño jarrón de porcelana que se encontraba sobre el escritorio paralelo a su cama y comenzó a acercarse lentamente. — ¡Te lo advierto, si no sales de ahí ahora te arrepentirás seas quien seas!

    —Akemi —Una voz con un tono escalofriante llamó a la joven que estaba a tan solo unos pasos del imponente placar.

    — ¿Quién eres? —interrogó la muchacha acercándose y sin poder despegar su vista de la oscuridad que provenía del interior de la rendija.

    — Las puertas comenzaron a abrirse lentamente y la voz se escucho nuevamente —Akemi.

    — Ella observaba fijamente la zona de la cual provenía aquella voz sin poder moverse, quería alejarse de ahí pero la intriga le provocaba un efecto contrario, además de que un escalofrió recorría su cuerpo y le impedía huir.

    — ¡Akemi! —Un brazo surgió de la oscuridad y capturo a la joven introduciéndola violentamente al interior del placar y cerrando las puertas nuevamente. — ¡Desgraciada! ¿¡Qué hiciste con mi ropa!? ¡Contesta! ¿¡Donde esta mi ropa!? —exclamó furioso Isamu tomando por los hombros a Akemi y arrinconándola en una de las esquinas del estrecho placar.

    — ¡Suéltame!, ¡pervertido! —exclamó la joven que se encontraba completamente ruborizada.

    — ¡Dime que hiciste con mi ropa! —replicó Isamu acercándose aun mas a Akemi.

    — ¡Ya no te acerques! —gritó Akemi con todas sus fuerzas y golpeo al joven en su cabeza con el jarrón de porcelana destrozándolo completamente, Isamu impacto contra el sector del placar que estaba a sus espaldas haciendo que este se tambalee, luego salio despedido hacia delante nuevamente cayendo sobre Akemi y provocando que el imponente placar caiga hacia delante.

    — ¡Que diablos haces Akemi!, ¿¡estas loca!?

    — ¡Eres un pervertido!, ¡quítate de encima!, ¡quítate! —exclamó empujándolo.

    — ¡Maldita desgraciada!, ¡despierto y me doy cuenta de que estoy casi desnudo!, ¡es un milagro que lleve mi ropa interior!, ¡¿y me llamas pervertido a mí?! —El muchacho asestó una mirada asfixiante a la joven, haciendo que esta se ruborice todavía más.

    —La puerta de la habitación se abrió lentamente dándole paso a Haru, que se aventuro a entrar a la habitación con extrema cautela — ¿Qué es todo ese ruido?

    — ¡Hermana ayúdame!, ¡este es el pervertido que dice conocerte! —exclamó Akemi alejándose de Isamu que aun se encontraba semidesnudo.

    La joven se dedico a observar aquella escena por unos segundos sin emitir sonido alguno. Los tres permanecían firmes, Akemi y Haru lanzaban feroces miradas a Isamu quien intentaba evadirlas lo mejor posible.

    — ¿Lo conoces hermana? —interrogó Akemi, dando final al silencio que predominaba en esa desagradable situación.

    —Claro que…

    — ¡Lo sabía! Era obvio que esa seria tu respuesta, después de todo el dijo que eras su amiga —exclamó con tono triunfante Akemi, que sin saberlo, había declarado el inicio de una guerra.

    — ¿Amiga? —Haru arqueo una ceja, segundos después una siniestra sonrisa se apodero de su rostro.

    —Así es, pero por desgracia parece que tu supuesto amigo resulto ser un pervertido, me tomó desprevenida y me llevó dentro del armario con el. —la sonrisa despiadada de Haru duplico su tamaño, Akemi se percató de que algo andaba mal en ella y se alejo al ver que su hermana comenzó a reír por lo bajo de manera cínica.

    —Hermana, ¿serias tan amable de dejarme un minuto a solas con Isamu? —dijo Haru con desbordante dulzura en su voz, sin embargo, la expresión de su rostro difería completamente con esa voz de “niña buena”.

    —Claro hermana, no hay pro… ¡suéltame pervertido! —exclamó Akemi pateando a Isamu, que se aferraba fuertemente de sus tobillos.

    — ¡Akemi!, ¡no te vallas! —el joven se resistía, Akemi comenzó a forcejear y arrastro a Isamu por el suelo hasta que finalmente logro liberarse.

    — Entonces ¿los dejo? —preguntó nuevamente la mayor, Isamu comenzó a arrastrase debajo de la cama con extrema cautela mientras Haru estaba distraída.

    —Claro, claro, déjame a mí —Haru empujó a Akemi fuera de la habitación y tomo a Isamu de la pierna derecha para luego arrastrarlo furiosamente fuera de su escondite.

    —la puerta comenzó a cerrarse lentamente. —Parece que estamos solos, Isamu.

    — ¡Akemi!, ¡no te vallas!, ¡vuelve desgraciada! —Isamu se aferraba al suelo los más fuerte que podía, pero en su estado no podría resistir mucho tiempo.

    Finalmente la puerta se volvió a abrirse, habían pasado uno siete minutos aproximadamente, Haru abandono la habitación y Akemi la recibió en el pasillo.

    — ¿Esta todo bien hermana? —preguntó Akemi con algo de nerviosismo.

    —Claro, pero llévale algo de hielo y unas cuantas vendas, parece que de alguna forma sus heridas se abrieron nuevamente.

    Duele tanto, voy a terminar muerto si sigo recibiendo estas golpizas.
    Tengo que explicarle a Haru, ¿o debería esperar? Probablemente si voy a buscarla ahora ella termine matándome.
    Akemi… Desgraciada, ¿pervertido yo?, claro. ¡¿Por qué fui el único perjudicado aquí?!
    Y tampoco recupere mi ropa, diablos… ¡Se suponía que me trajeron aquí para que me recupere de mis heridas!, ¡no para hacerme ver como un pervertido o rematarme a golpes!

    —Unos veinte minutos pasaron, Akemi entro a la habitación y se acerco al joven que permanecía recostado en el suelo, aunque a diferencia de antes finalmente había recuperado su ropa— Aquí estas, mi hermana dijo que tus heridas están mal, traje vendas y también hielo. ¿Quieres algo de té?

    —Claro, no he tomado nada hace ho… ¡¡¡que mierda estas diciendo Akemi!!!

    — ¡Solo quería ayudarte con tus heridas pero veo que no te interesa!, ¡deberías agradecérmelo, no cualquier mujer ofrece su ayuda a un pervertido!

    — ¡¿Me llamas pervertido, haces que me den una golpiza y ahora me ofreces un poco de té?!

    — ¿Acaso tu no fuiste quien intento hacer “no sé que cosa” conmigo cuando me arrastraste dentro del placar? —comentó Akemi viendo de reojo a Isamu.

    —Yo no quería… —el muchacho exhausto de la absurda discusión volteó en dirección contraria a Akemi y siguió su camino. —Olvídalo.

    — ¿A dónde vas?, ¡Necesítas descansar! —la pelirroja lo tomo del brazo empujándolo hacia atrás.

    —Descansaré, pero en mi casa. —respondió cortante el muchacho sin siquiera dirigirle la mirada.

    —Como gustes, adiós. —el joven abandono la habitación e hizo contacto con el exterior nuevamente, finalmente se decidió a volver a su hogar que quedaba a varias cuadras.
    Llevo sus manos a los bolsillos y luego de un suspiro que denotaba un gran cansancio de su parte comenzó a caminar, arrastrar los pies, y otras varias formas de movimiento que requieran el más mínimo gasto de energía posible.

    La temperatura exterior era notablemente mas baja de lo que parecía, era de suponerse que hacia frió afuera ya que en la casa de Akemi la calefacción estaba encendida.
    Las calles estaban bastante despejadas, solo algunas personas transitaban la zona pero a diferencia de Isamu estaban bien abrigadas.
    En el cielo podían verse varias nubes de tonos grisáceos que ocultaban la presencia del sol, dejando escapar apenas unos pocos rayos de luz de muy baja intensidad.

    Ya puedo moverme pero mi cuerpo todavía duele y hace frió, si tan solo tuviese una chaqueta. ¡Pero no! ¡Ahora debo caminar hasta llegar a mi casa, me congelaré en el camino y quizás hasta me moje si es que llueve!
    Ni siquiera se que hora es, supongo que alrededor de las cinco de la tarde, espero que mi tío no se haya preocupado por mi ausencia en el almuerzo.

    — ¡Ekiguchi!, ¡Isamu Ekiguchi!

    El líder de cabellos verdes, causante de la golpiza de Isamu y quien lo perseguía todas las mañanas con sus amigos vándalos llego corriendo y se paro frente al muchacho que lo miraba seriamente.

    — ¡Ekiguchi! —exclamó el líder casi sin aire, su uniforme estaba destrozado y cubierto de polvo.—Tienes que ayudarme, necesito tu ayuda Ekiguchi.

    —Dime algo, eres un imbécil ¿cierto?

    — ¡Si me ayudas prometo ya no golpearte!

    — ¿Ya no me golpearas?, ¿llamas victoria a golpear a alguien cuando lo superas en numero ocho veces?

    — ¡Por favor Ekiguchi! —el vándalo se arrodillo ante el joven. — ¡Mis amigos están recibiendo una paliza en este momento!

    — ¿Qué clase de líder eres?, ¿no deberías ser tú a quien estén golpeando en este momento? —Isamu siguió su camino ignorándolo— No voy a ayudarte.


    No entiendo que sucede con todos estos tipos, te atacan sin motivo alguno y luego pretenden que los ayudes como si nada hubiese ocurrido.
    Cada día tengo que soportar todas estas cosas y aún así me piden algo como eso, ¿que diablos les pasa? creo que si su sentido común es como el de cualquier otra persona debería de haber esperado esa respuesta en lugar de suplicar.
    No…

    Quizá… ¿realmente debería haberlo ayudado?
    Esto me hace sentir un completo imbécil pero no es así como se solucionan las cosas, la vida esta llena de problemas y situaciones de todo tipo tanto favorables como desfavorables, la venganza o el rencor solo hacen de esto un ciclo interminable.
    Si le das afecto a alguien serás recompensado de la misma manera, si atacas a alguien serás atacado, esta ultima parte es el problema.
    Se que ellos me atacaron antes pero esta no es la mejor solución, incluso si los ayudo nada asegura que todo no siga igual pero de todas maneras voy a intentarlo, ellos me atacaron primero pero atacar nuevamente me convertiría en lo mismo que ellos, incluso auque ellos tengan la culpa la venganza no es la solución, esto consiste en “ceder” y aceptar el ataque… Probablemente ser tan compasivo me vuelva un idiota.


    —Isamu se volteó y fue capaz de ver al líder alejándose, se encontraba a tan solo unas dos cuadras de distancia ya que las heridas de su cuerpo le impedían moverse naturalmente. El joven suspiro y comenzó a seguirlo manteniendo esa misma distancia.

    — ¡Has vuelto, ya veo quizá no eras tan cobarde como pensé!, ¡Nagata Ryo! — luego de haber caminado unas nueve cuadras un puente se hizo visible, debajo de el varias personas podían verse, el líder vándalo descendió deslizándose por la hierba y se acerco a estos sujetos mientras Isamu observaba desde arriba.

    — ¿Ryo? —se preguntó Isamu a si mismo. — Ya veo, años lidiando con ese idiota y no sabia su nombre. — había doce personas bajo el puente, trece contando a Ryo. Un sujeto que parecía ser el líder de esta banda desconocida se acerco a el y lo golpeo en la cara terminando con la poca estabilidad que conservaba el vándalo y haciendo que caiga al suelo.
    Exceptuando por este líder desconocido los demás jóvenes llevaban un uniforme, lo que delataba que estos eran estudiantes pero no de la misma escuela que Isamu.

    —Fue realmente estupido de tu parte volver aquí Nagata, ¿quieres acompañar a tus amigos cierto? — a la derecha de donde se encontraban los estudiantes había 6 jóvenes en el suelo, aparentemente se encontraban inconscientes y parecían estar en un estado aún peor que el de Ryo.

    —Por favor Katashi, déjanos ir de una vez. —el muchacho intento levantarse pero aquel sujeto le dio una fuerte patada en las costillas, aún así con bastante esfuerzo y sin decir ni una sola palabra el estudiante se arrodillo nuevamente.

    — ¿Intentas provocarme imbecil?

    — ¿No te parece patético golpearlo en ese estado? no sé cual sea el motivo de esta pelea, pero no creo que haga falta continuar con esto.

    — ¿Y tú quien eres niño? —el sujeto observó al joven que ahora se encontraba presente a unos poco pasos de distancia.

    —Los estudiantes que permanecían detrás de su líder respondieron. — ¡Hanabusa-sama el es Ekiguchi Isamu, el matón de la escuela Ichihara!

    — ¡Ya veo!, ¡así que tu eres ese Ekiguchi del que tanto hablan, que agradable sorpresa de tu parte venir hasta aquí, el mas famoso matón de Ichihara otorgándonos el privilegio de observar su imponente presencia! —su tono de voz tan arrogante era realmente desagradable.

    —No soy famoso, y mucho menos un matón.

    —Tranquilo niño, no es necesario que seas tan humilde. —el sujeto rió por unos segundos y centro su mirada en mi nuevamente — ahora déjame presentarme Ekiguchi, me llamo Hanabusa Katashi, seguramente ya me reconozcas.

    —Para nada.

    —una expresión de fastidio se apodero del rostro de aquel sujeto. —Debo decir que eres un verdadero idiota al desafiar a alguien sin saber nada de el, subestimándolo por completo, pero eso ya no importa Ekiguchi.

    — ¿A que te refieres con eso?

    —Solucionaremos esto en unos minutos, un buen castigo será suficiente para que recuerdes mi nombre. —terminado el discurso, el líder y los demás estudiantes comenzaron a acercarse a mi.


    Se supone que ayudaría a Ryo pero jamás pensé en alguna táctica para combatir contra esas doce personas, mi cuerpo todavía se encuentra débil, ya puedo moverme pero no estoy en condiciones para pelear contra todos ellos.


    —Katashi se acercaba cada vez más manteniendo su guardia en alto en todo momento, los demás simplemente se movían algo dispersos a mí alrededor. — ¡Hanabusa-sama es peligroso acercarse solo! —exclamó uno de los estudiantes.

    — ¡Cierra la boca estupido!, ¡Es solo otro niño idiota! —al parecer realmente le molestaba ser subestimado, de todas maneras burlarme de el en este momento solo empeoraría las cosas por lo que seguí retrocediendo lentamente.

    — ¡Hanabusa-sama!, ¡cuidado! —exclamaron los demás estudiantes que permanecían detrás de su superior.

    — ¡Dije que cierren su maldita b… — pude ver algo caer a gran velocidad, ¡¿una persona?! Otro sujeto desconocido se lanzo desde el puente y golpeo a Katashi en su cara de una manera realmente brutal, dejándolo inconsciente instantáneamente.

    — ¡Hanabusa-sama!, ¡Hanabusa-sama! —los estudiantes rápidamente fueron a comprobar el estado de Katashi, el respiraba pero probablemente no despertaría en unas horas.

    Aquel joven que se lanzo desde el puente sonrió, ¡eso fue una completa locura!, se acababa de lanzar desde un puente que se encontraba a una altura de siete metros pero aún así sonreía.
    Incluso si gran parte del impacto de la caída fue absorbido por Katashi, el también tendría que haber recibido un porcentaje considerable del fuerte impacto.
    Por su vestimenta podía notarse que también era un estudiante pero no de Ichihara, y tampoco de la misma que los demás jóvenes.

    —cuando los estudiantes comprobaron que Katashi solo estaba inconsciente se calmaron y adoptaron una posición de combate, pero al ver claramente a aquel muchacho que había golpeado a su líder el terror se plasmo en sus rostros. — ¡Es Katsumi Nag… — antes de terminar de hablar, el estudiante recibió un fuerte golpe en la cara por parte de ese tal “Katsumi”

    —Ryo que aun se encontraba débil se acerco a el. — Muchas gracias hermano

    —Deberías agradecerle a tu amigo. —respondió Katsumi a su hermano mientras señalaba a Isamu. — si el no hubiese intentado detener a Katashi y sus amigos no podría haber llegado a tiempo. Mientras esta conversación se llevaba a cabo los otros estudiantes observaban al trío aterrorizados.

    —Gracias Ekiguchi, lamento nuestros problemas pasados. — Ryo se disculpo con un tono de voz apenas audible, probablemente estaba arrepentido.

    — ¿Problemas pasados?, ¿a que te refieres con eso Ryo? — Katsumi parecía estar bastante disgustado al escuchar esas palabras de su hermano.

    —Lo lamento hermano, tuvimos una pelea con Ekiguchi. —comentó señalándome.

    —Katsumi fastidiado golpeo en el hombro a su hermano. — ¡Estupido!, ¡te dije que dejes de buscar pelea con otros estudiantes solo porque se te da la gana!

    —Lo lamento Ekiguchi-san.

    —Olvídalo, todo esta bien.

    —Gracias por salvar a mi hermano y a los idiotas de sus amigos, soy Nagata Katsumi, su hermano mayor. — me extendió su mano para saludarme, a lo que respondí rápidamente estrechándola.

    —Soy Ekiguchi Isamu, es un placer.

    — ¡Imbeciles!, ¡¿Qué están haciendo?! — Ryo, Katsumi e Isamu se voltearon, Katashi había despertado luego de aquel terrible golpe y se había encontrado con sus seguidores temblando de miedo, lo que realmente lo había hecho enfurecer.

    —Hay que admitir que es sorprendente que haya despertado tan rápido luego de ese golpe. — dijo Isamu al ver aquella escena.

    — ¡Acaben con ellos!, ¡no tienen oportunidad contra todos nosotros!

    — ¡P-pero Hanabusa-sama ahora no solo esta presente Ekiguchi, el otro sujetos es Nagata Katsumi, el matón de la preparatoria Fukuoka! —expresó uno de los estudiantes.

    — ¡Ellos dos son los matones mas peligrosos de este distrito! —afirmó otro de los seguidores de Katashi.

    — ¡No me importa quienes sean esos bastardos, solo destrócenlos de una buena vez! —algunos de los seguidores de Katashi huyeron, solo quedaron cinco estudiantes decididos a seguir sus ordenes.

    — ¡Cobardes! —exclamo con furia Katashi al ver a sus súbditos huir. — ¡Ustedes cinco deben protegerme, no puedo pelear en mi estado actual!

    — ¡Nosotros pelearemos con estos inútiles por usted Hanabusa-sama! —exclamaron los cinco estudiantes restantes al unísono, luego comenzaron a rodear a los tres jóvenes.

    — ¡Ansiaba este momento! —declaró Katsumi, para luego comenzar a reír de una manera desquiciada e incluso algo aterradora, haciendo que sus contrincantes empiecen a temblar.


    Unos diez minuto transcurrieron luego de esas ultimas palabras dichas por Katsumi, la pelea ya había terminado y Katashi había huido al ver como sus ayudantes recibían la paliza de sus vidas. Los amigos de Ryo ya habían recuperado la consciencia y todos estaban bien, ellos también agradecieron a Isamu por su ayuda y se disculparon pos los incidentes pasados.

    —Ya esta anocheciendo, debo irme o mi tío se preocupara mucho mas de lo que seguramente ya esta, hace horas que debería haber vuelto a casa. —díjo Isamu al notar que ya estaba anocheciendo, y que las nubes que había visto al salir de la casa de Haru eran mas “espesas” y de tono mas oscuro.

    —Probablemente comience a llover en unos momentos, creo que todos deberíamos irnos. —afirmó Katsumi, todos se despidieron y comenzaron el camino a sus hogares.

    Quiero que este dia termine de una vez, las cosas comenzaron mal y terminaron bien pero de igual manera estoy muy cansado. Me alegra que mi impulso por ayudar a Ryo haya sido el correcto, es extraño pelear codo a codo con tu enemigo.
    No, enemigo no es la palabra correcta, olvidaré todo eso. Todos nuestros conflictos anteriores fueron simplemente malentendidos.

    Dejando eso de lado mañana tendré que aclarar las cosas con Haru, esperar mas solo empeoraría las cosas. Aunque quizá me equivoque, ¿y si ella necesita tiempo? si intento explicarle las cosas mañana es probable que no quiera escucharme o que no crea en mis palabras, quiero solucionar las cosas pero no estoy seguro de que sea lo correcto.
    No estoy dispuesto a perderla por algo tan simple, ¿un regalo? no, ella pensaría que la estoy comparando o dejando al mismo nivel que algo material, probablemente su respuesta sería algo como: “¿Creíste que te perdonaría por hacerme un regalo?, ¡idiota!”
    ¿Quizá pedirle a Akemi que le diga que necesito hablar con ella? Tampoco, eso seria completamente estupido, ella diría algo como: “Si realmente estuviese arrepentido el mismo se disculparía” además no pienso pedirle algo como eso a esa desgraciada, Akemi solo empeoraría las cosas más de lo que ya lo están.

    — ¡Un momento! —Isamu se sobresalto al reflexionar nuevamente sobre sus pensamientos.

    “Si realmente estuviese arrepentido el mismo se disculparía” esa es la solución, estaba dudando sobre si debía esperar o no para mi disculpa y también cual era la mejor manera de hacerlo, definitivamente esa es la mejor opción y en cuanto a “esperar o no” optaré por disculparme mañana.
    Espero que todo salga bien mañana, de momento solo quiero llegar a casa y dormir aunque antes seguramente tenga que lidiar con mi tío

    —Solo faltaban dos cuadras para que Isamu llegue a su casa, el camino se hizo mas corto al pensar en todas esas cosas. Una gota de lluvia callo sobre el exhausto joven, luego otra y otra, y muchas mas siguieron a esas.
    La lluvia había comenzado pero eso no molesto al Isamu, el camino esas últimas dos cuadras con una gran tranquilidad, después de todo algo tan hermoso y refrescante como la lluvia era lo mas placentero luego de un día tan agotador.


    ..


    Gracias por leer. owo
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Kurayami

    Kurayami Guest

    O.O
    Me gussto~ Y que paso despues??
    Quiero saber! >.<
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso