Nerumi y los doce animales del horóscopo chino

Tema en 'One Piece' iniciado por Nerumi, 18 Enero 2018.

Cargando...
  1.  
    Nerumi

    Nerumi Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    16 Enero 2018
    Mensajes:
    7
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nerumi y los doce animales del horóscopo chino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2301
    ¡hola! Os traigo el primer capitulo de mi fanfic,...¡opiniones!


    Capítulo 1: El Comienzo de una aventura......
    A pesar de ser ya media noche, la pelirroja no conseguía dormir, algo no fuera de lugar, con lo ocurrido hace un par días, ella sabía que sus padres no volverían durante un tiempo y nadie en su sano juicio querría quedarse en casa sola por la noche dadas las circunstancias, aunque bueno sola no se encontraba, el pecoso se hallaba con ella, pero no siempre podrá ayudarla como lo hizo aquella vez. Se levantó de la cama, dirigiéndose hacia la cocina, no era muy grande pero tampoco pequeña, allí hallo lo típico de todas las cocinas armarios, una vitro cerámica, y justo al lado de esta estaba la lavadora y el lavavajillas haciendo esquina, encima de todo un mármol lo recorría formando una mesa alargada que llegaba desde el principio de la pared de la cocina hasta el final, dejando un hueco entre la lavadora y el lavavajillas para dejar paso a un fregadero, arriba de todo esto está lleno de armarios por suerte no se adentró mucho ya que la nevera esta nada más entrar por la puerta, abrió la nevera, busco un yogur de plátano, cogiendo una pequeña cuchara del cajón de al lado, con pasos pesados y cansados camino de vuelta a la habitación mientras comía el yogur.

    Suspiro después de terminarse la primera cucharada, aun sentía el miedo como si le estuviera pasando en el momento....

    Dejadme contaros como empezó todo: hace unos días, Nerumi se encontraba de compras con unos amigos en un centro comercial; uno de estos centros que hay un poco de todo y un mucho de nada, al menos nada que realmente le sirviera....

    — Bueno ya hemos llegado, ¿a qué tienda queréis ir? -pregunto mientras entraban en el nuevo centro

    — Pues quería ir a Thoak, es una tienda nueva pero solo vende ropa para hombres y chicos jóvenes, nada para mujeres, ¿no te importa verdad, Nerumi? -dijo Yuu con su típica sonrisa amable.

    — No claro que no, es esa que está al lado de Zara ¿no? - dijo indiferente, realmente no estaría allí si no fuera porque se lo pidieron.

    — Sí, es esa, mi primo fue el otro día - contesto el otro chico, Lee, algo más bajito que Yuu, pero más alegre.

    — Os veo allí, ir vosotros mientras yo voy al baño, esperarme allí ¿vale? - dijo mientras se en caminaba hacia los baños.

    — Vale, hasta luego -contestaron los dos a la vez como si se leyesen la mente.


    Se dirigió al baño, frunció un poco el ceño al recordar que estaban al otro lado de la tienda de Toan, pero no podía aguantase más las necesidades. El centro comercial era bastante grande con muchos escaparates de tiendas, en una de ellas había un maniquí con una camiseta bastante provocativa y de muy mal gusto, un rojo sangre, con mucho escote, pasando esa tienda había un restaurante chino y nada más pasar el restaurante. Dos tiendas más y finalmente llegó al baño. Dentro había un niño llorando desesperadamente.

    — Hola, ¿qué te pasa? ¿te duele algo? – pregunto la pelirroja mientras se agachaba.

    — Mi..........mama…no....esta…-dijo el niño llorando

    — Cálmate un poco y dime donde está tu madre, así podré ayudarte a encontrarla – le contesto con una sonrisa tranquilizadora.

    — El niño se seco las lágrimas, levanto la cabeza observándola fijamente a los ojos

    — No lo sé, salí del baño y ya no estaba ¿me ayudas a buscar a mi mama? - pregunto en niño mientras las lágrimas se volvían a apoderar de sus ojos.

    — Vale, vamos hablar con los de seguridad que seguro que ellos saben dónde está tu mama, pero no llores más ¿vale? - le seco las lagrimas de nuevo- mira tengo un caramelo, para ti.

    — Gracias -dijo el niño

    Se pusieron en marcha en busca de aquella madre, el niño se agarro de la mano de la joven mostrando miedo e inseguridad. Salieron del baño, la pelirroja buscaba con la mirada algún hombre de seguridad.

    — Es mejor que vayamos nosotros a buscarla- dijo el niño

    — Los policías buscan mejor que nosotros y así seremos más gente ¿no crees? - contesto con una voz suave mientras seguía su búsqueda.

    — Pero creo que ya sé dónde está – le contesto el niño

    — ¿Dónde? - pregunto parándose un momento para atender al niño.

    — Creo que está en el parking, seguramente habrá ido a coger el móvil… antes de entrar al baño dijo que se le había olvidado…— después de decir esto salieron algo más deprisa hacia el parking, el niño comenzó a correr hacia las escaleras en cuanto las tuvo a la vista.

    — Espera - grito Neru corriendo tras él empezó a bajar junto al niño cuando de pronto oyó una voz al entrar al parking.

    — ¡¡ESPERA!! ¡no entres! - dijo la voz desconocida.

    La joven se giro para observar al chico que le gritaba. Era un chico que andaba semidesnudo, llevaba unas botas negras, con unos pantalones negros piratas, le colgaba un portaobjeto azul en la pierna derecha, algo más arriba, en la cadera, un cinturón naranja y en la hebilla grabada una A se aferraba a él, en aquel cinturón enganchado en su funda, una daga verde y naranja. Su torso estaba desnudo, no llevaba camiseta, del cuello solamente colgaba un collar de perlas ojo.

    Su cuerpo era delgado pero sus músculos marcados y delineados perfectamente hacían que la pelirroja no pudiera evitar quedarse embobada, sus brazos fuertes, daban a notar la excelente forma física del chico, tenía un tatuaje en el brazo izquierdo que ponía asce junto con otro en la espalda, una cruz con una cara morada con un bigote grande blanco, la cara tenía una sonrisa y unos ojos algo siniestros para ella.

    Él chico curvo su boca fina y perfecta, dejando ver el mal humor que tenía en aquel momento, llevaba un sombrero naranja con una cuerda, donde colgaba una especie de calavera con cuernos, que caía del sombrero. Alrededor del sombrero unas perlas rojas, entre las perlas se encontraban unas caras, una sonriente y una triste. Los ojos negros del pelinegro se fijaron en los de la pelirroja, los ojos verdes de la pelirroja se fijaron inconscientemente en los de él.

    — ¿Por qué no debería entrar? - pregunto desviando la mirada - ¿quién eres?

    — Ahora no es momento de preguntas ni presentaciones, aléjate de ese niño o estarás en peligro - dijo el chico mientras se acercaba a ella.

    — ¿Cómo? Pero si es un chiquillo, no es peligroso...... ¿porque debería alejarme? - esta situación la sacaba de los nervios....

    Sin mediar palabra el chico el agarro de la muñeca llevándola otra vez arriba, pero ella se resistió asustada.

    — ¡Suéltame! le prometí al niño que le ayudaría.... ¡suelta! - grito mientras luchaba por soltarse.

    — ¡NOOO! ¡no vayas con él! - gritó el niño - ¡¡El intento hacer daño a mi mamá!!

    — ¡¿Cómo?!! ! - cada vez más nerviosa estiraba del brazo sin comprender la situación

    Asustada dirigió la mirada al niño, de pronto el niño ya no mostraba una mirada ni asustada ni propia de un niño de 8 años… su mirada era diabólica. Empezó reírse, dejando oír una risa diabólica que acompañaba a esa mirada… La pelirroja aterrorizada olvidándose del agarre de aquel extraño retrocedió chocando contra el pecho del muchacho, el chico no dijo nada, simplemente se quedó observando la terrible situación preparándose para lo peor.

    — ¡JAJAJAJAJA! Niña estúpida.... morirás aquí mismo - dijo el niño con una voz grave dirigiendo su mirada de odio hacia los jóvenes.

    — Q-que…- Las palabras no salían de la boca de la joven, aterrorizada cayó al suelo, se quedo inmovilizada del terror mientras observaba como el cuerpo del niño empezó a transformarse....

    — ¡Huye! - grito el chico estirando de ella - ¡Deprisa!

    Pero ya era tarde, ya no había un niño sino un monstruo verde, grande con orejas puntiagudas y unos dientes afilados. Sus ojos eran rojos y grandes, sus manos gruesas y en una de ellas llevaba un martillo, era bastante grande debería pesar más que un simple animal, el monstruo empezó a acercarse rápidamente hacia ellos sin mediar más palabras, el chico observando a la pelirroja en shock se coloco delante para parar el ataque, la empujo hacia la salida haciéndola reaccionar.

    — ¡Sal! ¡vamos corre! – grito desesperado

    Ella asintió, se levanto y salió sin mirar atrás hacia la salida, pero cuando solo la tenía a un paso el monstruo lanzo el martillo destruyendo con un fuerte golpe la salida, las paredes se derrumbaron justo en el momento en el que la joven intentaba salir, El pelinegro pudo reaccionar a tiempo para lanzar una llamarada de fuego evitando así que la muchacha muriera aplastada. Horrorizada se giro observando aquel extraño muchacho envuelto en llamas, ella gritó, sus lagrimas empezaron a salir sin fin de sus ojos, asustada.

    — ¡¡TE ESTAS QUEMANDO!! –Grito sollozando.

    — ¡No tranquila! ¡no me quemo! ¡apártate de ahí! - contesto el chico aun viendo otro pequeño derrumbe. Corrió hacia ella estirando de su brazo para apretarla contra él, poso su brazo alrededor de la cintura de la joven y salto con ella hacia un lado. Ella se abrazo a él, asustada.


    La dejo en un lado, girándose rápidamente hacia el enemigo, - Aléjate un poco, lo suficiente para poder luchar contra el sin causarte daño, pero no te alejes demasiado… por si tengo que correr a tu lado para ayudarte… - le soltó el pelinegro para luego lanzarse contra el monstruo.

    Aquella pelea que observaba la joven era increíble no conseguía ver quién iba ganando, llamas salían por todos los lados del cuerpo del chico, Nerumi pensó que si no lo mataba el monstruo lo harían las llamas, solo podía rezar para que aquel muchacho que la salvo saliera sano y salvo.

    — ¡Esto no quedara así, al próximo encuentro chica morirás! -grito el monstruo mientras desaparecía en una cortina de humo

    El chico sin aliento se apoyó en la pared más cercana que tenía mientras se miraba las heridas. La joven ya no dudo en acercarse a él, su cuerpo estaba hecho polvo.

    — ¿Estás bien? - pregunto mientras se rompía un trozo de la falda para vendarle la herida.

    — No, no hagas eso - intento pararle el joven pirata -no hace falta.

    — Pero que dices estas sangrando - Él intentó pararla de nuevo sin éxito. Al final, cedió dejándole vendar la herida del brazo- madre mía.... tienes otra..., hay que ir a un hospital.

    — No hace falta, puedo apagármelas, además no soy de aquí. - dijo el chico sonriendo – he salido de peores situaciones. No te preocupes.

    — ¡¡Pero qué dices!! ¡estás loco! ¡no te dejare ir por ahí con esas heridas! –le grito mientras presionaba la herida. Él sonrió, le levanto la cabeza suavemente con su mano, dirigiéndole una mirada tranquilizadora.

    — No te preocupes, estoy bien - dijo el chico apartando la mano de la barbilla cuando ya consiguió el contacto ocular con ella.

    — Como me puedes decir eso con todas las heridas que tienes…bueno.... dime por lo menos tu nombre – dijo nerviosa por el gesto del muchacho- Soy Nerumi, un placer… Gracias por salvarme…

    — Yo Ace, encantado de conocerte - contestó – no es nada.

    — No eres de aquí ¿verdad?, ya que no es normal llevar una daga por la calle.... no sé cómo no te han detenido la policía- señalo la daga

    — Bueno, lo intentaron, pero conseguir escapar - Dijo entre risas.

    — ¿Y dónde vas a pasar la noche?, aquí los hoteles son bastante caros – Le miro aun preocupada.

    — No lo sé, no tengo dinero, pero ya me apañare -dijo el chico levantándose, ella le ayudo- salgamos de aquí antes de que alguien vea todo este desastre...

    — Ven a mi casa, tengo habitaciones de sobra- le contesto la pelirroja amablemente

    — No, no quiero molestar a tu familia - contestó enseguida el pelinegro

    — Tranquilo, no están en casa, además con lo que me ha pasado hoy y la amenaza de esa cosa estoy bastante asustada, no podría quedarme sola en mi casa - ella suspiro.

    — Está bien - dijo sonriendo. De pronto me sonó el móvil rompiendo la tensión del momento. Ella lo cogió.

    — ¿Quién? – contesto lo más tranquila posible.

    — Soy Yuu ¿Dónde estás? - dijo preocupado - llevamos horas esperándote y como no aparecías me he asustado.

    — No pasa nada, me entretenido con un amigo…. Estoy bien, siento no haber vuelto, pero no voy a poder ir… ha pasado algo, os lo recompensare otro día... ¿vale? – se disculpo.

    — Vale, pero seguro que estás bien ¿no? –le contesto su amigo aun preocupado - ¿ha pasado algo malo?

    — No… que va, solo que me necesitan en un sitio, de verdad, no pasa nada. No te preocupes ¿vale? Hablamos más tarde, adiós Yuu – se despidió la pelirroja.

    — Está bien, adiós Neru- ella colgó el móvil y volvió a dirigirse a Ace – bueno vamos a mi casa, a curarte mejor.

    — Siento romper tus planes- dijo sonriéndole- muchas gracias.

    — No es nada… Gracias a ti, sin ti hoy no estaría viva. – le devolvió la sonrisa.


    Después de recordar lo que paso, suspiro, no se encontraba con muchas ganas de dormir, Ace seguía durmiendo como un tronco, en la cama del cuarto de su hermano, pero se empeñó en moverla al cuarto de ella para poder estar los dos en el mismo cuarto, ya que la pelirroja andaba varios días ya con pesadillas e intranquila, no quería dejarla sola en ningún momento, aun que ella no lo Dijera, eso la tranquilizo y reconforto un poco aunque no fuera lo suficiente para poder dormir bien de un tirón.

    Dejo el yogurt encima de la mesita y volviendo a tumbarse en la cama, cambiando varias veces de posición, pero sin éxito de poder dormir.

    — ¿Aún estás despierta? - pregunto Ace
     
    Última edición: 19 Enero 2018
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Poikachum

    Poikachum Usuario VIP Comentarista empedernido

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,929
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola ^^. La verdad es que me ha llamado la atención porque hasta que no ha salido Ace no tenía ni idea de como trataría sobre One Piece. Para ser tu primer fanfic no ha estado nada mal, has descrito lugares, acciones,personajes y desarrollado un poco la trama, aunque aún es pronto para saber por donde irán los tiros.

    Pero hay que señalar unas cosillas :3

    La primera es que cambies a capítulo,abajo debe salirte la opción de: este comentario debe ser un capitulo.
    Lo segundo es que utilices el guión largo dado que deja una imagen más...aseada por así decirlo. En el cuadro de abajo donde pegas el texto verás que pone guión y es así de simple ^^.

    Del resto no veo nada mal por encima, espero que sigas escribiendo en esta zona porque realmente lo necesita ^^. Cualquier duda no tengas reparo en preguntarme :D
     
  3.  
    Nerumi

    Nerumi Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    16 Enero 2018
    Mensajes:
    7
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora

    ¡Muchas gracias! he hecho ya los cambios!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Nerumi

    Nerumi Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    16 Enero 2018
    Mensajes:
    7
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nerumi y los doce animales del horóscopo chino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2196
    Capítulo 2: ¿Hermano de Ace?, la aparición de Luffy.

    Se levanto de la cama, pero el pelinegro no estaba dispuesto a dejarla escapar, la agarro de la muñeca y tiro de ella hacia él. Tropezó y su cuerpo acabo de nuevo en la cama, él aprovecho y se puso encima de ella con una sonrisa traviesa.

    — ¿A dónde crees que vas? - dijo con una sonrisa burlona - No te escaparas de ella

    — ¿Ah? espera.... quítate…- Movía los ojos nerviosa, tan nerviosa que no le salían las palabras- Ace…-trago saliva- ¿Qué intentas?

    — ¿Yo? nada solo quiero tranquilizarte y pensé que si dormía contigo estarías mejor - dijo sonriendo - ¿Qué te pensabas que te iba hacer?

    — Ammm.... no nada – suspiro desviando la mirada. – deja de burlarte de ella…

    — Tal vez.... debería…- no llego a terminar la frase cuando acerco sus labios a unos centímetros de la joven. Las mejillas de ella se encendieron, se mordió el labio nervioso, su corazón empezó a latir rápido sin control, “que me está pasando…” pensó inquieta.

    — Madre mía.... se te va a salir el corazón. - rio divertido el pirata.

    Sin previo aviso, la beso tiernamente, ella sorprendida intento separarse de él, pero sin poder resistirlo más, correspondió al beso. Sus lenguas llegaron hasta lo más profundo de sus bocas, explorando cada rincón y enredándolas. El pelirrojo suspiro al notar como el pelinegro empezaba a acariciar su cuerpo. No quería separarse del beso, pero sus pulmones no le permitieron seguir más tiempo, se separo de él más roja que nunca, respiro.

    — Intentando huir, y luego me correspondes…interesante – se rio

    — Cállate.... ¡Baka! – contesto muy sonrojada.

    — Tranquila mujer, si quieres te beso de nuevo, que por lo que veo te ha tranquilizado - dijo entre risas mientras se tumbaba de nuevo al lado de la pelirroja.

    — No....- se moría de ganas por decirle que sí, pero, sabía que se estaba burlando de ella y que no significaba nada para él. - vamos a dormir …buenas noches

    — ¿Bueno, duermo contigo o me voy a mi cama viciosilla? – ella suspiro decidió pasar de él si no acabaría volviéndose loca

    — Haz lo que quieras......- dijo Neru girándose, le miro por el rabillo del ojo observando su sonrisa burlona.

    — Bueno pues me iré a mi cama......- espero unos segundos, como si quisiera que le detuviera

    — Solo estas a unos centímetros de ella cama, no es necesario que tú…- dijo, pero el pelinegro la interrumpió antes de que pudiera terminar la frase.

    — Sí insistes tanto me quedare contigo en tu cama – dijo sonriente

    — ¡No quería decir eso! – replico la pelirroja.

    — Pero si lo estás deseando.... ¡no lo niegues! – De pronto el agarro del brazo tirando de ella, obligándola apoyarse en su pecho, los oídos de los ojos verdes captaban cada latido del corazón del muchacho, ella volvió a ponerse nerviosa, suspiro resignándose al notar los brazos fuertes del pirata alrededor de su cintura

    — ¿A dormir? O ¿prefieres que te cante una nana? - Se burlo. Ella gruño.

    Como de costumbre el muchacho sin previo aviso empezó a acariciar el pelo rojizo de la muchacha, inevitablemente el cuerpo de ella se estremeció al notar sus caricias, como si estuviera hechizada con algún conjuro, se aferró a él, en ese momento ella se percato que cada vez que él se acercaba se quedaba totalmente atrapada sin ninguna vía por donde huir. “Debería tirarlo de la cama, no debería estar en una situación así con el…”, ese pensamiento se le pasaba una y otra vez por la cabeza a la pelirroja, pero sin éxito alguno de llevarlo a cabo, miro al pirata con un sentimiento extraño para ella, estando con él, conseguía por un rato olvidarse de todos sus problemas. El miedo de hace un rato desapareció en cuanto este le acurruco contra él, estaba tranquila, era como si aquella pesadilla no hubiera pasado nunca. Poco a poco se fue durmiendo gracias a las continuas caricias al pelo que el muchacho aun no había dejado de proporcionarle. Por un instante pareció una niña soñando con su príncipe azul.

    Se levanto algo desorientada, ni si quiera había oído el despertador, miro a su lado buscando al pelinegro, pero no se encontraba con ella. Un olor empezó a colarse por la habitación, un olor dulce que empezó a despertar el hambre de la chica. Se levanto y se dirigió a la cocina, que es de donde provenía el olor.

    Al entrar a la cocina sorprendió a un pirata con un delantal de Blackey mouse, ella rió burlona, nunca pensó que lo vería con aquella pinta. Al reír el pelinegro dirigió su mirada frunciendo el ceño hacia ella. Ella paro de reír al notar su mirada, Neru no pudo evitar morderse el labio nerviosa. “Pero que me pasa…” Pensó.

    — Buenos días dormilona – La saludo - ¿de qué te ríes?

    — B-buenos días Ace – contesto insegura - ¿qué hora es?...

    — Las 11:00, pero no has contestado a mi pregunta – dijo desviando su mirada a la sartén

    — ¿Qué cocinas? – pregunto integrada intentando evitar la pregunta. El se rió.

    — Tortitas, espero que te gusten si no te hago otra cosa – dijo sin apartar la mirada de la sartén - Se porque te ríes, es por el delantal ¿Verdad?, pero no quería mancharte el pijama que me dejaste, aunque te Dije que no hacía falta.

    — No te preocupes- rió- y las tortitas me gustan – olio un poco el olor de nuevo, le gustaba - una cosa.... ¿te importaría si te hago unas preguntas? Es que desde que te conocí aquel día.... siempre me estado preguntando muchas cosas.

    — Claro, suelta las preguntas que quieras, después de todo has sido tú la quien me ha dado un sitio donde poder quedarme durante unos días – dijo mientras sacaba las tortitas del fuego.

    — Veras cuando te conocí.... te salían llamas de fuego.... de tu cuerpo ¿cómo es posible? – Le miro intrigada.

    — De donde yo vengo hay unas frutas que si las comes te dan.... como decirlo.... habilidades o “poderes”, bueno pues esas frutas las llaman las frutas del diablo, cada fruta tiene una habilidad o poder diferente, pero si te las comes, te quitaran la habilidad de poder nadar en el agua, es decir nunca más podrás nadar, aunque intentes aprender de nuevo. La mía se llama Mera Mera, me da la habilidad de manejar o crear el fuego a mi gusto, ósea que puedo traspasar o tocar el fuego que no me quemare, soy más o menos como si fuera el sol, que quema, pero él no se quema ¿me entiendes? – contesto mientras ponía neipol a las tortitas.

    — Hmm… que cosas más raras… - “No sé qué pensar ya de todo esto… es muy raro”- ¿Y de dónde vives?

    — No sé muy bien que decirte.... es como si fuera una realidad distinta.... -contesto.

    — ¿Cómo que una realidad distinta? - dijo la pelirroja sin entender.

    — En este mundo hay varios países ¿no?, pues.... vosotros solo conocéis la mitad del mundo, habéis ignorado la otra mitad – contesto algo concentrado en su respuesta.

    — No te entiendo, me estás diciendo ¿qué hay una parte de la tierra que desconocen todos?

    — Lo que quiero decir es... que aparte de este mundo hay otros que antaño estaban comunicados por unos portales, pero por un extraño suceso se rompieron y ahora volvieron a conectarse. - intento explicarse Ace - Si estuviera Marco te lo explicaría mejor... a él se le da bien hacerlo. - suspiro. - el portal... se encuentra en mitad del mar, justo en tu zona de tu parte del mundo - cogió un papel e intento realizar una especie de mapa para explicarle las coordenadas de aquel portal. Mientras el dibujaba, los ojos de la muchacha no se despegaron del papel.

    — Ya está.... no te rías de ella ¿eh? Que no se me da bien dibujar.... – dijo preocupado

    — Nada, tranquilo – le contesto observando el dibujo.[​IMG]

    — Pero... esto de aquí se supone que es el portal ¿no? Es decir, no están pegadas…...

    — Exactamente.... en mitad de las dos hay una especie de barrera que es donde se encuentra el portal. - dijo mientras cogía los dos platos – vamos a comer.

    Fueron al salón, allí empezaron a comer en silencio, la pelirroja se sumergió en sus pensamientos sorprendida por toda la información que acaba de obtener, si no fuera por aquel monstruo y aquel ataque no podría creer todo esto.

    — ¿No tienes más preguntas? – Pregunto Ace

    — Si.... ¿Cómo es toda esa parte del mundo? ¿y cómo es que nadie lo sabe? – pregunto con mucha curiosidad

    — ¿Por qué no vienes a verlo por ti misma? – le contesto cuando noto su curiosidad- Hay muchas cosas parecidas a aquí, pero muchas otras que no están aquí, por ejemplo, la cocina es bastante distinta.

    — Entonces como has sido capaz de cocinar en mi cocina – pregunto la pelirroja

    — Pues te observe como lo hacías, como encendías esa cosa y lo apagabas…– contesto sin problemas - ¿no te gustaría venir a verlo?

    — Sí. Claro – contesto emocionada - ¡Me encanta viajar!

    — Cuando lo desees te llevare conmigo – dijo sonriendo - bueno y a la otra pregunta....... Según una leyenda el mundo hace siglos ya era así, pero una especie de terremoto partió el portal en dos, haciendo que quedaran incomunicadas entre ellas. Ha sido desde entonces así, pero una especie de fuerza sacudió las dos tierras y volvió a juntarse el portal, hace unos días que esto ocurrió. Por eso nadie sabe que hay otra parte de la tierra, ni en tu parte ni en la mía, pero en la mía había algunos que si conocían este suceso.

    — ¿No me estarás tomando el pelo verdad? – Dijo mirándole fijamente a los ojos.

    — No, ¿qué ganaría haciéndolo? - contesto

    — Nada, la verdad.... – Neru empezó a recoger los platos en cuanto terminaron de comer. Dejando al muchacho en el comedor, se marcho a la cocina, enjuagando los platos se sumergió en sus pensamientos. “¿y por qué ese monstruo me quería muerta…?”

    Ace entro en la cocina con tal sigilo que ella no se percato, él la cogió de la cintura por la espalda, ella se asusto.

    — ¡¡¡¡¡Ahhhhhhh!!!!! – grito asustado

    — ¡Tranquila soy yo! – la tranquilizo.

    — ¡¡¡¡Casi me matas de un infarto!!!!! – contesto enfadada

    — Perdona, pero es que te vi ahí inmóvil y pensé que te pasaba algo…- dijo preocupado

    — No pasa nada, estoy bien solo estaba pensando – suspiro

    — ¿En qué piensas? – pregunto con curiosidad

    — ¿Por qué me ataco esa cosa? ¿Y qué era eso? ¿Por qué se interesaría por alguien como yo? – Pregunto inquieta.

    — Tranquilízate, la verdad es que no sé por qué te ataco.... – mintió – y esa cosa como la llama tú, es un ser artificial.

    — ¿Me estás diciendo que esa cosa ha salido de una especie de experimento, que lo fabrico alguien? – pregunto.

    — Exacto, no sé quién aún –contesto – lo mejor sería es que dejaras de pensar en eso, de todas formas, no te va a pasar nada, estoy aquí ¿no? – Le sonrió.

    — Si bueno, ahora, pero cuando vengan mis padres, no sé donde podrás dormir.... – le contesto suspirando preocupada. “aunque me preocupa más tu... ¿Dónde dormirás cuando no puedas quedarte aquí?”, volvió a suspirar, la pelirroja no quería pensar más.

    — Tranquila, ya verás cómo me las apañare, siempre me he buscado la vida yo solo – dijo entre carcajadas – deja de preocuparte.

    — Bueno ¿Qué te apetece hacer? – pregunto cambiando el tema de conversación.

    — Lo que tú quieras hacer, a mí no me importa – contesto.

    — ¿Quieres que te enseñe un poco la ciudad? – se le ocurrió de pronto.

    — vale, no es mala idea así no nos aburriremos -rió – aunque ayer no te aburriste– dijo con una mirada picara

    — ¿De qué me hablas? si ayer nos la pasamos en casa – le miro algo extrañada por lo que dijo

    — ¿No te gusto el beso? – dijo mientras enseñaba su sonrisa traviesa

    — D-deja de decir tonterías- la voz le tembló nerviosa, se giró rápidamente para evitar mostrar sus mejillas rojas. – voy a beber agua… y nos vamos.

    Se acerco al armario de arriba de la vitro cerámica, cogiendo un vaso…De repente un monstruo como el del día del nuevo centro entro destrozando la ventana y parte de la pared de la cocina. Abalanzándose contra los ojos verdes, asustada cerró los ojos esperando el golpe de aquella bestia, pero nunca llego, abrió los ojos, y vio los brazos de Ace rodeándola, ya no estaban cerca del aquel ser, en la había alejado rápidamente. Se coloco delante de ella, cuando este se lanzo contra la bestia, apareció de pronto alguien por la espalda del bicho atizándole en la cabeza.

    El bestia cayo inconsciente al suelo de la cocina. Un nuevo chico apareció, por el contrario de Ace, este chico era muy delgado, no marcaba tanto los músculos, tenía el pelo negro mucho más corto que Ace. Vestía con una camisa de tirantes roja y unos piratas azules. En la mejilla derecha bajo su ojo tenía una cicatriz, sonrió colocándose su gorro de paja.

    — ¡Hey! – saludo el chico con una gran sonrisa en los labios

    — Hola Luffy – contesto Ace devolviéndole la sonrisa.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  5. Threadmarks: Capítulo 3: ¿nos vamos? ¡Pero yo no puedo irme!
     
    Nerumi

    Nerumi Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    16 Enero 2018
    Mensajes:
    7
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nerumi y los doce animales del horóscopo chino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    3065
    — — Capítulo 3: ¿nos vamos? ¡Pero yo no puedo irme!


    — JAJAJAJAJAJAJAAJA – rio Luffy

    — ¿¡¡Y tu porque te ríes!!? Mira lo que has hecho¡!! ¡Y encima te ríes! – Gruño enfadada

    — Eres muy graciosa, tranquila tengo un nakama que te lo arreglara ¡tranquila! – Luffy sonrió - ¡Frankl!

    — ¿Nakama? ¿¡Que es eso!? – pregunto

    — Si, tranquilo se le pasara – contesto Ace

    — Ya claro.... como a ti no te han tirado la pared de tu casa.... y los vecinos no se habrán quedado a cuadros......... que importa si es Nerumi la que sufre…- suspiro la pelirroja

    — ¡No exageres! ¡Que te lo va arreglar! – Refunfuño Ace – siempre preocupándote por todo.

    — ...... ¿se puede saber de qué os conocéis? – Miro a los dos piratas frunciendo el ceño.

    — Ace y yo somos hermanos – contesto Luffy

    Nerumi suspiro, ya no importaba mucho el hecho de que pudieran matarla por aquel destrozo, lo realmente importante es cómo iba a explicar todo, no podía ocultarlo.

    — Bueno y ¿cuándo vendrá tu amigo? – contesto más relajada

    — Ya está aquí – dijo Luffy

    — ¿Qué? ¿dónde? – miro hacia todos los lados. - ¿por dónde va entrar? - de pronto una voz resonó detrás de ella provocando un pequeño bote de la pelirroja.

    — ¡Hola! – dijo la voz

    — ¡¡Ahhhhhhh!! – se giró asustada- ¡joder no podéis aparecer como las personas normales!

    — ¡Hola Franky! – contesto Luffy

    — Lo siento – retrocedió un poco- no quería asustarte.

    — Hola – saludo Ace

    — Franky puedes arreglar.... el destrozo que hay aquí – dijo sonriendo

    — Sin problemas - contesto- voy a por los materiales.

    — Espera un momento.... ¿. tenéis cemento y ladrillos? – soltó con sarcasmo la pelirroja

    — Claro – contesto Franky

    — Dios.... – suspiro

    Franky marcho por la puerta, aunque tardo un tiempo, volvió con materiales para arreglar la cocina. Sin mediar palabra empezó a trabajar. La muchacha salió de la cocina junto con los dos piratas para no molestar mientras Franky trabajaba. Fueron al comedor, a pesar de ser grande, era bastante acogedor, tiene un balcón al fondo con una puerta corrediza de cristales, justo al lado hay unos muebles con puertas. Y en el centro del mueble se apoyaba la típica tele de plasma. El resto del comedor decorado con varios muebles donde se podían ver figuras decorativas y fotos de la familia de la pelirroja, en bodas, comuniones…etc. justo en frente del televisor se hallaba una mesa con cuatro butacas pequeñas y dos sofás. Se sentaron en el sofá, los ojos verdes decidieron encender la tele, aunque ella sabía de antemano de que no prestaría atención. Luffy y Ace se zarparon en una conversación con las aventuras que habían vivido durante el tiempo que no estuvieron juntos, ella ni los escuchaba, estaba inversa en sus pensamientos.

    — Bueno.... voy a ver cómo va Franky – dijo Luffy sonriente mientras salía por la puerta.

    — Nerumi ¿te pasa algo? – susurro Ace al marcharse su hermano.

    No se percató de él, la preocupación de lo que podía pasar, la abrumaba, y cuanto más cerca tenía la fecha de regreso de sus padres más la atormentaba ¿Qué haría ella sin les pasara algo por su culpa? … suspiro ante un Ace que la observaba intentando adivinar que pensaba la pelirroja, “no puedo protegerme a mí misma, ¿Cómo voy a proteger a mi familia...? ¿Cómo podría ayudar a mis padres si la situación es algo que no puedo controlar?” Estos pensamientos no la ayudaban a tranquilizar su ansiedad, ella no quería que Ace se preocupara, intentando esconder la preocupación en cada momento, aunque sin éxito.

    — Me dices lo que te pasa o tendré.... que actuar como tú ya sabes…. – le susurro burlón al oído. El aliento del muchacho sobre la oreja de Neru, provoco un escalofrío por la espalda sacándola de sus pensamientos. Se giro sin esperarse ver a Ace tan cerca de ella, él la abrazo por la cintura dejando su cara a unos centímetros de la de ella.

    — N-nadaa...... esto...... ¿Qué dices de actuar como yo sé? – Respondió nerviosa.

    El mostro su sonrisa traviesa, ella comenzó a sospechar de lo que podría haber pensado…pero no le dio tiempo a reaccionar, él se abalanzo sobre ella, aprisionándola contra el sofá, desde arriba él la miro, los nervios de la pelirroja estaban a punto de estallar.

    — Pues de esta manera.... si ya lo comprobaste anoche o ¿no? – dijo sonriendo.

    — Párate....esta tu hermano ahí es que no tienes vergüenza en nada ¿o qué?

    — Pues la verdad es que no – dijo riendo

    ·— ¡¡Para!! Me vas matar tú en vez de....

    — ¡Cállate! ¡Si lo estás deseando Baka! – le corto

    — Pe....- Estampó sus labios sobre los de ella, silenciando totalmente la protesta.

    Empujo contra el pecho del muchacho sin que él pareciera notarlo. Sus labios eran dulces y se amoldaron a los de ella con suavidad. La pelirroja volvió a empujar para apartarle, pero fue en vano. En esa ocasión el joven pirata se percató del intento de huida. Sus labios consiguieron abrirse paso entre los de ella sin dificultad, Nerumi se ruborizó al sentir el aliento abrasador del muchacho en la boca. Sin dejar de besarla el muchacho movió una mano posándola en la cara de la joven, apartando el cabello lejos de la cara mientras con la otra se deslizó por el brazo, cogiendo ambas muñecas para posar los brazos alrededor de su cuello. Sus labios, desconcertantemente suaves y cálidos, intentaban buscar una respuesta en la joven, desesperado. Decidió romper aquel beso para seguir la línea de la mandíbula con la boca para explorar toda la extensión del cuello. Los brazos fuertes del muchacho se cerraron en torno a la cintura de Neru, acerco sus labios a la oreja. Sus dientes se aferraron al lóbulo de la oreja, provocando que la joven se estremeciera.

    — Puedes hacerlo mucho mejor, Nerumi — le susurró.

    Con un jadeo salvaje, volvió su boca contra la de ella de nuevo, buscando esta vez una respuesta en ella. La mente de ella desconecto, esta vez le devolvió el beso. Contra toda razón, Los labios se movieron con los de él de un modo extraño, con mucha pasión, La pelirroja se aferró a su pelo, para acercarlo más a ella. La pequeña parte de su cerebro que conservaba la cordura empezó a hacerle preguntas. “¿Por qué no detenía aquello? Peor aún, ¿por qué ni siquiera encontraba en mí misma el deseo de detenerlo?, no puedo… sus besos desconectan mi mente… ¿Me he enamorado de él? No puede ser… no lo conozco tanto…”

    Sin previo aviso él empezó a acariciarle el cuerpo provocando un pequeño gemido de placer de la pelirroja.

    — Shhhhh, no querrás que no pillen – susurro con su sonrisa traviesa.

    Entonces mientras Ace seguía con su “trabajo” la pelirroja capto los pasos del hermano menor del pecoso y Franky acercándose hacia el comedor.

    — Aparta ¡que vienen! ¡¡quítate!! – Le alarmo desesperada

    — Bueno pues que nos vean jeje – dijo mientras reía

    Entonces si pensármelo dos veces ella le empujo a un lado, él se dejó tirar ya que era imposible que la pelirroja pudiera hacer tal cosa, acabo en el suelo dándose un golpe en la cabeza.

    — ¡Ay ay! ¡Qué dolor! - se quejó – ya te vale Nerumi!

    — ¡Lo siento! ¡No quería...! ¡perdón! – se disculpaba mientras se levantaba, entonces se acerque y le tendió la mano para ayudarle a levantarse.

    — No pasa nada- contesto mientras sonreía, le cogió la mano tiro de ella hasta que la pelirroja cayera encima de él.

    — ¿Ni-san que hacéis? - pregunto Luffy

    — ¡Uy Luffy! ¡Les hemos interrumpido! ¡Perdón! Ya está todo arreglado.... nosotros nos vamos a la cocina ¿vale? ¡No os molestamos adiós! – dijo mientras arrastraba a Luffy hacia la cocina.

    — ¡Pero en que le hemos interrumpido! ¡¡No lo entiendo!! – le contesto Luffy.

    — ¡¡No molestáis ni habéis interrumpido nada! ¡¡Volver!! – grito, pero ellos no volvieron.

    — Jeje jejeje, ¡¡gane! – dijo sonriendo Ace

    — ¿Qué ganaste? El que¡!?? – le grito enfadada

    — Nadaaa – dijo sarcásticamente

    — Dímelo- contestó aún más enfadada

    — No mejor me lo guardo - dijo sin soltarla.

    — ¡¡¡Ace!!! ¡¡¡¡Te matare!!!!!!! – le dio golpes en el pecho sin causarle ningún daño. Pero él la agarro de los dos brazos y cambio su posición por la de ella

    — ¡No puedes! Venga cálmate no te pongas así que tampoco es tan grave – dijo intentando calmarla

    — Me sacas de quicio, no puedo más…- en ese me momento se sentía tan impotente de no poder darle ni una torta que se le escapaban las lagrimas

    — Eh ¡no llores! No quería…lo Siento – dijo mientras le quitaba las lágrimas. Pero la pecosa ya no podía parar, ni siquiera sabía por qué lloraba.

    Entonces él empezó a besarla donde caían las lágrimas hasta encontrarse con mis labios, ya ni siquiera se resistió, le devolvió el beso sin pensarlo dos veces. Sus labios se separaron un centímetro de los suyos y se dirigieron hacia su oreja derecha.

    — Lo siento, no quería herirte, solo pensaba en hacerte un poco la puñeta…- susurro al oído.

    — ¿pero porque me haces la puñeta? ¿todo esto los besos y todo es por eso? ¿no piensas que eso me duele? – le contesto mientras caían las lagrimas

    — ¡No! No te beso para hacerte la puñeta.... lo hago porque realmente ¡me gustas!......la puñeta es cuando.... por ejemplo, lo de antes que no me quitaba de encima de ti cuando venían ellos ¡cosas así! ¡tonterías! ¡Y si lo hago es porque me gusta la cara que pones! ¡¡Y no intento hacerte daño de veras!!! – contesto Ace

    — ¡Mentira! ¡No puedes decir que te gusta una persona que la conoces de unos días! – dijo mientras desviaba la mirada sonrojada.

    — ¿y tú sí? ¿Crees que no me he dado cuenta, de que te gusto? -contesto mientras le besaba la oreja.

    — Ah....no ¡para! – dijo sonrojada. Empezó acariciarle mientras le besaba en el cuello.

    — ¿De verdad quieres que pare?, ellos no vendrán a molestarnos durante un rato – nada mas dijo esto siguió besándole el cuello.

    — Ahhhhhhh.... la…verdad…es.........Ahhhhhhh.... que no…- contesto mientras gemía.

    — Entonces sí que ¡te gusto! ¿Por qué lo escondes? – dijo

    — Yo…no.... ¡NO LO SE! ¡Nunca me paso esto con nadie! ¡Siempre mantenía yo las distancias con todos los chicos! Siempre ponía una barrera entre las personas ¡y yo! ¡Solo tengo dos amigos, y ni si quiera sé si decirles amigos! Por qué sé que ellos confían en mí.... pero ¡yo no puedo confiar en ellos! Ya es algo automático ¡no es que no quiera!... y siempre intento que sean todos felices, aunque me perjudique lo que hagan o hago...... nunca he sabido ¡cómo reaccionar en nada!... y la verdad siempre...... he sido burla de ¡todos! – contesto.

    — No dejare que nadie más se burle de ti y yo romperé esa barrera- contesto furioso entonces sus labios volvieron a besarla, pero esta vez con violencia, pero a la vez con suavidad.

    — Déjame.......Ahhhhhhh. Para....un…momento…-dijo intentando apartarle, estaba quedándose sin respiración, -no…. puedo respirar…- pero enseguida se volvió a callar con un beso más profundo.

    Entonces Ace se apartó de ella, dejándola tomar un respiro. Estaba aturdida y bastante confusa, él se levantó, después y ayudo a sentarse en el sofá como si no pasara nada.

    — Lo siento, deberás así estas más mona – dijo mientras le abrazaba entre risas.

    — ...casi me matas......y me dices que así estoy más mona…enserio tú en realidad me quieres matar ¿verdad? - Bromeo la pelirroja

    — claro.... a besos – contesto.

    — Haber.... que me han hecho en la cocina...... me da miedo pensarlo – dijo mientras intentaba cambiar de conversación, ya estaba bastante sonrojada y se acordó de repente lo que le había ocurrido a la cocina. Ni si quiera se acordaba de Luffy y Franky que estaban allí.

    Entraron en la cocina y era como si no hubiera pasado nada, como si la ventana siguiera en su sitio y la pared...... ¡como si no hubiera saltado por los aires! ¡Realmente era impresionante!

    — ¡No…puede ser! ¡Es impresionante! – grito nada más verlo

    — Vaya gracias – dijo Franky sonriendo

    — De nada – le devolvió la sonrisa – por cierto.... lo siento por no haberme presentado.... Me llamo Nerumi.... aunque creo que ya te habrás dado cuenta – rio- encantada de conocerte

    — Igualmente, ya sabes mi nombre y tranquila no pasa nada. – dijo mientras le tendía la mano para estrecharlas, sin miedo le tendió la suya.

    — ¿A que no es tan difícil relacionarse con la gente sin desconfiar de ellos? – le susurro Ace.

    — ¡Calla! ¡¡No te me acerques tanto!! – le dijo mientras se alejaba de el

    — pero ¿porque......? – pregunto frunciendo el ceño. No le gustaba nada el no poder acercarse a ella.

    — Nada, calla – le miró mal – voy a cambiarme.... que esto de ir aun con el pijama....

    — vale – contestaron a la vez los tres piratas.

    Se dirigió al cuarto, era bastante normal sin póster.... y alguna que otra figurilla de anime en la estantería de al lado de la cama que se encontraba nada más entrar. Al fondo una ventana, enfrente junto con el escritorio un portátil, a la izquierda nada más entrar se encontraba el armario. Cogió una blusa blanca y unos pantalones vaqueros, finalmente se colocó las zapatillas deportivas suspiro cansada mientras salía del cuarto.

    — Ni-san están todos esperándonos allí- le dijo Luffy

    — A vale.... - le contesto- bueno Nerumi......

    — ¡Espera! Ace… ¿os vais? - Pregunto alarmada

    — Eh...... sí, pero…-empezó a decir

    — ¿Y a dónde vais? – le interrumpió preocupada

    — ¿Quieres esperar a que termine de hablar? Señorita impaciente – le contesto mirándola mal.

    — Vale ¡¡lo siento!! – Se disculpó suspirando

    — Nosotros nos vamos, PERO yo no me cortes, tú te vienes con nosotros – le sonrió - ¿no dijiste que querías ver todo aquello?

    — ¡Pero yo no puedo irme! – grito histérico

    — ¡Tienes que irte de aquí o te mataran! – contesto

    — ¿Qué es lo que no entiendes Ace? No puedo desaparecer así porque sí.... no sé cómo será donde vivís vosotros, pero yo… ¡no puedo irme! Mis padres llamarían a la policía y luego me darán por secuestrada y ¡buscaran al culpable! ¿Tú sabes los millones que mueven esa búsqueda? Y además esas cosas vendrán a buscarme aquí y ¡si no me encuentran mataran a mis padres! No puedo...... – se mantuvo firme sin llorar.

    — ¡No tienes otra alternativa! – replico Ace – morirás si no te vas.

    — ¡Pues moriré! ¡no abandonare a mis padres! ¡Ni dejare que mueran por mi culpa! – le grito

    — ¡Nerumi vendrás! ¡quieras o no! Aunque tenga que llevarte ¡¡arrastras!! - dijo furioso.

    — ¡¡Tú no eres quien para obligarme hacer lo que no quiero!!! ¡¡Hazte a la idea de que no voy!! – le chillo mientras salía corriendo por la puerta

    — ¡Nerumi! – chillo

    A pesar de escuchar como la llamaba no volvió, salió por la puerta de la casa sin mirar atrás. Vago por calles sin rumbo, pensando y llorando......

    “Él no lo entendía.... si quiere irse puede no le voy a decir nada ni se lo voy a impedir, pero yo no puedo.... sabiendo que mataran a mis padres.... por mi culpa.... no puedo irme.......Como podría ser tan......cruel...... ¿es que él es capaz de abandonar a su familia sabiendo que los van a matar?......”

    Paso el día caminando sin mirar por donde iba, sollozando en todo momento, no recordaba un dolor tan grande como el que sentía ahora, de pronto salió de sus pensamientos, ¿Dónde estaba? Suspiro, los había dejado allí sin más, en su casa “las llaves.... perfecto...... ¿y si les ha dado por ir a buscarme y no han cogido mis llaves? Perfecto.... me quedare en la calle y encima se me ha pasado el tiempo.... ¡Ni siquiera era la hora de comer! Es más. ¡Era casi la hora de cenar!... ¿Pero cómo he podido perder la noción del tiempo? - suspiro de nuevo secándose las lágrimas, Era demasiado tarde, la noche cubría toda la calle dejándola oscura y fría.

    Volvió tras sus pasos para regresar a casa, pero entonces se percató de que tampoco sabía dónde estaba.... “no no no...., ¡NO! ¡Pero como he podido perderme! ¡Qué hago que hago!”- pensó desesperada…

    Empezó a caminar buscando la dirección correcta, pero seguía igual de confusa......

    — Hola – dijo una voz

    — ¡Ahhhhhhh.... perdón! Hola- contesto asustada, un hombre alto, bastante fuerte y delgado., tenía la piel era morena, pelo cortó, pero negro como la oscuridad, sus ojos negros observaban cada movimiento de la pelirroja...

    ·— Lo siento no quería asustarte…- dijo la voz – me preguntaba si podrías ayudarme....

    — Eh.... sí.... bueno depende de lo que pueda hacer yo......- contesto insegura

    — Seguro que puedes hacerlo bonita......qué guapa eres…- dijo mientras avanzaba hacia ella, en cambio la joven retrocedía.

    — Oye señor.... he…lo siento tengo que irme…no puedo ayudarle…- se giró dispuesta a marcharse, pero entonces él el agarro del brazo.

    — A dónde vas.... que pelo más bonito – dijo mientras cogía un mecho de su pelo- pelirroja ¿eh? me encantan las pelirrojas

    — ¡Suélteme! ¡¡¡¡Me haces daño suéltame!!! – grito. - ¡¡ayuda que alguien me ayude!!!!!

    — Nadie te va ayudar aquí – dijo con una sonrisa siniestra – es mejor que no te resistas así a lo mejor sales vivas....

    Antes de que pudiera soltar palabra, sus brazos la llevaron junto a su cuerpo. Empezó a arrastrarla hacia un callejón oscuro. En vano ella le pegaba patadas, pero era como pegarle a una pared. No conseguía escapar de él. Sus manos empezaron a recorrer el cuerpo de la muchacha mientras este le arrancaba la ropa......

    — Estas bastante bien…- se rio

    Empezó a llover.... pero eso no le importó aquel hombre.... seguía quitando la ropa mientras la besaba......los pantalones destrozados quedaron a un lado justo al encima de la camiseta.... ya solo le quedaba la ropa interior.... Luchaba por escapar.... pero toda fuerza era en vano…no lo conseguiría.... solo un pensamiento le pasaba por la mente “yo…soy débil.... Burla de todos.... despreciada.... Alguien que no debía existir…. Esto es normal que me pase a mi… por estúpida…” En aquel momento la muchacha deseaba el hombre la matara en vez de.... lo que estaba haciendo. Sollozo fuerte gritando ayuda mientras se removía en vano.

    Su cuerpo empezó a temblar de frio.... las lágrimas quedaban ocultadas por la lluvia que recorría la cara de la pelirroja....

    — ¡Carbón! – ella oyó gritar a otro hombre, pero no consiguió identificar aquella voz que tanto le sonaba....

    Su vista estaba lo bastante nublada como para no saber qué era lo que ocurría en aquel momento. Sin fuerzas se sumergió en la oscuridad abandonando la conciencia......


    _________________________________________



    ¡dicidme que os parece!:D tarde tanto en seguirlo debido a problemas personales pero ya volví!
     
    Última edición: 26 Noviembre 2019
  6. Threadmarks: Capítulo 4: pensé que te había perdido....
     
    Nerumi

    Nerumi Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    16 Enero 2018
    Mensajes:
    7
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nerumi y los doce animales del horóscopo chino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    843
    Capítulo 4: pensé que te había perdido....

    - ¡¡¡Luffy!!! ¡La hemos perdido! ¿ahora qué hacemos? ¿Y si le pasa algo? ¡MIERDA! ¡Tenemos que buscarla! - grito desesperado.

    - Tranquilo Ace, estará bien.... ella vive aquí.... no se va perder.... – dijo Franky para tranquilizarlo

    - Tranquilo ni-san la encontraremos – le aseguro Luffy

    - No puede estar bien...... ¡van detrás de ella! ¡¡¡No...!!! ¡¡¡¡si la encuentran la MATARAN!!!!! – el pecoso estaba demasiado preocupado como Para entrar en razón

    - ¡Vamos a buscarla! - dijo Luffy

    Salieron corriendo de la casa, pero no antes de guardarse las llaves de la joven en el bolsillo.

    - Mierda es imposible encontrarla ni si quiera sabemos en qué dirección se ha ido....

    - Perdonen jóvenes.... ¿puedo ayudarlos? – dijo una anciana percatándose de la charla de los tres piratas

    - ehh sí.... sabe por qué dirección ha ido una chica con pelo largo y pelirrojo que iba vestida.... con unos pantalones vaquero y una blusa blanca.... ¿sabe por dónde se fue? – pregunto impaciente.

    - ¿Habláis de Nerumi? la vi. correr por aquella dirección, es mi vecina, muy maja... parecía triste – dijo señalando el camino- espero que haya vuelto o haya cambiado de dirección porque.... esas calles no son seguras para una joven como ella.... – contesto la anciana.

    - Gracias – dijo mientras salían corriendo los tres

    - ¡Ace espera! – gritaron Franky y Luffy.

    Pasaron las horas y no la encontraban.... Cada vez el pecoso se sentía más desesperado ¿Cuándo fue la última vez que se sintió tan mal?... esa pregunta le rondaba la cabeza una y otra vez… “debe estar llorando… Tengo que encontrarla.... La salvare.... no la dejare aquí…Pero sé que ella tiene razón…no puede abandonar a su familia.... Yo tampoco lo haría…” suspiro, él sabía que ella tenía razón, pero no quería...... perderla, y en este lugar no podría defenderla ni protegerla, él lo sabía, ella morirá si se queda. El pecoso decidió que buscaría la solución para salvar sus padres. Pasaron las horas, ya era de noche y aun no la habían encontrado.

    - Mierda.... se ha hecho de noche y no la he encontrado......

    - ¡Ace tranquilízate! – grito Luffy

    - ¡No puedo! ¡Ella está en peligro! –grito

    - ¡¡¡AYUDAAAAAA!! ¡¡¡Que alguien me ayudeeeeeeeeeeee!!!! – grito una voz

    - ¡Es ella! ¡¡¡Es Nerumi!!!! – salió corriendo hacia la dirección por dónde provenía el grito.

    Luffy y Franky le siguieron, mientras iba corriendo distinguió una figura, un hombre bastante fuerte, delgado, tenía el pelo negro pero el pecoso no se paró en su aspecto, tenía a Nerumi, el pecoso enfureció al verla en aquel estado, unos hombres aparecieron enfrente obligándole a parar.

    - ¡Apartaos! ¡De ella camino ya! – les grito

    - ¿Y si no nos da la gana? - respondió el más alto.

    - ¡Te pateare el culo! – contesto furioso. Entonces se zarparon en una pelea. Aunque no eran fuertes como para vencer al pecoso, esto lo retrasaba.

    - ¡Ni-san nosotros nos encargamos! Corre ves a ayudar a Nerumi –grito Luffy mientras les atizaba a dos de ellos

    - Gracias – le sonrió a su hermano pequeño

    Se dirigió sin más a la joven con el corazón en la mano… “es mi culpa…”. De pronto el pecoso enfureció más, estaba aquel hombre se encontraba encima de ella. Sin demora el joven pirata se dirigió hacia el callejón encontrándose con una visión que horrorizaba el pelinegro. Un hombre tenía a la joven atrapada, ella estaba casi desnuda, podía ver mucha de la ropa de la muchacha esparcida en el suelo mientras ella rogaba ayuda. Frunció el ceño enfadado mientras pensaba en cómo iba matar aquel hombre que se había osado a tocarla. Ella tenía un aspecto horrible, tiritaba de frío.

    - ¡CABRÓN! – Grito mientras lanzaba a pegarle un puñetazo al hombre. No duro mucho la pelea.... A la segunda patada que el pecoso proporciono al hombre en el estómago quedo inconsciente en el suelo.

    - Nerumi! Despierta por favor.... – suplico – ¡¡¡¡¡NERUMI despierta!!!!!!!!!!!!!!! - Luffy y Franky llegaron donde se encontraban los dos jóvenes.

    - Tenemos que irnos ya a su casa y buscarle abrigo ¡o morirá de frío! – dijo Franky.

    y sin demora el pecoso alzo a la muchacha en brazos mientras la tapaba con las ropas que estaban en el suelo. Se pusieron en marcha hacia allí y una vez llegaron de nuevo aquella puerta el pecoso le pidió a su hermano pequeño que sacara las llaves para poder abrir. Nada más entrar se dirigieron al cuarto de la muchacha, Franky saco ropa seca del armario, el pecoso la vistió para después arroparla en la cama.

    - ¿Qué hacemos? necesitamos un médico...... Luffy.... ¡necesitamos a chopper! – suspiro el pecoso

    - Voy a buscarlo – se ofreció Franky. – pero tardare unas cuantas horas.... no estamos aquí al lado....

    - Muchas gracias – le contesto Hiken. Pasaron las horas, el pecoso cada vez estaba más nervioso por la mente solo le ronda el pensamiento de que no había sido capaz de protegerla, en cambio su despreocupado hermano pequeño, Luffy, ya se había dormido, entonces le joven despertó.

    - ¡Nerumi! – grito el pecoso
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso