Marvel Navidad venenosa [spider-man]

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Fenix Parker, 1 Enero 2015.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,324
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Navidad venenosa [spider-man]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1357
    [​IMG]

    —Una tarde de diciembre, tranquila, pasiva, el espíritu navideño se respira en el aire—el arácnido se sobresalta mirando desde detrás del cristal donde se encuentra—¡Oh dios acabo de ver a una señora morder a otra por un vestido!, nah bueno es Nueva York, eso es normal aquí.

    Da un respiro y se dispone a bajar a por una uno de los cristales de la trampilla muy sigilosamente mirando a su alrededor mientras que su sentido arácnido, bueno, prácticamente le da un golpe en la nuca.

    —¿En la aldea de Santa? —se pregunta el Hombre Araña se acerca balanceándose.

    En medio del centro comercial se ve una pequeña casita como hecha de jengibre escarchada con nieve, con varios renos, caramelos y duendes rigiendo el camino que lleva a ella, en el fondo se encuentra el trono de papa Noel, donde los niños se sientan en su rodilla para hablarle de aquellos regalos que querrán para navidad. Aunque…

    —¡Aaaaaah Santa está muy feo! —exclama un niño que había entrado unos segundos atrás muy ilusionado mientras sale corriendo lloriqueando de la aldea.

    —¿Pero qué…?

    Spidey logra descender hasta la parte trasera de casa y por la puerta que hay detrás se abre paso para ver lo que ocurre.

    —Creo que acabo de ensuciar el traje—indica para sí mismo el héroe mientras retrocede totalmente atónito.

    Sus ojos no dan crédito a lo que hay detrás de la puerta, sentado justo en el trono de Santa Claus.

    —Haber pequeño niño come una de las galletas de Santa—señala el monstruoso simbionte Venom sentando con un medio traje rojo puesto y un gorro sobre su cabeza.

    La criatura acerca una galleta con sus garras mientras que su viscosa lengua serpentea cerca de él, mientras el niño hace el puchero más grande del mundo.

    —Bien, bien...Peter, tenemos que pensar que pensar…hay un Santa Horrible y un niño que tendrá que recibir terapia de ahora en adelante, tengo que actuar antes de que termine como pavo navideño…

    Venom acerca más al niño mientras se saca una selfie con él, cincuenta dientes filosos hileras de dientes de monstruo frente al niño son demasiado. Spider-man no puedes esperar un segundo más pues a su perspectiva entre más cerca de su mandíbula significa actuar más rápido.

    —¡Alto allí Venom! —prorrumpe destrozando la ventana y quedando frente a él. —Deja de…¿estás tomando leche y galletas?.

    —¡Spider-man! Jaja…—exclama el simbionte mientras se levanta de la silla de un saltó y lo abraza apretándolo con fuerza.

    —Esto debe de ser lo más aterrador que me ha pasado nunca—dice Peter con un la respiración entrecortada. —Espera, estaba ese sujeto obeso con traje de Sailor Moon en aquella convención—su cuerpo se estremece.—Eso era peor.

    —Tenía que verte arañita—dice esbozando un gesto horrible que parece un sonrisa.

    —Emmm no puedo creer que diga pero ¿por qué no el abrazo en lugar de comerme?

    —Es el espíritu navideño amigo mío, me ayudaras a celebrar estas fiestas.

    ********************************

    Sactum Santorum hogar del Dr. Strange, el hechicero maestro de este mundo.

    Todo permanece a la media luz amarillenta de la velas, las cuales hace que las sombras de las figuras de alarguen hasta la pared. Se ve a un hombre de capa roja levitando en cuclillas con las manos extendidas a los lados.

    —Señor—lo llama una voz de pronto, un hombre calvo portando una vestimenta color verde se acerca él con una bandeja en las manos.

    —Si Wong, ¿qué necesitas? —dice mientras abre sus ojos.

    —Llamó Spider-man hablo sobre el simbionte Venom y un cambio de actitud.

    El hechicero supremo ríe levemente.

    —¿Usted lo hizo?

    —¿Recuerdas el desastre que hizo la última vez que vino aquí?.

    —Le diré que no se encuentra.


    *******************************************

    —¡Stark!, ¡Stark! No me hagas esto no cuelgues, ya me colgó Mr. Fantastic y el Doctor Strange, ¡manda llamar al resto de los Avengers!.

    —Lo siento puff… estoy pasando…puff… por un túnel…pufff—contesta el Hombre de Hierro.

    —¡Hemos hablado en la luna!, colgó… muy bien Mac sólo tú y…—el Hombre Araña se sobresalta ladeando la cabeza— sólo para no poner a prueba mi cordura, ¿había un monstruo color negro y con mucha lava aún lado de mi verdad?.

    Un grito desgarrador de una mujer un bullicio que crece a cada segundo, la gente corre despavorida desde el departamento de carnes y mariscos. Esto es la señal para que el arácnido deba actuar, lanza una red para impulsarse dentro, pero justo en ese momento siente el piso temblar, el simbionte Venom viene dando saltitos y sonriendo de una forma tan tierna que si no fuera una bestia negra y espeluznante sería lindo.

    —¡Pavo! —exclama mientras levanta dos hombres que tiemblan aterrados entre sus garras, ambos curiosamente y para su desgracia portan una botarga de pavo que portan desde el día de acción de gracias.

    —Me pregunto si será mala idea salir corriendo de aquí. —dice Spidey golpeando su cabeza con la palma.

    *******************************************

    Luces navideñas en la entrada, el suave manto del a nieve cubre las hacemos, la señora Pikman prepara galletas para el momento en que ocurra, cada año le gusta deleitarse con la dulce voz de los niños que llegan entonar los clásicos villancicos de la época.

    Escucha llamar la puerta, es la señal que esperaba, lentamente camina hacia la puerta levantando su oído para escuchar sus melodías.

    —Ya voy mis niños—indica sonriendo.

    La voz que escucha es un tanto más áspera y ronca de lo que esperaba, tal vez sea su aparato de audición mal calibrado.

    Abre la puerta sonriendo, dirige su mirada esperando ver la cara sonriente de los pequeños con partituras en mano, pero en su lugar encuentra una enorme criatura negra que babea mientras entona blanca navidad entre sus fauces.

    La anciana no hace más que abrir sus ojos como platos y abrir su boca tanto que su dentadura cae.

    Spider-man llega unos segundos después hasta ellos dos.

    —Se desmayó de la emoción—dice Venom con el intento de una risa traviesa.

    Señala a la anciana en el piso.

    —Venom…—el arácnido pone la mano sobre sus ojos —eran de chocolate, a si necesitamos una ambulancia.

    *********************************************

    En una de las avenidas de Nueva York.

    —Venom, ¿cómo puedo decírtelo?, eres aterrador, no puedes ir por allí saltando la gente puede asustarse, ¿lo entiendes? —señala Spider-man.

    El simbionte no lo ha escuchado en lo más mínimo, mira asombrado hacia arriba.

    —No has escuchado nada ¿verdad?, ¿Qué estás mirando?

    —Muérdago—señala Venom sonriendo con su garra sobre de ellos.

    —¡Aaaah no ni creas amigo!

    *********************************************

    Ebenezer Scrooge despierta aquel día como como un hombre nuevo, los espíritus del pasado, presente y futuro le habían enseñado el verdadero espíritu de la navidad.

    Pega un salto desde la escalera y estrecha a la mucama entre sus brazos contento, corre por las casa gritando con una sonrisa en los labios.

    —¡Feliz Navidad, feliz navidad! —exclama riendo por todos lados.

    Corriendo sube hasta su ventana, se asoma por ella.

    —¡Oye chico!, ¡Si tú!, ¿qué día es hoy? —prorrumpe a una figura que se mira a lo lejos.

    —¡Es el día de Navidad señor! —exclama una voz ronca y estruendosa corriendo hacia él.

    —¡Grandioso no me la perdí! —dice pegando un saltó—Corre a la tienda que está cerca de aquí y pide el pavo…¿¡Qué demonios es eso!?.

    —Oiga señor tengo pavo—indica el monstruoso simbionte alzando al pobre hombre vestido con la botarga.

    El pobre Scrooge no puede soportarlo y se desvaneció hacia la calle, fue una suerte que el nuestro amigable vecino pudiera alcanzarlo en el aire.

    —¿Eres uno de los espíritus? —pregunta el viejo semi-despierto.

    —Claro, soy uno de ellos, despertará en un instante, que tenga una feliz navidad.

    —Gracias hijo…—murmura para desmayarse de nuevo.

    —Me pregunto cuando más durara esto—dice lamentándose el arácnido.

    Venom encantado por el Dr. Strange se recarga en su hombro de Spider-man haciendo que apenas este de pie, aún embriagado del espíritu del espíritu navideño tiene algo que decirles.

    —Les deseo suerte a todos.

    Fin.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso