Romántico Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]

Tema en 'Relatos' iniciado por Tarsis, 20 Agosto 2019.

Tags:
  1.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,109
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    620
    Personajes: Ashel & Amelia
    Nota: dedicado a rhapsodic




    —Voy a cambiar, Amelia. ¡Lo juro!

    Amelia lo observó unos segundos. Su cabello estaba despeinado y más largo de lo habitual, su traje desabotonado. Todo en su semblante reflejaba la guerra interior que estaba dejando salir. Apretó sus pequeños y delicados puños antes de clavar su mirada castaña en él.

    —Por favor sal de mi apartamento, Ashel. —Exigió pese a que el corazón le latía desaforado.

    —Amelia, por favor escúchame ésta vez…

    —Te he escuchado muchas veces. Todavía no entiendo que haces aquí, hace años que no nos vemos…

    —Que no me ves…—corrigió, removiéndose un poco incómodo antes de declarar como un niño culpable—, siempre he sabido donde estás. Tengo detectives siguiéndote y mandándome videos y fotos desde el momento que nos separamos.

    Los labios de Amelia se abrieron en una perfecta o de la sorpresa. Jamás se imaginó algo así, habían terminado en muy malos términos y dado que Ashel por primera vez no la había seguido, había asumido que al fin había terminado la pesadilla.

    —Por cosas como esa te quería fuera de mi vida. —Sintió las lágrimas quemarle en los ojos bullendo en indignación.

    —¿Realmente pensaste que había sido tan fácil? —Se acercó a ella, aunque ella reticente terminó contra la pared. Pero lejos de la reacción habitual del escocés, sólo le acarició los largos cabellos observándola como si fuese la primera vez que la veía—. Lo intenté Amelia, realmente lo intenté. Pero nadie puede ocupar tu lugar, nadie puede ser tú.

    Amelia se mordió el labio inferior, atrapada entre el calor de su cuerpo y las ganas de llorar. ¿Por qué tenía que aparecer justo ahora que creía que lo había superado? ¿Por qué tenía que decirle todo aquello que siempre deseó escuchar?

    Maldito Ashel Deevont.

    Maldito sea mil veces.

    —No puedo dejarte ir… Soy tan tuyo como tú eres mía Amelia. —Arquéandose hasta dejar descansar su frente en la de ella.

    —No eras muy mío en la cama de otras —puntualizó con resentimiento.

    —¿Es lo que necesitas? ¿Necesitas escuchar que nunca más iré a la cama de otra mientras tú estés en la mía? No lo haré Amelia. Sólo te quiero a ti y a esos lindos labios rosados tuyos que tanto extraño…—Los colores se subieron al rostro de Amelia, calentando sus mejillas y cuello, ardiendo de vergüenza.

    —Ya no creo en tus palabras. —lo empujó aunque sus manos temblaban. Pero él sostuvo sus manos obligándola a quedarse allí.

    —Puedo ser muchas cosas, Amelia. Pero nunca mentiroso. Si te digo que seré fiel, lo seré. Si te digo que te amo, es porque lo hago. No soy el tipo de hombre que necesita rogar amor, o compañía. Si estoy aquí, es porque besaría el piso por donde pasas, sólo para que vuelvas conmigo.

    Las manos de Amelia comenzaron a temblar compulsivamente antes de que la chica se echara a llorar.

    —Te odio, ¡suéltame! ¡Suéltame! ¡No prometas cosas que no puedes cumplir! —Comenzó a pelear contra él que la mantuvo fija a su cuerpo con mano de hierro.

    —No deberías pelear de esa forma… sabes que eso me excita —le susurró con calma al oído. Amelia se detuvo de inmediato, tomando conciencia del grueso bulto contra el cual estaba moviéndose. Por unos segundos se había quedado sin habla.

    —Sólo necesito… volver a probar tus labios.

    Ashel la besó como nunca antes la había besado. Con calma, con pasión, con hambre, devorando con lentitud cada rincón de su boca y saboreando cada esquina de sus labios.

    —Por Dios… nadie puede ser tú, Amelia. —Suspiró en sus labios.

    Él lo había intentado. Con una. Con diez. Con cien. Pero ninguna de ellas podría ser ella.
     
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    Del coñazo Ashel se metió a religioso y todo, ahora cree en Dios *internal screaming*

    ¿Qué edad crees que tengan acá? Ashel debe estar como en sus treintas, ya cansado de ser un mujeriego y acordándose de lo bonito que Amelia lo quería y lo mucho que la despreció y no valoró su amorsito. Ah, pero cómo caen los grandes, ¿cierto? Pues tendrá que arrastrarse un poquito más antes de que Amelia lo perdone así como así, porque si él maduró a ella le salieron bolas (en el sentido figurado) y las cosas ya no son tan sencillas.

    Este Ashel es lindo. (? aunque arrogante también era bien hawt.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  3.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,109
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    369
    Primer intento.








    Escuchó su teléfono sobre el escritorio. Sonrió al observar el nombre en la pantalla. Le hizo una seña con la mano libre a la secretaria para que saliera de su oficina antes de dejarse caer sobre su mullido asiento y contestar.

    —¿Te gustaron las rosas blancas?

    —¿Quién escribió la nota? —Ashel frunció el ceño, definitivamente no era lo primero que esperaba escuchar. Un “Gracias Ashel, ahora podemos tener sexo salvaje” era lo que esperaba conseguir con ese enorme y monstruoso ramo de rosas blancas. ¿No era el blanco sinónimo de rendición?

    —¿No te gustaron? —inquirió clavando su mirada amenazadora a través del cristal en la pobre secretaria que se encogió ante su expresión amenazadora.

    —Sí, están hermosas. Un poco exagerado para mi gusto, pero hermosas. ¿Quién escribió la nota? —Inquirió nuevamente.

    Ashel suspiró, obligándose a concentrarse nuevamente sólo en el teléfono y en Amelia.

    —La secretaria —contestó.

    —Lo supuse —Escuchó la tenue y encantadora risa de Amelia al otro lado—. No quiero regalo ni notas de personas que no conozco Ashel.

    —¿De qué hablas? Las mandé yo para ti. —Comenzaba a irritarlo toda ésta charla banal.

    —No, las mandó tú secretaria para mí —puntualizó—, debo ir a recoger a mi mamá al aeropuerto. Adiós, que tengas un buen día.

    Y sin más colgó. Dejando a un muy irritado Ashel al ver como el mensajero llegaba con un precioso y enorme ramo de rosas blancas.

    —Bótalas —Pasó por el lado del chico y entregándole un billete de 100$ siguió de largo. Al parecer, tenía que ir de compras por sí mismo.


    *

    *

    *


    —¿Qué es eso? —La voz de su madre la tomó por sorpresa. Ella se apresuró a tapar la caja y a tratar de respirar con normalidad.

    —Nada, sólo un regalo. —Y literalmente echó a correr escaleras arriba, no quería que su madre tuviese curiosidad y abriera la caja que contenía una única rosa roja y una tarjeta blanca que decía en la pulcra letra del escocés.

    “Quiero cogerte hasta que no puedas recordar tu nombre”

    Espero que te haya gustado tu nota y tu rosa, fui yo mismo a escogerla.

    Leyó el mensaje en su móvil, y sin poder evitarlo, estalló en carcajadas.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  4.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    JAJAJAJAJAJAJ ojalá alguien me mandara una rosa roja con una notita así. ):

    Ashel supo cómo ingeniárselas para dejar boquiabierta a Amelia, ahora nadie (ella en especial) puede decir que no se esforzó consiguiéndole el regalo.

    Amelia 0
    Ashel 1

    Pero en serio. Después de toda la porquería que Amelia soportó durante años de su parte, Ashel tiene que hacerlo mejor que regararle florecitas. Yo creo que si se azota :slap: a sí mismo frente a ella durante dos horas estarían a mano... o quizás durante más tiempo. A Amelia le gusta el chocolate blanco, Ashel. O tal vez puedas empezar enviándole regalos a su mamá para ponerla de tu parte.
     
    Última edición: 20 Agosto 2019
    • Gracioso Gracioso x 1
  5.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,109
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    355
    Segundo intento.






    —Me humillaste, Ashel. Me viste la cara de idiota durante tantos años, yo pensando que era la única, que sólo estabas conmigo. Y resulta que tenías una fila esperando detrás de mí. —Empezó a enojarse.

    —Te estoy invitando a un lugar público, no a esconderte bajo una piedra. ¿Qué quieres que haga? Sí, tengo una lista interminable de mujeres a las que me he cogido. Las cuáles por cierto sabían que eras mi novia. —Se justificó como si aquello cambiase algo.

    —Eres un puto. Y siempre lo serás. Ve y toca cada puerta y diles que ya no te volverás a acostar con ellas. Cuando hagas eso, iré a cenar contigo —repuso antes de colgarle.

    Apretó el teléfono en su enorme mano, ¿cuál era esa nueva manía de Amelia de colgarle? Realmente le molestaba eso. Tocar cada puerta… trató de recordar cada uno de los nombres o rostros, realmente sería misión imposible. Ni siquiera él mismo recordaba con cuantas mujeres había estado.

    *

    *

    *

    “Ashel Deevont afirma, que ha renunciado a ser un puto.”

    La revista se tambaleó de sus manos temblorosas. Emitió un chillido al sentir la blanca quemarle la blanda piel de las orejas.

    —Lo siento, te moviste bruscamente —Se disculpó la peluquera. Amelia abrió la revista y fue a leer el artículo principal.

    “El soltero y multimillonario Ashel Deevont afirma que sus días de don juan y puto han terminado. Agradece a todas aquellas mujeres interesadas no tocar a su puerta ni intentar seducirlo. Cuando le preguntaron a qué se debía este cambio, especificó que la mujer que quiere no quiere compartirlo así que ha decidido que es hora de una relación monógama.”

    —¿Qué romántico, no? Esa misma noticia está en todas las revistas y periódicos —suspiró a chica. Amelia la observó a través del espejo, sin saber qué decir. Nunca esperó que Ashel se tomara su palabra tan literal o que llegara a esos extremos sólo por una cena.

    Una cena…

    “Paso por ti a las 8. Usa un lindo vestido, sin ropa interior debajo de preferencia.”

    Leyó las palabras en su celular, con el corazón palpitándole en la boca.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  6.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    ME ENCANTA ESTA AMELIA EMPODERADAAAA.
    Y me encanta como siempre le cuelga el telefono, Ashel no puede hacer nada salvo hacer lo que ella le pida si la quiere de regreso en su vida.

    Cómo me pude morir de risa con el 'Eres un puto y siempre lo serás' JAJAJAJAJA AYUDA POLIZIA ME MEO.

    Siento que Ashel pidió que todas las revistas y la prensa en general imprimieran ese artículo, rechinando los dientes porque sin dudas sí, es romántico pero creo que también lo deja a él en un mal puesto. Autollamarse 'puto' por el amor de Amelia... de verdad está enamorado, yo no lo haría. JAJAJAJ.

    Me encantó, diosmio sigue escribiendo.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  7.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,109
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    336
    Tercer intento.





    —Tus ideas han resultado completamente inútiles. —Puso los ojos en blanco hacia su primo, empujándolo para pasar.

    —Hieres mis sentimientos, Ash. No tengo la culpa de que no te quiera. —Se dejó caer en el sofá de visita como un rey, ganándose una ardua mirada de odio de parte de Ashel.

    —Me quiere, sólo está molesta. —Lo corrigió de malhumor.

    —Ujum, sigue repitiéndote eso “putito” —repuso antes de estallar en carcajadas—, de verdad que eso fue épico —comentó riéndose.

    Ashel literalmente lo sacó a patadas de su oficina.

    Luego de cerrar la puerta, se detuvo frente a su cartelera. La lista de cosas que podría hacer para conquistar a Amelia basado en el análisis de los investigadores de sus gustos. Pero, luego del evento de las flores, sabía que tendría más oportunidad, si hacía las cosas él mismo.

    *

    *

    *

    —Abre la caja —dijo a través del teléfono. Amelia suspiró, sosteniendo el teléfono en su oído mientras desataba los lazos que sostenían la caja unida. El nombre de Ashel en un perfecto blanco estaba en el centro de la caja.

    —¿Para qué quiero tu nombre? —inquirió confundida. Ashel era un vanidoso, ella lo sabía, a veces le encantaba y a veces le desesperaba. Pero de ahí a regalarle su nombre en cera…

    —Para que me comas entero. Y cada vez que le quites un pedazo y lo saborees, sepas que estás saboreando y llevando a tu boca una parte de mí.

    Amelia se quedó en silencio, sintiendo como el calor comenzaba a apoderarse de su cuerpo.

    —Es de chocolate blanco, Amelia —aclaró, escuchando la sonrisa en su voz. Ella pasó los dedos por la textura cremosa y firme y se lo llevó a los labios. Delicioso.

    —Eres un tonto —tartamudeó, pensando en todo aquello de comerlo e imaginarlo e impresionada por el hecho de que Ashel supiese lo mucho que le gustaba el chocolate blanco.

    —Sí, y tú vas estarme comiendo en tu mente y en tu boca por un buen rato —Se rió.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  8.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    Ashel maduró, y maduraron sus chistes doble sentido también.
    Esto fue literalmente lo más cursi que pudo haber dicho jamás y nunca, pero también cachondo. Diosmio no me imagino si su primo se entera de que dijo algo como eso, no dejaría que Ashel lo olvide JAMÁS en la existencia. Por un momento de verdad pensé que Amelia iba a reírse o algo así, ¿te imaginas que se riera? Ashel se muere pero de la arrechera JAJHSJAJSJA.

    Me encantó.

    No supero el 'eres un puto y siempre lo serás'.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  9.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,109
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie puede ser tú [Ashel&Amelia]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    479
    Cuarto intento.






    Artillería pesada.

    Ashel se arregló la camisa de polo azul y se llevó la limonada a los labios. Su semblante permanecía estoico y realmente estaba aburrido de toda aquella mierda. En el momento que la puerta se abrió y Amelia apareció, es cuando el verdadero juego realmente empezaba.

    —¡Amelia mi corazón! —Alana se levantó con elegancia de la silla y caminó hasta ella. La tomó de las manos y la abrazó con efusividad—. No sabes cuánto te he extrañado en la vida de éste salvaje…

    Ashel puso los ojos en blanco pero no comentó nada. Después de todo, le había vendido el alma al diablo.

    —S-Sra Alana, ¿cómo está? ¿Qué hacen aquí? —inquirió sorprendida, dejándose llevar por aquel huracán de mujer.

    —Tu madre nos invitó cariño, por supuesto que la llamé de inmediato. Necesitamos celebrar que ustedes dos vuelvan a estar juntos. Y ésta vez no se pueden separar hasta al menos hacernos abuelos. Luego nosotros nos quedamos con el bebé y ustedes pueden hacer lo que quieren.

    —¿Nuestros bebés? —balbuceó Amelia.

    —No entiendo como no nos habías comunicado ésta excelente noticia, Amelia —le recriminó su mamá—, me morí de vergüenza cuando Alana me llamó súper emocionada. Tu papá no cabe en felicidad, sabes que siempre quiso verte casada con el hijo de su mejor amigo.

    —No nos vamos a casar, al menos no por ahora —interrumpió Ashel, arrancando a Amelia de los brazos de su mamá y guiándola a sentarse a su lado en la mesa. Y allí quedó atrapada como pez en la red. Y Ashel lo sabía, lo podía ver en sus ojos victoriosos y en la sonrisa que no lograba ocultar bajo era cara de fingida seriedad.

    —Esto fue una jugada sucia —Le recriminó Amelia en voz baja, disimulando su enojo, dado que sus padres hablaban encantados en las otras sillas de la mesa.

    —Soy Ashel Deevont, Amelia. Nunca juego limpio. —Se volteó y le dio un beso en los labios. Haciéndola sonrojarse y que sus padres comenzaran a hablar nuevamente sobre su futura boda y sus nietos.

    *

    *

    *

    —Me debes una grande niño —comentó encantada Alana mientras se subía al auto junto a su esposo y a su hijo—. No quiero discusiones, te quedas a cargo mientras nosotros nos vamos de vacaciones un mes. Ya mi piel necesita un bronceado.

    Ashel suspiró y su padrastro lo vio con una sonrisa de disculpa. Ni siquiera se molestó en responderle. Ya comenzaba a estresarse y a desesperarse en los pocos avances que conseguía con Amelia, así que tuvo que sacar uno de sus últimas cartas en la manga. Su madre. No había pasado media hora luego de que se tuviera que humillar a pedirle un favor, cuando estaba recibiendo la llamada de vuelta de que estaban invitados a cenar en la casa de Amelia.

    A veces tener al diablo como madre sirve para algo.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  10.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    De tal palo tal astilla.

    Definitivamente la mamá de Ashel es tan calculadora o incluso más que él... ya vimos de dónde rayos Ashel sacó su picardía.

    O sea calcularon bien (Ashel pues) porque Amelia sería incapaz de hacerlos quedar en vergüenza públicamente, y menos frente a sus propios padres. Me la imagino ahí sentada entre enternecida porque Ashel realmente está intentándolo (a su manera) pero también molesta por la posición en que la puso.

    Ya quiero ver cuando Ashel explote JAJAJAJA.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
Cargando...
Similar Threads - [Ashel&Amelia]
  1. Tarsis
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    148

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso