Erotismo Nadie más [Le Rouge | Syel x Lelie | AU]

Tema en 'Relatos' iniciado por Amane, 29 Julio 2019.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    3,829
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Nadie más [Le Rouge | Syel x Lelie | AU]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    696
    Título: Nadie más
    Fandom: Le Rouge
    Personajes: Leslie Ness, Syel Lamperouge.
    Palabras: 638
    Summary: "Sí, quizás solo se veían por el sexo y quizás nunca cruzaban palabra fuera de esa habitación, pero ambos sabían que se pertenecían mutuamente."
    N/A: We on fire (?) Tarsis


    —Oye, ¿y que opináis del francés?

    —¿Lamperouge? ¡Es bastante mono! Aunque es un poco… antisocial. ¿Tú qué opinas, Les?

    La pelirroja giró la cabeza, dejando de mirar por la ventana para centrar su vista en sus amigas. Parpadeó un par de veces, con expresión pensativa.

    —Syel es un estúpido —sentenció finalmente, frunciendo el ceño.

    —Ah~ Es verdad… He oído que Lamperouge es el único que te ha rechazado —mencionó la primera.

    —N-no me ha rechazado.

    —Pero… ¿lo has llamado por su nombre? —intervino la segunda, provocando un sonrojo en la escocesa—. ¿Acaso hay algo que no sabemos, Les?

    La pelirroja no respondió. Empujó la silla mientras se ponía de pie, recogiendo sus cosas de la mesa y se alejó hacia la puerta de la clase.

    —Tengo cosas que hacer.

    —Pero Leslie…

    —¡Y no os acerquéis a Syel!

    Y la chica salió de la clase, cerrando con un portazo detrás de ella.

    Caminó por los pasillos del instituto refunfuñando. El resto de alumnos que había en la estancia se quedaban mirando, pero nadie se atrevía a decir nada. La chica podía ser bastante intimidante si se la molestaba.

    Llegó finalmente al exterior del edificio. Aun había tiempo hasta que tuviesen que entrar a la siguiente clase, así que la joven se dirigió a la parte trasera del edificio. No mucha gente solía estar ahí, así que podría estar tranquila.

    Se dejó caer en el suelo, suspirando. Sacó uno de sus cuadernillos y poco después comenzó a garabatear, sumida en sus pensamientos. Fue por eso que no se percató de que alguien más invadía su pequeño escondite. Y para su mala suerte, ese alguien más era justamente Syel.

    Afortunadamente, no se dio cuenta de su presencia. Leslie se dio cuenta de que venía con otra persona, una chica.

    Apretó con fuerza el lápiz entre sus dedos, haciendo un esfuerzo sobrehumano por no salir y montar una escena. Pero no lo haría, porque eso molestaría a Syel y la dejaría en ridículo.

    No logró escuchar la conversación, solo fue capaz de ver a la chica hablando y a Syel abandonando el sitio no mucho después, dejando a la estudiante cabizbaja.

    * * *
    “Estoy solo esta noche. Ven a las once.”

    Ese había sido el mensaje que Leslie recibió de Syel después del instituto.

    Y, culpándose a sí misma por seguir sus órdenes, ahí estaba a las once, en la puerta de su casa. El chico le abrió con su típica cara de malhumorado y un, apenas audible, buenas noches.

    Entró en el piso y se dirigieron a la habitación del francés, sin apenas cruzar palabras. Mientras ella dejaba su abrigo sobre la silla, él entró, cerrando la puerta detrás.

    Una vez asegurada la intimidad, Leslie notó como el chico colocaba sus manos en su cadera, acortando la distancia al mínimo. Pudo notar el bulto que crecía en su pantalón y ella misma sintió su excitación incrementar mientras el chico dejaba un reguero de besos por su cuello.

    —S-Syel…

    El chico gruñó. Odiaba que hablase mientras tenían sexo, pero parecía imposible para la chica permanecer callada más de dos minutos.

    >>He oído que hoy se te ha declarado una chica mayor.

    —Sí, ¿y qué con eso?

    Syel introdujo una de sus manos en la camiseta de la chica, llegando hasta sus pechos donde empezó a estimularla, en un intento de hacer que se olvidase de hablar y se centrase en gemir.

    —¿L-la has… r-rechazado?

    —¿Tú qué crees?

    —¿Y por eso me has llamado…?

    —Leslie, si no te callas te juro que…

    —¡Está bien, está bien! Estúpido.

    Pero, mientras el chico volvía a centrarse a besar su cuerpo, Leslie no pudo evitar sonreír. Sí, quizás solo se veían por el sexo y quizás nunca cruzaban palabra fuera de esa habitación, pero ambos sabían que se pertenecían mutuamente.

    Era una relación implícita.


     
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,853
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Debería existir el "Muero de amor" porque así me siento al leer esto. Jajajaja.

    Primero, me dio mucha risa que Leslie se sonrojara, y quepor casualidad cachara a Syel siendo como siempre un perfecto idiota. Ese mensaje tan seco, tan distante, tan él. Pero, quiero que sepas Leslie Ness, que eres la única mujer que disfruta de la presencia de Syel en su cama, bueno, en realidad es al revés, ya sabes lo mañoso que es él, le gusta sus lugares limpios y seguros jaja.

    Los amo. Te mereces otro de vuelta Gabs.
     
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso