FanficsLandia My Fair Leader

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Factummale, 20 Septiembre 2019.

  1.  
    Factummale

    Factummale Psyduck.

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Febrero 2013
    Mensajes:
    3,370
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    My Fair Leader
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4182
    Bueno, venga la fiesta, que tarde o temprano debía publicar mi fic fumado, como regalo a todes mis amigues del grupo de ya saben que uwu
    No les etiqueto porque son un chingo y ansiedad me da pensar en que puedo olvidar a alguno :c

    Título:
    My fair Leader.
    Fandom: Fanficslandia.
    Palabras: 4099 en este capítulo.
    Personajes: Pos, un chingo, pero los principales máximos en el capítulo serían Liza White, Amane y Yáahl (?
    Summary: Liza White comete un pequeño error en su primer día como miembro del staff, por lo cual Yáahl se ve en la tarea de enseñarle como se hacen las cosas en el staff.



    Capítulo 1: El incidente White.

    Era un día caluroso en la isla de Fanficslandia. Los miembros del staff revisaban los papeles correspondientes a las secciones de las cuales se ocupaban, habían pasado toda la mañana firmando y marcando los que más le llamasen la atención. Algunos habían terminado con notas para el autor y otros simplemente con un sello de preferencia, Yáahl había abusado un poco de su timbre "Adorable", al parecer, los usuarios estaban un poco melosos ese día, enviando papeles que casi le habían provocado una crisis diabética.

    Aunque ese no había sido su único trabajo, contestó un par de dudas y tuvo que enviar una o dos advertencias, así hasta que el reloj de su escritorio marcó las 11.30, dejó el timbre en forma de corazón junto a los otros y cerró con cuidado el tintero, era hora de un descanso de media mañana, un té y galletas antes del almuerzo eran lo que necesitaba para reponer la energía gastada en sus primar horas de trabajo.

    Terminó en la sala de descanso en el tercer piso del edificio administrativo, el ventilador a su derecha le brindaba una suave brisa, en la mano del mismo lado sujetaba un vaso con té helado, para el calor, mientras, en su mano izquierda sostiene un libro que estaba fuera de sus responsabilidades, una lectura ligera y agradable para poder disfrutar en su tiempo libre. La historia estaba por tomar un rumbo interesante, llevando al protagonista a un paso del colapso por las decisiones a tomar…

    La puerta emitió un sonido y le obligó a levantar la mirada, curiosa por saber quién interrumpía su lectura. La perilla giró y al abrirse la puerta se pudo ver a Amane, vistiendo un conjunto de una pieza, en negro y perfecto para el calor del verano, se ajustaba perfectamente a su cuerpo y se veía decorado con un cinturón con una gran hebilla dorada, a juego con su ropa unos elegantes zapatos de tacón, también en negro. Una sonrisa adornaba su rostro mientras hablaba con su acompañante, una chica con una coleta alta que apenas y le llegaba a la barbilla, vestida con pantalones cortos y una sudadera en azul cielo, ella también sonreía, pero con un ligero rubor en el rostro.

    —Oh, Yáahl —saludo Amane haciendo un gesto de manos a la susodicha —, que alegría encontrarte aquí —se adentró en la habitación a la par que la administradora cerraba su libro sobre el regazo —, no sé si conozcas a Liza, Kashey quiere incluirla al staff y como somos amigas desde hace tiempo pensé en enseñarle el edificio de la administración.

    Liza saludo efusivamente con las manos, el brillo en su mirada por la emoción de ser parte del staff, la sonrisa aún grabada en su rostro y el ligero tono rosado en sus mejillas pasando a uno un poco más intenso.

    —Claro que nos conocemos —dice, emocionada —, Pacman nos presentó en una de sus fiestas, ya sabes cómo es desde que logró comprar ese bar en el centro —comienza a relatar, moviendo exageradamente las manos para hablar, recordado vívidamente esa noche —, aunque supongo ya no puedo llamarle así, ¿cómo dices que se ha cambiado el nombre, Amane?, ¿The Papuh? —la nombrada solo se encoje de hombros riendo por como Liza comenzaba a divagar y hablar sobre los cambios de nombre, mencionando su experiencia, pero sin dar detalles sobre ese pasado.

    Hasta que le interrumpe el sonido de una alarma, todas voltean a Yáahl, quien se avergüenza ligeramente con el sonido de su reloj y rápidamente apaga el mismo. Es hora de volver al trabajo.

    —Bien, Liza, Amane, tengo fics que leer y colores que otorgar, si me disculpan, sonríe amable y tras tomar su vaso de té se levanta del sofá, dispuesta a volver a su oficina —. Mucha suerte con el recorrido, cualquier cosa que necesiten Amane ya sabe dónde encontrarme.

    Y tras dar una última sonrisa se encamina a la salida de la habitación, pasando entre las dos chicas y luego desapareciendo por el pasillo, girando a la izquierda en dirección a donde el papeleo le espera.

    ----

    El anuncio de que se renovaría el staff se dio ese mismo fin de semana, el sábado a las 10.00 de la mañana a todo usuario le salto una alerta de los cambios que presentaría el foro, invitándoles a que fueran a la plaza central de la isla para recibir los detalles.

    Se había instalado un pequeño escenario y sobre el mismo un podio con el logo del foro, Kashey estaba un tanto nerviosa, aunque había hecho eso un millón de veces nunca terminaba de acostumbrarse al tener que dar anuncios. Para esa ocasión había optado por un vestido floreado en tonos pastel y, para no olvidar nada, unas tarjetas donde había escrito las ideas sobre lo que debía decir en ese anuncio.

    Obviamente el resto del staff también estaba ahí, algunos alisaban arrugas inexistentes en sus atuendos, otros, simplemente mantenían conversaciones casuales entre sí, que si la economía local había mejorado, que si cierto usuario había escrito algo, cosas por ese estilo.

    Cuando el reloj en la muñeca de Yáahl marcó las 12 en punto Kashey tomó un último aliento de ánimo y subió al escenario, seguida por todos los miembros del staff, los cuales simplemente se acomodaron a un lado y atrás de la cabecilla del grupo. Kashey golpeó levemente el micrófono para asegurarse de que funcionase, se aclaró la garganta y comenzo a hablar. Inició comentando como la productividad de la isla había aumentado, esto por el aumento de migración dentro de esta y como ese aumento en la población se habían visto en la necesidad de reordenar al equipo administrativo, lamentando a los que habían decidido dejar al equipo para poder gozar de vidas simples y sin las responsabilidades de ser parte del staff o a los usuarios que por motivos personales se habían visto en la necesidad de simplemente abandonar la isla.

    —... Y es por todo eso que hoy tengo el agrado de introducir oficialmente a la nueva Líder de Foro, un aplauso para Liza White, espero que te sientas a gusto con el resto del equipo y hagas lo mejor para el foro— dio unos paso atrás mientras aplaudía a la mencionada.

    Liza tomó una bocanada de aire, dándose ánimos para subir al escenario y pararse frente al micrófono, había practicado toda la noche lo que iba a decir, hablando consigo misma y corrigiendo las partes que no le gustaban del todo. incluso Lucas Diamond se había presentado en su piso a pedirle que durmiera un poco, pero los nervios le podían. Al final se tuvo que preparar un té y tras arropar a Pumpkin, su mascota, se recostó en la cama a descansar.

    Lástima que a las pocas horas tuvo que despertar, no fue la alarma, si no su dulce criatura vegetal que saltaba a sus pies demandando atención, gruñendo amistosamente para recordarle que debía ir a hacer fotosíntesis. Se levantó, pero contrario a lo que se pensaba, el ánimo estaba por la cielos, un buen sueño corto le había acomodado las ideas, iría a esa presentación, mostraría una sonrisa y demostraría que era digna miembro del staff, buscaría derechos roleros, les aumentaría el salario y crearía grandes juegos para sus queridos amigos.

    Y allí estaba, definitivamente sobre el escenario, vistiendo su mejor par de pantalones cortos y una sudadera de tema pokémon, porque esas eran sus raíces, pero le faltaba la sonrisa. En la multitud lograba ver a sus amigos, Factummale y Juanjomaster parecían pelear por ver quien sostenía un cartel de ánimo, mientras su querido vegetal estaba en los brazos de Reual Nathan Onyrian, gruñendo al usuario para recordar quién manda en ese lugar, a su lado SweetSorrow daba pequeños saltos, tratando de ver lo que ocurría por sobre la multitud, GL y Lucas estaban cuchicheando entre los dos y, por último, Bruno EVF se mantenía con su característico rostro neutro.

    —Los... —tragó saliva, todos le miraban, expectantes de lo que iba a decir—, los roleros t-también son escritores...

    Silencio. Fueron los segundos más largos de su vida, el color se le fue del rostro. Sus palabras se mezclaron y todas las ideas se habían combinado en esa frase. El ruido no tardó en llegar.

    Entre las miradas confusas de los usuarios nuevos estaban las sonrisas de sus amigos roleros, quienes gritaban en su honor y repetían la frase como el lema que había sido años atrás, pero en toda esa euforia estaban los otros miembros del staff, Amane y Kurone sonreían con complicidad, pero al ver el rostro rojo de Yáahl supieron que debían mantener la compostura. A Liza también se le colorearon las mejillas, en especial cuando no pudo añadir más y fue arrastrada escenario abajo por Kashey, la siempre expresión dulce de la chica tintado ahora de una decepción nueva. La castaña supo que sus nervios le habían jugado una pasada amarga.

    ----

    Le habían obligado a sentar en la sala de espera, ese lugar decorado en tonos cálidos y con un gran cuenco de dulces para los nuevos usuarios, ella moría por comer uno, quizá dos si se sentía afortunada. Pero después de lo pasado tenía la sensación de que no merecía un caramelo, lo había arruinado, todo el staff, sin incluirla, se había reunido en una sala de conferencia a cuatro puertas de distancia, hablando sobre el "Incidente White", como le había mensajeado The Papuh que llamaría al acontecimiento en su honor. Estaba avergonzada, asustada, ¿le retirarían el cargo?, ¿volvería a tener cuatro empleos en los roles para comprar la comida de Pumpkin?, ¿GalladeLucario le dejaría usar el helicóptero después de esto?... bueno, esa era una pregunta ridícula, claro que GL le dejaría usar el helicóptero.

    Una puerta se abrió e instintivamente giró la cabeza en la dirección, Amane caminaba a paso rápido, sus tacones resonando en el piso de baldosa. Trago saliva nerviosa, claro que enviarían a una de sus cercanos a dar la noticia. Suaviza el golpe, no duele si es un amigo. Mentiras.

    —Amane yo... —no pudo terminar porque la contraria levantó un dedo en señal de silencio, tenía rostro serio. Pero lo remplazo momentáneamente por una ligera sonrisa, Liza pudo respirar tranquila.

    —Quieren hablar contigo —le indicó que se levantase y ella obedeció casi robóticamente —, sala de conferencias 3 —media vuelta y comenzaron a caminar, aunque notaba la tensión en sus pasos, el cuerpo de Liza moviéndose de una forma robótica y estática. Amane se detuvo, colocando una mano en su hombro, para llamar su atención —. Hey, tranquila —sonrió —, lo de hoy ha sido un pequeño error, no van a darte ban por eso —rio intentando aligerar el ambiente —, solo quieren discutir contigo las... —medito sus palabras —, reglas, las reglas principales para ser miembro del staff, esta charla la tendrías con o sin el incidente. Que, a mi parecer —le dio un codazo amistoso —, ha sido una maravilla después del discurso de Kashey, pero shhhh —se llevó un dedo a los labios y cerró un ojo juguetón —, que yo no lo he dicho.

    Liza sonrió, una sonrisa apenada, si Amane había disfrutado del incidente eso significaba que sus otros amigos roleros también debieron soltar unas risas. Eso le subió el ánimo.

    Siguieron los pocos pasos que faltaban hasta la sala de conferencias 3 en silencio, pero no uno incomodo, era el silencio que se necesitaba para pensar, para que la castaña lograse aclarar sus nuevas ideas y tomar valor en pequeñas porciones. Porque si iba a reunirse con la junta directiva, el staff de esa isla, debía estar preparada para todo, aunque su amiga ya le había notificado que realmente no estaba en problemas.

    Amane fue quien abrió la puerta, y le dejo pasar primero para luego caminar hasta un asiento al lado izquierdo, asiento rotulado con su cargo “Líder de Foro”. Liza le dio una mirada a la sala, todos sentados de forma ordenada, Yáahl sentada en la cabeza de la mesa con una silla vacía a su lado izquierdo que tenía el mismo mensaje que la de Amane. Luego al lado de esta estaba Reydelaperdición, como moderador, al lado de él se encontraba Gold bajo el mismo cargo. Sentada frente del último estaba Kurone junto a Pire como moderadoras y Kashey estaba acomodada en la punta contraria a Yáahl. Fue la que le invitó al staff la primera en hablar.

    —Por favor, Liza —dijo con una sonrisa amable y señalando la silla desocupada —, toma asiento.

    No lo pensó demasiado y se dirigió al que sería su lugar de ahora en adelante, su espacio como “Líder de Foro” frente a su rolera amiga.

    —Lo de hoy fue… —Kashey continuó, tranquila y con un tono suave —, interesante —finalizó, abriendo una invitación a que los otros comentaran el hecho.

    —Interesante fue intentar detener a los roleros —soltó Rey cruzado de brazos, el cual había intentado detener el desastre por mero instinto —, Kurone, debes controlar mejor a esos salvajes.

    —¿Salvajes? —la chica, que bebía una taza de té, hizo chocar la porcelana con el plato de manera fuerte —, mis roleros no son salvajes —miró a las dos roleras de la habitación, esperando apoyo —, simplemente apasionados, después de todo, son miles de ideas e historias en conjunto las que crean a diario en comunidad.

    —Apasionado será el que mordió mi brazo —levantó la extremidad izquierda bajando la manga de su traje en el camino, una curita de autos le ayudó a marcar el punto.

    Liza se tragó una risa, aliviada sobre como la discusión que comenzaba a formarse distraía la atención de ella.

    —Vamos, vamos —les calló Yáahl cuando vio temblar la taza de Kurone en su mano con molestia —, ya hablamos de esos problemas y si tienen más quejas ya se podrá rellenar el formulario correspondiente —ambos moderadores voltearon la vista, Rey volviendo a cubrir su herida y Kurone tomando otro sorbo de té.

    >>Ahora, lo que nos compete, Liza White, sabemos lo que son los nervios por este trabajo, todos los tuvimos en nuestras presentaciones, así que no se le darán más vueltas al asunto, mientras antes se olvide este… incidente, antes se podrá dar la imagen de miembro del staff respetable que todos mantenemos. Kashey se está por jubilar y yo tomaré su lugar. Es por eso por lo que necesito más que nunca el apoyo de todos los miembros del staff.

    Le mostró una sonrisa a la susodicha, la cual solo pudo asentir con la cabeza de forma casi automática. Entendía esa situación, Kashey se lo había comentado cuando le ofreció el trabajo, esa fue una de las principales razones para aceptar. Con una pérdida de esa magnitud y las bajas que se habían presentado el año pasado se sintió en la responsabilidad de dar una mano al foro que tanto había hecho por ella.

    —Genial —Yáahl le sonrió, el tipo de sonrisa que demuestra amabilidad, pero la de una madre que simplemente no quiere asustar a su hijo antes de una reprimenda —, me encanta que estés dispuesta a cooperar con nosotros —sus palabras sonaban dulces, pero con el dulzor de un bombón que sorpresivamente esta relleno de mermelada, una mermelada amarga, como la verdad que se estaba por soltar —, y bajo esa idea de cooperación es que te digo lo siguiente. No cumples con el código de vestimenta.

    La castaña abrió la boca en sorpresa, ¿eso era todo?, se había mortificado durante 45 minutos solo para que el regaño se fuese a su forma de vestir, apretó los labios confundida y volteó a ver a Amane en busca de una explicación lógica, esta solo se encogió de hombros en respuesta.

    —Verás —toma la palabra Kashey —, como miembros del staff somos figuras públicas en el foro, tenemos ciertos estándares que cumplir, una imagen que dar, ¿entiendes? —fue amable, quizá demasiado, estaba hablándole como si ella fuese una niña. Liza asintió —, bien, es por eso por lo que para eventos oficiales y horas laborales se requiere vestir de cierta forma. Una manera acorde a la situación.

    La castaña bajo la mirada, observando sus pantalones cortos, subiendo la vista por su estómago hasta llegar a sus brazos, los cuales extendió un poco para mirar mejor, la sudadera de pokémon era icónica en ella, no le podían estar pidiendo que se deshiciera de su sudadera favorita, ¿o sí?

    —Pero —se atrevió a hablar con una pequeña protesta—, no quieren que cambie completamente mi forma de vestir, ¿verdad?

    —Oh no, claro que no —se apresuró Kashey —simplemente queremos que añadas algo formal en tu guardarropa, para eventos y situaciones oficiales.

    Liza asintió lentamente, atuendo formal, no recordaba cuando había sido la última vez que se vio vestida con ropa elegante, ¿su graduación, la boda de Juanjo y Amane o fue cuando uno de sus personajes murió en un rol y se vio obligada a hacer un funeral en su memoria?, de todos modos, todos y cada uno de esos trajes habían sido prestados, ya sea por la misma Amane o en una tienda de renta de vestidos. Gastar tanto para algo de un uso nunca le llamo la atención.

    —Es algo sumamente importante —continuó Yáahl —, es por eso por lo que personalmente iré mañana a tu casa para revisar tu armario, veremos que es apropiado —señalo a los presentes con una mano, excluyéndola —, y que no lo es en el trabajo —poso su vista en ella —. ¿de acuerdo?

    —De acuerdo.

    —Perfecto —se levantó Kashey de su asiento —, y con todo dicho y aclarado podemos dar por terminada la reunión, tómense el resto del día y nos vemos mañana.

    Todos imitaron a la chica, comenzando conversaciones mientras se iban cada uno por su lado, Liza simplemente se quedó unos minutos más, pensando. Si Yáahl iba mañana a su casa… ¿significaba que tendría que ordenar sus proyectos?, ¿tendría que comprar algo para ofrecer a su invitada, galletas, un pastel?, o bien ella podría hacer sus propias galletas, Factummale le había dicho que las de avena no sabían mal, solo que debía hacerlas más pequeñas. Quizá si se apresuraba podría alcanzar a la chilena para pedirle el favor, además, aún debía ir a por Pumpkin a la casa de Reual. Tanto que hacer le comenzó a marear, pero no tenía tiempo para eso. Se levantó de un salto, si quería lograr todo lo que tenía en mente mejor comenzar en ese instante.

    ----

    El barrio rolero era un lugar que se caracterizaba por su vida en las calles, cuando en los otros foros los usuarios se dedicaban a escribir en sus habitaciones, en el barrio de los roles la vida ocurría gracias a la interacción constante entre personas. Desde los cafés repletos de GM que discutían nuevas ideas para roles. O los mismos roleros, que inflaban el pecho con orgullo al contar todos los personajes que habían interpretado hasta la fecha. Si prestaba atención podía escuchar a un par de personas ensayar líneas o pedir indicaciones para su siguiente puesta en escena.

    Y el lugar lucia pintoresco también, las ventanas y postes estaban llenos de carteles avisando casting, algunos a medio arrancar, quizá porque las audiciones habían cerrado y otros con avisos urgentes. Pero no le interesaba saber que se cocinaba en la zona, estaba allí por temas laborales, su deber ahora era llegar a la casa de Liza White.

    Caminó con tranquilidad, sus tacones resonando en la gravilla de la calle, algunos usuarios se voltearon a verla, especulando las posibles razones de su visita al barrio, en algunos momento salía el nombre de Liza, “¿viene a unirse a un rol?”, “¿le quitara el título a Liza?”, “¡¿y si viene a darle ban?!”, “Quizá solo quiere ver a Kurone", “¿Después del ‘incidente White’?”, “claro, para darnos un aumento a los roleros”.

    Rodó los ojos, este era el tipo de situaciones que quería evitar, la especulación. No le gustaban los chismes sobre su persona, menos sobre los otros miembros del staff, porque si las personas especulan comienzan a preguntar y lentamente caer en la invasión a su vida privada, para terminar en la perdida de respeto. No podía permitirse llegar a ese nivel.

    Pasaría de largo los comentarios y directamente se encaminaría a la vivienda White, mientras antes llegase al lugar antes podría largarse para continuar con sus tareas.

    Caminó unos largos minutos, mirando con atención los edificios, esperando encontrar el que debía tener un cartel con la leyenda “Departamentos GameMaster”, donde Liza le había comentado que vivía. Paso por un par de roles, el edificio donde se creaba el rol de Pokémon era inmenso, con un gran letrero de luces led que escribía la palabra “al aire”, indicando que los roleros estaban en personaje y listos para continuar con esa historia, lo que más le llamó la atención era ver como Reual Nathan Onyrian entraba corriendo al edificó, a medio vestir como su personaje y con una peluca rubia en mano, aparentemente llegaba tarde a una escena.

    También le llamó la atención un grafiti que vio a un costado de una cafetería “Me voy del foros”, se preguntó quién podría escribir algo así y el porqué, simplemente le tomó una fotografía con su celular, ese sería un tema a discutir en la siguiente reunión administrativa.

    Dobló a la derecha por la esquina del grafiti y al fin vio lo que buscaba. El complejo de departamentos GameMaster era impresionante, no demasiado alto, pero si lo suficiente para otorgar una vista perfecta de todo el barrio, con un cartel en blanco con letras doradas al frente que indicaba el nombre del lugar, aclarando debajo que solo los directores de roles tenían permiso de comprar un departamento. Se veía caro y le sorprendió que Liza White viviese ahí, en especial por el estilo sencillo que siempre mostraba la chica, se esperaba algo más hogareño y simple, como la ropa que siempre usaba con orgullo.

    Mientras más se acercaba más notaba los detalles, la fachada del edifico era de un color marfil pulcro y en la parte baja tenía detalles en café oscuro, casi negro, que solo podía aumentar la belleza estética del lugar. No importaba lo que los roleros dijesen, en esa zona no se ganaba un mal dinero si los game master podían darse el lujo de vivir en un lugar como ese. Claro, la mitad de ellos tenía más de tres trabajos y vivan con el miedo de que en cualquier momento sus actores dejasen de aparecer y toda su firma y producción rolera se fuese a la mierda.

    Yáahl tomo una última mirada al exterior del lugar, recordando cuanto detalle pudiese, la próxima que un rolero pidiese un aumento ella claramente sacaría a colación semejante edificio. Llego a una puerta de cristal transparente, con el marco haciendo juego con las decoraciones de la fachada y dos grandes plantas a cada lado. A izquierda, en la pared, estaba un timbre que marcaba todos los departamentos, cada uno rotulado con el dueño de este, al parecer, el pent-house pertenecía a GalladeLucario (siendo el usuario más rico no le sorprendió) y justo debajo del mismo se encontraba el de Liza, en un departamento que no tenía compañero de piso, porque el resto de los propietarios estaban repartidos en las otras plantas. Tocó el timbre, escuchando una melodía de tres tiempos, de inmediato se escuchó la voz del otro lado.

    —Por última vez, Rapuma —Liza se escuchaba somnolienta —, ya voy a terminar tu interludio, solo debo afinar los detalles —soltó un bostezo.

    —¿D-disculpa? —respondió después de una breve pausa, eso no era lo que esperaba —, Liza, soy yo, Yáahl, ¿recuerdas que vendría a las 10 para revisar tu armario?

    —¡Dios, mier…! —se cortó repentinamente la maldición, la administradora solo pudo hacer una mueca, al parecer tendría trabajo por hacer —. ¡Si, si lo recuerdo! —se volvió a escuchar repentinamente, logrando sobresaltar un poco a Yáahl —, ¡no es como si lo hubiese olvidado y me acabaras de despertar! —de fondo se podría escuchar movimiento y los ladridos de algún animal… ¿vegetal? —. De inmediato te abro la puerta.

    Nuevamente se cortó la transmisión y tras un par de segundos la puerta hizo un pequeño clic, indicando que ahora podía pasar dentro del edificio.

    Tomo una bocanada de aire, un poco cansada, eso solo podía indicar que tendría un largo día por delante y que esa sería solo la primera de su decepciones.



    Che, Tom, ponéte un nick más complicado, te reto... Pelotudo (?
     
    Última edición: 20 Septiembre 2019
    • Ganador Ganador x 5
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Rolero Nene <3

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    1,177
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ay me meo con el graffitis JAJAJAJAJAJ sin duda ha sido lo mejor de todo el fic x'DD

    Ashfjks debo decir que no me esperaba algo tan formal, esperaba algo más loco y sin sentido pero estuvo muy gracioso xDDD Realmente me cuesta imaginarme ffl como una isla administrativa de ese tamaño, pero oh god que bonito sería el barrio rolero (?

    También me ha gustado mucho el plot twist de la ropa x'DDD Hubiese estado gracioso que hubiesen llamado a la reunión a Gabi y hubiesen dicho algo como "No es contigo. Es con Liza White.", bc las referencias intensifies pero igual fue muy chulo. Pero oye, ¿como que Mel no vive en la zona rolera? >:((

    aaaa Has tenido un montón de detalles como el bar del Pacman y la calabaza, ha estado genial xD Espero que en futuros capítulos me saques viviendo con David en su mansión de lujo uwu (?

    Y bueno, creo que no tengo mucho más que comentarte :D Hubo algún dedazo, quizás si le das una segunda lectura detectes algunos y puedas corregirlos, pero nada que entorpezca especialmente la lectura. ¡Muy bien hecho, nena!

    Sigue así,

    Lucas Diamond~
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso