Historia larga Mors nem et renascentiam

Tema en 'Novelas' iniciado por El fénix ascendiente, 7 Enero 2019.

  1.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1675
    Morir y revivir: Angelus mortis



    No lo puedo creer, estoy parado en medio de la calle y me doy cuenta que mi cuerpo está debajo de un auto, las personas, las cuales estaban en la acera, se encontraban fotografiando mi cuerpo, el tipo que manejaba el auto, estaba vivo, y se había bajado del auto para observar mi cuerpo el cual estaba sangrando, observo con cierto disgusto, como de mi espalda salía los huesos de mi columna, mi cabeza que estaba casi desnucada por el impacto, mis lentes estaban rotos.

    Ahora que lo pienso, donde está la pequeña que acababa de salvar, observo que ella se encuentra bien, con algunos rasguños, pero sana y salva, está llorando en los regazo de una mujer, que creo que es su madre, esta impactada, pero está viva, eso es bueno, por lo menos alguien resulto bien.


    En una sala, se encontraba un grupo de profesores, que evaluaba la defensa de una tesis de un joven de unos 26 años, de piel canela y no muy cuidada, cuerpo esbelto, ojos verdes oscuros, pelo negro y corto, con vestimenta formal para aquella ocasión y llevaba puesto unos lentes de marco cuadrado y un poco empañado.

    —Lamento decirle esto, pero usted a desaprobado—unos de los profesores, le dio la mala noticia al joven, y después le comenzó a enumerar, las cosas en la que él había fallado.
    —Bien, gracias por su tiempo—el joven universitaria, le dijo a los profesores y con una sonrisa les comentó—Le traeré una mejor presentación, para la próxima vez.
    —Eso espero—Le contestó otro de los profesores.

    El chico, salió del aula y cuando ya estaba afuera, simplemente respiro hondo, estaba decepcionado de el mismo, saco un paño de género y se limpió sus lentes, para luego ponérselo y pensar, «Bueno, algo positivo, es que se en lo que falle, y estaré preparado para la próxima vez, hay que tomar esto como una lección aprendida, no es el primer ramo que fallo en estos años universitarios, solo debo volver a intentarlo», el joven, se dio animo a sí mismo y luego pensó, «Para olvidarme de este trago amargo, voy a pasar el resto del día viendo anime, y me quedare despierto toda la noche, jugando juegos de RPG»

    El universitario, había estado varios años en aquella carrera, aferrándose cada día de esos años, para no caer, aunque había veces que obligatoria veces debía de resbalarse y hundirse sobre un fangoso vacío, del cual salía a duras penas, para volver afirmarse de una débil esperanza, por un momento él había pensado que era un idiota e imbécil, pero en los últimos años, se había planteado que él no era así, así que había dejado ese pensamiento, para seguir adelante, además no quería parecer más deprimido de lo que era, opto por una actitud algo despreocupada y un poco optimista.

    El joven, estaba cruzando la calle, mientras en sus pensamiento rondaba la idea, de que en un mundo tipo RPG, sería más fácil vivir una existencia un poco más despreocupada, ya cuando llego a la otra esquina de la calle, por alguna casualidad pensó que alguien lo observaba, pero al voltear a ver, no había nadie, entonces se dio cuenta que un auto iba como si fuese manejado por un hombre borracho, mientras que en el paso de cebra, una niña, trataba de recoger una zapatilla, que se le había caído.

    «Niña, corre», pensó el universitario, que al ver que la chiquilla no se apuraba, cerro sus puños y corrió para salvar a la chiquilla, empujó a la pequeña, y recibió el golpe del auto, en cámara lenta, observo como el vehículo, lo empujo y como su cuerpo, salió volando hacía una pared, haciendo que su espalda se golpease fuerte y provocando que su columna se saliese de su espada, el auto, siguió su camino, chocando contra el cuerpo del joven, el cuerpo del ya muerto universitario, se hallaba abajo del auto.

    El espíritu del joven, salió de su cuerpo, y se observó a sí mismo, el después de la impresión inicial, solo suspiro hondo y algo decepcionado,

    —Bueno, las personas se muere tarde o temprano—El universitario, estaba resignado por lo sucedido—Lo bueno es que morí salvando a alguien, aunque creo que esto se va olvidar en un par de semana.
    —Vaya, se te ve demasiado relajado a pesar de que tu cuerpo, esta tirado en el suelo—Una voz femenina, hizo que el joven, se diese cuenta de alguien estaba atrás suyo.

    El universitario, miro a la persona que le había hablado, era una joven, de piel blanca como la nieve, ojos plateados, pelo largo y lizo, que le llegaba hasta la cintura, color blanco plateado, una cinta amarrada en su pelo, de cuerpo esbelto y una cintura de reloj, vestida con una túnica blanca, zapatos negros, guantes blancos, aquella joven, llevaba una hoz en sus manos.

    —Según veo por esa hoz, eres las que las personas denominan ángel de la muerte o ángelus mortis—el chico, miro a la joven de la túnica blanca.
    —No pareces sorprenderte, ¿he?, eres un sujeto algo raro—comentó la chica de pelo blanco y ojos plateado—Me está empezando a agradar.
    —Pensaba que la muerte, era un esqueleto con túnica o un ser que tomaba forma de una criatura oscura, como aquella película de H.P—El universitario, le contesto a la muerte.

    La muerte, sonrío al escuchar al universitario.

    —He escuchado, sobre esas imágenes que tiene sobre nosotros, me da risa, cada vez que las escucho—le sonrío la muerte.
    —Bueno, me agrada esta forma de la muerte—Le contestó de una manera amistosa el universitario.
    —Bueno, bueno, no perdamos tiempo y vamos, tiene que pasar por unos trámites para reencarnar—La muerte, golpeo el suelo con la hoz y bajo del cielo un ascensor.

    El universitario, miro con cierta sorpresa el ascensor, esperaba una escalera dorada hacía el cielo o una iluminación que caía desde las nubes hacia el suelo, como aquellas pinturas renacentistas.

    —Creo que esta modernizados—El universitario, le comentó a la muerte.
    —Hace esos comentarios, a pesar que estas frente de un ser espiritual—La ángel de la muerte, sonrío y subió al ascensor—Vamos, no hay tiempo que perder.
    —Claro—El universitario, se subió al aparato, el cual cerro sus puerta y empezó a ascender.

    Mientras subía el ascensor, el ángel de la muerte y el joven, empezaron a hablar, actuaban como si desde hacía tiempo se hubiese conocido.

    —Oye, hablaste sobre reencarnaciones, ¿qué significa? —preguntó el chico a la muerte,
    —Bueno veras, a diferencia de lo se cree, existe na norma para ascender al paraíso, debe soportar 1000 reencarnaciones, 50 de estas debe de realizarse en la tierra, para poder acceder a reencarnar en diferentes planetas, cada uno de esos lugares, tiene unas reglas universales y religiones diferentes —contestó la ángel de la muerte al joven y agregó—La reglas de las reencarnaciones existe, para hacer más fuerte al terrícola, antes de mandarlo a otro mundo
    —Ya entiendo, es algo extraño, pero la idea me agrada—comentó el universitario y preguntó a la muerte—¿Sabes, cuantas muertes, he tenido?

    La muerte, le comentó que no sabía, ya que ella solo había estado presente en cuatro de sus muertes y en forma seguida, así que no sabía cuántas veces el joven había renacido, pero que eso lo averiguaría, cuando hablase con elmandamásde los mandamáses.

    Cuando llegaron a su destino, la puerta del ascensor se abrió y ellos bajaron. El universitario, observo el lugar en donde se encontraba, y silbo al ver que era una impresionante, la cual parecía ser parte de un domo de cristal, el piso era de cerámica, el cual estaba divido, y solo unidos por un puente de madera, un precipicio había entre los dos extremos del camino.

    —Interesante sitio, por cierto, ¿Qué significa el precipicio sin fondo?—preguntó el joven a la ángel.
    —Bueno, es ese lugar en donde cae las almas, que han hecho los 100 crímenes imperdonables—l e contestó la muerte, mientras empezaba a caminar por el puente de madera y agregó —Algunas personas tarda 100 vida, en cometer los 100 crímenes imperdonables, algunos 25 y otro solo una vida.

    El universitario, entendió el significado del precipicio y pensó que aquel castigo, era peor que el infierno dantesco de los cristianos-católicos. El joven universitario, empezó a seguir a la ángel, cuando estaba a mitad del camino, observo como un hombre y una mujer, caía hacía el fondo del lugar.

    —Ayuda—exclamaron ambos desafortunado, mientras caían.
    —Pobre personas, sus almas se perderán en ese foso sin fondo y no podrán volverán a reencarnar—El ángel de la muerte, miro con cierta lastima a aquellas personas.

    «Espero, que nunca tenga que pasar por aquel castigo», pensó el universitario, que cerró sus ojos y dedico unos segundo de silencio por aquellas almas perdidas.

    Luego de esos segundos, volvió a seguir a la muerte, hasta qué llegaron a una puerta en forma de arco.

    —Bueno, debemos entrar en esta sala y hacer los trámites, para que podamos ver al altísimo—La ángel, abrió la puerta, revelando un sitio que parecía ser una oficina de carácter gubernamental, en donde varias personas, estaban llevando y trayendo papeles, otras estaban hablando por teléfono, y otras estaba ingresando los datos de papeles a computadoras.
    —Odiaré este lugar—comentó el universitario a la chica ángel.
    —Yo siempre lo he odiado—suspiro fastidiada la muerte.

    Siguiente capítulo

    Morir y revivir: Deus.

    Me llaman de varias forma, alfa y el omega, el principio y el fin, Dios, Yhavel, Jhavel, Zeus, entre otros nombres, soy el creados de mundo y el destructor, me adoran de diferentes formas, y todas me agradan, no hay una verdad absoluta para llegar frente a mí, solo un precepto entender la fuerza universal, el amor, y de ahí conocer la tolerancia, el conocer, respetar al otros, la amabilidad, eso es lo fundamental, no necesitas más, odio a las personas que matan en nombre mío, para mi esas personas son ridículas y patéticas.
     
    Última edición: 7 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1742
    Morir y revivir: Deus.


    Un borracho futbolista, manejando su auto nuevo, que ningún asalariado podría obtener jamás, al menos que se ganase la lotería, había atropellado aun joven universitario, el cual tomo el lugar de una niña que iba ser atropellada por este borracho.

    Un ángel de la muerte, fue a buscar el alma del joven universitario y le explico, sobre las reglas de las reencarnaciones, 1000 veces una persona puede reencarnar, los terráqueos, que son más débiles, deben cumplir este ciclo en la tierra dura 50 vida, para obtener más habilidad y puede reencarnar en otro planeta o mundo, como quieran llamarlo.

    Ahora, el universitario, se encuentra en un sitio parecido a una sala de un edificio gubernamental.

    -Bien, ahora debemos sacar número-la chica ángel de la muerte, se acercó a una máquina, de color rojo, con una pantalla, y puso su mano,

    La máquina, analizo la mano y luego de una ranura de abajo, salió un papel con un numeró. La ángel, tomo el papel y al ver el número, suspiro profundo y decepcionada.

    -Parece que tiene una cara de trágica-El universitario, se dio cuenta de la expresión de decepción de la chica,

    -Bueno, es que no salió el número 210, y recién estamos el 70-suspiro la ángel, y se rasco la nuca-Eso es mucho rato.

    -Espera, ¿que en el cielo, no tenía un tiempo diferente al de nuestro mundo?-preguntó el universitario, algo curioso por lo que había dicho la ángel.

    La ángel, suspiro de nuevo y miro al universitario, explico al joven, que el tiempo en el cielo, no es que sea diferente, es que cada uno de los trabajadores de aquel lugar, tiene un tiempo distinto, y que ella, tiene un tiempo muy parecido al del ser humano, por eso le fastidiaba esperar.

    «Raro, pero estoy en el mundo de lo sacro» pensó el joven, y luego respiro hondo, «He de admitir, que también estoy algo molesto, por tener que esperar»

    Ambos se sentaron en unas sillas, y esperaron su turno, para la entrevista con el creador, mientras que en la esquina del techo, había una pantalla que iba mostrando los numero y cuanto faltaban para el 210, para pasar el tiempo, el universitario y la muerte, empezaron a hablar.

    -Ya veo, ¿pero, porque quieres convertirte en un humano?-el universitario, le preguntó a la ángel, al escuchar uno de los deseo frustrado de su compañera.

    -Me agradan, son una raza, que aunque parezcan débiles, tiene una gran fortaleza, ellos son perseverante, ingenioso, y tiene varias cualidad, muy interesante-la muerte, sonrío al universitario y agregó-Lastima que no nací, siendo una humana.

    -Para tu consuelo, sería una buena humana-le consoló el universitario a la muerte.

    La ángel, agradeció el comentario del joven con una sonrisa.

    Ambos siguieron hablando, hasta que por fin, salió el número 210, así que se pararon, y se acercaron a una puerta, la muerte, le mostró el número a un portero, que dejo pasar al dúo por la puerta.

    Los dos, entraron en una habitación iluminada con antorcha y que tenía una escalera de caracol de color negro y que parecía no tener fin.

    -Espera, ¿que no hay ascensores?-preguntó el universitario a la muerte.

    -Bueno, es que aún está en veremos-la ángel de la muerte le contestó al universitario y agregó -Como somos seres inmortales, nos tomamos nuestro tiempo.

    -Entiendo-Suspiro el universitario y pensó, «Bueno, como estoy muerto, creo que no sentiré cansancio ».

    La chica ángel de la muerte y el universitario, empezaron a subir la escalera de caracol, la cual era larga, y parecía no tener fin, ya que habían subido unos 200 escalones, y aun no llegaba a su destino.

    El universitario, que pensaba que por estar muerto, no sentirá cansancio, pronto se vio abrumado por un fuerte dolor de pies y piernas, cada peldaño después del 1000, era como si sus piernas, se volviesen de piedra

    -Aguanta-la chica ángel de la muerte, se dio cuenta del estado de su "paquete" y agregó-Ya queda poco.

    -Eso espero-el joven, estaba jadeando por el cansancio.

    Después de una media hora, llegaron al final, el joven, se dio cuenta que el lugar donde se encontraban, era una sala, circular, piso y paredes de piedras, y unas antorchas que alumbraba la habitación, en el centro, se veía un gran trono de madera, en donde algo o alguien, estaba sentado, una sombra cubría gran parte de aquel ser, pero se podía visualizar, que tenia dos pares de manos, las cuales tenían diferentes tonos de piel, un par parecía pertenecer a de un hombre y el otro a de una mujer y dos pies.

    -Así que el chico ha llegado-el ser hablo y les dijo a los presentes, que se sentase en un sillón, que el mismo hizo aparecer.

    «Gracias» pensó el joven, que se sentó en el sillón junto con la parca.

    -Voy a ver, tus puntos y estadistas-el ser, que tenía una voz ambigua, hizo aparecer una pantalla trasparente en donde tenía anotado el nombre del joven, una fotografía, unos gráficos, entre otros datos más.

    El joven, levanto su mano, para hacer a aquel ser, una de las preguntas, que ha matado a miles de personas durante varios milenios.

    - ¿Qué quieres preguntar?-el ser, dejo de hacer lo que estaba haciendo.

    - ¿Tu, que dios eres?-preguntó el joven que agregó - o sea, ¿eres Jhavel, Ala, Ra, Odín o Zeus?, entre otros dioses que se me puede quedar afuera.

    -Vaya, buena pregunta-el ser, miro al universitario y agregó -Soy el que soy, el alfa y el omega, nombrado por algunos como Jhavel, otro me pueden conocer como Odín, pueden llamarme de cualquier forma, me puede rezar como crean conveniente, a mi no me importa eso, lo que odio es el asesinato y otros graves pecados, también no me gusta que maten en mi nombre, quiero que obedezca solo una regla, el amor, me puedes llamar Deus-le contestó el ser.

    Después de aquella explicación, el joven, quedo pensativo después de aquella respuesta y pensó en aquellos fundamentalistas y fanáticos, de cada religión, los cuales se mataban y asesinaban a otros, solo por querer imponer su verdad, «Pobres idiotas», pensó el joven.

    Deus, estuvo revisando la pantalla, durante un rato más.

    -Ya veo-comentó Deus y agregó aun observando la pantalla-Ya has reencarnado las veces requerida, para trasferir tu alma a otro planeta, así procederé a explicarte los pintos que tienes y tus vidas pasadas, que lograron esos puntos.

    Deux, apretó un botón en la pantalla, creando una copia que se la envió al joven y la chica ángel. El joven, al observar la pantalla, se dio cuenta que era como uno de esos menú de personajes, que sale en los RPGs.

    -Tiene unos 40 puntos en magia, ya que fuiste alguna vez una de esas mujeres, que condenaron falsamente por brujería, aunque no era cierto, aunque era muy sabia, también tiene resistencia al fuego, por cómo has muerto en esa misma vida, tuviste una vida pasada en que moriste a los 6 meses de haber nacido, eso por causa de la temporada de invierno, en esa vida adquiriste resistencia al frío, en una vida fuste un caballero y en otra un samurái, adquiriste, 45 puntos de fuerza y habilidades de espadas, y otras armas-Deus, le fue explicando al joven, sobre cada una de sus vidas, y como en estas había adquirido puntos y habilidades-Bueno, aquí está todo, en tu ultima vida terrestre, adquiriste conocimiento, agregado a tu vida como alquimista y a tu vida como un sabio maestro budista y tu otra vida de filósofo griego, tiene un total 60 puntos de conocimiento.

    -Estos porcentajes, me hace algo overpowers-le comentó el universitario a la entidad.

    -Los puntos, te ayudara a aprender con más facilidad las materias, además tiene varias habilidades activa y pasiva, pero estas se van abrir, cuando tengas los niveles de habilidad suficientes-le explico Deux al joven y agregó -Pero ahora puede optar por cuatro grandes deseos, uno de ellos debe escribirlo ahora, ha y recordaras tu vida anterior.

    La pantalla del menú, desapareció y apareció una pantalla vacía, y un lápiz en la mano del joven universitario, el chico, estuvo pensando y después escribió.

    -Entiendo-Deus, desde su pantalla, leyó lo que escribió el joven-Bien es hora de que te marches a tu nueva vida.

    Deus, chasqueo sus dedos, haciendo desaparecer la pantalla del chico y abriendo un portal, con un arco de piedra.

    -Espero que los veamos, no muy pronto-la ángel, se despidió y sonrió al joven-Y cuando nos veamos, quiero que me hable a de tus aventuras, ¿de acuerdo?.

    -Claro-le sonrió el joven, y pensó «Tal vez, nos veamos más pronto».

    El joven, se despidió de Deus, con un gesto de mano y entro al portal, el cual desapareció.

    «Lo extrañare», pensó la muerte y agregó, «Fue la única persona, que mantuvo platica conmigo, ahora estaré aburrida».

    -Interesante-Deus, observo el deseo de aquel humano.

    La parca, observo a su jefe con cara de pregunta. Deus, explico a la muerte, que la nueva vida es aleatoria, y que la mayoría de la gente pide nacer en una familia con dinero o como un príncipe destinado a tener un harem, pero obviamente esos deseos no se cumplen.

    -Este chico, pidió el siguiente deseo, "que mi ángel guía, renazca como una humana, tal como ella desea"-cito Deus a la parca.

    La parca, se sorprendió por aquel deseo y unas pequeñas lágrimas cayeron de sus ojos, era la primera vez que un humano pensaba en ella, y que se preocupara por aquel deseo que no podía cumplir por si sola.

    -Sí, ese deseo se puede cumplir-Comentó Deus, que saco una pantalla azul y le dio una copa a la ángel la pantalla-Sabes el procedimiento.

    -Claro-le sonrió la chica.

    -Tal vez, nacerás algunos años antes que el-Deus, le comentó a la chica ángel.

    La parca, sabía eso y si naciese unos años antes, iba a buscar a aquel universitario, para agradecerle y cuidarlo, como gratitud por su acción.

    Un portal se abrió, la parca, hizo desaparecer su pantalla y entro al portal, que desapareció junto a ella.

    - ¿Que destino le esperara a estos dos, el tiempo lo sabrá-comentó Deux, que se preparó para otro sujeto.

    Siguiente capítulo.

    He nacido, pero parece que mi llegada a este nuevo mundo, no era muy apetecida, arrojado a un río en una canasta, como Moisés, tal vez mi nueva vida sea más corta de lo que esperaba.

    Morir y revivir: ¿Non est natus ut moriatur?
     
    Última edición: 7 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2201

    Morir y revivir: ¿Non est natus ut moriatur?



    Siento que estoy en un lugar oscuro y rodeado de líquido, entiendo, estoy pasando por el desarrollo de feto a bebe, tal vez en estos momento no pueda ver nada, ya que no tengo desarrollado mis ojos, ahora que lo pienso en preguntó, ¿cómo será mi madre y ni familia?, tengo entendido que mi nueva vida, se eligió de forma aleatoria, así que solo me queda especular sobre ellos
    .

    Han pasado, varios meses desde que el, se había dado cuenta que estaba en el vientre materno, algo sacudió el lugar donde estaba, era el momento de nacer, conocer su nuevo mundo.

    Él bebe, sitio como su tubo alimenticio, se despegaba, y como unas manos, lo tomaban y lo sacaba del bien entre, al salir del sitio, abrió sus ojos lentamente, pero no podía ver muy bien, a pesar de ese impedimento, pudo notar que estaba rodeado de personas, que observa al recién nacido, con cara de disgusto, estas personas empezaron hablar un lenguaje que el bebe, no entendía.

    Se escuchó una discusión, que sostenía una voz de un anciano y de una mujer joven, la cual parecía que lloraba con tristeza.

    El que parecía ser el doctor, que había sacado al niño, cortó el cordón umbilical, limpio al niño y se lo entro a un señor mayor, que vestía de túnicas ceremoniosas, este dio una bendición al bebe y salió de la habitación, era de noche, así que él bebe, no podía ver en donde estaba.

    El señor de la túnica, dejo al recién nacido en una canasta, la cual coló en el río y dejo que la corriente se llevase la canasta con él bebe encima de ella.

    «Veo que mis familiares, no me quieren» pensó él ahora bebe y agregó «El señor de la voz de anciano, debe de ser mi abuelo, que no estaba nada feliz por mi nacimiento».

    La canasta seguía su camino, mientras que él bebe, pensaba que pronto iba a morir, él sabía que un infante no viviría mucho solo, en especial si recién ha nacido, «Esto no es como esas películas, que un bebe, es adoptado por algún grupo de animales, como gorilas o lobos, de hechos ahora que lo pienso, los lobos comerían al infante, son carnívoros» pensó y agregó, «Aunque hay una historia de una niña, que técnicamente fue criada por gallinas y se cría una de ellas…pero pensado lo bien, las gallinas son herbívora y gustan de comer insectos, así que no había problema».

    Para olvidarse de su situación actual, él bebe, observo el cielo nocturno, se dio cuenta que su visión de había desarrollado.

    Las estrellas eran hermosas, y se veía que no había contaminación lumínica por esos lares, en eso la canasta dio un pequeño salto, por una piedra que se encontraba abajo del agua, el recién, por suerte para él bebe, cayo a la canasta, lo que lo alivio y pensó, «aunque creo que este momento, desarrollara en mi un pequeño trauma por el río, pero si muero ahogado, tal vez desarrolle una resistencia al agua o al frío».

    Ya había pasado varias horas, y él infante, comenzó a contar estrellas, para pasar el tiempo, «534, 535....620.Ahora que lo pienso, moriré a muy temprana edad, tal vez vuelva a ver a aquella ángel, más temprano de lo que pensaba, por lo menos le podré contar que pude contar una porción de las estrellas de este planeta, aunque no sé cómo se llaman las constelaciones…oye ese parece a un panda y el otro a un gato o mira un fénix, o eso creo» pensó él bebe.

    Entonces el río, se dividió en una bifurcación, una que iba hacia la izquierda y otra que iba derecho hacía un salto, en los pensamiento del recién nacido, pensó que esta escena parecía salida de una serie de televisión, por suerte para la chica, destino o por decisión de las divinidades de aquel mundo, la canasta tomo el lado izquierdo, «gracias, a quien fuese que me salvo», pensó él bebe.

    EL canasto, fue detenida por el tronco grueso de un sauce que estaba en medio de una estrecha sección del río, « Parece que me he salvado, pero no creo que esto dure para siempre», pensó él bebe y suspiro, «ahora, creo que necesito dormir un poco, me está dando sueño» pensó él bebe, que cerró sus ojos.

    El sol, había aparecido en el cielo, mientras se escuchaban a los pájaros y a un gallo cantar.

    Una pareja de casados, estaba caminando por ese lugar, entonces la esposa del matrimonio, observo una canasta, que había sido detenida por un árbol.

    —Querido, esa canasta se ve extraña—la esposa, llamo la atención a su esposo—Creo, que sería bueno, rescatar esa canasta y buscar después al dueño.
    —Buena idea—el campesino, estuvo de acuerdo con su esposa.

    La pareja, fueron a ver el contenido del canasto, pero cuando estuvieron cerca del canasto, se dieron cuenta que el contenido de la canasta, era un bebe, el cual estaba dormido.

    —Un bebe—el esposo, se sacó su calzado y camino hacía el canasto, lo tomo y lo llevo hasta la orilla, y observo al infante junto con su esposa—Es una niña, y según su tono de tez piel canela, y sus ojos verdes oscuros, es miembro de la tribu nómada Ekuinna.
    — ¿Pero que hace, en este lugar?—la mujer, se encontraba pensativa.
    —Debe de ser parte, de la gente que se asentaron a algunos kilómetros más adelante, y que recién hace un par de hora se marcharon—le respondió el esposo a su pareja.

    La esposa, le preguntó a su pareja, si pudiese adoptarla, pero el hombre, se negó, argumentado que ya tenían varias que alimentar, seis hijos y a la madre del esposo, la mujer, decepcionada, encontró razón en las palabras de su marido, entonces después de pensarlo durante unos segundo, el esposo pregunto.

    — ¿Oye y tu amiga, la boticaria?—preguntó el marido a su esposa.
    —Cierto, ella aunque tenga una hija biológica, siempre ha querido tener un segundo hijo, pero no pudo ya que su esposo murió hace cinco años, unos meses después que su hija nació—la esposa, tomo a la bebe en sus brazos.

    La niña, abrió sus ojos y observó a la pareja con una sonrisa en su rostro y riéndose, ya que se encontraba feliz de no morir y que la haya rescatado.

    La pareja, siguieron su camino hasta llegar a la ciudad, la bebe, observo el lugar en donde se encontraba, sus construcciones parecía de algún juego de rpg de fantasía medieval, combinada con la época del renacimiento, la bebe pensó, «Este lugar se ve genial, me gusta esta temática, pero espero que sus pensamientos no sea tan de esa época» pensó la bebe, y observo como enfrente de una fuente, se encontraba una persona entreteniendo a los niños con magia, «por suerte, parece que no tienen problemas con la magia, no quiero terminar como mi vida pasada, la que yo era una bruja condenada a morir en la hoguera» pensó la cría.

    La pareja, tocaron la puerta de madera en forma de arco, la casa de dos piso, alargada, estaba hecha de piedra azulada y encima del arco, el símbolo de la botiqueria, una copa verde con una serpiente que enredaba la copa.

    El hombre toco la puerta, el sonido fue captado por una joven mujer, que representaba unos 26 años de edad, piel blanca, pelo de color nieve, amarrado con una cola de caballo, su piel y su cara, eran hermosa, ojos azules claros, su cuerpo era esbelto, ella estaba vestida con una falda verde, zapatos negros, una camisa blanca y llevaba unos guantes blancos, ella estaba ayudando a su hija de 5 años a estudiar.

    La boticaria, se había casado a los 20 años con un soldado de la armada de aquel reino, al año, nació su hija, iluminando a la pareja de casados, pero a causa de una incursión de unos bandidos, el esposo de la boticaria, tuvo que ir con un grupo, para acabar con los bandidos, pero en la pelea que sostuvieron el grupo con los bandidos, el hombre murió, eso sucedió dos meses después del nacimiento de la primera hija.

    Actualmente la boticaria, vive con su hija y con su hermano menor, un joven de 22 años, de aspecto débil, pero de una gran inteligencia, fue el único de los dos hermanos, que fue a la universidad y se graduó como académico, gusta mucho de los libros, razón de porque vive en una pieza llena de libro, además que gusta investigar y ha escrito 6 libros, sobre la historia del reino.

    —Continua, voy atender la llamada—la joven madre, le dijo a su hija
    —Claro, mama—le contesto la hija, una niña de 5 años, que parecía una copia en miniatura de su madre, salvo por que la parte de arriba de su cabello era de color negro y sus ojos eran amarillos, vestía con una falda azul, una camisa verde, y unos zapatos de charol rojo, y unas calcetas blancas que le llegaba hasta las rodillas.

    La mujer, abrió la puerta y observo a la pareja, con una sonrisa saludo a la esposa y le preguntó, si quería pasar.

    —No, solo estamos aquí, puesto que encoramos a un bebe en una canasta, y no preguntábamos si quieres adoptarla, no queremos que esta criatura este sola—la esposa, le mostró él bebe a la mujer.
    —O vaya, pero si es un bebe de los nómadas Ekuinna—la mujer, tomo al bebe y lo observo—Una pequeña Eukinna, por su piel canela, puedo deducir que ella pertenece a los Ekuinna bajos, pero sus ojos son de los altos, es interesante, tal vez la abandonaron, puesto que los bajos y los altos se odian, tal vez haya nacido con los bajos o con los alto, y por eso ha sido abandonada… es una linda bebe, da gana de acariciarle, bueno siempre he deseado un segundo bebe, así que aceptó con gusto adoptar a esta chica.
    —Muchas gracias, Gunhilda —la esposa, le agradeció a su amiga y agregó—Nosotros somos una numerosa familia, y una boca más significaría, un gran probema.
    —Tranquila, cuidare de esta pequeña, como una hija—la mujer, le sonrió a su a miga y pregunto—¿Por cierto, como está tu suegra?, ¿está tomando los remedios que le di?.

    La esposa, le respondió a las dos pregunta afirmativamente y agradeció la preocupación que tenía Gunhilda, sobre su ya anciana suegra, después de unos minutos, la pareja, se despidió de la boticaria, la cual entro a su casa y cerró la puerta.

    «Así que esta es mi nueva mama, no se ve mala persona », pensó él bebe, que sonrío haciendo que su nueva madre, se encariñase más con la infante.
    — Angie, mira, mira—Gunhilda, llamo a su hija.
    Angie, dejo de hacer lo que estaba haciendo y fue a ver lo que su madre, quería mostrarle, observo que la mujer, tenía entre su mano una bebe de piel canela.

    —Mira, mira, tiene una hermanita—le sonrío la mujer a su hija y agregó—Tu deber como hermana mayor, es protegerla.
    —Claro, mama—le respondió la niña y pidió a su madre, poder tomarla.
    —Toma, por favor sujétala con cuidado en una pequeña—La madre, hizo que su hija tomase a la bebe.

    Angie, observo a la niña, le parecía familiar, como si hubiese visto ante a aquella criatura, y pensó, «Acaso, será aquel humano, hay una forma de averiguarlo».

    La joven, llevo al bebe a un lugar un poco apartado y cerro sus ojos, apareció ante ella una pantalla trasparente y con su pensamiento escribió algo en aquella pantalla.

    Una pantalla trasparente, apareció en frente de la cría con el siguiente mensaje; “Si lees este mensaje, levanta una mano”.

    La bebe, observo a su nueva hermana, no lo podía creer, ella era la ángel de la muerte, que sirvió de guía cuando murió en su otra vida, eso explicaría porque, le parecía una esencia tan familiar.

    La bebe, levanto su mano, esto hizo que Angie, sonriese, encontró al que fue su paquete más pronto de lo que creía, eso le ponía feliz y volvió a escribir en la pantalla; “Te cuidare y te ayudare en lo que necesites, hermanita”

    La bebe, al leer el mensaje de su nueva hermana, se dio cuenta que ahora había renacido como una mujer, cosa que no le extraño, ya que gracias a Deus, sabía que había tenido vidas pasadas, como una mujer, pero aun así sentía lo incomodo que era no tener su cosa colgando, pero sabía que se iba acostumbrar, también tenía otro pensamiento en su mente, ¿Por qué, su familia biológica, la había abandonado?

    Siguiente episodio.

    Hay que conocer mi nuevo entorno, tengo una cariñosa familia, una madre que me ama, mi hermana mayor, que me protege, y mi tío, el cual es un lunático por los libros, aunque de alguna forma me siento identificada con él.
    Pero aunque esta vida parezca tranquila, yo no me mantendré tranquila, aún tengo la curiosidad de un universitario de último año, y aprenderé todo lo que pueda.

    incipit vivere
     
  4.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2124
    Incipit vivere.

    Bentley Appleby, es el hermano menor de la boticaria Gunhilda, más bien es el medio hermano, ya que nació de otra madre, es un joven académico, de cuerpo frágil, piel blanca, pelo rubio claro y corto, ojos cafés claro, cuerpo delgado, de apariencia afeminada, en esa ocasión, estaba vestido con un pantalón negro, zapatos cafés y una camisa blanca con manga larga, llevaba puesto unos lentes redondos, además vestía con una túnica de color café claro y en la cintura un cinturón negro.

    Bentley, se encontraba entre sus manuscrito, cuando le entro las ganas de descansar y darse una vuelta por la casa, así que salió de su cuarto y bajo las escaleras de su morada, vio que sentada en una mecedora, se encontraba su sobrina, la cual tenía un bebe en sus manos, y le cantaba una canción de cuna.

    « ¿De quién será ese bebe?, no creo que sea de mi hermana, ella no tenía indicio de estar embarazada una segunda vez » pensó Bentley, sorprendido de ver a un bebe en la casa.

    -Buenas mañana, tío Ben-Saludo Ángie, aun con él bebe en los brazos y con una sonrisa en sus rostro-Sabe, sabe, tengo una hermanita.

    -He... Felicidades-Bentley, felicito a su sobrina y pensó, «Creo que debo hablar con mi hermana, para aclarar el asunto»

    Bentley, preguntó a su sobrina, donde estaba su madre, y ella le contesto que estaba en la cocina, preparando algo para el nuevo miembro de la casa, el académico, le dio las gracias a su sobrina y fue a la cocina, para hablar con su hermana mayor.

    Al entrar a la sala de la cocina, un sitio que se mantenía limpio, de piso de piedra, un fogón en donde se calentaba una olla y un almacén con ingredientes y especias para cocinar, el joven Bentley, vio a su hermana, revolvió la olla.

    -Disculpa, ¿Qué pasa con ese bebe?-preguntó Bentley, con curiosidad a su hermana mayor.

    -Una amiga, la encontró en el río, y me pidieron que la adoptase-respondió Gunhilda a su medio hermano y agregó-Ya que estas aquí, me puede pasar la carne de res, que tengo picada en un recipiente y que está en el almacén.

    -Seguro-Bentley, le contestó a su hermana, y busco el ingrediente y se la paso a Gunhilda, la cual agradeció el buen gesto de su hermano, el comentó-Me sorprende que haya adoptado a una bebe.

    Gunhilda, le comentó que siempre había querido un segundo bebe, y que era un deseo que se lo había explicado varias veces a su hermano menor.

    -Lo siento, es que se me había olvidado esas conversaciones-se disculpó Bentley.

    -Ben, tranquilo, sé que tú te olvida con facilidad de las conversaciones, y que te concentra mucho en tu trabajo-Le sonrío Gunhilda y agregó con una cara más seria, y apuntando a su hermano con la cuchara de madera que utilizaba para revolver la sopa-En todo caso, te serviría pasar un rato con Cloe, así tus habilidades blandas, pudiese mejorar un poco.

    -Tratare-Bentley, le contestó a su hermana, sorprendido porque ya su hermana, le había puesto un nombre a la bebe.

    Gunhilda, le sonrío cariñosamente a su hermano, la mujer, estaba muy preocupada por el autoaislamiento que se había impuesto su hermano menor, y como hermana mayor, debía solucionar ese problema, y por lo menos Bentley, le había contestado con "tratare", eso era suficiente para ella.

    -Hija, deja que el tío Ben, cargue a tu hermanita, y ven ayudarme con la cocina-le ordeno Gunhilda a su hija desde la cocina y miro con cariño a su hermano menor-Es el momento de progresar un poco.

    Bentley, obedeciendo a su pariente mayor y más cercano, fue a la habitación donde se encontraba su sobrina. Angie, con una sonrisa en su rostro, le paso él bebe a su tío, para que este lo cargara durante unos minutos, y se paró de la mecedora, y fue a la cocina.

    Bentley, se sentó en la mecedora con Cloe, en sus brazos, el académico, estaba nervioso, ya que era la primera vez que tomaba algo tan frágil e importante, como una bebe.

    « Según lo que escuche de Angie, este hombre, es el hermano de mi nueva madre, o sea mi tío» pensó Cloe, y miro a su tío, «No se ve una mala persona, y de siento que de alguna forma me identifico con este sujeto, parece que está nervioso, no me gustaría molestarlo»

    Cloe, sonrío a su tío, lo cual hizo que Bentley, se pusiera extrañamente feliz, pero Cloe, comenzaba estar hambrienta y aunque no quería molestar a su nuevo familia, su instinto de bebe pudo más y empezó a llorar, «Lo siento tío» pensó Cloe, mientras seguía con el llanto.

    «Rayos, ¿qué hago?, ¿qué hago?» Bentley, trato de tranquilizar a la bebe, pero no pudo.

    Gunhilda, salió de la cocina junto con Angie. La mujer, llevaba un cuenco de greda con el alimento para bebe.

    -De pronto, se puso a llorar-explicó Bentley a su hermana y pregunto- ¿Qué hago, hermana?

    -Tranquilo, hermano-La joven madre, hizo que Angie tomase el cuenco y le pidió a su hermano la beba-Solo tiene hambre.

    Bentley, le paso la beba a su hermana, y esta, se sentó en la mecedora, Angie le paso el cuenco, y la joven madre, empezó a alimentar a Cloe, sorprendiendo a Bentley.

    "Ha pasado cuatro años, desde que he llegado a esta casa, he aprendido mucho del idioma que se habla en esta ciudad, debo decir que tiene una hermosa entonación y un acento suave, mi gusta y es muy bonito escuchar a la gente cantar en ese idioma, tal vez algún día vaya a una clase de canto.

    A pesar que había aceptado ser una chica, aun vestía como un niño, pantalones corto, zapatos sandalias y camisa sin manga o con manga corta, por suerte había niña que vestía como yo, y mi cuerpo aun no estaba en desarrollo, así que no tuve presiones en la vestimenta, aunque había veces que vestía femenino, eso era para los festivales formales, o para alguna reuniones familiares, mi pelo pelirrojo, a mi madre le gustaba largo, para poder peinarlo y ponerle una cinta verde, por agradecimiento a ella, me dejaba largo el cabello.

    Mi madre, es una mujer muy cariñosa, pero estricta cuando debe hacerlo, es una boticaria, trabajo importante y necesario en este mundo, pero ella no es la única de la ciudad, aunque sus productos y trabajo, parece ser unas de las mejores en la ciudad, ella conoce varios ingredientes para realizar buenos remedios.

    A la botica de mi madre, acude varios cliente a pedir sus productos, y sus consejos sobre cómo cuidarse durante una enfermedad, es como una doctora, ella también dedica a enseñarnos sobre boticaria, según dice ella; "Deben aprender a diferenciar las plantas, saber cómo realizar remedios, y aunque se dediquen a otro oficio y profesión, lo que les enseñe sobre mis conocimiento, les pueden sacar de cualquier apuro", yo encuentro razón en sus palabras.

    Mi hermana mayor, Angie, que ahora tiene 9 años, ha desarrollado la magia de curación, eso sucedió a los 6 años, se debe a que antes fue un ángel de la muerte, y estuvo contacto con Deus. Es protectora conmigo, es una chica fuerte, una vez unos niños, me estaban molestando por mi piel canela y mi pelirrojo pelo, ellos me insultaban, me llamaban ladrona, entre otras palabras, hirientes para una niña de cuatro años, me tiraban piedras, pero mi hermana, que volvia de su clase, al ber como me trataban aquellos chiquillos, salió a defenderme, se puso adelante mío y recibió las piedras por mí, después de eso, ella le grito a aquellos niños y le dio un golpe a cada uno de ellos, obvio que los padres, a saber cómo mío hermana había tratado a sus hijos, vinieron a reclamar a mi madre, pero Angie, explico a los enfadados padres, que los chicos, me estaban molestando y tirando piedra, y ella solo me defendió, los padres, confusos por la respuesta de Angie, les preguntaron a sus niños, sobre aquello, y avergonzaron, dijeron la verdad, los padres, obligaron a los niños a pedir disculpa a Angie y a mí, y los padres, les ofrecieron disculpa a mi madre, y supe gracia a mi hermana, que hay un cierto miedo y odio de los ancianos hacia los ekuinna, ya que nos consideran ladrones y estafadores, esto sentimiento lo trasmiten a su nietos que los replican, esto me sorprendió a media, ya que temía que el racismo estuviese presente en este mundo, al ser un planeta con diferentes razas.

    Mi tío Bentley, que cariñosamente llamó tío Berry o a veces Benny, es un historiador, que gusta mucho estar en su biblioteca y se puede quedar varia horas analizando una página de un libro, gracia a él y su amplia biblioteca, puedo saber más sobre la historia de este mundo, me siento muy cercana a él, me empezó a enseñar por un incidente que sucedió hace algunos meses".


    Cloe, se encontraba leyendo un libro sobre Botánica, que había tomado de la estantería del laboratorio de su madre, y lo estaba leyendo, para conocer más sobre las plantas de su nuevo mundo, al terminarlo lo cerro y lo devolvió a su lugar, y se preguntó si había más libros, ya que se había leído gran parte de la colección de su madre, se acordó de que su tío tenía una gran colección, así que fue a la habitación en donde dormía trabaja su tío, toco la puerta varias veces, pero no hubo repuesta.

    -Permiso-Cloe, giro la perilla y abrió la puerta y reviso el lugar, era una gran biblioteca privada, estantes grandes con libros de toda clase, algunos de estos materiales, estaban en el suelo, en el fondo de la habitación se encontraba una cama y desordenada y al lado un escritorio, en donde se encontraba el tío Berry, durmiendo sobre un libro, que estaba analizando-Está durmiendo, por eso no me contestaba, bueno, si no lo despierto, puedo leer sus libros.

    La pequeña Cloe, empezó a leer los libros que tenía Bentley, se quedó impresionada por la larga historia que tenía el planeta, dónde habitaba.

    Cuando termino dos libros de historia, quiso leer más, así que se dio cuenta que un poco más arriba, se encontraba un libro de aspecto curioso, así que trato de tomar el libro, pero como era pequeña, no lo alcanzaba, después de maldecir su altura, tomo un banco, y lo uso para alcanzar su objetivo, pero cuando pudo tomar el libro, su banco cayó al suelo junto con la pequeña, el golpe fue fuerte, que Cloe, empezó llorar, el ruido producido por aquel incidente y el llanto, hizo despertar a Bentley, que fue a ver lo que sucedía

    - ¿Qué sucedió?-preguntó preocupado Bentley y al ver a su sobrina adooptiva, llorando, suspiro profundo, no era muy bueno tratando con niños, así recordándose que trataba con una pequeña, se acercó a ella y le tranquilizo, luego cuando Cloe, estaba tranquila, el pregunto qué le había sucedido, la pequeña, le explico quería alcanzar un libro, así que utilizo un banco para tomarlo, pero se desequilibró y cayó al suelo, Bentley, dio otro suspiro-Entiendo.

    El académico, tomo el libro que se había caído y lo guardo.

    -Estos, libros son muy avanzado para ti-Bentley, le dijo a su sobrina.

    -Bueno-suspiro decepcionada Cloe, pero pensó en cómo ganarse la confianza de su tío, para tener permiso de leer esos libros y comentó- Pero creo que al general Boris, hubiese ganado si hubiese usado un ataque nocturno, ya que sus enemigos, no pueden ver en la oscuridad, mientras que los nocturno, tiene el milagro de visión en la oscuridad.

    Bentley, se sorprendió al escuchar esa reflexión de una niña de cuatro años, y curioso, por saber si Cloe, era inteligente, le hizo varias preguntas de historia a la niña, utilizando los libros que Cloe había leído antes del incidente, y su asombro fue mayúsculo, al comprobar que la pequeña, había contestado bien la gran mayoría de la pregunta.

    -Pequeña veo, ¿te interesan los libros?-preguntó Bentley a su sobrina.

    -Sí, me gusta, y sus libros son asombrosos-Cloe, le contestó a Bentley.

    -Bien chica, yo te enseñare de historia, y de los libros que tengo, ¿te parece bien?-preguntó Bentley a Cloe.

    Cloe, afirmo con su cabeza y una sonrisa de felicidad y desde ese día Cloe, visita muy a menudo la habitación de Bentley, para sus clases de historia.

    Siguiente episodio:

    Cuando uno cumple los seis años, debe ir al colegio, es obligatorio, así que yo que he cumplido seis años de edad, debo volver al colegio, no es tan malo, después de todo son nuevas materias.

    Vivencia escolar.


     
  5.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    3417
    Vivencia escolar (parte 1).

    Hace pocos días, he cumplido seis años, he crecido un poco, aunque desarrolle problemas en mis ojos, astigmatismo, me sigue incluso en esta nueva vida, así que tuvieron que poner unos anteojos redondo y delgado, admito que se ve bonito, y doy gracia, que en este mundo ya hayan pasado la etapa de los anteojos grueso, tipo botella.

    Por falta de ciertos nutrientes que me debería haber dado mi madre biológica, soy un poco más pequeña que la niñas de mi edad, pero por estos momento no se nota mucho.

    A los seis años, uno debe ir obligatoriamente al colegio así que me inscribieron en uno de las instituciones educativa de la ciudad, pero mis días escolares, parten en un día más, ya que estamos terminando los meses de vacaciones, aunque en mi caso y el de mi hermana mayor, bueno digamos que no fueron días muy descansados, ya que nosotras ayudamos a nuestra madre con los pedidos, lo bueno es que he conociendo más de la ciudad


    —Hijas, esperen aquí, que debo hablar con el líder del gremio, para confirmar este pedido— Gunhilda, se bajó de la carreta y fue a hablar con un anciano encorvado y con pelo blanco, vestido de una túnica azul, apoyaba su peso con un bastón, el cual estaba esperando a las afueras del gremio.

    Cloe, vestía con un típico pantalón verde corto, una camisa blanca de manga corta y sandalia. La pequeña, se encontraba en la parte de atrás de la carreta junto con su hermana mayor.

    La niña, observo el edificio del gremio, era una estructura, de dos pisos, alargada y ancha, hecha de piedra color rojo y una puerta que parecía la de una cantina, como la que ocupaban en las películas del viejo oeste.

    El gremio de aventurero, según he leído y lo que me ha contado el tío Berry, fue fundada hace solo unos once años atrás, esto a causa de que el rey se había enfadado con el burgués que gobierna esta ciudad, por la utilización de escuadras de soldados, para acabar con los grupos de bandidos que merodeaban por la zona del bosque, esta discusión hizo que el gobernante, permitiese la entrada del gremio de aventurero, algo que ningún gobernante de esta ciudad había permitido, aunque este sistema había demostrado ser eficaz desde su primera implementación hacia unos quinientos años atrás en un reino vecino o algo así.

    —Oye Cloe, ¿has revisado tu puntos?—preguntó Angie su hermana,

    La hermana mayor, que ahora tenía once años de edad, vestía con una falda larga de color amarillo, una cambia blanca, y unos zapatos de charol negros.

    —No—le respondió Cloe a Angie.

    —Deberías revisar tus puntos, para averiguar si has aumentado, algunas de tus habilidades—Angie, le recomendó a la menor.

    —Tienes razón—Cloe, hizo aparecer su pantalla trasparente y se dio cuenta que en conocimiento sus puntos habían aumentado, ahora tenía ochenta puntos, aunque en otras habilidades, había aumentado solo cinco puntos.

    Angie, miro el menú de su hermana menor, con algo de sorpresa, no esperaba que su hermana, hubiese subido una habilidad tan rápido, pero la menor, se sentía algo avergonzada, puesto que en las otras habilidades había aumentado muy poco.

    —No te preocupes, mi pequeña hermana, aun eres una niña, así que a tu edad es algo complicado, subir tus otros puntos, así que hacia adelante—Angie, animo a su hermana y con una sonrisa le aconsejó —Así que es bueno que aumentes conocimiento, ya que esa habilidad te ayuda a subir más rápido las demás.

    — ¿Eso es cierto?—Cloe, se había recuperado de su vergüenza inicial.

    —Cierto, como el anochecer de cada día—afirmo Angie.

    Cloe, le pidió a su hermana, ver su menú de habilidades, la mayor, hizo aparecer su pantalla.

    La pequeña, al ver los puntos, que tenía su hermana, se quedó helada.

    — ¿Co...cómo es posible?—Cloe, le preguntó a su hermana asombrada al darse cuenta que las habilidades de la mayor, sobrepasaba los 500 puntos.

    —Bueno...veras—Angie, se rascaba su nuca, mientras sonría y se avergonzaba—Debes acordarte, que en el pasado, fui un ángel de la muerte, que he vivido equivalente a más de 1000 vidas humanas, además he estado cerca de Deus, así que mis habilidades son mucho más que un reencarnado humano.

    —Rayos, estas más overpower que yo—Cloe, infló sus cachetes, para demostrar su cara de molestia y enfado, al saber que su hermana mayor, le ganaba en puntos.

    Angie, que sonría de manera nerviosa, trato de calmar a la menor, aunque por dentro admitía que Cloe, se veía muy tierna y graciosa, con el gestó ese de inflar los cachete, al momento de sentirse molesta por algo.

    —Hijas, me pueden ayudar con las cajas—Gunhilda, le pidió a las chicas.

    —Claro, mama Hilda—Cloe, cambio su expresión a una sonrisa infantil, mientras tomaba una de las cajas que contenía remedios, para los aventureros.

    mama Hilda, es cómo cariñosamente llamo a mi madre adoptiva, además me resulta más fácil llamarla de esa forma.

    Las tres mujeres, llevaron cajas las cajas a una sala en el interior del gremio, en el trayecto, se les unieron dos aventureros más de gran fuerza, que ayudaron llevando más de estos paquetes de madera.

    Cuando terminaron de guardar las cajas, Gunhilda, le dijo a sus hijas que le esperaran, ya que debía terminar los últimos trámites, para que el jefe del gremio, le diese el pago.

    Las chicas, se sentaron en una banca del gremio, la pequeña Cloe, empezó a observar el gremio, parecía a una de esas tabernas medievales, que había visto en animes y en los RPGs, un piso de madera, paredes tapizadas color verde, ventanas que daba a un hermoso jardín, mesas y sillas de maderas, en donde se sentaba los aventureros, para discutir del viaje, o apostar en un juego que tomaba más antes de caer emborrachado.

    La pequeña, se quedó maravillada al ver a enanos y elfos, tantos los blancos y rubios, como los elfos grises, y se dio cuenta que había otras razas sitio, como los lizardmans o hombres lagartos, orcos y seres humanoides, con distintos tonos de piel y con cuernos, que la pequeña, identificaba como los demonios, unas de las razas más antigua de aquel planeta, según le había enseñado su tío.

    Angie, sintió gran felicidad al ver que su hermana, sonría con alegría, emoción e inocencia, parecía que se le había olvidado el tema del menú.

    Cloe, estaba fascinada y ensimismada, viendo el paisaje muti razas, que se había formado en ese lugar, miraba a los elfos, conversar sobre temas serios de política, guerras, magia y sus respectivas misiones, a enano, hablando entre ellos en su lenguaje, sobre tal vez temas como, la cerveza, quien es el mejor bebedor, quien tiene la mujer más barbuda, quien ha derrotado a más enemigos en sus batallas y otros temas de enanos.

    «A pesar de que no fuimos hermanos biológicos, en su vida anterior, ni en esta vida, al ver lo feliz que esta, yo también me siento feliz, como ella hubiese sido mi hermana biológica desde toda la vida» pensó Angie, y volvió a mirar a su hermana, con una sonrisa y pensó «Están tierna, que dan gana de abrazarla»

    Angie, no pudo aguantar la gana y abrazo a su hermana menor, como si fuese un oso de peluche.

    —Pero que haces, h...hermana—Cloe, está muy sorprendida debido a la acritud de su hermana.

    —Es que sonría de una manera tan linda, que no pude aguantar abrazarte —Angie, aún estaba abrazando a su hermana.

    —P...pero es algo vergonzoso en este lugar—Cloe, trato de convencer a su hermana, que dejase de abrazarla.

    Angie, le comentó que no debía sentir vergüenza, ya que ambas eran hermanas, así que aunque no tenía lazos sanguíneos, se podían comportar como hermanas.

    «Mayormente los hermanos, discuten entre ellos, pero...rayos, ella tiene un complejo de hermana mayor»

    Después de mucho intentar, la joven Cloe, pudo zafarse de su hermana, la cual estaba muy contenta de haber abrazado a la chica.

    En otro lugar del gremio, se estaba por vivir una pequeña pelea entre un enano y un alto elfo

    Uno de los enanos sentados, ebrio y con gana de pelea, se paró de su silla y se acercó al puesto donde unos elfos conversaban, entonces insulto al grupo, uno de los elfos, el más joven del grupo, se paró y jalo la barba al enano.

    «Ese elfo estaba muerto, el tío Ben, me explico que jalarle la barba a un enano, era el mayor insulto que uno le podía hacer a un enano, ya que significaba poner en duda su fuerza, su masculinidad y su orgullo, esto tres factores eran apreciado por esta raza de bravos guerreros, que raro creo que en mi otra vida, había leído sobre un pueblo parecido, aunque esto medio confuso, serán los vikingos o los celtas», pensó Cloe

    —Maldito, elfo, cara de niña bonita y mimada—exclamó el enano, enfadado por la gran ofensa, que había recibido de parte del elfo, y con furia, le dio un puñetazo en la cara al elfo—Toma eso.

    —Nada mal, para uno maldito asqueroso, peludo, traga tierra—El elfo, que había sido lanzado hacía la pared, por el fuerte puñetazo de su oponente, se puso de pie, y empuño sus manos—Vamos, topo

    —Ja, te quejas como una señorita, pequeña dama—El enano, carcajeó, mientras aplaudía con sus manos empezó a cantar—Aquella señorita, de piel de nieve, creyó que podía contra un traga tierra...lalala.

    Los compañero, empezaron acompañar a su amigo con la canción.

    « Vaya, veo que los enanos le gusta improvisar canciones, y es pegadiza» pensó Cloe, mientras tarareaba la canción.

    El elfo, herido en su orgullo y muy molesto, le pidió a uno de sus compañero un pañuelo, para limpiarse la sangre, provocada por el golpe.

    —Bueno, te lo has buscado—el elfo, dejo el pañuelo en la mesa y se acercó al enano.

    Ambos aventureros, se pusieron a pelea.

    «Esto es fantástico, estoy viendo una verdadera pelea, entre un elfo y un enano»

    A pesar de que el elfo, rebasaba en porte y en edad al enano, parecía que no tenía mucha experiencia en pelea cuerpo a cuerpo, y sin armas, se notaba en los movimientos torpes que realizaba, mientras que el enano, parecía tener más practica en combate de tabernas.

    Los presentes, se juntaron a apostar a ver quién ganaban, de estos dos oponente, he incluso empezaron a apostar, por los contendientes. La pequeña Cloe, estaba viviendo la pelea, como si fuese una de esas que sus ex-compañeros de colegio, veían e imitaban, y se lamentaba por no tener la edad para participar en las apuesta, ya que según lo que veía la joven, el enano, tenía más chances de ganar aquella pelea de bar.

    Ambos contendientes, se estaban golpeando entre sí, y a puñetazo limpio, como si se tratase de una pelea de boxeo, había veces que parecía a una verdadera lucha de la W**, ya que el elfo, había empujado al enano hacia una mesa. El enano, muy molesto, tomo una silla de la mesa, y con ella le golpeó la cabeza al elfo y aprovechando que su oponente, estaba aturdido, le dio una patada en la debilidad del hombre, el elfo cayo derrotado y de rodilla, agarrándose lo poco que tenía de orgullo en aquel momento.

    —Y la princesita Nieve, cayó como un copo de nieve, en la montaña llena de nieve, lalala—Canto de nuevo el enano, celebrando su victoria, junto con sus compañeros.

    «Esta pelea fue fantástica, mejor que la que se veía mi amigo en la televisión» Pensó Cloe, mientras sonreía y pensaba,

    «Creo que me voy a volver fanática de este tipo de pelea, ha rayos como desearía ser un poco mayor, para verla con más regularidad, lástima que pare ingresar al gremio mínimo uno debe tener 13 y el consentimiento de sus padres»

    La pequeña, Cloe, suspiro con un poco de decepción.

    Pasado unos minutos, la mama de Angie y Cloe, salía de la sala, se acercó a sus hija, y le dijo que era el momento de volver a la casa, ambas chicas, a firmaron con un sí unísono y se pararon del banco de madera.

    Ya era de noche, y las hermanas, se acostaron a dormir, Angie, llevaba puesto un camisón blanco, y unas medias del mismo color, mientras que Cloe, llevaba puesto un pantalón largo de tela color verde y una camisa de manga corta que combinaba con su pantalón.

    Ambas chicas, compartían habitación, la cual era grande, de piso alfombrado, un gran armario de madera, un ventanal, la daba a un gran jardín de flores, y árboles frutales y que estaba tapada con una cortina azul oscuro, las camas de las hermanas, camas estaban pegadas a cada lado de la pared.

    Angie, noto que su hermana menor, estaba nerviosa y ansiosa, ya que se daba varias vueltas en su cama y no podía dormir, la mayor, sospechaba él porque su hermana actuaba de esa forma, así que quiso tranquilizarla. Angie, se levantó de su cama y fue a la cama de su hermana menor, la cual estaba tratando de dormir mirando la pared.

    Angie, levanto la tapa de la cama de su hermana y se acostó al lado de ella, esto asusto a Cloe, que se sentó en la cama y miro a su hermana, la cual le estaba sonriendo.

    —Pero...pero ¿qué haces?—preguntó la niña a su hermana mayor.

    —Te trataba de tranquilizar—le sonrío la mayor a su hermana y agregó—Y no digas que es raro, somos hermanas.

    «Es definitivo, ella tiene complejo de hermana mayor» pensó Cloe, que suspiro resignada a dormir con su hermana mayor y se volvió acostar junto con su hermana, pero aunque le molestaba aquella actitud de su hermana, por alguna razón, se sentía más tranquila y menos ansiosa, gracia a que su hermana mayor estaba al lado de ella y pensó,« Aunque no lo quiera admitir, me agrada que Angie, se preocupe por mí, y que su presencia me tranquilice, me recuerda a ella»

    A los minutos después, Angie estaba durmiendo abrazando a su hermana menor, la cual dormía plácidamente.

    Un pequeño golpe, despertó a la pequeña Cloe, que al abrir los ojos, observo que su hermana, se había estirado tanto, que había acaparado gran parte de la cama.

    «Esta chiquilla» pensó Cloe, que se dio cuenta que el sol había salido y pensó «Hay que admitir, que es un buen despertador humano»

    Cloe, despertó a su hermana y le informo que ya era hora de levantarse, así que las jóvenes, salieron de la cama, cuando bajaron por la escalera, observaron que su madre, estaba preparando el desayuno.

    —Veo, que se levantaron muy temprano hoy—sonrío la joven madre, mientras llenaba los vasos con jugo de fruta y agregó—Vayan a bañarse, Cloe, antes de tomar desayuno, quiero que te ponga el uniforme del colegio y que vaya al tocador, para dejarte bonita.

    «Es verdad, como soy una niña, tengo que usar uniforme de chica, lo observe por primera vez cuando Angie, entro al mismo curso que yo, me sorprendí cuando supe, que en este mundo fantástico, los estudiantes deben usar uniformes, tal como en mi anterior mundo, pero bueno, es un mundo diferente, no es la época medieval» pensó Cloe, que suspiro y esbozo una sonrisa hacía su madre, como confirmación

    Después de que ambas chicas, se bañaron, las hermanas, fueron a su pieza y se colocaron sus respectivos uniformes, el vestuario de colegio, que llevaba Cloe, era una falda roja que le llegaba hasta las rodillas, una camisa blanca, una corbata de lazo de color blanco, que se debía poner el cuello, guantes blancos, una capa de color blanco, que le llegaba hasta la mitad de su espalda, con una capucha del mismo color, y una bota larga que le llegaba hasta las rodillas, una banda en el brazo de color blanco, con una letra N y el número uno, indicando el nivel de enseñanza, que se encontraba la pequeña, la hermana mayor, llevaba el mismo tipo de uniforme, pero este era más grande que el de Cloe, su capa y capucha era de color verde, y una banda que indicaba que ella pertenecía al nivel 5 y una corbata de lazo verde.

    Cloe, trataba de amarrarse la corbata, pero no podía, le era muy complicado.

    «Vaya, ni esta vida me sale bien una corbata» pensó una frustrada Cloe.

    — ¿Hermana?—Cloe, se acercó a Angie, con algo de vergüenza, ya que no quería admitir que no podía con una simple corbata y preguntó un poco tímida— ¿Me...puedes ayudar con la corbata?

    —Claro, todo por ayudar a mi hermanita—Angie, le sonrío a su hermana, la chica, se puso de rodillas y empezó a amarrar la corbata y después de terminar agregó con una sonrisa—Ya está listo.

    —Muchas gracias—Cloe, agradeció la ayuda de su hermana.

    La hermana, se paró y le contestó, que no había ningún problema, y cuando quisiese ayuda puede acudir a ella.

    Cuando terminaron de ponerse sus uniforme, la niña Cloe, se volvió a colocar sus lentes y fue al tocador, en donde su madre, la esperaba, la mujer, le pidió que se sentase.

    La pequeña niña, se sentó en un banco de madera, en frente a un espejo, su madre adoptiva busco una silla y se sentó al lado de la pequeña.

    —Bueno, empezamos—sonrió Gunhilda, y empezó a peinar a su hija adoptiva.

    A la mujer, le gustaba peinar a la pequeña, ya que el pelo de Cloe, era suave, manejable y dócil.

    Después de unos minutos, Gunhilda, termino de peinar a la pequeña y le hizo dos trenzas.

    —Te vez linda—Gunhilda, exclamo con una sonrisa.

    La pequeña Cloe, se miró al espejo, se encontraba que peinado le sentaba bien, pero le parecía muy infantil, y pensó con un suspiro, «Cierto, soy una niña»

    Después del desayuno, las hermanas, se despidieron de su madre, y con cuadernos en mano, fueron caminando hacía su colegio.

    Mientras caminaban, a Cloe, le surgió la pregunta de cómo identificar a las personas rencarnadas, así que quiso aclarar su duda, consultando a su hermana.

    —Eso es fácil—Angie, hizo aparecer su menú de pantalla y agregó indicando a Cloe, un signo de exclamación que estaba abajo del menú de personaje—Esta opción, se iluminara y sonara, cuando por primera vez encuentre un reencarnado, y si lo aprietas, le mandara el mensaje al sujeto o viceversa, dependiendo de quién sea más rápido.

    —Entendido—La niña Cloe, pudo aclarar su duda, pero le surgió otra—¿Y cómo se dividen las edades, en el colegio?

    —Bueno, se divide por niveles y colores, como versas tu banda dice el nivel a que pertenece, nivel 1: blanco, son los niños y niñas, que tiene 6 a 7 años de edad, mi nivel es el 5, verde, este nivel se agrupa a los estudiantes que tiene 10 a 11, años—Le respondió Angie a Cloe.

    Después de la explicación de Angie, a Cloe, le quedo claro, como se dividían los estudiantes y la razón de las capas y capuchas de colores.

    Las hermanas, llegaron al colegio, la niña, se sorprendió al ver el colegió, era como una universidad europea antigua, hecha de piedra color blanca, era grande como una catedral, tenía forma de una L invertida, con dos grandes torres en cada extremo del edificio, también tenía un gran patio de pastos verdes y varias flores y árboles.

    «Esto parece una universidad europea, en vez de un colegió, veo que este reino tiene muchos recursos, para construir este gran edifico y dejar a los niños, estudiar gratis» pensó Cloe, que no apartaba la vista del edificio.

    —Es bonito, ¿cierto?—preguntó Angie a su hermana menor.

    —Sí, es hermoso—le contestó Cloe.

    Las chicas, siguieron su camino y al entrar al colegió, se acercaron a un tablón de mensaje, y observaron la salas en donde iban a estudiar, luego de saber dónde les tocaban, se despidieron y se fueron a su respectivas salas.

    Siguiente capítulo.

    Este es mi primer día de clase, parece que en este mundo hay ramos nuevos, como escritura, en que uno debe aprender a escribir con una pluma, como se hacía antiguamente en el mundo de mi otra vida, o los fundamentos básico de la magia, aunque hay ramos que, bueno nunca me gustaron mucho...matemática.

    Vivencia escolar (parte 2)


     
  6.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1680
    Vivencia escolar (parte 2)

    Las hermanas, habían llegado al colegio, la pequeña Cloe, se dio cuenta de gran cantidad de estudiantes que asistía al institución escolar, se fijó principalmente en los uniformes que llevaban los estudiantes masculinos, ellos vestían con pantalones rojos, zapatos rojos, una túnica de color roja, también llevaban puesto una corbata de lazo, y unos guantes blancos, los estudiantes que iban en el mismo nivel que Cloe, llevaban una capa y una capucha, que al igual que la vestimenta de las chicas, eran de color blanco.


    Al entrar a la sala principal de la institución, las dos hermanas, fueron a ver el tablón de anuncio, en donde estaban publicados en pergaminos, los nombres de cada uno de los estudiantes y sus respectivas salas.

    —A mí me toca en la 5-J—Angie, le dijo a su hermana y preguntó— ¿Que sala te toco a ti?

    — La 1-J—le contestó Cloe, con la mirada en aquel número.

    —O vaya, la misma letra—Angie, le sonrió a su hermana menor, mientras se rascaba su nuca—Estamos destinada a la letra J.

    Cloe, le contestó a su hermana con una pequeña sonrisa, y ambas se desearon buenas vibras, se despidieron temporalmente y se dirigieron a sus respectivas aula.

    El pasillo por donde caminaba, la pequeña Cloe, era ancho, con varias puertas de madera, las cuales tenía el número del curso al frente de cada sala, al otro lado del pasillo, habían ventanas que daba al patio interior, la niña, observaba los números de la puertas de la salas, buscando su aula, todas las aula de aquel pasillo, comenzaba con el número uno, el cual era acompañado con una letra.

    —Veamos, la 1-g, 1-h, 1-i—la pequeña, buscaba la sala que le correspondía —Entonces la 1-j, es esta.

    Cloe, se paró en frente a una puerta en el cual se leía 1-J, trago algo de saliva, no estaba tan nerviosa desde que hizo su tesis antes de morir atropellado.

    —¿Tú también estas nerviosa?—Cloe, escuchó una voz de niña.

    La pequeña, volteo a ver quién era la dueña de la aquella voz, al verla se ruborizó un poco, la pequeña dueña de aquella voz, era una niña de cuerpo esbelto, un poco más alta que Cloe, una tez blanca, hermosa y liza, ojos color amarillo claro, pelo castaño claro el cual le llegaba hasta la mitad de su espalda, el cual tenía amarrado con una trenza, vestida con el mismo uniforme que las estudiantes de su nivel.


    Al observar a esa pequeña, me quede admirada por su belleza, parecía una hada, de esa que uno lee en los libros de fantasía


    —Bueno…si—Cloe, no sabía cómo contestar al ver a la niña hada, que estaba parada frente a ella.

    —Que bien—la niña hada, le sonrió a la piel canela y preguntó— ¿Entremos juntas?

    —C-claro—tartamudeo la pequeña Cloe.


    La niña hada, se puso al lado mío y me sonrió, antes de abrir la puerta.


    Al entrar a la sala, Cloe, miro el aula en donde le tocaría las mayoría de sus clases, esta tenia forma de un teatro griego, pupitres de maderas, los cuales eran para dos personas, el piso era de cerámica, el lugar donde debía estar el profesor en turno, era un mesón de madera, que estaba encima de una elevación, una silla del mismo material que el mesón y un pizarra verde, que causo cierta nostalgia al yo pasado de Cloe.

    La niña hada, me tomo de la muñeca y me llevo a uno de los pupitre que se ubicaba en el medio de la sala, aunque me hubiese gustado sentarme al lado de la ventana, como los protagonista de las series.

    Ambas chicas, se sentaron en uno de los pupitres de la fila de al medio.

    —Casi se me olvida—la niña hada, sonrió a Cloe—Mi nombre es Astrid de Lionx.

    —Ya que te has presentado, debo también presentarme—Sonrió la niña de piel canela y agregó—Mi nombre es Cloe Appleby.

    —Vaya, es un bonito nombres—Astrid, le comentó a la piel canela.

    Las chicas, sonrieron y comenzaron hablar sobre varias cosas.

    Mientras las niñas, hablaban de variadas y vanos temas, se podía escuchar en los puesto más arriba, unos niños se estaban riendo al ver a Cloe.

    —jaja, ni sabía que aceptaban monos camellos, en la escuela —se burló unos de los niños.

    Cloe, al escuchar ese comentario, se enfadó, pero trato de calmarse, no quería causar problemas en su primer día de clase, y no le dio importancia.

    Pasaron algunos minutos, aun los niños se estaba burlando de la niña Cloe, la cual ya estaba molesta por las palabras de esos chiquillos.

    «Malditos bullying, ni siquiera en esta vida me puedo liberar de estos tipos» Cloe, se acordó de su vida anterior, de cómo varios de sus compañeros de curso, se burlaban de su apariencia y de su forma de hablar.

    Cloe, pidió disculpa a su nueva compañera, se paró de su asiento y miro con furia a aquellos burladores.

    —He, ¿qué le causa tanta gracia?—preguntó una Cloe, muy molesta.

    —Jaja, mira la pequeña ladronzuela, se cree con derecho de reclamar—se río uno de los chicos y agregó —Los de tu raza, no tiene el derecho a hablar con nosotros.

    —Maldito, insectos—Cloe, le contestó al chico y agregó apuntándole con su dedo—Claro, tus padres debieron ser primos o hermanos, por eso tiene ese tipo de mentalidad.

    Eso hirió al niño, que empezó a insultar a la pequeña Cloe, la cual también le devolvía los insultos.

    —Esto es divertido—se río un niño de piel era blanca, tersa y liza, su pelo era rubio y en forma de hongo, sus ojos color amarillos y su cuerpo delgado, el niño, miro a su compañero de pupitre y dijo—Ya deja de molestar al mono ladrón, que me voy a orinar de escuchar tanta estupideces que sale de la boca de esta indeseable.

    —Claro—el niño, obedeció a su amigo.

    «Este debe de ser el líder de estos, malandrines» Cloe, observó con una mirada desafiante al niño rubio y pensó «Su cara me recuerda a un personaje de una película, un niño mimado, igual de odioso y racista»

    El niño rubio, se paró de su pupitre y se encamino hacia la niña Cloe.

    —Cloe, será mejor que te disculpe con él —le comentó en voz baja la niña hada a Cloe.

    La pequeña piel canela, no escucho a su compañera y miro desafiante al niño rubio, el cual, se quedó parado unos escalones arriba de la pequeña, ambos se observaron de manera desafiante.

    «Ambos somos niños, así que no tenemos ventajas, ni desventaja » pensó Cloe, y analizo al rubio.

    —Debiste escuchar a Astrid—sonrió el niño, que saco una esfera gris de su bolsillo.

    «Esa es una esfera de magia» pensó Cloe y agregó «La esferas de magia, son objetos poco comunes, que le permiten a un no iniciado en la magia hacer uso de esta, maldita sea como un niño puede poseer una».

    El niño, sonrió al ver el cambio brusco de la cara de Cloe, la cual se había dado cuenta del error fatal que había cometido, dejarse llevar por la rabia, sin conocer a su enemigo y lo que este podía hacer.

    —Gran viento —el rubio, exclamo e invoco de la esfera un gran viento, que hizo que la niña Clero, saliese volando.

    —Cloe—Astrid, estaba muy preocupada por su nueva amiga.

    Cloe, iba a caer al suelo, esto le provocaría varios problemas.

    «Maldita sea» pensó Cloe, que estaba a punto de chocar con el piso, pero su caída fue detenida por las manos de un adulto, que estaba entrando a la sala.

    La pequeña Cloe, observo a su salvador, era un hombre que parecía tener unos treinta y cinco años de edad, tez blanca, pelo negro, el cual tenía amarrado con una coleta delgada, tenía una cara de despreocupación, su mentón era puntiagudo, sus mejillas delgadas, y tenía una barba corta y vestía con una túnica roja con bordes dorados y llevaba puestos unos guantes blancos.

    Astrid, al ver que su compañera, estaba a salvo, suspiro hondo y aliviada, luego miro de reojo y molesta al niño rubio, que al ver la cara de la niña, dio un suspiro molesto y volvió a su asiento.

    —A ver. ¿Qué sucede?—preguntó el adulto, que miro a Cloe—¿Te encuentras bien, pequeña?

    —S…si—Cloe, le contestó al adulto con algo de timidez.

    Cloe, se levantó y le dio las gracias al sujeto, ante de volver a su pupitre.

    El hombre, dio un suspiro y se encamino al puesto de profesor, dejo unos libros en la mesa y observo a los estudiantes.

    —No quiero más problemas entre ustedes—el hombre le dijo a los niños, y después de pasar un tiempo en silencio, se presentó —Soy su profesor de conocimientos culturales, y el encargado de este curso, mi nombre es Salvatore Hypatus, encantado de conocerlos.

    «Conocimientos culturales, ¿será parecido a historia?» se preguntó Cloe, que ya se había puesto en su pupitre.

    —Bueno, como verán, le haré entrega del calendario de este nivel—Salvatore, saco de un libro varios pergaminos, y empezó na entregárselo a cada uno de sus alumno.

    Cuando Cloe, obtuvo el calendario en sus manos, observó la asignaturas.

    «Vaya, parece que en el sistema educativo de este mundo, hay ramos interesantes, escritura con pluma, parece que es como el ramo de caligrafía, fundamentos básico de la magia, veo que en este mundo todos tiene algo de magia» Cloe, paro un momento a leer el nombre de una asignatura« Matemática, maldita sea, ni en este mundo estoy a salvo de esta materia»


    Cloe, suspiro con resignación y dio gracias que estaban en una etapa inicial de la enseñanza.


    Próximo capítulo.

    El colegio, no están malo, es grande y amplio, además admito que me agrada su uniforme, y la asignatura son muy interesantes, bueno aunque tengo problema con algunas, pero he hecho nuevas amistades, y… enemigos.

    Amigo y enemigos/ rivales.

     
  7.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1589

    Amigos y rivales/enemigos.

    Después de que el profesor encargado del curso, terminase de explicar ciertas reglas de la clase, empezó a preguntar los nombre de sus alumnos, desde arriba hacia abajo.

    Cuando paso por el niño rubio, este se paro y aclaro su garganta.

    —Mi nombre es Erick de Lionx, tengo seis años, soy el orgulloso hijo del gobernador y heredero de este, mis pasatiempo son entrenar y cazar con mi padre —se presentó Erick, con orgullo.

    «Espera de Lionx, ¿sera familiar de Astrid?»pensó Cloe.

    —Interesante, el hijo del gobernador—comentó Salvatore, mientras observaba la lista y agregó—El siguiente.

    Después de algunas presentaciones, le toco el turno de Astrid, que se paro y se presentó con una sonrisa.

    —Mi nombre es Astrid de Lionx, tengo siete años, soy hija del gobernador con…una de sus concubina, mis pasatiempos son practicar con el arco y leer libro de literatura—se presentó la joven Astrid.

    «No sabia que este mundo, exista los concubinatos»pensó Cloe.

    —Interesante, dos hijos del gobernador—comentó Salvatore, con cara de pensativo.

    La próxima en hablar era la piel canela, así que se paro y dio una reverencia antes de hablar.

    —Mi nombre es Cloe Appleby, tengo seis años, mis pasatiempo son leer sobre la historia y también me gusta ayudar a mi madre en su trabajo de boticaria—se presentó Cloe a la clase y antes de sentarse, hizo una reverencia.

    —O vaya, tenía entendido que los Appleby, tenia el pelo como la nieve, pero tu eres pelirroja y tu piel es muy desagradable—Erick, insulto a Cloe.

    Cloe, al escuchar ese comentario de insulto, se volvió a para y observo con molestia a aquel rubio.

    —Soy adoptada, y a mucha honra— Cloe, le contestó a Erick, a ella no le molestaba el hecho de ser adoptada, es mas consideraba a Gunhilda, su verdadera madre y agregó —Y eres demasiado joven, para que los ekuinna, te haya echo algo.
    —Ven y vamos a pelear, cara de mono—Erick, desafío a Cloe y observando con cara de molesto a la niña, se preguntó, ¿si debía utilizar de nuevo la bola, para enseñar a aquella niña su lugar?

    —Ya basta de discusiones, es hora de clase—el profesor Salvatore, golpeo la mesa con sus libros, para llamar ka atención de aquellos chicos y agregó —Después de clase debo hablar con ustedes dos.

    Los dos, se disculparon con pena y se sentaron con sus manos cruzada y aun con molestia en su rostro.

    «Estos niños»pensó Salvatore y luego romo una tiza de su escritorio y empleo la clase.

    Cloe, estaba atenta a la clase del profesor, había cierta cosas que su tío, no le alcano a explicar o que no explicaba muy bien, pero el profesor Salvatore, si lo podía explicar mucho mejor, así supo que en el contendiente a partes de los reinos humanos, habían reinos elfos que se fundaron en los cuatros bosques más grandes del contienen te, además que los enanos, tenia sus reinos en grandes fortaleza, que se encontraban sobre minas de oro.

    Cloe, estaba tomando apunte sobre lo que hablaba el profesor, con mucho interés.

    Había veces, que el profesor paraba de explicar, para preguntar si había quedado algo claro o si tenia preguntas, Cloe, aprovechaba esos momentos, para aclarar sus dudas, el profesor, sonriente le aclaraba esas dudas o le volvía explicar.

    Después de la clase, el profesor acordó a Erick y a Cloe, que debía hablar con el,

    —Suerte—animo Astrid a Cloe.
    —Gracias—Cloe, agradeció a la chica con una sonrisa y pensó «Aunque ambos son hermanos, se ve que Astrid, es mucho más diferente que ese Erick».

    La piel morena, fue a presentarse delante del educador, pero Erick, salio corriendo de la sala, con la excusa de ser el hijo del gobernador.

    Astrid, observo molesta esa actitud de su hermano menor, así que fue corriendo para buscarlo.

    —Disculpe profesor, voy a traer a mi hermano—Astrid, le dijo al profesor cuando salio a la siga de Erick.
    —Rayos, estos niños—El profesor, se sentó en su asiento y observó a Cloe y preguntó a la piel morena—¿Has visto tu menú?.

    Cloe, miro con sorpresa al profesor, y sacando conclusiones, se dio cuenta que aquel profesor, también era un reencarnado.

    —¿Usted, es un reencarnado?, ¿cierto?—preguntó una sorprendida Cloe
    —Ve tu menú —el profesor le sonrió a la niña.
    —Es verdad, el menú—Cloe, abrió sacó su pantalla y observo la alerta de encuentros, la cual estaba activa— Eso quiere decir, que es cierto, usted es un reencarnado.

    El profesor, sonrió a la niña, mientras se rascaba la nuca, y le explico que el se había dado cuenta que la niña era también un reencarnado, por la actitud de ella y por el uso de ciertas palabras.

    Después ambos, estuvieron conversando sobre lo que eran en su vida pasada, Salvatore, se sorprendió al escuchar que Cloe, era un joven universitario, al cual había rechazado su tesis y que había muerto salvando a una niña. Cloe, al escuchar la historia de Salvatore, quedo asombrado, el era un soldado mercenario, que murió en guerras en medio oriente, también supo que en este mundo había estudiando en la misma academia universitaria, que estudio su tío.

    La conversación, se vio interrumpida por Astrid, que había llegado cansada, se disculpo por no poder avanzar a su hermano.

    —No importa, avisarle a tu hermano, que tendrá una anotación negativa en su expediente escolar—Le comento Salvatore a Astrid y agregó —Pero por tratar de ayudar, a usted le pondré una positiva.

    Salvatore, se paro del asiento y observo a Cloe.

    —Fue un placer conversar contigo—Salvatore, le dijo a Cloe y agregó—Como consejo, para la otra recuerde que no debe exaltarse mucho, cuando la insulta, y recuerde que es una niña, así que debe tratar de comportarse como tal.

    Cloe, observó de manera molesta a Salvatore y le saco su lengua.

    —Es un buen paso —Sonrió Salvatore a Cloe, se despidió de las chicas y salio del aula.

    «Comportarme como una niña, claro, lo he estado asiendo desde el principio, en todo caso como comportarse como un infante, cuando en este mundo los infantes, son un poco más maduros que en mi anterior planeta»pensó Cloe, que miro a Astrid y luego suspiro hondo.

    Cloe, preguntó a su compañera, cuanto faltaba para la siguiente clase, a lo cual Astros, respondió que falta unos cinco minutos, así que Cloe, decidió esperar la clase sentada en su puesto, Astros, acompaño a su compañera y estuvieron esperando la siguiente clase.

    La clase que seguía, era escritura, pero esta se hacia con pluma, la profesora, les dijo que como primer ejercicio, debía escribir sobre sus pasatiempos con una pluma.

    «Me acuerdo, que en mi anterior vida, compre una pluma de metal, sólo para presumir, pero nunca pude usarla bien»Cloe, suspiro y empezó a utilizar la pluma, pero no lograba hacer bien lo que su maestra le había pedido.

    La maestra, al ver las mancha de tinta y lo desastroso que le quedaba la letra a Cloe, le quito la hoja y la regaño, luego, le paso otra hoja, pero esta tenia rayas verticales y le ordeno escribir la letra a.

    —Después de clases ve a mi oficina, para hacerte clase extra, niña desastrosa—le dijo la profesora, muy enfada con la niña.

    Luego felicito a Astrud, por su perfecta letra, y también felicito a Erick, el cual presumió su buena letra a Cloe.

    La siguiente clase fue de matemática, aunque Cloe, la odiaba por una mala experiencia en el pasado, logro impresionar a la maestra y a la clase, por sus rápidas y acertadas respuesta respecto a la materia de suma, recta, multiplicación y división.

    —Vaya, eres muy buena—La profesora de matemática, felicito a Cloe.
    —Gracias maestra—agradeció Cloe a la maestra, por el cumplido y pensó «Aunque siento que estoy haciendo algo de trampa

    Después de clase de matemática, hubo un largo receso para almorzar, en ese momento varios niños, pidieron ayuda a Cloe, con los ejercicios de matemática.

    —Claro es un justo ser de ayuda—Cloe, sonrió mientras empezaba a explicar a sus compañeros sobre como se hacia cada ejercicio.

    Esto hizo molestar a Erick, que bajo hacia el puesto de Cloe.

    —Te declaró mi enemiga—Erick, apunto con el dedo a Cloe.
    —Sabes, que es de mala educación señalar a la personas —Cloe, le respondió a Erick y agregó —Y sobre tu declaración, la palabra correcta seria rival.
    —No, es enemiga, ya que solo eres una piedrecita en mi camino hacia el éxito—Erick, le contestó a Cloe.

    Cloe, suspiro con fastidio, realmente no le gustaba ser enemigo o rival de alguien, pero parecía que aquel niño, estaba muy obsesionado con el orgullo y la ambición.

    Astrid, que estaba en al lado de Cloe, dio un suspiro, realmente su hermano, pudiese ser tan molesto.

    —Hermano—Astrid, miro con molestia a su familiar

    Erick, al ver los ojos de furia que ponía su hermana, se cayo y salio corriendo de la sala.

    —Parece que tu hermano, te tiene miedo—Cloe, le comentó a Astrid.
    —Bueno, alguien debe controlarlo, aunque sea menor que yo, el es por derecho heredero de los títulos de mi padre—Suspiro Astrid—Así que yo debo velar, para que se convierta en un buen heredero.

    «Estaba equivocado, en este mundo los niños no son un poco maduro, respecto a los infante de mi planeta anterior, aquí son muchísimo más maduro» pensó Cloe.
     
  8.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1663
    Dragones y clase de zoología.


    La hora del almuerzo era una hora de receso, en la cual los estudiantes podían aparte de almorzar, relajarse un poco antes de la última clase.


    Cloe y Astrid, estaban almorzando en el patio del colegio.


    —Algo que me molesta de mi madre, es que insiste que yo comience a comer manzanilla y menta, después del plato de comida—suspiro mientras tomaba y veía una hoja de manzanilla y agregó—Ella dice que esto es bueno para la indigestión después de la comida.

    —¿Por casualidad, no tiene agua hervida?—Preguntó Cloe a la niña.

    —Claro, ¿Por qué?—Astrid, le mostró un recipiente de madera.


    Cloe, tomo el recipiente y utilizando una taza de loza, hecho algo de agua en la taza y luego, tomo la hoja que tenía Astros y la metió en la taza con agua, agito un poco la taza y se la paso a su nueva amiga.


    —Prueba, creo que en esta forma la manzanilla, es más deliciosa—Cloe le comentó a su amiga.


    Astrid, con algo de desconfianza tomo la tasa y bebió el agua con manzanilla.


    —Esto…esta delicioso—Astrid, le dijo a Cloe, después de tomar algunos sorbos y preguntó— ¿Tiene nombre tu brebaje?

    —Gracias por tu comentario y bueno, pienso llamarle agua de manzanilla—le respondió Cloe, con una sonrisa algo nerviosa a su amiga y pensó, «Ya veo, aquí no se había hecho el agua de hierba, y eso que existe el té, y las botiquerias, pero ahora que lo pienso hay hierbas que sin miradas en menos, y no se hace mucho experimentos con ellas»

    —Puedes venderla a algún restaurante o pedir a tu madre que venda este tipo de agua—Astrid, le aconsejo a su amiga, y después de terminar de beber el brebaje, le paso la taza a su amiga y agregó—Aunque me pregunto, ¿cómo sabrá fría?


    Cloe, sonrió a la pregunta de su amiga, ya que ella en su vida pasada, había probado agua el agua de menta fría y era igual de deliciosa, pero sobre los de vender el agua de hierba, no era mala idea.


    Después del almuerzo, las chicas se relajaron, Cloe, se había acostado en el suelo, observaba las hojas de los árboles, ya había pasado seis años de vivencia en aquel mundo, y ahora que lo pensaba comparado con el mundo de donde ella venia, aquel planeta, aunque no poseía mucha tecnología, era un lugar muy curioso y divertido.


    —Cloe, ¿qué quieres ser cuando sea grande?—preguntó una curiosa Astrid a su amiga.

    —Pienso convertirme en una académica aventurera—le contestó Cloe a su Astrid—Así me iría de aventura, lucharía con criatura y conocería nuevo lugares, para anotarlo y crear libros, sobre este mundo, publicaría lo visto.

    —Vaya, interesante futuro te proyectas, amiga—suspiro Astrid, algo deprimida.


    Cloe, al ver la cara de Astrid se sentó y miro a su amiga.


    —Tú, ¿tienes planes para el futuro?—preguntó Cloe a Astrid.

    —No, mi futuro está dirigido para convertirme en la concubina o en la esposa, de algún noble.

    —He Astrid, no te deprima—Cloe trató de subirle el ánimo a su amiga—Simplemente escapa de aquel futuro.


    Astrid, miro con algo de sorpresa a su amiga, observo como ella le sonreía, y luego volvió a suspiro con depresión.


    —Como admiro tu libertad—dijo Astrid a su nueva amiga.

    —Astrid, si crees que no puedes liberarte no te liberara, pero si crees que te puedes liberar, bueno ya sabes, mi amiga—Cloe, le aconsejo a Astrid y luego preguntó para cambiar de tema— ¿Que nos toca en la siguiente hora?

    —Zoología básica—le respondió Astrid a su amiga, ya algo más animada.


    Cloe, se puso contenta al escuchar el nombre de la asignatura que le tocaba, unas de las materia que más quería aprender era la zoología del mundo en que estaba, se preguntaba, ¿que animales fantásticos habitaban en la tierra?


    Unas sombras gigantes, sobrevolaban los cielos de la ciudad, sin que nadie notase su presencia. Las sombras correspondía a tres grandes dragones, dos de estos eran de color dorado y gigante, su rostro mostraba una vejes de sabiduría y uno era más bajo que los originales y su color era entre plateado y dorado, su rostro era más joven.


    —Los dragones son seres que han vivido desde los inicios de los tiempos—Explicaba un tipo de tigre-humano, el cual vestía ropas elegantes, botas cafés oscuro, pantalones de lineas rojas y azules, una túnica azul con partes rojas , y una capa azul oscura—Estos están clasificados por colores, siendo los dorados lo que son los más sabios, y lo que se pueden convertir en cualquier criatura, aunque ellos no le agrada estar con seres que para estos dragones, son bueno inferiores, los dragones plateados, aunque son inteligente, no buscan conocimiento y son más sentimentales que sus pares dorados.

    [​IMG]

    —Disculpe profesor—La niña Cloe, levanto su mano para preguntar— ¿Y qué pasa si un dragón dorado, tiene una cría con un dragón plateado?

    —Interesante pregunta, cuando eso pasa y son pocas veces la que sucede, hay un 25% que el dragón resulte plateado, puesto que prima los genes del dorado, aunque también se puede dar el caso que nazca un dragón 50% dorado y 50%, plateado en tal caso el dragón es más bajo que sus pares dorados, pero es más alto que sus pares plateados, y tiene el poder de cambiar de forma, ¿respondí su pregunta, señorita?

    —Si, me ha quedado claro, gracias profesor—Cloe, le sonrió al profesor.


    El profesor Torr Castle, al cual Cloe, había puesto por sobrenombre Tony, ya que que el profesor era muy parecido a la mascota del cereal, era un zoólogo investigador, que había ido a todos los puntos conocido de aquel planeta, para registrar los animales, tanto conocido como desconocido, pero por causa de una maldición se había convertido en un semi humano y un tiempo después había decidido cambiar su vida de aventura por una más tranquila, como profesor del colegio.


    Por un momento Cloe, pensaba que su rival auto proclamado, iba a molestar al profesor por su figura, pero parecía que el chico respetaba al docente, incluso este se quedó tranquilo y escuchando al profesor y no se había atrevido a molestar a Cloe.


    Cuando termino la clase del Torr, casi todos los niños se retiraron menos Astrid, que fue corriendo hasta el profesor y Cloe, que estaba acompañando a Astrid.


    —Tío—Saludo Astrid al profesor Castle.

    —Buenas tarde Astrid—Saludo un sonriente Torr a Astrid y vio a Cloe—Vaya, ¿Veo que te has hecho una amiga?

    —Sí, creo que ya la conoce, pero la presentare ella es Cloe Appleby—Presento Astrid a su nueva amiga y luego presento a su tío —Él es el hermano de mi madre, Torr Castle


    El profesor Torr, saludo a Cloe y ella hizo lo mismo.


    —Mi tío Torr apresar de su aspecto, es muy respetado en la familia, incluso mi hermano le tiene un gran respeto—Astrid, le dijo en voz baja a Cloe y agregó— Y eso a pesar de su maldición.


    «Creo que sé a qué profesor, acudir cuando tenga algún problema, con ese mocoso», pensó la niña Cloe.


    Después de un rato de conversación, las chicas salieron de la sala.


    —Que buen día de clase tuvimos, ¿no es cierto Cloe?—preguntó Astrid a Cloe

    —Aún no termina mis clases, debo ir a las clases extra con la profesora de escritura—le respondió Cloe a Astrid.

    —Es verdad—Astrid, le dijo a su amiga y agregó —Entonces nos despedimos y nos vemos mañana.


    Cloe, le respondió con una despedida y se separaron.


    Mientras tanto en el gremio de aventureros, sus miembros estaban disfrutando del ocupó, cuando se vio a tres figura encapuchada y con túnicas negras entrar por la puerta del edificio


    Los miembros, observaron a esos encapuchados, lo más notable que tenía los aparecido, eran unas alas de dragón las cuales usaban como grandes capas, y unas colas de reptil.


    —¿Que hace dragones, en esta ciudad?—preguntó un elfo.

    —Tiene razón, ellos mayormente viven en montañas y no bajan a ciudades—comentó un demonio.


    Los encapuchado, caminaron hacia la recepción, sin escuchar las conversaciones de los miembros del gremio.


    —Disculpe, señorita—Uno de los encapuchado hablo con la recepcionista.

    —S…si—preguntó una nerviosa mujer al ver a aquellos altos seres

    —Queremos contratar al gremio, para una misión —el encapuchado le dijo a ka recepcionista —Necesito hablar con el maestre del gremio.


    La recepcionista, estaba nerviosa y paralizada, por la voz de aquel ser encapuchado.


    —Tranquila, yo me encargo—el viejo maestre hizo su aparición y miro al encapuchado mayor y con una sonrisa saludo al dragón—Hace tiempo que no te veía, viejo lagarto.

    —Lo mismo digo humano apestoso— le respondió el dragón al maestre.

    —¿Que quieren en el gremio?—preguntó el maestre al dragón.


    El dragón, le contestó que quería hablar con el asola y en privado, el maestre, afirmo con su cabeza y guió a los encapuchados a su oficina.


    Cuando los encapuchados entraron a la oficina, el maestre cerró la puerta.


    —Queremos que protegía el huevo que engendrará al nuevo rey—El encapuchado, le mostró al maestre un huevo dorado y agregó —Tememos que dragones opositores, ataquen al huevo, ya que nuestro rey ha muerto antes del nacimiento del príncipe.

    —Entiendo, lo cuidare—le respondió el maestre—Por lo viejo tiempo, pero sabes que no puedo protegerlo para siempre.


    El dragón, e contestó que sabía eso, y cuando llegase el tiempo, iba a enviar a alguien a recoger huevo.


    —Ya veo—le contestó el maestre, tomando el huevo dorado y lo guardo en un cofre—Le va a costar.

    —Sabemos eso y pagaremos mensualmente por el cuidado del futuro rey—le respondió el encapuchado.


    El líder de los encapuchado, firmo un acuerdo y salió junto con sus compañeros de la habitación.
     
  9.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1662
    Después de clase.

    La niña Cloe, entro a la oficina de la maestra de la escritura, la cual la estaba esperando sentada, en su silla y con una regla.

    «No me digas que esta profesora, rige a sus alumnos menos avanzado con la ley de la regla», pensó Cloe y siguió caminando hasta una silla que estaba frente a una mesa de piedra.

    Cloe, observo que encima de la mesa, había algunos pergaminos u al lado de estos papeles, se encontraba un tintero con una pluma.

    —Chiquilla, debes repetir una letra en cada pergamino—le ordeno la maestra a Cloe.

    — ¿Cuantas veces?—preguntó Cloe a la maestra.

    —Hasta que te salga bien—La maestra dio un golpe con furia a la mesa, que asusto a Cloe.

    Cloe, se calló y empezó a escribir, mientras era observada por una estricta maestra de escritura, cada vez que la niña fallaba, la maestra le regañaba, le quitaba el pergamino y le daba otro, para que la joven, volviese a escribir en el pergamino, después de varios intentos fallidos, la niña, pudo terminar, sin ninguna falla.

    —Bien—La maestra estaba feliz, por el buen resultado de la pequeña niña—Lo has hecho bien, señorita Cloe.

    —Gracias a usted—agradeció Cloe y pensó, «Maestra perra»

    —Debes irte niña—La maestra se despidió de Cloe y agregó—Quiero volverte a ver el próximo Lunes, por la noche, ha y practica escritura.

    Cloe, afirmo y hizo una reverencia para despedirse, cuando salió de la oficina, dio un suspiro de alivio.

    «Vaya perra, resulto ser la maestra», pensó Cloe.

    La niña Cloe, decidió ir al baño, ya que le llamaba la naturaleza, un rato después salió del baño, más aliviada, y decidió ir afuera para esperar a su hermana, que debía salir pronto, pero cuando estaba cerca de la salida, fue abordada por Erick y sus amigo y la arrastraron hasta una sala vacía.

    Erick, saco una daga y le corto parte del pelo a la niña, dejándola con un corte hasta la barbilla y la tiraron al suelo

    —Jaja, llora, llora, mono—Erick, se reía junto con sus amigos.

    Aunque la niña, sentía gran humillación por la pérdida de su cabello, no iba a llorar, no iba a darle la satisfacción a ese mini ku klux klan.

    Cloe, comenzó a reír, mientras se levantaba, esto hizo que Erick, y sus compañera, se sorprendiese por las risas de la niña.

    —Jajá, tu intento de bandido, es tan inútil, como tu hijito de papi—Cloe, se levantó y miro a su auto-proclamado rival y agregó—Eres tan ridículo, que te asusta tu hermana mayor.

    —Maldita, mono—Erick, corrió para golpear a la niña, pero su puño fue detenido por una mano de alguien mayor.

    —Deja a mi hermana menor—Se escuchó la voz de una enfadada Angie.

    Erick, miro a la mayor de las hermana con algo de miedo, al ver como sus ojos lo observaba con furia, pero quería mantener su fachada de niño orgulloso.

    —Soy el hijo del gobernador, suéltame, descendiente de recoges manzanas—Erick, amenazó Angie.

    —No me importa, la que quieres golpear es a mi hermana—Angie, le contestó furiosa a niño.

    Angie, dejo al niño y tomo la mano de su hermana, después de salir del colegio, la mayor de la hermana, se puso de cuclillas y reviso a su hermana, luego la abrazo y se disculpó por no llegar a tiempo.

    —Hermana, disculpa, por no llegar tiempo—Angie, continuaba abrazando a su hermana menor—Si hubiese llegado a tiempo, esos chicos no te hubiese lastimado.

    —Tranquila hermana, no es tu culpa—La niña Cloe le dijo a Angie y agregó—Es culpa de ese intento y mini miembro del ku klux klan.

    —Pero por su culpa, tu hermoso pelo, se arruinó—Angie, toco el pelo de su hermana menor y suspiro—Nuestra madre se va a enojar.

    Cloe, afirmo con su cabeza, a la niña no le importaba mucho su pelo, ya que lo tenía largo, como una forma de compensar a su madre adoptiva por cuidarla.

    Al rato después, las chicas, se encontraba sentada en un sofá, y su madre que estaba sentada en una silla, hablaba con ellas.

    —Me molesta más ese niño, que te molesto, que el corte de cabello—La madre de Angie y Cloe, estaba molesta y agregó —Voy hablar con el director del colegio.

    Ambas chicas, estuvieron de acuerdo con su madre.

    —Bueno, ya teniendo esto listo—La madre, se paró de su asiento y miro a sus hijas—Vamos a preparar una deliciosa cena y por ahora olvidemos esto.

    Después de una hora, la cena estaba lista, y la familia, comía en la mesa.

    —Este pastel de manzana, esta delicioso— Bently, comentó con una sonrisa y agregó —Como siempre tiene una buena mano, hermana.

    —Estoy agradecida por tu alago, hermano—sonrió la madre de Angie, agradecida por el alago de su hermano.

    —Madre, ¿está practicando para la feria del festival de la fundación?—preguntó una curiosa Angie a su madre.

    Gunhilda, sonrió a sus hijas y afirmo con su cabeza.

    «Es cierto los Appleby, fueron unos de las primeras familia que llegaron a esta zona, cuando aún no era ciudad, ellos en un principio, vivía en un terreno con manzanas, de ahí su apellido, además se hicieron ricos con el comercio de manzanas y productos derivados», pensó Cloe y agregó, « Por lo que se, los Appleby, en cada festival de la fundación, debe preparar productos derivados de manzanas, a mi madre le toco hacer pasteles de manzanas y los otros familiares, otros tipos de productos»

    Después de la cena y ya de noche, las hermanas se fueron acostar en su pieza.

    Cuando se acostaron en sus respectivas camas, estuvieron hablando sobre el primer día de colegio de Cloe.

    —Ya veo, no te gusta la profesora de escritura—Angie, le dijo a Cloe.

    —Esa mujer es una pe...—Cloe, iba a completar esa palabra, pero se acordó que ese no era el lenguaje de una niña y agregó—persona muy desagradable, al igual que ese niño.

    —¿Hablas del hijo del gobernador?—preguntó Angie a Cloe y agregó —Ese niño no se parece a su abuelo.

    Angie, se acordó que había leído que el anterior gobernador o sea el abuelo de Erick, era uno de los mejores gobernadores, que había tenido la ciudad, implementó varias políticas a favor de los ciudadanos y de los inmigrantes de otros reinos.

    —Bueno, si me los pregunta, creo que su hermana mayor, es mejor que el—Suspiro la joven piel canela y agregó—Se ve que ella es más madura que Erick, además de una buena amiga

    —Vaya, parece que te intereso la sobrina del profesor Torr—sonrió Angie a su hermana, y agregó —Me alegra que te haya hecho una amiga de tu edad.

    —Bueno, también conocí a otro reencarnado, es uno de los profesores que me hace clase—comentó Cloe a su hermana y agregó —También supo que el en su vida anterior fue un mercenario, que murió en una de las batallas de medio oriente.

    Angie, sabia de quien se trataba, se acordaba que una de su antiguos compañeros de trabajo, o sea un ángel de la muerte, le había contado que aquel reencarnado tuvo ciertos problemas para ingresa a su nueva vida, ya que había matado a varias personas, como mercenario, aunque después de una discusiones, Deus, le permitió reencarnar.

    Ambas chicas, estuvieron hablando durante una media hora, y cuando sintieron sueño se durmieron

    Mientras tanto en una posada, que servía como un establecimiento para recibir a viajeros, que se quedaba oír algunos días en la ciudad se encontraba los tres dragones encapuchados, los cuales estaban hablando.

    — ¿Segura, que te quieres quedar algunos días en esta ciudad?—preguntó unos de los dragones al dragón de menor estatura.

    —Estoy segura, abuelo—le contestó la dragona al mayor de los dragones y agregó —Sabes, que tengo fascinación por los humanos.

    —Fascinación que adquiriste de tu madre—Le comentó el dragón mediano

    La dragona, miro al otro dragón con una sonrisa y luego volvió a mirar al dragón mayor.

    —Después del festival de la fundación, volveré con ustedes—La dragona, le dijo a los presentes y preguntó— ¿Que dicen?

    Los dos dragones, se miraron y suspiraron con resignación, realmente aquella joven dragona, había heredado mucho de su madre, una dragona plateada.

    —Bueno, pero vuelve a casa, hija—El dragón mediano, le dijo a su hija y agregó—Y ten cuidado.

    —Claro que me cuidare, sabes soy una dragona joven—le contestó la dragona menor y agregó —Y gracias por aceptar mi petición.

    A la mañana siguiente, me desperté y prepare todo para irme a clase u cuando llegue al colegio, supe que mi madre, ya había hablado con el director, sobre el incidente de ayer.

    El director, me mando a llamar junto con Erick, después d contarle lo sucedido, el director, se molestó con Erick y lo castigo por esa conducta, el castigo fue quedarse después de clase en la sala de castigo, el machito de mi auto-proclamado rival, se enfadó con el directo, conmigo y con mi madre, je hizo varios berrinches que no convencieron al anciano director.

    Después de que se supo sobre ni caso, la hermana mayor de Erick, se disculpó conmigo por el comportamiento de su hermano, pero yo le dije que no era necesario, y que fuese Erick, que se disculpara, aunque sabía que eso no iba a suceder, por lo menos no en estos años.


    Había pasado dos semanas, y el festival de la fundación daba comienzo.

    Próximo capítulo:

    El festival de la fundación, se prolonga una semana, en la cual hay suspensión de clase, y de cualquier actividad que no fuese algún servicio necesario. Es una semana en donde la familia se junta, y ver desfiles, van a la feria, en donde se compran productos varios, también es una semana en que se puede conocer a personas interesantes.

    Próximo capítulo:

    El festival de la fundación.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    135
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Mors nem et renascentiam
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1768
    El festival de la fundación.(Parte 1)

    Han pasado varios días después de la primera clase, y del incidente con Erick, he aprendido mucho en la escuela, ya pude normalizar mi letra con la pluma, aunque es grande, ya se puede entender, y ya no macho el pergamino, eso ha echo que la profesora se flexibilizara conmigo.

    También he tenido clase de magia, según la profesora, todos nacieron con una clase de magia, pero las personas que se especializa y profundiza en esa magia son llamado mago o hechiceros."

    Descubrí que desarrolle más la magia de encantamiento y conjuración, eso me gusta mucho.

    Astrid, desarrollo la restauración y la alteración y su hermano, bueno desarrollo la destrucción y la alteración.

    Aunque según la profesora, es bueno conocer la teoría de la magia, antes de poder usarla, es por eso que no se usa la magia hasta los once años, aunque se permite adelantar la materia en casa.

    También tenemos educación física o algo parecido, aunque esto incluye montar en un pony, también pelea con espada de madera y otras actividades físicas.

    Es raro para mi, pero mi cabello, se ha vuelto negro, le he preguntado a mi madre, sobre este problema, y en dijo que no me preocupara, ya como mi sangre es mestiza, o sea que soy de dos diferentes razas de humanos que están en la misma región , mi pelo cambiara constantemente durante mi crecimiento.

    El festival de la fundación ha comenzado, y muchas personas se están preparando, varias actividades profesionales se han cancelados, excepto los servicios como hospitales y la guardia de la ciudad, lo bueno es que no tenemos durante los días que dura el festival.

    Mi madre me ha comprado un nuevo vestido, y algunos objetos de orfebrería de oro, que se pone en los tobillos y en el cuello, también algo parecido a una cinta verde que se amarraba a la cintura, mi hermana mayor, me peino y recorto las puntas irregulares, cuando me mire en el espejo, parecía una pequeña egipcia, incluso hice un pequeño baile.

    [​IMG]

    -Que bueno, que te haya gustado-la madre de Cloe, entro a la pieza de sus hijas, con una sonrisa-Sabia que te gustaría, compre ese vestido y esa orfebrería a unos comerciantes eukinnas, así que se ve bien en una niña como tu.

    -Se te ve bien, hermanita-sonrió la chica a su hermana menor y agregó abrazando a Cloe por atrás -Te vez tan tierna.

    Cloe, agradeció a su hermana mayor por el cumplido.

    -Ha hija, también te compré un vestido para la ocasión-La madre de las chicas, le presentó a Angie, su vestido y agregó -Prueba tu ropa.

    La hermana mayor, agradeció a su madre y se puso el vestido blanco.

    Angie, que ya tenia puesto su vestido, el cual era de color blanco, sin manga y un lazo azul amarrado en el cuello , sonrió agradecida a su madre por el regalo.

    [​IMG]

    -Bueno, es hora de irnos, mis queridas hijas-La madre, observo a sus hijas con una sonrisa y agregó-Mi hermano, esta esperando en el puesto.

    -Claro, mama-Respondieron las niña, con una sonrisa en su rostro.

    Al rato, las niñas y su madre, estaban en el puesto y el tío Berry, no había podido vender, ya que le era difícil comunicarse con los clientes.

    -Ya hermano, me toca a mi vender-Gunhilda, suspiro hondo, saco a su hermano y agregó-Ayuda a las niñas.

    -Claro-El académico, le sonrió a su hermana y empezó ayudar a colocar los pasteles en el puesto.

    Después de colocar los pasteles, las niñas empezaron ayudar a vender los pasteles.

    Cloe, había atendido a un cliente, cuando apareció una extraña clienta, era una mujer de un oscuro vistoso y atuendo que hacia mostrar su partes atractivas, sumado esto, también tenia unos pequeños cuernos, unas corta alas de dragón y una larga cola de dragón, además su pelo era rojizo y largo y sus ojos claros.

    [​IMG]

    -Buenas, un delicioso aroma me llego de este sitio y quiero saber que vende-Saludo y explicó, la extraña mujer.

    -Ha, genial una mujer dragón -Cloe estaba impresionada al ver a aquella chica.

    -Jaja, eres muy perceptiva pequeña-Se río la joven dragona y agregó -Me agradas pequeña.

    Cloe, le explicó que vendía pasteles de manzanas, y le ofreció una muestra, la joven dragona, agradeció la muestra y se la comió

    -Este pastel de manzana es delicioso-La dragona, estaba feliz por recibir la muerta y decidió comprar un pastel.

    -Aquí tiene, señorita dragona-Angie, le paso un pastel y agregó con una sonrisa-Son 100 monedas.

    -Claro-La dragona, saco un guarda moneda y le paso a Angie cien moneda y otras 20, por las dulces niñas, que la atendieron.

    Cuando la joven dragona, se retiro, llego al puesto Astrid, la cual traía puesto un vestido claro hecho de seda, encima un abrigo de color rojo claro, una bufanda del mismo color de la chaqueta, y unos zapatos de color cafés oscuros.

    [​IMG]

    -Hola Cloe-Saludo Astrid a la piel morena y agregó con una sonrisa y preguntó-¿Quieres dar un paseo conmigo?

    -¿Puedo, mama Hilda?-preguntó Cloe a la Gunhilda.

    -Claro, pero no vayan tan lejos-Le respondió Gunhilda, con una sobrisa .

    Cloe, le dio la gracia a su madre, le beso en la mejilla y se fue con Astrid a pasear.

    Mientras caminaban, conversaba sobre varios temas triviales.

    Mientras caminaban, conversaba sobre varios temas de carácter trivial. Cuando había llegado hasta la plaza del pueblo vieron con mucho interés como un hombre que parecía de la misma raza que la la niña Cloe que hacia truco con una pelota

    El joven era de piel morena, pelo largo y negro, el cual tenia sujetado con una coleta, ojos claros, su vestimenta que consistía en una camisa blanca, sin manga y abierta, unos pantalones que sujetaba con una cinta roja, y no llevaba calzado alguno

    [​IMG]


    El chico, hacia truco de pelotas para ganar algunas monedas, esto ha Astrid y a Cloe, le desconcertó, ha la primera porque no se veía esa clase d cosa en la ciudad, y a la segunda, ya que pensaba que no se existía esa clase de espectáculo callejero en aquel mundo y porque parecía ser que ese tipo era de su misma raza.

    La dos niñas, se acercaron curiosa al ver aquel espectáculo que no tenia perdida alguna.

    «Vaya, el tipo es bueno», pensó Cloe, mientras veía como el sujeto hacia sus trucos.

    Cuando el sujeto termino de hacer sus trucos, se sentó en un banco de la plaza y contó sus monedas, el chico observo a las niñas en especial a Cloe, y le sonrió.

    -Buenas-Saludo el tipo a las niñas y agregó -Tranquila, pueden acercarse, no soy un hombre peligroso.

    Cloe, se acerco al tipo, mas por curiosidad y hablar con alguien de su etnia. Astrid, acompaño a su amiga, pero se mantuvo muy apegada a ella.

    -Es la primera vez, que veo a alguien de mi propia etnia-le comentó la niña al joven, para iniciar una conversación.

    -¿Entonces, nunca has visto a un eukinna?-preguntó un poco triste el joven a la niña.

    -A parte de mi reflejo, nunca he visto a uno-Cloe, le contestó al joven.

    Al escuchar esto, el chico suspiro con tristeza, le dijo a Cloe, que el se encontraba consternado por el caso de Cloe, así que le empezó a contar a las niña sobre los eukinna, sus orígenes, creencias, la región donde vivía y varias cosas respecto a los eukinna.

    Cloe, al escuchar sobre su etnia de la propia palabras de uno igual que ella, se entero, que ellos eran nómadas que escaparon del desierto, puesto que los altos eukinna, personajes que viven en el norte de la región, los echaron de sus tierras, así que ellos debían estar de pueblo en pueblo, para poder subsistir.

    Cloe, escuchaba con mucha curiosidad los datos que le entregaba el joven, también supo sobre la religión de los eukinna, y sobre la creencia de una maldición que recae sobre algunas familias de clase noble en especial en la familia de los alto eukinna.

    Después de que el joven, le contara a la niñas, varios datos de mucho interés, se despidió de las chicas y les dijo que si querían escuchar más, lo podían visitar en el mismo lugar.

    —Echaa deez, significa que adiós amigos, que le vaya muy bien—Se despido el joven eukinna, que se paro del banco, acaricio el pelo de Cloe y se marcho.

    «Fue una interesante, conversación », pensó Cloe.

    Astrid, que estaba detrás de Cloe, al ver que el eukinna, se había ido volvió aparecer al lado de su amiga.

    —Parece que no te gustan las personas desconocidas—Le comentó Cloe a Astrid.

    —Bueno, mi madre siempre ha dicho que no hay que hablar con este año—le contestó Astrid a Cloe y le preguntó—¿Tu madre te ha dicho sobre eso?

    —Bueno, si, pero es algo que a uno se le olvida—Cloe, le contestó a su amiga y pensó, «En especial cuando vez a alguien de tu misma etnia»

    Astrid, le dijo a Cloe, que era mejor continuar con el paseo, la niña de piel morena, estuvo de acuerdo con su amiga y continuaron paseando.
     
    Última edición: 31 Marzo 2019
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso