Moe moe ¡Esme Kyun!

Tema en 'Relatos' iniciado por George Asai, 19 Mayo 2011.

  1.  
    George Asai

    George Asai Maestro del moe

    Aries
    Miembro desde:
    15 Mayo 2011
    Mensajes:
    980
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Moe moe ¡Esme Kyun!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    7030
    Título: Moe moe ¡Esme Kyun!
    Tipo: One shot-Cuento corto
    Resumen: Tras perder una apuesta con Wendy Esmeralda deberá actuar muy seductora para Pablo, el problema es que ella no tiene ni la más mínima idea de cómo hacerlo. ¿Logrará convertirse en una seductora? ¿O su poder moe la hará torpe e irresistible?
    Advertencias: Palabras obsenas, escenas fuertes.
    Género: Romance, Drama, Comedia
    No. de palabras: 6395


    Bueno, ya puse las reglas, ahora es momento de postear la obra, es un cuento corto que sirve como precuela para Bloody Mirror, no necesariamente, la escribí hace unos meses y quisiera postearla aqui, espero sus comentarios y ver si les gustó o no xD

    Esto no puede estar pasando…

    Sin poder creer lo que ocurría a mi alrededor vuelvo a mirar la pantalla de la consola, yo Esmeralda De La Luz aun no puedo aceptar la realidad que está posada frente a mis débiles ojitos. Mi personaje en el juego ya no puede pelear más, en cambio el de Wendy celebra dando saltos por toda la pantalla, lo mismo hace la jugadora real al verme con ojos estrellados — ¡Gane! ¡Te gane Esmeralda! — Yo aun no me la creo, es decir… ¡Jamás he perdido contra Wendy en un juego de peleas! No puede ser, mi rostro empieza a derramar unas cuantas lágrimas de tristeza y decepción, no por la derrota en si, si no por otra cosa aun más importante que mi honor como video jugadora profesional: Mi honor como chica, había apostado algo con Wendy en este combate y como estaba segura de mis habilidades creí que podía ganar fácilmente, si yo ganaba entonces ella iba a actuar lo más femenina y tierna posible, puesto que su personalidad es un tanto explosiva.

    Tenía todas las de ganar, estuve dominando la mayoría de la partida, hasta que en cierto punto me quedé sin energía, entonces el personaje de Wendy me lanzó el especial que acabo por completo conmigo. Supongo que el exceso de confianza fue mi perdición, Wendy estaba saliendo recientemente a la casa de Carlos para “Una operación secreta” Pero ahora veo que en vez de estudiar para su examen de admisión se la pasaba jugando este juego dentro de su casa, Carlos es tan bueno como Pablo, con la tutela de Carlos de seguro mi mejor amiga logró su objetivo.

    —Felicidades, ajaja me ganaste— Dije disimulando una sonrisa falsa, debo evitar que ella se acuerde de su castigo hacía mi.
    —Oh si ¡Vencí a la maestra del juego! — Muy orgullosa Wendy me miró con ojos llenos de soberbia, no me importa que presuma de esta forma, quizá se olvide del castigo tan penoso que quiere imponerme, inconscientemente traté de levantarme y caminar hacía la salida de manera discreta. Efectivamente, ella estaba tan entretenida bailando una danza de la victoria que se olvido completamente del castigo ¡Estoy salvada!
    — ¿A dónde vas Esme? — Oh no, tímidamente volteo mi inocente rostro hacía la malvada bruja, su mirada tenía una maldad indescriptible con palabras, ella de seguro a hacerme algo pervertido o me va a obligar a hacer algo pervertido, estoy segurísima. — ¿Ah? ¿De que estás hablando Wendy? — Tal vez si me hago la inocente vaya a perdonarme, Pablo siempre lo hace.
    — ¡Ah! Jajajaja hacerte la inocente no va a servirte de nada Esme, no soy alguien olvidadiza como tu, no creas que vas a liberarte esta vez— Justo como lo esperaba, Wendy está a punto de castigarme con algo pervertido, si ya no queda otra opción tendré que resignarme y aceptar cualquier tipo de consecuencia, quizá esto me enseñe a no subestimar a ningún oponente en batalla —Muy bien, acepto mi derrota Wendy, anda dime que debo hacer para terminar esta deuda— ¡WAAA! Me vi muy cool haciendo esa pose, si Pablo me viera de seguro pensaría que soy una mujer fuerte y valiente, el tipo de chica que él realmente quiere, no una tonta asustadiza como yo, puede que mi cuerpo sea extremadamente débil pero eso no quiere decir que mi personalidad tenga que serlo.

    — ¡Así se habla Esmeralda! Tu misión es simple: Debes actuar súper seductora y moe ante Pablo— Mi corazón casi se detiene al escuchar esas palabras, a ver déjenme ver si entendí: Tengo que actuar… ¿Cómo? Mi pequeño cerebro aun no puede procesar la información dictada hace unos momentos — ¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!— Finalmente entendí lo que debía hacer, actuar vergonzosamente frente a Pablo por un día entero.

    —Jajaja, esa será tu misión Esmeralda, deberás actuar como una niña muy moe, pero no inocente si no seductora, ya quiero ver los errores graves que cometerás— Wendy no tiene mucha confianza en mi, realmente yo tampoco la tengo, en verdad me da miedo imaginarme a mi misma actuando de esa forma “Oh Pablo, amor mío ¿Vamos a la cama?” KYAAAAAAAAA Eso me da miedo, creo que Pablo va a querer correr como mosca en cuanto me vea de esa manera, después de todo no soy nada bella, los hombres solo me buscan para tocarme y hacerme cosas pervertidas, Pablo siempre me ha protegido y cuidado, además me respeta y solo me toca cuando la situación lo amerita, es el novio perfecto ¡Perfecto! Alguien que no te obliga a hacer cosas que no quieres, tampoco me grita o abusa de su fuerza, de hecho es muy suave conmigo y me acepta como soy, el actuar de esta forma va a asustarlo o a alejarlo de mi.

    —Pero no es necesario hacerlo Wendy ¿No podría ser otra cosa? — Hablé algo deprimida por el plan, Wendy notó que realmente estaba incomoda así que se acerco y me abrazo tiernamente como lo haría una hermana mayor.
    —Esme, Pablo realmente es un gran chico, es la persona ideal para ti, pero su bondad y amabilidad merecen ser recompensadas, el es un chico y tiene ciertos deseos ocultos, es tu deber intentar satisfacerlos así como el satisface los tuyos ¿O no eres tu la única que es tocada y abrazada? ¡Debes poner la iniciativa también! Estoy preocupada porque eres demasiado sumisa, un leve cambio de actitud te haría bien— Entiendo lo que dice, Pablo es un chico y yo una chica, es natural que nuestra relación tenga que avanzar con más contacto físico, sin excederse claro está pero…Si no hago algo con eso puede que se llegue a aburrir.

    El no está conmigo solo para tocarme o hacer lo que quiera conmigo, Pablo me rescata de cualquiera que desee hacerme daño, hay cosas que no puedo enfrentar por mi misma o desafíos demasiado grandes para mi, cuando me siento sola o asustada Pablo es el caballero que viene a salvarme, el héroe con el que tanto soñé cuando era pequeña, sin embargo no puedo seguir siendo una princesa inocente por siempre, de vez en cuando debo tratar algo diferente. —De acuerdo, veré que puedo hacer ¡Seré una Esme distinta por un día! — Levanté la mano derecha en señal de triunfo ¡No voy a rendirme ante nada! Justo en ese momento el timbre de mi casa sonó con un pequeño “click” curiosamente mi madre corrió hacía la puerta sin hacer esperar al cliente como de costumbre, al abrirla puedo ver a un joven de cabellos rojos, vestido con una camiseta azul y un suéter abierto color gris, llevaba puestos unos pantalones de mezclilla negros así como unas deportivas blancas, esa persona era… ¡PABLO!

    Rápidamente voltee a ver a Wendy, ella no dijo nada, sin embargo podía ver en sus ojos un mensaje de “¡Ve por el amazona!” Muy bien, debería acercarme primero y saludarlo, si eso debe ser lo correcto jajaja, camino lentamente hacía el portando la sonrisa más calmada que puedo mostrar, lamentablemente sentí como mi rostro se congeló de la vergüenza, por ende mis dos mejillas se pusieron extremadamente coloradas, mi voz no podía salir correctamente.
    —Ah, ah, ah, yo, bueno, este…hola— ¡Soy una tonta! ¡Decir muchas incoherencias para un simple hola no es nada atractivo! Tranquilízate Esmeralda ¿A dónde rayos se fue todo el valor de hace un minuto? Pablo me veía bastante confundido, moví lentamente mi cabeza hacía delante dando unos cuantos pasos en dirección a su espacio vital, una vez que llegue a atravesar esa barrera invisible algo bueno sucederá estoy segura, justo cuando estaba a punto de darle un abrazo me termine resbalando con una hoja de papel tirada en el suelo ¡Ah que vergüenza! Cerré los ojos esperando un buen golpe en la cabeza, para mi sorpresa cuando yo los abrí no sentía dolor alguno, examiné la situación claramente, viéndome a mi siendo sujetada de las caderas por Pablo.

    —Auch… ¿Estas bien? — Preguntó el algo preocupado, puedo ver en sus mejillas un ligero rubor por estarme sosteniendo en una pocisión bastante comprometedora.
    —Si, muchas gracias Pablo— Voltee a ver hacía otro lado con el rostro extremadamente sonrojado ¡Esta es mi oportunidad! Rodee mis dos brazos sobre su torso bastante avergonzada por mis atrevidas acciones.
    —De, de, de nuevo gracias Pablo, siempre serás mi, mi…héroe— Eso último lo dije en voz baja, mi rostro estaba más rojo que un tomate, tanto que mejor escondí la mirada en el pecho de Pablo, mis hombros temblaban de la vergüenza, mis rodillas también se sentían frías y de un momento a otro los nervios me estaban carcomiendo hasta sudar como si hubiera corrido todo un maratón.
    — ¿Te sientes bien Esmeralda? Te noto algo cansada y tensa— Oh que tierno…A pesar de actuar como una idiota el sigue preocupándose mucho por mi, no puedo escapar de este reto desmayándome o haciendo algo que en condiciones normales haría. Separé un poco mi cabeza de su pecho, entonces sonreí con toda la amabilidad e inocencia posible, no se si esto es seductor o algo pervertido que entré en la categoría de Wendy, aunque al menos estoy feliz de hacerlo.
    —Si, estoy bien— Tomé la mano de Pablo con suavidad y avancé algunos pasos a su lado, el ya se veía algo nervioso pero a diferencia mía Pablo puede controlar sus emociones manipulando sus estados de animo, claro que cuando alguien trata de hacerme daño el no duda en atacarlos, a veces me siento un poco sola o desprotegida cuando no lo tengo cerca, ya que tengo pesadillas de gente mala haciéndome cosas indeseables.

    Bueno ahora no es momento de pensar en esas cosas, es mejor salir de aquí antes de que Wendy diga un comentario que arruine mis planes —Oh Esme, no sabía que te dejaras caer a propósito— La voz burlona de Wendy hizo que mi rostro se pusiera rojo otra vez — ¡Claro que no! Yo no soy ese tipo de personas y… ¡Kya! — No supe que decir después, voltee para otro lado muy nerviosa temblando nuevamente y preocupando más a Pablo, el pelirrojo me soltó con mucho cuidado asegurando que no fuera a caerme otra vez.
    — ¿Es que apostaste con Wendy? — Pablo nos miro bastante desinteresado, creo que el ya ha llegado a la conclusión de esta misión, más sin embargo no se mostró molesto, cuando quise inculpar a mi amiga ella ya había desaparecido de la sala ¡Ahora es mi oportunidad!
    —Pablo… ¿Quieres ir al centro comercial? — Lo invité con una sonrisa, el asintió sin mucho interés —Porque no— Al decir eso lo tomé de la mano caminando hacía la puerta —Mamá vamos a salir, venimos luego— Mi madre asintió con la cabeza mientras lavaba los platos para la cena, Wendy nos dejará solos un momento, si yo fuera alguien más normal fácilmente podría pasarla como siempre con Pablo y mentirle a Wendy después, lamentablemente soy muy mala mintiendo así que si no hago lo que ella me dijo entonces se dará cuenta cuando trate de mentir.

    Salimos de la casa rumbo al centro comercial, caminar de aquí para haya es relativamente poco, por lo que no hay necesidad de tomar transporte público, Pablo caminaba con ambas manos en sus bolsillos mientras yo las ponía a la altura de mi pecho, notaba mi respiración bastante agitada, necesito tomar acción rápido.
    —Pablo acaso yo…bueno…este, verás, yo, este… ¿Te parezco linda? — Realmente merezco el premio a la chica más estúpida del mundo ¡Como demonios le voy a preguntar eso! Ahora responda lo que responda será muy vergonzoso —Pues si realmente, eres muy linda Esmeralda— Pablo volteó para otro lado bastante sonrojado, no se si eso habrá sido efectivo pero debo probar con algo más fuerte, tímidamente tomé la mano de Pablo con mucha suavidad, el no opuso resistencia alguna.
    —Ajaja, es que somos novios y pues, esto es natural… ¿Verdad? — Pablo tomó mi mano con suavidad, me sonrojé demasiado cuando lo hizo —No realmente— La voz de Pablo siguió sin alterarse, el no soltó mi mano cuando dijo eso, tampoco se burló o hizo algún movimiento sospechoso.

    — ¡Ah! Es decir que yo…- Bajé mi cabeza con las lágrimas en mi garganta, no puede ser que me haya equivocado en ese tipo de cosas.
    —Es una broma tranquila Esme, no estés nerviosa jajajaja hemos salido muchas veces, no se porque hoy te veo extraña, quizá deba hablar con Wendy de esto— Justo cuando estaba a punto de llorar Pablo se explicó, es una suerte que fuera una broma y ciertamente me la merezco, no se porque estoy tan asustada si hemos salido varías veces.

    —No, no, no te preocupes Pablo, estoy bien ¡Vamos a la tienda de videos! — Jalé a Pablo de la mano hacía una tienda de videojuegos, videos, artículos electrónicos y muchas cosas que nos gustan a los dos, la verdad es que debería probar algo mucho más femenino de mi parte, pero no puedo evitarlo, toda mi vida crecí jugando este tipo de cosas y es natural que haya ganando un súper gusto y amor a todos los aparatos electrónicos, Pablo y yo miramos algunos televisores con consolas prendidas, habían muchos juegos nuevos que queremos probar, sin embargo la falta de dinero nos dificulta el acceso a tan milagrosas tecnologías, los demás dueños del lugar nos ven como si fuésemos una pareja extraña, nos estamos tomando de la mano mientras reímos y comentamos de cosas que no tienen nada que ver con los enamorados, desde lanzamientos nuevos hasta trucos, me siento feliz de solo ver a Pablo sonreír, entiendo que el ha pasado por un dolor tan fuerte como el mío, los dos estaríamos perdidos si no nos hubiéramos conocido.
    —Eh Esmeralda mira el precio, si logramos obtener dinero pronto quizá podamos comprarlo— Pablo comentó el precio de un videojuego, era de origen japonés y para variar era de lucha, siempre nos han gustado los juegos de lucha, más si son nipones puesto que sus gráficos e historias.

    Jajaja apuesto a que nadie se imaginaba eso, es decir desde la vista de algún extraño yo puedo parecer toda una ignorante de este tema, sin embargo conozco tanto como cualquier aficionado e incluso más, bendito sea el tiempo libre y las horas de sueño perdidas. Pasamos cuarenta minutos chocando todos los artículos, finalmente salimos del local caminando hacía el centro comercial otra vez.

    —Esos eran buenos precios— Pablo comentó bastante interesado.
    —La verdad si, tenemos que ahorrar mucho para poder jugar— Respondí yo con una sonrisa, sin darnos cuenta los dos seguíamos tomados de la mano. Luego de un tiempo llegamos al centro comercial, el lugar era un edificio enorme de dos pisos, en el habían muchos departamentos, tiendas y varios artículos de interés para chicos y chicas, podíamos ver a muchas parejas como nosotros pasar su tarde aquí, otras iban al cine, pero lo que más me alegro fue ver familias con niños, veía a muchas parejas casadas venir a pasear con hijos pequeños o ya grandes, no se porque pero cuando veo a este tipo de familias realmente me alegro mucho, mirar a los niños correr y sonreír felices sin nada que los preocupe es placentero. Al igual que las parejas casadas, aquellos que se han jurado amor eterno y sellan su amor en una sortija de compromiso, ver a los hombres defender a capa y espada a sus esposas y ver a las mujeres sonreír y defender a sus esposos, ah eso me parece MUUUY romántico, me pregunto si yo y Pablo algún día caminaremos juntos tomados de la mano y cuidando a un hijo o hija pequeños… ¡Ah! ¡Pero que estoy pensando! Debo dejar de tener esas fantasías tan infantiles, pues me distraen de mi objetivo actual.

    Miré a mí alrededor en busca de algo que pueda servirme, habían algunas tiendas electrónicas selladas, varios puestos de abarrotes — ¿A dónde quieres ir Esmeralda? — Pablo me preguntó algo desinteresado, quisiera saber como ser más femenina o encantadora ¡Pero no se como! Ah, a veces no se porque tengo un novio tan perfecto cuando yo tengo tantos defectos. En mis delirios de tristeza pude observar una nueva tienda de ropa, en la salida del centro comercial, supongo que a las chicas les gusta probarse ropa o verse en el espejo y hacer ese tipo de cosas, bah que más da vamos a intentarlo.

    —Pablo ¿Qué tal si vamos a la tienda de ropa? Quiero ver si hay algo que me quede bien, que últimamente me he estado quedando sin ropa— Dije una excusa barata para convencerlo, aunque a Pablo pareció no importarle.
    —Muy bien— Dijo el caminando a mi lado hacía la tienda de ropa, al entrar vimos un lugar lleno de vestidos, faldas y blusas de alta calidad, a pesar de que el local tenía poca decoración y muy poco personal, el hombre atendiendo era un señor de aproximadamente cuarenta años, con bigote blanco y un traje informal, mientras su ayudante era alguien quince años más joven, como alguien de veinticinco años más o menos, el si llevaba un pantalón de mezclilla percudido y una camisa blanca. Podía ver bastantes atuendos algo extravagantes y unos más atrevidos, Pablo miró todas las faldas, vestidos y blusas sin mucho interés, puedo entenderlo ya que a los chicos no les gusta comprar ropa, quizá lo he decepcionado un poco ya que jamás habíamos venido a un lugar como este antes.

    — ¿Te estas aburriendo Pablo? Si es así podemos irnos, no quiero que te sientas incomodo— Dije yo algo deprimida, Pablo se dio cuenta de eso así que negó con la cabeza —No te preocupes, no me molesta realmente, ve y pruébate algo lindo, aunque no tengo dinero para comprar cosas tan caras— ¿Acaso escuché bien? ¡Pablo me va a comprar ropa! ¡Es el fin del mundo! El nunca, nunca que es sinónimo de jamás gasta su dinero en vano, que él me quiera comprar ropa a mi es… ¡Sorprendente!
    Rápidamente me pongo a buscar algo que le vaya a gustar, él va a gastar su dinero por mi ¡No puedo decepcionarlo! —Muy bien ¡Me compraré algo lindo! — Busqué todo tipo de atuendos en esta tienda, habían muchas mini faldas y pantalones bastante pegados, otras blusas pues eran algo cortas y no me quedaban muy bien, además debía revisar un precio accesible para la pobre cartera de Pablo, yo no soy como esas chicas arpías que usan su cuerpo para estafar a los chicos y luego dejarlos. Yo realmente amo a Pablo y estoy segura que el confía en mi y sabe que no voy a querer algo caro o un capricho de ese estilo. Luego de una búsqueda total elegí una falda mediana, hasta las rodillas color blanca y una blusa amarilla, me metí al probador viéndome al espejo claramente, una vez que me quité la ropa me puse rápidamente la blusa y la falda, la blusita me quedaba bien, pero tenía el escote y la parte del busto algo chica, como resultado me sentía incomoda no por la sensación si no porque mis pechos se notaban más de lo normal, eso obviamente me apenaba, la falda estaba bien, mis piernas no estaban muy descubiertas, yo suelo usar muchas faldas porque desde niña estoy acostumbrada, no se porque hay chicas de mi edad que ya no usan faldas ni vestidos, solo pantalones cuando estas son muy cómodas. Una vez que terminé de probarme salí del mostrador para que Pablo me viera -¿Cómo me veo?- Dije bastante apenada y mirando hacía otro lado, lo suponía: El sonrojo de mi rostro siempre será eterno.

    —Esmeralda…te ves… ¡Muy linda! — Al voltearme puedo ver el rostro de Pablo brillando de felicidad, es muy raro verlo así, usualmente el habría asentido con la cabeza y ya, pero en esta ocasión pude ver un destello en sus ojos, quizá me está viendo como una mujer hermosa y no como una chica linda en este momento, siempre he tenido un carácter dócil e inocente, no creo que eso vaya a cambiar, porque esa es mi forma de ser, si llego a alterarme entonces ya no sería yo misma.

    — ¿En serio me veo así? — No pude ocultar los nervios de mis palabras.
    —Claro que si, anda te compraré ese par— Pablo caminó hacía la caja de pago, yo me regresé al vestidor con una sonrisa triunfante en mi rostro ¡No puedo creer la mirada que ha puesto Pablo! Me siento muy feliz, no puedo creerlo aun, ah… ¿Esta puerta ya estaba aquí antes? El vestidor en donde me encuentro tiene dos puertas, la de entrada y una trasera que no había notado, bueno da igual me tengo que cambiar. Me quito la ropa nueva y la guardo en una bolsa negra, cuando me quería poner mi ropa normal soy interrumpida por el sonido de la puerta principal abriéndose por la fuerza, aun estoy en ropa interior por lo que no tengo tiempo de cambiarme, el hombre que se metió era el mismo sujeto de veinticinco años con ropas misteriosas, al entrar rápidamente me tapó la boca con su mano.
    — ¿¡AGGG?! — No pude contener bien la respiración por lo brusco de su acto, en el espejo del mostrador puedo ver la escena perfectamente, ese tipo me tiene sujetada de la boca y la cintura con demasiada fuerza, la puerta trasera de seguro lleva a la calle ya que este es el último departamento del centro comercial, ahora puedo entender lo que ellos quieren hacerme…Van a secuestrarme...

    La cara de ese hombre muestra una lujuria enorme, la mano que sujetaba mi cintura rápidamente subió hacía mi seno derecho, puedo sentir claramente como esa repugnante mano me estaba tocando en un lugar privado, quería gritar por ayuda pero su agarre era demasiado fuerte para mi, sin saber que hacer varías lágrimas cayeron desde mis ojos mojando las sucias manos de ese hombre, mi cuerpo eventualmente comenzó a temblar de miedo y desesperación, la impotencia reinó todos mis sentidos. Su mano se deslizó hacía mi seno izquierdo, la sensación de ser tocada ahí por alguien desconocido es muy desagradable y difícil de explicar, puedo escuchar como la puerta trasera se empezó a abrir lentamente, dando un chirrido a la hora de abrirse, en el peor de los casos ellos van a terminar violándome y luego asesinándome…Oh no, justo cuando estaba pasándomela tan bien tiene que pasar esto, me gustaría poder rogar por mi vida pero ni siquiera eso soy capaz de hacer, porque si tengo fuerzas para rogar entonces la tendré para gritar por ayuda, Pablo está a tan pocos pasos de mi pero a la vez tan lejos ya que no puedo llamarlo.

    Te la vas a pasar bien mientras no te resistas Ese hombre me quería cargar y sacarme de aquí, yo negué varías veces con la cabeza luchando y arqueando mi cuerpo para salirme de su agarre, pero por más que lo intentaba su fuerza triplicaba a la mía, no era capaz de soltarme o buscar una salida útil, aun estaba en ropa interior y era un blanco fácil para un ataque sexual, no pueden ni imaginarse el miedo que estoy sintiendo ahora, estoy a punto de ser secuestrada o violada, quiero huir, escapar y llorar en los brazos de Pablo, soy como una princesa inútil que necesita ser rescatada por un héroe Yo te lo advierto niña, deja de resistirte El maleante sacó de su bolsillo una navaja bastante filosa y me la puso a la altura del cuello, no puedo usar mis poderes contra personas no mágicas, así que en este instante soy una damisela en peligro que DEBE URGENTEMENTE ser rescatada, no hice caso a sus advertencias y seguí luchando por huir, arquee mi cuerpo en repetidas ocasiones y patalee con mucha fuerza con la intención de salir corriendo, lamentablemente todos mis intentos fueron inútiles.

    ¡Te lo dije! No vi venir lo que paso después, la mano que tocaba lujuriosamente mis pechos se elevó un poco, posteriormente se transformó en un tremendo puñetazo que impactó fuertemente mi pecho.
    Kya… No pude más que dar un leve gemido en voz baja ante tremendo golpe, sentí como la respiración me fallaba, tanto mis manos como mis piernas dejaron de resistirse, incluso mis parpados pesaban puesto que estaba perdiendo la respiración, no puedo aguantar más de un golpe con este cuerpo tan débil, lo último que vi fue el reflejo de ese sin vergüenza y su mirada llena de asquerosa lujuria hacía mi inocente cuerpo.

    Me desmayé con muchos pensamientos en la cabeza, quería despertar y salir corriendo, pero por algún motivo mi cerebro no podía enviar señales a los músculos, de seguro ese golpe me dejó con la respiración débil o peor aun: Me cortó la respiración, perdí todas las sensaciones de mi cuerpo, me he desmayado muchas veces y esta no es la primera vez que me noquean de esta forma, sin embargo en las ocasiones pasadas Pablo siempre estaba ahí para salvarme, ahora estoy sola, nada ni nadie puede saber lo que pasa aquí, de seguro ya estoy siendo violada o me están secuestrando todavía, no puedo asegurar muy bien lo que está pasando, pero puedo escuchar el sonido de los autos pasar muy cerca de mí, también estoy sintiendo todos los movimientos que mi cuerpo hace, seguramente me llevan a algún lado cargándome. Luego todas esas sensaciones desaparecieron de un segundo a otro, en su lugar escuché algunos sonidos e impactos, no se si eran gritos o amenazas, puede que sean llantos o incluso risas. Siendo sincera no puedo identificar muy bien de quien eran esos sonidos, espero que al despertar me encuentre en un lugar seguro y que nada malo me haya ocurrido.

    No quiero morir, tampoco quiero ser violada…

    Si soy violada puede que Pablo me vea como una mujer sucia y se quiera alejar de mi ya que otro hombre abusó de mi cuerpo y me robó la primera vez, yo tenía el sueño como toda chica lo tiene de que mi primera vez fuese con la persona que más amara en el mundo, cuando ya estuviera física y mentalmente preparada, no que un tipo me secuestrara en un probador y luego me violase repetidas veces estando desmayada, pasó un tiempo y aun no soy capaz de despertar, tampoco de escuchar sonidos claramente. Estar inconsciente limita todos mis sentidos, rayos… ¿Por qué esto tenía que pasarme a mi? Eso es algo que los humanos se preguntan cuando algo malo les ocurre, nuestra primera reacción es culpar al destino o a nosotros mismos, desear que este mal le ocurriera a personas que realmente se lo merezcan. Cuantas prostitutas estarían felices de estar en mi lugar, yo no he hecho nada malo, no he lastimado a nadie, tampoco he hablado mal de la gente o algo parecido, entonces… ¿Por qué estoy a punto de ser violada? Quiero saber porque el mundo es injusto con nosotros, hacemos cosas buenas para que nos pasen cosas buenas, pero en vez de eso solamente terminamos perdidos en un mar de confusiones y maldades, un mundo no seguro para la gente honesta y cariñosa.

    Pasaron algunos minutos más dentro de mi inconsciencia, todos los pensamientos e ideas se acumularon en mi mente hasta el punto de dar un resultado espantoso.
    No quiero morir, no deseo morir, por favor Pablo… ¡Sálvame!
    Tengo miedo, quiero gritar por ayuda…

    Pablo, Pablo, Pablo, Pablo, Pablo, Pablo………………

    ¡SÁLVAME POR FAVOR!

    En ese momento todos mis pensamientos internos cesaron, la desesperación con la que tanto me ahogaba desapareció. Recuperé el control de mis ojos, así como también de mi cuerpo entero, sentía algo calido rodeándome, probablemente alguien me puso algo de ropa ya que me noquearon estando en interiores.
    ¡Despierta, despierta, por favor…!- Una voz llama mi nombre desde lejos, o puede que este siendo sujetada por el poseedor de esa voz ¿Eso significa que estoy muerta y es díos quien me habla? No eso no puede ser, porque estoy sintiendo calor interno y frío externo, eso quiere decir que aun estoy con vida, lentamente recobró el control total de mis ojos abriéndolos en par con mucha calma…

    Cuando abrí mis ojos lo primero que vi fue a Pablo, el estaba llorando desconsolablemente, sujetando mi cuerpo con sus dos brazos, ya no estábamos en el centro comercial, si no en un parque abandonado a las afueras de la ciudad, me sentí tan aliviada al verlo que no pude evitar llorar, muchas lágrimas salían de mis ojos al igual que los suyos ¡Pablo! Grité su nombre como nunca antes lo había hecho, él me rodeó con los brazos salvadores que evitaron una tragedia.
    No te preocupes, ya todo terminó esos sujetos no van a hacerte nada malo, yo estoy aquí Pablo me rodeó totalmente, cuando el lo hizo me sentí la chica más segura del mundo, su voz sonaba entre cortada, como si estuviese llorando hasta hace poco.
    ¿Qué paso Pablo? Pregunté un poco asustada, pero necesito saber si esos sujetos me tocaron de más o no.
    Tardabas mucho en salir así que escuché al vendedor decir algo, entonces entré al vestidor y vi como esos bastardos te llevaban inconsciente, los alcancé en un callejón y les di su merecido Al escuchar la explicación doy un suspiro, tengo mucha suerte de que Pablo haya visto cuando me querían secuestrar, otra cosa que es un alivio es que no me violaron o hicieron cosas terribles y Pablo está aparentemente ileso.
    ¿No estas herido? Si Pablo dice que les dio su merecido eso quiere decir que los tuvo que confrontar o algo así, me preocupé mucho ya que esos tipos tenían una navaja ¡Que tal si le han lastimado o algo!

    No, solamente eran dos así que pedí ayuda a un policía para que enfrentara al tipo mayor, yo me encargue de pura suerte del menor con una patada en la cabeza, si hubiera tardado más tiempo seguramente me habría apuñalado, fue riesgoso de mi parte pero al verte en peligro no dudé en luchar contra alguien más fuerte que yo, no puedo usar mis poderes o la hechicería contra seres normales después de todo Los ojos de Pablo aun estaban rojos, él no es del tipo de chico que guarda sus emociones, verme en peligro debió ser demasiado para él, incluso lloró cuando me sostuvo en sus brazos, yo aun sigo llorando de felicidad en este momento, me acurruqué sobre su pecho sollozando y abrazando su torso con mis pequeñas fuerzas.

    Esmeralda, realmente me asusté, por un momento pensé que iba a perderte Pablo quería empezar a llorar otra vez, sin embargo esta ves fui yo quien limpió sus lágrimas al separar un poco mi rostro Me siento como una princesa, pues fui rescatada por un caballero, ahora como todo buen valiente te daré tu premio Me sonrojé mucho y traté de no sonar muy seductora, esa no era mi forma de ser pues no vale la pena aparentar una identidad falsa, con un poco de nervios acerqué mi rostro al suyo, en menos de un segundo nuestros labios ya se habían encontrado en un tierno e inocente beso, nos hemos besado muchas veces, aunque es siempre él quien toma la iniciativa tomándome ya sea de la cintura o el rostro, esta es la primera vez que yo tengo el valor suficiente para besarlo, quizá este sea el valor y la fuerza que Wendy me había comentado días atrás.

    Nuestro beso duró relativamente poco, sentí la calidez de sus labios, la fuerza de sus brazos abrazando mi cintura, estoy muy feliz que incluso me he olvidado del incidente, es increíble que alguien tan débil y sumisa como yo tenga a alguien fuerte a mi lado, por un momento abrí los ojos durante el beso y vi la silueta de Pablo al borde de las lágrimas, entonces noté lo indefenso que se veía, no importa la fuerza física o la capacidad de combate que él posea, su corazón y sentimientos son demasiado frágiles, Pablo es una persona débil en ese sentido y es mi deber protegerlo de la tristeza, Casanova ha pasado la mayoría de su vida en completa soledad, no tiene padres o gente mayor que vele por su seguridad, me ha contado que durante su infancia nadie quería jugar con él, tampoco tenía amigos hasta que conoció a Carlos.

    Que vida más difícil ha tenido mi amado, envuelto y atrapado en una soledad sin fin, acostumbrado a recibir las cosas malas de la vida, el dolor y la pena de saber que no eres amado puede destrozar el corazón de cualquier niño, yo no puedo imaginarme su sufrimiento, si bien es cierto me aísle del mundo durante muchos años tenía a mis padres conmigo, jamás me sentí sola dentro de esas cuatro paredes que me recluyeron hasta los diecisiete años, mamá y papá cuidaron muy bien de mi pero…¿Quién cuidó de Pablo? Debe ser terrible llegar a casa y encontrar una habitación vacía, no es agradable prepararte la cena sin ganas, tampoco lo es no querer regresar a casa porque…no hay nadie esperándote ahí.

    Pablo Casanova necesitaba a alguien que lo amara, una razón para salir adelante, una persona a quien proteger, esa chica fui yo, él me debe apreciar demasiado pues gracias al amor finalmente pudo encontrar la felicidad que durante su infancia le fue negada. Ahora yo lo amo con todo mi corazón, mamá y papá ya consideran a Pablo como un miembro de la familia, incluso hemos hecho nuevos amigos, hubieron tantas cosas buenas desde que Pablo y yo nos conocimos. Sin embargo si yo muero o algo me llega a pasar toda la felicidad que Pablo había encontrado puede desaparecer y podría volver a su antigua vida, en esa casa vacía, sin nadie esperándolo o dándole palabras de animo.
    Puedo entender el porque de su sobreprotección, si yo fuera el me comportaría de la misma manera, pues es de humanos querer proteger a las personas que te hacen feliz. Eso demuestra que Pablo es alguien muy débil sentimentalmente, apenas ha encontrado los verdaderos placeres de la vida, su corazón es muy suave y cualquier cosa mala hacía mi persona hará que Pablo se ponga triste.

    Pablo, no tienes que asustarte, no voy a morir, no me iré a ningún lado, nadie me hará más daño porque estamos juntos, no vayas a volver a llorar ¿Vale? A pesar de ser yo la rescatada tuve que darle palabras de ánimo a Pablo, el sonrío aguantando otra vez las ganas de romper en llanto.
    Es verdad, tu estas bien y eso es lo que importa, discúlpame por no poder ver a través de ese lujurioso bastardo Pablo aun se siente triste y deprimido por no a ver impedido el incidente.
    Ya no te preocupes, estoy bien gracias a ti, fui salvada de un destino terrible, en vez de lamentarte deberías estar feliz, porque yo si lo estoy Mis palabras eran ciertas, realmente me siento la más afortunada del mundo por tener a alguien como Pablo, jamás me ha engañado, ofendido o hecho algo para hacerme llorar, puede que suene un poco infantil o cursi pero creo que el es el caballero ideal para mi, mamá siempre me decía que algún día un héroe vendría y me rescataría de todos los peligros que la vida me tenía preparados al salir de casa o del templo.

    Tomé la mano de Pablo lo más suave que pude, entonces le sonreí al compás del crepúsculo Me gusta la ropa que me compraste, gracias por eso también Pablo No me había dado cuenta que estaba usando la ropa que el compró para mi, este conjunto realmente me sienta bien y me ayuda mucho ya que no tengo mucha ropa para salir últimamente.
    Te ves bien así Esmeralda, este yo…bueno…gracias por estar a mi lado El se sonrojó mucho con solo decir lo que su corazón le indicaba, no pude evitar ponerme colorada también, de seguro nos vemos muy tiernos como esas escenas en las novelas visuales.
    Siempre estaré a tu lado Dicho esto volvimos a darnos un tierno abrazo que duró algunos segundos, posteriormente Pablo y yo caminamos juntos hacía mi casa, durante el trayecto acordamos no hablar más de lo que ocurrió hoy, es una experiencia que ninguno de los dos quiere recordar, tampoco queremos que los demás se preocupen demasiado. Ya veré como le oculto la verdad a Wendy, aunque esa chica es difícil de engañar, en el camino pudimos observar como las luces públicas se prendían al mismo ritmo que nuestros pasos, era como si estuviéramos viendo un espectáculo de luces privado, pues no había nadie más en este sitio. Nos fuimos tomados de la mano, agradecidos por la suerte y deseando que ninguna otra pareja tuviera que pasar por lo ocurrido esta tarde, finalmente llegamos a mi casa con el cielo repleto de estrellas, Pablo me dejó en la puerta con una sonrisa amable.

    Me voy a casa Esmeralda, se está haciendo tarde Dijo Casanova mientras tomaba mi mano, yo no pude evitar sonrojarme de más ya que Wendy nos estaba viendo desde atrás.
    Si, ten cuidado por favor Le desee mucho cuidado en su regreso a casa, no hay mucha iluminación pública por ese lado de la ciudad, aunque por eso mismo no hay nada que robar, quizá Pablo entiende que la ausencia de valor es un repelente contra maleantes, dicho esto mi novio se dio la vuelta y caminó con las manos en los bolsillos hacía esa casa solitaria, yo me voltee para caminar a la sala de estar cuando mi buena “AMIGA” me detuvo con una sonrisa pícara. No se porque pero con solo verla me estoy poniendo más que colorada…
    Entonces ¿Qué hiciste? Preguntó Wendy con una mirada interrogante, yo no pude más que buscar la primera excusa barata que pude pensar.
    Nada Aparté mi vista rápidamente, pero fue inútil ya que Wendy me abrazó con todas sus fuerzas, no puedo soltarme de su agarre así que ambas caemos al suelo como dos niñas pequeñas ¡Jajaja! Anda Wendy, no hicimos nada pervertido, solamente nos dimos unos cuantos besos y… ¡Que estoy diciendo! Me puse de pie sin verle a la cara, Wendy no se burló, de hecho me acarició la cabeza como lo haría toda hermana mayor Bien hecho Esme Dicho esto ella se puso de pie y caminó de nuevo feliz hacía su habitación.

    Con esto un día atareado y peligroso ha llegado a su fin.

    END
     
    • Me gusta Me gusta x 6
    • Adorable Adorable x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso